Los gobiernos de EE.UU., Gran Breta- Siempre suscitan expecta by zly32307

VIEWS: 4 PAGES: 1

									JUEVES, 1 NOVIEMBRE 2001                                                                   O P I N I Ó N                                                                  LA VANGUARDIA 19



DEBATE             Libertad y seguridad /             WALTER LAQUEUR                                                                                            BALTASAR PORCEL



                                                                                                                                                                Clinton,
Ántrax y derechos humanos                                                                                                                                       el primero
L                                                                                                                                                               B
          os gobiernos de EE.UU., Gran Breta-        pueden ayudar a evitar un gran desastre?                Peor aún, hay un fuerte elemento de para-                     ill Clinton en Barcelona
          ña, Alemania y otros países han incor-        Aquellas personas tanto de la izquierda co-       noia en este nuevo terrorismo, no sólo entre                     ha estado bien. O muy
          porado las últimas semanas medidas         mo de la derecha que no llegan a percibir este       sus militantes sino entre sus simpatizantes, y                   bien. Y cordial. E interesa-
          legales que restringen diversos dere-      problema no han entendido la magnitud del pe-        se refiere a la creencia de que existe una conspi-               do por cuestiones locales:
chos humanos y limitan el derecho a la intimi-       ligro. Creen que los terroristas son “gente co-      ración global de las fuerzas del mal dirigidas        la idiosincrasia social del catalán,
dad, libertades que se habían dado por supues-       mo tú y como yo”, y tal apreciación podía ser        por el poder oculto del propio Satán, y de que        Gaudí y Domènec i Montaner, el
tas durante generaciones. Estas medidas han si-      correcta hasta cierto punto en el siglo XIX y        existe un sagrado deber de todo fiel creyente de      Barça. Pero además dibujó un pano-
do ásperamente criticadas por una parte de la        quizá hasta un pasado reciente. Pero ha dejado       destruir al enemigo. Ello no equivale a decir         rama mundial plausible y equilibra-
extrema izquierda, pero también por el ala           de ser cierto en una época en la que tantos terro-   que todo paranoico es un terrorista, pero prácti-     do, incluso esperanzado, con obser-
más derechista de los conservado-                                                                                       camente todo fanático religioso         vaciones inteligentes: hay que dar a
res. Se ha resaltado que estas limi-                                                                                    comprometido en actos terroristas       los países pobres un trato como el
taciones de la libertad son a un                                                                                        sufre de manía persecutoria.            que Estados Unidos dio a Japón y a
tiempo superfluas e ineficaces en                                                                                          Todo esto no cobró demasiada         Corea después de la Segunda Gue-
la batalla contra el terrorismo y                                                                                       importancia en el pasado por la         rra Mundial, fomentando su econo-
que, si cedemos en nuestros dere-                                                                                       sencilla razón de que los fanáticos     mía y democracia, para convertir al
chos, “no seremos mejores que los                                                                                       y locos tenían una limitada capaci-     enemigo en aliado, pues el mundo
terroristas”. Los gobiernos, dicen                                                                                      dad de provocar violencia: podían       necesita libertad, una renta adecua-
estas voces, se limitan a utilizar la                                                                                   destruir una casa o matar un núme-      da, sanidad, educación. Y señaló
crisis como excusa para pisotear                                                                                        ro reducido de personas. Pero esto      que en todas partes crecen terroris-
nuestras libertades civiles.                                                                                            ya no es así. Debemos pensar más        tas, desde la esclavitud en Estados
   Aunque pasemos por alto las                                                                                          allá de Bin Laden y sus cómplices.      Unidos, que a la par creaba la demo-
exageraciones retóricas, no deja de                                                                                     Éstos, en cierto modo, son indivi-      cracia moderna, hasta los asesinos
ser cierto que la sociedad en el futu-                                                                                  duos comunes que no quieren des-        de Rabin, Gandhi o Sadat: respecti-
ro será menos libre. Pero también                                                                                       truir a la humanidad, sino sólo la      vamente un judío, un hindú y un
es verdad que con el uso de armas                                                                                       civilización occidental, y que to-      musulmán.
de destrucción masiva como los                                                                                          dos se conviertan al islam.                Y si expresó contradicciones res-
agentes biológicos, se dará una de-                                                                                        Sin embargo, puede concebirse        pecto a su etapa presidencial, como
manda creciente de medidas mu-                                                                                          la existencia de terroristas más am-    cuando dijo: “Somos los primeros
cho más draconianas. Si hay que                                                                                         biciosos que han llegado a la con-      infractores del mundo en materia
elegir entre la supervivencia y el                                                                                      clusión de que el mundo es tan pe-      de medio ambiente”, mientras an-
derecho a la intimidad, es eviden-                                                                                      cador y corrupto que hay que des-       tes se negaba a firmar los protocolos
