Docstoc

La autoestima del Profesor

Document Sample
La autoestima del Profesor Powered By Docstoc
					   Resumen y reflexiones sobre el libro:
“La autoestima del profesor” de Franco Voli.




              Elaborado por:
         Jaime Borda Valderrama




                          Trabajo presentado como requisito
                       para completar los créditos del curso:
                           “Autoconcepto en Educación” del
                        Doctorado en Educación y Psicología




   UNIVERSIDAD PÚBLICA DE NAVARRA
  Departamento de Pedagogía y Psicología
           Pamplona, España
          22 de abril de 2009
          LA AUTOESTIMA DEL PROFESOR
          LA AUTOESTIMA DEL PROFESOR
               Manual de reflexión y acción educativa

                                                            Autor: Franco Voli

                                  Presentación

       En la introducción a su libro, el autor resalta la importantísima labor que
un maestro desempeña en la educación y formación de personas íntegras,
cultas, autorrealizadas, conocedoras de su entorno y capaces posteriormente
de influir en los cambios del mismo. Dada la envergadura de la responsabilidad
que todo maestro, o maestra tiene, el autor hace notar cuán importante es para
un docente desarrollar un alto nivel de autoestima, al igual que una plena
conciencia de sus potenciales como ser humano, pues sólo así marcará la
diferencia que la sociedad requiere y podrá llevar a cabo una verdadera
transformación positiva de las nuevas generaciones.


                                   Capítulo 1
                              La tarea del profesor

Importancia del profesorado
       Más allá de su labor académica, el profesor, lo quiera o no, termina
siendo un modelo y un psicoterapeuta para sus estudiantes y su actitud ante la
vida y ante su profesión incide de una manera u otra en la formación de la
personalidad de aquellos. Por esta razón, es fundamental que el docente sea
una persona capaz de aceptarse tal como es, con una visión “esencialmente
positiva de la vida y de las relaciones humanas” (pág. 12).

Deficiencias educativas normalizadas
       La culpa, la vergüenza, el autoritarismo y otras formas negativas de
“educar” no se dan simplemente por una tradición pedagógica negativa. Voli
nos hace ver que en muchas ocasiones esto se da porque el docente o los
padres no han alcanzado la madurez necesaria para orientar y formar a los
niños y/o niñas que tienen a su cargo. Para hacer un análisis introspectivo de
nosotros mismos y para entender nuestras propias reacciones, nuestros
comportamientos y la forma como nos relacionamos, podemos seguir las
pautas del psicólogo Eric Berne, quien habla de un hipotético “Niño interior” que
cada persona tiene y que puede tener tres facetas a saber: un niño que no ha
superado ciertas situaciones emocionales que lo marcaron en la infancia, un
niño con recuerdos negativos de las relaciones con padres y profesores que de
adulto no le permiten ser él mismo y por último están las facetas de la propia
personalidad que el niño ha logrado desarrollar adecuadamente y que
representa el “adulto interior” de cada persona.

       Los centros y la sociedad en general, presuponen que por ser adulto, un
docente ya es una persona suficientemente madura y segura de si misma, pero
no siempre es así y eso crea situaciones complejas y muy negativas en las
relaciones alumno/profesor. Por lo tanto es vital que el educador reflexione
                                                                                1
sobre sí mismo y que reconozca su propio grado de madurez y que actué en
consecuencia para mejorar aquello que puede y debe mejorar.

Preparación del profesorado
       Más allá de la simple formación académica, los educadores necesitan
urgentemente una formación que incentive su propio crecimiento personal y el
de los alumnos. En la medida que los docentes sean personas auto-realizadas,
con un alto nivel de autoestima y con un adecuado conocimiento de sí mismas,
estarán en capacidad de ayudar a sus estudiantes a desarrollar el autoconcepto
y la autoestima necesarios para que ellos y ellas también lleguen a ser
personas íntegras y realizadas.

Responsabilidad del profesorado
       El autor enfatiza nuevamente sobre la responsabilidad que los
profesores, con vocación o sin ella, asumen al comprometerse en la formación
integral de las nuevas generaciones que en el futuro habrán de influir
positivamente en la construcción de la sociedad. Para lograrlo, Voli propone
que “los programas y los currículos cambien a la luz de la transformación del
profesor como foco de una nueva forma de enseñar y aprender desde la
autorrealización y la autoestima”.


Mapa conceptual 1

                                       El profesor


      necesita y debe formar su

                                               y su
           Autoconcepto                                       Autoestima




   para llegar a ser una                                  y poder asumir su

              Persona                        Responsabilidad social
           autorrealizada

                                                 en la
                                                      Formación


                                                 de las

                                                   Nuevas
                                                 generaciones




                                                                              2
                                  Capítulo 2
                     Personas y profesores con autoestima

Características del profesor ideal
      Teniendo ya suficiente claridad sobre el valor de la autoestima para el
buen desarrollo de su labor educativa, un docente debe reflexionar, desde una
perspectiva siempre positiva y motivadora, sobre sí mismo y descubrir el
potencial que tiene para llegar a ser aquello que quiere ser: el modelo de
persona y de profesor que tiene como ideal. De hecho, Voli insiste en que no
debemos ser tímidos, ni limitarnos en nuestros juicios positivos, nos invita a
tener una mente abierta en ese proceso de descubrirnos a nosotros mismos,
dejando de lado “la falsa modestia” (Voli, pág. 29). No cabe duda entonces de
que todo docente necesita crecer y auto-desarrollarse como persona.

