POL�TICA DE SALUD MENTAL by co2Sqr

VIEWS: 0 PAGES: 32

									    MEJORAMIENTO Y CONTROL DE SALUD PÚBLICA




POLÍTICA DE SALUD MENTAL PARA EL
            BUEN VIVIR




              * Quito, junio del 2011 *




                                              1
AUTORIDADES
PARTICIPANTES SEGÚN MESAS DE TRABAJO
   Modelos de atención y servicios en el sistema nacional de salud
   La Salud Mental en la Academia e Investigación
   La Salud Mental y Participación Ciudadana
   Promoción de la Salud Mental
   Salud Mental en la niñez, adolescencia y juventud
   La Salud Mental en el Adulto Mayor

CRÉDITOS




                                                                      2
                     CONTENIDOS
PRESENTACIÓN

RESUMEN EJECUTIVO

ANTECEDENTES Y JUSTIFICACION

PROPÓSITO

OBJETIVOS

MARCO CONCEPTUAL
Definiciones de salud mental
MARCO LEGAL
HITOS DE SALUD MENTAL
SITUACIÓN ACTUAL DE SALUD MENTAL
PROBLEMAS PRIORITARIOS
POLÍTICAS DE SALUD MENTAL
 Líneas de Acción
 Principios
 Ejes transversales
 Política

ANEXOS




                                   3
                       AUTORIDADES

Dra Caroline Chang Campos
MINISTRA DE SALUD PÙBLICA DE SALUD

Dr. Ernesto Cañizares
SUBSECRETARIO DE SALUD

Dr. John Cuenca.
SUBSECRETARIO DE ASEGURAMIENTO UNIVERSAL EN SALUD

Dr. Marcelo Aguilar
SUBSECRETARIO DE MEDICINA TROPICAL

Dra Maria del Carmen Laspina A.
DIRECTORA GENERAL DE SALUD

Dra Eulalia Narváez G.
DIRECTORA DE PROCESO DE CONTROL Y MEJORAMIENTO EN
SALUD PÙBLICA

Dr. Enrique Aguilar Z.
RESPONSABLE DE SALUD MENTAL


EQUIPO TECNICO DE SALUD MENTAL
Aguilar Enrique
Barragán Guillermo
Cadena Marlem
Carvajal Adriana
Cevallos Enith
Jácome Patricio
Moreano Gioconda
Salazar Monteros
Zabala Ana




                                                    4
                 PARTICIPANTES EN MESAS DE TRABAJO


NOMBRES                         INSTITUCIÓN                           LUGAR

Modelos de atención y servicios en el sistema nacional de salud
Dr. Saúl Pacurucu-Moderador     CRA                                    Cuenca
Dr. Nelson Lanchi               Municipio de Loja                      Loja
Psic. Cl. Javier Cárdenas       ÁREA DE SALUD N.- 4                    Quito
Dr. Jorge Peralta Pizarro       Centro de Salud Buena Esperanza        Cuenca
Dr. Marco Robles                DPS Zamora                             Zamora
Lcda. Martina Doecker           Cons.Nal. Niñez, Adolescencia          Quito
Psic. Erika León                Hosp. José Ma. Velasco Ibarra          Tena
Dra. Claudia Auz                Hosp. Marco Vinício Iza                Sucumbíos
Dra. Silvia Villacrés           Hosp. Marco Vinício Iza                Lago Agrio
Dr. Hernán Chávez               Hosp. Enrique Garcés                   Quito
Dra. Teresa Cañar               Unidad de Salud Mental                 Esmeraldas
Lic. Elena Muela                DPS Galápagos                          Galápagos
Dra. Magdalena Alcocer          MSP DIPLASEDE                          Quito
Dr. Fernando Albán Rubio        DPS Oro                                Machala
Dr. Aparício Carrión            Subsecretaría del Litoral              Guayas
Dr. Fabricio Delgado            Hosp. Lorenzo Ponce                    Guayas


La Salud Mental en la Academia e Investigación
Dr. José Cruz – Moderador       Presidente de la Asociación de Psiquiatría del Ecuador,
                                Quito.
Dr. Nelson Samaniego            Docente de la Facultad de Medicina de la UCE.
Dr. Wladimiro oña               Docente de la Facultad de Medicina de la UCE
Dr. Pacifico gallegos           Docente Universidad Técnica Equinoccial
Lic. Martha cantos              Docente de la Facultad de Enfermería de la UCE
Dr. Oswaldo bolagay             Docente de la Facultad de Psicología de la UCE
Dra. Silvia Corella             Directora del Observatorio de Drogas, Consep.
Dra. Ximena Almeida
Dr. Ismael Soriano              En representación de la OPS - Quito
Dr. Francisco Brito
Dr. Nelson Montenegro
Dr. Pablo Picerno               Decano Facultad de Ciencias Psicológicas, Universidad
                                Central


La Salud Mental y Participación Ciudadana
Eloy Alfaro - Moderador
Juan Carlos Congo               Consejo Nacional de la Niñez
Marco Urbina                    Defensorias Comunitarias del Consejo Nacional de la
                                Niñez y Adolescencia
Pablo Sinchiguano               Asamblea Barrial de la Villlaflora
Antropólogo Pablo Hermida       Asamblea Barrial de la Floresta
Dr. Fernando Suárez             Concejo de la Niñez y la Adolescencia
Luis Bosano




                                                                                     5
Promoción de la Salud Mental
Dra. Natasha Miño - Moderadora        Unidad Médica Norte del Distrito Metropolitano de
                                      Quito.
Melisa Romero                        USFQ
Ana Cristina Ruiz                    Fundación “Campus Grupal”
Yolanda Suárez                       Instituto CRE-SER, Relatora
Eva Cevallos                         Salud Mental Guayas MSP
Manuel Muñoz                         Hospital San Vicente de Paúl, Ibarra
Germánico Merino                     Hospital San Vicente de Paúl, Ibarra
Gloria Yánez                         Hospital San Lázaro
Alicia Cárdenas                      Instituto Superior de Formación Holística
Martha Posada                        Fundación SANARTE
Soraya Arellano                      Hospital Gabriel Dávila, Tulcán
Nelson Pacheco                       Gran Fraternidad Universal


Salud mental en la niñez, adolescencia y juventud
Dra. Emma Saad – Moderadora:       Hospital Psiquiátrico “Lorenzo Ponce” – Guayaquil
Dra. Janeth Rodríguez              Dirección Provincial de Salud de los Ríos
Dra. Francisco Quiroz              Psicólogo de la Dirección Provincial de Salud de
                                   Tungurahua - Programa de Unidades Móviles
Dra. Mónica Páez                   Consejo Nacional de la Niñez y Adolescencia
Dr. Jorge Gutiérrez                Hospital de Azóguez
Dr. Rolando Jiménez                Hospital de Tulcán
Dra. Miriam Moya                   CONAMU


La Salud Mental, diversidad y cultura
Dr. Fernando Calderón – Moderador Director de Salud Intercultural del MSP- Quito.
Dra. Irina Almeida                Consejo Nacional de Salud
Lic. Andrea Pichasaca             Dirección Nacional de Salud Intercultural
Antropologa Corinne Duhalde       Dirección Nacional de Salud Intercultural


La Salud Mental y Adulto Mayor
Dra. Narcisa Madruñero – Moderadora Dirección de Atención Integral Gerontológica, MIES.
Quito.
Dra. Elsa Ortega                   Hospital del Adulto Mayor
Dr. Vinicio Yánez                  Control de Normas del MSP

Facilitadores en las mesas de trabajo según ejes temáticos
Salud Mental en los Servicios de Salud Pública          Lic. Marlem Cadena.
La Salud Mental en las Instituciones del Sector Salud   Econ.Adriana Carvajal
Salud Mental, Niñez, Adolescencia y Juventud            Dr. Guillermo Barragán
La Salud Mental y Adulto Mayor                          Dr. Eduardo Salazar
La Salud Mental y Participación Social                  Dra. Ana Zabala
La Salud Mental en la Academia e Investigación          Dr. Patricio Jàcome
La Salud Mental, diversidad y cultura                   Dr. Guillermo Barragán
Promoción de la Salud Mental                            Dr. Eduardo Salazar
Salud Mental y Cooperación Internacional                Dr. Enrique Aguilar




                                                                                          6
PRESENTACIÓN

La Salud Mental sin duda, debería ser el eje de la Salud Pública en el presente siglo XXI y debió
haberlo sido siempre. Prácticamente no hay un solo aspecto de las políticas públicas en salud que
pueda mantenerse al margen de aquella y no hay un acto de nuestras vidas que no tenga relación
con nuestra salud mental, lo cual refuerza el hecho de que la salud debe siempre ser vista desde un
enfoque integral, en el que, a más de otras esferas, se reconozca a la mente y al espíritu, a la
armonía social, con la naturaleza y con el cosmos, como elementos fundamentales, acaso los más
importantes, y bases de la construcción de un templo individual, social y natural, en el más
amplio sentido.

