GABINETE DE PRENSA MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO PALABRAS DEL by rockman13

VIEWS: 26 PAGES: 9

									                                                                               GABINETE DE PRENSA


        MINISTERIO
        DE SANIDAD Y CONSUMO




 PALABRAS DEL SECRETARIO GENERAL DE SANIDAD, JOSÉ MARTÍNEZ OLMOS,
 EN EL ACTO DE INAUGURACION DEL I FORO INTERNACIONAL DE PERIODISMO
            SANITARIO, “LOS NUEVOS RETOS DE LA SANIDAD”

                   Las Palmas de Gran Canaria, 2 de febrero de 2007



Buenos días:

Excma. Señora María del Mar Julios, Vicepresidenta del Gobierno de Canarias y Consejera
de Sanidad, Excmo. Señor D. Markos Kyprianou, Comisario Europeo de Sanidad, D. José
Manuel González Huesa, Presidente de la Asociación Nacional de Informadores de la
Salud y Presidente del Comité Organizador del Congreso, Doña Regina Revilla, Directora
de Relaciones Externas y Comunicación de MSD, señoras y señores:

Quiero agradecer en nombre de la Ministra de Sanidad y Consumo la invitación que se nos
ha realizado para estar presentes en este acto de inauguración del I Foro Internacional de
Periodismo Sanitario y trasladarles un afectuoso saludo de su parte. La Ministra no ha
podido estar aquí hoy con todos ustedes debido a sus obligaciones en el Consejo de
Ministros que, como todos ustedes saben bien, se celebra todos los viernes.

Este I Foro Internacional de Periodismo Sanitario que inauguramos hoy aborda los nuevos
retos de la sanidad y es evidente que los nuevos retos del Sistema Nacional de Salud
español los tiene que afrontar el Ministerio de Sanidad y Consumo conjuntamente con las
Comunidades Autónomas.

En mi opinión, dos son los retos actuales: uno, es consolidar el Sistema Nacional de Salud
que según la Ley General de Sanidad tiene como una de sus principales características la
de ser un sistema con gran descentralización, lo que ha permitido acercar los servicios a
los ciudadanos, haciendo esto compatible con los principios de equidad, de solidaridad, de
coordinación y de cohesión del conjunto del sistema aunque, en este sentido, el desafío de
asegurar estos principios sea de gran complejidad. Creo que puede asegurarse que la
sanidad pública española ha dado un gran salto adelante gracias a la descentralización y,
por tanto, gracias al trabajo de las Comunidades Autónomas.

La Ley General de Sanidad consagró también los principios de universalidad y de
financiación pública, principios que son la clave para asegurar el papel de pilar fundamental


                                                                                              1
                                                                                GABINETE DE PRENSA


        MINISTERIO
        DE SANIDAD Y CONSUMO




del estado del bienestar que se quería que desempeñase el sistema sanitario. Creo que
hoy podemos afirmar que ese papel se ha consolidado con el paso de los años y,
afortunadamente, no tiene vuelta atrás.

El otro reto que tenemos es el de de hacer realidad la construcción en Europa de sistemas
sanitarios con los valores y principios comunes de los sistemas de salud compartidos por
todos los Estados miembros que, por otra parte, nuestro SNS aplica cotidianamente.

En relación con la consolidación del Sistema Nacional de Salud hay que decir que es un
reto continuo. La tarea que le corresponde al Ministerio de Sanidad y Consumo para
consolidar el Sistema es una tarea que nunca se acaba y esto es así por tres motivos
fundamentales:

•    en primer lugar por la propia naturaleza de las ciencias médicas que se caracterizan
     por estar en continua evolución y en continuo cambio. Ello hace que los sistemas
     sanitarios de los países desarrollados deban desarrollar estrategias que hagan
     posible afrontar la innovación tecnológica modernizando los servicios de salud, al
     tiempo que han de permitir favorecer la incorporación de los nuevos conocimientos en
     la práctica clínica que desarrollan los profesionales, apoyando que todo ello se haga
     en base a la evidencia científica.

