Resumen de Los Animales En Peligro de Extincion by j3I65T4w

VIEWS: 46 PAGES: 26

									Equipo: Las Huellas        Grupo: 216


                            Animales en Peligro de Extinción
      En el país de México existen unas 2,584 especies que se encuentran en peligro
de extinción, estas integran cuatro categorías:

       Las especies extintas: son las que ya han desaparecido, como la foca monje
del caribe (Monachus tropicales), el lobo mexicano (Canis lupus baileyi) y el oso grizzli
(Ursus arctos horribilis), aunque pueden existir poblaciones en otros países.




En peligro de extinción: son las especies cuya distribución o tamaño poblacional se
disminuye de forma drástica, algunos ejemplos son el perrito de las praderas (Cynomys
mexicanus), el jaguar (Panthera onca), el manatí del caribe (Trichechus manatus), el
tapir centroamericano (Tapirus bairdii), el conejo de los volcanes (Romerolagus diazi), y
la vaquita marina (Phocoena sinus).


Las especies amenazadas: estas son las especies que pueden llegar a encontrarse en
peligro de desaparecer a corto o mediano plazo, algunas de estas especies son el
tiburón blanco (Carcharodon carcharias), la mojarra huasteca (Cichlasoma labridens) ,
el bagre del Lerma (Ictalurus dugesii), la nauyaca de Los Tuxtlas (Atropoides olmec), la
iguana espinosa (Ctenosaura pectinata), la boa (Boa constrictor), el tucán pico canoa
(Ramphastos sulfuratus) el pajuil (Penelopina nigra), el hocofaisán (Crax rubra), el
águila real (Aquila chrysaetos) y el elefante marino (Mirounga angustirostris).




    1
Equipo: Las Huellas       Grupo: 216


              Como salvar las especies en peligro de extinción en México

      En México se cuenta con varias especies amenazadas y en peligro de
extinción, esto se debe a varios factores en donde el hombre es principal responsable.

       Lamentablemente en este país no existen los suficientes especialistas en las
diferentes disciplinas ecológicas, por lo que muchas veces se realizan investigaciones
siguiendo modelos extranjeros y no según las necesidades del país azteca.

      También se necesita la participación de los gobiernos y del pueblo en general,
para salvar una especie en peligro de extinción, por eso hay que crear una
conciencia de responsabilidad hacia las generaciones futuras.

                              Los epicentros de extinción.

       Hace poco tiempo la Alianza para Extinción Cero realizo un reporte sobre la de
595 sitios en el mundo en donde se concentran 794 especies en peligro de extinción,
la mayor cantidad de estas especies son de pequeño tamaño con poca movilidad y las
áreas en donde habitan son de distribución restringida.
       Según el reporte mencionado, México es el país con más sitios críticos, es decir
epicentros de extinción en todo el mundo, ya que contiene el 10 % de los sitios y de las
especies                 en             peligro              de               extinción.
El análisis realizado tiene sus bases en la evaluación de Categorías (En Peligro y En
Peligro Crítico) del Libro Rojo de la Unión Internacional para la Conservación de la
Naturaleza                                                                      (IUCN).
En el mundo existen 595 epicentros de extinción de los cuales 63 son de México
llegando a un 10.59%, en cuanto a especies en peligro de extinción en estos sitios el
mundo posee un total de 794, y en México de este número son unas 84 especies,
llegando al 10 %.

            Las 10 primeras especies en peligro de extinción en el planeta
       Recientemente el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) hizo pública la lista
de las diez principales especies en peligro de extinción debido al cambio climático
global. Estas son las especies más amenazadas del planeta.




    2
Equipo: Las Huellas        Grupo: 216


                                                  1) El oso polar




El primer puesto lo ocupa el oso polar, que podría desaparecer como especie dentro de
50 años si, como está previsto, continúan reduciéndose las placas de hielo del Ártico.
La capa de hielo del océano Ártico se derrite a un promedio de un 9% cada diez años.

      De acuerdo a estos cálculos, la región ártica podría perder su masa de hielo en
verano a mediados de este siglo.

       Los osos polares pertenecen a una especie que depende enteramente de la
existencia del mar congelado. Los osos utilizan el hielo como plataforma flotante desde
la cual pueden cazar focas. En la actualidad solo existen entre 20.000 y 25.000
ejemplares.
        2) El tigre de Bengala

      El segundo animal más amenazado es el tigre de Bengala, que habita en
manglares entre Bangladesh y la India. El tigre de Bengala o indio (Panthera tigris tigris)
es, después del tigre siberiano, la segunda especie de tigre más grande del planeta.

      Debido al crecimiento anual de 4 milímetros del nivel del mar, un 70% del hábitat
de este felino podría perderse antes de 2060. Su situación actual es alarmante y es por
eso que se han creado nuevas reservas para su preservación en la India.



        3) Los corales

     En el tercer puesto de la lista figuran los corales, de los que un 80% pueden
desaparecer dentro de unos decenios. Un informe que publica la revista Science pone



    3
Equipo: Las Huellas         Grupo: 216


de manifiesto que una tercera parte de los arrecifes coralinos están en peligro de
extinción.

      El estudio identifica 231 especies en peligro de extinción, amenazado o
vulnerable. "Es desalentador, puesto que cuando los corales mueren, le ocurre lo
mismo a un montón de plantas y animales que dependen de ellos para conseguir
alimento o protección, por lo que puede llevar al colapso de ecosistemas enteros", ha
comentado Kent Carpenter, autor principal del informe

        4) El Canguro
      Gracias al calentamiento global, la especie más emblemática de Australia, los
canguros, podrían desaparecer en unos años. Se calcula que, si las temperaturas
aumentan en dos grados,
una especie se extinguirá
irremediablemente, y la
población de canguros en
general     sufrirá    un
descenso apreciable.



        5) Las Ballenas
       La          cacería
comercial y para su
“investigación”, el tráfico
marítimo, la contaminación
de los mares, el cambio
climático y fenómenos
como “El Niño” o “La Niña”
amenazan la vida de las
ballenas en el mundo.

      Sus especies más
comprometidas son: la
jorobada, azul, franca, fin y
cachalote.



        6) Los pingüinos
     Las cuatro principales especies de pingüinos que viven en la Antártica están
amenazadas de extinción a causa del calentamiento del planeta.

      El calentamiento es cinco veces más rápido en la Antártica que en el resto del
planeta. Esto se traduce, paradójicamente, en avalanchas de nieve más abundantes
que perturban el modo de vida de algunos pingüinos.

    4
Equipo: Las Huellas       Grupo: 216


        7) La Tortuga de mar

      La pesca comercial y la destrucción por el hombre de las áreas de anidado en las
playas amenazan con acabar con una especie que lleva 150 millones de años
habitando la Tierra

       El actual descenso del número de tortugas marinas del Pacífico es un ejemplo de
la mayor extinción de una población de animales vista desde hace muchos años. Su
desaparición es casi tan rápida como la extinción del bisonte en América del Norte en el
siglo XIX.

