T�tulo: Identidad fallida by HC12091117733

VIEWS: 0 PAGES: 87

									Aclaración: la presente versión electrónica no contiene los documentos y

las notas periodísticas que se adjuntan como apéndice en las copias papel.



                               Tesis de Maestría




                    1ra parte: Identidad fallida
            El fracaso del contrato entre el Estado Nacional y Siemens
            para la realización de los DNI y los controles migratorios.




               2da parte: Investigando los límites
           Apuntes y discusiones acerca del periodismo de investigación




                           Autor: Carlos Liascovich



        Maestría en Periodismo – Clarín – Universidad de San Andrés

                                      2004

                         Tutora: Mabel Thwaites Rey


                                                                             1
                    Identidad fallida
    El fracaso del contrato entre el Estado Nacional y Siemens
    para la realización de los DNI y los controles migratorios




                   Autor: Carlos Liascovich



Maestría en Periodismo – Clarín – Universidad de San Andrés

                              2004

                 Tutora: Mabel Thwaites Rey




                                                                 2
Indice

1. Introducción: Dos épocas, dos climas                                      Página 4
2. Las edades del contrato                                                   Página 6
        2.1 Introducción, con aclaraciones importantes                       Página 6
        2.2 Las normas de la trama (y algunas líneas para orientarse en la   Página 8
        selva)
        2.3 Primera Etapa 1994 - 1996: desde el Decreto hasta el pliego      Página 10
        licitatorio
        2.4 Segunda Etapa: De enero de 1997 a febrero de 1998: desde la      Página 20
        Licitación hasta la adjudicación a Siemens
                 2.4.1 La letra de la licitación                             Página 20
                 2.4.2 El criterio de la evaluación: teoría y práctica       Página 23
                 2.4.3 Nuevas preguntas                                      Página 30
                 2.4.4 La cuestión de las coimas                             Página 36
        2.5 Tercera Etapa: De febrero de 1998 a octubre de 1998: desde la    Página 43
        adjudicación hasta la firma del contrato
        2.6 Cuarta Etapa: De noviembre de 1998 hasta febrero de 2000: se     Página 46
        firma el contrato y Siemens inicia su ejecución
        2.7 Quinta etapa: De febrero de 2000 a mayo de 2001: desde la        Página 49
        renegociación hasta la rescisión
                 2.7.1 Las dos posturas dentro de la Alianza                 Página 50
                 2.7.2 Una renegociación difícil                             Página 54
                         2.7.2.1 La Comisión renegocia                       Página 55
                         2.7.2.2 El dictamen de la SIGEN: “quiero ver los    Página 57
                         costos”
                 2.7.3. El desenlace                                         Página 59
3. La cuestión de los costos de Siemens                                      Página 65
        3.1 Primera posibilidad                                              Página 67
        3.2 Segunda posibilidad: Siemens quiere que se caiga el contrato.    Página 69
        3.3 Tercera posibilidad                                              Página 72
4. Conclusiones                                                              Página 80
Fuentes, archivos consultados, documentos y notas periodísticas              A partir de la
                                                                             página 84




                                                                                              3
                     La corrupción no es sólo la guita que se afana, sino el daño general
                     que causa. El costo de no hacer, de hacerlo tan mal, de no lograr. La
                     definición fue dada por Hugo Franco en el mejor momento, el primer
                     año, año y medio de Menem: “Usted se imagina el casino de Mar del
                     Plata en verano, lleeeno de gente. Una mesa de ruleta, también
                     lleeeena de gente. Y a las doce de la noche, se apaga la luz”. Eso
                     eran, todos tirados y manoteando fichas. Este era uno de esos
                     negocios: se había apagado la luz, eran las doce de la noche, y todos
                     tirados arriba de la mesa tratando de manotear…
                             Del testimonio de FM, una de las fuentes consultadas para
                             este trabajo

1. Introducción

Dos épocas, dos climas

       A la fecha de entrega de esta investigación no han pasado todavía seis años de la

firma del contrato entre el Estado Nacional y la empresa Siemens para la provisión de un

sistema de control migratorio e identificación de las personas, y apenas transcurrieron algo

más de tres desde su rescisión. Es un tiempo breve en términos históricos y aun en términos

políticos.

       La magnitud de los cambios en este tiempo, sin embargo, es abrumadora, en

particular cuando se observan los paradigmas ideológicos. Porque mientras en los 90 reinaba

el consenso del “Estado mínimo” y la “teoría del derrame” como fundamentos de la política

(tanto la económica como la “política política”), hoy están ambos en franca retirada. El

Estado en la Argentina de 2003 y 2004 vuelve lentamente a ocupar un lugar de regulación

entre intereses diversos y de reparación de desigualdades. Y aquel esperado derrame virtuoso

de riqueza - que la eficiencia y el beneficio empresarios volcarían sobre el conjunto de la

población - demostró su irrealidad y su ineficacia con la debacle de 2001 y 2002. Y pasó a

ser reemplazado por una voluntad –incipiente y desordenada, pero voluntad al fin- de




                                                                                          4
priorizar otra agenda, más orientada a vincular el desarrollo social con el crecimiento

económico.

       No es propósito de este trabajo inquirir en las razones profundas de aquel consenso

que tuvo su expresión política y cultural, en la Argentina, con el menemato. Creemos

necesario, sin embargo, enunciar la lógica de esa etapa en la historia argentina reciente.

Como dice Thwaites Rey (p. 7) La deslegitimación explícita de la intervención estatal,

característica del discurso y la práctica dominantes en los noventa, no puede ser atribuida

en exclusividad a la voluntad política de un jefe de estado o de un gobierno, más allá de la

innegable responsabilidad que a éstos les compete por las opciones y lineamientos

concretos impulsados, sino que remite a significativas modificaciones en la lógica de

funcionamiento de "lo público" que se vinieron configurando durante varios lustros. (…)

Significó una verdadera estrategia político-económica que resituó las bases de dominación

social de un modo claramente desfavorable a las clases populares y en favor del capital más

concentrado y los representantes del capital financiero y la economía de la especulación,

definió nuevas formas de legitimación-deslegitimación estatal e implicó un cambio profundo

de las fronteras entre el estado y la sociedad”.

       Convocar esta cita, entonces, apunta a abrir una explicación del contexto, y ampliar

así el marco de referencia: el caso Siemens no es únicamente una suma de peripecias más o

menos burdas alrededor de un contrato estatal, episodios relativamente esperables en

cualquier tiempo y lugar. Porque como el resto de las privatizaciones y concesiones de la

Argentina, el contrato de los DNI no se inscribe únicamente en la lógica de la corrupción de

funcionarios públicos, que construyen una contratación a medida para apropiarse de

sobornos de los ganadores. Debe leerse con más amplitud, ubicado dentro de la tácita

aceptación social y la escala de valores compartida por la opinión pública en los años 90, que


                                                                                            5
dieron la atmósfera moral para emprendimientos semejantes. El caso Siemens, con sus

particularidades, es una pieza más en la lógica de su tiempo.


2. Las edades del contrato

2.1 Introducción, con aclaraciones importantes

        El contrato Siemens tiene diferentes etapas bien identificables. Para describirlas

haremos un viaje por dos andariveles: por un lado, a través de la palabra oficial del Estado

con sus decretos, resoluciones y licitaciones. Por el otro, mostrando el juego de intereses que

movían el lápiz desde afuera del escenario para escribir aquellas normas. Si la primera

descripción aparece como una racionalidad burocrática e instrumental, “técnica”, la trama de

presiones y la acción de los personajes mostrará los intereses económicos profundos que se

movían bajo la superficie.

        Antes de iniciar el recorrido es preciso hacer algunas aclaraciones. Esta investigación

debió enfrentar una dificultad importante: no fue posible acceder a los expedientes oficiales

sobre el tema, tanto en el Ministerio del Interior como en la Procuración del Tesoro de la

Nación, donde aparecen los diferentes dictámenes de las áreas internas del gobierno como y

de los consultores externos contratados. Se trata en particular de los expedientes 369.215/94

y 003.045/2000 del Ministerio del Interior. La respuesta negativa tuvo similar motivo en

ambos organismos: desde la Procuración (a través de la abogada Adriana Bustos) se

respondió por teléfono a la solicitud que se había presentado formalmente por escrito,

explicando que no podían permitir el acceso a los expedientes dado que el organismo está

defendiendo al Estado Nacional1. Se trata de la demanda presentada por Siemens en 2002,

tras la rescisión del contrato, ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias


1
  La abogada Bustos incluso invirtió los términos y solicitó a este investigador el aporte de información
relevante sobre el caso, en nombre del Procurador del Tesoro Horacio Rosatti.

                                                                                                            6
Relativas a Inversiones (CIADI, o ICSID, por su sigla en inglés), el tribunal arbitral

dependiente del Banco Mundial. Y desde el Ministerio del Interior respondieron con razones

semejantes para no acceder al pedido, tanto por la vía informal del vocero del ministro

Aníbal Fernández (Fernando Coradazzi) como por la vía administrativa de solicitud de

información.

        Por otra parte, en la empresa Siemens S.A, filial argentina de Siemens AG de

Alemania, la gerente de comunicaciones María Laura Duarte también estaba limitada para

responder ninguna consulta al cuestionario que le fue remitido. Ni accedió tampoco a que

fueran entrevistados los ejecutivos que todavía pertenecen a Siemens IT Services S.A., la

empresa creada específicamente para el proyecto. La razón, otra vez, fue la situación de

querella judicial ante el CIADI2.

                 Otras voces y otros papeles conseguidos de diferentes fuentes no oficiales, sin

embargo, sí pudieron aportar luz sobre el tema. Con ellos se construyó este trabajo.




2
  La situación tal vez más llamativa de la búsqueda de fuentes provino de dos protagonistas de la trama: tanto
Carlos Corach como Hugo Franco –respectivamente Ministro del Interior y Director Nacional de Migraciones
entre 1995 y 1999, y funcionarios clave en el proceso decisorio de la licitación 1/96 y el posterior contrato- se
excusaron de aportar datos. Tampoco respondieron, incluso, cuando se les planteó la posibilidad de rebatir
acusaciones muy graves contra ellos. Pero lo notable fue el motivo: tras meses de inútil insistencia recibimos
como respuesta final que no querían hablar “para no perjudicar al país cuando está siendo demandado”, según
el vocero común que eligieron para comunicarlo (Pablo Pernicone, ex asesor de prensa de ambos). Y así,
nuestra necesidad de información comprendió que de nada valía insistir: era el patriotismo lo que explicaba el
silencio. Tampoco Jorge Matzkin, ex Secretario de Interior en ese período, respondió los veinte llamados y
mensajes que dejamos en su casa de Buenos Aires, en su casa de La Pampa y en su celular, pero en este caso su
mudez no tuvo explicación.



                                                                                                               7
2.2 Las normas de la trama (y algunas líneas para orientarse en la selva)

       Para facilitar la comprensión del proceso completo de la contratación con Siemens y

la posterior rescisión, a continuación se listan las principales normas legales y las fechas en

que fueron firmadas y publicadas en el Boletín Oficial (cuando corresponda), así como una

línea de descripción y qué funcionarios lo firman.

1. Decreto 1310/94 del 1º de agosto de 1994. Boletín Oficial del 5/8/94
   Convoca a Licitación. Firman Menem, Ruckauf. (Ministro del Interior)

2. Resolución 2183/96 del Ministerio del Interior, con fecha 14 de agosto de 1996. BO del
   10/9/96.
   Pliego de bases y condiciones, preparada por la entonces Secretaría de Población y
   Relaciones con la Comunidad (luego Secretaría de Población). Corach (Ministro del
   Interior).

3. Licitación Pública Nacional e Internacional N. 01/96, convocada a través del expediente
   del punto 2, en agosto de 1996.

4. Decreto 199/98 del 19 de febrero de 1998. BO del 23/2/98. Adjudicación del contrato.
   Menem, Rodríguez (Jefe de Gabinete), Corach.

5. Decreto 1342/98 del 16 de noviembre de 1998. BO del 19/11/98. Firma del Contrato.
   Menem, Rodríguez, Corach.

6. Decreto 669/2001 del 18 de mayo de 2001. BO del 22/5/2001 Rescisión del Contrato.
   Firman: De la Rúa, Colombo (Jefe de Gabinete), Mestre (Ministro del Interior), Cavallo
   (Ministro de Economía).


       Ahora, en pocas líneas, resumimos los hechos de estos casi diez años para facilitar

una mirada general previa al desarrollo de la investigación. Tras el decreto de agosto de

1994, que establece la necesidad de contar con un sistema unificado de control migratorio e

identificación de las personas, en agosto de 1996 se abre la licitación internacional.

       Básicamente, el modelo de la licitación apuntaba a generar un sistema integral que

reuniera control migratorio e identificación de las personas, cuya financiación habría de ser



                                                                                             8
centralmente el cobro del DNI a los particulares, procedimiento que pagaría al contratista

por sus inversiones y le permitiría obviamente una ganancia. Además de la generación física

del nuevo DNI, el proyecto apuntaba a generar una base de datos de identificación de las

personas, y la instalación de 50 puntos de captura de datos e todo el territorio nacional,

ambas conectadas en tiempo real con otra base de datos de migraciones y 152 pasos

fronterizos y puertos internos. Además, se debían proveer los padrones electorales. Al

terminar el contrato, los equipamientos y sistemas (actualizados) quedarían para el Estado

Nacional.

       Tres grupos fueron los que se presentaron, pero sólo dos llegaron a la calificación

final: el encabezado por Siemens, y el liderado por Itron (empresa por entonces del grupo

Macri). Finalmente, tras varias idas y vueltas, se declaró ganador a Siemens en febrero de

1998 y se ratificó el contrato por el PEN en noviembre de 1998, mes en que comienza a

ejecutarse. Tras la asunción del gobierno de la Alianza a fines de 1999 se inició la

renegociación del contrato, pero la gestión fracasa: en mayo de 2001 el presidente De la Rúa

firmó el decreto de rescisión. La empresa inició en julio de 2002 la demanda ante el CIADI

reclamando 602 millones de dólares, que en diciembre de 2003 acotó a US$ 500 millones. El

Estado Argentino, en cambio, estimó que debía reconocerle entre 70 y 90 millones, y sólo

reconocía la jurisdicción nacional para la disputa. A junio de 2004 todavía no hay resolución

del conflicto.




                                                                                           9
2.3 Primera Etapa 1994 - 1996: desde el Decreto hasta el pliego licitatorio

         El primer elemento normativo de esta trama es el Decreto 1310 de 1994, firmado por

el presidente Carlos Menem y su ministro del Interior Carlos Ruckauf el 1º de agosto. Por

esa norma se instruye a Interior que llame a concurso “para la contratación de un servicio

integral para la implantación y operación de un sistema de control migratorio y de

identificación de las personas”, y ordena también la preparación del pliego de bases y

condiciones. Y en su anexo de especificaciones se establece, asimismo, que el pliego debe

satisfacer las necesidades de bases de datos de la Dirección de Migraciones y el Registro

Nacional de las Personas, (con una capacidad inicial de almacenamiento de 2 millones y

8,75 millones de datos, respectivamente), así como la posibilidad de realizar consultas, en

Migraciones, “desde cualquier paso de frontera u otro punto de control en tiempo real” en no

más de dos segundos. Y determina además que la producción mínima de DNI ascienda a 10

millones de documentos por año3.

         ¿Pero qué y quiénes estaban detrás de este decreto?

         Debemos acá introducir a FM, una de las fuentes más importante de esta

investigación. Sus iniciales no corresponden a las de su nombre (pidió mantenerlo en

reserva) sino que es una forma abreviada de nombrar a la “Fuente vinculada a Malam”, una

empresa que participaba del grupo encabezado por Itron y que fue derrotado por Siemens4.

Malam Systems es una firma de origen israelí especializada en integración y desarrollo de

software y fue socia de Itron en la licitación por los DNI. La fuente FM ejerció funciones


3
  También preveía el armado de una base de datos para la Dirección Nacional Electoral de 25 millones de
registros para la impresión de los padrones electorales. Pero en general este tercer aspecto es poco relevante en
costo y complejidad, de modo que sólo será mencionado cuando tenga relevancia.
4
  Además de Itron, integraban esa unión transitoria de empresas (UTE) la canadiense SHL y la norteamericana
TRW, y sus proveedores (no socios) eran OCA (Correo) y Ciccone Calcográfica (impresión). Estas dos
últimas, como se verá después, estaban vinculadas al empresario Alfredo Yabrán. Por el lado de Siemens,
además de Siemens IT estaban sus proveedores –no socios- que eran las empresas Indra, Imaging Automation,
Printrak y el correo Mail Fast.

                                                                                                               10
importantes en toda la etapa de armado de las propuestas y discusiones siguientes, al punto

que, como se verá más adelante, nos suministró incluso la estructura de costos de la UTE

encabezada por Itron. Pero las razones por las que esta fuente decidió hablar no nacen del

rencor personal (o al menos no únicamente): tal como explica el escribano Miles Pelly, uno

de los integrantes de la Comisión de Renegociación del contrato Siemens durante la gestión

del Presidente De la Rúa: “El directivo de Malam que contactamos [aclaración: el mismo

FM] nos dijo que iba a ayudarnos porque no podían permitir que los hubieran cagado así

[sic] sin que reaccionaran. Su imagen en los negocios estaba en juego”. Como veremos más

adelante, esta empresa se sintió traicionada por su socio Itron cuando finalmente la

adjudicación favoreció a Siemens. Y la empresa alemana tampoco le dio a Malam ninguna

“compensación” por la pérdida, entendiendo por esto algún negocio en este contrato o en

otros.

         Como el mismo FM dijo para este trabajo (respetando sus expresiones literales):

         FM: Sí, yo jodí por un grave error que hicieron conmigo. Yo les cagué el negocio
         por dejar un pelotudo caliente. Además lo podían arreglar. Pero no: como además
         de estúpidos son soberbios, dejaron un pelotudo caliente. Y les cagó el negocio.

         Tampoco se trata de la primera vez que Malam se decide a hablar. Ya el periodista

Miguel Bonasso a fines de febrero y principios de marzo de 2000 había publicado en Página

12 varios entretelones del proceso licitatorio apelando a voceros de la empresa israelí como

fuente, en el mismo momento que el gobierno de la Alianza iniciaba la renegociación del

contrato con Siemens. Sin embargo, a la luz de los acontecimientos posteriores, aquella

investigación de Bonasso debe ser corregida en algunos aspectos y completada, por

supuesto, con la renegociación y posterior rescisión del contrato.

         Una vez presentada la fuente, es útil citarla para conocer la génesis del Decreto

inicial y entender sus motivaciones económicas:


                                                                                           11
       FM: Todo esto nació con el señor Ciccone pensando qué carajo puede hacer con su
       fábrica, que la había equipado como la puta madre pensando fabricar billetes. De
       golpe se terminó la inflación y no hay billetes para fabricar.
       P: ¿Se quedó caliente Ciccone con todo esto? [aclaración: con el triunfo de
       Siemens]
       FM: (gesto enfáticamente afirmativo)
       P: …hasta el cielo…
       FM: No hay ninguna fábrica como la de Nicolás Ciccone en Latinoamérica, es un
       tano laburante. Boldt no le llega ni a los talones. Entonces Ciccone empezó a pensar
       qué hacer, y como no tenía tanta influencia lo fue a ver a Yabrán y éste le dijo: ‘Yo
       te voy a ayudar, pero que también haya negocios para OCA’, y ahí empezaron a
       inventar negocios juntos: la chapa patente, el pasaporte que te lo llevan a tu casa, y
       después el DNI, que era la frutilla del postre. ¿Entonces me preguntabas si era un
       negocio para OCA? Sí, tenía armada toda la infraestructura, lo mismo que para
       Ciccone, obviamente. Eran proveedores.

Y en otra parte de nuestra conversación FM señala a IBM como la gestora inicial de la lógica

del proyecto, que después debe abrirse cuando en 1995 estalla el escándalo de los sobornos

en su contrato con el Banco Nación. En efecto, FM responde:

       P: Hay una cosa que nadie me la puede contestar bien, que es la lógica técnica del
       pliego. ¿Quién redactó el pliego? Mi hoja de ruta es que esta es una licitación que
       estaba pensada para que la ganara el grupo Macri asociado con otros
       FM: estaba pensada para que la ganara Ciccone
       P: lo que pasa es que Ciccone manejaba obviamente una parte de las necesidades
       FM: No, fijate vos que él manejaba también los pasaportes y las cédulas.
       P: Pero él se encargaba del negocio de impresión
       FM: Claro, el resto lo hacía IBM. Con los pasaportes también, con todo. Así nació.
       Con las chapas patentes lo implementó IBM. Las cédulas y los pasaportes los iba a
       hacer IBM. Era la combinación de Ciccone con IBM. Cuando estalla el tema de IBM
       – Banco Nación tiene que irse IBM del tema.
       P: es cuando entra Itron
       FM: En primera instancia iba a entrar EDS de Estados Unidos, ese fue el reemplazo
       que se buscó. Pero EDS vio los números, no le gustó, pidió garantías y se retiró. Y
       ahí, en ese vacío, viene Siemens y viene Itron

Es interesante también rastrear en otras fuentes los vínculos anteriores entre Yabrán y Macri.

