Revista Cubana de Plantas Medicinales

Document Sample
Revista Cubana de Plantas Medicinales Powered By Docstoc
					                     Revista Cubana de Plantas Medicinales



                         Rev Cubana Plant Med v.9 n.1 Ciudad de la Habana ene.-abr. 2004


Centro de Investigación y Desarrollo de Medicamentos

           Actividad antimicrobiana de Senna alata L.
MSc. Marta Guerra Ordoñez,1 MSc. Esther Sánchez Govín2 y Lic. Maria de los Angeles
Gálvez Blanco3

Resumen

Las plantas medicinales constituyen una fuente natural importante en la búsqueda de
nuevos compuestos con actividades farmacológicas de interés. Senna alata
(Caesalpinaceae) crece en Cuba y tiene un amplio uso popular. En el presente trabajo fue
evaluada la actividad antimicrobiana in vitro de diferentes formulaciones elaboradas a
partir de esta especie. Se empleó el método de diluciones en medio líquido y se determinó
la concentración mínima inhibitoria y/o mínima microbicida frente a microorganismos de
interés clínico humano. Fue demostrado el potencial antimicrobiano de S. alata,
especialmente la actividad antimicrobiana del extracto fluido con menstruo al 70 %. La
cinética de la actividad antimicrobiana corroboró los resultados obtenidos, los que
justifican el uso tradicional de esta planta medicinal y a la vez permite elaborar cremas con
una notable actividad antidermatofítica.

Palabras clave: Plantas medicinales; extractos vegetales/ uso terapéutico.

Las plantas medicinales constituyen una fuente natural importante en la búsqueda de
nuevos compuestos con actividades farmacológicas de interés para la industria
farmacéutica.

Senna alata (L.) Roxb (Cassia alata), comúnmente conocida como guacamaya francesa,
pertenece a la familia Caesalpinaceae y crece con abundancia en Cuba. La población la
emplea como antiherpético, diurético, anticatarral y contra afecciones cutáneas. Estudios
preclínicos han demostrado su actividad antimicrobiana,1,2 analgésica e
hipoglicemiante3,4. Entre sus componentes aparece un aceite esencial, un principio
amargo, uno amarillo, mucílago, ácido málico, tartárico, chrysarabina, alantinona,
antraquinona y otros.5,6

Lograr que la población cubana disponga de fitofármacos rigurosamente estudiados, es un
propósito de muchos investigadores, por ello, se decidió evaluar la actividad
antimicrobiana in vitro de 7 formulaciones elaboradas a partir de hojas y flores de S. alata.
Métodos

Formulaciones

El material vegetal (No. de herbario ROIG 4628) fue colectado en zonas aledañas a la
Estación Experimental de Plantas medicinales " Dr. Juan Tomás Roig ", provincia La
Habana, la cual posee terrenos ferralíticos rojos. Según Norma para Medicamentos de
origen herbario,7 se obtuvieron extractos fluidos con menstruos al 30 y 70 % mediante 4
repercolaciones a partir de Senna alata L.(DC) Stapf, también se obtuvo una decocción al
10 % de la droga seca (hojas) hirviéndola en agua durante 5 min, tinturas al 20 % de hojas
y flores obtenidas por maceración durante 7 días y 2 cremas al 30 % formuladas a partir
de dichas tinturas y con el empleo de una base adecuada.

Microorganismos

Para evaluar la actividad antibacteriana fue usada una batería que incluyó 8
microorganismos controles: Staphylococcus aureus ATCC 25923, Staphylococcus
epidermidis ATCC 12228, Bacillus subtilis ATCC 7001, Pseudomonas aeruginosa ATCC
27853, Escherichia coli ATCC 25922, Klebsiella pneumoniae ATCC 10033, Serratia sp., y
Salmonella typhimurium. Se prepararon suspensiones a partir de cada uno de estos
microorganismos y se incubaron hasta alcanzar la fase logarítmica de crecimiento; la
concentración fue ajustada al patrón 0,5 de la escala Mc Farland. Para el ensayo de
actividad antifúngica se emplearon 4 dermatofitos: Microsporum canis, Trichophyton
mentagrophytes, Trichophyton rubrum, Epidermophyton floccosum y una levadura,
Candida albicans, todos aislamientos clínicos. Aspergillus niger ATCC 16404, fue también
usado. Se trabajó con las suspensiones de esporas en el caso de los hongos y el
procedimiento para la levadura fue el mismo que para las bacterias.