        8) El orangután

       La octava posición la ocupa el
orangután. En dos islas de Indonesia
donde habita este simio, el cambio
climático provoca el aumento de las
precipitaciones durante la temporada de
lluvias y de los incendios en la de sequía.
Los orangutanes, por ser animales lentos, a
menudo      perecen     sorprendidos   por
incendios forestales.

        9) El Elefante

      Aunque el cambio climático y la
deforestación son culpables de que la especie se encuentre en esta lista, el principal
enemigo del elefante sigue siendo su marfil.

                                        Este es un elemento muy apreciado por las
                                 personas que no tienen consideración hacia los
                                 elefantes, tan sólo el ganar un buen dinero vendiendo
                                 el marfil en el mercado negro, por lo que la extinción
                                 de la especie puede estar más cerca de lo que se
                                 piensa.
                                        10) Los Albatros

                                        19 de las 21 especies de este animal están
                                 amenazadas en todo el mundo, la proporción más
                                 alta de especies en peligro de extinción en la familia
                                 de las aves.

                                        En el mundo se pierde cientos de miles de
                                 especies, muchas de ellas aún antes de ser
                                 descubiertas por la ciencia. De ese modo, no sólo se
                                 pierde la variabilidad biológica, sino además la

    5
Equipo: Las Huellas        Grupo: 216


diversidad genética, fuentes de sustentos para las generaciones futuras. Una especie
en peligro de extinción es una especie que puede extinguirse en un futuro próximo. A
través de la historia de la evolución, millones de especies han desaparecido debido a
procesos naturales. En los últimos 300 años, sin embargo,
los humanos han multiplicado la tasa de extinción por mil.
Para todas las especies naturales, vegetales y animales,
vivir constituye un peligro cotidiano, deben cuidarse de sus
congéneres, especialmente del más poderoso predador que
existe sobre la Tierra: el hombre. Los desastres ecológicos,
la deforestación y otras consecuencias de la acción
humana provocan daños en la cadena trófica. En el mundo
actual la extinción de especies animales no está tan
directamente relacionada con la escasez de alimentos o la
contaminación, como con acciones violentas directas (la
caza no reglamentada y el comercio ilegal de especies
salvajes) o indirectas (la introducción de especies exóticas,
en determinados ambientes, que compiten por uno o más
recursos       con     individuos     nativos    o    ya      adaptados    al      lugar).
Según los conservacionistas, la depredación de la fauna ha crecido vertiginosamente y
se estima actualmente que una especie desaparece cada 15 minutos. Para la
naturaleza, lo peor que le puede suceder, es la extinción de las especies, ya que con
eso se pone en peligro el equilibrio necesario en todo ecosistema. En esta cadena
natural, cada especie necesita de la otra para sobrevivir. La acelerada destrucción del
hábitat es pretexto de un desarrollo sin parámetros de sustentabilidad, condena a la
extinción a una biodiversidad en cuyas potencialidades se basa la vida del futuro. Y
aunque esta actitud represente a simple vista una postura antropocéntrica, el hombre
en su afán de búsqueda de nuevas alternativas, no puede apartarse de esa visión, pues
de lo contrario la misma existencia no tendría razón de ser. Introduciendo estos
conceptos a la filosofía de la comunicación, consideramos de vital importancia contribuir
a la protección de los recursos naturales, difundiendo las potencialidades de la riqueza
faunística.

        ¿Cuáles son las principales causa de este peligro?

1.-La    persecución     y     matanza     por     el    valor    de     sus    pieles.
2.-La caza intensiva y la pesca intensiva para comercializar sus carnes.
3.-La contaminación de las especies extrañas a su hábitat, o sea "especies invasoras".
4.-Los grandes emprendimientos como represas, hidrobias, etc., que el hombre
construye.
5.-Pérdida       de       petróleo,      que        contaminan        los       mares.
6.-Accidentes naturales como la "muerte gris", erupción de los volcanes que lanza a la
atmósfera nubes de cenizas y gases con alto contenido de azufre.
7.-La acción de otros contaminantes (yacimientos de uranio, polonio, radio y de otros
elementos                                                                 radioactivos)



    6
Equipo: Las Huellas         Grupo: 216


8.-Accidentes varios, intencionales o no, como los incendios de bosques, choque de
barcos, etc.



                                     Tráfico de especies
       El tráfico de la flora y la fauna se ha convertido en uno de los emprendimientos
económicos más redituables y figura en el mundo en tercer lugar luego del de armas y
de                                         las                                    drogas.
El de la fauna mueve alrededor de 10.000 millones de dólares anuales y la flora, está
superando los 7.000 millones. A estas cifras habría que sumarle el tráfico clandestino...
Cada año se consumen en el mundo entre 600 y 900 toneladas de marfil, que se
obtienen de unos 150.000 colmillos de elefantes adultos. En 1990, el comercio de marfil
se                                prohibió                            internacionalmente.
        Según el CITES, el tratado mundial que regula el comercio de especies protege
a las que están en peligro de extinción, la población de elefantes africanos se redujo de
1,3 millones de ejemplares a poco más de 600.000, durante la década del ochenta. Otra
década similar bastaría para provocar la extinción de la especie. Pero no es este el
único caso. Según los datos de las organizaciones TRAFFIC y WWF, cada año se
comercia ilegalmente con primates, ave, pieles de reptil y de mamíferos, orquídeas,
cactus y peces exóticos. Su destino son EEUU, Europa, Japón y parte del sudeste
asiático. Y los usos que se les dan son tan variados como la peletería de lujo (una piel
de pantera siberiana alcanza los 100.000 dólares en el mercado negro), ornamentos,
productos pretendidamente afrodisíacos y, en algunos casos, animales de compañía o
plantas para jardines. A causa de este comercio ilegal, unas 700 especies se
encuentran al borde de la extinción. Pero, además, otras 2.300 especies animales y
24.000 vegetales están amenazadas.

