La reforma educacional chilena ¿Avance educacional del capitalismo by rockman13

VIEWS: 314 PAGES: 4

									             La reforma educacional chilena: ¿supuesto avance de esta
                            educación bancaria?

                                                                    SANTIAGO-CHILE, 2006


       Han pasado 16 años desde que la primera administración del los Gobiernos de la
Concertación, emprendiera una reforma educacional que tiene la intención de actualizar el
proceso educativo de nuestro país, tomando como referencia el desarrollo de la globalización
(y/o mundialización), y la llamada “sociedad del conocimiento”.
       También es cierto que en estos 16 años no han sido poco los problemas y deficiencias
para esta implementación. Lo cual hasta la fecha genera puntos de vista críticos desde los
actores fundamentales que debieran emprender estos cambios: LOS DOCENTES.
       Desde este análisis quiero expresar aquellos elementos que se han ido desperfilando
de un proceso que se veía como un cambio de enfoque, desde lo racional-academicista a lo
constructuvista, y que hoy pareciera sólo preocuparse de las competencias que deben
desarrollar las personas para entrar al mercado laboral capitalista, sin preocuparse de
ser un aporte integral y solidario a esta sociedad.
       Desde los inicio de los 90 la necesidad de cambiar la educación, pese ha mantener la
Ley Orgánica Constitucional de Educación (LOCE), herencia de la dictadura, hizo que las
autoridades emprendieran un estudio con el fin de analizar y evaluar los ajustes que requería
nuestra educación, en los actuales procesos internacionales, tecnológicos y de consolación
del capitalismo en nuestro país.
       Es en este contexto, José Joaquín Brunner, lidero la conocida comisión de
modernización de la educación la cual integró, intelectuales, empresarios, políticos que
aportaron sus análisis y propuesta. Curiosamente la participación de los docentes sólo fue de
carácter formal, invitando a sesionar, en algunas ocasiones, a dirigentes del actualmente
dividido Colegio de Profesores, excluyendo al docente de aula, el cual debió haber liderado
desde el comienzo este proceso de cambios. En este aspecto faltó iniciar los cambios con un
gran Congreso Pedagógico (similar al realizado el año 2005 por el Colegio de Profesores),
desde el cual los profesores y profesoras participáramos con mayor fuerza y compromiso en
este proceso.
       Desde lo comentado puedo establecer dos elementos, que en mi opinión son claves
para entender el disimulado y encubierto fracaso de la reforma educacional concertacionista:
       1.- Realizar un proceso de cambios sin modificar la Ley Orgánica Constitucional
       de Educación (LOCE) y la Constitución Política, las cuales son herencia de las
       políticas CAPITALISTA implementadas durante la dictadura, con el fin de darle al “libre
       mercado” terreno abierto para hacer negocios en la educación (como fueron y son la
       proliferación, con poco control de la autoridad, de la educación particular
       subvencionada, las Universidades Privadas, los Institutos Profesionales y los Centros
       de Formación Técnica) . Además de transformar la Educación Pública en la actual
       debilitada, desfinanciada y desprestigiada educación municipal. Y por otro lado, el
       financiamiento vía subvención por estudiante (proceso transitorio a los bonos por
       alumnos (subsidio a la demanda), como lo piden los dirigentes capitalistas más
       liberales-individualistas como, Álvaro Bardón, José Piñera, personeros de “Libertad y
       Desarrollo”, entre otros).
       2.- Realizar un proceso de reforma sin la participación efectiva y real de los
       docentes que día a día realizan los esfuerzos reales en mejorar la calidad y equidad
       de la educación en los niños, niñas y jóvenes, en especial en los sectores de mayor
       vulnerabilidad.
       Con afán de buscar culpables los “intelectuales-tecnócratas” (Cox, Brunner, entre
       otros), intentan mostrar a la educación como un proceso ajeno a las desigualdades
       social, económicas y culturales de nuestro país. Muchos de estos “arquitectos” de la
       reforma se olvidaron que la educación es el reflejo de la sociedad y opera para la
       reproducción de sus instituciones           y sistema socioeconómico y cultural
       (engañadoramente nombrado como transmisión cultual).
