Docstoc

LOS HIJOS DE MIL

Document Sample
LOS HIJOS DE MIL Powered By Docstoc
					LOS HIJOS DE MIL Los “españoles” que invadieron Irlanda en la Edad del Bronce Manuel Velasco Al contrario de lo que pasó con otros territorios célticos, Irlanda nunca fue conquistada por los romanos, lo que le permitió ser el último país donde perduraron las tradiciones y las leyendas propias de estos pueblos. La primera influencia foránea le llegó de la mano del cristianismo, llevado allí por San Patricio en el 423, aunque la iglesia que él fundase mantuvo hasta el siglo XII su independencia de Roma. En los monasterios irlandeses se adaptó la fonética gaélica a los caracteres latinos y los monjes irlandeses, lejos de renunciar a su pasado, se encargaron de transcribir toda su tradición oral en forma de viejas leyendas que ahora forman parte del corpus de la literatura celta y por extensión de la medieval europea. A nivel histórico, las leyendas irlandesas están divididas en cuatro grandes temarios: El Ciclo Mitológico, el Ciclo Histórico o de los Reyes, el Ciclo del Ulster o de Cuchulainn y el Ciclo de Finn o de Ossian. Uno de los manuscritos más importantes es el Libro de las Invasiones de Irlanda (Leabhar Ghabhála Erinn o Lebor Gabala Erren, según se escriba en irlandés antiguo o moderno), perteneciente al llamado Ciclo Mitológico, que, con un lenguaje sencillo y descriptivo, en verso y en prosa, narra a lo largo de trece capítulos las seis invasiones que en la antigüedad sufrió la isla esmeralda, desde Ceasair, nieta de Noé, hasta la llegada de los Hijos de Mil, procedentes de “España” (Espaine en el texto original). Este manuscrito forma parte del gran Libro de Leinster (Lebor Laigen), escrito en 1100 en el monasterio de Terringlas, aunque posiblemente fuese copia de otro anterior, y recopilado en la abadía de

Donegal, en el siglo XVII, por los llamados Cuatro Maestros. Este manuscrito se encuentra actualmente en el Trinity College de Dublín. La historia de los Hijos de Mil comienza en la lejana Escitia (lo que ahora se llaman estepas rusas, entre los mares Negro y Caspio, de donde surgieron innumerables oleadas de pueblos a lo largo del tiempo), cuando una tribu de los goideles decide iniciar un largo viaje hasta el oeste, siguiendo la predicción de un druida. Cuando finalmente llegan a la península Ibérica, están al mando de Brath y tienen que enfrentarse a algunas tribus que en el manuscrito figuran con los nombres de toisona, bachra y longbardaid. Hay que tener en cuenta a algunos historiadores de la antigüedad, como el griego Estrabón, que, compilando textos previos, identifica a los escitas como antecesores de los pueblos que después recibirán el nombre de celtas y celtíberos. A Brath le sucede Breogán (héroe legendario que actualmente figura en el himno gallego), que consiguió pacificar una tierra envuelta en continuos enfrentamientos. También funda la ciudad de Brigantia (La Coruña, aunque hubo otras Brigantias) y el faro (¿reconstrucción?), que ahora se llama de Hércules. A Breogán le sucede su hijo Bilé, aunque es su nieto Golam quien tuvo el protagonismo de esa época. Desde pequeño fue educado para ser el siguiente rey, pero por algún extraño motivo un día decide regresar a la tierra de sus antepasados escitas. El libro enumera los lugares importantes por donde pasó: Gatian (¿Cádiz?), las torres de Hércules, Sicilia, los mares Negro y Caspio y finalmente las grandes llanuras de Escitia. Allí Golam se casa con la princesa Seng, con la que tiene dos hijos. Pero su popularidad entre los escitas es tan grande que provoca los celos de su suegro, el rey Reffloir, hasta el punto en que tiene que abandonar el país llevándose a sus hijos.

Y comienza el largo viaje de regreso a Iberia. A su paso por Egipto, es tan bien acogido por el faraón que permanece allí ocho años, casado con la princesa Scota, que le da una pareja de gemelos. Cuando finalmente llega a Brigantia, comprueba que todo aquello que consiguiese su abuelo Breogán se ha perdido. Las tribus íberas se han vuelto contra los goideles, cuyos supervivientes han de permanecer escondidos en los bosques. Él los organiza y consigue vencer a sus enemigos en 54 batallas y devolver la paz al país. Tal vez por haber participado en algún ritual iniciático que requería un cambio de nombre, se le llama Mil, y sus seguidores milesianos o Hijos de Mil. Gobierna el territorio pacificado durante muchos años, hasta que la enfermedad acaba con él. Pero sus sucesores no son capaces de mantener esa paz tan duramente conseguida. Un tiempo de malas cosechas es tomado como un castigo de los dioses: aquel territorio donde se han asentado no es el que les estaba destinado en la vieja profecía; la gran migración no ha terminado. El siguiente paso en la historia lo da Ith, otro de los hijos de Breogán, que bien podría ser un druida ya que se le describe como experto y muy preparado en conocimientos. Desde la torre de Brigantia, y siguiendo algún tipo de ritual druídico, percibe una lejana isla a la que decide viajar hasta allí. Por aquel entonces ya eran habituales las rutas de los tartesios hacia las islas británicas, en busca del preciado estaño de la Edad del Bronce. Aquella antigua Irlanda tenía entonces por nombre Inis Ealga y estaba habitada por los Tuatha Dé Danann (Tribu de la diosa Danu), una especie de humanización de los dioses celtas (Dagda, Lugh, Morrigan…). Pero Ith los encuentra en un total estado de decadencia, enfrentados entre ellos mismos tras haber acabado con sus otros enemigos, los fir bolg y los fomores.

