OFRECE PRUEBA

Document Sample
OFRECE PRUEBA Powered By Docstoc
					             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Sr. y señoras miembros del Tribunal:

      Doce meses de juicio probaron la participación de los acusados en
crímenes masivos cometidos contra un grupo humano del país definido
por los perpetradores como enemigo a destruir en órdenes secretas de
exterminio dictadas por la superioridad del ejército argentino. Samuel
Miara,   policía, alias “Cobani”, Oscar Augusto Rolón, policía, alias
“Soler”, Julio Héctor Simón, policía, alias “Turco Julián”, Enrique José
del Pino, militar, alias “Miguel”, Ricardo Taddei, policía, alias “Padre” o
“Cura”, Raúl González, policía, alias “Negro Raúl”, Juan Carlos Avena,
penitenciario, alias “Centeno”, Eugenio Jorge Uballes, policía, alias
“Anteojito Quiroga” o “Führer”, Eduardo Emilio Kalinec, policía, alias
“Dr. K”, Roberto Antonio Rosa, policía, alias “Clavel”, Juan Carlos
Falcón, policía, alias “Kung Fu”, Luis Juan Donocik, policía, alias
“Polaco chico”, Eugenio Pereyra Apestegui, gendarme, alias “Quintana”,
Raúl Antonio Guglielminetti, militar, alias “Mayor Guastavino”,
Guillermo Víctor Cardozo, gendarme, alias “Cortez”, Carlos Alberto
Roque Tepedino, militar y Mario Alberto Gómez Arenad, son los
nombres de los acusados que alimentaron entre 1977 y 1979 el campo de
concentración que funcionó en las sedes de “Club Atlético”, “Banco” y
“Olimpo” con personas identificadas como blancos a las que
secuestraban y torturaban.

      Se demostró que los acusados participaron en el cautiverio y en la
entrega de prisioneros para su ejecución en el mar. En el juicio tampoco
faltó la prueba de la privación de libertad y tortura a niños y
adolescentes, de embarazadas, ni la de apropiación de niños. Por ello los
acusados deberán responder a esta acusación por considerárselos
coautores de delito de lesa humanidad previsto en los incisos a), b), c) y




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    1
e) del art. II de la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de
Genocidio de 1948, cuya validez para el derecho argentino fue
repetidamente ratificada desde 1956 hasta 1994.

      Como lo declaró la Corte Suprema de Justicia de la Nación en los
precedentes “Simón” y “Arancibia Clavel” los hechos motivo de la
acusación deben calificarse como crímenes de lesa humanidad, esto es,
como delito de derecho internacional. Para las penas a imponer a los
acusados se calificarán los hechos bajo los términos previstos en el
Código Penal.

      El “Club Atlético”, a cargo de Personal de la Policía Federal
Argentina. Entre Paseo Colón, San Juan, Cochabamba y Azopardo.
Dependencias de la ex Superintendencia de Administraciòn de la Policía
Federal. Fue demolido para construir la Autopista 25 de mayo. Tenía
capacidad aproximada para 200 personas. Pero se estima que habran
pasado por el mas de 1500. Portón de ingreso. Primer nivel: salón
azulejado y vidriado donde se imponía nueva identidad. Subsuelo:
Escalera. Sin ventilación ni luz natural. Temperatura entre 40 en verano.
Frio extremo en invierno. Humedad. Sala con mesa de pin pon. Sala de
guardia, celda de incomunicados, salas de tortura (al menos 3),
enfermería, cocina, lavadero y duchas. Leonera,         hileras de celdas
enfrentadas 2 (pares e impares). Operó desde mediados del 76 hasta
diciembre del 77.

      El “Banco”. Puente 12, intersección autopista Richieri y Camino
de Cintura, La Matanza. Pertenenciente a la Policía Provincial. Ingreso
por portón, hall con piso de baldosas negras y blancas, a la izquierda
pasillo que conducía a tres salas de tortura y la enfermería. A la derecha,
oficina de inteligencia, laboratorio fotográfico, Leonera, separado del
sector anterior por 50 “tubos” muy estrechos. Letrinas, lavadero, cocina.
Un patio cubierto, otro no. Operaron varias fuerzas desde fines del 77 a
mediados del 78.




                                   2
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



      El “Olimpo”. En la Division Mantenimiento de Automotores de la
Policia Federal. En Lacarra y Ramon L Falcon. Porton de acceso,
tinglado de chapa de 10 mts de alto. Dentro del cual se construyeron las
dependencias del centro clandestino. Sector de incomunicados con
ventanas ojivales tapiadas, sala de tortura, laboratorio, oficina de
operaciones especiales, cocina, sala de archivo y documentación. Pasillos
con celdas. Habitacion para reparar los bienes sustraídos. Funcionó a
partir del 16 de agosto del 78 hasta comienzos del 79 en que fue
desmantelado. Operaron las mismas fuerzas a las que se suma la
Gendarmerìa Nacional.


      Las inspecciones oculares del 16 y 17 de setiembre del 2009
Corroboraron la existencia, ubicación y característica de cada uno de
ellos. A lo que se suman el testimonio de Marcia Bianchi Vilelli respecto
de la reconstrucción y trabajo arqueológico en el Atletico y fotografías
elaboradas en el marco de la Comisión de Trabajo y Consenso del
Programa de Recuperación de la Memoria, relativas a los CCD “El
Atlético” y “El Olimpo”.


      El escenario de las practicas de exterminio fueron estos tres centros
nombrados por los perpetradores como LRD y que formaron el circuito
concentracionario ABO. Lugares que tuvieron su protagonismo sucesivo
a medida que iban perfeccionándose para sus fines específicos como
fueron la destrucción fisica y psicologica de manera industrial mediante
un variado repertorio de las modalidades del tormento, y en camino hacia
el destino final: la muerte, la desaparición de miles (cientos, en este
tramo de la esta causa) de connacionales elegidos, recortados como el
enemigo, como una otredad negativa. Con el objeto de reorganizar la




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    3
Nación, redefinir otra identidad construída sobre parámetros culturales,
éticos, sociales, politicos y económicos diferentes. Designio plasmado
desde las primeras enunciaciones del plan, desde         el Estatuto del
Proyecto de Reoganización Nacional. El gobierno de facto de la
dictadura cívico-militar se propuso la refundación del Estado sobre
nuevas bases. Y fue el aniquilamiento y su modalidad concentracionaria
la tecnología elegida. Proceso de Reorganización Nacional.


      Estos tres centros se caracterizaron por tener improntas definidas y
diversas entre sí, pero cumplieron la misma función. En estos tres sitios
donde tuvo su máxima expresión el horror, padecieron y perecieron las
181 personas que delimitan la materialidad de esta causa. Vamos a
desarrollar inicialmente esta materialidad. Durante este desarrollo, y más
allá de toda posible interpretación va a ir surgiendo en la voz de los
sobrevivientes la forma que tuvo el dolor, la ignominia, la barbarie. Este
relato probablemente esté adjetivado por la marcada repetición, por la
reiteración abrumadora, que se fue expresando en narraciones
implacables. Y sí, la enumeración será repetitiva porque así fue la
realidad del tormento sistemático: una masacre cotidiana, continua,
desplegada casi con monotonia administrativa. Esa monotonía será por
momentos insoportable para la escucha, asi como fue de insoportable por
su contundencia el sufrimiento cotidiano de todas las victimas.


      Como iremos viendo los perpetradores recortaron del territorio
social de la nación un colectivo que fue elegido como víctima para el
sacrificio, para la extirpación. Toda una generación de jóvenes y en
algunos casos no tanto, formado por militantes sociales, políticos,
estudiantiles, gremiales, obreros, religiosos, científicos, periodistas,
representantes de la cultura. Militantes de la acción y de la palabra,
constructores de la esperanza de un país más justo, inclusivo; opositores
al régimen opresor, opositores a una dictadura represora cuyo propósito
era implementar el plan económico más recesivo de la historia del país.




                                  4
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



E imponer otro sistema de valores morales, culturales, religiosos,
sociales.


      El sistema aplicado que a lo largo del juicio nos ha demudado por
su extrema abyecccion, por haber transitado los límites mas impensables,
fue minuciosamente planificado. La tortura como método infalible,
ampliamente probado en la larga historia de los regímenes opresores y
genocidas, permitió que todos y cada una de las partes de ese colectivo
fueran “cazados” por estos àvidos predadores. A traves de los
sobrevivientes veremos que el tormento tomó formas vastas en las manos
e imaginación de los imputados. Cierta mecánica ya venía aprendida de
su formación en las escuelas a cuyas fuerzas pertenecían, más las lecturas
de los instructivos. Y fundamentalelmente de las normas secretas de
exterminio, cuya existencia se desconocía, y que en esta causa nos han
permitido entender la lógica genocida. Y tampoco es de desdeñar la
prolija emulación a las prácticas de regímenes admirados por los
imputados, claros antecedentes y referentes de la masacre vernácula.


      La aplicación de la picana tiene larga tradición en las fuerzas
policiales desde su invención, pero en este período tuvo un despliegue
orgiástico. Y hasta su perfeccionamiento, del que se ufanaba el inefable
“Colores”. Había inventado una versión del intrumento al que bautizó, no
privado de un siniestro sentido del humor, “La Susanita” (porque te hacía
shock). Consistía en dejar conectado a la persona torturada para que el
aparato trabajara automáticamente y aún en ausencia del torturador
provocara descargas de electricidad cada por ejemplo 2 ó 3 minutos, y
por tiempo ilimitado. Y así permitir a los imputados descansar de la tarea
febril o bien ocuparse de torturar a otra víctima. Pero hubo muchas




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    5
otras: los golpes, con patadas y puños hasta romper mandíbulas,
costillas, deformar rostros. Con látigos, cadenas, palos, hierros. Picana y
golpes, golpizas masivas, hasta el desmayo. Sin límite y en muchos casos
casi sin razón, si por razon podemos entender a la busqueda de
información como objetivo primordial. Pero muchas veces la
información no era lo buscado. Se pretendía el ablande, el
quebrantamiento, la destrucción anímica, producir el desasociego y la
desesperación que produce estar a merced de quienes se imponen como
dueños de la vida, sabiendo que poco se puede hacer para resistir y seguir
siendo quien se era. Una persona sin nombre, solo un objeto, una nada.
Transformar el cuerpo en carne machacada permitía todos los extremos.
Quedó explicitado que desde el comienzo del secuestro coexisitìan estas
prácticas bastas, que se continuaban dentro del centro clandestino y que
califican absolutamente todas como formas del tormento.


      La enumeración es inagotable: el hacinamiento, el calor o frío
extremos, la pestilencia, olores nauseabundos, el hedor de los cuerpos
reducidos a cosas, empapados de su orines y sudores, el olor del terror, el
de la carne quemada…
2) la exposición a la desnudez, vulnerables a la humillación, a la burla a
la vejación.
3) la privación de la identidad, de la dignidad, de la higiene, de la visión
(estaban tabicados), de la palabra, del alimento, del movimiento (estaban
engrillados y a veces se los obligaba a permanecer en una posición
inmoviles durante horas), del sentido del tiempo, del contacto con los
otros (salvo cuando el otro era el torturador).
4) el escuchar el tormento de los otros, los familiares, los amigos, los
compañeros, los otros; sabiendo exactamente que significaba ese grito.
5) y en algunos casos presenciar ese tormento, o ser torturado juntos.
O la constante: tener que dar datos de los compañeros, del familiar y
saberse delatado por ellos.
6) la incertidumbre sobre su destino. La proximidad aleatoria de la




                                    6
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



muerte. La esperanza de sobrevivir a ese infierno, concretada en
escasisimos casos.
      En fin, en esta somera enumeración fueron muchas las conductas
aberrantes; esas que repudia el más elemental sentido de lo humano y que
la comunidad internacional define como crímenes de lesa humanidad.
      Pero el espanto de esas fraguas era en la mayoría de los casos la
antesala al movimiento final: la eliminación, la desaparición de los
secuestrados que fueron masivamente trasladados en aviones y arrojados
al mar. Este juicio fue develador respecto de estas prácticas. La
mayoría de los sobrevivientes de los tres campos dieron cuenta de
estas prácticas.
Tal como lo fueron en otro tiempo y lugar los hornos crematorios, el
método sistematizado de la solución o destino final eran los vuelos de
la muerte.
      En esta sala contamos con cientos de testimonios. Muchos
sobrevivientes no pudieron darnos su relato por estar fallecidos o porque
revivir ese calvario importa un alto riesgo emocional. Y esto es
comprensible y eso redobla nuestra responsabilidad. Pero esa ausencia no
fue tal, porque muchos otros sobrevivientes y sus familiares, nos
permitieron reconstruir este entramado atroz, y resignificar la historia.
Han sido testimonios más que elocuentes como para ser la prueba
acabada de los delitos cometidos. El valor de esos dichos fue y deberá
seguir siendo considerado a la luz de las particulares caracterisiticas de
los delitos a que nos enfrentamos: graves violaciones a los derechos
humanos, cometidas en el seno del aparato estatal, con previsión de
impunidad por la sistemática ocultación de todo tipo de huellas y rastros.
Al amparo de zonas liberadas y dentro de centros clandestinos.
      El espesor probatorio de estos “testigos necesarios” fue




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     7
oportunamente remarcado en la sentencia de la causa 13/84. Haremos
incapie en esta tesitura; por demás avalada          en números fallos
internacionales como: “Velazquez Rodriguez”, “Godinez Cruz”, “Fairén
Garbi”, “Solis Corrales”.
      Decía, esto es apenas la enunciación de lo que irá tomando
entidad en cada historia particular, en cada singularidad. Y
queremos dar cuenta o al menos intentar dar cuenta de esa
singularidad. No queremos que la masividad del horror nos haga
perder dimensión, nos haga perder de vista 181 historias de vida.
Para los genocidas fueron letras y numeros. Quisieramos interntar
devolverles su encarnadura, sus voces, sus poderosas identidades.




      Parte I: Individualización de los crímenes masivos.


      1. Mónica Marisa Córdoba (hecho 2 del auto elevación).
      Entre el 16 y 19 de febrero de 1977, fueron detenidos-
desaparecidos 16 jóvenes de entre 17 y 20 años, estudiantes secundarios
de la Capital Federal y militantes de la Unión de Estudiantes Secundarios
(UES), vinculados a la Juventud Peronista. El motivo de ello fue, como
dijeron sus captores y según los dichos de Mónica en la audiencia que:
“los estudiantes tenían tanto poder que iban a ser la muerte de
Videla”.
      Entre esos 16 jóvenes militantes de la UES, se encontraba Mónica
Córdoba, Tenía 18 años . Estudiaba en el ENET Nª 7. La secuestraron la
madrugada del 16 de febrero de 1977, en Chacabuco y Humberto Primo,
hombres vestidos de fajina y fuertemente armadas. La llevaron al CCD
“El Atlético”, la torturaron para sacarle información sobre el grupo de
militantes de la UES. La liberaron el 19 de febrero del mismo año, a las 3
de la madrugada.
      Del relato de Mónica pudimos saber que los secuestradores eran 4
en un Falcón color rojo. La metieron en ese auto a los golpes y mientras




                                  8
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



las llevaban al CCD, abusaron sexualmente con una            ametralladora
mientras le hacían preguntas y la seguían golpeando.
      En el Atlético tomaron sus datos en la oficina de la planta baja. Alli
la tabicaron y le impusieron su nueva identidad: B-13. Eran muchos los
compañeros secuestrados. En esa oficina por lo menos 10. La hicieron
bajar la escalera y la llevaron directamente a la sala de torturas. La
obligaron a desnudarse mediante golpes y patadas ante su resistencia:
“me hacen tocar una mesa, metálica, verde, me hacen subir pisando un
fierrito, “me ataron de pies y manos con algo de goma, y ahí sí, ya
teniendo preparada su presa comenzaron con el ritual: pasarle
electricidad en las partes más sensibles con la picana (“me metían la
picana dentro de la boca y por alrededor, cuando no gritaba me la
ponían en la vagina, bien adentro”). La finalidad principal era arrancar
información (“me dijeron que ellos necesitaban datos… preguntaban por
los nombres de los compañeros… me preguntaban por embutes y pastilla
de cianuro”). Mientras esto sucedía, Córdoba escuchaba constantemente
gritos de torturados en otros lados, pero esa escena dantesca no impedía
que los represores se rieran, mientras “alguien tomaba sus declaraciones
con una máquina de escribir”).
      Luego de un tiempo que no pudo determinar, la llevan a la leonera,
le pusieron cadenas en las manos (de los cuáles debía acordarse sus nros.)
y la dejaron atada de los “ganchos que había en la pared”. A pesar del
sistema de represión impuesto y la imposibilidad de comunicarse, ella y
sus compañeros tuvieron gestos que quiso rescatar: decían sus nombres
para saber que estaban juntos, se tomaron de las manos. A pesar del
castigo que esto implicaba “nunca pudieron quebrar la solidaridad que
tuvimos entre nosotros de lo que me siento muy orgullosa”.
      Durante su desaparición pudo identificar a muchos compañeros de




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     9
militancia de la UES cautivos en las mismas condiciones que ella y que si
bien no están como victimas en este juicio, entendemos absolutamente
pertinente y necesario mencionar, entre otras cosas, porque dan cuenta de
la dimensión del plan criminal: Daniel Ibarra, Sergio Horacio Neiros,
Mario Alberto Calvo, Gustavo Ignacio Mendoza, Daniel Ramos,
Verónica Barrionuevo, María Elena Garassa (embarazada de 6 meses al
momento de su secuestro); Mario Garassa; Emilio González, Hugo
Estanislao Gjurinovich; Ana María Franconetti; Eduardo Franconetti;
Roberto Rodríguez Rascado; María Pabla Cáceres de Simonetti; y
Fernando Simonetti. El único sobreviviente de todos ellos fue Fernando
Simonetti, quien fue liberado junto con ella, el resto continúan
desaparecidos.
        Por las torturas sufridas tuvo un ACV, que la obligaba a arrastrar la
pierna. Mónica fue elocuente al describir esa fragua donde imperaba el
vértigo del castigo extremo, demoledor, insoportable. Así fueron
masacrados a golpes, patadas y pasaje de corriente todos estos
compñeros, niños estudiantes de nuestras escuelas secundarias.
        El 19 de febrero a la tres de la mañana, los torturadores la sacan
del Atletico, junto con otros secuestrados. Durante mucho tiempo no
supo donde estuvo, hasta que se presentó ante la Conadep donde el
nombre del Atletico fue la palabra confluyente para muchos de los
compañeros sobrevivientes.
        El testimonio de Mónica al que hago referencia somera es prueba
acabada de los hechos que la victimizaron.
        El aporte documental lo conforman: el legajo Conadep nro. 4260,
las actas de trascripción de la declaración prestada en la causa 13/84 a fs.
6664/6674, Legajo de prueba nro. 264 de la causa nro. 450.
        Así se tiene por acreditado su secuestro y mantenimiento en
cautiverio bajo tormentos en el Atletico desde el 16 al 19 de febrero de
1977.


        2. Adriana Marandet de Ruival (hecho 3).




                                    10
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



      Mónica Córdoba relató durante el debate que estando en la leonera
la trajeron a “Pacha”, que era Adriana Marandet de Ruival, quien tenía
su ropa manchada de sangre. Allí “Pacha” le contó que habían matado a
su marido en el procedimiento de secuestro, y que a raíz de ello ya no le
importaba más vivir.
      También refirió que cuando la sacaron de la leonera, antes de ser
liberada, se fue escuchando los gritos de “Pacha” que les pedia a los
captores que no la tocaran. Córdoba agregó: “estuvimos juntas hasta lo
último, las dos” y en el legajo Conadep había mencionado que la vió el
17 de febrero del 77. ADRIANA MARANDET DE RUIBAL permanece
desaparecida.
      “Tenía apenas 19 años. Siempre quería ayudar al prójimo, desde
chiquita. A los 8 años escribió en su cuaderno lo que sería el ideal de su
corta vida: que todos los niños tengan las comodidades que otros niños,
que se repartan las riquezas entre todos, así es como se comienza a
hacer patria”. “hacía trabajo social en una villa”. “siempre pensando en
la gente que menos tenia”. Con de los dichos de su madre y su hermana
pudimos saber quién fue Adriana. Su mirada del mundo la llevó a luchar
por esa otra patria con la que soñaba de niña.
      El testimonio de su madre Beatriz Elena Bobes de Marandet nos
acredita su secuestro la madrugada del 17 de febrero de 1977. “Llegaron
a las 3 de la mañana,...a los gritos, entraron con armas, revisaron todo y
fueron a la habitación de Adriana donde dormía con su esposo Eduardo
Ruival”. Fuertes gritos durante un largo rato y luego disparos. Los
represores revisaron toda la casa y se llevaron el dinero. “Ya casi al
amanecer se lo llevaron a Adriana secuestrada y a Eduardo MUERTO.
Dos meses después volvieron para que fuéramos a buscar el cadáver”.
      Beatriz supo sobre su hija recién después de mucho tiempo,




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    11
cuando Ana María Careaga y Mónica Córdoba le dijeron que la habían
visto en el Atlético, que la tenían para limpiar la celda y llevar comida los
presos.
      En octubre secuestraron a Oscar Marandet el papá, por hacer las
denuncias de estas desapariciones.
      Marcela Hebe Marandet reafirmó la versión de su madre y de otras
tantas consecuencias para su familia, ademas de la desaparicion de
Adriana. Esto último se menciona, como se hara en cada caso en que se
hayan puesto de manifiesto las consecuencias extendidas del horror, ya
que entendemos que es necesario no solamente en los términos de
redifinir la verdad histórica dentro del discurso judicial; sino, y ya desde
el plano estrictamente procesal porque es de utilidad para determinar el
alcance, la extensión del daño producido por los delitos perpetrados.
      Su otra hermanita Silvana, hoy día padece trastornos mentales
como consecuencia del horror vivido en aquel tiempo. Además del terror
que se instaló en la familia. Siempre pensando que los secuestadores
volverían, por mas.
      La presencia de Adriana en el Atlético y sus tormentos quedó
probada además de lo relatado por Monica Córdoba, por la referencia
hecha por Ana María Careaga sobre la presencia de “Pacha” en el
Atletico.
      Mencionamos que se probó como caso 437 en la causa 13.


      La constancias documentales son el Conadep 2894, las actas de las
declaraciones de la causa 13/84 de fs. 6720 a 6722; 6722/6734;
6735/6739; 6713/14; 6717/20, 6715/17, el legajo de prueba nro. 121 de
causa 450, Legajo Redefa nro. 25, Conadep nro. 2896.


      Con estas pruebas tenemos por acreditado su secuestro y
mantenimiento en cautiverio bajo tormentos en el Atletico desde el 17 de
febrero de 1977, hasta su traslado con destino final. ADRIANA
PERMANECE DESAPARECIDA.




                                   12
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



      La Juventud Universitaria Peronista (JUP).
      Como se viene expresando, la inmensa mayoría de la comunidad
estudiantil tuvo un protagonismo insoslayable en la generación de
propuestas de cambios sociales en consonancia con la impronta de ese
tiempo histórico. Y fundamentalmente en su oposición a la dictadura, al
gobierno ilegal instaurado el 24 de marzo de 1976. Muchos, como vimos,
formaron parte de la UES. Otros formaron parte de la Juventud
Universitaria Peronista: Estos jóvenes fueron un colectivo apetecido por
los genocidas, quienes veían en los estudiantes peligrosos enemigos que
ponían en riesgo las estructuras de un sistema de orden establecido por
pautas morales, sociales, culturales, y fundamentalmente de ciertos
privilegios económicos, que se resistían a ceder.


      3. Roxana Verónica Giovannoni (hecho 4).
      Jorge Alberto Giovannoni es su padre. Su testimonio acredita el
secuestro de hija y su tormento. “Fue el 28 de febrero de 1977 a las 10
de la noche en una pizzería de Triunvirato y Olazabal. Entraron unos 15
hombres armados diciendo que era la policía. Los llevaron a el a su
esposa y a Roxana en dos autos a Logístico 10, en Av. De Tejar y Gral
Paz. Esto lo supo después. Alli lo golpearon en el estómago y le dijeron
que era por los derechos humanos. Escuchó cómo torturaban a Roxana.
En la madrugada de ese día a Jorge y su mujer los liberaron a Roxana se
la llevaron al Atletico.

      Tenía 23 años recién cumplidos, estudiaba medicina y radiología
en la UBA. Como dijo su padre ella era de los jóvenes que propiciaban el
hombre nuevo. Militaba en el JUP. Le decían Muñeca.

      La familia Giovannoni había sufrido con anterioridad en el mes de




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    13
agosto un episodio de violencia cuando los represores arrojaron un
explosivo y balearon la casa.

      Giovannoni hizo múltiples gestiones ante sus compañeros del
Liceo Militar, ante el Consulado Italiano, Cruz Roja, OEA y Naciones
Unidas. Supieron donde estuvo cautiva Roxana por sobrevivientes del
Atletico, compañeros de facultad de su hija.
      Ricardo Peidró mencionó a Roxana en estos términos: “Abren la
celda, y era una compañera que limpiaba, me levanté la venda y era
Roxana Giovannoni, una amiga del alma nuestra y compañera de
militancia.
      Gabriela Funes de Peidró también se refirió a Roxana: “En la
vuelta a la celda alguien me abraza, y era Roxana Giovannoni,
secuestrada en febrero, me dijo que yo iba a salir, y que ella no. Ella me
puso la venda de nuevo, me apretó el brazo y no la volví a ver más”.
      Marco Bechis, dijo que en un momento abrieron la celda y era
Muñeca, que la conocía de antes, que la vio alterada psíquicamente como
consecuencia de la tortura.
      Marcelo Daelli, dijo que habia una “Muñeca” que luego supo que
era de apellido Giovannoni.


      Citamos como documental: causa nro. 12.963 causa nro. 37.533
causa nro. 11.364 causa nro. 170         copia de la transcripción de la
grabación del testimonio prestado         por el testigo Jorge Alberto
Giovannoni. Legajo Conadep nro. 526 , Legajo de prueba nro. 230 de la
causa 450.
      Así probamos el secuestro y el cautiverio bajo tormentos en el
Atlético      desde   la   fecha   enunciada.   ROXANA       VERONICA
GIOVANNONI permanece DESAPARECIDA.


      4. Alejandra Lapacó (hecho 8).
      “Mi hija militaba en la Juventud Universitaria Peronista“.
Carmen Aguiar de Lapaco, la mamá de Alejandra narró en esta



                                   14
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



audiencia como fue secuestrada su hija por la patota represora de las
“Fuerzas Conjuntas”, formada por hombres armados con armas largas y
cortas que irrumpieron en el domicilio de Marcelo T de alvear 934 4°
“19” . Alli cenaban con Alejandro Aguiar y el novio de Alejandra:
Marcelo Butti Arana.
      Era el 16 de marzo de 1977. Las 11 de la noche. Describió el
habitual despliegue de violencia de estos operativos, el destrozo de
bienes, “Se llevaron dos valijas llenas de ropa, joyas y tomaron alcohol y
dinero tambien” y la violencia sobre las personas que se puede resumir
en la amenaza que le profirieron a su hija: “Judia de mierda, te vamos a
hacer jabon”. Este tipo de frases de fuerte espesor simbólico fue
escuchada con frecuencia a lo largo de este juicio, poniendo de
resalto la inocultable vocación nazi de estos sujetos.
      Su hija ingresó al Atletico y la llamaron F50. Ella compartió
ese cautiverio. Carmen produjo uno de los relatos más intensamente
conmovedores y difíciles de soportar. El de su propio tormento
psicológico. Sentir la presencia de su hija, saber del tormento al que
los represores la sometieron. Sentir que no podía defenderla, que no
podía protegerla.
      De todas la referencia al despliegue de abyección que
produjeron los imputados, lo padecido por esta madre escapa a todo
entendimiento y solo corresponde reproducir sus palabras: “ vi que
del cubículo de al lado, salían unos pies con unos zapatos, que reconocí
eran los de su Alejandra…, la toqué ella gritó muy fuerte, le dije “no te
asustes, soy mamá”, se abrazaron, es el último beso que le dio, el
ultimo abrazo, ahí los represores se dieron cuenta que estaban juntas y
se la sacaron del lugar. En otro pasaje y ante la pregunta sobre si su
hija había sido torturada, Carmen respondió con una frase




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   15
pronunciada por Alejandra, de contundencia demoledora: cuando se
abrazaron y se besaron, ella le dijo “mamita mamita, no resisto mas la
tortura me estoy muriendo”.
      Alejandra tenía 19 años y estudiaba Antropología. Confirmando lo
dicho anteriormente respecto de la selección del colectivo estudiantil, la
Facultad de Filosofía fue un objetivo particular. Carmen escuchó a unos
de los represores del el campo decir: “mirá que buena cosecha hicimos
en Filosofía”.
      Tenía una sensibilidad especial desde chica, no soportaba la
injusticia social. Hizo su elección por los pobres y ese fue su desafío
militante, su destino histórico.
      Alejandro Aguiar Arevalo también da cuenta del secuestro y
cautiverio y tormento padecido por su prima. Fue secuestrado en el
mismo momento. El relato del secuestro coincide con el de Carmen,
particularmente ambos refieren el trato recibido por Alejandra: En otro
pasaje elocuente de su testimonio dijo al Tribunal: en el CCD “Habia
música muy fuerte y gritos... disfrutaban de eso. A mi prima la sentía
llorar…”. Lo llevaron a una habitación donde “ahí la estaban torturando
a Alejandra, estaba tirada sobre una mesa y la picaneban. Despues
escucho cuando Alejandra pedia agua y los imputados le decían no te
vamos a dar, porque te hemos dado electricidad”.
      Por su parte Marcelo Daelli, da cuenta de la presencia de
Alejandra en Atlético en estos términos “habia compañeros míos de la
Facultad de Filosofia y Letras. Entre ellas Alejandra Lapaco, Miguel
Marcelo Butti Arana, y otros. Posteriormente hace referencia los
traslados que se sucedían en el campo y dice: “escucha el traslado, el
movimiento de la gente, y despues el silencio, y ya no vi mas a Carmne
Reyes a Alejandra Lapaco. Escuchó cuando las llamaban para ser
trasladadas. Despues no vi a nadie más. Nunca aparecieron, ninguno de
las   personas    que    yo    mencione   aparecieron”.    ALEJANDRA
PERMANECE DESAPARECIDA.
      Su madre Carmen dijo que esperó todas las noches a que suene un




                                   16
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



timbre que nunca sonó. La búsqueda de Carmen, madre de Plaza de
Mayo,      es emblemática, atravesó el periplo institucional sin
respuestas. Luego supo por Marcelo Daelli que Alejandra había sido
trasladada en lo que hoy sabemos fueron los “vuelos de la muerte”.
      La documental consiste en expediente nro. 39/77, expediente nro.
242/77, expediente nro. 12.592/78, Legajo Conadep nro. 4541, Legajo de
prueba nro. 231 de la causa nro. 450.
      Asi probamos el secuestro y mantenimiento en cautiverio bajo
tormentos de Alejandra en el Atletico desde la fecha referida hasta su
traslado hacia la muerte.
      Quiero manifestar que en todos los casos, como en el presente, la
prueba documental será mencionada solamente por los números de causa.
Esto en función de la brevedad y teniento en cuanta que estas constancias
están debidamente incorporadas a la causa.



      5. Carmen Elina Aguiar de Lapacó (hecho 6).

      Carmen tenía 52 años cuando fue secuestrada y desaparecida
también junto con su hija, Marcelo y Alejandro, el 16 de marzo de 1977
de Marcelo T de alvear 934 4° “19”. Con relación a su propio secuestro
contó que quien años después reconociera como “Colores” la agarró de
los pelos, le pegó contra la pared y la vendaron como al resto. A ella la
subieron en un auto junto a su sobrino Alejandro y a Alejandra y Marcelo
en otro. Uno de quienes manejaban el auto en el que iba ella supo
después que era el Turco Julian. El lugar era el Atletico, después lo supo
cuando ella recorrieron la zona con otros sobrevivientes buscando las
ventanitas que había vista a la altura de la calle. Luego se hicieron las
excavaciones descubriendo el lugar.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   17
      El ingreso fue el repetido en todos los casos. Le dijeron que
perdería su nombre. Le dieron letra y numero. Después los hicieron bajar
por la escalera. La llevan a la leonera. Eran como cubículos con
paredes cortas. Ahí vio muy castigados a compañeros de Alejandra
de la Facultad de Filosofía. Esto nos confirma la lógica del sistema
operativo de las “caídas” de los distintos sectores de la población. En
ese momento estaba focalizado en población universitaria.

      Carmen vio también a Marcelo Butti y a Alejandro, su sobrino.
Ponían una música muy fuerte, una especie de marcha, pero a pesar de
eso se oían los gritos de las personas que eran torturadas. Así fue dando
testimonio del horror de ese lugar, sumado a su sufrimiento personal.
Reconocio a Laura Perez Rey, a Carmen Reyes, supo que allí estuvo
también Marcelo Daelli. Supo de la constante amenaza de muerte. De las
humillaciones: el trencito al baño, los pies encadenados, y los cadenazos
al que la sometieron los imputados. Y los manoseos el día de su
liberación.

      Carmen fue sacada del Atletico a los tres días del secuestro. Junto
con su sobrino Alejandro. Ambos harapientos, espectrales, siempre con la
sensación de que los iban a matar. Su tormento fue definido de forma
elocuente: “A mi no me pusieron picana, pero solo estar en ese lugar ya
es sufrir”. “Esos no eran gente, tampoco animales porque ofendería a
los animales, eran monstruos”.

      Su sobrino Alejandro Aguiar Arévalo corrobora el testimonio
de Carmen por cuanto fueron secuestrados juntos y liberados juntos:
“mi Tia Carmen, que pedía por favor no le hagan nada a mi hija decía.
La tomam de los pelos y la golpeaban en la cabeza”. Respecto de la
presencia de Carmen en Atlético dijo: “Mi tía preguntaba por
Alejandra, y se sacaba la venda”. Luego mencionó su liberación: “Nos
sacan en una camioneta de reparto, nos dejan en un lugar y piden
contemos hasta 100 dicen, pensé que nos fusilaban… estábamos muy
maltrechos”.



                                 18
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Estos testimonios acreditan su secuestro, cautiverio y tormento. La
prueba documental consistente en expediente nro. 32.818/77, Legajo de
prueba nro. 231 de la causa nro. 450. Así probamos su secuestro y
cautiverio en el Atlético.




      6. Alejandro Francisco Aguiar Arévalo (hecho N° 7).

      Su secuestro y cautiverio bajo tormentos en el Atletico han
quedado acreditados en principio con los dichos ya mencionados de
Carmen Aguiar, su tía, ya que fueron secuestrados por la misma patota en
el mismo momento, el 16 de marzo del 77 a las 23 horas de de Marcelo
T de alvear 934 4° “19”. Y estuvieron juntos en el Atletico del que
fueron liberados juntos también, a los tres días.

      Tenía 28 años en aquel entonces y estaba estudiando abogacía.
Habló sobre la violencia desplegada por los operativos al momento del
secuestro. Se los llevan a los golpes. Sus propios dichos son claros al
respecto. En el Atlético le dieron el numero y letra F-53, permaneció
tabicado, escucho las torturas de Marcelo Butti. La música muy fuerte y
los gritos, percibió que los imputados disfrutaban con esto. Escucho
llorar a su prima, cómo pedía agua y ellos se la negaban porque le
habían dado electricidad. Marcelo se quejaba, pudo espiar y verlo muy
magullado. Vio muchas chicas y chicos secuestradas. Todos muy
torturados. El se orinó encima y los imputados le dieron una paliza
tremenda. Les pegaban permanentemente con palos de goma. Vio gente
reducida a servidumbre que cumplía tareas dentro del campo. Alejandro
todo el tiempo pensaba que lo iban a matar. Tambien dijo que Colores y
Turco Julian, a quienes vio a cara descubierta, le hicieron presenciar la




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     19
tortura de su prima. Finalmente lo liberaron a los 3 días del secuestro.

      La prueba documental de este caso obra a fs. 81/84 del legajo de
prueba nro. 231. Con todos estos elementos tenemos por probados la
privación ilegal de la libertad y mantenimiento en condiciones de
tormento en Atletico.




      7. Miguel Angel Butti Arana (hecho N° 9).

      Venimos acreditando que Butti Arana fue secuestrado el 16 de
marzo de 1977 a las 11 horas, de Marcelo T de alvear 934 4° “19, junto
con su novia Alejandra Lapaco, Carmen Aguiar de Lapacó y Alejandro
Aguiar Arévalo. Por la misma patota. Fue llevado al Atlético donde
permaneció en cautiverio, padeció los tormentos que le infringieron los
aquí imputados y fue finalmente desaparecido.

      Ya vimos como Carmen Aguiar relató las circunstancias del
secuestro al que me remito y agregó lo que recuerda de Marcelo: “a
Marcelo le hacían preguntas, él contestaba en voz alta…. A Alejandra y
Marcelo los llevaron en un coche” cuando ingresan al centro clandestino:
“A Marcelo lo nombraron F49. El iba primero, su hija después. Luego lo
vio a Marcelo con una capucha. Lo vio muy caído, muy golpeado”.

      El de Alejandro Arevalo respecto del momento del secuestro se
destaca cuando dice: Marcelo Butti Arana el novio de mi prima, a el le
pegaron. Marcelo era mi amigo, Marcelo los enfrentaba, les decía cosas,
preocupado por su novia. Con relación al cautiverio y los tormentos dijo:
“Inmediatamente que entramos a Marcelo Butti Arana lo llevaron a la
sala de tortura porque sentía los gritos que pegaba. Reconocía las voces.
Después escuche a Marcelo que se quejaba, me levanté, y lo vi muy
magullado”. Alejandro también necesito mencionar y agradecer la
dimensión ética y hasta heroica de Marcelo, quien al igual que Alejandra
no dio información suya a los represores, y aún en la instancia del




                                   20
               Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



máximo sufrimiento defendía a su novia Alejandra.

      Los dichos de Marcelo Daelli tambien acreditan el cautiverio dijo
que dentro de los compañeros de la Facultad de Filosofia estaba Marcelo
Butti Arana. Era un joven estudiante de Historia de esa          Facultad
Militaba en la JUP. Su madre Alicia Juana Arana dijo que tenía en el
momento del secuestro 19 años. Que en oportunidad de visitarlo encontró
su departamento destrozado. Se contacto con Carmen y ahí se enteró de
lo padecido por su hijo. Juntas comenzaron la busqueda desesperada de
sus   hijos,     sin   lograrlo.   Marcelo      Butti   Arana   permanece
DESAPARECIDO.

      Las pruebas documentales que avalan los dichos de los testigos
son: expediente nro. 39/77, expediente nro. 242/77, expediente nro.
12.592/78, legajo Conadep 4324 , Legajo de prueba nro. 231 de la causa
nro. 450. De esta forma se tiene por probado el secuestro, mantenimiento
en cautiverio bajo tormento desde la fecha indicada en el Atletico hasta
su desaparición desde ese centro clandestino.




      8. María del Carmen Reyes (hecho 10).

      Estudiaba antropología en la UBA. Era militante universitaria en la
Facultad de Filosofía y Letras, en la JUP, junto a su novio Mario Lerner,
asesinado por la patota represora cuando fue a secuestrarlo. Maria del
Carmen tenía 22 años.

      El operativo de secuestro se produjo el 17 de marzo de 1977 a la
tarde. Del Legajo Conadep N° 123, incoporado como documental, surge
a partir de la denuncia de Carlos Noe Reyes, papa de Maria del Carmen,




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    21
que la joven se encontraba en el domicilio de Don Bosco 4125, y que ese
día entre las 20 y 21 horas se llevaron a su hija y mataron a Lerner cuyo
cadaver hubo de ser retirado del Comando del Primer Cuerpo de Ejercito,
de donde se ordenó su muerte.

      Los dichos de los vecinos dan cuenta del secuestro. Rosa
Szwarczberg de Santiere nos habló del clima de terror que vivieron
los vecinos, provocado intencionalmente por los gritos, golpes y
despliegue de violencia que como método rutinario empleaba                 el
aparato represivo, y que estaba destinado no solo a las victimas
directas, asesinadas y secuestradas;          sino a toda la población
buscando provocar su silencio, su parálisis. De esta manera dio cuenta
Santiere del operativo represivo de la patota que asesinó a Mario Lerner
y secuestró a Reyes. Zulema de la Vega vecina también, en Conadep,
Legajo 1472 dijo que en marzo de 1977 alrededor de las 21 hs., llegaron
varios Ford Falcón al domicilio de Don Bosco 4125, bajaron civiles
armados, y dispararon contra la ventana del primer piso. Luego entre dos
hombres sacaron un cuerpo arrastrándolo, era Mario Lerner, y vio que
otros dos sujetos traían a una chica, quien fue introducida en la parte
trasera del mismo vehículo. Salvador Iudica (encargado del edificio) en
Conadep, legajo 1472 se pronuncio en terminos similares, recordando las
rafagas de ametralladora que      mataron a Mario Lerner. El tuvo que
limpiar la sangre. Le comentaron que a María del Carmen Reyes la
trajeron las mismas personas del operativo, la tenían agarrada de los
pelos y le hicieron señalar cuál era la ventana del depto. de Lerner. A el la
patota lo amenzazo para que diga que Lerner tenía armas, aún cuando él
les dijo que no le había visto ninguna. Cuentan además los dichos de
Pedro Luis Carreña, y a fs. 61/62 de la causa 39.566 y del legajo 1472.
En este legajo ademas, obran también notas periodísticas de la época,
específicamente del diario Clarin y de La Nacion donde informan sobre
la muerte de Mario Lerner, aquel 17 de marzo “quien se encontraba con
Maria del Carmen Reyes”, que se habia fugado. Sabemos, Maria del
Carmen no se fugó, estuvo en cautiverio y bajo tormentos en el Atletico y



                                   22
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



que hoy permence DESAPARECIDA.

      Marcelo Daelli en un tramo de su relato recordó cuando el Turco
Julián se jactó de haber hecho una buena cosecha en la Facultad de
Filosofía y Letras. Respecto de Maria del Carmen Reyes, también lo
citó al propio Turco Julián quien en el contexto de la tortura extrema a
Sergio Nocera, le “informa” a Daelli, quien tenia ante su vista a su
compañero Sergio destrozado por los tormentos, lo que sucedía con
quienes como Nocera se negaban a colaborar, y a modo de ejemplo le
contó sobre Maria del Carmen Reyes, que había sido detenida el 17 de
marzo y que tuvo que dar los datos de su novio Mario Lerner. Bajo
tortura obviamente. Es el mismo torturador quien lo dice.

      Ya vimos que pasó con Mario Lerner, fue asesinado. A su novia le
arrancaron sus datos en la mesa de tormentos. Es apropiado agregar el
comentario de Daelli respecto del estado exultante del Turco cuando le
confesó estos episodios de los que dijo sentirse orgulloso.

      Marcelo Daelli refirió que a Maria del Carmen la conocía
previamente y la encontró en la leonera. Que la nombraban F-57. Y supo
también, al igual que a Alejandra Lapacó, que entre el 14 y el 18 de abril
del 1977 la trasladaron, Hacia lo que hoy sabemos era un vuelo de la
muerte. Por su parte también acredito la presencia de Reyes, Carmen
Aguiar de Lapacó. La conocía por ser compañera de facultad de su hija,
Carmen le reconoció la voz a Reyes, quien le pidió que avise a la familia
de su presencia en ese centro clandestino.

      La documental que reafirma la convicción del secuestro, cautiverio
bajo tormentos y desaparición de Maria del Carmen Reyes, son: causa
nro. 39.556 , los legajos de prueba nro. 864 y 334 de causa 450 el legajo




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    23
Conadep nro. 123, copia de la declaración prestada en el marco de la
causa 13/84 de fs. 6619/27;       fs. 6609/6613; a fs. 6587/6593;a fs.
6573/6587; a fs. 6599/6602, fs. 6613/6618, y legajo 1472 y REDEFA
nro. 1197 correspondiente a Mario Lerner.

       Por último corresponde señalar que como caso 182 se probó en la
causa 13. De esta forma tendremos por probado su secuestro, cautiverio
bajo tormentos desde la fecha referida, hasta su traslado con destino final
desde el Atletico.




       9. Sergio Enrique Nocera (hecho 11).

       Sergio era otro compañero de la JUP de Filosofía y Letras, y otra
víctima de la cosecha de los represores. Secuestrado el 18 de marzo del
1977    permaneció cautivo en condiciones de tormento en el centro
clandestino el Atlético. Y HOY PERMENECE DESAPARECIDO.

       Del legajo Conadep N° 54 surge por la denuncia que hizo su padre
Francisco Enrique Nocera, que el 22/01/77 allanaron su domicilio
(Senillosa 147, 4° C) buscando a su hijo, personal vestido de civil.
Destruyeron todo, robaron dinero y otros objetos. Finalmente el 18 de
marzo de 1977 Sergio habia concertado una cita con un tio, pero no
concurrió y no supieron nada más de él, es por esta razón que se toma
como fecha de su secuestro esta última.

       Estos dichos fueron corroborados por Dora Nocera, la hermana de
Sergio, quien recordó a su hermano como estudiante de sociología y de
Historia militante de la JUP. Dora contó que su padre Francisco agotó
sus esfuerzos en procura de saber donde estaba Sergio. Con el tiempo
dejaron de esperar.

       La presencia y los tormentos padecidos por Sergio en el Atlético
nos quedó acreditada fundamentalmente por los dichos de Marcelo
Daelli, compañero de Sergio. Las palabras de Daelli fueron : “Vi a todas



                                  24
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



las personas, estaban en malas condiciones, …, todos pasaron por la
tortura, habia quien estaba en peores condiciones, como Sergio
Nocera.” . En otro pasaje de su relato haciendo referencia a las torturas a
las que lo sometió el Turco Julian dicjo: “Luego me muestra una persona
que estaba sobre un catre metalico, completamente deteriorado, cuerpo
lleno de llagas,   irritadas las conjuntivas, mi impresión es que no se
podía mantener de pie, lo reconozco tambien compañero mio de la
Facultad,de Filo, su nombre es Sergio Nocera”, el Turco llevó a Daelli
para que Nocera lo reconozca. Nocera no lo reconoció y el represor lo
golpeo brutalmente por esa razón.

      De la documental contamos con Legajo de prueba nro. 312 de la
causa 450 expediente nro. 77.094/91 legajo Conadep nro. 54, de Sergio
Enrique Nocera. Con estos elementos damos por probado el secuestro y
cautiverio bajo tormentos en el Atletico desde la fecha indicada, hasta su
DESAPARICIÓN.




      10. Silvia Liliana Cantis (hecho 14).

      Militaba en la JUP de Medicina. Fue secuestrada el 21 de
marzo de 1977, en su domicilio de Villanueva 1343, llevada
al “Club Atlético,y alli torturada. Soportó su cautiverio hasta
el día 23 de mayo de ese mismo año, día en que fue liberada.
Los represores buscaban a su her mano Jorge pero le dijeron:
“cagaste flaca, no está tu hermano, te llevamos a vos, aunque
sabemos que sos perejil”, Y asi fue como se la llevaron
vendada en el baul de un auto, previo a encerrar a sus padres y
su hermana en una habitación. En el Atletico fue esposada,




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    25
tabicada y llevada a la leonera con otra identidad F -85.

       Si bien no contamos con su testimonio en esta audiencia,
fueron numerosos los brindados en otras instancias y que se
traen a la presente en carácter de prueba documental. En
dichas      declaraciones    (fs.   28.560)    dejó   manifestada      su
impresión de que en ese pozo imperaba el “terror”, habiendo
sido ella interrogada en un quirófano, bajo la aplicación de
picana y golpizas., con ella se ensañaron por su condición de
judía y la obligaban a hacer de perro mientras los represores
amenazaban a los compañeros secuestrados con su mordida y
efectivamente la obligaban a morderlos, también la obligaban
a gritar simulando ser el hijo de la persona que en cierto
momento estaba siendo torturada, como también f ue sometida
a simulacros de violación con un palo.

       En     su legajo CONADEP SDH 3075 se confirman                estas
circunstancas.

       La soltaron el 23 de mayo de 1977; la durmieron y la abandonaron
semidesnuda en un campo de la Pcia. de Santa Fé.

       Dentro de los compañeros que pudo indentificar en el
pozo     están Andrés       Uzin, Valentín     Barenbit,    y también
Gerónimo Medina que hacia de médico. Todos ellos eran
compañeros de la JUP de Medicina.

       La prueba documental que se cita es: la causa nro. 43.615.
En dicho expediente obran las declaraciones de Arnoldo Edgardo Cantis.
Así damos por probado el secuestro y cautiverio bajo tormentos en el
Atletico durante el período de referencia (21/03/77 al 23 de mayo del 77).




       11. Marcelo Daelli (hecho 15).




                                    26
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



      “El 24 de marzo de 1977, a las 2 de la mañana irrumpieron en mi
domicilio, en la calle Echeverria 442 Martinez, 5 personas de civil
armadas, se identificaron como Fuerzas Conjuntas. Así comenzó Daelli
el relato de su calvario durante la ultima dictadura. Fue trasladado al
Atlético. Reconoció el lugar por haber identificado la Avda Paseo Colon
en el momento de su desaparición, corroborando esto a partir del trabajo
arqueológico. Lo bajaron del auto, luego por una escalera. Comenzaron a
pegarle, hasta llegar a una oficina donde le sacan la venda y así toma
contacto con el primer represor, el Turco Julian quien le dice que ahí
estaba todo Filosofía y letras. Reconoció a compañeros de esta Facultad
como Alejandra Lapaco, Miguel Marcelo Butti Arana, Laura Perez Rey,
Nelida Estela Filgueira, Rita Lameison.

      El Turco le hizo escribir su historia de militancia, luego lo sometió
a una sesión de picana. Mas adelante lo lleva ante la presencia de una
persona tremendamente torturada, en quien Daelli reconoció a Sergio
Nocera.

      Lo identificaron como F-107, le engrillaron los pies, con una
cadena y dos candados, Nros 104 y 105, y lo llevaron a la leonera, donde
había un monton de gente en las mismas condiciones: tabicados, tirados
en el piso, algunos sobre unas colchonetitas. Trataban de mirar por
debajo del tabique, ahí tomo contacto de algunas otras personas, una era
tambien estudiante de Filosofia y Letras, Maria del Carmen Reyes, y
una abogada que era Teresa Israel.

      Al tercer día de su secuestro el Turco Julian lo sacó de la leonera
y en una oficina, le confirmó que todo Filosofia y Letras habia pasado
por ese Centro de Detencion, Daelli dedujo que se refería a la JUP de




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     27
Filo, que era la organización donde militaban estas personas que conocía
Nombres como el turco Jallinsky, el Nene Perreria, Silvia Pagula, Jorge
Dillon, Hueso, Rocky. Todos ellos mencionados por el Turco Julian.
Daelli dijo ser militante peronista, inicialmente en Filosofía y Letras,
pero luego en la facultad de Biología. Para que hable de esto lo
torturaban.

      Marcelo hizo la misma referencia que todos respecto de las
espantosas condiciones del cautiverio: los gritos de los torturados.
Recordó el particular ensañamiento de los torturadores con un religioso
capuchino. El olor de la carne quemada, los trencitos al baño donde
recibía todo tipo de humillaciones y vejaciones. Daelli relató una
situación extrema cuando ante su imposibilidad de contener la necesidad
de orinar, tuvo que hacerlo en su zapato y luego beberlo, para evitar el
castigo de los represores. La comida inmunda, las infecciónes en los ojos
por los tabiques sucios, las terribles condiciones físicas y anímicas en que
se encontraban los compañeros secuestrados. Él particulamente adelgazó
20 kilos y aún hoy tiene marcas de la tortura. Luego de 10 días de leonera
lo llevaron a una celda.

      Nombró a compañeros como Geronimo, Lobo, Tana, Muñeca.
En otra oportunidad escuchó acerca de un detenido que habian trasladado
de La Plata, su apodo era Pascua, que era Daniel Dinella, Laura Perez
Rey, Daelli supo del traslado hacia la muerte de Alejandra Lapaco y de
Maria del Carmen Reyes, entre el 14 y el 18 de abril del 77, también de
su compañero de celda de nombre Alberto.

      Escuchó como los represores juntaban a los compañeros y les
hablaban de un viaje en avión hacia un penal de Chaco, que les iban a
dar una inyección para el mareo y también escucho la algarabía de los
compañeros que no imaginaban que ese sería su destino final.

      Escuchó todo ese movimiento y después silencio mas atroz.
Aclaró que de este procedimiento participaban todos los represores




                                   28
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



del campo”.

      Finalmente a Daelli lo sacaron del Atletico y lo llevaron a las
dependencias de superintendencia de seguridad Federal, donde compartio
cautiverio con Adolfo Perez Esquivel, quien acredito en la audiencia esta
circunstancia. Alli también vio otros secuestrados como el telefónico
Julio Guillan, Marcelo Solano Lopez. En este lugar escucho como sus
represores alabaron al Turco Julian a quien consideraban un maestro. Los
dichos de Marcelo Daelli, son confirmados por el testimonio de Adolfo
Perez Esquivel.

      La restante prueba que avala su caso es documental y consiste en:
copia de las declaraciones prestadas en el marco de la causa 13/84, las
constancias del legajo de prueba 225 de la causa 450, legajo conadep N°
7314. Asi damos por prabado la privación ilegal de libertad, y
permenencia en cautiverio en condiciones de tormento desde 24 de
marzo del 77 hasta el 29 de abril de ese año que fue trasladado a
Coordinación Federal que victimazaron a MARCELO DAELLI.




      12. Guillermo Cabrera Cerochi (hecho 16).

      En los 70 estudiaba el bachillerato y en el barrio de Colegiales
donde vivía, comenzó a militar con los compañeros y vecinos. En la JP.
Le decían Pelusa. Era una época en que se vivía con mucho miedo y se
hablaba de las situaciones de injusticia que atravesaba el país. Tambien se
sabía de las desapariciones de los compañeros.

      El 1 de abril de 1977 lo secuestraron de su domicilio de Federico
Lacroze 3223 dpto 5, en la madrugada una patota de 10 o 12 personas




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    29
con pasamontañas y armas largas que dijeron ser de Gendarmería. Lo
encapucharon delante de su familia y se lo llevaron a patadas.

      Ya en el Atletico lo hicieron desnudar, mientras él escuchaba como
alguien escribía a máquina sus datos y le decían que se llamaría M-39,
Le pusieron candados numerados también y a los golpes lo dejan tirado
en una celda un tiempo del que no pudo tener noción. De lo que si tuvo
enseguida noción fue de qué sucedía en ese lugar de tortura sistemática,
Gritos. Golpes. “La degradación del ser humano era constante”, “El
objetivo concreto era deshumanización, perdida de identidad, convertir a
un ser humano en algo totalmente amorfo, maleable e utilizable. NO
recuerdo que nadie se haya rebelado, eso lo conseguían a través de un
método, una sistematica dirigida a eso, el terro del sistema era tan
bestial que no quedaba lugar, no daba lugar…” dijo Guillermo en la
audiencia.

      Estuvo tabicado 15 días, pero escuchaba los nombres de los
represores y también algunos compañeros secuestrados. En un momento
le simulan un fusilamiento, escucho el percutor de un revolver sonar
apoyado a su cabeza. Le decían que lo iban a matar y lo golpeaban
preguntándole por las armas de los Montoneros y por algunos
compañeros.

      Escuchó sin dar crédito y sin poder explicarse tanto horror, como
un torturador apodado Poca Vida        destrozaba a golpes a un chico
secuestrado, como arrastraban su cuerpo y nunca mas volvió a escuchar a
ese muchacho. O los crueles castigos a los judíos, a quienes les decían
que los iban a hacer jabón. Guillermo esos días no comió. En un
momento lo llevaron a la parrilla, estiraron sus pies y manos con saña
produciedole un dolor insoportable; y luego lo indefectible, la quemadura
de la picana, su propio olor a quemado. Le hacían preguntas imposibles
de contestar, porque él no sabía la respuesta. Su cuerpo ya no podía
responder a tanta tortura, estaba mas alla de todo límite humano, hasta
que alguien dijo que se quedaba, que se moría y allí los imputados



                                  30
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



pararon y lo dejaron en la leonera donde había muchas personas tirada en
el suelo.

      En otro momento los represores lo sacaron a lanchear, a marcar
compañeros. Otra práctica reiterada.

      El tabique le produjo, como a la mayoría de los secuestrados,
conjuntivitis y al ir a la enfermería vio a un compañero que le decían
Gerónimo, que trabajaba como enfermero, que lo curó. Ademas de la
tortura de la picana, Guillermo describió situaciones que implicaban
vejaciones de todo tipo producidas por los imputados quienes además se
burlaban. Cualquier situación despertaba su ira y venían los castigos
brutales. Todo era castigo. La intención era hacerles perder la condición
de seres humanos. Mencionó que habia compañeros que no estaban
tabicados a quienes tenían en estado de sumisión bestial, a quienes
obligaban a hacer tareas. A estos compañeros se les notaba el terror
constante.

      Luego de 15 días, en la madrugada del 15 de abril lo soltaron.
Nuevamente previo a un simulacro de fusilamiento. Guillermo estaba tan
harto del padecimiento que deseo que finalmente dispararan…
Sobrevivió , pero su estado físico era lamentable y tuvo inmovilizado su
brazo izquierdo. En esos 15 días apenas si habia comido 4 o cinco veces
un alimento difícil de tragar. Le dieron de baja del servicio militar por su
estado de salud. El día de su liberación supo en que lugar habia estado
secuestrado porque los represores que lo sacaron en el auto dijeron que
volvían al Atletico.

      Luego de esta experiencia extrema Cabrera Cerochi se convirtió en
un sobreviviente exiliado en España, donde aún reside. Y aun recuerda




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    31
cuando dentro de ese lugar infernal debían orinar sobre las paredes
porque no aguantaba las ganas y porque si se hacia encima sobrevendría
un castigo más.

       Por su parte la prueba documental consiste en el Legajo SDH nro.
3161, legajo personal del Ejército Argentino de Guillermo Daniel. Así se
tiene por acreditado su secuestro y cautiverio bajo tormentos en el
Atlético desde el 1 de abril de 1977 y durante 15 días.




       13 y 14. Juan Patricio Maroni y María Rosa Giganti (casos 17 y
18).

       María Paula Maroni tenia 11 meses cuando secuestraron a sus
padres, su abuela Enriqueta Asunción Rodriguez de Maroni le conto que
ella lloraba, que su mamá pedía tenerla en sus brazos pero los represores
no la dejaron. A ella y a sus abuelos los encerraron en un cuarto mientras
se llavaron a Juan Patricio Maroni y a Maria Rosa Giganti, sus padres.

       Maria Paula creció con el símbolo de las madres de plaza de mayo,
con la persecución pesando sobre su familia que vivió y desvivió en la
busqueda de su papa. Recordó de niña la pintada en la casa de su abuela,
a quien estigmatizaron como Madre Terrorista y recordó tambien las
cartas de su padre, el legado de su padre. Militante peronista y cristiano
que hablaba de su deseo de justicia social, de independencia económica
para su país, de que no haya más explotaciones a los trabajadores. Su
padre trabajaba en Aerolíneas Argentinas, y era estudiante de sociología.

       Su    padre    JUAN      PATRICIO       MARONI        CONTINUA
DESAPARECIDO. Dijo en esta audiencia “Me dejaron una familia
mutilada por el horror. Sin palabras, , como explicarle a un niño que su
padre desapareció?. Me dejaron una familia esperando, todos los días
esperábamos a mi papa, a mi tía y a mi tío que están también
desaparecidos. Tuve una niñez sola, triste, gris, no puedo ponerle más




                                  32
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



palabras a mi situación.

      Maria Paula también hablo de su madre Maria Rosa Giganti de
esta forma: “Su madre no es la misma que se llevaron, le devolvieron una
madre torturada y destruida, que le dio lo mejor que tenia”.

      La vida de Maria Paula, como la de tantos hijos de
desparecidos, muchas de cuyas voces escuchamos en esta sala, fueron
signadas por las consecuencias del posgenocidio. Durante este juicio
se cuestionó la pertinencia de sus relatos, por ello es importante
remarcar el aporte invalorable de sus historias, que ayudan a
reconstruir LA HISTORIA, que ayudan a conocer el alcance, la
magnitud irreparable del daño.           Entendemos que una forma de
reparo es la habilitacion de la palabra,          de ese relato oculto,
soslayado. Por lo demas como se repetirá cada vez, no podemos, sin
faltar al sentido de la verdad juridica, dejar de valorar y justipreciar
la extensión de esos daños al momento de pensar y evaluar las
condenas.

      Eran militantes sociales tenían 21 años, Maria Rosa, era de la
Juventud Peronista, Juan Patricio cristiano y peronista. Militó en
Montoneros. El aniquilamiento de Juan Patricio llegó al limite de su
eliminación física, en Maria Rosa pretendieron aniquilar, sus sueños de
justicia, su proyecto de vida al lado de su compañero. Pero no pudieron
con su fortaleza militante que puso en evidencia en esta audiencia.

      El testimonio de Maria Rosa da cuenta de cómo comenzó y
continuó su calvario y el de Juan. El 5 de abril de 1977 mientras dormían
irrumpieron hombre armados, con trajes y ropas de fajina. Se los llevan.
Ese fue su ultimo contacto físico con Juan Patricio. Ahí se pusieron a




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    33
rezar. El viaje duró 20 minutos. Llegan. Los bajan violentamente del
auto y les pegan. A ella la nombraron M46, la encapucharon, y le dijeron
que no se olvide de ese número. Bajan una escalera, la empujan a una
celda, le sacan la ropa, la dejan desnuda, la engrillan los pies, le atan las
manos y tambien a una camilla. “No me podía mover, l. Entra alguien,
me amenaza, sabes lo que es la picana? Entraba y salía todo el tiempo.
La interrogaron. por todas las personas conocidas, y por su marido ..
Escucho la voz de Juan Patricio, cuando lo interrogaban, luego llevan
a otro lugar, percibió que habia mas gente porque las sentía respirar,
Estuvo ahí sentada sin moverse, no sabe cuanto tiempo. Finalmente la
agarran del brazo, la meten en un auto. Y la sacan del pozo dejándola en
un descampado.

      Maria Rosa finalizó su testimonio diciendo: “Estuve mucho
tiempo desaparecida de mi misma, me costo mucho entender que
estaba viva, que tenia que reconstruir para mi hija y para mí una
vida”. “Paula tuvo una mamá presente en cuerpo, pero ausente en lo
demás “Mi último pensamiento va a ser para mi compañero Juan
Patricio., nada más”.

      A Enriqueta Asunción Rodriguez de Maroni, la dictadura cívico
militar, y por la mano de los represores, algunos de los cuales estamos
hoy juzgando, le arrebato a sus hijos Juan Pablo y Maria Beatriz, también
a su yerno Carlos Alberto Rincón y a su nuera Maria Rosa Giganti.
Contó lo vivido ese trágico 5 de abril de 1977 alrededor de las 5.15am.
Les gritaron que si no abrían les tirarían la puerta abajo y al abrir se vio
rodeada por personas del Ejercito argentino, que decían buscar a un
Montonero. Su aspecto no era de militares, tenían pelos largos y bigotes.
Uno de ellos tenia un cuchillo en la mano y una soga. Fue un tiempo
interminable. El operativo duro casi 3 horas.

      Enriqueta fue una de las primeras madres que con el dolor y
reclamo en sus gargantas golpearon puertas de ministerios, iglesias,
buscando a sus hijos. Y desde setiembre del 77 fue parte de Madres de



                                   34
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



Plaza de Mayo. Sus hijos eran militantes políticos y sociales, fueron
jóvenes solidarios. Ella luchó por encontrarlos, durante estos 32 años y
por eso lllamaron madre terrorista. Hoy Enriqueta pide justicia sabiendo
que la dictadura planificó el exteminio de esa generación, “Eso fue el
terrorismo de estado, no hay palabra que lo pueda definir”.

      Contamos ademas con los dichos de la abogada que presentó los
habeas curspus por Juan Patricio, y Rincón, otro compañero
desaparecido, a quien conocía de su militancia en las parroquias.
“participaban en una campaña de alfabetización de adultos. Eran gente
de profundo trabajo social, de trabajo con el pobre, eran inmesamente
sensibles”.

      Por último la documental: legajo de prueba nro. 548 en causa 450
2) expediente 38.525 3)expediente nro. 41.400 , 4) legajo Conadep nro.
3914 5)legajo SDH nro. 3519. Con todos estos elementos de prueba
damos por acreditado el secuestro, y cautiverio bajo tormentos de Maria
Rosa en Atletico durante el 5 de abril de 1977. Y se tiene probado el
secuestro y cautiverio de Juan Patricio en el Atletico desde esa fecha.
Teniendo en cuenta que se encuentra DESAPARECIDO.




      15. Marco Bechis (hecho 20).

      Marco dio su testimonio en la audiencia. De esta forma se tendrá
por probado su secuestro, cautiverio bajo tormentos en el Atletico. Una
patrulla de civil lo secuestra la noche del 19 de abril de 1977 frente al
Profesorado Mariano Acosta. Lo vendan y lo llevan al Atletico. Esto lo
supo Bechis dos años después.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   35
      De este lugar solo tiene un recuerdo auditivo porque estuvo
siempre vendado. Habia alguien escribiendo a máquina, le toman datos,
le sacan el pasaporte italiano y le dicen que era A 01. y otros numeros
para los candados de los tobillos. Lo bajaron a un sótano, donde escucho
una pelotita de pin pon. Lo llevan a la sala de tortura. Una voz que
reconoció como la del Turco Julian le dijo que se desvista si no le rompia
todos los huesos, mientras golpeaba con un fiero sobre una mesa
metalica. Lo ataron a la parilla. Estuvo durante un tiempo
incomnesurable mientras entraban y salian los imputados de ese lugar.
Hasta que empezaron a picanearlo pidiendole infomación sobre amigos,
contactos, compañeros militantes del Profesorado.

      Marco, era maestro de primaria. Habia venido de Italia y estando
en aquel pais habia hecho publicar muchos artículos sobre la
desaparición en Argentina.. Despues de la tortura, le hacen contestar un
cuestionario, por escrito. Y lo ponen en una celda solo. No tenia nocion
de dia y noche. La comida a niveles de sobrevivencia. En la celda Habia
encontrado un pedazo de cemento, , con el cual podía cortarme las
venas, ese tipo de tranquilidad era importante. Estando en el tubo entro a
limpiar Roxana Giovanonni, La conocia como Muñeca, una compañera
de Escuela, de militancia,. La encontro contradictoria casi como
esquizofrenica producto de las torturas. Nunca mas la volvio a ver.

      Bechi estuvo 10 días. Hasta el 25 de abril. Luego de su secuestro
sus compañeros comenzaron a hacer cadenas informativas y avisaron a
sus familiares en Italia. Quienes vinieron de inmediato al pais y dado el
carácter de alto empresario que tenia su padre, se conectaron con
empresarios del nivel de Roberto Rocca, Enrique Piñeiroi, Franco Macri,
toda gente conocida de su padre que habia sido dirigente de la Techint y
en ese momento era de la Fiat, . Su madre fue hizo contactos a travez de
un tal Reynal para hablar con Suarez Mason. Asi sus padres supieron que
estaba secuestrado. Esto ultimo es importante referirlo porque mas
alla de que gracias a esa intervención de las altas esferas economicas




                                  36
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Marco fue liberado, por otro lado prueba la esttrecha vinculación
que habia entre laas cupulas militares y cierto sector del
empresariados,, que nos ha permitido nombrar este período infame
como Dictadura Civico-Militar.

      Asi fue como lo sacaron del Atletico y a Coordinacion Federal,
donde tomó contacto con otro detenido que era Perez Esquivel. Pasaron 2
o 3 días ahí juntos, mal alimentados. De alli fueron Devoto, quedaron
varias semanas, y luego fueron llevados a la Unidad 9 de La Plata, a las
3 am. Alli estuvo 2 meses. Hasta que lo expulsaron del pais, porque es
italiano. Lo llevaron el Aeropuerto los primero días de julio.

      Lo vivido le impidio a Marco volver a la Argentina, pais que habia
elegido para vivir, para trabajar para llevar adelante sus sueños. Habia
militado en el Profesorado Mariano Acosta, perteneciendo a Montoneros
Era maestro y su proyecto era trabajar con los marginados, con los niños
indigenas del Norte del país. Quería educarlos, darles herramientas para
que crezcan , se desarrollen, vuelvan a tener un lugar en la historia. Esos
sueños le fueron arrebatados en las salas de torturas por estos imputados.
Para Marco hoy este pais es el lugar donde recuerda la violencia sufrida
por él y sus compañeros a manos de los represores.

      En el exterior Bechis hizo todo lo posible para que se conociera las
atrocidades que estaban sucediendo en la Argentina. Particulamente
durante el Mundial, cuando ya se tenía ademas información sobre los
vuelos de la muerte. Marco es cineasta y sigue contandole al mundo esta
historia de horror, que no se acalla.

      Su testimonio es avalado por los dichos de Perez Esquivel, quien
mencionó que estuvo detenido con un muchacho de nombre Marco, por




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                        37
cuya liberación habian pagado una importante suma de dinero.

      Además contamos con las constancias documentales del legajo de
prueba nro. 81 de la causa nro. 450 el legajo personal de Marco Bechis,
quien habría ingresado a la Unidad 2 del Servicio Penitenciario Federal
(Devoto) en el mes de abril de 1977 quedando allí detenido durante tres
semanas, el legajo penitenciario de Marco Bechis quien habría
ingresado a la Unidad Penitenciario nro 9 de La Plata el día 13 de mayo
de 1977. De esta forma se tiene por probado el secuestro y cautiverio
bajo tormento de Marco Bechis en el Atlético desde el 19 al 25 de abril.




      16. Susana Diéguez (hecho 21).

      “Militancia era ocuparnos del otro, con el lema el otro soy yo,
eramos una generación que se ocubaba del otro permanentemente”.
Susana tenía 29 años el 19 de abril de 1977. Su compañero Jorge
Tassara militaba en Montoneros. Ella en la Juventud Peronista de su
barrio Devoto. Era delegada gremial de la Cetera. Y además
comenzaba a formar la agrupación de familiares de presos políticos
junto con otro compañero Julio Meilán con quien finalmente
compartirá cautiverio en el Atlético.

      Aquel 19 de abril de 1977 la secuestró una patota de la casa de sus
padres. “casa de militantes” quiso decir Susana, viejos resistentes
peronistas. Habana 3341, depto 5. Era la madrugada. Estaban sus padres
y su hermana Adriana. Eran 8 aproximadamente. Pudo decir: “ Fue un
momento shockeante, porque estaba dormida, sumado a los golpes. Eso
queda en la memoria para siempre, desgraciadamente”. En el contexto
de ese despliegue de brutalidad inimaginable agredieron también a su
hermanita de 17 años abusando de ella de forma irreparable, dejándole
graves secuelas.

      A Susana la llevaron en el piso de un falcon negro a donde después




                                  38
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



ella supo que era el CCD El Atlético. Lugar al que reconoció ya en
tiempo de democracia gracias a la reconstrucción que de este sitio
hicieron los colectivos de sobrevivientes. Pero además en su relato de
descripción de su periplo mencionó “la escalera” de descenso al infierno,
elemento emblemático del Atlético, que lo diferencia de los otros pozos y
que fue puntualmente mencionado por casi todos los sobrevivientes de
este centro clandestino.

      Allí le quitaron el nombre y la llamaron M108, la tabicaron, la
engrillaron, la golpearon y le aplicaron picana mientras la interrogaban
por el “montonerito” Tassara. En un momento le pusieron un revolver en
la cabeza y le trajeron a un compañero, Julio Meilán, a quien por debajo
del tabique pudo ver golpeado y ensangrentado en sus piernas. Nunca
más supo de Julio. El primer interrogatorio fue a los golpes y dejando
constancia por escrito de sus dichos. Luego la pusieron en la leonera. Y
siguieron las sesiones de picana sobre una cama elastica;          en sus
genitales, manos, pies y su lugar mas débil: las encías. Se empecinaron
en ese lugar, y asi fue como perdió su dentadura. Le preguntaban por
Julio Meilán, por Alfredo Bravo, por Juan Carlos Dominguez, que si bien
tenían distintas pertenencias partidarias compartían la militancia barrial.

      La sometieron a 3 sesiones de tortura muy fuertes. Tambien dijo
que luego de la última sesión de tortura Julían la violó, mientras se
burlaba de ella. Y así sumó a toda la tortura que venía padeciendo, otra
mas: la deseperante incertidumbre de quedar embarazada de ese
“MONSTRUO” como eligió Susana llamar a su violador.

      La liberan la madrugada del 23 de abril, no sin antes hacerle un
simulacro de fusilamiento gatillando falsamente sobre su cabeza. Susana




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    39
salió del Atletico, pero aún hoy escucha las voces y los gritos de los
compañeros masacrados en ese lugar. Aún hoy recuerda cuando a
una compañera “Eva” que por el pánico se orinó encima ylos
imputados le refregaron el orin por su cara. Muestras y más
muestras de la ignominia de los acusados.

      Con estos dichos tenemos por probado el secuestro, el cautiverio y
los tomentos sufridos en el Atletico de Susana Isabel Dieguez. La prueba
documental que corrobora esto son : legajo nro. 270 de la causa nro. 450
causa 16715, legajo CONADEP nro. 542.




      17. Ricardo Peidró (hecho 24).

      Junto con su esposa Gabriela Funes militaban en la JUP. Eran
opositores a la dictadura. Luchaban para construir un país con justicia,
una nueva sociedad. Tenia 22 años el 10 de mayo de 1977 cuando lo
secuestraron a él y a Gabriela de la casa de sus padres, donde estaban con
su hijo Fernando. En Balcarce 1624, Lanus Oeste. Entraron 5 o 6
hombres armados. Los golpearon, los pusieron contra la pared y un
pullover en la cabeza. Revisaron toda la casa con ese despliegue habitual
de violencia, preguntando por armas y volantes. Se los llevaron en autos
diferentes siempre a los golpes. Viajaron aproximadamente 15 minutos
hasta un lugar donde los hicieron bajar una escalera.

      Allí, nos contó Peidró, le hicieron un simulacro de fusilamiento:
Su nombre ya no era el suyo sino ahora debía responder a R 82. Lo
llevaron a un lugar donde Ricardo escuchaba voces y gritos, lo hicieron
desnudar, lo mojaron le pusieron electrodos en los pies y el pecho y lo
ataron a una cama de metal y así comenzó una vez mas la ceremonia de
la tortura. La indagación sobre la militancia, La pregunta por los
compañeros. En este caso le preguntaban por Pablo, un compañero de la
JUP, Pablo era Alejo Mallea, nombrado en su testimonio también por
Jorge Giovannoni ya que era el novio de su hija Roxana.



                                  40
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Ricardo dió una imagen contundente que nos permite imaginar su
tormento: La picana lo hacía saltar de la cama de metal. Se desmayó ,
no pudo saber cuanto tiempo estuvo siendo torturado, pero por los
electrodos sangraba y aún tiene las cicatrices de esto. Despues lo llevaron
a un lugar que le decían la leonera, un salón grande separado por paredes
de apro. 60 o 70 ms de alto, donde estábamos lo que estábamos en
proceso de interrogación, dijo. Ahí se reencontró con Gabriela y supo
que también la habían torturado. Escuchaban permanentemente los
gritos de los torturados. Traían compañeros arrastrándolos y los tiraban
ahí. Les daban un plato con polenta o algo por el estilo. No podían tomar
agua, porque el efecto sobre la picana recién aplicada era letal. Se morían
de sed.

      Hizo referencia a la especial inquina con los judíos, a quienes
golpeaban y torturaban mas. Finalmente lo llevan a una celda, donde lo
hacen permanecer engrillado y tabicado. Contó que sus ojos y su nariz se
infectaron por esa razón. De esa celda los llevaban al baño en fila india.
Esto era difícil con los ojos vendados, pero no engancharse en la fila
significaba nueva tortura, nuevos golpes.

      Ricardo también mencionó a otro detenido-desaparecido, Gustavo
Insaurralde, uruguayo, con quien compartió la celda del cautiverio en ese
centro clandestino. Quien      hoy, tambien, permanece desaparecido.
Mencionó a Roxana Giovannoni, al compañero Ruben Medina “
Geronimo” desaparecidos.

      Ricardo hizo alusión a los traslados de la muerte. Contó que entre
el 26 y 27 de mayo abrieron celdas (no la suya). Les dijeron que harían
una despedida para los que se iban a Sierra Chica. A algunos los hicieron




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    41
cantar con una guitarra, mientras les decían que los llevarían en un avión
y que les aplicarían una inyección para “tranquilizarlos”. Eran muchos
compañeros. Casi todos. “Quedamos pocos, Gustavo, yo…”.

      Lo liberaron el 27 de mayo. Su esposa dirá en la audiencia que
Ricardo, tenia 10 kilos menos, y el cuerpo totalmente marcado por la
tortura. Ese testimonio , confirma entonces los hechos tal como se han
descripto.

      La prueba documental que los corrobora son: el legajo nro. 232
de la causa 450, y los legajos CONADEP nro. 6255 y nro. 2604. Asi
damos por probado el secuestro y cautiverio bajo tormentos en el Atletico
durante el período mencionado.




      18. Gabriela Funes de Peidró (hecho 23).

      Su declaración en la audiencia nos permite tener por acreditado su
secuestro, desaparición y tormentos en el Atlético. Comenzó su
militancia popular a los 16 años en el movimiento Villero Peronista.
Luego en el año 75 al ingresar a la carrera de Medicina, continuó su
militancia estudiantil en la JUP. 19 años tania cuando fue secuestrada el
10 de mayo del 77, junto a su marido. “me sacan al bebé y se lo dan a mi
suegra. Ahí me golpean, arrancan el teléfono, me ponen el pullover en la
cabeza, escucho gritos, le pegaban a mi marido. siguen los gritos, los
insultos lo golpes, me tiran en el piso de un auto, comienzan a decir , que
a marido no lo iba a ver mas”.

      La llevan a un lugar que luego pudo determinar que era el Atlético,
le hacen bajar una escalera. Le sacan el pullover y asi es como pudo ver
un grupo de 6 o 7 mujeres, que le pareció que estaban todas embarazadas.
Le pidieron que hiciera una lista con los compañeros de militancia. La
tabican y la llevan luego de sacarle todas las pertenencias a un lugar
donde comienzan a torturarla con golpes y picana sobre una silla contra




                                  42
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



una pared. Gabriela perdió el conocimiento y cuando volvió en si estaba
engrillada, y los torturadores, además de insultarla le decían que su
marido “se había quedado en la parrilla”. Le preguntaban, al igual que a
Ricardo por un compañero de militancia de la JUP Medicina, que era
Alejo Mallea “Pablo”. Le asignan la sigla R83 y la llevan a la leonera,
donde se encontró con Ricardo.

      Resaltó el trato que tenían con los judíos, a quienes pegaban
mientras les hacían gritar Heil Hitler y demás alabanzas al genocida
alemán. Tambien la llevaron a la sala de interrogación donde escuchó
como lo torturaban a su marido mientras le decían que lo iban a matar si
no les daba los datos que ellos querían sobre Mallea. Luego de ello la
llevaron a una celda.

      Cuando habla de la tortura en el Atlético dice que era permanente.
yo estuve 3 días de tortura (estuvo del 10 al 12 de mayo),: eran los
gritos ,el olor a humedad, la degradación humana, lo que hacían con
judíos, embarazadas, fue como descubrir una nueva manera del ser
humano, uno no podía creer que esa gente fuesen seres humanos.
Durante muchos años tuve que dormir con la luz prendida , tampoco
podía escuchar que alguien grite detrás mio, por que era revivir
nuevamente ese clima atroz que se vivian las 24 hs ahí adentro. Los
golpes arbitrarios, el escuchar el grito de los torturados. En su caso
particular el de su marido. Otra situación de tormento que describe era el
denominado “trencito” al baño, con cadenas y vendados, allí también
recibían golpes, y luego en las letrinas eran insultados, manoseados.

      Gabriela relata entre otros un momento de particular angustia que
desbordó en llanto cuando escucho la terrible tortura de un muchacho de




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    43
nombre Marcelo y su novia. Ella gritó para que paren de torturarlos y eso
le significó una amenaza de tortura a ella. La llevaron a la enfermería
donde reconoció un compañero de militancia de apodo Gerónimo, que
era Ruben Medina. Tambien reconoció en el pozo a Roxana Giovanonni,
Hoy desaparecida.

      Finalmente, le toman una nueva declaración mientras el pelirrojo la
golpea e insulta. La liberan. El auto lo manejaba un represor de ojos
celestes con pinta de alemán. La amenazaron con la desaparición de
Ricardo si no hacía lo que le pedían. La controlaron telefónicamente,
manteniéndola en un estado de amedrentamiento que mal podrían
considerarse siquiera una libertad vigilada. Esa persecución
telefónica se continuo hasta diciembre cuando deciden con Ricardo
dejar el país rumbo a Brasil.

      Este testimonio fue corroborado por el de su marido Ricardo
Peidró quien fue secuestrado junto con ella y permaneció en cautiverio en
el Atlético, siendo liberado un día después. La prueba documental que
acredita estos hechos son: el legajo nro. 232 de la causa 450y los legajos
CONADEP nro. 6255 y nro. 2604.




      19 y 20. Gustavo Groba y Graciela Nicolía (hechos 29 y 30).

      Tanto Jorge Allega como su hermano Luis dijeron que habían
compartido cautiverio en Atletico con Gustavo Groba y su novia Graciela
Nicolía. Se conocían de la facultad de Ingeniería. Jorge destacó la calidad
personal y profesional de Gustavo reconocido por su destacado nivel
académico, enla Cnacional de energía Atomica. Era un joven brillante
preparado profesionalmente para contribuir a la construcción de este país
y con el sueño y la voluntad para hacerlo. Formaba parte de la Juventud
Universitaria Peronista.

      Jorge Allega dijo: “Hacia muchos años que nos conocíamos con




                                  44
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



Gustavo, era una persona de gran cultura, un tipo muy preparado y
siempre muy ocupado en el aspecto social de la gente, era una persona
muy generosa” . En un momento llegue a ver a Gustavo , y que habia
sido secuestrado unos 10 dias antes, estaba totalemtne lleno de
moretones, sangraba, solo tenia el calzoncillo, Gustavo era fuerte,
inteligente , capaz y habia quedado reducido a.., estaba muy quebrado.

      Por su parte contó Elena Nicolía, la hermana de Graciela que el 3
de junio de 1977 acompañó a Graciela al domicilio que compartía con su
compañero Gustavo, en        Belgrano y 33 Orientales. De allí los
secuestraron personas fuertemente armadas, tanto a su hermana como a
Gustavo de quien sientió los gritos cuando lo estaban secuestrando. La
familia de Nicolía comenzó inmediatamente la búsqueda de Graciela.
Sólo pudo saber donde estuvo secuestrada, por los dichos de Jorge Allega
quien tambien estuvo en el Atletico. Elena contó en la audiencia que el
departamento de donde los secuestraron era de su padre y cuando este
pudo entrar se encontró con que los secuestradores se habían robado todo
y que habían permanecido en ese departamento un tiempo.

      Ni Graciela Nicolía ni Gustavo Groba recuperaron su libertad y
AUN HOY PERMANECEN DESAPARECIDOS.

      Ella era, como Gustavo una estudiante universitaria, de
Económicas, formaba parte del centro de estudiantes de la Facultad y era
militante del Partido Comunista; compartía con Gustavo además esa
mirada de futuro y su militancia por los derechos humanos.

      Los hermanos Allega también supieron de la presencia de Graciela
en el Atlético, junto con Gustavo, Jorge dijo que escucho la voz de
Graciela. Eran amigos. Luis Allega, vio en las duchas a Gustavo, muy




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   45
golpeado, y él le contó que su novia estaba allí. Por otra parte por los
dichos de Jorge Allega sabemos que tanto Gustavo como Graciela
fueron llevados en un traslado hacia la muerte. De esto también hablo
Luis quien contó que Gustavo estaba entusiasmado porque lo pondrían a
disposición del Poder Ejecutivo.

      Con los dichos de Elena Nicolía se tiene por acreditado el
secuestro. En cuanto al mantenimiento en cautiverio bajo tormento y la
desaparición desde el Atletico, con la declaración de los hermanos
Allega. La documental son las constancias del legajo Conadep Nro 501
y 5216 Y el legajo de prueba nro. 154 de la causa 450.




      21. Juan Marcos Herman (hecho 39).

      Juan Marcos tenia 22 años cuando lo secuestraron de la casa de sus
padres en Bariloche. El 16 de julio de 1977. Quien nos hablo de Juan en
esta audiencia fue Miguel Dágostino. Compartió su cautiverio en el
Atletico. Hablo con él, supo por sus propios dichos cuando había sido
secuestrado y donde, supo ademas que habia sido duramente golpeado y
vapuleado por su condicion de judío.

      Juan estudiaba Derecho, era militante de la J.P, fue un joven
sensible al padecer de las clases mas desposeídas de las barriadas
perifericas de su ciudad y con esa conciencia social enfrentó la eleccion
de su carrera: Abogacia , y su compromiso con esa realidad.

      Miguel, ya en democracia se puso en contacto con los familiares
de Juan, su hermana y sus padres, en Bariloche, quienes nada sabían del
destino de su hijo. Gracias a Miguel pudieron conocerlo. Así se pudo
rearmar la historia de este compañero. D´Agostino aportó en el juicio
tambien, un documental resultado de la investigación sobre este caso.
“Juan como si nada hubiera sucedido” del cineasta Carlos Echeverría,
titulo harto elocuente, ya que esa parecía ser la actitud de los distintos




                                   46
               Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



representantes de las FFAA de la zona, cuando el cineasta preguntaba y
ellos respondían con permanentes evasivas, poniendo en evidencia la
complicidad propiciatoria del secuestro de Juan Marcos.

         En ese documento pudimos escuchar a su padre,             a varios
representantes de las fuerzas responsables y fuimos testigos de esa
complicidad.

         Miguel compartió el cautiverio con Herman desde el 18 de julio en
que fue llevado al Atletico hasta mediados de agosto en que se produjo
uno de los traslados del Atletico y se lo llevaron. HOY ESTA
DESAPARECIDO. Miguel recordó la fecha porque el 18 habia sido el
cumpleaños de su madre y al dia siguiente, el 19 julio los represores del
Atlético pusieron a Juan Marcos en su celda. Alli Herman le contó, que
su padre era medico, que era judío, que lo habian secuestrado el 16 de
julio.

         Miguel fue, junto con ana Careaga y delia Barrera unos de los
pocos sobrevivientes que estuvieron en el sector de los secuestrados que
fueron finalmente victimas de los vuelos de la muerte. Su compañero de
celda fue uno de ellos. Ellos tres pudieron escapar a ese destino fatal.

         El secuestro de Marcos no paso desparecibido en su ciudad. Fue
publicado en los diarios de Bariloche, pero ninguna autoridad respondió
ni dio cuentas de esto.

         Evaluamos como prueba documental el Legajo de prueba nro. 291
de la causa 450 3986 en el que consta la denuncia y relato de secuestro de
su padre. Contamos tambien como documento con la investigación de
Echeverria, y con el testimonio de Miguel que tenemos como prueba




         UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
          DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     47
acabada para acreditar el secuestro y cautiverio bajo tormento en el
Atlético desde el 18/19 de julio de 1977 en al Atletico, hasta el momento
de su traslado hacia su exterminio, a fines de agosto de ese año.




      22. Delia Barrera y Ferrando (hecho 41).

      Éramos militantes con Hugo en la JUP. ÉL estudiaba Derecho y
yo Medicina. Militabamos en la Facultad. El además era delegado
bancario, trabajaba en Banco Nación. Luchábamos por una vida digna,
por justicia social. Asi comenzó su testimonio Delia.

      El 5 de agosto de 1977 a la mañana, los secuestraron a Hugo en
una cita Por la noche al regresar a su casa en Superí 1435 una patota la
secuestró a ella. Eran las 8 de la noche de un viernes. Uno alto de fajina y
otros 2 de civil. Le vendaron los ojos, le pusieron un cuchillo en el cuello
y le ataron las manos. La tiraron en el piso de una ambulancia, boca
abajo, Con la excusa de buscar “la pastilla de cianuro” abusan
sexualmente de Delia. Le ponen un revolver en la cabeza y simulan
disparar, mientras cantaban el tango “Caminito”. Al cabo de media hora
de viaje llegaron el centro de detención. En una oficina la nombran H-26,
le ponen un antifaz y candados en los pies, numerados también. Y una
vez más la referencia a la escalera, descendiendo “al infierno” , donde
permaneció durante 92 días, que fueron 92 marcas que talló Delia con
una cuchara sobre los muros del Atlético. A empujones la bajaron. La
llevaron a la leonera. Ella lloraba y fue cuando la escuchó Hugo su
compañero quien trató de tranquilizarla.

      Despues el recorrido del tormento padecido: la amenazaron con
abusar de ella nuevamente. Le largaron a un perro ovejero de nombre
Sultán. Despues lo trajeron a Hugo, a quien escucha rogarles a los
represores que no hagan nada a ella. Y ahí es cuando empiezan los
golpes, con cachiporras, en la cabeza, en el estómago y siguen con la
electricidad. La hacen agachar para agarrar un cable del piso con



                                   48
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



electricidad y se lo pasan por la cabeza, por la cara. De ahí a la leonera.
Un día a bañarse y luego en una sala donde habia una mesa de pin-pon,
Alli recibió una golpiza feroz, ordenada por el represor Kun Fu. El
represor karateca consideró que no le estaban pegado según exigía su
apetito, entonces se hizo cargo él demostrando a sus compañeros
torturadores cuan extremos se podía ser en el castigo. La tiraron al piso
entre piñas y patadas. Y de allí al quirófano, donde la desnudaron, ataron,
le pusieron el cable conductor en un pulgar del pie. Y comenzaron a
torturarla con picana eléctrica, mientras Delia podía escuchar que Hugo
estaba siendo golpeado y conducido al quirófano. Práctica esta que
hacía alarde de una perfecta sincronización en la administración del
dolor compartido entre parejas, compañeros, padres e hijos.
Llevando al extremo el límite del sufrimiento.

      Le aplicaron picana en todo el cuerpo, vagina, cara, etc. Le tiraron
agua. Uno de los protagonista de su particular tormento era “El Führer”.
Le hacían gritar “Heil Hitler” durante la tortura. Preguntaban por los
compañeros. Le fisuraron las costillas. El 26 de agosto cumplió sus 23
años en el Atlético, en la celda 19 al lado de los quirófanos, todavía
estaba con ella Hugo. Un compañero de celda le cantó el feliz
cumpleaños. Tiempo después en el 84 en la Conadep supo que ese
compañero se llamaba Miguel D’agostino.

      Con Hugo compartieron celda hasta que el 13 de septiembre Kung
Fu lo llevó a la celda 8. Alli perdió su contacto, solo sabían de sus
presencias tosiendo. Pero un día,        20 de septiembre, un compañero
destabicado, usado como mano de obra esclava por los represores los
hizo encontrar en el trencito al baño y allí sintió la mano de Hugo que
esperanzado le dijo que lo iban a trasladar al Sur y que pronto estarían




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    49
juntos.   Esto no fue así. HUGO ALBERTO SCUTARI               permanece
DESAPARECIDO. “Le había pedido que sea fuerte y no lo abandone”.
Esa noche se llevaron muchos compañeros, Hugo cuando paso por su
celda tosió. Esa fue su despedida. Al día siguiente era primavera y el
Coronel visito el pozo. Delia lloraba y el represor en pleno uso de su
ironía le dijo que su marido estaba en una granja de rehabilitación
trabajando. Hoy sabemos que ese era el DESTINO FINAL.

      Otros compañeros cautivos a quienes mención ó Delia: Pisoni y
Bellocchio, Eduardo Castaño , “Meta”, Hugo Clavería. Teresa Israel
cantaba “el principito”. Los Risso cantaban “la tortuga”. Juan Carlos
Darocchi, cantaba otras canciones. Estában en el sector del fondo de las
celdas. María del Carmen Lombardo Rubén Medina, ,                 Daniel
Dinnela, , Anabella Pitelli, Jose Luis Nizoli, Eduardo Alberto Pérez y
Ramerio Pérez,     Miguel D´Agostino. Ana María Careaga,         Liliana
Fontana, Pedro Sandoval, “Erico”.

      Otros testigos que estuvieron en el Atletico confirmaron el
cautiverio sufrido por Barrera , por ejemplo Daniel Fernandez, Miguel
Dagostino dijo: “ el dia de su cumpleaños, creo que en agosto, y yo le
toque el cumpleaños feliz por la pared., Jorge Allega, quien la vio en el
Atletico con el sobrenombre “Pepina”.

      Luego de 92 dias desaparecida Zapatilla Negra, el Violador, tal
como llamaban a uno de los torturadores, le anució que la soltarían. Y el
mismo le saco del pozo en el piso de un auto, mientras le decía que se
olvide de Hugo.

      Asi   con   estos   testimonios   acreditamos    el   secuestro   y
mantenimiento en cautiverio bajo tormentos durante el periodo nombrado
en el Atletico a lo que sumamos las constancias documentales: causa
nro. 34.568 2) causa nro. 17.503 3) causa nro. 44.802 4) legajo de
prueba nro 221 de causa nro. 450 . 5) causa nro. 1446) Legajo Conadep
nro. 3219 7) Legajo Conadep nro. 6904 8) Legajo de prueba nro. 233 de




                                 50
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



la causa 450 9) legajo Conadep nros. 3220. Mencionamos que como
caso 619 se probó en la casua 13.




      23. Hugo Scutari Bellicci (hecho 42).

      El secuestro, cautiverio y tormentos en el El Atlético de Hugo
Scutari se acreditan con el testimonio de su compañera Delia Barrera, y
los dichos de su hermano Horacio, quien por su parte también fue
secuestrado. Se produjo el El 5 de agosto de 1977 a la mañana, en la vía
pública. Hugo cae en una caída muy grande de compañeros Bancarios,
era delegado del Banco Nacion. Los trabajadores bancarios fueron
muchos, por ejemplo Irene Bellocchio era bancaria. Norberto Luis
Piñeiro, Jose Luis Nizoli era bancario de Banco Nación también. Hugo
tenía 26 años.

      Sobre la tortura recibida hablo Delia, que lo escucho gritar
mientras lo estaban torturando. Contó que con Hugo se comunicaban
tosiendo, y de esa manera sabían que todavía estaban juntos. Finalmente
lo trasladaron hacia su muerte. El tenía la esperanza, que tuvieron tantos
otros desaparecidos, de que lo trasladaran a un penal del Sur y así poder
encontrarse nuevamente con Delia, con esa ilusión partió. Delia le rogó a
los imputados que la dejaran despedirse nuevamente pero le dijeron que
ya estaban todos subidos a los camiones.

      Miguel Dágostino y Jorge Allega tambien dieron cuenta de este
cautiverio de Hugo. A su tiempo su hermano Horacio contó que toda su
familia fue agredida por la Dictadura, no solo está desaparecido Hugo
sino que posteriormente al año siguiente él mismo junto con sus padres




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    51
fueron secuestrados y mantenidos en cautiverio en otro de los centros de
este circuito concentracionario, el Olimpo. Su otro hermano Francisco
tambien está desaparecido.

         Respecto del contexto de la epoca y las razones de la actuación
genocida de la Dictadura Horacio, dijo que todos sus hermanos
compartían una mirada de la realidad que los convocaba a intervenir en
ella procurando cambiarla. “Hugo era militante de la JUP, era delegado
gremial del Banco NAcion donde trabajaba, tal como lo habia dicho
Delia. Hugo era estudiante de abogacia en la Facultad de Derecho.
Francisco era estudiante de Ciencias Exactas, y trabajaba, y tenia un
militancia sindical. El, por su parte es arquitecto, había integrado la
juventud peronista barrial, en el barrio donde vivía.

         Hugo Scutari fue llevado en un traslado hacia su muerte el 20 de
setiembre del 77. PERMANECE DESAPAECIDO.

         Dentro de la documental que avala la prueba testimonial contamos
con: causas nro. 34.568 nro. 17.503 nro. 44.802 legajo de prueba nro
221 de causa nro. 450 , Legajo Conadep nro. 3219. Su caso se probo en
casua 13 como nro. 346. De esta manera se tiene por probada la privacion
ilegal de la libertad, y el mantenimiento en cautiverio bajo condiciones
de tormento en el Atletico respecto de Hugo Scutari Bellicci.




         24 y 25. Rolando Víctor Pisoni e Irene Inés Bellochio (hechos 43
y 44).

         Carlos Pisoni tenía apenas 37 días cuando la tarde del 5 de agosto
de 1977, las patotas operativas fueron a secuestrar a Rolando e Irene, a
Marmol 483, PB “B“. El estaba con su mama, su papá Rolando aun no
habia llegado. Eran las 7 de la tarde.

         Cuando pudo hacerlo comenzó a reconstruir la vida de sus padres.
En primer lugar gracias a una vecina, la señora Susana Aimo se entero



                                    52
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



del gran despligue que implicó el operativo de secuestro. Los
represores ingresaron al domicilio y esperaron que llegara Rolando
para llevarselos a ambos. Se enteró tambien que los secuestradores lo
dejaron a él con una vecina, gracias a la cual pudo crecer con sus
abuelos, porque una mujer de las fuerzas policiales fue a la casa de
Aimo , para llevárselo, con alguna escusa. Pero en una particular y
difícil muestra de valentía , la señora Aimo lo llevó con sus abuelos.
Carlos habia llorado toda la noche el comienzo de su vida de hijo de
desaparecidos.

      ROLANDO E IRENE NUNCA APARECIERON. Tenian 29 y 27
años en el momento de su secuestro. Este momento de perdida para
Carlos se convirtió en la ausencia permanente en la mutilación definitiva
e irreparable de su historia. Su testimonio en esta audiencia fue la
expresión de ese incomparable dolor, de ese irreparable daño del que son
y serán responsables quienes hoy estamos juzgando.

      Rolando Pisoni, era estudiante en la facultad de ingeniería, y
militaba en la JUP. Irene Bellocchio, era delegada sindical del Banco
Galicia y militaba en la JTP y en la JUP de Arquitectura. Eran PARTE
DE UN PUEBLO que resistía a la injusticia, al terrorismo de estado.

      Aurora Zucco de Bellocchio, otra de las madres de la Plaza que
nos dieron su relato en esta sala, era la mamá de Irene. Y narró el dolor
de su familia desbastada por la maquinaria genocida. Ella crió a su nieto,
y buscó incansablemente a su hija y a su yerno, palmo a palmo y junto a
la familia de Rolando tambien. Habeas corpus, visitas a la auoridades. El
esteril recorrido cotidiano de estas mujeres inconsolables, incansables.

      El cautiverio bajo tormento de Rolando y de Irene en el Atlético




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    53
quedaron acreditados por las declaraciones testimoniales de: Delia
Barrera que dijo: Pisoni y Bellocchio, fueron secuestrados el mismo día
que ella y Hugo. Irene pedía por su bebé que era muy chiquito.Ellos caen
a la tarde, Hugo era H23, después caen H-24 y H-25 Ellos también son
trasladas el mismo día que Hugo, el 20 septiembre. Estuvimos juntos en
la leonera, en la celdas, ellos estaban en frente,     en diagonal a la
derecha. Pedro Vanrell: “En un momento me hacen formar con Irene
Bellcochio, que era compañera de una hermana mia en el colegio
secundario. Ahí nos reconocimos, y me cuenta que estaba detenida con
su compañero Rolando Victor Pisoni, que habían tenido un bebe… , ese
bebé es Carlos Pisoni. Vanrell tambien mencionó el traaslado del 20 de
setiembre. LUEGO DEL CUAL NO VOLVIÓ A VER A IRENE NI A
ROLANDO.

      Dentro de la prueba documental que acredita estos hechos
contamos con los legajos CONADEP 7951            y 444. Asi damos por
acreditado el secuestro, y manteniemiento en cautiverio bajo tormentos
en el Atletico desde el 5 de agosto de 1977 hasta el 20 de setiembre del
77 . AMBOS SE ENCUENTRAN DESAPARECIDOS.




      26. Cecilia Laura Minervini (hecho N° 45).

      Estudiaba Bellas Artes. Tenia 20 años. Pertenencia a la juventud
del peronismo, y anteriormente a la Union de Estudiantes Secundarios.
Con la declaración de Pedro Vanrell y la de Daniel Fernandez en esta
audiencia tenemos por acreditado se secuestro, cautiverio, tormentos y en
el El Atletico.

      Daniel Fernandez dijo que había visto en el Atlético secuestrada a
una chica que le decían LA TANA que era Cecilia Minervini,
posteriormente dirá que cuando salió en libertad se puso en contacto con
los padres de Cecilia , para contarles que habia compartido cautiverio con
su hija . Recordemos que Daniel Fernandez estuvo en el CCD desde el



                                  54
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



agosto hasta septiembre del 77. Que con Minervini nunca volvió a tener
contacto sabiendo que esta DESAPARECIDA.

      Por su parte Pedro Vanrell, quien estuvo cautivo en el Atletico
desde el 19 de agosto al 23 de septiembre del 77; contó que cuando lo
interrogaron bajo tormento le preguntaban por Cecilia Minervini. Vanrell
aclaró que Cecilia había sido su novia… Pedro pudo tomar contacto en
varias oportunidades con ella, a instancias de otra cautiva, MARICRUZ,
que propició el encuentro a pedido de Cecilia. Dos veces saliendo de los
baños habló unos minutos. Le pidio a Pedro que le dijera a sus padres que
no la tendrían que alimentar mas, en clara alusión a que sabía cual sería
su   destino.   REITERO       CECILIA      MINERVINI      PERMANECE
DESAPARECIDA.

      Con relación a la fecha en que fue secuestrada debemos tener por
cierta la del 10 de agosto del 77. Si bien no pudimos contar en esta
audiencia con los dichos de la mama de Cecilia Lidya Poo de Minervini
ya que falleció, lo cierto es que ella efectuó numerosos reclamos
judiciales en procura del paradero de su hija. En dichas presentaciones,
específicamente en el Habeas Corpus N° 153 se consigna como fecha de
la desaparición el 10 de agosto de 1977 en la zona de Villa Urquiza, en
Triunvirato y Olazábal secuestrada por       Fuerzas Conjuntas   en una
camioneta militar. De esto tomó conocimiento la mamá por un llamado
anónimo.

      Finalmente las testimoniales de otro sobreviviente del atlético
Juan Carlos Seoane obrantes a fs. 171/177 en el legajo de prueba 84,
dan cuenta de la presencia de Cecilia en el centro.

      La Tana, al igual que Pedro Vanrell también era conocida de Juan




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    55
Carlos quien dijo: “…que en una de las idas al baño pudo escuchar hablar
a Cecilia Minervini y luego la vio en forma directa. Que en una
oportunidad pudo escuchar como Cecilia era torturada por los represores,
especialmente por el Ruso…que escucho los quejidos de Cecilia…”.

      Con la documental incorporada se completa el cuadro probatorio :
por un lado el legajo Conadep 2676, Expte nro. 153 , , expte de habeas
corpus nro. 73, causa nro. 4962 causa nro. 12.711 copias certificadas del
legajo nro. 66, al que se han acumulado las causas nro. 34.678 nro.
35.524, 37.539 (39.112). Asi tenemos por probados el secuestro y
cautiverio bajo tormentos en el Atletico desde el 10 de agosto de 1977
hasta su DESAPARICION a partir de un traslado en setiembre del 77.




      27. Daniel Eduardo Fernández (hecho 46).

      Fue secuestrado entre el 13 y el 14 de agosto de 1977 de la casa
de sus padres en Rossevelt 5045, piso 3 16, por un grupo que se presentó
como Policía Federal, vistiendo chaqueta verde. Daniel era militante
estudiantil de la UES. Cumplió sus 19 estando en cautiverio. Lo llevaron
en un auto hasta el bajo, al lugar que en la conadep reconoció como el
ATLETICO. Ese lugar estaba bajo tierra. Lo hicieron descender una
escalera. Vio un tacho de basura de la Policia Federal. Ademas que las
personas encargadas del lugar lo llamaban asi.

      Ya dentro del pozo: “… empezó la despersonalización, te sacan el
nombre y te dan un nro y letra, era H-44. Durante el cautiverio, fueron
maltratos físicos y psicológico. Estar parado y de repente recibir golpes
sin saber porque,. Hubo dos etapas, una en un lugar donde ellos
llamaban la leonera. a la que describió como una habitación, bastante
amplia, divididas con tabiques, y en cada sector había 2 o 3 personas y
donde permaneció durante 10 días. Estaba todo lleno. Luego de estar en
la leonera lo pasaron al sector de celdas . Eran mínimos lugares con dos
cuchetas.   Alli se perdía    la noción del tiempo, las luces estaban



                                  56
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



permanentemente prendidas.

      Los compañeros en cautiverio tenían que ver con su militancia, de
la agrupación y otros simplemente porque los conocía del peronismo, o
del barrio o de la escuela.     Estaban Rosalba Vensentini,      Oscar
Gonzalez, , Cecilia Minervini, Pedro Vanrell, Juan Carlos Seoane,
Cristina Biemposto, Benjamin . A estos compañeros los vió porque al
ingresar a la leonera y sin conocer los riesgos que eso implicaba se
levantó el tabique. Estaban tirados en el piso y tabicados. Con Castaño,
Rosalba Vensentini y, Delia Barrera, compartieron un tiempo en la
leonera.

      De cuando estuvo en la celda habló de un chico judío, a quien
molestaban siempre con golpes, Este testimonio es una corroboración
mas del particular ensañamiento evidenciado por los represores, quienes
en extremo alarde de su autoproclamado nazismo hostigaban sin
descanso a los judíos.

      Aproximadamente luego de 30 días de estar desaparecido lo
liberan. Los primeros años fueron caóticos. Todo el tiempo pensaba que
lo seguían, que lo querían llevar nuevamente.

      Los dichos del sobreviviente fueron reafirmados por la declaración
de su hermana MONICA FERNANDEZ, testigo presencial del secuestro
de Daniel. Mónica contextualizó aquel tiempo en el que ella junto con su
hermano pertenecieron a esa generación de estudiantes que soñaban con
tener un país mejor, un futuro para todos. . La mayoría eran compañeros
y amigos del barrio. Tambien hizo mención a las consecuencias de este
padecimiento que sufriera Daniel, quien durante mucho tiempo estuvo
muy mal, casi sin poder hablar de lo que había pasado y con el dolor de




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   57
haber visto en el centro clandestino muchos amigos de la adolescencia
que hoy continuan desaparecidos.

      Pedro Vanrell dijo que entre los amigos y compañeros de
militancia dentro del pozo se encontraba Daniel Fernandez y recordó lo
habian identificado como H-44.

      Por otra parte en su declaración de a fs. 171/77 del legajo de
prueba 84 incorporado como documental Juan Carlos Seoane dice que
estuvo con el en la Leonera, Eran amigos. Dijo que Fernandez le contó
sobre la tortura sufrida por Pedro Vanrell y que habia sido secuestrado 2
semanas antes que él.

      La prueba documental que corrobora las imputaciones 1) legajo de
prueba nro. 84 de la causa nro. 450,. 2) causa nro. 33.322 3) causa nro.
11.181 4) legajo Conadep nro. 1131. De esta forma tiene por probada la
privación ilegal de la libertad, el cautiverio bajo tormentos en el Atlético
durante el periodo de referencia (13/08 al 13/09).




      28. Pedro Miguel Antonio Vanrell (hecho 47).

      Trabajaba y estudiaba para ser maestro, dentro de esas dos
actividades manifestó su compromiso militante. En la JTP, en la
rama empleados de comercio. En esos años estaba prohibido tener
delegados sindicales, estaba prohibido reunirse, hablar, pensar,
opinar, manifestarse, reclamar mejoras laborales. Las empresas
denunciaban      estas    pretenciones      de    los    trabajadores     e
inmediatamente el brazo armado genecida se encargaba se hacer
desaparecer a quien osaba luchar por esos derechos. Asi fue como
lograron exterminar a los trabajadores que se oponian a ese sistema
de opresión y expoliación.

      Pedro Fue secuestrado el 19 de agosto de 1977, de su lugar de
trabajo, la compañía ASORTE SA de Ahorro, de Renault Arg, Cangallo



                                   58
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



y Florida., a las 14 hs. Lo encañonaron con una 9 mm en la cabeza y a
la vista de todos, se lo llevaron en el asiento trasero de un Falcon
verde que estaba lleno de armas en el piso. Al           Atletico, centro
clandestino donde con posterioridad reconoce haber estado desaparecido
durante 35 días.

      Pedro lo escuchaba nombrar como El Pozo. También escucho en
esos comienzos las denominaciones recurrentes de ese lenguaje críptico
con que los genocidas eligieron apropiarse de las palabras mas inocentes
para resemantizar el horror. Por ejemplo “Paquete”. Asi llamaban los
represores a la persona secuestrada. Reconoció el sonido metálico del
portón al abrirse. Lo ingresaron     a una salita donde le sacaron sus
pertenencias. Tabique y asignación de identidad H55. El objetivo era
despersonalizarnos. Mencionó la escalera, al igual que sus compañeros
de cautiverio del Atletico, por la que descendian al infierno preparado
por los genocidas.

      Primero estuvo en una celda “porque los         quirófanos estaban
ocupados” El trabajo de los represores era febril. Pero le llegó su turno.
Lo amarran desnudo en la parrilla y comienzan el ritual del tormento
preguntándole por Cecilia Minervini, por las citas que tenía con otras
personas y por personas judías. Cecilia había sido la novia de Pedro.
Insistieron en la dinámica interrogatorio-aplicación de picana. Luego “lo
llevan al baño para quitarle el olor a quemado”. Esta sesión de tortura le
produjo llagas en su pierna izquierda. A pesar de la sed no les dejaban
tomar agua, porque ello significaba la muerte. Esa era una circunstancia
que los represores no permitían que fuera aleatoria. La muerte era una
decisión meditada y la llamaban DESTINO FINAL. Mientras tanto el
torturado debía seguir vivo para poder seguir siendo torturado a fin de




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   59
obtener información o solamente para ser torturado.

      Lo sometieron a 3 sesiones mas de picana, pero Vanrell mencionó
otros tormentos como los simulacros de fusilamiento; o por ejemplo
que en una oportunidad lo colgaron de las manos a 20 o 30 cm del
piso, con lo cual las manos luego         no respondían a lo que uno
ordenaba, sino que se subían solas y ese dia tuvo que comer con la
boca. Y despues los golpes, constantes si se tocaban el tabique o
conversaban, en los riñones con palos de madera o goma, tambien
en la cabeza. No se como no se nos rompían., dijo. Cuando uno se
quería cubrir, no habia forma de parar algún golpe. Otra tortura, era que
escuchaba alaridos constantes, grabaciones de discursos de Hitler o
cuando hacían salir a los compañeros judíos, y los hacían gritar “yo amo
a Hitler, Heil Hitler”, mientras los imputados reían.

      Mientras estuvo en la leonera durante 28 días pudo ver a Daniel
Fernandez, cuya letra era H 44. Castaño, lo apodaban el Rengo,
Cristina Biemposto, era la cuarta en la leonera. Rosalba Vensentini,
Ricardo Benjamin, Ricardo Alfredo Gonzalez. , Juan Carlos Seoane,
Irene Bellocchio, Victor Pisoni. La Tana, La Negra, Maricruz, Mario,
Erico, Gonzalito, , Chiche.

      Tambien estuvo parte de la Comision de Mercedez Benz.

      El trato con los judíos: “Habia un obrero de la construcción,
judío, de 1.90 mts, era muy macizo, lo sacaban permanentemente y lo
pintaban con aerosol cruces esvásticas en la piel”.

      En una oportunidad debió ser llevado a enfermería por una
conjuntivitis, provocada por el permanente uso del un antifaz sucio. Allí
vio a Gerónimo, que le decían el Tordo y a Soledad. Pero lo que sucedió
en una oportunidad es que le cambiaron las vendas y Pedro aprovecho
para adaptarlas de forma tal de poder ver su entorno. Asi es como
adquiere relevancia la descripción y posterior señalización sobre las fotos
de los legajos de los represores a quienes reconoció como operadores del



                                  60
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



Atletico.

      Después de 28 días en la leonera, pasó 7 dias mas en una celda,
donde habia un compañero Mario trabajador de SEGBA y otro bancario
de nombre Norberto Luis Piñeiro. Luego de 5 días allí hubo un traslado y
no vio mas a este compañero. En la celda frente a la suya había un
compañero de nombre Oscar Lauría, a quien lo obligaban a hacer de
perro o a veces de gato, mientras le pegaban para que mejorara esta
actuación. Una muestra más del despliegue creativo en pos de infringir
humillación. Relata también esa otraforma de denigración que era el
trencito para ir al baño.

      Hablo Pedro también de la dinámica del centro en cuanto a ingreso
e egresos de personas. Por ejemplo dijo que en una oportunidad en la
leonera pasaron de ser 3 a 30, debiendo permanecer hacinados 3 personas
por celda de leonera.

      Contó como los represores se aproximaban sigilosamente a los
tabiques de la leonera y permanecían expectantes hasta que algún
tabicado intentaba moverse el tabique, o tal vez hablar… si esto sucedía
se abalanzaban prontos al castigo. Que podía ser por ejemplo el llamado
orden cerrado.

      Habló de los traslados. Dijo que mientras el estuvo hubo 2 uno el
21 de agosto mas o menos, y el otro 21 o 22 de septiembre. EL traslado
adentro se veía como una especie de salvación, después se entero que era
el camino a la muerte. Lo que se comentaba era que uno iba a estar en
una condición mejor, blanqueado digamos, algunos decían que lo
llevaban a Granjas de recuperación o a cárceles legales. Esos comentarios
eran permanentes. Luego, en libertad al avisar a los familiares de los




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   61
compañeros vistos en el pozo y averiguar con el tiempo si habían sido
liberados, se empezaron a dar cuenta que esos compañeros NUNCA
APARECIERON.

