QUIENES SOMOS: by A16067pH

VIEWS: 3 PAGES: 7

									QUIENES SOMOS:

La Tercera Orden Regular de San Francisco es una fraternidad evangélica, que tiene su
origen histórico y espiritual en la orden eclesial de la penitencia, en los movimientos
penitenciales y en San Francisco de Asís.
Nace del Seráfico Padre porque fue el mismo Francisco quien propuso a los fieles, que
aspiraban a una más alta perfección, aquella forma de vida que llevó a nuestra Orden al
pleno estado de regularidad (Constituciones, 1)
Se proponen vivir esta conversión evangélica en espíritu de oración, de pobreza y de
humildad (Regla TOR, 2)

HISTORIA DE LA ORDEN:

LA TERCERA ORDEN REGULAR DE SAN FRANCISCO DE ASÍS- TOR
Francisco evangeliza
San Francisco de Asís y sus primeros compañeros, movidos por el Espíritu divino y
siguiendo el ejemplo del grupo apostólico (Jesús con los apóstoles), atraviesan campos y
ciudades anunciando el evangelio y exhortar al pueblo a vivir una vida cristiana cada vez
más coherente con el mensaje de la salvación.
Entusiasmo popular
Mucha gente queda tocada por el testimonio vivo del Poverello y quiere seguirlo, es decir,
desea comportarse como él en la generosa fidelidad al evangelio, a Cristo y a su palabra de
vida.
Los seguidores
Francisco acoge a todos como regalo de Dios: algunos llegan a ser Frailes menores; algunas
chicas se convierten en Pobres damas o Clarisas; muchos hombres y mujeres se inspiran en
Francisco sin entrar al convento, pero quedando en el mundo y continuando las mismas
actividades. Estos últimos constituyen la Tercera Orden de San Francisco, llamada también
"Orden Franciscana de la penitencia."
Principios
El movimiento de la Tercera Orden Franciscana (TOF) empieza en el otoño del 1211 y se
extiende en la primavera del 1212, continuando su prodigioso desarrollo - en espacio y
número - en las décadas siguientes.
Regla
A todos sus seguidores Francisco les da una regla de vida evangélica. A los Terciarios se la
da en tres documentos preciosos: la "Primera Carta a los fieles penitentes" (1215), la
"Segunda Carta a los fieles penitentes" (1221) y el "Memoriale propositi" (1221).
Organización definitiva
En el 1289 el primer papa franciscano Nicolás IV quiere dar un rostro definitivo a la
Tercera Orden de San Francisco volviendo a proponer en forma más jurídica la Regla del
1221 (el "Memoriale propositi") y aprobando explícitamente el movimiento franciscano de
la penitencia, ya alabado por muchos Papas. Los Penitentes Franciscanos, que viven en sus
casas (casados o no) y que trabajan en una profesión, constituyen la "Tercera Orden Seglar"
(TOS), a partir del 1978 se llamará "Orden Franciscana Seglar" (OFS).
La Tercera Orden Regular (TOR)
Paralelamente, también se desarrolla un fenómeno particular, que no hemos de olvidar.
Cuando todavía vivía San Francisco, algunos Terciarios - hombres y mujeres - manifiestan
el deseo de un compromiso mayor en la perfección cristiana y empiezan a vivir en
comunidad, profesando gradualmente los consejos evangélicos. Algunos prefieren la vida
contemplativa y eligen la soledad en los eremitorios o en la reclusión voluntaria, alejada de
las distracciones terrenas y enteramente centrada en los misterios de Dios. Muchos se
dedican a las obras de misericordia en hospitales para enfermos y ancianos, o en
hospederías para peregrinos y para itinerantes, o también promueven centros de acogida
para chicas expósitas y para la educación de la juventud. Pronto empezarán otros servicios
pastorales: el apostolado parroquial, la predicación, la enseñanza, las publicaciones
científicas y religiosas. Más tarde tomará vida el compromiso misionero, desarrollado con
loable éxito en el pasado y en tiempos recientes. Las fraternidades de Terciarios
