diana

Document Sample
diana Powered By Docstoc
					 La revista digital “COMO EL
  RAYO”, presenta el último
         poemario de:

             DIANA GIOIA



                       A(R)REBATO




                    Diana Gioia

     Los trabajos no pueden ser reproducidos por
ningún medio o técnica informática sin permiso de
los autores:
    Texto: Diana Gioia.
    Ilustraciones. Ramón Fernández.
                                                              COMO EL RAYO


                      Notas para un prólogo

    Diana Gioia tiene una personalidad arrebatadora como el título de este poemario
que presentamos, la conocí a través de sus sonetos muy elaborados que, como ella
misma dice son «un esfuerzo intelectual y emocional intenso», sé de los esfuerzos
de un soneto y que, tomando prestada una frase de César Rubio «quien estudia la
preceptiva literaria y se ejercita con el soneto está en mejores condiciones para
abordar con éxito el poema libre». Indudablemente someterse a la disciplina del
soneto es un ejercicio necesario para aprender y domesticar los ritmos y las rimas
de los versos, estrofas o de los ritmos internos y sus entonaciones. Sin embargo, lo
que yo buscaba de Diana era un poemario atrevido en su composición cuyas
muestras ya había leído en Mundo Cultural Hispano y en Metáfora que suponen la
expresión libre e interior de sus sentimientos, de una mujer con larga trayectoria
poética.
   Ella sabe muy bien dónde está la aguja del pajar pero se calla y nos da pistas a
través de sus sentimientos para que nosotros la encontremos. Ella también ha
descubierto dónde está el arco iris de su estilo propio, lo cual supone en sí un
hallazgo, porque es poseedora de un mundo de conceptos y latigazos de la vida,
dueña de una pluma como un corbacho de versos que evoca en el lector una
realidad singular y a la vez común en los sentimientos del ser humano actual, para
de alguna forma como ella mismo escribe, «y mitigar su tormento», (v.6), del poema
núm. 6, «A(r)rebato», o en «sobre mi carne arrebatada / por tu boca, mas no en tus
besos » (v.8-9 ) en el núm. 19, «Desgarro», o en «Se cuela el luto entrañas hacia
adentro», del núm. 32 «Túnel». Versos exuberantes de sentimientos que nos
encamina hacia la luz.
    El poemario toma título de uno de los poemas: «A(r)rebato», consta de un
número muy significativo de treinta y tres poemas breves pero con intensidad
donde percibo una sensibilidad bajo símbolos y alegorías, de la otra verdad
evocadora de la oculta esquina de la vida. Nosotros debemos descubrir a través de
sus versos esa tercera dimensión de todo poema, la verdad oculta que ella nos
descubre.
   Diana Gioia nos deja una ventana abierta de liberación o como le gusta decir a
mi amigo el poeta oriolano Leonís «Soy una abierta ventana que escucha, / por
donde ver tenebrosa la vida./ ». Así es ella una musa que nos deja abierta las
ventanas de su poesía para que nosotros la oigamos desde fuera, desde el jardín
desordenado que es esta realidad cotidiana.
   La revista «Como el rayo» les invita a leer y ver una postal de sentimientos.
Poemario ilustrado con la técnica de foto editor con bajorrelieves.

                                              El director:
                                          Ramón Fernández Palmeral
                                        COMO EL RAYO


                 1


             DISEÑO


          Diseño de mi día:
hacer frente a la angustia como escudo
   en este maniqueo despropósito:
         querube o Belcebú.
   La reválida bruñe sentimientos,
        entrega o restricción.
           El anhelo latente
   en un rayo de luz tras el cristal.
        ¡Levanta, pusilánime!
       ¡Libérate de escrúpulos!



           El retador legado
        no podrá levantarme
      cuando frente al embuste
 me ahogue en la marea de sollozos.
¿Dónde está la mujer de genio indócil?
       ¿Dónde la hembra ágil?
        Tal vez bajo el somier.
        Tus planes filosóficos
       - entelequias sublimes -
      duermen en la almohada
 con un beso larvado en los residuos
  de carmín de una noche majadera.

         Quiero ser horizonte
       - el que nunca se roza –
          inmóvil, ser hurí.
                                       COMO EL RAYO




                   2




               EXIJO


    Exijo mi derecho con viveza,

tras mi triunfante vida de fracasos,

 de ser racionalmente asilvestrada

brincar entre la hierba en la mañana

 beber el agua clara de tus manos

en tu jardín dormir bajo una estrella.
                                 COMO EL RAYO




                             3


    DUETO


Te repites el sermón;

otra vez el estribillo

de la obsoleta tonada:

“esta anorexia amorosa

me exime del entusiasmo”.