                         El gran mercado negro de las especies
        Actualmente, el tráfico ilegal de especies supera los 4.000 millones de dólares al
                                       año, y sólo el contrabando de armas y el
                                       narcotráfico generan cantidades superiores. Según
                                       datos de TRAFFIC y WWF, a consecuencia directa
                                       del comercio ilegal, unas 700 especies se
                                       encuentran en peligro inmediato de extinción.
                                       Primates: Más de cincuenta millones de primates
                                       son capturados anualmente y utilizados en
                                       laboratorios de investigación (los menos) o como
                                       animales                de              compañía.
                                       Elefantes: Unos 150.000 colmillos de elefantes
                                       (entre 600 y 900 toneladas de marfil) son
                                       esquilmados para fabricar productos artesanales o
                                       decorativos.
                                       Reptiles: Diez millones de pieles de reptil se
                                       destinan a la confección de bolsos, zapatos u otros

    7
Equipo: Las Huellas        Grupo: 216


productos de lujo. Parte de los reptiles van a parar a terrarios como exóticos animales
de                                                                              compañía.
Aves: Cinco millones de aves son capturadas con destino a los salones de casas de
países    desarrollados,   restaurantes     de    lujo   y     coleccionistas    privados.
Felinos: Unos quince de millones de pieles de mamíferos (nutrías, felinos, etc.)
engrosan cada año lujosas peleterías en EEUU, Europa y Japón.
Ranas: Cerca de 250 millones de ranas (sobre todo, ranas toro) son capturadas en su
hábitat         natural          con           destinos           a          restaurantes.
Peces: Entre 350 y 600 millones de peces ornamentados son capturados para
abastecer       acuarios       y        peceras       en       todo       el      mundo.
Cactus: Ocho millones de cactus son recogidos clandestinamente. Su destino son las
casas                de               los              países                occidentales.
Orquídeas: Casi nueve millones de orquídeas y flores de los bosques tropicales son
recolectados          con         destino         a         países           occidentales.
Coral: Más de dos toneladas de coral se convierten anualmente en ornamentos y
objetos decorativos.

                                    Especies invasoras

       Es un tipo de contaminación o depredación que excede el ámbito de las
ciudades. Es lo que los ecólogos denomina "contaminación por especies" y que
consiste en la introducción por parte del hombre de plantas y animales extraños y que
ejercen    efectos     negativos   sobre     la  flora  y    la   fauna    autóctonas.
Un animal o una planta introducidos en hábitat que no le es una de y propio compiten
con ventajas con las especies autóctonas por algún recurso esencial, se hibridan con
otras especies o bien se convierten en agentes transmisores de enfermedad. De esta
forma alteran las reglas de juego de un Ecosistema y pueden llegar a provocar cambios
sustanciales en su equilibrio. Las causas que conducen a la introducción de especies
foráneas pueden ser accidentales, como el caso de los animales y algas que viajan en
el agua de lastre o en las bodegas de los
barcos, o de los individuos que se detienen en
puntos imprevistos durante sus migraciones.
No obstante, la mayor parte de las
introducciones son, por lo general, forzadas.
Se trata de animales de compañía, especies
introducidas para la caza y la pesca o para su
consumo agrícola y ganadero, además de
aquellas especies de las que, como los
visones,     se      pretende      un      gran
aprovechamiento industrial




    8
Equipo: Las Huellas       Grupo: 216


                               Radares y tormentas
       Pero existen otras razones, casi siempre de origen humano. Alteraciones
directas en el sistema de navegación: los radares y sonares militares perturban el
ecosistema marino, emitiendo lo que para las ballenas y su brújula de grasa son falsas
señales. Las tormentas también alteran los campos magnéticos, como lo hacen
asimismo las fuertes descargas eléctricas de las explotaciones petrolíferas marinas. Las
sustancias químicas vertidas al mar afectan asimismo al oído interno y a la percepción
de los ultrasonidos, además de provocar taras de tipo genético. Incluso algunos
cetáceos han cambiado sus rutas de migración por culpa de la sobreexplotación y del
incremento del tráfico marítimo.
       Para los expertos de Adena WWF se están alcanzando cotas históricas en el
número y periodicidad de los varamientos. Miguel Ángel Valladares, portavoz de esta
asociación ecologista, apunta que aún se conoce poco del comportamiento propio de
los mamíferos marinos, aunque culpa al hombre de que el número de ejemplares sea
cada vez menor. Y pone un ejemplo: «Hemos tardado más de 40 años en conocer
datos tan simples como el periodo de gestación del Rorcual Azul, pero lo que sí está
claro es que la mano del ser humano se encuentra detrás de la mayoría de los casos de
encallamiento de ballenas. Antes, simplemente las cazábamos. Ahora, la amenaza es
más sutil. Atacamos su medio con nuestro progreso».


                                          Cementerios
                                             Por otra parte, cuando el hombre no sabe
                                       cómo explicar el comportamiento de un animal
                                       busca dentro de su propio repertorio de conductas
                                       y humaniza eso que no comprende. Así, habla
                                       desde hace años de los cementerios de elefantes.
                                             Cuando comenzó a ser conocido el
                                       fenómeno de los varamientos masivos de
                                       ballenas,  los    seres   humanos       decidieron
                                       preguntarse qué razón habría para que estos
                                       mamíferos se suicidaran en masa y de una
                                       manera que les producía tanto sufrimiento físico.
                                             No hay tal. Aunque se sepa poco de los
                                       animales marinos, la hipótesis del suicidio es algo
                                       descartado por todos los científicos. Si muchas
                                       ballenas acaban muriendo juntas en una playa es
                                       por su comportamiento gregario y por su
                                       obediencia a un macho dominante. Si se descarta
                                       cualquier causa humana, siempre puede existir la
                                       natural, y viceversa.
                                             Varios   expertos   apuntan   que     el
                                       desconocimiento radica en las pocas autopsias

    9
Equipo: Las Huellas       Grupo: 216


que se les hace a los ejemplares que mueren en las playas. Es muy caro y no siempre
rentable. Pero aseguran que si se investigaran las causas, siempre aparecería una
contaminación o una desorientación. Al menos, esto es lo que asegura Ricardo Aguilar,
de Greenpeace. «La del suicidio es la hipótesis romántica», sigue, «pero lo cierto es
que siempre hay otras causas».
      Para Miguel Ángel Valladares, de Adena WWF, en cada leyenda hay algo de
verdad, pero éste no es el caso. «Si una ballena se acerca a la costa más de la cuenta
es porque está débil y no puede viajar por aguas más densas y profundas o porque se
ha perdido. No por una decisión propia de perder su vida delante de los ojos del
hombre».
                            PARQUES Y RESERVAS NACIONALES
       Son llamados así, notables por su bellezas naturales y por sus riquezas y que el
Estado declaró Reserva Nacional para convertirlas en sagrario de la flora y la fauna.
En nuestro país tiene a su cargo este tema, la Dirección de Parques Nacionales y Vida
Silvestre, dependiente de la Subsecretaría de Estado de Recursos Naturales y Medio
Ambiente,      dentro     del     Ministerio   de      Agricultura    y     Ganadería.
Mediante un trabajo especial, llamado Plan Maestro, realizado en 1993 por el Sistema
Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Paraguay (SINASIP), se han dividido las
llamadas reservas en distintas categorías.
        Los animales en peligro de extinción en México

       En México la caza y la alteración del medio ambiente tienen a muchas especies
al borde de su desaparición.

       Los elementos que constituyen la biósfera, se dividen en inorgánicos, como la
luz, el suelo, el agua, y en orgánicos,
que a su vez se dividen en flora y fauna.

