Memorización La Palabra de Dios en Mi Mente

Document Sample
Memorización La Palabra de Dios en Mi Mente Powered By Docstoc
					Memorización: La Palabra de Dios en Mi Mente
Mónica Ortega de Arzamendi Usado con permiso

ObreroFiel.com – Se permite reproducir este materialsiempre y cuando no se venda.

La importancia: La palabra de Dios es básica ya que es útil en todos los aspectos de nuestra vida, veamos algunos de ellos Es la Palabra de Dios viva y eficaz (Hebreos 4:12) Ayuda a guardarnos de pecar (Salmo 119:9-11) La Biblia lo manda (Deuteronomio 6:6) El Espíritu Santo usa la Palabra de Dios memorizada en la vida diaria. *en la tentación *en las pruebas *cuando hace decisiones *le ayudara a encontrar la paz *proporcionara alimento para nuestra alma *nos da confianza y autoridad para testificar *provee de un medio para evangelizar y aconsejar a otros *nos guiará a la victoria sobre el pecado, etc. Cada parte de la Biblia nos provee de un crecimiento espiritual, y cada versículo de la Biblia puede ser usado en diversas formas ya que su contenido es muy diverso, veamos algunos ejemplos de tipos de versículos, que podemos enseñar en nuestras clases con los niños: Evangelización (Juan 3:16, Romanos 5:8, Juan 1:12) Promesas (Mateo 28:20, Juan 14:13, 1 Juan 1:9) Testimonio (Hebreos 13:6, Salmo 23:1-2, 2 Timoteo 1:12) Exhortación (Colosenses 4:2, 2 Pedro 3:18, 1 Juan 4:7) Mandamientos (Marcos 16:15, Tesalonicenses 5:18) ¿Pero que tipo de versículos debemos enseñar? La selección de versículos adecuados de acuerdo con los siguientes puntos: relacionados con la enseñanza principal de la lección, que sean comprensibles para la edad del niño, no podemos enseñar un versículo para niños escolares y enseñar el mismo versículo con las mismas palabras para niños preescolares. Acordes con la madurez espiritual del niño, cada niño va a prendiendo de acuerdo al trabajo que ya ha hecho el Espíritu santo en su vida, debemos siempre de explicar lo que se enseña. Usando palabras y conceptos comprensibles para el niño, para así proveerle de un mejor entendimiento de la palabra de Dios. Existen muchos métodos para la memorización de versículos bíblicos, pero en caso de los niños, unos de los principales, es la de la repetición usando diferentes técnicas divertidas para, que el mismo se quede guardado en sus corazones y lleven el mensaje bien comprendido en su mente, para ello se ha utilizado un antiguo método eficaz, llamado IPEARR.

Memorización: La Palabra de Dios en Mi Mente
Mónica Ortega de Arzamendi

MÉTODO IPEARR (Introducción, Presentación, Explicación, Aplicación, Repetición y Repaso.) INTRODUCCION Introduzca el versículo de tal manera que la atención del niño se enfoque en la verdad del versículo y la relación a su vida. Esto puede hacerlo con preguntas, títeres, ilustraciones cortas, etc. PRESENTACIÓN • Lea el versículo directamente de la Biblia, no solamente de la ayuda del visual. • Presente la ayuda visual • Enseñe que el versículo de memoria es de la palabra de Dios Enseñe la cita, donde se encuentra en la Biblia EXPLICACIÓN Explique palabras y conceptos nuevos o poco conocidos APLICACIÓN Ayude al niño a aplicar el versículo Bíblico a su propia vida. 1.-A la vida del niño inconverso • Usar ejemplo de pecado si el versículo lo permite Animarle a apropiarse del versículo recibiendo a Cristo hoy 2.-A la vida del niño salvo • Usar ejemplos de la vida diaria, si el versículo lo permite Animarle a poner la enseñanza en práctica REPETICION Varíe las maneras de ayudar a los niños a memorizar el versículo de semana a semana. Repitiendo el versículo Bíblico una o dos veces no es suficiente! Recuerde: la repetición es esencial para el aprendizaje REPASO Repase los versículos en las clases que siguen. Un versículo se graba en la memoria por medio del repaso frecuente y dinámico. Siga repasando todos los versículos bíblicos de una serie varias veces durante un año. La práctica con los niños le proveerá de diversas ideas divertidas para agilizar la memorización de los versículos bíblicos y así, hacer de la memorización algo relevante en la vida del niño. Confíe en el Señor para que siempre tome el control de sus clases y de la enseñanza que imparta con los niños, y sea él quien les proporcione del crecimiento espiritual que ellos necesiten.