Lukoil negocia con la banca acreedora de Sacyr subrogarse el

Document Sample
Lukoil negocia con la banca acreedora de Sacyr subrogarse el  Powered By Docstoc
					      Lukoil negocia con la banca
    acreedora de Sacyr subrogarse el
        crédito de 5.142 millones
La Caixa condiciona la venta de parte de sus acciones en Repsol a que los rusos lleguen
                              a un acuerdo con Del Rivero
                              JAVIER GONZÁLEZ NAVARRO | MADRID
Sábado, 22-11-08
En el día de ayer continuaron las negociaciones entre La Caixa, su hólding Criteria, Repsol
YPF, Lukoil, Sacyr y los bancos acreedores de esta constructora para buscar una fórmula que
facilite la entrada del grupo ruso en la petrolera española con el límite del 29,9% de su capital.
Para ello, compraría el 20% en manos de Sacyr, el 6,1% de Repinves (La Caixa y Caixa
Cataluña) y el 2% de Mutua Madrileña.
Las conversaciones -reconocidas oficialmente por primera vez por La Caixa y Criteria, mientras
Sacyr sigue sin aclarar nada- están siendo difíciles y técnicamente complicadas, según fuentes
conocedoras de las mismas. Además, La Caixa y Criteria subrayaron ayer ante la CNMV que
condicionan la venta de parte de su participación en Repsol YPF a que Lukoil y Sacyr alcancen
un acuerdo.
El grupo ruso descarta en principio pagar en efectivo a Sacyr los 27 euros por acción (de
Repsol YPF) que pide Luis del Rivero cuando en el mercado puede comprarlas a la mitad (ayer
valían 13,91 euros).
Lo que Lukoil ha planteado al medio centenar de bancos acreedores del crédito de 5.142
millones de euros concedido hace dos años a Sacyr para adquirir el 20% de Repsol YPF, por el
que pagó 6.525 millones de euros, es subrogarse el mismo, ofreciendo como garantías activos
de la propia compañía, nunca acciones de la petrolera española.
Lukoil se niega a pagar en efectivo los 27 euros que pide Sacyr porque las
acciones de Repsol cuestan hoy la mitad
                                         Nuevas garantías
Este planteamiento sería en principio del agrado de los bancos, pero el asunto se complica por
la existencia de determinadas e importantes garantías en el mencionado crédito, como son
títulos de Repsol, y el 100% de Testa, la filial de Sacyr.
Por lo tanto, la solución propuesta por alguno de los bancos, según las mismas fuentes,
pasaría por suscribir, en la práctica, un nuevo préstamo con esas entidades.
                                 Pagar menos y en varios años
La intención de Lukoil sería conseguir «una quita» sobre el precio de las acciones y pagar su
inversión a lo largo de varios años. De esta forma, el grupo ruso evitaría tener que buscar
financiación para pagar de golpe casi 4.000 millones de euros tal y como están actualmente los
mercados.
Hay que recordar que el crédito firmado por Sacyr tiene un plazo de vencimiento de cinco años.
Las principales entidades aseguradoras son el Banco Santander y Citigroup, con 1.154
millones de euros cada uno, Caja Madrid (933 millones) y Calyon (563). Otros bancos que
participan son ING (300 millones), BPI (250), BCP (150), Popular (100), Banesto (100),
Commerzbank (100) y el Sabadell (50).
Una de las claúsulas del préstamo dice que en el caso de que la cotización de Repsol YPF se
sitúe por debajo del 105% del principal (21,2 euros por acción), Sacyr tendrá que aportar
garantías adicionales, que alcanzarían los 1.275 millones de euros más gastos.
Por otra parte, en la jornada de ayer siguieron produciéndose numerosas reacciones a la
posible entrada del grupo privado ruso en Repsol YPF.
                                 Más discrepancias en el PSOE
Igual que ocurrió en el día anterior entre Rodríguez Zapatero y Miguel Sebastián, existen
importantes discrepancias entre destacados miembros del PSOE y del Ejecutivo.
Citigroup, Santander, Caja Madrid y Calyon suman 3.800 millones de euros del
total del préstamo
Así, la vicepresidenta del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, dijo en la rueda de prensa
posterior al Consejo de Ministros que «el Gobierno desea que Repsol YPF siga siendo una
empresa fuerte y dirigida por españoles con un plan industrial positivo para el interés
estratégico para la garantía de suministro».
Añadió que el Ejecutivo «siempre está vigilante», aunque resaltó el carácter «privado» de
Repsol YPF y de sus accionistas. «Todos tienen sus planes de negocio y sus necesidades»,
subrayó.
Sin embargo, el ex portavoz del grupo socialista en el Congreso y actual secretario de Estado
para la UE, Diego López Garrido, manifestó que «cabe oponerse» a una eventual compra del
30% de Repsol YPF por Lukoil «si se considera que va contra las leyes establecidas en la UE,
que permiten examinar con lupa operaciones en sectores estratégicos».
En un acto organizado por el Foro de la Nueva Economía, López Garrido recordó que este tipo
de operaciones, que afectan a sectores estratégicos y «especialmente sensibles», como el de
la energía, están «perfectamente» tipificadas en el derecho europeo y en el español.
                                   Simancas, en otro mundo
Pero para llamativas, las declaraciones del diputado socialista y ex secretario general del PSM,
Rafael Simancas, quien cree que el Gobierno no debería descartar comprar el paquete
accionarial de Repsol YPF que está a la venta con el fin de mantener la petrolera «en manos
españolas», según afirma en un artículo publicado ayer en la web de la Fundación Sistema,
recogido por Ep.
Hay que recordar que Repsol YPF fue privatizada totalmente en 1997.
                                    El PP pide reciprocidad
Desde el PP piden al Gobierno, según exigió ayer su secretaria general, María Dolores de
Cospedal, que garantice que «de ninguna manera» la petrolera vaya a quedar en manos de
una empresa extracomunitaria como Lukoil, dado que, en su opinión, no se cumplen las
condiciones de «reciprocidad mínima».
Ademas, De Cospedal destacó que Rusia es un país en el que la economía de mercado «es
ciertamente dudosa».


