Comentario Biblico Mc Donald MIQUEAS

Document Sample
Comentario Biblico Mc Donald MIQUEAS Powered By Docstoc
					     COMENTARIO BÍBLICO
             DE
     WILLIAM MacDONALD
                                    Editorial CLIE




                            MIQUEAS

William MacDonald
Título original en inglés: Believer’s Bible Commentary
Algunos de los materiales de esta obra fueron editados previamente por Harold Shaw
Publishers y Walterick Publishers, y han sido empleados con su permiso. No obstante, han
sido revisados, expandidos y editados considerablemente.
Publicado originalmente en dos tomos, Antiguo y Nuevo Testamento.
Traductores de la versión española del Antiguo Testamento:
Neria Díez, Donald Harris, Carlos Tomás Knott, José Antonio Septién.
Editor y revisor de traducciones: Carlos Tomás Knott.
Traductor de la versión española del Nuevo Testamento:
Santiago Escuain.
Copyright © 2004 por CLIE para esta edición completa en español.
Este comentario se basa en la traducción Reina Valera, revisión de 1960.
Copyright © 1960 Sociedades Bíblicas Unidas.
Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de esta versión.
«BAS » indica que la cita es de la versión Biblia de las Américas,
Copyright © 1986 The Lockman Foundation.
Los esquemas y otros gráficos son propiedad de William MacDonald.
Depósito Legal:
ISBN: 978-84-8267-410-0
Clasifíquese:
98 HERMENÉUTICA:
Comentarios completos de toda la Biblia
C.T.C. 01-02-0098-04
Referencia: 22.45.73
                               Prefacio del autor
    El propósito del Comentario Bíblico de William MacDonald es darle al lector cristiano
medio un conocimiento básico del mensaje de la Sagrada Biblia. También tiene como
propósito estimular un amor y apetito por la Biblia de modo que el creyente deseará
profundizar más en sus tesoros inagotables. Confío en que los eruditos encuentren alimento
para sus almas, pero deberán tener en consideración y comprender que el libro no fue
escrito primariamente para ellos.
    Todos los libros han sido complementados con introducciones, notas y bibliografías.
    A excepción de Salmos, Proverbios y Eclesiastés, la exposición del Antiguo
Testamento se presenta principalmente de párrafo en párrafo en lugar de versículo por
versículo. Los comentarios sobre el texto son aumentados por aplicaciones prácticas de las
verdades espirituales, y por un estudio sobre tipos y figuras cuando es apropiado.
    Los pasajes que señalan al Redentor venidero reciben trato especial y se comentan con
más detalle. El trato de los libros de Salmos, Proverbios y Eclesiastés es versículo por
versículo, porque no se prestan a condensación, o bien porque la mayoría de los creyentes
desea estudiarlos con más detalle.
    Hemos intentado enfrentar los textos problemáticos y cuando es posible dar
explicaciones alternativas. Muchos de estos pasajes ocasionan desesperación en los
comentaristas, y debemos confesar que en tales textos todavía «vemos por espejo,
oscuramente».
    Pero la misma Palabra de Dios, iluminada por el Espíritu Santo de Dios, es más
importante que cualquier comentario sobre ella. Sin ella no hay vida, crecimiento, santidad
ni servicio aceptable. Debemos leerla, estudiarla, memorizarla, meditar sobre ella y sobre
todo obedecerla. Como alguien bien ha dicho: «La obediencia es el órgano del
conocimiento espiritual».
                           Willian McDonald

                         Introducción del editor
    «No menospreciéis los comentarios». Éste fue el consejo de un profesor de la Biblia a
sus alumnos en Emmaus Bible School (Escuela Bíblica Emaús) en la década de los 50. Al
menos un alumno se ha acordado de estas palabras a lo largo de los años posteriores. El
profesor era William MacDonald, autor del Comentario Bíblico. El alumno era el editor de
la versión original del Comentario en inglés, Arthur Farstad, quien en aquel entonces estaba
en su primer año de estudios. Sólo había leído un comentario en su vida: En los Lugares
Celestiales (Efesios) por H. A. Ironside. Cuando era joven leía ese comentario cada noche
durante un verano, y así Farstad descubrió qué es un comentario.