Características de la persona con autoestima
       En tres páginas de denso contenido, Franco Voli lista un total de 53
características que según muchos expertos son propias de personas con una
elevada autoestima. Hay unas en las que uno puede ser más fuerte que en
otras. Lo importante, según el autor, es poner todo nuestro esfuerzo para
acercarnos cada vez más a este “modelo de persona”.

       Inevitablemente surge la pregunta: ¿Y cómo lograrlo? Una respuesta nos
la da el propio autor quien afirma: “… el primer paso es el de confiar en nosotros
en cuanto seres humanos y en nuestra posibilidad de crecer y aprender para
salir de las formaciones mentales o condicionamientos que actualmente nos
limitan” (pág. 33)

      De las características mencionadas por Voli, resaltaría las siguientes:

      a) Se acepta como es y sabe aprender de sus errores.
      b) Es optimista ya que cree en sus capacidades y en las de los demás,
         al igual que en su capacidad para progresar.
      c) Es honesto, sincero, tolerante y comprensivo.
      d) Sabe gozar con las pequeñas cosas de la vida.
      e) Sabe ver lo positivo de cada persona.
      f) Considera la vida como un don, no como una carga.
      g) No juzga a las personas.
      h) Es exigente consigo mismo, siendo conciente de sus limitaciones.
      i) Es una persona organizada que le gusta seguir planes y objetivos
         determinados, pero igual sabe ser flexible de acuerdo con las
         circunstancias.

Características del profesor con autoestima
       Adicional a las características mencionadas en el apartado anterior, Voli
describe un total de 30 actitudes o tendencias que un profesor con autoestima,
capaz de marcar diferencias en su labor, debe tener. De esas características,
quiero destacar las que me parecen de mayor importancia:

1. Cree en su propia capacidad y es consciente del valor y de la importancia
   de su labor educativa, con todo lo que ésta conlleva. Cree que siempre es
   posible mejorar.

                                                                                3
 2. Alienta la reflexión en sus educandos para que estos sea cada vez más
    conscientes de todas sus capacidades no sólo académicas sino sociales y
    personales.
 3. Busca enseñar con sentido, tomando en cuenta los intereses de sus
    estudiantes y estimulando en ellos el deseo por aprender, usando para ello
    diferentes estrategias. Sabe llevar a la práctica los nuevos paradigmas de la
    educación, como son el aprender a aprender y el aprender a pensar. Por lo
    tanto, pone todos los medios necesarios para motivar el aprendizaje y
    facilitar a sus estudiantes la comprensión significativa de los conceptos que
    enseña. Tiene una visión integral de la educación como un proceso global
    de aprendizaje para la vida además de la preparación académica y cultural.
    Utiliza y promociona la enseñanza multidisciplinaria.
 4. Estimula a sus estudiantes para que ellos mismos encuentren una solución
    a sus problemas y conflictos tanto académicos como personales.
 5. Es consciente del valor de cada estudiante como individuo y por
    consiguiente los toma en serio, los respeta y les da confianza a cada uno en
    particular. Los acepta tal y como son y promueve la autorreflexión y motiva
    el auto-conocimiento y el crecimiento personal.
 6. Sabe relacionarse de manera ecuánime con todos sus estudiantes y genera
    en ellos confianza y sentido de pertenencia. Es consciente de la necesidad
    de una buena convivencia en clase y lo hace saber de forma clara, fijando
    para ello, junto con sus alumnos, las normas correspondientes. En este
    contexto, sabe ser paciente, comprensivo y flexible con la actuación de sus
    alumnos dentro de los límites básicos de disciplina, comportamiento y
    respeto.
 7. Es consciente del papel de la familia en la educación de los hijos y por esto
    motiva, pide y acepta el apoyo de los padres.
 8. Es una persona con una visión positiva de la vida, que disfruta de lo que
    hace y de los resultados que logra conseguir, sean cuales sean.
 9. No se conforma con lo que ya sabe, por el contrario investiga y busca
    formas de estar al día sobre su área y sobre los temas de educación.


 Mapa conceptual 2
                             El profesor con alta autoestima


 Es consciente de su               Busca siempre                        Sabe tejer

Propia capacidad                                                 Buenas relaciones
                                Enseñar con sentido
          y del                                                  y generar
                                            y tiene una
Valor de su labor                                                       Confianza
 como docente                    Visión integral de la
                                      educación                    con sus
          y tiene una

                                                          Estudiantes            Colegas
Visión positiva de la vida

                                                                                     4
                                   Capítulo 3
                        La autoestima: autoapreaciación
                            y autorresponsabilidad

       Para Voli la esencia e importancia de la autoestima radica en la
connotación moderna de ser antes que nada una actitud de responsabilidad de
cada individuo consigo mismo y con los demás. Señala además cinco
componentes de la personalidad humana que permiten un mejor desarrollo de
la autoestima y favorecen un crecimiento personal positivo. Dichos
componentes son: seguridad, identidad, integración, finalidad y competencia
(en el sentido de ser competentes).

