MEDIDA DE ASEGURAMIENTO DETENCION DOMICILIARIA by rockman13

VIEWS: 3,796 PAGES: 5

									               MEDIDA DE ASEGURAMIENTO/ DETENCION DOMICILIARIA




Tesis:
Las medidas de aseguramiento, conforme a la legislación nacional, son cinco a saber: La
conminación, la caución, la prohibición de sal ir del país, la detención domiciliaria y la
detención preventiva, tal como inequívocamente lo establece el artículo 388 del Código de
Procedimiento Penal.

Significa lo anterior, y en ello aparece la primera contradicción con la tésis de la defensa, que
la detención domiciliaria es una medida de aseguramiento autónoma y no una forma de
cumplimiento de la detención preventiva, alternativo al penitenciario, como la identifica el
defensor en su solicitud.

Resulta entonces, que la imposición de la medida de as eguramiento de detención domiciliaria
requiere unos expresos requisitos, establecidos en el artículo 396 del Código de Procedimiento
Penal (modificado por el artículo 53 de la Ley 81 de 1993), en concordancia con el artículo
388 del mismo Estatuto, que son:

1.- Que contra el sindicado haya por lo menos un indicio grave de responsabilidad por el delito
que se le investiga.

2.- Que se trate de hecho punible cuya pena mínima no exceda de 5 años de prisión.

3.-. Que las características familiares, laborales y vínculos con la comunidad permitan deducir
dos cosas: a.- Que no ofrece peligro para la comunidad; y b. - que comparecerá al proceso.

Verificados los anteriores presupuestos, el Funcionario Judicial “sustituirá” la detención
preventiva por domiciliaria, esto es pondrá la medida de aseguramiento de detención
domiciliaria en reemplazo de la de detención preventiva, pues no de otra manera se puede
entender el verbo sustituír, si se atiende a su significación gramatical que es “poner a una
persona o cosa en lugar de otra”, situación a la que lógicamente no se puede llegar si no es
reconociendo similar independencia al reemplazante y al reemplazado.




PROCESO                           : 10684


                                 CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
                                  SALA DE CASACION PENAL




                                           Magistrado Ponente
                                           CARLOS E. MEJIA ESCOBAR
                                           Aprobado Acta No. 116




Santa Fe de Bogotà D.C., agosto ocho (08) de mil novecientos noventa y seis (1996).
.



                                            V I S T O S
Resuelve la Sala de Casaciòn Penal de la Corte Suprema de Justicia la solicitud del defensor del sindicado
Representante a la Càmara TIBERIO VILLARREAL RAMOS, de sustitución “de la detención en
reclusión en centro carcelario por la detención domiciliaria”.




                                  LA PETICION DEL DEFENSOR




Previo el señalamiento de cuales son las medidas de aseguramiento contempladas en el ordenamiento
jurídico nacional, se detiene en el análisis de la detención, para señalar que su esencia es la restricción y
coartamiento del derecho a la libre locomoción por todo el país y la prohibición de salir de él.


Partiendo de la conclusión anterior, señala que la variación del lugar de reclusión, de la cárcel hacia el
domicilio, se funda en múltiples razones, que afectan tanto al Estado como al sindicado, que van desde las
puramente económicas, por evitarsele erogaciones para el mantenimiento del interno, hasta humanitarias,
por prevenir tratos degradantes contra una persona que eventualmente puede resultar absuelta.


Afirma que la teleología de la detención domiciliaria es precisamente la de prevenir la ocurrencia de
hechos injustos, como los que ya se han presentado en el pasado, de mantener injustamente detenida a una
persona, que en realidad está pagando anticipadamente una pena sobre la que no hay certeza de si se
impondrá o no.


Señala que los requisitos de fondo y de forma que la norma exige, se encuentran adecuadamente
cumplidos en cuanto hace a su defendido, a saber:


1.- El delito por el que se procede tiene una pena mínima que no excede de 5 años de prisión.


2.- TIBERIO VILLARREAL RAMOS no eludirá la acción de la justicia, pues ello está demostrado por su
fácil captura, de cuyas circunstancias deduce que el sindicado no tuvo, ni tiene ánimo de evadir la justicia.


3.- El Representante sindicado no representa un peligro para la comunidad, pues sus condiciones
personales, sociales y familiares aunadas a la carencia de antecedentes de cualquier clase, permiten
concluir que no es un sujeto peligroso.


Finaliza criticando la redacción de la norma, afirmando que la expresión “sustitución” empleada por el
legislador resulta incongruente, considerando más apropiada la siguiente redacción “La detención
preventiva, podrá cumplirse en el domicilio del acriminado (del sindicado) cuando concurran los
siguientes requisitos (...)”.