¿Qué es un comentario?
    ¿Qué es exactamente un comentario y por qué no debemos menospreciarlo? Un editor
cristiano hizo una lista de quince tipos de libros relacionados con la Biblia. No debería
extrañar, entonces, si algunas personas no saben describir la diferencia entre un comentario,
una Biblia de estudio, una concordancia, un atlas, un interlineal y un diccionario bíblico,
nombrando sólo cinco categorías.
    Aunque sea una perogrullada, un comentario comenta, es decir, hace un comentario que
ayuda a entender el texto, versículo por versículo o de párrafo en párrafo. Algunos
cristianos desprecian los comentarios y dicen: «sólo quiero leer la Biblia misma y escuchar
una predicación». Suena a piadoso, pero no lo es. Un comentario meramente pone por
impreso la mejor (y más difícil) clase de exposición bíblica: la enseñanza y predicación de
la Palabra de Dios versículo por versículo. Algunos comentarios (por ejemplo, los de
Ironside) son literalmente sermones impresos. Además, las más grandes exposiciones de la
Biblia de todas las edades y lenguas están disponibles en forma de libro en inglés (tarea que
todavía nos incumbe en castellano). Desafortunadamente, muchos son tan largos, tan
antiguos y difíciles que el lector cristiano corriente se desanima y no saca mucho provecho.
Y ésta es una de las razones de ser del Comentario Bíblico de William MacDonald.

Tipos de comentarios
    Teóricamente, cualquier persona interesada en la Biblia podría escribir un comentario.
Por esta razón, hay toda una gama de comentarios desde lo muy liberal hasta lo muy
conservador, con todos los matices de pensamientos en el intermedio. El Comentario
Bíblico de William MacDonald es un comentario muy conservador, que acepta la Biblia
como la Palabra de Dios inspirada e inerrante, y totalmente suficiente para la fe y la
práctica.
    Un comentario podría ser muy técnico (con detalles menudos de la sintaxis del griego y
hebreo), o tan sencillo como una reseña. Este comentario está entre estos dos extremos.
Cuando hacen falta comentarios técnicos, se hallan en las notas al final de cada libro. El
escritor comenta seriamente los detalles del texto sin evadir las partes difíciles y las
aplicaciones convincentes. El hermano MacDonald escribe con una riqueza de exposición.
La meta no es producir una clase de cristianos nominales con comprensión mínima y sin
mucho compromiso, sino más bien discípulos.
    Los comentarios también suelen distinguirse según su «escuela teológica»:
conservadora o liberal, protestante o católico romano, premilenial o amilenial. Este
comentario es conservador, protestante y premilenial.

Cómo emplear este libro
    Hay varias formas de acercarse al Comentario Bíblico de William MacDonald.
Sugerimos el siguiente orden como provechoso:
    Hojear: Si le gusta la Biblia o la ama, le gustará hojear este libro, leyendo un poco en
diferentes lugares y disfrutándolo así de forma rápida, apreciando el sentido general de la
obra.
    Un Pasaje específico: Puede que tengas una duda o pregunta acerca de un versículo o
párrafo, y que necesites ayuda sobre este punto. Búscalo en el lugar apropiado en el
contexto y seguramente hallarás material bueno.
    Una doctrina: Si estudia la creación, el día de reposo, los pactos, las dispensaciones, o
el ángel de JEHOVÁ, busque los pasajes que tratan estos temas. El índice indica los ensayos
que hay sobre esta clase de tema. En el caso de algo que no aparezca en el índice, use una
concordancia para localizar las palabras claves que le guiarán a los pasajes centrales que
tratan el punto en cuestión.
    Un libro de la Biblia: Quizá en su congregación estudian un libro del Antiguo
Testamento. Será grandemente enriquecido en sus estudios (y tendrá algo que contribuir si
hay oportunidad) si durante la semana antes de cada estudio lee la porción correspondiente
en el comentario.
    Toda la Biblia: Tarde o temprano cada cristiano debe leer toda la Biblia, comenzando
en el principio y continuando hasta el final, sin saltar pasajes. A lo largo de la lectura se
encontrarán textos difíciles. Un comentario cuidadoso y conservador como éste puede ser
de mucha ayuda.
    El estudio de la Biblia puede parecerle al principio como «trigo molido», es decir:
nutritivo pero seco, pero si persevera y progresa, ¡vendrá a ser como «tarta de chocolate»!
    El consejo del hermano MacDonald, dado hace tantos años: «no menospreciéis los
comentarios», todavía es válido. Habiendo estudiado cuidadosamente sus comentarios
sobre el Antiguo y el Nuevo Testamento, puedo decir lo siguiente: «¡disfrútelo!».