En sus varios ensayos en los que se refiere a la ultramodernidad, como reconstrucción de la ética
universal, el filósofo español José Antonio Marina, con justa razón ubica a la felicidad como el
centro de la razón de ser, de la especie humana y del mundo en general.

Lamentablemente, la historia de la humanidad, ha sido la historia de un arrebato de esa felicidad,
de sometimiento de unos pueblos a otros, de unas cultura a otras, de un género al otro, de unos
seres humanos que explotan y denigran a sus congéneres sin ninguna consideración moral ni ética
y para lo cual incluso exigen comprensión y tolerancia.

El posicionamiento de la salud mental, en ese marco, ha sido parte de esa lucha de los oprimidos
por reivindicar los valores humanos conculcados, por recuperar la felicidad perdida y la
capacidad de soñar. En esa búsqueda se ha bautizado de locos y locas a quienes se han rebelado y
han acompañado esa rebelión contra el orden enajenante establecido por el poder, e incluso se les
ha llevado a la hoguera o se les ha encerrado en mazmorras y manicomios.

Por ello es que, el eje fundamental de lineamientos para políticas de salud mental, debe ser, sin
vacilación, el de los derechos humanos.

Para la Dirección Nacional de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública, para los servicios
de salud mental y para el actual Subproceso, para quienes han estado al frente de esta Dirección
en el trayecto de estos fecundos 29 años, desde 1980 en que se constituyó, ese enfoque de derechos
nunca ha estado ajeno a su qué hacer. Los Planes Nacionales de Salud Mental construidos
colectivamente así lo demuestran, pero específicamente se han hecho varios ensayos sobre acciones
y programas de derechos humanos en salud mental e incluso se llegó a constituir a comienzos de la
presente década una “Red pro Derechos Humanos y Libertades Fundamentales de las Personas
con Discapacidad Intelectual y/o Trastornos Mentales y sus Familias” (Red Pro Derechos y
Salud Mental) que funcionó exitosamente algunos años, con el liderazgo de la Dirección de Salud
Mental y la activa participación de familiares de personas con discapacidad intelectual y
trastornos mentales, representantes de varias instituciones y organizaciones públicas, de la
sociedad civil y de cooperación internacional, incluyendo algunas de derechos humanos.

A más de las necesidades de sistemas de información, de los aspectos clínicos y terapéuticos tan
necesarios para enfrentar los trastornos de salud mental, de otros aspectos tecnológicos
relacionados, del desarrollo del talento humano, de la investigación y de los modelos que apuntan
hacia la atención primaria y la atención complementaria, preferentemente en el medio familiar y
comunitario: el camino central en la definición de políticas, parece estar dirigido precisamente
por el enfoque de derechos.

La participación social, el control social y la veeduría ciudadana, considerados como líneas
prioritarias de las políticas de salud mental que hoy se presentan, contribuirán significativamente
a que ese enfoque se respete y se mantenga, a que se promueva permanentemente la
interculturalidad y la equidad social, de género e intergeneracional.


                                                                                                 7
Pero hay que tener siempre presente, que la salud mental, más que otros aspectos de la salud en
general, se relaciona más que con los servicios, con la cotidianidad de la vida familiar y
comunitaria, con los espacios laboral y educativo saludables, en el más amplio significado de la
palabra saludable, con políticas públicas que garanticen la protección frente a intereses
comerciales que atentan contra la salud, la soberanía y la dignidad.

De lo contrario nos tocará contemplar la exacerbación y eternización de una sociedad insegura,
injusta, violenta, deprimida y narcotizada, autodestructora de si mismo y de su Madre Tierra.

Esperamos que, a diferencia de Macondo, los pueblos si tengan una segunda oportunidad sobre
La Tierra. La construcción de firmes políticas de salud mental con un enfoque social y de
derechos en nuestro terruño llamado Ecuador, contribuye con un importante grano de arena a ese
gran proyecto de fraternidad universal y de plenitud que algún día será nuestro.

Hugo Noboa
Diciembre 2008




                                                                                              8
ANTECEDENTES Y JUSTIFICACION

En la Constitución Vigente, se establecen los principios y derechos para el “Buen Vivir” 1o
Sumak kawsay, en correspondencia a éste mandato y desafío, la tesis del Estado y sus políticas
públicas, es la de garantizar a todos los ecuatorianos y ecuatorianas una salud mental diversa,
diferenciada, individual y colectiva.

Esta nueva normativa permite y obliga a la búsqueda de respuestas innovadoras para enfrentar la
problemática de la salud-enfermedad, con un enfoque holístico, en el cual el componente de salud
mental tiene un indiscutible valor y, por tanto, su incorporación a todas y cada una de las
acciones que se desarrollen en la comunidad para mejorar la calidad de vida de la población y en
los distintos niveles de atención de las instituciones del sector salud.

El Gobierno Nacional, el Ministerio de Salud Pública y de manera particular la Unidad de
Salud Mental establecen su compromiso de trabajar por reafirmar su rol rector en la garantía de
derechos, la promoción y conducción de políticas y estrategias que den respuesta a las necesidades
básicas de salud mental del pueblo ecuatoriano.

Es innegable la relación que existe entre las condiciones de salud mental de la población y el
desarrollo económico y sociocultural del país. La salud mental incide en todos los aspectos del
convivir nacional, permite a los individuos conocerse a si mismos y ubicarse de manera crítica en
el entorno próximo y en el mundo globalizado; del estado de salud mental de los individuos y las
comunidades dependen aspectos sociales tan importantes como: el aporte al crecimiento
económico, al fortalecimiento de la democracia, la construcción de pluriculturalidad y la vigencia
de la paz.

 En estas políticas, se incorporan procesos de inclusión, con un soporte histórico, que facilita el
acceso de los derechos, los cambios en las posiciones de poder que incluye la perspectiva de género,
como parte de la visibilización y reconocimiento de la diversidad social, personal y cultural, en la
construcción de relaciones equitativas y participativas en todos los procesos de desarrollo integral
de las personas, las políticas de salud mental además son integradoras, participativas, no
discriminatorias de las identidades , con el suficiente sustento científico y técnico y recogen las
prácticas y saberes de los pueblos y nacionalidades .

Metodológicamente el presente documento recoge los aportes de diversas instituciones,
organizaciones y actores de la sociedad civil, para ello se adoptó una nueva y novedosa
construcción participativa; también se ha incluido algunos criterios de planes y programas de
Salud Mental del país y de otras naciones, las conclusiones y recomendaciones de foros,
seminarios y talleres impulsados por el Ministerio de Salud Pública en los dos últimos años y la
experiencia de algunos profesionales de distintas disciplinas que han aportado a la elaboración de
un conjunto coherente de elementos tales como, tesis, principios, uso de enfoques, prioridades,
escenarios que buscan generar las condiciones adecuadas, para rebasar el paradigma de la
resolución de problemas en el modelo de salud – enfermedad, por otro nuevo, “el buen vivir”. La
propuesta reconoce los principios básicos consagrados en la Constitución Política, tales como “el
sumak kausai o el buen vivir y bienestar”, los derechos humanos, la interculturalidad y la
participación ciudadana en todo el proceso



1
 Según Carlos Viteri Gualinga “el buen vivir se define como 'vida armónica. Es una categoría en constante construcción. el concepto del alli káusai
constituye una categoría central de la filosofía de vida indígena”. ”…Por este motivo resulta inapropiado y altamente peligroso aplicar en las
sociedades indígenas, el paradigma 'desarrollo' tal y como es concebido en el mundo occidental, ni siquiera en el supuesto de que este concepto lejos
de ser la entelequia que es, resulte un sinónimo de bienestar”.



                                                                                                                                                  9
A ello se suma, que la Constitución de Montecristi, permite una interrelación de la Salud Mental,
con: el Desarrollo Social, la Seguridad Laboral y la Protección Social, favorece la Participación y
Control Social, el Presupuesto incremental, la Descentralización, Desconcentración, las
Autonomías, las decisiones y espacios compartidos de poder, la inclusión de las discapacidades,
la cobertura y creación de “servicios especializados”, el desarrollo integral personal y colectivo, e
incluye el valor de doble vulnerabilidad, para ampliar la restitución de derechos de las personas
discapacitadas.

PROPÓSITO

Contribuir para el buen vivir o sumak kausai a través de la atención integral de salud y la
participación social de los ecuatorianos y las ecuatorianas, con el fin de promover y garantizar el
bienestar mental

OBJETIVOS

General
Propiciar el desarrollo de la salud mental de los ciudadanos y ciudadanas que habitan en el
territorio ecuatoriano, garantizando la vigencia de los derechos que permitan el buen vivir y
faciliten la convivencia pacífica, a través de servicios integrales y acciones de salud mental con
participación social.