                                          CONSIDERACIONES
Las medidas de aseguramiento, conforme a la legislación nacional, son cinco a saber: La conminación, la
caución, la prohibición de salir del país, la detención domiciliaria y la detención preventiva, tal como
inequívocamente lo establece el artículo 388 del Código de Procedimiento Penal.


Significa lo anterior, y en ello aparece la primera contradicción con la tésis de la defensa, que la detención
domiciliaria es una medida de aseguramiento autónoma y no una forma de cumplimiento de la detención
preventiva, alternativo al penitenciario, como la identifica el defensor en su solicitud.


Resulta entonces, que la imposición de la medida de aseguramiento de detención domiciliaria requiere
unos expresos requisitos, establecidos en el artículo 396 del Código de Procedimiento Penal (modificado
por el artículo 53 de la Ley 81 de 1993), en concordancia con el artículo 388 del mismo Estatuto, que son:


1.- Que contra el sindicado haya por lo menos un indicio grave de responsabilidad por el delito que se le
investiga.


2.- Que se trate de hecho punible cuya pena mínima no exceda de 5 años de prisión.


3.-. Que las características familiares, laborales y vínculos con la comunidad permitan deducir dos cosas:
a.- Que no ofrece peligro para la comunidad; y b.- que comparecerá al proceso.


Verificados los anteriores presupuestos, el Funcionario Judicial “sustituirá” la detención preventiva por
domiciliaria, esto es pondrá la medida de aseguramiento de detención domiciliaria en reemplazo de la de
detención preventiva, pues no de otra manera se puede entender el verbo sustituír, si se atiende a su
significación gramatical que es “poner a una persona o cosa en lugar de otra”, situación a la que
lógicamente no se puede llegar si no es reconociendo similar independencia al reemplazante y al
reemplazado.


La autonomía de la detención domiciliaria como medida de aseguramiento ha sido reconocida en preterita
oportunidad por la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia 1, sin que la situación
legislativa haya mutado como para hacer variar el criterio de la Sala, frente al cual tésis como la del
abogado defensor pueden resultar útiles a la hora de abordar una eventual reforma a esa figura jurídica por
parte del Congreso Nacional pero no para modificar la posición jurisprudencial ya sentada.


Nótese además, como elemento contribuyente de la autonomía de la detención domiciliaria, lo expresado
por el legislador en la redacción del artículo 409 del Código de Procedimiento Penal, donde no solo
excluye “en todo caso” de los beneficios de detención parcial en el lugar de trabajo o domicilio a los
sindicados por delitos de competencia de la justicia regional, sino que además no advierte la necesidad de
sutituír la medida de aseguramiento de detención preventiva, para que se pueda obtener la detención
parcial en el lugar de domicilio, pues señala directamente que la detención se puede cumplir en el lugar de
domicilio.


En el caso que hoy ocupa a la Sala, el delito por el que se halla vinculado el Representante TIBERIO
VILLARREAL RAMOS (artículo 10 del Decreto 2666 de 1991) es uno de aquellos que la Ley señala

1
.- Unica Instancia, Radicación No. 10.467. Auto del 7 de noviembre de 1995. Magistrado Ponente:
Ricardo Calvete Rangel.
como de competencia de los Jueces Regionales (numeral 4°, artículo 71 del Código de Procedimiento
Penal), cuya investigación la adelanta esta Corporación solo por razón del fuero que se deriva de la
pertenencia del sindicado al Congreso de la República, y le resultan aplicables las reglas básicas de
procedimiento que rigen los juicios ante los Jueces Regionales, entre ellas el mandato de exclusividad de
la medida de aseguramiento a imponer contenido en el inciso final del artículo 388 del Código de
Procedimiento Penal, que ordena que solo procede como tal la detención preventiva, por lo que debe
negarse, por expresa prohibición legal, la sustitución de esta forma de aseguramiento por la de detención
domiciliaria solicitada por el defensor.


En mérito de lo expuesto, la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia,


                                           R E S U E L V E




          Negar la petición de sustitución de la medida de aseguramiento impetrada por el defensor del
sindicado TIBERIO VILLARREAL RAMOS.


                                     NOTIFIQUESE y CUMPLASE



                                    FERNANDO ARBOLEDA RIPOLL




RICARDO CALVETE RANGEL                 JORGE CORDOBA POVEDA




CARLOS A. GALVEZ ARGOTE               JORGE A. GOMEZ GALLEGO




CARLOSE. MEJIA ESCOBAR                      DIDIMO PAEZ VELANDIA




NILSON PINILLA PINILLA                      JUAN M. TORRES FRESNEDA




                                    PATRICIA SALAZAR CUELLAR
                                             Secretaria

								
To top