Docstoc

DIARIOS PIURANO 1905-1962

Document Sample
DIARIOS PIURANO 1905-1962 Powered By Docstoc
					DIARIOS PIURANOS: 1905 - 1962
PAITA-SULLANA-HUANCABAMBA




  JUAN G. PAZ VELÁSQUEZ
A LOS PERIODISTAS PIURANOS QUE
HONRAN LAS PÁGINAS DE LA HISTORIA
DEL PERIODISMO REGIONAL Y NACIONAL:
AUGUSTO MOSCOL CARRERA
RAFAEL VEGA GARCÍA
LUIS GINOCCHIO FEIJÓ
RENÁN ESTRADA TÁVARA
JORGE E. MOSCOL URBINA
JOSÉ ALBÁN RAMOS
JOSÉ H. ESTRADA MORALES
GUILLERMO GARRIDO LECCA M.
CARLOS MANRIQUE LEÓN
AUGUSTO CEVALLOS TIMOTEO
                           Í N D I C E
                                                 PÁG.
PRÓLOGO
PRESENTACIÓN
INTRODUCCIÓN
      CAPÍTULO I
EL GRAN PODER DE LA PRENSA
PERIODISMO CONTEMPORÁNEO
PERIODISMO PROVINCIANO
PERIODISMO EN PIURA A INICIOS DEL XX
EL PERIODISMO
LENGUAJE PERIODÍSTICO
LIBERTAD DE PRENSA
LA PRENSA
ÉTICA PERIODÍSTICA
RINCÓN DE POESÍA
      CAPÍTULO II
LOS DIARIOS DE PIURA
EL DIARISMO EN PIURA
CRONOLOGÍA DE LOS DIA RIOS PIURANOS
APRECIACIONES SOBRE DIARISMO
PERIODISMO RELIGIOSO EN PIURA
PADRE ORTIZ EN EL PERIODISMO RELIGIOSO
      CAPÍTULO I I I
DIARIO EL SOL: ABANDERADO CULTURAL
EL ECO DE PIURA: PUBLICACIÓN DIARIA
PIURANIDAD DE GERMAN LEGUÍA Y MARTÍNEZ
ARISTÍDES PITA: POETA Y PERIODISTA
MUÑIZ: FUNDADOR DE EL ECO DE PIURA
      CAPÍTULO IV
EL TERCER DIARIO PIURANO: EL DEBER
DIARIO EL TIEMPO: DECANO DE LA REGIÓN
LA INDUSTRIA: HISTÓRICO DIARIO PIURANO
ESPINOSA RODRÍGUEZ: FUNDADOR DE EL DEBER
TORRES VIDAURRE: PERIODISTA Y POETA
ALBERTO EDUARDO LÓPEZ EN EL TIEMPO
NÉSTOR MARTOS EN LA INDUSTRIA
      CAPÍTULO V
LA NUEVA ERA: SEXTO DIARIO PIURANO
LA VOZ DEL NORTE: SUCESOR DE EL DEBER
ECOS Y NOTICIAS: PIURANA CREACIÓN PERIODÍSTICA
MENDOZA MOROTE: DIRECTOR DE LA NUEVA ERA
DON AGUSTÍN FUNDÓ LA VOZ DEL NORTE
CHÁVEZ SÁNCHEZ: CÉLEBRE PERIODISTA NUESTRO
      CAPÍTULO VI
EL PUEBLO: DIARIO SOCIALISTA
EL SUBDECANO: CORREO
ÉPOCA: FUENTE BIBLIOGRÁFICA DEL TEMA PIURANO
ÉPOCA: ESCUELA DE PIURANIDAD
REVISTA ÉPOCA: CUATRO DÉCADAS
ÉPOCA DECANA DEL PERÚ PROVINCIANO
MOSCOL CARRERA: REDACTOR DE EL PUEBLO
RAFAEL VEGA: JURISTA CON EJECUTORIA
CAPÍTULO V I I
PERIÓDICOS Y PERIODISMO PAITEÑOS
PERIODISMO Y PERIÓDICOS EN SULLANA
PÚBLICO RECONOCIMIENTO A MOYA ESPINOZA
NOTAS SOBRE PERIODISMO EN HUANCABAMBA




                                             PRÓLOGO
        Original en su género es la obra que contiene este volumen, que lleva por título DIARIOS
PIURANOS: 1905-1962. PAITA-SULLANA-HUANCABAMBA, cuyo autor es don Juan G. Paz
Velásquez, nutrido investigador del tema histórico social piurano que lega a la posterioridad una
copiosa información de primera mano vinculada a nuestra historia regional.
        La obra recoge cronológicamente el nacimiento de los diarios piuranos, periódicos de
Paita, Sullana y Huancabamba, así como también la actividad periodística producida regularmente
en este ámbito geográfico y los periodistas que con su talento han hecho posible el desarrollo de
este género literario.
                                              I I
        En primer término, nos es grato precisar que la obra la conforman siete capítulos que
reseñaremos en este acto prologal, no sin antes destacar que el periodismo es un género literario
que se cultiva en Piura desde hace más de 180 años.
        Las páginas que siguen reflejan objetivamente que nuestros antepasados desarrollaron
una incansable actividad periodística apoyándose tecnológicamente en flamantes imprentas que,
con espíritu empresarial, por el puerto de Paita, importaban de Estados Unidos de Norte América
y Europa.
        La producción plasmada en estos periódicos está esparcida en diferentes repositorios de
Piura, Trujillo y Lima. También hay colecciones particulares que sirven para informarnos de su
contenido literal relacionados con diferentes hechos acontecidos en los ayeres piuranos, que
incuestionablemente sirven como fuente de consulta a los estudiosos que buscan sustentar sus
hipótesis de trabajo dentro de la historia de nuestra región.
                                              I I I
        Una bien documentada introducción hace el autor Paz Velásquez en el primer capítulo,
alcanzando a los lectores aspectos puntuales sobre el gran poder de la prensa escrita por que
tiene fuerza para alimentar las almas ávidas de educación con justicia y bienestar.
        Realiza con capacidad de síntesis una recensión sobre periodismo contemporáneo y
provinciano para alentar la importancia del periodismo como ciencia social, que sirve para orientar
la opinión pública a través de bien labrados editoriales y elocuentes artículos firmados por
diferentes periodistas.
        Se ocupa en otro apartado de comentar sus estudios sobre el periodismo en Piura a inicios
de la fenecida centuria número XX, citando los periódicos que se han editado la primera década,
que son los dos primeros diarios piuranos: El Sol y El Eco de Piura, destacando la iniciativa de sus
fundadores, directores y la gratísima presencia de la prensa diarística en nuestro Departamento.
        El lenguaje periodístico, la libertad de prensa, la ética periodística que lo cierra con un
rincón de poesía, hacen de su lectura el hallazgo de un calificado producto que es fiel muestra de
una permanente búsqueda por parte del autor para fundamentar sus inquietudes investigativas
sobre el periodismo regional a fin de servir positivamente este impreso que prologamos como
fuente de consulta en nuevos análisis sobre el tema, más aún cuando existen en las
Universidades: Nacional de Piura, UDEP (Universidad de Piura) y Alas Peruanas, Facultades de
Comunicaciones.
        I V
        Siguiendo con nuestro trabajo prologuista, pasamos al segundo capítulo que entra al
núcleo de la obra para tratar sobre los diarios y el diarismo en Piura que definitivamente
contribuyó y contribuye al desarrollo cultural de la región.
        Se inicia, como ya se ha dicho, el 1º de octubre de 1905 con la edición del primer diario
piurano denominado EL SOL, fundado por el en ese entonces Prefecto de Piura, Dr. Germán
Leguía y Martínez, de origen chiclayano. Luego, tres años después, en 1908 aparece EL ECO DE
PIURA.
        En la segunda década están EL DEBER, que nació como interdiario, luego en 1912 se
transforma en diario. Los años 1916 y 1918 ven la luz editorial los diarios EL TIEMPO, que se
mantiene vigente convertido en el decano de la prensa regional con 93 años de ininterrumpida
circulación; y, LA INDUSTRIA, que sucumbió después de medio siglo de existencia cotidiana.
        Siguen LA NUEVA ERA antiguo periódico que en 1924 se convierte en diario, LA VOZ DEL
NORTE que apareció el año 1926, sustituyendo a EL DEBER, por muerte de su fundador don
Ricardo César Espinosa Rodríguez. El año 1934 nace ECOS Y NOTICIAS, cuyos fundadores y
directores Augusto Moscol Carrera, Víctor Chávez Sánchez y José del C. Rivera, arremeten
contra el diario El Tiempo en el que habían trabajado muchos años.
        De otro lado el año 1947 aparece el diario EL PUEBLO producto de los afanes
periodísticos del Partido Socialista dirigido por el Dr. Luciano Castillo Colonna. No cabe la menor
duda que su objetivo político fue promover la ideología de su agrupación partidaria y sirvió como
instrumento de masiva difusión de las ideas de ese convulsionado momento político. Finalmente
reseña la trayectoria del diario CORREO, que desde 1962 sigue circulando en la región y después
de El Tiempo es el más antiguo en la ciudad de Piura.
        Nótese que con espíritu exhaustivo Paz Velásquez efectúa una documentada cronología
de los diarios piuranos, ilustrando sus averiguaciones con claros objetivos sustentados en bien
labrados conceptos sobre diarismo e información obtenida de los mismos periódicos,
especialmente los editoriales de aniversario de los diarios en cuestión.
        De otro lado hay flamantes hallazgos documentales en materia de periodismo religioso en
Piura que forjaron los Salesianos a través de LA CAMPANILLA a partir de 1912 gracias a la
disciplinada actuación del sacerdote Octavio Ortiz Arrieta, fundador y primer director de la Escuela
Salesiana, en el año 1906.
                                                      V
        Pasamos al capítulo tercero que se vincula con detalles puntuales al nacimiento del primer
diario piurano EL SOL, de carácter literario y político, que por méritos propios se convierte en
abanderado cultural y punto de partida de la historia del diarismo regional.
        Viene EL ECO DE PIURA, cronológicamente hablando es el segundo diario piurano, que
emerge el año 1908, con definida orientación política. Tuvo corta duración y sucumbió tan luego
como sus fundadores lograron su objetivo trazado de alcanzar la senaduría del General Pedro E.
Muñiz, que nos representó en el Poder Legislativo.
        Una elocuente faceta elabora el autor de la obra, Paz Velásquez, para destacar la
personalidad cultural de Germán Leguía y Martínez, intelectual, político, periodista, poeta, escritor,
abogado, magistrado, embajador, enemigo de su primo el Presidente de la República, don
augusto B. Leguía. Don Germán vivió su adolescencia en Piura siendo alumno de Enrique López
Albújar, llegando a publicar varios poemas en el semanario LA NUEVA ERA, a partir de 1880.
        Fue laborioso y cumplido Prefecto de Piura, entre 1905 a 1907, registrando como tal una
abundante labor de desarrollo sociocultural, pues fundó la Confederación Obrera Unión y
Confraternidad de Piura, creó el diario EL SOL, escribió el primer Diccionario Histórico, Geográfico
y Estadístico del Departamento de Piura, Volumen I. Dio todo su apoyo al sector educativo
incluyendo la edificación de colegios que levantó en los pueblos más apartados, entre otras
valiosas obras oficiales.
        El sacerdote cajamarquino Arístides Pita, exquisito poeta, Párroco de Piura, en su
condición de religioso y periodista también se alineó como director del diario EL SOL y con fuerza
se concentró en la organización y administración de los servicios religiosos a su cargo.
        Colaboró en la refacción de la Iglesia Matriz y con motivo del terremoto del 24 de julio de
1912, que afectó sensiblemente el casco urbano de nuestra ciudad. Desplegó agotador quehacer
para ayudar a los centenares de damnificados desamparados y a reedificar la ciudad.
        El General Pedro E. Muñiz se afincó en Piura desde inicios del siglo XIX para desempeñar
el cargo de Prefecto del Departamento. Capacitado en su profesión militar tanto en el país cuanto
en el extranjero, se dedicó a la actividad política para cuyo efecto fundó el piurano diario EL ECO
DE PIURA que le permitió alcanzar su objetivo y convertirse en Senador de la República por el
Departamento de Piura el año 1909. Falleció en 1915.
                                             V I
        Ingresamos al cuarto capítulo y nos hallamos con el tercer diario piurano denominado EL
DEBER que en 1911 fundó y dirigió en calidad de interdiario don Ricardo César Espinosa, Alcalde
de Piura y Senador de la República, periodista y poeta con ejecutoria.
        Por la dirección de este diario han desfilado inteligentes directores y finos periodistas,
pudiendo señalar a los doctores Víctor M. Zapata Acha, Enrique López Albújar, José Florencio
Velasco, Aurelio Román Guerra (de origen ecuatoriano) y los señores José Vicente Rázuri Cortés,
Héctor García Cortés, Alberto Eduardo López, Tiburcio Santos Dueñas, Francisco Lapouble Gil,
Edgardo Varela, Enrique del Carmen Ramos, entre otros.
        El año 1912 se transforma El Deber en diario y circula hasta 1926 que fallece su fundador.
Este periódico ha recogido en sus páginas gran caudal poético de autoría regional y sirve como
fuente para recuperar nuestra literatura versificada escrita a fines del XIX e inicios del XX.
        Fundado por el Dr. Luis Carranza Valdés en enero de 1916, el diario EL TIEMPO se ha
convertido en el decano de la prensa regional. Al fallecer su fundador en 1929, el diario pasó a
manos de don Federico Helguero Seminario y hasta hoy se mantiene bajo la dirección de sus
descendientes, siendo actualmente su directora doña Luz María Helguero de Plaza.
        LA INDUSTRIA es el quinto diario piurano fundado y dirigido por el huancabambino, Dr.
Miguel F. Cerro Guerrero, quien se convirtió en uno de los forjadores de la empresa periodística
en el norte piurano, pues fue propietario de los diarios La Industria de Trujillo, Chiclayo y Piura. Es
todo un ejemplo del periodismo nacional, sin dejar de agregar su destacada actividad abogadil y
política al servicio de las grandes causas del desarrollo regional.
        Se registran tres biografías de preclaros periodistas que fomentan su actividad intelectual
entre nosotros. Fueron ellos Ricardo César Espinosa Rodríguez, fundador del diario El Deber;
Alberto Eduardo López, poeta y periodista argentino que con su espíritu creativo ha inundado las
páginas de los diarios El Tiempo y El Deber, en los que trabajó, publicando su finísima creación
poética, especialmente el soneto.
        También está don Néstor Samuel Martos Garrido quien se inició en la ardua y fecunda
labor periodística en el diario La Industria de Trujillo, llamado por su paisano don Miguel Félix
Cerro Guerrero y luego la continuó en Piura tanto en el mismo diario cuanto en El Tiempo, Correo
y revista Época, como eximio articulista.
                                                     V I I
        En el quinto capítulo hay abundante averiguación sobre el periódico LA NUEVA ERA,
fundado en 1880, con dilatada trayectoria periodística en nuestro Departamento. Primero como
semanario, luego bisemanario, interdiario y en la tercera década del fenecido siglo XX se convierte
en diario dirigido por Pedro Miguel Mendoza Morote, hijo de Ricardo Ignacio Mendoza, excelente
poeta nacido en Piura y periodista de fuste que a fines del siglo XIX fundó en esta tierra de Grau,
los periódicos “El Peladito” y “El Piurano.
        De otro lado Pedro Miguel desde muy joven se abrió camino en la actividad periodística
escribiendo en los piuranos diarios EL DEBER y EL TIEMPO, así como en periódicos de Trujillo y
Lima, donde residió buen tiempo difundiendo crónicas, artículos, ensayos que dan asidero a su
profesión en los predios del periodismo.
        Por esta época, años 1925 y 1926, paralelamente, circularon en nuestro Departamento los
diarios El Deber, El Tiempo, La Industria y La Nueva Era. Es decir cuatro diarios piuranos, que en
verdad es un hecho histórico irrepetible.
        LA VOZ DEL NORTE surge frente a la ausencia del diario El Deber por fallecimiento de su
director don Ricardo César Espinosa. Largos años aquel periódico se alineó en la brega del
cotidiano quehacer periodístico regional bajo la dirección de don Agustín Castro Varillas, dejando
en sus escritos huellas hondas, cinceladas por plumas distinguidas, que dan prestancia intelectual
a la profesión del periodismo piurano.
        ECOS Y NOTICIAS es un calificado diario que durante dos décadas, a partir de 1934,
informó a la comunidad lectora de nuestro Departamento. Fue fundado por un acreditado trío de
periodistas de esta tierra prometida. Ellos son: Augusto Moscol Carrera, Víctor Chávez Sánchez y
José del C. Rivera, quienes se iniciaron periodísticamente hablando en el diario El Tiempo, pero
desafiando a la tesonera labor de informar a la colectividad regional, sin mayores recursos que
sus positivas ilusiones y espíritu aventurero, instalan un flamante taller donde imprimen su diario
que tuvo mucha acogida.
        Paz Velásquez además de entregar sus aportes sobre los diarios citados también inserta
biografías de los periodistas fundadores de diarios que tuvieron una gran actividad intelectual en la
región y en Lima. Ellos son Mendoza Morote, que se inició escribiendo en EL DEBER, luego fue
Director de la Nueva Era. Agustín Castro Varillas, viejo tipógrafo piurano que trabajo en La
Industria y El Deber, después fundó y digirió La Voz del Norte y Víctor Chávez Sánchez, que fue
colaborador de El Tiempo, el semanario piurano “LA PRENSA”, y fundador de ECOS Y
NOTICIAS.
                                                    V I I I
        Se refiere este capítulo a la presencia del piurano diario EL PUEBLO fundado por el
Partido Socialista que lideró Luciano Castillo Colonna y que tuvo una presencia significativa de
más de siete años agrandando con su información el horizonte de la historia del periodismo
regional.
        También reseña la trayectoria del diario CORREO fundado en 1962, llamado el subdecano
del periodismo piurano. Superó los nueve lustros sin solución de continuidad informando hasta el
día de hoy a la comunidad regional en forma objetiva y veraz respecto a los problemas de orden
político, social, económico y cultural del Departamento, del Perú y noticias internacionales.
        Actualmente CORREO es dirigido, desde hace buen tiempo, en forma acertada por su
eficiente director, Licenciado don Rolando Rodrich Sarango, quien ha conseguido que su diario se
ponga entre los primeros del norte peruano.
        La Revista ÉPOCA que viene circulando en Piura, el país y el extranjero desde hace más
de cuatro décadas, realmente se ha convertido en una escuela de la piuranidad además de
calificada fuente bibliográfica del tema piurano.
        Su fundadora y directora, la señora Carmen Argüelles de Manrique, no sólo es pionera y
amauta del periodismo regional sino además durante más de medio siglo ha dado personalidad
moral a la noble profesión del periodismo nuestro.
        Augusto Moscol Carrera se inició en la actividad periodística sirviendo al diario El Tiempo
desde su fundación en 1916, luego pasó a fundar en 1934 el diario Ecos y Noticias. Fue redactor
del diario EL PUEBLO. Su actividad principal fue la docencia, por lo que se le recuerda
gratamente en los predios del magisterio piurano.
        Finalmente, siendo Director de la Sección Nocturna del centenario Colegio Nacional de
San Miguel, fundó la Revista Avance que durante muchos años se publicó, contando con la
colaboración de los alumnos.
        Rafael Vega García, distinguido intelectual piurano, hombre público, conspicuo ciudadano,
Alcalde, Congresista y Decano del Colegio de Abogados de Piura, fue además preclaro director
del piurano diario CORREO.
        Por su calificada vocación periodística desempeñó la dirección del diario CORREO. Fue
colaborador de los diarios y revistas piuranos y es autor de numerosos artículos que forman una
nutrida obra periodística que le han dado nombradía en el mundo de la prensa escrita.
        Con indesmayable tesón e infatigable trabajo intelectual, dio toda su amorosa creación,
concebida con relevancia propia de las bellas letras, rindiendo homenaje al país y a nuestra
piurana tierra desde los diferentes cargos públicos que desempeñó democráticamente hablando.
                                                    I X
        Dentro de los anales del periodismo provinciano en nuestro Departamento a través del
sétimo y último capítulo se hace una relación objetiva de los periódicos y periodismo paiteños,
sullaneros y huancabambinos, que son abundantes. Muchos de ellos corresponden al siglo XIX,
pero la mayor parte pasa al XX, presentándose las biografías de Héctor García Cortés, Reynaldo
Moya Espinosa, quien reside en Sullana, y Samuel Martos Cruzado que han trascendido en los
predios intelectuales y pusieron su actividad periodística al servicio de los intereses de la región y
del Perú.
       Nos es grato emitir este prólogo como antesala de una obra de carácter histórica que dice
mucho de la actividad cultural desarrollada en Piura durante el fenecido siglo XX en los predios del
periodismo, la poesía, la historia que ahora nos sirven para informarnos de la obra espiritual que
con mucho amor nos han legado nuestros mayores. Gloria a ellos.
                                            Piura, Agosto de 2009.
                                      LIC. CAROLINA G. PAZ CÓRDOVA
                                          PRESENTACIÓN
        A través de esta presentación respecto de nuestra obra “Diarios Piuranos: 1905-1962.
Paita-Sullana-Huancabamba”, dejamos expresa constancia haber materializado concretos afanes,
después de agotar la no fácil etapa de búsqueda en el Archivo Regional de Piura o primer escalón
del conocimiento histórico, hasta conseguir la suficiente información que pueda dar cuerpo y alma
a un trabajo de investigación, como el presente.
        Dice un principio académico que no hay investigación sin publicación, pues solo ésta nos
sirve para dar testimonio que se realizó aquella y nutrirnos con sus descubrimientos además de
agrandar las fuentes bibliográficas. Bajo esta premisa, ahora nos corresponde divulgar en estas
páginas las facetas históricas de nuestra región en el campo periodístico como una modesta
manera de contribuir al desarrollo del tema piurano que debe ser permanente para conocer mejor
nuestro glorioso pretérito.
        En esta oportunidad nos centramos en los periódicos producidos en el Departamento de
Piura porque sirven para confirmar con claridad meridiana que aquí desde 1828 se desarrolló una
proficua actividad periodística que hizo del periodismo una calificada actividad profesional que
cada día incrementa el radio de acción de nuestra historia cultural.
        Su soporte es el periódico y cada periódico es una fuente histórica, toda vez que la edición
es un testigo inmediato de la vida de una comunidad específica, que ocurre en un lugar
determinado y en un tiempo puntual. De otro lado los periódicos son fuente histórica primaria-
escrita, por que es contemporánea al suceso ocurrido y que ha sido impresa, a raíz de haberse
producido los hechos difundidos, por testigos presenciales (1).
        En sus páginas han colaborado las mentalidades más distinguidas de la región. Por
excelencia, en los periódicos han expuesto su pensamiento e ideas en el nivel intelectual
destacados artistas, educadores, intelectuales, literatos, periodistas, políticos. Reunidos estos
trabajos y analizados con espíritu crítico y rigor científico-social, es incuestionable que rescatemos
valiosa información para demostrar fehacientemente a propios y extraños que durante el S. XX,
por intermedio del periodismo mediante plumas muy cultas se fomentaron los valores del espíritu.
        Concretamente, en Piura es bueno destacar que el periodismo durante la fenecida centuria
número veinte, se convirtió en baluarte y promotor del crecimiento de las ideas y del pensamiento
regional. Así como también fue instrumento cultural valiosísimo que elaboró el alimento espiritual
por excelencia.
        Las pruebas halladas demuestran palmariamente que El Botafuego fue el primer periódico
que se publicó y circuló en la ciudad de Piura con partida de nacimiento registrada el día lunes 6
de Octubre de 1828. Fue editado por los militares con su imprenta administrada por J. Molina, a
propósito de la guerra con la Gran Colombia "por lo cual se atacaba con mucha fuerza a Simón
Bolívar. El periódico apoyaba incondicionalmente a La Mar" (2).
        En Tambogrande donde se estableció el Ejército Nacional se continuó con la edición de
este primer periódico piurano llegando hasta su número 15, cuya colección se preserva en la
Dirección de Investigaciones Bibliográficas de la Biblioteca Nacional del Perú (3).
        En 1957 el Dr. Carlos Miró Quesada publicó su obra Historia del Periodismo Peruano y
dentro de sus páginas se ocupó de este suelo norteño. El Dr. Luis Ginocchio Feijó en 1958 nos
entregó su título Notas sobre el Periodismo Piurano. Posteriormente la Universidad de Piura,
Programa de Ciencias de la Información, ha recuperado para la posterioridad exquisitos aportes
mediante tesis que grafican la importancia cultural de los periódicos de los siglos XIX y XX
editados en este suelo geográfico. I en las parcelas del arte a través de semanarios de la pasada
centuria XIX, también se han rescatado interesantes aportaciones a la cultura regional.
        El periódico piurano más remoto que he consultado en el Archivo Regional de Piura lleva
por título Piura Libre, cuyo primer número circuló el 22 de Agosto de 1842, pero hay más antiguos
que no hemos podido ubicar pese a nuestros inagotables esfuerzos. Muchos de ellos tuvieron
corta duración.
        Hasta 1900 se registraron decenas de periódicos. Todos sucumbieron por la acción del
tiempo, debido a que su origen no fue empresarial sino solamente de difusión de ideas por sus
directores propietarios, generalmente de carácter político. De otro lado esos impresos han dejado
para la posterioridad y sobre todo para la historia de las ideas y del pensamiento piurano del Siglo
XIX una riquísima información que ya se viene aprovechando por los investigadores de las
ciencias del espíritu (4).
        Nótese que hay puntual referencia sobre el periodismo en Piura durante el siglo XX, pues
se dice: “Los primeros periódicos en la Piura de este siglo –siglo XX- llevan el sello luminoso del
Patriarca de las letras peruanas, Dr. Enrique López Albújar fundador de “El Amigo del Pueblo”.
        “El periodismo político en Piura –ciudad capital del departamento- ha dejado sentir su
influencia en épocas electorales, principalmente, los partidos políticos de izquierda (entendemos
por tales a los aprismos y socialismos de los años treinta que se sirvieron de este medio,
trabajando en imprentas pequeñas y a merced de las autoridades de turno, coludidas por lo
general con hacendados y explotadores, lo que determinaba su cierre y hostilización continua. El
Deber en 1912, La Nueva Era en 1926, La Voz del Norte en 1926, El Pueblo en 1947” (5).
        De otro lado se han establecido lineamientos generales sobre el desarrollo del periodismo
en Piura, citándose al diario El Tiempo en 1916, señalándose que “es el subdecano del
periodismo norteño, pues, es La Industria de Trujillo el periódico más antiguo en la región. El
Tiempo de Piura ostenta una rica tradición a lo largo de su esforzada existencia (93 años). La
Industria en 1918 y El Correo en 1962” (6).
        Tenemos el editorial del piurano diario El Tiempo correspondiente al 17 de abril de 1943,
que bajo el titular “Bodas de Plata del Diario LA INDUSTRIA”, expone lo siguiente: “La Industria,
celebra un cuarto de siglo de vida, lapso de tiempo en el cual, ha cumplido esforzadamente sus
funciones en bien de los intereses departamentales.
        El progreso alcanzado ha sido constante, tanto en el aspecto material como en la
aceptación que le dispensa el público lector, que comprende ampliamente las dificultades que
tiene que vencer un diario de provincias para mantenerse en elevado nivel.
        Los comienzos de La Industria, como los de toda obra de bien, fueron modestos, difíciles y
arduos, pero el esfuerzo de sus dirigentes realizó la proeza de convertirlo en uno de los mejores y
más eficientes periódicos no sólo de Piura sino del Perú.
        Su primer director fue el señor Víctor A. Sánchez Condemarín, espíritu entusiasta, hombre
culto y correcto caballero a quien se debe gran parte del éxito que hoy se celebra. También
pasaron por su redacción el doctor Guillermo Gulman y el señor Américo Treviño, que siguieron
las huellas de su ilustre predecesor.
        Desde 1927 se hizo cargo de la dirección general del periódico el señor Néstor Samuel
Martos Garrido, escritor de grandes dotes, notable periodista y esforzado luchador quien puso
todo su contingente y entusiasmo organizador al servicio de los intereses que se le habían
encomendado.
        A partir de esa época LA INDUSTRIA enrumbó definitivamente por la era de la prosperidad
y el prestigio que mantiene con todo celo. El primer propietario de LA INDUSTRIA fue el doctor
Miguel F. Cerro Guerrero. Actualmente pertenece al señor Federico R. Bolognesi, quien la
adquirió en 1937.
        Saludamos al colega en este día tan grato para él y hacemos votos porque el porvenir le
depare continuos y sonados éxitos en su ardua misión” (7).
        La lectura de estas páginas nos va a permitir tener una idea aproximada de los diarios
piuranos que han existido desde 1905 hasta 1962 y su contribución al desarrollo sociocultural de
nuestra región, pues también recogemos información sobre periódicos editados en Paita, Sullana
y Huancabamba durante los siglos XIX y XX, así como la presencia de imprentas en estos
lugares, incluyendo a Catacaos.
        Quedaremos con la satisfacción del deber cumplido si esta obra de alguna manera
contribuye a conocer nuestro pasado periodístico como elemento importante que en su momento
orientó y hoy orienta el desarrollo sociocultural de la región.
        NOTAS.-
(1)Raúl Porras Barrenechea; Fuentes Históricas Peruanas; Págs. 15 y siguientes.
(2)Miguel Arturo Seminario Ojeda; Historia de Tambogrande, pág. 139.
(3)Miguel Arturo Seminario Ojeda; Ob. y Pág. Cit.
(4)Juan G. Paz Velásquez; Sesquicentenario del Periodismo Piurano, Revista Época Nº 257,
Págs. 30/32.
(5)Juan Vicente Requejo; El Periodismo en Piura, Pág. 31.
(6)Juan Vicente Requejo; El Periodismo en Piura, Pág. 45.
(7)Archivo Regional de Piura; Sección Hemeroteca.
                                      INTRODUCCIÓN
        El quehacer periodístico tiene en Piura una dilatada hoja histórica que se inicia con
la publicación del periódico EL BOTAFUEGO, que apareció en 1828, siete años después
de ocurrida la Independencia Política del Perú.
        De otro lado, sabemos que el periodismo es una actividad que requiere de un
proceso de recogida de datos e información (por parte de los reporteros), evaluación (por
parte de los editores) y distribución (a través de distintos medios) de hechos de actualidad,
a fin de informar a la colectividad de manera objetiva y real.
        También sabemos que originalmente, el periodismo comprendía sólo a los diarios y
las publicaciones periódicas. Sin embargo, en las últimas décadas del fenecido siglo XX,
estos medios se ampliaron con la radio, la televisión y las películas de cine tanto
documentales como informativas.

        PERSPECTIVA HISTÓRICA
        Aunque la costumbre de transmitir noticias de actualidad se remonta a tiempos
inmemoriales, como fenómeno paralelo al habla en el ser humano, y se supone que ya las
primeras civilizaciones urbanas -las de la antigua Mesopotamia, que florecieron
aproximadamente en el área geográfica que hoy en día ocupan Irán e Irak- en las que se
había desarrollado la escritura, las plasmaban por escrito, la primera publicación
periodística conocida fue Acta diurna, una hoja de noticias que, por orden de Julio César,
se colocaba diariamente en el Foro de la antigua ciudad de Roma a partir del siglo I a.C. El
primer periódico impreso a partir de bloques de madera tallados apareció en Pekín en el
siglo VII o VIII d.C., en Europa, la invención, en el siglo XV, de la imprenta, basada en los
tipos metálicos móviles, permitió una distribución de las noticias más rápida y fácil.
        Durante el siglo XV, y debido al florecimiento del comercio y de las ciudades, se
desarrolló una red de informadores, ya que los comerciantes y banqueros europeos
necesitaban conocer la situación de los países con los que mantenían tratos comerciales
para poder planificar sus negocios corriendo el menor riesgo posible, y para ello pagaban a
informadores que les ponían al tanto de los hechos más relevantes, cuando ocurrían.
        Por otro lado, las habitantes de las cada vez más pobladas y bulliciosas ciudades
querían conocer más de cerca los acontecimientos que se producían fuera del área en que
se movían cotidianamente y compraban cada vez con más frecuencia las hojas
informativas que se vendían por la calle. En la próspera ciudad de Venecia, por ejemplo, se
vendían, con cierta periodicidad, notas informativas manuscritas al precio de una gazzetta,
una moneda local de escaso valor; de ahí proceden las gacetas que empezaron a
publicarse en el resto de Europa como denominación genérica de las publicaciones
informativas de precio reducido y, más adelante, entraría a formar parte de los títulos de
periódicos, ya de cierta importancia.
        En Alemania, Holanda e Inglaterra se publicaron, en los siglos XVI y XVII, hojas de
noticias de distintos tamaños y formatos, mientras que en Francia se comenzaron a
publicar en el siglo XV los primeros periódicos literarios y las primeras revistas. En los
primeros periódicos sólo había reportajes sobre acontecimientos extranjeros, pues los
reyes y gobernantes prohibían difundir noticias nacionales. En 1609 ya se publicaba
regularmente en la ciudad de Estrasburgo una hoja informativa impresa con informaciones
procedentes de numerosas capitales europeas relevantes en ese momento por su
actividad económica o política. Las hojas informativas tuvieron una gran aceptación por
parte del público, y se convirtieron en un medio influyente y muy bien organizado de
distribución de noticias. Por esta razón, los gobernantes decidieron prohibir su impresión y
difusión a los particulares, y crearon publicaciones oficiales que expresaban el punto de
vista del poder y suprimían cualquier tipo de crítica o disidencia escritas.
        En España la primera gaceta oficial empezó a publicarse en el año 1661, y
constituye el antecedente inmediato del actual Boletín Oficial del Estado (B. O. E.).
Posteriormente, en algunos países se comenzó a levantar el monopolio del Estado sobre
los medios de comunicación escrita, y se permitió a particulares la edición de boletines. En
este clima nacería, en 1702, el primer periódico diario, el Daily Courant inglés, cuyo
ejemplo fue seguido por otras publicaciones de Europa y Estados Unidos, como el francés
Le Journal de Paris (1777), el estadounidense Pennsylvania Evening Post and Daily
Advertiser (1783) y el inglés The Times (1785), que aún continúa editándose.
         Los primeros periódicos en América Latina nacieron muy pronto. En 1722 se
publicó Gaceta de México, con noticias procedentes de las capitales europeas y secciones
fijas, como la de crítica de libros y otras publicaciones editadas en España y América. En
1743 empezó a publicarse Gaceta de Lima, así como una edición peruana de Gaceta de
Madrid y todavía fue anterior la publicación en Guatemala de Gaceta de Guatemala. Algo
más tarde aparecieron sendos periódicos en La Habana y Buenos Aires. En España
aparecerían importantes diarios que, al igual que el resto de sus contemporáneos
europeos y americanos, faltarían en muchas ocasiones, por unos motivos u otros, a su
periodicidad cotidiana. Entre los más interesantes de los diarios españoles se encuentran
El Diario Noticioso (1758), de Madrid, El Pensador (1762) y Diario de Barcelona (1792),
actual decano de la prensa española. Más adelante, los distintos gobiernos fueron
suprimiendo la prohibición de publicar noticias locales en los periódicos, con lo cual se
estimuló aún más el crecimiento del medio.
         Así, a comienzos del siglo XVIII, los políticos habían empezado ya a adquirir
conciencia del enorme potencial del medio informativo impreso a la hora de moldear la
opinión pública. Por consiguiente, el periodismo de la época era predominantemente
político, y cada facción política del momento poseía, o intentaba poseer, un periódico. Los
artículos de carácter político no llevaban firma, en parte para preservar la libertad de
opinión y en parte para evitar que el periodismo se convirtiera en un negocio o una
profesión. Paralelamente a esta evolución, se comenzó la lucha por la libertad de prensa.
         En el siglo XIX, la actividad periodística se vio profundamente afectada por la
Revolución Industrial, la Revolución Francesa y la alfabetización creciente como resultado
de la educación pública que se fue imponiendo en los países occidentales. Las masas
recién alfabetizadas demandaban más noticias y que éstas fueran cada vez más recientes,
mientras las nuevas maquinarias, en especial la linotipia, que comenzó a utilizarse en
1886, hicieron posible producir periódicos a un precio cada vez más reducido.
         En Estados Unidos aparecieron dos empresarios periodísticos, Joseph Pulitzer y
Randolph Hearst, que crearon publicaciones destinadas a la población de las grandes
ciudades, en pleno crecimiento por entonces. Hacia finales del siglo el New York Times,
que aún continúa editándose, comenzó a cimentar su reputación como medio capaz de
cubrir con eficacia y seriedad las cuestiones más destacadas de la actualidad nacional e
internacional.
         Al mismo tiempo, invenciones como el telégrafo facilitaron la recogida y la
transmisión casi inmediata de datos. Algunas empresas comenzaron a utilizar estas
nuevas tecnologías, unidas a los tendidos de cable, para convertirse en centros de
recogida y distribución de noticias. Son las llamadas asociaciones y agencias de prensa,
entre las cuales se encontraban algunas que siguen funcionando hoy en día, como la
Reuters inglesa y las estadounidenses Associated Press y United Press.
         Apoyadas en la consolidación de la libertad de expresión, algunas publicaciones
comenzaron a abandonar la tradición de los artículos políticamente comprometidos sin
firmar y, paralelamente, empezó a tomar forma la figura del periodista como personaje
dedicado a la investigación de los aspectos oscuros de la realidad. Así, escritores
españoles como el poeta José Quintana o el pensador y poeta José María Blanco White
abandonaron prácticamente la literatura para dedicarse por completo al periodismo político.
Quintana y Blanco White editaron juntos en Madrid y Sevilla: El Semanario Patriótico, en
1808 y 1809. Más tarde, Blanco White, exiliado en Londres desde 1810, publicó El
Español, la revista que influyó poderosamente en el desarrollo del liberalismo, tanto en
España como en Hispanoamérica.
         Al mismo tiempo, las nuevas tecnologías, el desarrollo de los transportes, la
reducción del precio de la distribución postal y la aparición de industriales y comerciantes
que necesitaban promocionar sus productos a escala nacional por medio de la publicidad,
estimularon la creación y difusión de publicaciones populares centradas en temas
especializados. Por lo general, estas publicaciones se basaron en la utilización masiva
primero de la ilustración y, posteriormente, de la fotografía. Basta pensar en revistas como
National Geographic para comprender la importancia que la imagen desempeña en su
éxito, éxito que aún fue más contundente antes de la extensión de la televisión, un medio
que comenzó a saciar el apetito visual del público. Así, en la década de 1920, justamente
en el interludio entre la aparición del cine y de la televisión, hubo revistas ilustradas en
Alemania que tenían tiradas de unos dos millones de ejemplares.
        Ya unas décadas antes, la publicación de revistas ilustradas se había extendido
desde este país hacia el resto del mundo, y su desarrollo fue vertiginoso, especialmente en
el terreno de las destinadas al público femenino. Hoy en día, las tiradas de muchas
revistas, sobre todo algunas pertenecientes a la llamada “prensa del corazón”, superan con
mucho a las de los más importantes diarios de sus respectivos países.
        La fotografía comenzó a utilizarse en la prensa diaria en el año 1880, de la mano
del Daily Herald inglés, aunque tardó bastante en incorporarse de modo definitivo a los
periódicos. Lo hizo sobre todo a través de los suplementos dominicales, cuya utilización se
difundió en los periódicos anglosajones al resto del mundo. Los suplementos dominicales,
a pesar de venderse conjuntamente con los ejemplares del fin de semana de los diarios,
tienen una estructura sustancialmente diferente de las de estos, tanto en la apariencia —se
asemejan más a las revistas en formato y tratamiento gráfico— como en los temas que
aborda, que suelen estar menos relacionados con las noticias de actualidad y más con el
ocio de los lectores. Actualmente, casi todos los diarios publican un suplemento de fin de
semana, y sus ventas crecen espectacularmente durante esos días.
        A mediados del siglo XIX comenzaron a aparecer diarios de gran calidad, que
llevaban a cabo seguimientos serios y exhaustivos de las noticias del momento y
profundos análisis de sus consecuencias. Siguiendo el camino abierto por el periódico
inglés The Times, en España se publicaría El Imparcial, un diario que gozó de gran
aceptación y no tuvo nada que envidiar a sus modelos europeos durante los 66 años que
duró su existencia (1867-1933).
        En América Latina se pueden nombrar La Nación, de Buenos Aires, El Siglo, de
Montevideo o El Comercio de Lima, que se empieza editar en 1839 y llega hasta nuestros
días como el decano del diarismo peruano. En Piura circuló el primer diario nombrado EL
SOL, su fecha 1º de octubre de 1905.
        Ya en el siglo XX, han surgido medios de comunicación masiva que han eclipsado
parte de la importancia de la prensa escrita. Con el fin de cubrir los sucesos de la
actualidad de un modo más veloz, a principios de siglo existían periódicos que aparecían o
bien por la mañana o bien por la tarde, y otros que tenían incluso dos ediciones, la
matutina y la vespertina.
        Con la aparición de la radio (década de 1920), y sus posibilidades de tratamiento
instantáneo y continuo de las noticias, los diarios perdieron su monopolio de seguimiento
pormenorizado de los acontecimientos y hubieron de limitarse a aparecer bien por la
mañana o bien por la tarde.
        En España, las primeras emisoras comerciales de radio comienzan a funcionar en
el año 1924, al principio en Barcelona y Madrid. Poco a poco, el número de estaciones
radiofónicas fue aumentando hasta cubrir la práctica totalidad del territorio. En un
comienzo, las emisiones radiofónicas transmitían acontecimientos en directo, pero luego la
programación se fue enriqueciendo y aparecieron boletines de noticias locales, nacionales
e internacionales, que recibieron la denominación de “Diario hablado”, el primero de los
cuales fue emitido en 1925 por la emisora Unión Radio.
        La radio acaparó gran parte del protagonismo que hasta entonces habían tenido los
periódicos como transmisores veloces de noticias, y su prestigio creció enormemente
durante los años de la II Guerra Mundial, pues mantuvo puntualmente informados a
millones de ciudadanos europeos y americanos del desarrollo de los acontecimientos en el
campo de batalla, y constituyó un arma propagandística de incalculable valor para los
contendientes de ambos bandos.
        Pero su difusión quedó frenada por la introducción de la televisión, que unía a la
casi instantaneidad de las informaciones, el poder seductor de la imagen que las
acompañaba. Las primeras emisiones comerciales de televisión se llevaron a cabo en la
ciudad de Nueva York en la década de 1930, aunque el verdadero estallido del medio no
se produjo hasta después de la II Guerra Mundial. En España, la primera emisión pública
de televisión tuvo lugar el día 20 de octubre de 1956. Su extensión fue muy lenta, debido,
sobre todo, a la intrincada orografía del país, que hacía necesaria la instalación de
numerosas antenas repetidoras. Por ello, en España, el protagonismo en el terreno de la
información siguieron teniéndolo, durante varias décadas aún, la radio y los documentales
cinematográficos de actualidad, el denominado No-Do (abreviatura de Noticiario
Documental), que constituyó un eficaz medio de transmisión de noticias e ideología, sobre
todo hacia las zonas más aisladas e inaccesibles de España.
        En la actualidad, las dos cadenas de titularidad estatal, La Primera y La 2, así como
los tres canales privados, Antena 3, Tele 5 y Canal Plus, se pueden captar en la práctica
totalidad del territorio. En algunas comunidades autónomas (Andalucía, Cataluña, Galicia,
Madrid, Valencia y País Vasco, entre otras) existen cadenas de televisión de ámbito
exclusivamente regional, gestionadas en su mayor parte por los distintos gobiernos
autonómicos, mientras que muchas ciudades disponen ya de emisoras locales, y en
algunas de ellas se han instalado redes de cable para transmitir la señal televisiva. En todo
caso, y a falta de una normativa concreta al respecto, por el momento la situación de las
emisoras locales resulta un tanto inestable.
        En América Latina, tanto la radio como la televisión han alcanzado un gigantesco
desarrollo en todos los países. Entre las cadenas de televisión, sobresale el grupo
mexicano de Televisa, con una extensa implantación, tanto en el ámbito nacional como en
Estados Unidos, a través de cadenas filiales e incluso en el resto del mundo, gracias a
Galavisión, transmitiendo sus programas a través de satélite.
        El ejemplo más elocuente del gran interés del público por las noticias de actualidad
lo constituye el tremendo éxito de la cadena estadounidense CNN (Cable News Network),
que emite, por cable y por satélite, las 24 horas del día, noticias y reportajes informativos.
En efecto, los sistemas de televisión por cable, que en Estados Unidos y en el resto del
continente americano se encuentran muy desarrollados, y que en Europa ya se están
implantando, suponen un medio perfecto para la difusión de noticias y, sobre todo debido
al gran número de canales que las redes de cable pueden distribuir, un medio apropiado
para transmitir numerosos y variados puntos de vista, y para que se escuchen voces y
opiniones que, de otro modo, no podrían escucharse.
        Al mismo tiempo, muchos gobiernos están apostando por un mayor desarrollo de
las televisiones públicas, y tienden a diferenciar sus contenidos de los de las privadas, para
convertirlas en instrumentos que reflejen los cada vez más diferenciados intereses de los
distintos sectores del público. Paralelamente, se está consolidando una amplia y densa red
de satélites de comunicación, que envían programas de televisión a lugares a los que
todavía no ha llegado el cable.

        LOS PERIODISTAS COMO CRÍTICOS SOCIALES.-
        Durante el siglo XIX, cada vez más, la impresión de periódicos se fue sumando a
una gran campaña de petición de reformas sociales y políticas, como parte de una
estrategia para atraer lectores. Hearst y Pulitzer, cuyas publicaciones caían a menudo en
el sensacionalismo, abogaron también por estos cambios, al tiempo que muchas
publicaciones de la época basaban su éxito casi exclusivamente en la denuncia de los
abusos de los gobernantes. Los editoriales de los periódicos y revistas ejercieron gran
influencia sobre la opinión pública, aunque no tanto como la habilidad de algunos editores
para canalizar la atención del público hacia los problemas sociales o la corrupción política.
Algunos periodistas enfrascados en esta cruzada a principios del siglo XX, contribuyeron a
la consecución de gran número de reformas —como la promulgación de las leyes
antimonopolio y las que garantizaban la salubridad de los alimentos—.
        Los periodistas han continuado ejerciendo ese papel de defensores de los derechos
de los ciudadanos durante todo el siglo. Así, en la década de 1960, la televisión
estadounidense difundió imágenes de las grandes manifestaciones por los derechos civiles
que se celebraron por todo el país y de los medios, a veces brutales, que la policía había
empleado para reprimirlas.
        Del mismo modo, entre 1972 y 1973, dos reporteros del periódico Washington Post
sacaron a la luz el “Watergate“, que demostraba que el presidente de Estados Unidos,
Richard Nixon, estaba al tanto de los registros de la sede central del Partido Demócrata
que miembros de su partido habían ordenado realizar. Más recientemente en España,
fueron las denuncias de varios diarios, como El Mundo y Diario 16, las que propiciaron la
investigación judicial y el consiguiente proceso del director del Banco de España, Mariano
Rubio, y del director de la Guardia Civil, Luis Roldán.
        En los países en los que se ha alcanzado la libertad de expresión, los frecuentes
ataques de la prensa a altas personalidades tanto del Gobierno como de la vida social han
dado la impresión a gran parte del público de que los periodistas se estaban excediendo en
su tarea de protectores de los derechos de los ciudadanos, a raíz de lo cual comenzaron a
surgir órganos de control de la labor periodística.

        TENDENCIAS ACTUALES.-
        Debido en gran parte a las duras condiciones económicas de la competencia con
los medios de información audiovisual, como la radio y la televisión, a lo largo del fenecido
siglo XX se fue reduciendo el número de diarios, así como la tirada de los supervivientes.
En España, se publican en la actualidad unos 124 diarios, entre provinciales, regionales y
de ámbito nacional. Entre ellos, los de mayor tirada —según la Oficina de Justificación de
la Difusión (OJD) de enero de 1995— son tres diarios madrileños: El País, fundado en
mayo de 1976, con un promedio de 413.543 ejemplares al día; ABC, fundado en junio de
1905, con unos 303.019 ejemplares; El Mundo —el más reciente de todos, pues su primer
número apareció en octubre de 1989—, con unos 260.616 ejemplares, y otros dos
barceloneses: El Periódico de Catalunya, con unos 210.793, y La Vanguardia, con
196.807. Las nuevas tecnologías continúan provocando significativos cambios en el
periodismo.
        Así, las transmisiones televisivas a través de satélite, por ejemplo, permiten a los
telespectadores asistir en directo a acontecimientos que están teniendo lugar en otras
partes remotas del planeta (véase Comunicaciones vía satélite), los periodistas pueden
consultar casi instantáneamente en grandes bancos de datos enormes cantidades de
información que en otras épocas les habría llevado días o semanas recopilar (véase
Ordenador) y los diarios electrónicos pueden llegar directamente a los terminales de los
usuarios sin necesidad de que intervengan en el proceso las imprentas, los transportes o
los vendedores de prensa.
        Uno de los fenómenos periodísticos más importantes de los últimos años es la
consulta de prensa vía Internet. Muchos periódicos acuden todos los días a su cita diaria
con una página Web a la que se puede acceder desde todo el mundo. Lo que esto puede
significar sobre las relaciones culturales e informativas se presenta tan ingente que esta
información mundial y en casa está suscitando estudios y premoniciones de los
comunicólogos que ya, definitivamente, afirman que la aldea global ha llegado. Como abrir
una página Web es barato, el monopolio informativo de las grandes empresas informativas
—peligro que siempre se ha debatido en el periodismo— encuentra ahora una
competencia informativa por parte de grupos, facciones, instituciones, partidos políticos,
particulares y otros cuyos contenidos variarán, ratificarán o contradecirán lo que los
grandes periódicos cuenten, por lo que el lector deberá discernir qué información es la que
le sirve.

       BIBLIOGRAFÍA.-
       Estas fuentes proporcionan información adicional sobre Periodismo. Véase también
Televisión; Radio; Censura; Periódicos; Publicaciones periódicas; Fotografía; Imprenta.
       Biblioteca de Consulta Microsoft ® Encarta ® 2005. © 1993-2004 Microsoft
Corporation. Reservados todos los derechos.
                                        C A P Í T U L O I


                                     EL GRAN PODER DE LA PRENSA
        Durante la tercera década y siguientes de la precedente centuria número XX, el diarismo
piurano manejó el tema del gran poder de la prensa y desde diferentes ópticas sobre todo la
histórica y distintas escuelas del pensamiento contemporáneo dieron su particular punto de vista
que conviene recoger y presentar aquí como parte de la historia del periodismo regional. Se trata
de ideas que aún siguen teniendo vigencia en esta primera década del siglo XXI.
        Dentro del contexto histórico, se ha dicho “no hay poder semejante ni comparable al de
una pluma: los más hondos surcos abiertos por la espada en espantosas guerras, no tienen nunca
la profundidad y trascendencia que los leves rasguños que la pluma hizo sobre el pergamino o
sobre el papel. Las expediciones de Alejandro y su reconquista del Asia; las guerras que acabaron
con las ruinas de Cartago; las empresas de Julio César en las Galias, en Grecia, en África, en
España, con aquellas tremendas batallas de Farsalia y de Munda, que fueron puertas por donde
se entró al imperio romano; las inundaciones sangrientas de los bárbaros, que hicieron trizas el
mapa de Europa; las conquistas árabes, que amenazaron acabar con los restos de la civilización
que perdonaron los bárbaros, y cuantas guerras, luchas, encuentros, batallas, choques e
invasiones ha habido en el mundo, con ser tan grandes, con haber trastornado tantos los pueblos
y la historia, no ha influido tanto en ella como los incruentos trazos y rasgos de la pluma.
        Tiene, pues, la pluma cierto género de omnipotencia; y su imperio es tan dilatado y su
fuerza tan prodigiosa, que domina la tierra, señorea las naciones y da vida o mata, estando a su
merced las almas y los cuerpos.
        La pluma es la sembradora de ideas en los surcos de la prensa. Es la gobernadora de la
opinión pública. Es el centro de la soberanía popular. Es el cuarto poder del Estado”.
        Sobre el poder de la prensa, hay otro concepto difundido en las páginas de los diarios
piuranos. Leámosla: “Buena o mala, falaz o verídica, corruptora o no, la prensa es uno de los
mayores poderes de los pueblos modernos. Tiene mucho de sufragio universal, sin más apelación
que ella misma.
        Forja la opinión pública, es decir las costumbres; vigoriza o destruye la familia y las
escuelas; hace reputaciones o las deshace; encumbra ministerios o provoca su caída; dispone a
su arbitrio del terrible derecho de la paz o de la guerra.
        Los políticos, los escritores, los artistas, los hombres públicos y los funcionarios
prostérnense de hinojos ante ese poder multiforme y misterioso. La prensa envuelve la escuela y
el parlamento, los compenetra, llega hasta donde ellos no llegan, encausa y dirige las corrientes
de la conciencia popular, imponiéndose de grado o por fuerza, aún al elemento de mejor
preparación. Contra las fuerzas de su realeza indefinida y anónima, nadie se alza.
        ¡El periódico! Esta es la palanca que busca Arquímedes para mover el mundo”.
        Finalmente hay sobre el tópico tratado el siguiente parecer: “Todo resulta pequeño como
actividad influyente e imperiosa ante la impotente máquina de la prensa. Temida unas veces,
odiada por algunos y amada por muchos, esa formidable máquina sensacional, a semejanza de
ciertas armas potentes y delicadísimas, lo mismo puede difundir el bien que derramar los peores
ácidos corrosivos, prestar cultura y amenidad a las muchedumbres como embrutecerlas.
        Dinero y talento son bastante para hacer un gran periódico; pero si al dinero y al talento le
agregamos la moral, entonces tendremos el buen periódico. Y un buen periódico es la mejor
fortuna para un pueblo”.

                                  PERIODISMO CONTEMPORÁNEO
       Tratamos de recopilar la información que en materia de periodismo, como novedosa
profesión, se difundió en nuestra gran región a través de los diarios que aquí circularon la primera
mitad del extinguido siglo XX. Incuestionablemente sirvieron para educar a los lectores que de
alguna manera alcanzaron a entender los conceptos doctrinarios y teóricos de la actividad
periodística aplicada a la práctica con el propósito de informar con veracidad y objetividad.
       Propósito nuestro es también reproducir conceptos que no obstante los años transcurridos
tienen plena vigencia en nuestro medio y resulta positiva su difusión.
       La Industria, diario piurano, de la fenecida centuria, en su edición Nº 6644, de 17 de abril
de 1940, con motivo de cumplir su XXIII aniversario y bajo la atinada dirección de don Néstor S.
Martos Garrido, publicó el editorial bajo el titular “Periodismo Contemporáneo”, presentando como
autor a Secundino Egues, cuyo cuerpo literal sigue a continuación.
        “La información es la primordial característica del diario moderno. Mas, debe entenderse
no una información seca y escueta: insípida, oscura o desgarbada, sino aquella que entraña
viveza, sal, ironía, elegancia y sutileza.
        La que lleva al lector insensible e irresistiblemente y como de la mano al teatro de los
acontecimientos. Aquellos que los hacen vivir, fustigando fuertemente las fibras del sistema
nervioso. Pero esto no es todo fácil como le parece a algunos cronistas. Todo requiere estudio,
meditación, ejercicio continuado e infatigable, conocimiento perfecto de las leyes y característica
de la arquitectura de nuestra lengua, intención renovadora, etc.
        El diario contemporáneo está perfectamente sintonizado con nuestra manera de ser en el
presente momento. El hombre del día anhela emociones fugaces y novedosas. A cada instante
quiere cambiar el estado de ánimo. Esta necesidad imperiosa le conduce en múltiples ocasiones a
realizar loa actos más extraños y a veces hasta pueriles.
        Entiendo que esta modalidad característica, si bien puede, unas veces, perjudicar al
individuo o al conjunto en donde actúa, es susceptible, así mismo, de convertirse en un excelente
medio para aumentar rendimiento en los diferentes ramos de las actividades humanas.
        Muchos afirman que el periodismo ha tomado una orientación netamente positiva,
sacrificando así nobles ideales. Ciertamente que en la información se ha hallado el secreto de la
mayor utilidad económica. Pero no está aquí el mal, sino en hacer de la calumnia y el vil insulto un
cebo favorito para despertar la curiosidad del público, corrompiéndolo en cierta forma. En
presentar mediocridades y hasta vulgares criminales como hombres de valor o héroes de folletín,
sugestionando funestamente a las multitudes.
        Si el diarismo no estuviera a tono con nuestros gustos e inclinaciones, sería un elemento
insoportable, descentrado de la órbita natural que debe seguir, algo postizo y poco utilizable para
la mayoría de las gentes que entienden escasamente de doctrinas y teorías, por ausencia de una
intensificación racional en su cultura.
        El ideal de un diario debe cifrarse en combinar la información con la doctrina para luego
dilucidar con manifiesta imparcialidad de los diferentes problemas que atañen a una racional
organización social.
        La información cuando es manejada con inteligencia, en vez de corromper a las
colectividades, las educa y alecciona. Es como un ejemplo vivido, una sana advertencia para que
evitemos tales o cuales sendas y sigamos por las que nos llevarán al cumplimiento de nuestras
aspiraciones.

                                   PERIODISMO PROVINCIANO
        Desde inicios de la tercera década del fenecido siglo XX circuló en Piura permanente
publicidad periodística difundiendo temas sobre las Escuelas que enseñaban la difícil profesión del
periodismo. Esta difusión masiva, demuestra indudablemente que muchos periodistas nuestros se
prepararon en estas Escuelas haciendo estudios a distancia y se formaron con mucha entrega y
espíritu pragmático en la gran causa de la prensa escrita.
        Dentro de las páginas del piurano diario EL DEBER, edición del 13 de setiembre de 1921,
corre inserta la nota bajo el titular “El Periodismo en el Perú”, cuyo autor es el insigne intelectual
peruano, Manuel González Prada, que a la letra dice:
        “Nada se prostituyó más en el Perú que la palabra: ella debía unir y dividió, debía civilizar y
embruteció; debía censurar y aduló. En nuestro desquiciamiento general, la pluma tiene la misma
culpa que la espada.
        El diario carece de prestigio, no representa la fuerza inteligente de la razón, sino la
embestida ciega de las malas pasiones. Desde el editorial ampuloso y kilométrico hasta la crónica
insustancial y chocarrera, se haya la diatriba sórdida, la envidia solapada y algo como crujido de
caer viva despedazada por dientes de hiena.
        El publicista rodeó con atmósfera de simpatías de detentadores de la hacienda nacional, y
al poeta prodigó versos a caudillos salpicados con sangre de las guerras civiles. Las sediciones de
pretorianos, las dictaduras de Bajo Imperio, las persecuciones y destierros, los asesinatos en las
cuadras de los cuarteles, los saqueos al Tesoro Público, todo fue posible porque traidores y
ladrones contaron con el silencio o el aplauso de una persona cobarde, venal o cortesana”.
          Las páginas del diario El Deber, edición Nº 3733 y siguientes, Piura, sábado 2 de
diciembre de 1922, página 1, recoge el aviso que sigue:
          “Periodismo.- Una nueva profesión con campo virgen para que sea usted un periodista
diplomado. La técnica periodística moderna no se enseña en ninguna escuela de habla española.
El curso de estas Escuelas es el primero en este idioma.
          Nuestro curso dejará a usted preparado para ser un periodista DISTINGUIDO en
cualquiera de las actividades siguientes: Repórter, Corresponsal, Redactor, Redactor en Jefe,
Director de Diario, Periodista Independiente.
          Cincuenta años atrás en los Estado Unidos, los periodistas ganaban poco y los escritores
eran mal pagados. Hoy hay periodistas que reciben hasta cien mil dólares de sueldo anual. Es
difícil fijar el límite a que puede llegar un escritor de fama. Hay quienes están recibiendo cuatro
dólares por palabra.
          La prensa hispanoamericana y española está en vísperas de una transformación
gigantesca. Los periodistas competentes van a estar en continua demanda durante los próximos
veinte años. Varias Universidades hispanoamericanas importantes están hablando de abrir cursos
de periodismo, pero no hay profesores preparados para enseñar. Esta es una oportunidad sin
precedentes para usted.
          Aunque no tenga usted toda la preparación que desearía para seguir nuestro CURSO,
escríbanos pidiendo más detalles. Le damos nueve lecciones suplementarias de ortografía y
redacción, si las necesita. Puede aprender en su propio hogar, sin abandonar su ocupación,
aprovechando sus ratos desocupados.
          El periodismo se puede aprender mejor por correspondencia que en clases orales. El
precio del curso es módico y se paga con facilidades al alcance de todos los bolsillos. Llene el
cupón adjunto y mándelo hoy mismo.
          ESCUELAS INTERAMERICANAS DE NUEVA YORK
          Mamaroneck (DP), New York E.U.N.A.
          Sírvase darme precios y detalles y explicarme en que consiste la técnica periodística que
enseñan esas Escuelas, sin compromiso de mi parte
          Nombre…. Apartado Postal…
          Ciudad….. País….. Calle y Nº…
Se necesitan agentes para estas Escuelas”.
          Fue el semanario sabatino El Bien Público, editado en esta ciudad, que, en su edición Nº
516, Piura, enero 22 de 1930, sobre el término periodismo, entregó a los lectores de nuestra
región los conceptos que siguen:
          “La importancia del periodismo es cosa que todavía no ha llegado a la comprensión de las
multitudes de los pueblos. Hay muchos hombres que se imaginan que la hoja periodística no pasa
de ser una arteria de información que poco les interesa. Los que tienen tal tendencia de creerla
así, la rehúsan generalmente, negándoles el debido apoyo que todo hombre de bien debe
prestarle.
          El periódico a parte de ser noticiero, es el termómetro que registra enciclopédicamente,
todas las ciencias, artes y profesiones de una manera omnímoda. Es el censor de las costumbres;
es la autoridad ingerente en todas las multiplicidades de la vida del hombre; es el propugnador de
la civilización hacia los rumbos luminosos de su marcha ascendente; es la lumbrera de cultura que
irradia hasta los más lejanos horizontes de las mentes ubicadas en las penumbras de la
ignorancia; es el pilar que se mantiene en la rectitud de la verdad; el defensor de los derechos
humanos, el divulgador del progreso habido en todas las edades; en fin, el periodismo en la
conciencia laboriosa y sustancial de todo lo útil que se conoce y que es indispensable lograrlo
para el mejoramiento de nuestras vidas.
          Del periodismo se deduce la vida física y moral de los pueblos; por él se conoce la índole
de directores de las funciones públicas, y es que recompensa sanciona según lo bueno o lo malo
que se practique.
          El periodismo enmienda la enrieladura de los gobernantes, autoridades y potentados,
cuando por alguna causa se extralimitan al abuso o la tiranía, en estos casos con arriesgo de la
vida y hogares de sus gestores, quienes resultan víctimas del enemigo reducidos al más cruel
ostracismo.
       Hay que ayudar al periodista con la consideración y estímulo para que nunca desdeñe y
antes supere con mejor ánimo los destinos de su prestigiosa misión que el público se la otorga a
favor del bienestar colectivo”.

                              PERIODISMO EN PIURA A INICIOS DEL XX
        Bien sabemos que durante los 79 años (1821-1900) que transcurrieron desde la instalación
de la República hasta fines del siglo XIX, en nuestro Departamento se puso de manifiesto una
marcada y creciente actividad periodística plasmada a través de diversos semanarios que se
editaron, según hemos podido verificar en la fuente respectiva, en Piura, Paita, Catacaos,
Sechura, Sullana, Huancabamba, Ayabaca, entre otras ciudades.
        Ingresamos a la primera década del fenecido siglo XX y en Piura circulan los flamantes
diarios EL SOL y EL ECO DE PIURA, que aparecieron los años 1905 y 1908, respectivamente, lo
que confirma que nuestra región tiene un tradicional y exquisito historial en materia de periodismo
escrito, novedoso género literario que ahora se mantiene muy activo dentro de los moldes de la
modernidad.
        Escoltaron el nacimiento del diario EL SOL las páginas del semanario “EL AMIGO DEL
PUEBLO” cuya partida de nacimiento está en su primer número que circuló el 10 de agosto de
1904, dirigido por su fundador y director don Enrique López Albújar. Este semanario nació
convertido en defensor del pueblo y mantuvo su línea independiente sin compromiso de ninguna
clase ni persona alguna. Al respecto su citado creador expresó: “No tuve compromiso ni pacto con
nadie para silenciar el abuso”.
        Se ha dicho que “fue célebre la polémica que López Albújar sostuviera con Germán Leguía
y Martínez, –fundador y director de EL SOL, primer diario piurano, agregamos- Prefecto del
departamento, que escribía en el periódico “El Sol”, fundado y dirigido por él para refutar a López”.
        Muy nutrido es el panorama periodístico regional, lo que significa hubo marcado fomento
del periodismo en los pueblos de nuestro departamento, a inicios del citado siglo XX. En efecto se
registran los semanarios: “La Voz de Sechura” (1900) y “Amanecer Sechurano”, ambos de raíz
sechurana. Siglo XX, circuló en San Clemente, Sechura, 1901. En Catacaos apareció La Voz de la
Juventud en 1909.
        En Paita salió en 1900 “La Reforma”, continúa en 1901 “El Rector”. Hay noticia que
circularon durante el año 1906 los semanarios: “La Voz”, “La Igualdad”, “El Microbio”, “El Morro”,
“El Progreso”. Sigue “La Prensa Libre” en 1908, “La Alianza” en 1909.
        Hay más sobre la ciudad porteña, pues Edmundo Cornejo Ubillús nos informa que el 1º de
junio de 1906 “en Paita circula el primer número del periódico “El Progreso”, bajo la dirección de
Daniel L. Castillo. En el siglo XIX, sin haberse podido precisar mes y día, aparecieron “El
Instructor” (1862), “El Eco de Paita” (1864), “El Hado de Paita”, los tres dirigidos por José Garrido;
“El Murciélago” que aparecía en Paita o Guayaquil y cuyo número del 26 de julio de 1884 registra
el asesinato del general La Cotera, en la Solana, por un grupo de Comunistas de Chalaco y Frías
comandados por Maximiliano Frías y Genaro Carrasco; “El Fonógrafo” (1890-91); “El
Constitucional”; “La Igualdad”, de Francisco Valdez, que fue el más representativo y de mayor
duración. Ya a comienzos de la fenecida centuria número XX fueron “El Faro de Paita”, “El Alba”,
“El Siglo XX, “La Reforma”, “El Mosquito” y “El Microbio”; ver Calendario Cívico de Piura, Pág. 96.
        Huancabamba a través de don Samuel Martos Cruzado fundó en 1908 el semanario “El
Progreso”, que tuvo una vida activa durante un lustro sirviendo de instrumento informativo a la
comunidad huancabambina.
        En la ciudad de Sullana, siendo distrito de Paita, apareció en 1896 el semanario de corta
duración “El Chira”, del que hemos podido observar y consultar algunos ejemplares en el Archivo
Regional de Piura.
        En el año 1902, se publicó “La Voz de Sullana”. En 1905 nace el semanario “La Nueva
Provincia” que después se transformó en el periódico “La Actualidad”. En 1907 se voceó
Vanguardia y en 1910 “El Orden”. Cabe advertir que Sullana tiene una copiosa tradición
periodística que data desde hace más de un siglo, que le ha permitido incluso editar hasta diarios,
siendo el primero “La Voz del Chira”.

                                     EL PERIODISMO
         A la vista del artículo “EL PERIODISMO”, sin nombre de autor, publicado en el piurano
diario EL DEBER, edición del 23 de marzo de 1922, mostramos al amable lector, como los
periodistas de esa época consideraron esta actividad profesional. Su texto a la letra dice:
         “El periodismo en todos los países representa, virtualmente todas las esencias
democráticas: la libertad de pensamiento, la de reunión, la de asociación, se juntan y fraternizan
en la hoja diaria como una academia popular.
         Hasta él tienen acceso todas las clases sociales, en él se funden y conviven el trabajo y el
capital, el músculo y la inteligencia, el obrero de blusa y el de levita. Él recoge como un patriarca
bíblico, toda la nueva prole del esfuerzo humano, las aristocráticas del pensamiento y las
democracias de la acción, los inventos del sabio y las creaciones del artista, las grandes alegrías y
los grandes dolores populares.
         En él palpitan, como en el corazón de un titán, todas las ansiedades colectivas. Él
reproduce las victorias y las catástrofes, no con la imposibilidad del historiador, sino con las
vibraciones del combatiente. Cada una de sus hojas volantes tiene algo de parlamento y de mitin,
de fábrica y de cuartel, de mina y de cortijo, de biblioteca y de museo.
         Ninguna actividad humana es “tan de todos” como el periodismo. Se funden tan
asiduamente con su esfuerzo todas las jerarquías intelectuales, todas las clases del país, que
reproducimos íntegramente, cada mañana, en unas columnas impresas.
         Tan amplia es su misión social que no excluye ninguna profesión, ninguna reivindicación,
ninguna protesta. El médico no actúa sino en el enfermo; el abogado en el Tribunal; el obrero en la
fábrica; el periódico actúa en todas partes, a todas horas, con todas las actividades, contra todas
las injusticias.
         Espejo de las democracias, comienza por democratizar la cultura, acaparada antes de su
aparición por los poderosos. A su vigoroso clarín, la ciencia deja sus laboratorios; el Arte sus
“torres de marfil”; y los sabios y los artistas, antaño siervos de los grandes y pensionados de los
grandes, son elevados por el periodismo a rango popular, emancipados por el periodismo, que
arranca para ellos, al Estado una dignidad superior”.
         La edición Nº 3338, del piurano diario La Voz del Norte, su fecha 12 de noviembre de
1936, nos entrega una apreciación bastante elevada y original sobre el tema en cuestión que
empieza bajo el titular: “Juicio sobre lo qué es el PERODISMO”, autorizado por la firma de Donoso
Cortés, que a la letra dice:
         “De todas las potestades nacidas de la nueva organización de las sociedades, ninguna tan
colosal exorbitante, como la potestad concedida a todos de poner su palabra en los oídos del
pueblo.
         Las sociedades modernas han conferido a todos, la potestad de ser periodistas, y a los que
lo son el tremendo encargo de enseñar a las gentes lo que Jesucristo confió a sus apóstoles. No
me toca a mí pronunciar un fallo en este momento sobre la institución.
         Cúmpleme solo señalar su grandeza: la profesión del periodista es a la vez una especie de
sacerdocio civil y una milicia. El instrumento que maneja puede ser lo de salvación o de muerte.
La palabra es más cortante que la espada, más pronta que el rayo, más destructora que la guerra.
         Ministros de la palabra social no olvidéis que la responsabilidad más terrible acompaña
siempre a este terrible Ministerio; que no hay sino en la eternidad penas bastante para castigar a
los que ponen la palabra, ese don divino al servicio del error, así como hay, gallardones bastantes
sino en la eternidad para los que consagraron su palabra y su talento al servicio de Dios y de los
hombres”.
         “La prensa es la inmensa y santa locura del progreso. El diámetro de la prensa es el mismo
diámetro de la civilización. Víctor Hugo”.
         “¿Cómo puede ser que ciertos periodistas deseen el término de las discordias? ¡Si de ellas
viven! G. Tournado”.
         “Contad los periodistas de una Nación, y sabréis que rango ocupa en la escala de la
civilización. En la profesión del periodismo existen en abundancia los corazones nobles. J. Simón”.

                                     LENGUAJE PERIODÍSTICO
        Mucho se ha escrito y se seguirá escribiendo sobre el lenguaje periodístico. Un concepto
dice que es “una modalidad de la comunicación que tiene como fin informar los hechos más
relevantes para una comunidad. A veces se acompaña de comentarios y también se defienden
diferentes posturas públicas a través de los llamados artículos de opinión”.
        Aunque el lenguaje periodístico afecta a los periódicos, las publicaciones periódicas, la
radio y la televisión, con estructuras y medios de exposición diferentes, las características
lingüísticas son bastante afines, si bien hay maneras diferentes de informar según se trate de una
noticia, de un reportaje o de un artículo de opinión.

        LA NOTICIA.-
         La noticia es un relato objetivo de un hecho o suceso de interés y su característica
fundamental es la objetividad. Debe ser breve, expositiva, secuencial y no debe incluir la opinión
del autor.
        Su estructura es: titular, entrada y cuerpo. El titular, como su nombre indica, es el título de
la noticia. Tiene que exponerse en una sola frase de no más de diez palabras y ser el resumen
total. En la prensa escrita aparece con letras más grandes.
        La entrada es un párrafo que contiene los elementos fundamentales de la noticia; en el
periodismo clásico, por lo general, responde a las preguntas quién, qué, cuándo, dónde, cómo y
por qué, pero no es del todo necesario. En la prensa escrita este texto va en letra negrita.
        El cuerpo de la noticia es el desarrollo amplio de la misma y su estructura tiene la forma de
una pirámide invertida, es decir, se informa de los más importante a lo menos importante, por
medio de párrafos que no debe tener ninguno más de cien palabras, pero todos ellos deben tener
interés con el fin de que el lector lo lea todo.
        Hay artículos informativos de noticias, llamados breves o cuñas, que son mucho más
cortos, porque lo que se reseña tiene menos importancia; en este caso su estructura es una fusión
de la entrada y de la información piramidal. Los breves son más importantes que las cuñas.

        EL REPORTAJE.-
        El reportaje combina la información y la investigación y tiene un estilo literario más
personal y cuida que la noticia, porque no se ha escrito con la premura noticiosa en el momento
de producirse y porque su autor escribe de algo que cree y vive como de interés universal. Un
reportaje puede ser el resultado de un largo viaje o de mucho tiempo de investigación sobre un
tema, así pues, sus características son que en él se exponen causas, consecuencias, opiniones,
entrevistas, relaciones con otros hechos semejantes o dispares, y conclusiones.
        En comparación con la noticia, no tiene porqué ser de inmediata actualidad, puede tener
mayor extensión e información exhaustiva, incluso con datos, cifras y referencias, y además
incluye la opinión del autor. En cuanto a su estructura, el reportaje tiene entrada y cuerpo. La
entrada debe cumplir las mismas normas que la de la noticia. El cuerpo debe comenzar por un
párrafo brillante y atractivo que atrape al lector sobre el tema para que siga leyéndolo hasta el
final. Como puede ser bastante largo, el reportaje se estructura en partes y cada una de ellas irá
presentada por un ladillo que es una frase corta que anuncia el tema que se va a tratar. El ladillo
puede ir al principio o al margen y destacado con una tipografía diferente. Aunque el reportaje
incluye la opinión del autor, ésta debe ir claramente separada de la información objetiva y nunca
mezclada o confundida en un párrafo en el que se esté vertiendo una causa o una consecuencia
del tema que se está desarrollando.

        EL ARTÍCULO DE OPINIÓN.-
        El artículo de opinión tiene unas características muy especiales. Está considerado como
género literario; lo importante en él no es la noticia que se da o comenta, sino lo que el autor opina
de ella. Ésta, incluso puede hasta ser muy conocida o haber sucedido hace mucho tiempo. Su
característica fundamental es la de analizar un hecho para orientar al público e influir en su
opinión sobre ese hecho, desde una óptica personal explícita.
        Así pues, el artículo de opinión expresa un sentir personal sobre cualquier acontecimiento
que el autor toma como referencia interpretándolo y valorándolo, para plantear una tesis con la
que defiende o ataca una posición u opinión, y orienta al público sobre lo expuesto.
        Con el fin de conseguir estos resultados, su lenguaje debe ser ágil, claro, conciso y de
frases cortas. Su estructura se compone de: introducción, información sobre el tema que se va a
desarrollar, análisis personal y conclusiones.
        NOTAS.-
Biblioteca de Consulta Microsoft ® Encarta ® 2005. © 1993-2004 Microsoft Corporation.
Reservados todos los derechos.
                                           LIBERTAD DE PRENSA
         Las constituciones políticas de los países del orbe, como principio universal, protegen la
libertad de prensa, amén de promulgar y tener en vigencia legislación especial sobre la materia
para garantizar la opinión pública, constitutiva de los más elementales derechos de la persona
humana.
         Conceptualmente, la libertad de prensa, es el derecho que implica la inmunidad de los
medios de comunicación (periódicos, libros, revistas, radio y televisión) respecto al control o la
censura del gobierno.
         Resulta ambigua la relación entre la libertad de expresión y la libertad de prensa. Los
medios de comunicación constituyen una poderosa institución que puede actuar, en cuanto
instrumentos informativos existan, hasta el extremo de representar un medio fundamental de
crítica del gobierno, lo que siempre es conveniente en democracia pero tiene, por otro lado, la
desventaja de que el progresivo desarrollo del poder de los medios les lleva invadiendo la
intimidad de las personas y socavando su autonomía. Además, cuando los medios se
monopolizan alrededor de un determinado interés, la propia diversidad queda minada en cuanto
valor democrático.
         Desde el siglo XVIII la prensa ha gozado de una relativa libertad frente a las interferencias
del Estado, y en el siglo XX el propio Derecho de la competencia ha llevado a la industria de la
prensa periódica a encontrarse sujeta a la misma normativa que otras industrias.
         Las Constituciones Políticas contienen secciones concretas donde se consagra la libertad
de prensa, que llevan a escritores, periodistas y editores a poder criticar sin censura al gobierno.
La regulación de la difamación y del libelo, constituyen el freno a tal libertad. Un ejemplo de
regulación es el inglés, en el que quizá resulta más sencilla que en otros países la puesta en
práctica por el difamado de una acción por libelo y ejercitarla con ciertas garantías de éxito.
         La Convención Europea de los Derechos Humanos prevé en su artículo 10, la protección
de la libertad de recibir y difundir información e ideas sin interferencias del poder público. Durante
los años de la Guerra fría en América Latina se ejercía una censura de la libertad de prensa, fuera
ésta velada o directa. Tendientes a acallar cualquier voz crítica existieron decálogos de censura;
entre los puntos, por lo general, se incluía la información extranjera que desvirtuaba la versión
oficial, cualquier tipo de información considerada "subversiva", información sobre detenidos por
causas políticas y, en fin, todo aquello que contradijera la versión del gobierno. A partir de los
años 80 muchos países comenzaron a levantar las restricciones.
         NOTA.-
         Biblioteca de Consulta Microsoft ® Encarta ® 2005. © 1993-2004 Microsoft Corporation.
Reservados todos los derechos.

                                            LA PRENSA
        Entendemos por prensa el “conjunto de personas dedicadas al periodismo”. También
“conjunto o generalidad de las publicaciones periódicas y especialmente las diarias” (1). En el
Perú la Constitución Política en vigor, artículo 2º, punto 4, primer apartado, consagra que “toda
persona tiene derecho a las libertades de información, opinión, expresión y difusión del
pensamiento mediante la palabra oral o escrita o la imagen, por cualquier medio de comunicación
social, sin previa autorización ni censura ni impedimento algunos, bajo responsabilidad de la ley”
(2).
        Con espíritu poético se tiene señalado que la prensa debe ser cátedra santa donde se
discutan altos problemas de la nacionalidad. Lugar de meditación y deliberación sobre todo asunto
público de alta trascendencia que interese al pueblo y a la sociedad.
        La prensa debe ser punto de apoyo, de concordia y de noble solidaridad donde se junten
todos los hombres y todas las acepciones nobles en bien de los demás. Esencia de verdad, de
abnegación y de sacrificio, donde se estudien problemas educativos que favorezcan los intereses
comunes que redunden en beneficio del país.
        La prensa debe ser un templo de austeridad y de nobleza. De ideales, donde comulguen
todos los escritores serios y todas las voluntades incotizables. Debe ser la prensa, bandera de
principios, de doctrinas altísimas y de fraternos sentimientos, donde quepan las nobles opiniones y
las más descollantes iniciativas.
        Hay que destacar que en la prensa deben y tienen que estar los hombres sanos y buenos,
de franco sentido común y de limpia consecuencia para juzgar. Los escritores de espíritu serio que
en cada buena opinión señalen un rumbo o reflejen una enseñanza ennoblecedora.
        Deben estar en el marco de la prensa escrita los que no venden su pluma ni sus ideales,
con mengua de su honor y de su convicción, siempre dignos de inmaculados. Los que levantan el
pendón de las nobles causas, sosteniéndolas, con hombría, con altura y con pudor.
        Además deben estar los periodistas que no calculan el éxito por la cotización sino por el
ideal, dignificando su propia personalidad. También deben alinearse los que marchan al lado de
santos principios, formándoles una barricada en su corazón y en su pensamiento un altar (3).
        NOTAS.-
(1)Diccionario de la Real Academia de la Lengua, Año 2005.
(2)Constitución Política del Perú, de 1993.
(3)Archivo Regional de Piura; Sección Hemeroteca, Año 1941.

                              LA PRENSA EN PIURA
       Singular artículo, con el título del rubro, recogemos del diario “El Sol”, de esta ciudad,
edición Nº 54, su fecha 2 de diciembre de 1905. Dicho artículo que sirve para exponer casos
referenciales sobre la prensa en Piura, inicialmente fue publicado en el semanario La Igualdad de
Paita.
       El editorial reseñado tiene su origen en las discrepancias que por ese entonces mantenían
Enrique López Albújar, director del semanario “El Amigo del Pueblo” y Germán Leguía y Martínez,
Prefecto del Departamento, y fundador del primer diario piurano EL SOL. Nótese que en Piura don
Germán fue profesor de don Enrique, en la instrucción secundaria, tal como éste lo indica en su
novela “De mi casona”. A partir de 1905, docente y discente, públicamente y a través de las
páginas periodísticas piuranas se convierten en enemigos acérrimos y temerarios entre sí.
       El texto periodístico dice así: “Conscientes con nuestro propósito de mantener esta hoja,
puesta al servicio de los intereses del pueblo, con la independencia absoluta que la ha
caracterizado desde su fundación i que será siempre uno de los rasgos sobresalientes de su
programa, no hemos querido alzar nuestra humilde voz, para condenar enérgicamente los ataques
que sus adversarios han dirigido a la primera autoridad departamental, cuyo talento administrativo
le ha captado las simpatías de sus gobernados.
       Hoy rompemos ese silencio, por que comprendemos que es un deber de la prensa
honrada e independiente el aplaudir lo bueno i condenar lo malo. Creemos, pues, que los ataques
personales de que ha sido víctima el Dr. Leguía y Martínez, no han tenido repercusión, porque el
departamento entero está satisfecho de la administración honrada de su primera autoridad i por
que todos saben apreciar los talentos que distinguen al actual Prefecto, que no es una vulgaridad
como tantas otras que le han precedido, sino un hombre inteligente, honrado, patriota, laborioso.
       Debemos declarar también, con la más franca sinceridad, que el semanario piurano “El
Amigo del Pueblo” que tantas y tantas simpatías conquistó a su aparición, ha ido enajenándolas,
desde que varió el rumbo de su programa primitivo, descendiendo a las injurias personales y
escarbando actos privados que ponen en transparencia la poca elevación moral de algunas
personas que asignan sus plumas al servicio de pasiones mezquinas, que les acarrea
desprestigio, i los hace merecedores de la reprobación general.
       Sentimos que la estrechez de nuestras columnas no nos permite reproducir el acta de
adhesión que los amigos del señor Leguía le han presentado, como testimonio aprobatorio de sus
actos administrativos. ¡Al César lo que es el César!”. Extraído de la Igualdad de Paita.

                                    ÉTICA PERIODÍSTICA
        La ética, valedera rama de la filosofía, está considerada como una ciencia normativa por
que se ocupa de las normas de conducta humana y de manera muy especial es aplicable a la
actividad periodística que se manifiesta dentro de la sociedad moderna mediante real potencial y
efectiva fuerza que se le denomina cuarto poder del Estado.
        De acuerdo con su contexto la ética se ocupa de examinar el comportamiento, costumbre y
principios o pautas de la conducta, a menudo y de forma impropia llamada moral (del latín mores,
“costumbre”) y por extensión, del estudio de esos principios a veces llamados filosofía moral.
        Agregamos que en cada cultura se ha desarrollado un modelo ético propio. En nuestro
medio geográfico la ética aplicada al periodismo tiene su mejor campo de aplicación en el caso
que pasamos a comentar a raíz de la práctica que sobre ética periodística deben mostrar los
periodistas a través del ejercicio de su noble profesión.
         Luz Helguero de Plaza, directora del piurano y decano diario regional del norte EL
TIEMPO, en la página 2, de su edición Nº 32829, 9 de enero de 2008, bajo el titular “De lo privado
a lo público” nos entrega un nutrido concepto sobre la ética periodística que por su excelente
apreciación sobre los valores éticos, lo incorporamos a continuación.
         “En los cinco años de estudios para obtener el título de periodistas, tomamos muchos
cursos, pero uno de los más importantes, sino el más trascendente para el ejercicio de nuestra
profesión, es el de ética periodística, pues los periodistas tenemos frente a nosotros la historia que
la sociedad constituye cada día con sus comportamientos.
         Contar una historia vivida por otros merece todo el cuidado, y decidir cuál de las historias
de quienes habitan la ciudad es importante para la vida cotidiana y el desempeño de nuestros
semejantes, lo es aún más.
         Un ejercicio constante durante los años de formación universitaria para los periodistas, es
saber distinguir cuándo la vida privada de quienes ostentan cargos públicos se convierte en un
asunto de interés público, y eso pasa cuando lo que ocurre a las autoridades afecta la vida de la
población. Si los actos o situaciones influyen en el desempeño de la vida pública, los temas
privados se convierten en temas de interés ciudadano.
         Hay varios ejemplos. El más sonado fue el caso de Zaraí, la hija del ex presidente
Alejandro Toledo Manrique, lo que generó un ambiente de inestabilidad política ante la negativa
del ex mandatario de reconocer su paternidad. En ese entonces se habló de vacancia
presidencial, y por varios meses la turbulencia política influyó en decisiones que afectaban a todos
los peruanos.
         Ahora en nuestra ciudad estamos viviendo el caso de la enfermedad del señor José Aguilar
Santisteban. Su alejamiento obligado, pero sobre todo su postergado retorno, ha generado una
inestabilidad política en el interior de la comuna, un tira y jala para demostrar hacia qué lado están
los más poderosos, y un compás de espera para ver de qué lado se acomodan los intereses.
         Frente a ello la ciudadanía ve con asombro, desconcierto y hasta con cierta indignación la
falta de un timonel firme, pues se siente que estamos en una ciudad en el garete desde hace
cuatro meses.
         Desde septiembre pasado cuando José Aguilar dejó la alcaldía en manos de la teniente
alcaldesa, Mónica Zapata, son muchas las informaciones sobre el mal que lo aqueja, algunas
brindadas personalmente por el burgomaestre a nuestro diario, otras por personas cercanas a él,
pero en vista del desgobierno generado por el desconocimiento del diagnóstico médico oficial, es
importante poner fin a ello.
         Lo que correspondería al alcalde elegido por los piuranos es comunicar a los ciudadanos
cuál es el diagnóstico oficial de su enfermedad, y cuánto tiempo podría durar su tratamiento.
Demás está decir que todos hacemos votos por su pronta mejoría, pero en estos momentos
difíciles, es importante para la ciudad que gobierna por segunda vez, conocer cuál es su estado
de salud.
         Es en estos casos cuando lo privado se convierte en público y somos los periodistas
quienes transmitimos esa información”.

                                      RINCÓN DE POESÍA
        Siendo la poesía un género literario que se caracteriza por la majestuosidad de su tono y
de su estilo que relata sucesos histórico-sociales de importancia estética y espiritual, no puede
dejar de ocuparse sobre la actividad periodística a fin de entenderla con elegancia a través del
universo de las bellas letras, concretamente del verso.
        No cabe la menor duda que real y efectivamente llega esa poesía con expresión sublime a
los predios del periodismo para elevarlo al sitial que le corresponde en el contexto literario. Con el
propósito de acreditarlo, vamos a insertar algunos poemas relacionados con esta actividad cultural
trascendente en los pueblos civilizados y específicamente en Piura, que fueron publicados para su
difusión en diarios de nuestra región.

       ¡QUIERO CASARME!
       El semanario “El Piurano”, en sus páginas que circularon en Enero de de 1887, siendo
Alcalde de Piura don Augusto Vegas, se publicó la décima rimada, en alusión al trabajo de un
cronista, titulada: ¡Quiero Casarme!, que se encabeza con estas palabras: “Yo cumplo lo que
prometo, y aquí estoy mi precisa lectora”. Su texto sigue a renglón seguido.
        Si te place mi propuesta
Anda, mi lectora lista,
Que aunque no estamos en fiesta,
Poca ocasión como ésta
Para hacerse de un cronista.
Tus señas manda a la Imprenta
Las mías ahí están a mano;
Sí a lo que rezan me allano,
Como prometido cuenta
Al Cronista de “El Piurano”.

        EL REPARTIDOR DE “EL SOL”.-
        Veamos la edición de “EL SOL” Nº 1158, su fecha27 de mayo de 1909 que inserta la
columna con el título del rubro, donde hay un cuarteto, que pasamos a insertar:
        “El repartidor de “El Sol”. Sigue siendo el repartidor de este periódico don Lisandro García,
a quien la Redacción jamás inquirió por sus afecciones políticas, porque no profesan los escritores
de “El Sol” aquella sin razón de todos a los seudo-políticos y seudo-escritores, condensada en
estos irónicos versos de un personaje de farsa muy conocido:
        El pensamiento libre
        Proclama en alta voz;
        ¡Y muera el que no piensa!
        Igual que pienso yo.

        CAMPANADAS AL PUEBLO.-
        Fina composición poética es la que contiene el soneto que bajo el título del rubro nos
entrega el diario EL SOL, Año V, en su edición Nº 1354, de jueves 27 de enero de 1910, cuya
autoría se asigna al seudónimo “Tirteo”. Presentamos los catorce veros, que haciendo honor a su
título “Campanadas al pueblo”, destaca “de la opinión lo justo”. Y opinión no sólo es parte de la
libertad de expresión sino además una de la tarea más preciada del periodismo en su concepto
más genuino, que difundiéndose en las páginas periodísticas se convierte en importante fuente
histórica. Leamos el soneto:
        De la Opinión lo Justo, eso es la Historia.
Y yo la historia soy y te pregunto,
Si eres pueblo viril como Sagunto
O eres una Palmira transitoria.
        Si hay oro o escoria;
Si Meléndez o Grau son tu trasunto,
O eres un pueblo sin crecer, difunto,
Que ama la oscuridad infamatoria.
        La hora sonó, la Patria te conmina
A ponerte de pie, con entereza,
Para marchar donde tu honor camina
        A laborar tu porvenir empieza
La Patria luz de gloria te destina,
¿Preferirás hundirte en la vileza?

       LA REVISTA.-
       Bajo el título A CAMBRONCITO, se publicó otro poema vinculado al tópico que nos ocupa.
Apareció en el piurano diario EL DEBER, edición Nº 426, su fecha 25 de agosto de 1913, que de
alguna manera se relaciona con el semanario que se editó en esta ciudad bajo el nombre de La
Revista del Norte. Dice así:
       Qué hombrecito tan furioso
¡El que tiene la Revista!
Y no parece a la vista
¡Tan pequeñito y roñoso!
        Fundándose en la teoría
Aquella del atavismo,
A los ojos de sí mismo.
Se cree grande en su osadía.
        Y le parece ser ya,
(Lo que imagina anhelante)
Casi un Júpiter Tonante
Por ser hijo de papá.
        Pero para –él no es la Idea
Lo que tiene, fuerza alguna,
Ni la Prensa la Tribuna
Do el raciocinio campea.
        Para él los tipos son balas
Los chibaletes cañones;
Argumenta sin razones
Y quiere volar sin alas
        Para él, el lenguaje rudo
Es el lenguaje de un hombre,
Lo demás lo salva el nombre
Que es su blasón y su escudo
        Y si en la lid no resiste,
Y la pluma no le basta,
Como los pupilos de asta
Enviste, enviste y enviste.
        Por eso habla de mordaza
Y de la enérgica frase
De Cambrome. Salud. Que pase.
Venga el causán, la mostaza
        O el ají (guiso a la criolla)
La botella de buen puro;
Y enseguida, de seguro
Pin, pan, pin, se rinde Troya
        ¿Y qué dirá Cambrome?
Si a ese vicho oír pudiera
Más o mar sin su frase, dijera:
¡Silencio!, ¡chitón! ¡chitón!
        Pero a qué le hacemos caso
¿A un infeliz rapazuelo?
Dejémoslo a raíz del suelo
Que no impide nuestro paso

          PERIODISTA I.-
          Ubicamos el piurano diario El Deber, edición Nº 804, su fecha 26 de marzo de 1915, que
nos entrega un soneto titulado “PERIODISTA”, cuya autoría corresponde a don Antonio José
Irisarri, que se inserta en la columna “Puntos de Vista” y cuyo texto es el siguiente:
          Ganas tengo de hacerme periodista
Y me haré como se hacen mis iguales,
Lo que sobra para ellos es materiales;
Tengo papel y pluma y mano lista.
          Artículos haré de publicista
Y trataré de ciencias naturales;
Hablaré de los hombres y animales,
De la paz y la guerra y cuanto exista.
          Periodista he de ser. La cosa es hecha.
Ninguna mina da si no se explota;
Sin arar ni sembrar nadie cosecha.
¿Mas como escribiré sin saber jota?
Vaya que es duda lo que a mi me estrecha
Cuan lo veo que escribe tanto idiota.

        PERIODISTA II.-
        No puede ser mejor la oportunidad para presentar como parte de esta columna en
homenaje al profesional de nuestro medio geográfico el poema titulado: PERIODISTA que consta
de cinco cuartetos que hacen veinte versos rimados. Lo compuso en Piura el vate argentino
Alberto Eduardo López, fundador del diario El Tiempo, publicado en El Deber, edición de 27 de
enero de 1917, que dice así:
        “En este siglo inquieto y agitado
En que el error y la mentira impera,
El periodista es inédito soldado
Que esgrime en el combate rudo.
        La verdad es su ideal y la fe su escudo,
Su débil pluma el vengador de acero
Que empuña del progreso la bandera
Al dar el golpe rápido y certero.
        Y a la ignorancia de su altar derriba;
El poder y el derecho resucita,
Y la razón es la potencia viva
Por quien su noble corazón palpita.
        Nada le importa que con sana impía
La turba exulta, la canalla necia,
Burle su anhelo, cuando el bien lo guía
La vida y los vejámenes desprecia.
        Pues sabe valeroso combatiente…
Al soñar con el triunfo y la victoria
Que las espinas con que ornó su frente
Han de formar el nimbo de su gloria”.

       A LOS SUSCRITORES.-
       En el piurano diario La Industria, edición de 17 de abril de 1928, se publicó con el título “A
los suscritores”, la siguiente estrofa octavilla:
       Si los periódicos son
De los pueblos donde se editan
Mensajeros que acreditan
Su cultura e ilustración,
Debíamos fomentarlos
Y apoyar a todo evento
Haciendo todo incremento
Su activa propagación.

       LA MISIÓN DEL PERIODISTA.-
       En La Voz del Norte, diario editado en Piura, su fecha 19 de octubre de 1931, su publicó el
expresivo poema cuyo autor es C. Bellido García, bajo el titular “La Misión del Periodista”. Su texto
dice así:
       Periodista, no profanes
Tu elevado ministerio
Con venenoso criterio
Ni groseros ademanes.
       Si hay que censurar; censura
Pero en tus escritos pon
Templanzas de educación
Y resortes de cultura:
       Si la pasión te domina
Vence el impulso brutal,
La pluma no es puñal
Ni el periódico una inquina.
         Ante todo, ten cuidado
Siempre que ataques a un hombre
De examinar tu nombre
Si está limpio de pecado.
         Por qué es un caso frecuente
Ver la hoja libelista
Con un delincuente al frente.
         Y causa impresión contraria
Cuando la letra de imprenta
Se mancilla con la afrenta
De una frase tabernaria.
         En la polémica arguye
La pluma es una arma leve
Y según el que la mueve
Se ennoblece o prostituye.
         Nunca olvides tu deber
Ni recurras al insulto,
Si te llamas hombre culto
Pruébalo en tu proceder.

        PERIODISTA.-
        Tenemos a mano el semanario “El Bien Público” Nº 512, su fecha 22 de enero de 1930,
que en su página 4, inserta un exquisito texto que titula “EL PERIODISTA”, escrito en fina prosa,
por su autor: Arturto León Gómez, que es necesario considerarlo dentro de este rincón de poesía.
Dice así:
        “Arrojó el labrador un puñado de trigo en el campo desierto. Esos granos crecieron, se
multiplicaron, dieron a la planicie color de oro divino y fue su aspecto bello y recreó los ojos que la
contemplaron.
        Más tarde vinieron los segadores a recoger el fruto óptimo, y formaron con millares de
espigas gavillas de riqueza.
        Y nadie se acordó del labrador que arroja la semilla coadyuvando con el Cielo a dar pan a
los hombres.
        Hay otro campo aún más fecundo: el de las almas. Y hay otro sembrador que diariamente
coloca en esa tierra un granito, y un pensamiento que ya fructificando y ensanchándola en el
surco de los corazones, y que luego ya maduro, viene a ser sin que lo advierta, el alimento de la
inteligencia.
        Tal es el periodista desinteresado y noble que comprende la alteza de su cátedra. Que
sabe ser maestro de humildad y sacerdote de la moralidad, sin esperar cosechas de alabanza ni
favores mundanos y que solo atienda los aplausos de su conciencia pura”.

        EL CREDO DEL PERIODISTA.-
        Con prosa poética se inserta en el semanario “El Bien Público”, Año XVI Nº 547, editado en
Piura el viernes 10 de octubre de 1930, dirigido por su fundador-propietario don José del Carmen
Dediós, el artículo sin nombre de autor y titulado “El Credo del Periodista”, que pasamos a
transcribir:
        “Creo en la profesión del periodismo, es un crédito público; que todos los que están
vinculados a él asumiendo la plenitud de su responsabilidad, son fideicomisarios del público; y que
la aceptación de un servicio íntimo ante el servicio público es una traición a esa confianza.
        Creo que el pensamiento diáfano y la clara exposición, exactitud y honradez son
fundamentales para el buen periodismo.
        Creo que es injustificable la supresión de las noticias cuando se toma en consideración
razones que son las del bien de la sociedad.
        Creo que nadie escribiría como periodista lo que no podría decir como caballero; que
sobornar a otros debe evitarse tanto como ser sobornado; que la responsabilidad individual no
tiene excusas alegando las órdenes o los dividendos de otro.
        Creo que los anuncios, las noticias y las páginas editoriales deben servir lo mejor posible, a
los intereses de los lectores; que debe prevalecer sobre todo una línea de conducta en que la
verdad fecunda y la limpieza predominen; y que la prueba suprema del buen periodismo es la
medida de los servicios públicos que presta.
        Creo que el periodismo que triunfa más –y que merece triunfo- teme a Dios y honra a los
hombres: es independiente en lo absoluto, inconmovible por el orgullo de la opinión o la codicia
del poder constructivo, tolerante, pero nunca descuidado, bien regido, paciente, respetuoso en
todo caso de sus lectores, pero siempre sin miedo; se indigna violentamente ante la injusticia; no
se deja arrastrar por la fuerza del privilegio o por el clamor de la multitud; tratar de dar a todos los
hombres una oportunidad igual hasta donde lo permiten la ley y la intención honesta y el
reconocimiento de la fraternidad humana; es profundamente patriótica mientras promueve de
modo sincero la buena voluntad internacional y cimienta las relaciones del mundo; en el
periodismo de la humanidad, y para el mundo que vivimos”.

        ¡SEA USTED PERIODISTA!
        Ubicamos la edición Nº 6644, del diario La Industria: “Piura, miércoles 17 de abril de 1940”,
que en la página 4 registra el poema que lleva por título ¡SEA USTED PERIODISTA! Consta de
doce cuartetos debidamente rimados, muy expresivos por cierto en cuanto a la abnegada vida del
periodista, cuyo texto es el que sigue:
        No hay dicha en este mundo tan colmada
Como ser periodista,
Por eso es profesión tan envidiada…
Por los cortos de vista.
        ¡Cuántas satisfacciones, cuantos minutos!
¡Qué dicha tan inmensa!
Qué felices y prósperos vivimos,
Los chicos de la prensa.
        ¿Censura usted acremente algún Usía?
Le llaman a usted jumento
¿Le larga usted un bombo al otro día?
Pues, ya es usted un talento.
        A uno se larga un chiste de castigo
No hay escritor más soso
¿Se ríe usted no de él, de su enemigo?
¡Qué chiste tan gracioso!
        ¿Alaba usted a don Juan? Con agrado
Le abraza y le venera.
Lo crítica después. Pasa enojado,
Sin saludar siquiera.
        Si es un bombo, en decir se desgañita;
“Vale ese papel mucho…”
Si es un palo furioso el hombre grita:
“Éste es un papelucho…”.
        ¿A algún banquete asiste usted invitado?
¡Qué gorrón, que goloso!
¿No va usted por estar muy ocupado?
¡Se ha hecho muy orgulloso!
        ¿De algún hotel censura usted el servicio?
Es porque de seguro le cobraron
¿Elogia usted al otro? Es un indicio
De que le convidaron.
        ¿Escribe con calma? ¡Hombre de hielo!
Con fuego… Un torbellino
¿Pega duro el periódico? ¡Es un libelo!
¿No paga nada es un anodino?
        Bien demuestra de un modo indubitable
De esos goces la lista,
Que es un oficio alegre y envidiable
Este de ser periodista.
       I gracias que después de haber alzado,
A más de UNO, pedestal,
Tranquilamente muere usted olvidado
En un santo hospital.

       AL OÍDO DEL PERIODISTA.-
       Bajo la firma del poeta Ángel Castaño Muñoz, se registra el admirable soneto “Al oído del
Periodista”, que publicó el bisemanario La Nueva Castilla, edición del 11 de diciembre de 1940,
cuyos versos se insertan a continuación:
       Escucha, Hermano, tu misión merece
¡Lealtad suprema y entereza pura!
¡Sé como el fuego del Orbe: depura!
¡Sé cual cumbre de aurora: resplandece!
       Que el odio ruin que todo lo envilece,
No arraigue en ti, ni la calumnia oscura.
¡Sé apóstol, no sicario! Ten bravura;
Pero en esa bravura que enaltece.
       Si el rencor te persigue y se enfurruña,
Déjale hacer. Sé franco, aún cuando gruña
Como un sabueso hidrófobo la Insanía
Y si una cruz tu abnegación te cuesta
Tómala y sigue hasta el calvario, puesta
¡Tu memoria en el Loco Bthanía!...

        EL PERIODISMO.-
        Se trata de un poema de doce cuartetos, con ritmo y rima, bien compuesto con musicalidad
y estilo, que apareció bajo el título “EL PERIODISMO”, cuya autoría corresponde a nuestra poetisa
Elvira Castro de Quiroz. Se publicó en la Revista Época, Actualidad Gráfica del Norte Nº 302,
Agosto/Setiembre de 1998, página 13.
        Se encabeza con una bella sentencia de Luis Miró Quesada, que dice así: “El periodismo
es la más hermosa de las profesiones o el más vil de los oficios”. Pasamos a insertar el poema en
cuestión que dice así:
        El periodismo es fuerza sustantiva,
Esencia de honor, Arquitectura
De virtud ascendida. Fuente viva.
Misticismo verbal. Liturgia pura.
        Matutina verdad que el tiempo labra
Si la errada intención no la mancilla,
En el vasto ajedrez de la palabra
Un peón sus audacias desovilla.
        Se aparta del recinto soberano
Desciende a deletéreas oquedades
Para emerger a pausas su inhumano
Y efímero poder de soledades.
        “Son pocos pero son” –dijo el poeta
Los que quiebran los cántaros y hieren
Al silencio creador en su faceta,
Profanar su santuario, solo quieren.
        Ensombrecer los astros en su intento;
Con su vaho, agostar la siempreviva;
Desleír la sonrisa de los vientos;
A la fe, declarada fugitiva.
        ¡Que tristeza! Pequeñas criaturas
Pretenden apagar a los luceros
En la tierra sus ansias no fulguran
Ni hay un mar donde surquen sus veleros.
        Se pierden en inhóspitos caminos.
Eróstratos vencidos en su vuelo,
Absolutos deudores del destino,
No tienen tiempo de mirar al cielo.
        El eco de la voz es flor de un día.
Persistirán las huellas redentoras
De aquellos que al verter sabiduría,
Palpitan el renacer de las auroras.
        Pero existen aún los verdaderos
Heraldos del prestigio cotidiano
Los que esgrimen su verbo justiciero,
Sin curvar la estatura del hermano.
        Periodistas intactos. Alboradas
De purísima luz. Columnas recias
De exactitud verbal acrisolada,
Cuyo espacio no anida voces necias.
        La noticia es su pan, su padrenuestro.
Plegaria matinal inmaculada.
Armonía en vocablos. Puño diestro.
Veracidad cabal diafanizada.
        Mensajeros de luz. ¡Benditos sean!
Lejos del mundanal protagonismo,
Donde el mirar se pose y sólo lea
La doctrina de un magno periodismo.
                                    C A P Í T U L O II


                                     LOS DIARIOS DE PIURA
        El periódico, como expresión del periodismo escrito, constituye el gran soporte de este
género literario. Es además una de las más puras manifestaciones de la cultura humana, el
barómetro que marca la civilización de los pueblos. En el periódico impreso en esta región
también está registrada la vida activa de los diarios piuranos que ahora sirven como fuente de
consulta a los investigadores del tema social y cultural de nuestro departamento.
        Referencias puntuales emitidas a la vista de la prueba escrita determinan que en la primera
década del siglo XX en Piura circuló el primer diario bajo el nombre EL SOL. Constó de cuatro
páginas, tabloide. Su editor fue el Dr. Germán Leguía y Martínez, quien se desempeñaba en el
cargo de Prefecto de Piura. Su vida activa en el cargo prefectural duró los años 1905, 1906 y
1907, renunciando a inicios de 1908.
        Con relación al diario expuesto se ha dicho que en 1859 existió en Piura un periódico de
igual nombre. Sobre el referido diario se ha expuesto fue “importante publicación que se editaba
diariamente. Está en el cargo de director y propietario de “El Sol” don Germán Leguía y Martínez.
Abrió sus páginas en 1905, 1º de octubre” (1).
        Frente a ejemplares que corresponde al diario bajo el titular EL ECO DE PIURA que
custodia el Archivo Regional de Piura se sabe que a principios del año 1908 empezó a circular en
la región el segundo diario que evidentemente surgió con fines notoriamente de carácter político
partidario.
        Por el año 1911, siete años después de haber iniciado su circulación EL SOL, por iniciativa
y respaldo económico del empresario, literato y político Ricardo César Espinosa Rodríguez,
ubicamos el histórico diario EL DEBER, que vio la luz editorial en 1911 en calidad de interdiario,
prolongándose su edición durante 16 años consecutivos hasta 1926. Este notable diario sucumbió
meses después, por la muerte de su fundador ocurrida el 15 de Mayo.
        La cronología de los diarios piuranos ahora nos lleva al 9 de Enero de 1916, día en el que
nace bajo el nombre de EL TIEMPO, el decano de la prensa regional que pronto cumplirá el
centenario de vida institucional.
        Dentro de las mismas fuentes periodísticas extraemos una notable apreciación sobre el
diario quehacer periodístico en nuestra región. Se trata del cuarto diario piurano LA INDUSTRIA.
Al respecto en 1943, se ha expuesto:
        “El primer número de este diario apareció el 17 de abril de 1918, o sea hace 25 años.
Durante el cuarto de siglo transcurrido LA INDUSTRIA se ha publicado sin ninguna interrupción,
habiendo llegado, con este número, a lanzar 7,573 ediciones.
        Para nosotros es, en consecuencia, el de hoy, un día jubiloso, en el que es natural que
volvemos la mirada hacia atrás, con la satisfacción que proporciona el deber cumplido durante
cinco lustros, cotidianamente.
        Mayor tiene que ser nuestra satisfacción al considerar que comenzamos a servir al público
modestamente y que, no obstante las limitaciones ambientales, que no está en nuestra mano
remover hemos vencido todos los obstáculos y hemos llegado a nuestras bodas de plata. Dios
mediante, sin haber dado un solo paso atrás, pues por el contrario, cada año LA INDUSTRIA ha
ahondado más sus raíces en la conciencia y en la opinión pública y ha extendido su prestigio que
tiempo há, ha transpuesto las fronteras departamentales.
        Como los periódicos son el termómetro de la cultura de los pueblos, no es jactanciosa
demostración la que hacemos al hablar de nuestro progreso. Si hemos progresado, es porque el
departamento de Piura ha progresado también y si es que podemos hablar de nuestro prestigio y
de la confianza que nos dispensa el público, es porque en todo momento hemos procurado servir
sin interés y ser intérprete de sus aspiraciones y porque dentro de las posibilidades económicas y
técnicas en que actuamos siempre hemos cumplido recta y verazmente nuestra misión
informativa.
        En las grandes capitales, donde los medios de información son fáciles y abundantes los
recursos gráficos, no es mayormente ardua la labor periodística. De ahí la proliferación de
publicaciones de toda índole, aunque no todas alienten y perduren. Pero en provincias, el
acontecimiento de un periódico, principalmente al dar los primeros pasos, es harto difícil y cuando
perduran es por que han vencido obstáculos que el público sólo sospecha, pero de cuyas
dificultades sabemos bien solamente quienes nos enfrentamos a ellas.
         La incomprensión de algunos –especialmente de aquellos, autoridades o particulares-
cuyos intereses privados o cuyas ambiciones se encuentran en pugna con las conveniencias
públicas, es el obstáculo más grande que tiene que afrontar el periodista entre nosotros. Y ese
obstáculo, todos los días vencido, como las entrañas de Prometeo, renace todos los días.
         Al lado de la incomprensión, de la que deriva un equivocado concepto de la misión
periodística y el poco respeto a la opinión pública, que la prensa ausculta y encauza, las demás
dificultades son menores, especialmente las de orden material. Pero LA INDUSTRIA, lleva 25
años luchando y es motivo de orgullo para nosotros el haberlo superado.
         Cuando apareció LA INDUSTRIA en 1918, no teníamos siquiera alumbrado eléctrico en
esta ciudad. De entonces acá, la ciudad y el departamento han progresado, tanto en el orden
material como en el cultural con un ritmo concordante con el fomento de nuestra producción,
especialmente agrícola. El progreso deriva principalmente, entre nosotros de las obras viales y de
irrigación.
         En 25 años, el área cultivada ha crecido considerablemente y mientras que en 1918,
prácticamente no teníamos un solo kilómetro de carretera en el departamento, actualmente todas
las capitales de provincia están unidas con Piura y la carretera Panamericana, nos conduce con
Lima y el sur del país.
         Hacemos especial mención de estos signos de adelanto, por haber sido LA INDUSTRIA,
desde sus comienzos, tenaz propugnadora de las obras viales y de la irrigación, así como también
de la creación de nuevas escuelas para la extirpación del analfabetismo y la extensión de la
cultura” (2).
         Recogemos del diario El Deber, edición del 18 de setiembre de 1920, que se imprimió y
circuló en esta ciudad, un concepto sobre periódico que da sustento a esta columna sobre
diarismo piurano. Dice así:
         “Una de las puras manifestaciones de la cultura humana, el barómetro que marca la
civilización de los pueblos, es sin duda el periódico; y basta echar una ojeada por la estadística
para confirmarlo: París, Alemania, Londres, New York, Madrid, etc., son metrópolis donde la hoja
periódica vive ascendente y grande; donde tiene autoridad e impone doctrinas, señala vicios,
dirige opiniones, hace crisis, levanta huelgas, condena arbitrariedades y combate tiranías, pero
con lenguaje enérgico y no procaz, con lógica irrefutable y no desahogos personales.
         Una de las grandes aptitudes y potencias del alma es amar y saber servir a la patria. Mas
para tener una patria feliz no necesita que sus hijos cultiven esas grandes aptitudes y esto se
consigue fácilmente por medio de la difusión de las sanas ideas encaminadas a mantener
incólume la concordia entre sus amantes hijos por medio del periódico honrado y serio en sus
apreciaciones, culto en sus informaciones e ilustrativo y patriótico en su propaganda. He aquí la
misión del periodista” (3).
         En 1957 el Dr. Carlos Miró Quesada publicó su obra Historia del Periodismo Peruano y
dentro de sus páginas se ocupó de este suelo norteño. El Dr. Luis Ginocchio Feijoo en 1958 nos
entregó su título “Notas sobre el Periodismo Piurano”. Posteriormente la Universidad de Piura,
Programa de Ciencias de la Información, ha recuperado para la posterioridad exquisitos aportes
mediante tesis que grafican la importancia cultural de los periódicos de los siglos XIX y XX. I en
las parcelas del arte a través de semanarios de la pasada centuria también se han rescatado
interesantes aportaciones a la cultura regional (4).
         El periódico piurano más remoto que hemos consultado en el Archivo Regional de Piura,
lleva por título “Piura Libre”, cuyo primer número circuló el 22 de Agosto de 1842, pero hay más
antiguos que no hemos encontrado. Muchos tuvieron corta duración. Hasta 1900 se registraron
decenas de periódicos. Todos sucumbieron por la acción del tiempo debido a que su origen no
fue empresarial sino solamente de difusión de ideas por sus directores propietarios. De otro lado
esos impresos han dejado para la posterioridad y sobre todo para la historia de las ideas y del
pensamiento piurano del Siglo XIX una riquísima información que ya se viene aprovechando por
los investigadores de las ciencias del espíritu (5).
         Al cumplir el piurano diario La Industria el 27 aniversario fundacional, en su edición Nº
8118, de 18 de abril de 1945, se registra la apreciación emitida por el director del diario El Tiempo,
de esta ciudad, don América Garcés, que sobre el diarismo piurano dice:
         “En la vida de los pueblos, el diarismo vino a llenar una de las más sentidas necesidades.
Fue debido a él, que no sólo se pudo llevar a conocimiento de los pobladores la información diaria
de los sucesos más resaltantes de lo que acontecía en su circunscripción; sino que, ampliando
más tarde su radio informativo puso al alcance de los mismos, día a día, todos los
acontecimientos mundiales y lo que es más importante en la formación del diarismo, es que se
constituyó en auténtico vocero y genuino representante de la opinión pública canalizándola y
orientándola hacia los mejores destinos de los pueblos. En otra forma hubiera sido casi imposible
difundir los más honrados propósitos y las más certeras orientaciones colectivas.
         El periodismo, profesión que surge con la aparición de la prensa diaria, tiene ante si una
misión histórica que cumplir. Pero ello sería un mito o se vería mutilada en su esencia con leyes
arbitrarias y el control de la misma por la casta dominante que llegaran a entronizarse. De hecho y
de derecho, y por que en otra forma el periodismo no puede cumplir con su misión, es necesario la
dación de leyes especiales que garanticen la libre expresión del pensamiento; libertad que no es
libertinaje sino divulgación del sentir de las masas que represente y oriente.
         Se dice que existe la libertad de prensa como queremos, pero ese pensamiento no es libre
mientras no pueda ser difundido en forma escrita y sometido a la sana crítica que construye y
rectifica el edificio del periodismo” (6).
         NOTAS.-
(1)Luis Ginocchio Feijoo; Ensayo: Notas sobre el Periodismo Piurano, Primer Festival del Libro
Piurano, tomo 7, Págs. 135/41.
(2)Archivo Regional de Piura, Sección Hemeroteca.
(3)Archivo Regional de Piura, Sección Hemeroteca.
(4)Miguel Arturo Seminario Ojeda; Historia de Tambogrande.
(5)Juan G. Paz Velásquez; Sesquicentenario del Periodismo Piurano, Revista Época Nº 257,
Págs. 30/32.
(6)Archivo Regional de Piura; Sección Hemeroteca.

