TELEVISIÓN Y REALIDAD VIRTUAL LA ILUSIÓN DE ESTAR AHÍ

Document Sample
TELEVISIÓN Y REALIDAD VIRTUAL LA ILUSIÓN DE ESTAR AHÍ Powered By Docstoc
					                  TELEVISIÓN Y REALIDAD VIRTUAL:
                     LA ILUSIÓN DE ESTAR AHÍ *


Silvana Comba
Profesora de la Carrera de Comunicación Social


             Introducción
    La televisión hace hablar. Quizá
como ningún otro medio de comunica-
ción ha recibido el ataque de múltiples       construido por un receptor
actores sociales: políticos, intelectuales,   culturalmente situado, interactuando
padres y maestros alguna vez, a su tur-       con la proposición de sentido que le
no, le han echado la culpa a la TV. Pero      ofrece el texto televisivo, elaborado en
la “indomesticable televisión” 1 se las       un género determinado.”2 Como bien
ha ingeniado para mantenerse impertur-        señala Fuenzalida, existe una actividad
bable, con un consumo que no ha deja-         constructivista en la percepción huma-
do de crecer y penetrar cada vez más el       na, principios de organización de lo real
ámbito de la vida cotidiana.                  que no están en el dato sensible.
    Gran parte de la crítica a la TV se           Otro blanco de las críticas a la TV
ha concentrado en lo que el medio pro-        han sido los contenidos. En palabras de
duce, la “pasividad” del receptor. Sin        sus detractores, la TV sólo contiene
embargo, hoy “… los antiguos datos y          mensajes       violentos,       banales,
los nuevos procedentes de la investiga-       estandarizados, etc. Y también la for-
ción de la recepción llevan a concluir        ma en que la TV estructura esos conte-
que entre el televidente y el texto, en       nidos, su lenguaje. Las críticas han pro-
lugar de presentarse un paradigma cau-        venido de marcos conceptuales propios
sal y unidireccional en uno u otro senti-     de la escritura; críticas que no pudie-
do, ocurre una relación de interacción        ron reconocer que la lógica de la TV es
dialéctica. El significado existencial es     otra, que su lenguaje “lúdico-afectivo”


* Trabajo Final presentado al Curso “Audiencia Televisiva y Recepción de Mensajes”,
dictado por el Prof. Valerio Fuenzalida en el Magister en Comunicación Social, Univer-
sidad Diego Portales, Chile.

                                          173
está íntimamente emparentado con las             Televisión y culturas orales
culturas orales. Así, Walter Ong 3 seña-        Una forma de aproximarnos al len-
la una diferencia entre la “oralidad pri-   guaje de la televisión es revisar algunos
maria”, propia de una cultura que care-     rasgos de las culturas orales primarias
ce de todo conocimiento de la escritu-      –lo que Ong denomina “psicodinámicas
ra, y la “oralidad secundaria” que hoy      de la oralidad”- que aparecen en el dis-
resurge mediante el teléfono, la radio,     curso televisivo.
la TV y los nuevos medios electrónicos          Estas psicodinámicas de la oralidad
–podríamos incluir acá a los                se refieren a:
videojuegos, la realidad virtual y otras    Ø La importancia del sonido.
simulaciones computarizadas- en medio       En medio de una cultura escritural, aso-
de culturas alfabetizadas. La preocupa-     ciamos las palabras a expresiones visua-
ción por los contenidos muchas veces        les. Pero para las culturas sin escritura,
ha desviado la atención de otros aspec-     las palabras son esencialmente “soni-
tos importantes para la comprensión de      dos” que fluyen. La dimensión del
los diferentes medios. Uno de esos as-      “audio” en TV es muy importante, aun-
pectos cruciales es la creación de “nue-    que en el análisis se haya prestado más
vos ambientes” que cada medio provo-        atención a la imagen televisiva. En la
ca. En este sentido, la TV –y como de-      TV no hay lugar para el silencio, el flu-
sarrollaremos más adelante, la realidad     jo de palabras y música nos envuelve.
virtual- ha creado un ambiente nuevo        Muchas veces encendemos el televisor
que repone, en gran parte, moldes men-      sólo para “sentir” la magia antigua de
tales de la oralidad primaria.              alguien que nos habla. Hay todo un di-
    A continuación intentaremos expli-      namismo asociado con el sonido.
car algunos rasgos de las culturas ora-     Ø Las pautas nemotécnicas.
les que reviven en el discurso de la TV     La oralidad primaria, para resolver efi-
y en esa “interacción dialéctica” con la    cazmente el problema de retener y re-
audiencia, en un esfuerzo por compren-      cobrar el pensamiento, descansa en una
der mejor cómo ésta se relaciona con la     serie de recursos nemotécnicos: las fór-
TV. Luego introduciremos el nuevo es-       mulas, los refranes, los proverbios con
cenario que propone hoy la realidad vir-    componentes rítmicos que están mol-
tual para pensar el tema del cuerpo, tan    deados para la pronta repetición y la
importante en las culturas orales y en      retención de aquello que se quiere re-
gran parte desplazado en la experiencia     cordar.
de la recepción audiovisual.                La TV vive, en gran medida, en los re-
                                            cuerdos de sus públicos. Compartir con


