Comentario Biblico Mc Donlad OSEAS

Document Sample
Comentario Biblico Mc Donlad OSEAS Powered By Docstoc
					     COMENTARIO BÍBLICO
             DE
     WILLIAM MacDONALD
                                    Editorial CLIE




                                  OSEAS

William MacDonald
Título original en inglés: Believer’s Bible Commentary
Algunos de los materiales de esta obra fueron editados previamente por Harold Shaw
Publishers y Walterick Publishers, y han sido empleados con su permiso. No obstante, han
sido revisados, expandidos y editados considerablemente.
Publicado originalmente en dos tomos, Antiguo y Nuevo Testamento.
Traductores de la versión española del Antiguo Testamento:
Neria Díez, Donald Harris, Carlos Tomás Knott, José Antonio Septién.
Editor y revisor de traducciones: Carlos Tomás Knott.
Traductor de la versión española del Nuevo Testamento:
Santiago Escuain.
Copyright © 2004 por CLIE para esta edición completa en español.
Este comentario se basa en la traducción Reina Valera, revisión de 1960.
Copyright © 1960 Sociedades Bíblicas Unidas.
Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de esta versión.
«BAS » indica que la cita es de la versión Biblia de las Américas,
Copyright © 1986 The Lockman Foundation.
Los esquemas y otros gráficos son propiedad de William MacDonald.
Depósito Legal:
ISBN: 978-84-8267-410-0
Clasifíquese:
98 HERMENÉUTICA:
Comentarios completos de toda la Biblia
C.T.C. 01-02-0098-04
Referencia: 22.45.73
                               Prefacio del autor
    El propósito del Comentario Bíblico de William MacDonald es darle al lector cristiano
medio un conocimiento básico del mensaje de la Sagrada Biblia. También tiene como
propósito estimular un amor y apetito por la Biblia de modo que el creyente deseará
profundizar más en sus tesoros inagotables. Confío en que los eruditos encuentren alimento
para sus almas, pero deberán tener en consideración y comprender que el libro no fue
escrito primariamente para ellos.
    Todos los libros han sido complementados con introducciones, notas y bibliografías.
    A excepción de Salmos, Proverbios y Eclesiastés, la exposición del Antiguo
Testamento se presenta principalmente de párrafo en párrafo en lugar de versículo por
versículo. Los comentarios sobre el texto son aumentados por aplicaciones prácticas de las
verdades espirituales, y por un estudio sobre tipos y figuras cuando es apropiado.
    Los pasajes que señalan al Redentor venidero reciben trato especial y se comentan con
más detalle. El trato de los libros de Salmos, Proverbios y Eclesiastés es versículo por
versículo, porque no se prestan a condensación, o bien porque la mayoría de los creyentes
desea estudiarlos con más detalle.
    Hemos intentado enfrentar los textos problemáticos y cuando es posible dar
explicaciones alternativas. Muchos de estos pasajes ocasionan desesperación en los
comentaristas, y debemos confesar que en tales textos todavía «vemos por espejo,
oscuramente».
    Pero la misma Palabra de Dios, iluminada por el Espíritu Santo de Dios, es más
importante que cualquier comentario sobre ella. Sin ella no hay vida, crecimiento, santidad
ni servicio aceptable. Debemos leerla, estudiarla, memorizarla, meditar sobre ella y sobre
todo obedecerla. Como alguien bien ha dicho: «La obediencia es el órgano del
conocimiento espiritual».
                           Willian McDonald

                         Introducción del editor
    «No menospreciéis los comentarios». Éste fue el consejo de un profesor de la Biblia a
sus alumnos en Emmaus Bible School (Escuela Bíblica Emaús) en la década de los 50. Al
menos un alumno se ha acordado de estas palabras a lo largo de los años posteriores. El
profesor era William MacDonald, autor del Comentario Bíblico. El alumno era el editor de
la versión original del Comentario en inglés, Arthur Farstad, quien en aquel entonces estaba
en su primer año de estudios. Sólo había leído un comentario en su vida: En los Lugares
Celestiales (Efesios) por H. A. Ironside. Cuando era joven leía ese comentario cada noche
durante un verano, y así Farstad descubrió qué es un comentario.

¿Qué es un comentario?
    ¿Qué es exactamente un comentario y por qué no debemos menospreciarlo? Un editor
cristiano hizo una lista de quince tipos de libros relacionados con la Biblia. No debería
extrañar, entonces, si algunas personas no saben describir la diferencia entre un comentario,
una Biblia de estudio, una concordancia, un atlas, un interlineal y un diccionario bíblico,
nombrando sólo cinco categorías.
    Aunque sea una perogrullada, un comentario comenta, es decir, hace un comentario que
ayuda a entender el texto, versículo por versículo o de párrafo en párrafo. Algunos
cristianos desprecian los comentarios y dicen: «sólo quiero leer la Biblia misma y escuchar
una predicación». Suena a piadoso, pero no lo es. Un comentario meramente pone por
impreso la mejor (y más difícil) clase de exposición bíblica: la enseñanza y predicación de
la Palabra de Dios versículo por versículo. Algunos comentarios (por ejemplo, los de
Ironside) son literalmente sermones impresos. Además, las más grandes exposiciones de la
Biblia de todas las edades y lenguas están disponibles en forma de libro en inglés (tarea que
todavía nos incumbe en castellano). Desafortunadamente, muchos son tan largos, tan
antiguos y difíciles que el lector cristiano corriente se desanima y no saca mucho provecho.
Y ésta es una de las razones de ser del Comentario Bíblico de William MacDonald.

Tipos de comentarios
    Teóricamente, cualquier persona interesada en la Biblia podría escribir un comentario.
Por esta razón, hay toda una gama de comentarios desde lo muy liberal hasta lo muy
conservador, con todos los matices de pensamientos en el intermedio. El Comentario
Bíblico de William MacDonald es un comentario muy conservador, que acepta la Biblia
como la Palabra de Dios inspirada e inerrante, y totalmente suficiente para la fe y la
práctica.
    Un comentario podría ser muy técnico (con detalles menudos de la sintaxis del griego y
hebreo), o tan sencillo como una reseña. Este comentario está entre estos dos extremos.
Cuando hacen falta comentarios técnicos, se hallan en las notas al final de cada libro. El
escritor comenta seriamente los detalles del texto sin evadir las partes difíciles y las
aplicaciones convincentes. El hermano MacDonald escribe con una riqueza de exposición.
La meta no es producir una clase de cristianos nominales con comprensión mínima y sin
mucho compromiso, sino más bien discípulos.
    Los comentarios también suelen distinguirse según su «escuela teológica»:
conservadora o liberal, protestante o católico romano, premilenial o amilenial. Este
comentario es conservador, protestante y premilenial.

