Boletin Golfn146 Enero2013

Document Sample
Boletin Golfn146 Enero2013 Powered By Docstoc
					                      BOLETÍN MENSUAL
                  Boletín número 146. Enero 2013



1.- Artículo del mes:
JUGAR AL GOLF EN INVIERNO
2.- Producto recomendado:
SET DE HIERROS TAYLORMADE ROCKETBALLZ MAX ¡A un precio increíble!
3.- Ofertas especiales.
4.- Lecciones de golf:
      LECCIÓN 291: RAF ALTO: ¿CÓMO GOLPEAR?
      LECCIÓN 292: RAF ALTO: ¿QUÉ PALO JUGAR?




                                                    Envíe este boletín a un amigo
1.- ARTÍCULO DEL MES:
JUGAR AL GOLF EN INVIERNO

S   alir a jugar en invierno cada vez es más
habitual, da igual que día se presente
nublado, frío o incluso con lluvia: acudimos
igualmente a nuestra cita con el golf e
intentamos aprovechar al máximo las
pocas horas de las que disponemos para
practicar nuestro deporte favorito.
Nos encontramos en pleno invierno, el frío
y la lluvia serán los elementos a los que
deberemos prestar atención. A causa del
agua caída, los campos se reblandecen o, lo
que es peor, se encharcan y embarran;
añadiendo aún más dificultad al juego.
Una serie de inconvenientes que en ningún
caso deben amedrentarnos. Más bien al
contrario, deben motivarnos, ya que
practicar nuestro juego bajo condiciones
meteorológicas desfavorables (aunque se
trate tan solo de frío) nos hará ser jugadores
más sólidos, y jugar al golf en primavera y
verano se convertirá en comparación con la
estación actual en un paseo.
Además de los cambios necesarios en la indumentaria, existen una serie de requisitos técnicos imprescindibles si
queremos salir airosos de un recorrido invernal. A continuación hacemos un repaso de los más importantes.

ROPA ADECUADA
En el golf la correcta elección de la ropa influye enormemente sobre los resultados obtenidos. Teniendo esto claro
podemos afirmar que la clave en invierno es mantenerse caliente, seco y cómodo. Para ello es muy importante que
sepamos la temperatura que hará el día de juego y sobre todo si lloverá o no.
Si el día amenaza lluvia, conviene vestirse con pantalones y chaquetas impermeables; no esperaremos a hacerlo a que
nos caigan las primeras gotas, puesto que entonces ya será demasiado tarde. Jugar totalmente empapado no sólo entraña
un riesgo para su salud, sino que además le dificultará enormemente la concentración.
En días lluviosos conviene salir al campo con un par de guantes de repuesto, de manera que podamos sustituir los que
utilizamos en caso de que se empapen y dificulten el agarre correcto del palo.
Por último nos aseguraremos de llevar siempre en nuestra bolsa el paraguas (al jugador le está permitido portar un
                                                                 paraguas durante el recorrido, ahora bien, no podrá
                                                                 hacer que nadie le proteja con él mientras realiza un
                                                                 golpe).
                                                                 Si sentimos frío no estaremos concentrados y será
                                                                 imposible que juguemos bien, pero si nos abrigamos
                                                                 demasiado puede que el exceso de ropa complique
                                                                 nuestros movimientos. La clave aquí es que vayamos
                                                                 abrigados pero a la vez cómodos.
                                                                 Para ello durante el invierno conviene adquirir la
                                                                 “técnica cebolla” a la hora de vestirse, es decir, llevar
                                                                 encima varias capas de ropa que podamos quitarnos o
                                                                 ponernos en función de la temperatura existente en
                                                                 cada momento.
                                                                 En este sentido, se recomienda que las capas que están
                                                                 más en contacto con el cuerpo, sean transpirables (para
                                                                 que expulsen fuera el sudor), mientas que las capas
                                                                 intermedias serán de material “esponjoso” que
                                                                 atrape aire en su interior (es un magnífico aislante)
                                                                 y las externas serán de materiales resistentes al viento
                                                                 y/o a la lluvia.
Resumiendo, las capas deberían ser:
– Primera capa : una camiseta térmica fina que ofrezca protección contra el frío.
– Segunda capa: una prenda de algodón o un cuello alto o camiseta.
– Tercera capa: jersey de algodón o sweater de cachemira.
– Cuarta capa: chaqueta cortavientos.
Si hace mucho frío es imprescindible que llevemos gorro de lana y manoplas o guantes de invierno que sólo nos
quitaremos para pegar cada golpe ya que es fundamental que las manos se mantengan calientes para no perder
sensibilidad y tacto.