Específicos

 Orientar el quehacer del Estado y de la sociedad civil en la promoción del buen vivir para
  garantizar, de manera compartida, las condiciones que permitan alcanzar colectiva e
  individualmente mejores niveles de salud mental.
 Abordar los problemas de salud mental, los trastornos y enfermedades mentales., mediante un
  sistema de servicios integrales y con participación social.
 Impulsar la formación de recursos humanos con las competencias técnicas y éticas necesarias
  que permitan ampliar la cobertura, mejorar la calidad, pertinencia y adecuación cultural de la
  atención en salud mental.
 Fortalecer la permanente cordinación intra e intersectoriales orientadas al buen vivir, la salud y
  bienestar mental de la población ecuatoriana.

MARCO CONCEPTUAL:

El sumak kausay es sinónimo de un estado subjetivo y objetivo de bienestar, vivir
armoniosamente consigo mismo, con otras personas, con el entorno, en integración y
actualización permanente.

Desde el Sumak kausay, los saberes y prácticas recrean un nuevo ser humano que valore a lo
emocional, cultural, espiritual, permitiendo reafirmar una nueva ética y estética que es
representada por sus colectivos. Estas nuevas realidades exigen nuevos conceptos en la
construcción humana y su equilibrio con el entorno, afectivo, psíquico, económico, material,
espiritual, para que sean desarrollados mediante procesos solidarios y lúdicos. Lo cual requiere
resignificar lo social, dando paso a una sociedad de sujetos diversos. El reconocimiento de lo que
somos conlleva el entendimiento de lo que hacemos, sabemos, sentimos, pensamos y queremos.

Definir la salud mental constituye una tarea compleja que implica grandes dificultades si nos
atenemos al hecho de que incluyen aspectos cognitivos, emocionales, volitivos, de personalidad, la
intersubjetividad y la espiritualidad.


                                                                                                  10
 Con frecuencia la salud mental ha sido limitada a la ausencia de trastornos o enfermedades
mentales e incluso se ha llegado a convertir en sinónimo de Psiquiatría. La salud mental incluye
el abordaje de aspectos psicológicos, de conducta, psiquiátricos, malestar mental y por lo tanto,
uno de sus principales abordajes es la promoción.

Definiciones de salud mental

        La OPS/OMS define a la Salud Mental como “La condición de la vida Humana que
resulta de un armonioso desarrollo intelectual, emocional y social del individuo y que se
caracteriza por una conducta orientada hacia el logro de un bienestar subjetivo y objetivo,
personal y colectivo, a través de la realización de sus potencialidades y la contribución a los
procesos de cambio del medio”.

        Salud Mental del Ministerio de Salud Pública, considera a la salud Mental como “…un
estado de armonía y equilibrio del ser humano, que le permite sentirse bien consigo mismo,
realizarse en relación a sus creencias, interactuar de una manera consciente, coherente y
respetuosa con su entorno cultural, social, natural y con ”el otro”; desarrollar valores y suscitar
condiciones éticas, para construir un proyecto de vida y desarrollarse como sujeto de derechos”.

         También desde “el buen vivir” e interculturalidad - Salud Mental “Es el pleno disfrute
de la vida y del bienestar mental, como efecto de una practica colectiva solidaria, resultante de un
armonioso desarrollo, espiritual, social y cultural, que se caracteriza por: una conducta orientada
hacia la realización y pleno desarrollo de las potencialidades humanas en correspondencia con su
cosmovisión, la naturaleza y el otro”.

         Desde el Buen Vivir e identidades juveniles definió como, “Es un estado de armonía y
equilibrio del ser humano, que le permite sentirse bien consigo mismo, realizarse en relación a sus
creencias, lo cual le permite interactuar de una manera conciente, coherente y respetuosa con su
entorno cultural, social, natural y con” el otro”; Un estado que le permita desarrollar valores y que
suscite condiciones éticas, para construir un proyecto de vida, lo cual le permita desarrollarse
como sujeto de derechos”. (Ministerio de Salud Pública-SM, Mesa Juventud 2008)

MARCO LEGAL

Nacional
La Constitución Política del Ecuador tiene una serie de disposiciones orientadas a garantizar la
salud, el Buen Vivir y el desarrollo integral de todos los habitantes del territorio nacional, de
manera particular cabe mencionar la responsabilidad que tiene el Estado de garantizar el derecho
a la salud, principio constante en el artículo 3 como en el Art. 32 de dicho cuerpo legal. En el
artículo 66 por citar se determina los aspectos íntimamente relacionados con la salud mental.

“Art. 3 “Son deberes primordiales del Estado: 1. Garantizar sin discriminación alguna el
efectivo goce de los derechos establecidos en la Constitución y en los instrumentos internacionales,
en particular la educación, la salud, la alimentación, la seguridad social y el agua para sus
habitantes.”

“Art. 32.- La salud es un derecho que garantiza el Estado, cuya realización se vincula al ejercicio
de otros derechos, entre ellos el derecho al agua, la alimentación, la educación, la cultura física, el
trabajo, la seguridad social, los ambientes sanos y otros que sustentan el buen vivir. El Estado
garantizará este derecho mediante políticas económicas, sociales, culturales, educativas y
ambientales; y el acceso permanente, oportuno y sin exclusión a programas, acciones y servicios de
promoción y atención integral de salud, salud sexual y salud reproductiva. La prestación de los


                                                                                                    11
servicios de salud se regirá por los principios de equidad, universalidad, solidaridad,
interculturalidad, calidad, eficiencia, eficacia, precaución y bioética, con enfoque de género y
generacional.”

En el Art. 35 se hace especial referencia a la atención prioritaria que deben recibir las personas y
grupos en riesgo al señalar: “Las personas adultas mayores, niñas, niños y adolescentes, mujeres
embarazadas, personas con discapacidad, personas privadas de libertad y quienes adolezcan de
enfermedades catastróficas o de alta complejidad, recibirán atención prioritaria y especializada en
los ámbitos público y privado. La misma atención prioritaria recibirán las personas en situación
de riesgo, las víctimas de violencia doméstica y sexual, maltrato infantil, desastres naturales o
antropogénicos. El Estado prestará especial protección a las personas en condición de doble
vulnerabilidad.”

Art. 39.- El Estado garantizará los derechos de las jóvenes y los jóvenes, y promoverá su efectivo
ejercicio a través de políticas y programas, instituciones y recursos que aseguren y mantengan de
modo permanente su participación e inclusión en todos los ámbitos, en particular en los espacios
del poder público. El Estado reconocerá a las jóvenes y los jóvenes como actores estratégicos del
desarrollo del país, y les garantizará la educación, salud, vivienda, recreación, deporte, tiempo
libre, libertad de expresión y asociación. El Estado fomentará su incorporación al trabajo en
condiciones justas y dignas, con énfasis en la capacitación, la garantía de acceso al primer empleo
y la promoción de sus habilidades de emprendimiento.

Concordante y del cual el país es subscriptor de La Convención Iberoamericana de la Juventud, se
desacata la integralidad y salud mental juvenil conforme a los siguientes articulados:

Art. 14. Derecho a la identidad y personalidad propias.
1.-“ Todo joven tiene derecho a: tener una nacionalidad, a no ser privado de ella y a adquirir otra
voluntariamente, y a su propia identidad, consistente en la formación de su personalidad, en
atención a sus especificidades y características de sexo, nacionalidad y/o pueblo, filiación,
orientación sexual, creencia y cultura.
2.- Los Estados Parte promoverán el debido respeto a la identidad de los jóvenes y garantizaran
su libre expresión, velando por la erradicación de situaciones que los discriminen en cualquiera de
los aspectos concernientes a su identidad”.

Art. 15. Derecho al honor, intimidad y a la propia imagen.
2. “Los Estados Parte adoptarán las medidas necesarias y formularán propuestas de alto impacto
social para alcanzar la plena efectividad de estos derechos y para evitar cualquier explotación de
su imagen o prácticas en contra de su condición física y mental, que mermen su dignidad
personal”.

Art. 19. Derecho a una familia.
1.- “Los jóvenes tienen el derecho a formar parte activa de una familia que promueva relaciones
donde primen el afecto, el respeto y la responsabilidad mutua entre sus miembros y a estar
protegidos de todo tipo de maltrato o violencia”
3.- “Crear y facilitar las condiciones educativas, económicas, sociales y culturales que fomenten
los valores, la cohesión el sano desarrollo de los jóvenes en su seno, a través de políticas públicas y
su adecuado financiamiento”

Art.16. Derecho a la libertad y seguridad personal.
1. “El derecho a su libertad y al ejercicio de la misma, sin ser coartados ni limitados en las
actividades que derivan de ella, prohibiéndose cualquier medida que atente contra la libertad,
integridad y seguridad física y mental de los jóvenes”.



                                                                                                    12
Art 21. Participación de los jóvenes.
1. Los jóvenes tienen derecho a la participación política.
2.- “…garantízar que hagan efectiva la participación de jóvenes de todos los sectores de la
sociedad, en organizaciones que alienten su inclusión”.
4.- “…promover que las instituciones gubernamentales y legislativas fomenten la participación de
los jóvenes en la formulación de políticas y leyes referidas a la juventud, articulando los
mecanismos adecuados para hacer efectivo el análisis y discusión de las iniciativas de los jóvenes,
a través de sus organizaciones y asociaciones”.