       En todo ecosistema los animales
tanto vertebrados como invertebrados,
constituyen un factor importante. Sus
relaciones con los demás integrantes del
ecosistema, contribuyen a mantener un
equilibrio relativo, cuya estabilidad,
posible    gracias     a    complicados
mecanismos de retroalimentación en
cadena, se altera fácilmente cuando se
incide en cualquiera de sus eslabones,
por más insignificantes que éstos
puedan parecer.

     Desde sus orígenes, los animales han estado en competencia para sobrevivir.
Además, cambios constantes en el medio ambiente han dado como resultado la
desaparición de algunas especies y el florecimiento de otras. Estos procesos evolutivos

   10
Equipo: Las Huellas        Grupo: 216


ocurren de manera lenta a lo largo de millones de años, sin embargo, cuando el hombre
llegó a escena, hace relativamente poco tiempo, los delicados eslabones faunísticos
que habían tenido larga permanencia en la naturaleza, empezaron a romperse y verse
alterados.

        Desde los tiempos más remotos, el género humano ha hecho uso de la fauna
silvestre matando o capturando selectivamente algunas de las especies que la integran,
bien para liberarse de especies dañinas (serpientes, roedores etc.), o para utilizar su
carne como alimento y sus pieles como vestido.

      La extinción de algunos animales o el estado crítico de otros, por acción del
hombre ha sido registrada por algunos autores como Heim (1952) que menciona, entre
otras especies definitivamente desaparecidas, a la moa (Dinornis ingens) gigantesca
avestruz de Nueva Zelanda.

       La extinción de la fauna tiene graves repercusiones en los ecosistemas, sobre
todo en lo referente a las cadenas tróficas y alimenticias. En la mayoría de los casos, de
las especies desaparecidas no se tenía suficiente información acerca de su papel en los
diferentes ecosistemas en que participaban.

       En nuestro país existen, según la lista de especies en peligro de extinción
presentada en la Organización de Estados Americanos (OEA) el 5 de febrero de 1973,
cerca de cuarenta especies de vertebrados, tanto terrestres como acuáticos. Por
ejemplo, el jaguar (Panthera onca) y el cocodrilo (Crocodylus acutus y C. moreletti),
cuyas poblaciones han decrecido debido a la caza de que son objeto para el comercio
de sus pieles, el cual, la mayoría de la veces, se realiza en forma ilegal, principalmente
en la zona sureste del país.

       Otra causa de extinción, es la desaparición o perturbación de los hábitats
característicos de las especies, debido a desforestación, establecimiento de cultivos
agrícolas, asentamientos humanos, etcétera, con la consecuente alteración del
equilibrio ecológico. Tal es el caso del pavón (Oreophasis derbianus) en Chiapas, cuyo
hábitat, el bosque nublado, se encuentra ya muy reducido. Esto ha ocasionado que sus
poblaciones disminuyan en forma alarmante ya que no se adaptan a zonas alteradas.

       La contaminación química es, también, causa de daño a la fauna. Los
insecticidas aplicados en los cultivos, a la larga entran a las corrientes de ríos y mares,
donde son ingeridos por microorganismos que son comidos por peces y otros animales,
y éstos, a su vez, devorados por las aves. En cada paso de esta cadena alimenticia, el
insecticida se concentra cada vez más. Tales concentraciones en las aves afectadas
hacen que produzcan huevos con cáscaras deficientes en calcio, que el paso de las
madres rompe durante la incubación. Como consecuencia de este proceso los
pelícanos pardos, los cormoranes y otras aves se han extinguido ya en algunos lugares
donde antes predominaban. La contaminación por insecticidas ha llegado incluso a la
Antártida y el Ártico afectando a pingüinos y osos polares.


   11
Equipo: Las Huellas        Grupo: 216


       Todas estas situaciones se han acentuado en el presente siglo debido a la
explosión demográfica humana. Cada día es necesario talar bosques y selvas para
satisfacer necesidades de alimento y habitación. Por estas razones es importante
elaborar un plan nacional de explotación racional de recursos faunísticos. Dicho
proyecto debe tener en cuenta una serie de consideraciones sociales, tales como la
agricultura que altera zona natural y afecta a la fauna. Pero ¿cómo convencer a esta
población de poner fin a la perturbación, cuando todos sus esfuerzos apenas bastan
para evitar que se mueran de hambre? ¿Cómo recomendarles no matar un ocelote
cuando la venta de su piel proporciona un cierto ingreso que alivia su ya deteriorada
economía? Es por ello, que los científicos involucrados en la conservación de la fauna
no sólo deben ser capaces de proponer medidas de protección sino, también en
colaboración con otros especialistas, de presentar alternativas de satisfacción a las
necesidades del conjunto social y no solamente del individuo.

      Esto nos viene a mostrar de una parte, que en México no se cuenta con el
número suficiente de especialistas en las diferentes disciplinas ecológicas, y, de otra,
que muchas veces se realizan investigaciones siguiendo modelos extranjeros y no
según nuestras necesidades. Es urgente entonces la formación de profesionales
conscientes de su participación social como científicos.

      Pero la lucha por salvar la fauna silvestre no puede restringirse a los biólogos. Es
necesaria la participación de los gobiernos y del pueblo en general, creando una
conciencia de responsabilidad hacia las generaciones futuras.

       Algunas de estas especies, como la tortuga de Mapimí y el berrendo, están
siendo objeto de estudios para determinar medidas que los proteja. Sin embargo, esta
labor apenas comienza y requiere de mayor participación para que los estudios puedan
realizarse en el mayor número posible de especies amenazadas.

      Las personas interesadas en este tema pueden consultar toda la obra del
Maestro Miguel Álvarez del Toro referente a la Fauna de Chiapas.

        México ocupa el quinto lugar mundial en cuanto a diversidad de anfibios, pues
                                        existen 15 familias, 43 géneros y 363 especies
                                        en el territorio nacional; sin embargo, nuestro
                                        país también es uno de los cinco países que
                                        tiene el mayor número de anfibios en peligro
                                        de extinción con 191 especies, señalaron
                                        científicos de la Universidad Nacional
                                        Autónoma de México (UNAM).
                                                  Al iniciar los trabajos por el Año
                                          Internacional de los Anfibios 2008 –cuyas
                                          actividades estarán encabezadas por la
                                          UNAM–, Gabriela Parra, investigadora del
                                          Instituto de Biología, aseguró que en México