EL CALZADO
Los pies funcionan como base para el swing; es por ello fundamental que sean capaces de mantenerse perfectamente
estables durante el golpe, sin que exista ningún motivo que pueda hacerles perder la necesaria estabilidad.
Por ello deberemos revisar adecuadamente las suelas de nuestros zapatos, verificando que los clavos no estén
desgastados antes de salir al campo. Durante el partido vigilaremos que la tierra acumulada en las suelas no anule la
función de los tacos, eliminando cualquier resto de la misma si así sucediera.
Por último en estas fechas lo mejor es salir al campo con zapatos impermeables y calcetines térmicos de golf de calidad,
tanto si llueve como si no, ya que es muy incómodo estar tantas horas en el campo con los pies húmedos.

LA IMPORTANCIA DE UN BUEN CALENTAMIENTO
Hoy en día nadie duda de la importancia de un buen
calentamiento previo antes de salir al campo, pero
hay que destacar que en temporada invernal este
calentamiento cobra mucha más importancia debido
a las bajas temperaturas a las que generalmente nos
enfrentaremos.
Cuanto más frío haga, más importante será dedicar
entre 15 y 20 minutos al entrenamiento físico previo.
Debemos pensar que calentar es una parte más del
juego y, sin duda, una parte imprescindible para
ahorrar disgustos en forma de lesiones.
Buscaremos principalmente dos objetivos:
     –   Activar el cuerpo: ponerlo en marcha,
         "despertándolo" del adormecimiento que
         producen las bajas temperaturas.
     –   Proteger a los músculos del riesgo de
         lesión, antes de realizar el primer impacto.
Por supuesto, este calentamiento debe ser mucho
más intenso que durante los días de buenas
temperaturas, y resulta imprescindible que hagamos
un correcto repaso de todos los músculos, para
asegurarnos de que no nos olvidarnos de ninguno
antes de empezar a golpear a la bola.
Conviene que realicemos algunos ejercicios
aeróbicos ligeros durante aproximadamente 15 minutos antes de ponernos a jugar.
Pero durante el invierno este calentamiento no puede quedarse sólo en eso, nosotros le recomendaríamos que
“recalentara” antes de dar los primeros hoyos (por lo menos durante los primeros seis hoyos), haciendo 3 ó 4 swings de
prácticas antes de golpear.
Es importante que durante todo el recorrido mantengamos el calor corporal que hemos conseguido alcanzar, para ello se
recomienda hacer levantar los brazos hacia los laterales y realizar círculos con las manos de vez en cuando, son
movimientos sencillos pero evitarán que nos enfriemos.

                                                         JUGAR CON LLUVIA
                                                         La lluvia multiplica por dos las dificultades propias del juego;
                                                         por eso es fundamental que cuando este elemento hace
                                                         aparición sepamos mantener la calma y que procuremos jugar
                                                         con el máximo temple y cuidado; pensando cada uno de los
                                                         pasos que vamos a realizar.
                                                         Con lluvia la estrategia de juego toma el papel protagonista;
                                                         así como la capacidad de mentalización por parte del jugador.
                                                         Paciencia y método son palabras que toman protagonismo los
                                                         días de lluvia.
Además existen una serie de consejos técnicos que le pueden ser de gran ayuda, no deje de echarles un vistazo:
¿Cómo condiciona la lluvia?
La humedad que trae consigo la lluvia supone gran cantidad de variaciones en el campo de golf. Conviene que las
conozcamos y sepamos cómo pueden influir en nuestro juego:
    •  El agua, como lubricante, reduce la capacidad de la cara del palo para imprimir cualquier tipo de efecto a la
       bola.
    •  Esta incapacidad supone también un importante decrimento en cuanto a la distancia.
    •  La humedad del suelo evita además que la bola pueda rodar: esto implica la necesidad de intentar que la bola
       vuele por más tiempo.
    •  La lluvia provoca que el aire sea más espeso, lo que influye también sobre la distancia alcanzada, puesto que
       ese mayor espesor provoca una resistencia que frena la bola durante su vuelo.
Consejos generales para jugar con lluvia
    •    El mejor consejo que podemos darle es
         decirle     que      trate    no    golpear
         excesivamente;       es    decir,   procure
         simplificar al máximo su swing. En estas
         condiciones, una amplitud de unos tres
         cuartos en la subida le será más que
         suficiente. Es fundamental que evite
         golpear detrás de la bola: si la cabeza del
         palo penetra demasiado en el barro el
         golpe no será el adecuado y la bola
         terminará por caer corta y desviada del
         objetivo.
    •    Siempre coja un palo más del que usaría
         en caso de que las condiciones fueran las
         ideales.
    •    Lo más importante es que intente sacar la
         bola limpia; para ello la colocaremos bien
         hacia fuera del pie izquierdo. Y muy
         importante; procure realizar golpes sencillos, no se complique más una situación ya de por sí difícil.
    •    Ponga especial atención para que su bola esté siempre seca. Los hoyuelos de la bola se llenan de agua y esto
         hace que, a la hora de impactar, la bola resbale y el contacto no sea el adecuado. Esto es sobre todo importante
         a la hora de patear.
    •    Procure que las varillas estén siempre secas. Seque las varillas después de cada golpe, con ello evitaremos que
         el agua caiga hacia el grip, que no debe estar húmedo.
    •    Adapte sus palos: cuando llueve el campo puede presentar greens muy rápidos o muy lentos. Tenga en cuenta
         que, a más velocidad de green, el putter deberá ser menos pesado.
    •    En el stance, coloque su pie izquierdo hacia fuera.
    •    Adapte también su swing: eleve hasta tres cuartos en la subida.
    •    Evite por todos los medios pegar contra la tierra detrás de la bola: provocará un golpe corto y, casi con
         seguridad, desviado.
    •    Si el green está mojado, la bola se deslizará por la hierba que estará reblandecida por el agua. Debe saber que
         el green mojado es más lento que el seco, lo que nos permitirá realizar golpes más arriesgados o con mayor
         fuerza. En consecuencia, si el suelo no el plano (y casi nunca lo es), los putts se desviarán menos.

