El vinculo transatlantico by EscuelaDiplomatica

VIEWS: 69 PAGES: 18

									 Fundamentos del 
vínculo transatlántico


                             Autor: M. A. Díaz Ariza


          1   © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN
Índice:


      1. Introducción                                                                         3


      2. Análisis del vínculo transatlántico                                                  4
             2.1    Nacimiento del vínculo transatlántico                                     4
             2.2    El vínculo transatlántico durante la guerra fría (I): La crisis de Suez   6
             2.3    El vínculo transatlántico durante la guerra fría (II):
                    La cuestión nuclear y el gasto                                            7
             2.4    El vínculo transatlántico durante la guerra fría (I):
                    Crisis franco­americana y discrepancias sobre la integración europea      8
             2.5    El fin de la Guerra Fría                                                  9
             2.6    La crisis de los Balcanes                                                 10
             2.7    Los ataques del 11 de Septiembre y la “war on terror”                     12
             2.8    La guerra de Irak                                                         13
             2.9    Reparación del vínculo transatlántico                                     14
             2.10   La crisis económica y la primavera árabe                                  15


      3. Conclusiones                                                                         16


      4. Bibliografía                                                                         17


      5. Recursos web                                                                         17




                                                 2       © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN
                                  Fundamentos    el vínculo transatlántico
                                              d                           




1.      Introducción:


Este   breve   ensayo   trata   de   ofrecer   una   panorámica   del   vínculo   transatlántico,   así   como   de   la 
evolución que ha sufrido en los últimos tiempos, y, en definitiva, de las crisis y fisuras que han 
surgido o afectado a esta trama de relaciones que configuran la esencia del bloque Occidental.


El vínculo entre las dos costas del Atlántico ha sido esencial en el desarrollo de la historia reciente, 
tanto antes  de  la  caída  del  telón  de  acero, donde  fue  vital  para  la  supervivencia  de  la  Europa 
Occidental ante el ímpetu soviético, como después, ya que actuó como “profiláctico” internacional 
para la protección y crecimiento de la Unión Europea.


Esta panorámica se estructura mediante un conjunto de secciones que se han seleccionado con el 
objetivo   de   tocar   todos   los   temas   que   son   necesarios   para   comprender   qué   es   el   vínculo 
transatlántico en sus dimensiones fundamentales: la perspectiva histórica, el estado actual de las 
relaciones  transatlánticas, sus  miembros  y aspiraciones, y, si se encuentra a nuestro alcance, el 
futuro cercano de esta interacción entre las naciones occidentales.


El enfoque que se utiliza para abordar la cuestión discutida,  derivado de varios  documentos  que 
proporcionan la perspectiva norteamericana y europea de las últimas crisis atlánticas se lleva a cabo 
mediante  una sólida indagación  de la  evolución del  vínculo  transatlántico, sin la  que resultaría 
difícil comprender el estado de las relaciones euro­americanas en la actualidad.


En definitiva, se pretende ofrecer una mirada sobre el vínculo transatlántico a través de las crisis 
coyunturales y estructurales que han sucedido desde su creación, para lo cual nos remitiremos al 
tiempo de su fundación. Después se irá avanzando a través de las crisis hasta que seamos capaces de 
establecer claramente cual es el estado actual de las relaciones transatlánticas y como han llegado a 
ser de esta manera.




                                                           3        © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN
2.      Análisis del vínculo transatlántico:


        2.1      Nacimiento del vínculo transatlántico:


El vínculo transatlántico, tal como lo comprendemos en la actualidad ­la alianza entre la Unión 
Europea y Estados Unidos de América y Canadá, expresada institucionalmente a través de la OTAN 
y el Tratado de Washington­ tiene su origen en la posguerra de finales de la década de los 40 del 
siglo pasado, cuando las potencias europeas clásicas se encontraban en pleno declive, y surgían las 
nuevas superpotencias que dictarían el devenir de los acontecimientos durante la Guerra Fría: los 
Estados Unidos de América y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.


