Docstoc

_ cuento- corto _.docx - Ning

Document Sample
_ cuento- corto _.docx - Ning Powered By Docstoc
					Cuento Corto

4 capítulos

Titulo: El sueño

Autor: Jordi Cabré




                              Capitulo 1

                           Los preparativos




La voz dijo: Dentro de tres días deberás marcharte.

La anciana hacía tiempo que sabía que ese momento estaba cerca y por ello se

encontraba totalmente preparada. Su espíritu irradiaba paz y desde hacía 30 años notaba

la esencia pura asomar y crecer todos los días a través de los poros de su piel y había

disfrutado ese tiempo con entusiasmo y con una energía desbordante que solo la propia

fe, puede proporcionar

Pasados los tres días, la voz.... volvió a hablarle, y la Sra. Arnau, que así se llamaba la

anciana, se incorporó y sacó un sobre del libro que había estado leyendo, en él, dejaba

sus últimos deseos, antes de partir, acto seguido, colocó el sobre de pie junto a las fotos

de sus hijos.
                                 Capitulo 2

                                  El viaje



La noche del tercer día, la anciana, durante        un sueño profundo, partió hacia las

estrellas, al llegar, los suyos la estaban esperando.

Las palabras de la Tierra no pueden expresar los sentimientos y emociones y mucho

menos la felicidad que sintió a su llegada, el lenguaje escrito o hablado inexistente en

aquel fantástico lugar no tenía ninguna utilidad, por eso después, no supo, ni pudo

contar detalles precisos del encuentro celestial, pero sí de su pasado y también de su

futuro.



                                Capítulo 3

                          La revelación del sueño




Yo la conocí.... en un sueño, un sueño diferente a todos los que había tenido nunca.

Cuando desperté y no me preguntéis porque, tuve la certeza de que todo había sido real.

En ese sueño, junto a otras personas desconocidas para mí y con la misma cara de

sorpresa que yo conocimos a la Sra. Arnau. Todos nos encontrábamos formando un

gran círculo y en el mismo centro, la anciana nos hablaba con voz suave y sosegada, y

como en un susurro, nos iba relatando largos pasajes de su vida, llenos de diferentes

sucesos, algunos buenos y otros muy amargos, pero también nos hablo de otros,
maravillosos, con luz propia y que fueron apareciendo a partir de un sueño que tuvo

junto a otras personas que no conocía y donde se les revelo, La Palabra, el llegado de

Dios y que nos fue entregado por su hijo y esa palabra era, La Verdad. Entonces la Sra.

Arnau justo en ese instante dejo de hablar y se produjo un plácido silencio que pasados

unos segundos rompió uno de los presentes preguntando.: ¿la verdad? ¿qué verdad? La

pregunta no tardó en ser contestada, una voz que reconocí al instante, pero

inexplicablemente siéndome tan sumamente familiar me era imposible reconocer y dijo:

En el año 33 un gobernador romano hizo esa misma pregunta sobre la verdad a Jesús de

Nazaret y después de escuchar la respuesta se lavo las manos faltando a ella. Y dicho

esto volvió el silencio, lo suficientemente largo para comprobar que no me quedaba

ninguna duda y que tenia la total certeza de haber entendido el significado de aquellas

palabras y entonces la Sra. Arnau volvió a hablar pausadamente como la vez anterior y

envolviéndome con cada palabra que pronunciaba nos conto que ahora acababa de venir

de la sala del reino donde muy pronto seria de por vida su futuro hogar, pero como que

carecía aun de la *esencia pura* pues nadie la tiene al llegar la primera vez, tendría que

volver a la tierra, para realizar una misión para obtenerla. Nacería en el seno de una

familia, para marcharse bruscamente con su muerte terrenal al cabo de 10 años, y que

este suceso seria un regalo para sus futuros padres. Por supuesto ellos no lo verían así,

donde las creencias terrenales como la lógica, la estadística, la posesión el poder y