                                   Abreviaturas
                        Abreviaturas de libros de la Biblia
        Libros del Antiguo Testamento

Gn.           Génesis
Éx.           Éxodo
Lv.           Levítico
Nm.           Números
Dt.           Deuteronomio
Jos.          Josué
Jue.          Jueces
Rt.           Rut
1 S.          1 Samuel
2 S.          2 Samuel
1 R.          1 Reyes
2 R.          2 Reyes
1 Cr.         1 Crónicas
2 Cr.         2 Crónicas
Esd.          Esdras
Neh.          Nehemías
Est.          Ester
Job           Job
Sal.          Salmos
Pr.           Proverbios
Ec.           Eclesiastés
Cnt.          Cantares
Is.           Isaías
Jer.          Jeremías
Lm.           Lamentaciones
Ez.           Ezequiel
Dn.           Daniel
Os.           Oseas
Jl.           Joel
Am.           Amós
Abd.          Abdías
Jon.          Jonás
Mi.           Miqueas
Nah.          Nahúm
Hab.          Habacuc
Sof.          Sofonías
Hag.          Hageo
Zac.          Zacarías
Mal.          Malaquías

        Libros del Nuevo Testamento

Mt.           Mateo
Mr.           Marcos
Lc.           Lucas
Jn.           Juan
Hch.          Hechos
Ro.           Romanos
1 Co.         1 Corintios
2 Co.         2 Corintios
Gá.           Gálatas
Ef.           Efesios
Fil.          Filipenses
Col.          Colosenses
1 Ts.         1 Tesalonicenses
2 Ts.         2 Tesalonicenses
1 Ti.         1 Timoteo
2 Ti.         2 Timoteo
Tit.          Tito
Flm.          Filemón
He.           Hebreos
Stg.          Santiago
1 P.          1 Pedro
2 P.          2 Pedro
1 Jn.         1 Juan
2 Jn.         2 Juan
3 Jn.         3 Juan
Jud.          Judas
Ap.           Apocalipsis
     Abreviaturas de versiones de la Biblia, traducciones y paráfrasis


ASV                  American Standard Version
BAS                  Biblia de las Américas
FWG                  Biblia Numérica de F. W. Grant
JBP                  Paráfrasis de J. B. Phillips
JND                  New Translation de John Nelson Darby
KJV                  King James Version
KSW                  An Expanded Translation de Kenneth S. Wuest
LB                   Living Bible (paráfrasis de la Biblia, que existe en castellano como
La Biblia al Día)
NASB                 New American Standard Bible
NEB                  New English Bible
NIV                  New International Version
NKJV                 New King James Version
R.V.                 Revised Version (Inglaterra)
RSV                  Revised Standard Version
RV                   Reina-Valera, revisión de 1909
RVR                  Reina-Valera, revisión de 1960
RVR77                Reina-Valera, revisión de 1977
V.M.                 Versión Moderna de H. B. Pratt


                                 Otras abreviaturas
a.C.          Antes de Cristo
Aram.         Arameo
AT            Antiguo Testamento
c.            circa, alrededor
cap.          capítulo
caps.         capítulos
CBC           Comentario Bíblico
cf.           confer, comparar
d.C.          después de Cristo
e.g.          exempli gratia, por ejemplo
ed.           editado, edición, editor
eds.          editores
et al.        et allii, aliæ, alia, y otros
fem.          femenino
Gr.           griego
i.e.          id. est, esto es
ibid.         ibidem, en el mismo lugar
ICC           International Critical Commentary
lit.          literalmente
LXX           Septuaginta (antigua versión gr. del AT)
M              Texto Mayoritario
marg.          margen, lectura marginal
masc.          masculino
ms., mss.,     manuscrito(s)
MT             Texto Masorético
NCI            Nuevo Comentario Internacional
NT             Nuevo Testamento
NU             NT griego de Nestle-Aland/S. Bíblicas Unidas
p.ej.          por ejemplo
pág., págs.    página(s)
s.e.           sin editorial, sin lugar de publicación
s.f.           sin fecha
TBC            Tyndale Bible Commentary
Trad.          Traducido, traductor
v., vv.        versículo(s)
vol(s).        volumen, volúmenes
vs.            versus, frente a