En la siguiente trascripción de la biografía sobre Franco Macri de Ana Alé (p. 48) se cita a

su vez el libro del ex diputado Franco Caviglia sobre Yabrán (“La larga sombra de Yabrán”,

de Caviglia y Christian Sanz, Sudamericana, Buenos Aires, 1998):




                                                                                           12
       “(las) ‘garras de Yabrán se extendían ahora hacia Macri y la licitación de los DNI’.
       El nexo de esa supuesta conexión habría sido Alberto Isaac Chinkies, ‘el hombre de
       confianza de Yabrán que trabajó en Ocasa y en Ciccone Calcográfica (otra de las
       empresas que se atribuyen al cartero) y ahora se ocupa de la licitación de los DNI en
       ITRON’”

       Además de los actores que estaban detrás del Decreto1310/94, otro aspecto clave es

la ambición en el diseño del proyecto: apunta al mismo tiempo a la identificación de las

personas -que incluye la emisión de los DNI pero no es sólo eso, pues preveía la

digitalización de toda la base de datos existente y la posibilidad de comparar en tiempo real

todos los datos- y también al control migratorio, que implicaba el control online de todo

aquel que entrara o saliera del país. Volviendo a la letra del decreto, en sus considerandos –y

luego en sus disposiciones- se determina la necesidad de unir el control migratorio con la

identificación de las personas bajo una “solución integral”, dice, para el manejo de ambas

cuestiones, dado que existe “falta de coordinación e interrelación administrativa entre los

distintos organismos oficiales”.

       Vale destacar también que el decreto en sus considerandos dice que “la naturaleza de

la solución a implementar no requiere incrementar…los importes que actualmente

desembolsan los particulares”, afirmación que luego será vulnerada por los ajustes

establecidos por el Estado y por el precio acordado con Siemens (un punto que será marcado

por la SIGEN, Sindicatura General de la Nación, en noviembre de 1997).

       El Decreto afirma luego que “la innovación tecnológica permite actualmente

concretar con la ayuda de herramientas informáticas la implementación de un sistema

eficiente y seguro que sea una solución integral para el manejo de la información migratoria

y de identificación de las personas”. Curiosamente, y a pesar de que el decreto es firmado

apenas dos semanas después del atentado contra la sede de la AMIA el 18 de julio de 1994,

que tuvo como saldo 85 muertos y cientos de heridos y era el segundo ataque en dos años


                                                                                            13
contra una institución vinculada a la comunidad judía, no hay mención alguna a la seguridad

en los considerando del decreto.

       La cuestión de reunir ambas dimensiones, que aparece bajo la forma de un problema

técnico, según diversas fuentes estaba encerrando otra cuestión: ¿Cuáles eran los intereses

empresarios de reunir bajo un mismo proyecto tanto el control de los pasos fronterizos como

la identificación de las personas y la emisión del documento de identidad?

       Por un lado, un importante colaborador de Corach en el Ministerio del Interior, que

no quiere dar a conocer su identidad y al que denominaremos Funcionario de Corach, dio

su versión para este trabajo. Esto fue lo que dijo cuando tuvimos nuestro primer encuentro

(fueron dos) en el porteño Café Tortoni de la Avenida de Mayo:


       P: Por qué mezclaron DNI con Pasos fronterizos?
       Funcionario de Corach: Porque si no armás el control de ingresos y egresos se te
       crea un hueco, pues existen DNI para extranjeros que tienen residencia y no
       nacionalidad. En especial en épocas de gran movimiento migratorio. Y no se trata de
       un proyecto xenófobo, como algunos nos acusaban, porque al que más protegés es al
       [extranjero] que quiere legalizarse. El proyecto no era sólo para “hacer los DNI”
       sino que era mucho más vasto.


       Sin embargo, otras opiniones contradicen al funcionario del gobierno menemista, que

como se observa sigue sosteniendo la misma tesis del Decreto. Por un lado, la opinión del

entonces diputado nacional Darío Alessandro, quien junto con su colega Juan Pablo Cafiero

denunció el llamado a licitación primero y el contrato con Siemens después, y expresó

públicamente sus dudas en aquel momento. Alessandro nos respondió:


       Darío Alessandro: hablando con gente que sabe del tema, porque esto cubría ciento
       y pico de pasos fronterizos, no había necesidad de tener este sistema tan sofisticado.
       Los antecedentes que hay indican que en ningún lugar del mundo, aun el estado
       norteamericano, tiene algo parecido. Y que eso justificaba el sobreprecio planteado
       P: Era un proyecto ambicioso para generar una masa de recursos grande…



                                                                                          14
           DA: Claro. Y después con una serie de requisitos donde el documento había que
           cambiarlo tal como lo decía la ley original, y que en la práctica no se aplicaba.
           Cuando tenías 8 años, cuando tenías 16, y en todas tenías que pagar no los 30 pesos
           pero sí un valor alto. Me acuerdo que en ese momento el número que se hacía era
           cercano a los 1.000 millones de pesos/dólares. Porque el contrato tenía una cláusula
           que decía que si se modificaba el tipo de cambio había que pagar dólares5. Y
           nosotros decíamos que en verdad se estaban licitando tres cosas distintas: la
           confección de los padrones electorales, la informatización de los pasos de frontera y
           el documento. Y que en la ley de contrataciones públicas se establece que cuando
           son objetos diferentes de contratación, la licitación debe ser fraccionada por cada
           uno de ellos. Entonces nosotros argumentábamos que al meter estas tres cosas eran
           muy pocos los que podían hacer, y por ahí el padrón electoral había 50 empresas
           que lo podían confeccionar. Nos rechazaron las presentaciones pero se hizo mucho
           ruido político, que hizo que esto estuviera detenido mucho tiempo

Las presentaciones judiciales a las que se refiere Alessandro fueron efectivamente dos: una

ante la justicia penal y otra en lo contencioso administrativo. Pero ninguna de las dos

avanzó: sólo fueron útiles para aumentar la atención sobre el tema en algunos medios. Y

cerca de Alessandro, además, solía llamarse al juez Rodolfo Canicoba Corral, quien recibió

y luego desestimó la denuncia, con un mote curioso: Canicoima Corral.

           También FM aporta su concepción del tema. En una primera conversación apuntó

contra la Ley 17.671, que creó el documento de identidad:


           FM: Tendría que haberse modificado la ley 17.671 de 1968, que creaba un DNI que
           servía para una concepción policial del estado como era la del régimen de Onganía,
           pero ya anticuado en los 90. Probablemente no se plantearon cambiar la ley porque
           no sabían lo que costaría respetarla, porque después el pliego tuvo que basarse en
           ella. La otra posibilidad era contratar a una consultora, pero como para eso tenían
           que cambiarla [a la ley] y ya había saltado el escándalo de Yabrán, entonces [en el
           gobierno] optaron por no cambiarla.

Y después la fuente vinculada a Malam vuelve sobre el asunto de la amplia incumbencia del

pliego:


           P: Mi mirada es que el pliego es una especie de pecado original, porque hay un
           problema con la dimensión y con la ambición de este pliego…

5
    El tema del tipo de cambio se verá en el punto 3.2

                                                                                             15
        FM: Bueno, esa es la pregunta que sistemáticamente yo me hice…
        P: ¿Quién lo hizo, qué equipo se sentó a hacerlo?
        FM: No te puedo contar. En realidad sé los tipos que lo hicieron, pero no sé cuánto
        lo hicieron de boludos y cuánto de mal intencionados. Sobre esta gente actuaba el
        representante de Printrak acá, Sergi6, pidiendo la incorporación del Afis uno contra
                                                                           7
        todos que encarecía todo de una manera horrorosa toda la cosa . Un disparate
        monumental, sin ningún gollete ni lógica. Ahora tal vez está más barato, pero era
        una locura total, inútil, que no se hace en ningún lado. Entonces por un lado
        Printrak con un tema de encarecimiento. Por el otro me imagino, como ellos (IBM)
        habían montado ese centro donde están montando los pasaportes…yo me imagino
        que para los vendedores de hardware [de IBM] la idea de armar centros en todo el
        país era una vaca lechera muy interesante. Entonces todos esos monstruosos centros
        de captura en tantos lugares del país. Y además si a eso le sumás la idea de tener
        que hacerlo en 4 años para que sea negocio rápidamente, entonces claro, ibas a
        tener una masa de gente loca…La mera idea ya te lo iba multiplicando…(además)
        una red de comunicaciones, con la típica megalomanía de los funcionarios “que
        nadie se me meta”
        P: Por un lado está la mega captura de datos para los DNI, y por otro los pasos
        fronterizos
        FM: Hugo Franco decía “Yo desde mi oficina voy a saber quién entra, quién sale,
        qué auto cruza”. El tipo se veía controlando las fronteras del país sentado en su
        oficina desde la sala de situación ¿Qué funcionario no delira con ese poder? O sea
        es una mezcla de irresponsabilidad, ignorancia, y soborno. Deslindar qué porción es
        esto, esto y esto es difícil. Es una mezcla.
        P: usted en otra charla me dijo que hay una cuenta que ellos sabían hacer bien:
        Que el 10% de 900 millones es más que el 10% de 100 millones
        FM: Exactamente, eso primó. Pero no es sólo eso, pensar que es sólo eso es un
        error. La redacción del pliego es una mezcla de ignorancia, de irresponsabilidad y
        de corrupción.
        P: Y en ese momento no estaba Itron en el medio

6
  Carlos Sergi era el representante de Printrak en la Argentina. Distintas fuentes lo señalan como un lobbysta
importante de este contrato: dicen que es quien acerca a Siemens a funcionarios de Interior, y quien después
reúne a Macri con Siemens para que negocien la “entrega” de la licitación a la empresa alemana a cambio de la
venta de Itron a Siemens por un alto precio, operación que se concreta en enero de 1999.
7
  El comentario de FM hace referencia a una exigencia del Pliego en el punto II.3.2.2, que establece que “el
sistema deberá permitir el reconocimiento y comparación de las huellas dactilares mediante un esquema
automático, para verificar la emisión de los documentos. Cada solicitud de iniciación de trámite significará la
validación automática de la huella dactilar del solicitante contra las ya existentes en la Base de Datos
Centralizada. La búsqueda se hará mediante la lectura de por lo menos 2 dedos (dígito pulgar derecho e
izquierdo)”. Es decir, se exige una capacidad de comparación de “uno contra todos” en lugar de “uno a uno”. Y
la diferencia es por supuesto muy grande en la sofisticación (y en el costo) del sistema necesario: es la
diferencia entre chequear si una persona es quien dice ser (uno a uno) o testear si además de no ser esa persona,
es otro individuo (uno contra todos). Con respecto a AFIS es la sigla de “automated fingerprint identification
system” o sistema de identificación automática de huellas dactilares. Printrak Internacional Inc., que entonces
era una empresa independiente y hoy forma parte del grupo Motorola, es uno de los tres grandes proveedores
mundiales de esta clase de sistema. Los otros estaban en los otros consorcios: la también americana TRW en
Itron y Sagem en TTI-Ivisa. Justamente la particularidad del AFIS requerido por esta licitación, que elevaba su
costo, es la señalada antes: era de “una contra todas” y no “una contra una”.



                                                                                                              16
         FM: No, para nada. Itron se suma cuando Macri le busca trabajo a esa empresa y
         EDS no acepta entrar y entonces queda un vacío. E Itron dice que va a traer a algún
         tipo de afuera
         P: Entonces no es Itron la que redacta el pliego…
         FM: No, ya estaba hecho. Itron no tiene nada que ver (con la redacción del pliego).8


Pero entonces surge otra pregunta: ¿por qué los integrantes del Grupo Itron, todos

empresarios racionales y ávidos de ganar dinero, estaban dispuestos a meterse con un

contrato tan difícil?

         FM responde con lógica implacable:


         P: Y en el grupo de ustedes cuál era la lógica de presentarse?
         FM: Yo decía, y creo que los demás del grupo acordaban, “Después vamos a
         renegociar qué hacemos”, después arreglamos. Como Macri con el Correo, como
         Eurnekian con los aeropuertos. No te olvides que en la Argentina finalmente se
         arreglaba (…). Salvo los primeros, hermosos grandes contratos de Telefónica y
         Telecom y algún contrato de alguna línea de gas, los demás ya dejaron de ser
         negocios para nadie. Y sobre todo Macri, él siempre pudo arreglar. Y con esa lógica
         lo importante era tomar el negocio y después ya veríamos lo que haríamos

Y luego agregó un comentario muy significativo:

         FM: Hasta ese momento Menem había impuesto todo en la Argentina, hasta las
         cosas más impensables: privatizar todo, absolutamente.
         P: Con lo cual no había motivo para pensar que esto no iba a poder salir.
         FM: Se pensaba que esto, como tantas otras cosas, iba a poder salir. Se iba a
         ajustar, a cambiar. Supongo, porque, de vuelta: cuando yo hacía los números, traté
         de hacerlo sobre la base de las renovaciones normales, que no se iba a obligar (a la
         gente a sacarlo)
         P: Así y todo no daba…Por eso tan poca cantidad de DNI gratuitos
         FM: Es que no daba de ninguna manera. Tendrían que haber ido al Parlamento a
         sacar una ley y decir que lo iban a financiar.




8
  Para este trabajo se insistió varias veces en las oficinas de Franco Macri para tener una entrevista con él, a
través de su secretaria la Sra. Anita. Tras varios intentos y la gentil atención de su asistente, sólo logramos que
un colaborador de Macri (el Sr. Alfredo Tolchinsky, de Socma, la empresa de Macri) nos enviara un resumen
de una carilla con una lavada descripción de los diferentes pasos del contrato.

                                                                                                                 17
       Pero volvamos al Pliego Licitatorio. Este es publicado, finalmente, en agosto de

1996, a pesar de que el Decreto 1310 de 1994 fijaba sólo 30 días hábiles como plazo para

elevar el pliego para su aprobación (fueron necesarios otros dos decretos, el 1044/95 y el

991/95, para postergar el plazo). Sin embargo, la insólita postergación de dos años no es

obra de la “complejidad de la contratación” ni de que existen “más sofisticados y complejos

servicios” como se invoca en uno de los decretos que la prorrogan, sino de dos hechos

cruciales: en primer lugar, el problema de la garantía, es decir, cómo habría de garantizarse

al ganador que el Estado Nacional compensaría económicamente al proveedor si el volumen

de DNI demandados por la población no alcanzaba las cantidades previstas. El problema de

las garantías es un tema que, como veremos, reaparecerá permanentemente.

       Y el segundo elemento es político, pues se publica el pliego justo cuando desaparece

del gobierno un rival muy poderoso: el mismo mes de agosto de 1996, pocos días antes de su

publicación, había renunciado el ministro de economía Domingo Cavallo, opositor declarado

del empresario Alfredo Yabrán. Tal como lo dice gráficamente la fuente de Malam:

       FM: “Cavallo, creo, siempre lo miró con cara de culo, cuando esto salió fue después
       de Cavallo. Porque con Cavallo era muy difícil hacerlo. Además Yabrán era el
       enemigo”.


       En definitiva, quienes adquieren el pliego, que costaba 80 mil pesos, son seis grupos:

los ya referidos Siemens e Itron, el consorcio TTI-Ivisa, la empresa Lockheed, el grupo

PecomNec y la propia IBM.

       Pero las tres últimas deciden no presentarse, y otra vez es importante la apreciación

del hombre ligado a Malam:


       FM: la cuestión central era el tema de la garantía [del Estado], que es lo que había
       hecho que EDS se fuera antes …
       P: Y es lo que hace que PecomNec compre y no se quede


                                                                                          18
       FM: Y que Lockheed tampoco…
       P: Incluso IBM también compró el pliego…
       FM: Sí, pero IBM (lo compró) medio para decir “como esto lo inventé yo, no me
       acusen de chorro”. En esas condiciones no era racional presentarse, porque
       realmente los números no cerraban.


De modo que tres grupos habrán de ser los protagonistas de la disputa por el Contrato en la

siguiente etapa, cuando se definirá el contrato a favor de Siemens. Y el comienzo de esta

segunda fase muestra un hecho trágico que, según se va percibiendo desde dentro del grupo

Itron, cambiará el destino cantado de la Licitación y hará que el caballo del comisario, esta

vez, sea derrotado: el asesinato del periodista gráfico José Luis Cabezas.




                                                                                          19
2.4 Segunda Etapa: De enero de 1997 a febrero de 1998: desde la Licitación hasta la

adjudicación a Siemens



2.4.1 La letra de la licitación

       Deberemos ahora “aburrirnos” durante varios párrafos, pero son centrales para

entender las maniobras posteriores. Eso sí: a modo de premio, podemos ir pidiéndole al

lector que vaya pensando algún sonoro adjetivo para esas maniobras, pero que descarte de

plano calificarlas de aburridas.

       El Pliego, en términos amplios, establecía en primer lugar las Condiciones Generales

con los requisitos formales (ente licitante, objeto, anuncio, jurisdicción, cronograma, forma

de la presentación, y otros) así como los detalles acerca de los requisitos para los oferentes,

el procedimiento de evaluación, la comisión técnica de evaluación, la precalificación e

impugnaciones, la propiedad de los sistemas y equipos, firma y plazo del contrato, rescisión,

penalidades y forma de pago. En una segunda parte, llamada Referencia Técnica, aparecían

las especificaciones con los requisitos tanto del soporte físico del DNI, el sistema de control

migratorio, los sistemas de seguridad, la red de comunicaciones, la validación de los

documentos, la distribución de los documentos, entre las múltiples exigencias de un contrato

tan vasto.

       Se trataba de un proyecto, como se dijo, muy ambicioso. En lo atinente al control

migratorio, el proyecto debía “garantizar el procesamiento automático de los nuevos

documentos para la entrada / salida por los pasos de frontera”, en los cuales se debería contar

“con bases de datos, que se usarán como apoyo a la verificación y cruzamiento de las

entradas y salidas”. Implicaba la instalación y operación de una red de comunicación que

conectara las diferentes vías de entrada y puertos internos, donde estaría instalados los


                                                                                            20
sistemas de control. En total, 190 instalaciones divididas en 7 categorías según el volumen

de tránsito esperado (ej.: un punto A para 15.000 movimientos diarios esperados, 8 puntos B

con 6.000 movimientos, etc.).

       Y los objetivos respecto del nuevo DNI implicaba “permitir la impresión de los

nuevos DNI (que) deberán tener características que permitan verificar su autenticidad y

prevenir adulteraciones”. Además, “el sistema propuesto generará y mantendrá una base de

datos centralizada que permita mantener actualizados y accesibles los datos necesarios para

la identificación, registro y clasificación cuantitativa y cualitativa de las personas” Y dice

también que “deberá automatizar 50 centros de captura de información de documentos

distribuidos en todo el país, permitiendo el ingreso automático de información y

estableciendo un sistema de distribución de documentos que contemple el envío de los

mismos al domicilio de los solicitantes”. Tanto en el caso de la Dirección de Migraciones

como en el del Registro Nacional de las Personas (Re. Na. Per) la operación de los sistemas

estaría a cargo del personal estatal, con lo cual el ganador debía hacerse cargo también de la

capacitación.

       Como se dijo antes, sólo tres de los seis compradores del pliego decidieron

presentarse con su oferta: la UTE encabezada por Itron, Siemens IT Services, y el consorcio

TTI-Ivisa. Los tres grupos presentaron sus ofertas en diciembre de 1996, que fueron abiertos

el 27 de ese mes. Y a partir de ese momento, según el cronograma del Pliego, el Ministerio

del Interior contaba con 40 días hábiles para expedirse.

       Las aclaraciones que siguen, advertimos, siguen siendo tediosas pero, también,

siguen siendo importantes. Y lo son porque se relacionan con la impugnación realizada

después por la empresa Malam, el “socio traicionado”.

       La licitación estaba prevista en dos etapas, según preveía el pliego.


                                                                                           21
       Una primera propuesta, que en la jerga de las licitaciones se denomina Sobre 1,

reunía un 75% del total de la evaluación. En esta etapa, a su vez, había dos partes: la oferta

de carácter técnico y seguridad, cuya valuación era del 60% del puntaje, y la oferta

gerencial/financiera, con un 15%. Y dentro de cada parte existían a la vez subrubros

específicos a ser evaluados. Para la parte Técnica/Seguridad eran seis subrubros: Sistemas;

Integración; Equipamiento informático y software de base; Red de comunicaciones;

Instalaciones para los centros de producción y personalización de documentos; y Seguridad.

Mientras que la parte Gerencial/Financiera se componía de tres subrubros: Solidez

financiera; Capacidad de manejo del proyecto; y Capacitación.

       Según lo establecían las exigencias del pliego, estos nueve subrubros –los seis del

área técnica/seguridad y los tres del área gerencial/financiera- serían calificados con un

puntaje del 0 al 10. Pero cada uno de ellos debían estar calificados al menos con 7 puntos

para ser considerados aptos (es decir, no se contemplaba que podían tener en promedio 7

puntos en promedio, sino individualmente uno por uno) y de ese modo competir luego en el

Sobre 2 por precio.

       A su vez, el Sobre 2 con la oferta de precios se abriría una vez aprobado el Sobre 1

porque si no se aprobaba la parte técnica y gerencial, no podía seguir en vigencia la oferta.

