Magia Kahuna by CBtKR7

VIEWS: 239 PAGES: 180

									    El antiquísimo sistema mágico de los
Kahunas se basa en fundados conocimientos
de la psiquis humana. Su aplicación práctica
 le posibilita a cualquier persona encontrar
  acceso a sus fuentes ocultas de energía
    y así ayudarse a sí mismo y a otros.




               Max F. Long
Con la triple división del interior de la persona en
un Yo inferior, un Yo mediano y un Yo superior,
los Kahunas, los actuales practicantes de Hawai,
los "guardianes del secreto", se adelantaron hace
como 5.000 años a conocimientos de la moderna
psicología, que con la investigación de los
diferentes planos de consciencia del ser humano ;
desde el subconsciente hasta el supraconsciente;
confirma el contenido esencial de la doctrina Huna.
El filólogo norteamericano Max F. Long ha
dedicado cincuenta anos de su vida a dilucidar las
técnicas mágicas de los Kahunas. En este libro él
describe su aplicación práctica para la sanación
corporal y mental, como también para solucionar
dificultades económicas. El propósito de este libro
es indicar cómo cualquier persona puede ayudarse
a sí misma y ayudar a otras personas por medio de
la aplicación de la magia Kahuna.




                                                       1
                                            Prólogo

   Mi primer libro "Recovering the Ancient Science" se publicó en 1936 en Londres. En él yo
informé acerca del concepto de fe psico-religiosa de los polinesios de la antigüedad y traté de
explicar la magia utilizada por los Kahunas, los sacerdotes aborígenes de Hawai. El libro tuvo
una pequeña edición de menos de mil ejemplares; antes de la segunda guerra mundial se fue
principalmente a los países de la comunidad británica. Durante la guerra, la imprenta y el resto de
la edición que aún no había sido vendida, se destruyeron a causa de un ataque aéreo. Aunque
hasta ese momento todavía no se habían vendido muchos ejemplares, el libro había encontrado
acceso a numerosas bibliotecas, y en el transcurso del tiempo recibí cartas de más de mil lectores.
Se desarrolló una activa y valiosa correspondencia, y yo recibí mucho material valioso.
   En 1948 se publicó en los Estados Unidos una edición revisada y ampliada del libro, bajo el
título de "Secret Science Behind Miracles". Con ese libro yo había esperado independizar al
lector, por así decirlo, y posibilitarle probar él mismo los antiguos métodos. Pero en vez de eso,
me pidieron en cientos de cartas instrucciones para autoayuda o que interviniera yo mismo para
ayudar.
   Al reflexionar acerca de cómo podría dominar mejor la inesperada montaña de cartas, pareció
abrírseme una muy prometedora posibilidad para la promoción de futuros trabajos de
investigación y experimentos prácticos. Con ayuda de algunas personas con las que tenía
correspondencia por medio de cartas, organicé un diseminado grupo de trabajo, cuyos miembros
estaban dispersados desde Australia hasta Inglaterra, o vivían en las diferentes partes de
Norteamérica e incluso en los intranquilos países del continente europeo. Con ese grupo comencé
nuevas investigaciones del antiguo sistema psico-religioso. Nosotros buscábamos, ante todo,
establecer si ya sabíamos lo suficiente acerca de las teorías y prácticas, como para poder nosotros
mismos producir efectos extraordinarios. Por cierto nuestro interés principal eran los milagros de
la sanación corporal, pero también estábamos interesados en la "sanación" o mejoramiento de
circunstancias de vida, sometimientos sociales, dificultades económicas y perturbaciones
mentales. Todo eso ya lo habían logrado antiguamente los Kahunas de un modo magnífico.
   La antigua expresión Kahuna es todavía común actualmente y significa "guardianes del
secreto". La palabra para nombrar la doctrina secreta nunca fue encontrada. El reglamento para
guardar el secreto era tan estricto, que tal vez no se le haya dado nunca un nombre al secreto.
Pero si ha habido un nombre para éste, tal vez era demasiado sagrado para ser pronunciado -como
el nombre de Dios en algunos cultos. Por eso hemos elegido para nuestros trabajos el nombre
Huna, que significa "secreto". A nuestra organización, cuyo propósito era la investigación de ese
sistema y de otros similares, como también el trabajo en problemas de la psicología y de la
ciencia psíquica, le dimos por eso el nombre de "Huna Research Associates" (Comunidad de
Investigación Huna).
   Bajo ese nombre comenzamos con el trabajo, por medio de cartas. Poco después uniformé el
reparto de las determinadas informaciones para todos los miembros, emitiendo cada dos meses
una circular fotocopiada de ocho páginas, el "Boletín HRA". En nuestra comunidad de
investigación figuraban algunos de los mejores investigadores de nuestro campo de trabajo. Otros
miembros, en cambio, apenas entendían lo que investigábamos, pero necesitaban con urgencia
sanación para el cuerpo, la mente o el portamonedas y ayuda contra circunstancias de vida
desfavorables; por eso, participaban en el trabajo lo mejor que podían. Algunos miembros
disponían de excelentes capacidades psíquicas o de fuerzas curativas naturales. Otros, por el
contrario, eran "simpatizantes" por curiosidad; ellos mismos hacían poco, pero se dedicaban a
averiguar lo que otros lograban y descubrían. Muchos hacían experimentos propios con
entusiasmo y energía. A veces también se retiraban miembros; pero en su reemplazo se

                                                                                                 2
agregaban nuevos una y otra vez. Cada seis meses eran borrados de la lista aquellos que no
habían enviado los informes solicitados, que eran precisamente la pauta para medir nuestros
progresos. De ese modo, la solidez del grupo en promedio se mantenía siempre igual; éste
contaba con un poco más de trescientos miembros.
  Al momento de redactar este libro, alrededor de cinco años después de la fundación de la HRA,
la investigación de la sabiduría Huna y su prueba práctica han avanzado tanto, que es necesario
un nuevo informe. Mucho se ha logrado entretanto, y nosotros hemos aprendido algunas cosas
más que al principio no sabíamos. En este informe me esforzaré para transmitir al lector los
resultados más nuevos del trabajo de la HRA y de mis propias investigaciones. También voy a
explicar los métodos, que de acuerdo con nuestra experiencia, son especialmente buenos para la
aplicación práctica del Huna. Así como el estudio del libro "Conocimientos secretos detrás de los
milagros", es una excelente preparación para la aplicación de la doctrina Huna, las explicaciones
fundamentales de este libro quieren dar una imagen del concepto de fe y prácticas del sistema y
con eso una base sólida para el trabajo experimental.
  La discusión de nuestros conocimientos y experiencias no se efectúa en la secuencia en la que
los hemos logrado en 5 años de investigación común. Primero se discuten las bases necesarias
para la formulación y presentación de la oración HUNA. Las otras exposiciones tienen que ver
con otros tipos de sanación, que pueden llevarse a cabo con o sin uso de oración.
  Las exposiciones de este libro están frecuentemente entremezcladas con explicaciones acerca
de los puntos de partida de nuestras conclusiones, como también sobre símbolos y palabras que
son típicos de la doctrina HUNA, pero que también existen en otras religiones, principalmente en
el cristianismo. Con esto se pretende recalcar la importancia de la doctrina HUNA como
corresponde. Esto es importante para que desde el comienzo se le manifieste suficiente confianza
y fe al sistema HUNA, para poderlo adoptar. Ya que mientras no se esté convencido de que las
exposiciones se basan en hechos auténticos y válidos, no se puede sacar provecho de nuestra
experiencia y de los resultados de nuestro trabajo. Que la misma verdad y la misma fe se
encuentran en todos los sistemas psico-religiosos, está a la vista. Los puntos fundamentales de la
doctrina HUNA pertenecen a la antiquísima sabiduría de la que se encuentran partes en todas las
religiones. La doctrina HUNA se lleva completamente bien con otros sistemas; no está en
contradicción con ninguno de ellos, sino que incluso conduce a una comprensión más amplia de
las antiguas sabidurías.
  Con este trabajo no se pretende desarrollar ningún "culto" nuevo. Éste debe más bien ayudar a
las personas a ayudarse a sí mismas y a sus semejantes, a través de la utilización de los métodos
HUNA. Todavía falta mucho para que la investigación esté concluida. Las opiniones presentadas
aquí y ahora tendrían que ser corregidas, si nuevos conocimientos justifican o exigen un cambio.
  El propósito final no es solamente la sanación del cuerpo o de la mente o el mejoramiento de
las condiciones ambientales sociales y económicas, sino el redescubrimiento del casi perdido
conocimiento, para llevar una vida sabia, como la que ha sido enseñada no sólo por los Kahunas,
sino también por Jesús y otros grandes iniciados del pasado, bajo un código secreto antiquísimo.
Por medio del desciframiento del secreto, el mundo puede recibir nuevamente la "verdadera luz",
para que todos los que tienen ojos para ver y oídos para escuchar, la comprendan y aprendan a
utilizarla.




                                                                                                3
                                                   I

                                 REDESCUBRIMIENTO DE UNA
                                   CIENCIA ANTIQUÍSIMA

  Desde el punto de visto geográfico, el sector de estas investigaciones está en Hawai, la parte
más distante de la Polinesia; desde el punto de vista de nuestro asunto es un área virgen. Aunque
los Kahunas (los sacerdotes y magos nativos de la antigüedad) han dado pruebas asombrosas de
su poder y de sus capacidades, su fe y su trabajo han sido rebajados a la categoría de superstición
por los antropólogos. Los misioneros cristianos que llegaron a Hawai en 1820, desaprobaron los
milagros de los aborígenes e hicieron todo lo posible para exterminar la fe de los Kahunas.
  Durante siglos las islas hawaianas permanecieron aisladas del resto del mundo conocido, hasta
que el capitán Cook las descubrió en 1778. Los aborígenes eran primitivos, pero personas de una
gran inteligencia. El historiador Toynbee relata que ellos tenían una civilización "estancada". Los
habitantes habían llegado de otras tierras lejanas por el océano Pacífico, y la leyenda relata que
navegaron en canoas a vela y a remo y que el conocimiento de las estrellas los había hecho
encontrar el camino. Su patria original no se ha podido comprobar con seguridad. Algunos
historiadores creen haber establecido que vienen del cercano oriente y que de ahí llegaron a
Hawai a través de la India.
  Yo deseo adherirme a esa opinión. Pero vengan de donde vengan, a donde llegaban llevaban
relatos legendarios, parecidos a los del jardín del Edén, del diluvio, de Jonás y la ballena y a otras
historias del Antiguo Testamento. Pero que en ninguna de esas historias se haya mencionado a
Jesús, parece indicar que la emigración ocurrió antes del nacimiento de Cristo.
  La tesis de Toynbee de la civilización "estancada" parte de la reflexión que los recién llegados
encontraron en Hawai condiciones climáticas realmente ideales. Tenían alimento en abundancia y
se podía almacenar con facilidad, y no fue necesario esforzarse por mejores condiciones de vida.
Yo estoy convencido de que los Kahunas eligieron ese lugar aislado con premeditación, para
poder proteger durante el mayor tiempo posible sus conocimientos secretos contra influencias
externas perjudiciales. Antes de que abandonaran su antigua patria, tal vez habrán reconocido en
una visión interior que su gran conocimiento sería alguna vez deformado, reprimido y olvidado
por dogmas autocráticos. En Hawai pudieron seguir utilizando sus conocimientos en beneficio de
su pueblo; y de hecho demoró siglos hasta que finalmente sobreviniera la temida amenaza.
  Por cierto los polinesios no han logrado ningún invento técnico-mecánico que en general sea
calificado como símbolo de las civilizaciones en desarrollo. Ellos no podían ni hilar ni tejer; no
conocían ni la alfarería ni la cestería. De tiras mojadas de corteza de árboles fabricaban una
especie de toalla de papel por medio de golpes, y sus recipientes los elaboraban de cascaras de
calabaza o de otros frutos. De cordones de fibra hilados, hacían redes sencillas para pescar y para
llevar recipientes adentro, y usaban cuerdas para capturar pájaros y animales terrestres. Sus
cuchillos y hachas estaban hechos de conchas y de piedras filosas. Conocían y utilizaban el
fuego. Como casa les servían armazones de madera cubiertos con paja.
  Pero todo eso no indica falta de inteligencia y de talento. El talento racial característico del
pueblo no estaba en lo técnico, sino en una extraña comprensión profunda de la naturaleza y de la
estructura de la consciencia humana, como también de las fuerzas de las que se sirven los
elementos de la consciencia en su trabajo. Este conocimiento, que los Kahunas utilizaban en sus
milagros, lo mantenían en secreto, lo cuidaban y lo protegían con todo esmero. Y cuando empezó
la nueva época y los hawaianos se vieron frente a frente con lo moderno, cambiaron en una sola
generación, del estado de su civilización "estancada" a un pueblo que adoptó todos los adelantos
de la civilización moderna y supo sacarle provecho.

                                                                                                    4
  Cuando me di cuenta que detrás del velo de idioma cotidiano se ocultaba un "idioma sagrado",
tuve en claro que éste tiene que haberse originado junto con la lengua materna y por consiguiente
había que remontarse a los tiempos inmemoriales del comienzo de la historia, mucho antes de que
el pueblo abandonara su antigua patria. Esta opinión encontró posteriormente, después de la
publicación de mi primer libro, una sorpresiva confirmación. En aquel entonces me escribió el
inglés W. Reginald Stewart, de Brighton, que cuando era joven y trabajaba en África como
corresponsal en el extranjero, había escuchado de una tribu berebere de las montañas Atlas, que
disponía de grandes conocimientos de magia y cuya tradición parecía indicar que antiguamente
había emigrado desde Egipto al occidente.
  Stewart buscó y encontró esa tribu. Era muy pequeña, y allí había solamente una mujer que
conocía el antiguo sistema secreto y que dominaba su aplicación. Esa mujer era llamada Quahini,
que no es palabra berebere, sino - como se comprobó posteriormente - la unión de las palabras
hawaianas Kahuna Wahine, que significa "Kahuna femenina". Después de muchos esfuerzos,
Stewart logró ser adoptado como hijo sanguíneo por la Quahini, con muchas ceremonias y
diversos rituales, ya que sólo como su hijo sanguíneo él podía ser iniciado por ella en la antigua
doctrina surtidora de efectos maravillosos y recibir enseñanza acerca de su aplicación.
  La Quahini comenzó a enseñarle al joven y a la hija de ella. La primera parte de la instrucción
trataba la teoría general del antiguo sistema psicológico junto con sus aspectos religiosos. Los
puntos más importantes eran explicados por medio de demostraciones. También se advertía que
la enseñanza solamente podía efectuarse en el llamado "idioma sagrado". Pero éste no era el
dialecto berebere que usaban los miembros de la tribu. A Stewart le resultaba difícil comprender
el sentido de las palabras, ya que éstas tenían que traducirse primero al idioma berebere y después
al francés, que él y la instructora dominaban. Él progresaba lentamente. Pero poco a poco él hizo
una lista de las expresiones más importantes del "idioma sagrado". Pero antes de que pudiera
terminar la enseñanza sobre la teoría del sistema, un día ocurrió un final repentino. En un tiroteo
entre dos tribus vecinas enemistadas, una bala perdida dio muerte a la Quahini.
  Muchos años después, cuando Stewart ya se había retirado a la vida privada, se encontró con mi
informe y estableció que éste describía en esencia exactamente lo que él había aprendido en el
norte de África en aquel entonces. Él comparó sus amarillentos apuntes y su lista de palabras y se
dio cuenta, profundamente impresionado, que el "idioma sagrado" era sin duda un dialecto del
actual idioma polinesio, es decir, del mismo idioma del que yo había sacado ejemplos de palabras
para poner en mi libro.
  Se desarrolló entre Stewart y yo una intensa correspondencia, que se mantuvo hasta su muerte
(durante la segunda guerra mundial) y que contribuyó mucho para fundamentar mis
conocimientos y experiencias y para impulsar mis investigaciones posteriores.
  La prueba más convincente de que esa antiquísima sabiduría proviene del cercano oriente y que
antiguamente fue utilizada allí, se encontró después de un trabajo de 4 años de la HUNA-
Research-Associates. Encontramos justamente que el Antiguo Testamento - comenzando por el
Génesis - relata en muchas partes acerca de doctrinas HUNA, como también de milagros que
fueron causados por iniciados en HUNA. Esos iniciados poseían, por cierto, los mismos
conocimientos que los Kahunas de la Polinesia, pero no pertenecían ni a las tribus que en aquel
tiempo se disponían a emigrar a su nueva patria en el océano Pacífico, ni a la única tribu que se
trasladó al occidente y se instaló en Atlas.
  En todos los casos se ocultaron las encubiertas indicaciones detrás de los típicos símbolos
HUNA, sobre los cuales se hablará más adelante. Esos símbolos forman en cierto modo un
"código secreto". A éste le debemos que actualmente todavía podamos comprender lo que en
aquel entonces querían decir los Kahunas iniciados, cuando escribieron la historia del Jardín del
Edén y relataron acerca de los milagros que realizaron Moisés y Aarón en Egipto, y también
después, cuando los hijos de Israel vivían en el desierto. También en pasajes posteriores del
                                                                                                 5
Antiguo Testamento escuchamos hablar a iniciados en HUNA, y con los desciframientos de las
profecías de Isaías y Jeremías nos encontramos claramente con conocimientos de HUNA. Detrás
del mismo código y de los mismos símbolos se oculta también la doctrina HUNA en el Nuevo
Testamento. Jesús, el gran iniciado, se esforzó por presentar las mismas creencias fundamentales
con los mismos símbolos e iniciar a sus alumnos y discípulos en la doctrina. Él realizó típicos
milagros-Kahuna y se mantuvo cuidadosamente en el mismo culto antiquísimo de mantener el
secreto. Él les daba a sus discípulos, en relación con el "reino de los cielos", las necesarias
indicaciones de los misterios o HUNAS, para que ellos también pudieran producir milagros y
comprender la verdad oculta.
  Antes de que sigamos avanzando, deseo darle una breve mirada retrospectiva al camino que yo
recorrí con mi larga investigación de la antigua doctrina HUNA.
  Cuando llegué por primera vez a Hawai en 1918, tuve la suerte de ganarme la amistad del
notable erudito, Dr. William Tufts Brigham. Él ya tenía una edad avanzada y trabajaba desde
hacía mucho tiempo como administrador del Museo Bishop en Honolulú. Cuando me encontré
con él allí, él ya llevaba 40 años dedicado a observar y a anotar los hechos milagrosos de los
Kahunas del lugar. Había sido testigo de muchas sanaciones milagrosas y caminado él mismo
una vez sobre lava ardiendo, bajo la protección de Kahunas. Él también podía probar, mediante el
material que había juntado, que los sacerdotes del lugar podían dominar el tiempo atmosférico y
que eran capaces de muchos otros milagros.
  Pero él jamás había podido descubrir cómo los Kahunas realizaban sus milagros. Ellos eran sus
amigos; lo querían y confiaban en él, pero nunca hablaban con él acerca de sus secretos. Él sólo
podía constatar que en su trabajo ellos siempre utilizaban oraciones, cantos y ciertos rituales. Él
los había podido escuchar y observar. ¿Pero cómo provocaban sus milagros? Él me aseguró que
ni las hojas de Ti, que utilizaban para caminar sobre el fuego, ni las cascaras rituales de calabaza,
que usaban para influenciar el viento y el tiempo atmosférico, tenían fuerzas mágicas.
  Evidentemente la fuerza que provocaba milagros era la consecuencia de la oración a un gran
poder o inteligencia invisible, con la que los Kahunas sabían entrar en contacto. No se trataba de
casualidades o de resultados únicos, ya que ellos causaban una y otra vez nuevos milagros con
sus oraciones. Siempre me había fascinado que hubiera personas cuya influencia sobrepasara las
"leyes" del mundo terrenal. Durante años me había dedicado a fondo a religiones que admiten
que con ayuda de poderes superiores son posibles los milagros. Yo había seguido las indicaciones
de la ciencia psíquica y tratado de encontrar una explicación a eso por medio del estudio de
psicología.
  Cuando el Dr. Brigham al final de su vida encontró un hombre joven, cuyo total propósito de
vida era introducirse profundamente en el misterio, le brindó su apoyo. Me aconsejó cómo yo
podía avanzar de la mejor manera y me dio todos sus apuntes, que había reunido con un arduo
trabajo de años.
  Él me indujo a comprobar con exactitud sus informes con aborígenes y blancos. Al hacerlo
encontré todos los hechos confirmados y pude reunir todavía más conocimientos de todo tipo.
Repetidamente yo preguntaba cómo producían los Kahunas sus milagros. Nadie me lo podía
decir. Para los aborígenes todo el asunto era tabú. Lamentablemente los hawaianos jóvenes
estaban más interesados en los asuntos de la vida moderna que en la doctrina antigua; ya no se les
había enseñado a realizar hechos sobrenaturales. Y así entonces, no había nadie más que hubiera
podido transmitir las enseñanzas. Los antiguos Kahunas, con los que el Dr. Brigham había tenido
amistad desde hace años, habían muerto. Ya no vivía ninguno de los grandes conocedores. Por
cierto logré todavía encontrar algunos Kahunas, pero cada uno de ellos solamente conocía una
parte de la doctrina; y por ellos me enteré sólo de muy poco acerca de aquello que hacía que sus
oraciones y actos rituales surtieran efectos tan maravillosos. Finalmente sólo pude comprender

                                                                                                   6
que los Kahunas habían mantenido fielmente su promesa de silencio inquebrantable. Después de
la muerte del Dr. Brigham traté todavía durante dieciséis años de llegar yo solo a nuevos
conocimientos y de descifrar el secreto. Encontré, por cierto, muchos informes nuevos y
auténticos acerca de milagros, pero en todos los casos el verdadero secreto permaneció oculto
para mí. Finalmente, en 1931 me di por vencido y me fui de Hawai. Yo seguía estando
convencido de que son posibles los milagros de los tipos más diversos, si sólo se supieran los
procedimientos internos para hacer surtir efecto completamente a la oración o ritual.
  En el año 1934, cuando hacía tiempo que yo había renunciado a toda esperanza de encontrar la
solución del problema, desperté una noche con una idea. La investigué con seria dedicación, y
ésta me entregó por fin una señal acerca del misterio.
Para hacer corta la larga historia, sólo quiero hablar aquí de los resultados de las nuevas
investigaciones, sin detallar los muchos penosos pasos que todavía tuve que dar para llegar hasta
ahí;
  Partiendo de la consideración que en el idioma nativo de los Kahunas tenían que haber existido
palabras con las que los Kahunas principiantes eran iniciados en la doctrina secreta, examiné
entonces, con el diccionario hawaiano, todas las palabras que de algún modo tuvieran que ver con
la naturaleza mental o espiritual del ser humano.
  Casi de inmediato me encontré con tales palabras. Para mi sorpresa, éstas denominaban
inequívocamente "partes de la personalidad", tal como las conocemos de la psicología moderna.
Denominaban y describían el subconsciente y la consciencia; denominaban incluso el
supraconsciente, que solamente la religión reconoce como parte espiritual de la persona. Encontré
palabras para tres tipos de fuerza vital e incluso para el "complejo", que el psicoanálisis descubrió
recientemente. Para aquello que nosotros llamamos moral, había una docena de palabras, para
diferenciar las graduaciones más finas, como por ejemplo, entre el "pecado contra el prójimo" y
el complejo, que los Kahunas veían como pecado. Poco a poco se vio que los Kahunas ya habían
tenido una comprensión muy profunda del trabajo de la mente humana. Con eso comenzó el
desciframiento del secreto. Ahora me dedique con todo entusiasmo al estudio de las palabras.
  El idioma polinesio es muy simple. Las palabras largas descriptivas se forman simplemente de
palabras cortas radicales. (Según su aplicación, una palabra vale como verbo o substantivo. El
pasivo se forma por medio de un pequeño sufijo. La forma temporal se expresa en la oración
añadiendo una palabrita). Con la traducción de las palabritas radicales ya han resultado
revelaciones asombrosas.
  Así por ejemplo, la traducción de subconsciente es Unihipilí. Esa palabra me llamó la atención
porque uno de sus tres significados designa a un "espíritu", mientras que los otros dos designan a
una "langosta" o bien a los "huesos de las piernas y los brazos". La palabra larga se forma de la
unión de diferentes palabritas radicales. Cada una de las palabritas radicales tiene a su vez
diferentes significados. Pero ninguna de ellas designa a una langosta o a los huesos de los brazos
y las piernas. Muchas de ellas parecen no tener nada que ver con un espíritu, y sin embargo, todas
juntas describen el subconsciente tan acertadamente, que cualquiera que esté familiarizado con
los conocimientos modernos acerca de la naturaleza de éste, realmente encontrará que se está
describiendo el subconsciente - que el "ser espiritual" no puede ser otra cosa que el
subconsciente.
  Las palabritas radicales describen el subconsciente como un "espíritu" que hace cosas de las
cuales el Yo consciente (el espíritu consciente) no sabe. El subconsciente es misterioso; trabaja
en silencio y cuidadosamente. Ocurre que se niega a hacer lo que debería hacer. El miedo a un
castigo le puede impedir su actividad (palabra radical nihí). Es un ser espiritual que está adherido
estrechamente" a otro - en caso normal al Yo consciente; actúa como servidor del Yo consciente
y recibe órdenes de éste. Pero muchas veces es obstinado y le niega la obediencia (palabra radical
puf). Es un Yo o ser espiritual independiente, autónomo (raíz u) e igualmente autosuficiente como
                                                                                                   7
el Yo mental y el Yo superior. El ser espiritual subconsciente está habitualmente estrechamente
ligado con el Yo consciente. Produce fuerza vital y la transmite. El subconsciente vive en el
cuerpo físico, que no sólo cubre al subconsciente, sino también al Yo mental consciente, el
Uhane, "espíritu parlante". El subconsciente oculta cosas (por ejemplo, el complejo). Se debilita
cuando un ser espiritual posesivo le quita fuerza vital.
  Esto basta para mostrar el método que utilicé para encontrar los significados que están ocultos
detrás de las palabras. Así se muestra también que los Kahunas ya conocían las tres "partes del
espíritu" y que veían en ellos tres diferentes entes o Yoes. En vez de utilizar los términos
hawaianos originales para los tres Yoes, los miembros del grupo HRA preferían hablar de Yo
inferior, medio y superior.
  Trabajos igualmente largos y pacientes me llevaron a descubrir que según la creencia de los
Kahunas, cada uno de los tres Yoes vive en un propio cuerpo invisible de "sombra", que de
acuerdo con los términos corrientes actuales se podría designar como "doble etéreo" de los tres
Yoes. Pero aquí hemos mantenido el término hawaiano cuerpo-Aka.
  También hemos mantenido la palabra Mana. Ésta designa la fuerza vital en la que se basa la
actividad de los tres Yoes. El Yo inferior produce Mana automáticamente de la comida que
consumimos y del aire que respiramos. También es utilizado por los otros dos Yoes, y es
transformado respectivamente a otro nivel de vibración, cuando se traspasa al siguiente Yo
superior.
  Los tres Yoes están unidos entre sí en sus cuerpos-Aka y con sus partes de Mana, por cordones
de la misma substancia-Aka.
  Estos asuntos y contextos se explicarán más adelante de manera exacta y detallada. Aquí basta
con mencionarlos y con indicar que se refieren a una relación de trinidad. Entonces sigamos por
el momento y examinemos los símbolos que se encuentran en el idioma antiguo.
  Los Kahunas no solamente ocultaban su conocimiento secreto detrás de palabras y palabritas
radicales, sino que también utilizaban símbolos. Así pude constatar, por ejemplo, que cuando se
hablaba de fuerza vital, muchas veces reemplazaban la palabra Mana por wai, que significa agua.
Como estas palabritas también aparecían en muchas palabras y frases compuestas que
evidentemente se referían al Mana, tuve en claro que el "agua" es el símbolo- del Mana. El agua
como substancia, simboliza la fuerza vital que produce el Yo inferior por oxidación de los
alimentos. Pero si se hablaba de agua que subía y se desbordaba - como de una fuente -, entonces
ésta era el símbolo de una intensa recarga de Mana que producía el Yo inferior. La fuerza vital
del Yo superior - tomada del Yo inferior a través del cordón-Aka que los unía - era simbolizada
por nubes y niebla, que precisamente están formadas por finas gotitas de agua. Si éstas caían
como lluvia fina, eso simbolizaba la devolución de la fuerza vital transformada por el Yo superior
y llena de su bendición, al Yo medio e inferior, para su ayuda y sanación.
  El árbol y la parra eran igualmente símbolos; en ellos las raíces correspondían al Yo inferior, el
tronco y las ramas al Yo medio y las hojas al Yo superior. La savia que circulaba a través de las
raíces, las ramas y las hojas representaba al Mana.
  El ser humano tiene que aspirar a aprender a comprender sus tres Yoes y a averiguar cómo se
pueden llevar a una colaboración armónica. Sólo entonces la persona puede lograr la plenitud y
llegar a ser aquello para lo cual ha sido hecha. Por cierto casi siempre creemos conocer bien -a
nuestro Yo medio o consciente, pero a menudo constatamos sorprendidos que en nuestra
costumbre de pensar existen cosas que obstaculizan y perturban la integración. Sólo pocas
personas conocen suficientemente bien su Yo inferior y subconsciente y saben acerca de sus
capacidades y límites. Pero nosotros tenemos que aspirar a aprender a conocerlo y comprenderlo,
para que podamos educarlo de manera que colabore armónicamente con los otros dos seres
espirituales, con el Yo consciente y con el Yo superior. El efecto del Yo superior no tiene límites,
aparte de aquellos que surgen del trabajo defectuoso del Yo inferior y medio. Nosotros
                                                                                                  8
experimentamos la demostración práctica de su beneficioso poder, cuando hemos aprendido a
tomar y a mantener con él un contacto efectivo.
  Para muchos miembros de la HRA era especialmente importante aprender cómo se logra una
oración efectiva, ya que ellos buscaban una ayuda que sobrepasara los marcos de lo normal y
cotidiano; ellos necesitaban una ayuda con la que pudieran solucionar los muchos problemas con
los que se enfrentaban en la vida. Ellos vieron que una verificación del método trazado por los
Kahunas, sólo era posible si se esforzaban seriamente para comprender los tres Yoes en sus
cuerpos invisibles, si se recargaban intensamente con Mana y si ponían en práctica sus
conocimientos teóricos.
  También resultó muchas veces necesario deshacerse de formas de pensar habituales, que se
basaban más en dogmas que en reflexiones. Si se quiere aprender a orar en forma efectiva y si
para eso hay que reemplazar antiguas formas habituales de pensar por otras nuevas, entonces es
indispensable estudiar a fondo una y otra vez este informe y analizarlo cuidadosamente.
  Muchos de los que han leído mi libro "Conocimientos secretos detrás de milagros" han buscado
ser liberados de sus enfermedades y sufrimientos por un Kahuna, aunque desde el principio he
advertido que actualmente en Hawai ya no practica ningún Kahuna y que yo mismo no soy un
Kahuna. Ellos tenían en claro, tal como todos nosotros, que la sanación por medio de colocación
de manos surgió de una antigua tradición. De hecho ha habido unas pocas personas especialmente
dotadas, que saben sanar sin que hubieran escuchado alguna vez algo acerca de Huna o de las
muchas cosas que ocurren en el subconsciente al realizar la sanación. Lo mismo sucede con los
pocos afortunados que dominan intuitivamente el don de la oración efectiva; el resultado de sus
oraciones es muchísimo mayor que la "posibilidad" promedio. Algunas de esas personalidades
altamente dotadas pertenecían a la comunidad HRA, y a la mayoría de ellas les urgía saber cuáles
eran en realidad los factores esenciales que producían efectos y que estaban detrás de sus
acciones. Trataron de conocerlos para poder trabajar de manera aún más exitosa. El sentido
común exige que utilicemos para nuestra salud todos los medios de efecto intenso de la moderna
ciencia médica. También los Kahunas sanadores utilizaban los medicamentos que conocían,
como por ejemplo, todo tipo de hierbas; además, para sanar enfermos utilizaban Lomi-Lomi, un
tipo especial de tratamiento. Pero de vez en cuando ocurre que un caso desahuciado por la ciencia
médica actual es sanado de "manera milagrosa".
  Lo más importante es, en todo caso, que aprendamos a utilizar nuestras ilimitadas fuentes de
energía todavía no interceptadas, para llegar a estar y permanecer sanos. Si alguien desea
desarrollarse hasta llegar a ser un Kahuna y sanar a otras personas, eso es - según creo - posible
en muchos casos.




                                                                                                9
                                                II
                      FAMILIARIZARSE CON EL YO INFERIOR

  Comencemos - como con el trabajo de la HRA - averiguando todo lo posible acerca de nuestro
Yo inferior. Cuando hablamos de Yo "inferior", naturalmente no nos referimos de ningún modo a
que el subconsciente sea "inferior" en un sentido despectivo y de devaluación. Únicamente debe
expresarse más bien que el Yo inferior es, entre los tres Yoes de la persona, el que está más abajo
en la escala de crecimiento y evolución.
  El subconsciente, su trabajo y sus formas de conducta, fueron investigados en nuestra época
primero por Sigmund Freud. A él y a sus sucesores les debemos mucho; sin embargo, él
realmente provocó una guerra. Incluso hoy algunos psicólogos agresivos e irritados todavía
combaten sus conocimientos. Al hacerlo han vuelto a caer obligatoriamente en el "behaviorismo"
y han puesto en duda la naturaleza de la consciencia, porque no se puede explicar a partir de los
procesos químicos del cuerpo. Pero felizmente la gran mayoría de los psicólogos ha aceptado la
idea del subconsciente (del Yo inferior) incluso como un descubrimiento muy valioso. Por lo
tanto no necesitamos ocupamos mucho tiempo más con la pregunta si la creencia de los Kahunas
en el Yo inferior era fundada o no. También aquí puedo desistir de las detalladas explicaciones
que tuve que dar en mi libro "Conocimientos secretos detrás de milagros", para demostrar que el
Yo inferior es un ente autónomo e independiente, y no solamente una parte del Yo medio.
  Evidentemente los Kahunas consideraban el Yo inferior como algo que hay que comprender
cueste lo que cueste. Lo llamaron Unihipili, y detrás de las pequeñas palabras radicales que
componen ese nombre hay todavía más significados que los que se citaron en el párrafo anterior
al explicar la palabra. Otra palabra para designar el Yo inferior era Uhinipili. Algunas de las
palabritas radicales concuerdan con la primera expresión, pero las restantes dan todavía algunos
significados adicionales. Además, hay palabras y símbolos que en cierto modo representan una
conexión transversal.
  Si se resumen esas reflexiones y análisis, se obtienen los siguientes enunciados acerca del Yo
inferior:
  (1) Es también un ser espiritual autónomo y consciente, tal como el Yo medio y superior. Es
en cierto modo un Dios pequeño en desarrollo.
  (2) Es el servidor de los otros dos Yoes y está unido con el Yo medio como un hermano
menor; está adherido a él como si ambos fueran partes de un todo común "compuesto" por ellos.
  (3) El Yo inferior maneja el conjunto de los variados procesos del cuerpo físico y todas sus
actividades, con excepción de los movimientos musculares voluntarios. Envuelto en su cuerpo de
sombra puede entrar al cuerpo físico o salir de él. Está dentro del cuerpo como una estilográfica
en su funda. Penetra en cada célula, en cada partícula de los tejidos del cuerpo y del cerebro y las
llena; su cuerpo de sombra es una copia exacta de cada célula y de cada partícula de los tejidos y
de los líquidos del cuerpo humano, por pequeños que sean.
  (4) El subconsciente es la única sede de las emociones. Sólo el subconsciente derrama
lágrimas. Quien no crea esto, que intente llorar lágrimas de pena totalmente de sí mismo, de su
Yo medio pensante; constatará que es imposible. Las lágrimas pueden fluir sólo una vez que la
emoción de la pena despierta en el Yo inferior. En el caso antes mencionado, eso tendría que ser
ocasionado por el Yo medio, al esforzarse por pensar en cosas tristes. A través de eso, el Yo
inferior sería inducido a recordarlas claramente, a vivirlas otra vez. Pero incluso eso a veces no
basta para producir lágrimas. Sin embargo, a veces tal vez uno lee, ve o escucha inesperadamente


                                                                                                 10
algo que provoca emociones; el Yo inferior actúa entonces por sí solo y a veces nos avergüenza
por medio de un repentino arranque de lágrimas.
  El amor, el odio y el miedo salen del Yo inferior como emociones; pueden llegar a ser tan
intensos, que inundan la voluntad del Yo medio, metiéndolo en el remolino de emociones y de las
reacciones ocasionadas por éstas. La comprensión de estos contextos es de gran importancia, ya
que con mucha frecuencia somos simplemente arrastrados y desconcertados por las emociones de
nuestro Yo inferior. La tarea más esencial del Yo medio es aprender a dominar al Yo inferior y a
impedirle que simplemente se lleve a la persona.
  (5) El Yo inferior produce la fuerza vital que necesitan los tres Yoes, el Mana. Normalmente
comparte el Mana con el Yo medio; por él puede entonces ser empleado como "voluntad"
(Mana-Mana - Mana compartido entre compañeros). Al orar, el Yo inferior se conecta con el Yo
superior a través del cordón Aka. El Yo inferior activa el cordón y envía a lo largo de él una
ofrenda- Mana, que el Yo superior utiliza para el cumplimiento de la oración, para la realización
de sus deseos.
  (6) El Yo inferior recibe las impresiones sensoriales de los cinco órganos de los sentidos y se
los presenta al Yo medio para su evaluación. (El Yo medio tiene discernimiento; sabe aprovechar
las impresiones ofrecidas y de acuerdo con éstas da sus órdenes cuando son necesarias las
acciones).
  (7) El Yo inferior registra todas las impresiones y pensamientos. Se puede decir tal vez, que
éste fabrica diminutas formas con la substancia Aka de su cuerpo de sombra, algo así como se
registra un tono en un disco o palabras en un papel. Sonidos, impresiones visuales, pensamientos
y palabras, vienen en "grupos" que están compuestos de muchas impresiones individuales unidas
entre sí. Los Kahunas las simbolizaban como racimos de pequeñas figuras redondas, tal como,
por ejemplo, uvas o frambuesas. Normalmente esas aglomeraciones microscópicas de substancia
invisible, son guardadas en aquella parte del cuerpo-Aka del Yo inferior que penetra en el cerebro
o que se identifica con él. Pero al momento de la muerte, el cuerpo-Aka abandona el cuerpo físico
y el cerebro - como cuando una pluma de escribir es sacada de su estuche - y se lleva todos los
recuerdos consigo.
  (8) Los recuerdos que se utilizan con frecuencia, el Yo inferior se los entrega casi
instantáneamente al Yo medio, cuando éste los requiere. Por eso nosotros creemos, es decir,
nuestro Yo medio cree, poder disponer en todo momento por sí mismo de todos los recuerdos, al
hablar o escribir rápidamente. Ese es el estado ideal o normal, cuando ambos Yoes trabajan
juntos casi de manera perfecta. Si además, el Yo superior actúa como compañero de igual valor
en aquellas acciones que requieren de su ayuda, entonces todo está bien. Si por alguna razón el
Yo inferior fracasa en su colaboración, de modo que los tres Yoes no trabajan juntos de manera
armónica, con seguridad se tienen dificultades.
  (9) El Yo inferior puede ser influenciado o dominado por medio de sugestión mesmérica o
hipnótica. Éste también juega el papel principal, cuando se trata de implantarle como sugestión al
cuerpo-Aka de una persona receptiva, las formas de pensamiento de ideas.
 (10) El Yo inferior dispone plenamente de la utilización, tanto del Mana inferior, la fuerza vital
básica, como de la substancia Aka de su cuerpo de sombra.
 (11) El Yo inferior también puede almacenar, como racimos de recuerdos, en su cuerpo-Aka,
pensamientos irracionales, es decir, pensamientos que al originarse no fueron analizados
razonablemente por el Yo medio. Los recuerdos de esos pensamientos están solamente rara vez a
disposición del Yo medio, porque él no sabe nada de su existencia y por eso no puede ordenarle
al Yo inferior que se los entregue. Pero porque el Yo interior reacciona tan fuertemente a tales
"fijaciones" o "complejos", de modo que el Yo medio ya no puede dominar esas reacciones,
vienen muchas dificultades desde esa dirección.


                                                                                                11
  Todavía se conoce mucho más acerca del Yo inferior, de sus capacidades y de sus aptitudes,
pero nos ocuparemos de esos puntos cuando sea necesario en el transcurso del informe. Sólo a un
punto hay que referirse aquí con énfasis. Los psicólogos modernos han escrito repetidamente
cuán terrible, salvaje y malo es el Yo inferior o subconsciente. Ellos hablan de sus experiencias
con el psicoanálisis y con los efectos de sobresalto y susto que se muestran en sus pacientes, en
cuanto se pone al descubierto el subconsciente, junto con sus complejos, impulsos irracionales y
contenidos de memoria.
  La doctrina HUNA puede corregir en gran parte esa incorrecta opinión unilateral. Si
suponemos, igual que los Kahunas, que en todas partes donde se expresa consciencia de alguna
forma en algún plano en el mundo, predomina el crecimiento y la evolución, entonces también
tenemos que admitir que el Yo inferior – tal como el Yo medio y el Yo superior – ha ascendido
desde planos más profundos por medio de evolución. La espiritualidad del Yo inferior es muy
limitada; el Yo medio se ha desarrollado hasta tener un juicio considerablemente superior,
mientras que la espiritualidad aún mucho más elevada del Yo superior supera en un grado tan alto
la capacidad humana de memoria y de juicio, que nuestra comprensión no puede captarla.
  En comparación con animales más desarrollados, como por ejemplo, caballos, perros o gatos
domesticados, se comprueba que el plano de desarrollo evolutivo del Yo inferior no es mucho
más elevado. Él observa y recuerda como esos animales y evalúa de un modo igualmente
elemental. Tal como ellos, él siente emociones de amor, de pena, de temor y de terror. Dicho
brevemente, el Yo inferior es una especie de Yo animal – el animal en el ser humano -. Él vive –
tal como los animales - en un cuerpo, pero tiene la decisiva ventaja de vivir en ese cuerpo junto
con el juicioso Yo medio como guía más sabio y permanecer con él como compañero también
después de la muerte, cuando sólo están habitados los cuerpos de sombra.
  Considerado desde ese punto de vista, la aversión contra sacar a relucir el Yo inferior en
algunos análisis emocionales, es una actitud completamente errada. El animalesco Yo inferior
sigue teniendo muchos instintos e impulsos puramente animales. A un salvaje le podemos tolerar
muchas cosas sobre las que nos horrorizaríamos si las hiciera una persona civilizada. Tenemos
comprensión de que un perro o un gato ataquen a una rata y la maten salvajemente y con
satisfacción. Si en un análisis profundo nos encontramos con los impulsos primitivos ocultos en
el Yo inferior, (o recuerdos raciales, como los llama Jung), eso no es ningún motivo para
condenar al Yo inferior con repugnancia.
  La tarea del Yo medio es instruir y dirigir al Yo inferior, hacerlo avanzar lo más rápidamente
posible en su camino de desarrollo evolutivo y ayudarle a deshacerse más y más de su naturaleza
animal y a llegar a ser cada vez más humano. (Precisamente del mismo modo, el Yo superior nos
ofrece a nosotros, los Yoes medios, su conducción e instrucción, para que nos desarrollemos
hasta el siguiente plano de consciencia con su mayor espiritualidad.
  El peor y más frecuente error del Yo medio consiste en que él mismo se pone en cuatro patas –
por así decirlo - y comparte todo el salvajismo animal y todas las emociones con el Yo inferior.
Desgraciadamente eso ocurre demasiado a menudo, especialmente cuando el Yo inferior escapa
de nuestro control porque está lleno de complejos. Esto no debe convertirse en norma de ninguna
manera. Casi no existe algo más triste que cuando un Yo medio olvida su labor como instructor y
su dignidad como guía del Yo inferior, - tal vez incluso las olvide tanto, que no sólo comparta
con el Yo inferior la rabia obstinada, la furia salvaje y los miedos profundos de éste, sino que
incluso las fomente. No hay que revolcarse con el Yo inferior en la mugre; hay que sacarlo de la
suciedad, limpiarlo y enseñarle a actuar como una persona. Como Yoes medios tenemos que
aprender ante todo a trabajar juntos con el Yo inferior y superior, conscientes y en buena forma.
En las páginas siguientes se explicará cómo tiene que ocurrir eso.
  No hay que olvidar jamás que el Yo inferior normalmente es atento, listo y amoroso, que
siempre es concienzudo y confiable, servicial y esmerado. Pero si no es así, forma parte de
                                                                                              12
nuestro deber establecer cuál es la causa, ya que nosotros también buscamos establecer, cuando
nuestro niño está enfermo, por qué está malhumorado u obstinado, para que podamos detener la
falla.
  Muchos amigos de la HRA encontraron sumamente atractivo conocer a su Yo inferior. Ya en
los primeros boletines se discutieron los medios y modos necesarios para eso, y nosotros nos
acostumbramos a referirnos al Yo inferior como “Georg”. El nombre surgió como por sí mismo,
de la expresión norteamericana “Let George do it”, - ¿y a quién se le ajustaba mejor que al Yo
inferior, que realiza el noventa por ciento del trabajo en el cuerpo humano? Pero tal como un
perro viejo, el Yo inferior sólo aprende “nuevos trucos” cuando el Yo medio se dedica a él en
forma insistente.
  Muchos de nosotros se dirigían a su subconsciente como “Georg” o “Georgette”, y constataron
que el Yo inferior tenía opiniones bien determinadas acerca de quién y qué era y qué nombre
deseaba. Pero yo quiero extenderme un poco y relatar la historia completa - ésta es muy útil,
porque familiariza al lector con métodos que tal vez pueda utilizar para su propio beneficio. Con
tal de que se crea en la existencia del Yo inferior y en la posibilidad de poder entrar en contacto
con él, se puede proceder como sigue. Hay que sentarse en un lugar tranquilo e invitar al Yo
inferior a que se haga notar. Se habla en voz alta con él, si es posible, y luego se espera
pacientemente si se presentan determinadas impresiones en el centro común de consciencia de
ambos Yoes. Tal vez Georg envíe un pensamiento por iniciativa propia, pero quizás espere
también, porque no sabe lo que se quiere de él; después él espera un pensamiento-orden que le
diga lo que tiene que hacer en el nuevo asunto.
  Muchas veces vale la pena llevar una larga conversación unilateral con Georg en la primera
sesión. Dígale, por ejemplo, que desea conocerlo mejor y que sería agradable jugar juntos. Esto
tal vez pueda parecernos infantil, pero el Yo inferior no es otra cosa que un niño precoz. Él puede
ser – según su tipo – caprichoso, listo, cortés, servicial, voluntarioso o esmerado. Tal como ocurre
con los Yoes medios, entre los Yoes inferiores tampoco hay dos que sean iguales entre sí. No se
puede saber de qué tipo es el Yo inferior propio, mientras uno no se tome el tiempo para
conocerlo.
  En general, primero no ocurre mucho. Pero después de algunas explicaciones, a menudo se
puede comenzar pronto con uno de los juegos nuevos. El Yo inferior encuentra placer en el juego
casi sin excepción, y por cierto le gustan los mismos juegos que a usted mismo (ya que de lo
contrario éstos no le inspirarían a usted ninguna emoción de alegría). Hágale a Georg en voz alta
la proposición de que usted quiere preguntarle por determinados recuerdos divertidos y él debe
esforzarse por evocarlos rápidamente. Se puede tomar, por ejemplo, un juguete preferido del
tiempo de la infancia, el viejo autito rojo o la muñeca con las trencitas rubias, u otra cosa o juego
que se ha querido especialmente. Esas cosas las puede buscar uno mismo o dejar que Georg elija.
En mis primeros experimentos dejé que Georg eligiera.
   Yo propuse que me hiciera recordar el regalo que habíamos recibido en nuestra tercera fiesta
de Navidad. Obedientemente me trajo Georg la imagen mental del pequeño burro de trapo que
inclinaba la cabeza. Yo lo observé con interés y sentí que incluso ahora, después de tantos años,
surgía en mí una pequeña alegría. Pero mientras esperaba, se me vino a la mente un aluvión de
recuerdos olvidados hace mucho tiempo. Me veía como un muchachito sentado en el banquillo
delante de la silla de la cocina, sobre la cual hacía un dibujo con mucha dedicación. De pronto
estaba parada a mi lado mi hermana, un poco mayor que yo, y hablaba conmigo acerca del
dibujo. Yo sentí una cálida emoción y la impresionante concentración del muchacho que estaba
completamente absorbido por su dibujo; y de algún modo misterioso, el muchacho parecía ser
una pequeña parte de mí mismo. Era una extraña sensación de satisfacción, y yo hice lo mejor
que pude para expresar mi reconocimiento y hacer participar a mi Yo inferior en el recuerdo y en
sus agradables emociones.
                                                                                                  13
  Pronto ese juego se fue convirtiendo en una experiencia muy satisfactoria. En él yo casi no
tenía nada que hacer, sino solamente necesitaba estar sentado y en cierto modo observar
atentamente de reojo y disfrutar lo que Georg me traía. El viejo cuarto, que primero aparecía
todavía borroso, recobraba más y más vida. Por aquí aparecía un rincón, por allá un mueble… ;
pero aunque Georg hacía todo lo posible y yo esperaba, no podíamos reconstruir todo. Entonces
Georg me presentaba impetuosamente sus tesoros, polvorientos por la cantidad de años y vagos
en los detalles, pero reales y resplandeciendo de alegría y satisfacción, que ahora se volvía a
experimentar. De repente era verano y nosotros pasábamos por un pequeño charco que había
detrás de la casa. Allí estaba la pequeña tortuga que tanto queríamos y admirábamos; y luego lo
mejor de todo: el llamado de la mamá desde la cocina. Con él volvía tal olor agradable de
panqueques recién sacados del horno, que se me hacía agua la boca. Después de una pausa, en la
que Georg y yo disfrutábamos el buen olor de los panqueques y nos comíamos las últimas
sabrosas migas aún calientes, le pregunté a Georg si no podía traerme todavía alguna otra
hermosa experiencia que habíamos tenido juntos.
  Vino la imagen viva de un niño aún más pequeño, y nosotros disfrutamos mucho con ésta.
Estábamos sentados en una silla alta en la mesa de la abuela. Nos habían puesto algunos libros
debajo, para que estuviéramos sentados a una altura suficiente; todo a mí alrededor me era
inusual y maravilloso. Yo miraba desde la ventana, delante de la cual había geranios rojos
florecientes. Sobre la mesa había un mantel a cuadros rojos y blancos. En mis manos sostenía con
mucho cuidado una copa con pie largo y bolitas en los lados. Yo sentía claramente el buen sabor
de la substanciosa leche y veía la barbuda cara de mi abuelo y el parpadeo en sus ojos.
  Al día siguiente y todavía en muchos otros días más, continuamos nuestra conversación. Juntos
investigamos nuestras tendencias y aversiones, reflexionamos qué nos había gustado más y nos
acordamos de eso. Pensamos sobre lo que habíamos hecho antes, nos ocupamos nuevamente con
cosas que habíamos aprendido a confeccionar, con lo que habíamos aprendido y hecho en la
escuela o que deberíamos haber aprendido – bueno, nos acordamos también de cosas que no nos
habían gustado.
  Paso a paso nos acercamos más y nos conocimos cada vez mejor… Yo encontraba que a Georg
le atraían poco algunas cosas que a mí me interesaban mucho. Así, por ejemplo, me habría
gustado ver nuevamente la sala de clases en Wyoming, donde cursé mi último año de enseñanza
básica, como también a la profesora que yo tenía en ese tiempo. Pero Georg no sentía ninguna
satisfacción por ese año escolar. Pese a todos los esfuerzos, no pude inducirlo a traer de vuelta ni
el más mínimo detalle de ese año escolar. Todavía no sé qué aspecto tenía la sala de clases ni
quién era la profesora, aunque los años escolares anteriores a ese, como también los años
posteriores en la escuela superior, en el seminario de profesores y en la universidad, se pudieron
recordar incluso con bastante claridad y con todos los detalles. Cuando se presente la ocasión,
voy a intentar nuevamente descubrir ese ángulo ciego de nuestro recuerdo común y revisar qué ha
enterrado Georg allí – tal vez es algo muy importante. A lo mejor él oculta una asociación
especial que se refiere a ese año escolar - o lo que es aún más posible - a la respectiva profesora.
  Mis experiencias eran de un tipo completamente normal. Algunas cartas de miembros de
nuestra comunidad informaban también acerca de esos ángulos ciegos en el recuerdo y de
algunos caminos secretos por donde había ido el Yo inferior.
  Es sorprendente lo rápido que de un singular modo interior se llega a estar consciente de la
existencia y de la personalidad del Yo inferior con estos ejercicios. Se desarrolla un espíritu de
camaradería y una nueva consciencia que jamás había existido antes. Al darse cuenta con el
tiempo, cada vez más claramente, que hay que poner en marcha todas las emociones de Georg
que están ligadas con los recuerdos, uno se desprende más y más de esas emociones. Uno observa
con interés, cómo éstas vibran, zumban y echan espuma – pero no se deja más inundar y arrastrar
por ellas.
                                                                                                 14
  Vale la pena desarrollar más y más la capacidad de apartarse y de vigilar como un sereno juez,
cuando Georg se conmueve profundamente con sucesos. Si uno está aparte y no es arrastrado por
el aluvión emocional, se puede, además, estirarle la mano a Georg y sacarlo rápidamente del
torbellino. Las olas perjudiciales de la cavilación y de las desgastadoras preocupaciones, que
regresan una y otra vez y que muchas veces aparecen justamente cuando se necesita sueño y
tranquilidad, son tan difíciles de evitar, porque casi siempre crecen inesperadamente
convirtiéndose en una avalancha. Pero con ejercicio en aumento se pueden eludir en el momento
en que aparecen, entregándole a Georg una orientación constructiva y positiva de ideas.
  La mayoría de nosotros seguramente ya ha constatado que no solamente hay que educar a
Georg. También el Yo medio necesita educación. Muchas veces nos sobresaltábamos, cuando de
pronto nos dábamos cuenta de que la mayor parte de nuestra vida habíamos estado inactivos, le
habíamos entregado todo el protagonismo a Georg y habíamos dejado que eligiera el camino
según su propio criterio.
  Cuando se ha hecho amistad con el Yo inferior, se ha hecho el comienzo; se puede empezar
entonces con su educación en el nivel siguiente. Pero hasta ahí hay que darse por satisfecho con
los conocimientos mezclados, algunos de los cuales provienen solamente de Georg, otros,
completamente o por partes, de indicaciones que le hemos dado. Por lo tanto, tenemos que
encontrar el modo de que Georg se valga por sí solo.
  Ese propósito lo cumple el uso del péndulo. Para nuestros fines basta un pequeño objeto que
sirva como peso. Se le cuelga de una cuerda o de un hilo (de preferencia de seda) de
aproximadamente 8 centímetros de largo y se le deja oscilar. Como peso se puede utilizar una
perla grande de vidrio, un botón redondo, un pequeño prisma u otro objeto pequeño. También he
visto que se ha utilizado un anillo o una pequeña cruz colgando de una cadena.
  Se sostiene el péndulo de la cuerda como a 8 centímetros sobre el peso y se le pide a Georg que
lo haga oscilar totalmente a su gusto, con ayuda de los músculos involuntarios. Por medio del uso
de los músculos involuntarios en movimiento, el Yo inferior puede – sin estar bajo la tutela del
Yo medio – expresar su propia opinión cuando contesta una pregunta. La opinión del Yo inferior
se pone en conocimiento del Yo medio a través de determinadas oscilaciones del péndulo.
  El Yo medio pone para eso ciertas reglas de juego (el rabdomante las llama “convención”) y se
las explica muy minuciosamente al Yo inferior, para que Georg sepa cómo tiene que responder
correctamente. El tipo de oscilaciones o vibraciones puede ser muy diferente con distintos
rabdomantes y personas que manejan el péndulo. En la convención que yo utilizaba, una
oscilación paralela al cuerpo significa “Sí”, una en forma perpendicular hacia el cuerpo (es decir,
hacia y desde el cuerpo) significa “No”. Una oscilación diagonal hacia el cuerpo expresa duda,
una que gira en el sentido de los punteros del reloj significa “bueno”, una oscilación que gira en
el sentido contrario significa “malo”.
  El diestro sostiene el péndulo con los dos primeros dedos y el pulgar de la mano derecha, el
zurdo utiliza los mismos dedos, pero de la mano izquierda.
  Georg entiende a menudo más fácilmente, si se le dibuja la convención de oscilaciones en una
hoja de papel. Con líneas de 10 centímetros de largo aproximadamente, se marcan las
oscilaciones “Sí”, “No”, como también las diagonales, y con las oscilaciones en círculo, unas
flechas indican el sentido del movimiento para “bueno” y “malo”. Al responder las preguntas, los
números se pueden expresar por medio de la correspondiente cantidad de oscilaciones. El
péndulo siempre se sostiene de modo que cuelgue libremente sobre el papel. En los primeros
intentos con el péndulo uno no debería apoyar el codo, porque el brazo le deja un poco más de
libertad a Georg. Más adelante él también hará oscilar el péndulo aunque usted se ponga más
cómodo y apoye su codo sobre la mesa. Hay que tener mucho cuidado de no hacer oscilar el
péndulo por medio de movimientos musculares voluntarios.


                                                                                                15
  Cuando se hayan hecho todas las preparaciones, se le pide a Georg que ponga atención
minuciosamente, mientras se le indica cómo debe transcurrir el juego. Se sostiene el péndulo
sobre el papel y se dice, por ejemplo: “Así tienes que hacer cuando digas “sí”, y así tienes que
hacer cuando digas “no”, etc.” En ese caso naturalmente se hace oscilar el péndulo en forma
consciente con los músculos voluntarios y se demuestran los respectivos movimientos que se
establecen como convención. Georg aprende rápido y participará de inmediato en el juego, si no
existen motivos especiales que se lo impidan. Después se termina con las oscilaciones
conscientes, se sostiene el péndulo sin que oscile y se le dice a Georg: “Ahora intenta tú mismo.
Dame la oscilación-Sí”. Se le deja un poco de tiempo. Si no ocurre ninguna oscilación, entonces
se le demuestra una vez más, o quizás incluso varias veces con toda tranquilidad, lo que tiene
que hacer. Tal vez también se postergue el intento para otra vez y entonces se pruebe todo
nuevamente con Georg. Tal vez ayude si se le dice a Georg que es un muchacho importante y que
sería muy importante también que ambos aprendan a conversar así mutuamente; ya que sólo así
él también podría más adelante dar su opinión acerca de los asuntos de la vida.
  Sólo unos pocos de la comunidad HRA no lograron ganarse a Georg para el trabajo con el
péndulo. Por el contrario, algunos de los Georgs estaban como niños juguetones y se divertían en
grande con el péndulo. Lo hacían oscilar frenéticamente en círculos y en línea, sin preocuparse en
lo más mínimo de las reglas establecidas en la convención acerca de los movimientos. En otros
casos resultaba que Georg rechazaba el objeto utilizado como péndulo; si después de algunos
experimentos con diferentes joyas u otros objetos pequeños se encontraba uno que el Yo inferior
aceptara, ocurrían de inmediato oscilaciones que correspondían a la convención. (A propósito,
muchas veces se trabaja mejor con un péndulo más pesado).
  Cuando el Yo inferior ocasiona él solo las oscilaciones del péndulo, el Yo medio siente poco o
nada de eso – es decir, no debe presentarse la sensación de que el Yo medio contribuye de algún
modo a la oscilación del péndulo. Esto se funda en parte, en que los movimientos de la mano por
medio de los cuales se provocan las oscilaciones del péndulo son tan mínimos, que no se notan.
El menor impulso hace aumentar la oscilación; la resistencia automática que la mano, en el
momento de la oscilación, le opone al tirón de la fuerza de gravedad del peso que oscila, actúa
como un amplificador, de manera que el péndulo más oscila mientras mayor sea la resistencia.
  El péndulo le da al Yo inferior la posibilidad de expresarse libremente por iniciativa propia. Sin
el péndulo no tenemos ninguna oportunidad de conocer más detalladamente la personalidad del
Yo inferior. Los Yoes inferiores son completamente diferentes en su carácter. Uno es tal vez un
ente sereno y sobrio, mientras otro es juguetón o temperamental o le cuesta mantenerse en una
labor. Las diferencias son parecidas a como con los niños. Para ganarse la amistad del Yo
inferior, tenemos que proceder de un modo similar a como lo hacemos con un niño. Se trata de
ganar confianza y de encontrar cosas de interés común y una relación confiable de afecto y
amistad. Con algunos Yoes inferiores se puede regañar si es necesario, pero otros se ponen
malhumorados con eso y se niegan a obedecer. A muchos hay que halagarlos; pero normalmente
uno obtiene mejor su cooperación, cuando trata con ellos cariñosamente, cuando los alaba con
frecuencia y los perdona rápidamente si se han negado a obedecer o a cooperar.
  Mientras no se conozca lo suficiente a su Yo inferior y sus tendencias, es conveniente, según
nuestra experiencia, proceder lenta y prudentemente y sobre todo evitar mostrar impaciencia
frente al Yo inferior o a todo el plan de instrucción. Si uno pierde el ánimo, aunque sea una sola
vez, o en su enojo grita algo así como: “Esta cosa no funciona”, o “mi Yo inferior es un completo
idiota”, puede ocurrir que el Yo inferior rechace para siempre el “juego del péndulo” y no se le
pueda conseguir nunca más para eso.
  Las recompensas han dado buenos resultados en el adiestramiento de animales y por eso
también son útiles para la educación del Yo inferior. Como recompensa se alaba al Yo inferior
cada vez que cumple una orden correctamente. Algunos le han dado incluso pequeños ágapes, ya
                                                                                                 16
que al Yo inferior le gusta mordisquear algo que le apetece. (Naturalmente el Yo medio también
se alegra con eso, por cuanto ambos están muy estrechamente ligados en el cuerpo).
  Cuando el Yo inferior haya aprendido a utilizar correctamente el péndulo, comience con
conversaciones sencillas. Usted hace preguntas y Georg contesta con el péndulo. Las preguntas
tienen que referirse a cosas que usted sabe que el Yo inferior conoce y comprende bien.
Naturalmente, al principio ustedes dos conocen las respuestas correctas; por eso usted puede
controlar la exactitud de las respuestas del Yo inferior y evaluar sus progresos.
  Pronto usted puede proceder a pedirle su opinión a Georg en asuntos sencillos, o dejar que él
los evalúe. Usted no sabe exactamente, por ejemplo, qué hora es y calcula que podría ser una hora
determinada más 15 minutos. Ahora deje que calcule el Yo inferior; éste debe indicar la cantidad
de minutos después de la hora determinada, por medio de la cantidad de oscilaciones
correspondiente. O usted manifiesta su cálculo, por ejemplo, las 9 y 12 minutos, y Georg debe
entonces indicar “no” con oscilaciones, hasta que usted acierte el número correcto. Después vea
la hora en el reloj y alábelo si lo ha hecho bien. Pero no lo reprenda si no ha sido exacto. Tal
como saben aquellos que están acostumbrados a despertar a la hora exacta sin despertador, Georg
realiza justamente un muy buen trabajo cuando se trata de calcular el tiempo; habitualmente él
reacciona bien con este ejercicio. Por eso, tales sesiones se pueden comenzar muy bien con una
conversación acerca del tiempo.
  A algunos Georgs les gusta contar y lo hacen bien. Un miembro del grupo HRA sacó de la caja
de botones de su esposa un puñado de botones y los extendió sobre la mesa. Después calculó él y
Georg la cantidad de botones. En este juego Georg resultó ser el doble de rápido y de exacto que
él mismo y fue correspondientemente alabado.
  Pero si Georg deja una pregunta sin contestar, aunque se le haya dado tiempo suficiente para
contestarla, se abre así la posibilidad de conocerlo mejor. Se le pregunta entonces precisamente
por los motivos de por qué él rechazó esa pregunta. Tal vez Georg haya estado harto del juego al
momento de la pregunta. Él también reconoce eso ocasionalmente, cuando se le pregunta
amablemente por eso. Pero si Georg ya no está interesado en el juego, entonces se le debería
disculpar por la sesión correspondiente y dedicarse nuevamente a las actividades normales del
día. Georg es frecuentemente muy testarudo, a veces también está malhumorado o impaciente.
Mientras no lo domine bien, no debería tratar de obligarlo a jugar en momentos en que él no
quiere. (Tal vez usted haya tocado un complejo y Georg se siente inducido por eso a terminar la
sesión o a reaccionar físicamente, lo que quizá se haga notar como sensación o reacción
corporal).
  Al contrario que en los casos en que se reproducen recuerdos y se vuelven a vivir juntos con
todo su contenido emocional, el juego del péndulo lleva a una separación de los dos Yoes, de
manera que el Yo medio comparte poco o nada las emociones. Pero es conveniente poner
atención a cualquier sensación emocional que Georg comparte con usted. Si no aparece una
sensación así con preguntas sobre personas o cosas, de las cuales se supone que tendrían que
ocasionar en el Yo inferior sentimientos como amor, temor u odio, investíguelo y pregúntele a
Georg por su propia opinión. Usted tal vez le puede preguntar: “¿Te agrada el señor Schwarz?”
Ponga mucha atención en lo que él contesta. Puede ser muy importante para usted. El Yo inferior
del señor Schwarz podría probablemente tener, frente a usted y a su Yo inferior, la misma
posición que su Yo inferior tiene frente a él, y el Yo medio del señor Schwarz podría haber sido
inducido a sentir también así. Si Georg tiene una aversión infundada por el señor Schwarz, a
veces es posible quitársela. En todo caso se debería intentar, porque puede ser que con eso se
pierda un poderoso enemigo y se gane un amigo útil.
  Pero ante todo protéjase como de la peste de caer en la tentación de pedirle a Georg que prediga
sucesos futuros o que tome contacto con espíritus de personas fallecidas y anuncie noticias de


                                                                                               17
ellas a través del péndulo. ¡En la primera fase del trabajo de desarrollo, eso no sólo es peligroso,
sino también completamente inútil! Cualquier forma de recalcar esto es poco.
  Normalmente Georg es amable y servicial. Muchas veces él desea hacerle un favor, cuando
usted le pregunta con respecto al futuro o sobre alguien que está muy lejos. Como él no quiere
desilusionarlo, trata entonces de encontrar una respuesta que le satisfaga a usted. En casi todos
los casos él elegirá una respuesta que cree que usted espera con temor o expectativa. El esfuerzo
por hacerle un favor, tiene como consecuencia, aparte de la falsa información - que tal vez lo
induzca a usted a acciones poco cuerdas – que Georg o Georgette sea tildado de Yo inferior poco
confiable y mentiroso de marca mayor.
  Pero cuando el Yo inferior ha hecho que usted se enoje con él y está avergonzado, finalmente
se negará a continuar el trabajo de desarrollo. Entonces él ya no aprenderá jamás a desempeñar su
importante papel en la oración HUNA de manera correcta y con habilidad; pero la oración
solamente puede tener éxito, cuando LOS TRES YOES cumplen su labor completa y en forma
correcta, desde el comienzo de la oración hasta la realización del deseo expresado en ésta.




