Pediatria_Lactantes by xiaopangnv

VIEWS: 3 PAGES: 31

									1.- TRASTORNOS EN LACTANTES Y NIÑOS
               PEQUEÑOS




                                      1
1.1 VOMITO, REGURGITACION E INTOLERANCIA A LA LECHE
GENERALIDADES
El niño después de ser amamantado o de tomar el biberón regurgita o vomita parte
de lo que acaba de ingerir, puede tener varios significados: que el último trago fue
demasiado grande; que ya se encuentra satisfecho o que esta realizando una
maniobra de descarga que para algunos bebes es placentera, situación que en la
medida que van creciendo la van abandonando por propia iniciativa. Mientras este
mecanismo de descarga tenga su origen en los aspectos antes mencionados, no
hay razón para preocuparse.
Sin embargo, cuando este proceso se presenta después de el bebe ha ingerido su
alimento, vomita todo el contenido del estómago, se deben considerar diversas
causas pueden ser:
•Que no tolere el alimento.
•Que los vómitos tengan su origen en alguna enfermedad orgánica subyacente.
•Que se haya llevado a la boca cosas indigestas, sucias o incluso tóxicas,
recordemos que los bebes por curiosidad se llevan todo lo que tiene a su alcance a
la boca (etapa oral)



                                                                                       2
Es muy importante que la madre al
amamantar al bebe, se encuentre siempre
relajada y concentrada en el acto, para
trasmitirle el mayor cariño a su bebé, ya
que el estado de ánimo de ella, repercute
de manera importante en el bebe, ya que
en caso contrario, puede manifestarse en
él trastornos digestivos, en los que se
incluyen los vómitos.
Otra causa frecuente de presentación de
vómitos en los niños puede ser, cuando se
les mueve o agita mucho al jugar o tratar
de entretenerlos, o cuando viajan en
carro.
Cuando un bebe no muestra ningún otro
signo de malestar o de enfermedad y
vomita de repente, por lo regular no habrá
motivo de preocupación; sin embargo
debemos descartar cualquier posibilidad,
por lo que una buena medida es instruir a
la madre para que realice algunas
observaciones que nos ayudan, por un
lado a descartar cualquier patología o
bien, para que en el supuesto caso en que
pudiera existir alguna, encontremos el
medicamento adecuado:                        3
Descartar que los vómitos sean la manifestación de una intoxicación
Observar si el vómito, esté acompañado de otros síntomas como la fiebre, dolor
(relacionado con llanto frecuente), palidez, diarrea, inquietud.
Definir si los vómitos aparecen mientras esta siendo alimentado; poco después de
la alimentación; o mucho después de haber sido alimentado o que se repiten
varias veces o se producen a diario.
Si el niño presenta enrojecimiento e inflamación de la mucosa oral y encías o se
presenta ulceraciones con el fondo blanco; frecuentemente asociadas con fiebre
(estomatitis)
Observar si este problema se inicio al cambio de formula Láctea.
Identificar si el bebe no tolera un alimento especifico, en el caso de bebes de más
de 4 meses, cuando su alimentación es variada.
Vigilar si el niño deja de subir de peso o lo pierde.
Hacerle notar que los vómitos frecuentes, llegan a ocasionan pérdida de líquido
(deshidratación) y que puede ser grave.




                                                                                      4
VOMITO
Es una acción forzada que se realiza por
medio de una contracción fuerte y hacia
abajo del diafragma. Al mismo tiempo, los
músculos      abdominales        se   tensan
súbitamente contra el estómago relajado
con el esfínter del cardias abierto. Es
posible que la persona produzca más
saliva. Los contenidos del estómago son
impulsados hacia arriba y hacia fuera por
la boca y en ocasiones también por la
nariz.
El vómito es pues reflejo coordinado por el
centro del vómito localizado en el cerebro
y responde a señales que provienen de la
boca, el estómago, los intestinos, el
torrente sanguíneo que puede contener
medicamentos o infecciones, los sistemas
de equilibrio en el oído (mareo), el cerebro
mismo, incluyendo vistas, olores o incluso
pensamientos alterados.
El hecho de vomitar es extremadamente
común y casi todos los niños vomitarán
varias veces durante su infancia. En la
mayoría de los casos, se debe a una
infección gastrointestinal viral.              5
REGURGITACION
Los bebés comúnmente regurgitan debido a que el esfínter que se encuentra en la
parte superior del estómago está casi siempre suelto. En los bebés sanos que
están presentando un buen desarrollo, la regurgitación es generalmente de leche
en lugar de ácido estomacal. En términos generales, la regurgitación alcanza su
pico máximo a los 4 meses y desaparece a los 7 meses de vida, aunque puede
tomar más tiempo. Para ayudar a disminuir la regurgitación es necesario hacer
eructar al bebé mientras y después de que se lo alimenta. Los casos más
frecuentes de regurgitación en bebes son:
ESTENOSIS PILÓRICA CONGÉNITA:
Una constricción de la válvula de salida del estómago. En este trastorno, el bebé
vomita con fuerza después de cada comida, aunque por lo demás parece
saludable. Los síntomas generalmente aparecen varias semanas después del
nacimiento.




