La simple solidaridad �Cuesta tanto by 15S54ki4

VIEWS: 0 PAGES: 3

									                          La simple solidaridad ¿Cuesta tanto?




Ante todo hago una breve presentación, soy un pelotari de 31 años de edad, que hace apenas
7 años que juega y que si bien en el ambiente aún soy un principiante y me queda mucho por
aprender, hay algunas cosas que son imposibles de ignorar y que realmente escapan a mi
comprensión. Si bien me he informado y consultado con los pelotaris mayores acerca de las
costumbres, prácticas, vicios, honores y las mas antiguas tradiciones pelotaris (las cuales
respeto), a mi humilde entender siguen pasando cosas que han llevado a este mas que glorioso
deporte a estar en el lugar de “intrascendencia” que esta y a estar en la situación un tanto
“floja” en la que esta.
Leyendo la triste nota acerca de la situación del Club Banco Nación, me vino a la mente todas
las demás noticias y comentarios que uno lamentablemente escucha a diario de clubes que
están mas o menos en la misma situación de decadencia y no puedo evitar preguntarme ¿cómo
se llega a esto? ¿Cómo un club que otrora fue grande y majestuoso puede llegar a la
suspensión total de actividades? Esto me lleva a pensar y a hacerme otra pregunta, la cual creo
que es CLAVE: ¿Son los clubes, es nuestro deporte o seremos quizás NOSOTROS?
Buena pregunta. Lamentablemente creo que la respuesta será muy dolorosa.
Hagamos un breve razonamiento: Si estas historias son comunes, se repiten y se escuchan a
diario, entonces se trata de algo mas allá de “los clubes”. Si no son los clubes, entonces es “el
deporte”, pero esto no puede o no debería ser… un deporte tan glorioso, que tantos
certámenes internacionales ganó, tan amado por quienes lo practican. No, no debe ser el
deporte en sí. Creo que hoy en día lo que esta “matando” a la Paleta somos nosotros mismos.
Si, nosotros los pelotaris. ¿Por qué? ¿Qué es lo que hacemos que mata a la paleta?
Lamentablemente se da todos los dias: la falta de solidaridad, la indiferencia, la desidia y el
desinterés de cambiar.
Con unos muy breves ejemplos lo podremos visualizar enseguida:

       Falta de solidaridad: para acompañar partidos a los principiantes o los de menor
        juego (contamos con la herramienta maravillosa del MANEO). Esto solo genera que los
        pelotaris que están aprendiendo dejen de ir al club y se vuelquen a otros deportes.
       Indiferencia: para llevar a alguien nuevo al club y así quizás ganar un nuevo socio.
        ¿En cuántos clubes nos reciben con los brazos abiertos y nos invitan a jugar?
       Desidia: para colaborar y hacer aportes positivos a la paleta. Generalmente dejamos
        todo en manos de las comisiones, pasamos el día tranquilos en el club y “que todo lo
        hagan los demás” (No estamos hablando de grandes cosas, sino solamente de poner
        algún que otro granito de arena).
       Desinterés en el cambio: Resignarse con la famosa frase de “así es la paleta y así
        fue siempre”, rechazando de plano el cambio y la apertura mental. (El tema “canchas
        verdes” y “escuelas” son claros ejemplos)

Reflexionemos solo un momento: ¿A quién no le pasó alguna vez esto? ¿Quién no vio alguna
vez esto? Quizás estarán pensando en lo que todos sabemos que le corresponde a cada pelotari
por pleno derecho, que es armar el partido que a uno mas le gusta. Es correcto y así debe (o
debería) ser, pero lamentablemente si no ofrecemos un poquito de buena voluntad y de
generosidad, nos estaremos enfrentando con la ruina de la paleta: No vendrán pelotaris nuevos
al club y además muchos se irán para no volver. Entonces se generará un círculo vicioso casi
imposible de parar y habrá más y más casos como el del Club Banco Nación.
Cómo se puede llegar a pretender que se acerque “sangre nueva” a los clubes de paleta, si en
la gran mayoría de los casos suceden las siguientes situaciones:
Para la persona que quiere empezar

       No hay escuela ni profesor.
       El canchero o algún pelotari experimentado no aconsejan, ni miran, ni charlan con el
        principiante, sino que lo dejan que aprenda solo por la errónea convicción de que “así
        aprendimos todos” o “La paleta siempre fue así”
       Por supuesto, al ser nuevo, nadie quiere llevarlo.
       Le mencionan la famosa frase “aca para jugar tenes que traer a 3 mas como vos, así
        juegan entre ustedes 4”
       Si el club posee una sola cancha, el aspirante nuevo ni siquiera podrá pelotear solo en
        la cancha que menos se usa.


Para el pelotari ya en actividad que va a un club diferente al habitual

       No lo invitan a jugar con los que ya frecuentan el club.
       El canchero no interviene y/o “no mueve la cancha” armando algún partido.
       Nadie quiere participar del primer partido argumentando que “no saben como juega”
        (¿se pretende que el pelotari lleve un video propio con estadísticas?)
       En algunos clubes no le permiten siquiera anotarse, porque no es socio.


En los ejemplos mencionados anteriormente, las conclusiones que pueden sacarse son obvias:
el principiante optará por practicar otro deporte y el pelotari no volverá más a ese club nuevo.
Si a todos los factores mencionados anteriormente le sumamos la negativa y la resistencia a
adaptarse a los cambios (canchas verdes por ejemplo) nos encontramos ante una situación
deportiva y social bastante grave que generará solamente un circulo vicioso.
No creo tener la solución definitiva a todos estos temas, pero si me atrevería a sugerir que con
2 simples factores ayudaríamos muchísimo a mejorar el ambiente pelotari:

    1. Solidaridad (acompañar, llevar, invitar, aconsejar)
    2. Colaboración (escuelitas, torneos, aportes varios)


Estimados pelotaris, estas líneas las he escrito basándome en lo que he visto, oído y
conversado en diferentes lugares. Por supuesto puedo estar equivocado de lleno y hasta pecar
de pesimista, pero creo que es innegable que hoy por hoy hay cada vez menos pelotaris en las
canchas, y si eso pasa es por algo. Creo que honestamente el problema es 100% “de adentro”
y que cada uno de nosotros podemos y debemos aportar nuestro granito de arena para
solucionarlo. En definitiva, todos los pelotaris debemos hermanarnos, por el hecho de que
somos un deporte amateur y porque como decíamos antes, lamentablemente cada vez somos
menos. Recordemos lo que decía el Martin Fierro “nos devoran los de ajuera”, seria algo muy
triste ver el dia de mañana nuestro trinquete o frontón convertido en cancha de tenis, volley o
básquet. Algunos ya lo están.
Muchas Gracias al Sr. Daniel Corsaro por este espacio de opinión y por la muy buena página
Web que mantiene. Asimismo pido disculpas en el caso de haber ofendido a alguien con el
contenido de estas líneas, dado que no fue mi intención hacerlo.



Saludos a todos los pelotaris.
Viva la Pelota.
Pablo Ignacio Bosnic Kapetanic

								
To top