Docstoc

El libro y su relación con las tecnologías de información

Document Sample
El libro y su relación con las tecnologías de información Powered By Docstoc
					Tema a participar: El libro y las tecnologías de la información El libro y su relación con las tecnologías de información Por: Saúl Martínez Equihua

Hablar del libro en la actualidad, es hablar de algo más que un simple objeto el cual contiene caracteres y símbolos, el libro es hablar del devenir de la humanidad; en el se encuentran implícitos aspectos como el conocimiento, siendo el libro una forma de representar y atesorar la cultura. El libro además puede ser un “amigo”, un compañero de viajes. La representación de mundos maravillosos, el conocimiento de la vida y la obra de grandes hombres que plasmaron su sentir así como su conocimiento en forma escrita y que a través del tiempo resultaron en grandes obras impresas Dicho de otra manera los libros son guardianes del pensamiento y en dependencia de la visión que tengamos de el, puede hasta tener características sacras. Dice Borges: “Hay quienes no pueden imaginar un mundo sin pájaros; hay quienes no pueden imaginar un mundo sin agua; en lo que a mi se refiere soy incapaz de imaginar un mundo sin libros. Cualquier papel que encierra una palabra es el mensaje que un espíritu manda a otro espíritu. Ahora es como siempre el inestable y preciso mundo puede perderse; solo un libro puede salvarlo”1 E aquí en pleno la presencia y magnificencia del libro. Es aquí donde cabe hacer mención de la institución que en gran medida a colaborado a la preservación del libro y del conocimiento, me refiero a la biblioteca. Históricamente hablando “La institución de la biblioteca pública puede seguirse con regularidad a partir del siglo III a.C. particularmente en las zonas denominadas por los reyes helenísticos”,2 dentro de la historia no podríamos olvidar a la biblioteca de Alejandría y así sucesivamente seguir la evolución de la biblioteca en conjunción con el libro. En el caso de México muchas bibliotecas privadas fueron el precedente para la conformación de grandes bibliotecas. Y como olvidar las “cruzadas alfabetizadoras de José Vasconcelos, en los tirajes masivos de la Cartilla Moral de Alfonso Reyes, en el libro de texto gratuito y su promotor, Jaime Torres Bodet”.3 Así como la creación de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas en el año de 1983.

1

Isla veraza Carlos de la. “El libro el pensamiento y la esperanza ”. En: Opción. Revista del alumnado del ITAM. Año XXII-mar 2002 no. 113. p. 52 2 Serrano Migañón Fernando. “El libro y la biblioteca del futuro: notas para una nueva relación”. En: La biblioteca del futuro. México UNAM. DGB. 1996. p.150 3 ibidem. p 154

La biblioteca pública y el libro vistos como un producto social se mantiene en nuestros días con gran éxito gracias a la cultura impresa con la que contamos, así pues una interpretación resultante es que el libro se encuentra en una sana convivencia con las necesidades culturales, sociales y hasta individuales. Pero si uno hurga profunda y maliciosamente se va a encontrar con una monumental sorpresa. Todos los condimentos de lo que hemos llamado la cultura impresa, a saber la estabilización de la cultura escrita en un canon de textos de autor, la noción de autor como creador, el libro como propiedad y el lector como publico electivo, no eran inevitables consecuencias históricas del invento de la imprenta durante el Renacimiento, sino mas bien el resultado final (con su cuota de azar y de necesidad) de determinadas elecciones sociales y políticas de determinadas sociedades en determinados momentos. Todos los rasgos asociados a la difusión del libro en los siglos XVII al XIX no eran la consecuencia obligada del cambio tecnológico (introducido por la imprenta) sino más bien la expresión de un ideal cultural. Para poder integrar desde esta óptica a las tecnologías de información es necesario citar enunciados, tales cómo: “revolución de las comunicaciones y revolución de la información”4 los cuales derivan en la integración de ambos aspectos, para dar paso a la revolución de las tecnologías de la información y comunicación. Entiéndase por tecnologías de información la asociación de las telecomunicaciones, la microelectrónica, y la computación. De esta forma las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), han sido un factor determinante en el fortalecimiento de las capacidades para enfrentar los problemas que surgen de la complejidad del mundo actual incluyendo “la sociedad de la cual depende la biblioteca, la cual es conocida como sociedad de la información y del conocimiento”5 El resultado de estos procesos ha convertido a las TIC en instrumentos potenciales de cambio en todos los campos de la vida humana, por citar algunos están la educación, la salud, el comercio y todos los ámbitos de la vida actual. Por supuesto el ámbito del libro no es ajeno a esta serie de cambios que se han gestado a nivel mundial producto de la globalización. Actualmente los puntos que cambian al libro de su forma más simple de hojas de papel impresas y encuadernadas, es el de la impresión y la edición, básicamente. Procesos que se han desarrollado en medios electrónicos.. Todos los protagonistas del mundo editorial (autores, editores, distribuidores, libreros y lectores) han sabido articular respuestas rápidas para los retos abiertos por la edición electrónica. La primera actividad en que intervino la informática en el ámbito del libro, y más concretamente en el campo bibliotecario, fue en la automatización de los catálogos de las
4