Ith habla con tres de sus reyes, alabando aquella fértil tierra donde se podía vivir en paz y tal vez admitir a otro pueblo, ya que las guerras han dejado muy despoblada la isla. Pero los reyes daneanos, tal vez creyendo oír unos deseos de conquista por parte de aquel hombre, deciden matarlo. Los hombres que acompañaban a Ith, entre ellos su hijo Lugaid, regresan con el cadáver a Brigantia. Y los ofendidos Hijos de Mil deciden ir a la isla para vengar la muerte de su pariente. El manuscrito cita a 5 barcos con 40 jefes guerreros. Les acompañan sus mujeres y su servidumbre, tal como se iba a la guerra en la antigüedad; pero ese también es un viaje de colonización. Entre ellos va el bardo Amergin, hijo de Golam, que toma el relevo en el protagonismo de la historia. También Scota, la princesa egipcia (en algunos escritos posteriores se llama scotos a los Hijos de Mil). La guerra con los Tuatha Dé Danann es inevitable, pero siguiendo algún tipo de ritual, los barcos milesianos se apartan nueve olas de la costa antes de atacar. Eso es aprovechado por los druidas daneanos para provocar una tempestad mágica que dispersa a los barcos. Pero el bardo Amergin invoca al espíritu de la isla, una triple dama blanca (Eire, Fodhla, Beanbha), de la que recibe todo el apoyo necesario. Según las cuentas de los monjes transcriptores, ese es el mismo año en que Salomón construyó el templo de Jerusalem. Los derrotados Tuatha de Danann pasan a ocupar el mundo subterráneo, una especie de otra dimensión que en las leyendas irlandesas recibe el nombre de sidhe, cuya entrada sitúan en los numerosos monumentos megalíticos que coronan tantas y tantas colinas de la isla esmeralda. Pero aquellos Hijos de Mil no vivieron mucho tiempo en paz, y no por culpa de otros invasores. Los hermanos Eremon y Eber Finn acabaron dividiéndose la isla, para luchar más tarde entre ellos. Eremon sería el rey

milesiano que iniciase la línea genealógica de quienes reinaron la isla en los siguientes 150 años, aunque este linaje se mantuvo en el Ulster hasta el siglo XIX. Y también en Escocia, ya que el reino inicial de Dalriada estuvo formado por irlandeses. E incluso en Inglaterra, ya que la madre de Enrique II era de sangre milesiana. Con la conquista de Irlanda por los Hijos de Mil termina literariamente el Ciclo Mitológico. A este le sucede el Ciclo del Ulster, donde los descendientes de aquellos Hijos de Mil viven las historias más dramáticas, épicas o románticas de la literatura céltica: el bravo Cu Chulainn, la maldición de la bella Deirdre, los guerreros de la Rama Roja (antecesores de los caballeros de la Mesa Redonda), el gran rey Conchobar, la reina guerrera Maeve, y tantos otros que forman uno de los substratos principales de la imaginería céltica que ha llegado hasta nuestros días, a la que sólo hace sombra la leyenda galesa del rey Arturo. ¿Sólo una leyenda? Así lo han considerado muchos historiadores durante siglos. Pero el Trinity College de Dublín dio a conocer, a través de un artículo publicado en el American Journal of Human Genetics, los resultados de una investigación que demuestra que tanto irlandeses como escoceses (scotos) están emparentados genéticamente con los habitantes del noroeste de la Península Ibérica. Un genealogista irlandés de comienzos del pasado siglo, llamado John O’Harts, llegó a afirmar que todas las familias gaélicas eran descendientes de aquellos milesianos que se dividieron en cuatro grandes familias o líneas genealógicas. ------------------------------------------------------------------------------------LA INVOCACION DE AMERGIN

Con esta oración pagana, el bardo Amergin pidió ayuda al espíritu tutelar de la isla (Eriu) y a los elementos naturales, reclamando un lugar para su pueblo, lo cual sería aceptado, ya que no tuvieron apenas dificultades para vencer a los otrora poderosos Tuatha Dé Danann. Algunos expertos piensan que esta debía ser una invocación ritual del mundo céltico-druídico que podía adaptarse según las circunstancias.

Aisliu iath n Erend Ermach muir mothuch mothach sliabh srethach srethach coill ciothoch ciothach ab essach essach loch lionmar lionmar tor tiopra tiopra tuath oenaig aenan righ Temra Temair tor tuatha tuatha mac Miled. (texto en gaélico antiguo)

Invoco a la tierra de Irlanda, muy bañada por el fértil mar, fértil es la montaña plagada de frutas, frutas esparcidas por los húmedos bosques, húmedos son sus ríos y cascadas, de cascadas es el lago de profundas pozas, profundo es el pozo de la colina, un pozo de tribus es la asamblea, una asamblea de reyes es Tara, Tara es la colina de las tribus, las tribus de los hijos de Mil.


				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Tags: breogan
Stats:
views:1467
posted:10/9/2008
language:Spanish
pages:6
manuel velasco manuel velasco
About