                                                                                                 18
                                                III

                       DESARROLLO DE LAS CAPACIDADES
                          LATENTES DEL YO INFERIOR

  El Yo inferior dispone de tres capacidades que le faltan al Yo medio. Hasta ahora no se sabe
mucho de esas capacidades, pero éstas son de la mayor importancia para la elaboración de una
oración efectiva.
  Éstas son una parte de la naturaleza del Yo inferior, tal como sus instintos básicos, como
también la capacidad de recordar y de usar los cinco sentidos. Algunas personas llevan, en forma
totalmente inconsciente, a su Yo inferior a valerse de esas capacidades, y a raíz de eso sus
oraciones se cumplen. Pero desgraciadamente, la mayoría de los Yoes inferiores de las personas
que oran, no utilizan esas capacidades, y así ocurre que sus oraciones sólo producen efectos
débiles o incluso ninguno.
  Las tres capacidades propias por naturaleza del Yo inferior que se han mencionado, se pueden
describir como sigue.
  (1) La capacidad de percibir irradiaciones de cosas, objetos o substancias, y de hecho un tipo de
irradiaciones que no pueden ser percibidas por los órganos sensoriales normales – con los cuales
vemos, oímos, saboreamos, palpamos y sentimos temperaturas. (Más adelante hablaremos de esta
capacidad).
  (2) La capacidad de pegar en personas y objetos con los que ya se ha tomado contacto alguna
vez, un hilo invisible de la substancia-Aka o substancia-ectoplasma del cuerpo de sombra del Yo
inferior. La palabrita radical pili, que contiene la designación HUNA para el Yo inferior,
significa, entre otras cosas, algo así como “pegajoso”. Lo que se quiere decir con eso se
comprende cuando uno, por ejemplo, toca con el dedo un papel atrapamoscas y luego lo retira.
Sale entonces un hilo delgado de masa pegajosa, y ese hilo conecta el dedo con el papel para
moscas. Podemos obtener contacto con cosas, objetos o personas, al tocarlas, verlas o
escucharlas. Si alguna vez se ha producido un contacto así y existe un hilo-Aka invisible que lo
conecta a uno con un objeto o con una persona, ese hilo se mantiene de un modo u otro; se
adhiere al cuerpo de sombra en el sector del plexo solar. Una de las capacidades características
del Yo inferior es que puede dejar salir substancia corporal Aka, como las antenas de los
caracoles (con esa salida nos referimos a la formación de un “dedo”-Aka). Si se origina un hilo de
contacto, el Yo inferior puede seguirlo con el dedo-Aka y de ese modo tomar nuevamente un
completo contacto con el objeto o la persona que está al otro extremo del hilo. Cada vez que el
hilo es utilizado así hacia un nuevo contacto, se fortalece y se hace más resistente, y es más fácil
seguirlo.
  (3) La tercera capacidad latente del Yo inferior se expresa en dos tipos de uso del hilo-Aka ya
producido.
a) Si se estira el dedo-Aka para seguir el hilo ya producido, el dedo puede llevar una parte de los
    duplicados de los órganos sensoriales, compuestos de substancia Aka. (Si después de la
    muerte vivimos en el cuerpo-Aka, entonces vemos, oímos, olemos, saboreamos y palpamos
    con los duplicados-Aka de los órganos sensoriales, exactamente como durante la vida en el
    cuerpo. En el “viaje astral”, del que hablaremos pronto, todo el cuerpo-Aka es enviado
    muchas veces a lugares muy lejanos, y allí él se vale de sus sentidos tal como si el cuerpo
    mismo estuviera presente).
    Aunque el dedo-Aka estirado sólo es una mínima parte del cuerpo-Aka, puede usar los cinco
    sentidos para obtener impresiones del objeto con el cual toma contacto; esas impresiones
    sensoriales se pueden enviar al Yo medio a través del dedo-hilo conector (engrosado o

                                                                                                 19
    activado) para su evaluación. Pero esas impresiones no se las transmite el Yo inferior al Yo
    medio en forma normal a través de los instrumentos sensoriales físicos, es decir, los ojos,
    oídos, etc., sino de un modo particular, que más se parece a un recuerdo de impresiones del
    tipo respectivo. Si se remiten, por ejemplo, impresiones de un objeto, éstas nos parecen más
    imaginación que realidad – más como una de las cien imágenes mentales que podemos evocar
    en el lapso de tiempo de un solo instante. Estas relaciones se aclaran en los próximos
    párrafos.
b) A lo largo de la cuerda-Aka o del dedo-Aka que conecta, se pueden transmitir impresiones en
    ambas direcciones. No sólo se captan impresiones sensoriales afuera y se transmiten al
    propio Yo medio a través de la cuerda, sino que también se pueden enviar impresiones en la
    otra dirección. Pero para eso, las auténticas impresiones sensoriales físicas, por ejemplo, de
    luz, sonido o sabor, se tienen que transformar en recuerdos de éstas – en formas de
    pensamiento. Con eso se originan impresiones diminutas, que en cierto modo se estampan
    sobre partículas microscópicamente pequeñas de substancia-Aka. Muchas de esas partículas
    se juntan formando un racimo, para transmitir la diversidad de percepciones que son
    necesarias para expresar completamente lo pensado. Ese envío de racimos de formas de
    pensamiento (en vez de percepciones sensoriales reales) se llama telepatía.
    Es absolutamente necesario educar al Yo inferior para el uso de sus tres aptitudes naturales,
    porque éstas constituyen la condición más importante para la oración, por cuanto TODAS
    LAS ORACIONES SON DE TIPO TELEPÁTICO. Y el propósito de esta discusión es que
    aprendamos a hacer oraciones con poder de realización.
  La Biblia habla de Dios como de un espíritu. Los Kahunas están de acuerdo con eso, pero
agregan que el Yo superior del ser humano también es un espíritu. Sólo el par de Yoes, inferior y
medio, vive en el cuerpo físico compacto, que tiene ojos físicos y oídos físicos. Pero el Yo
superior, al que se dirigen primero todas las oraciones – incluso si están designadas para el Dios
supremo infinito – no tiene oídos físicos; no oye ningún sonido físico, sin importar lo fuerte o
insistente que se hable con él con palabras. Él no tiene ninguna posibilidad de oírnos. Nosotros
tenemos una sola forma de ofrecerle nuestras oraciones al Yo superior, y esa es a través de la
transmisión telepática de los racimos de pensamientos de aquello que pedimos.
  Si consideramos que solamente el Yo inferior es capaz de tomar contacto con el Yo superior, al
seguir con su dedo-Aka la cuerda-Aka ya existente, y si pensamos, además, que solamente el Yo
inferior puede transformar en formas de pensamiento nuestras oraciones mentales y habladas y
enviarlas a través de la cuerda-Aka activada, entonces se nos aclara lo siguiente: Si no logramos
educar al Yo inferior para el uso de sus capacidades latentes e inducirlo a valerse de ellas al orar,
ENTONCES NO PODEMOS ESPERAR NINGÚN RESULTADO.
  Este es uno de los mayores secretos de la doctrina HUNA; nos explica a qué se debe, cuando
las oraciones evidentemente quedan sin cumplirse. Si queremos que nuestras oraciones lleguen al
Yo superior y no mueran en nuestros labios como “palabras vacías”, entonces tenemos que
recurrir a la telepatía.
  Dios creó al ser humano según su propia imagen. El ser humano dispone – tal como Dios – de
fuerza creativa, aunque ésta – comparada con la de él – sólo es infinitamente pequeña. El acto de
la creación, por parte de Dios, se llevó a cabo por medio de la “palabra”. Primero determinó lo
que se debía crear, después lo formó en su imaginación e hizo que tomara forma. Antes de
empezar a orar, la persona tiene que decidir lo que desea ver realizado. La oración sólo sirve
simplemente para pedirle al Yo superior que contribuya por su parte a la realización de las
circunstancias deseadas, y que emplee para eso sus capacidades mentales y creativas
ampliamente superiores.
  HUNA nos enseña QUE LOS TRES YOES DE LA PERSONA tienen que actuar juntos en el
acto de oración creativa. Si uno de los tres no realiza su trabajo, la oración no tiene ningún efecto.
                                                                                                   20
Y si el Yo inferior no sabe que tiene que activar la cuerda-Aka hacia el Yo superior y elevar la
oración en forma telepática, no se puede esperar ningún resultado. La tragedia de los veinte siglos
que transcurrieron desde que Jesús vivió y enseñó, es que esa parte del secreto se perdió y que la
gente ya no sabe qué es en realidad la oración y cómo tiene que utilizarse.
  Muchos de la HRA consideraban como pura fantasía la doctrina de que existen hilos-Aka, de
que a lo largo de ellos se pueden extender dedos-Aka y que los hilos se pueden activar y ser
utilizados por el Yo inferior. Pero después de la correspondiente educación del Yo inferior, cuyas
capacidades latentes se manifestaron y se dieron resultados con el trabajo práctico, los contextos
les parecieron completamente razonables. Hay que conocer primero la teoría, si se quiere educar
correctamente al Yo inferior. Una vez que el Yo inferior ha aprendido su lección, reacciona
automáticamente y hace siempre su trabajo cuando oramos.
  La mayoría de la gente sabe por experiencia que existe la telepatía. Cuán a menudo, por
ejemplo, se intercambian y se comprenden pensamientos no hablados entre cónyuges o amigos.
Después de un experimento práctico con la telepatía, uno de los amigos de la HRA aprendió
rápidamente a llamar a su perro por medio de ésta. Daba lo mismo a qué distancia se había
alejado de él el perro cuando salían a pasear.
  Cuando en el trabajo de la HRA comenzamos con la práctica de la oración HUNA, nos pusimos
primero a enseñarle al Yo inferior a formar un dedo-Aka y - siguiendo un hilo-Aka – extenderlo
hasta el extremo de éste y tocar lo que se allí se encontrara.
  “Viaje astral” es un término que aparece frecuentemente en la literatura sobre investigación
psíquica. Algún lector debe conocer el libro “El envío del cuerpo astral” de Muldoon y
Carrington. Allí se indica que prácticamente todo el cuerpo-Aka del Yo inferior puede abandonar
el cuerpo y alejarse bastante de él, quedando solamente una cuerda de substancia-Aka como
conexión con el cuerpo físico. Pero como el lector muy bien sabrá, eso no es fácil de realizar.
  Comparado con eso, lo que necesitamos para lo nuestro es esencialmente más fácil.
Necesitamos solamente inducir al Yo inferior a enviar en cualquier momento una parte muy
pequeña de la substancia del cuerpo de sombra. Incluso un Yo inferior sin talento casi no tendrá
recelos para extender un dedo-Aka algunos centímetros desde el cuerpo hacia fuera, y después
con seguridad estará dispuesto y en condiciones de extenderlo tan lejos como sea necesario. En su
libro “Thoughts through Space”, Harold Sherman relata en forma real e impresionante acerca de
su contacto telepático con el explorador del Ártico Sir Hubert Wilkins. Él demuestra con eso, que
para el envío de substancia-Aka y para la transmisión telepática de pensamientos, la distancia
prácticamente no tiene importancia.
  Según las experiencias de la HRA, los experimentos con cajas son el ejercicio más fácil. Uno se
consigue, por ejemplo, un juego de cajas de píldoras de cualquier forma o tamaño, con un
farmacéutico o boticario; lo importante es solamente que todas las cajas sean totalmente iguales.
Después se eligen seis objetos pequeños cualquiera de diferentes tipos, por ejemplo, botones,
llaves, sacapuntas, algo que en ese momento se tenga a mano. En cada caja se coloca uno de los
objetos; se cierran las cajas y se colocan sobre la mesa. Enseguida se revuelven las cajas con los
ojos cerrados, de modo que sea imposible poder saber qué objeto está en qué caja.
  Ahora pídale al Yo inferior que extienda un dedo-Aka a través de las cajas (los dedos- Aka
atraviesan sin problemas substancias porosas) y que constate qué hay dentro de cada caja. Pero
también se le puede explicar simplemente a Georg, que al tocar y colocar los objetos ya ha
adherido hilos-Aka a ellos y que sólo necesita seguir con el dedo-Aka el hilo correspondiente
hasta el objeto, para poderlo encontrar fácilmente. Cuando él lo haya encontrado, debe sentirlo en
la forma que quiera y transmitir a través del hilo-Aka las impresiones obtenidas a usted, es decir,
a su Yo medio.
  Es conveniente darle a Georg indicaciones bien estudiadas. A veces resulta útil tomar un papel
y esbozar con pocos trazos una caja y algunos centímetros sobre ésta una mano, desde la cual
                                                                                                21
salga un dedo-Aka que se introduzca en la caja y toque allí un objeto. El dedo-Aka y el objeto
oculto en la caja se pueden dibujar con líneas de puntos. Por supuesto Georg tiene que
comprender claramente lo que se desea de él y tiene que tener la impresión de que es importante
lo que tiene que hacer. Por eso, su primer impulso será tomar la caja, abrirla y mirar, para
convencerse, de un modo físico completamente normal, de lo que hay dentro.
  Pero no hay que permitir esa tendencia que es completamente natural en sí; por lo tanto, hay
que decirle a Georg por qué él tiene que valerse del dedo-Aka. Se le puede decir abiertamente que
ese es el primer paso para el aprendizaje de la telepatía, y que si él la domina podría ayudar a
efectuar oraciones, para después hacer realidad muchos deseos con ayuda del Yo superior.
  Afortunadamente cada persona posee desde el nacimiento, o incluso desde antes, una firme
cuerda-Aka entre su Yo superior, inferior y medio. Esa cuerda se puede utilizar en cualquier
momento; sólo necesita ser activada con anterioridad. Pero el Yo medio, que está conectado con
los otros Yoes a través de hilos-Aka, no puede manejar el mecanismo telepático. Eso se le ha
concedido solamente al Yo inferior (si no fuera así, entonces todas las oraciones con un contenido
razonable tendrían que hacerse realidad).
  El primer juego de cajas con el que yo comencé mis ejercicios, contenía una llave vieja de auto,
un pequeño imán, una bobina de madera, un pequeño elefante de cerámica de color café, dos
dados verdes con puntos blancos y una máquina de afeitar con una hoja dentro de una funda roja
de plástico.
  Yo tomaba papel y lápiz, para anotar mis aciertos al adivinar. Si en seis intentos se reconocía
correctamente más de un objeto, eso valía como “acierto” (o punto a favor). Yo mantenía el dedo
índice de la mano derecha sobre una de las cajas, le daba a Georg un poco de tiempo para
distinguir el contenido y transmitirme su impresión, y luego anotaba lo que sentía; enseguida
tomaba la caja siguiente y así sucesivamente. Cuando habían pasado las seis cajas, las abría y las
revisaba con mi lista de aciertos.
  Mis propias experiencias coincidían ampliamente con los de muchos amigos de la HRA que
después llevaron a cabo experimentos del mismo tipo. Al principio el resultado era muy escaso.
Pero si se practicaba diariamente de quince a treinta minutos (se debería dejar de practicar si se
llega a estar impaciente o cansado), los resultados aumentaban poco a poco. Algunos Yoes
inferiores aprenden más rápidamente que otros y a veces ya al primer intento logran resultados
sorprendentes. Habitualmente después de algunos meses de ejercicio la cantidad de aciertos
aumenta tanto, que muchas veces en seis intentos se logran seis identificaciones correctas. En
días malos, sin embargo, o cuando Georg no está interesado, la cantidad de aciertos disminuye
mucho a veces; en tales casos Georg se niega a colaborar. Tal vez eso se debe a que él, que
justamente es un “animal de costumbre”, está ocupado en otras labores que normalmente
acostumbran a hacerse a esa hora y que entonces tienen que dejarse pendientes. En esos casos
suspéndase de inmediato el ejercicio.
  Con ejercicio progresivo se puede mantener el dedo cada vez más alto sobre la caja, y
finalmente el contacto se puede producir simplemente por medio del envío-Aka natural, tal como
se produce al mirar la caja desde cierta distancia, desde la cual todavía se le puede reconocer
claramente. En uno de los primeros grupos de la HRA, que se reunía cada semana para efectuar
aquellos ejercicios, frecuentemente determinados miembros se encargaban de la preparación y
“mezcla” de las cajas y de la anotación de los resultados. Ellos colocaban las cajas en un lado de
una habitación grande sobre la alfombra, mientras la persona de experimento se sentaba en el
lado opuesto de la pieza e intentaba identificar los objetos que había dentro de las cajas,
solamente por medio de contacto visual. En este experimento no pocas veces había series de
aciertos del cien por ciento.
  Con estos ejercicios aprendimos, entre otras cosas, a poner atención en lo siguiente: El Yo
inferior tiende muchas veces a entregarle símbolos al Yo medio, en vez de las impresiones
                                                                                               22
mentales directas del objeto oculto en la caja. Un día coloqué en una de las cajas un dedal
prestado. Pero en vez de eso, Georg me entregó la impresión de una aguja enhebrada con hilo
blanco. Al principio el símbolo de reemplazo me desconcertó; pero pronto aprendí a evaluar
aquellos símbolos y a deducir de ellos los objetos insinuados. En vez de una llave de auto, recibí
muchas veces la impresión del auto completo o una confusa superposición de impresiones de
todos los tipos de autos que yo había conocido más de cerca alguna vez.
  Un poco más fácilmente se podían indagar con el péndulo los objetos que había en las cajas. Se
mantenía el péndulo por turnos sobre cada caja, y se preguntaba: “¿Es la bobina?” o “¿Es la
llave?” De ese modo se iba a través de la lista de los objetos (también aquí hay que establecer
con anterioridad una convención sobre las direcciones de las oscilaciones para “Sí”, “No” o
“Duda”, para que tengan lugar respuestas claras). La ventaja de este método es que Georg con el
péndulo manifiesta claramente si cree que un objeto determinado está en una caja determinada o
no. Con los otros métodos, la imaginación se entromete muchas veces en el trabajo, y a veces uno
cree que Georg muestra una impresión auténtica, cuando no es así en absoluto.
  Los ejercicios básicos necesarios para ambos métodos son en gran parte similares. Georg tiene
que aprender a satisfacer nuestra petición de producir contacto con una persona, con un objeto o -
cuando haya llegado el momento – con el Yo superior. Si eso se logra, esa parte del
entrenamiento es un éxito total. En ejercicios prácticos posteriores uno se puede dedicar entonces
al intercambio telepático entre dos personas, siendo ésta la forma más fácil de enviar y recibir
imágenes.
  El Dr. Rhine de la Universidad Duke, ha hecho que la generalidad considere posible la
percepción extrasensorial - con excepción de sus ultra-conservadores representantes. Sus
estudiantes han hecho principalmente experimentos con cartas; las cajas han sido menos
utilizadas. Las imágenes en las cartas representaban figuras sencillas. En el trabajo de la HRA
nosotros hemos utilizado a menudo esas cartas, y hemos constatado que con ellas se puede lograr
el mismo aumento de aciertos que como con las cajas.
  La teoría con la que el Dr. Rhine intentó explicar la capacidad de la persona de experimento
para identificar cartas colocadas con la cara hacia abajo, no ha sido muy afortunada. Según la
doctrina HUNA, con el experimento con cartas se lleva a cabo lo siguiente: El Yo inferior
extiende un dedo-Aka, penetra con él sin esfuerzo en las cartas y palpa la figura impresa en la
carta buscada. Naturalmente también se pueden identificar de ese modo varias cartas del naipe.
Con sus intentos de explicación, el Dr. Rhine le propone al subconsciente del experimentador la
tarea mucho más díficil y complicada de prever el futuro en forma clarividente e informarle a la
consciencia, cuáles cartas y en qué secuencia se dan vuelta, cuando un poco después se alza carta
por carta. Los Kahunas creían que solamente el Yo superior puede ver correctamente el futuro y
que en casos de clarividencia éste le entrega la imagen captada por él al Yo inferior, desde donde
a su vez le es entregada al Yo medio.
  Otra teoría que a veces se escucha para explicar la percepción extrasensorial en los
experimentos con cartas, es la siguiente: Todas las cosas envían permanentemente un tipo de
irradiación de energía que es característica de su estructura, forma, tamaño, densidad, etc. El
subconsciente puede sentir esa irradiación, mientras que ésta no puede ser percibida por los
órganos sensoriales del cuerpo.
  Sin duda el Yo inferior posee tales capacidades y la mayoría de las personas las pueden
desarrollar por medio de ejercicio, si se toman suficiente tiempo para eso.
  El radio es un buen ejemplo de substancia que envía energía, se consume lentamente al hacerlo
y se transforma en una substancia que contiene menos energía. El carbón tiene características
similares, pero la frecuencia de irradiación es menor y la irradiación es más suave. Esta
irradiación se puede medir con instrumentos. Si se hacen tales mediciones en madera quemada


                                                                                               23
que ha sido encontrada en excavaciones arqueológicas, se puede determinar con bastante
exactitud, cuándo, en tiempos muy remotos de la historia, fue encendido el fuego.
  La búsqueda de agua con la varilla de zahorí depende de la irradiación del agua que fluye bajo
la superficie de la tierra. El Yo inferior puede – habitualmente con ayuda de un instrumento
sencillo, como por ejemplo, una rama bifurcada o un péndulo - detectar e indicar la presencia de
la irradiación del agua. Un buen rabdomante puede incluso indicar, con ayuda de su instrumento,
la cantidad aproximada del agua que está disponible en las profundidades, y decir al mismo
tiempo si está caliente o fría o si está contaminada. Diferentes amigos de la HRA han demostrado
cómo encontrar agua con la varilla de zahorí. Uno de ellos, un conocido rabdomante profesional,
es consultado a menudo para buscar depósitos de agua y determinar el punto de partida y la
profundidad de las perforaciones que hay que hacer.
  La explicación de las capacidades sobrenaturales, cuando se trata de irradiaciones, deja mucho
que desear. Tomemos, por ejemplo, el siguiente caso: Delante de mí hay sobre una alfombra uno
de los juegos de cartas como las que se utilizan para la investigación de la percepción
extrasensorial. En las cartas hay una cantidad de diferentes símbolos impresos - todos con el
mismo color. Las cartas sólo se diferencian en la forma y en el tamaño de esos símbolos
impresos. La irradiación que sale de esos símbolos tendría que presentar rasgos característicos
con un fuerte contraste – si usted se valiera del Yo inferior como único medio para identificar y
diferenciar. (De lo contrario se mezclarían irradiaciones similares y el Yo inferior no recibiría
ninguna irradiación distintiva en la pudiera orientarse).
  Estas dificultades aumentan muchísimo naturalmente, si en vez de las cartas-símbolo se utilizan
objetos más complicados, como por ejemplo, la máquina de afeitar con la hoja metida en una
funda de plástico que he utilizado. De acuerdo con los conocimientos científicos, las irradiaciones
salen desde sus centros hacia todas las direcciones – siempre y cuando no haya nada que se los
impida. La máquina de afeitar en su caja de color café – que utilizábamos en la prueba de la HRA
– no envía algo así como rayos enfocados transversalmente a través de la habitación solamente
hacia la persona de experimento. Además, se mezclan las irradiaciones del acero, del estuche de
plástico, del cartón, de la caja, del papel café adherido a ésta y del color blanco con que está
impresa la tapa de la caja. Si por último se agregan a esas irradiaciones, la irradiación de la
alfombra, del suelo y de las otras cajas, la confusión de irradiaciones es tan grande, que el Yo
inferior difícilmente estará en condiciones de seleccionar determinadas irradiaciones – mientras
no se disponga de un aparato seleccionador, que tendría que ser muchísimo más selectivo que los
aparatos de radiotécnica de ese tipo que conocemos.
     Nuevos experimentos del Dr. Rhine, con los que es posible darse cuenta de que la “voluntad”
puede ejercer influencia sobre la cifra de los puntos al tirar los dados, refuerzan la credibilidad de
la teoría de los dedos-Aka. Los experimentos de telekinesia realizados en círculos en la
investigación psíquica, son incluso más concluyentes. En estos experimentos fueron movidos o
levantados muchos objetos por médium, sin que existiera un contacto físico con los objetos. Se da
como explicación que del cuerpo o de las manos del médium salen “barras ectoplasmáticas” (o
hilos) que de algún modo se adhieren por poco tiempo a objetos distantes y ejercen sobre ellos
auténtica fuerza física y los mueven a través de ésta (sobre esta fuerza hablaremos más adelante).
Esta explicación está absolutamente en la misma línea que las teorías de los Kahunas. Con esto
nos damos cuenta nuevamente, que la irradiación no puede ser considerada como causa de los
efectos psicokinéticos.
  La capacidad del Yo inferior para enviar su cuerpo-Aka, es de la mayor importancia para
cualquiera que quiera utilizar en forma provechosa el antiguo sistema. Para crear una base de
confianza especialmente fuerte, es apropiada una comprobación de la salida del cuerpo-Aka. Hay
muchísimos casos excelentes de este tipo, para cuya descripción falta, sin embargo, lugar aquí.


                                                                                                   24
Por eso cito el siguiente caso como prueba, porque es relativamente reciente y bastante fácil de
comprobar.
  En la edición de marzo de 1952 de la revista “Stag”, John Zischang informa acerca de un
interesante caso que yo ya conocía por otras fuentes. Se trata de un italiano llamado Achille
D’Angelo, que ahora está en mediana edad y que visita ocasionalmente los Estados Unidos.
  Cuando él era joven, paseaba una vez en Nápoles como a veinte metros detrás de una hermosa
muchacha. Él sintió el impulso apremiante de estirarse y tocar a la muchacha. Su mano hizo
involuntariamente el movimiento de una caricia amorosa. La muchacha reaccionó como si
efectivamente hubiera sentido la mano; gritó y se dio vuelta, para ver quién se había atrevido a
tocarla. Pero como no vio a nadie cerca, se desmayó – probablemente de miedo por el suceso
sobrenatural. D’Angelo, que de ese modo había descubierto un poder que hasta ese momento le
era desconocido, se juró a sí mismo utilizarlo solamente para buenos propósitos, y se puso a
experimentar con éste. El poder resultó ser útil para sanaciones, y D’Angelo se hizo pronto
ampliamente conocido.
  Las capacidades de D’Angelo fueron examinadas en Nueva York de acuerdo con las
prescripciones de la investigación psíquica. A plena luz él extendió su mano invisible y su
contacto fue sentido claramente por personas que estaban sentadas con los ojos cerrados en la
sala. El escritor de los artículos mencionados relata cómo se asustó un día cuando algo duro lo
empujó por detrás contra el cuello. Más tarde él supo que D’Angelo, durante su presentación, en
ese mismo momento había querido empujar a un miembro de la Sociedad de Investigación
Psíquica. D’Angelo explicó que ya antes se había dado cuenta en sus experimentos, que no podía
controlar la parte estirada de su Yo en la forma perceptible de una mano, de modo que no estaba
seguro cuál persona tocaba o en qué parte del cuerpo tocaba a alguien.
  Los examinadores sabían tan poco como D’Angelo lo que en realidad sucedía cuando él se
imaginaba que tocaba a alguien y – muy lejos de las personas respectivas – realizaba los
movimientos correspondientes.
  El contacto a distancia efectuado así, es una prueba excelente de la extensión de un dedo-Aka.
Que D’Angelo no esté con seguridad en condiciones de dar con una parte determinada de la
persona que toca, demuestra que el contacto en ningún caso es producido por su Yo medio. El
contacto ocurre más bien a través del Yo inferior, del que ya se sabe que sólo se deja controlar de
mala gana cuando quiere ir por su propio camino (esto hace notar nuevamente la necesidad de
que tenemos que educar al Yo inferior).
  Antes de que nos dediquemos a los aspectos más sutiles de la telepatía, tenemos que
familiarizarnos con la naturaleza de la forma de pensamiento. Ese conocimiento es necesario para
formular correctamente la oración, antes de que se la enviemos al Yo superior telepáticamente.




                                                                                                25
                                               IV

                          FORMAS DE PENSAMIENTO AKA
                             AURAS Y SU MEDICIÓN
                               EL AURÓMETRO

   En su camino hacia el territorio polinesio, los Kahunas y su pueblo también llegaron a la India.
Tal vez en aquel tiempo la población hindú adoptó una parte de la doctrina HUNA. Posiblemente
también, los mismos hindúes desarrollaron una doctrina similar en parte. En todo caso, a través
de la Teosofía, que está basada esencialmente en creencias hindúes o tibetanas, llegó al mundo
occidental a fines del siglo anterior (siglo 19) la idea de la FORMA DE PENSAMIENTO, es
decir, la opinión de que el pensamiento es algo real, aunque es un objeto de materia sutil.
  El concepto de forma de pensamiento ha variado considerablemente en la doctrina HUNA con
respecto a su significado original. Autores occidentales han hecho diversas reflexiones sobre el
tema, y en la India, la idea que antes era tan simple, fue invadida por falsificaciones. Así,
actualmente se nos dice muy seriamente que con una concentración intensa se puede formar una
criatura invisible de pensamiento, dotarla de vida y enviarla para ayudar o dañar a otros. Junto
con eso se cuchichea secretamente de “magia negra” y se cuenta que personas malas han creado
criaturas de pensamiento malignas, a las cuales se les permite vagabundear sin control en el
mundo invisible y ocasionar dificultades sin fin. También se dice que estas criaturas son similares
a la “envoltura astral”, pero que les falta un Yo, una entidad consciente que pueda llenarlas con
un alma y dirigirlas. Pero de algún modo esas envolturas astrales deben ser lo suficientemente
vivientes como para recorrer el mundo como criaturas de forma de pensamiento.
  La doctrina HUNA nos hace regresar a la percepción original del cuerpo-Aka del Yo inferior y
de las formas de pensamiento. Una forma de pensamiento es una impresión estampada en el
cuerpo-Aka invisible del Yo inferior. Una gran cantidad de impresiones de ese tipo relacionadas
entre sí, forma un racimo de formas de pensamiento. Tales racimos registran y conservan los
recuerdos de eventos o sucesos. Por medio de pensar no se puede crear ninguna criatura de
forma de pensamiento. Un recuerdo de toda una serie de sucesos, que esté compuesto de formas
de pensamientos, jamás puede convertirse en un cuerpo espiritual invisible, en un Yo o en una
entidad dotada de consciencia.
  Ya hemos hablado de que según la percepción HUNA los recuerdos se almacenan en el
cuerpo-Aka del Yo inferior y no en los tejidos físicos del cerebro. Pero de acuerdo con nuevos
descubrimientos médicos, durante la fase consciente de la vida, el cuerpo-Aka del cerebro penetra
profundamente en sus partes correspondientes del cerebro físico. Si se deja al descubierto la capa
exterior del cerebro sobre la oreja y detrás de ésta por medio de una abertura en el cráneo y se le
estimula con una aguja que conduzca suavemente electricidad, se le puede traer de vuelta al
paciente, sin dañarlo, el recuerdo de sucesos pasados, que vuelve a vivir entonces con todos los
detalles. No se ha encontrado ningún tipo de indicios de que los recuerdos almacenados
modifiquen de algún modo las células de la substancia cerebral. Tampoco se puede discutir, que
con una correcta ejecución de los estímulos se despiertan recuerdos. Es decir, algo está allí
almacenado, que es material y real, pero al mismo tiempo invisible e imperceptible.
  Diversos grupos de investigación que durante los últimos cien años se han dedicado al estudio
de las ciencias psíquicas, han intentado fotografiar en forma experimental formas de
pensamientos u ocasionar que éstas se grabaran en películas fotográficas, cuando éstas fueron
puestas en contacto con la cabeza o con las manos de una persona que concentraba sus
pensamientos en un objeto determinado, como por ejemplo, un lápiz o una bola. Se llegó a ciertos


                                                                                                26
resultados, que han sido reseñados en informes, artículos y libros; pero las imágenes de las
películas dejan mucho que desear en claridad.
  Un día, en el trabajo de la HRA se tomó contacto con un procedimiento físico, con el cual se
puede demostrar excelentemente la existencia de las formas de pensamiento, como también del
cuerpo-Aka o del “aura”, postulada en la doctrina HUNA. La medición se lleva a cabo con un
tipo de instrumento casi desconocido. Ese instrumento, llamado aurómetro, fue creado por Verne
L. Cameron, un rabdomante profesional de California.
   Hace algunos años, su inventor comenzó como rabdomante a buscar agua con una rama
bifurcada de sauce. Aunque él trabajaba sobre una vena subterránea de agua ya conocida, a veces
no se veía ninguna oscilación. “Un día”, así escribe él en su libro “El aurómetro”, “me llegó la
sensación adecuada para la varilla de zahorí. Con cierta consciencia, lancé adentro de la varilla
algo así como una carga de aura y ésta de inmediato osciló intensamente. Con eso comenzó mi
actividad de muchos años como rabdomante”.
  En el afán de reemplazar la rama de sauce por un instrumento mejor, él probó varios aparatos.
Finalmente se decidió por dos instrumentos muy útiles, que además eran sencillos, livianos,
compactos y únicos en ese campo de trabajo. Ninguno de estos aparatos se había construido de
acuerdo con la ciencia moderna. Cameron se los mostró varias veces a los científicos, con la
esperanza de que éstos comprenderían de qué se trataba o por lo menos aceptarían los aparatos,
porque éstos efectivamente traían resultados. Por lo menos funcionaban con personas que eran lo
suficientemente sensitivas como para aprender su uso.
  El primer instrumento se parece un poco a un cortaplumas grande, con un peso en forma de
bola en el extremo de una hoja redonda delgada. El mango se toma en la mano, de tal modo que
la hoja esté cerrada y el extremo con el peso esférico indique hacia arriba. La hoja está
equilibrada de tal manera que normalmente se puede mantener en esa posición. Con la menor
tracción adicional que actúe sobre el peso desde abajo, la hoja se abre y cae hacia abajo.
  Cualquiera sabe que al atravesar una calle no se percibe ninguna variación de la fuerza de
gravedad. Pero cuando Cameron atravesaba sobre una corriente de agua subterránea en una calle
plana, él sentía que una fuerza se hacía más intensa, ya que al atravesar la corriente de agua, la
hoja equilibrada con la bola era tirada hacia abajo. Una y otra vez la hoja caía en el mismo lugar
abriéndose.
  Después de un largo tiempo de uso, se presentó una particularidad del instrumento. Cada vez
que Cameron tomaba el instrumento en la mano para hacer experimentos con él, pasaban de
veinte a treinta segundos hasta que la fuerza de tracción fuera lo suficientemente intensa como
para hacer que la hoja equilibrada se abriera hacia abajo. Ese “retraso” era por cierto
“anticientífico”, pero existía.
  El otro instrumento, el aurómetro, funciona de acuerdo con otro principio. La hoja a la cual se
le ha puesto un peso, está unida con un mango tipo cuchillo a través de una base, formándose una
especie de columpio, de manera que puede oscilar hacia los lados cuando el instrumento se
mantiene en forma horizontal. (El “cuchillo” en este caso permanece abierto, pero la hoja puede
oscilar horizontalmente de un lado para otro). Se sostiene el instrumento de tal modo que el
extremo con el peso esférico apunte un poquito hacia arriba y esté equilibrado, - de lo contrario
éste oscila por un lado u otro hacia abajo por el efecto de la fuerza de gravedad.
  En muchos sentidos el aurómetro se parece a un péndulo, aunque éste último cuelga de una
cuerda y oscila alrededor de una línea media vertical en vez de horizontal. Pero la diferencia
principal es que ambos instrumentos, al contrario que el péndulo, parecen reaccionar ante la
presencia de agua, como si en esos lugares la fuerza de gravedad actuara más intensamente. Para
poder indicar la presencia de agua, el péndulo depende del Yo inferior del rabdomante y éste
último tiene que hacer oscilar el péndulo en la dirección antes establecida, que corresponde al
hallazgo de agua.
                                                                                               27
     Si un buen rabdomante se acerca a una vena de agua subterránea, la varilla de sauce o de
avellano, la horquilla de hueso de ballena o una horquilla de alambre enderezada, es tirada hacia
abajo. Muchas veces la fuerza de tracción es tan grande, que al sostener firmemente una vara de
madera verde, se le sale la corteza.
  Se ha intentado muchas veces explicar esa extraña fuerza, que en su forma de actuar se parece a
la fuerza de gravedad, pero que parece tener que ver poco o nada con ésta. La explicación más
simple y mejor nos la ofrece HUNA. Según ésta, el Yo inferior, después de aprender la
convención acordada entre él y el Yo medio, acerca del tipo de las oscilaciones con las que se
indica el hallazgo de agua, puede, a) percibir agua en el suelo con ayuda de su propia sensibilidad
para sentir irradiaciones y luego b) ocasionar que la varilla de zahorí oscile, al ser tirada hacia
abajo, por ejemplo, la rama bifurcada o la hoja con peso o al ser inducida la bola del aurómetro a
oscilar horizontalmente.
  El Mana (o fuerza vital) y la substancia – Aka fluyen con el uso en el instrumento y obtienen –
bajo la influencia del Yo inferior – la enorme capacidad de comportarse como una substancia o
fuerza viva o inteligente y tirar hacia abajo el peso esférico o el extremo de la horquilla. El
retraso observado en la reacción del instrumento, parece necesitarlo el Yo inferior para hacer fluir
Mana y substancia – Aka y hacerlas pasar de la mano al instrumento, para que éste pueda
reaccionar a las instrucciones del Yo inferior. (En este contexto, es interesante la deducción de
Cameron, de que él había lanzado algo así como una carga de aura hacia adentro del
instrumento).
  El primer instrumento descrito le sirve a Mr. Cameron para encontrar corrientes de agua
subterránea. Él camina con éste de un lado para otro sobre el terreno. Si la bola cae hacia abajo,
entonces existe agua. Después de una reacción positiva del primer instrumento, él toma en la
mano el segundo aparato, el aurómetro, y regresa al lugar sobre la vena de agua. Al acercarse a
ésta, la hoja del aurómetro se aleja en forma vehemente, como si quisiera eludir un embudo de
aura de agua que sube.
   Según el tamaño de la corriente o del depósito de agua subterránea, el agua-“aura” es grande o
pequeña. A veces el agua viene de las profundidades de la tierra hasta muy cerca bajo la
superficie; entonces se forma un embudo circular de aura. Con agua caliente el aura es
habitualmente ovalado. La irradiación es también - dicho vulgarmente - en forma de cuña o de
cono. Si el agua se encuentra a gran profundidad en el suelo, entonces la base de la cuña o del
cono que se percibe en la superficie es más grande que cuando el agua está cerca bajo la
superficie. De ahí se puede calcular la profundidad de la perforación necesaria para el
aprovechamiento de un depósito de agua. Se calcula la superficie de irradiación de aura yendo
con el aurómetro alrededor de ésta, ya que su hoja indicadora se aleja permanentemente de la
superficie de aura.
  Este trabajo contiene esencialmente mucho más de lo que se puede explicar aquí. La búsqueda
de agua con la varilla de zahorí, efectuada por personas dotadas de perceptibilidad que han sido
entrenadas, ha dado buenos resultados y ha tenido reconocimiento en muchos países; en los
Estados Unidos este procedimiento es menos conocido. Los gobiernos de Canadá y Australia
ocupan constantemente rabdomantes profesionales para establecer la existencia de agua. En la
segunda guerra mundial, el éxito de las tropas británicas que combatieron en Africa contra el
grupo del ejército alemán que estaba bajo el mando del general Rommel, dependió esencialmente
del éxito de sus rabdomantes militares. Ellos tenían a su cargo el aprovisionamiento de agua para
la tropa de infantería. En un caso que se hizo famoso, se encontró con la varilla una intensa vena
de agua pura, en un valle donde antiguas perforaciones habían tenido poco éxito y habían
entregado solamente agua fuertemente mineralizada, no apta para beber.
  Cuando Verne Cameron había leído mi libro “Conocimientos secretos detrás de milagros” y me
visitó por primera vez, trajo consigo sus instrumentos. Sobre los muchos experimentos que
                                                                                                 28
efectuamos con éstos, se informó más adelante en numerosos boletines de la HRA. Cameron
disponía de un gran tesoro de experiencias. Él no sólo había establecido con sus instrumentos el
aura de agua fluyendo, sino también medido el aura humana, como también las auras de objetos,
plantas y animales. Cameron llegó a ser miembro de la HRA y demostró con facilidad sus
descubrimientos hechos en años anteriores.
  Algunos años antes, el Dr. Kilner había examinado el cuerpo-Aka, aura, o “doble etéreo”
humano. Por medio de un disco de colores, él y sus amigos habían visto cómo ese Algo se salía
más allá de los contornos del cuerpo físico – a veces lejos, a veces sólo un poco - y cómo muchas
veces se extendía desde la mitad del cuerpo hacia un ente que se le acercaba, para tocar el cuerpo-
Aka de éste, que también se extendía. Mr. Cameron era capaz de medir exactamente con su
aurómetro el contorno del cuerpo-Aka que era invisible para el ojo.
    El aura-Aka o aura-cuerpo se asemejaba a las auras de las venas subterráneas de agua, en el
sentido de que también parecía tener una carga de energía que hacía alejarse la hoja oscilatoria
del aurómetro. Si se guiaba el instrumento por toda el área de aura – hacia arriba, hacia abajo y
hacia los lados -, la unión de los puntos donde había oscilado la punta del aurómetro daba como
resultado el contorno exacto del aura. Normalmente la substancia-Aka sobresalía solamente unos
pocos centímetros sobre el cuerpo humano, con excepción de los omóplatos y de las zonas
genitales. Allí el aura sobresalía bastante sobre el cuerpo. En partes donde el cuerpo no
funcionaba normalmente, por ejemplo, sobre órganos o dientes enfermos, el Aka estaba muy
hinchado y sobresalía de un modo inusual. En articulaciones que necesitaban una corrección, por
ejemplo, en la espina dorsal, se mostraban ahondamientos en el contorno del aura; después de una
corrección exitosa desaparecían rápidamente.
   Ocasionalmente Mr. Cameron realizó mediciones con el aurómetro en San Diego, que
comprobaron de manera convincente que también los espíritus de las personas fallecidas viven en
cuerpos-Aka (los correspondientes cuerpos-Aka del Yo medio e inferior; el Yo inferior tiene el
cuerpo-Aka más denso, pero tampoco es visible para el ojo físico).
  Mr. Mark Probert, de San Diego, que es ampliamente conocido como médium, está en contacto
con muchos seres espirituales, que hablan a través de él cuando está en trance. En una de esas
ocasiones se desarrolló una animada conversación con uno de esos seres. Éste manifestó un gran
interés por el aurómetro que en ese momento estábamos examinando. El ser espiritual estuvo de
inmediato dispuesto a pararse al lado del médium y Mr. Cameron trató de encontrar y medir su
cuerpo-Aka. Lo encontró y pudo copiar su contorno con la misma facilidad que el de una persona
viva.
  Después el ser espiritual propuso hacer una prueba. Él quería esconderse en la habitación, y Mr.
Cameron debía tratar de encontrarlo con el aurómetro. Se le dio un poco de tiempo para
esconderse; después comenzó la búsqueda. Se aplicó el aurómetro por todos lados, hasta el techo,
a lo largo de las paredes y en todas direcciones en el cuarto. Después de algunos minutos, el
aurómetro osciló en el piso, bajo la esquina de la mesa grande que estaba en el medio de la pieza.
Es decir, el aurómetro había detectado el cuerpo-Aka del ser espiritual. Dentro de pocos segundos
también estaba establecido el contorno. Se comprobó que el ser espiritual estaba encuclillado en
el suelo con las piernas cruzadas y mantenía su cara dirigida al médium; le daba la espalda a Mr.
Cameron. Enseguida el ser espiritual confirmó por la boca del médium, que la posición había sido
establecida correctamente y explicó: “Yo pensaba que usted supondría que yo estaba parado
delante del joven y que lo miraba; pero para dificultarle su trabajo, me senté y dirigí mi cara
hacia el médium”.
  Ese experimento le ha agregado un hecho muy importante y completamente nuevo a los anales
de la investigación psíquica y al mismo tiempo ha confirmado nuevamente la exactitud de los
conocimientos HUNA.


                                                                                                29
  Vamos ahora al descubrimiento de Mr. Cameron, de que también las imágenes espirituales o
formas de pensamiento de objetos, como también el aura humana, se pueden distinguir y medir
con el aurómetro. Se realizó una serie de experimentos muy convincentes. Mientras Mr. Cameron
se quedaba fuera de una habitación donde se encontraban algunas personas, esas personas
acordaban que cada una se imaginaría un objeto bien preciso en un determinado lugar del cuarto.
Se “creaban” mentalmente cubos, bolas, jarrones de diferentes formas y todas las cosas posibles.
Después llamaban a Mr. Cameron para que entrara al cuarto. Él comenzaba a percibir con el
aurómetro en torno al lugar que le indicaban y por medio de sus oscilaciones a constituir la forma
del cuerpo pensado. Rápidamente lograba descubrir todos los cuerpos.
  Lo extraño en estos experimentos fue que al medir los cuerpos imaginados, a veces resultaban
ser esencialmente más grandes o más pequeños. Eso concuerda completamente con la opinión de
los Kahunas, de que el cuerpo-Aka se puede agrandar de manera que sobresalga bastante o
también achicar de modo que pueda introducirse dentro del cuerpo. Las formas de pensamiento
también se comportaban justamente así. Podían ser microscópicamente pequeñas, para ser
conservadas en la memoria como formas de pensamiento, pero también podían crecer hasta tener
el tamaño real del objeto figurado.
  En uno de los experimentos más convincentes con el aurómetro, todas las personas presentes se
habían imaginado un círculo en una esquina de la mesa. Pero un miembro del grupo, sin decirles
a los demás, se había imaginado un cuadrado en el mismo lugar de la mesa. Cuando Mr. Cameron
empezó con los intentos, vaciló. Enseguida se puso otra vez manos a la obra meticulosamente.
Con mucho cuidado siguió con el aurómetro cada curva y cada ángulo de la forma de
pensamiento. Después anunció: “Parece ser un círculo que está puesto sobre un cuadrado un poco
más pequeño, cuyas esquinas sobresalen un poco del círculo en cuatro partes”. Recién en ese
momento, aquel que había agregado el cuadrado reconoció que era el responsable de esa
curiosidad.
  Después que por medio de esta nueva prueba hemos reforzado una vez más la antigua creencia
de que el “pensamiento es algo completamente real”, podemos, por consiguiente, imaginarnos
más fácilmente, cómo el Yo inferior - al utilizar sus cinco sentidos y bajo la dirección del Yo
medio – observa todo lo que ocurre alrededor de nosotros y cómo confecciona formas de
pensamiento microscópicamente pequeñas que almacena como recuerdos.
  El Yo medio tiene que decidir en eso, qué significa cada acontecimiento y cómo está tal vez
ligado con otros sucesos o eventos. Dicho brevemente, el Yo medio “racionaliza” esas
impresiones por medio del discernimiento. En cuanto el Yo medio le haya asignado a las formas
de pensamiento-recuerdos su significado e importancia racional, el Yo inferior los almacena en el
cuerpo-Aka. (Si el Yo medio, por algún motivo no puede racionalizar las impresiones antes del
almacenamiento, se producen dificultades, como ya se ha dicho).
  Lo que pensamos y lo que imaginamos se retiene de ese modo en imágenes mentales. Con el
tiempo acumulamos una enorme cantidad de recuerdos, que se refleja en los racimos de formas
de pensamientos. En cuanto a nuestra vida mental, “nosotros somos lo que pensamos”. Si nuestro
pensamiento es incompleto o si las imágenes de recuerdo creadas por el Yo inferior no reciben
del Yo medio el último toque de racionalización, nos pueden ocasionar daños corporales y
emocionales. Este es un conocimiento muy importante, del que todavía tenemos que hablar
después detalladamente.
  Pero primero establezcamos qué papel desempeñan los racimos de formas de pensamientos en
la telepatía y cómo se puede inducir de la mejor forma al Yo inferior a que utilice la telepatía.




                                                                                               30
                                                V

                                CONTACTO TELEPÁTICO
                                  ENTRE PERSONAS

  Dos amigos o parientes que sepan cómo trabaja el Yo inferior, pueden comenzar a entregarse
mutuamente comunicaciones telepáticas.
  Con los experimentos con cajas y cartas hemos aprendido cómo el Yo inferior envía un dedo-
Aka a lo largo de un hilo-Aka para recoger informaciones. También sabemos que al enviar
informaciones las formas de pensamientos siguen a un hilo-Aka. La existencia del hilo-Aka
debería estar suficientemente confirmada, después de lo conversado hasta ahora.
  Pero ahora se agrega algo nuevo: El gran papel que juega el Mana o fuerza vital en la telepatía.
Al hablar del aurómetro hemos tomado conocimiento de que desde el Yo inferior del
experimentador fluye un poco de Mana al aparato y ocasiona su oscilación. Del mismo modo
fluye Mana a lo largo del hilo-Aka que existe entre las personas que están conectadas
telepáticamente.
  Los invisibles hilos-Aka o cuerdas-Aka son casi comparables con los cables telefónicos, a
través de los cuales se pueden enviar comunicaciones. Tal como la corriente eléctrica fluye a
través de los cables, el Mana fluye a través de los hilos; y tal como el cable telefónico le lleva
comunicaciones simbólicas al receptor, los hilos-Aka llevan racimos de formas de pensamiento
microscópicamente pequeñas en la corriente de Mana que fluye a través de ellos. Si al final del
hilo son recibidos por un Yo inferior, causan impresiones mentales específicas que corresponden
a la comunicación. Éstas son entregadas por el Yo inferior del receptor a su Yo medio y
despiertan en él impresiones que se sienten casi como recuerdos, algo así como si a uno “se le
viniera algo a la mente”.
  Aún no está aclarado de qué tipo de energía se trata el Mana. Sólo se considera como seguro,
que no es electricidad de tipo electromagnética. Actúa más bien como corriente continua
producida por transformaciones químicas. Es característico que el Mana parece ser una fuerza
viva inteligente, cuando es almacenada en la substancia del cuerpo-Aka o de la cuerda-Aka, o
cuando es transmitida a través de hilos, cuerdas o barras de esa substancia. Como otra
característica se presenta el hecho de que la substancia-Aka es un conductor perfecto de Mana. La
corriente eléctrica continua normal no se puede conducir a través de grandes distancias por medio
de cables, porque se debilita enormemente por medio de la resistencia de los cables. Esa es la
razón de por qué las líneas de larga distancia son alimentadas con corriente alterna de alta tensión
por redes de suministro de energía.
  La telepatía entrega la prueba de que el hilo-Aka es un substituto vivo ideal del cable y que el
Mana puede fluir a lo largo de un hilo conector así, con la misma facilidad alrededor del mundo
entero que transversalmente a través de una habitación. La popular teoría de que el envío de
comunicaciones telepáticas es semejante a la emisión de ondas de radio de alta frecuencia, ha
resultado ser un engaño, ya que las ondas de radio se debilitan en proporción al cuadrado de la
distancia recorrida, y una estación de energía tan pequeña como el Yo inferior de una persona, de
acuerdo con eso apenas alcanzaría para un área de emisión de 1 a 2 metros.
  A las personas que comienzan con experimentos telepáticos les sería conveniente permanecer
cerca una de la otra en el primer tiempo de esos experimentos. Más adelante pueden intentar
atravesar distancias mayores. Una de las personas envía las formas de pensamiento, la otra es la
receptora; los papeles se cambian de tiempo en tiempo durante el ejercicio. Entre amigos ya
existen fuertes conexiones con hilo-Aka, y entre desconocidos se establecen por medio de
miradas o apretones de mano.

                                                                                                 31
  Al principio, la mayor labor le corresponde al Yo medio de la persona receptora. No es en
absoluto fácil tranquilizar y hacer receptivo el Yo medio, para que el Yo inferior le pueda
presentar las impresiones telepáticas que ha captado. Eso ocurre porque Georg durante todo el día
está siempre dispuesto a recibir y a cumplir órdenes. Desde el momento en que él tiene que
abandonar sus sueños en la mañana y su persona despierta, tiene que estar siempre preparado para
obedecer incluso la menor orden. De ese modo, él tiene, por ejemplo, que ver la hora rápidamente
para establecer si es temprano o tarde, o tiene que buscar una pieza de ropa o tomar
cuidadosamente el reloj y colocarlo en la muñeca sin dejarlo caer.
  Pero si vienen momentos en que la persona está inactiva, en que Georg no necesita ni siquiera
traerle imágenes de recuerdos para pensar en esto o aquello, entonces Georg se dedica con gusto
a pequeñas fantasías. Tal vez él traiga contenidos de recuerdos por cuenta propia y se los presente
al Yo medio. La mayoría de los Yoes inferiores están siempre atentamente preocupados de que el
trabajo de la persona se haga correctamente. En un momento de tranquilidad el Yo inferior se
apresura a pensar en todas las cosas que todavía quedan por hacer. Tal vez en esa ocasión le
recuerde al Yo medio que llame por teléfono al taller por la batería del auto o que riegue las
nuevas flores en jardín.
  Si estamos preocupados, Georg trata de intervenir para ayudar. Él nos trae entonces las
imágenes de recuerdos de los sucesos sobre los cuales nos preocupamos y deseamos modificar. Si
nos presiona mucho la preocupación por el cambio de ciertas circunstancias, Georg puede llegar
a ser incluso tan esmerado, que nos mantiene despiertos toda la noche, porque trae
constantemente nuevas imágenes con contenido preocupante, junto con las emociones
correspondientes.
  A causa de su costumbre de estar constantemente en espera de las órdenes del Yo medio, Georg
no sabe que hacer con él mismo cuando se le exime de su deber y se le dice que debe dedicarse a
sí mismo por un tiempo. Por eso hay que aclararle con todo cuidado que tiene que ocuparse de
labores que puede realizar él solo. Hay que decirle que el Yo medio no puede dirigirlo por un
momento, como sería el caso, por ejemplo, si se tuviera que colocar un clavo en la pared en un
determinado lugar. Se podría decir que si se le entrega a Georg un martillo y un clavo y se le
envía a buscar una pared y un buen lugar donde él pueda colgar un cuadro; él tendría que clavar
él mismo el clavo y luego regresar e informar lo que ha hecho.
  Usted ya le ha explicado a Georg que usted está conectado con su amigo por medio de hilos-
Aka y que los hilos se deben activar y utilizar, para que a lo largo de ellos se puedan enviar
formas de pensamiento de comunicaciones de ida y vuelta. Dígale ahora a Georg que su amigo
desea enviar una comunicación y que él debe recibirla y llevársela a usted a la consciencia como
un recuerdo. Enseguida deje de dar instrucciones y consejos y deje a Georg completamente en
paz. El amigo anuncia el comienzo del envío. Mientras usted relaja su cuerpo, deje libre a Georg.
No haga nada que requiera su atención o ayuda. Intente expulsar todos los pensamientos; ábrale
su interior a la comunicación trasmitida, para que pueda entrar al centro de la consciencia.
  Ahora usted espera un momento. Pero no llega ninguna impresión. Si usted es como la mayoría
de nosotros, entonces citará nuevamente a Georg y le dirá otra vez lo que tiene que hacer; usted le
dirá que todavía no percibe nada y que él debe traer la comunicación de una vez por todas. Pero
eso es absolutamente inadecuado. Eso es justamente como si se enviara a un perro a un prado alto
a buscar una pelota (después de haberle aclarado lo que tiene que hacer) y se le silbara - antes de
que haya empezado realmente a buscar - para que vuelva, para ver si ya tiene la pelota en el
hocico, o se le llamara reiteradamente para renovarle una y otra vez la orden. Eso sólo llevaría
finalmente a que la pelota no pueda ser encontrada o lo sea después de un largo rato.
  Podemos seguir con este ejemplo y suponer que en el pedazo de prado donde hay que buscar la
pelota hay conejos, o que el perro ha enterrado ahí un hueso alguna vez y ahora opina que la
cacería de conejos o el olfateo del hueso es más importante que la tarea que su amo le ha
                                                                                                32
asignado. Es probable también que el perro no tenga en claro cuál de las muchas pelotas viejas
que encuentra en el terreno debe llevar de vuelta en ese momento. Tal vez también se le venga la
idea de que sería mejor llevar un zapato o un guante viejo. De igual forma, Georg a veces
tampoco entiende correctamente lo que se desea. En vez de esperar la comunicación de formas
de pensamiento que el Georg de la persona emisora debe enviarle a lo largo del hilo-Aka
conector, tal vez se ponga en camino hacia el otro Georg y comience a leer sus pensamientos; tal
vez se ocupe de los recuerdos que encuentra almacenados en el cuerpo-Aka del otro Georg y le
envíe al propio Yo medio una bonita variedad de zapatos y guantes viejos u otras pelotas – en vez
de llevarle la pelota indicada.
  Como Georg es, además, un muchacho amable y servicial, que le gusta alegrarlo, muchas veces
hace lo mejor que puede para fabricar un substituto, cuando él no puede recibir ninguna
comunicación verdadera para el Yo medio. Así, él trae entonces, en caso de que se le crea,
continuamente nuevas suposiciones o impresiones que forman parte de antiguos recuerdos y que
no son otra cosa que fantasía.
  Hay que mantener al Yo inferior con el trabajo de encontrar la pelota, y por cierto una
determinada pelota; cómo procede con la búsqueda es asunto de él, nosotros tenemos que darle
libertad. Para mantener a Georg con el trabajo e impedirle que corra detrás de los conejos, lo
mejor es darle tareas reales en la fase inicial de la práctica telepática y evitar las imaginarias. Se
le hace, por ejemplo, sostener un lápiz sobre una hoja de papel y dibujar la imagen de un objeto
que el emisor telepático contempla y envía concentrado. Justamente los dibujos parecen
impresionar mucho a Georg. Lo hacen comprender que el trabajo es vital y necesario y que tiene
que dedicarle toda su atención.
  También puede ser que un emisor todavía inexperto envíe tan débilmente, que el receptor
necesite más tiempo y paciencia para captar correctamente. Para los principiantes es, por lo tanto,
aconsejable, que ambos tomen papel y lápiz y que el emisor dibuje cuidadosa y lentamente,
mientras induce al mismo tiempo a su Georg a que le trasmita lo que está dibujando al Georg de
su amigo a la otra esquina de la habitación (y más adelante quizás a otra ciudad o a otro país).
  Se puede utilizar un símbolo sencillo o el bosquejo de un objeto o de un árbol. Se ha constatado
que lo más fácil de enviar y de recibir son las imágenes; los colores son más fáciles de transmitir
que los tonos y los sonidos, y las sensaciones de olor y sabor más fáciles que las sensaciones
físicas, como por ejemplo, dureza, suavidad, calor o frío. Difícil es, por ejemplo, la transmisión
de la siguiente comunicación consistente de palabras habladas: “Hans, en el camino a casa
detente por favor en la cafetería Kaiser y compra una lata de arvejas”. Bastante sencillo es, por el
contrario, transmitir la imagen mental de la cafetería y de una lata de arvejas. No pocas veces se
encuentran esposos que pueden recibir con seguridad y precisión tales comunicaciones telepáticas
de sus esposas. Un amigo de la HRA recibía a menudo encargos telepáticos de comprar ciertas
cosas y llevarlas a casa, cuando volvía del trabajo a la casa y estaba detenido ante un semáforo y
esperaba relajado la luz verde. Si demora mucho tiempo hasta que con el trabajo telepático el Yo
inferior acceda a realizar los requerimientos que se le han hecho, muchas veces es útil una
medida preparatoria. Uno se sienta, toma papel y lápiz e invita a Georg a que traiga una idea para
un dibujo o la imagen mental de un acontecimiento. Normalmente nosotros incitamos al Yo
inferior a que nos entregue los recuerdos necesarios o deseados, para que podamos realizar un
proceso mental o expresar una serie de pensamientos en forma oral o por escrito. Como todos los
contenidos normales de memoria están conectados entre sí a través de hilos-Aka y no se pierden
ni quedan aislados, sino que están entrelazados en la relación de tiempo y espacio, el recuerdo de
sucesos muy anteriores – por ejemplo, aquellos de la niñez - está ligado con otros recuerdos del
mismo tiempo y del mismo lugar. Si yo deseo, por ejemplo, acordarme del nombre de un
compañero de juegos, le doy a Georg la indicación correspondiente, permaneciendo con mis
pensamientos en algo que tenga relación con ese compañero de juegos. Georg saca entonces
                                                                                                   33
rápidamente una gran cantidad de recuerdos y sigue el hilo-Aka conector, de un recuerdo a otro,
dentro del área de recuerdos del respectivo grupo espacio-tiempo. Tarde o temprano él encuentra
entonces el nombre del compañero de juegos y lo presenta.
  Si se le permite a Georg por un momento elegir él mismo un recuerdo – es decir, totalmente sin
nuestra intervención - y presentárselo al centro común de consciencia, se puede estar casi siempre
seguro del resultado. Ya después de algunos días de aprendizaje sistemático, el Yo medio aprende
a contenerse y a dejar hacer al Yo inferior lo que se le exige. El Yo medio aprende el tranquilo
recogimiento, la calma llena de expectativa y atenta que es necesaria, y aumenta la seguridad en
sí mismo de Georg y su confianza para hacer lo correcto.
  Quien no tenga ningún compañero para hacer diariamente experimentos telepáticos durante
algunos minutos, puede valerse de otra excelente, pero un poco más difícil posibilidad de
entrenamiento, la “psicometría”.
  Para probarla hay que pedirle prestado a un amigo algunas cosas que pertenezcan a un tercero
que solamente conozca el amigo, no el experimentador. Esas cosas, por ejemplo, un anillo, un
cortaplumas, un lapicero u otro objeto pequeño que el dueño habitualmente lo haya llevado
consigo y utilizado hasta ahora, están conectados con él a través de fuertes hilos-Aka. Se le indica
a Georg que extienda un dedo-Aka, que siga el hilo-Aka hasta el dueño del objeto y que envíe de
regreso impresiones de éste. Entonces se toman los objetos, uno después del otro, durante un
tiempo entre las manos. Después que uno ha familiarizado bien a Georg con su tarea, se relaja y
espera, mientras Georg comienza con su actividad. Él trae entonces sus impresiones de la persona
que está al otro extremo de los hilos-Aka que salen de los objetos, al núcleo del centro de
consciencia del Yo inferior. Esas impresiones se pueden recordar o anotar por escrito y después
se puede comprobar su exactitud en una conversación con el amigo.
  En experimentos de psicometría en un grupo de la HRA, se hizo circular una caja para juntar
objetos para diversos experimentos. Después se distribuyeron esos objetos, sin que las personas
que los recibieron supieran a quiénes pertenecían. Una dama que recibió mi reloj, comunicó que
sentía al dueño como un amable señor de edad avanzada con barba blanca. Cuando yo pedí que
se me devolviera mi reloj, se hicieron muchas bromas acerca de la evidente mala interpretación;
pero yo pude explicar de inmediato lo que había ocurrido. La descripción se ajustaba exactamente
al dueño original del reloj. Él lo había llevado puesto durante muchos años hasta su muerte, y su
hija me lo había regalado hacía poco tiempo.
  Que los hilos-Aka, como se ve aquí, pueden llevar hacia personas que ya han abandonado esta
vida, es una de las pruebas firmes de la supervivencia de la personalidad del ser humano. El
cuerpo-Aka conserva todos los recuerdos, también después de la muerte física. Éstos, como
también la apariencia exterior de la persona que perdura en el cuerpo-Aka, hace posible extraer
suficiente información para identificar al individuo, como en el caso del antiguo dueño de mi
reloj.
  Si Georg no logra ninguna impresión por medio de la psicometría, entonces se puede recurrir al
péndulo – como algunos de los miembros de la HRA. Con el péndulo en la mano y utilizando la
convención de oscilaciones para “Sí” y “No”, se le encarga a Georg que siga los hilos-Aka
existentes hacia un amigo, que lo encuentre e indique, por medio de una oscilación “Sí” del
péndulo, el contacto efectuado. A continuación se puede determinar con preguntas y respuestas,
dónde está el amigo, si le va bien, qué hace, y si está solo o junto con alguien. Se registran las
respuestas junto con las fechas y la hora exacta y en la próxima oportunidad se comprueba su
exactitud. Un amigo de la HRA tenía un pariente joven, que por su profesión tenía que dirigirse a
todas partes de la ciudad. Con ayuda de este método logró seguir con precisión los viajes del
joven. De vez en cuando tomaba el péndulo, indicaba diferentes lugares en el mapa de la ciudad y
Georg decía simplemente “Sí”, cuando el lugar indicado correspondía.


                                                                                                 34
  Todos estos ejercicios que sirven para el desarrollo de las aptitudes telepáticas naturales del Yo
inferior son valiosos, ya que de ellos se aprende cómo se induce al Yo inferior a seguir hilos-Aka
hacia otras personas o cosas. Hay que dominar el mismo método, cuando se desea tomar
contacto con el propio Yo superior y enviarle comunicaciones.
  Hasta donde sabemos ahora, los hilos conectores parecen estar adheridos en la zona del plexo
solar del cuerpo-Aka, no del cuerpo físico. Saliendo de esa parte, se dispersan en las más diversas
direcciones. Surgen cada vez más pruebas de que durante toda nuestra vida salen hilos-Aka muy
fuertes de la zona del plexo solar, se dispersan a lo largo de la espina dorsal y salen por la cabeza.
Esa cuerda es el vínculo natural entre el Yo inferior y el superior.
  ¿Y por medio de qué se activa esa cuerda? Por medio del Mana, la fuerza vital. Ya hemos
mencionado el Mana, cuando hablamos del trabajo del rabdomante y del aurómetro. Indicamos
que en la telepatía éste lleva los racimos de formas de pensamiento a lo largo de los hilos-Aka.
Pero es de mucho mayor importancia el hecho de que el Mana también transporta las formas de
pensamiento a través de la fuerte cuerda-Aka que conecta al Yo inferior con el Yo superior. El
Mana es la fuerza que es necesaria para decir una oración correcta y efectiva y producir la
realización del deseo expresado en la oración.




                                                                                                   35
                                                VI

                           EL MANA Y SU CARGA INTENSA


  El tótem de los nativos norteamericanos presenta evidentemente una serie de antiguas
percepciones, que desgraciadamente en la actualidad han caído totalmente en confusión. Es uno
de los símbolos más hermosos de los tres Yoes del ser humano y de la fuerza Mana o fuerza vital
utilizada por ellos.
  La columna central del tótem consta de varias figuras colocadas una sobre la otra. En muchos
casos, las dos figuras de más abajo están paradas sobre un animal; ambas están estrechamente
ligadas. Muchas veces una está sentada en el hombro de la otra y sus piernas están cruzadas con
los brazos de la figura que la lleva. Las dos son un hermoso símbolo de la relación del Yo inferior
con el Yo medio. Ellos también están estrechamente ligados y el Yo medio ya está lejos, en la
escala de la evolución, sobre el mundo animal (que es simbolizado por el animal que está al pie
de la columna). Más arriba – y sólo rara vez estrechamente ligada con las otras figuras – se ve
muchas veces una figura que extiende sus alas. Ésta es una representación realmente ideal del
ángel protector o del Yo superior, cuyo símbolo es justamente un pájaro. En el cristianismo era la
paloma, que bajaba desde el cielo y revoloteaba sobre Jesús, cuando fue bautizado.
  La parte central del poste de tótem, en la cual han sido talladas las figuras, se puede considerar
como símbolo del vital Mana. El Yo inferior produce ese Mana del alimento vegetal o animal
que comemos y del aire que respiramos, y lo almacena en su cuerpo-Aka; pero el Yo medio y el
Yo superior participan de eso. Si en un tótem existen otras figuras sobre la figura que simboliza al
Yo superior, entonces hay que suponer que éstas se refieren a una serie de entidades cada vez
más superiores, que también tienen que recibir Mana, para que obtengan lo suficiente de esa
enorme y “pesada” fuerza del mundo físico, para que todas puedan trabajar en la materia de este
mundo y ocasionar los cambios necesarios y deseados.
  El Mana que se consume como energía vital del Yo medio es transformado de un modo sutil
que desconocemos. Los Kahunas de los tiempos antiguos simbolizaban eso por medio de la
división del Mana original en dos tipos. A la forma dividida y modificada la llamaban Mana-
Mana y por medio de la duplicación de la palabra daban a entender que ese Mana posee doble
fuerza, para que el Yo medio la pueda emplear para mantener bajo control y dominar al Yo
inferior. Esa es la fuerza que los modernos psicólogos designan vagamente como “voluntad”.
Esa fuerza debería ser en todo momento lo suficientemente fuerte como para obligar al Yo
inferior a obedecer nuestras órdenes. Pero como es fácil de apreciar, esa fuerza de “voluntad” rara
vez se expresa completamente, y eso lleva a que a la mayoría de nosotros el Yo inferior se nos
escape frecuentemente de nuestro control.
  Es mucho más fácil dejar que Georg haga todo solo, que decidir uno mismo qué es lo mejor que
tiene que suceder y luego dirigir a Georg con la “voluntad” y animarlo para que realice los
trabajos necesarios. La mayoría de nosotros sabemos por experiencia cuán a menudo fracasamos
cuando se trata de mantener una determinada dieta, de dejar de fumar o de quitarse otra
costumbre arraigada. En algunos de esos casos Georg actúa como un caballo asustado, toma el
cabestro entre los dientes y simplemente se desboca. Pero si él se desboca, al jinete casi no le
queda más que dejarle plena libertad y sujetarse de él esperando que ocurra lo mejor. Pero si
Georg, que sabe magistralmente formar costumbres, aprende a hacer algo de un modo bien
determinado, hace todo lo posible entonces por impedirle al Yo medio que rompa esa costumbre.
  No es sabido en general, que por medio de ciertos ejercicios se puede ocasionar una carga
especialmente intensa de fuerza vital, siempre y cuando se esté saludable y no demasiado

                                                                                                 36
arruinado físicamente. Tales cargas intensas con Mana son a veces de gran valor, especialmente
cuando se trata de sanar a otros o a sí mismo o de formar y decir una oración con gran poder de
realización.
  Según la opinión de los Kahunas, el ser humano puede aumentar su cantidad normal de Mana
obtenida del alimento y del aire, acelerando el proceso de extracción por medio de influencia
mental. Nuestros fisiólogos apoyan esa teoría. Ellos han encontrado, precisamente, que con la
digestión el alimento no se consume completamente de inmediato, sino que es transportado en
glicógenos o glucosas. Con su oxidación por medio del oxígeno que respiramos, recibimos la
cantidad exacta de energía y fortaleza que necesitamos para los respectivos trabajos que tenemos
que efectuar. Pero si eso es cierto - y no tenemos ningún motivo para dudar de los resultados -,
entonces el Yo inferior, que es justamente el que controla esas transformaciones, puede en todo
momento encargarse, por medio de una respiración intensificada, de que se queme más glucosa y
que se produzca más de esa extraña fuerza producida químicamente, que llamamos Mana.
  La mayoría de las veces el Yo inferior aprende rápidamente lo que tiene que hacer, y rara vez
tiene dificultades. Siempre que se tenga un talento natural y se practique suficientemente, se llega
fácilmente a ser un especialista y por medio de una intensa carga de Mana se puede derribar de
un golpe a una persona relajada inconsciente al suelo – como algunos miembros de la HRA
comprobaron en el año 1950. Naturalmente esto no significa que un buen miembro de la HRA se
dedique a tales cosas en la vida práctica (la demostración fue dada sólo una vez en Hollywood
por un mesmerista que estaba de paso; ésta no formaba parte del programa de experimentos de la
HRA).
  Lo más interesante del Mana es que parece vivir y disponer de un tipo de inteligencia propia.
Sin embargo, eso no es así en realidad; éste solamente puede actuar cuando carga o vitaliza
substancia-Aka, por ejemplo, un dedo-Aka extendido; y la consciencia inteligente que parece
mostrarse en él, pertenece en realidad al Yo inferior, que ocasiona por iniciativa propia el
estiramiento del dedo y todo lo que debe ocurrir con eso. (Una excepción la forma el caso en que
un ser espiritual sin cuerpo se apodera del control y absorbe la carga intensa de Mana para su
propio cuerpo-Aka, y la utiliza para sus propios propósitos).
  Con la carga intensa de Mana procedemos exactamente como con los experimentos con el
péndulo o con las cajas: Le explicamos a Georg lo que hay que hacer y le pedimos que lo intente.
Después que le hemos explicado que hay que quemar más alimento en la corriente sanguínea y
aumentar esencialmente la cantidad de fuerza vital disponible, le aliviamos su labor a Georg si
utilizamos los músculos que se activan conscientemente y comenzamos a respirar más
profundamente. Con eso el Yo inferior recibe la cantidad de oxígeno necesaria y se le aclara
nuevamente lo que esperamos de él.
  Mientras esperamos que Georg inicie su trabajo, podemos hacer algunos ejercicios de gimnasia.
A través de eso se estimula al Yo inferior a producir Mana; de lo contrario consumiríamos
nuestra provisión de Mana en pocos segundos y nos agotaríamos. Cualquier deportista sabe que
con el “primer viento” – con la cantidad inicial de Mana en el cuerpo físico y el cuerpo-Aka –
solamente avanza cierta distancia y a cierta velocidad. También sabe que después de poco rato
experimenta un nuevo impulso de fuerza – el “segundo viento” – y que con éste avanza
constantemente y con mayor velocidad.
  En vez de hacer ejercicios de gimnasia, también podemos adoptar la actitud mental de un
deportista que se prepara para una carrera. Nos concentramos en la imagen mental de la carrera,
respiramos más rápido y tensamos un poco nuestros músculos. Bajo el efecto de esa idea, Georg
casi siempre comenzará a producir más Mana.
  En mi libro “Conocimiento secreto detrás de milagros” dije que el Barón Eugene Ferson
enseñaba un método práctico para producir una carga de fuerza vital especialmente intensa en el
cuerpo. Él viajó hace años a través de los Estados Unidos y dio conferencias. En vez de Mana él
                                                                                                 37
utilizaba el término “fuerza vital universal”, y creía que había tres tipos de ésta. Él no sabía nada
de los tres Yoes de la doctrina HUNA y nada de los tres tipos de Mana de los Kahunas.
  La diferencia fundamental entre las teorías de Ferson y las percepciones de los Kahunas está
en la pregunta, de dónde proviene la carga intensa. Tal como los instructores de algunas escuelas
religiosas de la India, el Barón Ferson también creía que existía una “fuerza vital universal”, que
como un inconmensurable océano de energía llena todo el universo, que está en todas partes y de
la cual todos los seres vivientes podrían extraer su parte de fuerza vital. Por el contrario, los
Kahunas no han dejado nada que podría indicar que le atribuyen un carácter universal a la fuerza
vital. Ferson creía poder en cierta medida crear de la atmósfera esa fuerza por medio de un
esfuerzo mental, absorberla y almacenarla en su cuerpo.
  La fórmula de afirmación del Barón Ferson era: “La fuerza vital universal fluye ahora a través
de mí… Yo la siento”. Entre las dos frases él hacía una pausa, para dejar crecer la corriente de
energía. Mientras decía la afirmación, sus alumnos estaban parados con las piernas bien
separadas y con los brazos y las manos extendidas a la altura de los hombros. Ferson creía que si
las cuatro extremidades sobrepasaban el cuerpo astral, tocarían las corrientes de energía que
fluyen en el aire alrededor del cuerpo; captarían la fuerza vital universal en el cuerpo, tal como
las antenas captan las ondas de radio de una emisora. Pronto se sentía una picazón en las manos,
que probablemente era la consecuencia de una intensa carga de Mana. Pero hay que considerar
que esa picazón ya se había anunciado a través de la fórmula de afirmación, que por lo tanto se le
podía esperar y Georg ya estaba trabajando para hacerla realidad (la picazón también podía por
fin provenir de una disminución de la circulación sanguínea en los brazos). Pero la carga intensa
de Mana se producía en todo caso y se podía demostrar.
  El fallecido Dr. Oscar Brunler, un renombrado científico y radiólogo, demostró un método que
superaba al de Ferson, aunque éste también se basaba en la discutida tesis de que la fuerza ya
estaba contenida en la atmósfera. Con ese método se comenzaba con ejercicios gimnásticos, para
lograr una respiración más profunda e intensa e iniciar el desarrollo automático de una cantidad
adicional de Mana. Hay que pararse con los pies bastante juntos, y tomar aire con los dedos bien
extendidos, como con una pala. Primero hay que pararse en las puntas de los dedos de los pies y
comenzar a estirarse lo más alto que se pueda; después se llega – doblando el cuerpo al mismo
tiempo – hasta los lados de los tobillos con movimientos circulares y se termina haciendo oscilar
las manos por detrás formando un arco. El arco de oscilación tiene como tres cuartos de un
círculo completo. Al final de cada movimiento circular se relajan por un momento los brazos y
las manos, antes de que - con estiramiento del cuerpo - sean levantadas nuevamente hasta la
posición inicial. Al realizar el ejercicio varias veces vigorosamente, se mantiene la imagen
mental de que en el cuerpo se acumula un exceso de fuerza vital. Cada oscilación se conecta con
la fórmula: “Ahora me cargo con Mana”. El método del Dr. Brunler es excelente. Una vez que
Georg ha aprendido su arte, reacciona ante un requerimiento mental del Yo medio. En algunas
personas el nivel normal de Mana es bastante alto; otras tienen sólo una carga muy pequeña. Pero
cualquiera puede lograr una carga intensa de Mana que se puede comprobar.
  El experimento que hacía el Barón Ferson era sencillo. Si alguien con una buena carga se
imagina interior, plástica y afirmativamente que el Mana de su cuerpo se concentra en las manos
y provoca allí efectos magnéticos, eso ocurrirá. Los “imanes humanos” logrados así, se colocan
suavemente por detrás sobre los hombros de un amigo que no esté muy cargado. Si después se
retiran lentamente las manos, éstas actúan como fuertes imanes y muchas veces pueden arrastrar
al amigo con tal fuerza, que éste pierde el equilibrio. Algunas personas reaccionan a aquellas
fuerzas mucho más intensamente que otras. Si se hace el experimento - cada vez después de una
carga intensa – con diferentes personas en forma sucesiva, se encuentra con seguridad un
compañero sensitivo que reacciona en forma especialmente acentuada a esa fuerza magnética.