       Sin embargo, para la calificación del Sobre 1 no era lo mismo que los puntajes fueran

–por ejemplo- de 7 puntos o de 9 puntos, porque la fórmula polinómica premiaba con más

importancia a la parte técnica y gerencia que al precio. La fórmula de cálculo era la siguiente

(oferta más conveniente es OMC):

OMC = 0,6x Oferta Técnica/Seguridad + 0,15 x Oferta Gerencial/Financiera + 0,25xPrecio.

       Es decir, quien establecía mejores condiciones técnicas y gerenciales no sólo tenía

más puntaje en el Sobre 1, sino que mejoraba sus chances en el resultado final.


                                                                                                22
2.4.2 El criterio de la evaluación: teoría y práctica

        ¿Qué ocurrió entonces?

        Es necesario remitirse acá al testimonio del ingeniero Juan Franchino, un reconocido

consultor en informática que fue convocado por la Comisión Técnico de Evaluación (la

instancia creada por el Ministerio del Interior para evaluar los aspectos técnicos de las tres

propuestas, y conformada por funcionarios de la cartera).

El ingeniero Franchino nos dijo:

        La licitación se hizo en diciembre [de 1996] y en febrero [de 1997] me llama
                                    9
         desesperado Aldo Carreras porque nadie podía leer las 15 mil fojas de ofertas.
        Yo pregunté: ¿me dejan las manos libres para hacer lo que corresponde? “Sí,
         analice”, me contestaron.
        Yo acepté con la condición de que respetaran mi independencia. En el mercado
                                                                          10
         saben que soy un kamikaze. No firmé el proyecto de Mera Figueroa .
        Algo a favor de Corach: tanto a Comadira como a mí nos nombraron bastante
         técnicamente [acá Franchino se refiere a Julio Comadira, sobre quien retomaremos
         más adelante]
        Además me dijeron que era absolutamente urgente, por lo que estuve trabajando en
         el tema más de 1 mes, 16 horas por día.


Y a continuación Franchino explicó cuáles fueron las conclusiones de su estudio (él no

conservó una copia del dictamen. Y éste, tal como se explicó antes, está en poder de la

Procuración del Tesoro y no es posible acceder a él).

        El ingeniero Franchino, retomamos, dijo para esta investigación:



9
  Aldo Carreras fue Subsecretario de Población ya desde la gestión de Ruckauf al frente de Interior (hasta 1995
había sido Secretario de Población y Relaciones con la comunidad) y de su área dependían las tres direcciones
nacionales involucradas en el Contrato: el Registro Nacional de las Personas (con Eduardo D’Amico como
Director), la Dirección Nacional de Migraciones (Hugo Franco) y la Dirección Nacional Electoral. Carreras fue
uno de los principales funcionarios en el Contrato Siemens, y muchas veces el responsable de exponer el tema
ante la opinión pública.
10
   Franchino se refiere al frustrado proyecto de 1991 del por entonces Ministro del Interior Julio Mera Figueroa,
quien con la empresa francesa Sofremi había firmado un convenio para la confección de los DNI por un valor
de $4,46, que fue luego anulado por Menem. Ese contrato fallido, entre otros factores, le valió el puesto a Mera
Figueroa. Algunos han querido comparar ese costo del DNI del convenio frustrado con Sofremi como una

                                                                                                              23
   Según mi análisis, una de las ofertas era una burla, la de TTI – Ivisa. Entre otras cosas,
    carecía de un índice, con lo cual no podía saber qué parte se correspondía con la matriz
    de evaluación. La de TTI fue descartada, como si no existiera.
   En la oferta Siemens decía: “el plan de trabajo lo presentaré si me lo adjudican”. A
    confesión de parte, relevo de prueba.
   Entonces yo pongo en mi informe: “Declara ‘no lo presento’, por lo tanto tiene puntaje
    cero”. Y también había otro punto más que no presentaba, que no recuerdo cuál era.
   Aunque tenía la certeza de que no entraba Siemens, igual sumo el puntaje y a Siemens le
    bajé puntaje porque proponía cosas inviables.
   TTI sacaba cero en muchas cosas.
   ITRON pasó justito.
   Entonces presento la matriz y mi informe los primeros días de abril de 1997.
   ¿Y qué hace el Ministerio? 2 cosas: le pone el cartel de “secreto” y guarda el
    expediente.


        Es decir, Franchino es convocado por el Ministerio para hacer la evaluación técnica

de las tres propuestas, y descarta dos de ellas: la de Siemens y la de TTI-Ivisa, mientras que

da por aprobada la oferta de Itron. Más adelante, cuando estudiemos la impugnación de

Malam a la adjudicación, volveremos sobre este punto, pero es interesante retener lo

siguiente: según Franchino, el Plan Operativo Anual de Detalle (exigido por el Pliego en el

Anexo 1) no es presentado por Siemens, por lo que lo califica con cero en ese punto

(recuérdese que cada uno de los 9 subrubros debía ser calificado con siete puntos por lo

menos). Además, debe observarse la última mención de esta fuente: pese a que el

subsecretario Carreras se lo había pedido con carácter de urgente, luego archivan el tema.

        Pero hay otro comentario de Franchino que resulta relevante, aunque no fuera de su

incumbencia. Y es el siguiente:

     Sobre la propuesta de Siemens tengo una duda de por qué Julio Comadira [el
        consultor jurídico que estudió las ofertas] no la bochó, porque en una parte decía
        “Siemens no cumplirá los pliegos si el Gobierno no le garantiza una cantidad de
        datos”. Es decir una cantidad de DNI determinada. ¿Cómo se sabe cuál iba a ser la
        cantidad? En el pliego decía la cantidad de documentos. Pero la pregunta de los
        interesados en postularse era: ¿cómo se garantizaría llegar a este número? La

evidencia del excesivo precio en el caso Siemens, pero en rigor se trataba de un proyecto muchos más limitado,
que no incluía controles fronterizos ni un AFIS de uno contra todos, entre otras cosas.

                                                                                                           24
       respuesta fue: tomando las medidas que se pueda. Es decir, no había garantía, y
       como las respuestas a las dudas son parte del pliego…


       Este comentario del consultor da pie para un segundo tema, que se vincula con las

impugnaciones cruzadas que realizan los tres grupos entre sí. Al tratarse de objeciones

legales, será el jurista Julio Comadira el experto contratado por Interior para dirimir los

planteos. En este caso sí pudimos acceder al dictamen completo sobre las impugnaciones,

provisto gentilmente por el hijo (también abogado y también llamado Julio) del propio Dr.

Comadira desde su estudio, con anuencia de éste.

       En particular es importante ir en la dirección anticipada por Franchino es el último

comentario: la impugnación por “condicionamiento de la oferta” que tanto Itron como ITT le

hacen a Siemens.

       Vale primero una aclaración. En derecho administrativo se denomina “oferta

condicionada” a aquella presentación para una licitación o contratación pública que está

supeditando el cumplimiento de su oferta a que la parte compradora (el Estado) cumpla con

algún requisito especial adicional que no aparece mencionado en el pliego licitatorio. Y está

claramente aceptado entre los administrativistas que tal tipo de condicionamiento es

inaceptable, y torna de inmediato inválida una propuesta semejante.

       De modo que un aspecto relevante de la oferta de Siemens es saber si su oferta estaba

efectivamente condicionada. Y Comadira, tras analizar las impugnaciones de Itron y TTI al

respecto y las respuestas de Siemens a estas impugnaciones, concluye que no existe tal

condicionamiento de la oferta. En efecto, tras una larga argumentación en su dictamen,

donde Comadira revisa las respuestas de Siemens a las impugnaciones, coteja la bibliografía

sobre oferta condicionada y examina en profundidad las alternativas semánticas de la oferta




                                                                                          25
de Siemens. Y concluye por fin que no hay condicionamiento de oferta, y por lo tanto se

carece de motivos para impugnarla.

       Pero bajemos otra vez al subsuelo, al menos opaco mundo de las maniobras y las

palabras directas. En este punto resulta conveniente convocar otra vez a FM para saber cómo

se observaban estos dictámenes desde la UTE encabezada por Itron – que seguía siendo

teóricamente “el caballo del comisario” hasta mediados de 1997- y entender la lógica que

tenían estas evaluaciones, tanto la de Franchino como la de Comadira.

       Porque nada es lo que parece detrás de estas explicaciones “técnicas” de Franchino y

Comadira:

       P: Y después accedí al informe de Comadira. Y él establece que Siemens no estaba
       condicionando la oferta.
       FM: Comadira habló con Corach, yo no estuve en esa conversación pero es relato
       de Corach, y le dijo concretamente: “Siemens condicionó la oferta. Ahora, qué
       quiere que diga yo, Sr. Ministro. Porque estos informes tienen que estar al servicio
       del Poder Ejecutivo, los asesores tenemos que ayudarlos a ustedes los funcionarios”.
       Es lógico. El dictamen de Comadira directamente excluía la oferta de Siemens, una
       oferta condicionada no la podés evaluar. La estrategia fue: si de las tres ofertas se
       desechan dos y queda nada más la de Yabrán nos van a decir de todo… Entonces
       nosotros mismos buscamos la manera de que Siemens llegara hasta el final y que del
       análisis, ganara la nuestra
       P: Porque la explicación de Comadira es tan rebuscada, páginas y páginas
       FM: “Voy a escribir tantas páginas como sean necesarias” dijo. El pedido fue que
       lleguen y que después, en el cálculo, “el Plan Operativo de Detalle no presentó” y
       pierde.
       P: ¿Ustedes a Franchino lo influyeron de alguna forma?
       FM: ¿Por qué te voy a contestar eso? Al margen de que hayamos influido o no, era
       clarísimo que se había ganado…


Y en una entrevista previa, ya FM había dicho:

       FM: La Comisión Técnica de Evaluación [aclaración: integrada por funcionarios de
       Interior y que contrató a Franchino y Comadira] tenía por objetivo adjudicarle a
       nuestro consorcio, no jodamos. Ahora, curiosamente, nuestra oferta era mejor, no
       había que forzarlo. Pero se desecha por Yabrán, porque nosotros lo teníamos a OCA
       como subcontratista y es Yabrán, chau. O sea, se desecha y se le adjudica a Siemens
       y es un disparate la adjudicación…



                                                                                         26
De modo que el factor Yabrán, según la versión de FM, es decisivo en la adjudicación del

contrato. O como dice FM en otro momento, y ya introduciendo el tema del asesinato de

Cabezas y las coimas:

       FM: [el análisis de la adjudicación] hay que trabajarlo en paralelo al caso Cabezas:
       se venía agudizando, agudizando, cada vez más y se hacía imposible dárselo al
       consorcio nuestro. Y ahí aprovecha para meterse Siemens, con un montón de
       anormalidades. Más que dárselo a Siemens, era que no podíamos ser nosotros.
       P: Y no podía anularse la licitación…
       FM: En realidad era lo que correspondía, pero estos querían la coima. No sé
       cuándo ni cuánto, no sé qué habrán arreglado. Digamos que mucha guita no les
       habrán dado, los alemanes tan locos no son


Y en otro momento FM responde lo siguiente:

       P: (…) Macri podría no haberse presentado.
       FM: Bueno, estuvo todo el tiempo peleando junto con nosotros pensando que el tema
       [aclaración: el desprestigio de Yabrán] se iba a poder superar. La cagada fue que en
       el medio del proceso lo matan a Cabezas.
       P: al principio del proceso, porque fue en enero del 97 la muerte de Cabezas
       FM: Para entonces la estaba la licitación en la calle, ya se había armado el
       consorcio. Tardó un año en convencerse (Macri)…Cuando empezó a avanzar el
       quilombo de Cabezas, fue ahí donde Macri decide cortar. Todavía pensábamos que
       íbamos a poder superarlo, que no podía ser que alguien creyera que Yabrán lo mató
       a Cabezas porque le sacó una foto. No creímos en el poder del periodismo argentino.


De manera que, a pesar de que en las citas de la fuente de Malam nos estamos adelantando

en el tiempo, en su testimonio aparece cuál era la lógica de la evaluación “técnica” de las

ofertas según la apreciación “objetiva” de Franchino y Comadira. Tres momentos queremos

destacar porque son especialmente relevantes:

       Primero, cuando la fuente no niega que el consorcio había influido sobre Franchino.

El diálogo exacto, se recuerda, fue el siguiente:

“P: ¿Ustedes a Franchino lo influyeron de alguna forma? FM: ¿Por qué te voy a

contestar eso? Al margen de que hayamos influido o no, era clarísimo que se había

ganado”.


                                                                                        27
       En segundo lugar, cuando relata la conversación entre Comadira y Corach, con la

frase del primero: “Siemens condicionó la oferta. Ahora, qué quiere que diga yo, Sr.

Ministro”.

       Y por último la función real de la Comisión Evaluadora, cuando FM afirma: “La

Comisión Técnica de Evaluación tenía por objetivo adjudicarle a nuestro consorcio, no

jodamos”. Vale decir, según lo admite una fuente interna de uno de los socios del grupo

Itron, la apreciación técnica de las ofertas –en rigor la licitación completa-- estaba dirigida

hacia ese grupo.

       Pero FM no es el único que afirma que este camino hacia Itron “se tuerce” hacia

Siemens. Por un lado Jaime Farji, asesor de Rafael Bielsa cuando este encabezaba la SIGEN

y estudiaba la renegociación con Siemens iniciada por el equipo e Federico Storani durante

el primer año del gobierno de la Alianza, admitía lo mismo ya en el año 2000. Dice Farji:

       P: Vos me decías que Siemens en ese momento estaba absolutamente incapacitado
       para tomar el contrato…
       Jaime Farji: Si, las cosas que informalmente se sabían, como te aclaró Bielsa, no
       fueron consideradas al momento de analizar la propuesta [aclaración: de
       renegociación del contrato durante el gobierno de la Alianza] porque esta fue
       analizada por sus términos y por sus defectos y en comparación con el contrato y
       demás. Pero sí, existía toda esa historia anterior del contrato, en lo que todo parecía
       indicar que estaba pesado para que se lo quedara Yabrán, con lo cual iba a
       consolidar una especie de monopolio de todo lo relacionado con la misma cosa: el
       manejo de los aeropuertos, las terminales de carga aérea, correo, e iba a tener
       también la posibilidad de emitir los documentos y del control de paso de personas
       por la frontera. La denuncia de [Juan Pablo] Cafiero y Darío Alessandro hace
       mención a todo esto. Pero en el momento en que esto se iba a definir estalla el
       escándalo público del grupo Yabrán. Y entonces el gobierno está imposibilitado de
       otorgarle esta concesión a Macri y Yabrán, así es como finalmente termina
       llevándoselo Siemens. Pero quienes conocen más este tema afirman que Siemens no
       tenía capacidad, y parece que Siemens como articulador sale a contratar estas cosas
       que no tenía.


El propio Franchino también lo afirma:

            El pliego efectivamente lo impulsó Yabrán y su línea (ITRON).


                                                                                            28
Y después vuelve a reiterarlo

          Entonces al contrato lo arma Yabrán y lo modifica Siemens.


       También un integrante de la Comisión de renegociación del contrato durante la

gestión de Federico Storani al frente del Ministerio del Interior, ya en el gobierno de De la

Rúa, hace afirmaciones similares. Esta fuente prefiere no identificarse porque supone que

puede ser convocado por la Procuración del Tesoro en la demanda iniciada por Siemens, por

lo que lo llamaremos Fuente Principal de la Comisión de Renegociación (FPCR):

       P: ¿Cómo vino barajado este contrato? Ya sé que no formó parte de la tarea de
       ustedes, pero probablemente lo sepan...
       FPCR: El manejo del contrato, según la información que nosotros teníamos, que era
       el otro problema de la oposición que había al contrato, es que estaba como
       direccionado. Es decir, uno puede hacer un pliego de condiciones que puede ser el
       traje a medida de alguien, ¿no? No necesariamente tiene que decir la marca, pero lo
       puede dirigir. Yo ahí tengo como dos versiones. Tengo una historia que no me
       termina de cerrar. Por un lado, que el contrato estaba dirigido a lo que era el grupo
       Macri. El contrato estaba dirigido al grupo Macri y al grupo Yabrán, que estaba
       vinculada a las empresa Ciccone Calcográfica, que sería la impresora, luego estaba
       vinculada también a Oca, y luego estaba vinculada también la empresa Itron, que es
       una empresa específica de informática, que era de Macri. Cuando el contrato se va a
       hacer surge todo el problema del caso Yabrán, y ahí aparece un cambio, la empresa
       Siemens se había presentado. Siemens casualmente empieza una negociación por la
       adquisición de Itron...
       P: Casualmente, entre comillas...
       FPCR: Si, claro...


       Por lo tanto hay cuatro fuentes distintas –la fuente de Malam, Franchino, Farji y la

fuente de la comisión de renegociación – que afirman el direccionamiento inicial del

contrato hacia el grupo que encabezaba Itron, y el posterior cambio hacia Siemens, cuando el

involucramiento de Yabrán en el caso Cabezas ya hace imposible darle el contrato al

primero.


                                                                                          29
2.4.3 Nuevas preguntas

       Pero ahora surgen nuevas preguntas:¿Cómo se rectificó el dictamen de Franchino que

favorecía a Itron y eliminaba a Siemens? ¿Cómo reaccionó cada integrante del consorcio

Itron frente al redireccionamiento del contrato hacia Siemens? ¿Qué pasó en el medio, entre

los dictámenes de Comadira y Franchino emitidos en abril de 1997 y la apertura del Sobre 2

con las ofertas por precio, apertura que ocurrió recién el 5 de febrero de 1998? Conviene no

olvidar, como marco general, la profundización del cerco judicial sobre Alfredo Yabrán

durante todo 1997, tal como fue señalado por numerosas fuentes en los párrafos anteriores.

       Y por supuesto una pregunta clave, que explica buena parte de la lógica de este

contrato: ¿cuáles son las pistas sobre posibles coimas, y quiénes fueron los supuestos

apropiadores de esos sobornos?

       Avancemos primero con la rectificación del dictamen de Franchino y otros

organismos consultados que, recordemos, excluía a Siemens. Otra vez resulta útil en este

caso invocar a Malam, pero en este caso no a través de FM sino utilizando la impugnación

presentada por la empresa el 13 de febrero de 1998 con la firma de su representante oficial

ante el Ministerio, Israel Lotersztain, y su asesor letrado, el abogado Juan Carlos Trevisan

(se adjunta copia de esta presentación en los anexos). A esta altura ya era oficial que la pre-

adjudicación había sido para Siemens y que Franco Macri (propietario de Itron) no tenía

intención de impugnarla. Pero Malam sí quiere voltear la decisión, y a través de su

impugnación es factible reconstruir cómo el Ministerio del Interior rectifica los dictámenes

técnicos anteriores.

       En su presentación Malam reconstruye las que considera son las dos metodologías de

evaluación de las ofertas. La primera, dice, se inicia en enero de 1997 cuando la Comisión


                                                                                            30
Técnica de Evaluación convoca a diferentes organismos (Policía Federal, Banco Central,

Casa de Moneda) y al Ing. Franchino para expedirse sobre la calidad técnica de las diferentes

propuestas, así como a la consultora Horwath para expedirse respecto de las cuestiones

económico-financieras. De estas evaluaciones, afirma la presentación de Malam, surge que:

       “La oferta de la UTE Ivisa-TTI era inadmisible por diversas razones: legales,
       económico-financieras y técnicas. La oferta de Siemens quedaba descalificada por
       un gran cúmulo de razones técnicas (…). La oferta de la Ute Itron-Malam-TRW-SHL
       estaba calificada con un muy alto puntaje técnico y gerencial-financiero”.


       Pero esto era de algún modo predecible. Recordemos una vez más las palabras de

FM: “La Comisión Técnica de Evaluación tenía por objetivo adjudicarle a nuestro

consorcio, no jodamos”.


       Lo interesante viene después. Porque la presentación de Malam reconstruye la

segunda evaluación, que se hace en noviembre de 1997, cuando ya estaba claro que en el

ministerio comandado por Corach no podían políticamente dar como ganador a un

consorcio donde Yabrán fuera un importante proveedor.

       Dice Malam en su impugnación:

       “La segunda metodología de evaluación arranca en Noviembre de 1997, a través de
       pedidos de informes a ciertos organismos (Dirección Nacional de Migraciones,,
       Registro Nacional de las Personas) solicitándoles que los mismos otorguen un
       puntaje a cada oferta”.


Pero de inmediato objeta:

       “ los organismos carecen totalmente de personal idóneo para evaluar los complejos
       aspectos de la presente licitación(…); Los informes de los organismos ignoraron
       casi totalmente la opinión de los entes públicos y asesores (…), en particular las
       opiniones del Ing. Juan Franchino fueron dejadas de lado (…); la Dirección
       Nacional de Migraciones califica con diez puntos el Plan Operativo Anual de
       Detalle que Siemens no presentó (…); el Registro Nacional de las Personas califica
       con el puntaje más alto a las muestras presentadas por la empresa Siemens, la



                                                                                          31
      cual, en su misma oferta, reconoce que dicha muestra no satisface al pliego”. [las
      negritas son del escrito]


A continuación la presentación de Malam abunda en más evidencias respecto del sorpresivo

favorecimiento a Siemens. Y agrega:

      “es importante señalar que esta descalificación [de las evaluaciones de Franchino y
      los organismos consultados, aprobados por la SIGEN] se basa en los informes
      suscriptos por el Sr. Hugo Franco y el Sr. Eduardo D’Amico (que) son funcionarios
      netamente políticos. Mal pueden entonces dar opiniones técnicas fundadas. Se les
      desconoce totalmente estudios informáticos, de sistemas, de comunicaciones, de
      tecnologías modernas y seguro de impresión y distribución, con todo respeto, hasta
      carecen de título terciario”.


