Docstoc

BA T3 aspectos fundamentales del empresario y la empresa mercantil v1

Document Sample
BA T3 aspectos fundamentales del empresario y la empresa mercantil v1 Powered By Docstoc
					   TEMARIO DE LA PRUEBA DE GRADO - CURSO 2.004/2005

                                BLOQUE A


TEMA 3. ASPECTOS FUNDAMENTALES DEL EMPRESARIO
            Y LA EMPRESA MERCANTIL.



                                  INDICE


    3.1 .- Concepto de Empresario y características generales de su
           régimen jurídico.

    3.2 .- El Empresario social: Concepto y aspectos contractuales de la
               sociedad mercantil.

    3.3 .- Análisis de las notas características de los distintos tipos de
              sociedades mercantiles.




    3.1. CONCEPTO DE EMPRESARIO Y SU RÉGIMEN JURÍDICO

        Empresario individual es aquella persona física que ejercita en nombre
 propio, por sí ó a través de representante, una actividad constitutiva de
 empresa. Siguiendo al profesor Rodrigo Uría, podemos afirmar que en la
 técnica jurídica – mercantil moderna, este concepto es equivalente al de
 comerciante en la técnica del Código de Comercio. El concepto de comerciante
 que ofrece el art. 1 del Código de Comercio “los que, teniendo capacidad legal
 para ejercer el comercio se dedican a él habitualmente”, nos acerca a la figura
 del empresario, ya que cuando se ejerce el comercio se está desarrollando
 profesionalmente una actividad económica, es decir, estamos en presencia de
 una empresa

     Por otro lado, si el empresario no se dedica al comercio, no ejercita
 profesión alguna y la nota fundamental de la actividad constitutiva de empresa
 es la “profesionalidad”, que junto a la habitualidad se presume por el Código de
 Comercio en aquella persona que anuncie la titularidad de un establecimiento
 que tenga por objeto alguna operación mercantil, tal como indica el art. 3 del
 Código de Comercio.


                                       1
    Como el propio concepto de “empresario” nos hacía ver, para poder ser
empresario hay que ejercitar en nombre propio la actividad económica en que la
empresa consista, lo que desde una perspectiva jurídica significa
que el empresario ha de asumir los derechos y obligaciones que surjan de esa
actividad.

    Con respecto a la Capacidad para ser empresario, nos remitimos al art. 4
del Código de Comercio, que indica que “tendrán capacidad para el ejercicio
habitual del comercio las personas mayores de edad y que tengan la libre
disposición de sus bienes”.
    Como excepción al principio general, pueden adquirir la condición de
empresario el menor de edad y el incapacitado, que amparado por el art. 5 del
C. Comercio, continúen por medio de sus guardadores el comercio que
hubieren ejercido sus padres ó sus causantes. La justificación legal a esta
excepción se justifica plenamente por el principio de conservación de los
establecimientos y empresas.

    Dentro de la incapacidad del empresario debemos señalar lo que el C.
Comercio llama “incapacidad del quebrado”, que es en definitiva la del
empresario declarado en quiebra, siendo la consecuencia jurídica que “queda
inhabilitado para la administración de sus bienes”, y paralelamente pierde la
facultad de continuar en el ejercicio de su actividad empresarial. Lo anterior
significa que no puede ejercer el comercio, ni tener cargo ni intervención directa
administrativa ó económica en compañías mercantiles ó industriales, a no ser
que obtenga rehabilitación ó autorización a través de un convenio celebrado
con sus acreedores para continuar al frente de su establecimiento, como
autoriza el art. 13, 2 del Código de Comercio.

    Dentro del régimen jurídico de empresario no podemos olvidar el tema de
las prohibiciones para ser empresario, el ejercicio del comercio por persona
casada y el empresario extranjero.