 Rajoy exige al Gobierno que impida
   la entrada de Lukoil en Repsol
                                           EP | ALMERÍA
Actualizado Sábado, 22-11-08 a las 16:04
El líder del PP, Mariano Rajoy, ha advertido al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez
Zapatero, de que hará lo "imposible" para evitar la venta del 20% de las acciones de Sacyr en
la petrolera Repsol YPF a la multinacional rusa Lukoil y le instó a impedir que se ejecute la
operación porque, además, "existe un soporte legal para evitarlo".
Durante la clausura del XI congreso provincial del PP de Almería, Rajoy abogó porque
Zapatero haga suya la reflexión en contra expresada por el ex presidente del Gobierno, Felipe
González, al tiempo que subrayó la importancia por razones de "seguridad estratégica
nacional" de un asunto que le ha llevado "por primera vez" a referirse a éste como "elemento
de autoridad".
«Inmoral y lamentable»Tras calificar de "inmoral y lamentable" la venta del suministro de
energía, gas y petróleo en España a los "rusos", quiso dejar "claro" que no aceptará lo que, a
su juicio, "nos convierte en un país de quinta división por no decir en el más atrasado del
mundo" e ironizó sobre lo "notable" que resulta en contraste con el resto de estados que
integran la UE, donde se aboga por una reforma energética "precisamente para no depender
de fuera".
Rajoy, quien puso el acento en el papel "responsable" en defensa del interés general que recae
en el principal partido de la oposición, acusó al Gobierno de tomar una decisión que no se ha
hecho ni nunca se hará en el contexto europeo para --enfatizó-- "solucionar los problemas
personales de un empresa a la que apoya", en referencia a Sacyr.
Rajoy hará lo "imposible" para evitar la venta del 20% de las acciones de Sacyr
Así, se remontó a la entrada de la constructora en el capital de Repsol YPF con la adquisición
de un 20 por ciento del accionariado, que supuso respaldar la operación con un crédito de 700
millones de euros que alguien "le tuvo que conceder y que ahora no puede pagar" generando
un problema que pretende solucionar con la venta "inaceptable" del suministro enérgico.
Rajoy, quien justificó la oposición en labor "total y plenamente" responsable que se arrogó de
control al Gobierno, señaló para concluir que lo "peor" de la compra de la petrolera española
por parte de Lukoil "no es que estemos acostumbrados a ver de todo en su política económica"
sino que Zapatero "está recogiendo lo que sembró".


La Fiscalía cree que uno de los socios de la
petrolera rusa es jefe de la mafia
                                          ABC | MADRID
Sábado, 22-11-08
La Fiscalía Anticorrupción sostiene en su escrito de acusación correspondiente a la
denominada «Operación Avispa» que Zakhar Kalashov -uno de los propietarios de la petrolera
rusa Lukoil, que negocia la adquisición del 30% de Repsol YPF- es un importante jefe de la
mafia rusa al que pide 12 años de cárcel por los delitos de asociación ilícita y blanqueo de
dinero, informa Ep. Kalashov fue arrestado en Dubai en mayo de 2006 por la Interpol y en junio
fue extraditado a España, donde permanece preso.
El escrito de acusación, que fue presentado el 28 de octubre, sostiene que Kalashov poseería
una parte significativa de Lukoil. Asimismo, estima que su fortuna supera los 200 millones de
euros e incluye numerosos inmuebles en varias localidades españolas y de Estados Unidos,
así como en Moscú (Rusia) y Tbilisi (Georgia).
En la documentación también se constata que Kalashov estaba relacionado con el también
imputado Tariel Oniani, quien habría hecho cargos junto a su cónyuge en una cuenta del banco
SBS que fueron sufragados por Lukoil.
Según la Fiscalía Anticorrupción, Kalashov, que utilizaba los alias de «Shakro el Joven» y
«Shakro el Kurdo», tenía desde 1980 el título mafioso de «ladrón en la ley», otorgado por los
líderes de las principales organizaciones criminales de la ex Unión Soviética. Según la Fiscalía,
entre 2002 y 2006 fue jefe de varios grupos que operaban en Georgia y Moscú (Rusia) con los
nombres de «Solntsevo», «Solntsevskaya» o «Hermandad de Solntsevo» y «Domodedovo».
                                      Millonario sin trabajo
A pesar de que no tenía «trabajo ni medios lícitos suficientes para tener patrimonio alguno», el
informe del fiscal sostiene que Kalashov era «uno de los ladrones en la ley de mayor influencia
en la criminalidad organizada gestada en la antigua Unión Soviética», gracias a lo cual contaba
con una cantidad de bienes «sobresaliente». Como ejemplo, la Fiscalía destaca que disponía
de una tarjeta de crédito elaborada con titanio cuyas condiciones previas en Estados Unidos
requerían gastar al año más de 200.000 euros.
Entre los acusados también se encuentran el hombre de confianza de Kalashov, Oleg
Vorontsov; su abogado, Alexander Gofhstein; el también presunto miembro de la organización
mafiosa Konstantin Asatiani y el funcionario español de Hacienda, Carlos Antonio Fernández
Asensio, quien presuntamente colaboró con ellos en las actividades de blanqueo. Entre las
labores que, según el fiscal, desarrollaban las organizaciones que estaban a su cargo figuran
las de ofrecer protección criminal a empresarios de distintos sectores a los que se garantizaba
el asesinato de sus competidores, controlar los principales casinos de Moscú o lograr lo que
denomina «optimización de las condenas», en referencia a la prestación de favores a
representantes de las fuerzas de orden público y los órganos judiciales a cambio de reducir las
penas de sus allegados.
Al menos desde 2003 la organización contaba con varios miembros en España que utilizaban
las citadas sociedades para invertir el dinero ilícitamente conseguido en la compra de
inmuebles en Alicante y Málaga, que en algunos casos llegaron a costar 730.000 euros.