      En segundo lugar pone en evidencia cómo la autoestima es algo que
puede aprenderse y modificarse en cualquier edad y momento de la vida.
Teniendo esta premisa como base y sabiendo que como educadores estamos
llamados a favorecer de manera positiva el crecimiento personal de cada uno
de nuestros estudiantes, es muy importante tener claro lo que realmente
entendemos por autoestima y desarrollarla en nosotros mismos. Desde esta
perspectiva el autor nos ofrece la definición expuesta por una comisión de
expertos del estado de California, que en 1984 la definieron de la siguiente
manera:

        Apreciación de la propia valía e importancia y asunción por el
        individuo de su responsabilidad hacia sí mismo y hacia sus relaciones
        intra e interpersonales. (pág. 50)

       Los distintos aspectos que este enunciado resalta permiten afirmar, junto
con el autor, que la enseñanza de la autoestima es un factor determinante en el
desarrollo de una “sociedad más efectiva y abierta” donde los individuos,
hombres y mujeres, además de saber valorarse a sí mismos, sepan
relacionarse de una manera asertiva, solidaria, fraterna y sincera con los
demás.

        Saber valorase uno mismo por lo que es, no es una cuestión de orgullo
ni de prepotencia, que en últimas son máscaras que esconden una percepción
negativa y errada de las propias capacidades; ser conciente del propio valor
como persona única e irrepetible, con sus virtudes y defectos, es
definitivamente una base fundamental para saber vivir. En este marco, la
autoestima como objetivo pedagógico debe servirnos para aprender a
“respetarnos a nosotros mismos por lo que somos y a respetar igualmente a
los demás por lo que son” (pág. 56).

       De lo anterior se desprende que un primer aspecto vital de la autoestima
es el saber responsabilizarse de uno mismo, lo que significa que el individuo es
capaz de asumir las consecuencias de sus propios actos, de sus logros y de
sus errores. Esto lleva necesariamente a asumir una relación más sana con los
demás y con el entorno.

        El segundo aspecto vital de una autoestima verdaderamente consolidada
es el saber ser responsables en nuestras relaciones con los demás, lo que
implica saber aceptar a cada persona tal como es. Para un profesor no pueden
existir categorías de estudiantes en el sentido de que unos pueden ser “más
                                                                                5
buenos” que otros sino que todos son personas en crecimiento, con grandes
potenciales y eso es lo que un maestro o maestra siempre debe buscar aún en
los casos más difíciles.

        Por último, un profesor que quizá no tenga una autoestima lo
suficientemente elevada, pero que sea consciente de su responsabilidad en el
desarrollo de la personalidad de sus estudiantes, debe trabajar con tesón en
conocerse a si mismo, aceptarse, valorarse, decidirse a cambiar en lo que sea
necesario cambiar y no tener miedo de crecer como persona y así poder
proyectar una visión cada vez más positiva de si mismo y de la vida.


Mapa conceptual 3


                               La autoestima

                                        es

     ser consciente de la                                asumir la

        Propia valía                             Responsabilidad

                                                         en las

                                                   Relaciones


                                      con                            y con

                                    Uno mismo                      Los demás




                                                                             6
                                Capítulo 4
                      Los componentes de la autoestima

       En este capítulo el autor nos invita a hacer una profunda y constructiva
auto-reflexión desde la perspectiva de los cinco componentes básicos de la
autoestima que son: seguridad, identidad, integración, finalidad y competencia.

       Para ayudar a la auto-reflexión, el autor describe la esencia de cada
aspecto, luego para cada componente delinea, en primer lugar, lo que
normalmente caracteriza a las personas que carecen de dicho aspecto, y en
segundo lugar describe características propias de aquellas personas que sí lo
tienen. Adicionalmente en cada apartado enuncia métodos o estrategias que un
profesor puede emplear para ayudarse y ayudar a sus estudiantes a desarrollar
dicho componente.


1. Seguridad

   Este componente es fundamental en la construcción de una buena
   autoestima. La seguridad en uno mismo permite afrontar las diversas
   situaciones de la vida diaria, podría decirse, con cierta fluidez.

   Para un profesor, es de vital importancia desarrollar este aspecto de la
   autoestima, pues sólo así podrá realizar su labor de manera coherente,
   autónoma, eficaz y positiva tanto en relación con sus estudiantes, como en
   relación con los demás miembros de una institución.

   Algunas estrategias que puede usar un docente para desarrollar el sentido
   de seguridad son:
    Promocionar en clase relaciones de confianza, participación y
       responsabilidad.
    Crear en su clase un entorno ordenado y seguro, con estrategias
       educativas que generen un ambiente positivo, propicien el respeto y el
       apoyo mutuo y que den oportunidades a cada uno de aprender de
       acuerdo con sus capacidades, con interés y motivación.
    Saber definir con criterio su propia forma de enseñar en el aula.


2. Autoconcepto (o Identidad)

   Este aspecto se refiere a “la forma en que nos vemos o percibimos a
   nosotros mismos como individuos y como personas” (pág.74). Al igual que
   los otros componentes de la autoestima, la formación de la propia identidad
   empieza a delinearse desde la más temprana infancia, desde el momento
   mismo de nuestro nacimiento. Una persona con buen autoconcepto es
   aquella que sabe confiar en sí misma y en los demás, es capaz de mirar a
   los ojos a cada persona, sabe dar y recibir afecto, no le teme a las críticas y
   sabe tomar decisiones con base en sus criterios, sabe correr riesgos y
   actuar de manera coherente para conseguir resultados.



                                                                                7
   Algunas estrategias que puede usar un docente para desarrollar el auto-
   concepto son:
    Reconocerle a cada niño o niña su valor e importancia, sin etiquetarlo,
      poniendo de relieve sus características positivas y sus habilidades más
      destacadas.
    Ser capaz de determinar tanto el estilo propio de aprendizaje como el de
      los alumnos.
    Tomar conciencia de las propias particularidades como individuo único
      e irrepetible y ayudar a sus alumnos a que hagan lo mismo.