                                                                                    6
ASPECTO NORMAL




  ESTENOSIS PILÓRICA




             7
Síntomas
Vómito
Usualmente leve en un principio y se vuelve progresivamente más fuerte media
hora después de la alimentación
Vómito en forma de proyectil
El niño parece constantemente hambriento
Diarrea (deposición floja y verde)
Movimiento ondulatorio del abdomen poco después de consumir alimentos y justo
antes de presentarse el vómito
Deshidratación (se agudiza con la severidad del vómito)
Incapacidad para aumentar de peso o pérdida de peso
Síntomas adicionales que pueden estar asociados con la enfermedad:
Llenura abdominal prematura antes de las comidas
Eructos
Dolor abdominal




                                                                                8
REFLUJO GASTRO-ESOFÁGICO
La enfermedad del reflujo gastro-
esofágico (GERD) es una condición
en la cual el alimento o el líquido se
devuelve desde el estómago hacia el
esófago, el conducto que va desde la
boca hasta el estómago. Este
material      parcialmente     digerido
generalmente es ácido y puede irritar
el esófago, causando a menudo
acidez y otros síntomas.
Síntomas
Acidez
Dolor urente bajo el esternón
Aumenta con la flexión, la inclinación
del cuerpo y la ingestión de alimentos
Es más frecuente o empeora en la
noche
Eructo
Regurgitación del alimento
Náuseas y vómitos
Vómito con sangre
Ronquera o cambios de voz
Irritación de la garganta
Dificultad para deglutir
                                          9
Tos o sibilancia
INTOLERANCIA A LA LECHE.
Es la incapacidad para digerir la lactosa, un tipo de azúcar que se encuentra
en la leche y otros productos lácteos y es causada por una deficiencia de la
enzima lactasa.
Síntomas
Calambres abdominales
Hinchazón
Flatulencia
Pérdida de peso
Desnutrición
Distensión abdominal
Gases abdominales
Diarrea
Heces flotantes
Heces con olor fétido




                                                                                10
1.1.- REGURGITACION, VOMITO E INTOLERANCIA A LA LECHE

Tratamiento de las Regurgitaciones.

Se deberá buscar la formula láctea modificada para la alimentación del
bebe y elegir un medicamento homeopático de acuerdo con los síntomas
que arroje la toma del caso.
En función de esta asociación de síntomas, algunos de los medicamentos
homeopáticos más utilizados están:

•Aethusa C.:
Inmediatamente después de la toma, su bebé regurgita un chorro de leche
(cuajada o de color amarillento o verdoso).
Después de devolver el niño se queda agotado, y tan somnoliento que a
veces se duerme inmediatamente lo sorprendente es lo hambriento que
puede estar si se despierta. Pero, en cuanto mama o toma el biberón,
vuelve a vomitar.
Algunos bebés no se cansan cuando vomitan, sino, al contrario, que
vuelven a tener inmediatamente un hambre voraz; lo amamantan o le dan
de comer y, vomita otra vez, hasta que este proceso acaba atormentándole
y empieza a llorar.