Para comprender la dimensión histórica del vínculo transatlántico, es necesario retrotraerse hasta la 
victoria   Aliada   en   la   Segunda   Guerra   Mundial.   En   un   principio,   el   presidente   Roosevelt   fue 
partidario de colaborar con los soviéticos para aislar, debilitar y ejercer el control sobre una Europa 
arrasada y sus moribundos imperios coloniales. Sin embargo, con la llegada del presidente Truman 
a   escena,   se   produjo   una   clara   disminución   de   la   colaboración   entre   ambas   potencias,   que   se 
distanciarían definitivamente en la conferencia de Potsdam.


Además de esta ruptura, las naciones europeas estaban temerosas del expansionismo soviético hacia 
Occidente, por lo que apelaban al liderazgo estadounidense para poder mantener una posición de 
fuerza frente a Stalin.


En Berlín ­la Europa central­, la URSS percibía la oposición a sus intereses expansionistas, por lo 
que concentraba sus esfuerzos sobre unos vectores de proyección de influencia que partían  desde 
Hungría, Rumanía y Bulgaria, y apuntaban hacia Grecia – en guerra civil ­ y Turquía, en la zona 
suroriental del teatro europeo. Si Grecia caía en la órbita del socialismo, Turquía sería imposible de 
mantener en el bloque Occidental, con lo que la URSS ganaría salidas directas al Mediterráneo.  


En estas circunstancias, Truman prescribió una serie de movimientos de contención para prevenir la 
expansión soviética mediante la ayuda económica y militar. En el caso de Grecia los Estados Unidos 
concedieron ayuda militar y económica por valor de 338 millones de dólares, mientras que en el 




                                                          4         © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN
caso   de   Turquía,   se   aprobó   ayuda   por   valor   de   100   millones   de   dólares   y   se   enviaron   dos 
portaaviones de apoyo al Mediterráneo.



Sin   embargo,   la   oposición   real   en   la   Europa   central   y   occidental   no   era   demasiado   sólida,   se 
sostenía sobre un conjunto de naciones empobrecidas e inestables en las que la Unión Soviética 
podía influir sobre la sociedad a través de la propaganda desplegada por la Tercera Internacional.


Para   contrarrestar   la   amenaza   comunista   que   se   cernía   sobre   Europa,   el   secretario   de   estado 
norteamericano – y general – Marshall lanzó el Programa de Recuperación Europea en junio de 
1947 para estabilizar el continente y permitir la proliferación de democracias de corte liberal. Esta 
ayuda debía ser gestionada mediante organismos europeos, por lo que se considera la semilla de la 
futura integración europea.


El plan de estabilización auspició además la firma de un tratado de defensa mutua en Europa, el 
Pacto de Bruselas, que agrupaba en un primer momento a Francia, Gran Bretaña, Bélgica, Holanda 
y Luxemburgo. Aún así, la falta de medios efectivos de estas naciones para oponerse al avance 
soviético forzó a Europa a considerar la posibilidad de recurrir a los Estados Unidos de América. 
Esta posibilidad se materializó el 4 de abril de 1949 con la firma del Tratado de Washington por 
Francia,   Gran   Bretaña,   Bélgica,   Holanda,   Luxemburgo,   Dinamarca,   Islandia,   Italia,   Noruega, 
Portugal, Canadá y Estados Unidos.


El Pacto de Washington supuso la vinculación definitiva de los Estados Unidos de América con la 
defensa   de   la   Europa   Occidental.   Supuso,   además   la   posibilidad   para   los   Estados   Unidos   de 
participar   en   los   asuntos   europeos,   además   de   ofrecer   el   paraguas   defensivo   necesario   para   la 
recuperación económica en Europa.


El 20 de diciembre de 1950, las naciones firmantes del tratado de Bruselas se decidieron a integrar 
sus estructuras militares en el seno de la Alianza Atlántica, dando nacimiento así a la Organización 
del Tratado del Atlántico Norte.