"regulares", surge de modo espontáneo, aumenta sobre todo en número y difusión durante
el Trescientos y pronto empiezan a federarse, sea para mayor eficiencia sea para defenderse
mejor contra las numerosas dificultades.
Aprobación
La orientación a la vida comunitaria se expresa, en el curso de los siglos, en numerosas
Congregaciones autónomas de frailes y monjas. En el 1295, 11 de julio, el papa Bonifacio
VIII promulga la bula "Cupientes cultum" con la que les concede a los Terciarios
Regulares, "presentes en muchas partes, tener sus propios lugares de culto". Reconoce y
acepta, por tanto, formalmente el estilo de vida comunitaria y la actividad pastoral que
vivían desde tiempo de San Francisco los Terciarios, frailes y monjas, y que el mismo San
Francisco, estando él todavía en vida, personalmente los había acogido y aprobado. Ahora
nos referimos a la Tercera Orden Regular (TOR) que se remonta al tiempo de San
Francisco de Asís y continua sin interrupción hasta a hoy. En el 1323 el pontífice Giovanni
XXII, con la bula "Altissimo in divinis" (18 nov.) reafirma la aprobación eclesiástica y
confirma nuevamente la vida "regular" de los Terciarios franciscanos, declarándola digna
de alabanza y conforme a las intenciones de San Francisco.
Centralización
En el 1447 el papa Nicolás V, con la bula "Pastoralis officii" (20 de julio), aprueba la
federación de las fraternidades de Terciarios Regulares de Italia en una Orden centralizada,
con un único Ministro y un Consejo general. En esa época la Orden (TOR) tenía en Italia
15 Provincias regionales, 256 conventos y unos 2.000 frailes. En varios Países
gradualmente se desarrollan Congregaciones terciarias nacionales: Italia, Croacia, Portugal,
España, Francia, Bélgica, Holanda, Alemania, Irlanda, Estados Unidos de América,
Sudáfrica, Sri Lanka. Algunas de éstas desaparecerán a causa de las supresiones civiles y
las guerras, mientras que otras se unirán con la Congregación italiana en el único
organismo que actualmente constituye la "Tercera Orden Regular de San Francisco", en
continuidad ininterrumpida desde los orígenes del Poverello de Asís.
Hoy en el mundo
Después de repetidas supresiones civiles, la "Tercera Orden Regular de S. Francisco" hoy
está presente: en Italia, en Croacia, en España, en Francia, en Alemania, en el EE.UU., en
India, en Sudáfrica, Sri Lanka, Brasil, Paraguay, México, Perú, Suecia, Bangladesh,
Filipinas. A este apunto está clara la respuesta que muchos esperan a la pregunta: ¿cuándo
ha sido fundado y por quién la "Tercera Orden Regular de San Francisco?". Lo mismo que
las otras Familias Franciscanas antiguas, la Tercera Orden Regular (TOR) tiene su origen
en el mismo San Francisco de Asís (desde el 1211) y se desarrolla según múltiples
circunstancias históricas.
Las actividades de apostolado desarrolladas por la TOR son múltiples: pastoral en las
parroquias, obras de misericordia para los pobres, escuelas para la juventud, catequesis y
predicación, enseñanza, apostolado de la prensa, misiones.
Pero el apostolado principal es vivir el don de la vida consagrada como ofrenda continua
sobre el altar del mundo para la gloria de Dios y para la salvación de los hermanos.
La espiritualidad tradicional de los Terciarios Regulares de San Francisco proviene del
movimiento penitencial franciscano y se puede sintetizar en el siguiente binomio teórico-
práctico: empeño de conversión constante al Dios Viviente en el sentido bíblico y obras de
misericordia, de ejercer según los lugares y los tiempos. Por tal motivo, en los documentos
históricos y jurídicos, junto al nombre de la Orden es añadida constantemente la
especificación "de poenitentia."




