102G19055_Rodriguez_Laura_act.7_Uni2 by mamapeirong

VIEWS: 0 PAGES: 6

									        UNIVERSIDAD JUÁREZ AUTÓNOMA DE TABASCO

           DIVISIÓN ACADÉMICA DE CIENCIAS BIOLÓGICAS
                        Licenciatura en Ingeniería Ambiental




                           Materia: Filosofía




                          Actividad: No ·”7




               Alumno(a): Laura Yaret Rodríguez Flores




                 Profesor: CALEB GUTIERREZ MORENO




Dirección, correo electrónico: yaret_ixoe@hotmail.com / (9373780468)
El idealismo
El idealismo es una concepción filosófica que asigna un rol excluyente al
pensamiento en la determinación de la realidad y del mundo, a punto tal que ni la
realidad ni el mundo son meras «representaciones» sino consecuencias directas
del                    acto                      de                      pensar.

Así, en extremo, un ejemplo de ese tipo de idealismo permitiría afirmar que
«pensar»       y       «ser»      son        una       misma           cosa.

Pero dentro de esa «escuela» existen distinciones suficientes que permiten
considerar varios «tipos» de idealismo:




Tipos de idealismo y posibles
ejemplos
1. Idealismo Absoluto, el de Hegel, por ejemplo;
2. Idealismo Subjetivo, como el de Fichte, por ejemplo;
3. Idealismo Objetivo, de Platón y de Schelling, por ejemplo;
4. Idealismo Trascendental, con el apriorismo de Ka
Idealismo absoluto

El idealismo absoluto es una filosofía ontológicamente monista atribuida a G. W. F.
Hegel. Esta consideración de Hegel de cómo el ser es en última instancia
comprensible como un todo integral. Hegel afirmaba que para que el sujeto
pensante (la razón humana o la conciencia) fuera capaz de conocer su objeto (el
mundo), debe existir en algún sentido, una identidad de pensamiento y de ser. De
lo contrario, el sujeto no tendría acceso al objeto y no tendríamos ninguna certeza
acerca de nuestro conocimiento del mundo.



Para tener en cuenta las diferencias entre pensamiento y ser, sin embargo, así
como la riqueza y diversidad de cada uno, la unidad de pensamiento y el ser no
puede ser expresada como la identidad abstracta "A = A". El idealismo absoluto es
el intento de demostrar esta unidad utilizando un nuevo método filosófico
"especulativo", que requiere de nuevos conceptos y reglas de lógica. Según
Hegel, el fundamento absoluto del ser es esencialmente un proceso dinámico e
histórico por la necesidad que se desarrolla por sí mismo en forma de formas cada
vez más complejas de ser y de la conciencia, en última instancia, dando lugar a
toda la diversidad del mundo y a los conceptos con los que pensar y dándole
sentido al mundo.



La posición idealista absoluta fue dominante en el siglo XIX en Alemania, Gran
Bretaña, y, en menor grado, en los Estados Unidos. La posición idealista absoluta
debe distinguirse del idealismo subjetivo de Berkeley, el idealismo trascendental
de Kant o los idealismos de Fichte y Schelling.
Idealismo subjetivo
El idealismo subjetivo sostiene que las ideas sólo existen en la mente del sujeto:
que no existe un mundo externo autónomo. Representantes del idealismo
subjetivo son: Descartes (en ocasiones), Berkeley, Kant, Fichte, Mach, Cassirer y
Collingwood.



La principal característica del idealismo subjetivo es que todo gira alrededor del
sujeto cognoscente (ser pensante que realiza el acto del conocimiento). Y existen,
a su vez, dos variantes. La versión radical sostiene que el sujeto construye el
mundo: no existen cosas por sí mismas sino que sólo existen cosas para nosotros
(constructivismo). Según esta concepción, la naturaleza no tiene existencia
independiente. En cambio, la versión moderada «afirma que las cosas son del
color del cristal con que se miran».



La ciencia y la tecnología no interfieren en el idealismo, pues ambas dependen
sobre todo de la percepción del mundo exterior para modificarlo conforme al
conocimiento. Donde la percepción en sí, no es ninguna temática contraria al
idealismo.



El simple aserto de que las ideas son importantes no lo califica de idealista. Casi
todos los materialistas y realistas admiten la existencia e importancia de las ideas,
solamente niegan su autoexistencia.
Idealismo objetivo
El idealismo objetivo sostiene que las ideas existen por sí mismas y que sólo
podemos aprenderlas o descubrirlas. Representantes del idealismo objetivo son:
Platón (realismo idealista o platónico), Leibniz, Hegel, Bolzano, Dilthey y Frege.




Idealismo trascendental
El idealismo trascendental es una concepción epistemológica y metafísica
propuesta por el filosófo alemán Immanuel Kant en el siglo XVIII.



Brevemente expuesto, el idealismo trascendental establece que todo conocimiento
exige la existencia de dos elementos: el primero, externo al sujeto (lo dado, o
principio material), es decir, un objeto de conocimiento.



El segundo, propio del sujeto (lo puesto, o principio formal), que no es más que el
sujeto mismo que conoce. Con respecto al segundo, Kant afirma que las
condiciones de todo conocimiento no son puestas por el objeto conocido, sino por
el sujeto que conoce. El sujeto que conoce introduce ciertas formas que, no
preexistiendo en la realidad, son imprescindibles para comprenderla. Por esto
sostiene Kant en la Crítica de la Razón Pura:



 "Pensamientos sin contenidos son vacíos; las intuiciones sin conceptos son
ciegas" (A51). En otras palabras, sin sensibilidad nada nos sería dado y sin
entendimiento, nada sería pensado.



Todo lo intuido en el espacio y el tiempo y con ello todos los objetos de nuestra
experiencia posible, no es más que fenómenos, esto es, meras representaciones,
que del modo en que se representan, como sustancia extensa o series de
alteraciones, no tienen existencia propia e independiente aparte de nuestro
pensamiento. A este concepto lo llamo idealismo trascendental
Ejemplo de idealismo


EL IDEALISMO ABSOLUTO DE                HEGEL.

Es una definición filosófica del espíritu. Lo absoluto es la idea universal y única que,
juzgando y discerniendo se especifica en el sistema de las ideas particulares.
Es pensar, ser y verdad, modo parecido a el espíritu. En Hegel, este ideal es expuesto
diciendo     que      todo      provee      de      la    idea y   de     su     devenir.
Es la culminación de la metafísica occidental en un sistema monista y armonista, ideales
coherentes y absolutos. El sistema filosófico de Hegel, se basa en las nociones de
dialéctica y espíritu. El Espíritu Absoluto es la síntesis suprema última.
La idea es lo real. Es la realidad objetiva, sujeto absoluto.

La idea se desarrolla progresiva y dialécticamente hasta llegar al Espíritu Absoluto
Universal. La Historia no es sí no la Historia de la creciente plenitud en autoconocimiento
y libertad de Espíritu. El Espíritu, se niega, se alinea y objetiva en un mundo exterior y
luego se recupera y se hace consciente de si mismo. Saludos

								
To top