•    en segundo lugar porque los sistemas sanitarios que, como el nuestro, se basan en la
     universalidad de su cobertura requieren de una amplia legitimidad social. Esta
     legitimidad se consigue cuando además de ofrecer servicios de calidad, éstos
     responden claramente a valores socialmente consolidados tales como la igualdad de
     acceso, la universalidad de la cobertura o la cohesión territorial del sistema. Y junto a
     esto, es fundamental responder desde un servicio público de salud a las necesidades
     sanitarias de la población y también a sus expectativas y preferencias. El desarrollo
     de estrategias que permitan asegurar que los ciudadanos en general y los pacientes
     en particular son el centro de las actuaciones de los sistemas sanitarios es, por tanto,
     fundamental, lo que hace necesario que las autoridades sanitarias deban estar de
     forma continua atentas a estas cuestiones para ofrecer respuestas convenientemente
     adaptadas.

•    en tercer lugar, porque la consolidación del Sistema Nacional de Salud tiene entre sus
     componentes principales el de la sostenibilidad financiera. Ello quiere decir que hay
     que gastar con eficiencia. Que hay que gastar bien. Y para que esto sea así, además
     de asegurar que disponemos de los mejores elementos organizativos para ser


                                                                                               2
                                                                                GABINETE DE PRENSA


        MINISTERIO
        DE SANIDAD Y CONSUMO




     eficientes, es más fundamental aún asegurar que las decisiones de gestión y, sobre
     todo, las decisiones clínicas que se toman para la promoción de la salud, para la
     prevención de las enfermedades o para la atención sanitaria se basan en la elección
     de la mejor alternativa en función de la evidencia científica disponible. La actuación de
     los profesionales sanitarios ante la enfermedad pretende ser una actuación científica.
     Apoyar a los profesionales en el acceso a la evidencia científica es algo esencial para
     la eficiencia. Un sistema sanitario cuyas actuaciones se basen en la evidencia
     científica y que sea eficiente, es un sistema que habrá ganado enteros para disponer
     de una financiación suficiente. La sociedad asumirá bien los esfuerzos
     presupuestarios necesarios en cada momento si se aseguran esos principios.

Desde el Gobierno se trabaja para consolidar el Sistema Nacional de Salud. La apuesta en
esta legislatura para consolidar el Sistema Nacional de Salud (es decir, para consolidar un
sistema público), ha sido en mi opinión clara y contundente; así pueden señalarse las
acciones relativas a la mejora en la financiación del Sistema por un lado, al impulso de la
calidad del Sistema por otro, y las iniciativas para la mejora de la cohesión del Sistema,
entre otras acciones relevantes como el Plan Estratégico de Política Farmacéutica, cuyas
aportaciones en materia de eficiencia del gasto han supuesto un ahorro de varios cientos
de millones de euros anuales a las Comunidades Autónomas.

Permítanme una breve argumentación sobre cada una de estas iniciativas.

En primer lugar, la mejora en la financiación del Sistema se concretó en la II Conferencia
de Presidentes celebrada en septiembre de 2005 que, además de situar la sanidad pública
entre las prioridades de la agenda política por primera vez desde 1986, concretó acuerdos
que han supuesto una disponibilidad de más de 4.500 millones de euros para las
Comunidades Autónomas entre 2005 y 2006. Esto significa una clara aproximación a la
media de gasto respecto al PIB de los países de la Unión Europea de los 15.

Estas decisiones de la Conferencia de Presidentes impulsadas por el Presidente Rodríguez
Zapatero han permitido el incremento de los presupuestos de la sanidad pública respecto al
PIB y han posibilitado incrementos sustanciales en los presupuestos sanitarios de las
Comunidades Autónomas tanto en 2006 como en 2007, que les permiten garantizar a los
ciudadanos una asistencia de calidad y solucionar problemas concretos de financiación que
fueron puestos en evidencia apenas tres años después de aprobar el aún vigente sistema
de financiación autonómica.




                                                                                               3
                                                                              GABINETE DE PRENSA


        MINISTERIO
        DE SANIDAD Y CONSUMO




Cabe citar también la decisión de transferir por primera vez a las Comunidades Autónomas
los más de 260 millones de euros derivados del cobro de las cuotas imputables a los
países de origen de los extranjeros residentes temporales de los cuales han correspondido
a Canarias 14.180.000 euros.

El nuevo modelo de financiación autonómica que hay que definir en el futuro próximo tiene
que ser capaz de asegurar la suficiencia financiera de nuestros servicios públicos de salud
conjuntamente con otras medidas de racionalización del gasto que fueron acordadas en la
Conferencia de septiembre de 2005.