                                        174
otros el recuerdo de viejos programas        Development: Its Cultural and Social
de televisión significa también evocar,      Foundations” donde se recogen los re-
hacer presentes, momentos vividos en         sultados de un trabajo de campo con
el ámbito familiar, en el círculo de ami-    analfabetos y con personas con ciertos
gos, en espacios de diversión donde          conocimientos de la escritura, en la
construimos relaciones con los otros y       Unión Soviética, durante 1931-32.
nos socializamos. El mismo saludo que        “…los entrevistados oponían resisten-
un conductor de TV repite día tras día       cia cuando se les pedía definir incluso
invitándonos a su programa, las mismas       los objetos más concretos. ‘Trate de ex-
cortinas musicales que nos adelantan lo      plicarme qué es un árbol’ ‘¿Por qué ten-
que vendrá, “en la TV el tiempo es tira-     go que hacerlo? Todo el mundo sabe lo
no” dicho una y otra vez al finalizar un     que es un árbol; no necesita que yo se
programa van tejiendo un discurso fá-        lo diga’, replicó un campesino analfa-
cilmente recordable y evocable.              beto de 22 años de edad. ¿Para qué de-
Ø La acumulación y la asociación en lugar    finir, si un marco de la vida real resulta
de la subordinación y el análisis.           infinitamente más satisfactorio que una
En la narración oral primaria encontra-      definición?” 4 Esta misma resistencia a
mos una estructura aditiva a través de       las definiciones caracteriza al discurso
enumeraciones y no la subordinación ra-      televisivo, que privilegia los géneros tes-
zonada y analítica que caracteriza a la      timoniales o el “contar historias” que
escritura y que, no obstante, muchas         provocan identificaciones fuertes en la
personas demandan a la TV. La progra-        audiencia, apelando a lo emotivo.
mación televisiva aparece como un con-       Ø La redundancia.
tinuo, donde se van agregando géneros        En las culturas orales primarias, la re-
distintos en un flujo que no se detiene.     dundancia se veía favorecida por la ne-
Y aún más; en la TV actual ese flujo         cesidad del orador de asegurar la com-
hace que los diferentes discursos –in-       prensión de su público, generalmente
formación, ficción, ciencia, datos finan-    numeroso y que corría el riesgo de no
cieros, etc.- estén en un mismo nivel y      escuchar todas las palabras o perder el
se interpenetren. Se van narrando dis-       hilo del discurso, aunque más no fuese
tintas historias -no se define ni analiza-   por problemas acústicos. En la TV tam-
y las relaciones son antes que nada          bién podemos asociar la redundancia
asociativas. Con respecto a este carác-      con las condiciones en que la gente se
ter situacional, antes que abstracto, de     expone al medio. Esa exposición es, la
las culturas orales, Walter Ong hace re-     mayoría de las veces, fragmentaria; la
ferencia al libro de Luria “Cognitive        atención está dispersa y es necesario