                          Transliteración de palabras hebreas
   El Comentario al Antiguo Testamento, habiendo sido hecho para el cristiano medio que
no ha estudiado el hebreo, emplea sólo unas pocas palabras hebreas en el texto y unas
cuantas más en las notas finales.

                                  El Alfabeto Hebreo

Letra hebrea    Nombre          Equivalente en inglés

                    Álef          ´

                    Bet           b (v)

                    Guímel        g

                    Dálet         d

                    He            h

                    Vau           w

                    Zain          z
                   Chet           h

                   Tet            t

                   Yod            y

                   Caf            k (kh con la h aspirada)

                   Lámed          l

                   Mem            m

                   Nun            n

                   Sámec          s

                   Ayín           ´

                   Pe             p (ph)

                   Tsade          ts

                   Cof            q

                   Resh           r

                   Sin            s

                   Shin           sh (con la h aspirada)

                   Tau            t (th)


    El hebreo del Antiguo Testamento tiene veintidós letras, todas consonantes; los rollos
bíblicos más viejos no tenían vocales. Estos «puntos vocales», como se les llama, fueron
inventados y colocados durante el siglo VII d.C. El hebreo se escribe de derecha a
izquierda, lo opuesto a idiomas occidentales tales como español e inglés.
    Hemos empleado un sistema simplificado de transliteración (similar al que usan en el
estado de Israel en tiempos modernos y las transliteraciones populares). Por ejemplo,
cuando «bet» es pronunciado como la «v» en inglés, ponemos una «v» en la transliteración.
                 Transliteración de palabras griegas
Nombre griego   Letra griega   Equivalente en inglés
alfa                 α                  a
beta                 β                  b
gamma                γ                 g, ng
delta                δ                  d
épsilon              ε               e (corta)
tseta                ζ                  ts
eta                  η               e (larga)
zeta                 θ                  z
iota                 ι                   i
kappa                κ                  k
lambda               λ                   l
mu                   μ                  m
nu                   ν                  n
xi                   ξ                  x
ómicron              ο                  o
pi                   π                  p
rho                  π                   r
sigma                σ                   s
tau                  τ                   t
ípsilon              υ                 u, y
fi                   φ                   f
ji                   χ                   j
psi                  ψ                  ps
omega                ω               o (larga)
                                    MIQUEAS
                                     Introducción
    «Es bueno encontrar un defensor de los pobres que sea digno, que tenga coraje y valor
para transmitir un mensaje eficaz. Conociendo a sus compañeros tan íntimamente,
Miqueas fue capaz de presentar con colores vívidos el reto a la justicia y consideración. Su
profunda simpatía para con los oprimidos quedó grabada con palabras inolvidables. Su
espíritu ardía con justa indignación al ver la injusticia de categorías, practicada sobre sus
vecinos y amigos. Los pobres campesinos de Judá tenían un valeroso defensor en este
poderoso y joven predicador campestre.»
                                                                            Kyle M. Yates

I. Lugar Único en el Canon
    Miqueas es, de los profetas menores, el cuarto en extensión. Es citado cinco veces en el
Nuevo Testamento, una de ellas por nuestro Señor. De éstas, la cita más famosa (Mt. 2:6)
es el 5:2, el versículo que predice que el Mesías nacería en Belén Efrata (había otro Belén
más al norte).
    Otro rasgo fascinante de Miqueas es el gusto y la habilidad para hacer «paronomasia»
o, más popularmente, juegos de palabras. Son muchos los que disfrutan haciendo esto.
Generalmente, en las culturas occidentales no se considera como un estilo literario formal
(aunque Shakespeare lo usaba con frecuencia). Pero, en hebreo, escritos tan serios como los
que constituyen el Antiguo Testamento, contienen muchos juegos de palabras. En el 1:10–
15, Miqueas presenta un famoso ejemplo que algunos han comparado con la oratoria del
poeta latino Cicerón. Por desgracia, éste es uno de los estilos más complicados de traducir,
dado que cada idioma es distinto en sus juegos de doble sentido (ver BAS al margen para
los significados de estos juegos de palabras).