                                                                           11
•Antimonium crudum:
Después de vomitar, el niño se resiste a seguir comiendo devuelve en
cascada la leche y ya no tiene apetito. Parte de lo que devuelve ya está
medio digerido y desprende un olor ácido. Si tiene la lengua sucia, será
debido a cualquier causa anterior y no a la leche que acaba de tomar. El
niño a veces está muy irritado y asustado, no quiere lo acaricien, enseguida
se enfada o protesta a su manera. No quiere que nadie le toque ni que le
miren.
•Ipecacuanha:
En el caso de náuseas casi de continuo, devuelve cuando come demasiado
de algo que en realidad no tolera. Lo que vomita es comida y bilis. Aparte
de tener especial cuidado de que no coma alimentos pesados o que
generalmente no tolera, poco apetito e incluso, algunas veces, le repugna la
comida.
•Pulsatilla: Cuando el niño ha comido demasiadas golosinas o alimentos
pesados, se siente tan mal que se ve obligado a vomitar, es muy sensible y
necesita a la madre, tanto que siempre está “pegado a sus faldas”. Si por su
modo de ser tan pronto ríe como llora y tiene mucha sed.
•Cocculus
En caso de náuseas y vómitos por mareo al viajar en coche, en tren o en
barco.

Tome en cuenta los siguientes medicamentos de acuerdo con los sintomas:
Arsenicum album, Asafoetida, Bryonia alba, Bismuthum, Cadmium
sulphuratum, Zincum metallicum.
                                                                               12
1.2.-TRASTORNOS DE LA DENTICION
GENERALIDADES
El proceso de la dentición inicia generalmente
entre el sexto y el octavo mes de vida, continua
el proceso de manera gradual hasta que los
veinte dientes de la infancia o dientes
temporales o “de leche”, estén en su sitio.
Alrededor de los dos años y tres años de edad,
ya han salido todos los dientes temporales.
El malestar que produce dicho proceso es
debido a la presión que ejercen los dientes sobre
el tejido de la parte superior de la encía cuando
tratan de brotar, llamada membrana periodontal.
El sufrimiento no es solamente para el bebé,
sino que es extensivo a los padres por los
frecuentes llantos, ya que no solo causan
ansiedad y angustia, sino también desvelos.
Los dolores no solo son originados en el bebé
durante la dentición, sino también por las
alteraciones que sufren las funciones del
aparato digestivo incluyendo la salivación
excesiva. En esta etapa el bebe, no solo es
alimentado por líquidos, recordemos que
empieza a variar su alimentación, para irse
acostumbrando poco a poco a los alimentos
sólidos, lo que lleva implícito toda una serie de   13
trastornos.
14
Síntoma:
Babeo.
Irritabilidad
Inflamación y sensibilidad de las
encías.
Problemas de sueño.
Rechazo a la comida.
Tendencia a morder objetos duros.
Fiebre no muy alta (pero NO por
encima de 37,7ºC - 100°F).
Vómitos.
Diarrea.
Cólicos.




                                    15
1.3.- ULCERACIONES BUCALES Y AFTAS
DOLOROSAS
Las aftas dolorosas suelen aparecer en las
superficies interiores de los carrillos y los labios, la
lengua, el paladar blando y la base de las encías.
Suelen comenzar con una sensación de hormigueo
o ardor, seguida de una mancha o protuberancia
roja que se ulcera. El dolor disminuye a los 7 ó 10
días, con una curación total al cabo de 1 a 3
semanas. Las úlceras particularmente grandes
(mayores a 1 cm. en diámetro) a menudo se
demoran más para sanar (2 a 4 semanas). En
algunas ocasiones, una aparición severa puede
estar acompañada de síntomas inespecíficos de
enfermedad, como fiebre o malestar. La recurrencia
de esta condición es común. Puede haber una
tendencia hereditaria a desarrollarlas, ya que se
presentan en familias, y asimismo puede haber una
relación con el sistema inmunológico. Las úlceras
pueden darse como respuesta a una lesión bucal a
consecuencia de procedimientos dentales o de una
limpieza dental agresiva. Igualmente, es posible que
aparezcan en el lugar de un mordisco en la lengua o
en el carrillo o se pueden desencadenar por estrés
emocional, deficiencias nutrientes (en especial de
hierro, ácido fólico o vitamina B12), , alergias a los
alimentos y situaciones similares. Con mucha
frecuencia se presentan con infecciones y también          16
pueden ocurrir sin una causa identificable.
Síntomas
Sensación de ardor u
hormigueo antes del
desarrollo de otros síntomas
(síntoma de advertencia)
Lesión cutánea en las
membranas mucosas de la
boca dolorosas centro
blanco o amarillo con una
textura fibrosa borde color
rojo vivo (no siempre está
presente)
puede tener membranas
grises antes de sanar.
Puede haber fiebre
Malestar general
Ganglios linfáticos
inflamados


                               17
1.3.- ULCERACIONES BUCALES Y AFTAS

    TRATAMIENTO

    Baptisia: Para los casos más graves, con fiebre alta, somnolencia y aliento especialmente fétido. La boca
    presenta numerosas úlceras y el niño no puede tomar nada sólido.