El Art. 66 determina la obligación del Estado de garantizar algunos aspectos íntimamente
relacionados con la salud mental.

“Art. 66.- Se reconoce y garantizará a las personas:1. El derecho a la inviolabilidad de la vida.
No habrá pena de muerte; 2. El derecho a una vida digna, que asegure la salud, alimentación y
nutrición, agua potable, vivienda, saneamiento ambiental, educación, trabajo, empleo, descanso y
ocio, cultura física, vestido, seguridad social y otros servicios sociales necesarios. 3. El derecho a
la integridad personal, que incluye: a) La integridad física, psíquica, moral y sexual. b) Una
vida libre de violencia en el ámbito público y privado. El Estado adoptará las medidas necesarias
para prevenir, eliminar y sancionar toda forma de violencia, en especial la ejercida contra las
mujeres, niñas, niños y adolescentes, personas adultas mayores, personas con discapacidad y
contra toda persona en situación de desventaja o vulnerabilidad; idénticas medidas se tomarán
contra la violencia, la esclavitud y la explotación sexual. c) La prohibición de la tortura, la
desaparición forzada y los tratos y penas crueles, inhumanas o degradantes.
…….
5. El derecho al libre desarrollo de la personalidad, sin más limitaciones que los derechos de los
demás.
…….
9. El derecho a tomar decisiones libres, informadas, voluntarias y responsables sobre su
sexualidad, y su vida y orientación sexual. El Estado promoverá el acceso a los medios necesarios
para que estas decisiones se den en condiciones seguras.”

Un aspecto innovador que contiene la Constitución es el referente a la participación social,
considerada como el quinto poder del Estado, hecho que posibilita la activa presencia de las
organizaciones sociales en el diseño, ejecución y evaluación de los planes y programas de interés
nacional o local.

A manera de síntesis, señalamos seis declaraciones constitucionales referentes a la salud de los
ecuatorianos, que deben orientar las políticas y acciones en salud mental;

     Se declara a la salud como derecho garantizado por el Estado para que toda persona disfrute
      del más alto nivel posible de salud física y mental. (Art. 32).
     “El Sistema Nacional de Salud garantizara, a través de las instituciones que lo conforman
      la promoción de la salud, prevención y atención integral, familiar y comunitaria, con base
      en la atención primaria de salud; Articulará los diferentes niveles de atención; y promoverá
      la complementariedad con las medicinas ancestrales y alternativas...” (Art. 360)
     El Estado ejercerá la rectoría del Sistema a través de la autoridad sanitaria nacional, será
      responsable de formular la política nacional de salud, y normará, regulará y controlará
      todas las actividades relacionadas con la salud, así como el funcionamiento de las entidades
      del sector. (Art. 361)
     La atención de salud como servicio público se prestará a través de las entidades estatales,
      privadas, autónomas, comunitarias, y aquellas que ejerzan las medicinas ancestrales
      alternativas y complementarias. Los servicios de salud serán seguros de calidad y calidez,



                                                                                                   13
      y garantizarán el consentimiento informado, el acceso a la información, y la
      confidencialidad de la información de los pacientes. Los servicios públicos estatales de
      salud serán universales y gratuitos en todos los niveles de atención y comprenderán los
      procedimientos de diagnóstico, tratamiento, medicamentos y rehabilitación necesarios (Art.
      362)
     El Estado será responsable de:
      1) Formular políticas públicas que garanticen la promoción, prevención, curación,
          rehabilitación y atención integral en salud y fomentar prácticas saludables en los
          ámbitos familias, laboral y comunitario.
      2) Universalizar la atención de salud, mejorar permanentemente la calidad y ampliar la
          cobertura. Fortalecer los servicios estatales de salud, incorporar el talento humano y
          proporcionar la infraestructura física y el equipamiento a las instituciones públicas de
          salud.
       3) Garantizar las prácticas de salud ancestral alternativa mediante el reconocimiento,
          respeto y promoción del uso de sus conocimientos, medicinas e instrumentos.
      4) Brindar cuidado especializado a los grupos de atención prioritaria establecidos en la
          Constitución.
      5) Garantizar la disponibilidad y acceso a medicamentos de calidad, seguros y eficaces,
          regular su comercialización y promover la producción nacional y la utilización de
          medicamentos genéricos que respondan a las necesidades epidemiológicas de la
          población.
      6) En el acceso de medicamentos, los intereses de la salud pública prevalecerán sobre los
          económicos y comerciales.
       7) Promover el desarrollo integral del personal de salud

Además: dispone que los recursos para salud provendrán del presupuesto del Estado y se
distribuirán en forma oportuna, regular, suficiente y en función de la población y las necesidades
de salud (Art. 366); establece la responsabilidad del Estado para la prevención y control de las
adicciones. Además, controlará y regulará la publicidad de alcohol y tabaco.(Art. 364).

Por su parte la Ley Orgánica de Salud (diciembre de 2006) declara en forma taxativa, en el
artículo 3 a la salud como un derecho humano inalienable.

“Art. 3.- La salud es el completo estado de bienestar físico, mental y social y no solamente la
ausencia de afecciones o enfermedades. Es un derecho humano inalienable, indivisible,
irrenunciable e intransigible, cuya protección y garantía es responsabilidad primordial del
Estado: y, el resultado de un proceso colectivo de interacción donde Estado, sociedad, familia e
individuos convergen para la construcción de ambientes, entornos y estilos de vida saludables.”

En el artículo 6 responsabiliza al Ministerio de Salud pública, entre otras, de las siguientes
funciones:
  1. Definir y promulgar la política nacional de salud con base en los principios y enfoques
      establecidos en el artículo 1 de esta Ley, así como aplicar, controlar y vigilar su
      cumplimiento.
  2. Ejercer la rectoría del Sistema Nacional de Salud.
  3. Diseñar e implementar programas de atención integral y de calidad a las personas durante
      todas las etapas de la vida y de acuerdo con sus condiciones particulares;
  7. Establecer programas de prevención y atención integral en salud contra la violencia en todas
      sus formas, con énfasis en los grupos vulnerables;

10. Emitir políticas y normas para regular y evitar el consumo del tabaco, bebidas alcohólicas y
otras sustancias que afectan la salud;



                                                                                               14
21. Regular y controlar toda forma de publicidad y promoción que atente contra la salud e
induzcan comportamientos que la afecten negativamente.

De manera particular, en este cuerpo legal, constan capítulos y artículos relacionados
directamente con algunos tópicos de la salud mental.

El capitulo IV se refiere a la Violencia y señala: Art. 31 “El Estado reconoce a la violencia como
problema de salud pública. Es responsabilidad de la autoridad sanitaria nacional, de los servicios
de salud, organismos seccionales, otros organismos competentes y de la sociedad en su conjunto,
contribuir a la disminución de todos los tipos de violencia, incluidos los de género, intrafamiliar,
sexual y su impacto sobre la salud.”

El capítulo VII aborda lo relacionado con tabaco, bebidas alcohólicas, psicotrópicos,
estupefacientes y otras substancias que generan dependencia;

Art. 38 “Declara como problema de salud pública al consumo de tabaco y al consumo excesivo de
bebidas alcohólicas, así como al consumo de sustancias estupefacientes y psicotrópicas, fuera del
ámbito terapéutico.”

“Es responsabilidad de la autoridad sanitaria nacional, en coordinación con otros organismos
competentes, adoptar medidas para evitar el consumo del tabaco y de bebidas alcohólicas, en todas
sus formas, así como dotar a la población de un ambiente saludable, para promover y apoyar el
abandono de estos hábitos perjudiciales para la salud humana, individual y colectiva.”

“Los servicios de salud ejecutarán acciones de atención integral dirigidas a las personas
afectadas por el consumo y exposición al humo del tabaco, alcoholismo, o por el consumo nocivos
de psicotrópicos, estupefacientes y otras sustancias que generan dependencia, orientadas a su
recuperación, rehabilitación e inserción social.”

Desde los artículos 39 al 51 de esta Ley Orgánica se habla del control de consumo de estos
productos y de la prevención de tabaco, bebidas alcohólicas y estupefacientes.

