INFORME FINAL DEL CONSULTOR by cometjunkie49

VIEWS: 0 PAGES: 11

									Proyecto de Formación Gerencial por Videoconferencia Interactiva Multipunto Banco Interamericano de Desarrollo – Universidad ORT Uruguay
Ref. ATN/MH-5418-RG (UR)

INFORME FINAL DEL CONSULTOR
El presente informe reseña la actividad del consultor Dr. Alejandro Armellini, en su rol de Gerente de Proyecto, en el marco del Proyecto de Formación Gerencial por Videoconferencia interactiva multipunto. El período de trabajo se inició el 9 de marzo de 1998 y finalizó el 30 de abril de 2001.

I.

Introducción

Los cursos de capacitación gerencial para PyMEs que fueron objeto del Proyecto de Formación Gerencial por Videoconferencia Interactiva Multipunto se dictaron desde mayo de 1998 hasta noviembre de 2000, en función de la estructura del año lectivo en nuestro país. Las conclusiones y lecciones aprendidas aquí presentadas ya han sido documentadas y discutidas en diferentes instancias:
§ § § § § §

informe de avance correspondiente al segundo semestre de 2000 (entregado en febrero de 2001); informe final del consultor Ing. Marcel Mordezki, elaborado en coordinación con el Gerente del Proyecto (entregado el 29 de mayo de 2001); volumen 4 de la publicación InfoPYME (abril de 2001), páginas 8 y 9; sitio web de Lanic (http://lanic.utexas.edu/pyme/esp/socios/ORT/proyecto1.html); encuentro propiciado por el Banco y realizado en Washington DC; (octubre de 2000); (parcialmente) en el informe de la evaluadora externa, Lic. Elba Luna (junio de 2001).

Este informe resume los aspectos centrales del proyecto y las principales lecciones aprendidas que de él han surgido. En los documentos citados pueden encontrarse detalles adicionales. El objetivo general del proyecto era el desarrollo de técnicas innovadoras para la capacitación gerencial en PyMEs. Persiguiendo ese objetivo incluso luego de finalizado el proyecto, la Universidad ORT Uruguay (en lo sucesivo, ORT) evalúa, en el año en curso, diferentes alternativas para arribar a un modelo de dictado que cumpla con las características inicialmente planteadas: (a) Ofrecer un uso innovador de nuevas plataformas tecnológicas en la formación gerencial de PyMEs para el interior del país. (b) Sustentabilidad. (c) Replicabilidad.

2

A la fecha de elaboración de este informe, ORT se encuentra en esta etapa de evaluación de la experiencia y de búsqueda de alternativas pedagógica y tecnológicamente adecuadas a los objetivos planteados. En este proceso, se está teniendo en cuenta las lecciones aprendidas y los cambios tecnológicos y regulatorios ocurridos desde que se inició el proyecto hasta la actualidad. A partir del próximo año, ORT comenzará a implementar las alternativas seleccionadas para la formación para pequeños y medianos empresarios en el interior del país, continuando de esa forma (ahora, con medios propios) la prosecución del objetivo de este proyecto.

II.