                                               LA BOLA
                                                En ningún caso una bola se considerará inservible para ser jugada por el
                                                mero hecho de estar manchada con barro.
                                                Esto es algo en lo que cualquier jugador debe prestar especial atención:
                                                una poco de barro en nuestra bola puede ser el causante de golpes
                                                enormemente desviados que sin duda echarán al traste cualquier tarjeta;
                                                pero no sólo eso, el barro es uno de los elementos que más pueden
                                                influir en el deterioro de la bola; tenga en cuenta que cada vez que
                                                golpea una bola sucia estará estropeando su cubierta.
                                                En consecuencia resulta imprescindible mantenerla limpia en todo
                                                momento. Si la bola está limpia volará más lejos y rodará mejor en los
                                                greenes.
Para ello podremos valernos de los limpiabolas que hay al lado de los tees (es muy importante que se habitúe a limpiar
su bola antes de jugar un putt, tenga en cuenta que es algo permitido por las Reglas de Golf y que le permitirá conseguir
que la bola ruede tal y como usted espera).
LOS PALOS
De la misma manera que sucede con las bolas, resulta imprescindible que procuremos mantener nuestros palos en
perfectas condiciones y totalmente limpios.
Jugando en un terreno embarrado lo más natural es que en cada golpe manchemos el palo y sería un error básico seguir
jugando con él sin proceder a limpiarlo previamente. Si no lo hacemos, desde luego no nos servirá de nada realizar un
swing perfecto, puesto que la cara del palo no realizará un buen contacto si lleva consigo restos de barro, hierba, arena...
Por ello es recomendable que en este tipo de jornadas llevemos con nosotros al menos dos toallas y un cepillo que nos
permita limpiar las estrías de los restos de tierra que sin duda nos encontraremos a cada golpe.
2.- PRODUCTO RECOMENDADO:
SET DE HIERROS TAYLORMADE ROCKETBALLZ MAX
¡A un precio increíble!
Los hierros TaylorMade Rocketballz Max son una garantía de mayor distancia y precisión.

Poseen una cara ultra-fina que consigue mayor velocidad de la bola para conseguir distancias mayores.
Además el contrapeso de tungsteno en la suela ofrece una mayor transferencia de energía.

Otras características:

    –    Gestión de vibración mejorada que proporciona un sonido y sensación excelentes.
    –    Varillas de grafito Matrix que hacen de estos hierros unos hierros rápidos y fáciles.
    –    Las varillas de acero KBS Satin añaden precisión y control en los hierros para golpes cortos o medios.

Varilla: Acero KBS Satin 90 / Grafito Matrix Program 55.
Handicaps: Todos.




PVP RECOMENDADO: 1.150€
EN ÁLVAREZ POR SÓLO 699€
VER EN TIENDA ON-LINE
3.- OFERTAS ESPECIALES
4.- LECCIONES DE GOLF

     LECCIÓN 291: RAF ALTO: ¿CÓMO GOLPEAR?
     LECCIÓN 292: RAF ALTO: ¿QUÉ PALO JUGAR?
LECCIÓN 291:




        RAF ALTO: ¿CÓMO GOLPEAR?