Shapiro Andrew L. EL mundo en un clic: como internet pone el control en sus manos (y esta cambiando el mundo que conocemos). Grijalbo. Barcelona, 2001. p. 31 5 Morales Campos Estela. “La biblioteca del futuro”. En: La biblioteca del futuro. México UNAM. DGB. 1996. p. 35

bibliotecas. Cuando la técnica lo permitió dichos catálogos se incorporaron a internet y en la actualidad un amplio numero de catálogos puede encontrarse en este medio, lo que permite consultar bases de datos bibliográficas desde cualquier punto y a cualquier hora. Las posibles formas de acceso a la información se amplían con el rápido crecimiento de internet. Los principales editores al intentar diferenciarse de la competencia, además de incluir las bases de datos bibliográficas del conjunto de su fondo, comienzan a incorporar el texto completo de artículos, la posibilidad de la compra de la obra directamente a través de comercio electrónico (e-commerce) o la presentación de novedades. No hay duda de que las TIC son un importante soporte para compartir y divulgar a gran escala información y conocimiento. Y más que una amenaza, deben verse como una oportunidad. Cuando un editor decide la publicación de una obra en red debe tener presente un conjunto de consideraciones importantes: la navegación ha de ser fácil y amigable (ya que los textos son más difíciles de leer en pantalla que sobre papel), y así como parece indispensable su validez para la publicación de obras de referencia y diccionarios, no lo es tanto para la edición de un best seller. Rememorando un poco, el primer libro electrónico editado exclusivamente mediante procedimientos electrónicos, y que no se puede obtener mediante los procedimientos tradicionales sobre papel, fue la obra de Stephen King, Riding the bullet, cuya producción electrónica acometió Randon House.6 Después de la publicación de esta novela “no parece que este cayendo la demanda del libro tradicional en forma impresa, que después de todo es un producto perfectamente portátil y de fácil uso”7 Sin embargo, no debemos ser tan ilusos como para pensar que estos sistemas llegan a la gran mayoría de la población, por el contrario, solo una pequeña parte de la población tiene acceso a ellas y en su mayoría éstas se encuentran en los países desarrollados. Hasta hoy, este es un elemento de diferenciación entre quienes tienen acceso a la tecnología y quienes no lo tienen, es por ello que la industria editorial juega un papel primordial en la transferencia de conocimientos que permitan menoscabar la brecha tecnológica entre las naciones. En el entorno de acción del libro, la biblioteca enfrenta cambios los cuales dan paso a nuevos nombramientos y tipos de bibliotecas tal es el caso de la biblioteca virtual, siendo esta la que “nos permite acceder a información desde puntos remotos, sin necesidad de tenerla físicamente. Incorporando avances tecnológicos”,8 y utilizando recursos
6

http://www.pcworld.com/downloads/file_description/0,fid,7179,00.asp. PC WORLD. Technology advice you can trustu. Consultado el 25 de agosto de 2003 7 Castelles Manuel. La galaxia internet. España. Plaza & Janés, 2001. p. 226 8 Morales Campos Estela. “La biblioteca del futuro”. En: La biblioteca del futuro. México UNAM. DGB. 1996. p. 32

