Docstoc

Mi Salud: Un Lujo Excesivo

Document Sample
Mi Salud: Un Lujo Excesivo Powered By Docstoc
					       JENNIFER A. MARCIAL OCASIO!                                                           3 DE DICIEMBRE, 2009



             Mi Salud: Un Lujo Excesivo
       Los hospitales del sur de la Florida cobran más
       a quienes no están asegurados.                                                            Algunas Estadísticas:

                                                                                                  • 46 millones de no asegurados
                                                                                             en los Estados Unidos "datos del
                                                                                             censo, sept. 2009#
                                                                                                 •De estos, cerca de 3.6
                                                                                             millones son floridianos,
                                                                                                 •De los no asegurados:
                        HOSPITAL ADMISSION REQUIRED TO PRIOR DEBT DEBT
                                                                                                 $20.5 millones son blancos
           JUAN DEL PUEBLO                                                                   no hispanos
                                                                                                 $ 12.8 millones son hispanos
                                                                                                 $ 7.4 millones son negros
                                                                                                 •De estos, se estima que 28
                                                                                             millones pertenecen a hogares
                                                                                             donde la mediana de ingresos está
                                                                                             por debajo de los 50 mil dólares.
                                                                                                 •E.E.U.U. es el país donde más
                                                                                             dinero se gasta por persona per
                                                                                             capita en cuanto al cuidado de la
                                                                                             salud se refiere.
MIAMI- El llamado Catch-22: paradoja en Y, en muchas aspectos no se puede                        •La revista American Journal of
                                                                                             Public Health, publicó un estudio
las normas, reglamentos, procedimientos, o defender”, apuntó Linda Quick, Presidenta de      en septiembre de este año donde
situaciones en las que se tiene conocimiento la Asociación de Salud y Hospitales del sur     presentó que el total de muertes
                                                                                             debido a la falta de un plan de
de ser o convertirse en una víctima, pero no de la Florida (SFHHA, por sus siglas en         salud médico sobrepasa los 45 mil
                                                                                             personas.
se tiene control sobre lo que ocurre. Así inglés); entidad que se dedica a abogar en

describen varios profesionales del campo de nombre de los hospitales, ofrece capacitación

la salud el hecho de que los hospitales del sur para quienes laboran en la industria de la
de la Florida cobren mayores facturas a las salud y crea redes de intercambio para
personas que no poseen un plan de salud generar y compartir soluciones a problemas y

médico.                                          conocimientos en el campo de la salud.
                                                                                                                   google images
“Sí, es cierto que el sistema de cobro (en el
área de salud) no hace sentido en lo absoluto.




       !                                                                                                                           1
Y es que según comentó Quick, quien comparó el sistema de cobro en el ámbito de la salud con

una tienda por departamentos, las aseguradoras médicas pagan menos porque tienen muchas

personas bajo su plan. “Una persona que no está dentro de un grupo y se encuentra por sí sola, no

tiene quien la defienda o vele por sus intereses. En cambio, al haber un gran número de personas

bajo una aseguradora, los precios bajan. Si vas a “Payless” (tienda por departamento) y compras

un sólo par, te sale a precio regular; pero si en cambio compras 45 pares, te dan un descuento.

Así funciona con las aseguradoras y los hospitales”, explicó la Presidenta de SFHHA. “No existe

una tabla oficial por la cual regir los precios. Esto es algo que se debe arreglar”, concordó Quick.


Por su parte, Ernesto Pichardo quien laboró con el Consejo de Latinos Unidos, asociación que

lucha por los derechos de las personas sin seguro médico, desmintió esta aseveración. “Ella

(refiriéndose a Linda Quick, presidenta de SFHHA) se tiene que dar cuenta una vez y por todas

que el sistema de salud, no se puede comparar con una tienda o el ir a un mecánico. En estas

situaciones, el cliente sí puede buscar el precio más bajo. Sin embargo, cuando te sientes mal, te

sientes mal. Cuando la ambulancia te tiene que llevar al hospital, vas al más cercano. No hay

tiempo para buscar precios más bajos”, mencionó Pichardo.


Pichardo aseguró que a pesar de que sí hay lo que se conoce como un “charge master” o listado

de precios básicos por tratamientos, “este no es un dato que ni Linda ni los hospitales revelan”.

Ante estas declaraciones Quick reconoció la existencia de esta lista, aunque sostuvo que esta no

se comparte entre hospitales ya que cada hospital cobra un precio diferente. “Es ilógico intentar

poner un precio a la vida de una persona. Cada persona necesita tratamientos y seguimientos

diferentes. Hay muchos factores que determinan esto. Los hospitales sí reportan cuánto es que

cobran pero es tan diferente que es muy difícil determinar un estándar”, añadió. Entre los

posibles determinantes de precios, según explico la presidenta de SFHHA, se encuentra: la
tecnología, el tipo de especialidad y experiencia del médico, la zona donde se ubica el centro de

salud entre muchos otros. “Los hospitales están divididos por sectores. Cuando alguien tiene una

emergencia se lleva al más cercano. Si la persona quiere transferirse después se hacen los

trámites”, apuntó Quick. Pero, tras información provista por varios hospitales, la llegada a la

sala de emergencia y lo que catalogan como estabilización del paciente se le cobra en el hospital

al que fueron llevados antes de esa posible transferencia. “A nadie se le niega el tratamiento.