HISTORIA DE LA VICEPROVINCIA



VICEPROVINCIA DE SANTA MARIA DE GUADALUPE



APUNTES PARA UNA HISTORIA


PRESENCIA DE LA T.O.R. EN MEXICO: ANTECEDENTES PRIMERA
FUNDACION Y EXPANSION

1.- ANTECEDENTES.

Siendo Ministro General de la Orden Fray Juan Enrique Boccella (Avellino, Italia, 24-
junio-1912; Convento de los Santos Cosme y Damián, Roma, Italia, 22-mayo-1992), inició
la misión y el testimonio de la Provincia Española de la Inmaculada Concepción en tierras
mexicanas.

Gracias a las sugerencias de los Padres Teatinos, los Religiosos del Comisariado de Estados
Unidos de América consideraron la posibilidad de fundar en México.

El Padre Ordinas, Teatino, escribió desde Denver, Colorado, a Fray Rafael Ginard
Amorós (Artá, Mallorca, 19-octubre-1898; Palma de Mallorca, 01-noviembre-1979)
residente en Newark. N.J., en la carta, fechada el 18 de abril de 1951, el Padre Ordinas hizo
la invitación a Fray Rafael Ginard para que los Franciscanos de la T.O.R. se establecieran
en la Capital Mexicana.1

Fray Rafael Ginard, con la iniciativa y el entusiasmo que le caracterizaron, se comunicó
con el Ministro Provincial de España Fray Antonio Bauzá Gayá (Vilafranca de Bonany,
Mallorca, 21-febrero-1903; Palma de Mallorca, 27-mayo-1999) y con el Comisario de
Estados Unidos Fray Antonio Frontera Mestre (Ariany, Mallorca, 26-diciembre-1902;
Temple, Texas, 03-febrero-1956), para informarles sobre la oportunidad que se presentaba
de extender la misión de la Provincia Española. La propuesta de Fray Rafael Ginard
parecía destinada al fracaso. Tres eran las razones que impedían la realización de la futura
empresa: no era fácil convencer a la Curia Provincial, había dificultades para conseguir el
permiso para la fundación canónica y las grandes obras que, en ese momento, creaba la
Provincia.2 Los obstáculos no permitieron que Fray Ginard cejara en su afán de promover
la nueva fundación.

El Comisariado de Estados Unidos, establecido para decidir en casos urgentes, tomó el
asunto como tarea propia. Es así como se determinó dar el primer paso: Visitar México.

El único visitador fue Fray Juan Domenge Riera (Manacor, Mallorca, 9-septiembre-1902;
México, D.F., 24-octubre-1984). Fray Antonio Frontera, Comisario Provincial, se vio
imposibilitado por problemas cardiacos. Fray Rafael Ginard no pudo ingresar al país por
dificultades migratorias.

Fray Juan Domenge llegó a México, D.F., en julio de 1951, y acompañado por los Padres
Teatinos visitó la zona aledaña al Aeropuerto Internacional de México.

Al regresar a Estados Unidos, Fray Juan Domenge presentó, al Consejo del Comisariado,
sus impresiones acerca de la visita que realizó a México. Fue un informe realista, objetivo
y alentador. Por esas fechas, Fray Antonio Bauzá, Ministro Provincial, escribió a Fray
Rafael Ginard expresándole su alegría por la futura expansión;3 la carta fue escrita el 12 de
junio de 1951.

El beneplácito del Ministro Provincial y el informe positivo del Padre Domenge
fortalecieron la esperanza de fundar en México; con el panorama más halagüeño, Fray
Antonio Frontera convocó una reunión para el 31 de julio de 1951 en la Ciudad de
Newark, reunión en la que se decidiría la presencia de los Franciscanos T.O.R. en México.