Y agrega más adelante:

      Para formular su oferta, a título de ejemplo, la Ute Itron y otros empleo a más de
      180 profesionales especializados de cinco países durante más de tres meses.
      Para evaluar las tres ofertas el Ministerio del Interior apeló a un conjunto de
      especialistas de organismos estatales que consideró de la máxima especialización en
      la materia: Banco central, Casa de Moneda, Policía Científica, Policía de seguridad
      Bancaria, ENCOTESA. Para coordinar, integrar y completar la evaluación contrató
      al Ing. Juan Franchino con un amplio curriculum académico, técnico, de asesoría y
      de experiencia.
              Todos estos informes (…) descalifican claramente a la empresa Siemens.
      Para contraponer a todo lo anterior, fruto además de once meses de labor, la
      Comisión Técnica de Evaluación apela a la opinión de tres personas que aparecen
      como firmantes de los informes respectivos: el Licenciado Patricio Bustos, el Sr.
      Hugo Franco y el Sr. Eduardo D’Amico. Los dos últimos son obviamente cargos
      políticos y (…)carecen totalmente de entidad técnica (…). En cuanto al Lic. Patricio
      Bustos (…): fue designado hace pocos meses; no posee título de ingeniero y sólo
      tiene estudios terciarios en informática (…); su única experiencia laboral previa
      (fue) como empleado en una pequeña empresa constructora prácticamente inactiva
      desde hace varios años (…).


Y más adelante Malam concluye:

      “Nos remitimos a las arbitrarias conclusiones y calificaciones que hemos descripto
      en los puntos anteriores, las que no tienen explicación ni descargo posible: Se ha
      emitido una opinión buscando beneficiar a una de las ofertas, en un claro caso de
      desviación de poder.




                                                                                       32
       Por esta razón (…) denunciamos como ilegítimo al proceso de la licitación en su
       indicada segunda parte y al Dictamen de Precalificación que es consecuencia de
       tales antecedentes”.


       Sin embargo el Ministerio del Interior ni siquiera consideró admisible a este pedido

de impugnación: en el Decreto 199/98 del 19 de febrero de 1998, el mismo que adjudica la

licitación a Siemens, en uno de sus considerandos dice que rechaza la impugnación de

Malam “toda vez que la referida empresa sólo resulta ser una de las integrantes de la UTE

Itron y otros, y por ende carece por sí sola de legitimación”.

       Y era cierto que Malam se había quedado sola. Los socios extranjeros no quisieron

avanzar en nada. Como gráficamente lo cuenta FM:


       P: Y los canadienses y los norteamericanos?
       FM: Aceptaban formar parte pero no ponían un mango. A ellos les interesaba, igual
       que a Malam, no ser socios del negocio sino vender sus productos. TRW vendía su
       sistema de huellas, SHL vendía la integración y hacer andar todo el sistema, y
       Malam su control migratorio, su base de datos, etc. E ITRON con SHL era la
       integradora junto con SHL. Los extranjeros aceptaron ser socios para poder ser
       proveedores. Porque no cerraba, era un negocio que no cerraba
       P: Y se quedaron calientes cuando perdieron?
       FM: Tanto SHL como TRW dijeron “eso nos pasa por tratar de trabajar al sur del
       Río Grande” “no hay que trabajar en esos lugares, ahí terminan las cosas así,
       váyanse a la puta que los parió, dejame tranquilo”. TRW es el Veraz de los Estados
       Unidos, imaginate el laburo que tiene. ¿Para qué carajo me tengo que meter en estos
       quilombos, a ver si termino en cana como los tipos de IBM? Todo el tiempo había
       que estar convenciéndolos de que no se fueran. Con justa razón, yo lo miro ahora y
       me da hasta vergüenza haberme metido.



Y mientras tanto Franco Macri con su empresa Itron ya había pactado con Siemens para

entregarles la licitación, a cambio de que pocos meses después los alemanes compraran su

empresa. Es interesante el episodio que cuenta FM sobre este intercambio de Macri:


       P: ¿Cuándo se baja Macri del contrato?



                                                                                        33
         FM: Hay un momento en que Corach le consulta a Menem de adjudicarle a Siemens,
         que Macri había venido y había aceptado, entonces Menem dice: Que Macri te lo
         ponga por escrito. Cuando alguien va a increpar y putearlo, Corach le muestra el
         papelito y ahí entre otras cosas dice que estaba convenido con su socio.

Y en otro momento la fuente de Malam dice.

         P: Franchino me dijo, aunque con alfileres, que fue Barra el que los sienta a
         Macri y a Siemens en Punta del Este en diciembre del 97 para negociar la entrega.
         FM: Para esa época ya lo están por embocar a Yabrán. En ese momento Corach se
         da cuenta que por más que presione, presione y presione, no hay forma. Nadie puede
         en ese momento adjudicarle al grupo
         P: Y ahí generan los dictámenes de D’Amico, Bustos, Franco…
         FM: Sí, los generan en 15 días. Ahí lo arman, pero no tienen ninguna importancia,
         dicen disparates absurdos
         P: Franchino me dice “a mi me apuraron, me llamaron en enero del 97, me dieron
         un mes y medio de plazo, me senté 16 horas por día, generé el dictamen, y después
         lo tuvieron congelado adentro de un cajón durante 9 meses”
         FM: Porque se quería aprobar lo antes posible, pero no se puede hacer. Porque el
         tema de Cabezas lo hacía totalmente imposible. El día que lo matan, cagamos.

Y FM también dice lo siguiente, que aporta un punto de vista sobre la lógica de Siemens:


         P: Y Siemens avanza, mientras tanto, porque seguía su lógica interna con el tema
                 11
         Nixdorf
         FM: Siemens seguía con su lógica interna, pero sabía que estaba descalificado,
         sabía que había hechos las cosas mal. Pero cuando vieron que a nosotros no nos lo
         iban a adjudicar por Yabrán, entonces vinieron a verlo a Macri. “Mirá, te van a
         demorar, demorar, y no te lo van a adjudicar. Te propongo esto”. Y Macri que es un
         hijo de mil putas acordó, y al año siguiente Siemens le compró Itron por un precio
         loco


Pero no es sólo Malam quien relata de esta forma los hechos. También otras fuentes apuntan

en la misma dirección. Juan Franchino nos dijo:

        Entonces presento la matriz y mi informe los primeros días de abril de 1997
        ¿Y qué hace el Ministerio? 2 cosas: le pone el cartel de “secreto” y guarda el
         expediente.


11
  “El tema Nixdorf” es la explicación previa que nos había dado FM acerca de las causas por las que la
empresa alemana se había metido en este negocio: Siemens tenía Nixdorf, una empresa que había comprado a
nivel mundial y que le había salido muy cara. Y lo que necesitaba era hacerla trabajar para amortizar el valor
de la compra



                                                                                                           34
        Luego me llama Aldo Carreras y me dice: “yo a vos no te conozco, a vos te contactó
         Corach”. Lo que supongo es que se lo dio a Hugo Franco, quien se recalentó porque
         dejaba afuera a Siemens.
        Y entonces a alguien se le ocurrió hacer otro dictamen, entre el Director de
         Migraciones y Héctor D’Amico, además de Patricio Bustos como técnico, para que
         dijera que mi informe no servía.
        Tengo versiones de que Barra se reunió con Macri y con Siemens en Uruguay y
         acordaron que Macri les dejaba el negocio a cambio de que Siemens le comprara
         Itron a un valor extraordinario ¿Porque cuánto podía valer Itron sin el negocio de
         los DNI?
        Si ITRON hubiera querido hacer quilombo (con la licitación), hubiera podido
        En definitiva hay cosas objetivas: hay un plazo, que luego lo congelan. Mi informe,
         que luego parece que no hubiera existido. Y que Siemens no cumplía con el Plan de
         trabajo.

         En la revista Noticias del 9 de enero de 1999, es decir de un año posterior a esta

negociación entre Macri y Siemens, aparece descripta esta reunión, que reproduce Ana Alé

en su biografía sobre Franco Macri (p.50). Según Noticias, Macri recibió el 7 de enero de

1998 en el complejo Manantiales de Punta del Este a Héctor Colella (quien a la muerte de

Alfredo Yabrán habría de ser su sucesor), Hugo Franco, Carlos Sergi, Luis Schirado

(director regional de Siemens) y Nicolás Ciccone, para determinar quién se quedaría con el

negocio de los DNI. Dice en la nota de Noticias: “La Licitación –se habría pactado allí-

quedó para Siemens y Macri nunca consideró un fracaso haber perdido ese negocio”.


         A todo esto, el 5 de febrero se habían abierto los Sobres Nº 2 con los precios y

terminó de definirse el contrato en favor de Siemens. El DNI original fue cotizado por los

alemanes en $30 contra $30,13 ofertado por Itron, y hubo pequeñas diferencias también en

las otras modalidades de documentos a favor de Siemens (el consorcio TTI-Ivisa no llegó a

presentar su oferta de precios porque no había pasado la calificación técnica12)




12
   Preguntado por el papel de TTI-Ivisa, FM respondió: Ivisa sí es una buena imprenta, a diferencia de Boldt.
Y quería que le tiraran unos mangos para dejarse de joder. TTI también quería unos mangos…No estaban en
condiciones.


                                                                                                           35
       Pero la suerte ya estaba echada: lo fundamental había sido el cambio de la evaluación

técnica hecho por la Comisión Técnica de Evaluación del Ministerio del Interior y que

Malam había denunciado. Sumando las ponderaciones de técnica - seguridad, gerencial -

financiera y el precio, a Siemens le correspondieron 9,28 puntos mientras que a Itron le

asignaron 8,21 puntos, y los alemanes fueron los ganadores.

       También había existido entre diciembre de 1997 y enero de 1998 una movida de

Claudia Bello, por entonces Secretaria de la Función Pública, quien insistía que el Ministerio

del Interior había salteado a la SFP en este contrato, a pesar de que según Bello estaba bajo

su ingerencia al tratarse de un contrato informático para la administración pública central.

       Claudia Bello fue entrevistada para este trabajo junto con Alejandro Val, quien fuera

su Subsecretario de Tecnologías Informáticas. Y ambos no dudaron en adjudicar a Corach y

su equipo la principal responsabilidad. Dijo Val:

       Alejandro Val: Yo creo que este era un negocio directamente de Corach. No era un
       negocio de otras personas. Después, si querés, hablá de que era para la caja
       política, dale todas las justificaciones que quieras, pero era un negocio así armado.
       Y básicamente los que manejaban ese tipo de cosas eran Aldo Carreras, y entre Aldo
       Carreras y el Ministro, era Hugo Franco.


La SIGEN finalmente dio la razón a Corach. No tiene desperdicio lo que dice FM al

respecto:

       P: También me encontré con Claudia Bello ¿Qué función cumplía? Porque ella
       puso piedras en el camino…
       FM: Puso piedras en el camino porque la habían cagado. Ella estaba con el tema de
       IBM, creo, recontrainvestigada. Y acusaba a Corach de no haber parado al juez, a
       raíz de la servilleta. Y entonces no lo paró al juez y estaba furiosa contra Corach, y
       entonces ponía piedras para que Corach la ayude en el otro tema.
       P: Era una especie de doble extorsión
       FM: Exacto. Y además decía “a mí me hicieron firmar (el contrato IBM-Banco
       Nación), la puta que los parió, todavía voy a ir en cana”…Era una lógica intrínseca
       a un gobierno de mafiosos.




                                                                                               36
Y Darío Alessandro también aportó su evaluación al respecto:

       DA: También hubo un quilombo con Claudia Bello, porque todas las compras
       informáticas tenían que pasar por la Secretaría de la Función Pública. Pero
       obviamente ella lo que quería era morder, que no la dejaran afuera. Entonces un
       tiempo (el contrato) estuvo demorado por esto.


2.4.4 La cuestión de las coimas

       A lo largo de toda la investigación surgieron numerosos comentarios sobre el pago de

coimas para favorecer a alguno de los grupos participantes. Pero como ocurre casi siempre,

no existió ninguna evidencia de enriquecimiento ilícito de los funcionarios públicos

involucrados en el proceso. Según las declaraciones juradas presentadas ante la Oficina

Anticorrupción, (que fueron consultadas para esta investigación), no aparecen incrementos

en el patrimonio en ninguno de los integrantes de la cúpula del Ministerio del Interior

durante ese período: Carlos Corach, Hugo Franco, Aldo Carreras, Jorge Matzkin y Eduardo

D’Amico se retiraron de la función en 1999 con bienes similares a los que habían entrado, o

con incrementos acorde con sus ingresos como funcionarios. Tampoco durante esta

investigación apareció la figura del arrepentido o del ex empleado herido, como Mario

Pontaquarto en el caso de las coimas por la ley laboral.

       Sin embargo los testimonios que dan cuenta del pago de coimas fueron abundantes.

Algunos aparecieron ya en las citas expuestas antes, otras se darán a continuación. Pero el

principal testimonio al respecto otra vez vuele a ser el de FM: desde su grupo establecieron

el cálculo de cuál debía ser el porcentaje asignado a sobornos en el caso de que ganaran (una

hipótesis altamente probable hasta el asesinato de Cabezas, según FM).

       En efecto, a mano alzada FM escribió en nuestra presencia el siguiente cálculo, a

medida que los iba comentando. Tanto los cálculos escritos (en la columna izquierda) como

los comentarios (en la derecha) se transcriben a continuación:


                                                                                          37
38
Cálculo de FM                                    Comentarios de FM a medida que iba
                                                 escribiendo los cálculos
1) $180.000.000 Inversiones                      Los 252 millones amortizados en 30 millones
+ $72.000.000 Intereses (5 años al 8% )          de documentos me da 8,4 dólares por
$252.000.000 / 30.000.000 DNI = se agregan       documento
$8,4 por cada DNI
2) Mantenimiento                             Mantenimiento lo tomo al 5% anual sobre 180
                                             millones, cosa que no es cierto, pero me
5% anual de 180 millones = $9 millones por año
si cada año fabrico 2,7 millones de DNI      engaño a mí mismo. Y eso me da 9 millones de
entonces se agregan $3.3 por cada DNI        US$ por año. Como yo hacía casi 2.7 millones
                                             de documentos por año [porque FM está
                                             suponiendo que el contrato se prorrogaba otros
                                             seis años además de los 6 originales], esto me
                                             daba casi 3,3US$ por DNI que le debía sumar
3) Costos Directos (por cada DNI)            Además, el costo físico de cada documento. $3
Libreta 3$ +                                 para imprimirlo y $3 para enviarlo. Vos me
Correo 3$ +                                  podés decir que lo puedo sacar por 2,5 pero
Gastos de personaliz. y otros 1$+            Ciccone me dice: “Pero estoy laburando tantos
      Por lo tanto por cada DNI se agrega $7 años, dejame ganar un poco”. Bueno, no me
                                             voy a pelear
                                             El Correo: si yo le exigía entregarlo en La
                                             Quiaca, si una vez no estaba tenía que ir tres
                                             veces más, y la seguridad etc.… El socio quería
                                             tres dólares y era razonable
4) Sueldos                                   De sueldos: nosotros calculamos 100 personas,
$ 6 millones año x 5 años = 30 millones      pero con 100 personas no íbamos a hacer
(100 personas x $5000 mes) se agrega $1      nada, íbamos a necesitar 200. Pero pongamos
                                             100, con cargas sociales, etc. Daba 6 millones
                                             de dólares por año, a razón de 100 empleados
                                             por 5000 pesos de costo laboral por mes. Me
                                             miento a mí mismo, porque para facturar esto
                                             necesitás por lo menos el doble. Acá estaba la
                                             gente que hacía la capacitación, los
                                             contadores, los ingenieros
5) Gastos varios (alquileres, camionetas, Sabés qué barato si se te rompe laPC en Jujuy
teléfonos, RRPP, papelería, auditoría)       y tomarte el avión, había nada más que 230
se agregan $1, 35                            localidades, una cosa atroz, para hacer lo que
                                             decía el demente al que se le ocurrió hacer ese
                                             pliego. Gastos varios (alquileres, camionetas,
                                             teléfonos, RRPP, papelería, auditoría) es U$S
                                             1,35 más por DNI
6) Gastos bancarios e impuestos 5% de $25    Gastos bancarios e impuestos 3,5% de I brutos
se agrega $1,25
Subtotal $ 22,3                              Sumo todo esto ya me da casi 23 dólares,¡¡y yo
                                             tenía que vender a 25 dólares!!
COIMAS varias 10% $2,5 cada DNI




                                                                                           39
           El cuadro anterior permite obtener importantes conclusiones. La primera es la

referida al cálculo explícito de las coimas: un 10% del ingreso total, previsto en $2513 x 30

millones de DNI, esto es, el 10% de 750 millones de pesos/dólares, serían destinados a los

sobornos. ¡Y lo está diciendo un representante de una de las empresas que integraba “el

caballo del comisario”, según su propia admisión! En otros momentos, a lo largo de las

diversas entrevistas, FM fue explayándose sobre sus suposiciones de coimas.

En una oportunidad se preguntó a sí mismo, y se respondió de inmediato:


           FM: ¿Cuánto pudo haber largado Siemens de sobornos? Tal vez 10, ó 15 millones…


Y en un encuentro posterior FM contestó así a una pregunta:


           P: Y no podía anularse la licitación…
           FM: En realidad era lo que correspondía, pero estos querían la coima. No sé
           cuándo ni cuánto, no sé qué habrán arreglado. Digamos que mucha guita no les
           habrán dado, los alemanes tan locos no son


Pero no es esta la única utilidad del cuadro de costos. Habrá que retener estos números para

observar posteriormente, en la etapa de renegociación del contrato durante los años 2000 y

2001, la exigencia de la SIGEN encabezada por Bielsa para obtener los costos por parte de

Siemens.

           Volvamos ahora al tema de las coimas. Otras fuentes también hablan de la existencia

de sobornos. Por ejemplo un hombre que trabajó muy cerca de las evaluaciones técnicas

durante la etapa de estudio de las propuestas (y que no quiere identificarse) afirmó lo

siguiente para esta investigación:

       o Con respecto a las coimas, antes de la adjudicación creo que nadie había puesto un
         mango
       o Me parece que en el Ministerio había gente pagada de los dos grupos
13
     El precio final al público era de $30 porque surgía de aplicarle el IVA del 21% a los $25.

                                                                                                  40
   o Está claro que Hugo Franco laburaba para Siemens
   o A D’Amico para decir que la oferta de Siemens era maravillosa, le pagaron
   o A Hugo Franco le habrán dado un fangote de guita. ¿Tuvo que repartir para arriba?
     Posiblemente ¿Tuvo que repartir para abajo? Posiblemente


       Respecto de Hugo Franco, es inevitable hacer referencia a las descripciones que hace

Miguel Bonasso en su libro “Don Alfredo”, que investiga vida y obra de Alfredo Yabrán. En

una primera etapa, según el relato de Bonasso, Franco habría tenido una muy estrecha

relación con el empresario postal. Según las conjeturas en privado de Domingo Cavallo, ese

vínculo provenía del lavado de dinero en el exterior, generado con ventas de armamentos

realizadas por el ex almirante Eduardo Massera (p. 119). También Bonasso cita el encuentro

off the record que tuvo Yabrán en 1991 con la periodista Teresa Pacitti de la revista Noticias,

que tuvo como escenario las oficinas de Franco en la calle Venezuela 1823 de Capital

Federal (p.214). Y otra muestra de ese vínculo casi fraternal es la misión que Yabrán delegó

en Franco – Bonasso no precisa la fecha - para entregarle en mano “un palo verde” a Alberto

Pierri, por entonces presidente de la Cámara de Diputados. Era una forma de “agradecerle”

la sugerencia que este último le había hecho al diputado Franco Caviglia para que no

investigara al empresario (p.271-272).

       Sin embargo, el vínculo entre ambos terminó de modo un tanto abrupto, con el auto

de Hugo Franco ametrallado. “No hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague”

cita Bonasso, recordando los versos del Martín Fierro. Porque según su relato, Franco habría

“olvidado” entregarle un “agradecimiento” similar de Yabrán destinado a Jorge Vázquez,

por una gestión de éste cuando era embajador de Menem en las Naciones Unidas (capítulo

25, p. 279 a 290).




                                                                                            41
       De modo que Hugo Franco, para el momento de la licitación, claramente ya no estaba

vinculado a Yabrán y, si se le hace caso a las apreciaciones de la fuente cercana a las

evaluaciones, estaba operando para la empresa alemana.