      El testimonio de Pedro es mas que elocuente, pero sus dichos se
corroboran con lo manifestado en esta audiencia por Daniel Fernandez
y los dichos de Juan Carlos Seoane de fs. 171/77 legajo de prueba 84
incorporado con prueba documental.       Seoane contó que durante una
golpiza le pedían que reconociera la voz de Pedro Vanrell.

      Y la prueba documental oportunamente agregada:1) expediente
nro. 9482, caso 82. 2) Conadep nro. 1132. De esta manera se considera
probada la privación ilegal de la libertad, y mantenimiento en cautiverio
bajo tormentos en el Atlético, desde el 19 de agosto del 77 hasta el 23 de
setiembre.




      29. Juan Carlos Seoane (hecho 48).

      “Chivo” le decían. En el Atletico a donde lo llevaron secuestrado
y donde permaneció desaparecido y sometido a tormentos le impusieron
otro nombre H-97. Juan Carlos fue secuestrado la madrugada del 7 de
setiembre de 1977 en Blanco Encalada 3959. Eran 7 , de la Policia
Federal. Delante de sus padres, pero ademas , como práctica adicional en
todos los secuestros, tambien en este caso les robaron bienes, dineros, y
bebidas alcohólicas.

      Declaró Seoane, oportunamente el 24/03/87, legajo de prueba N°
84, incorporado como prueba documental en este juicio, que al ingresar
el centro clandestino lo tabican, lo hacen descender una escalera y
comienzan a golpearlo entre varios represores, mientras esto sucedía le
pedían que reconociera la voz de una personas que resultó ser Pedro
Vanrell (a quien Seoane conocía previamente de la época de estudiantes);
luego del interrogatorio fue arrojado en la Leonera donde pudo percibir




                                  62
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



que habría unas 30 personas, dentro de las cuales se encontraba otro
amigo : Daniel Fernandez. De alli fue llevado al quirófano, a la picana.
En tres oportunidades. Lo interrogaban por otros compañeros de
militancia de nombre Abel Cortese y Daniel Vicente. Mencionó que
Fernandez le contó que había sido secuestrados 2 semanas antes que él.
Finalmente fue llevado a los tubos. El 3 de diciembre lo liberan.

      La declaración de Pedro Vanrell, quien conocía previamente Juan
Carlos, también dan cuenta de su cautiverio en Atlético. Pedro dijo “…En
la celda de al lado estaba en ese momento Juan Carlos Seoane, le
decíamos El Chivo”. Tambien fue mencionado por Daniel Fernandez.

      Dentro de la prueba documental ademas citaremos las constancias
de la causa 11.963. Asi daremos por acreditado el secuestro y cautiverio
bajo tormentos en el Atletico en el período de mención 7 de setiembre al
3 de diciembre del 77.




      30, 31 y 32. David Daniel Vázquez, Ruben Orlando Córdoba y
Angel Reartes (hechos 49, 50 y 51).

      Los tres compartían la finca de la calle Muñecas 857. David hacía
6 años que alquilaba una habitación en esa pensión. En tanto que Ruben
Córdoba y Angel Rearte, otra en la que se dedicaban a fabricar carteras.
El 6 de setiembre de 1977 fueron secuestrados los 3 y llevados al
Atletico. Córdoba y Reartes recuperaron su libertad en tanto que David
Vazquez permanece desaparecido. Era estudiante de Antropología.

      Córdoba y Reartes están fallecidos, por lo que tomaremos los
distintos testimonios prestados. Contamos con las declaraciones en la




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   63
causa 18.913 sobre privación ilegal de la libertad. Así Angel Manuel
Reartes declaró que ese 6 de setiembre del 77 al ir a su trabajo de la calle
Muñecas la policía le impidió el ingreso por un supuesto homicidio y
junto con su hermanastro Ruben Cordoba tuvieron que dirigirse a la
Seccional 27. Alli los pusieron a ambos en un calabozo y al cabo de una
hora tres personas les pusieron cinta adhesiva en los ojos y los
maniataron y los condujeron en el piso trasero de un auto, durante unos
20 minutos hasta un lugar donde los bajan a un sótano, lo desnudan y
comienzan a golpearlo con puños y puntapies entre varias personas,
mientras le preguntaban por un tal Eduardo. Este interrogatorio se sucede
en varias oportunidades mas pero con aplicación de picana. Debido a la
angustiosa confusión no pudo precisar el tiempo que duró todo esto.
Hasta que finalmente, a los 4 días junto con Córdoba lo liberaron.

      Por su parte Ruben Orlando Córdoba se pronunció en términos
similares a Reartes. La detención ilegal en la Seccional 27 y el posterior
traslado a un lugar donde le hicieron descender una escalera. Contó que
lo ataron a una mesa y le aplicaron picana en todo el cuerpo,
preguntándole por Eduardo Condomit, luego lo golpearon, lo patearon, lo
ataron a un palo, y también le aplicaron una inyección en la nuca que le
hizo perder el conocimiento, para despertar atado al palo y engrillado.
Que a los 4 días lo liberaron junto con Reartes. En su declaración del 6
de mayo de 1987 que ratifica la anterior, dijo que cuando llegaron al
lugar donde fueron torturados, los hicieron descender por una escalera.
Que en este lugar estaba su hermano Reartes y Daniel Vazquez, quien
en una oportunidad le dijo “Fuerza Ruben”. Alli también dijo que
presenció una sesión de tortura de su hermano Angel Reartes. Luego a él
lo llevaron a una sesión de golpes donde le fracturaron dos costillas. Que
ese lugar estaba lleno de gente secuestrada, que iban encadenados al
baño, una vez por día.

      Sabemos que el lugar donde estuvieron secuestrados fue el Atletico
por dos datos fundamentales. Que al llegar lo hiceron descender una




                                   64
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



escalera. Y esto fue reiteradamente referido por otros sobrevivientes y
además dijo que uno de los apodos de represores que escuchó fue el de
KUNG FU. Finalmente en la epoca referida el centro clandestino que
estaba funcionando y en el cual operaba; entre otros o, el represor KUNG
FU, era el Atletico.

      De las constancias del legajo 67 surge a fs. 181/4, que entre las
pruebas del secuestro de David Vazquez, esta la declaración de la Sra.
Vladimirsky quien manifestó que el 6 de setiembre de 1977 en el
domicilio de Muñecas 857, entro un grupo de la Policia Federal y el
Ejercito, escucho las botas por el pasillo y escucho como se lo llevaron a
Vazquez. Otros vecinos de la zona dieron cuenta de la gran cantidad de
vehículos en la calle cercando el domicilio.

      De esta forma tenemos por probado el secuestro, cautiverio bajo
tormentos de Vazquez, Reartes y Córdoba, en el Atletico, desde la fecha
referida. Teniendo en consideración que Reartes y Córdoba recuperaron
su libertad en tanto que Vazquez permanece desaparecido.




      33. Pablo Pavich (hecho 1).

      “Pascual”. Era un alto dirigente del PRT, estudiante de Filosofía en
Rosario. ESTA DESAPARECIDO. Estuvo en cautiverio en el Atletico, en
el Banco y el Olimpo, bajo los tormentos que le infringieron los aquí
imputados. Fue visto en el primero de los centros desde al menos junio
de 1977.

      Según el legajo conadep N°6803 que se valora como prueba
documental, previo a su desaparición en el circuito ABO, habría esta




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    65
secuestrado en Cordoba en el centro clandestino La Perla y luego en
campo de Mayo. De aquí también surge que fue secuestrado el 1 de julio
de 1976.

      En lo que resulta relevante a los efectos de la presente
investigación es que el mismo permeneció cautivo en este tres centros
clandestinos y que de ello pudieron dar cuenta: Miguel D’agostino,dijo
“:Asi me entero que estaban Pascual, Pablo Pavich, era un dirigente del
PRT, Pascual era el nombre de la militantcia, estaba a cargo,el Comité
Central del partido, hacia mas de un año secuestrado.

      Ana Maria Careaga, también lo menciona como reconocido
dirigente del PRT y que se encontraba en Atletico. De la misma manera
lo mencionó Jorge Allega.

      En cuanto al cautiverio del Banco, Rufino Almeida habló de un
secuestrado que le decían Pascual y que tenía un numero de referencia
muy bajo ( lo que nos permite pensar que era un secuestrado de hacia
mucho tiempo). Por otra parte los testimonios de dos sobrevivientes que
se valoraran como prueba documental, como son los dichos de Casalli
Urrutia de su legajo Conadep 3889 y de Miguel Angel Benitez legajo
conadep 436 , quienes dan cuenta de la presencia en el banco de Pascual,
como encargado de la comida.

      Daniel Merialdo habla de Pavich en los centros, y coincide con
otros sobrevivientes que dicen que estaba en la cocina. Lo conocían
como EL Viejo y le decían Pascual, estaba secuestrado desde hacia
mucho tiempo, desde antes del Atletico, los represores lo reservaban
como una especie de ícono. Merialdo lo vio en el Olimpo y supo que se
lo llevaron en un traslado hacia la muerte. EL CUERPO DE PABLO
PAVICH SE ENCUENTRA DESAPARECIDO.

      En el Olimpo también lo vió Julio Lareu recordó un secuestrado,
que era el cocinero (es Pascual, Pablo Pavich), con quien conversó en el
Olimpo,Pascual le hice mención a otro centro clandestino. Lareu supo



                                 66
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



que Pascual hacia un par de años que estaba secuestrado.

      En este último centro y repartiendo la comida también
compartieron cautiverio y así lo manifestaron en esta audiencia Isabel
Cerrutti, Susana Caride ( quien además destacó que era un compañero
mayor que la mayoría de los secuestrados) Isabel Fernandez Blanco
también lo mencionó como un secuestrado viejo, a quien tanto tanto los
compañeros como los represores lo trataban de una forma diferente, era
bastante mayor que nosotros, del ERP y que fue trasladado tambien el 6
dic. En tanto que Enrique Ghezan también hizo referencia a que Pascual
estaba en la cocina junto con Pages Larraya y que fue trasladado también
el 6 de diciembre. Prospero Barret Viedma, también mencionó a
Pascual como uno de los cocineros. Jorge Taglioni, además.

      En definitiva y con la enumeración precedente de todos los
compañeros que supieron de la presencia de Pablo Pavich en los tres
centros clandestinos, se tiene por suficientemente acreditado su suecuetro
y cautiverio bajo tormentos en al Atletico, el Banco y el Olimpo, y su
destino final hacia la muerte. En cuanto a la prueba documental
tomaremos las constancias del legajo de prueba nro. 148 Y del Legajo
Conadep nro. 6803.




      34. Teresa Israel (hecho 5).

      Estuvo cautiva en el Atletico, y varios sobrevivientes de ese Pozo
dieron cuenta de esto. Ana Careaga dijo que en una oportunidad escuchó
llorar a una chica que estaba en la celda frente a la suya. Ana quiso
ayudarla a pesar del riesgo. Se sacaron la venda y se vieron por el




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     67
ventiluz, se dijeron los nombres. Era Teresa Israel.

      Tenia 24 años, era judía. Abogada,del Partido Comunista, de la
Liga por los Derechos del Hombre, presentaba Habeas Corpus por
personas secuestradas en la dictadura. Ana la conocía porque Teresa
habia presentado uno por su cuñado Carlos Cuevas. Teresa le contó que
estaba secuestrada desde marzo, que la habian torturado mucho, que le
dijeron que la iban a llevar a una granja de recuperación al sur, Contó
Ana que muchas veces se ensañaban con ella por su condición de judía.
Fue duramente torturada.

      Delia Barrera dijo que A Teresa Israel la hacían cantar y ella
cantaba la canción de El Principito, mientras Poca Vida obligaba al Meta
Clavería a tocar la guitarra. Marcelo Daelli, quien fue secuestrado en
marzo del 76, contó que mientras estuvo en la leonera se pasaron los
nombres con otros secuestrados. Una de ellas era Teresa Israel. Miguel
D’Agostino, secuestrado en julio del 76, al igual que Careaga supo de la
presencia de la abogada Teresa Israel, cuando estaba en la celda. No la
conocía previamente pero supo que era defensora de los derechos
humanos. Tambien dieron cuenta de la presencia de Israel en el Atletico
Jorge Allega y Fernando Ulibarri.

      De su secuestro hablo Mirta, su hermana, testigo presencial de
aquel 8 de marzo del 77 cuando un comando de la Fuerza Conjuntas
irrumpió en la casa de sus padres, en Leopoldo Marechal 1172, donde se
encontraba toda la familia y se llevaron a Teresa en un Falcon. Era
abogada penalista, defendia presos comunes, presos sociales.      Mirta
también contó como sus padres emprendienron la búsqueda sin respuesta
de Teresa: Batallon 601, Ministerio de Interior, Cardenal Aramburu.
Destacó la solidaridad de su hermana, su entrega a la causa del
movimiento popular, su legado.

      Fue vista hasta el año 77 en Atletico. Y luego fue llevada a la
muerte, su cuerpo aún permenece desaparecido. En la causa 13 fue




                                  68
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



probado como caso 82. La prueba documental consiste en : causas 2544
2497, 1/78; 13.149/77 copias de las declaraciones prestadas en el marco
de la causa 13/84 por a fs. 1883/1893, a fs. 1653/1662, legajo Conadep
nro. 1730. Asi tenemos por acreditado el secuestro de y cautiverio bajo
tormentos en el Atletico desde el 8 de marzo. TERESA PERMENECE
DESAPARECIDA.




      35. Carlos Cuellar (hecho 12).

      “Pipo”. Era obrero de la fábrica de chicles Adams, cuando fue
secuestrado. Militante gremial y pertenencia al PTS. Su actividad era
sindical, de organización del activismo en la fábrica y otros sectores
gremiales de la zona oeste del gran BsAs.

      Lo secuestraron junto a su compañera de vida y militancia de aquel
tiempo Lea Machado el 21 de marzo de 1977. Fue en una pensión de
Castelli y Bme Mitre cuando una patota armada de entre 6 a 7 represores
ingresaron violementamenente a su habitación entrada la noche y se los
llevaron secuestrados. Primero a un lugar que no pudo identificar y luego
al Atlético esposados y encapuchados, en el baul de un Falcon.

      En el primer lugar fue sometido a las torturas de rigor, escuchó el
interrogatorio de Lea, los gritos desgarrantes. Luego a Carlos lo
desnudan y sobre la cama metálica comienzan a torturarlo, preguntandole
por su militancia las citas con compañeros, con el consabido objetivo de
conseguir datos para mas secuestros, mientras los torturadores le decian
que cualquier rojo era un enemigo de los proyectos del gobierno
militar y que en definitiva la diferencia entre la lucha armada o la




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   69
lucha sindical era bastante secundaria para ellos. Fueron varios los
interrogatorios y variados los tormentos, patadas, golpes, el repertorio
habitual de producción extrema de dolor. Mientras los torturadores le
decían que iba a desea morirse. Tal la intensidad del tormento. Despues
de ese interrogatario, lo llevaron a donde posteriormente identificó como
el Atletico, donde la tortura se volvió a repetir.

      Estuvo en la leonera al principio con militantes gremiales de la
Caja de ahorro. Luego en una celda. Siempre tabicado y con cadenas en
los pies y tobillos.    Era muy difícil cualquier tipo de dialogo,
recurrian a los otros sentidos, tocarse, golpear una pared, etc, el
riesgo siempre era que los molieran a palos. Situación frecuente
cuando iban en trencito al baño que les pegaban hasta que cayeran.
El sentido que agudizo Carlos fue su oído, y podía escuchar las
interminable y tremendas sesiones de tortur. Ese era el clima
cotidiano. La celda la compartió con un joven de nombre Carlos del
Poder Obrero, que estaba en muy malas condiciones animicas y fisicas,
muy golpeado. Otros compañeros que nombró además de Lea Machado,
fueron Pascual, otro muchacho Carlos y uno que le decían Cafrune.

      Cuellar remarcó que desde el ingreso dejaban de ser personas; eran
una letra y un numero: él F96, Lea F97.

      A las dos semanas de estar secuestrado presenció una situación
especial, cuando los represores llamaban a los secuestrados por letra y
numero y los iban separando del resto, mientras los represores decian
iban a trasladarlos.

      Antes de ser liberado lo volvieron a interrogar con picana.
Luego lo sacan del campo y lo dejaron tirado en Parque Patricios con la
venda, el 23 de abril de 1977.

      Por sus propios dichos damos por probado que fue secuestrado y
permaneció desaparecido bajo tormentos en el Atletico, desde el 21 de
marzo al 23 de abril de 1977 Además se ha incorporado como prueba



                                  70
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



documental las constancias de su legajo SDH 3780.




      36. Lea Edelmira Machado (hecho 13).

      Como se expuso en el hecho anterior, Machado fue secuestrada
junto con su compañero Carlos Cuellar el 21 de marzo de 1977, de la
pensión de las calle Castelli y Bme Mitre. Y fue mantenida en cautiverio
y sometida a tormentos en el centro clandestino Atletico, siendo liberada
una semana despues. Estas circunstancias se acreditan con los dichos
prestados en la audiencia por Cuellar.

      Lea al igual que Carlos era una militante del PST, y empleada en la
casa centra de la Caja de Ahorroa. Fue torturada por los imputados. Esto
lo escucho Carlos, escucho como la torturaban y dijo al respecto que para
él eso habia durado toda la vida. En dos ocaciones presencio el tormento
de su mujer. Una vez lo escuchó, mientras él          esperaba su propio
interrogatorio. Y en otra oportunidad mientras lo estaban interrogando la
llevan a Lea y la torturan delante suyo.

      De esta manera con el testimonio mencionado se tiene por probado
el secuestro, cautiverio y tormento de Lea machado en el Atletico.




      37. Pablo Rieznik (hecho 25).

      Dijo pertenecer a una generación que estaba vinculada a la
idea de la transformación social. Fue una generación victima del
genocidio del plan sistemático de exterminio, enmarcado en la
represión clasista y de contenido social, recordó          la tremenda




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    71
represión a los obreros de la Mercedes Benz secuestrados y torturados.
A compañeros fusilados por ser delegados de fábrica. El ataques a los
obreros y a los estudiantes. Rieznik por aquellos días era un conocido
dirigente estudiantil. Integrante de la junta ejecutiva de la FUA.

      Pablo estuvo desaparecido entre el 25 de mayo y el 31 de mayo de
1977. Fue secuestrado en un bar, en la calle Belgrano muy cerca de La
Rioja, por una persona de civil, con un arma y le cubrió los ojos con un
pullover. Asi, tabicado, permaneció durante todo su cautiverio. Supo
que estuvo en el Atletico , porque algunos compañeros secuestrados lo
reconocieron. Fue llevado allí junto con un viejo militante y amigo:
Miguel Guagnini. En ese lugar, dijo Pablo, la degradación humana no
tenía límites. A él lo tuvieron atado a una cama de metal y sufriendo el
pasaje de la electricidad por su cuerpo durante un tiempo que no pudo
precisar. La producción de dolor. La extrema violencia.              Uno se
transformaba en nada, era la nada y en esa nada solo importaban los
números. El era Z45.

      Esa nada, esa degradación tomó forma en el relato de Pablo en el
recuerdo de su propio tormento con la picana o colgado de sus manos de
un caño hasta perder la sensibilidad, hasta el desmayo, la aplicación del
Pentotal. Y la de los compañeros. Uno que recibió una paliza terrible por
haberse orinado encima. O el arrastrar de las cadenas en el trencito al
baño. El horror.

      Cinco días estuvo desaparecido, finalmente fue liberado el 31 de
mayo de 1977. Durante ese tiempo hubo muchas gestiones en procura de
su paradero.

      Miguel Guagnini, corroboró este secuestro y cautiverio ante esta
audiencia. Miguel fue secuestrado con Pablo y conducido al mismo
centro clandestino, ese 25 de mayo.

      Ademas de los testimonios contamos para acreditar estos hechos
con las constancias documentales de la causa 43.522, el Legajo nro. 335



                                   72
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



de la causa 450     y el legajo CONADEP nro. 5725. Con este cuadro
cargoso tenemos acreditado el secuestro y mantenimiento bajo tormento
en el Atletico durante el tiempo referido.




      38 y 39. Electra Irene Lareu y José Rafael Beláustegui Herrera
(hechos 27 y 28).

      Fueron secuestrados el 30 de mayo de 1977, de su domicilio de
Bustamante 2173. Permenecieron en cautiverio bajo tormento en el
Atletico. A Electra le decían Pinky y tenia 19 años.

      Del secuestro nos habló Nora Trifiletti de Brazolla Ese día cuando
llego a su departamento se encontró a su marido Carlos, Jose y
Electra con los ojos vendados y las manos atadas, y Antonio, el bebe de
Electra, llorando y caminando solito por la casa. Estaba todo revuelto y
la patota ocupaba toda la casa. Se llevaron a los tres. Nora quedó con el
bebé y sus propias hijas. Eran amigos, Electra era compañera de Exactas
de Carlos y Nora no pudo dejar de recordar, que eran personas con unos
valores increíbles, de solidaridad, amor por el prójimo preocupación por
luchar por un mundo mejor. Antonio finalmente se encontró con sus
abuelos Carmen Abreu de Lareu y Julio Lareu, quienes lo criaron.

      Carlos Brazzola, habia sido secuestrado ese mismo día en su
trabajo, llevado por los represores a su domicilio donde se estavan
viviendo sus amigos Electra y Jose. A Carlos no le dijeron porque lo
llevaban, lo supo cuando llegó a su casa, allí lo vendaron y le ataron las
manos mientras lo interrogaban acerca de sus amigos. Se lo llevaron
secuestrado en el mismo auto que a Electra, mientras que a Jose lo




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    73
pusieron    en otro auto.    La patota estaba fuertemente armada. Los
llevaron al Atletico ( y esto lo supo después), les dieron Letras y números
y a el lo pusieron en una celda junto con Electra, mientras que a Jose lo
pusieron en otra. Vendados y engrillados. A Electra la habia conocido en
la Facultad de exactas. Tenian 19, 20 años, y un compromiso social y
estudiantil, creían y luchaban por las justas reivindicaciones para un país
que estaba en plena Dictadura. Electra y Jose le habían pedido refugio
con su hijito Antonio, en su casa. Estaba asustados porque ya habia
desaparecido la hermana de Jose, Valeria. Hoy, Carlos sabe que sus
amigos están desaparecidos y lo sigue acompañando el dolor por esa
perdida y por su propio sufrimiento dentro del pozo.

      Del cautiverio en Atlético dio cuenta ademas Ana Careaga, quien
pudo hablar con Electra en el baño. Le contó que estaba con su marido,
Jose Belaustegui, y que fueron muy torturados. Sabe que hoy AMBOS
PERMANECEN DESAPARECIDOS.

      Respecto de lo sucedido con su hija, Carmen Abreu de Lareu
narró como fue el encuentro con su nieto Antonio, que les fue entregado
por la policía el 5 de julio del 77, con la siniestra explicación de que una
pareja de subversivos que habían abandonado el niño. Fueron al
domicilio de Sanchez de Bustamante al 2000. Alli se encontró con el
portero del edificio que le relató el operativo de secuestro sucedido el 30
o 31 de mayo, este hombre recordaba que uno de los muchachos gritaba
que su nombre era jose Belaustegui y que lo estaban secuestrando. Alli
tomaron contacto con la familia Brazzolla quienes les contaron lo
sucedido con su hija y su yerno. Que habían sido desaparecidos en el
Atletico.

      Luego hablaron con Cid de la Paz y Gonzalez quienes
confirmaron esta versión y les refirieron además las condiciones de
tormento en que habían permanecido, y que finalmente fueron
trasladados en noviembre del 77.




                                   74
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Electra habia conocido a Jose porque trabajaba en la carpintería de
su marido Julio, militaban en el PRT. Eran momentos peligrosos pero su
hija no quiso dejar solos a sus compañeros, no quiso irse del país. Esa era
la dimensión ética de Electra.

      Carmen, enumeró la cantidad de gestiones que hizo por su hija, sin
poder encontrar su restos. Crió desde aquel día a su nieto. Tuvo que
explicarle la ausencia de sus padres, tuvo que convivir con la palabra
desaparecido. Palabra que los psicólogos que atendieron una y otra vez a
Antonio nunca pudieron explicar, al menos no con la claridad gráfica ,
gestual, de Videla. Pero su entereza debió ponerse a prueba una vez más
cuando el año siguiente de esta tragedia represiva, los mismos imputados
secuestraron a su marido Julio. De esto se hará mención mas adelante.

      A su tiempo Julio contó que estando en cautiverio en el Olimpo,
un año después a la desaparición de ambos, ( Electra y Jose) Del Cerro, “
Colores”, le dijo que su hija Electra y Jose Belaustegui estaban en una
granja de recuperación y le dijo si les quería escribir una carta que el se
las llevaría. Esta perversa conducta solo generó mas tormento en Julio y
la certeza de la muerte de su hija y su yerno. El escribió la carta, y luego
la encontró tirada dentro del centro clandestino, nunca iba a ser leída por
Electra. YA HABIAN SIDO EXTERMINADOS.

      Con estos testimonios, sumado a las constancias documentales que
se enumeran a continuación: Informe de Amnesty Internacional
producido por Horacio Cid de la Paz y Oscar Gonzalez, las causas
nro. 13.201 hábeas corpus nro. 13.662 legajo nro. 1132/87 legajo nro.
493.855 -Secretaría de Desarrollo Humano y Familia- legajo de prueba
nro. 252 de la causa nro. 450, legajos Conadep nros. 5056 y 5055




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    75
tenemos acreditado el secuestro y mantenimiento en cautiverio bajo
tormentos en el Atletico, desde el 30 de mayo. AMBOS FUERON
TRASLADADOS Y ESTAN DESAPARECIDOS.




      40. Osvaldo Juan Francisco La Valle (hecho 38).

      Fue secuestrado y permaneció desaparecido en el Atletico. Esta
ultima circunstancia la supo estando en el exilio en Italia, cuando se
encontró con un compañero de militancia: Carlos Cuellar.

      Previo al secuestro militaba en el PST, y trabajaba en la editorial
Abril allí como obrero grafico,. Ahí se involucró políticamente
participando en las asambleas: Era un momento en que secuestraban a los
trabajadores de las fábricas, muchos de sus compañeros.

      La patota se lo llevó en el medio de la noche mientras dormía en su
domicilio de la calle Pardo, de la localidad de Muñiz, el 15 de julio de
1977. Eran mas de 10 represores. Y los vecinos le contaron que habia 3
autos en la puerta. El estaba con su mujer y su hijita y hasta recuperar su
libertad vivió con la incertidumbre de que las hubieran secuestrado a
ellas también. Atado y vendado con un trapo. Le allanaron la casa
mientras le preguntaban por su hermano, también militante, por quien le
seguirán preguntando después en el centro clandestino.

      En el Atletico le asignaron el Nro K58. Lo bajaron por la escalera a
un sótano grande y de ahí a la sala de torturas, a la picana, donde lo
acusaban de participar en el ERP. Mientras era torturado escuchaba una
maquina de escribir, al torturador que lo interrogaba y otros que se reían.
Luego lo llevaron a la leonera, donde compartió con secuestrados de la
JP, un obrero de los Astilleros Astarsa, sin poder hoy recordar sus
nombres. Estuvo acostado y encadenados sus pies todo el tiempo, sin
poder moverse ni hablar ni mirar a los compañeros, allí eran vigilados y
castigados permanentemente.




                                  76
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Las sesiones de tortura fueron 5, en el ultimo caso con simulacro
de ahorcamiento, con una goma o algo asi. Despues pasó a una celda,
donde estuvo con otro secuestrado. La descripción del régimen dentro
del Atletico, es idéntica a la que hicieron todos los sobrevivientes. La
escasa comida, la regulación estricta para hacer las necesidades básicas,
estar sin ropas o con vestimentas que les quedaban chicas. A él le dieron
zapatos de mujer que no le entraban. Las duchas donde los imputados
los castigaban. Estuvo desaparecido dos meses y medio, recuperó su
libertad el 5 de octubre del 77.

      Con el testimonio brindado en esta audiencia y las constancia de su
Legajo SDH nro. 2792, se tiene por acreditado su secuestro y cautiverio
bajo tormentos en el Atletico, durante el período mencionado.




      41. Norma Susana Stremiz (hecho 56).

      Fue secuestrada el 3 de octubre del 77 de la calle Artigas casi
Gaona, junto con su compañero Osvaldo M Alonso. Eran las 11 de la
noche, habia personas apostadas con armas en la oscuridad, otras
irrumpieron en la pieza que alquilaban y se los llevaron a ambos
vendados, a ella arrastrándola de los pelos por la escalera. Se llevaron un
periódico del PTS. militantes de este partido, militaban contra la
Dictadura. Ante el gran despliegue los vecinos habían llamado a la
policía, pero al presentarse esta la patota les dijo que esa era “zona
liberada”.

      Los llevaron a donde luego supieron que fue el Atlético. Le dijeron
que sería E 59. La BAJARON al sótano del lugar, la separaron de




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    77
Osvaldo. Entre 4 de los imputados le arrancaron la ropa a las piñas. La
llevaron a la sala de tortura y la picanearon. Ella escuchaba que en ese
momento también los estaban picaneando a Osvaldo. Les preguntaban
por la militancia. Despues le hicieron escribir su historia. Y después a la
leonera. Norma sintió que habia una persona a su lado. Hubo varias
sesiones de picana en una de las cuales se desmayó, también la
sometieron a un intento de violación entre 4 o 5 de los represores. Y
nuevamente a la leonera, la cual estaba llena porque habían ingresado
muchos mas secuestrados. Tuvo conciencia de cuál era el daño que
provocaban a los secuestradoress con ese sistema de tormentos: se perdía
la noción del tiempo.

      A los dos días de su secuestro la pasaron a un tubo. Alli pasaban
los secuestrados que estaban destabicados, pero encadenados, a repartir
lo que le costó llamar comida, porque era un agua sucia con cascaras de
papa. Supo que habia mucha gente secuestrada, alrededor de 100. Lo
percibía a través del ruido de las cadenas cuando marchaban en trencito
al baño. Luego de dos días allí lo llevaron a Osvaldo a su celda. En la
madrugada del sábado de esa semana eterna la sacaron del sótano junto
con otras 8 personas y previo una arenga que les dieron los represores
sobre los errores en una guerra sucia, los sacaron del centro clandestino
tabicados. Eran las 6 de la mañana del 8 de octubre del 77 y los dejaron
detrás de la cancha de Boca.

      Norma recordó que hubo 29 compañeros del PTS de Mar del Plata,
la mayoría de ellos eran estudiantes o fileteros del pescado Y la mayoría
están desaparecidos. Ese es parte del dolor con el que aún debe convivir
como consecuencia de este régimen del terror encarnado por los
imputados.

      Sus dichos fueron corroborados por le declaración de su
compañero Osvaldo Alonso, con lo cual tenemos por suficientemente
acreditado su secuestro y mantenimiento en cautiverio bajo secuestro en
el Atletico.



                                  78
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación




      42. Osvaldo Alonso (hecho 57).

      Desde1973 militaba en la Juventud Socialista de Avanzada, la
juventud del PST. Inicialmente en la actividad estudiantil cuando estaba
en el secundario.

      El lunes 3 de octubre de 1977, lo secuestraron junto a su
compañera Susana Stremiz de la habitación que alquilaban en Artigas
1080. Contó el secuestro en términos semajantes a los de Susana, que se
acaban de referir precedentemente. Gritos, golpes, insultos. A él le
ponen un cinturón en el cuello y violentamente se lo llevan en dos autos
distintos. Al Atletico, describió el ingreso al lugar, estaba junto a Susana.
Les tomaron datos. Le dieron letra E numero 58. Los llevaron vendados
al sótano. Sintió como un grupo de los imputados comenzaron a pegarles.
De los pelos lo llevan al “quirófano” lo estaquean en una mesa, mientras
escuchaba que en la habitación de al lado estaba su compañera. Lo
picanearon y ahí también en la sala de tortura lo raparon. Escucho como
torturaban también a Susana. Estaban desnudos.

      Luego de la sesión de picana les dan ropa les ponen una cadenas
con candados y los llevaron a las duchas. Y despues a una oficina donde
le hacen escribir su historia, Osvaldo dijo que sentía que eran
permanentemente vigilados. Por la tortura estaba agotado y se durmió
pero fue despertado para llevarlo nuevamente a la sala de tortura. No
pudo tener noción de cuanto tiempo pasaba entre una sesión y otra. No
sabia si era de dia o de noche. Pero la sucesión era tortura, leonera,
tortura.




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     79
      Finalmente lo liberaron, con Susana, junto a un grupo de otros 8 o
10 secuestrados, en la madrugada del 8 de octubre del 77. Estaban casi
disfrazados, la gente que los veía los miraba casi como a espectros.
Cuando llegaron a la casa de los familiares se dieron cuenta del tremendo
olor que tenían sus cuerpos. El olor del pozo. Que durante días no se
pudieron sacar. Una de las consecuencias físicas que le dejó la tortura fue
la pérdida de las piezas dentarias por el ablandamiento de las encías.

      Sus dichos y los de Susana Stremiz acreditan el secuestro y
mantenimiento en cautiverio bajo tormentos por el período señalado en el
Atletico.




      43. Daniel Tocco (hecho 32).

      Pertenecía a la Juventud Guevarista y era compañero de militancia
de Ana Maria Careaga y de Miguel D’agostino, que son quienes dan
cuenta de su cautiverio bajo tormentos en el CCD Atletico. Militaba en el
Frente estudiantil de la Escuela Nacional Nicolas Avellaneda. “Daniel
era fruto de la historia de este país, ningun gobierno democrático habia
terminado su ciclo. Todo se resolvia a través de la represión. Tambien
eramos producto de una generación que retomo utopías, no solo
nacionales sino internacionales, conformamaos todo ese proceso de
libertad y de que la juventud fuera protagonista de su propia historia.
Ese marco, el Autoritarismo y por otro lado la voluntad, muy
fuertemente, de ser libre.” De esta manera Maria Esther Basualdo su
esposa y compañera nos habló de Daniel.

      Le decían Pepino y tenía apenas 20 años. Los imputados le
impusieron un nombre: K 03. Si bien no hay testigos presenciales de su
secuestro este se produjo el 12 de junio del 77 en la vía pública. La fecha
la sabe Maria Esther. Ellos vivían en la casa de sus padres y ese domingo
12 Daniel, como un gesto de solidaridad hacia unos compañeros fue a
verlos porque supo que les habían allanado la casa. Nunca volvió. Ese



                                   80
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



mismo día una patota armada allanó el domicilio de los padres de Daniel.
Maria Esther sabe que lo secuestraron ese día pero no sabe de donde.
Sólo recuerda la sonrisa de su marido yéndose de su lado y la eterna
espera.

      Dijo su hijo Fernando en la audiencia, que él nació al mes del
secuestro de su padre, y que pudo reconstruir su vida gracias a su madre
Maria Esther Basualdo, quien también fue perseguida por los genocidas,
logrando sobrevivir. El resto de su familia paterna se dedicó a la
incansable búsqueda de Daniel presentando habeas corpus y otro tipo de
trámites, con resultados negativos, claro. Fernando dijo que su padre era
un opositor al régimen de facto, de la dictadura militar, siendo esta la
razón de su exterminio. Pero si bien Fernando pudo saber por los
sobrevivientes como fueron los días de su padre en el horror del pozo, no
sabe cual fue el momento de su muerte ni el destino de su cadáver.
PORQUE LOS RESTOS DE DANIEL TOCCO PERMANENCEN AUN
DESAPARECIDOS.

      La prueba de su cautiverio la dan los dichos de Ana Careaga
quien estando en la enfermería por su embarazo se encontró con Jose, a
quien decían Pepino, quien también estaba en la enfermería. José le pidió
tocarle la panza y le contó que su compañera iba a tener su hijo. Maria
Esther estaba embarazada de Fernando que nacería el 17 de julio de
1977. En términos similares se refirió Miguel D’Agostino quien también
vió a Pepino en el Atletico que estaba cerca de su celda, supo que se
llevaron en un traslado. El tercer traslado que presenció Miguel del 22 de
setiembre del 77.

      Sumando las constancias documentales expediente nro. 22.859,




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   81
nro. 34.336, 43.948 Legajo de prueba nro. 13 y el legajo Conadep nro.
2334 a los dichos de los testigos mencionados se tiene por debidamente
acreditado el secuestro, permenencia en cautiverio bajo tormentos en el
Atlético y desaparición de JOSE DANIEL TOCCO.




      44. Ana María Careaga (hecho 33).

      Tenia 16 años el 13 de junio de 1977 cuando la secuestraron y
estaba embarazada de menos de 3 meses. En la esquina de Juan B
Justo y Corrientes dos hombres la agarraron la metieron en la parte
de atrás de un auto, con los ojos vendados. La llevaron a lo que luego
sabría que fue Club Atlético. En una sala le sacaron sus pertenencias, la
bajaron por una escalera la desnudaron y empezaron a torturarla.

      Ana resumió en la audiencia         la lectura de sus vivencias
traumáticas en estos centros de tormento. “La tortura era el método
de interrogatorio por excelencia. No perseguían sólo la obtención de la
información, sino la despersonalización del sujeto.      Esas vivencias
acompañan al sujeto sobreviviente en la vida cotidiana sumergiéndolo
en la angustia de recordar los horrores vividos en el pozo frente a
situaciones menores como sonidos, olores, palabras, la electricidad.
Era un sistema minuciosamente pensado. Toda la vida en el CCD era
una tortrua permanente, la perdida de la identidad, no se podia reir,
llorar, no se podía tener ninguna expresión que tuviera que ver con la
condicion humana. El castigo era una regla frente a cualquier actitud
de expresar un sentimiento humano”.

      Estuvo vendada y con cadenas todo el tiempo además pretendieron
quitarle la identidad llamándola K 04. Lo aprendió a los golpes, a
baldazos de agua fría. El repertorio de su calvario particular pasó por
pisarle las muñecas con los borceguíes. La picana durante horas en
todas sus partes sensibles y en todas las posiciones, que continuaba y
continuaba. La llevaban extenuada a         la enfermería, y la traían



                                 82
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



nuevamente para seguir torturándola. Contó que en una oportunidad le
rompieron el tímpano. Le tapaban la cara con un plástico y aumentaban
los voltios. Comenzó a tener convulsiones y expresó su sensación frente
al límite: “En ese momento, durante la tortura lo único que una quiere
es morirse, es la única forma de salir de ese sufrimiento”. Pero los
imputados se encargaban de prolongar ese sufrimiento asegurándole que
la mantendrían viva para seguir torturándola. La sacaron del quirófano
armaron un caballete y la dejaron colgada de las muñecas y los tobillos
durante muchas horas. Se le hizo un absceso en el brazo y el compañero
Gerónimo la operó.

      Durante los 4 meses que los imputados la tuvieron secuestrada la
iban a buscar para torturarla. Hubo períodos en la enfermería, donde la
curaba era Raul Medina y le decían Gerónimo.

      Describió el horror cotidiano del centro clandestino, el
hacinamiento, el frío atroz en invierno, la humedad (porque el Atlético
era literalmente un pozo), los golpes, la humillación, los insultos cuando
iban al baño, y ante cualquier situación imposible de prever. Contó que
en una oportunidad no pudo contener sus ganas de ir al baño, y la
castigaron haciéndole hacer flexiones, y cuando no podía mas la
levantaban a golpes. La imagen del campo era una fotografía de los
campos Nazis, “…flacos, sucios, pelados…”.

      Otra forma de tortura era la incertidumbre, el saber que las familias
los buscaban, pero ellos estaban clandestinos y esto se lo remarcaban los
imputados. El hambre era desesperante, pero la comida que les daban
también era parte del tormento porque era escoria, no estaba preparada
para ser alimento de ningún humano. Los compañeros estaban flacos,




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    83
esqueléticos, no siempre podían vencer el asco de esa ingesta inmunda. Y
otra de las torturas mas tremendas, como han dicho todos los
sobrevivientes, era escuchar como los imputados torturaban a los
compañeros.

      El recorrido habitual dentro del Atlético, el quirófano, la leonera,
las celdas, la enfermería. En el medio de tanta muerte Ana sintió que
su bebé se movía en su panza, que habia sobrevivido a la atrocidad.
Sintió que a partir de ese momento no estaba sola, y que los
imputados no habían logrado acabar con todo.            Esa vida en su
vientre era un triunfo frente a la inhumanidad, frente al absoluto
desprecio por la vida del que se enorgullecían y hacían alarde los
imputados. Ellos que se arrogaban el poder sobre la vida y la muerte
de los secuestrados, no habían podido con esa pequeña vida. Ese día
Ana pudo llorar.

      Ana habló también del ensañamiento con los judíos. Y un caso
particular protagonizado por el imputado Miara quien obligaba a un
compañero a hacer de perro. Los discursos de Hitler a todo volumen.

      Los compañeros con quienes recordó haber compartido cautiverio
son: Leila Delquis Sade Elyuri, que está desaparecida, con quien
compartió la celda, Teresa Israel, a quien habían torturado mucho, quien
fue llevada en uno de los traslados. Jose Tocco, Liliana Mansilla, Liliana
Fontana, Pedro Sandoval ( Paty y Erico), a ellos escucho como venían a
interrogarlos, Laura Perez Rey, que estaba embarazada., ana Maria
Llorente, Jose Belaustegui y Electra Lareu, Pablo Pavich, enrique
Bustamante, Iris García Soler (que estaba embarazada), Edith Zeitlin,
Marta Prieto de Divito, elena Codam, con sus hijos Pablo y Paula de 4
años., Maria Isabel Valoy de Guagnini, Daniel Dinella ( Pascua), Elsa
Ulman de Cassoy, Adriana Marandet (Pacha), Hugo Miedan (Sebastian).

      Dio cuenta de los traslados. Había uno por mes. Y mientras ella
estuvo hubo 4. Dentro del pozo esto se vivía como una expectativa de




                                  84
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



legalización, de libertad, de vida, de salir de condición infrahumana en la
que los mantenían los imputados. Se vivían con mucha angustia, muchos
compañeros tenían ataques de nervios por no ser incluídos en un traslado.

      Ana cumplió sus 17 años en el Atletico. Recordó a los represores, a
quienes aprendió a nombrar por su apodos ahí adentro, y recordó sus
atrocidades y a los compañeros que nombró dando cuenta de sus
padecimientos. Se habia jurado dentro del pozo que si salía denunciaría
todo lo que habia pasado y visto en aquel lugar.

      Ana formaba parte de una familia de militantes políticos
paraguayos, duramente golpeados por el terror genocida.         Su madre
Maria Esther Ballestrini de Careaga, habia sido Madre de Plaza de Mayo,
buscadora incansable de los hijos llevados al exterminio, hasta terminar
ella misma siendo asesinada en un vuelo de la muerte por quienes lo
instrumentaron. Ana se fue al exterior y su madre habia quedado con la
tarea de comunicarse con los familiares de los compañeros que habia
visto en el centro clandestino. La Iglesia de la Santa Cruz, que habia sido
el refugio de aquellas mujeres heroicas .es hoy el de Maria Esther que
descansa junto al de otras 12 personas victimas también del terrorismo
genocida.

      Ana pertenencía a la Juventud Guevarista, ella también formaba
parte de esa juventud que como venimos escuchando diariamente en cada
una de las audiencias, soñaban con un país mejor, independientemente de
los signos políticos que los agrupaban.

      Al salir del Atlético, tenía todo el campo de concentración en la
cara, dijo. Fue el 30 de setiembre de 1977. Una vez libre en Suecia, y
bajo refugio del ACNUR los médicos certificaron más de 100 marcas de




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    85
las torturas que le infringieron los imputados, entre ellas marcas de
quemaduras de cigarrillos.

       Ademas de su testimonio se suman los dichos de              Miguel
D’Agostino, quien supo ya en democracia el nombre de Ana, porque
dentro del pozo la conoció como Piojo y con la designación K04, y
también supo allí que estaba embarazada. La vio momentos antes de la
liberación de ambos. Delia Barrera, quien se refirió a Ana maria, a quien
le decían Piojo cuando contó que uno de los guardias le pidió a Paty que
la hiciera caminar por el pasillo, ya que estaba embarazada, y Jorge
Allega, cuando recuerda la tortura de las embarazadas y en el Atlético
nombra el caso de Ana Maria.

       Dentro de los aportes documentales se mencionarán el certificado
médico acompañado por la testigo en su declaración donde constan las
secuelas físicas de las torturas sufridas. Expteente nro. 12414
declaraciones de la causa 13/84 . 1862/1873., legajo de prueba nro. 158
de la causa nro. 450” el Conadep nro. 5139. Como caso 83 se probo en la
casua 13.




       45. Miguel Angel D´Agostino (hecho 36).

       Tambien integraba la juventud Guevarista, y era un estudiante
secundario de 18 años, militante estudiantil y social de esta fracción del
PRT.

       Lo secuestraron la madrugada del 2 de julio de 1977, alrededor de
la 1am, mientras dormía. Lo arrancaron de su casa de Francia 2996 ante
los ojos impotentes de sus padres. Portaban armas largas, vestían de civil,
lo encapucharon mientras le preguntaban por su hermana Ana Maria y se
lo llevaron en un Falcon, mientras Jabalí y Puma (asi los apodos de los
secuestradores) transmitían el éxito del operativo.

       Miguel sintió que esa era su muerte, si bien pensó que lo llevaban a



                                   86
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



Campo de Mayo, ya conocido como centro de exterminio, luego supo
que el lugar de su cautiverio era el Atletico. Le dieron numero y letra
K35, lo bajan por la escalera. Ya en el sótano su primer encuentro con el
Turco Julian se tradujo en      golpes, las patadas, los cadenazos, la
quemadura de cigarrillos. Durante la feroz golpiza se golpeo su cabeza
contra la lapida de Fernandez Palmeiro, según le dijo el Turco. De ahí lo
llevó al quirófano. Comienza la sesión de picana que se prolongó
durante 4 o 5 días. Preguntandole por su hermana. En cada intervalo lo
llevaban a la leonera, donde los dejaban tirados engrillados y sin tomar
agua. Allí reconoció a varios secuestrados. Mientras estaba en la sala de
tortura llevan a un compañero de militancia “ el Flaco Sebastían” quien
estaba secuestrado de antes para que se reconozcan mutuamente.
Tambien lo atormentaban para que delatara compañeros de la escuela.

      Una vez lo sacaron a lanchear. Luego de la leonera lo pasaron a un
tubo, el 21, siempre engrillado y tabicado y solo hasta el 19 de julio.
Desde esa celda toma contacto cotidiano con el espanto permanente,
estaba muy cerca del quirófano y escuchaba todas la torturas de los
compañeros. Esto Miguel lo describió como algo insoportable. Alli
estuvo hasta agosto y deben haber pasado mas de 100 personas por los
tormentos del quirófano. Todas las sesiones de torturas eran violentas,
pero cada vez que se producía una nueva captura los imputados se
excitaban particularmente, en su violencia y euforia. D’Agostino aún
recuerda los dos tremendo días que torturaron a una militante del
ERP, Elena Codam. De todos los recuerdos imborrables del horror
éste resuena en su memoria de manera insoportable. Definió ese
interrogatorio como una masacre.

      La tortura era una constante, indefectible aunque se permaneciera




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   87
por una hora en el Atletico. Miguel padecía de asma y en una
oportunidad que se levantó el tabique dentro de su celda, Kung Fu, lo
volvió a picanear. Tambien les hacían hacer el orden cerrado, hasta el
desmayo.

      D’Agostino ejemplifico las aberrantes condiciones del cautiverio a
través de cómo las necesidades más básicas eran violentadas. El hambre
y el frío extremo, la humedad, el agua chorreaba por la paredes, el olor,
El recorrido al baño en ese famoso trencito del espanto. Transito que
Miguel eligió no efectuar aun a cosa de estar al borde de la muerte por no
defecar durante 60 días.

      Compañeros que recordó del cautiverio Ana Maria Llorente,
Clelia (que luego en libertad supo que era Liliana Fontana y que le
decían Paty), un chico muy torturado Erico, Pedro Fabian Sandoval,
Liliana Mansilla quien le contó que habia sido violada por Kung FU,
Edith Zeitlin, Eva Nuñez, Prieto de Divito, Deila Sadeelyuri, Elena
Codam y su hija , Pablo Pavich, Daniel Tocco, una psicóloga de apellido
Pitelli de Cañon, Teresa Israel, Daniel Dinella, Silvia Illambn de Casoy,
Martin Pereyra Perez, Julio Rawojansky, Laura Perez Rey, Gerónino (que
hacia de médico). Dijo Miguel ellos estan desaparecidos actualmente,
integran la lista de personas exterminadas.

      Tambien hablo de Juan, Juan Herman (con quien compartió su
celda), Ana Maria Careaga, Delia Barrera. Menciono que alguno de estos
compañeros estaban destabicados, que tenia que hacer tareas esclavas
para los represores y esos compañeros ninguno sobrevivió.

      Fue otro testigo de los traslados masivos. El primero que presenció
fue entre el 9 y el 11 de julio.

      Lo liberaron en la medianoche del 30 de setiembre de 1977,
pelado, flaco, con ropa enorme, una mujer pensó que habia salido del
Borda.




                                   88
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



      Como una de las tantas consecuencias de ese calvario
Dágostino tuvo un accidente cerebro vascular en el año 94. Pero otra
consecuencia es su permanente compromiso con la averiguación de la
verdad de lo sucedido, particularmente en este centro clandestino,
del que pudieron determinar junto a otros sobrevivientes, que
habrían pasado aproximadamente unas 1500 personas en su mayoría
exterminadas, sobreviviendo apenas unos pocos.

      Sus dichos dan cuenta de su secuestro cautiverio en el Atletico bajo
tormentos Pero además contamos con el testimonio de Ana Maria
Careaga, de Delia Barrera cuando contó que el día de su cumpleaños
un compañero, que ya en libertad supo que era Miguel, le canto el feliz
cumpleaños con golpecitos en la pared.

      Citaremos la causa 2268 causa 1125          CONADEP nro. 3901,
legajo de prueba nro. 224, la declaración de fs.1838/1856 de la causa
13/84. Probado en causa 13. caso 81.




      46. Edith Zeitlin (hecho 37).

      De las constancias documentales que abonan este caso debemos
citar el conadep N° 3004 de donde surge las declaraciones de la madre
de Edith, Sofía Nisenson de Zeitlin quien dijo que el 14 de julio de 1977
un grupo de 4 ó 5 personas ingresó en su domicilio (O´Higgins 4525, 7°
B), a las 24 hs., vestidos con fajina verde y botas. Revisaron todo,
robaron cosas (libros, joyas). A Edith la interrogaron en la cocina;
estaban presentes ella y la hermana; cuando se la llevaron la hicieron
despedirse de ambas. Escuchó que cuando se llevaban los libros y dijeron




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                      89
“…en esto no hay que creer, sino en la Virgen María”. El portero dijo que
a Edith se la llevaron encapuchada. Sofía sabía que su hija vivía en la
calle Santiago del Estero con Liliana Mansilla y Eva Esther Núñez,
ambas también secuestradas.

        Con los dichos de la madre valorados como prueba documental
tenemos por acreditado el momento y circunstancias en que se produjo el
secuestro de Edit.

        En cuanto a su cautiverio dio cuenta Miguel D’Agostino, dijo
que aproximadamente el 14 o 15 de julio traen en las celdas 20 o 22 que
estaban vacías, dos chicas, Amanda,       después supe que era Liliana
Mansilla quien permanece desaparecida. Y Liliana, su nombre es Edith
Zeitlin, tambien desaparecida. Creo que tenían militancia política en
alguno de los frentes del PRT, no se si sindical o donde. Estas chicas
estaban muy angustiados, lloraban. Amanda le contó que Kung Fu la
había violado. Como también Ana Careaga quien supo de la presencia
tanto de Edith como de Eva en Atletico.

        Otro aporte documental es la causa 55 causa 39.019, causa nro.
45, legajo de prueba 357, el CONADEP nro. 3004 y CONADEP nro.
5893.

        De esta manera tendremos por acreditado el cautiverio de Edith
Zeitilin bajo tormentos en el Atletico desde el 14 de julio del 1977,
desconociendo el destino de su cadáver, puesto que la misma se
encuentra DESAPARECIDA.




        47. Eduardo Raúl Castaño (hecho 40).

        Le decían “El Rengo”, tenia las secuelas de la polio. Era empleado
de fábrica.

        Según surge de las constancias del legajo Conadep 1317. Quien




                                   90
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



hizo la denuncia de su desaparición fue su madre Nelida Andreani de
Castaño. Esos dichos vamos a valorar para dar por acreditado el
secuestro de Eduardo. Nelida dijo que el 4 de agosto de 1977 una patota
que dijo ser de Coordinación Federal irrumpio en su domicilio,
preguntando por sus hijos. Los maniataron a ella su esposo y su cuñada, y
fueron a secuestrar a su hijo Eduardo, que no estaba en la casa. En ese
momento estaba cuidando a un tio en el Htal Frances.

        De este secuestro fueron testigos dos personas del Hopital de
nombre Martin Abadie y Ludovina Moreno. Esta última al intentar
detener ese secuestro fue atropellada por los secuestradores. Y otros
empleados del Htal Frances. Todos ellos prestaron declaración en la
causa     47.517, agregada a la presente, . Por ejemplo el telefonista
Guillermo Gonzalez, quien fue testigo presencial o la enfermera Nora
Verdum, que vio como se lo llevaban esposado.

        Castaño fue conducido al Atletico, donde fue visto por algunos
sobrevivientes, como por ejemplo Pedro Vanrell: hizo referencia a su
permanencia en la leonera: “Al principio éramos 3 personas en leonera.
Estaba Daniel Fernández, cuya letra era H 44. Estaba Castaño, lo
apodaban el Rengo, seria H 57, Cuando habló de las condiciones de la
alimentación y las humillaciones a que los sometían los imputados dijo:
“…En la leonera, un momento muy desagradable             fue cuando un
compañero,pidió otro plato, y el torturador agarro un pucho del suelo y
se lo puso en la polenta, Esta persona Castaño, sabiendo que estaba el
pucho en el plato se lo tuvo que comer. Compartió con él 14 días en la
leonera. Castaño le contó que lo habían torturado. Vanrell también dijo
que mientras él y Fernandez habían sido liberados, esto no fue lo que
paso con Castaño, que esta desaparecido.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   91
      Daniel Fernandez, dijo haber compartido la leonera con Castaño,
a quien recooció en las fotografías. Ademas lo conocía por ser amigo de
Rosalba Vicentini, compañero suya de militancia. Castaño le habia
contado que habia sido secuestrado en el Htal Frances.

      Tambien Delia Barrera cuando estuvo en la leonera dijo que allí
estaba quien luego de muchos años supo era Eduardo Castaño.

      Eduardo Castaño nunca recuperó su libertad permeneciendo hasta
la fecha como DESPARECIDO.

      Con las constancias documentales mencionadas y los testimonios
reflejados se tiene por suficientemente probado el secuestro, y
manteniemiento en cautiverio bajo tormento desde el 4 de agosto de
1977, en el Atletico, habiendo sido trasladado a su destino final.




      48. Liliana Clelia Fontana (hecho 35).

      Silvia Fontana contó como la madrugada del 1 de julio 1977, se
llevaron a Liliana y a su marido Pedro Sandoval de la casa de 3 de
febrero donde estaban sus padres tambien. .Alguno de los miembros de la
patota estaban disfrazados con gorros y peluca. Armados. Se los llevaron
en dos Falcon.

      Tenia solo 20 años, era delegada estudiantil. Le decían Paty. Asu
compañero “Erico”. Era una generación pensante, que creíaen un país
mejor. mi hna milito primero en el MR 17 , luego en ell FR 17. . Pedro
era tambien del FR17.

      El día anterior habian secuestrado al hermano de Pedro, Juan
Carlos, quien tambien esta desaparecido. Liliana estaba embarazada. A
partir del secuestro la familia comienza la incansable busqueda de
Liliana, de Pedro y del hijo de ambos, que finalmente fue recuperado.

      Un hermano en Europa supo por Cid de la Paz y Oscar Gonzalez



                                  92
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



de la presencia de Paty y Erico en el Atletico. Le contaron que Liliana
fue sacada para dar a luz el 26 de diciembre de 1977. Nunca mas
apareció. El Turco Julian le dijo a Oscar Gonzalez cuando volvio al pozo,
“viste la rubita, tubo un varon”.

      Por otros sobrevivientes tambien supieron de su presencia en el
Atletico, pero ademas cuando su madre Clelia Deharbe de Fontana;
Madre de la Plaza, fue a reconocer los objetos hallados en la
reconstruccion de este centro, se encontro con el par de medias que usaba
Liliana la noche del secuestro.

      Ademas del informe de Cid de la Paz y Gonzalez, sabemos de su
presencia en el pozo por Marcos Lezacano, quien hizo mencion de su
embarazo, Fernando Ulibarri, Jorge Allega quien la menciono junto
con Erico, Luis Allega Recordó tambien el sadismo en la tortura de una
pareja de jóvenes, que eran Erico y Paty. Ella estaba embarazada. Las
torturas llegaban al límite . Paty estaba muy mal, pedia que pararan.
Ana Careaga, tambien menciono a Paty e Erico, que escucho cuando los
interrogaban.   Miguel Dagostino en democracia supo que Paty era
Liliana Fontana y que Erico era Pedro Sandoval, que a Paty la hacian
trabajar en la cocina. Delia Barrera tambien la vio.

      Del legajo Conadep N° 1967 surge que la denuncia de su
desaparicion la hizo su madre. La documental evaluada: causa nro.
20.448/78, causa nro. 368/77, ” Legajo nro. 1110.

      Con todos estos elementos damos por probado el secuestro, y
mantenimiento en cautiverio bajo tormentos en el Atletico durante el
período de mencion.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    93
      49 y 50. Norma Lidia Puerto de Risso y Daniel Jorge Risso
(hechos 52 y 53).

      Sus hijos dieron testimonio en esta Sala. Julieta dijo que su madre
era maestra, tenia un fuerte compromiso con Cristo y la docencia como
vocación. Además era catequista. Con Daniel participaban de Liberación
e Igualdad Cristiana. El era profesor en una escuela en Olivos. Hacian
trabajo solidario en villa celina y Lugano. Y con el tiempo pasaron a
militar en la organización FR17.

      A Norma le decían Petisa y tenia 25 años y a su padre el Indio o
Negro, tenia 27. Desde el 76 fueron perseguidos por la dictadura y
debieron esconderse;       algunos compañeros ya habian desaparecido y
otros fueron asesinados.

      El 11 de setiembre de 1977 los secuestraron en el contexto de
otras caídas de compañeros del FR17 . Fue en Villa Tessei. Luna 540. En
la casa estaban Norma Daniel y sus hijos. Con ellos también estaba Noel
Clavería quien fue también secuestrado y su mujer Maria Teresa.
Hombres armados apostados en los techos amenazaban con abrir fuego.
Daniel les pidió que no lo hiceran porque habia chicos y una embarazada
( la mujer de Clavería). Salió con las manos en alto.. A los hombres los
golpearon y a las mujeres y los chicos los encerraron en un habitación
desde donde escuchaban como los golpeaban e interrogaban, durante un
par de horas. Se llevaron        a su padre y a Clavería, tabicados y
maniatados. En la casa quedaron otros represores revisando todo. A su
madre se la llevan a las 2 de la mañana y ellos quedaron con la mujer de
Claveria. Quien después los llevo       con los abuelos maternos. Los
secuestradores, vaciaron la casa. Con el tiempo supieron que a esa casa
que estaba a nombre de su madre se la quedó un policía. Sus abuelos que
tuvieron que criar a sus dos nietos y buscar incansablemente a su hija y
su yerno, pero no pudieron hacer nada por recuperarla.




                                   94
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Las noticias que tuvieron de sus padres fueron a través de los
sobrevivientes del Atlético: Gerardo Silva trabajaba en el Diario Clarin,
y era compañero de un vecino y conocía a la familia. Cuando Silva salió
en libertad lo fue a ver a Luis Duran (el compañero del diario) y ahí le
conto que había estado con Norma, quien le habia pedido que buscara e
informara a la familia. Si bien en la audiciencia no recordaba sus
nombres, a preguntas de la fiscalía dijo que en le momento de hablar con
Duran sí tenia presente sus nombres. Delia Barrera los vió hasta que fue
liberada el 4 de noviembre. Delia le contó a Julieta que vio a sus padres
cuando Poca Vida (uno de los represores no identificado) los hacia
cantar. Estaban juntos en una celda al lado de Clavería. Recordó que
Norma cantaba Manuelita. ellos cantaban muy fuerte para topar los
gritos del compañero que era torturado en ese momento por destabicarse
Delia supo con el tiempo y al ver fotos que esos eran sus padres.

      Pablo se sumó a los dichos de su hermana, en version similar.
Contó que ellos se dedicaron a reconstruír la vida de su padres. Recordó
el momento del que él mismo y su hermana fueron victimas, lo recordó
como puede hacerlo una criatura de 3 años a quien le hicieron vivir una
situación de tal violencia.   Fue Maria Teresa Romero, la mujer de
Clavería quien les contó todo lo sucedido aquella noche. Menciono
también que ese día revolviendo la casa se llevaron el boleto de
compraventa. Sus padres hacían trabajo social en zonas carenciadas.
Eran peronistas. Refirió que de ese trabajo de reconstrucción pudieron
sabe que en esa fecha hubo dos grandes caídas del FR 17.

      Norma Puerto de Risso y Daniel Jorge Risso, PERMANECEN
DESAPARECIDOS, al igual que Daroqui y Clavería otros dos
compañeros secuestrados del FR17.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    95
      Citamos como documental los CONADEP nro. 1339 y 1340,
CONADEP nro. 962 la causa nro. 14.182. Asi probamos el secuestro y
mantenimiento en cuativerio bajo tormentos de ambos desde el 11 de
setiembre de 1977 en el Atletico, siendo trasladados a su destino final.




      51. Alejandro Víctor Pina (hecho 60).

      Tambien era militante del FR-17 .Trabajaba en una Compañía de
Seguros y estudiaba magisterio. Según surge del CONADEP N° 605, la
denuncia de su desaparición la efectuó su madre María Antonia Teresa
Levorcio.

      El 26/10/77 salió de la casa de su novia en Triunvirato y Roosevelt,
a las 20.15 hs. Hacia una cita en Juan B. Justo y Corrientes. Quedó en
volver a cenar y no volvió más. Habeas Corpus, gestiones ante el
Ministerio de Interior, autoridades eclesiásticas; Comisión de DD.HH. de
la OEA. Todos trámites infrustuosos. Maria Antonia dijo que en abril del
´78 los visitó un empleado municipal, secuestrado a principio de
noviembre del 77 en el Atletico, que compartió cautiverio con su hijo, y
les dijo que conversó con él en la leonera en donde Alejando le dio el
domicilio de los padres. También dijo que para el 27/11 cuando el fue
liberado, su hijo seguía en el CCD. Este sobreviviente er Adolfo Ferraro.

      Adolfo al referirse a Pina dijo: “si, este chico,tenia 19, junto con
mis compañeros lo vi en los baños, nos pidio que le avisemos a sus
padres Después tuvimos contacto con la madre y padrastro, nos
comentaron que no habia aparecido nunca mas”. Marcos Lezcano, el
otro compañero Municipal de Ferraro, quien también estuvo en el
Atletico, recordó a Alejandro Pina, en los mismos términos:
“…estabamos en una celda solos, de al lado nos golpean y dicen
Municipal vos te vas hoy, era este chico Alejandro Pina, les dijo que su
padre era Ujier de Tribunales y le pidió que le avise al Padre. Cuando lo
fue a ver se dio cuenta que era la misma cara de su hijo. Tambien hizo



                                  96
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



amistad con la mama de este chico, ella se hizo de Madres de Plaza de
Mayo, Este chico nunca mas apareció. Lezcano en su declaración de fs.
57 y sgs del legajo de prueba 305 incorporado como documental dijo
que Pina mostraba signos de haber sido torturado salvajemente.

      La restante prueba documental en que basaremos la acusación,
además del Conadep ya citado consiste en causa nro. 10.742 causa nro.
14.505, legajo de prueba nro. 235 de la causa 450. De estas últimas
constancias valoramos las declaraciones prestadas por Ferraro, quien
habia dicho de manera similar a lo pronunciado en la audiencia: …que
Alejandro Pina estaba en la celda de al lado….que le habia comentado
que lo habían detenido en un bar mientras repartía volantes….. y que allí
fue muy torturado.

      Del legajo 120, incorporado a la presente, obran testimoniales de
Adolfo Ferraro a fs. 537, donde da cuenta de lo mismo. En tanto que del
legajo 128 (fs. 57/9) Marcos Lezcano habia dicho: “...al muchacho pude
verlo muy golpeado, tenia su rostro totalmente ensangrentado y con
grandes hematomas, con las encías muy hinchadas por la picana, así
como quemaduras en el cuerpo”.

      De   esta   forma    tenemos    por   acreditado   el   secuestro   y
mantenimiento en cautiverio bajo tormentos de Alejandro Victor Pina en
el Atletico desde el 26 de octubre de 1977, teniendo en consideración
que el mismo fue trasaldado a su destino final.




      52. Mirta González (hecho 61).

      Tambien ese 26 de octubre de 1977 secuestraron y llevaron al




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     97
Atletico a otra militante del FR-17, “Verónica”. El sobrenombre de Mirta
Gonzalez.

      Su caso fue probado en la causa 13/84 como caso N° 623. En la
presente tendremos igualmente acreditado su secuestro, cautiverio bajo
tormentos y posterior traslado hacia su desaparición, en dos centros
clandestinos el Atletico y luego el Banco.

      Para ello contamos con los dichos de Mario Villani, quien dijo
haber compartido cautiverio con una chica de apellido Gonzalez, en el
Atletico, hasta el 28 de diciembre del 77 que fueron mudados al Banco.
Por otra parte del listado de compañeros secuestrados desaparecidos que
forma parte integrante de sus declaraciones testimoniales y que se
encuentran agregados a esta causa surgen los datos de Mirta Gonzalez,
con sobrenombre Verónica. Que estuvo en cautiverio desde el 26/10/77
hasta marzo del 78 en que fue trasladada.

      Nelva mendez de Falcone en su Conadep 3021, al enumerar a los
compañeros vistos en el Banco mencionó a una chica Verónica: “que era
delgada, alta bonita de cabello oscuro” y en su declaración en la causa
13 dijo: “…que su tubo estaba frente a la cocina…allí habia tres jóvenes
destabicados que trabajaban, uno de ellos se llamaba Facundo, a otra
chica le decían Verónica y la otra Anteojito…”.

      Del conadep 4528, surge la denuncia efectuada por su madre
Cándida Aguirre, quien manifestó que el 26 de octubre del 77 a las 7 de
la mañana ingresó a su casa del Barrio Vucetich un grupo de 12 personas
vestidos de civil y armados. Estaban en dos autos y en dos camionetas.
Candida dijo que su hija fue torturada en su casa y también su amigo
Fernandez Pereyra, que estaba con ella. Revolvieron todo y se los
llevaron esposados y encapuchados. Y también se robaron todo lo que
habia en la casa. La Sra. Aguirre, hizo denuncias en Comisarias,
presentando habeas corpus, ante el Ministerio del Interior, el
Arzobispado, ante el Primer Cuerpo de Ejercito. Sin ningún resultado.




                                 98
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Citaremos además las constancias documentales del legajo de
prueba 97 de la causa 450 y de la causa de habeas corpus iniciada a
favor de Mirta Gonzalez N° 1985.

      MIRTA GONZALEZ permanece DESAPARECIDA y tenemos por
probado su secuestro y mantenimiento en cautiverio bajo tormento en el
Atletico y el Banco.




      53. Juan Carlos Fernández Pereyra (hecho 62).

      Le decían “Guarincho”, y escuchamos varias veces ese
sobrenombre en boca de los sobrevivientes que compartieron cautiverio
con el en los tres centros clandestinos de detención Atletico-Banco
Olimpo.

      Sabemos por la referencia del caso anterior: los dichos de la madre
de Mirta Gonzalez, que Juan Carlos fue secuestrado junto con su hija el
26 de octubre de 1977 de su casa del Barrio Vucetich, y al igual que ella
también fue torturado. Tal como en el caso anterior se tuvo por probado
su secuestro y cautiverio en Atletico-Banco-Olimpo en la causa 13/84,
con el numero 624.

      De su CONADEP N° 4536 surge que la denuncia de su
desaparición la efectuó su hermana Ursula Fernandez, Por este legajo
también conocemos las gestiones efectuadas por los familiares.

      De los sobrevivientes que vieron a Guarincho podemos citar a
Mario Villani, con compartió en los tres centros desde el 26/10/77 hasta
enero del 79 en que fue trasladado.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   99
      En el Banco y el Olimpo lo vieron: Isabel Fernandez Blanco
quien dijo que Guarincho era del FR 17, una persona y un militante
increíble por como los cuidaba. A Guarincho le habia tocado cortarles
el pelo a los secuestrados porque estaban llenos de piojos. …Supo que
fue trasladado desde el Olimpo. A preguntas del Tribunal respondió que
Guarincho era Juan Carlos Fernandez.

      Enrique Ghezan, cuando contó que se enteró dentro del Olimpo
como los imputados habían organizado una banda para robar autos en
la autopista Richieri, dijo que lo supo por dos secuestrados que hacían
tareas esclavas para los imputados reparando vehículos. Uno de ellos el
Mogo Zurita y otro:“Juan Carlos Fernandez, Guarincho, un entrerriano,
de un grupo FR 17 de Octubre, de origen peronista, sodero de San
Martin o Villa Ballester”.

      Tambien lo mencionó como uno de los secuestrados Elsa
Lombardo. Merialdo lo recordó del Olimpo, pero fundamentalmente
del Banco y supo que fue trasladado. Graciela Trotta lo recordó del
Olimpo. Mientras su panza crecía ahí dentro de ese infierno, Guarincho,
que estaba en lo que llamaban Consejo, venía y para animarla le hacia
trucos de magia. Graciela dijo que era de alguna provincia. Recordemos
que Juan Carlos era entrerriano. Tambien Susana Caride           y Juan
Guillen lo mencionaron.

      De las declaraciones testimoniales que se valoran por su carácter
documental, citaremos los dichos de Jorge Casalli Urrutia prestados en
el contexto de la casua 13/84, lo mencionó como uno de las personas que
estaban cautivas en el Banco. Por su parte las declaraciones de Juan
Carlos Guarino, puntualmente el listado que obra a fs. 21.680 de la
causa principal incoporado a la presente. En dicho listado Juan Carlos
Fernandez, esta con el sobrenombre de Gualincho visto por Guarino
desde mayo del 78 hasta el 28 de enero del 79 en que fue trasladado.

      De esta manera con todas estas constancias probatorias se




                                 100
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



considera acreditado el secuestro, y manteniento en cautiverio bajo
tormento en Atletico- banco Olimpo de Juan Carlos Fernandez desde el
26 de octubre de 1977 hasta su traslado final.




      Los Municipales.

      En noviembre del 77 fueron secuestrados un grupo de empleados
municipales de militancia gremial, y fueron todos ellos llevados al
Atletico, donde recibieron el tratamiento habitual, para ser finalmente
liberados. En plena Dictadura era sumamente riesgoso para los
trabajadores reclamar por sus derechos, sus pedidos eran aplastados,
reprimidos simplemente con la muerte o las desapariciones en los
distintos centros clandestinos. No exsitía ninguna posibilidad de luchar
contra las nefastas consecuencias económicas que impuso el Regimen, ni
evitar el cercenamiento SISTEMATICO de derechos. Hubo muchos
casos de luchadores gremiales de distintos signos políticos y de distintos
gremios que pasaron por las mazmorras de este régimen genocida.




      54. Marcos Lezcano (hecho 64).

      Es y fue un empleado municipal. Empezó a sus 17 años en la
Divisiond e Talleres, en el Gobierno de Cachiatore, quien cerró todos los
sindicatos, no había mas delegados. Reclamaban 50 pesos de aumento, y
la respuesta de este Intendente fue la represión brutal. Se cerraron los
talleres, no hubo ningún aumento. Se enteraron que ya habían levantado a
dos compañeros Antonio Migliari y la Señora. No obstante ellos querian
ir al Ministerio de Trabajo a cargo del General Liendo con su reclamo de




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   101
sueldo, pero al regresar a su casa junto con el compañero Donato
Martino, los esperaban unos coches extraños en la puerta de su casa.

      Les pusieron una pistola en la cabeza. Los tabicaron y se los
llevaron. Lezcano dijo: “Me robaron todo ahí, pulseras, oro, bebdias,
sabanas, todo. Ahí nos encapucharon otra vez, y fuimos a parar al lugar
donde estuvimos, aca bajo el puente,      Esta hablando del Atletico. Esto
sucedió los primeros días de noviembre del 77 ( el 4 surge de PIL).

      Lo tuvieron desaparecido hasta el 26 o 27 de ese mes. Le
encadenaron, las manos y los pies, le dieron números para los candados y
para él que era el X68. Lo llevaron a un lugar grande, donde estaban
todos cuerpo a tierra. El estaba con Martino que lloraba, allí pudo
reconocer también a otro amigo Adolfo Ferraro.           Los tuvieron en
cautiverio juntos hasta que los mandaron a los tubos. Les hicieron
escribir sus historias de vida. Finalmente los liberaron a él junto con
Ferraro y con Alberto Alvaro. Una camioneta de panificación con el logo
de la Policia Federal. Vestidos con otras ropas.

      Como si esto no hubiera alcanzado como “escarmiento” por pelear
por sus derechos de trabajadores, al salir del centro de torturas quedaron
cesantes.

      De su propia denuncia ante la Conadep en el legajo 1485, surge
que estuvo secuestrado junto a los Migliari, a Ferraro, a Alvaro y a Luis
Ferrito, además de Martino, como también a Alejandro Pina y una
embarazada de apodo Paty. Y de su anterior declaración obrante en el
legajo 305 incorporado como documental, se agrega, que su secuestro se
produjo un viernes a la noche. Que los Municipales venían haciendo
paros sorpresivos por dos horas en demandas salariales. De esta
declaración también surge que en algunas oportunidades fue llevado al
quirófano y le pasaron la picana como advertencia. Su liberación estuvo a
cargo del Coronel, quien lo hizo bajo amenazas de que no tenían que
contar lo sucedido.




                                  102
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Dentro de la documental citamos causa nro. 12.608 el Legajo de
prueba nro 228 de la causa 450 el o CONADEP nro. 1485. Asi damos
por acreditado su secuestro y cautiverio bajo tormentos en el Atletico
durante el período referido en el Atletico.




      55. Adolfo Ferraro (hecho 65).

      Ferraro era compañero de los municipales, también . A él ya lo
habían secuestrado en octubre del 76 y lo habían llevado a campo de
mayo. En aquella oportunidad secuestraron tambien a su hijo y le
vaciaron la casa llevándole ropa, dinero, guitarra, anillo de oro. Se
llevaron los sueldos.

      Volvió a su trabajo en la Municpalidad de la Ciudad de Buenos
Aires, en el Taller Mecanico donde era delegado gremial. Y a los 6
meses de aquel secuestro el 3 de noviembre volvieron a secuestrarlo.
Esta vez lo llevaron al Atletico, eran aprox. 8 secuestradores.
Nuevamente lo tabicaron. Alli estuvo alrededor de un mes. Al rato de
estar ahí secuestrado empezaron a caer otros compañeros del gremio
Ferrito, Martino, el matrimonio Migliari, otro que le decían Alvarito. Se
reconocieron por las voces y por alguna conversación.

      Lo llevaron a interrogar golpeandolo después trajeron un aparato,
como si fuera un secador de pelo o similar, le dio un golpe de corriente y
le dijeron “con esto que probaste ahora, vas a hablar todo lo que sabes”
la amenaza. Dijo Ferraro: “hasta la identidad perdimos ahí, si no me
equivoco era el numero X 67. Recordóu na sala donde habia una mesa
de pin pon”. Supo que a sus compañeros          los picanearon. Tambien




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    103
mientras estuvo secuestrado recordó que en un momento sacaron un
grupo de gente, de 50 o 60 personas, iban uno guitarreando y cantando
canciones folklóricas y eso. Les dijeron que los llevaban a una quinta o
campo de recuperación. Agrego Ferraro       Creo que de esa gente no
apareció ninguna.

        Finalmente dijo que los llevaron a enfermería donde estaba el
Coronel y otro con borceguíes les daba una arenga con insultos a sus
madres y amenazaban que si contaban algo los iba a voletear. Asi los
liberaron llevándolos a la zona de parque Patricios en una camioneta
Esto fue el 27 de noviembre de 1977.

        Las consecuencias de este accionar represivo para Ferraro fueron
muchas no solamente el haber estado secuestrado en el Atletico, a raíz de
esto su esposa y su madre fallecieron y su padre enfermó mentalmente.
Como si esto fuera poco, los mismos que ordenaron su secuestro lo
dejaron cesante de su trabajo en la Municipalidad. Ademas los
secuestradores le habían robado todo de su casa. No conseguía trabajo
tuvo que arreglárselas como pudo.y quedó conm problemas cardíacos.
Ferraro fue contundente: me arruinaron la vida”.

        Supo que habia estado en el Atletico, cuando se presentó ante la
Conadep. Hizo un croquis del lugar y reconoció los planos existentes en
la comision. Su liberación se produjo, junto con Lezcano y Alvaro.

        Quienes compartieron cautiverio con Ferraro dieron cuenta de su
presencia en ese centro clandestino. Por ejemplo Marcos Lezcano,
tambien los dichos de Fernando Ulibarri dan cuenta de ello.

        La prueba documental valorada: caso nro. 247 de la causa n°
4012,    Conadep nro. 1486 y Los testimonios de Donato Martino (del
CONADEP 1482 y fs. 34/6 del Legajo nro. 228), Antonio Migliari (cfr.
CONADEP 6964 y fs. 49/51 del Legajo nro. 228) y de Alberto Alvaro (
CONADEP 7269 y fs. 24/6 del Legajo nro. 228).




                                 104
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Por todo esto tenemos por probado el secuestro, y cautiverio bajo
tormentos de Adolfo Ferraro en el Atletico, desde el 3 de noviembre
hasta el 27 de noviembre.




      56. Donato Martino (hecho 66).

      Como ya se mencionó es otro de los compañeros municipales que
luego de las huelgas fueron reprimidos para desarticular y silenciar
cualquier reclamo.

      Su secuestro se produjo tambien el 3 de noviembre. Estando en el
domicilio de su compañero Lezcano, en el Barrio Gral Savio, edificio 45,
6 piso “B”, fueron secuestrados juntos y llevados al Atletico. Y luego a
los 5 dias, el 8 de noviembre lo liberaron.

      De esto dio cuenta en el audiencia Marcos Lezcano, quien dijo que
efectivamente los secuestraron juntos, que los mantuvieron en cautiverio
en el Atletico, que lo escucho llorar a su compañero Martino. Que lo
liberaron a los 5 días.

      Martino hoy esta fallecido por eso no pudimos contar con sus
dichos. Fernado Ulibarri, corroboró la presencia de los Municipales
dentro del campo.

      Por otra parte obran declaraciones testimoniales valoradas como
prueba documental en el legajo de prueba 228. De Ulibarri y Coppetti de
Ulibarri de fs. 62/63, Martino y Migliari en sus declaraciones de fs. 33/6
y 49/51 del mismo legajo, respectivamente. Los testimonios de Marcos
Lezcano (Legajo CONADEP 1485 y fs. 57/9 del Legajo nro. 228),




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    105
Antonio Migliari (cfr. Legajo CONADEP 6964 y fs. 49/51 del Legajo
nro. 228) y de Alberto Alvaro (cfr. Legajo CONADEP 7269 y fs. 24/6 del
Legajo nro. 228).

      Los   elementos    de   prueba    reunidos   permiten    tener   por
suficientemente acreditada el secuestro y cautiverio bajo tormentos en el
Atletico desde el 3 al 8 de noviembre de 1977.




      57. Alberto Rubén Álvaro (hecho 67).

      Es la misma situacion que los anteriores. De sus propios dichos
obrantes tanto a fs. 24/26 del legajo 228, como de su denuncia ante la
Conadep Legajo N° 7269 surge que el 4/11/77 a las 23.30 horas fue
secuestrado en su domicilio (Olivera 550, edificio 18, dpto. 79) por un
grupo de 5 personas, vestidos algunos de civil y otros de fajina, armados.
Se lo llevan atado y vendado en un auto hasta el CCD Atlético, en donde
lo interrogan tres veces. Despues permaneció en la leonera. Estuvo todo
el tiempo vendado y engrillado, con un candado en cada pierna. Dijo
haber escuchado que pasaban discursos de Hitler. Lo dejan en libertad
alrededor del 21 ó 22 de noviembre cerca del Churruca. Cuando
regresó a su trabajo se enteró que lo habían dejado cesante, por
ausentarse del mismo. Esta declaración fue ratificada judicialmente en el
leg. 243, acumulado al 228.

      Los dichos prestados en el debate oral por Marcos Lezcano, Adolfo
Ferraro y Fernando Ulibarri avalan esta descripción de los hechos.
Y ademas se corroboran con los testimonios de Marcos Lezcano (cfr.
Legajo CONADEP 1485 y fs. 57/9 del Legajo nro. 228) y Antonio
Migliari (cfr. Legajo CONADEP 6964 y fs. 49/51 del Legajo nro. 228).

      De esta manera damos por probado el secuestro y cautiverio bajo
tormentos de Alvaro en el Atletico desde el 4 hasta el 22 de noviembre
de 1977.




                                 106
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación




      58 y 59. Haydée Marta Barracosa de Migliari y Antonio Atilio
Migliari (hechos 68 y 69).

      A estos compañeros hicieron referencia los dos testigos, empleados
municipales que compartieron cautiverio con ellos. Y seguimos en el
contexto de la represión desatada por las huelgas de los sindicalistas por
reclamo de mejoras salariales. Si bien no contamos con la declaracion de
estas victimas en la audiencia valoraremos los dichos prestados tante en
los legajos conadep como en los obrantes en el legajo de prueba 228.

      Con respecto a Haydee: Legajo 228 (305), fs. 53/6: declaró: Fue
secuestrada con su marido. Revisaron todo la casa y robaron cosas. Los
chicos se los dejaron a su suegra. Fue atada y vendada en la vereda. En
el CCD le hicieron una revisación médica y después bajó por una
escalera; cuando bajaba uno de los represores la empujó y le dijo a otro
“Julián, ahí te la dejo no tenés que desvirgarla”. le pusieron cadenas en
los pies; le dijeron que eran X-63 y X-64. La interrogaro, la llevaron a la
leonera y después a una celda sola. A los seis días al quirófano para un
interrogatorio, le sacaron el tabique y pudo ver las paredes manchadas
con sangre, pedazos de piel seca, una mesa de metal y una silla. La
hicieron desvestir y la torturaron con picanas. Mientras pasaban
discursos de Hitler y se escuchaba que los represores jugaban al ping-
pong. A mediados de noviembre fueron llevados varios presos en un
traslado, decían que los llevaban a Chaco a una granja de recuperación,
Fue liberada alos 20 días junto con su marido y un compañero del
trabajo de él, Ferrito.

      En cuanto a lo sucedido con su esposo Antonio, éste en su legajo




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   107
CONADEP N° 6964 Dijo que el 4/11/77 fueron secuestrados de su
domicilio (Paso 1794, Lomas del Mirador) él y su esposa, por un grupo
de 8 a 10 personas armadas, le hicieron un simulacro de fusilamiento ahí
frente a su esposa e hijos. Luego los encapuchan y se los llevan en un
auto; robaron objetos de valor. Los llevaron al Atlético, donde estuvieron
aproximadamente 22 días; durante el día y noche pasaban música y
discursos de Hitler. Fue torturado con picana y golpes. Tres días antes de
ser liberado (sería alrededor del 20 de noviembre) hubo un traslado
numeroso de detenidos, a los que se les dijo que serían llevados a una
granja a trabajar. Fue liberado, junto con su esposa y un compañero
Fierrito, el día 22 ó 23 de noviembre en la calle Garay y Av. La Plata.

      Legajo 228 (305), fs. 49/51: Migliari relató lo mismo que en
CONADEP; reconoció a un compañero de trabajo, Adolfo Ferraro, lo
escuicho mientras lo interrgoban. Dijo que el motivo de su detención y
de los compañeros municipales fue por una huelga que hicieron. Cuando
llegó lo llevaron a la leonera y a los dos días tuvo su primer
interrogatorio; lo golpearon entre varios torturadores.         Fueron 3
interrogatorios.

      Estos testimonios son corroborados por los dichos de ferraro y
Lezcano. Alvaro (cfr. Legajo CONADEP 7269 y                   24/26 del
Legajo nro. 228) y de Donato Martino (cfr. Legajo CONADEP
1482 y fs. 34/36 del Legajo nro. 228).

      De esta forma tenemos por acreditado los secuestros de
Haydee Barracosa de Migliari y de Antonio Migliari, su
cautiverio bajo tormentos en el Atletico desde el 4 al 23 de
noviembre de 1977.




      60 y 61. Fernando José Ángel Ulibarri y Susana Ivvonne
Copetti (hechos 70 y 71).




                                  108
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Fue a principios de noviembre de 1977, cuando a la madrugada
una patota entro al domicilio de Arenales 3173, 2do piso 8 donde vivian
Fernando y Susana y su hijo. Ellos eran estudiantes de sociología. Los
llevaron en un Falcon. En el recorrido Fernando escucho las campanas de
la torre de los ingleses, estaban vendados. Luego reconoció al Atletico
como en centro clandestino al que los llevaron. En su declaracion en
Conadep. Le toco la X73 y a Susana X74.

      El comienzo de la tortura, golpes y picana, preguntas sobre su
nombre de guerra. A Fernando lo llevaron a escuchar como la picaneaban
a Susana, de quien decian los imputados que era la jefa de la columna
norte de Montoneros. Tuvieron un simulacro de fusilamiento, los
pusieron desnudos sobre una mesa. A Fernando le hicieron sacar una
lamparita y meter los dedos dentro del portalámparas. Luego de esta
sesión los tiraron en la leonera. Donde estaban todos en el piso,
semidesnudos. Dijo Fernando que a ellos les sacaron la ropa para
ponersela a otros secuestrados que tenian que salir reconocer a otros
compañeros, a lanchear. Por el prolongado tabicamiento tuvo
conjuntivitis, y una micosis inginal que le quedó como resto de aquella
tragedia y debido a la falta de higiene. Tambien mencionó que comer era
aleatorio y la comida era basura prácticamente. Adelgazo 12 kilos. Otro
tormento era la privación de sueño fundamentalmente por los constantes
gritos de los torturados.

      Un día escucho un movimiento de secuestrados. Los imputados
los nombraban por letra y numero, A una gran cantidad de gente. Iban a
ser trasladados. Estaban todos contentos porque les habian dicho que
irian a una granja de recuperación. Se llevaron a mucha gente del campo.
Recordó a Paty, por ejemplo. Tambien mencionó que escucho nombrar




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                  109
dentro del Atletico a Teresa Israel.

        Finalmente los liberaron a ambos. Entre el 27 y el 30 de
noviembre. Bajo amenaza de que no tenian que hacer denuncias.
vestidos con harapos. Fue a su departamento y el portero le conto que al
dia siguiente del secuestro , volvieron con un camioncito y vaciaron el
departamento, que estaba destruido, con vidrios y vajilla rotos.

        Fernando no solo hablo del tormento dentro del pozo-Remarco el
posterior. Estuvo sin poder dormir 6 meses. Cada vez que frenaba un
auto, Fernando se paralizaba. En varias oportunidades vio un Falcon
estacionado en la puerta de su casa.

        Ulibarri trabajaba en Atanor. Susana trabajaba como administrativa
en la Facultad de Exactas, de donde la dejaron cesante por abandono de
trabajo. Otro daño accesorio producido por el mismo Estado que habia
generado esa situación.

        En cuanto a su mujer, conto tambien las nefastas consecuencias de
esta atrocidad. No pudo tener otro hijo, porque perdia los embarazos y
los medicos le dijeron que era consecuencia de lo sufrido. En cuanto a lo
sucedido con esposa, los dichos recien referidos son elocuentes. Y
coincidentes con lo declarado oportunamente por Susana en el Conadep.
2518.

        Tambien se han valorado las declaracion que constan en el legajo
Legajo 220: fs. 9/10 y 13/17, las de Fernando, y 18/21 las de Copetti.
Finalmente se ha valorado las constancia de la causa nro. 12.138.

        Con todo lo analizado se tiene por probado el secuestro, y
mantenimiento en cautiverio bajo tormentos de Fernando y Susana en el
Atletico, desde los primeros días hasta los ultimos días de noviembre.




        62. Gustavo Adolfo Chavarino Cortés (hecho 74).




                                   110
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Era Español, le decian gallego y trabajaba en las oficinas de
Vialidad Nacional. Era gremialista. Su padre Antonio Cortes denunió su
desaparición. La misma consta en el CONADEP N° 308 REDEFA,
incoporado a la presente. Alli Cortes dijo: Que el 25/08/76 fueron a
secuestrarlo al trabajo, pero no lo encontraronr; al día siguiente allanaron
su casa, y tampoco lo encontraron, fueron con ametralladoras y dijeron
que lo buscaban por razones políticas y gremiales. A raíz de ello su hijo
se fue a vivir a la casa de un pariente (en Lacarra, entre Directorio y
Alberdi), donde fue secuestrado el 18/11/77 a las 19 hs. por policías de la
Comisaría 42, según le dijo un vecino de nombre Osvaldo Palomo. Hizo
presentaciones ante varios organismos, entre ellos CIDH, caso 2615. Hay
constancias de oficios y cartas a la CIDH, así como de la contestación del
Gobierno Argentino negando todo.

      Del contenido de este legajo tambien se analizó las constancias de
Causa 13.658 iniciado 15/05/79. Empieza con H.C. nro. 33.969
presentado por Antonio Chavarino el 26/04/79. Alli se ratifica
judicialmente el relato del secuestro. Obra tambien la carta de Oscar
Alfredo González que dijo que reconoció la foto de Chavarino a quien
llamaban “Gallego”; quien habia difo herido al ser secuestrado, que lo
curó por Gerónimo; que fue mudado al Banco y que su identificación era
X-100.

      Mario Villani, dice que fue trasladado en abril del 78. Daniel
Merialdo, al hacer referencia a la extrema crueldad desplegada por los
imputados, mencionó a Luis Guagnini cuando Cramer lo colgó de los
pies y después remarcó los tremendos castigos que le dio el Turco Julian
a un secuestrado X-100, que era precisamente Chavarino Cortes.
Merialdo en declaraciones anteriores que tambien lo nombró habia




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    111
reconocido la foto de este compañero.

      Del informe de Amnesty surge su presencia en el Atletico y el
Banco, y que fue trasladado en abril del 78. Evaluamos las constancias
documentales: causa nro. 34.663 causa nro. 13.658 Legajo de prueba
nro. 267 de la causa 450 y el legajo CONADEP nro. 308. En la causa 13
se probó como caso 295.

      De esta forma tenemos por acreditado el secuestro y cautiverio
bajo tormentos de Chavarino Cortes en el Atletico desde          el 18 de
noviembre de 1977 y el Banco desde donde fue trasladado a su destino
final. Chavarino Cortes permanece DESAPARECIDO.




      63. Daniel Alberto Dinella (hecho 19).

      A Daniel le decían “Pascua”. Fue secuestrado y llevado al Atletico
en el mes de abril de 1977, donde permeneció en cautiverio y desde
donde fue trasladado hacia su muerte.

      Cid de la Paz en su conadep 8153, fs. 53. Secuestrado desde abril
del 77 hasta el 17 de noviembre del 77. Vanrell tomó contacto con
Pascua en el pozo cuando éste lo llevó al baño luego de una sesión de
tortura para que se le quite el olor a quemado. Pascua era uno de tantos
compañeros que los imputados sometiían a trabajo esclavo en su
beneficio. Marcello Daelli, escuchó acerca de un secuestrado que habian
trasladado de La Plata, su apodo era Pascua, lo pudo identificar porque
se lo conto Julio Meilan, con quien compartió el tubo. Dinella era de
Chivilcoy, con un rango importante en Montoneros, por lo cual tenían
especial trato en la tortura, para que no se les vaya la mano, para que no
se muera y así poder seguir sacando información. Pero supo que lo
torturaron con mucha saña. Jorge Allega mencionó tambien del Atletico
a Pascua, quien si bien estaba en el Consejo sabía que no iba a sobrevivir.
Asi se lo dijo Dinella a Jorge. Allega mencionó que fue llevado en uno




                                  112
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



de los traslados, como la mayoria de los secuestrados que cumplieron
tareas esclavas en el Consejo. Miguel D’agostino tambien hablo de
Pascua como un integrante del Consejo, y que fue quien le comento
respecto de los traslados. Ana Maria Careaga tambien en el Atletico y
al momento de hablar de los traslados dijo que sabía que Pascua
PERMANECÍAdesaparecido.

      Como prueba documental contamos con las constancias del legajo
Conadep 5447, perteneciente a Zulema Sosa de Alfaya.

      De esta manera se tiene por probado que Daniel Dinella fue
secuestrado y estuvo en cautiverio y bajo tormentos en el Atletico desde
donde fue finalmente exterminado.




      64. Nilda Haydée Orazi (hecho 22).

      Era socióloga y catedrática. Jefa del Departamento de Estudios
Sociales de la Municipalidad de Mar del Plata; Interventora de la
Facultad de Ciencias Jurídicas de Mar del Plata. Militaba en Montoneros.

      Tenemos por probado el secuestro, y mantenimietno en cautiverio
bajo tormentos en el Atletico de Nilda, evaluando sus dichos en su legajo
CONADEP n° 3596. De allí surge que fue secuestrada en su casa de
Devoto por una comisión de la PFA el 29 de abril de 1977, a las 22 horas.
Fue llevada a la Comisaría de la zona. Golpeada hasta perder la
conciencia y luego llevada al Atlético. En el CCD la torturaron con
picana, durante dos días; perdió el conocimiento y el control fisiológico.
Luego la llevaron a la enfermería, donde se recupera un poco. Y
siguieron otras sesiones de tortura, tanto física como psíquica (Por




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    113
ejemplo: de noche no la dejaban dormir, le leían libros de corte fascista).
La golpearon con un palo de goma; le aplicaron tortura poniéndole
kerosene en las fosas nasales; la colgaron de la viga del techo para
torturarla. Le quebraron varias costillas y el tabique nasal. Los represores
le dijeron que “fuimos entrenados en Argelia para quebrar
militantes”. Estuvo siempre encapuchada.

      A fines de mayo o principios de junio de 1977 fue trasladada a la
ESMA. El 20 de diciembre de 1978 partió para su exilio a España
supervisada por los represores. Es importante remarcar que la hija había
sido secuestrada con ella. Tiempo despues fue encontraba por los abuelos
tras recorrer varios orfanatos (estaba para ser adoptada, la encontraron
justo a tiempo).

      La restante prueba documental en que nos fundamentamos son:
Legajo de prueba nro. 314 de la causa nro. 450 y el legajo CONADEP
nro. 3596. Y así tenemos por acreditado el secuestro y cautiverio bajo
tormentos en el Atletico desde el 29 de abril hasta fines de mayo o
principios de junio de 1977.




      65. María Isabel Valoy de Guagnini (hecho 26).

      Su secuestro y cautiverio en el Atletico se tuvo por probado
oportunamente en la causa 13 como caso 360.

      Emilio es el hijo de Maria Isabel Valoy y Diego Guagnini, Tiene a
sus dos padres desaparecidos. A su vez él tambien fue victima junto a sus
padres de secuestro. Maria Isabel era tucumana, conoció a Diego en la
Facultad de Filosofía y Letras mientras estudiaba Historia y Geografía.
Ambos militaron en Montoneros. Un día antes de su secuestro el viernes
27 de mayo del 77 habia ido a la casa de sus suegros y de alli volvió a su
domicilio en la calle Guayaquil y a partir de ese momento no se supo de
ella. Emilio relató que ese fin de semana él estaba con su papa quien




                                  114
               Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



tenia que encontrarse con Maria Isabel. Los represores les tendieron una
celada a Diego usando como carnada a su madre ya secuestrada. Asi fue
como lo secuestraron. Y los llevaron a los tres al Atletico, Emilio
tambien y supo que su padre a los pocos días fue trasladado al Vesubio.
Supo tambien que sus padres fueron torturados juntos. Maria pidio que
Emilio fuese entregado a sus abuelos maternos mediante un tio de
nombre Angel Valoy, que era militar. Esto fue de alguna manera
confirmado por este señor. Emilio estuvo secuestrado una semana en el
Atletico.

         Maria Isabel fue vista por Ana Maria Careaga y compartió con
ella su cautiverio. Ana recordó lo siguiente: “Maria Isabel, a quien le
decían Teté, estaba en la celda de enfrente, Me decía que no llame a los
guardias porque la iban a torturar, depsues las pusieron juntas en la
celda,      y alli comparteron vivencias, Teté le contó que la habian
secuestrado un sábado 28 de mayo, que los represores sabían que ella
estaba separada de Diego Guagnini, y que Emilio, el bebe se lo llevaba
Diego los viernes por el fin de semana. El lunes tenían una cita para
entregárselo. Los imputados la arreglaron, la pintaron, y la llevaron a la
cita. Tenia que estar ahí, agarrar el nene y quedarse quieta y fue asi,
cuando Diego llego lo agarraron y los llevaron al CCD . Despues conto
que el nene ella pidió que se lo entreguen a un Tio de nombre Valoy.
Tete le enseño alguna normas, cuando no aguantaba para ir al baño, ella
decía tenes que aguantar, y se        fortalecian para poder ayudarnos
mutuamente”. Ana Maria dijo que Maria Isabel PERMANECE
DESAPARECIDA.

         En el Legajo Conadep de Cid de la Paz (nro. 8351 en la fs. 51) la
menciona como secuestrada en Atletico desde 30 de mayo del 77 y




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    115
TRASLADADA, aclara que fue secuestrada con el esposo que era
Guagnini. La documental: las causas 1300 , nro. 1414         nro. 2826 nro.
1793, 13.284 legajo de prueba 126 de causa 450, legajo de prueba 810
de causa 450, legajo Conadep nro. 1058 legajo Conadep nro. 5295. Se
probó en la causa 13 com caso 360.

      De esta forma se tiene por probado la privación, mantenimiento en
cautiverio bajo tormento en el CCD Atletico desde el 28 de mayo de
1977, ESTA DESAPARECIDA.




      66. Jorge Allega (hecho 31).

      Militaba en Montoneros. En el año 77 trabajaba como
ingeniero en una empresa, cuando el 9 de junio a las 9 de la mañana
un grupo armado lo secuestra de su trabajo. Estaban de civil y no se
identificaron, hubo un gran despliegue de fuerza. Le pusieron una pistola
en la cabeza, lo esposaron y en el baul de un auto lo llevaron a lo que
luego sabria que era el Atletico. A la rastra lo hacen descender la escalera,
le sacaron sus pertenencias y le dijeron que se llamaría Z97. Lo
interrogaron por su nombre de guerra, por las armas. Lo desnudaron y
comenzaron a golpearlo, mientras le seguian preguntando. Lo torturaron
con picana. Luego supo que de esa sesion habian participado Colores y
Soler entre otros. Le preguntaban por persona conocidas.

      En ese centro clandestino supo que estaba secuestrado Gustavo
Groba de quien era amigo y su novia Graciela. Dijo que a Gustavo lo vio
en tremendas condiciones físicas como consecuencia de la tortura y que
estaba muy quebrado.

      Sus torturas eran cada vez mas fuertes, lo amenazaban con
secuestrar a su mujer, quien en ese momento estaba embarazada. Esta
amenaza fue una de sus peores tormentos, dijo Jorge, ante cada grito de
mujer torturada el pensaba que podía ser su esposa. La sesiones de picana




                                   116
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



fueron descriptas por Allega como de gran sufrimiento, muy fuertes. Los
torturadores fumaban mucho y apagaban los cigarrillos en su cuerpo. Le
aplicaron la picana hasta el limite, hasta la destrucción. Luego lo sacaron
del quirofano y lo llevaron a la leonera. Allega recordó que después de la
primer sesión de tortura le pusieron cadenas y grillos en los pies. Debian
memorizar el numero de los candados porque de los contrario eran
golpeados.

      Jorge reflexionó sobre el significado de esta dinámica “Era un
ejercicio de poder, las cadenas, los grillos, la falta de comida, la falta de
agua, el aislamiento y todas las torturas humanas”. Dijo que en la leonera
habia mucha gente, cerca de 20 personas. El lugar estaba absolutamente
aislado del exterior, no habia ventanas ni ninguna conexión con lo
externo. Las sesiones de tortura se sucedían, del quirofano a la leonera y
asi durante un tiempo que no pudo precisar, pero sí recuerda que durante
ese tiempo no recibió ni alimentos ni agua. Ademas de la picana
mencionó otro metodo de tormento que consitió en que lo colgaban de
los pies y así lo dejaban durante 8 o 10 horas. Le ponian bolsas de nylon
para privarlo de la respiración, submarino seco, submarino humedo.

      A los pocos días se encontró en el centro con su hermano Luis,
quien le pudo contar que los represores habian ido a la casa de los padres,
pero no se llevaron a su mujer, se llevaron a Luis, a quien tambien
torturaron aplicándole Pentotal y le preguntaron por las mismas cosas.
Supo que en pozo tambien habia estado Jose Fraiese, que era compañero
de trabajo.

      En la leonera estaban tirados en el piso y en silencio, porque los
imputados que hacian las guardias se aproximaban sigilosamente y los




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    117
castigaban. Mencionó a Kung Fu como uno de los hacia esto. Cada
compañero tenia visibles las marcas de las torturas.

      De la facultad de ingeniería supo que habian secuestrado a otro
compañero de nombre Roberto Grumbaum, y que era el blanco de la
brutalidad desplegada por el Turco Julian, por su condicion de judío, lo
mataba a golpes.

      Con el tiempo lo pasaron a una celda. Como todos los
sobrevivientes dijo que la alimentación era nauseabunda y que debian
hacer un trencito para ir al baño, donde recibían otras formas de maltrato.
Allega estuvo de 13 meses secuestrado, primero en el Atletico, luego
fue llevado a Puesto Vasco, al Pozo de Quilmes, luego al Banco.

      Como otra practica habitual del pozo hizo referencia a los traslados
que se producía cuando se llenaba en lugar. Del Atletico recordó uno muy
grande donde supo que se llevaron a Groba. Los represores hacian una
selección, le decían que iban a hacer un viaje en avión, que les iban a dar
un tranquilizante, y que no hacia falta que llevaran ropa. Dijo que ests
practica era frecuente, uno por mes. Al otro día quedaron muy pocos en
el centro. Esto lo recordó con muchisima angustia porque él quería ir en
uno de esos traslados. Lo que se pensaba, porque esto les decían
perversamente los imputados que eso implicaba ponerlos a disposición
del PEN.

      Luego pasó a estar destabicado y a realizar tareas esclavas
reparando cosas, escribiendo a máquina, como forma de sobrevivir.
Esto siguió así hasta que lo liberaron. Asi fue como pudo ver a sus
represores.

      De los compañeros secuestrados , además de los ya mencionados,
recordó: Mario Sualdo, Pascua, Geronimo era medico, Soledad, Pacha,
La Negra, Blanca, Silvia, Mariano, a Paty y Erico, a Ana Careaga,
Pascual, Doña Rosa, Lobo, Juancito, Silvia, Pepina, Scutari, Migueo
Dágostino, a Juan Carlos Guarino y la mujer Elena, con quienes tenia



                                  118
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



conexión con la electrónica y con radio Liberación. Laura Crespo, Luis
Guagnini, Mirta Trajtemberg, Marcelo Weics, Mario Villani, quien
habian montado un laboratorio de electrónica., a un muchacho de
apellido Rios que tenia una bala incrustada en la columna. Si bien no los
pudo mencionar recordó que en el Banco vio mas de un centenar de
secuestrados, sobre todo en la epoca del mundial.

      Al Banco, si bien su situación personal era otra lo describió como
un lugar igualmente tétrico, escuchando permanentemente los gritos de
dolor, el pánico de la gente secuestrada, los golpes y cadenazos el
ensañamiento bestial. Era de terror, y así se repetía noche tras noche. La
absurda arbitrariedad de los castigos en el medio de la noche, las
situaciones extremas como cuando Cobani lo hizo meter al compañero
Juancito adento del pozo ciego para que lo vacie a mano con un balde.

      Su liberación se produjo el 10 de julio de 1978, bajo la amenaza
de que no tenia que encontrarse con nadie o sino moria.

      El secuestro, permanencia en cautiverio en condiciones de
tormento tanto el Atlético, como el Banco se tiene por acreditados con los
dichos del testigo. Pero a ello se suman la mencion que hicieron
oportunamente Mario Villani y su hermano Luis quie al hablar de su
propio secuestro, mencionó que el de su hermano se produjo una semana
antes del cual se enteraron por un llamado de los compañeros de trabajo
de la fabrica y contó tambien de que manera la familia comenzó a hacer
gestiones para encontrar a Jorge. Tambien contó que lo vio en el centro
clandestino muy lastimado. Juan Carlos Guarino, en el legajo SDH
3256, lo menciona como con 2 apodo: “Federido” e Ingeniero”, lo vio
desde el 5 de noviembre del 77 hasta el 10 julio del 78.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   119
      Y la prueba documental consistente en: legajo nro. 180 la causa
nro. 44, causas 38.468 nro. 22.667 “, las declaraciones prestadas en el
marco de la causa 13/84 a fs. 1913/1920, Legajo Conadep nro. 7023 ,
Legajo de prueba nro. 234 de la causa nro. 450. Asi damos por probado el
secuestro y mantenimiento en cautiverio en el Atlético y Banco, durante
el periodo mencionado.




      67. Luis Federico Allega (hecho 34).

      Enseñaba Física en un colegio secundario y estudiaba
Ingenierìa Esta facultad fue otro objetivo preciado de los genocidas.
“en el 72 o 73 se empezaron a hacer proyectos totalmente contrarios a
los que hicieron luego del golpes, que querían someterse a Estados
Undidos, nosotros queríamos construir trenes diesiel sin pagar derechos
de importación, en ingeniería electrónica se estudiaba para hacer
computadores. Estos, lo primero que hicieron fue destruir todo, todos
esos proyectos. Las cooperativas del campo, tambien la destruyeron.
Porque me detuvieron?? Porque mataron tanta gente? ¿Es muy sencillo,
querían hacer un país esclavo, y asi lo obtuvieron, yo ahora veo menos
fabricas que las que habían en 1975 o 1976”.

      Su secuestro se produjo el 13 de junio de 1977, de Cervantes
1648. En el Atletico recibió el tratamiento de rigor. Le sacaron las
pertenencias, luego la ropa y lo ataron en la parrilla. Lo torturaron, con
picana y golpes, durante una muy larga sesión;          casi sin hacerle
demasiadas preguntas. Le dan letra y numero, cadenas para sus manos y
sus pies. Y lo llevaron a la leonera, donde habia mucha gente. Ahi
permaneció 3 o 4 días, desde donde era llevado cada tanto al quirófano
para ser torturado nuevamente. En la leonera habia mucho movimiento,
pero a la vez el silencio, nadie podía hablar porque estaban
rigurosamente controlados. Allí, tuvo la alegria de encontrarse con Jorge
su hermano, pero el inmenso dolor de verlo destrozado por la tortura.




                                 120
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Contó que en una de las sesiones fue torturado junto con Jorge.

      En la leonera, reconoció a Mario Sualdo, por la voz, tambien a
Gustavo Groba compañero de Ingeniería y amigo de Jorge y su novia
Graciela Nicolia. De la leonera lo pasaron a una celda, y de alli tambien
lo llevaron a la sala de torturas. La celda implicaba el aislamiento
absoluto. La salida al baño, que era otro momento de tortura porque
aprovechaban que les abria las celdas y los enfilaban para golpearlos,
insultarlos. Eran los guardias quienes los llevaban , en cambio la comida
la repartían los compañeros secuestrados que hacian trabajo esclavo
para los imputados. Estaban destabicados pero con grillos en los pies.
Diariamente se escuchaban los gritos de los torturados, la radio siempre
prendida y el sonido de la pelotita de ping pon.

      Luis recordó un tremendo episodio, de secuestro de unas 10
personas en la Hebraica a quienes torturaban bestialmente mientras
los acusaban de la muerte de cristo. Recordó tambien el sadismo en la
tortura de una pareja de jóvenes, que eran Erico y Paty. Ella estaba
embarazada. Las torturas llegaban al límite. Otros compañeros
destabicados eran     La Negra, La Tana, Nico, Pascua, El Lobo,
Geronimo.

      Recordó un traslado, a fines de junio o primero de julio, en el que
fue llevado Groba y tambien su novia Nicolia, Se fueron ilusionados con
la libertad o el pase a la legalidad. Los reunieron en la sala donde jugaban
al ping pong les dijeron que los llevaban a un penal del Sur. Y les daban
una inyección. Al día siguiente a Luis le dieron un par de zapatos de unos
de los chicos trasladados.

      Cuando salio en libertad les avisó a los Groba que su hijo estaba




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    121
en un penal del Sur. Por supuesto nunca lo encontraron. Tanto Groba
como Nicolia permanecen desaparecidos.

      El 8 a la noche, junto con otro muchacho, lo liberaron. Luis
tenia 30 kilos menos.

      Sus dichos fueron avalados por el testimonio de su hermano Jorge
y por la prueba documental: expediente nro. 11.725. expediente nro.
21.685, el CONADEP nro. 6440, Legajo de prueba nro. 537 acumulado
al legajo nro. 234. Con todos estos elementos damos por probado el
secuestro y cautiverio bajo tormentos en el Atletico en el periodo
mencionado.




      68 y 69. Juan Carlos Guarino y María Elena Varela de Guarino
(hechos 54 y 55).

      Juan Carlos militaba en Montoneros, estaba en el grupo de prensa.
Es Ingeniero Electrónico.

      Opotunamente el Tribunal en los términos del art. 391 inc. 3 tuvo
por incorporados las declaraciones testimoniales prestadas por Juan
Carlos Guarino. En su CONADEP SDH 3256: Relató que el 21/09/77
una patota fue a La Plata, donde vivia a secuestrarlos a él, su esposa
Maria Elena Varela, estaba tambien su hija de 6 mese y su padre. La
patota lo habia llavado a “Clemente”, José Slavkin, castigado muy
severamente. Lo secuestraron pimero a él y estuvo en cautiverio, siendo
torturado en distintos centros clandestinos “Sheraton o Embudo” y era la
Comisaría de Villa Insuperable de La Matanza., La Cacha,. Finalmente
En La Cacha se enteró por otros detenidos que su mujer estaba también
allí. De alli el 10/11/77, lo trasladaron junto con su esposa, a “Puesto
Vasco”, Comisaría de Don Bosco en Bernal Oeste; donde estuvieron en
la misma celda. Dijo que a mediados de noviembre trajeron a Jorge
Allega desde “El Atlético”. Hacia fines de noviembre aparecen en el




                                122
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



CCD un grupo de represores que luego identificaría como del GT2, que
estuvieron a cargo suyo hasta el final de su secuestro; entre ellos puede
identificar a “Miguel”. Luego de varios centros clandestinos finalmente
a principio de mayo de 1978 los trasladan a él, su esposa, a Slavkin y
Allega al Banco; al ingresar les ponen los nros. I-62 y I-63 a su esposa y
a él. Los llevan a los calabozos vendados y con cadenas.

      Le obligaron hacer trabajo esclavo en el taller de electrónica. Alli
arreglaban los distintos objetos apropiados en los secuestros como “botín
de guerra”. Dijo que los de la “patota” salían constantemente a robar
autos nuevos y lujosos a mano armada diciendo que eran Montoneros;
todos los integrantes de la patota tenían de estos autos, que después eran
desarmados por los detenidos en el taller. Contó como se ensañaron
especialmente con un grupo de judíos, entre 4 y 6, a quienes castigaron
durante más de una hora con cadenas y garrotes.

      Para el 10 de agosto comenzó a haber mucho movimiento y se
produjeron varios traslados (estos eran hacia esas granjas, que como
sabemos significaron la muerte de estos trasladados). El 16 de agosto la
mudanza al nuevo lugar, El Olimpo.

      El 21/09/78 liberaron a su esposa María Elena Varela.

      A mediados de enero 1979 se empezaron a hacer traslados de la
población y a preparar las cosas para una mudanza. Decían que los
traslados iban al PEN y otros a La Granja. Quedaron sólo un grupo de 11
del Consejo: El Tano, El Ratón, Cristoni, Víctor, Andrés, Tito, Guillermo,
Cacho, Mogo, Laura y él.

      Estos dichos se reproducen en su declaración de fs. 21.670/83 del




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   123
principal. Por otra parte como parte integrante de sus declaraciones obra
un listado de compañeros vistos en cautiverio que se viene analizizando
en este alegato como prueba documental.

      Oportunamente en la causa 44 “CAMPS”, como casos 276 y 277
se probó el secuestro de Guarino y Maria Elena Varela.