                                      EL DIARISMO EN PIURA
        No se puede negar que periodísticamente hablando el diarismo tiene en Piura una
actividad dilatada muy genuina de su existencia centenaria. Son muchos los diarios que desfilan
por las páginas de nuestra historia regional, dejando huella indeleble en las estampas de nuestro
pretérito convertidas en fuentes de consulta para el mejor conocimiento de los hechos pasados.
        La empresa diarística en nuestro suelo geográfico, a través de sus frondosas páginas, nos
entrega una fructífera trayectoria cultural que ha enriquecido la actividad periodística de este suelo
geográfico que a través del tiempo y del espacio ha forjado excelentes periodistas nativos y
foráneos de mucho arraigo en la comunidad departamental.
        Esos hombres de prensa, con vocacional periodística, dentro de los que podemos citar a
Enrique del Carmen Ramos Briceño, Enrique López Albújar, Germán Leguía y Martínez, Federico
Espinosa, Ricardo César Espinosa Rodríguez, Luis Carranza Valdés, Federico Helguero
Seminario, Miguel Félix Cerro Guerrero, Víctor Sánchez Condemarín, Néstor Samuel Martos
Garrido, Agustín Castro Varillas, Víctor Chávez Sánchez, Augusto Moscol Carrera, entre otros,
forjaron el edificio del diarismo piurano en el siglo XX. Sus personales méritos que están
corroborados con su frondosa obra individual y colectiva, se convierten en pioneros de tan
abnegada actividad del espíritu.
        Piuranos consecuentes con las grandes causas del espíritu piurano hicieron empresa en
los predios del periodismo que se abre paso en nuestro suelo desde 1828, siete años después de
nuestra independencia política, con la circulación de la hoja denominada “El Botafuego”. Dieciocho
décadas (1828-2008) nos sirven para demostrarle a propios y extraños la ardua labor que se ha
desarrollado en materia de periodismo escrito.
        Interesante es destacar que en los albores del diarismo piurano se tiene puntualizado que
el “10 de agosto de 1904 aparece en Piura el periódico titulado “El amigo del pueblo”, cuyo
fundador y director era Enrique López Albújar. Fue de línea independiente, por eso dijo: “No tuve
compromiso ni pacto con nadie para silenciar el abuso”.
        Conviene remarcar que dicho periódico, uno de los más combativos de su época, se editó
en la Imprenta “El Correo del Norte”, por Francisco Montero. Su encabezamiento decía así: “El
Amigo del Pueblo”. Semanario. Redactor y Editor: E. López Albújar. “Piura, miércoles 21 de
diciembre de 1904”, Edición Nº 22-Año I. Tiraje 1500 ejemplares. No se admiten suscripciones”.
Su formato fue de 31 cm. X 45 cm. Se compuso de cuatro páginas (1).
        Fue célebre la polémica que López Albújar sostuviera con Germán Leguía y Martínez,
prefecto del departamento que escribía el periódico “EL SOL”, fundado y dirigido por él para
refutar a López” (3). Nótese que don Germán en Piura, después de la guerra con Chile, fue
Profesor de don Enrique.
        Se trata de comentarios del tiempo en que surge el diarismo en Piura a través del diario “El
Sol” que apareció el 1º de octubre de 1905.

                            CRONOLOGÍA DE LOS DIARIOS PIURANOS
        Referencias puntuales emitidas a la vista de la prueba escrita, categóricamente
determinan que, en Piura, la primera década del siglo XX, circuló el primer diario bajo el nombre
EL SOL, que tuvo cuatro páginas. Su editor fue el Dr. Germán Leguía y Martínez quien se
desempeñaba en el cargo de Prefecto de nuestro Departamento. Su primer número se voceó en
la región el 1º de octubre de 1905. Su vida activa duró varios años hasta antes de terminar la
segunda década de la fenecida centuria. Tuvo una existencia de 12 años consecutivos.
        Con relación al nombre del diario expuesto se ha dicho que en 1859 existió en Piura un
periódico de igual nombre, del que hemos consultado algunos ejemplares en el Archivo Regional
de Piura. No cabe duda señalar que el referido diario “importante publicación que se editaba
diariamente. Fue director y propietario de “EL SOL” don Germán Leguía y Martínez. Abrió su
camino en el diarismo, el año1905, 1º de octubre” (3).
        EL ECO DE PIURA, es otro diario que dirigido por Federico Espinosa, se inaugura en
marzo de 1908, pero su existencia no fue prolongada, por el contrario muy corta, pues tuvo por
objetivo alentar la candidatura del General Pedro E. Muñiz a una Senaduría por el Departamento,
que dígase de paso la ganó.
        Por el año 1911, 22 de setiembre, por iniciativa y con respaldo económico del empresario,
literato y político César Ricardo Espinosa Rodríguez, salió a la luz el histórico periódico EL
DEBER con calidad de interdiario, circulando los días lunes, miércoles y viernes, y en 1912 antes
de cumplir un año se convirtió en diario, prolongándose su edición durante 16 años consecutivos
hasta 1926. Este notable diario sucumbió por la prematura muerte de su fundador ocurrida el 15
de Mayo de 1926.
        La cronología de los diarios piuranos ahora nos lleva al 9 de Enero de 1916, día en el que
nace bajo el nombre de EL TIEMPO, con la acción directriz de su fundador don Luis Carranza
Valdés, el decano de la prenda regional que ha cumplido 93 años de permanente actividad
periodística. Reúne en sus páginas los acontecimientos más saltantes de la historia cultural,
social, económica y política del Departamento y el país.
        También está el diario LA INDUSTRIA que, dirigido por el Dr. Miguel Félix Cerro Guerrero
la, se abrió un sólido camino periodístico en Piura a partir del 18 de abril de 1918, teniendo una
presencia sin interrupción de tiempo durante más de medio siglo.
        Sigue LA NUEVA ERA, cuyo origen se remonta a finales del siglo XIX en calidad de
semanario, pasando el 900 se convierte en interdiario y tenemos noticias que en 1924 se editó
diariamente. Al respecto hemos consultado varios ejemplares que conserva el Archivo Regional
de Piura. Salió paralelamente con El Deber, El Tiempo, La Industria, siendo la época que en Piura
circularon cuatro diarios.
        LA VOZ DEL NORTE que, sucedió a El Deber, apareció el 19 de julio de 1926. Tuvo una
vida cotidiana en el renglón periodístico durante más de una década. Viene otro diario nominado
ECOS y NOTICIAS que vio la luz editorial en 1934.
        Ahora tenemos al diario EL PUEBLO que bajo las banderas del Partido Socialista, dirigido
por su conspicuo líder don Luciano Castillo Colonna, empezó a circular en el departamento el 10
de marzo de 1947 a fin de convertirse en el portavoz de la ideología señalada por sus fundadores.
        Diario CORREO, por su antigüedad en nuestro medio geográfico, es el subdecano de la
prensa regional. Empezó a leerse en nuestro Departamento el martes 18 de setiembre de 1962,
siendo Redactor don Gonzalo Añí. Sigue vigente en los predios del periodismo regional
convirtiéndose en uno de los más importantes diarios del periodismo regional.
        La Revista Época que aun se sigue produciendo, editó su volumen Nº 1 el mes de
setiembre de 1966, lo que significa que superó los 43 años de existencia editorial al servicio de las
grandes causas de Piura y el Perú.
        NOTAS.-
(1)Archivo Regional de Piura; Expedientes Judiciales del año 1904.
(2)Edmundo Cornejo Ubillús; Calendario Cívico de Piura, Pág. 140.
(3)Luis Ginocchio Feijoo; Art. Notas sobre el Periodismo Piurano, Primer Festival del Libro
Piurano, tomo 7, Págs. 135/41.

                                APRECIACIONES SOBRE DIARISMO
         Entendemos por diarismo el periodismo propiamente dicho y por diario “el periódico que se
publica todos los días y que está a cargo del diarista o persona que compone o publica un diario”
(1).
         Dentro del aspecto jurídico, la voz diario se conceptúa así: “cotidiano o correspondiente a
todos los días. Periódico que se aparece diariamente” (2).
         En materia de datos, sobre los diarios que han circulado en Piura hasta el año 1922,
hemos ubicado un editorial del piurano diario La Industria, edición del martes 18 de abril, al día
siguiente de iniciar el quinto año de su nacimiento en Piura, que corresponde al seudónimo
“Fégele”, cuyo texto a la letra dice:
         ”El diarismo piurano. El periodismo de un pueblo es el reflejo cultural del estado de su
sociedad. Nuestro pueblo va a pasos menudos, avanzando muy lento en el vasto sendero del
progreso social. Así la prosperidad de la prensa local. Hasta hace 15 años el periodismo estaba
representado por tres semanarios que sólo servían intereses partidaristas o meramente las
egoístas conveniencias lugareñas de uno u otro círculo.
         En el año 1905 aparece el primer diario piurano con el nombre de “El Sol”. Creado y
dirigido por el entonces prefecto del departamento, se limita a ser el vocero oficial de la primera
autoridad política. Su información no pasa de la estrechez de la crónica local. Sólo da muestras de
vida palpitante en vibrantes artículos de combate, producidos por la bien cortada pluma de su
director, cuando sentíase herido por los ataques de la oposición a los intereses que representaba.
Muchos de esos artículos no eran sino exposiciones de las apasionadas violencias de su autor
contra los censores de su autoridad.
         El diario descendía, pues, de la alta cúspide de enseñanza, la cultura de ecuanimidad, que
le está señalado en el moderno periodismo, para degenerar en órganos de combate no de ideales
sino de pequeña política y de propaganda en defensa de susceptibilades personales. No llenaba
en manera alguna las exigencias del diarismo moderno, cuya base fundamental es la información
con toda la amplitud que nos proporcionan los modernos medios de comunicación y el comentario
ilustrativo, ecuánime, imparcial sobre el movimiento cotidiano de la vida en sus diversas fases.
         “La Revista del Norte”, (semanario fue su origen, agregamos) cambiando de orientación
con su nuevo director en el año 1910, vino a llenar en parte el vacío de la información que dejaba
sentir el diarismo piurano. Como bisemanario primero nos trajo el servicio telegráfico que nos puso
al tanto de las ocurrencias diarias del resto del país y del mundo. Después en forma de interdiario,
nos trajo una nueva innovación, haciendo más rápido el servicio noticioso por medio del telégrafo
submarino; noticias que, en casos de expectación mundial, se daban a conocer al público en
boletines publicados los días que no eran de la salida del periódico.
         En ambos casos fue imitado por el diario “El Sol”, cambiando ya su dirección y convertido
en un diario sin orientación fija, sin política definida y, en algunas temporadas, en periódico
ANALFABETO, como lo califica un distinguido escritor y hombre público nuestro.
         Nace por entonces, otro periódico: “El Deber”. De semanario pasa la publicidad bisemanal,
a poco hácese interdiario y por último, ingresa al diarismo. Gana prestigio y popularidad efímera
bajo la corta dirección de un escritor de verdad: Florencio Velasco, y la más corta aún del
conocido literato Enrique López Albújar. Hace, con el primero vida intensiva, en ciertas épocas de
lucha política.
         “La Revista del Norte”, desde su columna editorial, hace labor ilustrada, sincera, patriótica.
De la bien corta de pluma de su malogrado director don Celso Garrido Lecca, brota el comentario
a todo problema de actualidad, ora financiero, ora internacional, ora jurídico, espontáneo, sereno,
profundo.
         Más, en política interna, auspicia los principios de un partido y defiende en todo momento
su bandera con el color entusiasta de la convicción y la fogosidad de la fe. Pero, aún no se había
conseguido establecer el diarismo tal como lo exigía la curiosidad y la cultura de la colectividad
social.
         Pronto preséntanse en el escenario público “El Tiempo” y “La Industria”, sucesivamente.
Ambos, dentro de la mediocridad del medio, nos ofrecen todas las perspectivas del periodismo a
la moderna. Intensifican su información local y exterior; y hacen al respecto, todo lo que a su
alcance está en pro del mejor servicio público. De su apoyo depende el éxito de tan laudables
esfuerzos.
        Desaparecida “La Revista del Norte”, muerto por consunción el primer diario piurano, y
desprestigiado el otro hasta convertirse en una publicación anodina, nos quedan los dos últimos
citados diarios. El uno, aunque no banderizado, claudica a veces de sus principios de
imparcialidad; y éste, tildado como vocero de oposición –sin duda por las ideas políticas de su
propietario- no puede ser, quizás, todo lo imparcial que debiera, como no lo puede ser ningún
periódico en la República en la hora actual, en que sufre profunda crisis la libertad de
pensamiento.
        Huelga, pues, decir, que el comentario imparcial, justiciero de los problemas creados por el
desenvolvimiento de la vida del país, en sus diversos aspectos, está proscrito del periodismo del
presente” (3).
        NOTAS.-
(1)Gran Diccionario Enciclopédico Océano, tomo 6.
(2)Guillermo Cabanellas, tomo II, Pág. 707.
(3)Archivo Regional de Piura, Sección Hemeroteca.

                                PERIODISMO RELIGIOSO EN PIURA
        Hay muchas evidencias sobre el periodismo religioso que se desarrolló en Piura desde
inicios del siglo XX, particularmente producido por la Iglesia Católica que llegó a la feligresía con
su informativo semanal a través de una hoja impresa, que desde hace una centuria se prolonga
hasta nuestros días. No cabe duda que tal actividad configura una real y efectiva manera de hacer
periodismo religioso, que motiva sea considerado en esta breve apreciación.

        LA CAMPANILLA.-
        Bajo la dirección del P. Octavio Ortiz Arrieta nació La Campanilla. Se trata de un pequeño
órgano de prensa que insertó las noticias más saltantes de orden religioso, social, cultural,
histórico, deportivo para mantener noticiada a la colectividad piurana de las proyecciones que
seguía la Congregación Salesiana con asiento en Piura desde 1906.
        A propósito, entendemos por campanilla la “letra de imprenta mal encajada que suele caer
haciendo ruido sobre la platina” y por “campanillero el individuo de un grupo que en algunos
pueblos de Andalucía entona canciones de carácter religioso con acompañamiento de guitarras,
campanillas y otros instrumentos”.
        El impreso del que vamos a tratar, “La Campanilla”, decano de la prensa religiosa en Piura,
que se mantiene activo y vigoroso, hace alto honor al significado expuesto, pues tiene relación con
la imprenta y su misión es de naturaleza cristiana, bajo la prédica del santo Don Bosco.
        Hay certeza, así mismo, que el 7 de Abril de 1912 se editó el primer número de La
Campanilla que fue impreso en el taller tipográfico instalado en la Escuela Salesiana establecido
en la calle Libertad Nº 333, para cuyo fin contó con el firme apoyo del eminente Cooperador y
poeta de lustre, don Enrique del Carmen Ramos Briceño quien, con conocimiento de causa, por
muchos años fue su redactor. Sus restos mortales descansan en el Cementerio San Teodoro,
Mausoleo de la familia Ramos-Santolaya.
        La Campanilla preserva y atesora en sus páginas gran parte de la vida cotidiana y de la
feliz presencia de Don Bosco y su Congregación instalada en Piura desde hace más de 100 años.
Hay interesantes informes sobre la beatificación y canonización de San Juan Bosco, del
centenario y sesquicentenario natal de Don Juan Bosco. También de las Bodas de Plata, de Oro,
de Diamante y el Centenario del Colegio Salesiano. De la celebración de los 400 años de la
Fundación de la ciudad de Piura, del centenario del nacimiento de Miguel Grau. De una serie de
campañas orientadoras desde el punto de vista social, educativo, religioso; y, por ende presenta
acciones positivas para cultivar la pedagogía del amor en el corazón de los profesores y alumnos
del Plantel a fin de conseguir desarrollar los postulados de la filosofía que sustenta la Obra
Salesiana, debidamente orientados por los padres de familia.
        A mayor abundamiento, se ha opinado con buen criterio que “La Campanilla tenía al lector
muy bien informado del acontecer de la obra salesiana de Piura. Las actividades de los alumnos,
los cuadros de honor del alumnado logrado por calificaciones excelentes. Anunciaba las
actividades piadosas que se programaban en la capilla del Colegio”.
       La Campanilla es una fuente viva de la historia de Piura que está apta para la consulta y
poder tomar conocimiento de nuestro glorioso pasado educativo en el ámbito religioso, del que no
cabe duda es pionera la Congregación Salesiana.

                          PADRE ORTIZ EN EL PERIODISMO RELIGIOSO
        Monseñor Octavio Ortiz Arrieta, primer Director de la Escuela Salesiana de Artes y Oficios,
que se erigió en Piura el año 1906, es un testimonio vivo que da muestra patente de su entrega al
Señor y a Don Bosco. Pero también reflejó su amor al Perú, sobre todo a Piura y Chachapoyas
donde su memoria está lozana y su obra perennemente admirada. Su mejor mérito es haber
hecho con oportunidad lo que tuvo que hacer para robustecer las filas de su Congregación. Fue
feliz cumpliendo con sus deberes y el pueblo lo recuerda con permanente gratitud.

        EJEMPLAR SALESIANO.-
        Con asidero razonable “la Comunidad Salesiana del Perú desea comenzar los trámites
para la introducción de la causa de beatificación de este hijo ilustre de Lima y dignísimo Obispo de
Chachapoyas” (1) que en Piura dio muestra ejemplar de su vida entregada a los servicios
espirituales a través de la Oración y la Educación.
        A no dudarlo es en esta tierra del eterno calor donde Octavio Ortiz Arrieta, con el esfuerzo
de su entrega ejemplar, materializa sus objetivos salesianos aún antes de ser sacerdote. Su
actividad fue de menos a más hasta llegar a la cima y ser reconocida por propios y extraños. Fue
abnegado organizador de la Congregación y ejemplar salesiano en esta tierra prometida que está
en deuda con tan ilustre prelado.
        Limeño de nacimiento vio por vez primera la luz terrena el 20 de Noviembre de 1878, en el
hogar formado por sus felices progenitores domiciliados en el Rimac, habiendo recibido seis
meses con once días después, el 1° de Junio de 1879, el sacramento bautismal que lo cristianizó
en el sagrario de la Iglesia Catedral.
        Piura tuvo el privilegio de acariciar su presencia afectuosa y recibir sus bondades
cristianas. El P. Ortiz vino a esta tierra de Grau en 1906, antes de ordenarse, fundando y
dirigiendo la Escuela Salesiana de Artes y Oficios. Se ausentó entre los años 1907 a 1910 para
cumplir labores de su Congregación, pero volvió con hábito cuatro años después y estuvo con
nosotros seis más entre 1911 a 1916. Hay veracidad para afirmar que el Padre Octavio Ortiz “ya
maduro y preparado, el 27 de enero de 1907 es ordenado Sacerdote en Trujillo y es cambiado a
Lima en calidad de administrador” (2).

         SUBVENCIÓN DEL ESTADO.-
         Existe constancia que el Estado Peruano de alguna manera apoyó la iniciativa educativa
de la Congregación Salesiana en Piura a través de su Escuela, para cuyo efecto en mayo de 1911
se difundió esta noticia:
         “Escuela Salesiana.- La resolución suprema de 22 de enero de 1910 suprimió todas las
subvenciones del presupuesto administrativo del año anterior, entre las que figuraba la de
cincuenta libras peruanas otorgada a la Escuela Salesiana de esta ciudad, por resolución de 14 de
julio de 1904”.
         Tan luego como se suprimió ese subsidio, el Director de la mencionada Escuela publicó un
aviso en este diario –EL SOL- haciendo conocer a los padres de familia que la escuela continuaría
sus labores, pagando cada alumno por pensión de estudios, dos soles si pertenecía al 1º y 2º año
de la primera enseñanza y tres si se matriculaba en cualesquiera de los años superiores.
         Por el artículo 5º de la resolución de 1904, la Escuela quedó obligada a dar instrucción
gratuita del 1º al 2º año a los alumnos en forma forzosa, era correlativa del derecho de percibir la
subvención de que hemos hablado. Suprimiendo ésta, desapareció la obligación de dar
gratuitamente instrucción a determinado número de alumnos; y hubo por consiguiente derecho
para exigir a todo el que quisiera concurrir a la Escuela el pago de la instrucción que deseaba
recibir.
         Pero es el caso que el Superior de las Casas Salesianas del Perú, se presentó ante el
Supremo Gobierno reclamando el pago de la subvención suprimida por haber sido otorgada según
un contrato perfecto; y que el Gobierno ha declarado fundada esa solicitud, ordenando el pago de
las subvenciones devengadas y las sucesivas hasta la terminación del contrato.
        Nada más justo que esto, indudablemente, si los Salesianos hubiesen dado instrucción
gratuita a ciento cincuenta jóvenes del Departamento; pero esto, según nuestros informes y el
aviso de que hemos hablado, no ha ocurrido, siendo por lo mismo infundada la solicitud del
Superior de los Salesianos.
        Felizmente, en la resolución que ordena al pago, se dice que él, se verificará previa
comprobación que hará la Prefectura de este Departamento sobre el funcionamiento de la Escuela
y concurrencia de alumnos.
        Las investigaciones y comprobaciones que haga el señor Prefecto darán por resultado lo
que ya hemos dicho; y esta autoridad está obligada a dar cuenta de ello al Gobierno, para que se
reconsidere la aludida resolución” (3).

        MEDALLA DE ORO.-
        Durante el año 1911 el Colegio se preparó con disciplina por sus profesores, bajo la
abnegada dirección del P. Octavio y en el desfile de Fiestas Patrias ocupó el primer puesto y las
autoridades le confirieron MEDALLA DE ORO. La buena siembra seguía dando óptima cosecha y
con el tiempo el Plantel Salesiano se llenó de preseas obtenidas en buena lid (4).
        Sería el primer galardón pero no el último que la Escuela Salesiana alcanza oficialmente
en su vida escolar que la han llevado a un sitial preferente dentro de los establecimientos
educativos de la región, con una historia exquisita por escribir.
        Si lo dicho fuera poco, hay más al respecto según consta en la noticia que insertamos:
“Escuela Salesiana. En nuestro número de ayer aplaudimos sin reservas la participación que la
Escuela de este nombre tomó en las Fiestas Patrias, reveladora del civismo y de las ideas
republicanas que sabe inculcar a sus discípulos.
        A propósito de esto, conviene excitar el celo del Padre Ortiz Arrieta, Director de la Escuela
para que de principio a la construcción del edificio que se ha proyectado, así como para la
instalación conveniente de los Talleres de enseñanza; pues estos son los principales anhelos de
sus protectores y del público en general, que ven en ella un factor importante del progreso local”
(5).

        HOMENAJE A GRAU.-
        Bajo el titular “La Fiesta de Hoy” un diario local señala: En el homenaje a Grau participaron
las Escuelas Fiscales de ambos sexos y la Escuela Salesiana. Hubo desfile que partió de la calle
Huancavelica para dirigirse a la Avenida Grau en donde estaba el Busto del Inmoral Héroe de
Angamos (en 1943 se trasladó el Busto a Sullana, colocándose en la Plaza Grau que hasta hoy
existe; y, fue reemplazado por el actual monumento, agregamos). Asistieron a la ceremonia el
Subprefecto, el Alcalde, el Inspector de Instrucción, el Presidente de la Corte Superior de Justicia
y buena cantidad de público.
        Hizo uso de la palabra el señor Núñez, Profesor de la Escuela Salesiana, quien dentro de
su bien concebida disertación dijo: “Señores: Los hombres parecían semidioses, los romanos
pusieron esta inscripción: Los que mueren por la Madre Patria viven eternamente para la gloria.
En la lucha con emblema y al principio del combate encarnizado voló el alma grandiosa de
MIGUEL GRAU a la mansión celestial en aras de la Patria por defender su honor, su emblema
sagrado y su integridad territorial y por el amor puro y santo a la Segunda Madre (la Patria), la
madre idolatrada del corazón (6).

        EXCURSIÓN SALESIANA.-
        Siempre entusiasta y mostrando amorosa dedicación a sus alumnos el Padre Octavio Ortiz
promovió la excursión campestre del alumnado de la Escuela Salesiana de su digna dirección, el
mes de octubre de 1911. A propósito hay esta información: “Excursión. Los alumnos de la Escuela
Salesiana acompañados de su director el sacerdote Octavio Ortiz Arrieta y cuerpo de profesores
se dirigieron ayer por la tarde en viaje de recreo hacia el norte de la población hasta llegar a la
casa de la hacienda Miraflores. Después de un ligero descanso practicaron algunas evoluciones
militares; y los alumnos del 4º y 5º año de estudios, así como algunos de los del tercer año,
hicieron su primer ejercicio de tiro con carabina de salón en una trinchera provisional, logrando
varios de los tiradores dar en el blanco. Cerca de las 6 pm. regresaron a su plantel sumamente
complacidos de la excursión que habían practicado” (7).
        CUMPLEAÑOS DEL DIRECTOR.-
        Fue el 20 de noviembre fecha significativa en los primeros años de la Escuela Salesiana
por cuanto se recordaba el natalicio del Padre Octavio Ortiz, su primer director y pionero de la
Congregación en Piura que echó sus raíces a inicios de 1906. Tan singular efeméride está
presente en las páginas de la obra salesiana en Piura. Para recordarla insertamos la nota que
sigue:
        “Sociales. En la Escuela Salesiana, con motivo de celebrar ayer (20) sus natales el Director
de este establecimiento de instrucción R. P. Octavio Ortiz Arrieta, se realizó una fiesta animada en
la que tomaron parte los profesores y alumnos de ese plantel.
        Uno de los educandos saludó al Director con un adecuado y sentido discurso, tomando
también la palabra el diácono Sr. Maier, a nombre del cuerpo docente. La reunión tuvo un
elocuente fin práctico: “La creación de una Junta Constructora del nuevo edificio de la Escuela
Salesiana” (8).

       NUEVO LOCAL DE LA ESCUELA SALESIANA.-
       La actividad tesonera de los dirigentes salesianos permitió que en Piura se hiciera una
gran obra en materia educativa para cuyo fin construyó el edificio de la calle Libertad, donde
funcionó la institución educativa centenaria. Al respecto nos auxiliamos con la nota siguiente:
       “ESCUELA SALESIANA.- Anteayer a las 4 de la tarde, y en mérito de una invitación que de
antemano se había hecho circular, se reunieron en el salón de recepciones de la Escuela
Salesiana, las siguientes personas: doctores Víctor Eguiguren José Gil de Echave, Felizardo
Montenegro, Pablo T. Palacios y señores Walter Ostendorf, Federico Ramos, J. Helguero, Carlos
Schaefer, Hugo Sommerkamp, Enrique del Carmen Ramos, José A. Lama y Luis Sánchez, con el
objeto de cambiar ideas sobre la organización de una Junta que se encargará de llevar a cabo la
construcción del nuevo local de la Escuela Salesiana.
       Presidió momentáneamente la actuación el señor Joaquín Helguero, agradeciendo su
concurso a las personas ahí presentes, e hizo votos por que se realizara lo más pronto esa obra
en bien de las clases sociales, en particular de las desvalidas, de los niños abandonados en la
orfandad y miseria.
       El director de ese establecimiento manifestó: que actualmente se contaba con las
siguientes sumas de dinero para la realización de dicha obra: S/.3,000.00 en calidad de depósito
en la casa comercial de F. Hilbck y Compañía, producto de varias erogaciones que a tiempo se
vienen haciendo con este propósito, y S/.2,500.00 que había recibido del Gobierno el Inspector de
la Congregación a cuenta de mayor suma.
       Después de otras explicaciones, se acordó constituir un Comité, que diera principio a la
benéfica obra que se proponen realizar, haciendo las gestiones necesarias para dotar a la nueva
Escuela de todas las comodidades indispensables para una buena enseñanza” (9).

        LA CAMPANILLA.-
        Bajo la dirección del P. Octavio Ortiz Arrieta nació “La Campanilla” pequeño órgano de
prensa que insertó las noticias más saltantes de orden religioso, social, cultural, histórico,
deportivo para mantener noticiada a la colectividad piurana de las proyecciones sociales,
educativas y cristianas que seguía la Congregación Salesiana con asiento en Piura.
        Hay certeza que el 7 de Abril de 1912 se editó el primer número de La Campanilla que fue
impreso en el taller tipográfico instalado en la Escuela Salesiana, para cuyo fin contó con el firme
apoyo del ilustre Cooperador, don Enrique del Carmen Ramos Briceño quien, con conocimiento de
causa, por muchos años fue su redactor.
        La Campanilla preserva y atesora en sus páginas gran parte de la vida cotidiana y de la
feliz presencia de Don Bosco y su Congregación instalada en Piura hace 103 años. Hay
interesantes informes sobre la beatificación y canonización de San Juan Bosco, del centenario y
sesquicentenario natal de Don Juan Bosco. También de las Bodas de Plata, de Oro y de Diamante
del Colegio Salesiano. De la celebración de los 400 años de la Fundación de la ciudad de Piura,
del centenario del nacimiento de Miguel Grau. De una serie de campañas orientadoras y por ende
positivas para cultivar el amor de los padres de familia y alumnos del Plantel en la Obra salesiana.
        La Campanilla es una fuente viva de la historia de Piura que está apta para la consulta y
poder tomar conocimiento de nuestro glorioso pasado educativo en el ámbito religioso, del que no
cabe duda es pionera la Congregación Salesiana (10).
        El primer diario piurano, “EL SOL”, en su edición del martes 9 de abril de 1912, nos da la
siguiente noticia: “Canje: Hemos recibido el Nº 1 de un nuevo semanario titulado “La Campanilla”,
editado en el taller tipográfico de la Escuela Salesiana. Deseándole buena acogida le reiteramos
el canje”.
        A continuación inserta esta nota: “Licencia. La Subprefectura, ha concedido al R. P.
Octavio Ortiz Arrieta, la debida autorización para la publicación de una revista semanal que se
publicará en esta ciudad con el título ”La Campanilla” (11).

       SERVICIO ESPIRITUAL A LA COMUNIDAD.-
       También bajo la dirección del Padre Ortiz Arrieta, la Capilla Salesiana que con la calidad
de privada sólo estaba reservada para el Hogar Salesiano, se convierte en pública y empieza a
prestar servicios de carácter espiritual a la comunidad local. Así lo acredita el aviso periodístico
cuyo texto insertamos: “INVITACIÓN A MISA.- La viuda, hijos, hermanos y demás familiares del
que en vida fue ROBERTO ESPINOSA ELERA (Q. D. D. G.) Suplica a sus amigos y personas
piadosas se sirvan asistir a las misas que por el sufragio de su alma se celebrarán en la Capilla de
la Escuela Salesiana por 9 días comenzando desde el 26 del presente. Favor que agradecerán
profundamente, Piura, 24 de Mayo de 1912 (12). Se advierte en otros avisos posteriores que
también se consignaba, en vez de Capilla, “oratorio de los Padres Salesianos”.
       NOTAS.-
(1)Boletín Salesiano Nº 55, Setiembre Octubre de 1974, Pág. 7.
(2)Boletín Salesiano Nº 12, Mayo/Junio de 1984, Pág. 18
(3)El Sol, edición del viernes 19 de mayo de 1911.
(4)Maestros Primarios (1947); Monografía de la Provincia de Piura, Pág. 122.
(5)El Sol, edición del viernes 4 de agosto de 1911.
(6)EL SOL, edición del 8 de Octubre de 1912, Pág. 2.
(7)El Sol, edición del viernes 13 de Octubre de 1911.
(8)El Sol, edición del martes 21 de noviembre de 1911.
(9)El Sol, edición del martes 28 de noviembre de 1912.
(10)Archivo Regional de Piura; Sección Hemeroteca Año 1912.
(11)El Sol. Edición del 9 de abril de 1912.
(12)Archivo Regional de Piura; Sección Hemeroteca Año 1912.
                                        C A P Í T U L O III


                      I.-    DIARIO EL SOL: ABANDERADO CULTURAL
        El periodismo es un género literario que en Piura se cultiva desde inicios de octubre de
1828 con la aparición de “El Botafuego”, periódico político eventual de 265 x 150. El Sol de Piura
es otro periódico popular, político y comercial de 387 x 257 que vio la luz editorial en 1860,
circulando semanalmente, teniendo entre sus redactores al ecuatoriano Carlos Jorge Monsalve y
a José Antonio Rodríguez Parra, cuya existencia se prolongó más allá de 1865.
        De otro lado, el periodismo representa una fuerza social que llega a tener la influencia de
un poder del Estado. Es un instrumento cultural en cuanto constituye alimento espiritual de todos y
exclusivo a muchos habitantes de un pueblo que lo consume.
        Fue por el año 1845 cuando Joaquín Pacheco leía su discurso de recepción en la Real
Academia Española y defendió los derechos literarios de género independiente del periodismo,
exhortando a la Academia para que no le negara beligerancia.

        NUEVAMENTE EL SOL.-
        EL SOL, en calidad de impreso cotidiano, se repite en 1905, pero esta vez en calidad de
diario, a partir de octubre 1º. Se trata del primer diario que apareció en las calles del
Departamento de Piura.
        La edición del diario que nos ocupa de 13 de marzo de 1915, difundía este aviso: “EL SOL.
En esta imprenta se hace toda clase de trabajos tipográficos para lo que cuenta con materiales
traídos de Europa. Especialidad en sellos de caucho vulcanizado”.
        Hemos consultado la edición Nº 3399, Año XI, de EL SOL – Publicación Diaria, Piura
miércoles 31 de enero de 1917, cuatro páginas, cuyo formato es de 44 cm. x 33 cm. Este ejemplar
contiene todo el accionar cultural que realizó nuestra ciudad con motivo del centenario del
nacimiento de Ignacio Merino.
        Durante el primer quinquenio del siglo XX, Piura abre un nuevo camino periodístico que
ahora es motivo de recordar la primera centuria de la edición del diario número uno del
Departamento, que ocurrió el 1º de octubre de 2005. Tal celebración está asociada a la vida y
obra del célebre piuranista Dr. Germán Leguía y Martínez. Éste, con amor piurano engendró el
primer matutino de nuestra región, que nació bajo el nombre de EL SOL para alumbrar el espíritu
de los lectores de esa época. Además creó la Biblioteca Municipal de Piura “Ignacio Escudero”, la
Confederación Obrera de Piura y es autor del Diccionario Geográfico, Histórico, Estadístico, Etc.
del Departamento de Piura, volumen I, entre otros hechos trascendentes en el espectro cultural
piurano.

        EL NOMBRE.-
        El poético nombre del centenario periódico que nos ocupa hace honor a la naturaleza de
nuestra bendita tierra, suelo ardiente por la radiante luz solar que enciende el alma de la piurana
gente y la estimula para que tras afanosa búsqueda encuentre con esfuerzo propio el desarrollo
integral de la región.
        El Sol, diario de tamaño tabloide, se concibió para cubrir un hondo vacío muy sentido en
nuestra colectividad. Su fundador desde muy joven, en plena juventud estuvo muy ligado a esta
tierra del eterno calor, por que vivió en nuestra ciudad con su padre del mismo nombre, que fue
Fiscal de la Corte Superior de Justicia, cuyos despojos mortales descansan en el centenario
camposanto “San Teodoro”. Fue por 1881, en plena guerra con Chile, que los chilenos llegan a
Piura, y don Germán en calidad de Profesor enseñó a Enrique López Albújar.
        Punto de partida del diarismo regional es la aparición de ELSOL, como ya se dijo, el 1º de
octubre de 1905, fecha memorable del periodismo piurano. En la primera página después del
nombre dice: “Diario Político, Literario y Noticioso”, cuyo director fundador fue el Dr. Leguía y
Martínez. En la cuarta página leemos este aviso: “Se edita en la imprenta LA UNIÓN, calle de La
Libertad Nº 78, por José Agustín Castro. Suscripción mensual S/.1.00. Número suelto 5 centavos.
Para todo lo que se relacione tanto con el periódico cuanto con cualesquiera trabajos tipográficos,
se entenderán con el administrador de esta imprenta, Sr. Abraham Machado”. Su formato fue de
31cm. x 42 cm.
        A la mano tenemos un ejemplar que dice así: “El Sol”, Diario Político, Literario y Noticioso,
Año II, edición Nº 187, Piura, viernes 18 de mayo de 1906. Se edita en Imprenta La Unión.
Agentes: Paita, Simeón Carnero. Colán, César Montenegro. La Huaca, Leonidas Zavala. Sullana,
C. C. Leigh. Catacaos, Mendoza Hermanos. Sechura, Manuel Pérez. Chulucanas, Rosendo
Cáceres. Morropón, Augusto Trelles. Ayabaca, Carlos A. Cedano. Huancabamba, F. Huamán de
los Heros. Tumbes, M. F. Velásquez López”.
        Sigue este aviso: “Para todo lo que se relacione tanto con el periódico, como con
cualesquiera trabajos tipográficos, se entenderán, con el administrador de esta Imprenta, Sr.
Abraham Machado. Las obras sueltas se atenderán oportunamente, garantizándose la prontitud y
esmero en el trabajo. No tiene competidores. Precios más baratos que nadie. Papel para
defunciones. Tarjetas de visita y de lujo”.
        También leemos en el diario El Sol Nº 566, del miércoles 4 de setiembre de 1907, este
aviso: “Se pone en conocimiento de los señores suscriptores y del público en general, que,
debiendo ausentarse próximamente el administrador señor Machado, esa administración queda,
desde la fecha, a cargo del regente don Benjamín Rosas, con quien en lo sucesivo se entenderán
para todo lo relativo al periódico, no siendo válidos los recibos y cuentas que no lleven la firma de
dicho señor Rosas. En cuanto a los agentes de afuera, deben desde hoy entenderse
inmediatamente con la Dirección. Piura, 1º de setiembre de 1907”.
        Ha sido en el segundo diario piurano, “EL ECO DE PIURA”, que en su edición Nº 284, Año
I, de viernes 19 de febrero de 1909, leemos el siguiente aviso: “EL SOL. Los que suscriben
propietarios de la Imprenta y Diario El Sol de esta ciudad, según compra que de ella han hecho al
Dr. Arístides Pita, ponen en conocimiento del público que no han asumido responsabilidad por las
obligaciones que hubiera podido contraer el Director anterior o el que administraba dicho diario.
Piura, enero 27 de 1909. Antenor Rosas. Benjamín Rosas.
        Ahora viene la edición Nº 1162, Año V, del martes 1º de junio de 1909, correspondiente al
primer diario piurano, que en su página 4, registra el aviso con el tenor literal, que dice así:
“Tipografía “EL SOL” De Rosas Hermanos. Calle de Lima Nº 88 y Callao Nº 1. En este taller se
hacen toda clase de trabajos tipográficos con prontitud y esmero a precios equitativos. “EL SOL”
Diario Literario Noticioso Fundado el año 1905. Admite en sus columnas: Inserciones y
Comunicados, siempre que estén debidamente garantizados.
        Precios. Suscripción mensual S/. 1.00. Número suelto S/.0.5. Atrasado, convencional.
Inserciones: Por columna de pica S/.3. Por longprimer S/.4.00. Avisos comerciales, judiciales, etc.
a precios módicos”.
        Desde inicios del siglo XX, la industria cervecera nacional tuvo mucha publicidad en Piura
a través de los diarios locales, como aparece en la edición antes citada. Así lo corrobora este
aviso llamativo:
        “CERVECERÍA Backus & Jonston – Lima. Fundada en el año 1879. Producción anual
450,000 docenas. Marcas especialmente elaboradas para provincias. Pilsen Blanca, Bock Oscura.
Extracto de Malta, Negra.
        La fábrica ha sido completamente reformada durante los dos últimos años y está dotada de
maquinaria moderna para la producción, así como de inmensos depósitos para la fermentación y
reposo.
        Por consiguiente podemos garantizar que nuestras cervezas son elaboradas al estilo más
moderno usado en Europa y maduradas por tres o cuatro meses antes de embotellarse de
manera que se conservarán sin alteración por cualquier tiempo, sin necesidad de sustancias
preservativas, que tienen la mayoría de las similares importadas.
        La fabricación se hace con materia prima especialmente traída de Europa y el
embotellamiento se ejecuta con maquinaria automática recién instalada, la primera de su clase en
Sud América.
        Recomendamos sobre todo nuestras cervezas para el uso en las comidas como bebida
tónica y digestiva, de preferencia a tantos vinos de procedencia dudosa, y cervezas importadas
que sólo tienen como recomendación la etiqueta. Duncan, Fox & Ca. Agentes en este
Departamento”.

       SU PRIMER EDITORIAL.-
         Hace más de cien años que se inscribió la partida natal del diarismo regional con el
nombre de EL SOL, acto que enriquece la dilatada historia del periodismo regional. El impreso que
nos ocupa difundió aspectos local, departamental, nacional e internacional.
         Su primer editorial, con versados conceptos, configura una lección sobre el género
periodístico que hemos aludido. El texto histórico y poético, dice así:
         “Mientras otros pueblos, hermanos suyos, recibían a diario las palpitaciones de esa
comunión entre las razas y naciones que han establecido los adelantos de éste y del pasado siglo
(XIX y XX)), vegetaba la primogénita de Pizarro, reclinada sobre el regazo de sus abrasadas
arenas, extraña a la vertiginosa marcha de los sucesos de ambos mundos. De súbito, el grato
estremecimiento de la chispa eléctrica, alza la cabeza soñadora, aplica el oído indiferente y oye,
en el lejano rumor de la vida, repletar el seno de las ciudades del sur.
         Sacude su pereza legendaria hija, como ella, de su ardiente sol y préstase a gozar de las
ventajas que le brinda su ingreso en la coparticipación del movimiento universal.
         Pues el hilo telegráfico ha enlazado esta región en que vivimos con aquellas en que
alientan nuestros hermanos, nada más natural que la aceptación y el goce inmediato de esa
ofrenda que nos traen la paternal previsión del gobierno honrado y las facilidades de la
civilización; y, pues que, ya es posible y hasta necesario conocer cuanto en apartados países
sucede todos los días, ahí viene EL SOL, de Piura, a llenar esa necesidad en el seno de la
importante ciudad a quien sirve.
         Secundados en la capital de la República, por un corresponsal independiente,
experimentado y activo, que, además de sus brillantes condiciones intelectuales, tiene la del
medio que le rodea y la alta capa social en que vive, nuestro servicio noticioso nada dejará por
desear; y, antes bien, tendrá sobre las multitudes informaciones que publica la prensa, el mérito
indispensable de la anticipación en el conocimiento y anuncio de sucesos para la misma prensa
desconocidos.
         Ese mismo corresponsal telegráfico, que es uno de nuestros literatos más brillantes y
aplaudidos, nos honrará en cada semana y por correo, con sus comunicaciones poéticas. Demás
es ponderar la ventaja de esas páginas, en que, a manera de amistosas conferencias, recibiremos
la expresión del pensamiento y los sentimientos de tan distinguido escritor.
         Contamos con la colaboración de los ingenios encendidos en esta fecunda tierra por el
vivificante sol que la ilumina, y con no pocos de los que, en otras ciudades del Perú, cultivan con
los Editoriales de EL SOL.
         Sin hipocresías ni reservas, decimos que aspiramos al favor del público y reclamamos de
él esta sola recompensa y su satisfacción amplia por el servicio que le ofrecemos y la justa
recuperación de los gastos que esta publicación exige.
         Saludamos, para concluir, a todos los colegas de la prensa nacional, compañeros de labor
y de sacrificios. Germán Leguía y Martínez”.

        NACIMIENTO DE EL SOL.-
        El nacimiento del diario El Sol fue para cubrir un vacío muy sentido en nuestra colectividad
regional. Su fundador desde su juventud estuvo muy ligado a esta tierra por que vivió en nuestra
ciudad con su padre el Dr. Germán Leguía y Martínez, Fiscal en los primeros años de la Corte
Superior de Justicia.
        A Germán Leguía y Martínez, (hijo) también magistrado de lustre, para conducir con
eficiencia el aparato político departamental, el gobierno central le encomendó la Prefectura del
Departamento. Don Germán por su iniciativa propia fundó el diario EL SOL que se convierte en el
primero de la región. Su ejemplar #1 circuló el domingo 1° de octubre de 1905, por lo que cumplió
un siglo, que bien podemos denominar centenario del diarismo piurano. Se editó en la Imprenta La
Unión, cuyo local funcionó en el jirón Libertad #78, que estuvo administrada por don José Agustín
Castro.
        El diario que nos ocupa difundió aspectos de carácter político, literario y noticioso. En el
editorial de su edición #13, en algunos de sus apartados, señala: “Para no hastiar a sus lectores
con la diaria y fatigosa exposición de la manera como ha cumplido y cumple sus deberes la
primera autoridad del Departamento, suele este diario tratar el punto, sólo de vez en cuando, sin
precipitación ni acaloramientos, como que está seguro de la convicción que paulatinamente va
sembrando y que oportunamente ha de florecer en los campos de la opinión pública, i por que,
adalid de la justicia i de la verdad, sabe que su labor ha de ser en todo caso, temprano o tarde,
coronada por el éxito.
        No ignora el Dr. Leguía y Martínez, hombre que ante todo se distinguió siempre por su
humildad i su modestia, no ficticias, sino reales, que no es un prefecto competente: con su
dedicación i laboriosidad notorias, allí irá aprendiendo lo mucho que le falta saber y aprovechando
las sanas e incontestables lecciones de su propia experiencia. No parece demás manifestar
públicamente que jamás hemos acusado al Doctor Leguía de reprobados manejos en los dineros
fiscales, ni hemos creído nunca que tuviera participación en la alta Frías. Le creemos hasta hoy
una magnífica persona, un hombre honrado”.
        Aparece en EL SOL #246, del Miércoles 1° de Agosto de 1906, los comentarios sobre las
fiestas patrias que celebró la ciudad de Piura que sirven para incorporarlos a la historia de Piura.
Veámoslo: “Noche del 27 de Julio. La nota culminante de la noche fue el gran paseo de antorchas,
organizado por la H. Municipalidad i los Clubes Centro Piurano, Internacional, Artesanos Grau y
Unión Foot Ball. Los personales completos de los centros mencionados, muchas personas visibles
y los alumnos todos de las escuelas y colegios sin excluir a los de la Salesiana de Artes y Oficios,
formaron procesión cívica enorme, provisto cada cual de una antorcha o farolillo. Bella explosión
de luz coronó las cabezas de los manifestantes, i, visto de lejos, el espectáculo era por demás
hermoso y fantástico”.
        “Día 28 de Julio. 9.45 AM.- La misa resultó solemne con la espontánea ayuda de los RR.
Salesianos i demás miembros del clero existente en Piura; i el párroco de la doctrina, nuestro
poeta, entusiasta e inteligente Dr. Arístides Pita, pronunció el sermón del día, que, como suyo,
constituyó el mejor realce de la fiesta religiosa”.
        Todo Piura dióse cita a las 3 h. PM en los abiertos campos del Tacalá, en torno del
perímetro i bajo la carpa formada al efecto, a fin de presenciar el match de Foot Ball concertado
entre el Club Unión y el Escuadrón Nº 5. La brega fue reñida, i la victoria favoreció al primero de
los grupos contendientes, sin que por eso el público dejase de aplaudir el entusiasmo de los
adversarios”.
        En cuanto a fotografía tenemos la evidencia que ya por Octubre de 1905 existía en Piura.
Hay publicidad en los primeros números de EL SOL, que dice así: “Fotografía.- La del que
suscribe se ha trasladado a los altos de la casa que ocupan los señores Lec Sang y Ca. –Esquina
de la Iglesia Matriz- donde cuenta con una galería construida para el objeto y arreglada según los
adelantos del arte fotográfico. Hace todos los trabajos concernientes a su ramo y además cuenta
con un artista de reconocida competencia y especialista en Retratos al Óleo. Horas de trabajo de
2 a 5 PM. Pedro Nolasco Montero”.
        En sus noticias de pesar está, en la página 2, edición #358, del día lunes 17 de Diciembre
de 1906, la que dice así: “De la Revista del Norte: El cable acaba de anunciar una nueva
sensacionalmente tristísima. La señora Dolores Grau viuda de Gómez, hija de esta localidad y
hermana del ilustre piurano de Angamos, ha dejado de existir en la capital de la República. La
inolvidable difunta, por sus virtudes y relaciones sociales, deja aquí corazones que la amaron de
veras, como que era la madre, la hermana, la amiga más desinteresada y más noble que tenían
en Lima sus paisanos todos. La memoria querida de Dolores Grau vivirá siempre, a través del
tiempo y del espacio, como el perdurable sentimiento que inspiraban sus santas cualidades.
Hacemos nuestros los conceptos del colega, y enviamos a los deudos de la hermana de Grau la
expresión de nuestros sentimientos”.
        Haber pasado más de cien años de la aparición del primer diario piurano, creemos que se
trata de un acontecimiento que en Piura, dentro del ámbito de la prensa escrita, se debe recordar
con beneplácito, emoción cívica e inquietud cultural por constituir un hecho singular cuyo festejo
corresponde a las instituciones informativas sobre todo al Colegio de Periodistas de esta ciudad.

       SONETO PARA EL SOL.-
       Frente a la aparición en Piura del primer diario EL SOL, en su edición Nº 9, del 10 de
octubre de 1905, se registra el soneto “Para El Sol”, creado por el vate piurano, don Enrique del
Carmen Ramos Briceño, que pasamos a trascribir:
       “No se llega a la cumbre sin fatiga
Ni se encuentra, sin lucha, la victoria.
Vencer al mal es alcanzar la gloria,
Pues la gloria del mal es enemiga.
        Y quien venciendo al mal el bien consiga,
Su página de honor tendrá en la historia,
Página que bendiga su memoria
La humanidad del bueno siempre amiga.
        ¡Que no ensalzan tus hechos los estultos!
Que no entienden los necios tus combates,
¡Paladín de lo noble y caballero!
        No trepides; los lazos aunque ocultos
Romperás de la lid en los embates;
Y triunfará tu voluntad de acero”.

        EL SOL CELEBRÓ PRIMER AÑO.-
        Leemos el editorial del diario EL SOL correspondiente al 1º de octubre de 1906, que
empieza con el título: Hoy cumple EL SOL un año de existencia y su cuerpo literal dice así:
        “Era Piura la única ciudad de la costa del Perú en que la oscuridad más espesa, el silencio
más hondo, el frío más glacial y la quietud más pétrea, constituían el solo medio, la respuesta
única a las constantes palpitaciones de la vida social, a los diarios arranques y expresiones de su
corazón, a los cotidianos y centellantes estallidos de su pensamiento.
        Sucedía lo que en el astro solitario, alumbrador de las noches terrestres, en el cual, ya no
sólo duermen, sino que yacen muertos y olvidados, el eco, esa resurrección del sonido; y esa
síntesis de vida, el movimiento; y donde reinan eternamente silencio sepulcral, reposo de túmulos,
frío de muerte.
        Porque Piura carecía de prensa diaria, y una ciudad sin prensa diaria es faro sin foco,
templo sin cúpula, garganta sin voz, ojo rígido, cuya cornea, teñida de sombras, no deja resquicios
de transparencia al vuelo penetrante de la luz.
        Pero existía necesidad más alta que llenar, y había que satisfacerla, costara lo que costase
sin dudas ni sumisión, con toda energía, a todo evento.
        Como el astro rey colgado del azul hecho por la mano del Hacedor para equilibrio, impulso
y aliento de los mundos, EL SOL no sólo saltó a las esferas de la vida, sino llenó de luz, por no ser
mezquina la que sus directores y redactores poseen por los menos repleta de calor, el calor de su
fe, de su sinceridad, de su constancia, de su esfuerzo.
        EL SOL ha entrado de lleno en la órbita que su destino le marca, y sigue hacia delante, y
no se detiene en su rápida carrera. Vive, pues ha triunfado. Ha triunfado, pues estemos
satisfechos. Persevera en su programa y como el ascua en que bebe sus esplendores el día, será
eterno”.
        En otra crónica leemos: “Aniversario. Con motivo de celebrarse el de EL SOL, diario
fundado con la protección y bajo los suspiros de nuestro Prefecto, Dr. Leguía y Martínez, este
caballero agasajó hoy con una copa de champaña al personal de empleados y redactores”.
        Sigue otra crónica que dice: “Don Quijote, periódico paiteño Nº 3, refiriéndose a EL SOL,
acota: El Sol diario local, cumple hoy un año de vida y durante este lapso de tiempo ha sabido
llenar con altura la misión que tomó a cargo, de suyo tan ardua, delicada. Así era de esperarse,
dada la maestría de sus redactores, diestros campeones del periodismo y de pluma selecta e
intachable. Reciba El Sol, nuestras felicitaciones y los votos que hacemos por su prosperidad”.

        EDICIÓN Nº 1768.-
        Se trata de una versión de carácter histórico que publicó el diario EL SOL en su edición Nº
1768, del sábado 1º de julio de 1911. Su título: “El Templo de Pueblo Nuevo de Colán”, que su
texto dice así:
        “De EL COMERCIO de Paita, tomamos el siguiente acápite sobre la inauguración del
templo de Colán y su construcción que vienen a completar los detalles que nos suministró
oportunamente nuestro corresponsal”.
        “Terminada la bendición del templo como a las 6 y ½ pm. el señor Obispo dirigió desde el
atrio del templo, una elocuentísima alocución, con florido lenguaje y viveza apoyada en
conocimientos, desarrollando los siguientes puntos:
        1º) Magistralmente se presenta en el templo, su universo arquitectónico que es grandioso,
en el que se entona diariamente, por la variedad de seres y elementos, himno de gloria y alabanza
al Creador.
        2º) Los Templos Católicos, son obras de progreso y Centros de Instrucción, educación y
moralización.
        I terminó argumentando para Pueblo Nuevo días de ventura, y que llegaría a ser como un
santuario, concurrido y visitado de muchas personas de todas partes.
        Habló después el señor Prefecto con no menos elocuencia, indicando que, tenía del Jefe
de la República, el noble concepto que se formaba de los Templos Católicos, como centros donde
el espíritu se deshaga comunicándose con Dios, y se da verdadera y sana educación a los
hombres, terminando con entusiasta felicitación al Padre Godoy, a cuyos trabajos y tenacidad
inquebrantable se debe la obra.
        Lo mismo el señor Obispo que el señor Prefecto, fueron justamente aplaudidos y avivados
por la concurrencia.
        En la misa pontifical, oficiaron con el señor Obispo, dos padres redentoristas, un dominico
y los sacerdotes, señor Vicario de Paita, señor Cura de Amotape y señor Presbítero Manuel
Espinosa. Predicó el R. P. Godoy tomando como tema “el Sagrado Corazón conjunto de todas las
riquezas” que desarrolló bien y con efusivo sentimiento.
        El Templo estaba flamante, por que todo era nuevo; edificio nuevo, imágenes nuevas,
ornamentos nuevos, candelabros con una muy agradable impresión. Es de paredes robustas y
bien blanqueado por fuera. La fachada por su excesiva sencillez, en forma de triángulo escueto,
que no sube un dedo por encima del techo del edificio, desdice del conjunto y más del interior. Es
de unos cuarenta metros de largo por quince de ancho.
        Consta de tres naves, sostenida la central por cinco gruesas columnas apoliganadas de
cada lado. Calcúlanse los gastos del Templo hasta la fecha, en sesenta mil soles. Una pieza
buena, la mejor de todas, es el altar mayor, toda de cedro construido con elegante sobriedad, es
una obra bella del estilo del Renacimiento.
        En el cuerpo principal, desde la base hasta el cornisamento, predomina el estilo jónico. El
frontis quebrado rematando en globo que representa al mundo, recuerda a Churriguera y a
Barroco”.
        Después de medio día el señor Obispo administró el sacramento de la confirmación a más
de setecientas personas entre criaturas y adultos”.

       SÉTIMO ANIVERSARIO DEL DIARIO EL SOL.-
       Tenemos en mano la edición Nº 2135, del diario EL SOL, su fecha martes primero de
octubre de 1912, Año VII, Piura, cuyo histórico editorial, bajo el titular UN AÑO MÁS, leemos a
renglón seguido:
       “El Sr. Dr. Dn. Germán Leguía y Martínez, tuvo un feliz acuerdo al fundar este diario el 1º
de octubre de 1905, por que así lo exigían las necesidades de la época, por que así lo demandaba
el adelanto y progreso de este departamento, por que así lo reclamaba también la defensa de sus
más legítimos intereses, procurando por todos los medios posibles el desarrollo armónico de los
derechos de todos.
       El Sol apareció con estos propósitos, con esos fines, para ser un sostenedor más de los
derechos, del progreso de los pueblos; e inspirado siempre en estos legítimos intereses, ha
procurado desenvolver su programa, cumplir su noble y elevada misión.
       Ha combatido el abuso de donde quiera que emane; ha procurado descubrir los errores en
la marcha de las instituciones locales, intentando a la vez señalar sus remedios, sin tener en
cuenta el personal que las representa.
       En esta obra buena, civilizadora, indudablemente, que no han faltado sus asperezas, sus
escrúpulos, sus resistencias, sus temores: y de ahí que su labor no sea tan amplia, tan completa;
como debiera; pues aún el medio no está preparado para acoger sin apasionamiento, sin herir
susceptibilidades en las indicaciones de la prensa; pero de todos modos, hemos procurado tomar
nuestras inspiraciones en el sentir de la opinión pública y hemos tratado no herir por sistema ni
por extrañas influencias a la dignidad de las personas.
       Guiados por este concepto, en los últimos tiempos EL SOL ha seguido una política
completamente ajena a toda sugestión partidarista, a la influencia malsana, por lo común, de la
autoridad, como se ha creído por muchas personas que con nuestra actitud lastimábamos o
heríamos sus intereses.
       Celebramos que se presente la ocasión para declarar enfáticamente que nuestra política o
que EL SOL no ha sido vocero de los intereses de la primera autoridad política de este
departamento, por que este mismo hecho nos hubiera perjudicado grandemente; por que tenemos
de la misión de la prensa elevado concepto; no creemos que sea un órgano destinado para
aplaudir exclusivamente, por consigna; sino también para fustigar lo malo.
       Al cumplir hoy, EL SOL, un año más de vida tiene que agradecer a todos sus inteligentes
colaboradores su concurso, y al público lector el favor que le sigue dispensando, que por
corresponder lo mejor, desde hoy también contará con servicio cablegráfico de la Capital de la
República”.
       Bueno es agregar que al cumplir su sétimo aniversario el primer diario piurano había
establecido sus oficinas de Dirección y Redacción en el jirón Cuzco Nº 83. En cambio sus Talleres
y Administración funcionaban en calle Lima Nº 88, teléfono 48.

        EDICIÓN Nº 3545.-
        Se trata de la edición más tardía que hemos ubicado en el Archivo Regional de Piura, sin
haber sido la última. Leamos: EL SOL Publicación Diaria. Año XI. Piura, viernes 27 de julio de
1917. En la página 1, se destaca este aviso: “IMPRENTA EL SOL De Rosas Hermanos. Calle
Lima Nº 88. Teléfono Nº 4, Apartado Nº 48 – Piura. En este taller se imprimen: letras de cambio,
facturas, papeletas de remisión, recibos de diversas clases, memorandos para defunciones,
tarjetas para la primera comunión, tarjetas para capillos, tarjetas de visita, etiquetas para licores y
toda clase de trabajos concernientes al ramo.
        Se hacen dorados en carteras de cueros y libros contando para ello con tintas y dorados
especiales. Se fabrican sellos de caucho vulcanizado”.
        En las páginas 3 y 4 se incluye una entrega diaria de la obra El Calvario de una Madre
(Folletín de El Sol)”.
        Ubicamos en la página 2, aspectos sociales de la ciudad que forman la columna
CRÓNICA. Cubre la información siguiente:
        CORREO.- En esta oficina se recibe hasta hoy en la noche correspondencia para el Sur.
Mañana a las 9 am. se despacha el correo a Sechura.
        FESTIVAL.- Desde esta noche comienza el festival organizado en esta ciudad con motivo
de las fiestas patrias. La plaza principal en este año ha sido sencilla y elegantemente arreglada
con gusto y arte por el entusiasta Sr. Alberto Nally. Habrá allí una interesante retreta que ejecutará
la banda de Santos Taboada de Catacaos. Recepción en los salones del Centro Piurano, Club
Grau y Confederación Obrera. También habrá paseo de antorchas y fuegos artificiales. Para todos
estos espectáculos se nota mucha animación entre los diferentes círculos sociales de esta
localidad.
        OBSEQUIO.- La Sociedad Confederación Obrera Unión y confraternidad ha incrementado
la Biblioteca de la Sociedad Departamental de Preceptores obsequiándole dos importantes obras
de carácter pedagógico.
        ENSAYO.- En el local de la escuela Salesiana ha tenido lugar en la tarde de hoy un ensayo
general del himno nacional en la que han tomado parte los alumnos de las escuelas fiscales de
ambos sexos.
        ACTUACIONES PÚBLICAS.- El domingo 29 del presente a las tres de la tarde habrá una
actuación pública en el local del centro Escolar Nº 22, que será organizada por la Sociedad de
Preceptores. Para ese mismo día habrá también en la escuela Salesiana una actuación literaria.
        PEDIDO.- Mañana comenzarán a celebrarse las fiestas patrias en esta ciudad y como
vemos que hay algunas calles que por su desaseo presentan feo aspecto pedimos a los vecinos
se molesten en asear la sección urbana que les corresponde.
        CINEMA.- La empresa del Cinema Teatro ha organizado para los días de las fiestas patrias
interesantes funciones en las que se proyectarán importantes obras cinematográficas de gran
mérito artístico.
        COMIDA CONCIERTO.- Para el domingo 29 se prepara en el Hotel Colón el concierto que
en celebración del aniversario patrio ofrece a su clientela este acreditado establecimiento”.

                   II.-  EL ECO DE PIURA: PUBLICACIÓN DIARIA
        Fue en el verano del año 1908 que apareció el segundo diario que circuló en la ciudad y
todo el Departamento. Su nombre: EL ECO DE PIURA, publicación diaria, de cuatro páginas, con
un formato de 51 cm. x 33 cm. Su taller y administración se estableció en la Imprenta La Unión,
sita en calle Libertad Nº 78, regentada por José Agustín Castro Varillas. Salió de lunes a sábado.
La suscripción tuvo el precio de un sol mensual, el número suelto costó cinco centavos. Por
publicaciones y avisos los precios fueron convencionales. Además se indicaba en la primera
página del diario que “por todo asunto que se relacione con este periódico y trabajos sueltos se
entendieran con el administrador, señor César Espinosa. Todo pago es adelantado, la Dirección.
El Eco de Piura: Telegramas: tiene servicio propio con noticias del Interior y del Exterior”.
         Se sabe que su fundador fue el periodista piurano don Federico Espinosa, quien además,
según Edmundo Cornejo Ubillús, el 2 de mayo de 1908, fundó una institución cultural de carácter
literario que se denominó “Parnasillo”. “Su primer presidente fue Federico Espinosa. A ella
pertenecieron como fundadores José Florencio Velasco, Juan Velasco Espinosa, Teodoro Garrido
Lecca, Federico Helguero y Felipe S. Portocarrero”, que fueron colaboradores de este diario;
Calendario Cívico de Piura, Pág. 81.
         En el semanario huancabambino “EL PROGRESO”, edición Nº 34, del martes 20 de
octubre de 1908 leemos el aviso siguiente: “EL ECO DE PIURA”. Diario Piurano: Político, Literario
y Noticioso. Agencia en Huancabamba, en la Botica El Fénix”.
         Ubicado el ejemplar más temprano de El Eco de Piura que corresponde a la edición Nº 37,
aparecida el 18 de de abril de 1908, cronológicamente se establece que su primer número se
publicó a inicios del mes de marzo, teniendo en cuenta que no circulaba los días domingos.
         Sobre este impreso convertido en el segundo diario del Departamento, se ha dicho
“importante fue “El Eco de Piura”, nacido en 1908 y dirigido por Federico Espinosa. Este periódico
defendió la candidatura política del General Pedro E. Muñiz a la Senaduría de Piura y dejó de
circular una vez que éste consiguió su objetivo de asumir el cargo en el Congreso Constituyente;
Historia de Piura, que editó la UDEP, Sección: La primera mitad del siglo XX, por Ruth Rosas
Navarro, Pág. 559.
         Obra en nuestro poder un ejemplar de la edición de 16 de julio de 1908, que en una nota
dice así: “El Eco de Piura: cumple con avisar al público, que en todo asunto relacionado con la
Dirección y Redacción de este diario, se sirva entenderse con su Director Redactor desde su
fundación Sr. Federico A. Espinosa”.

         EDICIÓN Nº 37.-
         Corresponde al día miércoles 18 de abril de 1908. Se advierte en la primera página
información de carácter local, pues leamos la crónica siguiente:
         “Paita de Duelo. En el transcurso de pocas horas ha visto la sociedad de Paita hundirse
para siempre en el sepulcro, a dos de sus más prominentes miembros.
         Fue Gabino Artadi, el entusiasta marino español que queriendo al Perú como a su segunda
patria, le prestó en los momentos más críticos de la guerra y con peligro de su vida, conduciendo
armas para el Ejército de la Capital, servicio inmenso, que prueba el temple de su alma heroica, y
por el que sentiremos siempre los peruanos gratitud indeleble.
         Puso después, en largo lapso de tiempo, su prestigio y su actividad, su bolsa y su crédito,
todo lo que él valía, al servicio de Paita, ciudad, en la que casi no puede darse un paso, sin que se
tropiece con alguna obra pública que nos recuerde el espíritu de progreso del malogrado
caballero.
         ¡Paz en su tumba! I nuestro pésame a sus deudos.
         Baltasar Pallete, hombre de trabajo en la más amplia acepción de la palabra, acumuló
durante muchos años la cuantiosa fortuna que llega a sus hijos, como elocuente expresión de su
perseverante labor de comerciante honorable y afortunado.
         ¡Que la tierra le sea ligera! Reciba su atribulada familia nuestra condolencia”.
         Tenemos a continuación el aviso que a la letra dice: “Avisos Judiciales y Comerciales.
¿Viaja Ud. a Catacaos? Si es por placer o por negocio, esté usted ahora tranquilo. Ya no necesita
molestar a los amigos. Ahora tiene usted libertad, para almorzar o comer a la hora que guste y
pedir lo que necesite, en el nuevo y cómodo HOTEL UNIÓN con salones aseados, servicio
inmediato, comida criolla y bar con licores finos. No moleste Ud. a nadie. Visíteme a mí: José
María Zapata”.
         En las páginas 2 y 3, hay Noticias del Exterior, Literatura y también noticias del Interior,
información local, crónicas judiciales. La cuarta re refiere a publicidad comercial, que sirvió para
sostener la economía del diario impreso.

       EDICIÓN Nº 53.-
        En el ejemplar que hemos consultado en el Archivo Regional de Piura, leemos: “Piura,
jueves 25 de junio de 1908, Año I, Nº 93. En primer término se destacan AVISOS DE
ABOGADOS: Dr. Víctor Manuel Zapata. Abogado. Estudio en Lima, calle la Rifa Nº 51. F. Augusto
Arrese y Vegas. Abogado. Estudio calle Tacna Nº 168 (reja derecha). Maximiliano León. Abogado.
Estudio calle de Huancavelica Nº 13-Altos (Frente al Hospital de Belén).
        Viene el AVISO PREFECTURAL: Habiéndose declarado vacantes por Resolución
Suprema el 13 del corriente, las cuatro Inspecciones de Instrucción Primaria que corresponden a
este Departamento, se convoca por el término de quince días a opositores para proveerlas;
debiendo éstos reunir los requisitos prescritos en el decreto de 2 de abril de 1907 que se
encuentra publicado en el Registro Oficial Nº 21, fecha 8 de junio del referido año. Piura, junio 22
de 1908. El Secretario”.
        Sigue otro. “Cuarta Asignatura del Colegio Nacional de San Miguel. Habiéndose
presentado los doctores Domingo Castro, Maximiliano León, Felipe S. Portocarrero, Pedro D.
Velasco, oponiéndose al principalato de la cuarta asignatura del Colegio Nacional de San Miguel,
por orden del Señor Prefecto del Departamento, publíquese por veinte días este aviso para que
las personas que tengan tachas comprobadas, que oponer a los opositores, las hagan ante la
Prefectura para los efectos de los artículos 6, 7 y 8 del Decreto Supremo de 30 de noviembre de
1907. Piura, mayo 21 de 1908. Manuel F. Horta, Secretario de la Prefectura”.
        Ahora leamos este aviso: “Colegio Nacional de San Miguel. De orden del Señor Presidente
de la Junta Económica, se convoca licitadores para la subasta pública del alquiler de las fincas
Lancaster departamento principal y contiguo a un corralón ubicado en la calle Arequipa de
propiedad del Colegio, bajo la base de 10, 3 y 4 soles, respectivamente, que tendrá lugar el 30 de
los corrientes en el local del Colegio ante la expresada Junta de 12 m. á 2 pm. Piura, junio 15 de
1908. Max. León, Secretario”.

         EDICIÓN Nº 110.-
         Leemos su encabezamiento que dice así: “El Eco de Piura – Publicación Diaria- Año I.
Piura, jueves 16 de julio de 1908. Imprenta de La Unión, por José Agustín Castro”. Fue diario
judicial como se desprende del aviso que sigue:
         Remate de Prendas.- El que suscribe dueño de la casa de préstamo sita en calle de Tacna
Nº 65, pone en conocimiento del público que, previo permiso de la Inspección del Ramo se
rematarán las prendas de plazo vencido que existen en mi establecimiento, comprendidas del
número 85 al 3201, cuyo acto tendrá lugar en los días 14 y siguientes del próximo mes de octubre
de 1 a 5 p.m. pudiendo los interesados ocurrir a rescatarlas durante el plazo de 30 días que
comenzarán a correr desde el 10 del mes próximo entrante de setiembre de conformidad con lo
dispuesto en los artículos 8 y 10 de la Ley de la materia. Piura, agosto 31 de 1908. J. del Carmen
Velasco. Vº Bº: Germán Salazar”.

        EDICIÓN Nº 121.-
        Apareció en Piura, el lunes 3 de agosto de 1908, conteniendo en la primera página
publicidad profesional y comercial. Entre la primera figura el abogado, doctor Víctor M. Zapata,
con Estudio Jurídico en calle Lima Nº 51, de esta ciudad.
        Los comerciales corresponden a los negocios de Camino Hermanos, G. Artadi y Compañía
y José F. Escudero. Siguen el Banco del Perú y Londres, con Oficina en Piura, “Hotel Unión, en
Catacaos, con salones aseados, servicio inmediato, comida criolla y Bar con Licores finos. No
moleste Ud. A nadie. Vísíteme a mí: José María Zapata”.
        Ahora vienen: Seminario & Compañía Importadores, Exportadores y Comisionistas en
Piura y Muñuela. E. Elbers y Compañía. Duncan Fox & Compañía, Agencia de la Fábrica Backus
& Johnston Brewery Compañía Limitada. Tienen siempre en venta la cerveza Pilsen, Malta y
Bock. Envases de una y media botella; entre otros negocios establecidos en nuestra ciudad.
        Dentro de la sección “sociales”, se destaca la crónica titulada “El paseo de ayer en
Sullana”, cuyo texto a la letra dice: “El paseo a Sullana del Colegio Salesiano y Escuelas Fiscales
ha sido un verdadero acontecimiento.
        El desfile de 300 niños, uniformados y presididos de la banda de música Salesiana, era
imponente. La alegría expresiva y sincera fue la nota dominante de la fiesta. Cada incidente
despertaba más y más el entusiasmo de los niños y la vista de Sullana, el paseo, que bien
pudiéramos llamar triunfal, de la estación de llegada hasta la Iglesia, donde asistieron a misa, el
desfile hasta el embarcadero, la visita del río y de la inmensa y pintoresca campiña del Chira, todo
contribuía a sacudir sus fibras sensibles y delicadas, haciéndoles gozar emociones indescriptibles.
        El almuerzo fue suficientemente abundante para satisfacer a todos; después recibieron
frutas y lunch. Al regreso, a Sullana la Banda de Músicos del lugar y un gentío inmenso esperaban
en la orilla, donde se hallaba el señor Lamadrid acompañado del Inspector de Instrucción de Paita
para presidir el desfile hasta la plaza; allí las dos bandas alternaron una pequeña retreta, los niños
cantaron el himno patrio y se dieron vivas al Presidente Pardo, al señor Prefecto, a las autoridades
escolares, y a las personas que con su generosidad habían contribuido para el éxito satisfactorio
de la fiesta.
        A las 6 p.m. partía el convoy, de regreso a Piura, en medio de entusiastas aclamaciones.
Para concluir, y cumpliendo un encargo, hacemos pública la gratitud de los profesores y alumnos
obsequiados hacia todos los que han influido para la realización de la fiesta, muy especialmente
al Excelentísimo Presidente, señor Pardo, a don Carlos Schaefer y al señor Cura de Sullana, don
Toribio Jaramillo”.

       EDICIÓN Nº 151.-
       Otra edición de El Eco de Piura, Año I, Nº 151, se giró en Piura, miércoles 9 de setiembre
de 1908. Al respecto leemos el aviso siguiente:
       “Escuela Dominical.- Con la eficaz cooperación de distinguidas señoras de esta ciudad y
secundando las nobles y humanitarias miras del Reverendo Padre Redentorista Alfonso Baumer,
se ha fundado la “Escuela Dominical” para sirvientas, en el local de la Escuela de San José de
Belén, bajo la dirección de un competente cuerpo de señoritas Profesoras, para que puedan
mandar a sus sirvientas o criadas, de cualquier edad, que no asistan a las escuelas fiscales, todos
los domingos de 3 a 5 pm. Piura, Agosto 28 de 1908. La Secretaria”.
       Viene otro aviso que dice así: “Desde la fecha queda abierto un nuevo Club Cooperativo de
cortes de casimir para ternos. Las personas que deseen inscribirse pueden hacerlo entendiéndose
directamente con el suscrito. Piura, Agosto 13 de 1908. N. A. Dieguez”.

        EDICIÓN Nº 170.-
        Corresponde esta edición al “EL ECO DE PIURA”, Publicación Diaria. Viernes 2 de
Octubre de 1908. Año I”. Su formato varió en relación al anterior, pues este ejemplar consta que
tiene 33 cm. x 52 cm. Cuatro páginas, al final de la cuarta leemos: “Imprenta de la Unión”. Su
editorial a la letra dice:
        “El Caciquismo Político.- El caciquismo político es igual ya radique en el talento, en la
honradez, en el valor militar, en la energía civil o en la prestación de servicios que no son
expresión muchas veces de intelectualidad ni de virtud; servicios que, como todo, en el proceso de
un pueblo, pasan como detalles fatales de su evolución.
        Todo está sujeto a renovación en esa común máquina de la vida política, cuyas piezas se
gastan más a prisa que en otra suerte de rozamiento, siendo ineludible reemplazarlas en el interés
siempre latente de los asociados.
        Si los servicios, prestados por una pieza queda gastada, por la brega de luengos años,
fueran muy importantes, guardadle como reliquia; soplad en la trompeta de la fama y haced saber
la eficacia de su acción; pero pasado ya su momento, no debe actuar más, su funcionamiento
entrabaría el de las demás piezas, sería rémora en vez de ser dínamo.
        I es un mal el caciquismo, de que venimos hablando. Porque malea los caracteres,
quietándoles el estímulo; corrompe las conciencias anulando la dignidad del individuo; esteriliza,
porque no las aprovecha, las energías de los que no comulgan en el altar del cacique. Ese altar lo
levanta el cacique para adorarse así propio y para quemar incienso a esa divinidad advenediza
que en el olimpo moderno ha destronado al mérito, -el oportunismo-. I es forzado que el cacique
adore a este Dios, so pena de perder la varita mágica de hacer representantes a Congreso,
designar autoridades políticas, judiciales, de enseñanza, de policía, etc.
        Consentir que tal estado de cosas perdure, sería condenar a la colectividad al
estancamiento que es la muerte: y la sociedad siente necesidad de vivir, tiene fuerzas suficientes
para hacer la selección de sus elementos en los distintos instantes de su desenvolvimiento.
        Si no fuera así, valdría más volver a los tiempos del caciquismo histórico; y la humanidad
ha avanzado lo bastante suficiente, para que esa regresión pudiera realizarse”.
         EDICIÓN Nº 252.-
         Esta edición circuló en el Departamento el lunes, 11 de Enero de 1909, Año I, publicación
diaria, con un formato de 53 cm. x 32 cm. En la página número uno, primera mitad, se expone la
fotografía del Dr. Dn. Víctor Eguiguren. Luego hay una crónica en la parte inferior izquierda
destacando “la hermosa fiesta social que se realizó el domingo 10 en honor del Dr. Dn. Víctor
Eguiguren que marca época en la vida de nuestro pueblo; en la parte derecha hay este aviso
político:
         Candidaturas: Habiéndose declarado vacantes algunas representaciones en nuestro
Departamento, las Juntas Directivas de los Partidos aliados, Civil y Constitucional, ejercitando la
iniciativa que les es propia, cumplen con el ineludible deber político de recomendar a sus amigos y
correligionarios, las siguientes candidaturas, que esperan serán aceptadas con entusiasmo por los
pueblos del Departamento.
         Senador Propietario: General Pedro E. Muñiz. Senador Suplente: Sr. Francisco García
León (hijo). Diputado, Propietario por Piura, Dr. Víctor Eguiguren. Diputado Propietario por
Ayabaca, Sr. Eloy Castro. Diputado Suplente por Ayabaca, Dr. Carlos Cedano. Diputado Suplente
por Huancabamba, Dr. Juan Velasco. Miguel Checa, Presidente del Partido Civil. Federico Ramos,
Presidente del Partido Constitucional.
         Sigue la página dos donde se advierte esta nota: “El Eco de Piura cumple con avisar a sus
favorecedores que por deficiencia de operarios dejará de salir el día de mañana; y les ruega
excusen la falta”. Viene la crónica que dice: “Banquete al Dr. Víctor Eguiguren. Anoche tuvo lugar
en el elegante comedor del Hotel Colón, el banquete ofrecido al Dr. Eguiguren por sus numerosos
amigos como una manifestación de simpatía, haciendo así justicia a los méritos contraídos por
este caballero.
         El salón presentaba un golpe de vista magnífico, con sus lujosas lámparas de acetileno
que irradiaban sobre la artística mesa primorosamente decorada. A las ocho menos cuarto se
presentó en el Hotel, el Dr. Eguiguren, acompañado de la comisión de anuncios compuesta de los
señores Carlos Schaefer, Maximiliano Frías, Luis F. Sánchez, Pedro Flavio Jibaja, Manuel
Helguero, Dr. Juan Velasco y Mario León, siendo calurosamente ovacionado por los concurrentes.
Después de tomar el cóctel se dirigieron los comensales a la mesa, acompañándolo selecto grupo
de invitados.
         Tenemos un aviso en el renglón de los Gráfonos, que leemos así; “Pedro Nolasco Montero.
Se vende discos para Gráfonos a precios muy reducidos. Aprovechar de la poca existencia que
queda. Piura, enero de 1909.

         OTRAS EDICIONES.-
         Registra esta información en la parte superior de la primera página. “El Eco de Piura”,
publicación diaria. Año II, Piura, sábado 27 de marzo de 1909. Nº 311, advirtiendo en su página 2,
una crónica netamente partidaria que dice así: “Gira Política del General Muñiz en Sullana. El
General Muñiz ha dado principio a su gira por la importante ciudad de Sullana, estimada por los
contrarios como uno de sus baluartes. Por telefonemas que copiamos enseguida, podrá juzgar el
público como ha sido recibido en ese lugar el candidato a la senaduría de la Alianza Civil
Constitucional.
         I sigue diciendo: De Sullana – Eco de Piura. El recibimiento al General en esta ciudad ha
revertido excepcional importancia; 800 personas, acaudilladas por lo más distinguido de este
distrito y precedidos de dos bandas de música, dieron bienvenida al General en la Estación del
Ferrocarril, lanzando vivas a la Alianza Civil Constitucional y en especial al candidato presente, Sr.
Muñiz. Después de recorrer las calles los manifestantes, en medio del mayor orden y entusiasmo,
dirigiéronse a la chácara de Fernando Nole, donde se había preparado de antemano una gran
pachamanca”.
         Otra edición posterior es la del día lunes 26 de abril de 1909, Nº 332. Contiene un aviso de
carácter político que fue el motivo de su nacimiento. Leemos este aviso: “Alianza Civil
Constitucional. Habiéndose declarado vacantes algunas representaciones en nuestro
Departamento, las Juntas Directivas de los Partidos Políticos aliados: Civil y Constitucional,
ejercitarán la iniciativa que les es propia”.
         A continuación ubicamos la edición Nº 333, de 27 de abril de 1909, que en su página dos,
leemos el aviso social siguiente: “Nuestro saludo al señor Federico Hilbck, fundador de la Casa
Comercial que lleva su nombre, y que ha llegado ayer procedente de Lima; al Sr. Juan M.
Balcázar que acompañado de su esposa, arribó a esta ciudad, de la misma procedencia; y al Sr.
Hugo Sommerkamp que regresa con su estimable familia”.

                       PIURANIDAD DE GERMÁN LEGUÍA Y MARTÍNEZ
       Germán Leguía y Martínez, tiene un amplio bagaje literario producido en Piura. Aquí vivió
sus años juveniles en plena guerra con Chile, dedicándose en esta tierra calurosa a preparar alumnos
para que tuvieran éxito en sus estudios. Dos de ellos fueron Enrique López Albújar y Ricardo
Ignacio Mendoza Espinosa, ambos nacidos en 1866, hombres de letras con figuración nacional en la
poesía y el periodismo.
        Don Germán nació en Lambayeque en 1861 y falleció en Lima en 1928. Por sobre todo fue
historiador, intelectual, académico, periodista, poeta, jurisconsulto, maestro, diplomático y político.
En Piura se le recordará siempre por haber fundado el primer diario de esta ciudad: El Sol, de
cuatro páginas, cuya primera edición circuló el domingo uno de octubre de 1905, por lo que ya
celebró su centenario, lo que debe constituir un acontecimiento festivo del periodismo regional,
cuyo promotor de celebrar anualmente el aniversario, debe ser el Colegio de Periodistas de Piura.
        La estada de don Germán en este suelo se debe a que su progenitor del mismo nombre
por lo menos desde 1881 y hasta su muerte en 1899, fue Fiscal de la Corte Superior de Justicia.
Por esta razón el personaje que nos ocupa se afincó en esta ciudad para luego trasladarse a Lima
a fin de estudiar en la Universidad Nacional de San Marcos, en la que alcanzó el título de
Abogado en 1893. Don Germán volvió a Piura entre 1905 a 1908, con el cargo de Prefecto del
Departamento y desarrolló una amplia labor periodística, fundando el primer diario piurano,
llamado El Sol. Dentro de su vasta obra espiritual cultivó la poesía.
        Publicó el Diccionario Geográfico, Histórico, Estadístico, etc. del departamento de Piura,
volumen I, y fundó la biblioteca Escudero que hasta hoy dirige la Municipalidad Provincial de
Piura. También fundó la Confederación Obrera de Piura que tiene un centenario de existencia.
Cabe agregar que el citado Don Germán en su lar nativo, joven aún, puso en práctica la actividad
periodística con los periódicos “La Juventud” y “Locomotora”.

        FUNDADOR DEL PRIMER DIARIO.-
        El Sol, inicialmente se editó en la imprenta de la Unión, cuyo local funcionó en el jirón
Libertad Nº 78, que estuvo administrada por José Agustín Castro Varillas, que después pasó a
administrar el segundo Diario Piurano: El Deber.
        Don Germán fue relevado en la dirección del Sol a inicios de 1908, al fenecer su
nombramiento de Prefecto para irse a ocupar una plaza de vocal en la Corte Superior de
Arequipa. Tenemos noticias que El Sol que se editaba de lunes a sábado, aun existía el viernes
27 de Julio de 1917 en que llegaba la edición Nº 3545, año XI, editándose en la imprenta El Sol,
de Rosas Hermanos, cita en calle Lima Nº 88, con teléfono Nº 4, apartado Nº 48 de Piura. Su
contenido abarcó aspectos noticiosos, políticos, literarios, publicistas, anotando como sus
colaboradores a Ricardo Palma, José Santos Chocano, Federico Helguero, José Florencio
Velasco, Enrique del Carmen Ramos, Emilio Espinosa, Pedro Flavio Jibaja, Arístides Pita, entre
otros.
        Leguía y Martínez, para conducir con eficiencia el aparato político departamental que el
gobierno central le encomendó a través de la Prefectura, por su propia iniciativa fundó el diario El
Sol que se convierte en el primero de la región. En el editorial de su nacimiento decía:” Mientras
otros pueblos, hermanos suyos, recibían a diario palpitaciones de esa comunión que entre todas
las razas y naciones, han establecido los adelantos de este y del pasado siglo, vegetaba la
primogénita de Pizarro, reclinada sobre el regazo de sus abrazadas arenas, extraña la vertiginosa
marcha de los sucesos de ambos mundos, de súbito es grato el estremecimiento de la chispa
eléctrica alza la cabeza soñadora, aplique el ácido indiferente y oye el lejano rumor de la vida,
repleta el seno de las ciudades del sur. Sacude su pereza legendaria hija, como ella, de su
ardiente sol”.
        Con la aparición del Sol, nuestra Piura, se incorporó a las ciudades del Perú, que cuentan
con su diario desde hace más de un siglo. Pues pronto aparecieron: El Deber, El Tiempo, La
Industria, en la segunda década del siglo XX. Sin haberse interrumpido hasta hoy la presencia de
un diario de la Región.
        El Sol en alguno de sus apartados de su editorial Nº 13, señala: “Para no hastiar a sus
lectores con la diaria y fatigosa exposición de la manera como ha cumplido y cumple sus deberes
la primera autoridad del departamento, suele este diario tratar el punto solo de vez en cuando, sin
precipitación y acaloramientos, como en que esta seguro de la convicción que paulatinamente va
sembrando y que oportunamente ha de florecer en los campos de la opinión pública, i porque,
adalid de la justicia y de la verdad, sabe que su labor ha de ser en todo caso temprano o tarde,
coronada por el éxito.
         No ignora el Dr. Leguía y Martínez hombre que ante todo se distinguió siempre por su
humildad, y su modestia, no ficticias, sino reales, que no es un Prefecto competente: con su
dedicación y laboriosidad notorias, allí irá aprendiendo lo mucho que le falta saber y aprovechando
las sanas e incontestables lecciones de su propia experiencia. No parece demás manifestar
públicamente que jamás hemos acusado al Dr. Leguía de reprobados manejos de dineros fiscales,
ni hemos creído nunca que tuviera participación en la alta frías, le creemos hasta hoy una
magnifica persona, un hombre honrado”.
         Seguimos comentando el Diario el sol en su edición Nº 7, de 7 de Octubre de 1905,
víspera del 26 aniversario del glorioso Combate de Angamos, en el que se inmoló Miguel Grau,
que en su editorial destaca la figura del piurano del milenio, exponiendo: “Piura, su madre, se
pone de pie y, con el santo orgullo de haber amamantado a Grau que es el más grande de sus
hijos adórnese en la sacra fruición del cántico inmenso que la América entona reverente ante esta
obra colosal, eternamente flotante sobre los silenciosos oleajes del pacífico. Bien hace este oasis
del norte en entregarse a legítimos arranques de orgullo y secretos estremecimientos de gloria”.
         Al cumplir un año de circulación el diario literario, noticioso y político El Sol, Nº 294, año II,
del día Lunes 1º de Octubre de 1906, página 2 nos presenta un editorial su presencia en el ámbito
cultural de la región, comentando: “Hoy cumple el Sol un año de existencia. Fundar un diario por
pequeño que fuese, en población resignada a no tenerlo nunca pereciese salto temerario a la
inmovilidad de los inertes, inexplicable locura a la virginal y fecundidad de los tímidos, delito
imperdonable ante la quijotesca terquedad de los necios. Era Piura la sola ciudad de la costa del
Perú en que la oscuridad más espesa, el silencio más hondo, el frío más glacial y la quietud más
pétrea, constituía el solo medio de la respuesta única a las constantes palpitaciones de la vida
social, a los diarios arranques y expansiones de su corazón, a los cotidianos y centellantes
estallidos de su pensamiento. Nada han importado las espinas las murmuraciones los tropiezos,
los tristes augurios, los malos deseos; la frialdad de los propios, la odiosidad de los contrarios; la
gélida expectación de los indiferentes la guerra franca a las luchas sorda; los grandes obstáculos
y la minucia de despensa; ¡Nada! El Sol a entrado de lleno en la órbita que su destino le marca, y
sigue hacia delante y no se detiene ni se detendrá en su rápida carrera”. La vida diaria contra
todos los avatares de la vida se prolongó en el diario que nos ocupa hasta 1917.
         Bendito El Sol, diario que con sus informaciones cotidianas ocupa un sitial preponderante
dentro de la historia del periodismo regional. No cabe la menor duda que el centenario del diario El
Sol que se recordó el 1º de Octubre del 2005 compromete a las instituciones periodísticas de
Piura a recordar tan singular acontecimiento sociocultural, punto de partida de un hecho histórico
que hasta hoy se mantiene vigente.

         POEMA A DON GERMÁN.-
         El día lunes 30 de abril de 1906 con motivo del cumpleaños de don Germán, el diario EL
SOL, de su digna dirección, bajo Nº 171, publicó la siguiente crónica:
         “EL SOL i su cuerpo de empleados i tipógrafos se adhieren a las afectuosas
manifestaciones de que es objeto el Prefecto del Departamento, Dr. Germán Leguía y Martínez,
en el día de la fecha, que es de sus natales i le desean largos años de vida y felicidad.
         Desde las primeras horas del día la Casa Prefectural se vio invadida por lo más selecto de
nuestra sociedad, que acudía presurosa a presentar al Sr. Prefecto, a la par que sus respetos, sus
felicitaciones por el día que se conmemoraba; ya eran las corporaciones oficiales, ya los amigos
particulares, ya sus subordinados, ya, en fin, todo Piura que quería aprovechar de esa ocasión
para hacer presente sus simpatías i para darle una prueba de su adhesión a la autoridad que
merced a su talento i a un buen tino administrativo ha sabido captarse todas las voluntades.
         Por la noche hubo una comida en su casa. Mientras se hacían los honores del bien servido
menú, la Banda Bolívar Nº 1, de Catacaos, amenizaba la cena.
         El poeta Pedro Flavio Jibaja, con cinco jóvenes bohemios i armados de guitarras i violines
cantaron a toda orquesta la inspirada serenata cuya letra corresponde a Jibaja. El autor lo titula:
SERENATA, y dice así:
         Perdona Germán,
Que en noche serena,
Al son de la quena,
También del violín,
Te quiten el sueño
Nocturnos cantores,
Trayéndote flores
De un bello jardín.
         Pero es que queremos
Amigo Leguía,
En tu natal día
Hacerte gozar
De antiguos cariños
De afectos eternos
Recuerdos muy tiernos
Que no han de acabar.
         Cumpleaños felices,
Germán te deseamos
I al cielo rogamos
Conserve tu ser.
I junto a tus hijos,
Al pie de tu esposa.
En vida dichosa
Podámoste ver,
         Poeta despierta,
Que no hay melodía,
Sin tu poesía,
Sin tu inspiración,
Pero hay en nosotros
Cariños sincero
Amor verdadero
I pura intención.
         Tu lira está muda,
Sus cuerdas no suenas
Acaso las quenas
¿No te hacen soñar
Porqué no nos dejas
Oír tu bondad,
Si en tu juventud
Te oímos cantar?
         Quien es tú dirás,
Quien tan osado,
Aquel que ha implorado
Que escuche su voz…
Será pues Jibaja,
Mi amigo de antaño
Por más que cada año
Se pase veloz.

        HIJOS ILUSTRES DE PIURA.-
        Es loable dejar constancia expresa que el prefecto Germán Leguía se interesó mucho por
los hijos ilustres de Piura. Hemos encontrado información que lo hizo con Carlos Avelino Salaverry
Ramírez, ubicando su partida bautismal; Ignacio Escudero dándole el nombre a la Biblioteca
Popular; con Miguel Grau tratando de poner en servicio la casa donde nació el héroe.
        Al respecto se ha dicho: “Siendo Prefecto de Piura el Dr. Germán Leguía y Martínez,
gracias a su tesonera labor cívico-cultural, se pudo rescatar del olvido la casa ubicada en el hoy
Jirón Tacna Nº 662, de este cercado, donde vio la primera luz el Contralmirante Grau Seminario.
En ceremonia pública llevada a cabo el 31 de Julio de 1906, en el histórico inmueble, presidida por
don Germán “se coloca la placa de mármol que luce en el frontis, que se confeccionó en Lima bajo
la gestión del tradicionista célebre, don Ricardo Palma”, que tiene el siguiente texto: “EN 27 DE
JULIO DE 1834 NACIÓ EN ESTA CASA EL CONTRALMIRANTE MIGUEL GRAU QUIEN MURIÓ
HEROICAMENTE A BORDO DEL MONITOR HUÁSCAR EN EL COMBATE NAVAL DE
ANGAMOS, EL 8 DE OCTUBRE DE 1879. SE COLOCÓ ESTE MÁRMOL CONMEMORATIVO EL
28 DE JULIO DE 1906”.
         En esta singular ocasión la autoridad política pronunció una inflamada alocución patriótica.
Leamos dos de sus partes: “Bendito sea. Bendita sea la tierra que lo vio nacer. Bendito sea el
rincón en que meció su cuna venerada. Y esa tierra es Piura: regocijémonos. Y ese rincón está allí
delante de nosotros, descubrámonos. Y como nosotros nos descubrimos llenos de patriótica
emoción, descúbrase el viajero que en esta placa conmemorativa lea la sencilla inscripción
trazada por la esplendente pluma de Ricardo Palma: AQUÍ NACIÓ MIGUEL GRAU”. I en otro
apartado de su genial discurso el Prefecto expresó:
         “Dichoso el pueblo ese que, como la madre de los griegos, puede decir al mundo: Mis
joyas son mis hijos. Y más dichoso, si pueden agregar como Piura: He aquí a uno de mis hijos:
MIGUEL GRAU”. Es a partir del acto solemne que reivindica la Casa de Grau para el patrimonio
cultural del Perú, convertido hoy en santuario de la patria, que el gobierno central se preocupa por
expedir una serie de normas jurídicas que han permitido rescatar para la posterioridad la cuna,
vida y la obra del Héroe de Angamos” (25).
         Leguía también se ha distinguido por averiguar la casa donde nació el preclaro artista del
pincel que dio brillo al Perú en el exterior, sobre todo en Europa, como aparece de la nota que
sigue. En la sesión ordinaria de Octubre 31 de 1918, conducida por su Alcalde don José Hope, en
Sección Orden del Día, punto 7, leemos: “Finalmente, se vio el expediente que se sigue para
saber definitivamente en que casa de esta ciudad nació el que fue ilustre pintor Ignacio Merino, y
de la revisión que se hizo del expediente que se sigue al efecto, en que obran todos los datos,
artículos y demás que se publicaron aquí y en Lima con motivo del centenario del nacimiento de
Merino, inclusive la prueba testimonial que se ofreció ante el Juez de Primera Instancia, a
iniciativa de la Prefectura del Departamento desempeñada entonces, en 1906, por el Dr. Germán
Leguía y Martínez, de conformidad con el dictamen de la Comisión Especial nombrada al efecto,
se acordó declarar que la casa donde nació Merino, el 30 de Enero de 1817, es la finca de la calle
Tacna números 82 y 84, actualmente ocupada por el comerciante don Juan Ravenna. En
consecuencia, aprobando la proposición del señor Vargas Machuca, se acordó que con cargo a la
partida de extraordinarios se adquiera una placa de bronce que se colocará en esa casa y que
llevará la inscripción respectiva que redactará la misma Comisión especial compuesta de los
señores Vargas Machuca y Ramos. Se levantó la sesión” (26).
         Pero además es público y notorio que gracias al interés del personaje que nos ocupa se
ubicó la partida de bautismo del poeta Carlos Augusto Salaverry Ramírez que acredita adquirió el
sacramento bautismal en la Iglesia El Carmen de Piura, de cuyo hecho se ha dado amplia difusión
para demostrar que el célebre romántico nació en esta ciudad.

        POESÍA DE DON GERMÁN.-
        Piura fue para el poeta lambayecano una permanente fuente de inspiración. Sus versos
floridos que sistemáticamente publicó en diversos semanarios piuranos y que hemos ubicado
algunos que ilustran esta columna, así lo confirman.
        Don Germán es abonado productor de obra literaria que sigue vigente por la bondad de su
mensaje social y cultural. Se destacan entre sus obras Historia de la Emancipación del Perú: El
Protectorado, de 7 volúmenes. Su producción poética se registra en Piura las dos últimas décadas
del siglo XIX.
        Afirma César Toro Montalvo que “se dio en el verso a la manera postromántica. Sus dotes
de poeta se encuentran en el retrato a la amada, en la pasión armoniosa con imágenes que pesan
por ser ensoñadores y rendidos. Todos sus versos aparecieron en un volumen en 1894 que tituló
poesías. Se sabe, la figura, del historiador opacó la del poeta”, Historia de la Literatura Peruana,
tomo V Pág. 188.
        Don Germán tiene singular presencia en la poesía grausina. Primero que nada conviene
precisar que el vate que nos ocupa fue ampliamente conocido en el mundo de la cultura peruana
en las facetas de historiador, maestro y diplomático. Se entregó desde su inspirada lira al cultivo
del verso a la manera post romántica.
        Tenemos a la vista testimonios inéditos sobre la casa donde nació Miguel Grau. Nos es
grato difundirlos. Su producción ocurrió a inicios del siglo XX, lo que incuestionablemente agranda
el horizonte histórico de la Casa donde nació Miguel Grau, inmueble convertido ahora y por
siempre en auténtico santuario cívico del Perú.

        CANTO PATRIÓTICO.-
        Un buen amigo de Piura, el Prefecto, Dr. Germán Leguía y Martínez, fundador y
colaborador del diario EL SOL, propició tan grato acaecimiento grausino. En una de sus columnas
sin identificarse su autor, en calidad de anónimo, aparece el Canto Patriótico que a continuación
sigue. Se insertó en la edición #253, del Jueves 9 de Agosto de 1906, página 3. El Canto en
mención, por cierto está muy bien escrito y se publica bajo el titular IMPROMPTU, cuyo texto
leemos así:
        “El treinta y uno de Julio/ A las cuatro de la tarde/ El doctor Leguía hablaba/ Sin sombrero a
media calle,/ Frente a la casa de Arrese/ Donde todo Piura sabe/ Que allí nació Miguel Grau, / De
los héroes el más grande; Pues selecta comitiva/ Militares y más clases,/ Imponente aspecto
daban/ A tal acto de homenaje/.
        Atraído y reverente/ Yo del pueblo formé parte/ Y escuché todo el discurso/ De orador
sabio y galante:/ Sus palabras conmovían/ Y apretábase la calle/ Con la gente que acudía/ Sin
cesar para escucharle/ Los aplausos nos ahogaban/ Esa voz sonora i suave/ Y se dijo ¡bravo,
bravo!/ Con frenesí delirante/.
        La plancha se colocó/ Y al cuidado del Alcalde,/ Quiero decir, del Concejo,/ Quedó de allí
en adelante;/ El pueblo confesó/ Después de esto, al retirarse,/ Que don Germán es Prefecto/ Que
sabemos cuanto vale,/ Por su honradez y cultura,/ Por su labor incesante,/ Razones que a Piura
obligan/ Su gratitud a mostrarle/.
        Para concluir mi canto/ Y sin excepción de clases,/ A todo peruano ruego/ Cuando ante
esa plancha pase,/ Que diga sombrero en mano:/¡Miguel Grau, sombra radiante!,/ Dios del mar,
sol de la Patria/ ¡Incítanos a imitarte!

        DE MI CASONA.-
        Don Germán es personaje de la novela histórica, titulada “DE MI CASONA”, cuya autoría
corresponde a su alumno don Enrique López Albújar, allá por el año 1881. Respecto a su vida
juvenil en el apartado “Mi odisea escolar”, página 117, dice así: “Y vuelta la odisea. Fui entonces a
dar al colegio particular de don Guillermo Ruidías y don Nicanor Arrunátegui. Aquí encontré
enseñando castellano a don Germán Leguía y Martínez, al fiero don Germán, el hoy omnímodo
don Germán, apodado por sus admiradores, con no poca exactitud, “El tigre”. Un buen muchacho
entonces; jovial, decidor, dinámico, parrandero, franco y repentista a la hora de los brindis. Frente
a un poto de claro espumoso el alma poetizaba con sorprendente facilidad y la guitarra vibraba
quejumbrosa entre sus manos.
        Fue, pues, este joven profesor, poeta de ayer, periodista, orador y jurisconsulto más tarde,
y hoy magistrado, primer ministro y pastor de greyes de dos pies quien me hizo entender un poco
del adjetivo y del verbo, que de algo me ha servido para emplearlos alguna vez apropiada y
oportunamente.
        Y tuve también ocasión de saber entonces a que sabían las ferulazas que daba. Una vez
me aplicó seis, nada más que seis, por no sé qué trastada que me sorprendió haciendo a
espaldas suyas. Y me los aplicó tranquilamente, con esa serenidad beatifica y un tanto socarrona
que usa, ya sea para espantarse una mosca de los anteojos o quitarse de encima una
conspiración. Y lo que me sulfuró entonces no fueron los palmetazos, sino la imposibilidad de dar
la carrerita consabida y escapar. ¡Maldita clase aquella que funcionaba tan lejos de la puerta de
calle!
        Y junto con el recuerdo de los palmetazos conservo también el de unos cuartetos que
dictara una vez don Germán: Mi mujer y mi mulita/ se me murieron a un tiempo/ qué mujer ni qué
demonios,/ mi mulita es lo que siento./ Tú dices que no me quieres/ porque soy un pobre mozo;/
mas soy como el espinazo/ pelado, pero sabroso.
        Ya lo saben sus futuros biógrafos: don Germán así romantizador y jovial como era,
comenzaba ya a preocuparse más de la utilidad de las cosas que de las sensiblerías del espíritu.
Indudablemente que ya latía en él el germen de un primer ministro”.

        PRIMER DICCIONARIO SOBRE PIURA.-
        Nos vamos a ocupar del primer Diccionario que sobre Piura se editó en la Tipografía “EL
LUCERO”, de Lima, el 1° de Enero de 1914, pero que años atrás ya había sido difundido en parte
en el diario EL SOL, que se editó en esta ciudad. Se trata del Diccionario Geográfico, Histórico,
Estadístico, Etc. del Departamento de PIURA, Volumen I, su autor fue Germán Leguía y Martínez
y mediante respetuoso homenaje del autor se lo dedica a la Sociedad Geográfica de Lima.
Lamentablemente, para nuestra historia y cultura no se publicaron los volúmenes restantes. Sin
embargo es otra de sus grandes e imperecederas obras del espíritu, que nos ha dejado. Ahora,
reproduciendo su exquisito prólogo difundimos el testimonio siguiente:
        “I.- Siendo prefecto del Departamento de Piura (durante más de tres años), y aún antes de
serlo, en dos diversas ocasiones, visité muchos lugares de aquél, y acopié por mí mismo curiosos
datos; datos que hube de solicitar con frecuencia, en lo pertinente al resto de la región, ya para
estudiar y resolver los conflictos surgentes entre autoridades fronterizas; ya para dictar las
órdenes y prevenciones requeridas por el servicio; ya para expedir instrucciones a las comisiones
enviadas simultáneamente en persecución de los bandoleros que infestan los despoblados, y que
por entonces quedaron barridos del teatro de sus depredaciones; ya, en fin, para proveer
reclamaciones urgentes sobre materias múltiples, que a cada instante se ofrecen a la atención y a
la decisión de las autoridades superiores.
        II.- La abundancia de los materiales obtenidos hízome concebir la idea de utilizarlos, en
forma que rindiese facilidad y provecho a quienes me sucedieran en el cargo; idea que después
ensanché hasta darle las proporciones y los caracteres envueltos en toda publicación de utilidad
general.
        Así acometí la redacción de este Diccionario, del que llegué a publicar, en la misma ciudad
de Piura, la letra A y parte de la letra B, en el diario El Sol, el primero que allí existió, que yo
mismo fundé y que subsiste hasta el día.
        Influyeron en mi ánimo los siguientes pasajes de Raimondi: “La descripción de la ciudad y
provincia de Trujillo (del P. Miguel Feijoo) es muy interesante desde el punto de vista de la
historia, de la geografía, de la estadística: CON UN TRABAJO IGUAL, SOBRE CADA
PROVINCIA, SE TENDRÍA UN CONOCIMIENTO PERFECTO DEL PERU”. “No existe otra
publicación (que la del famoso cosmógrafo don Cosme Bueno) que dé la nomenclatura entera de
los pueblos del Perú: HAY QUE CONTRIBUIR A ELLO”. “Así como, en la naturaleza, las
pequeñas causas producen los más grandes efectos; así LA REUNIÓN DE TODOS LOS
TRABAJOS PARCIALES NOS DARÁ, EN POCO TIEMPO, EL CONOCIMIENTO EXACTO DEL
PAÍS Y DE SUS VARIADAS Y RICAS PRODUCCIONES”.
        III.- Tal es el designio que tuve, y tal la explicación que a mis lectores debo, cuyo primer
volumen doy a la estampa. Como todas sus semejantes, mal podrá calificarse de perfecta; pero,
naturalmente, contribuirá, así fuere en pequeñísima medida, a la gran idea de componer un
DICCIONARIO GEOGRÁFICO GENERAL DEL PERÚ; objetivo en que está empeñada, patriótica
y laúd habilísimamente, la Sociedad Geográfica de Lima. Por esto se la dedico.
        Ojalá que los prefectos, todos, acometiesen trabajo semejante en sus respectivos
departamentos. Acumularíase así la suma de datos precisos para el enunciado objeto; y se
simplificaría la labor de dicha Sociedad; labor que quedaría reducida a perfeccionar aquellos,
imprimirles líneas y colorido técnicos, darles base y sistematización científicas, concretarlos en
una cartografía correcta, y, en fin, adaptarlos a la oportunidad conveniente, con las variantes que
en ellos trajeren, para cada edición, nuestra móvil demarcación política y hasta las transferencias
privadas del dominio.
        IV.- Debo acabar rindiendo un homenaje de pública gratitud a los amigos que,
desinteresada y entusiastamente, coadyuvaron a mi empresa: el señor Francisco P. López, de
Paita; el señor Miguel Manzanares, del Arenal; el señor Federico Trelles, de la Huaca; y dos, ya
desgraciadamente fallecidos: el joven Subprefecto de Huancabamba, don Félix Huamán de los
Heros, funcionario sagaz e inteligentísimo; y el irremplazable Inspector de Instrucción de la misma
provincia, no menos distinguido caballero don Samuel Martos, a quienes aquí consagro el más
afectuoso recuerdo. Lima, 1° de Enero de 1914”.

       APOYÓ A LA EDUCACIÓN.-
         Don Germán, en su condición de Prefecto, en cumplimiento de las atribuciones inherentes
a su cargo, comprendió que la educación es la piedra angular de toda sociedad que anhela el
progreso de su colectividad por cuya razón a través de la prefectura departamental dio constante
apoyo a la Instrucción Primaria llegando hasta los sitios más apartados de nuestra región,
dotándolos de locales escolares, material didáctico y aprendizaje, cuerpo de profesores, como
aparece de la Resolución prefectural que con su Secretario, A. Quintín Oballe, expidió el 2 de
Mayo de 1906 que a la letra dice:
         “Vista la presente propuesta del Inspector de Instrucción Primaria de esta Provincia y
siendo justas y atendibles las razones en ella expuestas, nómbrase interinamente preceptores de
las escuelas de los caseríos de Narigualá, Monte Castillo, Casaraná, La Arena y La Capilla del
Distrito de Catacaos y de las de Bernal y Chacalá, de Sechura, de esta Provincia,
respectivamente, a los señores José R. Zapata, José M. Yarlequé, José R. Martínez, Manuel
Namuche, Javier Vergara y Abraham Ruiz que reúnen los requisitos de ley. Y en cuanto a la parte
en que los dos últimos de los nombrados puedan cobrar sus haberes a partir del mes de Abril
próximo pasado por haber prestado sus servicios desde esa fecha como se advierte de la
propuesta referida, espérese que la Dirección del Ramo resuelva lo conveniente sobre el
particular; y elévese para el efecto, copia autorizada del oficio y presente decreto. Regístrese,
comuníquese a quienes corresponde; publíquese y Archívese”.
         Si lo expuesto fuera poco el prefecto Leguía, haciendo uso de su influencia política en el
Gobierno central, realizó gestión directa en el Ministerio de Justicia, Instrucción y Culto, para que
el 27 de Junio otorgue la Resolución Ministerial que pasamos a transcribir:
         “Visto el oficio en que el Prefecto del Departamento de Piura, da cuenta de haber
nombrado Preceptor de la Escuela Nocturna número 213, de Catacaos, a don Ambrosio Espinosa,
y Preceptora de la Escuela Mixta número 212, de la Legua, a doña Elizena Farfán;- SE
RESUELVE: Aprobar dichos nombramientos”.
         El citado prefecto Leguía el 29 de Enero de 1907 en relación con el sesquicentenario
Colegio Nacional de San Miguel dicta la no menos trascendente resolución prefectural cuyo texto
literal dice así:
         “Vista la nota precedente, en que el Director del Colegio Nacional de San Miguel, don
Gustavo Meyer, expone a esta Prefectura la urgente necesidad de nombrar a persona que lo
reemplace, por tener que trasladarse en primer vapor a Lima con autorización del Gobierno; y
considerando que el oficiante fue nombrado Director accidental del establecimiento aludido por
Suprema Resolución de 30 de Octubre último, con expresa prevención de que retuviese su cargo
de subdirector; que no hay, en consecuencia, subdirector a quien encomendar la regencia del
Colegio de San Miguel durante la ausencia del director Meyer; y que, no existiendo tal subdirector,
no es llegado el caso de proveer la sustitución prevenida en el artículo 1° de la Resolución
Suprema de 10 de Marzo de 1906; por tanto, y correspondiendo a las prefecturas las facultades
de que estuvieron investidas las extinguidas Delegaciones de Instrucción;- Se resuelve:- Nombrar
subdirector accidental del Colegio de San Miguel al ex director del mismo, Dr. Don Enrique
Arnaez.- DESI cuenta, regístrese, comuníquese y publíquese”.
         De acuerdo con la legislación de la época, el Prefecto tuvo directo vínculo político de
dependencia con el Poder Ejecutivo, que le comunicaba para su cumplimiento todas las
decisiones de carácter público que tomaba en relación con el programa que ejecutaba el gobierno
central. Aquí tenemos un ejemplo, se trata de la Resolución que dictó el Ministerio de Justicia,
Instrucción y Culto que dice así:
         “Lima, Enero 7 de 1908. Nº 76. Señor Prefecto del Departamento de Piura. De conformidad
con lo dispuesto en el artículo 3° de la Suprema Resolución de 28 de Diciembre último, el señor
Ministro, con fecha 3 de los corrientes, ha tenido a bien nombrar Preceptor Principal del Centro
Escolar número 11, de Paita, a don GUSTAVO MOYA;- y del ídem número 21, de Piura, a don
Miguel S. Castro. Comunícolo a US. para su inteligencia y demás fines. Dios guarde a US”.
         Nótese que el nombramiento del segundo Preceptor era para el centenario Colegio piurano
Nº 21 que aún existe hasta hoy y funciona en su flamante local, recientemente inaugurado, sito en
el jirón Cuzco, convertido en el mejor por su infraestructura y personal calificado que lo atiende.

        PROPUSO CENSO PARA PIURA.-
        Antes que nada resulta vital considerar que en Piura, el último censo del siglo XIX se
realizó en 1876 que arrojó una población departamental de 135,615 habitantes, de la cual 53,561
se ubicaba en la sierra piurana y la diferencia en la costa. El primer censo del siglo XX recién se
hizo en 1940 que llegó a totalizar 435,078. Sobre el tema de los censos “desde los años 1790, la
población de la antigua provincia de Piura (los actuales departamentos de Piura y Tumbes) creció
a un ritmo más rápido que el promedio nacional, y parece que esta tendencia se inició entre
mediados y finales del siglo pasado (XX). Mientras que en 1790 Piura, incluida Tumbes, contaba
con el 3.7 por ciento de la población dentro de las fronteras de la futura nación, según el censo de
1993, la población de esta región llegó a representar el 6.8 por ciento de la población nacional.
Mientras que este crecimiento demográfico está relacionado con una creciente resistencia contra
las enfermedades epidémicas y con el efecto de las campañas de salud pública, también sugiere
que Piura ofrecía ciertas ventajas de crecimiento inferiores”.
         Germán Leguía fue un Prefecto que en Piura durante más de 3 años consecutivos se
mantuvo en perpetua actividad haciendo obra material y espiritual a nuestro favor. Esta autoridad
departamental con admirable criterio político se preparó a fin de conocer ampliamente nuestra
realidad, por ello consideró que para aplicar un programa de desarrollo social y económico era
indispensable realizar un censo departamental para saber cuantos somos, que tenemos, que nos
falta, a donde vamos. Por ello tuvo la feliz iniciativa de proponer se realice un censo en el
Departamento, como se acredita con la Resolución de Alcaldía, expedida el 23 de Mayo de 1906 y
que formando parte del Oficio Nº 390, el mismo día le remitió el alcalde de Piura don Hugo
Sommerkamp, cuyo texto pasamos a reproducir.
         “Visto el precedente oficio de la Prefectura del Departamento, que se contrae a insinuar la
verificación del censo de esta ciudad; siendo de trascendental importancia la formación de dicho
censo y por lo mismo muy necesario que se estudie la mejor manera de verificarlo; conforme a lo
acordado por el Concejo en sesión de anoche, se nombra a los señores Helguero, Escudero y
Guzmán, en comisión especial, quienes poniéndose de acuerdo con el señor Prefecto del
Departamento informarán al Concejo sobre la mejor manera de practicar el censo de la ciudad,
autorizándoseles para gastar hasta la suma de cincuenta soles en lo que sea necesario para llevar
a buen término tan importante operación. Comuníquese, regístrese”.
         En las postrimerías de su ardua y fructífera gestión el prefecto Leguía alcanza
comunicación al flamante alcalde piurano, Dr. José Ignacio Távara, fechada el 10 de Enero de
1908, para referirse al avance del censo y alcanzarle los materiales impresos a fin de que continúe
con este buen propósito. En la misiva le dice lo siguiente:
         “Comprendiendo que era cosa urgente, para toda clase de mejoras en Piura, conocer
exactamente la cifra de su población, proyectó el suscrito el levantamiento de un censo, llamado a
rectificar la caduca estadística de 1876. Para mejor lograr su objetivo, solicito la cooperación de
ese H. Concejo Provincial, que acudió presuroso a la realización del propuesto, ya votando una
pequeña suma para los primeros gastos, ya designados a dos de sus miembros, encargados de
proceder en perfecto acuerdo con esta Prefectura. Están impresos 1,000 modelos de
empadronamiento, que han de servir en determinado día para la facción simultánea del censo de
la ciudad en sus diversas circunscripciones; el tipógrafo señor Olivares entregará en breve los
cartelones destinados a la numeración de las manzanas, numeración que facilitará la realización
de tan importante trabajo; y sólo ha faltado que los señores comisionados del Municipio trajesen a
este Despacho la nómina que, como mejores conocedores del lugar, se obligaron a hacer de los
empadronadores de sus noventa y cinco manzanas. Nómina que, una vez presentada, no dejará
otra labor que la de fijar una fecha para el censo de ensayo y otro para el censo definitivo.
         El suscrito, próximo a ausentarse en uso de licencia que le ha concedido el Ministerio
respectivo, lamenta no haber llevado a término el propósito a que se contrae este oficio; pero
confía en que US. con el entusiasmo y la laboriosidad que lo caracterizan, pondrá cima a empresa
tan benéfica por la serie de facilidades y la base segura que para todo cálculo ha de proporcionar
en lo porvenir. Con ésta recibirá US. los mil modelos estadísticos y cuarenta y cinco de los
carteles numéricos que quedan referidos, de todos los cuales se dignará avisarme el
correspondiente recibo. Dios guarde a US”.
         Al día siguiente el burgomaestre, Dr. José Ignacio Távara le responde con la nota N° 33,
diciéndole al Prefecto, Germán Leguía: “Acuso a US. recibo de su estimable oficio de ayer, Nº
8816, con los mil modelos estadísticos y cuarenta y cinco cartelones para numerar las manzanas
de esta ciudad, con el objeto de facilitar la formación del censo de Piura.
         Crea US. que obra de tan trascendental importancia no ha de quedar sin llevarla a término
feliz; ha sido especial empeño del Concejo realizarla y en US. encontró el más decidido propósito
de llevarla a cabo. Si los señores a quienes comisionó el Concejo para ponerse de acuerdo con
US. respecto al plan que se seguiría para levantar el censo, no han cumplido como se debe, ello
es justamente disculpable, pues ocupaciones preferentes del orden mercantil en uno, y motivo de
enfermedad en el otro, no les permitieron ocuparse entonces del asunto, no obstante la buena
voluntad que han tenido y tienen aún para cooperar a la realización de tan importante fin.
        Lamento con toda sinceridad que US. se ausente próximamente de este Departamento,
pues nos veremos privados de tan valioso contingente en la obra del censo; pero de todos modos
se llevará a cabo, pues tal es el anhelo de esta Alcaldía, y creo que lo es también de los demás
señores del Concejo y de Piura en general. Donde quiera que se halle US. cuando el censo se
verifique, prométole que haré llegar a su conocimiento el resultado, pues el infrascrito abriga la
convicción de realizar el censo, sino hubiera para ello insuperables inconvenientes, que confío en
que no los habrá. Dios guarde a US”.
        La idea y la acción de realizar un censo por iniciativa del Prefecto don Germán Leguía y
Martínez fue una realidad pero, debido a la ausencia de éste, no se conocieron los resultados de
este trabajo que al parecer quedó trunco, privando de esta manera al Departamento de una
óptima herramienta para el desarrollo cultural, social y económico de nuestros pueblos.