       Además en la creación de las nuevas políticas educacionales se debieran tomar como
       base la herencia de procesos ocurridos en nuestro país en material educacional, como
       las propuesta de inicio del siglo XX de Profesores/as o la propuesta de Escuela
       Nacional Unificada de la década del 70. No copiar, casi en forma literal, reformas de
       Europa (como la española, Irlandesa o Británica), o cumplir los dictámenes (u
       ¿ordenes?) emanados por Organismos imperialistas Internacionales (BM, OCDE, etc).
       No creo necesario establecer en detalle que lo referido a la calidad no está
ocurriendo, es más, cada vez se muestra en evaluaciones estandarizadas a nivel nacional
(Simce; PSU) la brecha entre ricos y pobres. Lo mismo ocurre en relación a la medición entre
países industrializado y el nuestro (PISA, TIMMS), por lo cual la calidad aún es una tarea
pendiente, no exclusivamente del docente de aula, sino de todas las personas y
autoridades que están relacionadas con a educación.
        En cuanto a la equidad (gran propaganda de los Gobiernos de la Concertación, por su
aumento en la escolaridad), si bien es cierto que hoy casi el 98% en Ens. Básica y 92%
en Ens. Media esta escolarizado, su acceso a la educación no es sinónimo de equidad,
ya que los jóvenes de establecimiento aventajados (Instituto Nacional, Liceo 1 o
establecimientos privados), no incorporan equitativamente a todos los estudiantes que
desee. Aún existe discriminación o selección por rendimiento, conducta o compromiso de sus
Padres. Esto implica que la tan mencionada equidad sólo esta” virtualmente” aplicada.
        Si divido este análisis crítico-propositivo en los 4 pilares de esta reforma, podré
mostrar aspectos débiles, los cuales se pueden mejorar, siempre y cuando exista voluntad
política, que a la fecha pareciera no existir.
        En lo referido a la Reforma Curricular, la cual esta enmarcada el los Objetivos
Fundamentales y Contenido Mínimo Obligatorios (OF/CMO), en su implementación en los
diferentes niveles de enseñanza muestra sus debilidades, en especial en los segmentos más
vulnerables de la población. Ello, ya que, la aplicación de todos los CMO se hace casi
imposible, producto de las disposiciones de los estudiantes y sus capitales culturales. Lo que
ha implicado que el MINEDUC genere innovaciones pedagógicas en 1º y 2º Medio, con
ayuda de la U. Católica y U. De la Frontera, conocida como Nivelación Restitutiva y
Consolidación de la Formación General, que tiene como finalidad nivelar los aprendizajes
deficitarios con los estudiante ingresan a la Ens. Media (preferentemente en Matemática y
lenguaje y comunicación). Este hecho, sólo como ejemplo (hay muchos más, tanto en
metodología como en evaluación), deja entrever que en determinados establecimiento no es
posible aplicar los OF/CMO como se espera en la teoría educacional.
        Actualmente dicho problema se pretende solucionar con los llamados Mapas de
Progreso o Estándares de competencias por cada subsector, los cuales han sido realizado,
nuevamente sin la participación de los docentes que están en aula, lo cual implicará
nuevamente problemas en su implementación.
        Otro variable a tomar en cuenta se refiere a las contradicción de los postulados
curriculares, en cuanto a establecer Aprendizajes Esperados y Objetivos Transversales
Fundamentales, aspirando al desarrollo de una ser humano integral, y por otro reivindica una
concepción curricular tecnológica basada en competencias, centrada casi exclusivamente en
la incorporación de las personas al mercado laboral, con competencias básicas para un
mercado flexible.
        En lo referente a la Renovación pedagógica o programas de mejoramiento, nadie
puede desconocer la cantidad significativa de recursos financieros en pos de incorporar a los
establecimientos tecnología de punta, tanto en computadores, planes de apoyo a sectores
vulnerables, material audiovisual, escrito y didáctico.