      De los testimonios de sobrevivientes podemos citar: a Daniel
Merialdo que dijo que estaba en el taller de electrónica. Isabel Cerruti:
“En el Banco la vi a Elena Guarino, porque al dia siguiente de mi
secuestro me dicen que me van a llevar a ver a mi hijo, le dicen a Elena
que estaba sin tabique, le hacían hacer trabajos         que me maquille
porque me iban a sacar. Elena me ponía polvo, me trataba de maquillar,
me decía igual se va anotar, no se donde vas, pero nadie va a poder
tapar esto. Elena es la esposa de Guarino, él estuvosecuestrado, hasta
el 79, a Elena la liberan antes, también dijo que él estaba en el taller de
electrónica” Elsa Lombardo, lo escucho nombrar en el banco; Enrique
Ghezan también lo menciono como quien estaba en el taller de
electrónica junto con Villani y Clemente, de igual forma se pronunció
Isabel Fernández Blanco.

      La prueba documental evaluada consiste en legajo SDH nro. 3256
la copia certificada de las actas de trascripción de la declaración prestada
en el marco de la causa 13/84 por Juan Carlos Guarino a fs. 2060/2069.

      De esta forma tenemos por probado el secuestro, cautiverio bajo
tormentos de Juan Carlos y Elena tanto en el Banco como en el Olimpo
desde fines de abril, principio de mayo del 78 hasta sus respectivas
liberaciones. Enero del 79 Juan Carlos.




      70, 71 y 72. Lisa Levenstein de Gajnaj, León Gajnaj y Salomón
Gajnaj (hechos 58, 59 y 72).

      Lisa hizo denuncia ante la Conadep, y luego ratificó sus



                                  124
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



dichos que obran a fs. 72/4 del legajo 119. Alli contó que el
19/10/77 a las 20 hs.,la llamo su hijo, León. le dijo que se iba al cine.
Ese mismo día, a las 23 hs., un grupo de 8 ó 10 personas fuertemente
armadas y vestidos de civil entraron a su domicilio (Salguero 814, 6°
piso); estaba ella con su esposo. En su casa le hicieron hablar con su
hijo, quien le dijo que esa noche no iba a dormir a casa. Por la voz se le
notaba que habia sido muy castigado, dijo Lisa. A ella y su marido se los
llevaron en dos vehículos distintos. Llegaron a un lugar, les asignaron a
ella el X-16 y a su esposo X-18; los desnudaron, les engrillaron los
tobillos y esa noche la pasaron en la leonera en el mismo
compartimiento, los dos en el mismo colchón de goma espuma en el
piso). Desde ahí escucharon a su hijo gritar su nombre mientras era
picaneado; a raíz de ello su marido se descompuso y fue llevado a la
enfermería. Pudo tener un contacto con su hijo, lo tocó y comprobó que
estaba muy lastimado; se enteró que había sido detenido poco después
de hablar por teléfono con ella. El 28 de octubre a las 16 hs. La dejaron
en libertad en la esquina del Hospital Muñiz. el 28/11/77 a las 2am lo
dejaron a su marido Salomón a mts. de su domicilio. Luego, recibió
llamadas directas de su hijo los días 22/12/77, 18/01/78, 15/02/78 y 8 y
30 de marzo, a partir de esa fecha no recibió más noticias”.

      Salomón Gajnaj, como vimos, fue secuestrado junto con su mujer
el 20 de octubre y también fue llevado al Atletico de donde fue liberado
el 28 de noviembre de 1977. La declaración de Lisa da cuenta de ese
secuestro y sus propios dichos en el legajo 26 incoporado a la presente,
acreditan esta circunstancia.

      Su hijo LEON estuvo secuestrado y torturado en el Atletico desde
el 19 de octubre de 1977. Tambien estuvo cautivo en el Banco, desde




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   125
donde lo trasladaron hacia su destino final. En el Atletico lo vio ella y
también su marido Salomón. Salomón, en su declaración en la causa
Causa 22.760, fs. 48/50: dijo que “...los últimos diez días, todas las
noches, recibió la visita de su hijo. Que hablaban, y en varias ocasiones
en que los dejaron solos, se quitaron las vendas y se vieron, su hijo tenia
las marcas de las torturas en sus testículos”. Lo vieron además Mario
Villani, dijo que su apodo era Leo, desde octubre del 77 hasta mayo del
78 En el Atletico y en el Banco, estaba muy mal, , sufria enormemente, .
Creo que le arrancaron alguna muela, , sin anestesia,. Gajnaj no llego
hasta el final de Banco, deje de verlo, antes de mudarnos. LEON
CONTINUA DESAPARECIDO.

      Cid de la paz en el Conadep 8153 a fs. 54 lo vio en octubre del 77
en el Atletico y Banco, que fue trasladado en mayo del 78. Que sus
padres también fueron secuestrados con el y posteriormente liberados.
Nora Bernal, que estuvo secuestraba en el Banco, dijo: que vio a Leon
Gajnaj, lo conocia porque era amigo de Jorge, era un ser increíble,. De
Leo se que habían llevado a la mama y al papa al CCD Supo que lo
trasladaron.

      La prueba documental que se cita: causa nro. 33.964 causa
nro. 22.760, legajo de prueba nro. 26 de la causa 450. Tenemos en
cuenta, además que estos casos fueron probados en la causa 13 (casos
620, 621, 622).

      De esta manera se tiene por acreditado que tanto Lisa Levenstein,
como Salomón Gajnaj, fueron secuestrados y estuvieron cautivos bajo
tormentos en el Atletico desde el 20 de octubre hasta el 28 del mismo
mes Lisa, hasta el 28 de noviembre Salomon. En tanto que Leon
permaneció en cautiverio también en el Banco desde donde fue
trasladado a su destino final. LEON GAJNAJ PERMANECE
DESPARECIDO.




                                  126
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      73. Mirta Edith Trajtemberg (hecho N° 63).

      Los sobrevivientes la recuerdan como “Angelita”. Pertenecía a la
Organización Montoneros, fue secuestrada en noviembre del 77 y la
mantuvieron en cautiverio bajo tormentos en el Atlético, el Banco, y
finalmente también fue vista en “capuchita” en la ESMA. Hoy Mirta
Trajtemberg, permanece DESAPARECIDA.

      Su padre Benjamín Trajtemberg en la denuncia ate la CONADEP
(legajo 20), dijo que su hija era estudiante de filosofía y letras, trabajaba
en una fábrica y militaba en Montoneros, Tambien dijo que se enteró del
destino de su hija por el informe de Cid de la Paz y Oscar González. Y
cuales fueron los centros clandestinos en que estuvo. Del citado informe
tambien surge que la misma habia sido secuestrada en el interior de un
autobús en la Capital Federal por la inteligencia de la PFA. Y que en la
navidad del 78 habia hecho un llamado a sus padres. El 31 de enero del
84 Oscar Gonzalez le envió una carta al papa de Mirta donde se dice que
habia sido secuestrada en noviembre del 77 probablemente el 18, que
la llevaron al Atletico. Que a los pocos días de estar secuestrada intentó
suicidarse. Y esta circunstancia será corroborada hasta por los
sobrevivientes que la vieron en la Esma, Según Oscar Gonzalez, en esta
carta, habria intentado dos veces suicidarse para evitar las torturas. Las
marcas le habían quedado en las muñecas y en el cuello.

      Otras constancias documentales son las declaraciones prestadas
por Lisandro Cubas y Andres Castillo, ambos sobrevivientes de la
ESMA, obrantes en el legajo de prueba N° 96. Alli, el primero dijo que
vio a Edith Trajtemberg, militante peronista, en “capuchita”, que estaba
en muy mal estado físico y tenia una herida cortante en el cuello porque




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    127
habían intentado suicidarse. También la vio allí Andres Castillo.

      En el legajo de prueba N° 98 incorporado a la presente Nora
Bernal sobreviviente del Banco dijo haber visto a Trajtemberg, quien
tenia cicatrices en el cuello y las muñecas por haber intentado suicidarse.
Nelva Falcone en su declaración en la casua 13/84 dijo haber visto en el
Banco a Edith Trajtembarg. Además Mario Villani , dijo que permaneció
secuestrada hasta 15 de julio de 1978. Daniel Merialdo dijo haberla
visto en el Banco, que era una militante de Montoneros y sabe fue
trasladada. Jorge Allega la recordó del Banco.

      De la restante prueba documental incorporado a la presente surgen
los testimonios de Ana María Arrastía Mendoza en leg. 157, dijo que
en el Banco vio a Trajtemberg, quien venía del Atlético. Edith fue
salvajemente torturada. Mencionamos también legajo de prueba nro. 96
de la causa nro. 761 correspondiente a Lisandro Raúl Cubas y Rosario
Quiroga En este legajo, se encuentra agregada la declaración brindada
por exhorto en el marco de la causa 13/84 por Lisandro Cubas el 31 de
octubre de 1986 ante la Embajada Argentina en Venezuela.

      La documental: copias las declaraciones prestadas en el marco de
la causa 13/84 a fs. 5830/5865. Legajo nro.135 de la causa nro. 450,
Legajo Conadep nro. 20, Conadep nro. 6974 y nro. 7389. Su caso con
numero 627, quedó probado en la causa 13.

      De esta forma se tiene por suficientemente probado el secuestro,
mantenimiento en cautiverio bajo tormentos en el Atletico, el Banco
desde noviembre de 1977.




      74. Horacio Cid de la Paz (hecho 73).

      Habia sido militante secundario en la UES y luego perteneció a
Montoneros. Le decían Cristoni.




                                  128
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



        De su legajo CONADEP N° 8153 que consiste en el informe
presentado junto con Oscar Alfredo González en Amnesty surge: Fue
secuestrado el 15/11/77 en Bs. As., y fue llevado al Atlético, donde fue
torturado. El 18/02/79 fue llevado junto con González y Néstor Zurita a
La Plata, oportunidad que aprovecharon para el escape. El informe
producido por Cid de la Paz fue medular en la posibilidad de
investigacion de los atroces crimines cometidos en este circuito
concentracionario.

        Cid de la Paz describe los diferentes GT y de quién dependían.
Donde estaba ubicado el Atletico, información que luego fue corroborada
por los propios sobrevivientes y los trabajos de excavacion. Contó cómo
eran la vida dentro de los campos, sus condiciones de hacinamiento
(tabicados y engrillados) y la pésima comida; no se podía hablar ni
moverse dentro de las celdas, siempre sentados o acostados. Relató la
dinámica y la función de los distintos momentos por los que hacian pasar
a los secuestrados.: La leonera, durante el período de ablande. La
existencia de los 3 quirófanos.

        La mudanza al Banco el 28 de diciembre del 77, en vehículos de la
PFA. La descripcion y ubicación de este segundo lugar clandestino,
vecino a Ezeiza. La segunda mudanza, al tercer CCD el Olimpo, del cual
tambien da ubicación y carcteristicas. Cid de la Paz permenecio
secuestrado hasta el cierre de este ultimo centro a fines de enero de
1979.

        Tambien describió “los traslados” como practica de eliminación. El
presenció 12. Menciona también las distintas formas del tormento y dice
a modo de ejemplo: La más feroz tortura psicológica eran los contactos




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    129
familiares que comenzaron a mediados de 1978, así creaban falsas
expectativas de vida; al principio era sólo llamados telefónicos o
correspondencia, luego algunos fueron llevados a visitas. En Navidad del
78 aprox. 50 detenidos pudieron llamar a sus casas. La mayoría de ellos
están desaparecidos”. Otra referencia puntual fue la persecusión a los
judíos a quienes torturaban permanentemente, los hacían arrodillar frente
a imágenes de Hitler o Mussolini, obligándolos a renegar de sus orígenes.

      Cid de la Paz junto con Gonzalez confeccionaron un listado de
nombre y sobrenombres, con fechas presuntas de secuestro y traslados, el
que es y será constantemente citado en el presente alegato.

      Legajo 563: Contiene declaración de Cid de la Paz por exhorto en
causa 13, ante el Embajador Argentino en Madrid, 5/08/85. RATIFICÓ
PLENAMENTE el Informe de Amnesty (fs. 15). Alli habia relatado
que fue secuestrado el 15/11/77 a las 10 am en Juan B. Justo y Gaona,
por un grupo de 10 a 15 personas, de civil y armadas, y fue llevado al
Club Atlético; había arreglado una cita allí con León Gajnaj, quien
efectivamente estaba, pero ya había sido secuestrado. Su nueva identidad
fue X-86. Llevado al quirófano sometido a picana y golpes. Para la
Navidad de 1977 comenzó a realizar tareas, como limpieza, comida, etc:
eran los “destabicados”, un grupo de entre 8 a 10 al principio. Este grupo
que comenzó a trabajar se denominó “Consejo” y reemplazó a los que
venían colaborando antes, quienes fueron “trasladados” en su totalidad el
17/11/77: supuestamente eran llevados a las granjas de recuperación. Él
se desempeñó en la sala de situación hasta que fue trasladado con un
grupo de 10 a otro CCD “Omega”, en Quilmes. En principio estaba entre
el listado de “traslado” de diciembre de 1978, pero le sugirió, junto con
González, a Minicucci, Paco y Soler la posibilidad de llegar a un arreglo
económico; el día de la fuga los habían llevado a su casa para “tantear” la
posibilidad del arreglo. El 18/02/79 en una de las visitas a sus padres,
cuando estaban viajando logró fugarse junto con González y Zurita.
Cruzaron la frontera a Brasil y se refugiaron en la oficina de ACNUR de




                                  130
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
                  Procuración General de la Nación



Río de Janeiro.

      La presencia de Cid de la Paz en los tres centros la acreditan
suficientemente sus dichos y el aval del informe conjunto con Oscar
Gonzalez, pero ademas muchos sobrevivientes corroboran esto: Mario
César Villani, Susana Leonor Caride: señaló que, hallándose en
libertad, recibió una comunicación telefónica de “Julián” en la que le
narró que Cid de la Paz se había fugado., Isabel Teresa Cerruti:Osvaldo
Acosta, Enrique Carlos Ghezan, Isabel Mercedes Fernández Blanco:.
Elsa Ramona Lombardo, Juan Agustín Guillén, Graciela Irma
Trotta, Julio Eduardo Lareu, Juan Carlos Guarino: (causa 13).,
Nelva Méndez de Falcone: (causa 13).

      La referencia documental entonces, cosiste en: copias certificadas
de la declaración prestada por exhorto el día 5 de agosto de 1985 ante la
Embajada Argentina en Madrid, España, en la causa 13/84 obrantes a fs.
11442 (8813 BIS/14 PLIEGO) Legajo Conadep nro. 8153 a Horacio
Guillermo Cid de La Paz, Legajo de prueba nro. 563 de la causa 450,
caratulado “Cid de la Paz, Horacio Guillermo. En causa 13 se probó
como caso 328.

      De esta manera damos por acreditado el secuestro y mantenimiento
en cautiverio bajo tormentos en el Atletico, el Banco y el Olimpo durante
el período referido.




      75. Mario César Villani (hecho 75).

      Mario fue un sobreviviente que dedicó su vida a reconstruir
minuciosamente lo sucedido en estos campos de concentración y gracias




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    131
a su aporte invaluable y el de otros tantos sobrevivientes es que hoy
podemos contar con información valiosísima que nos permite investigar
los delitos atroces cometidos por los imputados. Brindó su testimonio en
reiteradas oportunidades, en diferentes causas. Todas esas declaraciones
encuentran incoporadas documentalmente a la presente y esos dichos se
evalúan en ese contexto, particularmente los listados confeccionados por
Mario tanto de los represores vistos como de los compañeros
secuestrados y desaparecidos en los distintos centros clandestinos en los
que el estuvo secuestrado.

      Mario es físico. Militaba en Montoneros. Fue secuestrado el 18 de
noviembre de 1977 mientras iba a su trabajo: “… me llevan al Primer
Campo Concentracion, el Atletico. Me meten en la leonera, el Campo
estaba en su subsuelo, la leonera era la celda donde ponían a los recién
ingresados, durante el periodo de tratamiento y tortura. al dia siguiente
me llevan al quirófano, , y comienzan el interrogatorio. Picana eléctrica
y golpes con porra de goma. El primer dia, habrá durado, entre 2 y 4
horas, es difícil medir el tiempo en esas circunstancias. Al dia siguiente
me volvieron a llevar al quirofano,, pero antes en una pequeña
habitación me sometieron a una pelea con porra de goma, mi cuerpo fue
un solo moretón, desde cuello a cintura, despues me llevaron al
quirofano, y reiniciaron la tortura. …sentía que me moria, quería tener
aunque sea 10 segundos de paz. Despues de estos días de tortura, me
pasaron a una celda, ahí empieza la dura vida en las celdas. Transcurría
con los ojos vendados, engrillados, con la puerta siempre cerrada,… nos
sacaban una o dos veces por dia para ir al baño, y una vez por semana
darnos una ducha. Nos abrían la puerta para entregarnos la comida.
Durante esos primeros días, hubo un problema,         se descompuso la
bomba que desagotaban las letrinas, estuvimos bastante tiempo,, sin
poder ir al baño, . Mario Les dijo que podía reparar la bomba. Y luego lo
hiceron reparar todos los aparatods eléctricos que se robaban, tv,
grabadores, electrodomésticos, etc.. Se terminó instalando un tellar de
electrónica. Del Atletico nos mudaron al Banco por que el Atletico iba a



                                 132
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



ser demolido el 28 de diciembre del 77”.

      En el Banco comenzó a formar parte del Consejo y así siguió
durante el Olimpo. Salia de la celda para trabajar en el taller, limpiando,
sacando gente al baño, repartiendo comida. Mario tiene muchísimas
anécdotas que dan cuenta de las cosas sucedidas dentro de los campos, de
las mas espantosas a las que evidencian situaciones de afecto, de
contención, de solidaridad que se dan dentro de estas condiciones
extremas entre los conmpañeros de cautiverio. Eligió alguna el Banco.
Una secuestrada, le decían Juanita, estaba en una situación muy
angustiosa, lloraba frecuentemente, pensaba en como estarían sus hijos,
cuando yo podía trataba de consolarla y ella trataba de contenerme a
mi,… El imputado Miara le ofreció llevársela a la celda por la noche,
Mario no pudo negarse… La llevó a Juanita, que sabemos era Juana
Amelín y les dijo que se diviertan. “… ahí los dos nos largamos a
llorar, con mucha bronca, Al dia siguiente la rutina sigue, la vuelven a
llevar la a celda, devuelta los dos nos pasamos la nohce sin dormir,
hablando de nuestras familias, intercambiando nuestros datos, Unos
dias despues se organizo un traslado. Cobani, que era el responsable
de los traslados, vino se acerco a mi, me dijo Flaco, Juanita se va en el
traslado… Cobani le ofreció despedirse de Juanita. Mario la pudo
despedir     a      Juanita.    ARMELÍN         HOY       PERMANECE
DESPARECIDA.

      Otra anécdota del Banco, es que les hicieron presenciar los
partidos del Mundial. Esto yo lo sentí como algo muy siniestro era como
una ventana al mundo exterior, nos estaba mostrando un mundo del cual
habiamos desparecido, era una forma mas de hacernos consciente de
nuestra situación. Cuando terminaban los partidos y las celdas se




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   133
cerraban, volvian a reventarnos a cadenazos. Para que quede claro que
la vida diaria en el Campo, es una tortura permanente, no era solamente
la picana y la porra de goma, y el submarino seco, la vida diaria era una
tortura.

      Mas o menos en agosto del año 78, nos mudan al Olimpo, en la
calle Ramon Falcon, ente Olivera y Lacarra, en Flores. Alli en el
Olimpo algunas de las guardias un poco tomados hacían pelear a los
secuestrados entre ellos    duramente. Como los guardias no estaban
conformes por el nivel de violencia de la pareja, ellos los cagaban a
cadenzos, los dejaban muy maltrecohs y los volvian a la celda.

      Contó también que a las embarazadas las alimentaban un poco
mejor que al resto de los secuestrados, porque tenia el proyecto de
quedarse con los niños.

      De las atrocidades de los campos recordó por ejemplo que en el
Olimpo el Turco Julian ensañado con un muchacho que era maestro,
y judío comunista, lo torturó dejando el cable conectado al enchufe y
las dos puntas del cable pelado, le pasaba electricidad, pero le habia
puesto un palo en el ano. Eso hizo que este joven muriera en esa
sesión de tortura. Luego llegó la orden de liberarlo y el Turco dijo
que menos mal que se habia muerto porque si no tenia que libertarlo.

      Una vez que cerraron el Olimpo Mario junto con otros
secuestrados fue llevado a la División Cuatrerismo de Quilmes y
finalmente a la Esma de donde finalmente fue liberado.

      Villani fue específico cuando diferenció los términos mudanza, al
hacer referencia a los cambio sde centros clandestinos, de TRASLADO
que significaba la eliminación de los secuestrados. Dijo Para mi, el
traslado, es sinónimo de la muerte, es sinónimo de desaparición. los
traslados era aproximadamente uno por mes, a veces dos. El nro de
gente en los traslados, era variable, podía ser 10, 20, 50. Llos que iban a
ser trasladados, tenían que dejar su ropa, no se les daba de comer, El



                                  134
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



ambiente cambiaba, se ponía muy tenso, el trato de los represores era
mas duro. Les daban medicación. Tuvo la certeza de que los traslados
eran la muerte con el caso de Giorgi que salió en las noticias como
muerto por trafico de drogas cuando él compartió cautiverio en el Olimpo
desde donde vio que fue trasladado.

      De los compañeros secuestrado y desaparecidos, mencionados por
Villani nos remitimos en carácter de prueba documental a los distintos
listados presentados y agregados a la causa. Al que iremos haciendo
mencion en cada caso particular.

      Respecto de las manifestaciones nazis Mario dijo que estos eran
todos nazis. Tanto en el Banco como en el Olimpo, en la oficina de
inteligencia sobre la pared,habia puesto un gran paño rojo, o papel,
con un gran circulo blanco en le centro y dentro una cruz esvastica, En
el Atletico, en una especia de casilla con paredes de vidrio, que habia a
la entrada del pozo, donde estaba la puerta que daba a la escalera, habi
tambien un retrato de Hitler, El Turco Julian, llevaba encima o en un
llavero con colgantes del cuello una cruz esvástica.

      Su testimonio es contundente para probar los delitos comentidos,
pero contamos ademas con muchísimos dichos de sobreviviente que
compartieron el cautiverio con Mario, que solamente voy a enumerar:
Graciela Irma Trotta, Enrique Carlos Ghezan, Isabel Mercedes Fernández
Blanco de Ghezan, Nora Bernal, Isabel Teresa Cerruti, Juan Carlos
Guarino, Osvaldo Acosta, Julio Eduardo Lareu, Susana Leonor Caride y
Nelva Méndez de Falcone, entre otros.

      Y como documental: a declaración         de la causa 13/84    a fs.
1967/2063, el testimonio de Villani del 6 de julio del 2005 nro. 1056 y




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   135
1207 seguidas a Julio Héctor Simón. Legajo de prueba nro. 211 de la
causa nro. 450, el legajo Conadep nro. 6821 copia certificada de la
declaración prestado por Mario César Villani en la causa nro. 843, que
tramitó en el marco de los Juicios por la Verdad causa nro. 1637/95
acumulada a la causa 13445/99 “Videla Rafael s/privación ilegal de la
libertad personal” - testimonio de Mario César Villani sobre las víctimas
de los CCD Atlético, Banco, Olimpo, Div. de Cuatrerismo de Quilmes y
ESMA. Su caso se probó en la casua 13 numero 84.

      De   esta   forma     tenemos     por   acreditado   el   secuestro   y
mantenimiento en cautiverio bajo tormentos durante el periodo referido
en el Atletico, Banco y Olimpo.




      76. Jorge Gorfinkiel (hecho 77).

      Amigo de Mario Villani, militó en la Juventud Universitaria
Peronista y trabajaba en la Comisión Nacional de Energía atómica.
Era Físico Nuclear y estaba armando una agrupación de
profesionales peronistas.

      El exterminio apuntó a diezmar             todos los proyectos de
desarrollo de país, eliminando sin eufemismos físicamente a quienes
llevaban adelante esos proyectos. La herencia de un país desbastado
entregado a la voracidad del poder económico extranjero y la
oligarquía vernácula, fue justamente a costa de destruír esa trama
estructural que hubiese permitido un país autoabastecido, con una
fuerte clase obrera, con estudiantes y profesionales desarrollando no
solamente sueños e ideales de libertad sino trabajando efectivamente
en proyectos de desarrollo nacional. Bueno, justamente, a esas
personas los genocidas eligieron exterminar.

      Jorge fue uno de ellos. Se tenía que encontrar con Mario el 25 de
noviembre de 1977 en Larrea y Córdoba. Mario ya estaba secuestrado y




                                  136
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



tenía en su agenda la cita con Jorge. Los represores desplegaron una de
sus técnicas de captura que era justamente esa, hacer cantar a los
secuestrados las citas que tenían con los compañeros. El método, como el
de los lancheos, era efectivo. Así conseguían mas presas para su
maquinaria siniestra.

      La presencia de Gorfinkel en el Atlético y el Banco, su cautiverio
bajo el régimen de tormentos está acreditado por los dichos de Mario
Villani quien en la audiencia dijo: “Jorge cayo por culpa mia, digamos,
en realidad fue por culpa de ellos, su caída fue mi peor tortura, el tenia
una cita conmigo Ahí lo secuestran. Estando en el Campo, un dia llevo
lla comida, a la celda de el, el llorando pidiendo disculpas, por haber
ido a la cita y yo lloraba igual”.

      Del informe dado a Amnesty International por Horacio Cid de la
Paz y Oscar Gonzalez (fs. 54, del legajo 8153), tambien surge la
presencia de Gorkinkel en el Atletico. En el listado aportado por Villani
en la audiencia surge que tenia dos apodos: “Ingeniero” y “Girotti”. Fue
secuestrado en noviembre del 77 y trasladado en abril del 78. JORGE
PERMANECE DESAPARECIDO.

      Además contamos con las constancias documentales incorporadas
a la causa tales como: las causa inicias por habeas corpus nro. 21.928 ,
14.825 , 10.568 y 2363, por privacion ilegal de la libertad 44.844, 39.203
, las constancias de la declaracion testimomonial de su esposa Maria
Teresa Bodio en la casua 13. Las constancias del legajo de prueba 94 de
la causa 450. Como caso 629 se probó en causa 13.

      Damos por probado el secuestro, cautiverio bajo tormentos y
desaparición de Jorge Gorfinkel en el Atletico.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     137
      77. Daniel Aldo Merialdo (hecho 76).

      Tambien militante de Montoneros. Secuestrado el 25 de
noviembre del 77. Maniatado, llevado en un camión, desde el Hospital
San Juan de Dios en ciudadela, hasta lo que luego reconocerá como el
Atletico. Lo hicieron bajar por una escalera. Lo llevaron a un lugar
donde habia una mesa de metal, lo ataron a la mesa con cadenas, le
empezaron a pasar la picana para que cantara citas, domicilios. Eso fue
todo el tiempo que duro su permanencia en el Atletico.

      A fines del 77 lo mudan junto con otros compañeros al Banco,
describió el lugar. Allí lo siguieron torturando. En el Banco vio a otros
compañeros: Pages Larraya, Luis Guagnini. Luego del Banco en
agosto del 78, los cambian al Olimpo. Mencionó que en el Olimpo
reconoció las puertas que habia en el Atletico. Lo defininió como un
lugar especialmente adaptado para sus funciones, mantenimiento en
cautiverio, tortura y aniliquilamiento de los secuestrados. Habia espacio
para alojar mucha gente. En Olimpo estuvo hasta fines del 79 que lo
llevan a División Cuatrerismo de Quilmes y finalmente la ESMA.

      De estos tres   centros dijo que la situación de tortura no se
limitaba a la aplicación de picana, la tortura era la metodología de la
vida cotidiana, como lo era la crueldad, que no estaba ligada a la
personalidad de cada uno. El sistema estaba pensado para hacerlos
desparecer, físicamente, anímicamente, moralmente. Todo el tiempo los
imputados golpeaban sin ton ni son , había restricciones extremas en la
comida. Otra forma de tormento sistemático era: Estar durmiendo y que
los imputados vinieran a buscarlos para torturarlos.

      Merialdo en el Banco pasó a estar destabicado y cumplir tareas
esclavas para los imputados, junto con Luis Guagnini y Guillermo Pages
Larraya.




                                 138
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Hizo referencia a los traslados como otra practica sistemática.
Estos eran periódicos, y se repetía el método, la inyección previa.

      Merialdo enumero la lista de compañeros con quienes compartió
cautiverio: a Villani, , A Cid de la Paz., Bea, Pages Larraya , Vaccaro,
Gualincho, Pascua, Isabel Fernandez Blanco. y Guagnini. A
Guagnini y Pages Larraya ya los vió en el Banco. Tomo contacto con
ellos, El Chino y su hermano del PCML, Laura que era la enfermera. Un
grupo bastante grande del PCML que habia caído juntos. A Los papas de
Jorge Ademar Falcone, NElva la mdre ( en el Banco), Lucia Tartaglia ,
Chavarino, Pablo Pavich,     Oscar Gonzalez,      Juancito era alguien de
Montoneros, , Maria y Gustavo , Angelita Trajtemberg, un Marisa          ,
Cali, Julia Zavala Rodriguez,, Clemente, Jose Poblete su esposa e hijita,.
Fontanella, con su esposa, Mabel Maero, La Pato, Giorgi, Jorge Toscano,
Susana Caride, El Viejo Ramirez.

      Su testimonio se suma a lo que surge del legajo Conadep de Cid
de la Paz (nro. 8153, a fs. 56), donde señala que lo vio desde el 25 de
noviembre del 77. Juan Carlos Guarino (legajo SDH 3256), lo menciona
con el apodo de “Andres”, lo vio desde mayo del 78 hasta enero del 79,
en Banco y Olimpo y estaba en el Consejo encargado del sector
fotografías. Villani lo vio desde el 15 de noviembre del 77 hasta el año
81 en que fue liberado. En los tres centros clandestinos además de otros.
Le decían “Andres”.

       Sumado a la prueba documental consistente en: Legajo de prueba
nro. 744 de la causa nro. 450, se tiene por probado el secuestro y
mantenimiento bajo cautiverio en el Atletico Banco y Olimpo, durante el
tiempo mencionado.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    139
      78. Lucía Rosalinda Victoria Tartaglia (hecho 78).

      Muchos compañeros hablaron de Lucia a lo largo del juicio. Le
decían Anteojito. Era de Santa Rosa. Estudiaba Derecho en La
Plata, militaba en la JUP. Su hermano Aldo contó que trabajaba en
los barrios de los humildes a quienes les daba su propia comida.
Lucía estuvo embarazada mientras la tenían cautiva. A punto de
parir se la llevaron al Hospital Militar y nada mas se supo de ella ni
de su hija o hijo. Eso fue a fines de 1978 o comienzos de 1979.
AMBOS FUERON DESAPARECIDOS A MANOS DE LOS
REPRESORES QUE HOY ESTAMOS JUZGANDO. ELLA Y SU
HIJO.

      Tenía 24 años cuando fue secuestrada el 27 de noviembre de 1977.
Su cautiverio comenzó en el Atlético y continuo hasta su desaparición
desde el Olimpo. Todos señalaron la ternura de Lucía.

      Nora Bernal quien supo de su presencia en el Banco, recordó
cuando en le curò la mano y sintió la calidez de la mano de esa
compañera en contraste con el terror que ella tenía. Esa compañera era
Lucía Tartaglia. La mencionaron tambien Isabel Cerrutti: Lucia estaba
embarazada a termino, supieron, que habia tenido una nena y que la
habían llevado a La Pampa a la casa de sus padres, despues supimos que
no fue asi, tanto Lucia como su hijo o hija permanecen desaparecidos.
Isabel Mercedes Fernández Blanco: “Lucia estaba en la lavandería” “
la llevan en diciembre del 78 con trabajos de parto, y nunca mas
supimos de ella tampoco.” Enrique Carlos Ghezan mencionó la misma
circunstancia , Graciela Irma Trotta , como todos la recordó con mucho
dolor, recordó que habian compartido no solo el cautiverio en el Olimpo
sino el embarazo y los proyectos que soñaron para el futuro para sus
hijos, Susana Caride, Rufino Jorge Almeida, que estuvo secuestrado
en el Banco, dijo que Lucia estaba en el Consejo y le decían Anteojito,




                                 140
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Alberto Próspero Barret Viedma: dijo que Anteojito estaba
embarazada, que era muy simpatica, Daniel Aldo Merialdo, la vio desde
el Banco hasta en el Olimpo y él tambien mencionó el embarazo de
Lucía,   Mario César Villani la menciona en el listado aportado en la
audiencia, dice que le decían Anteojito y que fue trasladada y que la vio
en el Atletico, el Banco y el Olimpo . Tambien Julio Lareu la recordó
como una de las embarazadas en el Olimpo.

      A su tiempo Aldo su hermano, no solo nos hablo de quien era la
Lucia que hicieron desaparecer estos imputados, sino como se enteró del
destino de su hermana, contó tambien que durante su cautiverio y a traves
de la familia de Gonzalez de Weiss, ( otra desaparecida) habian recibido
algunas cartas de Lucia. Esto fue confirmado por Amanda Gonzalez de
Oshmer y Julia Rosa Gonzalez. ( las familiares de Susana Gonzalez de
Weis).

      En el informe de Cid de la Paz, en la declaración prestada en
España obrante en el legajo de prueba 563 a fs. 8 dice: Que estuvo en el
Banco, Juan Carlos Guarino dijo que la vio desde mayo del 78 hasta
noviembre del 78, surge del legajo conadep 3256.

      Dentro de la prueba documental debemos citar las declaraciones
testimoniales oportunamente brindadas por Alberto Elicabe Urriol dijo
que anteojitos era una chica de rulos y anteojos.

      La documental evaluada consiste en causa nro. 5340/86, ” legajo
de prueba nro. 123 de la causa, el legajo Conadep nro. 7377. Con estos
elementos tenemos probado el secuestro, y cautiverio bajo tormentos de
Lucia Tartaglia desde el 27 de noviembre de 1977 en el Atletico, el
Banco y el Olimpo desde donde fue llevada a dar a luz y a partir desde




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    141
cuando PERMANECE DESAPARECIDA.




      79. Guillermo Pagés Larraya (hecho 85).

      Antonio Pages Larraya, hermano de Guillermo relató de que
manera su familia, familia de militantes, fue sistemáticamente atacada
por el terrorismo de estado, cómo el entorno de Guillermo también era
perseguido, asesinado y desparecido. El fue secuestrado en la ESMA a su
vez. Mientras Guillermo, en la clandestinidad obligada, entraba y salía
del país. Su otra hermana Gloria, era muy chica, solo escuchó el relató de
su padre, ya fallecido, abatido al igual que su madre por la tristeza de
tanta pérdida. Gloria hablo del cerco, Guillermo quedó atrapado en esa
celada tendida por los represores.

      Pages Larraya era periodista, de la oficina de prensa de
Montoneros. Lo secuestraron un 21 de diciembre de 1977, mientras
almorzaba con Luis Guagnini, otro periodista, desaparecido. Esto sucedió
un restaurante de las Heras y Laprida. En realidad se llevaron a ambos,
como tambien a Dora Salas Romero y Marta Vasallo.

      Dora era la mujer de Luis Guagnini. Ella dio cuenta de qué manera
se iban produciendo las caídas de los compañeros de la agrupación
Montoneros, los allanamientos a los domicilios de los familiares. Fue
testigo de la reunión entre Luis Guagnini y Guillermo. Ese día los
secuestraron a los 4. Todos conducidos al Atletico. Escucho su tortura en
este centro mientras ella era interrogada en otro quirófano. Mario Villani
le contó a Dora que Mariano fue muy torturado también en el Olimpo.

      Guillermo, a quien decían “Mariano” o el Gordo. Tenía 22 años y
sus compañeros tanto de militancia como de cautiverio tiene de él el
recuerdo de un militante optimismta, brillante, entero, solidario.
Permaneció    en    cautiverio   en        los   tres   centros   del   circuito
concentracionario que nos ocupa. Finalmente desde el Olimpo, fue




                                     142
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



llevado en un traslado hacia su muerte. Hoy su cadáver permanence
desaparecido.

      En estos centros clandestinos de exterminio fue duramente
torturado. Muchos compañeros dieron cuenta de estas circunstancias. Y
ademas por los dichos de Marta Vasallo y Dora Salas.

      Su presencia en los centros clandestinos se acreditan con los
testimonios de Mario César Villani (cfr. fs. 21 del Legajo nro. 133) y
Miguel Ángel D’Agostino señalaron haber compartido junto al
nombrado su cautiverio en el centro de detención “Atlético”; Susana
Caride, compartió cautiverio en el Banco. Dijo que Guillermo se acercó
a darle palabras de consuelo, tambien lo vio en el Olimpo.        Jorge
Taglioni   y Graciela Trotta.     Isabel Fernández Blanco dijo que
Mariano les habia dicho que venía del Atletico y que en el Olimpo habia
reconocido las puertas de aquel centro clandestino. Enrique Ghezan
dijo que fue uno de los primeros secuestrados que conoció en el Banco,
porque era el que repartía la comida Hizo referencia a su entereza y
actitud militante dentro de esas condiciones. Mencionó también que fue
trasladado desde el Olimpo ,Elsa Lombardo dijo que Mariano era
Larraya, Guillermo … nos servia la comida, era persona de altísimo
nivel de solidaridad con los compañeros, , Isabel Cerruti : dijo Mariano
Pages Larraya, era un tipo de fierro, se notaba demasiado que no estaba
quebrado, demasiado, el cantaba, Julio Lareu, tambien mencionó a
Pages Larraya y mencionó su voz, dijo que repartía la comida cantando y
que a pesar de ser un secuestrado de mucho tiempo aún en el Olimpo
sufrió muchos castigos.

      Claudia Pereyra, a fs. 15/17 del legajo 323 contó que le hicieron




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                  143
presenciar aun tabicada una golpiza a Guillermo, por su relación con él.
Juan Carlos Guarino en su legajo SDH 3256 lo apodaban “Mariano” lo
vio desde mayo del 78. Lo vio en Banco y Olimpo. En el legajo 8153 de
Cid de la Paz a fs. 57, lo vio desde diciembre del 77 hasta principios de
enero del 79 que fue TRASLADADO. Esta mencionado en el Legajo
Conadep de Nelva Falcone, Como así también en las declaraciones
testimoniales de Casalli Urrutia que se incorporan como prueba
documental. Merialdo tomo contacto desde el Banco, porque estaba en
su celda contigua. Su caso fue tenido por probado en le causa 13. Caso
297.

       La prueba documental que avala este caso es: causa nro. 132.737,
expediente nro. 5407, el Legajo de prueba nro. 133 de causa nro. 450”,
legajo Conadep nro. 1025, el Legajo CONADEP 1060.

       Con estos elementos de prueba tenemos acreditado el secuestro y
cautiverio bajo tormentos en los tres centros clandestinos, desde la fecha
mencionada hasta su traslado y desparición.




       80. Luis Rodolfo Guagnini (hecho 86).

       PERMANECE DESAPARECIDO. Su familia, al igual que la de
Pages Larraya, fue victima del exterminio masivo. Era un reconocido
periodista nacional e internacional. Estaba en el sector de Prensa de
Montoneros. Su hijo Nicolas contó que trabajaba para el diario La
Opinión y para diversos medios intenacionales, escribía sobre economía
y política. Nicolas recuerda como su padre estaba siendo conciente de la
persecución que habían empezado a sufrir los periodistas. El fue testigo
de ese tiempo en que los amigos de su padre y los familiares
desaparecían día a día. Siendo un niño, tuvo que aprender a vivir la
clandestinidad forzada de su padre, sabiendo que cada vez que lo veía
podía ser la última; y finalmente entender su ausencia.




                                  144
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Se encuentra acreditado que Luis Rodolfo Guagnini fue
secuestrado el 21 de diciembre de 1977, entre las 12.00 y las 12.30 hs. y
conducido al centro clandestino de detención “El Club Atlético” y
posteriormente al “Banco”, lugares en donde fue sometido a tormentos.

      Como se señalara en el caso anterior, al momento de su detención,
Guagnini se encontraba almorzando junto a Guillermo Pagés Larraya en
el Restaurante “Emiliano”, sito en la Av. Las Heras, esquina Laprida.

      Dora Salas Romero, era su compañera y conto en esta audiencia,
como fue el secuestro de Luis, sucedido en una cita con Guillermo Pages
Larraya, de quien eran amigos y compañeros de militancia. Dora también
fue secuestrada en ese momento junto con Marta Vasallo y llevada al
Atletico, donde compartió cuativerio con Luis. El era D71.Fueron
interrogados juntos varias veces. El le contó que sus dos hijos también
habían estado secuestrados ahí y que después se los llevaron. Marta
Vasallo, secuestrada con Dora, tomo contacto con Luis. Dijo, que al
rato de llegar ahí, me sacaron de la leonera, al salir habia un árbol de
navidad en esa sala grande de las mesas ping pong, me llevaron hasta
una mesa donde me enfrentaron con Luis Guagnini, le reconoci la voz, y
a preguntas del Tribunal, aclaro que no lo vio por estar tabicada, pero no
le quedo dudas que era él.

      Jorge Allega, lo menciono en el Banco. El testimonio de Mario
César Villani dijo: Era uno de los prisioneros favoritos de “Sangre”
(Horacio Martín Donatti), quien una vez llevó a su hija de 6 años para
que hable con él (fs. 28.622). Fue secuestrado por “Patán” en un
restaurante de Las Heras, entre Pueyrredón y Laprida, en una cita que
había arreglado con Pagés Larraya, quien ya estaba secuestrado; eso se




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   145
lo contó el propio Patán en Atlético. Guagnini estuvo en Atlético y
Banco, no llegó al Olimpo (fs. 28.645). Lo vio y habló, fue trasladado en
julio de 1978, lo que se corroboró porque no llamó más telefónicamente
a su flia., cuando antes lo hacía; vio con total claridad cuando era
trasladado; la función de GUagnini era resumir las noticias de los
diarios del día y pasarle el parte de Rolando o Soler (fs. 225 y 227 Leg.
119). Nelva Alicia Méndez de Falcone acredita su permanencia en “El
Banco”En su declaración en la causa 13 dijo: . que su sobrenobre era
Alonso” : su esposo habló con él varias veces, incluso en francés (fs. 3
Conadep). Era periodista.

      Daniel Merialdo corroboró su cautiverio en los dos centros.
Puntualmente en la audiencia dijo que una de las escenas mas espantosas
que vio en el Atletico fue cuando Cramer lo colgó de los pies a Guagnini.

      Su hermano Miguel Guagnini, también dio cuenta de este
secuestro. Miguel fue otra de la victimas de la familia junto con Diego.
El habia sido secuestrado meses antes.

      En el Legajo Conadep 8153 de Cid de la Paz a fs. 54 dice que lo
vio desde diciembre del 77 en Atletico y Banco y que fue
TRASLADADO entre junio y julio del 78. Fue secuestrado con su
esposa y un amigo.

      Juan Carlos Guarino SDH 3256 señala que lo apodaban
“Alonso” y lo vio desde mayo del 78 hasta julio del 78 que fue
TRASLADADO, lo vio en el Banco y dice que lo habían secuestrado con
Dora Salas y Marta Vasallo.

      La restante prueba documental consiste en: hábeas corpus nro.
5194, h corpus nro. 417 hábeas corpus nro. 12.377, hábeas corpus nro.
1381, el Legajo Conadep nro. 1060. Fue probado como caso 298 en
causa 13.

      Los elementos de convicción antes señalados, permiten tener por




                                 146
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



acreditada su secuestroo y mantenimiento en cautiverio bajo tormentos
en “Atlético” y “Banco” desde el 21 de diciembre del 77 hasta julio del
78 , en que fue trasladado hacia su muerte.




      81 y 82. Nelva Alicia Méndez de Falcone y Jorge Ademar
Falcone (hechos 88 y 89).

      Jorge Falcone hablo del secuestro del que fueron víctimas sus
padres Nelva y Jorge Aldemar. Contó quienes fueron sus padres y dio
cuenta de la sistemática persecución que sufrió su familia durante la
dictadura civico militar. Nelva era maestra y Jorge habia sido un
destacado militante justicialista reconocido de la ciudad de La Plata,
habia sufrido con anterioridad carcel y persecución por su forma de
pensar. El y su hermana Claudia fueron producto de esa familia
históricamente resistente a las dictaduras militares, Su hermana Claudia
fue la primer victima de la familia en la recordada masacre llamada La
Noche de los Lápices. El mismo fue perseguido y debió vivir en la
clandestinidad a la que lo forzaron los dictadores. Fue en ese contexto,
buscando secuestrarlo a él que fueron secuestrados sus padres.

      En el mes de enero de 1978 Jorge vivia en San Martin, con su
esposa Claudia Carlotto y su hija de un mes, y pertenencían a
Montoneros. Su domicilio estaba siendo controlado por los represores y
el pudo evitar el cerco, pero las redes de las represión se cerraron sobre
Nelva y Jorge. Supo de su secuestro cuando el 14 de enero su padre,
desde su cautiverio lo llamo con una excusa, que le permitió a Jorge
darse cuenta de que algo andaba mal. Esta era la estrategia habitual
de los represores para tender celadas y hacer posibles nuevos




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   147
secuestros. En ese llamado que su padre hablo de un accidnete
automovilistico mencionó que su madre no podía hablar porque estaba
muy lastimada. Y uso una frase en código para dejarle claro a su hijo lo
que sucedía. Le dijo “tengo el mate lleno de infelices ilusiones”.

      Al tiempo cuando él y su mujer deciden dejar el país se
reencontraron con sus padres que habian sido liberados y les contaron lo
sucedido en el cautiverio. Estaban notoriamente desmejorados, por lo
padecido en sus cuerpos y los dolores de las muertes y desapariciones
sufridas por otros miembros de la familia.

      El secuestro se produjo en San Martin, en Belgrano al 800, Los
vendaron, los metieron en un Falcon y los llevaron al Banco. Les dieron
las letras y numeros L-26 y L-27. A su padre lo llevaron a su casa de La
Plata un grupo de tareas, fuertemente armado, l obligaron a permanecer
el fin semana, para esperar el contacto con el hijo. Fue ese llamado
telefónico al que se hizo referencia anteriormente, luego del cual el
imputado Tadei, apodado el Cura, le dio una trompada en el pecho tan
brutal, que los medicos luego habrían de vincular directamente con la
afección cardíaca de la falleció Falcone PADRE. A Nelva por su parte
la llevaron al quirofano, la desnudaron, la mojaron y le pasaron
corriente electrica. El artífice principal de este tormento fue Juan A
Del Cerro. La dejaban descansar y nuevamente la picaneaban,
preguntándole por el paradero de su hijo. Ella que ya habia perdido
una hija, decía que prefería que la matasen antes de dar datos de su
hijo. Luego de ese tiempo, a su marido lo traen nuevamente al Banco y
lo picanean y lo obligan a presenciar la 4ta sesión de tortrua de su esposa,
siempre interrogándolos por el paradero de Jorge. Taddei la golpeaba
mientras se ufanaba de haber torturado a Maria Claudia en el CCD de
Arana.

      Contó Jorge que su madre cuando le hablaba de lo vivido en el
Banco no dejaba de mencionar la enterza y dignidad de los secuestrados
que trataban de contenerla, de darle aliento. Su madre le contó tambien



                                  148
               Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



de un represor, el Fhurer que los despertaba con los discursos de Hitler.

      La presencia del matrimonio en el Banco tambien la acredita: El
legajo Conadep 8153 de Cide de la Paz .- Se refiere a ambos como Sr y
Sra Falcone. Los vio desde enero del 78. Villani en el listado adjunto a
su testimonio dijo que vio al Dr. Falcone, a quien lo ve desde enero del
78 hasta su liberación y lo mismo menciona de Mendez de Falcone,
desde la misma fecha. Ambos los vio en el Banco.

      Fueron liberados ambos el 27 de febrero de 1978. Nelva falleció
en el 2006 y Jorge habia fallecido en el año 80, por eso no pudimos
contar con sus dichos, pero lo expresado por su hijo, sumado a los dichos
de algunos sobrevivientes dan cuenta de los sucedido.

      Nora Bernal, los vió dentro del Banco y supo que era el
matrimonio Falcone, que eran los papás de Claudia. Mencionó que el
papá estaba en muy mal estado físico. Daniel Merialdo, habló con ellos
en el Banco quien era compañero de militancia de su hijo Jorge.

      A esto le sumaremos los multiples testimonios prestados por Nelva
que surge del legajo conadep N° 3021, del legajo de prueba nro. 307 de
la causa 450     las declaración de la causa 13/84 a fs. 1519/1534,     las
constancia del legajo 119. De estos testimonios mencionaremos que
Nelva refirió haber sido picaneada por Colores, golpeada por el Cura y
que en la liberación de ambos estaba presente Soler. Fueron probados
oportunamente en causa 13 como casos 256 y 257.

      Tenemos por probado el secuestro y mantenimiento en cautiverio
bajo tormentos en el BANCO padecidos por Nelva Alicia Mendez de
Falcone y Jorge Aldemal Falcone, en el período de referencia.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    149
      83. Mariano Carlos Montequín (hecho 79).

      Tenia 27 años en el momento de su desaparición. Estudiaba
ciencias economicas en la Universidad de La Plata. Militó, en el frente
estudiantil, era parte del PCML y además jugaba al rugby en el Club La
Plata. Es importante esta referencia porque 17 compañeros del Club de
La Plata fueron desaparecidos por la dictadura cívico-militar. Esto lo dijo
la hermana de Mariano, Diana . Dijo también que la persecución a los
estudiantes en la Plata era muy intensa. Ella misma fue víctima de esa
represión, perdió a su marido Pablo Ballut y ella misma fue secuestrada
durante 8 meses.

      Ese era el alcance del terror. Familias diezmadas vidas segadas
forzadas a adaptarse a difíciles circunstancias de sobrevivencia. Toda la
familia Montenquín, fue acosada y perseguida por la represión.

      El secuestro fue en la madrugada del 6 de diciembre de 1977. Una
patota se lo llevó a Mariano y a su novia Patricia Villar Ramos de Ramon
Freire 2320, . En ese operativo también secuestraron a Virginia Casallas
de Giglio cuyo marido Alberto Giglio ya habia sido secuestrado en mayo
del 76 en un operativo en que asesinaron a otro compañero del PCML de
nombre Guillermo Díaz.

      En ese operativo los represores dejaron librados a la suerte a los
dos hijos de Virginia quienes felizmente se pudieron encontrar con sus
abuelos, gracias a la buena voluntad de unos vecinos. Y por los dichos de
un vecino se enteraron que camiones del Ejercito desvalijaron la casa.
Los padres de Mariano presentaron habeas corpus e hicieron todas las
gestiones imaginables para ubicar a su hijo.

      Diana dio cuenta con su testimonio no solamente de lo sucedido
con su hermano sino además del ataque sistemático a la organización a la
que pertenecía. De hecho hizo mención a que el día en que fue




                                  150
                Ministerio Público Fiscal de la Nación
                  Procuración General de la Nación



secuestrado Mariano hubo una gran caída ( que la investigaciones han
confirmado y que fue conocida como operativo escoba, que incluyo el
secuestro de militantes en distintos puntos del país.

          Por su parte Mario Villani a fs. 214 vta del lega. 92 dijo haber
reconocido una foto suya exhibida, que Mariano compartía la celda con
Patricia Villar, “Pato” . Mario dijo que fue trasladado en julio del 78.

          Su cautiverio bajo tormentos continuó en el BANCO. Rufino
Almeida dijo que allí se había encontrado con Mariano a quien conocía
de antes de la Plata, quien le dijo que estaba ahí con su novia Patricia,
Sabe que Mariano esta desaparecido. También lo vio en el Banco
Cristina Torti, Jose Saavedra lo mencionó en su declaración de fs.
1003/4 leg. 119. Arrastía Mendoza, en su declaración del 15 de febrero
de 1984 dijo haber visto gente secuestrada que era de la Plata y nombró
a Montenquín, que estaba con su compañera “Pato”. Y por el informe de
Amnesty de Horacio Cid de la Paz y Oscar Gonzalez, obrante en el
legajo Conadep 8153, a fs. 56. Figura como fecha de detención 6 de
diciembre del 77 estuvo en Atletico y Banco y finalmente trasladado en
junio-julio del 78 hacia su destino final. Su compañera era Patricia
Villar.

          La documental que se cita: causas 56 nro. 762         nro. 12.680
legajo de prueba nro. 92 de la causa 450, el legajo Conadep nro. 3992.
Fue probado como caso 630 en la causa 13.

          De esta forma se tiene por acreditado la privación ilegal y
permanencia bajo tormento de Mariano Carlos Montenquín tanto en el
Atletico como en el Banco desde el 6 de diciembre 77 hasta su traslado
en julio del 78, desde donde fue desaparecido.




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     151
      84. Gustavo Fraire Laporte (hecho 80).

      Estela de la Cuadra era la esposa de Gusta. En plena dictadura
ambos fueron perseguidos. Luego de que secuestraron a su esposo Estela
debió cuidarse de ser ella otra víctima mas. Estaba rodeada de
desapariciones de familiares, amigos, compañeros de la Plata. Eso le
impidió hacer las gestiones de averiguación del paradero, que quedaron a
cargo del papá de Gustavo, Ernesto; pero 32 despues ante esta audiencia
dio cuenta de lo sucedido con su compañero.

      Fue secuestrado en la madrugada del 6 diciembre de 1977, de la
calle Juncal 1771, con su hijo mayor y Alicia Larcamon de Torres, y el
Peche Torres, los hijos de ambos y con Rubén Salazar, Nino. A los niños
los recogió personal de la seccional 17. Esto se lo contó a Estela, Marta
Vazquez, una vecina del departamento que vio los patrulleros y los autos
de civil y al otro día camiones del ejecito llevándose las cosas del lugar.
Y también Jose Serra el encargado del edificio que presenció el
operativo.

      El papa de Ernesto, quien hizo la denuncia ante la Conadep
Legajo 7783, supo del secuestro de su hijo por un llamado anónimo. El
había sido docente en la Esma. Y habló con Chamorro. Esta circunstancia
la declaró el Sr. Freire ante el Tribunal oral en lo Criminal N° 5 , en la
audiencia conjunta celebrada en el contexto de la causa jefes. Dichos que
serán valorados como prueba documental. Según relató,              Capitan
Chamorro comentó que “esos” ( en referencia al secuestro de su hijo)
habían sido los blancos que batió el ejercito en la madrugada del seis”.
Este comentario de quien fuera en ese entonces Director de la ESMA
adquiere relevancia, en la medida que confirma la tesis del plan
sistemático de exterminio del que estaba en conocimientos todos los
estamentos operacionales del terrorismo de estado. En efecto el 6 de
diciembre fueron secuestrados varios militantes del PCML.




                                  152
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      De ese encuentro con Chamorro no pudo conseguir información
sobre su hijo, solamente que habia sido secuestrado bajo las ordenes del
Primero Cuerpo de Ejercito, pero si sobre su nieto Jose de 2 años, que
estaba en una Comisaría.

      Gustavo estudiaba en la Facultad de Psicología de La Plata, junto
con Estela, Ricardo Moya, Laura Crespo, Estela Pereiro, Mariano
Montenquin, victimas en esta causa y otros compañeros mas del PCML,
también los Prigione.      Ese fue el lugar que los unió en las ideas. Se
conocían del movimiento estudiantil en La Plata y también estaban
ligados al movimiento obrero. Militaban en los sindicatos y en las
facultades. Estela dijo que estaban ligados al sindicalismo de base
liderado por Agustín Tosco.

      Del cautiverio en el Banco tuvo Estela varios relatos, uno de ellos
el de Cristina Torti , otra sobreviviente que no declaró en calidad de
víctima, vió a Gustavo Freire, a quien conocía de La Plata.

      Quedó claro, a la luz de lo explicado por la licenciada Izaguirre
respecto de los focos mas notorios de ataque genocida, luego de
Tucuman, Córdoba, Rosario, evidentemente la ciudad de La Plata fue un
blanco preciado por los represores. Y estos casos que tratamos dan cuenta
de ello.

      Gustavo habló con Cristina y le mandó por su intermedio un
mensaje a Estela. “que se fuera con los niños del país”. GUSTAVO
Permanece DESAPARECIDO.

      Otro relato del cautiverio fue conocido a través de la mama de
Estela que era una de las tantas que buscaban a sus hijos desaparecidos,




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    153
en ese contexto tomó contacto con Nelva Mendez de Falcone, le contó
que lo vio en el Banco, junto a otros compañeros de militancia. Nelva en
la declaración de 116 del legajo 119 valorada como prueba documental
dice que vio a Gustavo Fraire a quie le decían “Gusta.”.

      Ante el Juez Olivieri en el año 84 y a fs 145,          Ana Maria
Arrastía, dijo que lo vio en el Banco, mencionó la presencia de Gustavo
Freire. Eran compañeros de militancia. Del listado de Amnesty de Cid de
la Paz y Oscar Gonzalez, surge que Freire Laporte estuvo secuestrado
en el Atletico y en el Banco desde donde fue trasladado a su destino final.

      Otras constancias documentales: legajo de prueba nro. 96 de causa
nro. 450, de la causa nro. 2000/ SU del Juicio por la Verdad, y la causa
nro. 70, legajos Conadep nros. 7783. Como caso 631 fue tenido por
acreditado en la causa 13/84.

      Con los testimonios mencionados y la prueba documental citada se
tiene por acreditado El secuestro y cautiverio en el Atletico y el Banco
desde el 6 de diciembre, permaneciendo en calidad de desaparecido.




      85. Rubén Omar Salazar (hecho 81).

      Al igual que Fraire, Salazar era un militante del PCML. Estaban
obligados a vivir clandestinos debido al cerco persecutorio trazado por el
terrorismo de estado. El 6 de diciembre de 1977 día de su secuestro fue
un día de una gran caída de militantes de esta agrupación. Esto se
condice con el comentario que el capitan Chamorro le habia hecho a
Ernesto Freire.

      El operativo de secuestro como ya se dijo fue en el departamento
de la calle Juncal 1771, junto con Gustavo y los compañeros ya
mencionados ( Larcamón de Torres y Torres). Fue llevado al Atlético y
luego al Banco, en ambos centros fue mantenido en cautiverio bajo
tormentos hasta su destino final.         RUBEN OMAR SALAZAR



                                  154
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



TAMBIEN PERMANECE DESAPARECIDO.

      Del conadep N° 3394, iniciado por denuncia de Maria Sofica
Barreiro de Siscar, surge que Ruben era artesano y estudiaba dibujo y
pintura.

      Mario Villani, manifestó haber vito a Nino (tal como le decían a
Ruben en el Atletico y en el Banco desde diciembre del 77 hasta junio
del 78. Estela de la Cuadra, dijo que Nino habia sido secuestrado junto
con Gusta. Esta información se complementa con lo surgido del listado
presentado ante Amnesty International incorporado a la presente como
prueba documental. Por lo demás estos extremos se tuvieron por
probados en la causa 13/84 como caso 632.

      Ruben Salazar fue trasladado a su destino final en junio de 1978.

      En cuanto a la restante documental: el legajo de prueba nro. 96 de
causa nro. 450. causa nro. 40.253, que corre por cuerda al legajo de
prueba nro. 96, correspondiente al hábeas corpus interpuesto por Eliseo
Ruby Salazar , causa nro. 274, que corre por cuerda al legajo de prueba
nro. 96, expediente nro. 43.874, el expediente nro. 35.831.

      De esta forma forma se tiene por probado el secuestro,
mantenimiento en cautiverio en el Atletico y el Banco desde el 6 de
diciembre hasta su traslado final.




      86 y 87. Laura Lia Crespo y Ricardo Moya (hechos 82 y 83).

      También fueron secuestrados el 6 de diciembre de 1977. Como ya
se viniera haciendo referencia eran compañeros de los anteriores del




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     155
PCML, y esto lo explicó en la audiencia Estela de la Cuadra. Laura era
estudiante de Odontología en la Plata y Ricardo, su compañero era
empleado de la Municipalidad de Ensenada y estudiante de psicología
también de la Plata. A Laura le decian la Torda.

       Fueron vistos en cautiverio por los sobrevivientes tanto del
Atletico como del Banco. Sobrevivientes que también dieron cuenta de
los distintos tormentos a que fueron sometidos por los aquí imputados.

       Los secuestraron de su domicilio de Acevedo 1260 de Capital. El
caso de Laura Lia Crespo como el de Ricardo Moya fueron probados en
el contexto de la causa 13 como casos 633 y 634.

       Del legajo Conadep 1964 surge que la denuncia de la desparición
la hizo el papa de Laura: Rodolfo Alberto Crespo. Contó que dos días
antes del secuestro su hija le dijo que estaba siendo perseguida. El
7/12/77 se enteró por un llamado de su hijo, que habían secuestrado a
Laura el 6/12 en Córdoba y Acevedo. El portero del edificio Transito
Marín, quien le dijo que el 6/12/77 a las 15 hs., un grupo armado entró
al edificio, le mostró una foto de Laura preguntándole si vivía allí, le
dijeron que se quedara encerrado en su depto. Roberto encontró el
departamento destrozado, con manchas de sangre y se habían robado
todo. Junto con Laura secuestraron también a su esposo Ricardo Alfredo
Moya    Crespo hizo diversas gestiones, tanto por su hija como por
Ricardo Moya, una de ellas fue ver a Massera (compañero de promoción
y amigo de él) quien se negó a darle información. En febrero del 78
secuestraron también a su otro hijo Rodolfo.

       El secuestro de Moya consta en su legajo Conadep N° 1965.

       Laura Bonasorte, tiene 2 hermanos desparecidos una de ellas es
Maria Sedeni. Maria estaba en el departamento junto con Laura Crespo.
Eran compañeras de militancia en el PCML El 6 de diciembre las
secuestraron a ambas. Esto último lo supo por la portera del edificio.




                                  156
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



      De la presencia de ambos tambien en el Atletico, como en el Banco
dieron cuenta muchos sobrevivientes; Mario Villani estuvo con ellos en
el Atlético y en el Banco y que fueron trasladados en julio del 78. Nelva
Alicia Méndez de Falcone: compartió cautiverio con Crespo y Moya en
el Banco, desde el 14/01/78 y 27/02/78; Crespo estaba en la enfermería y
le daba medicamentos, conversó con ella en varias oportunidades. Ana
María Arrastía Mendoza : los vio a ambos en el Banco, eran platenses
(fs. 199 legajo 92, pedido en caso 79). Maria del Carmen Rezzano que
estuvo en el Banco dijo que cuando estuvo en la enfermeria habia una
chica : me dice que se llama Laura Crespo, alumna de odontología de
mi hermana en la Facultad de La Plata, me dijo que tambien estaba ahí
su marido y su hermano. Es la única persona que yo vi, ella me hizo
bajar la venda. Mariana Arcondo tambien la vio a Laura en el Banco, y
supo que estaba con su marido y su hermano. Rufino Almeida, dijo que
Laura era odontologa y estaba en la enfermería. Rufino dio tambien
cuenta de la presencia de Moya en el Banco y dijo: Estaba el chico
Moya, el compañero de Laura Crespo, al que Miara castigaba
brutalmente para que Laura Crespo tuviera relaciones sexuales con él.
Nora Bernal      vio a la “Torda”: Laura Crespo en la enfermería.,
odontologa, que tambien estaba Popei que era el hemano de Laura y su
marido. Jorge Allega la recordó del Banco, tambien Juan Zotarel.
Cristina Torti, quien los conocía del ambiente universitario de La Plata
dijo que a Ricardo le habían pegado mucho y que Laura estaba en el
Consejo la hacían trabajar como enfermera.

      Por otra parte en el figuran en el listado de Amnesty de Cid de la
Paz y Oscar Gonzalez, identificado como N| 45: Laura Crespo “La
Torda”; y Ricardo Moya a fs. 54 del legajo Conadep 8153, como




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                  157
“Richard”. Desde el 6 de diciembre del 77 en Atletico y fue trasladada en
junio/julio del 78. En el SDH 3256 J.C. Guarino la vio desde mayo del
78 hasta julio del 78, en el Banco, como “La Torda”. Villani en el listado
presentado en la audiencia, a Laura le decían “La Torda”, desde el 6 de
diciembre del 77 hasta julio del 78 en que fue trasladada. En Atletico y
Banco. Y Moya “Richard” en las mismas fechas y los mismos centros
clandestinos. También trasladado.

      Dentro de la documental: hábeas corpus nro. 3410 causa nro.
13.254, expediente nro. 44.908, legajo de prueba nro. 82 la causa nro.
450, la causa nro. 2117/SU que tramitó en el marco de los Juicios por la
Verdad.

      Así probamos el secuestro, cautiverio bajo tormentos de ambos en
el Atletico y el Banco desde el 6 de diciembre de 1977, hasta su traslado
desde ese centro clandestino hacia el destino final. LAURA CRESPO Y
RICARDO MOYA permencen desparecidos.




      88. Stella Maris Pereiro de González (hecho 84).

      Otro secuestro del 6 de diciembre fue el de Stella en horas de la
madrugada, Pereiro de González, era la compañera de Oscar Gonzalez.
De la calle Zuviría 438, 5° piso, depto. “B”, junto con el matrimonio
Barbero-Depino, . La llevaron al “Club Atlético” y despues “El Banco”,
donde fue sometida a tormentos. Al día de hoy, permanece desaparecida.

      Eleonora de Pereiro denunció la desaparición de su hija en un
habeas corpus, presentaciones ante el Ministerio del Interior, la Junta
Militar, las Naciones Unidas, la O.E.A. y la Cruz Roja Internacional.
Gestiones infructuosas.

            El caso de Pereiro de González se tuvo por probado la en la
causa 13” (cfr. caso nro. 635).




                                  158
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



      Su esposo Oscar Alfredo González, compartió cautiverio con ella
tanto en el Atletico como en el Banco. En el legajo de prueba 321 hay
una carta de Gonzalez donde dice que él fue secuestrado en noviembre
de 77 y que su esposa fue llevada al Atletico el 6 de diciembre. Ahí
cuenta quienes fueron los responsables del secuestro de Estela. ( Las
patotas del GT3) quienes la interrogaron. Que la habían puesto en el
sector de incomunicados, y que los represores decían que era “un
perejil”. Que pudo estar a solas con ella dos veces. Luego los mudaron al
Banco el 28 de diciembre y dos semanas después se llevaron a su esposa
junto con otros secuestrados. Gonzalez pensó que la liberaban pero Estela
nunca mas apareció. También confirman tales circunstancias, la inclusión
de su caso en el informe presentado a Amnesty Internacional por parte de
Oscar Alfredo González y Horacio Cid de la Paz (cfr. fs. 299 del Legajo
nro. 86).

      Las restantes constancias documentales son: legajo 738/87 hábeas
corpus nro. 625, epte nro. 15.880 ó 15.280 expediente 33.658/78 legajo
nro. 155/86 el acta obrante a fs. 3493/3494, Copia de la transcripción de
la grabación del testimonio prestado en la audiencia del 23/12/08
mención por la testigo Carmen Yole Piacenti de González. Legajo
Conadep nro. 4043,. Legajos Conadep nros. 8288 y 8200, Legajo de
prueba 321 de la causa nro. 450.

      De esta forma se dan por probados el secuestro y mantenimiento
en cautiverio en le en “Atlético” y “Banco”.




      89. Juan Héctor Prigione (hecho 90).




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   159
      Fue secuestrado el 24 de enero de 1978, por personas dependiente
operacionalmente del Ejercito. Estuvo cautivo en el Banco donde fue
sometido a tormentos. Esto fue probado oportunamente en la causa N°
13/84 en el caso N° 300.

      En este juicio se evaluaron las constancias obrantes en el Legajo
157, donde surge el habeas corpus interpuesto por la madre de Juan:
Susana Chavez de Prigione. Alli relató que el 24 de enero por la noche
su hijo fue la casa de su novia Ana Maria Arrastía. En dicho expediente
también obra la declaración de la portera del edificio donde vivía Ana
Maria Arrastía en la calle Trelles, quien relató que ambos habían sido
detenidos por personas desconocidas, con armas de fuego y llevándoselos
en autos a gran velocidad.

      Con respecto a su permanencia en el centro clandestino “El
banco”, es fundamental lo que surge del informe de Amnesty de Cid de la
Paz y Oscar Gonzalez. Juan fue visto en ese centro clandestino desde
enero del 78 hasta que fue trasladado. Destaco que Oscar Gonzalez
conocía a Juan Prigione. Eran compañeros de militancia. Ana Maria
Arrastía, mencionó la presencia de Juan en al Banco. En el listado de
Mario Villani Juan es mencionado como visto en el Banco desde enero
del 78 hasta marzo del 78 en que es trasladado.

      Por otra parte a fs. 224 del legajo 157 Mario, al serle exhibido un
legajo de fotos de secuestrados reconoció a Juan Hector Prigione y dijo
lo reconocía por haber estado en el banco y lo relacionó con un pariente
del mismo que era médico. ( ese pariente es Armando Prigione, que era
médico), y que colaboró en la vacunación de los secuestrados cuando
murió “el japonés” un secuestrado enfermo de tuberculosis. Eso sucedió
en febrero del 78”.

      JUAN HECTOR PRIGIONE ESTA DESAPARECIDO. Y militaba
en el PCML. Sus sobrinas dieron testimonio por la desaparición de su
padre Armando y por ellas sabemos que Juan Hector en el momento del




                                 160
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



secuestro tenia 21 años. Que la familia pudo hablar con quien era la
novia de Juan , Ana Maria Arrastía, con cuyos dichos no pudimos contar
en esta sala. Les contó que compartió cautiverio en el Banco con su padre
y con Juan, por ella se enteraron que Juan fue secuestrado un mes antes
que Armando. Y que Armando, quien tenia 32 años, cuidaba a su
hermano dentro del centro.

      La prueba documental tomada en cuenta y que se valorará también
para el caso de Armando Prigione consiste en: causa nro. 12.753/78 causa
nro. 24.052/79 causa nro. 2.719/78          causa nro. 14.420/78 , Legajo de
prueba nro. 157 de la causa 450 Conadep nro. 3357, Conadep nro. 6
Conadep nro. 5, Por lo demás fue probado como caso 300 en la causa 13.

      Damos por probado el secuestro y sometimiento en cautiverio bajo
tormentos en el Banco desde la fecha mencionada hasta su destino final.




      90. Ana María Arrastía (hecho 91).

      No se pudo contar con la presencia de esta sobreviviente en esta
audiencia. Tal como lo informó el Cuerpo Médico Forense Ana Maria no
se encuentra en condiciones de salud como para brindar ningún tipo de
declaración testimonial y por ello se incorporaron por lectura las que
prestó en diversas oportunidades. Asi es como podemos dar por
acreditado su secuestro. Su cautiverio en el Banco, sus tormentos, las
circunstancias de su liberación. Ssecuestrada el 26 de enero de 1978, de
Trelles 2373 7° piso “c” por 7 u 8 hombres armados vestidos de civil, de
las Fuerza Conjuntas. Cautiva en el Banco, fue torturada y finalmente
liberada el 13 de junio de ese año.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                      161
      En su declaración de fs. 145/156 del leg 157 Ana Maria contó:
…Que estudio en La Plata hasta que en el 77 viene a vivir a Buenos
Aires,….trabajó en una fabrica de cueros. Desde el comienzo de sus
estudios se interesó por la política. Que el 26 de enero del 78 estaba con
Gabriel Miner y a      las 4 y 5 de la mañana, entró la patota. ,La
empujaron, la tiraron al suelo. Le pegaron a Miner. Violentaron la casa
buscando “armas”. Se robaron su sueldo. Se los llevaron al Banco Los
ingresaron , los desnudaron y les pusieron grilletes en los pies y un
vendaje en los ojos. La nominaron “D100”. La obligaron a permenecer
en silencio. Alli la separaron de Gabirel Miner. . Permaneció sin comer 2
o 3 días. fue interrogada por Calculín. también la interrogó
ANTEOJITO,…le golpeó con puños y pies, Sobre de su pertenencia al
PCLM. Ella era una militante del PCML. Por la tensión perdió            el
conocimiento. La pusieron en una celda, luego la llevaron al quirófano,
desde donde se oían los gritos de dolor de los torturados al ser
interrogados.. Escuchó el interrogatoriol de Gabriel Miner. A ella la
picanearon en sus codos y sus piernas. Dijo que en los tubos eran
asegurados a la pared con grilletes. Que a veces había hasta 6 personas
por tubo. Que hubo gente de 15 años, y también una anciana de 70. Que
los mismos represores comentaban que querían “abrirla” a la mujer de
70 para sacarle el marcapaso y venderlo. Que la higiene era precaria.
Que les obligaban escuchar marchas militares con acentos germánicos y
les obligaban a escribir declaraciones políticas. Que los torturadores
eran de distintas edades. Dijo que en el tiempo que estuio secuestrada
calcula quie pasaron por ese centro unos 300 secuestrados.

      Compáñeros mencionados de La Plata: 1) Laura y Rodolfo
Crespo, junto al esposo de la primera “Richard”,         2)Pedro y Pato
Changasso,); Francisco Dinela, marplatense “Chacho”( ), Adriana
Acosta, María Helena de Bonafini, de La Plata ( ) Nestor Zurita, Juan
Prigione , Alicia Corda, Gustavo Freire, Mirte Vega, Montenquin y su
compañera “pato”, todos de La Plata, (), Edith Trastemberg “Soledad”,
Oscar y Jose Rios, Armando Prigione, Beatriz, la esposa de Oscar Rios,



                                 162
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Alfredo gonzalez, Cid de la paz , Guillermo Pages Larraya, “Cocorolo”,
un periodista, “teresa” “Pacho” “Los Cristianos”, IRENE MUZIOLO,
“El Japones, “caballo Loco.

      El 13 de junio del 78 fue liberada, que en términos estrictos
difícilmente podríamos considerarla una liberacion: Estas fueron las
condiciones: “…La llevaron Ezeiza, le dieron un pasaporte a nombre de
maria Susana Gimenez. Y la obligaron a irse a LIMA , bajo amenazas
de que sería vigilada, y que no podía volver al país.

      Citamos las constancias documentales referidas en el caso anterior,
en sus partes pertinentes: causas nro. 12.753/78 legajo de prueba nro. 157
de la causa 450. Así tenemos por probado el secuestro y cometimiento en
cautiverio bajo tormento en el banco, durante el periodo referido.




      91. Gabriel Miner (hecho 92).

      Tal como quedó acreditado con la declaración testimonial de Ana
María Arrastía. Gabriel fue secuestrado junto a la nombrada el 26 de
enero del 78 del domicilio de Trelles, 7 piso C por un grupo de 7
hombres vestidos de civil , armados y que pertenecían a la Fuerzas
Conjuntas. De la misma forma quedó acreditado que estuvo cautivo en el
Banco y los dichos de Arrastía probaron además el particular tormento
sufrido por Miner. No está acreditada su liberación.

      En la declaración de fs. 145 del legajo 157 dijo al respecto
Arrastía: “… Que el 26 de enero de 1978, alrededor de las 4.30 o 5, un
grupo de hombre armados con ropas de civil informales empujaron la
puerta derribándola a la deponente… golpearon a Gabriel Miner que




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    163
estaba en la cama, lo pusieron boca abajo y los ataron a ambos….se los
llevaron en su propio caso hicimos referencia al relato del ingreso al
Banco… que a partir del ingreso fue separada de Miner con quien la
reúnen nuevamente un mes y medio después. Desde ese día oía la voz
ronca de Gabriel…. Supo después por Gabriel que lo torturaron con
“picana eléctrica, presiones en los genitales con pinzas, estiramiento de
miembros…”.

      Con los dichos de Arrastía, y la prueba documental citada en el
caso de Juan Prigione, en sus partes pertinentes, tenemos por probado el
secuestro y sometimiento a cautiverio bajo tormentos en el Banco desde
la fecha mencionada.




      92. Irene Nélida Mucciolo (hecho 93).

      Era de la Plata, estudiaba Filosofía y Letras y trabajaba en la
Municipalidad de Buenos Aires. Por esta razón vivía en el domicilio de
un familiar en la capital. Militaba en el PCML.

      Del expediente      39.823 surge que Josefina         de Monte,
quien le alquiló una habitación a Irene Mucciolo y otra
compañera de nombre Mónica               efectuó la denuncia del
secuestro. Relata el 27 de enero del 78 a las 3 de la mañana
las despertaron hombres de civil armados, a los golpes,
pidiendo que los lleve a la habitación de las chicas. Ella vió
como a Mucciolo se la llevaron arrastrando por la s escaleras.
Atada y tapada se la llevaron en un auto.

      Su madre NELIDA SCIPIONI DE MUCCIOLO dijo que
el 27 su hija la llamo a la tarde a la tía y le dijo que se iba a
quedar a dormir en la casa de una amiga. Al otro día no se
presentó a trabajar.

      Por los dichos de Ana Maria Arrastía, sabemos del cautiverio bajo



                                 164
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



tormentos de Irene en el Banco, decl. de fs. 145/155 dijo que “pudo
comunicarse con otra chica que sigue desaparecida, llamada Irene
Muziolo, apodada Kechi…”.

      Y además del legajo Conadep 8153, de Cid de la Paz
surge que “Kechi” ( apodo de Irene) fue vista desde enero del
78 hasta abril del 78 en que fue trasladada.

      Sus padres hicieron innemerables gestiones para conocer
el destino de su hija, infructuosamente. IRENE MUCCIOLLO
PERMANECE DESAPARECIDA.

      La documental que se cita es : causa nro. 45.411 causa nro.
14.768 causa nro. 505/78 causa nro. 39.823/78     Legajo de prueba nro.
311 de la causa 450 Legajo CONADEP nro. 2311.

      Con todos estos elementos damos por probado el secuestro y
mantenimiento en cautiverio bajo tormentos en el banco desde la fecha
señalada hasta su traslado final.




      93. Armando Ángel Prigione (hecho 97).

      Maria Victoria y Maria Isabel Prigione Greco, dieron testimonio de
la desaparición de sus padres. Armando Prigione y Cristina Greco, que
desapareció en el ESMA. Militaban en el PCML, al igual que su tío Juan.
Ellas fueron criadas por sus abuelos. Y cuando crecieron buscaron
recuperar esa historia negada. La familia hizo cantidad de gestiones para
conocer el destino de ambos. Eran militantes sociales, resistentes a la
dictadura cívico militar, eran solidarios.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     165
      Se probó en este juicio que Armando fue secuestrado en la vía
pública en febrero del 78 por fuerzas dependientes del Ejercito
Argentino,. Estuvo cautivo en el Banco, donde fue sometido a tormentos.
Sus hijas supieron gracias a sus investigaciones y a información del
EAAF, como fue el secuestro de su madre y otras compañeras de
militancia. Supieron que la patota que hizo el operativo habían llevado a
un secuestrado con guardapolvo blanco, que era su padre. Esto fue el 26
de febrero. El día posterior al secuestro de Armando.

      Mario Villani lo vio en el Banco, desde febrero. Lo hicieron
trabajar como médico. Refirio que Armando hizo una vacunación a los
secuestrados. Un secuestrado apodado el Japones, habia enfermado de
tuberculosis. ( fs. 224 del legajo 157). Gonzalez les mandó a los padres
de Juan una carta contando lo sucedido con su hijo, cuya copia obra en el
Conadep 3357. Alli dice que vio a Armando en el banco, que habló con
él y de esta dforma se entero que habia sido secuestrado en la vía pública.
Que fue obligado a trabajar como médico. Tambien contó que fue
torturado con picana o otros métodos. Alli también se menciona que fue
trasladado junto con un grupo de secuestrados, en julio del 78. Ana
Maria Arrastía, también en su declaración obrante en el legajo 157
mencionó a Armando como compañero de cautiverio.

      El caso de Armando Angel Prigione se dio por probado en le causa
13 con el Número 305. Citaremos para abonar este caso las constancias
documentales referidas en el caso anterior, en sus partes pertinentes.
Tenemos por acreditado su secuestro y sometimiento a cautiverio bajo
tormentos en el banco desde la fecha mencionada, hasta su traslado final.
Armando esta desaparecido.




      94. Juana Armelín (hecho 100).

      Secuestrada el 23 de febrero de 1978, de                   la calle
Navarro 2634 de esta ciudad. Era la esposa de Jose Ignacio Rios .



                                  166
               Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



Estuvo secuestrada en el Banco de donde fue trasladada hacia su destino
final.

         Camilo Rios el hijo de Juana y Jose Rios recordó en esta sala el
día del secuestro de su madre. El y su hermanita estaban presentes.
Camilo dijo que ya estaban sufriendo las consecuencias del terrorismo de
Estado. Viviendo en diferentes casas. Escapando al cerco de los
represores, que ya habían secuestrado a varios familiares. En febrero del
78 desaparecen, Beatriz Longhi, su primera mujer, y Patricia Varela, su
segunda mujer.

          Era la noche del 23 . Dormían cuando de pronto tuvieron que
escapar por los techos para no ser cazados por los secuestradores que
habían ingresado violentamente a la casa. Su padre se resistió a la
detención ilegal. En esa oportunidad logró escapar pero lo secuestraron
un tiempo después. Sabemos por lo que fue dicho en la audiencia que
Oscar Rios también estuvo en el banco y que permence desaparecido.
Esa noche su casa estaba llena de hombres con armas. Ahí vio a quien
luego reconocería como el Turco Julian.

         Camilo tenia 5 años y su hermana 3. El operativo duro casi toda la
noche recordó que estaba amaneciendo cuando vio llegar a un patrullero
y con 4 o 5 camiones llenos de soldados. En el patrullero se los llevaron
a él y su hermanita. Tambien estuvieron privados de su libertad, durante
aprox, 15 dias, sin documentos. Fueron llevados a distintos sitios, uno
de ellos un orfanato, hasta ser finalmente recuperados por el hermano de
Juana, Carlos Armelin quien se encargará de su crianza. SUS PADRES
NUNCA APARECIERON.

         Las consecuencias de la violencia Estatal para Camilio y su




         UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
          DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     167
hermana han sido irreparables, si bien Camilio hoy pudo recontruir su
historia y la de sus padres, fundamentalmente desde su militancia en
HIJOS. Pero lo acompañan las huellas de ese terror inicial, de ese
episodio imposible de asimilar para una criatura. Y la ausencia de sus
padres. Otra familia destruída por el terrorismo genocida.

      Camilo recuerda a sus padres y con el tiempo supo que eran
militantes del PCML. Que eran solidarios. Rescató relatos de sus padres
que le contó un sobreviente, Mario Villani: que en situaciones
denigrantes, dentro del Campo Concentracion, tanto mi mama, papa,
como mis tios, se esforzaban por tener muestra cariño a su pares, eso me
lo explico Mario VIllani, y eso me llena el alma, me llena de orgullo.
Sigo la cita Volviendo a mi papa, Mario Villani me explico que Cobani le
dijo si le gusta la rubia, era mi mama, a mi papa todavía no lo habían
atrapado. Lo obligan a vivir los ulitmos días de vida de mi mama, tienen
una relación profunda. Despues Mario Villani tiene un encuentro con mi
papa, estaba en una camilla, y le quiere contar lo que paso con Juana,
mi papa estaba herido, saliendo de la tortura, le agarra la rodilla, le
dice, quedate tranquilo, estoy contento que Juana en sus últimos días
tenga un continente emocional. Semejante gesto de solidaridad,
demuestra claramente su formación política, ética, y cultural.

      Mirta Ugartamendia vecina de los Rios, fue testigo presencial
del operativo de la calle Navarro. Su casa de Gutemberg 2659 fue
invadida también por las patotas, que habían cercado las calles y treparon
por los techos rompiendo vidrios. Escucho tiros y vio como se llevaron a
la mujer y los dos chicos. Dijo que la calle estaba llena de soldados.

      Mario Villani conmovido por el recuerdo conto que Juanita estaba
profundamente angustiada pensando en sus hijos y Mario la consolaba
como también Juana a él. Este vínculo afectivo que se creo entre estos
compañeros fue aprovechado perversamente por Miara, quien le ofreció a
Villani llevarle a la “rubia” a su tubo toda la noche. Villani se sintió en
una encrucijada ante esos frecuentes dilemas que imponían los



                                  168
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



imputados. No podía negarse por las consecuencias que ello traía, pero
no quería vivir esa situación. Lo cierto es que pasaron junto y varias mas,
llorando y hablando de sus seres queridos y de ese destino maldito que
les imponían los genocidas.

      A Juanita la trasladaron. Miara era el responsable de ese traslado,
le dijo a Mario que Armelín sería trasladada, en abril de 1978. Villani
pudo despedirse con un abrazo de ella, en el patio del Banco. A Mario le
costó mucho contar ante nosotros esta anécdota. Como dijo “lo hizo con
un nudo en la garganta”.

      Tambien esta mencionada por Cid de la Paz en su listado de
secuestrados del banco. desde el 24 de febrero del 78 hasta que la
trasladaron. Hizo referencia a que era compañero de Jose Rios. Ana
Maria Arrastia también la menciona.

      Su caso estuvo oportunamente probado en la Causa 13, como N°
90. Del CONADEP 886:          La denuncia la hace el hermano, Carlos
Armelín. Fue secuestrada con sus 2 hijos quienes luego aparecieron
como abandonados en la vía pública. Su casa fue usurpara por el ejército
y entregada a MAPA.

      De la prueba documental citamos legajo de prueba nro. 157 de la
causa nro. 450, al que se encuentra agregado la causa nro. 36.329 la
declaración prestada en el marco de la causa 13/84 a fs. 2642/56.legajo
de prueba nro. 63 de la causa nro. 450.

      Nosotros en la presente tenemos por probados el secuestro y
cautiverio bajo tormentos en el Banco desde la fecha referida hasta su
traslado.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   169
      95. Jorge César Casalli Urrutía (hecho 119).

      Secuestrado el 10 de junio de 1978 de la calle San Guillermo 2325
de Martín Coronado, por un grupo armado dependiente del Ejército
Argentino. Llevado al Banco donde padeció su cautiverio hasta su
liberación el 25 de julio de ese año.

      La constancia de su secuestro se acreditan con los propios dichos
de Casalli Urrutia, declaraciones que por estar fallecido se incorporan
como documental. Declaró en varias oportunidades. En el legajo
Conadep 3889, dijo que ese día “Ingresó un grupo de 10 personas, le
pusieron un revolver en la cabeza, y destrozaron su casa buscando
armas”. Lo torturaron en su casa con el cable de la enceradora, a su
esposa la castigaron tambien… después de hora y media de estar en mi
casa me vendan los ojos y me ponen en el piso de un coche y van a
buscar a un amigo. Juntos los llevan al campo de concentración que
después reconoció como el Banco…” .

      El 31 de marzo del 84 con la CONADEP hizo un reconocimiento
del centro clandestino, y el 28 de abril de ese año se le exhibieron
fotografías del lugar, las cuales también reconoció. Le dieron letra y
número: G80. Luego de esto el interrogatorio y las torturas: “… me
golpean duramente con palos, cadenas, gomas y paraguas, Traen a dos
personas a ver si me conocían, pero no me conocen...”. Les preguntaban
por compañeros del PCML. Contó que luego lo dejaron tirado en un
pasillo porque no había lugar en los tubos… al día siguiente lo siguieron
interrogando y golpeándolo. Luego de 10 días en el pasillo lo ponen en
un tubo que compartió junto a Gaby Alegre.

      Casalli Urrutia también menciona los permanentes gritos de los
torturados y lo gritos e insultos de los torturadores, particularmente por la
noche cuando traían siempre mucha gente secuestrada.




                                   170
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      También habló de un traslado, alrededor del 10 o 12 de julio del
78. Dijo que fue grande. Se vació el sector 1. Se llevaron alrededor de
40 personas, que habían estado secuestrados desde hacia mas o menos 6
o 7 meses. También dijo que la mayoría de los trasladados PERTENECÍA
AL PCML DE LA PLATA.

      En los testimonios prestados en el juicio a las Juntas, declaración
que también se valora como documental: ratifica lo dicho en Conadep.
Con respecto al lugar de su cautiverio en esta declaración contó que
luego de liberado, llevó a un pariente a Ezeiza y al pasar reconoció el
lugar, el tanque de agua, la fila de eucaliptus, la fila de pinos. En su
primer interrogatorio le preguntaron por las armas y por una compañera
de nombre Patricia Valera (quien está desaparecida).

      Identifica compañeros de cautiverio: Beatriz Longhi, oscar
Dionisio Rios, Laura Moya, el marido de esta, un hombre Changazo con
el hijo, un tal Guaricho, Mogo Zurita, Gustavo y Maria, Julio Lareu, Gabi
Alegre. Mariano Pages Larraya, que estaba como cocinero en el Consejo.
El raton Laurenzano, Victor.

      Listado éste que se irá ampliando en otra declaración a medida que
va recordando, por ejemplo en la decl. Del legajo 119 dijo que a Lareu lo
conocía desde hacía 10 años. Que había un obrero de UTA y trabajaba en
Subtes, que le decían “Negro”, mencionó también a Gustavo Freire.

      La gente que integraba el Consejo: Teresa (enfermera), Víctor
(médico), Mariano Pages Larraya, Pascual (cocinero), Guarincho
(entrerriano), Maria y Gustavo (que eran el matrimonio Weiss), “La
Gallega” (es Irma Niesich). Contó que en el baño conoció a Oscar D
Rios, dirigente del PCML, quien le contó que dicho grupo estaba




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   171
integrado por 200 personas, de las cuales 160 habian estado detenidas
allí.

        Otras de las declaraciones prestadas por Urrutia a fs. 96/98 del
legajo 119. Relató también como lo obligaron a identificar el domicilio
de “PUSSI SAAVEDRA”, en Morón, quien fue secuestrado y llevado al
mismo lugar, pero en distintos autos.

        Contamos además con el testimonio JOSE SAAVEDRA, que era
el amigo al que secuestraron luego de secuestrarlo a él y obligarlo a
llevarlos al domicilio de éste, a fs. 2429 del legajo 119 dijo: “….que sí
pudo escuchar el momento en que era interrogado su compañero, es decir
la persona que detuvieron con él, Casalli Urrutia, pudo escuchar los
gritos de su compañero….”. Casalli Urrutia era militante del PCML. Fue
liberado el 25 de julio de 1978.

        La documental consiste en: expedientes nro. 4206, nro. 29.901,
copia certificada de las actas de trascripción de la declaración prestada en
el marco de la causa 13/84 a fs. 2122/2127el legajo Conadep nro. 3889.

        De esta forma tenemos por probado el secuestro y mantenimiento
en cautiverio bajo tormentos en el Banco durante el periodo de
referencia.




        96. José Alberto Saavedra (hecho 120).

        Amigo de Casalli Urrutia. Fue secuestrado el mismo día, el 10 de
junio del 78 en su domicilio de Maria reyna 162 en Morón. Su secuestro
quedó acreditado con la incorporación como documental de sus propios
dichos (ya que está fallecido) y los de Jose Casalli Urrutia, a quien
estando secuestrado lo llevaron a la casa de su amigo para: “…
identificar el domicilio de “PUSSI SAAVEDRA”, quien finalmente es
secuestrado y llevado al mismo lugar, pero en distintos autos. Casalli
refirió que Saavedra era quien le había presentado a Valera.



                                   172
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Su testimonio consta de varias declaraciones. La primera prestada
en la CONADEP en el legajo 1166 de fecha 24 de enero del 84,
incorporada como documental, al igual que la constancia del 2 de junio
del 84 cuando reconoció el centro clandestino donde estuvo secuestrado,
identificando el tubo donde permaneció cautivo; el tubo N°3 donde
estuvo Gaby Alegre, el lugar donde se encontraba el baño, el patio. El
tanque de agua de la casita aledaña, el bosque de eucaliptus que apuntan
a Ezeiza, coincidente con el reconocimiento de Casalli Urrutia.

      Lo dicho en esa oportunidad fue corroborado en la declaración de
fs.1003/04 donde relata su secuestro el 10 de junio del 78 entre “…las 0
y 2 de la mañana, por 12 o 15 personas. de civil y otros de fajina y
borceguíes de la Policía de la Pcia de Bs. As. Con armas largas y de
puño, tLe pusieron un pulover en la cabeza, lo golpearon interrogaron y
se lo llevaron. Esa golpiza se prolongó hasta su desmayo y que también
interrogaron a su mujer que estaba en cama y embarazada. Cuando se
lo llevan también se llevan además bienes de su domicilio. Lo subieron a
un Taunus rojo (que después vio en el centro clandestino). Reconoció el
recorrido al Banco, por ser un camino su trabajo como repartidor de
golosinas. Durante su secuestro pudo ver en un momento que le quitan el
pulover de la cabeza a su amigo Casalli Urrutia que se encontraba
maniatado. ”Una vez en el Banco lo tuvieron de pie en un hall de
baldozas blancas y negras, mientras escuchaba el interrogatorio de una
persona. Luego lo interrogaron a el golpeándolo con bastones. Le
preguntaron por sus actividades, por si pertenecía a alguna organización
extremista”. Relató que luego del interrogatorio lo arrojaron sobre un
pasillo donde había mas gente. Tambien estuvo alojado en los tubos. su
secuestro duró aproximadamente 10 días y el ser liberado el Turco Julian




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   173
lo amenazo diciendole que se fuera del pais porque en la proxima
detención lo matarían.

      En esta declaración dijo haber reconocido a varias personas
secuestras: Casalli Urrutia, Gaby Alegre ( a quien conocía de la calle),
Oscar Rios, Beatriz Longhi, Mariano Montenquin, Alejo ( que era primo
del Mogo Zurita), una chica Cuqui cuyo marido era de apellido Tello y
Julio Lareu.

      La restante documental consiste en el legajo nro. 119 bis el legajo
Conadep nro. 1166. De esta forma se tiene por acreditado su secuestro y
cautiverio bajo tormentos en el Banco durante el período referido.




      97. Jorge Toscano (hecho 95).

      Tenía 25 años al momento del secuestro. Trabajaba en una casa de
decoraciones, jugaba al basquet en Atlanta, era militante peronista,
perteneció a MONTONEROS.

      “EL estaba en mi casa. Yo salí a acompañarlo con su compañera y
su bebe de 20 dias. l 7 u 8 hombres de civil los agarraron . Yo de dí el
bebe a mi vecina. Después una persona que después supe que era Soler
me insultó. Nora Bernal era la compañera de mi hijo. Estaban en una
camioneta y un coche. Sentí un tiroteo, Se llevaron a los dos en distintos
autos”. Así, con las palabras de Emma Ferrario de Toscano, mamá de
Jorge, se tiene por probado el secuestro.

      “Niceto Vega 5861 y Bonpland ahí vivía”. “Fue el 30 de enero de
1978” También fue secuestrada su nuera Nora. Del relato de Emma
pudiemos conocer y comprobar una de las modalidades del tormento, en
este caso no físico sino psicológico, que procuraba difundir el terror y
provocar la parálisis. Y del que se hablará reiteradamente en este alegato,
como fue el régimen de visitas a que sometieron a los secuestrados y sus
familiares. Del que Cid de la Paz en su informe dirá que fue una de las



                                  174
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



modalidades más perversas.

      En efecto, Jorge Toscano fue llevado entre otros por el Turco Julián
al domicilio de sus suegros, los Bernal, también al domicilio de su madre
para ver a su hijo. Siempre ante la vigía de sus secuestradores. Pero a
pesar de estas visistas y la expectativa de liberación que generaba tnato
en el secuestrado como la familia, los imputados lo trasladaron hacia su
muerte.

      Emma agotó los intentos de recuperar a su hijo, recorrió
Comisarías, dependencias del Ejército, presentó Habeas Corpus,
recibiendo la misma respuesta de la Justicia Hizo peticiones ante la OEA.
Se presentó ante la Conadep en el legajo 1582 y también en la justicia,
por ejemplo fs. 69 del legajo 119 y finalmente en esta Sala. En cada
oportunidad narró exactamente como reviviéndolo ese momento que le
cambiaría definitivamente la vida.

      El secuestro de Jorge también lo acreditan los dichos de Nora
Bernal. Nora dijo que en el Banco estaba su marido y que presenció su
tortura. Que muchas veces lo vio muy mal físicamente. Lo vio tanto en su
primer como en su segundo secuestro dentro del Banco. No lo volvió a
ver. JORGE PERMANECE DESAPARECIDO.

      Pero aún para abundar mas en esto y reconfirmando aquellos
dichos, el propio Juan Antonio Del Cerro “Colores” en su declaración
indagatoria de fs. 1140 de la causa 450 dijo por su parte que conoció a
Jorge Toscano “Juan” teniente de Montoneros….reconociendo haber
estado a cargo de su operativo de secuestro sucedido en el verano del 78.

      La permanencia en cautiverio y las condiciones de ese cautiverio,




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     175
se comprobó que tuvieron como escenario al BANCO y el OLIMPO, ya
lo refirió Nora Bernal. Lo confirman los testimonios de Susana Caride
quien vio a Toscano en el Banco, en el patio y que luego lo volvio a ver
en el Olimpo. Jorge Taglioni tambien dijo haber compartido cautiverio
con Toscano, y de la misma forma Graciela Trotta. Isabel Fernandez
Blanco dijo que recordaba a Toscano, a quien le decían Juancito y estaba
en el Consejo tanto en el Banco como en el Olimpo. Enrique Ghezan
dijo lo mismo y agregó que Juancito habia sido trasladado el 6 de
diciembre. Mario Villani, Daniel Merialdo. Y Cristina Jurkiewicz, que
lo conocia por ser amigo de su madre, y dijo que intento protegerla
dentro del centro clandestino (el Olimpo) a riesgo de la ira de los
imputados.

      En la causa 13, y como caso N° 303 se tuvieron por probas la
privación ilegal de la libertad y los tormentos. En el Legajo Conadep
8153 de Cid de la Paz a fs. 60 figura como alias “Mario”, visto desde
fines de enero del 78 en el Banco y el Olimpo hasta la fecha en que es
trasladado en enero del 79. La esposa también fue secuestrada y liberada.
Juan Carlos Guarino SDH 3256, refiere que lo apodaban “Mario” y
“Juancito”, lo vio en Banco y Olimpo hasta enero del 79 en que fue
trasladado. Mario Villani en su listado que integra su declaración refiere
los mismos apodos y que lo vio desde enero del 78 en el Banco y Olimpo
hasta que es trasladado.

      De esta manera con todos los testimonios ofrecidos más la prueba
documental que abona su caso: causas nro. 3.710/80 nro. 284/79 nro.
40.655/79 nro. 1.063/79 , legajo de prueba nro 98 de la causa 450” y el
legajo conadep nro. 1582 tenemos probado el secuestro y mantenimiento
en cautiverio bajo tormentos tanto en el Banco como en el Olimpo desde
la fecha referida hasta su traslado.




      98 y 99. Nora Beatriz Bernal y Patricia Bernal (hechos 94 y 96).




                                   176
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



      Tambien fueron víctimas de secuestro y tormentos la esposa y la
cuñada de Jorge Toscano. Nora y Patricia crecieron en una familia donde
se fomentaba la solidaridad, el hacer por el otro, el trabajo en comunidad.
Nora trabajaba en la Villa del retiro con el Padre Mujica, a quien definió
como una persona con una inmensa capacidad de amor al prójimo.
Trabajo alli junto con Maria del Carmen Artero, otra persona de valores
excelentes.

      Nora fue secuestrada con su compañero Toscano, brindó
testimonio sobre su propio secuestro, sucedido en las mismas
circunstancias que su marido. Su relato es coincidente con los dichos de
su suegra Emma Ferrario. Con lo cual lo damos por sobradamente
acreditado.

      Las declaraciones anteriores de Nora obran a fs. 122, 1315/16 y
1730 del leg. 119 y de fs. 2023/84. Fueron corroborados por los dichos
prestados ante este Tribunal, dijo: que fue secuestrada el 30 de enero
del 78. Ella estaba con Jorge, su suegra y su hijo Pablo. Le vendaron los
ojos con los pañales de su hijo, le ataron las manos a la espalda. Eran
civiles armados. La llevaron al Banco, pero antes pasan por el domicilio
de ambos y se llevaron todas sus pertenencias.

      Al Banco lo reconocio en la conadep. Allí la desnudan, la revisan
le dan numero y letra B07. Le prohíben usar su nombre. Nora dijo que
sintió que perdía toda referencia y código de la realidad, de toda su
existencia al momento. Tambien cambiaron el lenguaje, usaban
eufemismos, no solamente se apropian de mi nombre, sino llamaban
quirófano a la sala de tortura, maquina a picana, perejiles, traslado,
población. El campo era la humillación. La tortura, la vejación eran la




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   177
cotidianeidad. Se castigaba severamente, todo gesto de solidaridad,
estaba prohibido hablar; se escuchaban permanentemente los gritos de
las torturas al lado mio. Estaba con los pies engrillados y los ojos
tabicados. La comida era un porquería. Higiene pésima.

      La llevaron a la sala de torturas. Había una mesa metálica, allí la
dejaron atada mucho tiempo, sola. En el quirófano quedo aislada,
tabicada y engrillada por días. En un momento trajeron a su hermanita
Patricia de 15 años., a quien liberaron a las pocas horas. La llevaron a un
quirófano donde estaba Jorge desnudo, atado a la parilla y lo estaban
torturando. Estaban casi todos los torturadores. Lo pesionaban a Jorge,
diciendole que era culpable de lo que le sucedia a Nora, mientras a ella
le pegaban. Como consecuencia de esos golpes, tuvo una hemorragia
vaginal. Habia parido 20 dias antes.

      Conoció secuestrados en el Consejo: Mario Villani,, Laura Crespo,
y la enfermera Estela, Teresa Pereyra. Despues la trasladan a la
enfermería, Pacho, Pablo Osorio, que había sido baleado, estaba ahí.
Estaba el matrimonio Falcone, después supo que eran lso papas de
Claudia Falcone, el papa estaba en muy mal estado físico. Susana
Lugones, La Piri también.

      Describio que a los pocos dias de esar alli se produjo un traslado.
Hicieron formar fila a los secuestrados, los iban llamando por su número.
El clima era de mucha angustia. Ahí llevaron a Piri Lugones. Tambien
habia visto en el pozo a Leo Gajnaj, que estuvo con sus padres. A Leo
tambien lo habian trasladado. Finalmente la liberan, el Padre y Raul.

      Este primer cautiverio fue desde el 30 de enero al 17 de febrero.
La volvieron a secuestrar en abril, junto con Patricia nuevamente. La
vuelven a desnudar, y a torturar. A Patricia la liberan pronto. Ella quedó
aislada 15 días. En el quirófano estuvo a merced de Cobani, quien abusó
sexualmente de ella. Luego de esto los guardias la maltratan peor aún.
No la llevan al baño, le ponían mucha sal a lo que comía y bebía. Estuvo




                                  178
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



hasta mediados de junio. Luego de liberada. Los imputados llevaban
cartas de Jorge y después lo llevan a hacer visitas.

      Juan Carlos Guarino en su Legajo SDH 3256 la menciona en el
Banco. Dice que es la esposa de Jorge Toscano. Mario Villani en el
listado anexo a su testimonio la vio en Banco desde enero del 78.
Sumamos a ellos como prueba documental las declaraciones de su
hermana Patricia obrantes en el legajo 119, fs. 93, 1317, 2943, y en su
legajo Conadep 3624.

      La restante prueba documental que se cita es el legajo conadep nro.
1583 correspondiente a Nora Beatriz Bernal. Su caso se tuvo por
probadas en la causa 13/84 (304bis).

      En esta oportunidad y con los elementos de prueba reunidos,
tenemos por probado sus secuestros y cautiverio bajo tormento en el
Banco, en las dos oporunidades a que se hizo mención.

      PATRICIA BERNAL fue secuestrada cuando tenía 15 años en los
primeros días de febrero de 1978. Fue conducida al Banco. Liberada y
vuelta a secuestrar a fines de abril del 78, al igual que su hermana. Este
hecho y sus circunstancias se encuentra probado por sus propios dichos:
de fs. 93/94, 1317 y 2943/44 del legg 119, como en la Conadep cuyo
legajo 3624 que se incorporan y valora como prueba documental.

      De estas declaraciones surge que un grupo de Fuerzas Conjuntas,
quienes tenían secuestrado a Toscano fueron al domicilio de sus padres,
con Jorge y la secuestraron a ella. La golpearon e interrogaron por Maria
del Carmen Jurkiewics. La llevaron al Banco y la vuelven a interrogar.
Alli pudo hablar y ver a Nora que estaba golpeada y engrillada. Ese




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    179
mismo día la liberaron bajo amenazas de que no hiciera ninguna
denuncia.

      Su segundo secuestro se produjo luego de su encuentro en Mar del
Plata, junto a Nora, con Maria del Carmen Jurkiewicz. En esta
oportunidad estuvo secuestrada mas de 24 horas. Fue desnudada y
engrillada, nuevamente la interrogaron amenazándola con un perrro,
mientras escuchaba como torturaban a su hermana. Finalmente la
liberaron.

      Su hermana Nora corroboró en la audiencia este relato. Como caso
304 en la causa 13 se acreditó lo sucedido con Patricia Bernal en el
Banco. Hoy damos por probado sus secuestros y mantenimiento en
cautiverio bajo tormento en ambas ocasiones en el Banco.




      100 y 101. Marcelo Weisz y Susana Mónica González de Weisz
(hechos 98 y 99).

      Ambos formaron parte también de la organización Montoneros y
ambos fueron secuestrados. Permanecieron en cautiverio en el Banco y
en el Olimpo, ambos fueron torturados. ESTAN DESAPARECIDOS. Les
decían “Gustavo” y “Maria”.

      El secuestro fue el 16 de febrero del 78. Se da por probado por los
dichos de la madre de Susana, que se incorporan como prueba
documental, ya que está fallecida. Clotilde Amanda Folgan de González
era la mamá. Hizo numerosos reclamos ante la justicia por su hija y su
yerno. Escribió cartas a la Curz Roja, a las Naciones Unidas, al Papa, a
EEUU, a la iglesia local (Graselli, Medina), al Ministerio del interior.
Interpuso habeas corpus. Se presentó ante la CONADEP, y también
prestó testimonio en la causa N° 13. Su relato ante la Conadep fue
reproducido en su declaración testimonial en la causa 13. Allí dijo: “que
el 16 de febrero del 78 fueron secuestrados su hija Susana González de




                                 180
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Weisz y el esposo Marcelo Weisz. De Paysandú 1100. De allí también se
llevaron todos los muebles”.

      Tambien dan cuenta del secuestro los dichos de las hermanas de
Susana: Amanda Consuelo Gonzalez de Oshmer, quien previo a esta
instancia había testimoniado en la causa 13, a fs. 2127/34. Acá nos dijo:
“que se enteró del secuestro de su hermana y de Marcelo y dio cuenta de
las visitas que efectuaron al domicilio de sus padres los imputados,
llevando a la pareja. En una de esas visitas pudo hablar con su hermana,
quien le comentó que estaba esperanzada con us liberación. Tambien
mencionó el clima de tensión y terror que se vivía con la presencia de los
represores en la casa. Y que su madre tenía que prepararles cajas con
comida. Julia Rosa Gonzalez había también declarado en la causa 13 a
fs. 2145 y en la audiencia fue coincidente con los dichos de Amanda.

      Con relación al cautiverio y tormentos sufridos por Marcelo Weicz
y su esposa en el Banco dieron cuenta los dichos de: Jorge Casalli
Urrutia en la declaración incorporada como documental al enumerar los
compañeros secuestrados, mencionó a Gustavo y Maria en la declaración
de fs. 96 del leg. 119 agregó “que eran un matrimonio”. Susana Caride
los vio en el Banco y el Olimpo, en el Consejo. Eran Maria y Gustavo.
Isabel Fernandez Blanco, los recordó del Olimpo como Susana
Gonzalez y Marcelo Weisz, trasladados a fines del Olimpo. Jorge
Taglioni también los vio a ambos en los dos centros. Graciela Trotta
dijo estaban en el Consejo. Tambien los mencionó como Gustavo y Maria
Julio Larreu en su declaración en Conadep. Enrique Ghezan los vio en
Banco y Olimpo, eran Gustavo y Maria, de apellido Gonzalez. Y dijo
tambien que los trasladaron en el final del Olimpo. Isabel Cerruti, eran
Maria y su compañero Gustavo, que estaban en el Consejo. Porfirio




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   181
Fernandez dijo en la audiencia que cuando lo iban a liberar, quien se lo
anunció fue “Maria”. Que luego supo en Conadep era Susana Gonzalez
de Weisz. Osvaldo Acosta en la declaración en casua 13 incorporada
como documental dijo que “Marcelo Weiss y Susana Gonzalez formaban
parte del Consejo”. Daniel Merialdo. Jorge Paladino dijo que
“Gustavo” es quein lo acompaña al baño luego de su sesión de tortura.
Cristina Jurkiewicz también mencionó haber visto a Gustavo y su
esposa.

      En el legajo Conadep 8153 de Cid de la Paz a fs. 61, figura visto
desde 16 de febrero del 78 hasta que es TRASLADADO en enero del
79. En el Banco y el Olimpo. Estuvo con su esposa Susana González de
Weisz.

         Juan Carlos Guarino SDH 3256, a Susana le decían “Maria”. La
vio desde mayo del 78 hasta el enero del 79. En Banco y Olimpo. Y que
fue TRASLADADA. Respecto de Marcelo dice que tenía dos apodos
“Gustavo” y “Bicho”. Que lo vio desde mayo del 78 hasta enero del 79
en que fue TRASLADADO. En Banco y Olimpo.

      Mario Villani vio a “Maria” desde el 12 de febrero del 78 hasta
enero del 79. En Banco y Olimpo y fue TRASLADADA. En tanto que a
Marcelo le decían “Gustavo”. Lo vio desde febrero del 78 hasta enero del
79 en Banco y Olimpo desde donde fue TRASLADADO.

      El matrimonio Weisz es otro de los casos que recibieron el
tratamiento de las visitas a sus familiares y sobre eso Clotilde: “Contó
que el día que secuestraron a su hija y yerno los secuestradores, fueron a
su domicilio a entregarle a su nieto de 3 meses, …Con posterioridad se
sucedieron las visitas .. Dijo que las personas que los llevaban era el
capitán que le decían “el Tio” y el otro era Julian, que le decían Turco.
Un tal “Paco”. Estaban armados. Nunca pudo hablar a solas con su hija y
su yerno, porque los tenían intimidados. Tambien hizo referencia que en
una de esa visitas llevaron también a una chica que se llamaba Ana




                                 182
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



María, tenia tonada cordobesa (sabemos que era Ana Maria Pifaretti),
que esta chica lloraba mucho, estaba muy triste, tenia un nenito de un año
y que le había dicho los secuestradores que se lo iban a llevar. Manifestó
Clotilde que mantuvo contacto con las familias de dos chicas
secuestradas de quienes les entregaba cartas a sus familiares y eran ana
Maria Pifaretti, que eran de Córdoba y Lucía Tartaglia que eran de La
Pampa. Sobre este punto también se manifestaron Julia y Amanda
González.

      Marcelo y Susana continúan desaparecidos.

      La prueba documental: copias certificadas de las actas de
trascripción de las declaraciones prestadas en el marco de la causa 13/84
por, a fs. 2134/2144, a fs. 2127/2134, a fs. 2144/2149. Legajo de prueba
nro. 24 de la causa 450 causa nro. 17.645/83, causa nro. 523/83, legajo
Conadep nro. 3361,      legajo Conadep nro. 3362. Sus casos fueron
probados en la causa 13, nro. 85 y 86.

      Con este cuadro probatorio damos por acreditado el secuestro,
cuativerio bajo tormentos de Marcelo y de Susana, durante el período
referido, en el Banco y hasta que fueron trasladados a su destino final
desde el Olimpo.




      102. Nélida Isabel Lozano (hecho 101).

      Comenzó su testimonio diciendo: “Nosotros eramos solidarios, yo
no estaba en ninguna organización ni nada, luchábamos por la
injusticia, luchaba con la palabra”.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   183
      Relató su secuestro y cautiverio, asi como el de Osvaldo y tambien
el de Celia Conte, que no fue tenida como victima en esta causa. Dijo:
“El 29 de mayo de 1978 los secuestraron a ella, Osvaldo Acosta y Celia
Conte de una quinta de Moreno. Un grupo armado se los llevo en una
Renauleta, en la que iba secuestrado Julio Lareu, un amigo. Años
despues supo que los llevaron al BANCO. Alli los tabicaron. Les dijeron
serían un numero y letra, ella fue G 37. En ese lugar comenzó la tortura,
con picana, preguntaban a que organización y a quien conocían. Eso
continuo durante varios días, al dia siguiente de otra forma, tenía
diferentes niveles la forma de tortura. La pusieron en un tubo con Celia.
A Osvaldo lo encontró en la tortura, los pusieron desnudos uno encima
del otro y le preguntaban a el. La tortura era una cosa que se vivía
mañana, tarde y noche. Constantemente había alguien que era
torturado”.

      Un día los imputados, ella señalo a Cobani y a Soler, la sacaron del
pozo y la llevaron al Banco para que retire las escrituras de Osvaldo
Acosta.

      Nélida permaneció 45 días viviendo en medio de esa tortura
permanente. Finalmente junto con Celia Conte fueron liberadas, mientras
Osvaldo quedó en cautiverio. El 17 de julio de 1978.

      En diciembre de ese año los imputados hicieron hablar a Osvaldo
con la familia y los llevaron en una visita para devolverlo nuevamente al
centro clandestino. Acosta permaneció hasta el cierre del Olimpo y luego
llevado a la ESMa desde donde fue liberado.

      Además    de   su    testimonio   se   evaluaron   las   declaracion
testimóniales de Osvaldo Acosta a fs. 1248/86 del legajo de prueba nro.
119 y fs. 6674 causa 13.

      Por otra parte y si bien por razones atendibles, al cabo de tantos
Años Julio Lareu no pudo recordar los nombres si recordó el secuestro de
Osvaldo Acosta, abogado a quien si conocía Julio, y que con él



                                 184
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



secuestraron a dos mujeres vinculadas con Acosta.

        Damos por acreditado el secuestro y cautiverio bajo tormento en
el Banco de Nelida Lozano, desde el 29 de mayo hasta el 17 de julio de
1978.