3. Integración

   Este aspecto hace referencia esencialmente a la disposición de cada
   individuo para integrarse a un grupo y sentirse parte del mismo, es decir la
   capacidad para relacionarse de manera sana y constructiva con los demás.
   Una persona con buen sentido de pertenencia está siempre dispuesta a
   colaborar con las actividades del grupo, sabe entablar amistad con quien
   siente más empatía, acepta a cada persona como es, es sensible y sabe
   comprender a las personas con las que se relaciona, se siente valorado y
   sabe valorar a los demás, por lo general es un “motor de acción y
   resultados en cualquier grupo” (pág. 83).

   Algunas estrategias que puede usar un docente para desarrollar el sentido
   de integración son:
    Promover siempre la integración y participación de todos los estudiantes
       en las diversas actividades del grupo, generando en ellos un alto
       sentido de la colaboración y del respeto mutuo.
    Crear ambientes o contextos en que los niños con dificultades para
       integrarse tengan la oportunidad de lucirse, e incluso de actuar como
       líderes.
    Buscar, promover y crear situaciones en las que los estudiantes puedan
       ayudar a los demás.
    Crear contextos para que los niños puedan compartir, sin temor alguno,
       sus sentimientos y emociones, así como detalles de su vida personal.


4. Finalidad o motivación

   Este componente de la autoestima hace referencia a la capacidad de cada
   individuo para apreciar y tener fe en que puede hacer aquello que se
   propone.

   Una persona motivada es capaz de tomar sus propias decisiones, lleva a
   cabo nuevos proyectos y actividades cuando lo considera oportuno, se hace
   responsable de sus acciones y reconoce los resultados y las consecuencias
   de su forma de actuar, se marca objetivos realistas y es proactiva.

   Algunas estrategias que puede usar un docente para desarrollar la
   motivación propia y de sus estudiantes son:


                                                                             8
    Darse cuenta de cuáles son sus objetivos a corto, mediano y largo
     plazo: qué es lo que le gusta en la vida y por qué no lo hace.
    Utilizar diversas dinámicas de grupo que permitan a cada uno imaginar,
     crear y hasta soñar.
    Tener siempre una actitud positiva ante la vida y saber transmitirlo en el
     salón de clase y fuera de él.
    Propiciar con diversas estrategias que los estudiantes refuercen la
     confianza en ellos mismos y en sus capacidades y que además puedan
     descubrir lo que más los motiva.


5. Competencia

   Sentirse competente en diferentes campos es un factor importante que
   influye en el desarrollo de los demás componentes de la autoestima. Somos
   competentes en la medida que tomamos conciencia de lo que hemos
   aprendido y lo que sabemos, que somos capaces de aprender siempre más
   y que tenemos un potencial ilimitado de aprendizaje.

   Una persona con buen sentido de competencia busca siempre su propia
   autosuperación, es conciente de sus destrezas, virtudes y debilidades y
   sabe motivarse para conseguir con éxito aquello que se propone, yendo
   más allá de los obstáculos y tomando los errores –si los comete- como
   oportunidades para aprender.

   Algunas estrategias que puede usar un docente para desarrollar el sentido
   de competencia son:
    Propiciar el conocimiento y descubrimiento de las propias capacidades
       así como crear situaciones en las cuales éstas se puedan poner en
       práctica.
    Crear tareas que permitan superarse e ir más allá del presunto nivel de
       percepción, pensamiento y conocimiento de cada uno.
    Realzar, por diversos métodos, las cualidades y destrezas de cada
       estudiante y del grupo en general.

Mapa conceptual 4
                              Los cinco componentes

                                           de la
                                    Autoestima

                                          son

  Seguridad                       Integración o                    Competencia:
                             sentido de pertenencia          (saber ser competente para..)



               Identidad o                         Finalidad o
              autoconcepto                         motivación

                                                                                 9
                                 Capítulo 5
                       Las causas de la baja autoestima

      Una persona con buena autoestima siempre se siente bien consigo
misma y es conciente de su valía y de sus propias capacidades. Muchas
personas, infortunadamente, no logran esta conciencia ni logran sentirse bien
consigo mismas en buena medida –y es triste decirlo- a causa de lo errores que
cometen tanto padres como profesores en la praxis educativa.

      En el proceso de educar nos contradecimos con lamentable frecuencia:
queremos lograr cosas positivas, pero no actuamos en consecuencia. Por
poner sólo algunos ejemplos: admiramos a las personas creativas, pero
impedimos con una errada autoridad que los niños lo sean; predicamos la
importancia de decir la verdad y nos jactamos de nuestras mentiras;
reconocemos el valor de la diferencia, pero en la práctica del día a día
actuamos con la pretensión de que todos somos iguales.

       La mayoría de los sistemas educativos de occidente se basan en una
concepción errada de la autoridad que termina condicionando a los estudiantes
a ser aquello que el sistema y la sociedad quieren que ellos sean, pero no se
les permite descubrir lo que realmente ellos quieren ser y por consiguiente se
les bloquea su autoestima y se les limitan sus posibilidades de auto-conocerse
y de llegar a ser personas auténticamente autorrealizadas. “Como
consecuencia, la sociedad está compuesta cada día más de personas con
rasgos anímicamente limitados, inciertos asustados, avergonzados,
intolerantes, autoritarios y otras características insatisfactorias” (pág. 101).