   12
Equipo: Las Huellas        Grupo: 216


60 por ciento de estas especies están en riesgo de desaparecer y “si las cosas no
cambian, con esta cifra me quedo corta”.
       En el mundo existen cerca de 6 mil especies de anfibios, de las cuales mil 856,
casi 32 por ciento, están en riesgo de extinguirse. Además se informó que más de 120
variedades desaparecieron de 1980 a la fecha. Las cifras indican que estos animales se
pierden a una tasa mil veces más alta de la normal, inclusive más rápido que las aves,
con 12 por ciento amenazado, y los mamíferos con 23 por ciento en riesgo.
       Entre las principales causas que ponen en peligro el hábitat de los anfibios están:
cambio climático, radiación ultravioleta, deforestación, contaminación, tráfico ilegal,
introducción de especies exóticas en su medio ambiente, y enfermedades que pueden
afectarlos.
       Durante la conferencia se informó que a escala mundial, de las 5 mil 743
especies de anfibios 43 por ciento, es decir, 2 mil 469, se encuentran en declive, y 32
por ciento, mil 856, están amenazadas.
        En la situación de riesgo México es el segundo país, después de Colombia, con
                                   208 especies amenazadas, donde los anfibios están
                                   el alto riesgo, pues 191 podrían desaparecer. Le
                                   siguen Ecuador, con 163, Brasil con 110 y China con
                                   86 especies en riesgo.
                                          De las 363 especies de anfibios que se
                                   encuentran en nuestro país, 60 por ciento son
                                   endémicas, es decir, sólo se encuentran en territorio
                                   mexicano, y de éstas muchas se definen como micro
                                   endémicas, puesto que se encuentran en espacios
                                   reducidos como el lago de Xochimilco, el lago de
                                   Pátzcuaro y en la zona de Río Frío; regiones estas
últimas que también fueron señaladas como “de situación crítica” para los anfibios que
habitan ahí: el ajolote de Xochimilco y salamandras en los otros dos.

                                        Nuevos riesgos
       Parra destacó que al ser Oaxaca y Chiapas las entidades en las que se
concentran un mayor número de anfibios, estos dos estados son en los que más
especies se encuentran en peligro de extinción. Las salamandras Pseudoeurycea
smithi, Thorius infernalis, Ambystoma leorae y Pseudoeurycea unguidentis son
ejemplos de anfibios desaparecidos en México.
       La investigadora del Instituto de Biología aclaró que para que se pueda declarar
extinta una especie animal tienen que pasar 10 años en los que se no se halle al menos
un ejemplar de una u otra variedad. Aunque de manera oficial en México no se ha
reportado ninguna especie de anfibio como extinta, se cree que al menos una docena
se encuentran en esa categoría.


   13
Equipo: Las Huellas        Grupo: 216


                                         Otro de los riesgos para estos animales es la
                                  presencia de un hongo que causa la enfermedad
                                  quintridiomicosis, la cual es mortal para cientos de
                                  variedades de anfibios, pues puede matar a 80 por
                                  ciento de las especies. Este hongo se ha propagado
                                  lentamente desde África a todo el planeta en los
                                  últimos 50 años y los especialistas no han podido
                                  combatirlo ni detenerlo en el medio silvestre.
                                        Por su parte, el director de la Facultad de
                                 Medicina Veterinaria y Zootecnia, Francisco José
                                 Trigo Tavera, y la investigadora Dulce María
                                 Brousset, expusieron que estos animales viven una
                                 situación complicada, por lo que exhortaron a la
                                 ciudadanía a cuidar del medio ambiente y los
                                 anfibios, los cuales han sobrevivido más de 36
millones de años y ahora enfrentan una extinción a un ritmo que no se veía desde la de
los dinosaurios.
       Los universitarios aseguraron que los anfibios desempeñan funciones
importantes en los ecosistemas, como el movimiento de nutrientes de medios acuáticos
a terrestres, con lo que se contrarresta la erosión; tienen un “papel central” en las
cadenas alimentarias como presa y depredador, y “son vitales” para la supervivencia de
mamíferos, reptiles, aves y peces.
      Su piel produce sustancias que eliminan microbios y virus, e influyen
sustancialmente en el control de plagas de insectos al alimentarse de ellos, con lo que
se reducen padecimientos como el dengue y la fiebre amarilla.
       En México la caza y la alteración del medio ambiente tienen a muchas especies
al borde de su desaparición.
       Los elementos que constituyen la biósfera, se
dividen en inorgánicos, como la luz, el suelo, el agua,
y en orgánicos, que a su vez se dividen en flora y
fauna.




   14
Equipo: Las Huellas        Grupo: 216


       En       todo                                                   ecosistema      los
animales       tanto                                                          vertebrados
como                                                                       invertebrados,
constituyen       un                                                   factor importante.
Sus      relaciones                                                    con los demás
integrantes       del                                                         ecosistema,
contribuyen        a                                                   mantener         un
equilibrio relativo,                                                   cuya estabilidad,
posible gracias a                                                            complicados
mecanismos de                                                           retroalimentación
en cadena, se                                                          altera fácilmente
cuando se incide                                                       en cualquiera de
sus     eslabones,                                                     por            más
insignificantes que éstos puedan parecer.
       Desde sus orígenes, los animales han estado en competencia para sobrevivir.
Además, cambios constantes en el medio ambiente han dado como resultado la
desaparición de algunas especies y el florecimiento de otras. Estos procesos evolutivos
ocurren de manera lenta a lo largo de millones de años, sin embargo, cuando el hombre
llegó a escena, hace relativamente poco tiempo, los delicados eslabones faunísticos
que habían tenido larga permanencia en la naturaleza, empezaron a romperse y verse
alterados.
        Desde los tiempos más remotos, el género humano ha hecho uso de la fauna
silvestre matando o capturando selectivamente algunas de las especies que la integran,
bien para liberarse de especies dañinas (serpientes, roedores etc.), o para utilizar su
carne como alimento y sus pieles como vestido.
      La extinción de algunos animales o el estado crítico de otros, por acción del
hombre ha sido registrada por algunos autores como Heim (1952) que menciona, entre
otras especies definitivamente desaparecidas, a la moa (Dinornis ingens) gigantesca
avestruz de Nueva Zelanda.
       La extinción de la fauna tiene graves repercusiones en los ecosistemas, sobre
todo en lo referente a las cadenas tróficas y alimenticias. En la mayoría de los casos, de
las especies desaparecidas no se tenía suficiente información acerca de su papel en los
diferentes ecosistemas en que participaban.
       En nuestro país existen, según la lista de especies en peligro de extinción
presentada en la Organización de Estados Americanos (OEA) el 5 de febrero de 1973,
cerca de cuarenta especies de vertebrados, tanto terrestres como acuáticos. Por
ejemplo, el jaguar (Panthera onca) y el cocodrilo (Crocodylus acutus y C. moreletti),
cuyas poblaciones han decrecido debido a la caza de que son objeto para el comercio
de sus pieles, el cual, la mayoría de la veces, se realiza en forma ilegal, principalmente
en la zona sureste del país.