         NUEVO DICCIONARIO DE LA LEGISLACIÓN PERUANA.-
         Bajo el rubro “Bibliografía”, con el titular “Nuevo Diccionario de la Legislación Peruana”,
cuya autoría corresponde al Magistrado Supremo, Dr. Germán Leguía y Martínez, EL DEBER,
diario piurano, en su edición del 16 de enero de 1915, nos entrega la simpática nota con el texto
literal siguiente:
         “Hemos recibido el primer fascículo del tomo primero de esta obra cuyo autor es el Vocal
de la Excelentísima Corte Suprema de Justicia, doctor Germán Leguía y Martínez. Comprende
160 páginas y los artículos que en ellas se insertan revelan un conocimiento completo de la
legislación peruana, de nuestra Jurisprudencia y de la ciencia del Derecho.
         Desde hace mucho tiempo, a consecuencia de las innovaciones introducidas en la
Legislación del Perú, se sentía la necesidad de esta obra que viene a reemplazar el anticuado
Diccionario de la Legislación Peruana de Francisco García Calderón.
         Es pues, digno del mayor elogio el trabajo que ha emprendido el Dr. Leguía y Martínez.
Como él reconoce en el prólogo dedicatoria de su obra, el trabajo emprendido es abrumador y la
empresa colosal; pero se ve por la muestra que nos ha ofrecido que le sobran fuerzas para
llevarla a feliz término.
         Ojalá que con este Diccionario no ocurra lo mismo que con el de Manuel Anastasio
Fuentes y Miguel Antonio de la Lama que quedó incompleto, a fin de que pueda satisfacer la gran
necesidad que de él tienen no sólo los que administran justicia, los abogados y empleados
públicos, sino cuantos necesitan conocer la Legislación, que a nuestro juicio son todos o casi
todos los hombres, pues, como alguien dijo: la ley es el peor enemigo que no conoce y el mejor
amigo del que la conoce”.

         HOMBRE DEL DÍA.-
         Leemos en el piurano diario El Deber, edición Nº 3690, del lunes 9 de octubre de 1922,
bajo el titular HOMBRE DEL DÍA, una bonita página sobre la vida y obra del Dr. Germán Leguía y
Martínez en momentos que estaba dentro del partido de su primo Augusto B. Leguía. Su texto
dice así:
         “Desde muy joven el Sr. Dr. Dn. Germán Leguía y Martínez, por su sólida inteligencia y su
vasta ilustración, empezó a brillar con luz propia en el escenario nacional. Educador, poeta,
literato, historiador, diplomático, magistrado, el Dr. Leguía Martínez debido a su erudición, en
todos los puestos que ha desempeñado, ha dejado huella luminosa de su saber.
         Después de haber sido diputado, vocal de la Corte Superior de Justicia de Arequipa,
Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario en el Ecuador y Ministro de Estado, el Congreso
lo nombró Vocal de la Corte Suprema, cargo en el cual se distinguió desde el primer momento por
su gran versación en materias jurídicas y su integridad como magistrado recto y justiciero.
         Inflexible en el cumplimiento del deber, virtud que solo poseen los espíritus superiores, el
Dr. Leguía y Martínez sin temor a nadie, se yergue altivo como una montaña, importándole muy
poco, la tempestad de odios y rencores de sus adversarios.
        La parte sana del país, la que trabaja y produce, la que no entiende de intrigas políticas,
aplaude su gestión ministerial y admira sus virtudes cívicas.
        El Dr. Germán Leguía y Martínez, alma y nervio del régimen, es a la vez cerebro que crea
y fuerza que impulsa.
        El Presidente de la República que conoce mejor que nadie su energía y su lealtad, tiene en
él, al más ilustre de sus colaboradores en el Gobierno de la Nación.
        Y como está ama y respeta al Jefe de Estado, se complace que el Dr. Leguía y Martínez
presida el Consejo de Ministros.
        El Perú espera mucho todavía de la brillante actuación pública de este ciudadano
eminente”.

                             ARÍSTIDES PITA: POETA Y PERIODISTA
       Dentro de la plana de poetas y periodistas de inicios del siglo XX está el sacerdote y Doctor
en Derecho Canónico, don Arístides Pita y Matute, de origen cajamarquino, que se estableció en
Piura para desempeñar el cargo de Párroco de la Iglesia Matriz.
       Don Arístides registró en Piura un documento extendido ante el Notario Público, don Miguel
S. Castro, donde se presenta diciendo “ser mayor de edad, natural de Cajamarca, vecino de esta
ciudad, Cura y Vicario de esta Parroquia”. El instrumento corre en el asiento 394, fojas 732,
escriturado el 9 de enero de 1908, relacionado con la carta de pago que extendió el Dr. Víctor
Eguiguren y Escudero, doña Avelina Garcés y Ríos, doña María Lorenza Escudero y Menacho, el
Dr. Arístides Pita y Matute y don Francisco Celi y Vegas a favor de Francisco Escudero por S/.
1,200.00.

      SU LLEGADA A PIURA.-
      Para 1903 el religioso que protagoniza esta nota ya estaba en Piura desempeñando sus
funciones eclesiásticas. Registra la llegada del Padre Arístides Pita un amigo que lo conoció, fue
el ilustre tradicionista piurano nacido en Pacasmayo, don José Vicente Rázuri Cortés, quien ha
expuesto, que en 1905: “Paso a paso fui paseando por Piura, infantilizó mi espíritu el ambiente
místico de su parroquia cuatricentenaria que presentaba en la altura de su pórtico la figura del
Arcángel San Miguel, quien blandiendo su espada, parecía retar a los incrédulos. Amplias las
naves del templo, grave su estructura, gruesas sus paredes. Ejercía de pastor de almas el
presbítero don Arístides Pita y Matute, cura parroquial y también poeta y más tarde deportista. En
el baptisterio exhibía una pequeña pila de mármol que fue comprada con parte del dinero que
dejara a su ciudad natal el pintor Ignacio Merino y como para cohonestar el gasto que se había
hecho, él o los albaceas del pintor, colgaron en el baptisterio un legítimo cuadro de Merino
representando a San Martín de Porras, que tenía a sus pies arrodillados a dos ladrones, a quienes
les concedía el perdón”, Evocaciones Norteñas, Pág. 4.

      PERIODISTA.-
      Arístides Pita se alinea dentro de los fundadores del primer diario piurano EL SOL, del que
fue su propietario, pues en el diario EL ECO DE PIURA, Año I, Nº 284, edición del viernes 19 de
febrero de 1909, se inserta este aviso: “EL SOL. Los que suscriben propietarios de la Imprenta y
Diario El Sol, de esta ciudad, según compra que de ella han hecho al Dr. Arístides Pita, ponen en
conocimiento del público que no han asumido responsabilidad por las obligaciones que hubiera
podido contraer el Director anterior o el que administraba dicho diario. Piura, enero 27 de 1909.
Antenor Rosas, Benjamín Rosas”.
      Un editorial del diario La Industria, en su segundo aniversario, edición de 17 de abril de
1920, titulado La Prensa en Piura, dice: “El primer diario “El Sol “, fue fundado el año 1905 por el
entonces Prefecto, Dr. Germán Leguía y Martínez; poeta de alto mérito, escritor de estilo fino y
agresivo, su periódico dejó estas cualidades al irse de Piura en 1908.
      Separado de la Prefectura el Dr. Leguía y Martínez, traspasó la propiedad del diario al
Párroco Dr. Arístides Pita, quien hizo un arreglo con el regente y dueño de la imprenta (Sr.
Rosas), según el cual éste realizó por su cuenta la publicación del periódico, reservándose el
Párroco el derecho de asumir la dirección cada vez que necesitase defender sus intereses, que se
veían amenazados por la institución de esta ciudad de los Padres Redentoristas. Al abandonar la
Parroquia el Dr. Pita, el diario quedó definitivamente encargado a los propietarios de la imprenta,
los hermanos Rosas, quienes convertidos en editores lo explotaban entregando la dirección
sucesivamente a diferentes personas que se ofrecían gratuitamente con el fin de defender los
intereses privados o de círculo. En tal condición fue “El Sol”, durante algunos años, el único
representante de la prensa diaria en Piura”.

      LABOR DE PÁRROCO.-
      Con disciplina y organizadamente trabajó para los católicos piuranos desde su llegada a esta
ciudad el año 1903. Su preocupación mayor fue devolverle a la Iglesia Matriz su prestancia
arquitectónica. El diario El Sol, del que fue su colaborador, edición Nº 11, Año I, de octubre 12 de
1905, nos presenta esta crónica: “Iglesia Matriz. Ha comenzado la lujosa pavimentación de la
superficie y escalinata del atrio, emprendida por el entusiasta Párroco de Piura, Dr. Arístides Pita y
Matute. Es una mejora que merece nuestro aplauso y ojalá que al mismo tiempo que tal obra se
realiza, el mismo Dr. Pita haga lo posible por concurrir, en la parte que a su Iglesia corresponde, a
la terminación del pavimento de la calle de Tacna, en su mayor extensión ya concluida”.
      Otra crónica hallamos en el mismo diario, edición Nº 134, del miércoles 14 de marzo de
1906, que sobre la obra antes referida, informa a la colectividad: “Mosaico para la Iglesia Matriz.
Se suplica a las asociaciones religiosas que hasta hoy no han abonado sus cuotas para el pago
del mosaico, se sirva hacerlo a la brevedad posible, a fin de no retardar una obra de tanta
importancia. Arístides Pita, Párroco”.
        El piurano diario El Sol en el que trabajó el sacerdote cajamarquino, edición Nº 798, de
junio 15 de 1908, inserta la crónica que titula: “Obras Importantes”. Durante el tiempo que ha sido
párroco de Piura el doctor Arístides Pita se ha llevado a término las siguientes obras en la Iglesia
Matriz. Una custodia nueva de oro de 18 quilates y con el peso de 5 libras, toda con piedras
preciosas. El nuevo coro alto. Un altar del Sagrado Corazón de Jesús, la Gruta de Lourdes. La
pavimentación de todo el atrio, con mosaico. La pavimentación del piso interior también con
mosaico. Cambio de 8 ventanas. Y actualmente se blanquea la Iglesia, cuya obra deberá estar
concluida para el 28 de julio próximo”.
        La edición Nº 2179, del piurano diario “El Sol”, del 22 de noviembre de 1912, nos presenta
la nota con el texto siguiente: “EL NUEVO PÁRROCO. No es una novedad para nuestros lectores
que se ha cancelado al Dr. Arístides Pita el nombramiento de Cura y Vicario de esta Parroquia,
nombrando en su lugar al Presbítero, Dr. Moisés Sabogal, que hasta hace poco fuera subordinado
del primero, en el ejercicio de sus funciones eclesiásticas.
        Estamos muy distantes de juzgar por ahora los motivos que hayan determinado al Obispo
de esta diócesis a remover de su puesto al Dr. Pita, cuya labor de diez años en Piura ha sido
meritoria, digna de aplauso y aprobación general, por sus cualidades generales y personales que
le han distinguido”.

        TERREMOTO DE 1912.-
        Con motivo del terremoto ocurrido el 24 de julio de 1912 que azotó a la ciudad de Piura, su
Párroco, Dr. Arístides Pita Matute, prestó a la colectividad regional con espíritu humanitario y
cristiano invalorables servicios para ayudar a los damnificados en su recuperación material y
espiritual; entregó a nombre de Dios a todos los afectados su solidaridad y bendición para afrontar
los embates de la naturaleza.
        El Registro Oficial Nº 31, de setiembre 24 de 1912, inserta la lista de damnificados a causa
del movimiento sísmico antes señalado, presentada por el Párroco, Dr. Arístides Pita, la misma
que fue aprobada por la Junta de Auxilios en sesión de 18 del indicado mes.
        También hay una relación de aportes voluntarios que hicieron los señores Pedro Jibaja con
20 Lp. Catalina C. viuda de Romero con 10 Lp. Arcenia Vilela y hermanos 6 Lp. Rosa Amelia
Gonzáles con 6 Lp. Vicenta Alcedo, Carmen Ubillús Moreno, Manuela Olea de Aranda, Santos
Montero, Pedro Adrianzén, Santos E. Vargas, Ramón Mendoza, María viuda de Caballero, Cruz
Chapilliquén, Marcos Tassara y Gertrudis Seminario, con 5 Lp. cada uno. Leonila León con 4 Lp.
Jesús Espinosa F. y Rosa Coloma con 3 Lp. cada uno. Mercedes Zapata, Baltasar Correa,
Baltasara Sánchez, Abraham García y Juana Mejías con 2 Lp. cada una. Suman 117 Lp.

      POESÍAS
      Ubicamos la página literaria del piurano diario EL DEBER, edición 186, del miércoles 23 de
octubre de 1912, que registra el hermoso poema que lleva por título PADRE NUESTRO y cuyo
autor es el religioso don Arístides Pita, que dice así:
      “Padre nuestro que estás en los cielos”
Viendo los males que sufre el hombre
I consolando los desconsuelos,
“santificado sea tu nombre”.
       Tú eres y eres tan recto
Que donde quiera llega tu acción,
Desde el pequeño, sutil insecto
Hasta los soles de la creación.
       Yo sufro mucho, sufro sin calma
Tanta injusticia, dolor tan cruel,
Que tengo miedo que hastiada el alma
Pierda, Dios mío, la luz, la fe.
       Tu mismo Hijo, cuando en el Huerto
Sudaba sangre, de cruel dolor,
A ti exclamaba, lívido y yerto;
“para este cáliz de mi pasión”.
       Y, Padre tierno, desde los cielos
Tú le mandaste lo que él pedía:
Un ángel bueno, cuyos consuelos
Le sostuvieron en su agonía.
       Yo, débil Junco que el viento abate
En este nuevo Getsemaní
De tantos odios para el combate
¿Dónde las fuerzas hallar sin ti?”.
       De ti demando, Señor, la calma
Que tanto anhela mi corazón
¡Mira que aún guardo la fe del alma
Como el perfume guarda la flor!

               ACUARELAS
         Véspero
Cárdena luz el horizonte baña
Cuando entre espuma el astro rey expira;
Natura toda de pesar suspira;
I por la cumbre de la azul montaña,
Cual lágrima del cielo véspero gira
         Día
Plega la noche su estrellado manto;
Suelta su arrullo la torcaz paloma;
La rubia aurora por orienta asoma;
Guarda el cielo la perla de su llanto,
Nuevamente el Rey su cetro toma.
EL SOL – pág. 3. Edición N° 340, de Noviembre 24 de 1906.

        LA SIESTA
        El religioso y poeta Arístides Pita, que de Piura se trasladó por motivo de su trabajo
pastoral a Lambayeque, en Diciembre de 1913, compuso el poeta titulado LA SIESTA, que forma
parte de su poemario ACUARELAS. Se publicó en el diario EL DEBER N° 491, edición del
miércoles 10 de Diciembre de 1913. Esta poesía está dedicada al entonces Alcalde de Piura, don
Ricardo César Espinosa Rodríguez, a su vez, director y propietario del citado diario. También la
poesía según se indica en esta edición fue publicada en el periódico De La Tarde, que circuló en
Chiclayo. Aquí el texto del poema:
        Fulgura el sol en el cielo
Como un rubí que se abrasa;
Y en lluvia de ámbar su rayo
Sobre la costa derrama.
        ¡Oh qué hálito que sofoca!
¡Qué besos los de las auras! :-
I su contacto las flores
Sobre su tallo desmayan-
La atmósfera reverbera
Como el aliento que exhala
De su corola de fuego
El crisol rosa de llamas.
        Y ante el bochorno que asfixia,
Las aves legan el ala
Bajo las viejas palmeras
De abanicos de esmeraldas.
        Todo a la siesta convida
Hasta el vaivén de la hamaca
A compás del monocordio
De la vibrante cigarra.

        EL ROBLE SEDIENTO
        Mírame en las pupilas. Pon en las mías tus manos.
Fúndete en mí. Derrite tu ser en mi crisol...
Transmigra. Ven: seamos algo más que gusanos,
Vaciando nuestras ansias a un molde: corazón.
        Flor en capullo, el astro su luz en ti agoniza;
Silba en mi tronco el viento su erótico estertor;
A la exúbera selva la tiniebla hipnotiza
Y, tu, rosal, yo, roble, rumoreamos de amor...
        Nuestro idilio es inmenso: la montaña se agita
Posesa en el sagrado rito: la tempestad...
Mira como a la lluvia tiembla la margarita
Y mis ramas gotean llenas de majestad.
        Sopla en el bosque el bóreas, cual saludable racha,
Y en mi herida hay retoños de pujante vigor.
El viento te me acerca...Bésame...va a caer el hacha
Que en mi tronco dejara prendida el leñador.
        La lluvia en tu corola, se perfuma y a gotas
Cae en la sed hirviente que me dejara el Sol...
Has que tu beso infiltre ternura en las ignotas,
Las incolmables grietas que hay en mi corazón.
        Llega hasta mis retoños; enreda en mí tus ramas:
Hiedra, en mi tronco ondula; rosa, por tu color;
Sensitiva, chupa mi savia; espina, punza entre mis escamas,
Escarba en mis cortezas, que están secas de amor...
        Mírame en las pupilas. Pon en las mías tus manos;
Fúndete en mí...Derrite tu ser en mi crisol.
Transmigra. Ven, seamos algo más que gusanos,
Vaciando nuestras ansias a un molde: el corazón...

       RETRATO DE UN POETA Y RELIGIOSO.-
       En la edición del diario EL SOL, su fecha 10 de octubre de 1907, se publica la crónica que
insertamos: “Dr. Arístides Pita. Honramos nuestra hoja con el retrato del distinguido y popular
párroco de la ciudad, Vicario Foráneo de la Provincia, Sr. Dr. Arístides Pita, con motivo de insertar
hoy en nuestras columnas la primera de las actas que Cajamarca, la hermosa y cultísima patria
del Dr. Pita, solicita del Gobierno la promoción de aquél a esa nueva sede episcopal que quiere
ver inaugurarse con uno de sus propios hijos.
       Bien lo merece el orador elocuente, el pastor amante y desinteresado, el amigo querido, en
cuya cabeza queremos ver pronto relucir la mitra, como en su diestra estremecerse el báculo,
esos dos glorioso distintivos de los príncipes de la Iglesia. ¡Así sea!
        “Acta. Excelentísimo. Los suscritos después de ofrecer a Vuestra Excelencia, al actual
Cura y Vicario Foráneo de Piura, Dr. Arístides Pita, como un sacerdote prominente entre los
miembros del alto Clero Nacional y su clara inteligencia, vasta instrucción, buenas costumbres,
espíritu sacerdotal y ferviente amor a nuestra patria –cualidades, todas generalmente conocidas-
para que Vuestra Excelencia se digne hacer presente a Nuestro Santísimo Padre, que tan
meritísimo sacerdote es uno de los que forman la terna requerida para proveerse el Obispado de
Cajamarca, su país natal.
        Por la preeminencia de que Vuestra Excelencia bondadosamente, difiera nuestra súplica
reverencial, a saber, que el primer Obispo de Cajamarca sea un hijo suyo, anticipamos nuestros
votos por que la ventura personal de V. E., de nuestro Buenísimo Padre, su Santidad Pío X, cuyo
soberano gobierno dignamente representéis, junto con la más profunda gratitud de este histórico y
Benemérito Departamento. Cajamarca, setiembre 28 de 1907”.

                              MUÑIZ: FUNDADOR DE “EL ECO DE PIURA”
        Don Pedro E. Muñiz fue un militar con impecable foja de servicio que prestó a la Nación, en
los predios de la Administración Pública. Sirvió a Piura en su calidad de Prefecto del
Departamento y luego en el cargo de Senador de la República, dejando clara muestra de su
responsabilidad como hombre emprendedor que siempre estuvo atento al cumplimiento de su
deber con lealtad y vocación de plena identificación con lo nuestro.
        Es además periodista que por motivos de índole política está dentro de los fundadores del
segundo diario piurano; “El Eco de Piura”, que a través de sus páginas registra el notable accionar
cívico-patriótico del personaje que reseñamos.
        El Semanario EL COMERCIO, editado en el Puerto, provincia donde don Pedro tuvo
singular acogida, edición del 23 de junio de 1909, con motivo de ser electo Senador por Piura,
dice: “El pueblo de Paita ha recibido con verdadero alborozo, el manifiesto final que ha lanzado el
General Muñiz, Senador Electo del Departamento de Piura”.

        ALGUNAS REFERENCIAS.-
        El general Pedro Enrique Muñiz fue natural de Lima y ahí falleció el 15 de noviembre de
1915 después de haber cumplido con su misión patriótica. En su tierra natal hizo sus estudios
para seguir la carrera de las armas, en la que se distinguió, por sus cualidades poco comunes,
llegando a obtener, en edad relativamente temprana, los altos grados de coronel, general de
brigada y finalmente general de división.
        Dentro del ámbito político fue sucesivamente calificado Intendente de la Capital de la
República y Prefecto del Departamento de Lima, hasta 1895 en que con motivo de la caída del
gobierno de Cáceres, emigró a la República Argentina. Pronto fueron apreciados en el país amigo
sus relevantes dotes que el Gobierno de esa Nación lo ocupó confiándole importantes cargos
públicos y en cuyo desempeño dejó bien ubicados su nombre, la de su institución: el Ejército
Peruano y su patria el Perú. También fue Prefecto de los Departamentos de La Libertad y Piura.
Sirvió a estas dos Prefecturas en momentos bien difíciles y su administración fue provechosa y
fecunda en beneficio directo de la ciudadanía.
        Para tener una idea de su elevada sensibilidad social y humana leamos la carta que siendo
Prefecto de Piura, dirigió el 22 de octubre de 1902 al Director de la Sociedad de Beneficencia
Pública de esta ciudad, cuyo cuerpo literal a la letra dice:
        Habiéndose dispuesto por decreto de esta misma fecha que la Sociedad de Beneficencia
Pública dignamente presidida por US., formule a la mayor brevedad un proyecto de presupuesto
extraordinario, dando en él aplicación al superávit de Lp. 509 S. 4.43 cts., que arroja su
presupuesto ordinario, me permito, en esta comunicación, insinuar a US. tres obras, a cualquiera
de las cuales podría aplicarse acertadamente en el presupuesto:
    a) Construcción de su Sanatorio para tuberculosos, en el pueblo de Santo Domingo, provincia
        de Ayabaca, que ofrece excelentes condiciones climatológicas.
    b) Construcción de un Lazareto en esta ciudad, urgentemente reclamado y para cuya obra se
        podrá contar además, con las partidas votadas en el proyecto de presupuesto de la Junta
        Departamental para el año entrante y con los fondos colectados por la Sociedad de Belén,
        ofrecidos por las dignísimas señoras de esta localidad; y
    c) Instalación de un asilo para mujeres desvalidas.
       Me anima la esperanza de que reconociendo US, la importancia del asunto a que se
       contrae este oficio y dando una prueba más del cielo que lo distingue por los intereses
       confiados a US., dispondrá lo conveniente a fin de que los ilustrados miembros de esa
       Sociedad, con mayor conocimiento de las necesidades locales, determinen la preferencia
       entre las obras indicadas o cualquiera otra que se juzgue de mayor importancia. Dios
       guarde a US. Pedro E. Muñiz, Prefecto del Departamento”.

        CARGO DE MINISTRO.-
        De regreso a su país fue llamado por el Sr. Candamo a desempeñar el Ministerio de
Guerra y Marina. Posteriormente desempeñó la misma cartera en la primera administración del Dr.
José Pardo, después en el gobierno del Sr. Leguía y en el provisional del militar don Oscar R.
Benavides. Su amplio conocimiento en la composición de la estructura militar peruana lo hizo
conocedor de la organización nuestras fuerzas armadas y al desempeñar el Ministerio aludido era
conocedor de nuestra realidad castrense.
        Siempre su paso por el Gobierno Central se hizo notable por sus especiales condiciones
de calificado organizador y por sus acertadas iniciativas que puestas en práctica daban óptimos
resultados en la gestión que se le encomendaba.

        SENADOR POR PIURA.-
        Consta que en las elecciones generales para el año 1909 salieron elegidos como
Senadores del Departamento de Piura, los señores Fernando Seminario y Pedro E. Muñiz, en
calidad de Propietarios; y, para Suplentes Juan Palma y Francisco García León.
        El General Muñiz llegó al Congreso de la República, previa nutrida campaña electoral en
todo el Departamento realizada el año anterior apoyándose de las páginas del diario EL ECO DE
PIURA, del que fue su fundador. Ocupó la senaduría hasta el año 1914 en que después de haber
cumplido con el encargo que le hizo el pueblo se retiró a sus cuarteles de invierno por motivos de
salud y con la satisfacción del deber cumplido.
        Durante su período senatorial demostró capacidad de trabajo, disciplina política,
conocimiento y cumplimiento de sus deberes en el ejercicio parlamentario. En el desarrollo de su
representación reiteradamente dio pruebas de su incondicional amor por esta tierra a la que él
amó como si hubiera nacido en ella. Pues, ratificaba con desinterés y dignidad su afecto que
otorgó a los piuranos al desempeñar el cargo de Prefecto del Departamento.
        Ampliando lo expuesto, el semanario EL COMERCIO, Publicación Semanal, dirigido por
Juan Manuel Lazo, Año II, edición Nº 91, Paita. Miércoles 23 de junio de 1909, publicó su editorial
bajo el título “El Senador Electo. La elección del General Pedro E. Muñiz como Senador por el
departamento de Piura, constituye una era gloriosa, pletórico de risueñas esperanzas y
grandiosas expectativas en el porvenir.
        Por eso la opinión departamental, le designó como su elegido, cifrando en él sus más
acendradas aspiraciones; por que el General Muñiz, encarna en sí todo un pasado hermoso que
lo dignifica y enaltece. Militar pundonoroso y valiente, que en aras de su Patria supo ofrendar la
excelsitud de su alma magnánima y generosa.
        Republico inteligente y laborioso; su actuación en el parlamento, estamos seguros que
será proficua en progresos provechosos para el departamento que lo ha designado como su
personero. El triunfo de su candidatura por una abrumadora e inmensa mayoría, pone en
evidencia el alto precio de que goza en el departamento de Piura, que ha sabido valorizar la
magnitud de sus reconocidos méritos y virtudes cívicas.
        El General Muñiz ha contraído con la región un compromiso sagrado que sabrá cumplirlo,
con entereza y decisión que le ha caracterizado en todos sus actos; confiamos en sus promesas,
por que ellas encarnan el sentir de la opinión pública”.

        LA COMISIÓN.-
        Durante la gestión senatorial del General Muñiz, éste tuvo la feliz idea de provocar la
reunión de una comisión que designara candidato nacional y evitara la lucha de los partidos
políticos.
        La Comisión designó al Sr. Pardo para que la presida; y, el General Muñiz, afectado en su
salud, en significativo gesto, se retiró de la vida política pasando a la vida privada.
Lamentablemente, de sus males no pudo recuperarse y muere en momentos que la Nación
necesitaba de sus importantes servicios.

         EL “CLARO” DE PIURA.-
         Forma parte de la campaña política del General Pedro E. Muñiz, postulante a una
senaduría por el Departamento, la anécdota con el título del rubro que publicó en la páginas 81/84
de la revista Ediciones Tallán, del INC Piura, Nº 4, julio de 1982, doña Juana León de Rojas,
distinguida musicóloga piurana, que dice así:
         “La idea inicial que orienta esta anécdota, es la de exponer una historia abreviada de la
música y letra de un piuranísimo vals, compuesto en esta bella ciudad de Piura, allá por el año
1908. Todo esto se origina en una pachamanca realizada en una quinta de Tacalá (hoy Castilla),
con motivo del triunfo obtenido en las elecciones para designar al candidato que debía ir al
Parlamento como Senador, en representación de nuestro Departamento, el General Pedro E.
Muñiz”.
         “Llegado el día de dar cumplimiento a este ágape, cuando habían pasado algunos
momentos en los que se hicieron muchos brindis, especialmente con el delicioso y espumante
claro, una dama asistente, galantemente le pidió al Dr. Germán Leguía y Martínez, Prefecto del
Departamento, una improvisación poética en elogio del “claro”, chicha especial muy agradable,
que tanto a él como a los asistentes les había gustado, para guardarla como recuerdo de su
visita”.
         A raíz de la campaña política y del triunfo del General Muñiz, don Germán compuso la letra
del jaranero vals “El Claro de Piura”, que con música de don Gumersindo Zevallos, según cuenta
doña Juana, deleitó a los que asistieron para celebrar el triunfo del citado General”.

         SU MUERTE.-
         Don Pedro Enrique falleció en Lima el 15 de noviembre de 1915. Leemos en el diario EL
SOL, edición Nº 2053, Año X, día 18, la siguiente noticia:
         “El General Muñiz. El cable nos ha anunciado sucesivamente la gravedad del General don
Pedro E. Muñiz; su fallecimiento; la dolorosa impresión que esta pérdida ha causado en todos los
círculos sociales y políticos y la manera como los poderes públicos han honrado los restos del
ilustre finado. En Piura, donde el General Muñiz era tan conocido y tenía tantos amigos, su muerte
ha sido hondamente sentida”.
         “Últimamente cuando ya su salud estaba seriamente minada, sus amigos iniciaron trabajos
para elevarlos a la Presidencia de la República, a fin de que lo apoyaran”.
         “Resultaron imponentes los funerales del General Muñiz. El desfile fue numerosísimo,
concurrieron las sociedades de tiro y una multitud compacta y distinguida, en el que estaban
representadas, lo mismo la alta sociedad que las clases populares”.
         “Dio mayor realce a la ceremonia la asistencia del Ejército, en la forma que corresponde a
la alta clase militar del ilustre difunto. Comandaba la línea el general Pizarro. Arrastraba el duelo,
en representación de la familia Muñiz, el General Oscar R. Benavides, ex mandatario nacional”.

        HOY LO RECORDAMOS.-
        A propósito de cumplir cien años que circuló en Piura su segundo diario bajo el nominativo
“El Eco de Piura”, del que fue su fundador el General don Pedro Enrique Muñiz, con gratitud y
homenaje a la vida y obra de este preclaro militar, connotado político que sirvió a Piura y el Perú,
reverentemente recordamos su memoria y registramos su nombre en estas líneas que pueden
servir para elaborar su biografía.
        La juventud piurana del siglo XXI debe conocer a los hombres que han trabajado por el
desarrollo y bienestar material, moral y espiritual de Piura y el Perú. Seguir el ejemplo de estos
destacados ciudadanos, dentro de ellos el General Muñiz, es una obligación nuestra para honrar
la memoria de los hombres que han hecho la historia social de la región.
                                    CAPÍTULO IV


                       III.- TERCER DIARIO PIURANO: EL DEBER:
        Vio la primera luz en Piura el semanario, luego bisemanario y después interdiario El Deber,
la víspera de la primavera del año 1911, cuando el calendario registraba el día 22 de setiembre.
Dentro de sus fundadores están Ricardo César Espinosa Rodríguez y Víctor M. Zapata Acha.
Circuló los días lunes, miércoles y viernes de cada semana.
        Al respecto, nos proporciona dato singular el semanario paiteño “El Comercio, edición Nº
211, que apareció en la región el 29 de setiembre de 1911. Dentro de la sección “sociales”, nos
informa: “El Deber”. Con este nombre ha aparecido en la capital del Departamento, un interdiario
con selecto y nutrido material de lectura. Saludamos al colega y le deseamos larga vida”.
        Antes de cumplir su primer año de fundación EL DEBER se convirtió en diario y desarrolló
una campaña periodística digna de evocarla ahora a inicios de la presente centuria para
demostrar que, con eficiencia, el diarismo se cultivó en Piura desde hace más de un siglo.
        A propósito tenemos a la vista un ejemplar que en el centro, izquierda y derecha de la
parte superior de la página inicial, dice: “EL DEBER – INTERDIARIO, Año I, edición Nº 91, Piura
Miércoles 24 de abril de 1912. Redacción y Administración: calle Tacna Nº 65. Dirección
Telefónica y Telegráfica: El Deber. Suscripción 50 centavos mensual. Número suelto 5 centavos.
Tiene editor responsable. Servicio telegráfico diario. Se pública los lunes, miércoles y viernes.
Imprenta El Deber”.
        Para afirmar que el periódico EL DEBER se creó el 22 de setiembre de 1911, nos valemos
de la crónica que inserta en su edición Nº 18, de lunes, octubre 30 de 1911, página 3, que dice:
“El Deber es un interdiario que ha principiado a publicarse en Piura con fecha 22 de setiembre
próximo pasado. Tenemos a la vista el primer número. Su programa inicial nos hace concebir la
grata creencia que ha de jugar magnífico e importante rol en el concierto de la prensa nacional. Le
presentamos nuestro saludo, retornando el suyo y su estimable canje. (De Sección Crónica:
Cortesía de La Prensa de los Andes de Cerro de Pasco”.
        Hay otro dato: “EL DEBER”. Tiraje 500 ejemplares. Publicación diaria. Año II. Piura, martes
10 de diciembre de 1912. Nº 225. Redacción y Administración: calle Junín Nº 218. Dirección
Telegráfica y Cablegráfica El Deber. Inscripción al mes un sol. Número suelto 5 centavos. Tiene
editor responsable. Servicio Telegráfico diario. Se publica diariamente”.
        Avanzando en ediciones y al cumplir su quinto aniversario, el periódico que reseñamos
presentó está información: “El Deber – Diario de la Tarde. Tiraje 1,000 ejemplares. Piura, viernes
22 de setiembre de 1916, edición Nº 1245, Año V. Número suelto 5 centavos. Direcciones:
Administración: Tacna 178. Cables y Telégrafos “DEBER” Piura. Teléfono 188. Apartado de
Correo Nº 5. Suscripciones – Capital y Departamento al mes 1 sol.
        Apréciese que el piurano diario La Voz del Norte, que sucedió al periódico que nos ocupa,
en su edición de 25 de noviembre de 1932, bajo el titular EL DEBER, editorializó: “El Deber es la
brújula que nos guía con perfecta seguridad. Es un guardián severo que nos guía con inexorable
afecto, pues así está armado de esfuerzos y recompensas. Es el arma sublime de las almas
nobles. Es la más bella enseñanza para la infancia. Aquilata las virtudes y engrandece a quien
sabe cumplirlo. Impone grandes sacrificios, pero deja huellas luminosas en el sendero de la vida.
Se impone ante la maldad y hace triunfar la virtud”.

       EDICIÓN MÁS TEMPRANA.-
       La edición más temprana que hemos ubicado del periódico que nos ocupa, es de cuatro
páginas y en la cuarta registra, se imprimió en la imprenta de La Unión. En el encabezamiento de
la primera lleva su titular que dice así: “El Deber – Interdiario. Independiente, Comercial y
Noticioso. Año I. Piura, viernes setiembre 29 de 1911. Nº 4”. A continuación tiene estos avisos
profesionales.
       ABOGADOS. J. Florencio Velasco. Abogado, calle de Arequipa Nº 56, Piura. Víctor M.
Zapata. Abogado. Calle Arequipa Nº 26. Enrique Florero. Abogado, calle Ica Nº 6. Horas de
Despacho de 12 a 5 pm. Maximiliano León, Abogado. Estudio Plaza de Armas calle de Tacna Nº
140. Dr. Enrique López Albújar. Abogado. Calle Huanuco Nº 41. Dr. Manuel Maticorena. Abogado.
Calle Cuzco Nº 246. Dr. Carlos Camino. Abogado. Ofrece sus servicios profesionales en el
Estudio del Dr. José Florencio Velasco. Pedro Miguel Velasco. Abogado. Barrio de Castilla, calle
de Tacna Nº 14. Dr. Enrique Arnaiz. Notario Público. Calle Arequipa Nº 141.
       Ahora pasamos a insertar su editorial que titula CLUB GRAU. Su texto es el que sigue: “El
Club de este nombre va en marcha progresiva. Cuando puede el entusiasmo y la buena voluntad
de socios. Se propusieron tener un local confortable: ahí lo tienen muy cómodo y sobre todo
propio. Creyeron necesario unirlo con la ciudad por medio de una vereda; y la hicieron luego de
madera en una extensión de más de 300 metros.
       La vista del campo les trajo la idea de organizar carreras de caballos; y se vio en Piura por
primera vez en buena forma, diversas fiestas deportivas de esta clase que son tan preciadas
como espectáculos cultos.
       Ahora quieren darse el lujo de formar un tabladillo decente y adecuado para las familias
que deseen conocer este espectáculo; y ya se les ve colectar cuotas extraordinarias entre los
socios y particulares amantes de esta institución, encomendando esta ardua misión al popular y
verboso Vicente Rázuri Cortés que pronto está dando cuenta de su cometido, pues ya tiene
reunidos más de 200 soles.
       Merece un aplauso esta institución que al preocuparse de su propio adelanto, contribuye al
engrandecimiento y cultura de la ciudad.
       Ya está construyendo el tabladillo que será en su totalidad de madera. Mide 76 pies de
largo por 18 pies de alto. Está dividido en dos planos sucesivos con tres galerías y tendrá
capacidad para 500 asientos. La obra corre a cargo del arquitecto Sr. Plata y del Sr. Pedro N.
Montero que está encargado del decorado y pintado del mismo. Queda orientado por el frente
norte donde se trabaja al mismo tiempo la nueva pista, la que arroja una extensión ovalada de 800
metros más o menos. Estos trabajos quedan presupuestados en la suma de cien libras de oro
sellado.
       Las razones que motivan este fuerte desembolso son conocidas del público. Con esta
disposición queda el tabladillo a protección del sol y de los fuertes ventarrones del sur que son los
dominantes de las tardes.
       La comisión organizadora de las carreras que tendrán lugar el 15 del entrante mes, está
compuesta de los socios G. Carnero, V. M. Maticorena, Vicente Rázuri, Ricardo Seminario y A.
Balarezo Lizarzaburu, la misma que ha decretado y lleva a cabo las obras que relacionamos.
       Para el concurso hípico que tendrá lugar el mismo 15 de octubre queda nombrado el
siguiente personal: Rafael Arredondo, Guillermo Valdini, Manuel Águila, Víctor M. Seminario y
Alejandro Saavedra”.

       EDICIÓN Nº 44.-
       Corresponde esta edición al año nuevo de 1912, día lunes 1º, Año I, Nº 44. Tiraje 500
ejemplares. Tiene editor responsable. Servicio Telegráfico. El Deber – Interdiario. Se publica
lunes, miércoles y viernes. Su editorial que aparece en la página 2, bajo el titular: “1911 – 1912”,
dice así:
       Antes de saludar al nuevo año, justo es echar una mirada retrospectiva hacia el que acaba
de terminar a fin de apreciar si este ha sido o no fecundo tanto en la administración pública
general como en el plano local.
       Desgraciadamente, como dijimos en otra ocasión, el Gobierno del Señor Leguía no ha
gozado de un momento de reposo que le permitiera desarrollar libremente su programa de acción.
       En el orden interno las intransigencias de los partidos políticos han dado lugar a una vida
agitada de amarga lucha en la que se han agotado casi todas las energías gubernativas con poco
beneficio para el Estado.
       Sin embargo de la oposición sistemática que ha sufrido el Gobierno no ha desatendido los
diversos ramos de la administración pública haciéndose sentir sus saludables efectos tanto en
todos como en este departamento.
       En el orden internacional se van despejando las sombras que nuestros enemigos
proyectaban haciendo peligrosa la paz de la República.
       Solucionadas satisfactoriamente las cuestiones con Bolivia, concluidos también de un
modo transitorio los asuntos de Colombia no nos queda sino los de nuestros vecinos del Norte y
Sur con los cuales no ha sido posible hasta el presente la menor inteligencia.
       Empero, por la parte del Norte podemos estar tranquilos desde que los ecuatorianos van a
estar entretenidos por ahora con la solución del problema presidencial que se les ha planteado de
un modo inesperado; y en cuanto a Chile las amenazas que éste nos hace de continuo están
pasando actualmente por un período pasivo después de los escandalosos sucesos de Tacna,
Iquique y Antofagasta cometidos dentro del Derecho de Gentes que justamente han provocado
alarma en algunas secciones de Sud América.
        Pasando ahora al régimen local, poco tenemos que decir desde que el Diario EL SOL nos
adelantó en su último editorial ocupándose extensamente sobre la labor edilicia y haciendo
apreciaciones sobre las que guardamos completa conformidad.
        Saludamos la aurora del nuevo año deseando que sea venturoso para nuestra Patria y
para la cuna de Grau”.

         EDICIÓN Nº 60.-
         Registra en la página 1 el siguiente encabezamiento: “Tiraje 500 ejemplares – PERÚ - EL
DEBER – Interdiario – Redacción y Administración calle de Tacna Nº 65. Dirección Telefónica y
Cablegráfica El Deber. Año I. Piura, miércoles 7 de febrero de 1912. Suscripción mensual 50
centavos Número suelto 5 centavos. Tiene Editor Responsable. Servicio cablegráfico diario. Se
publica los lunes, miércoles y viernes.
         Su editorial que se ubica en la página 2, hace una aclaración al similar que pública el
piurano diario EL SOL, en su edición del día anterior. Dice lo siguiente:
         “Injustificado nos parece la censura que hace EL SOL en su editorial de ayer sobre la
conducta de nuestros representantes a Congreso, por no haber conseguido fondos para la
conclusión del Mercado, Hospital y Teatro; encomiando lo que pasa en Trujillo cuyos
representantes han obtenido una ley para la reconstrucción de su Teatro.
         Sabido es que nuestro coliseo es propiedad del Centro Piurano; y como no se pudo invertir
dinero del Estado en propiedades de particulares, uno de nuestros Representantes presentó en la
legislatura ordinaria del año último el respectivo proyecto publicado en el Nº 6, de este periódico,
para que la Municipalidad adquiriese ese edificio, notando en el presupuesto departamental las
partidas necesarias para la terminación de esta obra y debemos esperar que el esfuerzo unido de
todos nuestros Representantes conseguirá sea dicho proyecto una halagadora realidad en la
legislatura ordinaria del presente año.
         Respecto a la Plaza del Mercado, el Diputado, Sr. Julio Rodríguez, consiguió de la
Dirección de Obras Públicas que ordenase a la Caja de Depósitos y Consignaciones la entrega de
Lp. 390.844 a la Comisión del Mercado de Piura, producto del impuesto de obras públicas en los
meses de Marzo, Abril, Mayo y Junio de 1911; gestionando la correspondiente a los meses de
Julio y Agosto ascendente a Lp. 217.076 y actualmente se ocupa con todo interés de la entrega
por los meses subsiguientes hasta el 31 de Diciembre del año pasado.
         Tratándose del Hospital toca a la Sociedad de Beneficencia tomar iniciativa gestionando
ante los Poderes Públicos el medio de arbitrarse fondos para su terminación; que siendo como es
de utilidad indiscutible, nuestros Representantes lo secundarán decididamente.
         Por lo demás no ha sido labor estéril la de nuestros Representantes, que antes de ahora
consiguieron la ley sobre impuesto de importación para obras públicas de este Departamento.
         Ya está en el Presupuesto General Lp. 11,000 anuales para la Irrigación del Chira, obra de
gran aliento que reflejará en positivo beneficio para la agricultura nacional: así como la
prolongación del Ferrocarril de Cacaos a Sechura, de cuyo trazo definitivo se ocupa actualmente
el Ing. Sr. Enrique C. Zegarra.
         Consideramos pues infundados los cargos a que se refiere el editorial que comentamos y
creemos que nuestros Representantes aunarán sus esfuerzos e influencias para convertir en
realidad los proyectos relacionados con las obras públicas del Departamento”.

       INICIA SEGUNDO ANIVERSARIO.-
       Leemos la publicación diaria EL DEBER, con un tiraje de 500 ejemplares, correspondiente
al Año II, Piura, lunes 23 de setiembre de 1912, Nº 161, que señala su Redacción y
Administración en calle Junín 218. Suscripción al mes un sol, número suelto cinco centavos. Tuvo
dos páginas. Su formato fue de 31 cm. por 46 cm. En la página dos, se registra el editorial:
       “Nuestro Aniversario. Ayer entró al segundo año de vida nuestra modesta hoja periódica,
fundada al abrigo de generosos ideales en que se inspiraron sus autores, durante este pequeño
curso de su existencia.
        EL DEBER ha seguido invariablemente su programa, manteniéndose firme en su sendero
que debe ser implacablemente recto. No le han escaseado prevenciones y odiosidades propias de
las mismas campañas que ha tenido que emprender; pero le ha acompañado con sus simpatías
gran parte de la opinión pública, ganando cada vez más en apoyo y prestigio.
        Se le habrá acusado de haber estado desacertado en sus propósitos, de haber defendido
con apasionamiento sus principios; pero no se le sabrá decir que ha transigido, ni menos hecho
vedadas transacciones con los que se creen dueños y dominadores de pueblos y voluntades.
        El fundador de esta hoja es el prestigioso vecino señor Ricardo César Espinosa, actual
alcalde de la ciudad, cuya actitud levantada y noble en pro de los intereses del Municipio le ha
captado la estimación y el aprecio sociales.
        EL DEBER al saludar su segundo aniversario engalana sus columnas con el retrato de su
fundador.
        PUNTO POR PUNTO. Mintió el que dijo este periódico se fundó para sostener a una
persona que ejerce cargo público. El Deber se creó, bien lo sabe su detractor, con fines muy
distintos y mucho más elevados. Actualmente sostiene una causa simpática a todos los que han
nacido en esta ciudad y la aman de veras; y combate a favor de una institución laboriosa y bien
intencionada, cuyas iniciativas se quieren anular y sobre lo que, perversamente se arroja a manos
llenas acusaciones y desprestigio.
        Casi todos los periódicos han sido fundados por una persona que los sostuvo con su
dinero en los primeros años. Aquí nadie paga por leer, hay que pagar para que lo lean, y aún así,
difícilmente se consigue esto. Sostener que lo que dice un periódico fundado y pagado por una
persona sólo merece desprecio, en una sociedad tan grande que parece increíble en los que se
jactan de tener un cerebro bien organizado.
        Por otras cosas recae justicieramente el desprecio sobre un periódico: por halagar
pasiones y vanidades; por servir intereses individuales con daño de los colectivos; por agraviar en
fin a la justicia y la verdad; sirviendo al poderoso y atendiendo solamente las conveniencias
individuales.
        En más de una ocasión los juicios de El Deber habrán mortificado a muchos individuos;
pero conste, que no ha podido ser de otro modo y que no nos han guiado propósitos perversos ni
disociadores. Más, mucho más que otros, sentimos nosotros tener que hablar así; pues siempre
es mortificante tener que censurar y escuchar enseguida desahogos groseros y vulgares del amor
propio y vanidad heridos. Pero dejemos lo que a nosotros atañe para ocuparnos de lo que
interesa a todos.
        La unión de todos para prestar auxilio a todos es un bello ideal que no ha tenido realización
aún en otros lugares de cultura infinitamente superior a la de éste. Nos falta corazón y cerebro,
nos falta capacidad moral e intelectual, para las grandes y nobles acciones. Aquí no hay más
unión que la momentánea por el interés. Los únicos lazos que atan fuertemente y por mucho
tiempo en este lugar a los individuos, especialmente a los de conocida agrupación, son los que
toman a su cargo la difícil obra del bienestar y el provecho de las mayorías.

       CUARTO ANIVERSARIO.-
       Después de leer el encabezamiento “El Deber – Publicación Diaria – Año V Nº 949. Piura
miércoles 22 de setiembre de 1915. Redacción y Administración calle de Tacna Nº 96. Dirección
cablegráfica El Deber. Servicio cablegráfico diario”, examinamos en la página primera su editorial
que dice así: “EL DÍA. Nuestro Aniversario”, con el texto que sigue:
       “Hoy cumple el cuarto año de publicación nuestra hoja periodística. Para los que tienen
conocimiento de lo azaroso que es la vida periodística en provincias, no dejará de reconocer algún
mérito a este modesto diario que ha sabido mantener incólumes sus principios liberales, y batallar
con tesón en la defensa de las buenas causas.
       Jamás ha arriado banderas, ni cobijándose en la protección de las autoridades o del
poderoso. Nuestra hoja ha servido siempre de amparo al desvalido; y más de una vez ha sido el
órgano de la prensa local que ha denunciado los atentados que se cometen contra particulares.
       En nuestras luchas políticas hemos batallado con altivez y altura sin descender al terreno
personal que nos es vedado por educación y dignidad. Es así como nuestra hoja se ha
conservado hasta hoy, gozando de las simpatías del público que le dispensa sus favores.
Perseveremos en nuestra labor y procuraremos corresponder a la confianza del público,
mejorando cada vez más nuestro servicio”.
        QUINTO ANIVERSARIO.-
        Consta en la edición del 22 de setiembre de 1916 un llamativo editorial, preciso y conciso,
claro y elocuente, que lo insertamos a continuación:
        “El Deber su Quinto Aniversario. Hoy hace cinco años que vio la luz pública este diario.
Durante este ya largo período ha logrado conservarse fiel a su programa y ha tenido la suerte de
afianzar cada día más su prestigio de diario independiente y granjearse las simpatías del público
lector. Ello nos satisface íntimamente porque corona nuestros esfuerzos y recompensa los
sinsabores y no pequeños sacrificios que significa el periodismo en provincias.
        Animados del mismo entusiasmo que nos llevara a la arena periodística y con tanta o
mayor fe en el porvenir de esta hoja: proseguiremos en nuestra labor en la seguridad de que será
cada vez más provechosa y más digna de la cultura de la capital de este departamento”.

        EL DIRECTOR HÉCTOR GARCÍA CORTÉS.-
        Un notable piurano fue Héctor García Cortés, quien actuó de director del diario El Deber, el
año 1918, pues aparece en la edición Nº 1761 el titular: “Publicación Diaria. Administrador José
Vicente Rázuri. Director Héctor García Cortés. Piura-Perú. Su posición política del informativo
cotidiano queda expresada en forma nítida en su editorial que bajo el titular: “La esperada
sanción”, protesta contra los abusos del Prefecto, corre en la página 2 y cuyo tenor literal es el
siguiente:
        “Los señores Senadores por Piura: Eguiguren, Coronel Zegarra y Franco Echeandía,
apoyados por los representantes de Lambayeque y Cajamarca, señores Ángel Gustavo Cornejo y
Aurelio Souza, han tenido en su Cámara una aptitud de franca protesta a los atropellos y abusos
del decrépito anciano que está al frente de la Prefectura del Departamento.
        No sólo se han concretado los aludidos Senadores a protestar, sino han ido hasta exigir del
Gobierno la destitución y enjuiciamiento del funcionario que en el espacio de pocos días ha
cometido tantos y tan graves delitos, sembrando la intranquilidad en las gentes de bien.
        Respondiendo dignamente los señores Senadores por Piura a sus naturales prestigios y a
sus obligaciones para con los pueblos que les ofrecieron su sufragio, encontramos muy lógica su
airosa actitud en el Senado pidiendo el inmediato reemplazo de un hombre cuya autoridad no
ofrecía ya consideración alguna, ni significaba ningún respeto, ningún vínculo honrado y digno en
el concepto de los pobladores de esta circunscripción del territorio nacional.
        Material y moralmente descalificado, solo una falta completa de decoro podía mantener a
Vargas al frente del alto cargo que ha deshonrado con sus actitudes. Sólo hay que esperar, que el
Gobierno dándose cabal cuenta del sentimiento público departamental, vuelva a Piura la
tranquilidad retirando presto de la Prefectura a quien tan ingrata conducta ha observado durante
su triste pasado gubernativo; y que el señor Pardo nos mande un caballero honrado, laborioso y
discreto que devuelva el prestigio perdido por la autoridad, cumpliendo serena y justicieramente su
misión para bienestar del Gobierno a quien sirve y de las gentes laboriosas y honradas que
estarán bajo su acción de gobernante.
        El departamento de Piura no es ingobernable. Es quizá entre todos los que componen el
Perú, uno de los más tranquilos, de los más trabajadores, de los más pacientes. Jamás reclama
de los Poderes Públicos otra cosa que garantías para sus pobladores e intereses y labor de
progreso y de bien.
        Pueblo de orden, de paz y de trabajo está siempre del lado de las conveniencias públicas y
sabe ofrecer su apoyo y su concurso a las autoridades que proceden con rectitud y acierto al
cumplir las obligaciones que contraen al asumir el delicado cargo de gobernar a una colectividad.
        Es por esto que el Presidente de la República debe mirar con discreción y serenidad, con
claro concepto de su patriotismo y su deber, la situación de este departamento y enviar
prontamente a ejercer las altas funciones de Prefecto a persona que reúna la cualidades de que
más adelante hemos de hablar”.

        EL DEBER: OCTAVO ANIVERSARIO.-
        Probable error cronológico determinó que el diario adelante la fecha de su aniversario en la
edición Nº 2022, del sábado 13 de setiembre de 1919, y de otro lado, también erradamente
considere no el octavo sino el décimo aniversario, pues la fundación del interdiario El Deber
ocurrió el 22 de setiembre de 1911.
         El texto del editorial que obra en la segunda página dice así: “Nuestro Aniversario. Cumple
mañana –domingo 14- nuestro diario diez años de vida independiente; es decir, desde el momento
que desapareció “El Sol”, a nuestro periódico le tocó el honor de ocupar el puesto de decano en la
prensa piurana. Esta fecha tiene, pues, para nosotros, para los que lo fundaron con entusiasmo
indeclinable y para los que, posteriormente, hemos venido trabajando con empeño, por hacer una
labor de bien, poniendo nuestras voluntades y nuestras aspiraciones como únicos medios de
sostén, para poder llegar al fin deseado, esta fecha tiene para nosotros –decimos- una
significación y una nota más de orgullo en nuestra modesta pero sincera vida periodística.
         Desde su primer número de aparición hasta el presente “El Deber” no se ha apartado un
solo momento del sendero de la justicia y el patriotismo que señalaran sus fundadores entre los
que se encuentra el Dr. Víctor M. Zapata Acha, honra del foro piurano.
         Nuestras campañas han sido siempre enmarcadas dentro de los límites de la más estricta
justicia y de la más severa rectitud y si es cierto que hemos abierto campaña que por sus palabras
y conceptos rudos, han herido a determinados elementos, también es cierto que lo hemos hecho
con justicia que siempre nos ha enorgullecido, y con una rebeldía muy propia de espíritus jóvenes
y corazones adolescentes.
         Aparte de esto, tenemos otra cosa que nos honra en demasía, y es que nuestro periódico,
a pesar de haber atravesado momentos bien complicados y difíciles en su vida interna, pues es
bastante doloroso tener que confesar que Piura no se da abasto para sostener un periódico,
nosotros limitando, muchas veces nuestros gastos nos hemos visto obligados a luchar con más
denuedo que nunca, con más entusiasmo para alcanzar así el premio que en la vida reciben todos
los hombres que luchan por hacer el bien a una colectividad y que no se engolfan en luchas que
persiguen todos los redactores de este diario, personas ampliamente conocidas en nuestra
sociedad no hemos hecho otra cosa que desnudarnos de apasionamientos antes que emprender
una campaña periodística y seguir impertérritos la voz de nuestra conciencia que nos ha llevado
siempre, por senderos de justicia y rectitud, sin hacer caso para ello, a los menguados que
trabajan por ver nuestra caída hecha realidad.
         Pero, pese a todas esas malas intenciones nuestro diario continúa sirviendo, y continuará
mientras tenga en su seno a personas que se preocupen de su grandeza y adelanto y mientras
que continuemos contando con el eficiente apoyo de nuestro numeroso público lector.

        EL DEBER: NOVENO ANIVERSARIO.-
        Larga su trayectoria dentro del diarismo local, EL DEBER llegó a su edición Nº 2319, Año
IX, el jueves 22 de setiembre de 1920, presentándonos una bonita crónica de aniversario de su
fundación con el título: UN AÑO MÁS: “Nuestra foja periodística, cumple el noveno aniversario de
su fundación.
        Un año más en este día, señala el calendario de nuestra vida periodística. En fecha como
esta, que nos llena el alma de muy justo regocijo, rememorando la alta significación de nuestra
empresa, saludamos al público lector, que nos favoreció siempre, en algún modo.
        I así mismo al presentar nuestro fraternal homenaje al periodismo peruano, hacemos
fervientes votos por que sean sanos sus ideales y por éstos llegando a la meta, tengamos la
honda satisfacción del deber cumplido. Y esto en particular, a la prensa local.
        Un anhelo, el más vivo, el más puro y el más noble, motivó la fundación de este diario el 22
de setiembre de 1911: el que abrigó el Dr. Víctor M. Zapata Acha por la culminación de una sana
causa política y la finalidad de una campaña nacionalista.
        Han sido Jefes de “EL DEBER”, los intelectuales, doctores Víctor M. Zapata, José
Florencio Velasco y Enrique López Albújar y los señores Alberto Eduardo López, Héctor García
Cortés, Pedro Miguel Mendoza, José Torres Vidaurre, Tiburcio Santos Dueñas y Miguel Arellano
R. (MAR), en sus nueve años de vida periodística se ha podido notar el esfuerzo por su progreso y
hoy se tiran 900 ejemplares, cuyo precio no ha subido, prefiriendo usar papel de segunda clase
antes que efectuar la venta a 10 centavos el Número.
        El actual Jefe de Redacción ha nombrado Corresponsal y Agente en Estados Unidos de
Norte América y Corresponsal Viajero. Además gestiona la remisión de noticias y crónicas, en
otros puntos del exterior.
        Por hoy, se sostiene única y exclusivamente de sus entradas y la renta de su propietario,
señor Ricardo César Espinosa Rodríguez sin haber tenido, jamás, vinculaciones políticas
vergonzosas, permaneciendo fiel a su consigna, que fue la honradez y patriotismo.
        Guiados por la honradez de nuestros propósitos y no defraudando el público nuestras
justas esperanzas, nos mantendremos siempre hasta mejor época.
        Hoy cumple El Deber el noveno año de ardua labor, en pro de la justicia y la verdad. Son
ya diarios que han visto la luz y han sido unas tantas páginas, propugnadoras del bien, en todas.
        Lo repetimos: al recordar nuestro aniversario, ponemos nuestro esfuerzo a las órdenes del
culto público que nos ha favorecido y renovamos el voto inviolable, de militar en las filas del
periodismo que tiene por alas la justicia y la verdad”.

        UN AÑO MÁS DE VIDA.-
        Así se nomina el editorial del diario EL DEBER, edición Nº 2409, que corresponde al día
viernes 22 de setiembre de 1921. Su cuerpo literal lo insertamos a renglón seguido:
        “Un año más de lucha ardua en la difícil tarea del periodismo; un año más de lucha
honrada en el campo doctrinario, y un año más de fatigas y desvelos en el bregar diario por el
bien, la verdad y la justicia.
        Una fecha en nuestros anales periodísticos, que nos llena el corazón de rebosante júbilo;
una fecha en la que experimentamos en nuestra conciencia profunda satisfacción ante la Nación
del cumplimiento nuestro del deber y una fecha en la que presentamos al periodismo nacional
nuestros humildes y sinceros deseos de bien común y una invitación ferviente en aras del
bienestar nacional; un saludo cálido y muy cariñoso para la prensa local, y ardientes anhelos de
bienestar moral; un saludo en esta fecha para el público lector que siempre nos ha favorecido y un
sentimiento de reconocimiento.
        Nacido al calor de vivos y honrados anhelos y correspondiendo a una necesidad sentida y
gracias a las fecundas iniciativas de un intelectual de repuntada notoriedad, el Dr. Víctor M.
Zapata, nació El Deber el 22 de setiembre de 1911, al campo de la lucha doctrinaria, en defensa
de causas políticas justas y honrados ideales patrióticos, de los que con honra decimos en voz
muy alta, jamás hemos claudicado.
        Desde la fecha de su nacimiento, las columnas de nuestro diario han sido ocupadas por
intelectuales brillantes y de pública notoriedad por su honradez, justicia clarividencia; y
sucesivamente han estado al frente de la Dirección moral e intelectual los doctores Víctor M.
Zapata, José Florencio Velasco, Enrique López Albújar y el señor Héctor García Cortés.
        Han tenido cabida en nuestras columnas colaboraciones honradas e independientes,
crónicas de nuestros corresponsales se han tratado y difundido cálidamente tópicos y principios
de interés nacional.
        Desde su fundación, cada día y a pesar de las exigencias del momento actual ha sido
nuestra constante preocupación y objeto de nuestros más caros desvelos, nuestro mejoramiento;
felizmente nos sentimos satisfechos, de en parte haber cumplido nuestras aspiraciones, habiendo
reformado notablemente nuestro servicio radiográfico y habiendo igualmente mejorado el número
de nuestros cronistas y corresponsales. En este esfuerzo que para fortuna, el público lector ha
sabido valorizar y pronto nos hemos visto obligados a aumentar nuestro tiraje.
        Hoy que cumple EL DEBER su décimo aniversario, es propiedad del señor Ricardo César
Espinosa, ciudadano austero y patriota, quien fiel y consecuente con nuestras tradiciones y
principios, nos ha estimulado a marchar siempre adelante, por el sendero que nos hubiéramos
iniciado dentro del marco de la honradez, la justicia y la verdad, del cual ni un solo momento nos
hemos alejado, y que nos ha permitido hablar siempre claro y levantar muy en alto la cerviz.
        Hemos sido guiados en diez años de lucha ardua y fatigosa por la convicción en la
honradez de nuestros principios, de la que ni en un solo momento nos hemos separado y por el
espíritu de justicia e independencia que siempre nos ha acompañado.
        Y en este día y después de un examen subjetivo nuestra conciencia nos dice no haber
defraudado las aspiraciones del público y haber llevado alguna vez quizá un rayo de luz, de
verdad a los espíritus y jamás haber pretendido con el sofisma o la calumnia, llevar a las
conciencias por sendas que no sean las de la verdad y de justicia.
        Muy sinceramente en este día hacemos votos y anhelamos el bienestar de cada uno de
nuestros lectores; y abrigamos la seguridad de que siempre ocuparemos un puesto al lado de la
prensa que lucha por los principios de justicia y verdad”.
        Después del precedente editorial hay un artículo que firma José del C. Dedios Antón que
por ser de interés en el tema que motiva esta investigación, lo incorporamos a continuación:
        “Cumple hoy diez años que EL DEBER nació al calor de los entusiasmos periodísticos y de
las campañas redentoras de la libertad y la justicia, formando en las filas de los órganos de la
prensa nacional que se parapetan tras del derecho y de la ley para ocupar el lugar que le
reclamaban los intereses del país y de modo especial del Departamento y fue así como comenzó
su labor y consumó su obra.
        Demás está recordar que grandes fueron los obstáculos que tuvo que vencer para levantar
en alto su bandera, y digo grandes, por que en el medio en que actuamos, decir la verdad, llamar
las cosas por su nombre, es algo que solo se consigue a fuerza de valor, inteligencia y
desprendimiento.
        Y se acuerdan los lectores de EL DEBER, de las acometidas que hizo a todas las
instituciones públicas del Departamento, por que ellas necesitaban de la censura veraz y honrada.
        ¿Se acuerdan de las viriles protestas que siempre hiciera a favor de la salud pública de
todos los pueblos del Departamento?
        Y para concluir: ¿Se acuerdan que EL DEBER con sus directores a la cabeza, Dr. Víctor
M. Zapata, su fundador; Dr. José Florencio Velasco, Dr. Enrique López Albújar, Sr. Héctor García
Cortés y su propietario y poeta talentoso, Sr. Ricardo César Espinosa, dio la más enérgica y
contundente batalla al abuso, el exceso, a la tolerancia?”.

         ANIVERSARIO ONCE.-
         El Deber llega a su edición Nº 3676 y el calendario se registra así: “Piura, Perú, viernes 22
de setiembre de 1922”. Su editorial que corre en la página 2, bajo el titular NUESTRO
ANIVERSARIO, pasamos a insertarlo.
         “Hoy se cumplen once años que vio por primera vez la luz pública en esta señorial ciudad,
este diario, fundado por un hombre culto, progresista y batallador, cuando el diarismo en esta
capital, se encontraba aún en estado incipiente.
         Por hoy, pues, nuestro diario tiene el decanato de la prensa local, por haber desaparecido
los semanarios, que se editaban desde años atrás a la aparición de este periódico.
         Su vida aunque relativamente corta, ha sido la más accidentada de todos los órganos
locales. –en las que vio el peligro de su existencia- contra ciertos prejuicios lugareños, contra las
resistencias del medio y contra la tiranía y el abuso, cuando se enseñoreaban en el poder. Y es
que a este diario, siempre han impreso dirección, espíritus selectos, que no han manchado sus
alas en la maledicencia y en la infamia; que han mirado siempre a las alturas obsesionados por el
infinito, que han sabido hacer siempre de la libertad un culto, que no han temblado jamás ante la
amenaza de los poderosos, ni llevan en la columna vertebral la herencia envilecedora del vasallo.
Esos hombres se llaman Víctor M. Zapata, Enrique López Albújar, Ricardo César Espinosa, José
Florencio Velasco y otros.
         Nuestro programa, dentro del cual ha sabido mantenerse en toda época, es demasiado
conocido del público para que intentemos bosquejarlo una vez más. Dentro de esta pauta,
continuará luchando EL DEBER como hasta hoy alentado por el público que lo favorece, con la
mirada fija en su honrosa tradición”.

        ANIVERSARIO NÚMERO TRECE.-
        A la vista de la edición del piurano diario El Deber Nº 4254, que circuló en “Piura, Perú,
lunes 22 de setiembre de 1924”, con su clásico titular NUESTRO ANIVERSARIO, registra el
editorial que a la letra dice:
        “Hoy se cumple trece años desde la fecha en la que viera la luz pública nuestro diario. Han
sido trece años transcurridos en un constante batallar por la mejora de nuestras instituciones
públicas, por el progreso local y en defensa de la verdad y la justicia.
        El público, juez severo de todos los actos humanos, puede decir de nuestra actitud
honrada, y tan es así, que en los tiempos actuales ha aumentado el tiraje de nuestro diario y sus
suscritores en forma tal, que hoy es buscado y leído en todo el Departamento, aparte de su gran
circulación en todo el territorio de la República y en el extranjero. I es, que jamás hemos callado
ante la mentira, ante la maldad, ante el abuso y ante los atropellos a los derechos ciudadanos.
        Siempre desde que viera la luz pública este diario, hemos fustigado con frases de fuego y
sin timidez, el crimen, el cohecho y el latrocinio. Por eso los malvados nos odian, pero no nos
importa por que la gente honrada nos lee, nos aplaude y nos alienta en la espinosa tarea que nos
hemos impuesto, en un medio como este, donde no necesitamos periódicos, empresas que sólo
busquen el negocio, sino órganos de publicidad que condenen nuestras mezquindades y nuestros
errores y señalen derroteros a la opinión pública.
       El Deber nació a la vida del periodismo nacional, en una época tormentosa y difícil, cuando
estábamos al borde de una guerra con la vecina república del Ecuador. Y nació defendiendo a los
poderes constitucionales, a las orientaciones impuestas por nuestra cancillería a los asuntos
internacionales, al orden, a la Constitución y al leguiísmo.
       Jamás en los trece años transcurridos hemos claudicado en las orientaciones que nos
impusimos al fundar este diario, y el mejor testimonio es, que siempre hemos merecido el apoyo
de la opinión pública sensata.
       Entramos, pues, al décimo cuarto año de vida de EL DEBER, satisfechos de haber
cumplido hasta hoy la misión que nos impusimos al fundar este diario y agradecidos del público
que nos lee y nos aplaude en el escabroso camino que nos hemos trazado”.

        ANIVERSARIO CATORCE.-
        Registra El Deber su edición Nº 4592, del día martes 22 de setiembre de 1925 que cumplió
catorce años de cotidiana actividad periodística e ingresa a los tres lustros. Su editorial presenta el
siguiente comentario de feliz aniversario. Leámoslo:
        “Hoy celebra nuestro diario el decimocuarto año de vida, desde la fecha ya lejana en que lo
fundaron un grupo de espíritus selectos, ávidos siempre de un mejoramiento político, social,
administrativo y económico de esta circunscripción territorial; que concretara las aspiraciones de la
gente sana del espíritu de este departamento, y que señala nuevos derroteros en todas las
actividades departamentales, libres de atávicos prejuicios, sólo en mira el progreso de nuestro
terruño.
        Por eso nuestro diario, pronto adquirió una gran popularidad en este departamento. Era el
preferido de las clases cultas y del proletariado. Circuló luego profusamente en toda la República y
traspasando las fronteras patrias fue conocido en el norte y el sur de este Continente y en el Viejo
Mundo.
        En sus columnas se agitaban entonces, las plumas de Ricardo César Espinosa, Enrique
López Albújar, José Florencio Velasco, Enrique del Carmen Ramos, Víctor M. Zapata, Héctor
García Cortés, Francisco Lapouble Gil, y toda la pléyade de “aves de paso”, que cansadas de
vagar por el mundo, buscaban un refugio para sus andanzas y un oasis donde colmar su sed
íntima de ideal, en esta tierra candente, en esta ciudad arcaica, a la que un poeta extranjero –“ave
de paso”- que inundó las columnas de este diario con sus cantos, bautizara en una memorable
relación de viaje, con el pomposo título “Sultana del Desierto”.
        La labor, pues de este diario, jamás cayó en el vacío, orientó siempre la opinión pública, no
vaciló jamás ante los poderes o los déspotas; supo acoger las quejas de los desvalidos, víctimas
de los abusos de las autoridades, y cuando éstas cayeron en el error, en el peculado, en el
crimen, y se despeñaron por las ruindades espirituales, mal al que son tan propensos nuestros
criollos; supo también este diario enfrentárseles con virilidad y azotarles el rostro con frases de
fuego.
        I era que la labor del bien que se trazó desde su fundación, no podía tergiversarse, ni con
las actitudes matonescas de las autoridades, carentes en su mayoría del buen criterio y serenidad
que necesitan todos los que desempeñan funciones públicas, ni con las dádivas y favores de los
poderosos”.

       ÚLTIMA EDICIÓN.-
       La última edición que en el Archivo Regional de Piura hemos podido consultar de “El Deber
– Diario de la Tarde”, circuló el día “lunes 12 de julio de 1926, Año XVI Nº 4875”, destaca la nota
que sigue:
       “Excusas de El Deber: La redacción de este diario pide excusas a sus lectores por la falta
de ediciones en los días martes y miércoles de la presente semana; falta que se debe al deseo
que tiene de rendir un justo y merecido homenaje a la memoria de su fundador y director Sr.
Ricardo César Espinosa, cuya edición especial se publicará el jueves entrante”.
       Conocido es que el lunes 19 de julio apareció en Piura la edición Nº 1 del naciente diario
“La Voz del Norte”, que según expresión sentada en su editorial continuaba con la línea del
fenecido colega “El Deber”, hecho inobjetable producido por la repentina muerte de su propietario,
señor Espinosa Rodríguez.
                     IV.- DIARIO EL TIEMPO: DECANO DE LA REGIÓN
       Piura tiene el privilegio de mantener un diario con existencia no interrumpida que data de
hace más de nueve décadas, próximo a cumplir un siglo. Ese diario con un delicioso historial es El
Tiempo, convertido en el decano de la prensa regional en cuyas páginas se registra gran parte de
los hechos más importantes que dan sustento a la historia social de nuestra región y del país.
       Con asidero académico el docente universitario Alejandro Reyes Flores, en su artículo: “El
Tiempo” de Piura, señala: “Que un diario llegue a la longeva existencia y que su discurrir lo haga
en provincia, es un hecho digno de destacar para el periodismo nacional. Este periódico es El
Tiempo de Piura, cuyo primer número apareció el 9 de enero de 1916, bajo la dirección de don
Luis Carranza. Desde sus inicios se caracterizó por informar de manera objetiva y veraz sobre lo
que acontece en el departamento de Piura, también hubo espacio para informar sobre los hechos
más destacados a nivel nacional e internacional. Ya para el verano de 1916, El Tiempo estaba
delineando su estructura periodística en 1) Información de interés personal, institucional y
regional, nacional e internacional; 2) Información cultural y 3) Información económica-social”;
edición del 09.01.2004.
       Su actual Directora, Luz María Helguero de Plaza, ha dicho: “El fundador de El Tiempo en
su primer encuentro con los lectores habla sobre el compromiso de poner al servicio de Piura, una
publicación orientada a brindar una información imparcial y verídica, a difundir cultura y
entretenimiento. Precisamente, estos son los fundamentos que han guiado nuestra labor
periodística que a lo largo de este tiempo han demostrado las generaciones de periodistas que
han permitido que esta casa editora se mantenga líder en el periodismo regional”.

        NACE EL TIEMPO.-
        Viene el cuarto diario piurano El Tiempo, que nació el 9 de Enero de 1916, después de El
Sol (1905), El Eco de Piura (1908) y El Deber (1911). Su creador fue el abogado y periodista Luis
Carranza Valdés, ejemplar hombre de empresa que se convierte en baluarte del desarrollo del
diarismo en Piura. Por fortuna El Tiempo es el único que presenta una dilatada y rica hoja de
servicio informativo a la comunidad y se mantiene vigente con la dignidad que le han impregnado
sus hábiles directores, convirtiéndose por su antigüedad, con mérito suficiente, en el decano de la
prensa regional.
        Juan Vicente Requejo tiene expresado que el diario: “El Tiempo” es subdecano del
periodismo norteño, pues es “La Industria” de Trujillo el periódico más antiguo en la región. El
Tiempo de Piura ostenta una rica tradición a lo largo de sus 93 años de esforzada existencia. La
presentación de El Tiempo era impecable para su época: tabloide de 27 x 36, en tipo 12, blancas,
titulares en negra muy llamativos, y con ¡servicio cablegráfico! Costaba 4 centavos el ejemplar, un
sol la suscripción mensual, 10 soles la anual”, El Periodismo en Piura, Pág. 41.
        Leemos en el piurano diario EL DEBER, edición Nº 1035, lunes 10 de enero de 1916,
página 1, “Crónica. Nuevo diario. Hoy nos ha visitado “El Tiempo”, nuevo diario editado por la
empresa topográfica Carranza y Compañía. Éxito y larga vida deseamos al Colega con quien
dejamos establecido el canje”. No se equivocó en su buen deseo, pues el diario ha iniciado la
décima década de vida periodística, hallándose cerca al centenario de su fundación.
        Su primer redactor fue don Alberto Eduardo López, de nacionalidad argentina. Fino poeta y
excepcional periodista. Llegó a Piura atraído por sus inquietudes periodísticas al ser contratado
por el flamante diario piurano “El TIEMPO”, del que es fundador y a su vez como periodista
realiza su debut en Piura. I luego, pasa al diario “El Deber”. En éste, ha registrado gran número de
artículos, poesías y de preferencia sonetos. Conoció a lo más graneado de la intelectualidad
limeña y piurana de ese entonces. Asoció su grata amistad a Valdelomar, Chocano, López
Albújar, Ricardo César Espinosa, Ricardo Ignacio Mendoza, Leoncio Elías Arboleda, Edgardo
Varela, Luis Carranza Valdés que lo incorpora a El Tiempo.
        Héctor A. Salazar se anota en el personal que abre la historia del diario El Tiempo.
Ciudadano de esta tierra que se vincula a la historia del periodismo piurano. Hizo sus primeros
escarceos periodísticos en el diario EL SOL. Con mejor propuesta pasó a las flamantes filas del
periódico EL TIEMPO. Se ocupó en el cargo de registrador contribuyendo con su experiencia a
que el naciente rotativo diera pasos firmes en sus iniciales momentos que le permitieron hacer un
extraordinario camino al andar que ahora está perfeccionado con personal calificado que usa
métodos modernos, técnicas y máquinas sofisticadas, proyectándose con éxito a celebrar pronto,
el 2016, el centenario de su fundación.
        Al cumplir seis años El Tiempo, su colega La Industria en su edición del día 11 de enero de
1921, en llamativa crónica expresó: “Un aniversario. Ha comenzado el diario El Tiempo, de esta
ciudad, el sexto año de su existencia, y según aparece de un editorial publicado en su edición de
anoche, al dar cuenta de los adelantos que ha realizado durante el tiempo transcurrido, se refiere
también a las amarguras y fatigas de la labor periodística, y hace estas declaraciones: “No nos
arredramos sin embargo; solos frente a las colisiones de apetitos, a todas las amarguras de
intereses personalistas, seguimos adelante con el más poderoso de los impulsos, con los más
sólidos de las bases, una conciencia pura, una voluntad decidida a todo, por el bien común, por la
más digna de las banderas, por el Perú, por nuestra amada patria”. Por nuestra parte celebramos
los triunfos del colega”.
        Tuvo en su inicio dos ediciones extraordinarias al año, una en enero y otra en julio que
sirvieron para difundir aspectos culturales de Piura y el país. Para muestra este aviso: “Edición
Extraordinaria de “El Tiempo”. Habiendo principiado a preparar nuestra edición extraordinaria
conmemorativa del CENTENARIO DE NUESTRA INDEPENDENCIA, rogamos a los señores
comerciantes, industriales y personas que anuncian en nuestro diario, enviar sus avisos lo más
pronto posible. Este número será profusamente ilustrado con abundante información gráfica y con
artículos interesantes sobre dicha efemérides y otros temas de distinguidos escritores nacionales,
que colaborarán en esta edición extraordinaria de EL TIEMPO. Piura, 7 de julio de 1921”.
        Obra en nuestro poder un ejemplar de “EL TIEMPO”, que nos permite aseverar fue un
“Diario de la Tarde”, que en el encabezamiento lado izquierdo consigna este aviso: Trabajos de
imprenta de toda clase. Rapidez – Equidad. Números extraordinarios dos veces al año. En el lado
derecho leemos: Suscripción al año S/.15.00. Número suelto S/.0.10. Número atrasado S/.0.20.
Avisos, el centímetro por vez S/.0.10. Extranjeros, la pulgada S/.0.15”. A continuación sigue una
línea que registra: “Año VI. Piura (Perú) jueves 7 de julio de 1921. Núm. 1794”. Tuvo cuatro
páginas. Su formato fue de 56 cm. x 41 cm. Publicó noticias cablegráficas del interior y exterior,
que fue un “Servicio especial para El Tiempo de Piura por la Al América Cabies Inc”.
        Queda claro que en sus inicios a más de la edición del diario extendió su trabajo al servicio
de imprenta, pues en la página 3 consigna este aviso: “Si Ud. tiene algo que imprimir consulte
nuestros precios antes de ordenar la ejecución de sus trabajos de imprenta. Ejecutamos con el
mayor esmero cualquier trabajo por grande o pequeño que sea. Imprenta de El Tiempo”.
Finalmente cabe reseñar que en 1921 El Tiempo fue el diario judicial donde se publicaron los
avisos relacionados con la administración de justicia.

       DOS ETAPAS.-
       Consideramos que el diario El Tiempo, decano de la prensa regional, históricamente
hablando tiene dos etapas bien marcadas. La primera que abarca desde su nacimiento hasta el 4
de enero de 1929 que fallece su mentor, abogado Luis Carranza Valdés. I la segunda que
empieza después de esa fecha hasta nuestros días con la presencia direccional a cargo de su
propietario y director don Federico Helguero Seminario, que a su muerte ocurrida el 31 de mayo
de 1930 fue continuada por sus fieles familiares y herederos que durante 79 años lo han dirigido
hasta nuestros días con admirable entrega, dedicación amorosa y calificada inteligencia.
       Puntualmente se ha expresado en Historia de Piura por la UDEP, que: “El diario “El
Tiempo” surgió en 1916 y desde ese momento realiza una encomiable labor periodística, social y
humanitaria en beneficio de la región. Su fundador fue Luis Carranza, quien imprimió un carácter
independiente a este diario. Tras su muerte fue dirigido por Federico Helguero Seminario quien
comprara esta empresa”, Pág. 560.
       Téngase presente los datos referenciales que se consignan en la edición “Nº 13507, de El
Tiempo, Diario Independiente. Año del Libertador Mariscal Castilla. Oficina y Talleres: calle
Ayacucho Nº 335. Apartado Nº 114. Teléfono 2234”. Es “El Diario Decano y de mayor circulación
en el Departamento. Año XXXIX. Director Gerente: Víctor M. Helguero Checa. Piura (Perú),
Miércoles 17 de de noviembre de 1954. Cuatro páginas: 50 centavos”.
       A estas alturas y acercándose El Tiempo al centenario de su nacimiento se mantiene
categóricamente como el diario de mayor circulación, lo que significa un reto para los conductores
de este singular e histórico diario, cuya dilatada presencia los lectores aplaudimos de pie.

       PRIMER EDITORIAL.-
        Su primer editorial escrito por su Director, don Luis Carranza Valdés, se registra en la
primera edición que circuló en Piura el domingo 9 de enero de 1916, página uno, lado izquierdo,
bajo el titular: EL TIEMPO. Leamos su texto:
        “Un espíritu de optimismo nos ha ganado al emprender la obra de dotar a Piura de un
diario completamente ajeno a todo compromiso de bandería, sin más norte, que hacer una labor
sana y sin aspiración que la de un servicio de información imparcial y verídico.
        Buscamos ante todo cultivar el gusto por la lectura. No nos conformamos con el hecho de
que en el departamento de Piura, cuya riqueza e importancia están fuera de duda, no existan
diarios que lleguen a tener siquiera un millar de lectores.
        Con estas ideas ponemos desde hoy EL TIEMPO, bajo los auspicios de la cultura del
pueblo y de nuestros lectores. Desearíamos ante todo cultivar el gusto por la lectura.
        El periódico de Empresa que no tiene más arma que el interés por el bienestar del mayor
número, que no aspira sino a satisfacer la curiosidad cultural del público, que no pretende sino
servir honradamente a sus lectores y que desea deleitar instruyendo, no es un artículo de lujo sino
de una necesidad, cuanto más largo ha sido el tiempo transcurrido para que llegue a sus manos.
        Nuestro éxito depende de vosotros queridos lectores y a vosotros nos entregamos con la
esperanza de haber traducido una aspiración general y con fe inquebrantable en la victoria.
        Desde nuestras columnas entregamos nuestro más cordial saludo a los colegas de la
prensa nacional, al lado de los que vamos a tomar un sitio”.

        BODAS DE PLATA.-
        Al cumplir sus bodas de plata el piurano diario EL TIEMPO, su colega La Industria de
Piura, edición Nº 6908, del jueves 9 de enero de 1941, registra la nota editorial bajo el titular “El
Diario El Tiempo cumple hoy 25 años de existencia”. Su texto es el siguiente:
        “El diario EL TIEMPO, de esta ciudad, cumple hoy un cuarto de siglo de existencia, por lo
que nos complacemos en expresarle las sinceras felicitaciones de LA INDUSTRIA. Bien sabemos
nosotros lo que significa, en un medio como el nuestro, cada año de brega periodística.
        Y por eso nuestras felicitaciones son inspiradas en la comprensión del mérito que
representa haber alcanzado 25 años de existencia. “EL TIEMPO” fue fundado en 1916 por el
doctor Luis Carranza. A su muerte, continuó la obra comenzada el atildado escritor señor Federico
Helguero.
        Luego, se han sucedido en la dirección los señores Juan Velasco, Edgardo Varela, Elías
Alvarado Zañartu, Manuel R. Layseca y Gerardo Vargas O. Además han sido redactores de “EL
TIEMPO”, los señores Augusto Moscol Carrera, Carlos Chávez Sánchez, José del C. Rivera,
Francisco Vegas Seminario, Luis Ricardo Montero y otros caballeros.
        En la actualidad el Director Gerente de la Empresa es el doctor Guillermo Gulman. El señor
Américo Garcés, el Director Técnico. El cuerpo de redacción está formado por los señores Carlos
Robles Rázuri, Landelino Bravo Rivera, Alberto Fernández y la señorita Amelia Vega.
        Por sus largos años de eficientes servicios en la Administración, debemos mencionar
también a la señorita Tula Carrasco. En dos ocasiones y siempre muy atinadamente ha sido
administrador de “EL TIEMPO”, el señor Miguel F. Trelles.
        De todos los mencionados, los señores Gulman, Helguero, Vegas Seminario, Fernández y
Trelles, algunas veces formaron parte también del personal de LA INDUSTRIA.
        Hoy, a medio día, “EL TIEMPO”, conmemorando sus Bodas de Plata, rendirá homenaje a
su fundador, el doctor Luis Carranza Valdés, colocando su retrato en la oficina de la Dirección. Es
un retrato al óleo, hecho por el pintor Víctor Garay.
        Para terminar, queremos felicitar especialmente a nuestro distinguido amigo, señor
Américo Garcés, Director de “EL TIEMPO”, a cuya inteligencia y laboriosidad debe nuestro colega
la próspera situación en que actualmente se encuentra”.
        Con motivo de esta fiesta especial “EL TIEMPO” cursó a sus amigos la siguiente invitación:
“El Director Gerente de “EL TIEMPO”, diario decano del departamento, tiene el honor de invitar a
usted a la ceremonia de colocación del retrato del fundador de este diario, Dr. Luis Carranza, acto
que tendrá lugar en la oficina del periódico, el 9 del presente a horas 12 m., con ocasión de
celebrar el 25º Aniversario de su fundación. Guillermo Gulman Lapouble, anticipa a usted sus
agradecimientos por su asistencia. Piura 7 de enero de 1941”.
        Consultada la edición del diario LA INDUSTRIA, del día 10 de enero, bajo el titular “EL
TIEMPO” celebró ayer sus Bodas de Plata“, registra esta crónica social: “Homenaje al Fundador.
Champañada. Almuerzo. Edición Extraordinaria”.
        “Ayer celebró sus Bodas de Plata el diario “EL TIEMPO”. Lanzó una edición de 40 páginas,
con material de lectura seleccionado. A medio día cuando se encontraban congregados en las
oficinas de este diario numerosos caballeros, el Director Gerente, doctor Guillermo Gulman, hizo
uso de la palabra, para agradecer la adhesión de los circunstantes a la celebración del 25º
Aniversario de “EL TIEMPO”, rindió homenaje a la memoria del fundador, doctor Luis Carranza,
descubriendo el retrato al óleo que ha sido colocado en la Dirección, elogió la labor de todos los
que habían laborado y laboran en ese diario y terminó haciendo votos por la prosperidad de
Piura. El doctor Gulman fue aplaudido. A continuación se invitó a todos los presentes a tomar una
copa de champaña”.
        “Los asistentes fueron los siguientes: Prefecto del Departamento, señor Octavio León
Zaldívar; Subprefecto de la provincia, señor Miguel Eduardo Moscol. Señor César del Castillo,
Alcalde del Concejo Provincial. Señor Ricardo Calderón, Director de la Beneficencia. Reverendo
Padre Ipensa. Doctor Guillermo Gulman, Director Gerente de EL TIEMPO. Señor Néstor S.
Martos, Director de La Industria. Señor Augusto Moscol Carrera, Director de Ecos y Noticias.
        Señores José María Rabanal. Jefe Departamental de Caminos, Eduardo León Zaldívar,
Julio Torres Placencia, Administrador de la Aduana de Paita; Carlos Almonte, Víctor Garay,
Teniente Froilán Tantalean, Ingeniero Carlos López Albújar, Luis R. Montero, Miguel Ángel
Cavagnaro, Administrador del Banco Italiano; Juan Palma, Administrador del Banco Internacional.
        Señores Eduardo Schaefer, Alberto Temple S., Dr. Tomás Lazo T., Jefe del Departamento
Antivenéreo, Gerardo Vargas O., ex director de EL TIEMPO, Francisco Xandóval, Miguel F.
Trelles, ex Administrador de EL TIEMPO, doctor Víctor Raúl Iparraguirre, Mitridates Plata,
Francisco Vera, Américo Garcés, Director de EL TIEMPO, Carlos Robles Rázuri, señoritas
Carmen Amelia Vegas y Tula Carrasco; Landelino Bravo Rivera.
        Almuerzo.- La Empresa de EL TIEMPO ofreció a las 2 de la tarde en los jardines del Camal
un almuerzo a todo su personal, al que fueron especialmente invitados algunos caballeros amigos
de la casa EL TIEMPO.
        El doctor Guillermo Gulman hizo uso de la palabra expresando el agradecimiento de los
propietarios de la Empresa y a todos los que prestan sus servicios. También hicieron uso de la
palabra los señores Luis R. Montero, Enrique Fernández de Córdova y Augusto Moscol, antiguo
redactor de EL TIEMPO y hoy codirector de Ecos y Noticias. Todos fueron muy aplaudidos.
        Romería.- A las 4 de la tarde, los redactores y operarios de EL TIEMPO se trasladaron al
Cementerio para colocar ofrendas florales en las tumbas de los señores Luis Carranza, fundador
de este diario, y Federico Helguero, Director del mismo.
        Después fueron al domicilio de la señora Francisca Navarrete de Carranza, viuda del
fundador de EL TIEMPO, con el objeto de significarle su simpatía”.

       LOS TREINTA AÑOS DE EL TIEMPO.-
       Siempre el diario La Industria, en su edición Nº 8340, del día miércoles 9 de enero de
1946, bajo el titular: “Hoy cumple 30 años de fundado el diario piurano EL TIEMPO”, en primera
página, nos entrega un elocuente texto que pasamos a registrar:
       “En una fecha como hoy, hace 30 años, apareció por primera vez el diario El Tiempo, de
esta ciudad, fundado por el reconocido hombre de letras doctor Luis Carranza. La fecha que
conmemora hoy EL TIEMPO constituye por si sólo un galardón y un premio a su constante
preocupación en la defensa de los intereses del Departamento de Piura.
       En la lista de directores figuran hombres de valía indiscutible entre los periodistas piuranos.
Todos ellos, desde su fundador el doctor Carranza hasta su actual director señor Américo Garcés
han tenido un solo ideal: el engrandecimiento y prosperidad de Piura.
       Las campañas libradas por el diario colega dicen muy bien del constante esfuerzo de este
vocero de la opinión pública y de ellos puede estar orgullosamente satisfecho. LA INDUSTRIA se
asocia al regocijo de EL TIEMPO al recordar esta fecha, formulando sinceros votos porque el éxito
corone sus campañas periodísticas”.

       EDITORIAL DE 2004.-
         Fue en la edición del viernes 9 de enero de 2004, que EL TIEMPO en su editorial, insertó
en la página 8, bajo el título “88 años compartidos”, expresa lo siguiente:
         “EL TIEMPO hoy cumpleaños. Llegar a los 88 años es un motivo para festejarlo y es por
eso que hoy celebramos esta fecha especial en familia, con ustedes que son nuestra razón de ser,
el pilar de nuestro trabajo.
         También en estas ocho décadas que nos llevan por el rumbo de un diario centenario,
queremos renovar el espíritu optimista que guió a don Luis Carranza, fundador del diario a poner
en circulación los primeros ejemplares de EL TIEMPO, la tarde de un domingo 9 de enero.
         El fundador en su primer encuentro con los lectores habla sobre el compromiso de poner al
servicio de Piura, una publicación orientada a brindar una información imparcial y verídica, a
difundir cultura y entretenimiento.
         Precisamente, éstos son los fundadores que han guiado nuestra labor periodística por
estas más de ocho décadas y que a lo largo de este tiempo han demostrado las generaciones de
periodistas que han permitido que esta casa editora se mantenga líder en el periodismo regional.
         Nuestro fundador dijo. “Vamos a tomar un sitio” y precisamente lo hemos logrado, no sólo
en la historia y en la construcción de esta ciudad, sino en el corazón de cada uno de ustedes,
nuestros lectores.
         Hoy cumplimos 88 años, queremos compartir con ustedes este logro, este desafío de
mantenernos no sólo como patrimonio de la ciudad, sino como el amigo, el consejero, la guía en
esta hoja de ruta que todos tenemos por lograr la ciudad que ayer y hoy anhelamos.
         Una ciudad donde se imponga la justicia, el orden, la seguridad ciudadana, que pueda
exhibir orgullosa sus calles, sus tradiciones, el logro de cada uno de los ciudadanos que día a día
ponemos el hombro para construir, esta ciudad, nuestro país.
         Sin duda, hemos avanzado un largo camino, pero cada año que celebramos nos renueva
las fuerzas para seguir luchando por el Piura, por el Perú que queremos.
         La permanencia de un diario se logra gracias a la fidelidad de sus lectores y ustedes nos
han demostrado que estos 88 años son un logro compartido. Un logro que nos anima a reavivar la
hoguera de la tradición de ser el Diario Regional del Norte, un logro compartido por el cual todos
debemos felicitarnos. Salud con todos”.

        EDITORIAL DEL NOVENTA ANIVERSARIO.-
        En la página 2 de la revista que editó el diario El Tiempo el 9 de enero de 2006, en ocasión
de cumplir nueve décadas de vida periodística, aparece el siguiente documento:
        “PRESENTACIÓN: Noventa Años cumplimos hoy. Noventa años de presencia en la región,
en sus hogares, en sus vidas. Cuando uno llega a esta edad, como la que hoy celebramos, es
imprescindible detenerse y hacer un recuento de lo bregado. Aciertos, los hay. También
omisiones, fallas, disculpas y mucho de gratitud. Así en retrospectiva, confirmamos una vez más
que –como todo lo vivido- cada paso dado ha dejado una marca, una huella, en nosotros, en
ustedes, en Piura y el país.
        Y es en este especial aniversario, cuando la nostalgia nos incita a husmear en el saco lleno
de recuerdos y sacar de él, ya no un simple impreso de un hecho noticioso sino éste mismo,
trascendido. Traspasando los límites de cada noticia, opinión, entretenimiento, fotografía,
infográfico, publicidad, artículo deportivo, artístico o cultural, nos encontramos con nuestros
lectores, directa e indirectamente. Tras el hecho informativo están ustedes, estamos nosotros:
viviéndolos, sufriéndolos, disfrutándolos o experimentándolos. En suma, en estos noventa años
nuestras noticias son y han sido siempre parte de sus historias personales.
        Treinta y cinco ciudadanos representativos de nuestro departamento –entre abogados,
antropólogos, arquitectos, artistas, bibliotecarios, economistas, empresarios, filósofos,
historiadores, maestros, periodistas, políticos, sociólogos y gente de la calle- han celebrado
nuestro aniversario con su presencia en este Suplemento de colección de 56 páginas,
constituyendo un homenaje a la fuerza intelectual y a las ideas que circulan en nuestro
departamento.
        Esta publicación especial es a la vez: un manifiesto de gratitud –hacia ustedes quienes por
tantos años nos leen pacientemente y a quienes nos debemos- y un recuento memorable del paso
del tiempo en EL TIEMPO. Así bajo la línea de los hechos noticiosos trascendidos, en tono
testimonial comparten sus vivencias, algunos de los colaboradores y lectores nuestros,
protagonistas de las noticias y nosotros los comunicadores de las mismas. Esto, a través de cinco
principales secciones: 90 años Informando, 90 años de Cultura, 90 años de Diaria pasión, 90 años
de Libre opinión, y 90 años de Entretenimiento.
        Asimismo, un homenaje justo y especial gratitud a nuestros articulistas, colaboradores y
periodistas quienes estuvieron un tiempo con nosotros, y también a aquellos que fielmente llevan
más de la mitad de los años vividos, escribiendo en EL TIEMPO.
        Finalmente la página: 90 años, 90 lectores, 90 razones para leer EL TIEMPO es una
sección que empieza aquí y seguirá mensualmente durante todo nuestro año de aniversario. Una
forzosa y limitada selección de nueve lectores cada vez –con edades representativas de cada una
de las nueve décadas de vida de EL TIEMPO- opinan y nos cuentan brevemente la relación que
han mantenido y mantienen con nuestro diario.
        Noventa años han transcurrido. Para un diario de provincia es éste un año de madurez y
plenitud vital. Noventa años al servicio de cada uno de los piuranos, son noventa razones
suficientes para seguir trabajando con y para ustedes. Firmado Juan Francisco Helguero y Luz
María Helguero”.

        EL TIEMPO CUMPLE 91 AÑOS.-
        Leemos el decano diario EL TIEMPO, en su edición Nº 32464 del martes 9 de enero de
2007, Año 91, en el que rebaja el ejemplar de S/.1.00 a S/.0.50, equivalente al 50%. Nos vamos al
editorial que nos presenta la directora del matutino, Luz María Helguero de Plaza, que tiene el
texto que pasamos a insertar:
        “91 años con ustedes. Por un privilegio concedido por nuestros lectores, a quienes
finalmente nos debemos, hoy cumplimos 91 años.
        Desde esta casa periodística regional lo celebramos con gratitud y con la renovación del
compromiso de entregarles diariamente informaciones completas, veraces y ecuánimes. Tres
características que nos han permitido ser distinguidos como un diario con calidad y credibilidad.
        El año que acaba de concluir nos permitió avanzar en el camino del cumplimiento de
algunas exigencias. Nos esforzaremos más por mantener nuestra identidad de diario regional en
un mundo global.
        Diario EL TIEMPO es un medio de comunicación con capitales de familias piuranas y con
trabajadores de esta región. Esta característica nos ha ayudado estos 91 años a preocuparnos de
verdad por lo que pasa en esta zona, más allá de la noticia inmediata y el titular sensacional.
Hemos seguido los temas con una mirada regional, pero teniendo en cuenta que estamos en un
espacio nacional y global.
        Profundizamos en la elaboración de agendas propias y descentralizadas en función de los
asuntos trascendentes y estuvimos presentes, promoviendo o cubriendo, los foros políticos y de
temas de desarrollo. También nos preocupamos por los temas cotidianos de la ciudad: agua,
transporte, mercados, inseguridad, quejas por malos servicios etc.
        Como medio de comunicación hemos propiciado espacios de diálogo social porque
sabemos que en el buen periodismo es hacer partícipes a todos los actores para conseguir la
solución de los problemas.
        En este largo caminar hemos cometido errores y omisiones. Mantenemos nuestra voluntad
de enmendar las fallas porque siempre hemos creído que en el reconocimiento de los aciertos y
desaciertos se fortalece la “personalidad” y la calidad del diario.
        Los tiempos cambian y nosotros también. Pasamos en 1992 del linotipo y plomo al offset,
del diario blanco y negro al de color, nuestro diseño cambió. Sucesivamente, fuimos agregando,
probando y manteniendo nuevas secciones, coberturas en determinados lugares y temas con
suplementos especiales. Los cambios significaron para todos los que trabajaron y también para
los que hoy se mantienen en este diario un sentimiento de nostalgia y mucho esfuerzo de
adaptación, pero lo hicimos creyendo que el público lo exigía y merecía.
        Este año, los cambios continuarán. Bajamos el precio del diario a 50 céntimos para llegar a
más público. Mantenemos nuestro interés por los temas trascendentes, las demandas
ciudadanas, los proyectos de desarrollo y el lado humano de la noticia. Mantendremos también la
calidad y la credibilidad, pero esta vez les presentamos un diseño más ágil con géneros
periodísticos más variados y mayor cantidad de temas de interés colectivo. Como lo hemos hecho
en todos estos años, mejoraremos y corregiremos los errores porque esa es la exigencia de
ustedes, nuestros lectores que nos han acompañado todos estos años y también de aquellos que
comenzarán a recorrer con nosotros este nuevo camino. Muchas gracias por preferirnos”.
        En la página 6, corre el Homenaje a la Nostalgia, Epílogo, cuya autoría corresponde a la
periodista Hilda María Machuca. El cuerpo literal de la columna es el siguiente:
        “Hoy cerramos el año 90 aniversario de EL TIEMPO. El año festivo pasó tan rápido, fue tan
intenso que casi ni nos dimos cuenta y ya llegó a su fin. A través de estas páginas, durante doce
meses, tuvimos licencia para dar rienda suelta a nuestras nostalgias. Aún hoy, en la columna de
despida, sigo hojeando EL TIEMPO, y siento muchos temas flotar en el laberinto de recuerdos de
años vividos nuestros, que no llegamos a tratar. Y aún, si nos lo propusiéramos, nunca
terminaríamos de hacerlo porque recordar las cosas sencillas, pequeñas, aparentemente mínimas
y diarias de nuestra existencia no tiene punto final.
        Y tal como lo intuimos, usted pronto pasó a ser de “simple y pasivo lector a partícipe de
experiencias personales” que fue reviviendo una a una, bajo una óptica muy personal, muy suya.
Nosotros sólo pusimos el punto de partida; usted señor, usted señora, usted amigo, nostálgico
lector –tal como lo comunicara una y otra vez-, en sus fueros internos fue recibiendo “rayos que
dieron luz” a su memoria, “atravesaron su alma” y redescubrieron a través de esos “hechos
ordinarios” las ilusiones grandes y pequeñas de su vida de infancia, adolescencia y juventud.
¡Gracias!, gracias por permitir que una simple lectura le otorgue “alegrías que creía olvidadas”.

        EL TIEMPO DEL AÑO 2008.-
        Con fecha “miércoles 9 de enero de 2008”, circula en Piura el diario regional del norte EL
TIEMPO, Año 91, edición Nº 32829, que dirigido por su Directora, Luz María Helguero de Plaza,
registra en la página 6, su editorial titulado “92 años de compromiso y servicio”, cuyo texto
pasamos a insertarlo:
        “Hoy celebramos 92 años. Ha sido un largo camino de lucha constante y permanente para
mantener vigente el compromiso con la verdad, valor fundamental que durante estos años hemos
intentado promover y defender a través de la búsqueda de datos, búsqueda de fuentes correctas,
contraste de datos, precisión y elaboración de informaciones para finalmente entregarlas a
nuestros lectores.
        No ha sido fácil porque como sostiene Javier Darío Restrepo en la búsqueda de la verdad
no sólo está de por medio la voluntad de cada ser humano, también la libertad y esa ha sido una
lucha constante en cada uno de los que conformamos esta empresa periodística. También han
existido dificultades externas a las cuales hemos tenido que hacer frente y que seguro tendremos
que seguir enfrentando en los próximos años.
        A pesar de eso, no llegamos a los 92 años agotados sino satisfechos del trabajo realizado
y con la esperanza que podremos continuar muchos años más realizando un trabajo mucho mejor
en equipo.
        Nuestro compromiso con la verdad y los lectores nos obliga también a renovarnos y
adecuarnos a los tiempos. Celebramos este aniversario con la renovación del compromiso que
nos dio origen hace 92 años, con la misma energía para seguir trabajando en equipo, uniendo
nuestras habilidades individuales para entregar un producto de calidad.
        También entramos a nuestros 92 años con nuevos equipos que nos permitirán ofrecer una
mejor impresión, una renovada presentación y no desmayamos en el trabajo diario de la búsqueda
de información, confrontación de fuentes y presentación de temas útiles e importantes para
nuestros lectores. Nuestro sentido regional se mantiene, sin olvidarnos que formamos parte de un
país y que estamos ahora en un mundo globalizado.
        El año que concluye ha sido bueno para la familia de diario EL TIEMPO, hemos avanzado
en la tarea y en los retos que un día nos comprometimos a asumir. Hacemos votos para que el
año que nos espera sea fructífero y mantengamos la fortaleza que se necesita para la búsqueda
de la verdad y el servicio permanente a ustedes, nuestros lectores, que son finalmente nuestra
razón de existir”.

        EDICIÓN EXTRAORDINARIA DE 1927.-
        Nos place comentar la Edición Extraordinaria, que en su parte central dice El Tiempo: “Año
XII, Piura, (Perú) 1º de Enero de 1927. Nº 3309. 22 páginas. 30 centavos. Su formato fue de 58
cm. x 43 cm. En las partes superior izquierda y derecha de la primera página se leen dos avisos:
”Artículos de fantasía finísimos a precios sin competencia en la Librería El Tiempo” y “Reloj de oro
y plata con maquinarias finísimas. Precios sin competencia en Imprenta El Tiempo”.
       También en la primera página aparece el Calendario para 1927, las fases de la luna, los
eclipses, el cuadro de los días de fiestas o feriados durante el año 1927, reconocidas oficialmente
y en los que la Municipalidad prescribe el cierre de los establecimientos comerciales e industrias y
hace efectivo el descanso obligatorio, según la Ley Nº 3010.
       Aquí está la página dos, comentando sobre el flamante año: “1º de Enero: La ley de las
compensaciones nos lleva a pronosticar un feliz año nuevo a nuestros numerosos lectores, ya que
el año concluido el día de ayer, nos trajo una serie de contratiempos y desagrados”.

        AÑO ESCOLAR 1926.-
        Bajo el titular AÑO ESCOLAR, se ocupa el editorial del diario El Tiempo, de 1º de enero de
1927. Se refiere al año escolar correspondiente a 1926 en la provincia de Piura que recoge
noticias de lo más saltante ocurrido en el sector educación, cuyo cuerpo literal es el siguiente:
        “Como hemos dicho, 1926 ha sido lisonjero para la instrucción de Piura. En la provincia del
cercado la matrícula ha superado en 802 niños a la del año anterior, como puede verse en el
siguiente resumen:
Año:                     1925        1926
Varones                 1,343        1,817
Mujeres                  1,005       1,833
Total                   2,348        3,150
        Este resultado se debe a la creación en esta provincia, durante el año antedicho, de dos
centros escolares y cinco escuelas elementales, con las que se ha atendido a las poblaciones que
con más urgencia reclaman el establecimiento de centros de enseñanza o el aumento del número
de los existentes, en cuyo sentido nuestro diligente Inspector de Enseñanza, señor Miguel Castro
S., recibe constantemente solicitudes y memoriales de varios pueblos.
        Las escuelas de nueva creación durante 1926 han sido el Centro Escolar de Varones Nº
26 en la localidad, donde también ha sido transformada la Escuela Elemental de Varones Nº 201
en el de Mujeres, lo que ha venido a llenar una necesidad harto sentida en razón de haber existido
en Piura sólo un plantel para Niñas; un Centro Escolar en el distrito de Yapatera; una Escuela
Elemental de Varones en el distrito de Salitral y que viene a ser restablecida después de 15 años;
otra Escuela Elemental de Varones en Bernal; y Escuelas Mixtas en los caseríos de Cenizal, La
Capilla y Cristo Nos Valga del distrito de Sechura, en cuya capital han sido transformadas en
Centros Escolares dos Escuela Elementales.
        En Piura además, se ha tratado y parece que será una realidad en el año que hoy se inicia,
de la fundación de una Escuela en la Cárcel. En este sentido ha dado algunos pasos el Consejo
de Patronato Local y la dirección del Ramo ya anteriormente había solicitado informe al respecto
al Inspector de Enseñanza, que de acuerdo con el Presidente del Superior Tribunal, opinaron por
que esta Escuela funcionará a partir del próximo año escolar, que se inicia en marzo del año que
hoy comienza, con miras de que para esa fecha se pueda ya disponer del nuevo edificio de la
cárcel.
        También ha sido atendida la petición de una partida para reparar los desperfectos de dos
de las propiedades escolares de Piura, los locales de los Centros Nº 21 y Nº 26; pero, como esta
solicitud se hizo en 1925, para arreglar los daños causados por las lluvias del año indicado; y, se
ha autorizado el gasto en 1926, después del segundo de los períodos pluviales últimos, el dinero
entregado, apenas alcanza para cubrir el presupuesto de reparaciones del Centro Escolar Nº 21”.

        HOMENAJE A EL TIEMPO.-
        Cálido fue el homenaje que recibió el diario EL TIEMPO, de sus colaboradores limeños, en
su edición de 1º de enero de 1927, debidamente invitados por el eximio periodista piurano, don
Carlos Chávez Sánchez. Al respecto en una columna central, se dice:
        “Homenaje a El Tiempo. El Tiempo de Piura, se enorgullece de la colaboración espontánea
y graciosa, que han querido ofrecerle, por intermedio de su corresponsal en Lima, don Carlos
Chávez Sánchez, los escritores nacionales más conocidos, deseosos de contribuir a la labor
cultural que realiza nuestro diario, altamente apreciada en la capital del Perú, por cuanto siguen
anhelosamente su labor de sinceridad, de paz, de popularización de los conocimientos y narración
de los hechos más notables que ocurren cotidianamente en el mundo.
        Sumamente agradecidos a esta deferencia por un diario de provincia que es quizá el único
que pueda contar en un solo número con tal calidad y cantidad de colaboradores y artículos
originales, escritos expresamente para esta edición, nos sentimos verdaderamente estimulados
por quienes forman la ÉLITE cultural limeña y nos prometemos no desmayar en la labor impuesta
por un deber de patriotismo y de cultura.
        Los nombres de José Carlos Mariátegui, Luis Alberto Sánchez, Armando Bazán, Alberto
Guillén, P. Barrantes Castro, Fabio Camacho, Luciano Castillo, quedarán grabados con imborrable
recuerdo, en los anales de El Tiempo, de Piura”.

        EL TIEMPO EN 1929 .-
        Leemos la edición extraordinario del decano de la prensa regional, su fecha 28 de julio,
que en su apartado final dice así: “El Tiempo – Diario de la Tarde. 28.07.1929. Edición de 42
páginas. Fundado por Luis Carranza Valdés, el 9 de enero de 1916. Talleres y Oficinas: Calles de
la Libertad Números 213-215 y Huancavelica Números 27-29.
        Tarifa de suscripciones. Al mes S/.1.60. Al trimestre S/.4.50. Al semestre S/.9.00. Al año S/.
17.00. Tarifa de AVISOS. Primera página el centímetro de columnas S/.0.15. Otras páginas el
centímetro por columnas S/.0.10”.
        De otro lado, cinco días después, en las páginas del diario La Industria, hallamos en la
edición de 2 de agosto de 1929, la nota titulada: “Nuevo Propietario de El Tiempo”, que nos
entrega esta crónica:
        “Nuestro apreciable colega de este nombre, publica ayer la noticia, de haber asumido la
dirección, el nuevo propietario de la empresa editora de ese diario, señor Federico Helguero, que
saludamos con los mejores términos.
        La conocida vocación de este caballero por el periodismo, su honrado y claro criterio y la
actividad y perseverancia que dedica a todos sus asuntos que toma a su cargo, permiten
augurarle completo éxito, en la empresa periodística, que acaba de adquirir, lo que mirará con
particular satisfacción “La Industria”.

        MULTAN AL DIARIO EL TIEMPO (1932).-
        Con motivo de la llegada al poder del piurano Sánchez Cerro hubo una manifiesta
represión contra la prensa libre del país que fue acallada con multas, clausuras, prisiones y
deportaciones de sus directores.
        Piura también fue víctima de excesos en agravio de la libertad de prensa, sobre todo la
diaria. El Tiempo, el decano del Departamento, está dentro de la lista de los diarios multados. Al
respecto hay la suficiente probanza que nos exime de mayores comentarios. Veamos la siguiente
información:
“18 de Febrero.- Dice: La Industria. Multa de Cien soles a El Tiempo. De la Prefectura se nos
envía copia del siguiente decreto. Infracción de la Ley de Emergencia Nº 7479.
        “Piura, 18 de febrero de 1932. Visto el diario El Tiempo, de esta ciudad, del día de ayer 17
del presente mes; y resultando de las investigaciones practicadas, que las inserciones que se
hacen del periódico La Tribuna, de Lima: “Dos comunicaciones de Heysen”, “Otras prisiones” y
“Mensaje de Haya de la Torre”, no las ha recibido telegráfica, radiográfica ni cablegráficamente,
sino tomadas del diario subversivo, cuya publicación se ha prohibido terminantemente,
contraviniéndose así lo dispuesto en la Ley de Emergencia y Circular Nº 59 del Ministerio de
Gobierno, que con ella tiene relación y se ha dado a publicidad; SE DISPONE: Imponer, como
pena, al mencionado diario El Tiempo, de esta ciudad, una multa de S/.100.00, que la hará
efectiva, inmediatamente, por la Subprefectura del cercado con arreglo a ley dando cuenta.
Prefecto: Dr. Pedro Manuel La Riva.
19 de Febrero.- La Industria. Periodismo. La redacción de nuestro colega El Tiempo, ha hecho
circular hoy un volante manifestando que con motivo de la multa impuesta por la Prefectura ayer
no se publicará la edición de hoy.
20 de Febrero.- El Tiempo. La multa a El Tiempo y una grata revelación. La multa aplicada a este
diario y en protesta de la cual suspendimos la edición de ayer, como lo expresamos a nuestros
lectores mediante una hoja suelta ha tenido para quienes trabajamos al servicio de la Empresa El
Tiempo, la virtud de hacernos una gratísima revelación que compensa con creces el desagrado
consecuente con toda pena de la naturaleza de la que se nos ha impuesto.
        Esa revelación, surgida por iniciativa de Leoncio Elías Arboleda, de sobra conocido para
calificarlo con adjetivo alguno, nos ha traído al convencimiento de que contamos con amigos
sinceros y que no ha sido mirada con indiferencia la injusticia de que se nos ha hecho víctimas.
        Hoy temprano recibimos la comunicación que publicamos enseguida, que unida a las
múltiples expresiones de simpatía que ha venido a testimoniársenos es un estímulo muy
satisfactorio para los que trabajamos en las azarosas labores de la prensa y que obliga nuestro
agradecimiento a todos los que han contribuido a él.
        He aquí la carta en referencia: Piura, 20 de febrero de 1932. Señores Augusto Moscol
Carrera, Luis R. Montero y José del Carmen Rivera, Redactores de El Tiempo. Ciudad. Muy
estimados amigos:
        Enterado de la multa impuesta a El Tiempo por la autoridad política departamental y
sabedor de que ustedes particularmente están condenados a cubrir el importe de S/.100.00 a que
dicha multa asciende, me he permitido iniciar entre mis amigos una erogación destinada a
ayudarles. No ha sido difícil obtener la suma de S/.100.00 que adjunto a ustedes en el cheque
contra The Royal Bank Of Canadá y cuya aceptación me agradaría.
        Incluyo la lista de personas que han secundado mi iniciativa con todo entusiasmo y con la
mejor voluntad pero les ruego no publicarla pues así desean algunos erogantes temerosos de que
se quiera hacer intervenir la política y castigar con represalias este gesto nuestro que no refleja
otra cosa que nuestra amistad con ustedes, nuestra simpatía por el diario y la extrañeza que nos
ha causado la injusticia que con ustedes se ha cometido.
        Paguen ustedes esos “platos rotos”; hagan lo posible por no cometer nuevamente el
mismo “delito” y formulen conmigo los más fervientes votos por que pronto lleguen tiempos
mejores para la libertad de prensa y para las demás libertades ciudadanas. Amigo de ustedes:
Leoncio Elías Arboleda”.
22 de Febrero.- Dice La Industria. ”La Redacción de El Tiempo pagó una multa. Hoy ha sido
abonada a la Subprefectura, mediante cheque a cargo del Royal Bank, la multa de cien coles,
impuesta por el Prefecto al diario El Tiempo, de esta ciudad por infracción de la Ley de
Emergencia Nº 7479.
        De lo que no cabe duda es que con la pretendida Ley de Emergencia que emanó de un
acto no constitucional se atropelló en nuestro departamento la irrestricta libertad de expresión.
Atropello que sirve para demostrar que siempre hubo y hay en Piura valientes periodistas que han
ejercido y ejercen por sobre todo el inalienable derecho propio del irrestricto ejercicio de las
libertades más elementales de todo pueblo civilizado, como el Perú”.