                                                                                                  38
  En otra parte he descrito un experimento que realicé en Honolulu como alumno del Barón
Ferson. Yo había podido ejercer fuertes efectos magnéticos de tracción sobre diferentes
participantes del grupo de estudio, pero no estaba seguro si las reacciones de esas personas no
habían sido tal vez provocadas por sugestión o imaginación. Para estar seguro me puse de
acuerdo con uno de los participantes del curso para hacer experimentos con su perro. Cada uno de
nosotros se cargó en forma especialmente intensa, se paró detrás del perro, le puso la mano en el
lomo y la retiró lentamente. Cada vez el perro era tirado por las manos, aunque trataba de
sujetarse de la alfombra con las garras. Lo extraño fue que nosotros no sentimos ningún tipo de
fuerza de tracción en las manos. (Ese hecho es incluso difícil de explicar de acuerdo con la
doctrina HUNA). Es posible que al retirar las manos nuestro Mana-Aka se haya extendido, haya
mantenido agarrado al perro de algún modo y bajo la orden del Yo inferior haya utilizado la
fuerza existente en la mano-Aka invisible, para tirar al perro hacia atrás. Seres espirituales que
sólo poseen su cuerpo-Aka y que lo llenan con Mana que les extraen a los vivos, pueden muchas
veces realizar trabajos enormes con el empleo de toda la carga de Mana; (personas vivas, mesas y
pianos pesados, por ejemplo, son levantados y casas son sacudidas como con un temblor).
  Recordemos que los Kahunas simbolizaban el Mana por medio del agua. Si quieren cargarse
intensamente, respiraban profundamente y se imaginaban cómo el Mana - tal como agua en una
fuente - ascendía cada vez más alto, hasta que se desborda. El cuerpo lo pensaban como fuente y
el Mana como agua. En ese estado podían proporcionarle fuertes cargas de Mana a palos. Éstos
eran lanzados a distancia sobre las cabezas de los guerreros, y el enemigo que era alcanzado caía
inconsciente al suelo. Del mismo modo el mesmerista de Hollywood envío una carga intensa en
su línea visual y derribó a una persona inconsciente al suelo. Sin duda él se valió para eso de un
dedo extendido de Mana-Aka.
  Para efectuar una prueba de tracción magnética se necesita a otra persona. Por eso en el trabajo
de la HRA nosotros buscamos un examen sencillo que se pudiera realizar solo. No se le encontró
de inmediato, pero con el tiempo se elaboró un procedimiento, que a cualquiera que sepa trabajar
con el péndulo le entrega resultados satisfactorios.
  Para esa prueba se sostiene el péndulo en la mano como siempre, pero sobre la palma de la
mano izquierda. Se le dice a Georg en forma sencilla pero insistente, que de acuerdo con la
convención debe indicar por medio del péndulo la cantidad de Mana de que dispone por el
momento en el cuerpo físico y en el cuerpo-Aka (es decir, la carga normal). La convención tiene
que ser claramente entendible; hay que fijarse de que la cantidad de oscilaciones sea limitada. Es
muy agotador tener que seguir por largo tiempo algunos miles de oscilaciones. Hay que buscar,
por lo tanto, arreglárselas con algunos cientos de oscilaciones, lo cual es totalmente apropiado y
posible, porque sólo se trata de una comparación entre la carga normal y la intensa. Oscilaciones
circulares en vez de las anteriores oscilaciones rectas son cambios interesantes. El procedimiento
se puede acortar con la convención preguntando: “¿Es el resultado de la cuenta mayor que
trescientas oscilaciones?” Si la respuesta es “Sí”, pero con cuatrocientas oscilaciones se responde
“No”, entonces se dice: Pues bien, entonces comencemos con trescientas”. Al lograr la cantidad
exacta, Georg debe terminar la oscilación con una leve sacudida o tambaleo del péndulo. Si
todavía existen dudas sobre la cuenta, éstas deben eliminarse junto con Georg con el método “Sí”
y “No”.
  Si hay acuerdo acerca de la carga normal de Mana, se debe ocasionar una carga intensa y hacer
un nuevo experimento para ese estado de carga. Es útil anotar diariamente el resultado de tales
experimentos, ya que con sólo pocos minutos de ejercicio diario se puede constatar que la carga
aumenta día a día. Todo lo que esté sobre el doble de lo normal es bueno. Cuatro veces lo normal
lo lleva a usted y a su Georg a la cabeza de la clase.
  Algunos miembros de la HRA han logrado oscilaciones del péndulo por cierto – muchas veces
incluso oscilaciones en círculo muy amplias -, pero Georg simplemente se ha mantenido
                                                                                                39
oscilando sin parar, hasta que los brazos han estado tan cansados que no ha sido posible sostener
por mucho tiempo más el péndulo sobre la palma de la mano. En tales casos hice verificaciones
con mi péndulo y mi Georg sobre las manos de los amigos de la HRA en referencia. Mi Georg
resultó ser tan útil con la medición de las otras personas como conmigo mismo. En todos los
casos nos entregó la cantidad normal y después de la carga intensa la cantidad aumentada. En
otros dos casos, una conversación con los amigos de la HRA – y tal vez una conversación
silenciosa entre nuestros Georgs - condujo a que los ejercicios posteriores fueran comprendidos
del todo, las oscilaciones erradas desaparecieran y se dieran resultados normales. De esa
experiencia deducimos que los dos Georgs no habían comprendido bien la convención. Ellos
habían comprendido, por cierto, que las oscilaciones circulares del péndulo debían indicar cargas
de fuerza vital – lo que es simple de comprender – pero no habían podido comprender que una
determinada cantidad de oscilaciones debía servir de indicadora de la carga normal y que había
que indicar la carga intensa que sobrepasaba a ésta, por medio de una correspondiente mayor
cantidad de oscilaciones. Personas con un bajo nivel normal de fuerza vital, casi siempre pueden
percibir claramente el aumento de Mana, después de una carga intensa. Ellas sienten entonces un
mayor bienestar, un aumento de la fuerza física o de la voluntad, mayor poder de decisión o
agudeza mental, una actividad de la memoria más rápida y fácil y una mejor función de la
actividad sensorial. Lo último corresponde sobre todo a la capacidad visual. Uno de los
experimentos más preferidos de la HRA en ese aspecto, era colgar un cuadro de colores y
observarlo antes y después de la carga intensa. Después de la carga intensa la visión es más clara
y amplia. Es totalmente sorprendente el aumento de la capacidad visual que se tiene entonces,
cuántos detalles más se perciben y cómo crece la luminosidad de los colores. Uno del grupo de la
HRA, que tenía que dedicar largas horas a su arduo trabajo profesional, constató que cada vez
que se cargaba una o dos veces con Mana en la mañana o en la tarde, se sentía de inmediato
fortalecido y vigorizado.
  El Mana es efectivamente una fuerza vital. Con ella la vida transcurre intensamente; sin Mana,
ésta desciende al estado vegetativo. Ese descubrimiento no sólo proviene del trabajo de la HRA y
de la doctrina HUNA. Muchos médicos han constatado desde hace mucho tiempo, que el Yo
medio, con un nivel demasiado bajo de fuerza vital, ya no puede dominar al Yo inferior, y que
este último se comporta en forma irregular y desenfrenada cuando se le abandona; se llega
entonces a síntomas neuróticos y psicóticos. Si el nivel de fuerza vital desciende profundamente,
la víctima cae en un estado de permanente enfermedad y depresión, y desde allí solamente hay
un paso hasta la locura total.
  Uno no puede ni elevar ni perder la substancia de su cuerpo-Aka; pero se puede elevar el nivel
de fuerza vital con un resultado favorable, si está demasiado bajo o si se necesita más Mana para
determinados propósitos. Pero por el contrario, se puede perder Mana y sufrir cada vez más por
medio de esa pérdida. La pérdida total de Mana tiene como consecuencia la muerte.
  Pero este es el punto más importante de nuestras reflexiones acerca del Mana: Si logramos
ocasionar una carga intensa de Mana, estamos en condiciones – con ayuda del Yo superior – de
producir efectos beneficiosos y milagrosos, comenzando con sanaciones sencillas hasta cambios
milagrosos en los tejidos del cuerpo e incluso en las vueltas del destino de nuestro futuro.
  En el siguiente párrafo hablaremos acerca de la naturaleza del Yo superior, para que lleguemos
lo más rápido posible con lo que ya sabemos acerca del Mana y de los racimos de formas de
pensamiento, al único trabajo importante, con el cual los tres Yoes actúan juntos en completa
armonía.




                                                                                               40
                                               VII

                                     EL YO SUPERIOR

  Los Kahunas creían en una tercera y suprema forma de consciencia del ser humano, y en
contacto con ésta realizaban hechos milagrosos. Para simplificar, la llamaremos Yo superior. Tal
como el Yo inferior y el Yo medio, el Yo superior también es un ser espiritual. Él vive en su
cuerpo de substancia-Aka, fuera del cuerpo físico; puede estar cerca, pero también muy alejado de
éste. Tal como un cable telefónico, la cuerda-Aka comunica permanentemente al Yo inferior con
el Yo superior. Si los tres Yoes normalmente trabajan juntos de manera libre y fácil, entonces el
Yo inferior puede, cuando lo requiere el Yo medio, invocar en cualquier momento al Yo superior
y enviarle comunicaciones.
  Los Kahunas llamaban al Yo superior aumakua, lo que significa algo así como “Espíritu
paternal sumamente confiable” o “Dios-Padre”. Que con eso no se hace referencia a ningún padre
en sentido normal, lo indica la palabra radical au, que significa “más antiguo”, en el sentido de
completamente crecido, completamente desarrollado y superior en fuerza, sabiduría y fiabilidad.
Au es también “una cuerda”; en este caso la cuerda-Aka que comunica al Yo superior con el Yo
medio e inferior.
  La palabra radical au significa, además, “un efecto espiritual” y “un flujo o una corriente”,
como en el mar. Con eso se da a entender que el Yo superior emplea su fuerza espiritual para la
realización de nuestras oraciones – pero que al mismo tiempo necesita una afluencia de Mana.
(Un río o una corriente de agua es el símbolo del Mana). Makua significa “Padre” (una parte
paterna) y la palabra radical ma significa “acompañar”. Con eso se alude al hecho de que el Yo
superior acompaña como guía al Yo inferior y al Yo medio a través de la vida. Otro sentido de la
misma palabra radical es “consolidar”. Esto nos lleva a una de las creencias más interesantes de
la doctrina HUNA: Todas las circunstancias y acontecimientos que la persona le pide al Yo
superior en la oración, tienen primero que ser formadas de substancia-Aka invisible por el Yo
superior (el Yo superior dispone de los conocimientos necesarios para eso y también tiene – en
caso de que el Yo inferior y medio le entreguen Mana diariamente – la fuerza necesaria). En las
formas así creadas, la substancia física es “consolidada” o “materializada”. Después que se ha
terminado el “proceso de consolidación”, las circunstancias o acontecimientos pedidos se
manifiestan como hechos en el plano físico.
  En esta parte tal vez se puede preguntar, qué tiene que ver la percepción del beneficioso poder
del Yo superior con Dios. La idea de un ser divino superior fue el aporte de los hebreos a las
ideas del mundo sobre ese eterno tema. Pero al lograr esa magistral pieza de trabajo de
pensamiento, dieron motivo, en muchas ramas de las religiones, para la eliminación de todas las
formas y planos de consciencia que hay entre el ser divino medio y el ser divino superior infinito.
Entre esos dos niveles se abre un enorme vacío que contradice nuestro conocimiento del
reglamentario proceso evolutivo de desarrollo en el plano terrenal. Vemos cómo la evolución de
la vida se lleva a cabo desde una forma elemental a la próxima, a través de formas cada vez más
perfectas, y sigue y sigue hasta que se ha logrado el alma del ser humano.
  Cada forma de vida – por muy simple o incluso microscópicamente pequeña que sea – indica
perfectamente que la dirige una consciencia y que posee toda la fuerza vital que necesita para el
cumplimiento de sus labores. Pero si se hace un alto en la especie humana y se hace un salto
inimaginablemente grande desde el plano de su escasa fuerza mental y física hasta el creador
supremo del universo, eso ya no es compatible con lo que observamos por todas partes a nuestro
alrededor: con la evolución que se lleva a cabo paso a paso y reglamentariamente hacia planos


                                                                                                41
cada vez superiores. Que se haya podido llegar a una percepción tan irracional, se basa en parte
en que los planos que están más arriba del ser humano físico no son visibles para el ojo físico.
  El dios de Moisés estaba fuertemente amoldado según la imagen humana, para que el ser
humano pudiera aceptarlo y comprenderlo mejor. Para personas de escasa capacidad mental, éste
era un bondadoso anciano con barba larga y ojos centelleantes, pero que se tornaba peligroso y
terrible al enojarse, cuando no se obedecían sus órdenes. Sus órdenes – así se suponía – se las
daba Dios a los sacerdotes, que se les transmitían a los creyentes. A falta de órdenes de primera
mano se hizo un libro en el que se escribieron las órdenes originales, como la “palabra de Dios”,
… y pobre del que se atreviera a dudar de esa “palabra”. En eso no importaba en absoluto que
hubiera tales “palabras de Dios” en todas las religiones y que, además, ni siquiera concordaran
bien con las órdenes dadas por Dios. Como el ser humano constaba de tres entidades, los
Kahunas creían que el Dios supremo también reunía tres entidades en sí. Se les llamaba, según
antiguas leyendas hawaianas, Ku, Kane y Kanaloa, y se les consideraba como tan altamente
desarrolladas sobre toda medida humana, que eran personificadas como entes con un gran poder
mágico, como seres que habían creado los mundos y los pueblos y que dominaban sobre éstos.
  La lógica y la sabiduría de los Kahunas se puede ver en el hecho de que ellos reconocían que un
ser medio jamás podía comprender la naturaleza del Yo superior y la espiritualidad característica
de éste. Si ni siquiera podemos comprender el Yo superior, que pertenece a nuestro propio Yo y
que está sobre nosotros en el nivel más cercano en la escala de la evolución, entonces está claro
que nuestra posibilidad de comprender a seres espirituales más elevados o al Dios supremo
universal, tendría que ser extremadamente escasa.
  Los Kahunas enseñaban que todas las oraciones tenían que ir primero al Yo superior, porque
nuestra cuerda-Aka sólo alcanza hasta él y no nos puede poner en contacto con entidades
superiores. Se creía, sin embargo, que el Yo superior, cuando no puede realizar él mismo un
deseo expresado en una oración, transmite la oración a entidades superiores. Además, los Yoes
superiores no existen como “solitarios”. Ellos forman más bien, en estrecha amistad y amor, la
gran “Poe Aumakua”, la “Gran Sociedad de los Aumakuas”, y están siempre empeñados en
ocuparse con todas las fuerzas en ayudar a los otros Yoes superiores, como también a los Yoes
inferiores o personas físicas de éstos.
   Tal como se explicó brevemente en el párrafo I, se encuentran enseñanzas HUNA en muchos
pasajes encubiertos y poco comprendidos de la Biblia. A causa de los símbolos utilizados y por
medio de volver a traducir al “idioma sagrado”, en el cual las palabras radicales contienen el
significado interior, se han podido interpretar tales pasajes de la Biblia. Al hacerlo se demostró
que los iniciados de los tiempos bíblicos y los Kahunas, lejos al exterior del Océano Pacífico,
había extraído de la misma fuente de conocimiento.
  Consideremos, por ejemplo, la palabra Jehová, que en el Antiguo Testamento era uno de los
nombres para designar a Dios. Jehová significa “uno que viene”. La traducción de ese término al
hawaiano es kokoke. Pero eso no sólo da como resultado el mencionado significado exterior
aceptado en la escritura hebrea, sino que de las palabras radicales obtenemos mayores
informaciones acerca de la deidad designada con ese nombre. Recibimos, como se verá de
inmediato, una descripción genuina de los poderes del Yo superior.

   Ko: “cumplir, producir” (como con el cumplimiento de una oración);
       “cumplir”, como se cumple un acuerdo o un contrato;
       “obtener algo que se ha buscado”;
       “poner en vigor una ley”;
       “conquistar o subyugar” (poseer una gran fuerza).
 Koko: “reponer un hueso”, como con una sanación inmediata;
       “arreglar un hueso”;
                                                                                               42
       “ Sangre” (en la doctrina HUNA, el símbolo de la vida corporal);
       “cumplir” (más enérgicamente que Ko. El Yo superior, en cumplimiento de su promesa,
       hace escuchar la oración y ocurrir cosas).
 Koke: “Cerca, no estar muy lejos, acercarse bastante a alguien”;
       “tener una relación amistosa con alguien”;
       “asignado a alguien”
       “favorecer a alguien”;
       “hacer algo de inmediato, rápidamente, instantáneamente” (con el causativo hoo).

   En las iglesias cristianas modernas de escasa orientación ortodoxa, se ha discutido mucho
acerca del dios “interior”, “propio”, el “Padre que vive en nosotros”. La idea se remonta a ciertas
frases del Nuevo Testamento y muy especialmente a las palabras de Jesús: “El reino de los cielos
está en vosotros”. Si traducimos la expresión “un dios que vive con alguien o en alguien” al
hawaiano, obtenemos akua noho. Ese es uno de los nombres que se le daba al Yo superior. Los
significados interiores emergen de las palabras radicales como sigue:
  Akua era un ser que superaba al Yo medio en inteligencia, fuerza, o en otras cualidades. Era
superior por su mayor poder de juicio y por su capacidad de dar consejos valiosos, de guiar y de
proteger. Noho significa vivir “en” o “con” alguien – como viene, por ejemplo, el Yo superior, a
petición, a vivir con los Yoes inferiores y medios. Pero cuando el Yo superior vive con los Yoes
inferiores o está conectado con ellos a través de la cuerda-Aka, los tres Yoes tienen una relación
especial entre sí, como lo expresa el segundo y muy importante significado de noho. Ellos
“tienen los mismos privilegios”. Esto indica nuevamente el hecho de que también el Yo superior
tiene que participar del Mana o de la fuerza vital de la persona, para estar en condiciones de
poder actuar en el denso plano físico y realizar en su plano invisible su trabajo creativo para la
creación del futuro.
  Isaías, que alaba al Yo superior como “maravilloso consejero”, expresa con eso exactamente lo
que dice la doctrina HUNA. Por su altamente desarrollada fuerza mental y sabiduría, el Yo
superior merece alabanzas aún mayores. El Yo superior es para nosotros guía y protector, si
solamente abrimos nuestros dos Yoes inferiores y le permitimos desempeñar su papel natural en
la vida en este plano.
  Isaías también llama al Yo superior el “Padre eterno”, y eso nos lleva de regreso al concepto de
padre en Aumakua, el nombre para designar al Yo superior. Siglos después de Isaías, Jesús – en
absoluta contraposición a la antigua percepción de Dios, como un ser celoso e irritable – hablaba
de Dios como el “Padre amoroso”. Ese no fue ningún error de Jesús. Nosotros ya hemos hablado
de que Jesús tiene que haber sido un iniciado de la antigua doctrina HUNA. Como tal, él podía en
cualquier momento “unificarse con el Padre”, unirse con éste muy estrechamente; y a través de
eso estaba en condiciones de experimentar permanentemente, en su vida como ser humano con
tres Yoes, la ayuda del Yo superior.
  Habitualmente Jesús hablaba de él mismo como del hijo del hombre, pero a veces también se
llamaba a sí mismo hijo de Dios. Si se le pedía una explicación por eso, él se remitía a las
antiguas escrituras “Yo dije que ustedes son dioses”. Él se refería entonces, tal como el salmista
que citaba, al plano de su Yo superior.
  Algunos miembros de la HRA de origen cristiano preguntaban por qué era necesario orar en
“nombre de Jesús”. “Oren en mi nombre”, enseñaba Jesús, y ese mandamiento claro e inusual es
demasiado enfático como para que se le pudiera pasar por alto como insignificante.
  La frase “Oren en mi nombre” se puede volver a traducir al hawaiano y entonces se revela el
secreto. “Orar” es en hawaiano “invocar” a alguien a quien se le reza. La palabra que se utiliza es
ku-he-a o alternativamente ka-he-a. Las palabritas radicales nos dicen cómo se debe invocar al
Yo superior a la manera HUNA. Se extiende un dedo-Aka para tocar al Yo superior y obtener su
                                                                                                43
atención (en comparación se podría decir que alguien levanta el auricular del teléfono y marca un
número. El interruptor del aparato le abre el camino a la corriente eléctrica a través del cable y
en cierto modo le da vida a éste). Del mismo modo la cuerda-Aka es cargada con Mana desde el
Yo inferior hasta el superior y preparada para el uso. Se despierta la atención del Yo superior, y
éste está preparado para recibir la comunicación telepática o la oración. Nosotros no expresamos
nuestros pensamientos solamente en palabras, sino en racimos de formas de pensamiento, y
cuando éstos llegan hasta el Padre Yo superior a lo largo de la cuerda-Aka en una corriente de
Mana, expresan nuestras palabras y pensamientos.
   Esto sería todo, por el momento, acerca del secreto que se oculta detrás de las palabras
“preguntar” o “invocar”. ¿Pero qué secreto esconde la palabra Kahuna “nombre”? La traducción
es i-noa. La raíz de la palabra nos entrega primero el significado oculto de “hablar”, lo que indica
que el Yo superior responde a nuestro llamado. Además, encontramos el significado “liberar a
alguien de limitaciones de todo tipo”. Eso corresponde a nuestra petición de que el Yo superior
nos ayude a superar todos los obstáculos que le dificultan al Yo inferior enviarle Mana y
oraciones con formas de pensamiento y producir el contacto con él.
   Otra palabra radical nos ayuda a comprender, por qué el Yo inferior a veces no puede activar el
hilo-Aka – el camino simbólico hacia el Yo superior. Su significado es “perjudicar a otro”, y eso
es “pecado” en sentido HUNA.
   En el sistema HUNA existe solamente un gran pecado que se puede cometer conscientemente:
PERJUDICAR A OTRO. El Yo superior se encuentra demasiado alto para que pueda ser dañado
por los dos Yoes inferiores. Él tiene compasión con el ser humano inferior, y desea en forma
vehemente que éste viva permanente bien su vida, sin perjudicar a otros. Se entristece cuando la
persona persevera en el pecado y por medio de éste se aparta de la ayuda y conducción diaria que
el Yo superior normalmente podría darle. Si dañamos a otra persona, mental o físicamente, o
perjudicamos nuestro propio cuerpo por medio de excesos, actuamos totalmente conscientes; por
eso también podemos dejar de actuar así. (Sobre otros “pecados” en forma de complejos y
fijación hablaremos después).
   Mientras se sea culpable de haber dañado a otra persona, no se está en condiciones de dirigir a
Dios una oración efectiva por intermedio del Yo superior – o como Jesús enseñaba: en su
nombre. Tenemos que reparar lo más posible todos los daños que les hemos ocasionado a otras
personas. Si eso ya no es posible, si ya no se puede lograr una compensación o una reparación y
ya no se puede obtener perdón, entonces, como penitencia suplente, hay que hacer buenas obras
para otros de manera altruista.
   Cuando se designó al Yo superior como “Yo paternal sumamente confiable”, fue decisivo un
conocimiento: El Yo superior no se entromete jamás en la actividad de los dos Yoes inferiores.
Nunca los priva del “libre albedrío” que éstos poseen como herencia divina y derecho de
nacimiento. Es privilegio del ser humano aprender por medio de experiencia, y se le debe
permitir usar sus manos en la vida como quiera y sin intromisión del “Yo superior paternal, más
antiguo y más sabio”. Naturalmente esto puede conducir a que se tenga que aprender a ir por el
duro y pedregoso camino, por medio de la experiencia más amarga.
   Algunas personas tienen el “conocimiento intuitivo” de que existe un Yo superior. Pero el
conocimiento intuitivo es válido solamente para el que lo tiene; no se puede traspasar a otros.
Uno solamente puede expresar el convencimiento de que considera verdadera y real la intuición
percibida interiormente. Los demás tienen la libertad de aceptar o rechazar esa declaración. En mi
libro “Conocimientos secretos detrás de milagros” describí un sistema místico del budismo Zen,
que tiene como propósito obtener una impresión intuitiva o semisensorial del Yo superior como
“realidad única”. Yo relaté cómo yo mismo traté de despertar esa sensación, y con ella el
convencimiento de que existe un tipo de mundo que contiene las formas perfectas de todas las
cosas y grandes verdades, aunque en él no se percibe otra cosa que “estar vivo”, la simple
                                                                                                 44
existencia del cuerpo, desligado de espacio, tiempo y recuerdo, pero siempre sumergido en un
aluvión de luz de uno u otro color. Yo me sentía de vez en cuando como una parte de esa luz,
como unificado con ella.
  Experiencias parecidas de los primeros Kahunas podrían haber llevado a que se simbolizara al
Yo superior como LUZ. También se le dio el nombre de Ao o Io, lo que significa algo así como
“luz” y “verdad” o “la auténtica verdad y realidad”. Muchas veces el Yo superior era llamado
Ala, lo que no solamente significa “el consagrado”, sino también “camino” o “sendero” – ambos
símbolos de la cuerda-Aka que va hacia el Yo superior.
  En el Nuevo Testamento están contenidas esas designaciones sólo en su significado externo.
Jesús, que se designaba a sí mismo como “unificado con el Padre”, por lo que tenía el derecho de
hablar como representante del Yo superior Padre, les dijo a aquellos de sus discípulos que él
inició en el antiguo secreto: “YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA”. La “vida” en
este caso, es el Mana transformado por el Yo superior y enviado nuevamente a los Yoes
inferiores como fuerza curativa y que bendice – la energía del Yo superior que entrega vida.
  Jesús hablaba de sí mismo como la “LUZ” del mundo, y cuando enseñaba que solamente se
podía llegar al reino de los cielos a través de él, hablaba simbólicamente de él como la conexión-
Aka, como el camino hacia el Yo superior, ya que esa conexión es el único camino que conduce
al contacto con el Yo superior, sobre el que se le puede orar a la manera HUNA. También con el
“reino de los cielos” se hace referencia al Yo superior simbólicamente. El Mesías o el
“Consagrado” (como lo indica Ao, uno que está en contacto con el Yo superior) era un título
usado con frecuencia en el Antiguo Testamento; Jesús se refirió a éste siglos después, como una
profecía de su propia venida y de su tarea espiritual. Los pasajes de la Biblia que se refieren al
“consagrado”, son referencias levemente encubiertas al Yo superior y a sus poderes benditos
para la ayuda y redención del mal y para el perdón de los pecados.
  Cuando Jesús les hablaba a personas que no estaban iniciadas, utilizaba los significados
exteriores de las palabras; lo mismo hacían los Kahunas en Egipto y después en la Polinesia.
Pero a sus discípulos les enseñaba los significados HUNA que se ocultan detrás de las palabritas
radicales del “idioma sagrado”. En el Nuevo Testamento, Mateo 13: 10-11, se habla muy
claramente acerca de esas doctrinas interiores. Ahí dice: Se acercaron sus discípulos y le
preguntaron: “¿Por qué les hablas a ellos con parábolas?” Él respondió: “A ustedes les está
permitido comprender los secretos del reino de los cielos, pero a ellos no les está permitido”.
Pero como HUNA era el “gran secreto”, ese comentario indica con una claridad indudable, que
el sistema HUNA constituía el contenido de la doctrina.
  Es una suerte para la humanidad que en un transcurso normal de vida los tres Yoes trabajen
juntos y que los Yoes inferiores inviten al Yo superior a hacerse cargo de su legítima parte del
cumplimiento de las tareas de vida. Junto con eso el Yo superior recibe entonces su parte de “pan
diario”, de Mana inferior, y emplea su sabiduría y fuerza superior de la mejor manera, para la
conducción y sanación de la persona, como también para la formación de un futuro favorable
para ésta.
  El mayor descubrimiento en la vida de una persona es la constatación de que existe un Yo
superior; el segundo más grande es aprender cómo se trabaja junto con éste y cómo se puede
obtener su ayuda.
  En una vida normal nos dirige y nos guía el Yo superior automáticamente y en cierto modo
entre bastidores, incluso cuando uno no está en absoluto consciente de eso. Las cosas
simplemente “ocurren” de manera correcta; se evitan las dificultades y la vida transcurre
fácilmente, feliz y exitosa. Se sirve a los demás y se recibe la “gratificación del Señor” o la
felicidad que equivale a la ayuda que se les da a otros. Al mismo tiempo uno se desarrolla. El Yo
inferior es adiestrado y aprende rápido a adaptarse más y más al Yo medio. El Yo medio se
vuelve día a día más confiable, y pronto llega el momento en que puede ascender al nivel
                                                                                               45
siguiente de consciencia y de vida, en el que llega a ser un Yo superior. Quien se comunique
frecuentemente con el Yo superior, por medio del Yo inferior a través de la cuerda-Aka, está
simbólicamente bajo el “yugo” del Señor - del Yo superior. Representando al “Padre”, Jesús
enseñaba: “Mi yugo es suave, mi carga liviana” y los Kahunas decían lo mismo de una persona
que estaba purificada y dispuesta a conectarse con el Yo superior.
  Cada uno de los tres Yoes tiene su propia espiritualidad. El Yo inferior tiene el don del
recuerdo, el Yo medio, al cual le falta la capacidad para recordar, tiene razón y poder de juicio,
para darse cuenta claramente lo que sucede con la persona. La espiritualidad del Yo superior
parece incluir la capacidad para recordar, disponer de un poder de juicio de un tipo muy elevado
y estar en condiciones de distinguir el pasado y la parte ya cristalizada del futuro.
  A causa de esa variedad de las fuerzas mentales, los dos Yoes inferiores no pueden comprender
completamente al Yo superior. Lo mejor que podemos hacer – hasta donde alcance nuestra
capacidad de entendimiento - es buscar comprender y luego simplemente continuar… con amor
hacia nuestro divino Yo superior y con la serena consciencia de que él siempre nos ama, sin
importar si tenemos éxito o si fracasamos, y que siempre está dispuesto a responder a nuestro
llamado y a ayudarnos cuando pedimos ayuda.
  Se debe totalmente a nosotros - a los Yoes inferiores – cuando se le ponen barreras a su ayuda.




                                                                                               46
                                               VIII

                      CONSTRUCCIÓN DE LA ORACIÓN DE
                     RACIMOS DE FORMAS DE PENSAMIENTO

  Las declaraciones más importantes acerca de la oración HUNA se encuentran en algunas
palabras que son familiares y de profundo significado para el iniciado en la doctrina secreta, pero
que para la persona ajena carecen de todo sentido.
  La copa o el cáliz lleno hasta que se desborda es uno de los símbolos preferidos, ya que pueden
simbolizar los racimos de formas de pensamientos que se utilizan para la construcción de la
oración. La oración tiene que ser formada por el Yo inferior y medio en trabajo conjunto y
ofrecida al Yo superior telepáticamente a través de la cuerda-Aka.
  El hecho de llenar la copa simboliza el “cumplimiento” de la oración, la realización por parte
del Yo superior, del deseo expresado en la oración. Con eso también resulta otro buen símbolo de
la forma cómo ocurre el “cumplimiento”. Si se le envía al Yo superior a lo largo de la cuerda-Aka
la ofrenda-Mana y con ésta telepáticamente las formas de pensamiento, que constituyen el
contenido de la oración y forman un racimo o una “copa”, el Mana se simboliza como agua que
sube como en una fuente.
  Si ésta llega al Yo superior, se convierte en niebla o en una nube y es utilizada para realizar el
deseo expresado en la oración. Después del término de un plazo razonable (en caso de que la
respuesta no tenga lugar espontáneamente), las nuevas circunstancias se presentan como realidad
física. Eso se simboliza por medio de gotas de lluvia, que caen desde el Yo superior y llenan la
copa.
  En Egipto y especialmente en la India, la flor de loto en forma de copa representa a la copa.
Como la flor de loto flota en al agua (símbolo del Mana del Yo inferior) con un largo tallo
(alusión a la cuerda-Aka), es un buen símbolo de aquello que es necesario para la oración.
  El significado HUNA de los símbolos se perdió alguna vez, y en la India el loto tiene
actualmente otros significados – aunque la expresión utilizada en los mantras “Oh tú, joya en el
loto” indica el Mana, que simbolizado como lluvia o rocío, cae en gotas y llena la copa.
  Los Kahunas de los tiempos antiguos cuidaban de que el símbolo de la copa no pudiera ser mal
interpretado. Ellos unieron justamente las palabras que equivalen a “agua que salpica” y “cuerda”
y obtuvieron ki-aha. Su traducción da también actualmente como resultado “copa”. El “agua
salpicada” – como lo expresa el símbolo – es naturalmente la carga intensa de Mana. La “cuerda”
es la cuerda-Aka que conecta al Yo inferior con el superior. La copa es la forma o el recipiente
en el cual el Yo superior - en cumplimiento de la oración - simbólicamente deja caer la lluvia
de su favor, tal como se vierte algo en un molde, para fabricar una pieza.
  Que hoy, después de tanto tiempo, todavía sea posible revivir la doctrina secreta, se lo debemos
a la permanente repetición de tales símbolos. Habitualmente los Kahunas utilizaban varios
símbolos para un significado, y con eso impedían que el secreto contenido en él pudiera perderse
por medio de posibles modificaciones posteriores de una palabra o de su significado.
   Los Kahunas estaban firmemente convencidos de que el Yo superior podía transformar cosas y
circunstancias en “respuestas” en el plano del futuro invisible, tan sólo una vez que se le hubiera
enviado suficiente Mana inferior. Si esa opinión es correcta o no, sólo podemos decirlo una vez
que la hayamos examinado en su valor práctico. Lo mismo rige para su opinión de que el Yo
medio, como primera medida, tiene que formar la “copa”, la forma básica de pensamiento, es
decir, que tiene que crear una imagen clara de las nuevas condiciones deseadas, antes de pedirle
al Yo superior que contribuya con su parte para la realización. Pero una cosa sabemos
indudablemente: Lo que los Kahunas consideraban como los fundamentos de la oración, lo que

                                                                                                 47
pensaban al respecto y cómo lo elaboraban. El conocimiento de esas cosas está asegurado por
medio de símbolos que los Kahunas han sabido guardar con gran cuidado y visión para la
posteridad.
  Aún con más frecuencia que la copa y la flor de loto, se utilizaba la “semilla” como símbolo.
Las formas de pensamiento son invisibles y extremadamente pequeñas, en cierto modo, ideas
finas como partículas; aglomeradas se les podría simbolizar gráficamente como “nuditos” de
semilla que son llevados hacia arriba a lo largo de la cuerda-Aka en una corriente de Mana.
  Una vez que se ha colocado una semilla en la tierra, hay que mantenerla húmeda para que la
planta crezca de ella. La dosis de Mana que diariamente se le ofrece al Yo superior, estaba
simbolizada por el agua; servía para regar la “semilla” que se le había enviado al Yo superior y
que entre tanto se había dejado al cuidado de la tierra del invisible Jardín del Edén, en el que
maduran todos los frutos. (Pero si un árbol tiene el fruto del conocimiento carnal del mal – el
complejo – y si ese fruto está en el Yo inferior, entonces se lleva a cabo la expulsión del Jardín
del Edén, y el buen fruto del cumplimiento de la oración ya no puede madurar).
  Es interesante rastrear los significados secretos que los Kahunas colocaron en la palabra con la
que designaban la semilla, es decir, ano-ano. Ésta no sólo designa a la semilla en el sentido
normal de la palabra, sino que las palabritas radicales hacen referencia, además, a algo que hace
variar el estado de las cosas o las circunstancias actuales. Con eso se dice exactamente lo que
hace el Yo superior cuando se le pide ayuda – por ejemplo, para sanar una pierna herida. Se
genera la imagen mental de la pierna sanada y se envía telepáticamente como oración: la imagen
es la “semilla”. Otro de los muchos significados que hay detrás de la palabra ano se refiere a un
parecido o una copia de circunstancias deseadas; con eso se quiere hacer referencia al
significado de la palabra de la oración, que es dicha en voz alta, mientras al mismo tiempo la
oración es enviada telepáticamente por el Yo inferior hacia arriba. Y todavía otro significado:
“Algo que está reservado para un propósito especial – algo que está santificado o consagrado”.
  La palabra para “semilla” es al mismo tiempo la palabra para “ahora”. Eso nos abre la
comprensión para la singular instrucción que nos dio Jesús cuando dijo: “Pidan creyendo que lo
que piden lo han recibido ahora”. La semilla es la imagen mental de lo deseado, de lo que se
espera con ansias, PERO NO de la imperfección actual que nos rodea. La imagen del estado ya
terminado y completo después de la sanación o de la corrección, tiene que ser visto, ya con la
producción de la semilla, en forma radiante y clara ante los ojos interiores. Esta es una
CONDICIÓN-AHORA en status nascendi, o expresado de otro modo: No se le puede enviar al
Yo superior la imagen de la pierna herida para que él cree ese estado. Hay que imaginarse el
futuro deseado como ya existente AHORA Y AQUÍ, aunque esto sólo ocurra en la imagen de
forma de pensamiento de la “semilla”.
  El trabajo principal de los Kahunas era decir oraciones que condujeran a la realización, de
inmediato o después. Una de las raíces de la palabra “Kahuna” indica que como primer paso al
orar hay que producir formas de pensamiento microscópicamente pequeñas, partículas pequeñas
como polvo. El polvo es un buen símbolo. Asciende cuando se le pone en movimiento; se eleva
como si flotara hacia arriba hacia el Yo superior. La misma palabra radical significa también
“ocultar”, y eso indica la segunda gran labor de los Kahunas: La mantención del secreto, el
ocultamiento o encubrimiento de la transmisión del “secreto”.
  Las preparaciones para la oración eran de gran importancia para los Kahunas. Primero había
que hacerse claridad con todo cuidado de lo que se quería; después se tenía que formar con todos
los detalles, una imagen mental lo más completa y perfecta posible de las condiciones deseadas
que debían realizarse. La imagen tenía que ser vista como real y como ya existente ahora, aunque
la realización se manifestaba después de cierto tiempo. Ho-ano significaba preparar o “preparar
la semilla” y significa, además, “afinar la mente para algo solemne” – como para la preparación
para la veneración o antes del comienzo de una “empresa audaz”. Pero la empresa más
                                                                                               48
maravillosa para la cual es capaz una persona en general, era, según la doctrina HUNA, la
oración.
  En el trabajo de la HRA, ya los primeros intentos para la realización de una oración HUNA
indicaron que la persona corriente apenas se puede imaginar cómo se puede aproximar a la
creación de una imagen mental clara. De los informes que nos enviaron acerca del tipo de oración
utilizada, se deducía que en una buena mitad de los casos, las enfermedades a eliminar o las
condiciones ambientales indeseables estaban incluidas en la oración y en cierto modo habían sido
enviadas al Yo superior como componente de la imagen. Si, por ejemplo, un hueso fracturado ya
no quiere sanar bien, no se ora algo así como “… sana mi pierna enferma”, ya que en ese caso la
lesión llega justamente a ser parte de la imagen o semilla.
  Dentro de poco tiempo recurrimos en el trabajo de la HRA a cosas elementales, para aprender
desde lo más básico a formar una imagen que contenga exclusivamente el estado deseado – es
decir, por ejemplo, la imagen del hueso en su forma ya perfecta AHORA, tal como existe
AHORA, ya sanado y perfecto en la copa-imagen-semilla. Eso no fue en absoluto fácil, ya que en
el Yo inferior están justamente todos los recuerdos relacionados con la lesión del hueso y su
estado de enfermedad, conectados entre sí por medio de muchos hilos de asociación de
substancia-Aka. Incluso con la creación de la nueva imagen, solamente con esfuerzo se lograba
hacer salir la cadena de pensamientos de otra cosa que no fuera la lesión.
  Los teósofos que había entre nosotros y aquellos que dominaban la práctica de la concentración,
de la meditación y de la contemplación, naturalmente aventajaban a los otros, que nunca se
habían tomado tiempo para el gran arte de mantener sus pensamientos en el único sendero que
lleva a una y solamente a una meta. Cada recuerdo de un objeto o de un suceso incluye su
apariencia, sabor, olor, sensación y temperatura, su lugar en el tiempo y en el espacio y sus
relaciones racionales con todos los sucesos asociadores. Del mismo modo, una buena imagen
mental de un suceso futuro tiene que ser formada de tal manera, que contenga esos aspectos. Si
queremos aprender cómo trabaja la mente en ese sentido, sólo necesitamos sentarnos
tranquilamente y llamar a la memoria los acontecimientos de las últimas horas, semanas o meses,
y tal vez también del año pasado. Habitualmente el Yo inferior nos regresa primero las
impresiones visuales; después aparecen, en los marcos de la situación espacio-tiempo, los
recuerdos de otras impresiones sensoriales, como sonido, olor, sabor y tacto.
  La imagen visual tiene la prioridad. El ojo es nuestro órgano sensorial más desarrollado y por
eso parece naturalmente que la imagen vista no sólo es la primera en surgir del recuerdo, sino que
también es preferida por el Yo inferior como la posibilidad más fácil de comunicación telepática.
En la reseña del contacto telepático entre dos personas, ya se indicó que la imagen mental se
puede enviar mejor que, por ejemplo, impresiones de sonido, aun cuando éstas estén simbolizadas
por palabras.
  En nuestros sueños se demuestra que Georg está acostumbrado a transformar en impresiones
visuales, recuerdos o impresiones de ideas que se han grabado. De ese modo, vemos, por
ejemplo, a un piano, como representante de la música, a un perro como representante de ladrar y
gruñir y a un plato lleno con comida deliciosa como la imagen para la satisfacción de nuestro
gusto. Georg parece considerar más importante una imagen que mil palabras. Si se quiere
descubrir qué induce a Georg a determinados sueños, es aconsejable poner atención en cuáles
cosas se transforman en símbolos visuales de ese modo. De eso aprendemos, que la mejor manera
de producir los racimos de formas de pensamiento de la oración es utilizar imágenes visuales
como escenario. Naturalmente se pueden utilizar adicionalmente otras impresiones sensoriales,
siempre y cuando se las pueda generar claras y vívidas. Algunas cosas o circunstancias por cuya
realización oramos, son más adecuadas para imágenes que otras que están compuestas de
diferentes sensaciones sensoriales. Una oración por una comida abundante podría, por ejemplo,


                                                                                               49
emplear casi todos los sentidos, pero eso no es así si se ora por una noche de sueño profundo y
saludable.
  Si la imagen de la cosa o de la situación por la que se ora debe ir acompañada de palabras,
entonces hay que elegirlas con el mayor cuidado y estudiarlas a tiempo. Muchas palabras tienen
precisamente diversos significados, y Georg es completamente capaz de captar otro sentido en
vez del elegido por el Yo medio y así distorsionar la oración. Cuando Georg, como de costumbre,
transforma palabras en imágenes visuales, en la oración “Dame salud, bienestar y felicidad” tal
vez tome como símbolo de la salud al campeón de boxeo que tanto le impresionó recientemente,
como símbolo de bienestar la bóveda del tesoro del Banco de la calle del lado, y como imagen de
la felicidad al pequeño perro de los vecinos del lado, que siempre menea animado la cola cuando
su amo llega a casa. Pero si se le envían telepáticamente al Yo superior imágenes distorsionadas
de ese modo, es claro que también el cumplimiento – si se lleva a cabo siquiera – de alguna
manera será distorsionado.
  Para prevenir un fracaso así, se elabora junto con el Yo inferior la imagen de salud total,
esmeradamente y todo el tiempo que sea necesario, hasta que uno se vea en una imagen visual
definitiva, en un estado en el que uno puede hacer todo y alegrarse de todo lo que sólo es posible
hacer con completa salud. También con respecto a bienestar y felicidad, las imágenes tienen que
expresar de manera definitiva e inequívocamente clara lo que se piensa. (Si se ora para otra
persona, igualmente hay que considerar lo mismo).
  No sin razón nos ocupamos tan intensamente con los experimentos con cajas y con el péndulo
para conocer al Yo inferior y sus caprichos. Uno no puede conocer suficientemente a su Georg.
Eso queda claro en un informe de un famoso investigador inglés de la telepatía. Él dividió a sus
colaboradores en dos grupos. A un grupo lo envió fuera de la habitación donde se encontraban,
con la instrucción de escoger un objeto cuya imagen mental debía ser transmitida telepáticamente
al otro grupo. En un caso, el grupo fue a la cocina para encontrar un objeto adecuado. Se acordó
elegir un plato azul de porcelana; pero cuando su imagen le fue transmitida al otro grupo, hubo
una sorpresa. No solamente el plato azul fue transmitido telepáticamente, sino también otros
objetos que habían sido vistos en la cocina. El reloj que estaba sobre una repisa y una pequeña
figura que estaba cerca del plato azul fueron percibidos claramente por los receptores, como
también la mesa con una silla por delante e incluso la imagen de una escena de caza que estaba
colgado en la pared. Experimentos posteriores demostraron que el Yo inferior, con una repetida
concentración más intensa y meticulosa sobre un único objeto, puede ser inducido a enviar
únicamente la imagen de ese objeto y omitir todos los demás objetos que tal vez hayan estado
cerca y hayan despertado igualmente su atención.
  Deberíamos, por lo tanto, “limpiar la casa” mentalmente y deshacernos de todas las formas de
pensamiento que estorben a la que nos disponemos a orar. Tal como con los experimentos con
cajas y con los ejercicios con el péndulo o con la carga intensa de Mana, se confía en Georg y se
le dice de antemano lo que tiene que hacer; así hay que explicarle al Yo inferior con suficiente
frecuencia en apasionadas conversaciones, todo lo que tiene que hacer en una acción de oración.
  Se puede suponer obviamente que cada uno tiene un deseo, un reservado anhelo por mejores
condiciones de vida, que no cree poder realizarlo sin ayuda. Antes de la formulación de la
oración es absolutamente indispensable examinar el respectivo deseo con claridad y críticamente.
Cuando el deseo se realiza precisamente en cumplimiento de la oración, puede llevar fácilmente a
otras responsabilidades, que con una reflexión minuciosa resultan ser insoportables. Mientras
mayor sea el don concedido, mayor es la responsabilidad. La salud debería ser la que menos pesa
en la balanza de la responsabilidad, aunque la mayoría de nosotros al orar por la salud, se ve
enfrentado a la ardua labor de entregar su propia contribución para que se produzca la salud
deseada. Tal vez tengamos que procurarnos más movimiento y comer menos. Pero la mayoría
de las personas prefieren una salud mediocre, que ayudar a Dios a que las ayude a ellas mismas.
                                                                                               50
  Al elegir el objeto de la oración es necesaria la razón y el pensamiento normal. El lógico Yo
medio no cree ni lejanamente que alguien reciba la luna de regalo en cumplimiento de una
oración; y lo que de acuerdo con la lógica no se reconoce como probable o posible, tampoco le
puede ser dado a uno. La incredulidad hace imposible la creación de una imagen completa de lo
deseado y el convencimiento de que se nos ha concedido ahora y aquí. Lo que el Yo medio cree
no poder aceptar con su lógica, con seguridad no lo aceptará el Yo inferior; y si el Yo inferior no
cree en el cumplimiento de la oración, destruye la imagen de la oración antes de que se le envíe al
Yo superior.
  Como más adelante se hablará con frecuencia acerca de la “fe”, trataremos ya aquí el tema un
poco más detalladamente. Para los iniciados en la doctrina HUNA, “creer” NO era
SOLAMENTE considerar algo completamente como realidad. La palabra para expresar “fe” era,
en el idioma sagrado, mana-a-io. Su primer significado es “creer”, en sentido normal, pero de las
palabritas radicales resultan, además, otros significados: (1) “Utilización de una intensa “carga de
Mana” (las palabritas radicales Mana más Io, juntas dan como resultado, en sentido de
“excesivo”, el significado de una carga excepcionalmente intensa de Mana). (2) “Producir algo
deseado” y “estirar o extender”, como se extiende una mano para “tocar” algo. Esto se refiere a
que hay que estirarse a lo largo del hilo-Aka para “tocar” al Yo superior y pedirle la realización
de lo deseado (todo de la raíz u). (3) “Real, ser una realidad” o, con el causativo hoo, algo así
como “ocasionar, causar que algo se realice”. (Palabra radical Io).
  “La fe sin obras está muerta”. Eso ahora está claro, ya que sabemos que a las “obras” pertenece
el envío de una carga intensa de Mana al Yo superior y que éste es una parte esencial del trabajo
que demanda la realización de lo deseado.
  En la formulación de la oración uno debería trasladarse al tiempo en que se ha hecho realidad lo
deseado. Al hacerlo, se constatará que aparece toda una serie de nuevos requerimientos. Si uno
reza, por ejemplo, por un nuevo auto y se imagina estar en el tiempo en que se hace cargo de él,
hace partir el motor, viaja en él y tiene gastos por su mantenimiento, uno tal vez se encuentre con
que no sólo tiene que rezar por tener el auto, sino también por el dinero para poder viajar en él y
mantenerlo. Pero eso demanda que se rece por una mejor posibilidad de ingresos; y el mayor
ingreso que se espera, exige a su vez de nosotros, mayores esfuerzos y una mayor inversión de
tiempo.
  Una amiga de la HRA relató que ella y su esposo decidieron un día, después de reflexionar
minuciosamente, rezar por tener una casa hermosamente equipada de 6 habitaciones, con garage
y un auto nuevo, bonito y grande. Pero finalmente rezaron por un departamento confortablemente
amoblado en un barrio residencial hermoso y por un buen auto usado. Obtuvieron las dos cosas y
no les resultó difícil el pago de las moderadas cuentas.
  Un miembro de la HRA decidió en Honolulu ayudar a un hombre joven que a causa de una
poliomielitis no podía usar sus piernas. Ambos acordaron orar por la rehabilitación de las piernas
y se pusieron esmeradamente a decir las oraciones necesarias de acuerdo con las normas.
  Todo iba bien, y las piernas paralizadas ya comenzaban a sentir picazón y a dar muestras de un
regreso de la salud. Entonces un pánico se apoderó repentinamente del hombre joven, ya que él
preveía que ahora tendría que empeñarse y buscar él mismo su subsistencia. Él se entregó a ese
temor, y de la noche a la mañana a sus piernas les sobrevino nuevamente el antiguo estado de
total paralización. Él había omitido, en sus ejercicios diarios, trasladarse a la realidad del futuro y
familiarizarse poco a poco con la idea de poder retomar algún día con alegría los deberes que le
impone a la persona una vida normal y saludable. Nunca se ha establecido si fue su Yo inferior o
su Yo medio el que estaba más desconcertado por la perspectiva de la futura sanación.
  La persona que asume toda su responsabilidad en la vida (una persona así está también siempre
dispuesta a ayudar a otros) tiene tal vez el más despejado de los senderos hacia el Yo superior,
por cuanto a través de su sensación de haber hecho todo lo que puede, ella posee la importante
                                                                                                    51
base de confianza y de fe, cuando pide ayuda en situaciones que no puede superar sola. Un día,
cuando cabalgaba por un camino desierto en Wyoming, me encontré con un hombre solitario. Él
estaba encuclillado detrás de una cerca que trataba de reparar y hablaba continuamente consigo
mismo. Yo me acerqué cabalgando e hice el comentario: “Aquí afuera en la soledad hay que
hablar consigo mismo”. Él se levantó, sonrío moviendo la cabeza y me explicó: “No, no es eso
exactamente, sino que yo rezo mucho aquí afuera. Yo estaba rezando que los caballos no se
arrancaran”. Yo respondí: “¿Y usted también está reparando la cerca?”. “Oh”, dijo él, “yo
considero ésta como la mejor forma de orar. Yo no puedo dejar que la cerca se deteriore y pedirle
a Dios que mantenga a los caballos adentro”.
  Otra cosa hay que considerar todavía al orar: El Yo superior no se hace cómplice de un robo.
Quien ora para obtener la casa del vecino sin hacer nada, no la obtendrá. Y si alguien ora por una
casa similar, sin estar dispuesto a asumir los esfuerzos necesarios para adquirirla legalmente,
debería pensar que muchos hombres han tenido que trabajar durante muchos días para edificar la
casa. Es más que probable que los Yoes superiores de los trabajadores o constructores no estén
dispuestos a que se les despoje del pago a sus protegidos, sólo para que otro simplemente pueda
poseer la casa por medio de una oración.
  Si abrimos los ojos y observamos el mundo alrededor de nosotros, distinguimos la gran ley: Tal
como sembremos, cosecharemos. Sin siembra no hay cosecha. A menudo he oído a gente decir,
que como Dios tiene todo en abundancia, simplemente debería darle a una persona lo que pide.
(Personas que hablan así, frecuentemente se indignan cuando tienen que preocuparse por sí
mismas o contribuir al bienestar de otros. Además, muchas veces también están envidiosas por
la “suerte” que tienen otras personas en la vida). Esa actitud se opone a todas las experiencias de
la vida diaria. Quien piensa así, casi no tendrá posibilidad de que sus oraciones sean cumplidas
por el Yo superior, ya que el Yo superior sabe que su persona no merece en absoluto los favores
que está pidiendo.
  Si uno (es decir, el Yo medio), después de examinar a fondo minuciosamente todas las
circunstancias secundarias que hay que tomar en consideración, ha decidido orar por el
cumplimiento de un deseo determinado, debería entonces seriamente asesorarse con el Yo
inferior sobre la decisión. Se le explica todo a Georg y se le dicen los motivos por los cuales se
desea esto y eso. También es bueno decirle por qué se abandonaron planes anteriores. Se le debe
pintar el futuro en colores brillantes, para que Georg esté convencido de que las cosas por las que
se debe orar son buenas.
  Una vez que se ha preparado a Georg de esa forma, uno se relaja corporal y mentalmente.
Después se invita a Georg a participar y uno se imagina vívidamente que la oración ya está
cumplida y que uno se alegra de la nueva vida bajo las nuevas condiciones. En este ejercicio se
puede observar con los ojos a medio cerrar, por así decirlo, lo que hace el Yo inferior, cómo
reacciona cuando no está bajo presión, y si le gusta participar en la vida que uno se ha imaginado,
o si la rechaza.
  En las pequeñas oscilaciones emocionales de preferencia o aversión, de preocupación o
satisfacción, de alegría o temor, etc., se puede leer la reacción del Yo inferior. Si algún detalle
que el Yo medio considera deseable, ocasiona una reacción emocional insensata, se puede
discutir el asunto en voz alta con el Yo inferior. Se le explica detalladamente por qué el punto
deseado o considerado perturbador es en realidad bueno. Cuando se tiene suficiente práctica y
cuando existe contacto y confianza entre ambos, se le puede preguntar a Georg: “¿Te recuerda
esta situación tal vez a algo que alguna vez ya te ha hecho dificultades? ¿Puedes entregarme una
imagen o un recuerdo, para que yo sepa qué era?” Si se espera entonces relajado, puede ser que
el Yo inferior traslade el motivo de la reacción original al centro de la consciencia común. Si eso
ocurre, se discute con argumentos y ejemplos suaves y se indica que la situación futura no se


                                                                                                52
puede comparar con la de aquel entonces, y que nada intranquilizante se traspasa del suceso
anterior a la nueva situación.
  La última pregunta que se hace al planificar la oración es, hasta qué punto son afectadas
algunas personas por medio del cumplimiento de la oración, como por ejemplo, parientes,
amigos, colegas, o incluso competidores o rivales sociales.
  Si alguien reza por su propio buen destino, encuentra a su Yo superior dispuesto a ayudarle. Si
reza por el bienestar de la familia, entonces se dirige a los Yoes superiores de toda la familia. Si
alguien planea y reza por el mejoramiento de las posibilidades de vida de un grupo grande de
personas, pronto recibirá – si colabora con una fuerte esperanza e intensamente en el logro del
propósito - la ayuda de la Poe Aumakua, la “GRAN SOCIEDAD DE YOES SUPERIORES”.
  Pero si alguien reza pidiendo ayuda para un asunto por medio del cual otros resultan
perjudicados o afectados injusta y duramente, entonces los Yoes superiores de esas personas
pueden impedir activamente el cumplimiento de la oración. El amor de los Yoes superiores por
las personas que se les han encomendado, es un amor completo y altruista de un tipo superior.
Por muy abajo que pueda estar una persona en la escala de la evolución, su Yo superior anhela
que ésta aprenda las lecciones de la vida y que progrese. La ayuda altruista que se le dispensa al
“más bajo”, invoca a la ayuda del Yo superior de esa infeliz persona a colaborar con el plan.
  Tal como las abejas aprenden las lecciones de la colmena, la humanidad debería aprender que
por medio del trabajo en conjunto por el bienestar común se puede lograr mucho. La cooperación
pacífica por el interés común de la familia, de la comunidad, de la nación o incluso de toda la
humanidad, es un poder enorme. Sin embargo, hasta ahora todavía no hemos aprendido a
trabajar juntos como naciones; pero esa lección será una de las próximas que nos llegará. Toda
oración que incluye el bienestar de otros, tiene mucho mayores posibilidades de cumplirse.
  Todavía hay algo que decir acerca de la muy difundida creencia de que no se debería orar por
cosas materiales. En las religiones más grandes de la India, la creencia en el karma impide el
deseo de bienes materiales, e incluso el deseo de la alegría de la vida. Según la creencia de esa
gente, a causa de eso crecería todavía más “karma malo” y uno estaría aún más fuertemente atado
a la “rueda de la reencarnación”. El individuo se empeña por retirarse de la vida, dejando de
desear. (El karma es una antiquísima doctrina religiosa, que está ligada con la creencia en la
reencarnación o renacimiento. Según ésta, las circunstancias de vida de la persona resultan de la
suma de los actos buenos y malos en vidas anteriores).
  Los Kahunas de la Biblia y los Kahunas de la Polinesia deben haber experimentado la misma
iniciación, ya que tenían la misma actitud hacia conceptos como karma y reencarnación. Cuando
ellos tomaron conocimiento de los conceptos religiosos vigentes en la India en aquel entonces,
evidentemente suprimieron la creencia en encarnaciones casi interminables. Se concentraron en
vivir lo mejor posible la vida terrenal actual, con ayuda del Yo superior. Ellos creían que después
de la muerte la vida continuaba en el espíritu, y estaban seguros de que una vida terrenal bien
vivida era el mejor requisito para una existencia feliz después de la muerte.
  Como en el transcurso del tiempo se llegó a olvidar orar efectivamente en sentido HUNA, en el
cristianismo se llegó a una doctrina de desesperanza, en vista del frecuente fracaso de las
oraciones. Se le decía al creyente que tenía que soportar las carencias de la vida terrenal con
paciencia y resignación y que tenía que aspirar con todas sus fuerzas a llegar a una vida más feliz
en el cielo. Por el contrario, los Kahunas consideraban importante y posible llevar una vida feliz,
tanto en la Tierra como después de la muerte.
  Las palabras “Busquen primero el reino y la justicia de Dios y esas cosas vendrán por
añadidura”, fueron mal interpretadas, porque los significados HUNA que están detrás de esas y
de otras palabras semejantes, ya no eran conocidos. Esa mala interpretación, que fue un estorbo
para muchos miembros de la HRA cuando se disponían a orar, tiene que ser eliminada de cada
uno de nosotros. El reino de Dios o el cielo no es otra cosa, según la antigua doctrina, que el Yo
                                                                                                 53
superior simbolizado como plano superior. De la misma manera, el Yo inferior y el Yo medio
dominan sobre el reino de la Tierra.
  “Buscar el reino” significa (1) aprender que existe un Yo superior; (2) desarrollar la creencia
racional, de que el Yo superior está dispuesto y en condiciones de ayudarnos y (3) aprender por
medio de experiencia práctica, cómo se induce al Yo inferior a ponerse en contacto con el Yo
superior a través de la cuerda-Aka y a entregarle la oración con una ofrenda de Mana.
  En simples palabras HUNA se puede decir: “Aprende primero a alcanzar el Yo superior en su
plano superior. Si logras eso, entonces tus oraciones pueden ascender hasta él y tú puedes obtener
todo lo que se puede conseguir por medio de la oración”.
  Juan Bautista anunció que el reino de los cielos estaba cerca. Con seguridad él no se refirió con
eso a que los planos superiores descenderían hacia nosotros para unirse con los planos inferiores.
Como Kahuna, él quiso decir más bien, que el Yo superior está a nuestro alcance y que solamente
espera que tomemos contacto con él. Pero también advirtió que ese contacto no es posible
mientras no nos arrepintamos de nuestros pecados. No olvidemos nunca que tenemos que
recompensar las injusticias hechas a otros, porque de lo contrario no nos desharemos de la
sensación de no ser merecedores de un encuentro con el Yo superior. Pero mientras el Yo inferior
conserve una sensación de vergüenza, no estará dispuesto a acercarse al Yo superior a través de
la cuerda-Aka.
  La antigua idea de renunciar a la vida normal y esperar con las manos cruzadas hasta que Dios
se dé cuenta de nuestras necesidades y satisfaga nuestros deseos, no tiene nada que ver con
HUNA – que esto se establezca una vez más aquí enfáticamente. Además, una actitud así es
irracional y carece de toda huella de sentido común. No estamos en la Tierra para esforzarnos por
escapar de la vida terrenal, sin vivirla correctamente y aprender de las experiencias obtenidas.
Estamos aquí más bien para vivir y amar, para crecer y progresar. Los ejercicios deportivos
desarrollan los músculos; pero el intelecto sólo se desarrolla por medio de su utilización. El libre
albedrío se nos dio para que lo pongamos en funcionamiento. No debemos malgastarlo intentando
dejarle totalmente la responsabilidad de la vida al Yo superior.




                                                                                                 54
                                                IX

                         CONTACTO CON EL YO SUPERIOR
                         Y OFRECIMIENTO DE LA ORACIÓN

  Algunos del grupo HRA se esforzaban por desconectar el Yo inferior al orar; les habría
complacido mucho si el consciente y juicioso Yo medio hubiera podido ponerse directamente en
contacto con el Yo superior. Pero desgraciadamente no se sabía cómo podría ocurrir eso. Cuando
comenzamos a traducir versículos de la Biblia al “idioma sagrado”, las personas en referencia
dirigían su interés principal a encontrar indicaciones expresas del camino a seguir. Una de ellas
me escribió como sigue:
  “Estoy seguro de que la clave está en las palabras “Pidan y recibirán, busquen y encontrarán,
toquen a la puerta y se les abrirá”. Traduzca por favor esas frases nuevamente al hawaiano. Tal
vez con eso uno se entere de cómo se puede alcanzar directamente el Yo superior. Eso ocurrió
entonces; la frase fue examinada de inmediato.
   “Pidan” no da ningún otro sentido en hawaiano; por lo tanto, aquí no obtenemos ninguna otra
información. Pero con las palabras “busquen” y “toquen a la puerta” es diferente.
  En el idioma HUNA “busquen” significa i-mi. En las palabras radicales se encuentra el
significado de “producir, generar”, plantar la imagen- “semilla” y verter agua – símbolo del
Mana. En otras palabras: En cuanto se cree la imagen de las nuevas condiciones deseadas y se
envíe hacia arriba con la corriente Mana a través de la cuerda-Aka, ha llegado el momento de
“buscar” y encontrar al Yo superior o el simbólico “reino de los cielos”, donde la semilla es
plantada y protegida por el “Señor” del reino.
  “Tocar a la puerta” significa kikeke; esto tiene el significado secreto de “distribuir, repartir”.
Simboliza la distribución de la carga intensa de Mana, de la cual una parte le es suministrada al
Yo superior, a través de la cuerda-Aka.
  Puka es la palabra hawaiana que corresponde a “puerta”, que debe abrirse cuando se “golpea” y
se “busca” - cuando se envía Mana y en su corriente se hace trasladar la “semilla” (las formas de
pensamiento) de la oración. Puka significa “modificar algo, trasladar algo de un estado a otro”.
Eso significa en expresiones del idioma HUNA, que se abre la puerta hacia el Yo superior, el cual
es el único que está en condiciones de escuchar y realizar nuestra oración.
  Yo traduje también muchos otros pasajes de la Biblia que se refieren a la oración. Jesús habló
muy abiertamente de la necesidad de orar, pero describió los elementos y métodos secretos de la
sabiduría HUNA con palabras cuyo significado interior sólo podía comprender un aspirante a
Kahuna. El 6º capítulo del evangelio de Mateo es una verdadera mina de declaraciones acerca de
la oración HUNA, naturalmente con la condición de que se sepa lo suficiente acerca de los
significados secretos.
  Versículo 1º “Tengan cuidado de no dar vuestras limosnas delante de la gente, para que los
vean; de lo contrario no recibirán ninguna recompensa de vuestro Padre que está en el cielo”.
  La clave está aquí en la palabra “limosnas”. La palabra hawaiana equivalente mana-wa-lea nos
dice por medio de sus palabritas radicales, que por “limosna” se entiende el Mana que le
ofrecemos al Yo superior en pensamientos reflexivos (wa) y que después del envío de Mana con
formas de pensamiento de la oración se nos entrega satisfacción (lea). Las “limosnas” no deben
darse en público, puesto que éstas son justamente ofrendas de Mana que se le entregan al Padre
desde adentro a través del hilo-Aka. Se agrega la advertencia “de lo contrario no recibirán
ninguna recompensa de vuestro Padre”.
  El versículo 2 no se refiere a HUNA, sino solamente repite que orar significa el envío de Mana,
es decir, que es una acción interior y no exterior.

                                                                                                 55
  Versículo 4º “Cuida que tu limosna quede en secreto, y tu Padre, que ve los secretos, te
premiará”.
  Otra palabra hawaiana para “secreto” es nalo, y su significado es “oculto, escondido, invisible”.
También alude al Yo superior, cuando “desaparece en la distancia y escapa a las miradas”.
Nuevamente tenemos que ver con un suceso interior, como también con el hecho de que el Yo
superior puede estar alejado y no ser visto, pero puede ser alcanzado a través de la cuerda-Aka,
llevándole Mana y formas de pensamiento en forma telepática.
  Los versículos 5 y 6 repiten la indicación de orar interiormente. El versículo 7 advierte acerca
de la falsa creencia que el Yo superior escucha palabras propiamente tal, sin importar cuán
sonoras sean pronunciadas. El versículo 8 manifiesta nuevamente algo acerca del secreto HUNA.
“Vuestro Padre sabe lo que ustedes necesitan, antes de que le hayan pedido”. En hawaiano,
“necesitar” se dice pono; esta palabra también significa, haberles reparado a otros la injusticia
que se les cometió, y haber hecho lo necesario para ser “aceptado” para estar dispuesto para la
realización de la oración.
  Ese significado responde de un modo completamente diferente la pregunta formulada por
algunos miembros de la HRA, acerca de por qué es necesario imaginarse primero las ideas
deseadas de la oración en una imagen mental clara. Ellos opinaban que no se necesita la oración,
si lo que necesitábamos ya es conocido antes de que oremos. Pero si orar no fuera necesario,
entonces Jesús no habría enseñado por qué y cómo se efectúa la oración y quién es el que la
escucha y bajo cuáles condiciones se escucha. Naturalmente el Yo superior sabe mejor que los
Yoes inferiores de quién necesita la persona, pero no por eso suspende el libre albedrío, sino que
deja a la persona aprender de sus propias experiencias, al aspirar a la realización de sus deseos.
  Por cierto nuestras necesidades son conocidas, pero el secreto HUNA nos enseña que nuestra
oración permanece sin valor, hasta que hayamos recompensado la injusticia cometida y hayamos
ordenado nuestra casa.
  Pono tiene, además, otro importante sentido. Significa que todo ha sido hecho apropiada y
correctamente. Eso se refiere especialmente a la producción de imágenes de formas de
pensamiento. Éstas tienen que ser adecuadas, tienen que ser para el bienestar de todos los
involucrados y tienen que incluir cosas o estados, cuya obtención sea posible, ya que de lo
contrario NO son pono.
  Observemos el “Padrenuestro”. Examinemos cuáles imágenes visuales o mentales son
necesarias para estampar cada frase en una imagen de forma de pensamiento, que pueda ser
enviada telepáticamente al Yo superior como semilla o forma, para la realización de la idea de la
oración.
  La nota preliminar no contiene ninguna imagen de forma de pensamiento de ese tipo; ésta debe
solamente indicar que en la oración es invocado el Yo superior, al que los Yoes inferiores miran
con respeto.
  “Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en el cielo como en la Tierra”. En la traducción
al hawaiano resulta lo siguiente del sentido exterior de las palabras y de los significados de las
palabras radicales: “Yo superior, permíteme entrar en contacto contigo y enviarte Mana; utilízalo
para hacer realidad, también en el plano terrenal, la imagen de forma de pensamiento que te
entrego, tal como ahora ya es realidad la semilla de forma de pensamiento en tu plano”. (Las
palabras claves son “reino de los cielos” o au-puni, junto con sus significados de las palabras
radicales; además, “venga” o e hiki mai con sus siete significados generales HUNA adicionales y
muchos otros sentidos ocultos en sus palabritas radicales. “Hágase la voluntad” está codificado
en el idioma hawaiano en las palabras malamaia y makemake. De sus palabras radicales se
deduce que “voluntad” es lo mismo que “deseo” y que un deseo así posee simbólicamente
“fuerza creativa”, al ocasionar que algo llegue a ser más grande o crezca. Aquí tenemos otra vez
la imagen de la “semilla”, la imagen de la forma de pensamiento de la oración).
                                                                                                56
  Versículo 11. “El pan nuestro de cada día dánoslo hoy”. Esta frase está relacionada con el juego
de palabras del Antiguo Testamento, según las cuales caía maná del cielo como alimento para los
israelitas - lo que hay que evaluar como símbolo y no como hecho histórico. Eso era Mana,
fuerza vital, el “pan de la vida” o el “agua de la vida” - había una cantidad de símbolos para los
tres Manas de los Kahunas. En este caso, el Mana era lo mismo que “caía del cielo”, según el
relato bíblico. El Mana que es enviado al Yo superior proviene del Yo inferior, de la Tierra, es
terrenal; pero cuando el Yo superior envía la fuerza de vuelta, se convierte en “lluvia”, en “maná”
– para un fortalecimiento beneficioso. Es al mismo tiempo la ayuda y la conducción, la
protección que solamente el Yo superior puede otorgar y que la persona sólo recibe cuando deja
que el Yo superior participe por completo en la conducción de su vida. En la oración diaria hay
que enviarle Mana inferior al Yo superior, cuando éste debe realizar trabajos en el plano físico.
   Versículo 12. “Perdona nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores”
no se refiere a injusticias que les hemos cometido a otros y que hemos reparado y de las cuales
tenemos que liberarnos interiormente antes de que comencemos a orar. Esta frase se refiere más
bien a otro tipo de pecado – un pecado del “fracaso”, de la incapacidad de tomar completo
contacto con el Yo superior y orar correctamente, porque en el cuerpo-Aka del Yo inferior se han
colocado ideas fijas o complejos, de racimos de recuerdos de pensamientos no racionalizados.
Éstas son tomadas por nosotros y nos libraremos de ellas cuando ayudemos a otros a liberarse de
ellas. Sobre este contexto hablaremos más adelante. Por el momento nos ocuparemos con el
estado normal, con el cual el camino no está bloqueado fuertemente por complejos. (El versículo
14 recalca nuevamente la misma idea importante).
Versículo 13. “Y no nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del mal; ya que tuyo es el reino
y el poder y la gloria en la eternidad. Amén”, se convierte en la doctrina HUNA en lo siguiente:
“No dejes que la cuerda-Aka se afloje (simboliza la incapacidad del Yo inferior para producir y
obtener el contacto con el Yo superior) o protégenos de trampas (símbolo del complejo), ya que
nosotros sabemos que tú eres bueno y perfecto y hermoso y siempre lo serás. Amén”. Esa idea
determina el envío de la oración.
  Estas observaciones de las ideas HUNA en las que se basa la “oración del Señor”, nos muestran
que el “Padrenuestro” de ningún modo representa una oración en sentido HUNA. Es más bien un
tipo de fórmula, en la que se presentan los elementos y condiciones que hay que considerar en la
formulación y ofrecimiento de la oración HUNA. No contiene casi nada que equivalga a la
imagen de forma de pensamiento o a la “semilla” de la auténtica oración. Esas cosas se les dejan
a cada uno, para que las forme según sus propias necesidades.
  Así, no encontramos, por lo tanto, el atajo hacia el contacto directo con el Yo superior que
habíamos buscado. Pero en cambio encontramos una impresionante confirmación de los métodos
HUNA para la formulación y ofrecimiento de la oración. Nosotros estábamos más que
satisfechos, ya que ahora sabíamos que solamente existe el único camino: Formar la imagen de
forma de pensamiento con todo cuidado e inducir a nuestro Yo inferior a la comprensión y a la
colaboración, para que produzca la necesaria carga intensa de Mana y le entregue la oración al
Yo superior a través de la cuerda-Aka.
  ¿Pero en qué se nota cuando ocurre el contacto con el Yo superior (en caso de que uno no
tenga el “conocimiento” intuitivo)? Dejemos a algunos del grupo de la HRA describir sus
sensaciones:
  (1) Una sensación de picazón en todo el cuerpo o en partes del cuerpo. Algunos tenían la
sensación como si cayera una “lluvia” fina, punzante y electrizante desde el Yo superior. Otros
sentían una picazón en las manos, a lo largo de la espina dorsal, en los genitales o en todo el
cuerpo hasta los dedos de los pies. Esa sensación dura a veces sólo uno o pocos segundos, pero
también puede durar un minuto completo o más; habitualmente es remplazada por una sensación
de bienestar.
                                                                                                57
   (2) Una repentina corriente fuerte de alegría, amor y profundo respeto: Esa sensación no se
puede provocar intencionalmente. Viene más bien desde el Yo inferior y expresa su alegría por
haber tomado contacto con el Yo superior. (Los Kahunas creían que solamente el Yo inferior
puede provocar emociones como odio, miedo, indignación, amor, deseo o nostalgia, pero que el
Yo medio puede participar de tales emociones).
  (3) Una extraña y débil sensación en el plexo solar – desde donde probablemente sale la cuerda-
Aka hacia el Yo superior. Esa parte del cuerpo es, según la opinión de los Kahunas, el centro del
Yo inferior para sus labores mentales en el área del recuerdo y en el presupuesto de Mana. La
misma sensación se percibe al “estirar el dedo-Aka”, cuando se desea alcanzar algo que está cerca
de la mano, o cuando se envía una corriente de Mana a través de un hilo-Aka existente, desde el
propio Yo inferior al Yo inferior de otra persona. Si uno conoce esa sensación, eso es un indicio
confiable de que el contacto con el Yo superior ha sido formado tan perfectamente como lo
permite el grado de abertura o de obstrucción de la cuerda-Aka. A menudo se tiene junto a esa
sensación, la impresión de que hubiera telas de araña sobre la cara o en el dorso de la mano.
  La quizá mayor experiencia trascendental en el contacto con el Yo superior, se presenta la
mayoría de las veces solamente una o dos veces en la vida de una persona. Entonces
tranquilamente el Yo inferior atraviesa de repente la puerta invisible y el contacto está hecho. El
Yo inferior entrega su ofrenda de Mana y la persona es inundada de felicidad. Tal vez junto con
eso, ésta vea incluso la luz blanca que se origina cuando el Yo superior recibe el Mana y lo
transforma en una vibración de luz. Esa experiencia es tan fuerte, que dura hasta el fin de los días
como un recuerdo sagrado y una prueba convincente de la verdad. Si se lleva a cabo esa bendita
unión, el hijo pródigo regresa a la casa del padre después de mucho tiempo y así se disuelven
habitualmente todos los pensamientos de demandas y deseos del área terrenal. En ese momento
vale sólo una cosa: Estar nuevamente en casa y percibir la alegría del contacto. Pero pronto el ir
y venir del hijo que ha regresado al hogar se hace regular y normal. Ya no se sacrifica el ternero
cebado y no se coloca ninguna ropa nueva sobre los hombros cubiertos con trapos.
  Pero aun cuando ocasionalmente no se perciba ninguna de las sensaciones mencionadas, uno
permanece constantemente empeñado en tomar contacto – después de una previa carga intensa
de Mana. Se tiene preparada la imagen de la relación deseada. Pero antes del ofrecimiento de la
oración se lleva a cabo un ritual. El Yo medio medita acerca del Yo superior y de su reverente
amor por él, y el Yo inferior hace de ese amor una poderosa emoción. El Yo medio le da a ese
impulso la dirección hacia el Yo superior, hasta que se lleva a cabo el contacto. Luego se le
entrega una ofrenda de Mana al Yo superior, para sus propios propósitos elevados al servicio de
todo el mundo. Luego se incita primero al Yo inferior a continuar con la corriente de Mana y a
llevar en ésta la imagen cuidadosamente preparada de lo deseado, para que se haga realidad.
  Para producir una imagen clara y precisa, a los Kahunas muchas veces les bastaba una oración
corta. En ella describían en forma breve y exacta lo que se deseaba. Decían la oración tres veces
consecutivas, para estar seguros de que la imagen no variaba y que era suficientemente clara y
potente. Hablaban fuerte, como si conversaran con el Yo superior, pero sabían que la imagen era
llevada desde el Yo inferior hasta el Yo superior a través del hilo-Aka.
  Una única oración bien preparada ya puede bastar, en caso de que aquel que formula y ofrece la
oración disponga de suficiente experiencia y de una destreza inusualmente grande. Para la
mayoría de nosotros es necesario repetir diariamente la acción de orar, hasta la realización de lo
deseado. Si la necesidad es muy urgente, entonces se ora “sin parar” o tan a menudo como sea
posible retirarse y juntar Mana fresco. La capacidad del Yo superior para hacer variar nuestras
condiciones parece no tener límites. Todo parece depender de la cantidad de Mana que podemos
entregarle al Yo superior, naturalmente con la condición de que la imagen de lo deseado sea
buena e intensa.