Actividad antimicrobiana

Para evaluar la actividad antimicrobiana in vitro se empleó el método de diluciones
seriadas en medio Triptona soya caldo para las bacterias y Sabouraud líquido para los
hongos.8 Los tubos con las diluciones de la sustancia prueba fueron inoculados con los
microorganismos e incubados a 37 y 28 °C, respectivamente. Fue determinada la
concentración mínima inhibitoria (CMI) del crecimiento, transcurridas 24 h para las
bacterias, 48 h para la levadura, 7 días para el hongo ambiental y 14 días para los
dermatofitos. En aquellos casos donde se observó inhibición se tomaron alícuotas de 5 µL
y se sembraron en medios específicos, libres del agente antimicrobiano: Mc Conkey,
Vogel-Johnson, Cled, Leche agar, Cetrimide o Agar Sabouraud Dextrosa en dependencia
del microorganismo. La menor concentración de la muestra capaz de producir un daño
letal sobre la célula microbiana fue definida como la concentración mínima microbicida
(CMB o CMF). El inóculo usado fue 105 unidades formadoras de colonias/ mL (ufc/mL)
para bacterias y la levadura, y 104 ufc/mL para hongos. Fue evaluado un rango de
concentraciones entre 0,04 y 10 mg/mL. Se utilizó etanol como solvente, por lo que hubo
que realizar paralelamente una serie en blanco. Las cremas se disolvieron en agua.

Cinética de actividad antimicrobiana

El estudio cinético fue realizado mediante la adición de un agente antimicrobiano (extracto
fluido al 70 %) al inicio de la fase logarítmica del cultivo de los microorganismos
Estaphylococcus aureus y Microsporum canis y en concentraciones correspondientes al
valor de la CMI, ½ CMI y 2 CMI. La densidad óptica o el peso seco de los cultivos fueron
monitoreados en el tiempo. Los resultados expresan la media geométrica de 3
experimentos.

Resultados

La tabla 1 muestra que los extractos etanólicos inhibieron el crecimiento bacteriano, con
valores de CMI que oscilaron entre 3,5 y 57,2 mg/mL. Excepto para B subtilis, en todos los
casos la acción fue bacteriostática. S. aureus, B. subtilis y S. epidermidis fueron sensibles
a la droga seca. Para el último, la acción fue bactericida. Los valores de CMI estuvieron
entre 7,3 y 29,3 mg/mL. Los mejores resultados fueron obtenidos con el extracto fluido al
70 % y sobre microorganismos Gram positivos.

TABLA 1. Actividad antibacteriana de 3 formulaciones de Senna alata L.

                                            Extracto fluido
                                                                           Droga seca
                                            30 %            70 %
         Especies bacterianas               CMI CMB CMI CMB CMI                  CMB
         P. vulgaris ATCC 13315             57,2 114,5 32            64,8 ND     ND
         P. aeruginosa ATCC 27853           57,2 114,5 32            64,8 ND     ND
         B. subtilis ATCC 7001              28,6 28,6       4        8     29,3 BT
         S. aureus ATCC 25923               3,5    57,2     8        16,2 29,3 BT

         S. epidermides ATCC 12228          7,1    114,5 4           16,2 7,3    7,3

         St. faecalis ATCC 19433            3,5    114,5 16,2 64,8 ND            ND

En la tabla 2 se aprecia que los dermatofitos M. canis y T. mentagrophytes resultaron
sensibles a los extractos fluidos, con valores de CMI entre 8 y 14,3 mg/mL. C. albicans fue
sensible frente a ambos extractos. La droga seca no mostró actividad antifúngica alguna.

TABLA 2. Actividad antifúngica de 3 formulaciones de Senna alata L.

                                     Extractos fluidos
                                                                         Droga seca
                                     30 %            70 %
         Especies fúngicas           CMI    CMF      CMI        CMF      CMI    CMF
         M. canis                    14,3   14,3     8          8        ND     ND
         T. mentagrophytes           ND     ND       8          8        ND     ND
         T. rubrum                   ND     ND       ND         ND       ND     ND
         C. albicans                 14,3   ND       16,2       64,8     ND     ND

Leyenda: ND: no detectable. BT: efecto bacteriostático. CMI, CMB y CMF se expresan en mg/mL.

La actividad antimicrobiana de las tinturas preparadas a partir de hojas de S. alata (tabla
3) mostraron una débil acción bacteriostática frente a P. vulgaris y S. aureus y fungicida
contra M. canis. El resto de las especies microbianas fueron resistentes a las
concentraciones de prueba. La crema mostró una actividad superior, bactericida frente a
S. aureus y fungistática frente a los dermatofitos. La bacteria Gram negativa y la levadura
resultaron resistentes.