enfermedades como la codicia, la avaricia el odio y la venganza te corroen el alma y

ensucian el espíritu y no te dejan ver, pero con su pronta muerte traería a sus futuros

padres el dolor intenso, la rabia, y la impotencia, pero la oscuridad y confusión que eso

les pudiera generar en un principio, el tiempo, la reflexión y tal vez algún sueño lo iría

diluyendo todo poco a poco, dando paso a la luz, a la verdad y ella, al camino, dejando

atrás sus confusas vidas, como fue la suya durante muchos años y nos aseguro que
como a ella le ocurrió, se les abrirían las puertas de la sabiduría, la fe, la paz y lo más

importante iban a tener su última existencia terrenal.

Al despedirse también nos reveló, que los 10 años que pasaría en la tierra, serian tres

millonésimas de segundo en el lugar donde venia, conocido terrenalmente como el

paraíso y que esa fugaz estancia en la tierra, le iba a proporcionar * la esencia pura * e

inmortal. Dicho esto se despidió de nosotros con una maravillosa sonrisa que nunca

olvidaré Por ultimo dentro de mi interior en voz baja, muy suave, la voz familiar dijo: el

sueño que has tenido es un regalo que tú mismo te has hecho.... y en aquel instante

desperté.




                                  Capítulo 4

                                 La reflexión



Aquel día, durante toda la mañana, estuve, no sabría explicarlo, alegre, contento,

eufórico, no encontraba palabras que expresaran mis sentimientos, ni todas juntas se

acercaban con justicia a la sensación que empecé a experimentar día a día después del

sueño, también estuve analizando lo sucedido y mientras lo hacía me di cuenta de algo

espectacular, con frecuencia en mi interior había cierta confusión entre mi corazón y mi

cabeza o por lo menos no siempre se ponían de acuerdo, supongo que en igual medida a

todos nos pasa, pero ahora los sentía como si fueran un solo órgano, fusionados entre si

y pude entender cosas que jamás había sospechado, comprendí que la muerte podía ser

una bendición para quien la padece, porque podía ser un fin terrenal y el principio de
una nueva vida sin fin. También tenía claro que el dolor, a veces, es necesario para

entender, recapacitar y descubrir. Y que las cosas que no pertenecen a la naturaleza ,y

por tanto las creadas, inventadas o impuestas por el ser humano no suelen ser siempre

acertadas y mucho menos puras y que solo las realizadas con amor y total entrega,

pueden proporcionar inventos terrenales milagrosos, y por último y lo más importante

de verdad era justamente La Verdad.*La verdad en las cosas que dices o haces, la

verdad en hacer lo que debes y no lo que quieres, la verdad en las prioridades de tu día

a día, esas verdades que arán que tu conciencia este en paz y tu espíritu se limpie de

impurezas.

Pasados unos días empecé analizar aspectos mediocres de mi vida, de los que no me

sentía satisfecho, haciéndome el propósito de mejorarlos desde aquel instante, ahora

savia como hacerlo, sentía una fuerza indescriptible y una sensación de claridad invadía

mi cabeza. Los días siguientes empecé a cambiar mi presente y seguramente eso

cambiaria y decidiría mi futuro. Por primera vez conocía las respuestas y podía tomar

decisiones rápidas y acertadas. La fe, sin lugar a dudas era la fuerza que aumentaba en

mi sin parar y cada noche al acostarme rezaba para que esa nueva energía no dejara de

crecer en mi.

Pasados unos años después, una tarde al terminar una sesión de lectura recordé el sueño,

solía hacerlo a menudo y por supuesto también a la Sra. Arnau, pero aquella tarde al

recordarla pensé, que ojala cuando me llegue el momento de partir, me hablara otra vez

aquella voz, y pudiera dejar un sobre, junto a las fotos de mis hijos, con la nobleza, la

paz, y el amor, con la que la vi, en mi sueño.



                                       Fin

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:0
posted:5/1/2013
language:Unknown
pages:6