En segundo lugar, el impulso a la calidad del Sistema Nacional de Salud, que tiene su base
en el compromiso del Presidente del Gobierno en su discurso de investidura de elaborar un
Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud en esta legislatura y que, tras la II
Conferencia de Presidentes, dispone de un presupuesto de 50 millones de euros. Este plan
se presentó en marzo de 2006 con estrategias cuyo denominador común es el de la
orientación hacia una práctica clínica basada en la mejor evidencia científica disponible.

El Plan tiene un destinatario principal: los ciudadanos, tanto en su papel de pacientes como
en su papel de usuarios del sistema de salud. Y el Plan tiene un protagonista esencial: el
profesional, ya que persigue como objetivo estratégico construir una alianza en pro de la
mejora continuada de la calidad en nuestro Sistema Nacional de Salud. Una alianza que
tenga impacto y se sostenga en el tiempo. A esto responden casi 200 proyectos de acción
que el año pasado fueron incluidos en él.

Me van a permitir que destaque solamente algunos de los principales objetivos del Plan,
algunos de ellos claramente relacionados con los contenidos de este Foro.

• En primer lugar, mencionaré las referidas al impulso decidido a la evaluación de las
  tecnologías sanitarias en el Sistema Nacional de Salud. Se trata de un área que fue
  objeto de interés especial por parte de la Conferencia de Presidentes, que decidió
  destinar 15 millones de euros a este propósito. En este apartado, se ha elaborado un
  verdadero Plan de evaluación de tecnologías sanitarias para el conjunto del SNS que
  incluye un amplio listado con más de un centenar de acciones formuladas por la
  Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del Instituto de Salud Carlos III y el
  resto de Agencias y Unidades de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de las
  Comunidades Autónomas, entre las que se encuentra la Fundación Canaria de
  Investigación y Salud, con quienes hemos suscrito un convenio en 2006 por importe de
  1.215.000 euros, convenio que será bienal a partir de este año. Entre las acciones que


                                                                                             4
                                                                               GABINETE DE PRENSA


        MINISTERIO
        DE SANIDAD Y CONSUMO




   se financian con el Plan de Calidad se pueden destacar la puesta en marcha de una red
   de detección e información sobre tecnologías emergentes; la evaluación sistemática del
   uso apropiado de tecnologías ya introducidas; la elaboración de Guías de práctica
   clínica con la colaboración de las sociedades científicas, la extensión de la cultura
   evaluadora entre clínicos y gerentes; o la creación de registros nacionales de prótesis
   de rodilla y cadera. El impulso a la evaluación de las tecnologías en salud se configura
   así como uno de los elementos centrales del Plan.

• En segundo lugar, el Plan hace una apuesta decidida para impulsar la mejora de la
  seguridad de los pacientes como un componente básico de la calidad. El Plan incluye
  acciones para aumentar la cultura de seguridad entre clínicos y profesionales, y
  desarrolla esta estrategia mediante la suscripción de convenios con las CCAA para
  desarrollar acciones de seguridad en 8 áreas centinela que han sido seleccionadas con
  base en la experiencia internacional y que se describen con detalle en el Plan. A ello se
  han dedicado en torno a 12 millones de euros, de los que Canarias es receptora de
  alrededor de 1.200.000 euros.

• En tercer lugar, destacaré las estrategias que incluye este Plan de Calidad para mejorar
  la atención a enfermedades de alta prevalencia que tienen gran carga social y
  económica. Pueden citarse así las Estrategias sobre cáncer, cardiopatía isquémica,
  diabetes, cuidados paliativos, salud mental, accidente vascular cerebral y enfermedad
  pulmonar obstructiva crónica. Asociada a las estrategias se desarrollará una gran
  iniciativa de elaboración y difusión de guías de práctica clínica, y se abrirá una línea de
  estudios de calidad de vida en pacientes que sufren diversas situaciones o han sido
  sometidos a determinados tratamientos (trasplante de órgano sólido; accidente
  cerebrovascular agudo, mujeres que han sido objeto de mastectomía, quienes han
  recibido una prótesis de cadera, o los ancianos frágiles con reingresos hospitalarios
  frecuentes).