Internacional
La Conferencia Regional para la Reestructuración de la Atención Psiquiátrica en América
Latina, reunida en 1990, adoptó la Declaración de Caracas, que se resume en los siguientes
términos:

1.- Que la Reestructuración de la Atención Psiquiátrica ligada a la Atención Primaria de Salud
    en los marcos de los Sistemas Locales de Salud permite la promoción de modelos alternativos
    centrados en la comunidad y dentro de sus redes sociales;

2.- Que la Reestructuración de la Atención Psiquiátrica en la Región implica la revisión crítica
    del papel hegemónico y centralizador del hospital psiquiátrico en la prestación de servicios;

3.- Que los recursos, cuidados y tratamiento provistos deben:
    Salvaguardar, invariablemente, la dignidad personal y los derechos humanos y civiles,
    basarse en criterios racionales y técnicamente adecuados, propender a la permanencia del
    enfermo en su medio comunitario;

4.- Que las legislaciones de los países deben ajustarse de manera que:
    a) Aseguren el respeto de los derechos humanos y civiles de los enfermos mentales,
    b) Promuevan la organización de servicios comunitarios de salud mental que garanticen su
        cumplimiento;


                                                                                                 15
5.- Que la capacitación del recurso humano en Salud Mental y Psiquiatría debe hacerse
    apuntando a un modelo cuyo eje pasa por el servicio de salud comunitaria y propicia la
    internación psiquiátrica en los hospitales generales, de acuerdo con los principios rectores que
    fundamentan esta Reestructuración;

6.- Que las organizaciones, asociaciones y demás participantes de esta Conferencia se
    comprometen mancomunada y solidariamente a abogar y desarrollar en los países programas
    que promuevan la Reestructuración de la Atención Psiquiátrica y la vigilancia y defensa de
    los derechos humanos de los enfermos mentales de acuerdo con las legislaciones nacionales y
    los compromisos internaciones respectivos.

La denominada Declaración de Caracas de 1990 fue ratificada en la reunión de Brasilia de
noviembre del 2005, en la que se señaló: “Que si mucho se ha avanzado, aún más debe ser hecho
para cumplir con las acciones pendientes derivadas de la Declaración de Caracas. Por ejemplo
continua siendo excesivo el número de camas en los hospitales psiquiátricos y, por contraste,
demasiado exiguo el número de servicios alternativos en la comunidad”. En esta oportunidad,
frente a los cambios que se constata en diferentes países del continente se advierte lo siguiente:

“Que los servicios de salud mental deben afrontar nuevos desafíos técnicos y culturales que se han
hechos más evidentes en estos 15 años, tales como:

1) La vulnerabilidad psicosocial, que incluye la problemática de las poblaciones indígenas y las
    consecuencias adversas de la urbanización desorganizada de las grandes metrópolis, que se ha
    incrementado notablemente;

2) El aumento de la mortalidad y de la problemática psicosocial de la niñez y adolescencia;

3) El aumento de la demanda de servicios por parte de la sociedad que facilite la adopción de
   medidas efectivas de prevención y abordaje precoz de la conducta suicida y de abuso de
   alcohol; y

4) El aumento creciente de las diferentes modalidades de violencia, que exige una participación
   activa de los servicios de salud mental, en especial con referencia en atención a las víctimas.”

La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó en 1991 los Principios para la Protección
de los Enfermos Mentales y para el Mejoramiento de la Atención de la Salud Mental. Estos
principios son el estándar internacional en materia de protección social de personas con
discapacidad mental y se considera una guía para reformar los servicios de la salud mental. En
1997, se exhorta a los Estados miembros a esforzarse por mejorar la protección en la legislación
para las personas con discapacidad mental.

En abril de 1999, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos aprobó el Informe N°
63/99 con relación a un paciente mental, en el cual se señala que es pertinente utilizar criterios
especiales para determinar si se ha cumplido con las normas convencionales en casos que
involucran a prisioneros o pacientes mentales recluidos en hospitales psiquiátricos por ser
considerados un grupo especial y vulnerable. En este informe, se consagra el derecho a la
integridad personal, el derecho a la vida y el derecho a la protección judicial de estos pacientes.

El año 2003, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos convocó a la toma inmediata de
medidas críticas para combatir los abusos que se cometen en las instituciones psiquiátricas en
casos de reclusión institucional en condiciones inhumanas y denigrantes.



                                                                                                 16
En el año 2006, las Naciones Unidas acuerda en la Convención sobre los Derechos de Personas
con Discapacidad, el irrestricto apego a derechos humanos, en todas las acciones tendientes a
proteger a las personas con capacidades diferentes.

El Informe de la Organización Mundial de la Salud de 2001 señala diez recomendaciones para
el desarrollo de las políticas, planes y programas de salud mental de los países, a saber:
1.- Proveer tratamiento de trastornos mentales en la atención primaria de salud.
2.- Asegurar la disponibilidad de medicamentos psicotrópicos.
3.- Ofertar servicios y la atención a la familia y comunidad.
4.- Educar al público.
5.- Involucrar a las comunidades, las familias y los usuarios.
6.- Establecer políticas, programas y legislación a escala nacional.
7.- Desarrollar recursos humanos.
8.- Vigilar la salud mental de las comunidades.
9.- Establecer vínculos con otros sectores.
10. Apoyar nuevas investigaciones.

HITOS DE SALUD MENTAL EN EL ECUADOR
En el año 1981 el Ministerio de Salud Pública creó la Dirección Nacional de Salud Mental, la
misma que elaboró y puso en vigencia el Primer Plan Nacional de Salud Mental y a partir de
entonces desarrolló un conjunto de acciones que en forma paulatina han posibilitado un cambio
sustantivo en los modelos de atención psiquiátrica y en el enfoque de la salud mental, las mismas
que se sintetizan en el siguiente listado.

       Posicionamiento de la salud mental al interior del ámbito de la salud pública a través del
        Plan Nacional de Salud Mental.
       Elaboración, difusión de manuales para la identificación y atención de los trastornos
        mentales y la respectiva capacitación al personal de salud.
       Formulación de políticas para la prevención y tratamiento de alcoholismo en base a la
        Investigación Nacional Sobre Prevalencia de Alcoholismo, 1984.
       Implementación del Programa de Salud Mental del Escolar que incluía la vigilancia de
        los problemas psicosociales escolares y Atención del Maltrato, mediante un test
        especializado, 1986.
       Implementación de unidades de salud mental en hospitales generales, con el soporte de
        Acuerdo Ministerial en el año 1984, esto permitió una ampliación de cobertura de
        atención de la morbilidad mental y problemas psicosociales en la mayoría de provincias
        del país.
       Implementación de la atención de Violencia Intrafamiliar, en el año 1990 a través de las
        redes de protección del menor y de la mujer.
       Desarrollo de programas y manuales de atención de salud mental en desastres con
        atención particular en los siguientes casos: erupciones volcánicas, terremotos, accidentes
        aéreos, catástrofes, guerras, 1990.
       Implementación de la estrategia de Atención Primaria de Salud Mental, organización de
        unidades de salud mental en las direcciones provinciales de salud, 1990.
       Elaboración del segundo Plan Nacional de Salud Mental según priorización de
        problemas epidemiológicos, en el año 1999. aprobado mediante Acuerdo Ministerial N°
        01745 de 21 de octubre de 1999.
       Investigación social e intercultural sobre consumo de alcohol en comunidades indígenas.
       Implementación del Programa sobre “Manejo del Bebedor Problema en el Sistema de
        Atención Primaria de Salud”, 2004.
       Firma del Convenio Marco de lucha anti-tabáquica, 2004.



                                                                                               17
       Conformación del Comité de Lucha anti-tabáquica CILA mediante Acuerdo Ministerial
        1356 del 10 de Marzo de 1989.
       Implementación de la Promoción del Buen Trato, para protección de la salud mental de
        niños, niñas y adolescentes, 2005.
       Programa de resiliencia dirigido a los albergados en los desastres naturales, 2000.
       Desarrollo de las fortalezas psico-físicas en el personal de salud, 2004.
       Investigación-acción sobre el impacto en la salud mental en familiares de migrantes en el
        Cantón Déleg de la Provincia del Azuay, 2008.
       Organización de unidades de salud mental en hospitales provinciales y unidades de salud
        mental comunitaria en 5 provincias, permitiendo la ampliación de cobertura.
       Apoyo para la formación de médicos especialistas en psiquiatría y enfermeras en salud
        mental.
       Fortalecimiento y consolidación del equipo nacional de salud mental, 2006.
       Capacitación a 3000 integrantes de los equipos de Atención Primaria de Salud en
        Atención Primaria en Salud Mental, Promoción del Buen Trato, Prevención del
        Maltrato, Manejo de bebedores problema prevención y Tratamiento del uso Indebido de
        Drogas, desde 2006 a 2009.
       Desarrollo de Normas y Protocolos 2011 para la APS.
       Proceso de Inclusión de jóvenes en la formulación de políticas de salud mental
       Desarrollo de la interculturalidad en los servicios de salud mental comunitaria e
        intercultural piloto área de Conocoto de la Dirección Provincial de Pichincha.

SITUACIÓN ACTUAL DE SALUD MENTAL
Las condiciones actuales de salud mental del país son una consecuencia del desarrollo económico,
especialmente de lo acontecido en las últimas décadas, lo que determina la coexistencia de
problemas de antigua data y propios de sociedades con incipiente desarrollo junto a problemas
característicos de la modernidad. Edith Liccioni señala que existe un impacto negativo de una
economía de mercado, a la que califica como “la crisis civilizatoria de la modernidad”2 En este
contexto se han identificando los determinantes sociales3: de carácter negativo que inciden en el
estado de salud – enfermedad de la población, entre los que se destacan: Hambre, pobreza,
desempleo, corrupción, guerra, machismo, maltrato y asistencialismo en los servicios públicos,
depredación bio-ambiental, muerte cultural, pérdida de las identidades, migración, inseguridad
ciudadana, desprotección, manipulación de los medios y la comunicación, consumismo.