                                                                                                 58
   Si dos personas tienen la misma imagen de lo deseado, pueden trabajar juntas, unir sus fuerzas
de Mana y también inducir a sus Yoes superiores a interactuar, para producir la sanación o el
cambio de circunstancias que se desea. Si uno de ellos está débil o enfermo y le falta Mana,
entonces el sano le puede ayudar al otro esencialmente a reunir la cantidad necesaria de Mana.
  No todas nuestras oraciones tienen como propósito el mejoramiento de nuestra salud o de
nuestras condiciones de vida. Muchas veces oramos para obtener iluminación y conducción antes
de decisiones o actividades importantes. Necesitamos entonces ideas como respuesta y no la
realización de cosas físicas. ¿Pero cómo nos puede manifestar su respuesta el Yo superior en esos
casos?
  En mi libro “Conocimientos secretos detrás de milagros” yo relaté cómo un instalador de
ascensores, que conozco bien, sintió el contacto con el Yo superior y cómo éste lo guió. Él dijo
que con el contacto siente o escucha un agudo “campanilleo”, como si sonara en él una
campanilla eléctrica. Cada día él se retiraba tres veces para ponerse en contacto con el Yo
superior. Él sabía por experiencia que estaba allí, pero no sabía exactamente qué era realmente.
Pero siempre percibía la señal cuando se producía el contacto. En cuanto éste se llevaba a cabo,
él se relajaba mentalmente y esperaba. Si existía peligro para él o para una de las personas que
trabajaban bajo su dirección, entonces le sobrevenía un presentimiento y estaba sobre aviso. Él
podía sentir si el peligro era grande o pequeño, si estaba a punto de ocurrir o si ocurriría después.
En cuanto el suceso se aproximaba, él repetía su contacto cada vez más frecuentemente, y a veces
veía entonces mentalmente adónde tenía que ir para enfrentar el peligro. Al estar de ese modo
sobre aviso oportunamente, lograba evitar perjuicios o accidentes para sus trabajadores, para él
mismo, para su trabajo y sus construcciones.
   Ni de los Kahunas ni del trabajo de nuestro grupo de la HRA hemos podido saber algo acerca
de cómo el Yo superior les hace llegar comunicaciones a los Yoes inferiores y cómo las dirige.
Las comunicaciones del Yo superior parecen venir a través de la cuerda-Aka y del Yo inferior,
pero el Yo inferior tiende a transmitir esas comunicaciones en forma de símbolos o como
imágenes, que muchas veces están acompañadas de sensaciones acústicas o de otras sensaciones
sensoriales. Tales comunicaciones simbólicas son muy claras y ocurren a menudo en sueños
vívidos. Pero cada uno tiene que aprender a reconocer y buscar claramente comunicaciones de
ese tipo y origen.
  El Yo superior también es llamado Akuahaiamio, lo que significa “Dios que habla bajo”. Por
consiguiente, el Yo superior está en condiciones de transmitir la impresión de palabras habladas a
través del Yo inferior. Esa “voz baja” es en sí la forma ideal de comunicación; pero sólo pocos
pueden oírla, y esos pocos sólo rara vez están totalmente seguros de que era el Yo superior el que
les hablaba y que el Yo inferior no ha modificado o influido la comunicación al transmitirla.
  Con el modo tal vez más usual de comunicación por parte del Yo superior, “surge un
pensamiento en nuestra mente”, como lo han expresado los Kahunas. Esa experiencia parece
confirmar la suposición de que el Yo superior puede provocar pensamientos en nuestra mente.
Tal vez junto con eso, el Yo superior hace pasar pensamientos-semillas a través del Yo inferior,
de manera que creamos que nosotros mismos hemos pensado sobre ciertas cosas, cuando en
realidad esas ideas son enviadas por el Yo superior, en cumplimiento de nuestra oración por
conducción interior. Donde grandes obras de arte o logros enormes parecen sobrepasar la medida
normal del poder creativo humano, se habla habitualmente de “inspiración”. Tal vez también
alguien diga que le ha llegado una idea o que se ha sentido inducido a hacer esto o aquello.
Cuando “surge un pensamiento en nuestra mente” después de una seria oración dirigida al Yo
superior, que se refiere en forma clara y solemne al objeto de nuestra oración, se le debe
considerar como respuesta y actuar de acuerdo con él.



                                                                                                  59
                                               X

                           DESCRIPCIÓN RESUMIDA DEL
                           MÉTODO HUNA DE ORACIÓN

  Hasta ahora se ha tenido que decir tanto acerca de las percepciones y de los métodos HUNA,
que parece adecuado resumir de un modo fácil de abarcar, los diferentes pasos que son necesarios
para una oración HUNA efectiva.
  Efectuar una oración HUNA no es en absoluto fácil y requiere de las siguientes condiciones:

  a) Hay que estar familiarizado con su Yo inferior y saber algo de sus simpatías y antipatías.
Hay que tener con él una relación profesor-alumno basada en amor, comprensión y de tranquila
disciplina y haberle enseñado que tiene que recibir órdenes del Yo medio.

  b) El Yo inferior tiene que haber aprendido a desarrollar su propia aptitud telepática. Luego
tiene que aprender a enviar racimos de formas de pensamiento a lo largo de las cuerdas-Aka, por
orden del Yo medio.

  c) El Yo inferior tiene que haber aprendido a producir cargas intensas de Mana. Si éste ha sido
instruido por medio de ejercicios y pruebas minuciosas, entonces debería bastar con que se le dé
una orden al momento de la oración, para ocasionar con seguridad la carga.


                         Los pasos por separado de la acción de orar

                                     Medidas preparatorias

1. La injusticia cometida a otros tiene que ser reparada. Si eso no puede ocurrir directamente,
   ayudan buenas acciones, ofrendas caritativas y ayunos, que convenzan tanto al Yo inferior
   como al Yo medio, que la antigua cuenta de deudas está saldada y que ahora uno nuevamente
   merece recibir ayuda del Yo superior.
2. Hay que tener claridad acerca de lo que se va a orar, y estar consciente de que con el
   cumplimiento del deseo expresado en la oración sólo surgirá el bien para todos los
   participantes y que nadie será perjudicado. Ya hay que haber pensado y haberse imaginado
   cómo se vivirá bajo las nuevas condiciones y en el nuevo ambiente. Hay que estar
   completamente seguro de que el Yo inferior considera absolutamente deseables las
   condiciones que se pretenden y comprenda que éstas justifican el trabajo que es necesario
   para su realización. También hay que haber examinado y aceptado todas las responsabilidades
   adicionales que resultan del cumplimiento de las nuevas condiciones.
3. Hay que establecer sistemáticamente una cantidad de oraciones diarias para un propósito
   determinado; junto con eso, hay que decir siempre la oración exactamente de la misma
   manera.
   Un milagroso cumplimiento inmediato parece requerir cantidades muy grandes de Mana, para
   que el Yo superior pueda hacer realidad en el plano físico los cambios solicitados. Sólo
   personas extraordinarias estarán en condiciones de ofrecer al Yo superior suficientes cargas
   de Mana con suficientes imágenes intensas de las condiciones deseadas y lograr
   realizaciones de inmediato o casi de inmediato. También hay que acordarse de que muchos


                                                                                              60
   problemas - especialmente aquellos que también afectan a otras personas - necesitan más
   tiempo, antes de que las condiciones puedan variar paso a paso.
4. No hay que combinar tres o cuatro tipos de cosas diferentes en una oración. Si alguien desea,
   por ejemplo, una salud perfecta, un trabajo útil y agradable, amigos y por último también la
   sanación de un familiar enfermo, entonces lo mejor es que haga una oración especial para
   cada caso y que envíe cada oración, con las correspondientes imágenes vívidas, una después
   de la otra, pero con intervalos de una hora por lo menos.
5. Hay que imaginarse que lo deseado ya está realizado, pero no hay que establecerse en forma
   demasiado específica, cómo deben ocurrir los resultados. Así el Yo superior puede llevar a
   cabo libremente las condiciones deseadas a su manera.
   No hay que olvidar que el Yo superior es el “Espíritu paternal sumamente confiable” y por
   eso es el que mejor sabe lo que es bueno para sus personas. Nadie puede forzar al Yo superior
   o determinar hacer algo que sería erróneo para hacer realidad un deseo expresado en una
   oración, que fuera desventajoso para la propia persona o para otros. No hay que intentar urgir
   al Yo superior para la concesión de un deseo; ni hay que “tomar por asalto las puertas del
   cielo”, reteniendo - en forma moderna – con toda la fuerza de voluntad disponible, la
   afirmación de que lo deseado se hace realidad aquí y ahora, sea eso bueno para todos los
   participantes o malo para algunos de ellos. Más bien se le pide al Yo superior – como uno le
   pediría a su padre - que haga realidad la oración, pero con la condición de que de ésta resulte
   algo bueno y conveniente.
6. Tan sólo después de una larga práctica, el contacto con el Yo superior se dejará producir en
   cualquier momento en forma fácil y rápida, también sin la realización de una oración. Esa
   práctica es simple. Se reúne primero un exceso de Mana, luego se busca la quietud y se
   medita acerca de la naturaleza del Yo superior…, que él realmente está allí… que él en cada
   momento está dispuesto amorosamente a ayudarnos… que él sólo espera ser llamado por
   nosotros para que nos guíe a una vida de felicidad, de éxito y de disposición para ayudar. El
   interés central de toda meditación debería ser el amor, el amor del Yo superior hacia la
   persona que le ha sido encomendada y el amor de ésta hacia su respectivo Yo superior, ya que
   hay que despertar una respuesta emocional de amor en el Yo inferior - una respuesta que
   éste pueda realizar y compartir con el Yo medio. Ese amor es la fuerza magnética que hace
   desear al Yo inferior producir el contacto con el Yo superior y entregarle su ofrenda de Mana
   a través de la cuerda-Aka conectora.
   El amor siempre desea dar y servir, y el Mana es la ofrenda ideal de la persona inferior al Yo
   superior. Entregar Mana libremente, sin agregar una oración, es una ofrenda ideal, ya que le
   posibilita al Yo superior hacer realidad en el plano físico de la vida, todo aquello a favor de
   lo cual intervendríamos gustosos. A través de la mediación del Yo superior, tales ofrendas
   contribuyen a que se les dispense a otros la ayuda necesaria y a que surja bendición a escala
   mundial.


                                    La realización de la oración

1. El objeto de la oración se reflexiona nuevamente y se amolda como una imagen mental clara.
   En cuanto se diga la primera oración de una serie de oraciones, no se debería ni agregar ni
   quitar nada, a menos que se le haya pedido al Yo superior que deje sin considerar la
   respectiva oración y que por una buena razón acepte otra oración mejor en lugar de esa.
2. Si la fe se ha deteriorado de algún modo entre los momentos de oración, entonces es
   necesario fortalecerla nuevamente. Muchas veces es necesario afirmar diariamente la fe en
   forma intensa, antes del comienzo de la oración.
                                                                                               61
     Es insensato decirles a otros con qué propósito se está orando. Si otros, sin pensar expresan
     dudas acerca del cumplimiento de la oración, puede quebrantarse la fe y la confianza del Yo
     inferior, que es extremadamente predispuesto a las sugestiones. Una sugestión así de duda
     puede solamente entonces ser eliminada por medio de un fortalecimiento muy intenso de la
     fe. Desde el comienzo y hasta el final hay que estar decidido a no dejar surgir ni la más
     mínima duda acerca del resultado positivo de la acción de orar. En caso necesario, hay que
     reforzar la fe y la confianza por medio de oraciones adicionales.
3.   Hay que cargarse intensamente con Mana y encargarle al Yo inferior que entregue esas
     cantidades de Mana como ofrenda, en el momento del contacto con el Yo superior.
4.   Enseguida hay que meditar acerca del Yo superior (debiendo el cuerpo estar suelto y relajado,
     sin importar si se está de pie, sentado o acostado) hasta que en el Yo inferior se perciba la
     emoción del amor por el Yo superior.
5.   Una vez que el Yo inferior haya aprendido que por medio de meditación se juntan los
     pensamientos y junto con eso él tiene la ocasión de tomar contacto con el Yo superior,
     rápidamente estará dispuesto a reaccionar con amor, a producir el contacto casi
     instantáneamente y a entregar su ofrenda de Mana durante la oración. Como respuesta del
     amoroso y paternal Yo superior, a la persona que está orando le puede sobrevenir una
     embriaguez emocional de amor y felicidad. También tal vez se sienta la picazón que los
     Kahunas consideraban como señal de “lluvia”, de “caída” de Mana, que ha sido llevado a una
     frecuencia más alta y que es enviado de vuelta por el Yo superior, para la bendición de la
     persona. Naturalmente en casos particulares el contacto también se puede hacer notar a través
     de alguna otra sensación o señal individual.
6.   Si se percibe de ese modo que el contacto está hecho, entonces hay que pedirle al Yo inferior
     que ofrezca telepáticamente los racimos de formas de pensamiento de la oración en una
     corriente de Mana adicional.
     Los Kahunas solían imaginarse lo deseado clara y vívidamente y describirlo exactamente al
     orar. La breve descripción era dicha palabra por palabra tres veces consecutivas, para el
     fortalecimiento de la “semilla”, mientras los Kahunas enviaban al mismo tiempo una
     corriente de Mana para “regar la semilla”. Por medio de la repetición de la oración estudiada
     y escrita minuciosamente, al Yo inferior se le graba su imagen de manera intensa y clara.
7.   Después que lo deseado se haya dicho en voz alta o - en caso de que no sea adecuado hablar
     fuerte – en voz baja, se termina la oración con la misma precisión con la que comenzó.
     Tal vez se diga solamente: “Te agradezco Padre amoroso y dejo en tus manos la imagen de
     mi oración. Haz que la imagen, que en tu plano ya es realidad, también sea realidad en el
     plano terrenal en el futuro. Deja caer la bendición de luz del Mana superior. Ahora me retiro
     del contacto. La oración ha terminado. Amén”.
8.   La oración efectuada le queda encomendada al Yo superior, hasta que con el próximo
     contacto de oración y bajo el ofrecimiento de nuevo Mana, se manifieste nuevamente el
     mismo deseo o se coloque una capa más fuerte sobre la imagen original de la “semilla”.


                                          Observaciones

  La mayoría de nosotros ya se ha hecho negligente tempranamente en la vida y busca terminar la
oración lo más rápidamente posible. Oramos como niños, cuando ya estamos medio dormidos.
Todo se convierte en pura costumbre, y así al orar decimos palabras sin contenido y totalmente
inútiles. Otra gran negligencia es quedarse dormido a través de la oración. Si la oración tiene que
ser eficaz, entonces hay que efectuarla en forma ordenada, con empeño y desde adentro, y
llenarla de un amor intenso y estimulante. La voluntad del Yo medio tiene que dirigir la oración;
                                                                                                62
pero esa fuerza solamente es efectiva si el Yo consciente está bien despierto, dirige con mucha
atención cada paso y supervisa permanentemente el importante trabajo del Yo inferior al ofrecer
la oración.
  Otra mala costumbre es llevar consigo la duda, temores y preocupaciones del momento, al
lapso de tiempo que se le dedica a la oración. Tales cosas hay que apartarlas categóricamente,
para que se pueda fortalecer la fe y se pueda lograr el equilibrio de ánimo que es indispensable
para la meditación. Cuando ya se haya aprendido a tomar contacto fácilmente con el Yo superior
en la oración, tal vez sea muy bueno entregar la ofrenda de Mana y enseguida hacer la afirmación
de que una u otra preocupación es aplazada o totalmente abandonada. Cuando los pensamientos
preocupantes estén suspendidos, entonces se puede hacer (con ayuda del Yo inferior, que tiene
que llevar al Yo superior las formas de pensamientos correspondientes) una petición con algunas
palabras sencillas, como por ejemplo, “Padre, he apartado lo que me molesta. Por favor
perdóname y libérame de eso”.
  Con el trabajo de la HRA hemos experimentado que el breve lapso de tiempo que se utiliza para
suspender los pensamientos cotidianos y lograr la ayuda del Yo superior para apartar
preocupaciones, enojos y malos humores del día o del momento, a menudo trae beneficios
grandes y duraderos.
  Una limpieza así del Yo medio e inferior se puede hacer naturalmente en cualquier momento,
aun cuando a continuación no se diga ninguna oración especial.
  También entre los actos de oración hay algunas cosas que hacer. La ejecución normal de una
serie de oraciones HUNA se parece a los procesos de crecimiento en la tierra que conocemos.
Primero se genera la semilla, la imagen mental del deseo que se expresa en la oración. Enseguida
se tiene que regar cuidadosamente la semilla y proteger por un tiempo su crecimiento. Nosotros
enviamos diariamente Mana, para regar la semilla y la planta que se está formando de ella. En el
momento oportuno llega entonces la respuesta a la oración; ésta es el fruto de la planta. De ese
modo parece efectuarse universalmente el proceso de creación. El huevo es fertilizado, protegido
e incubado. Luego el pollito es cuidado y crece hasta llegar a ser una gallina. Pero ni la semilla ni
el huevo, ni la imagen mental del deseo que se expresa en la oración se pueden modificar, cuando
uno ya se ha decidido. De lo contrario, el resultado deseado no puede jamás madurar de ahí.
  Esa es la razón de por qué con una serie de oraciones en la que se establece firme e
invariablemente la “semilla” que se le entrega al Yo superior, el resultado tiene que seguir
creciendo día a día, hasta que llegue la cosecha. A veces la persona percibe claramente el
progreso que se efectúa durante el período de crecimiento. Tal vez note día a día un
mejoramiento paulatino, antes de que ocurra finalmente la sanación total.
  Tal como uno ya en la oración se traslada a la situación deseada y tiene que “vivir” en ella, es
indispensable que después, cuando se piense en el contenido del deseo de la oración, se espere
éste de manera tan segura y real, como la planta de la semilla, como el pollito del huevo. La
realidad que sirve de base es precisamente la misma; la diferencia solamente está en el tiempo
que requiere el crecimiento. Si se comprende esto, entonces se puede pensar en el contenido del
deseo de la oración como algo ya existente, sin atentar contra la propia capacidad de juicio e
inteligencia.
  Y aquí todavía algo muy importante, que desde el momento de la primera oración hasta su
completa realización tiene que ocurrir nuevamente: También hay que hacer todo en el plano
físico, para contribuir a la realización de las nuevas condiciones. ¡Dios ayuda a aquel que se
ayuda a sí mismo! Aquí depende del sentido común y del pensamiento claro. Cuando se trata de
la realización de una oración, no se puede simplemente “cruzar las manos y esperar”. Los tres
Yoes son compañeros en la vida; y cada uno de ellos tiene que ayudar, lo mejor que pueda, a
lograr las condiciones deseadas.


                                                                                                  63
  Una oración ofrecida de manera adecuada y efectiva, no tiene nada que ver con mendicidad
degradante. Primero hay que hacerse merecedor de la oración. Luego la oración es una
construcción con todas las fuerzas del juicio y la experiencia de la que es capaz el Yo medio. Por
último, es un acto creador en que los tres Yoes desempeñan el papel que les corresponde.
  El pasado ya no se puede modificar. El presente se escapa de nuestra intervención. Pero el
futuro es nuestro. Lo podemos formar en todos los aspectos. Con los grandes Kahunas de los
tiempos más antiguos podemos proclamar jubilosos “Vean, yo haré todo nuevo”.
  “Hacer nuevo” se dice hou en el idioma de los iniciados; y detrás de esa palabrita están los
siguientes significados secretos:

 a)   “Hacer nuevo” (crear nuevas condiciones por medio de oración, trabajo y planificación);
 b)   “Extender de un lugar a otro” (símbolo del hilo-Aka y de la producción del contacto);
 c)   “Empapar con agua” (símbolo de la donación de Mana para el riego de la semilla);
 d)   “Repetir una acción, hacerla nuevamente” (símbolo de la repetición de la oración diaria,
      para que se ofrezca suficiente Mana y la imagen se reciba clara e intensamente, para que
      todo se “renueve” en el futuro).




                                                                                               64
                                                XI

              SANACIÓN POR MEDIO DE IMPOSICIÓN DE MANOS

   Donde en el Antiguo Testamento se habla de imposición de manos, no se trata de sanaciones,
sino de una parte del ritual o de la ordenación. Cuando levitas eran aceptados en la sociedad
sacerdotal, para servir en el altar a todo el pueblo, las personas se reunían y depositaban las
manos sobre ellos como parte del rito de ordenación. Desde entonces ese rito se ha mantenido a
través de todos los siglos cristianos, sólo que después los sacerdotes y prelados han depositado las
manos y no la comunidad, como había sido en los tiempos de Moisés. Pero eso – según lo que se
ha transmitido - está completamente en la línea de la orden que le fue dada a Moisés, de colocar
las manos sobre el nuevo guía de un tiempo posterior y transferirle una “parte de su honor”.
  Menos ceremonial es la costumbre practicada en algunas partes, de bendecir a alguien
colocándole las manos sobre la cabeza. También se bendicen ocasionalmente alimentos y
bebidas, manteniendo las manos sobre éstos. Detrás de esos ritos está la idea de que algo invisible
pero real traspasa de las manos que bendicen a las personas o cosas bendecidas.
  En la ordenación puede tratarse de traspaso de Mana, siendo traspasadas formas de
pensamiento al Yo inferior de la persona que se está ordenando. Tal vez también se crea, por
medio del contacto, una cuerda-Aka entre la persona que se está ordenando y aquel que efectúa
la ordenación. Si este último está en completo contacto con su Yo superior, probablemente pueda
mantener contacto con el sacerdote recién ordenado y en lo sucesivo apoyarlo en su nuevo
trabajo.
  En la historia de los apóstoles 6: 6 leemos que se eligieron siete prosélitos para ayudar en la
propagación de la nueva doctrina del cristianismo. Esos hombres fueron “… puestos ante los
apóstoles y éstos colocaron las manos sobre ellos con una oración”. En 13: 3 se habla de un
modo similar del envío de otros sacerdotes; sólo que en este caso los profetas e instructores que
practicaban la ordenación, además de orar y colocar las manos, ayunaban. Como ayunar forma
parte de una reparación general e impersonal, para eliminar “pecados” o complejos de culpa que
se encuentran en el Yo inferior, es de suponer que también los que se estaban ordenando
ayunaban. El ritual pretendía ayudar a los que se estaban ordenando a liberar sus cuerdas-Aka de
complejos (esto lo trataremos más adelante detalladamente) y a producir un completo contacto
con el Yo superior (ese contacto anunciaba la salida del “Espíritu Santo”, del Yo superior).
  Jesús sanaba muchas veces por medio de la imposición de sus manos. También se relata que él
tocaba a aquellos que sanaba. Así por ejemplo, él tomó la mano de uno que despertó de la muerte.
En otros casos él mismo era tocado. Así, un día alguien tocó el borde de su túnica y sintió un
efecto intenso. Su comentario “Yo sentí cómo salía energía de ahí” comprueba nuevamente que
con el contacto se traspasaba fuerza curativa de alto grado.
  En la iglesia antigua se sanaba por medio de imposición de manos y oración. En algunas
iglesias de la época actual se aplica el mismo método; pero entretanto, el secreto de la oración-
HUNA y del Mana se ha perdido.
   No solamente en las iglesias la imposición de manos era un factor esencial de la sanación
directa. Del mismo modo – pero sin oración – los “sanadores naturistas” han practicado su oficio
desde hace muchos siglos. En muchas religiones se les imponían las manos a los enfermos, con o
sin oración, como también con o sin aplicación de agua bendita, fetiches o cantos. En siglos
posteriores aparecieron los “magnetizadores”. Ellos creían poder extraer energía de imanes y
traspasarlas a su propio cuerpo y emitirla nuevamente a través de sus manos para la sanación de
pacientes.


                                                                                                 65
  Antiguamente se creía en algunos países, que los reyes tenían el poder de sanar por medio de
tocar con sus manos. Los sacerdotes de la santa iglesia bendecían ropas y amuletos; llenaban
esas cosas con energía curativa, y luego cuando eran usadas por un enfermo, esa energía se le
traspasaba. El mesmerismo utilizaba en gran medida la energía que al principio se creía que se
extraía de imanes y que - como se llegó a saber después - habita en el cuerpo humano. La
sanación por medio de contacto directo con “magnetismo animal” adquirió en ese tiempo un
fuerte impulso, y en Europa se desarrolló rápidamente una nueva escuela de sanadores. Los
primeros “magnetizadores” sanaban por medio de imposición de manos, a través de la mirada de
sus ojos o por medio de pasar la mano sobre el cuerpo del paciente, tocándolo o no. Es obvio
que esos sanadores eran capaces de traspasar Mana de ellos al cuerpo del paciente (y por medio
de eso a su Yo inferior y a su cuerpo-Aka) y así transmitirles la fuerza vital necesaria para el
restablecimiento o la sanación.
  Hasta donde podemos recordar el pasado, la mano era considerada como símbolo de la fuerza.
Isaías, cuyas expresiones lo hacen reconocer claramente como Kahuna, dijo en 40: 10 “El Señor,
el Señor viene con una mano fuerte y su brazo dominará”. La palabra “mano” fue insertada con la
traducción de la versión King-James de la Biblia (los traductores creían expresar más claramente
el significado con eso). Pero si se traduce ese pasaje al “idioma sagrado”, se descubre que la
palabra “lima” significa tanto brazo como también mano. Por lo tanto, donde esa palabra haya
sido usada, con ella se ha querido hacer referencia o al brazo o a la mano o a ambas cosas.
  Si seguimos penetrando en el terreno del idioma, se ve que el secreto de la sanación directa por
medio de la imposición de las manos se oculta en la palabra “dedo” y no en el grupo de palabras
brazo/mano. “Dedo” significa mana-mana. La duplicación de esa palabra fundamental hace
referencia a su fuerza intensificada e indica que del Mana inferior del Yo inferior se produce el
dominante y poderoso Mana de la “voluntad”, que el Yo medio necesita para el dominio y
conducción del Yo inferior. Mana-mana significa también “dividir” o “ramificarse”. Los dedos
constituyen en cierto modo la ramificación del extremo de la mano en el brazo, y eso produce
una similitud con el importante hecho de que también el Mana tiene que ramificarse en la
sanación directa. El sanador tiene que poseerlo en abundancia, como carga intensa y repartirlo de
tal modo, que tanto el Yo medio como el inferior obtengan lo suficiente para poder cumplir sus
tareas individuales en el proceso de sanación. En la repartición final, una parte de la energía del
sanador pasa al paciente. Con esto queda claro que todos los sanadores en su trabajo y en la
imposición de manos – lo sepan o no - traspasan Mana de sus manos al paciente (si el sanador
utiliza adicionalmente la oración, entonces el Yo superior también tiene que recibir una parte del
Mana).
  Después de los “sanadores magnéticos” vinieron sanadores de otra escuela. Ellos hacían
sugestiones bajo aplicación simultánea de fuerza vital. Sugestión es la implantación – causada
telepáticamente o por medio de la palabra hablada - de una idea en el subconsciente del paciente.
Al principio se suponía que por medio de sugestión se podía reemplazar el “magnetismo animal”.
Ese magnetismo, que no es otra cosa que fuerza vital o Mana, no desempeñaba un papel
insignificante en esos intentos. En casi todos los tratamientos de sanación está involucrada la
sugestión, aunque no se la aplique conscientemente. El paciente que busca sanación está más que
dispuesto a ver en cada tipo de tratamiento, en cada práctica médica, la posibilidad salvadora
que le ayude a recuperar la salud.
  Los Kahunas les hacían a sus pacientes solamente sugestiones débiles y al mismo tiempo
hacían traspasar Mana desde sus manos a los pacientes. Aquí se recomienda echar una corta
mirada retrospectiva a las prácticas de sanación de los Kahunas durante los últimos cincuenta
años antes del cambio de siglo (del 19 al 20). Ellos eran los terapeutas especializados de su
época y trabajaban con los tres Yoes de la persona.


                                                                                                66
  Primero el Kahuna limpiaba con todo cuidado a su paciente de sentimientos de culpa, que como
consecuencia de una injusticia que éste le había cometido a otro o a causa de daños de su propio
cuerpo por medio de excesos, se habían fijado en su subconsciente. También el Kahuna se
preocupaba de que los complejos e influencias de posesión se eliminaran con seguridad. Después
de esas preparaciones, el Kahuna se cargaba intensamente con Mana y formaba imágenes
efectivas del completo estado de sanación. Le presentaba esas imágenes al Yo superior y pedía
su ayuda. Si él tocaba al paciente - con lo cual muchas veces se masajeaba la parte enferma o
herida - entonces se traspasaban al paciente Mana y racimos de pensamientos de completa salud,
intensamente cargados y “provistos de voluntad”; y mientras más y más Mana se formaba, el
Kahuna esperaba que el Yo superior comenzara su trabajo y realizara la sanación.
  La entrega de una sugestión de sanación iba de la mano con la aplicación de un “estimulante
físico”. Eso era algo que se podía ver, sentir al tacto o ser percibido de cualquiera otra manera por
el Yo inferior del paciente a través de los órganos sensoriales y como consecuencia apoyaba la
sugestión de manera efectiva. Así por ejemplo, el Kahuna lavaba a su paciente vigorosamente
con agua, lo rociaba y lo cepillaba con un manojo de hojas-Ti verdes, mientras al mismo tiempo
le aseguraba que ahora – después que había reparado injusticias cometidas - sería limpiado de
cada culpa que hubiera permanecido, como también de toda enfermedad.
  Como nuestro trabajo HRA tenía como objetivo tomar contacto con el Yo Superior, nos
decidimos a intentar el tratamiento de pequeños disturbios de la salud, por medio de imposición
de manos y utilizar solamente la parte del método completo de sanación de los Kahunas descrita
arriba. Esos intentos parecían prometernos éxito, ya que sabíamos que muchos sanadores, sólo
por medio de imposición de manos – es decir, sin utilización adicional de la oración – habían
obtenido buenos resultados. También creíamos estar suficientemente preparados para ese
experimento, puesto que en largas prácticas habíamos educado a nuestro Yo inferior a producir,
al recibir nuestra orden, cargas intensas de Mana y a enviar Mana junto con imágenes de formas
de pensamiento bien preparadas.
  En los intentos de sanarnos a nosotros mismos o de sanar a otras personas, sólo adoptamos de
los Kahunas la técnica de la imposición de manos. Le pedíamos al Yo inferior que produjera una
carga intensa de Mana y que concentrara esa fuerza en las manos, mientras nosotros generábamos
una intensa imagen mental de la sanación ya realizada. La imagen y el Mana juntos eran enviados
con una intensa fuerza de voluntad y traspasados al paciente a través de las manos. Algunos de
nosotros tratábamos de ampliar todavía esa técnica. Se reforzaba la sugestión de sanación o la
orden intencional de sanación al Yo inferior, a través de la aplicación de un estimulante físico, tal
como los Kahunas también lo habían hecho antiguamente. Se frotaba la parte dañada o enferma
con una pomada, un calmante o una tintura y se aplicaba calor, compresas frías, masajes u otro
tipo de tratamiento. En eso era importante que el Yo inferior del paciente se impresionara
fuertemente con el efecto curativo del proceso.
  Se puede ordenar varias veces en voz alta y con una fuerte “voluntad”, que tenga lugar la
sanación completa. Pero en tales órdenes no hay ni que mencionar siquiera la enfermedad o
lesión que se quiere curar. Hay que tener siempre presente que no se le debe decir al Yo inferior
algo así como: “Utiliza el Mana que se irradia desde mis dedos a la rodilla enferma, para curar la
herida”. En vez de eso se debería decir: “Utiliza la fuerte corriente de Mana que penetra ahora en
la rodilla y produce que ésta llegue a estar totalmente sana, completamente normal, fuerte e
intacta”. Es decir, los racimos de formas de pensamientos jamás deben contener la enfermedad,
la lesión o la deformación que hay que eliminar en los pacientes o en nosotros. Éstos tienen, más
bien, que contener exclusivamente las formas mentales o formas-Aka del estado normal deseado.
  Los informes que me enviaron después acerca del resultado del experimento, eran realmente
asombrosos. Parece que la mayoría de nosotros dispone de una fuerza curativa natural muchísimo
mayor de lo que sospecha. Bajo el tratamiento directo desaparecían los dolores de cabeza,
                                                                                                  67
disminuían los dolores, bajaba la fiebre, regresaba la fuerza, se restauraba la paz del alma. Parece
que la ofrenda de Mana y las efectivas imágenes mentales de una persona sana que actúa como
sanador, produce un efecto muy positivo sobre la armonía de la vibración del Mana de un
enfermo.
  La mayoría de las personas jamás han hecho el intento de sanar; por eso no tienen idea de lo
que se puede lograr con muy poco ejercicio. Las madres y los padres deberían ser capaces de
ayudar a sus hijos o familiares de ese modo. Además, de esa manera no solamente se eliminan
enfermedades físicas, sino también daños y efectos de origen emocional. El Mana junto con el
amor, eliminan peligros, enojos y preocupaciones. El valor puede aumentar esencialmente y toda
la actitud de un niño puede ser transformada rápidamente para mejor. La inquietud y la actividad
motora excesiva se pueden detener y producir relajamiento, sensación de bienestar y sueño
saludable. Hasta nuestros animales domésticos reaccionan bien a aquellos tratamientos, e incluso
de plantas y árboles tenemos excelentes pruebas de que el amor y el Mana que se les traspasa a
través de las manos, promueve su crecimiento. Las posibilidades son infinitamente muchas.
  También algunos médicos han participado en los experimentos de la HRA con este método de
sanación. Aquellos médicos - como osteópatas y quiroprácticos - que en el tratamiento
normalmente tocan a los pacientes con las manos, han tenido éxitos considerables con este
método directo de sanación. Muchas veces han adoptado este método en sus prácticas normales.
Cuando los pacientes ya han sabido algo acerca de HUNA, el método directo de tratamiento ha
sido realizado con el conocimiento y la participación de éstos; con eso se ha llegado entonces a
éxitos que superan lejos el término medio.
  Al examinar las teorías HUNA en los marcos del trabajo de la HRA, habíamos formado la
costumbre de informarnos mutuamente acerca de todo lo que otros investigadores, que no sabían
nada acerca de HUNA, ya han logrado en áreas similares. Más adelante hablaremos de algunos
de aquellos informes. Con respecto a la sanación directa, escuchamos de una escuela de
sanadores que enseña que Dios efectúa la sanación cuando el sanador entrega la energía.
  Los practicantes de las dos escuelas más importantes de esta categoría han intentado inducir
mentalmente a la “fuerza” a salir de su cuerpo y a “irradiarse” en la parte del paciente que había
que tratar. Algunos de ellos pueden componer articulaciones sin tocarlas; otros mantienen sus
manos sobre la articulación afectada y algunos momentos después ejercen solamente una leve
presión. Frecuentemente logran con eso mejores resultados que empleando una mayor fuerza
corporal. En todos los casos la “irradiación” va acompañada de fuerza y “voluntad” por medio de
oraciones; es, por lo tanto, absolutamente posible que esos sanadores entren en contacto con el
Yo superior.
   El método de sanación del que hemos hablado lo probé en mí mismo. Yo tengo una luxación
en el hueso sacro, que tiene que ser tratada de vez en cuando, y justamente coincidió con que en
ese tiempo correspondía hacer nuevamente un tratamiento. Habitualmente yo utilizaba los
métodos de los Kahunas que me eran familiares; pero esta vez apliqué solamente la terapia del
Yo medio e inferior. Me cargué intensamente con Mana, me tendí en la cama sobre el lado
izquierdo y coloqué mi mano derecha sobre la parte donde había que llevar a cabo el tratamiento.
Después adopté una actitud mental decidida, es decir, le ordené a mi Yo inferior con toda la
fuerza de mi “voluntad”, que concentrara la carga de Mana en los dedos de la mano derecha, que
formara después un dedo-Aka, que traspasara a éste la carga de Mana y que finalmente con el
potente dedo-Aka-Mana pusiera la parte de la articulación nuevamente en la posición correcta. Mi
Georg, que ya conocía el tratamiento adoptado por los médicos, captó la idea de inmediato. Él
sabía muy bien formar un dedo-Aka y empujarlo, por ejemplo, a través de tapas de cajas. Como el
cuerpo es su campo de trabajo más propio y lo conoce muy bien, le fue posible a Georg, en
menos de diez segundos, colocar la articulación nuevamente en su lugar, con un pequeño clic.


                                                                                                 68
  Desde un principio, en el trabajo de la HRA con el Yo inferior y con el empleo de Aka-Mana
bajo la presión dominante del Yo medio, nos llamó la atención de que el trabajo de sanación en
cierto modo es parecido a aprender de memoria. Al aprender de memoria uno se dedica al tema
una y otra vez y con eso hace cada vez más fuerte los racimos de formas de pensamientos de un
verso o de una fórmula. Éstos se entrelazan unos con otros cada vez más profundamente y así se
pueden reproducir y recordar más fácil y completamente. Mientras no se trate de cosas muy
simples – como por ejemplo, la recomposición de una articulación - que se puede hacer en una
sola sesión, con la sanación se procede casi exactamente que al aprender de memoria una poesía
larga. La imagen del estado deseado se coloca ante nosotros una y otra vez y se utiliza cada vez
más Mana y fuerza vital para el fortalecimiento de la imagen. El esfuerzo del Yo medio puede
finalmente provocar en el Yo inferior incluso la sensación de confianza ciega.
  El famoso Couè, que nos dio la fórmula “cada día me va mejor y mejor en todos los aspectos”,
ya había reconocido correctamente lo esencial: La continua repetición con los permanentes
pensamientos de sanación y recuperación. Si él en aquel entonces hubiera sabido también utilizar
Aka-Mana y racimos de formas de pensamiento, su método no habría caído tan rápidamente en el
olvido.
  Hay una clara diferencia, si una sanación o la restauración de tejidos corporales ocurre de un
modo normal o a causa de una carga intensa de Mana y de un acto de “voluntad”
correspondiente. La experiencia de la ciencia médica enseña que ciertos tejidos corporales
después de lesiones no vuelven a estar en la forma original, sino que – dado el caso - son
reemplazados por tejidos de cicatriz. En el trabajo de la HRA no hemos podido establecer
todavía, dónde está el límite de los tratamientos con respecto a sanar, con los cuales grandes
cantidades de Mana son aportadas repetidamente a la parte enferma del cuerpo, bajo la
simultánea indicación correspondiente al Yo inferior y probablemente en combinación con un
poderoso estimulante físico.
  No es necesario recalcar que con la ayuda del Yo superior las perspectivas y posibilidades de
sanación son muchísimo mayores.
  Ahora quiero citar una carta que me llegó después de la publicación de mi libro
“Conocimientos secretos detrás de milagros”. La carta indica claramente lo que pueden lograr -
en el área de la sanación – la comprensión inteligente y la aplicación correcta del conocimiento
acerca de la carga con Mana y su envío a través de las manos. Esta carta deja ver una persistente
determinación y una fe firme. Jamás alguien me había escrito una carta semejante. Aunque la
mujer que escribe no lo dice claramente, estoy convencido de que ella durante el proceso de
sanación estuvo en contacto con su Yo superior, ya que habla de una “… cierta barrera
científica, que no deja surgir ninguna luz espiritual”. La dama no es miembro del grupo de la
HRA. Ella investigó y examinó la doctrina Kahuna completamente para ella sola. Yo publiqué la
carta en una circular y puedo decir que ésta fue una fuente de inspiración para los amigos de la
HRA; los animó a continuar su trabajo. Este es el contenido de la carta:

       Muy estimado Señor Long:

       Hacía tiempo que quería informarle acerca de mi experiencia sobre el tema sanación por
       medio de HUNA, pero hasta ahora he creído que debía esperar, hasta que mi médico por
       fin admitiera que mi sanación es duradera. Aunque la sanación fue milagrosa y desde su
       punto de vista era “imposible”, insistió en que podría tratarse de un fenómeno pasajero y
       que necesariamente yo tenía que contar con una recaída. Pero como ahora ya ha
       transcurrido más de un año sin que haya ocurrido una recaída, él finalmente reconoció
       reacio que yo estoy sano, aunque todavía hoy considera “imposibles” ciertos aspectos de


                                                                                              69
esta sanación y dice que según las experiencias de la ciencia médica, éstos son
“inimaginables”.
Hace catorce meses yo estaba en el hospital con una enfermedad a la vista. Comenzó con
una conjuntivitis que pronto se transformó en una inflamación al iris, en una inflamación
en ambas córneas (las dos cosas se consideran incurables) y en un tumor en la córnea. Ya
antes de entrar al hospital el tumor había sido cauterizado dos veces; con eso había
quedado una cicatriz considerable en la córnea. El médico había considerado
absolutamente necesaria la cauterización, porque el tumor no había reaccionado a ninguno
de los otros tipos de tratamiento. Él me había dicho que después de la cauterización yo
tendría una cicatriz para toda la vida. Es decir, yo ya estaba preparada para eso.
Cuando finalmente fui dada de alta en el hospital, yo estaba totalmente desanimada, ya
que mi capacidad visual era entonces muy mala y yo estaba dañada para siempre.
Después que al transcurrir un mes el ojo enfermo se había acostumbrado a la nueva
situación, me recetaron lentes fuertes. Con ellos me veía muy desfavorecida y – lo que
era mucho peor – ya no debía leer mucho.
Mientras me recuperaba en la casa, leí su libro “Conocimientos secretos detrás de
milagros” y la esperanza que formé de ahí venció a mi abatimiento. No necesito recalcar
que comencé de inmediato con la práctica. Me enriquecía con Mana y lo concentraba en
mis manos. Luego me sentaba una y otra vez, colocaba mis manos sobre los ojos y
ordenaba que la fuerza entrara en los ojos y los curara.
En una revisión posterior no le dije nada a mi oculista del mejoramiento que se había
llevado a cabo entretanto. Él examinó mis ojos con casi todos los instrumentos que tenía
y finalmente murmuró que eso era increíble y que no podía comprenderlo. Al final él
manifestó que antes de que pudiera recetar algo, tenía que examinar otra vez los ojos con
algunas gotas. Después de este otro examen, se vio obligado a reconocer que algo había
ocurrido, que no podía comprender en absoluto. Ya no existía ningún tipo de síntoma
evidente de inflamación del iris y de la córnea. Pero lo que era mucho más importante: la
cicatriz había desaparecido por completo. Él me explicó que el tejido de la cicatriz estaba
aislado del suministro de sangre y por eso no podía ser absorbido; por lo tanto, tenía que
estar en el ojo, pudiera constatarlo o no. Pero lo mejor del asunto era que mi capacidad
visual había mejorado tanto, que después de diecisiete años en los que siempre había
tenido que usar lentes, ahora ya no los necesitaba.
El médico me preguntaba reiteradamente qué podría haber ocurrido entretanto según mi
opinión. Yo traté entonces de contarle cómo yo había procedido, pero pronto me di cuenta
que no podía continuar, porque él tenía una cierta barrera científica que no permitía
ninguna luz espiritual. Él se burló de mí y me miró como a una tonta inocente.
Cuando me dio de alta, de paso me hizo la advertencia que tenía que contar con una
recaída, a lo sumo dentro de tres meses. Por cierto había ocurrido algo extraño, pero sin
duda podía tratarse solamente de un estado pasajero. Eso hizo hervir mi sangre irlandesa.
Finalmente lo hice prometerme que reconocería la sanación permanente si dentro de un
año no se presentaba ninguna recaída. Él estaba tan seguro de lo que creía, que lo
prometió gustoso y además agregó que podía esperar tranquilo.
Como prueba visible para Tomases incrédulos, adjunto mi antigua licencia para conducir.
Ésta tiene un timbre atravesado con letras gruesas que dice: “No es válida sin uso de
lentes” Mi nueva licencia ya no tiene ese timbre.
Le estoy eternamente agradecida por su trabajo, por su libro y por esta maravillosa
sanación.



                                                                                        70
  Me he hecho otorgar el permiso para la publicación de esta carta. Es una de las tantas que
conservo cuidadosamente en mis actas, pero creo que sería desleal indicar el nombre y la
dirección de la dama que la escribió. Todas las cartas de ese tipo no solamente son interesantes
como documentos de sanación, sino también de otro modo:
  Indican justamente, que las palabras escritas no tienen valor, mientras los pensamientos
expresados en ellas no sean aplicados y transformados en experiencia personal.




                                                                                             71
                                                 XII

            EL GRUPO DE TRABAJO PARA SANACIÓN RECÍPROCA
                     SOBRE UNA BASE TELEPÁTICA

  Basándose en las teorías HUNA acerca de la cuerda-Aka y del intercambio de comunicaciones
telepáticas que es posible con su ayuda, una cantidad de miembros de la HRA especialmente
interesados, realizó un notable experimento. Con ese propósito formaron un grupo de trabajo, que
llamamos “Grupo para sanación recíproca sobre una base telepática” (Telepathic Mutual Healing
Group o abreviado Grupo MTHG). Al comienzo del experimento se había fijado su duración y
los correspondientes períodos de informe en sólo un mes; pero a causa del gran interés y de los
importantes resultados, se mantuvo durante años.
  Ya hemos hablado de que los miembros de la HRA viven diseminados a través de los Estados
Unidos, Canadá, Europa y Asia. Las cartas y las circulares constituían la única posibilidad de
intercambio mutuo. Muchos miembros querían tomar contacto con otros compañeros de
convicción que estuvieran interesados o trabajando en los mismos asuntos. Otros se encontraban
en apuros urgentes y no tenían suficiente confianza en la fuerza de sus propias oraciones. Es
cierto que una persona que trabaja para ella sola, tal vez logré resultados modestos, pero se puede
lograr algo grande cuando varias personas se agrupan para hacer un trabajo colectivo.
  Nuestros miembros no se podían reunir personalmente, como es posible hacerlo en una iglesia o
en una sala de conferencias. ¿Pero por qué no podría ser factible reunirse de un modo telepático?
Nosotros habíamos educado a nuestros Yoes inferiores para que usaran su talento propio. Aquí,
por lo tanto, se ofrecía la oportunidad de un experimento en grande. Aquí estaba la oportunidad
para ayudar a los que buscan ayuda.
  Durante años, organizaciones religiosas modernas ya han realizado tratamientos a distancia, sin
que se haya mencionado o imaginado que el elemento telepático jugaba un papel en eso. Siempre
ha habido oraciones para amigos o personas queridas que han estado lejos; a menudo también se
han realizado acciones colectivas de oración, en momentos que han sido fijados, a las que se han
podido conectar miembros de un grupo grande que se han encontrado lejos.
  Yo busqué en los registros acerca de la práctica de los Kahunas, si en aquel entonces ya había
habido algo similar que pudiera sernos útil para la planificación del experimento. La combinación
ideal para una sanación era naturalmente el Kahuna y su paciente. El Kahuna concentraba todos
sus esfuerzos en una sola persona, antes de dedicarse a otra. Pero finalmente encontré en
“entrelazar cuerdas-Aka” una práctica muy interesante, que correspondía exactamente a nuestros
propósitos.
  De la anterior educación telepática del Yo inferior, sabíamos que comunicaciones de formas de
pensamiento pasan a través de hilos-Aka o cuerdas-Aka, que son enviadas desde el Yo inferior del
emisor al Yo inferior de la persona a la que está destinada la comunicación. Nosotros sabíamos
de la creencia de que los Yoes superiores de grupos asociados de personas formaban la Poe
Aumakua o “Gran sociedad de Yoes superiores”. También creíamos en un gran poder, que
resultaba del trabajo en conjunto de los Yoes superiores. El símbolo era una cuerda formada de
muchos hilos trenzados.
  Una cuerda es mucho más fuerte que un hilo. Por eso se puede lógicamente suponer lo
siguiente: Si muchas personas envían al mismo tiempo a sus Yoes superiores sus hilos-Aka junto
con Mana y las formas de pensamientos de la misma oración, se puede realizar un trabajo enorme
para el beneficio y provecho de los correspondientes Yoes medios e inferiores que están unidos
en una oración.


                                                                                                72
  En la Polinesia los templos consistían muchas veces de grandes superficies elevadas cubiertas
con piedras, sobre las cuales había diversas chozas cubiertas con paja. Cada choza servía para un
propósito en particular. Una estaba designada muy en general para la prosperidad de la tribu.
Cuando las personas reunidas allí habían sido purificadas según el rito habitual, los sacerdotes se
retiraban de la vista de la comunidad y efectuaban el misterioso ritual final: Trenzaban una fuerte
cuerda de fibras de coco. Ésta simbolizaba la fuerza especial de los hilos-Aka unidos de todas las
personas reunidas y se les mostraba a ellas. Entonces la oración se consideraba como hecha y
enviada al Yo superior.
  En las antiguas comunidades religiosas japonesas, donde todavía actualmente muchas cosas
hacen recordar la doctrina HUNA, se encuentra ese símbolo en forma de un pedazo de cuerda,
que está colgada entre dos columnas delante de los templos. La cuerda es en el medio casi tan
gruesa como un cuerpo humano, pero hacia los extremos se torna muy delgada, hasta que
finalmente consiste solamente de una sola trenza. Esa cuerda representa con una poderosa fuerza
simbólica, el poder y la fortaleza que resulta de un esfuerzo en conjunto.
  De la idea de la cuerda formada por hilos trenzados surgió nuestro plan de trabajo. Yo propuse
actuar yo mismo como mediador y realizar el rito del “entrelazamiento” tan bien como pudiera y
suministrarle al Yo superior el Mana que fluía hacia mí desde todos los lados a través de los
hilos-Aka. Los participantes del grupo debían enviarme Mana y formas de pensamiento a través
de los hilos-Aka que nos unían.
  Con el estudio de la psicometría hemos aprendido que cualquiera que toque un objeto, deja en
éste un hilo-Aka. Si un practicante de psicometría toma posteriormente el objeto en la mano, su
Yo inferior puede, a través de los hilos-Aka, tomar contacto, por ejemplo, con el dueño del objeto
y enterarse de detalles comprobables acerca de éste. A raíz de esa reflexión, todos los miembros
de la HRA que querían participar en el experimento, me enviaron cartas y firmas como conexión
de hilos-Aka.
  La carta debía contener la bien reflexionada oración (de la que no debía alejarse el que escribía
la carta). La carta tenía que firmarse con tinta, y el emisor debía sostenerla medio minuto en las
manos, y junto con eso mirar fijamente la firma. Con eso queríamos asegurarnos que se
conectaran hilos-Aka tanto a la carta como también a la firma. Luego yo, al recibir las cartas
debía colocarlas en una caja, sobre la cual tenía que hacer descansar las palmas de mis manos
durante la realización del rito de la oración. Pero antes de la hora fijada, yo tocaba cada carta por
separado y me concentraba en ella por un momento corto, para producir ya un contacto temporal
a través de mi subconsciente y de la cuerda-Aka.
  Para producir el contacto colectivo y la acción de orar, fijábamos una hora determinada. Como
algunos de los miembros de la HRA sólo tenían tiempo para el experimento en la tarde, otros en
la noche, y como también se tenía que considerar la diferencia de horario entre las diferentes
partes del mundo, fijamos las horas de trabajo para las 3 de la tarde y las 7 de la noche, hora
californiana. Con eso se le permitía a cada uno calcular la diferencia de hora y conectarse según
su deseo. Todos los que deseaban participar en el experimento recibían indicaciones precisas para
su forma de actuar en la acción de oración. La versión resumida de esas indicaciones que viene a
continuación, expone la realización del experimento.

   La acción de oración TMHG abarca las siguientes fases:
1. Grábese las formas de pensamiento del estado que se pretende, lo más claramente posible,
   para que en cada momento usted pueda acordarse de él instantáneamente. Pocos minutos
   antes de la hora fijada, adopte una actitud de propósito serio y reúna en sí una carga de Mana
   lo más grande posible. Exactamente al llegar la hora, tome contacto telepático con su Yo
   superior y con los Yoes superiores de los demás. Junto con eso dirija su atención hacía mí,
   como centro de acción, y mantenga firmemente la intención de producir el contacto telepático
                                                                                                  73
    a través de mí, porque de mí sube la cuerda trenzada de los hilos-Aka unidos, para alcanzar a
    todos los Yoes superiores y de ese modo reforzar la fuerza de la acción de orar de todos los
    participantes. Envíe con completa consciencia a través de mí como centro, amor, bendición y
    Mana a los Yoes superiores. Haga eso durante dos minutos, pida una bendición mundial e
    imagínese el efecto de esa bendición. Ofrezca Mana, para que los Yoes superiores puedan
    utilizarlo para la realización de sus grandes tareas.
2. Después de aproximadamente dos minutos relájese; déjeme irradiarle amor, bendición y la
    realización de las circunstancias felices deseadas. Junto con eso también enviaré un color,
    para aumentar su capacidad receptiva frente a comunicaciones telepáticas. Pero no se
    preocupe si no percibe siempre esas impresiones. Sabemos por experiencia, que la carencia o
    la escasez de capacidad receptiva no afecta a la bendición que le ofrece a usted la acción.
3. Como cuatro minutos después de la hora fijada, comience con su acción de oración como está
    acostumbrado. Acuérdese de sus deseos e imagínese detalladamente, vívidamente y tan
    exactamente como sea posible, las condiciones que desea ver realizadas en el futuro con
    ayuda de los Yoes superiores. Imagínese cómo se va adaptando a las nuevas condiciones,
    cómo hace todo lo que tiene que hacer o quiere hacer, en cuanto esos deseos estén
    materializados, es decir, en cuanto se cumplan por completo a través de los Yoes superiores.
    En esos momentos es bueno que usted se imagine cómo otros también son bendecidos por
    medio de la realización de sus nuevas condiciones de vida deseadas, cuando su vida toma
    contacto de algún modo con la vida de aquellas personas o cuando ésta depende
    completamente de usted.
4. Casi al final de los ocho minutos esfuércese por enviar. Junto con eso, dígase a sí mismo que
    envía a los Yoes superiores las formas de pensamientos de las condiciones deseadas con una
    fuerte corriente de Mana - a través del centro y de las cuerdas-Aka trenzadas. Cuando haya
    hecho eso, permanezca quieto por algunos segundos; luego termine su oración en forma
    ceremonial y definitiva, diciendo “La oración sube flotando… Haz que la bendición caiga
    como lluvia” (Esa es la corriente inversa de Mana, que entonces como Mana superior nos
    reanima y nos bendice). “Au… ma… ma…” (o “Amén”).
  El experimento se realizó durante un mes con extremada precisión. Durante ese tiempo y
también después, se enviaron informes. A continuación el informe final resumido, que al término
del período de experimento se envío en una carta circular:

                      INFORME ACERCA DEL EXPERIMENTO
                       DE SANACIÓN TELEPÁTICA MUTUA
                       Del 25 de Noviembre al 25 de Diciembre de 1948

  La mayor dificultad fue el asunto tiempo. Algunos de nosotros tuvieron que interrumpir
eventos sociales u obligaciones domésticas para poder participar en el trabajo. Algunos muchas
veces no estuvieron en condiciones de participar. Asombrosamente muchos constataron que
olvidaban la hora y que tan sólo se acordaban después (tal vez en esos casos Georg no tenía
interés). Pero los muchos que participaron (aproximadamente 40 o 50 personas) también
intervinieron en la mayoría de las noches en el experimento.
  El experimento debía servir para la aclaración de tres preguntas: 1. ¿Me resultaría, desde el
centro en Los Angeles, transmitirle impresiones telepáticas a una gran cantidad de compañeros de
convicción al mismo tiempo? 2. ¿Se podrían recibir inalteradas las imágenes enviadas
telepáticamente? 3. ¿Cuáles efectos produciría el trabajo de grupo, hecho de acuerdo con la


                                                                                              74
doctrina HUNA, en relación con la sanación del cuerpo y el mejoramiento de las condiciones del
medio ambiente? ¿Se mostrarían otros efectos imprevistos?
  Yo enviaba telepáticamente (con fines experimentales) números del uno al diez, figuras
geométricas simples, como triángulos, cuadrados, círculos, estrellas, conos, pirámides, como
también la letra “H” (de “HUNA”) y el verde como color. Cambiaba los colores, desde verde
amarillo claro hasta un verde más intenso, más oscuro y a veces con un leve tono azulado. Para
incluir, junto a las cosas o sucesos especialmente deseados por nosotros, también la paz mundial,
por la que justamente todos trabajábamos, yo enviaba, además, la presentación gráfica de valles
verdes y suaves campos de trigo meciéndose con el viento de verano.
   En cada envío de los miércoles en la noche me ayudaba – a la hora en punto – un grupo bien
coordinado de 15 personas, de las cuales muchas tenían una gran práctica y experiencia en la
aplicación de sugestiones con los más diversos propósitos (ese no era en realidad un grupo
HUNA, pero todos los miembros pertenecían en ese tiempo a la HRA). Ese grupo realizaba junto
conmigo las diferentes fases del experimento. Mi propio trabajo telepático de envío era el mismo
que en los otros días, ya que queríamos establecer si por medio del trabajo en conjunto tal vez en
un área más cercana o en una gran distancia, se notaría una diferencia en la claridad e intensidad
de la recepción telepática (pero no se notó ninguna diferencia).
  Más tarde en la noche, yo trataba entonces, junto con ese grupo (por medio de invocar a los
Yoes superiores), de realizar sanaciones telepáticas con miembros de la HRA que vivían lejos.
Con eso queríamos establecer si varias personas trabajando como grupo podían ejercer una mayor
fuerza que una sola persona. La verificación por carta de los casos (a veces el paciente ni siquiera
sabía del intento de sanación que se tenía la intención de hacer) demostró claramente la
superioridad del trabajo colectivo. Fue notable el aumento de la fuerza y el mejoramiento de la
salud logrados de ese modo. En dos casos los pacientes se sintieron tan bien en los días
siguientes, que se excedieron en el trabajo y por medio de eso obtuvieron pronto una recaída.
También los mismos miembros del grupo de sanación percibieron al día siguiente una curiosa
sensación de ánimo y confianza. (Durante cuánto tiempo se mantiene ese efecto o si resulta
convertirlo en un estado permanente, es en primer lugar un asunto de suministro de Mana. En
cada uno de esos casos, los miembros del grupo se habían cargado de manera especialmente
intensa con Mana y habían empleado ese Mana tanto con el propósito de experimentar como
también para sanar).
  Con respecto a mis sensaciones personales en el centro de la acción, me llamó la atención que
éstas eran muy intensas en algunas noches y en otras apenas perceptibles. Esa experiencia
coincide con aquellas DE CASI TODOS LOS MIEMBROS DE LA HRA, QUE INFORMARON
DESPUÉS ACERCA DE SUS SENSACIONES. La causa de esas oscilaciones no se pudo
determinar. En noches en las que yo sentía poco o nada, las imágenes enviadas telepáticamente,
aparentemente fueron recibidas igual de bien que en las otras noches. En la primera noche me
dediqué a todas las cartas que me habían enviado de todas partes; las leí atentamente, me fijé en
los nombres de los que escribían y traté de tomar contacto con cada uno de ellos a través de los
hilos-Aka que estaban adheridos a las cartas. Cuando se acercaba el momento del experimento,
sentí una oleada de excitación; fue para mí como si se me hubiera transferido la tensión de
expectativa de todos los participantes.
  A la hora en punto me relajé y esperé las corrientes de pensamientos y de Mana que fluían
hacia mí. Sentía una picazón en las manos, las cuales tenía puestas sobre las cartas. Y cuando me
concentré en unir todos nuestros hilos de pensamientos y ofrecérselos como “cuerda trenzada”
(aha) a la “Gran sociedad de los Yoes superiores” – junto con eso también a nuestros propios
Yoes superiores -, me sobrevino DE MANERA TOTALMENTE INESPERADA, LA
SENSACIÓN DE ESTAR REPENTINAMENTE ELEVADO, PURIFICADO Y BENDECIDO.
Sentí una corriente de profunda alegría y amor y el deseo ardiente de poder cumplir
                                                                                                 75
completamente mi parte en el gran proceso de sanación y refortalecimiento. La reacción
emocional que caracteriza la cooperación del subconsciente fue de pronto muy intensa, y se me
asomaron lágrimas de alegría. (Otros también informaron de reacciones similares). En ese estado
de alta tensión emocional, les envié de vuelta a mis amigos con mi amor, el sentimiento que había
llegado de los Yoes superiores, que éramos bendecidos y aceptados.
  En la fase siguiente nos preparamos completamente para las imágenes de las condiciones y
circunstancias deseadas. Yo me imaginé vívidamente una total salud, felicidad y seguridad
económica para todos, como también un mundo que está bendecido con paz y abundancia.
Cuando en los siguientes minutos presenté esa imagen, la picazón en mis manos se hizo más
intensa, mientras nuestras imágenes y corrientes de Mana entrelazadas entre sí flotaban hacia
arriba. Después del cuarto minuto, terminé la acción de oración de la manera habitual,
relajándome y tratando de percibir las bendiciones que venían desde los Yoes superiores. Tuve
una débil sensación que me llenó con nueva fortaleza e ímpetu y que me purificó nuevamente.
Luego me dirigí fortalecido y con una sensación reforzada de seguridad y confianza a mi
sanación telepática de todas las noches para diferentes personas. Fue un suceso profundamente
satisfactorio; y como también muchos otros habían sentido lo mismo, continuaron con el trabajo,
aunque en algunas noches la sensación de bendición se presentó con menos intensidad o estuvo
completamente ausente.
  Una cantidad de informes de participantes deja ver que los pensamientos enviados
telepáticamente fueron recibidos completos y casi sin modificaciones o fallas. Pero la mayoría
de los informes indica que algo se había agregado o variado. Se veía, por ejemplo, el triángulo
sobre una placa verde con bordes dorados o el círculo comenzaba a girar y a moverse del lugar o
a multiplicarse. Los campos verdes eran adornados con árboles con flores muy hermosas, y los
surcos en los campos eran asombrosamente exactos, derechos y verdes. Otros en cambio, vieron
cómo el verde se convertía en otro color, y cómo surgían de ahí fuentes, guirnaldas de colores o
arcos iris. El cuerpo piramidal y cónico fue visto correctamente. Simples estrellas se mostraban
iluminadas y brillaban, y en las Navidades estaban sobre los árboles de Navidad.
  En los símbolos se demuestra que los Yoes inferiores habían intervenido en nuestro trabajo. Se
sabe que al Yo inferior le gusta adornar lo que toma, y junto con eso forma símbolos. Si se logra
descifrar el sentido que se oculta detrás, entonces muchas veces se puede tener visiones de
contextos que están bajo el umbral de la consciencia. La aparición de tales símbolos demuestra
que la recepción de las imágenes enviadas telepáticamente se trata de algo real y no de un
producto de la fantasía.
  Los resultados de sanación fueron excelentes. El trabajo durante el mes de experimento fue
realmente la coronación de los experimentos anteriores de autosanación, como también de mis
esfuerzos por ayudar a miembros de nuestro grupo con sus dificultades de salud. A continuación
cito algunos párrafos de cartas que me llegaron:
  “Aún mucho tiempo después de la hora acordada sentí el efecto beneficioso”.
  “… desde hace cuatro años no me había sentido tan bien…”
  “Me siento muy pequeño y modesto, de algún modo… muy agradecido…”
  “Cuando usted me comunicó que el grupo de los miércoles en la noche, formado por casi 20
personas, había tratado telepáticamente a mi esposa, al verificar constatamos lo siguiente: Mi
esposa estaba en ese momento en la cama; yo me encontraba en otra habitación. De repente ella
me llamó y dijo – por muy extraño que pueda sonar - que de pronto se sentía mejor, mucho
mejor, y que se sentía más libre. Lo que ocurría en ella en ese instante, no lo pudo expresar con
exactitud. Ella pensó que “algo” la había tranquilizado y le había dado una gran fuerza, algo que
jamás antes había sentido”.
  “Nada todavía”


                                                                                              76
  “Ya siento el efecto beneficioso del trabajo y espero que a través de éste se haga realidad por
completo la imagen vista interiormente”
  “La primera noche me relajé tan profundamente, que me quedé dormido. Era como si flotara en
el espacio (entretanto esa sensación se nos ha hecho familiar a muchos de nosotros). En la noche
siguiente vi hermosos campos verdes”.
  “La primera noche vi, por cierto un poco borroso, cómo se abría una puerta de corredera. Lo
consideré como una señal de que el camino estaba abierto para nosotros. Ayer en la noche se dejó
ver un aro, en cuya parte superior había triángulos… Luego bajaron rayos que parecían estar
entrelazados entre sí, como una cuerda”. (De otras partes se informó que se habían visto hilos-
Aka “entrelazados formando una cuerda”; dos miembros vieron una cuerda hecha de muchos
colores hermosos).
  “Nosotros tres estamos sentados juntos cada noche … La mamá dijo que anteayer en la noche
había constatado un mejoramiento muy importante en sus ojos… Estamos muy agradecidos por
eso…”
  “Durante el experimento recíproco de sanación telepática, los ojos han mejorado día a día”.
  “El 23 de noviembre recibí las indicaciones para el experimento y aprendí una parte del ritual;
al día siguiente aprendí el resto. En la mañana del día 25 me di cuenta de repente que los
horribles dolores… habían desaparecido por completo… Eso se le podía atribuir al tratamiento o
simplemente al estudio a fondo de las indicaciones… En todo caso, eso es para mí un milagro”.
(La dama en referencia tomó evidentemente contacto con su Yo superior ya en el trabajo práctico
y su plegaria fue escuchada de inmediato).
  “Yo vi un círculo doble… como un anillo; éste circulaba como un líquido en un fuego verde
brillante… En el centro resplandecía en todos los colores – como el fulgor de un diamante”.
  “Cuando avanzaba algunos metros, se me dificultaba la respiración, de manera que tenía que
sentarme para volver a respirar bien. Pero ayer salí a pasear alrededor de dos cuadras sin la menor
dificultad. Desde hace meses no había podido hacer eso. Estoy muy feliz…”
  “El tumor ha desaparecido por completo… Los médicos están atónitos y no se lo pueden
explicar…”
  El experimento nos trajo, además, un particular y asombroso hallazgo: Al estar nosotros con su
realización en estrecho contacto telepático y al estar unidos en forma colectiva con el Poe
Aumakua, los miembros del grupo se sentían cada vez más claramente como un ser completo
único. Tal como los hilos-Aka, nosotros mismos también llegamos a estar en cierto modo
“entrelazados mutuamente” y parecíamos participar en el tipo de unión, del “ser uno solo” de los
Yoes superiores. Nos sentíamos como en un “cuerpo” unificado, y estábamos mutuamente unidos
en amor y camaradería. Esa sensación, que muchos de nosotros sentimos vívidamente, despertó
nuestra comprensión del valor interior de la iglesia o de la comunidad de la iglesia, como un
medio para entrar en contacto con los Yoes superiores, trabajar con ellos, y obtener de ellos
conducción, ayuda y sanación.
  Como ya se ha dicho, el primer experimento del método TMHG fue un éxito tal, que
decidimos continuarlo por un tiempo. Finalmente, esa parte de nuestro trabajo llegó a ser un rito
regular permanente, que tiene lugar diariamente a las 3 de la tarde y a las 7 de la noche, hora
californiana.
  Con el tiempo se originó el deseo de tener una oración ritual. Se publicó por medio de cartas
circulares; junto con eso se recomendó al mismo tiempo efectuar ciertas modificaciones de
acuerdo con las necesidades particulares de cada uno y aprender la oración de memoria, para
poder utilizarla en cualquier momento. La oración impresiona al Yo inferior intensamente – es un
estimulante físico de gran valor. Después de una previa carga intensa con Mana, se efectúa al
momento de la acción colectiva la siguiente oración:


                                                                                                77
  “Ahora me extiendo, entro en contacto en el centro con MFL (Max Freedom Long) y me
inserto en el grupo que se ha unido para orar… Junto con el grupo me extiendo ahora para tomar
contacto con la GRAN SOCIEDAD DE LOS AUMAKUAS y con MI PROPIO YO SUPERIOR,
que pertenece a ésta (pausa). Queridos y sumamente confiables espíritus paternales, purifíquenme
de todos los pecados, por medio de los cuales he herido a otros. Acepten mi promesa de
abstenerme de aquí en delante de tales perjuicios y de reparar daños anteriores, siempre y cuando
me sea posible. Limpien mi semblante sucio en la abundancia de vuestra misericordia. Purifiquen
la fuerza vital que les entrego como ofrenda viviente… Yo les envío ahora esta ofrenda mía de
Mana a través del hilo-Aka conector y de los hilos de nuestro grupo trenzados entre sí en el centro
por MFL… Se los entrego jubiloso; recíbanlo junto con mi amor…”
  “Ahora envío – como molde o semilla – la imagen mental de las condiciones deseadas y pido
que los moldes sean llenados y la semilla madure transformándose en una realidad. Veo un
mundo en paz… Un mundo próspero… Un mundo feliz… Un mundo de seguridad…”
  “Ahora envío la imagen mental de que todos los de nuestro grupo van por el camino hacia la
luz y viven en perfecta salud, que tienen en abundancia todo lo que más necesitan para una vida
feliz y al servicio de la superioridad. Veo cómo a todos nosotros - también a mí – se nos concede
la fuerza, los medios y la alegría para servir y ayudar. Prometo aprovechar todas las
posibilidades para servir en forma leal y hasta el límite de mi capacidad, para que los pequeños
servicios que haga sean cada vez más grandes y yo llegue a ser día a día más parecido a ustedes y
cada vez más confiable en el uso de los dones que se me confíen. Me esforzaré por contribuir con
mi parte para llegar a ser así como me veo ahora en la imagen del futuro: Saludable, feliz y lleno
de alegría de vivir y de servir – y confiable en cada pensamiento, en cada acción y en todas mis
aspiraciones y anhelos”.

  “Ahora traigo una imagen mental especial de las condiciones de vida que deseo para mí
mismo”. (Aquí hay que imaginarse vívidamente las condiciones y situaciones especiales que se
desean para uno mismo y para las personas cercanas).

  “Ahora termina la oración. Las imágenes mentales son encomendadas a ustedes, para que a
través de ustedes, queridos y sumamente confiables espíritus paternales, se hagan realidad tan
rápidamente como sea posible. Dejen ahora caer de vuelta sobre nosotros la corriente de Mana
como lluvia benefactora y que nos dé una completa purificación y todo lo mejor. La acción de
oración ha terminado. Me retiro del contacto. Au .. ma .. ma ..”

  Cuando comenzó la guerra de Corea, recibí muchas cartas de mujeres, padres y amantes, que
estaban preocupados por los soldados con los cuales estaban relacionados. Pedían ayuda al grupo
TMHG. Nosotros le agregamos una frase al ritual de oración y pedimos que un “muro protector”
rodeara a los soldados, cuyos nombres se nos había comunicado. También agregamos, en
conexión con la imagen mental del “mundo pacífico”, una oración especial que decía como sigue:

  “Ahora envío la imagen de todos los soldados relacionados con nuestro grupo. A cada uno de
ellos lo rodea un muro de protección, que por medio de nuestros Yoes superiores se mantiene
permanentemente fuerte y lo protege en forma constante de todo tipo de peligros”.

  El hecho es que hasta el momento que escribo esto, no le ha ocurrido nada a ninguno de los
hombres mencionados en nuestra lista de protección. Muchos salieron ilesos de acciones en las
que otros fueron muertos o heridos. Uno sobrevivió indemne la caída de un avión, con la cual
varios de sus camaradas habían resultado muertos o gravemente heridos.