       Además del autoritarismo y del condicionamiento educativo, la
pedagogía perniciosa también se da cuando el docente y hasta los mismos
padres hacen más énfasis en los errores, que en aquello que el niño o la niña
hace bien. Todo esto trae como consecuencia que las personas generen en
mayor o menor grado “mecanismos de supervivencia” y desarrollen un “falso
yo” que no les permiten madurar adecuadamente ni descubrir la esencia de su
verdadera personalidad.

       Esta pedagogía perniciosa que resalta los errores y constriñe las
libertades individuales a través de una corrección continua mal enfocada,
genera en cada persona mecanismos y sentimientos de victimismo, vergüenza
y culpa que van irremediablemente minando la autoestima.

       Por último el autor describe cuatro elementos más de la pedagogía
perniciosa que son: el excesivo control de nuestros sentimientos y emociones,
la codependencia de actitudes y sentimientos ajenos, el resentimiento y el
hábito de emitir más juicios negativos que positivos. La codependencia hace
referencia a que en muchas ocasiones los niños actúan de determinada
manera más por no herir los sentimientos de otras personas o para que esos
otros se sientan orgullosos de ellos y no por un verdadero interés o motivación
personal en lo que hacen.

      Voli invita una vez más en este capítulo, de manera especial, a que los
profesores hagamos una revisión personal de nuestra situación anímica y que a

                                                                             10
la luz de todos estos sentimientos y actitudes descritas en este capítulo,
podamos conocernos mejor a nosotros mismos, crecer como personas y
mejorar nuestra práctica educativa para bien de nuestros propios estudiantes y
de la sociedad en general.



                                  Capítulo 6
                    Pautas para reencontrarse como seres
                      humanos con elevada autoestima

       El primer factor fundamental para elevar la propia autoestima es querer
hacerlo, es tomar la decisión de cambiar y empezar poco a poco el
reconocimiento de nuestras potencialidades y de nuestros límites. No es una
tarea fácil y los resultados no son inmediatos, pero es necesario dar el primer
paso, activar nuestro potencial de desarrollo y trabajar constantemente, día a
día, en escalar, con diferentes estrategias y siempre con una actitud positiva,
los peldaños que nos lleven finalmente hacia la meta de ser la persona
autorrealizada, sincera y auténtica que queremos y podemos ser.

       Este proceso de cambio pasa por aceptarnos tal y como somos y
reactivar, si no la hay, la confianza en nosotros mismos y en nuestras
capacidades. Con el desarrollo del auto-conocimiento tendremos la claridad y la
motivación para desactivar los malos hábitos y aquellos preconceptos que más
nos impiden crecer. Cuando logramos reinterpretar la realidad y las causas por
las cuales somos lo que somos, entonces “adquirimos una capacidad suficiente
de reconocer e integrar bajo una óptica distinta los recuerdos y las estrategias
de nuestras actitudes y comportamientos” (pág. 36). Esta revisión periódica no
debe hacernos daño, sino que por el contrario nos debe ayudar en el propósito
existencial de ser cada vez mejores.

       En este crecimiento personal debemos reforzar aspectos tan importantes
como nuestra forma de comunicarnos asertivamente y nuestra capacidad de
escuchar a los demás, así como la honestidad e integridad en nuestras
relaciones y reconocer nuestras virtudes con humildad sí, pero evitando la falsa
modestia.

      Además de lo mencionado hasta aquí, el autor ofrece diversas pautas de
comportamiento y de actitud que pueden ayudarnos en el proceso de elevar
nuestra autoestima. De dichas pautas, quiero resaltar las siguientes:


 Renuncia a la negación:
Todos tenemos límites y dificultades. Negar esto es como negar que somos
seres humanos. Una muestra clara de madurez es cuando somos capaces de
reconocer nuestros errores y aprender de ellos. “Cualquier motivación al
cambio necesita ser enfocada desde la aceptación de que tenemos limitaciones
y de que podemos superarlas” (pág. 137).




                                                                             11
 Empatía
En nosotros mismos reside la capacidad de generar empatía, de comprender a
los demás y de ponernos en el lugar del otro, quien quiera que ese otro sea.

Como docentes, cuando somos capaces de desarrollar sentimientos de
empatía y comprensión hacia los puntos de vista, las motivaciones y los
estados emocionales de nuestros alumnos, “nuestra actuación y nuestras
relaciones con ellos cambian drásticamente” (pág. 138).


 Respeto mutuo y relación profesor/alumno
Cuando nos respetamos a nosotros mismos y somos capaces de respetar a los
demás, sin importar sus diferencias, construimos relaciones sanas y
reafirmamos nuestra autoestima.

“El respeto mutuo nos lleva a dirigirnos los unos a los otros con lenguaje verbal
o no verbal positivo, y nos abre a actitudes, sentimientos e interacciones
motivadoras de autoestima” (pág. 140)

Las relaciones alumno/profesor deberían cimentarse siempre sobre las bases
de la empatía, el respeto mutuo, la colaboración, “la dignidad, la integridad, la
capacidad, la apertura, el amor y la comprensión” (pág. 141). Esto facilita
enormemente la disciplina dentro del salón aula y además genera ambientes
escolares positivos y edificantes que permiten el crecimiento personal tanto de
los profesores como de los alumnos.