Ni que decir tiene que si pretendemos sacar la bola de un raf alto, necesitaremos realizar un golpe con unas
características algo especiales.
Muchos jugadores comienzan a plantearse un montón de dudas cuando ven que su bola ha caído en una zona en la que
la hierba está más alta de lo habitual; pues bien, lo más importante es mantener la calma y tener bien clara una cosa:

                      Cuanto más alto es el raf, más fuerte hay que tener y mantener el grip.

Efectivamente, cuando la hierba esté alta deberemos sentir fuertes los dedos en el grip. De esta forma mantendremos la
misma velocidad durante el swing, algo que resulta fundamental para conseguir resultados correctos: es la única manera
para que la cara del palo llegue correctamente a la bola y no se clave en la hierba.
Un golpe en el que el grip sea débil sólo conllevará una incorrecta utilización de las manos, lo que supone que la cara
del palo se clave en la hierba alta, al tiempo que entrará algo cerrada. Todo esto se resume, en definitiva, en que la bola
saldrá totalmente descontrolada: topazos o saltos de rana son habituales en estos casos.

Pero además convendrá que tenga en cuenta los siguientes consejos:
- Coloque la bola al pie derecho.
- Ponga los pies algo abiertos, es decir, a la izquierda del objetivo.
- Coja el palo algo más corto de lo habitual.
- Sujete el palo con fuerza, esto nunca debe confundirse con agarrotar las muñecas, lo que sólo serviría para generar
golpes incontrolados y nada naturales.
- La mano y el antebrazo izquierdos firmes en el impacto: algo imprescindible para conseguir contrarrestar la resistencia
que sin duda opondrá la hierba.
- Muñecas quebradas en el inicio de la subida, utilizando sólo las manos para subir el palo, dejando el peso ligeramente
sobre el pie izquierdo.
- En la bajada, el ángulo de ataque deberá ser más vertical.
- El palo debe bajar vertical a la bola para golpearla sin apenas coger hierba.
- En el momento del impacto, las muñecas deberán ir por delante de la cabeza del palo.
- El finish deberá ser, por tanto, muy corto, deteniendo la subida del palo al menos a tres cuartos de swing.
- Tras el impacto, mantenga las muñecas por delante de la cabeza del palo.
- Con la cabeza y el hombro derecho mirando aún hacia la chuleta, hay que dejar pasar las manos a través de la bola;
manteniendo las muñecas firmes.

Muchos jugadores caen en el error de pensar que cuanto más fuerza impriman al golpe mejor saldrá la bola, una gran
equivocación, puesto que no se deberá forzar el swing tratando de aumentar su velocidad.
Realice un swing vertical, que le ayudará a evitar coger más hierba de la necesaria con la cabeza del palo.
Es importante que la cara del palo entre abierta en el momento del impacto, ya que con ello se facilita la elevación de la
bola.
Como suele decirse, más vale una buena técnica…
LECCIÓN 292:




      RAF ALTO: ¿QUÉ PALO JUGAR?

Efectivamente, cuando un jugador tiene la “desgracia” de lanzar la bola hacia la maleza, el primer pensamiento que se
le pasa por la cabeza es el de ir en búsqueda del hierro 8 o del 9.

Por supuesto, esta idea es totalmente válida, pero ¿por qué no optar por una madera?

Tal vez le parezca algo extraño, sin embargo nosotros le aconsejamos que no menosprecie la idea de probar con una
madera 4, teniendo en cuenta que nuestro objetivo será lanzar la bola al aire. La cara de este palo tiene mucha
angulación, lo que nos ayudará a conseguir la necesaria elevación.
Con la madera 4 podremos pasar "a través" de la hierba, separándola pero no cortándola; algo que no nos permite el
hierro, cuya hoja corta la hierba y las briznas sueltas se enredan alrededor de la cabeza, con lo que lo único que se
consigue es amortiguar el golpe o, en los peores casos, obstruir la cara del palo, con lo que el golpe será nefasto.
La madera 4, sin embargo, no se enreda en la hierba y, aunque usted falle ligeramente el golpe con este palo al menos
conseguirá golpear razonablemente la bola, haciéndola rodar un amplio trecho y, en consecuencia, disminuyendo
notablemente las consecuencias de un mal golpe.

Sólo existe una situación en la que jugar este palo en la maleza no resulta recomendable: en el caso en que tengamos un
obstáculo ante nosotros.

Por otro lado, si la bola está muy metida en la hierba, lo más recomendable será decantarnos por un hierro corto, incluso
un wedge. En caso de que nos veamos obligados a usar este hierro, doblaremos rápidamente las muñecas para evitar que
la hierba se enrede en la cabeza del palo

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags: golf
Stats:
views:10
posted:1/24/2013
language:Unknown
pages:12
About