te qué elegirá la inmensa mayoría.                                                                                      truirlo totalmente. Podemos recor-      relativos a combatir el efecto inver-
   El concepto de derechos huma-                                                                                        dar aquí que el autor de ciencia fic-   nadero, hay que entender cuánto
nos que hemos dado por supuesto                                                                                         ción H. G. Wells ya describió al        condicionan la circunstancias. Ei-
halla sus raíces en un mundo que                                                                                        científico loco (en “La isla del doc-   senhower, general victorioso en la
                                                                                                             AVALLONE
no conoció armas de destrucción                                                                                         tor Moreau”, 1897) volcado en ta-       más tremenda guerra secular, de-
masiva, cuestión que sin duda pro-                                                                                      les maquinaciones. En fecha más         nunció la arrasadora presión de la
vocará crecientes dilemas morales. Para apor-                                                             reciente, hemos presenciado una verdadera llu-        industria armamentística… cuan-
tar sólo un ejemplo: entre los arrestados por las    AL ENFRENTARNOS A                                    via de literatura temática como es la obra de         do dejaba la presidencia de Estados
autoridades norteamericanas se cuentan va-                                                                Tom Clancy y la de Craig Venter. En “La opera-        Unidos. La esencia de la democra-
rios presuntos terroristas que rehúsan colabo-       nuevas amenazas, la discusión                        ción Cobra” de este último, un científico loco        cia reside en los virajes, correccio-
rar. Siempre ha constituido uno de los dere-                                                              concibe un nuevo virus mortal (una combina-           nes, recambios. Y no exactamente
chos más elementales de un acusado en una so-        no estribará sobre qué derechos                      ción de viruela y de resfriado común) contra el       en votar, pues se vota en todas par-
ciedad libre el permanecer en silencio para no                                                            que no existe tratamiento. (El presidente Clin-       tes, pero sólo en la democracia el vo-
acusarse a sí mismo. ¿Pero qué sucede en el          tendremos que ceder, sino sobre                      ton devoró el libro y lo comentó con destaca-         to alcanza consecuencias decisivas,
caso de tener motivos para temer que el terro-                                                            dos militares estadounidenses.)                       aunque a través de un mecanismo
rista detenido tiene conocimiento de un ata-         cuáles podremos conservar                               Las fantasías de ayer se convierten en reali-      de reformas parciales y lentas. Por
que planeado con gases letales en el que pue-                                                             dad. Las quejas sobre las restricciones en nues-      eso, el discurso de Clinton fue im-
den morir miles de personas? Este tipo de di-                                                             tra esfera privada deben considerarse a la luz        portante: expuso un gran programa,
lema no es nuevo y aparece en el debate sobre        ristas se mueven motivados por un fanatismo          de este panorama de fondo. Por ejemplo, la            una gran necesidad, de civilización.
el secreto de confesión en la Iglesia católica, en   religioso y, si no nos comemos las palabras, por     obligatoriedad de una tarjeta de identidad (en        Sin que importe si habló poco o mu-
las novelas de Dostoievsky y en otros lugares.       la demencia. Los fanáticos religiosos no son di-     Estados Unidos), o el derecho de las fuerzas de       cho de la crisis económica presente,
Pero en el pasado tales peligros afectaban a         plomáticos, no quieren negociar, quieren todo        seguridad de controlar y vigilar las llamadas te-     un problema serio pero que se resol-
una persona o acaso dos; en el futuro, la suerte     o nada. En cuanto al tema de la demencia en el       lefónicas e Internet o el derecho a instalar cá-      verá según evolucione el marco ge-
de muchísima más gente podría hallarse en            terrorismo, sólo apuntarlo ha sido tabú en el        maras en espacios públicos. Al enfrentarnos a         neral, que es también cultural, socio-
cuestión. ¿Los responsables del problema no          pasado, pero ¿cómo se puede cerrar los ojos? El      nuevas amenazas, la verdadera discusión estri-        lógico, político. Los empresarios
están autorizados a presionar a aquellos que         bombardeo suicida no constituye un comporta-         bará no sobre qué derechos habremos de ce-            que escucharon a Clinton entende-
                                                     miento normal ni puede explicarse con referen-       der, sino cuáles podremos conservar.c                 rían que simplemente ganar dinero
W. LAQUEUR, director del Centro de Estudios          cias a las peculiaridades o excentricidades fol-                                                           y hacerlo por encima de cualquier
Internacionales y Estratégicos de Washington         kloristas y al multiculturalismo.                    Traducción: José María Puig de la Bellacasa           cosa consiste en una de las supinas
                                                                                                                                                                estupideces erigidas por el ser huma-
                                                                                                                                                                no, por cualquier civilización. El di-
                                                                                                                                                                nero es un medio, no un valor. Y no
                                                                                                                                                                resulta evidente que Bush lo com-
XAVIER VIVES                                                                                                                                                    prenda.
                                                                                                                                                                   “El mundo será catalán o será tali-
                                                                                                                                                                bán.” El halagador “peixet” a quien