Cómo emplear este libro
    Hay varias formas de acercarse al Comentario Bíblico de William MacDonald.
Sugerimos el siguiente orden como provechoso:
    Hojear: Si le gusta la Biblia o la ama, le gustará hojear este libro, leyendo un poco en
diferentes lugares y disfrutándolo así de forma rápida, apreciando el sentido general de la
obra.
    Un Pasaje específico: Puede que tengas una duda o pregunta acerca de un versículo o
párrafo, y que necesites ayuda sobre este punto. Búscalo en el lugar apropiado en el
contexto y seguramente hallarás material bueno.
    Una doctrina: Si estudia la creación, el día de reposo, los pactos, las dispensaciones, o
el ángel de JEHOVÁ, busque los pasajes que tratan estos temas. El índice indica los ensayos
que hay sobre esta clase de tema. En el caso de algo que no aparezca en el índice, use una
concordancia para localizar las palabras claves que le guiarán a los pasajes centrales que
tratan el punto en cuestión.
    Un libro de la Biblia: Quizá en su congregación estudian un libro del Antiguo
Testamento. Será grandemente enriquecido en sus estudios (y tendrá algo que contribuir si
hay oportunidad) si durante la semana antes de cada estudio lee la porción correspondiente
en el comentario.
    Toda la Biblia: Tarde o temprano cada cristiano debe leer toda la Biblia, comenzando
en el principio y continuando hasta el final, sin saltar pasajes. A lo largo de la lectura se
encontrarán textos difíciles. Un comentario cuidadoso y conservador como éste puede ser
de mucha ayuda.
    El estudio de la Biblia puede parecerle al principio como «trigo molido», es decir:
nutritivo pero seco, pero si persevera y progresa, ¡vendrá a ser como «tarta de chocolate»!
    El consejo del hermano MacDonald, dado hace tantos años: «no menospreciéis los
comentarios», todavía es válido. Habiendo estudiado cuidadosamente sus comentarios
sobre el Antiguo y el Nuevo Testamento, puedo decir lo siguiente: «¡disfrútelo!».

                                   Abreviaturas
                        Abreviaturas de libros de la Biblia
        Libros del Antiguo Testamento

Gn.           Génesis
Éx.           Éxodo
Lv.           Levítico
Nm.           Números
Dt.           Deuteronomio
Jos.          Josué
Jue.          Jueces
Rt.           Rut
1 S.          1 Samuel
2 S.          2 Samuel
1 R.          1 Reyes
2 R.          2 Reyes
1 Cr.         1 Crónicas
2 Cr.         2 Crónicas
Esd.          Esdras
Neh.          Nehemías
Est.          Ester
Job           Job
Sal.          Salmos
Pr.           Proverbios
Ec.           Eclesiastés
Cnt.          Cantares
Is.           Isaías
Jer.          Jeremías
Lm.           Lamentaciones
Ez.           Ezequiel
Dn.           Daniel
Os.           Oseas
Jl.           Joel
Am.           Amós
Abd.          Abdías
Jon.          Jonás
Mi.           Miqueas
Nah.          Nahúm
Hab.          Habacuc
Sof.          Sofonías
Hag.          Hageo
Zac.          Zacarías
Mal.          Malaquías

        Libros del Nuevo Testamento

Mt.           Mateo
Mr.           Marcos
Lc.           Lucas
Jn.           Juan
Hch.          Hechos
Ro.           Romanos
1 Co.         1 Corintios
2 Co.         2 Corintios
Gá.           Gálatas
Ef.           Efesios
Fil.          Filipenses
Col.          Colosenses
1 Ts.         1 Tesalonicenses
2 Ts.         2 Tesalonicenses
1 Ti.         1 Timoteo
2 Ti.         2 Timoteo
Tit.          Tito
Flm.          Filemón
He.           Hebreos
Stg.          Santiago
1 P.          1 Pedro
2 P.          2 Pedro
1 Jn.         1 Juan
2 Jn.         2 Juan
3 Jn.         3 Juan
Jud.          Judas
Ap.           Apocalipsis
     Abreviaturas de versiones de la Biblia, traducciones y paráfrasis


ASV                  American Standard Version
BAS                  Biblia de las Américas
FWG                  Biblia Numérica de F. W. Grant
JBP                  Paráfrasis de J. B. Phillips
JND                  New Translation de John Nelson Darby
KJV                  King James Version
KSW                  An Expanded Translation de Kenneth S. Wuest
LB                   Living Bible (paráfrasis de la Biblia, que existe en castellano como
La Biblia al Día)
NASB                 New American Standard Bible
NEB                  New English Bible
NIV                  New International Version
NKJV                 New King James Version
R.V.                 Revised Version (Inglaterra)
RSV                  Revised Standard Version
RV                   Reina-Valera, revisión de 1909
RVR                  Reina-Valera, revisión de 1960
RVR77                Reina-Valera, revisión de 1977
V.M.                 Versión Moderna de H. B. Pratt


                                 Otras abreviaturas
a.C.          Antes de Cristo
Aram.         Arameo
AT            Antiguo Testamento
c.            circa, alrededor
cap.          capítulo
caps.         capítulos
CBC           Comentario Bíblico
cf.           confer, comparar
d.C.          después de Cristo
e.g.          exempli gratia, por ejemplo
ed.           editado, edición, editor
eds.          editores
et al.        et allii, aliæ, alia, y otros
fem.          femenino
Gr.           griego
i.e.          id. est, esto es
ibid.         ibidem, en el mismo lugar
ICC           International Critical Commentary
lit.          literalmente
LXX           Septuaginta (antigua versión gr. del AT)
M              Texto Mayoritario
marg.          margen, lectura marginal
masc.          masculino
ms., mss.,     manuscrito(s)
MT             Texto Masorético
NCI            Nuevo Comentario Internacional
NT             Nuevo Testamento
NU             NT griego de Nestle-Aland/S. Bíblicas Unidas
p.ej.          por ejemplo
pág., págs.    página(s)
s.e.           sin editorial, sin lugar de publicación
s.f.           sin fecha
TBC            Tyndale Bible Commentary
Trad.          Traducido, traductor
v., vv.        versículo(s)
vol(s).        volumen, volúmenes
vs.            versus, frente a


                          Transliteración de palabras hebreas
   El Comentario al Antiguo Testamento, habiendo sido hecho para el cristiano medio que
no ha estudiado el hebreo, emplea sólo unas pocas palabras hebreas en el texto y unas
cuantas más en las notas finales.