    Bórax: El niño llora cuando se toma el alimento, porque le produce un terrible escozor. Las aftas de la boca
    tienen una aureola roja. El niño se asusta por nada, con miedo a caerse cuando le acuesta en la cama, es
    muy sensible y se enfada con facilidad. Útil en los casos en que dominan claramente las aftas sobre las
    ulceraciones. El niño a menudo también tiene diarrea.

    Hydrastis: Cuando la lengua pareciera quemada y está hinchada, con salivación abundante y espesa,
    pegajosa y filamentosa. El estado general se caracteriza por la fatiga y una pereza digestiva con
    estreñimiento pertinaz. Si el niño ya sabe hablar, se quejará de un gusto amargo en la boca.

    Mercurius corrosivus: Cuando las mucosas de la boca están inflamadas en conjunto, sobre todo las encías
    (sangrantes), la campanilla, que cuelga al final de la garganta, con las amígdalas, particularmente doloridas.
    Agrava durante la noche, con sudoración agotadora. Mientras le duran las molestias, el niño tiene siempre
    llena la boca: de saliva y se baba. El aliento le huele mal y parece que tiene la lengua hinchada. Los
    trastornos suelen cursar con diarrea que le irrita el ano.

    Nitric acidum: Cuando las lesiones bucales se extienden a los labios y al contorno de la boca, que parece
    estar quemada por un ácido. Aliento fétido y úlceras profundas.

    Sulphuric acldum: Cuando parece una quemadura producida por un ácido fuerte, pero con una tendencia
    más acusada a la hemorragia: de las encías sale sangre muy oscura que se transforma en placas negras
    alrededor de los dientes. Fetidez de la boca. Mal estado general.