 La CNMV suspendió la cotización
de Repsol YPF y de Criteria, pero no
     hizo lo mismo con Sacyr
                                        J.G.N | MADRID
Sábado, 22-11-08
La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) suspendió ayer la cotización de Repsol
YPF y de Criteria desde antes de la apertura del mercado y hasta las 10,45 horas. El hecho de
que no adoptara la misma decisión son Sacyr sorprendió enormemente a los mercados, según
diversas fuentes consultadas.
Desde el organismo supervisor explicaron que el jueves se requirió determinada información a
las tres sociedades implicadas en la operación de Lukoil sobre Repsol YPF y que son, además
de esta petrolera, Criteria y Sacyr.
Como la sociedad depositaria de las participaciones industriales de La Caixa confirmó por fin
ayer que «está negociando con Lukoil y que si ésta alcanza un acuerdo con Sacyr para la
compra de su participación en Repsol, Criteria podría incorporarse parcialmente a la venta», la
CNMV decidió suspender la cotización de esta sociedad y de la petrolera.
Sin embargo -subrayan desde la CNMV-, como Sacyr reiteró el jueves por la noche que sigue
negociando la venta de alguno de sus activos y que todavía no ha llegado a ningún acuerdo,
técnicamente no se podía suspender su cotización, ya que no añade nada nuevo a sus
anteriores comunicaciones.
Curiosamente, mientras los títulos de Repsol YPF y de Criteria estaban suspendidos, la
cotización de Sacyr se disparaba. Al final de la sesión bursátil este grupo de construcción,
servicios y energía cerró con una fuerte subida del 15,4%, hasta los 8,49 euros. Criteria ganó
un 8,2% (2,52 euros) y Repsol llegó a 13,91 euros (+2,3%).
Fuentes de los mercados comentaban que la no suspensión de Sacyr «beneficia los intereses
del grupo que preside Luis del Rivero, amigo del Gobierno».

  La CE no podrá invocar la cláusula
  de reciprocidad en esta operación
                                     M. NÚÑEZ | BRUSELAS
Sábado, 22-11-08
La Comisión Europea recordó ayer que la cláusula de reciprocidad, mecanismo para impedir la
entrada de países terceros en el sector energético europeo, no sería de aplicación en el caso
de una hipotética entrada de la rusa Lukoil en Repsol YPF.
La razón, además de que el mencionado mecanismo no está aún en vigor, estriba en que en la
operación no habría redes de energía implicadas.
Otra de las opciones para invocar la cláusula de reciprocidad, una vez que acabe el trámite de
aprobación en el Parlamento Europeo, es que la operación de compra entrañase riesgos para
el suministro.
En todo caso, lo que sí es seguro es que Lukoil tendrá que notificar a los servicios de
Competencia de la Comisión Europea su posible entrada en Repsol YPF. El reglamento
europeo de fusiones y adquisiciones establece este requisito, que es una especie de
autorización previa para las fusiones y operaciones corporativas entre empresas con una cifra
de negocios conjunta de al menos 5.000 millones de euros al año o que tengan unas ganancias
de al menos 250 millones de euros anuales dentro del territorio europeo, dos condiciones que
se dan en este caso.
Bruselas añadió ayer que Lukoil es un proveedor importante en el mercado del petróleo
mundial.


Lukoil pagará 9.000 millones por el
29,9% del capital de Repsol
  Sacyr recudirá su deuda que ahora asciende a 19.000 millones. El
  Gobierno manejó que la Sepi comprara el paquete de la constructora
  para evitar su quiebra
Mar Díaz-Varela | Madrid | 22/11/2008 | Actualizada a las 03:31h | Economía

        La constructora Sacyr, que preside Luis del Rivero, ha conseguido
        vender el 20% de Repsol a la petrolera rusa, que pagará 9.000
        millones de euros por su paquete y por otro 9,9% en manos de
        Criteria, Caixa Catalunya y Mutua Madrileña. Todo ello equivale a
        pagar 26,7 euros por acción. Este precio significa que la
        constructora vende sin minusvalías y evita el concurso de
        acreedores.
  El precio que pagará a Sacyr será el de referencia para la operación con el
  resto de accionistas implicados. Los minoritarios han pedido al gobierno que
  anime a Lukoil a lanzar una opa sobre el accionariado para aprovecharse de las
  ganancias. La petrolera cerró ayer a un precio de 13,9 euros, lo que supone una
  subida del 2,2%.

  La operación ha desatado una batalla política similar a la que se produjo
  cuando la alemana E. On lanzó una opa por Endesa hace más de un año. La
  secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, dijo que Zapatero tiene
  la obligación de facilitar la salida de Sacyr de Repsol de la misma manera en
  que propició su entrada. "Esas soluciones no pueden ser a costa de todos los
  españoles y poner en peligro un sector estratégico".

  Pero las críticas no solo proceden de la oposición. El secretario general de
  UGT, Cándido Méndez, ha mostrado preocupación y el ex secretario general
  del PSM, Rafael Simancas ha llegado a plantear que el Estado compre la
  participación de Sacyr. De hecho, según fuentes próximas a la operación, el
  presidente de Sacyr, Luis del Rivero, planteó la venta de su paquete a 30 euros
  por acción a la SEPI. La propuesta fue analizada y rechazada por el Gobierno.