Tenga o no tenga seguro médico, pueda o no pueda costearlo. Por ley los hospitales tienen que

atender a todo paciente que llegue”, recalcó Quick.


Una visita a la sala de emergencia en muchos hospitales puede fluctuar entre unos $500 hasta

cientos de miles, dependiendo de qué tratamiento reciba el paciente. Una aseguradora paga la

mitad e inclusive una cuarta parte de este precio”, aseguró Pichardo.


Cuando un paciente sin seguro acude a una sala de emergencia en un Hospital de Florida

aquejado de un dolor de pecho, le va a costar un mínimo de $6,000; dependiendo a cual hospital

acuda le llegará a costar hasta $8,000. Mientras, aquellos pacientes que acuden con medicaid,

este plan gubernamental paga unos $2,500 por el mismo tratamiento. Asimismo, la mediana

pagada por cualquier aseguradora médica está en los $3,000. Lo que refleja una diferencia

marcada de unos $5,000 entre quienes están asegurados y quienes no, esto según los datos de la

investigación Engañar, realizada por el Consejo de Latinos Unidos en el 2005. “A pesar de que

este estudio ya tiene unos cuatro años, la situación no ha cambiado; lo que es hasta deprimente.

Este es uno de los últimos, sino el último estudio realizado con esta data. Dar con estos datos es

sumamente difícil y toma años el poder romper y entrar al sistema para acceder a esta

información que es para su desventaja. en la cual reveló varios precios por ciertos tratamientos o

padecimientos.
Este mismo estudio presentó que aquellos que asistieron a los hospitales del sur floridiano por

algún padecimiento de asma o bronquitis llegaron a pagar unos seis mil dólares por su

tratamientos versus los dos mil dólares que pagó el medicare o los tres mil dólares pagados por la

mayoría de las aseguradoras.


Sin embargo, ante cuestionamientos sobre cómo y quién establece los precios por los

tratamientos en los hospitales, la respuesta fue nula. Nadie regula estos precios. Según los

especialistas en el ámbito de la salud, cada hospital determina sus costos de manera

independiente. “A mi entender no hay quien vele por esto. Los reembolsos si están estipulados

pero eso cada aseguradora lo trabaja con el hospital”, mencionó Tiffany Vause, representante de

la Agencia para la Administración de Salud (AHCA, por sus siglas en inglés). Esto a pesar de

que en su página cibernética esta entidad explica que “trabajará para reducir el número de

personas sin seguro médico, reducir regulaciones innecesarias y reducir costos administrativos,

Vause dijo que la AHCA no es responsable por ningún tipo de regulación sobre los precios de

los hospitales. “Nosotros regulamos que estén licenciados, seguros y limpios”, culminó.


Asimismo, el Consejo de Salud del sur de la Florida, la Asociación de Hospitales de E.E.U.U.,

La Asociación de Hospitales de la Florida (FHA, por sus siglas en inglés) y la SFHHA

concordaron que esto es una medida que hay que resolver. Igualmente, Sandra Stoveol, abogada

para el Comité de Regulaciones sobre Salud en el Senado de la Florida explicó que “no hay

ninguna ley que límite cuanto un hospital puede cobrar. Ellos son su propia entidad. No hay

ninguna agencia que se dedique a regular estos precios”. Stoveol explicó que los hospitales de la

Florida se rigen por el capítulo número 20 del estatuto 395: “Licencias y Regulaciones de los

Hospitales”. Este estatuto, dividido en cinco partes no establece en ninguna de ellas cómo es que

se han de determinar estos costos. Estas cinco partes son: Hospitales y otras Instalaciones
Licenciadas; Trauma; Hospitales Rurales; Fondo Público para Asistencia Médica; y Hospitales

de Enseñanza sobre Medicina de Familia.


“Uno de los puntos más interesantes es como sólo se culpa a las aseguradoras de estar

aumentando los precios de las primas. Sin embargo, algo en lo que les debo de dar la razón es en

que hasta cierto punto, con los altos costos de los hospitales, no queda de otra más que aumentar

esos precios. Pero entonces, eso demuestra que el problema grande o el gran problema mejor

dicho, es la falta de regulación en los costos médicos en los hospitales. Ahí es donde hay que

comenzar a hacer cambios grandes”, señaló Pichardo.


Esto fue lo que le sucedió a Adela Balladares quien desde que llegó a los Estados Unidos

(E.E.U.U.) carece de un plan de salud. Balladares jamás pensó que una visita a la sala de

emergencias por lo que aparentaba ser una infección aguda de oídos, la dejaría con una deuda de

millares de dólares, acreedores llamando constantemente a su hogar e incluso una demanda por

parte del hospital Jackson Memorial. Y es que, en el año 1993, fue intervenida a dos operaciones

quirúrgicas por lo que tuvo que pasar dos noches en el Hospital Jackson Memorial. Además de la

deuda que sobrepasa los 50 mil dólares, una década después, la corte le ordenó pagar los

intereses adquiridos por los servicios médicos.


La historia de esta madre soltera no es una aislada. Según los últimos datos ofrecidos por el

Censo (datos publicados en septiembre de 2009) cerca de 46 millones de americanos carecen de

un plan de cobertura médica. De estos, cerca de 3.6 millones son floridianos.


“Esto es un problema que afecta a la Florida actualmente y ha sido una polémica por muchos

años. Estamos catalogados en la tercera posición entre los estados de peor cobertura de salud.