     Las prohibiciones para el ejercicio de la actividad empresarial nada tienen
que ver con la capacidad del empresario, ya que hay personas, que teniendo
capacidad para ser empresario, sin embargo tienen prohibido el ejercicio de esa
actividad. Las prohibiciones pueden ser absolutas, es decir, comprenden toda
clase de comercio en todo el territorio nacional ( por ejemplo las que afectan a
los Corredores de Comercio) y otras veces las prohibiciones se limitan al
territorio en que se desempeñan funciones incompatibles con el comercio (por
ejemplo las que afectan a Magistrados, jueces y fiscales en activo). Por último,
hay prohibiciones que afectan exclusivamente a un determinado género de
actividad mercantil ó industrial (por ejemplo, los socios colectivos no pueden
dedicarse al mismo género de comercio que la sociedad)

    El ejercicio del comercio por persona casada no restringe la capacidad de
obrar de ninguno de los cónyuges en la actualidad, ya que la ley 2 de Mayo de
1975 suprimió la vieja exigencia de autorización marital para el comercio de la


                                       2
mujer casada. Así, los bienes propios y privativos del cónyuge empresario
quedan siempre afectados u obligados a las responsabilidades adquiridas en el
ejercicio del comercio. Esto significa que el cónyuge empresario no puede
afectar u obligar con su gestión mercantil los bienes propios del otro cónyuge
sin el consentimiento expreso de éste, que en su caso deberá constar en
escritura pública inscrita en el Registro Mercantil. Pero también el Código de
Comercio presume prestado el consentimiento en estos dos supuestos:

         a) Cuando se ejerza el comercio con conocimiento y sin oposición
         expresa del cónyuge que deba prestarlo – art 7 –

         b) Cuando al contraer matrimonio se hallase uno de los cónyuges
         ejerciendo el comercio y lo siguiera haciendo sin oposición del otro –
         art 8 –

    Por último, en caso de que los cónyuges hayan otorgado antes ó después
del matrimonio capitulaciones matrimoniales, lo estipulado en las mismas tendrá
primacía sobre el régimen expuesto en los párrafos anteriores.

     Con respecto al empresario extranjero, sólo manifestar que la condición de
extranjero no supone incapacidad para el ejercicio del comercio dentro del
territorio español. Rige por tanto, un principio de libertad, salvando lo que en
casos particulares pueda establecerse por los Convenios internacionales,
aunque en su ejercicio se verán afectados por las causas de incapacidad de
nuestra ley.




3.2. EL EMPRESARIO SOCIAL

     En un primer estadio, la actividad mercantil organizada estaba en manos
de empresarios individuales, pero al racionalizarse la economía, se amplía el
ámbito de la actividad mercantil, ya que la fuerza aislada de los empresarios
individuales no es suficiente para mover la explotación de una empresa y para
poder asumir los riesgos cada vez más grandes que implica el ejercicio del
comercio a gran escala. Surge entonces un fenómeno asociativo de personas
individuales que hace nacer las sociedades mercantiles como entes jurídicos,
que permite repartir entre una pluralidad de individualidades el capital, el riesgo
y la actividad necesaria para la buena marcha de los establecimientos.

    El reflejo de lo anterior en nuestros días es que el comercio grande y
pequeño está acaparado por el “empresario social”, y la propia legislación
reserva a las sociedades determinados sectores ó ramos del comercio.




                                       3
   Concepto de sociedad mercantil.-

    Puede definirse como “ asociación voluntaria de personas que crean un
fondo patrimonial común para colaborar en la explotación de una empresa, con
ánimo de obtener un beneficio individual, participando en el reparto de
ganancias que se obtengan”; Esta definición está inspirada en la definición
incompleta que nos ofrece el art. 116 del C. Comercio.

    Como unión voluntaria de personas, la sociedad tiene su origen en un
negocio jurídico constitutivo que queda adscrito a la amplia categoría de los
contratos, que es el vínculo jurídico que une originariamente a los socios
fundadores de la sociedad y posteriormente a cuantos entren a formar parte de
la misma organización, del que nace una relación jurídica duradera y estable.