                                                                                                                18
1.4.- EL MUGUETE DEL LACTANTE
GENERALIDADES
Es una infección por levadura de las membranas
mucosas de la boca y la lengua.
Se presenta ya sea en la punta o al borde de la
lengua, en la parte interior de los labios, en las
encías o en el paladar, como unos puntos
blanquecinos hasta de unos 3 Mm., de tamaño,
sin otro tipo de molestias, causadas por un
hongo conocido como cándida albicans,.
La Candida albicans, vive en la boca y
usualmente es mantenido a raya por organismos
sanos que también viven allí. Sin embargo,
cuando la resistencia inmunológica a la infección
es baja, el hongo puede crecer, llevando a que
se presenten lesiones en la boca y la lengua.
Se creía que esta enfermedad era consecuencia
de hábitos higiénicos deficientes, hoy también se
considera como un signo de desarrollo
insuficiente del sistema inmunológico del bebe.
Si estas ulceras se presentan solas, responden a
una causa general más que local.                     19
Las aftas se producen con mucha frecuencia después
de haber administrado al bebe terapias antibióticas, ya
que tienen como efecto secundario disminución de la
flora bucal natural. En pacientes con un proceso
infeccioso crónico (por ejemplo amigdalitis), se repiten
a intervalos más o menos próximos, y no son sino un
síntoma, entre otros, que revela un estado general
deficiente.
También son frecuentes los casos, en los que la
mucosa oral está afectada como lengua, encías,
paladar, cara interna de las mejillas e incluso las
amígdalas y la parte posterior de la garganta. El dolor
es generalmente punzante, haciendo muy molesta la
deglución.
También puede manifestarse en forma de aftas
aisladas, más o menos numerosas, o en forma de aftas
sobre un fondo inflamatorio general con encías
hinchadas y sangrantes, y un enrojecimiento de toda la
lengua y la garganta. A menudo se detecta un olor
desagradable, casi fétido, de la boca. Se pueden
observar ganglios hinchados y dolorosos, cervicales y
submaxilares.
Síntomas
Úlcera en la lengua o en el interior de las mejillas
dolorosas
Área ligeramente levantada
Aspecto blanco cremoso como aspecto semejante al
del requesón                                               20
Sequedad en la boca
LA LENGUA “GEOGRÁFICA”
Es un aspecto que presenta la lengua,
generalmente en los niños, y que consiste en
placas de formas irregulares, más o menos
grandes y de color rojo, como si la lengua
estuviese pelada. Alrededor de estas placas se
observa a veces un reborde más blanco y con
frecuencia hinchado. En las otras zonas la lengua
presenta la coloración rosada normal.
Se denomina lengua «geográfica» porque estas
manchas suelen presentar formas irregulares,
aunque siempre muy delimitadas.
Por lo general, no causan ningún dolor; en algunos
casos, aunque son raros, estas manchas son
sensibles a los alimentos y a las bebidas ácidas.
Dicha manifestación de la mucosa de la lengua no
está aún del todo explicada. Se sabe que no es
infecciosa, aun cuando en algún caso se ha
atribuido su origen a un hongo microscópico.
Tampoco se trata de una enfermedad interna
concreta, ya que puede darse perfectamente sin
ninguna otra manifestación.
Desde el punto de vista homeopático, una «lengua
geográfica» se considera un síntoma accesorio,
entre otros, dentro de un cuadro clínico general.
Casi nunca da lugar a una prescripción por sí        21
misma.
1.5.- FIEBRE
GENERALIDADES
La fiebre es una reacción natural del organismo
ante una agresión, bacteriana o viral o por otras
causas:
- Indigestión grave por exceso o por error.
- Agotamiento muscular por cansancio excesivo.
- Exceso de calor ambiental o falta de
enfriamiento por deshidratación.
La fiebre no es más que un síntoma, entre otros,
que refleja un estado de salud anormal, es decir
la fiebre no debe ser considerada por sí misma
como una enfermedad si no como una de las
reacciones orgánicas ante algo que constituye la
causa real del proceso patológico, se puede
decir que la fiebre no es sino un mecanismo de
defensa. Por lo que no es lógico suprimirla, sin
eliminar primero la causa que la origina.
El uso sistemático de medicamentos que hacen
bajar la fiebre se puede justifica únicamente; por
el miedo que produce a los padres la posibilidad
de que pueda llegar a niveles tan altos que
provoque convulsiones en el bebe.

                                                     22
Tan es un mecanismo de defensa que vale
la pena hacer esta comparación: todos
sabemos que un recipiente se desinfecta
haciéndolo hervir. la fiebre es la reacción
del ser humano para esterilizar su
organismo y          destruir los agentes
infecciosos;    detener      esta   ebullición
implicaría dejar vía libre a estos microbios.
Cuando la fiebre es el resultado de la
exposición a calor externo excesivo, una
deshidratación o un factor afectivo o
digestivo, actuar contra ésta, tiene sentido,
siempre que también se combata la causa.
Existen casos en los que la fiebre es tan
alta que podría ser peligrosa por sí misma,
por ejemplo el caso de algunos niños que
experimentan convulsiones cuando la
temperatura pasa los 39° o 40°.




                                                 23
MEDIOS FISICOS PARA BAJAR LA FIEBRE
  Se pueden utilizar diferentes procedimientos para apoyar a los
  medicamentos a atenuar la intensidad de la fiebre y evitar las
  manifestaciones desagradables que origina:

1. Mantener al paciente en las mejores condiciones posibles.
   Mantener dentro de lo posible la habitación donde se encuentra el
   paciente con una temperatura 18° y 20°.

2. El niño no debe estar excesivamente abrigado, basta con una
   camiseta o un pijama de algodón, fácil de cambiar en el caso de
   transpiración y que se cubra una manta delgada.

3. Vigilar el grado de humedad del aire si hay calefacción central o
   radiadores eléctricos, habrá que compensar lo seco del ambiente con
   humidificadores o ventilando la habitación.



                                                                         24
4. Baños tibios: Llenar una bañera con agua a una temperatura de 39° o 40°, de
    forma que no asuste al niño febril cuando se le sumerja en ella. Después se
    hace descender la temperatura del agua poco a poco hasta llegar a 35º
    aproximadamente. El niño debe permanecer sumergido durante 10 o 15
    minutos. Acabado el baño, se le seca bien y se le acuesta.