                                                                                                78
  Pero de ningún modo se les concedieron éxitos tan rotundos a todas las acciones de oración del
grupo TMHG. Aunque en los años de trabajo del grupo TMHG muchísimas cartas han informado
acerca de resultados realmente maravillosos, también ha habido casos en que se han mostrado
solamente efectos débiles o donde no se ha presentado ningún tipo de circunstancia afortunada.
Mucho parecía depender de cada persona a la que el grupo trataba de brindarle ayuda. El fiel
envío diario de Mana a los Yoes superiores y la regular y cuidadosa ofrenda de imágenes
mentales de las condiciones deseadas, parecía aumentar la eficacia. A veces parece ser necesario
que alguien posea la facultad de ayudar a otro a partir, tal como, por ejemplo, alguien llena una
bomba con agua, y a través de eso le posibilita a otro servirse de ella y bombear agua para sí
mismo. Un Yo inferior con una fe fuerte y lleno de confianza, parece poder ayudar mucho a los
Yoes inferiores de otras personas.
  La colaboración ideal para grupos pequeños parece ser la reunión de contacto semanal con
objetivos claros y con acciones colectivas de oración HUNA. El ritual recién descrito es muy útil
y contiene todos los puntos importantes. Durante la semana puede entonces llevarse a cabo el
trabajo una o dos veces diarias en horas establecidas, en el que un miembro del grupo sirve como
centro, como se describió con el grupo TMGH. De ese modo se puede multiplicar la fuerza por
medio del trabajo colectivo de grupo.
  A quien quiera practicar sanaciones a distancia, la experiencia del trabajo del grupo TMGH le
puede servir de pauta en teoría y práctica. En uno de nuestros boletines aparece el siguiente
informe acerca del contacto telepático de sanación de dos personas:
  “Un exitoso experimento de sanación fue realizado entre dos miembros de la HRA, el señor T.
A. L. de Los Angeles y la señora J. M. R. de Madison, del estado de Wisconsin. La dama tenía
grandes capacidades psíquicas y mucha experiencia en el trabajo de sanación. Cuando ella toca
su Aumakua, siente la corriente de Mana superior que viene de vuelta, como una lluvia
centelleante. También el señor T. A. L. disponía de capacidades psíquicas. Él era experto en el
método utilizado por los Kahunas, de mirar fijamente un vaso lleno de agua y – como
consecuencia de proyecciones telepáticas o de otro tipo – captar imágenes visuales.
  El experimento fue acordado para el 23. 5. 1952, exactamente a las 7 de la mañana, hora
californiana. La señora R. le escribió a T. A. L.: “Deseo irradiarle sanación, cuando la corriente
(contacto telepático) sea fuerte. Tal vez a la hora acordada yo no pueda enviar en forma
suficientemente intensa, pero esperamos que el Yo superior ayudará. Podríamos comenzar a las
7 de la madrugada y permanecer nueve minutos en contacto. Tal vez reciba usted incluso una
comunicación hablada”.
  El experimento se realizó como se había planeado. A continuación, un extracto de una carta en
la que T. A. L. informa a la señora R. acerca de sus percepciones: “Exactamente a las 7 de la
mañana yo estaba dispuesto. Me había preparado mentalmente para la recepción de la
comunicación y había llenado el vaso con agua. Yo estaba sentado pasivo, miraba la superficie
del agua y esperaba que alguna sensación me indicara el comienzo de la comunicación. Pero al
principio no hubo ninguna reacción. A las 7 horas y tres minutos vi en la superficie del agua una
dama con pelo gris y ojos claros; ella tenía una estatura mediana y llevaba puesto un abrigo
oscuro o quizás una chaqueta; los puños claros se destacaban mucho cuando ella levantaba los
brazos al orar. (Comentario: las dos personas no se habían encontrado nunca personalmente). Ella
parecía ir de una habitación a otra, se detuvo allí ante una mesa, inclinó su cabeza y se veía
abstraída, como en una profunda meditación. Al mismo tiempo noté en mí una vibración que
pulsaba en la zona estomacal. Eso duró un minuto completo y surgió en mí la idea de
desprenderme de todas las tensiones. Me relajé profundamente y bostecé. Vi cómo se movían sus
labios, como si ella hablara; pero no pude percibir las palabras. Después de algunos minutos la
acción había terminado.


                                                                                               79
  Hasta ahora siempre me había preocupado de tener a la mano un poco de leche, para aliviar mis
dolores estomacales. Ese día fui al trabajo con el ánimo alto y a causa de la vibración de sanación
que había sentido claramente, tenía mucha confianza en que ese júbilo se mantendría. Durante
todo el viernes no necesité beber leche, y además, estuve completamente libre de otras molestias
que solían presentarse hasta ahora en situaciones intrincadas. Desde entonces mi estómago se ha
recuperado; puedo comer nuevamente, lo cual me alegra y que antes estaba absolutamente
prohibido para mí”.
  En sus contestaciones escritas la señora R. expresaba su alegría y su agradecimiento frente a los
Yoes superiores, de que se le había permitido producir la sanación. Después habló acerca de la
imagen vista en el agua y dio la siguiente descripción:
  “La imagen que usted vio en el agua era tan exacta, que estoy muy asombrada. Exactamente
como usted lo describe, fui dos veces de una habitación a otra; junto con eso respiré
profundamente y reuní la fuerza en mi cabeza - como se explica en el libro “Conocimientos
secretos detrás de milagros” – para entrar en contacto con el Yo superior. Después me paré al
lado de una mesa baja y recé con la cabeza inclinada. Levanté los brazos, manteniendo la palma
de la mano derecha hacia abajo y la de la mano izquierda hacia arriba. Percibí una leve
irradiación y supe que usted recibía ayuda. Luego pedí que la sanación fuera durable. Después
que había sido enviada la corriente de sanación, me esforcé por transmitirle las palabras: “Usted
está sanado”.
  “Aparentemente su Yo superior terminó en ese momento con la imagen. Yo, sin embargo,
continué activa imaginándome que estaba en su lugar. Caminé alrededor de la habitación
completamente distraída y sentí que estaba en su lugar en California. Caminé animosamente,
sentí energía vital y tuve la sensación de bienestar total y de completa salud. A veces lo hago así,
cuando realizo acciones de sanación y he constatado que eso ayuda. Hablé fuerte y dije – siempre
desde su posición – “Estoy lleno de energías y fuerte; ¡ESTOY SANADO!”
  Después regresé aquí y agradecí al sanador universal que sana todo lo que vive. Enseguida me
dediqué a mis deberes diarios habituales. Su descripción de la “chaqueta oscura con los
sobresalientes puños claros fue absolutamente correcta. Yo tenía puesta una bata oscura, bajo
cuyos puños oscuros se destacaban los puños claros”.




                                                                                                 80
                                               XIII

                        CONTACTO POR MEDIO DE FIRMAS
                      EL AURA DE LA FIRMA Y SU MEDICIÓN

  Cuando el grupo de sanación telepática recíproca comenzó su trabajo, se sabía solamente poco
acerca de la estructura-Aka de una firma escrita con tinta. Pero se sabía que en cada firma está
adherido un hilo-Aka, por medio del cual se puede tomar contacto con la persona que escribió el
nombre y que al hacerlo miró lo escrito. Pero hasta ahora aún no sabemos cómo y por qué un
hilo-Aka se adhiere mejor a una firma que, por ejemplo, a una simple hoja de papel que alguien
toca u observa. Pero a través de nuestros experimentos telepáticos, ese hecho tiene que
considerarse demostrado. Por eso, pude usar bien las cartas que me enviaban con firmas con tinta,
para tomar y mantener contacto con las personas que escribían.
  Casi durante un año, nosotros, los miembros de la HRA, pudimos apoyarnos solamente en la
teoría HUNA del hilo-Aka conector, porque esa hipótesis “funcionaba”. Sin ninguna duda se
llevaron a cabo los contactos telepáticos, ya que las imágenes, los símbolos y los colores
enviados telepáticamente fueron recibidos correctamente. Pero luego surgieron dos pruebas de la
exactitud de la teoría del contacto a través de hilos-Aka, y con eso se aclaró más todo el asunto.
  El doctor Oscar Brunler, que ya conocemos como un importante físico, cambió su domicilio en
1949, desde Inglaterra a California. A través de sus conferencias, miembros del grupo HRA que
vivían en su radio de acción, tomaron contacto con él, y él mismo finalmente llegó a ser
miembro del grupo. El Dr. Brunler ya había descubierto anteriormente que una firma tiene el
mismo tipo de vibración o irradiación que la persona que la escribió. Ese descubrimiento
contribuyó indirectamente de manera esencial a nuestro conocimiento de la conexión a través de
hilos-Aka, entre una firma y la persona que la escribió. La historia de ese descubrimiento es tan
fascinante, que merece ser tratada un poco más detalladamente.
  Como ya hemos aprendido en otro contexto, se utiliza desde hace siglos la perceptibilidad del
Yo inferior para buscar agua; para eso uno se vale de una rama bifurcada de un árbol vivo (varilla
de zahorí) o de un simple péndulo. En el último tiempo se han inventado instrumentos, como por
ejemplo, el aurómetro de Cameron. Pero todos los instrumentos de ese tipo persiguen
esencialmente sólo una cosa. Le sirven al Yo inferior como medio mecánico para darle a conocer
claramente al Yo medio sus observaciones.
  Cualquiera que sea suficientemente sensitivo, también puede, después de suficiente
entrenamiento, distinguir la existencia de agua subterránea, sin una rama bifurcada de sauce, sin
péndulo u otros instrumentos. Hace algunos años, noticias de la prensa informaron de un joven en
Africa, que por medio de sus capacidades psíquicas podía “ver” dentro de la tierra; por sus
acertadas indicaciones acerca de yacimientos de agua, oro y diamantes, se había hecho famoso.
   Pero para personas menos capacitadas o preparadas, las ayudas instrumentales son de gran
valor. A causa de su sencillez y de las múltiples posibilidades de oscilar en diferentes direcciones
y modos, el péndulo es actualmente el instrumento más preferido. Con su ayuda, Georg da a
conocer a su consciente Yo medio el resultado de sus experiencias, cuando se le encomienda, por
ejemplo, efectuar inspecciones psíquicas acerca de yacimientos de agua y minerales en el interior
de la tierra o acerca del estado de órganos en el cuerpo. Tal como lo han demostrado nuestros
experimentos con cajas, el Yo inferior puede traspasar tapas y establecer lo que se encuentra
debajo; y a causa de la llamada “convención”, el acuerdo establecido previamente acerca de las
oscilaciones, él puede expresar claramente sus descubrimientos.
  En Europa el péndulo está en uso en forma general desde hace muchos años. Se le conoce como
práctico y confiable, siempre y cuando el que lo utilice disponga de suficientes capacidades. Pero

                                                                                                 81
en Norteamérica el péndulo fue dejado de lado casi completamente hasta hace quince años, por
diversos motivos. El primer interés en él lo mostraron entonces ciertos “ocultistas”, como
también algunos dirigentes del movimiento “Alimentación sana”. En esa ocasión el péndulo
prestó excelentes servicios para establecer cuáles alimentos eran saludables para la persona que
estaba trabajando con el péndulo y cuáles no. Pero lamentablemente muchos elementos
irresponsables se apoderaron del péndulo y lo utilizaron como una especie de aparato de
predicción. A través de eso, la práctica con el péndulo naturalmente se desacreditó.
  En Francia, donde el péndulo es ampliamente reconocido desde hace mucho tiempo, el señor
Bovis lo utilizó junto con una regla de 1 metro de largo. Al examinar determinados materiales, el
péndulo efectuaba oscilaciones de diferentes longitudes. Bovis se había puesto de acuerdo con su
subconsciente en que éste debía expresar sus hallazgos como números en una regla para medir.
Se establecieron cien centímetros – o cien grados – como índice de una completa aptitud de la
mercadería examinada, como por ejemplo, de un huevo puro, de un barril de vino de primera
clase, de queso, manzanas o aceite de oliva de la mejor calidad. Del mismo modo, el número 100
sirvió más adelante en la diagnosis de enfermedades, para indicar la salud total del estómago, del
hígado, de los ojos o de los dientes. El subconsciente entrenado del señor Bovis podía examinar
materia muerta y viva, mientras ésta fuera lo suficientemente corporal y material como para ser
tocada. De esa manera, Bovis establecía el grado de pureza del alimento o el estado de salud de
una persona, donde de acuerdo con la convención, la respuesta era entregada sobre la base de
oscilaciones del péndulo en centímetros, cuando éste era sostenido sobre el lado derecho de la
regla para medir. El procedimiento era muy simple. La prueba que se iba a examinar era colocada
en un extremo de la regla para medir, o la mano izquierda del examinador se colocaba sobre la
mercadería que se iba a examinar, por ejemplo, la rebanada de queso o el barrilito de vino. La
mano derecha sostenía el péndulo y se movía lentamente con él desde el cero de la escala hacia el
final de 100 centímetros. De acuerdo con el convenio acordado con el subconsciente, el péndulo
efectuaba continuamente oscilaciones diagonales o en círculo. Pero si se alcanzaba la medida
justa, entonces el péndulo comenzaba a oscilar en forma perpendicular a la escala.
   Para poder sostener la mano con el péndulo más cómoda y tranquilamente, Bovis instaló
después una placa de metal sobre una tabla con una ranura, de manera que la regla para medir
pudiera empujarse lentamente hacia abajo de la placa durante la oscilación del péndulo. Sobre la
placa marcó líneas diagonales y perpendiculares a la regla. El sencillo instrumento – él lo llamaba
“biómetro” - trabajaba excelentemente. En una interesante teoría, Bovis argumentó el trabajo del
aparato como sigue: Todas las cosas envían radiaciones y el biómetro sólo ayuda simplemente a
medir el largo de las ondas de las radiaciones y a expresarlas en “grados”-centímetros. Él dio
entonces otro paso más, e indicó que podía convertir la medida indicada en grados-centímetros a
unidades de corriente Ang, por medio de multiplicar esa medida por 0,065, y de ese modo
identificar todas las vibraciones en el área comprendida entre infrarrojo y ultravioleta.
  El biómetro fue un gran éxito. Bovis se ganó la vida con eso durante mucho tiempo como
inspector especial del gobierno francés. Con su biómetro examinó vino, queso y muchas otras
mercaderías y las clasificó por calidad. Sus exámenes eran más rápidos y sus resultados mejores
que como había sido con los métodos utilizados anteriormente.
   Entre ese trabajo y el examen de partes y órganos del cuerpo humano había sólo un pequeño
paso, que Bovis dio sin vacilar. Sus diagnosis resultaron ser tan exitosas, que los médicos
comenzaron a enviarle pacientes con síntomas de enfermedad difíciles de determinar, para
hacerles una diagnosis. El biómetro encontró una aplicación cada vez más amplia, y el inventor
fabricó con el tiempo otros aparatos. Todos eran aparatos sencillos, que servían para darle al Yo
inferior la oportunidad de medir el estado de salud de una persona y expresarlo – por ejemplo,
en grados de ángulos.


                                                                                                82
  Un miembro del grupo HRA tenía un juego completo de instrumentos de Bovis. El inventor ya
estaba muerto en aquel entonces y la fabricación de sus aparatos, incluyendo la del biómetro, del
tetrámetro, del radiógrafo y del dosímetro de Jumelle, se había suspendido. Los instrumentos
fueron examinados por nosotros en la central y resultó que no solamente eran prácticos, sino
también trabajaban en forma sorprendentemente exacta, con la condición, sin embargo, de que el
Yo inferior del que trabajara con él, fuera suficientemente desarrollado y tuviera suficiente
experiencia en el trato con los instrumentos y con la convención de medidas.
  Cuando Bovis todavía vivía, el Dr. Brunler se interesó en el biómetro y en la explicación de que
el instrumento podía medir vibraciones en “grados biométricos” o en centímetros. Él adquirió un
biómetro y se lo llevó a Inglaterra. Allí lo empleó con mucho éxito y se convenció de que era
sumamente práctico. Como el mismo Dr. Brunler era un investigador y tenía aptitudes de
inventor, no pasó mucho tiempo hasta que prolongó el largo de la medida del biómetro hasta
1000 centímetros. Él midió entonces radiaciones que había establecido que estaban entre 100 y
1000 grados biométricos.
  En esa nueva área observó radiaciones que parecían salir del “espíritu” o del “alma” – de lo
más profundo del ser humano. Para simplificar, las llamó “radiaciones cerebrales”; pero desde el
comienzo recalcó que esas mediciones de ningún modo servían para establecer el estado de salud
del cerebro y de sus tejidos.
  Ese fue un gran descubrimiento, ya que con el biómetro modificado él podía medir la
consciencia, el nivel de inteligencia, la personalidad y el carácter. Él hizo con diferentes personas
una gran cantidad de mediciones y las ordenó de acuerdo con los resultados de exámenes
exhaustivos que les había hecho a las personas de experimento respectivas. Por medio de eso él
llegó finalmente a establecer una escala de medición para la inteligencia y para los valores
generales de la personalidad de personas. El hecho de que algunas personas alcanzaban medidas
esencialmente más altas y demostraban mayores aptitudes intelectuales que otras, él lo explicaba
por medio de la teoría de que la humanidad se encuentra en un estado fluyente de evolución
mental o espiritual. De acuerdo con eso, él formuló que cada persona obtiene un desarrollo cada
vez más alto en la escala de progreso a través de una serie de encarnaciones, hasta que por último
alcanza el objetivo final. Pero ese objetivo no era fácil de determinar. Él tenía que saber, por lo
tanto, cuántos grados biométricos puede alcanzar el ser humano en el transcurso de la evolución,
antes de que su desarrollo terrenal haya concluido y pueda ascender a planos más altos.
  En la búsqueda de tales valores máximos, él se esforzó por obtener medidas de grandes
personajes del pasado. Examinó cosas y objetos que éstos habían dejado, como manuscritos,
pinturas, estatuas de mármol y de metal; con eso descubrió que las firmas que se encontraban en
cartas, documentos o pinturas, misteriosamente enviaban las mismas radiaciones que las personas
a las que pertenecían, ya sea que estuvieran vivas o que hubieran muerto hace tiempo.
  Él comparó las medidas que obtenía del individuo mismo con las de su firma, y en cada caso en
particular encontró que las indicaciones biométricas concordaban exactamente. Examinó
documentos antiguos, escrituras de archivos, dibujos y pinturas en galerías famosas. Examinó
firmas de muchas personas famosas de diferentes edades. Encontró que el crecimiento evolutivo
durante el transcurso de una vida era en promedio entre uno y seis grados biométricos – el grado
más alto establecido. Esa medida máxima representaba una cantidad de progreso muy
extraordinaria, y sólo parecía haber sido posible por medio de un gran sufrimiento. Esta
deducción fue apoyada por otras constataciones. Para personas de tipo primitivo, la medida
promedio era más o menos de 200 grados y para las más avanzadas no era superior a 725. Si se
toma como base un grado para el crecimiento evolutivo dentro del transcurso de una vida,
entonces la perfección de una persona requeriría más de 500 reencarnaciones.
   La mayor medida que el Dr. Brunler encontró, la obtuvo de un cuadro de un paño, con el que
se dice que Jesús se había secado la transpiración del rostro en la crucifixión. Probablemente
                                                                                                  83
sobre ese paño, que es venerado en una famosa iglesia del sur de Europa, había quedado una
marca de los rasgos faciales. La medida era de 1000 grados biométricos. El Dr. Brunler reconoció
que posiblemente la reliquia podía no ser auténtica o que la medida podría haber sido
influenciada por su propia reacción interior, pero tal como me dijo, él tendía a suponer que el
límite de las evoluciones terrenales era como de 1000 grados; más allá de eso, se efectúa una
transición, para posibilitarle al espíritu seguirse desarrollando en otro plano dentro de los marcos
del universo.
  Entre los grandes del pasado, cuyas firmas fueron examinadas, el múltiple genio Leonardo da
Vinci resultó ser la personalidad más desarrollada en el sentido de evolución, a causa de
mediciones fidedignas de pintores, escritores e inventores que se hicieron. Su medida era de 725
grados. Bajo ese valor figuraban otros grandes pintores, detrás venían grandes compositores.
Luego seguían grandes escritores y estadistas, a los cuales les seguían a su vez comandantes en
jefe y generales. También los hombres de ciencia tenían valores igualmente altos. Casi nadie que
haya tenido bajo 450 grados biométricos ha tenido una fama duradera. La personalidad promedio
en Europa y en los Estados Unidos es de aproximadamente 250, mientras las personas de países
de menor desarrollo presentan un promedio de 225 grados. Las medidas más bajas, alrededor de
118 grados, provienen de personas que están sólo un poco más arriba del límite de la idiotez.
  El biómetro registraba también el “tipo de personalidad”, pero no en centímetros o medidas
como en el caso de la inteligencia. Si el péndulo reaccionaba con oscilaciones circulares, la
rotación hacia el lado derecho o hacia el lado izquierdo indicaba si el examinado era de tipo
constructivo o destructivo, si en el fondo era “bueno” o “malo”. También la voluntad fue medida
y registrada en oscilaciones lineales, que podían desviarse hacia la izquierda o derecha desde la
perpendicular ideal marcada sobre la placa del biómetro.
  El hecho de que las firmas presenten la misma vibración y sobre todo la misma intensidad de
vibración que el cuerpo o el espíritu del que la escribe, solamente se ha podido explicar en forma
satisfactoria por medio de la teoría de los hilos-Aka. El subconsciente de aquel que utiliza el
biómetro, “extiende su dedo” y sigue el hilo hasta tomar contacto con el que ha hecho la firma,
aunque éste esté vivo o haya muerto hace tiempo y exista como espíritu.
  Al adoptar la explicación HUNA, de que el Yo inferior a través del hilo-Aka puede encontrar y
medir al dueño de la firma aun cuando ya esté muerto, encontramos nuevamente confirmado de
que no es el cuerpo físico el que se mide, sino la “consciencia” o el “alma”. Además, con esto se
comprueba otra vez que la inteligencia y las características de la personalidad están fijadas en los
“Yoes” que sobreviven a la muerte corporal. Esta deducción nos da derecho a suponer que
necesariamente tienen que ocurrir reencarnaciones, para explicar las evoluciones.
  Aquí van todavía algunas palabras acerca de mi experiencia personal con el uso del biómetro.
Cuando la firma a examinar se encuentra al final de la regla y mi mano derecha sostiene el
péndulo listo para oscilar sobre la placa, al principio no se hace notar ningún tipo de sensación.
Yo simplemente me siento atento pero relajado y espero. Luego, después de 20 o 30 segundos
aproximadamente, percibo una sensación débil más o menos en la cavidad estomacal y el péndulo
comienza a oscilar por sí solo. Yo muevo entonces la regla muy lentamente, con lo que la firma
se acerca a la placa sobre la que oscila el péndulo. Primero se llevan a cabo las oscilaciones
básicas; éstas se detienen y yo acerco la firma aún más. Ese es el punto donde hay que buscar el
mayor grado de inteligencia. El movimiento continúa; la firma se acerca cada vez más y el
péndulo oscila constantemente en forma diagonal a la perpendicular que marca el ángulo recto a
la regla. Si se alcanza la distancia correcta, el péndulo cambia más y más la dirección de sus
oscilaciones y finalmente se coloca sobre la perpendicular. Cuando se ha llegado a eso, yo siento
habitualmente una contracción muy leve en mi muñeca y el péndulo deja de oscilar. Entonces leo
en la regla la línea de intersección con la placa. La medición ha terminado y se puede registrar.


                                                                                                 84
  Llegará el día en que usaremos el biómetro de manera completamente obvia, para examinar,
por ejemplo, el tipo de personalidad y el grado de inteligencia de nuestros hijos. Como un tipo de
personalidad que está bajo lo normal se puede mejorar esencialmente y la voluntad se puede
educar con éxito, se puede hacer mucho entonces para llevar a aquellos niños a una dirección de
desarrollo especialmente favorable para ellos. Como el nivel de inteligencia sólo se eleva en un
promedio de uno o dos grados durante el transcurso de una vida, se puede alentar al niño a
aprender una profesión que active mejor sus capacidades mentales. Pero todavía hay que aclarar
algunos pocos puntos acerca del trabajo con el biómetro. En el sistema de medición de Brunler
falta una parte para talentos naturales, como por ejemplo, para música, arte o mecánica. Pero tales
talentos hay que establecerlos, para que, por ejemplo, un niño sin ninguna condición musical se
ahorre una educación al respecto y en vez de esa educación se le pueda dar otra, que corresponda
a sus aptitudes específicas.
  Pero lo más maravilloso es que podemos esperar poder medir en el momento dado el Yo
inferior y el Yo medio por separado y establecer exactamente la naturaleza y el estado de
desarrollo de ambos. Tal vez estemos alguna vez incluso en condiciones de medir el Yo superior.
También debería tal vez ser posible alguna vez medir los impedimentos y dificultades que se le
presentan a una persona por influencias de complejos o posesiones. La capacidad del Yo inferior
para medir objetos y estados parece ser casi ilimitada, y se puede suponer que en la ejecución de
mediciones difíciles de este tipo, también intervienen a veces los Yoes superiores ayudando.
  Pero vamos ahora a las firmas. Queremos citar algunas otras evidencias que se encontraron,
cuando el trabajo con el biómetro ya estaba en marcha desde hacía algún tiempo.
  Cuando Verne Cameron me visitó un día en mi cuarto de trabajo, después de algunos
experimentos que efectuamos juntos con figuritas de marfil (éstas debían estar provistas de una
Aura-Aka artificial y transformadas en iconos portadores de salud), comenzamos a hablar de la
medición biométrica de firmas. Surgió la pregunta, si la firma tal vez no tenga también un
cuerpo-Aka o un “aura”.
  Le entregué al Sr. Cameron una firma, y él la examinó con el aurómetro. En menos de un
minuto, él había bosquejado el contorno de un aura sobre la firma. Como un abanico irregular y
delgado, ésta formaba una bóveda claramente visible sobre la firma, hasta una altura de 60
centímetros; después se perdía más y más y se concentraba en un punto alejado a 1,8 metros
aproximadamente. Desde esa punta sale probablemente la cuerda-Aka conectora, que hace
posible el contacto con el dueño de la firma que vive lejos.
   Es curioso que el aurómetro aparentemente no puede registrar la cuerda-Aka que sale de la
firma. O ésta es muy débil para formar un campo positivo o negativo de Mana suficientemente
fuerte, para hacer reaccionar la cabeza del aurómetro, o la cuerda permanece casi como una
NADA con respecto a substancia y contenido de Mana, mientras no sea activada como en el
examen biométrico (aquí se requieren después más experimentos). Casi todos los objetos que se
toman en la mano y sobre los que uno se concentra con la intención de darle un aura artificial,
muestran después una cuerda-Aka de un tipo especial. Ésta parece salir del objeto en forma de un
rayo de energía, se dirige en una dirección determinada y desaparece en la distancia a través del
techo o de cualquier otro modo al aire libre.
  Pero en todo caso la firma tiene un cuerpo-Aka, aunque la cuerda-Aka no se utilice, no forme
ningún rayo y no muestre ninguna señal de flujo de energía o de Mana. Por lo tanto, hay que
suponer que algo de la abundante substancia-Mana que sale del subconsciente del que hace la
firma, se adhiere a lo escrito y permanece adherido allí.
  Es característico del aura en forma de abanico que se extiende sobre una firma, que ésta se
extiende hacia delante y hacia atrás, pero nunca hacia abajo, y que no hay dos auras de firmas
que sean iguales. A veces el aura era redondeada y terminaba en una punta alta; en otros casos
circulaba bajo y tenía cortes o fracturas. El tamaño y la forma cambian en una variedad
                                                                                                85
asombrosa de una firma a otra. Cada aura es individual e inconfundible como una huella
dactilar.
  Será necesario todavía mucho trabajo, para estudiar y desarrollar el nuevo descubrimiento.
Todavía no es posible decir en qué dirección conducirán esos estudios. Parece como si los
contornos generales del aura de la firma manifestaran algo acerca de la personalidad del que hace
la firma. Pero qué pueden manifestar en detalle, eso queda todavía por averiguar. Tal vez algún
día resulte que los talentos especiales de una persona que no se pueden determinar con el
biómetro, se puedan leer en el aura de su firma, una vez que hayamos aprendido a interpretar
correctamente los ángulos, curvas y cortes, como también las extrañas proyecciones delgadas,
muchas veces observadas.
  De ese modo no sólo descubrimos nuevamente la sabiduría HUNA y su aplicación práctica,
sino que al mismo tiempo estamos en el umbral de descubrimientos totalmente nuevos, que tal
vez pronto puedan servirnos de orientación, si penetramos profundamente en esa área todavía tan
poco explorada.




                                                                                              86
                                              XIV

                           OTROS HALLAZGOS DE LA HRA

   Porque nuestra organización se había dedicado plenamente a la investigación y no solamente a
la verificación y análisis de las teorías HUNA, siempre estuvimos abiertos a las ideas y acciones
de otros que se dedicaban a áreas similares. A mí me llegaban informaciones y comunicaciones
acerca de todo tipo de teorías, hechos, experimentos e hipótesis raras y poco conocidas. Tal vez
en ninguna otra área haya una abundancia tal de suposiciones como en la psicología, en la
religión y en las ciencias psíquicas. Una gran parte de ese material no tenía para nosotros ninguna
importancia. Pero a veces nos encontrábamos con ideas que eran dignas de consideración.
   Ya en la primera fase de nuestras investigaciones nos llamaron la atención los trabajos de L. E.
Eeman de Londres. Sus descubrimientos y teorías tenían valor para nosotros, sobre todo porque
éstas se dedicaban a lo que llamamos Mana. Después de un interesante intercambio de cartas, Mr.
Eeman se unió a la HRA como miembro. Él había descubierto que se puede inducir a la fuerza
vital a fluir desde un polo positivo a uno negativo, tal como la electricidad. Con sus trabajos
estableció que el cuerpo humano está polarizado al lado derecho e izquierdo. Él pudo hacer fluir
la fuerza vital a través de un alambre de cobre aislado, desde la mano derecha hasta la base de la
espina dorsal y de la mano izquierda hasta la cerviz.
   Esa variación de la corriente normal de fuerza vital (Mana) en el cuerpo, produce, como él
estableció, un relajamiento que promueve el sueño. A ese circuito él lo llamó “circuito de
relajación”. Después de ese descubrimiento básico, intentó establecer en otros experimentos, qué
más se puede lograr por medio de dirigir la corriente de Mana a través de alambres. Él conectó a
diversas personas “una detrás de la otra” – tal como se hace con varias baterías – y observó el
efecto. Después conectó el alambre en forma paralela y desarrolló combinaciones de
experimentos de diversos tipos.
   Él descubrió, además, que con la corriente de Mana que fluye a través de alambres aislados,
también se pueden transferir, por ejemplo, materias corporales tóxicas. Si se conectaba a un
enfermo infectado con fiebre con una persona sana en un circuito común, se transfería algo de
fiebre y de la molestia corporal a la persona sana. Con eso ocurrió el extraño hecho de que el
enfermo se sentía mejor, incluso cuando la persona sana se enfermaba temporalmente. Pero lo
esencial en eso era que los microbios o virus no se traspasaban a la persona sana.
   Igualmente sorprendente fue su descubrimiento de que alguien que alguna vez había tenido
tifus, sarampión o viruela y se había mejorado, es decir, alguien, que como se supone, tiene en la
sangre los antídotos correspondientes, podía ayudar bien a otros que sufrían de la misma
enfermedad. Al conectarlos juntos en un circuito común, las personas que habían superado la
enfermedad entregaban con su corriente de Mana, algo de su materia inmunizante a través de los
alambres.
   Todo eso era totalmente acientífico, incluso misterioso. Los alambres no son tubos de
conducción, y según las leyes de la física y de la mecánica, tales traspasos son simplemente
imposibles. Pero como pasa con tantas cosas imposibles, realmente ocurrían efectos que eran
comprobables y que exigían una explicación.
   Con ayuda de médicos, Eeman continuó sus experimentos y comenzó a examinar medicinas,
drogas y materias tóxicas. Su método era muy sencillo. Le pedía a la persona que se ponía a su
disposición para el experimento, que se tendiera en una camilla; primero se cerraba el circuito de
relajación con los alambres. Luego se cortaba uno de los alambres y los extremos que se
originaban se hacían pasar a través del corcho de una botella. Debajo del corcho se unían a ellos
electrodos que se sumergían en la solución de la materia a examinar.

                                                                                                87
  En su excelente libro “Co-Operative Healing”, Eeman describe con todos los detalles más de
setenta experimentos, como también las reacciones de las personas de experimento a las
substancias que llegaban a su cuerpo con la corriente de Mana. Con un minucioso cuidado se
eliminaban todas las posibilidades de sugestión o telepatía. El médico que estaba presente en los
experimentos echaba las substancias en botellas numeradas. Una vez que al término del
experimento se había mostrado el efecto, la substancia utilizada era identificada y se comparaba
su reacción habitual en el cuerpo humano con el resultado del examen. En todos los casos, el tipo
de las reacciones corporales o emocionales de la persona de experimento era exactamente como
si se le hubiera suministrado una dosis de la substancia introducida en el circuito. Los
experimentos comprobaron en forma concluyente que efectivamente algo de la botella se
traspasaba a la persona. Con eso se abrió un nuevo campo para la aplicación de medicamentos.
  Naturalmente surgió de inmediato la pregunta, qué se había hecho pasar en realidad desde la
botella a lo largo del alambre. Como muy obviamente no podía tratarse de una parte de la
solución que estaba en la botella, tiene que haber sido un tipo de radiación que había sido emitida
por la substancia. Después de años de experimentos y reflexiones, Eeman llegó a la conclusión
que las substancias emiten un tipo de radiación energética o “dinamismo”.
  La doctrina HUNA ofrece en este caso una posibilidad de explicación. Según la creencia de los
Kahunas, todos los objetos o substancias tienen su propio cuerpo-Aka o de sombra (el cuerpo
etéreo de la moderna ciencia psíquica); éste es un duplicado de lo que representa. En el “acto de
la creación”, al originarse una cosa se forma primero el cuerpo-Aka y después el cuerpo físico.
Además, los Kahunas enseñaban que todas las cosas tenían que contener consciencia y Mana, ya
que de lo contrario no podrían existir ni mantener sus formas particulares típicas.
  Si suponemos que las medicinas de los circuitos vitales de Eeman poseían tales cuerpos-Aka,
entonces es obvia la deducción que la materia de cuerpo-Aka del medicamento llegó al cuerpo de
la persona de experimento en la corriente de Mana. Eso simplifica el problema muy
esencialmente y sólo queda la pregunta, si todo el efecto va al cuerpo-Aka del sujeto o
indirectamente a través del cuerpo-Aka al cuerpo físico.
  En sus escritos Eeman lanza la pregunta, si en la propagación de enfermedades infecciosas no
participan fenómenos similares, como el paso de materias tóxicas a lo largo de alambres. Si fuera
así, deduce él, entonces quizá bastaría la constitución psíquico-emocional de una persona para
rechazar tales infecciones.
   Una nueva prueba de que el cuerpo-Aka (o cuerpo etéreo) existe y que con lesiones e incluso
con la muerte del cuerpo físico permanece intacto, fue aportada por Eeman a través de sus
experimentos con drogas. Un hombre que había perdido ambas piernas fue conectado a un
circuito de un tipo especial; se colocaron bandas metálicas donde anteriormente habían estado los
pies. El resultado fue como si el hombre realmente hubiera tenido sus pies en el lugar respectivo.
Se indujo entonces al hombre a imaginarse que él había encogido las rodillas, de manera que sus
pies “teóricos” ya no tenían contacto con los polos de la banda. El efecto fue como si se hubiera
interrumpido el circuito.
  Después de más de 25 años de trabajo de investigación y experimentación, Eeman reemplazo
en sus circuitos los alambres por hilos de seda o lana. Éstos trabajaban igual de bien. Pero como
esos materiales no conducen electricidad normal, resultó que existe una diferencia entre la fuerza
vital y la electricidad producida por un proceso electromagnético o químico. También el Dr.
Brunler había dejado de trabajar con alambres; en sus experimentos había conducido con hilos de
seda las radiaciones desde la banda de la cabeza hasta el extremo de la regla del biómetro.
  Con eso se demostró que la suposición original de que la fuerza vital era lo mismo que la
electricidad, era errónea. Como en los circuitos de Eeman, los alambres de metal podían
reemplazarse por seda, lana e incluso por hilos de algodón, hay que preguntarse por qué la ropa
normal no produce ningún circuito entre los polos del cuerpo. La posibilidad de un “corto
                                                                                                88
circuito” de fuerza vital por medio de la ropa, hace que toda la teoría parezca irracional. Pero
también en este caso viene nuevamente HUNA a ayudar con una explicación.
  Uno de los fundamentos de la doctrina HUNA es que el Yo inferior origina todas las corrientes
de fuerza vital y que el verdadero conductor de Mana es la substancia de la cuerda-Aka, es decir,
no es el alambre o el tejido textil. Como el Yo inferior se deja influir fácilmente por medio de
sugestión, está dispuesto de buena gana - con la correspondiente indicación sugestiva – a hacer
fluir Mana a lo largo de alambres o cuerdas. Pero como el Mana sólo puede fluir a través de
substancia-Aka, se extiende un “dedo” de substancia-Aka a lo largo del alambre o de la cuerda.
De ese modo, el Mana fluye entonces a lo largo de alambres o cuerdas, pero la cuerda visible
solamente es una especie de guía, que le indica al Yo inferior hacia donde tiene que dirigir su
dedo-cuerda-Aka, es decir, por ejemplo, desde la mano a la cabeza o a la botella, a la medicina y
desde allí nuevamente a la cabeza. Como sabemos con qué habilidad el Yo inferior sabe manejar
la combinación Aka-Mana en un hilo o en una cuerda y emplear su consciencia, ya no nos
sorprende que se oriente en nuevas áreas de trabajo cuando se le hace claridad acerca de lo que se
espera de él.
  Y aquí otra de las muchas preguntas sin resolver a las que se dedica la HRA. ¿Es posible que
una muy antigua “bandeja para orar” babilonia, tenga todavía en su substancia gredosa una
radiación que ha absorbido hace muchos siglos? Se quería establecer si la fuerte radiación que
incluso actualmente todavía sale de una de esas bandejas, se deba tal vez a que siga estando
conectada a través de una durable cuerda-Aka con el sacerdote fallecido hace siglos, quien al
producirla realizaba los ritos a través de ella y le dio las extrañas fuerzas.
  La bandeja en referencia se parece en tamaño y forma a un plato sopero. En su interior está
pintada en antigua escritura babilonia, una oración para proteger a un israelita, a su familia y a
sus animales domésticos. No se sabe lo que hacía el sacerdote con la bandeja antes de que el
nuevo dueño se hiciera cargo de ella, ni qué tipo de fuerza mágica la rodea. Durante siglos estuvo
cubierta de polvo, hasta que hace pocos años fue desenterrada y llevada a un museo en Sydney.
Allí fue exhibida con otras piezas de exposición, al auditorio de una conferencia sobre antiguas
civilizaciones. Una mujer que era miembro de la HRA que estaba presente, escuchó con atención
la traducción de la inscripción que se encontraba en la parte interior de la bandeja y la descripción
del uso de este tipo de bandejas con fines de sanación y para la protección contra enfermedad y
desgracia. Le habría gustado saber si se podía despertar la antigua energía que estaba en la
bandeja para utilizarla nuevamente.
  Cuando ella tocó la bandeja después de la conferencia, sintió repentinamente una picazón en los
dedos. Suponiendo que su deseo había reactivado la energía de la bandeja, ella pidió en su
interior ser liberada de un doloroso padecimiento, que los médicos desde hacía años no habían
podido eliminar. Los dolores desaparecieron casi instantáneamente; el desgarro se había cerrado
y permaneció así durante varios meses. En una ocasión posterior, su esposo visitó el museo y
obtuvo el permiso para tomar la bandeja en la mano. Él también fue sanado (que la sanación no
fue durable en este caso, parece atribuirse a que los complejos que habían ocasionado las
dificultades no habían sido eliminados).
  La ciencia enseña que todos los objetos irradian una fuerza de un tipo característico. A través de
esa irradiación consumen su energía vital y pasan a un nivel de substancia menos activo o sufren
la forma de “muerte” que es característica para su plano actual de existencia.
  Por lo tanto, ya de la greda de la bandeja para orar sale sin duda una radiación natural. Pero en
este caso la radiación parecía estar reforzada y haber obtenido un nuevo y muy diferente
potencial. Podemos decir con seguridad que había sido agregado algo, de lo cual salía la
frecuencia portadora de sanación.
  Como el efecto curativo de la radiación reunida requiere una consciencia que dirija su fuerza
curativa, hay que buscar esa consciencia ya sea en el Yo inferior de la persona sanada (aunque
                                                                                                  89
ésta no hubiera podido sanar el propio cuerpo solamente con el Mana propio) o hay que pensar en
un ser vivo o existente como espíritu, que está conectado con la bandeja por medio de una
cuerda-Aka y que – al producirse el contacto – todavía es capaz de ejercer su influencia
conductora, para activar la energía de radiación contenida en la bandeja y producir en los tejidos
del cuerpo los cambios necesarios para la sanación.
   Mientras todavía trabajábamos en ese problema, algunos miembros de la HRA buscaban
establecer por medio de experimentos, si era posible producir “iconos” portadores de sanación,
por medio de influencia mental, oración, bendiciones rituales o llamadas a espíritus amables de
personas fallecidas. Un miembro inglés del grupo HRA tenía un icono que tenía más de 400 años.
Era una pieza tallada que representaba a Jesús en la cruz. La escultura, hecha de un trozo de
madera, estaba abundantemente decorada con colores y plata. El icono fue fabricado en Etiopía y
conseguido por medio de un artista amigo, oriundo de ese país.
   Por medio de ese icono-crucifijo se podía, casi a petición, tomar contacto con el espíritu de una
mujer etíope, que por cierto estaba muerta desde hacía mucho tiempo, pero que parecía tener un
interés activo por el nuevo dueño. Ese ente ayudaba de diferentes maneras. Aconsejaba, por
ejemplo, adónde se debía viajar y qué se debía hacer. Había inducido a la dueña del icono a
estudiar mi libro “Conocimientos secretos detrás de milagros”, y después que lo había leído le dio
el consejo de visitar diversas islas en el océano Pacífico, para estudiar en el lugar mismo la
creencia de los nativos y las imágenes creadas por nativos de tiempos antiguos.
   Bajo la conducción de ese ser espiritual, se llegó a la fabricación de nuevos iconos. Se
examinaron diferentes materiales y finalmente se llegó a la conclusión de que el marfil natural era
lo más adecuado para ese propósito. Para el primer experimento se adquirió una pequeña figura
japonesa de una mujer, que había sido tallada en marfil africano. Después se recibió la figura de
un dios hindú danzando, tallada en marfil hindú; ambas figuras formaban una pareja hombre-
mujer.
   Esas dos estatuillas fueron ceremonialmente lavadas, bendecidas y colocadas por un tiempo
junto al icono-crucifijo. Por último, el ser espiritual declaró por terminado el proceso. A una
figura estaba unido un ser espiritual femenino, a la otra uno masculino. En el examen con el
péndulo, ambas figuras mostraron un fuerte aumento de su energía de radiación. Finalmente me
las enviaron a mí y Mr. Cameron las examinó con su aurómetro, de la manera descrita
anteriormente. Constatamos que el área de aura de las dos figuras era esencialmente más grande
que el de objetos similares que no habían sido tratados. De las dos figuras salían radiaciones de
energía, y probablemente en el interior de las radiaciones había hilos-Aka, que conectaban las
figuras con los seres espirituales que estaban designados a actuar por intermedio de éstas.
   Mucho tiempo antes de la formación de la HRA, una inglesa que era conocida como una
importante sanadora naturista, como pintora y también como experta en el uso del biómetro de
Bovis para el diagnóstico de enfermedades corporales, había intentado crear un tipo de icono
portador de sanación. Con gran éxito le había hecho un tratamiento espiritual previo a pinturas al
óleo y a lienzos que utilizaba para sus cuadros; después había finalmente bendecido los cuadros
terminados y en cierto modo los había impregnado con radiaciones curativas.
   Para probar la fuerza curativa de un cuadro terminado, ella lo hacía observar atentamente por
largo tiempo por un paciente y enseguida establecía su aumento de valor biométrico. Si la
medición del paciente indicaba 600 grados o más, el cuadro se consideraba terminado. Se colgaba
el cuadro en la pared para su uso y se le hacía observar en forma concentrada por un momento,
por la persona que buscaba sanación. Probablemente al mirar el cuadro, se forma un contacto con
él y con su irradiación; pero también se puede pensar que el cuadro solamente es el punto de
fijación de una cuerda-Aka que se dirige hacia el sanador y tal vez – a través de él – hacia su Yo
superior. En todo caso, tales cuadros promotores de sanación han resultado ser muy efectivos. La
pintora me regaló uno de los más hermosos de esos cuadros; éste fue examinado con el aurómetro
                                                                                                 90
y con el péndulo. El cuadro mostraba un aura muy intensa; especialmente fuerte era la radiación
de la mitad inferior del cuadro. Yo realicé el trabajo del grupo de sanación recíproca en mi cuarto
de trabajo, bajo ese cuadro y ante dos iconos de marfil.
  Uno de los programas de experimentos del grupo HRA fue dedicado a examinar instrumentos
electrónicos, como los que utilizan algunos médicos y quiroprácticos para diagnosis y
tratamientos. Con eso descubrimos que algunos de esos instrumentos no necesitaban en absoluto
ser conectados a la corriente eléctrica. Todo dependía - tal como con el biómetro, el péndulo y el
aurómetro – de las capacidades psíquicas y de la experiencia del que usaba el aparato, como
también del contacto con el paciente o con algo que estuviera conectado a él y formara un hilo-
Aka hacia él. Para esto resultaba muy adecuada una gota de sangre sobre un pedazo de papel
secante, pero la saliva también actuaba muy bien. El ajuste de las diferentes escalas en los
instrumentos examinados por nosotros, hacía variar solamente la longitud de la ruta del alambre,
desde el paciente, a través del instrumento, hasta un indicador que en este caso era utilizado en el
biómetro, como reemplazo del péndulo.
  La acción curativa que sale de esos instrumentos parece en realidad no provenir del
instrumento, sino – como en el caso de los cuadros curativos – directamente desde la persona
que maneja el instrumento. Las “mediciones” ocurren en valores numéricos que corresponden a
la medición en centímetros con el biómetro. El productor de un conocido instrumento de ese tipo,
conoce la doctrina HUNA y admitió que los hilos-Aka producen el contacto con el paciente en los
tratamientos a distancia.
  Otro miembro del grupo HRA, un médico inglés con una rica experiencia y grandes
capacidades psíquicas, ha abandonado totalmente el uso del biómetro y de instrumentos
electrónicos, y actualmente se guía solamente por su sensibilidad, es decir, por la extraña picazón
en los dedos. Eso le ayuda a recibir las comunicaciones de su Yo inferior y lo ayuda con la
diagnosis de la enfermedad, como también con la elección y dosificación de los medicamentos
adecuados. Tal como los Kahunas de los tiempos antiguos, este médico moderno también utiliza
todas las ayudas de sanación posibles. Después de hacer la diagnosis, según cada caso, él arregla,
por ejemplo, las articulaciones o receta medicinas, y en eso se vale de sus fuertes fuerzas
curativas naturales y de la oración. Por eso es explicable que sus éxitos son muy superiores al
promedio.
  El grupo HRA examinó todavía muchas otras posibilidades. Muchas veces se llegó a resultados
prometedores, pero a veces no hubo ningún resultado. Teníamos entre nosotros una cantidad
considerable de gente altamente inteligente, que estaba abierta para nuevas ideas, sin dejarse
deslumbrar por las maquinaciones misteriosas que ciertos falsos profetas utilizan muchas veces,
para engañar a los incautos. Ellas ingresaron a la HRA, ante todo porque las teorías HUNA les
parecían razonables y querían verlas confirmadas a través de la práctica.
  Si se pudiera retroceder en el tiempo, cuando a la humanidad la invadía el susto y el miedo al
ver los rayos, cuando ésta declaraba esos rayos como un acto de Dios y sólo sabía de éstos que le
podían traer destrucción… y luego se regresara al día de hoy, en que el ser humano no sólo ha
aprendido a domar esa terrible fuerza, sino que también ha aprendido a emplearla para sí,
entonces se tendría algo parecido a nuestros estudios. Primero tuvimos que convencernos
nosotros mismos de que el ser humano consta de tres Yoes, de que existe una conexión por medio
de una cuerda-Aka, y de que podemos y tenemos que producir un intenso flujo de Mana a lo largo
de esa cuerda, ya que tan sólo entonces el ser humano comienza a usar su poder y su fuerza por
completo.
  Falta mucho para que todo sea perfecto. El gran problema con el que chocamos se tratará en el
capítulo siguiente; con eso queremos tratar de llegar a una explicación razonable.



                                                                                                 91
                                               XV

            EL PROBLEMA DE LAS ORACIONES NO ESCUCHADAS

  Desde el comienzo nos llamó la atención que algunos miembros de la HRA no eran capaces de
tomar contacto con sus Yoes superiores y que a menudo fracasaban en sus esfuerzos por lograr un
propósito por medio de oración de acuerdo con el método HUNA. También había casos en que
incluso el trabajo de los grupos de sanación recíproca había fracasado. Entre las razones de tales
fracasos, hay que mencionar primero que muchas personas tienden a probar nuevos métodos
solamente por un tiempo corto; después pierden el interés en éstos y se dedican a otras cosas.
Otros “simplemente no encuentran tiempo” para educar a su Yo inferior o para ponerse en el
estado de ánimo adecuado y producir una carga de Mana antes de la oración. Otros preferirían
que otra persona realizará el milagro para ellos, y que éste se manifestara en lo posible de
inmediato y sin ninguna colaboración propia. Pero sin considerar todo eso, sigue permaneciendo
el problema, que muchas personas que se toman el tiempo para rezar seriamente, pese a eso no
pueden alcanzar su Yo superior.
  En mi libro “Conocimiento secretos detrás de milagros” hablé acerca de las acciones de oración
de los Kahunas, que con frecuencia tenían resultados asombrosos. Ahí relaté cómo curaban los
Kahunas, cómo ayudaban a sus pacientes a liberarse de sentimientos de culpa y que les exigían
reparar injusticias cometidas. Expuse, además, cómo ayudaban a eliminar “lo que consume por
dentro”, “lo que bloquea el camino” (los complejos) y en caso dado a expulsar seres espirituales
ajenos, que a menudo ejercen malas influencias sobre las personas a las que se han adherido. Los
Kahunas también se ocupaban de aquellos seres espirituales que no se adhieren por mucho
tiempo al paciente, pero que de tiempo en tiempo lo inducen a hacer algo que le trae dificultades.
(Habitualmente esto sucede para vengar personas o seres espirituales que han estado
estrechamente relacionados con la persona respectiva, en caso de que éstas o éstos se sientan
atacados u ofendidos).
  También mencioné que se puede juntar Mana hasta que se haya alcanzado una carga intensa tan
enorme, que con ella los Kahunas podían, por ejemplo, expulsar seres espirituales con
intenciones de poseer. El efecto era con eso exactamente como con los tratamientos de Shock en
la actualidad. Además, informé acerca de una utilización super mesmérica de la misma fuerza,
para provocar sugestiones. Por medio del uso de un estimulante físico se reforzaba el efecto de la
sugestión y se forzaba al Yo inferior a aceptar la sugestión.
  Esos eran entonces los métodos. Pero nos resultaba difícil aprender la destreza de los Kahunas.
Como médium entrenados, los Kahunas estaban en condiciones de percibir los espíritus que
producían dificultades. Nosotros ya no podemos. Algunos de nosotros estaban recelosos contra el
uso de sugestiones y un intento por interesar a un grupo de dieciocho hipnotizadores por el
“método de shock con Mana” no dio resultado. Tampoco era conocido todo lo que los Kahunas
habían emprendido para eliminar complejos, aunque sus palabritas radicales y símbolos indicaban
un profundo conocimiento de cómo expulsar esas atormentadoras cosas del subconsciente.
  Probablemente el lector leerá este informe de una sola vez hasta el final, antes de preguntarse si
él mismo puede utilizar el método HUNA de oración tal como está explicado. Pero hay que decir
aquí que el intento es el único modo de constatar si se domina el método o si “el camino hacia el
Yo superior está bloqueado”. Pero para eso es necesario que se aprendan las indicaciones y se
establezca por medio de ejercicio sistemático, si se recibe o no una respuesta a oraciones
ofrecidas correcta y minuciosamente. Si una oración así permanece sin respuesta, entonces hay
que emprender los pasos especificados abajo. Si se estudian los escritos religiosos más antiguos,
se encuentra que el ser humano ya solía orar al comienzo de la historia y que ya en aquel

                                                                                                 92
entonces las personas se asombraban de por qué las oraciones a veces eran escuchadas y a veces
no.
   En ese aspecto es importante ante todo la Biblia, ya que muchos de sus pasajes hacen referencia
a la oración y a los métodos de preparación de ésta. En la literatura religiosa antigua de la India,
el problema no está muy claramente tratado a causa de la doctrina del karma, ya que de acuerdo
con esa doctrina, el pueblo consideraba mejor pagar la antigua deuda kármica por medio de
sufrimiento, que rogar por la ayuda de Dios por algo que sólo les trae nuevos sufrimientos a las
personas.
   Naturalmente los sacrificios son tan antiguos como la idea de “dioses” o de seres
sobrenaturales. Los sacrificios eran los ritos más generalizados para apaciguar a los dioses;
después de los sacrificios figuraban las penitencias y el ascetismo, para compensar aquellas cosas
que se habían establecido como “pecados” contra los dioses. Autotormentos, usar camisas con
espinas, automutilaciones, ayunos, como también votos de silencio y abstinencia, eran otros actos
de reconciliación. Aparecieron determinados hombres para actuar en todas las aplicaciones de
sacrificios. Poco a poco aparecieron en las hojas de la historia como una clase especial, la clase
sacerdotal. A ellos, y solamente a ellos, se les consideraba capaces de decir si los dioses estaban
furiosos o calmados. Pronto esos hombres se abocaron el derecho a perdonar o a conseguir el
perdón, como agentes o representantes directos colocados por Dios. Incluso actualmente se ejerce
esa función representando al Dios supremo.
   Por cierto el chivo expiatorio ya no es llevado al desierto cargado con los pecados del pueblo.
La matanza de los animales sacrificados en los altares, rociar con su sangre a los creyentes y las
instalaciones del templo y quemar su carne - todo eso pertenece esencialmente al pasado. Pero
hasta ahora se ha mantenido solamente el sentido exotérico de la religión; ha disminuido el
sentido interior de las antiguas religiones, en los cuales está contenido HUNA como núcleo
secreto de conocimiento. En los tiempos modernos no faltan los intentos por deshacerse de los
ritos y opiniones paganas, como también de la pretensión sacerdotal de tener privilegios divinos.
Se han desarrollado numerosas teorías, que van desde la negación de toda realidad material –
incluyendo los pecados - hasta la mayor expansión de las ideas de Dios, donde lo divino llega a
ser infinitamente impersonal.
   A la pregunta, por qué las oraciones muchas veces no son escuchadas, se escucha actualmente,
tal como en los tiempos de los primeros cristianos, la explicación de que la persona que está
orando no merece ser escuchada. Se cree que los pecados del que reza lo hace desmerecedor del
cumplimiento de su oración.
   Para limpiarse de los pecados y hacerse merecedor a que se escuche su oración, existen las
siguientes medidas:

(1) Deja de pecar;
(2) Repara los pecados cometidos;
(3) Pide perdón y espera obtenerlo.

  Durante veinte siglos nos hemos mantenido leales a esas medidas; pero pese a eso, las
oraciones siguen sin cumplirse demasiado a menudo.
  Investigadores de la historia de la religión han supuesto desde hace tiempo, que algo no puede
estar correcto en la interpretación de lo que se dice en el Antiguo y Nuevo Testamento acerca de
la oración y de su frecuente fracaso. Eso incluye al mismo tiempo nuestra visión del pecado, de la
reparación, penitencia y purificación, de las oraciones por el perdón de los pecados, del bautizo,
de la conversión, de la confesión, etc.
  Para llegar a la visión correcta del pecado, tenemos que regresar a la doctrina HUNA. Allí
encontramos que el pecado en el fondo no es solamente la violación de una “ley” que nos entregó
                                                                                                 93
un profeta y que nos dijo que ésta provenía de Dios. (Ciertamente los Diez Mandamientos fueron
una importante obra legal para un pueblo primitivo, que le ofrecía bases morales sólidas para la
convivencia. Incluso en la actualidad esos mandamientos tienen un valor fundamental).
  El pecado es mucho más que eso; hay que captarlo mucho más amplía y profundamente. El
pecado es - así nos enseña HUNA – todo con lo que una persona se daña a sí misma y daña a sus
semejantes.
  Dañar o herir a otros es pecado. No solamente el asesinato físico, sino todo perjuicio que se le
hace a otra persona a través de pensamientos y emociones es pecado.
  A Dios no lo podemos dañar en absoluto. Para eso el ser humano es demasiado débil y
pequeño. Y no tiene importancia violar una “ley divina” inventada por personas, siempre y
cuando no se perjudique a alguien con eso.
  Pero todo lo que le impide a nuestro Yo inferior llegar al Yo superior a través de la cuerda-Aka
y ofrecerle nuestra oración (es decir, el “bloqueo del camino”) es malo, ya que nos aparta de
Dios… separa al Yo inferior y medio del Yo superior y dificulta el trabajo en conjunto de los tres
Yoes. Por medio de esto, la vida desciende bajo el nivel normal y el Yo superior no puede ayudar
a los dos Yoes inferiores (como ya se ha dicho anteriormente, el Yo superior parece tener que
permitirles a los dos Yoes inferiores su libre albedrío ampliamente… por lo tanto, hay que
permitirles despistarse, cometer errores, sufrir y enfermarse, para que puedan aprender por medio
de la experiencia).
  Lo malo, por medio de lo cual otra persona es dañada o perjudicada, se puede clasificar, según
la doctrina HUNA, como sigue:

(1) Lo malo que se le ha hecho a otros con plena consciencia y premeditadamente con mala
intención - pero con lo cual, sin embargo, se presentan sentimientos de culpa o remordimientos.
En este caso, el Yo inferior del pecador “escapará de la vista de Dios”, tal como un niño huye de
sus padres cuando teme recibir el castigo merecido. Un Yo inferior, que a causa de sus actos
siente a) Culpabilidad b) Vergüenza o c) Temor, no producirá ningún contacto con el Yo
superior y no intentará ofrecerle una oración a través de la cuerda-Aka.

(2) Una persona mala por naturaleza, que perjudica a otra con mala intención, pero que se siente
con el derecho para eso y no sólo no siente ninguna culpa o vergüenza, sino quizás un cierto
triunfo, por haberle “dado su merecido” al otro, NO necesita temer que su Yo inferior se niegue a
producir el contacto con el Yo superior. TAMPOCO SU YO SUPERIOR LO RECHAZARÁ. SU
ORACIÓN PARA PEDIR AYUDA EN LAS COSAS BUENAS QUE ÉL TAL VEZ PUEDA
HACER, SERÁ ESCUCHADA. Dios no se fija en la “persona” y en tales casos “prosperan los
malos” – por lo menos por un tiempo; su castigo se produce finalmente con el entorpecimiento
de su desarrollo ascendente. Muchos encontrarán difícil hacer armonizar ese hecho con la
“justicia divina”; pero si se observa bien, es posible darse cuenta cómo los malos prosperan y no
son molestados ni por remordimientos ni por autoreproches o vergüenza. El sentimiento de
“injusticia” puede desaparecer tan sólo una vez que liberemos nuestra visión del “pecado” de
todas las antiguas creencias tradicionales y lo juzguemos solamente de acuerdo con la pregunta
fundamental: ¿TIENE EL HECHO COMO CONSECUENCIA, QUE UNA PERSONA SEA
APARTADA DEL PROPIO YO SUPERIOR POR MEDIO DE SU SUBCONSCIENTE? Si no
es el caso, entonces una persona así está libre de pecados – según la clasificación aquí vigente.
Esta sola prueba nos enseña por qué algunas oraciones no son escuchadas. Todo depende de si el
Yo inferior puede ser inducido por algo para rechazar la producción del contacto con el Yo
superior. Ni la justicia humana ni la divina, ni el karma ni los pensamientos de venganza son
importantes para el problema de las oraciones no cumplidas.


                                                                                               94
  Si podemos hacer nuestro ese punto de vista, como un hecho o solamente como suposición (y
por el momento dejamos totalmente fuera de juego el asunto de la “justicia”), entonces nos
podemos dedicar a la pregunta acerca de qué retiene al Yo inferior de aportar su parte al trabajo
de la oración. La mayoría de las veces son asuntos que tienen que ver muy poco con las malas
acciones recién mencionadas.
  El Yo inferior sólo puede ser afectado por,
  (1) lo que puede percibir con sus cinco sentidos, lo que ve, oye, huele, palpa – es decir, por
      impresiones dolorosas, temibles, buenas, malas o agradables,
  (2) lo que recuerda de tiempos anteriores o a causa de sucesos anteriores, es decir, lo que en
      aquel entonces registró por medio de formación de racimos de formas de pensamientos y
      almacenó en su depósito de recuerdos para una reproducción posterior.
  Con esto llegamos a los dos tipos de recuerdo. A un recuerdo normal, originado de manera
natural, pertenece el reconocimiento de la importancia o la racionalización del suceso, junto con
sus relaciones con todos los sucesos anteriores, de los cuales la persona respectiva sabe que
ocurrirán o supone, teme o espera que alguna vez ocurran. Todos los racimos de formas de
pensamientos de un recuerdo, al originarse se entrelazan con todos los demás recuerdos que son
atraídos para determinar la importancia del nuevo suceso y de sus relaciones con experiencias
anteriores.
  Para esa compleja red de relaciones, los Kahunas tenían el acertado símbolo de una tela de
araña, en la que han quedado atrapadas algunas moscas. Cada mosca corresponde a un recuerdo y
todas las moscas se conectan con todas las otras moscas por medio de los hilos de la telaraña. En
el centro está la araña – la persona que se compone del Yo inferior y medio. La araña está
consciente de la existencia de cada mosca; puede ir donde cada una de ellas y observarla en cada
momento. Los delgados hilos de la telaraña simbolizan el hilo-Aka. Los recuerdos normales se
entrelazan de ese modo con todos los demás recuerdos al originarse, dentro de los marcos de
reflexiones a través de un proceso de racionalización.
  Por el contrario, ocurre el otro tipo de recuerdo SIN RACIONALIZACIÓN; en este caso las
formas de pensamiento no se conectan correctamente con otras formas de pensamiento. Pero
porque el Yo medio fracasó con respecto a esos recuerdos y no los racionalizó cuando se
originaron, no le son regresados cuando los requiere. Son recuerdos vagabundos, por así decirlo.
Están deformados. El Yo inferior sabe que ellos no son normales ni correctos; se avergüenza de
ellos y les teme.
  Un Yo inferior que se siente culpable a causa de malas acciones que ha cometido junto con el
Yo medio, rehuye dirigirse al Yo superior a través de la cuerda-Aka. Tampoco quiere presentarse
ante el Yo medio con la deprimente sensación de vergüenza de un recuerdo no racionalizado.
Bajo el peso de sus autoreproches, él se siente sucio e indigno y tiene el impulso de esconder el
negro algo, cueste lo que cueste. En esa conducta, el Yo inferior es más obstinado y terco de lo
que es posible imaginarse. Oculta los recuerdos vagabundos tal como un delincuente astuto
esconde su botín. Tal como un criminal, se ocupa - inadvertido por el Yo medio, cuando éste
duerme en la noche – de su botín mal habido, trata de clasificarlo y de racionalizarlo él mismo,
pero a su propia manera ilógica.
  A través de los esfuerzos del subconsciente por enderezar los defectuosos recuerdos, todo
solamente empeora. Oculto en el “saco negro” donde guarda su botín, el Yo inferior se pone
manos a la obra, ordena y compara y junto con eso llega a todas las conclusiones irracionales
posibles (el Yo inferior no posee un poder de comprensión como el que se le ha dado al Yo
medio).
  Con eso, racimos de pensamientos de recuerdos vagabundos del Yo inferior pueden adherirse
con hilos-Aka a otros racimos racionales de formas de pensamiento que están ligados entre sí, que
representan el recuerdo y la evaluación de sucesos. Aunque el Yo medio no puede traer de
                                                                                              95
regreso a la memoria recuerdos no racionalizados, parece reaccionar como si estuviera fuera de
sí, tal vez a causa de aquellos entrelazamientos con ciertos sucesos conectados con los recuerdos
vagabundos. Con eso hay una gran cantidad de formas de reacción que pueden aparecer de a una
o juntas.
  (1) Alguien puede repentinamente ponerse furioso o ser sobrecogido por un miedo infundado o
por otras emociones que salen inesperadamente desde el interior, que son tan fuertes que no
puede dominarlas.
  (2) Tal vez esa persona, a causa del hecho del recuerdo vagabundo, pierda la facultad de pensar
en forma normal, razonable o tan rápidamente como lo hace habitualmente. De pronto siente un
vacío en la memoria, que puede llegar hasta el límite de la amnesia.
  (3) Tal vez esa persona de repente se imagine ciertas cosas, diferentes a como son en realidad.
Así, tal vez pueda ver a su amigo como un enemigo. También puede ocurrir que de pronto se
sienta superior a otras personas o tan acosado por éstas, que toda la vida le parece solamente
como una cadena de aflicciones.
  (4) La reacción también puede ser de tipo corporal; la persona afectada comienza a temblar o a
contraerse, o por un tiempo corto o largo se pone histérica, ciega, sorda o muda.
  (5) Tal vez no se llegue a reacciones observables exteriormente, sino que se desarrollen
enfermedades corporales de los más diversos tipos. Nuestros médicos saben actualmente que una
gran parte de las enfermedades humanas es atribuible a que los pacientes estén implicados, en
mayor o menor medida, en dificultades del tipo mencionado recientemente.
  Además de las anormales reacciones físicas, mentales, emocionales o de salud, interviene
también otro factor que siempre tenemos que tener presente. A cada racimo de recuerdos se le
asigna una cierta cantidad de Mana, que es consumido automáticamente cuando el recuerdo
respectivo es tocado o activado por medio de un suceso o una palabra.
   La mayoría de los hechos de la memoria casi no emocionan al Yo inferior; por eso casi no
consumen Mana. Las emociones son lejos los más fuertes consumidores de Mana. Con seguridad
todos han experimentado alguna vez en sí el efecto de una tormenta emocional. Al ocurrir eso, las
reservas de fuerza vital a veces se agotan hasta que se produce un colapso corporal.
  Si se ha originado un recuerdo vagabundo por medio de un suceso, con el cual el Yo inferior se
descontrola por enojo, temor, pena u odio, en el transcurso del recuerdo se consume nuevamente
casi la misma cantidad enorme de Mana que se consumió con la explosión emocional original. Si
el Yo medio no pudo imponerse cuando el Yo inferior, bajo la influencia de la emoción original,
contra toda razón agarró el bocado y se lo devoró, entonces ocurrirá lo mismo una y otra vez –
aunque tal vez en una forma más moderada – cuando se active el recuerdo respectivo.
  A causa de ese desperdicio de Mana, una persona, cuyo Yo inferior se enfurece ante recuerdos
vagabundos entrelazados confusamente entre sí, está crónicamente agotada o enferma. Todos
nosotros conocemos personas que están como poseídas por el demonio, que permanentemente
conservan sentimientos de odio, de temor y de oscura suspicacia y – a pesar de todos los
argumentos – están apegadas casi patológicamente a esas emociones casi siempre irracionales. En
realidad, esas personas son psicóticas o neuróticas, en la medida en que son afectadas por una
confusión de hechos de recuerdos vagabundos.
  Alguien que lleva en sí pocas imágenes de recuerdos vagabundos, puede vivir bien. La mayoría
de nosotros no sabe en absoluto que lleva consigo tales recuerdos agobiantes; normalmente no
puede imaginarse que las enfermedades corporales, “la mala suerte”, el enojo, el odio, como
también las ideas y creencias ilógicas “firmemente adheridas”, están relacionadas con aquellos
racimos de recuerdos vagabundos. Lo que menos podemos comprender, es que también aquí se
puede buscar la causa del fracaso de nuestras oraciones.
   Lamentablemente la mayoría de las personas no sabe que los recuerdos vagabundos son
incluso la causa de pequeñas dificultades mentales. Tan sólo una vez que eso comienza a
                                                                                              96
agravarse, nos damos cuenta de que estamos “enfermos”; entonces vamos al médico, que a su vez
nos envía a un psicólogo o psiquiatra. Quien se encuentra agobiado de ese modo, tiende a
consumir más y más de su valioso Mana, para reacciones que tiene ante sus formas de ideas de
pensamientos vagabundos. Pero si desciende el nivel de Mana, el Yo medio pierde más y más el
poder de control sobre el Yo inferior. Se puede llegar entonces a una enfermedad mental, que
hace necesario trasladar al afectado a un sanatorio para enfermos mentales.
  Si el Yo inferior se encuentra bajo la influencia de profundos sentimientos de vergüenza, culpa
o miedo, o está fuertemente agobiado por una maraña de pensamientos vagabundos, rehuye al Yo
superior. Los Kahunas conocían tres niveles de aquellos estados de separación frente al Yo
superior; los designaban con palabras especiales:
        (1) Ino: Dañar a otros, ser malo a propósito.
        (2) Hala: Poseer una cantidad normal de marañas de recuerdos, con lo cual sólo una parte
            de las acciones o reacciones se sale de lo normal. La palabra significa además:
            equivocar el camino a seguir. Ese “camino” es la cuerda-Aka; el Yo inferior se niega a
            llevar al Yo superior la oración de quien no lo encuentra. Es decir, no se logra el
            propósito que se pretende.
        (3) Heva: Cometer un error: pensar, actuar o reaccionar incorrectamente; estar confundido
            mentalmente hasta cierto punto; olvidar. Esa palabra también significa – igual que
            hala – equivocar el camino correcto.
  Los símbolos con los que los Kahunas solían expresar lo que nos separa del Yo superior - la
maraña de recuerdos no racionalizados con sus muchos hilos-Aka – se encuentran por todas
partes en la Biblia: Aquí van sólo algunos ejemplos: Espinas y zarzas (después del pecado
original y de la expulsión del Jardín del Edén, Dios las hizo crecer de la tierra que le ordenó
trabajar a Adán), el dragón, la serpiente, bestias salvajes, especialmente el león; trampas de hilo,
cordel o cuerda (símbolo de la cuerda-Aka y de la maraña de recuerdos vagabundos (“pecados”),
que tratan de cazar a las personas o de mantenerlas cautivas de algún modo); “Piedras en la que
uno se tropieza”; una cruz de cualquier forma. Todo eso simbolizaba las obsesiones y los estados
de posesión, los recuerdos vagabundos por medio de los cuales fracasamos.
  Si existen muchos recuerdos vagabundos, entonces “ éstos bloquean el sendero”, el “camino” o
la “calle”. (Un camino derecho o una cuerda lisa y estirada, es el símbolo del “camino abierto”.
Un camino torcido o una cuerda confusa y floja simboliza una cuerda-Aka bloqueada total o
parcialmente, que solamente rara vez es activada por el Yo inferior por orden del Yo medio, para
enviar una oración al Yo superior).
  En los caminos que conducían al templo, los Kahunas colocaban cruces de madera en forma de
una X. En la doctrina HUNA, eso era el signo de un tabú. El templo mismo significaba el “lugar
de lo supremo”. La cruz en el camino les advertía a los impuros que no siguieran avanzando. Más
adelante hablaremos de la simbología de otra forma de cruz.
  El polvo o las partículas más finas de mugre simbolizan formas de pensamiento, tal como los
granitos de semillas. Pero en el caso de los recuerdos vagabundos, aquellas finas partículas de
mugre aparecen como algo por medio de lo cual se llega a ser impuro, a través de lo cual se
ensucian las manos y especialmente los pies. Hay que ser limpiado de eso, antes de poderse
presentar ante el Yo superior con la oración HUNA, por intermedio del Yo inferior (la palabra
HUNA significa tanto “secreto” como también “partículas finas de polvo”. Eso comprueba lo alto
que los antiguos Kahunas evaluaban la comprensión de las formas de pensamiento. Unidas en
racimos, éstas actúan simbólicamente como “semilla” de la oración; pero también se pueden
formar otros racimos de recuerdos vagabundos no racionalizados, que aislan a las personas de su
Yo superior).
  Se utilizan frecuentemente redes de diferentes tipos como símbolo, porque sus hilos están
unidos entre sí, como hechos de recuerdos asociados. De vez en cuando, el pescado cautivo en la
                                                                                                 97
red representa los recuerdos que se captan. El pez es muy adecuado como símbolo, porque como
normalmente está oculto, es difícil de encontrar y de capturar. Pero cuando se le lleva a la
superficie y se le deja sin agua, “Mana”, él muere (el pensamiento racionalizado, es decir, el
pensamiento iluminado razonablemente ya no tiene efecto).
  El hielo, la nieve o el frío simbolizan el Mana que está ligado a los recuerdos anormales. El
agua congelada es compacta (por lo tanto, visto simbólicamente, ya no puede fluir). En los
recuerdos anormales también están firmemente adheridos y rígidos los contenidos de creencias e
ideas, a las cuales el Yo inferior del afectado se aferra obstinadamente, pese a todos los motivos
razonables que le presentan su propio Yo medio u otras personas.
  Si una persona tiene tiritones, le dan escalofríos, o tiembla de miedo, eso significa que está
cautiva por su confusión de recuerdos. “El temor al Señor” induce el intento del Yo inferior a
escapar del castigo paterno, negándose a presentarse “ante el rostro del Señor”, ante el propio Yo
superior; junto con eso penetran o se responsabilizan recíprocamente sentimientos de miedo,
culpa y vergüenza.
  Por lo tanto, lo que impide el cumplimiento de nuestra oración es, dicho brevemente, el
recuerdo no racionalizado que llamamos “complejo” o fijación, como también el sentimiento de
culpa que resulta del pecado de dañar a otros.
  ¡Dejemos de dañar a otros! ¡Reparemos los daños que les hemos hecho a otros! Eso es
relativamente fácil para la mayoría de nosotros.
  Más difícil es llevar la maraña de recuerdos a la superficie, racionalizarla y desenredarla.