Aquí en mi Distrito Congresional (20) existen unas 135 mil personas desaseguradas. Esto
significa que una de cada seis personas no tiene un plan de salud que los proteja”, expresó la

Congresista Debbie Wasserman Schultz a través de un correo electrónico enviado por su oficina.


Balladares llegó a la ciudad de Miami hace más de 20 años en busca del tan afamado sueño

americano. Su meta era conseguir un empleo que le brindara un sustento así como una mejor

calidad de vida. Abandonó su natal Nicaragua cuando tenía veintidós años. Tuvo que dejar atrás

a sus familiares, a su hija de tan solo tres años y a sus amistades, todo por huir de las políticas

sandinistas que la acechaban. Pero su historia dos décadas después, es completamente diferente a

lo que esperaba.


“Vivía nerviosa. Para mí la salud es lo primero. Por eso al enfermarme fui a un médico privado,

a pesar de no tener plan médico; lo hice pensando en mi hija. Él (el médico) lo primero que me

preguntó fue si tenía un plan de salud médica. Mi respuesta fue que no, que si tan mal estaba que

sin seguro médico él me decía que sería difícil poder costear los tratamientos”, recordó

Balladares.


El dolor de oídos que tenía, no era una simple infección. Tenía sangre acumulada en el tímpano

y requeriría un tratamiento que el médico al cual acudió no podía resolver. Es así como

Balladares llegó al Jackson Memorial. Su estadía en dicho hospital fue corta. Fue admitida un 29

de octubre del 1993 y fue dada de alta al día siguiente. La intervención médica le salvo la vida

pues “los médicos me dijeron que de no haber llegado a tiempo, la sangre me podía llegar al

cerebro y causarme más daños”, expresó Balladares, quien para aquél entonces era empleada a

tiempo completo para la compañía McDonald’s. No obstante, como su empleo no le proveía

cobertura médica y esta no podía costear una privada, tres meses después, recibió una carta en su

buzón. “Esa fue como mi sentencia de muerte. O peor aún, fue como haber vendido mi alma al
diablo. Me ayudaron muchísimo, pues gracias a ellos estoy aquí, pero, ¿a cuesta de qué?”, dijo

solloza.




EL NÚMERO DE LOS NO ASEGURADOS
INCREMENTA CADA VEZ MÁS



El número de personas sin plan de salud en la Florida continúa en aumento, en particular las

áreas que se encuentran al sur. El Dr. Steven G. Ullman director y profesor de programas sobre

el manejo del sector de salud y política pública en la Universidad de Miami, expresó que “en

estos momentos, si miramos esta situación por categorías, los hispanos van en aumento. Por los

pasados años ha sido este sector el que se ha ido añadiendo a la tasa de personas sin seguro

médico; lo que describe en gran medida a los desasegurados del sur floridiano”. Las estadísticas

que presentó el Censo en septiembre de este año demuestran que en Estados Unidos en general,

aproximadamente 20.5 millones de los no asegurados son blancos-no hispanos, 12.8 millones

son hispanos y un total de 7.4 millones son negros. “Gran porcentaje de esos hispanos los

tenemos aquí en Florida”, explicó Ullman. Igualmente, se detectó en los datos del Censo que

aproximadamente 28 millones de éstos son pertenecientes a hogares donde la mediana de

ingresos se encuentra por debajo de los 50 mil dólares anuales.


“Las estadísticas son alarmantes. Esto se debe en gran medida a que las personas tienden a

ignorar su estado de salud cuando se enferman, temiendo por los altos costos de los tratamientos

debido a que no poseen un plan de salud que cumpla con sus necesidades. Esto hay que atacarlo

ya. Es imperante, que se siga demostrando, que se sigan contando estas historias hasta que se

tome acción sobre el asunto”, enfatizó Ullman.
Balladares, por su parte, nunca asistió al médico hasta que ya no aguantó el dolor; momento en el

cual, ya era demasiado tarde y necesitó tratamientos mucho más extensos. Adela describe su vida

después de su operación como una “sumamente estresante”. Comenzó a contactar agencias de

pago para ver como podía refinanciar su deuda. “Yo no quería no pagar. Al contrario, sabía que

tenía que hacerlo y yo les decía: no es que no quiera pagarlo, es que no tengo como. Yo jamás

imaginé que el monto total de mis tratamientos iba a ser tan alto. Yo me acuerdo que dije una

vez, yo creo que van a ser como dos mil o tres mil dólares pero más de cincuenta mil, jamás

pensé”, explicó mientras mostraba copias de todos los procedimientos médicos que se le

realizaron en un plazo de 24 horas que la marcaron y determinaron el transcurso de su vida en un

país extraño, viviendo lo que quedó de la búsqueda del sueño americano que nunca encontró.

“Siempre he vivido con mi hermana acá en Miami. Gracias a Dios ella me ha brindado un hogar

porque honestamente sino estaría de deambulante en las calles. No tengo nada. Ni siquiera puedo

trabajar “full-time” porque mis condiciones médicas se han seguido agravando lo que continúa

siendo una carga económica para mí bien grande” dijo.