    La sociedad mercantil no es, sin embargo, un simple contrato, ya que hay
que considerar su aspecto institucional, ya que una vez constituida, tendrá
personalidad jurídica en todos sus actos y contratos, lo que le confiere la
condición de sujeto del derecho, con capacidad jurídica plena, tanto para
adquirir y obligarse como para ser titular ante los socios de derechos y
obligaciones propias, atribuyéndosele a la sociedad autonomía patrimonial, con
nombre propio y exclusivo, un domicilio y una nacionalidad.




   3.3. ANÁLISIS DE LAS NOTAS CARACTERÍSTICAS DE LOS DISTINTOS
        TIPOS DE SOCIEDADES MERCANTILES

Previamente a analizar los caracteres generales de los distintos tipos sociales,
debemos detallar las clases de sociedades mercantiles, y lo hacemos
atendiendo a esta triple clasificación:

   A) Atendiendo al art. 122 del C. Comercio, por regla general las compañías
      mercantiles se constituyen adoptando la forma siguiente:
      - Sociedad regular colectiva
      - Comanditaria simple ó por acciones
      - Anónima
      - Responsabilidad limitada
   B) Atendiendo a la categoría prevista en el art. 124 del C. de Comercio:
      - Sociedades Cooperativas
      - Mutualidades de Seguros
   C) La ley 11 de Marzo de 1.994 regula como tipo social autónomo:
      - Sociedad de Garantía recíproca.

A continuación y previamente a analizar las notas características de cada una
de ellas, regularemos como tipo genérico el Contrato de Sociedad.



                                      4
           EL CONTRATO DE SOCIEDAD


    El Contrato de Sociedad, como contrato asociativo y de organización, no
coloca a unos contratantes frente a otros, como ocurre con los contratos
ordinarios bilaterales. En el Contrato de Sociedad, al ser los intereses de los
contratantes coincidentes, y no contrapuestos, sus respectivas declaraciones de
voluntad ofrecen contenido análogo y siguen la misma dirección, y las
prestaciones de los socios, aun pudiendo tener valor económico distinto, son
cualitativamente iguales y no van dirigidas a proporcionar a nadie el goce
inmediato de las mismas, sino a fundirse entre sí para proporcionar a todos las
ventajas que resulten de la buena utilización del fondo común. En este sentido
se puede decir que el contrato de sociedad es un contrato plurilateral de
organización, del cual nace una relación jurídica duradera y estable, dirigida a
regular las relaciones de los socios entre sí y la relación de cada uno de ellos
con la colectividad (sociedad) de que forman parte.

    Los elementos esenciales del Contrato de Sociedad son los mismos que
exige el Derecho Común para la validez de los contratos en general:
consentimiento prestado por las partes, capacidad de estas para obligarse y
que sus obligaciones tengan objeto y causas lícitos.

    Como Requisitos formales, el Código de Comercio dice que “toda
compañía de comercio, antes de dar principio a sus operaciones, deberá hacer
constar su constitución, pactos y condiciones en escritura pública, que se
presentará para su inscripción en el Registro Mercantil. Ambas formalidades,
escritura e inscripción, son igualmente exigibles para cualquier posterior
modificación del contrato originario. La inscripción se hará en el Registro
correspondiente al lugar de su domicilio.

     La exigencia formal de escritura pública implica una excepción al principio
general de libertad de forma contractual consagrado en el art. 51 del C ódigo de
Comercio; excepción que se explica por la importancia misma del contrato de
sociedad, por la complejidad habitual de sus cláusulas y por las consecuencias
que trae la constitución de la sociedad en orden al nacimiento de un ente
jurídico nuevo.