       Y hay otro dato revelador, esta vez de una fuente contactada directamente para este

trabajo. En la entrevista con el actual canciller Rafael Bielsa, Síndico General cuando se

renegociaba el contrato, le preguntamos lo siguiente (también lo acompañaba en la entrevista

Jaime Farji, colaborador de Bielsa en la SIGEN):

       P: Doctor Bielsa, una pregunta puntual sobre Hugo Franco. Recuerdo que cuando
       nos reunimos en otra oportunidad me dijo que Hugo Franco trató de llegar a
       usted…
       RB: …a través de Galimberti. El episodio fue así: Hugo Franco le dijo a Rodolfo
       Galimberti, que era muy amigo mío, que quería explicarme a mí, en presencia de
       Galimberti, cuál era la verdad de este contrato. Y yo le dije que no, que no lo quería
       ver. De hecho yo lo conocí…porque Hugo Franco no es muy conocido de cara… Yo
       supe quién era en la apertura de sesiones del 1º de marzo (de 2004) cuando ya era
       diputado, cuando vi que un tipo me saludaba y le pregunto a Alberto Fernández
       “Quién es ese tipo” y él me contesta “Hugo Franco”. No sé que relación tenía
       Franco con el contrato este…
       JF: El estaba a cargo del área de Migraciones
       P: Porque usted lo que me había dicho en su momento es que le llegó el pedido o el
       comentario de que tratara de aprobar la renegociación porque dependía la comida
       de sus hijos
       RB: Así fue. Esa fue la frase que me dijo a mí Rodolfo: “Mirá, él quiere tener la
       oportunidad de explicarte, porque el futuro de su familia depende de esta
       renegociación”. “Mirá”, le dije, “lo lamento mucho”. No me parecía una cosa
       procedente. Si se hubiese tratado de un funcionario de Siemens yo hubiera dicho que
       se presente en mi despacho de la SIGEN, yo lo voy a recibir, lo voy a escuchar, esa
       hubiese sido mi obligación, escuchamos a mucha gente de Siemens, gente que vino
       de Alemania, de Argentina. ¿Pero qué relación tiene este tipo con Siemens, a título
       de qué lo voy a recibir? Y Rodolfo no insistió.
       P: ¿Y en los circuitos informales, tuvo alguna información acerca de cuál había
       sido el quid de la cuestión en el contrato?
       RB: Te voy a remitir a una cosa que fue pública, el contrato fue denunciado por
       Darío Alessandro y alguien más. Y en la denuncia están todas las imputaciones que
       informalmente se conocían. Cuando nosotros discutíamos antes de asumir el
       gobierno, de los temas clave, el tema del avión presidencial, la Corte Suprema, la
       defensoría General de la Nación…uno de los temas más escandalosos era el contrato
       de Siemens.




                                                                                          42
A todo esto, por supuesto, cabe agregar la directa implicación de Claudia Bello y Alejandro

Val sobre los funcionarios principales del Miniesterio del Interior.

       De modo que no hay pruebas, pero sí fuertes indicios y diversas fuentes que afirman

la existencia de coimas en la contratación con Siemens por los DNI y el control de los pasos

fronterizos.



2.5 Tercera Etapa: De febrero de 1998 a octubre de 1998: desde la adjudicación hasta

la firma del contrato

       Esta tercera etapa debería haber sido más corta. Ya la adjudicación había sido hecha,

las impugnaciones evitadas gracias al acuerdo entre Macri y Siemens, y se había allanado el

camino para avanzar con el proyecto. Pero la firma del contrato se demoró nada menos que 8

meses. ¿Qué había pasado? El problema puede resumirse con una sola palabra: Garantías.

       En efecto: Siemens se negaba a firmar el contrato si el Estado Nacional no le

aseguraba una determinada cantidad de DNI anuales. Pero los funcionarios, según diversas

fuentes, o no estaban dispuestos a darlas, o estaban políticamente imposibilitados para

asegurarle a la empresa esa medida.

       Justamente el planteo que se le había hecho a Siemens desde los otros grupos

participantes en la etapa de evaluación de las propuestas técnicas–seguridad y gerencial-

financiera (el Sobre 1) es que la empresa alemana había condicionado la oferta a la

satisfacción de esta garantía antes de la firma de un –en ese momento- eventual contrato.

Incluso los otros compradores del pliego –Lockheed y PecomNec, para no contar a IBM que

lo había hecho, según FM, por una cuestión de imagen- habían desistido de seguir adelante

con el proyecto por esta falta de garantía. Y EDS, otro gigante tecnológico norteamericano,

también había desistido aun antes de comprar el pliego por lo mismo.


                                                                                         43
       Ahora bien ¿qué significaba garantía exactamente? No era sólo el compromiso de

“instar a los ciudadanos” a sacar o renovar su DNI, o de arbitrar las normas para que los

ciudadanos se vieran en la necesidad de hacerlo para iniciar cualquier tipo de gestión pública

o privada. Era ni más ni menos una partida presupuestaria desde el Estado Nacional para

cubrir el faltante año tras año si no llegaban a demandarse la cantidad de DNI prevista en la

licitación y por consiguiente en la oferta de las empresas. En el artículo 2º del Pliego, el

Objeto del Llamado a licitación, habla tanto de la cantidad como de la “garantía” del Estado.

En efecto, en su anteúltimo párrafo dice:

       “El reemplazo en forma progresiva de los actuales DNI por el nuevo documento en
       un período de 50 meses contados a partir de la emisión del primer documento y a un
       ritmo mensual de aproximadamente 2% del volumen total. El Estado garantizará el
       cumplimiento del reemplazo de los documentos”

Este punto implica cuál es el modelo de recaudación y a que tasa se preveía la renovación

total. El último párrafo del punto, como se aprecia, afirma que se garantizará el reemplazo de

los DNI, pero no habla nada –ni lo hace tampoco en otro lugar del Pliego- respecto de

completar con dinero la baja “demanda” de DNI por parte de la población. En el Artículo 92

se preveía además que el plazo del contrato, previsto inicialmente para ser completado en

seis años, podía prorrogarse dos veces por tres años cada una, es decir otro sexenio más.

       ¿Pero que dicen las fuentes respecto del tema de la demora en la firma del contrato y

las garantías?

       Por un lado esto respondió el hombre que trabajó muy cerca de Corach, quien no se

mueve de la versión oficial:


       P: Siemens exigió garantías de cantidad de DNI?
       Funcionario de Corach: En ningún lugar del contrato decía que era obligatorio
       renovar el DNI. Sí que se fueron dando cosas para que la gente renovara el DNI.
       P: Cuál fue el papel de Carlos Corach?



                                                                                            44
       Funcionario de Corach: Es un hombre inteligente. Yo fui testigo de que se plantó
       frente a Siemens y les dijo “Yo, la obligatoriedad de renovar el documento no la
       pongo. Si no, que se caiga el contrato”. Yo mismo, si me decía que sacar el nuevo
       documento iba a ser obligatorio, presentaba mi renuncia.

Pero la versión de la fuente vinculada con Malam es bien distinta

       FM: Entre la adjudicación y la firma aparece el problema esencial para Siemens:
       quién carajo les garantizaba que yo voy a tener 30 millones de DNI, si yo tenía
       [hasta entonces] 1 millón por año. Ahí viene un tema central: el gobierno no podía
       dar garantía, porque para dar garantía tenés que tenerlo en el Presupuesto. Y quién
       mierda lo iba a aprobar en las Cámaras, y menos sacar un decreto después de todo
       el quilombo…Sobre todo después de que Siemens había renunciado a una garantía.
       Porque Siemens había condicionado la oferta. El pliego decía al principio, en el
       Capítulo 2, “el Estado garantizará que se reemplazarán todos los documentos en un
       lapso de 60 meses”. No decía cómo. Enseguida todos los oferentes empezamos a
       preguntar “¿garantizará cómo?” ¿Poniendo una carta de crédito, cómo? Con una
       norma legal no hacés nada, porque si la gente no tiene guita…Si la gente no pone la
       guita, vos (el Estado) me ponés la guita. Por supuesto a los dos minutos todos los
       oferentes empezamos a preguntar. Finalmente Siemens cuando hace su oferta dice
       algo así como “en el entendimiento de que el Estado pondrá la diferencia cada
       mes”. Nosotros dijimos que eso era condicionar la oferta, y que no era lo que decía
       el pliego. Una oferta condicionada es una oferta que hay que rechazar, está fuera de
       las condiciones e impugnamos….

Y volviendo al período de demora entre la adjudicación y la firma el contrato, la fuente de

Malam dice:

       FM: Pero ya con Siemens, que había tenido que asegurar que no quería garantías,
       y después (que gana la adjudicación) que vuelva a pedir que les paguen ya era un
       quilombo…Entonces se pasaron discutiendo 8 o 9 meses cómo carajo seguía esto…Y
       llegaron a una especie de solución, que habría que leer en el contrato, pero que en
       última instancia era que iban a tener el contrato el tiempo necesario hasta tener 24 o
       30 millones, prorrogándolo tantas veces hasta que se cumpliera el número total. Que
       no es lo mismo que tenerlo en 60 meses, porque hay costos financieros y todo lo
       demás…Las espaldas financieras de Siemens también son relativas: ellos también
       tienen que ir al banco a pedir la guita.

       Lo cierto es que no hubo acuerdo hasta octubre de 1998, cuando el Ministerio del

Interior refrenda el contrato, que luego es confirmado por el Decreto 1342 del 16 de

noviembre de 1998, que firman Menem, el jefe de gabinete Jorge Rodríguez y Carlos

Corach. En ese mismo decreto, en su anexo, se establece formalmente los nuevos valores del



                                                                                          45
DNI ($30) y de las diferentes variantes (renovación, actualización, etc.) según los términos

del flamante contrato. Sobre este último tema –cómo considerar las actualizaciones- habrán

de surgir importantes polémicas durante 1999.



2.6 Cuarta Etapa: De noviembre de 1998 hasta febrero de 2000: se firma el contrato y

Siemens inicia su ejecución

         El Contrato es suscripto el 6 de octubre de 1998 por el ministro del Interior Carlos

Corach y dos representantes de Siemens IT Services, los alemanes Ernst Brechtel y Eberhard

Reichert, y ratificado el mes siguiente por Decreto del Presidente Menem, tal como recién

vimos.

         En su articulado hay diferentes elementos que reproducen el objeto tal como

aparecían en las pautas del Pliego original: se fija la renovación total de los documentos en

50 meses (art 3º), así como el detalle de los precios (art 4º) a cobrar a los ciudadanos para los

trámites relativos al DNI y de migraciones. El plazo (art 6º) se ratifica nuevamente como 6

años con opción a otros 6, y la cantidad de DNI gratuitos (art 5.1) a ser provistos por

Siemens sin cargo para los ciudadanos y para el Estado sería de 75.000 al año (un número

muy bajo, que luego sería retomado en la renegociación con el gobierno de la Alianza).

         También se establecen las penalidades (art 8º) por demoras de ambas partes y la

propiedad (art 10º) del equipamiento y el software mientras dure el contrato (serían

propiedad del contratista) y cuando finalice el mismo (pasarían a mano del Estado), así como

las gestiones del contratista para preservar la seguridad de los códigos fuentes (otro tema a

retomar durante la renegociación del gobierno de De la Rúa).

         También se establece la obligatoriedad de capacitación del personal estatal por parte

de Siemens (art 14º). Y en el capítulo 16º se establecen las garantías: en su inciso b) dice que


                                                                                              46
el Estado habrá de asegurar el reemplazo de 24 millones de DNI a través de “los actos

jurídicos necesarios para establecer dicho reemplazo, para lo cual arbitrará todos los medios

normativos y ejecutivos permitidos por el ordenamiento jurídico”. Y por su parte el

contratista “renuncia a solicitar se disponga la caducidad de los DNI no reemplazados”. En

el artículo 26 se establecen los diferentes casos de rescisión por ambas partes. Y como

anexos aparecen 8 partes con el detalle de los sistemas a instalar, el equipamiento, la

capacitación y el Plan de Inversiones. Este último anexo, referido a las inversiones, lo

retomaremos más adelante, cuando analicemos el problema de los costos de la empresa.

       Este período, entre octubre de 1998 y febrero de 2000, puede definirse como el más

“calmo” de todo el proceso. La empresa inicia sus inversiones: monta el Centro de

Personalización de Documentos en la Capital Federal y realiza las inversiones iniciales, por

las que se ponen en funcionamiento los 4 centros de controles migratorios más importantes,

en los aeropuertos de Buenos Aires y en las terminales fluviales de pasajeros también

porteñas. Sin embargo, por un acta firmada por el subsecretario Carreras y Siemens, deciden

postergar la primera emisión de DNI para argentinos hasta después de las elecciones

generales de octubre de 1999. Para los extranjeros, en cambio, sí aprueban la producción de

DNI a partir del 1º de octubre de 1999.

       En el medio del proceso, sin embargo, se desató una fuerte polémica en los medios

entre la postura de Siemens y la del Ministerio del Interior respecto de qué se consideraría

actualización y qué renovación. Un detalle que no era sólo semántico: en el contrato se

establecía, en el artículo 4.2: “el precio de los trámites de actualización de cada DNI, es de

$ 6,05”, mientras que la emisión (punto 4.1) costaría $ 30.

       Pero según aparece en Clarín el 27 de junio de 1999, el vocero de Siemens Ricardo

Bernhardt sostenía que “actualización son los cambios de domicilio y los matrimonios,


                                                                                           47
mientras que la renovación implica emitir un nuevo DNI y eso cuesta $ 30. La ley habla de

actualizaciones, pero la palabra está usada en otro sentido”. El hombre de Siemens se

estaba refiriendo a la Ley 17.671 que había creado del DNI en 1968, donde se indicaba

justamente que a los 8, 16 y 30 años cada individuo debía hacer una actualización de su DNI.

       Ante esta doble interpretación de la palabra actualización, la nota de Clarín mostraba

la polémica entre el Estado y la empresa: mientras esta última “sostiene que cada argentino

debe pagar los $ 30 cuatro veces: al nacer, a los 8 años, al cumplir los 16 y a los 30 años”,

pero el director del Registro Nacional de las Personas, Eduardo D’Amico, explica en la nota

que la actualización de los 8 años se debía pagar $ 6,50. Y más adelante, el vocero de

Siemens decía: “No se puede actualizar el DNI sin cambiarlo porque la foto y los datos se

imprimen antes de ensamblarlo. La ley habla de tres actualizaciones y consideramos que en

las tres se debe pagar el precio de emisión”, es decir $ 30.

       Finalmente hubo una solución intermedia, que establecía un documento “de primera”

y otro más económico. En efecto, por un acta firmada entre el Ministerio del Interior y

Siemens el 18 de agosto de 1999, llegaron al acuerdo de cobrar $ 6,50 al ciudadano por la

renovación de los 8 años de edad (de los cuales $ 6,05 irían a la empresa y el resto al Estado)

si el solicitante optaba por agregar solamente su foto y su dígito pulgar al viejo documento.

Mientras que se habrían de cobrar $ 30 por la emisión completa de un nuevo DNI, si tal era

la elección del solicitante.

       ¿Qué se puede comentar al respecto? Será otra vez FM quien traiga a colación la

oferta del grupo Itron para la cuestión de las renovaciones, insistiendo que Siemens no

estaba capacitada para enfrentar un contrato tan complejo, y que hacía las cosas mal:

       FM: Siemens puede hacer cagadas. Fijate que renovación de documentos, que
       incluía el envío a domicilio, nunca podía valer 6 mangos. Todos los demás oferentes
       cotizamos más o menos lo mismo. Se equivocan, lo hacen mal… ¿Quién fue el


                                                                                            48
       boludo? Al otro día no estuvo más, a los tipos encargados de calcular los costos los
       rajaron.


       No pudimos confirmar que hubiera habido despidos en Siemens por una mala

estimación de los costos. Pero respecto de la cotización de Itron se verifica la información de

FM: mientras Siemens había cotizado $ 6,05 para la actualización, el grupo encabezado por

la empresa de Macri había ofertado $ 18,15, es decir exactamente el triple, tal como informó

La Nación el 6 de febrero de 1998.

       Pero más allá de esta discusión entre Siemens y el Estado, y la notable subestimación

de costos de la empresa alemana para calcular las actualizaciones, el contrato seguía su

marcha.

       Pero algo salió mal: los primeros 3000 DNI generados, que estaban destinados a los

extranjeros, fueron emitidos y entregados con los pulgares invertidos: el derecho en lugar del

izquierdo, y viceversa. Como habría de confirmarse más tarde, este problema en los

primeros DNI emitidos –un error menor y trivial, según varias fuentes consultadas- fuera la

premonición de la tormenta por venir.



2.7 Quinta etapa: De febrero de 2000 a mayo de 2001: desde la renegociación hasta la

rescisión

       Antes de entrar de lleno en lo que fue el tratamiento específico del Contrato por el

nuevo gobierno de la Alianza, que con la presidencia de Fernando De la Rúa reemplazó a

Menem en diciembre de 1999, conviene reiterar la percepción que se tenía sobre el Contrato

desde antes de asumir. Recordemos el comentario que nos hizo Rafael Bielsa:

       RB: “Cuando nosotros discutíamos antes de asumir el gobierno, de los temas clave,
       el tema del avión presidencial, la Corte Suprema, la defensoría General de la
       Nación…uno de los temas más escandalosos era el contrato de Siemens”.


                                                                                            49
Es decir, existía una opinión clara por parte del las nuevas autoridades respecto de “las

impurezas de origen” del contrato.

        Pero al mismo tiempo había otro elemento que contemplaban: las impurezas estaban

bien protegidas detrás de una gruesa coraza jurídica. Tal como nos reconoció la Fuente

Principal de la Comisión de Renegociación14:

        FPCR: Trabajaron muchos tipos de mucho nombre en el contrato, trabajó Julio
        Comadira que es uno de los directivos de la Universidad Austral... Estuvo Barra...
        Estuvo la más alta jerarquía jurídica del país. Estaba muy bien armado
        P: ¿Y el pliego también?
        FPCR: Y sí, estaba armado bien. Yo creo que si se hubiera querido impugnar se
        hubiera podido, pero cuando uno llegó no era así. O sea, la película empezó antes y
        vos llegás a la mitad, que era la posición de SIGEN... Ellos (Siemens) habían
        armado una estructura muy creativa. Siemens se plantaba en el tema de la seguridad
        jurídica…


2.7.1 Las dos posturas dentro de la Alianza

        La introducción anterior sirvió también para esbozar las dos grandes líneas que había

en el gobierno de la Alianza acerca del contrato, líneas que finalmente entraron en conflicto

y terminaron con el triunfo de la opción favorable a la rescisión. Por un lado estaban – por

llamarlos de algún modo- “los principistas”. Eran aquellos que daban prioridad a los

orígenes turbios del contrato, y querían voltearlo a toda costa. Y frente a ellos s colocaban

“los pragmáticos” –otra vez elegimos un nombre por comodidad- que daban prioridad a la

seguridad jurídica, dadas las consecuencias ulteriores que podía tener su ruptura sin una

causa justificada, tanto en el plano político como en lo estrictamente judicial. Los vaivenes

de esta pelea pudieron verse en todo momento.




14
   La llamamos Principal porque entrevistamos además a otras tres fuentes de esa Comisión, que eran el
Escribano Pelly ya mencionado y Gastón Ortiz Maldonado, interventor del Re. Na. Per durante el gobierno de
la Alianza. La última fuente prefirió no revelar su identidad.

                                                                                                         50
       Una vez trazado el mapa general, veamos cuáles fueron los pasos iniciales del nuevo

gobierno. Basándose en la falta de asignación presupuestaria destinada a los gastos del

contrato para el año 2000, y en las fallas detectadas con los 3.000 DNI para inmigrantes, en

febrero de 2000 el Ministerio del Interior (a cuyo frente estaba Federico Storani) determina

la interrupción de la provisión de los DNI por Siemens. En rigor, según nos relataron tres de

las cuatro fuentes consultadas que formaban parte de la Comisión de Renegociación, esta

interrupción fue más un elemento de presión sobre Siemens que otra cosa “porque el error

de los pulgares cruzados fue una trivialidad, con causas muy menores” según la expresión

de uno de ellos y compartida por los otros dos.

       Y además, en marzo de 2000 el ministro Storani crea la Comisión de Estudio y

Seguimiento del Contrato Siemens, integrada por funcionarios políticos del Ministerio del

Interior y del Re. Na. Per y la Dirección de Migraciones, que en la jerga fue llamada

Comisión de Renegociación del Contrato Siemens.

       Vale aclarar en este punto que formalmente la renegociación entre el Estado y la

empresa se inició en diciembre de 2000, cuando el Contrato es incluido en el listado de

contratos sujetos a renegociación según lo establecía la Ley de Emergencia Económica

25.344 de octubre de ese año. Pero informalmente las negociaciones entre ambas partes

habían empezado antes, justamente en marzo, con la conformación de la Comisión.

       Es interesante acá introducir algunos de los pasajes de las entrevistas mantenidas con

la fuente principal de renegociación del contrato (FPCR). Su postura claramente se enrola en

el ala pragmática de la negociación.

En sus propias palabras:

       Fuente Principal de la Comisión de Renegociación: (…) Nosotros llegamos y la
       idea nuestra analizar primero si rescindíamos el contrato por culpa de la empresa o
       si entrábamos en un proceso de renegociación.


