Resumen - Botana, N.: El Orden Conservador

Document Sample
Resumen - Botana, N.: El Orden Conservador Powered By Docstoc
					Botana, N.: El Orden Conservador

Cap. 1: Los orígenes del régimen del 80 La constitución de una unidad política Cuando Urquiza derrotó a Rosas en la batalla de Caseros, vio su fin una forma de gobierno caracterizada por una descentralización autonomista según la cual las provincias, de lo que en aquel entonces se llamaba Confederación Argentina, se reservaba el máximo de capacidad de decisión. El sistema benefició a las provincias más fuertes y no contempló en los hechos, la posibilidad de transferir mayor capacidad de decisión a un poder político que era el objetivo que perseguía Urquiza; para ello propuso combinar la efectividad de la fuerza con la eficacia de un acuerdo pactado por los mismos gobernadores que, mientras apoyaron a Rosas, fueron los protagonistas naturales del régimen de confederación. Los gobernadores se reunieron en San Nicolás de los Arroyos y celebraron un pacto que los comprometía a celebrar un Congreso Constituyente para organizar políticamente a las catorce provincias. El camino elegido era el del acuerdo: los gobernadores elaboraron un consenso por el que cedían, de modo voluntario, una parte del poder de decisión que de antaño se reservaban. El consenso se quebró el 11 de septiembre de 1852: Bs as no aceptó transferir el poder que se reservaba y rechazó la nacionalización de la aduana que se tradujo en la coexistencia armada, durante casi una década, de dos proyectos de unidades políticas: la Confederación con asiento en Paraná y Bs As, que culminó con la victoria de esta última en la batalla de Pavón (1861). Tres problemas básicos: integridad nacional, identidad nacional, organización de un régimen político Después de Pavón el papel del presidente, definido normativamente en la Constitución sancionada en 1853 y reformada en 1860 luego de la batalla de Cepeda, careció de los medios necesarios para hacer efectivo el poder político debido a la coexistencia obligada con el gobernador de Bs As en la ciudadcapital de la provincia más poderosa. Tres presidencias: la de Mitre (62-68), Sarmiento (68-74) y Avellaneda (74-80) protagonizaron este periodo que culminó en 1880 con la elección de Roca. En el transcurso de estas presidencias se manifestaron tres problemas básicos: integridad nacional, identidad nacional, organización de un régimen político. La primera cuestión se relaciona con la fuerza coercitiva de que dispone el poder político para hacer frente a determinados actores que impugnan su pretensión de monopolizar la violencia. La segunda se refiere a los mecanismos de comunicación entre actores localizados en regiones diferentes, por cuya mediación se van creando vínculos de solidaridad más amplios que los anteriormente existentes. Y el tercer problema, en fin, plantea la necesidad de

desarrollar sentimientos de legitimidad compartidos acerca del valor que merece la estructura institucional del poder político y las reglas de sucesión que regularán la elección de los gobernantes. La represión de caudillos pertenecientes al partido federal ilustró dramáticamente este proceso. La reticencia de Bs As se explica por la división de las facciones porteñas en: “nacionalistas” conducidos por Mitre y “autonomistas” dirigidos por Adolfo Alsina. La estrategia de Mitre, decidido a nacionalizar Bs As para subordinarla al poder central como al resto de las provincias, se enfrentó con la exitosa oposición de Alsina quien, para conservar las tradiciones autonomistas de su provincia, no vaciló en aliarse con los grupos federales del interior para imponer las candidaturas de Sarmiento y de Avellaneda. Esta contradicción dentro de la provincia hegemónica generó una serie de efectos que no solo influyeron sobre la integridad territorial sino también sobre los mecanismos de comunicación que, en pasos sucesivos, identificó a los grupos del interior con una comunidad política más amplia. La crisis del 80 Sarmiento concluyó su presidencia luchando contra el levantamiento de 1874 y Avellaneda se vio obligado a trasladar al pueblo de Belgrano la residencia del gobierno nacional, cuando cundía la rebelión del gobernador de Bs As. Organizados en una Liga cuyo epicentro fue la provincia de Córdoba, participaron Entre Ríos, Santa Fe, Tucumán, Salta, Jujuy tejieron una trama electoral que condujo a Roca hacia la presidencia. El poder en Bs As se fragmentó entre los partidarios de la candidatura presidencial del gobernador Carlos Tejedor y los porteños nacionalistas, antiguos partidarios del autonomismo y del Partido Republicano. La Liga de Gobernadores impuso su candidato en el Colegio Electoral en las elecciones del 11 de abril de 1880 mientras Bs As emprendía el camino de la resistencia armada. Dos meses después Avellaneda instalaba el gobierno nacional en Belgrano y convocaba las milicias de Bs As, Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba. Roca, desde Rosario, organizaba la marcha sobre Bs As. Durante tres sangrientos encuentros se dirimió la victoria a favor de los nacionales, de manera que Bs As se subordinaba al poder político central. El resultado de estos acontecimientos se tradujo en dos leyes nacionales, una federalizó la ciudad de Bs As que, desde el 8 de diciembre de 1880, quedó sometida a la jurisdicción exclusiva del gobierno nacional. Cap. 2: La república posible Alberdi y su fórmula prescriptiva Alberdi fue el autor de una fórmula prescriptiva que gozó del beneficio de alcanzar una traducción institucional sancionada por el Congreso Constituyente en 1853.

Alberdi rechaza una cultura tradicional, la cultura hispánica que impide el cambio y la innovación, y opta por otro modelo: el de los países europeos en trance de edificar una sociedad industrial que libere al hombre de la servidumbre de la naturaleza. La cuestión que preocupaba a Alberdi era la de organizar un poder central, necesariamente fuerte para controlar los poderes locales y suficientemente flexible a una unidad política más vasta. En la fórmula alberdiana el presidente materializa el poder central, pero no detenta todo el poder ni tampoco ejerce un dominio irresponsable sobre la sociedad. El gobierno responsable deriva de una legitimidad del presidente investido por una constitución. Para prevenir el despotismo es necesario encuadrar el ejercicio gubernamental dentro de límites temporales precisos, otorgando a magistraturas diferentes la tarea de legislar, ejecutar y sancionar. Libertad política para pocos y libertad civil para todos Los riesgos pueden emerger de los conflictos entre facciones adversas o de la demagogia del actor con vocación de representante. Para prevenirlos es preciso mediatizar los modos de elección de los representantes según sea la importancia del cargo que está en juego. El diputado será directamente elegido por el pueblo, mientras que el senador y el presidente detentaran su titulo de una elección de segundo grado realizada en las legislaturas provinciales o en el seno de un colegio electoral. La oposición entre “pueblo chico” y “pueblo grande” está fundada en argumentos que asignan a unos pocos la virtud de saber elegir y a la muchedumbre la ignorancia de no saber elegir. El punto de vista alberdiano es, en este sentido, francamente restrictivo. La fórmula alberdiana prescribe la coexistencia de dos tipos de república federativa: la república abierta y la república restrictiva. La república abierta estaría regida por la libertad civil; en ella tienen cabida todos los ciudadanos, nacionales y extranjeros, que hagan uso de las garantías consagradas por el texto constitucional. La república restrictiva, construida sobre el ejercicio de la libertad no se circunscribe a un pequeño número de ciudadanos; un espacio cuyos miembros se controlan a sí mismos y, a la vez, controlan el contorno que lo circunda.


				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Tags:
Stats:
views:5016
posted:1/5/2010
language:English
pages:3