5. Aplicación de lienzos fríos: Son más fáciles de preparar, se utiliza agua a 18° o
    20° aproximadamente, humedece una toalla grande, y se envuelve el cuerpo
    del niño desde el tórax hasta los pies por unos 5 a 10 min. para evitar el
    enfriamiento excesivo y se repetirá esta acción ocasionalmente en función de
    la temperatura que presente.

Tanto los baños como los lienzos pueden repetirse tan frecuente como el niño
   necesite, en algunos casos, dependerá de la temperatura, pero más
   frecuentemente de la forma en que el niño soporte la fiebre.
Los remedios homeopáticos no actúan contra la fiebre como los antipiréticos
   alopáticos (Aspirinas, Tempra, Tylenol o sus equivalentes), si no que se
   establece el medicamento tomando en cuenta los síntomas asociados con la
   fiebre.
La fiebre es uno de los síntomas que acompañan a una inflamación, o una
   erupción, o tos, o dolor de garganta, o una infección intestinal, etc., es decir
   que por si sola, carece de valor a la hora de escoger un tratamiento; por lo
   tanto son las manifestaciones del proceso febril y las características de la
   reacción de cada enfermo ante la misma, los que sirven de indicadores
   terapéuticos para prescribir el tratamiento adecuado para la enfermedad, por
                                                                                    25
   lo tanto el punto de partida debe ser la toma del caso.
SÍNTOMAS

- La Coloración del rostro (pálido, rojo o púrpura) que afecte la totalidad o sólo a
      una parte del rostro, acompañada de ardor o resequedad o humedad de la
      piel.
- Si el niño se encuentra abatido y tranquilo que tiene pequeños espasmos
      musculares, en todo el cuerpo o en una extremidad o en el rostro, pudiera
      tratarse de un estado preconvulsivo.
- Dificultad del niño para levantar la cabeza para beber o para sentarlo (rigidez),
      llora intensamente o protesta con energía, son síntomas muy importantes.
- Somnolencia profunda, estado de abatimiento mayor y un profundo sopor, con
      delirio; dificultad para despertar al niño para atenderle o darle de comer, un
      estado subcomatoso o de estupor, pudieran ser síntomas de sufrimiento
      cerebral.
- Irritabilidad con tendencia a llorar fácilmente,
- Cambiar de humor o encolerizarse.
- Excitación psíquica, con locuacidad.
- Sobre actividad o inconstancia en las actividades.
- Sueño o insomnio,
- Agotamiento, sobresaltos, gestos.
- El hambre, la sed y sus características
- Heces y orina: cantidad, frecuencia, aspecto, color y olor;
- Calor o escalofríos, la necesidad de taparse o destaparse y la transpiración
                                                                                       26
Sobre la base de todos los síntomas en una buena toma del caso, podrá decidir la
aplicación de la terapia homeopática.
ALGUNOS MEDICAMENTOS PARA EL TRATAMIENTO DE LA FIEBRE SEGUN EL
COMPORTAMIENTO DEL NIÑO
a) EL NIÑO FEBRIL Y NERVIOSO
Física y mentalmente estos niños no pueden estarse quietos. Si son lo bastante mayores
para moverse por sí mismos, dan vueltas y más vueltas en su cama sin encontrar
descanso; también hablan, lloran o gritan exageradamente. Si son más pequeños, lloran
en la cuna y exigen que se les cargue, se les pasee o se les arrulle.
TRATAMIENTO
Aconitum:
Estados febriles que tienen un comienzo brusco, generalmente después de haber recibid
un golpe de aire frío, con tiempo seco o después de un acaloramiento en verano; la fiebre
aparece acompañada de una especie de ansiedad, la piel se vuelve seca y ardiente, el
pulso se acelera tanto que casi se pueden oír los latidos del corazón.
Belladona:
Cuando el niño presenta una agitación delirante, habla demasiado, está caliente, con la
piel enrojecida y los ojos brillantes. Dice que le duele la cabeza y la tiene ardiendo. Sus
extremidades están frías; prefiere estar tapado, porque si no presenta escalofríos.
Chamomilla:
Cuando el niño está agitado, descontento y colérico exige que su madre lo cargue. A
menudo tiene una mejilla más roja y caliente que la otra. La fiebre es generalmente más
alta por la mañana.
                                                                                        27
Cina:
cuando el niño presente los síntomas anteriores pero rehúsa beber y se queja de dolor en
el vientre.
Pulsatilla:
En los niños de humor variable, el niño es llorón y no está contento con nada, quiere que le
carguen para que le paseen de un lado a otro. Se destapa constantemente y siempre tiene
calor; suda mucho si no se le destapa. No quiere beber. La fiebre es muy inestable y
cambiante.
Rhus toxicodendron:
Cuando el niño está agitado psíquicamente y cambia constantemente de posición. En la
mayoría de los casos ha cogido frío con la lluvia o después de mojarse. El Rhus
toxicodendron es un remedio muy utilizado en lugares con tiempo húmedo y en zonas
costeras, la fiebre siempre alcanza un valor considerable. El enfermo se queja de diversos
dolores en las extremidades que le obligan a moverse. Además, le duele el vientre durante
la fiebre (es un tipo Cina pero sin las rabietas). Como es friolento, prefiere permanecer
tapado.




