GRUPOS NEONAZIS EN EL ECUADOR by tqo12217

VIEWS: 1,750 PAGES: 3

									Favor, Firme esta carta y reenvíela con su respaldo a sugerencias@presidencia.gov.ec


Quito, 30 de abril de 2007

Señor
Rafael Correa
Presidente Constitucional
República del Ecuador
Presente.-

De nuestra consideración:

El pasado 17 de marzo se realizó un concierto antifascista denominado “30 años de
cultura punk” en una casa ubicada en la calle Tarqui y 12 de Octubre, en Quito. Cabe
señalarse que tal evento se llevó a cabo en coordinación con las autoridades
competentes, para salvaguardar la seguridad de los asistentes. Una vez finalizado el
concierto, un grupo de jóvenes caminó hacia el barrio de La Mariscal y comenzó a
retirar propaganda fascista pegada en postes y paredes aledaños al Mercado Artesanal,
localizado en las calles Reina Victoria y Washington, cuando dos de ellos fueron
atacados por la espalda con un cuchillo. Ambos muchachos quedaron gravemente
heridos, uno en el pulmón y el otro a la altura del riñón.

De acuerdo al testimonio de los dos jóvenes heridos, los atacantes fueron skin heads o
“cabezas rapadas” (neonazis) que rondaban por esas calles. Estos individuos, después de
acuchillarlos en intento de asesinato, dejaron a los jóvenes en la calle, desangrándose.
Felizmente, los muchachos recibieron ayuda de algunos amigos que también salían del
concierto y fueron llevados al hospital Eugenio Espejo para ser atendidos.

Al enterarse de esta grave agresión, algunos de los asistentes al concierto, indignados,
atacaron el local número 8 del Centro Comercial Espiral ubicado en la avenida
Amazonas y Washington, de propiedad de uno de los skin heads. La policía llegó poco
tiempo después al local y detuvo ilegalmente a un menor de edad y a dos adultos
integrantes de otras culturas urbanas: un metalero y un hippie. Ellos fueron conducidos
al interior del local, en donde a vista y paciencia de la policía, un individuo identificado
como Mauricio Naranjo, el segundo al mando del grupo de los “cabezas rapadas”, e hijo
de un alto oficial de policía, les propició una brutal golpiza. Este ataque provocó que
uno de los muchachos fuera hospitalizado inmediatamente debido a un trauma encéfalo
craneal.

Cabe señalar que estos hechos no son aislados, pues desde hace aproximadamente un
año otros eventos violentos cometidos por los “cabezas rapadas” han ocurrido en Quito.
Creemos que no se ha dado la debida importancia a estos acontecimientos, por lo que
nos permitimos hacer un recuento de todos ellos:

      Hace aproximadamente 4 años un compañero considerado un líder histórico del
       movimiento punk en el Ecuador recibió siete puñaladas salvándose de milagro.

      A finales del año pasado, otro punk fue apuñalado y luego sufrió persecución y
       hostigamiento en su hogar.
      En diciembre del año pasado, una compañera punkera sufre una grave cortadura
       en su cara por un cobarde ataque fascista.

      A inicios de este año un joven punk fue apuñalado por la espalda y herido en un
       pulmón.

      A finales de febrero último, una pareja de punks provenientes de la provincia del
       Guayas fueron golpeados e insultados.

      El 8 de marzo pasado, una pareja de jóvenes punks, fueron golpeados en el
       barrio de La Mariscal, en Quito.

      A mediados de marzo de este año una compañera del comité Quitu Raymi es
       golpeada en el suelo por un grupo de cabezas rapadas nacional socialistas.


El movimiento punkero de una u otra forma ha reaccionado frente a las agresiones e
intentos de asesinato a simpatizantes de esta cultura urbana; sin embargo, los cabezas
rapadas también atacan a otros grupos sociales: los crímenes contra mendigos,
trabajadoras sexuales, niños de la calle, etc. continúan en la impunidad. No se ha
realizado ninguna investigación sobre desapariciones, golpizas o asesinatos bajo este
mismo patrón. Y es urgente su realización.

A esta realidad se suma la imposibilidad de plantear demandas legales contra este grupo
neonazi debido a que las retaliaciones que sufren los denunciantes son inmediatas, e
incluso se vuelven extensivas contra quienes hacen públicas las denuncias. Es preciso
señalar que mientras el Gobierno Nacional y las instancias legales no ofrezcan
mecanismos de protección a las víctimas, ni sus nombres ni domicilios, como tampoco
las denuncias correspondientes, pueden ser presentados.

Los feroces ataques de estos sujetos tienen como objetivo amedrentar a los movimientos
sociales y a los grupos de cualquier tendencia de izquierda, e implantar un orden a
través del uso de la violencia física y psicológica; defender un tipo de nación totalitaria
que no reconoce ni respeta la diversidad cultural y eliminar de las calles a pobres y
diversos, desconociendo las históricas luchas de un sinnúmero de movimientos que
buscan construir un mundo equitativo y diverso.

Este tipo de grupos constituyen embriones de organizaciones paramilitares. Además de
fomentar la violencia y generar un ambiente tenso, para crear la imagen de un país
inestable e ingobernable -cuyo origen está en el nuevo gobierno-, introducen una forma
agresiva y totalitaria de resolución de conflictos, atentando con el derecho a la vida, la
libre expresión y circulación de los jóvenes.

Consideramos que en esta coyuntura de cambio y esperanza, no se puede permitir ni
adoptar una actitud pasiva frente a grupos de ultra derecha que asumen la función de
limpiar socialmente a quienes han sido maltratados y excluidos por una estructura
económica injusta, y que sistemáticamente agreden a jóvenes y otros sectores cuyas
luchas y dinámicas están comprometidas con el cambio y el respeto a la diversidad
cultural.
Adjuntamos notas de prensa en las que se muestra la vinculación de los “cabezas
rapadas” con el Grupo de Apoyo Operacional, GAO, una fuerza de élite de la Policía
Nacional. Creemos que esta relación debería ser investigada a profundidad, porque son
muchas las veces en que la policía ha salido en su defensa.

Señor presidente, exigimos una investigación profunda de estos hechos de violencia, así
como las sanciones para los responsables. Asimismo, demandamos un pronunciamiento
público suyo sobre estos graves acontecimientos.

Atentamente,




Eje Juvenil de Izquierda




C/C: Señor Ministro de Gobierno y Policía, Señor Gustavo Larrea; Sra. Jeanneth
Sánchez, Ministra de Bienestar Social, Sr. Francisco Moncayo, Alcalde del Distrito
Metropolitano de Quito; Sr. Gustavo Baroja, Prefecto de Pichincha

								
To top