        La implementación de los MECE, tanto de básica como de media, dieron un salto al
trabajo educativo en el uso de las TIC. Es así como programas como Enlaces y CRA,
elevaron, en cierta mediada, los niveles materiales de la educación, en especial en los
sectores más vulnerables. Sin embargo, cuando estas intenciones de mejoramientos no se
realizan con los docente que las tienen que implementar resultan, muchas de ellas
fracasadas (como lo fueron las aulas tecnológicas, las que nadie en el MINEDUC ha dado
cuenta de sus costos y resultados).
        Existen muchos recursos tecnológicos, que son entregados sin un análisis previo de
su pertinencia y adecuación a las realidades educativas chilena. En este aspecto puedo
mencionar dos casos.
        El primero se refiere a la implementación de los Laboratorio de Enlaces, en 1996,
equipados con computadores Apple, los cual no son masivos en nuestro país e incompatibles
con la mayoría de los computadores PC. Por los cual, durante 4 años estos computadores
fueron trabajados deficientemente en los establecimiento, sin agregar la inexistencia de
Internet por la incapacidad de los ordenadores de soportar dicha aplicación. Esto demuestra
que más que un análisis educacional parece que existieron criterios comerciales, a la hora de
determinar que computadores incorporarían al laboratorio.
        Durante el año 2000 se pudo renovar estos laboratorio con PC Olivetti, los cuales son
usados hasta la fecha y sin compatibilidad con los antiguos Apple.
        Como segundo elemento, está la difundida distribución de textos escolares, que
superan en calidad a los entregados en época anteriores, pero que en muchos casos son
incompatibles o de difícil aplicación según los planes y programas de estudio impuestos por
el MINEDUC. Resulta curioso que en los inicios de la distribución de texto, determinadas
editoriales monopolicen los textos distribuidos (Mc Graw Hill y Mare Nostrum), y luego la
elección continuará siendo entre dos editoriales (conocida como elegibilidad de textos). Esto
hace sospechar que más que un intento de entregar buenos y pertinentes apoyos para la
implementación curricular, el criterio comercial prime por sobre lo educacional. Basta
preguntarse ¿porqué el MINEDUC no entrega los recursos financieros a los establecimiento
(mediante proyectos con compromisos, tipo publicaciones periódicas de CRA), y que ellos
determinen que textos de estudios ocuparán para sus estudiantes?
        Finalmente ¿cuándo espera en MINEDUC establecer PME (proyectos de
Mejoramiento Educativo), para entregar a los establecimiento de los recursos que permitan
dotarlos establecimiento de Datashow y computadores portátiles?. Es de esperar que no lo
realice “antes que funcione el e-learning o la realidad virtual en educación”.
        En cuanto a programas de apoyo, como P-900 hoy LEM y Liceo para Todos, hay que
mencionar que su aporte ha sido valioso y significativo para lograr una supuesta equidad en
relación a establecimiento que logran importantes recursos vía mensualidades, aportes del
MINEDUIC o por su “excelencia académica” (los establecimiento Montegrande hoy de
anticipación).
        Sin embargo los fundamentos que sustentan esta discriminación positiva (¿existe
discriminación positiva?), han generado una estigmatización en los establecimiento donde se
atiende la población de alta vulnerabilidad, clasificándolos como CRITICOS o
FOCALIZADOS (en el futuro NO ELEGIBLES). Eso demuestra, en forma evidente, que es
una discriminación negativa, la cual evidencia como deficientes, ante la sociedad, a estos
establecimiento y quienes trabajan en ellos,.
        Proceso contrario debiera ser la implementación de programas similares en
establecimiento de alta vulnerabilidad sin catalogarlos y manteniendo dicho aporte si ello
demuestra resultados favorables. El conservar estos programas en el tiempo es importante,
ya que, estrategias de alto impacto en los estudiantes, como fueron las Actividades
Curriculares de libre elección ACLE, cuando dejaron de ser apoyadas financieramente todo
el avance logrado, que pudo tener este y otros programas sólo quedaron en el recuerdo.
        Parece que las voluntades políticas están orientadas hacia otros aspectos (quizás
preocupadas de entregar en comodato a instituciones privadas “sin fines de lucro”, como
UCeduca, establecimiento municipales), de carácter económico más que pedagógicos
        En lo referido al desarrollo profesional de los docentes, este aspecto, en la
actualidad, está fuertemente tensionado hoy por la Evaluación docente (o Acreditación
docente).
