América Latina desde la perspectiva ambiental y energética

Document Sample
América Latina desde la perspectiva ambiental y energética Powered By Docstoc
					                         41o Día de América Latina – Viena, 9 y 10 de mayo 2008
                     Aspectos actuales de las relaciones entre Europa y América Latina
                    La Importancia de la Bioenergía para el “Desarrollo Sustentable”



             América Latina desde la perspectiva ambiental y energética:
    Elementos para un Diálogo Eurolatinoamericano tendiente al Desarrollo Regional
                                     Sustentable

                                    María Cristina Silva
         Subdirectora CELARE – Centro Latinoamericano para las Relaciones con Europa
                                       www.celare.org

•   La energía es la nueva moneda de cambio de las relaciones internacionales. En este sentido, el
    tema innovador de la bioenergía tiene un importante componente geopolítico estratégico, que
    trasciende el análisis desde el punto de vista de las industrias o de las ciencias. Es también el tipo
    de materias que dan sustento a las alianzas -como la que se propone Europa y América Latina en
    su proyecto de Asociación birregional-, pues los desafíos medioambientales solo pueden ser
    atendidos de manera colectiva, mediante la construcción de un pacto global ambiental y
    energético.

Tendencias energéticas
• En la aproximación al tema de la energía es posible identificar elementos mundiales comunes,
   como la búsqueda de diversificación de la matriz energética, la incorporación de energías
   renovables como forma de independencia nacional y la adopción de estrategias energéticas
   sustentables, como requisito para competir en los mercados mundiales. En este contexto, los
   biocombustibles constituyen una tendencia creciente de abastecimiento energético
   complementario a las fuentes tradicionales no renovables. Así, se ha generado un proceso
   irreversible de creación de un mercado global de biocombustibles, en el cual participa América
   Latina como oferente y Europa como demandante.

•   A pesar de esta nueva tendencia, el tema de la energía no renovable tiene validez futura en
    América Latina, pues los elevados precios del petróleo y los descubrimientos de vastos
    yacimientos submarinos convierten al petróleo liviano en una alternativa rentable. Más allá del
    desarrollo de energías alternativas, América Latina todavía debe migrar a la etapa Petróleo tipo 2.

Diagnósticos regionales
• América Latina y la UE presentan situaciones diferentes en el ámbito energético. Por una parte, la
   UE tiene una dependencia energética exterior, y limitadas capacidades de generación de biomasa
   agrícola. Mientras que América Latina tiene capacidades en energía, biodiversidad y recursos
   hídricos que le permiten al menos su autoabastecimiento, elemento clave de soberanía regional.
   Aún más, América Latina posee un gran potencial para aumentar sus hectáreas de cultivo, así
   como su productividad por hectárea, que aún es muy baja en la región.

•   La otra cara de la moneda es la gran vulnerabilidad de América Latina a las transformaciones del
    ecosistema producidas por el calentamiento global (desertificación, sequías), pues se trata de
    economías dependientes de la producción de materias primas y recursos naturales.

Objetivos regionales
• América Latina y la UE tienen aproximaciones diferentes en cuanto a la energía. La UE es un
   ejemplo de cooperación factual y de mecanismos colectivos al servicio de objetivos comunes,
   básicamente: garantizar el abastecimiento, mejorar la eficiencia energética y completar el mercado
   interior de la energía. Por su parte, y aún cuando hay diferencias en cada subregión, los objetivos
   energéticos en América Latina son, principalmente: la mitigación del cambio climático, la
   preservación de la biodiversidad y la prevención de desastres.
                        41o Día de América Latina – Viena, 9 y 10 de mayo 2008
                    Aspectos actuales de las relaciones entre Europa y América Latina
                   La Importancia de la Bioenergía para el “Desarrollo Sustentable”

El valor geopolítico de la energía en América Latina
• En América Latina, la energía es el asunto geopolítico por excelencia, un factor de reordenación
    política, de independencia y de resurgimiento de reivindicaciones, emergiendo incluso nuevos
    “nacionalismos energéticos” (Venezuela, Ecuador, Bolivia) y originando también nuevos actores,
    “consumidores energéticos” (Chile).