                                  El Alfabeto Hebreo

Letra hebrea    Nombre          Equivalente en inglés

                    Álef          ´

                    Bet           b (v)

                    Guímel        g

                    Dálet         d

                    He            h

                    Vau           w

                    Zain          z
                   Chet           h

                   Tet            t

                   Yod            y

                   Caf            k (kh con la h aspirada)

                   Lámed          l

                   Mem            m

                   Nun            n

                   Sámec          s

                   Ayín           ´

                   Pe             p (ph)

                   Tsade          ts

                   Cof            q

                   Resh           r

                   Sin            s

                   Shin           sh (con la h aspirada)

                   Tau            t (th)


    El hebreo del Antiguo Testamento tiene veintidós letras, todas consonantes; los rollos
bíblicos más viejos no tenían vocales. Estos «puntos vocales», como se les llama, fueron
inventados y colocados durante el siglo VII d.C. El hebreo se escribe de derecha a
izquierda, lo opuesto a idiomas occidentales tales como español e inglés.
    Hemos empleado un sistema simplificado de transliteración (similar al que usan en el
estado de Israel en tiempos modernos y las transliteraciones populares). Por ejemplo,
cuando «bet» es pronunciado como la «v» en inglés, ponemos una «v» en la transliteración.
                 Transliteración de palabras griegas
Nombre griego   Letra griega   Equivalente en inglés
alfa                 α                  a
beta                 β                  b
gamma                γ                 g, ng
delta                δ                  d
épsilon              ε               e (corta)
tseta                ζ                  ts
eta                  η               e (larga)
zeta                 θ                  z
iota                 ι                   i
kappa                κ                  k
lambda               λ                   l
mu                   μ                  m
nu                   ν                  n
xi                   ξ                  x
ómicron              ο                  o
pi                   π                  p
rho                  π                   r
sigma                σ                   s
tau                  τ                   t
ípsilon              υ                 u, y
fi                   φ                   f
ji                   χ                   j
psi                  ψ                  ps
omega                ω               o (larga)
                                         OSEAS
                                      Introducción
   «Tenemos en el libro de Oseas una de las revelaciones más cautivadoras de la
naturaleza real del pecado, y una de las interpretaciones más claras de la fuerza del amor
Divino. No es posible leer la historia de Oseas sin sentir la agonía de su corazón.
Entonces, elevemos el nivel humano al Infinito, y démonos cuenta, que el pecado hiere el
corazón de Dios.»
                                                                      G. Campbell Morgan

I. Lugar Único en el Canon
    Aunque el libro de Oseas no es narrativo ni está en forma de historia, sí que contiene
una historia, entretejida en el texto. Resumiendo, la historia consiste en que Oseas se casó
con Gomer y ella tuvo tres hijos: Jezreel, Lo-ruhama y Lo-ammi. Gomer fue infiel, a pesar
de lo cual Oseas la buscó en gran amor y la trajo de vuelta de la esclavitud y degradación.
    La traducción típica de Oseas 1:2 dice que Dios aparentemente le mandó a Oseas que se
casara con una mujer que ya era fornicaria.
    Muchos lectores de la Biblia encuentran aquí un problema moral. ¿Puede pedir un Dios
santo a uno de Sus profetas que se case con una «mujer fornicaria»? ¿Y obedecería un
profeta moralmente sensible? Se han propuesto al menos tres soluciones:

    1. La primera es que se trata de una parábola para ilustrar el amor de Dios hacia la
pecaminosa Israel, y que no debe tomarse literalmente. De todas maneras, el estilo es
narrativo, como en Isaías 7:3 y Jeremías 13:11, los cuales también son mandamientos
directos de Dios a los profetas, y nadie las interpreta como meras parábolas. La verdad de
este punto de vista es que la historia ilustra con gran belleza el amor de Dios por la
pecadora Israel; el error consiste en decir que no es más que una historia.

    2. La segunda dice: Sí, Dios lo mandó y Oseas obedeció. Ciertamente, ésta parece la
lectura normal del texto (ver la nota final 2). En este caso, la meta, salvación, justificaba los
medios angustiosos que Oseas tuvo que experimentar.
    Contra esta posición está el hecho de que, si Gomer era una fornicaria antes de casarse,
constituye una figura muy pobre de Israel.

    3. Una tercera solución mantiene que Oseas se casó con una mujer pura que más tarde
vino a ser adúltera. Este punto de vista encaja bien siendo el profeta y su mujer figuras de
JEHOVÁ y su esposa infiel, Israel. También concuerda con los elevados ideales del profeta
(y de la Biblia) en cuanto al matrimonio. Los que sostienen esto encuentran difícil concebir
que Oseas pudiese sufrir tanto por su matrimonio destrozado si Gomer había sido infiel
desde el principio.

  Contra esta tercera nos encontramos el fuerte argumento de que Oseas 1:2 le llama
«mujer fornicaria», ¡en el mismo momento que le manda tomarla por mujer!
    Tal vez la repugnancia que nos produciría casarnos con una mujer inmoral es la mejor
ilustración de la gracia de Dios soportando los pecados de Israel (¡y de la Iglesia!) siendo
que Él es mucho más santo que cualquier profeta o predicador.
    Sea cual sea la posición que adoptemos, la historia que hay detrás de la profecía ilustra
vívidamente, de una forma que las palabras solas no podrían, la sorprendente gracia de Dios
hacia Israel, descarriada y pecaminosa, y aplicándolo también a todos los pecadores que se
vuelven de sus malos caminos al Dios de amor.