                                                            5         © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN
        2.2      El vínculo transatlántico durante la guerra fría (I): La crisis de Suez


En julio de 1952, el rey Faruk de Egipto fue derrocado por Gamal Abdel Nasser, que implantó una 
república nacionalista con influencias socialistas. Este líder se erigiría más tarde como cabeza del 
movimiento panárabe para luchar contra el colonialismo y el establecimiento del estado de Israel en 
Oriente Próximo.


Cuando Nasser reconoció a la China comunista de Mao como reacción a la venta de armamentos a 
Israel, los Estados Unidos y el Reino Unido retiraron la financiación de la construcción de la presa 
de Assuán, como método de presión para mantenerle alejado de la influencia soviética. Cinco días 
más tarde, Egipto anunció la nacionalización del canal de Suez para financiar la presa.


Para evitar el triunfo de Nasser y las previsibles repercusiones sobre el nacionalismo  árabe, que 
supondrían   una   amenaza   para   los   intereses   de   Francia,   Reino   Unido   e   Israel,   estos   tres   países 
diseñaron un plan secreto según el cual Israel invadiría el Sinaí para hacerse con el control del 
canal, momento en el que Francia y Reino Unido darían un ultimátum a los beligerantes e invadirían 
Egipto para ocupar militarmente el canal.




                                                           6         © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN
El 29 de octubre de 1956, Israel invadió Egipto para “salvaguardar” la libre navegación del canal. 
Más tarde, las tropas franco­británicas entraron en acción, encontrando una fuerte resistencia que 
paralizó la marcha de los planes trazados.


Los Estados Unidos, que temían un fracaso de la operación, consiguieron en Naciones Unidas una 
serie de resoluciones que exigían el cese de hostilidades y la retirada de las tropas invasoras. La 
URSS votó a favor y amenazó con utilizar armas termonucleares si las tropas franco­británicas no 
abandonaban Egipto.


La crisis demostró la divergencia de intereses entre los aliados transatlánticos, con la creación de 
una fractura que daba a entender que la Alianza sólo era una herramienta de la política exterior 
norteamericana, en la que los socios europeos eran meros títeres. Además quedaba patente que la 
parte europea de la Alianza era incapaz de actuar militarmente sin la colaboración estadounidense.


         2.3     El vínculo transatlántico durante la guerra fría (II): La cuestión nuclear y el gasto


En 1957 terminó el monopolio nuclear norteamericano con el éxito en el lanzamiento del primer 
Misil   Balístico   Intercontinental   (ICBM)   por   la   URSS,   que   junto   con   su   capacidad   nuclear, 
estableció la paridad entre ambas potencias. 


Hasta ese momento la Alianza basaba la seguridad europea en la capacidad de disuasión nuclear de 
un aliado lejano, pero a partir de entonces se establecía un nuevo dilema: ¿qué nación se arriesgaría 
a participar en un conflicto nuclear para defender a un tercer estado? La respuesta, según la doctrina 
del general francés Gallois fue que cada país debía poseer su propio arsenal nuclear.


Además,   con   la   aparición   de   la   doctrina   de   respuesta   flexible   de   Kennedy,   la   garantía   de   la 
implicación de los Estados Unidos en un conflicto nuclear en el escenario europeo dependería del 
número de soldados estadounidenses muertos en una operación de ataque soviética. En cualquier 
caso, la rendición incondicional de la Europa Occidental ante la Unión Soviética se convertía en una 
opción aceptable para evitar el grado de devastación de un conflicto nuclear en suelo europeo.




                                                           7         © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN
Con estas cuestiones sobre la mesa, Francia y Gran Bretaña se lanzaron a construir su propio arsenal 
nuclear, lo que generó graves tensiones con Estados Unidos, especialmente en el caso de Francia. En 
añadidura,   los   aliados   europeos   impidieron   la   implementación   de   la   estrategia   de   la   respuesta 
flexible reduciendo deliberadamente sus capacidades militares convencionales, lo que plegaba su 
capacidad de resistencia ante la fuerza convencional soviética e implicaba una rápida escalada al 
nivel nuclear en caso de conflicto.