•   No hay un discurso único respecto a la energía en América Latina. Existen intereses diferentes,
    legislaciones heterogéneas y perspectivas políticas incluso confrontadas, donde los polos están
    liderados por Venezuela y Brasil. Así por ejemplo, para naciones exportadoras de petróleo -como
    México, Venezuela o Bolivia- los biocombustibles no son un tema de interés estratégico y, por el
    contrario, son considerados amenazas a la seguridad alimentaria regional. Desde esta dicotomía se
    pueden caracterizar varias categorías de países, según los recursos disponibles y la actitud de sus
    gobiernos en materia energética.

Las subregiones latinoamericanas y otros protagonistas nacionales
• América Latina no se representa en una voz única, por lo cual en el diálogo extrarregional debe ser
   entendida a partir de sus visiones y dimensiones subregionales. Así, el SICA en América Central,
   y la Comunidad Andina y el Mercosur, en América del Sur, tienen diagnósticos diferenciados,
   institucionalidades propias respecto al tema energético y políticas subregionales específicas. Sin
   embargo, en la búsqueda de consensos existen visiones de mayor envergadura, entre el SICA y el
   Mercosur, o en la UNASUR, que reúne a la Comunidad Andina y el Mercosur.

•   Los protagonistas nacionales en el ámbito bioenergético este momento son Brasil y Estados
    Unidos. Sin embargo, los gobiernos tienen un papel preponderante, al incidir en las tendencias
    definiendo la participación de un porcentaje del alcohol o del bioetanol en la gasolina y al fijar
    precios mínimos, comprando excedentes de producción. Por tanto, la necesidad de políticas y
    regulaciones recae en los gobiernos y debe ser objeto del diálogo UE-ALC.

Estados Unidos y la Unión Europea en la carrera por el espacio energético latinoamericano
• Estados Unidos es un actor relevante en el mercado bioenergético latinoamericano, y se ha
   propuesto lanzar a los países andinos, centroamericanos, caribeños y México como productores
   relevantes, considerando que la abundancia de sol en Centro y Sudamérica es un factor primordial
   en la producción de biocombustibles a un precio competitivo.

•   Actualmente, Brasil es el país latinoamericano líder en la producción de biocombustibles,
    produciendo en 2007 el 45% del etanol del mundo. Mirando el caso de Brasil es posible visualizar
    la carrera por la energía entre Estados Unidos y la Unión Europea. En marzo de 2007 Estados
    Unidos firmó un memorando de entendimiento con Brasil, para el desarrollo de proyectos
    comunes de investigación de etanol de celulosa, el establecimiento de reglas internacionales para
    el commodity y el respaldo a la expansión de la producción de etanol en otros mercados, como en
    Centroamérica y el Caribe. Seguidamente, en julio de 2007, la UE suscribió una alianza
    estratégica con Brasil, que incluye cooperación en materia de energías renovables, especialmente
    en biocarburantes, tecnologías energéticas con bajas emisiones de carbono y aumento de eficiencia
    energética.

Requisitos para la producción bioenergética en América Latina
• La producción de biocombustibles requiere en América Latina de capacidades tecnológicas,
   institucionales y un marco político y legislativo armónico. Para ello se requiere financiamiento e
   inversión externa. Pero esta necesidad de liquidez se enfrenta con la precondición de generar
   confianzas internacionales, erradicando las divisiones sociales, la inestabilidad política, la
   corrupción y otros problemas aún no superados en las naciones en desarrollo.
                        41o Día de América Latina – Viena, 9 y 10 de mayo 2008
                    Aspectos actuales de las relaciones entre Europa y América Latina
                   La Importancia de la Bioenergía para el “Desarrollo Sustentable”

La Cumbre de Lima como plataforma de diálogo UE-ALC en el tema de la energía
• La Cumbre de Lima centrará el dialogo birregional sobre energía en: adaptación y mitigación del
   cambio climático, energías renovables, pérdida de biodiversidad y deforestación. Aquí, se busca la
   cooperación en estas áreas, tomando en cuenta las circunstancias nacionales y regionales
   específicas.