“Es precisamente por temor a estas facturas que las personas que no tienen cobertura, tienden a

retrasar sus visitas al médico por más que puedan por miedo a los costos médicos. En muchas

ocasiones tienen que recurrir a las salas de emergencia y ahí si que no hay control en los gastos

médicos. Son mucho más costoso inclusive para quienes tienen un plan médico; todo depende de

que plan sea”, apuntó Kim Bailey, analista de políticas de salud para Families USA, organización

sin fines de lucro, en defensa por una salud de alta calidad más accesible para todos los

estadounidenses, al explicarle la situación de Balladares.
COSTOSA LA SALUD
EN EL SUR DE LA FLORIDA




“Tenemos una de las situaciones más significativas en este país y es el hecho de que aquí en

Estados Unidos (E.E. U.U.) estamos gastando mucho más dinero en salud por persona per capita

que en cualquier parte del mundo. Y, sin embargo, para todo lo que se está invirtiendo, tenemos

una situación en la que tenemos cerca de 47 millones de personas sin seguro de salud y decenas

de personas más allá de eso que los seguros que están pagando no son suficientemente buenos.

Aquí es peor. Nosotros estamos gastando, en Miami por ejemplo, más dinero que en otros

estados. Por persona, per capita, estamos gastando cerca de $12 mil versus unos $7 mil que

gastan en otros estados”, puntualizó el Dr. Ullman.



El profesor sobre manejo del sector de salud y política pública explicó que existe lo que él

catalogó como un círculo vicioso en el sistema de salud el cual lleva a lo costoso que terminan

siendo los tratamientos. Le atribuyó la falta de plan médico a varios factores: “En primer lugar,

tenemos un sector amplio de servicios independientes en el sur de la Florida . Como resultado,

muchas personas que no se están acogiendo a planes de salud o buscando tratamiento médico

cuando así lo necesitan”, aseguró. Entre este sector apuntó a los pequeños supermercados,

pequeñas tiendas así como a los pequeños y medianos negocios los cuales según mostró Ullman

por medio de unas tablas, “casi ninguno tiene los recursos para poder costear un plan de salud”.
Otras de las entidades que se encuentran cabildeando por los derechos de las personas que

carecen un plan de salud es el Consejo de Latinos Unidos, entidad sin fines de lucro. Hace varios

años que este consejo ha emitido declaraciones acusativas a los hospitales del sur de la Florida

alegando que estos cobran altos costos a las personas que no poseen un plan de salud o un plan

de salud limitado mientras que las personas que si están cubiertas por algún plan médico, pagan

menos por los mismos servicios.



“Tienen toda la razón, las aseguradoras pueden cabildear por el total a pagar de un servicio

médico. Los hospitales facturan un total. Las compañías de seguro lo analizan y determinan que

era realmente necesario y que no; por lo que en muchas instancias pagan solo una porción del

monto total. Los asegurados no notan esto pues ellos solo pagan el deducible estipulado por su

plan”, detalló la analista de Families USA.



Pero entonces, ¿qué sucede con los que no tienen quien abogue por sus facturas médicas? “Las

personas que no tienen ese ventaja terminan pagando altas facturas las cuales en realidad casi

nunca pueden sufragar. Pagan entre dos y seis veces más por exactamente los mismos

tratamientos”, añadió.



“Eso es horrible. Vivir sabiendo que cuando llegas cansada del trabajo, uno que no pagaba bien

porque para aquél tiempo lo que cobraba era $3.50 la hora, los acreditadores te llamarían a la

misma hora para amenazarte”, conversó Balladares sobre sus deudas acumuladas desde el 93’.

Las amenazas fluctuaban desde quitarle su hogar, su carro, le exigían que pagara con tarjetas de
crédito que ellos sabían ella tenía a su nombre e incluso la amenazaban con enviar sus cuentas a

la agencia de reporte al crédito.



Para aquellos que se cuestionan el porqué las primas de salud y los costos de los tratamiento son

tan altos, y más aún en el sur de la Florida, Families USA explicó que esto se debe a que, por un

lado los hospitales saben que no van a poder cobrar gran parte de los tratamientos que realizan de

modo que aumentan los costos para asegurar que parte de estos serán costeados. A su vez, Bailey

reiteró que en esta situación “no sólo son las personas no aseguradas quienes están siendo

afectadas por los costos de salud, quienes poseen un plan médico también se afectan porque es

precisamente por esto que las primas aumentan”. A esta premisa el doctor Ullman agregó que

“los proveedores de salud encuentran que tienen que distribuir los costos de este capital, de modo

que hacen más procedimientos de lo que generalmente se necesitan. Lo que aumenta las primas

de salud y afecta a toda la población en general”.



Por su parte, el Congresista Kendrick Meek aceptó que los costos médicos están por las nubes y

esto es gran parte de lo que está afectando nuestra economía. “Eso es lo que buscamos con

nuestra propuesta de ley. Gracias a la reforma de salud se podrá reestructurar los incentivos para

recompensar la calidad de salud, de atención a los pacientes y no enfocarse tanto en el volumen.

También pretendemos ofrecerle a los estadounidenses sin plan médico opciones de seguro de

salud. Esto ayudará a mitigar el problema de sobrefacturación”, explicó el Representante Meek.



Los costos por los tratamientos continúan en aumento. Los planes de salud, son más costosos

cada día y el no estar asegurado es un riesgo que muchos están corriendo. “Son varios los asunto
que entran en la toma de decisiones de cuánto cobrar por algo. Uno de los aspectos que más

contribuye al aumento en los tratamientos lo es que se conoce como La responsabilidad civil

(Tort)”, señaló Quick. Estos son daños reconocidos por la ley que proveen un espacio para una

demanda por parte de la parte afectada. “Es por esto que los médicos nuestros son bien

conservadores en su manera de evaluar. Te harán todos los exámenes necesarios para descartar

las posibles causas de tu enfermedad o padecimiento”, explicó Quick ante el cuestionamiento de

porqué en ocasiones los pacientes son sometidos a un sinnúmero de pruebas que terminan siendo

no necesarias.