Esta reducción de la inversión en fuerzas militares convencionales en la Europa Occidental fue otro 
foco de tensiones, pues los norteamericanos comenzaron a interpretar que los europeos no estaban 
dispuestos a pagar por su propia defensa, sino que preferían hacer gasto en programas sociales para 
desarrollar el estado del bienestar.


La consecuencia adicional a esta reducción del gasto en defensa de los socios europeos fue la de 
potenciar la hegemonía de los Estados Unidos sobre el Europa, lo que más tarde alimentaría el 
desarrollo de sentimientos antiamericanos.


        2.4      El                                                              II 
                     vínculo   transatlántico   durante   la   guerra   fría   (I   ):   Crisis   franco­americana   y  
                 discrepancias sobre la integración europea


Por una parte, Estados Unidos deseaba la construcción de una Europa federal gobernada a través de 
instituciones supranacionales controladas por un parlamento europeo, mientras que en oposición a 
esta forma de integración, Francia proponía un modelo que respetase la soberanía nacional.


Los americanos esperaban que con la implantación de su modelo conseguirían una Europa que 
compartiera sus intereses y a la que se pudiera asignar responsabilidades y cargas, incluyendo la del 
arsenal nuclear que le negaba a Francia y Reino Unido.


Para   contrarrestar   la   influencia   norteamericana   en   torno   a   la   construcción   de   Europa,   ejercida 
directa e indirectamente a través de Reino Unido, Francia inició el acercamiento a la República 
Federal de Alemania, con la que firmó un Tratado de Amistad el 22 de Enero de 1963 que todavía 
hoy se encuentra en vigor, y alrededor del cual se edifica el denominado eje franco­alemán.




                                                          8         © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN
Esta oposición de Francia al modelo norteamericano se debía al deseo de De Gaulle de construir 
una Europa independiente de la hegemonía estadounidense, que tuviese voz y política propia en el 
ámbito internacional. 


Todas   estas   tensiones   estallaron   cuando   De   Gaulle   envió   un   memorándum   al   presidente 
estadounidense Eisenhower y al primer ministro británico Macmillan el 17 de septiembre de 1958 
protestando por el dominio angloamericano de la OTAN y sugiriendo un liderazgo tripartito. El 
rechazo de la propuesta llevó a De Gaulle a construir una estructura de seguridad para Francia al 
margen de la OTAN.


        2.5      El fin de la Guerra Fría:


El final de la Guerra Fría, marcado por la disolución de la Unión Soviética, supuso el fin, o casi, de 
la amenaza que daba sentido al vínculo transatlántico, por lo que la Alianza dejaba de tener sentido: 
disolverla   parecía   el   paso   lógico   de   acuerdo   con   la   nueva   situación   a   la   que   daba   paso   la 
desintegración de la URSS. Sin embargo, a pesar de las fisuras y crisis acaecidas, la Alianza poseía 
un alto valor estratégico que mereció la pena conservar:


    •    Era una garantía de seguridad en el continente europeo.


    •    Ofrecía unidad de doctrinas y procedimientos entre los ejércitos aliados, permitiendo una 
         alta interoperabilidad.


    •    Representaba un importante estímulo para los antiguos estados del Pacto de Varsovia.


    •    Constituía el núcleo de la estructura de defensa de muchos de sus estados miembros.


La continuidad de la Alianza supuso una revisión estratégica del propósito, naturaleza y tareas 
asignadas,   para   adaptarla   a   los   nuevos   tiempos.   En   la   práctica,   esta   transformación   supuso   la 
renovación   de   la   estructura   militar   de   la   OTAN,   que   incluiría   la   desmovilización   de   tropas   – 
dividendos de la paz ­ y la modernización de la estructura de mandos con la introducción de, por 
ejemplo la “Headquarters Allied Rapid Reaction Corps” que tiene carácter de fuerza de 

                                                           9         © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN
despliegue   rápido;   supuso   la   ampliación   de   la   Alianza   hacia   el   Este   de   Europa,   tanto   con   la 
incorporación   de   antiguos   países   miembros   del   Pacto   de   Varsovia   como   con   el   inicio   de   la 
colaboración   con   antiguos   enemigos;   finalmente   también   supuso   la   ampliación   de   la   zona   de 
operaciones de la OTAN a otras partes del globo fuera del teatro europeo.