Mas suena una melodía

donde escuchaste tu miedo,

se abre la partitura

para tu dueto inefable.

(No ignoras un imposible:

la música sin silencio)
                              COMO EL RAYO


              4




        CONSEJOS


  Instalarse en lo seguro

no acercarse mucho al fuego

   mirar antes de cruzar

abrigarse en el invierno

 dar dos vueltas al cerrojo

no mezclarse con metecos

  en este mundo salvaje.

  Allí quedó mi intelecto

  soñando tras la mirilla

  mujer exenta de celo.


  La pasión tocó a rebato

 con ella se rompió el veto

se quemó el alma un estío

el cuerpo me quedó huero.
                                   COMO EL RAYO




                               5


JAZMÍN ENREJADO


Esta noche no me basto

lo racional me traiciona

y me pierde el sentimiento,

es una lucha a dos frentes

sin concederme armisticio,

siempre volviendo la vista

midiendo cada palabra,

y esquivando cualquier roce.



Aunque cierre los cristales,

el jazmín florecerá

enmarañado en mis rejas

mientras temo al resplandor

de mi relámpago argéntico,

veo el orbe en un segundo

y me abismo en la negrura.
                                 COMO EL RAYO


                             6




A(R)REBATO


Nubes tocando a rebato

hacen su reclamo al céfiro

estremeciendo sus gotas

para ser llevadas lejos

clamando por soltar lastre

y mitigar su tormento.



La noche despuntará,

hoy me acogerá en su seno,

para guarecer mi alma

labraré un mundo convexo.
                       COMO EL RAYO


       15




       RED


Déjame estrellarme,

  probar el sabor

de la sangre dulce.

No pretendas verme

 contenida dama,

 quítame esa red

 para amortiguar

mi ocaso postrero.

 Quiero descubrir

del beso el impacto,


  la audacia divina
                                     COMO EL RAYO


                16


              TUMBOS


 Voy dando tumbos sin un confín

  fiel peregrina de un vía crucis,

  busco un cobijo sin posadero,

tan sólo un tálamo para una noche;

   por la mañana me marcharé.

  Soy sólo sombra por tu vereda
                               COMO EL RAYO


                          17




   A VECES


A veces, sólo a veces,

me invade la cordura,

permito a mi memoria,

volver a contemplarte.

A veces te acaricio,

con manos de quietud,

te hablo con mis dedos,

te rozo con mi voz,

y aspiro tu retrato,

raído y tan remoto.



A veces, tantas veces,

me asalta la locura,

clausuro remembranzas,

dejo de fabular.
                             COMO EL RAYO


        18




       AL ALBA


Impaciente como el tiempo

  aguardaba tu llegada;

  tan sólo roza mi mano

  y me llegarás al alma.

Las palabras ya me sobran

 un soplo de ti me basta.

No me digas hoy quién eres

pues te marcharás al alba.
                                           COMO EL RAYO


                                      19




           DESGARRO


Algo se me quiebra por dentro,


oigo el crujido y aflora la sangre.


Es el alma, no hay remiendo,


ni trasplante para el quebranto.


Estira de mí, ya lo siento.


Tal vez esté pensando en ti,


brioso tacto del roce de tus dedos


sobre mi carne arrebatada


por tu boca, mas no en tus besos.


Ansío furia sin caricias tiernas


para el desgarro del deseo.
                                    COMO EL RAYO




                               20




       TELARAÑA


Caída en la tela presa

de la araña bisturí

me defiendo y con mi fuerza

más me enredo en el ardid

y al final un grito ahogado

que te llama y sin respuesta

deja indeleble el reclamo

de mi muerte en el festín.
                                            COMO EL RAYO


                       21


                  OBLACIÓN


Me desplazo arrastrándome en círculos concéntricos.

 Me acerco o bien me alejo del tan temido vértice.

 Imán que el alma absorbe, deglute y no devuelve.

    Periplo sin retorno, oblación de deshechos.




                       22


                    ROPERO


             Mi existencia en el ropero

             con las faldas reprimidas

              y los abrigos del miedo.

           ¿Serás tú quien siempre elija?