Características generales del proyecto

Este proyecto tuvo dos componentes centrales: la generación de una red de centros educativos y el dictado de un programa modular innovador de capacitación gerencial para pequeños y medianos empresarios. La red de centros fue creada y está en funcionamiento, según se ha venido informando en los sucesivos informes de avance. El dictado del Programa de Desarrollo Gerencial (PDG) para pequeñas y medianas empresas, comenzó en 1996 (es decir, dos años antes del inicio de la financiación externa mediante el proyecto objeto de este informe) y continuó hasta fines del año 2000. Las plataformas de dictado del curso ensayadas y las tecnologías utilizadas constituyeron una innovación en lo que hace a modelos de capacitación para las PyMEs en el país. El segundo programa modular que originalmente integraba el proyecto era el Programa de Desarrollo Gerencial en Agronegocios. De este programa, la unidad ejecutora dictó solamente un módulo en 1999. La discontinuación obedeció a la falta de quórum en todos los puntos del país donde fue ofrecido (Artigas, Salto, Paysandú y Colonia). Si bien en términos de contenidos, el PDG PyMEs presentó las características habituales en programas de formación para pequeños y medianos empresarios, fue innovadora la modalidad de dictado del curso, que pasó por dos fases: en primer lugar, el uso de la videoconferencia interactiva multipunto como plataforma exclusiva de dictado (1996 - 1999) y en segundo lugar, la combinación de ésta con encuentros presenciales intensivos (“de inmersión”) en la ciudad de Salto, que convocó asistencia de diversos puntos del país. Internet fue incorporada al dictado de cursos, fundamentalmente como apoyo en la distribución de material didáctico y como herramienta de comunicación, a partir de octubre de 1998. Los módulos que integraron el PDG en sus versiones 1999 y 2000 fueron los siguientes (en el cuadro se indican los docentes que participaron de la última edición del curso, en el año 2000):

3

Módulo (*) Contabilidad Finanzas Marketing y ventas Recursos Humanos Calidad Dirección Estratégica

Docente presencial Marcelo Debat Bruno Gili Julio Brin Eduardo López de Leo Angela Siri Enrique Kramer

Docente por Videoconferencia Cecilia Bello Eduardo Pérez Muñiz Daniel Mordecki Raúl Prego & Anahir Benelli Leonardo Cizmic Daniel Scuoteguazza

(*) Cada módulo tuvo una duración total de 20 horas. El proyecto se dio por finalizado en cuanto a su ejecución y al dictado de clases en noviembre de 2000. Desde esa fecha y hasta mayo de 2001, nuestro trabajo se concentró en el análisis de modelos alternativos de entrega de cursos para empresarios del Uruguay, haciendo un uso innovador de diversas tecnologías y buscando las economías de escala que garantizasen la sostenibilidad en función de la experiencia adquirida Además del desarrollo de la red y del dictado de programas de capacitación y actualización en forma descentralizada, este programa incluyó la formación de los docentes que dictaron cursos por videoconferencia y el desarrollo de material didáctico y de apoyo a los cursos, el cual fue puesto a disposición de los alumnos vía Internet. La versión grabada de cada videoconferencia estuvo disponible a los alumnos ausentes en la clase, por la vía del videocassette. La grabación de la clase se realizó en la sede de operación en Montevideo. A demanda del interesado, el videocassette se le envió utilizando como canal de distribución la red de centros educativos que colaboraron en este proyecto, en el interior del país. El acceso a los materiales de apoyo, así como a los grupos de discusión, estuvo restringido a los alumnos de los cursos, y se efectuó mediante la dirección URL http://cursos.ort.edu.uy A continuación se analizan las dos modalidades de dictado del programa: una basada en la videoconferencia (período 1998-99) y otra basada en la modalidad mixta de dictado (2000).

4

A. Modalidad basada en videoconferencia (período 1998-99)
El Programa se dictó por videoconferencia interactiva multipunto en 1998 y 1999, para las ciudades de Colonia, Paysandú, Salto, Artigas y Maldonado. Previamente, el programa había sido dictado utilizando la misma tecnología para la ciudad de Colonia (1996) y para las ciudades de Salto, Paysandú y Colonia (1997). La red de aulas virtuales de videoconferencia de la Universidad ORT fue la primera en el país. En julio de 1998, ANTEL (la empresa nacional de telecomunicaciones) lanzó su propia red de aulas virtuales, que posibilitó incorporar a la ciudad de Artigas. Con el advenimiento del servicio ISDN en Maldonado, fue posible realizar el dictado de cursos en un aula virtual propia, ubicada en el centro educativo asociado a ORT en dicha ciudad. Originalmente, este proyecto planteó el carácter novedoso del uso de la tecnología de videoconferencia para el dictado de cursos de formación gerencial en el interior del país. A lo largo del proyecto, la tecnología de videoconferencia se generalizó en el país. En cuanto a la evaluación del curso, a partir de abril de 1999, se decidió modificar el método de evaluación, sustituyendo el Proyecto Integrador final por pruebas de conocimientos realizadas al concluir cada módulo. Este cambio obedeció a las siguientes razones: a) Comerciales: era necesario darle modularidad al Programa para que cada módulo pudiera ser comercializado en forma independiente. Con el Proyecto Integrador, el Programa tendía a ser vendido como un único curso y de elevado costo, perdiendo atractivo para el cliente potencial el módulo independiente. b) Logístico: la supervisión a distancia del Proyecto Integrador se reveló como muy difícil para los tutores y para los participantes en los cursos.