La transformación de la OTAN reflejaba las necesidades derivadas del vínculo transatlántico según 
el   nuevo   escenario   internacional   surgido   al   finalizar   la   Guerra   Fría.   Éste   estaba   caracterizado 
principalmente por la desaparición de las amenazas de seguridad en Europa que produjo un rápido 
desarme   de   las   potencias   europeas   para   obtener   los   llamados   “dividendos   de   la   paz”   y   la 
desaparición de la distribución bipolar del poder, que daba una nueva dimensión política a Europa. 


Las amenazas y riesgos de seguridad en la nueva época se diferenciaban por la incertidumbre de las 
fuentes, los medios y el momento en que aparecerían, frente al grado elevado de conocimiento que 
se alcanzó durante la Guerra Fría.


La desaparición de las amenazas “convencionales” que cohesionaban la Alianza en el pasado y las 
reticencias de los Estados Unidos para permitir el desarrollo de una política de seguridad y de las 
capacidades   militares   correlativas,   propias   de   una   Europa   capaz   de   actuar   fuera   del   marco 
transatlántico, junto con la diferente interpretación de las relaciones internacionales erosionaron 
tanto la Alianza atlántica como el proceso de construcción europeo.


         2.6     La crisis de los Balcanes:


La disolución de la Unión Soviética y la caída del bloque comunista, como hemos dicho, supuso un 
cambio   en   las   amenazas   que   produjo   una   sustancial   reducción   de   las   fuerzas   norteamericanas 
desplegadas en Europa, por una parte, y la reducción de la inversión en Defensa de las potencias 
europeas por otra.


Uno de los efectos inmediatos de la desintegración de la URSS fue la destrucción de la estabilidad 
en la zona de los Balcanes, cuyas nacionalidades se encontraban integradas en la República Federal 
Socialista de Yugoslavia a principios de los 90. Esta inestabilidad produjo graves tensiones entre las 


                                                           10        © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN
seis repúblicas constituyentes de la federación, que degeneraron en el estallido de diversas guerras 
sucesivas caracterizadas por la brutalidad de su desarrollo.




El 25 de junio de 1991 Eslovenia se independizaba de la Federación en la Guerra de los Diez Días, 
aunque   las   hostilidades   del   conflicto   de   independencia   de   Croacia   ya   habían   comenzado   con 
anterioridad. Las minorías serbias en Croacia se alinearían con el antiguo Ejército del Pueblo de 
Yugoslavia, controlado por serbios, comenzando un conflicto que se extendió hasta el año 1995. En 
el año 92 estallaría un conflicto de carácter territorial entre Serbia y Bosnia y Herzegovina.


Sin profundizar en el desarrollo de este complejo conjunto de conflictos que tenían lugar en pleno 
continente   europeo,   si   se  puede   decir   que   tuvieron   una   grave   repercusión   sobre   el   vínculo 
transatlántico ya que destaparon la incapacidad colectiva de la Europa occidental, la Unión Europea, 
para intervenir y resolver el conflicto.


La solución del conflicto vino de la mano de los Estados Unidos de América y el impulso a la 
intervención contra Serbia y los rebeldes serbo­croatas mediante la operación “Delliberate Force” 
en el año 95 y bajo el amparo de las Naciones Unidas tras la masacre del mercado de Markale.