 Estilos de aprendizaje y comprensión
“El reconocimiento de los propios estilos de aprendizaje (auditivo, visual o
kinestésico) mejora la capacidad de comprensión de los temas y hace que cada
uno se sienta más cómodo y más a gusto en su tarea de aprendizaje. Nada es
tan positivo para la efectividad del estudiante como el sentirse a gusto con lo
que está haciendo” (pág. 144)

No cabe duda de que la dificultad para comprender un tema o incluso una
asignatura es una causa muy fuerte en la carencia de autoestima de los
estudiantes. Por lo tanto es vital que el docente se esfuerce al máximo por
ayudar a cada uno de sus alumnos a superar esas dificultades de comprensión.


 El perdón
Saber perdonarnos a nosotros mismos es un proceso vital que debemos asumir
con profunda seriedad si en realidad queremos cambiar y fortalecer nuestra
autoestima. El pasado siempre deja huellas, pero nosotros podemos borrar o al
menos reelaborar aquellas que de una u otra manera nos afectan
negativamente.

“Con el perdón desactivamos la separación que, en el pasado, nos ha impedido
relacionarnos de forma positiva y satisfactoria, y desde esta perspectiva
podemos llegar a amarnos a nosotros mismos, y motivarnos para amar a los
demás de una forma incondicional” (pág. 154)

                                                                              12
 Amor incondicional
“Amor” es una palabra tergiversada en nuestros días y su verdadero sentido se
ha perdido. Todos, sin excepción, tenemos la capacidad de amar a los demás
de una forma libre y constructiva, pero nos han condicionado para “amar” sólo
por interés. El amor verdadero y auténtico es la única fuerza que puede
cambiar nuestra sociedad. Chiara Lubich, una líder espiritual de nuestro tiempo,
decía con vehemencia y convicción: “El amor todo lo vence”. Si tomáramos
como base de nuestra labor docente esta premisa, estoy seguro que podríamos
ayudar mucho mejor a nuestros estudiantes en su crecimiento personal. Decía
San Agustín: “Ama y haz lo que quieras”. Claro, se entiende que él se refiere al
saber amar del evangelio.

Si supiéramos amar de manera incondicional, sin esperar nada a cambio, nos
sentiríamos realmente libres y seríamos mucho más felices. “El amor puede y
debe ser manifestado y expresado libremente, justamente porque es
incondicional. Manifestarlo así es una práctica de liberación de los esquemas
corrientes” (pág. 154).


 Conversación interior
Hacernos concientes de nuestros pensamientos es otro paso importante en el
desarrollo de la autoestima. ¿Cómo nos tratamos a nosotros mismos? ¿Con
cariño o con recriminaciones? “Según interpretemos nuestros pensamientos,
éstos tendrán más o menos influencia en nuestra forma de sentirnos en un
momento determinado” (pág. 160).

La tarea consiste fundamentalmente en cortar los mensajes negativos que
nosotros mismos nos enviamos y cambiarlos por mensajes positivos que
eleven nuestra autoestima. Como dice Franco Voli: “Modificando poco a poco
nuestra conversación interior dejaremos de autolimitarnos y hasta de
destruirnos en nuestro propio autoconcepto. Iremos adquiriendo seguridad,
pertenencia, motivación y competencia para encontrarnos mejor en nuestra
vida de acción y relación” (pág. 162).


 Conversación externa
Al cambiar nuestra conversación interior, esto de inmediato nos facilita la
comunicación con los demás y nos permite sostener “interacciones mucho más
efectivas, seguras y comprensivas en nuestra vida diaria” (pág 162) y por ende
podremos construir relaciones positivas, armoniosas y edificantes en las que
nosotros aprendemos de los demás y los demás aprenden de nosotros.


 Errores como aprendizaje
Ante el error hay básicamente dos formas de afrontarlo: con negativismo y
recriminación hacia nosotros mismos o hacia quien lo comete o de una manera
positiva tratando de aprender de aquello que no se hizo tan bien como
hubiéramos querido.
 Acción en acción


                                                                             13
Sólo pensar en cambiar un hábito o una actitud con frecuencia produce miedo
porque creemos que no seremos capaces o que no conseguiremos realmente
aquello que buscamos. Sin embargo, debemos superar el miedo y empezar con
pequeños pasos, pequeñas acciones que fuercen ese cambio, primero
ligeramente y luego de forma más acelerada. Para cambiar debemos entrar en
acción hasta convertirla en algo casi automático. Esta actitud de “acción en
acción” reestimula nuestro pensamiento creativo y nuestra imaginación
ilimitada para enfrentar cada situación de una manera diferente y novedosa.


 Entusiasmo
No cabe duda de que el “entusiasmo es uno de los factores más motivadores
para el éxito. Las dificultades se minimizan y hasta desaparecen si existe un
genuino entusiasmo; la persona entra en acción con todo su ánimo y capacidad
hacia la consecución de los objetivos que se haya fijado” (pág. 174).



                                 Capítulo 7
                      Técnicas para la concienciación,
                       cambio de hábitos y elevación
                         de la autoestima individual


Pautas de actuación

      Una vez que nos decidimos a actuar para cambiar y crecer como
personas debemos permanecer en la acción y ser concientes de cada logro que
alcanzamos por pequeño que sea.