Además de estas variables, se considera a los siguientes factores intervinientes en las condiciones
de salud mental porque predisponen y potencializan el estrés: aumento y la velocidad de los
cambios relacionados con acceso a la tecnología, el exceso de información, cambios en la estructura
de la familia, pérdida de motivaciones, valores, lealtades. Se estima que hasta el 2020 las
enfermedades causadas por el stress serán la causa principal de muerte. Además existe una

2
  Según, Edith Liccioni , “La crisis de la modernidad no sólo es una crisis de individuos, de gobiernos o
de instituciones sociales, sino también un período transitorio de dimensiones universales, dándose un
profundo desequilibrio que se halla en la base misma de nuestra crisis cultural, un desequilibrio entre el
pensamiento y el sentimiento, entre los valores y el comportamiento y entre las estructuras sociales y las
políticas. El resultado combinado de estos desequilibrios es una crisis global: el "malestar" de estos
tiempos, aquel sentimiento que nos embarga cuando los límites nos "limitan", es por lo tanto condición
de cambio histórico y se anuncia, primero, no en estructuras, ni en sistemas, sino en nosotros mismos, en
nuestra alma, en miedos y desilusiones, en ese no sentirse bien por ser como somos ni por estar donde
estamos”. Tomado de: Crisis de la Modernidad: Nuevas Realidades en la Salud Mental.
3
 Comisión de Determinantes Sociales de la Salud.: Determinantes Sociales y Salud Indígena: Simposio
Internacional de Determinantes Sociales de Salud Indígena en Adelaida, Australia, 2007. pg 7.12, 34



                                                                                                      18
necesidad de evaluar, el deterioro del profesional de la salud en la comunicación con respecto de
las expectativas, intereses, y capacidad consentidas de tomar una decisión, por parte de un
usuario, su familia y su cultura. (Laura Schwartzmann, 2003)

Buena parte de las acciones catalogadas como de salud mental son las atenciones a pacientes con
trastornos mentales, a cargo de médicos y psicólogos que laboran en los Hospitales Psiquiátricos y
en los servicios de esta especialidad existentes en los hospitales generales y en algunas unidades de
atención primaria. No existe un sistema de información que recoja con precisión las acciones de
promoción y fomento de la salud mental, que sin duda si se ejecutan en diversos servicios.

El perfil epidemiológico de los trastornos mentales de los años 2000 al 2008 pone en evidencia la
coexistencia de enfermedades asociadas a las nuevas condiciones socioeconómicas, como las que
caracterizan a situaciones más atrasadas. (Tabla 1)

En los años 2005, 2006, 2008 la morbilidad según causas de atención en los servicios de salud
acusa un incremento de la violencia, y maltrato, depresión y demencia. En la tabla 1 y los
gráficos 1 al 10 se puede constatar la evolución de estas patologías en el país. De todas maneras y
en general. la mayor incidencia e impacto en los trastornos de alta externalidad está focalizado en
los y las jóvenes y en los adultos mayores.

TABLA 1

     Morbilidad según Trastornos Mentales, Ecuador, 2005, 2006, 2007,2008

      CAUSAS              2005         No.     2006     No. 2007          No.       2008      No
                           tasa       Casos    tasa    Casos tasa        Casos      tasa     casos
  Víctimas de             53.58       7081      58     7771 70,3         9566       72,6     10011
  Violencia y
  Maltrato
  Depresión               46.21       6107      53.5    7179    69,5     9449      108,1     14920

  Epilepsia               25.73       3400      29,6    3968    35,6     4837       47,8     6596

  Alcoholismo             23.64       3124      23,7    3157    24,8     3376       30,5     4217
  Intento de              15.32       2024      17,4    2334    17,3     2351       16,4     2258
  Suicidio
  Retardo Mental           9.97       1318      13,2    1771    26,4     3592       25,2     3483
  Demencias                1.32       175       1,4     185     1,8      3592       3,8      526
  Psicosis                 1.30        172      1,2     165      2,4      328        3,1      421
  Suicidio            0.76       101     0.6             78      0,6       78        0,5       64
  Consumado
  Fármaco             0.73        96      1             140      1,3      173        1,5      206
  dependencia
     Fuente: EPI2 MSP- 2005
     Elaborado: Subproceso Salud Mental MSP.

En la tabla 1 se constata 4 patologías que tienen tasas de incidencias relativamente altas y
crecientes, ellas son: Depresión, Violencia y Maltrato, Epilepsia y alcoholismo. Intentos de
suicidio y Retardo Mental tienen tasas intermedias, mientras que Demencias, Psicosis, Suicidio
Consumado y Farmaco dependencia tienen tasas relativamente bajas.



                                                                                                    19
Depresión
Internacionalmente se reconoce que los trastornos afectivos, principalmente la depresión,
constituye una de las enfermedades con mayor carga económica y social; en el Ecuador esta
patología tiene tasas de incidencia crecientes en los últimos años y dichas tasas son más altas en
las provincias de Esmeraldas, Napo, Cañar, El Oro y Zamora-Chinchipe (Graficos 1 y 2)

Gráfico 1




Gráfico 2
                       Incidencia de Depresión Ecuador 2000-2008
            15000                                                                       110
            14000
                                                                                        99
            13000
            12000                                                                       88    TASA X 100.000 HAB.
            11000                                                                       77
            10000
             9000                                                                       66
 CASOS




             8000
             7000                                                                       55
             6000                                                                       44
             5000
             4000                                                                       33
             3000                                                                       22
             2000
                                                                                        11
             1000
                0                                                                       0
                    2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008
            Casos 4978 6417 6750 5971 6790 6107 7179 9449 14920
            Tasa     39,4 49,8 53,3 46,6 52,1 46,2 53,5 69,5 108,1


Violencia y Maltrato:
Es la segunda patología en incidencia, tiende a crecer el diagnóstico en los últimos años. Las
tasas mas altas están en las provincias de Pichincha, Napo, Pastaza, Loja y Zamora



                                                                                                     20
Gráfico 3




Grafico # 4 INCIDENCIA DE VIOLENCIA Y MALTRADO, ECUADOR 2000-2008




                  10010                                                            75
                                                                                   70
                   9009                                                            65

                                                                                        TASA X 100.000 HAB.
                   8008                                                            60
                                                                                   55
                   7007                                                            50
                                                                                   45
        CASOS




                   6006
                                                                                   40
                   5005                                                            35
                   4004                                                            30
                                                                                   25
                   3003                                                            20
                   2002                                                            15
                                                                                   10
                   1001
                                                                                   5
                       0                                                           0
                           2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008

                  Casos 5210 5651 5781 6579 6444 7081 7771 9566 1E+0
                  Tasa 41,2 43,9 45,7 51,4 49,4 53,6 58 70,3 72,5
Alcoholismo
El consumo excesivo de bebidas alcohólicas constituye un auténtico problema de salud pública. La
tasa promedio de alcoholismo en el país para este periodo es de 22,48 x 100.000 hab., con un
rango del 22,5 al 30,5 por 100.000 hab. Las provicnias de mayor incidencia son: Imbabura,
Chimborazo, Cañar, Azuay, El Oro, Loja, Zamora y Morona.

Gráfico 5


                                                                                                              21
Gráfico 6
                        Incidencia de alcoholismo Ecuador 2000 - 2008

               4300                                                        32   TASA X 100.000 HAB.
               3870                                                        28
               3440                                                        24
               3010
    CASOS




               2580                                                        20
               2150                                                        16
               1720                                                        12
               1290                                                        8
                860
                430                                                        4
                  0                                                        0
                       200 200 200 200 200 200 200 200 200
                        0   1   2   3   4   5   6   7   8
              Casos 2704 26563030 2875 27773124 3157 33764217
              Tasa     21,4 20,6 23,9 22,5 21,3 23,6 23,5 24,8 30,5




Intentos de suicidio
EL intento de suicidio desciende ligeramente a partir del 2008, las provincias más afectadas por
esta patología son: Imbabura, Tungurahua, Morona Santiago, Azuay y Zamora Chinchipe.

Gráfico 7




                                                                                                      22
Gráfico 8
                                    Incidencia de Intento de Suicidio
                                          Ecuador, 2000-2008
                     2400                                                                                         18

                     2200
                                                                                                                  16
                     2000
                                                                                                                  14
                     1800

                     1600                                                                                         12




                                                                                                                       TASA X 100.000 HAB.
                     1400
                                                                                                                  10
             CASOS




                     1200
                                                                                                                  8
                     1000

                      800                                                                                         6

                      600
                                                                                                                  4
                      400
                                                                                                                  2
                      200

                        0                                                                                         0
                               2000          2001         2002          2003   2004   2005   2006   2007   2008
                     Casos     1209          1380         1595          1792   1271   2024   2334   2351   2258
                     Tasa       9,6          10,7          12,6          14    9,8    15,3   17,4   17,3   16,4
                     FUENTE: EPI-2
                     ELABORACIÓN: DIRECCIÓN NACIONAL DE SALUD MENTAL - MSP




Demencias
Hay un progresivo incremento de la tasa desde el 2005, duplicándose la tasa entre el 2007 y el
2008, posiblemente atribuibles a un aumento de la población susceptible; es decir, la población
mayor de 65 años.