  La venta se discutió en el Consejo de Ministros y las divisiones iniciales se han
  superado gracias a las garantías obtenidas para que Repsol siga siendo
  española. Lukoil ha aceptado limitar los derechos de voto al 10% como
  establecen los estatutos de Repsol. También se ha llegado a un acuerdo sobre
 el número de consejeros, que se limitarán a 4 de los 16 que la petrolera. La
 petrolera rusa pedía 5 representantes.

 Está pendiente la negociación de los acuerdos parasociales dirigidos a
 garantizar el blindaje de Gas Natural. La fórmula aceptada por la petrolera rusa
 es que Criteria se convierta en el único gestor de la gasista y, por lo tanto, de la
 nueva empresa que surja de la compra de Unión Fenosa. De esta manera se
 satisface otra condición impuesta por el gobierno español, que es garantizar el
 suministro de gas a España. Tanto Gas Natural como Fenosa son los
 propietarios de los contratos con Argelia y Egipto. Además, controlan la mayor
 red de regasificadoras que existe en Europa.

 El banco de inversión JP Morgan cree que Repsol permanecerá en el capital de
 Gas Natural donde controla el 30,1%. Esta participación podría disminuir en
 favor de La Caixa, que ya controla el 37,5%. Esto se haría aprovechando la
 ampliación de capital que se hará en primavera para comprar Fenosa.

 El Banco de España limita a La Caixa -que opera a través del holding Criteria-la
 concentración de riesgo en el sector. Sin embargo, en la medida en que venda
 su parte de acciones en la petrolera, puede aumentar su presencia en Gas
 Natural, aunque nunca se haría con todas las acciones de la petrolera.

 La participación de Repsol en Gas Natural quedaría como "una participación
 durmiente", según el acuerdo de gobierno corporativo que se está negociando.
 Para ello es necesario revisar el acuerdo parasocial que tienen Criteria y Repsol
 por el que gestiona-


Lukoil pide 5.200 millones de euros a la
banca acreedora de Sacyr para comprar
Repsol-YPF
 El Gobierno insiste en su deseo de que la petrolera "siga dirigida por
 españoles" | La Caixa venderá a Lukoil su participación del 12,5% en
 Repsol si la compañía rusa logra un acuerdo para comprar las acciones
 de Sacyr en la petrolera española
21/11/2008| Actualizada a las 19:18h | Economía

         Madrid. (Agencias).- La petrolera rusa Lukoil ha sondeado a las
         entidades financiadoras de Sacyr Vallehermoso sobre la posibilidad
         de que le presten 5.200 millones de euros para financiar su entrada
         en Repsol YPF, el mismo importe que concedieron a la constructora
         para comprar el 20% de la empresa hispano-argentina. El Gobierno
      ha insistido en su deseo de que la petrolera "siga dirigida por
      españoles" mientras La Caixa se muestra dispuesta a vender si la
      compañía rusa compra las acciones de Sacyr.
Según fuentes financieras consultadas por EFE, la petrolera rusa se reunió hoy
con La Caixa y las cuatro entidades que encabezan el sindicato de acreedores
de Sacyr (Citigroup, Santander, Caja Madrid y Calyon) para tratar sobre la
posible financiación de la compra de hasta un 29,9% de Repsol YPF.

Las entidades financieras han exigido a Lukoil que, además de poner como
garantía las propias acciones de Repsol YPF, les presenten otras adicionales
de primer nivel.

De hecho, Sacyr puso como garantía adicional del pago de su crédito las
acciones de Testa Inmobiliaria, su división patrimonialista.

En el caso de que se llegara a un acuerdo con la empresa rusa, debería ser
ratificado por las 45 entidades que componen el crédito sindicado.

El 30% de Repsol YPF tiene un valor de mercado actual de 5.094 millones de
euros después de que la petrolera subiera hoy un 2,28%, hasta 13,91 euros por
acción, frente a los 26,7 euros por título que pagó de media Sacyr.

La constructora presidida por Luis del Rivero se convirtió en el primer accionista
de Repsol YPF en 2006 al pagar un total de 6.300 millones de euros, de los que
5.200 millones fueron financiados con la banca.

La Caixa reconoció hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores
(CNMV) que está dispuesta a vender parte de su paquete accionarial en
Repsol, donde está presente a través de Criteria (9,1%) y Repinves (6,1%,
compartido con Caixa Catalunya).

Fuentes del mercado confirmaron a EFE que la Mutua Madrileña (a su vez
accionista de la constructora) también está interesada en desprenderse del 2%
de Repsol siempre que lo haga Sacyr Vallehermoso y que el precio sea superior
a los 27 euros por título.

"Dirigida por españoles"
La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha
insistido en que el Ejecutivo desea que Repsol YPF "siga siendo una empresa
dirigida por españoles" y recordó que intervenir en su posible venta a
compañías privadas sería retrotraerse a "tiempos pasados".
De la Vega hizo estas declaraciones tras hacerse público que La Caixa está
dispuesta a vender a Lukoil parte del paquete accionarial que mantiene en
Repsol YPF a través de Criteria (12,5%) si la petrolera rusa alcanza un acuerdo
con Sacyr Vallehermoso para comprarle el 20% que posee en la energética
española y si logra financiar la operación.

La vicepresidenta señaló que el Gobierno desea la fortaleza de las empresas
españolas por el bien de la economía nacional y que Repsol "siga siendo una
empresa dirigida por españoles y con un plan industrial que sea positivo para el
interés estratégico de la garantía de suministro".