        Desde inicio de la reforma el gobierno implemento, apresuradamente desde mi
opinión, perfeccionamiento deficientes, conocidos como PPF, con el fin de entregar a los
docentes las herramientas de esta nueva propuesta curricular, sin embargo junto con ello no
inicio el trabajo por la formación inicial docente, en planes de mejoramiento en aquellos que
tienen deficientes desempeño y mejoras sustancias en sus remuneraciones (las cuales aún
no alcanzan los niveles que se tenían en 1972).
        No se puede desconocer la cantidad de dinero (mal invertido desde mi opinión), en
supuestas becas para capacitaciones desde 1998 a la fecha en los meses de Enero. Sin
embargo ¿cuáles han sido los cambios reales en el conocimiento de la didáctica,
metodología, evaluación, en fin del currículo. Hay un conjunto importante de docente que
afirman que los PPF no fueron del provecho que se espera y sólo fueron instancias para
compartir entre docentes de una misma especialidad (lo cual no es negativo cuando este es
el único objetivo).
        Considero que más valioso habría sido un aporte asignado a cada establecimiento
para contratar los cursos necesarios que la realidad educativa necesitara, y la actualización
curricular lo podría haber realizado cada Provincial.
        Actualmente, como continuidad de los PPF, se han iniciado los programas para la
Apropiación Curricular y Menciones para la Ens. Básica, por parte de las Universidades del
Consejo de Rectores. Si bien esta acción está en una mejor línea de perfeccionamiento que
los antiguos y desprestigiados PPF, aún pienso que los establecimiento y sus docentes
debieran determinar qué cursos son los más adecuados y en que universidades realizarlos.
Creo además, que el CPEIP debiera ser el gran Instituto Pedagógico, que junto al Colegio de
Profesores desarrollaren, a nivel del nacional, programas de capacitación, becando total o
parcialmente a los docentes interesados.
        Los programas de pasantías al extranjeros y nacionales si bien son un acierto
meritorio y que debe continuar, sólo afectan al colegio y docente beneficiado, se debiera
realizar jornadas nacionales o regionales donde las personas que han sido beneficiados con
estos programas, los den a conocer y puedan realizar un aporte más amplio.
        Las actuales políticas de mejoramiento salarial de los docentes, vía sistema nacional
de desempeño (SNED o conocida como Excelencia pedagógica), Compromiso de asignación
colectiva (para docentes directivos), Asignación de excelencia pedagógica (AEP) y la
Asignación de desempeño variable (para los evaluados competentes y satisfactorios, que
rindan positivamente un examen), deben ser revisadas críticamente y evaluar su impac to en
el mejoramiento de los aprendizajes. Hoy en día estos beneficio salariales sólo dan solución
parcial a los problemas remuneracionales de los docentes. Ello porque sólo son asignaciones
parciales, tiene tiempo de vencimiento, y no permiten proyectarse en medidas de mediano
plazo (Ej. Planificar el pago de una casa o estudios de postgrado). Además pueden generar
una competitividad mal entendida y dañe el necesario trabajo colectivo que debe prevalecer
en los Centros Educativos.
        Las condiciones materiales de los docentes deben estar más allá de una asignación
del 15% o 25% de la renta mínima nacional, se bebiera establecer un sueldo base mínimo a
los docentes, basado en el promedio de un profesional con 5 años estudio en la universidad
(aproximadamente 800.000 líquido para un docente de 44 horas), y una tarjeta con
descuentos para acceder a la cultura (algo casi privativo para los trabajadores de la
educación). Por lo cual no es sólo aumento en dinero, sino además posibilidades de
recreación cultural y de real perfeccionamiento (¿cómo un docente con un sueldo de 400.000
pesos líquidos puede pagar 120.000 de arancel para un postgrado y vivir?).
