SISTEMA INTERAMERICANO

Document Sample
SISTEMA INTERAMERICANO Powered By Docstoc
					                                                                           SISTEMA INTERAMERICANO




 El primer gran reto de Insulza:
 Más apoyo a la Comisión y
 a la Corte Interamericanas
Un domingo soleado de fines de mayo se le veía tranquilo a José Miguel Insulza en el aeropuerto Reagan de
Washington D.C.; cuatro días antes había asumido el cargo de secretario general de la OEA. De seguro, a esa misma
serenidad habrá de recurrir para enfrentar los grandes retos y sacar adelante a una organización sumida en una
crisis financiera y de legitimidad. Hay consenso acerca de que tiene la habilidad política para lograrlo… el punto es
si contará con el apoyo de los estados. Un indicador de su auténtico compromiso con la vigencia de la democracia y
los derechos humanos en la región será si apoya o no el trabajo de la Comisión y Corte Interamericanas de Derechos
Humanos. A continuación, un recuento de algunos aspectos del debate que sobre el particular promovió
recientemente la Academia de Derechos Humanos de la American University de Washington.


                                                                                         david lovatón
E   n el balance que sectores
independientes suelen hacer de
                                      Dos ejemplos recientes: uno, la
                                      reacción tardía frente a la crisis
                                                                            En cambio, entre los pocos
                                                                            aspectos positivos que puede
la OEA abundan los fracasos y         ecuatoriana, cuando el Gobier-        mostrar la OEA siempre apare-
escasean los éxitos. Entre los        no destituyó a todos los              cen la Comisión Interamericana
primeros es común incluir las         miembros de la Corte Suprema;         de Derechos Humanos (CIDH) y
numerosas rupturas del orden          y, dos, el cuestionable papel         la Corte Interamericana de
constitucional o democrático en       que está cumpliendo la misión         Derechos Humanos (CoIDH),
las cuales la OEA, o ha brillado      de observación de la desmovili-       que han ido desempeñando una
por su ausencia, o ha jugado un       zación de los paramilitares en        labor cada vez más importante
papel secundario.                     Colombia.                             en la promoción y defensa del