        CONSTITUCIÓN LEGAL.-
        Habiendo dejado de ser el diario El Tiempo una empresa de carácter individual tuvo que
adecuarse al ordenamiento correspondiente a las Sociedades Mercantiles.
        En efecto, los tiempos modernos determinan que como primer requisito el diario que nos
ocupa por tener varios socios adopte su constitución legal bajo el régimen societario,
convirtiéndose en Sociedad Anónima mediante contrato escriturado de 25 de setiembre de 1945,
conjuntamente con su instalación en el local propio donde funciona hasta hoy, ubicado en el jirón
Ayacucho Nº 751, de esta ciudad.

        TECNOLOGÍA DE PUNTA.-
        El diario El Tiempo siempre anduvo por los caminos de la modernidad a fin de mantenerse
con eficiencia para responder a las exigencias de la tecnología de punta. Es otro de los grandes
renglones que ha llenado satisfactoriamente a lo largo de su carrera editorial. Siempre contó en
sus talleres con máquina moderna. Empezó con máquina de rayar, de su propiedad, siendo la
única en el norte peruano de entonces.
        En 1929 ya contaba con los servicios telegráficos y radiográficos que le permitieron de
inmediato recibir por vía cablegráfica noticias nacionales e internacionales, contando para 1938
con su cortadora “Nebiolo”, toda una novedad que permitía un buen acabado en el trabajo, con
rapidez y a bajo costo. Siempre con las novedades para 1951 en El Tiempo se instala el primer
linotipo tamaño estándar y dos años después, en 1953, cuenta con los servicios del taller de
fotograbado.
        Para 1956 el diario El Tiempo ya contaba en su taller con la moderna cortadora Polar,
incorporando dos años después la nueva máquina impresora tamaño estándar. En 1960 tiene a su
disposición la maquinaria rotativa. Para no extendernos más la última década del fenecido siglo,
año 1991, adquiere el equipo que permite la programación de fotografía y noticias captadas por
computadora desplazando al tradicional teletipo; también insertó en su Casa editorial la
fotomecánica y sistema computarizado de redacción, diseño y diagramación.
        En 1995 se produce el rediseño del diario El Tiempo y el año siguiente para la
preservación de su hemeroteca realiza la tarea de microfilme de sus fondos a partir de 1916,
desde el primer diario El Tiempo hasta 1995. El microfilme es una herramienta de consulta puesta
al servicio de los usuarios que se interesan en conocer algunos datos relacionados con la historia
regional y del Perú.
        La modernidad siempre está presente en El Tiempo y en 1997 se produce la
automatización de la biblioteca de la edición a fin de obtener una rápida recuperación de
información cada vez que sea necesario, diseñándose la primera base de datos que guarda los
hitos históricos de Piura y el Perú publicados en sucesivas ediciones. I no puede faltar la página
Web El Tiempo y para mayor cobertura se crea el Directorio de Piuranos en el mundo a través de
Internet, a partir de 1997, que tiene mucha utilidad en el desarrollo de la actividad periodística y
sobre todo de informar a los lectores de sus ediciones diarias.
        Hacemos eco con la expresión de la actual Directora de El Tiempo, Luz María Helguero de
Plaza, quien al terminar el siglo XX, dijo: “Nuestro mayor deseo ha sido siempre recoger entre
nuestras páginas el alma de la piuranidad. Llevamos más de 80 años luchando diariamente por
llevar hasta el hogar de nuestros lectores una imagen fiel y veraz de nuestra tierra. Nos ha llegado
el momento de reflexionar, antes de comenzar el nuevo milenio, para ver si encontramos el rumbo
correcto que nos lleve a despegar en el próximo siglo”.
        Que la celebración de los noventa años de El Tiempo sea el feliz punto de partida para
elaborar una obra que con motivo de recordar su centenario el 2016 sirva para sentirnos
orgullosos de nuestras instituciones que han contribuido y contribuyen al desarrollo de la
personalidad histórica y cultural del Departamento.

                   V.- LA INDUSTRIA: HISTÓRICO DIARIO PIURANO
         Dentro de la cronología del periodismo cotidiano, surgido en este suelo, se alinea con
claridad meridiana el diario LA INDUSTRIA que circuló en Piura a partir del 17 de Abril de 1918 sin
solución de continuidad hasta llegar al medio siglo de existencia. Fue su fundador y propietario
hasta 1937 el Dr. Miguel Félix Cerro Guerrero, quien dirigía en Trujillo el rotativo del mismo
nombre que fundaron en 1895 los señores Raúl Edmundo Haya de Cárdenas, y Teófilo Verjel.
         Don Raúl Edmundo, progenitor de Víctor Raúl, en apreciación de Luis Alberto Sánchez,
“era un mozo alto, gallardo y rubio, por cuya razón los tíos solían llamarle mi sobrino el alemán.
Fundó el periódico El Porvenir. En noviembre de 1895, don Raúl Edmundo funda la Industria,
diario trujillano que aún subsiste”; Haya de la Torre y el APRA, Pág. 16.

        PRIMERA EDICIÓN.-
        Consta que el primer número de La Industria de Piura, de cuatro páginas, circuló en la
región el miércoles 17 de abril de 1918 y se publicó de lunes a sábado. Decía en su
encabezamiento: “Diario de la Tarde. Oficina y Talleres calle Lima #84, Apartado #64, Teléfono
#8. Servicio Cablegráfico y Telegráfico propios. Año I #1. Suscripción mensual S/.1.00, número
suelto 5 centavos”. Su formato fue de 58 cm. x 43 cm.
        Durante su vida periodística se publicó sin ninguna interrupción y al cumplir sus bodas de
plata en 1943 registró su edición #7573. En esta ocasión, cuando el propietario desde 1937 era
Federico Bolognesi, Senador por Piura, su editorial acota: “Para nosotros es, en consecuencia, el
de hoy, un día jubiloso, en el que es natural que volvemos la mirada hacia atrás, con la
satisfacción que proporciona el deber cumplido durante cinco lustros, cotidianamente”.
        Con motivo del día jubiloso su primer director don Víctor A. Sánchez Condemarín, declaró:
“Al llegar este diario noticioso a su mayoría de edad, 25 años, me considero obligado a hacer
algunas remembranzas, como uno de los padres putativos que intervenimos en su nacimiento. En
una de las mañanas frescas y animosas de Lima, por el mes de agosto de 1917, almorzaba yo en
el Estrasburgo con el Dr. Miguel F. Cerro, el Sr. V. Leonidas Risco, ex administrador de Correos
de Trujillo. De ahí nació mi compromiso para venir a fundar La Industria de Piura”.

      PRIMER EDITORIAL.-
      La edición Nº 1, del miércoles 17 de abril de 1918, tiene el editorial que titula Nuestra
Primera Palabra y cuyo texto literal es el siguiente:
        “Muchos años hace que venimos fomentando la idea de que Piura tenga un diario que sin
exageraciones sectarias, refleje el pensamiento verdadero y la opinión tranquila de las gentes de
bien del departamento, cualquiera que sea su clase y condición, para nosotros igualmente
respetables.
        Hoy, después de esperar que acometan esa empresa personas llenas de fuerza, y con
elementos suficientes para llevarla al éxito, la abordamos nosotros, dando a luz LA INDUSTRIA
que conforme a nuestro propósito y resolución inquebrantables, será ante todo y sobre todo, guía
sano y desapasionado de la opinión y un órgano de información tan amplia como lo permitan los
elementos, desgraciadamente limitados, con que se cuenta en provincias, sin omitir en este
sentido esfuerzo ni sacrificio alguno.
        La Industria no viene, pues, a servir intereses de partido ni de clase determinada, no trae el
loco propósito de conducir de la pretina por camino señalado a quienes han escogido el opuesto,
ni de acometer a mojicones contra los que no comulgan con sus ideas; y no lo hará, porque no
entiende así la misión civilizadora de la prensa, y porque está convencida de que todo el poder
que tiene esa gran palanca, no es bastante para arrastrar a los individuos y a los pueblos por
donde se quiera, con solo trastornar la Verdad y la Historia y sin emplear otras armas que el
atropello, la insolencia y el dicterio.
        Bien generalizado, desgraciadamente, está el error, de que, para dirigir la opinión y para
conseguir la realización de propósitos determinados, por torcidas que sean, basta tener un diario,
y con la fórmula en la mano, castigar duramente a quienes traten de oponerse, o se nieguen a
prestar su concurso, hasta imponer su voluntad por el engaño o el error.
        Los que así piensan, no han meditado en que, los pueblos han adelantado ya mucho para
que estén a merced del primer valiente que quiera tirarles el lazo, y que el periódico creado bajo
este concepto, pierde pronto la fe de sus lectores, viendo en él, no el órgano sensato de opinión
sino el portavoz de intereses mezquinos, completamente personales, acabando por
desprestigiarse y desapareciendo luego en medio de la indiferencia pública, o condenado a vivir la
vida anémica que le dan los interesados en sostenerlo.
        Esta, ha sido y es, por desgracia, la mayor parte, de casi la totalidad de los periódicos del
país: apariencias de verdad y de justicia al principio, alumbradas siempre con espejismos de
patriotismo para caer luego víctimas de la ambición personal, en los más vergonzosos renuncios,
y terminando en el fracaso.
        Con esta convicción profunda, no queremos que el porvenir depare a La Industria tan triste
fin. Por eso es que nos esforzaremos por hacer de ella, un diario existencialmente noticioso, que
transparente siempre la verdad de los acontecimientos, tal como realmente se han realizado, y no
como conviene presentarlos, emitiendo, solo cuando lo juzguemos indispensable, juicios
tranquilos, en que se vea, cuando menos, el móvil honrado que los inspira sin aceptar polémicas
odiosas, que generalmente no sirven sino para ahondar divisiones sociales y políticas que tanto
dañan a los pueblos; pero sin rehuir la obligación de golpear a menudo contra el indiferentismo y
la indolencia, en que siempre hemos vivido, impresos a nuestro organismo, sin duda, por el
ambiente tropical que nos rodea.
        Seguros que procediendo así contaremos, en breve tiempo, con el favor que los pueblos
cultos no escatiman jamás a los buenos propósitos, nos presentamos a formar en las filas del
periodismo nacional, al que enviamos saludo respetuoso, especialmente a nuestros colegas del
departamento”.

        PRIMER ANIVERSARIO.-
        Leemos en el diario La Industria, edición Nº 301, “Piura, 17 de abril de 1919”, el editorial
bajo el titular “Primer Aniversario”. Su cuerpo literal, dice así:
        “Hoy cumple un año de existencia LA INDUSTRIA. Nacido este diario al calor de ideales
verdaderamente honrados, sin intransigencia ni apasionamientos reñidos con toda labor de bien
general, sin jactancias ajenas a la circunspección y altura que debe caracterizar a la prensa seria,
sin rebajamientos ni altanerías sembradores de rencores sociales, a la vez que de propio
desprestigio La Industria ha recorrido su camino, ciñéndose estrictamente a su programa. Y así
seguirá, sin que consigan hacer variar la senda, ni las provocaciones de los unos, ni las
acechanzas de los otros, ni los resentimientos de quienes, acostumbrados a ver en el periódico un
instrumento de interés personal, quisieran que el periodista se convierta, cuando no en salteador
de la honra y dignidad ajenas, en entusiasta quemador de sahumerio.
       ¡No! Papeles tan vergonzantes no hará nunca La Industria. No sólo porque inspiramos y
escribimos en este diario, tenemos una idea muy alta de la noble misión de la prensa para
rebajarla en lo menor, sino porque, precisamente, la única manera de que un periódico se
imponga, al respeto y consideración públicas, es presentar siempre en sus columnas los hechos
con entera verdad y transparentar los acontecimientos tal como se han realizado, para deducir de
unos y otros, apreciaciones y juicios inspirados en las corrientes mesuradas y tranquilas,
dominantes en la opinión, sin propósito de causar daño ni de provocar enojos.
       Naturalmente, que tal procedimiento exige muchos sacrificios, como toda actuación
pública, en que se agitan pretensiones numerosas y, a menudo, encontradas; pero, quienes no
tienen prudencia bastante para sufrirlos, ni calma suficiente para sobreponerse a tanta
menudencia, no pueden dirigir un diario, por que van al fracaso, como van en el país, la mayor
parte de las empresas periodísticas.
       Porque tal convicción tenemos, porque tan arriesgados están en nosotros estos principios,
nos hemos esforzado, en el tiempo transcurrido, porque La Industria sea siempre, lo que nos
propusimos que fuera: “guía sano y desapasionado de opinión, y un órgano de información tan
amplío, como pretendieron los elementos desgraciadamente limitados, con que se cuentan en
provincias, sin omitir en este sentido esfuerzo ni sacrificio alguno”.
       No concluiremos sin manifestar nuestro profundo agradecimiento a los suscritores y
avisadores de La Industria, por el apoyo prestado, estimulándonos, hasta habernos permitido, en
poco tiempo, dar a este diario una circulación no igualada por ningún otro del departamento”.

         SEGUNDO ANIVERSARIO.-
         Con motivo de celebrar el diario La Industria su segundo aniversario e ingresar al tercer
año de vida periodística en Piura, presentó en su edición del sábado 17 de abril de 1920, el
siguiente editorial:
         “Lleno de legítimo alborozo, celebra hoy La Industria el segundo aniversario de su
aparición en las filas del periodismo nacional. Sin las exageraciones y arrogancias propias de solo
quienes no están penetrados en la misión civilizadora de la prensa, hemos recorrido este nuevo
período de tiempo, dentro del camino de honradez y verdad, que nos impusimos al dar a luz este
diario, destinado, ante todo, como lo hemos dicho otra vez, a ser órgano mesurado y tranquilo, de
los verdaderos intereses del departamento, de acuerdo con los del país, sin escatimar, en ese
sentido esfuerzo ni sacrificio alguno.
         Que estamos consiguiéndolo, lo dicen no sólo la tranquilidad de conciencia, que no nos
acusa de haber contrariado tan laudable propósito, sino la aceptación siempre creciente que el
público nos presenta y que ha permitido a La Industria, alcanzar la circulación que tiene,
estimulándonos así para continuar con la senda trazada.
         Sostener un diario en el Perú, especialmente en provincias, careciendo casi en lo absoluto,
de los elementos indispensables, para atender medianamente siquiera sus distintos servicios;
sostenerlo con un programa levantado, irguiéndose sobre las pasioncillas y menudencias de
encontrados intereses personales, y luchando contra los obstáculos puestos a cada paso por el
oficialismo, es labor realmente superior a la que se soporta de ordinario; y sostenerlo, teniendo
que vencer además el egoísmo o la indiferencia de la generalidad de las gentes, que sin darse
cuenta cabal de la gran influencia que tiene un buen diario en las distintas actividades de la vida
moderna, le miran, cuando no con desdén con marcada prevención, es tarea excepcionalmente
ruda, y de la que solo podemos darnos cuenta cabal, quienes en un momento de gran entusiasmo
o de patriótica resolución, nos hemos embarcado en tan difícil como aventurada empresa.
         Así se explica el fracaso completo de casi todas las empresas periodísticas que se fundan
en el país, con contadas excepciones, sobreviniendo otras pocas, con vida anémica, mientras
subsiste el interés personal que las alienta.
         Con esta resolución entra La Industria en el 3º año de su vida, contando también con la
seguridad de que, sus lectores y amigos, han de continuar prestándole el decidido apoyo que
hasta hoy, lo cual aprovechamos debidamente, y agradecemos en todo su valor”.

        SÉTIMO ANIVERSARIO.
        Al cumplir su sétimo aniversario el diario La Industria, Año VIII, edición Nº 2050, de 17 de
abril de 1925, bajo el titular “Al comenzar nuestro octavo año de vida decimos…”, presenta el
editorial siguiente:
        “Siete veces ha vencido el período de 365 días y 6 horas que hay de un año a otro. Siete
veces lo ha vencido y, no obstante las hondas fatigas constantes, no han abandonado, en ninguno
de los momentos de su vida, su voluntad firmísima de luchar por el bien y la verdad, cualesquiera
que sean los peligros que la batalla ofrezca, y su fe inquebrantable en que, a la postre, de tanto y
tanto esfuerzo sincero y abnegado tendrá que derivarse, pese a quienes pesare, la vasta
evolución regeneradora que persigue.
        Y no en vano así, y no tan infructuosamente continuamos en el camino recto. Cierto que en
esta época, la más turbia, sin duda, que el Perú ha atravesado, la honradez en la idea y la
tenacidad en la acción son cosas que la mayor parte de las veces carecen de sentido real, y que
por tanto, traen consigo muchas dificultades y amarguras. Pero cierto también que no es total la
quiebra de valores, y que hay quienes no han sido envueltos todavía en la vorágine ni envilecidos
por la dadiva, cuyos actos son el estímulo y el aplauso que nos alientan y nos resarcen con creces
de los sinsabores cotidianos.
        Permítanos el lector recordar que escribimos en 1924 y en oportunidad igual a la presente;
vea luego, sin prevenciones ni apasionamientos, si hemos cumplido, en el lapso que termina hoy,
nuestras promesas, y de seguro convendrá con nosotros en que tenemos derecho a trasponer
orgullosamente los dinteles del octavo año de nuestra existencia:
        “Un año más en la ímproba faena que en todas partes, y aquí sin duda en mayor grado que
en cualquiera otra, es el periodismo cuando se quiere hacer de él no exclusivo ejercicio utilitario o
propicio escalón de posiciones, sino –lo que debe ser- guía que oriente hacia horizontes mejores,
barrera que detenga todo inicuo propósito, control que depure, látigo que fustigue y escudo que
proteja; voz, en suma, que enaltezca lo bueno en quien lo advierte y condene lo malo donde se
halle; un año más en la constante brega anónima representa para nosotros satisfacción
inapreciable, porque evidencia que, pues el público nos favorece aún, no lo hemos ni nos hemos
traicionado.
        Ni lo haremos jamás. Cualesquiera que sean las vicisitudes de nuestra existencia, nos
mantendremos, invariablemente dentro de los raíles que nos trazamos cuando venimos a la vida.
No podrá detenernos la amenaza del fuerte, ni la promesa innoble nos hará vacilar.
        Claro que el cumplimiento estricto del deber trae consigo todo una cauda dolorosa de
incomprensiones y malignidades. Nada hay bastante a compensar la intensa fruición que
proporciona la tranquilidad de la propia conciencia, y es más preciado galardón el aplauso sincero
de los buenos, que el incondicional rendimiento de las almas pigmeas.
        La labor alcanzada es, desde luego, muy pequeña para nuestros anhelos. Pero, obreros
modelísimos de la idea, cábenos eso si, el orgullo de nuestra independencia, erguida en este
medio donde casi pluma que no se alquile ni conciencia que no se venda, y donde como lo dijo el
pensador más grande del Perú, “los periodistas desempeñan un doble rol: viudas de todos los
gobiernos que pasaron, y desposadas de todos los gobiernos que se inauguran”.
        Renovada de manera solemne la necesaria profesión de fe, sólo nos resta expresar
nuestra fervorosa gratitud a aquellos pocos que, de cerca o de lejos, nos alientan en la tarea, y
repetirles que todos nuestros esfuerzos y nuestros actos todos tienden a hacernos enteramente
merecedores de su eficaz apoyo”.
        Tal dijimos entonces, y tal decimos hoy, con tanta o mayor razón que entonces. No
podemos, verdad, exhibir como otros extraordinarios progresos materiales; pero si estamos en
actitud de marchar a frente alta frente a todo y a todos. Y eso debe bastarnos, y nos basta”.

        OCTAVO ANIVERSARIO.-
        Observamos el diario La Industria, Diario de la Tarde, Año IX, Piura, sábado 17 de abril de
1926, edición Nº 2340, cuyo editorial escrito en la página 2, bajo el titular “El Noveno Aniversario”,
su texto literal es el que sigue a continuación:
        “Celebra hoy LA INDUSTRIA un año más en el cumplimiento del programa que se trazara
al ver la luz. Durante los ocho años de constante labor que lleva recorridos, ha sido siempre su
norma realizar la función social que incumbe desempeñar en una democracia a un periódico;
procurar interpretar la opinión del grupo humano entre el que circula para expresarla
públicamente, e investigar las necesidades sentidas por ese grupo con el fin de hacerlas conocer
y procurar que se remedien.
        En el diario cumplimiento de esta labor no ha guiado a LA INDUSTRIA otros propósitos
que el bien colectivo. Puede haberse equivocado, pues, el error es un inagotable patrimonio
humano; pero jamás eligió el camino falso deliberadamente. Sin apasionamiento se hace
intérprete del sentir de la colectividad para aplaudir o censurar; toda buena iniciativa encuentra en
sus columnas calurosa acogida, todo deseo desinteresado una franca adhesión. Y camina al
cumplimiento de su deber sin detenerse a oír a quienes pretenden impedírselo.
         No puede actuar de otro modo en nuestro tiempo una publicación diaria que se afane por
responder al concepto que del periodismo se tiene actualmente. Verdadero Poder del Estado,
encausador de las corrientes de opinión, provocador de los movimientos sociales capaces de
transformar en poco tiempo el orden de cosas establecido, cuando hace ver su inconveniencia o
su injusticia, el periódico se yergue en nuestra vida como una fuerza incontrastable.
         Por eso es que quienes, en una u otra actividad humana, se apartan de la senda rectilínea
para ocultar sus malos actos con los recodos del camino tortuoso que prefieren, juzgan y con
razón al periódico como al enemigo más temible que deben combatir; como al censor más tenaz y
peligroso de sus actos. Y nacen entonces las persecuciones encubiertas o francas; las censuras
mal disimuladas, los cohechos más vergonzosos, toda esta cadena de procedimientos a que
acuden, para acallar la voz acusadora, los que saben que no encontrarán en su camino el apoyo
de la opinión y temen con razón, que el peso de ésta, libremente exteriorizado concluya con su
precario vivir.
         Por desgracia, la coacción para impedir la libre emisión del pensamiento es más frecuente
de lo que uno puede figurarse. Métodos antiguos que nuestra cultura califica de anacrónicos y
retardatarios, son sacados a la luz y esgrimidos con la misma saña que la ignorancia de los
tiempos pasados ponía en los actos arbitrarios. En verdad, la capacidad productora del mal es
limitada y precisa repetir los mismos procedimientos para obtener iguales resultados. Mas, ésta no
puede prolongarse indefinidamente.
         El Congreso Panamericano de Periodistas reunido en Washington acaba de aprobar una
moción pidiendo a los gobiernos de América la supresión de toda coacción que restinga o impida
la libre emisión del pensamiento.
         En su día clásico, LA INDUSTRIA considera que cumple un deber formulando sus votos
para que esa llamada a la dignidad de las naciones americanas encuentre la respuesta que a
nuestro siglo y los merecimientos del periódico reclaman con urgencia impostergable”.

        NUESTRO ANIVERSARIO.-
        Leemos la edición Nº 2626, Año IX, de sábado 16 de abril de 1927, que presenta un bien
nutrido editorial que lleva por título “Nuestro Aniversario”. Mañana (domingo, agregamos) se
cumple nueve años que apareció La Industria en las filas del periodismo piurano; nueve años que
han transcurrido veloces, en medio de las más violentas alteraciones que ha sufrido el país en su
vida normal; pero que no nos han impedido cumplir el programa con que nos presentamos, sino
en todo su desarrollo, con la relativa extensión impuesta por las circunstancias.
        Y es que la prensa no puede llenar cumplidamente su misión civilizadora, sino en un
ambiente de amplia libertad, que permita abordar franca y resueltamente la solución de los
distintos problemas que se presentan a diario en la vida de los pueblos, con mayor razón, en
colectividades pequeñas, como son las que componen la mayoría de las poblaciones peruanas,
donde todo está por hacerse, y que necesitan, cuando no estímulo frecuente, las constantes
sacudidas del periódico, para despertarlas de la somnolencia en que vivimos.
        Y así marchando con gran prudencia y hasta contemporizando algunas veces, para poder
asegurar los éxitos alcanzados, pero sin sacrificar en lo menor los ideales de honradez y verdad,
vamos a entrar en el décimo año de existencia, con la satisfacción que produce la seguridad que
nos asiste, de que, las opiniones expuestas desde las columnas de este diario, durante el tiempo
transcurrido, alguna labor de intimidad ha realizado en el departamento, contribuyendo además a
fomentar ideales de diverso orden, que han de producir los más halagadores frutos.
        Claro está que no son pocos los obstáculos que se nos opusieron al paso, ni insignificantes
los sacrificios de todo orden impuesto por el deber; pero, pasado sobre todo, y, sólo fija la mirada
en el camino trazado, hemos continuado siempre adelante, como norma invariable de conducta,
contrariando algunas veces efectos clarísimos, poniendo de un lado otros, nuestros propios
intereses y arrostrando no pocas las cóleras del oficialismo.
        Pero eso tiene que suceder siempre que el país atraviesa una época agitada, y en
poblaciones pequeñas como Piura, en las que además de no ser todavía generalmente bien
apreciada la verdadera misión de la prensa, los intereses de todos están relacionados, que, a
menudo, las conveniencias de los unos constituyen la desventaja de los otros. Entonces, la labor
del verdadero periodista, que sólo busca la justicia, se hace muy ardua, resultando al poco tiempo
éste la víctima obligada de los más encontrados intereses.
        Por eso, el sacerdocio de la prensa en provincias está sujeto a las más grandes
contrariedades, constituyendo casi un milagro para La Industria, haber vivido nueve años en tales
condiciones, y completamente desligada de compromisos utilitarios, que de alguna manera
entraban en libertad de acción.
        Felizmente, el ya apreciable tiempo transcurrido, y las muestras de aceptación que a diario
recibimos de quienes están penetrados de los móviles honrados que siempre hemos perseguido,
nos permitimos asegurar que ese apoyo no ha de faltarnos.
        Por nuestra parte, procuraremos corresponder a tal favor, no escatimando esfuerzo ni
gasto alguno, para mejorar los distintos servicios de este diario, a fin de que no sólo sea el paladín
esforzado de las buenas causas, sino segura y amplia fuente de información pública.
        No sabemos ni podemos conseguirlo, pero son nuestros propósitos, y con el firme deseo
de cumplirlos, entramos en el décimo año de existencia. Por lo demás; ya lo hemos dicho otra vez,
y es de oportunidad repetirlo:
        “La Industria no es órgano de ningún partido, ni de determinada clase social ni representa
conveniencia alguna. Este día se fundó sólo para servir los intereses del departamento, de
acuerdo con los del país, dentro de un programa de honradez y verdad, que hemos tratado de
cumplir, sin propósito de medro ni de ventaja personal”.

         DÉCIMO ANIVERSARIO.-
         La edición Nº 2916, Año X, del martes 17 de abril de 1928, en gran titular de su primera
página, destaca: “X Aniversario de La Industria”. I su editorial bajo la frase: Nuestro Aniversario,
nos presenta el texto siguiente:
         “Hoy cumple La Industria diez años de existencia, que han transcurrido veloces; en medio
de agitaciones y esfuerzos, para conseguir que este diario sea, lo que nos propusimos al fundarlo:
el más autorizado órgano de información en el Departamento.
         En este sentido hemos hecho, dentro de las enormes dificultades, de todo orden, con que
tropieza una empresa periodística de provincia, cuanto nos ha sido posible. No sabemos si hemos
alcanzado el propósito perseguido, ni somos los llamados a definirlo. Aquellos de entonar
alabanzas en honor propio, agotando los superlativos del diccionario, es soberanamente ridículo, y
de esto hemos tratado de huir siempre.
         Sólo afirmamos que no ha variado en lo menor la línea de conducta trazada, al parecer en
las filas del periodismo nacional, y que el público corresponde a nuestros esfuerzos, prestándonos
su apoyo creciente, al que debemos los años de existencia alcanzados, con prescindencia
absoluta siempre, de toda influencia que de alguna manera, pues compromete nuestra libertad de
apreciación en lo que es posible expresarlo en estos momentos y que está ante todo y sobre todo.
         Con agradecimiento profundo para ese público, que tan señalados favores nos presta
especialmente para nuestros anunciadores y suscritores, que constituyen nuestro más firme
apoyo, y para nuestros agentes y corresponsales, entra La Industria en el décimo primer año de
su vida, renovando, con tal motivo, los propósitos que nos hemos impuesto, de interpretar
siempre, la opinión dominante en el departamento, en los asuntos de mayor importancia, de
acuerdo a los grandes intereses nacionales”.

       ANIVERSARIO NÚMERO DOCE.-
       La Industria celebró su aniversario número doce el 17 de abril de 1930. Bajo el
encabezamiento: “Un Año Más”. En efecto, La Industria, Diario de la Tarde, Año XII, Nº 3498
Piura (Perú), miércoles 16 de mayo de 1930, registra la siguiente nota:
       “UN AÑO MÁS. Mañana entra La Industria en el XIII año de su existencia. No vamos a
recordar la labor hecha. Sólo queremos anotar que durante el tiempo transcurrido, este diario ha
procurado cumplir el programa de bien general que fue el origen de su existencia.
       Posiblemente no hemos hecho todo lo que debiéramos hacer, pero esto ha dependido de
muchas circunstancias, que no es posible enumerar, pero de las que no somos responsables.
       Firmes en nuestros propósitos de verdad, iniciamos un nuevo año y al hacerlo, queremos
manifestar nuestro agradecimiento profundo al público, y en especial a nuestros suscriptores y
avisadores que nos ayudan siempre y nos alientan con su aplauso, lo que quiere decir que no
traicionamos sus intereses”.

        ANIVERSARIO XXII.-
        Leemos La Industria Nº 6349, Año XXII, que en el parte superior de la primera página lleva
esta leyenda: “Jefe de Redacción Néstor S. Martos. Piura, Perú, lunes 17 de abril de 1939. 4
páginas: 10 centavos. Oficina y Tallares calle Lima 154. Apartado 109. Teléfono 104. Suscripción
al mes S/.1.50. Al semestre S/.8.00. Al año S/.15.00”.
        También leemos en la parte superior izquierda de la citada página la nota siguiente: “UN
AÑO MÁS. El 17 de abril de 1918 apareció el primer número de La Industria. Veintiún años han
transcurrido desde entonces, durante los cuales este diario ha estado sirviendo a sus lectores y
anunciantes con el mismo entusiasmo y el mismo optimismo que animaron al personal fundador.
        Al iniciar nuestro vigésimo segundo aniversario de vida editorial presentamos al público
nuestro saludo y renovamos la promesa de seguir la línea que nos hemos trazado, gracias a la
cual y el apoyo que nos brindan nuestros lectores y anunciantes hemos podido colocarnos en la
situación en que nos encontramos”.

        XXIII ANIVERSARIO.-
        Ubicamos la edición Nº 6644, que dice: “Piura-Perú, Miércoles 17 de abril de 1940. Cuatro
páginas, 10 ctvs, Año XXIII. Redactor Jefe: Néstor S. Martos”. En la página 1, leemos:
        “La Industria, se complace en saludar a sus lectores y anunciantes en el día de su XXIII
aniversario, y agradecerles la colaboración prestada, a la que debe en parte la posición que hoy
ocupa. Al iniciar este año, se permite renovar la promesa de servir al público con la misma
dedicación con que hasta aquí lo ha venido haciendo”.
        Ahora bien, pasamos a la edición del día 18 de abril de 1940, del diario La Industria, que
en su cuarta página, presenta esta crónica: “Conmemoración de nuestro XXIII aniversario. En la
tarde de ayer, poco más o menos, a las 6 se reunieron en esta casa en fraternal ágape,
numerosos caballeros piuranos, en compañía del personal de redacción con motivo de recordar el
Día Del Aniversario de La Industria, cuyo número inicial apareció el miércoles 17 de abril de 1918.
        Al efectuarse el brindis inicial, nuestro Director señor Néstor S. Martos, usó de la palabra
haciendo ver a los presentes la importancia para esta casa, del día que se conmemoraba, así
como también agradecerles la colaboración, que, en parte, ellos habían prestado para que La
Industria ocupe la posición que tiene.
        Todos los concurrentes fueron cordial y finamente atendidos por el Director, Administrador
y demás personal. Especialmente invitados asistieron a este agasajo los siguientes caballeros:
Eduardo León Zaldívar, Alcalde de la ciudad; Enrique y Ernesto Drouard, Leoncio Elías Arboleda,
Gerardo Vargas, Emilio Villarnovo, Alberto Temple, Dr. Juan Velasco, Augusto Guaylupo, Sadot
Otoya, Moisés Manyari, Mariano Farro, Américo Garcés”.

         ANIVERSARIO VEINTISIETE.-
         Muy trascendente fue el aniversario número veintisiete del diario La Industria, edición Nº
8117 del día martes 17 de abril de 1945. Siendo Redactor Jefe don Néstor Samuel Martos, se
publicó esta nota:
         “¡VENTISIETE AÑOS! El día de hoy cumple La Industria veintisiete años de vida y es
verdaderamente placentero para nosotros declarar que en tan prolongado lapso hemos contado
siempre con la simpatía del público al que servimos y que, gracias a ello, hemos logrado una
situación de prosperidad que nos hace mirar tranquilos el porvenir.
         Quedan olvidados los sinsabores que son inherentes a la vida periodística y en este día de
nuestro aniversario sólo tenemos presente que hemos cumplido nuestro deber, también como nos
lo han permitido nuestras posibilidades y nuestra buena voluntad.
         Saludamos con los mejores términos a nuestros lectores y amigos y agradecemos las
muestras de simpatía que están llegándonos con motivo de nuestro aniversario”.
         La Industria en su edición Nº 8118, del día miércoles 18 de abril de 1945, publica este
editorial:
         “¡Muy agradecidos! Con motivo del 27 aniversario de LA INDUSTRIA, ayer recibimos las
felicitaciones de numerosos amigos. Algunos vinieron personalmente y otros trasmitieron por
teléfono o por tarjeta sus congratulaciones.
        Un grupo de ellos estuvo a medio día en nuestras oficinas y nos acompañó a celebrar el
aniversario, firmando un telegrama de felicitación al señor Federico Bolognesi y Bolognesi
propietario de esta empresa editora.
        A todos ellos les expresamos, por medio de estas líneas, nuestro público agradecimiento.
Del mismo modo, hacemos presente nuestro reconocimiento a la Radio Piura, muy en especial a
su Administrador, señor Cástulo Castañeda, por el homenaje que por intermedio de las hondas de
la O.A.X.1.B., se rindió anoche a nuestro diario.
        Asimismo damos las más rendidas gracias a los señores Américo Garcés, Director de EL
TIEMPO y Augusto Moscol Carrera, Director de Ecos y Noticias, que personalmente leyeron
elocuentes salutaciones a nuestro diario y al señor Carlos M. Porras, Jefe de Redacción de La
Industria de Trujillo, que envió un mensaje lleno de afecto para el Director de este diario”.
        Tal mensaje dice así: “La Industria de Piura, pues, como la hermana menor de La Industria
de Trujillo, vinculándola, aparte de la semejanza del nombre, el cariño, los cuidados asiduos y la
égida paternal para ambas del Dr. Miguel F. Cerro Guerrero.
        Han transcurrido los 27 años y hoy la hermana sanmiguelina ostenta veintisiete abriles. En
verdad son auténticos abriles: lozanos, gallardos y venturosos en los caminos del próspero
periodismo regional.
        Rindo mi mejor homenaje por fecha tan grata y me asocio al júbilo de los “industriosos” de
Piura, de los que es digno adalid mi antiguo y querido camarada Néstor S. Martos Garrido, al que
me acerca amistad fraterna, arraigada a lo largo de varios lustros y cimentada al calor de
confidencias de adolescentes, entorno a los primeros escarceos en las letras y en el amor, amén
de las nobles emulaciones estudiantiles”.

        ANIVERSARIO VEINTIOCHO.-
        En las páginas del otrora diario piurano LA INDUSTRIA, edición Nº 8431, del día 17 de
abril de 1946, leemos el título ANIVERSARIO, que a continuación inserta el texto siguiente:
        “Con un cordial saludo a nuestros lectores y anunciantes, queremos conmemorar el 28º
aniversario de la fundación de LA INDUSTRIA, que desde el 17 de Abril de 1918 tomó su puesto
como heraldo informativo y como portavoz de los intereses del departamento.
        Tenemos las pruebas irrefutables de que no hemos defraudado al cada vez más numeroso
público al que servimos, en el constante aumento de nuestro tiraje y en el afianzamiento de
nuestra situación, lo que nos permite salvar las graves dificultades que se presentan a los editores
de periódicos y mirar con confianza el porvenir.
        Pueden sobrevivir muchos lustros sólo las publicaciones que cumplen su misión con altura
y con independencia, sin ajena e interesada ayuda. Y como nuestros esfuerzos sólo reciben la
ayuda de lectores y anunciantes, valiosa, valiosa por lo continuada y creciente, tenemos justo
derecho para sentirnos orgullosos de poder iniciar así el vigésimo noveno año de la publicación de
LA INDUSTRIA.
        Como conocemos el camino que conduce a la prosperidad, no hemos de apartarnos de él,
con lo que estamos diciendo que LA INDUSTRIA seguirá informando imparcialmente y abogando
por los bien entendidos intereses nacionales y particularmente por los del Departamento de Piura”.

        SUS PRIMEROS DIRECTORES.-
        Nos ocuparemos en esta ocasión de reseñar su labor informativa en el contexto regional
durante sus primeros lustros de vida periodística. Se sabe la fecha de su nacimiento que ya
hemos indicado. Su primer Director y fundador fue el ciudadano trujillano, don Víctor A. Sánchez
Condemarín, Bachiller en Derecho, quien desempeñó el cargo con eficiencia hasta 1923,
retirándose por renuncia para dedicarse al ejercicio notarial en esta ciudad hasta su fallecimiento,
habiendo tenido bajo su custodia los fondos documentales correspondientes a la colonia y la
república que ahora preserva y ha puesto en servicio el Archivo Regional de Piura.
        Segundo Director fue el afamado abogado piurano don Guillermo Gulman Lapouble,
ejerciendo el alto puesto el año 1923 y luego entre 1925 a 1927, muy joven aún cuando recién en
1922 había optado el título profesional en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Eximio
Profesor del Colegio Nacional de San Miguel. Fue político, fundador en Piura del Partido Aprista
Peruano, el año 1931, habiendo sido su primer Secretario General. Calificado Alcalde de Piura y
Senador por el Departamento los años 1956, 57 y 58, hasta su muerte súbita en accidente
automovilístico, el mes de Diciembre, día 23.
        El periodista Américo Pérez Treviño, celebrado integrante del Grupo Norte, fue notable
director del Diario que nos ocupa el año 1924, al cumplir el Perú el Centenario de la Batalla de
Ayacucho. El aplaudido periodista huancabambino Néstor Samuel Martos Garrido, el año 1927, en
reemplazo del Dr. Guillermo Gulman, dirigió La Industria durante dos décadas demostrando
talento en la actividad periodística y el pueblo grato con su inmaterial obra lo recuerda en su tierra
natal, pues el Instituto Tecnológico de Huancabamba lleva su nombre y en Piura se honra su
memoria en el Parque Néstor S. Martos, levantado en la Urbanización Santa Ana, que exhibe su
efigie. También ejerció la docencia en el Colegio Nacional de San Miguel y fue en 1931 fundador
en Piura e integrante de la primera Directiva del Partido Aprista Peruano.

        BODAS DE PLATA.-
        Con motivo de cumplir el diario La Industria sus Bodas de Plata, en su editorial
correspondiente al día 17 de abril de 1943, comenta lo siguiente:
        “El primer número de este diario apareció el 17 de abril de 1918, o sea hace 25 años.
Durante el cuarto de siglo transcurrido, La Industria se ha publicado sin ninguna interrupción,
habiendo llegado con este número a lanzar 7573 ediciones. Para nosotros es, en consecuencia, el
de hoy, un día jubiloso, en el que es natural que volvemos la mirada hacia atrás, con la
satisfacción que proporciona el deber cumplido durante cinco lustros, cotidianamente.
        El señor Federico Bolognesi Bolognesi, Senador por Piura, adquirió en 1937 la propiedad
de este diario que, con su gestión, mantiene y acrecienta cada día el prestigio logrado, quien dijo:
        “Aunque se me ha pedido diga algo de cómo y porqué, hace seis años adquirí La Industria,
creo que no es del caso hacer tal historia, pero si puedo decir, que recibí de manos del anterior
propietario, mi distinguido amigo el Sr. Dr. Miguel Félix Cerro Guerrero, junto con el diario, una
tradición de seriedad y honradez profesional, que he cuidado celosamente, ya que constituye el
más preciado galardón que ostenta”.
        El diario EL COMERCIO, decano del diarismo nacional, en su edición del sábado 17 de
Abril de 1943, publicó la loable nota periodística que bajo el titular BODAS DE PLATA, lleva el
texto siguiente:
        “Celebra hoy sus bodas de plata el progresista diario LA INDUSTRIA de Piura que en sus
25 años de vida se ha distinguido por su acentuada labor nacionalista y por haber sido un
autorizado intérprete de los sentimientos y deseos de la ciudad en que se edita y el departamento
de Piura en general.
        Fundado en 1918 por el doctor Miguel F. Cerro Guerrero, el prestigioso diario piurano, que
ha ganado especial consideración por sus campañas, es ahora propiedad del señor Federico R.
Bolognesi y su director actual es el señor Néstor Samuel Martos Garrido.
        Al saludar a LA INDUSTRIA de Piura en el grato aniversario que hoy celebra, nos
complacemos en expresarle muy cordiales votos, para que, en la nueva etapa que hoy inicia,
pueda seguir su marcha de progreso y continuar sirviendo con acierto los bien entendidos
intereses de su localidad y del Perú”.

          CARTA DE NÉSTOR MARTOS.-
          Con motivo de las Bodas de Plata del diario La Industria, se publicó una carta fechada el 5
de abril de 1943, que dirige don Néstor Samuel Martos Garrido a Miguel F. Cerro Guerrero, su
paisano, diciéndole lo siguiente:
          “El presente mes de abril La Industria va a celebrar sus Bodas de Plata, con cuyo motivo
estamos preparando una edición especial en la que el periódico rendirá homenaje de gratitud y
simpatía a Ud. como fundador y por muchos años inteligente animador del mismo.
          Responde a Martos, Miguel F. Cerro Guerrero, el día 15 y en un apartado de la carta le
dice: “Sólo quienes hemos pasado la mayor parte de la vida, dedicados a actividades
periodísticas, podemos darnos exacta cuenta, de los esfuerzos y sacrificios de todo género, que
hay que ejercitar para conseguir que un diario, en cualquier población del Perú, inclusive en la
misma capital, llegue a cumplir 25 años, sin vincular su existencia a otro negocio y sin necesidad
de auxilio extraño, que naturalmente merma la amplia libertad que necesita, para cumplir con su
difícil tarea de informar con toda honradez al público sobre los acontecimientos que se suceden a
diario”.

       SUS PRIMEROS ADMINISTRADORES.-
        Paralelamente a la dirección estuvo la administración del diario La Industria, la primera
para establecer la línea periodística y la segunda para controlar los aspectos administrativos,
económicos y financieros del cuarto diario piurano. A partir de 1918 y hasta 1921, que Piura
cumplió el Centenario de su Independencia Política, ubicamos en el cargo de Administrador a
Leoncio Elías Arboleda quien durante los años 1922 y siguiente trabajó en el Órgano
Independiente de la Juventud Piurana “La Prensa”, en el que incluso publicó algunos de sus bellos
sonetos. En 1931, en esta ciudad, se alinea en la directiva de los fundadores del Partido del
Pueblo. De 1945 hasta 1947 fue Senador de la República con Jaime Andrés Benites Temoche e
Hildebrando Castro Pozo que a su fallecimiento fue reemplazado por su paisano el ayabaquino
Luis A. Flores Medina.
        A Elías Arboleda lo sustituyó en el cargo, su colega, el periodista Severo León quien
permaneció en el ejercicio administrativo hasta 1925. Reemplazó a León el conocido piurano
Miguel F. Trelles, activo hombre de prensa, quien se mantuvo en la administración durante una
década, es decir hasta 1935.
        Pasamos a 1936 y hallamos frente a la administración de La Industria a Teodomiro Rojas
Ballón que trabajó durante un año. El conocido periodista y pionero de la radio en Piura, Cástulo
Castañeda, igualmente, administró el periódico que nos ocupa el año 1937. Finalmente ubicamos
en La Industria al Administrador, don Manasés Sotomayor quien también fue Director; ocupó el
cargo desde fines de 1937, en el que estuvo durante más de tres décadas.

        PERSONAL DE APOYO.-
        Sigue el Cuerpo de Redactores del Diario nombrado. Fue su fundador el periodista Pedro
César Castro Balladares que con lealtad se mantuvo en el puesto de trabajo hasta su muerte en
1931, antes trabajó en el diario El Sol. Otro colega que se alinea en sus páginas históricas es
Miguel R. Clark quien laboró desde 1924 hasta 1942. Intelectuales de primera línea de nuestra
colectividad también desfilan en sus atractivas ediciones.
        Ahora vienen los regentes de talleres del diario La Industria. Anotamos entre ellos a José
Agustín Castro Guerrero, José Cacamati, Roberto Aguilar de La Torre, Luis Rosas U., César
Alayo. Veamos una breve relación de colaboradores que a su vez fueron literatos, políticos,
poetas, periodistas, historiadores, ciudadanos inquietos con el progreso material y espiritual de
Piura que han dejado a la posterioridad un rico bagaje cuya lectura permite elevar nuestra
conciencia cívica y agrandar nuestro nivel intelectual. Entre ellos están Francisco Vegas
Seminario, quien publicó sus crónicas bajo el seudónimo “Indiscreto”, trabajó mucho por Piura en
su condición de Profesor del Colegio Nacional de San Miguel y Regidor del Concejo Provincial
piurano, separándose de nuestro seno para incorporarse al Cuerpo Consular Peruano iniciando su
carrera diplomática. Vegas Seminario es una gloria de la literatura regional y nacional.
        Asimismo aparece Alberto Fernández, con el seudónimo “Alfer” quien se ubicó en el ámbito
poético. Emilio Villarnovo, Rigoberto Huamán y Godofredo García M. se suman a la lista. Los
conocidos piuranistas Gregorio Mendoza Carrera, Jorge Eduardo Moscol Urbina y Arturo Briceño,
que unieron sus plumas en la prosa y el verso para destacar el tema piurano.
        Se extiende la nutrida relación de asiduos colaboradores señalando a Federico Helguero,
quien en 1913 dirigió el diario El Sol y entre 1929 y 30, hasta el 31 de Mayo, El Tiempo. Enrique
del Carmen Ramos Briceño, poeta, historiador, librero. Rómulo León Zaldívar, exponente del
cuento piurano. Juan María Merino Vigil, prosista y poeta andino, Pedro Ruiz Raygada, José
Eulogio Garrido, Julio Ginocchio, Raúl Iparraguirre, José Vicente Rázuri Cortés, Manuel Vegas
Castillo, Mario Vargas Llosa. Ilustre colaborador también fue Haya de la Torre, ligado a La
Industria de Trujillo que fundara su progenitor en 1895.

        RECORDANDO A LOS FORJADORES.-
        Los hombres que forjaron la historia de La Industria, que incrementa las fuentes escritas
para conocer la historia social y cultural de Piura, en sus páginas han dejado clavados sus
nombres para que jamás nos olvidemos de ellos. Miguel R. Clark fue antiguo miembro de la
redacción del cuarto diario piurano, cuando éste daba sus primeros pasos, al que prestó sus
calificados servicios con entrega total durante casi cuatro lustros. César Alayo empezó su labor en
el diario La Industria de Trujillo en el cargo de prensista y desde 1930 los continuó en Piura en el
puesto de Regente, pasando a ser prensista en 1940. Don César, como cariñosamente se le llamó
en el interior del taller gráfico, llegó a la colectividad piurana y ésta le guardó una gran predilección
en reconocimiento a su constancia y celo que mostró en sus labores cotidianas frente a su
máquina en la que imprimió La Industria, haciendo cada vez mejor su edición.
        Grato es acordarse de don Néstor Samuel Martos, quien siendo infante, de Huancabamba
se trasladó a Trujillo para estudiar secundaria y luego superior, teniendo el privilegio de frecuentar
primero el diario La Industria, en la que inicia su carrera periodística, y, luego visitar al consagrado
Grupo Norte en el que se conoció con Américo Pérez Treviño, posteriormente ambos directores
del diario La Industria, de Piura, en atención a tan honroso encargo que les hiciera el Dr. Miguel F.
Cerro, también huancabambino, y mentor del citado diario en Trujillo, donde tuvo su punto de
partida periodístico.
        Martos Garrido con su pluma recta y sagaz, que se suma a la experiencia ganada en La
Industria de Trujillo, imprimió alma, corazón y vida al diario que nos ocupa. Aquí, en el Centenario
de su Nacimiento, que se cumplió el 26 Noviembre de 2004, le tributamos sentido homenaje a su
sin par obra periodística que se destaca en los anales de la historia del periodismo piurano del
siglo XX. Con fe y talento supo guiar su labor de periodista y desde la tribuna de La Industria
educó al pueblo mediante crónicas que promovieron la difusión del tema piurano. Nuestra
comunidad, reiteradamente, le expresó su franca simpatía por las campañas culturales y sociales
que supo orientar con calificada vocación de servicio y amor a las causas superiores del pueblo.
De Piura recibió en vida el expresivo sentimiento de afecto en fiel testimonio de agradecimiento a
su labor piuranista.
        Interesante resulta la ocasión para referirnos a Víctor Raúl Iparraguirre uno de los más
frecuentes colaboradores del cuarto diario piurano. Sus crónicas firmadas con el seudónimo “Raúl
Callatelaboca” eran muy preferidas y comentadas por los lectores del diario La Industria. Don
Raúl, conocido aprista de la primera hora, en algún momento dijo: “Hubo otro grupo en la
Industria. En ese grupo están el Dr. Miguel F. Cerro, director propietario entonces, a quien debo
mis primeros pininos periodísticos y agradecer siempre la cordial hospitalidad que me brindara
Guillermo Gulman, director, mi amigo dilecto, compañero de infancia y juventud y mi hermano
ahora por el ideal y cariño”.
        Están dentro de las filas de La Industria, “Federico Helguero Seminario, redactor principal,
ingenioso y fecundo, gran amigo y gran compañero, cronista intachable y notable que estilizó su
sección con el seudónimo “El Diablo Cojuelo”.
        Pedro César Castro Balladares, redactor fundador de La Industria, a la que prestó sus
eficientes servicios durante 13 años hasta que la muerte lo separó del diario de sus amores.
Ejemplar hombre de prensa que inició su arte periodístico en 1908 en el extinguido diario El Sol
del que fue su redactor, finando el 18 de Setiembre de 1931, cuando desempeñaba la redacción
del diario que nos ocupa.

        CENTENARIO DE MARTOS.-
        Huancabamba y Piura le deben más gratitud a Néstor Samuel Martos, periodista recio, con
capacidad profesional que durante varios años supo llevar a La Industria por el buen camino que
hizo en el andar periodístico y hoy lo recordamos con honda emoción cívica.
        Ahora con algarabía evocamos la feliz circulación de La Industria en el marco histórico de
los primeros diarios piuranos, que tienen decisiva presencia en la segunda década del fenecido
siglo XX. Es propicio el momento para recordar y agradecer a los hombres de prensa, uno de ellos
es Néstor Samuel Martos Garrido, que, en el fecundo terreno práctico, hizo posible el desarrollo
periodístico en nuestro medio.
        Así mismo venerando su memoria, a la que nos inclinamos reverentes, rendimos cálido
reconocimiento a Martos Garrido al cumplir cien años de su natalicio. Su vida es un ejemplo de
humildad, su obra cultural, intelectual y social es evaluada por el veredicto de la posterioridad que
reconoce su talento. El Parque Néstor Martos erigido en la Urbanización Santa Ana de Piura es un
claro homenaje del pueblo piurano. Aquí está presente la efigie del Intelectual, Maestro, Periodista
y Político.
        A partir de este centenario natal de Martos Garrido, para considerarnos sus dignos
seguidores, nos corresponde poner en práctica los valores humanos que él cultivó a fin de que
nuestros pueblos se sientan cada vez más admiradores y convencidos de su singular vida y su
imperecedera obra.

                      ESPINOSA RODRÍGUEZ: FUNDADOR DE EL DEBER
        Piurano que vio la luz en 1870, en el hogar de sus padres Ricardo Agustín y Dolores.
Poeta primoroso de fines del siglo XIX. Periodista fundador del tercer diario piurano EL DEBER
que circuló por las tardes entre 1911 a 1926, en los Departamentos de Piura y Lima, hábilmente
dirigido los primeros años por Enrique López Albújar.
        Empresario que destacó en el comercio y la agricultura, en su hacienda Puyuntalá, donde
falleció el 15 de Mayo de 1926. Alcalde de nota al servicio de las grandes causas de su pueblo el
año 1912 hasta 1915. Prestigiado Senador (1919-23) que hizo de su cargo el mejor instrumento
para servir los intereses de la colectividad departamental. Es un sagrado deber y un exigible
derecho conocer a los hombres que han dado honra y prestigio a la Piura que nos cobija con la
ternura de una madre.
        Don Ricardo César, es genuino patriarca de la piuranidad, la que disfrutó con deleite y
apoyó con toda su energía humana. Su radio de acción intelectual y de claro piuranismo se
produce durante las tres últimas décadas del siglo XIX y las tres primeras del XX, por eso con
legítima calificación fue un ciudadano de dos centurias. Toda su vida terrena la consagró a la
causa piurana a fin de que su gente consiga el anhelado desarrollo integral. Su ideal por el
progreso de Piura, con visión social, fue el órgano constituyente de su vida, su razón de ser y su
pasión de existir. En suma, por sus obras lo estamos conociendo.
        Por méritos propios es singular abanderado de la ciencia y la cultura en la colectividad
piurana. Su vida y su actuación positiva llegan con su memoria fresca hasta nuestros días. Por
eso es propósito nuestro registrar sus más importantes acciones que impulsó en su vida fructífera,
las que por cierto están retratadas con tinta indeleble en los anales de la Historia de Piura.
        Se trata de un piuranísimo Señor, de ilustre prosapia, que por su desprendida entrega a la
tierra que lo vio nacer lo recordamos ahora a inicios del siglo XXI. Hay certeza que se trata de un
digno personaje y ejemplar hombre que enaltece la galería de los ciudadanos de esta región
afectuosa y calurosa que con esfuerzo humano y energía vital han construido el hermoso edificio
de la piurananidad que debemos revisar para difundir y enriquecer el exquisito bagaje de nuestro
pueblo. La ejecutoria de su obra espiritual convierte a don Ricardo César, como ya hemos dicho,
en ilustre piurano de los siglos XIX y XX.
        Hizo su educación en Lima, en forma lucida, pasando por los establecimientos más
prestigiosos como el Colegio de Guadalupe y el Convictorio de San Carlos. Despertó en él, por
entonces, una feliz y juvenil afición al cultivo de las letras, habiendo producido composiciones muy
celebradas en su tiempo.
        Una orientación más práctica embargó después sus aptitudes en el comercio, al que se
dedicó hasta 1903, en que habiendo regresado de Guayaquil, se inició en la agricultura, que en
poco tiempo le trajo éxito, pues en 1909 era dueño ya de una valiosa negociación agrícola. En
1910 comenzó a actuar en política a exigencia del heroico general Valera quien ocasionalmente
comprendió sus aptitudes. Aquella iniciación tuvo lugar en especiales circunstancias que pusieron
a prueba la integridad del señor Espinosa.
        De entonces data su amistad y adhesión calurosa al señor Leguía. Su filiación política
mereció de un adversario en 1921 estos versos: “Aquí un poquito más de poca cosa/ Político de
los de fama/ Algodonero, Senador de cepa pura,/ Dicen que solo tiene el grave pecado/ De ser un
tieso Leguiísta enamorado/ I de haber hecho muy poco por Piura".
        Fundó al año 1912, en esta ciudad, el diario “EL DEBER”, desde cuyas carillas emprendió
nobles campañas idealistas y de bien local, atrayéndose la voluntad del pueblo, hasta el punto que
hubo de comprometerse a desempeñar la alcaldía municipal, cargo que desde 1912 se le
confiriera en 3 oportunidades. Frente al primer puesto comunal buscó la solución a los problemas
que ocasionó los estragos que causó el memorable terremoto del 24 de Julio; desplegando la
actividad que lo urgente del caso requería, hizo constituirse en Piura al competente Ingeniero
Sotomayor, quien trazó los planos de la nueva ciudad con arreglo a los cánones urbanos
modernos, señalando el ensanche de las calles y la prolongación de la Avenida Grau, lo que
propició la fundación de un nuevo barrio en el cual la Peruvian fue obligada a levantar un nuevo
edificio de Estación Ferroviaria. Hizo construir los planos del Camal y de la Cárcel Pública, entre
otras mejoras que consignan las páginas de la historia social piurana.
        Ricardo César Espinosa fue también Presidente de la Junta Departamental de Piura,
registrando notable gestión con obra para el desarrollo integral nuestro. En las instituciones
sociales, del Club Centro Piurano fue fundador y en la directiva de 1892 formó el cuerpo directivo
en el cargo de Bibliotecario, al lado de Enrique Coronel Zegarra Castro, y Leonidas Echeandía,
Presidente y Vicepresidente; Guillermo Porras y César Cortés, Secretario y Tesorero; Gerónimo
Seminario, Luis León León, Edmundo Seminario y Pío Valdivieso, Vocales, respectivamente.
        Está dentro de los fundadores de la Confederación Obrera la misma que a su fallecimiento
le rindió justo homenaje. También perteneció a la Cámara de Comercio de Piura. En el Club Grau
fue presidente reelecto (1916-1917). Formando su cuerpo directivo con los señores Pedro
Gonzáles Castro, Vicepresidente; Artidoro Balarezo Lizarzaburu y Ramón Seminario, Secretario y
Pro Secretario; Ricardo Calderón y Elías Morante, Tesorero y Fiscal; Vocales fueron José Vicente
Rázuri Cortés, Oscar Ortega, Telésforo Barreto, Carlos López Albújar y Ricardo Cortés Frías. La
Comisión de Tiro la integraron Carlos Alberto Nalli, Teniente Tito More y Sargento Víctor Urbina.

        MERECIDA ELECCIÓN DE SENADOR.-
        Ricardo César Espinosa, fue electo Senador por el Departamento de Piura. Al respecto nos
informa el diario EL DEBER, edición N° 2020, del jueves 11 de Setiembre de 1919, página uno, en
objetiva crónica, que damos lectura: “El Deber se complace una vez más en publicar en sus
columnas el retrato de uno de los más preclaros y distinguidos hijos del Departamento que acaba,
por grande y abrumadora mayoría, de ser elegido Senador de esta importante e histórica
circunscripción del territorio nacional: el señor Ricardo César Espinosa.
        Elegido el Señor Espinosa Rodríguez en esta ocasión, como en las elecciones de Mayo
pasado, con el aplauso unánime de todas las gentes conscientes del Departamento, y por una
contundente mayoría de votos salidos de las ánforas eleccionarias, el triunfo que por dos veces,
ha alcanzado este caballero, no ha sido presionado por el factor oro, como le consta vivamente a
todo Piura, sino espontáneo, firme y sincero.

       AVISO.-
       La Junta Escrutadora Departamental de Piura que suscribe pone en conocimiento del
público que el resultado del escrutinio Departamental es el siguiente:
       Señor J. Alberto Franco Echeandía          5539 votos.
       Señor Ricardo César Espinosa               5262 votos.
       Señor Eduardo Reusche                       458 votos.
       Señor Pablo Mimbela                            8 votos.
       Señor Augusto Arrese                            3 votos.
       Señor Víctor Flores                             2 votos.
       Señor José Florencio Velasco                    1 voto.
       Señor Marcos L. Vega                            1 voto.
       Señor Domingo Castro L.                         1 voto.
       Señor Julio Rodríguez                           1 voto.
       Señor P. Baca                                   1 voto.
       Señor A. Panta                                  1 voto.
       En consecuencia, han sido proclamados Senadores por el Departamento los señores J.
Alberto Franco Echeandía y Ricardo César Espinosa, lo que publicamos en cumplimiento a lo
dispuesto en el decreto reglamentario de elecciones. Piura, 10 de Setiembre de 1919. Firman los
miembros de la Junta: C. H. León. Miguel G. Seminario. M. A. Bohórquez. I. Florencio Velasco.
Abraham Camino. Miguel Franco.

        ENTREVISTA A ESPINOSA RODRÍGUEZ.-
        Aparece en el diario EL DEBER, edición N° 4784, del miércoles 17 de Marzo de 1926,
página 1, la entrevista que se le hizo a Ricardo César Espinosa Rodríguez a menos de dos meses
de su muerte sobre temas puntuales relacionados con la agricultura piurana. El entrevistado
demostró conocimiento de causa y madura experiencia en esta actividad económica que en Piura
se realizó con mucho éxito y repercutió su alta producción algodonera en el ámbito nacional. Aquí
está la entrevista periodística, realizada bajo los tópicos siguientes:
        “Su criterio frente a la actual situación. Las facilidades que perseguía con la ley mal
llamada al encauzamiento. Lo que debe hacerse. Otras consideraciones.
        En los actuales momentos de la invasión de las aguas de Piura cuyos desarrollos han
causado no pocos perjuicios a las ciudades de Piura, Catacaos y Castilla, aparte de los daños que
han originado en todas las propiedades agrícolas del Piura, juzgamos no solo oportuno sino
conveniente conversar con el señor Espinosa para que nos diera sus impresiones al respecto; ya
que él es poseedor de valiosos fundos algodoneros; fue autor de 1 ley destinada a la defensa de
la agricultura y ha sido hasta 1918 (como propietario de este diario) su verdadero Director.
         Nos dirigimos pues a buscar al señor Espinosa, que actualmente se encuentra en esta
ciudad, y logramos encontrarle ayer tarde. Después de los saludos de estilo y de informarnos que
hasta su fundo Puyuntalá, en la última creciente del río, estuvo con agua 24 horas, la
conversación gira sobre la situación actual de la Provincia en lo que se refiere a las invasiones de
las aguas. El señor Espinosa, aceptando nuestra manera de pensar tal cual lo expusimos en un
suelto editorial de anteayer, nos dice, que sin desconocer los graves perjuicios causados a los
fundos algodoneros ellos no significan desvalorización.
         La existencia adquirida hará que los agricultores procuren trabajar y conseguir que la
producción se abstenga en menor tiempo, que sea más aligerada, a fin de evitar que suceda lo
que en el presente año, que las inundaciones alcanzaran muchos entables en plena cosecha.
         El señor Espinosa, agrega, han hecho ustedes bien en contrarrestar los efectos que
pudiera producir en la opinión pública de la capital los despachos telegráficos dirigidos de aquí a
distintas y encumbradas personas con el laudable propósito –sin duda- de atender a las
necesidades de algunos de nuestros pobladores. Al darle otro sesgo a la conversación, tratamos
que el señor Espinosa nos explique las finalidades y alcances que perseguía con la ley que lleva
su nombre, y a la que ya nos hemos referido. Nuestro distinguido interlocutor nos dice:
         Al presentar el proyecto fueron mis propósitos entonces lo mismo que mis anhelos hoy,
que acaben para siempre los métodos rudimentarios de riego, los falsos conceptos de derechos y
obligaciones en materia de agua, y que entremos de frente al cultivo racional del suelo sin daño
para la salud y sin perjuicio para las mismas sementeras.
         El valle de Catacaos, por ejemplo, tiene una serie de canales, construidos empíricamente
por los indígenas y conservados –por capricho o ignorancia nuestra- sin unidad de acción y sin
criterio alguno; de manera que lejos de completarse, pugnan entre si y se rechazan uno a otro
causando en tiempos de menores crecientes que las actuales grandes inundaciones. Felizmente
en este punto muchos de los agricultores de la parte baja de Piura, en la zona de Catacaos, están
hoy de acuerdo en que es indispensable suprimir canales, segarlos y llevar a cabo el riego con
uno o dos, pero con sus respectivos desagües; por que es curioso que de los siete canales que
hoy existen en Catacaos, en la banda occidental, sólo el de Casaraná, tiene desagüe, los demás
descargan unos sobre otros con el consiguiente daño y la más clamorosa injusticia.
         Conociendo la idiosincrasia de mis paisanos y estando seguro que nunca podríamos por sí
y ante sí subsanar los inconvenientes del mal riego y evitar las inundaciones causadas por la
imperfección y multiplicidad de canales, concebí el proyecto que nos diera la fuente de recursos y
el imperativo de la Ley.
         Cuando se discutió el proyecto en el Senado no pude hacer una explicación in extenso por
que en la Cámara sólo uno de los señores Senadores lo impugnó débilmente y las distintas
Comisiones a cuyo estudio fue sometido emitieron dictámenes favorables. Después no he tenido
oportunidad de hablar de esta ley por que aquí son obras personales las que se han encargado de
interpretarla, y hay que suponer que esas interpretaciones no son conformes al espíritu que anima
al autor, cuando la ley ha sido mal juzgada por algunos agricultores y hasta por los Senadores
actuales que creen defender los intereses de su pueblo procediendo como proceden.
         Ha sido necesario que la voz rotunda y clara de la naturaleza hable a nuestros sentidos y
nos haga pensar que los peligros y amenazas del imponente y majestuoso Piura no son
inconjurables, y antes bien debemos aceptarlos como un fuerte estímulo a nuestras energías para
evitar que el futuro de la industria agrícola se haga realmente pavoroso. I seguimos indiferentes i
egoístas. Cuanto a la manera de poner en práctica mi pensamiento corresponde eso a los
estudios que haga la Comisión Técnica que debe trazar planos y formar presupuestos. Yo he
señalado la defectuosa organización o mejor dicho la ninguna organización en materia de
aprovechamiento de las aguas y la imprescindible necesidad de evitar los daños que ella causa a
la misma agricultura y a la salud de los infelices habitantes que les toca sufrir las inclemencias que
tal desconcierto acarrea sobre ellos.
         Indiqué que para el mejor provecho de las aguas había que procurar el encauzamiento del
río, no creyendo por supuesto enmurallar las riberas de éste en toda su extensión, hasta
conseguir que por el cauce actual discurra la cantidad de agua suficiente para la agricultura de los
valles de Piura, Catacaos y Sechura; lo que es posible obtener por medio de rebozadores
(rebosaderos) bien construidos que lleven hacia el mar, sin daño para ningún bando, y así más
bien con beneficio para el despoblado, las aguas que exceden de la medida que se adopte,
después del estudio técnico a que antes me he referido. Esto para el caso de abundancia de
aguas; para el otro extremo, es decir para los años de escasez se construirá una compuerta a
inmediaciones de Catacaos, antes de la bifurcación del río, con el objeto de levantar las aguas y
aprovecharlas debidamente.
        Me han dicho algunos señores que las obras que preveo necesitan más dinero que el que
produce el impuesto del algodón. Y eso es muy cierto. La Ley 4956 puso la primera piedra del
edificio que tenemos que construir. Dicha ley hay que completarla; y esa debe ser la labor de los
representantes de la Cámara de Comercio y de todos nosotros; conseguir mayor renta a fin de
ponernos en condición de acometer las obras que salven para siempre la agricultura de esta
región y le permitan un libre desarrollo para alcanzar su verdadero progreso. ¿Cómo interpretar la
ley? Buscando nuevos impuestos y consiguiendo que de las grandes partidas que se consignarán
en el Presupuesto a favor de la irrigación del País se detienen siquiera S/.10,000.00 anuales para
la nuestra.
        Antes de terminar, amigo mío, he de aplaudir la actitud del Diputado por Piura, y sólo
lamento que su acierto no haya ido más lejos, hasta conseguir que el impuesto de algodón en
todo el Departamento quedará a favor de nuestra agricultura; ya que parece que él se ha
penetrado en la necesidad de aunar todo su esfuerzo a favor de este venero de la fortuna pública
y privada. Ponemos fin a la conversación con el señor Espinosa y nos desmedimos no sin antes
agradecerle sus valiosas opiniones.
        Lo cierto es que Ricardo César Espinosa fue un eximio Senador por el Departamento de
Piura, en donde goza de inmensa popularidad, distinguiéndose por sus simpatías hacia la clase
obrera. Inspirado poeta y atildado escritor, de carácter generoso e hidalgo, es uno de los baluartes
del leguiísmo en este Departamento. El señor Espinosa Rodríguez es también propietario de
valiosos fundos algodoneros como Puyuntalá, Alto de la Cruz, Santa Filomena y otros”.

        LA POESÍA DE ESPINOSA RODRÍGUEZ.-
        Muy escaso es el estudio que los críticos de la literatura piurana han hecho sobre el
personaje que nos ocupa. Por eso ahora iniciado el siglo XXI se hace necesario, con rigor
piuranista, ahondar más sobre el mensaje poético de Espinosa Rodríguez que tuvo su mejor
expresión en las finales del siglo XIX sobre todo en lo que concierne a las composiciones de
carácter romántico, de lo que no cabe duda destacó con elegancia.
        Antón y Galán nos da una somera apreciación sobre el personaje estudiado,
puntualizando: “La poesía piurana se inicia romántica. Uno de sus primeros cultores fue Ricardo
César Espinosa, quien sigue la línea de Salaverry y los poetas españoles. En su poema RIMAS
podemos notar el tema del desengaño amoroso”. A fin de extender este concepto, tras búsqueda
afanosa en papeles correspondientes a las finales del siglo XIX, hemos ubicado el poema RIMA
que forma parte de la producción poética de Espinosa, quien se acompaña de su tristeza para
hacer de ella su eterna noche, pero siempre va protegido, como lo fue, pos los astros de su
esperanza. Dice así:
        Oscura, negra, lóbrega noche
Sobre la tierra tiende sus olas
Y las estrellas yacen ocultas
Por el abismo que las separa.
        Más esparcidas en raudo vuelo
Aquellas nubes que van compactas,
De luz intensa, límpida y clara.
        Yo tengo nubes, espacio, cielo
Astros y fuerzas que se rechazan;
Brisas y vientos y tempestades
Aquí en el mundo que llevo en mi alma.
        Pero las sombras no se disipan,
Y siempre viven en lucha aciaga:
Mis ilusiones –que apenas brillan
Mis desengaños- que todo apagan.
        No sé hasta cuando romper pudiera
El gran manto que cubre mi alma
¡Tristeza tu eres mi eterna noche!
Luzcan los astros de mi esperanza.
        Su tono romántico siempre está expresado en su poesía que brota de su corazón.
Tenemos a la vista dos poemas. Están formados de versos delicados. Veamos:
               RONDEL N° 1
        ¡Había así de ser! Fui condenado,
Desde que vine a la terrena vida,
El peso a soportar del desgraciado
Jamás por el dolor mi alma vencida,
Pero siempre luchando con el Hado
        Quiso audaz recorrer la inteligencia
Los ignotos espacios del saber
Y decae y se postra mi existencia...
        ¡Había así de ser!
        Busca después el corazón sediento,
En alas de su propio sentimiento,
Busca cómo su afán satisfacer
Y el desencanto su ilusión refrena.
La vida me persigue y me condena
        ¡Había así de ser!

               RONDEL N° 2
        Cobarde corazón, tu nunca has sido,
Desdeñoso tal vez; indiferente
Alguna vez te vi, siempre valiente;
Pero hoy sufres y lloras afligido,
Humilde inclinas tu altivez ardiente.
No permitas que ofusques tu quebranto
Mi severa conciencia y mi razón
No en el mundo me contemple con tu llanto.
               Cobarde corazón.
Tus lágrimas enjuga, oponte fuerte
A los rudos embates de la suerte
Que traiciona tu pérfida pasión,
No al dolor se doble tu entereza,
No ceniza te vuelvas mi pavesa,
               Cobarde corazón.

        LAS RIMAS DE ESPINOSA RODRÍGUEZ.-
        Reiterados y prolongados aplausos han merecido los versos del vate Espinosa. Piura
recuerda en él su acreditado representante de la poesía romántica de la última parte de la centuria
número diecinueve. Después de más de cien años de su publicación es necesario evocar sus
poemas para que se mantengan frescos en la memoria colectiva. Siguió el mismo camino de
Gustavo Adolfo Bécquer quien afirmaba “por los tenebrosos rincones de mi cerebro, acurrucados
y desnudos, duermen los extravagantes hijos de mi fantasía, esperando en silencio que el Arte los
vista de la palabra para poderse presentar decentes en la escena del mundo”.
        Definitivamente las rimas de Espinosa se presentan aquí con elegante indumentaria tejida
con lenguaje explícito cuya atractiva lectura nos recrea el alma. Su habilidad de excelente rimador
lo distinguen de sus contemporáneos. Se proyecta en el marco de su singular inspiración con
armonioso lenguaje que marcha inconfundiblemente en la búsqueda de la identidad acústica entre
sus selectos versos.
        Ahora presentamos dos brillantes composiciones poéticas que corresponden a la calificada
inspiración de Ricardo César Espinosa Rodríguez de indiscutible filiación romántica. Se trata de
dos RIMAS que escribió en 1897, quizá olvidadas por haber transcurridos 107 años de su
concepción, que ahora para recordarlas las pasamos a insertar:

              RIMA N° 1
Pretendes de mi vida en los abismos
        Oscuros penetrar
Mi tristeza tal vez empañaría
        Tu límpida beldad
Ordéname, prohíbeme que llore
        Y no lo haré jamás;
Pero no me preguntes si yo sufro,
        Ni que causa mi afán...
Hay misterios en mi alma, que querría
        Aún yo mismo poderlos ignorar

                RIMA N° 2
Es triste despertar sí en dulce sueño
Se han hallado placeres inefables.
¡Que cruel decepción experimenta
El ánimo cobarde
Al ver las dichas que imagina ciertas
Cual humano en su presencia evaporarse!
        La ilusión es el sueño de la vida,
Nos ofrece cuanto hay de noble y grande
Y nos lleva - doquier imaginando –
Para nunca encontrarse
Con esa amarga realidad que enseña
Lo que en el fondo de lo humano cabe.
        Solo es feliz el corazón del hombre
Mientras dormida la materia yace,
Mientras el mundo un panorama sea
De lentes ideales;
Mientras su luz la realidad oculte,
Mientras seduzca la ilusión y engaño.
        Con sus calificadas RIMAS el poeta Espinosa contribuye con claridad meridiana a
desarrollar por sobre todo la inteligencia amorosa de los hombres. Por eso dice: Mi tristeza
empañaría/ Tu límpida beldad”. Todo su mensaje poético está constituido por acertadas
apreciaciones, en frases elegantes. Según la confesión del bardo “Hay misterios en mi alma que
querría/ Aún yo mismo poderlos ignorar”. Está convencido que la ilusión es el sueño de la vida por
eso a través de sus sueños con original fantasía viste con la palabra adecuada sus cantos
románticos. Juega literariamente con los misterios, su alma, la ilusión y el sueño.

        CLUB GRAU.-
        Don Ricardo César Espinosa Rodríguez es un insigne piurano con una gran obra
inmaterial. Tiene una dilatada actividad institucional. Está en primer lugar dentro de la fila de los
hombres que presidieron el Club Grau. Presidió esta institución los ejercicios correspondientes a
1916, 1917, 1918 y 1919,
        De su quehacer en la vida social del Club dejó una sólida obra espiritual que se hace
necesario recordar en las páginas que se estampa su biografía. Destacó por su espíritu de
camaradería y don de gentes que lo convierten en gran amigo de los socios a quienes sirvió con
desinterés.
        En la galería que exhibe el moderno local del Club Grau, se destaca la estampa fotográfica
de don Ricardo César que registra los años que lo presidió. Continuó la línea deportiva del Club
para cumplir con sus altos objetivos que se registran en la Historia del Centenario establecimiento
social piurano.

       SU MUERTE.-
       Ocurrió el 15 de Mayo de 1926. Todo un acontecimiento que enlutó al Departamento de
Piura y los piuranos de ese momento, juntos como pocas veces, lloraron su partida sin retorno. La
infausta noticia se difundió a través de las páginas de EL DEBER, de su preclara fundación,
conocido en el medio como Diario de la Tarde por su circulación véspera, que durante más de
tres lustros llevó a los hogares de la región y del país los acaecimientos más trascendentes de la
época. Fue el segundo que circuló en Piura, cronológicamente hablando, después de EL SOL que
fundara el otrora prefecto de esta ciudad don Germán Leguía y Martínez.
        Fue en su edición N° 4830, Año XVI que giró en Piura el sábado 15 de mayo de 1926, que
en su editorial, página 1, a la letra dice: “La Parca con su guadaña inexorable acaba de poner fin a
una existencia útil y generosa. ¡Ricardo César Espinosa ha muerto! Las letras piuranas están de
duelo. La noticia nos sorprende en horas en que nos encontrábamos entregados a profundas
meditaciones filosóficas. ¿Porqué los hombres buenos, los que dedicaron toda su vida al cultivo
de la belleza, de la generosidad y del bien, son arrancados tan pronto de este mundo
incomprendido, dónde parece que las fuerzas del Mal son las que impregnan y dominan? ¿Por
qué?
        Previa a la inhumación de los restos mortales de Espinosa Rodríguez, en conceptuoso
discurso, el poeta Ramos Briceño, dijo: “Señores: La segadora eterna, la segadora implacable, la
Muerte, acaba de cortar el hilo de una existencia preciosa. Minado por eterno mal, por la dolencia
incurable de los que quisieran amoldar las normas de la vida terrena a la medida de sus ideales,
ha caído fulminado, ha desaparecido en brevísimos instantes Ricardo César Espinosa, en plenitud
de vida, en actividad plena, en los momentos que a los suyos era su existencia más necesaria.
        Cuatro años ha, en este mismo recinto, su voz se levantaba junto al cadáver del inolvidable
poeta piurano Ricardo Mendoza Espinosa y le decía: “En la dura y afanosa brega del trabajo
honrado, la dignidad y el honor fueron tu divisa y esa bandera que acarició siempre tu gran
espíritu, con el más noble orgullo, trémulo enhiesta en todos los instantes: así en las horas felices
de los mejores días como en las negras y largas de tu tristeza.....”.
        Este elocuente párrafo del fúnebre elogio de un amigo dilecto no hacía más que traducir,
sin propósito egoísta, la condición personal de quien lo concibiera. I sigue diciendo el vate Ramos:
”Honradez, Dignidad, Honor: he ahí la insignia, he ahí la bandera nunca arreada por la hombría
del bien del hombre cuyos despojos contemplamos entristecidos. Honradez, Dignidad, Honor,
trinidad de virtudes de almas bien nacidas y mejor formadas, al encontrar albergue y levantar el
trono en el fondo de una alma enamorada del ideal, no podían menos que producir al menor
contacto de la suspicacia humana, esas heridas incurables que si los sentidos no perciben, minan
lentamente el organismo y terminan exteriorizándose en la forma instantánea del triste suceso que
aquí nos congrega”.
        Han pasado 78 años de la infausta partida de un piurano brillante y el pueblo sigue en
deuda con él. Recordarlo es un deber como también lo es darle su nombre a un establecimiento
público para que siga vivo entre nosotros, que debemos seguir su ejemplar existencia.
        Ricardo César Espinosa fue siempre un hombre bueno. La muerte nos lo arranca en los
momentos que más necesitábamos de él. Hombre probo, buen ciudadano y mejor patriota, su vida
íntegra era un ejemplo viviente para la juventud piurana. Su existencia honrada y ejemplar fue una
lección constante para nosotros, que en toda hora y en todo momento escuchábamos sus sabias
lecciones inspiradas en los sanos y buenos consejos hasta donde puede ir un hombre de la talla
moral del señor Espinosa. Piura pierde uno de sus grandes hombres y la Patria uno de sus
mejores ciudadanos. Que descanse en Paz.
        He aquí sus principales datos biográficos: Nació en la ciudad de este nombre (Piura,
agregamos), en 1870, hijo del matrimonio del señor Ricardo Espinosa y la señora Dolores
Rodríguez.
        Candidato a la diputación por su provincia en 1917, lanzado por los elementos
independientes, contra la entronización del civilismo, mereció la respuesta del gobierno de
entonces, que le tachaba de leguiísta, aunque liberal, y que le propuso componendas, las cuales
fueron rechazadas por el señor Espinosa. Se le ofreció en transacción la Senaduría suplente, pero
sus amigos no aceptaron. Prodújose, en consecuencia, una honrosa derrota, en que la fuerza
pública cargó sobre el pueblo y el candidato fue agasajado con un significativo banquete.
        En 1919 ganó una Senaduría Suplente, mas producido el nuevo orden de cosas desde el 4
de Julio, postuló a la Senaduría en Propiedad y triunfó en las ánforas. Incorporado al Senado se
hizo conocer por su espíritu regionalista, sin descuidar los problemas de interés nacional. Pero
Piura ha sido su objetivo preferente. Ha conseguido entre otras cosas, la dación de las siguientes
leyes: Lp. 6,000 anuales para la Cárcel de Piura; Ley ampliando la que grava con 20 centavos la
exportación de harina por las aduanas del Departamento, en beneficio del Hospital de Piura; de la
Ley de Saneamiento, la que grava con un sol el algodón, a favor de la modernización de los
sistemas agrícolas y de regadío hasta hoy deficientes y perjudiciales; Lp. 500 para la espléndida
Iglesia de Catacaos, levantada por erogación popular; la que grava la chicha en beneficio de la
instrucción pública, ampliándose tal renta al incremento del Colegio Nacional de San Miguel y de
centros escolares en Catacaos, Sechura, etc.”.

        LA DOLOROSA NOTICIA.-
        Tan luego se tuvo conocimiento en esta ciudad de la muerte del señor Ricardo César
Espinosa, todas las clases sociales se apresuraron a manifestar su sentimiento. Por esta
imprenta, desde las primeras horas de la mañana, todos los representantes de las altas clases
sociales, del Comercio, de la Banca, se presentaron a dejar constancia de su sentimiento por la
irreparable pérdida, que conmovida lamenta hoy toda la sociedad piurana.
        Entre las sociedades que anotamos figura: las de Obreros, Centro Piurano, Club Grau,
Empleados de Comercio. También el señor Prefecto del Departamento desde las primeras horas
de la mañana tomó mucho interés por las circunstancias que había rodeado el fallecimiento del
señor Espinosa y después de presentar su pésame por intermedio de su ayudante alférez Salier, a
las 2 y ½ pm. se constituyó a la hacienda Puyuntalá acompañado del Intendente de Policía, señor
Valeriano Rubio ha dejar constancia ante los deudos del señor Espinosa por su fatal desaparición.
        Hoy en la tarde se constituyeron en la casa mortuoria de Puyuntalá una comisión de la
Confederación Obrera de la que era socio honorario a formar guardia de honor como homenaje
del Obrero Piurano del que fue siempre el señor Espinosa decidido protector y amigo. Todas las
instituciones locales se han declarado en duelo por el fallecimiento del señor Espinosa entre los
que se encuentra el Centro Piurano, en cuyo local permanece la insignia de esa institución a
media hasta en señal de duelo.
        Mañana a las 10 del día serán conducidos los restos del que fue señor Ricardo César
Espinosa en tren extraordinario para su inhumación a la misma hora en el Cementerio General.

        HONORES PÓSTUMOS.-
        El día de mañana (domingo 16) se tributará al ex Senador por el Departamento, señor
Ricardo César Espinosa, honores militares. A este fin tiende el siguiente decreto expedido hoy por
la Prefectura. Dice así:
        Habiendo fallecido Don Ricardo César Espinosa, ex Senador por Piura cuyos connotados
servicios a la Patria y muy especialmente al Departamento que representó han comprometido la
gratitud nacional, y por encargo del Supremo Gobierno. SE RESUELVE: Tribútase honores
militares a los restos de Don Ricardo César Espinosa, el día de su sepelio. El Regimiento de
Infantería N° 1 se encargará del cumplimiento de esta disposición. Piura, Mayo 15 de 1926.
Prefecto: Coronel Ruiz Buenaño.

        DEFUNCIONES.-
        No se dejaron esperar las publicaciones en el diario EL DEBER, edición del día de su
fallecimiento, 15 de Mayo de 1926, relativas a condolencias y defunciones publicadas por la
temprana desaparición del patricio piurano Espinosa Rodríguez. Aquí las insertamos:
        “La esposa, hijos, hermanos, hermanos políticos, sobrinos y demás relacionados del que
en vida fue: Señor Ricardo César Espinosa (Q.E.P.D.) tienen el sentimiento de participar su
fallecimiento acaecido hoy a las 12 ½ m. en su hacienda Puyuntalá y le suplican se sirva
acompañarlos en la traslación de sus restos, del puente de esta ciudad, al Cementerio General,
mañana a las10 am. Favor que le agradecerán eternamente. Piura, 15 de Mayo de 1926”.
        Viene otra del Club Grau cuyo texto es casi igual al anterior como aparece del cuerpo literal
siguiente: “La Junta Directiva del Club Grau, tiene el sentimiento de participar a Ud. el
fallecimiento del que en vida fue socio señor: Ricardo César Espinosa (Q.E.P.D.) ocurrido hoy a
las 12 ½ m. en su hacienda Puyuntalá y le suplican se sirva acompañarlos en la traslación de sus
restos, del Puente de esta ciudad al Cementerio General, mañana a las 10 am. Favor que
agradecerán eternamente. Piura, 15 de Mayo de 1926”.

      MÁS NOTICIAS.-
      Pasaron los días y las noticias periodísticas continuaron informando sobre la temprana
desaparición del empresario, intelectual, político, Sr. Espinosa Rodríguez. En el diario matutino El
Deber N° 4831, editado en Piura, Perú, lunes 17 de mayo de 1926, hallamos las siguientes:
        EL SEPELIO DEL SEÑOR RICARDO C. ESPINOSA.-
        Pocas veces se ha visto en Piura una manifestación del sentimiento público tan
espontánea como la habida ayer con motivo del sepelio de los restos del que fue Señor Ricardo
César Espinosa. La manifestación que nos ocupa ha sido un elocuentísimo testimonio del
inmenso cariño y simpatía que el señor Espinosa se había conquistado en todos los círculos
sociales de esta capital y lugares cercanos.
        Antes de las 10 del día, hora señalada para el sepelio, comenzaban a llegar al Puente
numerosísimos caballeros, representantes de la Banca, del Comercio, Centros Sociales y
Sociedades Obreras, Poderes Ejecutivo y Judicial y gran cantidad del Pueblo que le daban al
Puente un imponente aspecto.
        Poco antes de la citada hora tomó su emplazamiento respectivo el Regimiento de
Infantería N° 1 al mando del Capitán Leonidas Chariarse, como unidad designada por el Gobierno
para rendir honores militares a los restos del Señor Espinosa. A continuación llegaban también el
Señor Prefecto del Departamento, el Presidente de la Corte Superior doctor Manuel O. Carrión y
el Intendente de la Provincia señor Valeriano Rubio.
        A las 10 en punto llegó de la hacienda Puyuntalá el tren extraordinario que conducía los
restos del malogrado caballero, rodeados de los deudos y numerosos amigos del extinto, tanto de
esta capital, que habían partido muy temprano a Puyuntalá, como de Catacaos y otros lugares
cercanos a la referida hacienda.
        Tan luego paró el convoy, la elegante caja mortuoria que contenía los restos del querido
amigo y caballero desaparecido fue tomada en hombros por los siguientes señores: Doctores Félix
Vassi y Enrique Caballero y señores Emilio Elbers, Manuel Espinosa (hijo del extinto), Luis
Ricardo Espinosa y Jorge Páez, avanzando hasta la mitad del Puente, desde donde comenzaron
a alternarse los señores citados con otros ilustres hombres hasta el Cementerio General. Entre las
personas que logramos distinguir que llevaban en hombros los restos del señor Espinosa figuran
los señores José Florencio Velasco, Arturo García W., Dr. Juan Velasco, Dr. Mitridates Plata, Dr.
Marcos L. Vega, Alejandro León Manzanares, Tomás A. Palacios, Miguel Ruidías, Rodolfo
Alfageme E., Francisco Guzmán, Ricardo Calderón, Manuel N. Tello y otros muchos que se nos
escapan de la memoria.
        Las cintas fueron llevadas hasta el cementerio por el señor Prefecto Coronel Enrique Ruiz
Buenaño, Presidente de la Corte Superior, Dr. Carrión, Vocal Dr. César H. León, Fiscal de la
misma Dr. Juan Velasco, Sr. Enrique del Carmen Ramos Briceño, O. Helffer, 2° Comandante del
Regimiento de Infantería N° 1, señor Maldonado, señor Miguel Checa, Intendente Sr. Valeriano
Rubio, Alejandro León Torres, Juan M. Balcázar, Eduardo Reusche, Telésforo Barreto, Gaspar
Augusto, Antonio Fossa, Manuel Helguero, doctor Enrique Caballero, Artidoro Balarezo L. Y otros
señores.
        Tras la caja mortuoria iba enlutado el estandarte de la Confederación Obrera y
Confraternidad, la banda del Regimiento de Infantería N° 1 ejecutaba la marcha fúnebre hasta la
llegada al Cementerio. Al pasar el cortejo frente a la Iglesia Matriz se unió a él, el párroco doctor
Jesús Santos García ejecutando las ceremonias religiosas del caso.
        Arrastraban el duelo el hijo del extinto señor Manuel Espinosa y el niño Lucio Espinosa,
doctores Félix Vassi y Enrique Caballero, Emilio Elbers, hermanos y sobrinos políticos del que fue
Sr. Espinosa; y, el señor Prefecto del Departamento Coronel Ruiz Buenaño en representación del
Gobierno.
        Antes de la inhumación del cadáver hizo uso de la palabra el señor Prefecto a nombre del
Gobierno, ensalzando las cualidades tanto cívicas como políticas del Sr. Espinosa. Concluyó
elogiando los méritos del desaparecido y se refirió a su importante manifestación pública de
sentimiento que había originado su muerte la que probaba que el extinto gozaba de gran
ascendiente y simpatía en Piura cuya Sociedad y Pueblo lo acaban de poner en transparencia.
También lamentó su temprana desaparición, cuando el Departamento de Piura tenía aún y
esperaba mucho de él.

                        TORRES VIDAURRE: PERIODISTA Y POETA
      Torres Vidaurre, retratado en Piura, por el año 1919, es un bardo que se encuentra en la
hermosa aurora de su juventud y en la edad de los sueños de oro, pata brillar mañana con su
musa entre las estrellas del Parnaso Americano. Es un obrero de la poesía reformista, que
rimando el modernismo con el metro idealista, lo transforma finamente, de carbón en diamante.
         Poeta que ha cultivado la tendencia impresionista. Es un preceptor de la poesía infantil,
para ascender mañana a la cátedra de los maestros de la literatura sublime, sensacional
conmovedora y gloriosa. Conspicuo periodista, cultor de las bellas letras en el Perú, su patria, que
desde muy joven continuó en España, dejando una obra digna del mejor elogio. Hizo del romance
criollo una valiosa forma de entregar a los lectores una literatura singular, que lo ha inmortalizado.
         Por motivos de trabajo, en el ramo del periodismo diario, pues, Torres Vidaurre, antes de
llegar a los 20 años de edad, fue director del piurano diario “El Deber”. Con este motivo se
estableció en Piura, dejando gratísimas huellas de su fino arte literario que dentro de la literatura
piurana es importante rescatar, toda vez que acá creó muchos poemas.

        DATOS BIOGRÁFICOS.-
        Lima, fue su cuna de nacimiento y en la que avizoró los primeros momentos de su
vocación literaria que empieza desde su adolescencia. Nació el año 1902 y falleció en 1979, a los
77 años de edad, dejando una grandiosa obra escrita.
        Desde muy joven viajó por España y ha sacado a la luz varios libros. Con talento impulsó
su verso en los predios cholistas, convertido en un eximio bardo dentro de este género. Torres
Vidaurre poéticamente hablando creció en Madrid a través de una exquisita producción.
        Dentro de la crítica literaria, Luis Alberto Sánchez ha puntualizado “que el poeta sólo se
revela en su cuarto libro Romancero Criollo (1935); sin embargo no puede prescindirse de sus
publicaciones anteriores: El amor infinito (Madrid, 1924), Los cometas mártires (Madrid, 1927), y
Novela ejemplar del caballero romántico (Lima, 1932)”.
        De otro lado, Luis Monguió ha expuesto sobre José Torres Vidaurre: “Es el criollo del tipo
de poeta que no está lejos en su ejecución de algunas poesías indigenistas no cholistas, y
cholistas e indigenistas no iban a gastar contra él pólvora en salvas.
        Este poeta, y lírico, lingüísticamente bien adiestrado en las letras hispánicas, es
fundamentalmente de temperamento criollo. Cuando coincide en galantería, audacia y donosura
con los españoles, es en cuanto ello fluye naturalmente de su esencia criolla, como bien señala
Luis Alberto Sánchez”; Ver Diccionario Literario del Perú, tomo II. Pág. 403, por Maurilio Arriola
Grande.

         DIRECTOR DEL DIARIO EL DEBER.-
         El bardo peruano, don José Torres Vidaurre, cuando aún no llegaba a los 20 años de edad,
según aviso insertado en el piurano diario “El Deber”, en su edición de 23 de octubre de 1919,
registra la nota editorial con el texto siguiente:
         “Se pone en conocimiento del público, que desde el día de ayer se ha hecho cargo de la
dirección de este diario, el distinguido intelectual limeño, señor José Torres Vidaurre”.
Efectivamente, en la misma edición del periódico aludido, se registra, en la sección Sociales, bajo
el titular “Los que llegan“, que leemos: “Se anuncia que por el tren de Paita a Piura llegó
procedente de la capital de la República, el señor José Torres Vidaurre, Director de “El Deber”.
         Fue en verdad un notable huésped de nuestra colectividad, donde escribió sus artículos de
carácter cultural con el seudónimo “Luis de Bongéne”, según su propia declaración. Poéticamente
hablando destacó en el soneto, desarrollando su vocación poética en España, a donde se fue
después de haber permanecido durante dos años en Piura.
         Raudamente entra en forma majestuosa a las arenas del periodismo dirigiendo la revista
literaria “La Unión”. Allí cosecha abundantes palabras. Luego, es solicitado por los más
importantes rotativos limeños, colaborando entusiastamente. Entre los muchos elogios que le
tributara una importante revista, dice:
         “Que no es aventurado que en él se está cristalizando una de las figuras más descollantes
del futuro literario del Perú. En sus horas de retiro escribe su magnífico libro “Rosario Lírico”, que
es una forma eclíptica, por la vibración de los asuntos y el ritmo”.
         Los versos de este libro dicen de su escondido romanticismo, de su dolor atávico, de sus
ensueños truncos, del orgullo de su raza portalira y de su “ansia infinita de triunfo”, como piensa el
eminente escritor nacional Abraham Valdelomar.

       LA CRÍTICA SERIA.-
        La obra de Torres Vidaurre, aún en su corta edad, mereció una crítica muy seria a su obra.
Veamos lo que dice Abraham Valdelomar: “Luego, en la prosa, escribe su colección de cuentos
con el subjetivo nombre de “Azulinas”. ¿Por qué le llama así? Tal vez en este título se encierra la
casta belleza de sus tramas.
        Todavía sin concluir tiene un estudio doctrinario y filosófico. “Iconolatría”. Hay en él algo de
Sanopenhaver, de Nitzche, de Farrere, de Epicuro. “Enseña a vivir bien”, como se diría en el
sentido realista en este libro.
        He aquí pues, apuntada ligeramente la personalidad de este joven apohueda que
comienza a despuntar como una futura gloria de la literatura nacional.
        Hay otro juicio de Valdelomar: “Entre tanto los optimistas que aún hacen vibrar el arpa
homérica, estos espíritus selectos que se consumen en la pira violenta de la Belleza, estos
sacerdotes de armonía, sigan cantando bajo el dombo purísimo del cielo.
        Siga usted vehemente y apasionado” Torres Vidaurre, tañendo su dolor y sus ensueños.
Días vendrán en que como dice la Biblia, los esclavos hincarán de nuevo la rodilla y los elegidos
de Jehová se sentirán nuevamente en su trono…
        Esa chispa divina que caracteriza al artista no la dan las universidades ni los cartones de
fin de año. Más que una chispa es un fanal y en sus versos, bellísimos, se anuncian ya los rayos.
Tiene usted casi veinte años y cuarenta enemigos ¿Puede pedirse más a su edad?
        De otro lado, las páginas del diario El Deber, edición del 29 de noviembre de 1919, el fino
crítico B. García Alcedo, expresó: “Ave de paso: Al poeta José Torres Vidaurre, sinceramente. Se
encuentra por estos trigales un cantorcillo que con notas sublimes canta y llora; ora entristecido,
ora riéndose. Es un alma errante, peregrino de las letras, del arte y de la poesía… Es un iluso de
la juventud infantil, que siembra la envidia en las almas bajas, pero que en las superiores cosecha
las fragantes flores de la admiración…
        Es un bohemio que lleva como escudo la dignidad y como arma con que defenderse la
constancia… Es como un huérfano que recorre el mundo sin familia pero que doquiera que va la
encuentra y deja hermanos que lo quieren y admiran.
        Es un corazón de sinceridad como el Océano, que por la senda que pasa deja sembradas
simpatías y recuerdos, que ni se borran ni se olvidan… Es una ave de blanco plumaje, como son
sus versos, pero con majestuosos vuelos de Cóndor como son sus pensares… Es un heredero
de un porvenir brillante y grande con un crepúsculo de inmensos triunfos…”.

        SU POESÍA.-
        Como productor de poesía es una notabilidad dentro de los vates del fenecido siglo XX,
cuya obra se debe comentar en nuestra región. Sus versos están esparcidos en las páginas del
diario El Deber, que se hace necesario reunir para difundirlos ahora en la primera década del siglo
XXI.
        Luchando con el medio asfixiante, con el gesto airado frente a las envidias y a los
egoísmos que como un vórtice pretendía arrostrarlo, en medio de la decadencia intelectual de
nuestro ambiente que a veces no valora en su real magnitud la grandeza espiritual de un hombre.
         Torres Vidaurre surge de pronto llevando en lo alto la enseña de Belleza y en su corazón
apolino, radiantemente luminosas, las estrellas de su fe y su decisión indoblegable. Dentro de su
etapa romántica, publica en Piura, su soneto “Suave Brisa”, que dice así:
        Suave la brisa, suave llegó hasta mí, quejosa
A contarme sus cuitas y su acerbo dolor;
Y al oír sus gemidos de abandonada esposa,
Sentí piedad por ella, sentí por ella amor
        Mi alma también, acaso, gemía lastimosa
Nostalgiando el bien ido con frenético ardor.
Mi alma también, acaso como una mentirosa
Brisa, vagaba incierta, por mi Reino Interior.
        ¡Oh! Suave brisa, suave brisa de media noche,
Que das, tus sollozos acentos de reproche
Yo te nombro la hermana de mi pesar sin fin;
Yo te diré mis duelos, por los ensueños idos,
Y uniré mis gemidos juntos con tus gemidos
¡Como se unen dos notas de un doliente violín!
       ORACIÓN.-
       Es otro soneto que corresponde a la artística creación literaria de José Torres Vidaurre y
que se publicó en las páginas del diario “El Deber”, de su digna dirección, el 30 de octubre. Aquí
está “Oración”, leamos:
       Madre inmaculada, reina de los cielos,
Viene a ti el poeta lleno de emoción,
Para que protejas sus puros anhelos
Y seques el llanto de su corazón…
       Madre inmaculada calma mis desvelos,
Calma mis dolores, calma mi aflicción
Viene a ti el poeta, loco de consuelos,
Y en busca de esa Hada Blanca: la Ilusión…
       Madre inmaculada, mi ensueño está muerto…
Yo voy por el mundo, pantanoso e incierto,
Buscando el pasado risueño que huyó…
Madre inmaculada, viene a ti el poeta,
Para que mitigues su pena secreta,
Ya que la devuelvas que ya se perdió ¡…!

        ACTUACIÓN CULTURAL.-
        Don José Torres, a la vez del ejercicio periodístico, llevó adelante una fructífera actividad
cultural, declamando los poemas de su fina inspiración que ha dejado gratos recuerdos en las
páginas de la poesía piurana.
        Según comenta el diario “El Deber”, del 3 de noviembre, “hubo una actuación el sábado 1º,
en el Teatro Principal de Piura, que significó un nuevo triunfo de José Torres Vidaurre, quien recitó
un bellísimo poema, titulado “Claro de Luna” que es tal vez uno de los mejores que se han escrito
en Sudamérica y el auditorio premió al notable literato -niño- pues, como ya se dijo, no llegaba
todavía a los 20 años de edad, con ruidosos aplausos.
        Remembranzas y coloquios sentimentales fueron los últimos versos con que deleitó el
artista a los concurrentes a la velada. Fue un nuevo triunfo de Torres Vidaurre, quien escribió en el
editorial de El Deber, de su digna dirección, un comentario sobre esta actuación respecto a las
demás intervenciones de otros artistas.
        También dice: ¿Rosarito? Eres un rosario lírico como nuestro volumen de filigranas líricas.
Un vórtice de lirios y nenúfares. Es tu alma adolorida en el seno de una intuitiva estética.
Definitivamente el poeta contribuyó al fomento de la poesía en Piura.

        COLOQUIO SENTIMENTAL.-
        Según da cuenta el diario “EL DEBER”, de 10 de Noviembre de 1919, hubo una actuación
cultural en el vecino Distrito de Catacaos, en que el vate José Torres Vidaurre, declamó el bello
poema de siete cuartetos, de su autoría, que lleva por título “Coloquio Sentimental”.
        La noticia cultural dice así: “Poesía declamada por su autor en la velada de anoche, en
Catacaos, como merecido homenaje a la culta y distinguida sociedad cataquense; por José Torres
Vidaurre. Leamos:
        Eva, la niña pálida, de las horrendas ojeras
Que declinar veía sus quince primaveras,
Miraba desde un blanco mirador, la arboleda,
Y de la brisa oía sus cantares de seda…
        (¡Pobrecita la niña por la tisis postrada,
Pobrecita la niña del rosal y callada …!).
Sus ojos soñadores brillaban tristemente,
Y sus labios como se movían. Su frente
        Se inclinaba hacia el suelo sumisa como una
Enfermiza y nostálgica, invernal media luna…
Por que sufría tanto, al morir la campiña,
Con que era el coloquio que entablaba la niña…
        ¡Nadie hubiera sabido con quien era! Más ella
Conversaba a la Hada de los recuerdos, bella.
U el Hada le ha contado de aquellos bienes idos
De vivas ilusiones de matices lucidos…
        De venturosas horas de líricos alardes
De cariño, de encanto, de ensueños, de esas tardes.
De idilios teocritanos. Del júbilo y la suave
Deleitación de un beso que es como un trino de ave,
        Y toda esa falange de recuerdos dorados
Han dado a sus mejillas matices delicados…
El sol se va ocultando medroso, como un niño
Al refugiarse dentro del maternal corpiño…
        Y, mientras que susurra dulcemente la brisa,
Y en el porque, entre tanto se desmayan las rosas.
Y están muy indecisas las líneas del paisaje…
Cuando del sol recibe, su próximo homenaje,
        Eva. La niña pálida, de las hondas ojeras,
Que declinar veía sus quince primaveras.

       DEL JARDÍN PIURANO.-
       Es una columna poética que se abrió en el piurano diario “EL DEBER”, para publicar
sonetos dedicados a las bellas piuranas y se presentaban con nombre propio correspondiente a
una doma piurana, por su autor Torres Vidaurre.
       En la edición del 12 de diciembre de 1919, tenemos el soneto que corresponde a Luis de
Bongéne, nombre que es el que utilizó el mentado poeta. Lleva por título: Blanca Alicia Seminario.
Dice así:
       A vuestros pies Señora me ha mandado
El Hada Inspiración, para deciros,
Que de una paloma habéis robado
Su casta albura y sus ligeros giros.
       Que al mirar vuestra frente alabastrina
Y vuestra cabellera fraganciosa.
Os parecéis a una háyade en la ondina
Con la altivez soberbia de una diosa.
       A vuestros pies Señora está el Poeta
Como si fuera un paje… una secreta
Emoción en su pecho se dilata,
¿Y que no diera de su gruz la bella?
Por engastar como una viva estrella
¡Un beso en vuestro astral mano de plata!

       GRATA PRESENCIA.-
       De lo que estamos seguros es que la grata presencia de Torres Vidaurre en la ciudad de
Piura, ejerciendo el periodismo, cultivando recitales y publicando sus poemas, ha dejado huella
imborrable de su actuación literaria ocurrida hace más de noventa años en estos predios del
eterno calor.
       Ahora queremos en los albores del siglo XXI, se conozcan los hombre de letras de
dimensión internacional, caso del poeta José Torres, que después de entregarnos una estela de
su creación intelectual, se trasladó hasta España para fomentar sus composiciones poéticas que
hablan en voz alta de su capacidad en el mundo de las bellas letras.

                               ALBERTO EDUARDO LÓPEZ EN EL TIEMPO
       No cabe la menor duda que el periodismo y la literatura son pasiones irrefrenables: el
periodista, el escritor y el poeta escriben siempre los temas producto de su inspiración, de lo que
oyen, de lo que ven, de lo que sienten. Los periodistas tienen en los periódicos su mejor vía para
comunicar sus producciones intelectuales. Los vates nos recrean con sus finas composiciones
que se perpetúan a través del tiempo.
       A propósito de periodismo, bueno es recordar que Alberto Eduardo López fue un eficiente
periodista argentino, pero por sobre todo aplaudido poeta cuyo producto óptimo presentó en Piura
durante más de tres lustros. Su apasionada profesión la desarrolló primero en el diario EL
TIEMPO del que fue su primer redactor bajo la dirección de Luis Carranza Valdés, en Enero de
1916; luego, en EL DEBER.
        Estando en Piura el bardo en cuestión, da cuenta el diario “El Deber”, su fecha 29 de
marzo de 1917, la sensible noticia, que dice así: Por cablegrama procedente de Buenos Aires
(Argentina), se ha recibido la noticia de la muerte de la señora Josefina López Madarriaga, madre
de nuestro Redactor, señor Alberto Eduardo López, Acompañamos en su justo dolor a nuestro
compañero de labores”.
        Por muchos años de la segunda y tercera décadas del fenecido siglo XX, López residió en
Piura. Fue durante esta fructífera estancia que se leyeron sus bien concebidos editoriales, sus
llamativas crónicas literarias, sus hermosos poemas, especialmente sonetos, sus interesantes
informes noticiosos. En suma su obra literaria producida en Piura, por Piura y para Piura.

        EL POETA.-
        El vate Alberto Eduardo López, de nacionalidad argentina, vivió en Piura por motivos de su
trabajo periodístico. También llegó a ser redactor principal del diario EL DEBER. En la edición del
jueves 7 de diciembre de 1916, página 3, nos entrega un bien acabado poema de carácter
religioso que tuvo mucha acogida en nuestro pueblo cristiano. Aquí sigue su título:
                              ¡INMACULADA!
                       1854 -8 DE DICIEMBRE - 1916
Esplendores, ensueños, armonías,
A las plantas divinas acudid
De aquella Virgen que soñó Isaías,
De aquella Reina que cantó David
        Saludadla, rumores de la sierra;
Saludadla, misterios de la mar
Y que hasta las entrañas de la tierra
Se sienta en su alabanza palpitar
        ¡Oh! María, la perla más preciosa
De la eterna diadema del Creador,
Dulce aroma, poesía misteriosa,
Destello suave del divino amor:
        Tú eres la fe sublime que consuela;
Tú, la esperanza que llora el corazón,
El ansia maternal que se desvela
La ternura, el poder, la salvación!
        ¡Oh! ¡Qué lucha tan larga sostenemos!
¡Cómo la Cruz oprime!... Pero di,
Madre del corazón: ¿Qué no podemos?
¿Qué no debemos esperar de ti?
        Desde este caluroso y afectuoso suelo el bardo evoca su patria a través del verso. Con
motivo de la visita que hace a Piura su compatriota el artista Andrés S. Dalmau, rememora su
país con el poema dedicado al “Rincón de nuestra patria/ Pedazo de nuestra alma/, a fin de hacer
agradable la presencia por estos predios del citado Dalmau insigne argentino y eximio violinista
que tuvo una grata estada artística en estos arenales del Perú. El poema que sigue se publicó en
EL DEBER, Página 3, del 9 de Noviembre de 1916. Dice así:
                              ANDRÉS S. DALMAU
        Desde el blanco polvoriento del camino abovedado
Que hace puente sobre el verde de la vega tropical
Se divisa cual mirada de algún huevo subterráneo
La cadena de las sierras, que se eslava más allá.
        Llega a trechos, de los valles, a sus plantas enclavados,
La fragancia montañesa del tomillo y del laurel,
Y descuelgan los confines su dosel anaranjado
Sobre el brazo de una roca donde canta el dios te de.
        Bajan prestos, por las faldas, los torrentes color cobre,
Sobre un lecho de peñascos que parece lastimar
La corriente estrepitosa, que se estrella y que se rompe
Y que llora cuando herida por los páramos se va…
       Mientras rey de aquellos montes, con espíritu soberbio,
Mueve el álamo a las auras su melena tornasol
Y en los brazos invisibles del vacío somnoliento
Una garza se desprende como nieve del peñón…

       PERIODISTA.-
       Dentro del ámbito cultural El Deber fue un diario piurano de gratísima recordación en el
Departamento y a nivel nacional, que en las postrimerías de su existencia fue dirigido un buen
tiempo por el talentoso periodista Manuel Francisco Madrid, siendo sus más frecuentes
colaboradores, José Florencio Velasco, Víctor Manuel Zapata Acha, Enrique López Albújar,
Francisco Lapouble Gil, Edgardo Varela, entre otros.
       Además El Deber tiene el mérito que por su dirección han pasado dos poetas extranjeros:
Tiburcio Santos Dueñas y Alberto Eduardo López, el primero salvadoreño y el segundo argentino,
dejando un exquisito bagaje periodístico que enriquecen la historia del periodismo regional.
       Como era natural, la campaña de ese diario no podía sólo limitarse a criticar las
orientaciones buenas o malas de la alta política dominante en ese entonces, sino también a poner
en transparencia todas las actividades y deslices de las autoridades locales; y en esa labor tuvo
irremediablemente que chocar con la primera autoridad del Departamento, el Gobierno Local,
Poder Judicial y Gobierno Central.

        SONETO DE LÓPEZ.-
        Dentro de la producción romántica del poeta que comentamos, está el bello soneto con el
título del rubro, que dedicado a la señorita de las iniciales M. D. V., se publicó en la edición Nº
1295, de “El Deber”, día 17 de marzo de 1917. Aquí están los catorce versos:
                        AMOR IMPOSIBLE
                  DEDICADA A LA SEÑORITA M. D. V.
      Una noche romántica de enero
En que lucía el cielo esplendoroso
Llegó hasta mí turbando mi reposo
La suspirante endecha de un jilguero
      Era un canto a la vez que lastimero
Dulce gemido de embriaguez y gozo,
Una esperanza en flor hecha sollozo
De una ave enamorada de un lucero.
      Y en medio de la noche blanca y grave,
Llenó el corazón mi aire suave
Del aria pasional llorosa y bella…
      Y el cielo alzó mi pecho su querella;
Que hace tiempo que sueño como el ave
Con el amor de una lejana estrella.