"Repsol y sus accionistas Sacyr y La Caixa son empresas privadas", subrayó la
vicepresidenta, que apuntó que como tales tienen "sus planes de negocio y sus
necesidades". "El Gobierno no es parte", pues no tiene participación en ninguna
de las tres compañías, recordó.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dejó ayer la puerta
abierta a la entrada de Lukoil en Repsol al decir que respetará la operación al
tratarse de compañías privadas.

Montoro rechaza la posible compra de
Repsol y asegura que habrá
consecuencias
Linares (Jaén).(EFECOM).- El portavoz de Economía del PP, Cristóbal Montoro,
ha mostrado hoy su rechazo a la posible compra por parte de la rusa Lukoil de
casi el 30 por ciento de Repsol y ha asegurado que el proceso tendrá
"consecuencias para los consumidores y el tejido" de la pequeña y mediana
empresa.

Montoro, que ha participado en el X Congreso Provincial del PP de Jaén, ha
expresado su rechazo "a todo lo que sea reducir esas condiciones de calidad y
suficiencia del abastecimiento de energía, reducción de la competencia y lo que
significa entorpecer lo que debe ser un avance de la constitución de un
mercado interior de energía en Europa".

Para el dirigente popular, se tiene que cumplir "rigurosamente" con las normas
del mercado interior y hay que garantizar en sectores "estratégicos" como el de
la energía que España "tenga la garantía de abastecimiento, las condiciones de
competencia y tenga en definitiva en cuenta las circunstancias que representa
 para España ser miembro de la UE".

 Según Montoro, hay que recelar de posiciones "que lejos de tener una esfera
 privada, tiene consecuencias para todos los consumidores y para todo el tejido
 de pequeña y mediana empresa y empresa familiar de España".

Lukoil, un imperio levantado por el
multimillonario Vaguit Alekpérov
 El magnate, el 56º hombre más rico del mundo según la revista 'Forbes',
 posee directa o indirectamente el 20% del gigante petrolero ruso
21/11/2008 | Actualizada a las 13:50h | Economía

      Moscú. (EFE).- La petrolera rusa Lukoil, supuestamente interesada
      en la adquisición del 29,9% de las acciones de la española Repsol
      YPF, es un imperio crecido al cuidado de su principal dueño y
      presidente, el multimillonario Vaguit Alekpérov.
 El magnate, de 58 años, posee directa o indirectamente el 20% de las acciones
 de Lukoil, según confirmó el servicio de prensa de la petrolera rusa, que el año
 pasado extrajo 96,645 millones de toneladas crudo.

 Oriundo de Azerbaiyán, antigua república soviética en Transcaucasia, cuya
 principal riqueza es precisamente el petróleo, Alekpérov empezó como
 operador de perforadoras en el mar Caspio y llegó a ser, en 1990, viceministro
 de la Industria Petrolera de la Unión Soviética.

 Meses antes de la desintegración de la URSS, el Gobierno soviético creó la
 petrolera estatal Lukoil, que tras la caída del comunismo, a comienzos de los
 años 90, fue privatizada.

 Según la revista 'Forbes', la fortuna personal de Alekpérov alcanza los 13.000
 millones de dólares, lo que lo sitúa como el 56º hombre más rico del mundo.

 A su segundo, el vicepresidente de la petrolera, Leonid Fédun, pertenece casi el
 10% de las acciones, lo que les confiere a ambos directivos el control de la
 empresa, en la que la estadounidense ConocoPhillips tiene el 20% de los
 títulos.

 Según lo datos de Lukoil, el cuatro% de las acciones se encuentra en poder de
 personas físicas y jurídicas rusas, mientras que el resto se comercia en bolsa,
 tanto en Rusia como en el extranjero.
 La petrolera se negó hoy a comentar su supuesto interés en Repsol YPF. "Sin
 comentarios. No puedo decirle nada", dijo en conversación telefónica con EFE
 un portavoz de la petrolera rusa, que estaba ya al tanto de que las autoridades
 bursátiles españolas suspendieron la cotización de Repsol YPF y del holding
 Criteria, accionista de la petrolera, antes de la apertura del mercado.

 Lukoil es la mayor petrolera privada de Rusia y la segunda del mundo en cuanto
 a las reservas comprobadas de crudo y gas, tras la estadounidense
 ExxonMobil.

 La compañía rusa extrae un 2,3% del petróleo mundial principalmente en
 Siberia occidental, y también en Kazajistán, Egipto, Azerbaiyán, Arabia Saudí,
 Venezuela, Colombia, Iraq y Uzbekistán, entre otros países.

 Lukoil produjo 96,645 millones de toneladas de petróleo en 2007 (1.953
 millones de barriles diarios), un 1,4% más que el año anterior.

 La petrolera accedió al sector gasístico en 2005 con la explotación de un
 yacimiento en Najodka, en el lejano oriente ruso, a orillas del océano Pacífico.

 Posteriormente, se ha embarcado en la explotación de yacimientos en el mar
 Caspio, en Uzbekistán y también en Azerbaiyán, concretamente el yacimiento
 de Shah-Deniz, uno de los mayores del mundo. La producción de gas en 2007
 fue de 16.397 millones de metros cúbicos.

 La compañía dispone de seis refinerías en territorio ruso, y otras tres en
 Ucrania, Bulgaria y Rumanía, donde se procesaron 52,16 millones de
 toneladas.

 Además, dispone de gasolineras en 24 países del mundo, incluido Estados
 Unidos, Ucrania, Serbia, Turquía y casi todos los países de Europa Central y
 Oriental.