                                                                                                                         43
                                                                                            ideele Nº 171 / junio 2005
     Estado de Derecho y los derechos    presidentes de la Corte han           vención Americana de Derechos
     humanos en el hemisferio.           lamentado haber insistido hasta       Humanos, y tampoco se han
                                         el cansancio por más recursos y       sometido a la competencia de la
     Como órgano político y cuasi-       tener, en consecuencia, que           Corte. Hay muchos argumentos
     jurisdiccional, la CoCIDH cum-      recurrir a la generosidad de          para ello, pero el cuestionamien-
     ple una labor fundamental, entre    gobiernos europeos amigos para        to central de la comunidad
     otros ámbitos, en la tramitación    financiar algunas actividades.        jurídica y las autoridades de
     de miles de peticiones individua-
                                                                               esos países es el siguiente:
     les al año de personas que          Si bien el Sistema Interamericano
                                                                               ¿cómo se van a someter a unos
     consideran que no hallan justi-     de Derechos Humanos (SIDH)
                                                                               órganos supranacionales cuyos
     cia en sus respectivos países.      también debería ajustarse los
                                                                               estándares de predictibilidad y
     Por su lado, como máximo            cinturones, como el resto de
                                                                               transparencia están por debajo
     órgano jurisdiccional, la Corte     oficinas de la OEA, dada su
                                         estrechez económica, también          de los de sus respectivos
     resuelve las peticiones indivi-
     duales que la Comisión somete       es cierto que los órganos políticos   sistemas de justicia? Reciente-
     a su consideración y es el          y la Secretaría General tendrían      mente, un abogado canadiense
     máximo intérprete de la Conven-     que priorizar determinados gas-       resaltó lo contradictorio que era,
     ción Americana de Derechos          tos en vez de otros y, sin duda,      por un lado, tratar de convencer
     Humanos.                            más recursos podrían y deberían       a su Gobierno de que ratifique la
                                         ser reorientados y enfocados a lo     Convención y, simultánea y
     Son, pues, parte de lo mejor        que funciona bien en la OEA: la       periódicamente, advertirle que
     (que no es mucho) que puede         Comisión y la Corte.                  no salga elegido como comisio-
     mostrar la OEA al mundo y,                                                nada o magistrada tal o cual
     paradójicamente, han venido                                               persona de cuestionable trayec-
     siendo objeto durante los               En gran medida, la                toria ética o democrática.
     últimos años, y de forma
                                          Comisión y la Corte son lo           Si bien la Comisión debe afinar
     creciente, de recorte de recur-
     sos o, en el mejor de los casos,       que son gracias a sus              sus procedimientos para inyec-
     del otorgamiento del mismo                 integrantes.                   tarle mayor predictibilidad y
     presupuesto que, ante la cre-                                             transparencia a la tramitación
     ciente demanda de justicia del                                            de las peticiones individuales
     hemisferio, ha devenido absolu-     ¿Por qué no se hace, entonces?        (¿por qué una petición avanza
     tamente insuficiente y ha sufrido   Sencillamente porque no hay la        más que otras?; ¿por qué una
     un virtual colapso que le impide    suficiente voluntad de los            petición no recibe respuesta
     atender el creciente número de      órganos políticos de la OEA           luego de largo tiempo?, etcéte-
     peticiones individuales.            (léase de los estados) para           ra), también es verdad que, en el
                                         apoyar a la Comisión y la Corte       caso de los Estados Unidos,
     La letanía de más
                                         que, dado su creciente éxito en       pesa también —y mucho— su
     recursos
                                         su labor de defensa de los            política exterior de no someter-
     Es innegable que la OEA en          derechos humanos, resultan            se a ninguna instancia suprana-
     general atraviesa por una severa    ser, a la vez, crecientemente         cional; política exterior ratificada
     crisis financiera; por un lado,     incómodas para aquellos go-           y fortalecida por la administra-
     debido al incumplimiento o          biernos que no suelen tener una       ción de Bush.
     retraso de los estados en el pago   buena performance en derechos
     de sus respectivas cuotas; y, por   humanos. Por ende, no hay que         Ello ha traído como consecuen-
     otro lado, por la presencia de      confiar en la paulatina convic-       cia la paulatina "latinoamerica-
     gastos innecesarios en su           ción democrática de los estados       nización" del sistema "intera-
     presupuesto. En ese contexto,       por fortalecer el SIDH: toca que      mericano" de derechos huma-
     durante años sucesivos presiden-    la opinión pública nacional e         nos, pues a la fecha solo tiene
     tes tanto de la Comisión cuanto     internacional los emplace a ello.     alcance sobre los países de
     de la Corte han formado parte de                                          América Latina y el Caribe, lo
     una verdadera letanía por más
                                         La "latinoamericanización"            que sin duda constituye una
     recursos dirigida a los órganos
                                         del SIDH                              fuente de "ilegitimidad" y de
     políticos de la OEA. En testimo-    A la fecha, ni Estados Unidos ni      cuestionamientos contra la Co-
     nios personales, los dos últimos    Canadá han ratificado la Con-         misión y la Corte, sobre todo si