Los principales problemas enfrentados durante el desarrollo del proyecto fueron: Masa crítica. La baja densidad de población del interior del país dificultó la obtención de un número suficiente de empresarios dispuestos a participar del programa en los sitios. Como ya se informó en los informes correspondientes al primer y segundo semestre de 1999, era necesario lograr un quórum mínimo de 12 personas por localidad (asumiendo cuatro sitios remotos conectados durante la totalidad del programa) para lograr el equilibrio financiero del dictado de los cursos. Aún considerando que el programa se dirigió a las regiones de mayor densidad de población, el número de pequeños y medianos empresarios con posibilidades de pagar por un programa de formación de este tipo resultó ser pequeño en términos absolutos en cada una de ellas. Si bien los cursos lograron alcanzar los números mínimos, se produjo un fenómeno de “levantamiento del stock” de potenciales alumnos, en el cual se capacitó mayor cantidad de empresarios que los que resulta posible mantener en un flujo continuo. Esta situación se produjo a partir de 1998, y no se había detectado en las primeras dos versiones del programa, que ya había sido dictado por ORT en dos años consecutivos (1996 y 1997) antes de la iniciación del proyecto, con buenos números de participantes.

5

Localidad

Promedio de asistentes por módulo del PDG (1996-1997) 20 25 18

Salto Paysandú Colonia

Posibilidades de los empresarios. Las posibilidades de inversión en capacitación percibidas a posteriori del proyecto, por parte de los dueños y gerentes de las PyMEs en el interior del país resultaron inferiores a las esperadas. Al detectarse este problema, se encargó un estudio específico, cuyos resultados se resumen más adelante (el estudio completo integra el último informe de avance del proyecto, correspondiente al segundo semestre de 2000). Aceptación de la videoconferencia. La videoconferencia, como herramienta para el dictado de un curso completo, no resultó totalmente aceptable para el público objetivo, a los costos disponibles durante el proyecto. En cambio, ha revelado ser útil para eventos de única vez, reuniones de trabajo aisladas y sesiones de carácter magistral, típicamente expositivas y con escasa interacción espontánea. Esto ocurrió a pesar del nivel técnico logrado en el sistema instalado, que fue evaluado por los participantes como aceptable. Confiabilidad de los enlaces de datos. .El servicio de los enlaces contratados a ANTEL mostró una confiabilidad relativamente baja para las necesidades de cursos regulares. Otros problemas fueron relacionados al servicio de las aulas virtuales de ANTEL. A manera de ejemplo, se muestra a continuación un resumen de las videoconferencias perdidas en una semana del mes de diciembre de 1999. En todos los casos, los problemas que ocasionaron la pérdida de clases (ya sea técnicos o logísticos en sus aulas virtuales) fueron reconocidos por ANTEL: Fecha 7/12 9/12 13/12 14/12 Pérdida de tiempo de clase (en horas) 2 2 3 1,5

Con los niveles de servicio observados, a posteriori del proyecto, se tiene un escenario en el que la videoconferencia debe necesariamente ser una herramienta de apoyo circunstancial al dictado de un programa, y no la plataforma principal. Tarifas. Las tarifas de los enlaces de datos no tuvieron, contrariamente a lo esperado, reducciones significativas durante el proyecto, lo que afectó los precios y en última instancia la viabilidad financiera del proyecto. En particular, no se concretó la anunciada disponibilidad de servicios ISDN a nivel nacional.