Reordenación energética


Lukoil acepta la dirección
española en Repsol para
facilitar su entrada
La amenaza de quiebra de SacyrVallehermoso acelera la operación de
venta del 30% de la petrolera - La compañía rusa tendrá cuatro
consejeros
SANTIAGO CARCAR - Madrid - 22/11/2008


La petrolera privada rusa Lukoil tendrá cuatro consejeros de los 16 que forman
el órgano de administración de Repsol YPF. No son sólo cuatro sillas. Suponen
el movimiento más importante registrado en el sector energético español en
años. Y una conmoción en una Europa recelosa de los planes rusos. La
compañía ocupará los tres puestos que tiene SacyrVallehermoso y uno de los
dos que tiene La Caixa. Todo ello si culmina la acelerada negociación que lleva a
cabo -con la comprensión del Gobierno, de las grandes entidades financieras y
de los accionistas destacados- para entrar en Repsol con la compra del 29,9% de
las acciones.

La petrolera extracomunitaria acepta, a cambio, la condición más importante
explicitada ayer mismo por el Gobierno para que sustituya a SacyrVallehermoso
como primer accionista de la petrolera: que la dirección siga siendo española.
Todo, señalan fuentes al tanto de las negociaciones, para poner un pie en el
sector energético de un país de la UE de la forma más pacífica posible.

La encargada de concretar la posición del Ejecutivo español, en una declaración
leída y muy medida, fue la vicepresidenta primera, Maria Teresa Fernández de
la Vega. "El Gobierno", aseguró en la conferencia de prensa posterior al Consejo
de Ministros, "desea primero la fortaleza económica de nuestras empresas por el
bien de la economía española, y en segundo lugar que siga siendo una empresa
dirigida por españoles con un plan industrial que sea positivo para el interés
estratégico de la garantía de suministro", afirmó.

La operación de entrada de la compañía rusa en Repsol YPF, con la compra de
hasta el 29,9% de las aciones (20% de Sacyr y 9,9% de otros accionistas, entre
ellos La Caixa y Mutua Madrileña) se ha acelerado. De hecho, los bancos que
financiaron la entrada de SacyrVallehermoso en Repsol YPF se reunieron para
analizar la operación y La Caixa, que también asistió al encuentro, declaró su
interés en participar en el buen fin del acuerdo.

Según las fuentes consultadas, Lukoil estaría dispuesta a asumir los créditos de
SacyrVallehermoso que tienen como garantía las propias acciones de la
petrolera. En total, 5.200 millones de los 6.500 millones que pagó en su día
SacyrVallehermoso por el paquete de la petrolera. Otros 3.000 millones,
destinados a comprar el 9,9% restante estarían siendo negociados con otras
condiciones.

La fórmula de entrar en Repsol YPF asumiendo la deuda del vendedor y
negociando garantías con los bancos acreedores puede explicar por qué Lukoil
acepta salvar a la petrolera española de la agonía de su primer accionista, sin
más pretensiones que la de entrar en el consejo. Sin mandar.

"Es una fórmula ya conocida", sostiene un destacado financiero que reclama el
anonimato, "en realidad, no ponen un euro. Reciben un crédito que garantizan
con acciones de la compañía y si les va bien, es decir, si por ejemplo la Bolsa se
recupera, asumen sus obligaciones. Si les va mal, dicen adiós y las acciones se
las queda el banco". Más simple -y al fin más barato- que comprar acciones de
Repsol YPF en Bolsa, por baratas que éstas estén. En todo caso, fuentes
financieras apuntan que deberá desembolsar parte de la inversión en efectivo y
aportar garantías extras.

Aunque el riesgo que asume Lukoil sea sólo relativo, es una solución que
conviene a todas las partes. En medio de una crisis mundial, con el dinero
escaso y el grifo bancario seco, en Repsol se planteaba el viejo problema de
cómo cuadrar un círculo. Primero, salvar a un grupo constructor como
SacyrVallehermoso, ahogado por una deuda que supera los 18.000 millones.
Segundo, encontrar un inversor dispuesto a pagar -al menos nominalmente- un
precio muy superior al que marca el mercado en estos momentos sin ceder el
control de la compañía. Y tercero, salvar la cara de un Gobierno que no podía
permitirse un estallido de la constructora que afectaría a una multinacional vital
para la economía y la seguridad energética del país.

"Es la solución menos mala", señalaba una fuente de la petrolera española. Más
si se tienen en cuenta las diferencias de criterio surgidas en torno a la operación,
no sólo en el seno del Gobierno, sino también en el seno de la parte vendedora,
SacyrVallehermoso. El grupo que preside Luis del Rivero no encontró
compradores al precio que exigía, los 26,7 euros de media que pagó por acción
al entrar en Repsol. Los contactos que mantuvo con Total, Shell y Rosneft, entre
otras compañías, no tenían resultados y mientras, la deuda ahogaba cada día
más al grupo constructor. En ese contexto, señalan las fuentes consultadas, el
papel del presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, y de personas clave en
SacyrVallehermoso como Juan Abelló y Demetrio Carceller -ambos consejeros
de Repsol- habría sido vital para encontrar una salida conveniente para todos.

Pero la operación no está cerrada y queda mucha polémica todavía. El PP no
ceja en sus críticas al Gobierno por no frenar la entrada rusa en Repsol mientras
la Comisión Europea anuncia que vigilará atentamente una operación que, en
principio, no puede frenar. Por el lado bursátil, también han surgido preguntas.
La Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas
(Aemec) abogó ayer por que el Gobierno anime a Lukoil a lanzar una OPA sobre
Repsol para beneficiar a los minoritariosl.

                                Reordenación energética


      Pragmatismo y soluciones
EL PAÍS - Madrid - 22/11/2008


Lukoil es una solución para la delicada situación accionarial que vive Repsol
YPF. Casi la única solución hoy y ahora. Así lo señalaron ayer fuentes
gubernamentales. ¿Es la mejor de las soluciones? Probablemente no. Pero,
según las mismas fuentes, no había tiempo para examinar alternativas:
SacyrVallehermoso hacía agua a toda velocidad y el bote se iba a pique.
Sencillamente, el Gobierno no podía permitir que se pusiera en riesgo el futuro
de Repsol YPF.