                                                                                               98
                                              XVI

                              EL SENDERO BLOQUEADO

   Junto con el trabajo de la HRA, también nos dedicábamos al problema de liberar de bloqueos a
la cuerda-Aka, el “camino” hacia el Yo superior, por medio de la toma de consciencia y de la
aclaración de estructuras confusas de recuerdos, por medio de la razón. Junto con eso,
comenzamos con el estudio de los conocimientos modernos acerca de lo que Freud designaba
como “fijaciones” y que los psicólogos posteriores llamaron “complejos”. (Es sabido que Freud
defendía inflexiblemente la teoría de que el impulso sexual instintivo era la causa de todas las
dificultades del “inconsciente”. Pero en una versión más amplia de su concepto de fijación, es
absolutamente posible incluir también la confusión de contenidos de la memoria).
   Freud definió la “fijación” más o menos así: “Un instinto o un componente del instinto
permanece, durante el proceso normal de desarrollo, en un nivel relativamente infantil menos
desarrollado. La respectiva corriente de la libido se comporta entonces, en comparación con
estructuras psicológicas posteriores, como si perteneciera al inconsciente, es decir, como si
estuviera reprimida”. De ahora en adelante utilizaremos estas expresiones de manera alternada,
para denominar aquello que en la fraseología HUNA se designa como impedimento o “piedra en
que se tropieza”. Comprendamos por “racionalizar”, una aclaración racional o un análisis, una
medida por medio de la cual se interpreta algo “racionalmente”.
   En agradecimiento a Freud y a los psicólogos, que siguiendo su huella han trabajado en la
investigación de la naturaleza humana, hay que decir algo. Si ellos no hubieran establecido que
existe una parte inconsciente de la psiquis que está bajo la barrera de la consciencia, no habrían
descubierto que esa parte inconsciente del alma humana puede esconder recuerdos irracionales,
que ocasionan muchos sufrimientos anímicos, enfermedades corporales y anormalidades, y
actualmente tal vez no estaríamos en condiciones de comprender lo que los Kahunas entendían
por “lo que consume desde adentro” y qué sentido se ocultaba detrás de las palabras simbólicas
de los Kahunas bíblicos, cuando hablaban de impedimentos, piedras en que se tropieza, zarzas,
espinas, serpientes y pecados secretos.
  A propósito, es interesante que los primeros misioneros que llegaron a Hawaii entre 1820 y
1860, no hayan comprendido jamás que el subconsciente o Yo inferior es diferente al Yo medio
y al Yo superior (aunque en aquel entonces todavía había Kahunas, y éstos estaban incluso
empeñados en enseñarles la doctrina HUNA a los misioneros). Pero en aquel tiempo, el
subconsciente todavía era desconocido en el mundo occidental. Por lo tanto, la dificultad es
completamente comprensible (las palabras que utilizaban los Kahunas para denominar a los tres
diferentes Yoes eran Unihipili, Uhane y Aumakua. Lo mejor que los misioneros podían hacer al
formar un diccionario, era simplemente explicar las tres palabras como una “especie de espíritu”).
  Afortunadamente ya se había tomado conocimiento del complejo antes de que yo me dedicara
seriamente al estudio de la doctrina HUNA. La existencia de la fijación está actualmente
comprobada desde hace mucho tiempo. Por cierto los Kahunas entraron mucho más en detalles
con la descripción del hilo-Aka, de la estructura de la forma de pensamiento y de la conexión
entre el Mana y el complejo, pero la opinión moderna acerca de esa área es bastante parecida.
  Freud era médico. Se interesaba por pacientes que venían a él con síntomas neuróticos o
psicóticos y muchas veces con síntomas de enfermedades corporales o funciones musculares
anormales que se presentaban juntos con éstos. Por eso, con el tiempo desarrolló un método de
tratamiento, cuyo éxito se basaba en que se encontraba el complejo retenido en el subconsciente
(Yo inferior) y se disolvía y se desenredaba su irracional confusión de ideas con una entrevista
racional. El subconsciente demostró ser un testarudo guardador de secretos. Se oponía a llevar al

                                                                                               99
centro de la consciencia hechos de recuerdos ligados con fijaciones, del mismo modo que
recuerdos normales. Para eso, las peticiones amables servían tan poco como la práctica de la
presión o la aplicación de sugestiones o de hipnosis. De ese modo, Freud se vio finalmente
dependiendo en gran parte de la observación de los sueños de sus pacientes, como también del
cuidadoso examen de las circunstancias que acompañaban a sus reacciones, porque con eso tal
vez podía obtener indicaciones acerca de la existencia de fijaciones en el subconsciente.
  Con sus colaboradores y alumnos, Freud hizo una lista de relaciones simbólicas que estaban
destinadas a comprobar la conexión entre el sueño y el complejo. Cuando alguien soñaba, por
ejemplo, con una estufa u horno abultado, eso debía significar que el subconsciente pensaba
simbólicamente en el útero o vientre del cual había nacido. Se creía que todas las personas,
indiferente de dónde vinieran, disponían en su subconsciente de símbolos de sueño casi idénticos,
para la designación de las mismas cosas y experiencias. Los argumentos que se usaban para
apoyar esas suposiciones poco naturales, no eran completamente convincentes, y la influencia de
la sugestión - aunque en el examen de los sueños se le atribuía sólo una pequeña o ninguna
importancia – rara vez se consideró adecuadamente.
  Como Freud no se dejaba disuadir de que las restricciones sexuales eran la raíz de la mayoría
de las fijaciones, investigadores posteriores se vieron obligados a desviarse de la opinión
freudiana en varios puntos. Jung y otros vinieron con otras teorías y le dieron más importancia al
supraconsciente. Pero los métodos freudianos permanecieron en uso más o menos en forma
general. También se siguieron supervisando y registrando los sueños y examinando en búsqueda
de indicios de imágenes de pensamiento ocultas en el subconsciente. Si sólo se presentaban pocos
sueños o estaban muy distantes unos de otros en el tiempo, entonces se utilizaba el método de
“asociación de ideas libres” del paciente. Para eso, el paciente yacía con el cuerpo relajado sobre
una camilla y le decía al médico o al analista, qué ideas surgían automáticamente en él como
asociación, cuando se mencionaban determinados objetos, personas, lugares o sucesos. La
metodología se amplió por medio del libre juego de la fantasía, haciendo, por ejemplo, manchas
de tinta y luego la persona tenía que decir qué imágenes reconocía en ellas.
  Más adelante se llegó a una singular ampliación del tratamiento. El médico o psicólogo creaba
un complejo artificial; inventaba una posible situación, que en caso que realmente hubiera
ocurrido, habría podido ocasionarle una fijación al paciente. Luego se relacionaba ese suceso con
el paciente con un fuerte poder de convencimiento y se le hacía creer que esa situación
efectivamente había ocurrido y – lo que es aún más importante – que esa situación era la
responsable del complejo original y de las reacciones corporales o mentales anormales. Pocas
veces se dijo cuán fuerte era el factor sugestión en ese método de tratamiento; pero
frecuentemente se llegó a buenos resultados.
  Una de las desventajas de ese método era que se empleaba demasiado esfuerzo para encontrar
el complejo y que ocurría demasiado poco, para llevar al paciente a una regeneración y
corrección de su actitud general frente a la vida y a sus semejantes. También parece no haberse
pensado nunca en que el descubrimiento del complejo muchas veces es impedido por una
incorrecta forma de pensar del Yo medio. Así, por ejemplo, muchos sentimientos de odio y miedo
del paciente podían basarse en sus ideas falsas acerca de personas, cosas, religión, etc. Por lo
tanto, había que estudiar esas circunstancias y en caso necesario corregirlas. Demasiado a
menudo el médico cometía el error de ver en los pensamientos de odio y de temor aparentemente
ilógicos, sólo los efectos de un complejo, cuando en realidad tal vez había que considerar como
causa, el estilo de vida inculcado y la experiencia del paciente que había resultado de éste.
  Pero el mayor error del sistema era que no se captaba en forma suficientemente clara la
necesidad de mejorar la moral del paciente. La estructura mental del ser humano es una casa
edificada sobre arena, mientras la persona no se dé cuenta que la envidia, la codicia, la ira sin
sentido y la falta de sinceridad son erróneas y atentan contra el bienestar de sus semejantes.
                                                                                               100
Tampoco se tomó conocimiento adecuadamente del papel que juega el sentimiento de culpa, si
radicaba en un complejo que estaba en el subconsciente o si era compartido por el Yo inferior y
medio, especialmente cuando ese vago algo que llamamos “conciencia” deprimía al paciente.
  Freud se vio forzado a reconocer la “conciencia” como un factor importante en la melancolía.
En ese estado, el individuo sufre, según la opinión de Freud, de un castigo demasiado severo por
parte de su conciencia, lo que en este caso se asemeja a un látigo en las manos del “Super-Ego”.
El Super-Ego, con el cual se encontró Freud al examinar a sus pacientes, no tenía para él ningún
tipo de semejanza con el Yo superior. Él lo consideraba más bien el resultado de la presión de
doctrinas morales, por medio de las cuales habían sido reprimidos los impulsos subconscientes.
El Super-Ego era de lamentar, según Freud, tal como la influencia de la religión.
  Muchos psicoanalistas practicantes siguen en la actualidad solamente los principios freudianos,
sin considerar los valiosos trabajos posteriores de Jung, que también hace valer los impulsos
religiosos de la persona. Esos médicos están evidentemente cautivos por el materialismo de la
ciencia y por eso tienen recelos de enunciar teorías que hagan recordar, aunque sea en forma muy
lejana, creencias religiosas habituales. La mayoría de ellos colocan en el mismo nivel a la religión
con un pensamiento confuso. Por otro lado, los representantes de las iglesias señalaban que la
Biblia no menciona ni el subconsciente ni el complejo; y muchos representantes de la religión
han tomado eso posteriormente como motivo para atacar a los psicoanalistas.
  Se ha formado una situación muy extraña. El analista sabe que muchas fijaciones que tiene que
tratar, se basan en doctrinas religiosas erróneas – por ejemplo, el miedo a la condenación eterna.
Pero los resultados logrados por el psicoanálisis son tan lentos e inseguros, que muchos
psicoanalistas, en el tratamiento del paciente, han pasado virtualmente a hacer uso de las
creencias religiosas y de la fe en Dios de éste. Algunas iglesias han encontrado un buen método
intermedio en ese sentido, creando clínicas para el tratamiento de sus afiliados y empleando allí,
junto a consejeros religiosos, también psiquiatras y psicólogos.
  Pero lo que no reconoce ni el analista ni el clérigo término medio, es la influencia de seres
espirituales extraños en las anomalías psíquicas. Esa influencia puede ser tan insignificante, que
llega a considerarse erróneamente como una condición natural del paciente; y aunque en otros
casos tal vez sea más pronunciada, no se la reconoce, sin embargo, como lo que es. Incluso en
casos de locura total – en que la influencia de la posesión es tan clara, que se habla oficialmente
de “locura de posesión” – su posición científica no le permitirá al psiquiatra pensar ni siquiera un
momento en la posibilidad de la influencia de seres espirituales. Lo extraño es solamente, que en
ese punto la mayoría de las iglesias están del lado de la ciencia, aunque la Biblia está llena de
referencias a espíritus y demonios malos, que ocasionan enfermedades corporales y mentales.
Pero pese a todas las carencias y limitaciones, hay que reconocer que se realiza un trabajo muy
bueno por el beneficio de mucha gente y que ya el hecho de encontrar y eliminar complejos,
muchas veces trae un mejoramiento y un alivio esencial; sin embargo, también se pude constatar
desgraciadamente, que el progreso en ese campo tan estrechamente trazado, se desarrolla en
forma dolorosamente lenta.
  Como resultado de ese trabajo poco satisfactorio, lento e incierto del psicoanálisis, y a causa del
fracaso casi total de la iglesia de lograr la sanación de la mente por medio de la oración, se llegó
hace años a una extraña rebelión por parte de una cantidad de aficionados. Se separaron de las
doctrinas de los analistas y clérigos profesionales e intentaron mejorar las teorías conservadoras y
encontrar nuevos métodos analíticos, que fueran mejores y que produjeran un efecto más rápido –
sobre todo aquellos que también un aficionado puede utilizar para ayudar a otra persona.
  Un excelente representante de esos revolucionarios era el inglés L. E. Eeman, acerca de cuyas
corrientes de relajamiento ya hemos hablado en el capítulo XIV. Él comenzó en 1924 con
experimentos psicoanalíticos; escribió acerca de eso y llegó a descubrimientos muy interesantes.
Desarrolló un sistema para encontrar y eliminar las fijaciones. A ese sistema lo llamó
                                                                                                 101
“miognosis” e informó acerca de él en artículos y conferencias. Es conocido su libro “Co-
operative Healing”. Tampoco dudó en incluir la religión y el subconsciente en sus teorías. Pero
por eso, su método casi no fue considerado por los psiquiatras académicos especializados, a pesar
de excelentes demostraciones exitosas.
  La rebelión contra la lenta y reaccionaria psiquiatría y contra los psicoanalistas de la escuela
freudiana, tomó un nuevo rumbo a mediados de 1950 por medio del aficionado L. Ron Hubbard,
un inválido de guerra, un autor de novelas científico-utópicas. Tal como Eeman, Hubbard
también había llegado por algunos problemas propios al estudio de la psiquis y de su naturaleza.
Durante un tiempo se había dedicado a buscar y a probar nuevos métodos de sanación mental.
Para argumentar esos métodos también había formulado toda una serie de teorías. Es difícil decir
si él en aquel entonces sabía que en Estados Unidos mucha gente ya se había apartado de las
teorías y terapias antiguas. Pero en cuanto apareció su libro “Dianetics”, el cual revelaba un cierto
liderazgo en la nueva dirección, se reunieron cientos de personas buscadoras bajo el nuevo
estandarte.
   Tal vez “Dianetics” abordó a tantas personas, porque se entregaba una terapia para cualquiera,
es decir, no sólo para personas que reconocidamente eran mentalmente frágiles y que sufrían de
psicosis y neurosis. En ese entonces se había impuesto la teoría, de que cada persona, en mayor o
menor grado, tiene “engramos” (algo parecido al complejo) y que cada engramo ocupa una parte
de la fuerza mental del individuo. Se llegó a la conclusión de que si los engramos se encontraban,
se sacaban a la luz y se disolvían por medio del nuevo método, la persona afectada tendría a su
disposición una reserva mucho mayor de energía mental que hasta el momento, por medio de la
liberación de la energía mental comprometida. Además, se pensaba que esos resultados se podían
lograr en un tiempo muy corto. Sólo se necesitaría aplicar los nuevos métodos durante 40 a 50
horas. Para la aplicación de la teoría sólo era necesario que dos personas leyeran el libro
minuciosamente; entonces una de ellas podía “escuchar y examinar” a la otra. Pronto miles de
aficionados experimentaron con el nuevo método.
  Pero después de algún tiempo, resultó que la prometida liberación de energías mentales y la
curación de enfermedades psicosomáticas, estaban muy lejos de poderse realizar en la medida en
que se había esperado. Evidentemente, además de la lectura del libro era también necesaria una
preparación o experiencia especial. Por eso, Hubbard fundó escuelas en las cuales personas
dedicadas al estudio se examinaban mutuamente y donde se les enseñaba de primera mano la
correcta aplicación del método. La necesidad de aquellos examinadores entrenados de dianética
había llegado entretanto a ser tan grande, que el curso de seis semanas les pareció a muchos como
una excelente y sencilla forma para tener una nueva profesión.
  También algunos miembros de la HRA se impresionaron por las aparentes posibilidades de la
nueva terapia. Algunos trataron de examinar a sus amigos y se hicieron examinar por éstos. Otros
visitaron a uno de los nuevos examinadores preparados y se entregaron a él para el tratamiento.
Otros visitaron incluso las escuelas y se convirtieron en examinadores de profesión.
  En los boletines de la HRA se hablaba detalladamente de la nueva terapia; de tiempo en tiempo
aparecían ahí informes sobre experiencias con el método de Hubbard. Al principio esos informes
eran positivos sin excepción, y muchas veces incluso entusiastas. Pero después surgieron dudas.
Se sentía que el método de dianética no cumplía totalmente lo que prometía. Mr. Hubbard fue
uno de los primeros que notó eso; él corrigió sus teorías y métodos acerca de recuerdos de
sucesos (muchas veces incluso prenatales), que como creía, podrían haber ocasionado engramos.
En repetidas ocasiones se anunciaron nuevas técnicas y se dieron a conocer a través de anuncios
en la prensa.
  Mientras Hubbard planteaba mes a mes nuevos descubrimientos, algunos aficionados – la
mayoría aquellos que trabajaban profesionalmente como dianéticos y examinadores –
desarrollaban algunas teorías propias y ofrecían terapias modificadas.
                                                                                                 102
  Uno de los nuevos grupos fundados por anteriores examinadores de dianética era la “Eidetics
Foundation”. Ésta se basaba en la psicología de Gestalt. El subconsciente no era reconocido y el
engramo, que tanto hacía recordar al complejo, fue reemplazado por otros conceptos.
Naturalmente, donde no había subconsciente, tampoco podía haber supraconsciente.
  La “terapia E” fue un aporte de A. L. Kitselman. Él también había hecho un curso de
examinador anteriormente. Pero Kitselman ya había formulado años antes la terapia E como
teoría. A causa de sus estudios de religión y de psicología, él creía que “Dios” podía extraer de
las personas todo lo que les impedía lograr un óptimo estado mental y corporal. En esto daba
completamente lo mismo el concepto que cada persona tuviera de “Dios”. Él designó al ser
divino con una “E”, para satisfacer a todas las opiniones religiosas.
  Sólo se necesitaba pedirle orando a ese ser divino que interviniera y ocasionara un cambio en
las circunstancias indeseables, por medio de la modificación de las causas psíquicas.
  Es difícil manifestar algo acerca del valor de las nuevas teorías, ya que éstas se encuentran
todavía en una fase de desarrollo y de experimentación. Continuamente cambia la teoría y la
práctica, continuamente se forman nuevas expresiones para identificar las nuevas ideas. Pero
como los miembros de la HRA sólo queríamos esencialmente constatar si ya existían o si estaban
en desarrollo mejores métodos para poner al descubierto el sendero, tendremos que esperar hasta
que esos métodos estén más desarrollados y probados.
  Desde el punto de vista HUNA se puede constatar que estos métodos - tal como el psicoanálisis
– tampoco consideran los tres Yoes. El Mana, que según la opinión HUNA es
extraordinariamente importante, era totalmente desconocido. Algunos de los métodos parecían
querer inducir a los pacientes a abandonar antiguos sentimientos de odio y de temor y a adoptar
una actitud mejor frente a la vida, al medio ambiente y a los semejantes. Sin embargo, esos
esfuerzos no tienen ninguna comparación con las correspondientes doctrinas poderosas de los
Kahunas. Además, no se insistía en reparar las injusticias que se habían cometido con otras
personas.
   Es notable que en los últimos artículos, Hubbard hable de la influencia de “demonios”.
También la “Eidetics Foundation” trabaja en esa dirección. Ese es un paso esencial hacia delante,
en dirección a la doctrina HUNA, y se aleja de las limitaciones científicas que hasta ahora les han
impedido a los psiquiatras modernos tener en consideración aquellos argumentos.
  Los creadores de las nuevas terapias parecen temer a las mismas trampas que desde hace tanto
tiempo les han bloqueado el camino al éxito a los sanadores cristianos de renacimiento. Éstos
seguramente habrían dejado sin trabajo a la mayoría de los médicos, si hubieran podido producir
más sanaciones durables. Pero toda sanación que no elimina la causa del sufrimiento – ya sea de
tipo corporal o psíquico o el resultado de influencias de espíritus extraños - sólo se puede evaluar
como ayuda pasajera. Pero eso no pueden comprenderlo los sanadores de renacimiento. Incluso el
trabajo básico de ayudar al paciente a liberarse de antiguos sentimientos de odio y miedo, de
celos y envidia, se realiza, si es que se hace siquiera, sólo en un corto período de preparación,
antes de comenzar con el proceso propio de sanación. Naturalmente con eso ni se descubren ni se
eliminan los complejos. Aparentemente se puede llegar de ese modo a una sanación y muchas
veces ocurre así; pero si no se elimina el complejo que ocasionó las dificultades, es sólo cosa de
tiempo hasta que el efecto de sanación se “desgaste” y reaparezca la dolencia – la mayoría de las
veces peor que antes.
  Los miembros de la HRA se vieron dolorosamente confrontados con un ejemplo muy real de
ese tipo. Se trata del caso ya descrito del señor T. A. L., que fue sanado por la señora R. por
medio de contacto telepático y oración. T.A.L. estuvo liberado por un tiempo de sus malestares
estomacales después de la sanación; podía comer nuevamente de todo sin ningún tipo de molestia
y estaba convencido de estar sanado para siempre. Pero de pronto volvieron las antiguas
dificultades sin aviso previo, y él se vio obligado, con mucha desilusión, a consultar a un médico.
                                                                                                103
En todo caso, algo está claro: Mientras no se elimine la causa de una dolencia, la curación no
puede ser durable.
  También los examinadores del método de diánetica tienen ocasionalmente la experiencia de que
sus sanaciones sólo son de corta duración. Eso se debe a que el aspecto religioso del problema la
mayoría de las veces no se considera lo suficiente. Los complejos y la influencia de seres
espirituales – indiferente de cómo se les llame o se les describa – no pueden ser “examinados” y
eliminados. Sólo se les empuja a un lado mientras el paciente no esté definitivamente dispuesto a
abandonar la antigua forma de vida con la que les ocasionó dolor a otras personas, y a pasar a
tener un estilo de vida más amable y una gran disposición para ayudar a los demás. Pero ante
todo tiene que tomar contacto con su Yo superior y dejar el camino abierto.
  Una terapia mental no puede ser completa, mientras no considere el impulso casi universal del
ser humano, de reconocer a un ser superior que está sobre él y de alzar la vista hacia éste con gran
devoción, como la posible fuente de ayuda en tiempos de necesidad. Los psicólogos todavía
discuten, si la veneración de un poder superior no corresponde a un instinto básico del ser
humano. Es absolutamente posible que ese instinto sea igual de real y apremiante que el impulso
sexual descubierto por Freud, que el instinto de conservación o que la ambición de poder y
reconocimiento. He visto personas de las que llamamos primitivas, que sumergidas en sí mismas,
estaban absortas con devota admiración, en la contemplación de una belleza sublime; en eso se
notaba un anhelo impulsivo por alcanzar algo en esa belleza, que es superior, más verdadero, más
noble y más puro.
  El ser humano no puede vivir sin esperanza. Si incluso ha perdido todo lo demás, puede seguir
teniendo esperanzas de sobrevivir y de una vida futura, mientras lleve en sí la fe en un ser
superior que no lo abandona. Toda terapia que no se base en esa esperanza es insuficiente. Eso se
comprenderá más y más, mientras más penetre la psiquiatría en las iglesias y las ayude con la
sanación de las almas enfermas y deprimidas. Pero el trabajo psiquiátrico de la función clerical no
puede ser completo, mientras no se reconozca y se tome en consideración la importancia de los
“demonios” de la Biblia y de los posesivos “acompañantes que consumen desde adentro”, como
los llamaban los Kahunas.




                                                                                                104
                                              XVII

           ¿PROVIENEN LAS FIJACIONES DE VIDAS ANTERIORES?
             ¿HAY ESTADOS DE POSESIÓN QUE NO SE NOTAN?

   Como ya se ha dicho, con todos los tipos de psicoanálisis no se examinan solamente los sueños
del paciente, sino también las ideas que se expresan de manera informal en estado de relajamiento
corporal; en eso es esencial que las ideas se alineen en libre asociación. Lo que le pasa por la
mente al paciente en ese estado, se podría llamar sueño en estado de vigilia. Éstos también se
analizan, tal como los sueños que se presentan al estar durmiendo. Se indagan buscando símbolos
o indicios que puedan ayudar a identificar el recuerdo de sucesos formadores de complejos.
   Muchas veces el paciente se imagina escenas, gente, lugares y sucesos, y todo le parece casi tan
real como en sus sueños nocturnos. Se lo describe al analista exactamente como le relata el
contenido de sus sueños nocturnos. A causa de lo vívido de sus impresiones y porque éstas a
menudo son tan reales, surgió una pregunta muy interesante: ¿Son esos sueños en estado de
vigilia fantasías, o algunos de ellos son recuerdos de sucesos y circunstancias de vidas anteriores
del paciente?
   Freud era de la opinión de que tanto los sueños nocturnos como los sueños en estado de vigilia
del tipo mencionado, se basan en la imaginación y no tienen nada que ver con experiencias. A
causa de eso él analizaba ambos como “estructuras psicológicas”, con la esperanza de encontrar
allí símbolos ocultos que tal vez pudieran entregarle información acerca del origen del complejo
o de la fijación. Más adelante, cuando Jung se apartó de los principios freudianos, esa teoría le
pareció insuficiente para la clarificación de las verdaderas circunstancias. Jung era de la opinión
de que cada uno de nosotros hereda, a través de los genes, una parte de la “memoria racial” y por
eso al acordarnos de supuestos sucesos de una vida anterior propia, nos acordamos en realidad de
acontecimientos de la vida de antepasados de la raza. Él suponía que esos recuerdos son
accesibles a todos los miembros de la raza, es decir, que no representan experiencias actuales e
individuales del paciente respectivo. Esa teoría parece haberle interesado mucho a Jung, ya que él
empleó los últimos años de su vida en investigar leyendas y escrituras medioevales, para rastrear
el significado de símbolos y arquetipos en la historia de la raza.
   En conferencias y relatos, otros analistas creen poder demostrar que los pacientes se acordaban
de sucesos que habían ocurrido en sus encarnaciones anteriores. Las sociedades de investigación
psíquica han rendido un trabajo preliminar fundamental, y muchos de sus miembros están
firmemente convencidos de que la reencarnación es un hecho, y de que a veces surgen recuerdos
de vidas anteriores. Hubbard sostiene el mismo punto de vista en sus últimas investigaciones
(llamadas Scientology).
   Observemos brevemente algunos de los experimentos más nuevos y convincentes, que se han
dedicado al asunto de las encarnaciones anteriores y a la posibilidad de adquirir fijaciones de
vidas anteriores. Esos experimentos fueron hechos alrededor de 1945 en Inglaterra, por un
famoso médium y por un conocido investigador. Trabajaron juntos Geraldine Cummins y el Dr.
R. Connell (publicaron sus resultados en su libro “Perceptive Healing”).
   Por medio de su capacidad psíquica de percepción, la señorita Cummins estableció que una
serie de extrañas enfermedades y curiosidades psíquicas que se presentaban en diferentes
miembros de una antigua familia inglesa, parecía basarse en recuerdos de vidas anteriores. Se
trataba de una familia judía, y la mayor parte de los recuerdos traídos de vidas anteriores –
especialmente de la última – consistía en angustiosas impresiones de persecuciones horribles.
Dejemos que hablen los propios autores:


                                                                                               105
   “Este informe (que trata de un suceso especial en la vida de un paciente) justifica la opinión que
para la evaluación de una persona también hay que considerar los recuerdos que ésta ha recibido
de vidas anteriores. Sin conocerlos y evaluarlos no se puede emitir un juicio definitivo sobre la
persona. Los miedos y persecuciones, las noches de horror, las cámaras de tortura, las tumbas de
amigos y parientes, que fueron muertos injustamente – todas las experiencias de ese tipo de las
aventuras de la vida de los antepasados, pueden sin duda ejercer una gran influencia desde el
pasado, sobre las acciones de aquellos que están en el presente. Eso ocurre especialmente, cuando
los descendientes sufren de una conmoción o trauma de un tipo similar, aunque sea pequeño. De
ese modo, un acto de cobardía, por ejemplo, puede ser inducido en lo más profundo por medio de
una apremiante presión horrible desde el origen del recuerdo olvidado hace mucho tiempo, que
no reconocido y no explicado, ya ha hecho a algunas personas ser víctimas de los insultos de sus
contemporáneos.
    “Tanto las características físicas, como las psicológicas, se heredan; junto con eso se modifican
y a veces se intensifican, dependiendo de si los genes que transmiten las características son
dominantes o recesivos. Acciones de terror, que para muchos de nosotros son totalmente
incomprensibles, tal vez se remontan a horrores olvidados hace mucho tiempo. Manos muertas
nos agarran desde el pasado y ayudan a formar nuestro destino actual. Esas garras muertas actúan
más allá de nosotros en nuestro futuro, y deforman y distorsionan nuestras decisiones y la
trayectoria de nuestro destino. Y nosotros, ciegos antropoides, creemos demasiado a menudo que
las decisiones salen de nosotros mismos, que las tomamos nosotros solos, que el resultado de
nuestra vida es forjado absolutamente por nosotros mismos. Y creemos también, poder condenar
sin consideración los delitos y los fracasos de los demás”.
   En la discusión de otro caso, ambos autores indican, cómo, a través de experiencias horribles de
un padre, fueron influenciadas las reacciones de su hijo.
   “No se puede observar la agonía actual de la raza humana, sin tratar de imaginarse sus
consecuencias para las generaciones venideras”. El Dr. Connel relata cómo ayudó a nacer a un
niño después de la primera guerra mundial. El padre del niño había trabajado nueve meses en una
mina de carbón como prisionero de guerra. Durante todo el tiempo tuvo que permanecer bajo
tierra; no veía la luz del día. Él sufría corporal y emocionalmente de manera indescriptible. Lo
perseguía el miedo. Su hijo tenía tanto miedo hasta la edad de diez años, que siempre se escondía
debajo de la cama o de la mesa, cuando venía de visita gente extraña o incluso el médico. El niño
tenía un horrible complejo de miedo innato; incluso con veinte años, todavía daba, a pesar de la
educación tan cuidadosa, la impresión de una persona afligida por miedo a la persecución. Una
hija nacida cuatro años después, salió más parecida a la madre; estaba libre de la desdichada
herencia del padre”.
   En algunas escuelas psicoanalíticas se sostiene que un embrión puede, desde el momento de la
concepción, percibir y recordar después las palabras habladas entre los padres, especialmente si
las conversaciones han tenido un fuerte matiz emocional y han ocasionado dolores. HUNA ofrece
una explicación aceptable para eso.
   En el embrión sólo se conecta el Yo inferior con su cuerpo-Aka o cuerpo de sombra. El Yo
medio recién asume su trabajo algún tiempo después del nacimiento. Por eso, todas las palabras e
impresiones que están antes de ese momento, solamente pueden ser recordadas por el Yo inferior;
es decir, no son examinadas por el Yo medio a través de la razón. Siguen existiendo como
recuerdos ocultos y más adelante pueden ocasionar extrañas sensaciones de miedo y otras
reacciones mentales. En casi todos los casos de ese tipo, el impulso de actuar causado por tales
fijaciones parece provocar enfermedades corporales, en caso de que se le niegue la actividad y
sea reprimido.
    En el caso del niño intimidado, se llegó a la siguiente explicación. Él recibió a través de sus
genes la característica mental que lo hacía reaccionar con miedo en caso de sucesos amenazantes.
                                                                                                 106
La verdadera causa de sus estados de terror puede perfectamente provenir de las horribles
imágenes acerca de las cuales su padre le relató con intensa emoción a la madre embarazada.
Como el Yo inferior es ilógico, las palabras produjeron efecto literalmente como obsesiones, sin
relación de tiempo o de lugar con los sucesos.
  Otra posibilidad que se nos presentaba con el estudio de los métodos Kahuna, parece haber
sido inadvertido por la mayoría de los investigadores. Se pueden adherir espíritus de fallecidos en
personas vivas e imponerles recuerdos de su propia vida terrenal. Psicólogos que se dedican a
tales sucesos, han clasificado a los seres espirituales adheridos como partes “separadas” de la
mente o de la personalidad de la persona respectiva. Bajo sugestión hipnótica han sido llevadas a
la superficie las “personalidades secundarias” (o seres espirituales), y se ha podido conversar con
ellas. Muchas de ellas tienen recuerdos propios de la vida en un cuerpo y casi siempre tratan de
influenciar a las personas que eligen como víctimas, imponiéndoles ideas, emociones e impulsos,
o llevando sus cuerpos a excursiones de sonambulismo durante la noche. Muchas veces se
acuerdan de sus miedos mortales en la vida terrenal, de sus enfermedades, dolores y
preocupaciones y tratan de producir los respectivos síntomas o emociones en las personas a las
que se han adherido y de cuya fuerza vital se alimentan, desarrollando la fuerza de voluntad
necesaria para entregar una especie de orden hipnótica.
  Parece completamente natural que en tales casos los espíritus de los antepasados tengan
preferencia por los descendientes de las siguientes generaciones y elijan a éstos como cuerpo de
visita. Si eso es así, entonces se explica por qué muchas veces los recuerdos y las obsesiones que
se les imponen a las personas vivas, se sienten como si provinieran del propio ser y provocan la
creencia de que las experiencias provienen de pasajes anteriores de la propia vida y no de una
vida anterior del espíritu adherido de un antepasado.
  El psiquiatra moderno está completamente familiarizado con el aspecto externo de influencias
de espíritus ajenos, desde influencias muy leves y que sólo se presentan ocasionalmente, hasta
casos de posesión total. Pero como para él es absolutamente tabú dedicarse a tales ideas ajenas a
la ciencia, de que pudieran existir espíritus, una supervivencia después de la muerte o la
posibilidad de que recuerdos de vida anteriores se llevaran a una vida posterior, se ha visto
obligado a darles nuevos nombres a los síntomas de posesión por parte de espíritus ajenos
conocidos desde hace siglos, para poder catalogarlos. Bajo la palabra clave “posesión”, este punto
aparece claramente en el diccionario freudiano del psicoanálisis:
     “Posesión”: Siempre se trata de reproches que vuelven a surgir bajo represión en forma
   transmutada - reproches que sin excepción están relacionados con un acto sexual cargado de
   deseo en la niñez. …dos componentes aparecen con la posesión: (1) una idea que se le impone
   al paciente; (2) un estado emocional asociado con esa idea”.
  Freud se refiere claramente a la “fuerza compulsiva” de una idea. Esa idea, él la ligaba
naturalmente con un pensamiento sexual reprimido - aunque en caso de posesión ese deseo
también podría haber sido impuesto al paciente por un espíritu foráneo. Freud también se refirió a
los cambios emocionales del paciente, que están relacionados con ideas obsesivas. Pero queda
abierta la pregunta, si el pensamiento despertó la emoción, o si las emociones provienen del
espíritu ajeno y no del paciente mismo, lo cual es más probable cuando el pensamiento proviene
de un ser espiritual. Freud atribuyó las acciones y los efectos secundarios de la posesión al
subconsciente, porque el paciente, pese a la razón y a la lógica, no podía resistir el impulso de
hacer ciertas cosas.
  En los sanatorios para enfermos mentales, lo que más frecuentemente encontramos en la
actualidad (junto a casos de daños cerebrales por medio de enfermedad o tóxicos, como por
ejemplo, el alcohol) son casos de esquizofrenia o de “división de la personalidad”. Las
conmociones, el estrés, las fijaciones – en resumen, todo lo que debilita al individuo en su plano
mental y de “voluntad” y le extrae demasiada fuerza de Mana - hacen perceptible, con mayor o
                                                                                               107
menor intensidad, la presencia de una “personalidad secundaria”. Tratamientos de shock por
medio de electricidad, insulina u otras drogas, son antídotos comunes; son por cierto duros para el
paciente, pero frecuentemente muy efectivos (también los Kahunas utilizaban, como se ha
mencionado, tratamientos de shock con Mana).
  De los psiquiatras preparados en el campo médico, sólo uno, según mi conocimiento, ha
reconocido la posesión como lo que es realmente. Él se distanció de las tradiciones científicas
obstaculizadoras de su profesión y creó las condiciones para un modo más efectivo de expulsar a
los “malos espíritus” o “demonios”, que ya eran conocidos para los Kahunas de la Polinesia y de
los cuales se habla tan frecuentemente en la Biblia.
  Ese hombre era el Dr. norteamericano Carl Wickland, que en los últimos años de su vida dedicó
toda su energía al estudio de la posesión en todas sus formas de manifestación. Naturalmente no
encontró ningún reconocimiento e incluso ni siquiera lo escucharon. Pero a pesar de eso, él ha
hecho un enorme trabajo pionero y en muchos casos ha logrado excelentes resultados. Sus libros
contienen una gran cantidad de conclusiones, teorías y métodos importantes. Su libro más
conocido es “Thirty Years Among the Dead”. Por medio de un shock eléctrico-estático, él inducía
al ser espiritual adherido a retirarse del cuerpo del paciente. Enseguida inducía al ser espiritual a
entrar en el cuerpo de su esposa (que hacía de médium). Allí hablaba con él y trataba de
convencerlo que dejara libre al paciente; luego lo entregaba al cuidado de espíritus buenos, para
que se preocuparan de él o lo forzaran a cambiar su camino. Este era un método totalmente
acientífico, pero produjo muchas sanaciones.
   Los Kahunas que se dedicaban a las sanaciones, o eran médium autoadiestrados o trabajaban
juntos con un médium. Ellos buscaban permanentemente seres espirituales que rondaban a
personas vivas y que en cierto modo provocaban enfermedades y disturbios psíquicos. Porque
tales seres espirituales en cada caso le quitan Mana a la persona viva para fortalecerse ellos
mismos, los Kahunas los llamaban “comedores” o “acompañantes que consumen desde adentro”.
Con todos los tratamientos de sanación, los Kahunas examinaban si estaban en juego espíritus
ajenos; si era así, se les sacaba tal como los complejos. La técnica para alejar malos espíritus
consistía en la aplicación de una carga muy fuerte de Mana que provocara un shock, junto con
una especie de sugestión mesmérica. También se le ofrecía una cantidad suficiente de Mana al
Yo superior del Kahuna tratante, para que colaborara en el tratamiento. Siempre ayudaba también
a producir efecto, el poderoso apoyo del Poe Aumakua.
  Los complejos y los malos espíritus que “consumían desde adentro” caían en la misma
categoría de pecado, que hechos, por medio de los cuales salían perjudicados los demás, como
también las faltas en el estilo de vida propio. Es importante establecer nuevamente aquí, que
todos esos componentes del pecado, en el fondo solamente son malos, porque causan que el Yo
inferior del enfermo, del perturbado psíquicamente o del poseído, se niegue a producir contacto
con el Yo superior. Pero esa negativa produce un bloqueo del camino. Por lo tanto, si se quieren
lograr éxitos de sanación, es indispensable despejar el camino, y para eso es a su vez necesario,
corregir las circunstancias en que se basa la negativa del Yo inferior.
   Muchos pasajes del Nuevo Testamento hacen referencia a que la expulsión de los malos
espíritus era considerada como un acto de sanación. Sabemos solamente poco acerca de las
instrucciones que Jesús recibió en la primera parte de su vida; pero de lo que hizo y enseñó
posteriormente, se deduce claramente que él era un Kahuna con un enorme poder de sanación. Él
mismo sanaba y también les enseñó a sus discípulos a producir sanaciones, como parte de su
servicio espiritual. Las enseñanzas de Jesús son de gran valor para la reconstrucción de la antigua
doctrina HUNA. Él y sus discípulos indicaban enfáticamente la importancia que pueden tener los
espíritus ajenos en las enfermedades; y donde ellos se encontraban con tales seres espirituales, los
expulsaban para causarle sanación al enfermo. A veces a esos malos espíritus se les llamaba
“demonios”.
                                                                                                 108
   En la versión de King James del Antiguo Testamento, aparece la palabra “demonio” sólo
cuatro veces. El original hebreo utiliza para eso dos diferentes expresiones, sairim y shedim; cada
uno de ellos aparece dos veces y significa (según la versión corregida de la Biblia) machos
cabríos, sátiros y demonios. Pero a diferencia de eso, el demonio era un ángel caído, era Satanás,
el “príncipe de las tinieblas”. Se le atribuía un poder que era solamente un poco inferior al de
Dios. También se le llamaba “adversario” y “tentador”. En el Nuevo Testamento dice que Jesús
luchó con el demonio, que había venido como “príncipe de las tinieblas” a tentarlo.
   Volvamos a la religión HUNA, que es más antigua, y así se aclara un poco la confusión. Ahí
encontramos símbolos hermosos y efectivos para expresar ideas esenciales, empezando con las
ideas magníficas, aunque poco claras, de la teoría de la creación, hasta las percepciones generales
básicas de los tres Yoes del ser humano, de los malos espíritus, de los pecados, etc.
  La creación del universo estaba simbolizada en la doctrina HUNA por la gigantesca lucha entre
la luz y la oscuridad. Ambas estaban simbolizadas y personificadas. La luz era la inteligencia
suprema, era lo bueno. A la oscuridad le faltaba inteligencia y poder de comprensión; era la
pereza, el lugar de incubación y el lugar de residencia de lo malo – dicho brevemente, todo
aquello que se contraponía a la luz y a lo bueno.
  La oscuridad personificada fue superada por la luz personificada; el resultado fue la creación.
Pero con esto todavía no había terminado la lucha. A través del interminable desarrollo
ascendente de todo lo creado, incluyendo al ser humano, se establece el permanente combate
entre la luz y la oscuridad, como el conflicto de las grandes fuerzas elementales
ensombrecedoras; y parte de esas fuerzas habitan en los corazones de las personas y allí
continúan el combate en pequeña escala. La oscuridad consta simbólicamente de muchas partes
pequeñas, que penetran en personas malas y en sus seres espirituales y los pueden dominar; y
aquellos seres espirituales permanecen malos y ligados a la Tierra más allá de la muerte. La luz,
en cambio, era representada como los Yoes superiores, de los cuales uno le estaba asignado a
cada persona y le servía como luz y guía, para encontrar el camino que conduce hacia fuera de la
oscuridad.
  Los esfuerzos por captar desde este lado la múltiple naturaleza del pecado, tuvieron un avance
esencial cuando se procedió a traducir al polinesio la historia del Jardín del Edén, con los
confusos significados que se ocultan detrás. La mayoría de las personas ven en esa historia una
alegoría y no un establecimiento de hechos históricos acerca de un lugar geográfico determinado
y de personas determinadas. Es la historia de cualquiera que “caiga” desde su estado natural de
contacto con el Yo superior. Esa historia no sólo se encuentra en las escrituras bíblicas, sino en
todas partes del mundo. Fue relatada en muchos idiomas y transmitida en muchas versiones. Fue
propiedad común de las civilizaciones que hace siglos estaban establecidas en el cercano oriente.
Casi no puede dudarse que esa historia proviene de los antiguos Kahunas, ya que en todos los
dialectos del idioma polinesio ésta revela secretos HUNA, que no son propios de ningún otro
idioma o filosofía y de ningún otro pueblo.
  Tal como relata el Antiguo Testamento, en el Jardín del Edén había un árbol de cuyos frutos no
les estaba permitido comer a Adán y Eva. La serpiente tentó a Eva a comer el fruto; Eva
convenció también a Adán a comerlo, y ambos fueron expulsados del Jardín del Edén.
  “Fruto” significa hua en idioma polinesio; el significado secreto de esa palabra es, (1) estar
entregado a lo malo, (2) pelear, estar enojado, envidiar a todos. La “serpiente” del Génesis (como
el Satán de Job y el dragón de Isaías y del Apocalipsis) se considera como símbolo de la primera
causa del pecado, de la muerte y de lo malo – y con eso, de la oposición contra Dios, la luz y lo
bueno. En la doctrina HUNA éstos son símbolos del “pecado”, y todos se conciben por medio de
la palabra moo. Esa palabra designa a todo tipo de reptil; pero además, en la doctrina HUNA
significa “secarse”, lo que a su vez simboliza el hecho de quitar y desperdiciar el “agua” de la
vida o el Mana.
                                                                                               109
  La serpiente era, por lo tanto, un espíritu de la misma categoría que los llamados
“acompañantes que consumen”, ya que ella robó y desperdició el Mana del Yo inferior y lo secó
– según la simbología de la doctrina HUNA. La serpiente tentó a Eva. La palabra para “tentar” –
wale-wale - significa también “enredar”, colocar una trampa y “cazar en una trampa”. Esto es
importante para comprender el significado HUNA de la historia, por cuanto los lazos, las trampas
y las redes de todo tipo, siempre representan en la doctrina HUNA símbolos de los
“acompañantes comedores o consumidores”, de seres espirituales posesivos o de complejos.
   Por la botánica actual sabemos que en los tiempos bíblicos todavía no existía la manzana. Tan
sólo mucho después los pintores europeos la pintaron en los cuadros imaginarios del Jardín del
Edén. El Génesis no dice que el árbol tenía manzanas – se hablaba solamente del “fruto del árbol
del conocimiento”. Pero en la Polinesia se expresa claramente que la historia se remonta a una
tierra tropical. El árbol se describe como un Artocarpus incisa y se encuentra cerca de un “árbol
Ohia”, y ambos son plantas tropicales.
  Ula es la palabra para el fruto del Artocarpus incisa. Esa palabra tiene asombrosamente muchos
significados HUNA; éstos se refieren directa o simbólicamente a la naturaleza de los
“acompañantes comedores”, como también a lo que éstos les obligan a hacer a sus anfitriones.
Esos significados nos indican que cosas eran consideradas como los peores pecados del ser
humano:
     (1) “Estar influenciado con mayor o menor intensidad por espíritus de fallecidos” (en el peor
    de los casos, estar poseído totalmente por ellos).
     (2) “Crecer en tamaño y en fuerza” (esto se refiere al aumento de fuerza de esos seres
    espirituales, cuando les extraen Mana a sus víctimas y las “secan” por medio de eso).
     (3) “Crecer en mala intención y en maldad” (mientras la víctima de tales espíritus tolere y les
    permita alimentarse con su Mana, éstos se fortalecen cada vez más y pueden imponerle a la
    víctima sus malos impulsos cada vez más intensamente. Ejercen cada vez con mayor
    intensidad su posesión y su influencia sobre el cuerpo de la víctima).
  El árbol Ohia, que según la versión polinesia o HUNA estaba al lado del Artocarpus incisa,
fortalece con más significados lo que expresa la palabra ulu:
     (1) “Obligar, forzar, oprimir” (con eso se determinan claramente los métodos y facultades de
    los seres espirituales que acompañan y debilitan, con respecto a la víctima).
     (2) “Ser astuto, fraudulento, malo, pecador y corrupto” (eso caracteriza la naturaleza de
    aquellos seres espirituales).
  El “pecado” de Adán y Eva consistía en que en el interior guardaban pensamientos malos que
eran parecidos a los de los seres espirituales malos. Es decir, tenían la misma disposición que
éstos. Por eso, los Yoes inferiores de la mujer y del hombre les permitieron a esos seres
espirituales adherirse a ellos. Muy pronto los seres humanos comenzaron a adoptar sus malas
ideas e impulsos como los suyos propios. Por eso fueron expulsados de su paraíso alegórico del
bien sin pecado; perdieron el completo contacto natural con sus propios Yoes superiores.
   En la historia del Génesis la serpiente es maldecida. El castigo de Adán fue tener en adelante
que trabajar con el sudor de la frente; él tenía que trabajar la tierra que Dios había maldecido
para que le produjera espinas y abrojos. Espinas y abrojos - recordemos – eran en el idioma
HUNA símbolos de “acompañantes que consumen” o de complejos. (Los Kahunas parecen haber
utilizado iguales símbolos para ambos, porque los dos ocasionaban indudablemente los mismos
síntomas en sus pacientes).
  El Jardín del Edén simboliza el estado de vida ideal y normal, en el que el camino está libre de
los bloqueos que la doctrina HUNA considera dentro del concepto de “pecado”. La palabra para
jardín es kihapai. Su significado secreto se deduce de las siguientes palabritas radicales:



                                                                                                110
     (1) ki: “Rociar agua” (simbólico para el envío de una carga intensa de Mana al Yo superior, a
    lo largo del hilo-Aka conector. Pero eso puede ocurrir solamente si la persona está en su estado
    ideal o normal, es decir, si su camino no está bloqueado por “pecados”).
     (2) pai: “estar enfardado; existir en racimos” (estos son simbólicamente los racimos de
    formas de pensamientos o las imágenes mentales de las cosas deseadas. En la oración HUNA
    esos racimos de formas de pensamientos son enviados junto con Mana al Yo superior a lo
    largo de la cuerda-Aka).
     (3) ha: “respirar con dificultad”(en forma simbólica, la acumulación de una carga de Mana
    especialmente intensa; ya que habitualmente una respiración profunda acompaña a uno de esos
    enriquecimientos de Mana).
     (4) Las dos palabritas radicales juntas, hapai, significan “elevar” (eso se refiere
    simbólicamente al envío, al ascenso de los racimos de formas de pensamientos hacia el Yo
    superior).
    Más adelante el Génesis habla de que Dios, después de la expulsión de Adán y Eva, puso
“querubines con espadas ardientes” al este del jardín, para vigilar el camino hacia el árbol de la
vida. La palabra para “espada” es pahi. Las palabritas radicales pa y hi significan “secar” y
“limpiar algo”. El sentido secreto es, por lo tanto, que el estado ideal simbolizado por el Jardín
del Edén está protegido por los Yoes superiores de la invasión de seres espirituales malos. A
éstos se les impide ejercer influencia sobre los seres vivos; son “secados”, es decir, impedidos de
recibir Mana. En “limpiar” está también el significado de “salir fluyendo, desaguar”. Con eso se
recalca la primera percepción, porque el Mana, que es simbolizado como líquido, le es quitado a
los seres espirituales, si de algún modo se han apropiado de él (como por ejemplo, con la
posesión, por medio de la extracción desde el cuerpo de la víctima). Al Yo superior le
corresponde el trabajo de expulsar, debilitar y hacer inofensivos a los seres espirituales posesivos.
El “camino hacia el árbol de la vida” que había que proteger, era la cuerda-Aka, ya que a ésta hay
que mantenerla libre de bloqueos.
  Por los Kahunas nos enteramos de la gran verdad, que nos llevamos nuestras fijaciones al Más
Allá, si al morir no nos hemos liberado de ellas. Allí nos agobian como muela de molino y nos
impiden comprender claramente y avanzar de la manera normal por el camino prescrito de la
evolución hacia la perfección definitiva. Las fijaciones y el mal no superado de la naturaleza
humana nos mantienen cautivos en el área terrenal y probablemente pueden llevar a que nosotros
mismos nos convirtamos en “espíritus acompañantes comedores o consumidores” después de la
muerte.
  El origen de muchos ritos de la iglesia católica se puede remontar a la misma doctrina HUNA o
a fuentes que nacen de las ideas y creencias de la doctrina HUNA, aun cuando el significado de
esos ritos se ha perdido en su mayor parte. La extremaunción es uno de esos ritos; los católicos lo
aplican con la intención de hacer que se le conceda al moribundo una última y definitiva
purificación. El rito de la confesión y de absolución – bien comprendidos y aplicados – tienen
como propósito liberar (y mantener liberado) de fijaciones el camino del individuo durante su
vida, y hacer pasar el espíritu de la persona, al final de la vida, liberado, sano y sin impedimentos,
a través de la puerta de la muerte. La iglesia también conoce el rito del exorcismo, de la expulsión
de los “acompañantes que consumen”, en el cual se utiliza “agua bendita” en todos los casos.
Pero actualmente ya no se sabe que con eso se simboliza la demanda de Mana superior para la
purificación y que el Yo superior sólo puede hacer su trabajo, si se le ofrece una cantidad
suficiente de Mana inferior.
  Desde hace siglos existe en el Tibet un ritual escrito, que a menudo se le llama “Libro tibetano
de la muerte”, para diferenciarlo del “Libro egipcio de la muerte”, que es más conocido. Ambas
escrituras tienen la intención de ayudar al moribundo a realizar correctamente el paso de la vida
a la muerte. En el Tibet era costumbre que un sacerdote le leyera esa instrucción ritual al
                                                                                                  111
moribundo. La lectura continuaba por un momento, después de ocurrir la muerte; se tenía el
convencimiento de que el difunto todavía podía escucharla y que le podía ser útil al entrar en el
“Bardo”, la vida después de la muerte.
  Ambos ritos recalcan la gran importancia de una vida vivida correctamente en la Tierra. El
estado después de la muerte se considera como continuación de la vida y de las tendencias
dominantes en ésta. Pero si esas tendencias no son buenas, entonces se supone que al otro lado
rápidamente se pueden tener dificultades, puesto que allí acechan seres espirituales dañinos, que
tienen intenciones hostiles con los espíritus que se mantienen en los planos inferiores del Más
Allá. Si la religión realmente contiene verdad, entonces hay que llegar a la conclusión de que el
estado posterior a la muerte depende en gran medida del progreso moral durante el paso por la
vida.
   Después de cien años de trabajo básico de investigación psíquica y gracias a muchas pruebas
de la continuación de la vida de las personas después de la muerte, la posesión o los
“acompañantes que consumen” ya no nos pueden seguir pareciendo fantásticos. La moderna
psicología ha vuelto a descubrir el complejo y la fijación. La alarmante propagación de las
enfermedades mentales y el mal dirigido tratamiento que se les dispensa a las víctimas en la
mayoría de los establecimientos, hacen urgentemente necesaria – por lo menos en algunos casos -
una revisión acerca de la posible participación de seres espirituales posesivos. La psiquiatría ha
demostrado que a algunas personas se les puede devolver la salud a través de la eliminación de
sus complejos. ¿Por qué no deberíamos continuar y extender también nuestros exámenes a
aquellos pacientes que según todas las apariencias, están poseídos por seres espirituales ajenos?




                                                                                              112
                                             XVIII

           DIFERENTES GRADOS DE INTENSIDAD DE FIJACIONES
                   Y DE INFLUENCIAS DE POSESIÓN.
                CON UNA TABLA PARA EL AUTOEXAMEN

  Tal vez el lector tenga ahora la sensación de que se le ha hecho mirar en oscuras profundidades
que a él mismo no le conciernen en absoluto. Tal vez no le conciernan las profundidades más
oscuras. Pero hay, como dijimos anteriormente, muchos grados de oscuridad, muchos niveles de
aquellos estados de los que hemos hablado en el párrafo anterior. Por eso, incluso si uno está
convencido de tener un camino totalmente claro y sin bloqueos, es bueno, pese a eso, obtener
certeza al respecto. Pero finalmente deberíamos, por esa razón, informarnos tan exactamente
como sea posible, porque entonces podemos ayudar mejor cuando otros necesitan ayuda y no
están en absoluto conscientes de necesitarla.
  En septiembre de 1952, el psicoanalista Dr. Lawrence S. Kubie, se refirió en un artículo en el
boletín de la Academia de Medicina de Nueva York, a la necesidad de una psiquiatría preventiva.
Él postulaba que se debería instruir sistemáticamente tanto a los médicos como a los aficionados,
para que los síntomas de problemas ocasionados por una fijación pudieran reconocerse y tratarse
lo más pronto posible.
   El Dr. Kubie describe el caso de una muchacha de 11 años, que fue llevada al hospital atacada
por dolores estomacales persistentes. Un internista estableció que los problemas aparentemente
habían sido producidos por causas mentales o psíquicas. Por eso recomendó dejar a la muchacha
al cuidado de un psiquiatra para ser tratada. Pero eso no ocurrió, y los dolores estomacales
volvían una y otra vez en los años siguientes. Hasta la edad de 25 años la paciente tuvo que
soportar nueve operaciones en el abdomen y recibir en total 5.600 horas de tratamiento médico.
Como los médicos todavía no habían encontrado ninguna causa corporal para sus molestias, ella
fue finalmente donde un psiquiatra. Pero ya era demasiado tarde para reparar los daños
ocasionados o para restablecer a la paciente hipocondríaca sin remedio. El Dr. Kubie diagnosticó
enfáticamente que de ningún modo se trataba de un caso anormal. Con eso él explicaba la
necesidad de la psiquiatría preventiva.
  Con un sencillo examen que Kubie puso en manos de los médicos, se puede establecer si un
paciente sufre de problemas psiquiátricos. “Mientras un paciente acepte y aplique un consejo
basado en el sentido común, no está tan enfermo. Pero si el paciente no acepta el consejo,
entonces está enfermo y necesita rápidamente ayuda médica”.
   Ciertamente la mayoría de las veces hemos hablado de enfermedades, pero el bloqueo del
camino puede repercutir también en otras dificultades igualmente opresivas. En lo que se refiere a
bienestar general, vida feliz y éxito, nada puede actuar en forma tan destructiva que estar
separado del Yo superior y tener que prescindir de su ayuda y dirección. Para nosotros mismos y
para otros deberíamos hacer todo lo posible para llegar a tener un pleno contacto normal y
mantenerlo. Una ayuda para lograr ese propósito es la clasificación siguiente. Se espera que ésta
entregue una visión global de las causas de los diferentes tipos y niveles de bloqueo del camino.

   (1) Bloqueos que sabemos que tal vez tenemos, que se basan en nuestros sentimientos de odio
y miedo, en la codicia y en la intolerancia, por los que nos hemos dejado conducir en nuestras
acciones y que producen sentimientos de culpa en nosotros, porque sabemos que nuestra vida no
es tan perfecta como debería ser. Nosotros parecemos no poder deshacernos de esos sentimientos
de odio, de esos miedos y de las otras “tentaciones” que nos impiden obedecer a la llamada


                                                                                              113
superior o a las enseñanzas religiosas o morales, que en el fondo reconocemos como buenas,
correctas y razonables.
   (2) La segunda clase de bloqueos del camino hacia el Yo superior abarca la parte que tiene el
Yo inferior, por medio de su tipo de reacciones, de las mismas ideas de miedo y codicia y
especialmente de sentimientos de culpa, que se originan a través de que cedemos frente a los
impulsos de “pecados”. Porque el Yo inferior no tiene lógica, posee confusas estructuras de
fijaciones y complejos o racimos de formas de pensamientos de muchos recuerdos de tiempos en
que la persona respectiva odiaba, tenía miedo, era codiciosa, hostil, etc. Como todos nosotros por
naturaleza tendemos a justificar nuestros actos, aunque interiormente sepamos que éstos no han
sido buenos ni amables, el Yo inferior adopta todas las justificaciones del Yo medio. Pero como
éste guarda sentimientos de culpa, eso no le es suficiente y sigue trabajando con las ideas de
codicia y con los recuerdos de las malas acciones; profundamente en un “saco negro” clasifica y
examina sus experiencias y trata de encontrar mejores justificaciones. Al final se originan grupos
de fijaciones, que si se les toca, salen a la superficie en forma explosiva como reacciones e
impulsos emocionales y nos inducen a acciones o palabras amargas que producen dolor y que
solamente nos ocasionan más preocupaciones.
   Los bloqueos de ese tipo a menudo se descargan cuando es afectado nuestro orgullo, el
sentimiento de nuestra importancia personal o la estructura de los argumentos falsos, con los que
tratamos de justificar la injusticia. En ese estado se puede en general, por medio de autoanálisis o
con ayuda de un amigo, llevar a la consciencia la causa del bloqueo y despejar nuevamente el
camino.
   (3) La tercera clase abarca fijaciones profundamente arraigadas, de las cuales sólo es posible
acordarse con ayuda de un médico o de un psicoanalista. Muchísimo más que en las dos primeras
clases, se muestra aquí la tendencia a que aparezcan enfermedades corporales, bajo la presión de
la fijación. Si el irritado Yo inferior no encuentra suficiente relajamiento en la enfermedad
corporal, se pueden agregar también síntomas neuróticos y psicóticos. Tales fijaciones pueden,
como ya se ha dicho, provenir de vidas anteriores, de la fase embrionaria o de la primera infancia;
pero también pueden haber sido causadas por efectos de conmociones psíquicas o corporales,
con las cuales se ha enredado la estructura de los recuerdos.
    (4) La cuarta clase se observa solamente en la doctrina HUNA y en aquellos pasajes de la
Biblia que se basan en ésta. Las enfermedades corporales y mentales de esta clase, provienen de
la influencia de seres espirituales ajenos. La designación moderna para estas enfermedades es
“disociación de la personalidad”. Según la doctrina HUNA, se trata de seres espirituales que se
adhieren a personas vivas y en su mayor parte viven del Mana de la víctima. Tales seres
espirituales están en condiciones de implantarle ocasionalmente a la consciencia del Yo inferior
de sus víctimas sus propias ideas y sobre todo sus propias emociones o estados de ánimo.
   También hay que pensar en las causas corporales de sufrimientos emocionales y enfermedades
mentales leves o graves. Toxinas en el cuerpo, disturbios en el funcionamiento de glándulas,
enfermedades cerebrales o del sistema nervioso, tienen que ser tratados por un médico.
   Con el trabajo de la HRA se comprobó que muchos de los tests psicológicos que actualmente se
encuentran a menudo en libros o revistas, se pueden utilizar bien para establecer si han existido
fijaciones o “acompañantes comedores” y en qué medida han determinado el matiz de la vida.
(En efecto, justamente aquellas personas cuyo camino está fuertemente bloqueado, son las que
menos saben acerca de su estado. Muchas veces creencias o formas de reacción arraigadas frente
a determinadas ideas o situaciones, van de la mano con fijaciones, de manera que es difícil
quebrantar el apremio de aquellas costumbres. Por eso, todas las costumbres sólidas deberían ser
examinadas con exactitud e incluso cautelosamente).
     Todos esos tests psicológicos se basan en formas ideales de reacción frente a determinadas
condiciones y situaciones, formas de reacción que de acuerdo con la experiencia han demostrado
                                                                                                114
ser favorables para el individuo, la familia y la sociedad. Si se comparan las propias reacciones
con las formas de reacción presentadas en los tests, a menudo se puede descubrir si existen
fijaciones y en qué medida nuestra forma de pensar y de actuar se aparta de la norma ideal, a
causa de la influencia de aquellas fijaciones. A continuación se resumen los puntos principales de
diferentes tests que en el trabajo de la HRA han resultado ser valiosos.


               PUNTOS DE REFERENCIA PARA EL AUTOEXAMEN
                 DE FIJACIONES, POSESIÓN Y COSTUMBRES

  (1) En personas normales están marcadas con mayor o menor intensidad las siguientes
cualidades características. La persona cree en un ser superior o en un poder superior y confía en
que ese ser superior vela por ella, escucha sus oraciones cuando pide cosas justas y que sus
pecados quedan más que compensados por medio de buenas acciones. La persona es constante,
valerosa y confiada; es amable y piensa también en los demás. Ama y comprende a sus
semejantes, junto con las fallas de éstos; lamenta las debilidades de éstos, sin denunciarlas. Tiene
un buen sentido personal de responsabilidad; ama y cuida a la familia. En tareas por la
comunidad trata de contribuir con más de lo que corresponde a su parte necesaria. Es amable y
está rápidamente dispuesta a sonreír. Puede conversar con personas y exponer sus ideas en forma
sencilla y clara. No tiende ni a la cavilación ni al autotormento, temor, duda o recelo. También se
puede poner en el lugar de otros con respecto a sus opiniones, incluso en conversaciones sobre
política o religión. Es ordenada, eficiente y saludable.
  (2) En el nivel siguiente hacia abajo, están las personas en las cuales las características
normalmente buenas mencionadas anteriormente, presentan pequeñas fallas en diversos puntos.
Tal vez exista en general una falta de actitud positiva en la mayoría de las características deseadas
y normales. Quizá la intolerancia esté más fuertemente marcada o la persona se preocupe más de
sí misma, tenga menos interés por los semejantes y tienda a los arrebatos emocionales, a las
preocupaciones, dudas, celos, envidia o desconfianza. Tal vez la confianza en sí mismo o el poder
de fe no sean suficientemente fuertes. Tal vez la persona sea menos constante en su
comportamiento o se muestren leves confusiones en sus pensamientos, lo que la lleva a ciertas
dificultades en la conversación libre y en la exposición de sus ideas frente a otros. Tal vez la
salud tampoco esté completamente en orden.
  (3) En el tercer nivel, la desviación del estado ideal normal ya está acentuada más fuertemente.
Se presentan claramente algunas fallas. Tal vez éstas son empalmes donde se cruzan las fuerzas
de las fijaciones más fuertes. Cuando se presentan sucesos que afectan a esas fijaciones, se llega a
reacciones explosivas. Esas reacciones, o aparecen mucho más grandes o mucho más pequeñas,
en relación con una reacción “normal” en la misma situación o en el mismo suceso. La persona
expresa, por ejemplo, su amor y su preocupación en torno a determinados miembros de la
familia, o de un modo muy sentimental o se muestra frente a ellos injustificadamente dura,
estricta y egoísta. Tal vez insista tercamente en sus opiniones y le brinde sólo poca atención y
paciencia a la opinión de otros.
  (4) En este nivel el claro flujo de pensamientos (que depende de la afluencia establecida de
recuerdos racionalizados) se torna defectuoso. Es interrumpido por recuerdos inaccesibles y por
recuerdos que en parte están ligados a fijaciones y por eso están parcialmente bloqueados. La
capacidad para pensar se hace lenta y el individuo llega a conclusiones erradas, cuando lo que
tiene que pensar está matizado emocionalmente, aunque sea en pequeña medida. En ese estado
falta confianza y se presenta la duda en lugar de la fe. Frecuentemente se llega a descargas
emocionales de rencor, furia y sentimientos de venganza. A veces una persona así vive en un

                                                                                                 115
permanente estado de irritación retenida. Con eso la formación de Mana disminuye tan
fuertemente, que la persona tiende a eludir la compañía de otros, a hablar sólo acerca de pocas
cosas – siempre de manera polémica - y en general a vivir desconfiada, reservada o apática.
También sufre la salud, y la persona tiende a sufrir accidentes y pérdidas, de las que siempre son
culpables los demás.
  (5) En este nivel las fijaciones predominan sobre las reacciones normales. Las emociones se
salen en gran parte de control. La confianza en sí mismo desciende hasta el nivel más bajo. La
persona ya no percibe que un ser superior la protege; tiene más bien la sensación de estar
condenada y desechada para siempre. Todo el mundo parece estar contra ella. Está temerosa y
frecuentemente se autoatormenta con preocupaciones sobre asuntos que se remontan a tanto
tiempo atrás, que se les debería dejar tranquilos. Sus pensamientos no son flexibles; con sus
formulaciones en conversaciones tiende siempre a repetir sus opiniones obsesivas. Tales personas
no pueden analizar racionalmente ni siquiera un momento una opinión de otra índole o los puntos
de vista de otros. Incluso ni argumentos planteados minuciosamente ni argumentos que parecen
muy razonables y convincentes duran mucho tiempo, y pronto son desplazados por las antiguas
conclusiones y los antiguos argumentos. La personas de ese tipo se compadecen de sí mismas y
anhelan la compasión. Se retiran de la gente, pero desean tener a alguien en cuyo hombro puedan
desahogarse llorando y que aguante aquellos arrebatos que se repiten reiteradamente. Tales
personas tienen muchos dolores y molestias extrañas y su reserva de energía es tan mínima, que
permanentemente se sienten “agotadas”. Por otro lado pueden mostrar de vez en cuando accesos
infundados de alegría, una confianza exagerada y oleadas de entusiasmo, después de lo cual no
tardan en llegar las depresiones.
  (6) En este nivel el individuo está cerca del punto peligroso. La provisión de Mana es tan
escasa, que el Yo medio no recibe lo suficiente de éste para reunir la “voluntad” para mantener al
Yo inferior bajo su control. En esta fase la persona sólo se interesa en sí misma y en su propio
estado. Pero incluso en eso no está demasiado interesada. La cantidad de enfermedades y
dificultades reales o imaginarias y de casos de delirio de persecución es casi inconcebible. Pero la
persona afectada no quiere que la ayuden. Simplemente desea que la dejen sola, para poder
deleitarse con su melancolía sin fondo y con sus sentimientos de odio y miedo.
  La clasificación indicada arriba tendría naturalmente que ser modificada mil veces, si se
quisiera ajustar el estado real de una persona determinada, con respecto a su salud, sus aptitudes
físicas y mentales, sus condiciones ambientales sociales, su educación y los sucesos especiales de
su vida que le hubieran traído cosas buenas o malas. La generalización sirve aquí solamente para
exponer el modelo en que se basa la clasificación.
  Mientras más alto esté una persona en la escala recién reseñada, más puede contribuir por
medio de sus propios esfuerzos a librarse de fijaciones y más poderosos serán sus esfuerzos.
Mientras más abajo esté alguien, menor será su impulso por cambiar. Después de un primer débil
momento de comprensión y entusiasmo, pronto se dice a sí mismo: Para qué todo esto, de todos
modos no lo logro.
  La preocupación obsesiva y todas las pequeñas dudas y temores, la inseguridad y la falta de
confianza, son designadas como miedos por los psiquiatras. La mayoría de nosotros tiene
suficientes complejos como para mostrar algunos de aquellos síntomas. A causa de aquellas
pequeñas reacciones provocadas por fijaciones, tenemos habitualmente algunas enfermedades o
molestias corporales. Pero por muy pequeña que pudiera ser cada fijación, en conjunto pueden
representar, sin embargo, un peso considerable e impedirnos querer orar o impedir que nuestras
oraciones lleguen al Yo superior.
  Con respecto a los espíritus acompañantes “consumidores”, tenemos la impresión de que lo que
a causa de su influencia sobre nuestro Yo inferior hacemos, no hacemos correctamente, hacemos
parcialmente o no hacemos en absoluto, viniera de nuestro propio subconsciente. Por eso, las
                                                                                                116
desviaciones de nuestra conducta del estado normal ideal bosquejado anteriormente, pueden
también tener en parte su origen en la influencia de uno o varios espíritus ajenos, que hemos
atraído por medio de nuestro comportamiento.
  Si relacionamos el Padrenuestro con las fuentes del Antiguo Testamento y con los significados
HUNA ocultos en éstas, obtenemos, en vez de “no nos dejes caer en tentación, sino líbranos de
todo mal”, la siguiente versión: “Protégenos de las trampas de la fijación y líbranos de los seres
espirituales malos”.