      CLAROSCURO.-
      En la edición del 19 de junio de 1917 de EL DEBER, se publicó una poética
crónica bajo el rótulo CLAROSCURO de autor anónimo que dedica “con cariño a mi
amigo Alberto Eduardo López”, que en parte de su texto dice:
      “A la caída de una tarde de invierno gozaba yo de las delicias
vespertinas, del policromado panorama que ofrece el campo en esa hora precursora
del silencio. De vez en cuando el débil, pero melodioso, canto de algún
pajarillo hería el lóbrego silencio de la tarde.
      El Astro-Rey, de oro, bañaba la pradera; mientras que a lo lejos un pastor
recogía su rebaño porque la hora del descanso había sonado. El voluptuoso vaivén
de los árboles y el manso aleteo de los pajarillos parecían ser anuncio de
tristeza porque el negro capuz de la noche estaba próximo a cubrirlo todo de
luto.
      Pero yo sentía en mi corazón la alegría que me da esa hora que engendra;
esa tristura predecesora de la noche. Yo que llevo en mi alma remembranzas de
mejores tiempos, busco el campo para gozar de su silencio y en llorar, llorar lo
que perdí y lo que no podré encontrar”.
                              NÉSTOR MARTOS EN LA INDUSTRIA
         Para nadie es un secreto que la crisis de valores humanos en el país se incrementa con
efecto multiplicador, sobre todo en el poder político nacional y vertiginosamente avanza el
fenómeno de la corrupción (robo, soborno, chantaje, abuso de autoridad y de fuerza) con serio
agravante de común práctica nacional dentro de la administración pública. Esta conducta social,
negativa por cierto, ha traído consigo la consiguiente bancarrota de la poca reserva moral que
queda en nuestra patria.
         Frente a esta incuestionable realidad que perjudica la imagen del Perú en los planos
interno y externo, es de perentoria necesidad que se revitalice y purifique nuestro maltratado
espíritu mediante la promoción de los personajes de esta tierra que con alta calidad humana han
ofrendado su vida y su obra cultural al servicio de la Nación en clara señal de su profundo e
inquebrantable amor al Perú.
         Estimo ha llegado el mejor momento de abrir una muy nutrida campaña para reivindicar a
los personajes que han dado personalidad moral a la república peruana y por ende han difundido
los valores humanos con devoción cívica y patriótica que debemos rescatar y enseñar su práctica
en todo el sistema educativo peruano, desde la educación elemental hasta la universitaria.
         Por eso, es loable la iniciativa del Instituto Nacional de Cultural, con el patrocinio de la
Municipalidad Provincial de Huancabamba, tierra de Néstor Samuel Martos Garrido, para celebrar
conforme corresponde, según programa especial desarrollado durante el mes de noviembre del
2004, el Centenario del Nacimiento de este ilustre hijo del Departamento.
         Ambas instituciones, que se manejan por la Comisión Central constituida a propósito, en el
tríptico de presentación, acotan: Para Huancabamba y Piura, es un honor saber que tienen un hijo
ilustre, digno de reconocimiento y gratitud; ello porque su pensamiento, su corazón y
preocupación siempre estuvieron puestos en las decisiones del ínclito Maestro, fue hombre de
extraordinaria voluntad, sus dotes no tienen comparación como educador, periodista.
         No podemos dejar de señalar que en sesión solemne llevada a cabo en la Municipalidad
Provincial de Huancabamba, el 26 de Noviembre del 2004, mediante Resolución de Alcaldía,
emitida por su burgomaestre don Valentín Quevedo, se resolvió que su Salón de Actos se llame
NÉSTOR SAMUEL MARTOS GARRIDO y en la parte frontal del mismo, se colocó una placa cuyo
tenor dice así: Municipalidad Provincial de Huancabamba SALÓN DE ACTOS NÉSTOR SAMUEL
MARTOS GARRIDO. Conmemoración del Primer Centenario de su nacimiento. Huancabamba, 26
de Noviembre del 2004.

        EL MARTOS QUE CONOCÍ.-
       Conocí a don Néstor Samuel y lo traté con reverencia durante algunos años, entre 1962
hasta su muerte, a propósito de su periódica concurrencia, una vez por semana, en la tarde, al
Estudio Jurídico del Dr. Luis V. Altuna Sandoval, sito en calle Tacna 256, de este cercado, en el
que yo trabajé. Su asistencia era para atender las sesiones que programaba el Comité Pro Casa
de la Cultura de Piura, en la que él fue su Tesorero. Integraban la directiva además del Dr. Altuna
que la presidía, los ilustres piuranos Edmundo Arámbulo Palacios, Jaime Andrés Benites
Temoche, Diego Antonio Castillo García, Luis Ginocchio Feijó, Miguel Justino Ramírez Adrianzén.
Estas circunstancias me permitieron conocer al señor Martos Garrido y admirar su erudición en el
tema regional, que como ya he manifestado, más de una vez, despertaron en mí afanosa
inquietud por indagar puntuales aspectos de nuestro glorioso pasado, que vengo difundiendo
desde hace más de tres décadas.
        Al conversar con don Néstor, me conmovió la estampa de un hombre honrado que nunca
cedió su lugar en el cumplimiento de sus deberes en los que puso de manifiesto su rectitud de
ánimo y sana intención. Íntegro y coherente en su pensamiento y acción, por eso se le recuerda
con gratitud. Persona de buena voluntad, de invariable autenticidad en sus actos que dibujan de
cuerpo entero su grandeza moral. La más grande riqueza que nos legó, es su obra espiritual que
manteniéndose fresca y latente aumenta diariamente en Piura. Quiso a Huancabamba como
pocos coterráneos, lo que demuestra a través de la letra del himno a su tierra natal, de su autoría,
pues, con sello poético señala: “Huancabamba, mi tierra querida,/ Dios te dio bendiciones sin fin,/ I
por eso tus hijos vivimos/ Orgullosos y ufanos de ti”.
        Don Néstor Samuel vivió en Piura la mayor parte de su vida (1927-1973), 46 años
consecutivos. En Huancabamba 12 (1904-1916) y en Trujillo 11 (1916-1927) que totalizan los 69
años que vivió. A Piura sirvió mejor que un piurano de nacimiento, desarrollando día a día una
ardua labor cultural y docente que hasta hoy se recuerda y seguirá creciendo en el devenir.

         LA FAMILIA MARTOS GARRIDO.-
         Hay evidencia que Don Samuel Martos Cruzado contrae nupcias en la vía canónica en la
Santa Iglesia Matriz de la Vicaría Foránea San Pedro de Huancabamba, el 15 de febrero de 1904,
con la dama huancabambina, doña María Esther Garrido Espinosa, hija de don Daniel Garrido y
doña Gerarda Espinosa. El cura que celebró la boda fue don Máximo R. Urqueaga. Fueron los
padrinos: don Miguel Calderón y la señorita Etelvina Garrido.
         Consta en la partida matrimonial #6 que en la vía civil la pareja, Martos-Garrido se unió
conyugalmente el 21 de marzo del mismo año en la municipalidad provincial de Huancabamba, a
cargo de su burgomaestre don José Adrianzén. El contrayente declara ser de profesión
pendolista. Aparecen en calidad de testigos los señores Manuel M. Castro y Basilio Ubillús.
         El año que ocurrió el nacimiento de don Néstor Samuel, la Municipalidad de
Huancabamba, el 1º de enero de 1904, formó y juramentó su cuerpo edil con el personal
siguiente: Alcalde: Roberto Espinosa Elera, Teniente de Alcalde: José Adrianzén. Síndicos de
Rentas y Gastos fueron José S. Talledo y José S. La Torre. El cuadro de Inspectores lo formaron
Basilio Ubillús en la Inspección de Policía, Manuel Huamán en Obras Públicas, Ricardo Rangel en
Estado Civil, Manuel U. Carrera (suegro de don Néstor) en Mercados, José Mercedes Sánchez en
Espectáculos Públicos e Higiene. Sigue José Portocarrero en la inspección de Lugares de
detención, Fidel Adrianzén en Aguas, Puentes y Caminos. Secretario del ayuntamiento
huancabambino fue F. E. Huamán de los Heros.
         Producto de las relaciones conyugales entre don Samuel y doña María Esther, nace el 26
de Noviembre don NÉSTOR MANUEL, según lo corrobora la evidencia documental que es su
partida de nacimiento #680 de la Municipalidad de Huancabamba, siendo Alcalde don Roberto
Espinosa Elera. Dicho nacimiento lo declaró su padrino don Daniel Garrido, su abuelo materno.
Consta que nació a las 10 de la mañana, indicando que su padre es de profesión pendolista.
Fueron testigos J. M. Sánchez y Catalino Peña.
         Pendolista según la Real Academia de la Lengua es la persona que escribe diestra y
gallardamente, utilizando la péndola que es pluma de ave cortada que se emplea para escribir. No
cabe duda que don Samuel fue en su época un hombre preparado pues desempeñó con eficiencia
cargos públicos y fue honorable funcionario de Educación.
         Aparece en la página 75 vuelta del Libro de Bautismos #31, que se preserva en el Archivo
Parroquial de la Vicaría Foránea de San Pedro de Huancabamba, Diócesis de Piura, la partida
bautismal #437 que dice así: Año del Señor de 1904, a los veintiséis días del mes de Diciembre.
Yo el Presbítero Máximo Ricardo Urquiaga, Cura Interino de esta Iglesia Parroquial de San Pedro
de Huancabamba y Vicario Foráneo de la Provincia; exorcicé, bauticé, puse óleo y crisma a una
criatura que nació el 27 de Noviembre último, a quien puse por nombre NÉSTOR MANUEL; hijo
legítimo de Samuel Martos y de María Esther Garrido. Fueron sus padrinos: Don Daniel Garrido y
señora Gertrudis viuda de Espinosa, a quienes advertí sus obligaciones y parentesco espiritual, de
que certifico. Firmado Máximo R. Urquiaga.
         Con fecha 8 de mayo de 1943, el personaje que nos ocupa acudió al Juez en lo Civil de
Piura, doctor Diego Antonio Castillo García, Escribano de Estado don Miguel Morales Franco,
según consta en el expediente de su propósito, pidiendo la rectificación de su partida de
nacimiento. Pues, indica que al sentarse mi partida de nacimiento en los Registros Civiles del
Concejo Provincial de Huancabamba, equivocadamente, se me ha consignado el nombre de
Néstor Manuel, debiendo ser Néstor Samuel, que es el que desearon ponerme mis padres y el
que uso en todos los actos de mi vida. A fin de enmendar esta equivocación, suplico a Ud., señor
Juez, que previos los trámites de ley se sirva ordenar la rectificación correspondiente de mi
partida. Por Resolución del 20 de setiembre del mismo año, el mentado Juez declaró que procede
la rectificación de la partida de don Néstor Samuel Martos Garrido y en consecuencia ordenó que
se rectifique la partida de nacimiento en el Concejo Provincial de Huancabamba.
         Tenemos otra partida de nacimiento, que corre bajo #349 del Registro respectivo de la
provincia de Huancabamba, siendo burgomaestre don Roberto Espinosa Elera, acreditando que el
23 de agosto de 1906 nació GERARDA ALICIA, hija de Samuel Martos, de profesión comerciante,
natural de Guadalupe y de María Esther Garrido, de profesión Preceptora. Declaró el nacimiento
el Dr. Juan A. Velasco, como padrino de la niña, por intermedio de su apoderado don Miguel Y.
Garrido, Escribano de Estado. Fueron testigos: José Y. Rangel y Manuel Francisco Adrianzén.
        Ahora tenemos a la vista la partida de nacimiento #299 del mismo Registro Civil que
corresponde a FÉLIX OSCAR SAMUEL, ocurrido el 2 de Julio de 1908. Declaró el nacimiento
Miguel Y. Garrido. Éste registra a los progenitores del recién nacido así: Samuel, de profesión
pendolista y doña María Esther. Testigos fueron Pedro Chumacero e Hilario Ramírez. Alcalde don
Manuel U. Carrera quien a partir de 1942 se convirtió en suegro de don Néstor Samuel.
        Doña Rosa Clementina Carrera Ubillús, consorte de don Néstor Samuel, nació en
Huancabamba, según partida #4351, el 21 de Noviembre de 1907. Registró su nacimiento don
Carlos E. Ubillús, como padrino. Hija de Manuel U. y de Victoria. Fueron testigos: Miguel S.
Jiménez e Hipólito Martínez. Alcalde: J. S. La Torre. Se advierte que tanto don Néstor Samuel
cuanto doña Rosa Clementina nacieron el mes de Noviembre.
        Aparece en el diario El Deber de 16 de diciembre de 1925, el titular: Exámenes en el
Colegio San Miguel, que contiene el resultado de los exámenes del día 15: Geografía: Aprobados
32, aplazados 5. Sobresalientes Manuel Fernández, Arturo Arellano, Félix Seminario, Telésforo
León Vilela, ROSA CARRERA. Sigue el mismo diario edición del día 21, que publica los
resultados de los exámenes de Música tomados en la misma fecha a los alumnos del 2 Año.
Aprobados 32, aplazados 1, sobresalientes: ROSA CARRERA, Félix Seminario, Emilio Barreto.
Siendo así es factible apreciar que doña Rosa terminó sus estudios secundarios en 1928.
        Consta en el archivo notarial de Domingo R. Velasco, producido en Huancabamba, la
minuta #283, Acto 245 de fojas 254 vuelta, la autorización que por escritura pública otorgó el 12
de febrero de 1912. Siendo así don Samuel Martos Cruzado, natural de la provincia de
Pacasmayo, vecino de esta ciudad, casado, COMERCIANTE, mayor de edad; a favor de su
señora esposa doña María Esther Garrido y Espinosa de Martos para que ampliamente continúe
en el pleno goce de sus derechos civiles como si fuese célibe, concediéndole las facultades de
comparecer, vender, transigir, aprobar cuentas, reconocer créditos, entenderse de todos los
negocios de mi giro mercantil, cobrar deudas activas, reconocer los pasivos, otorgar fianzas u
otras seguridades, con las demás contenidas y especiales en los artículos 203 del Código de
Enjuiciamientos Civiles y 1927 del Código Civil. Fueron testigos: Leocadio Gonzáles, Emilio Rubén
Adrianzén y Felipe Rancel.
        Ante el mismo notario Velasco se registra la minuta #354, Acto 363 de fojas 233 vuelta,
que contiene el poder notarial que el 20 de Abril de 1914 confirió la señorita O. Eufemia Garrido a
favor de su hermana doña María Esther Garrido viuda de Martos “para que pueda otorgar y firmar
escritura de venta de las acciones y derechos que tengo de común en pro indiviso con mis
hermanos, entre los que se encuentra la que va a ejercer este poder, en el fundo
CHULUCANITAS, ubicada en el Distrito de Pacaipampa, provincia de Ayabaca, facultándola para
que perciba su valor y se obligue por mí a la evicción y saneamiento”. Figuran en calidad de
testigos: Armando Adrianzén y Silvio Guerrero.
        Doña María Esther falleció en Piura el 25 de Marzo de 1949, a horas 4 am, de fiebre
tifoidea, certificada por el médico Máximo Silva Velásquez, según consta en la partida de
defunción #124, siendo Alcalde de Piura don Enrique Verdeguer López.
        Tramitada su declaratoria de herederos por su hija Gerarda Alicia de Castañeda en el
Juzgado Civil de Piura a cargo del Dr. Ricardo Crespo Vera, Escribano de Estado don José
Andrés Bejarano, se emitió la Resolución Judicial de 19 de febrero de 1954 que declaró ha
fallecido sin haber otorgado disposición testamentaria alguna; y que son sus únicos y universales
herederos sus hijos Gerardo Alicia y Néstor Samuel Martos Garrido; y Ángela Esther y José
Carlos Vallejo Garrido.

       DON NÉSTOR SALE DE HUANCABAMBA.-
       Lamentablemente don Néstor Samuel quedó huérfano de padre antes de cumplir los 9
años de edad, es decir muy niño, por cuya razón, en plena infancia, fue atendido con esmero por
su señora madre doña María Esther. Hasta la saciedad se ha señalado que estudió primaria en la
Escuela Particular del Sacerdote Antonio Vega, demostrando inteligencia y contracción por el
estudio.
       Una vez concluida su instrucción primaria, de su querida Huancabamba, con autorización
de su progenitora, se marchó a la capital del Departamento de La Libertad. Fue apoyado en este
traslado por su tío, hermano de su madre, don José Eulogio Garrido, Director del diario La
Industria de Trujillo, propiedad del ilustre huancabambino, doctor Miguel Félix Cerro Guerrero. Don
Néstor Samuel encuentra en la tierra liberteña su nuevo camino para estudiar secundaria en el
Instituto Moderno de Trujillo. Nunca dejó de ser buen alumno no obstante que compartió su tiempo
con tareas extraescolares.
         Por eso alternó sus estudios secundarios con su asistencia cotidiana a los talleres del
diario La Industria en la que inició sus labores periodísticas, poco más o menos en 1917, que le
han dado fama. Apoyamos esta apreciación en la versión textual que en un artículo periodístico de
8 de noviembre de 1945, público Martos Garrido, que dice así:
         “El tiempo transcurrido no me impide, sin embargo, seguir considerándome como miembro
integrante de la redacción de LA INDUSTRIA, cuya casa, cuando visité la ciudad de mis afectos,
sigo considerando mía; y tanto, que la hago el centro de mis operaciones y el lugar de cita con mis
amigos. Y es que también con el propietario, doctor Cerro, como con el Director, señor José
Eulogio Garrido, me ligan, además de los periodísticos, otros vínculos, de esos que no pueden
desatarse y que me vedan de hacer ninguna referencia a sus personalidades, obras y méritos.
         Y cuando llego a la casa de LA INDUSTRIA, después del cordial abrazo al Administrador,
señor Rafael Muricci, me place sentarme ante el mismo escritorio en que escribía con premura
febril las extensas crónicas sobre los desastres pluviales de 1925, cuanto tantas casas se vinieron
abajo, tanta gente quedó desamarrada y todos los periódicos dejaron de salir, excepto LA
INDUSTRIAS. No dejé de ir a ver como sigue funcionando la prensa. Y así voy reviviendo los
gratos momentos que pasé en esta casa de mi infancia periodística. Pero ya no está ante su
escritorio, bondadoso y siempre acogedor, el señor Raúl E. Haya, que dirigía el periódico que él
había fundado, en mi tiempo, y de cuya consideración y de cuyos consejos guardo imperecederos
recuerdos. Tampoco encuentro a Jorge Enrique Pinillos, amigo comprensivo, que ocupó mi puesto
al venir a Piura. Ambos terminaron ya su peregrinación por este valle de lágrimas. Cuando LA
INDUSTRIA, bajo la Dirección del señor Emilio Villarnovo cumplió sus Bodas de Plata, en 1920,
siendo yo un mozalbete, participé en la celebración y por más que todo lo que hacia en el
periódico, cuando salía del Colegio, era redactor de la sección DATOS DEL DÍA, yo ya me sentía
un periodista cuajado”.
         Cronológicamente hablando, don Néstor Samuel a partir de 1927 se afincó en Piura, donde
radicó la mayor parte de su vida. De los 69 años que vivió más de 50 dedicó al periodismo,
iniciándose en el trujillano diario LA INDUSTRIA, siendo aún estudiante de secundaria. A la
docencia dedicó más de 35 años, principalmente en el Colegio de San Miguel, de Piura, del que
se jubiló.

        NÉSTOR SAMUEL EN PIURA.-
        Don Néstor se encarga en crónica periodística de relatar que de Trujillo viene a Piura en
1927, ciudad en la que se quedó para siempre. El relato fechado en 1945, 8 de Noviembre, dice
así: “Cronológicamente, hace 18 años dejé de prestar mis servicios a LA INDUSTRIA, de Trujillo,
donde me inicié en las actividades periodísticas, que no he abandonado todavía. En 1927 el
propietario del periódico, doctor Miguel F. Cerro que también lo era de LA INDUSTRIA, de Piura,
me propuso que viniera a esta ciudad a hacerme cargo de la dirección de este diario. No le di una
respuesta inmediata, por que Trujillo me retenía; estaba sentimentalmente anclado en la ciudad
donde había pasado mi niñez y había hecho mis estudios. Pero el doctor Cerro, desde Lima,
epistolarmente, insistía; y una mañana de 1927 salí, por tren, a Salaverry, donde ya estaba
balanceándose el vapor AYSAN, que me trajo a Paita”.
        Martos en Piura desarrolló una tesonera labor periodística, política, institucional, docente e
intelectual, pero antes en Trujillo, con el apoyo de su tío José Eulogio Garrido, empezó su labor
periodística en LA INDUSTRIA y formó parte del Grupo Norte que aglutinó lo más graneado de la
intelectualidad norteña de las primeras décadas del siglo XX.

       LA FAMILIA MARTOS-CARRERA.-
       Hemos ubicado la partida de matrimonio civil en la Municipalidad de Piura, bajo #12, de 6
de Marzo de 1942, de don Néstor Samuel, domiciliado en calle Apurimac con doña Rosa
Clementina. Fueron testigos Roberto Carrión Guzmán y Leoncio Elías Arboleda, siendo Alcalde
don Emilio Hilbck Navarrete. La partida del canónico está en el Archivo de la Iglesia Matriz, con
#79, Libro de Matrimonios #11, que da la fe matrimonial. El acto se llevó a cabo el día 7. Don
Néstor dio sus datos personales que ya conocemos; y, doña Rosa, soltera, normalista, nacida en
Huancabamba el 21 de Noviembre de 1907, residente en Piura, hija legítima de Manuel U. Carrera
y Victoria Ubillús. Fueron los padrinos Manuel U. Carrera y María Esther Garrido de Martos.
Testigos por el novio: Dr. Juan Velasco y Sr. Julio Torres Plasencia; y, por la novia don Carlos A.
Seminario y don Américo Garcés, que era Director del diario El Tiempo. El sacerdote José Santos
García fue el encargado de validar la santa alianza nupcial de la pareja Martos-Carrera, cuya
familia ejemplar ha seguido las huellas y ha desarrollado las virtudes de sus progenitores.
        El diario piurano La Industria, edición del sábado 7 de marzo de 1942, informó a la
colectividad regional: “Esta mañana a las 5 am. se verificó en la Iglesia Catedral la ceremonia
eclesiástica del matrimonio del señor Néstor S. Martos con la señorita Rosa Carrera Ubillús. En el
matrimonio civil que se realizó ayer en la tarde ante el Alcalde de Piura, señor Emilio Hilbck
Navarrete, firmaron el pliego matrimonial los señores Sadot Otoya y Alejandro Carrera U. y
actuaron como testigos los señores Roberto Carrión Guzmán y Leoncio Elías Arboleda. La
ceremonia religiosa fue apadrinada por la señora Esther Garrido de Martos, madre del novio y por
el señor Manuel U. Carrera, padre de la novia. Testigos por la novia fueron los señores Carlos
Seminario Espinosa y Américo Garcés G. y por el novio los señores Dr. Juan Velasco y Julio
Torres Plasencia. Los recién casados, que han recibido preciosos regalos de boda han
emprendido esta mañana viaje de novios al sur de la república. También hay constancia que los
flamantes esposos retornaron de Lima a fines del citado mes.
        Cuatro hijos tuvo este hogar modelo: Marco Gerardo, Samuel José (fallecido en la niñez),
Martha María, profesora como sus padres; y, Manuel María. Marco Gerardo vio la primera luz en
Piura el año 1942, hombre éxito con honda trayectoria docente, poeta de quilates e intelectual,
afincado en la ciudad de Lima, desde hace más de cuatro décadas convertido en reconocido vate
nacional.
        En Octubre del 2003, la Municipalidad de Piura en acto público le entregó a Marco Gerardo
la Medalla “Ciudad San Miguel de Piura”. La Revista Época #349, Pág. 26, acota: “El Dr. Marco
Martos Carrera, estudiante sanmiguelino, poeta de reconocida y distinguida obra, miembro
directivo de la Academia Peruana de la Lengua, docente universitario y galardonado con premios
nacionales de fomento a la cultura y al arte”.
        Consta en La Industria del 18 de Setiembre de 1945 que ese día a las 10 de la mañana
falleció el niñito Samuel José Martos Carrera, en su domicilio de calle Libertad #195, de esta
ciudad, invitando sus progenitores al sepelio para el día siguiente a horas 6 pm. Tal fallecimiento
fue por un proceso cardiaco que se anota en la partida de muertos #269. Su nacimiento ocurrió en
Piura el 30 de Mayo del citado año, a horas 11 pm., según aparece en la Partida #352, firmando
en calidad de testigos Sadot Gonzalo Otoya y Miguel Justo Rojas y Alcalde don Fernando García
Wicks.
        En la Municipalidad Provincial de Piura se registran los natalicios de Manuel María y
Martha María Martos Carrera, partidas #736 y 737, ocurridos el 12 de noviembre de 1946, en el
Hospital de Belén, el primero a horas 6 y 30 pm, y la segunda a las 6 y 40 pm, debidamente
asistidos por la obstetra doña Adelaida Obando. Fueron testigos Sadot G. Otoya y Alipio Ramírez;
alcalde Dr. Guillermo Gulman Lapouble.
        Ocurrido el fallecimiento de don Néstor Samuel, su declaratoria de herederos se tramitó en
el Segundo Juzgado Civil de Piura, a cargo del Juez, Dr. Armando Hoyos Vásquez, Escribano de
Estado don Juan Palacios Vásquez, que por Resolución Judicial de 14 de diciembre de 1973
declaró su fallecimiento intestado y como sus únicos y universales herederos a sus tres hijos
sobrevivientes.

       APRISTA DE LA PRIMERA HORA.-
       El Partido del Pueblo le debe un merecido homenaje a Martos Garrido que en Piura se
convierte en aprista de la primera hora. Tras arduos días de trabajo partidario hay noticia cierta
sobre la presencia del PAP en suelo piurano, a través de dirigentes venidos de Trujillo, que en la
noche del 27 de Marzo de 1931, constituyó el Comité Provisional de Propaganda bajo la
presidencia de Teodoro Garcés Negrón, a fin de organizar en el Departamento la Alianza Popular
Revolucionaria Americana.
       En esa noche que tuvo lugar la segunda reunión del Comité, tras elevada conversación, se
adoptaron cuatro acuerdos y se eligió el Comité Provisional de Propaganda, integrado por los
siguientes compañeros: Trinidad Eyzaguirre, Dr. Máximo Silva Velásquez, Adán S. Boado, Dr.
Raúl Iparraguirre, Leoncio Elías Arboleda, Dr. Guillermo Gulman Lapouble, Ignacio Burneo, Miguel
O. Izquierdo, Víctor M. Garay, Néstor S. Martos, Juan F. Navarro, Alberto Loayza, Enrique
Urteaga. Inició su labor el Comité Provisional de Propaganda con una relación de cien adherentes
cuyo número rápidamente se multiplicó gracias al trabajo organizado por Garcés Negrón.
        Con fecha 8 de Abril, se formó el Primer Comité Directivo del PAP, elegido en Piura, cuyos
directivos fueron los compañeros Guillermo Gulman Lapouble, Secretario General; Néstor Martos
Garrido, Secretario del Exterior; Carlos Montejo, Secretario de Actas; también integraron la
directiva Máximo Silva Velásquez, Raúl Iparraguirre, Leoncio Elías Arboleda, Teodoro Garcés
Negrón, Trinidad Eyzaguirre, Juan F. Navarro.
        El año 45 la Junta Departamental de Obras Públicas la presidió el Dr. David Alva y la
integraron Fernando García Wicks, Juan M. Agurto, Manuel E. Seminario, Néstor S. Martos,
Carlos Lama, Juan Roberto Velasco, Hernán Seminario y Gaspar Augusto.
        En las elecciones generales de 10 de Junio de 1945, el APRA se integró al Frente
Democrático Nacional que postuló a la Presidencia de la República al Dr. José Luis Bustamante y
Rivero. Por el Departamento de Piura participaron para Senadores, los ciudadanos José Florencio
Velasco, Leoncio Elías Arboleda y Vicente Checa Eguiguren. Para Diputados: Por Piura: Jorge
León Seminario y Ricardo Temoche. Por Sullana: Víctor Checa Solari. Por Paita: Santos Rujel.
Por Morropón: José Montenegro Baca. Por Huancabamba: Néstor S. Martos. Por Ayabaca:
Ernesto Merino Rivera.
        Para poder postular a este cargo don Néstor renunció a la Jefatura del diario La Industria
que en su edición del día 8 de junio, dice: “El señor Martos, Jefe de Redacción de este diario,
quien ha postulado su candidatura a la Diputación por la provincia de Huancabamba, ha decidido
con este motivo, separarse de esta Casa, en la que durante muchos años ha contribuido con sus
dotes de periodista inteligente y probo al engrandecimiento y mayor difusión de La Industria. Con
verdadera pena vemos la separación del señor Martos de la redacción de este diario que nos
priva de su colaboración”. Pasadas las elecciones, que las ganó Florencio Portocarrero, don
Néstor fue llamado por el Sr. Federico Bolognesi y se reincorporó a La Industria, propiedad de
éste.
        En Noviembre de 1945 se publicó el horario y cuerpo de profesores de la Universidad
Central González Prada, de Piura, que funcionó en el local del Partido del Pueblo. Fueron
docentes de Historia Universal, Néstor S. Martos; de Geografía, Juan Roberto Velasco; de Historia
del Perú, Rodolfo León Seminario; de Economía, Guillermo Gulman; de Inglés, Joaquín Ramos
Ríos; de Derecho, Luis V. Altuna; de Medicina Social, Daniel Vidarte. Son algunas referencias de
las tantas que en Piura registra Martos en el Partido de las cinco estrellas.

        FUNDADOR DE LA ASOCIACIÓN CULTURAL.-
        La Asociación Cultural de Piura, según consta en su Libro de Actas, se fundó el 5 de
octubre de 1947, en el local del Centro Escolar #21, con el cuerpo directivo siguiente: Presidente:
Enrique del Carmen Ramos, Vicepresidente: Samuel Montalbán, Secretario General: Juan
Casajuana Cardona, Prosecretario: Carlos Robles Rázuri, Tesorero: Roberto Seminario Rómoli.
En las áreas culturales se nombraron en el cargo de Presidente: Música: R. P. Alfonso
Zimmerman, Teatro: Joaquín Ramos Ríos, Literatura: Néstor Martos, Conferencias y Audiciones:
R. P. Arleta Yábar, Prensa y Propaganda: Augusto Moscol, Pintura y Dibujo: Mercedes Montero,
Educacional: Rodrigo Arrunátegui, Folclore: Rómulo León Zaldívar, Técnica: Alberto Fernández,
Coordinadora: Esther Vallejos.
        Don Néstor ha dejado en las páginas de los diarios La Industria de Trujillo y Piura; El
Tiempo, Correo y Revista Época, editoriales y crónicas que reflejan su calidad de acucioso
periodista y literato. Tiene notable presencia en el género histórico habiendo producido los títulos:
El Correo de la Gasca, El Cheque falso, Homenaje a Ignacio Merino, Historia con anécdotas del
Club Grau. En el Primer Festival del Libro Piurano, volumen 7, páginas 158/66, aparece su loable
trabajo De Tangarará al Chilcal, que ha servido de guía en posteriores estudios sobre la Ciudad
Volante.
        A propósito de León Zaldívar, famoso hombre de letras, nativo de esta tierra, que cultivó el
cuento con mucho éxito, tuvo una estrecha y dilatada amistad con Martos Garrido, al respecto
éste con fecha 30 de noviembre de 1938 le escribió la siguiente nota:
        “Sr. Dn. Rómulo León Zaldívar. Presente. Querido amigo: Le estoy debiendo una
respuesta y no se la voy a pagar con estas líneas. La respuesta tiene que ser parlada. Por eso le
suplico que me haga una visita. ¿Será mucho pretender? Acabo de recibir de Trujillo, enviado por
el director de LA INDUSTRIA, José Eulogio Garrido, con quien me unen estrechos vínculos, el
recorte que le incluyo. En mi carta última a Garrido le hablaba del ambiente intelectual piurano y,
naturalmente lo mencioné a Ud. Cuando reciba el periódico completo del sábado 26, día en que
LA INDUSTRIA, su cuento, tendré el agrado de ponerlo a su disposición, ojalá personalmente.
Quedo de Ud. muy atto. Amigo y SS”.

        LA VIOLENCIA DEL TIEMPO.-
        La Violencia del Tiempo, es la novela de mucha fama en las letras peruanas y de América.
Escrita por el consagrado escritor piurano Miguel Gutiérrez Correa, quien estudió en el Colegio
Salesiano de Piura que funcionó en calle Libertad #333 y perteneció a la Promoción
Cincuentenaria que bajo el nombre “Octavio Ortiz Arrieta”, egresó en 1956.
        Observamos el Epílogo, primera parte El rojo fuego de los médanos, páginas 477/525,
tomo II, Milla Batres Editorial, que cita a don Néstor S. Martos, en su doble condición de Profesor
del Colegio de San Miguel, ubicado frente al Salesiano; y, Director del diario La Industria, situado
en la calle Lima. La cita novelesca es a propósito de alumnos de secundaria y universitarios que
en vacaciones visitaban la casona del médico piurano Augusto Gonzáles, quien fuera concejal del
cabildo piurano en 1932, siendo burgomaestre Gabriel Seminario. Veámosla: “Centrarse en el
último grupo de jóvenes; jóvenes brillantes, ardientes y locuaces, que muchos años después
serían nuestros profesores y jurados de exámenes y hasta se convertirían en las vacas sagradas
contra los cuales apuntábamos rebeldes e irreverentes; estaban el grupo de los matemáticos el
cojo Álamo, el cabo Nolte, el loco Cortés, el chancho Rosales y el grupo de letrados Néstor
Martos, el sechura Jaime Benites, los vates Héctor Manrique, Joaquín Ramos, Alfonso Vásquez
Arrieta- y como mentor del grupo un joven universitario, Hildebrando Castro Pozo. Referirse al
artículo de remembranzas de don Néstor Martos publicado cuando yo estudiaba el quinto de
media. Las razones de estas visitas, que luego se trocaron en tertulias culturales, fueron lograr el
consentimiento del doctor Gonzáles para que la promoción del colegio San Miguel de 1918 se
denominase Augusto Gonzáles Urrutia”, página 511.

        EN LA ETERNIDAD.-
        Néstor Samuel y Rosa Clementina, nativos de Huancabamba, fieles al espíritu católico,
hoy viven en la eternidad. En Piura unificaron sus vidas con devoción cristiana y Dios juntó sus
almas para siempre. Durante 16 años forjaron una noble familia y sus tres hijos Martos Carrera
ahora se reúnen con el pueblo para celebrar juntos el centenario natal de su progenitor.
        En la partida de defunción #487 del año 1973, que preserva la Municipalidad Provincial de
Piura, aparece que el día 7 de Noviembre murió a las 6.45 de la mañana en jirón Libertad #195
don Néstor Samuel Martos Garrido, a la edad de 69 años de edad, de profesión profesor, estado
civil viudo, católico de religión. Según el certificado médico expedido por el galeno Boris
Ravinovich León, don Néstor falleció de arterio esclerosis coronaria. Registró la defunción el
Ingeniero Agrónomo, Carlos Elías Carrera. Firma la partida Carlota Ramos de Santolaya,
encargada de la Alcaldía.
        Doña Rosa partió a lo ignoto el 6 de Agosto de 1958, a la edad de 50 años. Ya celebró un
siglo de su nacimiento. La partida de defunción #195, sentada por Leoncio Elías Arboleda,
acredita falleció en jirón Libertad #195 a horas 10 pm. de leucemia, diagnosticada por el facultativo
Máximo Silva Velásquez. Fueron testigos: Augusto Arrunátegui Uscocovich y Julio E. León
Navarro; Alcalde Antonio Leigh Rodríguez.
        Ambos cónyuges viven en el afecto de la colectividad piurana, el primero en el Parque
Néstor Martos, levantado en el corazón de la Urbanización Santa Ana; y, la segunda en el Colegio
Nacional Rosa Carrera de Martos, sito en Las Casuarinas #122, Urbanización Santa Isabel.
También de ambos sus restos mortales yacen en el cementerio San Teodoro. Ellos reposan en la
paz del Señor alumbrando desde el cielo el camino de sus hijos y descendientes para que éstos
mantengan nítida la luz que los oriente al éxito, cultiven siempre los valores humanos y
desarrollen la proyección a la comunidad en cuyo campo, individualmente, dieron significativas
muestras de espontánea entrega a las grandes causas del pueblo: la educación, el arte y la
cultura. Por sus frutos siempre se les recuerda con cariño a tan abnegados Maestros.
                                     CAPÍTULO V


                       VI.- LA NUEVA ERA: SEXTO DIARIO PIURANO
        La Nueva Era es un diario que se convierte en el sexto que circuló en Piura durante la
tercera década del siglo XX, no obstante que su origen fue el de semanario que nació después de
la Guerra con Chile, es decir en 1880, 27 de junio, publicándose en la Imprenta El Correo del
Norte, por Pedro Olivares Morales, su fundador, guía, propietario y director.
        “La Nueva Era” le debe mucho a Olivares Morales quien la sostuvo desde su nacimiento y
dio vida por más de dos décadas, luchando valientemente por que sus convicciones propias
tuvieran como en efecto tuvieron éxito a favor de la clase obrera.
        Traspasados sus derechos por haber sido vendida la imprenta en que salía “La Nueva Era”
a otros dueños, la trayectoria editorial de este periódico siguió su destino histórico, incorporándose
con flamante propietario a la circulación diaria en nuestra región.
         Sobre el citado diario hay evidencias en los ejemplares que hemos ubicado en el Archivo
Regional de Piura, correspondiente a las ediciones números 1957 a 1973, del 2 al 22 de enero de
1927. Se publicó de lunes a sábado, conforme a la costumbre de la época, en la Imprenta La
Nueva Era, ubicada en calle Tacna 156, por Luis F. Cruz.

        DE SEMANARIO A DIARIO.-
        Además el semanario La Nueva Era, a través del tiempo fue ascendiendo en su
periodicidad. Continuó como bisemanario, luego interdiario y finalmente diario con una existencia
que rebasó las cuatro décadas. Los últimos años y hasta el final se conoce fue su director el
celebrado periodista piurano Pedro Miguel Mendoza Morote, hijo del aplaudido poeta y periodista
Ricardo Ignacio Mendoza Espinosa.
        Don Pedro Olivares Morales, fue editor, fundador y propietario del periódico “La Nueva
Era”, al que sostuvo y supo darle vida por más de veinte años, luchando valientemente por que
sus convicciones originales tuvieran éxito a favor de las grandes causas de Piura.
        Traspasados sus derechos de editor por haber sido vendida la imprenta en que se
imprimía “La Nueva Era”, este periódico siguió circulando hasta 1927, inclusive, pero en forma
diaria.

        ALGUNAS REFERENCIAS DE SUS EDICIONES.-
        Al respecto tenemos a la vista el ejemplar del semanario “LA NUEVA ERA” Nº 144, Año IV,
de domingo 21 de octubre de 1883”, que consigna en su editorial la nota que pasamos a insertar:
        “La Nueva Era”. Habiendo estado de receso el periódico durante la ocupación chilena,
vuelve a reanudar sus tareas y cumplir con las obligaciones que para con el público ha contraído.
        Su programa esencialmente no ha variado y continuará sirviendo a los suscritores con la
solicitud necesaria”.
         “La Autoridad Departamental. Conforme al Decreto Supremo de 15 de junio último, el Sr.
Coronel Don Augusto Seminario y Váscones, ha asumido la autoridad política y militar de este
Departamento.
         Piura ha sufrido recientemente los horrores de la ocupación, y tras de tantos males, de
tantas calamidades, era necesario que una autoridad activa, emprendedora y en aptitud para las
circunstancias del presente, viniera a ofrecer la tranquilidad a las familias y a los pueblos.
         Historiar las calamidades que han afligido al Departamento, es cosa que estaría muy fuera
del lugar. Bástanos en este caso aprovechar las duras y elocuentes lecciones del pasado, para
entrar en el período del trabajo a la sombra de la paz que se vislumbra en el porvenir.
         El señor Prefecto cuyo civismo nadie puede poner en duda, tiene fe en que su acción
redentora será secundada por los pueblos que le obedecen.
         Corresponde pues, a los ciudadanos de Piura, colaborar con todos sus esfuerzos y con
toda su voluntad a fin de que la autoridad pueda con empeño, obtener el éxito que en más de una
vez acariciaron nuestras esperanzas.
         Afortunadamente Piura, después de la opresión a que ha estado sujeta, presenta el
halagador aspecto de alejar todo disturbio, que serviría de origen para nuevas y mayores
exigencias del vencedor.
         Mas en todo caso, nunca estuvieron de sobra las medidas previsoras, la autoridad debe
rodearse de hombres que puedan ayudarle con sus consejos y con su acción”.
         Llegamos al novecientos y nos hallamos con la edición que pasamos a describir en su
parte superior, página 1: “PERÚ – LA NUEVA ERA. SEMANARIO POLÍTICO, LITERARIO Y
NOTICIOSO. Fundado el 27 de junio de 1880. Piura, sábado 28 de julio de 1900. Año XX Número
904. Precios de suscripción: Al año S/.4.80. Al semestre S/.2.40. Al mes S/.0.40. Números sueltos
S/.0.10. Nuestro taller se encuentra a disposición del público para toda clase de trabajos
tipográficos. Precios reducidos. Calle de Ica Nº 11. Se editó en cuatro páginas y su formato fue de
45 cm. x 32 cm.
         Por ese entonces fue su director del periódico que comentamos, don Maximiliano Frías,
quien en acto cívico-patriótico realizado en el local del Club de Artesanos Grau disertó con un
elocuente discurso, según se dice en la citada página 1.
         Su editorial, en la parte inicial dice así: “28 de Julio. En situación de excepcional interés
para el país nos encuentra el 79 aniversario de nuestra independencia. Varios acontecimientos se
enlazan, todos en relación con nuestros problemas internacionales, y parecen nuncio del
advenimiento de una época que atravesará el Perú con la corona del triunfo o del martirio: el tabor
o el calvario nos aguarda.
         La situación está planteada: sus datos son claros y precisos; en corolario que de ellos se
deriva es también claro y convincente.
         Ahora más que gloriosas conmemoraciones, más que suntuosos homenajes a nuestros
héroes y mártires de dos guerras, más que las expansiones del júbilo patriota, nuestras fiestas
julias deben ser una asamblea en que se pase revista a nuestros elementos de defensa,
comenzando por averiguar discretamente y sin las alucinaciones del optimismo, si el sentimiento
de la patria se profesa con amor y convencimiento por todos los que se llaman ciudadanos; en
que debemos exhibir nuestras Guardias Nacionales; en que debemos compulsar el número de
nuestros brazos desde la adolescencia hasta la edad madura; en que todo, todo desde el premio
escolar al que vence en una lucha romana hasta el que se adjudica el mejor tirador, tienda a
desarrollar nuestras aptitudes y nuestra fuerza estimular a nuestro ejército y retemplar en los
peruanos el fanatismo por la revancha y la fe en que las grandes conquistas solo son hijas de la
unión y de la conciencia del deber.
         Sólo así seremos dignos de evocar las sombras augustas de nuestros libertadores, dignos
de la magna empresa que los acontecimientos imponen, no a nuestros hijos sino a nosotros
resolver.
         Chile insaciable rodea, como las ventosas del pulpo a la presa infortunada, nuestros
territorios del Sur con cuantos elementos aseguren allí la preponderancia de la fuerza, y simulará
cumplir el pacto de Ancón haciendo surgir en un plebiscito irrisorio una mayoría, no de libres
voluntades con derechos al voto, sino de la rotería que hoy importa en alta escala para conseguir
por un número suplantado lo que no puede conseguir por la voluntad cada día más firme de las
cautivas.
         ¿Consentiremos en esa tremenda farsa ejercitada a título de expediente permitido?
         ¿Vamos por ventura a demandar a Chile con lágrimas en los ojos que nos devuelva las
cautivas? Creemos que el tiempo de obrar ha llegado; que los acontecimientos del Pacífico van a
tener solución muy próxima y que no es patriotería inconsciente y prematura pedir al Gobierno que
aliste las fuerzas de la Guardia Nacional, duplique el ejército regular, aunque sea empeñando la
camisa para sostenerlo y proceda a invertir los fondos de defensa nacional en los elementos a que
están destinados.
         ¿O dejaremos correr otros diez años de exceso, por no llamar la atención de Chile con
nuestros aprestos, tiempo durante el cual llegaría esa Nación a ser mayoría verdadera para la
decisión del plebiscito?
         Hagámonos dignos de nuestra causa y que la grande epopeya de la independencia
proclamada en 1821 y gloriosamente coronada en 1824 vea sus laureles reivindicados al
comenzar el siglo veinte o con ellos cobije la tumba de un pueblo altivo y noble “-
         Aquí viene otro ejemplar producido la primera década del siglo XX, que dice así: “LA
NUEVA ERA – Periódico Bisemanal. Sale Miércoles y Sábado. Año XXXI. Piura (Perú), agosto 3
de 1910. Nº 1164. Tiene los siguientes avisos:
         “Carlos Manzanares Meléndez: Da lecciones de piano a domicilio. Dirección Libertad 255”.
         “Obstetriz Titulada. Rebeca T. Fuentes. Pone en conocimiento de su clientela y del público
en general que ha trasladado su domicilio a la casa del Sr. Francisco Vegas, frente al costado de
la bodega del Sr. Helguero”.
         “Pisco de Uva Pura. Acaba de recibir E. García Alcedo, calle de Tacna Nº 192, Plazuela de
San Sebastián. Vende por mayor y menor con precios los más módicos de plaza”.
         “El Arca de Noé - Peluquería El Porvenir: Café, té, chocolate a toda hora. Aseo, esmero y
prontitud. Está abierto constantemente de 6 am. hasta las 10 pm. Flavio G. Atoche García. Agente
Comisionista. Catacaos, calle Trujillo”.
         En el diario La Industria, edición del 2 de diciembre de 1924, se lee esta crónica: “Prensa
Local. Ha reaparecido en esta ciudad bajo la condición de interdiario, el periódico “La Nueva Era”,
con grande formato y abundante material de lectura. Deseamos al colega larga y próspera vida”.
         Al convertirse en diario, según hemos comprobado, fue de dos páginas, con un formato de
58 cm. x 41 cm. La Nueva Era tuvo servicio especial de noticias radiográficas de Lima y el
exterior. Se editó, según consta en la parte final de la segunda página, en la Imprenta La Nueva
Era – Piura, sita en calle de Tacna Nº 156, por Luis F. Cruz.
         Leemos en el diario El Deber edición Nº 4594, de setiembre 25 de 1925, página 3, la
siguiente nota: “El diario La Nueva Era” que dirige el conocido periodista Sr. Pedro Miguel
Mendoza ex redactor también de este diario, se ocupa con el título que encabeza estas líneas del
aniversario de nuestro periódico en los términos que reproducimos gustosos y agradecidos”.
         Los datos expuestos que constituyen evidencias, por ser publicados paralelamente a los
hechos, nos dicen con claridad meridiana y en vos alta que en 1880 nace La Nueva Era en calidad
de semanario continuando su existencia hasta la tercera década del siglo XX. Es más, La Nueva
Era, en 1924 fue interdiario, circulando semanalmente los días lunes, miércoles y viernes y en
1925 alcanzó la categoría de diario.
         En consecuencia La Nueva Era, como pocos periódicos piuranos tuvo una marcada
evolución en cuanto a su circulación, pues primero fue semanario, bisemanario, luego interdiario y
finalmente diario.

       EDICIÓN Nº 1957.-
       Se trata de un “Diario de la Tarde”. El que hemos consultado corresponde a la edición Nº
1957, su costo fue de 5 centavos ejemplar. “Piura-Perú, lunes 3 de enero de 1927 – 10 centavos
atrasado – Año 44. Tarifa de la Nueva Era. Suscripción mensual S/.1.00, al trimestre S/.3.00, al
semestre S/.5.00, al año S/.10.00. Avisos: Intereses Generales, la columna S/.16.00. Avisos en la
primera y segunda página por centímetro lineal S/.0.10. En la parte superior leemos esta nota:
“TEATRO EDÉN Hoy – lunes 3 – Hoy. Continúa el éxito de terrible cereal: El Vengador Silencioso
56 Episodios”.
       También destacó en la primera página este aviso: “Noticias Radiotelegráficas de Lima y el
Exterior. Servicio especial para la Nueva Era. Hasta el momento de entrar en la presente edición
no hemos recibido nuestro servicio Radiotelegráfico”.
       De su contenido podemos citar una noticia internacional de carácter económico cuya
crónica tiene el siguiente texto: “La doctrina del Presidente Wilson y las relaciones de los pueblos.
El 4 de julio de 1918, ante la tumba de George Washington se dijo: “El pasado y el presente se
hallan empeñados en una lucha a muerte, y entre ellos se desangran los pueblos de la tierra. El
arreglo debe ser decisivo. No puede hacerse componenda alguna. No podrá tolerarse una
decisión a medias lo que será económicamente el año 1927. New York, Diciembre 26.
        Las predicciones económicas para 1927 recogidas por la Associated Press, son
principalmente optimistas, Henry Ford se muestra contento, pero creyó que 1926 ha sido un año
próspero. La declaración de este célebre millonario ha sido una reiteración de su defensa de la
semana de cinco días de labor, dijo que espera que sea posible que el caucho destinado a ser
usado en automóviles sea cultivado en Estados Unidos.
        Charles Mitchell, presidente del Nacional City Bank cree que 1927 se inicia bien para el
negocio bancario. Teagle, presidente de la Standard Oil de New Jersey, manifiesta que 1927 ha
traído a su vez la negociación de las afirmaciones que anualmente se hacen de que se han
terminado las reservas mundiales de petróleo y agregó que el mejoramiento del sistema de
producción ha motivado que el petróleo crudo rinda más.
        Gary, presidente de la United Status Steel Corporation, dice que nada en la situación
actual justifica una seria reacción para 1927. White, presidente de la Armour Co., declara que
1927 tiene un alba libre de nubes y sin nada que indique un año desfavorable de la industria de
las conservas espera hacer más negocios que en 1926.
        La necesidad de carne más barata hace que Europa se aleje de los mercados americanos,
pues con ese fin está criando cerdos en forma cada vez más creciente y es inútil pensar en que
aumente la exportación de productos cuando los precios permanecen en los mismos niveles”.
        Ahora viene, de índole política, esta gran noticia nacional: “Palabras Presidenciales.
Declaraciones del Presidente Sr. Augusto B. Leguía, a la Nación de Buenos Aires, respondiendo a
un mensaje. En 1926 tratamos de resolver, sin conseguirlo, nuestro problema de Tacna y Arica.
Espero que el año de 1927, que hoy comienza, nos traiga al fin, la solución tan deseada a pesar
de que se presenta aún más distante.
        Y digo así por que la fórmula ideal destinada a arreglar tan grave asunto, manteniendo la
paz de América y restableciendo la cordialidad en las relaciones de los tres pueblos que
intervinieron en la guerra de 1879, no es la fórmula utilitaria que propone sustituir por dinero la
reclamación del derecho, sino aquella otra, más en conformidad con el espíritu de nuestro tiempo
y la mentalidad de nuestra raza, que subordina el mezquino afán mercantilista a los conceptos
superiores de la justicia y del honor. Lima 1º de Enero de 1927. Augusto B. Leguía”.
        Viene otra noticia de carácter local, dice así: “Concejo Provincial. Resultado de la elección
de cargos practicada el día de hoy 1º. Alcalde, Nicolás Gonzáles. Teniente Alcalde, Carlos Lessel
Reuter. Síndicos de Rentas y Gastos, Manuel E. Checa Eguiguren y Alberto Temple. De
Alumbrado, Humberto Artadi. Asuntos Contenciosos, Guillermo Garrido Lecca. Aguas, Puentes y
Caminos, Ignacio Burneo. Arbitrios, José Hope. Camal, José Vicente Rázuri. Cárcel, Humberto
Artadi. Casa de Préstamos, José Hope. Contribuciones, Arturo García W. Ejidos y Bienes
Municipales, Eduardo Elejalde Chopitea. Estado Civil y Estadística, Ernesto Arens. Espectáculos,
Mitridates Plata. Higiene, Carlos L. Vega. Mercado, Alejandro León Torres. Obras, Carlos Lessel
Reuter. Policía, José Vicente Rázuri. Pesas y Medidas, Luis Cabrera. Paseos y Jardines, Arturo
García W. Pavimentación y Veredas, Carlos Lessel Reuter”.
        Buena noticia para los trabajadores que laboraban en el día y deseaban estudiar en la
noche, fue la siguiente: “Escuela Nocturna. El Rotary Club recomienda especialmente a los padres
de familia cuyos hijos no pueden concurrir a la escuela durante el día, los matriculen en la clase
nocturna. La misma recomendación hace a los patrones respecto a los domésticos. La instrucción
es la base del adelanto de un país”.
        Ahora pasamos a transcribir la columna que dice así: “Junta Directiva de la Sociedad de
Beneficencia para 1927. Se eligió el día de hoy, conforme al cuadro siguiente: “Director, Dr.
Francisco Urteaga Farje. Primer Vice-Director, Sr. José Hope. Segundo Vice Director, Sr. Tomás
Palacios. Inspector de Hospital, Dr. Guillermo Garrido Lecca. Subinspector de Hospital, Sr. Arturo
García W. Inspector de Botica, Sr. Ernesto Arens. Subinspector de Botica, Sr. Humberto Artadi.
Inspector de Cementerio, Sr. Telésforo Barreto. Subinspector de Cementerio, Dr. Miguel Izquierdo.
Inspector de Obras, Ing. Max Cerro. Subinspector de Obras, Ing. Carlos López Albújar. Inspector
de Asuntos Contenciosos, Dr. Víctor M. Zapata. Subinspector de Asuntos Contenciosos, Dr. Pablo
T. Palacios. Inspector de Instrucción, Dr. Luis Carranza Valdés. Subinspector de Instrucción, Sr.
Enrique del Carmen Ramos. Prosecretario, Dr. Daniel Vega”.
       En materia de avisos está el siguiente: “Teatro Edén. Hoy Sábado Popular. Continúa el
éxito de la terrible serial: El Vengador Silencioso 13 y 14 episodios”.
       Hay otros, de carácter comercial y profesional. Veamos: “Coliflor, pomada de los
fabricantes de la afamada Nugett para lustrar pisos, automóviles, monturas, etc. Vende Duncan
Fox y Cía”.
       “Carlos López Albújar. Ingeniero. Calle Tacna 162 – Plaza de Armas”. “Eduardo Seminario
S. Abogado. Estudio Azángaro 488 – Lima. Se encarga de toda clase de asuntos judiciales,
administrativos, informes ante la Corte Suprema”.

        EDICIÓN Nº 1973.-
        Corresponde a La Nueva Era, Diario de la Tarde, del día sábado 22 de enero de 1927, del
que podemos resumir los datos siguientes.
        “De Vialidad. Hoy ha estado inspeccionando los trabajos que se efectúan en el camino de
Piura a Catacaos, el Ing. Manuel Cortés a fin de que estos se ejecuten de conformidad con el
reglamento de ferrocarriles”.
        “De Rodaje. Inspección de Rodaje. Ha ingresado a la Tesorería Municipal la cantidad de
libras peruanas 7 0 00 por derechos de inscripción y rodaje de un camión “Keo” de propiedad del
señor Ricardo Saavedra.
        Igualmente ha pagado libras peruanas 15 8 00 por rodaje de tres automóviles y seis
camiones de propiedad del Sr. Alejandro León Manzanares”.
        “Almanaque de la Librería Ramos. Hemos recibido un ejemplar del almanaque para el año
de 1927, que la librería Ramos edita en sus talleres tipográficos. Como los anteriores, el presente
almanaque trae una serie de datos históricos de bastante importancia. Agradecemos el envío”.
        “Alumbrado Público. El tramo de la calle Moquegua comprendido entre Cuzco y Arequipa
permanece desde algunas noches a oscuras, con motivo de haberse quemado el foco de
alumbrado”.
        “Chóferes Caballeros. Los señores César del Castillo y Manuel Lavalle han optado brevete
de chofer caballero, por cuyo concepto han hecho efectiva en la tesorería municipal, la cantidad
de diez soles cada uno”.
        Multa.-Los pesquisidores de fósforos han impuesto una multa de libras peruanas 10 0 00 a
doña Rosa Veintimilla, domiciliada en Morropón, por haberle encontrado en su poder 350 cajas de
fósforos de la marca Oriente”.
        “Espectáculos. Teatro Fénix. Esta empresa anuncia para esta noche dos hermosos dramas
de aventuras titulados: “El recodo peligroso” y “La señorita vampiro”.
        “Sociales. El Dr. Checa postergó su viaje a la Argentina. Por noticias de fuente autorizada
hemos sabido que nuestro ministro en la Argentina, Dr. Checa Eguiguren, ha postergado su viaje
a Buenos Aires hasta el próximo mes de abril debido a los frecuentes casos de insolación que ahí
se están registrando”.
        “Acertado nombramiento. En el último acuerdo de la Corte Superior fue nombrado por
unanimidad Notario Público de la provincia de Paita, el Sr. Antonio Vargas, persona de larga
experiencia y bastante conocida en esta ciudad. Estimamos como un acto acertado de la Corte el
referido nombramiento, pues el Sr. Vargas une a sus conocimientos en la materia, un carácter
afable que le ha conquistado innumerables simpatías”.
        Avisos. “Imprenta La Nueva Era, calle de Tacna 156, por Luis F. Cruz. Vendedores de
periódicos se necesitan en esta imprenta. Almanaque de la Nueva Era”.
        “Quinta El Recreo-Castilla. Calle de Tacna, junto a la de Ángulo, antes Jibaja. Follaje
especial para banquetes y fiestas campestres. Los domingos y días de fiesta almuerzo y comida,
con cubiertos desde un sol, con viandas exquisitas y rica chicha y claro de las mejores marcas
tacaleñas. Diariamente viandas frías para lonche. Atendemos órdenes anticipadas para almuerzos
y comidas extras. Si usted quiere comer bueno, rico y barato, avísenos con tiempo para apartarle
su mesa.
        Touring Club Peruano. A 230 llega el número de socios de esta patriótica y útil institución
en el Departamento de Piura. Al iniciarse el nuevo año, cada uno de estos socios debe hacer el
propósito de presentar cuando menos a diez amigos. Y así, el día que contemos con un
respetable número de afiliados, podremos, con el producto de nuestras cuotas, emprender la
construcción de carreteras”.
                      VII.- LA VOZ DEL NORTE: SUCESOR DE EL DEBER
       Sobre este diario en Historia de Piura, de la UDEP, se acuña esta apreciación: ”Agustín
Castro Varillas sacó a luz, en 1926, el diario “La Voz del Norte”, que sería más adelante defensor
ardoroso de Leguía en contra de la política implantada por Luis Miguel Sánchez Cerro en 1930”,
Pág. 561.
       La Voz del Norte, es otro diario piurano que siendo de corta duración agranda la historia
del periodismo de nuestra región. Fue continuador de El Deber, su diagramación, páginas en
número de cuatro y formato fueron iguales. Se trató de un diario independiente y su primer
número (Año I), se publicó el Lunes 19 de Julio de 1926.

        PRIMER EDITORIAL.-
        Pieza histórica constituye para todo diario su primer editorial. I el primero del diario que nos
ocupa, dice así:
        “Habiendo cumplido con nuestro deseo de rendir a la memoria del que fue nuestro director
y fundador de “El Deber”, señor RICARDO CÉSAR ESPINOSA, el debido homenaje a que era
acreedor por sus merecimientos personales y públicos, confeccionando la edición extraordinaria
que el sábado último entregamos a nuestros lectores; la redacción de este diario ha tenido a bien
cambiar el título de esta publicación que han orientado durante 16 años con el de “La Voz del
Norte”, tal como aparece de este número.
        Al iniciarse este nuevo período de existencia de nuestro diario, debemos dos palabras a
nuestros lectores: Nacida esta hoja como sucesora de “El Deber” al calor de sus mismos
idealismos y entusiasmos, continuará por la misma senda de su antecesora, defendiendo los
grandes intereses departamentales y los del pueblo en general, sin odios ni prevenciones
personales, que jamás se han anidado en nuestro espíritu. Sus columnas quedan desde hoy
abiertas para todos los que se interesen por el progreso del Departamento y dentro de normas
cultas, sepan defender la Justicia y la Verdad, combatiendo los errores y atropellos a los derechos
ciudadanos.
        Seguros de que esta orientación de “La Voz del Norte” será del agrado de nuestros
lectores, reanudamos nuestras cotidianas tareas pidiendo una nueva excusa a todas las personas
que nos lean, por haber dejado de salir esta publicación durante cinco días de la última semana
en lugar de dos que señalamos, debido a algunos inconvenientes que a última hora se nos
presentaron para la confección del número extraordinario, que en homenaje a la memoria de
nuestro ex director señor Espinosa, entregamos al público el sábado último”.

         CONDOLENCIA.-
         Bajo este titular, en la página 3 del citado flamante diario “La Voz del Norte”, se publica el
poemario dedicado muy respetuosamente a la viuda de don Ricardo César, la señora Antonieta
Vassi viuda de Espinosa. El autor fue Andrés C. Castro. Aquí está el texto poético:
         Si las exquisiteces de mi alma
Pueden drogar el bálsamo o consuelo
Que necesitas, abatida palma,
En la postración santa de tu duelo,
Llegaré a hacer la panacea alma
Cuando arrebata una preciosa vida,
Útil al mundo, en el hogar querida.
         Tras de la presa que hizo de tu esposo
La segadora eterna de mortales,
Quedó breves instantes en reposo
De su hosca caverna en los umbrales,
Así el jaguar tras el festín sabroso
De su instinto feroz no da señales.
Fue de los escogidos de la muerte
Y él labró con sus manos esa suerte.
         Si lo bueno se va, muere o se acaba,
Por eso Jesús muere adolescente,
Pompeya es bajo ceniza y laba,
El placer es fugaz, eternamente
Sus dardos el dolor crueles nos clava
Y la virtud es efímera simiente.
Así la muerte sólo es instrumento
De Dios; que es el gran discernimiento.
         ¡Qué no fue hijo respetuoso y bueno¡
Qué por mi boca hablen los dos seres
Qué él amó cual su cruz el Nazareno
En sus penas y cándidos placeres,
Y tú que oíste de su verbo ameno
Lo que fuera el querer de sus quereres
Hijo que fue tan bueno y respetuoso
Tuvo que ser esposo y padre cariñoso.
         ¡Que me fue amigo leal y el más sincero!...
Desde la fina y enguantada mano
Que de los puestos escaló el primero
Hasta la laboriosa de artesano
Y de callosa piel de jornalero
Él estrechólas con calor de hermano;
Y a estas ya tres fases del planeta
¡Otra agregó, la de viril poeta!
Esa mano precisa, ágil, nerviosa,
Rubrico sabias leyes de progreso,
Labró con la clase laboriosa
En pos de su ideal ¡... más no fue en eso
Do la puso con fe, tan afanosa
Que, pobre, pronto se transforma un Creso,
Pobre labor, labor que no mancilla,
La de echar en el curso la semilla!
Era un hombre feliz que más quería...
Eran, señora, suyos: tú, la esposa
Que fuiste más fiel día por día, prole,
Que yo no vi más cariñosa;
Los que su mano pródiga servía,
No digo con metal, con mayor cosa,
Amigos, entre quienes el primero
Fuera, y esa palanca: Don Dinero.
         Fue “no por alcanzar esa mirada”
De la pupila augusta de la historia
Que servir quiso a esta su patria amada;
Ajeno al nombre ilustre de los Doria,
Aspiró a una curul y le fue dada,...
Amarga fuele de ella la memoria;...
¡Y dejó la curul por el arado
Donde traidora muerte lo ha encontrado!
         Tú, digna compañera de sus años
De ensueños, ideales y trabajo,
Has que esos vástagos de pocos años
Le sean cada cual émulo gajo;
No le den, no, más crueles desengaños
Mientras estén de esta miseria abajo,
Él los bendecirá ya desde el cielo
Como lo hizo mil veces en el suelo.
         NOTAS.-
(1)Diario El Deber, edición del 28 de Julio de 1925.

       CUARTO ANIVERSARIO.-
        Llegamos a la edición Nº 1013 del diario La Voz del Norte, su fecha 19 de julio de 1930,
que registral su editorial bajo el titular “El Aniversario de este Diario”, que tiene el texto siguiente:
La Voz del Norte sucesora del antiguo diario “El Deber”, cumple hoy cuatro años de labor honrada
en la Vida del Periodismo Nacional: una olimpiada digamos así en las nobles luchas que los
deberes patrios imponen, en pro del bienestar, del engrandecimiento de los ciudadanos, de las
instituciones, de los pueblos, de la Nación en general. Nobles jornadas todas ellas inspiradas
siempre, en medio de su modestia, en las nobles defensas que han sido y son las del periodista
honrado, como no dudamos las haya advertido el público lector, en nuestras columnas y en las de
nuestros colegas de la prensa piurana.
        Es verdad que nuestra labor serena, tranquila y a todas luces benéfica, no ha dejado ni
deja de tropezar a cada paso con la oposición de tantos malos ciudadanos, que no tienen más
misión sobre la tierra, que la de sembrar por doquiera la mala semilla de odiosidades, de intrigas,
de obstaculización a todo lo bueno, a todo lo que signifique bienestar general, porque sólo así
pueden satisfacer esa inquina, ese egoísmo, esa maldad que corroe su espíritu de perversión y
que redunda en perjuicio evidente del progreso, del adelanto de la Nación.
         Sin embargo de tantos contra tiempos, de tantos obstáculos, hemos continuado y
continuamos nuestra apostólica misión de defender los sagrados intereses de la patria y
consiguientemente de los pueblos, las instituciones y buenos ciudadanos, contando con nuestra
marcha por esta buena senda, con el saludable concurso de toda la gente honrada y de buenos
sentimientos, como con el de nuestros bondadosos y desinteresados colaboradores, a quienes,
como a nuestros queridos lectores, les estamos sumamente reconocidos, que, de ello, deja con
satisfacción cumplida constancia este diario”.

        QUINTO ANIVERSARIO.-
        Tenemos a la vista la edición Nº 1367 del piurano diario independiente “La Voz del Norte”,
dirigido por su Director Editor don Agustín Castro Varillas, que corresponde al sábado 18 de julio
de 1931, que con motivo de celebrar su quinto aniversario, nos presenta en la página 1, el
siguiente editorial:
        “Nuestro Aniversario. La Voz del Norte, sucesora del antiguo diario El Deber cumple
mañana 19, cinco años de labor honrada en la vida periodística, cumpliendo con su deber
patriótico a despecho de los malvados que siempre persisten en apagar la voz de la verdad;
sosteniendo esta publicación en medio de nuestra estrechez económica. Pero así, y con el
aplauso de la gente honrada seguiremos en nuestra apostólica misión, venciendo toda clase de
obstáculos en defensa de los sagrados intereses de la Patria.
        Vaya en esta fecha nuestro reconocido agradecimiento a los colaboradores de este diario y
una vez más a nuestros estimados favorecedores”.

        DÉCIMO ANIVERSARIO.-
        Siempre bajo la dirección de Agustín Castro Varillas, La Voz del Norte, que apareció con
este encabezamiento: “Año IX, Piura, (Perú) sábado 18 de julio de 1936, edición Nº 3068”, en la
página 1, nos presenta el editorial siguiente:
        “Nuestro Aniversario. Mañana se cumplen diez años de la fundación de este diario. Dejado
de publicar EL DEBER que tenía el decanato de la prensa local los editores de esta casa lo
reemplazaron con la actual publicación, que en todo tiempo y en toda época hasta hoy, han
mantenido inalterable las honrosas tradiciones de su antecesor, batallando siempre por la verdad
y la justicia, defendiendo los intereses del pueblo y haciéndose eco de las aspiraciones del
verdadero proletariado, como que muchos de sus redactores han sido y son, los mismos que
contribuyeron con sus campañas de bien público a cimentar el prestigio que tuvo El Deber como
diario de combate y orientador de la opinión pública.
        No han faltado para nuestros diarios épocas difíciles por cumplir austeramente con el
programa que se tiene trazado: El odio político, la calumnia y la maldad muchas veces intentaron
opacar la altivez de “La Voz del Norte”, pero en tan difíciles trances y sin arriar su bandera supo,
con verbo candente, lapidar a sus detractores, ante el aplauso de las gentes comprensivas y de
los no contaminados con las bajas pasiones humanas.
        Mañana nos sorprende nuestro aniversario defendiendo como siempre las libertades
públicas, la honradez ciudadana, el respeto a sus derechos por los gobiernos constituidos; por eso
ha levantado bien alto la bandera que enarbola Jorge del Prado, porque este hombre nuevo, de
ideales renovadores, ha demostrado durante toda su vida pública y privada, que por sobre los
intereses menudos de círculo están los intereses permanentes de la nacionalidad, las libertades
públicas y la armonía de todos los peruanos para librar juntos la gran batalla del progreso que en
breve llevará a nuestro país al nivel de los más avanzados de la América.
        Los grupos retardatarios, los que han mantenido al Perú más de cien años, en el atraso y
oscurantismo en que viven las mayorías nacionales, deben quedarse atrás en esta jornada. Sus
intereses menudos, ya no interesan a nadie. Sus vivezas políticas son bien conocidas por todos
los peruanos y en la etapa de renovación que se ha iniciado, se colocará para siempre sobre su
tumba funeraria el epitafio que merecen sus delitos de lesa patria, su explotación temeraria de la
ciudadanía y su enriquecimiento ilícito con los grandes intereses nacionales, que siempre los
trataron como cosas propias y dineros de sus bolsillos.
        Los arcaicos Rivagüeros y todos los segundones que nos legara la nobleza rancia de
España, caerán para siempre en el Perú bajo las maldiciones de las generaciones nuevas que van
a regenerar al país repitiendo el milagro de Jesús, al exclamar: Perú levántate y anda, libre de tus
explotadores de siempre”.
        Enseguida viene la columna Cabos Sueltos, titulada “Un aniversario. Fue el 19 de julio de
1926 que el decano de los tipógrafos piuranos, don Agustín Castro Varillas fundara “La Voz del
Norte”. Don Gucho como le llamaran cariñosamente sus íntimos, había sido regente de La Unión,
del Eco de Piura y de El Deber, este periódico fue fundado y sostenido por nunca bien llorado
hombre público, don Ricardo César Espinosa quien lo sostuvo con generosidad y altivez; cuando
se produjo el deceso del Sr. Espinosa, El Deber dejó de publicarse, entonces don Gucho,
comprendiendo el rol que tuvo el hombre desaparecido en la política departamental y no
queriendo que la obra de esa política sucumbiera, funda LA VOZ DEL NORTE y emprendió la
campaña patriótica de defender al gobierno de aquella época, don Augusto B. Leguía.
        La revolución de Arequipa se inició con la persecución y hostilidad a los leguiístas y don
Agustín Castro Varillas desde la dirección de su periódico la combatió defendiendo con valentía
los actos del Gobierno caído.
        Don Gucho tuvo muy halagadoras propuestas, muy tentadoras ofertas, pero su credo
leguiísta, su honradez periodística lo hizo rechazar esas espigas doradas y reconstituyentes que
se le ofrecía y prefirió pasar su vida altiva con la modestia y el aplauso de los suyos, con la
satisfacción del deber cumplido, con un ejemplo que legar a sus hijos y rechazó a los insolentes
requerimientos.
        Indudablemente que la actitud de Castro Varillas ha sido apreciada con respeto por todos y
le ha valido, desde la capital de la República, la veneración a sus canas, ya que sostuvo
inmaculada la bandera de su partido y de su credo.
        Al cumplirse los diez años de franca y altiva labor cábenos, a los que hemos acompañado
al viejo tipógrafo, la satisfacción de estrecharle la mano como a un compañero inseparable en la
diaria lucha periodística tan llena de sinsabores”.

           VII.-ECOS Y NOTICIAS: PIURANA CREACIÓN PERIODÍSTICA
        La aparición del flamante diario piurano: Ecos y Noticias despertó mucha expectativa en el
departamento de Piura, toda vez que desplegó una permanente publicidad periodística sobre su
pronta aparición.
        El diario La Industria en su edición Nº 4836, Año XVII, que circuló el jueves 23 de agosto
de 1934, inserta el extenso aviso que anuncia el nacimiento de un importante diario en nuestra
cuatricentenaria ciudad. Su texto lo insertamos a renglón seguido:
        “ECOS Y NOTICIAS”. Próximamente aparecerá un nuevo diario Ecos y Noticias, de
carácter absolutamente independiente que reemplazará a “El Tiempo”, de Piura, convertido en
órgano de un partido político.
        “Ecos y Noticias”, continuando la honrosa tradición de “El Tiempo”, tradición puesta a un
lado por el interés partidarista; será una tribuna de libre y veraz exposición de todos los hechos o
sucesos que se produzcan diariamente en este departamento, en el país y en el extranjero. Sin
influencias parcializadas, sin pasiones enfermizas y sin adulteración de la verdad.
        “Ecos y Noticias” cumplirá su misión con altura de miras, con entereza y con dignidad.
Formarán parte del cuerpo de redacción: Augusto Moscol Carrera, Carlos Chávez Sánchez y J.
del C. Rivera”.
        Efectivamente después de dos meses, producto del talento y sobre todo del esfuerzo
individual de tres periodistas piuranos, el 29 de octubre de 1934 ve la luz editorial el sétimo diario
piurano editado en el primer tercio del siglo XX, bajo el nombre de “ECOS Y NOTICIAS”. Los
fundadores fueron los excelentes periodistas nacidos en esta tierra grausina: Carlos Chávez
Sánchez, Augusto Moscol Carrera en los cargos de Redactores responsables y el Administrador,
José del Carmen Rivera.
        Tenemos en mano el primer número que consta de ocho páginas, expendido al público por
el precio de diez centavos. Sus talleres y oficinas se ubicaron en el jirón Ayacucho Nº 20 y registró
para la correspondencia el apartado postal Nº 8. Su formato fue de 32 cm. x 43 cm.

        PRIMER EDITORIAL.-
        Con mucho optimismo y bastantes ganas de éxito, el sétimo diario piurano “Ecos y
Noticias”, se abre paso con su primera edición y editorial que reproducimos a continuación:
        “Piura, 29 de octubre de 1934. Palabras Iniciales. Sale a la luz este diario respondiendo a
un antiguo y fervoroso anhelo de sus redactores; a un vivo y noble deseo de contribuir más
directamente y por su propia cuenta a la cultura y el progreso departamental, y a un afán
sincerísimo de servir esforzadamente y con lealtad desde el azaroso y delicado campo del
periodismo, al público piurano.
        Podría haberse aplazado aún la realización de nuestro anhelo de no haber mediado
nuestra separación de la casa de “El Tiempo”, cuando los propietarios de ese diario quebrantando
la tradicional independencia que lo caracterizaba, comenzaron a imprimirle un rumbo distinto.
Podría haberse postergado, decimos, la verificación de nuestro anhelo, pero, algún día, que no
habría estado lejano, habríamos fundado este diario. Con mayores elementos materiales, quizás,
y con mayor tranquilidad de ánimo, también, pero, no con menos calor y empeño que los que
ponemos hoy en la jornada que iniciamos.
        ECOS Y NOTICIAS viene a llenar un notable vacío inesperadamente abierto. Nace con no
poca prontitud, para satisfacer el reclamo hecho presente en todo el Departamento de un nuevo
órgano periodístico, en cuyas columnas se refleje lo más verazmente posible la realidad de los
acontecimientos del día. Sin caprichosas ni deshonestas exageraciones, sin ocultamientos ni
especies tendenciosas que desorientan a la opinión pública y sin convencionalismos que provocan
situaciones ingratas e irritantes.
        ECOS Y NOTICIAS adviene a la vida al calor de este justo reclamo y estimulado por las
innumerables y cordiales voces de aliento que, desde el momento en que abandonaron “El
Tiempo”, han venido recibiendo sus redactores. Y por ser así, dispuesto a cumplir fielmente sus
elevados propósitos, decir serena y resueltamente la verdad, defender sin retenciones de ninguna
clase toda causa justa y luchar sin tregua por el engrandecimiento de Piura.
        Sin pasiones y sin rencores contra nadie y sólo con la fe encendida y buena voluntad en la
elevada misión que nos imponemos, comenzaremos con este número a desenvolver nuestra labor
cotidiana”.

       PRIMER ANIVERSARIO.-
       Ubicamos en la primera página del diario que comentamos, el editorial bajo el titular “El
Primer Aniversario de Ecos y Noticias”. Consta en su encabezamiento: Año II Nº 271. “Piura,
martes 29 de octubre de 1935. 16 páginas 10 centavos”. El texto del editorial es el siguiente:
       “Hoy hace un año que, satisfaciendo un vivo deseo de contribuir directamente a la cultura y
progreso de este Departamento, empezamos a publicar ECOS Y NOTICIAS, que vino a llenar un
vacío en la prensa local.
       Alentados desde antes de la aparición de nuestro diario, por lo más valioso de la opinión
piurana, constatando a cada instante la intangibilidad de nuestro programa de independencia y
defensa de los derechos e intereses de la colectividad, dentro del medio que le es dable actuar
hoy al periodismo en el país.
       No han faltado guijarros en nuestro camino –la suspensión de nuestro diario por aplicación
de la ley de emergencia, el pedido del señor Fiscal de enjuiciamiento a uno de nuestros
redactores y otras incidencias más;- pero así es escabroso el camino de la prensa cuando, a
pesar de graves restricciones que pesan sobre ella, trata de cumplir austeramente su misión. Ello
no nos hace desmayar, porque si es verdad que estas dificultades han llegado ha impedirnos por
algunas semanas ofrecer ECOS Y NOTICIAS a nuestros lectores. En cambio el público nos ha
alentado, nos ha estimulado para renovar y redoblar nuestro esfuerzo.
       Tenemos, pues, que corresponder a esta valiosa cooperación del público. Y lo hacemos
con caluroso empeño, tratando de mejorar todos nuestros servicios y elementos materiales, a fin
de que nuestra obra sea hoy mejor que ayer y mañana mejor que hoy”.

        LA EMPRESA EDITORA.-
        No cabe la menor duda que en el primer año de existencia, el diario Ecos y Noticias logró
consolidar su empresa editora que fue ganándose al público lector del departamento, pudiendo
alcanzar un sitial preferente en nuestro medio geográfico.
        Al cumplir su primer año de vida periodística, edición del 29 de octubre de 1935, expresó:
“Ya dijimos en otra ocasión. Los miembros de esta empresa la constituyeron sin capital, y para
proveerse de la maquinaria y materiales necesarios tuvieron que recurrir al crédito.
        Fue una aventura quizá imprudente, temeraria; pero teníamos confianza en nuestro
esfuerzo y en la buena voluntad que en todo momento ha tenido para con nosotros el público.
        Por esa buena voluntad nuestro diario, desde su aparición, encontró un ambiente favorable
como si ya lo hubiera tenido labrado. Y era que quienes lo alentaban merecían por su obra, ya
hecha en otro diario, la estimación y el aprecio de la opinión del Departamento.
        Y ese favor, que nos alienta y estimula va consolidando nuestra Empresa. Nuestros
créditos van cubriéndose en plazos mucho más cortos que lo que esperábamos. Y esto nos
colocará pronto en condiciones de mejorar nuestros elementos materiales, para una mejor
presentación de Ecos y Noticias.
        A este fin nos alistan también las casas proveedoras de material de imprenta, como puede
verse por los párrafos que reproducimos de una carta de la Societá Nebiolo Torino, de cuyos
depósitos principalmente, fueron provistos nuestros talleres.
        “Todas estas facilidades nos es grato ofrecerles por cuanto estamos muy agradecidos por
la forma correcta en que han terminado los pagos de sus obligaciones. Este es el motivo que nos
induce a tener absoluta confianza, pues ustedes han sabido honrar su apreciada firma, lo que
para nosotros es satisfactorio”.

        SEGUNDO ANIVERSARIO.-
        La edición Nº 5554, Año III, de jueves 29 de octubre de 1936, del diario que nos ocupa, a
propósito de entrar a su tercer año de vida periodística, bajo el titular “UN AÑO MÁS”, en la página
1, presenta el editorial con el texto que sigue:
        “Hoy cumple este diario dos años de vida intensa y fecunda, en cuya historia alternan y se
matizan todas las manifestaciones de la tribuna libre y todas las consecuencias de una labor
cotidiana desenvuelta con altivez y con honra.
        Como ningún otro órgano periodístico del departamento, “Ecos y Noticias”, ha tenido que
hacer frente a situaciones difíciles arteramente tendidas desde las sombras. Una vez fue una
arbitraria clausura por muchos días. Otra fue el inocultable deseo de enjuiciar a uno de sus
directores por ser un acusador veraz desde su campo de acción. Pero, felizmente, y respaldado
por la limpidez y nobleza de sus propósitos y aún más, por el franco y cálido apoyo de la opinión
pública, ha ido conjurando y venciendo todos los obstáculos que se le han opuesto injustamente.
        Y hoy “Ecos y Noticias” al entrar a su tercer año de existencia puede vanagloriarse de
haber cumplido fielmente sus “Palabras Iniciales”.

       EDICIÓN ESPECIAL.-
       Leemos el piurano diario Ecos y Noticias, Año III, Nº 480, edición extraordinaria, Piura 28
de julio de 1936, 92 páginas, que comprenden además el suplemento por fiestas patrias,
debidamente ilustrado. Precio 20 centavos. Redactores responsables: Carlos Chávez Sánchez,
Augusto Moscol Carrera. Redactor Administrador: José del C. Rivera. Tuvo cinco secciones.
       La primera contó con hermosas crónicas históricas y literarias sobre el Libertador argentino
y el Perú. Vienen las colaboraciones de Juan Beverina, con el tema “El año del nacimiento de San
Martín”. Sigue “Juan O´Brien, ayudante de San Martín”, por Ismael Bucich Escobar. Los Nadie:
¡Ladrones!, por Manuel Moreno Jiménez.
       José María Argüedas se anota con su trabajo “Yawar Fiesta”. Cronistas de Indias del siglo
XVI, es el título que lo autoriza Manuel I. Vizcarra. José María Cantilo, nos entrega el poema
ATARDECER. Luego, leemos “Un Dios Secreto en la Teología Americana” que corresponde a
Fernando Diez de Medina.
         La segunda sección está vinculada a las letras. Tenemos en primer término el titular:
Romance de la entrada triunfal en Lima. Carlos Chávez Sánchez publica su ensayo “Carlos
Augusto Salaverry”, el más destacado poeta romántico peruano. Luis E. Valcárcel se hace
presente con su entrega COPACABANA. Manuel Tamayo publica su escrito PAMPA. Otro artículo
Se ha desnaturalizado la representación olímpica, de su autor Bolívar Patiño Arca. Palabras de la
mujer peruana, por Alicia Bustamante. Aquí aparece la poesía de Alejandro Manco Campos
titulada Te Despedimos Maestro. Más poesía: HOGAREÑA por Emilio Champión; LA CHUNCHA
CARMEN, por Augusto Tamayo Vargas. Tema filosófico: Algunos Rasgos del Materialismo
Dialéctico por Oscar Ríos Sifuentes. Otro ensayo se titula Radio: El Nuevo Tipo de Bulbo, El Tubo
de Metal, escrito por Ernesto Drouard Hansen.
         La tercera sección nos presenta las colaboraciones siguientes. En Historia leemos La
Independencia Realizada en Anarquía, escrito Carlos Pereyra. Las Fragatas de los Necochea, por
Vizconde de Lascano Teguí. El Bolívar de Jules Supervielle, por René Richard. Poema:
ARGENTINA, por Supertino del Campo. El paso de los Andes por las seis Rutas, escrita por
Rosario Vera Peñaloza. La Proclamación de la Independencia en Lima, es otra entrega de Basilio
Mayo. El destacado historiador Roberto Levillier aporta su título Estampas Virreinales.
         Pasamos a la cuarta sección, denominada VARIEDADES. Sus páginas nos presentan
varios temas, veamos: Divulgación Agrícola: conozcamos la naturaleza antes de sembrarla. El
Valor Agrícola de los Abonos. Las Excelencias de la Palta, como fruta son indiscutibles. El
Estanque del Mar. Automovilismo: El Óxido de Carbono es uno de los graves peligros que
presenta el automóvil. Consejos al automovilista.
         Finalmente está la quinta, con temas relacionados con el Departamento de Piura. Estos
son: Para la Historia de la nueva Provincia de Morropón, por Carlos Chávez Sánchez. Editorial: 28
de Julio. Aspectos Económico-Social-Políticos del Departamento de Piura, por el poeta Juan Luis
Velázquez. Otro: Chulucanas capital de la nueva Provincia de Morropón (su primer alcalde fue
Juan Recaba Palacios). Obras del Agua Potable y Canalización de Desagüe de la ciudad de
Piura. ¿Poseen siempre ambos ojos la misma Potencia Visual?, por Víctor M. Cardoza. Terrenos
de las Pampas de Castilla pertenecientes a la Testamentaria del Sr. Julio Rodríguez. Crítica
literaria: EL CUZCO y la poesía Indígena, por Atilio Sivirich. Cierra la edición la crónica Un
Semestre Artístico en Lima, por Jorge Falcón.

                        MENDOZA MOROTE: DIRECTOR DE LA NUEVA ERA
         Pedro Miguel Mendoza Morote engalana el cuadro de periodistas piuranos que ha dado luz
a las bellas letras de esta región en las primeras décadas del siglo XX. Se registra dentro de los
directores más jóvenes, pues a los 25 años de edad, fue director del piurano diario La Nueva Era y
está en la nómina de los fundadores del Círculo de la Prensa de Piura según acta del 11 de marzo
de 1926. Falleció a los 32 años de edad, cuando empezaba su producción literaria.
         Inteligente en su producción, sencillo en su trato, generoso en sus acciones, liberal y
franco, con esa liberalidad y franqueza que solo dan el conocimiento del mundo y de los hombres.
Era un mozo que despertaba a su paso quilates inmensos de simpatía. Dentro de las letras
piuranas dejó honda huella en los predios del periodismo y la literatura, además de otros géneros
literarios que cultivó.

       REFERENCIAS BIOGRÁFICAS.-
       Fue hijo del poeta romántico de esta tierra don Ricardo Ignacio Mendoza Espinosa, casado
con doña Rosa Albina Morote, también periodista de fines del siglo XIX y los años que vivió del
XX, pues falleció de uremia en Piura el 4 de marzo de 1922 a horas 4 pm. en el jirón Callao, a la
edad de 55 años lo que significa nació en 1866 tal como se consigna en sus datos biográficos
quien a su vez fue hijo del médico puneño don Pedro Mendoza casado con doña Matilde
Espinosa, abuelos paternos de Pedro Miguel.
       La partida de nacimiento de Pedro Miguel está inscrita en el Libro Nº 2, de 1900, bajo Nº
214, de la Municipalidad Provincial de Piura. Su nacimiento ocurrió el 13 de marzo del citado año,
a horas 2 pm. Declaró el nacimiento su progenitor don Ricardo Ignacio, de 34 años de edad,
empleado, natural de Piura, domiciliado en calle del Callao y “manifestó un niño nacido en la calle
Libertad. Hijo legítimo del declarante y de doña Rosa Albina Morote, de 34 años, casada, natural
de Lima. Testigos: Enrique del Carmen Ramos y Alejandro Romero. Alcalde: Matías E. Prieto”.
         Del matrimonio Mendoza-Espinosa hemos ubicado tres hijos: Ricardo Ignacio, Mercedes
María e Isabel Matilde, quienes vivieron hasta sus últimos días en Piura. El primero fue progenitor
y las dos últimas tías carnales de Pedro Miguel.
         Leyendo el diario La Industria, edición de 28 de junio de 1919, hay esta noticia: “Grado
Universitario. En la Universidad de San Marcos de Lima, en la sesión del 18 del presente, previa la
aprobación de la Comisión respectiva, el señor Ricardo Mendoza, aprovechado alumno de la
Facultad de Medicina, e hijo del estimable caballero señor Ricardo I. Mendoza, sustentó ante el
jurado de la Facultad, su tesis, para optar el grado de Bachiller en Medicina “Los trastornos
lejanos de la Ovariectomía”, que ha sido el punto escogido por el señor Mendoza para el
desarrollo de su interesante tesis. El señor Mendoza fue muy felicitado al terminar su exposición,
por gran número de sus compañeros y profesionales asistentes a la actuación”.
         Ubicamos en el diario El Deber, su fecha 9 de octubre de 1919, la crónica social: “De viaje.
Por tren de esta mañana se ha dirigido a Paita el Redactor de este diario señor Pedro Miguel
Mendoza M., en compañía de su hermano Benjamín, con el objeto de recibir en ese puerto a su
señor hermano el Dr. Ricardo Mendoza M., quien viene procedente de la capital de la República
acompañado de su esposa señora Adriana Espinosa de Mendoza”.
         Pasamos al primer diario piurano “EL SOL”, edición de 26 de enero de 1915, que en la
sección: sociales, bajo el título “Bodas de Plata”, nos entrega esta nota: “Ayer celebraron las
suyas el estimable caballero Sr. Ricardo Ignacio Mendoza y su venturosa esposa señora Rosa
Albina Morote de Mendoza. Los esposos Mendoza fueron ayer por tal motivo muy relacionados y
anoche se vieron rodeados de todos los miembros de su familia y distinguidas personas de
nuestra sociedad, dando lugar a una cordial e íntima fiesta. La Dirección de “EL SOL” cumple con
enviar sus más efusivas felicitaciones a los esposos Mendoza”.
         La edición de 26 de abril de 1926 del diario El Deber, registra este aviso: “Agradecimiento.
La madre, hermanos, hermanas políticas, tías, primas, sobrinos y demás relacionados de la que
fue Clorinda Mendoza Morote (Q. D. D. G.) Agradecen profundamente a las personas que se
dignaran acompañarlos en la traslación de sus restos y a las que enviaron aparatos florales y
coronas de caridad. Piura, abril 26 de 1926”.
         En la sección social leemos esta nota: “Fallecimiento. Ayer a las 7 ½ de la mañana dejó de
existir en Catacaos la Srta. Clorinda Mendoza Morote, siendo sus restos trasladados a esta ciudad
en tren extraordinario de la tarde para su inhumación en el Cementerio General. El sepelio se
realizó a las 7 de la noche con numeroso y distinguido acompañamiento tanto de esta ciudad
cuanto de Catacaos. Arrastró el duelo su hermano de la extinta señor Pedro Miguel Mendoza”.
         Mendoza Morote, tuvo numerosa familia a la que dejó por toda herencia las huellas
imborrables de su espíritu amplio y generoso y de su cerebro bien disciplinado en la creación
inmaterial.
         Con el dolor que causan las grandes desgracias, ahora transcurrido el tiempo evocamos
rasgos de su vida ejemplar, su digna familia, y de su obra que debemos reivindicar.

       SU VIDA PERIODÍSTICA.-
      Había sedimentado una cultura muy avanzada en nuestro medio geográfico. Desde muy
  joven tuvo la vocación de escribir. Fue en el piurano diario EL DEBER donde estrena su carrera
  periodística. En sus cotidianas páginas comenzó a cultivar su inteligencia y valiosa
  colaboración que entregó a la piurana gente a través de la prensa regional. También fue
  colaborador del semanario piurano La Prensa con notas de carácter literario.
       Pedro Miguel, fue de la mejor época del siglo XX. Perteneció a selecto grupo intelectual
  piurano que publicó sus creaciones en los diarios locales, “pudiendo citar dentro de sus
  integrantes a Enrique López Albújar, Víctor Manuel Zapata Acha, Ricardo César Espinosa,
  José Torres Vidaurre, Tiburcio Santos Dueñas, Edgardo Varela, Pedro Miguel Mendoza,
  Francisco Lapouble Gil, Enrique del Carmen Ramos”.
      La segunda década del fenecido siglo XX, Pedro Miguel se trasladó a Lima en busca de
  mejores horizontes y fue cuando ingresó al limeño diario LA PRENSA donde pudo lograr éxito.
  Después trabajó en LA CRÓNICA y VARIEDADES, llegando a triunfar definitivamente en las
actividades del periodismo capitalino, donde registró su nombre con tinta indeleble y cosechó
grandes amistades en el mundo de la bohemia literaria.
    En el amplio campo del periodismo, Mendoza Morote abarcó todo, desde la simple
gacetilla hasta el artículo editorial. Su creatividad en el espectro literario tuvo positivos
comentarios.
      En los predios de la literatura, así mismo, alcanzó destacada labor. Con verdadero espíritu
crítico, escribió numerosas crónicas en las que hizo resaltar las tendencias literarias en boga y
los verdaderos valores de literatos del continente americano. Por donde pasó dio a conocer los
nombres de los más destacados intelectuales de esta ciudad y rindió siempre el homenaje
máximo al príncipe de nuestras letras, don Enrique López Albújar.
    Por el año 25, en plenas lluvias, regresó a Piura dirigiendo el diario LA NUEVA ERA,
logrando luego rodearse de la consideración y entusiasmo de la gente intelectual de esta
ciudad. Veamos un editorial de su colega El Deber, edición del 25 de setiembre de 1925, que
con motivo de su aniversario, dijo:
     El diario “La Nueva Era” que dirige el conocido periodista Sr. Pedro Miguel Mendoza, ex
redactor también de este diario, se ocupa con el título “Aniversario Periodístico”, en los
términos que siguen, que reproducimos gustosos y agradecidos”. “Ayer cumplió 16 años de
diaria lucha periodística “El Deber”, ese periódico que cobijo con su sombra a los periodistas
más distinguidos de Piura; unos ejerciendo la dirección y otros (como Sansón Carrasco)
desempeñando una colaboración enérgica, inteligente y honrada.
     Cumple El Deber su décimo sexto aniversario rodeado del aprecio público, por que puede
mostrar una hoja de servicios limpia y aunque las vicisitudes y reveses que sufre el periodismo
nacional hayan sido muy rudos golpes para ese diario, no doblegó su cambio, el propósito que
se formuló de saber cumplir con su deber. Saludamos al colega piurano y le deseamos muchos
años de vida”.
    OBRA LITERARIA.-
     La oratoria fue otro género que cultivó Pedro Miguel Mendoza, a quien en toda exposición
lo acompañó su espíritu docente. Así quedó demostrado con su intervención oral que hizo el 1º
de mayo de 1919, en el local de la Confederación Obrera de Piura.
    Fue una fiesta para el trabajador piurano, la actuación de esta mañana, sobre la tercera
cláusula del tratado de Ancón. Dice La Industria, edición del día 2, “el conferencista después de
un ligero preámbulo desarrolló con corrección un minucioso estudio histórico sobre las
gestiones hechas a partir de 1894 por los distintos gobiernos del Perú para resolver el viejo
problema del sur. El señor Mendoza fue muy aplaudido por los concurrentes al terminar la
actuación”.
    Inédita y esparcida en diarios y revistas ha quedado registrada para el veredicto de la
posterioridad la obra literaria de Mendoza Morote, que debe evocar a los literatos que le han
dado prestancia a nuestro Departamento.
     Tenemos a la vista el semanario La Prensa Nº 19, de 4 de diciembre de 1921, en el que
hallamos inserto el cuento “Trujillo la ciudad dormida”, cuyo autor es Pedro Miguel, quien
demostrando su talento literario, cultivó con marcado éxito varios géneros de las bellas letras.
    Nuevamente en el citado semanario Nº 27, de 29 de enero de 1922, leemos la grata noticia
que informa a los lectores: “Pedro Miguel Mendoza es miembro de la redacción de La Prensa,
de Lima”. Otra vez en el mismo semanario Nº 31, de 26 de febrero, ubicamos calificadas
apreciaciones sobre el tema “La Literatura Nacional y tórtola Valencia”, que es una anécdota
muy curiosa escrita por Pedro Miguel Mendoza. Se trata del comentario del soneto y una
anécdota analizada por el joven periodista piurano que la vida le augura un porvenir exitoso”.
     Su estada en el terruño despertó muchos arrestos literarios y recordamos que en
colaboración de otros jóvenes de esta ciudad escribió una novela corta que fue publicada en el
diario EL TIEMPO, del que se convirtió su colaborador, y después fue impresa en uno de los
talleres de Lima.
        LA LIGA JUVENIL PIURANA.-
        Hay un ostensible movimiento cultural, social, político que toma diferentes direcciones pero
con el gran objetivo de conseguir un sitial para el desarrollo material y espiritual de Piura a través
de su juventud.
        Con este motivo surge el Comité Ejecutivo de la Liga Juvenil Piurana que bajo la
presidencia del periodista piurano don Pedro M. Mendoza, en su residencia familiar, se reunió en
sesión el 11 de agosto de 1926, a horas 12.20, con los señores delegados Augusto Moscol
Carrera, Edgardo Varela, Luis Ricardo Montero y Salomón Vise, anotándose la inasistencia del
pintor Víctor M. Garay Vásquez.
        El cuerpo directivo quedó formado por el presidente ya nombrado, secretario el poeta
Varela, tesorero el contador Vise, Moscol en el cargo de Delegado de turno. Además se registró la
asistencia de los invitados Hildebrando Castro Pozo, Juan Luis Velázquez, Leoncio Elías
Arboleda, Teodoro Garcés Negrón, Vicente Castro Távara y Román Benites.
        En primer término se declaró por unanimidad de votos la absoluta autonomía e
independencia de la Liga y del Comité que la representa. En el diario piurano La Industria del 2 del
citado agosto se publicó el acta de fundación de la Liga Juvenil piurana que dice así: “En Piura, a
los 20 días del mes de julio de 1926, reunidos los suscritos en el local del Teatro Félix a invitación
del Círculo Estrella con el fin de unificar a la Juventud Piurana se discutieron y aprobaron los
siguientes puntos:
1.-Formación de una Liga Juvenil piurana, oficialmente reconocida y con libertad suficiente para
actuar cada vez que sea necesario en bien de la localidad.
2.-El Comité Central de la Liga estará formado por seis Delegados elegidos en la reunión y cuyos
nombres se indican a continuación: Luis Ricardo Montero, Augusto Moscol Carrera, Pedro M.
Mendoza, Víctor Manuel Garay Vásquez, Edgardo Varela, Salomón Vise.
3.-A pedido del señor Miguel Castro Saavedra, Inspector Departamental de Instrucción, quien ha
ofrecido su concurso personal para tal fin, la Liga propenderá el establecimiento de una Institución
Cultural de extensión escolar para obreros y jóvenes en cuya labor espera el Sr. Castro ser
ayudado por todos aquellos que se interesen por el progreso y la cultura de nuestras masas
trabajadoras.
        A pedido del Dr. Loayza, se acordó que la institución fuera sostenida por una cuota libre y
espontánea de los asociados, la que será recaudada una vez al mes por la persona que designe
el Comité Central, siendo entendido que dicha cuota no será fija”.
        La presencia de la Liga de la Juventud Piurana se convirtió en un despertar del alma
colectiva que de alguna manera obtuvo algunos logros sobre todo de carácter cultural.
        Su presidente don Pedro Miguel Mendoza desarrolló una encomiable labor que acreditan
los méritos personales y su franca entrega para apoyar las causas justas orientadas a la
consecución del desarrollo material e intelectual de nuestro centenario Departamento.

       SU FALLECIMIENTO.-
      Ocurrido su fallecimiento el domingo 26 de abril de 1932, se lamentó su prematura partida.
  Una noticia en los diarios de Lima decía así: “Sensible. Después de larga y penosa dolencia, ha
  dejado de existir en la ciudad de Ilo el señor Pedro Miguel Mendoza Morote. El extinto
  desempeñaba el cargo de Vista Contador de la Aduana de dicho puerto y estaba vinculado a
  conocidas familias de Piura y esta capital”.
       En la rotación constante de la humanidad, le tocó su turno aún joven cuando su vida no era
  ya una esperanza sino una realidad en el periodismo nacional. En la rotación constante de la
  humanidad le tocó su turno aún joven cuando su vida no era ya una esperanza sino una
  realidad en el periodismo nacional.
       RECORDANDO A PEDRO MIGUEL.-
       Debemos y tenemos que recordar a Pedro Miguel Mendoza por ser un periodista y a la vez
  un literato que cultivó las letras con el amoroso propósito de honrar a su tierra nativa, nuestra
  Piura. Murió aún joven y cuando había que esperar mucho de su talento.
       Después que Pedro Miguel se había abandonado a esta azarosa carrera del periodismo,
  empieza su vida administrativa en la Aduana del puerto de Ilo, pero, prematuramente por cierto,
  le sorprende la muerte.
       Pedro Miguel en su obra piuranista puso su corazón, su cerebro, su capacidad moral e
  intelectual, sirviendo a las nobles causas de unión por el interés común. Para recordarlo
  siempre, ahora en los inicios del siglo XXI, trazamos estas líneas en clara muestra de
  reivindicación de su vida y creación inmaterial, ejemplares por cierto que sus paisanos
  debemos emular.
                                DON AGUSTÍN FUNDÓ LA VOZ DEL NORTE
         Don Agustín Castro Varillas, viejo regente de periódicos piuranos, llamado con justicia el
decano de los tipógrafos, a lo largo de su vida activa abonó con el sudor de su trabajo infatigable
las parcelas del periodismo piurano desde fines del siglo XIX y gran parte del XX, lo que resulta
grato y obligatorio recordar dentro de las páginas del historial periodístico regional. Fundador del
segundo diario piurano El Eco de Piura que circuló en nuestro Departamento el año 1908, tres
años después de El Sol.
         Castro Varillas trabajó como editor del diario El Deber hasta su última edición. Después de
dirigir este diario y ocurrido el fallecimiento de su fundador y director don Ricardo César Espinosa
Rodríguez, mediante iniciativa propia y a fin de continuar con la labor periodística que fue la
pasión de su vida, funda el matutino LA VOZ DEL NORTE, cuya primera edición apareció en las
calles piuranas el 19 de julio de 1926

        REFERENCIAS FAMILIARES.-
        Don Agustín fue piurano de principio a fin, hijo de piurano y también constituyó su familia
piurana; sus raíces siguen creciendo. Nació en Piura el 16 de agosto de 1868. Fueron sus
progenitores don Pedro Castro Zapata y doña Simona Varillas que formaron en Piura un
distinguido hogar con nueve hermanos.
        Leamos el acto 68, folio 86, su fecha 27 de febrero de 1884, extendido por el Escribano
Público de Piura, don Isidoro Bustamante, que contiene el documento sobre “reconocimiento de
paternidad que hace don Pedro Castro Zapata a favor de sus hijos habidos en doña Simona
Varillas. Ellos son: José Evaristo de 40 años de edad, Luisa de 36 años, Manuel Antonio de 34
años, Francisco de 28 años, Leonidas de 24 años, Antonio de 20 años, Agustín de 18 años,
Cristina de 16 años y Pedro Ignacio de 14 años”.
        Fue su hermano don Leonidas que participó en la guerra con Chile. Al ocurrir su deceso, el
diario La Voz del Norte, de setiembre 12 de 1930, registra la nota titulada: “Ante la tumba de
Leonidas Castro Varillas”. Su texto dice así:
        “Acaba de bajar a la tumba, obedeciendo a una inmutable ley de la vida, un modesto
soldado de la Patria que en las horas funestas del año 1879, le ofrendara, todo cuanto poseía: su
vida, no tenía más.
        Leonidas Castro Varillas, Sargento Segundo del Batallón Piura, asistió con esta modesta
clase militar a las batallas de San Juan de Miraflores, batiéndose con el más santo y fervoroso
amor por la Patria, que había sido hollada por la planta del amigo invasor.
        La guerra terminó, y el nombre de Leonidas Castro Varillas, se perdió en el montón, como
se perdieron muchos que, como él, ofrendaron su sangre, por defender a esta Patria que aún no
se para enhiesta sobre sus propias bases”.
        De otro lado don Agustín perteneció a una familia de periodistas que crecieron las últimas
décadas del siglo XIX y pasaron a la siguiente centuria. Tenemos a José Evaristo Castro Varillas
que con el cargo de Regente estuvo frente al semanario “EL PIURANO, como aparece de la
edición Nº 98, Año V, Piura, abril 13 de 1887. Imprenta de La Unión, calle Huancavelica Nº 54, 4
páginas”.
        Don Agustín fue Regente del piurano diario El Deber, según consta en la edición Nº 1417
del día jueves 16 de agosto de 1917, que inserta en la página 3, la crónica social siguiente:
“Felicitación. El personal de empleados de esta imprenta saluda muy sinceramente al Regente Sr.
Agustín Castro Varillas por ser hoy día de su natalicio”.

       CUMPLEAÑOS DEL DIRECTOR.-
       Consideramos de interés social y humano, dentro de la vida cotidiana del diario La Voz del
Norte, insertar el editorial que publicó en su edición Nº 2803, su fecha agosto 14 de 1935, en
ocasión de cumplir años, dos días después, su Fundador, Propietario y Director, señor Agustín
Castro Varillas.
        Se trata de un texto solidario que habla en voz alta del espíritu de cuerpo de los periodistas
que se alinearon en la publicación de dicho diario. Veamos el singular escrito, eminentemente
cristiano, fraterno y alentador para quien sufre por una enfermedad física; dice así:
        “Vida Periodística. El viernes 16 recuerda su aniversario natal, el señor Agustín Castro
Varillas, Director y editor de este diario, quien desde hace un año cuatro meses, viene soportando
con santa y cristiana resignación una cruel dolencia, que poco a poco ha venido minando su
existencia hasta el estado en que hoy se encuentra.
        Sin embargo el espíritu resuelto y la férrea voluntad de que está dotado nuestro Director,
no han permitido que en ningún instante, ni en los más críticos de su enfermedad, deje de
preocuparse por la marcha de este diario, a cuyo esfuerzo y constancia y a la protección de todos
sus favorecedores, debe hasta hoy su existencia.
        En el año pasado la recordación del cumpleaños de nuestro Director dio ocasión para que
se pusiera de manifiesto la simpatía y consideraciones de que goza en esta ciudad.
Numerosísimas personas se constituyeron en ese día en su domicilio de enfermo, llevándole su
saludo cariñoso y un consuelo.
        Los señores médicos de la localidad extremaron sus atenciones con él, y en especial y
caballerosamente los doctores: Augusto Gonzáles y César A. Navarro, y fue entonces cuando se
pudo poner en transparencia, que quienes luchamos por el imperio de la verdad, de la libertad y
de la justicia, y sacrificamos nuestra tranquilidad en horas tristes y sombrías de nuestra historia
por servir los verdaderos intereses ciudadanos, no estamos tan olvidados de los hombres
comprensivos y justos, que desean para el Perú una verdadera era de regeneración y de
progreso.
        Nos encarga nuestro Director, que, una vez más hagamos público su profundo
agradecimiento a todas las dignas personas que bondadosa y gentilmente se han interesado por
su salud.
        I los que laboramos en esta modesta casa por mantener este diario, dentro de la norma de
honradez y patriotismo que se lo ha trazado desde su fundación, presentamos desde hoy nuestro
sincero saludo al señor Agustín castro Varillas, deseándole un acentuado restablecimiento de sus
dolencias.

        DÉCIMO ANIVERSARIO.-
        Nos encontramos con la edición Nº 3068, Año IX, del diario La Voz del Norte, del sábado
18 de julio de 1936, que marca la entrada al décimo año de vida periodística. Su texto dice así:
        “Fue el 19 de julio de 1926, que el decano de los tipógrafos piuranos, Don Agustín Castro
Varillas fundara La Voz del Norte. Don Gucho, como cariñosamente lo llamábamos sus íntimos,
había sido regente de los periódicos La Unión, del Eco de Piura y El Deber, este periódico fue
fundado y sostenido por nunca bien llorado hombre público Don Ricardo César Espinosa, quien lo
sostuvo con generosidad y altivez; cuando se produjo el deceso del Sr. Espinosa, El Deber dejó
de publicarse, entonces Don Gucho, comprendiendo el rol que tuvo el hombre desaparecido en la
política departamental y no queriendo que la obra de esa política sucumbiera, fundó La Voz del
Norte y emprendió la campaña patriótica de defender al gobierno de aquella época Don Augusto
B. Leguía.
        La revolución de Arequipa se inicia con la persecución y hostilidad de los leguiístas y Don
Agustín Castro Varillas desde la Dirección de su periódico la combatió defendiendo con valentía
los actos del Gobierno caído.
        Don Gucho tuvo muy halagadoras propuestas, muy tentadoras ofertas, pero su credo
leguiísta, su honradez periodística lo hizo rechazar esas espigas doradas y reconstituyentes que
se le ofrecía y prefirió pasar su vida activa con la modestia y el aplauso de los suyos. Con la
satisfacción del deber cumplido, con un ejemplo que legar a sus hijos rechazó los insolentes
requerimientos. Indudablemente que la actitud de Castro Varillas ha sido apreciada con respeto
por todos y le ha valido, desde la capital, la veneración a sus canas ya que sostuvo inmaculada la
bandera de su partido y de su credo.
        Al cumplirse los diez años de franca y altiva labor cábenos la satisfacción del deber
cumplido, a los que hemos acompañado al viejo tipógrafo, como un compañero inseparable en la
diaria lucha periodística tan llena de sinsabores”.
        En otro apartado de la edición reseñada, está la crónica bajo el titular “Nuestro
Aniversario”, que se adorna con el texto siguiente: “Mañana se cumplen diez años de la fundación
de este diario. Dejado de publicar El Deber que tenía el decanato de la prensa local, los editores
de esta casa lo reemplazaron con la actual publicación que en todo tiempo y en toda época hasta
hoy, han mantenido inalterable las honrosas tradiciones de su antecesor, batallando, siempre por
la verdad y la justicia, defendiendo los intereses del pueblo y haciéndose eco de las aspiraciones
del verdadero proletariado, como que muchos de sus redactores han sido y son, los mismos que
contribuyeron con sus campañas de bien público a cimentar el prestigio que tuvo El Deber como
diario de combate y orientador de la opinión pública.
        No han faltado para nuestro diario épocas difíciles por cumplir austeramente con el
programa que se tiene trazado. El odio político, la calumnia y la maldad, muchas veces intentaron
opacar la altivez de La Voz del Norte, pero en tan difíciles trances y sin arriar su bandera supo,
con verbo candente, lapidar a sus detractores, ante el aplauso de las gentes comprensivas y de
los no contaminados con las bajas pasiones humanas.
        Mañana nos sorprende nuestro aniversario defendiendo como siempre las libertades
públicas, la honradez ciudadana, el respeto a sus derechos por los gobiernos constitucionales; por
eso ha levantado bien alto la bandera que enarbola Jorge del Prado, por que este hombre nuevo,
de ideales renovadores, ha demostrado durante toda su vida pública y privada, que sobre los
intereses menudos de círculo están los intereses permanentes de la nacionalidad, las libertades
públicas y la armonía de todos los peruanos para librar juntos la gran batalla del progreso que en
breve llevará a nuestro país al nivel de los más avanzados de nuestra América.
        Los grupos retardatarios, los que más han mantenido al Perú durante más de cien años, en
el atraso y el oscurantismo en que viven las mayorías nacionales, deben quedarse atrás en esta
jornada. Sus intereses menudos, ya no interesan a nadie; sus vivezas políticas son bien conocidas
por todos los peruanos y en la etapa de renovación que se ha iniciado, se colocará para siempre
sobre su tumba funeraria el epitafio que merecen sus delitos de lesa patria, su explotación
temeraria de la ciudadanía y su enriquecimiento ilícito con sus grandes intereses nacionales, que
siempre los trataron como cosas propias y dineros de sus bolsillos.
        Los arcaicos Rivagüero y todos los segundones que nos legara la nobleza rancia de
España, caerán para siempre en el Perú, repitiendo el milagro de Jesús, al exclamar: ¡Perú,
levántate y anda, libre de tus explotadores de siempre!”.

         CAMBIO DE DOMICILIO.-
         Llegamos a la edición Nº 3420, Año X, Piura, sábado 3 de abril de 1937, en las
postrimerías de su existencia. Director: Agustín Castro Varillas. Su editorial de la Pág. 2, bajo el
titular: Cambia de local nuestra imprenta, dice:
         El lunes 5 próximo este diario cambia de local, trasladándose a la calle de la Libertad Nº
15, Plazuela Escudero. Con tal motivo no aparecerá nuestra edición hasta después de algunos
días, que reanudaremos nuestro servicio con el público, pues también necesitamos aparte de la
conveniente instalación, hacer la reparación necesaria a nuestra maquinaria de imprimir,
esperando que nuestros amables lectores y dignos favorecedores nos dispensen la falta que
señalamos”.

                       CHÁVEZ SÁNCHEZ: CÉLEBRE PERIODISTA NUESTRO
        Conocí en la última etapa de su vida a don Carlos Vicente Chávez Sánchez. Fue por el año
1976, cuando yo laboraba en el entonces Archivo Departamental de Piura, que funcionaba en la
casa Eguiguren, sita en la calle Lima, al que llegó buscando información de naturaleza histórica y
además para saludar a su viejo amigo y tocayo don Carlos René Robles Rázuri que era el director
del citado repositorio público.
        Desde el primer momento lo traté con el respeto que merecía su docto conocimiento en el
tema piurano por el que siempre he mostrado interés. He leído su producción y he averiguado su
trayectoria profesional. Me impactó su alta docencia piuranista y gran calidad periodística reflejada
en su obra regionalista que ha dejado para el veredicto de la posterioridad. En ambas parcelas
cultivó su amor a la Piura de su nacimiento que todos queremos cuanto más la conocemos.
        Con conocimiento de causa José Albán Ramos en su Recuento Histórico Cultural del
Departamento de Piura, tiene expuesto: “Su vida digna de ser imitada debe servirnos para
retemplar nuestra vocación de sacrificio en bien de la comunidad. Chávez Sánchez es por eso
paradigma del verdadero piurano”; página 410.
       Chávez Sánchez es un calificado humanista que con amor piurano destacó lo nuestro sin
dejar de la lado su alta calidad humana y espíritu de humildad que lo llevó a ser humilde en su
grandeza intelectual. Es una honra para registrar su nombre en las páginas históricas del
periodismo regional.

        TACALEÑO DE PURA CEPA.-
        Don Carlos Vicente fue un conspicuo hijo del centenario vecino distrito de Castilla,
levantado sobre la vieja Tacalá. Su nacimiento se registra el 27 de diciembre de 1901, habiendo
rebasado el siglo de su natalicio. Fueron sus progenitores Fermín Chávez Sosa y Emilia Sánchez
de Chávez. El semanario La Prensa Nº 12, de 16 de octubre de 1921, página 6, sobre ellos dice:
“De salud: se encuentran mejor, el señor Fermín Chávez i su señora esposa Emilia S. de Chávez,
que se hallaban atacados de gripe”.
        Carlos Vicente nació en el inmueble que actualmente se ubica con el Nº 108, de Avda.
Tacna. En su hogar recibió, desde un primer momento, dedicación y educación esmeradas,
concluyendo su instrucción secundaria en el Colegio Nacional de San Miguel y trasladándose
luego a Lima donde siguió estudios superiores, obteniendo en la Universidad Nacional Mayor de
San Marcos, el título de abogado.
        Ejerció con fama el periodismo en Lima y Piura. Se afinca en su tierra natal y es nombrado
docente del citado Colegio San Miguel, en los cursos de Historia del Perú e Historia General.
Tiene una fructífera obra piuranista que aquilata su existencia.
        Pasó los ochenta años de edad, viviendo su último trance en Lima, donde falleció el 18 de
marzo de 1982. Al morir Chávez Sánchez se registra una fotografía en la que aparece con su hija
Martha Chávez Morey, con motivo de haber sido distinguido con la Orden del Servicio del Estado,
en el grado de Caballero; Revista Época Nº 160, Pág. G.

       SEMANARIO LA PRENSA.-
       Sabemos que en los predios del periodismo, don Carlos Vicente debuta en el Semanario
La Prensa del que se convirtió en su fundador, cuya primera edición circuló el 28 de julio de 1921.
Moscol Urbina en su nota: La Piuranidad de Chávez Sánchez, puntualiza: “Una vez nos mostró un
pequeño documento. Es una simple hoja de libreta, que puede tomarse como curiosidad, donde
están apuntados 15 nombres que son la relación de socios que fundaron el semanario “La Prensa”
de Piura allá por los años veinte. Entre otros recordamos a Leoncio Elías, Luis Montero, Américo
Garcés, Teodoro Garcés Negrón, Augusto Moscol. Cada uno aportó 10 soles, en total 150 soles”,
Revista Época Nº 160, Pág. G.
       Chávez Sánchez dentro de la citada edición publicó su artículo sobre el Centenario de la
Independencia Nacional, que sirve para reflejar su alta calidad patriótica, espíritu cívico y
conocimiento de la historia patria. En su parte final dice así: “Hagamos votos por el
engrandecimiento del Perú; por que en el primer año del segundo siglo de vida independiente, se
desarrolle una era de paz imperturbable que proteja nuestro desenvolvimiento social, político,
económico y asegure la integridad territorial i la justicia de nuestra reivindicación pendiente”.
       Un aviso aparecido en La Prensa, dos meses después, en la edición Nº 8, del domingo 19
de setiembre, nos informa: “Nota: Avisamos a nuestros suscritores que habiendo hecho renuncia
del cargo el Administrador General, de La Prensa, el señor Carlos V. Chávez Sánchez, por tener
que ausentarse de la localidad, ha sido reemplazado por el señor Federico León Zaldívar, quien
ha comenzado a ejercerlo desde el 15 del actual”. Lo cierto es que Chávez Sánchez urgido por
sus quehaceres de trabajo y estudio en Lima, se vio obligado a retornar a la capital y desde aquí
se convirtió en eficiente colaborador del diario El Tiempo, de esta ciudad.