II. Autor
    Oseas fue hijo de Beeri. Su nombre significa salvación, es básicamente el mismo
nombre que Josué, y su forma griega es: Jesús. Viviendo de acuerdo a su nombre, Oseas
profetizó acerca de la salvación de Jehová que vendrá cuando Cristo vuelva a establecer Su
reino. Oseas fue profeta principalmente para Israel, pero también hay pasajes que revelan
interés por Judá.


III. Fecha
    Oseas profetizó cuando Jeroboam II, hijo de Joás, era rey de Israel, y mientras también
Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías eran reyes de Judá. Esto significa un periodo de varias
décadas en el siglo ocho a.C. R.K. Harrison cree que el ministerio de Oseas «se extendió
desde aproximadamente el 753 a.C. hasta el tiempo previo a la caída de Samaria en el 722
a.C.».


IV. Trasfondo y Tema
    Oseas predijo la invasión asiria del reino del norte y la caída de Samaria.
    Cuando su mujer, Gomer, le abandonó para vivir vergonzosamente en pecado, Dios
ordenó a Su siervo que le comprase en el mercado público y le volviese a llevar consigo en
bendición. El propósito de todo esto, por supuesto, era representar la relación de Dios con
Israel (que también es llamado Efraín, Jacob y Samaria). La nación se había mostrado
infiel, viviendo en idolatría y perversidad moral. Por muchos años permanecería sin rey,
sacrificio ni ídolos. Ése es su estado actual. De todos modos en el futuro, cuando Israel se
vuelva al Señor en arrepentimiento, Él tendrá misericordia. Entonces Efraín será curada
para siempre de su retrocesión idólatra y convertida a Dios. Henry Gehman escribe:

    «Oseas presenta la inagotable misericordia de Dios, la cual no hay pecado humano
capaz de obstruir o agotar. El pensamiento principal del mensaje de Oseas es que el amor
inextinguible y fuerte de Dios por Israel no reposará satisfecho hasta que haya traído toda
Israel en armonía consigo mismo».

    Detrás del castigo, como bien señala G. Campbell Morgan, está un Dios de amor:
    «Lo más supremo en cada una de las profecías es que el Dios con Quien estos hombres
tenían intimidad era Aquel al que conocían como Dios de tierno amor, infinita compasión.
Estaba airado porque ama, actuando en esta ira en base a Su amor, y llevando a cabo el
juicio para alcanzar el propósito de Su corazón. Éste es el latido del corazón de Dios que
palpita a través de estos pasajes».

                                     BOSQUEJO
    I. EL RECHAZO DE ISRAEL REPRESENTADO POR LOS NOMBRES DE LOS
TRES HIJOS DE OSEAS (1:1–9)
   II. PROMESA DE LA RESTAURACIÓN DE ISRAEL (1:10–2:1)
  III. ADVERTENCIA DE DIOS CONTRA LA INFIDELIDAD DE ISRAEL, Y SU
JUICIO AMENAZADO (2:2–13)
  IV. PREDICCIÓN DE BENDICIÓN FUTURA PARA ISRAEL (2:14–23)
   V. LA REDENCIÓN DE LA MUJER DE OSEAS —UNA FIGURA DEL
RETORNO FINAL DE ISRAEL A JEHOVÁ (Cap. 3)
  VI. CONTROVERSIA DE DIOS CON SU PUEBLO (Caps. 4–10)
      A. Los Pecados del Pueblo (4:1–6)
      B. Los Pecados de los Sacerdotes (4:7–11)
      C. La Idolatría del Pueblo (4:12–14)
      D. Apelación Especial a Judá (4:15–19)
      E. La Mala Conducta de los Sacerdotes, el Pueblo y la Casa Real (5:1–7)
      F. Los Juicios Prometidos a Israel y Judá, y la Intención de Dios de Esperar su
Arrepentimiento (5:8–15)
      G. Llamado a Israel a Arrepentirse (6:1–3)
      H. La Pecaminosidad de Israel y Judá (6:4–11)
       I. La Impiedad de Israel Desvelada (Cap. 7)
       J. Aviso a Prepararse para la Invasión Extranjera a Causa de la Idolatría y Alianzas
Extranjeras (Cap. 8)
      K. Predicción de la Cautividad de Israel como Resultado de su Iniquidad (9:1–
10:15)
 VII. EN SU IRA, DIOS RECUERDA LA MISERICORDIA (Caps. 11–13)
VIII. DIOS APREMIA A ISRAEL PARA QUE SE ARREPIENTA Y DISFRUTE SU
BENDICIÓN (Cap. 14)
                                    Comentario
I. EL RECHAZO DE ISRAEL REPRESENTADO POR LOS
NOMBRES DE LOS TRES HIJOS DE OSEAS (1:1–9)
    1:1–5 JEHOVÁ ordenó al profeta Oseas hijo de Beeri casarse con una mujer infiel (ver,
en Introducción, «Lugar Único en el Canon», para una discusión de la cuestión ética
implicada en tal matrimonio). Él se casó con Gomer hija de Diblaim.
    El nombre de su primer hijo fue Jezreel (Dios esparcirá), como indicación de lo que el
Señor estaba a punto de hacer a la nación de Israel. El ejército asirio quebraría el poder de
Israel en el valle de Jezreel.
    1:6–7 El segundo, una hija, recibió el nombre de Lo-Ruhama (No compadecida). Esto
significaba que Israel ya no sería compadecida, sino que iría cautiva, mientras que Judá
sería librada de los asaltos de los asirios.
    1:8–9 El nombre del tercero fue Lo-Ammi (No pueblo mío). Dios ya no reconocía a
Israel como propiedad Suya. Algunos creen también que el profeta dudaba de si éste era
hijo suyo o no.


II. PROMESA DE LA RESTAURACIÓN DE ISRAEL (1:10–
2:1)
    1:10–11 Pero este juicio sobre Israel era sólo temporal. Dios volvería a reunir a Israel y
Judá reconociéndoles como Suyos otra vez. Esto tendrá lugar en la Segunda Venida de
Cristo.
    Según el contexto, la última parte del capítulo 10 se aplica claramente a Israel, pero en
Romanos 9:26 Pablo cita estas palabras y las aplica al llamamiento de los gentiles, lo cual
ilustra la verdad de que cuando el Espíritu Santo cita versículos del Antiguo Testamento en
el Nuevo, Él es ley para sí mismo.
    2:1 En el capítulo 2 se le dice a Oseas que hable al remanente fiel de la nación. Se
refiere a estos hermanos como Ammi (pueblo mío) y Ruhama (compadecida).