   15
Equipo: Las Huellas        Grupo: 216


                                                           Otra causa de extinción, es la
                                                    desaparición o perturbación de los
                                                    hábitats característicos de las
                                                    especies, debido a desforestación,
                                                    establecimiento        de     cultivos
                                                    agrícolas, asentamientos humanos,
                                                    etcétera,    con    la    consecuente
                                                    alteración del equilibrio ecológico.
                                                    Tal es el caso del pavón (Oreophasis
                                                    derbianus) en Chiapas, cuyo hábitat,
                                                    el bosque nublado, se encuentra ya
                                                    muy reducido. Esto ha ocasionado
                                                    que sus poblaciones disminuyan en
                                                    forma alarmante ya que no se
                                                    adaptan a zonas alteradas.
       La contaminación química es, también, causa de daño a la fauna. Los
insecticidas aplicados en los cultivos, a la larga entran a las corrientes de ríos y mares,
donde son ingeridos por microorganismos que son comidos por peces y otros animales,
y éstos, a su vez, devorados por las aves. En cada paso de esta cadena alimenticia, el
insecticida se concentra cada vez más. Tales concentraciones en las aves afectadas
hacen que produzcan huevos con cáscaras deficientes en calcio, que el paso de las
madres rompe durante la incubación. Como consecuencia de este proceso los
pelícanos pardos, los cormoranes y otras aves se han extinguido ya en algunos lugares
donde antes predominaban. La contaminación por insecticidas ha llegado incluso a la
Antártida y el Ártico afectando a pingüinos y osos polares.
       Todas estas situaciones se han acentuado en el presente siglo debido a la
explosión demográfica humana. Cada día es necesario talar bosques y selvas para
satisfacer necesidades de alimento y habitación. Por estas razones es importante
elaborar un plan nacional de explotación racional de recursos faunísticos. Dicho
proyecto debe tener en cuenta una serie de consideraciones sociales, tales como la
agricultura que altera zonas naturales y afectas a la fauna. Pero ¿cómo convencer a
esta población de poner fin a la perturbación, cuando todos sus esfuerzos apenas
bastan para evitar que se mueran de hambre? ¿Cómo recomendarles no matar un
ocelote cuando la venta de su piel proporciona un cierto ingreso que alivia su ya
deteriorada economía? Es por ello, que los científicos involucrados en la conservación
de la fauna no sólo deben ser capaces de proponer medidas de protección sino,
también en colaboración con otros especialistas, de presentar alternativas de
satisfacción a las necesidades del conjunto social y no solamente del individuo.
      Esto nos viene a mostrar de una parte, que en México no se cuenta con el
número suficiente de especialistas en las diferentes disciplinas ecológicas, y, de otra,
que muchas veces se realizan investigaciones siguiendo modelos extranjeros y no
según nuestras necesidades. Es urgente entonces la formación de profesionales
conscientes de su participación social como científicos.


   16
Equipo: Las Huellas        Grupo: 216


       Pero la lucha por salvar la fauna silvestre no puede restringirse a los biólogos. Es
necesaria la participación de los gobiernos y del pueblo en general, creando una
conciencia de responsabilidad hacia las generaciones futuras. Algunas de las especies
en peligro de extinción, en México, se consignan en el siguiente listado:


        Antilocapra          americana
        Berrendo
        Tapirus bairdii    Tapir
        Trichechus             manatus
        Manatí
        Ursus horribilis   Oso gris
        Phenicopterus               ruber
        Flamenco
      Falco peregrinus     Halcón
peregrino
        Harpia harpyja     Aguila arpía
        Gopherus       flavomarginatus
        Tortuga de Mapimí
        Eretmochelys           imbricata
        Tortuga de carey


       Algunas de estas especies, como la tortuga de Mapimí y el berrendo, están
siendo objeto de estudios para determinar medidas que los proteja. Sin embargo, esta
labor apenas comienza y requiere de mayor participación para que los estudios puedan
realizarse en el mayor número posible de especies amenazadas.
      Las personas interesadas en este tema pueden consultar toda la obra del
Maestro Miguel Álvarez del Toro referente a la Fauna de Chiapas.



         ¿Cuando se considera a una especie animal en peligro de extinción?
       Se considera en peligro de extinción a una especie animal, cuando su existencia
se encuentra comprometida a nivel mundial. Esto es debido generalmente a la
fulminación de un recurso del cual dependen todas y cada una de las especie, ya sea
por parte de la acción del hombre, como la caza ilegal o la tala de indiscriminada de
árboles, o simplemente a cambios en el ecosistema de la especie producto de hechos

   17
Equipo: Las Huellas       Grupo: 216


fortuitos, como lo son el cambio
climático. Como está ocurriendo en
este preciso momento y por
desgracia estos animales en peligro
de extinción no están habituados a
tales condiciones climáticas y a
veces les es imposible adaptarse a
dichos cambios.
       En los últimos tiempos, el
hombre, se convirtió en una enorme
amenaza para los animales, debido
a que muchos de los animales en
peligro han desaparecido porque
destruimos su hábitat natural de vida
e incluso hasta los matamos.
       Biológicamente,            para
mantenerse vivos en los distintos
ecosistemas y que no hayan
animales extintos, las especies
desarrollaron como estrategia mantener la biodiversidad; no obstante, hoy en día, esta
estrategia no es lo suficiente buena como para contrarrestar los efectos de la obra
humana (acción antrópica) lo que nos lleva a una serie de consecuencias terriblemente
nocivas para el Equilibro de los ecosistemas y la vida en el planeta Tierra.
      Hoy en día hay demasiados animales en peligro de extinción, y la velocidad a la
que se extinguen va aumentando cada vez más.
       Actualmente se conocen aproximadamente 11.167 especies en peligro de
extinción, de las cuales 124 están englobadas en las categorías de “estado Crítico”
      Se espera que algún día el ser humano entre en razón y que de una vez por
todas entienda que no podemos vivir con tantos animales en peligro de extinción, ya
que sin ellos no podríamos seguir viviendo nosotros. Ojala llegue ese día que tanto
anhelamos los que queremos a nuestro planeta.
                                                       Los   principales  y    más
                                                 conocidos animales en peligro son:
                                                 El Oso
                                                        Panda, el Koala, el Puma, el
                                                 Gorila, el Lince, el Cóndor, el Tatu
                                                 Carreta y el Tigre, entre otros. Dada
                                                 la complejidad del tema, las
                                                 soluciones son aún más difíciles, hay
                                                 que mentalizarse y pensar en que
                                                 ellos también son seres vivos y