        103. Osvaldo Acosta (hecho 102).

        Era   abogado,    periodista,      participo   en   la   revista
“militancia en el frente” junto con Eduardo Duhalde, Ortega
Peña, Tomas Eloy Martinez. Era defensor de presos políticos
lo secuestraron el 29 de mayo de 1978.

        Acosta está fallecido, pero tomaremos como elementos
fehacientes las declaraciones prestadas por el luego de su
liberación. A fs. 6674 de la causa 13 relató su secuestro y de
su esposa y ex esposa. Estaba con sus 5 hijos. A los chicos los
dejaron con una tía. A ellos tres los llevaron en una camioneta
donde se encontraba un amigo suyo Julio Lareu. Fue
interrogado por su vinculacion con organizaciones armadas y
su participación como editor de la revista Militancia en el
Frente, y como defensor de presos polí ticos. Relata que días
posteriores a su secuestro secuestraron a un familiar y socio
de nombre Hector Merodio, con la intención de desposeerlos
de los bienes. Respecto de sus esposas dijo que estuvieron
detenidas unos 45 días. Que ambas fueron torturadas d esnudas
sobre su cuerpo. Con relación a sus actividades como abogado
y periodista. Fue torturado con golpes y picana. Que en una




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   185
oportunidad el Turco Julian lo obligó a hacer un interrogatorio
a Susana Caride , que era la Secretaría del Dr. Diaz Lestrem.
Era una invitación a la tortura. El hizo un interrogatorio como
si fuera judicial, con una maquina de escribir, etc. Y entonces
Julian lo golpeó y le dijo que así no se interrogaba.

      Refirio que en el mes de agosto hubo un traslado
importante como de 80 personas. Luego de eso los mudaron a
lo que fue el Olimpo. El Turco Julian le encargó hacer un
informe sobre el estado de la penetraciion sionista en la
Argentina. Que en otra oportunidad Minicucci le pidió que
elaborara un informa mensual en el que constaban la cifra del
mes, los ingresos, las libertades, los traslados, los nombres de
guerra, lo códigos con los que eran identificado y esos
informes iban al primer cuerpo del ejercito.

      Recuerda también 2 traslados. Uno en setiembre y otro
en   diciembre.      Con     esos     traslados     el    Olimpo     quedó
prácticamente vacio. Que se confeccionaban planillas de todo
sin excepción, con datos personales, filiación política, en uno
trasladaron     aproximadamente           50   o   60    personas,   y   en
diciembre 80, finalmente a principio sdle 79 desmantel aron el
Olimpo. Habia muchas peleas entre los oficiales de lasa
distintas fuerza y además decían que el lugar estaba muy
quemado públicamente.

      Al ciere lo llevan con Mario Villani (tito); el arquitecto
Roberto Ramírez (Guillermo), el Dr. Vazquez (Victor o
caballo loco), Lucia Deon (Laura); Laurenzano (Raton),
Nestor Zurita (Mogo), Alfredo Gonzalez (Tano), Cid de la Paz
(Cristoni) a una comisaria de quilmes. Y finalmente a la ESMA de
donde será liberado entre fines del 81 y principios del 82.

      Respecto de su presencia en los centros clandestinos Banco y




                                    186
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Olimpo, dan cuenta no solo estos testimonios sino los dichos aportados
por Nélida Lozano, quien fue secuestrada junto con Osvaldo y torturada
juntamente con él y Celia Conte.

      Ademas contamos con lo dicho por Julio Lareu, quien conocía
previamente al Dr. Acosta. Julio cuando relató su secuestro conto que
luego de llevarselo a él fueron a buscar a otras personas y eran
justamente Osvaldo Acosta junto con dos mujeres vinculadas a él. Julio
dijo ademas que a él lo interrogaron por las vinculaciones de Acosta y
una de las mujeres secuestradas con el . Lareu compartió la celda con
Acosta y le consta en el Olimpo que en una oportunidad a Acosta lo
hicieron hacer de abogado, instruyendo nun sumario (que oportunamente
vincularemos a la casua Tepedino).

      Susana Caride lo vio en Banco y Olimpo, que luego de ser
torturada , a el lo obligaban a tomarle una declaracion. Del Olimpo ella
tambien recordó el episodio del sumario que le obligaron a hacer
vinculado con unos dolares. Tambien Isabel Fernandez Blanco, lo
recordó del Olimpo y el tema del sumario del caso Fassano. Pero tambien
dijo cuando mencionó al sanjuanino Mazuelo, que estaba ayudando en el
trabajo esclavo que le obligaban a hacer a Acosta, de formar una
biblioteca, con todos lo libros que habian sacado de las casas de los
secuestrados. Tambien Enrique Ghezan recordó al abogado, que tenia
un rato muy bueno con los compañeros. Que Acosta le conto que tuvo
que hacer el sumario, tomarñle declaracion a todos, etc.

      La prueba documental consiste en las constancias del legajo de
prueba nro. 65 de la causa nro. 450. Con todos estos testimonios damos
por probado el secuestro y cautiverio de Osvaldo Acosta, en el Banco y el




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     187
Olimpo, durante el período mencionado.




      104. Marcelo Walterio Senra (hecho 103).

      Verónica, la hija mayor de Marcelo tenía 11 años cuando
secuestraron a su padre. Su padre       que tenía una militancia como
gremialista en ENTEL. Que ella habia estado con su padre el domingo
anterior a su secuestro del 26 de abril de 1978, y él le habia comentado
que le parecia que la policia lo perseguia. Dijo que su padre siempre fue
una persona justa y respetable, con valores que afortunadamente
recuerdo hoy, e intento mantenerlos.

      Cuando Verónica volvio el domingo siguiente a ver a su padre un
vecino de Marcelo de Darregueyra 2126, 1 “C”, que era Comisario le
dijo que a su padre se lo habian llevado a eso de las 8 de la noche, que le
avise a su madre. Tambien le       contó que cuando le pregunto a los
secuestradores que estaba sucediendo, le dijeron que preguntara en el 1
Cuerpo de Ejército. Su mama comenzo a hacer gestiones pero tenia que
cuidar la integridad de sus hijos y la suya propia. Recordó que cuando
tenía 15 años, encontré un libro con información de Ginebra, en la cual
decía el intento de suicidio de mi padre, que fue visto en el Banco. Esto
coincide con lo dicho por la mama de Marcelo ante los Conadep respecto
de los dichos de Peregrino Fernández.

      A su tiempo su hijo Marcelo intento recuperar la memoria de su
padre secuestrado cuando el tenia 9 años. Lo hizo a traves de familiares,
amigos, de compañeros de trabajo de ENTEL que siempre lo tenían muy
bien valorado pro su trabajo sindical. Era un organizador de conciencias
dijo su hijo. Fue secuestrado en la casa de su abuela, de Darregueyra al
2500, Recuerda haber escuchado a su padre de que habia que tratar de
escaparse del país en esa epoca, los amigos sabían que los estaban
buscando, Supo que entraron con violencia a la casa de su abuela, Todos
los tramite en procura de hallar su paradero los hizo su madre. La marcha



                                  188
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



de los jueves en Plaza de Mayo, y los habeas corpus.

      Del legajo CONADEP 583 surgen los siguientes datos: Había sido
despedido de ENTEL Hacia instalaciones de telefonía. La denuncia la
hace Teresa Alicia Gambini de Senra, su esposa. Consta una declaración
testimonial de un comisario ANTONIO BENITO DE VICENZI, vecino
del edificio de Senra, que tomo conocimiento del operativo.

      Carolina Sabelli de Senra ( madre) refiere que Peregrino Fernandez
en sus declaraciones a la prensa europea, da el nombre de Marcelo Senra,
como una de las personas que vio en el Banco. Tambien informó que
había tratado de suicidarse.

      LEGAJO DE PRUEBA 342. Surge la presentación que hace la
madre a la CONADEP, que los vecinos que vieron (el comisario y su
señora) que se lo llevaban en un coche atándole las manos.

      La restante documental: Causa nro. 34.633 , nro. 37.800, Causa
nro. 12.469, Hábeas Corpus nro. 65, 225, 497, Legajo de prueba nro. 342
de la causa nro. 450. Contamos con el Informe de Amnesty Internacional,
que dan cuenta de este caso agregadas a fs. 255 y sgtes. del Legajo
nro. 86. De este informe surge que habría sido trasladado el
julio del 78. Contamos con que fue probado como caso 306 en
causa 13.

      Marcelo Senra está DESAPARECIDO. Asi tenemos
acreditado el secuestro, cautiverio bajo tormentos en el Banco
desde el 26 de abril de 1978 hasta su traslado al destino final
en julio del 78.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                  189
      105. Julio Eduardo Lareu (hecho 104).

      Julio era carpintero, tenía 50 años y habia militado en el
Movimiento de Liberación Nacional. Una patota de 20 hombres se
presentó el 29 de mayo de 1978 en su carpintería de la calle Deheza y
Cramer. Escucho que al que mandaba la patota, le decían El Padre. De
alli fueron a La Reja de donde secuestraron a Osvaldo Acosta y dos
mujeres. Se los llevaron a todos al Banco. Esto lo supo después. Ese
lugar estaba lleno de gente, a veces tenían que dormir en un patio semi
cubierto, llovia mucho y filtraban los techos.

      A Julio lo interrogaron, lo tabicaron, lo pusieron en un tubo,
primero con dos personas y luego con 4. Esto era asi en todos los tubos,
el hacinamiento era muy marcado. En el Banco tenian que estar callados,
sin poder moverse; sobresaltados por los interrogatorios bajo tormento,
por los tratos brutales, las palizas, la desconsideración total. Veían las
marcas de las terribles torturas en los cuerpos de los compañeros.
Recordó que a el lo habia interrogado a los golpes Cobani, preguntándole
por conocidos y por su vinculación con Osvaldo Acosta, y luego el Turco
Julian, pero este lo hizo sin tabique.

      En el Banco no pudo calcular cuantos secuestrados habia, cosa que
si pudo hacer respecto del Olimpo, que dijo que serian entre 80 y 90.
Recordó a un secuestrado chileno que habia sido compañero en el
Movimiento de Liberación Nacional. Tambien a los hermanos Tello, que
tambien eran carpinteros, y que se los llevaron en uno de los primeros
traslados del Banco en el mes de junio. El promedio de edad de los
secuestrados era entre 20 y 25 años.

      Luego del Banco estuvo secuestrado en el Olimpo. Mencionó
algunos compañeros con quienes compartió cautiverio en Banco y
Olimpo, por ejemplo los hermanos Peña, quienes fueron en traslado final
los primeros dias de diciembre.

      Respecto de los traslados Julio dijo que se deci que iban a una



                                   190
               Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



granja, pero que una vez uno de los secuestrados “el Mogo Zurita”, tuvo
una manifestación ironica, si, dijo “la zanja, no la granja”. Julio quería
creer lo de la granja, porque él ademas de estar secuestrado tenia a su hija
Electra y su yerno Belaustegui que habian sido secuestrados y estaban
desparecidos. Eso se lo dijo una vez Colores, quien incluso, le hizo
escribir una carta para su hija. Que como ya vimos fue trasladada desde
el Atletico. En el Olimpo lo alojaron con Osvaldo Acosta. Alli vio
tambien a Pascual Pavich. En el Olimpo Julio tenia que trabajar en la
carpintería. Recordó un secuestrado de apellido Moller quien en el
Olimpo le habia pedido que lo llevara como ayudante en la carpintería.
Guillermo Pages Larraya, era el cocinero y repartía la comida, en
ambos centros. Tenia 20 años, una preciosa voz y cantaba como los
dioses cuando repartía la comida, A pesar de estar en el Consejo,
destabicado, y haciendo trabajo esclavo. Esto no le evitó el sufrimiento
del castigo.

      Esto es importante remarcarlo. Ser parte del Consejo no
garantizaba un mejor pasar dentro del campo, siempre. A muchos
siguieron torturando; pero sobretodo, la mayoría de quienes estuvieron en
el Consejo Hoy ESTAN DESAPARECIDOS.

      Julio mencionó a los compañeros/as judios. Mencionó a Goizueta.
Tambien de las mujeres embarazadas, por ejemplo “Anteojito”. Chala y
Pato que eran de Mar del Plata. Recordó tambien el traslado del 6 de
diciembre. Y que en ese traslado habian ido los hermnanos Peña, y otro
compañero que estaba en el calabozo de          al lado de nombre Abel.
Tambien de ambos centros recordó a Mabel Maero. Luego de liberado
Julio se puso en contacto con la familia de Mabel en Córdoba, y respecto
de Mabel dijo que habia sido trasladada el 6 de diciembre.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    191
       Julio fue liberado el 22 de diciembre de 1978.

       Además de sus propios dichos contamos con las manifestaciones
de Osvaldo Acosta, quien en su declaracion en causa 13 dijo que Julio
iba secuestrado en la misma camioneta que él; que Julio le contó que fue
golpeado por los torturadores. Casalli Urrutia, Jose Saavedra, Susana
Caride lo vio en el Banco y el Olimpo, Isabel Cerruti, “le decian el
viejo o el carpintero”, Ghezan tambien lo vio en el Banco y el Olimpo,
que era carpintero y que compartió el tubo con el abogado Acosta,
tambien lo mencionó Elsa Lombardo. Finalmente citaré la declaracion de
Nelida Lozano, quien conocía a Julio por ser amigo de Osvadlo Acosta.
Y contó cuando los secuestraron a ellos iba tambien secuestrado Julio.

       La documental: expediente nro. 38.316, la declaración prestada en
el marco de la causa 13/84a fs. 4011/4023, el Conadep nro. 7754
testimonio de Lareu en de debate de las causas nro. 1056 y 1207. Así se
prueba el secuestro y mantenimiento en cautiverio tanto en el Banco
como el Olimpo desde el 29 de mayo de 1978 hasta el 22 de diciembre
del 78.




       Resistencia Libertaria.

          Agrupación de extracción anarquista de marcado perfil sindical,
que se constituyó como tal con el objetivo de resistir la represión a los
trabajadores implementada por la Dictadura. Algunos de quienes
formaron parte de esta agrupación fueron las victimas del plan de
extermino, todos ellos tenían militancia sindical en los gremios de
astilleros, gráficos, textiles.




       106 y 107. Pablo Daniel Tello y Rafael Tello (hechos 108 y 109).

       Los hermanos Tello trabajaban en el Astillero Quarton ubicado en




                                   192
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



San Fernando. De allí los secuestraron a ambos, junto con otros
compañeros y hasta al dueño del mismo.

      Pablo era Carpintero y había estudiado en la facultad de
Arquitectura de la Plata. Fue secuestrado el 31 de mayo de 1978,
llevado al “Banco” donde fue sometido a tormentos. ESTA
DESAPARECIDO.

      Era delegado sindical en los Astilleros Rio Santiago. Un
padre excelente, una persona con un compromiso político y social,
sumamente trabajador, una excelente persona una persona con
principios, con valores.

      Tenia 29 años cuando lo secuestraron, torturaron e hicieron
desaparecer en el Banco. Varios testimonios lo acreditan. Su
esposa    Maria del Carmen Rezzano dijo que a ella y su
marido los secuestraron separados. A Pablo, junto con su
hermano Rafael lo secuestraron en el lugar de trabajo, un
astillero del Tigre. En el Banco Maria del Carmen escucho los
gritos de la tortura que le infringían los imputados a su
esposo. El último contacto que tuvo con él fue en un a
oportunidad en que una de los compañeros secuestrados que
estaba en el Consejo, procuró que se juntaran unos minutos y
asi pudieron hablar.

      Rufino Almeida era amigo de Pablo y de Rafael y de sus
esposas también, compañeros de militancia, de lo que recue rda
de Pablo en el Banco dijo “…Al tiempo traen a Pablo Tello, estaba
tabicado y golpeado…. lo trae El turco Julian, ahí detienen la tortura
porque Pablo dijo que el iba a decir lo que necesitaban. Mas adelante en




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                  193
su relato vuelve a referirse a Pablo : “en un momento en que Cobani le
esta pegando a mi mujer Claudia, escucho que lo llevaron a a Pablo
Tello al quirófano, y sintió sus gritos mientras lo torturan.

      En la declaracion prestada a fs. 2186 del legajo 119 que se
encuentra incorporada como prueba documental Oscar Elicabe Urriol
dijo que lo llevaron por un pasillo y a pesar de tener un trapo en los ojos
pudo ver y hablar a los hermanos Tello, que Pablo estaba muy torturado,
tenía una costilla rota.    Jose Saavedra, tambien dio cuenta de su
presencia   en   el   Banco,   conforme     surgen   de   su    declaracion
incorporadodas como documental, y el mismo sentido sucede con los
dichos de Osvaldo Acosta y Jorge Marin, otros dos compañeros que
estuvieron secuestrados en el Banco. Hebe Caceres, otra compañera de
militancia mencionó la presencia de Pablo en el pozo. Claudio Davila y
Gianfranco Zottarel, tambien fueron dos compañeros de militancia
secuestrados en el Banco, que dieron su testimonio en esta audiencia en
calidad de testigos, ya que aun la justicia no los había considerado como
víctimas de estas atrocidades. Zotarel conocia a los hermanos Tello desde
la facultad de arquitectura, y habian formado un grupo de lectura que
finalmente fue resistencia libertaria. En el Banco supo que a Pablo lo
torturo el Turco Julian, luego de un intento frustrado de marcar a un
compañero. Cuando al propio Zotarel lo estaban torturando ve a Pablo
muy lastimado por la tortura y con un fuerte dolor en el esternon. Davila
tambien mencionó a Pablo en el Banco. Finalmente quien da cuenta del
cautiverio bajo tormento y de su desparecición desde el banco es su
cuñada Mariana Arcondo.

      En cuanto a la restante prueba documental sumada a la enumerada,
contamos con su legajo CONADEP 2617.

      RAFAEL TELLO era carpintero, como su hermano.
También rabajaba en un astillero en Tigre. Había estudiado en
la Facultad de Arquitectura de la Plata, donde conoció a varios
de sus compañeros de militancia, y como ellos era un



                                  194
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



militante gremial integrante de Resistencia Libertaria. Fue
detenido ilegalmente el 31 d e mayo de 1978, junto con Pablo
del Astillero donde estaba trabajando, llevado al Banco”
donde fue sometido a tormentos. ESTA DESAPARECIDO.

      El secuestro, al igual que el de su hermano lo describió
ante esta audiencia el dueño del astillero el Sr. Jorge Hom ps.
Lo recordó en el contexto del Mundial de futbol del 78, que
empezaba al dia siguiente. Tres personas en un Peugeot 504
verde entraron preguntando por Pablo y Rafael. Cuando los
identificaron se los llevaron         pero como no les alcanzaba
tambien lo secuestraron a él y a dos empleados mas a quienes
luego de un periplo atormentado y de extrema incertidumbre
los liberaron, no así a los Tello.

      En cuanto al cautiverio bajo tormento en el Banco, lo acreditan los
dichos de su esposa Mariana Arcondo, de su cuñada María del
Carmen Rezzano, quien además de escuchar la tortura de su marido
escucho la de su cuñado Rafael y supo que los imputados lo lastimaron
mucho; de sus compañeros de militancia que sobrevinieron como Juan
Zottarel, Claudio Davila, Rufino Almeida quien dijo que en un
oportunidad lo llevaron a una sala con Rafael Tello, Hebe Caceres ,
donde los golpeaban a todos,     el Turco Julian, Colores y Cobani, a
quienes les reconoció la voces. Hebe Caceres contó que en un momento
le dieron una tremenda paliza a todos, ni siquiera los interrogaban. Los
hacian golpear entre ellos. En ese contexto escucho la voz de Rafael, que
estaba siendo golpeado con todos ellos.

      Elicabe Urriol a fs. 26/29 del leg. 275 dijo: “Que respecto




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                  195
de Rafael también se enteró en el campo q ue fue duramente
golpeado”. Otros compañeros que mencionan su presencia en
el pozo son Jorge Marin, Osvaldo Acosta y José Saavedra.

       La madre Maria Esther Biscayart de Tello , quien debió
sufrir la pérdida de tres hijos, nos habló de Pablo y Rafael.
Este    testimonio    fue    fundamental,     como       lo     fueron   los
brindados     por    todas   las    madres    de   los        desaparecidos
sobrevivientes o no. María Esther contó que sus hijos t enían
una vida solidaria, responsable y libre, La lucha gremial la vivieron
desde muy chicos. En la época de la dictadura vieron lo que pasaba
dentro de las fabricas, había un 70% de desaparecidos en Astilleros Rio
de la Plata, entre ellos su hijo Pablo Daniel. Conocieron como la
dictadura se ensaño con los cuerpos de delegados, sus compañeros que
desaparecian. Su lucha era gremial. Si, “algo habían hecho”, habían
defendido los derechos de los trabjadores y luchado contra el trato
inhumano y contra los que entregaban la lista de delegados de las
fábricas. Por algo fue si, era porque la dictadura lo que quería hacer era
entregar el país, las riquezas al peor postor, por eso se habran llevado a
mis hijos.

       Los hermanos Tello permanecen desaparecidos. Corresponde en
este punto hacer mención a un pasaje del testimonio de Rufino Almeida
cuando al hablar de traslados, luego de describirlos refirió: “En ese
traslado iban Rafael y Pablo Tello iban, estimo que fue a mediados de
julio. Fue unas semanas antes de nuestra liberación, que fue el 26 o 27
de julio”.

       Respecto de la pruebsa documental citamos: la causa nro. 838/SU
y nro. 1342/SU en las que se investigaron los hechos que Pablo Daniel
Tello y Rafael Armando Tello. El legajo CONADEP nro. 2618 y el legajo
CONADEP nro. 2617.

       Así probamos el secuestro y cautiverio bajo tormentos en




                                   196
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



el Banco en el período mencionado de Pablo Daniel y Rafael
Tello.




      108. María del Carmen Rezzano (hecho 105).

      La secuestraron el mismo día que su marido Pablo, su cuñado
Rafael y su cuñada Mariana el 31 de mayo del 78, a las 8 de la noche de
su casa de La Lucila, eran 4 o 5 persona una de ellas el Turco Julian (a
quien reconció luego), otro era Colores con su voz finita. Los
secuestradores amenazaron con armas a sus hijos y a los dueños de casa
que eran dos ancianos. Los secuestradores también les sacaron todas las
pertenencias de su casa. En el baúl de un auto la llevan al Banco. María
del Carmen se descompuso, por el terror, por la incertidumbre.

      Ahí sintió los gritos de la tortura de su esposo Pablo y de su
cuñado Rafael. A ella la dejan tirada, tabicada en una especie de pasillo,
donde se encontró con Mariana Arcondo, esposa de Rafael. Supo donde
habían secuestrado a Pablo. En ese pasillo había mucha gente, muchos
compañeros a quienes les reconocio la voz, asi estuvieron tirados mucho
tiempo. 16 días aproximadamente. Pretendieron los imputados quitarle su
identidad con el codigo G-45. La obligaron a memorizar otro número
para el candado que le habian puesto en los pies. A su lado estaban
Claudia Estevez, y Rufino Almeida, Mariana Arcondo, con quien la
liberan.

      Ambas son arquitectas y en la CONADEP hicieron un plano del
centro clandestino. Hablo también de Laura Crespo, odontóloga, alumna
de la facultad de su hermana de la plata, Laura estaba en la enfermería,




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   197
quien la atendió en otra oportunidad que volvio a descomponerse
Nombró tambien a Bea, a Nucha, Elsa Martínez, su esposo Hernan,
Pacha Ferreira, Zotarel, Estela.

      Definió las condiciones del pozo como un inframundo,
condiciones de salubridad espantosas, los hacían bañar con agua fría
(recordemos que estaban en el mes de junio). La comida era lamentable,
gritos permanentes, torturas permanentes, permanentes los operativos.

      El 16 junio del 78 la liberan, junto con su cuñada, pero continuó
el hostigamiento y la intimidación por parte de los imputados, mediante
controles periodicos, invasiones a la privacidad de ella y su familia. A tal
punto de debió irse a vivir con su hijos un tiempo a Venezuela.

      Además de sus dichos, los testimonios de Mariana Arcondo,
Rufino Almeida, Juan Zotarel, Claudio Dávila y Julio Rearte,
confirman el secuestro cautiverio bajo tormentos de Maria del Carmen
dentro del Banco. Y las constancias del legajo conadep 2029.

      Así tenemos por probados el secuestro y mantenimiento en
cautiverio bajo tormento en el Banco desde el 31 de mayo hasta el 16 de
junio del 78.




      109. Mariana Patricia Arcondo (hecho 106).

      “Eramos      militantes,     fundamentalmente   gremiales,    éramos
militantes anarquistas, anti dictadura, eramos militantes de la
resistencia, de la democracia, eramos militantes populares, yo lo segui
siendo y lo sigo siendo”. En esos términos Mariana Patricia Arcondo
apeló a la construccion de la memoria, de la verdad histórica. Y expresó
su deseo de que nunca mas haya una Dictadura.

      Aquel 31 de mayo de 1978 vísperas del Mundial de Futbol,
tambien ella fue secuestrada. 7 u 8 reprsores se metieron en su casa de




                                    198
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Santo Dumont 883, Ituzaingó, donde estaban sus 3 hijos. Iban con armas
grandes. Se la llevan en un Peugeot verde, donde había más gente. Le
llamó la atención un muchacho de unos veintipico años, con una venda,
que tenía aspecto de haber sido maltrtado, estaba muy sucio, y que luego
supo que era uno de los hermanos Rios. Los secuestradores tambien
saquearon su casa. La llevaron a lo que luego reconoció como el Banco.
Allí le dijeron que no era mas Mariana Arcondo y le dieron una letra y un
numero y le dijeron los imputados que de ese momento en adelante ellos
eran los dueños de su vida. Vendada la ponen en un pasillo, y cada vez
que pasaba uno de sus secuestradores, le preguntaban el nombre y al no
responder por la letra y el numero, le pegaban. Otra de las prácticas
habituales, en procura de deshumanizar al secuestrado.

      Luego la llevaron a otro lugar donde había una persona recién
torturada. Mariana fue elocuente al hablar del olor que produce la picana.
Dijo que ese muchacho olía a churrasco recién hecho (esto también lo
escuchamos a Barret Viedma). Allí escuchó los terribles gritos de los
torturados. A ella la llevaron para interrogarla y le pegaron y le pegaron a
su marido delante suyo, con cadenas, puños y un fierro. Allí estaba María
del Carmen Rezzano, su cuñado Pablo, de quien dijo que reconocía por el
cada vez mas penetrante olor a quemado de la picana.

      Hebe Caceres, que era una amiga, la vio con la cara desfigurada
por los golpes, los imputados le rompieron el hueso del maxilar inferior.
Estuvo tabicada y engrillada todo el tiempo, los grillos le impedian casi
moverse y la hacian tropezar cuando iba al baño. Dio cuenta también de
otra forma de tormento, mencionado por otros secuestrados que consistía
en hacerlos permanecer parados y en la misma posición sin apoyarse por
horas. En los 16 dias que estuvo desaparecida adelgazó 18 kilos.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    199
      Mariana recordó a otros compañeros del Banco que hoy estan
desaparecidos y quiso nombrarlos: Maria Elena Bugnone, Beatriz
Longhi, Laura Crespo, Anteojito, Nucha, Raul Olivera Mencionó
tambien a Rufino Almeida y a su mujer Claudia Estevez,a quien vio muy
lastimada , Elicabe Urriol, que era compañero de la Facultad, un gran
amigo, y quien le dio información sobre su marido en el pozo, Los
hermanos Rios, tremendamente maltratados. Mariano Montenquin.
Roberto Ramirez, Tito, profesor de arquitectura. Eran todos de la Plata.
Mencionó tambien la presencia de judíos, que estaban piel y huesos, no
solo engrillados sino tambien encadenados a la pared. Refirió que eran
constantes las manifestaciones antisemitas, haciendo el saludo a Hitler, y
alusiones a convertir a los judíos en jabon.

      Habló tambien de las mujeres embarazadas.

      A Mariana la liberaron junto a su cuñada previa perorata del Turco
Julian, y le dicen que las cosas que les sacaron debían considerarla una
donación hacia ellos. Los imputados.

      Tal como lo dijo su cuñada en la Conadep, Mariana hizo plano del
Banco. Mariana supo que a Rafael y Daniel junto con otros chicos,
posiblemente Rios, los trasladaron alrededor del 15 de junio o julio.
Contó que previamente les daban una inyección. Y esto lo corroboró
dolorosamente ya en libertad cuando una persona de nombre Jorge
Devento (oficial de la ESMA) le habló de los vuelos de la muerte.
Mariana estimo en 150 los secuestrados cuando ella estuvo alli, por el
hacinamiento y porque eso escucho en el campo.

      El secuestro y cautiverio en condiciones de tormento de
Mariana Arcondo además de su propio testimonio se vio
corroborado por los dichos de Maria del Carmen Rezzano de
Tello, Rufino Almeida, Julio Rearte, Claudio Dávila, Juan
Zotarell.

      En cuento a la prueba documental contamos con las



                                  200
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



constancias del legajo de prueba 119, de la causa 9373 y
Conadep 3078. Así se prueba el secuestro y mantenimient o en
cautiverio     bajo   tormentos    en    el   Banco    en   las   fechas
mencionadas.




     110. Guillermo Marcelo Moller (hecho 110).

     Guillermo también perteneció a Resistencia Libertaria y
como quedó acreditado fue secuestrado de la habitación que
alquilaba en Chacabuco 1181 . El 25 de junio de 1978. Fue
conducido al Banco y luego al Olimpo para ser finalmente
trasladado, en un vuelo de la muerte el 6 de diciembre de
1978.

     La      Sra.   Adelina   Gómez      Franco,   cuya     declaración
testimonial se ha incorporado por lectura, dijo a fs. 8 de l
legajo 122, que el 25 de junio se presentaron en el
departamento (del que le alquilaba una habitación a Guillermo
Moller) un grupo de personas de civil diciendo pertenecer a
“Coordinación Federal”, quien “venían a detener a Moller ”.
Como no estaba los sujetos hicieron guardia, cuando llegó se
lo llevaron.

     La permanencia de Moller en el Banco quedó acreditada
por los dichos de Julio Lareu, en sus distintas declaraciones,
por ejemplo la brindada en la causa 13, y en la audiencia de la
causa Jefes, compartió cautiverio con Moller en el Banco y
Olimpo, habiendo visto también durante la mudanza del 16 de




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   201
agosto al Olimpo, recordando además que en los primeros días
del mes de diciembre del 78 se hizo un listado de “traslado”
en el que figuraba Guillermo Moller. En la audiencia recordó
que Moller le había pedido trabajar con él en la carpintería, en
el Olimpo.

      Mario Villani, lo vio en Banco y Olimpo desde junio del
78, hasta diciembre del 78, que fue trasladado. Jorge Gaidano
dijo que eran compañeros de trabajo y alquilaban un cuarto en
una pensión      Chacabuco 1181, 2. En junio del 78 llegó una
patota de la policía, a hacer un allanamiento, encontraron
folletos de propaganda política que eran de Guillermo. Y
comenzaron a preguntarle por las actividades de su comp añero
y se lo llevan esposado a un centro clandestino donde lo torturaron,
durante dos días. Ahí supo que estaba también Guillermo porque lo
escuchó. Supo que la patota se habia quedado esperándolo en la pensión.
Lo llevaron a la sala de tortura al lado de la suya. Escuchó cómo lo
torturaban , los gritos los golpes, todo. Un par de días después lo tiraron
cerca de él. Estuvieron un par de días juntos tirados en el patio del centro
clandestino, hasta que a él lo liberaron. NUNCA MAS SUPO LO QUE
PASO CON MOLLER. A quien vio muy lastimado, lo llevaron varias
veces a la sala de tortura y su salud estaba cada vez peor.

      Roberto sabía que Guillermo militaba en un grupo de izquierda.
Habia estudiado Sociología en Córdoba. Era una persona de fuertes
convicciones muy interesada y preocupada por la realidad del país.
Luego de esto estuvo en contacto con la familia de Guillermo y supo que
movieron cielo y tierra para encontrarlo, pero Guillermo no apareció.

      En el listado de Cid de la Paz (fs. 133 del leg. 122) surge
que “fue visto en los campos Banco y Olimpo entre junio y
diciembre de 1978”. En la causa 13/84, con el número de caso
262, se tuvo por probado su caso. La documental consiste en
el legajo de prueba nro. 122 de la causa nro. 13.279 el legajo CONADEP



                                  202
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



nro. 3129.

      Con todos estos elementos de prueba tenemos por acreditado el
secuestro y cautiverio bajo tormentos de Guillermo Moller desde la fecha
mencionada, en el Banco y el Olimpo, desde donde fue trasladado.
Moller esta desaparecido.




      111. Julio Rearte (hecho 111).

      Tenía 24 años y también formaba parte de Resistencia
Libertaria. Secuestrado el 1° de junio de 1978, a las 8 de la
noche del baño de un bar de Constituyentes y Gral Paz, donde se
tenía que encontrar con un compañero. Eran 4 ó 6, se lo llevaron en una
camioneta con el logo de ENTEL, donde habia mas personas armadas y
tambien otros secuestrados. Lo interrogaron por su pertenencia a
Resistencia Libertaria y por Pablo Tello.

      En democracia identificó al lugar de su secuestro como el
BANCO. Julio aclaró que a pesar de estar tabicado podía ver por debajo
de la venda. En ese lugar escuchó la presencia de mucha gente, voces de
mujeres, situaciones que no podía aún identificar. Lo llevaron al
quirófano y lo torturaron con picana sobre las zonas mas sensibles de su
cuerpo desnudo y atado a una cama metálica. El tiempo de tortura no lo
pudo medir, solo supo que entre los torturadores estaban Julian y
Colores. Lo dejaron sentado sobre un pasillo, sin tomar agua, luego lo
llevaron a una especie de patio cubierto rodeado de celdas, donde habia
colchones tirados. Estaba saturado de gente secuestrada. Desde allí se
escuchaba permanentemente los gritos de los torturados.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   203
      Es allí donde pasó la mayor parte de su cautiverio. En ese lugar,
pudo ver y conversar con Raul Olivera Cancela, Oscar Cantero Freire
Fernando Diaz Cardenas,         tres compañeros      uruguayos, a quienes
conocía previamente y que están desaparecidos.

      Tambien vio a Rufino Almeida, a Fernando Lopez, a Claudio
Davila, las esposa de los hermanos Tello, Carmen y Marichu, la
esposa de Rufino, Claudia y Hebe Caceres, “Todos ellos eran
compañeros de militancia, gremial, de resistencia a la represion de la
dictadura. Formaba parte de las Coorinadoras del Gremio Grafico, eran
organizaciones del Sindicato. La Federacion Grafica Bonaerense. En ese
momento habia mucha represión dirigida hacia el Sindicato y al
dirigente que era Raimundo Ongaro se perseguía a las comisiones
internas de los lugares de trabajo que presentaran una política que
cuestionara los salarios, o las condiciones de trabajo”.

      El régimen del pozo era permanecer tabicado con grillos, cadenas
en los pies, se daban dos comidas al dia que era agua con algo. Recordó
otros compañeros también secuestrados destabicados que realizaban
tareas de mantenimiento y estaban en el Consejo. De allí nombró a
Gualincho, Anteojito.

      Tambien contó que en una oportunidad lo sacaron del centro a
marcar a un compañero (método usado cotidianamente por los
imputados) y ante el resultado frustrado al llegar al pozo nuevamente
recibio una terrible golpiza de parte del Turco Julian.

      Cuando lo estaban torturando los imputados llevaron a Pablo Tello,
a quien Julio vio en condiciones fisicas tremendas, por las sesiones de
tortura. Habló con Rafael Tello.

      Lo libera Minicucci, recalcándole que era el dueño de su vida y de
su muerte y a los insultos le dijo que: salía del centro clandestino porque
a él se le cantaban las pelotas. Y el 25 de junio recupera su libertad.




                                   204
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      La vida de Julio luego de haber padecido esa “locura desatada por
los represores del aquel lugar” nunca volvió a ser la misma, por el terror
instalado, por el recuerdo de los compañeros desaparecidos.

      Otros testimonios que corroboran los dichos de Julio son el de
Rufino Almeida y Claudio Dávila, que lo conocía del gremio gráfico,
escucho como lo torturaban. Como prueba documental tomamos las
constancias de la causa 44.923.

      Con todos estos elementos tenemos por probado el secuestro y
cautiverio bajo tormentos en el Banco durante el período referido.




      112. Jorge Rufino Almeida (hecho 112).

      Militante gremial del rubro textil y de Resistencia
Libertaria, “éramos un grupo libertario, yo militaba gremialmente, a
los 18 años ingrese a Alpargatas en Florencio Varela, fabrica textil. El
grupo plantea una propuesta de democracia directa, autogestión de
trabajadores de la economía, la construcción sindical, esa eran las
grandes premisas que sotienen los libertarios”.

      Lo secuestraron el 4 de junio de 1978 , “estaba en su casa
con sus suegros su esposa Claudia… y sus hijos , Joaquin, de 3
años, y Maria Paula de 5 o 6 meses….”. Le ponen un arma en la cabeza
y lo esposan. Eran 8 secuestradores ataron al resto de la flia. Y se los
llevaron, en autos distintos. Primero a su casa de San Isidro. Alli habia
otra patota, uno de cuyos integrantes se hacia llamar Paco les
preguntaban por las armas, las drogas y la plata. De allí los llevan al
Banco: recordó el pedregullo, el techo como de casa antigua, el patio




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   205
interno… Desde ese momento los llamaron G54 y G55.

      A partir de allí se inicia el relato de su tortura, la que respondió a la
dinámica ritual por la que pasaban todos los secuestrados. Luego de
anunciarles que estarían     a su merced, inmediatamente lo ponían en
practica: el comienzo de los interrogatorios con picana a fin de
arrancarles información: “me hacen desvestir, me hacen acostar sobre
una mesada de chapa, me atan las manos y los pies con unos tientos de
cuero, me ponen un cable en el dedo gordo del pie…. Se acercó Colores y
me dijo acordate de esta cara no te la vas a olvidar nunca. Empiezan a
interrogarme, picana en todo el cuerpo, me preguntan sobre citas, etc.
Despues hacen ingresar a mi mujer y amenazan con tirarla arriba mio y
torturarnos juntos. Al tiempo traen a Pablo Tello, estaba tabicado y
golpeado. Todo esto fue en un proceso de mucho tiempo, eterno.
Despues me hacen duchar Me tiran en un piso, una especie de
colchoneta, en un lugar que yo sentía había mucha mas gente. Era un
pasillo que a los dos costados habían celdas, las llamaban tubos, con
puertas de chapa”.

      La picana era la protagonista insoslayable dentro de las
modalidades del tormento, pero recordemos que como se analizó, el
tormento comenzaba desde el momento del ingreso al centro clandestino.
Que absolutamente todas y cada una de las condiciones del cautiverio
implicaban un tormento ininterrumpido. Hubo un repertorio innumerable
de atrocidades, de despliegue increíble de maltrato inhumano. Almeida
hizo referencia a dos situaciones de las que fue víctima y que dan
muestra de eso: las brutales golpizas en forma individual o junto a otros
compañeros. Contó cuando los juntaron a varios, entre quienes estaban
Hebe Caceres, Rafael Tello, su mujer, y los golpean a todos juntos
ferozmente. Los hacen golpear entre ellos y contra las paredes. Allí pudo
distinguir las voces del Turco Julian, de Colores, de Cobani y otro de los
ejemplos de tormento de los más siniestros, más perversos que era el ser
testigo silente e impotente del calvario de los seres queridos, esposas,




                                   206
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



amigos: “ahí siento que la golpean a mi mujer, siento sus gritos, Cobani
la lleva arrancando de los pelos, le arrancó parte del cuero cabelludo.
Entonces yo pedí que no la golpearan….sCobani le dice a tu mujer le voy
a pegar como vos, y me hace poner las manos sobre una mesa y me pega
cadenazos. Ahí siento que lo llevan a Pablo Tello al quirófano, y siento
sus gritos mientras lo torturaban”.

      Los compañeros reconocidos: Claudio Davila, la negrita Buñone.
Cristina Torti. La Gallega, que fue muy torturada y golpeada, que luego
supo era Irma Niesich, Tambien la negra Caride. Estaba Mario Villani,
en una salita donde trabajaban con radios, también estaba Jorge Allega
ahí también.. estaba Mariano Montequín, a quien conocía de La Plata ,
con su novia Paricia Villalba. Rodolfo Crespo, los hermanos Peña,los
hermanos Rios, uno de ellos en silla de ruedas, lo llevaba su compañera
el dia del traslado, un dia que hubo un traslado.

      El 27 de julio se produce su liberación, que en realidad
no fue tal. Salieron del centro clandestino, pero fueron
sometidos, él y su mujer Claudi a al llamado “control”, que era
un recordatorio permanente de que ellos todavía seguían
siendo dueños de la vida y la muerte. Dijo Almeida sobre
estos controles, se mantuvo hasta el año 1983: “Esos años de
controles, continuaron siendo una tortura. Demostraban ser una
metodología de imposición, de sumisión, esa llamada telefónica, era el
recordatorio de que estaban presentes y con ellos el miedo, el terror”.

      La presencia de Rufino en el Banco tambien la acreditan los dichos
de Julio Rearte, Mariana Arcondo, Carmen Rezzano, Claudio Davila,
Mario Villani, Juan Zotarel, Hebe Cáceres.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   207
      En cuanto a la prueba documental contamos con el legajo SDH
3782 y las constancias del expte. 2101 caratulado Almeida, Rufino s/
averiguación. Con estos elemementos damos por probado el secuestro y
cautiverio bajo tormentos durante el periodo de referencia.




      113. Claudia Graciela Estévez (hecho 113).

      La mujer de Rufino Almeida, compañera también de
Resistencia Libertaria. Secuestrada junto con su esposo. Tenía
22 años. Los dichos de Rufino en la audiencia acreditan tanto
el secuestro el 4 de junio de 1978, como el cautiverio bajo
tormento en el Banco: “Entraron preguntando por Claudia Estevez,
hasta que la identifican… Nos llevaron a los dos… en distintos autos…”.
Cuando relató lo sucedido dentro del campo dijo: “Después hacen
ingresar a mi mujer y amenazan con tirarla arriba mio y torturarnos
juntos”. Y más adelante “ahí siento que la golpean a Claudia, siento sus
gritos, Cobani la lleva arrastrando de los pelos, le arrancó parte del
cuero cabelludo”.

      La presencia de Claudia en el Banco, tambien la acredita los dichos
de Julio Rearte, de Mariana Arcondo, quien dijo que la conocía al igual
que a su compañero Almeida, que la vio muy maltratada, que los
represores la arrastraban de los pelos de tal forma que le arrancaron parte
del cuero cabelludo, que la goleaban duramente, también María del
Carmen Rezzano quien dijo que Claudia estaba al lado suyo, junto a su
compañero, dijo que eran amigos de antes. Hebe Cáceres, al referirse al
imputado Cobani, dijo que era quien le habia arrancado un pedazo de
cabello a Claudia. Mencionó Cáceres, como lo habia hecho también
Rufino que Claudia fue abusada sexualmente por uno de los imputados.
Dijo además que a Claudia la obligaron a presenciar su tortura. También
fue mencionada por Mario Villani y Juan Zotarel.

      Por su parte su hermano Juan Carlos Estévez dio cuenta de cómo



                                  208
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



fue el operativo de secuestro desde la casa de sus padres, de su hermana
Claudia y su cuñado Rufino. El fue testigo presencial, tambien de los
destrozos y del saqueo que produjeron los imputados en ese domicilio. Y
reflejó en sus dichos todo el dolor y la angustia de su familia por esta
desaparición y luego por el conocimiento de las terribles torturas que
sufrieron ambos.

      Luego del calvario padecido al igual que su esposo Rufino y como
otros compañeros también, Claudia recuperó su libertad el 27 de julio,
aunque permaneció bajo un régimen de control e intimidación por parte
de los imputados.

      En cuanto a la prueba documental: las constancias de sus
declaraciones testimóniales en la causa 9373 y el legajo SDH 3782. Así
damos por acreditado el secuestro y cautiverio bajo tormento en el Banco
por el período mencionado.




      114. Raúl Pedro Olivera Cancela (hecho 114).

      Era uruguayo, obrero gráfico y militante gremial, formaba parte
también de Resistencia Libertaria (esto útlimo lo sabemos por los dichos
de Julio Rearte). Compañero de trabajo y militancia de otros detenidos-
desaparecidos Fernando Díaz Cárdenas y Edison Cantero Freire, Oscar
Elicabe Urriol. Trabajaba al momento de su detención en la imprenta
“Alvher” en la zona de Mataderos, y había trabajado junto a Diaz
Cárdenas en la imprenta Methopress del barrio de Caballito.

      Por los dichos de Hebe Cáceres, amiga de Raul Olivera, tenemos
por acreditado la modalidad del secuestro de Olivera Cancela sucedido el




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                  209
5 de junio de 1978 alrededor de las 12 hs, en las cercanías de la estación
de ferrocarril de Liniers. Hebe Cáceres, iba con Maria Emilia Ferreira
tenían que encontrarse con el compañero y al llegar a la cita viò cuando
un grupo de hombres vestidos de civil, golpeó y tiró al suelo a Cancela, y
se lo llevó esposado. Ella no fue secuestrada en esa oportunidad, lo sería
al día siguiente. Los dichos de Hebe Cáceres también dan cuenta del
cautiverio y los tormentos específicos sufridos por Olivera Cancela
dentro del Banco, porque ella compartió ese cautiverio, porque pudo
conversar con él.

      El secuestro también fue acreditado por los dichos de Rafael Trigo
Recio en su declaración de fs. 184 de legajo 86. Finalmente fue
fundamental el testimonio de su esposa Maria Cristina Cajiga de
Olivera, quien oportunamente se presentó ante la CONADEP, y que en
esta audiencia dijo que “Estaba con sus hijos cuando le avisaron que
habian secuestrado a su marido, supo que otros compañeros de Raul
habian sido secuestrados: Rafael Olivera Cancela, Claudio Dávila.
Todos ellos militantes gremiales de la imprenta. Maria Cristina comenzó
así su propio calvario, yéndose del país con sus hijos porque también
corrían riesgos. Pero vuelve y decide buscar a su marido y es así como se
conectó con varios compañeros liberados que le contaron que había
pasado con Raul.

      Asi lo corroboraron en esta audiencia, Mariana Arcondo, Maria
del Carmen Rezzano, Julio Rearte, Rufino Almeida, Graciela Fachal,
Hebe Caceres. Claudio Dávila dio cuenta del tormento sufrido por su
amigo Raul: se me acerca y lo noto totalmente alterado, incluso habia
perdido el control de efinteres, convulsibaba. Estaba muy mal, en pésimo
estado. Estaba destruido, psicológicamente.

      Se da por probado el secuestro, y el cautiverio bajo tormento en el
centro clandestino “El Banco” desde el 5 de junio de 1978, hasta su
traslado. RAUL OLIVERA CANCELA ESTA DESAPARECIDO.




                                 210
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación




      115. Fernando Díaz Cárdenas (hecho 115).

      Díaz Cárdenas también era trabajador gráfico. Compañero de
trabajo en la imprenta Metropress de la calle Doblas de Olivera Cancela.
Y también formaba parte de Resistencia Libertaria, como militante
gremial (dichos de Julio Rearte).

      Rafael Trigo Recio (declaración de fs. 184 del legajo 86); era su
compañero de trabajo y presenció su secuestro por personas que dijeron
ser de Coordinación Federal, vinculado directamente con el de Olivera
Cancela. Sucedió el mismo día 5 de junio de 1978, horas más tarde del
secuestro de Cancela.

      Por otra parte de las constancia del legajo Conadep 7244 surge que
este secuestro, como venimos observando se produce junto a los
secuestros de 18 militantes sindicales. Fernando fue uno de ellos. Trigo
Recio contó como lo llevaron del lugar de trabajo… También hizo
referencia a que vieron que dentro del vehículo en el que se llevaron a
Díaz Cárdenas vieron a Raúl Olivera Cancela. Esto es importante
destacar porque acredita un aspecto de la metodología represiva como
eran los lancheos. Como se hizo referencia en su momento era otra forma
de tormento consistente en obligar a un secuestrado quien había sido
previamente torturado, a “marcar”, señalar domicilios de compañeros
para lo cual eran llevados en los mismos vehículos donde luego llevarían
secuestrado al compañero “marcado”. Tal como se reflexionó al tocar
este tema esta modalidad tenía varios objetivos, por un lado el tormento
moral sobre quien debía “marcar” a un compañero, sin tener escapatoria
porque ya tenía conocimiento en su propio cuerpo cual era la




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    211
consecuencia, y por otro lado el tormento sobre el nuevo secuestrado al
saber que sus datos habían sido dados (siempre bajo tormento) por un
compañero.

      El cautiverio de Diaz Cárdenas fue padecido en el Banco, al igual
que el de sus otros compañeros. Esto se tiene por acreditado por los
dichos de: Hebe Cáceres quien afirmó que compartió cautiverio con un
trabajador gráfico uruguayo de nombre Fernando Díaz; Julio Rearte
quien dijo que en el Banco vio y pudo hablr con varios compañeros
conocidos de la militancia gremial y uno de ellos era Fernando Diaz
Cárdenas; y Claudio Davila.

      Por lo demás figura en el listado aportado por Cid de la Paz y
Oscar González ante Amnesty International, de este informe tambien
surge por los dichos de los nombrados que Diaz Cárdenas, junto a otros
dos uruguayos fue trasladado el agosto del 78 desde el Banco.

      Dentro de la prueba documental que acredita este caso contamos
con las constancias de la causa nro. 13.422 “Díaz de Cárdenas Fernando
Rafael s/ víctima de privación ilegal de la libertad”, Fotocopias
certificadas de la causa nro. 13.401, y el Legajo CONADEP.

      Con estos elementos tenemos probado el secuestro y cautiverio
bajo tormentos en el Banco, desde la fecha indicada hasta su traslado
hacia el destino final. FERNANDO DÍAZ CARDENAS ESTA
DESAPARECIDO.




      116. Hebe Margarita Cáceres (hecho 116).

      Hebe es otra integrante de Resistencia Libertaria de La Plata,
compañera de militancia de los hermanos Tello, de Rufino Almeida, y
amiga de Olivera Cancela. Tenía 25 años, estudiaba medicina en la Plata.
Era militante gremial en ATE. Y resistía a la Dictadura Militar desde su
pertenencia a Resistencia Libertaria. Sus compañeros eran secuestrados



                                 212
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



cada día. Ella junto con Maria Emilia Ferreira fueron testigos del
secuestro en la estación de trenes de Liniers de Raul Olivera Cancela. En
ese momento no fueron ellas secuestradas pero por la noche de esos
primeros días de junio de 1978 en 41 y 7 una patota la secuestran a ella y
también a Maria Emilia Ferreira,      Juan Zottarel y Jorge Marin. Los
llevaron al Banco mientras le interrogaban por sus actividades y les
decían que “ya no existían, que eran desaparecidos”. G 61 fue su nuevo
nombre. Estaba tabicada y Soler la interrogaba sobre su actividad
gremial, antidictadura y por los compañeros, mientras el Turco Julian la
torturaba a golpes, cadenazos, mazazos a los que se suman mas
imputados en una paliza generalizada, cuando llevaron a otros
desaparecidos entre ellos Rafael Tello. Los hacían golpearse entre los
mismos secuestrados, brutalmente “era un ruido ensordecedor”.

      Los imputados le dieron a beber alcohol de quemar y la llevaron al
quirófano la desnudaron y empezaron a picanearla alternándose uno y
otro de los imputados. Hebe los nombro: Soler, el Turco, Colores, Kung
FU, Cobani. Trompadas y picanas era la alternancia. Escuchó la voz de
Claudia Estevez, a quien torturaban obligándola a mirar su tortura.

      Cada vez que salían las patotas se escuchaban los gritos de las
torturas toda la noche, y luego los arrojaban en un patio techado. Allí
estaban además de Ferreira y Estevez, Rafael y Daniel Tello a quien le
habían dado palizas terroríficas, Mariana Arcondo, Maria del Carmen
Rezzano, Oscar Elicabe Urriol, Roberto Ramirez, a quien torturaron
durante una noche entera, Rufino Almeyda Mario Villani, Diaz Cárdenas,
Edison Cantero Freire, (trabajadores graficos uruguayos), Tartaglia, Irma
Niesich “La Gallega”, Laura Crespo.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   213
      Hebe era asmática. El tremendo frió y la humedad del pozo la
obligaron a estar en la enfermería, donde la cuidó una secuestrada
apodada Estela y allí vio a Oscar Ríos y supo que también estaba su
esposa (que es Juana Armelín).

      La furia de los imputados se desplegaba no sólo en los
interrogatorios. Si perdía Argentina un partido del Mundial los mataban a
palos. Hebe fue una de esas víctimas. Esas golpizas superaban el objetivo
de obtener información, “nos querían volver locos” dijo. Hebe es
además el ejemplo de que algunos de los imputados se apropiaban de
determinados secuestrados. Ella estuvo sometida al Turco Julian, la
agredía sexualmente, la obligaba a permanecer horas sin dormir
hablándole de la conspiración jurdía internacional. La privación de
sueño, que se continuaba a la mañana porque el resto de los imputados
también le impedían dormir, fue otra forma de tortura cuyas
consecuencias aún padece Hebe. Luego de su liberación Caceres debió
exiliarse en España para escapar del acoso del Turco Julian encargado de
sus controles, quien seguía hostigándola sexualmente.

      Si bien Hebe no recordó la fecha de su secuestro podemos dar por
acreditado por otros testimonios que se produjo entre el 5 y 6 de junio,
tampoco recordó la fecha de su liberación, pero de las constancias
documentales surge que gue liberada el 9 de julio de ese año.

      Su presencia dentro del Banco, además de sus propios dichos, la
acredita también los dichos de: Juan Zottarel, Rufino Almeyda, Mariana
Arcondo, y Graciela Fachal, que hizo referencia a que su esposo le dijo
que Hebe también estuvo secuestrada en el Banco.

      Dentro de la prueba documental contamos con la declaración de
Oscar Elicabe Urriol (fs. 2186/7 del leg. 119), dijo que en ese lugar
reconoció a Hebe Cáceres, que era amiga de los hermanos Tello y de la
Sra. Arcondo. Citamos tambien el legajo SDH nro. 3779 correspondiente
a Hebe Margarita Cáceres Molteni, víctima de los hechos, y el legajo




                                 214
               Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



Conadep nro. 7953.

      De esta forma se tiene por probado el secuestro y cautiverio bajo
tormentos en el Banco durante los primeros días junio de 1978 hasta los
primeros días de julio de 1978.




      117. Oscar Elicabe Urriol (hecho 117).

      También en la ciudad de La Plata secuestraron el 6 de junio de
1978 a Oscar Elicabe Urriol. Lo sacaron del Hospital donde estaba
internado. Tenía 25 años.

      El relato de su secuestro surge de su legajo CONADEP N° 7029.
Allí también relata como fue torturado con golpes de puño y bastonazos.
Dijo que presenció la muerte de un joven “Colorado” que fue quedando
paralítico a causa de la picana, hasta que el fallo el corazón. Que la
cantidad de secuestrados que pasaba era incalculable, Escuchaba
constantemente sus gritos de dolor. Hizo un reconocimiento detallado del
BANCO.

      Sus dichos se corrboran en otras declaraciones: de fs. 26/29 del
leg. 275, inorporadas como documental. En esta dijo haber reconocido
al “turco Julian”, “Colores” y el “Polaco Grande”. “Catorce”, Kug Fu,
entre otros.

      Su permanencia en el pozo transcurrió en la enfermería. Dijo que
había 2, en una estaba él y la otra era donde curaban a los torturados. Alli
conoció a varios secuestrados: el Cabezón Rios, que tenía una herida de
bala en la espalda. Mencionó a Tito Ramirez. Los hermanos Peña, de la




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    215
Plata. Compartió la celda con el más joven de ellos.

      Contamos en esta audiencia con los dichos de su esposa Graciela
Fachal. Quien conotò que el 6 de junio del 78 una patota irrumpio en el
domicilio, donde estaban sus dos hijos y uno esperando nacer. La
encañonaron y violentamente le preguntaron por su marido. Oscar estaba
internado recien operado. Luego de sustraerle libros y herramientas de
electrónica se dirigieron al Policlinico de la Plata y lo secuestraron. De
alli no supo más. Lo busco sin exito hasta que Oscar apareció el 18 de
julio de la 10 de la noche.

      Había vuelto del infierno y sobre ese infierno le contó a su esposa.
El recuerdo del olor del campo de concentración que traía Oscar pegado
a su cuerpo, y del relato de las atrocidades vividas, los sobrenombres de
los represores y de los compañeros de cautiverio. Graciela fue la voz de
Oscar en esta audiencia y enumeró todas las personas que recordaba le
habia nombrado su esposo: a los hermanos Tello (a quienes conocían
previamente) a sus esposas Mariana Arcondo y Carmen Rezzano. Pablo
tenia una costilla quebrada por tortura. A Hebe Caceres, que era amiga y
que a veces cuidaba a sus hijos. Rufino Almeida, su esposa Claudia
Estevez. Franco Zotarel. Jorge Marin. Elsa Martinez, y su esposo,
Hernan. La Pacha, Ferreyra de apellido, una embarazada, el Cabezon
Rios, Mario Villani.

      Graciela contó las consecuencias que las atrocidades que hicieron
los imputados en el centro clandestino produjeron en Oscar, las
pesadillas, el insomnio, el dolor que quedó como rastro indeleble en toda
la familia, en particular en el hijo que el momento de desaparecer su
padre estaba por nacer.

      Hebe Cáceres mencionó la presencia de Oscar en el Banco, a quien
habían secuestrado estando recién operado. Similar mención hizo Rufino
Almeyda. Mariana Arcondo, que fue compañera de la facultad de
Arquitectura.




                                 216
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



      La prueba documental de este caso consiste en las constancias del
legajo de prueba nro. 275 de la causa 450, caratulado “Elicabe Urriol,
Oscar A”.

      Asi se prueba su secuestro, y mantenimiento en cautiverio bajo
tormentos en el Banco de Oscar Elicabe Urriol durante el período de
referencia.




      118. Edison Oscar Cantero Freire (hecho 118).

      Otro militante gráfico secuestrado el 7 de junio del 78. Era
uruguayo. Había trabajado en la Editorial Bianchi de la ciudad de la Plata
y fue delegado sindical.

      Su cautiverio fue padecido en el Banco. Esto lo acreditan entre
otros los dichos de Julio Rearte, quien dijo hablar hablado con Cantero
Freire en este lugar.

      Conforme surge del legjo Conadep N° 1921, incorporado como
documental, Cantero Freire fue secuestrado en la vía pública, conforme
lo relata su esposa Maximina Silva: el 6 de junio su marido no volvió a
su domicilio. Esa misma noche ya siendo 7 de junio se presentaron en ese
domicilio unos hombres y escucharon que EDISON le pedía a su mujer
que le abriera la puerta. Lo vio a Edison “muy golpeado”. No podía
tenerse en pie. Estos sujetos habían ido a ese domicilio en busca de armas
y un mimeógrafo y LIBROS. La interrogan a Maximina y se lo vuelven a
llevar a Edison, quien PERMENECE DESAPARECIDO.

      Su presencia en el BANCO fue acreditada por los dichos de




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   217
Rufino Almeyda que compartió el tubo con él; Claudio Davila fue
interrogado por Cantero, a quien le decían Melena y supo de su presencia
en el Banco. Tambien da cuenta de su cautiverio la declaración de Julio
Rearte quien dijo: “que vio a Cantero Freire, a quien conocía de antes,
era un compañero grafico, uruguayo”. También Hebe Caceres, que lo
conocía y sabía que era del gremio gráfico.

        Del listado aportado por Cid de la Paz y Gonzalez surge que junto
a otros secuestrados uruguayos fue trasladado en julio del 78. Dentro de
la documental citamos: Causas nro. 38.548, 4388, legajo CONADEP nro.
1921.

        Así damos por acreditado el secuestro y cautiverio bajo tormento
en el Banco, desde la fecha indicada hasta el momento de su traslado
hacia el destino final.




        119. Irma Ana Niesich (hecho 121).

        “Pequi” o “La Gallega”. Niesich había sido la esposa de Victor
Fernandez Palmeiro, un referente del ERP 22 asesinado. Su nuevo
compañero en el año 1978 era Roberto “Tito” Zaldarriaga. Ambos
militaron en Montoneros. Ambos fueron secuestrados, torturados y
finalmente desaparecidos.

        Nesich fue secuestrada el 15 de junio de 1978, de la calle Ibarrola
5471 de Isidro Casanova. Su cautiverio transcurrió en el Banco y en el
Olimpo. De este último centro clandestino fue trasladada. Y permanece
desaparecida.

        Su caso se dio por probado en la causa 13, como caso 312. Del
legajo Conadep 3268, que se inició por denuncia de Olga Zaldarriaga,
surgen las circunstancias de su secuestro: “el 15 de junio, las 20 horas
ingresaron, 8 hombres de civil fuertemente armados, preguntando por
Roberto Zaldarriaga. Se la llevaron a ella”.



                                   218
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Muchos sobrevivientes mencionaron a Irma en cautiverio. Hebe
Caceres, quien vio a Nesich en el Banco dijo: Irma Niesich, le decían la
Gallega, vi personalmente cuando en el pasillo le daban manguerazos,
para empezar a torturarla. Isabel Cerruti, la recuerda como Pequi, junto
a su compañero Tito, que eran muy contenedores con los compañeros.
Isabel Fernandez Blanco contó que cuando fue secuestrada en el Banco,
junto con su hijo. Irma Niesich, Pequi, cuidó de Nahuel. Mencionò que
Pequi, la esposa de Tito perdió un embarazo ahí adentro. Que fue llevada
al H. Militar, donde casi se desangró y volvió en pésimas condiciones.
Sabe que fue trasladada desde el Olimpo, junto con su compañero Tito.
Jorge Casalli Urrutia en su declaración de fs. 96/98 leg. 119 dijo: “…
fue secuestrada la esposa de Fernandez Palmeiro, La gallega, que luego
de ser torturada e interrogada, pasó a integrar el Consejo”. Esto no
implicaba escapar a la tortura. Niesich siguió siendo torturada en el
Olimpo, conforme surge de los dichos de Julio Lareu.     Elsa Lombardo
también la escucho nombrar. Graciela Trotta y Jorge Taglioni, la
mencionó como Pequi, la esposa de Tito. Y también hiceron referencia a
que perdió un embarazo allí adentro. Mario Villani también en el Banco
y el Olimpo. Prospero Barret Viedma la recordó del Olimpo, como una
chica alta, pecosa, cordobesa. Susana Caride, quien la vio tanto en el
Banco como en el Olimpo. Dijo que fueron trasladados el 6 de diciembre.

      Por otra parte también el secuestro se prueba con los testimonios
de los familiares. Pero particularmente lo que acreditan estos testimonios
son las visitas efectuadas mientras Nesich y Zadarriaga estaban
secuestrados, cuando eran llevados por los represores a visitar a la
familia. Olga Esther Gasparini de Zaldarriaga, hizo la denuncia en la
Conadep sobre la desaparición de irma Nesich. Contó que estando




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   219
secuestrado Roberto fue llevado a su casa por los imputados y le contó
que Pequi había sido brutalmente torturada, que se estaba muriendo.
Ana Maria Zaldarriaga en una visita de su hermano Roberto también
le contó que Pequi habia sido muy torturada. Silvia Mirta Zaldarriaga,
en su declaraio de fs. 1383/4 del legajo 119, respecto de Nesich dijo:
“…una vez en una visita habían llevado a Pequi o Irma nesich, ambos
contaron como había sido la mudanza de un centro de detención llamado
“El Banco”, hasta el que denominaban “El Olimpo”, ello fue en agosto
de 1978”. Más adelante dijo “Irma Nesicjh le contó que en el Banco fue
violentamente torturada al punto en que le tuvieron que dar suero para
que no muriera. El aspecto físico de Nesich era similar al de su hermano
es decir nerviosa, mas delgada, amarillenta”, “que supo por Susana
Caride que a Roberto y a Irma fueron llevados en un traslado el 6 de
diciembre del 78”. Maria Finderle de Nesich, madre de Irma, fallecida.
En su declaración de fs. 1437 del leg. 119, dijo que supo del secuestro de
Irma por Olga. Y también dijo que pudo ver a su hija, con su compañero
en la casa de los suegros. Que habían sido llevados por hombre vestidos
de civil. Luego de eso nunca más vio a su hija. José Nesich, padre de
Irma en su declaración de fs. 1438 del leg. 119 confirma los dichos de su
mujer. Solamente agrega que uno de los policías que los había llevado,
aunque estaban de civil, le dijo que iban a liberar a su hija en uno o dos
años. Obviamente esto no sucedió.

      Irma niesich permanece desaparecida. En el legajo de Cid de la
Paz (CONADEP 8153 a fs. 57) refiere que la ve desde junio del 78 hasta
enero del 79, cuando fue TRASLADADA. Se menciona su aborto. Juan
Carlos Guarino (SDH 3256) dice que le decían la “Pequi”. La vio desde
junio del 78 hasta diciembre del 78. En el Banco y el Olimpo. Era la
mujer de Zaldarriaga. Mario Villani en su listado dice que le decían
Pequi, la vio desde junio del 78 hasta enero del 79 cuando es
TRASLADADA. En Banco y Olimpo.

      Contamos además con las constancias documentales del legajo




                                 220
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Conadep nro. 3268. Así se acredita el secuestro y mantenimiento en
cautiverio bajo tormentos tanto en el Banco como el Olimpo desde la
fecha mencionada hasta su traslado hacia el destino final.




      120. Roberto Alejandro Zaldarriaga (hecho 109).

      “Tito”, militante Montonero. Pareja de Irma Niesich. Sobre esa
militancia hablaron su madre, sus hermanas y sus hijos. Su caso se probó
en la causa 13, bajo el número 313.

      Fue secuestrado en la madrugada del 19 de junio del 78 en la calle
Monte Egmont 277 de Isidro Casanova en un operativo de un grupo
armado dependiente del Primer Cuerpo del Ejército. Fue llevado al
Banco y luego al Olimpo, donde se lo mantuvo en cautiverio y se lo
sometió a torturas.

      El testimonio fundamental que acredita estas circunstancias es el
prestado por su madre Olga de Zaldarriaga, quien declaró en este juicio
y esos dichos complementan sus exposiciones anteriores. En la Conadep.
En el legajo 1154. De allí surgen los datos de los secuestros. Supo que el
15 de junio fue secuestrada Irma Niesich. Que los secuestradores lo
buscaban a Roberto, y al no encontrarlo permanecieron en ese domicilio,
Ibarrola 5471, durante aproximadamente 5 días. Olga le avisó a su hijo.
El 19 de junio Roberto se aloja en la casa de su madre, donde estaban sus
hijos Claudio y Verónica. Y de ahí lo secuestraron el 20 de junio.
Rompieron la puerta de entrada, encontraron a Roberto. Se lo llevaron y
además todas las cosas de valor que encontraron en la casa. En su
declaración obrante a fs. 1379 del legajo 119 ratificó lo testimoniado ante




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   221
la Conadep, respecto del secuestro.

      Finalmente respecto del secuestro dieron cuenta también Claudio y
Verónica Zaldarriaga, sus hijos. Veronica tenía 6 años y recuerda como
rompieron la pueerta de su casa mientras dormian. Tiraron al piso a su
padre, lo golpearon y se lo llevaron. Verónica tenía fresco aun el
asesinato de su madre, cuando la fueron a secuestrar tiempo antes,
mientras ella y su hermano tambien estaban presentes. Sus dos padres,
víctimas del terrorismo estatal. Ellos dos, víctimas testigos.Testigos
tambien junto con Claudio del secuestro de Irma Niesich, la pareja de su
su padre. Ellos vivian con Irma. Su padre estaba por trabajo fuera de
Buenos Aires, y la patota los fue a secuestrar. Encontraron solamente a
Pequi. La secuestraron y a ellos los llevaron a la casa de su abuela. Días
despues de esa casa se lo llevan tambien a su papá.

      Verónica recordó tambien que los secuestradores llevaron a su
padre algunas veces a visitarlos. Que su papá les contó que a Pequi la
habían lastimado mucho. Su padre nunca volvió, Pequi tampoco. La
familia quedó esperando ese regreso. Luego eligieron silenciar por
miedo. Ellos fueron creciendo y se encontraron con la historia de su
padre. Verónica en esta sala recordó cuando Roberto los llevaba a ellos a
que los acompañe en su trabajo en las villas miseria. Su papá quería que
los chicos no sufrieran hambre. Eso les enseño a sus hijos. De esa forma
hoy lo recuerdan. También a Pequi la recordó de esa forma.

      Claudio tenía 8 años cuando mataron a su madre y al poco tiempo
a su padre y a la nueva compañera. Su relato fue igual de conmovedor
que el de su hermanita. Otras dos criaturas testigos y victimas de la
violencia inusitada de la represión. Hijos que siguen padeciendo la
ausencia. Claudio coincidio con el relato de Verónica y tambien eligió
recordar a sus padres con orgullo por haber sido militantes barriales, en
la villas mas necesitadas de la periferia.

      Silvia Zaldarriaga no sólo da cuenta del secuestro de Roberto.




                                   222
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Sino también el sistema de visitas. Sistema que ampliaban el calvario
hacia los familiares, y que tenía como intención inicial evitar denuncias,
y como designio perverso generar la expectativa de la liberación, a
sabiendas de que ésta no se iba a producir. La madre nos contó que lo
llevaron a su hijo a visitarla en 8 oportunidades.

      En el legajo Conadep 8153 de Cid de la Paz (fs. 61) se lo
menciona como visto desde junio del 78 hasta su TRASLADADO en
enero del 79. En el Banco y el Olimpo. Estaba con su compañera
Niesich. Juan Carlos Guarino (SDH 3256) vio a “Tito” desde junio del
78 hasta diciembre del 78 en Banco y Olimpo. Mario Villani en su
listado refiere que le decían “Tito”, lo vio desde junio del 78 hasta enero
del 79 que fue TRASLADADO. En el Banco y el Olimpo. Isabel
Cerruti mencionó a Tito en ambos centros, dijo que fue trasladado. Julio
Lareu destacó que Tito dentro del Olimpo era muy solidario. Enrique
Ghezan, Susana Caride lo recordó como el marido de Pequi y
sobretodo del Olimpo, Elsa Lombardo, Graciela Trotta también lo
recordó del Olimpo, y supo que fue trasladado al cierre del Olimpo.

      Su caso fue probado en la causa 13/84 como N° 313. La
documental: expediente snro. 79/80, expediente nro. 844/79, legajo de
prueba nro. 18 de la causa 450, el legajo Conadep nro. 1154.

      Se da por suficientemente probado el secuestro y mantenimiento
en cautiverio bajo tormentos en el Banco y el Olimpo de Roberto
Zaldarriaga, quien está desaparecido.




      121. Roberto Omar Ramírez (hecho 122).




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    223
      Era un reconocido arquitecto de La Plata, de intensa tarea en el
campo universitario y profesional. En proyectos de contruccion de
viviendas populares, en todo el país. Impulsor de la organización y
sindicalización profesional. Docente y activo participante en la
transformación de las concepciones teóricas en la F de Arquit. También
tuvo que abandonar la Universidad por las amenazas.

      Ramírez estuvo desaparecido en cautiverio bajo tormentos en el
Banco, el Olimpo y la Esma. Muchos testimonios y el suyo propio que
tomamos por su valor de prueba documental ya que falleció en el exilio
en Suecia, dan cuenta de esto.

      Lo secuestraron el 27 de junio del 78 a las 20 horas, en el hall del
cine Capitol. Se lo llevan esposado en una furgoneta del correo. En el
campo había gente que lo conocía y conocían su filiación política. Los
hermanos Tello conocidos de La Plata. Refiere que los militares tenían
información sobre su militancia política.

      En en el Banco lo llevan a una oficina donde había 6 personas. Lo
amenazan de muerte y lo golpean en la cabeza y le proponen colaborar a
cambio de su vida. El les contesta que tenía 47 años y había vivido
bastante, que hagan lo que quieran. Lo llevaron violentamente al
quirófano. Dijo que los militares utilizan la tortura hasta el borde de la
muerte para sacar información. Lo llevaron a uno de los 3 quirófanos,
donde lo hacen desnudar. Lo atan sobre una plancha metálica, le
arrojaron agua y empiezan a picanearlo. Para aumentar los efectos le
cubrían algunas veces la cabeza con una bolsa de polietileno y una
sonda en el ano para que la electricidad produzca dolor en el interior del
organismo. Le preguntaban por la ubicación de su casa y sobre
encuentros con personas de interés y sobre el GOR, con quien él tenia
una estrecha relación. Durante la tortura lo llevaron a Pablo Tello.

      Lo sacan en un Falcon y lo llevan a la casa, como el dato era falso
lo devuelven al quirófano y lo torturan brutalmente. Luego de todo eso




                                  224
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



es llevado a enfermería. El permanece todo el día allí sin agua, mientras
“Estela” le humedece los labios y brinda apoyo hasta donde las
circunstancias lo permiten. Mantiene un recuerdo imborrable de esta
mujer de extraordinarios sentimientos y valentía. A partir de allí es
llevado a la picana durante toda la semana. Su condición física se agrava
por la picana y los golpes con cadenas, gomas y puños. Período al que los
militares denominaban como “muy duro, pero necesario si no nadie
cantaría”.

      Lo torturan durante 12 o 14 horas diarias. Cuando su organismo no
resiste la tortura lo atendìa Caballo Loco o Víctor. A los 3 días entra en
estado de frio extremo, por el invierno, la desnudez, estar mojado y sobre
la chapa de metal y el debilitamiento extremo. Victor lo atiende y le
inyectan suero permanentemente y lo vuelven a torturar, así varios días. A
los 5 días de tortura pierde reflejos nerviosos, no tolera ningún sólido y
vomita permanentemente. Victor se esmera en recuperarlo ante la
urgencia de los militares por volver a torturarlo. Dos veces durante el
período de máquina junto a otros secuestrados es sacado al patio donde
son sometidos a golpes de cadenas         por el Turco Julian. En otra
oportunidad mientras le estaban pegando lo llevan al quirófano donde
había otro secuestrado que estaba siendo torturado y lo conectan al
mismo circuito, los torturan juntos y Colores le dice “te mandé a la
maquina porque si no el turco te mata a cadenazos”. Empieza a
evidenciar quebrantamiento para soportar mas tortura le comiezan a
preguntar por la imprenta del periódico del GOR.

      Lo llevan a lanchear y cuando vuelve al banco lo vuelven a torturar
brutalmente porque “el viejo canto una cita falsa”. Como consecuencia
de la intensa tortura no solo se vio fuertemente afectado en su físico sino




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   225
su psiquis, produciéndose un desdoblamiento de personalidad. El
interrogatorio bajo una tortura que parecía no tener fin.

         Ramírez hizo una reflexión sobre los campos de concentracion
como modalidad represiva refinada, acorde a las necesidades políticas del
imperialismo. El objetivo incial es que el secuestrado se quiebre moral e
ideológicamente. La información “operativa” es la que le sirve a los
represores para actuar de inmecdiato. La comunicación con la familiar
tenía como objetivo neutralizar las denuncias de estos a los organismos y
la justicia, incluso a veces lo llevaban a sus casas convenciendo a sus
familiar que no corrían peligro.

         Recordó lo vivido por los Jurkiewicz. Cristina torturada sobre el
cuerpo de su madre. Luego describe la operatividad de los campos. Tanto
del Banco como del Olimpo. Cómo es la vida cotidiana en los centros.
Destaca la lucha minuto a minuto por sobrevivir, intentando no sucumbir
en sus mas intimas convicciones, sin desgradarse moralmente. No hay
escapatoria para nadie, la tortura en sus formas variadas es aplicada
todos lo días y de tal manera que todos sin excepción la deben soportar
en carne propia o bien presenciarla.

         En el Olimpo cuando se produce el resquebrajamiento en la
conducción militar, la tortura alcance grados elevados de violencia y
degradación humana. De toda índole, por ejemplo la aplicación de
corriente directa del toma.

         Refiere también que Guastavino se encargaba de hacer dinero los
bienes del botin. El presenció en una oportunidad lo reclamos que le
hacían a este torturador por deudas pendientes por este tema. Otra cosa
que cuenta es que cuando ya no había tantos secuestros y aporpiaciones
botin, se dedican a los secuestros extorsivos, por ejemplo el director de
La Semana y a robar autos, a punto que el Olimpo se trasnformó en un
desarmadero y los familiares de los militares se jactaban de tener tres
autos.




                                   226
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Roberto Ramirez, luego del cierre del Olimpo, continuó en
cautiverio en la ESMA.

      De su presencia en los campos dieron cuenta. Daniel Merialdo,
Isabel Cerrutti, Susana Caride, Isabel Fernandez Blanco, quien lo
menciona como el Viejo Guillermo, Paladino, Rufino Almeida dijo:
Tito Ramirez, “Roberto”, un profesor de La Plata, un hombre de 40 pico
años, lo vi muy torturado, golpeado, lo tuvieron conectado, con la
Susanita el invento de Colores. Te dejaba enchucfado la descarga era
periodica, ellos se iban y te dejaban con la picana, a Roberto los
tuvieron ahí varios días. Tambien lo mencionó en el Banco Mariana
Arcondo, Hebe Cáceres Supe que habían secuestrado a Robeto
Ramirez, pasaron la noche entera dándole maquina, y se escuchaban los
insultos de el a los secuestradores. Lo conocía de antes, yo trabajaba en
la biblioteca d ela facultad de arquitectura, y el era arquitecto”.

      Cid de la Paz en su legajo Conadep 8153 dijo que le decian Tito y
lo vio desde junio del 78 tanto en el Banco, como en el Olimpo y otros
campos. Guarino, SDH 3256, también le decían “Guillermo” o “el
Viejo”, lo vio desde junio de 78 en el Banco y el Olimpo. Lo mismo dice
Villani, quien lo ve además en otros centros clandestinos.

      De la prueba documental citamos: Hábeas corpus nro. 114, causa
nro. 14.912, Legajo Conadep nro. 3524, Legajo de prueba nro. 331.
Como caso 315 se probó en casua 13. De esta forma se tiene por probado
el secuestro y cautiverio bajo tormentos en el Banco y el Olimpo durante
el período referido.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    227
      122. Ana María Pifaretti (hecho 125).

      Inés era su apodo (Manifiesto Obrero). Era cordobesa y
trabajaba en el Sanatorio Güemes, desde donde la secuestró la
patota que la llevó al Banco el 28 de junio de 1978.

      Caride la vio en el Banco y en el Olimpo. Dijo que está
desaparecida. Fue obligada a trabajar en el Consejo. Jorge
Taglioni y Graciela Trotta también dijeron: “en la enfermería
estaba Victor que era medico y Ana Maria Piffaretti, Ines, que hacía de
enfermera. Siempre tratando de ayudar en lo que podía a los
compañeros”. Isabel Fernandez Blanco dijo: “Ana Maria, Ines o
Polilla, era de Rio Cuarto, nutricionista, la hacían hacer de enfermera y
acompañaba siempre a Victor, la recuerdo del Banco y Olimpo. Fue
trasladada”. Elsa Lombardo la conocía a Ana Maria, porque habían
sido compañeras en la secundaria en Rio Cuarto. Y compartió cautiverio
con ella en el Banco. Isabel Cerruti “Ines Piffaretti, ayudaba a Victor,
era nutricionista, de Cordoba, tambien oficiaba de enfermera, daban la
vuelta celda por celda, a ver si necesitábamos algún medicamento”.
Enrique Ghezan: “Era nutricionista, de Rio Cuarto, cumplia funciones
de enfermera, pasaba todos los días por las celdas por si necesitabanmos
algo, era de un grupo trotskista”. La nombró también Prospero Barret
Viedma, en el Olimpo fue atendido de sus heridas por ella, y ella le dijo
“Paraguayo” estás irreconocible. Y también Julio Lareu como “Ines”.

      Por otra parte, las hermanas de una desaparecida Gonzalez de
Weics, Amanda Gonzalez contó que cuando llevaron a su hermana en una
visita a su casa, llevaron tambien a Ana Maria Piffaretti con su hijo: y
Del Cerro la llamaba Ines. Ella estaba muy nerviosa, estaba muy mal. El
niño tendría un año, iba a ser llevado ese dia o el siguiente a Cordoba,
donde estaban su madre y familia,. Tambien mencionó que a su familia le
entregaban cartas de Ana Maria para que las envíen a la famioia en
Córdoba. Julia Rosa Gonzalez refirió lo mismo.




                                 228
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Los padres de Ana María hicieron varios trá mites para
dar con el paradero hasta que el 19 de noviembre del 78
recibieron una carta de su hija. El 22 de diciembre los llamó
por teléfono. El 29/12 una segunda carta. El 19 de enero 79
habló con el padre. Ese fue el ultimo contacto que tuvieron.

      Continuaron haciendo trámites, hasta que el 23/12 del 84
se enteran del informe de Cid de La Paz y Oscar Gonzalez, del
destino que había tenido su hija.

      Del expte. de habeas corpus iniciado por Elba Pinto de
Bilbao, madre del compañero de Piffaretti, presente en el
secuestro, surge que el 29 de junio del 78, fueron al domicilio
de A. M. Pifaretti siete hombres que la esposaron a ella y la
encerraron junto a su nieto en la habitación , que escuchó los
gritos de Ana María, a quien se llevaron llevándose las llaves
de la casa y diciéndole que se fuera cuanto antes porque iban
a volar la casa. Luego una vecina le contó que habían venido
con un camión a llevarse todos lo muebles. Esto surg e del
legajo conadep nro. 242, incorporado a la causa.

      La restante preuba documental considerada son las constancias del
legajo de prueba N° 159 de la Causa 450. Como caso 87 se probó en
causa 13. Así se da por probado el secuestro y mantenimiento en
cautiverio bajo tormento en el Banco y Olimpo desde el 28 de junio de
1978 hasta enero del 79 en que fue trasladada hacia su destino final.




      123. Gabriel Alegre (hecho 87).




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   229
      Le decían “Gabi” o “Gavilan”. Militaba en el OCPO. Está
desaparecido. Los testimonios de Graciela Trotta en el Conadep lo
menciona a Gaby, visto en el Banco (fs. 28 del legajo 28). Jorge César
Casalli Urrutia en su declaración de fs. 1655 de la causa 13, agregado
en los legajos 119 y 28, dice haber visto a un muchacho Alegre, Gabi
Alegre. Luego en su declaración obrante a fs. 96/98 del leg. 119 dijo:
“que pudo reconocer a “Gabi” Alegre, a quien conocía por haber vivido
en Martín Coronado, además en un momento de su cautiverio compartíó
el tubo con Alegre”. En su Conadep también lo nombra haciendo
referencia a que Gabi era su sobrenombre. Estuvieron 15 ó 20 días en ese
tubo hasta que se produjo un gran traslado que prácticamente vació el
campo. José Alberto Saavedra en su Conadep dijo haberlo visto en el
Banco: “el gaby Alegre que estaba tirado en el pasillo y luego lo ve en
uno de los tubos, el número 3”. Tambien lo mencionó a fs. 1003/4 del
legajo 119, menciona que lo conocía previamente. Julio Lareu en su
legajo Conadep, mencionó haber visto en el Banco y en el Olimpo a
Gaby Alegre (cfr. actas de la causa 13/84, Legajos nros. 119 y 28).
Escuhó cómo lo torturaban. Que supo quien era porque el mismo se lo
dijo. De sus tormentos dijo además a fs. 198 y ssgts. Del legajo 122 había
sido torturado y su estado era muy malo, al punto que no podía girar
sobre su propio cuerpo.

      Por otra parte en el Conadep de Cid de la Paz y Oscar Gonzalez a
fs. 51 menciona que Gaby Alegre estuvo en el Banco y el Olimpo desde
mayo del 78 hasta que fue trasladado en octubre del 78.

      La documental analizada es el Legajo de prueba nro. 28 de la causa
450. De esta forma se tiene por acreditado su secuestro, y cautiverio bajo
tormentos en el Banco y el Olimpo desde mayo de 1978 hasta su traslado
final en octubre del 78.




      124 y 125. Carlos Gustavo Mazuelo y Elena Mirta Cario de




                                 230
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Mazuelo (hechos 126 y 127).

      Elena contó ante esta audiencia como fue el secuestro de ambos.
Eran de San Juan pero estaban viviendo en Buenos Aires. Ella trabajaba
en una peluquería y al llegar a su casa de Olivera 1236, en Avellaneda el
sábado 1 de julio del 78 a las 10 de la noche, estaba ocupada por gente
con armas, la casa toda revuelta. Los llevaron a Carlos y a ella en una
ambulancia y un Dodge 1500, con los ojos vendados, al Banco.

      Eran P 25 y P-26. Los separaron y los dejaron tirados en el piso,
hasta que a los 2 días los llevan a hacer una declaración, allí los golpean.
A ella le dan una trompada en el estómago que la desmayó. Luego la
llevaron a la sala de torturas donde estaba Carlos tendido en una mesa.
La suben encima de el y comienzan a picanearlos juntos (el conocido
sanguchito). Despues los llevan a un tubo, asi transcurrieron los días
vendados, juntos hasta que a Elena la liberaron. Estando allí, una noche
los vuelven a sacar para golpearlos. Pudo percibir que allí habia mucha
gente secuestrada. Estaban todos lo tubos ocupados. Vio gente muy
golpeada y también un señor mayor que murió por la tortura. Y una chica
rubiecita con todo el cuerpo quemado por la tortura, la vio cuando fueron
a bañarse. Tambien vio otros compañeros de militancia del OCPO, como
Oscar Balmaceda y Miguel Angel Porta, que militaban en Córdoba.

      Elena supo que estuvo en el Banco. Tiempo después se juntó con
Susana Caride quien le dijo que a Gustavo lo trasladaron el 6 de
diciembre, junto con Balmaceda y Puerta. Desde el Olimpo. Hubo otro
compañero secuestrado también, Pedro Moreno, quien le dijo que en
agosto hubo un traspaso del Banco al Olimpo.

      Elena fue liberada el 18 de julio. Los imputados le dijeron que




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    231
borrara esos 18 dias, que no haga nada. Se despidió por última vez de
Gustavo, Elena lo recordó como una persona muy alegre, muy
comprometida, con muchas ganas de cambiar la situación social del país.
Tenía 29 ó 30 años. Trabajaba en una fábrica metalúrgica. Le decían
Juancho. Cuando salió en libertad comenzó los tramites para la
liberación de su marido, Habeas Corpus, Ministerio del Interior.

      A Juancho lo vieron en ambos centros clandestinos además Isabel
Fernandez Blanco dicho: Juancho, era sanjuanino, habia caído en el
Banco tambien. Ayudóo a Cacho Acosta que habia organizado una
bibiloteca, con los libros robados de nuestras casas, Juancho tmabien fue
trasladado., Enrique Ghezan: era un compañero sanjuaninio, habia
formado parte del PC, habia sido seminarista, estuvo secuestrado con
nosotros, en el Banco, y en el Olimpo y fue trasladado el 6 dic. Elsa
Lombardo dijo: Juancho, nos llevaba al baño, y que por haber llevado
al baño a una persona sin autorización, fue brutalmente torturado y
desfigurado.

      La documental incoporada a la causa legajo de prueba nro. 143 de
la causa nro. 450, legajos Conadep nro. 1908 y 1909.

      Con todos estos elementos tenemos por probado el secuestro y
cautiverio bajo tormentos en el Banco de Elena Cario desde el 1 al 18 de
julio. Asimismo se tiene probado el secuestro, cautiverio bajo tormentos
en el Banco y el Olimpo de Carlos Mazuelo desde el 1 de julio hasta su
traslado el 6 de diciembre.




      126. Mabel Verónica Maero (hecho 128).

      Militante del OCPO. Gustavo Demiryi contó ante esta audiencia
que había sido pareja de Mabel en 1978, con quien convivio hasta el 10
de julio de 1978, fecha de su desaparición.

      Mabel era de Cordoba, tenía 23 años era estudiante de bioquímica,



                                  232
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Debido a su actividad estudiantil en el Centro de Estudiantes de la
ciudad, tuvo que abandonar Córdoba pro miedo a represalia. Varios
compañeros habian sido secuestrados, ella tuvo un allanamiento en la
casa. Vino a Bs. As. Eran tiempos de mucha incertidumbre, el propio
Demiryi había vivido la misma persecución en Santa Fe. En Buenos
Aires Mabel trabajaba como empleada administrativa. Ese día tenia que
encontrarse con Franklin Goizueta, un amigo de ambos. Gustavo la
esperó hasta la noche, Mabel no llegó, Mabel no volvió nunca. Había
sido secuestrada y finalmente trasladada a su destino final. Su cuerpo está
DESAPARECIDO.

      Luego de la espera y por temor por su propia vida Gustavo debió
irse del país. Los amigos le avisaron a la familia de Mabel en Córdoba.
Andres y Verónica comenzaron el recorrido habitual de habeas corpus,
las entrevistas con militares, autoridades Iglesia. Por su parte Gustavo
movia cielo y tierra en Francia con las organizaciones Internacionales.
Hasta que    fines del 79, Amnesty International publica uno de los
primeros testimonios de sobevivientes de CCD. Según esto Mabel había
estado cautiva en el Banco y el Olimpo, los dos centros de detención
ilegal. Se entrevistó con Cid de la Paz en            Holanda, y previo
reconocimiento fotográfico le confirmó que habia compartido cautiverio
con Mabel. Era la primera noticia de alguien que la hubiese visto. Luego
se confirmaron por otros sobrevivientes como Susana Caride y Julio
Lareu. Todos hablaban de un traslado del Olimpo de diciembre.

      Julio Lareu dijo haberla visto en ambos, como tambien dijo que
fue a visitar a Córdoba a su familia para darle información sobre Mabel.
Y también mencionó el traslado del 6 de diciembre en el cual los
imputados llevaron a Maero. Susana Caride, hizo referencia que en su




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   233
declaración del año 85 tenia mas presente las circunstancias y el recuerdo
físico de Mabel. Pero sí la recordó en ambos centros clandestinos.

      Su hermano Daniel nos habló de la persecuión que habia sufrido
Mabel en Cordoba, a raiz de sus actividades estudiantiles. En el año 77
un grupo armado de la policia entro a las 3 de la mañana a su casa,
golpearon a su padre revisaron violentamente toda la casa y preguntaban
por su hermana. Ya habían desaparecido algunos compañeros de Mabel.
Ella le dijo que tenía miedo. Se fue a Rosario y luego a Buenos Aires.
Donde la vieron por última vez sus padres a principios del 78. En julio de
78 se enteró que su hermana habia sido secuestrada. Luego la familia
recibe la visita de Julio Lareu, a fines del 78 o principios del 79, quien les
contó que habia estado secuestrado en el Banco y el Olimpo y que Mabel
compartió su cautiverio (Lareu). Y por Gustavo Demiryi pudieron
reconstruir el momento previo al secuestro, la cita con Goizueta en
Primera Junta. La familia presentó habeas corpus,             con resultado
negativo.

      Daniel recordó a su hermana como una persona con una marcada
conciencia social.

      Isabel Fernandez Blanco, dijo que pudo hablar con Mabel en el
Olimpo, que era del OCPO, que estaba con el pelado Goizueta y con
Cristina Perez, y que todos fueron trasladados el 6 de diciembre. Enrique
Ghezan tambien tuvo contacto en el Olimpo y dijo: Pertenecía al
OPCO, era un grupo de Rosario, era Mabel MAero de sobrenombre
Cristina, Mati otra chica, junto con el pelado Pedro o Pelado. Mabel era
Cordobesa. Mati y el pelado venían de Rosario. Daniel Merialdo
tamibien vio a Mabel, recordó que habia caído con otra chica. Que era
cordobeza, rubiecita. Mario Villani también la vio en ambos centros.

      Su caso se probó en la causa 13/84, caso nro. 317. Las
constancias documentales obran en el legajo de prueba 141.

      Así damos por probado el secuestro y mantenimiento en



                                   234
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



cautiverio bajo tormentos en el Banco y el Olimpo desde el 10
de julio de 1978, habiendo sido trasladada en el final del
Olimpo.




      127. Franklin Lucio Goizueta (hecho 132).

      Le decían Pelado, tambien pertecenecia al Ocpo. Venía de Rosario,
donde habia conocido a Gustavo Demiryi, quien nos hablo de él. El 10 de
julio de 1978 tenía que encontrarse con Mabel en un bar de Primer Junta.
Fue alli donde secuestraron a ambos y probablemente una tercera persona
de nombre Cristina Perez, ya que los sobrevivientes las mencionan como
que habian caído todos juntos. Al igual que Mabel, lo tuvieron en
cautiverio bajo tormentos en el Banco y en el Olimpo, al igual que Mabel
fue trasladado el 6 de diciembre hacia un vuelo de la muerte. Goizueta
PERMANECE DESAPARECIDO.

      Raquel Marchetti, fue su compañera. Se habian conocido en los 60.
Franklin trabajaba en un periodico, militaba gremialmente, estudiaba
derecho y tambien tenia militancia en las organizaciones sociales de la
universidad. Fue amenazado por la AAA. En ese entonces algunos
compañeros habia sido asesinados por esta banda y debieron refugiarse
en Buenos Aires. Goizueta aquí trabajaba como fotografo independiente
para una revista. En esas circunstancias nació su hijo Manuel. Ella con su
hijo se fueron a vivir al interior. En las vacaciones de julio del 78 habian
quedado en encontrarse. Pero al cabo de 2 dias de espera recibió la
noticia de que Yogi (así le decían) habia sido secuestrado. Salió con su
cuñado a buscarlo, pero nunca lo encontraron.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    235
      Por su parte su hermano Jorge Goizueta contó como con Raquel y
Manuel sobre los hombros vinieron a Buenos Aires, sin recursos a buscar
a yogi, sin tener noticias. Luego se enteró por Lareu que compartió
cautiverio con él, y que habia sido secuestrado junto a una chica de
nombre Mabel Maero y que en diciembre del 78 fue trasladado.

      Yoyi tenía 35 años y Manuel un año y dos meses cuando le
arrebataron a su padre. Manuel hoy vive en Mexico como consecuencia
del exilio de su madre. Cuando volvio a la Argentina intentando
reconstruir su historia, supo quien fue su padre, sus ilusiones, el país
que queria, le hablaron de su militancia social, de su oposición a la
dictadura. Que estudiaba derecho, cine, que era fotógrafo.

      Los sobrevivientes que dieron cuenta de su presencia en ambos
centros clandestinos fueron Julio Lareu, y tanto Isabel Fernandez
Blanco como Ghezan tambien como mencionamos respecto de Maero,
hicieron referencia a la presencia del Pelado Goizueta, que era del
OCPO.

      En el legajo conadep que se incorporó por lectura obra una
denuncia efectuada por su hermano Jorge ante la APDH de Rosario. Dice
que se enteró de lo sucedido con su hermano por una sobreviviente Ana
Maria Moreyra, quien no pudo ser habida para que preste declaración
en este juicio. Moreyra dio su testimonio en México y allí dijo que
Goizueta estaba en la celda frente a la suya en el centro clandestino de
Ezeiza. Que es el Banco.

      De la docuemental valoramos: el expte. 3063, el Conadep nro.
6941. Así se tiene por probado el secuestro producido el 10 de julio del
78, su permanencia en cautiverio bajo tormentos en Banco y Olimpo y su
posterior traslado con destino final.




      128. Abel Mateu Gallardo (hecho 131).




                                   236
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Le decían Willy o Billy. Trabajaba en Alpargatas, era delegado
sindical. Su hermano Gabriel dio su testimonio. Dijo que Abel fue
secuestrado el 1 de julio 78, él tenía una cita con compañeros de la
organización donde ambos militaban. A la mañana del dia siguiente, su
esposa le dijo que no habia ido a dormir. Gabriel fue al lugar de la cita
para tratar de informarse sobre lo que podía haber pasado. Fueron a las
comisarias, los hospitales. Su madre recorrió los tribunales.

      Habían tenido militancia estudiantil y luego militaban contra la
Dictadura de Onganía. En el GOR (Grupo Obrero Revolucionario). El
propio Gabriel fue perseguido y tuvo que exiliarse. Y desde el exterior
efectuo denuncias para que aparezca su hermano. Su madre continuaba
con los infructuosos y fatigados trámites en el país.

      El primer dato que tiene de Billy es a traves del informe de Cid de
la Paz. Se encontró en España con Cid de la Paz quien le dio la
descripción física de su hermano y asi supo que efectivamente el joven
del que hablaba era su hermano. Le contó que en el centro clandestino
jugaba ajedrez. Y que tenía el pelo blanco. Esto es interesante porque
Billy tenía el pelo con mota. El terror lo había encanecido. Cid de la Paz
lo vio en el Olimpo y supo que fue trasladado el 6 de diciembre.

      Cuando Gabriel regresó al país se conecto con sobrevivientes que
le fueron contando sobre Billy: Cerruti, Lareu, Caride, Paladino. Por
ellos pudo reconstruir los ultimos momentos de su hermano sacrificado
por el terrorismo de estado. Y lo confirmó por las descripciones que le
dieron no solo la física (salvo el pelo blanco), sino su forma de ser,
calida, el juego de ajedrez.

      Supo que lo vieron en el Banco y en el Olimpo. Lo secuestraron el




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    237
1 de julio del 78. Tenía 23 años. Supo que el 26 de octubre del 76 llamó a
su esposa preguntando si había nacido su hija. Su hija Natalia tuvo que
crecer con esa ausencia que tiene una forma tan particular de nombrarse:
desparecido. Su padre Abel está desaparecido. La familia quedó
desintegrada, esos padres luchando y enfermandose por haber perdido a
sus hijos, uno definitivamente, otro exiliado.

      Supuestamente el día de la desaparición Abel había ido a esa cita
en Avellaneda, cerca del puente Pueyrredon a repartir volantes. Asi cayó.

      Varios sobrevivientes mencionaron a Billy en los centros
clandestinos. Isabel Cerruti recordó a Billy como Mateu, el hermano de
Gabriel Mateu, y lo vio en el Olimpo. Susana Caride por su parte dijo:
“Billy es Mateu, despues de mucho tiempo me entere que era Mateu,
Billy era un chico joven, estaba en un tubo cerca nuestro, un chico
realmente joven”. Isabel Fernandez Blanco lo mencionó a Billy como
uno de los trasladados del 6 de diciembre. Enrique Ghezan dijo: Billy
Pertenecía al grupo de los troscos, eran este grupo de 18 o 20, que
estaban junto tambien los Peña, trasladados el 6 dic., Con ese grupo tuve
contacto en el Banco, estabamos en el mismo sector, después en el
Olimpo ellos estaban en el sector uno, y nosotros en el sector 2, supe que
fueron trasladados el 6 dic. Julio Lareu lo mencionó en su legajo
Conadep, incorporado por lectura, como Willie, que era muy
jovencito.

      Dentro de la prueba documental que avala este caso debemos citar
legajo nro. 555 expediente nro. 12.871 expediente 12.984 el legajo SDH
nro. 707.

      Con todas estas constancias tenemos por probado que Abel Mateu
Gallardo fue secuestrado y estuvo en cautiverio bajo tormentos en el
Banco y el Olimpo desde la fecha mencionada hasta su traslado final.




                                  238
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



        129. Norma Teresa Leto (hecho 135).

        El 25 de julio de 1978 la secuestraron de su domicilio de Emilio
Lamarca y Gaona, entre 21. 30 y 22.30 horas. Dijeron ser de la Policia
federal. Estaban armados, de civil, eran 8. Preguntaron por Santiago
Villanueva, su compañero. Revisaron toda la casa. Santiago no estaba, se
quedaron a esperarlo. Finalmente cuando llega lo espósan y vendan a los
ojos y los sacan por el pasillo del PH, mientras el resto de la patota se
llevaban los electrodomésticos, cámaras, juguetes de los chicos. A Norma
la vendan en la puerta y se la llevan en el piso de un auto y a Santiago en
otro.

        Primero los llevan a un lugar que no pudo identificar. La
interrogan. A Santiago lo llevaron a otra parte. Al tiempo traen a ese
lugar a Susana Caride, a quien conocía por ser la secretaria del abogado
que tenía la causa del hermano de Santiago. Los meten en un sótano,
donde había personas colgadas, ella sintió que algo la golpeaba y era un
cuerpo que estaba colgado. A la tarde del dia siguiente, otra vez en un
auto, con ojos vendados, los llevaron a otro lugar a los tre. Intento
preguntar si Santiago estaba, ahí recibo golpes. Alli, Escucho gritos,
que lo están golpeando a Santiago, despues Santiago le pudo contar que
lo habian golpeado un grupo de torturadores con cadenas y gomas.
Julian lo estaba interrogando. Ella permaneció toda una noche en el
piso, luego la llevaron a interrogar. Le preguntaban por militantes
estudiantiles. Ella estudiaba Psicologia “Me encierran en una celda, caía
agua dentro, habia un pedazo de esponja . Santiago era P 67 y yo P 69. A
la mañana habia como una guardia, había que levantarse y decir la letra
y el nro. Los gritos eran constantes ahí, el terror era constante. En
alguna oportunidad yendo al baño Santiago le pudo decir que lo habían




        UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
         DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   239
torturado con picana en los genitales, el estómago y la boca.

      Este lugar era el Banco, así lo reconoció posteriormente en la
Conadep. El 14 de agosto la liberan amenazándola con que no tenía que
decir nada porque se vengarían con Santiago. Quien la lleva en una
camioneta es el Turco Julian, con quien es obligada a tener una cita el 24
de agosto. Luego de su liberación supo que el Banco fue mudado a otro
centro llamado el Olimpo, a donde también fue Santiago, esto lo supo por
haber hablado con sobrevivientes del Olimpo.

      Recordó otros secuestrados. Uno de ellos era uno de los hermanos
Peña que le dio un teléfono para que avise a la familia, y otra era una
chica chilena, muy descompuesta, totalmente deteriorada.

      Su cautiverio en el Banco fue corroborado por Susana Caride
quien dijo: El ingreso al banco, fue en coche, tirada en el suelo, iba con
otras personas, que venían del lugar anterior, personas secuestradas, la
Sra Leto y Santiago Villanueva. Por Elsa Lombardo también, quien
mencionó que estaba con su compañero.

      De las constancias documentales evaluamos las declaraciones de
Norma Leto en la causa 13 a fs. 2301 y ssgts., la prestada el 4 /07 del 84,
y 4 de junio del 86. Como asimismo su legajo CONADEP 3764, donde
consta el reconocimiento del centro clandestino, y el legajo nro. 136 de
la causa nro. 450.

      Así damos por probado que Norma Teresa Leto fue secuestrada y
estuvo en cautiverio bajo tormentos en el Banco, en el período de
referencia.




      130. Susana Caride (hecho 137).

      Fue secuestrada de su domicilio de Fragata Sarmiento 551 el 26 de
julio de 1978. Entraron golpeando la casa donde estaban su madre y sus




                                  240
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



hijos, la encapuchan y se la llevan. Antes del Banco estuvo secuestrada
en una casa que no pudo identificar, luego en el piso de un auto donde
tambien estan Norma Leto y Santiago Villanueva, la llevan al Banco.

      En aquel primer lugar ya comienzan a torturarla. Y continuan en el
Banco, La picanean, la golpean con cadenas, tirandole agua con sal en las
heridas, y siguen golpeandola con cadenas hasta llevarla a una celda. La
torturaban pidiendole los datos del abogado Diaz Lestrem, del estudio de
Ventura Mayoral. Luego de horas de tortura y estando en un patio tirados
varios secuestrados, el Turco Julian la castigó con latigazos. Ella era P-68
y estuvo con los pies encadenados. El 16 de agosto junto con todos los
otros secuestrados la mudaron al Olimpo.

      Relató las condiciones infrahumanas del Banco, los colchones
sucios de orin, las celdas anegadas, los tormentos y las humillaciones a
que los imputados sometian a los compañeros. La saña de Julian con
Rebeca Sacolsky. Los gritos de terror de los torturados, los gritos de los
carceleros. Recordó que en una celda torturaron hasta matarlo a un
compañero que le decían el gordo. Dijo las torturas de gordo, los que
estuvimos en esa época, creo que ninguno nos vamos a olvidar de los
gritos de horror dolor, se sentian los golpes, todo, fue un espanto. Susana
dijo que estaba destruída, físicamente por las torturas y por todo lo que
estaba viviendo.

      En el Banco conoció a muchos compañeros de cautiverio: elsa
Lombardo, Guillermo Pages Larraya, Santiago Villanueva, los hermanos
Peña, Carreño Araya, Roberto Zaldarriaga, Irma Niesich, Lucia Tartaglia,
la Sra de Weis, Marcelo Weisc, tambien a Cacho Acosta. A Jorge
Toscano, a quien tambien verá en el Olimpo, al igual que Enrique




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    241
Ghezan, Isabel Fernandez Blanco.

      Al Olimpo lo nombró como un lugar nuevo, se caía el cemento y la
arenilla. Llegaron por la noche y los encerraron en celdas. Pero en este
lugar tuvieron mas oportunidad de verse con los compañeros y ver
tambien a los represores. Era mas amplio. Fueron dos camiones, vaciaron
el Banco. Iban engrillados unos a otros por las manos y los pies.

      Susana destacó en varios pasajes de su relato que sus condiciones
físicas eran tremendas. Esto pudo ser corroborado por los dichos de
Isabel Fernandez Blanco. Siempre, durante todo su cautiverio
permaneció tabicada, pero dijo como otros compañeros, que una se
acostumbraba a mirar a traves del tabique, por debajo de él y a
levantárselo a escondidas cuando se estaba seguro de no correr riesgos de
castigo.

      De la dinámica de este último centro hizo referencia a la gran pelea
entre los represores a raiz del botin obtenido a partir de los homicidios de
Revora y Fassano.

      Contó tambien que el 25 de octubre la llevaron a la ESMA, porque
supuestamente alli etaba secuestrado el Dr. Diaz Lestrem. Se refirió
también a las peleas organizadas por los imputados entre los
secuestrados. Hombres ymujeres debian pegarse hasta sangrar. Peleas de
todo vale, y si no lo hacían, los torturaban. En el medio de esa orgía de
violencia, colocaron la imagen de la virgen de Lujan, ante la cual los
imputados los hacían rezar, mientras en los quirofanos destrozaban gente
en la tortura.

      Recordó algunos de los compañeros del Olimpo, por ejemplo
Basile y su esposa Ada, y su mamá. A Billy, que luego se enteró que era
Mateu, Chiffo, Eduardo y Roberto, que servian la comida. Clemente, un
joven judio muy maltratado, a quien torturaban y basureaban porque era
ademas de judio bisco. Lo recordó como un muchacho de una ternura
increíble, supo que su apellido era Slavkin que fue trasladado al destino



                                  242
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



final. Estaba en el taller con Mario Villani. Los hermanos Peña, Carreño
Araya., Alfredo Giorgi; Susana Muñoz, a quien decían Cuca,
desaparecida. Recordó un joven que mataron en la tortura a quien decían
Tanca. Cacho Acosta de quien recordó la anécdota del sumario en el caso
Fassano. Claudia Pereyra Julia Zavala Rodirguez. Escucho el apellido
Scutari, los padres y los hermanos Scutari; Pascual, Tornay Nigro, la
Sra. Brull, que era ciega, Un compañero de apodo Serenata. El
matrimonio Forlenza, desaparecidos, el Turco y la Turca, Marta Vaccaro
y su esposo Deria, Poblete, Tito Zaldarriaga y la mujer, un chico de 15
años Daniel Retamar, Cetrángolo, Cali, Tito Ramirez,          Ana Pifaretti,
Julio Lareu, Celina Bendfield, Isabel Cerruti, Villanueva.

      Susana también hablo del tema de los traslados. Dijo que hubo
varios. El mas recordado por sus dimensiones fue el del 6 de diciembre.
Habia mucho nerviosismo en el pozo, y un gran movimiento. Iban
llamando a los compañeros por letra y nombre, los hacian formar,
muchos se creían que iban a una granja de recuperacion. Eso decían los
imputados. Se enteró que luego de un traslado un secuestrado a quien le
encargaron limpiar el camion al regreso contó, que           estaba lleno de
vómitos, excrementos, y habia ropa.

      A Susana la liberan el 23 de diciembre. Fue controlada por
Colores, por Juan Carlos Linares, por el Turco Julian. Iban a la casa, la
citaban en bares--- Ademas de encontrase en varias oportunidades con el
imputado Rolon proximo a su casa. Duró hasta llegar la democracia.

      Susana tuvo la entereza de superar este calvario, sin olvidar y con
la firme convicción de seguir adelante y de ser la voz de los compañeros
desapárecidos.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   243
      Su secuestro, y permanencia en cautiverio en al Banco y Olimpo
en el período referido se encuentra suficientemente acreditado con sus
propios dichos, avalados ademas por el testimonio de: Norma Leto, que
dijo haber estado secuestrada en el Banco y el lugar anterior con Caride,
a quien conocía previamente, Isabel Fernendez Blanco,           dijo que
Susana estaba muy dolorida que les mostró la espalda, tenia todas las
marcas de cadenzaos que le habian dado, Enrique Ghezan, Elsa
Lombardo compartió el tuvo con ella, Isabel Cerruti que estuvo en
Olimpo en la celda de al lado, Graciela Trotta,        Jorge Paladino,
Gilberto Rengel Ponce, Daniel Merialdo, Mario Villani, Ada
Marquat de Basile, Juan Agustin Guillen, Monica Brull.

      En el legjo Conadep 8153 de Cid de la Paz , dice que la vio desde
julio7agosto del 78, hasta diciembre del 78. En el Banco y el Olimpo.
Juan Carlos Guarino en su legajo SDH 3256. Le decían “La Negra”. La
vio en el banco y el Olimpo. Mario Villani en el listado anexo a su
testimonial dice lo mismo que Guarino.

      Dentro de las constancias documentales mencionaremos copias
declaraciónde la causa 13/84 a fs. 2077/2087, copia certificada del
testimonio brindado por Susana Leonor Caride el 3 de julio de 2005, en
las causas nro. 1056 y 1207 el legajo de prueba nro. 14 de la causa nro.
450, legajo Conadep nro. 4152.




      131. Rebeca Sacolsky (hecho 138).

      “Tita”. Fue secuestrada 26 de julio de 1978, en Marcos
Sastre 3887, su casa. Cautiva bajo tormentos primero en
“Banco” y luego en el “Olimpo”, desde donde fue liberada el
8 de noviembre de 1978. En ambos lugares fue sometida a
tormentos. En sus declaraciones que se incorporan como
prueba documental recordó que fue secuestrada por militares
de civil que revisaron su casa y la condujeron al centro



                                 244
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



“Banco ”, que se encontraba cerca de Ezeiza; que en el mes de
agosto fue llevada al “Olimpo” en un camión militar. Agregó
que sufrió    “torturas    aberrantes”, encontrándose        en   los
“tubos”, entablillada (cfr. fs. 30.483/5).

     Por su parte, en su declaración prestada ante el Tribunal
Oral Federal n° 5, en el marco del juicio llevado a cabo contra
Julio Héctor Simón, agregó que en el lugar le quitaron su
identidad y le impusieron P-63. Agregó que “me llevan entre
dos y de repente siento un puñetazo y me insultaron
diciendome judia mentirosa y me empezaron a dar golpes de
hacha en las costillas. Tuve la mala idea de decir «hijo mío
me duele muchísimo», a lo que me contestaron «j udía de
mierda mi madre es una santa y vos sos una turra»” . Luego
la llevaron al quirofano y sobre la mesa de metal la
picanearon en la cabeza, los pechos mientras le pedian
nombres.

     Fue liberada el día 8 de noviembre del 1978. Rebeca
tenía aproximadamente 50 años cuando fue secuestrada.

     El cautiverio de Tita Sacolsky en Banco y Olimpo en el
período referido fue narrado por varios sobrevivientes que
fueron testigos del maltrato sufrido por su condición de judía,
particularmente por parte del represor de gr an vocación nazi
como es Julio Simón. Isabel Cerruti, ya desde el Banco, dijo:
Recuerdo haber escuchado a Sacolsky, porque ahí conoci su voz, porque
tuve el enorme orgullo de conocerla personalmente, porque el Turco
Julian, se ensaño mucho con ella por su carácter de judía, la hacia




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                 245
gritar, yo soy delincuente económica, facturo 50% en blanco, y otro en
negro, y la hacia gritar de noche, a veces la hacia gritar el himno
argentino a viva voz, porque decían que los judíos no sabían el Hinmo.
Despues iba y le gritaba, le decía por culpa tuya los compañeros no
podian dormir. Ahí supe que era Tita, porque Julian gritaba, ahora Tita
va a cantar, despues la conoci en Olimpo”. Esto mismo lo recordaron
Isabel Fernandez Blanco y Enrique Ghezan. Isabel agregó: la vimos a
Tita paradita en el fonde de la celda, era agosto, ahcia muchísimo fior,
tembalba de frio, todo el piso mojado, tenia agua en la celda, muy
asustada, le habalmos y la empezamos a tranquilizar. Elsa Lombardo
tambien mencionó esta forma de hostigamiento, padecido por Rebeca.

      Susana Caride tambien hablo de Tita de quien supo luego que era
Rebeca Sacolsky y dijo: era judia, que Julian le hacia cantar el himno
nacional. Y Cantarle un tango Julian. La torturaba sistematicamente con
tortura psíquica, por su condición de judía. Como casi todos los que
tenian apellido judío, eran muy maltratados o torturados. Al igual que
Graciela Trotta quien tambien mencionó el ensañamiento de Julian con
esta compañera judía, que era mayor que la mayoria de los secuestrados.
Jorge Paladino la recordó del Olimpo.