        Así como se copian realidades internacionales, en metodología y didáctica, se debiera
copiar las realidades materiales de docentes de otros países, relacionado con la cantidad de
alumnos por cursos, el derecho a capacitación, postgrados y doctorados gratuito, y el año
sabático (realidad de los profesores de Israel, Cuba y otras realidades).
        Un error grave, desde mi punto de vista, está en establecer el desarrollo profesional
sólo focalizado en el docente, dejando de lado a los demás trabajadores de la educación,
que ejerce un rol importante en el centro educativo. No han existido jornadas de
perfeccionamiento para auxiliares, administrativos y paradocentes. Además los beneficios del
desempeño difícil y otros aportes sólo son recibido por los profesores y profesoras, dejando –
erróneamente- a todos los demás trabajadores de la educación que también trabajan en el
establecimiento.
        Quizás sea la hora que junto al mejoramiento material y salarial de los docentes se
revise el Estatuto Docentes y su supuesta carrera profesional, para incorporar a los otros
funcionarios en él.
        En cuanto a la Evaluación docente, sólo puedo decir que no aporta en nada al
mejoramiento de la educación municipal. Hasta el momento sólo ha servido para
desprestigiarla y criticar más a los docentes que se desempeñan en ella. Dicha evaluación
debe estar vinculada a una carrera profesional y con un método más simple que el actual
portafolio, filmación y entrevistas varias, criticado por educadores e investigadores de otros
países (como lo dicho por el docente inglés, David Hopkins, en su ponencia durante Marzo
de este año).
        Para finalizar este análisis crítico, el último pilar (o viga), de la reforma educacional, la
Jornada Escolar Completa, desde su implementación a la fecha cada vez se extiende más
el plazo para que todos los establecimientos educacionales puedan incorporarse a esta
modalidad.
        Son variados los articulo en la prensa escrita que hablan de fracaso y error de esta
política, que más parece tener como fin servir de guardería que dar la posibilidad a los
estudiantes a mejorar sus aprendizajes permaneciendo más tiempo en los Colegios. Esta
lógica, en casi 10 año de implementación, sólo da como resultado más de los mismo, ya que
la implementación de talleres extraprogramáticos y para desarrollar las potencialidades
artístico-culturales de los alumnos, sólo se transformó en más clases. Es decir los
planteamiento teóricos del documento “EL RELOJ” (pauta para elaboración del proyecto
JEC), sólo quedó en teoría educativa.
        Quizás de todos los lineamientos de la reforma este es uno de los más débiles.
Además de generar importantes problemas en establecimientos de alta vulnerabilidad, donde
no todos los estudiantes almuerzan, como consecuencia de la “genial” distribución de
raciones alimenticias implementadas por la JUNAEB, y el clima de cansancio que los
docentes tienen, al estar sometidos a 9 horas continuas de clases frentes a cursos, ya que,
una cosa es la estructura horaria ideal y otro es la real donde a las 15:30 hrs. los alumnos y
alumnas “soporten” clases de matemáticas, física u otra que demanda una concentración
que no tienen posibilidades de tener a dicha hora.
        Por los aprendizajes de los estudiantes y la salud mental de los trabajadores de la
educación, en especial los docentes de aula, se requiere replantear la distribución horaria, lo
que implica contratos de 44 horas y no las actuales situaciones contractuales que viven miles
de docente con 38 horas y menos horas de clase, lo que genera disponibilidades horarias
restringidas para una real adecuación de horarios. Además de hace necesario, así como ayer
los ACLES podían pagar a monitores, que también los establecimiento lo puedan hacerlo
para que no sea el mismo docente del subsector el que realice los talleres.
        Hay una serie de aspectos que van más allá de estos supuesto pilares de la reforma
que se requiere evaluar (no sólo a los docentes de aula o directivos), para poder hacer vida
el lema de ayer y hoy del MINEDUC: “NUESTRA RIQUEZA y CON TODOS ES MEJOR”.

       POR UNA PEDAGOGÍA CRITICA, DE RESISTENCIA Y TRANSFORMADORA

     A CREAR NUEVA EDUCACIÓN PARA UNA SOCIEDAD DISTINTA...
               ¡ORGANIZATE, REFLEXIONA Y ACTUA !

								
To top