   18
Equipo: Las Huellas       Grupo: 216


necesitan un espacio donde poder vivir en paz sin
dañar ni perjudicar a nadie
      México es uno de los pocos países que
cuenta con una diversidad biológica abundante. En
él se encuentra alrededor del 10 por ciento de las
especies que habitan en el planeta y de ellas la
mitad son endémicas, es decir, sólo habitan en una
zona determinada.
       Desafortunadamente, cada vez son más las
especies consideradas en peligro de extinción,
debido a la destrucción de su hábitat. Ejemplo de
ello es el caso del jaguar, del cual sólo quedan unos
cuantos ejemplares. Una de las pérdidas más
lamentables fue la del pájaro carpintero imperial
(Campephilus imperialis), considerado el más grande
del mundo, el último registro data de 1956, en
Durango.
       Los sitios curiosidades de México y México desconocido realizaron una
investigación con algunos de los animales endémicos en México y que además se
encuentra en
       El mono aullador o saraguato (Aloutta pigra). En México, habitan en casi todo el
sur, especialmente en los estados de Tabasco, norte de Chiapas y en la península de
Yucatán. Su pelaje es de color negro y su peso promedio es de 8-10 kilogramos.
      El ocelote (Leopardos pardalis). Entre las variedades de felinos mexicanos,
destaca el ocelote, cuya existencia fue registrada en códices y estelas mayas. Además,
representa un mes dentro del calendario azteca.
     Su distribución abarca desde Sonora y Tamaulipas hasta el istmo de
Tehuantepec, Chiapas y la Península de Yucatán.
       El lobo mexicano (Canis lupus baileyi). También conocido como "lobo gris", es la
raza más pequeña del continente americano. Debido a la destrucción de los bosques y
pastizales templados que constituían su hábitat, se encuentra en peligro de extinción.
Su altura ronda los 65 - 80 centímetros, y su longitud los 135 centímetros. Con un peso
aproximado entre los 21 y 45 kilogramos.
       Especial (El ocelote data desde época prehispánica; su imagen fue registrada en
códices mayas) Animales 100 por ciento mexicanos y en peligro de extinción
      El jaguar, el mono araña, el lobo mexicano, entre otras especies, podrían
desaparecer debido a la destrucción de su hábitat Por: Sandra Carrasco | 2010-08-29 |
18:51



   19
Equipo: Las Huellas         Grupo: 216


       México es uno de los pocos países que
cuenta con una diversidad biológica
abundante. En él se encuentra alrededor del
10 por ciento de las especies que habitan en
el planeta y de ellas la mitad es endémicas, es
decir, sólo habitan en una zona determinada.
       Desafortunadamente, cada vez son
más las especies consideradas en peligro de
extinción, debido a la destrucción de su
hábitat. Ejemplo de ello es el caso del jaguar,
del cual sólo quedan unos cuantos
ejemplares. Una de las pérdidas más
lamentables fue la del pájaro carpintero
imperial (Campephilus imperialis), considerado el más grande del mundo, el último
registro data de 1956, en Durango.
       Los sitios curiosidades de México y México desconocido realizaron una
investigación con algunos de los animales endémicos en México y que además se
encuentra en peligro de extinción.
      El oso hormiguero (Tamandúa mexicana). Conocido también como "brazo fuerte"
o "chupa miel", se caracteriza por tener un hocico alargado, pelaje color crema con un
chaleco oscuro.
      Este mamífero, puede localizarse en la vertiente del Pacífico desde Michoacán y
la Huasteca Potosina en la vertiente del Golfo, hasta Chiapas y Yucatán.
       El armadillo de cola desnuda (Cabassous centralis). Además de ser una especie
en peligro de extinción, sólo se puede encontrar en las zonas de acahuales y pastizales
de la Selva Lacandona de Chiapas.
        El jaguar (Panthera onca). Es el felino más grande de América y el tercero del
                                                   mundo. En México, habita en las
                                                   selvas tropicales del sureste, hasta
                                                   el río Bravo en el Golfo y en la Sierra
                                                   Madre Occidental de la costa del
                                                   Pacífico. Su pelaje es de color café
                                                   amarillento con manchas negras de
                                                   formas irregulares, es solitario y casi
                                                   exclusivamente nocturno.




   20
Equipo: Las Huellas        Grupo: 216


     El mono araña (Ateles geoffroyi). Habita en los bosques tropicales, selvas altas y
medianas de Veracruz, manglares de Chiapas, y en los retenes de Yucatán. El mono
                                   araña además de ser de hábitos diurnos, viven en
                                   grupos sociales permanentes y son arborícolas.
                                                El mono aullador o saraguato (Aloutta
                                        pigra). En México, habitan en casi todo el sur,
                                        Especialmente en los estados de Tabasco, norte
                                        de Chiapas y en la península de Yucatán. Su
                                        pelaje es de color negro y su peso promedio es
                                        de 8-10 kilogramos.
                                             El lobo mexicano (Canis lupus baileyi).
                                      También conocido como "lobo gris", es la raza
más pequeña del continente americano. Debido a la destrucción de los bosques y
pastizales templados que constituían su hábitat, se encuentra en peligro de extinción.
Su altura ronda los 65 - 80 centímetros, y su longitud los 135 centímetros. Con un peso
aproximado entre los 21 y 45 kilogramos.
      La vaquita marina (Phocoena sinus). Vive en la Reserva de la Biosfera Alto Golfo
de California y Delta del Río Colorado. Es uno de los cetáceos más pequeños y única
especie endémica de mamífero marino en México.
      El gobierno mexicano ha invertido alrededor de 30 millones de pesos para lograr
su conservación, puesto que es una especie en peligro de extinción
       El    teporingo    (Romerolagus       diazi).
Conocido también como conejo de los volcanes,
es una especie que sólo se localiza en las laderas
de las montañas del sur, en el Nevado de Toluca
y sureste del valle del país. Es el conejo más
pequeño, tiene las orejas cortas y redondas. Su
pelaje es de color oscuro y homogéneo.
      Habita en los bosques y zacatonales
subalpinos y alpinas de gran altura. Se resguarda
en madrigueras propias o madrigueras de tuzas y
en ocasiones en resumideros, rocas, raíces y
peñascos.
     En Australia, la población de Koalas está
en peligro de extinción, esta especie puede
desaparecer en los próximos cincuenta años,
según informo la organización proteccionista
Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).
      Martin Taylor, representante de WWF en
Australia, afirma que “la población de koalas ha