      Juan Carlos Guarino en su SDH 3256 refiere el apodo “Tita”.
Que estuvo en Banco y Olimpo. Mario Villani, en su listado informa lo
mismo que Guarino. E hizo referencia en sus declaraciones al maltrato
sufrido por su condición de judía.

      Como prueba documental mencionaremos: expediente nro. 44.614
expediente nro. 41.142 copia certificada del testimonio brindado por
Rebeca Sacolsky en la audiencia de debate desarrollada en el marco de
las causas nro. 1056 y 1207.

      Con todos estos elementos tenemos por acreditado el secuestro y
mantenimiento en cautiverio bajo tormentos en Banco y Olimpo en el
periodo mencionado, de Rebeca Sacolsky.




                                     246
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación




      132. Isabel Teresa Cerruti (caso 133).

      A partir del golpe cívico militar Isabel y su compañero Ernesto
Wenner, comenzaron a vivir el terror. Estaban siendo perseguidos, pero a
partir del 76 las desapariciones de los compañeros eran        cotidianas.
Militantes montoneros. Ella en la JUP de la Facultad de Psicología y
Ernesto en la JUP en Derecho. Eligieron quedarse en el país donde
estaban sus afectos, sus proyectos, su militancia. A fines del 76 Isabel
quedó embarazada y el 10 de enero secuestraron a Ernesto, hoy
desaparecido. Ella fue cuidada por compañeros de militancia como
Eduardo De Pedro y Lucia Revora, viviendo clandestinamente en casas
de otros compañeros, casa que eran continuamente allanadas.

      El 23 de agosto del 77 nació Norberto. El sábado 22 de julio del
78 en Córdoba y Jean Jaures, la secuestro una patota de 10 personas que
quisieron, sin lograrlo, arrancarle a Norberto de sus brazos. Isabel pensó
que era el fin de su vida.

      La llevaron al Banco con su hijo, la golpearon, la desnudaron y le
sacaron a su hijo. Luego vino la sesión de tortura, la física con picana.
Cuando el cuerpo empieza a sentir tantas cosas uno se siente morir.
Cuando se siente el olor de la propia carne quemada. Se esta ante una
situación que no tiene límites, con el cuerpo inerme ante otro ser humano
que esta produciendo ese dolor este sufrimiento ilimitado. Eso acentúa la
tortura. La perplejidad, la imposibilidad de nombrarlo, de entenderlo. l
“la persona que estaba torturando, no estaba loco, ni desquiciado, ni
enojado, estaba trabajando, regulando tiempos intensidades, en pos de
un resultado…la obtención de información , el ablande. La misma




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   247
función tenían los golpes, quebrar… vencer todas las resistencias,
transformar al sujeto en una cosa maleable.

      Solo un aspecto del tormento que comienza en realidad en el
momento del secuestro, desde ese inicial estado de absoluta indefensión,
la incertidumbre. El secuestrado intenta entender, situarse, seguir siendo
una persona. Isabel fue para los torturadores P-54. Estas defensas son
abatidas a cada minuto por los represores con su extrema violencia,
durante todos los días del cautiverio, incluso luego de la liberación. El
temor permanece en la memoria de las sensaciones mas elementales.

      Después de la picana, la llevaron a una celda incomunicada. Isabel
escuchaba llorar a su hijo. Ella lloraba también, temía por Norberto, por
su hijo, a quien finalmente entregaron a sus abuelos maternos. En algunas
oportunidades los imputados la llevaron a la casa de su madre y le
hicieron llamar por teléfono.

      Alli en el Banco, primer centro clandestino, escuchó los gritos de
Enrique Ghezan mientras Julian le pegaba cadenazos. En otro momento
le llevaron a la celda a una persona con la cara completamente negra de
golpes, era Isabel Fernandez Blanco, se abrazaron. Estar con alguien era
como una victoria en medio de la muerte. En Banco también vio a Elena
Guarino, secuestrada de antes a quien hacían hacer trabajo esclavo,
también a Juan Carlos Guarino, allí conoció a Rebeca Sacolsky.

      El 16 de agosto, fue llevada al Olimpo, con todos los secuestrados
del Banco. Llevaron todo, incluso hasta las mesas de tortura, los muebles,
fueron todos los represores también. Ella fue en el segundo camión,
engrillada junto al ratón Laurenzano. Isabel por el miedo se desmayaba.
Los compañeros no sabían adonde serían llevados, el pánico era
generalizado. Con relación a la percepción que tenían del Banco el
Olimpo le pareció un lugar mas grande, con olor a cal. La pusieron en
una celda de incomunicados, luego la llevan a la población, que eran las
hileras de celdas enfrentadas. Alli se reencontró con Fernandez blanco,




                                 248
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Ghezan, en la celda de al lado estaba Susana Caride, estaba Claudia
Pereyra, Jorge Taglioni, Graciela Trotta, Cuca Muñoz, Horacio Sellan,
Santiago Villanueva, que fue llevado en el traslado del 6 de diciembre.
Traslado al que recordó como el mas grande, Hubo otros pero ese fue
muy significativo, porque casi se vacio el Olimpo.Santiago Villanueva,
Cristina Carreño, los hermanos Peña, Helio Serra, el matrimonio
Forlenza.

      Del Olimpo recordó a Jose Poblete, en silla de ruedas. A chiffo,
que estaba en la cocina, a Daniel Merialdo, Mario Villani, Julio Lareu,
Goizueta, Cacho Acosta, Maria del Carmen Jurkiewicz, con su hija
Cristina que a su vez estaba con su bebé, Celina Bendfield, que era su
suegra y tuvo un infarto durante su tortura. Tito Zaldarriaga, Irma
Niesich, Ines Pifaretti, Gustavo Weiz y su mujer, Mariano Pages Larraya,
el matrimonio Troitero, Dario Cetrángolo, el Viejo Ramirez, Lucia
Tartaglia, embarazada , Marta vaccaro, también embarazada, Julia Zabala
Rodriguez, Cali, a quien conocía de antes. Daniel Retamar, a Elsa
Lombardo. Abel Mateu.

      Recordó que de pronto en octubre el pozo se superpobló y a su
celda llevaron a Cristina Carreño, que estaba destrozada por la tortura,
que había enloquecido, pedía por su mamá y se le durmió en brazos. Del
Olimpo recordó además de situación traumática de los traslados, lo
vivido por todos los secuestrados durante las guardias mas duras, como la
de Quintana, en que hacia el orden cerrado por un tiempo interminable y
las peleas entre compañeros hasta el desmayo, y si los compañeros no
peleaban fuerte los imputados les pagaban a su vez. Isabel luego a
algunas de esas peleas vio much sangre en las paredes. En una de esas
hizo pelear a Gertrudis Poblete con otra compañera y se sentía todo.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   249
      Y otra situación que la definió como perversa, también contada por
otros sobrevivientes fue la cena de noche buena, cuando les abrieron las
celdas, los hicieron cantar, les dieron de comer, habían incluso armado un
arbolito. Pero luego de esto cerraron las celdas y eligieron a 3 o 4
compañeros y los llevaron al quirófano a torturarlos.

      A mediados de enero quedaban 30 personas en el Olimpo, entre 10
y 15 de los compañeros que estaban bajo el GT2 son arengados por
Miguel, diciéndoles que los iban a liberar. La liberan junto con su suegra
Celina Benfield, con Graciela Trotta y con Jorge Taglione. El 26 de
enero del 79.

      Como todos los compañeros bajo el control del imputado Del Pino,
fueron controlados, vigilados, amenazados hasta el año 83. El contacto
era el mayor Peña, Tenian que hacer lo que ellos les ordenaban, por
ejemplo entrar a estudiar en la facultad del Salvador para marcar gente de
izquierda. A lo que ella se negó.

      Como a todos, su vida cambio definitivamente después de este
embate genocida al que pudo sobrevivir. La acompaña el dolor de su
compañero desaparecido y de tantos otros compañeros con quienes habia
soñado un país mejor. Ese dolor le impidió retomar su carrera, y truncó
su proyecto de vida. Isabel tenia 22 años.

      Ella que pudo interpetar lo vivido dentro del pozo nos dió su
lectura: que era una metodología minuciosa, copiada de otros
antecedentes. La despersonalización, la cosificación, la reducción a la
esclavitud, al poder absoluto del represor.

      De su secuestro, además de su propio testimonio dio cuenta los
dichos de su madre Teresa y su hermano Julio. Su madre contó que al
enterarse de su desaparición salió a buscarla por las comisarías, contó
tambein el momento en que tres represores la llevaron a su casa y que
Isabel tenia la cara negra por los golpes y el pelo mojado y muy sucio,
los zapatos embarrados.. Y los represores le dijeron que no “levante la



                                    250
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                  Procuración General de la Nación



perdiz, porque si no no volvería a ver a su hija”, que hubo otra visita mas.
Teresa contó que le entregaron a Norberto, que habia sido previametne
secuestrado con su madre.

       De esto último también dio cuento Julio, que en ese momento tenía
19 años. El nos dijo que el 22 de julio del 78 a eso de las 8 de la noche,
dos personas le entregaron a su sobrino. Luego vio a su hermana en una
de las visitas.

       Del cautiverio y sus condiciones también dieron cuenta: Isabel
Fernandez Blanco, Enrique Ghezan, Graciela Trotta, Jorge Taglioni,
Susana Caride, Elsa Lombardo, Jorge Paladino, Juan Guillen. Juan
Carlos Guarino en su legajo SDH 3256 dice que le decían “Mori”. La
vio desde julio del 78 hasta enero del 79. La vio en banco y Olimpo.
Mario Villani en su listado refiere lo mismo que Guarino.

       Como prueba documental contamos con las constancias del legajo
de prueba nro. 23 de la causa nro., copia certificada del testimonio
brindado por Teresa Isabel Cerruti el 12 de julio de 2005, en la audiencia
de debate desarrollada en el marco de las causas nro. 1056 y 1207,
Legajo Conadep nro. 5848. Además se probó como caso 319 en causa 13.

       Con todos estos elementos damos por acreditado el secuestro y
cautiverio bajo tormentos en el Banco y el Olimpo durante el período
referido.




       133. Graciela Trotta (hecho 141).

       En los 70 estudiaba psicología en Mar el Palta, donde vivía.




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    251
Trabajaba en el centro de estudiantes de la JUP, picando esténciles. Era
Peronista. Y los sábados y domingos iban con los compañeros a hacer
trabajos en las Villa, iban a alfabetizar. Ese era su trabajo militante.
Producido el golpe comenzó a ser perseguida por el Estado terrorista.
Estaba embarazada. Sus padres tambien fueron acosados buscándola a
ella. Se fue de Mar del Plata y vino a Buenos Aires.

      La secuestran el 28 de julio de 1978 en una cita con su amiga
Lala, que era la responsable de la JUP Mar del Plata, en una confitería de
la Avda. Caning. Lala estaba previamente secuestrada. Fue una celada. Le
taparon los ojos, la metieron en un Falcon. Tito, Paco, Colores, y Cacho.
La llevaron al Banco (esto lo supo despues, claro). Se escuchaban ruidos
de autos y aviones, tambien una guitarra, y gritos muchos gritos. Tenía
los dedos entumecidos por la presión de las esposas. La tiraron arriba de
una mesa y comenzaron a interrogarla sobre su marido: Jorge Taglioni, y
su hijo. Graciela por el terror que crecía, no podía controlar esfínteres,
mientras los imputados se reían mucho. Recien empezaba a conocer la
dimensión a la que podía llegar la crueldad de los imputados. Mientras
estos le pegaban Graciela rezaba padres nuestros.

      Luego de ese interrogatorio la llevaron en un auto a Lomas del
Mirador, a “pescar” a su marido Jorge. Así fue como lo secuestraron a él,
quien estaba con el hijito de ambos. El bebé quedó con una vecina y
luego sus padres se lo llevaron a Mar del Plata. De la casa se apropiaron
de todo lo que podían, desde la heladera hasta la maquina de coser.

      Volvieron al Banco la metieron en un tubo, ella estaba de tres
meses y tenía muchisimo frío, y miedo, estaba encapuchada y engrillada,
tenía muchas ganas de ir al baño, pero el terror le impedía pedir, por eso
hacia sus necesidades debajo de un pedazo de goma espuma. Estuvieron
mucho tiempo sin bañarse. Graciela dijo que ahí adentro el tiempo es
eterno, se escuchaba secuestrados gritando, voces de mando y risas de los
imputados, música y de pronto golpes y de pronto el silencio. Y el olor,
mucho olor a adrenalina, mucho olor a mugre. Ella estuvo en el sector de



                                 252
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



incomunicados. Era P-69.

      Los compañeros que mencionó Graciela: Lucía Tartaglia, la chica
chilena con la que se habian ensañado mucho en la tortura. Un chico
asmático que estaba con los padres y el papa de desesperación se
golpeaba la cabeza contra la pared.

      Había otros compañeros, que están en libertad, Susana Caride,
Ghezan, Lili, Chabela. Mencionó el paso del Banco al Olimpo en los
camiones, una noche, grillo con grillo. Ella pensaba todo el tiempo que
los iban a matar. La gente se orinaba encima. Cuando llegaron al lugar
ella preguntó y le dijeron que estaba en el Olimpo, el lugar de los dioses.

      El embarazo cursado en esa condiciones aberrantes se sumo a su
tormento, tenía perdidas, y debía permanecer mucho tiempo en
enfermería. Como ésta quedaba al lado del quirófano conoció a los
represores, escuchaba sus sobrenombres. Como tambien los nombres de
los compañeros que los decían para que quien saliera en libertad pudieron
dar noticias a las familias. En la enfermería del Olimpo vio compañeros
que habian sufrido terriblemente, como Jorge Lewi, Juancito, secuestrado
en octubre y salvajemente torturado. Y que estaba secuestrado con su
mujer. A Cali, que tenia un problema en una pierna. Tambien Pequi, la
esposa de Tito Zaldarriaga, que estaba embarazada. En octubre habian
secuestrado a otro grupo de compañeros dentro de quienes estaban Julia
Zabala Rodriguez, que tenia muchos hijos, Marisa Jurkiewicz.

      Nombró a los secuestrados que fueron obligados a hacer trabajo
esclavo y formaba parte del Consejo. Tito Villani, Clemente, que eran
electronicos. Pascual que servía la comidal, un señor de 35 años.
Mariano Pages Larraya, Chiffo y el Negro, que estan desaparecidos. En




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                      253
la enfermería trabajaban Victor, Ana Maria Piffaretti, que tambien esta
desaparecida. Mario Toscano, tambien desaparecido. Susana y Gustavo
Weis.

        Había un grupo de compañeros lisiados: Cortito, su esposa y su
hija. Monica Brull. Tambien una compañera judía, que le decían Tita y
despertaba el odio de los imputados que se autoproclamaban nazis.

        Recordó a Isidoro y Jesus Peña. Desaparecidos. Marta Vaccaro,
embarazada y su marido Deria. Desaparecidos. Por supuesto mencionó a
Jorge Taglioni, su marido, a Quique Ghezan, que lo conocía de Mar del
Plata. A Elsa Lombardo, a Celina Bendfield, a Isabel Cerruti.

        De su cautiverio en Olimpo recordó un gran traslado, de muchos
compañeros que pensaban que serían liberados, pero a quienes les hacian
dejar sus ropas por lo que se dio cuenta que el destino no era la libertad.
Luego ellos eran obligados a usar esas ropas y sentían que estaban
usando la ropa de compañeros que habian matado. Eso fue a principios
de diciembre.

        El 26 de enero del 78 Graciela comenzó con los trabajos de parto.
En medio de esa circunstancia mientras ella gritaba de dolor contó que el
represor apodado Nito le sacó una foto con una polaroid y se la quedó.
De alli la llevaron a la maternidad Sarda donde nacio su hijo y luego la
dejaron en libertad.

        Como en otros casos, esa libertad no fue tal, porque Colores y el
Turco la llamaban por teléfono, y un tal mayor Peña los visitaban para
controlarlos e intimidarlos y a pedirles que se infiltraron en algunos
partidos politicos para delatar gene. Y esto se prolongó por 2 años.

        Ademas de sus propios dichos dan cuenta de su padecimiento, los
dichos de Jorge Taglioni, Enrique Ghezan e Isabel Fernandez Blanco,
quien sintieron la voz de Graciela en el Banco y luego en el Olimpo
supieron que la liberaron el 26 de enero cuando estaba a punto de dar a




                                  254
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



luz, Mónica Brull, Juan Guillen, Hector Retamar, Prospero Barret
Viedma. Juan Carlos Guarino en su legajo SDH 3256 dice que le
decían “Pato”, la vio en el Banco y el Olimpo. Mario Villani, mismo
apodo la vio en el Banco y el Olimpo.

      Dentro de la prueba documental valoramos las constancias de la
causa nro. 162”, causa nro. 44.791 copia certificada de la declaración
testimonial prestada en el marco de la causa nro. 13/84 a fs. 1935/1956.,
copia certificada del testimonio brindado por Graciela Irma Trotta el 12
de julio del 2005 en la de las causas nro. 1056 y 1207 del registro de ese
Tribunal, seguidas a Julio Héctor Simón., legajo Conadep nro. 6068. Se
probó como caso 325 en causa 13.

      De esta forma tenemos por acreditado que Graciela Irma Trotta fue
secuestrada y permanecio en cautiverio bajo tormentos en el banco y el
Olimpo durante el período referido.




      134. Jorge Augusto Taglioni (hecho 136).

      Le decían “Chala”. Lo secuestraron horas mas tarde que su esposa
Trotta el 28 de julio de 1978 en Villegas 788. Eran la 10 de noche. La
patota dijo estaba al mando de Paco, tal como este represor se presentó. A
su secuestro habian llevado a su esposa ya secuestrada, quien en un
momento le pudo contar que la habian secuestrado a las 4 de la tarde.
Dejaron a su hijo con un vecino y vaciaron la casa.

      Lo tabicaron lo llevaron al Banco, donde al entrar escucho gritos,
mezclados con canciones. Muchos represores comenzaron a interrogarlo
y ante sus negativas llevan ante su presencia a Lala Ciochini, la




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   255
responsable de la JUP Mar del Plata, que estaba secuestrada previamente.
Porque Jorge militaba tambien en la JUP de Mar del Plata. Era y es actor
y contó como habia sido diezmado el grupo de actores de la ciudad.
Razon por la que se vinieron a Capital. Lo llevaron a la picana. Y luego a
que escriba la historia de su vida. Los ponen juntos con Graciela en un
tubo, con cadenas. Contó que en ese momento Graciela sufrió su primera
perdida.

      El lugar estaba atestado de secuestrados. Era una vorágine, de
gritos de dolor, música, y mas gritos. Alli conoció a Tito el asmático, que
estaba detenido junto con sus padres. Habia compañeros destabicados
que servían la comida. Eran del Consejo y que hacían trabajo esclavo.
Estaban Marcelo Weiz y la mujer, el Tano,. Cid de la La Paz, Pages
Larraya, Lucia Tartaglia,. Ines Pifaretti, Chiffo, Toscano. De los
compañeros del banco mencionó también a Quique Ghezan y su esposa,
Isabel Cerrutti, la monja, que es Elsa Lombardo, quienes continúaran en
Olimpo. En un momento que los llevaron a bañar, pudieron verse en unos
espejitos. Jorge dijo que parecían espertentos. El que pesaba 70 kilos,
paso a pesar 50.

      Contó el paso del Banco a lo que después supieron fue el Olimpo.
Iban engrillados en camiones, hacinados como vacas. Eran como 20 en el
camión. A Graciela la llevaron a la enfermería porque tenía pérdidas.

      El tormento continuó en el Olimpo, Jorge contó que en una
oportunidad cuando le quiso dar aliento a un compañero que habia sido
tremendamente golpeado, él recibió su propio castigo, lo llevaron a otro
lugar a pan y agua, engrillado y desnudo. Contó que Chifo un compañero
que arrojaron al mar, le llevó un poco de leche. Recordó por ejemplo las
tremendas guardias de Alacran, en las que los imputados tiraban vasos de
vidrio al piso y los obligaban a hacer cuerpo a tierra sobre ellos. O las
pirámides humanas, poniéndolo a Poblete (a quien los imputado le decían
“cortito”, porque le faltaban sus piernas), en la cima parado de manos
mientras ellos se mofaban y aplaudían.



                                  256
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Taglioni también hizo mención de los traslados para los cuales los
represores los preparaban con el discurso de las granjas, el sueño de la
liberación. Iban llamando a los compañeros por letra y numero, todos
esperaban ser nombrados.

      Un traslado grande fue el del 6 de diciembre. Recordó la fecha
porque era el cumpleaños de su abuelo. En ese traslado fue el Serenata
Rugilo. Luego de este traslado el Olimpo quedó bastante pelado, allí fue
trasladada mucha gente del Consejo, esa gente destabicada, con alguna
pequeña prebenda, a cambio del trabajo esclavo. De hecho la mayoría de
la gente que a lo largo de los tres campos estuvo en el Consejo, hoy
permanece desaparecida. Pudo saber que él y su grupo de compañeros de
militancia estuvieron bajo el seguimiento directo del grupo de tareas 2.

      Jorge dijo que ese traslado duro como 2 horas, y calculó que
llevaron a unos 80 personas. A quienes les habían dado previamente una
inyección.

      La liberación de Jorge se produjo juntamente con la Graciela, lo
llevaron a la maternidad Sardá a punto de dar a luz. Relato al igual que su
compañera el perverso episodio de la foto que se saco Nito con Graciela
y su hijo a punto de nacer. Eso fue el 26 de enero de 1979. Pero al igual
que todos los sobrevivientes fue sometido a control, en Mar del Plata a
donde se fueron a vivir. Hubo un tal Mayor Peña, quien le habia
propuesto infiltrarse en algún partido de izquierda para delatar
gente….Esto duro hasta llegada la democracia. Las llamadas eran
semanales y tenían que estar en la casa de sus suegros a las 5 de la tarde.

      De los compañeros del Olimpo Jorge recordó a algunos que ya
venían del Banco y otros como Cali, la sra Jurkiewicz, a quien habían




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    257
llevado con su hija el viejo Guillermo, Cetrangolo. El matrimonio
Poblete, con su hijta. Juancito Lewi, torturado espantosamente y su
mujer.. Tambien recordó al grupo de cristianos para la liberación, donde
habia varias personas con discapacidad física. Pequi Niesich, Pascual
Pavich, la Gorda Vaccaro y su marido, Zabala Rodriguez.

      Del Olimpo otra situación que grafica la arbitrariedad y la voluntad
de dominio sobre los secuestrados, fue cuando para la navidad de ese
año, se hizo una especie de festejo, con improvisados canapés, y un
atisbo de alegría que termino con una brutal paliza para todo el mundo,
los secuestrados, claro.

      Se tiene por acreditado con sus propios dichos el secuestro y
permanencia en cautiverio bajo tormentos en el Banco y Olimpo entre
las fechas mencionadas. Se suman los dichos de Graciela Trotta, Isabel
Fernandez Blanco, que dijo que escucho al Chala en el Banco, Enrique
Ghezan, Elsa Lombardo, Isabel Cerrutti, Alberto Próspero Barret
Viedma, que dijo haber compartido el tubo con un actor de nombre
Jorge, que luego supo era Taglioni; Juan Guillén, quien refirió que un
compañero a quien le decían el Chala abrió la puerta de su celda para
limpiarla. Tambien Mónica Brull, también Hector Retamar.

      Juan Carlos Guarino SDH 3256. Lo apodaban “Chala”, lo vio
desde julio del 78 en el Banco y el Olimpo. Mario Villani dice lo mismo.
Además se probó como caso 321 en causa 13.




      135. Isabel Mercedes Fernández Blanco (hecho 139).

      La secuestraron el 28 de julio de 1978, en Pueyrredon y French. A
las 11 noche. Iba con su hijo de dos meses. A encontrarse con una
compañera. Cuando llegó Isabel, la compañera tomó al bebé y a Isabel
dos hombres la suben a un auto y comienzan a preguntarle por Enrique
Ghezan, mientras le pegaban. Tenía 23 años. De alli la llevaron a lo que




                                 258
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



luego supo era el Banco. Los integrantes de la patota de su secuestro eran
Cacho, Miguel, Soler, Calculin, Eduardo. Isabel escucho sus nombres,
por eso lo sabe. Estaba tabicada. Y la llamaron P 74. La hacen desvestir
y la ponen sobre una mesa fría, la mojan y empiezan con la picana y los
golpes. Su hijo Nahuel tambien estaba en el Centro clandestino.

      De pronto Soler la saca del pozo con su hijo para ir a secuestrar a
Enrique, en la calle Zapiiola y Adler de Munro, tendiéndole una trampa.
La usaron a Isabel con la amenaza sobre su hijo a quien mantenían en el
auto tambien secuestrado y con una pistola en la cabeza. Estaban
presentes los represores Miguel y Cacho. En esa oportunidad tambien
secuestraron a Elsa Lombardo quien vivía con ellos. Y Desvalijaron toda
la casa.

      Raúl (el imputado Gonzalez) llamó de su casa para avisar al Banco
el éxito del operativo. Escuchó por primera vez ese nombre y
denominación. Dejaron a Nahuel con su madre. Bajo amenaza de que no
hable. Vuelven al Banco. Pudo ver el piso de baldosas blancas y negras.
Elemento emblemático de este centro clandestino. Escucho y vió como
golpeaban a Elsa Lombardo y escucho que golpeaban a Enrique Ghezan.
Contó como ante una respuesta que no fue de su agradro el imputado
Simon, Turco Julian le dio una trompada que la noqueó y alli comenzó
una golpiza. La llevan a una celda con un fuerte olor a humedad.
Escuchó cuando lo trajeron a Enrique a la celda de al lado y tambien a
Elsa. En un momento escucho el apodo Chala y supo que Jorge
Taliglione estaba tambien. La voz de Graciela Trotta, que estaba
embarazada y se la estaban levando a la enfermería. Eran todos
compañeros de militancia. Al día siguiente el Turco la vuelve a interrogar
a los golpes durante mucho tiempo. Ella se caía, y la levantaban para




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   259
seguir golpeandola, hasta que finalmente quedo tirada en el piso sin
fuerzas. Solo podía llorar, dijo Isabel.

      El represor Facundo la llevo a un tubo. Alli estaba Isabel Cerrutti,
compañera de la JUP en Pisología. Pero Cerrutti no podía reconocerla
porque estaba deformada de todos los golpes que habia recibido.

      Estuvo 3 días incomunicada en una celda. Luego la pusieron con
Enrique. Alli vieron a una compañera que se quejaba mucho. Era Susana
Caride quien les mostró la espalda llena de marcas de cadenazos.
Tambien recordó a un matrimonio mayor. A una chica chilena, que
tambien estuvo en el Olimpo y luego supo que era Cristina Carreño. Otra
compañera que recuerda era Elena Varela, a quien los imputados hacian
hacer trabajo esclavo en la lavandería. Un médico Victor, que en las
mismas circunstancias debía hacer de médico y que le dio calmantes a
Quique porque los imputados le habian roto las costillas a golpes.

      El calvario en el Banco duró hasta el 16 de agosto de 1978, fecha
en que los llevan a todos al OLImpo, el nuevo centro de torturas y
exterminio, a estrenar. Donde vivio la segunda etapa de su calvario.
Fueron encadenados, tabicados en camiones. El Banco se llenaba y se
vaciaba con los traslados. El 20 de junio hubo uno, se lo dijeron los
compañeros mas antiguos del campo. Tambien dijo que en ese tiempo se
pensaba que el traslado era ir a las granjas de recuperación. Lo creían así
porque ese el discurso perverso de los imputados.

       Juan Carlos Guarino es otro compañero que recuerda de ese
centro. De la vida en ese lugar mencionó entre otros tormentos: El
hambre, el hambre desesperante. Relató varias anécdotas que dieron la
imagen de muchas de las atrocidades que desplegaban los imputados alli
adentro. No solo los golpes y la picana. Las humillaciones, por ejemplo a
Rebeca Sacolsky cuando la hacian repetir una y otro vez consignas
denigrantes, Otra víctima del antisemitismo de los imputados fue Celina
Benfield.




                                   260
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



      Y el recuerdo de los compañeros brutalmente torturados como
Mario Romero, y su compañera Delicia Gonzalez. El tormento brutal de
Mario Romero ( el Gordo) recordemos que también lo remarcó Susana
Caride. Entre los cuativos de mas tiempo estaba Lucia Tartaglia, en la
lavandería. Embarazada. Mario Villani y Jose Slavkin que era Clemente,
en el taller de electrónica, Irma Niesich, era Pequi, Marta Muñoz, a quien
decia Cuca.

      De la etapa del Olimpo recordó que era un lugar recien construido
y hacia muchisimo frio y era muy humedo. A ella y Quique los pusieron
en el tubo 12, hasta el 28 de diciembre del 78 en que los liberan. De los
compañeros del Olimpo nombró a Marta Vacaro, embarazada con su
compañero Hernando Deria. El viejo Guillermo, que venia del Banco.
Enrique Basile de quien recordó la tortura atroz a la que lo sometia el
imputado Guglielminetti, ensañado con este compañero. La Negra
Adriana y Ana Ines Ciocchini . El pato Yoli, un compañero que se suicido
tras hacer sido muy torturado., tirandose del tren en una oportunidad que
lo llevaron a una cita armada para marcar un compañero. Cacho Acosta
que era abogado. Roberto Lassara a quien los imputado mataron en la
tortura, supo que era el Tanga y en el organigrama de los represores
figuraba con una cruz. Isabel lo vio en un momento en la camilla cuando
lo sacaban muerto. Era un compañero de la Jup de Ingenieria. Luego
otros compañeros secuestrados durante el mes de octubre. Marisa, de
apellido Jurkiewics, Su hija Cristina. Los Troitero, que era un matrimonio
con muchos hijos. Ana Maria Sonder y Jorge Lewi “Juan”,
tremendamente torturado. Pepe Poblete, Cali Squeri, Ana Maria Pifaretti
“Polilla”, el Chino Villanueva, Juan Rugilo, Mabel Maero del OCPO, El
Pelado Goizueta, y Cristina Perez, Teresa Dinquelman, Tito Zaldarriaga.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   261
Tito lo recuerdo del Banco y del Olimpo. Pascual Pavich, los hermanos
Peña, el Guarincho, es Jaun CArlos Fernandez del FR 17, Elio Serra,
quien había caído con el Viejo Guillermo (que era Roberto Ramirez,
Susana Larrubia, le decían Campana. Carlos Mazuelo,         Juancho, era
sanjuanino, habia caído en el Banco tambien. Jorge Toscano del Banco y
del Olimpo, Mariano Pages Larraya tambien, Sergio Cetrangolo, por
quien se enteraron que tenia un hijo y una hija, que tenia una carniceria.
Lo vio muy lastimado. Julia Zavala Rodriguez, Horacio Sellan, Paiva,
Mario Blumfeld, Daniel Merialdo, Puchi Fontanella, Susana Gonzalez
de Weisz, Gertrudis Hlaczik, Abel MAteu, el Boli de Cristianos para la
Liberacino, Monica Brull la cieguita y su compañero Guillen tambien
Jorge Braiza y su compañera. Miguel Benitez. Alfredo Giorgi, Daniel
Retamar era un niño de 15 años, que fue violado por Colores. Hubo otros
chicos, la hija del matrimonio Poblete Claudia, el hijo de Lucia Deon,,
los pibes de Cobacho y Maria Elena Gomez.

      Fernandez Blanco hizo una amplia referencia, esclarecedora sobre
la dinamica de los traslados. Descibio puntualmente dos de ellos el del 6
de diciembre, por muchas razones significativo en este juicio y otro
sucedido el 25 de diciembre. Enumero quienes fueron los compañeros
llevados en esos traslados. Compañeros que permenecen todos
DESAPARECIDOS. Oportunamense te tratará este tema.

      Isabel, al igual que otros sobrevivientes fueron reticentes para
llamar liberación al hecho de salir del pozo. Y no lo fue en propiedad
puesto que hasta la llegada de la democracia, su libertad estuvo
marcadamente controlada, amenazada, regulada por los represores.

      Pero lo cierto es que el 26 de enero del 79 los separan junto con
otros 10 compañeros, que pertenencían todos a el sector de prensa de
Montoneros, los llevan al sector de incomunicados, alli quedan unos días
mas. El día referido habia entrado en trabajo de parto Graciela Trotta, y
ese día la liberan junto con su marido Taglioni. Contó Isabel que en esa
oportunidad pudo ver un cartel que decía bienvenido al Olimpo de los



                                 262
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Dioses.

      Fue el 28 de enero. Les dieron unos documentos armados, y los
intimidaron respecto de cualquier actividad que pudieran desarrollar de
ahí en mas. Despues de 6 meses de cautiverio se reencontró con su hijo
quien no la reconocía, porque para Nahuel su mamá era la imagen de una
foto que le mostraba su abuela.

      El control al que los sometieron los imputados fue riguroso,
frecuente, tambien sistemático. Les habian dado un teléfono para
reportarse. Era del Batallon 601, de la calle Viamonte y Callao, De hecho
algunas de las reuniones las hacian en un bar a escasa distancia del
Batallon. Este testimonio acredita el secuestro, y cautiverio bajo
tormentos durante el período mencionado en el Banco y el Olimpo pero
sus dichos además son corroborados por lo manifestado por Enrique
Ghezan, Elsa Lombardo, Graciela Trotta, Jorge Taglione, Juan
Guillen, Monica Brull, Isabel Cerruti , eran compañeras de militancia,
sabía que Isabel estaba embarazada. Y quien habia dicho que cuando en
el Banco la pusieron a Isbal en su celda no la reconocía porque tenia la
cara negra de los golpes.

      En legjo 8153 Cid de la Paz a fs. 62 dice que la vio desde julio del
78 hasta enero del 79. En el Banco y el Olimpo. Juan Carlos Guarino
en su legajo SDH 3256, le decían “Mariela”. La vio desde julio del 78
hasta enero del 79. En el Banco y Olimpo. Villani, en su listado dice lo
mismo.

      Por lo demas dentro de la prueba documental incorporada
mencionaremos: hábeas corpus nro. 4391 legajo de prueba nro. 69 copia
certificada de los testimonios brindados por Isabel Mercedes Fernández




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   263
Blanco de Ghezan y Enrique Ghezan el 3 de julio del 2005 en la las
causas nro. 1056 y 1207, legajo de prueba nro. 20 de la causa nro. 450,
legajo Conadep nros. 4124. Caso 323 probado en causa 13.

      Así damos por probado su secuestro y cautiverio bajo tormentos en
el Banco y el Olimpo.




      136. Enrique Carlos Ghezan (hecho 140).

      Enrique dijo al final de su testimonio palabras que yo tomaré para
comenzar a hablar de su caso: “Yo era un militante político, mi vida
estaba en funicon de la militancia. Tuve oportunidades de irme del país,
no quise, mi compromiso era con mis compañeros, era lo que yo
pensaba. Despues de todo esto, hubo que recomponer la vida, reconstruir
pedacito por pedacito, rearmarla, y seguir adelante.

      Su secuestro, directamente vinculado con el caso anterior fue el
28 de julio de 1978 en la calle Zapiola y Adler, por un grupo de tareas.
Por la tarde habia sido secuestrada su mujer y su hijo Nahuel. En su
secuestro participaron alrededor de 15 represores y cuatro vehículos.
Tambien secuestraron a Elsa Lombardo. Lo llevaron al Banco. Esto lo
supo en el mismo momento de su secuestro, por el llamado de aviso al
campo que hizo el Negro Raul. Como ya habia dicho su mujer. De
quienes participaron de su secuestro se enteró porque ellos mismos se lo
dijeron. En el Banco le llaman P76 y durante los 6 mese de cautiverio le
mantuvieron esta designacion. Luego pasará al Olimpo. De donde saldrá
junto con casi todos los compañeros de su grupo con quienes fue
secuestrado. El 28 de enero del 79.

      En el Banco fue interrogado bajo tortura, golpes, picana,
cadenazos. Estuvo siempre tabicado. Durante 4 días la dinámica fue
tortura-celda-tortura. Luego de este proceso, lo llevaron junto a Isabel,
donde permanecen bajo la constante amenaza de ser torturados




                                 264
               Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



nuevamente.

      Dentro de los compañeros que recordó de este tramo de su calvario
mencionó a Santiago Villanueva, a Cristina Carreño, Isidoro y Jesus
Peña a quienes tambien vio en el Olimpo. De la misma forma Elsa
Lombardo, con quien fue secuestrado y finalmente liberado. Tita, que era
una compañera judía mayor que la mayoría de los compañeros, quien fue
sometida al tipico ensañamiento al que eran sometidos los judíos. Como
tambien los chilenos, ya que en ese momento se vivía el conflicto con
Chile. Y como ejemplo mencionó a Cristina Carreño, y a Jose Poblete,
otro compañero lisiado, que padeció el cautiverio en el Olimpo. Recordó
que Gustavo Mazuelo era compañero sanjuaninio, estuvo en Banco y
Olimpo .Jorge Toscano que le decían Juancito, era el marido de Nora
Bernal quien tambien estuvo secuestrada en Banco y luego liberada.
Helios Serra, que era de un grupo trotskista., hizo la aclaracion que de
este grupo de trotskistas los imputados habian secuestrados a mas de 20
compañeros. Marcelo Weis y su mujer a quien le decian Maria, tambien
de los dos centros. Mariano Pages Larraya y Pascual Pavich, que estaban
en la cocina, Susana Caride. Dentro de los compañeros de militancia
nombro a Graciela Trotta, embarazada, Jorge Taglioni, Lucia Tartaglia,
embarazada tambien. Pequi, que era Irma Nesich, su marido Tito
Zaldarriaga.

      Del Olimpo mencionó a Marta Vaccaro, con embarazo adelantado
y su compañero Hernando Deria, Jose Rugilo, la Sra de Pasalaqcua,
Dario Cetrángolo, un compañero peronista, carnicero. Mabel Maero y el
Pelado Goizueta. Eduardo, Chifo y Roberto que estaban en la cocina y
fueron en un traslado. Ana Piffaretti, Julia Zabala Rodriguez., Cali
Squeri, Marisa Jurkiewics, Julia y Ernesto, los Sonder, Billy, Jose Slavkin




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    265
unto con Tito Marioa VIllani, y Juan Carlos Guarino, que eran los 3 que
estaban en electrónica, Miguel Benitez, un compañero sindicalista
colectivero, Daniel Retamar, un chico de 15 años, Claudia Pereyra, quien
compartió cautiverio con Susana Caride.

      Presenció traslados del Olimpo. Dijo que eran la esperanza de
liberación Pero habia algunos compañeros que sabían su destino final.
Irma Niesich y Tito Zaldarriaga estaban seguros que los iban a matar. A
Ghezan hizo un análisis de las cuestiones internas del Olimpo que
algunos secuestrados podían percibir. Por ejemplo la competencia entre
los represores de la ESMA y los del Olimpo. Y otra de las cosas que
comenzó a suceder era que ya quedaba poca gente por secuestrar y
aprovechar el botin del vaciamiento de sus domicilios. Supo Ghezan, por
los comentarios que se escuchaban en el pozo, de los mismos represores,
que estos grupos comenzaron a operar ilicitamente en la autopista de
Ezeiza, con los turistas o argentinos que volvían de sus viajes a Miami,
cargados de televisores. Ghezan se enteró de esto, además, porque dos
secuestrados Juan Carlos Fernandez, Guarincho y el Mogo Zurita hacian
mantenimiento de autos y conocían bien esta circunstancia.

      El 28 enero del 78, lo liberan junto su mujer, y un chico que
llamaban un Ruso de Bahia Blanca y Horacio Seillan. Antes liberaron a
Jorge Taglioni, Graciela Trotta, Celina Bendfiel e Isabel Cerrutti.

      De la liberación hablo en los mismos terminos que Isabel
Fernandez Blanco, tampoco fue vivida como tal debido a los intensos
controles y amenazas a que fueron sometidos.

      Cuando hablo de los dos centros clandestinos, dijo que si bien
habia diferencias edilicia, el terror impuesto no varió. Se vivía con la
permanente amenaza de volver a ser torturado. Siempre se escuchaban
las permanentes torturas de los compañeros, y esto dolía muchísimo. Era
una tortura mas, como tantas otras. Otro ejemplo de tormento que
recordó fue cuando a él lo hicieron pelear con otro compañero, como en




                                  266
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



un circo romano, hasta el final. Esto tambien fue una practica habitual,
que no diferenciaba hombres de mujeres. Remarcó que habian tomado de
punto para esta masacre a Pepe Poblete, porque le faltaban las piernas.
Agregó que el objetivo de los imputados no era solamente obtener
información sino quebrarlos ética y anímicamente.

      Con este resumen de sus dichos en la audiencia tenemos por
suficientemente probado que Enrique Carlos Ghezan fue secuestrado y
mantenido en cautiverio bajo tormentos en el Banco y el Olimpo en el
periodo mencionado. Pero además abonan sus dichos los testimonios de
Isabel Fernandez Blanco, que dijo que en el Banco a Quique le habían
quebrado las costillas Graciela Trotta, quien refirió que habian sido
compañeros de militancia de La Plata, porque Enrique estaba en la
facultad de Ingenieria, Jorge Taglione, Elsa Lombardo,            Isabel
Cerruti, escucho los gritos de Enrique mientras era torturado en el
Banco, a cadenazos. Susana Caride, Juan Guillen, Monica Brull.

      Cid de la Paz conadep 8153 a fs. 62. Lo menciona como visto
desde julio del 78 hasta enero del 79. En el Banco y el Olimpo. Juan
Carlos Guarino en su legajo SDH 3256, apodado “Quique”, desde julio
del 78 hasta enero del 79. En Banco y Olimpo.

      La   documental: expediente de hábeas corpus 4391 legajo de
prueba nro. 69, las declaraciones de la causa nro. 13/84 obrantes a fs.
2045/2055 y 2030/2045, los testimonios brindados por Enrique Ghezan
el 3 de julio del 2005 en la audiencia e las causas nro. 1056 y 1207
seguidas a Julio Héctor Simón, legajo de prueba nro. 20 de la causa nro.”
Conadep 4151.

      Se tiene por acreditado el secuestro y mantenimiento en cautiverio




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                  267
bajo tormentos en el Banco y el Olimpo desde el 28 de julio del 78 hasta
el 29 de enero del 79.




      137. Elsa Ramona Lombardo (hecho 142).

      Como se dijo en los casos anteriores Elsa fue secuestrada el mismo
dia que el matronio Ghezan, 28/07/78, del mismo domicilio que
compartían, en Munro y por la misma patota, y fue llevada al mismo
centro clandestino: El Banco. Alli fue sometida al interrogatorio de rigor,
bajo tormentos. Y el 16 de agosto, cuando cerró el Banco llevada con
todos al Olimpo.

      Elsa dijo que eran compañeros de militancia de Mar del Plata,
donde hubo una feroz represión de la que debieron escapar. Los Ghezan,
Graciela Trotta, Jorge Taglioni y otros mas tambien secuestrados en los
mismos centros clandestino. Trabajaba y estudiaba ciencias de la
educación en la universidad, a la que concurria vestida de religiosa. Elsa
era monja. Habia sido catequista y su trabajo social hacia los mas
necesitados había comenzado desde muy joven.

      En el Banco se encontró con una compañera del secundario: Ana
Maria Pifareti, Tambien Pages Larraya, que servía la comida y tenía un
altísimo nivel de solidaridad con los compañeros secuestrados. Mencionó
a la chica chilena de apellido Carreño. A una señora de apodo Tita, que
era mayor, a quien humillaban y torturaba psiquicamente de forma
sistemática. Era Rebeca Sacolsky. Mencionó que cualquier gesto, acto de
solidaridad entre compañeros era severamente castigado.

      Por sobrenombre conoció Anteojito, Pequi, Mili. Que tenia el
esposo muy torturado, recordó cuando esta chica una noche pedia socorro
para el esposo, que estaba muy grave. El esposo era Roberto Romero.
Tambien estaban Susana Caride e Isabel Cerruti con quienes compartió el
tubo en esos 28 dias de terror. Estaba Leto tambien, Santiago Villanueva,




                                  268
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



que eran pareja. A Helio Serra, lo vió una vez frente a su tubo. Carlos
Mazuelo, Juancho     que era sanjuanino, que fue muy torturado Los
hermanos Peña.

      Elsa contó una situación que describe aun mas el nivel de crueldad
a que fue sometida. No física en este caso. Elsa habia sido de la orden de
las carmelita. Y al momento de su liberación el imputado Del Pino, que
ella mencionó como Miguel, le pidio información sobre hermanas de esa
orden. Y ahí se dio cuenta del riesgo que corria ella y las hermanas de la
orden, porque estos hombres tenían en sus manos la vida y la muerte de
todos ellos. Ahí sintió el alcance del terror instaurado. Sintió que se
creian realmentte los Dioses del Olimpo.

      Luego la liberan pero fue sometida a controles que los efectuaban
los mismos imputados mediante citas en bares a donde iban armados,
reafirmando la intimidación.

      Permanecio 27 días secuestrada, escuchando día y noche la tortura
continua. A ella la interrogaron bajo tortura la primera noche y despues
permanecio en la celda. Todo el tiempo tabicada, la llevaban a bañar una
vez por semana.

      La liberaron desde el Olimpo el 23 de agosto de 1978. Ese día la
llevaron a una oficina esposada y atada, mientras allí mismo estaban
torturando a alguien que en un momento cayo encima de ella, y pudo ver
que era una persona muy joven. La sacaron en un auto y le advirtieron
que ellos perdonaban la vida una sola vez.

      Además de sus dichos otros testimonios los avalan. Los dichos de
Isabel Fernandez Blanco quien dijo haber escuchado la tortura a que fue




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   269
sometida Elsa, Enrique Ghezan, Isabel Cerrutti, quien mencionó en un
tiempo estubo con ella en el tubo, Susana Caride, mencionó que
compartío cautiverio en el Banco y que en una oportunidad que estaban
torturando a Pages larraya Elsa la consoló.

        Juan Carlos Guarino en su legajo SDH 3256. Le decían “Lili”.
La vio en el Banco y Olimpo. Refirio que era monja. Villani dice que la
vio desde julio hasta octubre del 78 en el Banco y el Olimpo.

        Valoramos   además    las     constancia   documentales:   copias
certificadas de de la declaración prestada la causa nro. 13/84 a fs.
2112/21; copia certificada del testimonio brindado por Elsa Lombardo el
30 de junio del 2005 en la audiencia de las causas nro. 1056 y 1207. Se
probó en la causa 13, caso 327.

        De esta forma se dan por probado el secuestro y cautiverio bajo
tormento en el Banco y el Olimpo durante el período referido.




        138 y 139. Claudia Leonor Pereyra y Gastón Zecca (hechos 143 y
144).

        De su declaración en Conadep N° 3114, valorada por su
carácter de prueba documental, sabemos que Claudia, junto
con su novio Edgardo Gasaton Zecca fueron secuestrados el 1
de agosto de 1978 en Humahuaca 3951, 2”B”. Llevados al
Banco. Alli sometidos a torturas. Ambos fueron liberados;
Zecca, a los diez dias de su secuestro y Claudia luego de tres
meses, porque continuó secuestrada en el Olimpo.

        Claudia Pereyra declaró a fs. 15/17 del legajo 323; en el
“Banco”, fue desvestida y llevada al “quirófano”. Allí la
dejaron desnuda y atada, escuchó voces y los gritos de su
novio, a quien estaban torturando. Después la torturaron a
ella, mientras le decían que las torturas obedecían, en primer



                                    270
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



lugar, a que era judía. Las mismas consistían en la aplicación
de picana y golpes, en sesiones que se repitieron varias veces.
Dijo que en el lugar vio a su novio muy golpeado. También
dijo que compartió cautiverio con Susana Caride, un detenido
de apodo “Juancho”, quien se encargaba de la limpieza del
lugar, y una chilena de apellido Careño. Luego de unos días,
los llevaron a “Olimpo”; Estaba con Guillermo Pagés,
“Cuca”, Caride, “Pato“, “Chala” y otras personas. Dijo que
la obligaron a presenciar en el Olimpo como golpeaban a
Pages Larraya. Dijo además que durante varios días oyeron la
tortura a la que fue sometida la chilena viendo después cuando
se bañaba las huellas físicas y psíquicas de la tortura. También
señaló que entre los detenidos había un chico de catorce o
quince años.

      De su cautiverio en el Olimpo Susana Caride dijo Claudia
Pereyra, una chica jovencita, la trajeron al Olimpo, estuvo algunos días
en mi celda, recupero la libertad. Tambien mencionó su presencia en el
campo Isabel Cerrutti. Mario Villani, en su listado incoporado a su
testimonio refiere que Claudia Pereyra estuvo secuestrada en Banco y
Olimpo. Enrique Ghezan también mencionó la presencia de Claudia en el
centro clandestino.

      Su hermano Norberto dio cuenta de lo vivido por la familia ante
esta desaparición. Conto también como volvió Claudia de este suplicio.
Estaba delgada, demacrada, con una ropa que no era de ella. Habia
vuelto a nacer. Les contó de las torturas a las que habia sido sometida,
como también la persecución por ser judía.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                  271
       Edgardo Gastón Zecca en su declaración               del 27 de
noviembre del 86, incorporada como documental dijo en el
CCD le asignaron el número era P-83, mientras que el de
Claudia era P-82, que lo golpearon y luego lo ataron a una
puerta metálica que oficiaba de cama, que vio a C laudia luego
de haber sido golpeada y picaneada, y que escuchó gritos de
una chica chilena. A él lo torturaron con picana y con golpes
de cadenas y palos. A él también lo interrogaban por Mario
Lerchundi de quien era amigo o sobre Miriam que era una
compañera de colegio de Claudia y también lo golpeaban por
acostarse con una judía. También relató que lo sometieron a
golpes de puño, palazos y cadenas, además de interrogarlo. A
los 10 días lo liberaron.

       Las constancias documentales evaluadas son: expediente de
habeas corpus nro. 147. legajo de prueba nro. 323 formado en la causa
nro. 450 causa nro. 12.581 el legajo Conadep nro. 3114.

       Con este cuadro probatorio tenemos por acreditado el
secuestro y mantenimiento en cautiverio bajo tormentos de
Claudia en el Banco y Olimpo desde el 1 de agosto y durante
tres   meses.    Y    por   probado     también     el    secuestro   y
mantenimiento en cautiverio bajo tormentos en el Banco de
Zecca desde el 1 de agosto del 78 y durante 10 días.




       140. Miguel Ámgel Benítez (hecho 145).

       Tenemos conocimiento de que Miguel A. Benitez ha fallecido, por
eso no pudimos contar con sus dichos en la audiencia. Pero tomaremos
por su valor documental sus denucias tanto en el legajo conadep 436
incorporado a la causa como las declaraciones obrantes a fs. 103 del
legajo 119.




                                 272
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Miguel era chofer de colectivos. Sindicalista de UTA. Relató que
fue secuestrado el 3 de agosto del 1978 de su domicilio de la calle Irala
1153 por un grupo de hombres vestidos de civil identificándose como de
la Policia Federal,. Fue interrogado y llevado en un Taunus, esposado a
un centro clandestino ubicado en Richiery y Puente 12. Que luego supo
que era el Banco. Lugar que fue a reconocer oportunamente. Le dijeron
que de ahí en mas su nombre sería p86. Lo torturaron con picana y
golpes. Mientras era atendido por un medico que le decían
“cordobés”.que era a su vez un detenido. Dijo también que durante su
desaparición , era llevado diariamente al sindicato donde trabajaba antes
del secuestro. Que era la UTA. Tenia prohibido hablar con nadie. Pero el
objetivo de llevarlo allí era para que tomara contacto con un presunto
Montonero. Esto efectivamente sucedió en el 8vo dia de ir al Sindicato.
Alli secuestraron a este compañero y lo llevaron junto a él al Banco.

      Que a mediados de agosto mudaron todo al Olimpo, que era un
centro recién construido. Alli a él lo aislaron en una celda hasta fines de
agosto que lo llevaron a una oficina a hablar con un tal Pereyra. Le hacen
hacer otra declaración y finalmente el 4 de setiembre de 78 siendo las 21
horas lo liberaron, junto con una chica secuestrada.

      Ademas de sus propios dichos su presencia tanto en el Banco como
en el Olimpo desde donde fue liberado fue confirmada por Isabel
Fernandez Blanco, que recordaba que era colectivero, Enrique Ghezan
tambien lo recordó, dijo que era un sindicalista colectivero, que tambien
como ellos estaba bajo la orbita del GT2, supo que fue liberado. Mario
Villani lo menciona en su listado como secuestrado en el Olimpo.

      La prueba documental evaluada es el legajo de prueba nro. 22 de la




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   273
causa nro. 450 caratulado “Benítez Miguel Angel. -Banco y Olimpo-” el
legajo CONADEP nro. 436 correspondiente a Miguel Ángel Benítez.

      Con estas constancias se tiene por probado el secuestro y
cautiverio bajo tormentos de Miguel Benitez en el banco y el Olimpo
durante el período referido.




      141. Mario Osvaldo Romero (hecho 146).

      Este caso fue oportunamente tenido por probado en el contexto de
la causa 13 como caso 330.

      Romero pertenecia a la organización Montoneros, su sobrenombre
era Oscar, o Gordo Oscar. Era delegado gremial de Gas del Estado. Se
tiene constancia que fue secuestrado el 10 de agosto del 78, cerca del
mediodía. Del sindicato UTA en Once. Mantenido en cautiverio bajo
tormentos en el Banco. Y Finalmente trasladado al destino final. El
cuerpo de Mario Osvaldo Romero permanece desaparecido.

      Su madre Elsa Zanetti de Romero, presto una declaración que obra
en el legajo 139. Elli cuenta que se enteróa del secuestro y cautiverio de
su hijo por quien fuera la pareja Delicia Gonzalez Santos, quien fue
detenida con él. Por su parte Zanetti también declaró ante la Conadep en
el legajo 1189, y dijo que lo secuestraron el 10 de agosto de 1978 en un
bar en las inmediaciones del sindicato.

      Susana Caride en un tramo de su testimonio dijo: En el Banco se
escuchaba los gritos de tortura, el terror y los gritos de los carceleros.
Cerca de la celda donde estaba, habia un señor, le decían el gordo, lo
torturaron hasta matarlo, y los gritos de este hombre sonaron por todo el
campo, despues me entere que era el esposo de una chica que vive en
España . Esto ultimo adquiere relevancia porque su compañera era
Delicia Gonzalez Santos ( Mili) , quien vive en España, y fue quien le
informó oportunamente a la mama de Mario lo que habia sucedido con su



                                  274
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



hijo, ya que ella tambien habia sido secuestrada. Isabel Fernandez
Blanco lo recordó de esta forma: “recuerdo un compañero que tambien
fue fuertemente torturado, esa noche, calculo que fue pcipios de agosto,
gritaba y gritaba, estaba con su mujer, con Mili, y Mili gritaba “está
volando de fiebre”, y bueno esa noche, supuestamente según nos dijeron
lo trasladaron al Hspital Militar pero nunca mas vovlio, era Mario
Romero. Y Mili Es Maria Delicia Gonzalez.... luego hizo otra referencia
cuando nombro al imputado Anteojito Quiroga, que dijo saber que
estuvo en el secuestro de Mario Romero”.

      En el legajo Conadep de Cid de la Paz figura como visto desde 10
de agosto hasta su desceso por los tormentos. Las constancia
documentales que avalan este caso son causa nro. 8426, Legajo de prueba
nro. 139 de la causa 450 y el legajo CONADEP nro. 1189.

      Con todo ello tenemos por acreditado que Mario Romero fue
secuestrado el 10 de agosto de 1978, permanecio en cautiverio bajo
tormentos en el Banco, siendo llevado luego al Hospital Militar como
consecuencia de las brutales torturas y nunca mas apareció.




      142. Jorge Alberto Tornay Nigro (hecho 147).

      Huri Elizabeth Tornay, hermana de Jorge también estuvo
secuestrada desaparecida. Dijo que su hermano desapareció el 1 de
setiembre de 1978. Era militante Montonero. Estaba casado, tenia dos
hijas. Era ing químico, trabajaba en una empresa. Había sido docente en
la Universisdad Tecnologica NAiconal. Militaba en el barrio. Querer un
país mas justo. ESA FUE SU LUCHA. JORGE PERMANECE




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   275
DESAPARECIDO.

      Ese principio de setiembre supieron que no se habia presentado a
trabajar. Su esposa lo estaba esperando y no volvió. En la madrugada del
4 al 5 de setiembre una patota entró violentamente a su domicilio y la
secuestraron a ella y su esposo Fernando Alvarez, se llevaron todo de la
casa. Al Olimpo. Allí permeneció toda la noche escuchando gritos
horrendos, fueron encerrados en 2 tubos. Y Finalmente los liberaron. Dos
años despues, recibieron un informe de Amnesty Internacional. Decía
que Jorge y nosotros dos habíamos estado en el CCD el Olimpo, fue la
primera vez que tuvimos alguna noticia de lo que habiamos pasado, las
fechas del informe eran las mismas. Respecto al contexto del secuestro
solo pudieron saber que ese mismo día fue secuestrado Benjamin Roseti,
que era un amigo y compañero de Jorge. Refirió que cuando entro al
centro clandestino los represores dijeron: “esta es la hermana de Tito”.

      La esposa de Tito Maria Rosa Migone de Tornay. Tambien dio
cuenta del secuestro. Ellos habían quedado en encontrarse el 1 de
setiembre. Vivian separados por la persecución sufrida que los obligaba a
tomar muchos recaudos. Nunca apareció. Ella llamó a toda la familia,
nadie sabía nada. Hicieron las denuncias de rigor.

      Jorge vivía en la calle Guayaquil al 700. Maria Rosa también dijo
que se enteró del destino de Jorge por el informa de Amnesty. Por este
informe supo que habia estado en el Olimpo que habia sido torturado,
que a causa de esa tortura, habia entrado en coma, y que a la gente que
estaba con el le dijeron que lo llevaba para otro lado para ponerlo en
mejores condiciones, lo que decían traslado. Los traslados en esa época
se sabia que significa desaparecer.

      Susana Caride dijo: “En 2 o 3 oportunidades, me llevaron a loa
que era la enfermeríal, donde llego herido un joven Tornay Nigro, estaba
herido, después se lo llevaron…”. Graciela Trotta también escucho su
nombre en la enfermería. Dijo que los compañeros decían sus nombres




                                  276
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



por si alguien salía para que les avise a la familia.

      Conadep 8153 de Cid de la Paz, a fs. 60 dice que lo vio desde el 1
de setiembre del 78 y que fue llevado al Hospital Militar. Lo vio en el
Olimpo. Tambien dijo que la hermana y el cuñado fueron secuestrados
unos días después y liberados. Villani dice que lo vio en el Olimpo y que
fue TRASLADADO. HOY PERMENECE DESAPARECIDO.

      La documental que abona el cuadro probatorio consiste en: causa
nro. 45.574, legajo de prueba nro. 338, el legajo CONADEP nro. 3975.
Este caso fue oportunamente probado en la causa 13 como caso 331.

      De esta forma tenemos probado el secuestro y ccautiverio bajo
tormentos de Jorge Tornay en el Olimpo desde la fecha de mención y
hasta su traslado final.




      143. Porfirio Fernández (hecho 148).

      Secuestrado el 9 de sepiembre de 1978 por la noche, junto con dos
amigos en bar de la calle Corrientes. Trasladado a la Comisaria 5, en
primer lugar donde permaneció 3 dias, hasta que el 11 de septiembre de
madrugada lo llevaron vendado, al OLimpo. Sus compañeros eran Nacho
Sengari y Julio Aguilar quienes la misma noche del secuestro son
liberados en la zona de Aeroparque despues de un simulacro de
fusilamiento. Su llegada al Olimpo fue a los golpes, sin palabras. Hasta
que alguien le dijo “desde hoy te llamas Tubo 28, vos ya nos sos legal,
estas ilegal, y tu vida depende de lo que nosotros decidamos.” Y lo
empezaron a golpear, no supo por ucanto tiempo, hasta quedar
desmayado. Cuando despertó no tenía sus ropas. Lo ataron a una cama




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     277
fría, siempre vendado escucho las voces de los represores y reconoció
una de las voces que habia escuchado en la Comisaría. Que le preguntaba
permanenetemente por su ideología. Lo siguieron golpeando. Y luego lo
metieron en un tubo.

      Alli perdió la noción del tiempo. Luego cuando pudo reconstruír
ese período supo que estuvo 13 días secuestrado. Estaba tabicado,
aislado, no hablaba con nadie, a oscuras, y nadie lo veía salvo cuando lo
llevaban al baño, donde también recibía golpes. El interrogatorio por su
ideología continuaba y ante su negativa también continuaban las
golpizas. Al cabo de unos días lo llevaron a la sala de inteligencia, y otro
de los represores le pregunta de qué ORGA era.

      Estando en el pozo, no pudiá distinguir si era de día o de noche. En
una oportunidad escucho como arrastraban a una mujer, y la golpeaban
mientras ella gritaba “ me voy para arriba”. Luego en la Conadep supo
que era la chilena Carreño. Y luego agregó visiblemente conmocionado
ante la audiencia que a esa chica la habían enloquecido ahí dentro.

      Otro recuerdo fue el de un compñaero muy solidario, que lo
ayudaba cuando iba al baño era Santiago Villanueva. El le dijo su
apellido. Fue con el único con quien pudo hablar. Tambien vio a dos a
una chica que mas tarde en la Conadep se identifico como Haiuk (de
Forlenza, cuerpo identificado). Tambien vio una chica embarazada, muy
joven, pero no supo quien era.

      Lo liberaron, diciéndole que lo estarían vigilando y amenazándolo
para que no cuente nada de lo vivido. Quien le avisó fue una chica
secuestrada del Consejo que le decían Maria y era Monica Gonzalez de
Wiecs, esto lo supo en Conadep. . Y luego lo estuvieron controlando un
tiempo.

      La documental que completa la convicción fiscal consiste en:
Causa nro. 8209 Causa nro. 44832 copia certificada de la declaración a
fs. 2091/2111 en la causa 13/84, .Legajo de prueba nro. 277 el legajo



                                  278
               Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



CONADEP nro. 2529. Como caso 333 se probó en causa 13.

         De esta forma se tiene por probado el secuestro y cautiverio bajo
tormentos en el Olimpo durante el período de referencia.




         144. Alberto Próspero Barret Viedma (hecho 149).

          El 19 de septiembre de 1978 lo esperaba una patota que habia
violentado la puerta de su casa. Bme Mitre 3450, 2 piso 11 Lo agredieron
con trompadas y patadas. Se lo llevaron maniatado y amordazado, en un
transporte de sustancias alimenticias (vehículo habitualmente usado en
los secuestros. Recordamos el del matrimonio Falcone). Se llevaron
herramientas y demás cosas de su estudio de dibujo. Porque Alberto es
dibujante. Tenía 44 años. Al Olimpo. Al quirófano. A la mesa de metal,
especialmente fabricada para torturar gente, dijo Alberto. Comieza la
tortura con picana, los insultos. Alberto lloraba de dolor, y los
torturadores apagaban cigarrillos en su cuerpo. El olor a asado, a carne
quemada. Su propia piel. Todas sus partes sensibles eran recorridas por el
torturador: Cacho, Del Pino y algunos que hablaban guaraní. . Y el
médico controlando que su corazón resista para poder continuar con la
tarea.

         Barret describió como se siente la picana: “como si fuera un hiero
candente que recorre los 6 o 7cm la carne del cuerpo por todas partes,”.
Sus genitales, su garganta. “me hicieron un desastre, provocaron una
gran hemorragia en la garganta”.

         El torturador Miguel lo interrogaba. Sobre inmigrantes paraguayos
“liberales”. Alberto lo es. Eran opositores a la dictadura de Stroessner.




         UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
          DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     279
Durante el interrogatorio Miguel, el imputado Del Pino, quien solía beber
alcohol mientras torturaba le mostraba fotos sacadas en la puerta de su
casa y pedía información sobre las personas que ahí salían. Luego de
tanta picana Barret se desmayó. Su cuerpo estaba cargado de electricidad.
Lo llevan a una oficina donde el Turco Julian lo obliga a relatar su
historia política. Su actividad policita en paraguay. Barret escuchaba
como seguían torturando gente en las otras salas. Y Nuevamente la
tortura, ahora con brutales golpes de cadena. El Turco, lo tuvo al borde
de la muerte. Nuevamente atarlo a la parrilla y darle mas picana.

      Alberto sabía de la persecuión política y de la tortura extrema. La
sufrió en su país Paraguay, donde el dictador aplicaba los mismos
métodos de exterminio que en ese momento en la Argentina. Mientras
tanto el interrogatorio bajo tortura continuó con una bolsa de plástico
sobre su cabeza para ahogarlo. Lo torturaron con mucha saña, luego le
levantan el tabique y le muestran a una mujer secuestrada, a quien no
reconoció. Para desamarrarlo de la parilla amenazaron con serrucharle el
brazo, porque no encontraban las llaves de los grillos. Estaba bañado en
sangre, “olía a bicho muerto”, lo llevaron a al enfermería. Por momentos
sintió que perdía la razón.

      Alberto escuchó cuando a otro secuestrado lo torturaron
brutalmente con corriente 220. Presenció otras monstruosidades. Dos
horas de cadenazos a un compañero que respondía no saber las preguntas
que le hacían, Sochi le decían, era del PC y murió por la tortura. Tambien
recordó como asesinaron a un uruguayo.

      Lo curó la enfermera Ines (Piffaretti), como podía, porque no habia
elementos para curar tanta herida, a tanto dolor. Pudo hablar con
compañeros que le contaron como fueron torturados, como fueron
torturadas algunas embarazadas, con una cuchara conectada a la picana.

      Compartió el tubo con un actor, Taglioni. Estaban siempre
tabicados, famélicos. Ademaas de Ines recordó, a Chiffo, a Pequi, una




                                  280
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



cordobesa; a Pascual; la Pato de Mar del Plata.

      Barret vivió con la sensación de que lo iban a matar, como habia
pasado con otros compañeros paraguayos. Hasta el día de su liberación
cuando lo llevaron de vuelta tabicado. Fue la noche del 3 de octubre de
1978. Los imputados siguieron controlándolo.

      La documental con la que completa el cuadro probatorio: copia de
la declaración de la causa 13/84, fs. 2182/200, Legajo de prueba nro. 249.
De esta forma se tiene por probado el secuestro y cautiverio bajo
tormento en el Olimpo durante el tiempo mencionado (19/09 al 3/10/78).




      145. Jorge Osvaldo Paladino (hecho 150).

      Lo secuestraron en Juan B Alberdi 5045, de la puerta de su trabajo.
Eran las tres de la tarde del 2 de octubre de 1978. Varios represores con
armas largas lo meten en un auto y lo llevan al Olimpo, encapuchado y
esposado. Traspusieron un porton y tuvo la sensación de estar en un lugar
abierto. Esto es correcto porque luego del porton existía efectivamente
ese espacio previo al ingreso al pzo propiamente dicho. Quienes hemos
partipado de la inspección ocular, esto lo conocemos. Jorge tenia 27 años
y militaba en la Juventud Peronista. Alli le dicen que es un desaparecido
mas y que esta en manos del Ejercito Argentino.

      El interrogatorio de Jorge fue sobre alguna gente conocida y
fundamentalmente sobre su hermano que pertenecia a Montoneros. A
partir de alli lo hicieron desnudar, acostar en un catre metálico, le
colocaron un alambre en el dedo gordo y comenzaron a picanearlo. Cada
tanto aparecía un médico para regular el tiempo de la tortura, detenerse y




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   281
luego continuar pasando electricidad. Jorge recordó que mientras gritaba
por el dolor del tormento escuchaba los chicos de un colegio cercano,
pasar. Luego lo hacen hacer flexiones y le dicen que su nombre es T41,
mientras esto sucedía escuchaba la tortura de un compañero a quien le
preguntaban por los dolares.

      Lo meten en un tubo. Esa noche durmió en el piso, y al día
siguiente comenzó a darse cuenta de su situación y de que habia mas
gente a su alrededor padeciendo lo mismo. Ese día estuvo muy dolorido y
orinó sobre las paredes por temor a ir al baño y tener que tomar contacto
con los represores. Dijo que luego de la picana y de laas tremendas
golpizas, no quería salir del tubo, no quería tener contacto con nadie,
tenia pánico. El grito de personas torturadas era constante.

      Dentro de los compañeros que recordó, uno de ellos fue Cali,
Smoli, En la cocina estaba la Negrita de Sta Fe, a la esposa de Marcelo
Weisz, era Suana Gonzalez, alias Maria, Jose Slavkin, Clemente. A Cid
de la Paz, Cristoni. LAurenzano, el Raton. Mogo. Tito, que estaba en
electrónica. Susana Caride, La Negra. Lucia Deon, que estaba con su hijo
de 4 o 5 años. un muchacho que le faltaban las piernas, le decían cortito,
supo despues que era Jose POblete. En el sector incomunicados, habia un
grupo de prisiones Llamado Cristianos para Liberacion. Otra persona que
estab en el Consejo, le deican el Viejo Ramirez, el arquitecto. Marisa,
Maria del Carmen Artero, PAges Larraya, Mariano, Juan, es Jorge Lewi,
Mario Villani, Alfredo Giorgi.

      Recordó tambien situaciones vividas dentro del campo.           Por
ejemplo: el maltrato a los judíos, el hambre constante. Todos bajaban
mucho de peso. O puntaulmente que en una oportunidad el Turco Julian
y otros imputados sacaron de los tubos a unos 7 y 8 compañeros y les
dieron papelitos con la consigna de quien sacaba el papelito que decía
paliza, le daban una. Evidentemente       la rutina de tormento diario y
permanente les exigía a los imputados la necesidad de practicas variadas,
innovadoras, les despertaba su creatividad. Otra practica que divertía



                                  282
               Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



mucho a los imputados era la de hacerles hacer ejercicio a los
secuestrados hasta que perdían sus pocas fuerzas, se desmayaban y
volvían a recibir golpes por esto.

        Habló sobre el traslado del 6 de diciembre en estos términos:
Primeros días de diciembre, hay una tensión en el Campo, se comentaba
que era un traslado, uno creía eran granjas de rehabilitación en el sur.
Empiezan a llamar por códigos, se fueron una fila muy grande, quedo
vacio. A el lo llevan para trabajar en la cocina y son los propios
imputados quienes le dicen que estos compañeros habian sido
trasladados.

        Paladino estuvo desparecido en el Olimpo lo confirmó cuando
recuperó su libertad 21 de ciciembre de 1978. Tuvo que llamar por
telefono a un dos veces por semana, quien se encargó de su control fue el
Turco Julian, junto a otro represores de apodo Paco., quien lo amenazo
diciendole que sería su sombra, y que no se olvide de la picana. Hubo
varias citas de control, una de ellas con un represor, que habia estado en
su secuestro de apodo Poggi.

        Pasar por el infierno deja huellas, deja heridas abiertas,
únicamente se curan con justicia.

        Otros testimonios avalan estos dichos, son por ejemplo el de Juan
Guillen, que lo recordó con el sobrenombre de Pepe, y dijo que servía la
comida. Y como prueba documental, las constancias del legajo SDH nro.
3784.

        Queda acreditado que Jorge Paladino fue secuestrado y estuvo
cautivo en condicion de desaparecido y bajo tormentos en el Olimpo




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     283
desde el 2 de octubre del 78 hasta el 21 de diciembre de ese año.




      El grupo Lambruschini. A partir de los primeros días de octubre
comenzaron a caer secuestrados en el Olimpo, que los represores decian
que estaban vinculados con el aentado a Lambruschini. Eran todos ellos
militantes peronistas del grupo Montoneros.




      146. Sergio Víctor Cetrángolo (hecho 151).

      Sergio tenia una carniceria, en Paunero y Cabello. La tarde del 2
de octubre de 1978 un grupo armado lo secuestró en su trabajo previo
reducir a los empleados. Tenia 26 años, era un idealista. Militaba porque
quería el bien para su pueblo, queria que los niños coman, todos, no
solamente sus hijos, era bueno, lo mejor de esa generacoin.

      Alicia Pes, su esposa, declaró en esta audiencia que del secuestro
se enteró, por el portero vecino a la carnicería. Su marido estaba siendo
perseguido desde hacia mucho tiempo, desde el 76, desde el golpe. Era
un militante de la Juventud Peronista, militaba en los barrios, en el barrio
donde habia nacido. Desde el 76, todas los amigos desaparecian, o se
exiliaban.

      La noche del secuestro la patota fue a la casa donde estaba Alicia
con sus hijos y su madre. Abrieron la puerta con la llave, los tiraron al
piso, revisaron y rompieron todo. Los represores le dijeron que tenia que
ir a la carniceria todos los días. Uno de ellos estaría controlandola, por si
pasaba algun compañero y asi poder “pescarlo”. Alicia presento pedidos
de HC. A los 20 días del secuestro de su marido la secuestraron a ella.
Eran otros represores y ella fue llevada a la ESMA donde estuvo 10 días
secuestrada y siendo golpeada mientras le preguntaban por Dario. Ese era
el sobrenombre de su marido. Ya liberada siguio haciendo gestiones ante
la APDH, ante la Curia.



                                   284
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Supo de Sergio porque cuando estuvo secuestrada en ESMA un
compañero de nombre Tito le contó que Sergio estaba secuestrado en otro
centro clandestino, que fue “prestado” a la ESMA y devuelto a aquel
lugar donde habia sido muy torturado.

      Sus hijos Mariana y Agustín buscaron recuperar la historia de su
padre, conocer el recorrido de su suplicio. Asi supieron que estuvo en
Olimpo, que fue muy torturado. Ellos hablaron con sobrevivientes.
Algunos de los cuales declararon ante este Tribunal.

      Isabel Cerruti mencionó a Dario Cetrángolo dentro del Olimpo,
junto con el grupo de los Troitero…. Susana Caride, dijo que
Cetrángolo esta en su mismo sector cerca de su tubo. Taglioni, lo recordó
del centro clandestino, junto con Jurkiewics y Cali; Enrique Ghezan
dijo : Dario, era un compañero peronista,       de oficio carnicero, .., en
algún momento en noviembre del 78 lo requirió la ESMA. Los presos en
deposito eran fuente de información . Lo llevaron a la ESMA y antes de
navidad lo devolvieron al Olimpo . Habia una muy fuerte competencia
entre la ESMA y el Olimpo, los blancos eran los mismos, competían para
ver quien sacaba mas botin, no por los presos. Este testimonio toma
fuerza a la luz de lo testimnoniado por Alicia Pes.

      En el Conadep 8153 de Cid de la Paz a fs. 59 surge que le decían
“Dario” y fue visto en Olimpo y que en enero delo 79 sufrió su traslado
final. Sergio Cetrangolo permanece desaparecido.

      Dentro de la documental citaremos: expediente nro. 35432, el
legajo SDH nro. 749. Asi se tiene por probado que Sergio Victor
Cetrángolo fue secuestrado el 2 de octubre de 1978 mantenido en
cautiverio bajo tormentos en el Olimpo, para ser finalmente trasladado a




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    285
su destino final. SERGIO PERMANECE DESAPARECIDO.

        147 y 148. Jorge Lewi y Ana María Sonder de Lewi (hechos 152 y
153).

        El matrimonio Lewi fue secuestrado el 8 de octubre del
78. La fecha del secuestro surge del legajo Conadep 8153 de
Cid de la Paz. Fueron mantenidos en cautiverio bajo tormentos
en el Olimpo.

        Varios sobrevivientes dan cuenta de las terribles torturas
a que fue sometido Jorge.Taglioni contó en esta audiencia que
a Juancito, tal como le decian a Jorge le habían dislocado la boca,
le habian metido la cabeza en el inodoro y se le habia infectado y agregó
“ Yo vi en la cara de Juancito, lo que es el horror, cara de terror, se
modifican los músculos”lo habían puesto en un tubo          con Cortito.
Isabel Cerrutti dijo haber visto al matrimonio Lewi en el
Olimpo, que estaban juntos, en el sector donde ella estaba, y
Graciela Trotta, fue una de las sobrevivientes que hizo referencia a que
en los primeros dias de octubre cayeron estos compañeros. Dijo que
habian sido días bravos. Ella estuvo en la enfermería, allí vió a
compañeros que habian sufrido terriblemente, por ejemplo a Jorge Lewi (
Juancito) que fue salvajemente torturado, y que luego de eso el Turco que
era boxeador y cada tanto, según le venían ganas, sacaban gente a boxear,
gente que estaba en muy malas condiciones físicas, el los hacia boxear
con el, y tambien hacia boxear a compñaero entre si. A Jorge Lewi, le
pego una piña y le saco la mandibula de lugar, durante mucho tiempo,
Juancito, estuvo con una pajita tomando liquido y gritando de dolor.
Graciela vio tambien a la mujer de Juancito en el lavadero. Isabel
Fernandez Blanco tambien vio al matrimonio Lewi: “Ella es Ana Maria
Sonder, y Lewi, que fue fuertemente torturado, estuvieron en la celda
contigua, lo pusieron junto con Poblete… supimos que habia sido
fuertemente torturado, brutalmente. Cuando le fue preguntado por
abusos sexuales dentro de los tormentos practicados por los imputados



                                 286
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Isabel hizo referencia que a Juancito los imputados lo obligaron a tener
sexo oral con Pepe Poblete. Jorge Paladino tambien vio a Jorge Lewi y
vio como el Turco Julian lo torturaba con agua hirviendo. Escuchó unos
gritos terribles de dolor. Juancito tenia la mandibula fracturada y estuvo
como 2 dias tirado en el piso, apenas le daban sorbitos de leche a
poquito, estaba muy lastimado. Tambien Daniel Merialdo supo de la
presencia de Juancito en el olimpo vinculado al grupo de compañeros por
el tema de Lambruschini.

       Hector Retamar en su declaración de fs. 1/5 y 14/18 leg. 137,
hablo de la presencia de Lewi, que fue fuertemente torturado por haberse
levantado el tabique y que estaba con su compañera Ana.

       Isabel Fernandez Blanco, al igual que Enrique Ghezan supieron
que el matrimonio fue trasladado desde el Olimpo el 25 de diciembre del
78. En el legajo conadep 8153 Cid de la Paz a fs. 55 dice que lo vio a
Jorge desde el 8 de octubre del 78 hasta diciembre del 78 en el Olimpo. A
fs. 56 respecto de Sonder de Lewi, también la vio en el Olimpo en ese
período.

       La prueba docuemtal compulsada: Legajo de prueba nro. 138 de la
causa nro. 450 caratulado, los legajos Conadep nros. 5108 y 5109. Estos
casos fueron considerados en el marco de la causa 13 como casos 506 y
507.

       Con los testimonios y la prueba documental mencionada se tiene
por acreditado que Jorge Lewi y Ana Maria Sonder de Lewi fueron
secuestrados y manteniedos en cautiverio bajo tormentos en el Olimpo
por el periodo que va desde el 8 de octubre de 1978 hasta su traslado
hacia su muerte.




       UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
        DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   287
      149. María del Carmen Artero de Jurkiewicz (hecho 154).

       María del Carmen colaboraba con el padre Carlos Mujica,en las
villas de emergencia. Como tambien sus hijos Cristina y Pablo, siendo
adolescenes. Maria del Carmen era de UPCN. Y además una destacada
científica del INTI.

      Cristina, su hija contó como fue su infancia al lado de esa madre
que entregaba todo por los necesitados. Tanto Cristina como Pablo
aprendieron a conocerla por su trabajo en las villas.. Carmen estuvo
presente en el momento que asesinaron a Mujica, y a partir de alli militó
en Montoneros.

      El 11 de octubre de 1978 se habían encontrado con Cali, quien los
ayudo en una situacion doméstica, necesitaban enseres para el bebé de
Cristina. Esto era la constante entre la gente obligada a vivir en la
cladestinidad de la persecución. Quedan citados en un bar para ese día, y
al encaminarse al lugar Cristina es secuestrada, la meten en auto La
llevaron al Olimpo mientras le gritaban “perejil cállate”.

      En el Olimpo la ingresan, la desnudan y al levantar la cabeza vio a
su madre en la mismas condiciones. Ese día el Olimpo estaba lleno de
gente secuestrada, no habia lugar . A ella la iba poniendo en distintos
sitios desde donde pudo escuchar los gritos de su madre mientras era
torturada. A Cristina la interrogan por la direccion de Roberto Lazara y
ella tuvo que llevarlos a ese domicilio y alli secuestraron a Roberto y al
bebe de Cristina que habia quedado con ese comapeñro. Y nuevamente al
Olimpo donde escucho como torturaban a Roberto Lazzara. Los
torturados pegaban alaridos y los imputados gritaban e insultaban
mientras los torturaban. A Cristina la pusieron primero con Anteojito
(Lucia Tartaglia) que estaba embarazada de 6 o 7 meses. Queria
amamantar a su bebé pero no podía, escuchaba los gritos de dolor de su
madre. La engrillaron y uno de los represores abusando la situación le



                                  288
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



agrarraba la mano para que le toque los genitales, mientras ella tenia a su
hijo en brazos. Despues se llevaron a su hijo porque lo usaban en la
tortura de Maria del Carmen. Finalmente le sacan a su hijo y la llevan al
sector de incomunicados.

       No queria ir al baño. Esa era la intensidad del pánico, Cristina dijo
que en 15 días que estuvo desaparecida fue solo 2 veces al baño. Ser vista
implicaba caastigo, vejacion, insulto. Pensó en suicidarse. En ese sector
donde estaba escuchaba los gritos de la tortura, recordó a una chica
chilena, a quien le decian la loca. Estaba muy mal.

      Los imputados entraban a su celda, la golpeaban la llevaban
mientras la estaban torturando a Maria del Carmen, le decian que la tenia
que convencer a su madre que hable o la matarían. Esas visitas a la sala
de tortura eran constantes. En un momento pudo levantarse la venda y
vio a su mama esposada en una cama de metal, tenia toda su cara
destrozada de los golpes, los imputados cada vez que pasaban le daban
patadas, le rompieron la mandibula, estaba totalmente quemada.

      En un momento las llevan a una sala de inteloigencia donde habia
un organigrama con nombres y cruces rojas o azules. Vio sobre Lazzara y
tambien sobre Revora y Fassano, cruces rojas, tambien cruz roja sobre
Rodolfo Walsh.. Su madre le contó que para sacarle información sobre el
dinero que habia en la casa de la calle Belen la amenzaron con ponerle
una rata en la vagina.

      Carmen estaba desfigurada, tenia el olor a quemado de la picana,
las manos quemadas, las cejas quemadas. Cuando su madre no aguantaba
mas la tortura la llevaban a ella, la ataban a la parrilla desnuda y le
pedian que gritara.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    289
      Entre los compañeros que supo estaban alli, ademas de Anteojito,
era Lucia Tartaglia, reconoció a Toscano, que era amigo de antes de su
madre, Toscano trato de protegerla de alguna manera ahí adentro pero se
enojaron mucho con él. A Gustavo Weiss y su mujer, a Cid de la Paz y
Aklfredo Gonzalez, a la mujer chilena, a Julia Zavala, Scutari, a Cali.
Cristina vio tambien dentro del centro clandestino el producido del
saqueo sistematico a todos los domicilios de donde secuestraban gente.
Reconoció muebles de su casa, ropa, discos.

      Fue dejada en libertad el 24 de octubre de 1978. Su madre quedó
en el pozo. Cada familia del secuestrado, del desaparecido sufrio la
intensidad de este exterminio programado. Pero algunas familias fueron
diezmadas, desmembradas, asesinadas, exiliadas, destruídas de muchas
formas. La familia de Cristina es emblemática en este sentido, todos
militantes populares. Maria del Carmen esta desaparecida, su hermano
Pablo tambien fue secuestrado y desaparecido en el Banco, junto con su
abuela Lucila De Mirgi, y debió exiliarse tambien. Las esquirlas del
genocidio. Supo que su madre fue asesinada a principios tal vez a fines
del 78 o princiopios del 79, recibía cartas de ella que le escribia desde el
cautiverio. Su madre le habia dicho que iba a hacer todo lo posible para
que ella fuera liberada. Se despidio definitivamente de Maria del
Carmen, su madre le pidió que contara todo lo que habia visto. Ella tenia
apenas 18 años, y permeneció esperando que su madre saliera del
Olimpo.

      El horror tiene que poder ser nombrado, para conjurarlo, para
que no vuelva. No permite el olvido.

      Pablo Alejandro, otro de los hijos de Maria del Carmen tambien
fue victima del accion de estos represores. Pablo dio cuenta de la
persecución luego del asesinato del padre Carlos Mujica, a toda la
familia. Esa persecución se hizo efectiva cuanto el 10 de mayo de 1978
lo secuestraron a Pablo, junto con su abuela. Su madre y sus hemanas
estaban refugiadas en la Costa. Se lo llevaron al Banco, Su nueva



                                  290
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



identidad era I 83 lo encadenaron, lo dejaron en un tubo. Alli se dio
cuenta que su abuela ya estaba alli, en el tubo de enfrente. Pablo tenia 20
años . Lo interrogaron por su madre. Montaron una ratonera en la casa
de su abuela. Alli lo tuvieron secuestrado en esa casa, engrillado a la
cama durante 2 semanas, para que aparezca su madre.                 Por la
intervencion de un familiar militar (algunos sucumbian ante estas
influencias) tanto el como su abuela fueron liberados. Pero Pablo siguió
controlado, se daba cuenta que lo seguian autos por la calle. Luego en
octubre se enteró que su madre y su hermana Cristina con su bebe habian
sido secuestrados. Recordó que uno de sus secuestradores fue Colores,
otro el Padre. Ya refugiado en Brasil, en Rio Janeiro se encontro con Cid
de la Paz quien le dijo que su madre habia sido asesinada.

      Su vida quedo poblada de pesadillas, ataques de nervios, que pudo
soportar a fuerza de tratamientos psiquiatricos y pastillas. Finalmente la
decisión de mantener la memoria, el recuerdo de su madre como persona
digna que habia dedicado su vida para trabajar por los pobres. A Pablo en
la audiencia no le alcanzaron las palabras para describir el horror vivido,.
Pablo desde Europa no paró de denunciar publicamente lo que habian
hecho los genocidas en este país. Hoy Pablo continúa el legado de su
madre trabajando en las villas.

      Estos dos testimonios han sido realmente contundentes. Y por si
solos acreditan con la carga probatoria necesaria los delitos de los que fue
victima Maria del Carmen Artero de Jurkiewicz.

      Pero muchos otros compañeros sobrevivientes mencionaron la
presencia de Maria del Carmen y de Cristina tambien en el Olimpo. Su
cita no es sobreabundante: Isabel Cerruti refiriendose al episodio




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    291
Fassano dijo“Maria del Carme estaba seceustrada, con su hija, Cristina
Jurkiewiezc, y su bebe.       Luego la recordó cuando para la Navidad
Maria del Carmen       que    habia sido catequista, nos hacia cantar…
Tambien de los ultimos tiempos del Olimpo, Jorge Taglioni la recordó a
Maria     del   Carmen,      junto    con   Cali,   el   viejo   Guillermo,
Cetrangolo…tambien dijo Jorge que Maria del Carmen habia sido
secuestrada con su hija, que torturaban a su hija para que ella
hablara…Tambien Graciela Trotta recordó a Marisa, ese era el apodo de
Maria del Carmen. Isabel Fernandez Blanco dijo: Fue tambien un
momento donde se dan muchas caídas, ahí caen en esos meses grupos
grandes de compañeros en uno estaba Marisa, que es Jurkiewiecz, cae
la hija Cristina Jurkiewiecz. Luego dira que a Marisa, juntos con los
troitero, cali , Cetrangolo y otros fueron trasladados supuestamente a la
ESMA, Tambien hizo referencia a ella Enrique Ghezan, quien tambien
dijo que antes de ese traslado este grupo recibio una paliza muy fuerte.
Jorge Paladino dijo: … Marisa, Maria del Carmen Artero, tuvo un
intento de suicidio, con esa latita que habia en el calabozo, y fue
severamente castigada, significa castigo corporal, cualquier hehco de
libertad individual era sancionado. Supo que estaba secuestrada con la
hija. Ada Marquat, tambien dijo que Marisa estuvo secuestrada con su
hija en el Olimpo y que hoy esta desaparecida. Por supuesto Mario
Villani, quien tambien mencionó el traslado del grupo ya referido. Por
otra parte tambien Daniel Merialdo, dijo que Marisa fue una mujer muy
maltratada, vinculada al grupo de secuestrados que los imputados
relacionaron con el caso Lambruschini.

        Juan Carlos Guarino, SDH 3256 el apodo era “Marisa”. La vio
desde el 10 de octubre del 78 hasta enero del 79. TRASLADADA desde
el Olimpo. Estos elementos se condicen con las constancias
documentales del Legajo nro. 1111 de la causa nro. 450.

        De esta forma se tiene por probados el secuestro, mantenimiento
en cautiverio en el Olimpo desde el 11 de octubre de 1978, hasta su




                                     292
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



traslado final. HOY PERMANECE DESAPARECIDA.




      150. Carlos Alberto Squeri (hecho 155).

      Le decían Cali. Sus hermanas contaron como fue su secuestro, y
describieron a Cali como un militante peronista, muy solidario, sensible
a la necesidad de los mas carenciados.

      El 11 de octubre de 1978,          recibieron un llamado anónimo
avisando que un muchacho herido habia sido secuestrado y habia gritado
el número de teléfono. Supieron que era Carlos Alberto. Horas mas tarde,
otro hermano, NORberto Juan, que vivía a dos cuadras de donde el fue
herido Cali, en Galicia y Nicasio Oroño, tambien es llevado por las
fuerzas armadas.     Norberto salió 3 dias después y les relato las
barbaridades que sufrió en el Olimpo. Presentaron HC, en el juzgado
federal de Norberto Gileta, con respuesta negativa.

      Contó Teresa Squeri que a los 15 días los imputados llevaron a
Cali a la casa de sus padres. Irrumpen sin pedir permiso, reconoció al
Turco Julian porque en los años 90 lo vio por la tv. Le dijeron a su madre
que los llevaron a recuperar a una granja en el sur y su madre les creyó. Y
asi siguió todos los dias de su vida esperando que Cali vuelva, pero Cali
CONTINUA DESAPARECIDO.

      Los imputados se instalaron en la casa, pidieron comida.. Teresa lo
vio mas flaco, como 10 kios menos, tenia un yeso en su brazo derecho,
debido a la tortura. Se quedaron hasta las 11 de la noche, todos intuían lo
que pasaba pero no podían preguntan porque se sentian muy
atemorizados. Presos en su propia casa. El último contacto que tuvieron




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   293
con Cali fue un llamado que hizo el 24 de diciembre, dandole ánimos a
su familia que... nunca mas supieron de él.

      Marta, la otra hermana, habló en el mismo sentido de Cali, y de su
familia de trabajadores sociales, solidarios, que militanban en las
parroquias. Respecto del secuestro confirmo lo dicho por Teresa.
Tambien relato el episodio de la visita de los represores. Dijo que por su
hermano Norberto, quien tambien fue secuestrado unos dias en el
Olimpo, supieron de las atrocidades hacian los imputados en ese lugar.
Norberto les contó que lo escucho gritar a Cali en la tortura. Tambien les
contó que pudo ver a Cali, que tenia un brazo enyesado porque se lo
habian aplastado con una morsa. Marta tambien como su hermana
preguntó a los imputados donde está el cuerpo de Cali.

      De su presencia en el Olimpo hablaron Isabel Cerruti, que lo
conocía de antes, lo vio en el pozo. Sabe que fue trasladado y permanece
desaparecido; Susana Caride tambien lo vio y vio su brazo enyesado;
Jorge Taglioni, que supo que su secuestro estaba vinculado al de
Jurkiewics, Cetrángolo y otros, Trotta de haberlo visto en la enfermeria;
Isabel Fernandez Blanco también lo vio en el Olimpo y Enrique
Ghezan, hizo referencia a que la tortura brutal que le infringian los
imputados, era para que la escucharan todos e implicaba un tormento
mas para todos. Jorge Paladino, tambien recordó a Cali, que estaba
herido, recordó que en un momento Cali pedía leer la Biblia, Cuando a
Jorge lo liberan quiso despedirse de Squeri, y él le dijo que sabia que iba
a ser boleta…Tambien lo mencionó Cristina Jurkiewics, porque eran
conocidos, compañeros de militancia de su madre; tambien Ada
Marquat, lo nombro por su el apodo, Juan Guillen dijo que habia un
chico al que le decian Cali, también lo mencionó Hector Retamar. En
las declaración incoporadas como documental.

      Con estos testimonios mas las constancias documentales: la causa
nro. 14858 legajo de prueba 345 de causa nro. y el legajo Conadep nro.
3849, damos por probado el secuestro y cautiverio bajo tormentos en el



                                  294
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Olimpo desde el 11 de octubre de 1978.




      151 y 152. Alfredo Amilcar Troitero y Marta Elvira Tilger
(hechos 156 y 157).

      Sus sobrenombres eran “ERNESTO” y “JULIA”. Así los
recordaban los compañeros sobrevivientes del Olimpo que dieron cuenta
del cautiverio sufrido por ambos. Del secuestro dio cuenta su hijo Ivan,
quien fue testigo presencial y víctima de la brutalidad desplegada por los
imputados. Corresponde hacer cita de este testimonio realmente
impactante. Todos lo han sido, pero Ivan, como sucedió con el Camilo
Rios, o con Zaldarriaga, eran chicos, que recuerdan absolutamente ese
momento de violencia incomprensible para una criatura. Y son ademas
testigos hoy de los efectos, de los daños, de las consecuencias irrepables
del genocidio perpetrado por los imputados.

      Alfredo y Marta eran peronistas, militaban en Montoneros. Tenían
4 hijos Fabian de 13 años, Andrea de 10, Adolfo de 8 e Ivan, que tenia
15. Vivian en Lugano Edificio 128, 3 A.

      Ese 12 de octubre de 1978, habian ido al cine. Los chicos estaban
durmiendo, era medianoche, cuando los despertó un tiro y un grito y al
asomarse Ivan vio un grupo de unas 30 personas corriendo fuertemente
armadas, luego irrumpian a las patadas en su casa. Eran como 10. A su
hermano Fabian lo encerraron en el baño, a él en una habitación con 5
represores que comienzan a preguntarle por sus padres. Nos les importo
la edad de Ivan. Lo interrogaron a los golpes. Ivan temía por sus
hermanitos que habia quedado con el resto de los represores en la otra




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   295
habitación. Y además por sus padres. Mientras pensaba en esto ellos eran
brutales, le pegaron la cabeza contra la pared, le rompieron los dientes,
mientras los otros se reían, Perdió la dimension del tiempo. El Turco
Julian le pegaba,    tiempo después lo reconoció. En un momento su
hermano se escapo y el sintió como uno de los represores al que le decían
Fuhrer, se reia diciendo que habian “matado al pendejo”. Ivan sintio que
el mundo se le venía abajo. Los represores se burlaban y uno le apagó un
cigarrillo en el brazo. El dolor era intenso, el físico, y el dolor de pensar
que habian matado a su hermanito. Finalmente les dijo que sus padres
habian ido al cine. Se quedaron a esperarlos. Ivan durante mucho
tiempo vivio con la horrible sensación de haber dado esa información.

      Cuando llegaron, estaban las luces apagadas y a Ivan le habian
puesto un arma en la boca. Les quiso advertir, pero ellos se los llevaron.
A Ivan lo arrastraron de los pelos por el pasillo, sus hermanitos estaban
rojos en llanto y amordazados y con las manos atadas. A los chicos los
dejaron pero con la amenaza de volver a llevárselos.           Ivan decidio
escapar en el medio de la noche con sus hermanitos y salvar sus vidas.
Fabian había logrado escapar de la persecusiòn. Los chicos se tuvieron
que criar practcamente solos, trabajar desde muy chicos, tuvieron que
hacer frente al dolor, crecer violentamente. Sin sus padres.

      Ivan con el tiempo supo que sus padres estuvieron en el Olimpo,
hablo con sobrevivientes que le contaron sus padres eran solidarios con
los compañeros dentro del pozo.

      Graciela Trotta le contó que Julia varias veces que estuvo en la
enfermería, se la pasaba llorando por sus hijos. Por Graciela, por Isabel
Cerruti por Isabel Fernandez Blanco supo que estuvieron hasta el 24 de
diciembre en el Olimpo y despues junto con los compañeros del grupo
fueron trasladados supuestmente a la ESMA. Lo que sabemos hoy es que
PERMENECEN DESAPARECIDOS.

      Alfredo era bancario y Marta, fotografa profesional pero tambien




                                   296
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



peluquera. Hoy Ivan trabaja por la memoria en el espacio recuperado del
Excentro clandestino Olimpo. Continúa con el legado que le dejaron sus
padres y por supuesto pidiendo justicia por ellos.

        Graciela Trotta hablo con Julia dentro del Olimpo, sabia que tenia
4 hijos, a quienes estaba deseperada por ver. Julia tenia el pelo largo,
morocho, era peluquera. Tambien los mencionó Isaber Fernandez
Blanco y Enrique Ghezan, quienes supieron que fueron trasladados a la
Esma.

        Sumados a estos testimonios consideramos las constancia
documentales de la causa nro. 40.459 los Conadep nro. 6327 y 282. De
esta forma se tiene por probada el secuestro, permenencia en cautiverio
bajo tormentos en el Olimpo desde el 12 de octubre de 1978.




        153, 154 y 155. Enrique Luis Basile, Emilia Smoli y Ada
Marquat (hechos 163, 164 y 165).

        Tanto Ada Marquat como Emilia Smoli dieron testimonio ante esta
audiencia. Ambas fueron victimas de secuestro y cautiverio en el Olimpo,
y pudieron sobrevivir a ello, ENRIQUE pasó el mismo padecimiento
pero aun permanece DESAPARECIDO.

        A la primera que secuestraron fue a la mamá de Enrique a Emilia,
Ella lo contó de esta forma: “El dia 10 de noviembre de 1978, la
secuestraron a la salida de un Banco. 4 hombres . En un auto la llevan al
Olimpo le preguntaban por su hijo. Le pegaron, con un látigo, muy
fuerte, le deajron toda la espalda marcada y le daban trompadas, luego la
picanearon por la boca, la lengua, los labios, en los senos. La ducharon




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    297
la volvieron a meter en un auto y La llevaron al departamento donde
vivía su hijo con Ada Marquat. Entraron al departamento a buscar a su
nuera. Amenazaban con ahogar en la bañera a sus nietos. Todo eso para
que Emilia dijera donde estaba su hijo así podían secuestrarlo a el
también. Finalmente la llevaron a la estación de Devoto donde estaría su
hijo Enrique. La torturaban con palabras, con amenazas a sus nietos ,
hasta que tuvo que señalar a su hijo. Lo secuestraron a Enrique. Se lo
llevaron al Olimpo.

      Es imposible concebir tanto dolor para Emilia, tanta perversión de
parte de los imputados. Emilia torturada y amenazada tuvo que entregar a
su hijo y hoy Enrique está desaparecido. A Emilia la llevaron nuevamente
al Olimpo y allí vio que lo tenían a Enrique. Despues la llevan
nuevamente al departamento. Así quedo a cargo de sus nietos. No solo
se llevaron a Enrique y a Ada “a las 6 am entraron al departamento y se
llevaron todo”, dijo Emilia.

      Aproximadamente el 20 de noviembre la liberaron a su nuera Ada.
Estaba piel y hueso. Ada le contó todo lo que habia pasado. Le hablo del
Turco Julian que era quien la habia torturado. Ada habia sufrido
muchísimo. Le contó que por causa de la tortura tuvo una infección
vaginal. Durante el 79 Ada vivio con ella y los imputados la molestaron
constantemente. A ella también le decían que si quería recuperar a
Enrique dejara de ir a los organismos, que dejara de ir con las Madres de
plaza de Mayo.

      Finalmente se fueron a vivir a Neuquen y en el año 85 hizo un
reconocimiento del centro clandestino, reconoció los pisos, el lugar
donde la torturaron, el lugar de las duchas. Emilia tenía en ese entonces
52 años y su hijo 26, habia estudiado en el Liceo Militar y después en la
Facultad de Derecho.

      A Ada la secuestraron el 10 de noviembre de 1978, también, de
su casa de la calle Asunción al 3500,. Se instalaron los represores en su




                                 298
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



casa a esperarlo a su marido. La casa estaba llena, amenazaban con
ahogar a sus hijo en la banera Esto obligo a Ada a decirles que Enrique
estaba en la estación de Devoto. Los represores se la llevaron a Emilia a
la estación para que reconozca a su hijo. Asi fue como lo secuestraron a
Enrique, que la había estado esperando a Ada por horas en la estación. A
Emilia la dejaron en la casa con los chicos y a Ada también la llevaron al
Olimpo vendada y tirada en el piso de un auto. En el Olimpo la hicieron
desvestir y empezaron a torturarla, en ese mismo lugar estaba Enrique,
tambien vendado. La torturaron delante de Enrique. Le preguntaban por
gente que hacia tiempo estaba secuestrada, y por otra gente que no
conocia, y seguian torturandola mucho. Quedó con sus tobillos marcados,
dijo Ada que aún hoy tiene consecuencias de eso, aún le duelen. Sentía
como su cuerpo se convulsionaba por la picana. La picana andaba por
todos lados, dentro de la nariz,, pezones, boca, cada tanto le tiraba un
poco de agua para que sea mas eficiente la corriente eléctrica, y adentro
de la vagina. De la picana, tuvo una infección vaginal tuvieron que
llevarla a la enfermería.

      A Enrique lo vio al tiempo cuando los pusieron juntos en un tubo.
Estaban en el sector incomunicados. Recordó que en un lugar del pasillo
en el recorrido al baño, habia una virgencita. Cuando los imputados
abrían las puertas de los tubos tenian que estar con la venda bien puesta,
y en posición de firme. En su tortura reconoció la voz del Turco Julian.

       Estuvo 42 dias en el Olimpo, pensó que no sobreviviría. Conto
tambien la visita de Suarez Mason quien al entrar a su tubo les dijo que
ellos deberían desaparecer, como tambien su descendencia, porque eran
basura, que no deberian existir mas. A Ada la liberaron junto con Maria
de las Mercedes Troncoso, Mecha le decían. Era 21 de diciembre. Al salir




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   299
la obligaron a llamar todos los días a un nro de teléfono y cada tanto le
venia a visitar Colores y el Turco. Cuando les preguntaba por Enrique le
decian que se olvidara, que pensara que era viuda. El control fue hasta
que se fue a vivir a Neuquén. Ada nunca supo que paso con Enrique y la
pregunta que le dirigió a los imputados quedo flotando en esta sala sin
respuesta. Hubo algunos sobrevivientes por quienes se enteró que habia
sido llevado en los últimos traslados del Olimpo. Por ejemplo Mario
Villani y Susana Caride. Recordó tambien que hubo un traslado grande
mienstras ella estaba. Enrique había formado parte el Movimiento de
inquilinos peronistas, trabajában juntos en los inquilinatos del Barrio de
Balvanera y en varias fábricas donde habia reorganizado sindicalmente a
los obreros. Con Enrique se ensañaron los imputados por una razon
particular, su padre habia sido profesor de algunos de ellos en el Liceo, y
le preguntaban como podia ser el hijo del Coronel Basile.
Particularmente Guglielminetti.

      Sobre el cautiverio de Enrique tambien hablaron: Susana Caride :
“…A Basile venia GUglieminetti a torturarlo al tubo, era una cosntante,
al margen de la tortura que sufrió. Basile esta desaparecido, su esposa y
mama recuperarn la libertad. La esposa es Ada“. Isabel Fernandez
Blanco dijo textualmente respecto de Enrique: “Guastavino, que es
Guglielminetti, a los gritos, lo hacia salir de la celda a, diciéndole
subteniente de reserva Basile afuera, y ahí comenzaba una tortura atroz
y brutal a Enrique Basile. Le hacia cantar la marcha del Liceo, lo hacia
arrastrarse, lo humillaba, sufriamos todos esa tortura, Guglieminetti se
habia ensañado.. Raul le decíamos a Enrique. Estaba en un tubo, y supo
que fue trasladado con el grupo de Jurkiewis , Squeri, Julia Zabala
Rodríguez…” “la tortura no era solamente para Enrique Basile, sino que
era para todos, aunque el era el que recibia fisicamnet este tortura”.
Enrique Ghezan dijo : “el Mayor Guastavino, tenia un particular
encono contra Basile, se acercaba a su celda, y con voz militar lo
intimaba, lo hacia salir a la puerta de su celda, y sistemáticamente, lo
empezaba a torturar. Creo que habia formado parte de su secuestro



                                  300
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



tambien”.

      En cuanto a la prueba documental citaremos el legajo Conadep
nro. 807 la causa nro. 17/78 expediente nro. 15127 legajo de prueba 140
de la causa 450. Como caso 341, 342 y 343 se dieron por probados en
causa 13.

      Asi se tiene por probados los el secuestro y cautiverio bajo
tormentos de Emilia Smoli de Basile desde el 10 de noviembre y por ese
día, de Ada Marquat de Basile desde el 10 de noviembre hasta el 21 de
diciembre y el de Enrique Basile desde el 10 de noviembre, teniendo en
cuenta que permanece desaparecido.




      156. Julia Elena Zavala Rodríguez (hecho 166).

      Julia, su hija, tenia 17 años cuando secuestraron a su madre.
Relató como fue ese 21 de noviembre de 1978 en que una patota la
secuestró del domicilio donde vivían junto a su hermano en Araoz 2348,
4 piso 19. Eran aproximadamente las 16.30. Vio por ultima vez a su
madre la mañana de ese dia cuando se fue ella al colegio y su mama a
trabajar en el Juzgado Federal N 1 de San Martin, era oficial 2. Habian
quedado en verse a las 5 de la tarde. Su mama nunca llegó. Al día
siguiente Julia fue a su casa y la encontró destruida. Su madre no estaba.
Fue el portero del edificio quien le contó que el dia anterior a las 4 de la
tarde llegaron 6 hombres en un Falcon, le preguntaron por Julia y se la
llevaron.

      Junto a su abuela comenzaron        a hacer gestiones en la Curia,
presentaron HC. El departamento fue asaltado por quienes se llevaron a




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    301
su madre, quedó vacío. Julia supo que su madre estuvo en el Olimpo,
tambien supo de las tremendas torturas recibidas. La recordó a su madre
como una mujer con pensamiento politico, militante de la JP desde el año
73. Su tio Miguel habia sido diputado y era un militante montonero,
junto a Ortega Peña.

      El hermano de Julia, Domingo Luis, mencionó los innumerables
trámites que efectuó, por ser abogado, en procura de saber el destino de
su hermana.

      En el legajo CONADEP 865 consta la denuncia efectuada por la
madre, como tambien la declaracion del portero, Justo Benigno Guelmos
quien fue testigo presencial del secuestro.

      En cuanto a la permanencia de Julia en el Olimpo, dieron cuenta de
ello fundamentalmente el informe de Cid de la Paz y Oscar Gonzalez,
de donde surge que fue duramente torturada. Alli se hace mencion a
que en un momento algunos secuestrados iban a ser trasladados a la
Esma, entre ellos Julia y que el Turco Julian la torturó durante DOS
DIAS con un cable de 220 vtios conectado a su cabeza, con el objeto de
que pierda la razón. Y según ese informa eso fue lo que le sucedió a Julia.
Surge tambien que ese ensañamiento particular sobre Julia y las torturas
tremendas que recibió fueron       por el hecho de ser la hermana del
diputado Zabala Rodríguez, que como es sabido habia sido asesinado por
el terrorismo de estado en el año 76. Del mismo informe surge tambien
que el secuestro de Julia estaba vinculado al de Roberto Lazarra, el
matrimonio Lewi, Cali Squeri.

      Tambien la vieron en el Olimpo Susana Caride, Jorge Taglioni,
Graciela Trotta, Isabel Cerrutti, Cristina Jurkiewics, Adriana Trillo
de Braiza, quien compartio un dia el tubo con Julia y le dio su nombre,
Juan Guillen, que mencionó que era pariente del diputado y que estaba
en el tubo de al lado, Mario Villani, Isabel Fernandez Blanco, quien
tamien dijo que Julia fue trasladada el 25 de diciembre del 78, Enrique




                                  302
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Ghezan, dijo tambien que Julia habia sido trasladada junto con Cali, los
Troitero y Marisa Jurkiewics el 25 de diciembre, y que previo a esto
recibieron todos fuertes tormentos. Daniel Merialdo tambien la recordó
y dijo que estaba muy mal animicamente porque la habian torturado
mucho los imputados, tambien mencionó su traslado.

      Julia Elena Zabala Rodríguez permanece desaparecida.

      Además del legajo condaep y el informe antes referido contamos
como prueba documental con las constancias del Legajo de prueba nro.
144 de la causa nro. 450. De esta forma tenemos por acreditado su
secuestro y cautiverio bajo tormento en el Olimpo desde el 21 de
noviembre de 1978.




      157. Luis Gerardo Torres (hecho 158).

      No se pudo contar con la presencia de esta victima en la audiencia,
pero se ha analizado su declaración en el legajo de prueba 119, a fs. 2498
que ratifica lo que habia declarado en la Conadep, legjo 2520. Alli contó
que el 27 de octubre apro. Las 17,30 se presentan en su domicilio de la
calle Pringles 1810 de Espeleta, muchos hombres de civil que rodearon
la manzana y lo detuvieron luego de golpearlo brutalmente. Lo vendaron
y esposaron y lo llevaron al Olimpo.

      Le preguntaban por Willie , a quien no conocía, por el “japonés”,
que tampoco conocía y por Oscar Fernandez, que le habia vendido su
casa. Lo empezaron a golpear, porque lo confundieron con el japonés.
Pese a decirles que él no era, lo golpearon brutalmente. Tambien
golpearon a su esposa y amenazaron con matar a sus hijos. Le




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   303
preguntaron por los fierros. Un morocho al que le decían Turco y uno
rubio que le decían Polaco. Le hicieron simulacros de fusilamiento.
Luego lo metieron en un Torino con los ojos vendados. En el Olimpo,es
atado de las muñecas y golpeado con cadenas y con una madera con
clavos. Despues lo colgaron de los tobillos y finalmente lo llevaron a la
parrilla. Tambien le pegaron con un arma en una rodilla de lo que quedó
con secuelas. Siempre le preguntaban por ese tal japonés. Lo torturaron
constantemente durante 7 días. Finalmente cuando estaba destrozado, no
daba mas les dijo que iba a confesar que era la persona que ellos decían.
Entonces traen a los secuestrados que lo habían identificado y cuando le
sacaron la venda estos dijeron que él no era. Lo liberan el 9 de
noviembre de 1978.

      Las torturas padecidas le dejaron graves secuelas como artrosis
lumbar, fractura de costillas, complicaciones en el ojo que requieren un
transplante de cornea.

      La presencia de Torres también la confirmó Juan Enzo Licheri,
quien también estuvo secuestrado a fines de octubre del 78 en el Olimpo
y torturado preguntándole por un tal japonés, que era un vendedor
ambulante que     conocía. Lo secuestraron junto a un compañero de
nombre Wiz. Que los imputados llevaron a reconocer a un secuestrado y
ellos lo reconocieron como el japonés, porque esa persona estaba tan
desfigurada que creyeron que era, pero en realidad no era. Este
testimonio se condice con lo manifestado por el propio Torres en este
sentido. Licheri, se refería a esta persona como el Mormón, que fue muy
castigado y que los liberaron juntos.

      Ademas de estos testimonios nos basamos en las constancias
documentales causa nro. 28.107, del Legajo de prueba 125. Por ello
tenemos por acreditado el secuestro y cautiverio bajo tormentos en el
Olimpo durante el período mencionado.




                                  304
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



      158. Horacio Martín Cuartas (hecho 159).

      Trabajaba en el Instituto se Servicios Sociales, PAMI. En el sectro
de psi quiatría que fue intervenido por un Capitan Nielsen. Por su
condicion de psicologo este Capitan le pidio la renuncia. Dijo Cuartas:
que los psicologos desde la profunda ignorancia de los genocidas estaba
directamente asociada a la pertenencia a la izquierda. Horacio habia
sido delegado gremial de UPCN del PAMI. El interventor del Instituto
comenzó una persecución por las denuncias que Cuartas hacia por los
manejos económicos de este Capitn en la institución.

      Lo arrancaron los secuestradores de su realidad cotidiana, cuando
salia de su trabajo en Bernal en la Institucion Ceriquil. Reconoció al
Turco Julian, quien lo interrogaba en el trayecto que termino en el
Olimpo.

      Lo pusieron vendado, en el sector de incomunicados. Alli comenzó
su odisea personal. El proceso de despersonalización, Privado de la
vista, nombrado por una letra y numero, sin poder tener contacto humano
mas que con los represores, se rompen los vinculos, se sumerge a la
victima en una infinita soledad solo el contacto con el torturador. A
Horacio lo despertaban por las noches, le gatillaban armas sin cargar, lo
sometieron a la picana, el submarino.

      Cuando lo sacaban al baño pudo ver otros secuestrados con
fracturas expuestas. Tambien vio en el Olimpo a una compañera del
Pami, Maria Nicoli. En una oportunidad tambien vio que los imputados
tenian a un chico colgado en unos colchones con resorte, al lado habia
una mujer desnuda a que la picaneaban. Cuartas vio como luego de esa
tortura los imputados contiuaron viendo un partido de futbol. Mencionó




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   305
tambien a la secuestrada chilena. Tambien desde su celda, y forzando la
mirilla de la puerta metalica, pudo ver como violaban a una secuestrada.
Supo del odio del Turco Julian por los judios.

      Cuartas hablo del retroceso para la evolución humana que implico
lo que hicieron dentro de estos centros los imputados. Lo liberaron con
ropa que no era la de el. Los cargaron en un el baúl de un auto, y lo
dejaron tirado en Mataderos.