III. ADVERTENCIA DE DIOS CONTRA LA INFIDELIDAD
DE ISRAEL, Y SU JUICIO AMENAZADO (2:2–13)
    2:2–3 El remanente fiel debe contender con la multitud de la nación de Israel para que
abandone la idolatría y sus fornicaciones, o Dios la desnudará y traerá sequía sobre ella.
    2:4–5 Los hijos de la nación pecaminosa tampoco serán compadecidos porque son
hijos de prostitución, y su madre fue tras dioses falsos y reconoció a estos ídolos como
los que le proveían de comida, vestido y comodidades.
    2:6–7 Dios pondrá todo tipo de barricadas y obstáculos en su camino, y le quitará sus
ídolos hasta que ella decida volver a Él (su primer marido).
    2:8 No reconoció que Dios era quien suplía sus necesidades y le colmaba de riquezas,
incluso el oro y la plata que ella utilizó para hacer un ídolo de Baal.
    2:9–10 Por eso Dios le quitará el alimento y el vestido, y descubrirá su locura.
    2:11–13 Serán canceladas sus fiestas religiosas y su gozo, y sus vides e higueras serán
destruidas (ella consideraba que éstas eran el salario que le pagaban sus ídolos amantes), y
será castigada por todos los días que sirvió a Baal.


IV. PREDICCIÓN                   DE       BENDICIÓN               FUTURA            PARA
ISRAEL (2:14–23)
     2:14–17 Después de esto, Él restaurará a Israel y hablará a su corazón. Dios le dará sus
viñas y ella cantará… como en el día de su subida de la tierra de Egipto. Entonces ella
le llamará Ishi (Mi marido), y no Baali (Mi señor). El pueblo será purificado del culto a
Baal, hasta el punto de olvidar los nombres de los baales.
     2:18–20 La nación morará en seguridad y paz por el pacto que Dios hará con las
bestias del campo y otros animales, haciendo que todos los animales salvajes sean
inofensivos. También terminará la guerra. Israel estará desposada con JEHOVÁ para
siempre, bajo términos de justicia, juicio, benignidad y misericordia, ligada por la
fidelidad de Dios.
    2:21–23 En aquel tiempo Jezreel (Israel), ya no significará esparcida, sino sembrada.
El pueblo estará sembrado en su propia tierra; el cielo y la tierra se unirán para bendecirles
y hacerles fructíferos. Williams explica muy útilmente este pasaje de la siguiente manera:

     «Jezreel (Israel), sembrada por Dios en la tierra (v. 23), clamará al trigo, al vino y al
aceite para que suplan sus necesidades; éstos clamarán a la tierra para que les fructifique; la
tierra clamará a los cielos pidiendo la lluvia tan necesitada para poder producir fruto; y los
cielos clamarán a JEHOVÁ para que les llene del agua requerida, y Él no clamará a nadie
más, ¡pues Él es el Principio y la Gran Causa! En respuesta a la súplica Él llenará los cielos
de lluvia, éstos la derramarán sobre la tierra, la cual como resultado producirá trigo, vino y
aceite, Israel tendrá amplia provisión, y los cielos y la tierra se unirán en lazos de amor.
Entonces Dios se compadecerá de Israel, la reconocerá como pueblo Suyo, e Israel le
reconocerá como su Dios».

V. LA REDENCIÓN DE LA MUJER DE OSEAS —UNA
FIGURA DEL RETORNO FINAL DE ISRAEL A JEHOVÁ
(Cap. 3)
    3:1–3 Entonces JEHOVÁ le dijo a Oseas que fuese al mercado público y comprase de
nuevo a su mujer infiel. El precio, quince siclos de plata y un homer y medio de cebada,
era el de esclava. Durante muchos días después de esto, no habría relaciones
matrimoniales; más tarde ella sería restaurada por completo a su estado matrimonial. Esto
refleja el pasado, presente y futuro de la nación de Israel. Infiel a JEHOVÁ, fue tras otros
amantes (ídolos). Pero Dios la volvió a tomar.
    3:4–5 Su condición presente la vemos en el versículo 4: sin rey, sin príncipe (o familia
real), sin sacrificio (es decir, que los sacrificios levíticos se han suspendido), sin estatua
(ídolo), sin efod (símbolo del sacerdocio levítico), y sin terafines (dioses domésticos). El
futuro de Israel es revelado en el versículo 5: volverá a JEHOVÁ y le amará y temerá en
fidelidad.


VI. CONTROVERSIA DE DIOS CON SU PUEBLO (Caps. 4–
10)

A.    Los Pecados del Pueblo (4:1–6)
    4:1–3 Dios contiende con Israel por ser infiel, inmisericorde, irreligioso, por perjurar,
mentir, matar, hurtar, adulterar y por sus homicidios. En el versículo 2 quedan
resumidos cinco de los Diez Mandamientos. El haber violado estos mandamientos era la
razón de la condición de la tierra. Hasta los animales morirían en el juicio venidero.
    4:4–6 Se culpa tanto al sacerdote como al profeta por su falta voluntaria de
conocimiento. El pueblo de Dios fue destruido porque le faltó conocimiento; habían
olvidado la ley de su Dios.

B.   Los Pecados de los Sacerdotes (4:7–11)
    Cuanto más pecaba el pueblo, más sacrificios por el pecado recibían avariciosamente
los sacerdotes. Por eso tanto el pueblo como el sacerdote eran igualmente corruptos. Su
castigo consistiría en esclavitud a la fornicación, vino y mosto, entregándose a ello pero
sin llegar a satisfacerse nunca.

C.   La Idolatría del Pueblo (4:12–14)
   A continuación se describe la idolatría del pueblo. Consultaban a los ídolos de madera.
Adoraban en las cimas de los montes, a la sombra de los árboles. Los hombres ponían el
ejemplo, y las mujeres lo seguían.