Deliberate Force fue una campaña de bombardeos de la OTAN contra objetivos militares serbios de 
una duración de 11 días, a las que se unió una ofensiva terrestre de las tropas bosnias. Se realizaron 
un total de 3515 salidas aéreas, distribuidas de la siguiente manera:


              Nación                            Salidas totales                         Porcentaje


                                                       11        © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN
               Francia                                 284                                   8,10%
              Alemania                                  59                                   1,70%
                Italia                                  35                                   1,00%
              Holanda                                   198                                  5,60%
               España                                   120                                  3,40%
              Turquía                                   78                                   2,20%
            Reino Unido                                326                                   9,30%
          Estados Unidos                               2318                                 65,90%
               OTAN                                     96                                   2,70%
                Total                                  3515                                100,00%


Esta campaña aérea forzó a los serbios a sentarse en la mesa de negociaciones. La OTAN (con la 
ayuda  de países  asociados) se responsabilizó  además  de  llevar a cabo  las  dos  misiones  que se 
derivaron   del     acuerdo   de   Dayton:   IFOR   (fuerza   de   implementación)   y   SFOR   (fuerza   de 
estabilización).


Quedaba patente que los socios europeos no estaban en condiciones de resolver crisis militares por 
su cuenta, ni siquiera en el jardín “trasero” de sus casas.


        2.7      Los ataques del 11 de Septiembre y la “war on terror”:


Los ataques terroristas del día 11 de septiembre de 2001 supusieron un durísimo golpe contra la 
Alianza,   especialmente   contra   los   Estados   Unidos,   aunque,   se   averiguaría   más   tarde   que   estos 
atentados formaban parte de una trama más compleja y que afectaba a otros países occidentales.


El primer acontecimiento internacional subsiguiente a los atentados fue la decisión tomada por la 
OTAN el día doce de Septiembre de 2001: “Si se determina que el ataque contra los Estados Unidos 
fue dirigido desde el extranjero, éste será visto como una acción cubierta por el artículo 5 del 
Tratado de Washington”. 


Sin   embargo,   lo   que   comenzó   como   una   solidaridad   ilimitada   con   los   Estados   Unidos   como 
consecuencia de los atentados se ha convertido en una importante divergencia en las relaciones 
transatlánticas, pues europeos y norteamericanos no perciben del mismo modo el significado del 11 


                                                        12        © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN
de Septiembre. Para los afectados, se trata de una declaración de guerra mientras que los segundos 
no lo sienten del mismo modo. Por esta razón, los Estados Unidos se reservaron el derecho de 
responder en solitario a pesar del ofrecimiento de sus aliados.


Esta reserva produjo una fuerte inquietud entre los socios europeos que entendían que en adelante 
los Estados Unidos actuarían en solitario ante cualquier amenaza a sus intereses de seguridad. Hasta 
el momento este temor no se ha materializado pues los Estados Unidos han seguido actuando en 
coalición, pero solo requiriendo la ayuda de aquellas naciones capacitadas para combatir al lado de 
las tropas norteamericanas.


La consecuencia material de lo que sucedió fue que los Estados Unidos lanzaron la Guerra Global 
contra el Terrorismo (Global War on Terror), que se compone de cuatro operaciones, y en la que 
participan otros países ajenos a la Alianza, razón por la que se especula sobre el traslado de la 
importancia estratégica a otros lugares del globo. Estas operaciones son:


   •   Operación Libertad Duradera – AfPak.
   •   Operación Libertad Duradera – Filipinas.
   •   Operación Libertad Duradera – Cuerno de África.
   •   Operación Libertad Duradera – Pansahel.




       2.8     La guerra de Irak:


En el año 2003, los estados Unidos desencadenaron la invasión de Irak para derrocar a Saddam 
Hussein. Esta operación militar fue la causante de una fisura en las relaciones transatlánticas sin 
precedentes en la historia de la Alianza, pero el inicio de dicha ruptura se remonta al año anterior a 
la guerra.


Durante el 2002, hubo un crecimiento en el seno de los socios europeos de la opinión de que los 
Estados Unidos iniciarían la guerra contra Irak de modo unilateral. Se habían enviado las señales 
que apuntaban a dicha intervención como una acción inminente.