Gráfico 9




                                                                                                                                             23
Gráfico 10


                                                   Incidencia de Demencia
                                                     Ecuador, 2000-2008
                           530                                                                                          4


                           477
                                                                                                                        3,5

                           424
                                                                                                                        3
                           371
                                                                                                                              TASA X 100.000 HAB.
                                                                                                                        2,5
                           318
              CASOS




                           265                                                                                          2


                           212
                                                                                                                        1,5

                           159
                                                                                                                        1
                           106

                                                                                                                        0,5
                            53


                              0                                                                                         0
                                     2000         2001         2002           2003   2004   2005   2006   2007   2008
                        Casos        124           158          158           207    176    175    185    250    526
                        Tasa           1           1,2          1,3           1,6    1,4    1,3    1,4    1,8    3,8
                      FUENTE: EPI-2
                      ELABORACIÓN: DIRECCIÓN NACIONAL DE SALUD MENTAL - MSP




Organización de los servicios de salud mental4

En el Ecuador, existe una dependencia del Ministerio de Salud Pública a nivel central
encargada de brindar asesoría a las autoridades del Ministerio sobre políticas y legislación en
salud mental. Esta dependencia está involucrada en la planificación, coordinación y supervisión


4
    .- Barreto, D.: Evaluación de los sistemas de Salud Mental. Quito,OPS,2007.


                                                                                                                                                    24
de los servicios de salud mental del país y en la capacitación del personal que labora en dichas
unidades y en investigaciones muy puntuales.

Los servicios de salud mental no están organizados de manera regionalizada y en forma equitativa
de acuerdo a las necesidades de la población, es evidente una concentración en las grandes
ciudades del país como son: Quito, Guayaquil y Cuenca, existiendo zonas en las que no se brinda
atención en este campo. Lo servicios tanto públicos como privados no mantienen ningún sistema
permanente de .coordinación entre si, ni con otros servicios del sistema de salud

Como dependencias del Ministerio de Salud Pública, existen dos hospitales psiquiátricos,
ubicados ambos en la ciudad de Quito. En la misma ciudad, cinco hospitales de especialidades
ofrecen servicios de atención en salud mental y psiquiatría tanto ambulatoria como bajo
internamiento de corta duración. Uno de dichos hospitales es exclusivo para niños y adolescentes.
En dos centros se salud se da atención de salud mental y psiquiatría a pacientes ambulatorios y
adicionalmente hay una unidad no vinculada a ningún servicio que proporciona atención a
pacientes ambulatorios.

Para el 2009, en veintiun provincias se ofrece atención psiquiátrica en los Hospitales
Provinciales, esta atención es básicamente ambulatoria pero se realizan también internamientos,
dado que no existe una dotación fija de camas para psiquiatra. En cinco provincias existen
servicios de psiquiatría y salud mental ambulatorios.

En una investigación realizada por el subproceso de salud mental en 2009 se evidencia que la
actual prestación de servicios de salud mental es de preferencia en los Hospitales Generales y
Servicios ambulatorios, antes que en Hospitales psiquiátricos, la proporción es de 10 a 1 , sin
embargo los dos hospitales psiquiátricos del MSP consumen el 52% del presupuesto y mantienen
a 300 empleados, mientras que la atención en los servicios de Hospital General tienen asignado el
42% del presupuesto y pagan a 98 profesionales.

En la ciudad de Guayaquil se ubica el Hospital Psiquiátrico más grande del país, el que depende
de una entidad autónoma, la Junta de Beneficencia de Guayaquil. El Instituto Ecuatoriano de
Seguridad Social y las Fuerzas Armadas a través de su sistema de salud, mantienen servicios de
psiquiatría en algunos de sus Hospitales y dispensarios.

En los últimos veinte años, el Ministerio de Salud Pública ha impulsado la creación de
Unidades de Salud Mental en los hospitales de referencia, regionales y provinciales. Estas
Unidades cumplen con actividades de atención ambulatoria, interconsulta con pacientes
ingresados a otros servicios y en forma limitada ingresan pacientes, dado que no se han asignado
camas específicas para dicho fin, sino que para períodos muy cortos y en caso de urgencia se
utilizan las camas de los servicios de medicina interna o neurología. Desde hace más de treinta
años, el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social incorporó en sus hospitales los servicios de
internamiento psiquiátrico, asignando un número determinado de camas. En los Hospitales de
las Fuerzas Armadas también se internan pacientes psiquiátricos, pero no existe una asignación
fija de camas.

En el Ecuador funcionan 5 hospitales psiquiátricos, 3 en Quito, 1 en Guayaquil y 1 en Cuenca.
Con un total de 1635 camas, lo que significa 12 camas por cada 100.000 habitantes. (Tabla 6)
En los últimos cinco años la cantidad de camas ha disminuido en un 3%.




                                                                                              25
                                GRÁFICA 1 - PACIENTES ATENDIDOS EN
                            ESTABLECIMIENTOS DE SALUD MENTAL (tasa por
                                         100.000 habitantes)



              PSIQUIATR.
                HOSP.

                                                  113
              AMBULATORIO
                 EST.




                                                                             239


                            0      50      100          150     200          250      300



TABLA 6
    Distribución de camas en los Hospitales Psiquiátricos del Ecuador. 2006

              HOSPITAL                               #                    %
              Julio Endara – Quito                  123                  7.52
              San Lázaro - Quito                    150                  9.17
              Sagrado Corazón –                     230                 14.06
              Quito                                 1060                64.83
              Lorenzo Ponce –                        72                  4.40
              Guayaquil
              CRA – Cuenca
              Total                        1635                     100,00
Fuente: Encuestas

Comparando la tasa de pacientes atendidos en los Hospitales Psiquiátricos y los atendidos en los
servicios ambulatorios o de consulta externa, es muy significativo constatar que a los segundos son
a los que en forma mayoritaria asisten los usuarios. (Gráfica # 1).

En los establecimientos de salud mental de carácter público laboran 1045 personas, de tal suerte
que para cada 100.000 habitantes existen 8 servidores del sector de salud mental En la Tabla # 7
consta la distribución por tipo de profesión e instituciones en las que laboran. Resulta
significativo que el mayor número de profesionales es el de los psicólogos, 17%.

En el Ecuador se encuentran registrados un total de 24.523 médicos, de los cuales 337 son
psiquiatras, lo que significa que apenas el 1.4% de todos los médicos. Las enfermeras son
7.714. y trabajan en salud mental 125, que significa el 1.6% .

TABLA 7




                                                                                                26
Distribución de los Recursos Humanos del sector Salud mental del Ecuador, según
institución y tipo de profesión. 2006.

Institución   Psiquiatra    Otros     Enferm    Psicolo   T. Soc.    T.        Otros     Total
              s             médico                                   ocup.     Auxili
                            s                                                  a.
M,S.P.        46            13        16        82         9         6         124       296
IESS          27            -         29        16        11         -          46       129
J. Benefic    47              8       70        29        25         9         312       500
F. Armada      9            -         9          29       -                      3        50
Otros          9             3        1          22       8          1          26         70

Total        138            24        125       178       53         16        511        1045
Fuente: Encuestas

El presupuesto total del Ministerio de Salud Pública para el año 2006 fue de 647.000.000
dólares, de los cuales se asignaron para las distintas acciones de salud mental 7.795.864 dólares
que corresponde al 1.2%. (Gráfico # 2) De lo asignado a las acciones de salud mental, a los
hospitales psiquiátricos correspondió la cantidad de 4.595.864 dólares que representa el 58.95%.


                           GRÁFICO 2 GASTO EN SALUD PARA
                                   SALUD MENTAL




                                                                Inversión en
                                     1%                         Salud


                                                                Inversión en
                                                                salud mental



                                     99%




PROBLEMAS PRIORITARIOS

Relacionados con aspectos presupuestarios.
  Bajo presupuesto para la salud mental.
  El mayor porcentaje del presupuesto estatal asignado para este campo absorben los hospitales
   psiquiátricos.
  El gasto está orientado preferentemente a enfrentar la carga de la enfermedad, antes que en el
   desarrollo del bienestar mental y potencializar la calidad de vida.

Relacionados con los servicios.
  Centrados preferentemente en la atención psiquiátrica.
  En los hospitales generales no existe una aceptación a todos los servicios de psiquiatría con
   internamiento.