D.   Apelación Especial a Judá (4:15–19)
    Se le advierte a Judá para que no siga el ejemplo impío de Israel. Israel es tozudo,
rehusando apartarse de sus ídolos y amando más la vergüenza que la gloria. BAS traduce el
versículo 16 de la siguiente manera: «Puesto que Israel es terco como novilla indómita, ¿los
pastoreará ahora el Señor como a un cordero en campo espacioso?».

E.   La Mala Conducta de los Sacerdotes, el Pueblo y la Casa Real (5:1–
7)
    Los sacerdotes, el pueblo y el rey, son todos culpables de idolatría e Israel se ha
contaminado. Efraín se ha prostituido. Tanto Israel como Judá serán castigados por su
culpa, porque contra JEHOVÁ prevaricaron; llevarán sus ovejas y vacas para ofrecérselas
a JEHOVÁ, pero no le hallarán.

F. Los Juicios Prometidos a Israel y Judá, y la Intención de Dios de
Esperar su Arrepentimiento (5:8–15)
    5:8–12 El trasfondo histórico de esta sección se encuentra en 2 Reyes 16. Israel
(Efraín) y Siria habían invadido Judá. Con la ayuda de Asiria, Judá había contraatacado y
capturado el territorio. Se les avisa a tres ciudades de Benjamín para que se preparen para
el castigo con estas palabras: «Tocad bocina en Gabaa, trompeta en Ramá; sonad alarma
en Bet-avén (v. 8) Dios será… como polilla a Efraín y como carcoma a la casa de Judá».
    5:13–15 Cuando Efraín vio su enfermedad buscó ayuda en Asiria. Pero Asiria no le
curó porque Judá le había pagado (siendo utilizado por Dios) para que pelease en contra
suyo. Dios decidió volver a Su lugar y esperar a que Israel y Judá confiesen su pecado y
busquen Su rostro.

G.    Llamado a Israel para Arrepentirse (6:1–3)
    Los versículos 1–3 son la respuesta de Israel a la llamada que Dios les hace para que se
arrepientan (5:15). Al principio parece genuina y de corazón, pero al examinarlo más
detenidamente, vemos que no confiesan ningún pecado específico. El arrepentimiento es
superficial e insincero. Esto es evidente por la protesta continua de Dios con la nación en el
resto del capítulo. No hay verdadero arrepentimiento hasta el último capítulo. Es entonces
cuando la nación repudia su idolatría y reconoce cuánto necesita la gracia de Dios.
    Puede que el versículo 2 haga alusión a la resurrección de Cristo, que tuvo lugar
después de dos días y en el tercer día. Si es así, la resurrección de Cristo arroja sus
sombras sobre la restauración nacional de Israel. O puede que la referencia sea a los tres
últimos «días» del periodo de la Tribulación. El arrepentimiento y duelo de Israel se
extienden los dos primeros días. Entonces la nación renace en el tercer día y aparece el
Mesías.

H.    La Pecaminosidad de Israel y Judá (6:4–11)
    6:4–6 Israel y Judá han sido infieles, y por lo tanto Dios les ha condenado por medio
de los profetas; Él deseaba amor, más que sacrificio, y que le conociesen, más que
holocaustos.
    6:7–11 «Mas ellos, cual Adán, traspasaron el pacto». La impiedad de Israel es
representada en los versículos 7–10 como una ciudad de hacedores de iniquidad,
ladrones, y compañía de sacerdotes asesinos. También para Judá está preparada una
siega de sufrimiento (v. 11) antes de que Dios restaure la fortuna de Su pueblo (Algunos
piensan que la siega a la que aquí se refiere es de bendición, no de juicio).

I.   La Impiedad de Israel Desvelada (Cap. 7)
    7:1–7 La corrupción de Efraín era enorme, incluyendo engaño, robo, mentiras, malas
obras, adulterio y borracheras. El pueblo y los príncipes estaban encendidos en pasiones
de lujuria.
    7:8–10 Se habían mezclado con extranjeros, echando a perder su sustancia, y además,
no querían escuchar la reprensión. La metáfora de Efraín siendo como una torta no
volteada sugiere falta de equilibrio. Por un lado la torta está demasiado hecha y quemada;
por el otro lado está blanda y cruda. Resumiendo, Efraín está totalmente echado a perder.
    7:11–12 Efraín emprendió el vuelo como una paloma incauta… a Egipto y a Asiria
buscando socorro, pero Dios cazaría a la paloma en Su red y castigaría al pueblo.
    7:13–14 Ellos se apartaron de JEHOVÁ y no mostraron arrepentimiento genuino.
Clamaron a Dios con su voz pero no con su corazón. No eran los débiles sollozos del
arrepentimiento, sino como los aullidos dolorosos de un animal herido.
    7:15–16 El Señor les había enseñado como ganar las victorias mediante la disciplina y
la fortaleza (BAS); pero ellos confiaron en los ídolos, por lo cual se encontrarían con
derrota y escarnio.

J. Aviso a Prepararse para la Invasión Extranjera a Causa de la
Idolatría y Alianzas Extranjeras (Cap. 8)
    8:1–3 El invasor asirio es comparado a un águila o buitre, cerniéndose sobre Israel. El
pueblo había quebrantado la ley, por lo que su condena se aproximaba. Aunque profesaban
conocer a Dios, lo que habían hecho era desdeñarle.
    8:4–6 La división del reino entre Israel y Judá produjo reyes no aprobados por Él. La
idolatría de ellos hacía que ardiese el enojo de Dios. Dios pregunta: «¿Hasta cuándo serán
incapaces de lograr la purificación?» (BAS) O, en términos modernos: «¿Cuándo van a
aprender?».
    8:7–10 Fracasarían las cosechas de trigo, y la nación sería esparcida entre las naciones.
Dios castigaría a Efraín por haber acudido a Asiria y sus aliados entre las naciones en busca
de ayuda. Es expresado poéticamente con: «serán afligidos un poco» (o «comenzarán a
debilitarse», BAS).
    8:11–14 La idolatría de Israel y la confianza de Judá en múltiples ciudades
fortificadas traerían tanto el sufrimiento como la destrucción.