Sin demasiadas alternativas, el Gobierno es consciente de todas las
peculiaridades que se atribuyen a las compañías rusas. Pero Lukoil, en el
mercado internacional, está considerada como una compañía que cumple con
los requisitos de seriedad mínimos. Con un accionista estadounidense como es
la compañía ConocoPhillips (20%) y negocios en Estados Unidos, Lukoil puede
presentar credenciales sin sorprender a nadie.

Asumida la necesidad de encontrar una solución para Repsol YPF y para Sacyr,
el Gobierno ha querido dejar claro a Lukoil que deberá actuar sin afectar a los
intereses españoles. Además de aceptar un primer plano gerencial español,
deberá asumir que sus decisiones en la compañía no podrán chocar con los
intereses del país en el que ha desembarcado.
La operación, en cualquier caso, puntualizaban las fuentes del Gobierno
consultadas, no está cerrada. Con todo, la señal es clara: José Luis Rodríguez
Zapatero no tiene ninguna intención de poner palos en la rueda de un posible
acuerdo.

Reordenación energética


Lukoil, una petrolera
profesional al servicio del
Estado ruso
La compañía ha crecido al margen de las intrigas políticas del Kremlin
PILAR BONET - Moscú - 22/11/2008


En el sector petrolero ruso, la compañía privada Lukoil ha logrado la proeza de
convertirse en la más importante por sus ingresos sin entrar en conflicto con los
intereses del Estado, -tal como los entiende hoy el Kremlin-. Lukoil tampoco ha
sucumbido a los apetitos de los grupos de intereses que se amparan en el
viceprimer ministro y hombre de confianza de Putin, Igor Sechin, considerado
el artífice de la ruina de la petrolera Yukos y de su absorción por la estatal
Rosneft, la única que por su producción aventaja a Lukoil. En la primera mitad
de 2008, Lukoil ha tenido unos ingresos de unos 45.680 millones de euros y
unos beneficios de 5.829 millones de euros. Su producción en 2007 fue de 96,6
millones de toneladas de crudo.

La clave de su éxito es la gestión de Vagip Alekpérov, el presidente de la
compañía, que ha sabido "nadar y guardar la ropa", plegándose a la estrategia
energética internacional del Estado ruso pero invirtiendo simultáneamente en la
eficiencia del negocio como tal.

Alekpérov, que acompaña a los líderes del Kremlin en las visitas de Estado con
trasfondo petrolero, ha tratado de armonizar sus intereses con los occidentales.
En tiempos de Sadam Hussein, Lukoil tenía importantes inversiones en Irak,
que fueron bloqueadas tras la invasión norteamericana. En defensa de sus
yacimientos en Qurna Occidental 2, Lukoil ha recurrido a importantes
personalidades de la política y la economía de Washington. Un 20% de las
acciones de la compañía son controladas por la compañía estadounidense
ConocoPhillips.

Las petroleras nacidas en las privatizaciones rusas de los noventa tienen todas
"muertos en el armario", señala una especialista en hidrocarburos. Lukoil se
diferencia de otras por proceder directamente del sector del crudo y no ser
producto de la rapiña de "forasteros diletantes" que aprendieron con el tiempo,
como Mijaíl Jodorkovski o Román Abramóvich.

Su origen fue un decreto del consejo de ministros de la URSS del 25 de
noviembre de 1991 por el que varias empresas estatales fundaban el ente
LangepasUraiKogalim-neft. El complicado nombre pronto se transformó en
Lukoil y la nueva entidad se fue fortaleciendo al calor de un decreto firmado por
el ex presidente de Rusia, Borís Yeltsin, en noviembre de 1992 y bajo la tutela de
personajes influyentes como Yuri Shafranik, ministro de Energía y amigo de
Alekpérov, y Víctor Chernomyrdin, el primer ministro y otro veterano del sector
energético soviético.

En noviembre de 1993, se aprobó un plan de privatización y se registró la
primera emisión de acciones de Lukoil. En aquellos primeros y furiosos años
quedaron archivadas investigaciones sobre impagos fiscales y otras
irregularidades.

A principios de esta década, a Lukoil, como a otras petroleras rusas que querían
legitimarse en los mercados internacionales, les surgió la necesidad de pulir su
imagen y civilizar los métodos imperantes el pasado siglo.

Alekpérov, de 58 años, nació en Bakú (Azerbaiyán) y es hijo de un trabajador del
sector petrolero y padre de un estudiante en la academia de petróleo y gas
Gubkin de Moscú. Graduado por el Instituto de Petróleo y Química de
Azerbaiyán, adquirió experiencia en el Caspio y luego en Siberia Occidental,
donde de 1987 a 1990 fue director general de Kogalimneftegaz y representó los
intereses del ministerio de industria petrolera y de gas, del que llegó a ser
viceministro en 1992.

Luego dirigió una de las compañías que se unieron conformando Lukoil y desde
1993 está al frente de la compañía. Su estilo es el del ejecutivo hiperactivo y
dedicado. En septiembre pasado, según informaciones de Lukoil, Alekpérov
incrementó del 20,54% al 20,60% su participación en las acciones corrientes de
Lukoil. Forbes estima que su fortuna personal asciende a unos 9.500 millones
de euros. El accionariado de Lukoil no es transparente porque la mayoría de las
acciones está en manos de depositarios, entre los que sobresale la entidad ING
Bank Eurasia, con un 70%, sin que se sepa los propietarios reales que hay
detrás.