La tintura de flores mostró una leve actividad bacteriostática sólo contra P. vulgaris y
fungicida frente a M. canis y T. rubrum. Sin embargo la crema fue bactericida frente S .
aureus y permaneció bacteriostática sobre P. vulgaris. Así mismo, los dermatofitos fueron
sensibles.

No se observaron diferencias apreciables entre las formulaciones de hojas y flores.

TABLA 3. Actividad antimicrobiana de tinturas y cremas de hojas de Senna alata L.

                                          Tintura 20 %      Crema 30 %
           Especies microbianas           CMI CMB(CMF) CMI CMB (CMF)
           P. vulgaris ATCC 13315         50   100          ND    ND
           P. aeruginosa ATCC 27853       ND ND             ND    ND
           S. aureus ATCC 25923           50   100          6,25 6,25
           M.canis                        50   50           6,25 6,25
           T.rubrum                       ND ND             25    25
           T. mentagrophytes              ND ND             12,5 12,5
           C. albicans                    ND ND             NE    NE

TABLA 4. Actividad antimicrobiana de tinturas y cremas de flores de Senna alata L.

                                         Tintura 20 %        Crema 30 %
          Especies microbianas           CMI CMB(CMF) CMI CMB (CMF)
          P. vulgaris ATCC 13315         50    100           50    BT
          P. aeruginosa ATCC 27853       ND    ND            ND    ND
          S. aureus ATCC 25923           ND    ND            6,25 6,25
          M. canis                       12,5 12,5           12,5 12,5
          T. rubrum                      12,5 12,5           12,5 12,5
          T. mentagrophytes              ND    ND            12,5 12,5
          C. albicans                    ND    ND            NE    EN

Leyenda: ND: no detectable NE: no evaluada. BT: efecto bacteriostático CMI, CMB y CMF se
expresan en mg/mL.
Discusión

El mejor resultado de actividad antibacteriana entre las 3 formulaciones de hojas de S .
alata fue obtenido con el extracto fluido al 70 % y sobre los microorganismos Gram
positivos. Sesquiterpenos y algunos compuestos fenólicos constituyentes del aceite volátil
obtenido de las hojas de esta planta inhiben el crecimiento de bacterias Gram positivas y
Gram negativas, incluida Pseudomonas.9 Otros autores establecen que la actividad
antibacteriana puede ser atribuible a la presencia de antraquinonas.10 La cromatografía
en capa delgada de los extractos empleados en esta investigación mostró la presencia de
componentes antraquinónicos (sennósidos A, B, C y D y el compuesto Rhein).

Sólo los dermatofitos M. canis y T . mentagrophytes fueron sensibles a los extractos
fluidos evaluados. Se encontraron valores superiores de CMI para extractos etanólicos de
hojas de S. alata frente a dermatofitos del género Trichophyton y Microsporum.11 C.
albicans fue también sensible ante ambos extractos. La droga seca no mostró actividad
antifúngica alguna. En desacuerdo, algunas publicaciones aseguran que los extractos
acuosos al 5 % de hojas de S. alata inhiben completamente el crecimiento de dermatofitos
después de 14 días.12

Las cremas preparadas a partir de tinturas S. alata mostraron una mayor alta actividad
antidermatofítica que el principio activo utilizado para formularlas, lo que aparenta ser
contradictorio. Se conoce que el medio de cultivo es un factor importante en el ensayo de
actividad antimicrobiana, sus constituyentes pueden reaccionar con aceites esenciales,
activándolos o inactivándolos.13 Acciones específicas de algunos componentes de la
crema podrían haber contribuido a estos resultados.

Los estudios cinéticos confirmaron la acción bacteriostática del extracto fluido al 70 %
sobre S. aureus. Cuando se empleó la CMI, el crecimiento disminuyó inicialmente pero
después de 6 h de incubación se mantuvo constante. Con el doble de la CMI, el
crecimiento fue más retardado, lo cual corroboró el efecto letal de la CMI. La acción
fungicida del extracto fluido al 70 % frente a M. canis fue también demostrada después de
diez h de incubación al disminuir el crecimiento del cultivo, más de 2 veces el valor de la
CMI. En general, cuando los valores de ½ CMI fueron utilizados las curvas tendieron a
comportarse similares a la curva normal de crecimiento.