       Franco Voli ofrece en este libro siete pasos básicos (pág. 185) de
acercamiento al proceso de desarrollo personal que es importante tenerlos
presentes durante todo el proceso de crecimiento y construcción de nuestro
“yo” consciente, humano y efectivo. Dichos pasos son:

    1. Reflexión
    2. El autoconocimiento
    3. Aceptar lo que no nos gusta como una realidad y reconocerlo para
       poderlo cambiar.
    4. Utilizar técnicas específicas para el cambio de hábitos.
    5. Reforzarnos con los cambios conseguidos, en la convicción de que si
       queremos y trabajamos para conseguirlo somos capaces de hacerlo.
    6. Comprobar en la práctica diaria cómo, a raíz del trabajo que estamos
       desarrollando, nos relacionamos mejor con nosotros mismos y con
       cualquier persona, en todos los contextos, empezando por el escolar.
    7. Practicar la reinterpretación de situaciones y personas desde una
       perspectiva positiva y de acción.




                                                                          14
Relación de técnicas, fórmulas e instrumentos

       En mi opinión ésta es una de las partes más interesantes y
enriquecedoras de es este libro ya que en este punto Voli nos ofrece diferentes
estrategias que nos permiten entrar en acción, reflexionar sobre nosotros
mismos de manera más sistemática y comenzar así el proceso de construcción
y/o refuerzo del auto-conocimiento y de la autoestima.

       Resumir las técnicas que se describen aquí no resulta fácil. Es más, me
atrevería a decir que esta sección del libro no puede reducirse a una breve
síntesis de lo que el autor nos ofrece ya que perdería una buena parte de su
esencia. De todas maneras a continuación menciono las diversas técnicas con
comentarios breves e invito al lector de este “resumen-reflexión” a leer este
capítulo con el compromiso de llevar a la práctica las estrategias que más le
interesen y le sirvan.

A) Inventario de Cualidades

   “Hacer el inventario, …, no es sólo un medio para auto-conocernos, sino
también una referencia directa para motivarnos a modificar en acción, desde lo
positivo, nuestro propio comportamiento y actuación en cualquier campo que
nos interese” (pág. 187-188).

   Voli describe dos técnicas muy útiles para hacer este inventario que son: el
mapa mental (págs. 189 – 192) y el retrato escrito (págs. 192 – 193). Este
ejercicio de hacer el inventario puede tomarnos varios días; es importante
recordar que debemos ser constantes y si queremos obtener mejores
resultados es muy aconsejable reflexionar sobre el proceso mismo y releer
aquello que logramos sacar a la luz, de bueno y de malo, cada día.


B) Cambio de hábitos

       Una vez hecho el inventario, podemos definir con mayor claridad aquello
que queremos cambiar. El autor menciona un total de 23 fórmulas que pueden
ayudarnos a llevar a cabo este importante proceso de cambio. Algunas de
estas fórmulas son las siguientes:

 Afirmaciones positivas y repetitivas: “Según las filosofías orientales, hacer
  afirmaciones es como ir plantando nuevas semillas en el jardín de nuestro
  yo, para que vayan creciendo y quitando espacio y posibilidad de crecer a
  las plantas que estaban antes, y que hemos decidido que no nos gustan y
  nos limitan” (pág. 195). “Las afirmaciones tienen que ser concretas, claras,
  específicas y detalladas para que el subconsciente pueda recogerlas como
  realidad o como vivencia, y asumirlas así como referente” (pág.196).

 Creación de ocasiones para crear hábitos que nos demuestren nuestra
    valía e importancia




                                                                            15
 Evitar frustraciones: no podemos darnos por vencidos si volvemos a
  cometer un error o si por algún momento retornamos a nuestros esquemas
  mentales precedentes.

 Declarar los aspectos positivos

 Detener los pensamientos negativos: si nos descubrimos pensando
  negativamente, debemos frenar de inmediato ese pensamiento,
  diciéndonos mentalmente, por ejemplo: “stop”.

 Diario de emociones: “Un diario es una reflexión escrita de lo que nos pasa
  día a día”… “El diario debería representar una manifestación espontánea y
  emocional”… “Escribir el diario, …, debería ser una tarea lúdica y divertida, y
  no una tarea obligatoria y penosa” (págs. 204-207).

 Visualización e imaginación: Estos instrumentos mentales son de gran
  ayuda y si sabemos usarlos pueden servirnos “para darnos cuenta de lo
  que queremos y, al mismo tiempo, de que, ya que podemos imaginarlo o
  visualizarlo, en principio es posible conseguirlo” (pág. 208).

 Cultivar la autoestima de los otros: “Aprovechemos cualquier ocasión que
  se nos presente para ayudar a los demás a mejorar su autoestima” (pág.
  212). Ayudando a los demás, nos ayudamos a nosotros mismos.

 Evitar las críticas a los demás: Criticar es un mecanismo de supervivencia
  que puede incluso hacer más daño a quien hace la crítica que a aquellos a
  quienes se critica. “Es importante que nos motivemos a relacionarnos con
  los demás desde la comprensión de su propio espacio anímico y
  emocional, y nos fijemos en cómo cambiar nuestra actitud hacia ellos”
  (pág. 213).

 Relajación y meditación: “La meditación nos da, …, la capacidad y la
  oportunidad de conectar con la esencia de lo que somos en cuanto
  personas” (pág. 216).

 Aceptación personal: Es importante aceptarnos y querernos tal como
  somos. La tarea consiste en ser siempre nosotros mismos y no otra
  persona.