                                         175
reintroducir continuamente a la audien-        son pertinentes. La interpretación de las
cia que “va y viene”.                          palabras se da siempre en un contexto
Otro aspecto de la redundancia tiene           presente de comunicación interpersonal
que ver con la necesidad del orador de         donde el cuerpo juega un papel funda-
seguir adelante mientras busca en la           mental (gestos, movimientos, tono de
mente qué decir a continuación, ya que         voz, mirada, etc.). En la TV no hay lu-
en la recitación oral las vacilaciones re-     gar para la historia. Como señala Jesús
sultaban torpes. Algo similar ocurre con       Martín Barbero “La perturbación del
la TV en vivo, conductores e invitados         sentimiento histórico se hace aún más
no pueden quedarse callados o vacilar,         evidente en una contemporaneidad que
la audiencia pide fluidez y espontanei-        confunde los tiempos y los aplasta so-
dad.                                           bre la simultaneidad de lo actual, sobre
Ø Los matices agonísticos.                     el ‘culto al presente’ que alimentan en
La escritura separa el saber de la perso-      su conjunto los medios de comunica-
na que sabe, al propiciar las abstraccio-      ción, y en especial la televisión. Pues
nes y objetivar el conocimiento en dis-        una tarea clave de los medios hoy es
tintos soportes (papiros, códices, libros,     fabricar presente…” 5 otra forma de
etc). Por el contrario, en las culturas ora-   mantener el equilibrio radicaba en la
les no existe tal separación, el conoci-       habilidad del orador para ir acomodán-
miento es parte de la vida comunitaria         dose a situaciones y públicos nuevos.
y no escapa a sus luchas. Esto se tradu-       La originalidad del narrador no tenía que
ce en el uso de proverbios y acertijos         ver con crear historias nuevas, sino con
que, además de almacenar conocimien-           captar la atención del público al intro-
tos, involucran a las personas en desa-        ducir, en cada instancia única, peque-
fíos verbales e intelectuales. Podemos         ñas variaciones.
reconocer esta lógica agonística, por               En la lógica de la TV también reco-
ejemplo, en los programas de juegos de         nocemos la necesidad –y aquí, obvia-
la TV, donde los participantes van su-         mente interviene la dimensión mercan-
mando puntos a medida que van con-             til del medio- de ir acomodándose a su
testando correctamente preguntas sobre         audiencia cuyo comportamiento es
diversos temas.                                constantemente observado e investiga-
Ø La homeostasis.                              do. Son comunes, además, las continuas
Para lograr un equilibrio u homeostasis,       reposiciones de viejos programas –es
las culturas orales viven en un presente       el caso, por ejemplo, de muchas
continuo que se va desprendiendo cons-         telenovelas- con las adaptaciones que
tantemente de los recuerdos que ya no          exige el nuevo contexto.


                                           176
Ø Las figuras heroicas.                     América Latina. Quizá nos ayude a com-
La memoria oral, para funcionar de          prender la fuerte penetración de la TV
manera eficaz, reclama la presencia de      en nuestra vida cotidiana. ¿Pero qué
héroes y grandes personajes que con sus     sucede con esa otra dimensión de la
proezas públicas hagan memorables los       oralidad, la de la presencia compartida
acontecimientos que es necesario recor-     de los cuerpos en la interacción?
dar y repetir. Ong señala que “las per-
sonalidades incoloras no pueden sobre-        Presencia: la ilusión de estar ahí.
vivir a la mnemotécnica oral” 6 y noso-         La entretención, concebida como fe-
tros agregaríamos que tampoco sobre-        nómeno de recepción, es el elemento
viven a la dinámica televisiva. La TV       primario con que la gente se relaciona
exalta a sus estrellas, a sus grandes fi-   con la TV. La entretención pone en re-
guras que vencen el paso del tiempo en      lieve el componente afectivo en la rela-
la memoria de la audiencia.                 ción que la audiencia establece con este
Ø El sentido comunitario.                   medio al ofrecer descanso (físico, psi-
La oralidad primaria estimula la vida       cológico), compañía, estímulo y una
comunitaria; la comunicación                combinación de relajación-energía. Por
interpersonal obliga a “poner el cuer-      otro lado, cuando la persona se entre-
po” en la interacción, a exteriorizar y     tiene ingresa a un “mundo del como si”,
compartir emociones. Por el contrario,      un mundo que es diferente del real, un
la escritura es una actividad más solita-   área de fantasía y juego.
ria, que lleva a un repliegue de la cons-       “¿Qué otros modos existen para en-
ciencia. Y, en este sentido, la TV tam-     trar en otros mundos? En mundos di-
bién aparece como un medio que esen-        ferentes de los cotidianos, de los que
cialmente se mira y se “discute” en gru-    vivimos, gozamos y olvidamos cada día.
po (la familia, los amigos). Lo que la      Varios, obviamente. Podemos soñar,
gente hace con la TV –comentarla, cri-      viajar con la imaginación, desplazarnos
ticarla, reclamarle- muestra a las claras   físicamente a otros países o a otros te-
que (mal que les pese a muchos de sus       rruños, o podemos recrear actores y per-
detractores) la causa del debilitamiento    sonajes a través de obras de arte (litera-
de las relaciones haya que buscarla en      tura, teatro) O podemos…simu-
otro lado.                                  larlos…Una forma relativamente re-
    En nuestro caso, reconocer estos ras-   ciente de simulación en pleno floreci-
gos de las culturas orales que reapare-     miento son las realidades virtuales
cen en la TV no es un tema menor si         (RV)” 7 La tecnología de RV busca re-
tenemos en cuenta la tradición oral de      crear nuestra relación con el mundo fí-