44
Se espera un mayor apoyo del nuevo secretario general de la OEA, a favor de la Comisión y la Corte.




                                                                                                                          SISTEMA INTERAMERICANO
tomamos en cuenta que la           Existe consenso acerca de que        014 del destituido ex secretario
primera tiene su sede en           este no fue diseñado para            general de la OEA; ambas
Washington y que los Estados       responder a los retos del Estado     experiencias dirigidas a debilitar
Unidos son el principal provee-    de Derecho y los derechos            y no a fortalecer el Sistema.
dor de recursos del Sistema. En    humanos de hoy: entre otros
                                   muchos aspectos, una Comi-           Por eso, el profesor Claudio
consecuencia, aunque suene
                                                                        Grossman —ex presidente de la
extremadamente difícil en el       sión y una Corte que no son
                                   permanentes sino que sesionan        CIDH— sostiene que es mejor
corto y mediano plazo, no debe
                                                                        hablar solo de "ajustes" a la
renunciarse a exigir a Canadá y    solo dos veces al año a pesar del
                                   creciente número de casos que        Comisión y la Corte y no de
Estados Unidos la ratificación
                                                                        reforma del Sistema, para dejar
de la Convención y su someti-      resuelven.
                                                                        sentado que todo cambio debe
miento a la competencia de la
                                   Que el Sistema requiere ser          estar dirigido a mejorar el
Corte; más allá de la legítima
                                   reformado es, por ende, una idea     sistema y no a debilitarlo y,
preocupación de diversos secto-
                                   bastante extendida. Tanto como       hasta que no se presente un
res académicos y forenses de       otra que advierte que al abrir la    momento político excepcional-
dichos países sobre los actua-     posibilidad de reforma de la         mente propicio en los órganos
les estándares del SIDH, en        Convención Americana estaría-        políticos de la OEA —algo así
nuestra opinión la forma de        mos poniendo la pelota en la         como un nuevo momento cons-
elevar tales estándares —desde     cancha de los estados, escena-       tituyente o fundacional—, es
una posición irreprochable de      rio que siempre entrañará            mejor promover todos los ajus-
legitimidad o autoridad moral—     riesgos, pero que en la actuali-     tes en el marco convencional,
es que esos países se integren     dad son mucho mayores pues,          esto es, por medio de modifica-
al Sistema y presionen desde       bajo el pretexto de la reforma del   ciones de los reglamentos de la
dentro y no solo desde fuera.      Sistema, podría encubrirse la        Comisión y de la Corte. Por otro
                                   verdadera intención de debilitar-    lado, no hay que dejar de tomar
Víctima de su propio
                                   lo o maniatarlo. Al respecto, aún    en cuenta que el actual contexto
éxito: Necesidad de
                                   está fresca en la memoria la         internacional —de la mano de la
reforma
                                   campaña del régimen de Fuji-         política exterior de la administra-
Hace mucho tiempo que se           mori por "reformar" el Sistema       ción de Bush— tampoco es
viene debatiendo sobre la          en la década de 1990 o la            propicio al Derecho Internacio-
necesidad de reformar el SIDH.     controversial orden ejecutiva        nal de los Derechos Humanos.