En el estado de la Florida, no se le exige a los médicos privados tener un seguro en caso de

demandas por negligencia; sin embargo los hospitales sí. “Lo que sí se les requiere es que

separen un dinero en caso de que sean demandados. Además, Florida recientemente aprobó una

ley que dice que si usted como médico pierde tres demandas, no va a ser capaz de practicar más.

Así que son aún más cuidadoso”, dijo Quick.

Historias como la de Balladares hay muchas, unas más graves que otras. El Señor José Marcial

López también ha perdido varias noches de sueño producto de una operación que lo ha dejado

con una deuda que sobrepasa los siete mil dólares. Marcial López apenas llevaba cerca de seis

meses en E.E.U.U. Trabaja en Archives of América, una compañía de tecnología ganando unos

40 mil dólares anuales. Sin embargo. con mil cuatrocientos dólares bisemanales, con cuatro hijos

pequeños el ejecutivo de cuentas no generaba lo suficiente para los gastos del hogar. “Somos una

familia de seis, aunque en aquél entonces éramos solo cuatro porque mi esposa y la bebé menor

aún se encontraban fuera del país”, narró Marcial López.       Su situación comenzó con una
molestia en el lado derecho de su abdomen. Según contó, aguantó la molestia hasta que esta se

tornó en un dolor que no podía resistir.



“Yo estaba al cuidado de mis tres hijos, yo solo, con un empleo “full-time” y no me podía dar el

lujo de faltar al trabajo porque era mi primera semana de empleo con esta compañía”, señaló ante

cuestionamientos de porqué no asistió al médico desde un principio. Al ser la primera semana de

trabajo, aún no estaba dentro del periodo de 90 días estipulado para poder acogerse al plan de

seguro del trabajo. “Para ese momento, cuando me dio el dolor, yo entendía que tenía medicaid.

Tuve que encontrar quien se quedara con los niños, ir a sala de emergencia donde me dijeron que

me tenía que quedar porque me iban a operar”, explicó Marcial López. “Resultó ser que lo que

tenía no era apendicitis sino que parte de mi intestino se había necrotizado porque se había

torcido”, recordó con un rostro que daba a entender que recordaba lo doloroso de aquél

procedimiento. Pero en aquél momento, Marcial López estaba bastante tranquilo, pues tenía el

plan gubernamental de medicaid, los gastos de este padre de familia estarían cubiertos. Aún así,

el enfermarse repercuto en su vida. El haber estado convaleciendo de cama por toda una semana,

semana que perdió de empleo, le afectó económicamente. Sus cuentas comenzaron a atrasarse.

“Se me atrasó todo, y encima de eso me comenzaron a llegar un sinnúmero de “billes” médicos”,

dijo mientras mostró sus estados de cuenta. Para su sorpresa, le notificaron por medio de una

carta que durante ese proceso el estado de su plan de salud había cambiado. “Lo que medicaid

me dice es que lo que sucedió fue que en el momento en que la representante de medicaid me

hizo la evaluación inicial, yo estaba cubierto por el plan. Sin embargo, para el momento en que el

hospital llegó a facturarlo, debido a mi “alto ingreso” mi estatus médico cambio a lo que ellos

catalogan como “medically needy”.
Esto significó que ya no estaba cubierto cien por ciento por medicaid sino que le exigían un

deducible de co-pago de dos mil quinientos doce dólares mensuales antes de que medicaid

comenzara a pagarle las facturas médicas. “En mi situación actual, mucho antes de la operación,

jamás podría pagar dos mil quinientos doce dólares mensuales. Eso no es una opción”. Las cartas

siguen llegando, los pagos están atrasados. “La única manera en la cual podría comenzar a dar un

pago mínimo, es dejando que mi familia pase hambre. Y eso jamás lo haré. Yo me levanto todos

los días sabiendo que cuando llegue el día de cobro, mi situación actual no tiene mucha

esperanza de que cambie”, afirmó.



Actualmente José tiene un seguro médico grupal proporcionado por su trabajo pero el cual él

tiene que financiar gran parte del mismo. “Yo lo tengo, y solamente lo pude coger para mi. Me

da hasta vergüenza decirlo pero mis hijos no tienen seguro médico, mi esposa no tiene seguro

médico”, explicó el especialista en cuentas tecnológicas.



LOS MENORES DE EDAD TAMBIÉN
SE ENCUENTRAN DESASEGURADOS


“Hay una alta tasa de niños que están desasegurados. Esto es prueba de que el sistema no está

funcionando. Cuando las personas están perdiendo sus empleos, cuando la economía esta en una

de sus peores crisis, el numero de personas que sufren por la falta de un plan de salud es mayor”,

presentó Bailey.
Del total de desasegurados presentados en E.E.U.U, existe un gran número que incluye a los

menores de edad. En el 2008, cerca de unos 7.3 millones de niños, es decir un 9.9 por ciento del

total de personas que carecen de un plan de salud médica, eran niños. Varios estudios como el

estudio realizado por la American Journal of Public Health (septiembre 2009) han demostrado

que los niños que viven en zonas de pobreza son más susceptibles a no tener un plan de salud.