6

B. Modalidad mixta (2000)
Para el año lectivo 2000, se implementaron modificaciones en los cursos recogiendo las experiencias previas, en particular lo actuado desde la puesta en marcha de las aulas virtuales de ANTEL en todo el país. Se llevaron adelante modelos semi-presenciales, en los que la videoconferencia fue una plataforma de entrega más entre otras. Los cursos se dictaron en formato intensivo y presencial en la ciudad de Salto, acompañados de una videoconferencia por módulo, donde se explotaba la posibilidad de que un experto aportara su visión sobre un tema, para un conjunto importante de personas ubicadas en puntos remotos. Si bien los contenidos de los cursos habían sido evaluados como adecuados por los participantes en el período anterior, para el año 2000 se implantaron ajustes en función de la experiencia adquirida, adaptando los módulos de curso específicamente a las necesidades y requerimientos de las PyMEs del interior del país. En este sentido, entendemos que jugó un rol preponderante el aprendizaje realizado durante el desarrollo del Proyecto y la acción coordinada entre el consultor Ing. Marcel Mordezki y el Gerente del Proyecto. Durante el año, se dictaron los 6 módulos que componen el programa: Contabilidad y sistemas de información en la empresa, Gestión financiera de la empresa, Marketing y ventas, Gestión de los recursos humanos, Gestión de la calidad y Dirección estratégica.

a. Calidad del programa y del servicio ofrecido Las encuestas que ORT aplica a cada módulo mostraron un buen nivel de conformidad con este formato, en lo que refiere a calidad del producto educativo y satisfacción con el dictado. Varios docentes alcanzaron al máximo posible en muchos de los ítems que fueron evaluados. Esta evaluación fue confirmada en la evaluación del proyecto realizada por la Lic. Elba Luna en marzo de 2001. Durante su visita a Uruguay, la Lic. Luna entrevistó a varios participantes del PDG de los últimos años en diferentes ciudades. Los entrevistados coincidieron en que este programa (no solamente la edición 2000 del PDG) se destacó ampliamente entre las ofertas de formación gerencial en el interior del país por la calidad de los cursos, el nivel de los docentes y la calidad del servicio en su globalidad. Por otra parte, resultó ser también una de las propuestas de más alto precio, siempre a partir de las entrevistas realizadas por la Lic. Luna, lo cual la tornó de difícil acceso en períodos de fuerte recesión económica, como el que tuvo lugar a partir de 1998. En particular, los participantes destacaron la pertinencia del programa y su relevancia en función de las necesidades. Esta evaluación se apoyó en los niveles de aplicabilidad de los conocimientos recogidos en los cursos en cada PyME, así como en las oportunidades de negocios que surgieron durante los diferentes módulos. En ese sentido, el ejercicio de networking entre los participantes fue muy valioso para todos. Naturalmente, el networking se produce mejor en instancias presenciales que mediante la videoconferencia. b. Infraestructura y logística En esta última edición del programa (durante el año 2000) se dispuso de una excelente infraestructura y servicios en un hotel de la zona de Salto. De este modo, el empresario no recibió meramente un curso, sino un conjunto de servicios de muy buen nivel en un entorno agradable,

7

distendido y apropiado para el desarrollo de actividades de formación en formato intensivo. La actividad mereció la atención de la prensa local en múltiples oportunidades. El dictado de los cursos se vio apoyado por el Centro Educativo perteneciente a la red en la ciudad de Salto, que brindó servicios de carácter operativo, tales como la realización de fotocopias. Este apoyo permitió ofrecer un buen nivel de atención en cuanto a materiales didácticos y otros aspectos de la logística del curso.