Se puede concluir que se demostró la actividad antimicrobiana in vitro de Senna alata L. y
se corroboró la cinética de su acción bacteriostática y fungicida. Los resultados justifican
el uso tradicional de esta planta en el tratamiento de uñas encarnadas y otras afecciones
cutáneas. El extracto fluido al 70 % obtenido a partir de hojas de S. alata puede ser
empleado para elaborar drogas con actividad antimicrobiana. Resulta imprescindible
comprobar la actividad biológica de la forma farmacéutica antes de realizar el ensayo
clínico, sobre todo si se emplea una mezcla de principios activos en la elaboración del
fitofármaco. Se recomienda evaluar la actividad antimicrobiana del aceite esencial y un
crudo de antraquinonas.

Summary

Medicinal plants are an important natural source in the search for new compounds with
pharmacological activities of interest. Senna alata (Caesalpinaceae) grows in Cuba and
has a wide popular use.The in vitro antimicrobial activity of different formulations prepared
from this species was evaluated. The method of dilutions in liquid medium was used and
the minimum inhibitory and/or minimum concentration against microorganisms of human
clinical interest were determined. The antimicrobial potential of S. alata, specially the
antimicrobial activity of the fluid extract with menstruum 70 % was proved. The kynetics of
the antimicrobial activity corroborated the results obtained that justified the traditional use
of this medicinal plant and, at the same time, allows the preparation of ointments with a
marked dermatophytic activity.

Subject headings: PLANTS, MEDICINAL; PLANT EXTRACT/ therapeutic use.

Referencias Bibliográficas

   1. Iyengar MA, Rama Rao MP, Rao G. Antifungal activity of Cassia alata leaf extract.
       Indian Drugs 1991;35(5):230-1.
   2. Crockett CO, Guede GF, Pugh D, Manda M, Robinson TJ, Olubadewo JO, et
       al.Cassia alata and the preclinical search for therapeutic agents for the treatment of
       opportunistic infections in AIDS patients. Cell Mol Biol 1992; 38(7):799-802.
   3. Palanichamy S, Nagarajan S. Analgesic activity of Cassia alata leaf extract and
       kaempferol 3-O-sophoriside. J Ethno Pharmacol 1990;29(1):73-8.
   4. Palanichamy S, Nagarajan S, Devasagayam M. Effects of Cassia alata leaf extract
       on hyperglycemic rats. J Ethno Pharmacol 1988;22:81-90.
   5. Roig Mesa JT. Plantas medicinales, aromáticas o venenosas de Cuba. 2 ed. La
       Habana: Ciencia y Técnica;1988:1125.
   6. Hemlata, Kalidhar SB. Alantinone, an antraquinone from Cassia alata.
       Phytochemistry (United Kingdom) 1993;32(6):1616-17.
   7. MINSAP. Medicamentos de origen vegetal. Extractos fluidos y tinturas La Habana:
       MINSAP; 1976 (NRSP 311).
   8. Vanden DB, Vlietinck AJ. Screening for antibacterial and antiviral agents from
       higher plants. Methods Plant Biochem 1991;6:47-69.
   9. Benjamin TV, Lamikanra A. Investigation of Cassia alata, a plant used in Nigeria in
       the treatment of skin diseases. Q J Crude Drug Res 1981;19:93-6.
   10. Palanichamy S, Bhaskar E A, Nagarajan S. Antibacterial activity of Cassia alata.
       Fitoterapia 1991;62(3):249-52.
   11. Ibrahim D, Osman H. Antimicrobial activity of Cassia alata from Malaysia. J Ethno
       Pharmacol 1995; 45(3):151-6.
   12. Palanichamy S, Nagarajan S. Antifungal activity of Cassia alata leaf extract. J Ethno
       Pharmacol 1990;29(3):337-40.
   13. Janssen A M, Scherffer J J C, Baerheim Svendsen A. Antimicrobial activity of
       essencial oils: a 1976-1986 literature review. Aspects of the test methods. Plant
       Med 1987;53:395-8.

Recibido: 24 de noviembre de 2003. Aprobado: 5 de diciembre de 2003.
MSc. Marta Guerra Ordoñez. Ave. 26 No. 1605 e/ Boyeros y Puentes Grandes. Plaza de
la Revolución. La Habana, Cuba. E-mail: cidem@infomed.sld.cu

1 Máster en Ciencias. Licenciada en Microbiología. Investigadora Auxiliar.
2 Máster en Ciencias. Licenciada en Farmacia. Investigadora Agregada.
3Licenciada en Biología.