Una de las cosas que se sugiere es el expandir los beneficios en los planes de salud para los

menores. “Expandir la cobertura médica para los niños puede resultar en un beneficio a largo

plazo. Debido a las altas y bajas y los constantes cambios dentro del sistema de salud, de los

niños cubiertos por medicaid, solo un 5 por ciento no tiene una fuente fija de atención médica en

comparación con un 29 por ciento de niños que tampoco lo tienen por no estar asegurados”,

apuntó el doctor Ullman. La teoría propuesta por Ullman lo que establece es que si los niños se

tratan a tiempo por sus enfermedades, las probabilidades de que en un futuro, cuando ya sean

adultos, requieran tratamientos muchos más costosos disminuyen.



En el caso del señor Marcial López, un plan de salud para su familia le saldría en 797 dólares

mensuales. Mientras, si se acogen al medicaid familiar, el deducible de co-pago que necesitarían

acumular mensualmente es de unos cinco mil dólares mensuales cada uno. “No puedo costear

ninguno de los dos planes. Además, la tercera opción, la de mi trabajo, también sale en sobre

ochocientos dólares mensuales. Cuando sus hijos se enferman, cuando comienzan con las

alergias incesantes, las fiebres que no se les quita, Marcial López dijo que lamentablemente las

circunstancias los llevan a utilizar solo medicamentos que no requieren una receta médica.

“Lamentablemente tenemos que ir a la farmacia, comprar un jarabe, comprar Tylenol y rogarle a

Dios que sea un simple catarro. Darles un jugo, Tylenol, jarabe y esperar que se les quite el
catarro. Porque ir a una sala de emergencia sabemos que no lo podemos costear”, apenas pudo

explicar.



Una de las opciones que le brindó el estado a esta familia fue el plan de Cover Florida. “Me

enviaron una carta en la que me ofrecían este servicio”. Este plan requiere acogerse a una prima

de salud. “Ellos buscan una de las compañías que le ofrecen servicios a nivel de HMO,

organización de mantenimiento de la salud en los E.E.U.U., en medicaid y me van a ofrecer esa

alternativa yo pagando mensualmente. El problema es que no me da. No me da para poder pagar

esas primas. Por más bajas que ellos quieran decir que son, son pocas las personas que se pueden

acoger a ellas”, explicó referente a los ofrecimientos de Cover Florida. “La esperanza que

tenemos es que la situación económica mejore y que en ese transcurso de tiempo, los niños no se

enfermen y que no tengamos que llevarlos a emergencia”, culminó.



Sin embargo, cuando los menores se enferman los padres a veces no tienen más remedio que

llevarlos al médico. Merlyn Sofía Sánchez quien a sus 22 años de edad es madre de dos niños

pequeños ha vivido esta situación. “En ocasiones los muchachitos se me enferman y yo no tengo

idea de que hacer”, explicó. “Una vez los llevé a emergencia. Gracias a Dios no tenían nada pero

mis tarjetas si terminaron de emergencia tras esa visita al hospital”, comentó. El mayor de sus

niños, quien tiene 3 años, está mayormente al cuidado de su madre. Esta lo tiene cubierto bajo el

plan de medicaid. “Mi madre lo pudo poner en el plan pero eso se lo pasan cambiando a cada

rato. Con quien sí sufro es con el chiquito. Ese no tiene ningún plan. Si a ese nene me le pasa

algo por no tener plan de salud, yo no se que haría”, respondió Sánchez. La factura por la visita

al médico de los dos niños fue muy diferente. No pagó nada por el mayor, pues medicaid costeó
unos doscientos setenta y ocho dólares. Pero, la del menor, fueron $700 que pagó con su tarjeta

de crédito. “Una simple asma que tenían, más el resfriado nos hizo pasar varias horas en el

hospital. Esto me salió carísimo. Y no es que yo quiera ponerle precio a la vida de mis hijos, es

que no lo puedo costear”, enfatizó Sánchez quien labora como gerente de un restaurante de

comida rápida. Mientras, al igual que millares de estadounidenses, Merlyn espera por una pronta

solución a este problema. “Todo el mundo se merece estar cubierto por un buen plan. La salud

no es un lujo, pero lamentablemente en eso es en lo que se ha convertido”, culminó.



COVER FLORIDA PLAN



Según la página www.CoverFloridaHealthCare.com, este programa busca proveer una nueva

alternativa. Esta consta de la creación de una iniciativa en la cual las aseguradoras ofrecen planes

de salud más accesibles económicamente y le aseguran cobertura médica a los floridianos que

han pasado al menos seis meses sin seguro médico, quienes recientemente han perdido su

empleo e incluso a aquellos con condiciones pre existentes.



“Los planes que ofrecen son limitados. No son planes que proveen una cobertura completa ni

proveen la calidad de seguridad médica necesaria para proteger financieramente de los altos

costos médicos. Es un paquete de salud bien limitado que cumple con las necesidades de un

limitado sector. Por esto hay pocas personas cogiendo este plan”, argumento la representante de

Families USA.
Para el Congresista Meek, Cover Florida es un caparazón para un plan de salud que ha

demostrado ser no popular para los floridianos, con sólo 4,500 personas que han optado por

acogerse a este plan que se es solo un esqueleto”, describió el representante demócrata por el

distrito 17 .