II. Autor
   El nombre Miqueas —diminutivo de Mîkâyâh y Mîkâyâhû— (¿Quién como JEHOVÁ?)
anuncia el hecho de que el profeta era siervo del único Dios verdadero, el Dios de Israel.
Como muchos de los profetas, tenía el nombre de Dios (el) o JEHOVÁ (yah) como parte de
su nombre. Probablemente esté haciendo un juego de palabras con su propio nombre
cuando pregunta, en el 7:18, «¿Qué Dios como tú?»
   Miqueas era contemporáneo de Isaías, pero pertenecía a una clase social más humilde.
Procedía de Moreset, cerca de Gat, como a unas veinticinco millas al suroeste de Jerusalén.


III. Fecha
    Miqueas profetizó aproximadamente desde el 740 hasta el 687 a.C., durante los
reinados de Jotam, Acaz y Ezequías. Aunque su mensaje principal fue dirigido a Judá,
Miqueas predijo la cautividad del reino del norte, que ocurrió en el 722/21 a.C. Las fechas
en las que él declaró los mensajes que constituyen esta pequeña profecía debieron ser un
poco antes de escribirlos.


IV. Trasfondo y Tema
    Alrededor del siglo VIII a.C. el antiguo sistema agricultor en Israel y Judá, con su justa
distribución de riqueza, se vio paulatinamente reemplazado por una sociedad avariciosa,
materialista y dura que dividió al pueblo ásperamente entre «los que tenían» y «los que no».
Los ricos terratenientes se hicieron más ricos, y los pobres agricultores, más pobres. Estos
últimos emigraron a las ciudades, caracterizadas por la pobreza y vicio en contraste con las
clases altas, lujosas y crueles para con los pobres. La relación con naciones paganas
también introdujo falsos cultos religiosos y descenso moral.
    Resumiendo, lo que ocurría era similar a la cristiandad en el mundo occidental de la
actualidad. Y fue contra este trasfondo tenebroso y mundano que Miqueas escribió su
profecía, dirigiéndose en especial a tres ciudades: Samaria, Jerusalén y Belén.

                                     BOSQUEJO
     I. PREDICCIÓN DE IRA CONTRA ISRAEL Y JUDÁ (Cap. 1)
    II. CONDENA DE LOS OPRESORES RICOS (2:1–11)
   III. LA PROMESA DE RESTAURACIÓN (2:12–13)
   IV. DENUNCIA DE LOS PRÍNCIPES, FALSOS PROFETAS Y SACERDOTES
(Cap. 3)
   V. LA GLORIA DEL REINO MILENIAL DE CRISTO (Cap. 4)
  VI. LA PROMESA DE LA VENIDA DEL MESÍAS (Cap. 5)
 VII. ISRAEL PUESTO A PRUEBA (Cap. 6)
VIII. LA NACIÓN LAMENTA SU TRISTE CONDICIÓN (7:1–10)
  IX. BENDICIÓN FUTURA PARA ISRAEL (7:11–20)

                                     Comentario
I. PREDICCIÓN DE IRA CONTRA ISRAEL Y JUDÁ (Cap.
1)
    1:1–3 JEHOVÁ el Señor congrega a los pueblos para que oigan Su mensaje de juicio
mientras Él sale de Su santo templo, el lugar de bendición, para ser testigo contra ellos.
    1:4–7 Su castigo será severo sobre Samaria y Jerusalén, pues estas ciudades se habían
convertido en centros de idolatría. Cuando Él llegue en juicio, se derretirán los montes
debajo de él, y los valles se hendirán como la cera delante del fuego. Samaria vendrá a
ser montones de ruinas, todas sus estatuas serán despedazadas, y su llaga será dolorosa
e incurable (BAS).
    1:8–9 El lamento de Miqueas, diciendo que lamentará y aullará como los chacales
solitarios y nocturnos, y como las avestruces, y que irá despojado y desnudo, es el
extremo del mayor duelo.
    1:10–14 Los versículos comprendidos entre el 10 y el 16 son un lamento ingenioso,
describiendo la invasión del ejército asirio. Se nombran varias ciudades de Israel y Judá
mientras los asirios van avanzando: Gat, Bet-le-afra, Safir, Zaanán, Betesel, Marot,
Jerusalén, Laquis, Moreset-gat, Aczib, Maresa y Adulam. En esta sección encontramos
muchos juegos de palabras.
    Moffat traduce el pasaje de la siguiente manera:

   «¡Derrama lágrimas en el pueblo de Lágrima (Bochim),
   revuélcate en el polvo del pueblo del Polvo (Bet-le-afra),
   sal desnudo, oh pueblo de Delicia (Safir)!
   El pueblo de Salida (Zaanán) no sale, Betesel.…
   y Marot esperan en vano;
   porque desciende juicio del Eterno hasta las puertas de Jerusalén.
   ¡Monta a caballo y huye, oh pueblo del Caballo (Laquis),
   oh fuente del pecado de Sion,
   donde se centran los pecados de Israel!
   Oh, doncella de Sion, debes partir con Moreset de Gat;
   y los reyes de Israel permanecen engañados en el pueblo del Engaño (Aczib)».

                             Juegos de palabras en Miqueas

    1:15–16 Un conquistador descendería sobre Israel, y el pueblo huiría a Adulam. Israel
tendría que raerse la cabeza en duelo porque los hijos de sus delicias, esto es, el pueblo,
sería sacado de la tierra y llevado en cautiverio.

II. CONDENA DE LOS OPRESORES RICOS (2:1–11)
    2:1–5 Aquí se recitan las razones del juicio. Los ricos quitaban a los pobres sus casas y
terreno con violencia. Como resultado, un invasor extranjero les quitaría estas propiedades
a los ricos, y ellos se quedarían sin nada.
    2:6–7 El pueblo le decía a Miqueas que no profetizase cosas tan desagradables, ya que
la desgracia nunca iba a alcanzarles. Pero Miqueas respondió que no debieran decir: «¿Se
ha acortado el Espíritu de JEHOVÁ? ¿Son estos juicios sus obras? ¿No hacen Sus
palabras bien al que camina rectamente?»
    2:8–11 Por sus pecados, Su pueblo había llegado a ser como enemigo de JEHOVÁ —
quitándole la ropa al pacífico, y echando a las mujeres y a los niños fuera de las casas.
Debían levantarse y andar al destierro, pues la tierra que ellos habían contaminado les
destruiría. Desgraciadamente, el falso profeta que fuese partidario de vino y sidra sería
aceptado pronto por este pueblo.

III. LA PROMESA DE RESTAURACIÓN (2:12–13)
   Después del juicio, Dios recogerá al resto de Israel del exilio. El que abre caminos
(JEHOVÁ) irá delante de ellos para quitar todo aquello que obstaculice su restauración.

IV. DENUNCIA DE LOS JEFES, FALSOS PROFETAS Y
SACERDOTES (Cap. 3)
    3:1–4 A los jefes de la casa de Israel se les condena por su injusticia y avaricia.
Trataban a los pobres de la manera más cruel. Aborrecían lo bueno y amaban lo malo. En
vez de ser pastores de las ovejas, como se supone que han de ser los jefes, estos políticos
eran lobos, convirtiendo a las ovejas en carne para el caldero y carnes para la olla. Eran
todo lo contrario a David, el pastor literal que llegó a pastorear una nación (1 S. 17:15; 2 S.
5:2, 7:7). Cuando llegue su calamidad, Dios no oirá sus clamores de auxilio.
    3:5–7 Los falsos profetas clamaban «paz» a los que les pagaban bien y predecían
guerra a los que no les pagaban. Por tanto Dios les quitaría el conocimiento de Su
voluntad. No recibirían respuesta de Dios.
    3:8–12 En gran contraste, Miqueas estaba lleno de poder del Espíritu de JEHOVÁ para
declarar el mensaje de Dios a Israel y a Judá (Jacob). Los jefes mercenarios, sacerdotes y
profetas pensaban que estaban a salvo, pero Miqueas les anunció que Jerusalén sería
reducida a montones de ruinas.