En dicha reunión, estando presentes Fray Antonio Frontera, Comisario, y los consejeros
Fray Juan Domenge, Fray Sebastián Rubí Garau (Llucmajor, Mallorca, 01-agosto-1899;
México, D.F., 17-enero-1988) y Fray Rafael Ginard, el Comisariado acordó lo siguiente:
“habiendo considerado la relación presentada por el P. Juan Domenge sobre su reciente
viaje a la Capital de México….. El Consejo determinó aceptar la fundación de una Iglesia

1
  Para estos detalles, ver los artículos de Fray Antonio Martí Pons, T.O.R., en el Heraldo de Cristo (Publicación de la
Provincia Española de la Inmaculada Concepción), nn. 733-741, año 1971; cfr. Fr. Nicolás Sastre Palmer, T.O.R., “Cien
Años de Presencia de la T.O.R. en España”, Palma de Mallorca, 1993, 345 pp.
2
  cfr. Fr. Nicolás Sastre Palmer, o.c., p. 260.
3
  Ver, Fr. Antonio Martí Pons, T.O.R., “México”, en Hxto., nno.. 734/1971/p. 10
en la Colonia Moctezuma de la Capital de México, y considerando las cualidades que reúne
el P. Miguel Salom, se le elige para llevar a feliz término tal empresa”.4 Para trascendente
decisión, fue importante el informe positivo de Fray Juan Domenge; lo contrario hubiera
supuesto la pérdida de un amplio campo apostólico.

2.- PRIMERA FUNDACIÓN.

Los obstáculos migratorios impidieron a Fray Miguel Salom Sansó (Vilafranca de
Bonany, Mallorca, 1900; México, D.F., 21-noviembre-1972) llegar pronto a su nuevo
destino. A mediados del mes de septiembre de 1951, mientras Fr. Miguel Salom esperaba
el visado para ingresar a México, emprenden el viaje hacia el Distrito Federal Fray Antonio
Frontera, Comisario Provincial y Fray Sebastián Rubí, consejero y párroco de la misión de
Wichita Falls, Texas; llegaron a la Ciudad de México el 15 de septiembre de ese año.

El ideal había concretizado en la festividad de las Sagradas Llagas de San Francisco: el 17
de septiembre de 1951 se consumó la fundación de la T.O.R. en México.

Fray Antonio Frontera escribió a Fray Rafael Ginard el 20 de septiembre, comentándole los
detalles del feliz acontecimiento: “Alabado sea Dios. El día de las Sagradas Llagas de
Nuestro P.S. Francisco fui a celebrar la santa misa, a las ocho de la mañana, en nuestra
Iglesia de la Colonia Moctezuma. A la una fuimos recibidos por el Secretario canciller del
arzobispado, Mons. Garibay, quien nos confirmó las facultades para tomar posesión de la
capilla. Por la noche, acompañados por los padres teatinos y nuestras hermanas de Waco,
tomamos solemnemente posesión de nuestra capilla, con un rosario cantado, cinco padre-
nuestros a las llagas de nuestro Padre, canto de las Huellas del Caudillo y una salve a
nuestra madre, la virgen de Guadalupe”.5 Por supuesto que la feligresía, noble y generosa,
agradecía esta obra providencial.

Fray Antonio Frontera regresó a Texas y quedó encargado de la Iglesia Fray Sebastián Rubí
hasta que llegara Fray Miguel Salom. El padre Rubí en octubre escribía: “hace poco más
de un mes que empezamos a celebrar la santa misa en esta capilla de la Divina Providencia.
Y seguro que la Providencia ha hecho cosas maravillosas. Ya al principio era mucha la
gente que venía a misa; y ahora ya es una cosa fantástica. Los domingos celebro tres misas
y en la capilla, que tiene cabida para unas cien personas, se llegan a colocar como
seiscientas, sin contar niños…. ni perros”.6 En esta carta Fray Sebastián Rubí presenta el
nombre de la Iglesia: “La Divina Providencia”.


AQUÍ SEGUIMOS Y COSECHAMOS: FUNDACIÓN DE LA VICEPROVINCIA
DE SANTA MARÍA DE GUADALUPE.

