Docstoc

Pag 13 Rev 14

Document Sample
Pag 13 Rev 14 Powered By Docstoc
					           Aroldo Porcella y su paisano Pedro con veteranos y jóvenes operarios


La buena pasta de don Aroldo
    Don Aroldo Porcella Malatesta                                                  correctamente lo ofrecido, hasta me
tiene 95 años y no hay día que falte                                               dio un apartado para vivir, donde
a la Antigua Pastelería y Panadería                                                vive hoy mi hijo Marco.”
Huérfanos. Goza de un dinamismo                                                        La anhelada empresa propia
admirable que la hilvana ayudando                                                  llevó a Aroldo a encontrar un so-
a los operarios o atendiendo a sus                                                 cio para comprar la panadería Tres
antiguos y nuevos clientes.                                                        Estrellas; un peculiar socio que más
    “Nunca imaginé venir al Perú                                                   tarde lo conminó a comprar o ven-
pero cuando hubo la posibilidad,                                                   der sus acciones, experiencia que
pensé que sería por un año”, ano-          “En la vida se debe ser trabajador,
                                                                                   lo animó a irse del Perú. El destino
ta. Llegó a Lima en el barco Marco                 generoso y justo.”              le tenía preparado la antigua pa-
Polo, tenía 33 años, la edad                                                               nadería Huérfanos; llamada
de Cristo. Han pasado seis                                                                 así por su cercanía a la pa-
décadas y aún sigue en Lima,                                                               rroquia y a la calle antigua
aunque tiene decidido volver                                                               que tenía ese nombre, en la
a Italia, donde reside su hija                                                             esquina de los jirones Puno y
mayor y yacen los restos de                                                                Azángaro. Su dueño era otro
su esposa Irene Risso. “Dejo                                                               paisano italiano que le rogó
encaminado el bienestar de                                                                 hasta el cansancio la compra
los trabajadores y de mi asis-                                                             del negocio. Aroldo se nega-
tente Rosita, que es natural de                                                            ba, pues quería retornar a
Puno”.                                                                                     Italia. El paisano insistía e in-
    Nació en plena primera                                                                 sistía dándole todas las faci-
guerra pero sus días de cam-                                                               lidades. Cuando lo conven-
po y familia eran hermosos,                                                                ció, éste se arrepintió y quiso
recuerda “Vivíamos y co-                  que habían ganado fama dedicán-                  anular la transacción. No
míamos bien, tomábamos leche de           dose a la pastelería en la antigua       se podía, el contrato de alquiler ya
vaca, il minestrone que preparaba         calle La Virreyna. En este lugar y sin   estaba a nombre de Aroldo, incluso
mia nonna e mia mamma llevaba             saber nada del negocio, el hoy cur-      no pagaba seis mil de arriendo, sino
bastante queso y carne de cerdo.          tido señor Porcella inició su periplo    siete mil soles. ¡Uy...! dijo su pai-
Aquí también lo preparamos pero           por las masas bajo la tutela de su       sano, se agarró la cabeza y se fue.
sólo para los empleados. Mi padre         tío Emilio Malatesta. Se convirtió en    “Esta panadería tenía casi cuarenta
estuvo en la guerra, éramos cuatro        cabecera de playa de su familia,         trabajadores entre ellos dos italianos
hermanos, yo fui el único varón,          pues prolongó su estadía con tres        que al poco tiempo volaron porque
porque mi hermano mayor falleció          hijos más. Más tarde, el tío Emilio le   apliqué rigurosamente el control”.
muy pequeño. La Segunda Guerra            propuso trabajar como socio en la        “Aquí todo sale con su ticket, así te-
Mundial lo cambió todo, como hijo         esquina de la Av. Arenales con Ma-       nemos las cuentas claras, no se eva-
único, fui enrolado en septiembre de      riátegui, idea que no le gustó mucho     de impuestos y se evita los arreglos
1938, a la edad de 20 años y libera-      porque al frente estaba Berisso, el      bajo la mesa” sentencia el hombre
do el 25 de abril de 1945”.               negocio de su tía paterna, pero ha-      fuerte de la Panadería Huérfanos,
    Al término de la guerra, don          bía que trabajar, así que laboró tres    aunque ahora la gerencia está en
Aroldo se casó y tuvo su primera          años. “Era una buena zona y hasta        manos de Marco, el menor de sus
hija, pero, el futuro en Italia era in-   ahora lo es, pero no era mía, yo era     hijos. El patriarca desea regresar a
cierto, aquí en Lima tenía a sus tíos     un empleado más, mi tío cumplió          la bella Italia.

                                                                                            Septiembre 2012   La Batuta   13

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Stats:
views:20
posted:10/17/2012
language:
pages:1
Description: Pag 13