                                                                                          51
       P: ¿Y por qué por culpa de la empresa?
       FPCR: Porque la empresa no había cumplido muchas de las condiciones. Ahí había
       una doble imputación. La empresa imputaba al Estado Nacional no haber hecho
       ciertas obras y por eso no había cumplido, y nosotros imputábamos a la empresa no
       haber cumplido con diversas prestaciones. Como todo, era opinable. (…) Había una
       muy fuerte operación por parte del estado nacional alemán, inclusive hubo cartas
       dirigidas por Schroeder a De la Rúa durante la mitad del proceso de negociación, en
       las cuales en un tono podríamos decir cortés, pero amenazante, planteaba la
       posibilidad del retiro de todos los capitales alemanes de la Argentina si no existía la
       voluntad de dar cumplimiento a un contrato que se encontraba firme, sin
       impugnación y con principio de ejecución. Pero en estos términos, el canciller
       alemán...
       P: ¿Y De la Rúa?
       FPCR: Y, yo estuve con De la Rúa varias veces, con Freddy (por Federico Storani)
       (…) Estuvimos con De la Rúa, que estaba muy confuso. Ponemos en el Informe las
       dos posibilidades: la de rescindir y la de continuar, y donde, desde mi punto de vista
       técnico jurídico, era mejor renegociar en la medida en que obtuviéramos una buena
       renegociación.(…) Obviamente, atento a la situación de la presión del estado
       alemán, la posibilidad del costo de una indemnización, la impugnación, estaba la
       seguridad jurídica. Es decir, el contrato tenía plazo de ejecución, se estaba
       realizando, Siemens podía equivocarse pero eso ya son faltas administrativas, por
       ejemplo, lo de los dedos cruzados, pero no daban para la rescisión. Había algunos
       elementos pero eran elementos que había que justificar fuertemente. Quizás una de
       las bases era también políticamente definir la denuncia de corrupción, cosa que De
       la Rúa no quiso (…)

En rigor, en el Ministerio optan por la “salida renegociadora” porque iban tanteando el

ambiente político. Es decir, la gente de la Comisión de Renegociación reconocía por un lado

la falta de fortaleza de sus argumentos para rescindir el contrato. Y también tenían el

sentimiento de que no sabían para dónde ir, porque la dirección política del Estado –el

Presidente- no definía el rumbo.

Como lo dice esta fuente después:

       FPCR: Nosotros (en el Ministerio del Interior) no teníamos direcciones claras.
       Incluso yo recuerdo ir con Freddy a hablar con el presidente en dos o tres
       oportunidades, y el Presidente siempre con una posición oscilante, tibia, errática.



                                                                                           52
       Entonces nosotros empezamos a trabajar sobre la base de la renegociación en un
       proceso serio.

       La otra postura, que antes denominamos principista, fue creciendo a lo largo del año

2000 y estuvo representada centralmente por Rafael Bielsa y el equipo que lo acompañaba

en la SIGEN. Es necesario notar, sin embargo, que recién a partir de noviembre de 2000,

cuando se dicta la Ley 25.344 de Emergencia Económico Financiera, habrá de existir un

instrumento legal que dé marco formal a la renegociación con Siemens.

       También en esta postura se inscribía el interventor del Re.Na.Per. Gastón Ortiz

Maldonado, quien nos dijo entre otras cosas:

          De la Rúa rompe el contrato porque lo convencí de que era una cagada. A mí me
           conoció como diputado nacional, me tenía como un tipo derecho. E iba a ir a
           Drogas (la Secretaría de Lucha contra el Narcotráfico), pero encuentra este
           quilombo y me mete
          Los primeros días creí en el proyecto. Y pensé: hago el DNI con Siemens y soy
           Gardel. Pero después me dí cuenta de lo que era (el contrato) y tomé la decisión
           de darlo de baja. A la sede del Centro de Documentación, como estaba en la
           calle Chutro le decíamos el centro Trucho: ni habilitación municipal tenía.
          Ibamos a ir todos presos si lo seguíamos, el contrato era técnicamente imposible.


       Luego, tras la renuncia del ministro Federico Storani y su gente en marzo de 2001 y

la llegada a la cartera de Interior de Ramón Mestre, esta postura rupturista gana mucha más

fuerza y finalmente se impone.

       Pero es interesante ver qué nos dijeron Rafael Bielsa y Jaime Farji, su asesor

entonces en la Sindicatura:

       Jaime Farji: Vos preguntaste cuál era la información que tenían sobre el proceso de
       concesión original, cuando nosotros no éramos funcionarios de SIGEN. Pero SIGEN
       sí había intervenido en momentos clave del proceso de la negociación, en particular
       la SIGEN había hecho observaciones al pliego…
       Rafael Bielsa: que fueron desoídas…
       Jaime Farji: …que no fueron incorporadas al pliego. Esto lo aclaro porque no es
       que la SIGEN en la gestión Bielsa cambió en aspectos sustanciales su postura
       anterior. Cuando Bielsa llega a la SIGEN e interviene en este tema, lo primero que
       hicimos fue buscar los antecedentes y las intervenciones anteriores de la SIGEN.

                                                                                         53
        Es decir, desde la Sindicatura, Bielsa y su equipo en primera instancia habían vuelto

a rescatar las objeciones presentadas por el organismo en 1997, durante el proceso

licitatorio15. Y también las objeciones de la SIGEN planteadas en su informe del 24/9/98

(durante el largo período de 8 meses en 1998, cuando Interior y Siemens no se ponían de

acuerdo con el tema de las garantías). En este último informe, una de las objeciones de la

SIGEN al proyecto de contrato era la ausencia de la estructura de costos, lo cual colisionaba

con la cláusula 4.6.2 del mismo, que decía: en el caso de “acontecimientos extraordinarios e

imprevisibles que afecten la ecuación económica-financiera originaria del presente

Contrato las partes convienen ante dicho supuesto establecer mecanismos dirigidos a

restablecer dicho equilibrio. A esos efectos, el contratista deberá exhibir la correspondiente

estructura de costos en lo que fuere relevante”.

        Este tema, el de los costos, habrá de ser fundamental más adelante. Porque la SIGEN

quiso ver los costos de Siemens y la empresa se negó. Y ese pedido y esta negativa

terminarán de hundir el nuevo acuerdo.



2.7.2 Una renegociación difícil

        Ya se dijo antes que la Comisión de Renegociación no tenía directivas claras del

presidente De la Rúa ¿Quería el jefe de estado voltear el contrato? ¿Prefería continuarlo a un

precio menor? ¿Las presiones internacionales indicaban priorizar su continuidad? En la

Comisión no recibían ninguna decisión al respecto, y optaron entonces por encarar la vía de

la renegociación en lugar de la rescisión. E iniciar negociaciones informales con Siemens en



15
  Básicamente, en 1997 la SIGEN cuestionaba que el precio vigente en ese momento (1997) para el DNI era
superior a lo que se cobraba a los ciudadanos en 1994, a pesar de que esto lo impedía el Decreto 1310/94, el

                                                                                                               54
base a tres elementos que consideraban esenciales: el precio de los DNI, que juzgaban

excesivo; la cantidad de DNI gratuitos a entregar a los ciudadanos con bajos recursos, que

estimaban notoriamente insuficientes (el contrato establecía 75 mil documentos sin cargo por

año). Y en tercer lugar, la propiedad de los códigos fuente del software de aplicación del

sistema, suerte de llave maestra para su actualización y además una barrera que garantizaba

la inviolabilidad del sistema cuando éste pasara a manos del Estado Nacional, pasaje que

habría de concretarse una vez cumplido el contrato.



2.7.2.1 La Comisión renegocia

La Comisión generó un “Borrador de Reformulación Contractual”, con la participación de la

Secretaría de Hacienda del Ministerio de Economía para evaluar el impacto fiscal del

Proyecto y la reducción de ingresos para el contratista. Para su confección se realizaron

también consultas con Siemens, de modo de ir consensuando con la empresa opciones que

fueran compatibles con sus posibilidades.

        Finalmente, una vez generada la Ley de Emergencia Económica en diciembre de

2000 y la inclusión del contrato Siemens entre los contratos a renegociar en el marco de esa

ley, la Comisión de Renegociación generó una propuesta formal. En razón de la reserva

impuesta a los expedientes por la Procuración del Tesoro por la demanda ante el CIADI, no

fue posible acceder al texto de la propuesta en sí.

        Sin embargo pudimos acceder a los puntos sustanciales de la propuesta a través del

escribano Miles Pelly, miembro de la Comisión desde su formación. Los cambios

principales de esa propuesta respecto del contrato original habían sido los siguientes:



mismo que autorizaba a llamar a concurso público (punto 2..3 de este trabajo, página 9 abajo: “Vale
destacar…”)

                                                                                                      55
        El precio por cada DNI emitido bajaba de $30 (con envío obligatorio a domicilio) a

         $21,50, con un plus optativo de $3,50 para envío a domicilio, que lo llevaba a $25.

        El volumen de DNI gratuitos entregados por la empresa crecía desde 450 mil en 6

         años (a razón de 75.000 por año) a 3.000.000.16

        Se establecía un precio diferencial para que los jubilados y pensionados pudieran

         renovar su DNI a $ 10,61 en lugar de a $ 25.

        Una reducción del precio de los trámites migratorios para los particulares, y un

         descuento para la provisión de los padrones electorales para el Estado.

     Pero veamos qué relata la Principal Fuente de la comisión de Renegociación (PFPCR)

     dicen las fuentes respecto de esta oferta consensuada entre el Ministerio del Interior y

     Siemens:

         FPCR: Entonces nosotros empezamos a trabajar sobre la base de la renegociación
         en un proceso serio. Empezamos a separar la distribución de que si el ciudadano
         quería obtener el documento en su domicilio o quería obtener el documento
         directamente en el registro
         P: Y entraron en la vía de la renegociación porque fue una pauta política de
         alguna forma de Storani...
         FPCR: Y, entramos en la renegociación porque fue la decisión política de
         Storani(…). En esa renegociación planteamos que durante los primeros cinco años
         de contrato nos iban a dar 3.000.000 documentos gratuitos ¿Qué problema tenía
         Siemens? Siemens no podía aceptar muchas bajas porque si aceptaba muchas bajas
         en el precio, la sospecha de corrupción se iba a cristalizar. Entonces yo no puedo
         plantear que una cosa vale 100.000 y después decir que vale 30.000. (…) Ellos el
         precio, mucho más de lo que lo bajaron no lo podían bajar...
         P: ¿Y por qué eso?
         FPCR: Sí lo podían bajar; no lo podían bajar por una cuestión de imagen. ¿Cómo
         voy a pedir por un contrato mil millones y después pido quinientos millones? Todos
         estos elementos, ellos tenían que rendir cuentas también al propio pueblo alemán




16
  En el Informe Nº 2 de la Comisión se consignaba que entre 1996 y 1999 los DNI gratuitos habían ascendido
en promedio al 35% del total de documentos emitidos. Y que en cada año, los gratuitos habían sido en números
redondos 549.000 (1996), 701.000 (1997), 547.000 (1998) y 1.109.000 (1999). Es decir, 2.900.000 en cuatro
años, 800 mil más que los pactados para 6 años.

                                                                                                         56
   De modo que la Comisión establece una propuesta, en combinación con Hacienda y en

   diálogo con Siemens. Y la opinión de la principal fuente de la renegociación es que a

   Siemens se la hace imposible reducir más sus ingresos porque hubiera aparecido como

   una estafa a la Argentina la situación de precios original. Por lo tanto, es flexible en

   aumentar la cantidad de DNI gratuitos y en crear un valor preferencial para los jubilados,

   pero no puede, según esta fuente, reducir más sus precios: sería la evidencia de que

   estaban inflados para pagar la corrupción.



2.7.2.2 El dictamen de la SIGEN: “quiero ver los costos”

         El dictamen de la SIGEN aparece en Marzo de 2001 y es fuertemente crítico respecto

   de la propuesta de la Comisión.

         El informe desmenuza la propuesta y, aunque reconoce progresos, marca sus

   deficiencias y centra su argumentación en el desconocimiento acerca de cuál es el

   “sacrificio compartido” que hace Siemens. En un párrafo de las Consideraciones

   Generales dice17:

         “…En tal sentido, y a lo largo del presente trabajo, nos veremos obligados a volver
         sobre este punto, este órgano de control no ha podido hacer un análisis que permita
         arrojar conclusiones sobre la razonabilidad de la retribución del contratista y de las
         tasas que afrontará el público después de la renegociación, debido a que no hemos
         tenido a la vista datos concluyentes respecto de los costos de los servicios
         involucrados en la presente contratación, ni del valor de las inversiones
         requeridas.”


   Y la SIGEN será incansable al respecto: establece las comparaciones del contrato

   original y las de la renegociación para establecer cuánto deja de percibir la empresa

   alemana, y arriba a la conclusión de que la Secretaría de Hacienda, que había participado


   17
        ver en los Documentos adjuntos



                                                                                            57
      en la redacción de la propuesta de renegociación, estaba excedida en su estimación de

      $388,2 millones como monto que dejaría de percibir Siemens a lo largo de todo el

      contrario. Según la SIGEN, esa merma para Siemens alcanzaría los $172,1 millones.

          Pero esta diferencia -importante, por cierto- no es la médula de su argumento. La

      SIGEN insiste en conocer los costos para poder evaluar la disminución real del ingreso

      de la contratista y establecer así el sacrificio compartido entre ambas partes, del que

      habla el artículo 3º de la Ley de Emergencia 25.344 de noviembre de 2000, el

      instrumento legal que habilita la renegociación.

          Y para respaldar su exigencia, la SIGEN en su dictamen se remite al punto 4.6.2 del

      contrato y a la exigencia de conocer los costos de la propia SIGEN en 1998 (en ocasión

      de estudiar el por entonces proyecto de contrato)

          El propio Rafael Bielsa, con su asesor Jaime Farji, lo recordaba para esta

      investigación del siguiente modo:

          RB: ¿Sabés por qué era muy importante la apertura de costos? Porque la Ley de EE
          contenía una cláusula que establecía el principio del sacrificio compartido. Esto
          quería decir: vamos a renegociar este contrato, el país está en emergencia, como
          Estado voy a deponer algunos reclamos que podría ejercer, como empresa vamos a
          ver cuánto deponés vos de tu posición. Entonces, conocer el desglose de cuentas era
          fundamental porque en un contrato de 1200 millones, que la empresa te dijera “yo
          bajo el precio a 1000 millones” no había manera de saber si ese sacrificio era
          compartido ¡Porque tal vez los costos de la empresa eran 300!


          También la SIGEN elabora otro informe, esta vez de carácter técnico, donde evalúa

los sistemas aplicados por Siemens para el desarrollo del proyecto. Recién lo da a conocer en

julio de 2001, cuando ya el contrato había sido rescindido. Pero otra vez fue lapidario: en las

conclusiones del Informe la auditoría dice18


18
     ver link: http://www.sigen.gov.ar/documentacion/informes_SIGEN/odmi010701.pdf




                                                                                            58
       De lo expuesto anteriormente, surge claramente la falta de cumplimiento por parte
       de la contratista de los niveles de seguridad establecidos en el contrato, en
       particular para la seguridad en el software y en los sistemas de gestión de base de
       datos.


Y después agrega:

        “…La falta de un plan integral de seguridad informática, el cual ha sido
        parcialmente definido e implementado, impide el cumplimiento del objetivo del
        contrato…”
Este informe, a pesar de darse a conocer públicamente en julio de 2001, ya era esgrimido por

Bielsa como una causal adicional para rescindir el contrato, como veremos en el punto

siguiente.



2.7.3. El desenlace

       Las cartas ya estaban echadas, y las diferentes áreas del Estado habían hablado.

Desde la Comisión de Renegociación se postulaba una salida dentro del mismo contrato con

Siemens, mientras que el organismo de control, la SIGEN, exigía conocer los costos para

completar la evaluación. Y en este momento es importante detenerse en la respuesta de

Siemens: se niega terminantemente a exhibir su estructura de costos. Tal como lo relata el

informe que nos entregó el escribano Miles Pelly, miembro de la Comisión de

Renegociación, donde se hacía un racconto del Caso Siemens para el Ministro Mestre:



        “Trasladado este requerimiento (el de apertura de los costos) a la empresa, ésta
       respondió que la información solicitada formaba parte de su reserva comercial, que
       el tema no estaba contemplado contractualmente como no lo había estado en el
       pliego, con excepción del citado 4.6.2 del contrato”




                                                                                         59
       Por otra parte los interlocutores del Gobierno habían cambiado. En marzo de 2001

renuncia Federico Storani al Ministerio del Interior y asume Ramón Mestre, quien había sido

gobernador de Córdoba. También el Ministerio de Economía sufre importantes cambios: tras

un fugaz pasaje de Ricardo López Murphy en reemplazo de José Luis Machinea, asume a

fines de marzo como titular del Palacio de Hacienda el economista Domingo Cavallo, gran

protagonista de los años 90 como ministro del gobierno de Carlos Menem y “padre” de la

convertibilidad. Y además, enemigo declarado del empresario Alfredo Yabrán (quien se

había suicidado a mediados de 1998, acosado por la causa del asesinato del periodista José

Luis Cabezas).

       En lo referente al contrato Siemens, los nuevos actores políticos toman posiciones

encontradas. Cavallo se muestra proclive a renegociar el contrato, mientras Mestre va

adoptando poco a poco la postura de la SIGEN.

       Tal como lo relata Rafael Bielsa:

       RB: Allí renuncia Federico Storani (al Ministerio del Interior) sin resolverlo al
       tema. Y creo que hay dos episodios más que completan la situación que son dos
       reuniones con Cavallo. Una primera reunión en el Ministerio de Economía. (…) En
       la primera reunión estuvo Vicens, estuvo Castañon, estuvo Jaime, estuve yo y
       Cavallo. Y estuvo Mestre, ya como Ministro del Interior, que no abrió la boca.
               En esa reunión, que fue muy desagradable y muy violenta, Cavallo cuando
       nosotros entramos estaba hablando por teléfono con el Presidente del Banco Central
       de Italia. Entonces nosotros nos sentamos, Cavallo se sienta me mira a mí y dice lo
       siguiente: “Así que usted le quiere torcer el brazo al Presidente De la Rúa”, esa fue
       su primera frase. Y yo le contesté “No entiendo a qué se refiere”. “A que el
       Presidente tiene decidido renegociar este contrato” “Bueno”, le dije yo, “me parece
       perfecto, que lo renegocie”. “Bueno”, dice él, “entonces usted tiene que cambiar el
       dictamen de SIGEN”. “No, yo no lo voy a cambiar”, le dije yo, “el dictamen de
       SIGEN no es vinculante. Que el Presidente renegocie el contrato y SIGEN cumple
       con su obligación.”. “Bueno, pero estas cosas después empiezan a salir en los
       diarios”. A partir de ahí fue una cosa dantesca donde empezaron a los gritos, fue
       una cosa muy desagradable. Yo creo que la preocupación que tenía Cavallo allí era
       una preocupación legítima.




                                                                                         60
Pero las razones del nuevo ministro de economía tenían que ver con sus necesidades de

apoyo por parte de la comunidad financiera internacional. Según lo cuenta el entonces titular

de la SIGEN junto con Farji:

       JF: El (por Cavallo) estaba negociando el apoyo de los bancos centrales europeos…
       RB: por la canasta de monedas. El necesitaba a todos los bancos centrales
       europeos, en particular el alemán, el Bundesbank. Ah, y la otra cosa muy importante
       que dijo y muy desagradable, fue: “Así que usted se cree que está en una economía
       socialista, en una economía planificada”
       JF: Claro, fue cuando le mencionamos el tema de los costos
       RB: No entiendo, le dije. Y me dijo: “En la economía de mercado, las empresas no
       abren los costos”. Mire doctor, le contesté, es una obligación contractual y es una
       obligación fijada por la Ley de Emergencia Económica, y creo que este país está
       dentro de las reglas de mercado. “No”, contestó, “es una barbaridad, esto no es una
       economía planificada”. Una cosa desagradabilísima.

También Bielsa brinda un relato de su vínculo con el Ministro del Interior, Ramón Mestre, y

su advertencia directa respecto de las cuestiones turbias del contrato:


       RB: Nos vamos, y Mestre me llama por teléfono y me dice: “Usted qué cree que
       tengo que hacer”. No, perdón, fuimos a comer al Club Alemán, con Mestre, solos. Y
       yo le dije: ‘Mire, ministro, usted tiene un patrimonio que yo valoro mucho que es el
       patrimonio de la honestidad. No lo malogre. Mi consejo como síndico, y mi consejo
       como abogado, y mi consejo como amigo si lo fuéramos, es que esta renegociación le
       va a traer dolores de cabeza al gobierno. Y usted es ministro de este gobierno. Y
       como mi obligación es ser síndico de este gobierno, yo le digo que en estos términos
       va a ser escandaloso’.
       Entonces Mestre no nos dice nada, pero hace una cosa: le da nuestro dictamen a su
       hermano, sin decirnos. Nos enteramos después que nos fuimos de la función. Y su
       hermano le dice: Tiene razón la SIGEN, y creo que había sido camarista en
       Córdoba, era un jurista serio.