        SU ACTIVIDAD PERIODÍSTICA.-
        Chávez Sánchez es uno de los hombres más cuajados, que durante seis décadas ejerció
la actividad periodística de la que hizo su carrera profesional, trabajando en Piura en el semanario
La Prensa, los diarios El Tiempo y Ecos y Noticias; pero también laboró en Lima desde su
juventud hasta los últimos días de su vida.
        A la vista tenemos la edición especial, 32 páginas, del año nuevo de 1927, editada por el
diario El Tiempo, de Piura, en la que Chávez Sánchez escribió la nota “Ignacio Escudero”, uno de
los precursores del actual nacimiento revolucionario del Perú, que dice: “Parece que a mí me
pertenece exhumar la personalidad de don Ignacio Escudero. Creo que yo soy el que tengo que
aclarar, establecer y pregonar la extraordinaria importancia de este ilustre piurano: bandera y
nervio de la Convención Nacional de 1855. No lo haré esta vez, en breve y superficial comentario
a uno de sus más notables proyectos, porque el espíritu y la obra de este hombre eminentemente
revolucionario, no se puede aprehender y juzgar en un cortísimo espacio. Pero, si he de satisfacer
muy pronto mi propósito y me complaceré de haber pagado una obligación que desde hace
mucho tiempo ha debido cumplirse. Los otros, los que ya desaparecieron, los que en años me
aventajan, son los responsables del olvido que la nueva generación piurana sabrá condenar
merecidamente.
        La muchachada nueva, que no puede sufrir el peso de ajenas y viejas deudas, me
acompañará y me ayudará a reivindicar la memoria de este distinguido liberal del 55. Y con ella el
pueblo piurano, la gran masa popular, que no tiene la culpa que le encaró al letrado, al escritor, al
periodista y al poeta provinciano. He dicho que iba a comentar brevemente uno de los proyectos
más importantes de Escudero. Mas, renuncio de mi intención.
        Ese proyecto y las frases que lo apoyan no necesitan una explicación de mi parte. Su
tendencia clarísima, su valor intrínseco y sus proyecciones generosas y amplias, se manifiestan
por si con mayor ponderación y elocuencia. Van por tanto estas líneas como una apostilla o como
débil y primicial descoyuntamiento de mi homenaje a Ignacio Escudero, que en 1855 -71 años
atrás- se pronunció como un gran corazón, un gran hombre y un gran revolucionario”.
        La obra del personaje que nos ocupa hace honor a su ejecutoria dentro del periodismo.
Miguel A. Varillas tiene expuesto: “Carlos Chávez Sánchez fue un periodista ejemplar y acucioso
escritor. Producto de sus trabajos periodísticos fueron sus obras “Ignacio Escudero, tribuno- de la
Convención de 1855”, editada en 1950; “Los linderos de Piura” resultado de su búsqueda durante
15 años para lograr restituir los legítimos linderos del Departamento de Piura que fue publicada en
1969; y, su “Historia de la Corte de Justicia (1874-1974)”, publicada en 1974”.

       LOS LINDEROS DE PIURA.-
       Muy sensible Chávez Sánchez con la historia de su pueblo lo llevó a ver donde otros no
vieron. Es así como se preocupó bastante por los linderos de Piura convirtiéndose en una
inquietud de mucha gente que sirvió para definir desde el Poder Legislativo los correspondientes a
nuestro Departamento. Los Linderos de Piura fue un estudio del autor que consta de diez puntos y
concluyó en Lima el 23 de setiembre de 1953. Se publicó en el volumen 7 del Primer Festival del
Libro Piurano, -Prosistas Piuranos- páginas 80/92, que en su introducción dice así:
       “Absolutamente identificado con la reclamación insinuada por el Club Departamental de
Piura e interpuesta por el Concejo Provincial, solicitando al Jefe de Estado, disponer que se
enmiende el error en que se ha incurrido al modificar los límites entre los departamentos de Piura
y Lambayeque, con detrimento del primero, como aparece en la carta editada por el Instituto
Geográfico Militar, me considero obligado, como un piurano más, a contribuir directamente al
esclarecimiento y resolución de este problema, que jamás debió producirse, en el que Piura nunca
pensó verse enfrentado y que afecta honda y seriamente”.
       Los linderos de Piura es una obra publicada en 1969 que consta de 87 páginas. En la obra
PIURA: REGIÓN Y SOCIEDAD Derrotero Bibliográfico para el desarrollo, ha merecido el
comentario siguiente: “Los linderos en litigio y que el autor defiende en base a la tradición colonial-
republicana no son, en este caso, los de la frontera con Ecuador sino los que durante algunos
años amenazara un nuevo Mapa del Perú, editado por el Instituto Geográfico Militar, que
desplazaba hacia el norte el límite interdepartamental con Lambayeque a fin de hacerlo coincidir
con el problemático límite (en litigio por más de un siglo) entre las Comunidades de Indígenas de
Catacaos y Sechura con la de Olmos. La crítica al informe de redemarcación del territorio iniciada
en 1946 es la oportunidad para la presentación de una reseña de la transformación jurídico-
administrativa de la organización territorial de Piura”, Pág. 70.
       Se trata de un original escrito que definitivamente, por la seriedad de su contenido, sirvió
para que de una vez por todas quedaran saneados los linderos de Piura con el vecino
departamento de Lambayeque.

        DOCUMENTAL CONMEMORATIVO.-
        Con motivo de celebrar un siglo la “Corte Superior de Justicia de Piura 1874-1974”, bajo
este título se publicó un bien hilvanado Documento Conmemorativo del Centenario de esta
institución pública, cuya autoría corresponde al Dr. Chávez Sánchez. Consta de 120 páginas y
reseña los hechos más saltantes ocurridos dentro de la centuria anotada, particularmente su
origen, presidentes, jueces, personal de apoyo y abogados del Distrito Judicial de Piura. Tiene
cuadros estadísticos y fotografías de quienes la presidieron. Por ahora se trata del mejor volumen
dentro de la bibliografía relacionada con la administración de justicia en nuestro Departamento.
        La publicación la hizo la Comisión del Primer Centenario que al efecto se formó bajo la
presidencia del Dr. Augusto Cevallos Timoteo e integrada por los señores Aníbal Meza Cuadra,
Antonio Leigh Rodríguez, Jorge Doig Ramos, Erasmo Hinojosa Hurtado.
         Relata don Carlos Vicente en la nota preliminar la causa de la publicación en comentario,
diciendo: “De un diálogo entre el autor y el Presidente de la Corte Superior de Justicia de Piura, el
Dr. Augusto Cevallos Timoteo, nació la idea de este libro, que es, a la par, un homenaje y un
aporte. Un tributo al Poder Judicial de Piura y Tumbes en ocasión del primer centenario de la
creación de la Corte Superior que lo representa y una contribución a la historia regional, aún con
muchos capítulos vacíos. Este volumen no pretende ser, no es, un trabajo total sobre el
desenvolvimiento de la vida judicial del distrito de Piura y Tumbes. Constituye solamente un
esfuerzo realizado de acuerdo con las circunstancias, sobre todo de tiempo, tan escaso como el
utilizado”.
        No cabe duda, por ahora se trata del mejor volumen producido dentro de la bibliografía
relacionada con la actividad histórica de la administración de justicia en nuestro Departamento y
se convierte en obligada fuente de consulta para los estudiosos del tema.

       NOTICIAS SOBRE SU MUERTE.-
       La Revista Época Nº 160, abril de 1982, al ocurrir el fallecimiento recordó en sus páginas la
vida y obra de Chávez Sánchez. Hizo un póstumo homenaje a tan destacado intelectual, pues
leamos este párrafo: “Profunda consternación ha producido el fallecimiento del Dr. Carlos Chávez
Sánchez: periodista, historiador y ardoroso defensor de los linderos de Piura. Fue un elemento
destacado de nuestra vida intelectual como un entrañable amigo que supo hacer de la Piuranidad
uno de sus más valiosos sustentos”. Época, a través de su Suplemento Literario, desea rendirle
un justo como emotivo homenaje para lo que publica cinco colaboraciones correspondientes a
Carlota Ramos de Santolaya, Miguel Antonio Varillas, Juan Antón y Galán, Jorge Moscol Urbina y
José H. Estrada Morales.
       Otra crónica de Cultura Piurana, dirigida por Miguel Antonio Varillas dice así: “Homenaje a
Carlos Chávez Sánchez. La sensible defunción del destacado escritor y periodista piurano, Carlos
Chávez Sánchez, dio motivo para que inmediatamente, el grupo literario al que perteneció
(GLAP), le rindiera un homenaje. Bajo la presidencia de Rodolfo Ramos Seminario, que hizo las
presentaciones, el GLAP realizó la actuación el jueves 26 de marzo, en su local institucional de la
calle Callao, residencia de la presidenta honoraria, Carlota Ramos de Santolaya. El sentido
homenaje al Dr. Carlos Chávez Sánchez fue de reconocimiento a su labor y de afectuoso
recuerdo a su persona. La columna “Puntos de Vista”, escrita por Gracilazo, de El Tiempo,
comentó: “Apuntes Culturales”: el acto realizado el viernes pasado en el GLAP en homenaje al
recientemente desaparecido abogado y hombre de letras, resultó un programa muy interesante
con las brillantes exposiciones de Jorge Moscol Urbina, Miguel Antonio Varillas y José Estrada
Morales. Se destacó los méritos del ilustre escritor piurano y especialmente su actuación a favor
de la demarcación exacta de los límites departamentales de Piura”.

       MISIÓN DE RESCATE.-
       Finalmente nos satisface cumplir con algarabía una sagrada misión encuadrada en el
deber inexorable de rescatar la obra de los hombres de esta nuestra tierra que durante el siglo XX,
como Chávez Sánchez, con visión piuranista, han contribuido a diseñar el perfil cultural, histórico,
moral, social e intelectual del Departamento de Piura.
       Chávez Sánchez deja a nuestra generación un trabajo singular donde lo más saltante es la
vocación piuranista convertida en obra ecuménica que sirve para nutrir nuestro espíritu y por
sobre todo de ejemplo para la juventud estudiosa de esta región que ve con esperanzas el
naciente siglo XXI.
                                    CAPÍTULO VI


                      VIII.-     EL PUEBLO: DIARIO SOCIALISTA
        Con la aparición de EL PUEBLO, creció la nutrida historia del diarismo piurano. Su partida
de nacimiento se ubica el día lunes 10 de Marzo de 1947, en que se voceó en las calles de la
ciudad. Sin lugar a dudas fue todo un acontecimiento periodístico de grata recordación en la
memoria colectiva.
        El Partido Socialista liderado, por Luciano Castillo Colonna, con mucho esfuerzo y dentro
de una efectiva óptica política, fundó este vocero que se convirtió en expresión democrática dentro
del socialismo de nuestra región.
        Sabemos que el diario El Pueblo instaló sus oficinas y talleres en esquina de las calles
Cuzco y Huanuco Nº 502, teléfono Nº 342. Constó de cuatro páginas y su formato fue de 29 cm. x
39 cm. Al 3 de junio de 1950, registraba su adición Nº 1010, Año IV.
        De comienzo a fin EL PUEBLO se convierte en un diario de información eminentemente
crítica y doctrinaria del pensamiento social que abrazó el Partido Socialista Peruano. Se
difundieron puntuales aspectos de la filosofía que practicó esta tienda política sustentada en
idearios del socialismo de otros países y nuestra realidad nacional.
        En su cuerpo de redactores están Augusto Moscol Carrera, Augusto Cevallos Timoteo,
Jaime Andrés Benites Temoche, Teodoro Garrido Lecca Morales, Hildebrando A. Castro Pozo,
Ricardo Vargas Machuca, Dagoberto Torres Agurto, José Andrés Bejarano, entre otros.
        En sus ediciones consignaba este aviso: “Imprenta y Diario El Pueblo. Se pone en
conocimiento de los suscriptores que no están al día en el pago que se sirvan efectuar la
cancelación de sus deudas a fin de continuar enviándoles el diario, pues de otra manera, muy a
nuestro pesar suspenderemos definitivamente la suscripción. La Administración”.
        Leemos en una atractiva crónica la opinión siguiente: “¿Quién es José Andrés Bejarano?
Fundador de la juventud socialista en Piura y uno de los jóvenes que con su decisión y
entusiasmo coadyuvó a que se creara la Sección Nocturna del Colegio Nacional de San Miguel. Al
fundarse El Pueblo fue nombrado su primer Redactor Responsable. Inquieto por nuestra
organización contribuyó en todo momento a las campañas electorales de 1945, 46 y 50”.

        PRIMER EDITORIAL.-
        Circuló el primer número el 10 de Marzo de 1947, con el titular “Nuestro Primer Editorial”,
cuyo texto a la letra dice:
        “Aparece “EL PUEBLO”, nombre que corresponde al periódico socialista fundado en Piura
por la voluntad de los trabajadores organizados bajo las limpias banderas del Partido Socialista
del Perú y desde hoy se pone a su servicio. No pretende ser, sin embargo sólo un órgano del
Partido que le ha dado vida; quiere ser el intérprete de las inquietudes que agitan en esta hora a
las fuerzas progresistas del país por la defensa y afirmación de la democracia en su concepto
renovado, su nombre ya importa, por si sólo, una definición y un programa, si ha de tomarse, el
vocablo –PUEBLO- en su pura y legítima acepción, como expresión democrática y ciudadana; y al
adoptarlo queremos devolverle la dignidad perdida, reivindicarlo en su nombre y esencial
contenido.
        Desde hoy, pues esta tribuna viene a terciar en el debate público, pero quiere hacerlo alta
y limpiamente. En sus páginas no se respirará el ambiente insaludable de la prensa sectaria, que
asfixia y envenena el alma ciudadana, creemos que la prensa debe cumplir un primordial deber de
cultura, que debe ser cátedra de civismo y no vertedero de odios, válvula de escena de las bajas
pasiones. Esta será nuestra línea. Así esperamos servir a los intereses de la colectividad y de la
Patria, que por cierto no es una facción ni una bandería, sino el hogar común de todos los
peruanos.
        Sabemos de antemano que la tarea que nos toca cumplir es áspera y dura, por que los
tiempos que corren en el país no son propicios; pero comprendemos, también, que tras de
nosotros, respaldando nuestra acción, está una inmensa masa trabajadora, a la que nos debemos
íntegramente. Y al hablar de trabajadores, no nos referimos solamente a los militantes de nuestro
Partido, hay en otros grupos políticos hermanos de clase, de los cuales no hacemos distingo
alguno. EL PUEBLO estará al servicio de la causa común de todos ellos.
       La etapa que vive el país impone graves y perentorias responsabilidades a los hombres y a
los grupos que, desde distintas posiciones y bajo diversas banderas actúan en el cuadro nacional.
Nosotros, venimos a asumir la responsabilidad que nos corresponde en esta hora, con decisión y
ánimo de lucha. “El Pueblo” será voz esclarecedora, serena y fuerte en medio del confusionismo
que ha creado en ciertos sectores ciudadanos el desborde demagógico y la fiebre sectaria; así
contribuiremos a la tarea de reconstrucción cívica que corresponde acometer a las fuerzas
progresistas del país para afirmar las bases de una efectiva democracia. No sólo una democracia
con contenido económico, dentro de la cual las clases trabajadoras puedan realizar sus anhelos
de mejoramiento.
       En este primer número queremos dejar constancia de la decidida y entusiasta colaboración
que han prestado en esta Empresa los trabajadores socialistas en los diversos ramos de su
especialidad, y que nos ha permitido superar las dificultades propias de una tarea de esta
naturaleza cuando no se cuenta con medios económicos apreciables.
       Queremos hacer presente, asimismo, que las diferencias de orden técnico que acusan este
primer número, irán siendo salvadas en ediciones ulteriores”.

        EL PUEBLO EN LAS LETRAS.-
        Interesante es ubicar los diarios como fuentes de consulta en la composición de historia
social nuestra y otros aportes que nos otorgan sus páginas. La presencia del piurano diario “El
Pueblo”, también trasciende en la literatura regional, que ha dado la vuelta al mundo, como se
advierte de la cita siguiente:
        “Los matarifes del camal bebieron la ardiente y ferrosa sangre de las reses sacrificadas,
cuyos mugidos no inquietaron a las estrellas. Y aquel día, como cualquier otro, se vocearon por
las calles de Piura el Ecos y Noticias, El Tiempo, La Industria y aun el diario socialista EL
PUEBLO, mas ninguno de ellos consignó la noticia de la muerte de Santos Villar, y era jueves,
además” (1).
        NOTA.-
(1)Miguel Gutiérrez Correa; La Violencia del Tiempo, Tomo I, Pág. 16.

        EL PUEBLO: NUEVO DIARIO PIURANO.-
        Bajo este titular se registra en el semanario “El Obrero Piurano”, editado por la
Confederación Obrera “Unión y Fraternidad”, de Piura, edición Nº 792, Año XXI, del sábado 13 de
marzo de 1947, la crónica siguiente:
        “El lunes de la presente semana apareció el primer número de este nuevo vocero de
información y doctrina. “El Pueblo” ha sido muy bien recibido por la opinión pública sensata.
        Su presentación tiene las deficiencias de toda empresa que se inicia, pero en cambio sus
redactores enfocan la realidad de nuestros problemas con solvencia y con cariño. Hacia tiempo
que faltaba en nuestro medio un órgano de crítica y comentario. Nuestros voceros, con muy raras
excepciones, son más noticiosos e informativos.
        Viene “El Pueblo” a respirar el ambiente salubre de la prensa y sentar cátedra de civismo.
Comprendemos el esfuerzo realizado para sacar a la luz “El Pueblo” y esperamos que a medida
que mejore la técnica en su armadura la impresión siga brindando a sus lectores un periodismo
honrado y altruista. Saludamos cordialmente al nuevo diario piurano y le deseamos sinceramente
muchos años de vida”.

       POEMA A GRAU.-
       Ubicamos en la edición Nº 1110, que circuló el martes 10 de octubre de 1950, el bien
estructura poema dedicado al Hombre del Milenio, cuya autoría corresponde al autor anónimo que
se identifica así: ¡UAMARRU!. El texto es el siguiente:
       INVOCACIÓN A GRAU
A tus plantas fervientes venimos
A ensalzar tu gloria y tu nombre
Recordando tus hechos heroicos
Que en el mundo alcanzaron renombre.
       Oh, piurano, arrogante, valiente,
Marino de valor sin igual
Que asombraste a la fuerza chilena
Con tu heroica hazaña del mar.
       Es muy alta tu misión cumplida
Para ejemplo de la juventud
Caballero insuperable de los mares
Eres el paladín de la marina del Perú.
       En cada corazón peruano
Hay erigido un altar para ti
En él se conmemora cada año
Tu ejemplar heroísmo y virtud.

       BODAS DE PLATA.-
       “El Pueblo”, diario piurano, en su edición Nº 1126, Año IV, de 30 de octubre de 1950,
página 1, informó a la colectividad piurana que la Federación de Periodistas de Piura, los amigos y
ex alumnos del periodista Sr. Néstor Samuel Martos Garrido, invitaban a los intelectuales a un
banquete que se hacia en homenaje a sus Bodas de Plata Profesionales. La invitación decía así:
       “Invitan al banquete que le ofrecerán el día de hoy lunes 30 a horas 9 y ½ pm. en el Hotel
Piura, con motivo de haber cumplido sus Bodas de Plata como periodista. Las adhesiones se
reciben en la Administración del Hotel Piura, hasta las 12 m. del día indicado. Cubierto S/.25.00.
Américo Garcés, Hildebrando Castro Pozo. Augusto Cevallos, Carlos Robles Rázuri, Manasés
Sotomayor, José del C. Rivera, Gregorio Mendoza, Jorge Manrique, José María Cerro, Juan
Casajuana, Teodoro Garrido Lecca, Augusto Moscol, Luis V. Altuna, Máximo Silva Velásquez,
Jorge Moscol Urbina, Guillermo Gulman, Ismael Benites”.

                              IX.-EL SUBDECANO: CORREO
        Cronológicamente hablando el diario CORREO registra su partida de nacimiento en Piura
el día martes 18, mes de setiembre de 1962, es decir hace más de nueve lustros. Se trata del
penúltimo diario que salió a la circulación diaria en las calles del departamento de Piura. El último
fue Visión del Norte que pronto desapareció. Es además por su antigüedad el subdecano de la
región, después de El Tiempo.
        CORREO forma parte de una cadena de diarios enmarcados dentro de ”La Empresa
Periodística Nacional”, que eslabona una sólida cadena periodística en Piura, Arequipa, Tacna y
Huancayo, considerados como hermanos contemporáneos. Sigue: Tumbes, Lambayeque, Trujillo,
Chimbote, Lima, Ica, Cuzco, Puno, Ayacucho y Huanuco, hermanos menores de esa gran cadena.
Correo fue fundado por el magnate de la pesca nacional, Luis Banchero Rossi, que fuera
asesinado en el Gobierno de Velasco Alvarado.

        SUS DIRECTORES.-
        Fue su fundador Gonzalo Añí, en el cargo de jefe de redacción, quien vino de Lima a
nuestra ciudad para abrir el largo camino editorial de Correo. Han pasado por su dirección José
Eyzaguirre, el piurano Enrique Maticorena Estrada, quien además de sobresalir en el periodismo
es un notable maestro universitario.
        Luego, siguió el Dr. Rafael Vega García, de notoria trayectoria periodística con quien tuve
la suerte de trabajar como su secretario en el Departamento Legal del Banco Regional del Norte,
oficina de Piura. Este brillante piurano fue Decano del Colegio de Abogados de Piura y Tumbes,
Alcalde del Concejo Provincial de Piura, Presidente del Club Grau, directivo del Centro Piurano,
Diputado y Constituyente en 1978 por Piura.
        El Dr. Vega ejerció la dirección hasta 1968, año del golpe militar de Velasco Alvarado,
siendo reemplazado por otro piurano, Juan Zúñiga Sañudo quien se convierte en el Director más
joven que ha tenido Correo, de Piura. Zúñiga por motivos de su profesión ingresa a laborar al
Banco Central de Reserva del Perú, oficina principal de Lima, que le permitió continuar con su
actividad periodística en el diario La Prensa, llegando a ocupar la jefatura del área de deportes.
        También en la lista del directorio de Correo se ubica a Carlos Manrique León, conspicuo
intelectual piurano, poeta, periodista y sobre todo excelente piuranista que con su obra fecunda ha
demostrado su profundo amor al Perú. Ocupó la dirección durante el gobierno de Velasco.
        Mucho me acuerdo de Renán Darío Estrada Távara quien pasó por la dirección, al parecer
el que más tiempo ha permanecido, pues en 1980 que empecé a escribir editoriales en Correo
sobre historia de Piura, temas culturales y archivísticos, durante más de quince años, logré una
estrecha amistad que se prolongó hasta su muerte. A propósito nació en Sullana el 28 de enero
de 1937. Después de obtener el título de pedagogo alcanzó el de economista en la Universidad
Nacional de Piura. Paralelamente a la docencia que ejerció en el Instituto de Comercio Nº 35, de
su tierra natal, inició su actividad periodística en el diario El Norte, de su terruño, pasando luego a
Correo del que fue su director.
        Miguel Godos Curay, nativo de Paita, después de titularse en Ciencias de la Comunicación
por la Universidad de Piura, se forjó en Correo abriéndose un ancho camino que le permitió llegar
por méritos propios a ser su director. Actualmente, además de ser calificado docente de la
Universidad Nacional de Piura, colabora con editoriales enjundiosos que publica artículos sobre
piuranidad y la actividad periodística.
        Actualmente su director es Rolando Rodrich Sarango, Licenciado en Ciencias de la
Comunicación, por la Universidad de Piura, quien profesionalmente viene dirigiendo con acierto a
diario Correo que ya tiene nueve lustros de existencia.

        SU PRIMER EDITORIAL.-
        Características y objetivos sobre el diario Correo, ubicamos en su primer editorial que por
excelencia constituye una página histórica y poética al mismo tiempo. Leámosla:
        “Este es un diario tabloide. Y al decir tabloide estamos hablando de algo más que de un
formato pequeño. Estamos hablando de un estilo de diarismo, de una manera de entender el
diarismo.
        Estamos hablando de titulares vigorosos y lenguaje sencillo. Estamos hablando de un
diario que dé vida a las grandes y pequeñas cosas de Piura, del Perú, del Mundo.
        Un diario tabloide es como una Colt. Un arma peligrosa y fascinante. Y como una Colt 45,
puede ser usado con devastadora eficacia tanto para el bien como para el mal.
        Por eso, por esa tremenda fuerza, es que sus editores deben conocer y realizar
plenamente la misión que le corresponde a un diario moderno en una sociedad moderna,
asumiendo la enorme responsabilidad que ello trae consigo.
        Deben saber que mientras la tinta negra va cayendo sobre el papel blanco, hay una
multitud agobiada que espera ser entretenida e informada. Una multitud agobiada que espera ser
orientada y defendida.
        Porque un diario es mucho más que un negocio. Es mucho más que una industria del
entretenimiento. Un diario es fundamentalmente un servicio público.
        Y como servicio público para Piura, nace “CORREO”.
        Nace “CORREO” para ser un diario que informe y entretenga a Piura. Nace “CORREO”
para ser un diario que oriente y defienda a Piura. Piura: la que entrega tanto al país y recibe tan
poco.
        Y vamos a realizar esta tarea saliendo de las formas trasnochadas de un periodismo que
se dijo ponderado serio y sólo fue soso.
        No, así no queremos ser un diario serio.
        Queremos ser una voz viva y no una voz muerta. Una voz que cada mañana les hable
alegre o dramáticamente, mientras ante Uds. se va desenvolviendo la madeja multicolor de las
noticias.
        Ante ustedes surgirán extraños señores que en las mesas de conferencia de lejanos
países deciden nuestro destino.
        Astronautas sonrientes, a miles y miles de kilómetros de altura.
        Grandes crímenes.
        Hermosas mujeres.
        La lucha contra microscópicos enemigos que corroen y destruyen las entrañas del hombre.
        Animales con cuello de cisne que cruzan victoriosos la meta como en un cuadro de Degas.
        Y pasión. Y muerte. Y amor. Y sabiduría. Y Guerra. Y Esperanza.
        Vengan con nosotros cada mañana. Participemos con “CORREO” en esta extraña
aventura de la vida”.

       TABLOIDE ESTANDAR.-
       La primera edición que se distribuyó gratuitamente constó de 16 páginas con una medida
de 29 cm. x 35 cm. Sus oficinas e imprenta operaron en el centro de la ciudad, Jirón Ica, como los
anteriores diarios, pero debido a su crecimiento la imprenta se trasladó a la Zona Industrial de
Piura, manteniendo su atención al público en otra oficina céntrica, ubicada en la calle Callao,
cuadra dos.
        Juan Vicente Requejo, en su aplaudido trabajo El Periodismo en Piura, nos comunica que
“en julio de 1966 “Correo” pasó a tabloide Standard de ocho páginas, forzado por razones
económicas. Mas se siguió caracterizando por sus informaciones de texto corto, ágil diagramado,
tipo “Daily Mirror”.
        Las campañas que ha librado “Correo” a grandes titulares plantean la industrialización del
departamento de Piura, la tecnificación de la agricultura y la consecución del Proyecto Integral de
Irrigación de los ríos Chira-Piura”.

        CORREO EN SUS 45 AÑOS.-
        Bajo este titular la edición de diario Correo de martes 18 de setiembre de 2007, en su
página 4, entrega la nota cuyo tenor literal es el siguiente:
        “Un día como hoy, hace 45 años, nació Diario Correo, con su característico logo rojo, con
noticias amenas y entretenidas, para el público de la región. En estos 45 años, ha ido creciendo
en el país, y actualmente se vende en 14 ciudades del país. Son muchas las campañas que ha
ganado entrando a la polémica, defendiendo los derechos de miles de lectores.
        Para celebrar estas más de cuatro décadas, sus directivos, funcionarios, personal de la
empresa e invitados, asistirán hoy a una misa en la Iglesia Catedral de Piura, a las 7.30 y
posteriormente el coctail en el Club Centro Piurano”.
        La edición del miércoles 19, en la página 2, nos entrega el editorial que con el título
“Dándole a la piñata”, con la siguiente apreciación de su larga trayectoria que pasamos a insertar
a renglón seguido.
        “Cuando las personas cumplimos años, solemos detenernos a evaluar qué hemos hecho,
cómo estamos y qué nos depara el futuro. Este es un ejercicio muy útil porque de alguna forma
nos ayuda a tener plena conciencia del sentido de nuestra vida.
        Como en las empresas, el cumpleaños es de todos y nadie a la vez, haremos el esfuerzo
imaginario para saber en qué circunstancia encuentra a este mozo ya madurón, de 45 años, que
es Diario Correo de Piura.
        Hace unos días, para tratar de definir en pocas palabras quién es este personaje a la edad
de 45 años, les contaba esta anécdota a los funcionarios de la empresa. Les decía que una
mañana atendí una llamada de un ciudadano que nos pedía enviar a un periodista al hospital
porque no lo querían auscultar:
        Le pedía que me diera su nombre y teléfono mientras ubicábamos a un periodista que
estuviera cerca para desviarlo hacia allá. Como demoramos un poco en encontrar al reportero,
volvimos a llamarlo para ver si seguía allí.
        Muchas gracias, pero ya me están atendiendo, Me explicó, con cierta picardía, que en
realidad había llamado para que escucharan que se estaba quejando al diario Correo.
        Los que ya cruzaron la línea de los 50, comprenderán lo que se siente cuando los hijos, el
producto de nuestra vida, comienzan a dejarnos, llevando algo nuestro, pero siendo a la vez ellos
mismos tan originales.
        Correo de Piura está hoy en una edad que le ha impreso un carácter que la comunidad
piurana reconoce a plenitud. A los accionistas, a sus directivos y gerentes, a sus periodistas y
todos, les tengo que dar la “buena y mala” noticia, de que este diario ya no les pertenece, ya no
nos pertenece.
        Correo Piura, como sus hermanos contemporáneos en Tacna, Huancayo y Arequipa, han
madurado hasta el momento en que, a su vez, ya han transmitido su temperamento a sus
hermanos menores de Tumbes, Lambayeque, Trujillo, Chimbote, Lima, Ica, Cuzco, Puno,
Ayacucho y Huanuco.
        Sospecho que este momento, esta edad, en una empresa humana como Diario Correo, es
una etapa plena de madurez en que tu audiencia ya sabe cómo eres, te reclama y exige que seas
como ellos saben quien eres.
        No creo que haya mejor momento para un diario que aquel en que tus lectores se sienten
dueños de su diario al punto que te vigilan para que seas fiel a los principios que ellos esperan
que cumplas.
        Puede ser ese señor que no era atendido en el hospital, puede ser una niña a la que su
padre no quería darle el apellido, aunque sea el mismísimo Presidente de la República, o una
señora a la que un alto magistrado le birló la casa con malas artes.
        Cuando estaba en uno de los momentos más críticos el caso de Zaraí, me llamó el
Presidente Ejecutivo de la empresa para contarme que el Presidente de la República le llamaba
con insistencia para cuestionar el trabajo de Correo Piura.
        Le expliqué los detalles del caso y del proceso judicial, cosas que de alguna forma todos
ya conocían. “Por si acaso, me dijo, sólo he llamado para que lo sepas, no para darte alguna
instrucción sobre el caso. Ustedes hagan lo que corresponda hacer, pero háganlo bien,
respetuosos de la verdad”.
        Eso es lo que quería decir cuando me refiero a que Correo ya no es nuestro, porque pasa
a ser una herramienta al servicio de la sociedad en la que vive, para las causas más nobles y
trascendentes.
        Esto es lo único que le otorga larga vida a las personas y a las instituciones, esto es lo
único que podemos heredar a nuestros hijos y que permanece en el tiempo, por lo único por lo
que nos recordarán como hoy, como cada año, agradecemos a Luis Banchero Rossi, quien siendo
tan joven, colocó unas semillas en varias partes del Perú, para que fueran reproduciéndose.
        Muchas gracias por soportarnos aquí y todos los días, en este diario, no siempre
complaciente, no siempre merecedor de aplausos, preocupado por inyectarnos algunas dosis de
adrenalina dentro de la sangre piurana que por nuestro sol y nuestra naturaleza tiende a circular
más lento de lo que debiera. Son 45 años, habrá que seguirle dándole a la piñata”.

         DIARIO CORREO: NUEVE LUSTROS.-
         EL 18 de setiembre de 2007, el diario CORREO, de Piura, cumplió nueve lustros
ininterrumpidos al servicio del diarismo departamental. Gonzalo Añí Castillo fue el primer director
de este histórico diario piurano que se mantiene vigente y en todo su vigor periodístico alentando
las grandes causas del desarrollo material y espiritual de la región.
         Con motivo de esta gran fiesta de la piuranidad el citado diario publicó un “Suplemento
Especial por Aniversario” que relata su exquisito historial. Su antiguo servidor Hugo Gonzáles
Zapata, como se desprende del inserto que leemos a renglón seguido, nos entrega esta efusiva
crónica llena de gratos recuerdos que se incorpora a la historia regional.
         “45 años de CORREO en el corazón de todos. Correo está de fiesta. Desde aquel 18 de
setiembre de 1962 que circuló por primera vez en los departamentos de Piura y Tumbes, al
presente 2007, ya son 45 años de vida de CORREO. Son 45 años de registrar transformaciones.
De mostrar a la región, al país y el mundo y ponerlo en un papel, aparentemente, efímero pero
que se vuelve historia día a día.
         Son 45 años de búsqueda, de hurgar diariamente, con la palabra como herramienta, por la
necesidad de la verdad, médula del periodismo. De esa manera, este medio de comunicación,
desde su nacimiento ha mantenido enlazados a sus miles de lectores con los sucesos de
actualidad, y sabe la colectividad que CORREO sintoniza, con absoluta fidelidad, sus
expectativas.
         CORREO de Piura era el segundo diario de Empresa Periodística Nacional S.A. (Epensa),
después de Tacna, cuna de su fundador Luis Banchero Rossi, el Gran Capitán de la industria
pesquera en el Perú y el mundo. Fue producto del genio creador de Raúl Villarán Pasquel,
periodista limeño, forjador de nuevos valores del periodismo en el país.
         Es así que, de la conjunción de estos personajes –financiera e intelectual- surgió la primera
cadena periodística del Perú. No hubo previsión. Se trabajó hacia un norte. La preparación fue
ejecutada con firmeza y decisión. Como el constructor de un edificio se guía de planos, maquetas
e informe financiero, elaborar un periódico ocurre algo similar, a excepción del manejo de opinión.
         Producto de ese trabajo nace CORREO de Piura, completamente convencido que la
independencia periodística es el capital más valioso para llegar a aquella verdad, a veces tan
difícil de alcanzar. A veces tan dolorosa de mostrar.
         Nació CORREO como un servicio público, para informar, entretener, orientar y defender los
intereses de esta calurosa tierra norteña. Ese desafío se mantiene hasta hoy, pues, es un desafío
de siempre, manteniendo una línea independiente de los grandes intereses económicos y de los
políticos partidarios, y dirigida a la satisfacción de las necesidades de sus lectores.
        El esplendor del crecimiento de CORREO de Piura ha sido constante, no tardó en dar el
primer paso tecnológico, cambiando del sistema de impresión del plomo caliente al offset (en frío).
Desde entonces Epensa se ha caracterizado por mantenerse a la vanguardia tecnológica,
teniendo en cuenta tiene que enfrentar importantes desafíos en una industria periodística
sumamente competitiva.
        En suma, la misión de Epensa es mantener el liderazgo en base a la credibilidad,
creatividad, innovación e iniciativa en todas sus producciones de alta calidad, hecho por gente de
calidad. Fue así como se trabajó y se trabaja en Piura, la primigenia de ciudades españolas en el
país y hoy por hoy que le ha valido convertirse en el principal periódico de la región”.

       CUNA DE PERIODISTAS.-
       “No hay que olvidar que en la redacción de CORREO, al igual que la de otros periódicos,
fue cuna, forjadora de periodistas, la mayoría de los cuales llegaron a destacar en medios
nacionales. Es así, como en sus días aurorales de este popular periódico del logo rojo, se veía en
su local de la cuadra 7 del jirón Ica, a decenas de jóvenes que pugnaban por un trabajo. Los
postulantes a la chamba, tras pasar un período de prueba, tenían que demostrar su aptitud laboral
y vocación por el periodismo. A ello se sumaban a los llegados de Lima-sede de Epensa-,
periodistas y gráficos calificados. Por ello la tarea era difícil para los piuranos. Igualmente, duros
fueron los ataques de la competencia”.

        EL ESPERADO NACIMIENTO.-
        “La preparación para el nacimiento fue ardua. Siempre bajo la batuta de don Raúl Villarán,
se prepararon varios temas y realizaban las pruebas de página, hasta que por fin: todo estaba listo
para el tan esperado parto.
        En el interior del remozado local del jirón Ica, en pleno corazón de la ciudad, periodistas,
trabajadores gráficos, hasta los de administración, estaban nerviosos. Las máquinas de escribir se
habían “quedado mudas” y nubes de humo de cigarrillos invadían el ambiente. Las computadoras
no eran conocidas”.

        ¡NACIÓ MI HIJO!
        “Hasta que la fiel rota plana comenzó la tarea y el “gordo” Villarán, dando saltos como un
niño inquieto, gritaba ¡Al fin nació mi hijo! Ese “hijo muy robusto” nació con un titular de portada
referente a “la ruptura de Estados Unidos del pacto de ayuda militar con Perú”, ilustrada con un
dibujo del General Pedro Vargas, el arribo del circo “África de Fieras” a Piura con una fotografía
titulada “gigantes de verdad” en la que una pequeña niña se encuentra entre los personajes con
zancos que ingeniosamente pregonaban las atracciones circenses; la prohibición de la vacuna
antipolio SABIN, el decreto de corte de los juicios de desahucio, el arribo de Paz Estensoro a
Lima, declaración de Kennedy, indicando que su única esposa era Jacqueline, y un editorial
escrito por Mario Castro Arenas en que enunciaba la línea y objetivos del Diario”.
        “En ese histórico día rodeaban al “Gordo Villarán”, Mario Miglio, gerente administrativo de
la cadena; Gonzalo Añí Castillo, Jefe de Redacción, con funciones de Director; Efraín Ruiz Caro,
responsable de diagramación y ex diputado por Cusco, su paisano Gerardo Calderón, Owen
Castillo, Juan Zúñiga Sañudo, Carmela Garcés, Werner Lang, artista de la foto periodística.
        Una vez que quedó todo instalado, Villarán y su equipo partieron a Huancayo para fundar
CORREO de la Ciudad Incontrastable. Después surgieron CORREO de Arequipa, CORREO de
Lima, base de OJO y posteriormente nacieron Ajá y El Bocón, éstos últimos capitalinos bajo la
conducción de la familia, Agios Banchero”.

       TOMARON LA POSTA.-
       “Bajo la batuta de Gonzalo Añí, se quedaron Juan Zúñiga a cargo de la mesa de redacción,
Eduardo Olivari, redactor de locales y columnista de espectáculos, Vitucha Guzmán a cargo de
sociales y culturales, Alberto Best Ramos, jefe de deportes con el aporte de Rolando Rodrich
Seminario, ex jugador de Universitario de Deportes de Lima y padre del actual Director de
CORREO; Rolando Rodrich Sarango; Ronald Coloma Herrera, Hernán Zegarra, volteador de
notas. De ellos, Juan Zúñiga y Ronald Coloma llegaron a ser directores.
       También han dirigido al diario, Dr. Rafael Vega García, José Eyzaguirre Carreño, Enrique
Maticorena Estrada, Renán Estrada Távara, Freddy Viveros Valverde, José Miguel Godos Curay,
Carlos Manrique León, Teddy Montúfar Abad. Actualmente y desde 1984 lo dirige el Licenciado
Rolando Rodrich Sarango”.

        DON PARCE.-
        “Muchos son los periodistas que han pasado por la Redacción de CORREO de Piura.
Como no recordar a don Parcemón Adanaqué Rodríguez, quien laboró tres décadas en Piura y
Lima, en los diarios OJO y CORREO.
        A Jorge Sandoval Córdova, César Castillo Carrasco, Alfredo Cavero Piaggo, Raúl F.
Santiago, Evaristo Lozada Valencia, José Saavedra Jiménez, Oswaldo Campos, Raúl Díaz, Luis
Chapilliquén Albán, Víctor San Martín Zapata, Oswaldo Orozco Coronado, Carlos Sánchez
Manzanares, Santos Ayala Chunga, Sergio Ambulay, Raúl Fernando Moscol León, Jorge Zavala,
Segundo Infante Carmen, Raúl Almeida y muchos otros que escapan a mi memoria.
        Cabe recordar que los adolescentes de esa época, Daniel Cumpa y Rolando Rodrich
Sarango hacían sus pininos en el periodismo, y posteriormente también lo hizo Rosa Zeta, entre
muchos más.
        En el área de los “paparazzi” estuvieron Manuel Michilot, Abel Sánchez Zapata, Aldo
Cango Seminario, Luis Rivera y actualmente Nilo Vilela, Oliver Guerra y José Zapata. Mención a
parte merece Coco Zavala, el as de los sociales”.

       TALLERES.-
       “Cabe mención aparte que en la fundación del diario también vino desde Lina, José “Chino”
Prieto Cruz, responsable de Talleres. Otros fundadores son Ramón Guzmán Echeandía
(Administrador), Alberto Penalillo (Publicista), Paulini (maquinista).
       También trabajaron Carlos “Cabezón” Alvarado Cevallos y Juan Urbina Ramírez, que
llegaron a ser regentes; y como linotipistas Ricardo Quinde Saavedra, Alejandro “Adú” Reyes
Sánchez, Lucas Flores Zapata, Miguel Medrano Sierra. Como no recordar a otros trabajadores de
Talleres, como Hernán Martínez Ortiz, Mario Alzadora, Errol Nolte Cherres, Guillermo Gutiérrez
Briceño, Zenón Rosas Cisneros, José y Pablo Solano Prieto, Santos Prieto Cruz, Gerardo
Calderón, Pedro Silupú Panta, el popular chiquito Benites Fiestas.
       Con las disculpas del caso, por cuyos nombres que no recordamos, pero igual merecen
nuestro aprecio y respeto de haber sido compañeros de trabajo”.

                       ÉPOCA: FUENTE BIBLIOGRÁFICA DEL TEMA PIURANO
        La Revista Época Actualidad Gráfica del Norte, incuestionablemente tribuna periodística de
nuestra región, enrumba pujante y vigorosa por los caminos del tiempo que conducen el punto de
partida del tercer milenio. A este punto ha de llegar para iniciar una nueva etapa.
        Ahora en las postrimerías del siglo XX hace un paréntesis al publicar su tricentésima
edición que cronológicamente abarcan casi las últimas cuatro décadas de esta centuria.
Comprende por lo tanto un apreciable espacio de perenne y fructífera labor periodística que sirve
para reflejar a través del editorial, la crónica, el ensayo, la poesía, el cuento o el artículo las
preocupaciones culturales compartidas por los intelectuales, artistas, culturólogos y ciudadanos de
esta región.
        Un nutrido bagaje cultural de sabor regional alimenta su madurez dentro del campo de la
comunicación escrita de este norteño suelo peruano. Su trabajo editorial nos permite contar en
este mundo regional con una singular fuente bibliográfica sobre la temática cultural muy nuestra.
        Históricamente en este Nº 300 de ÉPOCA encontramos por partida doble una feliz
coincidencia. Primero se edita en homenaje a la Madre universal, peruana y piurana. Segundo se
registra la edición número trescientos. Para doña Carmen Argüelles de Manrique ambos son
motivos de grata recordación y satisfacción del deber cumplido tanto como Madre ejemplar cuanto
como Fundadora y Directora brillante de la Revista que está arraigada en el alma colectiva de la
piurana gente.
        Más allá de la trascendencia del tema piurano que difunde la revista ÉPOCA es
conveniente destacar que soporta variada información cultural sobre Piura en todos los tiempos.
Su contenido se encuentra en más de 15,000 páginas escritas en gran parte por acucioso
personal de la ciencia, la tecnología, el arte y la cultura, lo que nos permite calificar de
extraordinaria su presencia en el medio de las comunicaciones regionales.
        Su pionera, loable y meritoria actividad de la revista acredita y demuestra palmariamente
toda una vida periodística destinada y consagrada al servicio de las causas superiores del espíritu.
Es un orgullo para nosotros los piuranos contar con esta herramienta bibliográfica que ha
contribuido a forjar las comunicaciones particularmente en Piura y por extensión en el país y el
exterior.
        CARMEN ARGUELLES DE MANRIQUE, con tesonero afán compartido con su consorte
Carlos Manrique León, que desde el oriente eterno alienta el porvenir de la Revista Época, es la
principal actora de este impreso piuranísimo que marca su número tricentésimo y con su obra
singular nos entrega un excelente fontanal bibliográfico sobre el tema piurano.
        Amiga Carmen, con doble motivo nos valemos de esta cuartilla para destacar a través de
tu digna persona nuestro doble saludo: por el Día de la Madre y por el Nº 300 de la revista Época.

        FUENTES BIBLIOGRÁFICAS.-
        Son razonables los motivos que determinan considerar a la revista Época como auténtica
fuente bibliográfica del tema piurano. Dentro del tópico histórico Raúl Porras Barrenechea ha
sentenciado que otra ciencia moderna auxiliar indispensable de la Historia y de la Heurística es la
Bibliografía, mediante la cual se describen y clasifican las obras impresas, se establece su
cronología o procedencia y se puede apreciar fácilmente la evolución de las noticias históricas y
sus diversas variantes e interpretaciones.
        Sin el rigor del caso pero sí con ánimo de difusión exponemos que cronológicamente en
las páginas de Época hallamos escritos de la Prehistoria Regional, producidos por Esteban Puig,
Carlos Robles Rázuri, Reynaldo Moya Espinoza, Elena Orozco de Rubio, Oswaldo Fernández
Villegas, Luis Chaparro Frías, entre otros. Estas publicaciones nos informan sobre vicuces y
tallanes, que fueron nuestros ancestros.
        Ingresando al Perú español, dentro de la conquista y la colonia, aparecen medulares
artículos de nuestro gran historiador Miguel Maticorena Estrada, el maestro universitario César
Espinoza Claudio, el amigo piurano Juan Girón Silva.
        Independencia y República en el ambiente piurano son etapas que han quedado
patentizadas en la revista que nos ocupa a través de artículos que llevan las autógrafas de Miguel
Arturo Seminario Ojeda, Isabel Ramos Seminario, Jorge Monroy Gálvez, José Albán Ramos,
Guillermo Garrido Lecca Frías.
        La archivística o ciencia de los archivos ha sido comentada largamente en documentados
ensayos autorizados por Mario Briceño Perozo, Juan Gabriel Paz Velásquez, José Flores
Chavarri, Reynaldo Castillo Román, Héctor Rivas Aguirre, Cecilia Espinoza.
        El Suplemento literario de Época bajo la dirección de José Estrada Morales ha entregado
un jugoso aporte bibliográfico que ha hecho crecer las fuentes del conocimiento en el campo de
las letras, las artes y la cultura de la región, del país y del mundo.
        La lingüística se ha visto enriquecida con investigaciones fecundas presentadas por Juan
Antón y Galán. El arte pictórico ha recibido agudos enjuiciamientos por parte del crítico de arte
Luis Ginocchio Feijoo . Las tradiciones piuranas frecuentemente se han cultivado por estudiosos
de este tema destacándose Juan Alvarado Chuyes, Jorge Eduardo Moscol Urbina, Francisco
Ramos Seminario.
        La poesía en las páginas de Época ha tenido muchos exponentes. Así tenemos a Carlota
Ramos de Santolaya, Elvira Castro de Quiroz, Rufo Cárcamo Ladines.
        Antonio Rumiche Ayala infatigablemente ha propendido el estudio sobre su querida
Sechura mediante reiteradas publicaciones ligadas a su terruño. De otro lado Miguel Varillas
Velásquez decano colaborador de Época se distingue en su amena y singular columna de luenga
data dentro de sus páginas y que titula Cultura Piurana.
        Las Universidades de Piura (UDEP) y Nacional de Piura (UNP), tienen perenne presencia
en las páginas de Época para dar a conocer sus inquietudes culturales, investigaciones y
proyección social Lo hacen a través de sus docentes y alumnos.
        Someramente y omitiendo hechos y autores por ser imposible describir en esta pequeña
nota tan largo camino registrando por la REVISTA ÉPOCA nos sumamos gratamente a su edición
Nº 300, augurándole un porvenir grandiosa para que siga divulgando las ideas, la historia y el
conocimiento ligado a nuestra tierra y el Perú.

                                 ÉPOCA ESCUELA DE PIURANIDAD
        Época sale a la luz en 1966, girando regularmente un promedio de diez ediciones al año. A
la fecha ha publicado 338 ediciones a razón de 50 carillas por número totaliza 16,900 páginas
acumuladas, en las que podemos encontrar aproximadamente 5,000 artículos firmados por
decenas de colaboradores que tratan sobre diversos temas de orden regional, nacional e
internacional. Si se llegase a publicar la colección de estos artículos por asuntos no serían menos
de 30 volúmenes, cuya serie se podría titular Enciclopedia de Piura.
        Así como su editorial tiene orientaciones política y social hay colaboraciones que
concentran su energía vital a la construcción de sólidas bases de la cultura, educación e identidad
para elevar la conciencia del poblador de estos arenales. Por su gravitación dentro de la historia
editorial de ÉPOCA no podemos de dejar de destacar las columnas que por largo tiempo se
mantuvieron vigentes. Están “Economía y Finanzas”, con nutrido contenido económico, del
fallecido señor Víctor Aguilar Roncal; “Varios Puntos”, “Sobre la resta del Tiempo”, ambas de
carácter político que escribió el poeta y periodista don Carlos Manrique León.
        Nuestra acariciada Revista Época: Actualidad Gráfica del Norte, con dilatada existencia
espiritual, gran parte de ella forjada durante el siglo XX y lo que va del presente, avanza
vertiginosamente con entusiasmo abonando por doquier los caminos de la cultura piurana para
hacerlos como en efecto los ha hecho fértiles.
        Para los ciudadanos piuranos no pasa desapercibida la revista Época debido a su selecto
mensaje cultural y social que nos trae en sus periódicas entregas. A mayor abundamiento su
contenido, producto del pensamiento expuesto por calificados intelectuales de este ámbito gráfico,
se conoce en los centros de enseñanza secundaria y superior de educación, de esta la región.
        En el mundo regional Época ha calado muy hondo en los predios de las ciencias culturales.
En sus páginas ha llevado y dejado para siempre su exquisito recado para ser degustado en todos
los rincones de la región. Con éxito ha trascendido las fronteras y los piuranos residentes en Lima
la leen ampliamente. También, número a número, llega al extranjero, a las grandes urbes donde
están afincadas familias piuranas que con ella se informan ampliamente del pasado y presente de
su pueblo que reclama un mañana mejor, con esperanzas.
        No es fácil cubrir el largo itinerario que ha cubierto ÉPOCA en sus luengos años de
existencia. La coleccionan en Ayabaca, Huancabamba, Tumbes, Paita, Sullana, Piura, Lima, entre
otros lugares. Para nosotros es una perenne fuente de consulta sobre el tema piurano que desde
diferentes perspectivas y por una gama de cultores de la piuranidad han escrito sobre los
Tallanes, en la época Prehispánica; la fundación de Piura, aspectos saltantes durante la vida
colonial piurana, verbigracia el pensamiento social del cura Mori y la afamada visita que hizo en
1783 el Obispo de Trujillo, Martínez de Compañón. La independencia de Piura ocurrida en cabildo
abierto el 4 de enero de 1821, sus patriotas que la apoyaron. El nacimiento del héroe del milenio,
Miguel Grau. La fundación del Colegio San Miguel, la creación de la Provincia Litoral de Piura, así
como del departamento de Piura. Presencia y acción del periodismo piurano durante el siglo XIX.
Las fundaciones de la Corte Superior de Justicia y del Banco de Piura; la guerra con Chile y las
Montoneras. También sobre las fundaciones del Club Grau y el Club Centro Piurano, entre otras
instituciones surgidas durante la centuria número veinte, tiene rico y variado sustento en las
páginas de Época.
        Si en Piura se hiciera una encuesta para saber si conocen o no el mensaje cultural de
Época, no cabe la menor duda que el porcentaje de respuestas a favor sería positivo y en cuanto
a los ciudadanos encuestados que no conocen la revista, sería muy bajo.
        Por lo demás tiene para rato y no cabe duda que número a número se viene actualizando
en armonía con las exigencias editoriales propias del flamante siglo XXI.

        ÉPOCA VOZ PIURANA.-
        Con motivo de celebrar la revista ÉPOCA 35 años de vida periodística, su fundadora y
directora, señora Carmen Argüelles de Manrique, el 28 de septiembre del 2001, recibió el justo
homenaje que le tributó la Dirección Departamental del instituto Nacional de Cultura-Piura, a cargo
de Luis Chaparro Frías, según consta en la edición Nº 330, páginas 24/25, en el discurso de orden
a cargo de Jorge Monroy Gálvez, éste con toda certeza expresó:
        “Considero que la importancia y grandeza de la Revista Época, como la expresión más
auténtica y representativa de la cultura piurana sólo podríamos valorarla, aún más, si entendemos
el concepto de Cultura; que si bien, no es equívoco, el más aproximado sería: verla como el
conjunto de todo lo que incluye conocimientos, creencias, arte, moral, costumbres y las
habilidades, capacidades y hábitos adquiridos por el hombre como miembro de una sociedad
determinada. La revista Época siempre se ha comportado como una tribuna abierta, a todos los
Intelectuales, profesionales, hijos de Piura, que residen ya sea en la capital como es el caso del
distinguido Historiador y profesor Sanmarquino, Miguel Maticorena Estrada”.
        Ahora al llegar ÉPOCA a la edición Nº 338 nos proponemos a levantar algunas
apreciaciones y reflexiones que permiten aludir que ella en el transcurso de su vida, número a
número, ha ido derramando fecunda semilla en los diversos campos de la cultura regional que
ahora desarrollada a través del tiempo y del espacio hace, posible afirmar que en sus páginas se
registra un amplio asiento del que emerge con bellas letras una fructífera Escuela de Piuranidad.
Páginas que se convierten en fuentes para examinar el pensamiento regional y de sus exponentes
con su consiguiente aporte a la cultura nacional.
        Edificar sólidamente el contenido de la revista ha requerido mucha dedicación de los
arquitectos de la piuranidad, lo que palmariamente demuestra que no ha sido tarea fácil. Es
público y notorio que ha demandado más de tres décadas y desde luego compromete la presencia
intelectual de la región para que siga perfeccionándose a la luz de nuevas investigaciones
alrededor del tema piurano.
        Guillermo Burneo Cardó entrega sabia muestra de arquitectura literaria con su columna
“Piuranidad en Vegas Seminario” está inflamada con el calor mismo de la piuranidad, ese fuego
que solo lo puede dar la gente nacida en estas latitudes tropicales en donde el sol es el mejor
protagonista de sus vidas al extremo de introducirse en las médulas de sus huesos e inundar las
almas hasta de los que recién van a nacer. El motor de la obra de Vegas Seminario es por ende
esa alma piurana urbana o rural, provinciana, sencilla, cordial, hecha con tocuyo humano a la
sombra de enormes algarrobos de ternura y sentimiento”, Revista Época Nº 250, página 31.
        Me agrada repetir, por que viene al caso, lo expuesto en la parte final de mi artículo
“ÉPOCA al servicio de las grandes causas”, publicado en el Nº 200 páginas 12/13, que dice así:
“La Revista Época para nosotros es una criatura humana, auténticamente piurana, hecha por
piuranos. Es una criatura viva que tiene como identificados progenitores a la piuranidad, está
dotada de las prerrogativas de la vida espiritual por que dentro de ella existen miles de artículos
expresados libremente por centenares de esmerados autores.
        Su lectura recrea y esparce a los millares de asiduos lectores. Por eso la consideramos
valedera y susceptible de la fecundidad venidera, pues cuando ya no estemos en sus páginas
labrarán la antología del arte, la ciencia y la cultura en este suelo del Perú. Lo dicho nos convence
para reafirmar que la Revista Época es una criatura incuestionablemente favorecida por los
atributos de la omnipotencia y de la eternidad. En ella queda perpetuado el pensamiento y los
pensadores contemporáneos de la región Grau”.
        Objetivamente se demuestra que ÉPOCA es voz auténticamente piurana producida por
piuranos que en el eco del tiempo y la emoción nos deja páginas indelebles sobre la historia de
Piura.

        LO QUE SE HA DICHO DE ÉPOCA.-
        Con algarabía afirmamos que la Revista dirigida por Carmen Argüelles de Manrique, es por
excelencia patrimonio cultural de Piura y perenne fuente de consulta. Para demostrarlo es
suficiente decir que sobre ella hay comentarios en tesis universitarias, en libros sobre periodismo
regional que la examinan.
        Bueno es anotar que en la obra PIURA: REGIÓN Y SOCIEDAD Derrotero Bibliográfico
para el Desarrollo; de Bruno Revesz y otros. En la página 690, leemos “ÉPOCA: ACTUALIDAD
GRÁFICA DEL NORTE, Homenaje a don Manuel Vegas Castillo, Piura, (Nº 215) Octubre 1987,
páginas 27-39”.
        Leyendo el Calendario Cívico de Piura, por Edmundo Cornejo Ubillús, hallamos este texto:
“El 25 de setiembre de 1966, aparece en Piura la revista “High Life; actualidad gráfica del norte”,
siendo su directora Carmen Argüelles de Manrique”, lo que significa que lleva en la actividad
periodística 41 años, página 167.
        Dentro de la edición correspondiente a ÉPOCA Nº 286, gran parte en homenaje a ella, se
destaca el titular “Los 30 años de ÉPOCA al servicio de la Región”, que se inicia diciendo:
        “Llegar a los 30 años de servicio constante e ininterrumpido, en países como el nuestro, no
es algo común o característico en las revistas de provincias. Sin embargo aquí está ÉPOCA, al
cabo de tres décadas, tras superar innumeras dificultades, con el mismo animoso empeño de sus
horas aurorales. Aquí está repetimos, al servicio de Piura y de la región norte del Perú. Aquí está,
en fin, como lo señaláramos alguna vez, como el más alto vigía de la peruanidad en el norte
peruano a pesar de la modestia de sus recursos”.
        En el mismo Nº 286, se alinea en las citas expuestas José Albán Niño quien expresó:
“Treinta años; una buena ÉPOCA. En el año 1966 se marco el inició de una nueva era en el
periodismo de Piura. Una publicación sale a las calles con un formato novedoso en diagramación
moderna y contenidos muy importantes del acontecer cultural y social de Piura, la Región y el
País. Es acaso inagotable crisol donde se funde y se confunden el médico y el obrero, el abogado
y el profesor, el intelectual y el agricultor, el comerciante y el industrial, el banquero y el artesano.
Todos encontramos aquí lo que nos interesa y lo que nos motiva para seguir adelante”.
        Seguimos con la felicitación de la Municipalidad de Piura que en histórica misiva expresa:
“En Piura, en la Región y en la comunidad nacional la Revista ÉPOCA tiene ya ganados presencia
y prestigio. No sólo es vocero de las inquietudes y esperanza de Piura, sino así mismo nervio y
espíritu de la vida cultural a través de su Suplemento Literario, El XXX Aniversario de ÉPOCA, por
ello, es la alegría, la satisfacción del deber cumplido desde sus páginas que tienen ya tradición
histórica en el proceso cultural del país”.
        Más adelante está la nota de mi autoría “La Revista ÉPOCA: 30 años de existencia”, en la
que trazamos su derrotero cultural afirmando:”Sustento filosófico de la Revista es agrandar los
horizontes del arte, la ciencia y la cultura en beneficio directo de la región. Lo han cumplido y
siguen cumpliendo a cabalidad. Un enjuiciamiento serio y justo nos permite calificar de eficiente la
labor periodística de ÉPOCA que nos llena de orgullo a los piuranos al contemplar con claridad
meridiana que en el Norte peruano no es fácil hallar en las páginas de la historia editorial un
impreso con existencia treintañal.
        José Estrada Morales, en el XXX Aniversario de ÉPOCA, manifiesta: “Lo que comenzó
siendo producto del esfuerzo piurano mancomunado se ha convertido ahora en robusto árbol que
brinda a manos llenas sombra y esplendor. Sus páginas son un rico tesoro donde está lo más
representativo del pensamiento regional y nacional”.
        Luz González Umeres con su loable “La tarea de hacer cultura”, en homenaje a ÉPOCA en
tan singular celebración, puntualiza: “Por eso la labor de divulgación cultural en una sociedad tiene
un efecto multiplicador de desarrollo educativo y humano, factor clave en el progreso social. Es de
aplaudir iniciativas culturales que en nuestro medio nos recuerden a todos que el espíritu tiene
necesidades que humanizan al hombre y a los pueblos”.
        “ÉPOCA revista grausina”, es la columna de José Albán Ramos que nos ilustra señalando:
“Partiendo del 25 de setiembre de 1966, hace 30 años, ÉPOCA constituye hogaño, un bien
invalorable para la literatura nacional. Sus páginas atesoran selecta y veraz información en
muchas áreas de las ciencias sociales. Quien con afán de investigador o simplemente para
informarse de lo ocurrido, escudriña sus páginas encontrará un archivo auténtico integrado por:
fotografías, datos interesantes sobre nuestras instituciones, artículos históricos, geográficos y
sociológicos que captan aspectos importantes del espíritu regional y fortalecen la piuranidad
constituyendo un REGISTRO CULTURAL al servicio del país”.
        Viene el desaparecido Edmundo Cornejo Ubillús con su título “ÉPOCA y su valija cultural”,
afirmando: “Hace algunos años y ya son muchos un día cualquiera de cada semana y a veces otro
de revuelta, nuestros paisanos en Huancabamba, se acercaban, con ansiedad o nerviosos, a la
oficina postal preguntando su había llegado Pulache. Y Pulache era el postillón de Correo que,
con sus mulitas lerdotas, traía noticias y encomiendas desde alguno de los contados puntos
donde apuntaban, para nosotros los brazos de la señora de las latitudes, hacia los cuales solía
rondar la infatigable Rosa Náutica”.
        “Treinta años de la Historia de la Literatura Piurana (1966-1996) a través de la Revista
ÉPOCA de Piura”, se titula el especial ensayo que hace Miguel Antonio Varillas Velásquez a
Carmen Argüelles de Manrique, en el que señala: “Dentro de la actividad literaria, la revista
ÉPOCA cumple una función muy importante, por constituirse en un vocero cultural de nota, en la
que se recogen las plumas de los escritores piuranos más connotados”. Es el documento más
completo que se publicó en tres entregas para dar una breve reseña sobre la actividad espiritual
desplegada por el impreso referido.

       SUPLEMENTO LITERARIO.-
        La incorporación del Suplemento Literario dentro de ÉPOCA le impregna una nueva
dirección cultural que enriquece su contenido y definitivamente contribuye a darle el atractivo perfil
que ha ido puliendo hasta llegar a su estado actual de excelencia. El Suplemento aludido registra
su aparición en la Revista Nº 163, girada en Julio de 1981. Hasta Diciembre del 82 en que
aparece ÉPOCA Nº 167, iban quince entregas del Suplemento que no se enumeraban, a partir de
Enero de 1983 en la Revista Nº 168 advertimos entre las páginas 23/24 el Suplemento Literario Nº
16 y a la fecha llega al Nº 186. En éste aparece el artículo de Juan Antón y Galán, “Ecos de la
Narrativa Piurana”, afirmando que la narrativa piurana actual ocupa un lugar destacado en el
panorama de la literatura nacional. Sólo que esta narrativa no ha trascendido con la misma
intensidad como la obra de Francisco Vegas Seminario o la de Raúl Estuardo Cornejo. Nos da
amplia información de los nuestros: Florencio Gálvez Saavedra, Miguel Justino Ramírez, Néstor S.
Martos, Rómulo León Zaldívar, Jorge Moscol Urbina, José Eulogio Garrido, Manuel Vegas
Castillo, Federico Helguero Seminario.
          Afortunadamente el Suplemento Literario, que ha llegado a su mayoría de edad, ha
contado con decenas de calificados colaboradores, muchos de ellos alineados durante varios
años. Tienen singular relevancia José H. Estrada Morales que lo dirige con acierto. Desde hace
más de dos décadas se leen interesantes artículos bajo las autografías de José Albán Ramos, mi
entrañable Maestro en las aulas del Colegio San Miguel, por quien siempre guardo un profundo
respeto, Juan Alvarado Chuyes, Juan Antón y Galán, Miguel Maticorena Estrada, Jorge F. Monroy
Gálvez, Antonio Rumiche Ayala, todos con libros publicados. También están Teodoro Rivera
Ayón, Juan Félix Cortés, Francisco Seminario Ramos, Luis F. Eguiguren, Carlos Espinosa León,
Luis V. Altuna, Jorge H. Rosales Aguirre.
        También ha concentrado las óptimas colaboraciones de Esteban Puig Terrats, religioso y
autor de Breve Diccionario Folklórico Piurano, pudiendo citar dentro de ellas; Piura a través de los
cronistas Siglo XVI-XVII: Piura Nueva y Primigenia; Tangarará: La Fundación; La Fecha de la
Fundación, entre otros artículos.
        Colaboradores que nos antecedieron en su marcha por los caminos del Señor también se
registran dentro de ellos: Domingo Piqueros Durad, Jorge Moscol Urbina, Carlos R. Robles Rázuri,
Luis Ginocchio Feijoo.
          En la edición de ÉPOCA Nº 177, Diciembre de 1983, páginas 23/24, ubicamos el
Suplemento Nº 25, que bajo la pluma de Estrada Morales, destaca este hecho así: “Nació como
todos los sabemos, para servir, para promover la cultura, para dar a conocer los nuevos valores
de las artes piuranas. A lo largo de estos 25 números hemos pretendido ser leales a estos
propósitos sabiendo el esfuerzo y sacrificio que se despliega en una revista de provincias.
Llegamos a esta etapa con vigor y alegría, gracias a la contribución generosa de todos nuestros
colaboradores cuyos trabajos son siempre motivos de estudio, evocación o conocimiento de una
obra estética”.
        Simultáneamente en la página 16 de la misma edición aparece de mi autoría la columna
“Trascendencia del Suplemente Literario” que en su parte final dice: Es nuestro deseo franco y
sincero que el Suplemento Literario, original en su género y en momentos que toma una
proyección no solo regional sino nacional e internacional siga cultivando y divulgado la labor
intelectual de nuestros escritores”.

        CULTURA PIURANA.-
        De otro lado se destaca la presencia de la columna Cultura Piurana, de larga data y
paralela a la Revista, que número a número nos entrega fresca información sobre el acontecer
intelectual, artístico y literario de nuestra región. Esta columna es importante fuente para conocer
la producción y productores de la piuranidad, tanto en prosa cuanto en verso.
        Su autor Miguel Antonio Varillas Velásquez la define así: “Cultura Piurana es la cultura que
se refiere a Piura, muy propia, que se manifiesta en múltiples formas y que reúne lo nuestro,
expresado en un mensaje que llamamos PIURANIDAD. Filosofía y doctrina, bandera y escudo,
que busca nuestra identidad e integración: que se ha ido formando a través del tiempo y sintetiza
los conocimientos del saber piurano en las áreas del saber humano”.
        Cultura Piurana siempre está atenta para rescatar del olvido la huella espiritual de nuestra
región. Sus números que se publicaron el 2001 aquí los escribimos: Ignacio Merino: Piurano
Universal; Testimonio para Micaela, historia de cualquier comunidad americana, particularmente
Catacaos; Los Cuadernos de Piuranidad de José Estrada Morales; Poesía de los Manglares,
Antología de la poesía de Tumbes; 35 años de esfuerzo de Carmen de Manrique “ÉPOCA”; Lo
que piensan los poetas piuranos de Grau en la antología poética grausina; Mujeres Promotoras de
Arte y Cultura. En los últimos números de 2002 leemos: Rufo Cárcamo: Músico, Poeta y Luchador
Social; Canto a los Petroleros de Gilberto Vegas Núñez; De Xotchitl del narrador piurano Miguel
Gutiérrez Correa; Estrada Morales en el tiempo y en la emoción; La Cultura Piurana y la función
que compete a los medios de comunicación.
        La presencia en nuestra ciudad de varios centros universitarios significa que también
deben alinearse en las carillas de ÉPOCA sus profesionales dedicados a la investigación social.
Ellos con sus sólidos puntos de vista deben elaborar serias propuestas que contribuyan a
perfeccionar y agrandar su proyecto cultural que fundamentalmente debe seguir sirviendo a la
colectividad regional que busca nuevos horizontes para mejorar la perspectiva de progreso
espiritual y material de este suelo grausino.

         PROYECTO INTELECTUAL.-
         El proyecto intelectual de ÉPOCA, en el fondo y forma, hecho esencialmente con el
esfuerzo de nuestra colectividad presente se ha visto cristalizado con fama toda vez que su
cimiento para desarrollar el pensamiento sobre la piuranidad ha superado con criterio académico
las expectativas culturales de la región. Si esto fuera poco, su firme paso durante 36 años de
permanente y positiva actividad hablan por si solos del concepto y desarrollo de este proyecto
producto de la iniciativa privada, donde se nota que ha ganado espiritualmente nuestra región.
         Conviene destacar que la Revista, como toda gran empresa, está marcada por dos
hechos: 1) nació sin pensar llegar a la longevidad editorial; y 2) con un proyecto intelectual debajo
el brazo que gracias a la tesonera labor e infatigable perseverancia de su Directora, Carmen
Argüelles de Manrique y su fallecido esposo Carlos Manrique León, magnífico y capaz
colaborador, ha cubierto metas por encima de lo previsto. Ahora contemplando los anales de su
historia es sensato expresar que a ÉPOCA “le ha sucedido una desgracia: la desgracia del éxito”.
         Su conjunto de planes llevados a la práctica uno por uno le ha dado elevación espiritual y
personalidad cultural en el ámbito académico regional toda vez que la Revista se ha visto
favorecida con la colaboración de destacados investigadores y profesionales de la ciencia, el arte
y la cultura. Piura ha ganado mucho con la consumación del proyecto intelectual de ÉPOCA.
         Se hace necesario y de inmediato divulgar ese proyecto intelectual. Para hacerlo es
indispensable y urgente clasificar, ordenar y catalogar su vasto contenido a fin de conocer
objetivamente los temas y sus autores. Con el propósito de aquilatar ese proyecto a la luz del
análisis cultural hay que realizar los estudios pertinentes dentro de los linderos del universo de la
crítica. De esta manera la posterioridad conocerá con mayores detalles el proyecto intelectual de
ÉPOCA.

                              ÉPOCA: ESCUELA DE PIURANIDAD
        No se puede negar que frente al esbozo precedente se llega a la conclusión categórica
que la Revista ÉPOCA – Actualidad Gráfica del Norte registra labor silenciosa pero significativa
que enriquece el espíritu de la piuranidad que se ve elevado al sitial que le corresponde.
        En su dilatada y fructífera existencia ha podido aglutinar a gran parte de los críticos e
intelectuales piuranos del siglo XX, recientemente fenecido, que han expuesto su cultivado
pensamiento a través de sus riquísimas páginas y ha quedado para la posterioridad.
        Seguramente llegará el momento en que juiciosos investigadores que escudriñan en la
temática piurana van a encontrar, excepcionalmente, en el sustancioso bagaje de ÉPOCA una
caudalosa información relacionada con la ciencia, el arte y la cultura regionales. Y no cabe duda
en sus páginas hallarán los principales rudimentos de nuestra geografía, arqueología, folklore,
sociología, poesía, biografía, narrativa, historia, música, pintura, etc., que fundamentan la
presencia de Piura como pueblo civilizado. Además con amplitud ubicarán comentarios de su
pretérito que agrandan nuestra raíz histórica.
        También hallarán en ese bagaje documentos que señalan principios y acatan sistemas de
uno y varios autores que enriquecen las venas literarias y artísticas que se cultivan en Piura, tanto
es así que José H. Estrada Morales, Director del Suplemento Literario ÉPOCA, tiene por publicar
los libros “Historia de la Ideas Estéticas en Piura”, “Piuranos Ilustres”, “Estudios Literarios”, de
carácter regional, que traen hechos, expresiones y personajes comentados en la Revista que nos
ocupa.
        Así mismo, se ha enmarcado sólidamente el pensamiento propio de nuestra región en
torno a su historia, pudiendo citar, entre otros tópicos, la fundación hispánica de nuestra ciudad, la
primera del Perú, del Pacífico Sur y del Área Andina, que ha sido tratada desde diferentes ángulos
por distintos intelectuales.
        De otro lado, un examen que se encomiende a los estudiosos de la cuestión piurana tiene
su original fuente en ÉPOCA que por su abundante y calificado material bibliográfico en las ramas
de la ciencia, el arte y la cultura determinará la ubicación de varias vetas del conocimiento y
pensamiento de la piuranidad. A estas vetas se les ha dado una dirección determinada que ha
permitido con nuestros propios recursos culturales formar la Escuela de Piuranidad con mención
en el campo de las bellas letras.
         Escuela que bajo preceptos doctrinarios se funda en un conjunto de motivados principios o
máximas que permiten ordenadamente construir los objetivos de la piuranidad, sus representantes
y relacionarlos entre sí para formar la unidad orgánica y proceder a su oportuna difusión en el
país.

                          REVISTA ÉPOCA: CUATRO DÉCADAS
        Manteniendo su ostensible poder de convocatoria la Revista Época, bajo la tesonera
dirección de su fundadora y directora, señora Carmen Argüelles de Manrique, alta expresión de
amor y humildad, renovando esfuerzos y con mucha dedicación, cumple cuatro décadas de ardua
labor informativa que la convierten en genuina joya del periodismo regional.
        Por su cuantioso contenido Revista Época es, fundamentalmente, obligada fuente de
consulta para propios y extraños que se interesan por los temas regionales de naturaleza
económica, cultural, histórica, literaria, política y social. Sus páginas son patrimonio cultural
nuestro y pasarán a la posterioridad a fin de informar sobre acontecimientos regionales y
nacionales ocurridos durante los siglos XX y XXI.
        Con relevancia periodística, durante 34 años del siglo XX y 6 del que vivimos, ha podido
reunir y difundir el pensamiento de connotados intelectuales de la región y del país. Su primer
número circuló en setiembre de 1966 bajo el nombre de “High Life, Actualidad Gráfica del Norte”,
que pronto fue reemplazado por el que lleva hasta hoy: “ÉPOCA Actualidad Gráfica del Norte”,
que llega a su número 372, con 50 páginas, en formato de 21 cm. x 29 cm.
        Sus colaboraciones importantes por cierto nos ilustran sobre el acontecer cultural, además
tiene artículos de naturaleza local, regional, nacional e internacional.
        Número a número en afanosa búsqueda Revista Época viene perfeccionando cada vez
más los lineamientos temáticos que nos entrega, llegando a registrar vivencias de los centenares
de pueblos del Departamento de Piura, las obras relevantes que han dado fortaleza a nuestra
querida tierra y los personajes que con la praxis de buenos valores han agrandado la historia de
nuestra región.
        Con mucho celo y ánimo positivo los intelectuales que se alinean en la Revista Época nos
entregan sus creaciones literarias o resúmenes de sus investigaciones que la convierten en
magnífico impreso portador y soporte del pensamiento de sus autores. Su mérito radica en que es
un órgano de prensa que orienta a la piurana gente en el quehacer espiritual.

         LA REVISTA ÉPOCA.-
         Dentro de la historia literaria, la revista atendiendo a su concepto literario toma cuerpo
dentro del género de publicaciones y tiene su punto de partida en el Acta Eruditorium publicada en
Lepzip (1682-1776). En el siglo XVIII crece su importancia en los predios del periodismo,
destacándose dentro de ellas Gottinger Gelehrten Anzeigen desde 1753, sigue Gotingischen
Zeitunger.
         En Piura tenemos noticias que en 1894 circuló semanalmente, los días domingos, La
Revista del Norte que el año 1903 imprimía su edición Nº 483, con profusión a la literatura
piurana, sobre todo poesía y en la que publicaba sus versos don Celso Garrido Lecca.
         Desde el punto de vista de las letras nuestra Revista, la decana en el Departamento,
incluye y ha difundido en sus miles de páginas gran parte de los géneros literarios establecidos
dentro de las parcelas prosaica y poética. Entre ellos son relevantes el periodístico, histórico,
crítico, narrativo, epistolar, épico, lírico.
        En la Revista Época está gran parte de la memoria del pueblo piurano y por la calidad de
su contenido se convierte en obligado instrumento de análisis por parte de estudiosos,
investigadores, historiadores y profesores que incursionan en la averiguación del tema piurano.
        Juan Vicente Requejo el año 1983 acuñó esta cláusula:”Época es la única revista que
actualmente se edita con regularidad. Dirigida muy acertadamente por Carmela A. de Manrique y
Carlos Manrique León, contiene abundante material gráfico y un selecto plantel de colaboradores.
Es la principal publicación del norte peruano, editada en Lima”; El Periodismo en Piura, páginas
36/37.

        COMENTARIOS.-
        Los comentarios que ha merecido la Revista Época en periódicos, revistas y tesis
universitarias, sirven para reunir un delicioso opúsculo, que incuestionablemente enriquece la
historia del periodismo piurano.
        Recordar es vivir y que mejor en tan alegre aniversario evocar las históricas páginas de la
Revista Época Nº 286, de setiembre de 1996, al cumplir su trigésimo aniversario. Sus
colaboradores, que conocen mejor que nadie la trascendencia de su mensaje cultural, con espíritu
de sana crítica se ocupan de evocar tan grato aniversario.
        Con motivo de tan especial efeméride la Revista, dice en su editorial: “Llegar a los treinta
años de servicio constante e ininterrumpido, en países como el nuestro, no es algo común o
característico de las revistas de provincias. Sin embargo aquí está “ÉPOCA”, al cabo de tres
décadas, tras superar innumeras dificultades, con el mismo animoso empeño de sus horas
aurorales. Aquí está, repetimos, al servicio de Piura y de toda la región norte del Perú. Aquí está,
en fin, como lo señaláramos alguna vez, como el más alto vigía de la peruanidad en el norte
peruano a pesar de la modestia de sus recursos”, página 1.
        Miguel Antonio Varillas, conspicuo hombre de letras que con su producción ha enriquecido
el ámbito de la literatura regional, en su comentada Cultura Piurana, páginas 35/38, destaca el
lapso treintañal de historia de la literatura piurana. Como suele hacerlo, con fina prosa, acota:
“Dentro de la actividad literaria, la revista “Época” cumple una función muy importante, por
constituirse en un vocero cultural de nota, en la que se recogen las plumas de los escritores
piuranos más connotados. Una reseña de la presencia de estos intelectuales a través de la
revista, así como también la nota de las principales actividades culturales en estas tres décadas
es nuestro propósito”. Se trata de la recensión crítica del acontecer cultural regional.
        Por su parte nuestro inmortal piuranista, José H. Estrada Morales, Director del Suplemento
Literario, inserto dentro de la Revista, páginas 19/20, bajo el titular “XXX Aniversario de ÉPOCA”,
poéticamente nos dice: “Suceso cultural para la Región Grau ha de ser la celebración del XXX
aniversario de la Revista Época. Nacida para ser nervio y motor de la cultura y del arte, ha
conservado a través de los años su línea amplia y constructiva. Ha podido enfrentarse a los
momentos difíciles que ha vivido el país, especialmente en lo económico. Nada pudieron los
vientos en contrario: se impusieron más bien la fe y la decisión de sus directores –Carlos
Manrique León y Carmen Argüelles de Manrique-quienes supieron conducir la nave hasta llevarla
a buen puerto. Nunca dejaremos de lamentar la muerte de él. Gracias a Dios, sin embargo, ella
lleva el timón con mano diestra y firme. Comenzó siendo humilde semilla, casi como documento
gráfico para perennizar los recuerdos familiares. Con los tiempos extendió sus campos y comenzó
a ocuparse de los problemas locales y regionales”.
        José Albán Ramos, magnífico colaborador de la revista, desde sus primeros momentos,
reiteradamente ha puesto en sus páginas los puntos sobre las jotas. Con emoción humana se
suma al homenaje que entregó en esa ocasión, con el titular “ÉPOCA revista grausina”, páginas
21/22, escribiendo: “Partiendo del 25 de setiembre de 1966, hace ya 30 años, ÉPOCA constituye,
hogaño, un bien invalorable para la cultura nacional. Sus páginas atesoran selecta y veraz
información en muchas áreas de las ciencias sociales. Quien con afán de de investigador o
simplemente para informarse de lo ocurrido, escudriña sus páginas, encontrará un archivo
auténtico integrado por: fotografías, datos interesantes sobre nuestras instituciones, artículos
históricos, geográficos y sociológicos que captan aspectos importantes del espíritu regional y
fortalecen la piuranidad constituyendo un REGISTRO CULTURAL al servicio del país”.
        Por su parte Juan Paz Velásquez se suma al festejo de “La Revista ÉPOCA: treinta años
de existencia”, páginas 20/21, señalando que el “sustento filosófico de la Revista es agrandar los
horizontes del arte, la ciencia y la cultura en beneficio directo de la región. Lo ha cumplido y sigue
cumpliendo a cabalidad. Un enjuiciamiento serio y justo nos permite calificar de eficiente la labor
periodística de la Revista que nos llena de orgullo a los piuranos por que en el Norte peruano no
es fácil hallar en la historia revistera un impreso con existencia treintañal. La Revista Época,
genuina tribuna del espíritu, ha servido al país durante 30 años en el desarrollo del género
periodístico y el fomento de otros géneros y disciplinas. Ha dado vital alimento y fuerza a las
actividades del alma que las ha encendido para que alumbren con la luz del conocimiento”.
        “Treinta Años: Una Buena ÉPOCA”, página 2, es la entrega de José Albán Niño, que
contiene una elogiosa composición literaria para decirle “Época Feliz Día”. De su exquisito
contenido presentamos esta cita: “Cada día, cada noche, cada semana, la familia Manrique
Argüelles se reúne para laborar renglón tras renglón en la producción de esta mensual entrega
que con el correr del tiempo ha servido de eficaz correo y celoso guardián de la historia de Piura
que a veces es despreciada por los matutinos, inclusive de la república. Fuente viva del acontecer
profesional y del pensamiento de los piuranos, nuestra inapreciable revista es mensajera de paz,
anunciadora exclusiva de las mejores intenciones de los que nos sentimos comprometidos con el
desarrollo de esta querida porción de nuestro Perú. Es acaso inagotable donde se funden y se
confunden el médico y el obrero, el abogado y el profesor, el intelectual y el agricultor, el
comerciante y el industrial, el banquero y el artesano. Todos encontramos aquí algo que nos
interesa y nos motiva para seguir adelante. La vida misma está retratada y más aún, descrita al
detalle en la portada, editorial, artículos, fotos y anuncios que llenan a satisfacción todos los
gustos”.

       LOS COLABORADORES.-
       La Revista ÉPOCA a través de un selecto equipo de intelectuales se mantiene con todo su
vigor en el norte peruano irradiando con la luz literaria el espíritu del pueblo norteño.
       Desde la óptica imparcial la Revista Época se precia de tener entre su dilatada relación de
colaboradores a los mejores exponentes del pensamiento regional, quienes se proyectan a la
comunidad mediante el arte, la ciencia y la cultura. Dentro de los más antiguos podemos citar a
José H. Estrada Morales, que dirige el suplemento literario que ahora publica su edición Nº 216;
Miguel Antonio Varillas Velásquez, autor de la celebrada columna Cultura Piurana que habla por si
sola de su gran preocupación por difundir todo lo concerniente al quehacer espiritual. Jorge
Manrique Argüelles a través de su página Sobre la Cresta del Tiempo, cuyo contenido se
relaciona con la noticia comentada.
       Contribuyen con regularidad con sus sabrosos artículos José Albán Ramos, Juan Antón y
Galán, Jesús Castillo More, Manuel Cielo Sosa, Carlos Espinoza León, Miguel Maticorena
Estrada, Jorge Monroy Gálvez, Juan G. Paz Velásquez, Jorge Rosales Aguirre, Francisco
Seminario Ramos, Antonio Rumiche Ayala, entre otros.
       Para ellos también mi fraternal saludo al celebrar la Revista Época cuarenta años de labor
periodística al servicio de las mayorías de la región.

        NUESTRA SALUTACIÓN.-
        Expresamos nuestro saludo y nuestro homenaje a la Revista ÉPOCA en la persona de su
mentora, doña Carmen Argüelles de Manrique, en su aniversario número cuarenta que sirve para
demostrar su alta calidad y entrega por las causas superiores.
        Nuestra salutación cargada por nuestra fraterna amistad además de doña Carmen llega a
sus fundadores y actuales colaboradores, quienes son autores y actores del programa de difusión
del tema piurano atendiendo al objetivo que ellos le han trazado con amorosa entrega a esta
nuestra tierra.
        Todo Piura debe alentar la presencia de la Revista ÉPOCA por haberse constituido por
méritos propios en la mensajera de los expresivos valores espirituales que sustentan el sólido
edificio de la piuranidad.
        Las páginas de la Revista Época se han convertido en materiales interesantes que sirven a
los piuranos y foráneos afincados en esta tierra generosa para alimentar el alma nuestra con el
pan espiritual que brota del numen de sus calificados colaboradores muchos de ellos de notable y
añeja trayectoria en la difusión del tema piurano.

                             ÉPOCA: DECANA DEL PERÚ PROVINCIANO
         Dentro de la historia del periodismo piurano que se inicia en 1828, con la aparición de “El
Botafuego”, el año 1966 se inscribe con letras de oro la revista ÉPOCA que ahora nos enseña la
satisfacción de seguirse manteniendo vigorosa y próspera en los anales revisteros de la región y
del país con un dilatado accionar que camina por la quinta década, dando muestra de disciplina,
perseverancia y singular entrega profesional que cronológicamente hablando tiene el rango de ser
la decana del Perú provinciano.
         En la primera década del siglo XXI, la revista Época tiene un sitial bien ganado en la
prensa nacional, no obstante las insuperables dificultades económicas propias del mundo editorial,
que para nadie es un secreto. Recoge en sus páginas el pensamiento regional que retrata de
cuerpo entero los problemas espirituales, materiales, morales de Piura y sus soluciones
inmediatas y mediatas.
         La revista ËPOCA es pionera del accionar intelectual piurano y ha reunido un caudaloso
bagaje. Con calidad editorial está enclavada en el alma piurana mediante ininterrumpido aporte
escrito que positivamente ha contribuido y contribuye al desarrollo social, cultural y moral de
nuestra región y del país.
         Hoy se publica su edición Nº 398 e ingresa a su año número 44, convertida en un órgano
informativo que, con un acumulado de 20,000 páginas escritas, reúne todos los temas
relacionados con la historia de la región a través del tiempo y del espacio. Exhibe un abundante y
excelente acerbo que le crea méritos bien logrados, que por derecho propio es, incuestionable,
aposento de la piuranidad.
         Desde su nacimiento hasta hoy, ÉPOCA es dirigida con tenacidad y profesionalismo por su
fundadora y Directora, doña Carmen Amalia Arguelles Checa de Manrique quien, con infatigable
esfuerzo propio, de su esposo e hijos, deja a la posterioridad una obra literaria que será utilizada
por los piuranos de mañana cuando indaguen por los diferentes aspectos culturales de nuestro
Departamento.
         ÉPOCA tiene su edén en Piura donde silenciosamente ha circulado durante 43 años sin
solución de continuidad. Desde aquí, mediante ardua jornada, se ha proyectado a todo el país y el
exterior difundiendo los preceptos de la piuranidad.
         Ahora, es óptima la extensa y grata presencia de ÉPOCA en los medios informativos local,
regional y nacional. Su edición es regular, con eficiente circulación y buen contenido de sus
páginas que son leídas por miles de estudiantes, profesionales, amas de casa y ciudadanos. En
suma hace alto honor al periodismo cultural de nuestro medio geográfico, sin dejar de considerar
su equipo de colaboradores que es de primer nivel.
         La modestia, honradez y bondades de su Directora, señora Carmen Arguelles de
Manrique, quien práctica sin cesar las reglas de la perseverancia, merecidamente han hecho
posible sea aplaudida por la colectividad regional y alentada por superiores ideales para que
alcance el premio más digno que le otorga Dios para que siga por la senda espinosa y amorosa
del diario vivir cumpliendo la sagrada misión que le corresponde desarrollar en bien de nuestra
colectividad. Por lo expuesto, ÉPOCA en el tiempo seguirá dichosa, incólume, triunfante ya que
nació para ser grande y ser amada por sus lectores que le testimonian su felicitación en fecha tan
singular.
         ÉPOCA siempre será reverenciada y homenajeada con el augusto saludo del pueblo
piurano que entusiasta alaba su esencia y presencia por que leyéndola aprendemos a conocer y a
querer lo nuestro que con desinterés lo hicieron los hombres, las instituciones y los pueblos
levantados en esta esquina de la Patria a fin de forjar un mañana mejor con dignidad y decoro
para nuestros descendientes que seguirán siendo orgullosos de su rico pretérito, fuente ejemplar
para labrar un mañana mejor.
         Hay que registrar con tinta sangre del corazón a los personajes de la revista ÉPOCA que le
han dado personalidad periodística en su largo trajinar. Mencionaremos a cinco de ellos, que se
fueron por los caminos del Señor. Sus nombres: Carlos Manrique León, Carlos Robles Rázuri,
Jorge E. Moscol Urbina, José Albán Ramos, José H. Estrada Morales. Se trata de individualidades
creadoras de las bellas letras piuranas que juntas son altas y expresivas voces de las artes
literarias de nuestra región en sus diversas manifestaciones.
         Los citados personajes de nuestra literatura no sólo están arraigados desde siempre a la
revista ÉPOCA que nos ocupa, sino al centenario Colegio Nacional de San Miguel de Piura, que
cumplió 174 años de su fundación. El primero, señor Manrique León, pertenece a la Promoción
Centenario que egresó el año 1935 y los cuatro restantes han sido destacados docentes de sus
aulas con obra fecunda e imperecedera que es grato recordar.
        No puede ser mejor la oportunidad para evocar al Poeta del Pueblo, Carlos Manrique León,
autor del poema “Mi Última Canción”. Se lo dedicó a su esposa, con esta nota: “A Carmencita,
luchadora sin tregua y madre amorosa como pocas. En las bodas de plata de ÉPOCA (1991), en
trinchera de lucha por ese otro tierno gran amor de su vida, el pueblo peruano”. Dice así:
        “Soy un árbol de pie/ En agonía/ Aquí me tienes/ Toma mi sangre y riégala/ Para que nadie
la pueda recoger,/ ¡Sacúdeme! ¡Quémame!/ hasta que te tiña el humo/ De mis penas./ Haz con
mis huesos algo,/ Lo que quieras/ Que yo desde mi atormentado corazón/ Haré de este poema/ Mi
última canción”.
        Con espontánea decisión, otorgamos nuestra gratitud a ÉPOCA en el nuevo año editorial
que lo inicia con este número. Cumplimos con alcanzarle el afectuoso testimonio de
reconocimiento, para que avive la luz de su honroso camino que se agiganta con la luminaria de
su fe y fuerza espiritual. Nuestro buen deseo lo exteriorizamos a sus ilustrados miembros:
Directora, Colaboradores, Personal Administrativo y a las Personas e Instituciones que
incondicionalmente la apoyan con su publicidad.
Queremos, así mismo con este honroso elogio que hacemos a la señora Carmen, desearle más
éxitos que colmen y rebasen sus expectativas. Pues, así lo ameritan sus relevantes virtudes
consagradas al servicio de la comunidad piurana, a las que se suman sus hijos que colaboran a
brazo partido en la edición de la revista ÉPOCA.

                       ICPNA: HOMENAJE A LA REVISTAS ÉPOCA
        No puede ser mejor el acierto del Instituto Cultural Peruano Norte Americano Región Grau,
que dirige el señor Ángel Cueva Quezada, de rendir público homenaje de gratitud a la “Revista
Época”, al recordar 45 años de vida editorial; y, entregar las “Palmas Profesionales” a la señora
Carmen Amalia Arguelles Checa de Manrique, por su dilatada y nutrida obra periodística al
servicio informativo de la región, con encomiables logros dignos del mejor comentario; y, al doctor
Miguel Antonio Varillas Velásquez, por sus Bodas de Oro Profesionales enmarcadas dentro de un
trayecto que está colmado de éxitos.

        I.- REVISTA ÉPOCA.-
        Fue fundada el 25 de setiembre de 1966, fecha de su primera edición, llegando vigorosa a
los nueve lustros de existencia, bajo la dirección tesonera de su fundadora, la señora Carmen. La
piurana gente se honra de apreciar que en nuestra ciudad se hace alto honor a la Revista
homenajeada, que bien dirigida con esfuerzo propio e iniciativa loable de su fundadora, nos da
frutos agradables que se guardan en el espíritu de la piuranidad.
        Son justos y razonables los motivos que determinan considerar a la revista Época como
auténtica fuente bibliográfica del tema piurano. Dentro del tópico histórico, Raúl Porras
Barrenechea ha sentenciado que “otra ciencia moderna auxiliar indispensable de la Historia y de
la Heurística, es la Bibliografía, mediante la cual se describen y clasifican las obras impresas, se
establece su cronología o procedencia y se puede apreciar fácilmente la evolución de las noticias
históricas y sus diversas variantes e interpretaciones”.
        Con el rigor del caso y ánimo crítico, expresamos que cronológicamente en las páginas de
Época hallamos escritos de la Prehistoria Regional, producidos por Esteban Puig, Reynaldo Moya
Espinoza, Oswaldo Fernández Villegas, Luis Chaparro Frías, entre otros. Estas publicaciones nos
informan sobre vicuces y tallanes, que fueron nuestros ancestros.
        Ingresando al Perú español, dentro de la conquista y la colonia, aparecen medulares
artículos de nuestro gran historiador Miguel Maticorena Estrada y su hermano completo, Enrique,
quien fuera director del diario Correo de Piura y el maestro universitario César Espinoza Claudio,
el periodista Carlos Robles Rázuri.
        Independencia y República, en el ámbito piurano, son etapas que han quedado
patentizadas en la Revista que nos ocupa, a través de artículos que llevan las autógrafas de
Miguel Arturo Seminario Ojeda, Isabel Ramos Seminario, Jorge Monroy Gálvez, José Albán
Ramos, Guillermo Garrido Lecca Frías. En el tema de la arquitectura piurana, figura su exponente
Leopoldo Villacorta Icochea.
        La archivística o ciencia de los archivos ha sido comentada largamente en documentados
ensayos autorizados por Mario Briceño Perozo, José Flores Chavarri, Reynaldo Castillo Román,
Héctor Rivas Aguirre, Cecilia Espinoza.
        El Suplemento literario de Época bajo la dirección de José Estrada Morales ha entregado
un jugoso apéndice bibliográfico que ha hecho crecer las fuentes del conocimiento en el campo de
las letras, las artes y la cultura de la región, del país y del mundo. La lingüística se ha visto
enriquecida con investigaciones fecundas presentadas por Juan Antón y Galán. El arte pictórico
ha recibido agudos enjuiciamientos por parte del crítico de arte Luis Ginocchio Feijoo, sumándose
Sergio Vice Rivas. Las tradiciones piuranas frecuentemente se han cultivado por estudiosos de
esta temática, destacándose Rómulo León Zaldívar, Néstor Martos, Juan Alvarado Chuyes, Jorge
Moscol Urbina, Francisco Ramos Seminario, Manuel Rosas Córdova. La poesía en las páginas de
Época ha tenido muchos exponentes. Así tenemos a Carlota Ramos de Santolaya, Elvira Castro
de Quiroz, Elena Orozco de Rubio.
        Antonio Rumiche Ayala, infatigablemente, ha propendido el estudio sobre su querida
Sechura mediante reiteradas publicaciones ligadas a su suelo. De otro lado Miguel Varillas
Velásquez, decano colaborador de Época, se distingue en su amena y singular columna de luenga
data dentro de sus páginas y que titula Cultura Piurana.
        La Universidad Nacional de Piura (UNP), que celebra sus Bodas de Oro y la Universidad
de Piura (UDEP), tienen perenne presencia en las páginas de Época para dar a conocer sus
inquietudes culturales, investigaciones y proyección social Lo hacen a través de sus docentes y
alumnos. Citamos a Benjamín Fernández Dávila, Víctor Aguilar Roncal, Jorge Rosales Aguirre,
Luz González Umeres.
        Someramente y omitiendo hechos y autores por ser imposible describir en esta pequeña
nota tan largo camino registrando por la REVISTA ÉPOCA, nos aunamos gratamente a su vida
editorial, augurándole un grandioso porvenir para que siga divulgando las ideas, la historia, el arte
y el conocimiento ligados a nuestra región.
        La revista ÉPOCA, es el órgano decano de información regional. Por su fructífero accionar
se ha convertido en luminoso fontanal escrito de primera mano que siempre será motivo de
consulta para conocer a través de más de 20 mil páginas los hechos pretéritos que dan
personalidad histórica a nuestra queridísima región.

        II.- SEÑORA CARMEN DE MANRIQUE.-
        Dentro del marco de la historia periodística regional, la señora Carmen Arguelles de
Manrique tiene un resplandeciente espacio irradiado por su laboriosidad que se agiganta con
espíritu de veracidad y los valores humanos que impregna en sus editoriales. Un selecto equipo
de colaboradores, adorna su producción intelectual que permanece estampada con tinta indeleble
en los ejemplares de la revista Época.

        SU FAMILIA.-
        Doña Carmen al lado de su fallecido consorte don Carlos Alberto Manrique León y sus seis
hijos: Carlos Iván, José Carlos, Sandra Victoria, Jorge Alberto, Héctor Martín y Julia Lavinia
Manrique Arguelles, tienen importantes cuotas afectivas dentro de los anales de la imperecedera
Revista Época, que vive y vivirá por siempre en la memoria colectiva de nuestro Departamento.
        De lo que hay amplia satisfacción en la familia Manrique-Arguelles, es que la Revista
Época, creación de doña Carmen, de alguna manera, directa o indirecta, tiene plena y conjunta
participación en esta obra que siempre nos llena de orgullo a los piuranos que estamos presentes
en sus inagotables páginas.

        FUNDADORA DEL GLAP.-
Doña Carmen, con sus inquietas actividades del espíritu, hace posible su entrega a las
instituciones culturales de Piura. Está presente en la fundación del Grupo Literario y Artístico de
Piura, alineándose dentro del grupo inquieto que forjó la obra, que ha dejado esplendorosas
huellas de su actuación en los ámbitos culturales de la región.
        Bueno es recordar que el 15 de mayo de 1964, se fundó en Piura el GLAP, anotándose
entre sus fundadores Carlota Ramos de Santolaya, Estela Echeandía Altuna, Carmen Arguelles
de Manrique, Elvira Castro de Quiroz. Mercedes Montero Calderón, Rodolfo Ramos Seminario,
Carlos Robles Rázuri, Manuel Rosas Córdova, Miguel Antonio Varillas, entre otros.
        PERIODISTA ESCLARECIDA.-
        Poniendo a la luz del pueblo sus esfuerzos personales, la homenajeada se ha levantado un
monumento esclarecido que engalana su obra periodística que con mérito propio la hacen
acreedora al respeto y consideración, nobles títulos, que siempre será necesario comentar en
nuestro Departamento.
        Con estudios académicos en la disciplina del periodismo, mediante título profesional que
optó en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, doña Carmen inicia su docta carrera en el
diario El Tiempo. Durante toda su vida ha entregado el producto de su fecundo talento a nuestra
tierra prometida que ha reconocido su aquilatada entrega, extendida espontáneamente por los
caminos de la fama donde perdurará por siempre.
        Refiriéndose a la ilustre periodista que nos congrega en esta noche del recuerdo, don
Reynaldo Moya, ha expuesto: “La tarea de editar una revista siempre ha sido en el Perú una labor
muy difícil y llena de sinsabores y cuando esa tarea la emprende una mujer, y logra mantener la
salida regular y constante sin perder calidad, resulta entonces doblemente meritoria y admirable.
Por eso cuando se habla de la periodista profesional Carmen de Manrique, es suficiente
mencionar la revista ÉPOCA, para darnos cuenta de la valía de esta periodista tenaz y
perseverante”.
        A su turno, David Gallo, acota: “La Revista ÉPOCA, hasta la actualidad es una de las
mejores en el ambiente periodístico. Su Directora ha sido galardonada con el premio “Amauta del
Periodismo Regional”.
        Con algarabía afirmamos que la Revista dirigida por nuestra homenajeada, es por
excelencia patrimonio cultural de Piura y perenne fuente de consulta. Para demostrarlo es
suficiente decir que sobre ella hay comentarios en tesis universitarias, en libros sobre periodismo
regional que la examinan y artículos periodísticos de diversos puntos de vista que reconocen su
valía.
        El año 1966, se inscribe con letras de oro la revista ÉPOCA, que ahora nos expone la
satisfacción de seguirse manteniendo vigorosa y próspera en los anales revisteros de la región y
del país con un dilatado accionar que camina por la quinta década, dando muestra de disciplina,
perseverancia y singular entrega profesional que cronológicamente hablando tiene el rango de ser
la decana del Perú provinciano.

        PERSONAJE NOTABLE.-
        Doña Carmen, en Piura es un personaje notable que engalana la columna de mujeres
egregias que en esta cálida región han apostado por nuestro desarrollo integral, con efectivo
aporte para un real crecimiento humano.
        Ha hecho un amplio camino en los predios de la poesía con su obra “Prendas de Amor”; en
su condición de comunicadora social fue proclamada “Amauta del Periodismo Regional”, por el
Colegio de Periodistas de Piura. Debido al tenaz esfuerzo que despliega en su diaria actuación
intelectual y relevante actuación pública, el año 1986, fue declarada “Mujer del Año del
Departamento de Piura”. Una estela que proyecta la luminaria del espíritu de la señora
homenajeada, es enérgico símbolo dentro de las mujeres que en esta patria chica han entregado
denodado esfuerzo, que constituyen grandiosas actitudes que son y serán constantemente
recordadas, traídas al presente y tomadas como ejemplo en nuestra colectividad que busca un
futuro mejor.
        Referencias personales aparecen en las obras piuranas: Diccionario Biográfico Regional
Siglo XX y Mujeres Ilustres en el Perú, que corresponden a los señores Reynaldo Moya Espinosa
y David Gallo Varillas, quienes registran las calidades personales de la señora Carmen, mi
distinguida amiga.

         SALUDO AFECTUOSO.-
         Mi humilde presencia dentro de las páginas de la Revista ÉPOCA, en calidad de
colaborador de la misma, desde hace más de tres décadas, han facilitado tener un cercano
conocimiento de la permanente actuación profesional que ha desplegado su Directora.
Aunándome con emoción fraterna a este homenaje que a la señora Carmen de Manrique le tributa
el Instituto Cultural Peruano Norte Americano Región Grau, le entrego mi afectuoso saludo en
nombre propio y de la Institución en cuyo seno nos congregamos.
       III.- VARILLAS VELÁSQUEZ: SU AMOR A PIURA
       También esta noche nuestro Salón de Actos “Francisco Xándoval” se siente complacido
con la agradable presencia del insigne piuranista, doctor Miguel Antonio Varillas Velásquez, a
quien con justo mérito el Instituto Cultural Piurano Norte Americano Región Grau, le confiere las
Palmas Profesionales.
       El homenajeado es hijo ilustre de Piura, que a lo largo de su existencia terrenal viene
dando muestras de su gran dedicación al arte literario, difundiendo los valores intelectuales de la
región, que con singular entrega dan relevancia a las letras de esta región. Brota de su obra el
genuino amor que tiene por Piura, cultivado con las virtudes que emanan de su ánima.

        SUS ESTUDIOS.-
        Hizo sus estudios primarios en las Escuelas Fiscales de Zarumilla (Tumbes), de Lobitos y
Nº 21, de Piura, entre 1940/44. La secundaria la realizó en el glorioso Colegio San Miguel,
egresando el año 1949. Becado por la Municipalidad Provincial de Piura, en 1951, se traslada a la
Universidad Nacional Mayor de San Marcos, de Lima. En este claustro alcanza el 11 de Julio de
1957, el título de Periodista, con la tesis “El Poder de la Opinión Pública y la prensa como su
órgano más representativo”, que luego ocupa el primer puesto en el concurso de tesis sobre
periodismo, convocado por la misma Universidad, ganando el premio “Estados Unidos”, otorgado
por la Embajada Americana. Con título académico, es el primer periodista profesional piurano.
        Paralelamente, estudió Derecho, optando el grado de Bachiller el 3 de diciembre de 1959,
con la tesis ”El Derecho de Prensa y la Legislación de Imprenta en el Perú” y el título de abogado
se le extendió el 15 de enero de 1960, después de rendir su examen en forma sobresaliente. Así
mismo realizó en la misma Universidad la carrera de Literatura y para optar el título de Licenciado
elaboró el trabajo de investigación “La Poesía en Enrique López Albújar”. Con la satisfacción del
deber cumplido ha celebrado sus Bodas de Oro profesionales como Profesor, Periodista, Abogado
y Literato.

        PROFESOR.-
        Ha ejercido con éxito el arte de enseñar. Trabajó en diferentes aulas de Lima y Piura,
gozando del singular aprecio de sus alumnos que con mucha gratitud siempre se acuerdan del
Profesor Varillas Velásquez. Su trayectoria docente se nutre con loables comentarios que
agrandan su hoja de vida. Entre 1957/59, ejerció la docencia en Lima: Liceo Santa Rosa y
Sagrado Corazón de Jesús, dictando los cursos de Literatura, Elementos de Derecho Laboral,
Constitucional, Civil. También enseñó en el Colegio Cayetano Heredia, de Catacaos; y, López
Albújar, de Piura. Luego, en el Instituto Superior de Educación Familiar “Irene Silva de Santolaya”.
        Por su constante entrega, Miguel Antonio, residiendo en Lima, en su condición de
estudiante universitario, se convierte en pionero de la fundación de la Universidad Nacional de
Piura, pues en Lima dirigió un movimiento de piuranos para este efecto. Ésta, con honroso gesto,
le extendió el título de Profesor Emérito, habiendo sido además en ella, docente del curso de
Literatura en su Facultad de Agronomía.

       ABOGADO.-
       Varillas Velásquez, es un excelente profesional que actuó en la defensa libre bajo registro
Nº 44, extendido por el Colegio de Abogados de Piura y fijó su domicilio procesal en calle
Ayacucho Nº 482, donde atendió a su numerosa clientela.
       Abogado con variadas aristas que adornan su personalidad intelectual. Pues, desde el año
1960, ha ejercido la defensa libre, ha desempeñado la judicatura, así como la docencia de cursos
vinculados al Derecho. Se alinea, así mismo, como Periodista en la difusión del tema de su
profesión a través de la Revista Jurídica del Colegio de Abogados de Piura, de la que fue su
Director.
       Ha desempeñado con conocimiento de causa la abogacía en Piura, siendo muy conocido
en nuestro medio. Mantiene su buen nombre, debido a la especial dedicación en el Derecho
Laboral, haciendo una especialidad, que le permitió asesorar entre 1965/85, a muchos Sindicatos.
La probidad de su desempeñó hace que se ubique en elevado exponente de esta ciencia social,
especialmente como asesor y consultor. Por su capacidad ha sido Jefe Zonal de Trabajo de Piura
y Tumbes (1962/65). Director Regional de Trabajo de Piura (1985/90). Así mismo, administró
justicia en calidad de Vocal Superior Provisional de la Corte Superior de Piura y Tumbes
(1991/2001). Su vida profesional en los predios del Derecho, la Justicia y la Ley, dan al Dr. Varillas
Velásquez méritos bien logrados que aquilatan su personalidad de calificado jurisconsulto al
servicio de la comunidad piurana.

        PERIODISTA.-
        Don Miguel Antonio, con honradez acrisolada, ha hecho de su profesión en el periodismo
escrito una obra monumental que llega a las seis décadas y se mantiene en permanente actividad
con publicaciones muy bien sustentadas.
        Es autor de Cultura Piurana, que fundó el año 1950, y que después, en 1966, se traslada a
las páginas de la Revista Época, publicando artículos que los conserva en 60 anuarios anillados,
uno por año. Se relacionan con la crítica sobre Literatura producida en la región desde iniciada la
República. Ha sido colaborador de los diarios locales: La Industria, El Tiempo y Correo. Ha
publicado en periódicos de Lima: La Crónica y La Tribuna. También en las revistas: Poetas
Piuranos Siglo XX, Tallán – I. N. C. de Piura. Director de la Revista Cultural “Cultura Piurana”,
Director de la Revista del GLAP “Perfil Piurano”, colaborador de la Revista Norte, de México
        Ha publicado decenas de comentarios en los diversos géneros literarios. Escribe sobre los
narradores, poetas, periodistas, escritores piuranos, que han difundido su obra en esta región. Es
fundador y directivo en varias oportunidades del Colegio de Periodistas de Piura, en cuyo seno es
muy estimado por su don de gentes.

       ESCRITOR.-
       Ser un fino escritor le ha permitido alinearse en varias instituciones culturales de Piura.
Una de ellas es el GLAP, fundado el 15 de mayo de 1964. Su vida se ha desarrollado en una
permanente actividad intelectual. Creando, investigando, produciendo, publicando y exponiendo
oralmente temas inherentes al espectro literario de esta tierra sobre la que tiene caudalosa y
creciente obra que es obligación de todo piurano conocerla por que es un requisito para amar a
Piura de verdad.

        POETA.-
        Su producción poética camina robusta como su creación narrativa. Autor del poemario
Canto Anónimo, publicado en 1969. Tiene varios poemas inéditos, otros publicados en diarios y
revistas de la región que respaldan su calidad poética.
        En su libro “El Piurano Universal (Miguel Grau), páginas 204/07, registra su poema “Vuelve
la Mirada”, de siete estrofas, escrito el 8 de octubre de 1979, con motivo del Centenario del
Combate de Angamos, en el que murió Miguel Grau.

        OBRAS Y PREMIOS.-
        Es autor de numerosos libros por publicar, teniendo preparado: Poetas Mayores, Vivos y
Actuales. Dentro de las publicadas podemos citar obras en prosa: Veinte literatos i Artistas
Piuranos 1968, Veinte Libros Piuranos en Uno, 1969; Ignacio Escudero, símbolo de la peruanidad,
1970; El Piurano Universal (Miguel Grau) 1994. Su gran obra está desperdigada en valiosos
ensayos que ha publicado en la Revista Época, en su condición de Director de Cultura Piurana,
durante nueve lustros. Por su valiosa actividad intelectual la Municipalidad de Piura le otorgó
Diploma y el Escudo de Piura. El Colegio de Periodistas de Piura, del que es fundador y ha sido
directivo, lo declaró Amauta del Periodismo, Miembro Vitalicio del Colegio de Abogados de Piura.
Tiene una serie de distinciones.

        EXCELENTE PIURANO.-
        Varillas Velásquez es un afamado intelectual piurano que por personal esfuerzo alcanza la
Excelencia de la Piuranidad. Su constante preocupación lo ha llevado a difundir el tema piurano
hasta convertirse en su inquieto mensajero. Tan distinguido cultor de las bellas letras ha pasado
por diferentes instituciones, dejando su cuota afectiva para enriquecer el bagaje literario de Piura.
Miembro del Centro Federado de Periodistas; y de la Asociación de Estudiantes Piuranos en Lima
(1955). Pertenece a la Legión de Honor José Abelardo Quiñones, del Patronato Cultural de Piura,
del Consejo Hispanoamericano de Artes y Letras, con sede en Italia. Su legado a la posteridad es
un descollante estudio sobre la literatura que es conveniente reunir y publicar para conocer en
profundidad a los intelectuales que han brindado diversos aportes en los predios del arte literario
piurano.
                                    Piura, 23 de Setiembre de 2011.

                         MOSCOL CARRERA: REDACTOR DE EL PUEBLO
        Evocar recuerdos cargados de emociones estudiantiles es revivir el pasado que, a la luz de
la experiencia siempre dicen, y efectivamente, fue mejor. Es además conjugar personas y hechos,
alumnos y profesores en el tiempo y en el espacio de las aulas y más allá de ellas.
        Acordarnos de la Promoción Augusto Moscol Carrera, que el año 1967, hace 42 años,
egresó de la Sección Nocturna del Colegio San Miguel, de Piura, nos permite plasmar vivencias
de gratísima satisfacción. Recordarlas con algarabía y nostalgia es un sagrado deber. Sobre todo
recordar que don Augusto fue político, fundador del partido socialista en Piura, periodista que
sentó sus raíces en el diario El Tiempo, las continuó en Ecos y Noticias que fundó el 29 de octubre
de 1934, luego en el diario El Pueblo desempeñó el cargo de Redactor. Además profesor
sanmiguelino de muchos quilates, que ocupó la dirección de la Sección Nocturna, durante varios
años.
        Edmundo Cornejo Ubillús nos informa que el “7 de octubre de 1896 nace en Piura Augusto
Moscol Carrera, que fuera cofundador, con Luis Carranza, del diario “El Tiempo” y luego su
director. Fundador de la revista “Actualidad Piurana” en la que colaboraron Luis Carranza,
Guillermo Gulman, Hildebrando Castro Pozo. Con Chávez Sánchez y José del Carmen Rivera
fundan “Ecos y Noticias”. Director propietario de la revista “Avance”. Fundador y redactor de “El
Pueblo”, órgano del Partido Socialista en Piura”; Calendario Cívico de Piura, Pág. 173.
        Ahora revisando la Revista AVANCE de 1967, comprobamos que la Promoción la
conformamos 29 alumnos de la Sección Letras y 35 de Ciencias. En total fuimos 64.

        ALGUNOS DATOS BIOGRÁFICOS.-
        Piurano de pura cepa fue don Augusto. Sus progenitores se llamaron Gregorio Moscol y
Juana Carrera. Nació el 7 de octubre de 1896 y falleció en esta ciudad el 8 de octubre de 1987, a
los 91 años de edad, causando su deceso hondo pesar en la comunidad piurana. Hizo sus
estudios en el histórico Colegio Nacional de San Miguel y por ende es un brillante sanmiguelino
que incrementa el frondoso árbol de la sanmiguelinidad. Don Augusto es categóricamente un
hombre ejemplar que ha dejado bien puesto su nombre en las instituciones que sirvió con lealtad y
desinterés.
        Constituyó su hogar conyugal con doña Zoila Rosa León García, según reza en la partida
de matrimonio civil Nº 27, del Concejo Provincial de Piura, su fecha 28 de marzo de 1931, siendo
alcalde don Ricardo Calderón. El texto del documento dice así: Augusto Moscol Carrera, de 35
años de edad, periodista, domiciliado en la calle Cuzco, hijo de Gregorio Moscol y Juana Carrera,
natural de Piura, se casó con doña Zoila Rosa, de 20 años de edad, hija de Carlos León y Flora
García, a las siete de la noche en el local del Concejo, por el Teniente Alcalde don Ricardo
Calderón. Fueron testigos: Luis Montero y Octavio León Zaldívar.
        Producto de este ejemplar hogar son sus hijos Carlos Augusto, Juana Flora, Jorge y
Guillermo Alejandro, todos profesionales, que se han forjado aquilatando la vida y obra de sus
progenitores.
        Es progenitor del médico traumatólogo Guillermo Alejandro que viene sirviendo a la
colectividad regional en el Hospital Regional Cayetano Heredia, desde hace más de 30 años, con
notable foja de servicio.