     No obstante lo expuesto, nuestra doctrina y jurisprudencia, al elaborar el
concepto de las llamadas sociedades irregulares (aquellas a las que les falta
el doble requisito de escritura pública e inscripción registral, ó simplemente este
último), viene sosteniendo que el contrato de sociedad mercantil no debe ser
considerado como un contrato solemne que necesariamente exija para su
existencia el cumplimiento de las formalidades anteriores. Se argumenta, al
efecto, que el artículo 117 del Código de Comercio da validez “entre los que lo
celebren” al contrato de sociedad, celebrado con los requisitos esenciales del
Derecho (consentimiento, objeto y causa) “cualesquiera que sean la forma,
condiciones y combinaciones lícitas y honestas con que lo constituyan”, y


                                       5
que, por tanto, la sociedad existirá como contrato, con validez y efectos
meramente entre las partes, aunque no se haya llenado el requisito formal de la
escritura pública. Según opinión del profesor Uría el fundamento anterior es
muy dudoso, porque el art. 117 no parece emplear el término forma para
referirse a las formalidades externas del contrato, sino que habla de forma en el
mismo sentido que utiliza esa expresión el art. 122, cuando alude a los distintos
tipos y formas que generalmente adoptan las sociedades (colectiva,
comanditaria, anónima, limitada, etc),por lo que no parece lícito sacar la
conclusión de que el art. 117 haya querido dar validez a efectos internos al
contrato de sociedad no elevado a escritura pública. Por otro lado, aunque así
fuera, parece evidente que la escritura tiene especial valor en lo que afecta al
aspecto institucional de la sociedad y a las relaciones de ésta con terceros
porque sin escritura no hay posibilidad de inscripción registral y sin inscripción
ni hay personalidad jurídica ni tendrán validez los contratos celebrados por la
sociedad con terceras personas, quedando responsables de los mismos los
encargados de la gestión social que contrataron a nombre de la sociedad no
inscrita.

    La publicidad registral de las sociedades se impone especialmente a favor
de los terceros y se rige por los artículos 16 a 24 del Código de Comercio y 94 y
siguientes del Reglamento del Registro Mercantil.

     En la actualidad el problema relativo ala validez y efectos de las sociedades
irregulares por falta de inscripción registral cobra especial carácter en materia
de sociedades anónimas y de responsabilidad limitada. En la nueva regulación
de las sociedades anónimas nuestro legislador ha tomado posición sobre las
sociedades no inscritas, considerándolas “ sociedades en formación”, que
pueden ser disueltas a instancia de cualquier socio si se verificara la voluntad
de no inscribir la sociedad, o si transcurrido un año desde el otorgamiento de la
escritura, no se hubiera solicitado su inscripción registral, sin perjuicio de que,
en tales circunstancias, en el caso de que la sociedad no inscrita haya iniciado
ó continuado sus operaciones se le apliquen las normas de la sociedad
colectiva, ó en su caso, las de la sociedad civil. Esta posición legal hace tiempo
propugnada por un sector de nuestra doctrina, puede salvar buena parte de las
dificultades que han venido planteando las sociedades no inscritas.


SOCIEDAD REGULAR COLECTIVA .- Sus notas características son:

       Funciona ó gira bajo un nombre colectivo ó razón social, integrado
        por el nombre de todos los socios, de alguno de ellos ó de uno solo.

         Todos los socios participan en la sociedad en plano de igualdad, ya
          que la sociedad colectiva es una verdadera comunidad de trabajo, en
          la que todos los socios tienen la facultad de concurrir a la dirección y
          manejo de los negocios comunes, sin que la participación del socio



                                       6
         en la gestión social se mida por el importe de su aportación
         patrimonial.

        La sociedad tiene autonomía patrimonial y responde de sus deudas
         con su propio patrimonio, aunque los socios también respondan de
         las deudas sociales subsidiaria, ilimitada y solidariamente.

        Al lado de estos caracteres, la nota esencialmente personalista
         constituye el ambiente general que envuelve a toda la sociedad.

        Con respecto a los requisitos formales y contenido de la escritura,
         rigen las normas ó principios comunes a la constitución de todas las
         sociedades, tanto en orden a las condiciones esenciales del contrato
         como en lo que afecta a sus requisitos formales. El contrato debe ser
         otorgado en escritura pública e inscribirse en el Registro Mercantil.