V. LA GLORIA DEL REINO MILENIAL DE CRISTO (Cap.
4)
     4:1–4 Los ocho primeros versículos hablan de las bendiciones del Reino Milenial de
Cristo. Jerusalén será exaltada, las naciones gentiles vendrán para aprender de JEHOVÁ, y
Él gobernará sobre todas las naciones. El desarmamiento mundial es retratado aquí vívida y
concretamente con las famosas palabras: «martillarán sus espadas para azadones, y sus
lanzas para hoces». La paz y seguridad prevalecerán, y el Señor será reconocido por todo
Su pueblo.
     4:5–8 El versículo 5 contrasta la idolatría que se practicaba en los días de Miqueas con
la adoración pura que prevalecerá en el Reino Milenario. Aquellos que hayan quedado
lisiados a causa de la cautividad serán restaurados a la tierra («Yo recogeré a los
rezagados», v. 6, Moffat), y JEHOVÁ reinará como Rey sobre ellos. El señorío primero
(v. 8) significa el gobierno más alto de la tierra, el reinado del Mesías Rey.
     4:9–13 Mientras tanto, Judá debe ir en cautiverio a Babilonia. También, antes de la
restauración, el Señor reunirá a las naciones gentiles y las juzgará; Israel será Su
instrumento para castigarles, y sus riquezas serán consagradas al Señor de toda la tierra.

VI. LA PROMESA DE LA VENIDA DEL MESÍAS (Cap. 5)
    5:1 El versículo 1 parece describir el estado de la nación durante la época de Miqueas.
A Israel, término que aquí se refiere a Judá, se le avisa a prepararse para un asedio de los
babilonios, quienes tratarán al rey ruda e insolentemente. Esto pudiera referirse a
Senaquerib despreciando a Ezequías o a Nabucodonosor humillando a Sedequías.
    5:2 El versículo 2 alza su mirada más allá, al nacimiento de Aquel que será el Señor en
Israel, cuyas salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad. Estas
palabras señalan la eternidad del Mesías, y por lo tanto, también Su deidad. Debido a que
había dos pueblos llamados Belén en Tierra Santa, Miqueas especifica Belén Efrata, a
nueve kilómetros y medio al sur de Jerusalén. Este versículo contrasta con el versículo 1.
Aunque la situación contemporánea de Israel podía ser desalentadora, cuando venga el
Mesías todo cambiará.
    5:3 Aquí se nos describen tres etapas de la historia de Israel: 1) Por haber rechazado al
Señor Jesús, es abandonado. Esto describe su condición presente en la edad de la gracia. 2)
A continuación, a la nación le espera un tiempo de dolor, que es el tiempo de la
Tribulación. 3) Después de estos dolores, Israel dará a luz. Esto se refiere al «remanente
creyente saliendo de la nación todavía incrédula» (Scofield). Este resto de Israel será
vuelto a reunir en la tierra, y Cristo gobernará sobre Su pueblo.
    5:4–6 En el versículo 4 se nos presentan el cuidado pastoril de Cristo para con Israel, y
Su dominio mundial. Cuando el futuro ejército asirio ataque a Jerusalén, el Mesías
levantará suficientes hombres capacitados para hacerles retroceder. La expresión «siete
pastores, y ocho hombres principales», no debe entenderse como que sólo habrá quince
líderes que se levanten para resistir «al asirio». Cuando, dentro del marco poético, a un
número le sigue el próximo número mayor, significa que hay un número completo o
adecuado de lo que esté refiriéndose en el contexto.
    5:7–9 Entonces Israel será un cauce de bendición para todos. La nación será tan
invencible como un león —estará bien capacitada para aplastar a los adversarios de Dios.
    5:10–15 En aquel día, Israel habrá sido purificado. Ya no confiará en carros ni en
caballos ni en ciudades fortificadas. Los hechiceros y los agoreros serán abolidos, y las
esculturas e imágenes serán destruidas. Las naciones enemigas serán castigadas con la
venganza de Dios.