Ante las interrogantes de la falta de cobertura médica para millares de floridianos, las oficinas

del gobernador Charlie Christ se limitaron a ofrecer acceso a varios comunicados de prensa así

como acceso a las páginas en línea del mandatario. En los comunicados, Christ argumentó que el

acceso a este plan de salud le brinda la oportunidad a las personas a obtener cobertura a un precio

razonable. Christ cataloga el plan Cover Florida como “un modelo nacional” y como una

alternativa del sector privado versus la propuesta de un plan de salud gubernamental como el que

ha sido propuesto por los demócratas y el Presidente Barack Obama.



Por su parte la presidenta de SFHHA concordó con que la idea (del plan Cover Florida) era

buena pero enfatizó que en práctica no ha funcionado bien. “Las aseguradoras encontraron el

plan que él (el gobernador Charlie Christ) buscaba y quería. Uno que fuese accesible y que todos

pudieran costear. El problema es que este plan no cubre nada”, discutió. Quick explicó que

entonces, terminarías pagando un plan que al ser tan económico no cumple con las necesidades

de muchos tratamientos y que lo que terminas pagando por la prima de salud es lo mismo que

costearías de tu bolsillo por el mismo servicio básico. “Se encontró un punto de precio que la

mayoría de la gente podría comprar. Pero sólo porque la gente es pobre no quiere decir que son

estúpidos”, culminó Quick.
Sin embargo, familias como las de Adela Balladares, José Marcial López y Merlyn Sánchez no

encuentran la accesibilidad a estos planes. “Aún siguen siendo muy altos”, expresó Marcial

López. Mientras, Balladares concordó con que con su sueldo y los gastos del hogar es más lo que

pagaría por la prima de salud que lo que esta le cubriría en realidad. A Marcial López, las

cuentas le siguen llegando y teme que eventualmente le lleguen a dañar el limitado crédito que

tiene. Mientras, 16 años después, Adela Balladares dijo que desconoce la situación de su deuda.




NUEVAS MEDIDAS DE LEY EN DISCUSIÓN
EN EL CONGRESO NORTEAMERICANO



La Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó el pasado 7 de noviembre, 220-215, el proyecto

de ley H.R. 3962 con el cual, se pretende proporcionar atención médica accesible y servicios de

salud de calidad para todos los estadounidenses. La aprobación de la “Ley de Asistencia Médica

Asequible para Estados Unidos del 2009" (AHCAA, por sus siglas en inglés) establece que se

buscará reducir el crecimiento de los gastos en salud, así como otros fines. Sin embargo, antes

de que pueda enviarse al primer mandatario, el proyecto tiene que ser aprobado en el senado por

60 votos del total de 100 senadores. De ser firmado por el Presidente Barack Obama se

convertirá en ley.



Por su parte, el Consejo Nacional de La Raza (NCLR, por sus siglas en inglés), organización

nacional más grande de apoyo y defensa de los derechos civiles de los hispanos en los Estados

Unidos, aprueba esta ley. Según fuentes de la oficina, lo que más le interesa a NCLR es el

énfasis que le da el proyecto a el cuidado preventivo.
Entre las disposiciones que tiene el proyecto de ley de la Cámara de Representantes, se

aseguraría el que las enfermedades sean detectadas desde sus inicios, en vez de que las personas

acudan a las salas de emergencia cuando están sumamente graves. “El proyecto de ley de la

reforma del sistema de salud aprobado por la Cámara de Representantes es un paso esencial para

que el cuidado de salud esté al alcance de todos los estadounidenses, incluyendo a los latinos,”

Janet Murguía, presidenta y directora general del NCLR.


Por otra parte, se encuentra el mandato a los empleadores quienes a partir de 2013, la Ley

obligará a proporcionar la cobertura de salud a los empleados y sus dependientes elegibles o

pagar un impuesto a la nómina federal equivalente al 8 por ciento de todas las compensaciones

pagadas a los empleados (algunos pequeños empleadores están exentos de este impuesto o están

sujetos a una tasa de impuesto progresivo). La ley, debe ofrecer a los empleados la opción de

seleccionar la cobertura de salud individual o familiar. Según el H.R. 3962, los empleadores

tendrán que contribuir el 72.5 por ciento del costo de la primas individuales y el 65 por ciento del

costo de la prima por la cobertura familiar.


También se provee espacio para el intercambio de seguros de salud, ampliando la capacidad de

comparación entre los planes privados y el del gobierno. La medida establece que se busca “dar a

la gente la posibilidad de elegir entre una variedad de planes incluyendo una nueva opción de

seguro de salud pública. Proporcionar paquetes de beneficios normalizados, de manera que la

gente pueda comparar y tomar decisiones informadas; decisiones basadas en el costo y calidad.

Que la competitividad entre los planes a nivel local y nacional tengan igualdad de oportunidades

para ofrecer la cobertura”.
Finalmente, establece que a partir de 2013, todas las personas deberán tener cobertura de seguro

de salud aceptable que cumple o excede los requisitos del plan de prestaciones definidas por el

gobierno federal mínimo. El gobierno federal establecerá los títulos de referencia para la

cobertura. Los que no tienen este tipo de cobertura tendrán que pagar una sanción equivalente al

2.5 por ciento de sus ingresos. Las exenciones están permitidas para los nativos americanos, los

que tienen objeciones religiosas, dependientes y personas con dificultades económicas, definidas

como las primas de más del 12 por ciento de los ingresos. Una cobertura aceptable en general,

incluye planes individuales y adquiridos a través del empleador, coberturas gubernamentales

como lo son el medicare, medicaid, los planes que cubren a las personas jubiladas, veteranos,

empleados militares, y sus familias, así como a los miembros de las tribus indígenas.