•   En Lima la UE y ALC podrán sus cartas sobre la mesa, estableciendo las bases de un intercambio
    win-win:
    - Europa necesita biocombustibles, pero tiene una capacidad limitada para producirlos. América
       Latina tiene tierras, condiciones climáticas favorables y abundante mano de obra rural, pero
       carece de inversión de capital y tecnología.
    - América Latina necesita de la cooperación, inversión y transferencia tecnológica europea para
       generar un desarrollo energético sustentable.
    - América Latina puede ganar mercados de bonos de carbono de la UE, y cooperación para
       prevenir los efectos negativos del calentamiento global.
    - La instalación de empresas europeas con standares de sustentabilidad es también un factor de
       desarrollo económico y de impulso de buenas prácticas productivas en América Latina.

Propuestas para el diálogo de Lima
• La bioenergía no está exenta de controversias, que deben formar parte del diálogo UE-ALC, tales
   como el alto costo de los subsidios, el impacto sobre los precios de los alimentos, la seguridad
   alimentaria y el uso de la tierra y el agua, donde las perspectivas de organismos multilaterales
   como la CEPAL, la FAO y otros órganos pueden orientar la búsqueda de consensos.

•   La eliminación de los aranceles que afecten la importación de biocombustibles es un requisito para
    fomentar su producción, generando oportunidades económicas en lugares que hoy son las
    principales fuentes de origen de la migración ilegal a los países industrializados.

•   En retribución a la eliminación de barreras a los biocombustibles, los países industrializados
    podrían exigir la eliminación de aranceles sobre tecnología, químicos y maquinarias en los
    sectores de energía renovable y de eficiencia energética. Productos como las celdas solares, las
    turbinas de viento y los componentes para edificios de alta eficiencia energética podrían de esa
    manera encontrar nuevos y grandes mercados en América Latina.

•   Un diálogo eurolatinoamericano deberá también definir cuál es la base energética de la biomasa,
    considerando el resguardo de la seguridad alimentaria y, por tanto, el cumplimiento de las metas
    del milenio, objetivo especialmente sensible para el desarrollo de América Latina.

•   Así mismo, el tema bioenergético requiere de transferencia de eco-tecnologías para el desarrollo
    de la industria, de acuerdo al Mecanismo de Desarrollo Limpio. En este sentido, la ampliación del
    mercado de bonos de carbono es un importante incentivo para la producción limpia en América
    Latina.

•   Europa también puede orientar la integración de América Latina en el ámbito energético,
    transmitiendo su experiencia de redes transeuropeas y de directivas para la creación de un mercado
    común de la energía.

•   Por otra parte, Europa y América Latina pueden también proponerse alcanzar definiciones
    birregionales para establecer una clasificación estandarizada de los biocombustibles a nivel
    mundial, pues en la OMC el biodiésel es considerado insumo industrial y el bioetanol, un producto
    químico, con lo cual podría ser incluido como parte de un tratado agrícola.
                        41o Día de América Latina – Viena, 9 y 10 de mayo 2008
                    Aspectos actuales de las relaciones entre Europa y América Latina
                   La Importancia de la Bioenergía para el “Desarrollo Sustentable”

Curriculum Vitae: María Cristina Silva

Nacionalidad: Chilena
Especialista en integración regional, con estudios en integración europea en el ITAM, México y en
integración latinoamericana en distintos diplomados de la Universidad de Chile. Posee estudios de
Magíster en Estudios Internacionales del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de
Chile, y es además Periodista y Licenciada en Comunicación Social de la Universidad de Artes y
Ciencias Sociales de Chile.
Se desempeña como Subdirectora del Centro Latinoamericano para las Relaciones con Europa,
CELARE, y ejerce además la vicepresidencia de la Asociación de Estudios Europeos de Chile, ECSA-
Chile.