                                                                                              117
                                              XIX

               DESPEJE DEL CAMINO LEVEMENTE BLOQUEADO

  Siempre que se trata de establecer en forma experimental, por medio de qué se ha bloqueado el
camino al orar en un caso particular, examinamos minuciosamente si han existido costumbres
arraigadas de formas de pensar, a cuyo cambio el Yo inferior se ha opuesto. Si uno examina sus
reflexiones honestamente y con buena voluntad, está totalmente en condiciones de contestar solo
ese punto, por cuanto los bloqueos se pueden determinar más fácilmente que los recuerdos
vagabundos y complejos.
  En el ofrecimiento de la oración HUNA, el bloqueo que más frecuentemente se ha presentado,
es que no se ha sentido ningún tipo de emoción en el momento en que debería haberse alcanzado
al Yo superior. De nuestros estudios acerca de la creencia de los Kahunas, sabemos que allí
donde no se muestra ni la más mínima huella de entusiasmo, miedo o amor, es decir, donde no se
percibe ningún tipo de reacción emocional – el Yo inferior fracasa en su colaboración.
Recordemos que el Yo inferior produce con su trabajo emociones de un tipo o de otro. Es aquella
sensación que brota con efervescencia y que habitualmente suponemos que se origina en la
consciencia, en el Yo medio. Nos decimos silenciosamente a nosotros mismos “esto deseo tener
o hacer”. O decimos: “Esto no deseo”. Todos los deseos o aversiones están matizados
emocionalmente de algún modo, ya que de lo contrario se trataría en gran parte de acciones
automáticas. Cada emoción tiene su origen en el Yo inferior.
  La atención se puede equiparar con las emociones. Si el Yo inferior está interesado, hará con
gusto lo que hay que hacer. Tal vez incluso se deje influenciar tan fuertemente por la importancia
del asunto, que también realice labores desagradables y difíciles con concentrada atención y
entregue lo mejor de sí, desde el principio hasta el final, para terminarlas.
  Es difícil especificar las sensaciones que surgen del Yo inferior, cuando éste realiza en forma
incondicional su parte en un trabajo o proyecto. Al jugar, éste muestra una mezcla de entusiasmo,
alegría y atención. También tal vez se agregue el espíritu de competencia o la voluntad de
perseguir, cazar o de repeler exitosamente ataques de otros.
   Si al orar no se presenta ningún tipo de sensación, eso indica que el Yo inferior no colabora.
Pero diferentes amigos de la HRA han tenido sensaciones débiles, que indicaban la actitud de sus
Yoes inferiores: Así, por ejemplo, un miedo indefinido o una aversión que se presenta
repentinamente; muchas veces ha aparecido el convencimiento de que “nada tiene sentido”. En
otros casos igualmente frecuentes, se ha tenido menos que ver con una sensación que con la
incapacidad de hacer que la atención del Yo inferior se fije en lo que se ha deseado. La atención
parecía escaparse, y al mismo tiempo entraban otros pensamientos en la consciencia – por
ejemplo, el recuerdo de trabajos urgentes o cosas que se hubieran querido hacer. Era interminable
la cadena de disculpas que planteaba el Yo inferior, para no tener que trabajar. De pronto se
sentía la urgencia de llamar por teléfono a un amigo o de preocuparse de que en la cocina o en la
oficina algo no estaba en orden. Un miembro de la HRA constató que casi siempre que quería
inducir al Yo inferior a producir el contacto con el Yo superior, aparecía una intensa picazón que
distraía la atención. El Yo inferior demostraba ser extremadamente ingenioso y hábil en evasión.
  En el empeño por examinar a fondo las dificultades y averiguar por qué el Yo inferior dejaba de
cooperar, los miembros de la HRA hicieron los más diversos experimentos. Se encontró que lo
mejor es cuando se conversa con el Yo inferior por medio del péndulo. Miembros que se habían
tomado suficiente tiempo para conocer bien a sus Yoes inferiores, obtuvieron importantes
informaciones a través de un simple juego de preguntas con el péndulo. Después de haber
establecido la convención acerca del significado de las oscilaciones del péndulo, se hacían

                                                                                              118
preguntas que el péndulo tenía que contestar con “sí”, “no” o “indefinido”. A raíz de tales
investigaciones, se tomó conocimiento de que la dificultad principal consiste en que ciertas
creencias características bloquean en el ilógico Yo inferior la voluntad o la disposición para
colaborar en la realización de la oración.
  Una amiga de la HRA se enteró, después de muchas preguntas de ese tipo, por qué tenía
dificultades tan grandes con la oración para la sanación de una dolencia. Descubrió que su Yo
inferior no quería transmitir la oración, porque le parecía sin sentido. El Yo inferior fundaba esa
convicción en que muchas oraciones de tipo normal no habían tenido éxito. Esa obstinada
opinión del Yo inferior combatía la confianza que el Yo medio había obtenido entretanto hacia la
oración HUNA.
  Afortunadamente se puede convencer al Yo inferior con argumentos y persuasiones razonables,
en caso de que ninguna fijación grave bloquee el camino. En este caso la dama encontró el modo
adecuado. Regresó hasta su infancia y hasta la creencia en Dios que le habían inculcado y luego
creó cuidadosamente las bases para una nueva actitud hacia la oración y para una creencia de
mayor fuerza y profundidad. El informe que recibí al respecto, era una conversación sencilla y
muy personal con el Yo inferior:
  ¿Sigues creyendo en Dios? (El Yo inferior contestó por medio del péndulo) – Sí.
  Eso está bien. ¿Entonces crees también que Dios puede escuchar oraciones? – Sí.
  (Se recordaron diferentes casos de oraciones escuchadas).
  ¿Te acuerdas lo alegres y agradecidos que estábamos por eso? – Sí.
  ¿Piensas que deberíamos rezarle a Dios a través de nuestro propio Yo superior? – No.
  ¿Pero sabes tú que nosotros tenemos un Yo superior? – Sí.
  ¿Pero crees que deberíamos orar directamente a Dios? – Sí.
  ¿Piensas eso porque se nos ha enseñado así cuando todavía éramos pequeños? – Sí.
  ¿Crees que tendríamos que rezarle a Dios a través de Jesús? – Sí.
  ¿Percibes a Dios cuando oras? – No.
  ¿Lo percibes cuando oras a través de Jesús? – Sí.
  ¿Produces a menudo el contacto con el Yo superior? – Sí.
  ¿Qué diferencia existe entre el contacto con Jesús y el contacto con nuestro Yo superior? -
Indeterminado.
  Naturalmente no conoces la diferencia. Todas las oraciones se dirigen hacia el Cristo en
nosotros, en el que te han enseñado a creer. Pero ese es el Yo superior. ¿Entiendes eso? –
Indeterminado.
  Te lo explicaré. Escucha bien. (Entonces siguió una descripción minuciosa y convincente del
hecho que el Yo superior es para cada uno de nosotros comparable con el Cristo en nosotros y
que solamente ese Yo superior le puede llevar las oraciones a Dios, si es necesario).
¿Comprendes ahora que tenemos que formar el contacto con el Yo superior y que tenemos que
entregarle nuestras formas de pensamientos o imágenes de las cosas por las que oramos? – Sí.
  ¿Estás entonces dispuesto ahora a tomar contacto con nuestro Yo superior, a enviarle Mana a
través de la cuerda-Aka conectora y al mismo tiempo las imágenes de las cosas que pedimos en la
oración? – No.
  ¿Crees entonces que pedimos algo equivocado? – Sí.
  ¿Crees que pedimos demasiado? – Sí.
  ¿Pedirías por nuestro pan diario? – Sí.
  ¿Pedirías también mermelada para el pan? – Indeterminado.
  ¿Crees que no merecemos mermelada? – Sí.
  ¿Crees que merecemos una sanación? – No.
  ¿Crees que solamente se debería pedir sabiduría, de acuerdo con las palabras: Busca primero el
reino de los cielos y el resto llegará por añadidura? – Sí.
                                                                                               119
  ¿Crees eso porque se nos ha enseñado así cuando éramos jóvenes? – Sí.
  ¿Crees que es erróneo decir en la oración cuáles cosas desearíamos tener aparte de sabiduría y
dones espirituales? – Sí.
  Ahora comprendo, tú estás todavía apegado a la antigua forma de pensar a la que estábamos
acostumbrados en nuestra niñez. Pero existe una nueva y mejor forma de orar; yo creía que tú
habías puesto atención y la habías comprendido. Ahora díme ¿te gustaría entonces tener
mermelada para el pan? – Sí.
  ¿Crees que Dios nos pueda dar mermelada y pan? – Sí.
  Pero tú dices que no merecemos la mermelada. ¿Quieres decir con eso que somos tan corruptos
y malos, que sólo merecemos castigo? – Indeterminado.
  ¿Crees que estar enfermo es un castigo que merecemos? – Indeterminado.
  ¿Quieres que deje de comer, que todo el tiempo ayune y ore hasta que nos muramos los dos? –
No.
  ¿Deseas que yo me enferme tanto, de modo que nos muramos? – No.
  ¿Crees que Dios solamente tiene amor para nosotros? – Indeterminado.
  ¿Crees que Dios es el amor? – Sí.
  Entonces ahora regresas nuevamente a lo que aprendiste en la juventud. Ahora escucha con
mucha atención. Voy a repasar una vez más todo en detalle contigo. Yo sólo te digo la verdad y
te explico lo que hemos aprendido adicionalmente en el último tiempo (continúa entonces una
explicación muy minuciosa).
  Esas explicaciones son para aclarar el tipo de pregunta que hay que utilizar, cuando formas de
pensar acostumbradas y tendencias del Yo inferior ocasionan el bloqueo. Tales preguntas e
instrucciones se tienen que continuar la mayoría de las veces en varias sesiones, antes que
desaparezcan las dificultades y el Yo inferior se convenza de los nuevos puntos de vista. En el
caso anterior, los esfuerzos tuvieron éxito. Se logró finalmente efectuar las oraciones en forma
correcta y éstas se cumplieron.
  Entre otras cosas, los amigos de la HRA encontraron en aquellas conversaciones con sus entes-
Yo inferior, una serie de otros motivos de por qué los Yoes inferiores muchas veces no colaboran
en las acciones de oración. Por ejemplo:
  (1) La sensación de no merecer ayuda, si no se reza también por otras personas y se les ayuda a
obtener lo que necesitan.
  (2) Miedo de Dios y del Yo superior. Éste se basa habitualmente en sentimientos de culpa, de
falta de merecimiento o vergüenza (la causa de ese miedo se puede haber originado en la niñez y
con el transcurso del tiempo se puede haber transformado en una forma de pensar acostumbrada y
en una forma de comportamiento arraigada).
  (3) En un caso, la negativa de cooperar en la oración era ocasionada por la fuerte aversión
frente a un pariente ultradevoto, que había forzado a la persona en referencia a ciertas conductas
estrictamente religiosas en su juventud.
  (4) Una indefinida sensación general de miedo, que aparece en primer plano, cuando en el
momento de formar la oración se está deprimido por necesidades, carencias y enredos del área
social y del medio ambiente. A causa de esas aflicciones internas era casi imposible encontrar la
tranquilidad y la “devoción” que es necesaria para una completa acción de oración.
  (5) Pereza del Yo inferior. Éste a veces no quiere esforzarse en ayudar al Yo medio con sus
deseos. En un caso difícil, se llegó a una negación completa de la vida. En otros dos casos, la
dificultad se basaba en recuerdos de experiencias anteriores, donde a pesar de largos e intensos
esfuerzos por corregir los líos y las relaciones sociales, no se tuvo éxito. Aquí primero se tuvo
que despertar nuevamente el deseo de vivir, con cierta ambición y con la renovación de la
confianza en el Yo superior, antes de que se pudieran efectuar nuevos experimentos para el
desarrollo y el progreso. En un caso el Yo inferior se mostró desinteresado en la oración, porque
                                                                                              120
vio venir hacia él, como posible consecuencia de ésta, el enorme trabajo de tener que seguir
tratando que la oración se cumpla por completo. Es decir, el Yo inferior estaba convencido de que
lo solicitado en la oración no tenía suficiente valor como para hacer ese trabajo.
  (6) El deseo de seguir viviendo con los antiguos sentimientos de odio y aversión, en vez de
dejarlos, ofrecer la oración y despejar el camino.
  (7) La sensación de tener que prescindir, en caso de conseguir la sanación solicitada, de los
amorosos cuidados de los parientes, y verse obligado a asumir nuevamente la propia
responsabilidad que había sido suspendida a causa de la enfermedad.
  Resultó que las creencias y los pensamientos acostumbrados jugaban un papel mucho mayor
que lo que hasta ese momento se había supuesto. En casi todos los casos el Yo inferior tuvo que
ser reeducado en gran medida y se tuvieron que corregir antiguas formas de pensar
acostumbradas, que el Yo medio ya había superado hacía mucho tiempo.
  En el intento por corregir antiguas creencias religiosas dogmáticas, se constató que el Yo
inferior confía en gran medida en las palabras escritas. Tal como en la escuela, también ayudaba
en este caso, la continua repetición, revisión y disciplina estricta, para eliminar las antiguas
ideas, por medio de las cuales estaba bloqueado el trabajo. Enormemente importante resultaba ser
leer una y otra vez textos adecuados, sobre todo aquellos capítulos de mi libro “Conocimientos
secretos detrás de milagros” o aquellos boletines de la HRA en los que se explicaba la doctrina
HUNA en forma clara y lógica, o también otros textos que tuvieran una orientación semejante de
pensamiento y de creencia. La lectura reiterada de las explicaciones de la doctrina HUNA
entregadas en algunos pasajes de la Biblia, era especialmente convincente, porque al Yo inferior
ya se le ha inculcado tempranamente que los textos bíblicos hay que aceptarlos sin preguntar.
  La lectura de aquellos pasajes de la Biblia que tratan de las antiguas doctrinas secretas, también
ayudaban al Yo medio a diferenciar claramente entre lo que había sido real y original y los
dogmas que habían sido agregados, puesto que en la Biblia se expone mucho acerca de HUNA.
Hay que hacerse el hábito de creer solamente en las palabras auténticas de Jesús del Nuevo
Testamento, ya que después de su muerte se inventaron muchas teorías dogmáticas y se
agregaron al texto original, tal como nuevos ritos y doctrinas que – al igual que las antiguas
interpretaciones erróneas del sacrificio de sangre – evidentemente sólo servían para impresionar a
la gente y darles más énfasis a las doctrinas. Que eso parece haber sido necesario en general,
tiene tal vez como fundamento que la propagación de la doctrina HUNA y la designación de
nuevos instructores, o se habían detenido, o que a pesar de haber instructores adecuados, la gente
de aquel entonces simplemente no podía comprender todavía la nueva doctrina.
  Casi cualquiera que haya crecido en círculos cristianos, puede constatar que en su interior
existen creencias dogmáticas a las que todavía se aferra su Yo inferior, cuando el Yo medio ya se
ha deshecho de ellas hace mucho tiempo. Muchas de esas personas saben que sus Yoes inferiores,
con sólo pensar en dudar de los dogmas religiosos normalmente aceptados, son atacados por
temores (eso puede conducir finalmente a la superstición). Si se quieren modificar antiguas
creencias que aún sobreviven, resulta más fácil hacerlo aclarando los núcleos de verdad ocultos
en éstas, que tratando de rebatirlas rotundamente. Si el Yo medio está convencido, éste debe
entonces instruir minuciosamente al Yo inferior, como si se tratara de volver a aprender de
memoria una larga poesía que ha sido escrita equivocadamente y en la que se tienen que aprender
de nuevo algunas líneas.
  En algunos que no avanzaban con el trabajo de oración, parecía haber un bloqueo por medio de
egoísmo, codicia o intolerancia, que las personas no podían reconocer. No se podía hablar con
ellos de esas cosas, sin ofenderlos gravemente. Una actitud así, hacía manifestar a veces un
inesperado comentario, como por ejemplo: “¿Por qué tenemos que pagar tantos impuestos, para
que gente que jamás ha ahorrado un centavo se pueda retirar con una gruesa pensión”? “Se les
debería hacer trabajar en vez de darles la oportunidad de flojear”. U otro comentario igualmente
                                                                                                121
revelador: “Se debería simplemente cerrar las fábricas y dejar que los miembros de los sindicatos
padezcan hambre, hasta que aprendan a estar conformes con cinco mil pesos por un día de 12
horas de trabajo y seis días de trabajo a la semana, como lo estaban nuestros padres”. (Estos son
comentarios que efectivamente se expresaron).
  Jesús, el gran Kahuna, enseñaba que nuestras acciones y pensamientos frente a los semejantes
tenían que contener amor e indulgencia. Toda actitud mental que anula la compasión y la piedad
frente a los demás, provoca inevitablemente en el Yo inferior sentimientos de culpa o de falta de
dignidad, aunque éstos muchas veces se ocultan profundamente. Casi a cada uno de nosotros ya
se le ha entregado tempranamente un sentimiento de honradez, decencia y recato, y cuando la
consciencia lo pasa por alto o incluso se burla de él, se origina un conflicto con el Yo inferior,
que protege esas enseñanzas, porque pertenecen a los más antiguos recuerdos. Casi cada caso de
ese tipo del que nos enteramos, ha provocado enfermedades físicas persistentes, que le han
opuesto resistencia a todas las medicinas y a veces incluso a la ayuda de la oración.
  La reparación por daños que se les ha hecho a otras personas constituye un elemento
fundamental del método Kahuna para despejar el camino. Qué tan correcta es esa opinión, lo
indica la observación de las reacciones del Yo inferior. Tal vez en el torbellino de un día con
muchos quehaceres, ni siquiera se ha tenido consciencia de haber estado irritable y haber sido
impertinente frente a familiares o a colegas. Pero sin embargo, el Yo inferior no olvidará la
mirada afectada por el dolor de la persona con la que hemos reaccionado de ese modo y no se
dará por conforme hasta que uno no se haya disculpado sinceramente, haya pedido perdón y haya
calmado con eso el dolor de la persona ofendida.
  Si esas reparaciones no se han llevado a cabo desde hace mucho tiempo, el Yo inferior sigue
conservando sentimientos de culpa profundamente arraigados. Si se toma consciencia de éstos sin
poder acordarse a quien se ha dañado, o si ya no es posible una reparación personal, entonces hay
que hacer reparaciones de tipo general durante un tiempo. Tales reparaciones generales son
estimulantes físicos que impresionan fuertemente al Yo inferior. El esfuerzo serio por hacer el
bien en forma desinteresada o de apoyar un buen asunto de manera tan intensa que se note, son
medios excelentes para calmar y darle paz al Yo inferior.
   A veces el Yo inferior tiene la sensación de que la persona a la cual pertenece merece castigo
por una injusticia cometida hace mucho tiempo. En tales casos es beneficioso hacer uso de un
estimulante físico: Se asume por una cierta cantidad de tiempo una penitencia, ya sea ayunando o
absteniéndose de fumar o de otros placeres habituales. Hace muchos años se me impuso en
Hawaii una reparación general de ese tipo, cuando uno de los Kahunas de aquel tiempo se puso
a ayudarme.
  Como en aquel entonces yo tenía que trabajar pesado, el Kahuna no me impuso un ayuno
completo; sólo se me exigió permanecer sobrio durante tres días seguidos hasta el mediodía y no
fumar. Le hice una donación grande al ejército de salvación, que realizaba un buen trabajo en
Hawaii. Porque el Yo inferior desde la primera infancia está impresionado por el valor del
dinero, siente especialmente grandiosa una ofrenda así – siempre que ésta afecte de manera
suficientemente fuerte al donante. En mi caso, el Yo inferior estaba tan impresionado después de
tres días, que consideraba bien merecida la ayuda de todos los poderes del mundo. La ayuda llegó
de inmediato como “pan con mermelada”.
  Una de las grandes enseñanzas de Jesús, era que en vez de la compensación directa a personas a
las que anteriormente se les ha hecho un mal, también se puede hacer una reparación de tipo
general, con la que una cantidad suficiente de buenas acciones realizadas en diferentes partes,
salden la antigua cuenta. “Lo que ustedes le hacen al más humilde de mis hermanos, me lo hacen
a mí”. Cada uno de nosotros debe pagar él mismo; pero cuando tenemos profundos sentimientos
de culpa y no podemos hacer la reparación de un modo directo – por ejemplo, cuando la persona


                                                                                              122
afectada está muerta – entonces podemos, como substituto, realizar buenas acciones en beneficio
de aquellos que nos rodean.
  Una gran verdad se vio confirmada en los trabajos de investigación del grupo HRA. No existe
ningún “camino real” hacia el Yo superior, hacia el “reino de los cielos”. Tanto para los ricos y
los poderosos como para los pobres y los débiles funciona el mismo proceso de limpieza interior
y exterior del “cáliz” simbólico del ser humano. Por su parte exterior se entiende aquí el Yo
medio; su fe tiene que ser examinada y reformada, para que esté de acuerdo con la demanda
HUNA básica de no querer perjudicar más. Si el arrepentimiento y el mejoramiento llevan a que
esa resolución sea dominante y se presente la franca aspiración de ayudar a los demás – de amar
al prójimo – aunque sea en pequeña medida, ya se ha hecho lo esencial.
  El Yo inferior es la parte interior del cáliz. Aunque hayamos purificado las opiniones del Yo
medio, nuestras oraciones no llegan al Yo superior, mientras no se purifiquen también las
creencias habituales ocultas del Yo inferior y se hagan concordar con las del Yo medio.
  Las formas de pensar habituales son muy fuertes, quizá más fuertes que la costumbre de beber o
de fumar. Es muy difícil agarrar al Yo inferior, retenerlo y prepararlo para nuevas corrientes de
pensamiento o de actividad. También entre los miembros de la HRA ha habido “recaídas”, tal
como en otros grupos, en los cuales se proponen nuevas sendas, que son aceptadas por el Yo
medio, sin que se agarre de inmediato al Yo inferior y con pacientes esfuerzos se le induzca a
corregir su forma de pensar habitual y sus creencias. En ese sentido tenemos que “nacer de
nuevo”, todavía en esta vida; no debemos quedarnos sin hacer nada y esperar evolucionar
automáticamente en una gran cantidad de futuras encarnaciones. Los progresos y los éxitos
espirituales que logramos aquí abajo, nos acompañan en la próxima vida y quizás incluso en las
subsiguientes.
  En el trabajo de la HRA nosotros buscábamos un substituto para el psicoanálisis. Nos
interesaba encontrar precisamente un método con el cual uno mismo se pudiera ayudar, ya que
con el psicoanálisis normal, otro tiene que ayudar a descubrir y a desenredar la maraña de
pensamientos vagabundos, que es tan difícil de llevar a la superficie. Durante un tiempo nos
dedicamos al “método de anotaciones”, que E. Pickworth Farrow, un aficionado inglés, había
hecho conocido. En su libro “Psychoanalyze Yourself”, Pickworth Farrow relata cómo, en el
intento de encontrar sanación mental y corporal, se había dirigido en vano a diferentes analistas.
Finalmente se elaboró un sencillo método. Cada día anotaba durante 15 minutos todos los
pensamientos que en ese momento le llegaban a la mente; él no seleccionaba, sino que dejaba que
los pensamientos llegaran solos.
  Con eso él constató que el subconsciente lentamente satisfacía sus deseos de acordarse de
sucesos que habían conducido a fijaciones. Por medio de las anotaciones, los recuerdos entraban
al centro de la consciencia superior; de ese modo, se podían examinar a fondo, racionalizar y
transformar en recuerdos inofensivos. Él relata en su libro de un progreso lento pero continuo. Un
suceso detrás del otro surgía en el recuerdo, sucesos que anteriormente había olvidado por
completo. Ese trabajo condujo poco a poco a la sanación de sus problemas mentales y físicos.
  Algunos amigos de la HRA probaron ese método e informaron acerca de eso. Como era de
esperar, los resultados no fueron uniformes, por cuanto cada uno tiene sus propias experiencias de
vida, y los síntomas de sus fijaciones están adaptados de manera especial a las situaciones en
particular. Pero llamaba la atención lo siguiente: Si se alienta al Yo inferior a elegir libremente
los sucesos que hay que anotar, de inmediato comienza a traer a la consciencia recuerdos del
pasado, y con el transcurso del tiempo vienen más y más recuerdos, también de cosas y sucesos
que uno creía haber olvidado hace mucho tiempo.
  También resultó que el Yo inferior seguía considerando importante lo que para la consciencia
superior hacía tiempo había dejado de tener importancia; a veces eso era totalmente sorprendente
y absurdo. Antiguas esperanzas y ambiciones, antiguos temores y agravios, todo venía a la
                                                                                               123
superficie, y con tal fuerza y vivacidad, que el analizador a veces era sobrecogido por las
emociones, tal como anteriormente, cuando para él esos asuntos todavía eran nuevos y vitales. En
algunos casos era tan grande la claridad y la intensidad de los recuerdos de “estímulos”, deseos,
planes e impulsos apremiantes vueltos a despertar, que los planes que hacía tiempo se habían
abandonado, exigían ser retomados y ejecutados. Antiguos planes para ganar dinero y para
reformar asuntos políticos o comerciales se encontraban entre las cosas que surgían de repente y
que producían la impresión de ser posibles todavía en la actualidad y de prometer éxito.
  La tendencia del Yo inferior de hacer revivir los brillantes antiguos recuerdos, como también
las oscuras sombras de antiguos miedos y preocupaciones, me indujo a hacerles una advertencia a
los amigos de la HRA en una carta circular. Les aconsejé que al utilizar el método no permitieran,
planearan o realizaran ningún tipo de acciones inusuales, sin haberlas discutido anteriormente con
un amigo de confianza, que – al no estar influenciado por la avalancha de “impulsos” antiguos –
podía descubrir y comprobar más rápidamente lo engañoso de aquellas reacciones.
  Una dama del grupo de la HRA realizó más de 200 sesiones de acuerdo con el método de
anotaciones. Paso a paso ella fue regresando al reino de sus recuerdos. Los antiguos impulsos
revivían nuevamente y finalmente llegó hasta los fuertes impulsos religiosos de su infancia.
Aunque ella había abandonado hacía tiempo las ideas religiosas que le habían impuesto en esa
época y se había familiarizado con el mundo metafísico de pensamientos de la religión hindú,
regresó nuevamente al nivel en el que había permanecido uno o dos cortos años de su época de
muchacha. Ella no sólo se retiró de la “pagana organización” HRA, sino que trató de
convencernos, con largas cartas, de que abandonáramos HUNA y regresáramos a las creencias
estrictamente dogmáticas de la religión de su niñez.
  Otros miembros del grupo HRA tuvieron mejores resultados. Ellos evitaron dejarse arrastrar
por la insistente corriente de recuerdos, racionalizando los impulsos respectivos desde el lado
emocional y extrayéndoles así el falso brillo o el aspecto temible. Con una gran cantidad de otros
recuerdos salían también a la luz aquellos sucesos que posteriormente habían causado
enfermedades en la vida. Así, por ejemplo, una dama se acordó del hecho olvidado hacía mucho
tiempo, de que cuando niña les había tenido un miedo terrible a las arañas grises y gruesas que
estaban en la casita de afuera, donde se encontraba el retrete. Mientras podía aguantar
corporalmente, aplazaba ir allí, y cuando finalmente iba, lo hacía temblando de miedo. Cuando
ese recuerdo surgió nuevamente y fue analizado desde su punto de vista de adulta, desapareció el
antiguo temor y – lo que fue más importante – desapareció como por arte de magia, una tendencia
al estreñimiento que había tenido durante toda la vida y no volvió nunca más.
   Casos como este dejan ver que el subconsciente corrige muchas cosas sin ayuda exterior e
independiente del Yo medio o superior, en cuanto se elimina la fijación en que se basa la
dificultad. Pero para ser sincero, también hay que decir aquí, que en otros casos, después de una
larga aplicación del “método de anotación”, no se ha mostrado ningún resultado.
  Hay que recordar que los miembros de la HRA han intentado, por medio de autodiagnosis,
establecer la profundidad de las propias fijaciones. Pero relativamente pocos de ellos han
considerado necesario utilizar métodos analíticos en sí mismos. La mayoría quería más bien
examinar solamente sus formas de pensar habituales y orientarlas de acuerdo con el principio
HUNA de “no querer dañar más”. Lentamente esto también comenzaba a tener efecto, como lo
demostraban los exámenes recíprocos de conductas intolerantes del uno contra el otro, de ira,
desconfianza o celos. Cada superación aclaraba y alivianaba el camino. Se llegaba a una mayor
paz emocional. Finalmente, los miembros que utilizaron el método, estaban en condiciones de
orar con más sensación de contacto con el Yo superior. Tal vez no se habían eliminado todavía
todos los bloqueos; pero en todo caso el Yo superior ya comenzaba a hacer claramente
perceptible su protección y su conducción.


                                                                                              124
  A mí me parece esencial que con suficiente purificación de la cuerda-Aka que se dirige al Yo
superior – sin importar de que manera ocurra – se establece nuevamente la relación normal entre
los tres Yoes en forma automática. Si eso ha sucedido, entonces el Yo superior toma del Yo
inferior el Mana necesario y produce la sanación o corrección requerida, y por cierto no
solamente en el plano corporal, sino también en el plano mental y con respecto a los factores
medioambientales a los que está expuesto el individuo. A experimentadores que han podido
eliminar sus bloqueos leves, les han ocurrido sucesos con los cuales el milagroso paso de la
desgracia y el fracaso a la felicidad y el éxito, solamente se ha podido explicar por la cooperación
y la amorosa conducción del Yo superior.




                                                                                                125
                                               XX

            LA DOCTRINA DE JESÚS VISTA DE UN NUEVO MODO

   Los capítulos anteriores dejan ver que los Kahunas – incluyendo a Jesús, el más grande entre
ellos - clasificaban a las personas en dos clases, de acuerdo con su relación normal con el Padre-
Yo-Superior.
   A una clase pertenecían las personas que llevaban una vida de cordialidad y que por naturaleza
eran colaboradoras y positivamente constructivas. Los débiles complejos que tal vez hayan tenido
esas personas, no eran suficientes para agobiar tan intensamente al Yo inferior por medio de
sentimientos de culpa, que éste hubiera querido mantenerse oculto del Yo superior.
  La segunda clase abarcaba a aquellas personas en cuya vida desempeñaba un cierto papel el
saqueo y el robo, la provocación de dolor a los semejantes como también su subyugación, o que
en el peor de los casos recorrían llenos de entusiasmo los caminos malos de la vida. Esas eran las
personas cuyos Yoes inferiores estaban tan llenos de complejos de odio, miedo y culpa, que a
causa de los bloqueos de la cuerda-Aka ni siquiera habrían tratado de alcanzar al Yo superior con
oraciones.
  Para las personas normalmente buenas y amables, las doctrinas de Jesús contenían una serie de
instrucciones muy sencillas acerca de cómo se puede llevar una vida normal, una vida en la cual
los tres Yoes trabajen juntos libre y exitosamente. Esas instrucciones constituían la doctrina
exterior. Ésta se puede resumir en pocas palabras. Jesús enseñaba (1) que hay que amar al Señor,
al Padre-Yo-superior y (2) al prójimo. La última parte del mandamiento contiene todas las
bondades y descarta el odio y el perjuicio intencional a personas.
  Con su parábola de las ovejas perdidas, Jesús se refería a que él veía principalmente como su
misión, ayudar a aquellos que estaban aislados del Yo superior. Él les enseñaba a despejar el
camino de bloqueos y a restablecer el contacto. Él decía (Mateo 18:11) “Porque el Hijo del
Hombre ha venido a rescatar lo que estaba perdido”. Las “ovejas perdidas”, que padecían del
pecado de malas acciones o que estaban separadas de sus Yoes superiores por medio de
complejos o de la asociación con malos “acompañantes que consumen desde adentro”, eran sus
preocupaciones principales. Pero como tales personas sólo rara vez pueden ayudarse a sí mismas
y volver a llevar una vida normal, para él era especialmente importante transmitirles la “palabra
buena”, convertirlos y ayudarles a llevar una viva buena.
  Es de suponer que el culto de lo secreto, que en todos los tiempos ha tenido un gran poder en
las doctrinas interiores, se ha desarrollado por necesidades que desconocemos. Pero que tanto los
Kahunas del Antiguo como del Nuevo Testamento han utilizado un culto secreto, es evidente.
Hemos visto cómo los Kahunas de la Polinesia de los últimos tiempos protegían sus
conocimientos. Y ahora, como nosotros tenemos la llave del “secreto del reino de los cielos”, del
que habló Jesús, constatamos que esa llave también abre las verdades interiores de muchos
pasajes de la Biblia, en los cuales aquellos, que después de la muerte de Jesús relataron sus obras,
se dedicaron a estudiar las partes interiores de su doctrina.
  En el Antiguo Testamento se encuentran repetidamente pasajes (éstos sólo pueden provenir de
hombres que fueron iniciados en la doctrina secreta) que bajo la aplicación de típicos símbolos y
palabritas claves HUNA, tratan los más diversos tipos de “pecados”, por medio de los cuales se
puede bloquear el sendero-Aka hacia el Yo superior. Frecuentemente se encuentran promesas, de
que aquellos bloqueos pueden ser eliminados por medio de medidas adecuadas. Pero sobre el tipo
de esas medidas y cómo hay que comprenderlas y aplicarlas, se dice muy poco.
  Por otro lado, Jesús, en un radical movimiento reformista, terminó con creencias anticuadas y
sin valor de la religión judía, e indicó cómo la persona se puede liberar de la “piedra en que se

                                                                                                126
tropieza”, que le impide el contacto con su Yo superior. Se demuestra que los discípulos fueron
iniciados en la doctrina HUNA y en el “idioma sagrado” de los Kahunas. A raíz de su
conocimiento del “idioma sagrado”, junto con sus símbolos y palabras claves, después de la
crucifixión de Jesús los discípulos se dedicaron a anotar por escrito las instrucciones para
eliminar fijaciones y para liberarse de las cadenas de los “espíritus acompañantes que consumen”.
Los cuatro evangelios contienen los conocimientos ocultos que hemos conocido como doctrina
HUNA.
  Con su extraordinaria inteligencia y visión, Jesús pudo condensar sus doctrinas principales en
tres grandes eventos, cuya sola descripción, por la fuerza de su dramatismo, fue capaz de perdurar
en el tiempo con sólo pequeñas modificaciones. Doctrinas expresadas en forma sencilla y directa,
corren el riesgo, como hemos visto, de ser rápidamente dogmatizadas y mal entendidas. Pero en
un drama, la presentación para explicar sus significados interiores sufre sólo pequeñas
modificaciones, incluso si se recurre a la ayuda de dogmas. Solamente así ha sido posible
transmitirles a las generaciones posteriores los medios para comprender las verdades ocultas que
sirven de base.
  Aunque otros dramas del Nuevo Testamento también contienen una gran cantidad de sabiduría
HUNA, sólo tres de ellos serán tratados detalladamente en los capítulos siguientes:
1. El drama del Bautizo, que contiene la introducción del rito del bautizo y la gran tentación
    posterior.
2. El drama de la Última Cena, en el que se introdujeron los ritos del lavado de pies y de la
    comunión.
3. El drama de la crucifixión.
  Un aspecto característico de esos tres dramas elegidos para nuestra discusión, es el hecho de
que cada uno de ellos representa una parte auténtica de la vida de Jesús y de sus discípulos. Por
eso la palabra “drama” no sea tal vez demasiado buena. Por cierto, las verdaderas circunstancias
de vida y los verdaderos sucesos muestran todos los elementos de un auténtico drama en todo el
sentido de la palabra, pero falta toda huella de actuación teatral, con la que asociamos el drama en
la vida del teatro en los últimos siglos. Los juegos de misterio más antiguos que se han exhibido
en los ritos de iniciación, tal vez se formaban de acuerdo con acontecimientos auténticos de la
vida, pero hasta donde sabemos, con éstos no se llegó nunca a la perfección de una dramatización
ante un trasfondo de realidad e historia, como fue el caso de Jesús.
  El mayor de estos tres dramas es en general el drama más grande del que tenemos
conocimiento, y ese es la crucifixión. Jesús contribuyó con su parte en este drama, sacrificando su
vida; pero con eso dejó una marca tan dramática, tan profundamente impresionante, que cada
detalle del suceso se recuerda con exactitud hasta ahora, después de 2.000 años. El suceso fue
mantenido tan cuidadosamente por los discípulos iniciados, que para todo aquel que conoce la
antigua doctrina, los sucesos se convirtieron más tarde en la clave de la filosofía más antigua y
completa que jamás haya tenido la humanidad.
  Nosotros que buscamos los antiguos conocimientos, sabemos lo importante que es, que las
informaciones insertadas en los dramáticos sucesos hayan perdurado en el tiempo. De las
palabras de Jesús se desprende que él incitaba a sus discípulos a iniciar a otros en la doctrina
secreta y a iniciar la transmisión de aquellas iniciaciones de generación en generación. También
queda claro que él esperaba el aumento de la cantidad de aquellos iniciados, como también la
propagación de su doctrina. Pero como él conocía la naturaleza humana y los límites del
intelecto humano, tomó las medidas necesarias para evitar una pérdida total de los conocimientos,
incluso si sus discípulos fracasaran y la transmisión permanente de las iniciaciones se viera
impedida o entorpecida. En efecto, él previó aquí también el futuro – como en otros tantos casos.
  Mucho tiempo antes de su época, muchos Kahunas del sector mediterráneo se habían
trasladado a las lejanas islas del océano Pacífico, evidentemente porque esperaban encontrar allí
                                                                                                127
un lugar aislado de las influencias externas, donde sus valiosos conocimientos secretos pudieran
perdurar seguros e inalterados. El hecho de que esto realmente haya ocurrido hasta el cambio del
siglo 19 al 20, les da a las personas de nuestra nueva época la posibilidad de aprovechar los
conocimientos redescubiertos y así aprender de nuevo los símbolos y palabras claves que Jesús
colocó en los dramáticos sucesos y con los cuales rodeó su doctrina incalculablemente valiosa.
Podemos sentirnos felices de que los cuatro evangelios que informan de los sucesos hayan sido
escritos en forma tan sencilla, que incluso su traducción a muchos idiomas extranjeros y los
inevitables riesgos de las innumerables reproducciones no han traído consigo ninguna variación
esencial. Las “valiosas perlas” han sido cubiertas tan cuidadosamente, que solamente los
iniciados han sabido de su existencia y ningún extraño ha podido encontrarlas y destruirlas.
   En nuestra observación de los dramáticos puntos culminantes, sólo podemos confiar en los
sucesos de la vida de Jesús y de sus discípulos. En la búsqueda de hombres que estuvieran
dispuestos y fueran capaces de someterse a la iniciación auténtica e inalterada, parece que
después de la muerte de Jesús se chocó con dificultades con una rapidez asombrosa; además,
desde ese momento comenzaron casi instantáneamente las malas interpretaciones, como también
las afirmaciones y las doctrinas dogmáticas sin fundamento. Pablo, que no había conocido
personalmente a Jesús, ejerció una influencia deformadora sobre la auténtica doctrina. Sin
embargo, su dogma, que se lo injertó a la doctrina auténtica, todavía sigue siendo una parte
esencial de la doctrina del cristianismo organizado.
   Para los investigadores y los conocedores, está claro que Pablo no era ningún Kahuna iniciado.
No sólo no conoció a Jesús personalmente, sino que apenas conoció a sus discípulos. Después de
su conversión en el camino hacia Damasco, se fue a Arabia por tres años. Tan sólo después de
eso fue a Jerusalén y permaneció 14 días con Pedro (Gálatas I: 17-18). Es de suponer que él
desarrolló en Arabia su sistema de creencia. En eso utilizó a Jesús como pilar, pero la estructura
central de su doctrina era neta y simplemente judaísmo del pasado (Pablo era un judío, un
fariseo).
   Jesús quería reformar los ritos y las creencias de los judíos. Desde que Juan lo había bautizado,
él había rechazado el rociamiento de sangre obtenida en un sacrificio como instrumento de
perdón de los pecados – con mayor razón como símbolo de aquel perdón.
   No así Pablo. Como él no era un iniciado y no conocía el secreto que había detrás de los tres
ritos esenciales implantados por Jesús, recurrió a antiguos ritos judíos para justificar sus
declaraciones dogmáticas acerca del verdadero significado de la vida y de las enseñanzas de
Jesús. En su carta a los romanos Pablo presentó sus dogmas y doctrinas de un modo muy
característico. Porque Adán había pecado, explicaba él, todos sus hijos, toda la humanidad, tenía
participación en sus pecados. La muerte de Jesús, así decía él, fue necesaria y adecuada, ya que
trajo perdón, y a través de su sangre, reivindicación para todos los que aceptaban su dogma y
creían que Jesús había causado de ese modo el perdón de todos los pecados del mundo y por
medio de su acción suprema había “salvado al mundo”.
   En realidad Pablo también enseñó que todas las personas deberían llevar una vida buena, de
cordialidad y con disposición para ayudar. Pero esa fue solamente la doctrina exterior. No fue
capaz de reconocer la importancia y el significado del lavado de pies y del rito de comunión. El
significado interior de la muerte en la cruz la interpretó en forma completamente falsa y no vio en
ella más que un equivalente a los ritos paganos de sacrificios de sangre, que habían perdurado
desde los albores de la civilización y que Jesús pretendía reformar. Pablo no se esforzó en
absoluto por una reforma de los antiguos ritos, sino que intentó hacerlos concordar, tan bien
como fuera posible, con su propio nuevo sistema.
   Mientras Jesús había establecido nuevamente el verdadero sentido de la alianza entre Dios y los
judíos, Pablo explicó (Hebreos, 9:12) que la antigua alianza pactada con Moisés había caducado y
ya no estaba vigente. Él fue incluso más lejos, transformando el sentido original de un contrato
                                                                                                128
entre Dios y los israelitas en la idea de una última voluntad o testamento, que Jesús había dejado
a la humanidad como su legado. Ese legado para salvar al mundo, dijo él, era el mérito del
derramamiento de su sangre, con lo que él apaciguó a un Dios de la venganza. Pero ese no era el
Dios que Jesús nos ha descrito como el “Padre amoroso”.
  Pablo enseñó que Dios solamente perdona pecados cuando se le ofrece un sacrificio de sangre
en compensación, y que por eso había sido necesario que Jesús derramara su sangre, tal como se
había derramado la sangre de animales sacrificados en los tiempos de Moisés. En la Carta a los
Hebreos 9:22 leemos acerca de eso: “Además, según la Ley, la purificación de casi todo se ha de
hacer con sangre, y sin sangre derramada no se quita el pecado”. Jesús es comparado entonces
con un sacerdote superior, pero que no sólo entra al templo solamente una vez al año con sangre
de animales como ofrenda de sacrificio, sino que ha sacrificado su propia sangre una sola vez
para siempre: “… pero así él se manifestó sólo una vez en el tiempo de la perfección del mundo,
para borrar los pecados por medio del sacrificio de sí mismo”. En el versículo 16 él declara:
“porque donde un testamento debe entrar en vigor, allí tiene que ser probada la muerte del
testador”.
  Pablo conocía bien las escrituras bíblicas y siempre trataba de consolidar sus propias doctrinas
con éstas. Por eso tenía que conocer también la profecía de Jeremías, en las que éste predecía la
“nueva alianza” que vendría para el pueblo. Jesús estaba completamente familiarizado con las
sagradas escrituras, como lo comprobó en su confrontación con la jerarquía del templo; él
conocía también la profecía en referencia con precisión. Por eso cuando dijo en el rito de
comunión: “Esta es mi sangre de la nueva alianza”, se refería a la alianza que Jeremías había
profetizado. Jesús jamás habló de dejar un legado. Pero Pablo, en la elaboración de su sistema
doctrinario, estaba tan entusiasmado con su idea de la “última voluntad” o “testamento”, que
ignoró por completo la palabra “alianza”, aunque ésta tenía tanta importancia en las escrituras
anteriores.
  Escuchemos lo que predijo Jeremías (Jeremías 31:31 y siguientes):
  “Vendrán días” - palabra del Señor – en que yo pactaré con el pueblo de Israel y la casa de
Judas una nueva alianza, no como la alianza que pacté con sus padres, cuando los tomé de la
mano, sacándolos de Egipto. Ellos quebraron mi alianza, siendo yo el Señor de ellos”. Esto
declara el Señor: Cuando llegue el tiempo, yo pactaré con Israel esta otra alianza”. Palabra del
Señor. “Pondré mi ley en su interior, la escribiré en sus corazones y yo seré su dios y ellos serán
mi pueblo”.
  Pero esas son palabras de un Kahuna. Las palabras escritas en cursiva en el texto anterior
indican que la ley divina debe estar incluida en la consciencia humana y también en su
subconsciente (en su corazón). En épocas futuras ya no será necesario que el ser humano sea
tomado de la mano. Esa es la parte de Dios en la alianza. Pero ahora veamos la parte que el
pueblo tiene que aportar:
  “Ya no tendrán que enseñarse mutuamente, diciéndose el uno al otro: ‘Conozcan al Señor’.
Pues me conocerán todos, del más grande al más humilde”. Palabra del Señor. “Porque yo habré
perdonado su culpa y no me acordaré más de su pecado”.
  De eso resulta que cada uno tiene por fin el conocimiento y el poder para entrar en contacto
con su Yo superior. ¿No era ese el propósito para el cual Jesús preparaba a las personas por
medio de su doctrina? La profecía no menciona que el derrame de sangre sea necesario para la
salvación, mientras que Pablo aseguraba que solamente ese es el camino a la salvación y que por
eso Jesús había tenido que entregar su sangre. Esa era una “nueva alianza”.
  De Isaías (53:3) proviene una de las profecías más famosas, que indica que Jesús era el
salvador. Aquí también se menciona una alianza, como también una salvación del pecado.
Tampoco aquí se encuentra ninguna palabra que confirme la doctrina de Pablo del derramamiento


                                                                                               129
de sangre, por la que hubiera sido reemplazada la verdadera doctrina HUNA. Esta es la profecía
de Isaías:
  “Despreciado y tenido como la basura de los hombres, hombre de dolores y familiarizado con
el sufrimiento, semejante a aquellos a los que se les vuelve la cara… y sin embargo, eran nuestras
dolencias las que él llevaba, eran nuestros dolores los que le pesaban y nosotros lo creíamos
azotado por Dios, castigado y humillado”.
  “Fue tratado como culpable a causa de nuestras rebeldías y aplastado por nuestros pecados. Él
soportó el castigo que no trae la paz y por sus llagas hemos sido sanados…”
  “… por su conocimiento mi siervo hará felices a muchos y cargará con todas sus culpas”.
  (y 59:20) “Pero en cambio, vendrá como redentor para Sión y para todos los habitantes de
Jacob que se hayan arrepentido de sus pecados”. Palabra del Señor. “Por lo que a mí me toca,
dice el Señor, éste será el contrato que haré con ellos. Mi espíritu, que ha venido sobre ti, y mis
palabras que he puesto en tu boca, no se alejarán de tu boca ni de la boca de tus hijos o de tus
nietos, desde ahora en adelante y para siempre, afirma el Señor”.
  En sus doctrinas, Jesús nunca se declaró a favor del sacrificio de sangre matutino y vespertino
de los antiguos tiempos judíos o del perdón general de los pecados de todo el clan por medio de
un sacerdote. Tampoco aprobó la acumulación de pecados sobre un chivo expiatorio. En sus
doctrinas, el perdón de los pecados siempre era más bien un asunto personal de cada uno, y cada
uno tenía que arreglárselas el mismo – en caso necesario con ayuda de un amigo. Para él no había
ningún perdón general y ningún sacrificio de sangre.
   La única ocasión en que él hablaba de un sacrificio de sangre en sentido positivo, era al
efectuar el rito de la comunión. Pero eso, como veremos en el análisis de ese rito, no se trataba en
absoluto de un derramamiento real de la propia sangre, sino que detrás de sus palabras se
ocultaba algo totalmente diferente - tal como detrás del símbolo HUNA de la sangre.
  Si queremos obtener una visión verdadera de las doctrinas de Jesús, es absolutamente necesario
que consideremos los infundados dogmas de Pablo como lo que son en realidad: Expresiones sin
importancia, que tienen que ver poco o nada con el contenido interior de las doctrinas de Jesús.
Pero considerado rigurosamente no debemos censurar demasiado a Pablo, ya que por fin él no era
un iniciado. Él no tenía precisamente “los ojos para ver y los oídos para oír”. Él era uno del
círculo exterior, como tantos desde su época; y como las doctrinas de Jesús estaban exentas de
dogmas, se sentía forzado a introducir el dogma en la nueva iglesia que se estaba fundando. Él
tenía un carácter muy complejo y sufría de un tipo de dolencia corporal incurable, como lo
expresó muchas veces en sus cartas.
  A Pablo le debemos algunos de los pasajes más hermosos de la literatura bíblica. En algunos
aspectos él era intolerante y de prejuicios ciegos (por ejemplo, sobre la posición de la mujer en la
iglesia), y sin embargo, pudo escribir pasajes tan inspirados como los del capítulo 13º de la
primera carta a los corintios: “Si yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles y
me faltara el amor… etc.” (Sin embargo, esa era una parte de las doctrinas exteriores de Jesús).
Lo lamentable fue solamente que la iglesia antigua y las personas de los siglos siguientes han
seguido los dogmas de Pablo, como si se trataran de algo que el mismo Jesús hubiera enseñado.
  Como un ejemplo para muchos, tenemos que tener en claro que la cristalización de los errores
de Pablo es responsable de la inmadura percepción de la esencia de la comunión, ya que la iglesia
sigue enseñando actualmente a los comulgantes, que el vino y la hostia se transforman en la
sangre y en la carne de la parte sacrificada de la santísima Trinidad. Los dogmas que no se
fundan en hechos, obligan a apoyarlos por medio de otros dogmas inventados. En el cristianismo,
el verdadero significado interior de las doctrinas se ha perdido bajo una gran capa de malas
interpretaciones que lo ha cubierto. Pero esa capa, así creo yo, puede ser eliminada por medio del
redescubrimiento de la doctrina HUNA; y en su lugar podrá entonces reaparecer la plenitud de
los profundos conocimientos originales.
                                                                                                130
                                               XXI

              EL SIGNIFICADO SECRETO DEL RITO DEL BAUTIZO

  Antes de que comencemos con el análisis del primer rito fundamental, el bautizo, hay que
establecer claramente algo: Con el rito del bautizo, Jesús comenzó una revuelta contra los
dogmas de la religión judía de su época. Con ese rito él suprime los antiguos e inútiles sacrificios,
que se basan en la suposición de que se puede lograr el perdón de los pecados por medio del
derramamiento de sangre.
  Con la utilización de agua en el bautizo, se revive el espíritu de la doctrina HUNA, junto con
todos los elementos incluidos en ella. El agua, el símbolo HUNA del Mana, aparece en primer
plano. Si en aquel entonces se hubiera descubierto completamente el significado fundamental del
Mana para la interacción de los tres Yoes y se hubiera transmitido correctamente, se habría
eliminado de una vez por todas la antigua idea de la purificación a través de la sangre. Entonces
no habríamos seguido repitiendo automáticamente hasta ahora, que nos purificamos a través de la
sangre del cordero.
  Cuando los Kahunas se fueron de Egipto para trasladarse a las lejanas tierras junto al Océano
Pacífico, tiene que haber habido una profecía en Egipto que se refiriera al renacimiento de la “luz
verdadera”; pero eso era una denominación para el secreto HUNA y el Yo superior. Aquellos que
conocían la antigua doctrina, sabían del retorno del antiguo conocimiento al final de cada uno de
los períodos en que éste es amenazado de extinción. Su retorno estaba, además, siempre ligado
con la encarnación de un gran maestro, que podía nuevamente insertar y hacer revivir la antigua
sabiduría.
  En el Antiguo Testamento dice que debía venir el “Mesías”, el “consagrado del Señor”, y
ayudar a los hombres a liberarse de los pecados, para que se pudiera erigir el reino de Dios entre
ellos. Cuando se perdió el conocimiento HUNA en la Polinesia, se alabó con mucha esperanza la
llegada del capitán Cook como Lono, “el prometido que vendrá”, para renovar la antigua
sabiduría. Una semejante tradición y esperanza tuvo lugar también en América Central en la
época de los Mayas. La “segunda venida”, que fue vaticinada en el Nuevo Testamento después
de la muerte de Jesús, era, vista exteriormente, su retorno a la Tierra en forma humana. Pero
según el significado interior o HUNA, ésta es el próximo regreso de la luz y del conocimiento
interior.
  Cuando se había efectuado el rito del bautizo a Jesús y él comenzó a enseñar, él siguió una
tradición que es tan antigua como el mismo conocimiento secreto que aparece como “luz
verdadera”. Como su personificación, él enseñaba en símbolos secretos HUNA: “Yo soy el
camino, la verdad y la vida. Nadie llega al Padre si no es a través de mí”.
  Pero esa doctrina fue modificada después como dogma, indicando que la salvación personal
depende totalmente de que se acepte a Jesús como salvador personal. Eso condujo
inevitablemente a otro dogma, que establecía que las personas que habían nacido antes del
nacimiento de Jesús estaban fuera del área de esa salvación, y que todas las personas nacidas
después que Jesús están perdidas si no llegan a Dios a través de Jesús, como su salvador
personal.
  De todas las investigaciones sobre las palabras y comentarios de Jesús, se desprende claramente
algo. Jesús enseñaba cómo llegamos a una relación normal entre nuestros tres Yoes, ya que lograr
una relación así es lo sumo de aquello que entendemos por “salvación”. Jesús no enseñaba que su
persona era el medio directo para la salvación o que a la persona se le perdonarían sus pecados y
lograría una perfección física, mental y moral, sólo porque simplemente creyera que él, Jesús, era
capaz de salvarla.

                                                                                                 131
  La persona tiene que esforzarse ella misma por su salvación. Jesús señalaba el camino adecuado
hacia esa salvación y ayudaba a aquellos que estaban cercanos a él a seguir ese camino. Él
también les enseñaba a sus discípulos a transmitir esas doctrinas y a ayudar a aquellos que no
podían utilizar por sí solos las instrucciones entregadas y que necesitaban ayuda exterior, por lo
menos al comienzo del nuevo camino. (Esa ayuda, como veremos más adelante, era necesaria
especialmente para aquellos que no podían liberarse de sus fijaciones o defenderse de la
influencia de seres espirituales extraños, de manera que a causa del bloqueo del camino, no
podían llegar hasta su Yo superior y obtener de él un apoyo verdadero y duradero).
  Cuando tenemos en claro que Jesús vino a la Tierra a enseñarles a las personas a producir su
propia salvación, cuando comprendemos que no les trajo algo así como un don místico que se
puede ganar simplemente a través de “la fe en su nombre”, estamos entonces preparados para
examinar los ritos fundamentales que están destinados a enseñarles a las personas a ayudarse a sí
mismas. Pero ese es, al fin y al cabo, el único camino posible por el que la humanidad puede
alcanzar la salvación. Comencemos entonces con la revisión del primer rito, el del bautizo.
  La sensacional aparición de Juan Bautista con su manto de pelo de camello, con un cinturón de
piel alrededor de su cintura y sus nuevas exhortaciones planteadas con énfasis, habían seducido a
bandadas de personas en Jordania, antes de que Jesús hiciera su aparición allí. Juan había
introducido el nuevo rito del bautizo con agua y le enseñaba al pueblo que había que arrepentirse
de sus pecados y ser limpiado de éstos por medio del bautizo. Hablaba de uno que vendría y
cuyas correas de sus zapatos él no era digno de desatar. Algunos le preguntaban a Juan quién era
el mismo y él respondía:
  “Yo soy la voz que grita en la estepa: Emparejen el camino del Señor”.
  En esa parte nos damos cuenta que Juan era un iniciado HUNA. “Camino” y “Señor” son las
palabras claves de su discurso. En todas partes adonde los Kahunas llevaron su conocimiento,
simbolizaron la cuerda-Aka por medio de (1) un camino, (2) un sendero, (3) una calle o (4) un
hilo, un hilo de una telaraña, una cuerda, una soga, un catre, un lazo. Alisar y estirar una cuerda
simbolizaba la conexión de la cuerda-Aka con el Yo superior. Sacar “piedras en que se tropieza”
del camino o de la calle, tenía el mismo significado. El “Señor” era el Yo superior. Más tarde
Jesús diferenció claramente al Yo superior de Jehová, llamándolo “Padre”. El Señor no era el ser
divino supremo del universo, sino el Haku de los Kahunas, “el Señor de las aguas divididas”, del
Mana que tiene que ser dividido entre el Yo inferior y superior, cuando el Yo superior debe estar
en condiciones de cumplir sus tareas fundamentales para la vida de la persona.
  Juan le gritaba al pueblo una y otra vez: “¡Arrepiéntanse! ¡El reino de los cielos está cerca!”
  En el idioma sagrado de los iniciados, la palabra arrepentirse significa mihi. Al significado
interior de “estar triste por los pecados” se le sobrepone el significado interior de
“reconocimiento de un deber”. Porque se tiene que cumplir un deber reconocido, el acto del
arrepentimiento abarca también la reparación de pecados cometidos, siempre y cuando eso sea
posible en el plano humano. El lector que nos ha seguido hasta aquí, sabe que los Kahunas en
Hawaii se han mantenido en esa regla. Ellos han rechazado su ayuda para la abertura del camino
y para la sanación, cuando el paciente no ha reparado sus pensamientos y actos con los cuales
había dañado a otros. En los casos en que ya no se podía lograr un perdón directo por una
injusticia anterior frente a otros, había una expiación suplente. Pero ésta no consistía en que otro
asumía la reparación, sino únicamente en que aquel que había cometido la falta, tenía que hacer
algunas buenas obras con respecto a otros.
  Autoacusaciones, como las que son expresadas actualmente por miembros de ciertas
comunidades religiosas sobre el “banco de los pecados”, son solamente una parte del acto de
arrepentimiento. Juan Bautista dice inequívocamente que el acto de arrepentimiento tiene que ir
acompañado por hechos. Así, él le grita al pueblo: “Produzcan frutos propios del
arrepentimiento”.
                                                                                                132
  El remordimiento contenía también el recuerdo de los pecados cometidos y la decisión de
abandonar los antiguos pensamientos habituales que habían llevado a perjudicar a otras personas.
Por eso, se tenía que examinar críticamente su propia actitud mental usual y corregirla de acuerdo
con la demanda HUNA de amor y cordialidad. Ese recuerdo de anteriores “pecados” o hechos
que han causado dolor, necesitaba la ayuda de otra persona, ya que la mejor manera de reconocer
las malas costumbres propias es compararlas con las costumbres de vida de personas más
altamente desarrolladas, y recién entonces uno se puede adaptar a una mejor actitud de vida. Pero
eso requería una “confesión de los pecados”, un proceso en el que se discutían los pecados con
alguien que ya hubiera ordenado mejor su propia vida y aclarado su propio camino.
  Mateo relata que el pueblo “se hacía bautizar por Juan en el río Jordán y junto con eso
confesaba sus pecados”.
  El significado oculto de “confesar” lo encontramos si volvemos a transferir la palabra al idioma
de los iniciados; hai akaka es la traducción; ésta lleva a descubrimientos notables.
  De hai se deduce que alguien no habla acerca de sus faltas y malas acciones, sino que deja de
cometer otras. Por medio de hablar se desatan las sogas de los recuerdos.
  En combinación con el causativo hoo, hai aclara la calificación de aquel que recibe la
confesión: “Ofrecer un sacrificio en el altar”. El sacrificio es siempre el envío de una carga
intensa de Mana al Yo superior a través de la cuerda-Aka. “Altar” o “lugar elevado” simboliza al
Yo superior. De eso se deduce, que aquel al que el pecador se confía, durante la confesión tiene
que tener su camino abierto y estar en condiciones de enviar Mana al Yo superior, porque ese es
el acto esencialmente importante en la producción de la oración. Surge también otro significado
importante: “Tener un profundo afecto mutuo”. Eso se refiere por un lado, al amor que le
manifiesta el Yo superior al Yo inferior - un factor vital para la purificación del camino y
reunificación de los Yoes; además eso indica que entre los dos que colaboran con la confesión
tiene que existir una auténtica relación de afecto llena de confianza.
  El significado final en el sentido de “desgarrar, hacerse salvaje, como un animal salvaje”
simboliza indudablemente a las fijaciones perjudiciales para las personas – a los lobos y leones de
la maraña de recuerdos y de las influencias por medio de la posesión.
  La segunda palabra, akaka, entrega otros detalles del proceso. Si akaka está junto con hai,
resulta el significado de “abrir”, “hacer claramente transparente”, “ser comprendido por
completo” “sacar a la luz”. “Abrir” se refiere a la abertura del Yo inferior, a la revelación de sus
sentimientos ocultos de culpa y de inferioridad o de sus creencias fijas solidificadas como
complejos.
  Como relata Mateo, Juan Bautista decía: “Yo los bautizo con agua para la conversión; pero él,
el que viene después de mí es más poderoso que yo; yo ni siquiera merezco llevarle los zapatos.
Pero el los bautizará con el Espíritu Santo y con fuego”.
  Evidentemente Juan se refiere a la inminente llegada de Jesús y dice que Jesús traerá una forma
de bautizo más poderosa y efectiva. Pero con las palabras del idioma HUNA, él expone a grandes
rasgos el significado esotérico del proceso de purificación. Por eso no habla de Jesús, sino del Yo
superior, que cuando reciba Mana, aclarará y limpiará el camino y realizará el “bautizo con
fuego”. El fuego es la fuerza-Mana omnipotente que está a disposición del Yo superior, del
Espíritu Santo.
  El “bautizo con fuego” fue durante siglos un enigma para la gente. Pero para aquel que conoce
los símbolos HUNA, no hay en eso nada de que asombrarse. El “fuego” produce luz, y la luz
simboliza tanto al Yo superior, como también al Mana inferior recibido por él, cuya intensidad de
efecto aumenta de algún modo en el área del Yo superior (tal vez por medio del aumento de su
frecuencia de vibración), de modo que puede utilizarse para romper fijaciones o, en caso de que
el camino ya esté limpio, para sanaciones.


                                                                                                133
   Y Juan dice, además: “Él ya tiene su pala en la mano; y va a limpiar su granero. El trigo lo
llevará a su almacén, pero la paja la quemará en un fuego inextinguible”.
   Muy evidentemente la frase “él tiene su pala en la mano” se refiere a alguien que examina el
trigo en la trilla; y ese significado exterior es la única posibilidad en cualquier idioma, excepto en
el idioma de los iniciados. La palabra polinesia para pala, peahi, nos entrega un segundo y tercer
significado, cada uno de los cuales expresa un secreto del que la palabra pala es la clave. Esos
significados son “ungir con fuego” y “descerrajar”.
  La “unción con fuego” corresponde a la caída de Mana superior, y esa caída con una fuerza
enorme lleva a soltar las fijaciones que bloquean la cuerda-Aka. En el idioma HUNA se presenta
con frecuencia el símbolo de “descerrajar”. Lo que en este caso se abre son los racimos de formas
de pensamientos de los que están compuestas las fijaciones. La “paja” en el granero es – en el
sentido de la doctrina HUNA – el residuo que sobra después de la abertura de los racimos de
formas de pensamientos convertidos en fijación. Esa paja es destruida completamente. Se quema
en un fuego que se designa como “inextinguible”, por cuanto no es un fuego normal, sino el
Mana superior, al cual nada malo puede resistirlo.
   Esa es entonces la imagen de Juan Bautista, que señala un nuevo camino hacia el reino de los
cielos. Él les imprime ese camino a los Yoes inferiores del pueblo en forma gráfica y enfática,
realizando – como estimulante físico – el lavado con el agua del río. Los auditores no
comprendían el significado interior de lo que él decía. Por eso, Juan Bautista tiene que haber
estado animado por un anhelo enorme y por un estimulante poder de convencimiento, ya que se
dice que el pueblo pedía ansioso el nuevo bautizo. El anhelo del pueblo por más “luz” era sin
duda grande, ya que de lo contrario no se habrían trasladado en grandes grupos al río Jordán,
como dice el relato.
   Mientras Juan Bautista, vestido de pieles, enseña e induce a las personas, escucha confesiones
de pecados y bautiza a orillas del río Jordán, que atraviesa el desierto, aparece Jesús. Viene con
pasos moderados y solo. Nadie sabe dónde había estado en los años desde el último informe de
su niñez. Pero con seguridad, entretanto se había sometido en alguna parte a un riguroso
entrenamiento por parte de iniciados. Él tenía ahora 30 años de edad y estaba dispuesto a
comenzar su docencia espiritual.
   Modesto y sencillo, sin alardes, se acercó a Juan. Pidió ser bautizado. Pero Juan, que lo había
reconocido de inmediato, le contradijo: “Yo debería ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?”
   Jesús le dijo: “¡Date ahora por satisfecho! Puesto que así nos corresponde cumplir con todo lo
que es justo”.
   Él y Juan sabían que estaba libre de pecados y que no necesitaba ser bautizado. Pero está claro
que él quería introducir el rito universalmente, por medio de su propia participación. Juan lo
bautizó. Cuando Jesús salió del agua, “se le abrieron los cielos; vio al espíritu de Dios como una
paloma que bajaba volando y que venía hacia él. Y vean, una voz anunció desde el cielo: “Este es
mi hijo preferido; en él tengo mi satisfacción”.
   En ese último acto del drama, los cronistas han elegido sus palabras muy cuidadosamente, para
preservarles a los iniciados que después leerían el informe, el significado interno de manera
inequívoca. En el idioma HUNA, todo tipo de espíritu es simbolizado por medio de un pájaro.
En este caso era aquello que se vio descender, el Yo superior, el Espíritu Santo o el “Espíritu de
Dios”. Visto exteriormente, el Espíritu Santo descendió desde el cielo. Pero el significado interior
es que descendió el Yo superior, para entrar en contacto con los dos Yoes inferiores, a través de
la cuerda-Aka, que estaba liberada de bloqueos. El descenso del Yo superior y la restauración del
contacto normal completo, es sin duda el propósito que debe lograrse por medio de la aplicación
del rito.
   La frase “Este es mi hijo preferido; en él tengo mi satisfacción”, no sólo se refiere a Jesús,
sino a cada persona. Es una expresión de amor y de aprobación, que cada Yo superior le puede
                                                                                                  134
dar a la persona cuyo camino está abierto para el contacto total entre los tres Yoes. De hecho,
todos los Yoes superiores tienen satisfacción en el “hijo”, que para despejar su camino hace los
pasos requeridos de (1) arrepentimiento, (2) confesión y (3) bautizo, que acompaña a la confesión
– junto con todo lo que según la doctrina HUNA corresponde a esos tres pasos relacionados entre
ellos.
  Detrás de esos tres pasos se oculta el gran secreto del rito del bautizo: Que el Yo superior,
cuando se le entrega Mana y anteriormente se le ha dado gratificación por los daños que se les ha
hecho a otros, elimina las fijaciones ocultas y desconocidas que bloquean el camino.
  Las palabras “ustedes tienen que nacer de nuevo” no pertenecían originalmente al rito del
bautizo; pero con el transcurso del tiempo se las ha asociado con el bautizo, a través de las
enseñanzas de los clérigos. Por eso, parece apropiado examinar ya aquí esa expresión más
detalladamente. Esa frase la utilizó Jesús cuando hablo con Nicodemo, después de asumir el
oficio espiritual.
  El significado secreto de “nacer de nuevo” se indica mejor en el dialecto maorí (existen
diversos dialectos polinesios, y hay que considerarlos todos). La palabra en referencia es whanau.
La mejor descripción de su significado HUNA es “desarrollar” o “progresar en sentido mental-
espiritual”. Según la percepción HUNA fundamental, la persona nace (es separado de la madre) y
va creciendo, con lo que llega a ser más rica en experiencia y conocimiento. El propósito del
crecimiento es aprender que existe un Yo superior y que hay que colaborar con él en forma libre,
fácil y en todos los aspectos. Pero para poder colaborar correctamente con el Yo superior, hay
que superar los instintos animales de codicia, temor y odio, propios del Yo inferior. A un
desarrollo y tamaño completo y normal llega solamente el que se unifica con el Yo superior.
  Esa separación y unión está representada simbólicamente en muchos pasajes de la Biblia. Uno
se separa de la antigua vida de oscuridad y pecado; se une con el Yo superior, al reconocerlo y
conectarse con él a través de la cuerda-Aka. La unión del novio y la novia simboliza ese segundo
paso, tal como la unión del hijo con el padre. El símbolo más usual era el de la unificación con el
padre.
  Jesús dijo: “Si alguien no nace desde arriba, no puede ver el reino de Dios. Quien no nace del
agua y del Espíritu Santo, no puede entrar al reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne;
pero lo que nace del espíritu, es espíritu. Ustedes tienen que nacer desde arriba…”
  La segunda fase de crecimiento o de nacimiento tiene lugar – como deducimos de las palabras
de Jesús – con ayuda de agua o Mana y a través del apoyo del Espíritu Santo o del Yo superior.
El Mana tenía que ser enviado hacia arriba, hacia el Yo superior a lo largo de la cuerda-Aka, y la
ayuda para despejar el camino venía entonces desde arriba – es decir, desde el Yo superior, que
actuando desde arriba eliminaba los bloqueos del camino, hasta que se había logrado la unión de
los tres Yoes.
  Yo creo que esto explica suficientemente lo que hay que entender por “nacer de nuevo”.
  Directamente al drama del bautizo de Jesús, se agrega como próximo suceso, la gran tentación.
Casi no hay pausa entre el descenso del Espíritu Santo y la partida de Jesús, que “fue llevado al
desierto por el espíritu” para ser tentado por el demonio. Desde el punto de vista HUNA, el rito
del bautizo habría sido incompleto, no hubiera incluido la solución del problema de los
“acompañantes que comen”. De ese modo se agregaron entonces esos seres espirituales posesivos
que simbolizan al demonio – en cierto sentido como accesorios – en el relato sobre el proceso de
purificación, aunque se sabe que la mayoría de la gente no está expuesta al peligro de espíritus
posesivos.
  Sabemos que Jesús era un iniciado Kahuna de alto grado. Por eso, él ya estaba libre hacía
tiempo de fijaciones y de “acompañantes que comen”, que tal vez anteriormente lo hubieran
podido importunar. En los años de su preparación espiritual, no solamente había aprendido a
solucionar él solo aquellos problemas, sino también a instruir a otros en ese aspecto. Pero para
                                                                                               135
revelar sus propias experiencias de vida en forma durable y dramática y fijar en ellas la gran
sabiduría HUNA, él fue al desierto para enfrentarse al drama de la tentación.
   La palabra “desierto” encierra el significado secreto de la tentación por parte del demonio. En
el idioma HUNA, hihiu corresponde a esa palabra. La expresión “desierto” simboliza la maraña
de pensamientos y emociones que los malos “acompañantes que consumen” le imponen al ser
que hace de anfitrión. Éstos tienen sus propias fijaciones, que han traído de su vida en la carne y
ahora se las imponen a la persona viviente como pensamientos propios.
   Hihiu tiene los siguientes significados:
   (1) “Estar confundido”, símbolo de confusión de la cuerda-Aka, que ya no está tensa y clara.
   (2) “Cometer una falta”; una falta o error de conducta frente a otros; esa falta tal vez tenga su
origen en la influencia de un espíritu extraño y de acuerdo con la clasificación HUNA se
considera como “pecado”.
   (3) “Ser salvaje, indómito, como animales salvajes”. También en este caso las palabras
“salvaje” y “animales salvajes” representan el símbolo HUNA de “acompañantes que consumen
o comen”.
   Satanás tentó a Jesús de diferentes maneras y finalmente le ofreció un gran poder, si se echaba
a sus pies y lo veneraba. Jesús se negó a venerarlo (hoomana: significa “venerar, adorar”;
literalmente, producir y enviar Mana” por ejemplo, al Yo superior, que es el único que puede
transformar ese Mana en energía beneficiosa y devolverla como tal). Jesús contestó: “Está
escrito: Tú debes venerar al Señor, tu dios, y servirle sólo a él”.
   Cuando Satanás había terminado con sus trucos para tentar, “desistió de eso por algún tiempo”.
La palabra clave HUNA es aquí “por algún tiempo”, maloo, lo cual significa algo así como
“secarse” o “escurrirse el agua de algo”. El agua es el símbolo del Mana. Es decir, encontramos
que Satanás, que no es capaz de sacar una carga de Mana de un acto de veneración, ya no tiene
más fuerzas para continuar con sus tentaciones y finalmente se retira. Como él estaba tan
empeñado en obtener Mana, se le puede considerar como uno de los “espíritus acompañantes que
comen o consumen”, que se alimentan del Mana del cuerpo de su anfitrión.
   El “escurrimiento” de la provisión de Mana de un espíritu malo ocurre a través de que no se le
sigue reconociendo y que se deja de obedecer a los malos impulsos, como lo hizo Jesús. El Yo
medio tiene que inducir al Yo inferior a adoptar esa actitud. Pero tal modo de actuar y de pensar
requiere una total transformación y modificación del estilo de vida, de bueno a malo.
   Por cierto una persona puede, también sin ayuda exterior, abrir una nueva hoja y saldar una
antigua cuenta de culpabilidad por medio de la reparación de malas acciones anteriores. Sin
embargo, habitualmente, al hacer eso permanecen las fijaciones y a veces también incluso
influencias de posesión, de las cuales la persona respectiva no está consciente. Pero éstas también
se incluyen dentro del concepto de “pecado”, por lo cual tienen que ser eliminadas. Esas son las
cosas de las cuales en los Salmos se dice “¿Quién puede comprender sus errores?”, “Límpiate de
fallas ocultas”. Nótese que ya el salmista busca ayuda externa para limpiarse de fijaciones e
influencias de espíritus ajenos.
   En el drama de la tentación, Jesús ya estaba en completo y libre contacto con su Yo superior,
como lo indica el símbolo del Espíritu Santo, que bajó hacia él como una paloma. Por eso Jesús
no necesitaba en su lucha con los malos espíritus ninguna ayuda exterior a través de Juan o de
otra persona. Él ya tenía la ayuda del Yo superior; eso era suficiente. Al hablar de otros ritos
aprenderemos lo que hay que hacer cuando antes de la abertura del camino se tienen que eliminar
influencias de espíritus posesivos ajenos.