                                                  13      © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN
En el seno de la Unión Europea, algunos estados se mostraban preocupados por la doctrina de la 
legítima defensa preventiva, e incluso rechazaban una acción de esta naturaleza. A la cabeza de esta 
oposición se encontraba el eje franco­alemán, que disponía del veto francés para evitar el auspicio 
de   las   Naciones   Unidas   a   los   planes   norteamericanos.   Dicha   oposición   se   fundamentaba   en   la 
ilegalidad de la supuesta razón de la invasión: provocar un cambio de régimen.


Las divergencias entre Estados Unidos y los europeos se intensificaron entre febrero y mayo de 
2003. La ruptura del vínculo transatlántico vino acompañada, además, de una división aún más 
profunda entre los miembros de la Unión Europea. Esta división fue un golpe crítico para la PESC, 
pues se ponía de relieve la falta de consenso en cuestiones de Defensa.




Las consecuencias materiales de esta discusión no serán comentadas, pues aún permanecen en la 
memoria de todos, e incluso las tropas estadounidenses continúan desplegadas en Irak.


        2.9      Reparación del vínculo transatlántico:


El desencuentro y la posterior fisura en las relaciones transatlánticas alrededor de la guerra de Irak 
supuso   un  duro   revés   para   los   intereses   de  ambas  riveras  del   Atlántico,   pues   ambas   orillas   se 
interrelacionan a niveles más profundos y complejos que los estudiados anteriormente.




                                                          14        © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN
Desde aquellos momentos de tensión ha habido tiempo suficiente para la reflexión, y sobretodo para 
valorar los aspectos positivos de mantener unas relaciones estrechas. Por este motivo, ambos lados 
del Atlántico han dado pasos decisivos para cerrar la brecha que los separa, aunque la distancia, y la 
desconfianza, sea todavía evidente.


Los mayores esfuerzos han sido realizados en torno a la cuestión de la guerra de Afganistán  y la 
primavera árabe donde los socios europeos se han comprometido con mayor facilidad, seguramente 
debido la mayor comprensión de  la situación  por las opiniones públicas europeas. Los pasos de 
acercamiento más importantes que hemos podido observar se resumen en la siguiente lista:


    •   Acercamiento de la administración Obama a la Unión Europea y recuperación parcial del 
        multilateralismo en las relaciones exteriores de los Estados Unidos.


    •   Integración de Francia en la estructura militar de la OTAN por mediación del presidente 
        Sarkozy.


    •   Incremento de las tropas de la OTAN (socios europeos) desplegadas en Afganistán en la 
        misión ISAF.


    •   Colaboración en la lucha contra el terrorismo y la piratería en el cuerno de África.


    •   Promesa europea de desarrollo de los contenidos de los acuerdos Berlín Plus.


    •   Acercamiento en torno a la cuestión de la proliferación nuclear en Irán.


    •   Mayor peso europeo en el desarrollo de la primavera árabe.


        2.10    La crisis económica y la primavera árabe:


A pesar de los avances enumerados con anterioridad, resulta evidente que las relaciones entre los 
socios   atlánticos   son   relativamente   distintas   a   como   vinieron   siendo   en   el   pasado.  Tres 
acontecimientos nos permiten estimar el estado de acercamiento en en seno del bloque occidental.

                                                     15        © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN
Por una parte, aunque el conflicto de Afganistán se encuentra en su fase final, los Aliados desean 
retirar   cuanto   antes   sus   tropas  del   país  y   acabar   con   un   gasto   que   ralentiza   la   recuperación 
económica y las amenazas y riesgos que penden sobre las tropas desplegadas, especialmente en el 
caso de los socios europeos.


A su vez,   existe una clara tendencia norteamericana de exigir a la contraparte europea  un mayor 
compromiso con respecto a la seguridad del bloque occidental. Estas exigencias se han manifestado 
en la participación en solitario de algunos países europeos en el derrocamiento de Gadafi durante la 
primavera árabe, o la guerra civil en Siria. 