III. Estudio en profundidad sobre necesidades de capacitación para PyMEs
Por haber percibido durante la marcha del proyecto una problemática seria en torno a la viabilidad de una adecuada capacitación para PyMEs en el interior del país, en el marco del convenio con el Banco, y de acuerdo con una recomendación del consultor Gerry McDermott, a mediados de 2000 ORT encomendó un estudio en el Departamento de Colonia, para determinar las posibilidades de inversión en capacitación de los empresarios y detectar eventuales necesidades adicionales de capacitación específica. Si bien el estudio abarcó una única zona del país, los resultados se pueden considerar generalizables al resto del territorio. El informe de este estudio, realizado por el Lic. Walter Martínez, fue entregado al Banco conjuntamente con el informe de avance correspondiente al período julio-diciembre de 2000. La conclusión fundamental de dicho informe es que los empresarios locales estarían dispuestos a pagar hasta aproximadamente US$ 190 por módulo de cursos con dictado presencial, local, de alta calidad, siempre y cuando se les brinde además un servicio personalizado de seguimiento o consultoría incluido en el precio. Este servicio adicional tendría el fin de apoyar al empresario local en la implementación particular en su empresa de lo aprendido durante el curso. El informe concluye también que un programa como el que los empresarios de PyMEs consideran ideal no sería viable en el interior del Uruguay sin un subsidio externo, que cubriera no solamente su puesta en marcha, sino toda su ejecución.

IV.

Conclusiones finales del proyecto y lecciones aprendidas

La dimensión tecnológica La videoconferencia (VC), que era un elemento importante de innovación al iniciar este proyecto, ha perdido parcialmente su característica de novedad, y parece estar siendo desplazada como medio preferido para la implementación de programas a distancia. Desde el punto de vista académicopedagógico, se puede cuestionar el dictado de clase 100% por este medio, en especial para el público objetivo de este programa.

8

Como ya se expresó, la situación económica del interior del país y en particular de las PyMEs vinculadas al agro dificultaron la aceptación de los cursos, a pesar de que el precio fijado se situó aproximadamente en la mitad del precio que un curso similar tiene en Montevideo. Durante el proyecto, ORT realizó un estudio comparativo de los costos de transmisión de datos, que concluyó que en el Uruguay la utilización típica para cursos por videoconferencia costaba más del doble que en una serie de países de infraestructura comparable. Estos costos, incluso en vista de acuerdos especiales alcanzados por ORT con ANTEL, volvieron muy difícil alcanzar una operativa superavitaria. Por otra parte, la confiabilidad de los enlaces no fue suficiente. Si bien el número de problemas asociados a la tecnología de VC disminuyó significativamente desde 1998, durante los años 1999, 2000 y en las conferencias realizadas por ORT en 2001 aún se producían interrupciones prolongadas del servicio y “microcortes” que alteraron el normal desarrollo de clases. También se produjeron otros problemas inherentes a ANTEL que incidieron directamente en la dinámica de los cursos. La VC es, sin embargo, una herramienta poderosa para eventos “de única vez” e incluso para el apoyo a otras plataformas de entrega. Durante el proyecto se constató que los empresarios preferían el material impreso frente al material electrónico y sufrían dificultades de acceso a Internet, ya sea por falta de equipamiento o por carencia de alfabetización informática adecuada. La producción y distribución de material impreso incrementó, por tanto, los costos frente a las previsiones iniciales. Sin embargo, el acceso al correo electrónico se difundió en forma considerable entre 1996 y 2000: el 95% de los alumnos entregó sus trabajos finales de evaluación de cada módulo por esa vía en el año 2000.

La dimensión académica Fue posible ofrecer cursos de alta calidad en sitios donde las ofertas de formación en general (y para PyMEs en particular) eran escasas o nulas. Esto fue apreciado y valorado por los empresarios. La propuesta de ORT para la formación en el interior del país se destacó en calidad entre todas las propuestas existentes. Resultó también la de más alto precio al alumno. La selección de los módulos que componen el PDG, así como la carga horaria asignada a cada módulo, fueron adecuadas en términos generales. Sin embargo, el interés relativo de cada componente del Programa fue diferente. Los dos primeros módulos (Contabilidad y Finanzas) resultaron menos atractivos para los empresarios de PyME del interior del país. La experiencia indicó que los contenidos seleccionados para el programa resultaron compatibles con las necesidades de los empresarios, profesionales y técnicos de las empresas intervinientes. Fue especialmente mencionado en las encuestas de opinión al final de cada módulo, el alto nivel docente expuesto.