           1.- ANTECEDENTES


4
    Acta del Comisariado, Julio, 30, 1951, pp. 18-19 y Fr. Antonio Martí Pons, “México”, En Hxto, nno. 735/1971/p. 18.
5
    Ver: Fray Antonio Martí Pons, T.O.R., “México”, en Hxto, No. 736/1971/p. 11
6
    Ver: Martí, “México”, en Hxto., N No. 736-737/1971/p. 12
Fray Mateo García Redondo, Comisario Provincial, en el informe que presentó al IV
Consejo Plenario de la Orden, realizado en Orlando, Florida, Estados Unidos, del 6 al 13 de
noviembre de 1992, expresaba: “En estos años ha ido creciendo el número de religiosos
mexicanos, de tal modo que, en la actualidad, son ya mayoría en el Comisariado… El tema
de ser independientes no ha sido tratado, ni está entre las preocupaciones actuales del
Comisariado. Por supuesto, dado el desarrollo del Comisariado, el tema se hará ineludible
en unos pocos años.”7

Durante el desarrollo del XXV Capítulo Provincial de la Provincia Española de la
Inmaculada Concepción, celebrado en la Porciúncula, Palma de Mallorca, en la
decimoquinta sesión capitular del 17 de julio de 1997, la comisión encargada de estudiar el
futuro de los Comisariados de Estados Unidos de América y de México presentó a los
capitulares esta propuesta: “La Congregación Provincial inicie los trámites para la erección
del Comisariado de México en Viceprovincia y nombre una comisión que estudie los
detalles que comporta dicha erección.”8 Todos los votantes, 28, aceptaron la propuesta.

Fray Bernardo Nebot Llinás (Son Servera, Mallorca, 12-marzo-1940), Ministro
Provincial, de la Provincia Española de la Inmaculada Concepción, el 25 de agosto de 1997
firmó el documento dirigido al Ministro General de la Orden, Fray Bonaventura Midili, por
el cual le solicitó la erección de la Viceprovincia de Santa María de Guadalupe.

Del 4 al 6 de septiembre de 1997, se reunió la Comisión de Trámites para la constitución de
la Viceprovincia. Esta Comisión estuvo integrada por: Fray José Angulo Quilis, ex
Ministro General y Delegado del Ministro General; Fray Mateo García Redondo,
Comisario de México; Fray José Antonio Martorell Pou (Inca, Mallorca, 22-agosto-
1939), Comisario de Estados Unidos; Fray Francisco Batle Pons, Fray Antonio López Solís
y Fray Santiago Crespo Galindo, Secretario de la Comisión. La función de la Comisión era
hacer los trámites canónico-jurídicos para el establecimiento de la Viceprovincia, acatando
los artículos 243-245 de las Constituciones T.O.R.

La primera reunión de las diversas comisiones preparatorias del Capítulo Provincial fue el
10 de septiembre de 1997, en la fraternidad de la Divina Providencia, Colonia del Valle.
En esta fecha y lugar, los religiosos del Comisariado de México determinaron que la
Viceprovincia llevara el nombre de Santa María de Guadalupe.

Los días 16 y 17 de septiembre, se reunió el Consejo General para emitir el decreto de
erección de la Viceprovincia y convocar el primer Capítulo Provincial.

La Viceprovincia quedó conformada por las fraternidades de México y las fraternidades de
Texas, que pertenecían al Comisariado de Estados Unidos.

    2.- ERECCIÓN DE LA VICEPROVINCIA DE SANTA MARÍA DE
GUADALUPE.


7
    Cfr. propuesta No. 14, en las actas del XXV Capítulo Provincial de la Provincia Española, protocolo No. 27/97.
8
    Cfr. propuesta No. 14, en las actas del XXV Capítulo Provincial de la Provincia Española, protocolo No. 27/97
Con fecha del 17 de septiembre de 1997, fiesta de las Llagas de San Francisco, el Ministro
General, Fray Bonaventura Midili, firmó el decreto de erección de la nueva Viceprovincia
de Santa María de Guadalupe.

								
To top