Y por último el ex titular de la SIGEN relata el desenlace de la rescisión:


       RB: El segundo episodio convoca a una reunión para acercar a las partes Cristian
       Colombo en su oficina en el edificio Somisa, donde están él, Mestre, Cavallo, Jaime
       y yo. (…) Bueno, pero esta reunión fue mucho más violenta todavía
       JF: ese día se decidió (la rescisión)
       RB: Ese día se decidió. Y fue tan violenta que en un momento dado Mestre dice “No,
       yo en estos términos no hablo” y se levanta como para irse
       JF: Mestre se había peleado con Cavallo.


                                                                                          61
        RB: Los bloques eran Cavallo contra Mestre, y Mestre junto con nosotros. Y
        Colombo tratando de mediar, bien, tuvo un desempeño impecable. Porque incluso
        Colombo me llamó por teléfono y me preguntó: “Vos qué creés de verdad” y yo le
        dije “Mirá, (mi pedido de apertura de los costos) no es formal”. Claro, uno lo mira
        ahora desde otra perspectiva, pero nosotros nos creíamos de una manera muy
        militante el tema de la transparencia, era tan importante que se hicieran las cosas
        bien. Este tema era más emblemático, pero había tantos temas (…)


Luego, ya sin la presencia de Bielsa, Farji aporta su interpretación de porqué Cavallo había

reaccionado de ese modo y de cuáles habían sido las razones profundas de Siemens para no

abrir sus costos:

        JF: Hay dos cuestiones. Una la dijo Domingo Cavallo en una de las reuniones que te
        contaba Bielsa. Cuando nosotros le decimos a Cavallo que Siemens no ha
        demostrado que puede dar el servicio, y sí está demostrado que no cumple con los
        estándares de seguridad informática y de calidad. Y Domingo Cavallo,
        indudablemente influenciado por su ideología y por los intereses que siempre él
        representó porque la Fundación Mediterránea está bancada por empresas y demás,
        él dice que es inconcebible que una empresa seria como Siemens no pueda cumplir
        un contrato que suscribió. Las autoridades argentinas de aquel momento no podían
        concebir que una empresa seria como Siemens no iba a cumplir con un contrato, ni
        siquiera con evidencias en la mesa. El informe de auditoría tenía que haber sido
        comprado o vendido, porque no podía ser cierto. Y Siemens sabía que esta era la
        concepción de la mayoría de los funcionarios argentinos lamentablemente. Porque
        además veníamos de una historia en donde los funcionarios argentinos de la última
        década siempre creen que todo lo que dice el estado está mal y todo lo que dicen las
        empresas está bien. Las empresas se habían acostumbrado a actuar así. Y por otro
        lado creo que era inaceptable para ellos abrir los costos porque se desprendía un
        excedente que seguramente iba a ser exorbitante, y esto tampoco se puede
        demostrar: un excedente no menor que ese debe haber sido necesario para la
        empresa para llevarse el contrato19.


También es interesante conocer la interpretación que hace la fuente de la comisión de

renegociación acerca de los motivos de Bielsa para adoptar esa posición de dureza:

        FPCR: Yo tengo dos opiniones de lo de Bielsa... (…) Bielsa es un tipo muy
        agradable, es un buen abogado, constitucionalista de primera línea, muy agradable
        en el trato. Cuando fuimos con el proceso de renegociación tuvo la opinión a favor, y
        después cuando recibió el expediente y vio la posición de la línea administrativa que
        era muy fuerte en contra del contrato, no de gente llevada por él sino de la gente

19
  Tratamos de contactar a Domingo Cavallo a través de su email de la Universidad de Harvard suministrado
por Sonia Cavallo, hija del ex ministro de economía. Nunca tuvimos respuesta.

                                                                                                           62
       histórica que había participado que estaba muy fuertemente en contra, yo creo que él
       cambió.
       P: No quiso quedar pegado...
       FPCR: Exactamente, yo creo que él pensó “yo tengo veinte años más de política”, o
       sea que no sé si pensaba que iba a ser canciller, pero podía ser jefe de gobierno de
       la Capital, y entonces el tipo dijo “yo no puedo quedar pegado acá... me lo van a
       recordar hasta el día del juicio final...”. Entonces creo que él se jugó más por el lado
       más ... El lado más sencillo hubiera sido rescindir el contrato y pagar, lo que pasa es
       que yo creo que no es un buen criterio administrativo.

Y además confirma el relato de Bielsa respecto de las posturas opuestas en el gabinete

respecto del contrato, así como la posición asumida por De la Rúa:


       P: Con lo cual, ahí vuelvo a De la Rúa, De la Rúa tomó lo de SIGEN y además
       vino justo el cambio de gabinete...
       FPCR: De la Rúa no toma lo de la SIGEN. Ahí aparece Mestre que se convence de
       lo que dice Bielsa. Mestre no quiere quedar pegado con el contrato y empieza a decir
       que no quiere el contrato, hace ver el contrato por otra gente y va para el lado de la
       rescisión. Aparece Cavallo a favor del contrato y Colombo a favor del contrato.
       Según tengo entendido, cuando llega el momento ante De la Rúa, el gabinete
       nacional especialmente Cavallo y Colombo pensaban que estaba bien, pero Mestre
       dice que no y que si van a firmar ese contrato él renuncia. Creo que hay un gran
       enfrentamiento en el despacho de Cavallo que salió en los diarios. El contrato al
       final lo volteó a Mestre, en realidad. Lástima que Mestre no vive, pero creo que el
       contrato lo voltea él. A él el contrato nunca le gustó. Pero lo que pasa es que acá
       había una decisión preliminar del gobierno, desde mi punto de vista, que era que si
       hacemos lo que está haciendo Kirchner a mí como radical me hubiera gustado más,
       y a Storani también, más allá de que no lo pueda decir, porque hubiera sido como
       voltear todo esto a la mierda y enfrentamos el menemismo y qué se yo, o vamos con
       un planteo de la seguridad jurídica. El planteo del presidente era de la seguridad
       jurídica en la estructura más conservadora. Entonces, uno no conducía los destinos
       del país. En definitiva, Freddy era el Ministro del Interior. Nosotros hicimos lo que
       consideramos mejor en el marco del proceso de renegociación. Pero si vos me decís,
       hoy, yo pienso que era mejor renegociar también.


También la fuente principal de la Comisión de Renegociación explica su propia

incomodidad en seguir defendiendo la postura renegociadota cuando avanzaba la postura

contraria. En efecto, no quiere ser mal interpretado respecto de sus verdaderos intereses

respecto de la empresa Siemens:




                                                                                            63
       FPCR: Sí. Esto evidentemente era una decisión de todo el gobierno. Por eso el
       Ministerio recomendó la renegociación pero no se jugo, no dijo hay que renegociar.
       Yo también cuando vi que todo iba para atrás, ahí ya empezabas en un cono, donde
       si defendías una posición, podían insinuar “a ver si éste se la está llevando
       también”... como un Pontaquarto más. Vos viste que hay límites también. Yo te hablo
       con toda claridad, yo estaba convencido de la renegociación, pero hay momentos en
       que... Si nadie conduce, el Presidente no se juega, yo opino técnicamente, y después
       vemos. Y eso también fue lo que resolvió Freddy (Storani) Porque ¿qué íbamos a
       hacer? Yo creo que a hoy, tienen que explicar mucho más los que rescindieron que
       los que propusieron la renegociación.


Antes de la rescisión, el titular de Interior Ramón Mestre le hizo una oferta final a la

empresa con varias de las condiciones sugeridas por Bielsa. Siemens la rechazó, por

inaceptable.

       El Contrato, finalmente, fue rescindido por el Presidente De la Rúa el 18 de mayo de

2001 a través del Decreto 669/2001, apelando en sus considerandos a la Ley de emergencia

Económica y a la imposibilidad de llegar a nuevas condiciones entre el Estado Nacional y la

contratista. Lo firman también Cristian Colombo (jefe de Gabinete), Mestre y Cavallo.




                                                                                        64
3. La cuestión de los costos de Siemens

         En el punto 2.7 hemos desarrollado el intenso proceso de negociación entre Siemens

y el Estado Nacional, en el cual tuvo particular importancia el argumento esgrimido por la

SIGEN respecto de la necesidad de abrir los costos de la empresa para saber realmente

cuánto estaba sacrificando de su ganancia por la renegociación. Siemens se negó

terminantemente a mostrarlos y la renegociación entró en un pantano que, unido al

reemplazo de Storani por Mestre, terminó con la rescisión.

         Pero hay otra cuestión a dilucidar, más allá de si la verdadera expectativa de Bielsa

era conocer los costos, o si en verdad apuntaba a bloquear las negociaciones para obligar a la

rescisión. Y esa cuestión a determinar pasa por conocer las verdaderas causas que tuvo

Siemens para negarse a mostrar la estructura de sus costos.

         La cuestión no es menor. Porque tal como estaba la relación de fuerzas al interior del

gabinete, con Cavallo a favor de la renegociación y Mestre en contra, y sumando a esto las

presiones internacionales sobre De la Rúa –por parte del canciller alemán Gerhard Schröder

–   no era descabellado que la empresa accediera a exhibir sus costos y demostrar cuál era

realmente su ganancia. No hay que olvidar que, como explicaron numerosas fuentes, se

trataba de un proyecto gigantesco y extremadamente ambicioso, que requería inversiones

muy altas en equipamiento, software, comunicaciones y recursos humanos.

Las inversiones mismas que Siemens había tenido que desarrollar en el Contrato ascendían a

alrededor de 200 millones de dólares, esto es, un valor similar al que relataba la Fuente de

Malam.

         En efecto, el detalle de las inversiones de Siemens expuesto en el Anexo VIII del

Contrato era el siguiente:




                                                                                            65
Contrato Siemens Total Inversiones por ítem (en miles de $)

                       Organismo        ReNaPer           D. Migraciones   D. Electoral    Total por ítem
Detalle
Hardware y Software de base              20,893              14,226            443                35,562
Software de aplicación                   35,190              17,430           2,092               54,712
Comunicaciones                            3,199               6,974            104                10,277
Seguridad                                 1,520               4,434            630                 6,584
Mantenimiento                             2,957               4,392            205                 7,554
Soporte Técnico                           2,704               5,738            298                 8,740
Capacitación                              1,230               4,348             74                 5,652
Mobiliario                               29,315                120              0                 29,435
Distribución                              2,965                365              44                 3,374
Moviles                                     0                  475              0                   475
Hardware de impresión                     1,464                 0               0                  1,464
Subsistema AFIS                          37,657                 0               0                 37,657
TOTAL                                    139,094             58,502           3,890                201,486


Es decir, la empresa había planificado una inversión total de 201,5 millones de pesos

/dólares a lo largo de todo el desarrollo del contrato.

       Ahora bien, lo cierto es que la empresa se negó a abrir los costos, a pesar de que esta

demostración hubiera fortalecido al sector pro-renegociación del Gobierno, tanto Storani

antes de marzo de 2001 como Cavallo después. ¿Un contrato tan trabajosamente obtenido,

con importantes inversiones ya desembolsadas sin todavía ninguna recaudación, no merecía

agotar las posibilidades de negociación que incluía la apertura de los costos? ¿Por qué

Siemens no lo hizo y permitió de ese modo que avance y triunfe la opción pro-rescisión?

       Para responder a esta pregunta tenemos tres hipótesis, surgidas de las entrevistas a las

fuentes y de nuestra propia exploración de nueva información




                                                                                            66
3.1 Primera posibilidad: Siemens se niega a abrir los costos tanto por razones de

principios y como por razones comerciales

.      La primera de las respuestas posibles apunta a un elemento de cultura empresaria: la

empresa se niega a abrir sus costos, porque interpreta que no puede ni debe cumplir una

exigencia que no aparecía ni en el contrato ni en el Pliego.

       En esa dirección apuntaba FM, la fuente vinculada a Malam, cuando lo interrogamos

al respecto.

       Primero descartó de plano la hipótesis de Bielsa:

       FM: La hipótesis de Bielsa de que ellos (Siemens) no quisieron abrir los costos
       porque había un sobreprecio muy grande no se sostiene por ningún lado (…) En
       estas obras (por la del DNI) donde el costo fundamental es el know how ¿cuánto vale
       saber el tema de huellas digitales? Y qué sé yo, cuanto lo quiera cobrar el tipo. Qué
       sé yo cuánto tipos laburaron, y cuánto quiere amortizar de esa inversión acá…
       ¿Cuánto vale para nosotros un especialista de los canadienses que viniera acá a
       manejar e integrar todo el sistema? Y, se le paga de sueldo 8 mil dólares por mes,
       pero la empresa no es que les va cobrar el sueldo de los ingenieros, va a querer
       cobrar más cosas. Es decir la apertura que pedía Bielsa no tiene sentido en este tipo
       de proyectos. Yo te podía armar perfectamente justificaciones, y era muy simple
       P: porque no eran contrastables…
       FM: Es imposible. Además yo te mostré una apertura nuestra de costos y te digo era
       mentira. Nosotros decíamos que valía más, y que no cerraba.
       P: ¿Usted se lo dijo a Bielsa esto?
       FM: Yo no se lo dije porque nunca charlé con él de esto.
       P: Con lo cual había una vocación de cortar esto…
       FM: Primero, Bielsa es un funcionario público y mucho de estas cosas no entendía.
       Segundo, había una vocación de Bielsa por joderlos porque todo el mundo sabía que
       era un negociado. Un negociado que se había hecho tan mal que habían terminado
       pidiendo cosas que exageraban el precio.

       Y más adelante, FM siguió especulando acerca de porqué Siemens no abre sus

       costos, incluso menciona que él mismo habló con la gente de Siemens al respecto, e

       incluso les ofreció sus servicios para preparar la presentación de los costos:


       FM: (…) Mi concepción es: a Bielsa se le ocurrió pensar “Mirá, que me lo
       justifiquen, que me digan cuánto vale, que pongan los costos. Así podemos salir del
       paso y decir: ‘Sabemos’ pero hagan lo que quieran. Todo el mundo dice: sale 5


                                                                                         67
       mangos, 8 mangos en otro lado, que me demuestren que sale esto”. Los de Siemens,
       y ahí está la gran incógnita, se niegan a hacerlo. Mestre se aprovecha de esto para
       decir: “Yo no voy a firmar algo en lo que Mera Figueroa estuvo tan lleno de mierda.
       Yo no soy chorro la puta que los parió, para qué tengo que enroñarme, Fredy
       Storani sí, todos estos eran chorros. Si Bielsa me dice que sí, sí. Si no, no.” Y De la
       Rúa, en ese momento descerebrado, dice “Si mi ministro no me dice que sí, yo no
       sigo”. Entonces esa combinación de efectos hace caer el contrato. Es la única
       explicación racional. Para lo cual hay que entender por qué alguien no se tomó una
       hora el trabajo, además se lo ofrecí (a Siemens), yo se los preparo ya mismo. Agarro
       esa hojita que te di, se los faxeo y armo los costos.
       P: Ahora, Siemens no lo hace
       FM: No lo hace. Y la explicación formal que yo tengo de Siemens es: por principios.
       Quién abre los costos, por qué tengo que andar abriendo mis costos, es el know how
       de la empresa, además es una cuestión de principios…Cuesta creerlo, cuesta creerlo.
       Aunque eran muy enfáticos

Y también la fuente de Malam habla sobre lo delicado que puede ser para la empresa abrir

sus costos:

       P: Cavallo le dijo a Bielsa, según el relato de Bielsa, le recriminó: “¿Usted se cree
       que estamos en una economía planificada? Aquí las empresas no muestran los
       costos”
       FM: Entre vos y yo, es absurdo. Eso lo puedo hacer en una obra de hormigón: el
       azulejo vale tanto, para reajustar costos, o cuando tengo un adicional. Pero en este
       tipo de cosas… A ver ¿cuánto vale el software del Afis? Hay tres tipos en el mundo
       que lo tienen, se mataron estudiando, compraron infinidad de patentes ¿Por qué te
       tengo que abrir yo mi sistema de costos?
       P: En función de la Ley de Emergencia y el sacrificio compartido ¿no podía hacer
       esta apertura Siemens?
       FM: Estoy pensando que procedieron bien, sin malas intenciones. Como política
       general, el día de mañana van a empezar a pedirme todo el mundo que le abra los
       costos, y con eso revelo cuál es mi estrategia. Es un dato muy importante los costos,
       los competidores de Siemens estarían muy contentos de saberlo. Puedo entender que
       se transforme en un tema de principios. O tal vez dijeron vámonos, ya es demasiado
       quilombo.
       P: O tal vez pensaron que no se iba a caer el contrato…
       FM: Y si se cae mejor.


Es decir, la fuente de Malam descree de la postura de Bielsa: no hay tales costos inflados

porque las inversiones requeridas eran inmensas. El mismo se encargó de detallarlas cuando

explicó los costos uno por uno para llegar al precio de $25.




                                                                                           68
       Pero atención: cuando FM dice “estoy pensando que procedieron bien” está

preparándonos para su otra sospecha, que analizaremos algunas páginas más abajo, en el

punto 3.3: ¿acaso Siemens no declaró sus costos porque no había declarado sus

importaciones totales?



3.2 Segunda posibilidad: Siemens quiere que se caiga el contrato.

El último comentario de FM del párrafo anterior decía: “Y si (el contrato) se cae, mejor”.

       Es decir, la segunda posibilidad era que Siemens, a esa altura de las negociaciones,

ya prefiriera una salida abrupta del contrato y judicializar su cobro en el CIADI, estrategia

que fue la que finalmente llevó a cabo tras la rescisión. Algo de eso presumió también una

fuente entrevistada, con amplio conocimiento de los mercados de tecnología (y que no quiso

revelar su identidad para este comentario) cuando fue entrevistado para este trabajo:

“Siemens quiere transformar en reclamo judicial aquello que no puede o no quiere resolver

técnicamente”.

       Hay que recordar, al respecto, que el pedido de resarcimiento planteado por Siemens

ante el CIADI por el Contrato DNI-Migraciones asciende a US$ 602 millones, de acuerdo a

lo informado por Clarín y La Nación en mayo de 2002. Ese valor luego fue recalculado por

la propia empresa en diciembre de 2003 y llevado a US$ 500 millones según los mismos

medios, cuando apareció mencionado en el informe anual que la empresa presentó en la

Comisión de Valores de la Bolsa de Nueva York.

       Lo que también resulta interesante es la apertura que se hace en el diario La Nación

en mayo de 2002 respecto de la desagregación del reclamo de Siemens ante el CIADI. La

composición del reclamo (hecho en base a la suma original de US$ 602 millones) según lo

informa La Nación el 11 de mayo de 2002 (citando “los expedientes de Interior”) es la


                                                                                             69
siguiente: US$ 183,4 millones por inversiones realizadas; US$ 52,8 millones por gastos

improductivos; US$ 255 millones por lucro cesante; reclamos de subcontratistas (Boldt,

Correo Argentino, Impsat) US$ 26,7 millones, todo lo cual suma US$ 517,7 millones, a lo

que se agregan aportes de capital y pagos de facturas hasta completar los 602 millones de

dólares. La empresa Siemens, como ya se dijo, no quiso hablar ni de éste ni de ningún otro

tema cuando fue consultada para esta investigación20.

        Se consigna también en La Nación la respuesta desde el Estado con un cálculo

realizado por el Tribunal de Tasación de la Nación, organismo que recibió la asistencia

técnica de la Universidad Tecnológica Nacional y de la UBA (recordamos que en el Tribunal

de tasación no se nos permitió acceder a esta información de primera mano).

        Este cálculo estima una inversión total de US$ 65,2 millones, que se componen del

siguiente modo: material informático $8,8 millones; muebles $ 740.000; obra civil $3,6

millones; software de aplicación y de base $28 millones; sistema AFIS 15 millones; material

informático ruta 8 (¿?) $8,9 millones. Y en la misma edición se estimaba que con algunos

agregados todavía no computados, el valor alcanzaría los $ 90 millones. Lamentablemente,

tampoco el Tribunal de Tasación quiso responder cuando se le pidieron más ampliaciones

para este trabajo, según la respuesta que hizo comunicar su titular, el Ing. Daniel Martin a

través de la Ingeniera Ana Lewkowicz (también del Tribunal)

        Por otra parte, el Estado Nacional no reconocería la jurisdicción el CIADI, al menos

no en esta instancia, porque el artículo 30 del Contrato decía:




20
 Hay otra versión de Siemens que incluso estima más altas a las inversiones. En una entrevista que le hizo La
Nación el 11/10/2002 a Matthias Kleinhempel, gerente general de Siemens Argentina, se dice: “el affaire de los
DNI los golpeó muy fuerte no sólo en el nivel económico (la casa matriz pasó a pérdida el año pasado US$ 280
millones que había invertido en los sistemas para la fabricación de los documentos)”.



                                                                                                           70
       “Jurisdicción: Todo diferendo judicial con motivo del presente contrato será
       sometido a la jurisdicción del fuero federal en lo Contencioso Administrativo de la
       Capital Federal”.