 Pensar en positivo

 Organización del tiempo

 Conectar frases afirmativas y de refuerzo con situaciones rutinarias

 No dejar la acción para mañana: No podemos postergar indefinidamente el
  compromiso de ser nosotros mismos y de ser felices. Podemos siempre
  empezar por retos sencillos, lo importante es empezar. Cada día, “sin prisa
  pero sin pausa”, subir un escalón y cuando menos lo pensemos estaremos
  en la cima. “Sólo por hoy…”


                                                                              16
                                 Capítulo 8
                       Dinámica para un grupo de apoyo

       Emprender la tarea de fortalecer y elevar nuestra autoestima puede ser
en principio una tarea grata y motivadora, pero posible que con el paso de los
días caigamos de nuevo en la rutina y en los hábitos antiguos que nos bloquean
nuestro propio crecimiento personal. Para evitar esto, resulta muy positivo tener
un grupo de apoyo de personas que estén en el mismo proceso y que quieran
ayudarnos y dejarse ayudar. Compartir mutuamente los logros y porque no
también los desaciertos, sin duda resulta alentador y proporciona una
motivación adicional para perseverar en la consecución del gran objetivo.

Dinámica de organización de grupos

       El tipo de grupo que el autor propone es uno que propicie la participación
activa de todos los miembros y en cual haya espacio hasta para la diversión y
en el que todos se sientan cómodos en sus intervenciones y en sus relaciones
con los demás. (pág. 227)

       El autor sugiere que el grupo lo constituyan entre 8 y 12 personas como
máximo. Los miembros deben ponerse de acuerdo sobre lo que quieren
trabajar como equipo en relación con la autoestima y fijan al menos tres reglas
básicas para lograr el objetivo:

      1. La fecha, lugar y hora de la primera reunión.
      2. Eligen una persona (voluntario) que acepte ser el moderador de la
         reunión.
      3. El tiempo de duración de la reunión.


Sugerencias de dinámica de un grupo de apoyo

1) El grupo debería reunirse cada quince o veinte días, unas dos horas cada
   vez, dependiendo del acuerdo al que se llegue entre los participantes.
2) El moderador (voluntario) debe elegirse entre los participantes y es mejor
   que para cada reunión sea uno diferente. La moderación debe ser rotativa y
   el grupo debe fijar con claridad las funciones del moderar.
3) El grupo decide en cada sesión el tema que va a tratarse en la siguiente
   reunión y quién será el relator del mismo.

       La práctica constante del trabajo en grupo le permite a cada participante
adquirir una mayor autodisciplina, mejorar su capacidad de escucha activa,
reforzar o generar el sentido de seguridad y de confianza en sí mismo en todos
los contextos: en el aula, en el grupo mismo y en su vida en general.


Metodología de trabajo en grupo

       El autor propone una metodología de desarrollo de cada encuentro en
cuatro fases fundamentales:


                                                                              17
- Una vez el relator termina de exponer el tema, en la primera fase el
moderador hace diferentes preguntas a todos los participantes para asegurar
que el tema ha sido lo suficientemente claro y ha dejado algo positivo en todos
los asistentes. A esto se le denomina “Método de conversación”.
- En una segunda fase se da espacio para generar un torbellino de ideas sobre
las acciones que cada cual piensa que pueden llevarse a cabo con el fin de
poner en práctica el tema tratado en la reunión. De las ideas que se expongan
se señalan aquellas más relevantes hasta lograr una síntesis de las acciones
que a cada uno le resulten más interesantes.
- En una tercera fase se le pide a los participantes que imaginen que la acción
escogida ya se ha llevado a cabo y cuáles son los resultados que esperarían
obtener.
- En una cuarta fase cada uno de los participantes define cuáles recursos pose
o tiene a su alcance para poner en práctica el tema tratado y además determina
“las posibles debilidades que pueden dificultar la acción correspondiente” (pág.
233).
- Por último, pero no menos importante, es que cada persona debe reflexionar y
definir exactamente cómo, dónde y cuándo pondrá en acción aquello que se ha
propuesto hacer y luego podrá compartir con el grupo su idea ya definida.


Clima de confianza

      En una tarea de tanta trascendencia personal como lo es querer elevar la
propia autoestima y en la cual están involucrados los sentimientos y las
emociones de cada uno es vital generar un clima de absoluta confianza entre
todos los que comparten la experiencia para que posteriormente no haya
heridas que lamentar y donde cada persona se sienta siempre libre de ser
como es sin temor a ser juzgada.



                       CONCLUSIONES PERSONALES

La lectura de este libro me ha permitido hacer una auto-reflexión positiva y
constructiva sobre mi mismo y sobre mi labor como docente. He podido ver con
mayor claridad mis principales cualidades como persona, mis capacidades
profesionales y de relación intra e inter-personal. De igual manera he aprendido
a reconocer mis debilidades y falencias, las cuales me propongo modificar
siempre con una actitud positiva, con una acción continua y decidida y
asumiendo cada día como una nueva y única oportunidad para ser mejor.



                                BIBLIOGRAFÍA
Voli, F. La autoestima del profesor. Manual de reflexión y acción educativa.
PPC Editorial y Distribuidora, S. A. Madrid, 1996.




                                                                               18

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Stats:
views:760
posted:3/28/2010
language:Spanish
pages:19
Description: This document is a summary of, and also a reflection from, the book "La autoestima del profesor" written by Franco Voli. It can be useful to face better the different situations (mainly the most difficult) a teacher has to deal with every day. It also can be useful to know better ourselves and understand if being a teacher is what we really want to be.