        VISITA AL RECORDADO MAESTRO.-
        Recordamos que hace más de 28 años visitamos al ilustre Maestro en su domicilio familiar.
Al respecto escribimos: “Visitando al recordado Maestro. Con este motivo hace algunos días con
Alejandro Herrada Agurto, Severino Pingo Purizaca y Maruja Rázuri Núñez, nos constituimos,
previa cita, a la Unidad Vecinal, Block 17-101, para presentar nuestro saludo a don Augusto,
arquetipo de la educación piurana. Lo encontramos ya doblegado por el peso y paso de los años.
El longevo Maestro muestra evidentes signos de la edad senil. Nos recibió cortésmente y debido a
sus males auditivos nos servimos de su hijo Guillermo, quien en algunos momentos nos sirvió de
interlocutor o intermediario en el diálogo entre ex-alumnos y el patriarca sanmiguelino.
        La revista Época de Piura, en su Nº 216, noviembre de 1987, resaltó las virtudes del ilustre
desaparecido a través de cuatro artículos: Augusto Moscol Carrera: Entre la Educación y el Arte,
por José H. Estrada Morales; Bronces Sanmiguelinos: Don Augusto Moscol Carrera, por Juan
Antón y Galán; Recordando al Ilustre Maestro, por Juan G. Paz Velásquez; En torno a don
Augusto Moscol Carrera, por José Albán Ramos.
        Con optimismo y satisfacción espiritual llenamos nuestro cometido de testimoniar, una vez
más, nuestro respeto y consideración al arquitecto de obra notable y trascendente realizada en
beneficio de la juventud estudiosa del Departamento de Piura. Que valga hoy y por siempre
nuestra permanente gratitud y reconocimiento en la persona de don Augusto y por intermedio de
él a todos los Profesores que han ejercido y ejercen el magisterio en el glorioso claustro de San
Miguel.

        PROMOCIÓN AUGUSTO MOSCOL CARRERA.-
        A continuación insertamos nuestro artículo que lleva el título precedente, publicado en la
Revista Época Nº 195, Págs. 34/35, Octubre de 1985.
        "¿El porqué del nombre de nuestra Promoción? Fue sin lugar a dudas rendir merecido
homenaje al Guía con auténtica vocación de Maestro y sobre todo una elemental muestra de
gratitud que siempre debemos cultivar.
        Don Augusto, nacido en Piura el 7 de Octubre de 1896, próximamente cumple 90 años de
edad, se ha constituido en un sanmiguelino excepcional no sólo por haber egresado de sus aulas
como destacado alumno sino por que en ellas dejó gran parte de su vida en el noble ejercicio del
magisterio piurano. En el sesquicentenario de San Miguel se le está recordando afectuosamente
en crónicas periodísticas, revistas y libros, destacándose los artículos de los Profesores
sanmiguelinos José Albán Ramos y Juan Antón y Galán, que encierran claramente la especial
distinción que le tributa la trisesquicentenaria ciudad de Piura.
        En 1945 fue fundador y luego Jefe de la Sección Nocturna del Colegio de San Miguel y
ocupó el cargo docente en las asignaturas de Historias, Psicología, Educación Cívica y
Castellano. Pero además enseñó en los Piuranísimos Centros de Estudios Sagrado Corazón de
Jesús y Lourdes e Institutos Industrial y de Comercio, anexos a San Miguel.
        Reconocida su labor por la comunidad educativa, con todos los honores, don Augusto el
año 1972 cesó en su función directriz de la Sección Nocturna, a la que sirvió tesoneramente
durante 27 años consecutivos con evidente afán de servicio, dedicación a las tareas educativas y
organización del Club de Periodismo "Miguel F. Cerro", del que fue su Director y Asesor.
        Además hay otros significativos méritos dentro de la vida y obra de don Augusto que lo
convierten no sólo en el decano del cuerpo de Profesores sanmiguelinos sino además en pionero
del periodismo piurano”.

        TRAYECTORIA DE DON AUGUSTO.-
        “Muy exquisita y singular es su trayectoria en los predios del periodismo. Fue en 1916
cofundador de El Tiempo, decano de la prensa regional, que dirigió el Dr. Luis Carranza. I al
fallecimiento de éste, ocupó provisionalmente la Dirección a partir del 4 de Enero de 1929,
continuando en la redacción del matutino hasta el 34 en que se apartó del prestigioso Diario
Regional del Norte.
        El 11 de marzo de 1926 se anota don Augusto, con suficientes méritos, en el elenco que
fundó el Círculo de la Prensa de Piura que se constituyó con fines gremiales. El mismo año
también se convirtió en fundador y redactor de la "Revista Actualidad Piurana" de la que fueron
colaboradores los Sres. Luis Carranza, Guillermo Gulman, Hildebrando Castro Pozo y otros
intelectuales piuranos que han dejado huella profunda de su actividad periodística y de su aporte a
la cultura regional.
        En unión de los Sres. Carlos Chávez Sánchez, José del Carmen Rivera y Alfonso Zapata,
el 29 de octubre de 1934 fundaron el diario Ecos y Noticias que marcó época dentro de la prensa
piurana y por su línea objetiva y veraz que supo mantener vigente alcanzó excepcional acogida en
el Departamento.
        Fue Director-Propietario de la Revista Avance, en la que por algunos años difundió
aspectos culturales e ideas sociales de la región. Fue así mismo fundador y redactor de El Pueblo,
órgano de difusión del Partido Socialista del Perú, el que editorialmente se convirtió en un
infatigable luchador y defensor de la clase trabajadora.
       En la Sección Nocturna del Colegio San Miguel también fundó la Revista Avance que se
editó anualmente bajo su orientación y la colaboración de profesores y alumnos".

        FUNDADOR DE LA SECCIÓN NOCTURNA.-
        La Sección Nocturna del Colegio San Miguel de Piura tiene su historia. Sólo queremos
añadir que Augusto Moscol Carrera fue Profesor Fundador de ella y que en el viejo claustro de la
Plazuela Ignacio Merino abrió sus puertas a la juventud trabajadora para que iniciara sus estudios
secundarios en horario nocturno, una noche histórica e imperecedera del 29 de Mayo de 1946.
        Don Augusto por su disciplina y vocación por la enseñanza "fue nombrado Jefe de la
Sección Nocturna en 1952, cargo que desempeñó con eficacia durante 20 años hasta 1972, en
que se retiró de la docencia al pedir su cesantía, con la satisfacción del deber cumplido.
        Conociendo la importancia de la educación integral se preocupó el Profesor Moscol
Carrera, por dar gran impulso a las actividades extra programáticas, fomentándolas en todo
sentido con la creación de clubes de Teatro, de Música, Canto y Danzas, de Periodismo, de
Oratoria, de Ajedrez, etc. Veía en sus alumnos a verdaderos hijos a quienes debía mostrar con
cariño, no exento de energía, el camino de la superación", pág.171, Recuento Histórico Cultural
del Departamento de Piura, por José Albán Ramos.
        Por todo lo dicho, don Augusto durante el desarrollo de su singular vida, que la plasmó en
la Sección Nocturna del Colegio Nacional de San Miguel, se alineó dentro del grupo de hombres
humanos, al decir de César Vallejo, que creyó en la humanidad del hombre para conseguir su
propio desarrollo material y espiritual sin ambiciones ni mezquindades que perturban la superación
del prójimo.

         NUESTRO PROFESOR ORDINOLA.-
         La Revista Avance 1967 nos permitió recordar fresca y lozana la figura de nuestro
respetable Maestro: Leonidas L. Ordinola Varillas, quien por añadidura estudió en San Miguel,
perteneciendo a la Promoción 1950, en la que egresaron, según nos manifestó destacados
profesionales que actualmente se desempeñan en el país y el exterior.
         En la plática sostenida con el Prof. Ordinola, nos comentó que se tituló en la especialidad
de Historia y Geografía después de estudiar Letras en la Bolivariana Universidad Nacional de
Trujillo y luego Pedagogía en la Facultad de Educación de la Universidad Nacional Mayor de San
Marcos.
         En 1956 inició su carrera docente en el Colegio Santo Domingo de Yauyos; el 58 pasó al
Ignacio Merino de Talara, en cuya oportunidad enseñó en forma gratuita en la Sección Nocturna
del mismo Plantel talareño.
         A partir de 1964, se instauró en el Colegio San Miguel como Profesor Estable de Letras,
después ocupó la Jefatura del Departamento de Psicopedagogía y Control de Notas hasta llegar
al cargo de Coordinador del Área de Orientación y Bienestar del Educando. Adicionalmente en la
Sección Nocturna del mismo San Miguel se desempeñó como Profesor desde el 65 hasta el 78.
         En el campo educativo es autor del texto mimeografiado de Historia del Perú para el 4to.
año de secundaria. En el aspecto cultural ha dirigido las Revistas Alfa, Veta y Gama, además ha
publicado artículos históricos en los diarios piuranos El Tiempo y La Industria. Ha intervenido en
otras publicaciones menores, eventos de carácter educacional. También ha participado en
diferentes actividades de nuestra comunidad.
         Después de largos dieciocho años reiniciamos nuestras conversaciones con el Prof.
Ordinola y nos hemos mirado en el espejo de su ejemplo. Ahora ya jubilado del magisterio con
motivo de la fiesta sanmiguelina, es justo y necesario reconocer en él su amplia formación
humanística, su alta calidad docente, su entrega a la causa de la enseñanza de la que
mantenemos vivos e intactos recuerdos.

        PROFESORES DE LA PROMOCIÓN.-
        Ligados a nuestra Promoción están los Profesores Emilio Chocobar, Germán Fernández
Ñique, Miguel Guevara Morán, Enrique León Palomino, Alfredo Lucar Olivera, Juan Paz Saavedra,
Carlos Vargas Díaz, Wilvelder Zavaleta Carruitero. Auxiliar del Aula fue el Sr. Francisco León
Vilela.

       COMPAÑEROS PROMOCIONALES.-
        Dentro de algunos compañeros promocionales están Melva Ruiz Rentería, Pedro Calle
Marchena, José Castro Pachérrez, Héctor Córdova Colán, los hermanos Enrique y Alfredo Chira,
Baltasar Poicón Ramos, César Augusto Feijó Estrada. Siguen Enrique Gavidia Rojas, los
hermanos Carmen María y Severiano Pingo Purizaca, Eduardo Álamo Albújar, Cornelio Bruno
Cuivin, Gerardo Céspedes Reyes, Luis Reyes Costa, Víctor Mendoza Monasterio, Teodulo Cunya
Celi, fallecido, Delia Adrianzén, Lastenia Abad Pardo, Carmen Pinto Sánchez, Yolanda Avilés
Boulanger.

        GRATA EVOCACIÓN.-
        Cerramos esta breve nota con una grata evocación. Se trata de las palabras finales del
discurso de despedida, pronunciado en Diciembre de 1967, que reproducimos a renglón seguido:
"Don Augusto esté Ud. seguro de que una vez transpuesto el umbral de este nuestro querido
Colegio San Miguel, todos nuestros actos estarán encaminados a poner de manifiesto una labor
positiva en bien de nuestra comunidad y mantener siempre muy en alto el nombre del claustro y
especialmente de esta promoción".

       RECORDANDO AL ILUSTRE MAESTRO.-
       El Suplemento Literario de la Revista Época, bajo la dirección del Prof. José H. Estrada
Morales, hace justicia al reivindicar la memoria de un apóstol de la educación piurana, don
Augusto Moscol Carrera, quien finó el 8 de Octubre de 1987, a los 91 años de edad, y por derecho
propio ayer en la vida y hoy en la muerte se hizo y se hace acreedor al unánime reconocimiento
de nuestra colectividad.
       Su desaparición física, como ley humana, nos permite aseverar que vale más el día de la
muerte antes que el del natalicio, según sentencia de inspiración bíblica, con mayor razón cuando
es grato morir si en la vida se deja obra que perenniza al fallecido.
       Conocimos y admiramos muy de cerca la labor espiritual de don Augusto Moscol Carrera
por haber estudiado en la Sección Nocturna del Colegio San Miguel (1962-67), que él
admirablemente dirigió; y hace 20 años nuestra promoción secundaria en estímulo y
reconocimiento a sus virtudes de Maestro Probo lo premió dándole a ella su nombre y a su vez
homenajeándolo en pública ceremonia que afortunadamente la historia de la educación regional
ha registrado con tinta indeleble.

        PIONERO DEL PERIODISMO.-
        Fue don Augusto pionero del periodismo piurano del S. XX. Fundador y por algún
momento Director encargado del diario El Tiempo, de Piura, institución periodística a la que sirvió
con esmero durante 18 años ininterrumpidos. También lo encontramos en la fundación de otro
diario piurano: Ecos y Noticias, al lado de Carlos Chávez Sánchez, José del Carmen Rivera y
Alfonso Zapata.
        En su condición de fundador y militante del Partido Socialista, en Piura, se alineó en el
Cuerpo de Redacción el año 1947 al fundarse el diario El Pueblo que ha dejado hondas huellas
dentro de la historia del periodismo regional, toda vez que hasta hoy es el único Partido Político
que en Piura tuvo su diario como instrumento de apoyo al desarrollo ideológico del Partido dirigido
por Luciano Castillo.
        La Revista Actualidad Piurana circuló en nuestro medio bajo la acción directriz del Prof.
Moscol Carrera a partir de 1926, en la que difundió los principios doctrinarios del socialismo, como
partido político. Fue en 1931 uno de los fundadores piuranos de esta institución política que
abrazó con el ardor propio de la juventud durante su vida que consagró a la causa social.
        Su inquietud intelectual que fue permanente y de calidad, le inspiró la creación de la
Revista Avance, formada con su propio peculio y dirigida por él mismo, en cuyas páginas fomentó
la divulgación del tema piurano.
        El Pueblo, fue otro órgano de prensa escrita del partido socialista que nació bajo la égida
del Prof. Moscol Carrera, y editorialmente se convirtió en vocero autorizado y patrocinador
incansable de la clase proletaria.
        En la Sección Nocturna, del Colegio San Miguel, de la que fue su Jefe, donde le
conocimos y tratamos afectuosamente, mucho nos habló de la importancia del quehacer
periodístico por cuyo motivo creó en dicha Sección el Club de Periodismo "Miguel F. Cerro", a fin
de despertar la inquietud entre los educandos para que se dedicaran a esta noble y abnegada
profesión.
       Su innata vocación por las ciencias de la comunicación reiteradamente la puso de
manifiesto don Augusto. Cultivó el periodismo hasta su jubilación del Magisterio, pues dirigió
paralelamente al Club, la Revista Avance, otro órgano de prensa concebido por él, en la que más
de una vez prestamos nuestra modesta colaboración atendiendo indicaciones del aplaudido
Profesor Miguel Guevara Morán, a quien recordamos con mucha deferencia.

        DIPLOMA DE HONOR.-
        La dilatada jornada periodística del Prof. Augusto Moscol, ejercida con ponderación y
sindéresis durante 60 años sin solución de continuidad, es conocida mejor que nadie por el
Colegio de Periodistas de Piura, quien en vida, el 1º de Octubre de 1982, le tributó merecido
reconocimiento entregándole Diploma de Honor e incorporándolo como Miembro Honorario de la
Orden.
        Pero a su fructífera tarea de periodista con ejecutoria, consagrada en los anales del
periodismo piurano, por que no es fácil hacer lo que él hizo, se suma su abnegado ejercicio dentro
del Magisterio al que entregó lo mejor de su trayectoria intelectual durante muchos lustros en
varios claustros piuranos, por cuya obra siempre lo han recordado, lo recuerdan y lo recordarán.

         JUSTO RECONOCIMIENTO.-
         La sociedad tiene que ser justa con sus hijos. Por eso consideramos de perentoria
obligación que, en gratitud a la meritoria entrega que hizo nuestro Maestro Augusto Moscol
Carrera, por intermedio de la Dirección Regional de Educación, se debe disponer mediante
Resolución que a la Sección Nocturna del Centenario Colegio San Miguel, a la que guió con
perseverancia, sacrificio y amor apostólico, se le dé su nombre a fin de perennizar el esfuerzo de
tan ilustre y auténtico Educador de nuestra Región que siempre recordamos y recordaremos con
lealtad.

                                  RAFAEL VEGA: JURISTA CON EJECUTORIA
         Tuve la oportunidad de trabajar en el Banco Regional del Norte, Oficina Principal, de Piura, durante
25 años, asignado al Departamento Legal, que dirigió con maestría, el afamado hombre de leyes, Dr. Rafael
Vega García, a quien no sólo le preservo mi más sincera consideración y gratitud sino que fervorosamente le
entrego el humilde y merecido homenaje que brota de lo más íntimo de mi ser.
         Don Rafael es un personaje que se forjó en las parcelas de la política, del periodismo, de la defensa
libre, de la docencia universitaria, del servicio institucional. Fue presidente del Club Grau durante el período
correspondiente a 1961 dejando honda huella de su proyección a la comunidad en los afanes de la edificación
del actual local. Fue Constituyente en 1978 y Diputado por Piura en 1981, Alcalde Provincial de Piura,
Director del diario CORREO, Decano del Colegio de Abogados de Piura y Tumbes.
         En honor y reconocimiento a su gran actividad en diferentes instituciones su retrato lo encontramos
en las galerías del Club Grau de Piura, La Municipalidad Provincial de Piura y el Ilustre Colegio de
Abogados de Piura, que sirven para presentar su trabajo social en bien de nuestra colectividad. Fue un líder
social que proyectó la imagen de su actividad comunal que se refleja en obra tangible que es deber nuestro
no sólo conocer sino también difundir.
         De él, la Revista Forum 2007/2008 del ICAP, dice: “Ilustre hombre público piurano que en vida
obtuvo un gran prestigio profesional. Fue miembro de la Asamblea Constituyente y líder del Partido Popular
Cristiano en Piura. Se desempeñó como abogado defensor y como dirigente institucional”, Pág. 42.

        REFERENCIAS FAMILIARES.-
        Los padres de don Rafael, fueron Daniel Julio y Rosa Elvira, quienes se casaron vía eclesiástica la
madrugada del 24 de diciembre de 1914 en la Iglesia Matriz, de esta ciudad. La ceremonia se realizó en
privado y fue apadrinada por don José María Vega, padre del contrayente y doña Elena Vegas de García,
progenitora de la desposada. La bendición matrimonial la dio el párroco, doctor Urqueaga, quien les
pronunció una bonita y adecuada oración sagrada en presencia de una selecta concurrencia. Así consta en el
diario El Deber, edición del día, mes y año indicados.
        Don Rafael nació en Piura el 4 de julio de 1922. Falleció a los 80 años de edad, en esta ciudad, el 22
de marzo de 2003. Sus progenitores don Daniel Julio Vega Flores y doña Rosa Elvira García Vegas, dejaron
tres hijos nombrados: Jorge, Olga y Rafael Vega García. Abuelos maternos de don Rafael son Antenor
García León y Elena Vegas de García.
         El Dr. Rafael Vega estuvo casado, en primeras nupcias, con doña Lucrecia Schoemaker con quien
tuvo seis hijos llamados: Marilú, Rafael, Raúl, Lucy, Luis Enrique y Roaxa Vega Schoemaker. Al llegar al
estado de viudez contrajo matrimonio con doña Matilde Franco Morante de Vega.
         El entorno familiar de este singular piurano fue amplio y nutrido. Al fallecer dejó 17 nietos y 4
bisnietos que siempre estuvieron a su lado, siguiendo su ejemplar existencia humana. Después de la actividad
política el Dr. Vega García tuvo una vida dedicada casi íntegramente ligada a su numerosa familia.
         Los restos mortales del Dr. Rafael Vega García descansan en la paz del Señor, en el Pabellón San
Pedro B44, del cementerio Metropolitano de Piura, al lado de la tumba de su consorte Lucrecia Schoemaker.

        FUNDADOR DEL BANCO REGIONAL.-
        En Piura se fundó el 18 de julio de 1960 el Banco Regional del Norte, pionero de la banca regional,
siendo primer Presidente del Directorio don Manuel Espinosa Vassi. Fue el primero que se erigió en el país
por iniciativa del sector privado, específicamente por los agricultores de la región que proyectaron,
ejecutaron y pusieron en servicio tan ambiciosa institución financiera que lamentablemente después de
cuatro décadas sucumbió frente a una mala dirección.
        Forjador de tan singular proyecto de banca fue don Guillermo Vegas León, piurano como nosotros,
quien apoyado en su experiencia internacional, dio inició a los estudios pertinentes y sustentó la creación del
ente financiero citado. Elaboró, en su condición de economista, los estudios de factibilidad.
        En esta singular iniciativa tuvo participación activa don Rafael quien se encargó de todo lo
concerniente a la parte legal, es decir, la elaboración y tramitación documental ante la Superintendencia de
Banca y Seguro que dio la autorización para el funcionamiento, la constitución social del Banco Regional del
Norte como institución financiera, mediante la correspondiente escritura pública y su respectiva inscripción
en los Registros Públicos de Piura y demás trámites inherentes a la apertura de dicho Banco.

         SU VIDA PROFESIONAL.-
         Don Rafael Vega García alcanzó el título de abogado en la Universidad Nacional Mayor de San
Marcos a fines de 1950. Vuelve a Piura e inscribe su título el 13 de abril de 1951 en la Corte Superior de
Justicia de Piura, pero no ejerce de inmediato su profesión por estar dedicado a otros quehaceres. Recién se
colegia el 15 de marzo de 1954 en el Ilustre Colegio de Abogados de Piura y Tumbes que le extiende el
Registro Nº 24, con el que actuó durante media centuria en el ejercicio de su brillante actividad abogadil.
         Instaló su estudio primero en el Edificio Victoria, Oficina 205-A, Teléfono 3049, sito en esquina de
Avenida Sánchez Cerro y calle Libertad, de este cercado; y, luego se trasladó y terminó en su bufete, ubicado
en calle Huancavelica Nº 280, Oficina 310, del Edificio Sudamérica, donde se estableció desde el año 1970.
         Académico, Político y Abogado de mucho prestigio en el campo de las leyes, intelectual, social y
cultural en nuestro Departamento y Lima. Por sus personales méritos en 1967 llegó a ser Decano de la
Orden, habiendo desarrollado una extensa actividad que abonó la cultura jurídica de nuestra región, amén
que proyectó al Colegio dentro de los ámbitos del servicio a la colectividad en materia del Derecho Social.

        DON RAFAEL EN EL CLUB GRAU.-
        Don Rafael tiene un bien ganado mérito dentro del cuadro de ciudadanos de esta tierra que han
entregado lo mejor de su existir al desarrollo material y espiritual de nuestra Piura. En apretada síntesis nos
cabe señalar que el Dr. Vega García ha sido un preclaro dirigente institucional con frondosa actividad e
imperecedera creatividad que evocarlos siempre constituyen un deber cívico.
        Ha sido Presidente del Club Grau de Piura y le cupo la satisfacción el año 1960 de haber dirigido la
edificación del actual inmueble que ocupa el citado Club, que se constituyó en un moderno edificio que le
permite a la actual sede institucional exhibir una arquitectónica construcción civil que es considerada una de
las mejores del norte del país.
        En esta labor tuvo directa participación su junta directiva que la integraron los señores: Leoncio Elías
Arboleda, Juan Castagnino Vera Tudela, Telésforo León Vilela, Tulio Vignolo, Ángel Enrique Andrade,
Enrique Guzmán, Luis V. Altuna Sandoval, Aristóbulo Morey Cortés, Tulio Orejuela García, Luis Palacios
Noriega, Manuel Zariquiey, Víctor Checa Solari, Alejandro Alberdi Carrión, Pablo Seminario Helguero,
Néstor S. Martos Garrido y Mateo Arrunátegui.
        Al respecto José Vicente Rázuri, ha dicho: “Indiscutibles son los méritos que tiene el Dr. Rafael
Vega García para figurar entre los personajes históricos consagrados por la fama en el Club Grau, para ser un
distintivo en la galería que el Club debe ofrecer a la posterioridad. Al Dr. Vega García le tocó en suerte ser el
iniciador de la magna obra que hoy ostenta la Institución”; Evocaciones Norteñas, Pág.83.
         La gestión histórica del Dr. Rafael Vega siempre es rememorada dentro de los salones del Club
Grau. Ha pasado medio siglo pero está fresco el recuerdo de tan ambiciosa empresa cuyo resultado es el
majestuoso edificio que sirve para demostrar a propios y extraños que todo es posible cuando hay firmes
convicciones para materializar difíciles proyectos con halagadores resultados.

        ALCALDE DE PIURA.-
        Don Rafael Vega García llegó a ser Alcalde del Concejo Provincial de Piura durante los años
1963/64. Su acrisolada honradez, espíritu de servicio a favor de nuestra colectividad hizo posible que realice
una extensa gestión en bien del desarrollo urbano de la ciudad.
        Siempre se recuerda que siendo burgomaestre don Rafael, el año 1962, se puso al servicio de la
sociedad piurana el Teatro Municipal que tiene una grata historia que contar siempre apostando por el
desarrollo cultural de Piura.
        Bajo su alcaldía entregó a la población debidamente culminado el Asentamiento Humano Santa
Rosa, que marca el punto de partida de la expansión urbana de Piura por el Sector Oeste que se ha
prolongado algunos kilómetros con innumerables urbanizaciones y asentamientos humanos. Ahora está
convertido en el sector urbano más populoso de la ciudad y sus dirigentes conjuntamente con los demás
vecinos buscan formar parte del nuevo distrito.

         DIRECTOR DE CORREO.-
         Abogado de gran capacidad jurídica, con amplio sentido de la actividad política, versado hombre en
afanes sociales, con una gran cultura literaria y sobre todo de nuestro bagaje regional. Con estos atributos en
1972 es nombrado Director del diario CORREO, ejerciendo el cargo con eficiencia durante varios años.
         Desarrolló una excelente jornada periodística que está impregnada en los anales de la historia del
periodismo regional. En los aniversarios de este diario, subdecano de la prensa regional, se trae a la memoria
la actividad directriz y periodística del Dr. Vega García, que en sus páginas dejó impregnada con tinta
indeleble.
         Fiel testimonio de su quehacer periodístico no sólo se expone a través de los editoriales que publicó
en el citado matutino, sino además se nota la presencia de variados artículos que se insertan en los diversos
números de la Revista Jurídica, Órgano Informativo del Ilustre Colegio de Abogados de Piura.
         En la número cuatro, Págs. 51/60, leemos su artículo “Doctrina de la Corte Suprema sobre la
sucesión del cónyuge en concurrencia con hermanos”. En la número cinco aparece su nota “El Abogado y el
Proceso Civil”, Págs. 11/17. En la número once, Págs.76/80, se inserta el comentario titulado: “Hipoteca:
Acciones del Acreedor Hipotecario”. I en la número quince, páginas 15/17, se publica su ensayo “Reforma
del Código Civil de 1984”.

        POLÍTICO ÉXITO.-
        Don Rafael fue calificado dirigente del Partido Popular Cristiano, en nuestro Departamento, y
reiteradas veces presidió, dirigió y organizó las correspondientes campañas políticas. En 1978 fue
representante por el Departamento de Piura en el Congreso Constituyente presidido por Víctor Raúl Haya de
La Torre, que elaboró, discutió y aprobó la Constitución Política de 1979 y en tal condición le tocó firmar
esta Carta Constitucional. Recordemos el histórico y patriótico preámbulo, que dice así: “El Congreso
Constituyente Democrático, invocando a Dios Todopoderoso, obedeciendo el mandato del pueblo peruano y
recordando el sacrificio de todas las generaciones que nos han precedido en nuestra patria, ha resuelto dar la
siguiente Constitución”.
        Además ha sido Diputado por la provincia de Piura durante el segundo gobierno del Arquitecto
Fernando Belaúnde Ferry, a partir de 1980 al restaurarse la vida democrática que había sido interrumpida por
el gobierno del General Juan Velasco Alvarado.

       PROFESOR UNIVERSITARIO.-
       Profesor de Derecho Comercial de la Universidad de Piura, Facultad de Administración de
Empresas. Formó varias promociones de alumnos en este Centro Superior de Estudios que siempre lo
recuerdan con mucho afecto por su talento docente, sobre todo ahora que se desempeñan en diferentes
empresas públicas y privadas del país y el exterior.
        Se ganó el respeto de sus colegas docentes y los discentes que le llegaron a tener admiración y
consideración. Fue un profesor capaz que preparó buenos profesionales que hoy contribuyen al desarrollo
material y espiritual de la región y el país.

         PRESIDIÓ INDECOPI.-
         Don Rafael presidió el Instituto Nacional de Defensa del Consumidor y de la Propiedad Intelectual
(INDECOPI), que está regulado por el Decreto Ley Nº 25868 que aprueba la Ley de Organización y
Funciones de dicho Instituto.
         Rafael Vega García, excepcionalmente en nuestro medio fue un hombre con nutrido conocimiento
sobre Derecho Tributario, Derecho Mercantil, Derecho Bancario, que le permitió convertirse en un aplicado
Asesor Legal del Banco Regional del Norte durante casi tres décadas.
         Al mismo tiempo de ser docente de la Universidad de Piura, Facultad de Administración de
Empresas, el año 1998, es nombrado y desempeñó con conocimiento de causa la presidencia de la Comisión
de Reestructuración Patrimonial del INDECOPI.
         En esta institución don Rafael Vega tuvo una acertada actuación directriz que su asistente legal, don
Daniel Navarro Reto, la comenta así: “Conocí a don Rafael Vega en la Comisión de Reestructuración
Patrimonial del INDECOPI de Piura, de la que era su Presidente desde su creación en 1998. Hasta ese
entonces tenía la idea que las reuniones de funcionarios de instituciones públicas eran serias, solemnes, con
largos debates e incluso enfrentamientos. Nada más contrario a lo que en la realidad presencié en las
primeras sesiones de la Comisión a las que asistí. No sólo me llamó la atención el trato entre cada miembro
de ella, sino ver a un Presidente con tanta jovialidad, con un fino sentido del humor a tal punto que siempre
encontraba la frase para arrancar una sonrisa entre los presentes”, La Columna: Don Rafael Vega García: Un
caballero; Diario CORREO, jueves 27 de marzo de 2003, Pág. 10.

         SU MUERTE.-
         El diario CORREO, de Piura, en su edición del día lunes 24 de marzo de 2003, en su página 8,
registra esta crónica: “Memorias del ex director de CORREO. Rafael Vega. Fue un padre ejemplar”.
         “Este sábado dejó de existir en Piura el doctor Rafael Vega García, distinguido hombre público y
destacado jurista y político que fuera director del diario CORREO en 1972. Pero quienes lo recuerdan, en
esta hora trágica para sus familiares, no pueden olvidar en él su entrañable cariño por los suyos que, por
sobre todas las cosas, lo encumbran como “un padre ejemplar”.
         La muerte de Rafael Vega García ha causado hondo pesar entre sus amigos, familiares y comunidad
piurana en general. Esta casa editora lamenta su partida porque siempre demostró todas sus cualidades de
persona cuando fue director de CORREO.
         El estudioso era actualmente presidente ejecutivo de INDECOPI, pero su capacidad profesional lo
llevó a ocupar importantes cargos en la administración pública y privada. Ahora un profundo silencio reina
en la casona de la urbanización Santa Isabel, donde paseó los últimos años de su existencia. Pero su espíritu
ya convive allí con los suyos, no sólo en las fotografías y las distinciones que repletan esa morada, sino
también en el sentimiento más vivo de su esposa que ha convertido el llanto en su reposada alegría.
         Su esposa Matilde Franco de Vega, dijo “me deja una herencia de felicidad, compartió sus últimos
13 años al lado del distinguido constitucionalista. Ayer nos abrió las puertas de su casa para referirse
brevemente al compañero de su vida que definió como probo y honrado”.
         También dijo: “fue un hombre excelente, un magnífico esposo y mejor padre. Me deja el cariño y la
felicidad que he sentido a su lado. Eso es suficiente tesoro para mí. Fue un hombre maravilloso, adorable y
eso permitió que fuéramos muy felices. Esa es la única herencia que me deja. Siempre estará en mi corazón,
será difícil borrar de él a un hombre tan noble y tan honrado. Como político demostró honradez y no creo
que exista otro hombre más honrado que él”.

        EDITORIAL DE CORREO.-
        La edición del diario Correo, del 25 de marzo de 2003, bajo el titular CABALLERO, nos entrega el
siguiente editorial:
        “Piura ha perdido a uno de sus hombres más respetados de los últimos tiempos. Rafael Vega García
fue un político porque así lo quiso la gente que le escuchó y obedeció. Probablemente él fue el más reacio a
pertenecer al grupo de hombres con poder e influencia.
        No fue el escándalo, la tribuna y el micrófono conseguido a empujones. Tampoco la figuración y la
ambición lo que motivó a Vega García a cumplir las tareas que la sociedad piurana le encargó. Su paso por
clubes, municipalidad, el Congreso, la cátedra, etcétera, se fueron dando con naturalidad espontánea, sin
cálculos ni campañas, sin dolores de cabeza.
        La denuncia no conoce el nombre de Rafael Vega García, ni el escándalo, ni los tribunales que
escrutan los bolsillos del que pasa por la función pública. Si no tuvo enemigos es porque tuvo amigos en
todos los frentes, porque fue hombre positivo, conciliador, buscador de consensos y no manipulador de
gentes.
        El poder de Vega García estuvo sustentado en su serena sabiduría, en su don de gente, en su
caballerosidad. No supo de la intriga y la conspiración, aunque fue claro y firme en defender sus ideas. La
sonrisa atenta y respetuosa, junto a la reflexión precisa fueron sus armas más agudas para desarmar a
cualquier eventual contrincante político.
        Se le va a extrañar a Rafael Vega, más ahora en que la mediocridad invade las tribunas, donde
cualquier improvisado marea a las masas de electores. Porque Vega no necesitó del insulto, del tono
bullanguero o de la demagogia para dirigir las instituciones que le convocaron, Bastaba su presencia por que
el respeto era la respuesta de admiración a su sobriedad.
         En vano será pedir que se siga su ejemplo, ni siquiera intentemos buscar dónde se formó para enviar
ahí a nuestros futuros líderes. Sólo nos servirá fijarnos bien en las cualidades que tuvo para seguir
buscándolas entre los piuranos que deseamos que nos conduzcan por mejores caminos que los actuales”.

        PIURANO DEL SIGLO XX.-
        Dejamos expresa constancia que la frondosa vida de quien fuera Dr. Rafael Vega García debe
servirnos de ejemplo en el desarrollo de nuestras actividades públicas y privadas. Fue un jurista con
ejecutoria y un egregio ciudadano. Hay que admirar con espíritu justo su obra social y humana con evidente
vocación de servicio y sobre todo practicarla en bien del prójimo.
        Don Rafael, que hizo de su terruño la patria del corazón, por derecho propio se convierte en
indiscutible Piurano del siglo XX. Tiene una vida con mérito indiscutible, de merecida reputación por los
importantes servicios que, con amor terrígena, prestó al Departamento de Piura y a la República del Perú.
        Dejó como especial legado a la generación del siglo XXI su obra y sus virtudes. Recordarlo siempre
con gratitud es un deber piurano que, por nuestra parte, ponemos de manifiesto en esta columna. Quedamos
comprometidos a recordar siempre su memoria con nuestra profunda reverencia.




                                          C A P Í T U L O VII


                               PERIÓDICOS Y PERIODISMO PAITEÑOS
     El periodismo es una actividad intelectual y al mismo tiempo un género literario que
activamente se empieza a ejercer en la ciudad de Paita desde 1862, con pragmáticos resultados.
Por lo que pronto debe cumplir, el 2012, siglo y medio que se inicia la producción de sucesivos
periódicos que por imperio de las normas que regulan la ciencia de la Historia Social se convierten
en obligada fuente de consulta e investigación para conocer lo que aconteció en esta Provincia y
su casco urbano, a fin y escribir con acierto su pretérito a la luz de la información periodística.
     No cabe la menor duda que el periodismo es una actividad netamente cultural que se expresa
con claridad meridiana a través del instrumento impreso, es decir, el periódico del que Paita nos
hace entrega de una calificada variedad. Pero hay más, “no se sabe que fuerza misteriosa hay en
el seno de los periódicos, que son buscados con avidez, leídos con detenimiento, mimados en
apariencia, y sin embargo, suscitan en la interioridad odios, rencores y censura. Las principales de
éstas son dos: una, de fondo; otra, de forma. La primera es que nos dicen la verdad; la segunda
es que estragan al gusto literario” (1).
     A propósito consignamos el concepto siguiente: “La fuente más inmediata a la investigación
histórica sobre la etapa republicana son los periódicos. Toda información sobre la vida política y
social del Perú en este período tiene que comenzar por ellos. En lo que respecta a la historia
política, el testimonio de los periódicos generalmente apasionado o banderizado, tiene que ser
sometido a una rigurosa crítica histórica y ser comparado con otros testimonios contemporáneos”
(2).
     De otro lado “el periódico como reflejo de la sociedad recoge la vida humana y por esto su
contenido noticioso ha contribuido a los más diversos procedimientos científicos para hacer la
historia. A los ojos de los historiadores el periódico no es más que un documento entre otros, pero
tiene para ellos un interés doble; primero por que constituye un documento en sí y en segundo
lugar debido a los textos que publica así como a las opiniones que expresa que constituyen
también una fuente de documentos” (3).
     La provincia de Paita se creó dentro de la Ley de la República, su fecha 30 de marzo de 1861,
por la que se funda el Departamento de Piura. Esta legislación de creación de la flamante
provincia, definitivamente influyó en el progreso espiritual del milenario puerto, especialmente en
la formación de su tradición periodística.
     Por sus añejas calles se ha visto desfilar los periódicos: “El Instructor” (1862), impreso decano
dirigido por José Garrido; “El Eco de Paita” (1863-1884), también conducido por este señor
periodista; “El Hado de Paita” (1864) que así mismo fundó y dirigió el Sr. Garrido, Amauta del
Periodismo Paiteño. Sigue “El Patriota“ (1864); “La Situación” (1883). “El Constitucional”, editado
por otro gran periodista porteño, don Benjamín García con su Redactor Julio O. Reyes (4).
     La verdad histórica se abre paso para demostrar que el primer periódico que se imprimió en
Paita fue “El Instructor” y su fecha real puede ser antes del año 1861. Pues auscultando “El Sol de
Piura”, se ocupa de la hoja periodística porteña, en su edición Nº 54, Serie VI. Piura, jueves 14 de
febrero de 1861”. Veamos la crónica siguiente:
     “El Instructor”, de Paita. Ha quedado enclenque el redactor de aquel periódico con la zurra
que le han dado en “El Sol de Piura Nº 53, denunciando y probando el plagio del discurso
pronunciado por Mirabeau en la tribuna francesa. No pudo sobrevenir mayor desgracia a un
periodista que aprecia su fama, y mucho más cuando pretende lucirse contra la sociedad con el
trabajo de otro, sin que sean desprendidos y sacados a la plaza pública los latrocinios literarios.
Pobre “Instructor” ¡Ha resuelto andar a media rienda por el camino de la civilización!”.
     A propósito de esta crítica hecha a “El Instructor”, de Paita, se acompañó, según costumbre
de la época, con estos versos rimados. Primero un terceto y luego siguen dos cuartetos. Veamos:
     Que si de inteligencia lauros mil
Ceñir no logra en tu docta cien,
Coronas alcanzarás…de perejil.
     Para que ningún panarra
Leyéndolo se desbarre,
El bueno de Olaz-Agarre
Proclama al señor Zegarra
     A Cormenín le echa garra
Con ese prurito insano
Toma la pluma en la mano
Y a manera de telonio
Juega con don José Antonio
Y también con don Cipriano (5).
     Cabe agregar que por este momento don Cipriano Zegarra Coronel era autoridad en Piura y
don José Antonio Garrido era quien dirigía el periódico en cuestión.

       REFERENCIAS DE PERIÓDICOS PORTEÑOS.-
       Abundando en las fuentes bibliográficas, nos permitimos insertar un ensayo titulado “Paita:
su Historia y su Leyenda”, cuyo autor es Ricardo Pastor. La parte final, que pasamos a insertar a
continuación, se relaciona con la historia del periodismo porteño. Veamos:
       “Como una muestra del esfuerzo intelectual de los hijos de Paita, haremos una reseña
cronológica de los periódicos publicados en Paita, desde el año 1860 hasta nuestros días,
mencionando en lo posible, a sus redactores y editores:
       “El Instructor” y “El Hado de Paita”, publicados por José Antonio Garrido en los años 1862
y 1864. “El Eco de Paita”, editado por el mismo Garrido, en los años 1863 y 1884. “El Fonógrafo”,
editado por Benjamín García en los años 1889 y 1890. “El Constitucional” editado por el mismo
García y que tuviera como redactor principal al periodista Julio Octavio Reyes. “El Faro de Paita”,
que tuviera tres épocas.
       “El Rector”, editado por J. Tomás Coloma y redactado por Darío S. Rubio. “El Alba”, cuyos
redactores fueron Darío S. Rubio y Alejandro García Cortés. “El Siglo XX”, editado por Eleazar A.
Sánchez. “El Independiente”, “La Reforma”, editado por Gil Antonio Guerra. “La Igualdad”, editado
en su primera época por Francisco Valdez. “El Mosquito”, “El Norte”, editado por Daniel L. Castillo.
“El Comercio”, editado y redactado por Juan Manuel Lazo.
       “La Voz”, se publicó por primera vez el 25 de noviembre de 1906, hasta el 28 de mayo de
1909, inclusive. Reapareció el 9 de junio de 1909, hasta el mes de diciembre del mismo año, en
que cesó de editarse. Fueron sus editores y redactores los hermanos Alejandro y Héctor García
Cortés. “El Microbio”, “La Sanción”, “Frases y Disfraces”.
       “La Alianza”, en 1909, editada por Enrique García.”El Progreso, fundado el 1º de junio de
1906, cuyo director fue Daniel L. Castillo, ejerciendo el cargo de colaboradores Florentino Alcorta
y Juan Manuel Lazo. Dejó de publicarse en 1907. “El Mosquito”, publicado en1906, editado y
redactado por Florentino Alcorta. “El Morro”, fundado el 16 de junio de 1906 y cuyos directores
fueron Inocencio P. Lombardozzi y Bartolomé Zapata Acha. Fue colaborador Julio C. Guedes. El
Nº 13, y el último, se publicó el 23 de setiembre del mismo año.
       “El Artesano”, se fundó el 23 de junio de 1911, editado por Miguel F. Martínez y redactado
por Miceno Carnero. Dejó de publicarse, semanalmente, el mes de diciembre de 1912, habiendo
sido bisemanario en los meses de octubre y noviembre del mismo año. Comenzó a publicarse
mensualmente, el 25 de enero de 1913. Fueron esporádicamente colaboradores Julio C. Guedes
y Carlos F. Flores.
       “La Prensa Libre” fue fundada el 1º de marzo de 1908, siendo su Director Francisco Valdez
y editores José Gregorio del Castillo. Cesó de publicarse, en su número 15, el 20 de mayo de
1908” (6).

       NOTICIAS SOBRE IMPRENTA.-
       Tengamos en consideración que por el puerto de Paita, conectado con el mundo entero,
ingresaron materiales de imprenta que fueron a ubicarse en diferentes puntos de la región. En el
aspecto histórico tenemos esta apreciación sobre las prensas de imprimir. Leamos:
       “Durante el siglo XIX, en cuanto a la imprenta, las mejoras incluyeron el desarrollo de la
prensa accionada por vapor; la prensa de cilindro, que utiliza un rodillo giratorio para prensar el
papel contra una superficie plana; la rotativa, en la que tanto el papel como la plancha curva de
impresión van montados sobre rodillos y la prensa de doble impresión, que imprime
simultáneamente por ambas caras del papel.
       Los periódicos diarios de gran tirada exigen utilizar varias de estas prensas tirando al
mismo tiempo el mismo producto. En 1863 el inventor norteamericano William A. Bullock patentó
la primera prensa de periódicos alimentada por bobina, capaz de imprimir los periódicos en rollos
en vez de hojas sueltas. En 1871 el impresor Richard March Hoe perfeccionó la prensa de papel
continuo; su equipo producía 18.000 periódicos a la hora” (7).
       Hay más al respecto, pues “la prensa en sentido usual, no significa generalmente la
máquina que imprime, sino los productos de ésta, diarios, revistas, libros, folletos, etc., que no
viene a ser sino un medio de expresión. La prensa, tomada desde esta concepción es un medio
de expresión, por lo que sería intrascendente darle una definición finalista, sin embargo al
anteponer la palabra libertad, lo obliga” (8).
       La noticia más temprana sobre la presencia de la imprenta en Paita está reflejada
inobjetablemente en un instrumento público de carácter notarial. Efectivamente, bajo acto número
3, de fojas 3 vuelta, datado en Paita, el 13 de Enero de 1886, se levanta el contrato de
compraventa, celebrado por José Antonio Garrido, en calidad de vendedor, y Genaro Helguero,
bajo el cargo de comprador, naturales de Piura, vecinos de Paita. Ambos piden al Escribano
Público, hoy Notario, “extienda una, por la que conste que yo José Antonio Garrido vendo a favor
de Genaro Helguero una imprenta de mi propiedad que poseo en este puerto establecida
actualmente en una de mis fincas situada en calle Zepita N° 36. La venta es por S/.300.00 plata
fuerte que tengo recibida a mi entera satisfacción. La imprenta comprende una prensa de fierro,
cajas, tipos, galeras y demás útiles correspondientes, todo en buen estado. La tipografía
permanecerá ocupando el mismo local hasta que el señor Helguero encuentre otro donde
trasladarla, sin que por la ocupación se le cobre arrendamiento” (9).
     Nótese que José Antonio Garrido, dentro del puerto de Paita, es el primero y pionero en el
ejercicio de la profesión que nos ocupa. Fue un notable periodista que desarrolló desde 1862 el
periodismo fundando y dirigiendo los semanarios El Instructor, El Eco de Paita y El Hado de Paita.
Sin embargo en el Perú recién a partir de la Ley de la República Nº 15630, promulgada por el
Arquitecto Fernando Belaúnde Terry, el 28 de setiembre de 1965, se reconoció la profesión de
periodista no obstante que a lo largo y ancho del país se fomentó desde la colonia y en el
departamento se sabe que empezó desde el año 1828, con el periódico EL BOTAFUEGO.
     A propósito de imprentas en Paita hubo muchas, en proporción a sus habitantes, más que
hoy, con el valor agregado que editaban periódicos dirigidos por periodistas emprendedores de
esta actividad del espíritu. Lamentablemente, ahora ya no se editan en ese volumen.
     Para demostrarlo nos valemos del periódico “EL ECO DE PAITA” – Seminario Noticioso, Año
I, edición Nº 10, Paita, Sábado 11 de abril de 1896. Número 10 Cts. Suscripción 40 Cts.
Administración de “El Eco de Paita”: Se hace toda clase de trabajos tipográficos, con el mayor
aseo, esmero y prontitud. Precios moderados. Necesita un Redactor con el sueldo mensual de
150 soles plata fuerte” (10).
     Pasamos a invocar otra cita, sobre el asunto que comentamos, relacionada con el semanario
LA REFORMA que se imprimió en Paita a fines del siglo XIX. Observando la edición Nº 5, Año I,
Paita, Sábado 26 de Noviembre de 1898, confirmamos que este periódico se sirvió de la “Imprenta
del Mercado Nº 30, impreso por Enrique García” (11).
     Abundando en el uso de la imprenta en Paita tenemos más referencias. Se trata de “EL FARO
DE PAITA” – Publicación Semanal, cuyo encabezado en la primera página parte superior tiene
estas anotaciones: “Suscripción mensual 40 Cts. Paita Perú. Número suelto 10 Cts. Director:
Francisco Valdez. Administrador José Pablo Vásquez. Periódico Noticioso y Literario; Portavoz de
los intereses del Pueblo y del Comercio. Año 1º. Paita, Junio 23 de 1901. Nº 30”. Tuvo cuatro
páginas con un formato de 36 cm. por 50 cm. y en la parte final de la cuarta página registra esta
nota: “Imprenta de “El Faro de Paita”. Impreso por Enrique García” (12).
     Luego, se destaca en la página uno, el aviso siguiente: “IMPRENTA DE EL FARO DE PAITA”.
En esta imprenta se hace toda clase de trabajos tipográficos con el mayor aseo, esmero y
prontitud. Precios al alcance de todos.
     Se reciben correspondencias gratis, pero siempre que vengan garantizadas conforme a ley.
Todo trabajo se cobra por adelantado. Suplicamos a los suscritores su puntual cooperación para
el sostenimiento de este semanario, cuya vida será empleada en resguardar los intereses del
pueblo. La Dirección. Fundador, Propietario y Administrador: José Pablo Vásquez” (13).
     De “EL PROGRESO” Publicación Bisemanal, se acredita en su página dos, parte inferior
derecha que sus páginas brotaron de ”La Imprenta El Progreso, Junín Nº 56 y fue impreso por T.
García. Se trata de la edición Nº 15, Año I, Paita, Sábado Diciembre 7 de 1905. Directores y
Propietarios: Bartolomé Zapata Acha y Daniel L. Castillo” (14).
     Del mismo periódico en la edición Nº 44, año II, “EL PROGRESO”, Paita 7 de julio de 1906,
página inicial, sección Avisos Diversos, leemos esta nota:
     “EL PROGRESO” Semanario Político, Noticioso y Literario. Tarifa por columna pica 4 soles.
Smolpica 6 soles. Longprimer 8 soles. Avisos económicos cinco centavos línea. Permanentes:
precios convencionales. Todo pago se hace adelantado. Para todo lo concerniente al periódico y
trabajos sueltos se entenderán con su director propietario don Daniel L. Castillo.
     En esta imprenta hay constantemente en venta elegantes tarjetas de visita, marfilina blanca y
de luto, un surtido completo de capillos, papel fino para esquelas e invitaciones, papel rayado para
facturas, para copias y viceversa, esquelas de defunción, tinta para imprenta de varios colores y
purpurina.
     Habiendo llegado últimamente un bonito surtido de tarjetas postales está a su disposición.
Advirtiendo que es únicamente en esta imprenta donde se pueden hacer obras de lujo por contar
con tipos variados y elegantes. Director-Propietario: Daniel L. Castillo” (15).
     Después tenemos la presencia del diario informativo de la tarde, Paita – Perú, denominado LA
IGUALDAD, se trata del primer diario que se editó en el Puerto y el segundo del Departamento.
Año VI, Paita, Martes 24 de Octubre de 1916, Nº 768. Tuvo dos páginas y la última parte de la
segunda leemos esta nota: “Imprenta Panta Hermanos – Paita” (16).
     En la edición Nº 3712, Año XV, La Igualdad – Diario Informativo de la Tarde. Director:
Francisco Valdez – Dirección: La Igualdad – Paita (Perú), Sábado 9 de agosto de 1924, en su
página 4 leemos el aviso siguiente:
     “LA COMERCIAL”. Imprenta, Encuadernación y Sellos de Jebe. Calle del Mariscal Castilla Nº
22. Se ejecutan trabajos tipográficos, se empastan libros de tela y papel. Con muchos años de
práctica. Se ejecutan los mejores sellos de jebe vulcanizados, este es el único taller que en
materia de sellos está establecido hace 13 años. Su propietario Braulio Panta García. Imprenta La
Comercial Paita” (17).
     Tenemos a ojos vista un interesante comentario sobre un flamante diario paiteño que ve la luz
editorial el año 1929, que se comenta en La Voz del Norte, de Piura, su fecha 7 de junio, que se
encabeza con la nota: “Nueva Publicación: La Unión”, cuya crónica pasamos a insertar.
      “En el vecino puerto de Paita se está editando un nuevo diario con este simpático nombre.
Hemos recibido ya el Nº 3, de dicho diario, que está llamado a ser el portavoz de los verdaderos
intereses de esa importante provincia. Correspondemos al canje y le deseamos una larga vida en
la difusión de los acontecimientos del Departamento” (18).
     NOTAS.-
(1)Enciclopedia Universal Ilustrada Espasa Calpé.
(2)Raúl Porras Barrenechea; Fuentes Históricas Peruanas, Pág. 306.
(3)Rosa Zeta de Pozo; Ponencia “Breve Historia del Periodismo Piurano del Siglo XX”.
(4)Juan Vicente Requejo; El Periodismo en Piura; Págs. 53/54.
(5)Archivo Regional de Piura; Notario M. Rebolledo, Expedientes Protocolizados.
(6) Ricardo Pastor; Paita: Su Historia y su Leyenda; Prosistas Piuranos, Págs. 178/87, Volumen 7,
1º Festival del Libro Piurano, Prosistas Piuranos.
(7)Biblioteca de Consulta Microsoft Encarta 2005.
(8)José Carlos Huaccha C.; Libertad de Prensa y la Legislación en el Perú, Págs. 26/27.
(9)Archivo Regional de Piura; Protocolo Notarial de Manuel Mendoza (Año 1886).
(10)Archivo Regional de Piura; Notario M. Mendoza, Año 1896, Expedientes Protocolizados.
(11)Archivo Regional de Piura; Notario M. Mendoza, Año 1898, Expedientes Protocolizados.
(12)Archivo Regional de Piura; Notario M. Mendoza, Año 1901, Expedientes Protocolizados.
(13)Archivo Regional de Piura; Notario M. Mendoza, Año 1905, Expedientes Protocolizados.
(14)Archivo Regional de Piura; Notario M. Mendoza, Año 1906, Expedientes Protocolizados.
(15)Archivo Regional de Piura; Notario M. Mendoza, Año 1916, Expedientes Protocolizados.
(16)Archivo Regional de Piura, Notario M. Mendoza, Año 1916, Expedientes Protocolizados.
(17)Archivo Regional de Piura: Expedientes Protocolizados, Año 1924.
(18)Archivo Regional de Piura; Sección Hemeroteca.

     PERIÓDICOS: SIGLOS XIX Y XX.-
     Hay noticia veraz que la última década del siglo XIX, hace más de cien años, en Paita se
editaron los periódicos “El Clarín” (1891), “El Fonógrafo” (1891/92), dirigido por el periodista
Benjamín García, uno de los más distinguidos hombres de prensa en su época, al lado de
Francisco Valdez.
     A inicios del siglo XX la ciudad de Paita tuvo mucha prestancia en la edición de periódicos
primero fueron semanarios, luego bisemanarios llegando hasta diarios como “La Igualdad”, que es
uno de los primeros que circuló en nuestra región departamental, después del piurano “EL SOL”,
que apareció el 1º de Octubre de 1905, fundado y dirigido por el Prefecto de Piura, Dr. Germán
Leguía y Martínez.
     También se anotan los semanarios “El Microbio” (1906), “El Morro” (1906), “El Progreso”
(1906), “El Rector” (1901), “El Faro de Paita”, entre otros (1).
     Oportuno y necesario es agregar que mucho se ha dicho sobre el impreso La Igualdad. Este
importante e histórico periódico porteño de inicios del fenecido siglo XX, fundado en 1905, 28 de
setiembre, tuvo una significativa presencia periodística en el departamento de Piura, habiéndose
iniciado como semanario, luego fue bisemanario y finalmente diario por muchos años. Ahora
veamos lo que sobre él, se ha expuesto:
     “La Igualdad”, diario informativo de la tarde, de Francisco Valdez, es el periódico más
representativo de Paita. Aparecido en 1905, prolonga su existencia por casi 40 años. Tabloide de
4 páginas, dedica la primera a avisos oficiales, invitaciones a misas de difuntos y propagandas de
remedios extranjeros. Insertó avisos judiciales. En 1943, bastante caído por la competencia de los
diarios de Piura, costaba un real. A manera de broma decían los paiteños: “igual da que salga,
como igual da que no salga” (2).
     Hay información que el mentado don Francisco Valdez nació en Paita y junto con los Garrido
y los García Cortés, fueron los pioneros del periodismo paiteño. De otro lado el mismo Valdez “en
1908 edita en Paita el Semanario “La Prensa Libre” y en 1909 don Enrique García, también en
Paita, “La Alianza” (3).
     Así mismo, hay noticia que “el 1º de marzo de 1908, en el puerto de Paita circula el primer
número del periódico “La Prensa Libre”, bajo la dirección de Francisco Valdez y editado por José
Gregorio del Castillo” (4).
     Pasamos a registrar más información que enriquece las páginas históricas del periodismo
porteño, pues al respecto se ha dicho: “Como un saludo al siglo XX que se iniciaba, don Eleazar
Sánchez edita “El Siglo XX” y “El Independiente”. Por la misma época aparece “La Reforma” que
tiene como Director a Gil Antonio García. “La Igualdad” fue por mucho tiempo el único diario que
circulaba en el departamento y dejó de existir en 1943 por que la guerra mundial no permitía la
importación de material de impresión. Requejo menciona, al “Mosquito” que apareció en 1906; “El
Comercio” editado por Juan Manuel Lazo; “La Voz” editada en 1906 y que duró tres años a cargo
de los hermanos Alejandro y Héctor García Cortés. En 1909 aparece “La Alianza” de Enrique
García; “El Progreso” de Daniel L. Castillo; “El Artesano” en 1911 y “El Centinela” en 1934” (5).
     Abundando y reiterando en lo expuesto sobre periódicos en Paita durante los siglos XIX y XX,
agregamos esta nota: ”El 1º de junio de 1906, en Paita circula el primer número del periódico “El
Progreso”, bajo la dirección de Daniel L. Castillo. En el siglo XIX, sin haber podido precisar mes y
día, aparecieron “El Instructor” (1862), “El Eco de Paita” (1864), “El Hado de Paita”, los tres
dirigidos por José Garrido; “El Murciélago” que aparecía en Paita o Guayaquil y cuyo número del
26 de julio de 1884 registra el asesinato del general La Cotera, en la Solana, por un grupo de
comunistas chalacos y Frías comandados por Maximiliano Frías y Genaro Carrasco; “El
Fonógrafo” (1890-91); “El Constitucional”, “La Igualdad”, de Francisco Valdez, que fue el más
representativo y de mayor duración. Ya a comienzos de este siglo (XX, agregamos) fueron “El
Faro de Paita”, “El Alba”, “El Siglo XX, “La Reforma”, “El Mosquito” y “El Microbio” (6).
     Otra información señala que el 16 de junio de 1906, en el puerto de Paita circula el primer
número del periódico “El Morro”, bajo la dirección de Inocente P. Lombardozi y Bartolomé Zapata
Acha” (7).
     NOTAS.-
(1)Jorge Zevallos Quiñones; La Imprenta en el Norte del Perú – 1949.
(2)Juan Vicente Requejo; El Periodismo en Piura, Pág. 55.
(3)Reynaldo Moya Espinosa; PAITA Hombres y Huellas, Pág. 181.
(4)Edmundo Cornejo Ubillús; Calendario Cívico de Piura, Pág. 51.
(5)Reynaldo Moya Espinosa: HISTORIA DE PAYTA, Pág. 245.
(6)Edmundo Cornejo Ubillús, obra citada, Pág. 96.
(7)Edmundo Cornejo Ubillús, obra citada, Pág. 106.

                             LA LIBERTAD DE PRENSA EN PAITA
    LA VOZ, es un interesante semanario que circuló en el puerto milenario de nuestro
departamento. Se ha establecido que “el 25 de noviembre de 1906, en la ciudad de Paita circula el
primer número del periódico “LA VOZ”, cuyos editores y redactores fueron los hermanos Alejandro
y Héctor García Cortés” (1).
    A lo largo de su vida periodística que duró tres años (1906-1909) hizo real y objetiva difusión
sobre la libertad de prensa como inherente principio positivo de todo peruano y educó a su pueblo
para el conocimiento y utilización de estas normas cívicas que forman parte fundamental de los
derechos del hombre y del ciudadano.
     A través de sus páginas promovió la práctica efectiva y real por parte de los organismos de
prensa y periodistas para la cabal difusión de estas normas cívicas que todo ciudadano debe
conocer y usar cuando se hace necesario.
     Conveniente es destacar que el periodismo es una ostensible fuerza social. Se le considera
cuarto Poder del Estado “equiparándolo así al Legislativo, Ejecutivo y Judicial. Grimbe, lo ha
llamado “institución esencial dentro del régimen representativo”. Lavaleye: “El foro de los pueblos
modernos”. Mailfer, dice que es “poder soberano porque representa y forma a la vez la opinión
pública, que bajo el imperio de los nuevos principios es esencialmente soberana” (2).
     Jurídicamente hablando, la libertad de prensa es “la difusión y el influjo de las publicaciones
periódicas, desde la expansión liberal del siglo XIX, han planteado ingentes problemas para
coordinar esa libre manifestación y evitar daños incalculables que su abuso puede provocar. El
equilibrio se ha logrado pocas veces, por cuanto el periodismo recaba siempre facultades
libérrimas y trata además de asegurarse el máximo impunismo. El tema, aunque esa formulación
se concrete más bien al aspecto material que al de fondo, se desenvuelve al tratar de la libertad
de imprenta” (3).
     A mayor abundamiento, “creen algunos que, con respecto a los países donde está en vigor la
libertad de imprenta, no es muy difícil encontrar la verdad, porque teniendo todo linaje de intereses
y opiniones, algún periódico que les sirve de órgano, los unos desvanecen los errores de los otros,
brotando del cotejo la luz de la verdad. Entre todos lo saben todo y lo dicen todo; no se necesita
entonces más que paciencia en leer, cuidado en comparar, tino en discernir y prudencia en juzgar”
(4).
     ¿I la liberta de imprenta? Es “la facultad de exponer toda clase de ideas, opiniones y hechos,
sin sujeción a censura previa ni otras cortapisas que el respeto debido a la personalidad ajena, a
la moral pública y al interés nacional. Abarca el periodismo y la publicación editorial de toda clase”
(5).
     La libertad que comentamos, dentro de la República, “se tuvo siempre en cuenta en las
Constituciones que se sucedieron, el respeto a la libertad de prensa, aunque algunos gobiernos la
ignoraron y no la respetaron. La ausencia de una legislación adecuada, trajo funestas
consecuencias para el periodismo nacional. Esta legislación de imprenta, por la generalidad, tiene
como fuentes a la Constitución, leyes especiales de imprenta y conexas, el Código Penal y de
Procedimientos Penales. De las leyes reglamentarias de la libertad de imprenta, una sola, -la de
1823- alcanzó más de cien años de vigencia, a pesar de su anacronismo y de sus defectos” (6).

     ORIGEN DEL PROBLEMA.-
     A inicios del siglo XX, el afectado fue el primer diario piurano, EL SOL, que hizo una
información sobre el estado de salud de la señora de Berkemeyer que al parecer no fue del
agrado de su consorte quien favorecido por su relaciones sociales, económicas y judiciales
promovió una controversia judicial que afortunadamente tuvo eco para su defensa por parte de
sus colegas que a través de las hojas periodísticas a su cargo cerraron filas para establecer un
precedente a favor de la libertad de prensa, abanderado derecho universal que, sin llegar al
exceso, todos los hombres defienden.
     El mentado periódico, “LA VOZ”, en su elevado comentario, al respecto partió de la premisa
que “el derecho de la libertad de expresión de las ideas y opiniones por medio de la prensa
escrita, reconocidos por la Constitución Política del Perú, se ejercitará con arreglo a lo establecido
en la ley”.

     EL JUZGADO DE IMPRENTA.-
     En la edición Nº 116, del semanario LA VOZ, que circuló en la ciudad de Paita el sábado 21
de noviembre de 1908, en su segunda página nos entrega su editorial bajo el titular “El Asunto de
“El Sol”, refiriéndose al piurano diario de Piura. Leámoslo:
     “Por los sueltos y editorial que publicamos enseguida podrán formarse idea cabal, los lectores
que no tengan conocimiento de este incidente, de los motivos que han dado margen al Juzgado
de Imprenta de la capital del Departamento, para resolver que ha lugar a
formación de causa, contra el diario cuyo nombre encabeza estas líneas, por un suelto relativo al
estado de su salud de la señora Berkemeyer.
     El razonado artículo del periódico citado en que discute con moderación y sólidos argumentos
la infundada denuncia y la más infundada resolución en ella recaída, nos relevan de comentarios
para demostrarlo, pero hacemos nuestro el artículo de “La Revista del Norte” por que no debemos
dejar pasar sin protesta un hecho que por sus condiciones encarna un atentado contra la liberta
de opinar y contra los derechos incontestables de la Prensa.
    El fallo judicial, estamos seguros que al absolver al colega nos dará la razón. Por lo pronto es
nuestro deber, y lo cumplimos con satisfacción, protestar contra un procedimiento irregular y de
funestos antecedentes” (7).

     PROTESTA PERIODÍSTICA.-
     Acápite tomado de la Revista El Norte de Piura: “UNA DENUNCIA y un jurado sui-géneris. A
última hora y cuando iba a la prensa nuestra edición declara que hay lugar a formación de causa,
por el suelto de crónica de “EL SOL”, sobre una operación quirúrgica.
     Nos falta espacio para ocuparnos hoy de la cuestión, reservándonos para tratarla en el
siguiente número. Por lo pronto, permítasenos protestar contra semejante barbaridad que ataca
los principios tutelares de la prensa”.
     Enjuiciar a un periódico porque opina, bien o mal, respecto de un hecho, sin más comentarios;
más aún, porque recoge una versión pública, justa o injusta, es algo que puede pasar a las causas
célebres del oscurantismo de la leyenda.
    ¡Cuánta razón tenía Santo Tomás! ¡El diluvio, ni en las selvas incultas! ¡Pobre Piura!” (8).

     CRÓNICA QUE MOTIVÓ PROCESO JUDICIAL.-
     “De “EL SOL” de Piura. SENSIBLE. La señora de Berkemeyer se encuentra en estado grave,
a consecuencia de no habérsele practicado una operación acertada. Lo deploramos sinceramente.
     Nos place. El señor Berkemeyer se ha manifestado satisfecho de los servicios de los
facultativos que asisten a su esposa, por cuyo restablecimiento hacemos votos. No sabemos
quienes son esos señores facultativos, y sólo habíamos acogido la opinión general acerca de las
causas que motivaban la postración de dicha señora. Por lo demás, la palabra del señor
Berkemeyer, aún cuando no es autoridad en medicina, ojalá que haga variar las ideas del público
sobre el particular.
     ACLARACIÓN. En nuestro suelto del lunes dijimos que la señora de Berkemeyer se
encontraba en estado grave a consecuencia, de no habérsele practicado una operación acertada.
     Creímos que la obstetriz que la asistió fue la causa de esa gravedad situación; pero con
posterioridad hemos tenido conocimiento de que la operación practicada por dicha obstetriz ha
sido correcta, por lo que le damos la más amplia satisfacción.
     Hoy sabemos que la señora enferma se encuentra fuera de peligro por lo que nos felicitamos”
(9).
     NOTAS.-
(1)Edmundo Cornejo Ubillús; Calendario Cívico de Piura, Pág. 205.
(2)Enciclopedia Universal Ilustrada Espasa Calpé.
(3)Guillermo Cabanellas; Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual, tomo IV, Pág. 183.
(4)Jaime Balmes; El Criterio, Págs. 55/56.
(5)Guillermo Cabanellas: Obra y tomo citados, Pág. 184.
(6)José Carlos Huaccha C.; Libertad de Prensa y la Legislación en el Perú, Pág.40 y 44.
(7)Archivo Regional de Piura; Expedientes Protocolizados de 1908-Paita.
(8)Archivo Regional de Piura; Expedientes Protocolizados de 1908-Paita.
(9)Archivo Regional de Piura; Expedientes Protocolizados de 1908-Paita.

                              PERIÓDICOS DEL SIGLO XIX
     Durante el siglo XIX, buscando en las fuentes primarias que preserva el Archivo Regional de
Piura, hemos podido auscultar algunos de los periódicos porteños producidos durante la época
citada, de los mismos que pasamos a registrar una breve descripción en estricto orden
cronológico.
     Con el propósito de plasmar el presente trabajo de investigación periodística en el vecino
Puerto, partimos de la premisa objetiva en cuanto que un periódico es una valedera fuente
histórica, teniendo en consideración que toda publicación es un testigo inmediato de la vida de
una comunidad, en este caso de la provincia de Paita, que se da en un espacio determinado y en
un tiempo preciso.
     De otro lado, loable es destacar que para entender a la prensa escrita como calificada fuente
histórica, es infaltable un análisis de contenido así como del modo de tratar este contenido
universal que denuncia, según se emplee unos géneros periodísticos u otros. Este cuidado que
debe poner el investigador social es perentorio para evitar errores, además de estar libre de
apasionamientos que conducen a ponerse de frente a la imparcialidad como infaltable requisito
para una aceptable investigación (1).
     Dentro de la historia del periodismo regional se han considerado algunas características que
son aplicables a los periódicos porteños. Está determinado que “los periódicos del siglo
decimonono eran de periodicidad semanal, tenían una tirada promedio de quinientos ejemplares y
sus precios eran estables (cuarenta centavos suscripción mensual desde 1855), aunque existieron
en Piura algunos gratuitos como “El Comercio”, “El Firme” y “La Suerte. Constaban por lo regular
de cuatro páginas y se publicaban por series. De formato oficial en sus inicios adoptaban un
formato mayor en la década del sesenta.
     En la redacción es frecuente el estilo narrativo y cronológico de las informaciones y la crónica
que es el género más importante. Los principios que defienden los periódicos del siglo XIX, son: la
justicia, la libertad, la responsabilidad, la constitucionalidad en períodos de guerra civil que
desconocía la carta magna, democracia, riqueza nacional, el conocimientos de los derechos
políticos de los ciudadanos, la libertad de imprenta y el progreso que tiene sus raíces en el trabajo,
la educación y la instrucción” (2).
     Paita, importante puerto peruano desde la colonia, posee riquísimos yacimientos
documentales del siglo XIX que afortunadamente los preserva y están en servicio que administra
el Archivo Regional de Piura. Los periódicos que ha editado la centenaria provincia porteña y que
hemos consultado en este repositorio público nos han otorgado una “disponibilidad que nos
permite recoger los múltiples procesos que conforman la vida local y regional y la posibilidad de
confrontar estos procesos con los llamados procesos históricos nacionales, no sólo promete una
imagen más exacta de las verdaderas fuerzas que han intervenido en la formación histórica
nacional, sino que permitirá precisar los agentes y fuerzas históricas que han determinado el
desarrollo regional” (3).

        EL FONÓGRAFO.-
        Haciendo historia, nuestro vecino puerto también está presente en el renglón periodístico
con EL FONÓGRAFO (PERÚ), que fue publicado semanalmente a partir de 1891, con cuatro
páginas apareciendo en ellas publicaciones de carácter político nacional, noticias internacionales,
locales y sociales a más de avisos judiciales.
        Tenemos el ejemplar N° 123, Año III, publicado en Paita, Sábado 4 de Noviembre de 1893.
La suscripción mensual tuvo un costo de S/.0.20 cts. e insertó en sus páginas “comunicados e
inscripciones a precios convencionales”.
        En la primera página hay información de carácter político. Veamos: “Sucesos de Lima”. La
clausura de las sesiones del Congreso, en 25 de Octubre, ha sido seguida de algunos desórdenes
que han tenido en alarma a la capital de la República en los días 27, 28 y 29.
        Para poner al corriente a nuestros suscritores extractamos de los periódicos de la capital
los relatos más precisos y hacemos con ellos la presente hoja, y no completamos el formato, por
no demorar la publicación y con ella dar la satisfacción de las inquietudes del público.
        En la Cámara de Diputados se cerraron las sesiones por el Señor Doctor Valcárcel,
presidente, con estas palabras: “Antes de clausurar las presentes sesiones, nos queda la
satisfacción del deber cumplido, con una laboriosidad de que son ejemplo pocos Congresos. Se
han sancionado leyes importantes y trascendentes, que si no producen todos sus benéficos
resultados, es por que algunas quedan en revisión y otras han sido observadas por el Poder
Ejecutivo, recurso de nulidad y otras más.
        Las pasiones políticas han juzgado a las Cámaras de un modo adverso, empero, el tiempo
hará cumplida justicia a nuestras labores que terminan. Entre tanto hago votos por que las luchas
de las democracias no sean motivo de que se interrumpa la armonía entre los poderes” (4).

      EDICIÓN Nº 124.-
      Pasamos a la edición Nº 124, de la señala publicación semanal, “Año III. Paita Sábado 11
de Noviembre de 1893, que en la página 4, inserta la crónica del texto siguiente:
         “El Dr. Don Mario Herrera, Juez de Primera Instancia de la Provincia, se embarcó en el
vapor inglés “Puno” en viaje al Sur, entre siete y ocho de la noche del 8 del corriente; supónese
que en uso de la licencia que obtuvo del Gobierno por tres meses con sueldo íntegro.
         El hecho tiene sin embargo las apariencias de una fuga, por la singular manera de
ejecutarlo y por el cuidado que se puso para mantenerlo oculto. No se comunicó a ninguna de las
autoridades locales que deben saberlo de antemano para el reemplazo del funcionario; los
litigantes pendientes de diligencias de prueba u otras venidas de fuera de la ciudad fueron
despachadas en parte en la audiencia del mismo día y aplazados para terminar al día siguiente; a
cuantos preguntaron al juez por su viaje les fue negado rotundamente.
         Para verificarlo el embarque no se hizo de día ni en uno de los botes oficiales de la Aduana
ni de la Capitanía de Puerto, que no se le habría seguramente negado; ni por el muelle fiscal, que
es el general de pasajeros.
         No, el Dr. Herrera se fue a la chaza de carga y descarga, y tomó lugar entre los otros
bultos, en un bote de carga, sobre los hombros de uno de los tasqueros de la cuadrilla. Cuando a
la mañana siguiente se esparció la noticia de semejante empresa; contra las carcajadas
generales, apenas alternadas con algún conjuro de los pendientes del despacho aplazado el día
antes, burlados; el público no ha podido darse cuenta de los motivos de tamaña excentricidad.
         El Dr. Herrera no tiene acreedores que hubieran podido arraigarlo o entorpecerle el viaje ni
amigos que hubieran podido molestarse en irlo a dejar a bordo. ¿A que pues atribuir la humilde
farsa de una fuga clandestina? ¿Será para preparar al Gobierno la fábula de una soñada
persecución que le haga contraer los merecimientos de víctima, con mengua de la verdad y en
desdoro de la cultura e hidalguía proverbiales de este pueblo?
         Bueno sería que el Subprefecto y el Alcalde, primeros funcionarios provinciales, en
homenaje a la verdad y en guarda del honor de sus administrados prevengan aquella maniobra
levantando cada uno por su parte la sumaria información del caso para elevarla a la superioridad
en prevención de cualquiera fábula en contrario.
         Por lo demás no sería malo que el Gobierno mejore la colocación del Dr. Herrera en
cualquier otro lugar, con lo que aparte del buen servicio público ganarían el agraciado y la
provincia sedienta de justicia buena y pronta”.
      Este semanario que enriquece la historia del periodismo regional se imprimió en la Imprenta
de “El Fonógrafo”, en suelo porteño (5).
      NOTA.-
(1)Juan G. Paz Velásquez; inédito “Notas para la historia del periodismo en Piura”.
(2)Rosa Zeta de Pozo; ponencia “Breve Historia del Periodismo Piurano del siglo XIX”.
(3)Archivo General de la Nación; Historia Regional y Archivos, Pág. 38.
(4)Archivo Regional de Piura; Expedientes Judiciales del año 1893.
(5)Archivo Regional de Piura; Expedientes Judiciales del año 1893.

     EL ECO DE PAITA.-
     Conforme aparece del ejemplar que tenemos a la vista, leemos el encabezamiento, parte
superior de la primera página, que a la letra dice: “EL ECO DE PAITA” – PERÚ. Seminario
Noticioso. Año I. Nº 10. Paita 11 de Abril de 1896. Suscripción mensual 40 Cts. Número suelto 10
Cts. Su formato fue de 34 cm. x 49 cm. y tuvo cuatro páginas.
     Nótese que en 1864 circuló el periódico “El Eco de Paita”, distinto al precitado semanario, que
fue dirigido por José Garrido. Por un ejemplar ubicado el 19 de mayo de 1926, sabemos que aún
por esta fecha seguía circulando la hoja periodística que nos ocupa, pues informaba sobre el
fallecimiento del fundador del piurano diario El Deber, don Ricardo César Espinosa Rodríguez (1).
     En otro apartado leemos: “Administración de “El Eco de Paita”. Se hace toda clase de trabajos
tipográficos, con el mayor aseo, esmero y prontitud”. “Precios moderados. Necesita de un redactor
con el sueldo mensual de 150 soles plata fuerte”.
     Desde el punto de vista económico e histórico del vecino puerto, es de interés público
registrar el aviso siguiente:
     “AMPARO DE MINAS.- Habiéndose presentado ante el Señor Juez de Primera Instancia de
esta Provincia, doña Genara Villar de Taimán pidiendo se le ampare en una pertenencia de
petróleo, en el sitio Caleta de la Cruz, composición de la hacienda Máncora, distrito de Amotape,
en el criadero que ha descubierto su esposo don Nicolás Taimán, hacia el sur; dicho Señor Juez
ha ordenado se le ampare en la expresada posesión, y que se publiquen avisos por el término de
ley, para que las personas que se crean con mejor derecho, lo deduzcan en debida forma.
     En cumplimiento de lo mandado en auto de la fecha, publico el presente en Paita a 18 de
Marzo de 1896. Firmado: Modesto Ramos, Escribano de Estado y Minas”.
     También hay una hoja que corresponde a la edición Nº 17 de “El Eco de Paita” – Semanario
Noticioso. Año I, Paita Junio 28 de 1896. Calle de la Marina. Imp. Francisco Valdez”. De dos
páginas con formato de 36 cm. por 50 cm. cubrió en su mayor parte avisos judiciales, evacuados
por el Juez de Primera Instancia de Paita, Dr. León y León; Escribano de Estado don Modesto
Ramos (2).

     EL SIGLO XX.-
     Fue una publicación semanal que tuvo un costo mensual de 40 Cts. Su formato fue de 34 cm.
x 49 cm. Circuló los sábados de cada semana, se trata pues de un semanario sabatino. Tuvo
editor responsable. En una nota saltante decía: “Todo pago será adelantado. Órgano de los
intereses del pueblo y del comercio”.
     Pasamos a leer los textos de la publicidad que aparecen en el citado periódico: “EL SIGLO
XX”. Publicación Semanal. Año I. Paita – PERÚ, sábado 17 de setiembre de 1898. Nº 20. 2
páginas. Imprenta el Siglo XX, por Francisco Valdez”. Tarifa: Comunicado por columna S/.5.00.
Avisos: Precios convencionales”.
     Veamos parte de la sección publicidad: “HOTEL FRANCIA. PAITA. El establecimiento situado
en la Plaza de Armas. Tiene vista al mar y ofrece toda clase de comodidades a los pasajeros,
cuartos amoblados. Villar, Baños, etc. Precios moderados”.
     “Claro de Piura a 10 centavos botella, se encuentra en este establecimiento Capel H-5”. “Dr.
Pedro Galup. Cirujano Médico Titular de la provincia, Sanitario del Puerto, Graduado en la
Facultad de Medicina de Lima. Propaga por cuenta del Gobierno, vacuna fresca, preparada en el
Instituto Nacional. Dispone de un arsenal casi completo de cirugía y obstetricia. Plaza de Armas
Nº 10. Consulta gratuita de 9 a.m. a 11 a.m. en la Botica Española”.
     “BLAKER Y COMPAÑÍA Agentes Comisionistas. Paita-Perú”. “Gabino Artadi, Paita Perú.
Abarrotes, productos del país y maderas de construcción. Importación directa de Estados Unidos
de Norteamérica”.
     “CARNICERÍA DE JUAN M. PEÑA. Calle Junín Nº 5. Frente a la Plaza del Mercado. En este
acreditado establecimiento se expende carne fresca de primera calidad a todas horas del día y en
su puesto Nº 2”.
     “LA MARINA. Salón de Villar. Plazuela La Merced. El que suscribe, pone en conocimiento de
su antigua clientela, que ha abierto al público un salón donde se encontrará licores extranjeros y
del país. Lunchs, etc. Precios moderados. M. C. Arévalo, Propietario”.
     “NÉSTOR GARRIDO. Paita. Elegantes y variados sombreros de Europa para caballeros,
carteras de cuero Rusia. Cortaplumas, tijeras finas de bolsillos. Perfumería Roger, Gallet y Luben.
Exquisitos confites y frutas cristalizadas y europeas. Siempre a precios equitativos”.
     “JOSÉ S. ARBOLEDA, Escribano de Estado y de Minas de la Provincia de Paita. Domicilio
calle de la Rivera Nº 14”.
     “LECHE PURA. El que suscribe pone en conocimiento de su clientela y el público en general,
que desde la fecha, el valor de una botella de leche pura será de 20 centavos. La casa cuenta con
su correspondiente graduador, por el cual pueden pasar vista los compradores. Una vez salida a
la calle no tendrá efecto ningún reclamo. Paita, Agosto 15 de 1898. Napoleón Machuca” (3).

      LA REFORMA.-
      Es otro periódico paiteño de fines de la centuria decimonona, que tuvo una identificada
filiación política. Se trata de LA REFORMA, que según anuncia en su primera página es “Órgano
de los principios liberales y de los intereses departamentales. Doctrinario Político, Literario,
Científico, Comercial y Noticioso”. En la parte superior izquierda dice: “Número suelto 10 Cts.
Suscripción mensual 40 Cts. No se responde por las pérdidas en el correo. Todo pago es
adelantado. Tiene editor propietario y responsable. Dirección del periódico: Oficina Plaza del
Mercado”.
      En la parte derecha leemos el texto que insertamos: “Avisos: precios convencionales. Los
remitidos pagan a razón de S/.4.00 por columna. Director Redactor X. Agente General. Calle Junín
Nº… Paita. Su formato fue de 31 cm. x 43 cm. conforme observamos en la edición Nº 7. Tiene 4
páginas. En la parte final de ésta leemos: “Imprenta del Mercado, impreso por Enrique García”. De
otro lado insertaba esta nota: “Todo pago es por adelantado”.

     EDICIÓN Nº 7.-
     Ahora tenemos en mano la edición Nº 7, de LA REFORMA, que salió a la luz el sábado 10 de
diciembre de 1898. Veamos en la página uno su editorial, titulado:
     “9 de Diciembre de 1824 Ayacucho”, sigue la viñeta del Escudo Peruano. “Densas tinieblas
cubrían el mundo americano, cuando la filosofía del siglo XVIII apoderada de los cerebros
colosales de la Francia, mirando el carcomido edificio de las tradiciones feudales, engendró e hizo
estallar la grandiosa revolución social, que los oprimidos llevaron a cima haciendo temblar a los
tiranos y a todos los opresores de la Europa entera.
     En aquella conmoción terrible y sangrienta -y de otra suerte podría haberse efectuado- se
efectuó por la Razón, la reducción del hombre que el derecho divino había mutilado.
     Proclamada su autonomía individual, por la declaración de sus derechos inalienables, la
palabra mágica de libertad surgió de todos los corazones, esparciose por todo el viejo continente,
y, salvando los mares, resonó prestigiosa en el alumno americano, donde germinan bajo el férreo
yugo de los reyes españoles, en cautiverio temeroso, los hijos de Colón”.
     ¡9 de Diciembre de 1924! A esta labor, la más meritoria del humano linaje, fue a la que
sacrificaron nuestros mayores, en los comienzos de esta centuria (XIX), todo los que tuvieron de
más preciado, hasta la vida; consiguiendo después de 14 años de un batallar sin tregua con el
poder más oscuro y despótico de la tierra que oprimiera al hombre, fijar con la punta de las
bayonetas en las faldas del CUNDURCUNCA, que sirve hoy de pedestal de gloria a cinco libres
naciones, esta fecha de memoria perdurable ¡9 de Diciembre de 1824!
     La gran batalla de la libertad de Sudamérica. La suerte de esta batalla la encomendó el
Libertador Simón Bolívar al General Antonio José de Sucre, a quien por ella se le llamó después,
“Gran Mariscal de Ayacucho”.
     Después viene una crónica histórica sobre la batalla de Ayacucho. En la página dos del
periódico que nos ocupa, hay un concepto doctrinario sobre el matrimonio civil y sigue la ley del
matrimonio civil, dada en la Casa de Gobierno el 23 de abril de 1897, que fue enviada por Manuel
Candamo, Presidente de la Cámara de Senadores y Germán Leguía y Martínez, Presidente de la
Cámara de Diputados, que la aprobó en la Sala de Sesiones del Congreso en Lima el 17 de
diciembre de 1897”.
     Hay una crónica sobre el matrimonio civil realizado en la Municipalidad Provincial de Paita del
15 de diciembre de 1898, a horas 5 pm. ante el Alcalde don Francisco P. López y los testigos Julio
Ginocchio y Pedro García Coveñas, anunciando que se casaron don Gil Antonio Guerra y doña
Zoila María Cañote”.
     En la página 4, leemos un novedoso aviso judicial emitido por el “Juzgado de Primera
Instancia de Paita, Dr. Luis León y León y Escribano de Estado, don Modesto Jibaja”.
     Hay otros avisos publicitarios. Veamos: “Prensa de Algodón. Fábrica de Aceites y Jabón. De
Eloy M. Palacios. La Huaca. COMPRA los siguientes productos: Algodón, cueros de res, pieles de
cabra, grano higuerilla y sebo en rama. VENDE: Arroz, harina, azúcar, kerosene, y los siguientes
productos elaborados en la fábrica: Aceites refinados de algodón e higuerilla para lámparas,
maquinarias, jabón de varias clases, pasta de semilla para los ganados. Para cualquier pedido
dirigirse al que suscribe CARLOS E. RUBIO”.
     “Dr. Pedro M. Galup. Cirujano, Médico Titular de la Provincia y Sanitario del Puerto”.
     “Remate de Prendas. De orden del Sr. Juez de Paz 1º y con la respectiva licencia del H.
Concejo Provincial, se ha mandado sacar a remate las prendas de plazo vencido, pignoradas en
la casa denominada “Nuevo Mundo” situada en la calle del Comercio Nº 31, perteneciente al Sr.
José Gazzolo, comprendiéndose en dicho remate, los lotes signados desde el Nº 2 hasta el Nº
1069 inclusive; y se ha designado para la actuación, los días 19 y siguientes del presente mes, de
2 a 4 pm. Lo que ponemos en conocimiento del público para los efectos legales. Paita, setiembre
9 de 1898. Firmado: S. Eloy Ayala. Tomás Morales” (4).

    EDICIÓN Nº 10.-
    Pasamos a la edición Nº 10, Año I, del periódico LA REFORMA, del sábado 31 de Diciembre
de 1898 “, que bajo el título “1898-1899”, lleva el editorial con el cuerpo literal que a la letra dice:
     “Se hunde hoy en las profundidades del tiempo el año de 1898. Y surge de las divisiones del
tiempo el año de 1899. En esta ficticia diferencia, que marca el sol en su ascensión por la elíptica,
muere el uno y nace el otro.
     La tumba del año que se va, es la cuna del año que se viene. ¿Cuál es la una? ¿Cuál es la
otra? El tiempo es ambas. El tiempo es la vida. El tiempo es la muerte. El tiempo es el pasado, el
presente y el porvenir. El tiempo es todo. ¿Qué es el tiempo? Medida, término, oportunidad.
Ocasión, dice el común y deficiente lenguaje de los honores.
     La Reforma, desea un feliz año nuevo a sus suscriptores”.
     Luego presentamos algunos de los avisos que contiene. “Guillermo E. Whiting. Cirujano
Dentista. Hace saber a su distinguida clientela y al público en general, que ha abierto su oficina en
los altos de la casa de la señora Woodhouse, entrada por la puerta principal, a donde le será grato
servirla con la misma solicitud y esmero de siempre. Bastante conocido ya en todo el
departamento, no duda poder satisfacer a los más exigentes en todo lo concerniente a su
profesión. Su permanencia en ésta será de un mes y sus horas de despacho como sigue: De 8 a
11 am. y de 2 a 5 pm. todos los días no feriados. Paita, Diciembre 10 de 1898” (5).
     NOTAS.-
(1)Archivo Regional de Piura; Expedientes Judiciales de Paita, Año 1926.
(2)Archivo Regional de Piura; Expedientes Protocolizados de Paita, Año 1896.
(3)Archivo Regional de Piura; Expedientes Protocolizados de Paita, Año 1898.
(4)Archivo Regional de Piura; Expedientes Protocolizados de Paita, Año 1898.
(5)Archivo Regional de Piura; Expedientes Protocolizados de Paita; Año 1898.

                              PERIÓDICOS DEL SIGLO XX
     La primera década de la fenecida centuria, hubo en Paita la edición de más de una docena de
periódicos que incluyen los diarios LA IGUALDAD y EL COMERCIO, que dice mucho del gran
interés de su gente por la búsqueda y difusión de las ideas de carácter político, social, económico
y cultural en claro afán de superación material y crecimiento espiritual.
     Dentro de las páginas de la historia social porteña, está una gran actividad del espíritu. Es el
periodismo, que habla en voz alta al pueblo de Paita y a la región para trasmitirle la gran
preocupación ciudadana que ha dejado en las páginas de su pretérito elocuentes hechos
ocurridos hace más de un siglo.
     Así mismo queda constancia que su gente con vocación de servicio difundió su pensamiento
en notables e históricas hojas periodísticas de ese entonces que hoy tratamos de recuperar por
que ahí está retratada con tinta indeleble la memoria colectiva de la provincia.

     EL FARO DE PAITA.-
     Este periódico, el más temprano que circuló iniciado el siglo XX, en su introducción, dice así:
“PAITA-PERÚ. EL FARO DE PAITA. Publicación Semanal. Periódico noticioso y literario. Portador
de los intereses del pueblo y del comercio. Fundador, Propietario y Administrador; José Pablo
Vásquez. Suscripción mensual 40 Cts. Número suelto 10 Cts.”.
     Además hay un aviso que dice “Imprenta el Faro de Paita, por Enrique García. En esta
imprenta se hace toda clase de trabajos tipográficos con el mayor aseo, esmero y prontitud”. Fue
tabloide con formato de 28 cm. x 41 cm. Tuvo cuatro páginas.
     Sigue: “Año I. Paita, Mayo 30 de 1901. Edición Nº 27”. En la página uno, leemos el aviso de la
dirección del periódico que dice así: “Se reciben correspondencia gratis, pero siempre que vengan
garantizadas conforme a ley. Todo trabajo se cubre por adelantado. Suplicamos a los suscritores
su puntual cooperación para el sostenimiento de este semanario, cuya vida será empleada en
resguardar los intereses del pueblo. La Dirección”.
     Ingresamos a la sección pensamientos: “Los pueblos deben ser ante todo dignos de si
mismos, para saber darse gobernantes dignos de ellos. El Conde Muzart”.
     Luego, viene la COLUMNA que se inicia con este título: “¿Qué sabes? Sé, que en los
caminos y despoblados de este Departamento, se está robando, incendiando y asesinando, sin
que se tome ninguna medida salvadora.
     Sé, que el juicio de la Aduana, sobre el buque San Jacinto, duerme sin dársele solución,
porque influye una casa fuerte de Piura.
     Sé que la Receptoria de Correos de Sullana, necesita de un sello para inutilizar estampillas,
pues se nos asegura que con un corcho con pintura, inutilizan éstas en la actualidad.
     Sé que próximamente quedarán terminados los trabajadores de la cárcel y el cuartel.
Adelante Sr. Ginocchio, no hay que desmayar en lo que se os ha confiado para su dirección”.
     Ahora viene el aviso judicial siguiente: “Amparo de Minas. Denuncio de un yacimiento
petrolífero. El Sr. Juan Benninger, norteamericano, minero y vecino de esta ciudad, en
representación de los señores de los señores Milne & Compañía, ha presentado un escrito ante la
Delegación de los señores Milne; del que se ha sentado la siguiente partida:
     “Denunciando con el nombre de Manuel un yacimiento de petróleo en el sitio denominado
“Punta de Piedras”; 8) Punta de Monte; 9) Punta de la Cruz; 10) Quebrada Negra; 11) Caleta
Amarilla”. Los avisos llevan fecha mayo (Paita) 14 de 1901. Firma: Modesto Ramos, Escribano de
Estado”.
     Dentro de las páginas 3 y 4 hay otros avisos judiciales y comerciales: “Bolognesi y Mackehie -
Agentes de Aduana Comisionistas y Agentes de la Compañía Sudamericana de Vapores”.
     “Manuel Pérez – Agente de Aduanas Comisionista – Paita. Perú. Referencias: Piura: Duncan
Fox & Compañía”.
     “Banco del Callao. Paita: G. Artadi – B. Pallete. Gabino Artadi tiene constantemente en venta:
Ferretería, losa, etc. y toda clase de abarrotes”.
     “S. Francisco P. López: Agente de la Compañía Inglesa de Vapores de la P.S.N.C. Agente de
Aduanas y Comisionista. Paita – Perú”.
     “Baltasar Pallete – Paita. Agente de Aduanas y comisionista. Vende hierro acanalado, agua
ras, bencina, productos del país y extranjeros”.
     “Juan A. Herrera. Tiene en venta géneros para señoras, casimires nacionales y extranjeros”.
     “Castillo y Compañía. Tiene constantemente en venta toda clase de artículos de fantasía”.
     “Cobrador: Uno formal y de buenos antecedentes se necesita para la recaudación del Faro de
Paita”.
     “La Campana. Bueno y barato. Artículos de primera necesidad, de fantasía y un surtido
completo de calzado para ambos sexos”.
     “Se arrienda la hacienda Cuvingas. Entenderse con H. Vásquez en Paita y Colán”.
     “Hotel Pacífico. Elegancia y Modernismo. Aquí se encuentran cuartos amoblados, comida y
lunch, etc. Todo servido al gusto más exquisito”.
     “Antonio M. Pérez. Cirujano Dentista de la Facultad de Colombia con estudios prácticos en
New York. Tiene el honor de ofrecer sus servicios profesionales por dos meses únicamente.
Último procedimiento”.
     “Dr. Pedro M. Galup. Médico Cirujano. Recibe consultas gratis en la Botica Española del Sr.
Néstor Garrido. Horas de despacho de 9 a 11 am. y de 4 a 5 pm.”.
     “Blaker & Compañía. Tiene constantemente en venta: champagne, coñac, ron de Jamaica,
Wiykey, cerveza negra, gingerele marca compás Zarzaparrilla, soda Walter, agua de potasa.
Máquinas de coser”.
     “Botica Española. Del Señor Néstor Garrido” – “Wenceslao Zagal, Relojero”. “Cantina de José
Gazzolo”.

     EDICIÓN Nº 30.-
     Leamos: “El Faro de Paita”. Año I, edición Nº 30. Paita, Junio 23 de 1901. En la página inicial
aparece el aviso siguiente: “Dirección y Administración de El Faro de Paita. Deseando darle mayor
realce e impulso a esta hoja, el personal de Dirección y Administración ha resuelto aumentar su
formato tal como lo damos a luz hoy.
     Nuestro semanario verá la luz pública los domingos por la mañana. Hemos aumentado una
sección humorística, la que saldrá con sus respectivos grabados. La Imprenta de El Faro de Paita
cuenta con todo el servicio de tipógrafos de Paita, quienes hacen toda clase de trabajos con la
prontitud que el caso requiere”. En la página dos, hay esta interesante nota que se titula “Ley de
imprenta”, cuyo texto es el que sigue: “Todo ciudadano tiene derecho a manifestar sus
pensamientos por medio de la prensa, sin precedente licencia”.

     EL NORTE.-
     Su formato de esta hoja fue de 22 cm. por 32 cm. Tuvo cuatro páginas, que presentan
publicidad, avisos judiciales, noticias nacionales y locales. Se abrió camino en el periodismo
paiteño de inicios del siglo XX, año 1902. Su encabezamiento dice así: “Año II PERÚ Nº 50. EL
NORTE – Publicación Semanal. Paita, Domingo 15 de noviembre de 1903. Imprenta de “El Norte”,
por Juan Manuel Lazo, quien se presentó con las iniciales J. M. L.”. Este periodista posteriormente
redactó y editó “El Comercio”, de Paita.
     En la página dos de “El Norte” se inserta esta crónica: “SUBPREFECTO. El día 1º del actual
llegó a este puerto el señor Florentino Alcorta, nombrado por el Supremo Gobierno, Subprefecto
de esta provincia. El mentado señor Alcorta es bastante conocido y merecidamente apreciado en
toda la República y fuera de ella, como hábil periodista y distinguido literato.
     Su recto criterio, carácter afable y fino trato, le harán acreedor, no lo dudamos, al respeto de
sus gobernados y a las consideraciones de la sociedad paiteña que, desde luego, le ha abierto ya
sus puertas. La redacción de “El Norte” se complace en enviarle su respetuoso saludo”.
     Sigue la sección “Romance”, que lleva esta pequeña nota: “Como verán nuestros lectores, en
la sección literaria, tenemos el agrado de insertar un bellísimo romance, obra del poeta Florentino
Alcorta, actual Subprefecto de esta provincia, titulado “POR AMOR”.
     Es una romántica composición literaria por la que don Florentino mostró sus especiales dotes
de literato, además de fino periodista. Al respecto una nota dice: “El Mosquito”, 1906. Redactado
por Florentino Alcorta. Satírico”.

     LA IGUALDAD.-
     La Igualdad, que el 28 de setiembre de 1905 fundó don Francisco Valdez, amauta del
periodismo porteño, surgió con rapidez y con pasos firmes se ganó un espacio en la prensa
regional que con admiración se evoca en las páginas de la historia del periodismo regional. Pues,
a los pocos meses de fundarse, de bisemanario pasó a interdiario y un año después de fundado
se convierte en diario. Su formato fue de 29 cm. por 37 cm. presentado en cuatro páginas. Se
publicó en la Imprenta de “La Igualdad”, Junín Nº 38.
     Leemos en “El Progreso”, semanario porteño, Año I, edición Nº 15, del sábado 7 de octubre
de 1905, página primera, este saludo: “La Igualdad: Tal es el título de un semanario que ha visto
la luz pública en días pasados. Saludámosle”.
     A la vista de la edición del domingo 11 de diciembre de 1906, Año II, se advierte en su
encabezado que dice así: “LA IGUALDAD” publicación bisemanal. Órgano defensor de los
intereses del pueblo. Fundado el 28 de setiembre de 1905. Director Francisco Valdez. Vale
dos Cts. Se presentó con 2 páginas. En la primera 1 leemos:
     “Candidatos que apoyará “LA IGUALDAD” hasta obtener el triunfo en las próximas elecciones
de mayo: Enrique Espinosa para Diputad Propietario, y Augusto Arrese para Diputado Suplente”.
     “Cambio de Local. Con motivo de haber trasladado sus talleres “LA IGUALDAD” a la calle
Junín (altos del establecimiento de don Daniel Ruiz) frente a la Plaza del Mercado, no nos ha sido
posible que la edición que pertenece a hoy domingo salga completa. Suplicamos a nuestros
abonados se sirvan dispensar esta falta. Nuestra próxima edición saldrá el jueves. Para todo lo
concerniente al periódico, entenderse única y exclusivamente con don Francisco Valdez en la
calle Junín Nº 38”.
     La noticia sobre su conversión a diario se ubica en la edición Nº 120, que dice así: LA
IGUALDAD. Publicación Interdiaria. Paita, Jueves 25 de Julio de 1907 en el que se inserta la
crónica que leemos: “UN DIARIO EN PAITA”, que su texto dice así:
     “Desde el 1º de Agosto próximo “La Igualdad” aparecerá diariamente y en este mismo formato
todos los días a las 6 de la tarde. Hacemos presente, pues, a todos los suscritores de adentro y
fuera del lugar, que en adelante, la suscripción mensual será de 50 Cts. y sólo remitiremos el
periódico a las personas que cumplan con pagar sus cuentas puntuales”.
     El periódico que nos ocupa en su edición “Nº 113, Año II, Paita. Jueves 27 de Junio de 1907”,
decía: “LA IGUALDAD” Publicación Interdiaria. Director: Francisco Valdez. Vale 2 cts.”.
     La dinámica acción periodística de su fundador don Francisco Valdez determina que “LA
IGUALDAD”, tal como había anunciado, en agosto de 1907, se convierta en diario. Pues, en el
Archivo Regional de Piura, dentro de los expedientes protocolizados por el Notario de la provincia
de Paita, don Manuel Mendoza, correspondientes a la primera década del fenecido siglo XX,
aparecen algunos ejemplares de este matutino que se convierte en el primero que se publica en
Paita. Uno de ellos dice así: “LA IGUALDAD” PUBLICACIÓN DIARIA. Vale 2 Cts. Director
Francisco Valdez. Año II Paita (Perú), martes 17 de setiembre de 1907. Imprenta La Igualdad, de
José A. Gómez J. Junín 25. Tuvo dos páginas.
     También es verdad que al ausentarse de Paita para ir a Tumbes por motivos personales su
fundador y director don Francisco Valdez dejó de circular La Igualdad, la que volvió a reaparecer
el 24 de mayo de 1908, como aparece del ejemplar que hemos ubicado en el Archivo Regional de
Piura y que su encabezamiento dice así:
     “Año III PAITA – PERÚ Número 171. LA IGUALDAD. Publicación Bisemanal. Paita, Domingo
24 de Mayo de 1908”. I en la página dos, bajo el titular REAPARICIÓN, se advierte el aviso
siguiente:
     “Habiéndose suspendido la publicación de “La Igualdad” por haberse ausentado de este lugar
su director-propietario, don Francisco Valdez, hoy reaparece nuevamente para seguir militando
como siempre en las filas del Partido Demócrata.
     Sea nuestro primer saludo a la prensa en general y en particular, para el público a quien
escribimos”.
     La Igualdad en su edición del 14 de julio de 1924 demuestra que tuvo muchas dificultades
para la publicación del periódico, pero el espíritu vencedor de su Director don Francisco Valdez
propició la solución de incontables problemas propios de la empresa periodística. Al respecto es
elocuente el aviso que sigue:
     “A LOS SUSCRITORES. Vencidos los inconvenientes para proseguir la publicación de
nuestro diario que tiene veinte años de existencia, mal que pese a cualquiera con el favor del
comercio y público en general, desde el miércoles 16 del presente continuará saliendo
diariamente, y tan solamente cobraremos a nuestros abonados, la segunda quincena del mes en
curso. Suplicamos a los suscritores que adeuden una o más mensualidades, ponerse con el día.
F. Valdez, Director”.

     EDICIÓN Nº 89.-
     La hoja LA IGUALDAD, que dirigió en el Puerto, don Francisco Valdez, a un costo de 2 Cts. el
ejemplar, en su edición Nº 89, además de su nombre destacaba así: “Publicación Interdiaria. Año
II. Paita, Jueves 24 de Enero de 1907. Edición Nº 89”. Esto significa que en su inicio rápidamente
pasó de bisemanario a interdiario y después apareció diariamente durante largos años.
     Su carácter político se refleja con la crónica siguiente: “Candidatura Espinosa. El lunes 21 del
corriente a las 3 de la tarde, tuvo lugar en El Arenal, la exhibición del Partido que patrocina la
candidatura del Sr. Enrique Espinosa a la Diputación por la provincia.
     Los habitantes de este pueblo con la banda de músicos de Amotape a la cabeza, recorrieron
las calles de la población, obsequiando durante el paseo la mejor moderación y compostura. Hizo
uso de la palabra en cortas pero lucidas frases el Sr. Santiago Coloma, quien terminó su discurso
dando vivas al partido ÚNICO de El Arenal que en masa apoya la candidatura del hábil financista
Sr. Espinosa”.

     EDICIÓN Nº 3712.-
     Corresponde esta edición a “LA IGUALDAD” – Diario Informativo de la Tarde. Año XV Paita,
Sábado 9 de agosto de 1924, que mostrando su línea combativa para el mejor provecho de la
ciudad, publica su editorial titulado: “De Actualidad”. “Protección a los Municipios”. A continuación
su texto:
     “Muchas veces de alarman algunos de la pasividad e inercia de las Municipalidades, que se
presentan descoyuntadas y sin energía. Personas exigentes, echan verbos y gerundios contra
estas entidades, calificándolas de ineptas.
     Creemos que antes de hacer juicios exagerados y temerarios, es preciso distinguir las
diversas situaciones de nuestras Municipalidades; en la República hay algunas que teniendo
medios para hacer el bien, por ineptitud permanecen aisladas y estáticas; pero en cambio hay
otras que están compuestas de personas entusiastas, laboriosas o que no pueden emprender
ninguna obra por mediocre que sea, a causa de encontrarse con numerosos obstáculos
económicos.
     La falta de dinero limita toda iniciativa y forma un cuerpo de innumerables dificultades que
hacen pesada e intolerable la vida municipal. Estas vallas se deben en gran parte a la falta de
cumplimiento en el pago de arbitrios, observados por un cincuenta por ciento de los habitantes.
     No pueden existir verdaderas bases de adelanto y progreso allí donde no se respetan las
leyes ni se coopera al mejoramiento colectivo, protegiendo los servicios de alumbrado público,
baja policía, pavimentación, etc.”.

    EL NOTICIERO.-
     Fue una publicación semanal, con un formato de 31 cm. x 44 cm. que se editó en dos
páginas. Su director-propietario fue don Daniel L. Castillo, quien lo fundó el año 1904. Aquí está a
la vista la edición Nº 59, “Paita, domingo 1º de enero de 1905”. En cuanto al periódico, hay este
aviso:
     “Tenemos el agrado de ofrecer al público nuestro taller tipográfico, pues siendo este moderno
y completo, podemos hacer cualquier trabajo con prontitud, esmero y a precio módico. El director
y propietario no se hace solidario de los artículos de colaboración firmados”.
     Se trata de la Edición Extraordinaria que en la página 2, inserta el editorial que a la letra dice:
“Entramos al año de 1905, en el que auguramos una nueva era de paz y progreso para la
república y especialmente para nuestro Departamento. Para el año que acaba de expirar, no
tenemos más que recuerdos lúgubres y tenebrosos; él ha sido para Paita, algo así como una
tempestad perpetuamente desencadenada, donde los dolores y los sufrimientos, hicieron presa en
nuestros corazones; año fatídico y nefasto, que vivirá eternamente en nuestra memoria.
     Quiera la Providencia que el incipiente 1905 sea el mensajero de la dicha, la prosperidad y la
paz, esa paz octaviana, de que disfrutamos; y que ansiamos se prolongue interminable, dada las
raras, singulares dotes de nuestro ilustre mandatario Excelentísimo Dr. Dr. Dn. José Pardo.
     Que el desarrollo de las industrias, continúe considerablemente incresendo; que todas
nuestras instituciones, en general, tiendan a abrir más fastos horizontes y que el Perú continúe
hacia la meta de su apogeo. Esto es lo que desean los buenos peruanos en el año que destella, y
en especial la dirección de “El Noticiero”.

     EDICIÓN Nº 60.-
     Viene la edición Nº 60, del mentado periódico EL NOTICIERO, que circuló en ”Paita, viernes 6
de enero de 1905”. En la primera página, se presenta un nutrido cuerpo de publicidad que dígase
de paso es la función medular de un periódico para que desde el punto de vista económico haga
frente a su presupuesto que incluye maquinaria, personal, local, impuestos, etc.
     Observamos en la misma página, parte superior derecha esta nota: “Precio de suscripción: En
Paita por número suelto S/.0.10 cts. Al mes adelantado S/.0.40 cts. Al trimestre S/.1.00. En
provincias S/.1.20. Sigue suscrito el que no avise su cese o no devuelve el periódico”.
     “Comunicados y anuncios, precios convencionales. No se devuelven originales aún cuando
no se publiquen. Pago adelantado”. Se destaca así mismo en la parte inferior de la citada página
este anuncio:
     “La psicología del anuncio debe aparecer por lo menos DIEZ VECES más o menos en el
mismo lugar. A la primera inserción el lector no lo ve; a la segunda, lo ve pero no lo lee; a la
tercera lo lee; a la cuarta se informa del precio del artículo recomendado; a la quinta toma nota de
la dirección y a la sexta le habla a su mujer; a la sétima se promete comprarlo; a la octava lo
compra; a la novena habla de él a sus amigos; a la décima, sus amigos hablan de él a sus
mujeres, entonces sobreviviendo la multiplicación júzguese el efecto”.
     Ubicamos en la página dos los avisos comerciales que siguen: “BLAKER Y COMPAÑÍA,
Agentes de Aduanas y Comisionistas de la Casa Duncan Fox & Cía. Paita Perú”. Sigue el que
leemos así: “BOLOGNESI Y MACKEHENIE – Agentes de Aduanas y Comisionistas Único
Vendedores en el Departamento del Sur, igual TE CRUZ ROJA y de la afamada cerveza inglesa
Bas Guiness en medias botellas de barro. Paita”.
     Veamos otros: “F. Hilbck y Compañía, Importadores, Exportadores, Comisionistas. Paita –
Sullana – Piura”.
     “Néstor Garrido – Paita. Acaba de recibir Píldoras Arsycodile, Píldoras Catramina. Drogas por
mayor y otros muchos artículos de superior calidad y del mejor gusto”.
     Más avisos comerciales y judiciales: “G. ARTADI. PAITA. Agente del Vapor Nacional
“NAZARETH”. Servicio de carga y descarga con lanchas propias. Importación directa de Europa y
Estados Unidos. FERROCARRIL URBANO. Artículos Navales. Se atienden pedidos con prontitud
y esmero. Precios sin competencia”. Sigue la sección de “Avisos Judiciales del Juzgado de
Primera Instancia a cargo de Manuel Gil, Dr. Miguel Ontaneda; Escribano de Estado, Modesto
Ramos”.
     Ahora insertamos la información correspondiente al espectro cultural. Es la siguiente: “Notas
útiles y curiosas de carácter nacional e internacional. Crónica Literaria “La Hora de Levantarse”,
por Leonidas Yeroví”.
     También tenemos noticia del “Cuerpo Cabildante de Paita para 1905. Renovación de cargos
Municipales. Sesión del 1º de Enero de 1905. Después de aprobada el acta anterior el H. Concejo
Provincial de Paita procedió a la elección de cargos cuyo resultado fue el siguiente: Alcalde: Sr.
Julio Ginocchio; Teniente Alcalde, Sr. Gil Antonio Guerra; Síndicos de Rentas y de Gastos: Sres.
Pedro Miguel Talledo y Manuel Arselles.
     Inspectores: de Instrucción y Aguas, Sr. Virgilio Cuadra; de Higiene, Cárcel y Camal, Sr. Gil
Antonio Guerra; Estado Civil y Policía del Este, Sr. Federico Ugaz. Casas de Préstamo y Asuntos
Contenciosos, Sr. Luis Rodríguez; de Alumbrado: Sr. Florentino Gómez Chunga; de Rodaje y
Espectáculos Públicos: Sr. Teodoro Mac Kaiff. Policía del Oeste, Plaza, Pesos y Medidas: Sr.
Domingo Fassioli; Obras Públicas: Sr. Rómulo Guidino”.

     EL PROGRESO.-
     Otro centenario periódico que se publicó en los predios de Paita, fue EL PROGRESO, que
presentó un formato de 32 cm. x 43 cm. Fue su Director Propietario Daniel L. Castillo, quien lo
fundó el 1º de Junio de 1905. Después por cuestiones políticas, inherentes al Partido Civil, ingresa
como Redactor y Propietario don Bartolomé Zapata Acha.
     Sigue esta nota: “la suscripción mensual tuvo un costo de 20 Cts. El número suelto 5 Cts.”. Un
aviso dice: “No se devuelven originales, 4 páginas”, aunque a veces tuvo 6. El ejemplar más
temprano que hemos ubicado en el Archivo Regional de Piura, dice así: “El Progreso – Semanario
Político, Noticioso y Literario Nº 13, Paita, domingo 1º de octubre de 1906, año I. Teléfono Nº 17.
Fundado el 1º de Junio de 1905”. Se editó en la Imprenta El Progreso, sita en calle Junín Nº 96,
por T. García.
     Crónica informativa es la que bajo el titular “Actualidad”, aparece en la página 1, que a la letra
dice: “El Sr. Gil A. Guerra. Podemos decirlo con legítimo orgullo, le hemos dicho siempre al pueblo
la verdad; y por lo mismo, hoy, siguiendo esa norma de conducta que nos hemos trazado, no
podemos menos que declarar, como en efecto declaramos que todos los hombres de bien, todos
los que deseaban que en Paita hubiese rectitud en la administración local; integridad, tino y
economía en la inversión del dinero que el Gobierno envía constantemente para combatir la peste
bubónica, todos, todos en fin regocijáronse a la sola contemplación de ver asumir al Sr. Gil A.
Guerra los puestos de Alcalde del Honorable Concejo Provincial y Presidente de la H. Junta de
Salubridad”.
     Sigue otra que dice así: “Estado Sanitario. En cuanto a éste debemos manifestar que si bien
se encuentran actualmente en el Lazareto catorce enfermos, apenas hay dos que están algo
graves; los demás están convalecientes. El 26 murió Rosenda Landa y el mismo día ingresó
Teófilo Calvo”.
     Agregamos que en la edición Nº 27 de “El Progreso” – Publicación Semanal. Paita, Jueves 1º
de febrero de 1906, Año I, edición Nº 27 hay una referencia social sobre un excelente periodista
piuranos. Leamos: “CRÓNICA. Himeneo. El 28 de enero último se unieron con los indisolubles
lazos del matrimonio en la capital de la República, el Sr. Dr. Miguel Félix Cerro Guerrero, diputado
por Huancabamba y la Srta. Isabel Cebrián. Apadrinaron la ceremonia el Sr. Dr. Francisco José
Eguiguren, Vocal de la Corte Suprema de la República en representación del Sr. Miguel Serapio
Cerro y la señora madre de la desposada. Deseamos a tan simpática pareja una eterna e
interminable luna de miel”.

     EDICIÓN Nº 14.-
     Circuló en Paita El Progreso, edición Nº 14, el día miércoles 4 de octubre de 1905, reiterando
información en su primera página sobre el “Estado Sanitario de la Provincia”. Dice la crónica lo
siguiente: “Anoche dejó de existir y casi violentamente el joven Juan Antonio Saldarriaga, de peste
bubónica, según se nos asegura”.