• Asimismo, en cuarto lugar, mencionaré el importante impulso a las nuevas tecnologías
  para facilitar la relación entre médicos, pacientes y gestores. Destacaré el impulso a la
  base de datos de población protegida, a la historia clínica electrónica, a la receta
  electrónica; la cita previa por medios electrónicos entre otras; a los sistemas de
  telemedicina y tele-formación. Esta iniciativa la denominamos “Sanidad en línea” y
  forma parte del “Plan Avanza” con el que el gobierno está impulsando las nuevas
  tecnologías en diversos ámbitos. Se trata de una iniciativa ambiciosa para ser
  desarrollada entre 2006 y 2007 y para la que hemos suscrito un convenio con el
  Ministerio de Industria por un importe de 141 millones de euros y a la que las


                                                                                              5
                                                                              GABINETE DE PRENSA


        MINISTERIO
        DE SANIDAD Y CONSUMO




   Comunidades Autónomas contribuirán con otros 111 millones. En el caso de Canarias
   la inversión del Gobierno central es de 6,7 millones de euros (el 60% de la inversión).

El tercer aspecto mencionado al referirme a la apuesta del Gobierno para la consolidación
del Sistema Nacional de Salud es el relativo a las acciones desarrolladas desde el
Ministerio de Sanidad y Consumo para la mejora de la cohesión del Sistema.

Quiero reseñar tres iniciativas normativas relevantes que se han aprobado recientemente:
una se refiere al nuevo Real Decreto que fija la cartera de servicios comunes para el
Sistema Nacional de Salud, otra es la relativa al nuevo Real Decreto por el que se regula la
gestión del Fondo de Cohesión Sanitaria, fondo que se incrementó este año en un 83% al
dotarle con una cantidad adicional de 45 millones y, finalmente, el nuevo Real Decreto por
el que se establece el procedimiento para la designación y acreditación de los servicios y
unidades de referencia del Sistema Nacional de Salud.

No voy a insistir en lo importante del Real Decreto por el que se establece la cartera de
servicios comunes del sistema nacional de salud y el procedimiento para su actualización,
sólo citar que actualiza la cartera vigente desde 1995. Han pasado demasiados años sin
que se actualizara la cartera de servicios y esto es algo que no es positivo dada la
velocidad con la que cambian los conocimientos en el mundo de la medicina.

He de referirme en mi intervención a las acciones del Ministerio de Sanidad y Consumo en
aspectos muy relevantes de salud pública tales como las tareas para afrontar la posible
pandemia de girpe aviar, la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente
al tabaquismo, la estrategia NAOS para la promoción de hábitos saludables en nutrición y
ejercicio físico (fundamentales para la prevención de la obesidad infantil), o la prevención
del consumo de alcohol en menores que será abordada próximamente mediante una
iniciativa con rango de Ley.

No quiero dejar de referirme a uno de los retos de nuestro SNS, que se refiere a la tarea de
abordar la construcción de los servicios sanitarios en el ámbito de la UE desde una
perspectiva basada en la universalidad, la calidad, la equidad y la solidaridad.

La vocación europea de España está fuera de toda duda. En septiembre de 2006, la
Comisión presentó una Comunicación con el fin de promover una consulta pública sobre
los aspectos que debe abordar la acción comunitaria en materia de servicios de salud y
sobre las herramientas adecuadas a utilizar en cada uno de los temas.



                                                                                             6
                                                                             GABINETE DE PRENSA


        MINISTERIO
        DE SANIDAD Y CONSUMO




La consulta va dirigida a recabar las aportaciones de los Estados miembros, el Parlamento
Europeo y otros agentes implicados en el sector sanitario, incluyendo ciudadanos,
asociaciones de pacientes, profesionales sanitarios, proveedores y autoridades sanitarias
nacionales y regionales.

España ha manifestado ya en varios foros que considera que una parte de los temas
derivados tanto de los retos que han de afrontar los sistemas de salud de los Estados
miembros como de las decisiones del TEJ, requerirá ser tratada mediante legislación
europea específica. También ha sostenido que ese marco jurídico debería partir de los
Principios y Valores comunes y de los Principios Operativos incluidos en el documento de
conclusiones del Consejo que constituyen una orientación esencial para el ejercicio de los
derechos de los ciudadanos en materia de salud.

España considera que el proceso de consulta abre una oportunidad para plantear un
desarrollo de las políticas de salud de la UE en clave de ciudadanía y de progreso. Y que
para ello el debate no debería restringirse a las cuestiones derivadas de la “movilidad de
los pacientes”, aunque este tema forme parte sustantiva del mismo.