                                        177
sico en un plano previamente inexisten-       ral, se describe a la comunicación
te, mediante la combinación del cuerpo        mediatizada como mecánicamente con-
humano con una máquina (una com-              veniente, a veces apropiada, pero en úl-
putadora).                                    tima instancia no deja de ser un sustitu-
    Aquí nos parece oportuno introdu-         to limitado de la comunicación cara a
cir el concepto de “presencia” entendi-       cara.
da como la ilusión de “estar ahí”, más            Michael Heim, al analizar las
allá de que ese “ahí” exista o no en el       interfaces 8 de la RV inserta el ideal de
espacio físico. La presencia es uno de        la comunicación cara a cara en la no-
los principales objetivos de diseño de la     ción general de interface al describirla
RV. En este sentido, la diferencia entre      como “un punto no material y miste-
la RV y los medios anteriores –en nues-       rioso donde los signos electrónicos se
tro caso, particularmente la TV- podría       convierten en información. En tiempos
ser definida como una diferencia en el        antiguos, el término interface provoca-
nivel de “presencia” que la gente expe-       ba pavor y respeto. Los griegos arcai-
rimenta en esos “mundos como si” (los         cos hablaban reverentemente de
que proponen tanto la TV como la RV).         propsopon, o un rostro enfrentado a
Las formas avanzadas de realidad vir-         otro rostro. Dos rostros enfrentados
tual difieren de los medios anteriores        construyen una relación mutua. Un ros-
en cuanto a cantidad y calidad de pre-        tro reacciona ante el otro, y el otro ros-
sencia.                                       tro reacciona a la reacción del otro, y el
    Y aquí aparece otro concepto impor-       otro reacciona ante esa reacción, y así
tante que marca una diferencia entre los      al infinito. La relación vive como una
medios audiovisuales anteriores y la RV:      tercer cosa o modo de estar” 9
el cuerpo. En las culturas orales, el cuer-       Frank Biocca10señala que en los pri-
po estaba en el centro de toda comuni-        meros desarrollos de la inteligencia ar-
cación. En las interacciones cara a cara      tificial, la relación hombre-máquina
el cuerpo comunica al otro nuestras ex-       (computadora) se pensaba como la con-
periencias sensoriales y estados internos     versación del hombre con un gran ce-
mediante el lenguaje hablado y los có-        rebro electrónico descorporizado, visto
digos no verbales (expresión facial, pos-     ya sea como igual, esclavo o competi-
tura, tacto, movimientos).                    dor. En lugar de una mente comunicán-
    La comunicación cara a cara la            dose a través de un cuerpo con otro
mayoríade las veces aparece como un           cuerpo, sólo existían dos conversacio-
ideal que las distintas tecnologías de co-    nes descorporizadas, un acoplamiento
municación intentan replicar. En gene-        estéril de generadores abstractos de sím-


                                          178
bolos. Actualmente, el desarrollo de          blemas más difíciles de diseño se refie-
interfaces de RV se caracteriza por una       ren a:
corporización progresiva. El cuerpo del       § El diseño de la morfología del cuer-
usuario, a través de sensores acoplados,      po.
se siente inmerso en esa otra realidad.       La preocupación se centra en el diseño
La actividad del cuerpo y su movimien-        de la forma de los seres simulados (cuer-
to son cada vez más parte de la interfaz.     pos virtuales), y especialmente en la in-
    Este proceso de corporización pro-        geniería del movimiento.
gresiva tiene lugar en un momento en          § La expresividad del cuerpo.
que la presencia social de distintas tec-     Aquí el debate acerca de la
nologías de comunicación es cada vez          corporización tiene que ver con la ca-
más penetrante. La relación con las “má-      pacidad del cuerpo virtual de comuni-
quinas de comunicar” está siendo inte-        car toda la gama de expresiones huma-
grada en nuestra actividad cotidiana tan-     nas (principalmente la ingeniería de la
to en el trabajo como en el hogar y en la     expresión facial).
calle. A través de procesos de                § La percepción de inteligencia a tra-
miniaturización, las diferentes tecnolo-      vés de la expresión y la acción corporal.
gías se van acoplando al cuerpo en for-       El desafío aquí es crear un cuerpo vir-
ma de prótesis.                               tual que, de alguna manera, posea o cree
    Esta corporización progresiva pre-        la ilusión de inteligencia.
senta desafíos significativos de diseño.           En un ambiente de RV, la
Por un lado, el problema es cómo crear        interactividad que resulta de la coordi-
la ilusión de un ambiente espacial co-        nación sensomotora de la cabeza del
herente y estable con, al menos, la ma-       usuario que se mueve y los dispositivos
yoría de las propiedades sensibles del        visuales crean una sensación que no se
mundo físico (por ejemplo, el espacio         encuentra en otros medios como el cine
visual, el espacio acústico, la presión y     o la TV (que no tienen ese acoplamien-
la resistencia táctil, los olores, etc.). Y   to corporal). El usuario se vuelve cons-
por otro lado, lo más relevante quizá         ciente de su cuerpo, los movimientos
sea que el espacio donde el cuerpo in-        de su cabeza alteran lo que ve. Los usua-
gresa no puede ser, como sugiere              rios de RV hablan de una fuerte sensa-
Biocca, un “pueblo habitado por fan-          ción de “estar ahí”, en el ambiente vir-
tasmas”, como eran los mundos de RV           tual.
de principios de los años ’90. El princi-     La meta principal de esta corporización
pal desafío es, entonces, crear la percep-    progresiva del usuario en las RV es lo-
ción de otros seres inteligentes. Los pro-    grar esa sensación de “presencia” de la