SOCIEDAD COMANDITARIA SIMPLE

   Sus notas características son las siguientes:

    Es una sociedad que bajo una razón social, unos socios (colectivos),
responden con todos sus bienes del resultado de la gestión social, mientras
otros (comanditarios) responden solo con los fondos que pusieren ó se
obligasen a poner en la sociedad.

        Es esencial a esta sociedad la existencia de las dos clase de socios
       analizados en la nota anterior, y la distinta responsabilidad de unos y
       otros es el dato verdaderamente diferenciador de esta sociedad frente a
       la colectiva.

        Como notas comunes con la colectiva, la comanditaria simple
         funciona igualmente bajo una razón social, constituye igualmente una
         comunidad de trabajo (comunidad en la que no participan los socios
         comanditarios), tiene plena autonomía patrimonial, si bien la nota
         personalista está un tanto debilitada por la existencia de socios
         capitalistas (los comanditarios).

        Al igual que la sociedad colectiva, necesita escritura pública e
         inscripción en el Registro Mercantil, debiéndose reflejar en la
         escritura social la identidad de los socios comanditarios, sus
         aportaciones y valor de las mismas, cuando sean dinerarias y el
         régimen de adopción de acuerdos sociales.




                                      7
SOCIEDAD COMANDITARIA POR ACCIONES

      La ley de reforma y adaptación de 25 de julio de 1989 da una redacción a
los artículos del Código de Comercio que regulan este tipo social (151 a 157)
que no facilita el mantenimiento de posiciones firmes y seguras sobre la
configuración legal de esta sociedad, según el prof. Rodrigo Uría. Algunos
preceptos legales ofrecen la visión de una sociedad capitalista y otros preceptos
utilizan reiteradamente la denominación de “socio colectivo”, con referencia a
los socios que encargados de la administración tienen responsabilidad ilimitada.
El profesor Uría opina que la referencia a “socios colectivos” implica que
estamos ante una sociedad de corte capitalista acentuado, que va a permitir
aplicar a su funcionamiento interno y externo las reglas establecidas en la Ley
de Sociedades Anónimas, en la forma que establece el art. 152, basando dicha
afirmación en el texto del art. 151 “La sociedad en comandita por acciones”
tendrá el capital dividido en acciones, que se formará por las aportaciones
de todos los socios”. Parece claro que todos los socios tendrán
necesariamente la condición de accionistas. La nota diferencial está en que los
accionistas administradores de la comanditaria por acciones van a responder –
como los socios colectivos, pero no por ser socios colectivos – personal e
ilimitadamente, de las deudas sociales que se contraigan durante el período en
que estén encargados de la administración social. Estamos pues, ante una
responsabilidad temporal, que no va unida a la condición de socio, sino a la
condición de administrador.

    Debemos entender en consecuencia, según Uría, que allí donde la ley
habla de socios colectivos se está refiriendo a aquellos socios (accionistas), que
por ser administradores, responden de las deudas sociales en los términos que
para el socio colectivo establecen los artículos 127 y 137 del Código de
Comercio.

    Es considerada un subtipo de la comanditaria simple, aunque se acerca
mucho también a la Sociedad Anónima, admitiendo que todo el capital esté
representado por acciones y extendiendo al funcionamiento interno de la
sociedad las normas dictadas para la sociedad anónima.

    Algunos de los nuevos preceptos legales que nos trae la Ley de reforma y
adaptación de 25 de julio de 1989, ofrecen la visión de una sociedad de corte
capitalista, regida por las normas de la sociedad anónima, en la que todos los
socios tienen la condición de accionista, sin perjuicio de que alguno, que se
encargue de la administración social, responda personalmente de las deudas
sociales contraídas mientras dure su encargo.

    Es una sociedad que teniendo todo el capital dividido en acciones deberá
encargar la administración social a uno ó más accionistas que
responderán personal y solidariamente de las deudas sociales contraídas
durante el período de su administración. Necesita igualmente escritura pública,
con mención de los estatutos sociales, en los que se hará mención al capital


                                       8
suscrito, nunca inferior a diez millones de pesetas e inscripción en el Registro
Mercantil y publicación en el Boletín Oficial del Registro.