      Su secuestro fue el 27 de octubre de 1978 y su liberación 9 de
noviembre. Luego de liberado tuvo que llamar por telefono durante un
año, en que se sintió observado, perseguido.

      Contamos con: el legajo Conadep nro. 2667 y Legajo prueba nro.
266 de la causa nro. 450. Y damos por acreditado su secuestro y
mantenimiento en cautiverio bajo tormentos en el Olimpo desde el 27 de
octubre hasta el 9 de noviembre.




      159. Eduardo Alberto Martínez (hecho 160).

      Su apodo era Fernando o Gordo. Tenia militancia univeristaria,
estudiaba física y era militante de la JUP.

      Nelida Sara Lopez Elasel quien fuera su compañera dijo en esta
audiencia: Eduardo era un joven que quería un mundo mejor para sus
hijos, o un país mejor, así lo decía él. Lo secuestraron de su negocio de
fiambrería. Nélida estaba teniendo su segundo hijo. Hizo denuncia de
privación ilegal de la libertad, habeas corpus y denuncia ante la Conadep.
Dijo también que el secuestro había sido El 31 de octubre de 1978, en
Thomas al 2500. También dijo que Eduardo la llamó el 23 de diciembre
desde el centro clandestino y ante cualquier pregunta que ella hacia él
decía que no podía contestar. Nélida ya en democracia se encontró con un
sobreviviente del Olimpo, Hector Retamar quien le pidió una foto de
Eduardo y lo reconoció, le dijo que se lo habia cruzado en el baño y que



                                   306
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Eduardo le habia dicho que tenía mujer e hijos. Tambien le dijo que
estaba muy golpeado.

      A fs. 1 del legajo de prueba 304 Elba Beatriz Simoni, madre
de la víctima, relató que un grupo de sujetos se presentó en
dicho local, preguntando por su hijo. Al no encontrarlo, lo
esperaron, lo introdujeron en un automóvil y se lo llevaron.
También Simoni trajo a colación el testimonio de Cid de la
Paz, quien lo vió, que lo apodaban “Fernando”. De ese
informe surgen las llamadas telefonicas que hizo en diciembre
del 78 a los familiares. Por su parte, Daniel Retamar, refirió
que en tal sitio “…en el tubo 4 ó 5, estaba un muchacho que
por fotos reconoció como Fernando que sabe que se llama
Eduardo Alberto Martínez, actualmente desaparecido ”.
      Su caso fue probado en la causa 13, caso 339.Las pruebas
documentales tenida en consideración fueron: legajo Conadep nro. 3079
Legajo prueba nro. 304, el Expediente nro. 12989.

      Con todos estos elementos tenemos por probado el
secuestro, cautiverio bajo tormentos en el Olimpo desde la
fecha mencionada hasta su traslado final desde ese centro
clandestino.




      160. Susana Larrubia (hecho 161).

      Le decían “BETY”, PETI, “PAJARO CAMPANA”, “CLARA”.
Estudiaba medicina en la plata. Estaba embarazada. Y además tenia una
hijita Susana Maria fue entregada a su padre materno. Era militante de




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                  307
Montoneros.

      Del legajo CONADEP N° 4373 surge que La denuncia la hace una
amiga de nombre Mónica Susana Fernandez. Dice que en noviembre del
78 desaparece Susana , aparentemente junto a su compañero. Su hijita,
Susana Maria es llevada a la casa de su abuelo materno. A los 8 días de la
desaparición llevan a la victima a entrevistarse en la casa de su padre.
Ella deja dos cartas, una para su hermana y otra señalando como se debía
cuidar a su hija.

      En el legajo de prueba 296 Enrique Carlos Ghezan,
refirió que vio a Susana Larrubia hasta el 28 de enero de
1979, que la apodaban “Pájaro Campana” o “Bety”,. Ademas
en el legajo 20 de la causa 450          dijo “… había un chileno,
“Hernan”       , que era comapñero de Susana Larrubia”… en
Conadep dice “…larrubia Susana, vista el 28 de enero de
1979, estaura baja, blanca, castaño oscuro, le decían Pajaro
Campana o Bety, Militante peronista.              Por su parte, del
mismo legajo 296 surge que Héctor Daniel Retamar manifestó,
con referencia a la víctima, que era hija del Presidente del
Casino de Oficiales del Ejército de La Plata, precisando que
“...fue torturada en su presencia por Colores y por el Turco
Julián, tenía consigo una bebita de meses, desconoce el
destino de ambas…” (cfr. fs. 12 ibídem). De las restantes
declaraciones de Retamar surge es to. Retamar dijo que
conocía con anterioridad a Susana Larrubia. Que estaba en el
Olimpo con su compañero Hernan, que era chileno, y que a
este último lo torturaban por ser chileno, en el momento del
conflicto con Chile y ademas lo obligaban a bailar para
divertir a los imputados.

      Isabel Fernandez Blanco dijo que Susana Larrubia fue
llevada en un traslado final. Y le decían Campana y recuerda
haberla visto en las duchas. Carmen Segarra (la esposa de



                                 308
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Ricardo Poce) dijo en la audiencia: que se habia encontrad o
con un compañero de militancia quien le ayudo a identificar a
compañeros de militancia de Ricardo, en la publicación del
Olimpo, y alli pudo identificar a Susana Larrubia.

      Su nombre también figura en el informe efectuado por
Cid de la Paz y González. All i se dice que para navidad,
Susana Larrubia pudo llamar a su padre, quien vivía en la
ciudad de La Plata (cfr. Legajo nro. 296).

      Ademas de la prueba documental citada se evalúa las
constancias de causa nro. 1306/SU caratulada “Larrubia, Susana Alicia
s/ averiguación”. Con estas constancias se tiene por probado el secuestro,
cautiverio bajo tormentos en el Olimpo desde el mes de noviembre hasta
que fue trasladada a su destino final.




      161. Gustavo Raúl Blanco (hecho 168).

      Gustavo esta fallecido. Le decían Chester. Tomaremos los dichos
de su declaración obrante a fs. 1081 y sgs. Del LEGAJO 359 surge:
lo secuestraron 15 tipos de Sarmiento 1678 de Caseros. Habia
personas apostadas en la medianera. Los obligan a tirarse al
piso. Su mujer estaba embarazada. Revisaron toda la casa, se
llevaron objetos. El fue golpeado . Los apodos que se
manejaban era Turco Julian, Soler, Rossi. Lo llevaron por su
vinculación al centro de estudiantes de la Facultad de
Derecho. Al llegar al lugar               escucho decían “móvil al
Olimpo” “traemos los paquetes. . Cuando llegó al lugar sintió




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    309
la presencia de su esposa Gilda Susana Agusti, alcanzó a
verle los pies . Luego en una habitación le retiran la venda y
vio una serie de individuos que comienzan a golpearlo.Sin
interrogatorio. Luego lo torturan en el quirófano. Lo atan
aparece Julian y lo golpea con una goma con alambre en todo
el cuerpo. En los ojos, donde todavía tiene marcas. Le
preguntan si conocía algún subversivo. Querían saber la
ideología de la lista blanca del lugar donde tra bajaba en la
Direccion gral Impositiva.Luego se va al turco y continúan
otros torturándolo, lo dejan atado a un electrodo que cada
uno o dos minutos le daba descargas de corrientes durante 20
segundos. Esto se repitió dos veces más. Que se escuchaban
gritos y quejidos. Otro secuestrado de nombre Alfredo le dijo
que lo habían detenido en el INTI , que era técnico químico..(
ESTE ES ALFREDO GIORGI), que lo habían golpeado y
torturado. Tambien había otro detenido de nombre Azzam
Mansur, a quien le habían robado un citroen. Lo liberan el 11
de enero del 79, a su esposa la habian liberado el 23 de
diciembre del 78. Que lo llevó el turco Julian. F ue controlado
y acosado por los imputados recibiendo visitas y debiendo
responder a citas. Y amenazándolo con que si l e pedían dinero
se lo tendrían que dar porque estaba en juego la vida de su
hijo, también le dijeron que tenia que avisar si conocía a
algún     militante   y   sindicalistas.   Ante   esta   intimidación
decidieron junto a su mujer asilarse en Suecia en el año 80.

        En las declaraciones de Daniel Retamar obrantes en el
legajo de prueba 137, recordó haber compartido cautiverio con
Chester. Juan Guillen en la audiencia dijo que lo pusieron en
un sector con un muchacho que le decían Chester, que
rengueaba de una pierna. Finalmente la declaración de su
esposa Gilda Agusti de Blanco quien fue detenida desaparecida, junto a
Gustavo durante un mes, estando embarazada. El 24 de noviembre de



                                 310
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



1978 , mientras dormían una patota armada y a los gritos rodeo su
domicilio y los secuestraron .En un auto al Olimpo “Ahí se escuchaba
la desesperación. se enteró que Soler estaba a cargo del grupo de tareas
que los secuestraron. A ella la dejaron tabicada en el enfermeria. Se
enteró que eso era el Olimpo ahí adentro. Y en democracia fue a
reconocer el lugar. Gustavo tambien. La llevaron a una celda sola y
finalemente junto a Gustavo . Gilda presencio la preparación para uno de
los traslados: YO escuchaba que le decien no se pongan nerviosos, le
estamos dando la antitetanica, los vamos a llevar a la granja, , eran un
montón . A ella la liberaron el 24 de diciembre del 78, luego de la arenga
de Paco, pensó que le iban a pegar un tiro en la esplada. Gustavo siguió
mas tiempo, pasó las fiestas en el Olimpo.        Dijo que fue torturado
terriblemente, tenia marcas de goma, en todo el cuerpo. El apodo era
Chester, Era militante estudiantil. En la facultad de Derecho.
Trabajaba en la DGI, y estaba militando tambien, en la lista marron de la
DGI. Gustavo nunca hablaba de su dolor, del sufrimiento, de la tortura
;la tenia en el cuerpo porque estaba todo gomeado, todo marcado, le
habían dado picana eléctrica, lo que le hacian a todos los que pasaba n
por ahí. Gilda dijo que ella no recibió maltrato físico pero padeció la
tortura del lugar, de esa experiencia, todo lo que lo rodeaba. Las terribles
torturas sufridas por los compañeros. Que era insoportable de vivir.
Recordó que a Gustavo lo trajo el Turco Julian. Que luego de liberados
siguieron lo controles y la intimidación y se exiliaron en Suecia en el 80,
regresando ni bien volvió la democracia.

      Como documental citamos la causa nro. 14.731. Asi damos por
acreditado el secuestro y cautiverio bajo tormentos de Gustavo Blanco en
el Olimpo en el período mencionado del 24 de noviembre al 11 de enero




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    311
de 1979.




      162. Alfredo Antonio Giorgi (hecho 169).

      El golpe militar del 76 implicó el establecimiento en el poder de
una conjunción de liberalismo económico y autoritarismo político que
tuvo como correlato una política industrial y científico tecnológica
decididamente regresiva. Este proceso de desregulación tuvo como
correlato un empobrecimiento del complejo científico tecnológico que
habia sido motorizado desde la década del 50 con la creación de los 4
organismos nacionales CNEA, INTA, INTI y CONICET. En 1976 el
INTI fue intervenido por la Marina, y al día siguiente despidieron 150
personas, habías listas negras y se comenzó a vivir en un clima de
absoluto temor y asilamiento.

      Dentro de los centros clandestinos que nos ocupan desparecienron
investigadores del INTI, una de ellas fue Maria del Carmen Artero de
Jurkiewics, Jorge Gorfinkel, Gustavo Groba y el otro fue Alfredo Giorgi.
Tenia 33 años, era casado. Dr. En Quimica, investigador del
Centro de Plasticos del INTI, Investigador de avanzada.
Militaba en Montoneros.

      Lo fueron a buscar a su trabajo Av. Gral Paz 5005, y de ese lugar
franqueados por las autoridades del Instituto la patota encabezada por
Cramer y ante la presencia de sus compañeros lo secuestraron. Lo
Llevaron al Olimpo desde donde nunca volvió. Giorgi otra victima del
exterminio PERMENECE DESAPARECIDO.

      El operativo se llevó a cabo el 27 de noviembre de 1978 . Carlos
Alberto Malamud era compañero de Giorgi desde el año 74. Fue testigo
presencial ese día, que recordó con profunda angustia, por la impotencia
y por la certeza de saber que estaba pasando. Lo llamaron de la
intendencia para que se hiciera presente junto con Giorgi. El intendente




                                312
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



se llamaba Sturzembaum.      Lo acusaba a Giorgi de faltante de drogas y
le dijeron que estaba a disposición de las Fuerzas de Seguridad y se lo
llevaron. Cuando quiso preguntar el intendente le dijo que eran órdenes
superiores. Malamud recordó a Alfredo como una excelente persona,
muy capaz, muy reconocido profesionalemente, Ademas trabajaba en la
Facultad de Farmacia y Bioquímica.

      Mansur Estefanos Azzam también estuvo secuestrado en el
Olimpo, también lo fueron a buscar a su trabajo. Azzam es medico y
habia trabajado en la Comision de Investigacion Atomica. Era amigo de
Giorgi, lo conocía de la Facultad de Exactas, porque Giorgi estaba en el
departamento de Química , y además sabía que trabajaba en el INTI. A
Azam lo secuestro una patota del Olimpo que habían llevado a su
domicilio a Giorgi, esposado y muy maltratado. En el Olimpo Azzam
estuvo desde el 28 de noviembre hasta el 22 de diciembre, siendo
interrogado y golpeado, intensamente. Le preguntaban por médicos de la
facultad, por médicos que trabajaban para la guerilla. Y por varios
catedráticos, profesionales, físicos, y gente del universo académico, que
representaban para el régimen genocida un enemigo . La inteligencia y el
el trabajo en pos del desarrollo de la humanidad, eran un factor de
peligro. Assam tuvo que irse de la Comisión de energía Atomica porque
desaparecieron a muchas personas. Azzam supo luego que mucha de esa
gente fue perseguida, desaparecida o se tuvo que exiliar. Azzam
compartió tubo con Jorge Robasto. Vio en los baños muchos secuestrados
muy golpeados. Ahí vio a Giorgi. A Hugo Merola, muy golpeado y
dañado emocionalmente. A un chico que le faltaban las piernas. Tambien
vio a Mario Villani, a quien también conocía de la Facultad. Cuando fue
liberado Giorgi permaneció en el CCD . El lo vio en los baños la misma




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                  313
noche en que lo liberaron.

      Otros testigos que lo vieron dentro del Olimpo fuer on
Daniel Merialdo, Gustavo Blanco, quien en su declaración
en el legajo 359 fs. 1081 y sgs. Dijo: que compartió celda con
dos secuestrados,            uno de ellos era Carozo y el otro
Alfredo…..quien le conto que lo habían detenido en el INTI, .
que era químico. En otro oportunidad le contó que habia sido
victima de castigos y torturas varias….. Dijo que la última
vez que vió a Alfredo fue en las duchasa la noche antes de su
liberación el 11 de enero del 79 . Su mujer Aguti de Blanco
también hace mención a que era una persona secuestrada del
INTI. Tambien lo vio Susana Caride, Ghezan y Fernandez
Blanco también dieron cuenta de la presencia de Giorgi en el
Olimpo. Tambien Robasto.

      Del legajo conadep 8070 agregado a la presente surge las
denuncias multiples presentad as por sus padres. Dentro de
este legajo hay una declaración de Oscar Gonzalez, El Tano”
en España en 1984, donde dice: “estando en el Olimpo vi al
científico Alfredo Giorgi, que fue secuestrado a fines de
noviembre del 78….. dijo Gonzalez ….recuerdo que alabaron
mucho a los responsables del INTI por la amplia colaboración
prestada en el secuestro. Alfredo Giorgi fue duramente
torturado con picana y golpes de todo tipo…..y según las
palabras de los secuestradores -torturadosres se trataba de un
“perejil”. Sin embargo fue torturado muchos días con
verdadero ensañamiento.

      Su caso fue desarrollado en la sentencia de la causa
13/84, oportunidad en la cual se tuvo por probada su
detención ilegal y posterior cautiverio en “Olimpo” (cfr. caso
nro. 348). Finalmente de la prueba documental citamos: legajo
de prueba nro. 359 la causa 2733 expediente nro. 3.911/83   legajo



                                  314
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Conadep nro. 8070 legajo SDH nro. 3029.

      De esta forma tenemos por acredito el secuestro y cautiverio bajo
tormentos en el Olimpo de Alfredo Giorgi, desde el 28 de noviembre de
1978 hasta su destino final en enero del 79.




      163. Héctor Daniel Retamar (hecho 177).

      Al momento de ser secuestrado y torturado en el Olimpo Retamar
tenia apenas 16 años, era estudiante secundario, trabajaba en actividades
gráficas, ligado al centro de estudiantes. Su Padre era Hector Pedro
Retamar un militante de la juventud peronista que está desparecido.

      Héctor Retamar esta fallecido por ello tomaremos en consideración
las declaraciones prestadas por él en distintas oportunidades. Su caso se
tuvo por probado en la causa 13 N° 349. A fs. 1/5 y 14/18 del legajo 137
Retamar contó lo sucedido el 5 de diciembre de 1978, mientras estaba
en su domicilio de Villa Fiorito, un grupo de hombres armados rodeo la
casa. Alli también estaba Graciela Boniface, y su sobrino Matias Deón,
hijo de Lucia Deon, quien ya habia sido secuestrada. Escucho disparos y
al salir lo agarraron, esposaron y se llevaron al niño. Escucho mas
disparos, y respecto de Graciela Boniface, la vio con la cara
ensangrentada mientras escucho como el Turco Julián dijo: ya no sirve
para nada, la hicimos teta. Lo llevaron al Olimpo, lo tabicaron, le
pegaron patadas y con gomas y palos . Lo desnudaron. Luego lo tiraron
sobre un colchón manchado y maloliente. El Turco y otro mas volvieron
a golpearlo salvajemente, mientras lo interrogaban acerca de Lucia Deón,
y sobre un dinero. Lo golpearon con palos en la cabeza y patadas y




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   315
trompadas en todo el cuerpo, tanto que permaneció desmayado todo un
día. Lo sometieron a simulacro de fusilamiento y lo siguieron golpeando.
Lo llevaron al baño y allí vio como todos los que estaban bañando tenían
en su cuerpo marcas y rastros de la tortura en la cara, en los testículos,
marcas de latigazos, hematomas, magulladuras. A algunos no se les podía
ver los rasgos de la cara por los golpes recibidos.

      En la primera semana fue llevado también al quirófano donde lo
picanearon. Recordó que habia una radio a todo volumen. Dijo en esa
oportunidad que también lo hicieron presenciar clases de nazismo dadas
por el Turco Julian, otro represor de apodo Paco y otro mas. Ahí les
hacían bajar los tabiques.

      Los compañeros secuestrados que nombró son: Gustavo, Adolfo,
Alfredo Giorgi, Susana Larrubia quien fue torturada en su presencia. Ana
y Claudio, una ciega y su marido, Pato y Chala, Cali, Eduardo Martinez,
Gustavo Blanco alias Chester,Ines que era enfermera, Julia Zabala
Rodriguez , un discapacitado que le decían Pepe, Clemente, Susana
Caride, Lucia Deón, Villani, Cid de la Paz, Gonzalez, Lewi.

      Retamar fue liberado el 12 de enero de 1979, y tuvo que llamar
periódicamente, también fue perseguido por los imputados, siendo
visitado a su trabajo por Julian, Paco y Colores.

      En su legajo CONADEP 6824            consta otra declaración en los
mismos términos que la referida.

      Su presencia en el Olimpo es corroborada además por los dichos
de: Susana Caride que dijo: Era un chico de 15 años, que lo trajeron al
Olimpo, donde fue torturado y violado por Colores. Isabel F. Blanco
también dijo Si, estuvo tambien en el sector nuestro, era un niño de 15
años, que fue violado por Colores. Tambien recordó su presencia en el
sector Enrique Ghezan. Jorge Braiza dijo: i, Daniel retamar era un
chiquito, de, 15 o 16 años, fue muy golpeado. Carmen Segarra declaró:
que en la publicacion del Olimppo tambien habia podido identificar a



                                   316
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
                  Procuración General de la Nación



Hector retamar. Juan Guillen dijo: me meten en una celda con un pibe,
de 13 o 14 años, estaba aterrado, me dijo que se llamaba Danielito
Retamar, y yo le dije que me llamaba Chiche, nos abrazamos y trate de
tranquilizarlo.

      Con la prueba documental y testimonial analizada damos por
probado el secuestro y cautiverio bajo tormentos en el Olimpo en el
período referido.




      164. Ricardo César Poce (hecho 181).

      Su hijo Ramiro contó que su padre era peronista que habia militado
primero en la UES y luego en la JUP de Ciencias Sociales en la Plata,
donde conoció a su madre, otra militante estudiantil. Carmen Segarra.
Opositores a la Dictadura, también sus tios fueron victimas del
exterminio genocida, por parte de su padre y de su madre tambien. Toda
su familia diezmada. Por temor a la persecución sus padres dejaron la
Plata y se fueron a vivir al Cordón del Gran Buenos Aires. Alli Ricardo
comienza a hacer trabajo de base en las fabricas de Berazategui.
Trabajaba en una metalúrgica. Era el año 78. Ya habia desaparecido el
hermano de Ricardo.

      El 9 de diciembre tenia una cita, a la que fue y nunca mas
apareció. Ramiro contó que luego de esto el y su madre buscaron refugio
en Brasil en el ACNUR. Alli tomaron contacto con Cid de la Paz, quien
les contó que Ricardo habia sido secuestrado y llevado al Olimpo.

      Julio Cesar Poce, declaro en los juicios por la verdad. También
mencionó el compromiso de sus hijos con la realidad latinoamericana,




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    317
con su militancia estudiantil y sindical.

      Por Cid de la Paz supieron que a Ricardo le tendieron una celada,
el día de la cita. Que al intentar secuéstralo Ricardo huyó y la patota lo
hirió y lo llevó al Olimpo. No se pudo acreditar que haya llegado muerto
a este centro clandestino.

      En el Juicio a la Juntas, se tuvo por probado el secuestro y
cautiverio en el Olimpo, como caso N° 263, pero no se pudo tener por
probado que falleciera como consecuencia de las heridas.

      Carmen Segarra dio cuenta en esta audiencia de como se vivía en
esos años. 1978 cercados por la persecución militar, los compañeros y
familiares que tenían alguna militancia, estudiantil, barrial , sindical.
Muchos de ellos continuan desaparecidos. Las casas familiares eran
allanadas una y otra vez.

      Ricardo fue uno mas. Carmen mencionó algunos de sus
compañeros de militancia: Susana Larrubia, Coloma Machuaca, Graciela
Boniface, Lucia Deon, un chico muy jovencito que vivía con Graciela y
Lucia Deon, Hector Daniel Retamar, tenia 15 o 16 años.

      En el legajo Conadep 3794, consta los dichos de su padre y
también obra el informe de Cid de la Paz sobre este caso. Cid de la Paz
conocía a Poce de la ciudad de la Plata de la Universidad. De este
informe surge que las patotas del Olimpo en los últimos días noviembre,
principios de diciembre del 78 secuestraron a varias personas que estaban
vinculadas a Ricardo. Finalmente ese 9 de diciembre lo secuestraron. Lo
dicho por Cid de la Paz fue por referencia del médico (otro secuestrado)
que iba en la camioneta para evitar el suicidio de los secuestrados con la
pastilla de cianuro. Efectivamente Ricardo intentó tomarla, pero además
lo habían herido. Segun este medico no pudo salvarlo y llegó muerto al
Olimpo.

      La prueba documental consiste en legajo de prueba nro. 328 de la




                                   318
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



causa nro. 450. expediente "Poce, Ricardo César s/averiguación", el
legajo Conadep nro. 3794 correspondiente a Ricardo César Poce.

      Con estos elementos de prueba tenemos por acreditado el secuestro
y mantenimiento en cautiverio bajo tomentos en el Olimpo de Ricardo
Cesar Poce el 9 de diciembre de 1978. Respecto del tormento tambien
será imputado en razón de que como se menciono en el inicio esta
practica ilícita comenzaba desde el momento de la privación ilegal de la
libertad, con maltratos que superan la violencia que puede exigir la
privación ilegal. El tabicamiento, los golpes, el traslado en baules de
autos, sometidos a vejámenes.

      Si bien no se pudo acreditar si habría fallecido en al trayecto al
centro clandestino, coforme surge de lo dicho por Cid de la Paz. Lo cierto
que en la ambulancia donde fue llevado fue sometido a practicas que
implican condiciones inhumanas de detención. Recordemos que en ese
informe menciona que intentaron evitar el efecto de la pastilla de cianuro
y que además fue herido de muerte durante el secuestro.




      165. Jorge Enrique Robasto (hecho 162).

      Valoramos sus dichos que constan en el legajo SDH N°
2946: Alli Robasto contó que militaba en Cristianos para la
liberación”. Fue secuestrado un sábado 4 de noviembre del 78
de la inmobiliaria donde trabajaba en Villa del Parque , junto a
un compañero de militancia CARLOS BELLO. Le preguntaron
si era el Pato y al decir que sí lo golpearon , lo esposaron, le
taparon la cabeza y lo metieron en un Falcon. Lo llevaron al




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   319
centro clandestino, alli lo siguieron golpeando, Lo nombraron
T47, De alli al quirófano, mientras lo cargaban diciendole
“Pato llegaste, Pato perdiste”. Lo picanearon por todo el
cuerpo   mientras,     le     preguntaban     por    su    grado    de
responsabilidad   en     la   organización,    dónde      estaban   los
materiales, por los compañeros de Cri stianos, por Puchi ( que
es Adolfo Fontanella).

     Jorge habia militado en la Juventud Peronista y luego en
Cristianos para la Liberación… Pero los imputados insistían
en que confiece su vinculacion con Montoneros, entonces lo
vuelven a torturar. Contó puntu almente que el Turco Julian lo
llevo arrastrando a los tubos y lo golpeó. Dijo que empezó a
llenarse el pozo, compartió el tubo con 4 personas. Uno de
ellos fue Stefanos Mansur, quien fue liberado un dia antes que
él. Relató la dinámica cotidiana del camp o, comida, llevada al
baño en fila india y también al lavadero donde había
compañeras que les daban ropa . Ahí reconoció a MARTA
GERTRUDIS HALZISH a quien le decían Lucy. Recordó el
día que la trajeron, como la maltrataron . reconoció                  a
ADOLFO FONTANELLA que le decían Pucci, de Cristianos,
estaba muy golpeado, muy lastimado, como todos. Van
apareciendo todas los compañeros militantes que el conocía:
HUGO MEROLA ( HUESO), JOSE LIBORIO POBLETE
(PEPE), era un técnico chileno a quien le faltaban las piernas
y andaba en silla de ruedas.          Lo vio en las duchas     sin las
piernas ortopédicas. A RENGEL PONCE                 ( BOLI) también
lisiado, y al compañero de Manzur Hazan : ALFREDO
GIORGI , lo poco que pudo hablar con él se entero que lo
habían secuestrado en el INTI. Tambie n recordó que estaba en
ese pozo la mujer de Fontanela, Mercedes Troncoso, Jorge
Braiza y su mujer.




                                320
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      En el recorrido al baño los golpeaban y les gritaban
subversivos.     Los hacían ir haciendo salto de rana. Que no
sabía en que centro estaba pero si sabia que era del ejercito
porque en una oportunidad lo hacen ir a una oficina, había un
ventilador prendido y le dicen “vení , acercá las manos”, el
ventilador estaba prendido y sintió la voz de una chica que
dice “ no, no dejalo”. Y ese sujeto dice “bueno, este o ficial de
ejercito que te habla a pedido de una bella detenida te va a
permitir conservar los dedos de la mano”.

      Que vió un niño que andaba por los pasillos de 3 o 4
años. Era el hijo de Lucia, se llamaba MATIAS, Lucia era el
apodo. Recordó la musica alta para la tortura, aunque igual se
escuchaban los gritos. Su compañero de tubo Mansur era
médico y en una oportunidad tuvo que curarle, pidiendole a
Victor un crema, una infeccion que se le habia producido
debido a que los torturadores le habian apagado un c igarillo
en   la    cabeza.   El   vio   que    la   crema   decía   EJERCITO
ARGENTINO, COMANDO DE SANIDAD.

      Robasto tambien hizo referencia como lo hicieron Braiza
entre otros, al compañero chileno con el que se ensañaba por
ser tal. Y al día del gran traslado. Escucho frent e a su tubo el
ruido de pies engrillados y algunos de los imputados que les
dice que los van a vacunar, y cuando preguntaron por que les
respondienron que los iban a trasladar…” .

      Lo     liberaron    el    22    de    diciembre.   Paco.   Quien
previamente le dio una arenga ideológica. Le dieron un




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     321
número de telefono al que debía llamar. Tuvo que tener varias
citas con los controladores y en una oportunidad en que iba
Colores en el Falcon, habia una picana, (en clara alusión
intimidatoria). Este control se prolongó hasta el 82 , cuando lo
citaron al batallon 601. Colores le mostró un albúm en el que
aparecian fotos de sus compañeros de Cristianos y otros como
Alfredo Giorgi y Colores le dijo: esos no vale la pena que los
menciones, porque ya no están… le dieron de comer a los
pesacaditos…”.

      Otras   declaraciones     testimoniales     incoporadas    como
prueba documental a la presente obran a fs. 17.566 y 18.124/5
de la causa principal, donde Robasto se manifiesta en el
mismo sentido.

      Ademas de sus dichos contamos con los tstimonuos de Juan A
Guillen, Jorge Braiza, Adriana Trillo de Braiza, Mansur Stefanos
Asam quien compartio el tubo con el y dijo que Jorge ya estaba cuando
el fue secuestrado y que sabe lo soltaron dos días despues que a él. Que
con Robasto hicieron en esas circunstancia un pacto de padrinazgo.
Tambien dijo que en las duchas, al igual que a otros compañeros a Jorge
lo vio golpeado, con evidentes marcas de la tortura. Tambien las
declaraciones de Hugo Merola en el legajo SDH 2945.

      Juan Carlos Guarino en su SDH 3256 dice que el apódo era
“pato”. Lo vio en Olimpo desde noviembre del 78 hasta enero del 79.
Mario Villani lo vio en el Olimpo desde noviembre del 78 hasta
diciembre. En cuanto a la restante documental se valora el testimonio
prestado por Robasto en la audiencia de debate desarrollada en el marco
de las causas nro. 1056 y 1207 seguidas a Julio Héctor Simón.

      Asi probamos el secuestro, manteniemiento en cautiverio bajo
tormentos y en condicion de desaparecidote Jorge Robasto desde el 4 de
noviembre hasta el 22 de diciembre de 1978 en el Olimpo.




                                 322
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación




      166. Adolfo Nelson Fontanella (hecho 167).

      A Adolfo le decían Pucci, fue reconocido en el Olimpo por varios
de sus compañeros de militancia en Cristianos para la liberación. Puchi
ESTA DESAPARECIDO.

      En esta sala contamos con los dichos de su madre Gertrudis
Venesia, quien nos dijo que su hijo estudiaba Ciencias Politicas en la
universidad del Salvador y que su ideal era ayudar a los pobres. Getrudis
fue quien denunció la desaparición de su hijo ante la Conadep.

      En el legajo 2767 incoporado a esta causa, la madre de Puchi puso
en conocimiento que el 23 de noviembre del 78 secuestran a su
hijo y Mercedes Troncoso que era su esposa. Tambien dejó
constancia que esa misma semana fueron secuestrados amigos
del matrimonio como los Braiz a, Marta Vacarro y Hernando
Deria.

      La madre contó que ese día un patota se habían
presentado previamente en el domicilio de su hijo, violentaron
la puerta y robaron lo que allí había (el propietario de la casa
hizo la denuncia policial por los desmanes en el lugar, la que
no   fue    aceptada    porque     en    ese   domicilio     había    un
procedimiento militar y la policía no debía intervenir). Luego
fueron a su casa y como ella no sabía realmente donde estaba
su hijo, la golpearon brutalmente con las armas largas,
dejando huellas de eso. Tambien la asfixiaron y amenazaron
con matar a sus nietos. Robaron dinero, comieron y bebieron




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   323
todo lo que encontraron y se llevaron mercadería. Luego
fueron a la casa de los suegros, robaron gran cantidad de
medicamentos de la farmacia de el los, dinero y bajo amenazas
de muerte obligaron a su consuegra a llevarlos a la quinta
donde a Adolfo y a Mercedes. Durante una semana recibió
llamados de su hijo y de los secuestradores. Mercedes
recupero libertad      el 21 de diciembre. En dicha denuncia
consta que fue el Turco Julian quien saqueó la casa de
Getrudis.

      Con ello tenemos acreditado cuando y donde fueron secuestrados
Adolfo y Mercedes. Fue en la calle Bernardo de Yrigoyen 230 de la
localidad de Moreno el 23 de noviembre del 78.

      Fue mantenido en cautiverio bajo tormentos en el Olimpo como ya
se dijo. De sus compañeros de militancia que tambien estuvieron
desaparecidos en el Olimpo Monica Brull mencionó su presencia en ese
centro clandestino. A Fontanella lo conocía cuando comenzaron en
Cristianos a encontrarse en el barrio y militar en las parroquias. Jorge
Braiza tambien lo vio dentro del Olimpo. De hecho contó que en los
interrogatorios le preguntaban por Pucci, y tambien dijo que cuando
liberaron a todos los compañeros de Cristianos Pucci no estuvo entre
ellos. Eran amigos de la infancia. Supo tambien que estuvo su esposa
Mercedes. Adriana Trillo de Braiza tambien lo nombro dentro de los
amigos y compañeros de militancia que padecieron en el Olimpo, hizo
referencia a que estaba con su esposa tambien. Juan Guillen vio a
Fontanella en el Olimpo.

      Por su parte Mercedes Troncoso al momento de declarar
en   la   causa   13   dijoa    fs.   2201   del   legajo   de    actas
mecanografiadas dio cuenta del secuestro y cautiverio en
Olimpo. Conadep 8153 de Cid de la Paz, dice que l decían
“Pucchi” y desde noviembre del 78 lo vio en el Olimpo hasta
que fue TRASLADADO en diciembre del 78. Juan Carlos



                                324
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



Guarino, SDH 3256, también lovio en Olimpo. Villani dice lo
mismo. Como caso 347 se probó en causa 13.

        De la restante prueba documental nos basamos en las constancias
de la causa 179/78 causa nro. 4581 legajo de prueba 281. En definitiva,
los elementos de cargo colectados hasta el momento, permiten
tener      por     suficientemente        acreditada    el    secuestro,
mantenimiento en cautiverio bajo tormentos y desaparición de
Adolfo Nelson Fontanella en el Olimpo desde el 23 de
noviembre de 1978.




        167 y 168. José Liborio Poblete y Gertrudis Marta Hlaczick de
Poblete (hechos 170 y 171).

        José era chileno, fue uno de los fundadores del Frente de Lisiados
Peronistas. El era lisiado. Y estaba casado con Gertrudis, descendiente de
alemanes. Tenia una gran fortaleza espiritual. Esto era insoportable para
estos represores. Por eso, las distintas formas de tortura que desplegaron
con Poblete, son mencionadas una y otra vez como una de las peores
vistas. Los imputados los llamaron “CORTITO”. A Gertrudis también la
torturaron brutalmente. Pero además les arrebataron a su hija Claudia. A
Gertrudis la obligaban a traducir las marchas alemanas que
acostumbraban escuchar los imputados. Y la hicieron trabajar como
esclava en la lavandería. Ambos están desaparecidos.

        Tanto Isabel Fernandez Blanco como Ghezan mencionaron que
ambos fueron trasladados. Braiza contó que muchos de los compañeros
de Cristianos fueron liberados, pero que tanto Adolfo Fontanela como




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    325
Pepe Poblete y Gertrudis Hladcik permanecieron en el pozo y hoy están
desaparecidos.

      Pepe estaba en silla de ruedas, y los imputados como parte del
tormento le sacaban la silla y los hacían caminar sobre sus muñones,
como otras atrocidades que fueron narrando los compañeros.

      Susana Caride dijo que con el fueron muy crueles, brutales “lo
hacían caminar sobre sus muñones, lo hacían subir a una pirámide
humana y tirarlo desde allí…” Esto lo refirió también Jorge Taglioni: A
poblete le decían cortiro, le faltaban las piernas, le robaron todo, y
andaba con las manitos.En la guardia mas terrible, la de alacran,
tiraban los vasos al piso, nos hacían hacer fajina, arriba de los vasos
rotos, y pirámides de hombres, con el cortito arriba parado de manos, y
aplaudían ellos. Poblete esta con la mujer, era Gertrudis. Ella hacia
trabajo de consejo. Carlos Ghezan: dijo que Jose cumplia todos los
requisitos para ser el blanco del desprecio y saña de los imputados:
chileno y lisiado y una esposa bonita rubia, de origen alemán. Los
mencionó a ambos Jorge Braiza y Adriana Trillo, quien conocía a Pepe
porque desde el colegio hiceron trabajo social,y lo reencontró en
Cristianos. Jorge Robasto en su legajo SDH 2946, menciona que
“Lucy”. Gertrudis estaba en la lavandería, Pero particulamente recordí el
d´pia que la trajeron secuestrada. El pudo espiar por la mirilla y vio como
la arrastraban desnuda de los pelos y le pegaban con una goma
Robaasto tambie lo vio a Poblete. Monica Brull, el día de su secuestro se
tenia que encontrar con Pepe, también compañero de Cristianos. Pepe al
igual que Gertrudis su amiga del colegio, a quien le decía Trudi, estaban
en el pozo. Gertrudis le contó que uno de los represores la habia
lastimado con una Itaka. Tambien le contó que la habían secuestrado
junto con su hija. A pepe lo vio, allí, los imputados lo hacian caminar
sobre sus manos. Luego Mónica dijo que ambos fueron tirados de un
avión. Estan desaparecidos. Juan Guillen los nombra como Trudi y
Pepe, compañeros de Cristianos. Que a Trudi le reconoció la voz, y que a




                                  326
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Pepe lo vio antes de su liberación. Pepe no fue liberado pero le dijo a
Juan que tenia la esperanza de serlo. Isabel Cerruti, vio al matrimonio
Poblete, junto a su hijita Claudia y dijo además que los compañeros
destabicados contaron que habían visto la silla de ruedas de Jose en el
Olimpo y que a él no lo vieron mas, haciendo alusión al indefectible
traslado.

      Otros testimonios fueron los de Jorge paladino, y Susana Agusti
de Blanco, Rengel Ponce, quien         el día de su secuestro tenía que
encontrarse con Pepe. Los vio a él y a Getrudis en el Olimpo. Daniel
Merialdo, menciona que los imputados se aprovechaban de la
discapacidad de Pepe, se burlaban de ello. Supo que a Gertrudis la
hicieron llamar a su familia para decirles que le iban a entregar a su hija.
Su hija fue apropiada por los imputados. Supo también que el
matrimonio fue trasladado.

      Los datos de sus secuestros surge del legajo Conadep 3684. Por la
denuncia de su madre Buscarita Imperio Roa, madre de Plaza de Mayo.
Alli ella dijo que a su hijo lo secuestran el 27 de noviembre, por la tarde.
Probablemtne en la vía publica. Y por la noche la secuestraron de su
domicilio en Lanus a su esposa Gertrudis, junto a su hija de 8 meses.
Esta fecha está vinculada con el secuestro del socio de Poblete Ibrahim el
Akra, quien fue secuestrado el 27 de noviembre a las 21, conforme surge
de su declaración a fs. 153 del legajo 21.

      Por su parte del Conadep 3685 iniciado por el padre de Gertrudis,
surge que el secuestro sucedió el 27 de noviembre a la medianoche, en
que según los vecinos del domicilio de Guernica, dijeron que un grupo de
hombres con uniforme de la policía y fuertemente armados, allanaron el




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    327
domicilio y se llevaron a Gertrudis y a la bebé. Que a las horas la
vivienda fue nuevamente allanada y la saquearon y destruyeron.

      Fue importante el aporte de Patricia Navarro Roa, quien contó que
la noche del 27 de noviembre de 1978 estuvo con Gertrudis y que al día
siguiente al ir a su casa se encontro con todo revuelto y no estaban ni
Gertrudis, ni la bebé. Luego supieron que estaban en el Olimpo.

      De la prueba documental contamos con: legajos de prueba nro. 21
y nro. 257 legajos Conadep nros. 3684 y 3685. Mas alla de mencionar la
causa en la que Julio Simón fue condenado por el secuestro y la
apropiación de Claudia Victoria Poblete, lo cierto es que en este juicio se
contamos con sobrados elementos para tener por probado el secuestro y
cautiverio bajo tormentos tanto de Gertrudis como de Jose, en el Olimpo
desde el 27 de noviembre de 1978. Los mismos fueron trasladados a su
destino final.




      169 y 170. Marta Inés Vaccaro de Deria y Hernando Deria
(hechos 172 y 173).

      El mismo día que seran secuestrados Jorge Braiza y su
mujer, y tambien cerca de su domicilio una patota se llevó al
Olimpo a Marta Vaccaro y su marido Hernando Deria. Marta
estaba con un embarazo avanzado. Ella tenia 22 años y
Hernando 21. Querían un mundo mas justo. Y trabajaban por
eso desde su militancia en las parroquias. A Hernan le de cian
Tito y a Marta la gorda.

      Del secuestro de ambos dio cuenta la hermana de Marta,
Elba, que fue testigo presencial. Fue a la 1 de la mañana del
28 de noviembre. Entraron 10 hombres, rompiendo la puerta
de la casa de San Nicolas 1194. Estaban sus padr es, buscaban
a Marta y a Hernan. Marta estaba de 7 meses y tenian una hija




                                  328
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



de un año y medio. La patota reviso toda la casa, mientras
decían “son perejiles”. Estaban de civil y con armas. Asi se los
llevaron. Como en otros secuestros de este grupo que eran vecinos del
Barrio Santa Rita, jurisdicción de la seccional N 43. Al día siguiente
desde el Olimpo los imputados hicieron llamar a Marta a la casa para
pedirles que no hagan denuncias. No obstante eso su padre deambulo por
Ministerios, Organismo varios, presentó habeas corpus. Pero tanto Marta
como Hernando PERMANECEN DESAPARECIDOS.

      Jorge Braiza dijo que dentro de los compañeros de
Cristianos estaba Marta . Que la vio en la lavandería. Adriana
Trillo dijo que Marta era su amiga y que en el momento que la
ponen en una celda oscura percibio la presencia de alguien.
Era Marta, estaba alli y estaba embarazada. Mario Villani
dijo haber compartido cautiverio con ambos en Olimpo. Isabel
Fernandez Blanco cuando le fue preguntado por las mujeres
embarazadas en el pozo mencionó que des noviembre del 78,
alli en la Olimpo estuvo Marta Vaccaro, que estabe de 7
meses. Que estaba alli su compañero Hernando Deria. Por su
parte Enrique Ghezan dijo que Marta y su marido estaban
frente a su tubo. Tambien mencionó que Marta tenia un
embarazo     a     término.   Refirió     tambien   Ghezan    que   los
imputados tenian un especial rigor hacia ambos, recordó que a
Marta le decían gorda. Susana Caride recordó a Marta, su
embarazo,     mencionó        que   en    una   oportunidad    la   vio
plancahandole a uno de los imputados su uniforme que era de
color biege o verde. Recordó que estaba con su compañero de
nombre Deria. De igual modo Graciela Trotta recordó que le




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    329
decían la Gorda y que estaba embarazada, y que sabe esta
desaparecida junto con su compañero Deria. Isabel Cerruti
mencionó que en el Olimpo estaba secuestrada Marta Vacaro,
con su pareja Deria, que ambos esan desparecidos. Que ella
estaba embarazada a        término.    Daniel       Merialdo   la   vio
embarazada a Marta en el Olimpo. Y Juan Guillen hizo
referencia a ambos.

      Por otra parte del informe de Amnesty incoporado a la
causa surge que ambos estuvieron secuestrados en el Olimpo,
que   fueros   duramente     torturados.   Que      Hernando   estaba
deformado por los golpes y la picana, y que a Marta tambien
la    habian   castigado     duramente,     q ue     la   interrogaron
presionandola con la tortura y vejámenes inflingidos por estos
imputados a su marido.

      Conadep 8153 de Cid de la Paz es mencionada Marta
Vaccaro como el caso excepción             de TRASLADO con un
estado avanzado de embarazo. J. C. Guarino SDH 32 56 le
decían “Gorda”. La ve en el Olimpo desde noviembre del 78.
Dijo que fue trasladada con un embarazo a término. Villani
dice lo mismo que Guarino. Varios sobreviviente hacen
mencion a que habrian sido trasladados en enero del 79, Esto
surge del informe antes mencionado.

      Dentro de la prueba documental: legajo de prueba nro. 15
(causa nro. 558). legajo de prueba nro. 250. expediente nro. 23.705”,
actas de trascripción de las declaraciones prestada en el marco de la
causa 13/84 a fs. 2157/2158, a fs. 2149/2156 y 2163/2164, a fs.
2180/2182. los legajos Conadep nros. 3712 y 3713,

      Por lo demas ambos casos fueron probadas en la causa 13
(cfr. casos nros. 89 y 88). Tenemos por acreditado el
secuestro, manteniemiento en cautiverio bajo tormentos en el




                                330
           Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Olimpo de Marta Vaccaro y Hernando Deria, desde el 28 de
noviembre de 1978, permaneciendo ambos desaparecidos.




     171. Hugo Roberto Merola (hecho 174).

     No pudimos contar con los dichos de Merola en esta audiencia.
Pero tenemos por probado que Hugo “Hueso” como le decían fue
secuestrado el 28 de noviembre de 1978 a las cuatro de la mañana
en su domicilio, por un grupo de personas entre quienes pudo
identificar a “Colores” y al “Turco Julián”, y luego de haber
reducido a sus padres. Merola brindó un relato de lo pad ecido
tanto en el legajo SDH N| 2945, como en la declaracion
obrante fs. 17.571 de los autos principales.

     Por ambas declaraciones que valoramos por su carácter
documental, sabemos que a su ingreso al centro clandestino,
lo nombraron como T100, que en un pr imer momento estuvo
en lugar grande donde habia mucha gente secuestrada, que
durante esa primer golpiza que le dieron los imputados el se
choco con la silla de ruedas de Jose Poblete, a quien vio atado
y esposado a la misma. Con respecto a Gertrudis, la mu jer de
Pepe, contó que los imputados ponian marchas alemanas y
Colores le pedía a Getrudis , que era de origen aleman que las
traduzca   y    eran   precisamente    marchas      nazis.   Despues
aGertrudis la vio en las duchas con su beba, llorando ambas.
Tambien vio al compañero Robasto.

     Merola tambien dijo que fue sometido a tormentos en el




    UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
     DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                 331
“quirófano”      Contó que con Pepe poblete a quien vio muy
golpeado en las duchas se ensañaban por ser chileno, y con los
cristianos igual. Recordó que a un compañero cristiano los
imputados le hicieron una cruz en el pecho con cables para
pasar la electricidad. Su celda estaba cerca del quirófano y
siempre escuchaba las torturas y la participacion del Truco
Julian en ellas.

      Supo en un momento que todos los compañeros de
Cristianos estaba en ese centro clandestino El escuchaba como
a cada rato se llevaban a alaguien para torturalo. Y luego los
gritos.   Hugo     fue   finalmente    liberado    junto   con    otros
compañeros el 21 de diciembre de 1978, luego de una arenga
que les dio el represor apodado Paco . De los compañeros que
reunieron alli recordó que serían 25 compañeros mas o menos
y que en el centro clandestino quedaron “Pepe”, Gertrudis,
Adolfo Fontanela, que era “Pucci”, Marta Vaccaro, quien
estaba embarazada de 8 meses, y su marido, Hernando Deria .

      El cautiverio y los tormentos sufrido por Merola en el
Olimpo fue acreditado ademas con los dichos de Gilberto
Rengel Ponce, que recordó a Hugo, a quien le decían Hueso.
Con ese mismo sobrenombre lo recordó Juan Guillén,
compañero tambien de Cristianos. Tambien Monica Brull,
Jorge Braiza y Adriana Trillo de Braiza. Por su parte
Estefanos Mansur dijo textualmente: “Vi a Hugo Merola, lo
conoci ahi, fue fuertemente golpeado y dañado emocionalmente.”. Mario
Villani en su listado dice que el decían “Hueso” y que lo vio en el
Olimpo.

      La restante prueba documental son las copias del testimonio de
Merola en la audiencia de debate de las causas nro. 1056 y 1207. De esta
forma tenemos por probado que Hugo Merola fue secuestrado el 28 de
noviembre de 1978 y permaneció en cautiverio bajo tormentos hasta el



                                332
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



21 de diciembre en el Olimpo.




      172. Jorge Alberto Braiza (hecho 175).

      Tenia 21 años, formaba parte de Cristianos, como opositores a la
Dictadura, peronistas cristianos. Fue en la madrugada del 28 de
noviembre de 1978 cuando un grupo identificado como fuerzas
conjuntas fueron primero a la casa de los padres de Jorge y luego con el
padre como rehen fueron a la suya, en la calle San Nicolas al 1700
jurisdiccion de la comisaria 43 , ingresaron con violencia. A Jorge le
pusieron un revolver en la boca, lo esposaron y junto a su esposa Adriana
fueron llevados al Olimpo, previo a haber sustraido cosas de la casa.

      Al ingresar a este centro clandestino le dijeron que ya estaban
todos adentro (en referencia a los compañeros de Cristianos para la
Liberacion). Le dijeron que sería T98. Lo hacen desnudar y para coronar
ese acto vejatorio, sistemático tambien porque todos los secuestrados
recibían esta humillacion,    los imputados aplaudían. Fue llevado al
quirófano, a los golpes. Atado a la mesa de metal lo torturaron con la
picana.

      Destacó Jorge que en ese primer tramo del tormento no habia
preguntas, era el proceso de ablande , como solían llamar los imputados.
Pero ya luego en una segunda etapa, crece la intensidad del suplicio…
Llevan a Adriana, su mujer y los amenazan como hacer el sanguchito.
Era otro de los tantos eufemismos del que hacian gala los imputados.
Esta practica implicaba torturar a una pareja uno sobre el otro, haciendo
de uno de los cuerpos un conductor de la electriciad hacia el otro. Luego




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   333
las sesiones continuaron con preguntas por Adolfo Fontanela, que era
compañero de Cristianos y ademas amigo de la infancia. Pero este
parecia un interrogatorio que no tenia por fin obtener informacion. Eso
percibió Jorge, porque no lo dejaban contestar. Es que los interrogatorios
bajo tormento no siempre eran con el fin de conseguir informacion, eran
ademas el metodo de sometimiento de dominacion extrema. “que manera
mas efectiva de dominar a otro que produciendole dolor…”. Durante esa
tortura que continuaba a riesgo de provocarle un paro cardíaco, lo llevan
al quirofano a Fontanela. Esa sesión terminó, la cerraron apagandole un
cigarrillo en el brazo. Lo llevaron al tubo 45, como estaba desnudo le
dieron una ropa que no le entraba y sandalias de mujer.

      Luego al tubo 43 donde estaba Alfredo Giorgi, y un compañero
chileno a quien habian secuestrado con su esposa y sufría tremendamente
cuando escuchaba como la torturaban,       un muchacho que le decían
Chester, de apellido Blanco y que estaba alli con su esposa embarazada.

      En otro momento lo pusieron en un tubo con Adriana. Ese tubo
donde estuvo la mayor parte estaba muy proximo al quirófano y
escuchaban constantemente el paso de los secuestrados hacia el tormento
e inmediatamente sus gritos desgarrados. Ponian musica fuerte, por
ejemplo chamamé, pero los gritos eran mas fuertes. Otra tortura mas:
revivir lo que habia pasado y sufrir por el dolor del compañero.

      De lo vivido en el centro ademas de las torturas relatadas, hizo
referencia a la alimentación escasa, el estado de permenente
tabicamiento, salvo el momento del baño donde se podía ver a los
compañeros, todos golpeados, lastimados.

      Refirió la saña de los imputados con los secuestrados judíos, pero
tambien lo chilenos fueron blanco de embates de mayor violencia. Eso
sucedía en el contexto del conflicto del Beagle, y tanto Poblete, como
Carreño Araya, y tambien este compañero que compartía tubo con Jorge
y con Giorgi, fueron una muestra del exceso de violencia desatada. Jorge




                                 334
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



contó que en una oportunidad a raiz de este tema el del beagle, los
sacaron a todos los del tubo y los empezaron a golpear con patadas y
trompadas.

      Pero no solo los judíos y los chilenos, sino tambien los cristianos
eran objeto del odio de estos sujetos. Otro episodio que refirio Braiza fue
cuando el Turco Julian salió de la sala de inteligencia donde estaba Paco,
furioso, porel trabajo que le daban los Cristianos, y para descargar esa
bronca, los empezó a patear, justo delante de una virgencita que
devotamente habian instalado los imputados. Porque las torturas no tenia
como escenario exclusivo el quirófano, los pasillos tambien lo eran.

      Proximo a la virgencita estaba el cartel, que le permitió a muchos
secuestrados saber el nombre del pozo. El cartel rezaba Bienvenido al
Olimpo de los Dioses, firmado los centuriones. Esto lo atestiguó Braiza.

      Jorge fue otro de los secuestrados que estuvieron presentes el día
del traslado del 6 de diciembre. Hizo mencion de esto. Que se llevaron un
monton de compañeros. Coincide con otros relatos con respecto al
discurso de las granjas, la fila para aplicarles la inyeccion.

       Posteriormente, el 19 o 20 Paco, identificado como el tercer jefe
del Olimpo y luego de una arenga les informa a el y a Adriana que los
iban a liberar. Asi fue, relativamente, porque esta pareja tambien fue
sometida a un control opresor, intimidante por parte de los imputados,
que no puede considerararse que les permitieran vivir en libertad
realmente. Permanentemente amenazados, de muerte ellos y sus familias.
O de volver al infierno del pozo. Esto duro hasta la asunción de Alfonsin.
Para ellos fue la prolongacion del secuestro.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     335
      Braiza recordó ademas de con quienes compartio el tubo,
menciono a los compañeros vistos o que supo estuvieron en el Olimpo:
Adolfo Nelson Fontanella de Cristianos, que estaba junto a su compañero
Mercedes troncoso. Jorge Robasto de sobrenombre Pato. Hueso que era
Hugo Merola. Pepe POblete y Trudis Glacik. Estaba el Rengo y la ciega
que eran Guillen y Brull. Adiran Fernandez y Carlos MIlles. Marta
Vaccaro y Hernando Deria. Laura, todos los grupo de cristianos. Estaba
un Turco, que era conocido de Giorgi. Daniel Retamar un adolescente 15
o 16 años, fue muy golpeado, tambien Tito Deria fue muy golpeado.

      Sus dichos acreditan su secuestro y su cautiverio bajo tormentos en
el Olimpo durante el período de referencia. Pero ademas avalan sus
dichos lo de su esposa Adriana, que fue secuestrada junto a él y
permenencio en cautiverio en el mismo tiempo y fue liberada el mismos
día, el 22 de diciembre de 1978.

      Juan Guillén, dijo que que eran mas o menos 20 los compañeros
secuestrados dentro de los que se encontraban “Carozo” ( asi le decían a
Jorge”) y Nita ( por adriana). Tambien lo nombró Mónica Brull. Mario
Villani también lo mencionó en su listado, como visto en el Olimpo.

      Por otra parte contanmos con las constancias documentales de la
causa nro. 35.498 copias certificadas de la declaración prestada en la
causa 13/84 a fs. 2164/2171, copia certificada del testimonio brindado
por Jorge Alberto Braiza en la audiencia de debate desarrollada en el
marco de las causas nro. 1056 y 1207 del registro de ese Tribunal,
seguidas a Julio Héctor Simón. , el legajo SDH nro. 3668.




      173. Adriana Claudia Trillo de Braiza (hecho 176).

      Como se relato en el caso anterior, Adriana fue secuestrada con su
esposo Jorge el 28 de noviembre del 78. A las 3 de la mañana, los
represores habian llevado a su suegro: eran 6 personas a ella le pusieron




                                   336
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



un arma en la cabeza. Estaban con su hijo chiquito y ella les rogo a los
represores que se lo den a su suegro. La llevan al Olimpo, la tabican. El
pozo lo reconoció después, pero además Jorge conocía la zona y pudo
ubicar el lugar. Como Jorge ella tambien tenia 21 años. La tabican, la
desnudan le sacan fotos, y le pegan trompadas en la cara. Le dan una
letra y número correlativo al de Jorge. Luego la llevaron al quirófano a
donde lo tenian a su esposo en la mesa de tortura. La amenazaron con el
santuchito. Luego de esto la llevaron a un lugar muy cerrado y oscuro,
alli percibió la presencia de una persona. Era Marta Vaccaro (que estaba
embarazada) Luego la ponen en una celda de la que no saldrá hasta ser
liberada. Esa celda estaba al lado de la sala de tortura. Un día de esos la
compartio con una señora que le dijo que era de apellido Zabala
Rodríguez. El resto del tiempo estuvo sola o con su marido. Remarcó la
tortura psiquica que fue para ella estar al lado del quirófano y escuchar la
tortura de los compañeros. Esta frase insisto en repetirla en cada caso.
Porque cada uno de los sobrevivientes lo resaltó. Cuando los llevaban a
bañarse podía ver a algunos compañeros que esaban secuestrados alli.
Adriana tambien mencionó al compañero chileno que habia compartido
cautiverio con Jorge. Ella escuchaba cuando los represores, lo llamaban,
lo sacaban del tubo para golpearlo.

      Otra mencion de Adriana fue el traslado de diciembre. Espiando
por la mirilla de la puerta del tubo, pudo ver una cantidad importante de
gente que en fila iba siendo vacunada, mientras los imputados les decian
que los llevaban a una granjas.

      A los compañeros y amigos que vio dentro del Campo, son
Mercede Troncoso y su marido Adolfo: Adriana Fernandez y su esposo
Carlos. A Marta y su esposo, Tito Deria. A Pepe Poblete, su mujer y la




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                      337
bebe. A el Rengo Guillen y su esposa. A Hugo Merola, que le decían
hueso.. A Jorge Robasto, “Pato”. Laura. A la mayoria de estos
compañeros de cristianos de la que formaba parte, los conocía de la
infancia, del barrio, por haber estudiado juntos.

      El relato de su liberacion coincide esencialmente con el de Jorge
Coinciden en el tiempo que duro este control y en lo que significó para
ambos, como ya dijo una prolongacion del secuestro. La amenaza de la
presencia “eterna” de esos personajes que los habian torturado…les
privaba de toda posibilidad de sentirse libres, y las consecuencias de esa
perdida de libertad. Las consecuencias de las atrocidades de las que son
responsables los imputados permenecen aún hoy en Adriana, en su
angustia y su dolor…

      Los dichos de Jorge avalan el testimonio de Adriana, que acredita
los hechos padecidos desde su secuestro hasta su cautiverio en
condiciones de desaparecida y bajo tormento en el Olimpo durante el
periodo referido 28/11/78 al 21/11/78. Pero ademas Juan Guillen y
Mónica Brull dieron cuenta de la presencia de Adriana en el Olimpo.

      La documental incoporada por lectura ademas de las causas
mencionadas se valoran los testimonios prestados por Adriana en la casua
13 a fs. 2158/63, y sus dichos prestados en la audiencia de debate de las
causas nro. 1056 y 1207.




      174. Mónica Evelina Brull de Guillén (hecho 178).

      El 7 de diciembre de 78 fue secuestrada en Cangallo, por un
grupo de personas que simularon querer ayudarla a cruzar, cuando lo
hicieron le dijeron “perdiste”. En la vereda de enfrente estaba su amiga
Gertrudis Hlaczik, que ya estaba secuestrada en el Olimpo. Monica tenia
una cita con Pepe Poblete, el compañero de getrudis, pero era una de las
clasicas celadas que tendían los represores y así fue como la “cazaron” a




                                  338
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Monica. Estaba embarazada. La llevaron a lo que luego supo era el
Olimpo. No la tabicaron, el Turco se dio cuenta que era no vidente, y
mofándose de esto, le evitaron la venda, pero no el quirófano. Monica
aviso que estaba embarazada, pero el Turco dijo que habia que picanearla
igual. Y asi fue. Le preguntaron por algunos compañeros de cristianos y
por Juan Guillen. Fueron varias sesiones de tortura, ella debio dar la
direccion de su casa donde estaba Juan con el hijo de ambos.

      Luego de picanearla la llevaron a un tubo y desde alli escucho la
voz de su hijo. Ya habian secuestrado a Guillen y tambien a su hijo.
Monica debio pasar 2 dias en la enfermería, por su embarazo que
finalmente perderá a raiz de los tormentos a que la sometieron los aquí
imputados. Alli en la enfermería conoció a Graciela Trotta, Isabel Cerruti,
Isabel Fernandez Blanco, Hugo un detenido que habia ingerido una
pastilla de cianuro, luego murió porque se pasaron con la picana, alguien
que fue baleado y que tambien murió. Alli vivió y presencio muchas
situaciones de horror.

      Una anécdóta, dentro de tantas: La primera noche a los bebes que
habia en el pozo, porque si secuestraban a sus padres y a ellos tambien.
Esa noche las criaturas lloraban los imputados les habian dado las
mamaderas de leche con sal. A su hijo el imputado Rolon se los llevó
luego a sus padres con quienes quedó hasta que ellos salieron del pozo.
Luego de esto compartió el tubo durante 15 días con Juan Guillen.
Monica mencionó este tiempo como de muchisimo terror. Los gritos de
los torturados, los gritos de los represores torturando.

      Los compañeros del pozo: Rengel Ponce, Jorge y Adriana, Lali y
el Flaco, alguien de apellido      Ghezan ,     alguien que era del INTI.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     339
Gertrudis Hlaczik, para mi Trudi, habíamos sido compañeras de primaria.
Su esposo Pepe se trasladaba con las manos, porque le habían sacado la
silla de ruedas. Danielito Retamar, de apenas 14 años tendría. Lucía ( una
chica muy maltratada, que fue arrastrada desnuda de los pelos por los
pasillos.

      El 23 de diciembre juntaron a unos cuantos les hicieron inventar
una historia sobre su desaparición para decirle a la gente. Les dieron un
pie telefonico y a ella sacaron del Olimpo hacia la casa de sus padres. El
imputado Rolon la llevo. Una semana despues liberaron a su esposo.

      Muchas fueron las consecuencias de los delitos cometidos por los
imputados sobre Monica Brull, una de ellas fue haber perdido su
embarazo. Durante 9 meses debieron reportarse ir a distintos lugares,
recibir instrucciones de los represores.

      Ella al igual que su marido y Pepe y Gertrudis, eran peronistas,
cristianos, formaban parte de Cristianos para la Liberacion pero en el
contexto de su trabajo dentro de la Unsel, que tenia como meta la
integración del discapacitado a la sociedad, luchaban para conseguir el
cupo laboral dentro de las empresas privadas y los organismos publicos.
Seguramente los genocidas tenian otro concepto sobre como debía estar
conformada la estructura de la nacion. Y evidentemente no incluía a los
discapacitados. Luego de las primeras desapariciones de compañeros de
esta agrupacion se volcaron a trabajar en las parroquias, pero tampoco
este lugar fue un refugio.

      La presencia de Mónica en el Olimpo la testimonia tambien su
marido Juan Guillen, quien contó que en un momento la ponen a
Monica en su tubo y la vio muy angustiada y muy lastimada, …Prospero
Barret Viedma, quien mencionó que los represores lo hicieron ir con un
balde y un trapo al quirófano para limpiar, recien habian torturado a una
chica que era cieguita…que luego supo era la mujer de Guillen, Susana
Caride conto que algunos de los imputados se burlaban de ella




                                   340
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



diciendole que para que tenia ojos si no los usaba, supo que estaba
embarazada, que la picanearon, que sabe que a raíz de eso perdio el
embarazo, Graciela Trotta, Jorge Braiza, Isabel Fernandez Blanco y
Enrique Ghezan tambien, Gilberto Rengel Ponce, también Hector
Retamar.     Juan C Guarino SDH 3256, dijo que el apodo era
“Ciueguita” y la vio desde noviembre del 78 en el Olimpo, que era la
esposa de Chiche. M Villani dijo lo mismo.

      Dentro    de   las   constancias   documentales    citaremos:   las
declaraciones prestadas en el marco de la causa 13/84 a fs. 2267/2274, a
fs. 2256/2267, y a fs. 2285/2287, legajo Conadep nro. 5452, legajo de
prueba nro. 95 copia certificada del testimonio brindado por Mónica
Evelina Brull en la audiencia de debate desarrollada en el marco de las
causas nro. 1056 y 1207 del registro de ese Tribunal, seguidas a Julio
Héctor Simón.

      Así acreditamos su secuestro, cautiverio bajo tormentos en
condicion de desaparecida del 7 al 21 de diciembre del 78, en el Olimpo.




      175. Juan Agustín Guillén (hecho 179).

      Lo secuestran la noche del 7 de diciembre de 1978 en Villa
Dominico. Antes habían secuestrado a su esposa Monica a quien le
arrancaron en la tortura la direccion de la casa donde estaba Juan. Le
pusieron un arma en la cabeza. Eran apro. 5 o 6 hombres., con armas
largas, granadas, cerraron la puerta y ventanas. Subieron al dormitorio
donde dormía su hijo. El que dirigía le preguntaba por donde estaban los
fierros, mientras le pegaban. Alli se detuvo Juan para contar que formaba




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   341
parte de una institución que se dedicaba al trabajo con los discapacitados.
El era el tesorero. Los represores le preguntaban por los dolares. En el
operativo escucho el nombre de Soler quien ordenó que lo lleven a él
junto a su hijo bebé.

      Lo llevaron al Olimpo. Primero estuvo en una oficina, alli cada
tanto pasaban los imputados y le pegaban y los insultaban, Ahí se
presentó, como tal, el turco Julian que le dijo que cante todo, que ya
estaban todos lo de Cristianos, que estaba Puchi (que era Fontanella). Alli
comenzaron a pegarle con una goma en la espalda.

      Despues lo encerraron en un tubo, donde había un colchon con
sangre. Tenia su espalda muy dolorida por los golpes. Al cabo de 1 día lo
buscaron para hacer una declaracion, que escriba todo lo que sepa, sobre
el FLP, Comenzaron a transcurrir los días de terror, que eran largos
poblados de los gritos de la gente que torturaban. Contó Juan que eso era
demoledor que se tapaba los oídos y lloraba DE TERROR.

      Luego pudo empezar a reconocer compañeros de cuativerio. un
muchacho que le decían Cali, Estaba Rengel, que también perteneció al
FLP y Cristianos para la Liberacion (CL). Caroza y Nita ( los Braiza).
Habia un matrimonio que le decían el Tarta a el, y su mujer estaba
embarazada. Despues i estaba el Pato y la Pata. Tambien reconocio a
Isabel Fernandez Blanco , Isabel Cerruti, al lado de él estaba Zabala
Rodriguez. Tambien Ernesto con su compañero Negrita. Otro que le
decían Chocolate. Después venia Pepe Poblete. Chester, que rengueaba
de una pierna otro compañero que le decían Gustavo, Puchi , Hasta que
un día la llevaron a su tubo a MOnica, estaba muy asustada y lastimada.
Charlaron, luego la volvieron a llevar.

      Al cabo de unos días los juntan a los compañeros de Cristianos que
eran como 20 y el Turco les da una arenga. Luego liberan a unos cuantos.
Su esposa fue liberada antes que él. Recordó que en una oportunidad los
imputados le pusieron sal a las mamaderas de los bebes que tenian




                                  342
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



secuestrados dentro del pozo, entre ellos su hijo.

      La dinámica del pozo era que de tanto en tanto entraba uno nuevo,
se repetía la mecánica, la tortura. Una noche entro un muchacho que era
de Lanus, nunca supo su nombre, ese muchacho tenia una pastilla de
cianuro y la tomó. Juan lo vio cuando lo llevaban , era un muchacho
grandote. A los dos días en el baño lo vio con la cabeza hinchada de los
golpes que le habían dado . Otra vez recordó que los imputados llevaban
a una chica desnuda, arrastrandola de los pelos.

      Juan fue liberado el 31 de diciembre, esa noche los vio a Pepe y a
Trudis, Pepe le dijo que se comentaba que esa noche lo liberarían,
mientras que a ellos los mandarían a hacer reeducacion en el sur. Poblete
estaba esperanzado con su libertad. Todos sabemos cual fue el destino de
Jose Poblete y de Gertruidis Hladcik, como de su hija Claudia. Esa
noche, antes de liberarlo lo pusieron en un tubo con un chico de unos 14
años que estaba aterrado, era. Danielito Retamar. Finalmente en la
madrugada del 1 de enero, lo llevaron a la oficina de Soler, quien le da la
arenga habitual, intimidandolo sobre lo que hiciera de ahora en mas ,
porque sino sería boleta. Tambien estaba Paco. Le dicen que lo van a
controlar, que tiene que llamar por telefono, etc-. Tuvo que concurri a
varias citas de control que hicieron los imputados, algunas de ellas con
Monica. Y tambien recibía visitas de ellos en su casa, por ejemplo entre
otros de Colores.

      Juan, Chiche, reivindicó su militancia en el Frente de Lisiados
Peronistas, en Cristianos para la liberación y su historia familiar de
trabajadores peronistas desde los primeros tiempos. Rescató su
compromiso y su orgullo por su vocación social y politica, que partió de




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    343
la necesidad por ser de familia muy humilde y por haber sido
discriminado siempre laboralmente por las marcas de la polio en sus
piernas. Por eso luchaba Juan, y sus compañeros del Frente, por
condiciones de igualdad. Elaboraban proyectos de leyes para lisiados.
Participaban en marchas. Hoy cuesta pensar que esa lucha haya motivado
la ira de los genocidas.

      La presencia de Juan dentro del Olimpo y las condiciones de su
cautiverio, son avaladas tambien por los dichos de Monica Brull, Jorge
Braiza, y Adriana Trillo de Braiza, Rengel Ponce ( que era compañero
del Frente de Lisiados), Hector Retamar, J. C Guarino, SDH 3256 dijo
que le decían “Gordo” o “Chiche”, lo vio desde noviembre del 78 en el
Olimpo. Era el esposo de la Cieguita. Villani se pronuncia de forma
similar.

      En cuanto a la documental tomamos en consideracion las
declaraciones prestadas por Juan Guillen en el marco de la causa 13/84 a
fs 2256/2267, la cosntancia del legajo Conadep nros. 5339 , de los
legajos de prueba nro. 95 copia certificada del testimonio brindado por
Juan Agustín Guillén, en la audiencia de debate desarrollada en el marco
de las causas nro. 1056 y 1207 del registro de ese Tribunal, seguidas a
Julio Héctor Simón. Como caso 91 se probo en causa 13.

      Con todos estos elementos tenemos acreditados el secuestro,
cautiverio bajo toemrntos en el Olimpo entre el 7 de diciembre del 78 y
el 2 de enero del 79 en el Olimpo.




      176. Gilberto Rengel Ponce (hecho 180).

      Militaba en el Frente de Lisiados Peronistas. El objetivo era
canalizar las problematicas del descapacitado. Junto con Guillen, Merola
y otros gestionaban        una Ley, “Union Naciona Socioeconomica de
Lisiados”. Estaban vinculados con Cristianos para la Liberacion. Eran




                                  344
               Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



todos Cristianos, comprometidos. Trabajaban en los barrios, en las
Iglesias.

       El 7 de diciembre de 1978, Gilberto se tenia que encontrar por la
tarde con Jose Poblete, un compañero y amigo, en la estación Ciudadela.
NO estaba Poblete ( ya a esta altura rodos sabemos que estaba
secuestrado en el Olimpo), pero estaba su compañera, Gertrudis.. Por
ademas de Gertrudis habia un grupo de tareas, compuesto por varias
personas, Clavel, Colores, Turco Julian y alguno mas . Lo agarraron
sobre el anden, trataron de ahoracarlo, lo vendaron, y lo llevaron a donde
con el tiempo supo era el Olimpo.

       Rengel describio asi ese lugar: “El padecimiento, todos pasaron
por la picana, tod el mundo paso por ese sistema de interrogatorio, él
tambien claro. Al llegar al centro clandestino lo bajaron de los pelos, , lo
desnudaron, y rodearon entre 5 o mas y le pegaron con un latigo mientras
lo interrogaban. Despues lo llevaron a la picana. Fue torturado durante
mas de dos días. Preguntaban por compañeros, por armas. Cuando lo
llevaron a las duchas vio a todos los compañeros del Frente de Lisiados
Peronistas, Guillen Poblete, Brull, Puchi, Hugo. Cada tanto lo volvían a
llecar a la tortura.

       Eso fue lo que vivió junto a sus compañeros         hasta el 21 de
diciembre , cuando lo liberaron junto a varios de ellos. Le dieron un
numero de Te. Para llamar, hasta el año 82 Era una forma de tortura
tambien eso.

       Del cautiverio de cautiverio de Rengel dieron cuenta también Juan
Guillen y Monica Brull. Dichos de Guarino en SDH 3256, le decían
“Boli”, lo vio,en el Olimpo hasta diciembre del 78. De igual forma se




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    345
expreso Villani.

      De la prueba documental citamos las copia certificadas del acta de
trascripción de la declaración prestada en el marco de la causa 13/84 por
Gilberto Rengel Ponce (cfr. fs. 2274/2285).legajo de prueba nro. 150 de
el legajo Conadep nro. 5254,

      De esta forma tenemos por probado el secuestro, y cautiverio bajo
tormentos durante el período mencionado en el Olimpo.




      Las Matanzas acreditadas.




      177. María Cristina Carreño Araya (hecho 130).

      Era una militante del Partido Comunista Chileno. Perseguida por la
policía de ese país. Vino a la Argentina a pedir refugio en el ACNUR. No
se lo dieron. La empleada del ACNUR, Ana Manusov, le dijo que fuera a
la embajada chilena. Era el 26 de julio de 1978. Ese día fue secuestrada.

      La información sobre su secuestro surge del legajo CONADEP
3699 y de las constancias obrante en : causa nro. 17.620 “Carreño Araya
Cristina Magdalena s/ privación ilegal de la libertad”, legajo de prueba
nro. 17 de la causa nro. 450 caratulado “Carreño Araya, Cristina. Banco y
Olimpo”.

      Su hermana Dora contó que tomaron contacto con Ana Manusov Y
LE CONTÓ QUE Cristina se quedó todo el dia en las oficinas del
ACNUR sentada esperando que le den refugio. Tenia 33 años y la
recuerda como una joven muy sensible…

      Estuvo en cautiverio en el BANCO Y EN EL OLIMPO. Fue
duramente torturada. Los testimonios de los sobrevivientes que la vieron
en ambos centros fueron contundentes en este sentido. Los imputados se




                                 346
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



ensañaron al punto de enloquecerla. Del Olimpo fue trasladada el 6 de
diciembre. Su cadáver fue hallado en las costas de Pinamar.

       Daniel Merialdo, la vio en el Banco. Cerruti dijo “recuerdo que
Cristina era militante del PC Chileno, cuando viene a la Argentina, la
buscan la persiguen, la llevan al Banco y al Olimpo, donde
sistemáticamente es torturada, el periodo de tortura para       ella no
termino nunca, no solamente por Julian, que generalmente la hizo
mierda,    participaron otros. La enloqucieron, Ella se iba de la
celda.Decía “me voy” con una voz suvecita, entre todos tratabamos de
contenerla. EN octubre se lleno el pozo. La trajeron a la celda donde
estaba yo, no hablaba coherentemente, solamente lloraba, o decía me
voy,    me quiero ir con mi mama, entonces, se me durmió en brazos,
Isabel agregó: no se, yo tengo la esperanza, de que en esa locura en que
la llevaron, no se haya dado cuenta que iba a matarla. yo tengo esa
esperanza. Susana Caride dijo : Cristina Carreño era una joven chilena,
que habían secuestrado desde el Banco, torturada como nunca yo vi a
alguien ahí, fue brutalmente y salvajemente torturada. En el Olimpo la
trajeron dos días    a mi celda, Cristina no hablaba, solamente se
amacaba, su cuerpo era una masa negra, creo que el ensañamiento que
hubo con esta joven chilena, no se si lo hubo con otra persona, fue
brutalmente torturada por todos, y divertido por todos, todos son
responsable de lo que pasó con Cristina Carreño, sus restos despues
aparecieron, y hoy sus restos están en Chile descansando. Graciela
Trotta dijo que del Banco una de las mas se acordaba era la chilena.
Porque sus gritos eran desgarradores y decía cosas delirantes. Se habían
ensañado mucho con ella, la habia torturado mucho. La habian vuelto
loca. Que desde el Olimpo fue trasladada, junto con los hermanos Peña,




       UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
        DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                  347
Villanueva entre otros. Isabel Fernandez Blanco. Dijo también que se
habían ensañado mucho con ella. Tambien del Banco la mencionó Elsa
Lombardo. Enrique Ghezan dijo: Sabía que habia caído porque el
ACNUR no le habia dado refugio. … que llego a tener un quiebre en su
salud mental, no se sabia si tenia momentos de lucidez o desvariaba,
creo que todos la recuerdan saliendo desnunda en los pasillos, estaba
desfigurada. Tambien se ensañaban en Olimpo, continuo la tortura, su
salud mental estaba muy deteriorada, no podía mantener una
conversación coherente, se habia aislado o encerrado en si misma, habia
entrado en un autismo y en un disvario. Fue trasladado el 6 de dic. Del
78. Porfirio Fernandez al describir una situación en el Olimpo dijo:
escucho una mujer correr por el pasillo gritando, , y golpes, hacia esta
mujer, arrastrándola. Con los años me entere que esta chica era un chica
chilena era Carreño, Cristina, la verdad que la habían enloquecido ahí
dentro. La recordó Cristina Jurkiewics e hizo la misma referencia sobre
su estado mental. La mencionó Horacio Cuartas. Norma Leto que
estuvo en el Banco dijo: “EN una salida al baño, había una chica
descompuesta, no controlaba esfínteres, totalmente deteriorada, la gente
comentaba que es la Chilena, que es identificada como Carreño.

      Estos testimonios son mas que elocuentes. Con ellos damos por
probado el cautiverio bajo tormento de Carreño Araya en el Banco y el
Olimpo.

      Respecto del homicidio: a través del estudio genético mediante el
análisis del ADN, se estableció que los restos óseos encontrados en el
cementerio de General Lavalle, en particular el fémur identificado por el
EAAF como GL-5-39 B#2, correspondía a quien en vida fuera Cristina
Carreño Araya (ver informe pericial elaborado por el EAAF, obrante a fs.
17/25 del Legajo 16). A fs. 452 del Legajo 16 obra la partida de
defunción de quien en vida fuera Cristina Carreño Araya. La misma es de
fecha 17 de diciembre de 1978, y allí surge que el cadáver N.N.
encontrado en la playa de Pinamar en avanzado estado de putrefacción,




                                 348
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



falleció por un paro cardio respiratorio por asfixia por inmersión.
Finalmente, la CCCFed estableció, el 16 de julio de 2007, que los restos
óseos individualizados como “GL-5-39 B#2”, pertenecían a la nombrada
Carreño Araya, y, en virtud de no poder vincularse con alguna partida de
defunción, ordenó disponer las anotaciones correspondientes en el
Registro conforme lo previsto en el art. 108 del Código Civil. Así lo
declaró en la resolución del 19 de julio de 2007 (fs. 642/653).




      178. Santiago Bernardo Villanueva (hecho 134).

      Le decían el Chino. Su secuestro fue relatado por Norma Leto,
quien era su compañero y fue secuestrada junto con el 25 de julio de
1978, de su domicilio de Emilia Lamarca y Gaona. Fue una patota de la
Policia Federal, armados, vestidos de civil. Que lo esperaban en su
domicilio a que llegue de su trabajo en el Banco Ganadero a la
medianoche. Lo interceptaron. Así lo esposaron y vendan a los ojos y los
sacan por el pasillo del PH, A Norma se la llevan en el piso de un auto y
a Santiago en otro.

      Antes de llevarlos al Banco los llevaron a otro sitio que no se pudo
identificar. Esto lo contó Leto, donde también estaba Susana Caride.
Estuvo bajo tormentos en el Banco y también en el Olimpo desde donde
fue trasladado hacia su muerte.

      Susana Caride hizo referencia a que Villanueva estaba
en el Banco con Leto, que lo conocía porque era cliente del
estudio de Diaz Lestrem,, y que fue uno de los trasladados el
6 de diciembre. Isabel Fernández Blanco dijo que: frente a la




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    349
celda nuestra tambien estaba el Chino Villanueva, …trabajaba con
fliares de presos políticos…. el Chino es uno de los cuerpos que se
logran identificar en el equipo de Antropologos. Enrique Ghezan.
Dentro de los compañeros muertos recordó a Santiago Villanueva,
fue secuestrado uno o dos días antes que el, compartimos cautiverio en el
Banco y el Olimpo, y que fue trasladado el 6 de diciembre. Elsa
Lombardo, también lo mencionó en el Banco. Isabel Cerruti, lo
reconoció porque era el hermano del rector de la UBA, lo vio en los
centros y sabe que fue trasladado el 6 de diciembre, siendo uno de los
cadáveres identificados. Pudo hablar con Santiago. Juan C. Guarino
SDH 3256, le decían “Chino”. Lo vio en el Banco y el Olimpo, lo mismo
surge del Conadep 8153 de Cid de la Paz, a fs. 61. Porfirio
Fernández, lo recordó por haber sido un compañero que lo
ayudo y le dio aliento en el Olimpo.            Lo vio en los baño s.
Supo luego su nombre completo. Tambien supo que fue
trasladado el 6 de diciembre. Norma Leto ( su pareja) a fs. 95 del
leg. 119 dice que Villanueva fue torturado por el Turco Julian, lo sabe
por olos propios dichos de Villanueva y haber signos de golpes en el
cuerpo de aquel. Que el día que son trasladado al Banco la dicente
escucha que el Truco Julian castiga a cadenazos a Villanueva, a Susana
Caride y otras personas que no puede individualizar.

      En la declaración en el conadep de Villanueva dice: que el primer
lugar al que son llevados no lo puede identificar. que a Villanueva lo
interrogan respecto de Diaz Lestrem y de Susana caride, a quien también
la secuestran y es golpeada y torturada . Que el 26 de julio los llevan a
otro lugar que luego identificó como el Banco. Que cuando ingresa tuvo
la pauta del salvajismo y terror de ese lugar, los gritos de los compañeros
torturados era constante de dia y de noche. Villanueva fue golpeado con
cadenas y gomas toda la noche, fue torturado con picana, en la boca, el
estómago y los genitales.

      ESCUCHO COMO SU COMPAÑERO ERA TORTURADO




                                  350
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



SALVAJEMENTE POR EL TURCO JULIAN, QUIEN LO OBLIGABA
A PERMANECER PARADO LUEGO DE CADA GOLPE. Que luego
pudo ver a Villanueva con marcas de haber sido golpeado.                    Los
castigaban también con baños de agua helada en invierno. Mientras
torturaban ponían fuerte la radio. Que en la noche del 13 de agosto Julian
la retiro de su celda y la llevo con su marido Villanueva. . el 14 la sacan
nuevamente para ser interrogada por un superior de Julian, le dicen que
rehaga su vida que se olvide de Santiago le dicen que no denuncie por
que si no matarían a su marido. La liberan.

      CID DE LA PAZ ( Del listado de Conadep N| 8135).

      La documental que completa el cuadro probatorio : expediente nro.
42.408 , . legajo nro. 136 de la causa nro. 450, el legajo Conadep nro.
3763 correspondiente a Santiago Villanueva.

      De   esta   forma    tenemos     por    acreditado   el   secuestro     y
mantenimiento en cautiverio bajo tormentos en el Banco y el Olimpo, y
el homicidio se da por probado: a través del estudio genético, mediante
el análisis del ADN, y osteológico, se estableció que los restos óseos
encontrados el 13 de julio de 2006 en el sector “L”, Fosa V.G-10 del
cementerio de Villa Gesell, con los cuales se conformó el esqueleto
codificado por el EAAF como V-Gesell-10, correspondían a quien en
vida fuera Santiago Bernardo Villanueva. También pudieron establecerse
lesiones “perimortem” compatibles con las provocadas por caída de
altura y su impacto contra un elemento sólido (ver informes periciales
elaborados por el EAAF, obrantes a fs. 228/259 y 498/502 del Legajo
16). A fs. 453 del Legajo 16 obra la partida de defunción de quien en vida
fuera Santiago Villanueva. La misma es de fecha 18 de diciembre de




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     351
1978, y allí surge que el cadáver N.N. encontrado en la playa de Villa
Gesell, “irreconocible por la acción del agua y fauna marina, cuerpos
sólidos y descomposición”, falleció por un paro cardio respiratorio por
asfixia por inmersión. Finalmente, la CCCFed estableció, el 16 de julio
de 2007, que el esqueleto individualizado como “V-Gesell-10”,
perteneciente a Santiago Villanueva, correspondía al cadáver aparecido
en la playa de Villa Gesell por el cual se formó el expte. n° 39.633 del
Juzgado Penal N° 2 de Dolores, y le correspondía el acta de defunción
inscripta bajo el n° 283 del Registro Provincial de las Personas,
Delegación General Madariaga. Así lo declaró en la resolución del 19 de
julio de 2007, para el debido registro en los diversos organismos estatales
(fs. 642/653). La partida de defunción definitiva, ya modificada, se
encuentra glosada a fs. 723/724.




      179. Helios Serra Silvera (hecho 124).

      En Uruguay habia militado en el frente estudiantil de tendencia
marxista leninista (Fer) Estaba vinculado a un grupo de tendencia
marxista,     denominado   Grupo     Desafío.   Y   se   habia   vinculado
policitamente con Roberto Ramirez, militante del GOR.

      Ariel Serra Silvera. Es el hermano de Helio, Ariel recuerda a su
hermano como su ejemplo, su guia. Mi hermano era un teorico, era una
persona incapaz de agredir, era una persona muy pacific. Era militante
estudiantil, en Montevideo con la dictadura. Luego se vino a la
Artgentina.

      El día del secuestro Helios habia ido a la alianza Francesa. Luego
se enteraron que ese día tenia una cita política con Roberto Ramirez.
Ramirez desde su exilio en Suecia luego de haber estado desaparecido en
varios centros clandestinos, hablo en su testimonio sobre lo sucedido con
Helio. Con Tito Ramirez tenian que encontrarse en el cine Capitol y con
una tercera persona. Luego a traves de otros sobrevivientes como Julio



                                   352
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Lareu, Fernanandez Blanco, Lombardo Ghezan, Villani y por las
manifestaciones de Cid de la Paz y Oscar Gonzalez, fueron sabiendo lo
que habia vivido Helio dentro de pozo. Y tambien supieron que fue
trasladado en un vuelo de la muerte el 6 de diciembre de 1978.

      Su cadáver apareció en la playa de Santa Teresita 10 días después.

      De su legajo Conadep 2037 surge las constancias de los distintos
habeas corpus presentados 6828, denuncia ante la CIDH, Esta denuncia
la hizo Ariel. Alli se acompaña la carta que les mando a la familia Oscar
Gonzalez    y la carta de Roberto Ramirez. EN LA CARTA DE
GONZALEZ se asegura que Helio fue secuestrado en una cita, no sabe
con quien. Que sufrió torturas, que mantuvo un comportamiento noble y
digno. Relata también el tema del traslado, que les pusieron la inyección
( pen-naval). En la carta de ROBERTO RAMIREZ, DICE que en esa
oportunidad fue secuestrado Helios con quien dice tener una relacion de
trabajo politico, y con otro miembro del grupo GOR de Cordoba de
nombre Juan. Los 3 se tenian que encontrar en una cita en la AVda.
Santa Fe . Cuando lo secuestraron Ramirez pudo ver en la vereda a Juan
pero no a Helios. A Helio lo vio a los 4 dias en el Banco amarrado a una
plancha metálica con el cuerpo desnudo. Ahí lo desnudaron a él tambien
y lo colocaron en una camilla al lado y los torturaron juntos con el mismo
circuito. Tambien lo vio en el Olimpo, a donde fueron mudados. Ramirez
tambien destacó la entereza y fortaleza de Helios a pesar de la dureza
extrema del cautiverio.

      Entre los sobrevivientes contamos ademas con los dichos de:
Isabel Fernandez Blanco, lo reconoce del Banco y del Olimpo dijo en la
audiencia que Helio habia caido con el viejo Guillermo, recordemos que




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   353
así le decían a Roberto Ramirez, que era un compañero trosko y que fue
llevado en el traslado del 6 de diciembre. Enrique Ghezan dijo:
compañero Rolo, Helio Serra. era uruguayo, de un grupo troskista, eran
una serie de compañeros que venían del Banco y pasaron por Olimpo, de
varias agrupaciones trotskistas, recuerdo Helios creo que era del Grupo
Espartaco. Tambien lo llevaron el 6 dic 78. Ese grupo de trotskistas
serian cerca de 20 personas. Tambien lo menciono Elsa Lombardo
quien lo vio en un tubo frente al suyo. Tambien es mencionado por
Mario Villani en la audiencia. Lareu en su legajo Conadep, lo mencionó
como Rolo, el uruguayo. Lo vio en el Olimpo.

      Por otra parte su caso fue acreditado en la causa 13, como hecho
316. De la prueba documental que acredita el secuestro y cautiverio bajo
tormentos citamos: hábeas corpus nro. 20, causa nro. 35.003 , . 14.933,
el legajo Conadep nro. 2034.

      Con    todos   estos     elementos    de   prueba    se   da   por
acreditado el secuestro, cautiverio bajo tormento en el Banco
y el Olimpo de Helio Hermog enes Serra Silvera. Respecto
del homicidio lo da por probado: por estudio genético mediante el
análisis de ADN, se estableció que los restos óseos encontrados en el
cementerio de General Lavalle, con los cuales se conformó el esqueleto
codificado por el EAAF como AP-GM-2267/03, correspondían a quien
en vida fuera Helios Hermógenes Serra Silvera. También pudieron
establecerse lesiones “perimortem” compatibles con las provocadas por
choque o golpe con o contra objeto o superficie dura (ver informes
periciales elaborados por el EAAF, obrantes a fs. 311/338 y 498/502 del
Legajo 16). A fs. 450 del Legajo 16 obra la partida de defunción de quien
en vida fuera Helios Hermógenes Serra Silvera. La misma es de fecha 17
de diciembre de 1978, y allí surge que el cadáver N.N. encontrado en la
playa de Pinamar en estado de putrefacción, falleció por un paro cardio
respiratorio por asfixia por inmersión. Finalmente, la CCCFed estableció,
el 16 de julio de 2007, que el esqueleto individualizado como “AP-GM




                                 354
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



2267/03”,    pertenecientes   a   Helios     Hermógenes    Serra      Silvera,
correspondían al cadáver aparecido en la playa de Pinamar por el cual se
formó el expte. n° 39.665 del Juzgado Penal N° 2 de Dolores, y le
correspondía el acta de defunción inscripta bajo el n° 277 del Registro
Provincial de las Personas, Delegación General Madariaga. Así lo declaró
en la resolución del 19 de julio de 2007, para el debido registro en los
diversos organismos estatales (fs. 642/653).       La       partida        de
defunción definitiva, ya modificada, se encuentra glosada a fs. 727/8.
Asimismo, el Juzgado Civil de 1ra instancia N° 46 declaró, con fecha 11
de diciembre de 1995, la ausencia por desaparición forzada de Serra
Silvera, fijándose como fecha presuntiva el 15 de diciembre de 1978 (ver
acta inscripción obrante a fs. 767).




      180. Jesús Pedro Peña (hecho 123).

      Le decían Elias y estudiaba sociología en la UBA. Y le decían
Elias. Padeció su cautiverio en el Banco y el Olimpo desde donde fue
trasladado a su destino final el 6 de diciembre de 1978. Fue asesinado,
junto con todos los secuestrados que los imputados en esta causa
trasladaron ese día. El cadáver de Jesús, hallado días después en las
playas de la Costa Atlántica, prueba su homicidio, prueba el plan de
exterminio, prueba el resultado final de los vuelos de la muerte.

      Del legajo Conadep N° 4388, surge que era militante del PRT . La
denuncia la hizo su padre Isidoro. Alli da cuenta que el último contacto
que tuvo con Jesus fue un llamado telefónico en la madrugada del 26 de
junio. Luego de eso, y de innumerables trámites, efectuados por él y su
esposa.: Zulema Castro de Peña, otra madre de Plaza de Mayo que en




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                       355
esta audiencia mostró su inagotable dolor, por lo que hicieron con sus
hijos. Zulema es todas las madres que nos han dado ese ejemplo de lucha
denonada hasta el límite de sus fuerzas.

      Hubo muchos testimonios de sobrevivientes que dieron cuenta de
la presencia de Jesús en ambos centros clandestinos. Como tambien
dieron cuenta de su traslado el 6 de diciembre de 1978.

      Julio Lareu dijo que vio a los hermanos Peña tanto en el Banco
como en el Olimpo y que fueron trasladados los primeros dias de
diciembre y se hallaron sus cadáveres.       Supo que fueron torturados.
Graciela Fachal, la esposa de Oscar Elicabe Urriol dijo que su marido le
contó que en el Banco habia compartido el tubo con Jesús Peña, que supo
tambien que estaba el otro hermano. Y que cuando salio en libertad le
avisaron a la familia, que eran de La Plata. Elicabe Urriol en su
declaracion de 1987 del legajo 275 a fs. 26/29 dijo: “en su sector de
celdas conoció a los hermanos Peña, de La Plata, compartió su celda
con el mas joven de ellos. Que este le contó que habia sido torturado
con picana, llevado a la parilla. Le dio sus datos por si salía en libertad.
Isabel Cerrutti tambien mencionó a los dos hermanos y tambien dijo
que supo de su traslado de diciembre del 78. Susana Caride dijo: Que
vio a los hermanos Peña era dos jóvenes, que estaban cerca del sector
nuestor, fueron trasladado tambien, fueron tirados al mar y, tambien
devueltos del mar, el EAAF trabajo en esos restos, Se enteró que eran los
hermanos Peña cuando luego en Conadep se hicieron los trabajos de
reconstrucción a partir de los reconocimientos fotograficos de los
compañeros. Es fundamental y conmovedor el testimonio de Isabel
Fernandez Blanco que voy a citar textualmente: Los Peña, tozudamente
continuaron con su actitud militantes, volvieron aun muertos, para decir
esto fue lo que paso con nosotros. Jesus era Elias, y su hermano Ramiro
era Isidoro. Ramiro no dejo de ser militante en ningún momento, hasta
en el momento de la muerte y aun despues de muerto. Ramiro, las veces
que nos dejaban salir a los pasillos, hablábamos, y el es el que me dice




                                  356
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



vos vas a salir, tenes que memorizar todos los nombres, y bueno, fue lo
que cumplí con el. El seguía ahí dentro militando, era bien trosco, era
del PRT. Tenia una hija, me contaba de su hija, yo le contaba de mi hijo,
entonces me cuenta, que había caído, su hermano, , era mediados del 78,
el se queda para buscar a su hermano, y lo encontré me dice,: , fue en el
pasillo, llenos de presos, lo traian a él casi inconsciente de la tortura, de
repente de ese montón de gente, veo un puñito que se levanta asi, era mi
hermano Jesús. ,Ahí encontró en el Banco a su hermano, al caer, un mes
despues. Ello tambien fueron trasladados, son,, dos de los cuerpos
identificados de ese traslado. Incluso Jesus, es el que de alguna manera,
permite el tabajo de antropólogos, porque estaba registrado con huellas
digitales, con nombre y apellido, el EAAF, buscaba la identidad de
compañeros que hubieran ido de los vuelos de la ESMA, esto les permite,
asociando con la informacion que habíamos dado nosotros, empezar a
pensar que podian ser del Olimpo, de alguna manera nos confirma las
sospechas que tenían. Enrique Ghezan tambien mencionó a ambos e
hizo referencia a que los hermanos se habian encontrado en el Banco.
Como tambien que ambos fueron trasladados el 6 de diciembre. Elsa
Lombardo tambien los mencionó dijo que los vio frente al tubo donde
estaba ella. Estaban juntos. Mario Villani tambien menciono a los
hermanos Peña como dos de los que fueron trasladados el 6 de diciembre.
Tambien Norma Leto mencionó en el Banco a los hermanos Peña que le
dieron un telefono para llamar si salia en libertad para que avise a la
familia.

      Su caso se tuvo por prbado en la causa 13 con el numero 314.
Probamos en la presente el secuestro y cautiverio bajo
tormentos en el Banco y el Olimpo.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    357
      Respecto del homicidio se da por probado a través del informe
pericial   realizado    por    el     Laboratorio    de    Investigaciones
Necropapiloscópicas de la Policía de la PBA, se estableció que la mano
humana izquierda procesada en la pericia n° 63/78 de la causa 39.633 del
Juzgado Penal N° 2 de Dolores, perteneció a Jesús Pedro Peña (ver
informe pericial n° 54/05, obrante a fs. 123/5 del Legajo 16 de la
CCCFed incorporado por lectura). Posteriormente, a través del estudio
genético mediante el análisis del ADN, se estableció que los restos óseos
encontrados en el cementerio de General Lavalle, con los cuales se
conformó el esqueleto codificado por el EAAF como AP-GM-2266/03,
correspondían a quien en vida fuera Jesús Pedro Peña (ver informes
periciales elaborados por el EAAF, obrantes a fs. 342/372 y 498/502 del
Legajo 16). A fs. 451 obra la partida de defunción de Jesús Pedro Peña.
La misma es de fecha 17 de diciembre de 1978, y surge allí que el
cadáver N.N. encontrado en la playa de Pinamar, con el miembro
superior derecho mutilado y el izquierdo consternado, falleció por un
paro cardio respiratorio por asfixia por inmersión. Finalmente,         la
CCCFed estableció, el 16 de julio de 2007, que el esqueleto
individualizado como “AP-GM 2266/03”, y perteneciente a Jesús Peña,
correspondía al cadáver aparecido en la playa de Pinamar por el cual se
formó el expte. n° 39.633 del Juzgado Penal N° 2 de Dolores, y le
correspondía el acta de defunción inscripta bajo el n° 283 del Registro
Provincial de las Personas, Delegación General Madariaga. Así lo declaró
en la resolución del 19 de julio de 2007, para el debido registro en los
diversos organismos estatales (fs. 642/653). La partida de defunción
definitiva, ya modificada, se encuentra glosada a fs. 725/6.

      Dentro de la prueba documental citamos expediente nro.
27.800     Legajo de prueba nro. 27 legajo Conadep nro. 4388,
correspondiente a Jesús Pedro Peña. De esta forma se tiene por probado
el secuestro y cautiverio en el Banco y el Olimpo desde la fecha indicada.




                                    358
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      181. Isidoro Oscar Peña (hecho 129).

      Lo apodaban Ramiro. Fue secuestrado torturado y asesinado por
los que hoy estamo juzgando. Al igual que su hermano Jesús. Al igual
que Jesús era un militante de izquierda. Del PRT. Su esposa y su hija
Marta , quien debió reconstruir la historia de ese padre que le quitó la
Dictadura, dieron su testionio en la audiencia. 3. Marta Alicia Hongay.
Tenia a su hija de meses cuando secuestraron a Isidoro. Ellos vivian en
Buenos Aires, pero eran de La Plata.

      Fue secuestrado el 8 de julio de 1978. A los pocos dias del
secuestro Marta que se habia quedao en la Plata se enteró po rvecinos que
al departamento de Buenos Aires, entro gente del ejercito que rompieron
la puerta de la casa y le robaron todo lo que había. Marta tuvo noticias de
lo sucedido con su esposo por intermedio de Julio Lareu. Luego supo del
reconocimiento de los cadáveres arrojados al mar en la Costa de Santa
Teresita, y encontrados en el cementerio de Gral Lavalle.

      Tenia 30 años. Era músico.          Siempre fue una persona de
izquierda, defensora de los DDHH.

      De su legajo CONADEP 4389, que también inicio su padre
Isidoro. Alli dice que la última vez que vio a su hijo Isidoro fue el 7 de
julio. Al día siguiente Isidoro se reunió con su mujer Marta el 8 , pero no
volvió a su domicilio. Ese día fue secuestrado y llevado al banco. Cuatro
días después el domicilio de Isidoro en capital fue violentado por
personas de civil respaldadas por un amplio operativo y vaciaron la casa .
Esto se supo por los vecinos del departamento, cuyo datos obran en ese
legajo.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   359
      Los mismos testigos que vieron a Jesus vieron también a Isidoro, o
Ramiro,: Lareu, Urriol, Cerrutti, Caride, Fernandez Blanco, Ghezan,
Lombardo, Villani, Leto.    por lo cual valoraremos el mismo cuadro
probatorio para tener por acreditado su secuestro y cautiverio bajo
tormentos en el Banco y el Olimpo.

      Su caso fue probado en la causa 13 como hecho 318. La
documental de este caso es: expediente nro. 84.498/78 el legajo Conadep
nro. 4389.

      Con los elementos referidos se tienen por probado el secuestro y
cautiverio bajo tormentos de Isidoro Oscar Peña desde la fecha indicada,
en el Banco y el Olimpo.

      Respecto del homicidio por el que oportunamente se amplio la
acusación se tiene por probados de la siguiente forma: del análisis
genético que los restos óseos encontrados en la fosa del Cementerio
General Lavalle, concretamente, la muestra ósea del fémur identificado
como GL-5-39-B #10, corresponden a quien en vida fuera Isidoro Oscar
Peña (ver informe pericial elaborado por el EAAF, obrante a fs. 271/3 del
Legajo 16 de la CCCFed incorporado por lectura).         A fs. 455 del
Legajo 16 obra la partida de defunción de quien en vida fuera Isidoro
Jesús Peña. La misma es de fecha 29 de diciembre de 1978, y allí surge
que el cadáver N.N. encontrado en la playa de Santa Teresita, falleció por
traumatismo de cráneo. Finalmente, la CCCFed estableció, el 16 de
julio de 2007, que los restos mortales individualizados como “GL-5-39-
B#10”, pertenecientes a Jesús Peña, correspondían al cadáver aparecido
en la playa de Santa Teresita por el cual se formó el expte. n° 39.643 del
Juzgado Penal N° 2 de Dolores, y le correspondía el acta de defunción
inscripta bajo el n° 34 del Registro Provincial de las Personas,
Delegación Mar del Tuyú. Así lo declaró en la resolución del 19 de julio
de 2007, para el debido registro en los diversos organismos estatales (fs.
642/653). La partida de defunción definitiva, ya modificada, se encuentra
glosada a fs. 733/34.



                                 360
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación




      Prueba común de estas cinco matanzas. Corresponde citar los
testimonios que dieron cuenta del sistema de traslados y particulamente
el traslado del 6 de diciembre en el que fueron llevados estos 5
compañeros entre tantos otros.

      En el desarrollo de cada caso particular se hizo puntual mención al
relato de los numerosos traslados presenciados en cada pozo. Esa
mención no fue ociosa, tuvo como propósito dar cuenta de la articulación
de esa tecnología de exterminio y adquiere relevancia en estos casos,
únicos en los cuales se pudo acreditar el resultado de esa dinámica. Que
era la muerte, YA SIN EUFEMISMOS. Ultimo eslabón de la cadena de
planificación criminal.

      A las personas que se encontraban secuestradas, sus captores les
hacían creer que serían llevados a granjas de recuperación en el sur de
nuestro país, y una vez recuperados –no sabemos de qué deberían ser
recuperados- recobrarían su libertad. En otros casos los engañaban
diciendo que los trasladaban a cárceles en el Chaco o en el Sur. Muchos
de quienes eran trasladados se entusiasmaban crédulos frente a las
mentiras de sus asesinos, pensando quizás que sería el fin de la infernal
situación en la que se encontraban y la posibilidad de recuperar su
libertad. A quienes serían trasladados se les aplicaba una inyección bajo
el engaño de que eso evitaría mareos durante el vuelo que los llevaría
hacia el sur. En ocasiones les decían que las inyecciones se trataban de
antitetánicas o para prevenir el mal de Chagas. Pero en realidad el efecto
de esas inyecciones era mantenerlos adormecidos durante el vuelo para
luego arrojarlos vivos al mar. En ello consistían los traslados que no eran




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   361
otra cosa que los tristemente célebres “vuelos de la muerte”.

      Se refirieron a ellos numerosos sobrevivientes en ocasión de dar
testimonio durante este juicio, entre los que se encuentran Delia Barrera
y Ferrando, Rufino Almeida, Carlos Cuellar, Juan Agustín Guillén, Nora
Bernal, Ricardo Peidro, Daniel Eduardo Fernández, Gerardo Silva,
Adolfo Ferraro, Ana María Careaga, Pedro Vanrell, Fernando Ulibarri,
Jorge Allega, Miguel D’Agostino, Luis Allega, Marcelo Daelli, Julio
Lareu, Julio Rearte, Daniel Merialdo, Susana Caride, Jorge Tasglioni,
Graciela Trotta, Isabel Fernández Blanco, Enrique Ghezan, Jorge
Paladino, Porfirio Fernández, Ada Marquat de Basile, Mario Villani,
Gilda Agusti, Jorge Braizza, Adriana Trillo.

      Entre los muchos traslados que hubo en todos los centros y en “El
Olimpo”, hubo uno en particular ocurrido el 6 de diciembre de 1978. En
ese traslado se encontraban entre muchos otros los hermanos Jesús e
Isidoro Peña, Cristina Carreño Araya, Helios Serra Silvera y Santiago
Villanueva. La existencia de dicho traslado y la presencia de los
nombrados anteriormente quedó demostrada con las declaraciones
testimoniales prestadas por Julio Lareu, Susana Caride, Jorge Taglioni,
Graciela Trotta, Enrique Ghezan, Jorge Paladino, Porfirio Fernández, Ada
Marquat de Basile, Mario Villani, Gilda Agusti, Jorge Braizza, Adriana
Trillo entre otros.

      De los testimonios prestados en este juicio podemos destacar
respecto de ese traslado y de quienes fueron llevados en él, lo expresado
por Isabel Fernández Blanco : “[…] Ese traslado también es un momento
muy duro, porque ese día el 6 de diciembre, iban llamando a los
compañeros por ese código que nos habían asignado, y los van
colocando en fila india, ahí en el sector, frente a la celda nuestra también
estaba el Chino Villanueva […]Ese día, recuerdo que nosotros
pensábamos que nos blanqueaban o llevaban a estas granjas de
recuperación, y él se fue feliz, contento, bueno, el Chino es uno de los
cuerpos que se logran identificar en el equipo de Antropólogos, que



                                  362
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



fueron devueltos a las costas […] Los Peña .[…] Ellos también fueron
trasladados[…] […] Helio Serra va en el traslado, es otro de los cuerpos
reconocidos.[…] Cristina Carreño fue en el traslado del 6 diciembre, fue
uno de los cuerpos identificados[…]”.

      Los cuerpos los hermanos Jesús e Isidoro Peña, Cristina Carreño
Araya, Helios Serra Silvera y Santiago Villanueva fueron devueltos por
el mar. No tuvieron en cuenta quizás quienes se creían dioses del Olimpo,
que la ira de Poseidón los devolvería a la tierra para que sus crímenes no
quedaran impunes.




      182. Bombardeo de la casa en la calle Belén 335. El fusilamiento
de la familia Révora-Fassano.

      a. Materialidad. El 11 de octubre de 1978 los acusados Enrique
José Del Pino y Juan Carlos Avena ejecutaron la familia Révora-Fassano;
produjeron la muerte de Lucila Adela Révora y de Carlos Guillermo
Fassano, y robaron al menor Eduardo Enrique De Pedro, de tan sólo un
año y once meses de edad, ocultándolo a sus familiares hasta el 13 de
enero de 1979.

      Se demostró que el 11 de octubre de 1978, entre las 14 y 16 horas,
se realizó un procedimiento en la calle Belén 335 de esta ciudad, en el
cual participaron activamente alrededor de 20 personas, todos integrantes
de las Brigadas Operativas del “CCD Olimpo”, que fueron apoyadas por
más personal de la Policía Federal y el Ejército (“los de azul y verde”),
que les dio cobertura desde la calle. El procedimiento fue dirigido por el
Grupo de Tareas Nro. 2, a cargo del acusado Del Pino y dependiente de




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   363
la Central de Reunión de Información del Batallón de Inteligencia 601, y
realizado en forma conjunta con las Fuerzas de Tareas Especiales (FTE),
integradas por Avena. Ambas Fuerzas tenían su sede en el “Olimpo”.
Todo el personal interviniente estaba subordinado operacionalmente al
Primer Cuerpo del Ejército.

      El operativo fue planificado y organizado por personal de las
distintas Fuerzas que intervino. Como expresamente lo reconoció el
acusado Del Pino el 30 de abril del 2008, “Lo ocurrido como
consecuencia del enfrentamiento de la calle Belén 335 fue planificado,
ordenado y ejecutado por el I Cuerpo del Ejército” (ver escrito glosado a
fs. 1889/93 y ampliación de indagatoria obrante a fs. 1901/26).

      Fue organizado a partir de la información arrancada bajo tortura a
María del Carmen Artero en el “CCD Olimpo”, quien había sido
secuestrada ese mismo 11 de octubre, en horas de la mañana.

      Salieron del campo hacia la calle Belén 335 todas las Brigadas
Operativas del “Olimpo”. Se solicitó zona liberada a la Comisaría 43 de
la Policía Federal, como indicó el Gendarme Torres en el debate, y se
dispuso el cierre de la calle Belén en sus dos esquinas con móviles
policiales y un camión del ejército de apoyo.

      Los acusados Avena y Del Pino ingresaron al pasillo del PH que
lleva al departamento de Révora y Fassano, se prepararon allí
fuertemente armados con otros integrantes de los grupos de tareas. Entre
ellos, los oficiales de la Policía Federal, Federico Covino, quien falleció
en el lugar, y Juan Antonio Del Cerro. Había personal en los techos, otros
con ametralladoras en la medianera lindante, enfrentado directamente a la
ventana de la habitación del matrimonio.

      El movimiento y el aullido del perro de los vecinos Karcevas y
Tvarkovsky alertó a Révora y Fassano, quienes se asomaron por la
ventana para ver qué sucedía. Los atacantes gritaron “entréguense, están
rodeados”, a lo que le siguió el bombardeo de granadas al departamento




                                  364
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



y el comienzo de la balacera que produjo su muerte dentro del inmueble.
También murió Federico Covino y resultaron heridos los acusados Avena
y Del Pino. El acusado Del Pino reconoció que la balacera se produjo en
el departamento interno, al cual ingresó con el Principal Covino (cfr.
Legajo Personal del Ejército nro. 526, carta agregada en el Expte. VY9
nro. 0417/03 mediante la cual solicita se le reconozca como “acto
heroico” el homicidio de Fassano y Révora). Los atacantes no
encontraron armas en el departamento. El propio Torres indicó que no
hubo devolución de disparos desde el inmueble. La hipótesis más
documentada sobre las heridas de los acusados, es la que señala que
fueron provocadas por los propios integrantes de la “patota” en la disputa
por el botín de guerra: los 150 mil dólares que encontraron en la casa. El
origen de las heridas es irrelevante para la imputación de homicidio. Lo
determinante es que las heridas demuestran que ambos estuvieron en el
frente mismo del ataque al matrimonio fusilado, y muy cerca del lugar
dónde explotaron las granadas. Del Pino también lo reconoció en la carta
referida, “siendo el Jefe de Patrulla conduje decididamente a mis
hombres, poniéndome a la cabeza de ellos, lo que me valió la herida en
el brazo izquierdo”.

      En las fotografías del frente y las ventanas del inmueble quedó
registrado la brutalidad del fusilamiento, se advierten allí los impactos de
balas (fs. 36/7 del Sumario 124/78 de la Policía Federal). El vecino
Karcevas acreditó que las granadas explotaron dentro de la casa, en una
pieza. Laura y Carlos Révora refirieron que las paredes estaban
ametralladas a la altura de un metro y medio.

      Para sorpresa del pelotón de fusilamiento quedó una persona viva.
Fue el menor Eduardo Enrique De Pedro. En esa tarde fue entregado en




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    365
custodia al vecino Amado Risueño, domiciliado en Avellaneda 4360.
Conforme al plan de apropiación de bebés, volvieron en la madrugada
del 12 de octubre de 1978 los integrantes de la “patota” vestidos de civil,
quienes se presentaron en el domicilio de Risueño y se llevaron a
Eduardo. Tras un muy probable corto paso por el Olimpo, el 13 de enero
de 1979 fue restituido a su familia materna en la ciudad de Mercedes,
Provincia de Buenos Aires, resultado de las gestiones realizadas por la
familia Révora, aún con altos mandos militares. Lo que demuestra que el
destino del menor era conocido por Tepedino y Gómez Arenas.

      De la casa sacan los cuerpos sin vida de Fassano y Révora por el
pasillo y los introducen en un camión que estaba apostado de culata en la
entrada de la calle, para ser llevados al “CCD Olimpo”. El testigo Torres
fue determinante: ambos fueron sacados muertos. En el Olimpo sus
cadáveres fueron vistos por los sobrevivientes Daniel Merialdo, Susana
Caride, Isabel Cerruti y Mario Villani. Recordemos que Lucila Révora
estaba embarazada a término (cfr. declararon Laura Révora, Torres,
Cerruti, Caride y    surge también del Informe de Cid de la Paz y
González, y del Legajo Conadep SDH 7353, agregado a fs. 5/7 del
Anexo de fotocopias de la causa 6859/98).