Por ello, creemos que el marco jurídico europeo sobre servicios de salud debería abordar
también temas como: los sistemas de información en salud; la coordinación en caso de
alertas y emergencias sanitarias; determinados elementos de las políticas de promoción de
la salud y de salud pública (por ejemplo, las vacunas); las condiciones generales en que se
autorizan y acreditan los centros y establecimientos sanitarios (incluidos los servicios de
referencia de ámbito europeo); la consideración de las oficinas de farmacia como servicio
sanitario por su especial imbricación en el Sistema Nacional de Salud en algunos países ya
que, en el caso de España, además de las funciones correspondientes a la conservación,
custodia y dispensación de medicamentos, participan en la gestión del procedimiento de
financiación con fondos públicos de los medicamentos y productos sanitarios incluidos en la
prestación farmacéutica del Sistema Nacional de Salud.

Asimismo podrían incluirse los criterios generales comunes con que se elaboran los
programas de formación de los profesionales sanitarios (en particular, la formación de
postgrado y continuada); los criterios generales comunes para la elaboración de programas
nacionales de calidad y seguridad de la atención de salud con algunos elementos mínimos
comunes; así como los criterios generales comunes para la elaboración de políticas
nacionales activas orientadas a evitar la discriminación en el acceso a los cuidados de
salud por razón de género, etnia, cultura o nivel de renta.



                                                                                            7
                                                                               GABINETE DE PRENSA


        MINISTERIO
        DE SANIDAD Y CONSUMO




Todos ellos tienen que ver con la calidad y, en último término, con la equidad de la atención
sanitaria. Todos ellos están garantizados, de una manera u otra, por la práctica totalidad de
los Estados miembros a sus ciudadanos. En muchos de ellos hay programas de acción o
iniciativas comunitarias, algunas de larga experiencia. En la mayoría, bastaría con incluir
una o varias definiciones generales, establecer ámbitos de actuación y acordar criterios
comunes exigibles luego, en su caso, a los Estados por los ciudadanos y/o las instituciones
comunitarias.

Pensamos que los países que prestan el servicio a pacientes procedentes de otros Estados
miembros deben ser reembolsados al coste que éste les suponga. No puede ser un coste
superior pues ello induciría a los proveedores a atender más pacientes extranjeros que
serían más rentables. Los ciudadanos en tránsito no deberían tener mejores condiciones
de acceso a los servicios, ni prestaciones complementarias que supongan detracción de
medios para los pacientes residentes. También podría establecerse un fondo europeo de
compensación en estos casos para asegurar la financiación de aspectos necesarios para
una adecuada atención (como intérpretes y otros).

Creemos que el paciente no debería obtener ventaja económica de su atención en otro
país, por ejemplo evitando co-pagos, ya que esto incentivaría la búsqueda de atención
sanitaria en servicios sanitarios de otro país.

Promoveremos, por tanto, medidas que eviten el turismo sanitario; a lo largo de los
próximos meses, trabajaremos con el resto de Gobiernos y con el Comisario para hacer
realidad en Europa los Valores y Principios comunes de los sistemas de salud compartidos
por todos los Estados miembros que, por otra parte, nuestro SNS aplica cotidianamente.

Cuestiones como las que acabo de reseñar son tan relevantes que forman parte del
contenido programático de este Foro, pero hay una más que creo merece una reflexión. Me
refiero al papel, al compromiso, de los medios de comunicación con la información sanitaria
de utilidad para los ciudadanos y pacientes.

No me considero capacitado para dar ningún consejo. Sin embargo, sí que creo que para
los profesionales de la comunicación y para los propios medios es todo un reto saber
separar información sanitaria relativa a políticas de salud o a decisiones de gestión de
servicios sanitarios que siendo de interés, sin duda, no tienen que ver con la información
sanitaria que se refiere a contenidos científicos o técnicos.




                                                                                              8
                                                                            GABINETE DE PRENSA


        MINISTERIO
        DE SANIDAD Y CONSUMO




En este caso el reto añadido es poder calibrar e interpretar qué parte de la información
tiene fundamento en la evidencia científica y qué parte se basa en la pura propaganda.

Creo que puede ser de ayuda en esta tarea el servicio que hemos de dar desde
organismos científicos como la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios
en el caso de los medicamentos o las Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias
que hay en el Sistema Nacional de Salud y que han de contemplar entre sus funciones las
de apoyar la importante labor de los informadores sanitarios.

Quiero finalmente felicitar al comité organizador y desear mucho éxito en el desarrollo de
este Foro Periodismo Sanitario.

Muchas gracias




                                                                                           9

								
To top