                                                                                                136
                                             XXII

        EL SIGNIFICADO SECRETO DEL RITO DEL LAVADO DE PIES

  Casi no es posible seguir todos los comentarios y acciones esenciales de Jesús durante los tres
años de su enseñanza. En cada una de sus parábolas, en cada uno de sus dichos llenos de
secretos, nos encontramos con principios de la doctrina HUNA. Es fascinante ver al gran Kahuna
trabajando, cómo cura los cuerpos y espíritus enfermos de la gente, exactamente como lo han
hecho los Kahunas desde la antigüedad hasta ahora.
  Jesús sanó muchas personas – tal vez miles – por medio de la imposición de sus manos. Y de
los detallados relatos acerca de algunas de esas sanaciones, nos damos cuenta que él se valía del
mismo método que anteriormente utilizaran los Kahunas de Hawaii. Utilizaba sugestiones,
destruía complejos, como en el caso del paralítico que hizo pasar a través del techo de la casa en
la que se hospedaban él y Pedro. Exorcizó malos espíritus, como en el caso del joven epiléptico al
que su padre llevó donde Jesús. Utilizó estimulantes físicos en la sanación del sordomudo.
  Jesús disponía de capacidades psíquicas altamente desarrolladas y las utilizaba para diagnosis.
Puede haberse tratado de una aptitud natural o del resultado de un adiestramiento en telepatía que
obtuvo durante los años de su trabajo en conjunto con iniciados, antes de su aparición como
Kahuna. Sin preguntar, él descubría las dolencias y problemas de sus pacientes, en virtud de sus
capacidades telepáticas. En algunos casos hacía curaciones a distancia, que sabemos que se basan
en la telepatía.
  Estos conocimientos no solamente justifican nuestros modestos esfuerzos por desarrollar las
aptitudes telepáticas del Yo inferior dentro los marcos del trabajo de la HRA, sino que también
conducen a una evaluación más comprensiva del trabajo exitoso de médicos que emplean con el
péndulo el conocimiento telepático del Yo inferior para la diagnosis de enfermedades.
  Si quisiéramos enumerar lo que nos exponen las doctrinas y los casos de sanaciones de Jesús
acerca de HUNA, necesitaríamos un libro completo para hacerlo. Espero que alguna vez se
escriba un libro así; pero en este momento sólo se puede hacer referencia a la importancia de un
trabajo así. Por ahora contentémonos con repetir los tres grandes sucesos dramáticos de la vida de
Jesús y con interpretar el conocimiento HUNA profundamente revelador que se oculta en éstos.
  Dediquémonos primero a la cena. De los conocimientos anticipados que le entregaba el Yo
superior, Jesús sabía que sería traicionado y crucificado. Efectivamente, el sumo sacerdote Caifás
ya había convocado a una reunión de sacerdotes de alto rango, escribas y ancianos, para pensar
cómo se podía atrapar y matar a Jesús en forma discreta. Habían contratado gente para vigilarlo,
para que se supiera siempre dónde se encontraba y se le pudiera capturar oportunamente.
  Judas Iscariote, uno de los discípulos de Jesús, había ido donde los sacerdotes de alto rango y
les había ofrecido entregar a Jesús por una suma de dinero. Le ofrecieron 30 monedas de plata.
Desde ese momento Judas buscó una buena oportunidad para cumplir con su parte en ese
negocio.
  Jesús quería festejar la Pascua en Jerusalén y envío previamente a Pedro y a Juan para preparar
todo. De su premonición proveniente del Yo superior les dijo dónde encontrarían un aposento
adecuado, preparado con alfombras y sillones, en el segundo piso de una casa en la ciudad. Pedro
y Juan encontraron el lugar, tal como había predicho Jesús y prepararon allí todo para el
banquete.
   Cuando Jesús y los 12 apóstoles se sentaron a comer en ese aposento, se dieron todas las
condiciones para el gran drama: Allí hay uno que sabe que será traicionado; está el traidor que
quiere hacer su negocio; están los otros once que no sospechan lo que va a ocurrir. Comen todos
juntos, como estaban acostumbrados. Jesús, que sabía que pronto tendría que dejarlos, había

                                                                                              137
anhelado compartir con ellos está última comida de Pascua. Como dice Lucas “él había amado a
los suyos que estaban en el mundo y los amó hasta el final”.
  Comenzaron la comida con el rito de la comunión, del cual hablaremos más adelante. Entonces
Jesús dijo muy triste: “Realmente les digo: uno de ustedes me traicionará, uno que está comiendo
conmigo”.
  Los discípulos se miraban asombrados y se preguntaban quién sería al cual él se refería. Judas
tiene que haber dominado muy bien sus gestos. Los demás empezaron llenos de preocupación a
preguntarle a Jesús: “¿Soy yo?” Pedro le hizo una señal a Juan, que había apoyado su cabeza en
el pecho de Jesús, para que le preguntara quién era el traidor.
  A la pregunta de Juan, Jesús contestó: Es aquel a quien le entregaré un pedazo de pan remojado.
Tomó un pedazo de pan, lo remojó y se lo entregó a Judas Iscariote.
  Judas trató de fingir y preguntó, con la esperanza de parecer inocente, “¿Señor, soy yo?”
  “Tú las dicho”, respondió brevemente Jesús y le ordenó “Lo que quieres hacer, hazlo rápido”.
  Ninguno de los otros comensales entendió el sentido de esas palabras. Como Judas llevaba la
caja común, creyeron que Jesús lo había enviado con un encargo, cuando Judas abandonó la sala
inmediatamente después de eso.
  Cuando Jesús y sus discípulos, después de la comida se habían dirigido a un jardín que estaba
al otro lado del río Cedrón, Judas guiaba hacia Jesús a los sacerdotes de alto rango, a los escribas
y a los ancianos, como también a una gran cantidad de gente con puñales y garrotes. Judas se
acercó a Jesús y lo besó. Esa era una señal convenida de que él era el hombre que buscaban.
  ¿Qué había ocurrido con Judas? Él se había unido por algún tiempo a Jesús, quien le hubiera
podido quitar la terrible codicia de la que estaba poseído. Hasta el momento de la traición había
vivido aparentemente con Jesús y con los otros discípulos una vida sencilla y de pobreza material
y a nadie le había dejado ver dentro de su corazón poseído por la codicia.
  Pero Jesús sabía de eso y después del rito de comunión dijo: “No hablo de todos ustedes. Yo sé
a quien he elegido. Sólo tiene que cumplirse la escritura. Aquel que come el pan conmigo se ha
ido contra mí”. Quizá Judas se reservaba de demostrarnos con un ejemplo, hasta qué profundidad
la codicia puede arrastrar al Yo inferior de una persona.
  Jesús sintió dolor por el destino de Pedro. Al buen, franco y sinceramente amoroso Pedro, había
que encargarle llevar las nuevas doctrinas lejos hasta la Roma pagana y sellarlas allí con su vida.
Pero el Yo inferior de Pedro tenía un complejo de miedo. Para eliminarlo existía aparentemente
sólo el único camino, que Pedro cometiera un acto bajo su influencia, del cual se avergonzara
amargamente antes de que pudiera reconocerlo y eliminarlo.
  Durante la comida, Jesús le dijo a Pedro que negaría conocer a su Señor. Pedro estaba
sobresaltado. Su Yo medio desechaba esa idea, por considerarla totalmente imposible; pero él no
conocía todavía el poder del complejo de miedo que había en su Yo inferior. Jesús le preguntó:
“¿Me amas?” y Pedro le confesó apasionado que lo amaba. Jesús le dijo “Apacenta a mis
corderos”. Con eso él se refería a la tarea que estaba destinada a Pedro. Jesús hizo la misma
pregunta tres veces; Pedro confirmó su amor tres veces y Jesús le dijo tres veces: “Apacenta a
mis corderos”. Según la doctrina HUNA, allí hay un profundo significado. Los Kahunas repetían
las declaraciones y las oraciones importantes tres veces y al hacerlo se valían siempre de las
mimas palabras.
  Efectivamente, Pedro negó conocer a Jesús. Desconoció a Jesús tres veces ante diversas
personas. Cuando Jesús fue llevado engrillado al palacio de los sacerdotes de alto rango, Pedro se
sintió impulsado por el amor, a seguir a Jesús; y fue el único del grupo de discípulos que se
atrevió a acompañarlo tan lejos. Pero cuando la gente lo reconoció como uno de los amigos de
Jesús, se apoderó de él el miedo por su vida y su seguridad. Después de la tercera negación, Jesús
se dio vuelta y miró a Pedro. No dijo nada, pero qué habrá contenido esa mirada. Como un rayo
atravesó a Pedro el recuerdo de que Jesús le había predicho que lo negaría tres veces. Se apartó y
                                                                                                138
lloró amargamente. Pero en ese momento se destruyó el complejo de miedo y se erradicó para
siempre. Toda la vida siguiente de Pedro nos lo muestra como un hombre con mucho coraje y
valentía.
  Pero volvamos a la mesa de la cena, en la cual – aparte de Judas, que continuaba con su
despreciable negocio – los discípulos comían con Jesús. Todavía no nos hemos ocupado del
importante ritual del lavado de pies. Yo creo que su instauración se llevó a cabo esencialmente
por Pedro; pero también los demás discípulos aprendieron con eso la importante técnica para
eliminar complejos, que era importante para su futura docencia espiritual.
  La cena había terminado. Jesús se levantó de su lugar y se sacó su manto. Enseguida tomó un
paño de lino y se lo puso encima. Vertió agua en un recipiente y comenzó a lavarles los pies a los
discípulos y a secárselos son el paño de lino. Está era una acción inusual. Los discípulos no la
comprendían. Se sentían avergonzados de ver a su Señor y Maestro efectuar el trabajo de un
sirviente.
  Pero si se observa con exactitud, se aprecia que lo que Jesús hacía y las cosas de las que se valía
para eso, están llenas de símbolos y de significados ocultos. Se manifiestan de inmediato, si
transferimos los detalles del suceso al idioma sagrado.
  Jesús tomó un paño de lino y se lo puso. En el idioma de los Kahunas, un paño de lino o una
toalla de ese tipo se llama malo. El significado secreto de esa palabra es “secar”. ¿No nos suena
familiar eso? El Mana de los racimos de pensamientos de una fijación tiene que ser secado. Si se
les quita el Mana a los complejos, éstos desaparecen. Del trabajo de los psicólogos modernos
sabemos que se pueden destruir las fijaciones, si se logra relajar la energía emocional que está
ligada a éstas.
  Jesús vertía agua en un recipiente. Todos los que nos han seguido hasta aquí, saben que el agua
es el símbolo del Mana. Por lo tanto, Jesús enviaba una carga de Mana a su propio Yo superior,
para que éste la utilizara para el bienestar de aquellos, cuyos pies él se disponía a lavar.
  ¿Pero por qué él lavaba precisamente los pies? Los pies simbolizan al Yo inferior, según la
doctrina HUNA. En el Yo inferior de Pedro había un bloqueo de miedo, de modo que no le era
posible enviarle Mana a su Yo superior. Cómo era el caso con los demás discípulos, no está
registrado – es decir, el énfasis está puesto sin duda sobre Pedro. La palabra polinesia para pies,
Wawae, se compone de las palabritas radicales Wa y wae. Wa tiene el significado de “lapso entre
dos momentos”. Un lapso así tiene que estar contenido en cada recuerdo de un suceso ocurrido en
el pasado. Con su trabajo, el psicoanalista busca despertar en el paciente el recuerdo del suceso
por medio del cual se produjo la fijación. Si esos recuerdos llegan al centro de la consciencia, se
pueden captar en su verdadero significado y racionalizarlos. Con eso pierden entonces su carácter
de complejos-recuerdos vagabundos o fijación.
  Otro significado de wa es “pensar, reflexionar, considerar, hacer pasar por la mente”. Aquí se
manifiesta el proceso de racionalización que se está efectuando. Un tercer significado de wa es
“vomitar, elevar algo” El total simboliza la liberación de fijaciones que hasta ahora habitaban en
el Yo inferior. La segunda palabrita radical wae significa “abrir algo a la fuerza o separar lo
bueno de lo malo”. Eso corresponde al rompimiento de recuerdos-fijaciones y su esclarecimiento
racional. Además, significa “mantener en la mente pensamientos acerca de un suceso, reflexionar
sobre éste, examinar una cosa cuidadosamente, elegir”. Todas estas expresiones describen el
proceso de evaluación y de racionalización de sucesos que han conducido a una fijación.
  Descubrimos, por consiguiente, el significativo hecho, que Jesús lavaba los pies (el Yo inferior)
de sus discípulos para demostrar simbólicamente cómo se eliminan los complejos.
  El recipiente con agua utilizado por Jesús se llama pa en el idioma sagrado. Incluso esa palabra
tiene contenidos importantes, que indican que alguien, cuyo camino está bloqueado, no puede
enviarle Mana de sí mismo a su Yo superior. La palabrita pa significa, además, “repartir algo
entre varios participantes”. En el rito que realizó Jesús, es la repartición de su Mana (simbolizado
                                                                                                 139
por el agua en el recipiente) entre su propio Yo superior y el Yo superior de aquel a quien le
lavaba los pies. Un último significado secreto, que completa todo el proceso, es “tocar”. Ese es el
símbolo de la entrega a lo largo de la cuerda-Aka, para “tocar” al Yo superior, para entrar en
contacto con él. Pero eso debe ocurrir antes de que se pueda enviar Mana.
   Así llevó entonces Jesús el recipiente lleno de muchos significados HUNA y el paño
igualmente significativo, para lavarle los pies a Pedro.
   Pedro no quería permitir eso y lo rechazaba. Pero Jesús le dijo: “Lo que yo hago tú todavía no
lo comprendes; pero después lo comprenderás”.
   De hecho, el significado de ese rito tiene que habérsele hecho visible a Pedro muy pronto
después que había negado a Jesús y su complejo se había disuelto entre lágrimas. Él tiene que
haberse tomado todo muy en serio en ese momento y más adelante utilizó esa técnica en su
función para curar a otras personas.
   Pero cuando Jesús le lavó los pies, Pedro dijo apasionadamente: “Señor, no solamente los pies,
sino también las manos y la cabeza”.
   Jesús le respondió que eso no era necesario, que sólo los pies (el Yo inferior) necesitaban el
lavado. “Están purificados, pero no todos”. Puesto que el sabía del complejo de miedo que estaba
profundamente arraigado en el Yo inferior de Pedro.
   Después del lavado de pies, Jesús se puso nuevamente su manto, se sentó y les dijo a los
discípulos que les había dado un ejemplo y que ellos debían en adelante lavarse los pies unos a
otros.
   Del laberinto de símbolos resulta en esencia la siguiente técnica: La persona cuya cuerda-Aka,
cuyo camino hacia el Yo superior está bloqueado por fijaciones, debe buscar la ayuda de otra
persona, cuyo camino esté abierto. Ésta última persona puede enviar su energía-Mana al propio
Yo superior, con la petición de disolver las fijaciones de la persona que busca ayuda. El que
ayuda no necesita ser un Kahuna. Jesús les decía a los discípulos que cada uno de ellos podía y
debía ayudar a los demás de ese modo. Por eso Jesús manifestaba que para una ayuda de ese tipo
no se necesitaba de ningún modo una persona con una energía y un poder tan grande cómo lo era
él mismo. Basta más bien que el ayudante esté en contacto con su Yo superior, que él – en otras
palabras - reciba una respuesta a su oración y pueda poner a disposición de ambos Yoes
superiores una gran cantidad de Mana, para que se disuelvan las fijaciones que están en el Yo
superior de la otra persona.
   De los significados secretos de las palabras polinesias para pie y recipiente se puede deducir,
además, que el rito del lavado de pies describe un proceso de debate franco entre la persona que
tiene el complejo y su auxiliador, con lo que se logra una racionalización de la maraña de
recuerdos. A causa de las últimas experiencias de aficionados, que al tratar de ayudar a amigos
solamente pueden descubrir los problemas ocultos, pero no saben cómo deben resolverse esos
problemas, me parece importante que todo auxiliador disponga de una cierta preparación y
práctica en ese sentido. Sería ideal si como ayudante se encuentra a alguien que tenga en
perfectas condiciones el camino hacia el Yo superior, y además, disponga de conocimientos
acerca de la aplicación de sugestiones y de estimulantes físicos y sepa cómo se racionalizan las
fijaciones cuando éstas salen a la superficie.
   Que el significado HUNA de las palabras utilizadas en ese rito haga recordar el rito del bautizo,
indica el hecho de que ambos ritos expresan lo mismo. Con la repetición, los cronistas iniciados
de los sucesos perseguían un efecto especialmente enérgico, ya que se trataba de asegurar para
siempre la verdad acerca del camino hacia la salvación de la persona. El método de los polinesios
era ocultar secretos detrás de palabras que eran utilizadas comúnmente. ¿Quién buscaría una
filosofía tan distinguida y la técnica de su aplicación detrás de palabras tan simples como camino,
confesar, agua, pala, recipiente o pies?


                                                                                                140
  En comparación con el rito del bautizo y de la comunión, el rito del lavado de pies ha sido
utilizado sólo pocas veces en la iglesia cristiana; la reciente descripción nos hace darnos cuenta
de los motivos. Los clérigos y teólogos no pudieron descubrir el profundo significado de ese rito.
No es de asombrarse entonces, que ese rito se haya considerado simplemente como una doctrina
de humildad y modestia. Pero Jesús no habría introducido jamás el lavado de pies como rito, si
éste no hubiera sido de un gran y profundo significado.
  A largo plazo había que protegerse todavía de otra cosa. Cada uno de los ritos podía ser
desechado por gente que no conocía el significado HUNA, tal como había ocurrido con el rito del
lavado de pies. Pero si sólo uno de los ritos se ha mantenido, para revelar en el momento exacto
su núcleo de verdad, tiene que tener un gran contenido que permanece disponible. En los
primeros siglos después de la muerte de Jesús, desapareció el resto de los iniciados en la antigua
doctrina de los países del Mar Mediterráneo; por eso no tenemos entonces más registros de ellos
acerca de esas cosas.




                                                                                              141
                                              XXIII

             EL SIGNIFICADO SECRETO DEL RITO DE COMUNIÓN

  El estudio de la historia y de la Biblia nos enseña que la primera iglesia, en su extensión desde
Jerusalén a Antioquía y Grecia, no podía basarse en escrituras sagradas, aparte de algunos rollos
de pergaminos con antiguos registros, que más adelante se insertaron en el llamado Antiguo
Testamento. Los ancianos de la iglesia cristiana eran apoyados en su trabajo por Pablo y otros
evangelistas, por medio de cartas e informes ocasionales. Esas cartas eran leídas a la comunidad;
pero éstas no figuraban de ningún modo como “escrituras sagradas”. Es incluso asombroso que se
hayan mantenido. Tan sólo mucho después fueron aceptadas en sínodos de la iglesia organizada,
como escrituras sagradas en el “Nuevo Testamento”, y Pablo fue canonizado.
  Los cuatro Evangelios, de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, aparecieron mucho después que las
cartas habían sido escritas, como 50 o 100 años después de la muerte de Jesús. Mientras la vida y
la doctrina de Jesús demuestran, como hemos podido constatar, el trabajo de un iniciado en la
doctrina HUNA, la teología de Pablo y una cantidad en aumento de dogmas, que provienen de
hombres de menor importancia, han encontrado acceso a esos informes. Con eso, sólo se ha
reforzado la confusión que ya resulta de las diferentes informaciones de los evangelios, que ha
afectado intensamente la transmisión de la doctrina cristiana a través de los siglos. Investigadores
de la Biblia han constatado que esos informes han sido recopilados de diversas notas de
diferentes autores; sin embargo, Mateo, Marcos, Lucas y Juan fueron declarados “santos” de la
iglesia organizada. La satisfacción que nos surge de esos informes, se basa en aquellos pasajes en
que la doctrina original ha sido transmitida sin ser adulterada. Mi método para diferenciar la
valiosa doctrina de Jesús y el dogma falso, se funda, como dije anteriormente, en la aplicación del
examen HUNA. A la discusión del rito de comunión deseo anteponerle sólo unos pocos ejemplos,
considerando el escaso espacio disponible.
  Jesús comenzó su función de predicador con la lectura de un pasaje de Isaías. Que Isaías era un
gran iniciado de la doctrina HUNA, se demuestra al traducir sus escritos, frase por frase, al
“idioma sagrado”. Recordemos el momento en que Jesús anuncia su función, como está
registrado en Lucas (4:16 – 21)
  “Llegó a Nazaret, donde se había criado, y, según acostumbraba, fue el sábado a la sinagoga.
Cuando se levantó para hacer la lectura, le pasaron el libro del profeta Isaías; desenrolló el libro
y halló el pasaje en que se lee:
  El espíritu del Señor está sobre mí. Él me ha ungido para traer Buenas Nuevas a los pobres,
para anunciar a los cautivos su libertad y a los ciegos que pronto van a ver. A despedir libres a los
oprimidos y a proclamar el año de la gracia del Señor.
  Jesús, entonces, enrolla el libro, lo devuelve al ayudante y se sienta. Y todos los presentes
tenían los ojos fijos en él. Empezó a decirles: ‘Hoy se cumplen estas profecías que acaban de
escuchar’”.
  Aquí vemos que Jesús asumió el pre-anuncio de un nuevo y gran profeta de la orden HUNA.
Sabía que él mismo personificaba el cumplimiento de la profecía. Las profecías lo habían
designado como el hijo de Dios y el unido con Dios (con el Padre-Yo-superior, con el Aumakua
de la doctrina HUNA). Como él sabía de su unificación con su Yo superior y a causa de esa unión
podía realizar sanaciones, comenzó su docencia demostrándole a la gente que es posible una
unión así, y que él la había logrado.
  Para comprender correctamente el punto de vista de Jesús, tenemos que permanecer siempre
conscientes del hecho que él nunca dijo que solamente él y nadie más era capaz de una unión
semejante, de una unificación similar. Por el contrario: Él les indicó siempre a los demás esa

                                                                                                 142
tarea. Sólo por citar un ejemplo: Cuando él un día dijo: “Yo y el Padre somos uno”, fue culpado
de blasfemia y estuvo cerca de ser apedreado. Pero Jesús les respondió a los acusadores: “¿No
está escrito en vuestras leyes, como he dicho, que ustedes son dioses (él cito uno de los Salmos)?
“Si él ha llamado dioses a aquellos a los que les ha llegado la palabra de Dios, y la escritura no
puede ser quebrantada, ¿cómo dicen ustedes de aquel que el Padre ha santificado y lo ha enviado
al mundo, que éste blasfema contra Dios, por que yo les digo que soy hijo de Dios?”
   En otra oportunidad, cuando él conversaba en confianza con sus discípulos en la última cena,
dijo:
  “Las palabras que les hablo no las digo de mí mismo; el Padre, que permanece en mí, es el que
lleva a cabo la obra. Créanme que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Si no, crean por lo
menos por las obras”.
  “Realmente, realmente les digo: Quien crea en mí, también realizará las obras que yo realizo;
incluso realizará obras mayores”.
  Qué otra cosa hubiera querido decir, aparte de que el Yo superior que está en él efectúa sus
milagros, y que los discípulos serían incluso capaces de realizar obras mayores por medio de la
fuerza de sus propios Yoes superiores.
  En todas las partes de la doctrina de Jesús, las palabras “Dios” y Padre-Yo-superior son
intercambiables, tal como “Espíritu Santo” y Yo superior.
  Tenemos que comprender que Jesús muchas veces se encontraba en un estado de completa
unidad con el Yo superior de aquel a quien le enseñaba, y que entonces hablaba como con la voz
del Padre mismo. Eso también era habitual en los círculos de los adherentes de HUNA. Allí, los
Kahunas de grado sumo eran designados como portavoces de Dios. En las sanaciones, la orden
“que seas sanado” se decía en completa unidad de los tres Yoes y no solamente desde el Yo
inferior.
  Cuando Jesús hablaba como si él mismo fuera Dios o el Padre y no una persona, él seguía las
costumbres HUNA antiquísimas. La falta de conocimiento de la doctrina HUNA y de sus
costumbres ha llevado a una interminable cadena de confusiones y malas interpretaciones en ese
punto. Simplemente no se ha podido comprender que Jesús podía ser persona y Dios al mismo
tiempo. Pero como falta la comprensión adecuada, se estableció en forma dogmática que Jesús
era una parte del triple Dios supremo, que se compone de Dios, el Padre, de Jesús, el hijo, y del
Espíritu Santo. Pero esa teología no corresponde ni a la doctrina HUNA ni al judaísmo. El propio
Jesús no enseñaba eso. Él enseñaba en forma simple y modesta, que cada persona se podía
conectar con su propio Yo superior, que él llamaba “Padre” (“el Padre que vive en mí”), y
unificarse con éste.
  Un caso en que el dogma de Pablo fue insertado en el Evangelio, es Mateo (28:19). Jesús se les
aparece a los discípulos como ser espiritual, después de haberse levantado de la tumba; él les
dice: “Por eso, vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos, en el
nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he
encomendado…”
  Conocemos HUNA y sabemos que el Yo superior es designado como Espíritu Santo, cuando
baja como una paloma hacia Jesús. Cada Yo de una persona es para el Kahuna un espíritu; el
Aumakua es el espíritu “santo”. La palabra “espíritu” es en hebreo, latín o griego una palabra
extranjera.
  Es útil revisar alguna vez los Evangelios, para darse cuenta que en todas partes donde Jesús
expone una verdad y comienza con “Yo soy…” o termina con “…a través de mí”, etc., habla
como el propio Padre-Yo-superior. Pero a veces se refiere - como todos nosotros - al Yo medio;
eso se deduce del texto adjunto en cada caso. Pero en la explicación de verdades fundamentales,
“yo” y “mí” representan al Padre-Yo superior.


                                                                                              143
  Como suceso siguiente – y como una buena preparación para la comprensión del rito de la
comunión – hablemos de la doctrina del “pan del cielo”, sobre la que informa Juan.
  Impresionadas por las milagrosas sanaciones de Jesús, algunas personas le pidieron una señal,
para ver que realmente se trataba de una obra de Dios. Se acordaban que en los tiempos de
Moisés, sus antepasados habían recibido una señal así, en forma de maná que caía del cielo.
Jesús les respondió:
  “Les digo de verdad: No fue Moisés quien les ha dado el pan del cielo, sino mi Padre les da el
verdadero pan del cielo. Él es el pan del cielo, que viene del cielo y le da la vida al mundo”.
  “…Yo soy el pan de la vida. Quien venga a mí no padecerá más hambre; quien crea en mí no
padecerá más sed”.
  Léase eso en sentido HUNA y obsérvese que Jesús habla como el Padre-Yo superior. Además,
obsérvese que habla de sed y con eso da a entender que el agua o Mana es una parte de la
“alimentación” de la que él habla. La expresión “pan del cielo” se refiere a la corriente de Mana
superior que enviado de vuelta por el Yo superior; es comparable al maná que “caía” del cielo en
los tiempos de Moisés, como alimento espiritual para los hijos de Israel.
  En el mismo pasaje bíblico dice además: “Yo soy el pan de la vida que desciende desde el cielo.
Quien coma de ese pan vivirá eternamente. El pan que yo daré es también mi carne, que la daré
para la vida del mundo”.
  Se ha interpretado ese versículo como una profecía de su propia muerte y como una prueba de
que Jesús entregó su vida en la cruz para entregarle la vida al mundo – para “salvarlo”. Pero en
vez de eso, él enseñaba que el Yo superior le da la vida al mundo, haciendo regresar el Mana que
le ofrecen los Yoes inferiores, porque de lo contrario, el destino del mundo sería el pecado, la
muerte y la maldad.
  El informe dice, además: “Los judíos discutían entre ellos y decían: ¿Cómo ese nos puede dar
su carne para comer?”
  Por eso Jesús les decía: “Realmente, realmente les digo: Si ustedes no comen la carne del hijo
del hombre y no beben su sangre, entonces no tendrán la vida en ustedes. Tal como a mí me ha
enviado el Padre viviente y vivo la energía del Padre, así vivirá también a través de mí, quien me
coma. Quien coma este pan vivirá eternamente”.
  Los orígenes de la idea de “comerse a Dios” para adquirir su energía y su substancia, se pueden
buscar hasta en el Antiguo Egipto. Esa idea llegó deformada a las más diversas partes del mundo
y se creía que una persona que mataba a su adversario y comía de él, podía adquirir su fuerza o
su valor. El canibalismo se ha originado más bien de esa idea que del deseo de comer carne
humana.
  Según la doctrina HUNA, el Mana que la persona inferior le ofrece al Yo superior como a un
“dios”, es transformado por éste en una composición superior y con más energía y devuelto en
ese estado a la persona física. Un proverbio polinesio dice que hay que alimentar a los dioses para
que no mueran; si los dioses murieran, también tendría que morir el ser humano. La doctrina de
la necesidad de esa donación recíproca de “alimento” fue representada exteriormente como si el
cuerpo de Dios realmente se comiera y su sangre realmente se bebiera.
  Sin duda Jesús esperaba que por lo menos algunas de las personas que venían a él con aquellas
preguntas, pudieran poder comprender el significado interior de sus frases secretas. Él siempre
cuidaba de llevar sus doctrinas a aquellos que tenían “ojos para ver” y “oídos para escuchar”.
Pero en ese grupo, aparentemente no había nadie que lo comprendiera:
  “Muchos de sus discípulos que habían escuchado dijeron: Es difícil soportar ese discurso;
¿quién va a querer seguir escuchándolo?”
  (Jesús dijo:) “¿Se escandalizan por eso? ¿Si ven ahora al hijo del hombre elevarse hacia donde
estaba antes? El espíritu es lo que hace vivir; la carne no sirve”.


                                                                                               144
   “ La carne no sirve”. Mantengamos en mente ese comentario cuando examinemos ahora el rito
de la comunión:
   Ese rito fue insertado durante la dramática Última Cena. Cuando Jesús y sus discípulos se
habían sentado a la mesa y antes de que hubieran comenzado a comer, Jesús miró a los
discípulos amorosamente y dijo: “He deseado mucho compartir con ustedes esta comida de
Pascua antes de padecer. Después “les determinó el reino” para su trabajo y que ellos debían
comer y beber en su mesa en su reino.
   Algunos pasajes de Lucas y Mateo están destinados a indicarnos cómo se fundó el rito:
   “Entonces él tomó el pan, agradeció, lo partió y se los dio con las palabras: Este es mi cuerpo
que les es dado a ustedes. Hagan esto en mi memoria. Porque yo les digo que no comeré más de
él, hasta que llegue al reino de Dios”.
   “Después él tomó el cáliz, agradeció y se los dio con las palabras: Beban todos de él: Porque
esta es la sangre del Nuevo Testamento (alianza) que es derramada para muchos para la
eliminación de los pecados.
   Pero yo les digo: “Desde ahora no beberé más de la vid, hasta aquel día en que lo beberé con
ustedes de un nuevo modo en el reino de mi Padre”.
   Eso era, por lo tanto, un ritual ceremonial para recordar la obra de Jesús. El hecho de partir y de
comer el pan simbolizaba y hacía recordar la verdad HUNA, de que hay que ofrecerle Mana al
Yo superior y que éste después fortalece y alimenta a los fieles con su Mana superior. Lo mismo
se considera para el hecho de beber la sangre. Es una parte del cuerpo y fluye simbólicamente
como Mana. También la sangre simboliza al Mana que hay que enviar al Yo superior y que es
enviado de regreso a las personas desde allí como “alimento”. Para aquellos que saben acerca del
significado HUNA del rito, el sentido de esta doctrina es completamente claro.
   Esta doctrina no es de ningún modo la más importante de las doctrinas HUNA que contiene la
Biblia. Todas las doctrinas son importantes; todas son partes propias del gran proceso para la
restauración de la relación normal entre los tres Yoes. El hecho más o menos casual, de que en el
ritual de la iglesia se le haya atribuido la mayor importancia a la división del pan y a la ingestión
del vino – este rito es el que se practica más frecuente y solemnemente - no demuestra que ese
rito sea más valioso que, por ejemplo, la eliminación de fijaciones o la utilización de la cuerda-
Aka, para producir el contacto con el Yo superior.
   En el hecho de que la “eliminación de los pecados” se declara como propósito esencial de
comer el pan (carne) y beber el vino (sangre), se refleja el empleo de Mana, ya que se le ofrece
Mana al Yo superior, se eliminan fijaciones y bloqueos del camino, y el contacto con el Yo
superior restablece la reunificación, la comunión entre los tres Yoes.
   Los hombres que después de la muerte de Jesús comenzaron a sancionar los dogmas, se
apoderaron también del rito de comunión; y esto es lo que hicieron de eso:
   El pan y el vino, así dicen ellos, son transformados por Dios en la verdadera carne y en la
verdadera sangre de Jesús, de manera que ambas puedan ser aprovechadas por los creyentes. Con
seguridad ellos, en sus reflexiones, no se fijaron en el comentario de Jesús de que la carne del
cuerpo no sirve. Pero sin embargo, se produjo un progreso del que tendríamos que estar
agradecidos. Las ofrendas que se le entregaban a Dios eran de otro tipo que antes; ya no fluía más
sangre y no era necesario derramar más sangre. Ya no se intentaba ofrecerle a Dios carne
incinerada o animales de sacrificio, como lo hacían Moisés y sus seguidores al venerar a Jehová.
   Una cosa se habría tenido que comprender – como uno de los pilares de la doctrina HUNA -, y
esa cosa es el hecho de que el Mana era lo único que los sacerdotes y sus comunidades le podían
ofrecer al Yo superior.
   Sabemos que el acto de veneración a Dios, que es el sentido y el propósito de cada tipo de ritual
colectivo y de acciones de culto, nada tiene que ver con cantos, letanías, oraciones y prédicas.


                                                                                                  145
Veneración a Dios o hoo-Mana, significa más bien algo así como “producir Mana” y enviárselo
al Yo superior a través de la cuerda-Aka de la persona que está orando.
  Visto superficialmente, en la misa se le ofrece a Dios el cuerpo crucificado de Jesús en el altar.
Después de la ofrenda, el fiel recibe a Dios dentro de sí en la comunión. Eso es correcto, siempre
que con eso se haga referencia al significado interior. Pero si sólo se ve el significado exterior,
entonces eso equivale a una ignorancia y a un barbarismo de gran magnitud.
  En el capítulo XX se habló del “Nuevo Testamento” en relación con las doctrinas de Pablo.
Con eso llegamos a la conclusión de que Jesús tiene que haber hablado de una “Nueva Alianza”,
y en el párrafo respectivo también se indicó que Jeremías había anunciado la Nueva Alianza en
una profecía. Pero como Jesús, con su vida y con sus enseñanzas cumplió las profecías por
completo y al pie de la letra, es simplemente inimaginable que él se hubiera equivocado con la
implantación del rito de comunión. Un olvido de las profecías, por las cuales él vivía y que
provenían de Kahunas de su magnitud y perfección, de Kahunas de la misma escuela de
iniciación, habría equivalido al olvido de su propia gran misión. Él tenía que establecer una
Nueva Alianza con nuevas leyes, con leyes que se escribieran en los corazones de aquellos que
fueran capaces de recibirlas.
  La traducción polinesia de alianza es kumu. Observemos los significados secretos de esa
palabra. El primero es “iniciar una empresa”, con lo que se hace referencia a la “alimentación”
del Yo superior con Mana; el segundo significado es “fuente de agua”. El ascenso de agua en una
fuente es uno de los símbolos gráficos del idioma HUNA del hecho de hacer subir Mana (agua)
hacia el Yo superior a través de la cuerda-Aka. Por el contrario, la traducción de la palabra
“testamento” no da como resultado ningún significado secreto, ni de las palabritas radicales ni de
las palabras completas.
  Juan no menciona la comunión en su narración del drama de la cena. Él se concentra en las
valiosas últimas indicaciones de Jesús a sus discípulos. Entre éstas encontramos un nuevo
mandamiento de Jesús. En las alianzas de la antigüedad estaba incluido casi permanentemente un
mandamiento de Dios al pueblo. Los Diez Mandamientos eran una parte de una de esas alianzas.
Juan habla de que Jesús decía: “Yo les doy un nuevo mandamiento; ámense mutuamente”. Nada
habría podido caracterizar mejor a la nueva alianza y nada habría podido dejar ver mejor la
sabiduría HUNA que ese mandamiento.
  Incluso la palabra polinesia para mandamiento, kana-wai, tiene el característico significado
secreto: “Hacer aparecer agua”. Eso simboliza naturalmente la acumulación de una carga intensa
de Mana o fuerza vital.
  Pablo y otros que vinieron después que él, cometieron un error con respecto a la muerte de
Jesús. Describieron su muerte como necesaria, para que la sangre de Jesús pudiera ser derramada
como en un verdadero sacrificio de sangre, para limpiar al mundo de la maldición de los pecados
de Adán y Eva. Ese error se puede corregir ahora. La copa llena de vino, en la que se ha ofrecido
la “sangre derramada para el perdón de los pecados”, se siente con un significado interior
profundo si nos acordamos de la traducción de la palabra copa al idioma sagrado. (Copa = ki-
aha. La palabra radical ki significa “salpicar agua”, es decir, está emparentada con “fuente de
agua”; eso da el significado simbólico del envío de Mana hacia arriba, hacia el Yo superior. La
palabrita radical aha significa “una cuerda”, es decir, es el símbolo HUNA de la cuerda de la
misma materia del cuerpo de sombras. La combinación con ki indica claramente cómo se le
suministra el “agua o Mana” al Yo superior: precisamente a través de la cuerda del cuerpo de
sombra).
  Es interesante la observación que todos los recipientes o vasos para beber de los Kahunas
estaban hechos de calabazas y que muchos de esos recipientes estaban envueltos con mallas de
cuerda, para poderlos llevar mejor. La palabra que indicaba un vaso, una copa o un recipiente, se


                                                                                                146
basaba en la palabrita radical aha, que describe a una cuerda. Eso rige también para el recipiente
que Jesús llenaba con agua antes de la ceremonia del lavado de pies.
  Hasta aquí acerca del simbolismo del vaso o copa. Con respecto a la sangre en la copa, sabemos
ahora que simboliza al Mana. Pero la palabra para sangre – koko - tiene significados más
profundos muy interesantes.
          (1) “La malla de cuerdas tejida alrededor de la botella de calabaza”. Con eso se quiere
       hacer referencia a la malla de cuerdas para llevar recipientes recién mencionada. Es decir,
       otro símbolo de la cuerda-Aka.
          (2) “Llenar; cumplir”. Según ese significado simbólico, la “sangre de la nueva alianza”
       llena al Yo superior con Mana. También podría significar, sin embargo, el cumplimiento
       de las profecías por parte de Jesús; él introdujo un nuevo mandamiento, como también el
       rito de comunión, para reemplazar con eso la ofrenda de sangre de la antigua alianza. Pero
       en esencia, eso permanece con el significado interior del envío de Mana a través de la
       cuerda-Aka al Yo superior, para que Él le pueda eliminar o perdonar los pecados de
       fijación o posesión a la persona que haya que purificar.
          (3) Finalmente, la palabra koko contiene el significado de “subir o extenderse” (con el
       causativo hoo). Esto también es nuevamente el símbolo del envío de Mana a lo largo de la
       cuerda-Aka. Simboliza, además, el hecho de que la cuerda-Aka asciende y se estira hacia
       arriba hasta que toca con su extremo al Yo superior. La cuerda-Aka se estira desde el Yo
       inferior al Yo superior. Por lo tanto, llegamos inevitablemente a la conclusión de que
       Jesús no derramó su sangre para saldar la culpa del pecado original frente a un Dios
       inclemente. En la representación simbólica de la verdad en el rito de comunión, Jesús no
       derramó sangre en absoluto; y el vino en el cáliz, que les ofreció a los discípulos, NO
       representa la sangre que después derramó en la cruz.
          Todo el rito consistía más bien en la reimplantación de los grandes principios
       fundamentales de la doctrina HUNA, con cuyo conocimiento cualquier persona está en
       condiciones, no sólo de obtener purificación de pecados, sino también de producir el
       contacto con el Yo superior. Pero esto no significa jamás otra cosa que “unificarse con el
       Padre”. Y ese es el propósito de todo lo que nos enseñó Jesús.




                                                                                              147
                                             XXIV

                EL SIGNIFICADO SECRETO DE LA CRUCIFIXIÓN

  Ahora llegamos al gran drama de la crucifixión, que requiere especial respeto. Con su
abundancia de sucesos, que nos hacen tener presente la inhumanidad del ser humano, y que
conducen al trágico punto culminante, ese drama ha conmovido los corazones y las almas en
todos los tiempos. Pero además, el tipo de los registros que nos han dejado los evangelistas acerca
de ese drama, también nos hace reconocer los profundos significados ocultos.
  La misión de Jesús era ayudar a la persona a conocerse a sí misma, a darse cuenta contra qué
tenía que luchar en su interior y cómo tenía que vencer a los poderes interiores. Su misión era
llevarle a la persona la promesa de una meta magnífica, que podía lograr si realizaba la unión con
su propio espíritu-padre, el Yo superior. Él no tenía que ver – como Moisés – con todo un clan,
con toda la humanidad, con la gran mayoría; Jesús sabía que los asuntos de la sociedad humana
se regularían totalmente por sí mismos, si primero cada persona llegara a ser una personalidad
madura e íntegra.
  Según la doctrina HUNA, la consciencia, el Yo medio de cada individuo, es un espíritu. Éste
vive como huésped en el cuerpo humano, para ayudar y dirigir al Yo inferior y para crecer él
mismo en experiencia de vida, hasta que se haya logrado un estado de contacto ininterrumpido
con el Yo superior. Su labor principal consiste en dirigir e instruir al Yo inferior, para que éste
ascienda de su estado animal de consciencia al nivel del Yo humano o medio.
   Tenemos que saber que los impulsos “instintivos” animales del Yo inferior son muy fuertes, y
por cierto con derecho, ya que sirven para la conservación de la raza. Pero de vez en cuando el
Yo medio tiene que dirigir y controlar esos apremiantes impulsos. Eso nos enseña la historia del
padecimiento de Jesús en el jardín Getsemaní, adonde él se había dirigido con sus discípulos
después de la última cena.
  Antes de que Judas le cometiera su traición a Jesús, éste abandono a sus discípulos. Se retiró
para orar y les dijo a sus acompañantes que su alma estaba entristecida hasta la muerte. Él cayó
en tierra y dijo: “Padre mío, si es posible aparta de mí esta copa. Pero no: no se haga lo que yo
quiero, sino lo que quieras tú”.
  El Yo inferior que está en el cuerpo de una persona joven, fuerte y sana, lucha con todas las
fuerzas para conservar el cuerpo. Produce una gran cantidad de Mana o fuerza vital; ama la vida
y está adherido a ella. Tal vez eso era lo pesado que abatía a Jesús; no lo pudo superar la primera
vez con la oración. Entonces regresó donde sus discípulos y les dijo: “El espíritu (el Yo medio)
tiene voluntad, pero la carne es débil”. También les pidió que contra tales tentaciones crearan
fuerza desde su interior orando.
  Nuevamente se fue y oró: “Padre mío, si esa copa no puede pasar por mi lado sin que yo la
beba, entonces que se haga tu voluntad”. Después de un rato rezó nuevamente, por tercera vez
con las mismas palabras (recordemos que los Kahunas decían tres veces con el mismo texto las
oraciones importantes).
  Esta vez obtuvo la ayuda del Yo superior; regresó con el ánimo equilibrado donde los
discípulos y les dijo que debían dormir y descansar.
  Con ese significado exterior podríamos darnos completamente por conformes. Ya se puede
aprender mucho de éste. Pero ahí está todavía la importante palabra “copa”. Jesús pide que la
“copa” pase de largo por su lado. Siempre se ha supuesto que se trata de la “copa de la
amargura”, de la “copa del veneno”, la que encontramos por todas partes en la literatura. Y así es
también en el idioma polinesio. Éste tiene para eso la palabra: pai. No es ki-aha, la copa como
recipiente para beber, de la que ya hemos hablado varias veces y que - como una fuente –

                                                                                               148
simboliza el envío de Mana al Yo superior a través de la cuerda-Aka. Pai, la “copa de la
amargura”, tiene otros significados muy diferentes, que amplían esencialmente lo que ocurrió en
Getsemaní.
  Nos acordamos que Jesús, ya antes de su bautizo estaba libre de todo pecado de fijación en su
Yo inferior. En total armonía con su paternal Yo superior, él continuó con su docencia. Él vivía
una vida sin perjuicios para otras personas y les enseñaba a sus semejantes a seguir el mismo
camino. Predicaba la dignidad interior de la persona.
  Tenemos que tener en claro, además, que Jesús, a través de su Yo superior, conocía de
antemano todos los detalles de su vida y de sus sufrimientos. Él estaba dispuesto a cumplir las
profecías. Sin embargo, tenemos derecho a creer que los terribles detalles del futuro lo
entristecían profundamente cuando pasaban ante sus ojos interiores.
  La palabra pai expone tres significados secretos. El primero es “castigar, azotar”. La más
profunda degradación y humillación a que se sometió a Jesús fue el azote, primero ante Pilatos y
después por los soldados, que se burlaron de él y lo escupieron. El segundo significado de pai es:
“Mezclar sangre con agua”. Cuando Jesús colgaba en la cruz, se le enterró una lanza en el
costado y “de inmediato salió sangre y agua”. El tercer significado es “declarar algo malo,
calumniar”. Si alguien ha sido alguna vez calumniado y acusado injustamente, ese ha sido Jesús.
  Considerando estos significados adicionales llenos de sentido, podemos darnos cuenta de que lo
difícil por lo cual Jesús pedía ayuda urgentemente, no era solamente el impulso instintivo para la
conservación de la vida, sino que en una medida mucho mayor, una fijación de pensamiento
ligada a su gran misión suprema. Él creía tanto en la dignidad del ser humano, que no podía
soportar verla tan ensuciada. A propósito, eso parece ser la última “tentación” para todos los
grandes guías espirituales. Todos ellos tienen un tipo de orgullo espiritual. Es significativo que
Jesús les advertía expresamente a sus discípulos acerca de esa tentación.
  Jesús disolvió esa fijación por medio de la poderosa oración repetida tres veces. Y en los días
siguientes él soportó con una dignidad admirable el inconcebible aluvión de calumnias,
injusticias y brutalidad que cayó sobre él. Sólo una vez lo invadió la debilidad, cuando ya medio
inconsciente en la cruz envió un último grito de muerte al Padre, un grito de conmovedora
humanidad.
  En su interrogatorio, Pilatos no pudo encontrar ninguna falta en Jesús según la ley. Pero a causa
de reflexiones políticas, entregó a Jesús a los sacerdotes superiores y a los ancianos, para que
hicieran con él lo que quisieran. Ellos querían sólo una cosa: Deshacerse de él, ya que su vida y
su doctrina le quitaban mucha gente a su lucrativo servicio en el templo, basado en dogmas.
Devotos y fanáticos de todas las religiones del mundo han actuado siempre así y ni hablar de los
políticos fanáticos. Algunos de los sacerdotes superiores y ancianos incitaron a la plebe para que
pidiera la muerte de Jesús. Incluso ahora, después de dos mil años, la gente de los países
“civilizados” todavía no ha aprendido la lección que enseña tan drásticamente ese suceso en el
drama de la vida de Jesús. De ese modo, Hitler, por ejemplo, pudo todavía incitar a la masa de
ciudadanos “bien educados” a actuar violentamente contra los judíos, a quienes él odiaba.
  Bajo el clamor ansioso de sangre de la plebe, los sacerdotes superiores y los ancianos exigieron
que Jesús fuera crucificado y Pilatos finalmente accedió. La crucifixión era en ese tiempo la
forma usual de ejecutar a los delincuentes. Éstos eran clavados en la cruz y se les dejaba colgar
hasta que se desangraran. La agonía a veces duraba horas.
  Después de innumerables ofensas y humillaciones por parte de sus vigilantes, le entregaron la
cruz a Jesús para que la llevara; anteriormente le habían puesto una corona de espinas en la
cabeza. Él tuvo que llevar la cruz a través del largo camino ascendente hacia el Monte Calvario.
Con él iban dos ladrones, que también llevaban sus cruces y que debían ser ejecutados al mismo
tiempo. En ese doloroso trayecto, la plebe se atestó alrededor de Jesús. Lo humillaron, se
burlaron de él y lo ofendieron. Pero sus fieles, que lo seguían, lloraban amargamente. En el largo
                                                                                               149
camino, detuvieron a un joven que venía del campo y lo obligaron a llevarle la cruz a Jesús por
un momento. Cuando se acercaban al Monte Calvario, Jesús la tomó de nuevo (los cronistas del
gran drama no dicen por qué ocurrió esto). Pero con seguridad hay allí un significado especial.
  La Vía Dolorosa, el camino a la cruz, ha permanecido hasta el día de hoy como una medida de
culto. Las escenas son presentadas frecuentemente una por una en hermosos cuadros, que cuelgan
a lo largo de las paredes de la iglesia. Se les llama las Estaciones del Camino a la Cruz, y los
creyentes van cuadro por cuadro y se detienen en cada uno de ellos para orar. En las iglesias y
catedrales e incluso en las capillas más pequeñas está la cruz. La cruz está también en el rosario,
que se utiliza para orar tanto en la iglesia como en la casa. Por todas partes nos aparece el
crucifijo, la imagen de Jesús en la cruz. Lo vemos como escultura de madera, metal y marfil, y lo
encontramos incluso en las viviendas más sencillas y modestas.
  Yo creo que el símbolo de la cruz es actualmente, en la mayoría de los casos, no mucho más
que un estimulante físico, como un recuerdo de advertencia de la teología dogmática, de que
Jesús entregó su vida para disminuir los pecados del mundo. En su afán por destruir todo lo
“romano”, los primeros protestantes desistieron de la cruz. Pero poco a poco ésta volvió y
actualmente está en las puntas de las torres de las iglesias. Es un símbolo que merece ser
mantenido, mientras se comprenda la abundancia de verdaderos significados que contiene.
  Para los polinesios, la cruz era un símbolo fundamental. En los tiempos antiguos, los iniciados
en la doctrina HUNA colocaban una cruz de madera en forma de una gran X delante de la entrada
de sus lugares tabú sagrados; con eso se les advertía a los que no estaban purificados, que no se
acercaran al lugar. Ese era el símbolo de los no purificados, de aquellos que estaban involucrados
en “pecados” de diferentes tipos. El lugar sagrado era el símbolo del Yo superior, la entrada al
“camino”. El idioma polinesio contiene dos palabras para “cruz”; cada una de ellas revela
verdades que simboliza la cruz.
  La primera de estas palabras es kea. Su significado interior es “obstruir un camino, impedirle a
alguien atravesarlo; impedir el progreso de alguien; forzar a alguien a hacer algo contra su
voluntad; poner a alguien en dificultades”. Estos significados describen casi completamente lo
que los “seres que consumen desde adentro” le pueden obligar a hacer a una persona, como
también las fijaciones que bloquean el camino e impiden el progreso interno.
  Es asombroso cómo los Kahunas han logrado conservar en forma tan perdurable sus
conocimientos acerca de la naturaleza del ser humano, de las causas de sus dificultades y de las
medidas para superarlas. Es una particularidad del idioma polinesio, que muchas veces una
variante de una palabra (por ejemplo: unihipili y unipihili) revela, además, otros significados
ocultos. De ese modo, una variante de kea es la palabrita pea (que ya conocemos como parte de
la palabra peahi que significa abanico). Del origen de la palabrita pea se deduce primero el
concepto de “ungir”. Es el símbolo de alguien que ha llevado su cruz con éxito, de alguien que ha
logrado domar y controlar a su Yo inferior y liberar de bloqueos a su cuerda-Aka. Por “ungir” se
entiende una especie de purificación de tipo ceremonial o ritual. El Mesías, por ejemplo, había
logrado el estado de unión permanente con el Yo superior a través de la purificación. Jesús era
con seguridad un Mesías en ese sentido. De acuerdo con la palabra griega para “ungir”, a Jesús
muchas veces se le llama “Cristo”, es decir, “el ungido”. Un segundo significado de la palabra
radical pe es “abrir a la fuerza, romper”, un símbolo del rompimiento de fijaciones en forma de
racimos de pensamientos.
  El hecho de llevar la cruz es, por consiguiente, el símbolo HUNA de un entrenamiento del
subconsciente, para que aprenda a adaptarse a la búsqueda de la vida buena y amable que
tenemos que llevar, si queremos producir y mantener el completo contacto con el Yo superior en
forma consciente. Sabemos acerca de la promesa, que con aquellas formas de pensar y de actuar,
nuestros tres Yoes trabajan juntos como una totalidad, para llevarnos a una forma de vida
normal y progresiva.
                                                                                               150
   La simbología de la cruz como objeto material, indica los obstáculos con los que nos
encontramos en el camino hacia arriba. El poste vertical de la cruz simboliza a la cuerda-Aka,
que asciende desde el Yo inferior hasta el Yo superior; el madero transversal que se cruza con el
poste vertical, es el símbolo de lo que bloquea a la cuerda u obstruye la corriente de Mana en su
ascenso hacia el Yo superior.
   La forma de cruz utilizada para ejecutar a alguien se llama amana en polinesio. Al lector le
llama de inmediato la atención, que allí está insertada la palabra mana, y sabe lo que eso
significa. Si además, observamos que amana, la palabra que significa cruz, también significa
“alimentar o hacer ofrendas a los dioses”, sabemos entonces que no se les ha ofrecido alimento
físico a los “dioses” o Yoes superiores, sino Mana a lo largo de la cuerda-Aka. Pero como se dijo
recientemente, la viga transversal indica que no se puede enviar Mana hacia arriba, mientras la
cuerda-Aka esté bloqueada. Este hecho lo enseñan los otros tres significados de amana:
   (1) “Incitar a alguien a hacer algo malo”, una referencia a los “acompañantes que consumen o
comen” y a sus fuerzas e influencias posesivas. (2) “Causar enfermedad”, una de las
consecuencias de la impureza que surgen del bloqueo del camino, (3) “Un racimo de cosas”, el
símbolo de formas de pensamientos de recuerdos. En este caso, de la asociación con los otros
significados malos de la palabra en referencia, se desprende que tiene que tratarse de recuerdos de
sucesos que ocasionan fijaciones.
   Que Jesús conocía la simbología HUNA de la cruz, ya se deduce de su doctrina con
anterioridad. Así decía él (Lucas 9:23 – 24): “Si alguno quiere seguirme, que se niegue a sí
mismo, que cargue con su cruz de cada día y me siga”. De ningún modo quería con eso incitar a
otros a soportar la crucifixión de la misma manera como él tuvo que soportarla después; la
demanda de soportarla diariamente habría sido absurda. Él simplemente entregaba la enseñanza
que la cruz expresa simbólicamente; él hacía la advertencia de que había que esforzarse
diariamente para llegar a la unión con el Yo superior.
   Quedémonos un poco con esa frase que citamos a causa de la palabra cruz; preguntémonos a
qué se quería hacer referencia con la “autonegación”.
   “Negar” se dice hoo-le-mana en el idioma sagrado. Tiene los siguientes significados:
           (1) “Negar, rehusar, rechazar, desechar”, como por ejemplo, negarle a alguien la
         autoridad, el poder sobre otra persona. Ese significado puramente externo recibe el matiz
         apropiado tan sólo una vez que transferimos la indeterminada palabra “rehusar” al idioma
         HUNA. Lo que hay que quebrantar diariamente es la “voluntad”, el despotismo del bestial
         Yo inferior. Esa voluntad tiene que ser dominada, domada.
           (2) Las palabritas le y mana dan como resultado el sentido de que el “Mana es inducido
         a ascender”. Ese es el significado interior. Indica simbólicamente que el adiestramiento
         del subconsciente tiene que estar dirigido a llevarlo a estar bajo el dominio del Yo medio,
         a hacerlo participar en la formación de una vida bondadosa y a enseñarle a “llevarle Mana
         al Yo superior a través de la cuerda-Aka, cuando éste lo solicite”.
   Volvamos ahora a la historia del sufrimiento de Jesús; acompañémoslo en su camino hacia el
Monte Calvario. Escuchamos acerca de la acción no expuesta detalladamente, de un hombre que
llevó la cruz de Jesús en una parte del trayecto. Sin duda eso ocurrió. Pero los cronistas, que
conocían lo simbólico que había detrás de esa acción, tuvieron cuidado de no dar explicaciones
detalladas. Pero nosotros, que conocemos ahora el significado del hecho de llevar la cruz, nos
damos cuenta de que en este caso se trata de la dramatización de la persona a la que se ayuda a
eliminar fijaciones - como en el rito del lavado de pies. Surgen otros símbolos significativos:
Jesús lleva una corona de espinas. Las espinas son, como hemos escuchado, el símbolo de las
fijaciones. Jesús estaba acompañado de dos ladrones que debían ser crucificados con él.
   La palabra polinesia para ladrón es ai-hue. La raíz ai significa: “Alimento, comida”, y la
palabrita radical hue significa “robar”. Ambas palabritas combinadas indican que los ladrones
                                                                                                151
simbolizan a los “acompañantes que comen o consumen”. La palabra radical hue describe
también “una botella hecha de calabaza”, y con eso se refiere al “símbolo del cáliz” Otro
significado más es “derramarse como agua”, lo que se refiere simbólicamente a la pérdida de
Mana que es ocasionada por espíritus malos, que viven invisibles en la persona, le disminuyen su
fuerza vital y la impulsan a cometer malos actos.
  Una vez que llegó al Monte Calvario, Jesús fue clavado en la cruz. Ésta fue levantada para que
él colgara dolorosamente hasta que la muerte lo liberara. En el idioma sagrado “colgar en la cruz”
se dice li-peka. La palabra li tiene el siguiente significado interno: “odiar, aborrecer, estar lleno
de rabia e ira, ser celoso, desconfiado, orgulloso y arrogante, no respetar los derechos de los
demás”. Todos esos rasgos caracterizan al subconsciente no renacido y su comportamiento frente
a otros. Constituyen la substancia de las fijaciones y posesiones, que – en sentido simbólico –
causan la crucifixión y todos los sufrimientos que se desprenden de ésta.
   Jesús es crucificado entre dos ladrones. El informe relata que uno se arrepintió de sus malas
acciones y que Jesús le prometió salvarlo. El otro perseveró en el mal, no se arrepintió y por eso
no se pudo hacer nada por él. También es característico de la creencia HUNA, que aquellos que
mueren sin arrepentirse y sin ser purificados mientras su camino hacia el Yo superior está
bloqueado, permanecen en ese estado después de su muerte. Ellos persiguen, como
“acompañantes que consumen”, a los vivos en los cuales notan que poseen malas cualidades del
mismo tipo. Pero un día también aquellos seres seguirán progresando y aprenderán sus lecciones;
y también se les podrá ayudar entonces. Pero mientras ellos no estén dispuestos, tienen que sufrir
dolores en la cruz, como consecuencia de sus malos pensamientos y actos y del bloqueo de su
camino.
  Después de la muerte se sacó a Jesús de la cruz y se le colocó en una tumba nueva. La palabra
para “tumba” es i-lina, donde la palabra radical tiene el significado secreto de “estirar o
extender”, como con un hilo o cuerda. Aquí se expresa que la muerte en la cruz simboliza el
punto en el que terminan los sufrimientos causados por lo malo y comienza el progreso en una
vida más perfecta, en la que la cuerda-Aka está libre de nudos y confusiones. La palabra para
“nueva” en la expresión “tumba nueva” es hou: Significa, entre otras cosas “extenderse” y
simboliza el estiramiento de la cuerda-Aka hasta tomar contacto con el Yo superior.
  “Muerte” en el idioma HUNA es make, y significa el paso de una forma de vida a otra. Esa
palabra HUNA significa, además, “ser transformado en algo correcto, adecuado y útil”. Ese es el
significado interior de la muerte en la cruz, o del fin de un período en el que el indomado Yo
inferior es malo y salvaje y atrae y cobija a seres espirituales malos. Con la muerte, los malos
espíritus ya no tiene Mana; ya no pueden seguir viviendo y se van. Si el individuo ha alcanzado
el punto de cambio hacia lo bueno, las fijaciones pueden ser quebrantadas fácilmente y puede
comenzar el verdadero progreso.
  La gran piedra que cerraba la tumba – símbolo de la piedra en que se tropieza - fue empujada
hacia un lado por manos invisibles, mientras las mujeres que iban a la tumba se decían unas a
otras “¿Quién nos mueve la piedra de la entrada de la tumba?”. Aquí se comprueba una vez más
que los Yoes superiores pueden dominar y eliminar a los entes posesivos más fuertes e incluso al
Señor de las Tinieblas”.
  Jesús resucitó de la muerte. El significado exterior de la resurrección es que Jesús superó a la
muerte y se les apareció a sus discípulos. Con eso él comprobó la continuación de la vida después
de la muerte. En el idioma HUNA, “resurrección” se dice ala hou ana. El significado interior,
traducido literalmente, significa: “Abrir nuevamente el camino”. El significado interior de
resurrección es, por lo tanto, la promesa del triunfo definitivo sobre el mal simbolizado y la
muerte en la cruz, como también la restauración del desarrollo normal y del progreso sobre el
camino abierto, con un completo contacto con el Yo superior.


                                                                                                 152
   El hecho de que Jesús realmente regresó y después de su muerte corporal les habló a los
discípulos, es ignorado, puesto en duda y considerado falso en nuestro mundo de pensamiento
materialista. Las iglesias cristianas se han conformado con la doctrina de que para Jesús, a causa
de su conexión con el Dios infinito, todo era posible – pero solamente para Jesús. Pero Si uno se
dedica a examinar detalladamente el trabajo de los Kahunas y se da cuenta cómo trataban con los
espíritus, cómo expulsaban a los malos espíritus y cómo sabían asegurar la ayuda de los buenos
espíritus, entonces a uno le llega más y más la certeza de que la vida dura más que el corto lapso
que la persona pasa consciente en el cuerpo. Con los polinesios de la antigüedad, hasta la persona
común percibía la presencia de los seres espirituales; para esa gente todo era una parte totalmente
natural de la vida. No tenían miedo de lo llamado “sobrenatural”; según su experiencia, eso era
incluso completamente natural, y ocasionalmente hablaban de aquellas visitas: “… a propósito,
recién pasó mi abuela por la higuera allá al frente… ¿Se sirve usted algo más?
  En el mundo occidental, los espiritualistas y los investigadores del campo de las ciencias
psíquicas han demostrado en forma concluyente la continuación de la vida después de la muerte.
Esas demostraciones siguen teniendo validez, aunque en sus numerosos experimentos pudieran
encontrarse algunas cosas fraudulentas. Que Jesús regresó después de su muerte por un corto
lapso de tiempo, antes de avanzar a la gran vida del espíritu, fue un punto culminante de su vida y
de su doctrina.
   En Jesús vemos a una persona que ha aprendido las lecciones de la vida y que ha logrado una
unión perfecta con Padre Yo superior. Es uno de aquellos que después de la muerte ascienden en
la escala de la vida. Si compartimos la opinión HUNA en ese sentido, podemos creer que Jesús,
cuando ascendió al cielo, sobrepasó la fase transitoria y que su Yo medio ascendió al nivel de un
Yo superior. Incluso su Yo inferior conocía el camino que tiene que andar el ser humano. Su Yo
inferior sabía lo necesario que es, no reaccionar más como un animal. Éste creció más allá de su
nivel y llegó a ser un Yo medio, para renacer en un nuevo cuerpo físico con un nuevo Yo inferior
como acompañante.
  El “Padre”, a quien Jesús tanto amaba, pertenecía a la Gran Sociedad Iluminada de los
Aumakuas. Según la doctrina HUNA, Él será ascendido a los Akua-Aumakuas; allí está Él
nuevamente en un nivel más arriba en la plenitud de la vida, que ha surgido de la infinidad del
Supremo y – como suponemos – asciende lentamente hacia la fuente de donde se ha originado
todo.
  Cuando Jesús se les apareció a sus discípulos en forma de espíritu, uno de sus últimos dichos
fue: “Vean, estoy con ustedes siempre, hasta el fin del mundo”. Esa promesa, su amor y su cálida
humanidad, nos han hecho amar y valorar a Jesús para siempre. Aunque yo he observado
detalladamente la vida y las doctrinas de Jesús de acuerdo con la sabiduría HUNA y junto con
eso (a causa de lo que algunos iniciados HUNA han escrito acerca de él) he recalcado la creencia
basada en el sentido común, de que Jesús era una de las personas más grandes que han pisado la
Tierra alguna vez, no deseo de ningún modo ver afectado el sentimiento de conexión interior
amorosa con él.
  Para mí, que crecí en una iglesia ortodoxa fundamentalista, cuyas doctrinas ya había rechazado
tempranamente, este estudio me ha traído de vuelta a Jesús como una persona que hay que amar y
venerar y sobre todo que hay que seguir.
  “Vean, estoy con ustedes siempre hasta el fin del mundo”. Incluso también ahora él está con
nosotros, tan cerca como nuestro Yo superior, ya que él está unificado con la Gran Sociedad de
los Yoes Superiores. Cuando todavía en la actualidad oramos en su nombre, oramos al mismo
tiempo en nombre de nuestro propio Padre Yo superior. Y como el mayor propósito en la vida de
Jesús era servir, enseñar, ayudar y guiar a las ovejas extraviadas del mundo, podemos estar
seguros de que la menor ayuda y conducción y el menor consuelo que le demos en su nombre a la


                                                                                               153
“más baja de ellas”, nos acercará a él y a la Sociedad Iluminada, con la cual él sigue actuando
amorosamente en un área mucho más elevada y amplia.
  Vivimos en uno de los períodos de transformación del mundo. Eso significa cambios y avances
radicales. A muchos de nosotros les puede parecer que el mundo está siendo puesto en la cruz…
y sin embargo, no hay ningún motivo para temor o desesperación, ya que también existen claras
señales de que avanzamos hacia una nueva era dorada. La época que se nos profetizó hace mucho
tiempo parece comenzar, ya que el ser humano empieza a comprenderse a sí mismo y a lograr
individualmente la sanación de su alma.
  Donde sea que estemos en el camino del progreso evolutivo, cualquiera puede tener alegría,
salud y éxito, de acuerdo a sus necesidades y a su capacidad para servir. La promesa de salvación
todavía está vigente, exactamente tan segura, exactamente tan radiante y exactamente tan clara,
como hace 20 e incluso 25 siglos, cuando Isaías – con las encubiertas palabras de la antigua
sabiduría secreta – exclamó jubiloso acerca de su visión:
  “Entonces se abren los ojos de los ciegos, se abren los oídos de los sordos”.
  “Entonces el cojo salta como un ciervo; se regocija la lengua del mudo. Fluye agua en el
desierto y arroyos en la estepa”.
  “La arena ardiente se convierte en un charco de agua y la tierra sedienta en fuentes de agua; y
donde parían los dragones, ahí crece el pasto junto con la caña”.
  “Ahí surgirá una calzada y un camino; lo llamarán camino sagrado; quien sea impuro no pasa
por él; pero los caminantes desconocedores no se perderán en él”.
  “Ahí no habrá ningún león, y jamás pasará un animal feroz; ninguno más se encontrará ahí. Por
él van solamente los salvados”.
  “Y aquellos que ha salvado el Señor, regresan a casa. Con regocijo y cantos van a Zion y
alrededor de su cabeza flota una alegría eterna. Alegría y placer les da la comitiva y el dolor y el
sufrimiento escapan lejos”.




                                                                                                154
                                             XXV

                                            FINAL

  Al final de la larga investigación de la doctrina HUNA se nos presenta una perspectiva radiante.
La HUNA RESEARCH ASSOCIATION, a través de su magnífico trabajo de más de cinco años,
ha demostrado que cualquiera que mantenga suficientemente abierto su camino hacia el Yo
superior, después de un corto estudio y después de revisar sus antiguas ideas acerca de religión y
psicología, está en condiciones de utilizar los conocimientos HUNA.
  Aquel que después del estudio serio de este informe y pese a empeños honestos con el trabajo
HUNA no avanza y ve la causa de eso en bloqueos desconocidos de su camino, necesita ayuda
del tipo del rito de lavado de pies. Afortunadamente es fácil obtener tal ayuda, puesto que
muchas personas tendrían que estar en condiciones de dársela.
  Yo pienso aquí sobre todo en todos los hombres y mujeres que pertenecen a las muchas
organizaciones religiosas progresistas del mundo. No sé cuantos sanadores designados hay, por
ejemplo, en el Movimiento del Nuevo Espíritu o en otros círculos que se dedican a la sanación
mental de un modo espiritual; pero su cantidad tiene que ser muy grande. La mayoría de ellos son
sanadores prácticos de profesión. Con frecuencia no solamente acogen los conocimientos
transmitidos por HUNA, sino que también los aplican gustosos, aunque la doctrina HUNA no
esté oficialmente reconocida en los grupos a los que ellos pertenecen.
  Si yo estuviera consciente de un bloqueo de mi camino y necesitara la ayuda de otra persona
para enviarle Mana a mi Yo superior, visitaría una de las nuevas iglesias abiertas y liberales y
averiguaría si uno de sus sanadores está familiarizado con HUNA y si está dispuesto a ayudarme
a despejar el camino. Y si ninguno de ellos conociera la doctrina HUNA, la introduciría allí y
cuidaría de que la gente apropiada conociera la literatura HUNA. Después pediría nuevamente
que uno de sus miembros se encargara de lo mío.
  La mayoría de las antiguas organizaciones eclesiásticas reconocidas se conformarán, sin
embargo, con persistir en sus antiguas opiniones y creencias, por las que han reemplazado la
doctrina del amor y del servicio. También seguirán proclamando programas de odio desde el
púlpito y atacando ciegamente a todas iglesias y dogmas, en los que creen ver una competencia
para su propio punto de vista. En la mayoría de las iglesias cristianas ejercen la autoridad
hombres viejos. Para ellos no tiene ningún valor el redescubrimiento del significado interior de
las doctrinas de Jesús. Están congelados en sus dogmas y cuidan temerosamente que también los
que pertenecen a su comunidad o parroquia permanezcan en ese estado congelado de creencia. Se
opondrán a dedicarse en forma positiva a algo que atente contra sus dogmas.
  Pero por otro lado, muchos hombres jóvenes, esmerados y serios quieren ser sacerdotes.
Estudian en escuelas especializadas y su mente todavía permanece por un tiempo abierta para
nuevas ideas. Es de suponer que aquellos hombres jóvenes tendrán más bien tendencia a
comprender e incluso a aplicar HUNA, mientras su aplicación no esté prohibida por sus
superiores.
  Pero también se pueden formar grupos de trabajo fuera de las organizaciones regulares. Un
pequeño grupo es siempre lo mejor, porque entre amigos es posible una cooperación más
estrecha. Incluso dos personas que se comprenden, se tienen confianza y se aman mutuamente, ya
forman una “iglesia” para sí. A eso se refería Jesús cuando dijo: “Donde estén dos o tres reunidos
en mi nombre…” La confesión es una ayuda importante, pero tiene que llevarse a cabo solamente
en forma completamente confidencial y no en público – como se hace últimamente en algunos
grandes movimientos religiosos. La confesión pública se degenera muy fácilmente en una


                                                                                              155
competencia de los entusiastas, con la cual uno busca superar al otro, confesando acciones
peores.
  El juramento para el mantenimiento del secreto que ha protegido la sabiduría HUNA a través de
milenios, ya no es indispensable en adelante, ya que la oscuridad de la ignorancia ha disminuido,
la barbarie de la masa se ha aminorado en gran escala, y por todas partes en el mundo hay
personas ilustradas y abiertas, que con la ayuda de la literatura se forman su propia opinión de la
vida. Pero sin embargo, permanece un juramento de absoluta reserva del secreto y no debe ser
infringido jamás. Es un juramento que tiene que hacer y mantener todo aquel que asume escuchar
la confesión de otro; no basta solamente conservar un silencio inquebrantable permanente acerca
del contenido de la confesión, sino que también hay que hacer el mayor esfuerzo por mantenerse
totalmente imparcial. Ante todo hay que tener cuidado de no emitir ni el menor juicio - ni siquiera
en pensamientos. “No juzguen para que nos los juzguen a ustedes”. Quien se hace cargo del deber
de escuchar la confesión de otra persona, se convierte en representante del Yo superior. Se le reza
al Yo superior de aquel que abre su corazón y se envía con la oración una abundante donación de
Mana. Se pide que las malas acciones, una vez confesadas, queden libres de las fijaciones que
han formado o de los “acompañantes comedores” que han atraído.
  Nunca hay que olvidar el envío de Mana, ya que eso es un deber sagrado y no una “superstición
pagana”, como lo denominó una vez un sacerdote dogmático en una carta que me envió. Vuelvo a
recalcarlo aquí. La fe, que Jesús designaba como tan importante, no es simplemente el hecho de
considerar algo completamente cierto. Fe es ante todo un acto de extensión para producir el
contacto con el Yo superior, como también el envío de Mana y formas de pensamientos de la
oración, para que esos pensamientos SE HAGAN REALIDAD, para que en cumplimiento de la
oración, aparezcan primero en el plano del Yo superior y después en el área terrenal (ver la
explicación dada en el capítulo VIII de la palabra polinesia mana-o-io, que significa “oración”).
  La colaboración en grupos es también útil al practicar. Los experimentos telepáticos y con el
péndulo, como también los experimentos con cajas, se pueden muchas veces ejecutar
especialmente bien en trabajo de grupo, sobre todo si se trata de ayudar a los menos expertos,
para que comprendan claramente lo que hacen y con eso aprendan la mejor manera de proceder.
A propósito, el Yo inferior aprende sorprendentemente rápido de otros Yoes inferiores, y algunos
que no podían trabajar solos con el péndulo, han constatado repentinamente para su sorpresa, que
les ha resultado bien después que han podido observar a otros utilizando el sencillo aparato.
  Pero con respecto al trabajo en grupos más grandes, es oportuna una palabra de advertencia. El
trabajo en grupos más grandes conduce habitualmente a entrar en discusión sobre cosas muy
ajenas al verdadero asunto. Con frecuencia hay también en tales grupos uno u otro al que le gusta
que lo escuchen hablar y que busca aparecer en primer plano. También hay gente que solamente
quieren entretenerse y que no tiene en absoluto el propósito de colaborar seriamente para
aprender la doctrina HUNA, comprenderla y aplicarla. Los grupos deberían evitar aceptar nuevos
miembros después del comienzo de un curso de aprendizaje. Los nuevos interesados deberían
más bien formar un grupo propio o esperar hasta que comience un nuevo curso, en el que todos
los participantes empiecen con la misma base. Una vez yo dejé un grupo de trabajo abierto para
nuevos miembros y visitantes. En cada sesión mis amigos llevaban nuevos interesados, que jamás
habían escuchado algo acerca de HUNA. Por eso, en cada sesión yo tenía que empezar
nuevamente desde el principio y explicarles a los nuevos lo que es HUNA y lo que nos
proponíamos hacer. Casi no es necesario decir que no avanzábamos y que los miembros antiguos
pronto se aburrían y se apartaban.
  El círculo de nuestra investigación se cierra. Hemos llegado desde la antiquísima sabiduría
polinesia hasta Jesús, que marchó por Palestina con sus discípulos enseñando y curando. Yo creo
que las antiquísimas verdades y símbolos fundamentales poco a poco encontraran acceso al
cristianismo organizado, si no desde arriba, entonces desde abajo. Esas doctrinas se propagarán
                                                                                               156
rápidamente entre los muchos miles que no están dispuestos a aceptar los dogmas y la esterilidad
de las iglesias ortodoxas y por lo cual buscan otra fuente de luz e inspiración. Para la segura
extensión de la doctrina HUNA, su práctica aplicabilidad y eficacia, que me han sido confirmadas
en miles de cartas, es una garantía. No pasará mucho tiempo más, hasta que aquellos que emplean
HUNA para su propia vida y para ayudar a otros, encuentren gente que piensa como ellos. Y se
encontrarán con un número siempre creciente de compañeros de interés y comprensión.
   No está lejano el tiempo en que los seres humanos hayan aprendido que una vida de
amabilidad y sin perjuicio para otros es lo único correcto y que solamente están benditos
aquellos que han aprendido a amar a los demás, a ser amables y armónicos y a no dañar a otros.
Aparecerán entre nosotros hombres y mujeres que llevan el signo de la nueva era en sus mentes y
en sus corazones. Se les reconocerá por una característica que al principio parecerá extraña, muy
nueva e incluso increíble: ellos serán SUMAMENTE CONFIABLES hasta el límite de su
capacidad humana, confiables en cada una de sus palabras, en cada pensamiento, en cada una de
sus acciones. Esos hombres y mujeres llevarán la luz en sí, caminarán por esta Tierra tranquilos y
fuertes y al final de la vida ascenderán a un plano superior que está habitado por los Aumakuas,
“los seres espirituales paternales sumamente confiables”.
  Mi trabajo con los colaboradores de la HUNA-Research-Association ha sido uno de los tiempos
más dichosos de mi vida; por eso, para terminar, deseo una vez más agradecer a los miembros de
esta comunidad, los muchos concienzudos y generosos amigos de visión clara, de los cuales a la
mayoría conozco solamente a través de sus cartas y del contacto telepático durante nuestras horas
de oración. Sin su ayuda no habría sido posible despertar nuevamente la doctrina HUNA y
llenarla con vida.




                                                                                              157
158
159
160
161
162
163
164
165
166
167
168
169
170
171
172
173
174
175
176
177
178
179

								
To top