      No fue éste el primer operativo de secuestro que termina con el
homicidio del “blanco” buscado. Por ejemplo, se acreditó en el debate
que en el procedimiento de secuestro de María Del Carmen Reyes,
llevada al “CCD Atlético”, se acribilló a balazos a Mario Lerner en su
domicilio (cfr. causa nro. 39.556 “LERNER, Gregorio su querella” del
Juzgado de Instrucción nro. 3 y Legajos Conadep N° 123 y N° 1472,
incorporados por lectura). Lo mismo ocurrió en el secuestro de Adriana
Marandet, que en el interior de su propio cuarto la “patota” asesinó a
Eduardo Edelmiro Ruibal. De este operativo se dejó constancia
documental porque también resultó herido uno de los integrantes de la
“patota”. Había que justificar la herida (cfr. Sumario 553 del Consejo de




                                  366
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Guerra Especial Estable N° 1/1, y Legajo de Prueba 121, ambos
incorporados por lectura).

      Finalmente, la valija con dólares fue llevada al “Olimpo”, donde se
produjo la disputa entre los integrantes de las “patotas”.



      b. Prueba del homicidio de Fassano y Révora. El bombardeo y
fusilamiento quedó documentado mediante los distintos expedientes
formados por las Fuerzas Armadas y de Seguridad para justificar las
heridas sufridas por sus integrantes. Además, el bombardeo fue de tal
magnitud que no pudo evitar su difusión en los periódicos de la época.
Con los expedientes se intentó encubrir lo realmente acontecido, pues en
ninguno de ellos se dejó asentado la muerte del matrimonio Fassano y
Révora, pese a que los medios publicaron que los muertos eran
“delincuentes subversivos”. La versión oficial fue que los “dos
delincuentes subversivos se dieron a la fuga”.

      La importancia de esos documentos es que allí los acusados Del
Pino y Avena reconocen expresamente haber participado en el operativo
de la calle Belén y ser heridos en el mismo. Por otro lado, también lo
reconocen en sus indagatorias del 30 de abril del 2008 y del 15 de julio
de 2002 respectivamente. Aunque brindan versiones exculpatorias que no
reflejan en lo más mínimo lo realmente acontecido, y que incluso se
contradicen groseramente entre las declaraciones de los distintos años.
Además, contamos también documentalmente con los testimonios de
otros integrantes de grupos operativos que participaron ese día en el
bombardeo y fusilamiento del matrimonio Fassano y Révora, como las
brindadas por Juan Antonio Del Cerro, Miguel Ángel Junco, Humberto




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    367
Eduardo Farina y Mariano Rodolfo Pérez. Todos estos son suficientes
para desvirtuar aquellas versiones, pues en ninguna los acusados
reconocieron haber participado junto con otros integrantes de las Fuerzas
de Seguridad.

      Los testimonios de los testigos presenciales del hecho Karcevas,
Tvarkovsky y Torres fueron contundentes para acreditar la materialidad
del hecho y desvirtúan también todas las versiones de los acusados.

      Los testimonios de        Jaime Karcevas        y Gloria Beatriz
Tvarkovsky acreditaron que el operativo de la calle Belén 335 estuvo
planificado por las Fuerzas de Seguridad sometidas operacionalmente al
Comando del Primer Cuerpo del Ejército. Indicaron que el día del
bombardeo, al regresar a su domicilio de Belén 333, alrededor de las 16
horas, la calle estaba cortada en ambas esquinas por móviles policiales.
Había un camión grande militar a mitad de cuadra. Si bien no pudieron
calcular el número de efectivos que participaron, indicaron que eran
muchos, particularmente Tvarkovsky indicó que “estaba todo lleno de
policías y militares, distinguíamos los de verde y azul”. Karcevas indicó
que “estaba la calle copada por policías, azules o verdes”.

      Tiene mayor relevancia el testimonio de Tvarkovsky, pues pudo
ingresar a su departamento, pegado exactamente al de Fassano y Révora.
Una vez dentro intentó salir por su propio patio interno, al pasillo del PH
por el que se ingresa desde la calle a través de la puerta nro. 333. Abrió
su puerta y quiso dar un paso para tocar la puerta de Mirta, sólo debía
caminar en forma de U dos pasos. No pudo. Fue impedida por efectivos
policiales y militares que la obligaron a entrar nuevamente a su
domicilio. Estaba allí su perrita aullando, “no ladraba, aullaba” aclaró.
Esto puede haber sido lo determinante para el inicio del fusilamiento. En
ese momento los integrantes de la “patota” estaban allí preparados para el
ataque, en el pasillo, en el techo y sobre la medianera lindante. Hasta allí
no se había realizado ningún disparo. Se corrobora así lo declarado por
Juan Antonio Del Cerro, en cuanto dijo que “a raíz de ruidos que se




                                  368
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



producen en el lugar, desde la casa que se pretendía vigilar apareció
una persona que luego supo era Fassano” (cfr. fs. 1121/1129 del Legajo
119).

        Gloria Tvarkovsky una vez dentro de su patio, escuchó que los
atacantes gritaron “están rodeados”. Se produjo un primer disparo y
luego sobrevino el bombardeo con granadas, “el bombardeo fue fuerte, la
casa vibraba mucho, se rompían los vidrios”, dijo. Terminado el
bombardeo, la testigo volvió al patio y escuchó que entre los atacantes se
decían “vos me diste un codazo porque iba a matar al perro, pero era
mejor el aullido del perro, me diste un codazo y se me escapó el tiro”.
Ese tiro, según la testigo, originó el bombardeo intempestivo por parte de
los atacantes.

        Luego Tvarkovsky vio cómo sacaban los cuerpos de Carlos
Fassano y Lucila Révora, con bastante tiempo de diferencia. En primer
lugar, arrastraron por el pasillo el de Fassano “envuelto de rodillas para
arriba con frazadas”, dijo. Sacaron de la misma manera el cuerpo de
Lucila, dijo “la sacaron de las manos, pude ver que tenía un tiro en el
brazo derecho y algunas salpicaduras de sangre, otra cosa no tenía,
estaba como desmayada, pero digamos no acribillada”.

        Jaime Karcevas ingresó a su casa luego del bombardeo. Mientras
cerraba la persiana de la ventana que da a la calle vio que sacaban el
cuerpo de Fassano y lo subían a un camión tipo furgón estacionado de
culata sobre la puerta de la calle Belén 335. Luego entró al departamento
de atrás y vio el cuerpo de Lucila Révora ensangrentado tirado en la
bañera, “estaba la bañadera llena de sangre”. Pudo ver también al menor
Eduardo De Pedro. Indicó que una de las piezas estaba toda acribillada,




        UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
         DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   369
“parecía que la había agarrado la viruela, había pelos en el cielo raso”,
dijo. Agregó que la puerta del pasillo del PH que da a la calle no estaba
baleada, que había cartuchos de bala en el pasillo y policías con
ametralladoras o rifles en el terreno largo vecino, en el cual se apostaron
los atacantes.

      “Bastante tiempo después”, dijo Tvarkovsky, retiraron el cuerpo de
Lucila, aunque olvidaron uno de sus zapatos en la bañera manchada con
sangre, como recordó Laura Révora en el debate.

      El Gendarme Omar Eduardo Torres también recordó el
operativo de la calle Belén. Su función en el “CCD Olimpo” era la
custodia externa del predio. Pero ese día fue llamado a participar en el
procedimiento, porque las “patotas” del Olimpo necesitaban gente para
cortar las calles en las esquinas. Dijo que cerca de las dos de la tarde
salieron del campo todos los grupos dedicados al secuestro, entre 15 y 18
personas, entre los que recordó a “Siri”, Avena, Cardozo, Pereyra
Pestegui, Luis Méndez, el Comisario Rosa, y “Miguelito” del Ejército.

      Sobre el desenlace, refirió que los integrantes de la “patota”, antes
de ingresar al departamento de Fassano y Révora, rompieron la ventana y
acribillaron a balazos la puerta y la ventana. Luego tiraron una granada
adentro. En ese momento ingresan a la casa Centeno, “Miguelito”, “Siri”,
Cardozo y Rosa, y al rato se escucha otra explosión. Indicó que “El
Japonés” después le contó que ésta última explosión fue producto de una
granada tirada desde afuera por los propios compañeros de los atacantes,
y que fue la causante de la muerte de “Siri”, y de las heridas de Avena y
“Miguelito”. Agregó que no se escucharon tiros desde dentro de la
vivienda.

      Indicó que sacaron los cuerpos de la pareja Fassano y Révora, y
que ambos estaban muertos. Había un niño de unos cuatro años. Sacaron
también de la casa una valija, que según se enteró más tarde en el
“Olimpo”, contenía dólares.




                                  370
               Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



      El testimonio de Cristina Azucena Jurkiewicz es determinante.
Prueba el origen de la planificación del operativo y el motivo: el robo de
150 mil dólares. La testigo fue secuestrada el mismo 11 de octubre, entre
las 11 y 13 horas, junto con su madre, María del Carmen Artero. Ambas
fueron llevadas al “CCD Olimpo”. Indicó que su madre vivía en la casa
de Révora y Fassano. Esa dirección es la que obtuvieron en la tortura.
Cristina Jurkiewicz relató que a los pocos días del secuestro la dejaron
hablar con su madre. Ésta le dijo que pudo aguantar la tortura cuatro
horas y luego dio la dirección de Belén 335. En ese mismo momento los
interrogadores partieron hacia allí a secuestrar a Révora y Fassano y
hacerse del botín de 150 mil dólares de la Organización Montoneros.
Agregó que su madre estaba destrozada moralmente por haber dado la
información. Por supuesto, también físicamente, “mi madre estaba
esposada en una cama de metal, acostada, tenía toda su cara destrozada,
le rompieron la mandíbula, estaba totalmente quemada, tenía ese olor a
quemado de la picana, ver a mamá fue muy terrible”.

      La testigo recordó que el operativo se realizó a las pocas horas de
su secuestro. Escuchó que todos los integrantes de la “patota” estaban
enloquecidos cuando volvieron al campo, porque “Siri” había muerto y
otro de ellos fue herido. Confirmó que Fassano y Révora fueron muertos.
En la sala de Inteligencia del “Olimpo” vio sus nombres en el
organigrama de la pared con cruces rojas. Sus interrogadores “Padre”,
“Paco” y “Colores” le dijeron ahí, “el rojo es muerto, el azul herido”. Su
madre figuraba también en ese organigrama, debajo del matrimonio
acribillado.

      Los cuerpos de Lucila Révora y Carlos Fassano fueron vistos en el
“CCD Olimpo” por sobrevivientes. Daniel Merialdo, “vi un cadáver,




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    371
que luego supe que era el de Fassano”. Susana Caride, “me sacan del
tubo y al lado del portón había dos cuerpos tirados con una manta, pude
percibir que había una mujer embarazada a término, y la otra persona
pude advertir que era Fassano, estaban muertos, estaban tirados ahí
como si fueran basura”. Isabel Cerruti, “a Lucila Révora la vi, me saca
Julián al comedor y cuando vuelvo a mi celda veo dos bultos con
frazadas, y veo su cara, éramos amigas y compañeras de militancia, a
Fassano no lo conocía, estaban los dos juntos, incluso veo la panza de
ella, estaba embarazada de nueve meses prácticamente”. Mario Villani,
“a Fassano digamos que lo conocí, fue lo que se suponía era su cadáver,
vi el cuerpo tirado, cubierto por una lona, en el patio del Olimpo, decían
que ese era Fassano, a Lucila Révora también, y a uno de los dos lo
quemaron en un tacho de aceite vacío, y el olor todavía lo siento, no sólo
que los vi, sino que los olí”.

      Omar Torres vio cuando quemaron el cadáver de Fassano. Supo
también que el cuerpo de Lucila Révora fue llevado a la Escuela de
Gendarmería para ser quemado.

      Los sobrevivientes del Olimpo recordaron especialmente ese día,
por el gran movimiento que hubo entre los represores. Indicaron que el
campo quedó prácticamente vacío. Julio Eduardo Lareu, “una vez hubo
un gran movimiento y gritos, desinteligencias entre los represores
porque había desparecido alguna guita”. Daniel Merialdo, “recuerdo
que hubo un tiroteo donde muere un represor, “Siri”, dentro del campo
nos enteramos, nos contó creo Colores, que muere Siri, es herido
Centeno y que matan a una pareja, después yo vi el cadáver de Fassano
y me entero que había muerto Lucila Révora”. Susana Caride, “una de
las discusiones fue el 11 de octubre, cuando asesinan al matrimonio
Fassano y De Pedro. Ese día Siri, otro represor, me dejó su perro para
cuidarlo. A la noche o tardecita llegó la patota, habían salido todos los
de la patota como locos, el comentario era que había muerto Siri, y que
estaba herido Avena y Miguel Del Pino”. Isabel Cerruti, “ese día fue




                                 372
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



muy especial, había represores que venían y hablaban con nosotros,
había un clima de mucha tensión, cerraron los tubos, nadie podía hablar
o salir. A partir de ahí fueron todos, creo que era por el dinero, había
mucha plata. Todos los represores fueron, supimos que en ese momento
el Pozo quedó sólo con la guardia, no quedó ningún represor,
prácticamente todos los grupos de tareas fueron a la calle Belén”.
Enrique Ghezan, “a partir de tareas de inteligencia, básicamente
tortura, logran el dato de la casa de Révora y Fassano donde
supuestamente había 100 mil dólares, ese es el comentario. En ese
operativo empiezan a bajar todos, normalmente había un grupo de
operativos que salían a operar, en el caso de este blanco, sale a operar
un montón de gente que no solía hacerlo, lo que pasa es que el botín a
repartir era grande”. Mario Villani, “a mediados de octubre de 1978
sale un grupo operativo del Olimpo a efectuar un procedimiento que
podía ser un secuestro, uno de los prisioneros del consejo que trabajaba
en la oficina de inteligencia me dijo que tenían información que en la
casa donde iba el grupo había mucho dinero. Ese mismo día vuelven,
había un ambiente muy excitado entre los guardias e incluso los
miembros operativos”. También lo recordaron Isabel Fernández Blanco
y Jorge Taglioni.

      Horacio Cid de la Paz y Oscar González indicaron que el día del
hecho una brigada conjunta de las FTE y el GT2 asaltó la vivienda donde
vivían Carlos Fassano y Lucila Révora, quienes fueron virtualmente
masacrados. A la vez, se especifica que sus cadáveres fueron llevados al
“Olimpo” para ser fotografiados, que Lucila estaba embarazada y que
junto a ellos residía su hijo. Confirma además que en esa oportunidad fue
herido un oficial del Servicio Penitenciario apodado “Centeno”, un




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                  373
Capitán del Ejército apodado “Miguel”, y que murió el Jefe de
Operaciones del “Olimpo”, apodado “Ciri” de la Policía Federal (cfr. fs.
1/70 Causa 4366/1983 “De Pedro, Lucila Adela Révora y Fassano,
Carlos Guillermo s/ recurso de habeas corpus”).

      La identificación del represor conocido como “Siri” y su verdadero
nombre, Federico Covino, quedó fuera de discusión a partir de las
publicaciones periodísticas y con los expedientes que acreditaron su
muerte en la calle Belén 335 (cfr. expte. nro. 124/78 “Muerte Ppal.
Covino” de la PFA; expte. nro. 871-24-070088 del año 1985 de la
División Retiros y Jubilaciones de la PFA; y el Legajo personal de la
Policía Federal nro. 13.654).

      Sobre las peleas entre los represores por el dinero y las heridas
sufridas, dieron cuenta los sobrevivientes. Julio Eduardo Lareu “hubo
gritos entre los represores porque había desparecido alguna guita que
habían secuestrado y en el camino al Olimpo faltó plata”. Daniel
Merialdo, “me cuenta Colores que en la casa del enfrentamiento que
habían ido había una suma de dinero en dólares y que en realidad,
aparentemente, fue más que nada una lucha por quién se llevaba esos
dólares, porque tenían el previo aviso que había dólares, fue más que
nada un botín de guerra”. Susana Caride, “Hubo un problema de
dinero, se habían peleado por dinero. Después vino el señor Avena al
campo porque había quedado gravemente herido, parece que hubo un
conflicto con sus compañeros, porque se pensaba que le habían tirado
ahí mismo. Ahí se escuchaban los gritos, después hubo comentarios de
Colores y demás, comentaban en voz alta, decían, este hijo de puta,
piensa que uno lo quiere matar”. Isabel Cerruti, “ese día fue muy
especial, escuchamos tiros que venían de afuera, se generó dentro
nuestro una sensación de mucho terror, nos enteramos que los
represores se estaban peleando afuera por plata. En la casa de Fassano
y Révora había mucho dinero, y la pelea que había en la a calle Belén
continuó en el Olimpo. Nos contaron que Centeno es herido, y al mes




                                 374
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



viene y habla con nosotros, nos cuenta que le habían puesto un ano
contra natura, también nos enteramos que en esa casa, también por la
plata, mataron a Siri, otro represor que conocí en el Olimpo. Sentimos
que hubo un enfrentamiento entre ellos que había empezado en la calle
Belén y ahí continuó”. Isabel Fernández Blanco, “en ese episodio hubo
un enfrentamiento entre ellos, entre los represores, porque incluso un día
después de que se curó de algunas heridas el Turco Julián entró
disparando con armas en el Olimpo, hubo una gran convulsión sobre lo
que pasaba, fuimos enterándonos que en esa casa había mucha plata.
Centeno vino al Olimpo y nos mostraba su ano contra natura y que había
sido herido”. Enrique Carlos Ghezan, “hay un enfrentamiento en la
casa, donde son muertos los que vivían y, según lo que nos comentan y
por lo que pasa después, es fehaciente que cuando ingresan a la casa por
lo menos dos operativos del campo, vuela una granada por atrás tirada
por los propios compañeros, y en esa acción muere Siri y queda muy mal
herido Centeno, otro operativo. Después de eso hay una situación de
muchísima violencia cuando los represores vuelven al campo, como que
se escucharon tiros afuera, que el enfrentamiento siguió hasta dentro del
campo. Después de dos meses, un poco antes de fin de año, Centeno
vuelve al campo, nos viene a saludar y nos dice que tiene un ano contra
natura, que se está recuperando. Lo del tiroteo y la granada que entró
por una ventana después de que supuestamente estaban todos muertos
dentro de la casa, implicó movimientos dentro del campo, entre ellos,
que fuera echado el Turco Julián. Cacho Acosta me contó quién había
tirado la granada que mató a Siri e hirió a Centeno. Los mismos
represores decían que no había resistencia en la casa cuando tiraron las
granadas”. Mario Villani, “hubo un conflicto entre ellos, se supone que
en ese operativo pensaban secuestrar una cantidad grande de dólares,




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   375
parece que al campo llegaron solamente 20 mil, de manera que se armó
un conflicto entre ellos. Entró al campo Nelson o Cortés, no recuerdo
bien, y ordenó que los guardias salieran al patio y se armaran, parecía
que se venía un conflicto entre ellos, por suerte no pasó nada, pero
nosotros estábamos asustados, no sabíamos a dónde íbamos a parar si
había un enfrentamiento. No sé muy bien de dónde me vino la
información, pero a Siri lo mató una bala por la espalda, y esto podría
indicar que la balacera fue del fuego propio más que de los que estaban
enfrentando”.

      La disputa por los 150 mil dólares originó que Osvaldo Acosta
realice un sumario interno entre los propios represores para determinar
quién se había quedado con el dinero faltante. Al Olimpo sólo llegaron
20 mil dólares. Osvaldo Acosta dijo, “en el momento de ingresar a la
casa donde estaban atrincherados los miembros de la organización
Montoneros, aparecieron desparramados una cantidad de dólares, que
cada uno de los oficiales se apresuró a poner en sus respectivos
bolsillos, yo tomé conocimiento de la situación porque mi oficina estaba
al lado del quirófano, llegaron con un herido y lo internaron, el
interrogatorio duró muy poco, le preguntaban solamente sobre qué
cantidad de dinero había en la casa, parece que el hombre torturado y
herido confesó que en el interior había la suma de 150.000 dólares. Eso
generó una tremenda disputa entre los oficiales de Olimpo, algunos se
fueron a las manos, otros exhibieron las armas y se armó un tremendo
escándalo, porque cuando hicieron el recuento no había más de 20.000
dólares, a los pocos días el Jefe de Seguridad del Olimpo, prefecto
Cortés, me dijo si estaba en condiciones de instruir un sumario, entonces
me contó qué es lo que había pasado, así fue que me convertí en Juez
instructor de mis propios captores, los cité a cada uno de los oficiales
que me dieron sus seudónimos, los interrogué, me dijeron el rol que
habían cumplido en ese enfrentamiento, cerré el sumario y en mi calidad
de juez instructor llegué a la conclusión de que el Montonero herido y
torturado era un mentiroso, que no había 150.000 dólares y que todo lo



                                 376
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



que había allí eran 20.000 dólares, no habiendo responsabilidades el
sumario quedó cerrado” (cfr. fs. 1248/86 del Legajo 119).

      Confirmado en el debate por Enrique Ghezan, “había un abogado
secuestrado, Cacho Acosta, le dicen que instruya un sumario. Cacho,
siendo un secuestrado, donde su vida no tenía garantía, no sabía cómo
resolver la situación. Toma declaración a todos los que pasaron por ese
enfrentamiento. El sumario tenía que concluir con que no hubiese
responsable, para no ganarse un enemigo. Hizo el informe y después
bajaron a felicitarlo por el buen informe, en el cual quedaron todos
absueltos”. Isabel Cerruti, “se hizo un simulacro de juicio con respecto
al dinero, Cacho Acosta era abogado y le hacen hacer como juez,
terminó diciendo que Maria del Carmen Jurkiewicz mintió con la cifra,
pero en realidad se lo habían quedado ellos, esto me lo contó Acosta”.
En el mismo sentido declararon Julio Lareu, Susana Caride, Isabel
Fernández Blanco, Enrique Ghezan y Mario Villani.

      Los expedientes que documentaron el bombardeo son:

      1. Sumario del Ejército Argentino Letra BI8 nro. 320. Se instruyó
por orden del acusado Mario Alberto Gómez Arenas, entonces Segundo
Jefe de la Central de Reunión del Batallón de Inteligencia 601, con el
objeto de “determinar las circunstancias en que fue herido, con fecha 11
de octubre de 1978, el Teniente Enrique José Del Pino, como miembro
de la Central de Reunión del Batallón de Inteligencia 601”.

      En este sumario, el Capitán Enrique José Del Pino reconoció su
participación en el homicidio de Fassano y Révora. Aunque brindó una
versión exculpatoria que no se condice con los hechos acreditados en el
debate. Es importante resaltar, que reconoció ser integrante de la Central




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   377
de Reunión de Información del Batallón de Inteligencia 601, y
encontrarse cumpliendo actos de servicio en compañía del Principal
Covino de la P.F.A. y el Adjutor Principal Avena del S.P.F. (fs. 2/3).

      También declaró en el sumario el Teniente Coronel Mario Alberto
Gómez Arenas, y reconoció que el Capitán Enrique José Del Pino era un
subordinado suyo en la Central de Reunión del Batallón de Inteligencia
601. Dijo que el 11 de octubre de 1978 Del Pino fue herido en un
enfrentamiento con delincuentes terroristas, cuando se encontraba
cumpliendo actos de servicio, en cumplimiento de órdenes de apoyo de
Inteligencia a elementos del Primer Cuerpo de Ejército. Indicó
expresamente que el Batallón de Inteligencia 601 se encuentra en apoyo
del Primer Cuerpo de Ejército (fs. 3/4).

      También fue confirmado por el Suboficial de Gendarmería
Mariano Rodolfo Pérez, otro integrante de los grupos de tareas que
participó en el operativo. Aunque el testigo obviamente declaró la
versión oficial, por cuanto supuestamente se encontraba casualmente en
el lugar (fs 4/5). Pero quedó acreditado que fue un PCI del Batallón de
Inteligencia 601 (cfr. nota 6P 02-1291/3 de fecha 12/7/02 del Ejército
Argentino, obrante a fs. 42/5 del principal).

      2. Expediente de la P.F.A. nro. 124/78. Sumario administrativo
instruido a raíz de la muerte del Principal Federico Augusto Covino el 11
de octubre de 1978, en el suceso de la calle Belén 335.

      Prestó declaración Juan Carlos Avena. Reconoció su participación
en el hecho y que fue herido. Dijo que se encontraba en forma casual en
la sede de la Subzona Capital del Primer Cuerpo del Ejército,
acompañado por Enrique Del Pino y Federico Covino (fs. 40).

      Resulta de interés resaltar que a fs. 25 consta un plano de la finca
de la calle Belén 335, y a fs. 34/8 obran las fotografías de la puerta de
ingreso de la calle hasta el departamento bombardeado, y se ilustra
también la intensidad de los impactos de arma de fuego que quedaron en




                                   378
               Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



la persiana y pared. Ello fue confirmado en el debate por Laura y Carlos
Révora, hermanos de Lucila, quienes concurrieron personalmente al
lugar.

         3. Sumario 762, año 1978, No. 1037/57 del Consejo de Guerra
Especial Estable No. 1/1. Es el sumario instruido por la Policía Federal
para dar con el paradero de los dos imputados N.N. que se “dieron a la
fuga”. Del acta inicial surge que “no fue secuestrada arma alguna en el
domicilio de la calle Belén” (fs. 2/3).

         Allí prestó declaración testimonial el acusado Juan Carlos Avena
el 13 de octubre de 1978, encontrándose internado en el Hospital
Churruca. Reconoció su participación en el hecho junto con el Capitán
del Ejército Enrique José Del Pino y el Principal de la Policía Federal
Federico Augusto Covino (fs. 5).

         4. Causa 4366/83 del Juzgado Federal nro. 4, Secretaría nro.11.
“Révora de de Pedro, Lucila Adela y otro s/ hábeas corpus”. Allí
también declararon los acusados Avena y Del Pino, el 16 y 24 de enero
de 1984 respectivamente. Reconocieron su participación y dieron otra
nueva versión de los hechos (ver fs. 252 y 256).

         5. Legajo de Prueba 119. “Conadep s/ denuncia”. Juan Antonio
Del Cerro expresó en su indagatoria del 7 de noviembre de 1985 que
participó en el operativo de la calle Belén 335 junto con el Principal
Covino, quien se hacía llamar “Siri”. Dijo que cuando llegaron al lugar
advirtieron que el objetivo no podía visualizarse desde la vereda. Luego
agregó que a raíz de ruidos que se producen en el lugar, desde la casa que
se pretendía vigilar apareció una persona que luego supo era Fassano,
quien arrojó una granada, produciéndose como consecuencia de ello un




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     379
intenso tiroteo, a raíz del cual resultó muerto el Principal Covino por la
mujer de Fassano. Agregó que en ese hecho el propio Del Cerro resultó
herido en una pierna, un Capitán del Ejército en un brazo y un oficial del
Servicio Penitenciario en el estómago. Reconoció que Fassano murió en
el hecho (cfr. fs. 1121/1129).

      Más allá de la versión exculpatoria intentada, aporta algunos datos
fundamentales para la reconstrucción del hecho. Esto es, que el inmueble
no podía visualizarse desde la vereda, algo obvio pero que contradice
todas las versiones oficiales. Pero además es fundamental para
determinar que tuvieron que ingresar por el pasillo del PH hasta la puerta
del departamento que habitaban Fassano y Révora, y que una vez allí, a
raíz de los ruidos que producen en el lugar, es que desde la casa se asomó
Fassano.

      Y ello se completa con la indagatoria prestada por Del Cerro en
esta causa el 12 de julio de 2002. Allí expresamente reconoce que
montaron todo en una terraza para ver el objetivo, y que
aproximadamente a las tres de las tarde el Capitán Del Pino ingresa por la
casa ubicada a la izquierda, donde había un perro que se le fue encima y
comenzó a ladrar (recordemos las fotografías, que ilustran que al PH se
ingresa por la puerta de la izquierda, y la de la derecha es la entrada
directa a la casa de Karcevas y Tvarkovsky).

      6. Expediente judicial No. 197 de 1988 del Juzgado Nacional de
primera instancia en lo Contencioso Administrativo Federal Nro. 6.
“Junco, Miguel c/ Ministerio del Interior, PFA s/ modificación de
haber de retiro policial”.Allí Miguel Ángel Junco reconoce haber
participado en el bombardeo de la calle Belén, aunque se refirió al hecho
como un “tiroteo con elementos subversivos”, donde falleció su superior,
el Principal Covino, baleado en el corazón (cfr. fs. 2 y 115).

      Lo mismo refirió Humberto Eduardo Farina. Aclaró que resultó
muerto el oficial Federico Covino, “un oficial nuestro” dijo, y que hubo




                                  380
               Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



dos oficiales más heridos. No hizo la aclaración sobre la Fuerza a la que
pertenecían.



      Por otro lado, la prueba se hace más contundente con la versión
publicada en los Diarios de la época. Allí se publica que hubo un
procedimiento antisubversivo en la calle Belén 335 efectuado por
efectivos de la Policía Federal de la Superintendencia de Seguridad
Federal, del Ejército y de otros organismos de Seguridad. Que
participaron varios vehículos militares y policiales. Que efectivos de la
Policía Federal ocuparon casas vecinas. Que falleció el oficial de Policía
Federico Covino, y que resultaron heridos un oficial del Servicio
Penitenciario Federal de apellido Avena y un oficial del Ejército. Por
último, se informó que el enfrentamiento culminó con la muerte de una
pareja de extremistas y con un hijo de 3 años ileso (ver notas publicadas
por los Diarios La Nación, La Razón, Clarín y La Prensa el día 12 de
octubre de 1978, obrantes a fs. 122, 178, 211 y 215 de la Causa 4366 “De
Pedro, Lucila Adela Révora y Fassano, Carlos Guillermo s/ recurso de
habeas corpus”).



      c. Apropiación de Eduardo Enrique De Pedro. Omar Eduardo
Torres acreditó que luego del operativo sacaron un niño de
aproximadamente 4 años, a quien luego vio en el Olimpo. Jaime
Karcevas vio al niño que llamaba “Pichu”, hijo de Lucila Révora, en el
departamento luego del bombardeo. Gloria Tvarkovsky agregó que su
hijo Martín lo vio a “Pichu” en un auto con armas esa misma tarde,
inmediatamente finalizado el bombardeo. Luego, a medianoche, Gloria




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    381
fue personalmente a la casa del vecino Amado Risueño para tratar de
hacer dormir a Eduardo. Cristina Jurkiewicz refirió que estuvo con el
menor Eduardo en el Olimpo, mientras “Soler” lo describía físicamente.
Las notas periodísticas dieron cuenta que había un nene de 3 años, hijo
de la pareja muerta, que resultó ileso.

      En el debate declararon Laura, Estela y Carlos Révora, quienes
explicaron la totalidad de las gestiones realizadas para dar con el
paradero de su sobrino Eduardo Enrique De Pedro. Entre ellas,
encuentros con el juez José Nicasio Dibur, con el Brigadier de la Fuerza
Aérea Orlando Ramón Agosti, con el Capitán de Fragata Carlos Enrique
De Bento, y hasta con “Pajarito” Suárez Mason. Esas gestiones tuvieron
éxito. El 13 de enero de 1979 pudieron reencontrarse con su sobrino, el
Padre Ángelo se los entregó en su casa de la localidad de Mercedes.
Eduardo tenía un papelito con el nombre de sus padres y el suyo.

      Ello se corrobora con la prueba documental obrante en la causa
nro. 4366/83 ya citada. Allí declararon:

      Amado Risueño. Dijo que el 11 de octubre de 1978,
aproximadamente a las 16 hs., advirtió el procedimiento que se estaba
llevando a cabo en la calle Belén al 300. Caminó hasta la esquina de
Belén y Avellaneda, donde observó un niño en el interior de un rodado
tirado sobre una pila de armas. Allí una persona que estaba custodiando
la criatura le pidió su dirección, documentos y demás datos filiatorios, y
le entregó el niño. Agregó que alrededor de la 1.30 de la madrugada se
presentó personal de civil y retiraron al menor (fs. 240).

      Herberto Celso Ángelo, Sacerdote de la Vicaria General de la
Diócesis de Mercedes y Cura Párroco de la Catedral de Nuestra Señora
de las Mercedes, quien recibió a Eduardo el 13 de enero de 1979 con la
orden expresa de entregarlo a la familia Révora. Es interesante destacar
que en el momento de recibir al menor, le indicaron que sus padres
habían fallecido, sin brindar más explicaciones (fs. 109/110).




                                   382
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Mónica Révora confirmó lo declarado por sus hermanos en el
debate (fs. 227). También indicó que Lucila Révora estaba cursando un
embarazo de ocho meses al momento del suceso (fs. 1 del Legajo 90,
causa 391 “Cores, Mónica Inés s/ su denuncia”).

      Orlando Ramón Agosti, Brigadier de la Fuerza Aérea, ante quien
la familia Révora realizó gestiones para dar con el paradero de Eduardo.
Reconoció haber recabado información sobre el caso, y supo que Lucila
Révora había muerto en un enfrentamiento armado con fuerzas regulares
(fs. 193).

      Finalmente, el Capitán de Fragata de la Armada Carlos Enrique
De Bento admitió que hizo gestiones al inicio del año 1979 a pedido de
la familia Révora y luego supo de la restitución del niño (fs. 217).

      Con todo ello se acredita que Eduardo De Pedro estuvo desde la
tarde misma del operativo bajo la custodia de los grupos operativos que
fusilaron a su madre y a Carlos Fassano.



Parte II: Participación de los imputados en los crímenes masivos.

      1. El campo concentracionario. Para conocer la participación de
las fuerzas de seguridad y armadas en el circuito represivo conocido
como “ABO”, resulta indispensable explicar la lógica de la organización
de cada uno de estos campos de concentración (CC), dependientes del
Comando de la Subzona Capital Federal del Primer Cuerpo del Ejército.
También para conocer la función de los acusados en dichos centros
clandestinos de detención (CCD).




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    383
      El régimen de guardias desde el inicio del Atlético hasta el final
del Olimpo, fue esencialmente el mismo. Con idéntica composición de
personal, al que se agregan nuevos agentes de distintas fuerzas con
motivo de los cambios ordenados por “Pajarito” Suárez Mason,
comandante del Primer Cuerpo del Ejército en la etapa del “CCD
Banco”.

      Del control directo de la represión en la Subzona Capital Federal
entre enero de 1977 y mayo de 1978, se hizo cargo la Policía Federal,
bajo cuya responsabilidad estuvo el manejo diario del “CCD Club
Atlético” o “Centro Antisubversivo”, y luego del CCD llamado “Banco”.
La circulación de información de detenidos entre el Batallón de
Inteligencia 601 y los campos permitió conocer la vinculación entre ellos,
como el intercambio de prisioneros, por ejemplo, entre “ESMA”,
“Campo de Mayo” y el “Atlético”. El ex integrante del Grupo de Tareas
N° 2 (GT 2) del Batallón de Inteligencia 601, Oscar Edgardo Rodríguez,
dijo que los oficiales de inteligencia tenían una credencial con
seudónimos, que tenía por función permitir el acceso a un LRD (Lugar de
Reunión de Detenidos) denominado Central Antisubversiva, “que estaba
orgánicamente a cargo de la Policía Federal Argentina, específicamente
Superintendencia de Seguridad Federal y bajo el control operacional del
Comando del 1° Cuerpo del Ejército” (cfr. Legajo Conadep 7171,
incorporado por lectura). Agregó también que “El Club Atlético se
llamaba así porque había sido denominado Central Antisubversiva, y
para el ingreso en el mismo uno tenía credenciales que traían las siglas
C.A., a este lugar fui muchas veces a buscar documentación… la
custodia estaba a cargo de la Policía Federal” (cfr. fs. 2941/49 en la
causa n° 6859/98 del Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 4,
Secretaría N° 8, incorporada por lectura como prueba documental).

      La dependencia con el Primer Cuerpo del Ejército quedó
acreditada por las inspecciones que realizó Suárez Mason a las tres sedes




                                 384
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



en que funcionó el Campo. Concretamente respecto del Atlético, dieron
cuenta de ello Jorge Allega y Delia Barrera, entre otros.

      Quedó probado que el jefe a cargo del Atlético y del Banco hasta
mayo de 1978, fue el Comisario Antonio Benito Fioravanti, apodado
“Coronel”, “Tordillo” o “De Luca”. De ello dio cuenta Horacio Cid de la
Paz, quien indicó que “el apellido del Jefe del Atlético era Fioravanti y
se lo apodaba El Coronel o El Tordillo, y que presumiblemente era
funcionario de la Policía Federal” (cfr. fs. 2 del Legajo 563, incorporado
por lectura). Lo que fue confirmado por Marcelo Daelli, quien refirió que
El Turco Julián le “dijo que a cargo del Centro estaba una persona
apodada Coronel o Tordillo, y que posteriormente otro Cabo 1ro se
refirió a él con el apellido Fioravanti”. También Luis Allega se enteró
que Fioravanti se hacía llamar “Coronel”, cuando fue publicada su foto
en los diarios en el año 1985. Miguel Ángel D´Agostino agregó que lo
reconoció a través de fotografías en el debate oral realizado por el TOF
N° 5 en el juicio de la causa Arancibia Clavel en el año 2005. Todo ello
fue también fue confirmado en el debate por Ana María Careaga, Delia
Barrera, Daniel Eduardo Fernández, Pedro Vanrell y Daniel Merialdo.

      Las guardias en el campo eran de 24 x 48 horas, con tres Jefes de
Brigada que rotaban diariamente, iguales que las que organizaba la
Policía Federal en otras dependencias, como lo explicó el ex Comisario
Oscar Cidré Rodríguez, custodio del por entonces Ministro del Interior
Harguindeguy. Como se probó en el debate, esa fue exactamente la
distribución del personal de la policía federal en el Atlético, con
Fioravanti a la cabeza, y que luego se repitió en el Banco y el Olimpo,
aunque con nuevos mandos y mayor cantidad de personal, perteneciente
a distintas Fuerzas. Por ejemplo:




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    385
      Ana María Careaga: “las guardias eran de 24 o 48 horas... yo
aprendí el cálculo de las guardias, porque era tanto el nivel de
ensañamiento que sabía cuándo tocaban las guardias de Baqueta”.
Jorge Allega: “es 24 x 48, preciso… después de dos días había una
secuencia precisa… en la leonera comienzo a entender la situación, a
distinguir que había guardias, que los días eran diferentes porque
cambiaban las guardias”. Marcelo Daelli: “eran tres guardias que se
sucedían cada 24 horas”.

      Acreditaron el mismo régimen de guardias en el Banco y Olimpo
los testigos Isabel Fernández Blanco, Enrique Ghezan, Jorge Paladino y
Jorge Braiza entre otros.

      A cargo de cada una de las guardias estaba uno de los tres Jefes de
Brigada, que eran llamadas “Brigadas Operativas” o “patotas”. El jefe de
la brigada era responsable directo de lo que pasaba en el Campo durante
las 24 horas de su guardia, como así también el que dirigía la “patota”
que salía a secuestrar “blancos”. En forma conjunta con cada una de las
Brigadas   Operativas       había   siempre   un   oficial   de   inteligencia
perteneciente a las “Brigadas Informativas”, que dependían del Cuerpo
de Informaciones de la Superintendencia de Seguridad Federal de la
Policía Federal. Este oficial de inteligencia estaba a cargo de los
interrogatorios y era un especialista en la tortura. Entre los oficiales del
Cuerpo de Informaciones destacaron Juan Antonio del Cerro (a) Colores,
Augusto Isidro Rolón (a) Soler y Pedro Santiago Godoy (a) Calculín.
Hebe Cáceres sobre su interrogatorio con picana eléctrica recordó que “el
encargado de la sesión era Soler, y se alternaba con Colores”.

      El propio Del Cerro confirmó la participación del personal de
inteligencia del Cuerpo de Informaciones y señaló sus nombres (cfr. fs.
1225, 1734 y 2303 del Legajo 119, incorporado por lectura). Con la
información obtenida en la tortura, los oficiales elaboraban informes de
inteligencia que se elevaban a la superioridad, los que servían para
producir nuevos secuestros y ejecuciones.




                                    386
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Entre los oficiales de policía que formaban las brigadas operativas
se identificó a “El Padre”, “Cobani”, “Turco Julián”, “Kung Fú”, “Polaco
Chico”, “Anteojo Quiroga”, “Doctor K”, “Clavel” y muchos otros. A
modo de ejemplo, Jorge Allega recordó como oficiales encargados de
guardias en el Atlético al “Turco Cobani”, “Kung Fu”, “Polaco Chico”,
“Baqueta” y “Anteojito Quiroga”.

      Si de esa sesión de picana se obtenía el dato de un nuevo “blanco”,
la encargada de producir su secuestro era la misma patota, aún fuera de
sus horarios de guardia. Como dijo Omar Eduardo Torres: “los que
secuestraban estaban todo el día, y aunque estuvieran en sus días de
descanso, igual aparecían si sabían que tenían que buscar gente a tal
lugar”.

      Esta lógica fue advertida por los propios sobrevivientes, quienes
concluyeron en la experiencia concentracionario que un secuestrado
pertenecía a un grupo especial de represores. Jorge Allega señaló que
“cada patota tenía secuestrado a alguno, tenían a sus detenidos, esto era
evidente, era una consecuencia del inicio al fin, siempre se repetía”. Ana
Careaga: “las guardias se hacían cargo del secuestrado durante el
cautiverio, eran entre comillas su secuestrado, su caso”.

      El detenido desaparecido era torturado e interrogado por el
especialista de la patota salvajemente en los primeros cuatro días de
secuestro. En el Atlético estos primeros días coincidían con el cautiverio
en la “leonera”. Luego continuaba su cautiverio en las celdas. Desde allí
se lo liberaba condicionalmente, o se lo ejecutaba mediante “traslados”.
Lo mismo ocurrió en el Banco, en donde los prisioneros circulaban esos
días entre el “quirófano” y los “tubos”, por tener menor infraestructura.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   387
En el Olimpo se prepara especialmente un espacio, como sector de
incomunicados. En todos los casos era el mismo personal el que se
distribuía la totalidad de las tareas. Como dijo Jorge Allega, a modo de
ejemplo: “en el Banco se repetían las mismas guardias que en el Atlético,
con algunas personas nuevas”.

      Omar Eduardo Torres explicó en detalle la rutina, también
corroborada por la totalidad de los sobrevivientes. Señaló que a “los
detenidos se los repartían entre grupos que rotaban diariamente... a los
detenidos los traían encapuchados y esposados, y al entrar ahí se les
tomaban todos los datos en una oficina, les sacaban todas las
pertenencias y se los trasladaba al interior... en donde todo se hacía
constar en un libro de guardia, en ficheros. La rutina era ingresar al
detenido y llevarlo a la sala de tortura, en donde por 3 ó 4 días eran
destrozados   totalmente,   y   ya   después   le   iban   tomando   más
declaraciones”.

      Se pudo acreditar que hubo distintos roles dentro de los campos,
con algunas variaciones. Estaban los candados, que tenían el contacto
directo con los secuestrados que estaban en las celdas. Miguel
D´Agostino señaló la diferencia entre las funciones del candado, del
guardia y del interrogador. Igual que Vanrell, que señaló que “estaban
las patotas para secuestrar gente, estaban los guardias que se
encargaban de que no habláramos... y los que torturaban, encargados de
la tortura”. También dieron cuenta de ello Ana María Careaga, Jorge
Allega, Delia Barrera y Guillermo Cabrera Cerocchi, entre otros.

      El personal estable del Atlético pertenecía en su totalidad a la
Policía Federal. Pero también ingresaban miembros de otras fuerzas
militares, como lo indicó el ex integrante del Batallón de Inteligencia
601, Oscar Rodríguez.

      La mayoría de los oficiales pertenecían a la Superintendencia de
Seguridad Federal, donde prestaron funciones con el “Coronel”
Fioravanti desde el año 1976, quien fue el Comisario a cargo de la



                                 388
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Dirección General de Inteligencia (como se advierte a fs. 8 y 27 del
Sumario PFA Nro. 124/78, incorporado por elctura). Todos los
integrantes de los grupos de tareas que actuaron en el campo fueron sus
subordinados, primero en Coordinación Federal y luego en el campo de
concentración. Lo que se demuestra con el destino asignado a cada
imputado en sus legajos policiales. En cada uno surge que estuvieron
destinados a la Dirección General de Inteligencia de la Superintendencia
de Seguridad Federal, y se especifica en los casos de Simón, Miara,
Taddei, Kalinec, Rosa, Donocik el Departamento Sumarios primero, y a
partir de 1978 el de Situación Subversiva. Rolón registra su especificidad
que es el Cuerpo de Informaciones de la SSF, adscripto al Departamento
de Situación Subversiva. En el caso de Falcon se registra el Dpto.
Sumarios entre 1974 y marzo de 1976, mientras que Uballes sólo durante
el período 1978 se registró la SSF. Estas dos últimas salvedades y la
excepción del caso de Raúl González a este patrón común, se explicarán
en sus respectivos casos.

      Los imputados Miara, Rolón y Del Cerro reconocieron que su
superior en el Departamento de Policía fue Fioravanti (cfr. indagatoria de
Rolón obrante a fs. 17.213/27 y su legajo especial del Cuerpo de
Informaciones de la Policía Federal; indagatoria de Samuel Miara en la
causa 15.185, obrante a fs. 19.741/46; e indagatoria de Juan Antonio Del
Cerro de fs. 1135 del Legajo 119).

      En el “Banco” se elimina la función de candado o carcelero en
razón del espacio reducido y hacinamiento. Como indicó Isabel
Fernández Blanco: “En el Banco los presos estábamos más en contacto
con las guardias, que las hacían las mismas patotas que salían a operar,




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     389
estábamos en una situación de mucha más tensión, los mismos que nos
habían secuestrado y torturado, estaban ahí”.

      En mayo de 1978 cambió la organización interna del campo, pues
el Ejército se hizo cargo en forma directa. Desplaza a la Superintendencia
de Seguridad Federal de la Policía Federal, y asigna como nuevo Jefe del
“Banco” al Capitán de Caballería del Ejército Guillermo Antonio
Minicucci, apodado “Odera” o “Rolando”, en reemplazo del policía
Fioravanti. Así lo dispuesieron los altos mandos del Primer Cuerpo del
Ejército, el Coronel Ferro y el General “Pajarito” Suárez Mason. Para
esta época se crean las FTE (Fuerzas de Tareas Especiales), integradas
por el personal de inteligencia de Coordinación Federal de la Policía
Federal que se venía desempeñando desde el Atlético, más el personal
que se agregó del Servicio Penitenciario Federal y la Gendarmería
Nacional, con lo cual se reforzaron las guardias internas, las brigadas
operativas y se creó un nuevo equipo de inteligencia (cfr. fs. 20 del
informe publicado por Amnesty Internacional, obrante en el Legajo
Conadep 8153, incorporado por lectura).

      Aclaremos que Antonio Guillermo Minicucci era en la época
Capitán de Caballería del Ejército asignado al Comando del Primer
Cuerpo del Ejército, en la Subzona Capital Federal. En el período
1977/1978 fue calificado con “100” por sus superiores, los Coroneles
Ferro y Roualdes (cfr. fs. 204/206 del legajo personal del Ejército de
Minicucci).

      Asimismo, Roberto Leopoldo Roualdes fue Jefe de la Plana Mayor
del Comando de la Subzona Capital Federal, y por ende segundo Jefe de
la misma. Enrique Carlos Ferro fue Coordinador General del Primer
Cuerpo del Ejército. Y como se conoce “Pajarito” Carlos Guillermo
Suárez Mason fue Comandante del Cuerpo (cfr. legajos personales del
Ejército de Roualdes, Ferro y Suárez Mason, incorporados por lectura).

      El cambio de autoridades fue corroborado por distintos
sobrevivientes. Mario Villani: “Minicucci se hizo cargo de la Jefatura



                                 390
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



alrededor de junio del 78 en el Banco, y siguió todo el tiempo del Banco,
en el Olimpo y después fue el que condujo el vaciamiento del Olimpo, y
siguió en la División Cuatrerismo de Quilmes”. Daniel Merialdo: “…en
el Banco hubo un cambio de autoridades, apareció un nuevo personaje,
llamado Minicucci, se hacía llamar el Mayor…”. Juan Carlos Guarino:
“en ese momento había una interna entre la Policía Federal y Ejército,
una representada por “De Luca” o “Coronel” y la otra por “Rolando”
u “Odera”. En esta pulseada terminó ganando “Rolando”, pues
prácticamente a “De Luca” no se lo volvió a ver” (cfr. Legajo SDH
3256). Dieron cuenta de ello Fernández Blanco, Julio Lareu, Julio Rearte,
Rufino Almeida, Susana Caride, Jorge Taglioni, Jorge Braiza y Omar
Eduardo Torres.

      En el Banco ingresaron nuevos represores integrantes de otras
fuerzas de seguridad y armadas, como el caso de Juan Carlos Avena, del
SPF; Guillermo Cardozo y Eugenio Pereyra Apestegui, de la
Gendarmería; Enrique José Del Pino y Raúl Guglielminetti, del Ejército e
integrantes del Batallón de Inteligencia 601.

      Ese cambio de mando también se encuentra avalado por los dichos
de los sobrevivientes que dieron cuenta de la presencia concreta de los
Coroneles Roualdes y Ferro, y del General Suárez Mason dentro del
Banco y del Olimpo. Por ejemplo: Horacio Cid de la Paz y Oscar
González: “El Coronel Ferro venía periódicamente al Olimpo a recorrer
las instalaciones internas y solía hablar con alguno de los secuestrados
antes de decidir su suerte. Al coronel Roberto Roualdes, de la sub-zona
Capital Federal, lo vimos en repetidas ocasiones en octubre y noviembre
de 1978. Al general Suárez Masón, entontes Comandante del I Cuerpo
del Ejército también lo vimos en Olimpo”. Daniel Merialdo: “…cambió




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    391
la conducción del Atlético al Banco, apareció el Coronel Ferro, el
Coronel Roualdes, que sí los vi, gente vinculada al Primer Cuerpo.
También apareció Suárez Mason. La estructura era la misma…”.
También dieron cuenta de ello Rufino Almeida, Juan Agustín Guillén,
Isabel Cerruti, Isabel Fernández Blanco, Enrique Ghezan, Jorge Braiza y
Omar Eduardo Torres.

      Por otro lado, junto con las nuevas FTE creadas, también comenzó
a intervenir en forma directa en el “CCD Banco” el Grupo de Tareas 2
dependiente del Batallón de Inteligencia 601 del Ejército, bajo el mando
del Capitán del Ejército “Miguelito”. Esto lo confirma Oscar Edgardo
Rodríguez, quien en el año 1978 integró el Batallón de Inteligencia 601 y
prestó funciones en el área de inteligencia. Dijo que el Batallón tenía
grupos operativos que cumplían sus funciones fuera de la propia sede,
que tenían sus bases en los diferentes “Pozos”, siendo una de esas bases
“el tristemente célebre Olimpo” (cfr. fs. 2941/49 en la causa n° 6859/98
del Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 4, Secretaría N° 8,
incorporada por lectura como prueba documental).

      Esta información también la corrobora el testimonio de
sobrevivientes. Dieron cuenta que el GT 2 tenía una oficina propia en el
Olimpo y que dependía funcionalmente del Batallón de Inteligencia de
601. Daniel Merialdo, “había una estructura que llamaban GT2,
supongo que era una agrupación de las fuerzas que se especializaba en
algunas agrupaciones o hacía seguimiento de algunos casos… ellos se
encargaban de su grupo de secuestrados, nadie podía tocar a ese grupo,
en el caso de nosotros todos podían pegarnos”. Isabel Fernández Blanco
fue una de las sobevivientes que cayó bajo dominio del GT 2 y señaló en
la audiencia que los represores pertenecían al Batallón de Inteligencia
601. Lo mismo indicó Jorge Taglioni.

      En el Olimpo se agregó un contingente especial de Gendarmería de
aproximadamente 40 personas, provenientes del Destacamento Móvil N°
1 que tenía esa Fuerza en Campo de Mayo, que tuvo por función la




                                 392
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



custodia del predio, como las guardias internas, las celdas, y la guardia
externa en los techos y el perímetro. Sobre la distribución de las guardias
de Gendarmería, dieron cuenta Omar Eduardo Torres, Daniel Merialdo,
Isabel Cerruti, Susana Caride, Jorge Taglioni y Jorge Braiza, entre otros.

      En el Olimpo el funcionamiento interno no cambió. Se
mantuvieron las guardias de 24 x 48. Enrique Ghezan señaló que “…en
el Olimpo estaba lo que llamábamos la patota, los operativos estaban
afuera y salían a operar, se les marcaba un blanco y salían… estaban las
guardias, de 24 x 48... estaban bien divididas las tareas, el grupo
operativo, las guardias, que eran de Gendarmería, y el sector de
inteligencia…”. En relación con este punto se remite a las declaraciones
de Jorge Braiza, Isabel Cerruti y Fernández Blanco.

      Como lo señaló Susana Caride: “Todos hacían todo, torturaban,
salían, robaban…, para los que estábamos ahí, todos tenían el mismo
poder, de la vida y la muerte, era igual, desde el último hasta el de
abajo, estos señores son verdaderos depredadores de la vida humana,
sentían placer con torturar, con matar, y se jactaban de eso”.

      Todo ello permite afirmar, como se verá más adelante, que los
acusados que actuaron en el campo tenían un codominio sobre todo lo
que allí acontecía, que existió coautoría funcional entre todos los
perpetradores.

      De allí que se encuentre probado que los acusados por el hecho de
cumplir funciones en el campo, como secuestrador, interrogador o
guardia, realizaron un aporte fundamental para mantener las víctimas en
cautiverio, evitar la fuga, martirizarlas gravemente y entregarlas para su
ejecución.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   393
      2. Identificación de los acusados. Corresponde explicar cómo se
logró la identificación de los acusados.

      La identificación y vinculación de cada imputado con el apodo que
usó dentro del campo de concentración fue el resultado de un arduo
trabajo   de   reconstrucción   histórica   realizado   por   los   propios
sobrevivientes y organismos de derechos humanos.

      Muchas veces este trabajo estaba precedido por la información que
aportaron integrantes de las fuerzas de seguridad que participaron en el
plan de exterminio, como Juan Antonio Del Cerro y Luis “El Japonés”
Martínez, pertenecientes a la Policía Federal.

      En otros casos la identificación tuvo un origen casual, por la
exposición pública de alguno de los acusados, que permitió a algunos
sobrevivientes reconocer la persona que lo había secuestrado o torturado.

      De los 3 mil prisioneros que tuvo el circuito concentracionario
“ABO”, según estimaciones realizadas por los organismos de DD.HH en
base a la identificación alfanumérica que se hacía en los campos, sólo
una ínfima parte de los que sobrevivieron pudo realizar algún tipo de
identificación. Como caso paradigmático, contamos con el ejemplo del
“CCD Atlético”. De las 86 víctimas investigadas en esta causa,
correspondientes a este campo, menos de la mitad recuperó la libertad, y
de ellos, sólo 5 permanecieron en cautiverio más de dos meses, lo que
dificultó la ampliación de las identificaciones al resto del personal que
itnervino en el plan de exterminio.

      Puede deducirse del régimen de guardias que el plantel completo
del circuico concentracionario “ABO” estaba integrado por más de 60
personas, de los cuales sólo fueron identificados 15 hasta el momento. A
modo de ejemplo, en el debate escuchamos los siguientes nombres que
aún no pudieron ser identificados: “El Gallego”, “Pepe”, “Poca Vida”,
“Tiro Loco”, “El Oso”, “Samy la foca”, “Pepona”, “Cara de Goma”,



                                  394
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



“Zapatilla   Negra”,   “Soldado”,    “Pajarito”,   “El   Tío”,   “Capitán”,
“Angelito”, “Gonzalito”, “Facundo”, “Sandokan”, “El Chino”, “Juan
Carlos”, “Miseria Espantosa”, “El Tordo”, “Baqueta”, “Corchito”, “Pato
Donald”, “El Ruso”, “Paco”, “Polaco Grande”, “Montoya”, “el Viejo
Pereyra”, “Guerra”.

      Los propios sobrevivientes explicaron el significado de la
reconstrucción:

      Mario Villani dio cuenta que una de las fuentes de reconstrucción
fue la información que aportaron Luis “El Japonés” Martínez y Juan
Antonio Del Cerro, alias “Colores”. Indicó que: “El Japonés Martínez
habló de otra gente que estuvo en el Campo con él, y dio los nombres de
guerra y los nombres reales, de los cuáles yo tomé prolija nota en aquel
momento, y las anoté en un cuadernito, que siempre me acompañó
durante años a todos lados, al cine, la playa, hasta la cama. Porque en
cualquier lugar que yo tenía un nuevo dato, iba a parar a ese cuadernito.
Esa información la fui corroborando, además, con las declaraciones que
hizo Del Cerro, alias Colores, él también dio nombres, de los cuales
también tomé nota… todo esto fue un proceso, un largo proceso, de 30
años, que ha servido para ir acumulando toda la información que hoy
tengo registrada”.

      Especialmente indicó que después corroboró personalmente toda
esa información, a través de los reconocimientos de fotografías en los
casos que fueron públicos, y hasta personalmente, como en el caso de
Sciffo Módica, alias Alacran, a quien vio personalmente en la puerta de
la oficina de la dependencia de la Policía Federal en la que trabajaba.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    395
      Miguel Ángel D´Agostino indicó que “La tarea de reconstrucción
la hicimos los organismos y sobrevivientes, yo dediqué parte de mi
tiempo en este sentido”, y recordemos que gracias a ello pudo encontrar
la ubicación exacta del lugar en el que funcionó el CCD El Atlético.

      También Ana María Careaga explicó que “La forma de
reconstrucción necesariamente requiere un trabajo de recolección,
trabajo que siempre estuvo a cargo de las víctimas, porque el Estado
Terrorista nunca aportó la información, por lo tanto esta tarea quedó en
manos de los ex detenidos desaparecidos, en los familiares y en manos
de otros organismos”. Incluso aportó durante el debate el documento de
la Federación Internacional de los Derechos del Hombre, en el cual
consta la declaración del Japonés Martínez que tuvieron en cuenta en la
reconstrucción.

      Delia Barrera dijo: “En estos 32 años, a partir del ´84 con la
Conadep, nos encontramos con sobrevivientes y seguimos haciendo
investigaciones. Algunos nombres aparecieron en los diarios […] Las
fotos fueron aportadas después, cuando aparecían en el diario, nosotros
en ese momento no teníamos fotografías. La reconstrucción son los
testimonios después de 32 años. Muchos aparecieron en la tele, El Turco
Julián, Rosa en el diario, Scifo Módica en el diario. Esos datos fuimos
usando en la reconstrucción”.

      Luis Federico Allega aportó en el debate las anotaciones que él
hacía en estas reuniones de ex detenidos, y que contenía también toda la
información que iban recolectando, ya que explicó que “era poner los
datos en conjunto, para tratar de entender, sobre todo quiénes habían
pasado por ahí, de ahí viene la estimación del número, en pensar cuánta
gente había pasado por el lugar…”.

      Por último, Isabel Fernández Blanco nos iluminó sobre el motivo
quizás inconsciente que llevó a muchos de los sobrevivientes a dejar de
lado su vida para descubrir la verdad o, mejor dicho, para hacer de su
vida una búsqueda de verdad, memoria y justicia. Dijo que hubo “una



                                 396
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



gran necesidad nuestra, de poder identificarlos con nombre y apellido,
fundamentalmente, para decir que lo que nosotros vivimos no lo
inventamos”.

      Ese trabajo de reconstrucción fue convalidado por la Cámara
Federal durante la instrucción de esta causa, al sostener que “la
posibilidad de que el testimonio sea precedido por un trabajo de
reconstrucción efectuado por el testigo respecto del hecho presenciado,
con ayuda de otros testimonios o cualquier otra información, no es una
circunstancia que le quite su valor probatorio”.

      Hoy en este debate se puede corroborar ese trabajo de
reconstrucción, fundamentalmente a través de la identificación de los
acusados por las fotografías obrantes en los legajos personales de cada
Fuerza. Incluso se contó en la audiencia con el reconocimiento
fotográfico de Marta Gladys Moya, la mujer de un Comisario que fue
superior jerárquico de uno de los imputados.



      1. Julio Héctor Simón es “El Turco Julián”.

      a. Identificación apodo con nombre. Su vinculación con la causa
se remonta al 1 de abil de 1987, oportunidad en que la Fiscalía solicitó la
indagatoria de Julio Simón por existir prueba suficiente de que bajo el
apodo de “El Turco Julián” actuó en los centros clandestinos “Atlético”,
“Banco” y “Olimpo”. En ese documento acusatorio ya se lo conocía
como ex Sargento de Policía, principalmente por la declaración de Juan
Antonio Del Cerro, así como la de varios sobrevivientes que lo habían
reconocido en medios periodísticos (cfr. fs. 1195/96 de la causa
14.216/03).




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   397
      En efecto, Del Cerro indicó en su indagatoria del 8 de noviembre
de 1985 que “El Turco Julián” era “Julio Simón… un Sargento de
operaciones de Seguridad Federal” (cfr. fs. 1143 del Legajo nro. 119,
incorporado por lectura). Lo mismo refirió en su indagatoria de la causa
1673 de este Tribunal, conocida como “Tepedino” (cfr. fs. 51).

Esta vinculación fue precedida por la nota publicada en el periódico
“Folha de Uruguayana” en Brasil con fotografías de Simón, la cual daba
cuenta que éste se trabajaba como guardaespaldas del curandero
“Garrincha”, Carlos Eustaquio Barbosa. A esa redacción se presentó
espontáneamente Simón para realizar un descargo, pues se lo acusaba de
haber sido el autor del homicidio del médico Roberval Berheregaray.

A raíz de ello, su fotografía fue reproducida en el periódico “Jornal Do
Brasil” del 26 de mayo de 1985, la que fue identificada por muchos
sobrevivientes. Asimismo, esa publicación tuvo gran repercusión en
Buenos Aires, pues por aquel entonces, el juez Carlos Olivieri se
encontraba investigando el homicidio de Mario Lerner, cometido en el
marco de la represión del Primer Cuerpo del Ejército, y pudo determinar
que Julio Simón había sido uno de los autores del mismo y que era oficial
de policía, por lo que había solicitado su captura. Esa causa del juez
Olivieri, iniciada en julio de 1984, daba cuenta que Julio Héctor Simón
era el represor conocido como “El Turco Julián”. Se demostró por prueba
documental incorporada en esta causa, que el homicidio de Mario Lerner
lo cometió la misma “patota” del Atlético que secuestró a su compañera
María del Carmen Reyes el 17 de marzo de 1977, como quedó probado
en este juicio (cfr. causa 39.556, caratulada “LERNER, Gregorio su
querella”, del Juzgado de Instrucción N° 3, agregada al Legajo de Prueba
334, incorporado por lectura como prueba documental).

La testigo Ana María Careaga relató las circunstancias en que se hizo
pública la identificación del Turco Julián en Brasil, y exhibió esa nota
periodística mediante el DVD aportado en la audiencia. También Miguel




                                 398
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



D´Agostino dio cuenta de ello, y aclaró que ya en el año 1980 el Juez
Olivieri contaba con fotos de Julio Héctor Simon.

      Horacio Martín Cuartas refirió durante el debate, que reconoció al
Turco Julián “por una publicación de un Diario Brasilero, Journal do
Brasil, en figuraba que era guardaespalda de Garrincha”, y agregó: “a
Julián lo reconocí perfectamente, esa barba oscura, con canas, ese
cuerpo más macizo…”. En el mismo sentido, Graciela Trotta refirió: “al
Turco Simón lo reconocimos posteriormente, porque era guardaespalda
de Garrincha, también antes de 1990”.

El propio imputado reconoció su participación en la represión ilegal en
los campos de concentración, y que se hacía llamar “Turco Julián”.
Apareció públicamente en los programas “Anochecer”, de Mauro Viale
en el canal ATC, y en “Telenoche Investiga”, video que se exhibió en la
audiencia. Allí declaró, “la norma general era matar a todo el mundo”;
“era norma que todo el que era secuestrado pasaba por la tortura”; “yo
no me arrepiento de nada” (cfr. audiencia del día 10 de febrero del
2010). Sus declaraciones con Mauro Viale fueron contundentes,
“pertenecí a un grupo de tareas, estuve en el Club Atlético, Olimpo y
Banco, que eran centros clandestinos de detención… el grupo de tareas
se armó por septiembre u octubre de 1976 en base a las aptitudes de
cada uno. La superioridad elegía entre una cantidad determinada de
personas, el hombre que tenía condiciones para integrar un grupo de
tareas” (ver copia certificada de la desgrabación del programa
“Anochecer” del primero de mayo de 1995, incorporado por lectura).

En la audiencia que se exhibió el video, estuvo presente Amanda
Consuelo González de Oshmer, hermana de la detenida desaparecida




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                  399
Susana Mónica González de Weisz, quien refirió que El Turco Julián se
presentó en su casa junto con su hermana Susana en una visita,
oportunidad en que compartieron un almuerzo. Así pudo verlo y después
identificarlo por aparición en el programa “Telenoche Investiga”, en el
cual expresamente Simón reconoció que no habían matado al matrimonio
Weisz. Lo mismo indicó en el debate su otra hermana Julia Rosa
González.

Por otro lado tuvo otras exposiciones públicas en diarios y revistas, y
protagonizó un incidente con sobrevivientes en una confitería en la
esquina del Congreso de la Nación, que fue publicado en el Diario
Crónica del 14 de julio de 2000, por lo que entre todo ello pudo ser
identificado por diversos sobevivientes que declararon durante el debate,
entre ellos:

      Pedro Vanrell (“tuve oportunidad de verlo en democracia en un
programa de Mauro Viale, ese fue el primer contacto visual, y el
segundo en una movilización en el Congreso y estaba en una confitería…
era exactamente la misma cara que había visto”); Carmen Elina Aguiar
de Lapacó; Susana Diéguez (“…lo pude identificar porque después
salió en televisión, en democracia, tenía esa cara muy presente, esa
voz…”); Luis Federico Allega (“…el Turco Julián, lo supe porque ví su
foto en el diario, es Julio Simón”); Marcelo Daelli (“…lo identifiqué a
través de sus fotos y la televisión, es Julio Simón”); Fernando Ulibarri
(“…no lo vi más hasta ese famoso episodio de Callao y Congreso… esa
vez fue la primera vez que lo vi personalmente. Después lo identifiqué
por fotos en la Conadep y en la Causa Primer Cuerpo del Ejército […] y
cuando estuvo en el programa de Mauro Viale …”); Alejandro
Francisco Aguiar Arévalo (“lo identifico a Julián porque salió en todos
lados”); Daniel Fernández (“…después lo vi en los medios, era la
misma persona…”); Nora Bernal (“Julián salió por televisión un
montón de veces, tenía bigotes”); Rufino Almeida (“Colores apareció
en revistas dando entrevistas, y lo mismo el Turco Julián”); Maria Del




                                 400
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Carmen Rezzano (“…lo reconocí en los medios de comunicación, pero
además lo vi antes, un día con Rufino y Claudia, a ellos los habían
liberado y tenían libertad vigilada, los iban a visitar todos los días o
cada dos días…”); Mariana Patricia Arcondo (“Al que más vi es al
Turco Julián… lo vi una vez por televisión, estaba muy canoso, pensé
que hoy lo vería, pero no”); Julio Fernando Rearte (“…posteriormente
en los medios, con las fotografías y la participación de esta persona en
un programa de Televisión… era evidente que quien se presentaba como
Turco Julián era Julio Simón”); Elena Mirta Cario (“…cuando salió en
fotos lo pude ver, nomás que un poco más gordo y con canas, cuando
salió en televisión también, está igual”); Ada Marquat de Basile (“lo he
visto en televisión, era la misma persona, pero además era
inconfundible”); María Teresa Squerri; Horacio Mario Scutari
(“…con posterioridad salió publicada en Pagina 12 u otro diario, donde
había habido un atentado de un consejal en Brasil donde estaba la
imagen del Turco Julián, ahí lo identifiqué claramente. Despues del
juicio a las Juntas volvi a ver fotos de él, y lo volvi a identificar, y no me
queda absolutamente ninguna duda de que era él”); Juan Agustín
Guillén (“…lo recuerdo bien, aparte por los medios, estaba viendo el
programa de Mauro Viale, entonces lo vi y Mauro Viale le preguntaba al
Turco Julián si conocía al matrimonio Guillen…”); Dora Salas Romero
(“…un día estaba en la redacción del diario, y veo que Mauro Viale
estaba interrogando al Turco, lo vi varias veces por televisión… sumado
a fotos, diarios, su foto la tengo muy presente…”).

      Finalmente, lo identificaron por las fotografías obrantes en su
legajo policial, los siguientes sobrevivientes:




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     401
      Pedro Vanrell (“este puede ser el Turco Julián”); Jorge Allega
(“la foto es muy mala, pero es el Turco Julián”); Miguel Ángel
D´Agostino (“sí, es el Turco, horrible la foto, pero sí es el Turco
Julián”); Daniel Aldo Merialdo (“supongo que es el Turco Julián, es
una foto muy borrosa, pero conozco bien su cara”); Susana Caride; y
Mario Villani (“es desastrosa, de todas maneras, de acá reconozco la
frente y las cejas, este para mí es El Turco Julián, Julio Simón”).

      También fue reconocido en la vía pública.

      Jorge Allega lo vio viajando en un colectivo, oportunidad en la
que el Turco Julián le dijo que estaba muy mal porque no tenía un peso.
Susana Caride dijo que se lo encontró varias veces en la calle, y que una
vez la llamó y se sentaron a tomar un café, oportunidad en la que el
Turco Julián le dijo que “le habían soltado un poco la mano”. Mario
Villani explicó se encontró con el Turco Julián en la calle luego del
Juicio a las Juntas, y dijo: “pensé que me iba a recriminar que lo mandé
al frente en el juicio, no me recriminó nada”.

      Por último, registra una condena firme en la cual se tuvo por
demostrado que el Turco Julián es Julio Héctor Simón. El TOF N° 5 de
esta ciudad tuvo por probado en agosto del 2006, en la causa nro.
1056/1207, que Julio Héctor Simón cumplió funciones en “El Olimpo”,
desde la inauguración del Centro a mediados de agosto de 1978, hasta la
clausura del mismo a fines del mes de enero de 1979. En esa oportunidad
fue condenado por los casos de José Liborio Poblete, Gertrudis Marta
Hlaczik y su hija Claudia Victoria Poblete (cfr. sentencia dictada,
incorporada por lectura).

En virtud de toda la prueba señalada, se considera inequívoco que la
persona que actuó en los CCD bajo el seudónimo de “El Turco Julián” es
Julio Héctor Simón.




                                  402
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      b. Actuación en el campo. Los sobrevivientes que prueban la
presencia del acusado en el campo son:

Carmen Elina Aguiar de Lapacó (secuestrada en Atlético del 16/03/77
al 19/03/77). Menciona la participación del Turco Julián en su secuestro.
La llevó en el auto y la ingresó al Atlético.

Alejandro Aguiar Arévalo (secuestrado en Atlético del 16/03 al
19/03/77). Menciona la presencia del Turco Julián en el Atlético. Lo vio
torturando a su prima Alejandra Lapacó.

Guillermo Daniel Cabrera Cerocchi (secuestrado en Atlético, del 1/04
al 15/04/77). Menciona su presencia en el Atlético. Participó en su tortura
con picana eléctrica. Se presentaba como torturador “malo”.

Marcelo Daelli (secuestrado en Atlético del 24/03 al 29/04/77).
Menciona la presencia del Turco Julián el mismo día de su secuestro,
hasta su liberación. Le dijo que “ahí estaba secuestrado todo Filosofía y
Letras” y que tenía que colaborar. Lo sometió a picana eléctrica y le
mostró una persona sobre un catre metálico muy deteriorada, indicándole
que así quedaban los que no colaboraban.

Susana Diéguez (secuestrada en Atlético del 19 al 23 de abril 1977). Dio
cuenta de la presencia del Turco Julián en el Atlético. La torturó y abuso
sexualmente de ella. Sufrió “tres sesiones de tortura muy fuertes” en las
que intervinó el Turco Julián, entre otros. Agegó que “después de la
última sesión de tortura, entró Julián y la violó salvajemente”. Después
de violarla le dijo: “bueno andá y contale al Montonerito”.

Gabriela Funes de Peidro (secuestrada en Atlético del 10 al 12/05/77).
Menciona la participación del Turco Julián en su secuestro.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     403
Pablo Rieznik (secuestrado en Atlético del 25 al 31/05/77). Recordó la
presencia de Julián en el Atlético, y de que participó en su sesión de
tortura.

Jorge Allega (secuestrado en Atlético, del 9/06/77 hasta fines de
septiembre, y en Banco del 14/04/78 al 10/07/78). Dio cuenta de la
constante presencia del Turco Julián en el Atlético y en el Banco. Dijo
que prácticamente vivía allí. Indicó que maltrataba especialmente a los
judíos. Señaló que “después de un tiempo que había pasado la tortura
con picana, el Turco Julián lo sacó de la celda una noche para
interrogarlo, siendo su particularidad que no usaba la picana, sino los
puños, era una persona muy fuerte y hacía alardes de que era Nazi,
incluso le vio una cruz esvástica”. Agregó que en el Banco “aplicó
golpes y cadenazos a un detenido con un ensañamiento bestial, era un
tipo fuerte y nosotros habíamos perdido todas las defensas, era el
terror”.

Luis Federico Allega (secuestrado en Atlético del 13/06 al 8/07/77). Dio
cuenta de la presencia del Turco Julián dentro del Atlético. Señaló que
estuvo presente en todas sus torturas. Agregó: “me decía vos sos más alto
que yo, pero igual te tiro al piso, yo estaba con la venda en los ojos, con
la mano y pies encadenados, y llevaba varios días bajo tortura, esta
persona era muy fuerte”.

Ana María Careaga (secuestrada en Atlético del 13/06 al 30/09/77).
Recuerda la presencia del “Turco Julián” dentro del Atlético, así como de
la brutalidad de sus guardias: “había guardias más brutales con relación
a los golpes, como la del Turco Julián […].El Turco Julián tenía un
enorme poder dentro del CCD, a pesar de su rango inferior, pero tenía
gran libertad para manejarse en el campo.”.

Miguel Ángel D´Agostino (secuestrado en Atlético del 2/07 al
30/09/77). Señaló la presencia permanente del Turco Julián dentro del
Atlético. Dijo que vivía ahí dentro y parecía ser el amo del lugar, ya que
otros represores le tenían temor. Agregó que apenas bajó al sótano, fue



                                  404
                Ministerio Público Fiscal de la Nación
                  Procuración General de la Nación



recibido por el Turco Julián, quien le dio una paliza y lo llevó al
quirófano. Sobre su personalidad, dijo que “solía ensañarse con los
judíos y con los del PRT o ERP”.

Osvaldo Juan Francisco La Valle (secuestrado en Atlético del 15/07 al
5/10/77). Dio cuenta de la presencia del Turco Julián dentro del Atlético,
y de su ensañamiento con los judíos.

Delia Barrera (secuestrada en Atlético del 5/08 al 4/11/77). Mencionó
su presencia en el Atlético, dijo que al “Turco Julián lo conocí
directamente porque me golpeó con las cadenas, me puso la cabeza
debajo del agua en una pileta... por diversión me tuvo toda la noche
parada en el baño, no podía apoyarme porque si no me pegaban…”.

Daniel Eduardo Fernández (secuestrado en Atlético del 13/08/77 al
13/09/77). Dio cuenta de la presencia permanente del Turco Julián dentro
del Atlético.

Pedro Vanrell (secuestrado en Atlético del 19/08 al 23/09/77). Lo
menciona al Turco Julián dentro del Centro. Estuvo a cargo de sus
sesiones de tortura: “…esa sesión fue realizada por mi interrogador, era
El Turco Julián, y estaban presentes otras cuatro personas… el Turco
Julián, uno no le podía decir que era represor, él decía interrogador, era
el título universitario que tenía…”. Agregó que “El Turco Julián tenía
debilidad por la gente de origen judío, tenía una cruz cristiana en el
pecho, pero tenía un llavero con la cruz esvástica”.

Zulema Isabel Sosa de Alfaya (secuestrada en Atlético del 7/10/77 al
15/10/77). Lo reconoce al Turco Julián como integrante del grupo de
tareas que la secuestra.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     405
Gerardo Silva (secuestrado en Atlético del 17/10/77 a mediados de
noviembre). Lo recuerda porque el Turco Julián le pegó una patada por
tener el tabique levantado.

Adolfo Ferraro (secuestrado en Atlético del 3/11 hasta fines de
noviembre 1977). Lo reconoció en el Atlético, pero ya lo había visto en
octubre de 1976, cuando fue secuestrado junto con su hijo en Garage
Azopardo.

Fernando José Ángel Ulibarri (secuestrado en Atlético desde principios
de noviembre hasta el 28 del mismo mes de 1977). El Turco Julián
participó en su secuestro.

Horacio Cid de la Paz (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
15/11/77 al 18/02/79). Lo menciona en los tres CCD. Dijo que era un
suboficial de la Policía Federal (cfr. 30 del Legajo Conadep 8153 y fs. 11
del Legajo 563, ambos incorporados por lectura).

Mario César Villani (Secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
18/11/77 hasta fines de enero del 79, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA). Dijo que al “Turco Julián lo vio en el
Atlético, Banco y Olimpo. No lo vi en División Cuatrerismo de Quilmes,
pero lo volví a ver un par de veces en la ESMA”. Asimismo, dio cuenta
de cómo mató a una persona mientras la torturaba: “…en el Olimpo
habían secuestrado a un muchacho, el que era maestro, pero también era
judío y comunista, tres marcas para personas como el Turco Julián. El
Turco Julián tuvo el caso a cargo, no se dedicó ni siquiera a
interrogarlo, sino directamente a torturarlo, con un cable conectado al
enchufe y las dos puntas del cable peladas, lo torturaba, le pasaba
electricidad, pero antes de empezar le metió un palo de escoba en el ano,
luego lo torturó, este muchacho se murió en la tortura…”. Por otro lado,
indicó que el Turco Julián era nazi, que llevaba una cruz esvástica, y que
en el Olimpo estaba habitualmente en una oficina dedicada al trabajo de
inteligencia, que se obtenía a partir de la tortura a los prisioneros judíos.




                                    406
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Daniel Aldo Merialdo (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
25/11/77 a fines de enero de 1979, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA). Menciona la presencia del Turco
Julián en las tres sedes del Campo. Dijo que “al Turco Julián lo vio en
los tres Campos, era una persona filonazi, de despertarnos con bandas
alemanas en las mañanas, con una especie de dualidad de bueno y malo,
traía cigarrillos, mate cocido, pero era muy cruel, de ensañamiento con
algunas personas en particular. Formaba parte de los secuestros y
tortura”. También recordó una situación de tortura particular, en que
pegaba cadenazos a dos secuestrados.

Dora Salas Romero (secuestrada en Atlético del 21 al 23/12/77).
Menciona al Turco Julián dentro del Atlético.

Marta Vasallo (secuestrada en Atlético del 21/12 al 23/12/77). Recuerda
su nombre en el Atlético.

Nora Bernal (secuestrada en Banco en dos oportunidades, del 30 de
enero al 17 de febrero de 1978, y desde abril hasta mediados de junio de
1978). Recuerda la presencia del Turco Julián en el Banco. Dijo que
durante su segundo cautiverio El Turco Julián le comentó que Cobani
había ultrajado a otras mujeres. Agregó que lo vio en las dos
oportunidades en que llevó de visita a Jorge Toscano a su casa.

Emma Ferrario de Toscano. En términos similares a Nora Bernal,
relató que El Turco Julián llevó a su hijo, Jorge Toscano, a visitarla en
dos oportunidades, en agosto de 1978 y enero de 1979.

Juan Carlos Guarino (secuestrado en Banco y Olimpo, desde principios
de mayo de 1978 hasta enero de 1979). Señala la presencia del Turco
Julián en el Banco y Olimpo. Se caracterizaba por tener una mente




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   407
enferma y desequilibrada. Para el Turco el “pozo” era su hogar, ya que
vivía y pasaba allí mucho más tiempo que el que le correspondía (cfr.
Legajo SDH 3256, incorporado por lectura). Asimismo, indicó que “…al
Turco Julián… lo vio aplicar golpes, cadenazos, bastonazos… era
fuertemente antisemita, pasaba los discursos de Hitler, que llevaba una
cruz esvástica… parecía que para él la tortura era algo personal, usaba
los puños, salía fuera de lo común” (cfr. declaración prestada a fs.
21.684/6, incorporada por lectura cfr. art. 391 CPPN).

María Cristina Torti (secuestrada en Banco del 26/05/78 al 7/07/78).
Recuerda la presencia del Turco Julián en el Banco. Lo escuchó decir: “a
nosotros nos toca hacer la peor parte y después nos van a dejar solos”.

Nélida Isabel Lozano (secuestrada en Banco, del 29 de mayo al 17 de
julio de 1978). Contó la presencia diaria del Turco Julián en el Banco.
Dijo que “a Julián lo escuchaba todos los días, porque llegaba al lugar
de detención y decía Heil Hitler, maté a un judío, ese era el saludo de
Julián todas las mañanas”.

Julio Eduardo Lareu (secuestrado en Banco y Olimpo, del 29/05 al
22/12/78). Recuerda al Turco Julián del Banco y el Olimpo. En el Banco
fue interrogado por él, mientras que en el Olimpo participó en su
liberación y lo amenazó.

María del Carmen Rezzano (secuestrada en Banco del 31/05 al
16/06/78). participa en su secuestro y liberación.

Mariana Patricia Arcondo (secuestrada en Banco del 31/05 al
16/06/78). Lo recuerda en el Banco. Dijo que allí violó en reiteradas
oportunidades a una compañera.

Julio Fernando Rearte (secuestrado en Banco del 1/06 al 25/06/78).
también lo recordó en el Banco. Participó en su tortura con picana
eléctrica.




                                  408
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



Hebe Margarita Cáceres (secuestrada en Banco, desde los primeros
días de junio, posiblemente el 3/06/78, permaneciendo aproximadamente
un mes). Lo vio en el Banco. Participó de su tortura y la agredió
sexualmente. También fue quien la liberó, llevándola personalmente
hasta La Plata en el auto que le habían secuestrado, y luego realiza varios
controles. Dijo que “la rutina la rompió el Turco Julián, porque se
estableció un lamentable especie de código entre el resto de los
represores, quienes le tenían mucho miedo. Era una especie de código
por el cual yo pasé a ser propiedad particular de él, el único que me
podía golpear era él… me llevaba a una habitación, me decía que me
quitara el tabique… horas durante la noche utilizaba el Turco Julián en
explicarme su visión del mundo, la responsabilidad de los judíos en cada
decisión internacional, explicaba cómo había que exterminarlos... En
otras ocasiones… ponía música y empezaron las agresiones sexuales, es
un punto importante porque sé que en el Banco la agresión sexual,
especialmente a la mujer, fue sistemática… el Turco fue conmigo, yo fui
su propiedad, y tuve suerte, porque pocas erecciones pudo tener, asi que
me libré bastante”.

Rufino Almeida (secuestrado en Banco del 4 de junio al 27 de julio de
1978). Señala la presencia del Turco Julián en el Banco. Integró la patota
que lo secuestró y participó en su tortura. Agregó que era especialmente
antisemita.

Juan Franco Zottarel (secuestrado en Banco del 5 al 25 de junio del
78). Lo recuerda en el Banco. Especialmente al momento de su
liberación. Lo amenazó para que no se meta más en política.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   409
Oscar Alberto Elicabe Urriol (secuestrado en Banco del 6/06 al
18/07/78). Lo menciona en el Banco. Participó en su secuestro (cfr. fs.
26/29 del Legajo de Prueba N° 275, fs. 2186/87 del Legajo N° 119, y
Legajo Conadep N° 8256, todos inroporados por lectura como prueba
documental). Asimismo, durante la audiencia declaró su esposa María
Graciela Fachal, quien confirmó lo dicho por su marido.

Claudio Roberto Dávila (secuestrado en Banco del 6/06 al 26/06/78).
Menciona al Turco Julián entre los represores del Banco. Participó en sus
controles telefónicos y personales.

Olga Esther Gasparini y Ana Maria Zaldarriaga (madre y hermana,
respectivamente, de Roberto Alejandro Zaldarriaga, secuestrado en el
Banco y Olimpo, del 20/06/78 al 6/12/78, desaparecido). Reconocieron al
Turco Julián como la persona que acompañó a Roberto Zaldarriaga en las
visitas que recibió.

Jorge Roberto Gaidano (secuestrado en Banco del 23/06 al 10/07/78
aprox). Lo menciona en el Banco. Dijo que: “El único que era más
nombrado, era un alias Turco, que lo reconocíamos con la venda medio
baja, porque tenía siempre un llavero con la cruz esvástica, era el que
más se hacía notar, hacía saludos nazis”.

Elena Mirta Cario (secuestrada en Banco del 1/07 al 18/07/78). Lo
reconoce en el Banco.

Isabel Teresa Cerruti (secuestrada en Banco y Olimpo, del 22/07/78 al
26/01/79). Da cuenta de la presencia del Turco Julián en el Banco y el
Olimpo. En el Banco dijo que “él le daba cigarrillos a los secuestrados,
en un momento yo golpeé para pedir cigarrillos, entonces él vino y me
dijo, ah, aflojaste eh… él era capaz de torturar siniestramente a una
persona y después darle cigarrillos, hacer ese tipo de perversión”.
Menciona el ensañamiento con las personas de religión judía.
Especialmente recuerda las agresiones a Rebeca Sacolsky. También con
personas de nacionalidad chilena, como el caso de Cristina Carreño




                                  410
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Araya. Indicó también que vio al Turco Julián el día del homicidio de
Fassano y Révora, al regresar del operativo.

Norma Teresa Leto (secuestrada en Banco del 25/07 al 14/08/78). El
Turco la interrogó. También golpeó a su pareja, Santiago Villanueva. El
Turco la llevó a la casa de sus padres en su liberación.

Susana Caride (secuestrada en Banco y Olimpo, del 26/07 al 23/12/78).
Lo recuerda del Banco y el Olimpo. Agregó que en una oportunidad les
dio una golpiza general con cadenazos a todos los secuestrados. Tenía
ensañamiento con las personas de religión judía, y particularmente con
“Tita, a quien le hacía cantar el himno nacional… la torturaba
sistemáticamente con tortura psíquica”. Indicó también que en el Olimpo
el Turco Julián hacía pelear a distintos prisioneros entre sí. Dijo:
“…Julián hacía competencias de lucha entre los secuestrados, hacía
luchar a dos mujeres, o dos hombres, hasta todo vale, si uno no le
pegaba al otro terminaba torturado”.

Recordó una pelea entre los propios represores luego de la muerte de Siri
y del homicidio de Fassano y Révora, a raíz del cual el Turco Julián
estuvo ausente unos días del Olimpo: “…hubo un problema serio
después de la muerte de Fassano y Siri, hubo una pelea, que no sé si se
fue o lo echaron, y a los pocos días entró el Turco Julián… a los gritos,
hablando de traidores, estaban todos asustados, a los secuestrados nos
encerraron en los tubos. Al día después Julián nos sacó de los tubos, nos
preguntó si nos habían dado de comer, y fue a comparar sanguches y
cigarrillos para todos”.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    411
Graciela Trotta (secuestrada en Banco y Olimpo del 28/07/78 al
26/01/79). Lo recuerda en el Banco y el Olimpo. Señaló que
prácticamente vivía en el Pozo.

Jorge Taglioni (secuestrado en Banco y Olimpo del 28/07/78 al
26/01/79). Lo recuerda del Banco y el Olimpo.

Isabel Fernández Blanco (secuestrada en Banco y Olimpo del 28/07/78
al 28/01/79). Recuerda su presencia en el Banco y el Olimpo, desde el
mismo día de su secuestro. Participó en diversas golpizas. Lo menciona
hasta el final del Olimpo, incluso con posterioridad al traslado del 6 de
diciembre. Después de quedar vacío el Campo, el Turco con otros hizo
una especie de recuento y dijo “qué suerte que tienen ustedes”.

También corroboró que tuvo problemas con otros represores a raíz del
homcicidio de Fassano y Révora. Dijo que “se escuchó que hubo un
enfrentamiento entre los represores, porque incluso un día después de
que se curó de algunas heridas, el Turco Julián entró disparando con
armas al Olimpo, y hubo una gran convulsión”.

Enrique Carlos Ghezan (secuestrado en Banco y Olimpo del 28/07/78
al 28/01/79). Recuerda al Turco Julián del Banco y el Olimpo. En el
Banco se ensañó con Rebeca Sacolsky por su condición de judía. Señaló
que fue hechado unos días del Olimpo a raíz del operativo de Fassano y
Révopra.

Elsa Ramona Lombardo (secuestrado en Banco y Olimpo del 28/07 al
23/08/78). Recuerda al Turco Julián en el Banco y Olimpo.
Especialmente que participó en su tortura e interrogatorio, así como de su
liberación.

Porfirio Fernández (secuestrado en Olimpo del 9/09 hasta la primera
semana de octubre de 1978). Lo recuerda en el Olimpo.




                                  412
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Alberto Próspero Barret Viedma (secuestrado en Olimpo del 19/09 al
3/10/78). Recuerda al Turco Julián en el Olimpo. Lo torturó a cadenazos
reiteradamente.

Jorge Osvaldo Paladino (secuestrado en Olimpo del 2/10 al 21/12/78).
Lo recuerda dentro del Olimpo. Incluso con posterioridad al traslado del
6 de diciembre. DIjo: “se escucha ruido de motores, a las dos o tres
horas el campo queda semivacío. Al otro día vienen el Turco Julián y dos
miembros del consejo, me dicen que me saque la venda… me dice a
partir de ahora vas a ir a trabajar a la cocina, cuando le pregunto por
José Vidal y Chiffo, me dicen que se fueron en el traslado. Lo volvió a
ver para mediados de diciembre.

Cristina Azucena Jurkiewicz (secuestrada en Olimpo del 11/10 al
24/10/78). Escuchó su nombre en el Olimpo.

Iván Troitero (presenció el secuestro de sus padres el 12 de octubre de
1978). Lo recuerda como uno de los integrantes de la patota que
secuestró a sus padres. Especialmente, porque fue torturado por él con
golpes y quemaduras de cigarrillos, durante el ataque en su casa.

Juan Enzo Lichieri (secuestrado en Olimpo entre el 20 ó 24 de octubre,
permaneciendo allí entre 15 y 20 días aprox). Menciona su presencia en
el Olimpo. Lo recuerda del día de su liberación.

Horacio Martín Cuartas (secuestrado en Olimpo del 27/10/78 el
9/11/78). Participó en su secuestro. Lo menciona luego dentro del
Olimpo.

Ada Marquat de Basile (secuestrada en Olimpo del 10/11 al 21/12/78).
Lo menciona del Olimpo. Participó de su tortura.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   413
Emilia Smoli (secuestrada en Olimpo el 10/11). Era uno de lo
integrantes de la patota que la secuestró. La torturó en su tortura para
obtener datos sober su hijo.

Horacio Mario Scutari (secuestrado en Olimpo del 17/11/78 al
22/11/78). Fue interrogado por el Turco Julián. Le dijo que había matado
a su hermano Francisco.

Gilda Susana Agusti (secuestrada en Olimpo del 24/11/78 al 24/12/78).
Lo recuerda del Olimpo. Liberó a su marido a fines de enero del 79.

Mansur Estéfanos Azzam (secuestrado en Olimpo del 28/11/78 al
22/12/78). Lo recuerda del Olimpo, y al momento de su liberación.

Jorge Alberto Braiza (secuestrado en Olimpo el 28/11/78 al 22/12/78).
Lo recuerda en el Olimpo. Torturaba a los compañeros con un látigo.
Indicó que el Turco fue uno de los represores que organizó el traslado del
6 de diciembre, y que luego estuvo presente al momento de su liberación,
oportunidad en que les dio una arenga sobre cristianismo. Agregó que
particularmente fue uno de los represores que se encargó del grupo de
“Cristianos para la Liberación”. Contó que una vez “salió furioso de lo
que era la salita de inteligencia… y a la última parte de la fila india los
empezó a patear, justo delante de la virgencita, puteando por el trabajo
que le estábamos dando los cristianos”.

Adriana Claudia Trillo (secuestrado en Olimpo el 28/11/78 al
22/12/78). Da cuenta de su presencia en el Olimpo. Incluso hasta el día
mismo de su liberación.

Gilberto Rengel Ponce (secuestrado en Olimpo del 7/12 al 21/12/78).
Pudo escuchar que entre los represores del grupo de tareas que lo
secuestró se encontraba el Turco Julián.

Juan Agustín Guillén (secuestrado en Olimpo del 7/12/78 al 2/01/79).
Dio cuenta de la presencia del Turco Julián dentro del Olimpo, desde el
mismo día de su secuestro hasta el momento de su liberación.




                                  414
                Ministerio Público Fiscal de la Nación
                  Procuración General de la Nación



Mónica Evelina Brull (secuestrada en Olimpo del 7/12 al 23/12/78). Lo
recuerda del Olimpo. La torturó. Estuvo presente al momento de su
liberación.

Omar Eduardo Torres: cuenta la presencia del Turco Julián en el
Olimpo. Se dedicaba a torturar secuestrados. Vio sacar el cadáver de una
persona que torturó el Turco.



c. Lo que dice el acusado. El 30 de octubre de 2003 hizo un descargo,
aunque también aportó información que demuestra su participación en
los hechos y la de otros coimputados. Negó haber participado en la
detención, interrogatorios y en controles posteriores a la liberación. Dijo
no haber cumplido rol alguno en Atlético, ni en el Banco, pero reconoció
haber estado en el Olimpo, a partir de 1977. Allì buscaba legajos y
prontuarios de un listado que le entregaban. Después le asignaron tareas
para mantener el lugar. Era el encargado del detergente, la lavandina y el
papel. Se entrevistó con el Capitàn de Minicucci y con el Coronel
Roualdes en el Olimpo; dijo que los jefes del lugar eran Ferro alias
“Landa”, Roualdes y Minicucci. Reconoció que en el Olimpo había un
cuerpo de inteligencia y gente de otras fuerzas, y que allí conoció a Del
Cerro, quien estaba en el cuerpo de inteligencia en el Olimpo; y también
a Rolón, a quien llamaban Soler y también estaba en inteligencia (cfr.
fs. 8.573/8).

      El 16 de diciembre de 2004, declaró que era un simple Cabo
Primero de la Policía Federal, y que no tenía poder de decisión (cfr. fs.
15.891/905).




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     415
      Esas versiones son desmentidas por las propias declaraciones del
acusado en los programas televisivos referidos.

      En su caso se comprobó el patrón común de los integrantes de los
grupos de tareas de la Policía Federal. En la época estuvo asignado al
Dpto. de Situación Subversiva de la SSF (cfr. legajo personal de la
Policía, incorporado por lectura).

      En conclusión, se demostró la participación del Turco Julián en
secuestros, torturas y homicidios. Se pudo acreditar su intervención en el
campo concentracionario “ABO” desde el comienzo mismo del Atlético.
El sobreviviente Adolfo Ferraro lo reconoció en el “Atlético” como la
misma persona que estaba en el centro clandestino “Garage Azopardo”,
antecedente del “Atlético”, lugar donde fue secuestrado en octubre de
1976. Incluso el propio Simón lo reconoció a Ferraro por haber estado
secuestrado anteriormente con su hijo, y en ésta nueva oportunidad le
comentó que se habían equivocado por haberse traspapelado las planillas.
También “El Turco” reconoció que comenzó a integrar los grupos de
tareas en septiembre u octubre de 1976 (ver desgravación del programa
“Anochecer”). Su presencia en el Atlético fue confirmada por los
primeros sobrevivientes que acreditan su actuación, Carmen Elina Aguiar
de Lapacó y Alejandro Aguiar Arévalo, secuestrados el 16 de marzo de
1977. Hasta el final del Olimpo prueban su permanencia los testimonios
de Julio Lareu, Cerruti, Caride, Trotta, Taglioni, Agusti, Fernández
Blanco, Paladino y Braiza. Estos tres últimos lo acreditan incluso hasta
después del traslado del 6 de diciembre. Mansur Estéfanos Azzam lo
prueba hasta su liberación el 22/12/78. En síntesis podemos tener por
probada su participación en el circuito de represión desde enero de 1977
hasta enero de 1979.

      En virtud de ello, Julio Héctor Simón debe responder penalmente
por los casos de Pablo Pavich, Mónica Córdoba, Adriana Marandet,
Roxana Verónica Giovannoni, Teresa Israel, Carmen Elina Aguiar de
Lapacó, Alejandro Aguiar Arévalo, Alejandra Lapacó, Miguel Butti




                                     416
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



Arana, María del Carmen Reyes, Sergio Nocera, Carlos Cuellar, Lea
Machado, Silvia Cantis, Marcelo Daelli, Guillermo Cabrera Cerocchi,
María Rosa Giganti, Juan Patricio Maroni, Daniel Alberto Dinella,
Marco Bechis, Susana Diéguez, Nilda Orazi, Gabriela Funes, Ricardo
Peidró, Pablo Rieznik, María Isabel Valoy, Electra Lareu, Rafael
Belaustegui, Gustavo Groba, Graciela Nicolía, Jorge Allega, Daniel
Tocco, Ana María Careaga, Luis Allega, Liliana Fontana, Miguel
D´Agostino, Edith Zeitlin, Osvaldo Lavalle, Juan Marcos Herman,
Eduardo Castaño, Delia Barrera, Hugo Scutari, Rolando Pisoni, Irene
Bellocchio, Cecilia Minervini, Daniel Fernández, Pedro Vanrell, Juan
Carlos Seoane, David Vázquez, Rubén Córdoba, Ángel Reartes, Norma
Puerto, Daniel Risso, Juan Carlos Guarino, María Elena Varela, Norma
Stremiz, Osvaldo Alonso, León Gajnaj, Lisa Levenstein, Salomón
Gajnaj, Alejandro Pina, Mirta González, Carlos Fernández Pereyra, Mirta
Trajtemberg, Marcos Lezcano, Adolfo Ferraro, Donato Martino, Alberto
Álvaro, Haydeé Barracosa, Antonio Migliari, Fernando Ulibarri, Susana
Copetti, Horacio Cid de la Paz, Gustavo Chavarino Cortés, Mario
Villani, Daniel Merialdo, Jorge Gorfinkiel, Lucía Tartaglia, Mariano
Montequín, Gustavo Fraire Laporte, Rubén Salazar, Laura Crespo,
Ricardo Moya, Stella Maris Pereiro, Guillermo Pagés Larraya, Luis
Guagnini, Gabriel Alegre, Nelva Alicia Méndez, Jorge Ademar Falcone,
Juan Héctor Prigione, Ana Arrastía, Gabriel Miner, Irene Mucciolo, Nora
Bernal, Jorge Toscano, Patricia Bernal, Armando Prigione, Marcelo
Weisz, Susana Mónica González, Juana Armelín, Nélida Lozano,
Osvaldo Acosta, Marcelo Senra, Julio Lareu, María del Carmen Rezzano,
Mariana Arcondo, Rafael Tello, Pablo Tello, Roberto Zaldarriaga,
Guillermo Moller, Julio Rearte, Rufino Almeida, Claudia Estévez, Raúl
Olivera Cancela, Fernando Díaz de Cárdenas, Hebe Cáceres, Oscar




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                 417
Elicabe Urriol, Oscar Cantero Freire, Jorge Casalli Urrutia, José
Saavedra, Irma Niesich, Roberto Ramírez, Jesús Peña, Helios Serra
Silvera, Ana Piffaretti, Carlos Mazuelo, Elena Cario, Mabel Maero,
Isidoro Peña, Cristina Carreño Araya, Abel Mateu Gallardo, Franklin
Goizueta, Isabel Cerruti, Santiago Villanueva, Norma Leto, Jorge
Taglioni, Susana Caride, Rebeca Sacolsky, Isabel Fernández Blanco,
Enrique Ghezán, Graciela Trotta, Elsa Lombardo, Claudia Pereyra,
Edgardo Zecca, Miguel Benítez, Mario Romero, Jorge Tornay Nigro,
Porfirio Fernández, Próspero Barret Viedma, Jorge Paladino, Sergio
Cetrángolo, Jorge Lewi, Ana María Sonder, María del Carmen Artero,
Carlos Squeri, Alfredo Troitero, Marta Tilger, Luis Torres, Horacio
Cuartas, Eduardo Martínez, Susana Larrubia, Jorge Robasto, Enrique
Basile, Emilia Smoli, Ada Marquat, Julia Zavala Rodríguez, Adolfo
Fontanella, Gustavo Blanco, Alfredo Giorgi, Marta Vaccaro, Hernando
Deria, Hugo Merola, Jorge Braiza, Adriana Trillo, Héctor Retamar,
Mónica Brull, Juan Guillén, Gilberto Rengel Ponce, Ricardo Poce.



      2. Samuel Miara es “Cobani” o “Turco Cobani”.

      a. Identificación apodo con nombre. Los primeros indicios de la
verdadera identidad de Cobani se tuvieron por las declaraciones de Luis
Alberto Martínez, alias “El Japonés”, y Juan Antonio Del Cerro, alias
“Colores”.

El primero de los nombrados indicó en el año 1981, que el Principal
Samuel Miara pertenecía a los grupos de tareas del CCD El Atlético (cfr.
documento de la FIDH, aportado por Careaga en el debate). Por otro
lado, Del Cerro indicó en el año 1985 que “Covani es el subcomisario
Miara” (cfr. indagatoria obrante a fs. 1144 del Legajo nro. 119,
incorporado por lectura).

Y efectivamente, del legajo personal de Samuel Miara surge que durante
los años 1977 y 1978 tenía el cargo de Principal, mientras que en




                                418
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



diciembre de 1981 fue ascendido a Subcomisario de la Policía Federal,
por lo que coincide respectivamente con los cargos indicados por los
nombrados, y así se confirmaron esos indicios (cfr. legajo personal de la
Policía Federal, incorporado por lectura).

      También de su legajo personal se confirma el patrón común
indicado entre los oficiales de la Policía: que entre el año 1977 y 1978
desarrolló sus tareas en la Dirección General de Inteligencia de la S.S.F.,
y a partir de julio del 78 se especificó que lo hizo en el Departamento de
Situación Subversiva de la misma dependencia, bajo las órdenes del
Comisario Fioravanti, quien recordemos, fue el Jefe a cargo del CCD El
Atlético y luego del Banco. El propio imputado Miara reconoció que su
Jefe durante esa época había sido el Comisario Benito Fioravanti, una
persona, degún dijo, “de excelentes principios, valoraba la unidad de la
familia, y muy católico” (cfr. indagatoria presada en la causa por la que
fuera condenado respecto de la apropiación de los mellizos Reggiardo
Tolosa, obrante a fs. 19.741/46).

      Por otro lado, a raíz de los dichos de los sobrevivientes en el juicio
a las Juntas, la Fiscalía solicitó en el año 1987, la indagatoria del
nombrado, por entender que bajo el apodo “Cobani” actuó en el plantel
estable de los centros clandestinos Atlético, Banco y Olimpo (cfr. fs.
1202 de la causa 14.216/03).

      Ahora bien, su efectiva vinculación con el proceso surgió con la
difusión periodística de su fotografía, la que fue reconocida por
sobrevivientes. Su cara se hizo pública por el caso de la apropiación de
los mellizos Reggiardo Tolosa, por el cual fue condenado en la causa n°




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    419
15.185/86, “Miara Samuel y otro s/suposición de estado civil” (cfr.
legajo de personalidad).

El testigo Daniel Aldo Merialdo dijo que “el caso Reggiardo Tolosa puso
su fotografía en los diarios, y ahí pude identificar que era el mismo que
yo había conocido en el campo de concentración”. También Mario
Villani dijo que “lo pudo reconocer cuando salió en los diarios con los
mellizos Reggiardo Tolosa, es una de las personas cuya fisonomía va a
tardar más en borrarse de mi memoria”. Por último, también Rufino
Almeida lo identificó en esa oportunidad, dijo: “el Turco Cobani, era
Miara, se hizo famoso, creo que estuvo en la `Banda de los Comisarios`,
aparece con la apropiación de los mellizos Reggiardo Tolosa, era él”.

      La testigo Ana María Careaga explicó la reconstrucción histórica
que se hizo del caso Miara y su difusión periodística en los años 80 en
Paraguay. Exhibió en el debate esas notas, en donde se publicó la
fotografía de Miara (cfr. DVD aportado en su declaración).

      Estas revelaciones permitieron a los demás sobevivientes conocer
el verdadero nombre de Cobani. Por ejemplo, Enrique Carlos Ghezan
indicó: “…represores recuerdo a Cobani… lo conocíamos así, con el
tiempo supe que era Miara, Samuel Miara, a partir del caso de los
mellizos Reggiardo Tolosa, salió el nombre y lo pude asociar”. También
Delia Barrera indicó: “Miara es un caso muy conocido, es apropiador
aparte de torturador y asesino”.

      Esta reconstrucción se corroboró en el debate por las
identificaciones por fotogra fotografías que hicieron los siguientes
testigos.

      Jorge Allega; Daniel Aldo Merialdo (“Cobani, se me representa
Cobani”); Mario Villani (“Samuel Miara, Cobani”); Pedro Vanrell
(“tengo dudas, pero puede ser Cobani”); y Nélida Isabel Lozano, quien
lo   identificó   certeramente     diciendo   “estas   son   de   Cobani”,




                                   420
               Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



rectificándose. Previamente, frente a las fotos de Raúl González dijo que
“ese podía ser Cobani”.

         La descripción física que hicieron los sobrevivientes que pudieron
verlos     dentro   del   Campo,    resultó   coincidente.   Jorge     Allega
(“principalmente recuerdo la mirada, en esa situación producía pánico,
era una persona baja, de tez mate, cabellos oscuros, rulos, levemente,
corpulento”); Pedro Vanrell (“voz muy fuerte, chillona, medio gordito…
ojos sí, mirada profunda, medios saltones”); María Cristina Torti
(“…me miraba muy fijamente, lo recuerdo como una mirada que me dio
miedo…”); Nélida Isabel Lozano (“era una persona más bien baja, de
tez cetrina, pelo muy corto”); Daniel Aldo Merialdo (“morocho, más
bien bajo, pelo negro, más bien cuadrado de cuerpo”); Norma Teresa
Leto (“pude verlo, pelo castaño, no muy alto…”); Juan Carlos Guarino
(“era medio gordito, resaltaba por su vestimenta”, cfr. declaración
obrante a fs. 21.684/6, incorporada por lectura cfr. art. 391 CPPN).

         En virtud de ello, puede concluirse que la persona que actuó en el
campo bajo el apodo de “Cobani” o “Turco Cobani” es Samuel Miara.



         b. Actuación en el campo. Los sobrevivientes que prueban la
presencia del acusado en el campo son:

Guillermo Daniel Cabrera Cerocchi (secuestrado en Atlético, del 1/04
al 15/04). Lo recuerda en el Atlético. Participó en su tortura con picana
eléctrica.

Jorge Allega (secuestrado en Atlético, del 9/06/77 hasta fines de
septiembre, y en Banco del 14/04/78 al 10/07/78). Lo menciona en el




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     421
Atlético y el Banco. Lo volvió a ver en libertad. Señaló que era el jefe de
una de las guardias.

Luis Federico Allega (secuestrado en Atlético del 13/06 al 8/07/77). Lo
menciona como uno de los represores del Atlético.

Ana María Careaga (secuestrada en Atlético del 13/06 al 30/09/77).
Relató dos circunstancias: “un día estando en la celda escucho ladrar un
perro, después supe que no era un perro, era una persona de origen
judío, que cada vez que le tocaba la guardia a Miara, Samuel Miara,
alias Cobani, le hacía hacer de perro”. Lo vuelve a ver día que salió en
libertad. Cobani la sacó de la celda y la llevó a la enfermería, donde la
castigó con patadas y la amenazó.

Miguel Ángel D´Agostino (secuestrado en Atlético del 2/07 al
30/09/77). Lo recuerda como un interrogador interrogador entre los
represores.

Delia Barrera (secuestrada en Atlético del 5/08 al 4/11/77). Recuerda
una circunstancia especial, en que “le hacía a un chico judío lamerse las
botas”.

Pedro Vanrell (secuestrado en Atlético del 19/08 al 23/09/77). Lo
recuerda en el Atlético. De haberlo visto en las guardias.

Horacio Cid de la Paz (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
15/11/77 al 18/02/79). Segùn su testimonio documental prestó funciones
en las tres sedes del campo. Indicó que era un oficial de policía de
Coordinación Federal (ICIA) y luego de las FTE (Fuerzas de Tareas
Especiales). Asimismo, agregó que en Olimpo era Jefe de Brigada (fs. 3
y 22 del informe publicado por Amnesty Internacional, obrante a fs. 24
del Legajo Conadep 8153, incorporado por lectura y fs. 11 del Legajo
nro. 563).

También aportó un dato que vincula a Cobani con la organización de los
“traslados”. En el Informe de Amnesty International declaró que




                                  422
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



“siempre había una unidad especial que ese día estaba a cargo de las
operaciones correspondientes” para los “traslados”, y que en esa unidad
actuaba “Cobani” (cfr. fs. 28 Legajo de Prueba 563). Esto se pudo
corroborar durante la audiencia por los dichos de Mario Villani, Daniel
Merialdo y Rufino Almeida.

Mario César Villani (Secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
18/11/77 hasta fines de enero del 79, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA). Lo recuerda de las tres sedes del
Campo. Dijo que “era un personaje temido dentro, muy duro, que todo el
mundo temblaba cuando venía la guardia de él”. Lo recuerda
especialmente porque Cobani organizó el traslado en que se llevan a
Juanita Armelín, la mujer que el represor le permitió estar la ùlitma
noche.

Daniel Aldo Merialdo (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
25/11/77 a fines de enero de 1979, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA). Recuerda la presencia de Cobani en el
Banco y el Olimpo. Era jefe de una de las guardias, y se dedicaba a los
secuestros y traslados. Indicó que: “Cobani      formaba parte de la
estructura de guardia… era un personaje muy cruel, muy temido, en su
guardia, juntamente con Angelito, de pronto hacía cantar a unas
personas y como broche final las torturaba o las golpeaba, y formaba
parte, a mi entender, no solamente de la estructura represiva dentro del
Campo, sino también de los secuestros y traslados”.

Nora Bernal (secuestrada en Banco en dos oportunidades: del 30 de
enero al 17 de febrero de 1978, y desde abril hasta mediados de junio de
1978). Dio cuenta de la presencia de Cobani en el Banco, quien estaba a




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                  423
cargo de una de las guardias que rotaban diariamente. Fue abusada
sexualmente por Cobani durante su segundo secuestro en abril de 1978.
Estuvo quince días seguidos en el quirófano a merced de los torturadores.
Recuerda que “El Turco Julián” le comentó que “Cobani” había ultrajado
a otras mujeres.

Claudia Estévez lo expresó de este modo: “hacía uso de su poder ahí
adentro para abusar de las mujeres, primero a mí me lo dijo Laura
Crespo que él estaba acosándola permanentemente, y le dio una paliza a
su marido con un palo, que estaba orinando sangre porque le había
golpeado mucho los riñones en venganza por ella. También Estela, la
enfermera, me dijo que él lo había hecho eso con otras detenidas que ya
no estaban en el campo” (cfr. fs. 109/129 de la causa nº 9373/2001,
incorporada por lectura).

También Rufino Almeida lo confirmó. Durante la audiencia dijo:
“Estaba el chico Moya, el compañero de Laura Crespo, al que Miara
castigaba para que Laura Crespo tuviera relaciones sexuales con él.
Estas prácticas de Miara eran comunes con otras compañeras, con mi
mujer, con Estela”.

Juan Carlos Guarino (secuestrado en Banco y Olimpo, desde principios
de mayo de 1978 hasta enero de 1979). Menciona a Cobani como uno de
los jefes de guardia en el Banco, e indicó que “cada vez que llegaba
quería que todos se pusieran de pie” (cfr. Legajo SDH 3256, incorporado
por lectura, y declaración obrante a fs. 21.684/6, incorporada por lectura
cfr. art. 391 CPPN).

María Cristina Torti (secuestrada en Banco del 26/05/78 al 7/07/78).
Cuenta su su presencia en el Banco como Jefe de guardia. Relató que en
una ocasión en que lo vio a Cobani. Su mirada le daba miedo.

Nélida Isabel Lozano (secuestrada en Banco, del 29 de mayo al 17 de
julio de 1978). Lo menciona en el Banco. Relató: “estuve un tiempo en el
Banco, hasta que un día me sacaron dos personas para que fuera a




                                 424
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



buscar las escrituras y todo lo que tenia de Osvaldo. Fuimos con Cobani
y Soler al Banco Cooperativo Agrario, estaba en el centro, cerca de
Casa de Gobierno. Ahí retiré las escrituras y fui a almorzar con ellos a
la costanera. Después volví al centro clandestino… a Cobani y Soler los
individualicé porque los vi, estuve horas con ellos por la calle, en el
auto…”.

Julio Eduardo Lareu (secuestrado en Banco y Olimpo, del 29/05 al
22/12/78). Señala su presencia en el Banco y el Olimpo. Dijo que su
función era de torturador e interrogador.

Mariana Patricia Arcondo (secuestrada en Banco del 31/05 al
16/06/78). Lo recuerda entre los represores del Banco.

Julio Fernando Rearte (secuestrado en Banco del 1/06 al 25/06/78). Lo
recuerda del Banco.