K. Predicción de la Cautividad de Israel como Resultado de su
Iniquidad (9:1–10:15)
    9:1–2 Israel no debe alegrarse. Sus ídolos no le darán las ricas cosechas que esperaba.
La idolatría es adulterio espiritual.
    Francis Shaeffer explica:

   «Observemos la forma de expresión que usa Dios. Una mujer está cosechando, y hay
una libertad en medio de la siega. Ella acepta un regalo de dinero de algún hombre para
dormir con él en la era de trigo a mitad de la cosecha. Eso es lo que había llegado a hacer el
pueblo de Dios. La esposa del Dios vivo es esto en su apostasía».

    9:3–4 A causa de su adulterio, el pueblo iría a la cautividad; no a Egipto literalmente,
sino a la cautividad a Asiria, la cual sería semejante a la esclavitud en Egipto. Su culto era
una mezcla de idolatría con el culto a JEHOVÁ, no agradándole ni a Él ni a sí mismos.
    9:5–9 No estarían en la tierra para observar las fiestas señaladas, sino que irían al
cautiverio. Las moradas de Efraín serían pobladas de ortigas y espinos en lugar del
pueblo. El exilio se aproximaba, al igual que la condena de todo falso profeta.
    9:10–17 Al principio Israel había sido fruto muy prometedor, como la fruta temprana
de la higuera, pero cayó en terrible idolatría, por lo que es destinada a la esterilidad y a
perder sus hijos. La expresión: «hasta que no quede hombre alguno» (BAS), debe
entenderse relativamente, no absolutamente (ver v. 17c). La población masculina sería
drásticamente reducida. Por haber cambiado su gloria en cosas abominables, esta frase fue
pronunciada sobre Efraín: «¡No habrá nacimientos, ni embarazos, ni concepciones!»
    10:1–2 Israel, que había sido antes una viña frondosa, ahora está vacía por haber usado
su prosperidad para aumentar la idolatría. Dios les acusa de tener doblez de corazón,
declarándoles culpables de tener el corazón dividido.
    10:3–4 El pueblo negó toda necesidad de Dios y de rey. Aquí vemos hasta qué punto
había caído la nación de Israel. Originalmente en el monte Sinaí se habían comprometido
con el gobierno de Dios a través de Moisés y Aarón. Tras esto siguió una apostasía larga,
continua y degradante, llevándoles finalmente a un punto en el que no aceptaban sobre ellos
ni el gobierno de un rey. La progresión de su declive espiritual queda reflejada en las
formas sucesivas de gobierno contra las que se rebelaron: (1) Dios (teocracia); (2) Moisés
(profeta y dador de la ley); (3) Josué (general espiritual/militar); (4) jueces (gobierno
judicial); (5) reyes (monarquía); sin rey (anarquía —sin gobierno). Hicieron pactos con
juramentos vanos; por consiguiente, el juicio cubriría la tierra como ajenjo venenoso
    10:5–8 El becerro de oro de Bet-avén (Betel) sería capturado y llevado por los asirios.
En lugar de amar a su Dios, que tantas veces les había salvado, las palabras que siguen
sugieren con cierto sarcasmo divino que Israel estaba enamorado del becerro de oro: «Por
el becerro… se lamentará el pueblo, y sus sacerdotes… harán duelo a causa de él, porque
de él se ha alejado su gloria» (BAS). ¡No es de extrañar que Dios estuviese a punto de
castigarles! El rey de Samaria perecería, los lugares altos idólatras serían destruidos, y los
hombres clamarían a los montes y los collados que cayeran sobre ellos.
     10:9–10 En Gabaa las tribus se unieron para castigar a la tribu de Benjamín por su
pecado (Jue. 20). Pero desde entonces la historia de Israel había sido de pecado. Ahora Dios
usaría a las naciones para castigar a un pueblo unido en el pecado.
     10:11 En el pasado Efraín fue una novilla domada, reservada para la ligera labor de
trillar, pero ahora llevaría el yugo de la cautividad, y Judá también serían expuesta a arduo
trabajo.
     10:12–15 Su única esperanza de escape radicaba en arrepentirse y en buscar a JEHOVÁ.
Pero Israel debía segar el fruto de su pecaminosa dependencia en carros y soldados. La
tierra se sumergiría en guerra, todas sus fortalezas serían destruidas, Samaria sería
también destruida, y el rey muerto. Salmán (v. 14) es Salmanasar III, aunque algunos
piensan que el nombre se refiere a un rey de Moab llamado Salamanu.


VII. EN SU IRA, DIOS RECUERDA LA MISERICORDIA
(Caps. 11–13)
   Nos será de ayuda distinguir quiénes son los que hablan en los siguiente cuatro
capítulos, viendo si se trata del Señor o de Oseas.
El Señor:            11:1–12:1
Oseas:               12:2–6
El Señor:            12:7–11
Oseas:               12:12–13:1
El Señor:            13:2–14
Oseas:               13:15–14:3
El Señor:            14:4–8