9

Los alumnos expresaron que sería importante llegar al equilibrio adecuado entre la videoconferencia y la presencialidad habitual. En ese sentido se trabajó en la adecuación de contenidos y modalidades de dictado y se presentó una oferta que combinaba videoconferencia y presencialidad en el dictado del año 2000, generando una respuesta más positiva. En efecto, el nivel de satisfacción de los empresarios aumentó notoriamente con la aplicación del formato mixto de aprendizaje, frente al uso exclusivo de la VC. El formato intensivo y presencial generó sinergias entre los participantes, que se tradujeron no solamente en meras amistades sino también en oportunidades de negocios. Los docentes, a su vez, manifiestan inequívocamente que el grado de aprovechamiento del curso por parte de los alumnos fue superior en el formato 2000 en relación al obtenido en el formato anterior.

La dimensión de mercado y sustentabilidad Los agentes locales y los convenios con agremiaciones constituyen canales de distribución adecuados para estas propuestas de formación. Además de ofrecer las vías esperadas por los eventuales alumnos, las asociaciones y agremiaciones locales especializadas legitiman la propuesta de formación y facilitan la difusión y promoción de los programas de capacitación. Los convenios con estos gremios y asociaciones locales, que se fueron desarrollando durante el proyecto, posibilitaron un mejor acceso a las PyMEs del interior. Ejemplos de estos acuerdos son los alcanzados con los Centros Comerciales de Artigas y Salto, la Comisión Técnico-Mixta de Salto Grande, y otros. Las características demográficas y la estructura económico-empresarial del país origina una gran dispersión del mercado de capacitación. Cuando un programa de capacitación se dicta repetidamente en una misma localidad, se alcanza rápidamente la saturación con respecto a los participantes potenciales. No obstante, existe en opinión de los participantes en este proyecto una demanda adicional originada en empresarios que tienen el interés o la necesidad de capacitarse a corto plazo en gestión empresarial. Este público objetivo no pudo acceder a los costos planteados por los cursos de este proyecto, aún resultando el proyecto deficitario como operación. El poder adquisitivo o el dinero disponible para capacitación por parte de los empresarios de las PyMEs en el interior del país es inferior al de sus colegas en Montevideo. Simultáneamente, existió en Uruguay durante el desarrollo del proyecto un incremento significativo en oferta educativa subsidiada por programas internacionales en áreas afines a las del PDG. Estos cursos se ofrecieron a muy bajo costo en las mismas zonas donde se ofreció el PDG. En opinión de este informante, es poco probable que estas propuestas de formación puedan permanecer en el mercado una vez finalizado dicho subsidio. En resumen, según el informe presentado por el Lic. Walter Martínez, consultor del Banco Interamericano de Desarrollo en el marco de este programa, el proyecto presentó características muy destacadas en lo que a calidad, interés y relevancia refiere pero será necesario modificar las condiciones económicas, los medios tecnológicos y de transmisión de datos, y eventualmente