electrónicos. Por ende es una biblioteca que se puede encontrar en una red informática local o en Internet. Este tipo de bibliotecas suelen ofrecer una gran cantidad de información al incluir libros y trabajos digitalizados, catálogos y enlaces a otros recursos relacionados con los libros electrónicos en Internet. La ventaja de una biblioteca virtual es que permite consultar sus recursos desde cualquier parte del mundo en un punto que permita acceso a Internet. Como un resultado del avance de internet hace unos años, en pleno auge de la fiebre punto com y coincidiendo con mensajes apocalípticos sobre el futuro del papel, tomó cuerpo la propuesta del libro electrónico (e-book) abanderada por Microsoft y Adobe. En esos momentos, había mucho optimismo por parte de los desarrolladores de software aunque no tanto por la de las editoriales, más cautas al sopesar los problemas que conllevaba la nueva aventura, sobre todo con lo relacionado a la seguridad. De hecho, el experimento de Arturo Pérez Reverte, con la venta en PDF de su libro «El oro del rey», demostró la vulnerabilidad de un sistema basado exclusivamente en una contraseña, que se podía distribuir junto con la copia, y se difundió como la pólvora. El sistema de protección de Microsoft supone una primera protección del software de lectura y una segunda que identifica al lector y se le encripta el e-book en tiempo real. Adobe, por su parte está unificando sus formatos PDF, aunque existen tendencias en migrar al sistema abierto XRML que asegura la compatibilidad de los distintos formatos y el control de los derechos de copia. Además de los progresos en seguridad, otro aspecto que ha avanzado en este aparentemente inmovilista mercado es el interés creciente de las editoriales que ya lo empiezan a ver como un proyecto viable. A muchas les frena todavía el problema de la inversión, ya que los niveles de ventas no son lo suficientemente importantes como para justificar el esfuerzo.9 Así como el número de personas a las que puede llegar esta tecnología, tómese en cuenta que se requiere del software y el hardware que permitirá visualizarlo. Pero el formato de Adobe parece que se está imponiendo, tanto a nivel mundial como nacional y en la actualidad las tendencias de conectividad, movilidad y disponibilidad de las tecnologías de información y comunicación están permitiendo que este tipo de formatos sean utilizados en computadoras de mano y organizadores electrónicos personales con mayor frecuencia. Pero lo que se esta cuestionando no solo es la ventaja de los nuevos soportes, la posibilidad de abaratar la difusión o la necesidad desesperada de abrir nuevos rumbos a la alfabetización. Es la cuestión del moderno sistema literario y por ende del libro.

9

Los e-books pasan hojas. En:http://www.computeridea.net/Actualidad/Reportajes/Informática_personal/Mundo_digital/20030714022 Consultado el 25 de agosto de 2003

Lo que esta en cuestión no es la aceptación o rechazo de las tecnologías digitales en cuanto el deseo, la esperanza o el temor que tenemos de que esta nueva tecnología reinvente públicamente a la comunidad. Lo que esta en cuestión es cómo vamos a usar esas tecnologías y con que fines (tenemos, podemos o queramos hacerlo) para la ilustración del común, o para la sanción de diferencias insalvables. Es cierto que las viejas tecnologías pueden enseñarnos muchísimo acerca de las nuevas. Pero la inversa, no es menos cierta. Lo especifico de la revolución digital aplicada al moderno/ viejo sistema literario es la aparición de un nuevo modo de temporalidad para la comunicación publica en la que el intercambio a través de la palabra escrita se produce sin retrasos. Aparecen así nuevos modos de lectura-escritura: comunicación por e-mail en tiempo real, foros públicos on-line e hipertexto interactivo10. En este escenario con una altísima probabilidad, la escritura perderá su peculiar relación con el tiempo y la permanencia espacio-temporal No es inevitable que las formas fijas de escritura desaparezcan. No es inevitable que vivamos exclusivamente en un presente utópico y transparente. La digitalización ha creado un nuevo terrero sobre el que operara una nuevo formato del libro y a su vez de los sistemas literarios. Para concluir ; el libro a asegurado su permanencia para convivir sanamente con las tecnólogas de la información. El panorama no será pues espeluznante sino de amplias avenidas extendidas a la exploración a y a la invención. Recorrámoslo justos.

10

Castelles Manuel. La galaxia internet. España. Plaza & Janés, 2001. p. 228


				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Stats:
views:468
posted:1/21/2008
language:Spanish
pages:5
Description: Publicado en: Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas ( 3 : 2003 : Durango, Méx.) . A 20 años de la Red Nacional. Memoria . México: CONACULTA, Dirección General de Bibliotecas ; Gobierno del Estado de Durango, Instituto de Cultura, 2003
Saul Equihua Saul Equihua
About