¿Un Nobel de izquierdas?                                                                                                                                        paga los 40 millones de la ponencia.
                                                                                                                                                                Porque los talibán son unos desgra-
                                                                                                                                                                ciados y nosotros una minoría me-
                                                                                                                                                                dio a contracorriente. Pero quienes
                                                                                                                                                                a la larga mandan en el mundo no



S
         iempre suscitan expecta-      sagaces comentaristas escrutado-         para superar problemas derivados       combinación que se adapte mejor          son las masas ni los misiles, ni cual-
         ción los premios Nobel de     res de las filias políticas del comité   de la asimetría informativa entre      a su perfil. La cuestión es que, al      quier Washington todopoderoso, si-
         Economía. Desde hace un       Nobel, hay una explicación más           los participantes en el mercado,       elegir una determinada opción,           no las ideas de las minorías que lo-
         tiempo se ha especulado       sencilla: los premiados son gigan-       para hacer que el mercado funcio-      por ejemplo, un seguro de automó-        gran imponer unos valores.c
con el carácter más o menos con-       tes del análisis económico.              ne mejor. Spence explica cómo un       vil a todo riesgo sin franquicia, el
servador de los premiados. Así, su-      Los tres economistas galardona-        trabajador de habilidad o produc-      cliente está revelando de qué tipo
puestamente, desde la concesión        dos este año han contribuido a la        tividad elevada incurre en un cos-     es. En el ejemplo, el cliente sería
del premio a Amartya Sen el No-        comprensión del funcionamiento           te en educación para “señalar” al      de tipo arriesgado, pues un con-
bel de Economía se habría vuelto       de los mercados reales en donde                                                 ductor cuidadoso no tendrá mie-
más de “izquierdas” en contraste       existen diferencias importantes                                                 do a incurrir en un copago en caso
con una retahíla de premiados de       en la información que tiene una y        LOS NOBEL DE                           de accidente, ya que sabe que no
la Universidad de Chicago. Esto        otra parte de una transacción. Así,                                             es muy probable que lo tenga.
quedaría corroborado este año          por ejemplo, un comprador de un          Economía no premian                       El trabajo de los premiados es
con el galardón concedido a uno        coche de segunda mano no sabe la                                                de gran profundidad y relevancia
de los premiados, Joe Stiglitz, da-    calidad del coche que le ofrece el       ni a la derecha ni a la                para entender los mecanismos de
do que se ha destacado en sus crí-     vendedor y, por tanto, el precio de                                             una economía de mercado al intro-
ticas al FMI –por cierto, funda-       mercado debe reflejar la calidad         izquierda; premian a                   ducir el supuesto realista de la dis-
mentalmente desde su paso por el       media de los vehículos en oferta.                                               paridad informativa entre los acto-
Banco Mundial– y a la economía         El problema entonces es que los ve-      grandes economistas                    res económicos. ¿Es esto de iz-
“neoliberal”. Los otros premia-        hículos de calidad alta desaparece-                                             quierdas o de derechas? La res-
dos, George Akerlof y Mike Spen-       rán del mercado, pues no reciben                                                puesta a esta pregunta no es muy
ce, también participarían con Sti-     un precio adecuado. Es la “selec-        mercado su capacidad. Esta señali-     interesante y sería mejor utilizar
glitz de una visión crítica del mer-   ción adversa” que ha hecho famo-         zación es creíble porque a un traba-   el tiempo en leer la obra de estos
cado o de las economías de merca-      so el trabajo de Akerlof y que ha        jador de habilidad baja le costará     economistas. Los resultados de su
do. Desafortunadamente para los        tenido aplicaciones en muchas            mucho más esfuerzo adquirir la         trabajo han contribuido ya al au-
                                       otras instancias como en los mer-        educación. Stiglitz ilustra cómo       mento del bienestar de los consu-
X. VIVES, profesor de Economía         cados de crédito y de capitales.         las compañías aseguradoras ofre-       midores a través de un mejor dise-
y Finanzas de Insead y profesor de     Spence y Stiglitz han proporciona-       cen un menú de contratos a sus         ño de las instituciones que hacen
Investigación en excedencia del CSIC   do instrumentos, precisamente,           clientes para que éstos escojan la     funcionar el mercado.c

								
To top