                                          179
que hablábamos anteriormente, al incor-       En definitiva, cada nuevo medio nos
porar al cuerpo en el proceso de comu-        obliga a pensar más detalladamente qué
nicación mediatizada. Aunque la tecno-        es lo fundamental en cada proceso de
logía de RV ha puesto la cuestión teóri-      comunicación.
ca de la presencia en el centro de la aten-
ción, la mayoría de los teóricos que in-      Notas.
vestigan en este campo sostiene que la        1 Expresión utilizada por Alejandro
ilusión de presencia es un producto de        Piscitelli en el Capítulo 9: “Paleo, neo y
todos los medios. En el fondo, es parte       postelevisión. Del paradigma de centrali-
de un deseo antiguo de utilizar a los me-     zación a los multimedios interactivos” de
                                              su libro Ciberculturas. En la era de las má-
dios para experimentar una “trascenden-
                                              quinas inteligentes, Editorial Paidós, Bue-
cia física” más allá del espacio en que       nos Aires, 1995.
vivimos y experimentar también expe-          2 Fuenzalida,Valerio, Televisión y cultura coti-
riencias pasadas o de otras personas. La      diana. La influencia social de la TV percibida
RV es el medio que en este momento            desde la cultura cotidiana de la audiencia, CPU,
puede generar la sensación más fuerte         Santiago, 1997.
y convincente de presencia.                   3 Ong, Walter, Oralidad y escritura. Tecnolo-
    Como vimos, el cuerpo –ya sea por         gías de la palabra, Fondo de Cultura Econó-
su afirmación o negación- descansa en         mica, 1982.
el centro de todo proceso de comunica-        4 Ong, Walter, op cit.
                                              5 Barbero Jesús Martín y Rey Germán,
ción. Cada nuevo medio compromete
                                              Los ejercicios del ver. Hegemonía audiovisual y fic-
al cuerpo de un modo nuevo, implica a         ción televisiva, Editorial Gedisa, Barcelona,
nuevos sentidos o a una nueva combi-          1999.
nación de los mismos. De este modo,           6 Ong, Walter, op cit.
las diferentes tecnologías de comunica-       7 Piscitelli, Alejandro, op cit.
ción (la oralidad, la escritura y ahora la    8 Cuando hablamos de interface nos refe-
informática) pueden ser pensadas como         rimos al ambiente de la interacción entre el
prótesis cognitivas que amplifican o fa-      hombre y la máquina. Al igual que las pró-
vorecen determinados procesos                 tesis, las mejores interfaces son las que no
cognitivos, o desarrollan habilidades         se sienten, las que no se ven.
cognitivas diferenciales. Comprender las
                                              9. HEIM, M, The metaphysics of virtual reality,
características y la especificidad de es-     New York, 1993.
tas diferentes tecnologías de comunica-
ción nos ayudará a entender mejor las         10 Biocca, Frank, The Cyborg Dilema:
distintas relaciones, las complicidades,      Progressive Embodiment in Virtual Reality,
que la gente mantiene con los medios.         1997. El Dr. Biocca es el Director del Me-
                                              dia Interface and Network Design

                                          180
(M.I.N.D.) Lab en la Michigan State
University.

Otras referencias bibliográficas
- Crowley, David y Heyer, Paul,
compiladores. La comunicación en la historia.
Tecnología, cultura, sociedad, Ed. Bosch, Bar-
celona, 1997.
- Havelock Erick, La musa aprende a escri-
bir, Ed. Paidós, 1996.
- Communication Research Trends, Volume
18 (1998), Number 3, publicada por el Cen-
tre for the Study of Communication and
Culture, Saint Louis University.




                                             181
182