Como jugador global, Lukoil extiende sus intereses por todo el mundo, incluidos
Uzbekistán, Kazajistán, Ucrania, Bulgaria, Rumanía y otros países de Europa
del Este, norte de África, Latinoamerica y EE UU, país donde posee una red de
gasolineras compradas a Getty Oil en 2004.

La empresa no ha recuperado sus importantes intereses en Irak (el yacimiento
de Qurna Occidental 2), pese a su alianza estratégica con ConocoPhillips y pese
a que Vladímir Putin perdonó la deuda de Irak a Rusia.

En el Caspio, asociada con la empresa Kazmunaigaz de Kazajistán, Lukoil
colabora con Repsol en una exploración offshore (el bloque de Zhambay) cerca
de la desembocadura del Volga. En este proyecto, el único hasta ahora entre las
dos compañías, Repsol y Lukoil tienen un 25% cada una. En 2007 Lukoil y
Repsol mantuvieron discretas negociaciones que no prosperaron para la compra
de un paquete de acciones de Repsol por la petrolera rusa. Repsol quería que
Lukoil se limitara a un 20%, a lo que la rusa se avenía siempre y cuando esa
restricción durara un máximo de cuatro años, señalan fuentes conocedoras de la
operación.

Las compañías del sector energético ruso con ambiciones internacionales temen
perder la lucha por los activos en el extranjero debido a los problemas
financieros. Por eso, Lukoil se prepara para una emisión de obligaciones de
unos 2.900 millones de euros (100.000 millones de rublos).

El pasado día 6 de noviembre, en presencia del presidente de Rusia, Dmitri
Medvédev y el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, Lukoil firmó un
acuerdo con la italiana ERG para crear una empresa mixta que operará una
refinería en Priolo (Sicilia) asegurándose una participación del 49% por 1.347
millones de dólares. "Ambas compañías han probado su compromiso para
realizar un negocio mutuamente ventajoso y eficiente en una región estratégica
del Mediterráneo", dijo entonces Alekpérov.
Analistas del sector petrolero creen que la compra de la refinería es un
argumento a favor de una presencia de Lukoil en el mercado español, país que
podría ser un destino comercial de los productos refinados en Sicilia.
Latinoamerica puede ser otra razón para colaborar con Repsol, aunque Lukoil
está ya en Venezuela y Colombia.

En Venezuela sus trabajos de exploración en el Orinoco, en los que ha invertido
grandes sumas, parecen destinados a integrarse en el consorcio formado
recientemente por varias compañías rusas y la compañía estatal de petróleos de
Venezuela.

Medios relacionados con Venezuela manifestaron que la firma Lukoil se vio
obligada a integrarse en el consorcio porque los tratos directos con el presidente
Hugo Chávez en solitario resultaban muy arduos e infructuosos y porque Igor
Sechin, tutor de la operación en el gobierno, asumió la defensa de unos intereses
de un grupo en el que participa la estatal Rosneft, pero no los intereses de
Lukoil en solitario.


      Russians eye increased stake in Spanish oil
       giant Repsol
      Giles Tremlett in Madrid
      guardian.co.uk, Friday November 21 2008 17.42 GMT
      Article history

Russia's mighty energy companies looked set to spread their growing power
today as Lukoil negotiated to take up to a 30% stake in the Spanish group
Repsol, one of the world's top 10 oil companies.

Lukoil has appeared as the most probable buyer of shares held by troubled
construction company SacyrVallehermoso and the Spanish savings bank, La
Caixa. The holdings are valued at more than $6bn (£4bn).

The two companies jointly control 34% of Repsol's stock and La Caixa has
confirmed talks were taking place with Lukoil, although it is believed to be
interested in selling only about half of its 14% stake.

Lukoil was reportedly negotiating to take the 20% stake that heavily indebted
Sacyr has put up for sale while a third Spanish shareholder, Mutua Madrilena,
was said to be ready to add its 2% holding to the potential sale.

La Caixa said a sale would depend on Sacyr's willingness and on the financing.
Repsol confirmed it was aware of talks but did not comment further. Sacyr,
which put its shares up for sale in September, did not comment.
A sell-off appeared to have the approval of Spain's Socialist government, despite
growing worries in Europe over Russia's control of its energy supplies.

The deputy prime minister, Maria Teresa Fernandez De la Vega, said the
government wanted Repsol to remain a company that was "managed by
Spaniards and guarantees supplies".

The Spanish prime minister, Jose Luis Rodriguez Zapatero, said yesterday,
when rumours of a sale began to circulate, that Lukoil, which is 20% owned by
US oil major ConocoPhillips, was a private company with international
shareholders.

The reaction contrasted with the Spanish government's opposition to attempts
by Germany's EOn to take over the Endesa power company in 2006.

The sale talks came just a week after Europe stepped up attempts to reduce the
risk of Russian blackmail over energy supplies with a new strategy from the
European commission to weaken state-owned Russian giant Gazprom's grasp
on gas imports.

"The EU wants different sources of supply," said José Manuel Barroso, the
commission president, as he explained plans to open up a new southern gas
corridor that bypassed Russia. "We must not sleepwalk into Europe's energy
dependence crisis."

Lukoil would be able to take advantage not only of the falling price of Repsol but
also of the state of the sellers, both of whom are exposed to Spain's crumbling
property market.

SacyrVallehermoso has debts of €16.5bn (£14bn), more than five times its
market value.

Russia's deputy prime minister, Alexander Zhukov, provoked a row when he
visited Madrid last week and said state-controlled Gazprom was interested in
buying Sacyr's 20% stake in Repsol, which was formerly a Spanish state
company. The Spanish government made it clear that it would oppose that sale.

Shares in Sacyr, Repsol and La Caixa's Criteria holding company all moved
higher on the news of the talks.

Analysts said Lukoil might have trouble financing the deal, especially if the price
reached higher estimates of about $10bn.