LA SOCIEDAD ANÓNIMA

    De todas las formas sociales mercantiles es la más importante. Sus
caracteres son los siguientes:

        Es una sociedad capitalista, en la que apenas interesan las
         condiciones personales de los socios, sino la participación que cada
         uno tenga en el capital social.

        Es una sociedad por acciones, en las que el capital habrá de estar
         dividido en partes alícuotas denominadas acciones, que confieren a
         su titular la condición de socio.

        Es una sociedad de responsabilidad limitada, en la que el socio se
         obliga a aportar a la sociedad el importe de las acciones que haya
         suscrito, respondiendo frente a ella del incumplimiento de dicha
         obligación, pero sin responsabilidad personal por las deudas
         sociales.

        La sociedad anónima tiene siempre carácter mercantil, cualquiera
         que sea el objeto a que se dedique, es decir, no pueden existir
         sociedades anónimas de carácter civil.

        Todas las sociedades anónimas se constituyen con un capital
         determinado, cuyo importe ha de figurar en la escritura fundacional, y
         que no será inferior a diez millones de pesetas. Se expresará el
         importe y el número de acciones en que está dividido, con el valor
         nominal de las mismas, su clase ó serie y si están representadas por
         títulos nominativos ó al portador, debiendo estar suscrito el capital
         íntegramente.

        La sociedad anónima da nacimiento a una persona jurídica, y por lo
         tanto necesita inscripción en el Registro Mercantil.


SOCIEDADES DE RESPONSABILIDAD LIMITADA

Sus notas características fundamentales son las siguientes:

        Tiene un carácter mixto, con elementos personalistas y capitalistas.
         Coincide con la anónima tanto en la estructura corporativa como en
         la limitación de responsabilidad de los socios, mientras que son
         incompatibles en el modo de estar dividido y representado el capital


                                      9
          social. En la anónima, el capital está dividido en acciones y en la
          limitada en participaciones iguales, acumulables e indivisibles, que
          no pueden estar representadas por títulos ó anotaciones en cuenta,
          mientras que las acciones necesariamente tienen que estar
          representadas de esa manera.

        La sociedad limitada es una sociedad cerrada, comprobable sobre
         todo en el régimen restrictivo que impone la ley en materia de
         transmisión ó circulación de las participaciones sociales

        La sociedad limitada es flexible, ya que en determinados supuestos,
         la autonomía de la voluntad de los socios puede prevalecer sobre la
         literalidad del mandato legal.

        La sociedad limitada ha de tener un capital social perfectamente
         determinado en el momento fundacional, que estará integrado por las
         aportaciones realizadas por cada uno de los socios. El capital social
         no podrá ser inferior a quinientas mil pesetas.

        La gestión y la representación de la sociedad no corresponde a los
         socios como tales, sino que se encomienda a un órgano social.

        La voluntad de los socios, expresada por mayoría de su capital, rige
         la vida de la sociedad.

        La sociedad limitada es mercantil por su forma, ha de constar en
         escritura pública, y se deberá inscribir en el Registro Mercantil.


  SOCIEDADES COOPERATIVAS

    Están reguladas por Ley 27/1999 de 16 de Julio. Sus notas características
son las siguientes:

        Son sociedades mercantiles, ya que desarrollan actividades
         empresariales, pueden realizar con terceros no socios actividades y
         servicios cooperativizados, y en caso de insolvencia les será de
         aplicación la legislación sobre suspensión de pagos y quiebra.

        Se exige un capital fundacional mínimo fijado por los Estatutos e
         integrado por aportaciones de los socios.

        Libre adhesión y baja de los socios y correlativamente la variación
         del importe del capital en función de la entrada ó salida de estos

        Igualdad de derechos entre los socios y no responsabilidad personal
         de los mismos por las deudas sociales, así como la obligatoria


                                    10
          participación del socio en la actividad empresarial que desarrolle la
          cooperativa.