Hebe Margarita Cáceres (secuestrada en Banco, desde los primeros
días de junio, posiblemente el 3/06/78, permaneciendo aproximadamente
un mes). Participó en su tortura en el Banco. Agregó que le parecía
recordar que este fue quien le arrancó un pedazo de cabello a Claudia
Estévez arrastrándola por el piso. La propia Claudia Estévez relató: “otro
día que Cobani me estuvo castigando muy fuerte, incluso me arrastró
muchos metros tomada de los pelos, entonces me dejó pedazos de cuero
cabelludo al aire… y en ese momento me llevan a ver cómo le estaban
dando picana a Hebe Cáceres y ahí lo pude ver al apodado Rolando, que
es Minicucci, que le estaba aplicando picana a Hebe, y Cobani le pidió la
picana y me picaneaba a mí parada…” (cfr. fs. 109/129 de la causa n°
9373/01, incorporada por lectura como prueba documental).




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   425
Rufino Almeida (secuestrado en Banco del 4 de junio al 27 de julio de
1978). Lo recuerda de una de las golpizas que sufrió en el Banco. Estuvo
presente hasta su liberación. Dijo que: “después de la golpiza, querían
información sobre una chica Viviana, ahí siento que la golpean a mi
mujer, siento sus gritos, Cobani la lleva arrancàndole los pelos, le
arrancó parte del cuero cabelludo. Yo pedí que no la golpearan,
entonces Cobani dice `a tu mujer le voy a pegar como a vos`, y le hace
poner las manos sobre una mesa y le pega cadenazos”.

Corroboró también lo señalado por Cid de la Paz en relación con la
participación de Cobani en las ejecuciones: “hubo un traslado importante
para mediados de julio, sentíamos ruido de camión y Miara comandaba
un poco eso, decía no les den ropa, no les den de comer, ahí vimos que
llevaban a los compañeros en fila india, uno tenía que agarrar al otro de
los hombros. Los compañeros iban contentos ahí, creyendo que iban a un
lugar de recuperación”.

Claudia Estévez (secuestrada en Banco del 4/06/78 al 27/07/78).
Participó en su secuestro y la torturó personalmente. Señaló que “...había
guardias rotativas, uno de los oficiales debía estar todo el día mientras
los demás operaban, eso me lo dijo Cobani, es decir Samuel Miara” (cfr.
declaración obrante a fs. 17.331/2, incorporada por lectura cfr. art. 391
CPPN).

Claudio Roberto Dávila (secuestrado en Banco del 6/06 al 26/06/78).
Cuenta la presencia de Cobani entre los represores del Banco.

Isabel Teresa Cerruti (secuestrada en Banco y Olimpo, del 22/07/78 al
26/01/79). Cuenta la presencia de Cobani en el Banco y el Olimpo. Dijo
que “…en el Banco, escucho un comentario cuando estamos en el patio
del Banco, que un tal Cobani, había violado a una compañera, no
recuerdo el nombre, después conocí a su marido, y ahí conocí que había
un Cobani, me lo nombraron, no lo vi”. Agregó que en el Banco tenía
mucha participación y que en el Olimpo lo siguió escuchando, aunque
con menor regularidad.



                                 426
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Norma Teresa Leto (secuestrada en Banco del 25/07 al 14/08/78).
Recuerda a Cobani en el Banco. Dijo que “una de las personas que vi y
me interrogó fue Cobani… cuando llegamos al Banco es el que me
interroga, con las primeras preguntas, pude verlo…”.

Susana Caride (secuestrada en Banco y Olimpo, del 26/07 al 23/12/78).
Lo recuerda en el Banco y el Olimpo. Estaba con menor regularidad en el
Olimpo. Dijo: “…estaba más en el Banco, posteriormente después en el
Olimpo, pero no con la cantidad de horas que estaba en el Banco, era
más de vez en cuando, era un hombre muy temido cuando se nombraba
también”.

Jorge Taglioni (secuestrado en Banco y Olimpo del 28/07/78 al
26/01/79). Lo escuchó en el Olimpo.

Isabel Fernández Blanco (secuestrada en Banco y Olimpo del 28/07/78
al 28/01/79). Le pareció que era el jefe del campo hasta que apareció
Minicucci.

Enrique Carlos Ghezan (secuestrado en Banco y Olimpo del 28/07/78
al 28/01/79). Lo recuerda en el Banco y en el Olimpo. Indicó que “era
como el jefe del Banco o por lo menos el jefe de guardia de ese momento,
estaba muy activo, y luego en el Olimpo muy pocas veces lo sentí
nombrar, creo que era un operativo que estaba fuera, pero nada que ver
con el poder que supuestamente tenía dentro del Banco, es como que
algo pasó, no era lo mismo”.

Elsa Ramona Lombardo (secuestrado en Banco y Olimpo del 28/07 al
23/08/78). Lo escuchó en el campo.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                  427
      c. Lo que dice el acusado. El 25 de agosto de 2005 declaró que
entre 1974 y 1979 estuvo destinado a la Superintendencia de Seguridad
Federal, tal como surge de su legajo personal. En ninguna otra
oportunidad volvió a declarar (fs. 20.548/565, 30.921/928, 31.567 y
32.054/062).

      En conclusión, se demostró la participación de Samuel Miara
en secuestros, torturas y homicidios. Se pudo acreditar que actuó
sucesivamente y sin interrupción en las tres sedes del campo
concentracionario “ABO”, bajo el apodo de “Cobani”. Fue visto por
primera vez en el Atlético por Guillermo Daniel Cabrera Cerocchi,
secuestrado el 1/04/77. Hasta el final del Olimpo prueban su
presencia los testimonios de Villani, Merialdo, Cerruti, Caride,
Taglioni, Fernández Blanco, Ghezán y Lobardo, por lo que podemos
tener por acreditada su participación en el circuito de represión
desde el primero de abril de 1977 hasta enero de 1979.

      En virtud de ello, Samuel Miara debe responder penalmente por
los casos de Pablo Pavich, Adriana Marandet, Roxana Verónica
Giovannoni, Teresa Israel, Alejandra Lapacó, María del Carmen Reyes,
Carlos Cuellar, Silvia Cantis, Marcelo Daelli, Guillermo Cabrera
Cerocchi, María Rosa Giganti, Juan Patricio Maroni, Daniel Alberto
Dinella, Marco Bechis, Susana Diéguez, Nilda Orazi, Gabriela Funes,
Ricardo Peidró, Pablo Rieznik, María Isabel Valoy, Electra Lareu, Rafael
Belaustegui, Gustavo Groba, Graciela Nicolía, Jorge Allega, Daniel
Tocco, Ana María Careaga, Luis Allega, Liliana Fontana, Miguel
D´Agostino, Edith Zeitlin, Osvaldo Lavalle, Juan Marcos Herman,
Eduardo Castaño, Delia Barrera, Hugo Scutari, Rolando Pisoni, Irene
Bellocchio, Cecilia Minervini, Daniel Fernández, Pedro Vanrell, Juan
Carlos Seoane, David Vázquez, Rubén Córdoba, Ángel Reartes, Norma
Puerto, Daniel Risso, Juan Carlos Guarino, María Elena Varela, Norma
Stremiz, Osvaldo Alonso, León Gajnaj, Lisa Levenstein, Salomón
Gajnaj, Alejandro Pina, Mirta González, Carlos Fernández Pereyra, Mirta




                                428
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



Trajtemberg, Marcos Lezcano, Adolfo Ferraro, Donato Martino, Alberto
Álvaro, Haydeé Barracosa, Antonio Migliari, Fernando Ulibarri, Susana
Copetti, Horacio Cid de la Paz, Gustavo Chavarino Cortés, Mario
Villani, Daniel Merialdo, Jorge Gorfinkiel, Lucía Tartaglia, Mariano
Montequín, Gustavo Fraire Laporte, Rubén Salazar, Laura Crespo,
Ricardo Moya, Stella Maris Pereiro, Guillermo Pagés Larraya, Luis
Guagnini, Gabriel Alegre, Nelva Alicia Méndez, Jorge Ademar Falcone,
Juan Héctor Prigione, Ana Arrastía, Gabriel Miner, Irene Mucciolo, Nora
Bernal, Jorge Toscano, Patricia Bernal, Armando Prigione, Marcelo
Weisz, Susana Mónica González, Juana Armelín, Nélida Lozano,
Osvaldo Acosta, Marcelo Senra, Julio Lareu, María del Carmen Rezzano,
Mariana Arcondo, Rafael Tello, Pablo Tello, Roberto Zaldarriaga,
Guillermo Moller, Julio Rearte, Rufino Almeida, Claudia Estévez, Raúl
Olivera Cancela, Fernando Díaz de Cárdenas, Hebe Cáceres, Oscar
Elicabe Urriol, Oscar Cantero Freire, Jorge Casalli Urrutia, José
Saavedra, Irma Niesich, Roberto Ramírez, Jesús Peña, Helios Serra
Silvera, Ana Piffaretti, Carlos Mazuelo, Elena Cario, Mabel Maero,
Isidoro Peña, Cristina Carreño Araya, Abel Mateu Gallardo, Franklin
Goizueta, Isabel Cerruti, Santiago Villanueva, Norma Leto, Jorge
Taglioni, Susana Caride, Rebeca Sacolsky, Isabel Fernández Blanco,
Enrique Ghezán, Graciela Trotta, Elsa Lombardo, Claudia Pereyra,
Edgardo Zecca, Miguel Benítez, Mario Romero, Jorge Tornay Nigro,
Porfirio Fernández, Próspero Barret Viedma, Jorge Paladino, Sergio
Cetrángolo, Jorge Lewi, Ana María Sonder, María del Carmen Artero,
Carlos Squeri, Alfredo Troitero, Marta Tilger, Luis Torres, Horacio
Cuartas, Eduardo Martínez, Susana Larrubia, Jorge Robasto, Enrique
Basile, Emilia Smoli, Ada Marquat, Julia Zavala Rodríguez, Adolfo
Fontanella, Gustavo Blanco, Alfredo Giorgi, José Poblete, Gertrudis




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                 429
Hlaczick, Marta Vaccaro, Hernando Deria, Hugo Merola, Jorge Braiza,
Adriana Trillo, Héctor Retamar, Mónica Brull, Juan Guillén, Gilberto
Rengel Ponce, Ricardo Poce.



      3. Ricardo Taddei es “El Padre” o “El Cura”:

      a. Identificación apodo con nombre. El primer indicio de su
verdadera identidad fue el testimonio de Luis “El Japonés” Martínez en
el año 1981 ante la FIDH. Allí se menciona que el “Principal Tadey”
actuó bajo el apodo de “El Padre”. Esta información fue una de las
primeras pistas para iniciar la reconstrucción histórica, como dijo
Careaga concretamente en el caso de Taddei al aportar el documento de
Martínez durante la audiencia, y también fue corroborado por Mario
Villani. Esta probado que “El Japonés” Martìnez integró con Taddei la
misma “patota”, la “Brigada de Tiro Loco” (cfr. fs. 2 del Legajo de
Prueba 563, incorporado por lectura).

      Juan Antonio Del Cerro indicó en el año 1985 que “El Padre o El
Cura era el Principal Tadei a quien le dieron la baja por participar en
un secuestro extorsivo y actualmente trabaja en Jefatura II. Sabe además
que el nombrado panfleteó una casa con su nombre y apellido, es decir
que arrojó volantes con el nombre del deponente junto con su fotografía
extraída del legajo policial y otros datos personales” (cfr. fs. 1144 del
Legajo nro. 119, incorporado por lectura).

      Por su parte, Cid de la Paz y González lo mencionan en el Informe
de Amnesty Internacional, como oficial de Inteligencia de la Policía
Federal, perteneciente a Coordinación Federal (cfr. fs. 3 y 22 del Legajo
Conadep 8153, incorporado por lectura).

      Con esa prueba, el 1 de abril de 1987 la Fiscalía solicitó la
indagatoria del nombrado Taddei, por entender que bajo los apodos de
“El Padre” o “El Cura” actuó en los Centros Clandestinos Atlético,




                                 430
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Banco y Olimpo. En aquel dictamen se lo conocía como Principal de la
Policía Federal (cfr. fs. 1203 de la causa 14.216/03).

      Finalmente esta reconstrucción se confirmó en el debate, por la
identificación que hicieron los sobrevivientes Diéguez, Merialdo y
Villani de sus fotografías obrantes en su legajo personal.

Susana Diéguez identificó por primera vez fotografías de Ricardo Taddei
pertenecientes a su legajo personal. Ello se puede verificar con las
constancias de las actas confeccionadas en el juzgado de instrucción,
realizadas los días 9/05/08, 29/12/08 y 26/11/09, obrantes en la causa
principal.

      También Daniel Merialdo identificó fotografías de Ricardo Taddei
y reconoció que se hacía llamar “El Padre”. Agregó que ya lo había
reconocido cuando lo detienen en España: “El Padre apareció en
fotografías hace un tiempo, es Taddei, lo identifiqué a través de una
fotografía en el diario… El Padre, lo detecto cuando sale su fotografía
en el diario Nación cuando lo detectan en España y lo traen aquí, no lo
conocía antes.”.

      Mario Villani también lo identificó como el represor que conoció
como El Padre.

      Rufino Almeida señaló: “El Padre es Taddei que lo trajeron de
España ahora”.

      Respecto a su descripción física, los sobrevivientes indicaron:
Mario Villani: “era alto, delgado, no demasiado pero delgado, cabello
más bien ondulado y digamos que claro, la verdad no sabría decir, no
puedo decir que fuera rubio, un punto medio castaño digamos”. Daniel




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    431
Merialdo: “era alto, flaco, atlético, tenía el pelo canoso, era una
persona atlética”. Susana Diéguez: “no era muy alto, tenía unas cejas
características, pelo morocho, pelo negro, medio tez mate”. Jorge
Allega: “El Padre era más claro que el Negro Raúl, era una persona
blanca, morocho, rasgos así agudos, andaba vestido elegantemente”.
Rufino Almeida: “era un tipo flaco, atlético, sin ser corpulento, se
notaba que era ágil, tenía pelo y capaz como con alguna cana en ese
momento”. Susana Caride: “De contextura mediana, de cabello
oscuro…”. Nelva Méndez de Falcone: “El Cura era de mediana
estatura, delgado, cutis pálido, nariz aguileña”, cfr. fs. 1 del Legajo nro.
307, incorporado por lectura). Asimismo, coinciden con los datos que
surgen de su Legajo personal de Policía Federal (cfr. Legajo nro. 1278,
incorporado por lectura).

Del legajo personal de la Policía Federal del acusado surgen otros datos
que confirman su identificación. En la época de los hechos tenía el cargo
de “Principal”. Coincide con lo manifestado por Del Cerro y Martínez.
Su destino fue la Dirección General de Inteligencia de la S.S.F., y a partir
de julio del 78 revistió en el Departamento de Situación Subversiva de la
misma dependencia. En el año 1979 pidió su propia baja de la Policía
Federal.

Por el testimonio de Juan Antonio Del Cerro se conoce que el Principal
Taddei fue dado de baja de la Policía Federal por haber participado en
varios secuestros extorsivos, entre ellos el de Osvaldo Sivak. Lo rescata
la Jefatura II de Inteligencia del Ejército como PCI del del Batallón de
Inteligencia 601, conforme surge de la resolución dictada el 19 de mayo
de 2008 en la causa nro. 6414/97 del Juzgado Federal N° 5, Secretaría 10
(ver fs. 18, 60 y 89/106 del legajo de personalidad).

En el secuestro del empresario Sivak participó junto con el jefe del
Atlético, el “Coronel” Fioravanti, como se determinó en la causa
mencionada.




                                  432
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Taddei huyó de la Argentina en el año 1985, prófugo por el caso Sivak,
volviéndose a conocer su paradero al momento de ser detenido en
España, para su extradición en esta causa.

      En virtud de todo ello, puede concluirse que la persona que actuó
en el campo bajo el apodo de “El Padre” o “El Cura” es Ricardo Taddei.



      b. Actuación en el campo. Los sobrevivientes que prueban la
presencia del acusado en el campo son:

Guillermo Daniel Cabrera Cerocchi (secuestrado en Atlético, del 1/04
al 15/04/77). Declaró que: “…era uno de los represores que yo
escuchaba, una persona que decidía sobre el destino de los detenidos, lo
recuerdo porque pensaba que tenía la condición de sacerdote católico,
era un padre, entonces yo valoraba la posibilidad de pedir hablar con
él, como si la condición de sacerdote lo dotara de una humanidad que
no tenían otros. Nunca pude corroborar si era sacerdote, pero estoy
casi seguro que esta persona no era sacerdote, era un represor,
seguro”.

Susana Diéguez (secuestrada en Atlético del 19 al 23 de abril 1977).
Dijo: “…se te ponía al lado como en un confesionario, que decía que te
iba a liberar… interrogaba como uno bueno, un Cura, se te ponía al lado
y decía te conviene hablar, así te salvas, porque viste que Dios y el
castigo…”.

Jorge Allega (secuestrado en Atlético, del 9/06/77 hasta fines de
septiembre, y en Banco del 14/04/78 al 10/07/78). Lo recuerda siempre
en el Atlético, siempre junto con Raúl Gonzàlez. Ambos parecían ser




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   433
jefes. Indicó que el Padre era como un cura, que decía “yo soy Dios acá”.
Vestìa elegantemente.

Horacio Cid de la Paz (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
15/11/77 al 18/02/79): recordó al Padre en el Atlético, Banco y Olimpo.
Participó en su secuestro e interrogatorio. Indicó que era un oficial de
policía de Inteligencia de Coordinación Federal (ICIA) que pasó a formar
parte de las Fuerzas de Tareas Especiales (FTE) que formó Minicucci.
Refirió que El Padre decía “aquí algunos son mercenarios y otros no,
pero todos somos fascistas” (cfr. fs. 3, 22 y 37 del informe publicado por
Amnesty Internacional, obrante en el Legajo Conadep 8153, y fs. 2 y 11
del Legajo de Prueba 563, ambos incorporados por lectura).

Mario César Villani (Secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
18/11/77 hasta fines de enero del 79, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA). Dijo que “El Padre” participó en su
secuestro. Lo vio en las tres sedes del Campo. Dijo que junto con el
Negro Raúl parecían tener autoridad sobre el resto de los respresores.
Segùn el testigo estaba vinculado al trabajo de inteligencia en los
interrogatorios. Concurrìa habitualmente a la oficina de inteligencia en el
Olimpo.

Daniel Aldo Merialdo (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
25/11/77 a fines de enero de 1979, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA): El Padre integraba la patota que lo
secuestró. Lo vio en las tres sedes del Campo. Indicó que “El Padre era
uno de los jefes de la patota, junto con Raúl, y estaban a cargo de los
secuestros del equipo de prensa de Montoneros”.

Dora Salas Romero (secuestrada en Atlético del 21/12 al 23/12/77): lo
recuerda en el Atlético.

Nelva Alicia Méndez de Falcone (secuestrada en Banco del 14/01 al
27/02/78). Participó en su tortura. Dijo: “me golpeaba la cabeza de un
lado y de otro hasta casi desmayarme, golpes tremendos mientras me




                                  434
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



decía que yo había colaborado por hacerle la mudanza a mi hijo, y que
tenía que decir dónde estaba...” (fs. 1 y 46 Legajo 307 y fs. 1334 Leg.
119, ambos incorporados por lectura). Recordemos que su hijo, Jorge
Falcone quien declaró en el debate, era integrante del equipo nacional de
prensa de la Organización Montoneros. Que coincide con lo referido por
Daniel Merialdo.

Ana María Arrastía Mendoza (secuestrada en Banco el 26 de enero de
1978). Lo recuerda como interrogador en el Banco (cfr. fs. 145/155
Legajo 157, incorporado por lectura).

Nora Bernal (secuestrada en Banco en dos oportunidades: del 30 de
enero al 17 de febrero de 1978, y desde abril hasta mediados de junio de
1978). Lo recuerda en el Banco. En particular, durante su segundo
secuestro, en que fue interrogada y liberada por él.

Juan Carlos Guarino (secuestrado en Banco y Olimpo, desde principios
de mayo de 1978 hasta enero de 1979). Lo recuerda del Banco y Olimpo
(ver listado de represores obrante en Legajo SDH 3256, incorporado por
lectura). Indicó que “El Padre es como que el sobrenombre lo define, que
quería ser un tipo de consulta o de referencia. Que por ejemplo, cuando
el declarante quería comunicarse con su suegra le dijeron que hablara
con él. Que no cumplía el rol de verdugo” (declaración obrante a fs.
21.670/86, incorporada por lectura cfr. art. 391 CPPN).

Pablo Alejandro Jurkiewicz (secuestrado en Banco del 10 al 12 de
mayo de 1978). El Padre integró la patota que lo secuestró. Dijo que le
“decía que él me iba proteger, pero era contradictorio, de repente decía
que iba a matar a mi abuela, o que le iba a sacar el marca pasos, era
evidentemente un manejo psicológico para quebrarme, él me dijo a mí,




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    435
yo soy El Padre, vos acordate de mi nombre, yo te voy a cuidar acá
dentro”.

Julio Eduardo Lareu (secuestrado en Banco y Olimpo, del 29/05 al
22/12/78). Lo secuestró y lo llevó al Banco. Señaló que era “el que
mandaba la patota”. También dio cuenta de su presencia en el Banco y
el Olimpo, porque dijo que: “fue el primer contacto que tuve con un
represor, era muy frío y muy cruel, me pareció muy cruel”.

Julio Fernando Rearte (secuestrado en Banco del 1/06 al 25/06/78). Lo
recuerda que en el Banco, y en el momento previo a su liberación.

Rufino Almeida (secuestrado en Banco del 4 de junio al 27 de julio de
1978). Participó en su secuestro y tortura junto con el Negro Raúl. Contó
que El Padre decidió su destino.

Isabel Teresa Cerruti (secuestrada en Banco y Olimpo, del 22/07/78 al
26/01/79). Lo escuchó en el Olimpo.

Susana Caride (secuestrada en Banco y Olimpo, del 26/07 al 23/12/78).
Lo señala en el Banco y el Olimpo, con mayor regularidad en el Banco.
Dijo: “se sentía el comentario que cuando venía el Padre temblaba todo
el mundo”.

Jorge Taglioni (secuestrado en Banco y Olimpo del 28/07/78 al
26/01/79). Lo recuerda del Olimpo: “venía y decía que nos daba la
absolución, que estábamos perdonados, tubo por tubo, no recuerdo
quién era, era un represor que se hacía pasar por cura o padre”.

Isabel Fernández Blanco (secuestrada en Banco y Olimpo del 28/07/78
al 28/01/79). Lo recuerda en el Olimpo, hasta el final de su cautiverio:
“nos traía un televisor los domingos para hacernos rezar”.

Enrique Carlos Ghezan (secuestrado en Banco y Olimpo del 28/07/78
al 28/01/79). Participó en su secuestro. Dio cuenta de su presencia en el
Olimpo. Dijo que “el Padre era un operativo que estaba fuera, que
dentro de su delirio místico traía un televisor los domingos a las 11




                                   436
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



mañana, y nos sacaba a todos en el pasillos, nos formaba en el suelo, y
nos hacía mirar la santa misa, esto se repitió 4 ó 5 semanas. Le decían el
Padre, por este delirio místico que tenía, de pasar por los tubos y
preguntar si estábamos casados por Iglesia, si habíamos tomado la
confesión y si estábamos bautizados”.

Cristina Azucena Jurkiewicz (secuestrada en Olimpo del 11/10 al
24/10/78). Lo recuerda del Olimpo. Dijo que en un “momento la llevaron
a un lugar que era como una sala de inteligencia… en donde le sacaron
la venda y pudo ver a una persona parada que llamaban el Padre… que
estaba parado con los brazos hacia atrás, canoso, con pelo un poco
crespo, parado ahí, me llamó la atención su cabellera ahí… pienso que
tendría unos 32 ó 34 años”.



      c. Lo que dice el acusado. En su indagatoria del 27 de abril de
2007 negó su responsabilidad en los hechos (fs. 39.212/231). No volvió a
declarar en sus ampliaciones (fs. 51.588/99).

Debe hacerse una aclaración. Fernández Blanco hace una descripción del
Padre que no coincide con la del resto de los sobrevivientes. De ningún
modo por esta excepción puede introducirse una duda en relación con la
identidad de Taddei. Fernández Blanco dijo que: “El Padre nos trajo los
televisores… era de una estatura media baja, de un porte como de gordo,
gordito, lo recuerdo siempre con campera, siempre mucho más
informal”.

Esa descripción corresponde a un verdadero sacerdote vestido son sotana,
que concurrió en una oportunidad al Olimpo en diciembre, cuando
llevaron la virgen y realizaron una misa por ese motivo. Susana Caride




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   437
señaló que en un momento El Padre “ofreció traer un televisor para ver
misa, se decía que podía confesar, no sé si tal vez sería ese señor
disfrazado de sacerdote cuando ponen la virgen en el patio, no me
consta”, por lo que diferencia esta persona disfrazada de sacerdote, del
represor conocido como El Padre, quien participaba en las misas con los
televisores. Jorge Osvaldo Paladino dio una versión parecida. Declaró,
“habrán pasado ocho días de estar en la cocina, había una imagen de
una virgen y el 8 de diciembre aparece un cura, medio regordete, petiso,
con sotana negra, se invita a los que quieren ir a la misa”.

Según el testimonio de Jorge Taglioni y Enrique Ghezan, las misas de los
domingos en las que participaba el represor “El Padre”, es decir Taddei,
junto con “Alacrán”, eran completamente distintas a la que ofició este
cura regordete con sotana el 8 de diciembre.

Jorge Taglioni explicó que las misas se hacían en las guardias de Alacrán
los domingos al mediodía, en que “nos traían un televisor entre el tubo
10 y 11 en el fondo del pasill y obligaban a ver la misa de las estrellas, te
destabicaban, se ponían al fondo y mirábamos la misa. Había unos
desaparecidos que eran judíos y no sabían el padre nuestro ni nada,
entonces imitaban lo que decíamos los católicos, hasta que alguno de la
guardia venía y le decía: ´este no rezó´, el Alacran o alguno de ahí decía
´cómo, quién no rezó?´, entonces se desarmaba la misa y empezaba la
golpiza… así hasta el otro domingo… Alacrán estaba con otros
represores… había uno que venía y decía que nos daba la absolución,
estábamos perdonados, tubo por tubo, no recuerdo quién era, era un
represor, se hacía pasar por cura o padre”.

Lo mismo indicó Enrique Ghezán, y agregó que este “Padre” era
operativo y participó de su secuestro. Documentalmente, brindó su
descripción física, coincidente con la del resto de los sobrevivientes (cfr.
fs. 22.205/6).

      En conclusión, se demostró la participación de Ricardo Taddei en
secuestros, torturas y homicidios. Se pudo acreditar que actuó



                                   438
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



sucesivamente y sin interrupción en las tres sedes del campo
concentracionario “ABO”, bajo el apodo de “El Padre” o “Cura”. Fue
visto por primera vez en el Atlético por Guillermo Daniel Cabrera
Cerocchi, secuestrado el 1/04/77. Hasta el final del Olimpo prueban su
presencia los testimonios de Cid de la Paz, Villani, Merialdo, Lareu,
Cerruti, Caride, Taglioni, Ghezan, y Cristina Jurkiewicz, por lo que
podemos tener por probada su participación en el circuito de represión
desde el 1 de abril de 1977 hasta hasta enero de 1979 (mismo período
que Miara).

      En virtud de ello, Ricardo Taddei debe responder penalmente por
los mismos hechos identificados en el caso de Miara.



      4. Oscar Augusto Isidro Rolón es “Soler”.

      a. Identificación apodo con nombre. Su vinculación con la causa
se remonta al primero de abril de 1987, oportunidad en que la Fiscalía
solicitó su indagatoria. Para esa época se lo conocía como auxiliar de
inteligencia de la Policía Federal, y su apodo era “Soler”. Pricipalmente
por las declaraciones de Juan Antonio Del Cerro y de Mario Villani (fs.
1200 de la causa 14.216/03).

      Juan Antonio Del Cerro declaró en el año 1985 que “Soler era del
Cuerpo de Informaciones y se llama Carlos Augusto Rolón” (cfr. fs. 1144
del Legajo 119, incorporado por lectura). Efectivamente el imputado
Rolón pertenecía al Cuerpo de Informaciones de la Superintendencia de
Seguridad Federal, como surge del legajo personal de aspirante a ese
Cuerpo, incorporado por lectura.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   439
      El mismo Del Cerro indicó en otra declaración que “Soler trabajó
con el deponente en alguna observación, aunque no estaba destinado con
el declarante”. Dijo también que en la “en la Brigada ´Rolando´
trabajaba “Soler”. En esa oportunidad Del Cerro aportó una carta
firmada por “Guille”, que le dio “Soler” y que pertenecía a Guillermo
Pagés Larraya (fs. 1303/6 del Legajo 119, incorporado por lectura).

      Esto confirma que “Soler” es Oscar Augusto Isidro Rolón. En el
Legajo Especial de la Dirección de Coordinación Federal del acusado,
sigla XEWG, nro 1.094, existe una constancia que acredita que al
nombrado se le asigna el seudónimo de Inteligencia Omar Antonio
ROLANDO para operaciones encubiertas (ver fs. 1). La brigada en la que
participaba tenía su apodo de inteligencia. Cid de la Paz indicó que las
Brigadas estaban identificadas por el nombre de su jefe. La patota que lo
secuestró a él “pertenecía a lo que se conocía como “Brigada de Tiro
Loco”, por ser éste el apodo de su Jefe” (fs. 2 del Legajo de Prueba 563,
incorporado por lectura). El testimonio documental del “Japonés”
Martínez también lo confirma. Allí brinda los nombres reales de todos
los integrantes de la “Brigada Tiro Loco”. La circunstancia de que Soler
le haya entregado a Del Cerro una carta que pertenecía a Pagés Larraya,
secuestrado en el campo, es definitorio.

      Esta identidad se hace incontrovertible con las declaraciones de
Julio Héctor Simón. En su indagatoria del 30 de octubre de 2003 dijo que
en el Olimpo conoció a Rolón, que se hacía llamar Soler y estaba en el
grupo de inteligencia del lugar, que tenía por función específica la tortura
(fs. 8573/8).

      La prueba se cierra definitivamente a través de los reconocimientos
de sus fotografías por parte de los sobrevivientes, quienes lo identificaron
como el represor que conocieron como Soler.

      Jorge Allega (“Soler”); Nélida Isabel Lozano (“esta foto me hace
recordar a Soler”); Daniel Aldo Merialdo (“aquí lo reconozco, Soler”);




                                  440
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



Susana Caride (“este es el señor Soler, o Rolón, con seguridad”); Jorge
Taglioni (“ese es Soler”); Mario Villani (“Soler”).

       Omar Eduardo Torres reconoció sus fotografías y lo vinculó a un
represor del Olimpo. Dijo: “si, del Olimpo, pero no recuerdo el apodo o
el nombre”.

       Otros sobevivientes lo vieron en libertad.

       Jorge Allega, después de recuperar su libertad en julio de 1978, y
fue obligado por Soler y Cobani a concurrir a una cita. Se vieron en un
Bar.

Susana Caride lo vio en Villa del Parque, donde vivía. Dijo que en una
oportunidad “paró el coche y la saludó, y luego lo empezó a ver por el
barrio”. Rolón en su declaración indagatoria obrante a fs. 17.342/7,
reconoció que vivió en aquel barrio. De su Legajo personal se confirma
que en el año 1975 se mudó a Villa del Parque.

       Juan Agustín Guillén también lo pudo ver en su secuestro, en el
campo y en libertad. “Soler” lo obligaba a hacer citas de control en bares.

       Todas las descripciones físicas que se hicieron de él son
coincidentes. Los testigos dijeron. Jorge Allega: “una persona de tez
clara, un poco rubia, rubia, pelo claro peinado hacia atrás, también
elegante en su vestido”. Nélida Isabel Lozano: “Soler era un poco más
alto (que Cobani), con pecas bien rubio, más bien colorado”. Daniel
Aldo Merialdo: “siempre bien vestido, más bien delgado, siempre
peinado hacia atrás”. Susana Caride: “Soler era un hombre que vestía
elegante sport… Es un hombre que tenía más cabello, lo único que le
quedó de esa época es la colita de atrás, tampoco tenía esos bigotes,




       UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
        DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    441
ahora los tiene, sino que era un joven, de pelo ondulado, lo único que le
ha quedado de ese pelo ondulado, en la parte de atrás en la nuca, sino
realmente es difícil reconocerlo”. Jorge Taglioni: “Soler era un poquito
más alto que yo, tenía el pelo castaño claro, era de rasgos no duros, pero
fuertes, barbilla fuerte, pómulos fuertes, y una mirada muy especial, es lo
que más recuerdo”. Nora Bernal: “Soler tenía tez blanca, pelo castaño
oscuro, me parece que lacio, estatura mediana, flaco, joven”. Juan
Agustín Guillén: “peinado como Paco con la gomina para atrás, medio
rubión, tenía ojos claros, buenos modales… estatura no muy alto
comparándolo con Paco, Paco era excesivamente alto… se notaba que
era una persona con forma de vestir sport cuidada, no como los otros
que había allí…”. Dora Salas Romero: “era una persona más o menos
de 30 años, por ahí menos, tenía pelo, no me acuerdo si tenía bigotes o
no, me acuerdo un detalle de lo más ridículo, para mí tenía dientes
chiquititos y separados”. Isabel Cerruti: “Soler era alto, enjuto así –
hizo un gesto como recto, sentándose para atrás-). Graciela Trotta:
“Soler lo tengo como un tipo más robusto –comparación don Miguel-,
con pelo tirando a rojizo, la cara limpia sin bigotes”. Isabel Fernández
Blanco: “Soler era una persona de una estatura media, con un porte muy
militar -hizo un gesto como poniéndose muy recto-, siempre estaba de
saco, muy peinado, como un aspecto muy prolijo”. Cristina Azucena
Jurkiewicz: “era alto, con rulos, todavía se le parece, se parece al
último señor que está allá a la izquierda -lo miró en la audiencia-,
solamente que tenía el pelo canoso, ahora lo tiene canoso, lo tenía
ondulado, rubio, peinado hacia atrás, con unos rulos así en la nuca”.

      Resulta de especial interés, señalar lo que dijo Mario Villani:
“Rolón en aquella época, yo lo describiría como, tenía el aspecto de un
niño bien del Barrio Norte, como un rugbier de aquella época, solía
andar peinado engominado, una persona que era bastante fanfarrón
digamos, solía transmitir la impresión de que él era uno de los
imprescindibles desde el punto de vista de la inteligencia”. Pues esa
apreciación personal, cargada prejuicio, resultó acertada. Se corroboró



                                  442
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



efectivamente que Rolón efectivamente practicó el rugby como deporte,
según la ficha inicial del legajo de aspirante al Cuerpo de Informaciones
de la Superintendencia de Seguridad Federal (cfr. legajo incorporado por
lectura).

      En virtud de todo ello, se puede concluir que la persona que actuó
en el campo bajo el apodo de “Soler” es Oscar Augusto Isidro Rolón.



      b. Actuación en el campo. Los sobrevivientes que prueban la
presencia del acusado en el campo son:

Jorge Allega (secuestrado en Atlético, del 9/06/77 hasta fines de
septiembre, y en Banco del 14/04/78 al 10/07/78). Lo vio en el Atlético y
el Banco. Participó en su tortura, y dijo que “Soler siempre estuvo
presente desde el inicio de mi interrogatrio, era una dupla Colores y
Soler”.

Luis Federico Allega (secuestrado en Atlético del 13/06 al 8/07/77).
Participó de su secuestro. Da cuenta de su presencia en el Atlético.

Ana María Careaga (secuestrada en Atlético del 13/06 al 30/09/77).
Escuchó el apodo “Soler” dentro del Atlético.

Horacio Cid de la Paz (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
15/11/77 al 18/02/79). Segùn su testimonio, prestó funciones en las tres
sedes del Campo. Indicó que era un oficial de policía de Inteligencia de
Coordinación Federal (ICIA) y luego de las FTE (Fuerzas de Tareas
Especiales), cuando fueron creadas en el CCD el Banco. Agregó que
Soler participó en el secuestro a fines de 1978 del director del diario “La
Semana” y que torturó salvajemente a Guillermo Pablo Jolly, quien




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   443
prefirió suicidarse, tirándose bajo un tren, para evitar la tortura (cfr. fs.
24, 35 y 38 del Legajo Conadep 8153 y fs. 11 del Legajo nro. 563,
ambos incorporados por lectura).

Mario César Villani (Secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
18/11/77 hasta fines de enero del 79, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA). Lo vio en las tres sedes del campo,
hasta el vaciamiento del Olimpo. Llevó a un grupo de diez secuestrados a
la División Cuatrerismo de Quilmes. Participó en su secuestro y tortura.
Indicó que se dedicaba a la inteligencia, dijo: “Soler fue una de las tres
personas que me torturaron… una persona que era bastante fanfarrón
digamos, solía transmitir la impresión de que él era uno de los
imprescindibles desde el punto de vista de la inteligencia. Pretendía
estar en todas… En el Olimpo, había una oficina dedicada al trabajo de
inteligencia, que se desarrollaba sobre una supuesta conjura sionista. En
esta oficina se mantenían los archivos sobre la información que se tenía
a partir de la tortura a los prisioneros judíos, esta oficina era manejada
por Soler”.

Daniel Aldo Merialdo (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
25/11/77 a fines de enero de 1979, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA). Da cuenta de la presencia de Soler en
las tres sedes del Campo. Agregó que formaba parte del equipo de
inteligencia y tortura.

Dora Salas Romero (secuestrada en Atlético del 21/12 al 23/12/77). Da
cuenta de Soler en el Atlético. Participó en su secuestro y liberación.
Finalmente, lo reconoció en la audiencia. La testigo miró a Rolón y dijo:
“también formaba parte del grupo, una persona que hoy esta acá, al que
yo lo conocí como Soler, que para mí era una persona más o menos de
30 años, por ahí menos, tenía pelo, no me acuerdo si tenía bigotes o no,
me acuerdo un detalle de lo más ridículo, para mí tenía dientes
chiquititos y separados, pero no lo sé”.




                                   444
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Marta Vasallo (secuestrada en Atlético del 21/12 al 23/12/77). Da
cuenta de Soler en el Atlético. Participó de su secuestro y liberación. Se
le presentó como “policía Soler”, dijo en el debate.

Nora Bernal (secuestrada en Banco en dos oportunidades: del 30 de
enero al 17 de febrero de 1978, y desde abril hasta mediados de junio de
1978). Lo recuerda del Banco. Lo identificó como uno de los que torturó
a Jorge Toscano.

Emma Ferrario de Toscano. Señaló que el 30 de enero de 1978 “Soler”
secuestró a su hijo Jorge y a su nuera Nora Bernal. En el secuestro la
amenazó con un arma para que no salga de la casa.

Juan Carlos Guarino (secuestrado en Banco y Olimpo, desde principios
de mayo de 1978 hasta enero de 1979). Lo vio en el Banco y el Olimpo.
Sabía que pertenecía a la Policía Federal. Agregó que “manejaba muchas
carpetas, le gustaba andar con informes y elevarlos a instancias
superiores. También era de las patotas” (cfr. declaración obrante a fs.
21.684/6, incorporada por lectura cfr. art. 391 del CPPN, y listado de
represores vistos, obrante en el Legajo SDH 3256, incorporado por
lectura).

Nélida Isabel Lozano (secuestrada en Banco, del 29 de mayo al 17 de
julio de 1978): lo reconoce en el Banco. Lo vio cuando la obligó a
entregarle la escritura de la propiedad de su marido, Osvaldo Acosta,
también secuestrado en el Banco.

Julio Eduardo Lareu (secuestrado en Banco y Olimpo, del 29/05 al
22/12/78). Lo recuerda del Banco y del Olimpo, hasta el cierre del
Campo. Soler lo llevó a su casa el día de su liberación.




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    445
María del Carmen Rezzano (secuestrada en Banco del 31/05 al
16/06/78). Cuenta su presencia en el Banco.

Mariana Patricia Arcondo (secuestrada en Banco del 31/05 al
16/06/78). Declaró que Soler era uno de los represores en el Banco.

Hebe Margarita Cáceres (secuestrada en Banco, desde los primeros
días de junio, posiblemente el 3/06/78, permaneciendo aproximadamente
un mes). Lo recuerda del Banco. Participó en su secuestro y dirigió la
tortura: “Me metieron en una habitación… entró un hombre que le
llamaban El Jefe o Soler, comenzó a hacerme preguntas sobre personas
que conocía, actividad gremial… mientras hacía las preguntas, estaba a
cargo de los puñetazos, cadenazos, mazazos y trompazos el Turco Julián,
todo el tiempo… El encargado de la sesión era Soler, y se alternaba con
Colores…”.

Rufino Almeida (secuestrado en Banco del 4 de junio al 27 de julio de
1978). Cuenta su presencia en el Banco. Participó en su secuestro y
liberación.

Isabel Teresa Cerruti (secuestrada en Banco y Olimpo, del 22/07/78 al
26/01/79). Lo escuchó en su secuestro. Lo recuerda del Banco y lo
confirmó en el Olimpo. Dijo que Soler se dedicaba al área de inteligencia
y que tenía su oficina. Se le notaba tener alta jerarquía. Recordó que
participó del operativo en que mataron a Fassano y Révora.

Norma Teresa Leto (secuestrada en Banco del 25/07 al 14/08/78). Da
cuenta de su presencia en el Banco.

Susana Caride (secuestrada en Banco y Olimpo, del 26/07 al 23/12/78).
Lo recuerda en el Olimpo, que se dedicaba a la inteligencia. Dijo que
estaba siempre con “carpetas que tenía, que decían Policía Federal,
Confidencial. El decía que tenía credencial en la Facultad de Derecho,
en el Colegio de Abogados, o algo por el estilo, por eso vestía y parecía
abogado, supongo que hacía inteligencia en esos lugares”.




                                 446
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Graciela Trotta (secuestrada en Banco y Olimpo del 28/07/78 al
26/01/79). Reconoce a Soler en el Olimpo. Lo vio en la enfermería.

Jorge Taglioni (secuestrado en Banco y Olimpo del 28/07/78 al
26/01/79). Soler lo castigó por ayudar a un compañero que estaba herido.
Dijo que “Soler era el alcahuete de Minicucci, siempre estaba con él
dando vueltas las veces que Minicucci se mostraba”.

Isabel Fernández Blanco (secuestrada en Banco y Olimpo del 28/07/78
al 28/01/79). Lo recuerda en el Banco y Olimpo. Participó en su
secuestro y tortura. Dijo que: “entraba y salía, Soler me hablaba en un
tono muy paternalista, diciéndome que va a estar todo bien, que vamos a
ir a la casa, que iban a buscar al papá de mi hijo, Enrique Ghezan…”, al
que efectivamente secuestraron horas màs tarde.

Enrique Carlos Ghezan (secuestrado en Banco y Olimpo del 28/07/78
al 28/01/79). Lo reconoce del Olimpo. Dirigía una de las guardias.

Elsa Ramona Lombardo (secuestrado en Banco y Olimpo del 28/07 al
23/08/78). Lo escuchó entre los represores del Olimpo.

Jorge Osvaldo Paladino (secuestrado en Olimpo del 2/10 al 21/12/78).
También escuchó su apodo entre los represores del Olimpo.

Cristina Azucena Jurkiewicz (secuestrada en Olimpo del 11/10 al
24/10/78). Conversó con él a cara descubierta en el Olimpo. Pudo
reconocerlo en la audiencia, dijo: “Soler es alguien que estuvo charlando
conmigo, en un momento me llevo a una oficina, era alto, con rulos,
todavía se le parece, se parece al último señor que está allá a la
izquierda, ahora tiene el pelo canoso, lo tenía ondulado, rubio, peinado
hacia atrás, con unos rulos así en la nuca, él me sentó en su oficina, y me




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   447
dijo que yo me tenía que casar y tener hijos, que no me tenía que meter
en política…”. Recordó en la audiencia que Soler torturó a su madre,
María del Carmen Artero, y que participó en el homicidio de Fassano y
Révora.

Gilda Susana Agusti (secuestrada en Olimpo del 24/11/78 al 24/12/78).
Soler participó en su secuestro. Volvió a escuchar su nombre en del
Olimpo.

Mansur Estéfanos Azzam (secuestrado en Olimpo del 28/11/78 al
22/12/78). Lo recuerda del Olimpo. Escuchó su nombre y lo vio al
momento de su liberación.

Jorge Alberto Braiza (secuestrado en Olimpo el 28/11/78 al 22/12/78).
Lo recuerda del Olimpo. Participó en su secuestro. Agregó que tenía un
nivel de oficial o jefe, y que tenía su oficina. Indicó también que Soler
participó de la organización del traslado del 6 de diciembre.

Adriana Claudia Trillo (secuestrado en Olimpo el 28/11/78 al
22/12/78). Escuchó el sobrenombre de Soler en el Olimpo.

Gilberto Rengel Ponce (secuestrado en Olimpo del 7/12 al 21/12/78).
También escuchó ese apodo en el Olimpo.

Juan Agustín Guillén (secuestrado en Olimpo del 7/12/78 al 2/01/79).
Recordó que tenía uan oficina de inteligencia dentro del Olimpo. Dirigió
su secuestro y participó en su liberación. Estuvo en libertad en diversas
citas de control en bares.

Mónica Evelina Brull (secuestrada en Olimpo del 7/12 al 23/12/78). Lo
escucha en el Olimpo. Llevó del campo a su hijo con su familia. Agregó
que participó en su liberación.



      c. Lo que dice el acusado. En sus indagatorias del 2 y 15 de marzo
de 2005, declaró que no participó en los crímenes masivos que se le




                                  448
                Ministerio Público Fiscal de la Nación
                  Procuración General de la Nación



atribuyen y que no conoce ningún campo de concentración (fs. 17.213/27
y 17.342/7). Negó utilizar el nombre encubierto “Soler”, aunque
sorprendentemente señaló que ese apodo se lo pueden haber atribuido
porque en esa época leía el código penal y quería ser abogado. Puede
considerarse casi una confesión. De su “Legajo Especial” de la Policía
citado, surge que tenía especialidad en Abogacía, Procuración y
Escribanía (cfr. fs. 11). De su legajo de aspirante al Cuerpo de
Informaciones surge que trabajó en estudios de abogados, y
especialmente en el ítem “vocación”, se lee abogacía (legajo incorporado
por lectura).

      Indicó que entre los años 1976 y 1979 cumplió funciones en la
Dirección General de Inteligencia de la SSF, con el cargo de Auxiliar
sexto de Inteligencia. El mismo destino surge de su legajo (fs. 20).
Agregó que los Comisarios Tassara y Fioravanti fueron sus jefes.

      Una nota de fecha 31 de agosto de 1977 firmada por el Comisario
Tassara, Jefe del Departamento de Situación Subversiva, reconoce
especialmente a Rolón por su lucha contra la subversión, y solicita su
ascenso. Allí reconoce que el personal del Cuerpo de Informaciones de la
S.S.F., estaba adscripto al Departamento de Situación Subversiva.

      Lo calificaron especialmente entre los períodos de los años 1975 y
1978 por su actividad antisubversiva. Se resaltó la “dedicación fulltime
que impone a su labor” (ver “Foja de Concepto del personal del cuerpo
de Informaciones - Confidencial”).

      Hay un reconocimiento de los hechos que hace el acusado Rolón
en el cual se deslinda de responsabilidad, que merece transcribirse.
Refirió que: “todo lo que he hecho lo he hecho por orden de otro, es




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     449
decir, absolutamente ordenado, debido a la poca jerarquía y a su
antigüedad, lo cual lo eximía de grandes responsabilidades. […] ingresó
a la Policía Federal convencido en que su accionar era absolutamente
legal y que respondía a una obligación y a una vocación de servicio,
consustanciado con los verdaderos ideales que en ese momento
consideraba que eran la unión de la familia, y en provecho de un bien
común, como asimismo el bienestar de la población y los derechos
humanos”.

      Como en la época del campo concentracionario Atlético, “Soler”
sigue hoy aficionado al ping pong en el Complejo Penitenciario Federal
II de Marcos Paz (ver fs. 68/70 del legajo de personalidad).

En conclusión, se demostró la participación de Augusto Isidoro Rolón en
secuestros, torturas y homicidios. Se pudo acreditar que actuó
sucesivamente y sin interrupción, en las tres sedes del campo
concentracionario “ABO”, bajo el apodo de “Soler”. Fue visto por
primera vez en el Atlético por Jorge Allega, secuestrado el 9 de junio de
1977, mientras que dan cuenta de su permanencia hasta el final del
Olimpo los testimonios de Cid de la Paz, Villani, Merialdo, Lareu,
Cerruti, Caride, Taglioni, Fernández Blanco, Ghezan, Mansur Azzam,
Braiza, Trillo, Rengel Ponce, Guillén y Brull, por lo que podemos tener
por probada su participación en el circuito de represión desde el 9 de
junio de 1977 hasta hasta enero de 1979.

      En virtud de ello, Oscar Augusto Isidro Rolón debe responder
penalmente por los casos de Pablo Pavich, Adriana Marandet, Teresa
Israel, Daniel Alberto Dinella, María Isabel Valoy, Electra Lareu, Rafael
Belaustegui, Gustavo Groba, Graciela Nicolía, Jorge Allega, Daniel
Tocco, Ana María Careaga, Luis Allega, Liliana Fontana, Miguel
D´Agostino, Edith Zeitlin, Osvaldo Lavalle, Juan Marcos Herman,
Eduardo Castaño, Delia Barrera, Hugo Scutari, Rolando Pisoni, Irene
Bellocchio, Cecilia Minervini, Daniel Fernández, Pedro Vanrell, Juan
Carlos Seoane, David Vázquez, Rubén Córdoba, Ángel Reartes, Norma




                                  450
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
              Procuración General de la Nación



Puerto, Daniel Risso, Juan Carlos Guarino, María Elena Varela, Norma
Stremiz, Osvaldo Alonso, León Gajnaj, Lisa Levenstein, Salomón
Gajnaj, Alejandro Pina, Mirta González, Carlos Fernández Pereyra, Mirta
Trajtemberg, Marcos Lezcano, Adolfo Ferraro, Donato Martino, Alberto
Álvaro, Haydeé Barracosa, Antonio Migliari, Fernando Ulibarri, Susana
Copetti, Horacio Cid de la Paz, Gustavo Chavarino Cortés, Mario
Villani, Daniel Merialdo, Jorge Gorfinkiel, Lucía Tartaglia, Mariano
Montequín, Gustavo Fraire Laporte, Rubén Salazar, Laura Crespo,
Ricardo Moya, Stella Maris Pereiro, Guillermo Pagés Larraya, Luis
Guagnini, Gabriel Alegre, Nelva Alicia Méndez, Jorge Ademar Falcone,
Juan Héctor Prigione, Ana Arrastía, Gabriel Miner, Irene Mucciolo, Nora
Bernal, Jorge Toscano, Patricia Bernal, Armando Prigione, Marcelo
Weisz, Susana Mónica González, Juana Armelín, Nélida Lozano,
Osvaldo Acosta, Marcelo Senra, Julio Lareu, María del Carmen Rezzano,
Mariana Arcondo, Rafael Tello, Pablo Tello, Roberto Zaldarriaga,
Guillermo Moller, Julio Rearte, Rufino Almeida, Claudia Estévez, Raúl
Olivera Cancela, Fernando Díaz de Cárdenas, Hebe Cáceres, Oscar
Elicabe Urriol, Oscar Cantero Freire, Jorge Casalli Urrutia, José
Saavedra, Irma Niesich, Roberto Ramírez, Jesús Peña, Helios Serra
Silvera, Ana Piffaretti, Carlos Mazuelo, Elena Cario, Mabel Maero,
Isidoro Peña, Cristina Carreño Araya, Abel Mateu Gallardo, Franklin
Goizueta, Isabel Cerruti, Santiago Villanueva, Norma Leto, Jorge
Taglioni, Susana Caride, Rebeca Sacolsky, Isabel Fernández Blanco,
Enrique Ghezán, Graciela Trotta, Elsa Lombardo, Claudia Pereyra,
Edgardo Zecca, Miguel Benítez, Mario Romero, Jorge Tornay Nigro,
Porfirio Fernández, Próspero Barret Viedma, Jorge Paladino, Sergio
Cetrángolo, Jorge Lewi, Ana María Sonder, María del Carmen Artero,
Carlos Squeri, Alfredo Troitero, Marta Tilger, Luis Torres, Horacio




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                 451
Cuartas, Eduardo Martínez, Susana Larrubia, Jorge Robasto, Enrique
Basile, Emilia Smoli, Ada Marquat, Julia Zavala Rodríguez, Adolfo
Fontanella, Gustavo Blanco, Alfredo Giorgi, José Poblete, Gertrudis
Hlaczick, Marta Vaccaro, Hernando Deria, Hugo Merola, Jorge Braiza,
Adriana Trillo, Héctor Retamar, Mónica Brull, Juan Guillén, Gilberto
Rengel Ponce, Ricardo Poce.



      5. Raúl González es “Raúl” o “El Negro Raúl”.

      a. Identificación apodo con nombre. El primer indicio que se tuvo
para la identificación de “Raúl” o “Negro Raúl”, fue la declaración del
“Japonés” Martínez prestada en Suiza en 1981 ante la Federación
Internacional de los Derechos del Hombre. En ella se menciona que
“Raúl” es el Principal Raúl González. Fue la primer pista, como dijo
Careaga, para establecer su identidad (cfr. documento aportado por la
testigo en la audiencia).

Se confirmó por la declaración de Juan Antonio del Cerro. También
reconoce que: “Raúl podría ser el Comisario Raúl González de
Comunicaciones” (fs. 1144 del Legajo nro. 119).

En el listado de represores aportado por Mario Villani se documenta que
Raúl González estuvo en las tres sedes del campo, y que era Comisario
de la Policía Federal (cfr. listado aportado en la audiencia y el obrante a
fs. 46 de la causa n° 9373/2001, incorporada por lectura).

Su fotografía fue reconocida en el debate por las siguientes personas.

      Daniel     Aldo       Merialdo     (“este   es   Raúl,   lo   identifico
perfectamente”); Mario Villani (“Si, el Negro Raúl”); y Jorge Allega,
con la aclaración en éste último caso, de que al serle exhibidas sus
fotografías dijo que podía ser “el Padre o Raúl”, pero claramente pudo
identificar la cara de González con uno de los represores del Atlético, y




                                   452
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



además el mismo testigo dijo que El Padre y Raúl estaban juntos casi
siempre.

      La coincidente descripción física brindada por los sobrevivientes
corrobora su identificación. Entre ellos:

Jorge Allega: “Raúl era elegante, tipo serio, muy morocho, venía de
traje”. Daniel Aldo Merialdo: “era un poco más bajo que Taddei…,
morocho, cuadrado de cuerpo digamos, nariz un poco aguileña, no
tanto”. Mario Villani: “Un tipo de tez más bien oscura, pelo negro o
marrón oscuro, corto, altura media, con una actitud dura, serio”. Nora
Bernal: “estatura mediana, contextura más fuerte -que Soler-, y tez
mate, morocho”. Rufino Almeida: “pelo muy negro y           tupido, ojos
oscuros y mirada muy circunspecta, serio, agresivo en su trato, de tez no
morocho pero tez aceitunada… altura sería 1.65 ó 1.70 mts., no muy
alto”. Juan Carlos Guarino: “Raúl solía andar de traje” (cfr.
declaración obrante a fs. 21.684/6, incorporada por lectura cfr. art. 391
CPPN).

      En virtud de ello, se puede concluir que la persona que actuó en el
campo bajo el apodo de “Raúl” o “Negro Raúl” es Raúl González.



      b. Actuación en el campo. Los sobrevivientes que prueban la
presencia del acusado en el campo son:

Jorge Allega (secuestrado en Atlético, del 9/06/77 hasta fines de
septiembre, y en Banco del 14/04/78 al 10/07/78). Lo recuerda a Raúl del
Atlético. Le propuso allí trabajos de electrónica y comunicación en un
proyecto de intervención de antenas por los preparativos para el Mundial




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    453
de Fútbol. Por ese motivo fue trasladado a los campos de concentración
“Puesto Vasco” y “Pozo de Quilmes”, previo a ser reingresado al
“Banco” (conforme declaró en el debate y lo que surge de su declaración
documentada en el Legajo Conadep N° 7023, agregado al Legajo de
Prueba 234).

Horacio Cid de la Paz (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
15/11/77 al 18/02/79). En su testimonio lo menciona a “Raúl” en el
Atlético. Participó en su secuestro y tortura con picana eléctrica. Lo vio
en el Banco y el Olimpo. Supo que era un oficial de policía de
Inteligencia de Coordinación Federal (ICIA) que pasó a formar parte de
las Fuerzas de Tareas Especiales (FTE) que formó Minicucci en el Banco
(cfr. fs. 3 y 22 del informe publicado por Amnesty Internacional, obrante
en el Legajo Conadep 8153, y fs. 2 y 11 del Legajo de Prueba 563,
ambos incorporados por lectura).

Mario César Villani (Secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
18/11/77 hasta fines de enero del 79, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA). Lo vio en las tres sedes del campo.
Señaló que “El Negro Raúl… estaba entre la gente que parecía tener
más nivel de responsabilidad ahí dentro, estaba al mismo nivel que El
Padre… una actitud dura, serio… se hacía temer, uno no se podía
permitir con él mostrarse demasiado confianzudo”.

Daniel Aldo Merialdo (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
25/11/77 a fines de enero de 1979, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA). Participó en su secuestro y tortura. Lo
vio en las tres sedes del campo. Formaba parte de las patotas que
secuestraban y torturaban. Dijo que Raúl y el Padre eran parte del grupo
de ataque al equipo de prensa de la Organizaciòn Montoneros.

Nora Bernal (secuestrada en Banco en dos oportunidades: del 30 de
enero al 17 de febrero de 1978, y desde abril hasta mediados de junio de
1978). Lo vio en el Banco torturar a Jorge Toscano. Le pareció que era el




                                   454
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



jefe operativo del Banco. Le decían el segundo jefe. Fue Raúl quien la
liberó junto con “El Padre”.

Juan Carlos Guarino (secuestrado en Banco y Olimpo, desde principios
de mayo de 1978 hasta enero de 1979). Lo vio en el Banco y el Olimpo.
Indicó que tenía un nivel jerárquico elevado, y que parecía ser el segundo
de Fioravanti (listado de represores vistos, cfr. Legajo SDH 3256, y
declaración obrante a fs. 21.684/6, incorporada por lectura cfr. art. 391
CPPN).

Rufino Almeida (secuestrado en Banco del 4 de junio al 27 de julio de
1978). Participó en su interrogatorio y tortura. Luego estuvo al momento
de su liberación. Agregó “el Negro Raúl tenía cierta voz de mando”.

Claudia Estévez (secuestrada en el Banco del 4/06/78 al 27/07/78).
Participó en su secuestro (cfr. fs. 109/130 de la causa nº 9373/2001,
incorporada por lectura como prueba documental).

Isabel Fernández Blanco (secuestrada en Banco y Olimpo del 28/07/78
al 28/01/79). Participó en su secuestro en el Banco. Lo recuerda también
del Olimpo.

Enrique Carlos Ghezan (secuestrado en Banco y Olimpo del 28/07/78
al 28/01/79). Lo escuchó como integrante de la patota que lo secuestró.
Habló del teléfono de su casa al Banco diciendo: “Banco, si, habla Raúl,
el operativo terminó, llevamos tres dice, y también se identifica como
Raúl”.



c. Lo que dice el acusado. El 25 de agosto de 2005 negó su
responsabilidad en los hechos. Dijo que no estuvo en ningún centro




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   455
clandestino, ni tuvo apodos. Indicó que todos sus destinos fueron en el
área de Comunicaciones, la cual era exclusivamente técnica (ver fs.
20.600/19).

Sin embargo, dos meses más tarde, el 11 de octubre de 2005, ratificó el
escrito presentado originalmente por el acusado Falcón, indicando que
“La participación policial fue de simple apoyo a las acciones militares,
como    puede    ser     el   acompañar    en   patrullajes,   secundar   en
procedimientos tendientes al allanamiento y/o detenciones de personas
cuyos antecedentes ignorábamos, custodias de lugares y sobre todo
suministro de información proveniente de la red de inteligencia policial”.
Planteó que sólo cumplió órdenes que no podía cuestionar y que actuó
bajo obediencia debida (ver escrito obrante a fs. 22.043/058, ratificado en
la indagatoria de fs. 22.456/473).

Los testigos Raúl Córcoles Aguirre, Eduardo Butler, Eduardo Piazza,
Miguel Ángel Guardia y Luis Pérez Officialdeguy indicaron que
González fue el jefe de la Sección Servicios Especiales de la
Dependencia de Comunciaciones, y que prestó funciones en la Central
Salón Base durante el año 1978.

Ahora bien, tal versión no resulta de entidad suficiente para desvirtuar la
firme imputación realizada. En primer lugar, la función no operativa del
escalafón técnico fue desmentida por el actual jefe de la División del
escalafón Comunicaciones, Miguel Aníbal Giao. Señaló que: “el oficial
de comunicaciones tiene las mismas funciones que un oficial de
seguridad en la calle”

Por otro lado, el hecho de que haya cumplido tareas en el Departamento
Central de Policía no fue impedimento para su participación en los
grupos de tareas del campo. Porque conocemos que las guardias eran de
24 x 48 horas.

       Justamente fue el Negro Raúl, por sus conocimientos técnicos en el
área de Comunicaciones, quien se dedicó desde el campo de




                                     456
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



concentración “ABO” a la persecución de la Organización Montoneros y
la intervención de antenas por “Radio Liberación”. Como dijo su
compañero “El Turco Julián” en el Programa de “Anochecer” de Mauro
Viale, “cada integrante del grupo de tareas tenía los conocimientos
fundamentales para la lucha contra el terrorismo” (ver desgravación del
programa, incorporada por lectura).

      Jorge Allega indicó que como técnico en electrónica fue parte de
ese proyecto y dijo que el grupo de secuestrados que lo componía tenían
“todos una conexión con la electrónica y Radio Liberación”. Ubicó a
“Raúl” como el encargado del proyecto. También Juan Carlos Guarinio
fue parte del proyecto (cfr. declaración obrante a fs. 21.684, incorporada
por lectura cfr. art. 391 del CPPN, y declaración obrante en Legajo SDH
3256).

El testigo Eduardo Piazza señaló que para la época del Mundial de
Fútbol: “estaban haciendo un montón de interferencias de Radio
Liberación y se compraron unos aparatos para localizar la señal,
estuvimos afectados casi hasta el mundial para eso... si mal no recuerdo
era por Montoneros, interferían el programa de Tato, Siempre
Domingo”.

      Las funciones operativas del acusado surgen de su propio legajo
personal de la Policía Federal. El 19 de enero de 1977 se recomienda un
ascenso por la “detención de célula Montoneros”.

Se confirma también con lo declarado por el coimputado Kalinec el 20 de
julio de 2006. Dijo que conoció a González en un operativo en el año
1976 en la calle Guardia Vieja, donde funcionaba Radio Liberación de




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   457
Montoneros. Agregó que ahí se lo presentaron como técnico de
Comunicación (fs. 31.084/111).

Recordemos que Daniel Aldo Merialdo dijo que “El Negro Raúl” estaba
a cargo del secuestro del equipo nacional de prensa de la Organizaciòn
Montoneros. Este participó del secuestro de Horacio Cid de la Paz,
Daniel Merialdo, Luis Guagnini, Guillermo Pagés Larraya y en el de
Nelva Méndez de Falcone y Jorge Falcone, padres de Jorge Falcone.
Todos integrantes del área de prensa de Montoneros.

En conclusión, se demostró la participación de Raúl González en
secuestros, torturas y homicidios. Se pudo acreditar que actuó
sucesivamente y sin interrupción, en las tres sedes del campo
concentracionario “ABO”, bajo el apodo de “Raúl” o “El Negro Raúl”.
Fue visto por primera vez en el Atlético por Jorge Allega, secuestrado el
9 de junio de 1977. Hasta el final del Olimpo lo vieron Cid de la Paz,
Villani, Merialdo y Fernández Blanco, por lo que podemos tener por
probada su participación en el circuito de represión desde el 9 de junio de
1977 hasta enero de 1979 (mismo período que Rolón).

      En virtud de ello, Raúl González debe responder penalmente por
los mismos hechos identificados en el caso de Rolón.



      6. Eufemio Jorge Uballes es “Anteojito Quiroga” o “Führer”.

      a. Identificación apodo con nombre. El primero que revela su
identidad es “El Japonés” Martínez en su declaración del año 1981. Allí
menciona a “Quiroga” como el “Principal Uballes de Transmisiones”.
Incluso lo señala como integrante de la Triple A.

      Esra circunstancia se corrobora en el año 1985 por Juan Antonio
Del Cerro. Refirió que: “Anteojito Quiroga era el Subcomisario Uvalles
de la Superintendencia de Comunicaciones” (fs. 1143 del Legajo nro.
119, incorporado por lectura).




                                  458
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Algunos sobevivientes lo señalaban también como “El Führer”.
Por ejemplo Mario Villani, Jorge Allega y Daniel Merialdo.

      Fue reconocido fotográficamente por Mario Villani. Señaló que:
“como su apodo lo indica usaba anteojos, un hombre joven… creo
recordar que tenía unas incipientes entradas en el cabello, hombre
joven… delgado, no flaco pero delgado, no mucho más…”.

      Otros sobrevivientes coincidieron en su descripción física. Daniel
Aldo Merialdo: “Era más bien con ojos…, tenía anteojos, mediana
estatura, las edades yo creí que eran todos más grandes que yo, y
después tenían muchos como nosotros, o poco más. Ojos medio saltones,
no recuero si tenía bigotes, pero creo que tenía bigotes, tez blanca”, y
dijo que dentro del Campo “le decían Anteojito Quiroga o el Führer, la
relación con el apellido también, en esta etapa que hicimos nosotros
mismos”. Ana María Arrastía Mendoza: “se trataba de un individuo no
muy alto, 1.70 mts. de estatura, pelo negro, lacio, frente amplia, ojos
oscuros, nariz recta, tez blanca, de unos 30 años de edad; cara más bien
delgada y angulosa, usaba anteojos” (cfr. fs. 145/55 del Legajo nro. 157,
incorporado por lectura).

Su legajo personal deja la siguiente constancia: “Estatura: 1,70. Color
del cutis: blanco, del cabello: castaño; de la barba: afeitada. Frente
amplia [...] Nariz dorso: recto...”, y que Uballes nació el 25 de abril de
1947, por lo que en 1977 tenía 30 años de edad.

La prueba es concluyente, la persona que actuó en el campo bajo el
apodo de “Anteojito Quiroga” o “Führer” es Eufemio Jorge Uballes.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   459
      b. Actuación en el campo. Los sobrevivientes que prueban la
presencia del acusado en el campo son:

Jorge Allega (secuestrado en Atlético, del 9/06/77 hasta fines de
septiembre, y en Banco del 14/04/78 al 10/07/78). Da cuenta de la
presencia de “Anteojito” en el Atlético. Lo reconoce en una de las
guardias junto con Baqueta. Se hacía llamar “Führer” por su fijación con
el nazismo. Dijo que Baqueta y Anteojito “eran Nazis, eran patológicos.
Una vez nos reúnen a todos los detenidos en la mesa de ping pong, uno
se hace atar por el otro, y en forma alternada Anteojito o Baqueta, se
hacen castigar con cadenas atados en una columna, algo espantoso, se
golpeban entre ellos, lo tengo muy presente. Ellos generalmente jugaban
al ping pong, ellos dos principalmente”. Este acusado también mantiene
la misma afición en su unidad de detención (ver informe social ambiental
agergado en su legajo de personalidad).

Ana María Careaga (secuestrada en Atlético del 13/06 al 30/09/77). Lo
recuerda del Atlético. Dirigió junto con “Baqueta” su tortura. Indicó que
Anteojo Quiroga la interrogó en el momento previo a recuperar la
libertad.

Miguel Ángel D´Agostino (secuestrado en Atlético del 2/07 al
30/09/77). Lo menciona en el Atlético. Dijo que era interrogador con
picana eléctrica.

Delia Barrera (secuestrada en Atlético del 5/08 al 4/11/77). Participó en
su tortura y en la de su marido en el “quirófano” de al lado. Dijo: “Me
hacía gritar “Heil Hitler” durante la tortura”. Por otro lado, dio cuenta
de la presencia diaria del mismo: “Escuchábamos versiones de discursos
de Hitler todas las noches. El Führer les hacia gritar “Heil Hitler”, El
Führer es Uballes”.

Horacio Cid de la Paz (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
15/11/77 al 18/02/79). Recuerda que Anteojo Quiroga estuvo en las tres
sedes del campo. Era un oficial de policía de Inteligencia de




                                 460
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Coordinación Federal y luego de FTE (Fuerzas de Tareas Especiales).
Agregó que era uno de los oficiales que integraba el equipo especial
encargado de los “traslados” (fs. 3, 22 y 28 del Legajo Conadep 8153, y
fs. 11 del Legajo nro. 563, ambos incorporados por lectura).

Mario César Villani (Secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
18/11/77 hasta fines de enero del 79, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA). Lo vio en Atlético y Banco. Dijo que:
“…hacía dupla con otro que le decían Baqueta, él era Jefe de uno de los
grupos de guardia, y eran duros los dos”. Del listado de represores
aportado, surge que indistintamente se lo llamaba “Anteojo Quiroga” o
“Führer”.

Daniel Aldo Merialdo (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
25/11/77 a fines de enero de 1979, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA). Lo recuerda de las guardias en el
Banco. Dijo que: “Anteojo Quiroga hacía una dupla con Baqueta…
formaba parte de las guardias que ellos realizaban, filonazis, los dos,
Anteojito mas, creo que también le decían el Führer, con una postura
también bastante cruel a nivel personal, pero también formaba parte del
trabajo… era una dupla de esas guardias temidas”.

Nelva Méndez de Falcone (secuestrada en Banco del 14/01 al 27/02/78).
Recuerda la presencia del “Führer” en el Banco. Obligaba a los
prisioneros a que lo saludaran con el saludo nazi (fs. 2 Legajo Conadep
3021, incorporado al Legajo de Prueba 307, y declaración prestada en el
marco de la causa 13/84, ambos incorporados por lectura).

Ana María Arrastía (secuestrada en Banco el 26 de enero de 1978).
Señaló que “...después del interrogatorio de Calculín… fue indagada por




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   461
Anteojito [...] Anteojito la golpeó con puños y pies al interrogarla,
siendo secundado por otras personas que no intervenían en los castigos
sino que parecían ser aprendices en la tarea de torturar…” (cfr. fs.
20.878/82 incorporado por lectura cfr. art. 391 del CPPN y fs. 147 del
Legajo nro. 157, incorporado por lectura).

Nora Bernal (secuestrada en Banco en dos oportunidades, del 30 de
enero al 17 de febrero de 1978 y desde abril hasta mediados de junio de
1978). Escuchó el apodo de Anteojito Quiroga en el Banco.

Juan Carlos Guarino (secuestrado en Banco y Olimpo, desde principios
de mayo de 1978 hasta enero de 1979). Recuerda que era jefe de guardia
en el Banco. Le dijo al testigo que tenía conocimientos técnicos en
comunicaciones, por motivo de las interferencias de “Radio Liberación”
en las señales de televisión para la época del Mundial (cfr. declaración
obrante a fs. 21.684/6, incorporada por lectura cfr. art. 391 del CPPN, y
relato obrante en Legajo SDH 3256, incorporado por lectura).

Norma Teresa Leto (secuestrada en Banco del 25/07 al 14/08/78). Lo
recuerda del Banco.

Susana Caride (secuestrada en Banco y Olimpo, del 26/07 al 23/12/78).
Lo recuerda del Banco como Anteojo Quiroga, a quien también llamaban
Anteojito.

Ivan Troitero (presenció el secuestro de sus padres el 12 de octubre de
1978). Escuchó el apodo El Führer en el secuestro de sus padres. Le dijo
que a su hermano lo habían reventado a tiros ahí mismo, cuando salió
corriendo.

Isabel Fernández Blanco (secuestrada en Banco y Olimpo del 28/07/78
al 28/01/79). Lo recuerda en el Banco y el Olimpo como Anteojo
Quiroga. Dijo que “participó en el secuestro de algunos compañeros,
como el de Mario Romero”.




                                 462
            Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



Jorge Alberto Braiza (secuestrado en Olimpo el 28/11/78 al 22/12/78).
Lo recuerda como el Führer en el Olimpo y que permaneció hasta el
momento de su liberación. Lo dijo en la audiencia con estas palabras:
“estaba uno que le decían El Führer, que también me llamaba la
atención, porque a Puchi, también le decíamos de chico Führer, porque
se llamaba Adolfo”.



      c. Lo que dice el acusado. El 25 de agosto de 2005 señaló que hizo
toda su carrera en el área de Comunicaciones. Dijo que preparó la
Sección para el Mundial de 1978 y la guerra de Malvinas, y que su
función era localizar radios clandestinas (cfr. fs. 20.643/660, 31.353/361
y 32.063/071).

      Sobre sus destinos en el área de Comunicaciones, declararon los
testigos Raúl Córcoles Aguirre y Marcelo Fernández. El propio Juan
Antonio Del Cerro dijo que Uballes era de la Superintendencia de
Comunicaciones, aunque también brindó su apodo de guerra en el
campo.

      Igual que en el caso de Raúl González, su destino en dependencias
policiales del sector de Comunicaciones no es impedimento para aseverar
que actuó en los grupos de tareas de las tres sedes del campo, por el
régimen de guardias. Además, Juan Carlos Guarino dijo que Uballes
estaba dentro del grupo de represores abocado a todo lo que tenía que ver
con las interferencias de las señales de televisión para la época del
Mundial. Especialmente con el grupo de secuestrados vinculados con
“Radio Liberación”, pues tenía conocimientos técnicos sobre el tema (cfr.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   463
declaración obrante a fs. 21.684, incorporada por lectura cfr. art. 391 del
CPPN).

      Sobre el final de su carrera policial, en el año 1983 la Junta de
Calificaciones lo declaró “inepto para el servicio efectivo, por fallas en
factor profesional… llegó al límite de su carrera, rendimiento general
deficiente, falta de sentido de responsabilidad”. Evidentemente “El
Führer” no pudo adaptarse a las condiciones de la nueva época.

      En conclusión, se demostró la participación de Eufemio Jorge
Uballes en secuestros, torturas y homicidios. Se pudo acreditar que actuó
sucesivamente y sin interrupción, en las tres sedes del campo
concentracionario “ABO”, bajo el apodo de “Anteojo Quiroga” o “El
Führer”. Fue visto por primera vez en el Atlético por Jorge Allega,
secuestrado el 9 de junio de 1977. Hasta el final del Olimpo prueban su
presencia los testimonios de Troitero, Fernández Blanco y Braiza, por lo
que podemos tener por probada su participación en el circuito de
represión desde el 9 de junio de 1977 hasta enero de 1979 (mismo
período que Rolón).

      En virtud de ello, Eufemio Jorge Uballes debe responder
penalmente por los mismos hechos identificados en el caso de Rolón.



      7. Juan Carlos Falcón es “Kung Fu”.

      a. Identificación apodo con nombre. El mismo acusado Falcón
reconoció que el apodo de Kung Fu se le atribuyó a raíz de “la causa
Peregrino Fernández y de la publicación del libro Nunca Más” (cfr.
indagatoria de fs. 20.566/84).

      Rodolfo Peregrino Fernández fue un oficial de la Policía Federal
que participó en la represión ilegal, y que declaró el 8 de marzo de 1983
ante la Comisión Argentina de Derechos Humanos de las Naciones
Unidas, oportunidad en que reveló información sobre el Terrorismo de




                                  464
               Ministerio Público Fiscal de la Nación
                  Procuración General de la Nación



Estado y en particular sobre de la participación del Ministerio del
Interior. Partes de sus declaraciones obran en el libro “Nunca Más”,
incorporado como prueba documental.

      Juan Antonio Del Cerro indicó que: “Kung Fú es un suboficial de
la Policía Federal” (fs. 1144 Legajo 119, incorporada por lectura).

      En el año 1987 la Fiscalía consideró que había prueba suficiente
para entender que el nombrado actuó bajo el apodo de “Kung Fu” en las
tres sedes del campo (cfr. fs. 1197 de la causa 14.216/03).

      En el debate lo reconocieron fotográficamente los siguientes
sobrevivientes.

      Pedro Vanrell (“kung fu”); Jorge Allega (“aahh si, Kung Fu”);
Miguel Ángel D´Agostino (“creo haberlo visto, pero no puedo decir
quién es”); Nora Bernal (“Kung Fu”); Mario Villani (“lo veo clarito
como conocido, pero no conecto con el nombre”); Daniel Aldo
Merialdo (“estoy casi seguro que es kung fu”). Este último testigo indicó
en la audiencia, que en el año 2009 reconoció fotografías de Kung Fu.

      La coincidencia física brindada por los sobrevivientes es
concluyente.

      Pedro Vanrell: “Kung Fu debe tener 1,72 de altura masomenos,
era flaco, pelo cortito, edad en ese momento tendría 31 años masomenos,
un poco más tal vez, color de pelo morocho”. Jorge Allega: “Una
persona muy atlética, muy movediza, muy atlética y muy ágil, altura
mediana, le tengo que decir que siempre estaban vestidos sport…
estaban como cualquiera de nosotros, una persona así, diría ágil y
saltarina y muy violenta”. Miguel Ángel D´Agostino: “…su cara de




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    465
rasgos duros, con ojos algo, no sé si achinados, pero podía ser por sus
rasgos de los ojos, hacia lo oriental, no era muy concreto…”. Delia
Barrera: “uno de fajina, muy alto, morocho, de 1.85… la última figura
que veo es al hombre grandote, que tenía ojos achinados”. Nora Bernal:
“Kung Fu era alto, atlético, joven y tez mate”. Daniel Aldo Merialdo:
“morocho, corpulento, muy bien formado, muy fibroso, siempre en
actitud como de pegar… tenía un uniforme de negro, actitud agresiva, yo
dije que era alto, pero no, para mí era robusto, si, puede ser alto, pero
no lo tengo claro en este momento, lo imagino como alguien fuerte
digamos, con mucha fuerza y mucho músculo”. Mario Villani: “era un
muchacho joven, altura media, pelo oscuro, castaño o negro, altura
mediana dije, más bien no delgado, pero digamos no era corpulento, era
una persona atlética, recuerdo en este momento en mi memoria la
expresión de los labios y la forma de la nariz, pero sería difícil
describirlo”.

      Su legajo personal lo describe: de 1,80 m. de altura, de cutis
blanco, cabello crespo, con frente despejada y párpados descendentes. En
1977 tenía 32 años de edad.

      En virtud de ello, se puede concluir que la persona que actuó en el
campo bajo el apodo de “Kun Fu” es Juan Carlos Falcón.



      b. Actuación en el campo. Los sobrevivientes que prueban la
presencia del acusado en el campo son:

Jorge Allega (secuestrado en Atlético, del 9/06/77 hasta fines de
septiembre, y en Banco del 14/04/78 al 10/07/78). Su presencia en el
Atlético no la olvida. Cree haberlo visto también en el Banco. Formaba
parte de las guardias, “si alguien se levantaba el tabique era golpeado,
venían subrepticiamente a golpearnos, era el caso de Kung Fu… una
persona ágil y saltarina, y muy violenta, que hacía ataques a un detenido




                                 466
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



de tipo karateca, con golpes de patadas. Esto ocurría en Club Atlético, lo
vi muchísimo, siempre”.

Luis Federico Allega (secuestrado en Atlético del 13/06 al 8/07/77). Lo
menciona en el Atlético.

Ana María Careaga (secuestrada en Atlético del 13/06 al 30/09/77).
Dijo que “una vez estaba llorando una chica y vino un guardia, Juan
Carlos Falcón, alias Kung Fu, se la llevó a un quirófano y escuchamos
los gritos, después la trajo de vuelta a la celda y le dijo acá no se puede
reír ni llorar, entendiste”.

Miguel Ángel D´Agostino (secuestrado en Atlético del 2/07 al
30/09/77). Lo recuerda como uno de los guardias que controlaba el sector
de celdas. Lo torturó especialmente con picana por levantarse el tabique.
Supo que Kung Fu abusó sexualmente de una de las secuestradas,
“aproximadamente el 14 ó 15 de julio traen en las celdas 20 ó 22 a dos
chicas, una de ellas me comenta que estaba angustiada porque la había
violado, Kung Fu la había violado, porque él le había dado la
posibilidad de que la picanee o que sea violada, y ella optó ser violada,
es terrible, pero bueno, esto sucedía”.

Delia Barrera (secuestrada en Atlético del 5/08 al 4/11/77). Participó en
su secuestro. Lo recuerda del Atlético. La golpeó muy fuerte con piñas y
patadas, y comprobó que por eso le decían Kung Fu. Recordó que el
acusado “no quería que las mujeres lloraran, y cuando lo hacían las
golpeaba”. Después de la paliza dejó de llorar, dijo “las lágrimas se me
fueron para adentro”.




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    467
Daniel Eduardo Fernández (secuestrado en Atlético del 13/08/77 al
13/09/77). Lo menciona en el Atlético. Practicaba artes marciales con los
secuestrados.

Pedro Vanrell (secuestrado en Atlético del 19/08 al 23/09/77). Participó
repetidamente en su tortura. Practicaba artes marciales con los
secuestrados. Recordó que el día de la primavera del año 1977, lo acusó
de ver a través del tabique, y le tiró una patada a la cara. El testigo no se
movió. Kung Fu no descubrió que veìa por la venda.

Marcos Jorge Lezcano (secuestrado en Atlético del 3/11 al 27/11/77).
Lo recuerda como guardia en el Atlético (cfr. Legajo Conadep N 1485 y
fs. 57/9 del Legajo de Prueba 228, ambos incorporados por lectura).

Adolfo Ferraro (secuestrado en Atlético del 3/11 al 27/11/77). Tambièn
lo recuerda como guardia en el Atlético (cfr. declaración obrante a fs.
537 del Legajo de Prueba 120, incorporado por lectura).

Donato Martino (secuestrado en Atlético del 3/11 al 8/11/77). Lo
menciona como guardia en el Atlético (cfr. Legajo Conadep N 1482,
incorporado por lectura).

Horacio Cid de la Paz (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
15/11/77 al 18/02/79). Lo vio en el Atlético. Participó en su secuestro e
interrogatorio. Lo recuerda como parte del grupo grupo especial
encargado de los traslados (cfr. fs. 28 del Legajo Conadep 8153 y fs. 2
del Legajo de Prueba 563, ambos incorporados por lectura).

Mario César Villani (Secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
18/11/77 hasta fines de enero del 79, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA). Lo vio en Atlético y Banco. Dijo que
“era una persona que normalmente estaba en los grupos de guardia, y
cuando él estaba de guardia, era una persona que tenía aparentemente
conocimientos de karate, entonces le gustaba practicar patadas
voladoras, esas cosas, para lo cual sacaba algunos prisioneros fuera de




                                   468
                Ministerio Público Fiscal de la Nación
                  Procuración General de la Nación



las celdas, los ponía contra la pared, y ensayaba su patada voladora y
entrenaba con los prisioneros”.

Daniel Aldo Merialdo (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
25/11/77 a fines de enero de 1979, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA). Da cuenta de su presencia en Banco y
Olimpo, con certeza. Dijo que: “Kung Fu era un personaje que vestía
siempre con un uniforme negro, con borceguíes, su nombre está
asociado a las prácticas que hacía con los secuestrados, golpes...
siempre en actitud como de pegar, formaba parte de los grupos de
tareas…, fundamentalmente en Banco”.

Nelva Méndez de Falcone (secuestrada en Banco del 14/01 al 27/02/78).
Lo recuerda como guardia en el Banco (cfr. fs. 2 del Legajo Conadep
3021 y fs. 40/56 del Legajo de Prueba 307, ambas incorporadas por
lectura).

Nora Bernal (secuestrada en Banco en dos oportunidades: del 30 de
enero al 17 de febrero de 1978, y desde abril hasta mediados de junio de
1978). Lo menciona como guardia en el Banco.

Juan Carlos Guarino (secuestrado en Banco y Olimpo, desde principios
de mayo de 1978 hasta enero de 1979). Lo recuerda en el Banco (cfr.
Legajo SDH 3256, incorporado por lectura).

Julio Eduardo Lareu (secuestrado en Banco y Olimpo, del 29/05 al
22/12/78). Lo reconoce del Banco y del Olimpo.

María del Carmen Rezzano (secuestrada en Banco del 31/05 al
16/06/78). Lo recuerda a Kung Fu como el que golpeaba las cadenas en
las guardias.




      UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
       DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     469
Mariana Patricia Arcondo (secuestrada en Banco del 31/05 al
16/06/78). Lo recuerda en el Banco, que: “que pasaba permanentemente
golpeando una cadena contra las puertas de los calabozos, era su forma
de asustar, la idea era que estuviésemos siempre con miedo”.

Julio Fernando Rearte (secuestrado en Banco del 1/06 al 25/06/78). Lo
escuchó en el Banco.

Hebe Margarita Cáceres (secuestrada en Banco, desde los primeros
días de junio, posiblemente el 3/06/78, permaneciendo aproximadamente
un mes). Participó en su secuestro y tortura.

Rufino Almeida (secuestrado en Banco del 4 de junio al 27 de julio de
1978). Participó en su secuestro. Lo recuerda también del Banco.

Juan Franco Zottarel (secuestrado en Banco del 5/06 al 25/06/78). lo
menciona como guardia en el Banco.

Oscar Alberto Elicabe Urriol (secuestrado en Banco del 6/06 al
18/07/78). Lo escuchó en el Banco, “en una oportunidad, Kung Fu dejó
traslucir que venía de otro lado donde las condiciones eran peores y
decía que podíamos ir a uno mejor que el actual llamado Granja” (cfr.
declaraciones testimoniales obrantes a fs. 2186/7 del Legajo N° 119 y fs.
26/29 Legajo de Prueba N° 275, y Legajo Conadep N° 7029, todos
incorporados por lectura).

Claudio Roberto Dávila (secuestrado en Banco del 6/06 al 26/06/78). lo
recuerda del Banco.

José Alberto Saavedra (secuestrado en Banco del 10/06 al 22/06/78).
Lo recuerda como guardia en el Banco (cfr. fs. 1003 del Legajo nro. 119,
incorporado por lectura).

Isabel Teresa Cerruti (secuestrada en Banco y Olimpo, del 22/07/78 al
26/01/79). Lo recuerda del Olimpo.




                                  470
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



Norma Teresa Leto (secuestrada en Banco del 25/07 al 14/08/78). Lo
recuerda en el Banco.

Susana Caride (secuestrada en Banco y Olimpo, del 26/07 al 23/12/78).
lo menciona en el Banco.

Isabel Fernández Blanco (secuestrada en Banco y Olimpo del 28/07/78
al 28/01/79). Lo escuchó entre los represores del Banco y el Olimpo.

Cristina Azucena Jurkiewicz (secuestrada en Olimpo del 11/10 al
24/10/78). Lo recuerda del Olimpo.

Jorge Alberto Braiza (secuestrado en Olimpo el 28/11/78 al 22/12/78).
Lo menciona en el Olimpo.

Gilberto Rengel Ponce (secuestrado en Olimpo del 7/12 al 21/12/78).
Lo recuerda como integrante de los grupos de tareas del Olimpo.



      c. Lo que dice el acusado. El 25 de agosto de 2005 declaró que los
hechos de la acusación los conoció al publicarse el libro “Nunca Más”.
Que a partir del golpe de Estado cumplió funciones para el Ministerio del
Interior en la Comisaría Casa de Gobierno, en la protección física del
Ministro. Sobre el apodo que se le atribuye, reconoció que en los años 70
practicaba karate en el círculo policial, lo que también fue confirmado
por el testigo Oscar Eduardo Cidré Rodríguez durante el debate (ver
indagatoria obrante a fs. 20.566/84).

Sin embargo, un mes más tarde, el 28 de septiembre de 2005, dijo que en
la época de los hechos “era un oficial subalterno que carecía de poder de
decisión dentro de un sistema de mandos preciso y controlado que puso




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   471
a la policía bajo control operacional del Ejército en la guerra contra el
terrorismo… Los policías no sabían, no participaban, ni eran
consultados en el planeamiento, estrategia y táctica frente al conflicto…
simplemente recibimos la orden de secundar limitadamente a las Fuerzas
Armadas… La participación policial fue de simple apoyo a las acciones
militares, como puede ser el acompañar en patrullajes, secundar en
procedimientos tendientes al allanamiento y/o detenciones de personas
cuyos antecedentes ignorábamos, custodias de lugares y sobre todo
suministro de información proveniente de la red de inteligencia policial”.
Planteó que sólo cumplió órdenes que no podía cuestionar y que actuó
bajo obediencia debida (ver escrito obrante a fs. 22.043/58, ratificado en
la indagatoria de fs. 22.242/259).

Los testigos Oscar Eduardo Cidré Rodríguez, Eduardo Jorge Fernández,
Osvaldo Rafael Onel y Norberto Rubén Gosende recordaron que el
acusado prestó funciones como custodio del Ministro del Interior. Pero
todos reconocieron que estas tareas eran rotativas, trabajaban 24 horas x
48 de descanso.

      De su legajo personal surge la recomendación por “Actos
destacados del servicio” del 14 de julio de 1975 por “conocer y
desbaratar el accionar de la Liga Comunista Revolucionaria en sección
Departamento Sumarios”.

      Su destino en los años 1975 y 1976 fue la Superintendencia de
Seguridad Federal, primero en el Dpto. de Sumarios y luego en la
Jefatura. Allí compartió destino con el Comisario Fioravanti y todos los
acusados de la Policía Federal. En el año 1977 fue asignado como como
custodio del Ministro Harguindeguy, quien anteriormente había sido el
Segundo Comandante del Primer Cuerpo del Ejército, y por ende
Responsable de la Subzona Capital Federal, bajo cuya dependencia
estuvo el circuito “ABO”, donde prestó funciones el acusado (sobre
Harguindeguy ver el libro “Memoria Debida”, de D´Andrea Mohr, p.
120, incorporado por lectura).




                                     472
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Públicamente Rodolfo Peregrino Fernández señaló la vinculación
del Ministro Harguindeguy con el homicidio del Obispo Angelelli y de
los padres Palotinos. También con el caso de la fábrica Acindar en Villa
Constitución en el año 1975, donde hubo 300 detenciones y 20
desapariciones. Juan Antonio Del Cerro dijo que ese año participó en el
procedimiento de Villa Constitución (cfr. fs. 1143 del Legajo 119).
Recordemos que en ese entonces el Gerente de Acindar era Martínez de
Hoz, futuro Ministro de Economía después del golpe de marzo de 1976.

      El legajo administrativo P-290972/76 de la Policía Federal,
caratulado “Accidente” e incorporado durante el debate, da cuenta de una
herida de bala que sufrió Juan Carlos Falcón el 25 de noviembre de 1976,
cuando se encontraba con el Inspector Rodolfo Peregrino Fernández. La
relación entre estos represores es inequívoca.

      La versión oficial de ese episodio fue la misma que se hizo constar
en el homicidio de Fassano y Révora, “los atacantes se dieron a la fuga”.

En conclusión, se demostró la participación de Juan Carlos Falcón en
secuestros, torturas y homicidios. Se pudo acreditar que actuó
sucesivamente y sin interrupción, en las tres sedes del campo
concentracionario “ABO”, bajo el apodo de “Kung Fu”. Fue visto por
primera vez en el Atlético por Jorge Allega, secuestrado el 9 de junio de
1977. Hasta el final del Olimpo prueban su presencia los testimonios de
Merialdo, Lareu, Isabel Cerruti, Fernández Blanco, Jurkiewicz, Braiza y
Rengel Ponce, por lo que podemos tener por probada su participación en
el circuito de represión desde el 9 de junio de 1977 hasta enero de 1979
(mismo período que Rolón).




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    473
      En virtud de ello, Juan Carlos Falcón debe responder penalmente
por los mismos hechos identificados en el caso de Rolón.



      8. Luis Juan Donocik es “Polaco Chico”.

a. Identificación apodo con nombre. Su vinculación con la causa surge
del primer listado de represores aportado por Mario Villani en el año
1985. Allí surge que “Polaco Chico” es Donocik, un suboficial de la
Policía que vio en las tres sedes del campo (cfr. fs. 1105/1111 del Legajo
de Prueba 119, incorporado por lectura). Lo mismo aparece en el listado
aportado por Juan Carlos Guarino, que lo vio en el Banco y el Olimpo
(cfr. Legajo SDH 3256).

Jorge Allega, Daniel Merialdo y Mario Villani identificaron al acusado
en el debate a través de sus fotografías. Lo reconocieron como “Polaco
Chico”.

Jorge Allega lo reconoció en la misma sala de audiencias. Dijo: “puedo
decir que está acá, lo conozco, me mira siempre, me conoce, la primera
persona que esta acá en esta fila, me mira, es Polaco Chico”.

      El gendarme Omar Eduardo Torres también lo reconoció en las
fotografías exhibidas en la audiencia, aunque lo identificó como “el
Alemán”. Recordó su cara como perteneciente a uno de los represores del
“CCD Olimpo”.

      Los sobrevivientes coincidieron en su descripción física.

      Daniel Aldo Merialdo: “más bien alto, grandote, pelo rubio, pelo
cortado chiquito, cara redonda”. Mario Villani: “era alto, castaño
rubión, hombre joven, la jugaba de bueno”. Susana Caride: sobre
Polaco Chico y Grande dijo “no sé si por la edad el apodo, porque eran
bastante parecidos, eran bastante grandotes, de tez blanca, no sé si eran
rubios”.




                                 474
                Ministerio Público Fiscal de la Nación
                  Procuración General de la Nación



      Esta descripción fisonómica también concuerda con la que consta
en su Legajo personal de la Policía Federal. Lo describe de 1,78 metros
de altura, cutis blanco, cabello rubio, de frente amplia y ojos color
celeste. Tenía veintiocho años de edad al momento de los hechos.

Con el mismo documento se prueba que “Polaco Chico” tuvo asignado el
mismo destino que el resto de los acusados entre el año 1977 y 1978:
Superintendencia de Seguridad Federal. Primero el Departamento
Sumarios y luego el de Situación Subversiva de la Dirección General de
Inteligencia.

      En virtud de todo ello, se puede concluir que la persona que actuó
en el campo bajo el apodo de “Polaco Chico” es Luis Juan Donocik.



      b. Actuación en el campo. Los sobrevivientes que prueban la
presencia del acusado en el campo son:

Jorge Allega (secuestrado en Atlético, del 9/06/77 hasta fines de
septiembre, y en Banco del 14/04/78 al 10/07/78). Lo vio a “Polaco
Chico” a cargo de una de las guardias del campo.

Delia Barrera (secuestrada en Atlético del 5/08 al 4/11/77). Lo escuchó
en el Atlético.

Mario César Villani (Secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
18/11/77 hasta fines de enero del 79, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA). Lo vio en las tres sedes del campo,
“lo tengo en la celda todo el tiempo”.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     475
Horacio Cid de la Paz (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
15/11/77 al 18/02/79). Recuerda al “Polaco chico” del campo (fs. 11
Legajo de Prueba 563, incorporado por lectura).

Daniel Aldo Merialdo (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
25/11/77 a fines de enero de 1979, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA). Lo vio a Polaco Chico en las tres
sedes del campo. Dijo que “formaba parte de la patota”.

Juan Carlos Guarino (secuestrado en Banco y Olimpo, desde principios
de mayo de 1978 hasta enero de 1979). Lo recuerda como guarda en el
Banco. En el Olimpo era de la patota (cfr. declaración obrante a fs.
21.684/6 incorporada por lectura cfr. art. 391 CPPN, y listado de
represores vistos, obrante en Legajo SDH 3256).

Julio Eduardo Lareu (secuestrado en Banco y Olimpo, del 29/05 al
22/12/78). Lo menciona entre los represores del campo.

Oscar Alberto Elicabe Urriol (secuestrado en Banco del 6/06 al
18/07/78). Lo recuerda entre los represores del Banco (cfr. declaración
testimonial del 27/02/87, fs. 26/29 del Legajo de Prueba N° 275, y
Legajo Conadep N° 8256).

Isabel Teresa Cerruti (secuestrada en Banco y Olimpo, del 22/07/78 al
26/01/79). Lo recuerda en el Olimpo.

Susana Caride (secuestrada en Banco y Olimpo, del 26/07 al 23/12/78).
Lo menciona a cargo de una guardia en el Olimpo.

Jorge Taglioni (secuestrado en Banco y Olimpo del 28/07/78 al
26/01/79). Lo escuchó regularmente en el Olimpo. Pertenecía a las
“patotas”.

Isabel Fernández Blanco (secuestrada en Banco y Olimpo del 28/07/78
al 28/01/79). Lo escuchó entre los represores del “Banco”. Lo recuerda
también del “Olimpo”. El “Polaco Chico” le dijo que lo afectó
personalmente el suicidio de un prisionero.




                                 476
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



Enrique Carlos Ghezan (secuestrado en Banco y Olimpo del 28/07/78
al 28/01/79). Lo recuerda del Olimpo. Al “Polaco Chico” comenzaron a
llamarlo “el quebrado” después del suicidio de un compañero. Él les
decía, “esto no va más, es una carnicería”.

Mónica Evelina Brull (secuestrada en Olimpo del 7/12 al 23/12/78).
Escuchó el apodo “el Polaco” entre los represores.

Omar Eduardo Torres. Recuerda al “Polaco Chico” entre los
integrantes de la “patota” del Olimpo. Era un suboficial de la Policía
Federal. Se encargaba de acompañar al Gendarme Federico Talavera
como custodio en los “traslados”.



       c. Lo que dice el acusado. El 25 de agosto de 2005 negó su
participación en los hechos. Dijo que no tenía conocimiento de la
existencia de campos de concentración, que era un oficial de guardia del
Departamento Sumarios de la SSF. Agregó que el apodo de “Polaco
Chico” se lo atribuyen porque sus padres son polacos (fs. 20.620/38).

Sin embargo, dos meses más tarde, el 11 de octubre de 2005, ratificó el
escrito presentado originalmente por el acusado Falcón, indicando que
“La participación policial fue de simple apoyo a las acciones militares,
como     puede    ser   el   acompañar    en   patrullajes,   secundar   en
procedimientos tendientes al allanamiento y/o detenciones de personas
cuyos antecedentes ignorábamos, custodias de lugares y sobre todo
suministro de información proveniente de la red de inteligencia policial”.
Planteó que sólo cumplió órdenes que no podía cuestionar y que actuó
bajo obediencia debida (ver escrito obrante a fs. 22.234, ratificado en la
indagatoria de fs. 22.474/491).




       UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
        DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    477
En conclusión, se demostró la participación de Luis Juan Donocik en
secuestros, torturas y homicidios. Se pudo acreditar que actuó
sucesivamente y sin interrupción en las tres sedes del “CCD ABO”, bajo
el apodo de “Polaco Chico”. Fue visto por primera vez en el Atlético por
Jorge Allega, secuestrado el 9 de junio de 1977. Hasta el final del Olimpo
prueban su permanencia los testimonios de Villani, Merialdo, Guarino,
Cerruti, Caride, Taglioni, Fernández Blanco, Ghezan y Mónica Brull, por
lo que podemos tener por probada su participación en el circuito de
represión desde el 9 de junio de 1977 hasta enero de 1979 (mismo
período que Rolón).

      En virtud de ello, Luis Juan Donocik debe responder penalmente
por los mismos hechos identificados en el caso de Rolón.



      9. Eduardo Emilio Kalinec es “Doctor K”.

      a. Identificación apodo con nombre. Su vinculación con la causa
surge del primer listado de represores aportado por Mario Villani en el
año 1985. Allí se menciona que “Doctor K” era de apellido “Kalimei”,
que era un Principal de la Policía que vio en las tres sedes del campo (cfr.
fs. 1105/1111 del Legajo de Prueba 119, incorporado por lectura).

      Juan Antonio Del Cerro declaró en el año 1985 que a “Dr. K lo
escuchó nombrar y sabe que era un oficial de Seguridad Federal de pelo
oscuro y baja estatura” (fs. 1143/44 del Legajo nro. 119, incorporado por
lectura).

      La identidad de Kalinec se conoció públicamente el 16 de
noviembre de 1998, fecha en que su nombre aparece en el diario Clarín.
El 9 de diciembre de ese año vuelve a los diarios. Esta vez en Página 12.
A partir de ese momento los sobrevivientes lo reconocen como uno de
los represores que actuó en el campo (ver nota periodística obrante a fs.
22.104).




                                  478
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



      Volvió a ser público su nombre a los pocos días de iniciado este
juicio. Esta vez en el semanario “Miradas al Sur” del 6 de diciembre de
2009. Allí la hija del acusado denuncia su participación como represor
durante la Dictadura y que se hacía llamar “Doctor K”. Su hija exhibió su
fotografía, dijo “estas son las fotos de la época en que mi papá era
represor”. Contó también que en una visita en la cárcel, su padre se
excusó diciéndole: “Cómo no ponerle una picana a un tipo que sabés que
tiene la información?”.

      Como explicó Careaga en la audiencia, “Hay represores que dicen
que Dr. K es Eduardo Kalinec, por otro lado, hay fotos de Emilio
Kalinec que se publicaron y sobrevivientes que lo identificaron, y a
partir de ahí pudimos identificar que esa cara era del apodo que actuaba
como Dr. K”.

      Daniel Merialdo lo explicó de esta forma: “me había costado en un
principio acordarme de él, pero había una fotografía de él ligado a una
actividad política, a partir de esa fotografía lo encontramos y a partir de
ahí lo identifiqué […]. Era en una foto que aparece ligado a un partido
político, recuerdo que atrás había un cartel de La Alianza, esa foto me
fue enviada a través de estos grupos de investigación que hicimos con la
gente del Olimpo”.

      En la audiencia varios testigos lo identificaron por sus fotografías,
obrantes en el legajo personal:

      Pedro Vanrell (“este es Doctor K”); Jorge Allega (“lo conozco
sí, lo conozco sí… Dr. K”); Miguel Ángel D´Agostino (“este es Dr K, si,
el pelo, si, es Dr K, es la foto de él”); Daniel Merialdo (“bueno, este yo
había dicho que de una foto lo pude identificar, es el Doctor K, y aquí se




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                   479
parece a la foto que identifiqué, y se parece a la visión que yo tengo de él
ahora”); Mario Villani (“Doctor K”).

Por su parte Miguel Ángel D´Agostino lo reconoció entre los presentes
en la audiencia, “sé que está, allá está Doctor K, que es Kalinec de
apellido. Desde el año 87 estoy diciéndole a la justicia que estoy en
condiciones de reconocerlo… lo puedo reconocer perfectamente. En mis
testimonios lo describo, tanto en Conadep como en distintas causas”.

      También por fotografías lo reconoció Marta Gladys Moya. El
acusado fue subordinado de su esposo, el Comisario Zamorano, en la
Delegación Córdoba de la Policía Federal.

      La señora Moya hizo la misma descripción física que los
sobrevivientes del campo, “era morocho, gordito, se peinaba
engominado, bajo”.

      Pedro Vanrell, “tenía bigotes, bigotes finitos, tez blanca, pelo
normal digamos”. Miguel Ángel D´Agostino, “menudo de cuerpo, tenía
bigotes, pelo castaño oscuro algo ondulado, joven”. Daniel Aldo
Merialdo, “más bien cara redonda, pelo oscuro, medio cuadrado”.
Mario Villani, “era una persona, más bien retacón, pelo negro, oscuro,
con cuello grueso, parecía más bien joven, tenía una voz más bien
aguda”. Delia Barrera, “tenía bigotes negros, no muy alto, morrudo”.

      En virtud de ello, se puede concluir que la persona que actuó en el
campo bajo el apodo de “Doctor K” es Eduardo Emilio Kalinec.



      b. Actuación en el campo. Los sobrevivientes que prueban la
presencia del acusado en el campo son:

Jorge Allega (secuestrado en Atlético, del 9/06/77 hasta fines de
septiembre, y en Banco del 14/04/78 al 10/07/78). Vio a “Doctor K” en
las guardias del Atlético.




                                  480
              Ministerio Público Fiscal de la Nación
                Procuración General de la Nación



Ana María Careaga (secuestrada en Atlético del 13/06 al 30/09/77).
Participó en su tortura en el Atlético.

Miguel Ángel D´Agostino (secuestrado en Atlético del 2/07 al
30/09/77). Lo vio en el Atlético. Era interrogador, “Colores y Dr. K
estuvieron cuatro o cinco días torturándome, con la aplicación de picana
eléctrica en particular”. Doctor K lo sacó del Atlético para “marcar” una
casa.

Delia Barrera (secuestrada en Atlético del 5/08 al 4/11/77). Lo
menciona como un represor del Atlético.

Pedro Vanrell (secuestrado en Atlético del 19/08 al 23/09/77): Lo vio en
las guardias del Atlético.

Horacio Cid de la Paz (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
15/11/77 al 18/02/79). Lo menciona como personal estable de las tres
sedes del campo. Indicó que era un oficial de policía de Inteligencia de
Coordinación Federal y luego de las FTE (Fuerzas de Tareas Especiales).
Agregó que era uno de los Jefes de Brigada, y que integraba el equipo
especial encargado de los “traslados” (fs. 3, 22 y 28 del Legajo Conadep
8153, y fs. 11 del Legajo nro. 563, ambos incorporados por lectura).

Jorge Braiza lo corroboró en la audiencia. Dijo que Dr. K se encargó del
traslado del 6/12/78 en el Olimpo.

Mario César Villani (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
18/11/77 hasta fines de enero del 79, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA). Lo vio como personal estable de las
tres sedes del campo. Dijo que “era una persona bastante temida, no




        UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
         DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                     481
tenía contacto frecuente con nosotros, pero cuando lo tenía su actitud
era dura”.

Daniel Aldo Merialdo (secuestrado en Atlético, Banco y Olimpo, del
25/11/77 a fines de enero de 1979, luego llevado a Cuatrerismo de
Quilmes y finalmente a la ESMA). Lo vio en el Banco y el Olimpo. Dijo
que estuvo hasta el cierre del campo. Formaba parte de las guardias y su
función era la tortura con picana, dijo, “Dr. K era muy cruel”.

Nora Bernal (secuestrada en Banco en dos oportunidades: del 30 de
enero al 17 de febrero de 1978, y desde abril hasta mediados de junio de
1978). Lo escuchó en el Banco.

Isabel Fernández Blanco (secuestrada en Banco y Olimpo del 28/07/78
al 28/01/79). Lo escuchó entre los represores del campo.

Jorge Alberto Braiza (secuestrado en Olimpo el 28/11/78 al 22/12/78).
Participó en su secuestro. Lo recuerda también durante su cautiverio.
Dijo que Doctor K participó de la organización del traslado del 6 de
diciembre de 1978, “estaba Dr K, me acuerdo que agarraba un chico y
hacía el comentario de que los llevaban al Chaco y le daban la vacuna
por el Mal de Chagas”.



      c. Lo que dice el acusado. El 2 de septiembre de 2005 negó su
participación en los crímenes masivos. Reconoció que en la época estuvo
asignado a los Departamentos de Sumarios y Situación Subersiva de la
Superintendencia de Seguridad Federal (fs. 21.014/21).

      Allí conoció al resto de los acusados: Julio Simón, quien trabajaba
en el edificio central de la Policía de la calle Moreno en 1975; a Juan
Carlos Avena, a quien conoció a fines de 1978 en el Hospital Churruca
antes de irse a Córdoba por habérselo presentado un amigo en común que
estaba internado, recordemos que Avena estuvo internado por haber sido
herido en el homicidio de Fassano y Révora al intentar su secuestro, y




                                  482
             Ministerio Público Fiscal de la Nación
               Procuración General de la Nación



ello nos induce a pensar si existe tanta coincidencia o si lo fue a visitar
por conocerlo de sus tareas diarias como represores del Olimpo; a
Donocik, a quien conoció en el año 1976 en que ambos se desempeñaron
en la oficina judicial del Dpto. de Sumarios; a Miara, por ser su instructor
en la escuela de cadetes de diciembre de 1973 a 1974; a González, en el
año 1976 por su participación en un procedimiento en la calle Guardia
Vieja o Yatay, donde funcionaba Radio Liberación (Montoneros), ahí se
lo presentaron como técnico de Comunicación; y a Uballes, por haberlo
visto dos o tres veces cuando reparaban el comedor del edificio de SSF, y
agregó que era de Comunicaciones (ampliación del 20 de julio de 2006,
obrante a fs. 31.084/111).

Finalmente, indicó que desde noviembre de 1978 su destino fue la
Delegación Córdoba de la PFA. Pero ni Marta Gladys Moya, ni Carlos
Oscar Calcagno, ni José Roberto Scoppa, pudieron precisar la fecha
exacta del cambio de destino; entre diciembre de 1978 y los primeros
meses de 1979. Por ejemplo, la nombrada Moya señaló en la audiencia:
“puede haber sido en 1978, tal vez hasta el 79 en la Delegación de la
Policía Federal en Córdoba, lo vi dos o tres veces nada más”. En
cambio, la única fecha exacta la aporta el sobreviviente Braiza, quien
recuerda que Doctor K organizó el traslado del 6 de diciembre. Otros
sobrevivientes, dan cuenta que Doctor K permaneció hasta el cierre del
Olimpo, como Fernández Blanco y Villani.

Por ello no tiene ningún valor la constancia que obra en su legajo
personal, en la que se registra el pase a Córdoba con fecha 4 de diciembre
de 1978. El testigo Carlos Oscar Calcagno indicó que él mismo fue
trasladado a la misma Delegación de Córdoba a finales del año 1978 y
que Kalinec llegó “unos días después que él”. Agregó que los pases se




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    483
efectivizan en general con diferencia de días a su registro, y que incluso
cuando son al interior del país tienen quince días para hacerlo.

Por otro lado, se demostró categóricamente en el juicio la falsedad del
registro de los destinos de los acusados. Actuaban en campos de
concentración, pero formalmente se hacía constar su destino en la
Superintendencia de Seguridad Federal.

      De su legajo personal merece destacarse que en el año 1975 se lo
reconoce especialmente por sus servicios en un “Procedimiento
Antisubversivo” del 30 de octubre. En esa época tenía asignado como
destino formal el Departamento Asuntos Gremiales.

En conclusión, se demostró la participación de Eduardo Emilio Kalinec
en secuestros, torturas y homicidios. Se pudo acreditar que actuó
sucesivamente y sin interrupción en las tres sedes del campo
concentracionario “ABO”, bajo el apodo de “Doctor K”. Fue visto por
primera vez en el Atlético por Jorge Allega, secuestrado el 9 de junio de
1977. Prueban su permanencia hasta el final del Olimpo los testimonios
de Cid de la Paz, Villani, Merialdo, Fernández Blanco y Braiza, quien
concretamente lo recuerda después del traslado final, por lo que podemos
tener por probada su participación en el circuito de represión desde el 9
de junio de 1977 hasta enero de 1979 (mismo período que Rolón).

      En virtud de ello, Eduardo Emilio Kalinec debe responder
penalmente por los mismos hechos identificados en el caso de Rolón.



      10. Roberto Antonio Rosa es “Clavel”.

      a. Identificación apodo con nombre. El primer dato que se obtiene
para vincular el apodo “Clavel” con el nombre del acusado, es la
declaración de Juan Antonio del Cerro del año 1985. Señaló que “Clavel
es el Principal Roberto Rosas” (cfr. fs. 1143 del Legajo nro. 119).




                                  484
               Ministerio Público Fiscal de la Nación
                 Procuración General de la Nación



Efectivamente de su legajo personal surge que para la fecha de esa
declaración Rosa tenía el cargo de Principal. En ese documento surge que
en los años 1977 y 1978 registraba el mismo destino que el resto de los
acusados de la Policía Federal: La Dirección General de Inteligencia de
la S.S.F., y a partir de julio de 1978 el Departamento de Situación
Subversiva.

La identificación definitiva del acusado se produce con la difusión de su
fotografía en el Diario “Página 12” del 15 de mayo de 1998. Allí se lo
vinculó con el juez federal Norberto Oyarbide por el caso de “Spartacus”,
por ser el protector policial del prostíbulo. Mario Villani y Susana Caride
lo reconocieron como el represor “Clavel” en esas fotografías.

La testigo Careaga aportó en la audiencia la nota periodística
mencionada.

Mario Villani indicó que a raíz de esta difusión periodística corroboró los
datos que había aportado en 1985 Juan Antonio Del Cerro.

También Daniel Merialdo lo reconoció del mismo modo, “tenía bigotes,
pelo ondulado, por esa foto supe quién era”.

Otros sobrevivientes confirman esta identidad. Delia Barrera y
Ferrando: “después de tantos años apareció su nombre y foto en el
diario, ahí pudieron saber que Rosa era Clavel”. Isabel Cerruti:
“Clavel es Rosa, aparece en los Diarios con el caso de Oyarbide, con lo
de Espartacus”. Isabel Fernández Blanco: “Clavel es Rosa, fue público
con lo de Oyarbide”. Enrique Ghezan: “El Comisario Rosa es muy
conocido, por Espartacus lo asocio con Clavel”. Rufino Almeida: “supe
que lo identificaron como Rosa, un Comisario que apareció por
televisión”.




     UNIDAD DE ASISTENCIA PARA CAUSAS POR VIOLACIONES A LOS
      DERECHOS HUMANOS DURANTE EL TERRORISMO DE ESTADO


                                    485
Fue identificado en el debate por las fotografías de su legajo personal.

      Jorge Allega: “lo conozco, no me viene el apodo en este
momento”. Daniel Aldo Merialdo: “esta cara es la que más recuerdo,
en un 99% es Clavel”. Mario Villani: “bueno, este es Clavel”. Nora
Bernal: “para mi es Clavel, por los bigotes, si, la cara parece él”.
Susana Caride: “tal vez sea Rosa, pero no estoy segura”.

Omar Eduardo Torres también lo reconoció por fotografías como Clavel.



En la descripción física coinciden los sobrevivientes. Jorge Allega: “era
una persona