   21
Equipo: Las Huellas         Grupo: 216


disminuido un 42 por ciento en las últimas dos décadas” y de seguir esta tendencia la
especie desaparecerá de la faz de la tierra.
       La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente más conocida como Profepa,
ha informado que rescató un mono aullador y un ocelote, estas especies se encuentran
protegidas por la legislación mexicana ya que están en peligro de extinción.
      Estos ejemplares fueron decomisados en la localidad de El Palmar,
perteneciente al municipio de Othón P. Blanco, en Quintana Roo.
       En México, debido a la elevada fragmentación de la selva de los Chimalapas en
Oaxaca, se produjo la reducción de las poblaciones de distintas especies de
murciélagos según afirma el Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo
Integral Regional (CIIDIR).
       El doctor Antonio Santos-Moreno, titular de la investigación politécnica, afirmo
que el estudio se enfocó en ver como la segmentación de las grandes selvas afecto a la
población de murciélagos.
      En México se encuentran alrededor de 45 especies de mamíferos marinos, de os
cuales el 98 por ciento se encentra en peligro de extinción, según afirma el Centro
Universitario de la Costa Sur de la UdeG.
      El rector del centro, Carlos Orozco Santillán, destaca que las principales
amenazas son la invasión de zonas federales en costas y playas, la especulación y la
construcción de desarrollos, así como la contaminación.
        Especies en Peligro Crítico:
      Rata Escaladora de Chiapas
(Tylomys bullaris). (Endémicas a
México).
      Ratón del Cañón (Promiscuas
pseudocrinitus).  (Endémicas    a
México).
      Myotis  de    Cabeza    plana
(Murciélago)  (Myotis   planiceps).
(Endémicas a México).
     Rata Canguro de la Isla de
Margarita (Dipodomys margaritae).
(Endémicas a México).
        Ratón de Bolsillo Nelson Espinosa (Heteromys nelsoni). (Endémicas a México).
        Tuza de Oaxaca (Orthogeomys cuniculus). (Endémicas a México).
        Conejo Omiltemi (Sylvilagus insonus). (Endémicas a México).

   22
Equipo: Las Huellas         Grupo: 216


                                                Tuza de Querétaro (Pappogeomys
                                          neglectus). (Endémicas a México).
                                                Rata Canguro de la Isla San José
                                          (Dipodomys insularis). (Endémicas a México).
                                               Ratón Slevin (slevini         Promiscuas).
                                          (Endémicas a México).
                                                Rata Escaladora Tumbalá (Tylomys
                                          tumbalensis). (Endémicas a México).
        Vaquita (Phocoena sinus).
        Especies en Peligro:
        Murciélago Allen amarillo (Rhogeessa alleni). (Endémicas a México).
        Rata Anthony (Neotoma anthonyi). (Endémicas a México).
        Murciélago Grande de nariz larga (Leptonycteris nivalis).
        Ballena Azul (Balaenoptera musculus).
        Rata Bryant (Neotoma bryanti). (Endémicas a México).
        Rata Bunker (Neotoma bunkeri). (Endémicas a México).
      Ratón de cosecha de Cozumel (Reithrodontomys spectabilis). (Endémicas a
México).
        Coatí de la Isla de Cozumel (Nasua nelsoni). (Endémicas a México).
        Mapache de la Isla de Cozumel (Procyon pygmaeus). (Endémicas a México).
        Dickey (Promiscuas dickeyi). (Endémicas a México).
        Rorcual común (Balaenoptera physalus).
        Murciélago Findley (Myotis findleyi). (Endémicas a México).
        Ratón Ciervo Jico (simulatus Habromys). (Endémicas a México).
        Murciélago amarillo (Rhogeessa mira). (Endémicas a México).
        Perrito de la pradera mexicano (Cynomys mexicanus). (Endémicas a México).
        Tuza de Michoacán (Zygogeomys Trichopus). (Endémicas a México).
        Murciélago Miller Myotis (Myotis milleri). (Endémicas a México).
        Rata Nelson (Neotoma nelsoni). (Endémicas a México).

   23
Equipo: Las Huellas          Grupo: 216


        Ballena Franca del Norte (Eubalaena glacialis).
        Ratón de Perote (bullatus Promiscuas). (Endémicas a México).
        Musaraña de San Cristóbal (Sorex stizodon). (Endémicas a México).
        Ratón de la isla San Esteban (Promiscuas Stephanie). (Endémicas a México).
        Ratón de San Lorenzo (Promiscuas interparietalis). (Endémicas a México).
        Rata de la Isla San Martín (Neotoma martinensis). (Endémicas a México).
        Rata Canguro de San Quintín (Dipodomys gravipes). (Endémicas a México).
        Musaraña Sclater (Sorex sclateri). (Endémicas a México).
        Nutria Marina (Enhydra lutris).
        Ballena Sei o Ballena Sardina (Balaenoptera borealis).
        Liebre de Tehuantepec (Lepus flavigularis). (Endémicas a México).
        Conejo de Tres Marías (Sylvilagus graysoni). (Endémicas a México).
        Mapache de Tres Marías (Procyon insularis). (Endémicas a México).
        Rata de la Isla Turner (Neotoma varia). (Endémicas a México).
        Conejo de Volcán (Romerolagus diazi). (Endémicas a México).
        Especies Vulnerables:
        Tuza de Alcor (Pappogeomys alcorni). (Endémicas a México).
        Manatí americano (Trichechus manatus).
        Musaraña de Arizona (Sorex arizonae).
        Tapir Baird (Tapirus bairdii).
        Murciélago Banana (Musonycteris harrisoni). (Endémicas a México).
        Ovejas de Berbería (Ammotragus lervia). (Introducción de la población.)
        Ratón de cola Negra (Promiscuas melanurus). (Endémicas a México).
        Ratón Ciervo de Burt (Promiscuas caniceps). (Endémicas a México).
        Murciélago de California (Macrotus californicus).
        Musaraña Carmen de Montaña (Sorex milleri). (Endémicas a México).



   24
Equipo: Las Huellas           Grupo: 216


                                                   Zarigüeya lanuda de América Central
                                             (Caluromys derbianus).
                                                   Ratón Ciervo de Chiapas (Promiscuas
                                             zarhynchus). (Endémicas a México).
                                                    Ratón de Chihuahua         (Promiscuas
                                             Polius). (Endémicas a México).
                                                  Tuza del este      (Geomys    tropicalis).
                                             (Endémicas a México).
     Murciélago pescador (Myotis vivesi).
(Endémicas a México).
      Murciélago amarillo de Genoways
(Rhogeessa genowaysi). (Endémicas a
México).
      Focas de Guadalupe (Arctocephalus
townsendi).
       Murciélago peludo frigívoro (Artibeus
hirsutus). (Endémicas a México).
                                                    Marsopa común (Phocoena Phocoena).
                                                   Ballena       jorobada      (Megaptera
                                              novaeangliae).
                                                    Ratón Mexicano (Microtus mexicanus).
                                                    Murciélago Myotis peninsular (Myotis
                                              peninsularis). (Endémicas a México).
                                                   Ratón Ciervo de Puebla (Promiscuas
                                               mekisturus).
(Endémicas a México).
      Murciélago      largo     del    Sur     (Leptonycteris
curasoae).
        Cachalote (Physeter catodon).
      Murciélago de orejas grandes de Townsend
(Plecotus townsendii).
     Ratón de Isla Tres Marías                  (Promiscuas
madrensis). (Endémicas a México).



   25
Equipo: Las Huellas         Grupo: 216


      Murciélago      Van    Gelder      (Antrozous
dubiaquercus).




   26

								
To top