VII. ISRAEL PUESTO A PRUEBA (Cap. 6)
    6:1–5 Los montes son llamados a actuar como jueces mientras JEHOVÁ (el Acusador)
declara su pleito contra Israel (el acusado). Él recuerda la misericordia que les mostró,
libertándoles de Egipto y evitando que Balac y Balaam les maldijesen.
    6:6–8 ¿Qué es lo que espera el Altísimo a cambio? ¡No sacrificios extravagantes de
animales! ¡Ni sacrificios humanos! Sino justicia, misericordia y humildad. El versículo 8
describe lo que Dios requiere; para poder obedecer esto, una persona necesita tener vida
divina. Una persona inconversa es totalmente incapaz de producir este tipo de justicia.
    6:9–12 La voz de JEHOVÁ clama a la ciudad, recordando sus pecados como la causa
de toda calamidad. Los habitantes usaban balanzas y medidas falsas, practicaban la
violencia y hablaban mentiras.
    6:13–16 El pecado trae su propia destrucción, y los pecados de los ricos y violentos
traerían enfermedad, desolación, hambre, insatisfacción y frustración. No se les permitiría
disfrutar lo que habían obtenido deshonestamente. Los mandamientos de Omri (v. 16)
podrían referirse perfectamente a la idolatría que desencadenó Omri (1 R. 16:25–26).

VIII. LA NACIÓN LAMENTA SU TRISTE CONDICIÓN
(7:1–10)
    7:1–2 Aquí Miqueas ocupa su lugar entre los de su nación, e intercede ante Dios. Ya no
queda en la ciudad hombre recto ni misericordioso; abundan la violencia y el homicidio.
Tan triste condición es comparada a la vendimia, sin hallar un solo racimo para comer.
    7:3–6 Los príncipes y jueces piden soborno; su castigo se acerca. No se puede confiar
en nadie, ni en amigos, ni en vecinos, pues hasta los familiares se traicionan unos a otros.
    7:7–10 Solamente JEHOVÁ es digno de confianza. El remanente fiel de la nación
advierte al enemigo que no se alegre mucho de ellos. La calamidad es resultado del pecado
del pueblo, pero el Señor aún restaurará a los Suyos, para desmayo de sus enemigos.

IX. BENDICIÓN FUTURA PARA ISRAEL (7:11–20)
    7:11–12 La siguiente mención es a Jerusalén. Sus muros se edificarán de nuevo y sus
límites se extenderán ampliamente. Los desterrados volverán de los lugares de su
cautiverio, y el mundo pagano será castigado por su maldad.
    7:13 Este versículo parece algo extraño a primera vista. La desolación de la tierra
probablemente se refiere a los resultados del juicio de los gentiles por el fruto de sus
obras. Esto tendrá lugar justo antes de la restauración prometida. Moffat lo parafrasea de
este modo: «Aunque todo el mundo quede asolado en retribución a sus costumbres
paganas».
    7:14–17 El versículo 14 es una oración dirigida al Señor, pidiéndole alimento y cuidado
pastoril. El Señor le asegura a Su pueblo que hará cosas tan maravillosas a su favor que las
naciones gentiles se avergonzarán y se postrarán delante de Él.
    7:18–20 Miqueas concluye su profecía con un canto de alabanza a Dios, exaltando Su
misericordia, perdón, compasión, fidelidad y amor inquebrantable.

Bibliografía
Carlson, E. Leslie. «Micah». En The Wycliffe Bible Commentary. Chicago: Moody Press,
1968.
Feinberg, Charles L. The Minor Prophets. Chicago: Moody Press, 1976.
Keil, C. F. «Micah». En Biblical Commentary on the Old Testament. Vol. 24. Grand
Rapids: Wm. B. Eerdmans Publishing Co., 1971.
Mills, Montague S. The Minor Prophets: A Survey. Dallas: 3E Ministries, n.d.
Morgan, G. Campbell. The Minor Prophets. Old Tappan, N.J.: Fleming H. Revell
Company, 1960.
Tatford, Frederick A. The Minor Prophets. Vol. 2. Reimpresión (3 vols.) Minneapolis:
Klock & Klock Christian Publishers, 1982.
Henry, M. Comentario Matthew Henry. Vol. 7 —Proféticos 2. CLIE, Terrassa.
Morgan, G. Campbell. Profetas menores. CLIE, Terrassa.
Morris, C. A. Mensajes mayores de los profetas menores. CLIE, Terrassa.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:44
posted:1/20/2013
language:Latin
pages:17