                                                                                         28
b) EL NIÑO FEBRIL DE COMPORTAMIENTO NORMAL

El niño se comporta de forma totalmente normal, juega, habla y parece estar tranquilo, se
niega a acostarse y quiere jugar es decir, continúa realizando las mismas actividades que
pareciera que no estuviera enfermo.

TRATAMIENTO
Ferrum phosphoricum:
Cuando existe un estado febril ligero o de reciente inicio, o se observa una alternancia en
el color del rostro de rojo a pálido así como una tendencia a sangrar por la nariz, el
enfermo no suda.
Mercurius solubilis:
Cuando el niño suda mucho, especialmente por la noche, sin que por ello baje la fiebre,
peor durante la noche. Puede presentar: lengua edematosa, mal aliento y necesidad de
beber constantemente. Alterna quejas de tener frío como de calor.
Dulcamara:
La fiebre se presenta después de un resfriado (noches frescas tras días muy calurosos) o
después de que el niño se haya mojado. Es una fiebre ardiente sin transpiración que
empeora por la noche, después de haber dormido (es un tipo Rhus toxicodendron sin
agitación).
Apis mellifica:
Cuando el enfermo se muestra tranquilo y somnoliento, pero su sueño se ve interrumpido
por gritos repentinos. Nunca tiene sed. Presenta el rostro abotargado y los párpados
hinchados. Soporta mal el calor ambiental o la proximidad de un radiador; sin embargo no
suda.
                                                                                        29
C) EL NIÑO FEBRIL EXTREMADAMENTE PASIVO
Esta acentuada calma va desde la somnolencia casi permanente hasta un estado
subcomatoso. Suele tratarse de un estado de fatiga importante, de abatimiento en los
casos más simples, pero hay que pensar también en la posibilidad de una reacción
cerebral.
TRATAMIENTO
Bryonia:
Cuando el enfermo permanece pasivo porque el menor movimiento le hace sentirse a
disgusto o le produce dolor. No quiere dejar su cama ni que lo carguen o levanten. La
fiebre no es constante y suda poco. Sin embargo, tiene mucha sed y con frecuencia toma
grandes cantidades de líquido de una sola vez. Su peor momento es las 21 horas.
Euphatorium perfoliatum:
Cuando el niño no quiere moverse de su cama; le duele todo el cuerpo, sobre todo las
extremidades y los huesos. La fiebre le provoca náuseas y vómitos, así como dolores
estomacales. Tiene mucha sed, pero vomita lo que bebe.
Gelsemium:
Cuando el estado de somnolencia es tal que el niño apenas puede abrir los ojos;
permanece inerte en su cama. La fiebre es intensa, con accesos. Ausencia de sed. Dolor
de cabeza intenso.



                                                                                   30
Nux vomica:
Cuando el niño permanece inmóvil en su cama porque el menor movimiento
le produce escalofríos o temblores; no soporta que le destapen. El enfermo
manifiesta su mal humor y se queja con frecuencia del vientre o del
estómago.
Opium:
El enfermo se halla en un estado profundo y acentuado de somnolencia
acompañado de un ligero delirio: gruñe pero no se mueve. Tiene el rostro
muy congestionado. Si el niño se agita es para destaparse, pues tiene mucho
calor. La fiebre aumenta mientras duerme.




                                                                              31

								
To top