                                                                                                27
   Proliferación de servicios para atención de alcohólicos y drogodependientes de dudosa
    solvencia técnica y científica.
   Ausencia de valoración de los derechos humanos en las instituciones psiquiátricas.
   Carencia de normas y protocolos nacionales para el abordaje de los principales problemas de
    salud mental y psiquiatría.
   No disponibilidad de psicofármacos en la mayoría de servicios de atención primaria de
    salud.
   Insuficiente coordinación intrasectorial e intersectorial de los servicios de psiquiatría y salud
    mental.
   Incipiente participación de las organizaciones de familiares de pacientes psiquiátricos en los
    programas de atención integral.
   Insuficiencia de servicios para atender los problemas de salud mental y psiquiatría de niños y
    adolescentes.
   Centralización de los Hospitales Psiquiátricos estatales en la ciudad de Quito.
   Ausencia de participación de las organizaciones sociales en las acciones de salud mental y
    psiquiatría.
   Se mantiene el estigma para la persona con enfermedad mental y para la atención
    psiquiátrica

Relacionados con el conocimiento y la formación de personal
  Insuficiente desarrollo de los programas de educación continúa para el personal de los
   servicios de atención primaria.
  Insuficiente formación de enfermeras y trabajadoras sociales en salud mental y psiquiatría.
  Parcial conocimiento de los conocimientos, prácticas y valores en el campo de la salud mental
   de las culturas tradicionales del país y de sus identidades.
  Ausencia de una política de investigación en salud mental
  No disponen de lineamientos para trabajar con culturas urbanas.

POLÍTICA DE SALUD MENTAL

Todas las acciones concertadas y participativas del proceso gestión con el fin de construir políticas
en salud mental, se concretó en las siguientes Líneas de Acción:

LINEAS DE ACCION

    1. Desarrollo Socio-Organizacional: Se trata de fortalecer todos los procesos las
       organizacionales e identitario de los procesos de salud mental para la construcción de lo
       público en el modelo de atención – salud mental.

    2. Culturas y Diversidad: Se trata de fortalecer la construcción del buen vivir y el
       enfoque de manejo de la alteridad en el desarrollo de la complejidad en salud mental en la
       diversidad, especialmente de la diversidad de identidades, incluyen acciones estratégicas
       relacionadas con: a) Derecho y Justicialidad, b) Protección y Seguridad Social, c)
       Modelos de Atención, d) Resarcimiento de derechos, con el fin de fortalecer la
       personalidad y la conciencia colectiva.

    3. Modelos de Atención: Es el referente de organización integrada de servicios donde se
       generan las garantías y derechos de la salud, es una expresión importante de las políticas
       de salud parte importante de los sistemas locales.




                                                                                                  28
    4. Promoción: Es un eje del modelo de atención y de gestión que integra a las líneas de
       acción.

    5. Cooperación: Son procesos de organización estratégica con diversos aliados donde las
       alianzas y pactos reconstituyen y vigorizan con sus fortalezas y relaciones a doble
       ganador.

    6. Investigación, Academia.- Son ejes de acción que permiten precisar las intervenciones,
       optimizar los recursos, adecuar las normas a las realidades, orienta la gestión
       participativa y facilitan los gastos según costo – efectividad.

    7. Economía y Presupuestos.- Son ejes de acción financiera útiles en la ejecución e
       intervención costo efectividad para invertir los indicadores negativos de salud mental.

    8. Comunicación

PRINCIPIOS

Universalidad. Todos los habitantes del territorio ecuatoriano, sin ningún tipo de discrimen,
tienen derecho a los servicios y acciones que permitan un permanente crecimiento en su calidad de
vida y de manera particular que garanticen el pleno goce de su salud mental.

Equidad. Los ciudadanos, las ciudadanas y las comunidades tienen la oportunidad de acceder a
todas las atenciones que garanticen el buen vivir, de acuerdo a sus necesidades.

Corresponsabilidad. La salud mental de los ecuatorianos es competencia y obligación
compartida entre el Estado, la sociedad y sus instituciones, la familia y el individuo.

Accesibilidad. La población ecuatoriana tiene el derecho de demandar un fácil, oportuno,
desconcentrado y geográficamente equitativo acceso a las acciones y servicios de salud mental, en
función de su cultura y capacidad tecnológica y económica.

 Exigibilidad. El Estado Ecuatoriano reconoce el derecho de las personas, organizaciones e
instituciones a exigir la prestación de servicios y acciones oportunas, de calidad y accesibles para
promover, prevenir y recuperar su salud mental.

 Integralidad. El Estado Ecuatoriano reconoce la concepción integral de la persona; es decir, en
su condición de ser biológico, psicológico y sociocultural, para la organización de los servicios y
acciones respetando sus valores, prácticas y creencias culturales.

 Participación Social. La Constitución crea el Consejo de Participación con roles bien
definidas en el control de la gestión del Estado; además, promueve la co-participación de los
ciudadanos en la gestión de los servicios públicos en general y de salud mental.

Interculturalidad. El respeto y la adaptación de los servicios y acciones a la diversidad cultural
de pueblos y nacionalidad, así como de las culturas urbanas son uno de los sustentos de la política
de la salud mental en el país.

 Intersectorialidad.- La salud mental es compromiso de todos los sectores: de la producción,
comercio, ambiente, educación, financiero, etc., y no únicamente del de salud.




                                                                                                 29
 Flexibilidad.- Por ser el Ecuador un país diverso, multi- étnico y pluricultural, las políticas de
salud mental están en continua actualización a fin de responder a esas condiciones de diversidad.

Eticidad.- Todas las acciones de salud mental estarán enmarcadas dentro de los principios de la
bioética y del respeto a los derechos humanos.

EJES TRANSVERSALES

Para efectos de aplicación de la presente política de salud mental, se consideran como ejes
transversales los siguientes: género, ciclo de vida, comunicación y otros pertinentes.

Género: Consiste en valorar las implicaciones que tiene para los hombres y para las mujeres
cualquier acción de salud mental, procurando la equidad en las atenciones y la superación de
tendencias hegemónicas de cualquiera de los géneros e identidades sexuales diversas.

Ciclo de vida. Cada una de las etapas de la vida, desde el nacimiento hasta las muerte, tienen
diferencias en todos los aspectos relacionados con la salud mental, por lo tanto, las diferentes
acciones deben considerar estas variaciones.

Comunicación.- A través de la comunicación y del lenguaje nos construimos como seres
humanos, sanos o enfermos, a través de la comunicación en los servicios y acciones de salud
mental nos proyectamos hacia el buen vivir.

Interculturalidad.- Tiene entre otros fines el de lograr las políticas de interrelacionamiento
con la diversidad y pluralidad en salud mental, además de buscar la adecuación y pertinencia
cultural de la oferta de los servicios, y la construcción de lo público.

POLÍTICAS

Siendo responsabilidad del Estado garantizar la protección integral de la salud de toda la
población que habita en el territorio ecuatoriano, es menester, en el caso de la salud mental,
mantener como políticas rectoras las siguientes:

   Posicionar desde lo público la nueva definición de salud mental y buen vivir con enfoque de
    derechos, con igualdad de oportunidades e integrada al sistema nacional de salud y de
    protección social.

   Estimular la participación social interrelacionado con organizaciones de base, instituciones
    públicas, privadas, seccionales, no gubernamentales en alianzas estratégicas para fortalecer
    las acciones integrales e integradas de salud mental.

   Facilitar la rendición de cuentas, la veeduría y el control social de las acciones de salud
    mental en el ámbito de estas políticas públicas.

   Privilegiar intervenciones integrales de salud mental orientada a la población vulnerable, en
    riesgo, con discapacidades y trastornos con la co-participación de los movimientos sociales.

   Garantizar la construcción del modelo de atención de salud – y de salud mental para el acceso
    oportuno de la población ecuatoriana a los servicios de salud mental, con prestaciones de
    calidad, calidez y gratuidad y la reintegración de las personas con enfermedad mental a la
    familia, trabajo y sociedad, combatiendo el estigma que pesa sobre las personas con
    enfermedades mentales.



                                                                                                30
   Impulsar acciones de salud mental y resiliencia a fin de proteger, prevenir y fortalecer ante
    las catástrofes naturales, aquellas provocadas por el hombre y todas las situaciones de
    emergencia.

   Garantizar la plena vigencia de los derechos humanos y constitucionales como condición
    indispensable para promover la salud mental de los ecuatorianos y proteger a las poblaciones
    vulnerables.

   Fortalecer y desarrollar el potencial humano y sus talentos, para la construcción de la salud
    mental y buen vivir en la diversidad, a través de un compromiso compartido con los gobiernos
    locales.

   Garantizar el acceso a la oferta de servicios y acciones integrales de salud mental dando
    prioridad a personas con trastornos mentales graves, crónicos y discapacitantes en base a
    derechos, con calidad, calidez y gratuidad.

   Fortalecer los espacios de expresión cultural y estética; así como el diálogo y la práctica de
    saberes pluriculturales y sus identidades, para fomentar la salud mental y el buen vivir.

   Estimular la investigación y la vigilancia en salud mental cuyas evidencias permitan tomar
    decisiones oportunas, basadas en la bioética y en la ética de la diversidad.




Los datos epidemiológicos son tomados del EPI 2, debiendo advertirse que los mismos tienen
subregistro, pese a ello son datos referentes para la programación.


                                                                                               31
32

								
To top