           Mientras lo pienso, desnuda,

             aguardo frente al espejo

              tu lábil y atroz censura.
                                        COMO EL RAYO


                              23


EVIDENCIA


He entendido la evidencia.

La negación reiterada

deja el alma en cuarentena.

No me niego ya la lágrima

ni la risa en la cancela.



Lo acepto: desearía

cualquier deseo embustero.

Integro la lejanía:

no muero porque no muero.


                                   24


ERROR


Comprender el error

me reclama en urgencia

recrear el pasado

al amor de un abrazo

imposible en su esencia

a pesar del fervor.
                                       COMO EL RAYO


                                  25




NEWTON


Rastreamos el tropiezo

como vamos tras el beso,

pretendiendo demostrar

la ley de la gravedad.



¿Considerar la experiencia?

¿Que dicten nuestra historieta?



¿Perdernos el batacazo?

Demasiado rutinario ...

andar siempre tan erguida

ser tan poco permisiva.
                                        COMO EL RAYO


                    26




                 ENVITE


 Te ofrezco como envite las respuestas

   abortos de millones de preguntas.

 Me apeo de este juego en las apuestas

pues sé que eres croupier, tú las apuntas.




                 27


      VIVIR ENTRE DOS NOMBRES


    Vivir entre dos nombres alimenta

   dos fuegos que mutilan el camino.

   La senda recorrida es una afrenta,

     se torna sepultura de asesino.

  Morir entre dos nombres se sustenta

     con carne de cañón adulterino.
                                                        COMO EL RAYO


                                 28




                          MILAGRO


                 Tensión de espera inútil del milagro

                   que viera florecer aquella espina

                del fondo de tus manos que consagro

                 sabiéndome postrada hasta la ruina.




                                       29


ARRUGAS


En esta noche todo(en)vuelve, dudas

en las sombras del tiempo sin pasado

ni el que se crea ni destruye sirve

para atajar el asco que me arroja

lava y lodo en la senda postrimera:

¿más de lo mismo, crees?

Pero más arrugada.
                                  COMO EL RAYO


                    30




            UNCIÓN


   Recogida en oraciones

 por mi alma, por tu carne,

  ungida en ti con los óleos

lastrantes de nuestra historia.

    Nada me retiene aquí,

 sombra apenas de tu vida.

   Amor mío, qué dulzura

  ser molécula de incienso,

   penetrar en la vertiente

    infinita de tu esencia,

   y mientras tanto confiar

 en un Dios que ya no existe

 por llenarme el alma vacua.

    Y tras mi paralogismo

    en acto de contrición

   en ése mi postrer hálito

    de vida, te anhelaré.
                                                      COMO EL RAYO


                                   31


CINCEL


cincelo con esmero    las letras de mi lápida

en pura artesanía    nuestros nombres se enredan

como otrora los cuerpos    se ensamblarán las almas




                                   32


TÚNEL


La tarde empieza a perder territorio

- túnel en mi ventana

echo pestillos

corro cortinas

todo queda en frustrada pretensión–

Se cuela el luto entrañas hacia adentro.

Ese silencio fuera me ensordece.



Tras la arboleda

llega la aurora

dormiré en paz.

El alma exhumo.
                                            COMO EL RAYO


                                       33


AMIGA


Hoy me brota del cuerpo la quietud


tras décadas de lucha furibunda


por no aceptar mis carencias latentes.


Condenada al exilio de emociones


me amputé el sentimiento sin clemencia.


Sobreviví penada a ser mujer


de una pieza, sin dudas ni deslices.


Esta noche le abro mi refugio


a la amiga negada por cobarde,


una cena de gala, nuestras copas


con lágrimas vertidas sin recato.


Bienvenida, tristeza, vida mía.
                                                   COMO EL RAYO




       “A(r)rebato” de Diana Gionia


Datos de la autora:
Emma Sopeña Balordi (Valencia, 1954), Doctora en Filología
Francesa, Profesora de Filología Francesa en la Universidad de
Valencia (España). Contralto primera (Orfeón Universitario,
Valencia). Campo de investigación: pragmalingüística y
cognitivismo. Escribo poesía desde 2000.
http://groups.msn.com/dianagioia
http://groups.msn.com/DIANAGIOIASuite
http://groups.msn.com/metafora


         «Como el rayo”, revista literaria.
                 Alicante, noviembre 2005

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:51
posted:12/14/2008
language:Spanish
pages:23