Esta exigencia se fundamenta en la denominada doctrina Obama, cuya vertiente defensiva se extrae 
de la Estrategia de Seguridad Nacional.  En este documento, los Estados Unidos apuestan por una 
disminución progresiva de sus fuerzas convencionales para centrarse en la tecnificación y la guerra 
en el ciberespacio. Además, pasarían a focalizar su esfuerzo defensivo en el Pacífico, lo que en 
términos estratégicos significa que Europa se encargue de la seguridad en torno al Mediterráneo, y 
otros teatros cercanos.


La Administración americana parece alejarse de sus socios clásicos en estos teatros (en especial de 
sus socios europeos e Israel) debido a las nuevas condiciones estratégicas en la región después de la 
primavera árabe y la falta de capacidades y confiabilidad que en los últimos tiempos campea por 
Europa con motivo de la crisis económica.


Frente a un Israel obsesionado con la nuclearización iraní, y capaz de arrastrar a la región a un 
conflicto de grandes dimensiones, parece que nuestros socios transatlánticos prefieren recurrir a 
otras variantes “soft power” y a comprometer a Europa y los países árabes en la seguridad colectiva.




    3. Conclusiones:


Desde la creación del vínculo institucional, y más concretamente, la Alianza, ésta ha visto diversas 
crisis   – estructurales   y coyunturales  ­  como  el  cambio  de  identidad  al  desaparecer  la  amenaza 
original que motivó su creación, el cuestionamiento de las capacidades y la erosión de la voluntad 


                                                          16        © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN
para cumplir las obligaciones por parte de los socios (desfase de capacidades), la redefinición de los 
intereses de seguridad de los estados miembros o la incompatibilidad de los principios estratégicos. 
Todas estas fisuras apuntan hacia la disolución final de la Alianza.


Y sin embargo, podemos estar seguros de que ésta seguirá adelante, aunque cambie completamente 
de aspecto y se incluyan en su seno nuevos estados que, aunque ajenos a la realidad territorial de la 
Alianza, comparten los valores y los intereses propios de Occidente. Aunque por el momento esto 
no vaya a suceder, tampoco se ha descartado para un futuro a medio plazo.


Se   proponen   además   otros   cambios   que   la   permitan   ser   un   actor   eficaz   en   la   lucha   contra   el 
terrorismo, también en el ámbito interior de los estados, o incluso introducir nuevos métodos de 
funcionamiento como la “abstención constructiva”. 


Veremos,   así   mismo,   el   desarrollo   de   las   capacidades   militares   de   la   Unión   Europea   (o   la 
descomposición de la institución), a pesar de las reticencias  de algunos  estados  miembros a la 
independencia transatlántica en política de Defensa.


Y veremos (no perdamos la esperanza) una Europa equiparada a los Estados Unidos, y no por ello 
contraria y hostil a su antiguo aliado, sino más bien complementaria en la Defensa de los intereses 
comunes y en el reparto de costes y beneficios. 




                                                           17         © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN
4. Bibliografía:


•   Poder y debilidad – Policy Review, No.113, de Robert Kagan.


•   El   vínculo   transatlántico   –   Monografías   del   CESEDEN   No.   72,   del   grupo   de   trabajo 
    presidido por Miguel Aguirre de Carcer.


•   El vínculo transatlántico tras la guerra de Irak – Monografías del CESEDEN No. 77, del 
    grupo de trabajo presidido por Carmen Álvarez­Arenas Cisneros.


•   El   declive   de  la   OTAN   y   el   futuro   vínculo   transatlántico   –  Boletín   de   información   del 
    CESEDEN No. 302, de Francisco J. Ruíz González.




•   Strategy in the contemporary world, de John Baylis, James Wirtz, Colin S. Gray y Eliot 
    Cohen.




•   The transatlantic link: 4 Voices on European and North American Relations. De Philippe 
    Errera, Charles Grant, Bo Huldt y Robert E. Hunter.




5. Recursos web:


•   Página oficial de la OTAN.


•   Global Security.


•   Stratfor.




                                                     18        © 2012  escueladiplomática.com YSPBAN

								
To top