10

algunos aspectos de organización y dictado para que el mismo resulte viable sin subsidios específicos. El dictado del PDG en formato mixto (clases presenciales en el interior más videoconferencias) permitió, aunque sin generar superávit, equilibrar el presupuesto del proyecto y ofrecer un servicio educativo valioso, de muy alta calidad y a un precio más cercano a las posibilidades expresadas por el mercado objetivo. Un descubrimiento de este proyecto es que los empresarios esperan que el proveedor del servicio educativo realice acciones que van más allá de la enseñanza y del aprendizaje, con el objetivo de facilitar la implantación en las empresas de los conocimientos adquiridos por parte de los participantes durante los cursos. Estos complementos podrían tomar la forma de consultorías en la firma, aunque por otro lado los alumnos no estarían inicialmente dispuestos a pagar más por este servicio, el cual consideran que debería incluirse como parte integral del curso ofrecido. Si tomamos los costos del PDG de ORT (U$S 320, sin “valores” adicionales), comparándolo con el precio que los potenciales alumnos están dispuestos a pagar (U$S 190 como tope máximo, incluyendo la gama de servicios adicionales de tipo consultoría, según se explica en el informe del Lic. Martínez), podríamos concluir que esta propuesta de formación sería, desde el punto de vista económico, inviable. Sin embargo, algunos elementos de la demanda de los empresarios podrían ser incorporados como parte de los cursos. Por ejemplo, en algunos de los módulos se podría estructurar la enseñanza en función de casos específicos proporcionados por los propios empresarios. Si bien este tipo de acciones no constituyen la consultoría deseada por los empresarios, pueden acercarse lo suficiente como para constituir un elemento muy significativo de mejora.

V.

Tras la finalización del proyecto

En primer lugar, es importante destacar que ORT mantiene su compromiso con la capacitación de empresarios de las PyMEs, y que está trabajando activamente para ofrecer programas que se adecuen mejor a la demanda y resulten financieramente viables. En lo tecnológico, la distribución de video a través de Internet se presenta como la principal alternativa que nos encontramos explorando activamente. La idea es ofrecer las clases por Internet, mediante el uso de video, audio y transparencias en modalidad unidireccional. En caso de ofrecer clases en vivo, se implementaría el retorno de los participantes por chat y por teléfono. El alumno podrá también acceder a estas clases (con las interacciones generadas durante la misma) en tiempo diferido y a demanda, realizando sus aportes en forma asincrónica en los foros que se abrirían para cada caso. Esta estrategia ha sido evaluada experimentalmente durante la primera mitad del 2001, y mediante otro programa ofrecido en el área de Educación en el año 2000. La distribución a través de Internet se justifica frente a la videoconferencia sobre ISDN por dos razones: (1) Su costo es inferior (no requiere el arrendamiento de aulas virtuales, por ejemplo), y (2) No requiere una masa crítica de participantes por localidad, ya que cada alumno accede desde su trabajo o domicilio, ya sea en tiempo real o en tiempo diferido.

11

En lo relativo a precios, ORT está evaluando la estrategia de ofrecer una capacitación comparable al PDG a un costo que rondaría en el 50% del precio original del PDG en su versión 2000. Esta reducción sería posibilitada por la disponibilidad de nuevas tecnologías (que están siendo experimentadas) y de acuerdos adicionales entre ORT y ANTEL. Estimamos que el análisis de factibilidad de esta estrategia finalizará en noviembre de 2001. En caso de implementar cursos en esta nueva plataforma, los mismos iniciarían en abril de 2002. En la dimensión de métodos pedagógicos y contenidos, ORT deberá evaluar las modificaciones que puedan acercar el programa de estudios ofrecido a las dimensiones deseadas por los empresarios del interior, en especial a los elementos que ayuden o demuestren la aplicación directa de los conocimientos impartidos. Corresponde agregar que, como señal de que la formación de empresarios de las PyMEs es un área estratégicamente importante, así como el análisis y la integración de nuevas tecnologías en la educación, la unidad ejecutora ha recontratado (a su costo) a los consultores Dr. Alejandro Armellini, Gerente del Proyecto finalizado, y al Ing. Marcel Mordezki, para proseguir con el trabajo comenzado en el proyecto. En el caso del consultor Ing. Fernando Padilla, la Universidad lo ha mantenido como consultor externo, cargo que ocupará hasta el 30 de setiembre del corriente año, sin perjuicio de otras tareas por las que se lo pueda convocar.

Dr. Alejandro Armellini Gerente de Proyecto


								
To top