        Posible existencia de socios de trabajo y colaboradores, y la
         posibilidad de organizar y desarrollar cualquier actividad económica
         así como la no participación directa de los socios en los posibles
         excedentes que acuse el balance de fin de ejercicio.

        Las Cooperativas pueden ser de “primer grado”, que agrupan a tres
         socios como mínimo y de “segundo grado”, que han de estar
         integradas al menos por dos socios, que a su vez, tienen que ser
         cooperativas

        La constitución de las Cooperativas se realizará por el procedimiento
         de fundación simultánea”, otorgando ante el Notario la escritura
         pública fundacional que deberá ser inscrita en el Registro de
         Sociedades Cooperativas


MUTUALIDADES DE SEGUROS

    Fundamentalmente hay dos clases de mutualidades aseguradoras. Una las
Mutualidades puras ó a prima variable, que practican el seguro repartiendo
entre todos sus asociados los daños de los siniestros afectantes a cualquiera de
ellos y las Mutualidades a prima fija, pagando el mutualista asegurado una
cuota única ó constante como precio de la cobertura que le ofrece cada contrato
de seguro suscrito con la mutualidad. El art. 124 del C. Comercio reserva el
carácter mercantil para las mutualidades a prima fija, que son sociedades
mercantiles que persiguen como fin peculiar la explotación de una empresa
aseguradora, procurando a los socios (mutualistas) la obtención de ventajas
patrimoniales, que no se traducen en los beneficios repartibles, sino más bien
en un ahorro en los gastos y precio de los seguros.

    Son sociedades con personalidad jurídica que gozan de un estatuto jurídico
propio, contenido especialmente en la Ley de Ordenación y Supervisión de los
Seguros Privados de 8 de Noviembre de 1995, que las somete a un régimen de
autorización y control administrativo.

    Los mutualistas ostentan la doble condición de socios y asegurados, Para
su constitución se exige un mínimo de 50 socios fundacionales y debe disponer
de un fondo mutual permanente.

   Los socios no responden de las deudas sociales, salvo que los Estatutos
dispongan lo contrario, en cuyo caso la responsabilidad quedará limitada al
importe de la prima que anualmente paguen.




                                     11
    SOCIEDADES DE GARANTÍA RECÍPROCA

     Es un tipo social de creación reciente. Son sociedades integradas por
 pequeños y medianos empresarios (individuales ó sociales), asociados para
 buscar mayores posibilidades de financiación a través de garantías ó avales
 prestados a sus socios por la propia sociedad. Sus notas características son las
 siguientes:

         El capital y régimen de responsabilidad de sus socios por las deudas
          sociales se rigen por normas análogas a las de la sociedad anónima
          y predomina el carácter mutualista de la sociedad.

         El capital social, integrado por las aportaciones de los socios, será
           variable entre una cantidad mínima fijada en los estatutos y el triple
           de dicha cantidad y estará dividido en cuotas de igual valor nominal
           no incorporables a títulos negociables.

         Su finalidad es servir como puro instrumento de financiación.

         Es sociedad de responsabilidad limitada, ya que los socios no
           responden por las deudas sociales.

         La sociedad se gobierna por la Junta General de socios y el Consejo
           de Administración.

         Está sometida al control, vigilancia e inspección del Banco de
           España, constituyéndose mediante escritura pública e inscrita en el
           Registro Mercantil.




BIBLIOGRAFÍA

 -Introducción al Derecho Privado del Turismo

 Profesores José Barba de la Vega y María Ángeles Calzada Conde

 Editado por THOMSON-ARANZADI

 Capítulo VI: El Empresario. Capítulo VII: La Sociedad Anónima. Capítulo VIII: La

 Sociedad de Responsabilidad Limitada



                                      12

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Stats:
views:431
posted:3/1/2010
language:Spanish
pages:12
Ilia  Firene Ilia Firene Apuntes Universidad http://icadedocs.blogspot.com/
About Apuntes Universidad, APUNTES ICADE, E2, ICADE, Supuestos, Casos Resueltos, Ejercicios, Notas, Lectures, Libros en pdf