“Hemos llegado a la culminación de generaciones de trabajo y esfuerzo por aquellos que han

buscado durante mucho tiempo el acceso a la calidad, la atención de salud asequible. Me siento

honrado de ser parte de este esfuerzo ", expresó el Congresista Kendrick Meek.


“Ley de Asistencia Médica Accesible para Estados Unidos del 2009" cubrirá más del 96 por

ciento de los estadounidenses y llevará a nuestra nación por el camino hacia la estabilidad

fiscal”, agregó Meek. Con más de 3,500 residentes de Florida quienes pierden su seguro médico

cada semana, esta legislación ayudará a detener la epidemia de los no asegurados en nuestro

estado. Llegó el momento para que el Congreso actúe, y hemos cumplido nuestra promesa al

pueblo estadounidense ", finiquitó.


Sin embargo, hay quienes se oponen a esta medida. El Senador LeMieux, alegó a través de

varios medios que su oposición se encuentra en que “este proyecto (H.R. 3962), ya sabemos de

antemano que involucra el incremento en los taxes. Deberíamos de enfocarnos en mejorar los
programas de salud que tenemos actualmente antes de desecharlos para abrirle paso a algo

totalmente nuevo”. En respuesta a este proyecto, El senador presentó una alternativa, su primer

proyecto presentado ante el senado. El proyecto S. 2128 tiene como objetivo prevenir el fraude

en el sistema de salud. Según explicó, Florida se beneficiaría muchísimo de una iniciativa como

esta ya que genera un alto porcentaje en las estadísticas de fraude a los planes médicos, así como

en los tratamientos y visitas a los hospitales.



"El fraude está muy extendido en nuestro sistema de salud. Estamos perdiendo miles de millones

de dólares a los delincuentes - el dinero que de otra manera se utilizarían para el cuidado de

nuestra gente", dijo el senador Lemieux. "Como mínimo, se pierde 60 mil millones de dólares

cada año por el fraude al sistema de atención médica. No podría estar de acuerdo sobre cómo

aplicar la reforma de la salud, pero todos estamos de acuerdo para luchar contra el despilfarro de

dinero, el fraude y el abuso", señaló en un comunicado de prensa que se encuentra en su página

cibernética.



Asimismo, La Federación Nacional de Negocios Independientes (NFIB, por sus siglas en inglés),

grupo de apoyo para los pequeños negocios envió, el 5 de noviembre de este año, una carta al

congreso demostrando su oposición al plan de salud accesible para los estadounidenses (proyecto

H.R. 3962). “La ley de Asistencia Médica Accesible para Estados Unidos" (AHCAA) no refleja

la necesidad de asequibilidad que tienen las pequeñas empresas, expresó la NFIB.
Son muchas las opiniones respecto a esta nueva faceta en busca de mejores servicios de Salud.

Hay un consenso entre los expertos del campo médico y empresarial así como de los

funcionarios de gobierno en que se necesita un cambio en el sistema de salud actual. La polémica

se encuentra en el qué es lo que se debe hacer. “Será muy interesante ver que es lo que resulta de

los tres diferentes proyectos que hasta el momento se han o se están discutiendo en el Congreso”,

declaró el Dr. Ullman. “Lo que sí me atrevo asegurar es que se está trabajando para llegar a un

consenso y que para finales de este año o principio del 2010, los americanos gozarán del

comienzo para brindarles un mejor sistema de salud”



También aceptó que “para todo el cuidado médico que nosotros tenemos en este país, y eso que

somos la envidia de muchos otros, cuando miras y analizas el resultado actual y lo que se gasta

por esos resultados, no estamos donde nos deberíamos encontrar. El hecho de que personas en

este país se están muriendo o endeudando por que carecen de un plan de salud o porque no tienen

como sufragar esos gastos es una preocupación inmensa. Preocupa porque las enfermedades no

entienden cuando las personas tienen un plan médico o no, no entienden cuando las personas

tienen dinero o no. Las enfermedades no son tan inteligentes aún, puntualizó el doctor Ullman.



Este es el comienzo de un largo camino por recorrer. Buscar la igualdad para todos los

americanos en cuanto a la cobertura de salud médica así como costos más bajos por tratamientos

médicos, es uno de los principales objetivos. Stoveol apuntó que el hecho de que no exista

ninguna regulación o ley sobre cuanto los hospitales pueden facturarle a un paciente “es el

problema que atañe el día a día de nuestras vidas, no solo en Florida sino en los Estados Unidos

completo”. “Un sistema tan necesario para la subsistencia del ser humano requiere de mayor
atención, legislación y regulación. Hasta que no se comience a poner un alto al abuso que tienen

los hospitales con sus precios excesivos y hasta que no haya un plan de salud para todos,

continuaremos viviendo en una nación desigual. La tan llamada máxima potencia continuará

siendo el máximo desastre de salud”, expresó Pichardo.
  Escuela de Periodismo y Comunicaciones
      Florida International University
Programa: Maestría de Periodismo en Español




 MI SALUD: UN LUJO EXCESIVO




 JENNIFER A. MARCIAL OCASIO

               Profesores:

             Mario Diament

            Mercedes Vigón

        Liliam Martínez-Bustos

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Tags:
Stats:
views:17
posted:12/2/2009
language:Spanish
pages:25
Description: Trabajo investigativo realizado como parte del programa de periodismo en espa�ol de Florida International University.