    11:1–4 Dios llamó a Israel… de Egipto en amor (Éx. 12). (Este versículo también es
aplicado al Señor Jesús en Mt. 2:15). Cuanto más llamaba Él, tanto más se alejaban ellos
tras los ídolos. Trató con ternura y con cariño a Efraín, pero éste no conoció que el Señor
le cuidaba.
    11:5–8 Por haber abandonado a Dios, Él no mandaría a Su pueblo a Egipto, sino que le
desterraría a Asiria. El corazón de Dios se conmovía ante el pensamiento de desolar a
Israel como había desolado a las ciudades de la llanura, Adma y Zeboim.
    11:9–12 Estos versículos son futuros. Dios ha planeado restaurar y bendecir a Su
pueblo, y no volverá a destruir a Efraín. En la Biblia hebrea el versículo 12 es el primero
del capítulo 12. Puede significar, como en otras versiones, que mientras que Efraín estaba
colmado de mentira y engaño, Judá aún confiaba en el Señor durante el tiempo de Oseas.
O puede significar, como en la BAS, que Judá se asemejaba a Israel en su insumisión.
    12:1–2 Efraín se alimentaba de viento en el sentido de que su supervivencia dependía
de sus pactos con los asirios y Egipto. Dios tiene una controversia con Judá, y aunque el
pecado de Efraín era mayor, Él también va a castigar a Jacob.
    12:3 Aquí se nos presenta al patriarca Jacob. Aunque en otros lugares se le ve en
algunos aspectos desfavorables, aquí sobresale como ejemplo de uno que ganó victorias por
volverse a Dios.
    12:4–6 El ángel del v. 4 es identificado como JEHOVÁ Dios de los ejércitos y JEHOVÁ
en el versículo 5. Es el mismo ángel de Jehová que se apareció a Agar (Gn. 16:7–11); a
Abraham (Gn. 18:1–33; 22:11, 15–16); y a Jacob (Gn. 31:11–13; 48:16). Ver también
Éxodo 3:2, 6–15 y Números 22:22–35. Lo que generalmente creemos los evangélicos es
que éste es la Segunda Persona de la Trinidad en apariencia preencarnada. Se le amonesta a
Efraín para que imite a Jacob dependiendo en la fuerza de Dios en lugar de hacerlo en la
suya propia (ver Gn. 32:28).
    12:7–8 Pero Efraín es un mercader cananeo (BAS) astuto, estafador, lleno de jactancia
y confianza en sí mismo, y que piensa que no le van a descubrir.
    12:9 JEHOVÁ le recuerda que toda su prosperidad se la debe a Aquel que le sacó de
Egipto. Si tan sólo obedeciese, Dios aún le haría morar en tiendas, como en los días de la
fiesta (de los tabernáculos).
    12:10–12 JEHOVÁ había hablado repetidamente a través de los profetas, pero en vano.
Galaad y Gilgal, las dos partes del reino del norte, separadas por el Jordán, serán
convertidas en nada a causa de su idolatría. El antecesor de la nación, Jacob, fue un
fugitivo en Aram (Siria, VM) y un humilde pastor en Mesopotamia.
    12:13 Pero Dios, misericordiosamente, sacó a sus descendientes de la servidumbre de
Egipto por medio de Moisés el profeta.
    12:14 Sin tener esto en cuenta, Efraín ha provocado a Dios con amarguras por su
idolatría, y ha traído sobre sí la culpa de la sangre que ha derramado. Dios volverá a traer
su vergüenza y oprobio.
    13:1 Antes de que Efraín comenzase su carrera loca de idolatría, fue exaltado en Israel
cuando… hablaba, pero cuando se volvió a adorar a Baal, murió.
    13:2–3 Ahora el pueblo está cada vez más sumido en la idolatría, diciéndoles a los
hombres que besen los becerros. Por causa de esto serán tan pasajeros como la niebla de
la mañana y como el rocío de la madrugada. Serán arrojados como el tamo de la era y
como el humo que sale de la chimenea.
    13:4–8 Fue JEHOVÁ quien les salvó de Egipto y les hizo provisión en el desierto. Pero
ellos se olvidaron de Él y se volvieron a los ídolos. Ahora Dios se echará sobre ellos
como… fiera del campo.
    13:9–13 Cuando el Señor haga esto, ¿quién les guardará? El pecado de Efraín estaba
atado y guardado para el día del juicio. Los dolores de parto le vendrán, pero él se detendrá
al punto mismo de nacer, lo cual significa que Efraín no se arrepintió a pesar de los
juicios de Dios.
    13:14 La RSV traduce la primera parte de este versículo en forma interrogativa: «¿De la
mano del Seol los redimiré? ¿Los libraré de la muerte?» La respuesta implícita es: «No».
En lugar de lo cual llamará a las plagas de la muerte y a la destrucción del sepulcro (Seol)
[VM], porque la compasión será escondida de Su vista. Este versículo es citado en 1
Corintios 15:55 en un sentido diferente.
    13:15–16 Es entonces que se predice la terrible destrucción que llevarán a cabo los
crueles asirios («el solano») en Israel y Samaria.


VIII. DIOS APREMIA A ISRAEL PARA QUE                                                SE
ARREPIENTA Y DISFRUTE SU BENDICIÓN (Cap. 14)
    14:1–3 Israel es llamado al arrepentimiento, e incluso se le dan las palabras de
confesión que ha de usar en un día futuro. Los pecados que se mencionan son el haberse
apoyado en el asirio, haber confiado en los caballos de Egipto y la idolatría. Reconocen
que Dios es su única esperanza.
    14:4–7 Valiéndose de poesía verdaderamente exquisita, el Señor usa figuras de la
naturaleza para prometer sanidad, amor, refrigerio, atractivo, avivamiento y crecimiento.
    14:8 En el versículo 8 sigue hablando el Señor. Él quiere que los ídolos de Su pueblo
sean algo perteneciente al pasado. Les recuerda que Él es su Protector y Proveedor.
    14:9 El profeta Oseas acaba su profecía enfatizando que la sabiduría y la prudencia
consisten en obedecer los caminos de JEHOVÁ.

Bibliografía
Feinberg, Charles Lee. The Minor Prophets. Chicago: Moody Press, 1976.
Keil, C. F. «Hosea». En Commentary on the Old Testament. Vol. 25. Grand Rapids: Wm.
B. Eerdmans Publishing Co., 1971.
Kelly, William. Lectures Introductory to the Study of the Minor Prophets. London: C. A.
Hammond Trust Bible Depot, n.d.
Kidner Derek. Love to the Loveless: The Message of Hosea. The Bible Speaks Today.
Downers Grove, IL. InterVarsity Press, 1981.
Logsdon, S. Franklin. Hosea: People Who Forgot God. Chicago: Moody Press, 1959.
Morgan, G. Campbell. The Heart and Holiness of God. Old Tappan, NJ: Fleming H.
Revell, 1967.
——— The Minor Prophets. Old Tappan, NJ: Fleming H. Revell Company, 1960.
Pfeiffer, Charles F. «Hosea». En The Wycliffe Bible Commentary. Chicago: Moody Press,
1962.
Stevenson, Herbert F. Three Prophetic Voices. Studies in Joel, Amos and Hosea. Old
Tappan, NJ: Fleming H. Revell, 1971.
Tatford, Frederick A. The Minor Prophets, Vol. 1. Reimpresión (3 vols.). Minneapolis:
Klock & Klock Christian Publishers, 1982.
Henry, M. Comentario Matthew Henry. Vol. 7 —Proféticos 2. CLIE, Terrassa.
Morgan, G. Campbell. Profetas menores. CLIE, Terrassa.
Morris, Carlos A. Mensajes mayores de los profetas menores. CLIE, Terrassa.
Wyse, M. Oseas y la esposa infiel. CLIE, Terrassa.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:30
posted:1/20/2013
language:
pages:22