                                                                                                                     45
                                                                                        ideele Nº 171 / junio 2005
     ¿Qué cosas pueden                   ción de peticiones individuales;       actualidad deliberan y deciden
     mejorar sin arriesgar lo            interrogante que en ocasiones ha       en pleno. Sería conveniente,
     ya avanzado?                        sido usado para intentar arreba-       también, evaluar el impacto de
                                         tarle a la Comisión la tramitación     los nuevos reglamentos de la
     En primer lugar, un presupuesto
                                         de denuncias individuales. Es un       Comisión y de la Corte y evitar la
     mayor para el funcionamiento de
                                         falso dilema, pues la Comisión, a      duplicidad de procedimientos.
     la Comisión y la Corte. Es
                                         diferencia de la Corte, es un
     innegable que se requieren más                                             En quinto lugar, una gran tarea
                                         órgano fundamentalmente políti-
     recursos para hacerle frente a la                                          pendiente de mejoramiento del
                                         co y "cuasi-jurisdiccional" (califi-
     creciente demanda hemisférica                                              SIDH es algo que cae en la órbita
                                         cativo poco riguroso pero bastan-
     de justicia. Así, dentro de la                                             de la responsabilidad de los
                                         te gráfico), pero que ello no le
     estrechez financiera de la OEA,     impide ventilar y resolver peticio-    estados: el cumplimiento de los
     Insulza debería demostrar su        nes individuales. Por el contrario,    informes de la Comisión y las
     real compromiso con los dere-       la tramitación de casos es la          sentencias de la Corte. Según
     chos humanos apoyando finan-        principal herramienta de inciden-      su actual presidente, los esta-
     cieramente a los órganos            cia política que tiene la Comisión     dos tienen un nivel aceptable de
     dedicados a protegerlos. El         para obligar a los estados a           cumplimiento de las indemniza-
     secretario ejecutivo de la CIDH,    mejorar la protección de los           ciones económicas a las vícti-
     Santiago Cantón, ha ratificado      derechos humanos en la región.         mas, pero aún desaprobatorio
     públicamente que muchos de                                                 en relación con el avance de la
     los problemas y limitaciones        Además, el carácter "político" no      investigación y sanción de
     que se le achacan a la Comisión     supone arbitrariedad, aunque sí        crímenes de lesa humanidad.
     se resolverían sencillamente        cierta discrecionalidad y flexibili-
     con más recursos.                   dad en la tramitación de las           La pelota en la cancha de
                                         peticiones individuales, una reali-    Insulza
     Dicho esto, lo segundo es que       dad que ya se da en los hechos y       Tras este breve recuento del
     no todo se soluciona con más        que, empero, falta aún ser
     recursos. En gran medida, la                                               estado actual de la Comisión y
                                         explicitada en los reglamentos         la Corte, con un balance positivo
     Comisión y la Corte son lo que
                                         respectivos. Por ende, es válido       a la fecha (lo que es doblemente
     son gracias a sus integrantes;
                                         que el SIDH cuente con una             meritorio dados los escasos
     tal como sucede en los
                                         instancia política o cuasi-jurisdic-   recursos con los que han
     sistemas nacionales de justicia,
                                         cional de resolución de peticiones     contado), pero, a la vez, con
     así como toda reforma judicial
                                         individuales y que la vía jurisdic-    limitaciones para seguir enfren-
     puede echarse a perder con
                                         cional de la Corte sea la última
     malos jueces, el SIDH puede                                                tando los retos actuales del
                                         instancia, la última ratio.
     sufrir retrocesos enormes si no                                            hemisferio en materia de Estado
     llegan a la Comisión o a la Corte   En cuarto lugar, tanto la              de Derecho y derechos huma-
     las personas adecuadas. Al          Comisión la Corte podrían              nos, se espera del nuevo
     respecto, es conocido que el        mejorar algunos aspectos en la         secretario general de la OEA
     actual comisionado venezolano       tramitación de las peticiones          mayor apoyo a lo que, precisa-
     Freddy Gutiérrez está enfrentado    individuales, sin necesidad de         mente, ha venido funcionando
     con el secretario ejecutivo de la                                          bien. Si bien tiene un margen de
                                         más recursos y que redundarían
     Comisión y con el resto de los                                             acción limitado por los estados,
                                         notablemente en una tutela más
     comisionados por sus posiciones                                            cuenta, a la vez, con un espacio
                                         efectiva de los derechos huma-
     ideológicas en torno de la                                                 de juego que confiamos invierta
                                         nos en el hemisferio; medidas
     protección de los derechos                                                 en beneficio de la Comisión y la
                                         que, en parte, ya vienen
     humanos y su defensa del régimen
                                         implementando. Por ejemplo, la         Corte. Ese será uno de los
     de Chávez en Venezuela.
                                         Comisión podría recurrir más           indicadores claves para medir
     En tercer lugar, debería superar-   frecuentemente a la acumula-           su auténtico compromiso con la
     se el interrogante que siempre      ción de peticiones individuales.       democracia en el hemisferio y
     suele hacerse en torno de la        Por otro lado, tanto la Corte          podría ser una de sus mejores
     Comisión, en el sentido de si       cuanto la Comisión deberían            armas para acicalar a la OEA y
     debería concentrarse en su rol de   explorar la conveniencia o no de       sacarla del marasmo en el que
     órgano político o en la tramita-    organizarse en salas; en la            se encuentra. n

46