    EDICIÓN Nº 27.-
    La edición que nos ocupa tuvo un formato distinto a las anteriores, pues su ancho fue de 31
cm. por 48 cm. de largo. También hay variaciones en cuanto a su director propietario que ahora se
presentan: “Redactores Propietarios: Bartolomé Zapata Acha y Daniel L. Castillo. Sus demás
características son: “PERÚ. “EL PROGRESO” Publicación semanal. Suscripción mensual 20 Cts.
Número suelto 5 Cts. Año I. Paita, jueves 1º de febrero de 1906. Edición Nº 27”. En la página
cuatro, parte in fine, lado derecho, leemos: “Imprenta de “El Progreso”, calle Junín Nº 25”.
     Tuvo el periódico abierto y objetivo compromiso con un partido político, como lo refleja la
crónica que pasamos a insertar: “PARTIDO CIVIL”. En la ciudad de Paita, a los catorce días del
mes de enero de mil novecientos seis, los suscritos miembros del Partido Civil reunidos en la casa
del señor Benjamín García acordaron, a invitación del Presidente de la Junta, señor Francisco P.
López, renovar el personal de la misma, en cumplimiento del artículo 29 del reglamento del
Partido Civil, haciendo constar que se iba a elegir a los tres miembros de que habla el citado
artículo, que con los dos nombrados por la Junta Departamental, completan los cinco que
componen la Junta Directiva Provincial.
     Sufragaron ocho miembros, y el resultado fue el siguiente, habiéndose llamado como
escrutadores a los señores Enrique Campos y Bartolomé Zapata Acha. Federico Bolognesi: 18
votos. Bartolomé Zapata Acha 16 votos. Benjamín García 17 votos. Gil Antonio Guerra 2 votos, y
P. M. Talledo 2 votos.
     En consecuencia el señor Presidente proclamó respectivamente a los señores Bolognesi,
Zapata y García, como miembros de la Junta, con lo que concluyó el acto, levantándose la sesión
a las tres y media de la tarde y firmaron:
     F. P. López, Pedro Miguel Talledo, Federico Bolognesi, J. Augusto Arrese. Isaías Garrido,
Manuel R. Dieguez, E. Campos, A. S. Gianella, G. A. Guerra, Federico Ugaz, R. Makay, Luis
Rodríguez, Teodoro H. Makay, Nicanor R. Rodríguez, Juan M. Cañote, Benjamín García y
Bartolomé Zapata Acha”.

     EDICIÓN Nº 47.-
     Corresponde al semanario El Progreso, edición Nº 47, aparecido en Paita, Domingo 6 de
setiembre de 1906. Director Propietario Daniel L. Castillo. Suscripción mensual 20 Cts. Número
suelto 5 Cts. No se devuelven originales. 6 páginas.
      Insertamos el texto de su editorial que como la mayoría que difundían los periódicos porteños
de la época se han convertido en fuentes de consulta para escribir la historia de Paita. Su título:
CLUB LIBERAL. El texto dice Así:
     “Con motivo de las Fiestas Patrias, puede Paita sentirse satisfecho de poseer un centro social
tan digno de su cultura y adelanto; y hasta podemos asegurar que son pocas las ciudades de la
república que cuentan con un Club como El Liberal, en que desde el edificio propio hasta el
espíritu de unión y sociabilidad que concurren a sostenerlo, representan una palpable
manifestación del esfuerzo de cada uno en beneficio de todos.
     En lo que se refiere a la construcción de su nuevo y espléndido local, es preciso confesar que
si bien es cierto que la iniciativa partió del entusiasta señor Carlos Blume, esa iniciativa había
resultado tan infecunda como tantas otras que no fueron secundadas con algo más efectivo que
los buenos deseos.
     Si el Club Liberal cuenta ya con un edificio propio y de los más aparentes para el fin a que se
le destina, toca al Sr. Gabino Artadi la satisfacción de poder callar que a él y solo a él se le debe la
realización de una obra tan halagadora como efectiva.
     I es que siempre que en Paita se puso a contribución la iniciativa, el entusiasmo y el bolsillo
particulares, el Sr. Artadi concurrió primero, deseoso de cooperar, él solo en proporción igual a los
diez o más de los favorablemente decididos.
     Siempre ha de ser verdad indiscutible, que si el Sr. Artadi trabaja en el pupitre de su oficina
con una mano, gasta generosamente con las dos, sin la más remota idea de adquirir por tales
medios el aplauso incondicional de todos aquellos que saben estimarle.
     Así pues la gloria de la fiesta del 28 corresponde mayormente al Sr. Artadi, que en esta
ocasión como en todas ha sabido colocarse a la altura de sus generosos antecedentes”.
     “ASISTENTES A LA FIESTA. Caballeros: Gabino Artadi, Carlos A. Blume, Julio Ginocchio,
Francisco P. López, Manuel María Castro, Federico Bolognesi, Humberto Artadi, Rómulo Guidino,
Alberto Avilés, José G. del Castillo, Ricardo Labó, Darío S. Rubio, Manuel Cabieses, Federico
Ramos, Carlos Leigh, Francisco Guidino, Enrique Forero, Alejandro García C., Bruno Aberasturi ,
Pablo Vásquez, Enrique López Albújar, Alberto García Cortés, Julio C. Guedes, Comandante
Ramírez, Elías Higginson, José de Lama, Manuel Galup, Alfredo Lama y Ossa, Isaías Garrido
Cañote, Dr. Zúñiga, Juan de la C. Herrera, Modesto Jibaja, Julio Maldonado, Ricardo Cortés,
Carlos Kipp, Carlos Roch, Jorge R. Maldonado, Carlos S. Rubio, José Pastor, Carlos Manzanares,
Valentín Palma, Temístocles Colmenares, Adán F. Vargas, R. Alfageme, Julio Kuseng, Héctor
García Cortés, Florentino Alcorta y algunos otros que es posible se nos escapan.
    DAMAS. Feliscar de Artadi, Churissy de Forero, Teresa de Leigh, Grimanesa de Ginocchio,
Mercedes de López, Clotilde de Bolognesi, Mariana de Guidino, Florinda de Lama, Elvira de
Moreira; Emilia de Galup, Ana María de García Cortés, Victoria de Castillo, María de Zúñiga,
Teresa de Salcedo, Francisca de Rubio.
    SEÑORITAS. Juana Mercedes Lama, Josefina Ginocchio, Lía López, María Isabel Artadi,
Eglantina López, Sara Talledo, Rosa Guidino, Rosario Artadi, Carmen Zegers, María Luisa
Guidino, Elisa Higgison, Ana Rosa Bolognesi, Jesús Jibaja, Lastenia Cañote, Felipa Manzanares,
Dolores García, Victoria Quiñones, Sara Cañote, Austragilda Garrido, María Teresa Colmenares,
Jacoba Quiñones, Manuelita Taiman”.

     EDICIÓN Nº 54.-
     Veamos: “EL PROGRESO”, Año II, Edición Nº 54. Paita, Domingo 30 de setiembre de 1906”.
El editorial que se inserta en la página una, de contenido eminentemente político, lo ponemos a
vuestra consideración:
     “EDITORIAL.- Aún cuando todavía faltan ocho meses para la realización de los
acontecimientos electorales que han de verificarse en mayo del año próximo para la elección de
nuestros representantes por el Departamento creemos, sin embargo, que nos aventuramos al
sostener desde ahora, que la candidatura del prestigioso coronel señor Fernando Seminario, ex
candidato a la presidencia de la República, ha de obtener la victoria, de la que es feliz augurio las
unánimes simpatías con que lo distinguen sus numerosos adeptos.
     Como es notorio ha surgido en contraposición a este distinguido ciudadano, la candidatura del
actual Senador don Enrique Coronel Zegarra cuya actuación parlamentaria se le cancela este año,
y cuya personalidad carece de raíces en la opinión pública departamental; lo que nos induce a
presumir con visos de perfecta seguridad, que su contendor el Sr. Seminario ha de obtener un
triunfo abrumador sobre su adversario de última hora.
     El Sr. Seminario es en el Departamento popularísimo; y esta aseveración no podrían
desmentirla en ningún caso sus adversarios políticos porque para probar nuestro aserto,
apelaríamos a las soberbias manifestaciones de adhesión de que fue objeto en el año 1903,
cuando el candidato del Partido Liberal a la presidencia de la República, hizo la gira política que
elevó su distinguida personalidad, siendo objeto de manifestaciones grandiosas y espontáneas
que en Lima no se presenciaron antes y que son el mejor y más elocuente testimonio del prestigio
y simpatía que goza entre nosotros el ciudadano, en defensa de cuya causa, estará siempre
nuestra modesta pluma.
     Además, han de ser tan pequeñas e insignificantes los obstáculos que han de oponerse a su
triunfo, que no es menester ponerlos de relieve para prever la derrota completa de que serán
víctimas las diminutas filas adversarias, si con tiempo no se ponen en retirada. Como hemos dicho
en otra ocasión, la opinión pública está pronunciada a su favor, y es natural que los que nos
interesamos por su triunfo, estamos tranquilos esperando el momento arduo de la lucha
eleccionaria, que ha de ungirlo en las ánforas Senador del Departamento.
     Los acontecimientos se encargarán de hacer efectivas las aseveraciones que aquí
consignamos, y que las hacemos, porque estamos perfectamente convencidos del triunfo
indiscutible que ha de obtener en el sufragio ciudadano, el candidato que esta hoja patrocina”.
     A continuación hay este aviso: “La Junta Provincial que dirige los trabajos de la candidatura
del Señor Enrique Espinosa a la diputación por esta Provincia pone en conocimiento de los
ciudadanos adherentes a esa candidatura, que no patrocina la de los Senadores Suplentes que
han sido designados en Piura; y que oportunamente se hará conocer el nombre de las personas a
quienes apoyará para las referidas suplencias, recomendando a la vez, a los partidarios de la
candidatura Espinosa que se abstenga de firmar las actas que a favor de determinadas personas
pretende hacer suscribir don Benjamín García, para dichas suplencias. Paita, setiembre 22 de
1906. F. Bolognesi. Presidente”.

     EL MORRO.-
     Es otro periódico que se editó en la vecina ciudad porteña, la primera década del fenecido
siglo veinte. Al respecto, don Edmundo Cornejo Ubillús, nos dice que “en el puerto de Paita el 16
de Junio de 1906, circula el primer número de “El Morro”, bajo la dirección de Inocente P.
Lombardozi y Bartolomé Zapata Acha”; Calendario Cívico de Piura, Pág. 106.
    No hemos conseguido ningún ejemplar, pero la edición del primer diario piurano,”EL SOL”,
Edición Nº 272, del lunes 3 de setiembre de 1906, respecto al periódico en cuestión, corroborando
su existencia, nos entrega este singular comentario:
    “Paita. Dice “El Morro” de este puerto: “Estado Sanitario. Tenemos conocimiento de que este
mejora notablemente. No ha vuelto a presentarse ningún caso de peste; i esto demuestra
indudablemente la actividad con que se procede para procurar la total extinción del mal.
    “Nos felicitamos de ello, i felicitamos también a los encargados de velar por el aseo de la
población, medida indispensable para precaverse de futuras invasiones de esta peste
malhadada”; Archivo Regional de Piura, Sección Hemeroteca.

      EL COMERCIO.-
      Este periódico fue fundado el 14 de julio de 1907, bajo la dirección de Juan Manuel Lazo. A la
vista de un ejemplar del impreso paiteño materia de esta columna, es relevante su marcada
tendencia política. Al respecto leemos: “EL COMERCIO – Publicación Semanal. Órgano del
Partido Civil. Director: J. M. Lazo. Suscripción mensual 40 Cts. Número suelto 5 Cts. Año I. Paita
Domingo 22 de Diciembre de 1907, edición Nº 13”.
      Consta de dos páginas, pero algunas veces salió con cuatro. En la parte final de esta última
se lee: “Imprenta de J. A. Gómez. Jirón Junín Nº 25. Periódico tabloide, su formato fue de 32 cm.
por 43 cm. En la cuarta página, parte final, lado derecho, dice: Imprenta El Comercio, Junín Nº 23
– Paita.
      Su filiación política del periódico queda retratada en el aviso que publicita en la página inicial,
que dice así: “CANDIDATURA. El Comercio sostendrá en las próximas elecciones para Presidente
de la República, la del eminente ciudadano, Señor Augusto B. Leguía”.
      La edición Nº 14, Año I, Paita, Lunes 30 de Diciembre de 1907. Hay una columna que tiene el
titular la Gacetilla, con el texto literal siguiente: “Advertencia. Llamamos especialmente la atención
de nuestros suscritores que en lo sucesivo la suscripción a “EL COMERCIO” será de cuarenta
centavos. La repartición para los suscritores se verificará antes que el número se ponga al
expendio público, a quien lo vendemos al ínfimo precio de dos centavos y lo hacemos, a fin de
que esté al alcance de la gente en extremo menesterosa; queremos hacer labor de cultivo y
progreso para el bien de Paita y en esta ardua faena de sinsabores y contrariedades esperamos
naturalmente que se nos ayude”.
      Se trata de un periódico con filiación política y específicamente sirvió al partido de Augusto B.
Leguía y le sirvió para promocionar su campaña política.
      En la edición Nº 6, su fecha 9 de noviembre de 1907 la hoja periodística que nos ocupa tuvo
cuatro páginas con un formato de 29 cm. por 40 cm. y la calidad de bisemanario. Después en la
edición del sábado 23 de diciembre de 1911 volvió a su condición inicial de semanario.
      Cabe señalar que EL COMERCIO – Publicación Diaria, se convirtió en el segundo matutino
porteño. Señala en su edición Nº 290, Año VI, del miércoles 27 de noviembre de 1912 que el
periódico se imprime en la Imprenta de El Comercio, de Paita. En calidad de diario tuvo cuatro
páginas y su formato fue de 30 cm. por 40 cm.
      Hay certeza que por el año 1914, Año VII, edición Nº 577, del martes 27 de enero, EL
COMERCIO era interdiario saliendo al público los días martes, jueves y sábado.

      EDICIÓN Nº 5.-
      Tenemos a la vista esta edición cuyo encabezamiento dice así: “EL COMERCIO
PUBLICACIÓN SEMANAL. Año 1 Paita, Perú, Miércoles 6 de noviembre de 1907 Número 5. Este
semanario fue vocero del leguiísmo. Un aviso dice así: “Candidatura que sostendrá El Comercio,
en las próximas elecciones para Presidente de la República, Augusto B. Leguía.
      Poseído del mejor entusiasmo y la más sana intención, exhibimos hoy la candidatura de don
Augusto B. Leguía a la Presidencia de la República, perfectamente convencidos de que hará labor
útil y provechosa”.
      Otro aviso dice así: “Este periódico no transige con la difamación ni con el insulto. No se
publican remitidos ni colaboraciones que no sean visadas de antemano por la redacción. En este
taller se hace toda clase de trabajos con prontitud, esmero y elegancia; para lo que contamos con
un bonito surtido de tipos.
    Todo a precios sumamente módicos. Atendemos los pedidos que se nos hagan a la brevedad
posible. Para todo lo concerniente al periódico y trabajos sueltos, se entenderán con don J. M.
Lazo. Imprenta “El Comercio”.

    EDICIÓN Nº 43.-
    Ahora registramos otro ejemplar que corresponde al “Año II, edición Nº 43. Paita, Sábado, 25
de Julio de 1908. Cuatro páginas”. Se imprimió en la Imprenta de El Comercio, Junín Nº 23 –
Paita. En la primera página, sección Crónica, bajo el título PEDIDO, hay esta nota: “Nuestro
entusiasta Párroco Dr. Moisés Sabogal, se ha interesado vivamente con los representantes por
este Departamento, a fin de que gestionen que se consigne en el Presupuesto una partida para la
refacción de la Iglesia Parroquial, que como se sabe está en estado ruinoso.

     EDICIÓN Nº 64.-
     Destacamos que el director del semanario EL COMERCIO, don Juan Manuel Lazo, fue un
cultor del soneto que le permitió una grata presencia literaria en el Departamento de Piura. En la
edición Nº 64, Año II, Paita, Diciembre 5 de 1908, página tres, sección Literatura, se inserta el
soneto de su autoría, titulado ¡A LOS CANALLAS!
     Deja que la malévola perfidia
Pretenda hundirme en su corrupto cieno;
Y que el reptil soberbio de la envidia,
Me lance airado su mortal veneno.
     Que a mí, las mezquindades ni la insidia
Jamás me hallaron en ningún terreno;
Porque en doquiera ennoblecida lidia,
Siempre luché como hombre y como bueno.
     Por eso al que se precia de perfecto,
De ardiente fibra y portentosa idea,
Que en todo encuentra un mote o un defecto
     Y todo se encuentra inútil y lo afea
¡Del mismo modo miro que el insecto,
Que alrededor de luz, loco aletea…!
     Dejamos constancia que el periodista Juan Manuel Lazo fue además un calificado poeta
romántico que dando muestras de su creatividad literaria, publicó sus versos rimados en el
piurano diario EL DEBER, como aparece en la edición Nº 250, de 11 de enero de 1913, que titula
¡NO PUEDO!, compuesto de cuatro estrofas, cada una de un cuarteto que totalizan dieciséis
versos. Leámoslo:
     Me pides versos mujer y es que no sabes
Que no es mi lira de argentados sones
¡Yo no he aprendido a cantar como las aves,
Sólo sé rugir como los leones!
     No hay en mis rudos versos notas bellas,
Ni vibraciones dulces armoniosas;
¡No los hago con pétalos de rosas:
Yo los formo con trozos de centellas!
     En ellos sólo encontrarás que anida
La lucha de mi vida en sus afanes,
¡Algo de la actividad de los volcanes
Y el poder de la fuerza comprimida!
     No me pidas que forje ni que invente,
Un canto femenil, porque me abismo:
¡Yo sólo sé cantarle a la tormenta,
Al trueno, al huracán, al cataclismo!
     Pero esto no es todo. Su sensibilidad literaria la muestra en una fina producción de carácter
prosaico, como aparece del título: POSTAL, que está compuesto de cuatro cláusulas bien
elaboradas, con un profundo mensaje romántico que modelan la vocación poética de Juan Manuel
Lazo. Dice así:
     “Brotó de entre las rosas, una violeta; y a los dorados rayos de un sol crepuscular; templando
abrió su cáliz, e irguióse altiva, enhiesta, el céfiro impregnado de aroma virginal…
     Los tordos y jilgueros y tiernos ruiseñores, en ritmos melodiosos, fugaces y sonoros, de
violeta púdica, cantaron dúo a dúo, su tierna floración…
      ¡Que hermoso estaba el cielo! ¡Que alegre estaba mi alma! ¡Cuánto gozó ese instante, mi
pobre corazón!...
     Más… ¡Ah!... Una mariposa, de néctar dulce, ansiosa, en la violeta impúber, quiso posar sus
alas, sus alas de tisú: virtióse con sus galas, saciose con su aroma y el néctar de su cáliz, y el
vuelo remontado se transformó en un ángel, y ese ángel eres tú”.

     EDICIÓN Nº 200.-
     Interesante edición es la Nº 200 de la hoja que nos ocupa. Tabloide con un formato, distinto a
los anteriores, de 25 ½ cm. x 37 cm. Su encabezamiento empieza así: “PAITA – PERÚ. EL
COMERCIO. Tiene editor responsable. Publicación Semanal. Sale los sábados. Año V. Paita,
Sábado 15 de Julio de 1911, edición Nº 200. El editorial lo dedica a festejar su quinto año editorial.
Aquí el titular: “Nuestro Aniversario”. Leamos:
     “Ayer cumplimos cinco años cumplimos cinco años de lucha incesante, de múltiples esfuerzos
y de no en vano defraudadas esperanzas. Cinco años en la senda escabrosa del periodismo, en la
propaganda de la idea, sembrando el grano germinador en el campo intelectual del progreso.
     Y durante todo este lapso, siempre impertérritos, sin cejar un solo momento, en la brecha;
siempre firmes y decididos en nuestra campaña de verdad y de justicia. Altivos y desapasionados
en nuestro sagrado ministerio; jamás hemos descendido al terreno de la diatriba vil, por que
tenemos muy alto concepto de la misión que desempeñamos; ni mucho menos hemos quemado
incienso a la adulación, por que no somos serviles, y esa tarea está sólo encomendada a los
eunucos y a los abyectos
     En nuestra vía-crusis de apóstoles convencidos, quien sabe si los dardos venenosos de la
envidia y el despecho han pretendido llegar hasta nosotros. A pesar de todo, hemos continuado
nuestra senda, imponiéndonos como norma ¡el Silencio! Ese lenguaje mudo del desprecio, con
que hemos abrumado siempre a los sicofantas y a los viles…
     Quizá algunos han encontrado nuestra actuación contraproducente con su modo de sentir y
de pensar. No es culpa nuestra; hemos hecho lo que hemos creído en perfecto acuerdo con la
verdad y la justicia, y nos encontramos completamente satisfechos.
     Intransigentes con el abuso, lo hemos fustigado sin miedo ni contemplaciones. Amantes de
nuestro país y del suelo en que vivimos, hemos hecho cuanto ha estado al alcance de nuestras
atribuciones no omitiendo esfuerzo alguno por dejar satisfechas nuestras más halagüeñas y
grandes aspiraciones, contribuyendo siempre con nuestro grano de arena a ser factores de
progreso y de vida en este pueblo por el que siempre hemos abrigado nuestras más afectuosas
predilecciones; sintiéndonos orgullosos, por que vemos que la labor emprendida no resultará
estéril; y por que estamos seguros, que la simiente de la idea, día a día se abre ancho paso en el
camino del progreso y la civilización. J. M. Lazo”.
     Viene luego la columna titulada “LA CRÓNICA”, que contiene comentarios sobre las fiestas
patrias en el país. Veamos: “Fiestas Julias. Tenemos conocimiento que se está confeccionando un
bonito programa para festejar como se debe la fecha magna de nuestra independencia; y así
mismo, se nota mucho entusiasmo entre la juventud, con el fin de llevar a debido efecto la idea
lanzada por la “Asociación Pro-Marina, de que todos los empleados y trabajadores peruanos,
depositen en esa fecha clásica, el TRABAJO DE UN DÍA”.
     “Bien poco pide la Patria por intermedio de esa Asociación compuesta de un núcleo de
peruanos decididos y patriotas; y es deber de todos nosotros acudir a este llamamiento. Estamos
seguros que esta vez los píatenos dejaran su nombre bien puesto; pues según hemos sido
informados, varios empleados de las casas comerciales, han comenzado a dar el ejemplo, que no
dudamos sigan los gremios de cargadores, fleteros y lancheros”.
     “El fin que se persigue es digno y altamente patriótico. También tenemos conocimiento, que la
“Confederación Obrera Unión y Trabajo”, prepara un elegante carro alegórico, y se propone hacer
entre sus asociados una colecta con el fin indicado. Lo mismo, hemos oído decir a varios socios
del “Centro Social Instructivo”, y de esperarse que las demás asociaciones sigan el mismo
propósito. Tenemos esperanzas en el éxito y lo auguramos feliz”.
     “Por la Marina Peruana. Se hace urgente y necesario que el comercio en general, tanto de
aquí como del resto del departamento, haga todo el esfuerzo posible, con el fin de proteger de
preferencia a nuestras naves mercantes, cuando haya mucha urgencia a los buques ingleses;
pero en lo absoluto a las naves chilenas. Es preciso boicotearlas en todo sentido a fin de que
desaparezcan de nuestro litoral lo más pronto posible. Este es el propósito que debe abrigar todo
peruano y esta es la propaganda que hemos emprendido y que nos proponemos llevar a cabo”.
     “Para la Defensa Nacional”. “La Asociación Nacional en Pro de la Marina”, solicita de todos
los peruanos y personas que amen al Perú, una erogación especial, en celebración del aniversario
de la independencia el 28 de Julio”.
     “La base es la entrada o salario de un día, que se dejará en poder del pagador de que se
dependa, bajo cuyo patronato se ha puesto este pedido. Se ruega a los tesoreros, pagadores que
se empeñen en obtener mejor resultado y envíen junto con la suma que recauden, la lista de los
erogantes, pues se va a hacer una publicación detallada, a fin de que cada cual pueda constatar
que su óbolo ingresa, sin descuento alguno a la caja de la marina”.
     “GIL ANTONIO GUERRA. (El 12 del presente en Lima). El cable con su frío laconismo, nos
anuncia la muerte de uno de los ciudadanos más conspicuos con que contaba Paita y por el que
se esmeró siempre poniendo todo el concurso de sus vigorosas energías”.
     “De carácter franco y expansivo a la par que enérgico y resuelto, no vaciló siempre que se
solicitó el concurso de su valiosa cooperación; y así lo vimos combatir la peste bubónica luchando
con toda clase de obstáculos y dificultades. Este es un marcado servicio que Paita le debe”.
     “Desempeñó puestos públicos con honradez, energía e independencia; así como puestos
edilicios habiendo sido Alcalde en varias ocasiones. Emprendedor y de una voluntad
inquebrantable, supo captarse el aprecio de los buenos. Una grave dolencia de la que venía
sufriendo hace tiempo, lo hizo trasladarse a la capital de la república, en donde han sido
infructuosos los esfuerzos de la ciencia para salvarlo”.
     “Descanse en paz el amigo franco y cariñoso y reciba su familia los votos más expresivos de
nuestro más sentido pésame”.

     EDICIÓN Nº 577.-
     EL COMERCIO que en esta vez lleva la edición Nº 577, era Publicación Interdiaria (martes,
jueves y sábado), Año VII, martes 27 de enero de 1914. Nos place insertar su editorial como parte
de la opinión pública para lograr un mejor gobierno local, que indudablemente forma parte de la
historia social de Paita. Su título es “Asuntos Comunales”. Su texto es el siguiente:
     “Una vez desaparecida la actuación odiosa y malsana del pasado alcalde del Honorable
Concejo Provincial de Paita que dio lugar a justas y acres censuras no solamente por parte de la
prensa de este puerto sino también de la capital de la República, abrigábamos la firme convicción
que entraríamos en un período de convalecencia –queremos decir- que el estado acéfalo en que
siempre se ha encontrado el Concejo de Paita adquiera visos de legalidad haciendo lo posible por
hacer algo que ponga de manifiesto el afán y el empeño que existe en ese personal por hacer
labor plausible y encomiosa al mismo tiempo.
     Hay que tener en cuenta que el Alcalde recién elegido, Sr. Mckaif, se esfuerza todo lo posible,
por hacer cuanto cree de provecho para la localidad, pero sucede como ha pasado siempre, que
se encuentra completamente solo en la labor en que está empeñado.
     Se conoce perfectamente que el Sr. Mckaif tiene la mejor buena voluntad, pero esta voluntad
se estrella ante la indiferencia malsana de los otros concejales –salvo 2 ó 3- que no saben por que
están en el Concejo y que no tienen motivos para saber desempeñar sus atribuciones debido a la
ignorancia de la que se encuentran poseídos y en la que siempre han vivido.
     Desgraciadamente entre nosotros hemos tenido el poco tino y la escasa cordura, siempre que
se ha tratado de elegir representantes del pueblo, de designar gente ignorante sin ningún prestigio
y que más bien van a ponerse en ridículo haciendo un papel hasta cierto punto desairado y
repugnante. No se crea que al hacer estas apreciaciones justas y francas muy a pesar nuestro,
nos guía el mero hecho de hacer daño, no es esa nuestra intención, por que lo manifestamos aquí
todo el mundo lo palpa y lo censura. Punto por ahora”.
     SUBAGENTES. Contiene una nota para saber las personas encargadas de la distribución del
periódico en diferentes lugares del Departamento, veamos: “Sullana, Sr. Enrique García. Piura, Sr.
Horacio Celi V. Catacaos, Sr. Julio Ginocchio (hijo). Talara, Sr. Adolfo D. Arias. Negritos, Sr. F. A.
Raygada. Lobitos, Sr. José M. Erquiaga”.
     LA VOZ.-
     Es otra hoja periodística porteña de significativa presencia en los predios del periodismo de
Paita. Fundada el 25 de noviembre de 1906 por los hermanos García Cortés, Alejandro y Héctor,
alcanzó a circular durante tres años consecutivos hasta 1909.
     Este semanario tuvo cuatro páginas y su formato fue de 32 cm. por 44 cm. En la parte
superior de la primera página dice: “LA VOZ. Publicación Semanal”. I en el lado izquierdo de la
parte superior de la primera página, leemos el aviso siguiente:
     “LA VOZ – Publicación Semanal. Periódico Político, Comercial, Literario y Noticioso. Apartado
Nº 32. Calle Comercio Nº 30. Propietario García Cortés Hermanos. Para todo lo concerniente al
periódico y cualquier obra que se recomiende a nuestro taller, puede entenderse al público
directamente con nuestro administrador regente don Miguel F. Martínez”.
     “Puede usted ocuparnos: Nuestro Taller Tipográfico ofrece al público, especialmente al
Comercio, garantía en el cumplimiento de sus obras, precios módicos y trabajo a satisfacción.
Ejecutamos a la orden: Listas de precios, memorando, recibos timbrados, pólizas de cabotaje,
menús, facturas consulares, órdenes, etiquetas, programas, etcétera”.
     “Especialidad: En tarjetas comerciales, de visita, felicitación y bautizo. Esquelas de
invitaciones y partes de defunción. OJO Todo trabajo se paga por adelantado OJO. La
Administración”.
     En la parte final, lado derecho, de la cuarta página, hay este aviso: “Tipografía de “La Voz”,
calle del Comercio Nº 30, por F. E. Peña”.
     Nos detenemos en la edición Nº 123, Año III, “LA VOZ” Publicación Semanal. Paita, lunes 11
de enero de 1909, que en la página dos, entrega este aviso: “SUSCRITORES: Con motivo del
nuevo año y las mejoras que hemos introducido en nuestra hoja con la publicación de
estadísticas, noticias, etcétera, que poco a poco iremos aumentando a fin de procurarle mayor
interés comercial y científico, hemos repartido a muchas personas ejemplares del Nº 122 y del
presente, y entendemos que será aceptada la suscripción sino se devolviese este número”.
     “ATRASO. Por falta de algunos materiales indispensables nuestra hoja dejó de salir ayer
como de costumbre por lo cual suplicamos a nuestros suscritores se sirvan disculparnos”.

        HERMANOS PERIODISTAS.-
        Desde el punto de vista periodístico conviene agregar que Alejandro, como su hermano
Héctor, destacó en los predios de las bellas letras. Por su inteligencia ha dejado significativa obra
espiritual que es necesario rescatar para incrementar el bagaje de la piuranidad del que Alejandro
es uno de sus genuinos representantes a través de la poesía.
        Además Alejandro fue fundador y colaborador del semanario paiteño “El Alba”, con el vate
Darío Rubio Castellanos. Después escribió en el piurano diario El Deber del que su citado
hermano fue director y propietario el poeta Ricardo César Espinosa.
        Edmundo Cornejo Ubillús señala que “el 25 de noviembre de 1906 en el puerto de Paita
circula el primer número del periódico “La Voz”, cuyos editores y redactores fueron los hermanos
Alejandro y Héctor García Cortés”; Calendario Cívico de Piura, Pág. 205.
        Por ello afirmamos que el año 1906, Alejandro con su hermano Héctor, ambos inquietos
periodistas, fundan en Paita el semanario LA VOZ que se mantuvo en circulación durante tres
años, hasta 1909, difundiendo sus inquietudes periodísticas, producciones literarias, sobre todo
poesía y otros géneros. En la creación poética se registra sabrosa producción sonetista que brota
del numen del bardo que nos ocupa
.
     EDICIÓN Nº 95.-
     Se distingue en esta edición estas características: “LA VOZ – Publicación Semanal. Año II.
Paita, Viernes 5 de Junio de 1908. Edición Nº 95”. Esta hoja tuvo mucha actividad cultural,
conforme se observa en su página literaria, que inserta el poema titulado EL TUMBES, dedicado
“A Federico Augusto Ramos, afectuosamente. Su autor es Héctor García Cortés”, ilustre poeta
piurano, que tuvo mucha trascendencia en componer sonetos, como el que a continuación sigue:
     Con imponente, formidable empuje
Deslizase veloz hacia el Océano,
Y como el fiero gladiador romano
Antes de entrar en el combate ruge.
    El monte entero estremecido cruje,
Temblar parece enredador el llano
Y ese arranque que de audacia, soberano,
El buey, pigmeo embrutecido muge.
    ¡Quien presentir pudiera sus furores
Cuando tranquilo a acariciar las flores
Llega, que alegra su feraz ribera
    Y como oveja en apacible calma
Se arrastra humilde hasta la vieja palma
Para dar vida a la gentil pradera.
    Paita 1908”.

     TERCER AÑO DE “LA VOZ”.-
     Destacamos del periódico porteño “LA VOZ” – Publicación Semanal, Año III, Paita, sábado 28
de noviembre de 1908”, edición Nº 117, Política, Comercio, Industria, Literatura, Anuncios”, que se
publica en homenaje al inicio de su tercer aniversario, pues se fundó el 25 de noviembre de 1906.
Dice en su primera página: AÑO TERCERO Noviembre 25 de 1908.
     El editorial que registra en la página dos, con el titular “EN LA TAREA”, nos presenta el texto
siguiente: “Si mal no recordamos hemos visto una estadística científica tan incontestablemente
confirmada por la experiencia que puede colocarse en la categoría de los axiomas, por la cual
viene a demostrarse que, según el número de años de vida, está el hombre en condiciones de
perderla con más o menos probabilidades y señala la niñez como el período más expuesto de la
existencia, disminuyendo estas probabilidades contrarias a medida que la edad robustece y
vigoriza su débil estructura; cosa análoga a la que rige en las leyes de la naturaleza, ocurre en
general con las obras humanas, y he ahí que cada día que transcurre sin que hayan
desaparecido, es más que una esperanza, es casi la certeza de haber afianzado su existencia.
     Por tercera vez, en la evolución de los años, saluda nuestra hoja el 25 de noviembre, día en
que vio la primera luz, y sino motivo de orgullo la verdadera y legítima satisfacción para nosotros
el haber llegado hasta aquí sin que las vicisitudes de toda clase, sin que los obstáculos materiales
con que hemos tenido que luchar y que aún no podemos dominar, hayan sido bastante para
hacerlos desistir del empeño, pues en lugar de conseguir debilitarlo más bien han servido de
aceite a nuestra voluntad.
     No son tampoco los periódicos que han visto la luz pública en esta ciudad; pero sea que sus
fundadores carecieron de la indispensable voluntad para arrostrar los obstáculos, sea que éstos
fuesen ayer más indispensables que el presente, o sea en fin, que errando el camino e
interpretando mal su cometido resultarán escabel del poderoso, en vez de tribuna del oprimido,
viviendo lo que la idea que les de impulso, ello es que su existencia fue generalmente precaria.
     Muy lejos estamos del éxito; para llenar el cometido con estricta rigurosidad nos falta aunque
conquistar mucho terreno, nos queda mucho que luchar; pero llegará el día en que, sin trabas que
nos detengan, cumpliremos el deber, dentro de los límites del respeto social y del derecho
profesional, sin que nada nos impida poner la cantería ahí donde descubramos la llaga.
     Mientras tanto paso tras paso iremos escalando la montaña”.

     PRENSA LIBRE.-
     Otro semanario creado y dirigido por Francisco Valdez, que sólo publicó quince ediciones
durante el año 1908. Vamos a describir el encabezamiento del periódico que tuvo un formato
tamaño oficio de 22 cm. por 32 cm. Constó de cuatro páginas y se imprimió en Imprenta La
Prensa Libre, ubicada en calle Meléndez Nº 6. Dice así:
     “Año I PAITA – PERÚ Nº 14. LA PRENSA LIBRE. Publicación Semanal, Órgano Defensor de
los intereses del Pueblo. Director y Administrador Francisco Valdez. Teléfono Nº 43. Correo:
Apartado Nº 25. Paita, Viernes 15 de Mayo de 1908”.
     En la parte final de la cuarta página se inserta este aviso: “Imprenta de la Prensa Libre”.
Publicación Bisemanal. Órgano Independiente. Defensor de los intereses del pueblo. Sale a la luz
los jueves y domingos. Precio de suscripción: Al mes 40 Cts. Al trimestre S/.1.00.
     Agentes: En Piura, Sr. Pedro J. Ramírez. En Sullana, Sr. Sixto Farfán. En La Huaca, Sr.
Felipe Morán D. En Viviate, Sr. J. F. Coronado. En El Arenal, Sr. Santiago Coloma. En Colán, Sr.
José B. Fuscala. En Negritos, Sr. Enrique Coloma.
     A fin de dar mayores facilidades al público en general, hemos resuelto poner una tarifa al
alcance de todos, tanto en los avisos como en los trabajos tipográficos que se nos encomienda.
Nuestros talleres cuentan con un selecto y variado surtido de tipos de fantasía, aún para agradar
al gusto más exigente. Por llegar: Capillos diversos, esquelas de defunción & &”.
     A manera de crónica local, en la página dos, incorpora esta nota: “Reintegración del Concejo.
Habiendo pedido en la sesión anterior la reintegración del personal del Concejo Provincial, el
concejal don Francisco Valdez, la Alcaldía ha principiado por llamar al suplente don José
Mercedes Rodríguez G., quien quedará incorporado en la sesión próxima.
     Ayer se citó a sesión para dar lectura al informe de la Comisión sobre carbonización y tala de
montes de la Comunidad de Colán, pero la falta de quórum impidió que ésta se llevara a cabo;
extrañándonos muchísimo la no asistencia de sus miembros, tratándose de un asunto
importantísimo. Asistieron solamente los señores Guerra, Napoleón N. Machuca, José del C.
Rodríguez y Felipe Pacheco; faltaron con aviso los señores J. A. Coronado Lomba, M. R. Dieguez,
F. Ugaz y T. Mackayf. Sabemos que hoy se citará a sesión nuevamente”.

     EDICIÓN Nº 15.-
     La Prensa Libre llegó hasta la edición Nº 15: “Año I Paita, Miércoles 20 de mayo de 1908” y a
la semana siguiente reapareció el bisemanario LA IGUALDAD que había dejado de circular.
Veamos la crónica que así lo demuestra:
     “Crónica. A nuestros abonados. Hacemos presente a nuestros suscritores y al público en
general, que éste será el último número que verá la luz pública “La Prensa Libre”, saliendo desde
el domingo próximo en su lugar “LA IGUALDAD”, periódico que como no ignora el público dejó de
salir con motivo de haberse ausentado a Tumbes, su director y propietario don Francisco Valdez.
     Esta imprenta ha pasado a ser propiedad de don ALFREDO PANTA, con quien hemos
celebrado un nuevo contrato para editar el periódico ya nombrado”.
     “A los interesados: Todo aviso sea Judicial, de Minas y sea cual fuere el número de veces que
se publique, tendrá de rebaja el 50% en este periódico, sobre el valor de lo que cobran los demás
semanarios. El interesado es el llamado a designar el periódico que convenga a sus intereses. La
Dirección”.

     EL ARTESANO.-
     Vemos ahora la hoja denominada “EL ARTESANO”, Paita Perú. Edmundo Cornejo Ubillús en
su aplaudido Calendario Cívico de Piura nos informa que el 23 de junio de 1911 “en el puerto de
Paita circula el primer número del periódico “EL ARTESANO”, editado por Miguel F. Martínez”;
Pág. 111.
     Fue un Semanario Independiente. Sale los sábados. Suscripción, al mes 20 Cts. Tiene editor
responsable. Número suelto 5 Cts. Año I. Paita, Julio 13 de 1911. Edición Nº 4”. En la cuarta y
última página, en la parte final lado derecho hay esta nota: “Imprenta, La Mercantil, calle Mariscal
Castilla Nº 25. Paita”.
     Su primer formato fue tamaño medio oficio de 19 cm. x 26 cm. y a partir del Nº 7 creció en
tamaño oficio que midió 23 cm. x 33 cm. y además se convirtió en bisemanario Insertó en los
primeros números el artículo 21 de la Constitución Política del Perú, que dice así: “Todos pueden
hacer uso de la imprenta para publicar sus escritos sin “censura previa”, pero bajo la
responsabilidad que determina la ley”.
     En la Sección Tribuna Libre hay esta nota: “La Dirección no se hace responsable de nada de
lo que se publique en esta sección, siendo los responsables directos los autores cuyas firmas
obren en los originales”.
     También fue un periódico que estuvo al servicio del Poder Judicial, anunciando los aspectos
judiciales dispuestos por el Juez de Primera Instancia de Paita.

      EDICIÓN Nº 46.-
      Esta edición salió el 2 de mayo de 1912 y nos interesa difundir el le poema de corte romántico
titulado MALVA DE OLOR, de dieciséis versos en cuatro cuartetos, que publicó un poeta paiteño
bajo el seudónimo FACLOSER, dice así:
      Me suplican que en verso yo te diga
Que significa la palabra “amor”
¿Te figuras tal vez que soy poeta?
Ah, no, no lo soy.
     Pero te contesto vida mía,
Porque no complacerte, porque no,
Si tengo un compañero que es sublime
¿Poeta, el corazón?
     Él dirá que eres bella, que tus ojos
Tienen raya de espléndido fulgor,
Y que eres para mí, niña querida,
Ensueño e ilusión
     Que pienso solo en ti y que te quiero
Cual nunca querrá nadie en la creación
Y que…en fin, cuanto por ti yo siento
Es verdadero amor.
     Ya vez como responde caprichoso
Tu pregunta con infinito fervor
Ese amigo que te digo que es sublime
¿Poeta, el corazón?
     Paita, abril de 1912.

     EDICIÓN Nº 47.-
     Para esta edición volvió nuevamente a semanario, tal como se inició. Ahora nos vamos a
referir a la “Nº 47. Año I. Publicación Semanal. Paita, Mayo 9 de 1912. Economía del periódico:
Por una vez columna Pica S/.2.00. Por una vez columna Entredós S/.3.00”.
     Esta hoja que en su inicio fue sabatina, en posteriores ediciones, como ésta, salió los días
jueves. Hay más: “Economía del periódico: Por una vez columna pica S/.2.00. Por una vez
columna entradas S/.3.00. Avisos comerciales y judiciales, precios convencionales. NOTA. Sólo
se dará publicidad a lo que sea solicitado por la dirección del periódico; lo que no esté en este
caso, quedará sujeto a pago conforme a tarifa. Todo pago es adelantado. No se devuelven
originales”.
     “A nuestros favorecedores. Les encarecemos a nuestros agentes en saldar sus cuentas con
los suscritores que no les guste pagar, por que de lo contrario nos veremos en el duro caso de
suspender la remisión de nuestra publicación”.
     Ahora viene una interesante crónica social que pasamos a ingresar: “Alumbrado Público. Si
es verdad que el servicio que en la actualidad presta es un poco deficiente, pero ello no nos invita
para ser demasiado fuertes con su propietario, toda vez que nos consta que hace esfuerzo por
llenar lo que para ser bueno necesita y que sólo resulta, por el poco cuidado de que hace uso el
encargado de encenderlo para cumplir así con su obligación. De todos modos, llamamos la
atención del señor Daniel Castillo, pues hay calles que en casi todas las noches no se enciende y
en otros que llegan las 9 de la noche y están completamente a oscuras”.

    COLOFÓN.-
     A manera de colofón y concluyendo con describir la numerosa presencia de periódicos que
comprende los diarios La Igualdad y El Comercio, además de interdiarios, bisemanarios y
semanarios, editados en Paita, durante sucesivas décadas a partir de 1862 y acentuada la primera
del siglo XX, destacamos que son un claro objetivo de que en el puerto hubo elevadas
manifestaciones culturales que de alguna manera fueron alimentadas por numerosos extranjeros,
sobre todo europeos, que en busca de porvenir vinieron para afincarse y se afincaron en la región.
     Los periódicos antiguos del vecino puerto que citamos en este trabajo los hemos observado en
el Archivo Regional de Piura que preserva estas joyas impresas, que, con categoría de fuentes
históricas, nos sirven para exponer a los habitantes del siglo XXI hechos concretos ocurridos en la
región, el país y el exterior, después de la creación de nuestro Departamento.
     Sus páginas recogen el sentir del pueblo paiteño que comunica sus inquietudes particulares, sus
ideas políticas, la propaganda partidaria, el desarrollo social y económico del Departamento de
Piura, el comportamiento del Concejo Provincial de Paita, no faltando numerosa publicidad que
sirve de sustento económico a la empresa periodística.
     También hay crónicas de diferente índole y enfáticos artículos de militares y políticos,
colmados de violencia verbal y furibundos ataques. Así mismo se registra piezas que han nutrido la
literatura regional que incluyen poesías.
        De esta manera entregamos a la colectividad regional una relación y descripción de
periódicos antiguos que sirven a los investigadores sociales para sustentar diversos puntos de
vista sobre el periodismo en Paita y sus aportes al desarrollo espiritual de la provincia.

                             PERIODISMO Y PERIÓDICOS EN SULLANA
     Bien sabemos que la Provincia de Sullana, creada por Ley de la República Nº 1441,
promulgada el 4 de noviembre de 1911, por don Augusto B. Leguía, este año cumple el
centenario de su creación política y con esta ocasión bueno es recoger parte de su bagaje cultural
que se orienta al periodismo y periódicos que según nuestras averiguaciones se inicia el año
1896, hace más de un siglo, 115 años, con la publicación del semanario EL CHIRA (1).
     Cronológicamente hablando Sullana es la quinta provincia que se funda después de medio
siglo de creado el Departamento, por Ley que promulgó el Mariscal Ramón Castilla el 30 de marzo
de 1861, con sus provincias de Piura, Paita y Ayabaca, siguiendo Huancabamba en 1865.
     Abonando a lo expuesto, resulta relevante lo que se ha expuesto sobre el tópico tratado: “ha
comienzos del siglo XX, Sullana era un floreciente centro comercial en el norte peruano, por su
privilegiada ubicación geográfica y fronteriza con el Ecuador. Ni siquiera las asonadas de los
bandoleros campesinos, amainaban la prosperidad de los pueblos a las orilla del Chira” (2).
     Dentro de la literatura regional un conspicuo escritor ha sentenciado: “En la provincia de
SULLANA pasa muy distinta cosa. Aquí el latrocinio es un corriente medio de vida, una profesión,
que tiene sus cátedras, sus maestros, sus leyes, su técnica y sus campos de acción. De La
Huangalá, Salitral, Poechos, La Solana, salen doctorados en el bandolerismo estos caballeros del
delito. Un tipo de bandolero que podríamos calificar de atípico, por lo mismo que no reviste
caracteres definidos. En sus bandas hay, además de sullaneros, gente de toda procedencia:
piuranos, catacaos, morropanos, yapaterinos, paiteños, tumbesinos y ecuatorianos” (3).
     Sobre el periodismo practicado en la Perla del Chira, tenemos una elocuente apreciación
bibliográfica, que ingresamos a continuación: “El 21 de octubre de 1923, aparece en Sullana el
semanario dominical titulado “El Nacional”. Su propietario y director, Pedro P. Miranda. Es el
decano de los periódicos de la provincia, por otra parte, con el seudónimo de “Pobre Pedro”,
publicaba en el periódico “El Esfuerzo”, la columna en verso, muy comentada, que se denominaba
“La lorita de la vecina”. “El Nacional”, por su línea, sufrió varias clausuras y su director, prisionero.
     Antes de “El Nacional” aparecieron en Sullana varios periódicos cuyos datos no hemos podido
completar, pero que anotamos: “La Voz de Sullana” (1902): “La Nueva Provincia” (1905);
“Vanguardia” (1907), “El Orden” (1910); “El Bien Público” (1910), editado por la Federación Obrera
Alfonso Ugarte; “La Actualidad” (1910), de la más larga duración; “El Alba” (1912; “Los Oprimidos”
(1904); “El Látigo” (1911); “La Voz del Chira” (1911); “El Esfuerzo” (1921); “El Grito del Pueblo”
(1911) y “Optimista” (1921)” (4).
     También hemos encontrado un comentario periodístico sobre el semanario “El Sullanero” que
apareció en la Perla del Chira el año 1902. En la edición de “La Unión”, apareció el 2 de mayo de
1903, a manera de aviso, el texto que sigue:
     “Prevención. Sin disentir el suelto que registra “El Sullanero” en su Nº 31, referente a mi
antiguo empleado, señor Silvio Soria, hago aclaración de que dicho empleado no se ha separado
del todo, sino que debe regresar a hacer legal entrega del establecimiento que ha corrido a su
cargo; dejo así aclarada la verdad. Sullana, Abril 30 de 1903. J. Simón Ortiz” (5).
     Hay otros periódicos que se registran en la cita siguiente: “El 4 de noviembre de 1943,
aparece en Sullana el periódico “Acción”, dirigido por Pedro Miguel Calderón y la “animación
económica” de Felipe García Figallo. Anteriores sin poder precisar datos de aparición, fueron: “El
Día” (1925), “Honradez y Trabajo” (1932). De entonces, también, “El Escolar”, “El Perú”, dirigido
por José María Calle (autor de la primera monografía de Sullana); en este periódico Juan
Francisco Vera Gálvez publicó su ligera reseña de la vida periodística de la provincia de Sullana”.
     La Voz del Norte, de noviembre 13 de 1930, diario editado en Piura, nos informa sobre
periodismo, lo siguiente: “OPTIMISTA. Hemos tenido la satisfacción de recibir los números 1 y 2
de este Seminario que se edita en Sullana. Saludamos complacidos al estimado colega,
acusámosle recibo de los números en referencia y le deseamos larga vida, para el bien de esta
importante provincia” (6).
     Posteriores a “Acción”, anotamos, pero también sin datos completos: “El Terruño” (1954
según Requejo, 1936 según Romero de Valle; el periódico se llamó después “La República”), “La
Opinión” (1962). “ABC” (1955), “Sullana; Órgano del Partido Socialista” (1960). “El Chismoso”,
“Juventud” y “Pregón Juvenil”, los tres editados entre 1960 y 1962” (7).
     Ahora registramos una bien elaborada descripción sobre la provincia de Sullana. Dice así:
“Sullana, ciudad y capital de la provincia homónima en el departamento de Piura del norte de
Perú. Se encuentra enclavada a orillas del río Chira, por lo que avena sus campos que ofrecen
buenas cosechas de algodón, arroz, tabaco, cañamiel. Se localiza en la zona de contacto entre los
terrenos extremadamente secos de la costa y los selváticos del interior. Con un origen muy
antiguo, en época moderna ha tenido un gran desarrollo, al ser importante centro de industrias
textiles, especialmente algodoneras (desmotadoras), así como de transformación de los productos
alimenticios. Está atravesada por la carretera Panamericana y está muy bien comunicada con
Paita y Piura (por ferrocarril) y con las anteriores, Talara, Atascadero, Los Encuentros, Loja,
Tabaconas, Castilla y Zapotillo por carretera. Población (1991), 150.300 habitantes” (8).
     Al hacer esta breve descripción sobre periodismo y periódicos en Sullana, cabe entregar esta
acertada expresión: “la historia de Sullana tiene un pasado irredento, un presente viviente y un
futuro edificante. Un pasado irredento que hemos vivido unidos al recuerdo del inicio de la vida
provincial, olvidando el proceso geohistórico cultural anterior…” (9).

     LEY DE SU CREACIÓN.-
     Según la ley de su creación, bajo Nº 1441, artículo 1º, se crea la Provincia de Sullana formada
por los distritos de Sullana y Querecotillo, quedando éstos segregados de la Provincia de Paita. La
capital de la Provincia de Sullana, será la ciudad del mismo nombre (10).
     Entre tanto conviene señalar que el proyecto de la creación de la provincia de Sullana fue
formulado en la ciudad de Lima, con fecha 15 de octubre de 1903, por los parlamentarios José
Noblecilla, Coronel Max Frías y J. S. Hernández, lo que determina que su proceso legislativo para
materializar un acariciado anhelo de la población sullanera tuvo que esperar un largo tiempo de
ocho años de constante gestión ante en Poder Legislador.
     También se sabe que la ceremonia de la inauguración oficial de la flamante provincia
mediante la cual asume sus funciones la autoridad superior nombrada para tal fin por el Poder
Ejecutivo, es decir el Subprefecto, e instalación del nuevo Concejo Provincial aunque
transitoriamente con el insuficiente personal que laboró en el Distrital, recién se llevó a cabo el
sábado 2 de diciembre de 1911 (11).

     ACTO HISTÓRICO.-
     Sullana provincia del Perú. Honró dignamente, con la solemnidad que exige su cultura, tan
significativo e histórico acto cívico que le permite iniciar una etapa característica de su desarrollo y
progreso dentro del marco de la ley. Se vistió de gala, celebrando suntuosas fiestas y rindió
homenaje de gratitud a los Poderes Públicos y personas a quienes les debe su elevación a la
categoría provincial que dígase de paso fue justo y merecido.
     Dentro de los benefactores de Sullana que resplandecen como astros de primera magnitud y
que se debe recordar siempre de un modo especial, está el distinguido ciudadano, Coronel
Maximiliano Frías, quien, como ya se dijo, formuló en 1903 el Proyecto de Ley en el Senado de la
República y lo defendió después por medio de la prensa escrita el señor Ricardo García Rossel
cuyo luminoso informe emitido en la sociedad geográfica hizo inclinar, en fiel homenaje a la
verdad, las expectativas favorables. Así mismo, merecen singular reconocimiento los Honorables
Senadores por el Departamento, señores Enrique Coronel Zegarra y Fernando Seminario, que
obtuvieron el pase del proyecto en su H. Cámara y por último los respetables Diputados
codepartamentanos, señores Benjamín Huamán de los Heros, Julio Rodríguez y José de Lama
que coronaron brillantemente la obra en la Cámara Baja y ante el Gobierno (12).
     A propósito existe un proyecto de ley presentado el 7 de Octubre de 1908, a nombre de la
Comisión del Congreso de la República, por Ricardo García Rosell, que en su artículo segundo
dice:
     “Art. 2º.- Los límites de la nueva provincia serán los mismos que señala la jurisdicción de los
distritos llamados a formarla, por el Norte la quebrada de Lacas, entre las haciendas de Romero,
de la provincia de Paita, y la de San Sebastián, de Ayabaca, por el Nor Este con el río Alamor y la
quebrada de Pilares o las Pavas hasta la cadena de Bolas Pampa y Casaderos, y de la frontera
ecuatoriana, por el Sur Oeste con la quebrada que divide las haciendas de Soledad y Macacará y
forma el lindero del distrito de La Huaca, por el Este con el distrito de Tambo Grande, de la
provincia de Piura, cuya línea corre por el divortiun aquarun de los valles de Suipirá y Quiroz” (13).
    Merece también destacarse, por que en la conciencia del pueblo está, la no menos valiosa
cooperación del señor J. Eduardo Leigh prestigioso vecino de Sullana. La “Sultana del Chira” se
honró y se llenó de legítimo orgullo al obtener por justo mérito su rango de Provincia de la
República.
    NOTAS.-
(1)Archivo Regional de Piura; Expedientes Notariales Protocolizados de Paita. Año 1896.
(2)Juan Vicente Requejo; El Periodismo en Piura, Pág. 61.
(3)Enrique López Albújar; Los Caballeros del Delito, Pág. 224.
(4)Edmundo Cornejo Ubillús; Calendario Cívico de Piura, Pág. 183.
(5)Archivo Regional de Piura; Sección Hemeroteca, Año 1903.
(6)Archivo Regional de Piura; Sección Hemeroteca, Año 1936.
(7)Edmundo Cornejo Ubillús; Obra citada, Pág. 196.
(8)Biblioteca de Consulta Microsoft - Encarta 2005.
(9)Miguel Arturo Seminario Ojeda; Historia de Sullana, Pág. IX.
(10)Legislación Peruana, Año 1911.
(11)Archivo Regional de Piura; Interdiario El Deber Nº 32 de 1º de diciembre de 1911.
(12)Archivo Regional de Piura; Interdiario citado.
(13)Archivo Regional de Piura; Expedientes Judiciales de Paita, Año 1908.

     EL CHIRA.-
     Periódico decano de la ciudad de Sullana que se publicó en momentos que era distrito de la
provincia de Paita. Se imprimió la segunda mitad del siglo XIX, año 1896, en la Imprenta de El
Chira. En un inicio tuvo dos páginas después aumentó a cuatro. En nuestras manos un ejemplar,
el más temprano que hemos ubicado, nos permite transcribir sus datos básicos. Aquí están:
     “EL CHIRA, Semanario de Literatura, Comercio, Industria y Agricultura. Órgano de los
intereses del pueblo”. En la parte superior izquierda de la página inicial hay esta nota: “Establecido
en 1896. E. Alcedo Gil y C. Editores. Año 1º Sullana, Sábado 24 de octubre de 1896. Edición Nº
17. A la misma altura de la parte derecha leemos: “Suscripción por cada serie de cuatro números
20 Cts. Número suelto 5 Cts. Para los avisos y remitidos los precios son convencionales y se
arreglarán con los editores en la oficina de la redacción, local de esta imprenta”. Su formato fue de
32 cm. x 43 cm.
     El pago de la suscripción será adelantado, así como el de toda clase de trabajos que se
encomienden a este Taller”. En la parte final de la página dos se lee: “Imprenta de EL CHIRA, por
Ramón C. Paz”.
     Sigue: “CRÓNICA. A nuestros suscritores: Les estimaremos que se sirvan abonar la
suscripción al periódico tan luego se presente nuestro cobrador, y a los que nos adeudan recibos
atrasados que los cancelen en el día; pues, de lo contrario no podremos hacer frente a los gastos
que nos demanda la publicación de nuestro semanario. Advertimos que el pago de la suscripción,
se hace por adelantado así como el de la publicación de todo aviso, comunicado, etcétera”.
     Pasamos a insertar parte del interesante editorial titulado “Apuntes sobre la Irrigación del
Valle de “LA CHIRA”. Continuación. III: “La preparación y curtiembre de cueros de diversos
animales, forma otra de las industrias notables de Piura, constituyendo artículos muy estimados
los cueros de vaca, de chivo y de venado, que son remitidos a Inglaterra, Estados Unidos de Norte
América y Francia. También se exporta la lana de oveja para Inglaterra.
     Igualmente rico es el Departamento de Piura en el reino mineral; pues si bien no se benefician
en alta escala los metales preciosos, como el oro, la plata y el cobre que existen en las provincias
del interior, ni se extrae en cantidad apreciable el carbón que es abundante; en cambio, comienza
a llamar la atención del mundo entero el petróleo, importante aceite mineral cuyos yacimientos
abrasan una extensión de 400 millas, desde la extremidad septentrional de la provincia de
Tumbes, hasta la península de Punta Aguja, en el distrito de Sechura.
     Este aceite que por sus cualidades: iluminante y combustible y los variados usos industriales
que hoy tiene, es buscado afanosamente en los pocos territorios que lo poseen, ofrece
particularmente al Departamento, y en general al país, un porvenir halagador, bajo el aspecto
económico e industrial.
     Existen también en Piura minerales de sal, que proveen al consumo de muchos pueblos de la
República, y aún fuera de ella, como Colombia.
     Esta ligera descripción de las producciones correspondientes al Departamento de Piura,
manifiestan que es por riqueza agrícola, pecuaria y mineralógica, en determinado ramo, una
sección privilegiada del Perú; y que, tan luego como el Gobierno contraiga sus esfuerzos a la
conveniente explotación, al fomento de las interesantes industrias, tanto fabril como
manufacturera, que ahí pueden radicarse sobre la base de la materia prima que es abundante y
variada; y cuando arraigado los capitales se desarrolle en vasta escala el trabajo, y se establezca
hacia ese nuevo foco de movimiento y de vida, una corriente de inmigración; entonces el Perú
deberá gran parte de su reconstrucción económica, a esa porción del territorio nacional.
                                            IV
     En conformidad con el objeto especial de esta población, vamos a concretar nuestras
observaciones al valle de la Chira, cuya prosperidad se haya vinculada íntimamente a la obra de
irrigación autorizada por el Congreso ordinario del año en curso.
     El valle de la Chira situado en la provincia de Paita, se extiende de oriente a occidente,
atravesando la región central del Departamento, en una longitud más o menos de 90 kilómetros.
Por en medio de este valle corre el río la Chira que nace en las lagunas de Mamayocos en la
provincia de Loja, perteneciente al Ecuador, penetra al Perú, tomando distintos nombres en su
largo curso, recibe como afluentes el Quiroz que nace en la provincia de Ayabaca, y a los ríos
Alamor y Macará que bajan del Ecuador, y desemboca en el Océano Pacífico al norte de Paita,
formando una delta en su desembocadura. (Continuará)”.

      EDICIÓN Nº 18.-
      Esta edición circuló en Sullana el sábado 31 de octubre de 1896 y tiene dentro de la columna
“Apuntes sobre la Irrigación del Valle de “La Chira”, la continuación de la nota anterior que
pasamos a insertar:
      “Este río es en parte navegable, y está sujeto en su caudal líquido y en su corriente a notables
alteraciones, ocasionadas por lluvias muy variables y a veces tan copiosas que el río se desborda
y adquiere proporciones considerables, habiendo subido en algunas épocas a la altura de seis
metros aproximadamente, y ensanchándose hasta abrasar una extensión de 2,300 metros. En
tales condiciones el volumen de sus aguas ha alcanzado la enorme cifra de 455 millones de
metros cúbicos en 24 horas, líquido suficiente para cubrir 45,090 hectáreas de terreno con una
capa de agua de un metro de altura.
      Pero esta creciente es extraordinaria, si bien tienen lugar otras de proporciones más
reducidas, en períodos de 5 a 7 años. En cuanto a las condiciones del valle, son las mismas que
hemos indicado de una manera general para el Departamento, y que ha particularizado el
Ingeniero señor Viñas en los términos siguientes:
      “Actualmente los únicos terrenos útiles para el sembrío son los de las orillas, y sólo se
aprovechan cuando el río los ha inundado después de una fuerte creciente. Los terrenos a las
inmediaciones de las orillas gozan también de humedad, y existe una faja más o menos ancha de
bosques de algarrobo paralela del río, que constituye una verdadera riqueza para el hacendado,
pues con sólo recoger el fruto de este árbol se obtiene un rendimiento de cien soles por hectárea.
Fuera de estos terrenos, hay llanuras que se extienden hasta las colinas, y que no gozando de
humedad, no tienen por consiguiente ninguna vegetación. Estos llanos serían aprovechados con
un canal que se construyera siguiendo a lo largo de esas colinas una pendiente inferior a la del
río”.
      Por la naturaleza de los terrenos el río de la Chira, son muy variados los sembríos que
pueden implantarse; pudiera decirse que cuanto requiere el calor de los trópicos, crece y se
desarrolla satisfactoriamente en esa faja de tierra vegetal. Pero podemos especificar como de
resultados comprobados el cultivo de algodón, que se cosecha cada seis meses, caña de azúcar
que se obtiene a los once meses, café, cacao, ramié, arroz, maíz, que produce a los cinco meses,
y otros granos, raíces y legumbres, que se cosechan en el tiempo máximo de cuatro meses.
      Entre esos artículos ocupa lugar preferente el algodón, que conocido por el calificativo de
“áspero y de hebra basta” goza de justo renombre en los mercados de Europa y de los Estados
Unidos del Norte, alcanzando en su cotización las más altas cifras entre los similares.
      A parte de la demanda exigente de algodón que asegura al agricultor su colocación anticipada
a la cosecha, y a precio poco variable en razón de no tener competidores, presenta su cultivo la
ventaja de hacerse sin grandes desembolsos, y poderse cosechar dos veces en el año, sin que
para ello sea preciso, como lo es tratándose de la caña de azúcar, del ramié, etc. emplear
costosas maquinarias, que suelen reducir en gran parte las utilidades del cultivador”. Continuará”.

     EDICIÓN Nº 28
     “EL CHIRA – PERÚ. Publicación Semanal. Suscripción 20 Cts. Por serie de 4 números.
Órgano de los intereses del pueblo. E. Alcedo Gil y Compañía, Editores. Año 1º. Sullana, 16 de
enero de 1897, edición Nº 28”. Su editorial muy significativo por que al parecer el periódico llegaba
a su fin. Su texto lo insertamos a renglón seguido:
     “ÚLTIMA PALABRA. Con motivo de tener que separarse de esta ciudad el empresario
principal de esta imprenta, nuestro estimado, Sr. Carlos F. Iparraguirre, tenemos el sentimiento de
anunciar a nuestros lectores, que con el presente número, deja terminada sus labores nuestro
seminario EL CHIRA, no sin que nos quede la grata satisfacción de haber batallado sin cesar, y en
el corto tiempo de su duración, por cuanto hemos creído de interés local y de positiva
conveniencia pública.
     EL CHIRA, si bien ha sido recibido con regocijo por cuantos aman el progreso de los pueblos,
no ha dejado de ser mal mirado por aquellos que han sabido siempre enseñorearse a la sombra
del silencio, convertidos en autócratas o sultancillos de localidades como ésta, en donde el
gemido y los ayes de toda clase de abusos se han lapidado y guardado en cada pecho con
amargo desconsuelo.
     EL CHIRA, no ha desmayado pues en dar su alerta en cuanto ha creído necesario, y si su voz
no ha hecho del eco de los gigantes, ha sido sólo y tan solo por que en publicaciones que por
primera vez han visto un periódico, se necesita ir, como íbamos nosotros, muy lenta pero
seguramente, haciendo crear en muchos indiferentes, el amor de la lectura y sobre todo su
participación, siquiera ideal, en todo lo que viene a ser de general atención.
     EL CHIRA, no ha sido para Sullana una empresa particular cualquiera, sino el noble vocero
de su importancia: el amigo de sus infortunios, el guardián de sus derechos y el verdadero
campeón que luchó y habría luchado por mil años, contra los que son, por desgracia, una rémora
constante para la grandeza de este pueblo.
     Quiera Dios que halla quien imite muy pronto a los señores E. Alcedo Gil & Compañía a fin de
que no desaparezca en Sullana ese realce que le había dado este semanario. Por nuestra parte
nos resta declarar con orgullo patriótico, que nuestro programa ha sido fielmente cumplido y que
como peruanos y sullaneros, hemos hecho cuanto hemos podido, para llenar con constancia el
deber que nos impusimos.
     Damos nuestro sincero agradecimiento a nuestros benévolos lectores, de quienes, como
cuantos simpatizaron con nuestra hoja, nos despedimos, deseándoles particularmente una dicha
sin sombra y para Sullana entero la grandeza que con todo corazón anhela sin cesar. La
Redacción”.

       LA ACTUALIDAD.-
       Fue un semanario de nuevo estilo que tuvo mucha acogida en la provincia de Sullana. Se
afirma que “fue comenzado a editar en 1910 por Rafael García, y luego por Enrique García.
Posteriormente, en vista de su éxito, trocase en bisemanario, tipografiado a doce puntos. La
Actualidad dedicaba sus primera y cuarta páginas, íntegramente, a anuncios comerciales, y, en
sus interiores, noticias del exterior y los sucesos locales y sociales. Leyendo este periódico
hallamos fervientes campañas contra la candidatura de don Miguel Checa Eguiguren, a quien
acusaban de ser enemigo de la creación de la provincia” (1).
       Según el ejemplar que consultamos “LA ACTUALIDAD”, fue Publicación Bisemanal que
consignaba en la parte superior de la primera página: “Tiene Editor responsable. Sale ocho veces
al mes. Suscripción mensual 40 Cts. Taller Calle Gálvez-Plaza de Armas 5-Número Suelto 5 Cts.
Año VII Sullana, febrero 15 de 1917 Nº 520”. Tuvo dos páginas con un formato regular de 32 cm.
por 43 cm. En la parte inferior derecha de la segunda página hay esta nota: “Imp. De “La
Actualidad” Sullana. Fue una hoja netamente combativa puesta al servicio de los intereses de la
provincia para lograr su desarrollo material y espiritual.

       EDICIÓN Nº 520.-
        Una crónica que implica cuestionamiento al gobierno edil, que lleva por título
PREGUNTAMOS, presenta esta interrogación: “¿En que quedó el expediente de mejora de fianza
que devolvió la H. Junta Departamental, relativa a la que ofreció el Tesorero provincial Calderón?
Vemos que este empleado, continúa en el mismo puesto indebidamente, sin haber bastanteado su
fianza, y como es ilegal e incorrecto, llamamos la atención del Alcalde señor Carlos Leigh, para
que con tiempo evite posteriores responsabilidades, pues Calderón debe ser suspendido en el día,
hasta que cumpla con el requisito legal de prestar garantía saneada. No es su dinero el que
maneja ni son un costal de paja esos fondos, que la ley ampara con la fianza del caso.
        Seremos incansables en esto, que tocaremos de frente y sin ambages, para que nuestros
enemigos reciban con ello una lección de dignidad y de entereza y cesen de atacarnos en la
sombra, a mansalva y sobre seguro, como los bandoleros de camino”.
        “Nuevo Concejo. Conforme lo expusimos en nuestro número anterior, el Gobierno por
decreto último, ha convocado a elecciones municipales en todos los lugares donde no hubo o
fueron anuladas; como Sullana está comprendida en este caso, es claro que las tendremos en
abril como está mandado.
        Conviene, pues, que la gran mayoría ciudadana que apoya la candidatura de don Pedro J.
Merino y de la lista por él encabezada, esté armónica, compacta, indestructible y firme como al
principio, a fin de que el éxito deseado sea el feliz desenlace del proceso.
        Sullana entero y sus buenos hijos, desean el triunfo del señor Merino y su lista; bien, esto
no se consigue sino por la unión que es fuerza y por la cohesión de hechos e ideas. ¡Sullaneros!
Hay que permanecer firmes e incorruptibles como siempre”.
        En la segunda página hay este aviso que abona la parcela histórica de la educación en
Sullana: “INSTITUTO PREPARATORIO – Calle “San Martín” 2. Enseñanza Primaria y Comercial.
Fundado el año de 1915. Internado. Externado. Director A. Alberto Pallete R.- Paita.
ENSEÑANZA:
        Lectura, escritura, Gramática castellana, Aritmética práctica y comercial. Teneduría de
libros, Geometría e Historia del Perú, Geografía Universal. Geometría, Álgebra. Nociones de
Física, Química Industrial, Historia Natural; Inglés, Francés, Alemán, Música y todas las materias
correspondientes al plan general de instrucción primaria.
        Sólo los alumnos que rinden examen tendrán vacaciones si es que sus padres lo desean,
pues el Instituto sigue funcionando y acepta alumnos en cualquier tiempo, los que serán
debidamente preparados.
        Suplico a los señores padres de familia que deseen internar a sus hijos, se sirvan
matricularlos antes del 15 de febrero, a fin de tomar una casa apropiada para el internado. La
matrícula para el próximo año escolar se abrirá el 15 de febrero. He contratado un preceptor
auxiliar muy competente que se hará cargo de su puesto en el mes de marzo.
        Con el nuevo año escolar que principiará en mi establecimiento el 1º de marzo, se
establece definitivamente el INTERNADO. Los señores padres de familia encontrarán todas las
facilidades para que sus hijos reciban una educación sólida, moral e intelectual.
        El colegio cuenta con una sección especial en que los niños sólo abonan UN SOL por
matrícula y UN SOL mensual por la enseñanza hasta que estén aptos para ingresar a clases
superiores.
        Hago presente que hace 27 años que ejerzo el profesorado y siempre con buen éxito,
como lo comprueban los muchos certificados que poseo y que están a disposición de quien quiera
verlos. Es esta la mejor garantía que puedo ofrecer a las personas que deseen que eduque a sus
hijos. Para pormenores pídanse prospectos. El Director. A. Alberto Pallete” (2).

         EDICIÓN Nº 523.-
         Dentro del editorial de la edición señalada, de marzo 1º de 1917, primera página, bajo el
titular “La crisis sullanera”, leemos un interesante y original escrito que contiene el encomiable
espíritu de crítica periodística para mejorar los servicios de la comunidad local y regional.
Veámoslo:
          “Más de uno habrá de exclamar como nosotros que caminamos al desastre y que estamos
próximos a caer en el más abominable de los abismos. Si ayer repudiaba un régimen que quiso
enmendar malos rumbos e introducir una serie de economías en nuestros gastos comunales, hoy
debe odiarse el que el que con saña fiera carcome los cimientos de nuestro progreso.
        Entregados los señores del Concejo a seguir haciendo su política de convencionalismo, no
se preocupan de cuidar las sagradas rentas comunales que por obra del mayor escarnio yacen en
manos de un individuo de la peor especie.
        El Concejo de Sullana, uno de los más ricos del departamento, se ve cohibido de hacer
frente a sus obras públicas de necesidad imprescindible, porque se derrochan sus rentas pagando
empleados inútiles e innecesarios, creando plazas nuevas para dar sueldos a los preferidos y
mantener al pie de ellos a los hombres que necesitan más tarde para sus enjuagues y sus farsas.
Así, hemos contemplado llenos de asombro que se crea la plaza del jefe de celadores para
regalar cuarenta soles a un pariente del Tesorero; que se dedique un amanuense a este último sin
ley, sin presupuesto, sin que los autorice nadie.
        ¿Qué es e lo que pasa pues en los espíritus de esos hombres que escandalosamente se
hicieron elegir padres del pueblo? Calderón es todo en el Municipio, no hay duda. Es Alcalde,
Síndico, es dueño de la renta, es jefe, manda y se le obedece, los concejales son sus eunucos. Se
le duplica su sueldo por lo quiso él; se le da un empleado porque lo manda él; se destinan sus
parientes, sus conocidos, porque lo pide él.
        Y Sullana mira atónito todo esto, lleno de estupor, cansado de tanta farsa, desengañado de
sus hijos que no defienden su sueldo de las terribles garras de un audaz. Calderón acaba de
notificar a los rematistas de los ramos municipales para que le adelantes el pago de este mes
porque tiene que emprender viaje a Trujillo.
        Dos cosas saltan a primera vista. O ese empleado necesita del dinero del pueblo para
hacer su viaje o, por que como dice él mismo, quiere dejar pagados todos los empleados
municipales por que no hay otros fondos en la caja para hacerlo.
        ¿Qué se han hecho entonces? ¿El municipio no economiza para sus obras públicas?
Acaso se consumen todas sus rentas en mantener empleados que no sirven para nada. El
régimen que se repudiaba, el régimen que se apedreó, pudo economizar en siete meses más de
cinco mil soles que sirvieron para embellecer nuestra plaza principal y para dar término a los
trabajos del mercado.
        En aquel tiempo las rentas estaban más subidas que ahora; pero no se mantenían
zánganos, ni había Tesorero. Se introdujo economías en todo orden, se votó empleados
inservibles, se organizó todo, se taparon agujeros en la caja municipal, con perseverancia, con
amor, con fe inquebrantable; luchando con los descontentos, defendiéndose de los ímpetus de la
mayoría del Concejo.
        Ahora, alejados del seno del Concejo los pocos hombres de bien, porque no quisieron
gobernar con anarquía, la cosa municipal se encuentra en manos incompetentes, desprovistos de
ideas y sobre todo avaros de buena intención. Acudimos pues al patriotismo de ese grupo
independiente separado del Concejo, para que nos oiga, para que escuche el clamor del pueblo
que hastiado de tanta villanía se yergue altivo pidiéndoles que pongan coto a tanto abuso.
        Reingresen los señores Tonsmann, Figallo, Lama. Hougthon e impidan con su rectitud y
con su entereza de hombres de bien que nuestra crisis se haga endémica. Un Vecino” (3).
        NOTAS.-
(1)Juan Vicente Requejo; El Periodismo en Piura, Pág. 58.
(2)Archivo Regional de Piura; Expedientes Judiciales Protocolizados.
(3)Archivo Regional de Piura; Expedientes Judiciales Protocolizados.

       LA PROVINCIA.-
       Fue notoria publicación bisemanal en los predios de la provincia de Sullana. En la parte
superior de la primera página, lado izquierda dice: “Redacción, Administración y Talleres San
Martín Nº 197/199”. En el lado derecho leemos: “Suscripción mensual 40 Cts. Número suelto 5
Cts. Año III Sullana 16 de Abril de 1916 Número 193”. Tuvo cuatro páginas, tamaño oficio, cuyo
formato fue de 23 cm. por 33 cm.”.
       En la página 1 está su editorial titulado “Por la Instrucción”, cuyo texto pasamos a insertar:
“Es muy propicio el tema que ya hemos abordado en referencia a este ramo, desgraciadamente
olvidado casi en su totalidad en esta provincia.
       Un motivo trivial o una circunstancia muy necesaria al preceptorado es que se postergara
la apertura al primero perdiéndose lastimosamente un mes. Se han dado principio a las obras
escolares y apenas el espíritu contempla la escasa concurrencia a ellas ya hemos dicho que
mientras no haya una acción conjunta de las autoridades no se conseguirá aumentar la asistencia
como factor ejecutivo es indispensable la persecución de la policía a las innumerables granjas que
pululan por las calles de la ciudad, exigiendo sus matrículas y penando con arrestos y multas,
tanto al niño como al padre o tutor.
        En este mismo orden debe exigirse la concurrencia de los domésticos a las escuelas,
como sus servicios no le permiten el día completo, es posible aprovechar del medio día, sin que
ese tiempo les reste para sus ocupaciones.
        Es incalculable el beneficio que los mismos patrones reciben al disponer la labor del que
recibe la luz del saber. Otro de los puntos necesarios es hacer una instrucción más religiosa y
obligar cursos extensos que inculquen los principios de moralidad y fundar sanas ideas”.
        Pasamos a la sección Avisos Judiciales que confirman que el aparato judicial seguía
operando en Paita a cargo del Juez de Primera Instancia, Dr. Domingo Castro L. Como otra
medida de sostener el periódico se insertó publicidad a través de avisos comerciales. Veamos:
        “LA CASA TASSARA E HIJO” Ha recibido salmón y ostiones, lo más espléndidos para
pasar Semana Santa”.
        “Se compra pallares al mejor precio de Plaza. Santiago Tassara e Hijo”.
        Otra noticia dice: “En Piura. El taller donde se editaba “La Revista del Norte” ha cerrado
sus puertas desde el 1º de abril de 1916”.
        En la parte final, lado derecho, de la cuarta página se avisa: “Oficina Tipográfica e Hijo.
Calle San Martín Nº 197/199-Sullana” (1).
        Téngase presente que sobre esta hoja periodística se ha expresado: “Horacio Tassara fue
un culto periodista –muy amigo de Enrique López Albújar- que publicó el semanario eventual “LA
Provincia”; colaboraban con Tassara jóvenes activos como Alejandro Troyani (con el seudónimo
Trajano, el teniente Pérez Caneto (“Otenac”) y otros”.
        NOTAS.-
(1)Archivo Regional de Piura; Sección Expedientes Protocolizados-Sullana 1916.
(2)Juan Vicente Requejo; El Periodismo en Piura, Pág. 59.

       LA VOZ DEL CHIRA.-
       Tomamos como referencia la edición Nº 31, la más temprana que hemos ubicado en el
Archivo Regional de Piura, por la misma que sabemos fue el que abre la historia del diarismo de la
provincia de Sullana: “ LA VOZ DEL CHIRA – Diario Informativo de la Tarde, Año I, su fecha 4 de
setiembre de 1920”. Tuvo cuatro páginas y su costo fue de 10 Cts. Su formato tuvo 29 cm. por 40
cm.
       En la parte final, lado derecho, de la cuarta página, leemos “Imprenta La Voz del Chira”,
que fue donde se editó el periódico por D. A. Sánchez: “Empresa Editora y Periodística La Voz del
Chira, Sullana, Apartado Nº 24. Teléfono Nº 89”.
       Además en columna aparte deja constancia de lo siguiente: “TARIFAS. Suscripciones
S/.1.20 al mes. Al semestre S/.6.00. Al año S/.12.00. Número suelto 10 Cts. Cablegramas.
Servicio especial para La Voz del Chira. AVISOS. Por centímetro de columna simple, por cada vez
S/.0.10, por un mes interdiario S/.1.10, por un mes diario S/.2.00. Otras publicaciones. Intereses
generales por columna S/.15.00, por media o fracción S/.8.00. Despedidas, defunciones y
agradecimientos de 1 a 3 veces S/.3.00. Avisos extranjeros. Por pulgada de columna simple. Oro
Americano. Por cada vez S/.0.10, permanente al mes interdiario S/.1.00, diario S/.1.80. NOTAS.-
Por avisos de media página o más, precios convencionales” (1).
       Se comenta que “La Voz del Chira” reapareció en 1920 bajo la dirección de Manuel Aguirre
Zapata, quien más tarde fue alcalde de la ciudad. Periódico de tipo regionalista, tabloide y
vespertino, apoyó al gobierno de Leguía. Incluía en sus páginas artículos del humorista español
Julio Camba” (2).

      EDICIÓN Nº 59.-
      Diario de la provincia de Sullana que surge por iniciativa privada al término de la segunda
década del fenecido siglo XX, informaba en la página 2, de su edición Nº 59, Año II, del martes 12
de Octubre de 1920, sobre la llegada a Piura y Sullana del aviador nacional, Señor Herbert
Tweddle, según crónica que dice así:
      “De Piura. El aviador nacional señor Herbert Tweddle es objeto de infinitas
manifestaciones, tanto de parte del público como de la sociedad en general. Anoche se verificó
una simpática actuación en el local del Proletariado Obrero, para recibir al intrépido aviador y
obsequiarle una medalla de oro, en la cual se destaca en alto relieve el busto de Miguel Grau, con
inscripción en el anverso, obra hecha por un artesano de esta ciudad.
        El Vicepresidente de la nueva Junta Directiva que se eligió anoche hizo entrega de una
medalla en un conceptuoso discurso, que contestó el señor Alfageme en nombre del señor
Tweddle. Para esta noche los hijos del departamento de Lambayeque, residentes en esta ciudad,
ofrecerán en el Hotel Colón un banquete de treinta cubiertos al señor Tweddle. La fiesta la
ofrecerá el señor Subprefecto don Vicente Rázuri y una vez concluida, pasará el señor Tweddle a
la Confederación Obrera donde será agasajado y se le hará entrega de una tarjeta de oro.
        Mañana el Cine Edén dará una función a beneficio del señor Tweddle, organizada por el
Club Atlético Grau. El miércoles en la mañana saldrá con rumbo a Sullana”.
        Sigue la poesía que compuso el vate ecuatoriano, Dr. Aurelio Román Guerra, dedicada “Al
Aviador, señor Herbert Tweddle, que consta de de dieciocho versos debidamente rimados que
sirven para rendir merecido homenaje a la ilustre hazaña del aviador peruano. Su texto que
publica el diario LA VOZ DEL CHIRA, es el siguiente:
        “Águila apocalíptica, con gigantescos vuelos,
Te lanzas en el piélago inmenso de los cielos.
        Con el valor consciente que el pensamiento humano
Imprime en las conquistas que brotan de su mano.
        Abarcando fronteras, tu enorme derrotero
Prepara la gran patria al hombre venidero.
        Sabes domar los vientos que, potros desbocados
En la altura, a tu paso, se inclinan domeñados.
        Sabes cruzar abismos, salvando inmensidades,
Y en ignoradas cimas, afrontan tempestades…
        Vas venciendo las fuerzas que el Universo rigen,
Con otras descubiertas que a la ciencia dirigen.
        Por su inviolada cumbre, desde la cual, serena,
Los ciegos elementos con su poder enfrena.
        Apuras sonriente, la copa de la Vida
Sin pensar si mañana se romperá caída.
        Y a la Muerte que venga los esfuerzos de su arte
En tierra se ha quedado, cansada de acecharte.
                       Piura, Octubre 12 de 1920.
                       Aurelio Román” (3).
     NOTAS.-
(1)Archivo Regional de Piura; Sección Hemeroteca, Año 1920.
(2)Juan Vicente Requejo; El Periodismo en Piura, Pág. 60.
(3)Archivo Regional de Piura; Sección Hemeroteca, año 1920.

     EL DÍA.-
     Se trata de un “Diario Informativo” que circuló por varios años en la ciudad de Sullana,
dejando en las páginas del periodismo sullanero una evidencia del ejercicio de esta abnegada
profesión en esta provincia. Dentro de su historia, Juan Vicente Requejo acota:
     “A la desaparición de “La Voz del Chira”, don Felipe García Figallo; comerciante y
representante parlamentario durante varios períodos, formó una empresa periodística que editó
“El Día”, vespertino que se publicó durante diecinueve años en Sullana. Era su director el
recordado periodista Alfonso Romero Camino”.
     “El Día” –hoja de dos páginas de tamaño estándar- fue fundado a mediados de 1925. Traía
informaciones de Lima y del extranjero, recibidas por teléfono en ocasiones especiales, y las más
de las veces captadas por radio. Predominaba el tipo de 10 y 12 puntos, blancas, con titulares
serios y avisos judiciales. Fue evidente su apoyo a los gobiernos de Leguía y Sánchez Cerro. Y se
dice que recibí subvención gubernamental”, El Periodismo en Piura, Pág. 62.
     En el Archivo Departamental de Piura, dentro de Expedientes Notariales Protocolizados,
hemos ubicado un ejemplar de “El Día – Diario Informativo, Año II Sullana, (Perú) Lunes 24 de
Diciembre de 1928 Número 965. Director: Alfonso Romero C. Tuvo 4 páginas. Tarifa: Suscripción
al mes S/.1.20, al Semestre S/.6.00, al Año S/.12.00. Avisos: Precios módicos. Intereses
generales a columna S/.20.00. Pago adelantado. Su formato fue de 40 cm. por 57 cm.
     Así mismo hemos ubicado un ejemplar de EL DÍA que nos sirve para señalar categóricamente
que este diario llegó a su edición Nº 4981, que corresponde al sábado 4 de marzo de 1944,
teniendo amplia acogida en toda la provincia.

     EDICIÓN Nº 2306.-
     Corresponde esta edición al diario EL DÍA “Año VI Sullana (Perú), Martes 21 de noviembre de
1933 Nº 2306, dos páginas que gran parte se cubre con avisos comerciales. En el aspecto
histórico nos da estas gratas noticias:
     “IV Centenario del Cuzco. Cuzco. El diario “El Sol” de esta ciudad, ha publicado un artículo
editorial, ocupándose de la celebración del Cuarto Centenario de la Fundación Española del
Cuzco. “El Sol”, requiere con insistencia a la Junta Pro Centenario, para que de una vez de
comienzo a la ejecución de las obras públicas de mayor importancia, para la ciudad las mismas
que deben estar expeditas para inaugurarse en esa efemérides”.
     La que sigue es de carácter deportivo: “La Fiesta del Chávez. 19 de noviembre de 1933.
Como homenaje a su 14º aniversario, los socios de la institución deportiva decano de la Provincia,
formulamos para celebrar este acontecimiento un pequeño programa que se cumplió. Entre los
números principales está la recepción que se realizó la noche del sábado en sus salones los que
estaban artísticamente engalanados presentando un sugestivo aspecto.
     El día domingo en la mañana se llevaron a cabo los encuentros de football en su honor, con
gran concurrencia y en la tarde cerca de las 2 pm. se realizó el almuerzo al que habían sido
invitadas las autoridades deportivas y distinguidas personas de la localidad y en especial al equipo
de la Alianza Atlético, el cual se hizo representar por su presidente activo. Después del almuerzo
se realizó una nutrida y alegre charla entre los concurrentes formulándose diversos brindis, a más
de las 6 de la tarde terminó esta reunión cordial que dejará gratos recuerdos entre los asistentes”.
     Un aviso publicitario es el siguiente: “LA SASTRERÍA “ZELADA” DE PIURA. Tiene el honor de
participar a su distinguida clientela y público sullanense en general, que desde hoy queda abierta
en esta ciudad, en el Pasaje Cardó Nº 7, frente a la Zapatería Vallejos, una SUCURSAL para
confección de ropa para caballeros al estilo moderno, garantizando un corte perfecto, trabajo
puntual y esmerado.
     Los muchísimos años de práctica en Piura me ponen en la condición de ofrecer un servicio
eficaz, como para satisfacer al cliente más exigente. Sírvase acercarse y se convencerá. Precios
equitativos, Alejandro Zelada”.
     Hay otro que dice: “ROSA JOSEFA VALDIVIESO – Obstetriz Titular. Ofrece sus servicios al
público a cualquier hora del día o de la noche. Consultas absolutamente gratis para los pobres.
Consultorio calle Ugarteche Nº 26”.

     EDICIÓN Nº 3505.-
     Anunció este ejemplar su costo de 5 centavos. Año XIII Sullana, (Perú) Jueves 16 de febrero
de 1939 Número 3505. La medida varió en relación con el anterior pues su formato es de 31 cm.
por 43 cm. En la página 1, dice:
     “INVITACIÓN. Lucas Zarandona, Párroco y Vicario Foráneo de la provincia tiene el honor de
invitar a las Autoridades, a las instituciones religiosas y al pueblo y al pueblo cristiano a los
solemnes Funerales que se celebrarán en Templo Parroquial de esta Ciudad el día 17 del
corriente a las 10 am., hora oficial por el Sumo Pontífice Pío XI 8Q. E. P. D.) Sullana, 15 de
febrero de 1939”.
     “TEATRO EXCELSIOR. El Terror del Hampa. Hoy en las funciones de vermouth y noche se
pasarán los episodios finales 13, 14 y 15 con que culmina esta serie llena de aventuras y proezas.
     Vea UD. el fin de “La Araña” con toda su guarida. Vea como triunfa la justicia y como Drek
Tracy consagra su genio detectivesco”.
     “BANCO POPULAR DEL PERÚ. Institución netamente nacional establecida en 1899 – 39
años de experiencia, 18 oficinas propias, 96 Agentes, 127 Sub Agentes”.
     “LOZA INGLESA. Platos hondos y tendidos ha recibido y vende a buen precio. José T. Avalo.
Calle Bolívar Nº 57”.

    ACCIÓN.-
     Esta hoja informativa cotidiana se fundó el 4 de noviembre de 1943, al cumplir Sullana 32
años de su creación provincial, imprimiéndose en la imprenta del diario EL DÍA, contando con el
respaldo económico de Felipe García Figallo.
     Téngase presente que EL DÍA aún seguía circulando en febrero de 1944 lo que hizo posible
por esta fecha se voceen en las calles de la ciudad los diario ACCIÓN y ELDÍA, hecho que
constituye prueba suficiente para demostrar a propios y extraños la importancia periodística,
económica, social y cultural de la provincia creada por ley Nº 1441.
     La edición más temprana que hemos consultado en el Archivo Regional de Piura,
correspondiente al diario ACCIÓN que examinamos, nos permite presentar de la hoja periodística
en cuestión, las características siguientes:
     “ACCIÓN – Diario Independiente de la Mañana. Redacción y Administración Bolívar 24-26
Apartado Nº 29 – Teléfono 108. Inscripción mensual S/.1.80. Tarifa de avisos convencionales
S/.80.00 página. Número suelto 4 páginas: 10 centavos. Año I Director: Pedro Miguel Calderón.
Sullana, (Perú) martes 14 de diciembre de 1943. Nº 33. Noticias radiográficas, telegráficas y
postales del exterior y de la República. Servicio Exclusivo de las Agencias “Baran” y “Prensa
Interamericana”. Tamaño estándar, su formato fue de 42 cm. por 57 cm.

     EDICIÓN Nº 33.-
     Su editorial bajo el titular “Pueblo: Historia del Departamento”, nos entrega el texto siguiente:
“Pueblo de San Nicolás de Amotape. Actualmente está servida por el Dr. Obdulio Ríos, quien
atiende con fina solicitud a la ley que comprende su doctrina. En el Archivo Parroquial de la
Iglesia, existen libros que datan desde el año 1678. En uno de ellos existe la partida de defunción
del Maestro de Bolívar, del caraqueño don Simón Rodríguez, que fue sepultado en la Iglesia el 1º
de marzo de 1850.
     El Archivo Parroquial, es digno de especial cuidado. Constituye una verdadera reliquia para el
pueblo. Amotape fue señalado como punto estratégico de la guerra civil de 1894, entre las fuerzas
del general Andrés Avelino Cáceres y la revolución encabezada por don Nicolás de Piérola. El
coronel Gamaniel Gomero, de Piura, destacó una fuerza bien municionada, que batió a los
montoneros que estaban fortificados, en la encrucijada de colina que rodean una parte de la
población.
     Del resultado del tiroteo, hubo muertos y heridos. Los revolucionarios al mando de su jefe don
J. Ignacio Coronado, después de tenaz resistencia, y ante la superioridad de las fuerzas del
Gobierno, se retiraron hacia Tamarindo. Por la ubicación del pueblo Amotape es la senda obligada
para la locomoción entre Piura-Sullana-Talara-Paita, etc. Por el pueblo cruza la carretera
Panamericana.
     Por lo expuesto, Amotape se remonta a la época preincaica, pues los naturales de este
pueblo dieron en 1532 muchos datos a Francisco Pizarro, pero si, claramente manifestáronle que
habían perdido la noción del tiempo de su origen. Entre otras noticias le informaron el nombre del
pueblo que ellos llamaban Amotape.
     Antes tuvo Amotape muchos recursos, vida propia, fue una población simpática y tuvo fama
de poseer mujeres bonitas. De los pueblos de la costa del departamento de Piura en tiempo de la
colonia, Amotape después de Piura lo fue también.
     Cuando la guerra de la independencia, Amotape, como Piura y otros pueblos, aportó su
contribución de guerra a la causa de la libertad política, enviando dinero sonante y contante al
Libertador Simón Bolívar, cuando tuvo su estada en Trujillo”. Sullana Enero 1º de 1944. Lizardo
Otero Alcas”.
     Viene en seguida un aviso de carácter social: “CLUB UNIÓN SULLANA. Junta General. Se
cita a los señores socios activos a sesión de Junta General, la que tendrá lugar el 27 del presente,
a horas 6 y 30 p.m. con el fin de proceder a la renovación de cargos para el año social de 1944.
Se suplica puntual asistencia. El Secretario. Lizandro Córdova”.

    EL NORTE
    La partida de nacimiento del diario El Norte, se registra en Sullana el día 2 de octubre de
1950, bajo la dirección de Reynaldo Moya Espinoza, conspicuo hombre de prensa que siendo de
origen paiteño ha trabajado sin cesar por la cultura de “La Perla del Chira”, donde merecidamente
se ha labrado un espacio de honor que se resplandece con reiteradas distinciones que le han
otorgado y otorgan diferentes instituciones de la región. Se sabe que “Las oficinas y talleres del
periódico fueron verdaderos semilleros de gran parte de los periodistas sullaneros” (1)
    A la mano tenemos la edición Nº 1211, cuyo formato fue de 40 cm. por 55 cm., que nos
permite después de cuatro años de ver la primera luz, consignar las características del periódico y
que están consignadas en la primera página, parte superior.
    Veamos: “Año IV de EL NORTE – Diario Independiente, Año del Libertador Mariscal Castilla.
Teléfono 146. Dic. Telegráfica “Disor”. Calle Lima 6 – Bolívar 38. Apartado 46. Jefe de Redacción
Pablo Cruz Arrunátegui. Sullana, Martes 14 de Setiembre de 1954. 4 Páginas 40 Ctvs” (2).
    Se ha comentado que “en la misma imprenta y local (calle Bolívar) donde funcionará
“ACCIÓN”, apareció “EL NORTE”, en la mañana del 2 de octubre de 1950. Lleva pues, 32 años
(se dijo en 1982, agregamos) de publicación ininterrumpida. Es un periódico de cuatro páginas
tamaño estándar, a seis columnas por página y con servicio informativo local, nacional y del
extranjero (captadas las noticias del exterior por radio); publica avisos judiciales, crónica social,
guía profesional y cines” (3).
    El distinguido periodista sullanense don Pablo Cruz tiene una foja de servicios muy amplia,
pues: “cuando tenía sólo 16 años se inició en las lides periodísticas en el diario tabloide “EL DÏA”,
entre Julio y Octubre de 1944, pasando luego a servir al diario “ACCIÖN” como cronista, entre
noviembre de 1944 y setiembre de 1950. Posteriormente inicia su labor en el diario “EL NORTE”
como Jefe de Redacción, hasta el año 1978 en que pasó a “EL TIEMPO”; en este último órgano
de prensa ha sido Jefe de Provincias y Jefe de la Página Local” (4).
    A grades titulares se destaca en la primera página de edición Nº 1211, la crónica siguiente:
“Ha sido nombrado nuevo Municipio para Sullana. En forma extraoficial nos hemos enterado que
ha sido nombrado nuevo personal para el Municipio de Sullana.
    La lista la encabeza el Ingeniero Natale Amprimo y lo acompañan un grupo de conocidos
caballeros de la localidad. El rumor del cambio de Municipio se había venido repitiendo desde
hace tiempo pero ahora parece que ya es un hecho y que el viernes pasado se habría firmado la
respectiva resolución.
    El señor Amprimo ya ha actuado en otros Concejos habiendo desarrollado una atinada labor,
motivo por el cual todo hace suponer que los asuntos comunales serán tratados en la forma que
es debida”.

      EDICIÓN Nº 2683.-
      Su encabezamiento es el siguiente: EL NORTE – Diario Independiente. Jefe de Redacción:
Pablo Cruz Arrunátegui. Sullana, Martes 22 de Noviembre de 1960. 4 páginas 70 centavos. Año XI
Edición Nº 2683”.
      Su editorial registrado en la página dos, titulado “Un Peruano en la Corte de Justicia de La
Haya” tiene trascendencia histórica dentro de la política nacional y continental por tratarse de
Víctor Raúl Haya de la Torre, ilustre peruano del siglo XX, fundador del APRA. Su texto es el
siguiente:
      “La Corte Internacional de Justicia de La Haya, aunque existe desde mucho antes de que
fuera creada la Organización de las Naciones Unidas, en la actualidad, es el principal órgano
jurídico de la ONU. Todos los estados miembros de la ONU, son necesaria y automáticamente,
también miembros de la Corte de Justicia de La Haya que funciona en Holanda y cualquier asunto
litigioso, que se suscite entre dos o más países puede ser sometido a su veredicto.
      El último fallo importante que ha dado la Corte Internacional, es aquel de límites planteado
entre Honduras y Nicaragua, que el Tribunal de La Haya ha fallado a favor de Honduras y del
arbitraje que sobre el mismo asunto hiciera el Rey de España a principio de este siglo. El Perú,
acudió a La Haya, cuando se produjo su impasse con Colombia, en relación con la interpretación
del derecho de asilo, con respecto al caso de Haya de la Torre. En esta vez el fallo de la citada
Corte, no fue claro y en un principio no varió la situación, pero a la postre determinó la salida del
líder aprista hacia el exterior.
      La Corte Internacional, está integrada por quince jueces, que son elegidos por los estados
miembros de la ONU, en Asamblea General. Es decir que en la actualidad debido a la gran
cantidad de nuevas naciones africanas independientes, los estados miembros son 103 y cada día
aumentan.
      Los países sudamericanos, tienen generalmente cuatro puestos en la Corte, pero se había
venido obteniendo gracias a que las naciones latinoamericanas que son numerosas, votaban en
bloque. Sur – Oriental son las que forman el bloque más numeroso que se le conoce con el
nombre de afro-asiático. Había pues el temor de que por esta vez, ese asiento fuera arrebatado
por las naciones de color, pero parece que al final se impuso el prestigio jurídico de nuestro país y
la prestancia del candidato peruano Doctor Luis Bustamante y Rivero, ex presidente de la
República y Presidente del Colegio de Abogados de Lima.
     En la ONU, el nombre del Perú, es ampliamente conocido, pues en el anterior período de
sesiones, fue otro peruano: Víctor Andrés Belaúnde, el Presidente del máximo organismo de la
ONU, o sea la Asamblea General, y el difícil cargo, lo desempeñó con manifiesta competencia y
ponderación,
     La presencia de un peruano en la Corte Internacional de Justicia, es no sólo un galardón para
Bustamante y Rivero, cuyo prestigio internacional logra así completa consagración, sino que
constituye también un éxito para nuestro país y para América Latina, bloque que ha logrado
retener por otros nueve años, un puesto en tan importante organismo internacional.
     Los peruanos tienen la completa confianza en que Bustamante y Rivero, con su profundo
conocimiento del derecho internacional, público y privado, logrará una destacada actuación dentro
de la Corte de Justicia de La Haya y contribuirá a elevar su propio prestigio y el de su país” (5).

     EL DIARIO “EL NORTE” DE SULLANA.-
     En las páginas del diario Correo, Piura, diciembre 5 de 1984, publicamos nuestro editorial,
bajo el título del rubro, que nos permitimos insertarlo con el propósito de ampliar la visión del
informativo escrito que nos ocupa. Veamos:
     “Hemos tenido en nuestras manos la tesis titulada “Estudio Histórico y Hemerográfico del
diario El Norte de Sullana”; 180 páginas, que para optar el grado de Bachiller en Artes Liberales,
con mención en periodismo, presentó a la Universidad de Piura, la señorita Graciela Leonor
Sánchez Maldonado.
     Estimándola de mucho interés cultural y siendo original en su género hemos trazado esta nota
periodística a fin de hacer conocer sus alcances y proyecciones en nuestra comunidad regional.
     Consta de cuatro capítulos a saber: Aproximación Teórica del Periodismo Provincial o local;
Contexto histórico y periodístico; Presentación del Diario El Norte; Análisis estructural, morfológico
y contenido del diario “El Norte”.
     La graduanda considera a dicho diario el titán del periodismo de Sullana, por que preserva en
sus páginas abiertas el día lunes 2 de octubre de 1950, una historia periodística, durante casi siete
lustros ininterrumpidos.
     El Diario “El Norte”, como empresa se legalizó pos escritura pública Nº 952, el 6 de octubre de
1950, cuatro días después de haber empezado a circular, pasada por ante el Notario de la plaza
de Sullana, don Álvaro L. Mendoza, en la que consta la constitución de la Sociedad Colectiva bajo
la razón social “Editora El Norte: Moya y Compañía”.
     “El Norte” es el único diario provinciano que se edita en la provincia de los departamentos de
Piura y Tumbes. La autora de la tesis que comentamos ha diseñado su historia en dos etapas. La
primera hasta 1970, y la segunda que califica “estacionaria técnica periodística” a partir de 1971.
     El Norte tuvo su partida de nacimiento en la misma imprenta y local de la calle Bolívar; donde
se publicó el matutino “Acción”, al que sustituyó, según aviso insertado en la página 4 de su
primera edición.
     Sus fundadores fueron don Reynaldo Moya Espinosa; probo periodista y autor de Breve
Historia de Piura, publicada en las páginas de diario CORREO; y, don Félix Miranda Severino,
muy vinculado al quehacer periodístico chirense.
     Don Reynaldo fue su primer Director y editorialista, cargo que desempeñó tesoneramente
durante casi dos décadas, 18 años. En cambio don Félix, se desenvolvió como Jefe de
Redacción. Frente a este cargo, también estuvieron don Orestes Miranda Pacora y don Eleodoro
Terán Tello, quien ahora ejerce con eficiencia la dirección del diario “El Norte”.
     Se han forjado en “El Norte”, muchos periodistas que hoy destacan en Piura y Lima. Están
entre ellos Pablo Cruz Arrunátegui, Hugo Villaseca Morán, Alfredo Martínez, Ronald Coloma
Herrera, Rollín Carrión, nuestro excelente amigo Renán Estrada Távara, actual Director del diario
CORREO.
     Se ha dicho que “El Norte” es un diario que se niega a morir, pues permanentemente ha
vivido en dificultades económicas. Estas dificultades se pensaron superar incrementando su
capital con la creación de la Sociedad Editora y Radiofusora “El Norte” Sociedad Anónima,
mediante escritura pública Nº 2379, levantada en Sullana el 15 de Junio de 1964, por el Notario
Público, señor Maticorena.
    Dentro de ese instrumento público figuran en calidad de socios los señores Francisco
González García, Ricardo Figallo, Eduardo Valdiviezo y Fernando Bell Hougton, personas muy
conocidas en la Perla del Chira.
    Por documento de 19 de julio de 1976, la sociedad editora se ratificó jurídicamente como
Empresa Editora y Radiofusora “El Norte” S.A., y deciden sus trabajadores dirigidos por el señor
periodista, don Eleodoro Terán Tello, convertir la sociedad primero en una cooperativa y luego en
una Comunidad Industrial, sin haber definido su situación legal hasta la fecha. Pero “El Norte”
sigue circulando en la provincia. Pese a su drama monetario aún está con vida, vigoroso en su
mensaje social.
    Dentro de sus conclusiones la ponente destaca que “El Norte” en la actualidad se debate en
una lenta agonía, siendo el único periódico del Perú que se compone a mano con tipos de plomo y
madera.
    Es un diario local cuyo camino de acción en sus inicios se proyectó a las provincias de Paita,
Talara y Sullana, habiéndose reducido su mercado al ambiente local, significando un radio de
acción muy corto que agrava su economía.
    Sullana es una de las provincias más importantes del Departamento, no sólo por su óptima
producción agropecuaria a lo que se suma su envidiable ubicación geográfica que le permite ser el
nexo económico en el Departamento de Piura, sino además por su desarrollo demográfico y
despegue cultural.
    Siendo así, es urgente que se elabore un proyecto para reactivar el diario “El Norte”, hasta
convertirlo en órgano informativo de las provincias vecinas, incluyendo la andina de Ayabaca, a fin
de conseguir un consumo que le permita crecer.
    “El Norte” es otra Perla del Chira y en la tesis analizada tiene su mejor fuente para conocer
sus omisiones y deficiencias así como sus virtudes, a fin de labrarle un futuro promisor que
garantice su perenne vigencia, acorde con los lineamientos tecnológicos y científicos que vive el
mundo, hasta convertirse en el primer órgano informativo de la provincia de Sullana, que incluye a
todos sus distritos” (6).
       NOTAS.-
(1)Edmundo Cornejo Ubillús; Calendario Cívico de Piura, Pág. 171.
(2)Archivo Regional de Piura; Expedientes Judiciales Protocolizados, Año 1954.
(3)Juan Vicente Requejo; El Periodismo en Piura, Pág. 67.
(4)Reynaldo Moya Espinosa; Diccionario Biográfico Regional Siglo XX, Pág. 77.
(5)Archivo Regional de Piura; Expedientes Judiciales Protocolizados, Año 1960.
(6)Juan G. Paz Velásquez; Artículos publicados en diario Correo, de Piura.

                       PÚBLICO RECONOCIMIENTO A MOYA ESPINOZA (1)
     El Concejo Provincial de Piura, fiel expresión democrática de la voluntad popular, en esta
noche otoñal, atendiendo a sus labores esenciales de extensión a la comunidad, nos congrega en
este recinto cultural para rendir justo homenaje al ciudadano Reynaldo Moya Espinoza por los
suficientes méritos alcanzados y demostrados a lo largo de su existencia terrenal en los renglones
de cuatro importantes disciplinas del espíritu, puestas con admirable entrega al servicio del
desarrollo social de nuestra comunidad.
     De esta manera la corporación municipal piurana cumplidamente exalta, en su justa medida,
la valoración espiritual de la tesonera obra que Moya Espinoza ha hecho a favor de la colectividad
departamental con la convicción excepcional de enriquecer en bagaje espiritual de la región.
     Reynaldo Moya es un acreditado intelectual de nuestra sociedad que ostensiblemente, con
infatigable esfuerzo y expresión de amor a este suelo, ha entregado su fina producción mediante
sendos volúmenes escritos que contribuyen a formar nuestra personalidad histórica y a esbozar el
perfil de nuestra identidad cultural.
     De lo que estoy seguro es que Moya Espinoza, al lado de los suyos y con los suyos, su
consorte Alicia Estrada Távara e hijos, ha disfrutado sirviendo con amor a la educación de nuestro
pueblo; y, difundiendo el tema piurano ha logrado un gozo intelectual que también con los suyos le
ha permitido alcanzar la felicidad, hecho que nos alegra como a él también.
     NOTA.-
(1)Juan G. Paz Velásquez; Discurso de orden pronunciado en la Biblioteca Municipal de Piura.
    REFERENCIAS FAMILIARES.-
    Reynaldo Moya, gran valor cultural de nuestro medio regional, nació en el puerto de Paita el
17 de setiembre de 1920. Sus progenitores fueron el normalista piurano don Gustavo Moya
Jiménez que registra una riquísima hoja de vida en los predios de la educación regional y doña
Consuelo Espinoza de Moya. Son sus hermanos Laura, Pepa, Gustavo, Lucrecia e Irma.
    Estableció su hogar conyugal en la ciudad de Sullana el año 1944. Su consorte es doña Alicia
Estrada Távara. Producto de este hogar cristiano son sus hijos Gustavo Fernando, Ana Consuelo,
María Alicia (Becha), María Lucía Patricia y Virginia María Luisa.

     ESTUDIANTE.-
     Reynaldo Moya pertenece a una inconfundible generación de intelectuales que ha producido
nuestro Departamento que se han identificado con los valores superiores de nuestra Piura. Guía
espiritual de sus positivos afanes fueron sus progenitores Consuelo y Gustavo, éste de origen
piurano y profesión normalista, que a su regreso de Lima, en 1907, se afinca en Paita
desempeñando cargos públicos en la Administración educativa, específicamente, hasta
convertirse en Inspector de Educación departamental.
     A Reynaldo Moya le hallamos estudiando instrucción secundaria en el Colegio Salesiano de
Piura, bajo la dirección del Monseñor Furtunato Chirichigno, que este año (2004) celebra un siglo
que la Municipalidad Provincial, la Junta Departamental de Piura y el Poder Ejecutivo, mediante la
aplicación de las respectivas normas administrativas y legales autorizaron en 1904 a la
Congregación de Don Bosco para el establecimiento de la Escuela de Instrucción Primaria con
una Sección Técnica de Artes y Oficios en esta ciudad de Grau.
     La cuarta década del siglo XX en el citado Colegio, nos permite recordar a los estudiantes
salesianos que fueron premiados por su contracción al estudio y que posteriormente otorgaron lo
mejor de su energía vital al Departamento de Piura. Por ahora vamos a citar a Carlos Manrique
León, Jorge Eduardo Moscol Urbina, Carlos R. Robles Rázuri, Enrique Maticorena Estrada, Oriol
Saavedra, Felipe Purizaga Ramos, Orlando Balarezo Calle, Reynaldo Moya, entre otros. Don
Reynaldo en 1939 siendo alumno del 4º Año de Secundaria del Colegio Salesiano, dirigido por el
Padre Juan Hefter, tuvo a cargo el discurso de despedida de los alumnos promocionales, hecho
que refleja su óptima calidad de estudiante y sus tempranas inclinaciones por las letras piuranas.
     En 1935 el Colegio dio Premios por sobresalir en el curso de Inglés a Orlando Balarezo,
Reynaldo Moya, José Santos Estrada, José Mejía. I entre los alumnos que alcanzaron distinciones
de aprovechamiento figuran Pedro Murillo, Jorge Farro, Jorge Cornejo, Luis Garrido, Carlos Acha,
Fabio Nicolini, Orlando Balarezo, Roberto Temple, Miguel de la Flor, Javier Diéguez, Reynaldo
Moya y Guillermo Figallo. Valga esta cita para recordar el centenario que se oficializó en Piura la
instalación de la Congregación Salesiana con su famosa Escuela para que nuestro pueblo le
exprese su cálido agradecimiento.
     Su carrera profesional de don Reynaldo la vamos a presentar en los campos de Contador
Público, Educador, Periodista e Historiador. Bueno es agregar que tiene un bien ganado espacio
en los renglones de la difusión cultural en el tema regional.

    CONTADOR PÚBLICO.-
    Reynaldo Moya ha desarrollado su quehacer profesional en el delicado campo de las Ciencias
Contables y Financieras, con el título expedido por la Universidad Nacional de Trujillo, en la que
hizo estudios de doctorado en Ciencias Comerciales.
    Ha sido Decano del Colegio de Contadores Públicos de Piura, de cuya institución es su
fundador. Por su fructífera gestión el Presidente de los Colegios Profesionales de la Región le
entregó su público reconocimiento.
    Ha sido excelente Asesor Tributario de la Municipalidad de Sullana desde el año 1973 y ha
servido con profesionalismo en el quehacer contable a la comunidad regional, comprendiendo a
Piura, Paita, Ayabaca, entre otras provincias del Departamento.

    EDUCADOR.-
    Si bien es cierto don Raynaldo es paiteño de nacimiento su obra intelectual la inicia y
concluye con grandes lauros en la Perla del Chira, por lo que bien cabe afirmar que Paita lo vio
nacer y Sullana aplaudió aplaude y aplaudirá sus triunfos.
     Por ende Sullana es fiel testigo que Reynaldo Moya desde 1945, hace seis décadas, puso de
manifiesto su dedicación apostólica en materia de educación. Por esfuerzo personal ha logrado
forjar una sólida obra educativa expresada en la formación de generaciones de jóvenes que han
contribuido al progreso de la Región.
     Su carrera en los predios de la educación se abre hace sesenta años en el Colegio Santa
Ursula. Luego pasó a las aulas del Colegio Nacional Carlos Augusto Salaverry, Instituto de
Comercio Nº 35, jubilándose en 1967.
     Merecidamente ha recibido del Estado Peruano e Instituciones Particulares una serie de
distinciones que ameritan su elevada calidad docente y su gran jornada realizada en bien de la
educación regional.

     PERIODISTA.-
     La historia registra que con fecha 2 de octubre de 1950 aparece en la ciudad de Sullana el
diario “EL NORTE”, dirigido por Reynaldo Moya Espinoza, distinguido pedagogo y Contador
Público, convirtiendo rápidamente al citado periódico en defensor de los intereses de la provincia.
Su establecimiento se convirtió en fogoso semillero de gran parte de periodistas que se iniciaron
en los predios chirenses.
    Fue editorialista del diario CORREO, de Piura, durante muchos años (1975/90), habiendo
escrito en sus páginas centenares de artículos que han dado origen a su obra monumental “Breve
Historia de Piura”, que todos sin excepción tenemos la obligación espiritual de leerla a fin de
conocer nuestro pasado histórico para mejor ubicarnos en el presente y poder decidir nuestro
futuro en base a nuestra realidad pretérita.
     Con la satisfacción del deber cumplido ha ejercido el periodismo desde el año 1950. Ostenta
el título profesional de PERIODISTA, extendido por la Universidad Nacional Mayor de San
Marcos, la decana de América.
     Moya Espinoza también es fundador y articulista del periódico piurano HECHOS. Colaborador
de la Revista Época de Piura. En el diario el Norte también ha publicado varios artículos de
carácter histórico.

     HISTORIADOR.-
     Donde más ha crecido Moya Espinoza es en el ámbito de la Historia Regional. Ha
desarrollado una tarea jamás igualada por que abarca todas las etapas desde los más tempranos
tiempos prehispánicos hasta nuestros días.
     Producto de su acucioso espíritu y grandioso afán por difundir tesoneramente las huellas del
pasado ha publicado diez volúmenes, dos de ellos dedicados a Paita, su lar nativo, la última a
“GRAU: EL PIURANO DEL MILENIO”, que sirve para conocer la vida y obra del Contralmirante
que se inmoló en Angamos. Singular es la presencia del compendiado título “Historia Prehispánica
de la Región Grau” y por ende su lectura es ineludible para conocer de esta manera las huellas
del poblador piurano desde tiempos inmemoriales.
     Ubicándose Moya Espinoza dentro de la cronología de la historia ha escrito todo el pretérito
regional, empezando con el título: “Tiempos Pre-Hispánico”, parte inicial de su frondosa obra
BREVE HISTORIA DE PIURA. Sigue “La Conquista”, publicada bajo la égida del Gobierno Local
de Piura que hoy realiza este homenaje, la misma que en su presentación señala que es la
continuación de la anterior “y comprende desde los tiempos del Descubrimiento de América hasta
las Guerras Civiles y su repercusión en Piura. Es decir, los acontecimientos del Siglo XVI
comenzando con el proceso de tras culturización y la fundación de San Miguel de Tangarará”.
     Si esto fuera poco tiene otro inédito volumen correspondiente a esta misma etapa, además
están aptos para publicar libros sobre la Colonia, Gesta Emancipadora, Piura y la Guerra con
Chile, Piura Siglo XX. I en preparación los últimos 20 años del milenio en el Perú.
     Ha publicado la historia de dos distritos de Sullana: Marcavelica y Miguel Checa. I la del
distrito talareño de La Brea, Negritos. Obra de pere