Y según publicó La Nación el 11/12/2003, citando a “un funcionario de extrema confianza

de Kirchner”, quien declaró:

       “Aquí puede haber un caso de nulidad del proceso que inició Siemens ante el CIADI,
       sin pasar por los tribunales argentinos”, porque, continúa le funcionario “según el
       tratado e inversiones entre la Argentina y Alemania establece que sólo 18 meses
       después de planteado el conflicto en tribunales argentinos una empresa de origen
       alemán puede recurrir a tribunales internacionales”.

       Y otro punto a definir, no menor, es la moneda con que se acordará una eventual

indemnización a la empresa, dada la devaluación del peso argentino desde 2002. En el punto

4.6.1 del Contrato se establecía que: “Los valores unitarios indicados por el Contratista en

la Oferta y en el presente Contrato han tenido en consideración la Ley 23.928

(especialmente su artículo 1º) y sus normas complementarias”. ¿Cuáles serán los ítems

pesificables y cuáles no?

       Resulta interesante también, en la apertura de las valuaciones de Siemens y del

Estado, comparar algunos elementos. Dice Siemens, según La Nación, que sus inversiones

ascienden a US$ 183,4 millones, mientras que el Estado las limita a prácticamente la tercera

parte ($ 65, 2 millones) y de ellas hay $ 15 millones corresponden al sistema AFIS y otros 28

millones son de software de aplicación y de base, $43 millones entre ambos conceptos. Es

decir, un 66% del total correspondía a diversos softwares. Este elemento será relevante en el

punto 3.3, como veremos más adelante.

       También llama la atención comparar la inversión denunciada por Siemens con las

inversiones programadas según aparecían en el Contrato: para toda la ejecución del contrato

durante 6 años, se preveían U$ 201,5 millones. Sin embargo, durante los dos años y medio

que se ejecutó –entre noviembre de 1998 y mayo de 2001- según la empresa se invirtieron


                                                                                          71
US$ 183,4 millones. Y con la particularidad de que a partir de febrero de 2000, cuando el

Estado decide interrumpir el sistema de Siemens para proveer los DNI, las inversiones en el

Re.Na.Per. (las más importantes de todas) se frenan de modo sustancial, según nos

informaron las fuentes de la Comisión de Renegociación, quienes también afirmaron que las

inversiones en Migraciones estaban mucho más desarrolladas que en el Re.Na.Per. al

momento de la rescisión.

       Hay por lo tanto preguntas que quedan con respuesta dudosa: ¿Es factible semejante

velocidad de las inversiones, según denuncia Siemens, respecto del plan establecido en el

contrato? ¿Se trata sólo de una estrategia de “inflar la demanda judicial” para luego

negociar? También llama la atención que en su declaración ante la Comisión de Valores de

la Bolsa de Nueva Cork el vocero de Siemens declarara que la demanda era de 500 millones,

no de 602, una reducción importante.



3.3 Tercera posibilidad: Siemens no podía mostrar los costos porque habría recurrido

a maniobras de contrabando en sus importaciones de software

       Esta tercera posibilidad es sin duda la más delicada de las tres hipótesis, porque

estaría implicando a Siemens, una multinacional de envergadura mundial, en una maniobra

de contrabando por importaciones no declaradas. No contamos con testimonios directos de

Siemens ni de ninguna fuente involucrada directamente a estas maniobras, pero existen

algunos elementos que llaman la atención: son éstos la información disponible en los

medios, más conversaciones con algunas fuentes, y por último los datos obtenidos sobre las

propias importaciones de la empresa durante la vigencia del contrato.

       En primer lugar, reiteramos la información expuesta en el punto 3.2: Siemens, según

La Nación, denunció ante el CIADI que sus inversiones habían ascendido a US$ 183,4


                                                                                        72
millones, mientras que el Estado a través de la valuación del Tribunal de Tasaciones las

limitaba a prácticamente la tercera parte ($ 65, 2 millones) aunque según se explicaba en La

Nación y en Clarín, el total de la valuación del organismo probablemente elevara el cálculo

final a $ 80 millones. Tomando este último número, entonces, y considerando los

componentes vinculados sólo al software (los recordamos otra vez: software de aplicación y

de base $28 millones; sistema AFIS 15 millones) que según el Tribunal de Tasaciones

suman $ 43 millones entre ambos conceptos, llegamos a que un 54% (que surge de $ 43

millones sobre $ 80 millones) de la inversión total corresponde a software.

        En segundo lugar, está la propia información de Siemens cuando abre las inversiones

por ítem y por monto, tal como lo explicamos en la página 58 de este trabajo. Allí puede

verse que, como ítems donde se involucra al software a utilizar aparecen:



En miles de $                  Re.Na.Per.   Migraciones   D.          Total     por % sobre Total
                                                          Electoral   ítem          Inversiones
Hardware y Software de base 20,893          14,226        443         35,562        18%
Software de aplicación      35,190          17,430        2,092       54,712        27%
Subsistema AFIS             37,657          0             0           37,657        19%
Subtotal                                                              127,931       63%
Otros    ítems      (mobiliario, 45,354     26,846        1,355       73,555        37%
comunicaciones, seguridad,
capacitación, etc.)
TOTAL                            139,094    58,502        3,890       201,486       100%



Es decir, sobre el total de inversiones del Proyecto, el 46% (27% + 19%) correspondía a

componentes de software (y dejando afuera, incluso, lo que en el primer renglón aparece

dentro de la categoría “hardware y software de base” con el 18%.)

        Tenemos por lo tanto que en ambas estimaciones el rango de la importancia del

software está en alrededor del 46% - 54% del total de inversiones, claro que con la diferencia




                                                                                             73
de que el cálculo de Siemens era un plan, mientras que el del Tribunal de Tasaciones era una

valuación de lo ya invertido

       Sin embargo la fuente de Malam nos dio la siguiente interpretación respecto del

dilema de la apertura de los costos de Siemens. FM dijo:

       FM: Siemens no podía abrir sus costos, porque si abría esos costos yo me iba a la
       Aduana y me ponía a mirar ‘A ver ¿cuánto declararon ustedes acá?´ Si yo le
       pregunto a Siemens, que te presenta esto igual que nosotros, y dice ‘Software control
       migratorio vale 15 millones de dólares’ y yo voy a la Aduana y declararon un millón.
       Bielsa lo que dice son los costos a priori, lo del contrato, no los costos de la
       realización del contrato. En los costos a posteriori puede haber cualquier cosa.


       Ahora bien, ni en el Proyecto de Inversiones del Contrato ni en la valuación que hace

el organismo estatal aparecen discriminadas las importaciones, no tan sólo las de software

sino todo tipo de compras al exterior.

       ¿Pero qué ocurre con las importaciones reales de Siemens IT Services durante el

contrato? De acuerdo con la información que esta investigación obtuvo de la consultora

privada Nosis (que genera sus bases de datos a partir del Sistema Maria de la Dirección

General de Aduanas de la Administración Federal de Ingresos Públicos, AFIP) las

importaciones totales de la contratista entre octubre de 1998 (comienzo del contrato) y

diciembre de 2001 fueron las siguientes:

Monto en US$          Monto_fob          Flete         seguro           monto_cif
TOTAL 1998            1,157,285          51,676        23,984           1,213,259
TOTAL 1999            9,212,695          259,624       35,425           9,507,744
TOTAL 2000            4,326,714          106,413       17,094           4,450,221
TOTAL 2001            71,666             807           725              73,198
Total 98 – 01         14,768,359         418,520       77,228           15,244,422


Es decir, el total importado por la contratista en el período de vigencia del contrato ascendió

a algo más de US$ 15,2 millones. ¿Tiene lógica esta participación de los componentes




                                                                                            74
importados en el total invertido, que según el reclamo de la empresa ante el CIADI ascendía

a US$ 183 millones?

        Y acá es donde se cruzan las dos dimensiones: software e importaciones. Ya vimos

que la participación del software está en un rango de 46 a 54% del total, tanto para la

empresa en su Plan como para el tribunal de Tasaciones en su valuación de lo realmen6te

invertido. Por lo tanto, tomando un salomónico 50% -el punto medio entre 46 y 54-

estimamos que sólo en software deberían haberse invertido, según la empresa, la mitad de

todas las inversiones realizadas, esto es el 50% de US$ 183 millones = US$ 91,5 millones.

        Con respecto a las importaciones, ya vimos que ascendieron a US$ 15,2 millones. Si

ahora observamos la composición de las mismas, observamos lo siguiente:

Posición                          Definición de la posición US$ importado
                                  (resumida)                (cif) 1998-2001
84716051                          Scanners                  3,751,822

84714911                          Máquinas para registro de 3,661,122
                                  datos sobre soporte en forma
                                  codificada
84719012                          Lectores de códigos de barras 1,010,198

85044040                          Equipo    de     alimentación 899,926
                                  ininterrumpida de energía
Subtotal 4 ítems principales                                      9,323,069

Resto de importaciones                                            5,921,353

Total Importaciones Siemens IT                                    15,244,422
1998-2001



Es decir, los 4 primeros ítems en importancia corresponden a equipamiento y a hardware, no

a software. En el “Resto de importaciones”, por menos de US$ 6 millones, es donde

deberían buscarse las partidas de importación correspondientes a esta categoría.




                                                                                            75
       En efecto, cuando se determinan las importaciones de soft de Siemens IT Services en

el período, se obtiene la siguiente información:

      FECHA IMPO             POSICION ARANC              US$ CIF
       18/02/2000               84717019900              309,564
       11/02/2000               84717019900              103,084
       15/02/1999               85243100122              102,510
       21/07/1999               85243100122               99,369
       10/08/1999               84717012900               39,796
       17/06/1999               85243100122               36,588
       29/12/1999               85243100120               25,875
       15/04/1999               84717019900               25,306
       27/12/1999               85243100120               23,849
       29/02/2000               85243100120               22,850
       22/12/1999               84717019900               22,845
       11/06/1999               85243100122               21,982
       26/11/1998               85243100122               21,021
       04/06/1999               85243100122               19,942
       18/11/1998               85243100912               18,547
         Resto               96 operaciones más          267,783
        TOTAL                 111 operaciones           1,160,912




       Es decir, el total de importaciones de software de Siemens IT Services durante el

período de vigencia del contrato sumó US$ 1,160,912, que corresponden a las posiciones

arancelarias específicas de programas informáticos.

       ¿Y si las compras al exterior las hicieron los subcontratistas de Siemens IT Services?

Veremos que tampoco los proveedores de Siemens, en ese período, hicieron importaciones

que excedieran las realizadas por Siemens. Según la misma fuente (Nosis) ni Indra, ni

Printrak entre 1998 y 2001 tuvieron valores significativos, mientras que Boldt sí aumentó

mucho sus importaciones respecto de sus anteriores compras externas, en particular en 1999,

pero a una escala que no afecta significativamente al proyecto en su conjunto21.

       Se investigó también cuáles fueron las importaciones de software de Siemens SA, la

empresa madre de la corporación en la Argentina. Aunque carece de lógica que una empresa




                                                                                          76
– Siemens SA - haga importaciones para una satélite – Siemens IT Services - porque en ese

caso esta última no podría devengar esos costos cuando deba declarar sus impuestos,

igualmente fue chequeado para observar las cantidades importadas. Las importaciones de

software Siemens SA en el período durante el período ascendieron a algo más de US$ 7,4

millones.

        Es decir, aún sumando íntegramente este valor a las importaciones directamente

hechas por Siemens IT Services (tanto las totales como las de soft), el valor total de la

incorporación de software de origen importado sigue estando muy lejos del 50% de peso

que, según estimamos antes, debían tener los programas informáticos sobre el conjunto de

las inversiones.

        Al respecto hay dos tipos de interpretaciones: por un lado, la enunciada por una de

las fuentes (que en este caso prefiere no darse a conocer) quien afirma que no debe

desconocerse la importancia de las licencias de software en este tipo de contrato, licencias

que, si son concedidas por las filiales locales de las empresas propietarias, no deberían

engrosar las importaciones de Siemens IT Services.

        La otra interpretación corresponde a FM, quien se sorprende al enterarse del bajo

nivel de las importaciones de Siemens y confirma sus sospechas que abrigaba acerca de la

cerril negativa de Siemens a exhibir sus costos a Bielsa:

        FM: (el monto de las importaciones) confirma mi teoría: importaron la máquina
        para fabricar los DNI, importaron el hardware, y no declararon el software.


Y también apela a su conocimiento respecto de lo que deberían haber sido las importaciones,

en el caso de que el consorcio Itron se hubiera quedado con el contrato.


21
  Boldt había importado, en números redondos, por US$ 2 millones en 1997 y saltó a US$ 4.8 y US$ 2.9 en
1999 y 2000 respectivamente. Debe notarse sin embargo que en 2001, con el contrato ya en situación incierta,
importó US$ 3,6 millones, con lo cual no se sabe si las importaciones no se relacionan con otras cuestiones.

                                                                                                           77
       FM: La cuestión es así: para que este sistema estuviera andando, con control
       migratorio y las huellas, todo el soft que era el corazón del costo del sistema y de las
       inversiones, ya cruzó la frontera, porque se usó.


       Por último, queda una pregunta todavía sin resolver: ¿acaso estaba al tanto Rafael

Bielsa de esta supuesta maniobra de Siemens y por ese motivo presionó tanto desde SIGEN

para que la empresa revelara los costos? La respuesta, según lo que pudo determinar esta

investigación con una fuente muy cercana a Bielsa y Farji, es que no manejaban este tipo de

datos. Sólo pretendían conocer los costos planeados, se nos contestó, no los efectivamente

realizados durante la vigencia del contrato.

       Esta cuestión de la posible evasión impositiva por el software, insistimos, se trata de

una hipótesis explicativa, no de una afirmación comprobada, al igual que las otras dos

hipótesis de porqué la empresa alemana se negó a exhibir sus costos (con la importante

diferencia de que en los otros dos casos no se estaba cometiendo un delito tan grave). Para

hacer una implicación directa y totalmente fundada, deberíamos conocer el detalle del

reclamo de Siemens ante el CIADI de modo de acceder a cuáles fueron las inversiones

realizadas, con sus respectivos comprobantes. También discriminar las importaciones de

software hechas por la empresa respecto de la contratación de licencias de soft, así como los

desarrollos autónomos de programas que Siemens haya hecho con su personal contratado

localmente para las aplicaciones específicas del contrato. Y además deberíamos obtener de la

propia AFIP la declaración completa de impuestos aduaneros de Siemens IT Services entre

1998 y 2001, en lugar de acceder a las estadísticas de una empresa privada de estadísticas de

comercio exterior (que son por otra parte reconocidas como muy confiables por varios

operadores de comercio exterior consultados). Es decir, debería cruzarse con otras fuentes

documentales y/o testimoniales para precisar el alcance de la supuesta maniobra.



                                                                                            78
       Sin embargo, en esta instancia de la investigación y dadas las limitaciones de acceso

a la información con que hemos contado, creemos que los datos reunidos nos encaminan en

la dirección correcta para ampliar y profundizar estas preguntas. Que sin duda, por su

gravedad y su potencial comisión de un delito de contrabando agravado, afectarían al

corazón de toda la operación, el resultado del juicio, y la credibilidad misma de Siemens en

el mundo.




                                                                                         79
4. Conclusiones

       A diez años del decreto 1310 de agosto de 1994, que autorizaba a llamar a la

licitación por los DNI y el control migratorio, la Argentina no avanzó prácticamente nada en

su sistema documentario, en la generación de una base de datos confiable de sus recursos

humanos y en el desarrollo de instrumentos eficientes para controlar los movimientos en sus

fronteras.

       Y ahora, además, hay dos agravantes que nos dejan peor que antes: por un lado, el

Estado Nacional está enfrentando una demanda internacional por centenares de millones de

dólares tras la experiencia fracasada del Contrato Siemens. Y en segundo lugar, no es

imposible imaginar que toda propuesta para solucionar la obsolescencia de esas tres áreas

sea sospechada (y aun paralizada) por los traumas de semejante derrumbe.

       ¿Qué factores llevaron a esta situación de atraso y parálisis? ¿Quiénes fueron los

responsables? A lo largo de la presente investigación se mostró el juego de diferentes actores

durante la primera parte del proceso, que desembocó en el triunfo de Siemens: por un lado

los funcionarios del Ministerio del Interior del gobierno de Menem, que operaron escudados

detrás de la “razón técnica” para llevar la licitación a manos amigas, pero no dudaron en

armar nuevos dictámenes cuando el asesinato de José Luis Cabezas tornó imposible darle el

negocio un grupo donde estaba Yabrán. Por el otro, las internas empresarias, que

determinaron la alianza de Macri con la empresa alemana para “entregarle” la licitación,

dejando un herido en el camino – Malam – que decidió ventilar la cocina del caso.

       Y también se mostró la cuestión de las coimas: aunque no hay pruebas, aunque no

existe un Pontaquarto que nos haya relatado la entrega del dinero de los sobornos, tuvimos el

testimonio detallado de una de las empresas asociadas a la UTE Itron que nos explicó el

método de cálculo de los costos y el porcentaje – 10 % - que necesitaban destinar para


                                                                                           80
coimas en caso de ganar. También las declaraciones de Rafael Bielsa sobre las gestiones de

su amigo Rodolfo Galimberti por Hugo Franco daban cuenta de que para este último, con la

vigencia del contrato, dependía el futuro de su familia.

       Pero además de la “cuestión coimas”, que lo hace semejante a otras situaciones, el

Contrato Siemens presenta dos particularidades que lo distingue de otras contrataciones y

privatizaciones generadas durante el gobierno de Menem: por un lado, fue prácticamente el

único contrato del menemismo puesto en la mira por la nueva administración que asumió el

gobierno a fines de 1999. Y si damos crédito a las demostraciones de costos de la fuente de

Malam, avalada además por las propias estimaciones de inversiones aceptadas por Siemens

en el contrato, la única lógica que explicaba la viabilidad del contrato era “firmar ahora, para

renegociar después”, porque las exigencias de inversión eran demasiado altas y las garantías

de ingreso por los nuevos DNI no estaba aseguradas por el Estado.

       De este modo, al sentarse en la mesa de la renegociación, tanto la Empresa como los

funcionarios de la Administración De la Rúa se encontraron con un nudo muy difícil de

resolver. Por un lado, con un contrato en ejecución pactado con la administración anterior,

con inversiones ya realizadas y sistemas en funcionamiento. Pero por el otro, con la fuerte

sospecha instalada en la opinión pública –y en una parte considerable del gobierno- de que el

contrato había sido tenido en las coimas uno de sus principales móviles, sino el principal. Y

que por lo tanto la empresa tenía buena parte de sus costos presuntamente inflados para

hacer frente a esos pagos ilícitos.

       Además en este caso, el resultado del contrato con Siemens no tenía resultados

tangibles para la población ni para las empresas privadas, al menos no en el corto plazo,

mientras que sí se percibía un aumento del costo de los DNI a partir de la gestión de

Siemens. A diferencia de los teléfonos, las empresas de energía u otras privatizaciones,


                                                                                             81
donde la opinión pública sí había percibido una mejora en algunas prestaciones (desparejas y

muchas veces de alto costo, pero mejoras al fin) en el caso de la contratación de Siemens el

resultado no generaba resultados concretos que la hicieran defendible para algún sector.

       De modo que cualquier alternativa de solución era problemática. Si en la

renegociación se optaba por una posición “juridicista” como planteaba la Fuente Principal de

la Comisión de Renegociación (cuya sigla es FPCR), esto implicaba dos salidas: o acordar el

final del contrato junto con Siemens, previo pago de una indemnización (que FPCR estimaba

en unos 100 o 150 millones de dólares) o se renegociaba el contrato de forma integral, con

precios más bajos, mayor cantidad de DNI gratuitos y propiedad para el estado de los

códigos fuente. Este último camino fue el que tomó el Ministro del Interior Federico Storani,

en parte por la falta de orientación del Presidente De la Rúa.

       Y por otro lado, según el diagnóstico de Bielsa y el interventor del Re. Na. Per.

Gastón Ortiz Maldonado – al que se sumó más tarde Ramón Mestre cuando reemplazó a

Storani – el contrato estaba viciado desde su origen y no quedaba otro camino más que

rescindirlo. En el fondo, entendían que existían costos exagerados que en realidad encubrían

el pago de coimas. Tal vez, como bien señalaba una de las fuentes de la comisión de

renegociación, los defensores de esta postura estaban pensando en su futuro político y no

querían “quedar pegados” con la continuidad de un contrato tan turbio.

       En particular, la exigencia de Bielsa por conocer los costos de la empresa para el

proyecto fue la demanda más resistida por Siemens. Desde la empresa se negaron en forma

terminante, aduciendo tanto motivos de confidencialidad comercial como de principios para

no exhibirlos según confirmaron diversas fuentes de la Comisión de Renegociación y FM (la

Fuente de Malam). Y de ese modo la negociación entró en un punto muerto.




                                                                                           82
       Sin embargo, los costos de Siemens quizá no pudieron ser mostrados por otra razón,

mucho más delicada: tal vez sus importaciones, en particular de software, no se habían

declarado en su totalidad al entrar al país. Y exhibir los costos hubiera despertado la

curiosidad de Bielsa y compañía por conocer en detalle sus inversiones reales hasta ese

momento, más allá de sus costos planeados. En esta investigación, justamente, se discrimina

en detalle cuáles fueron las importaciones de Siemens IT Services durante la vigencia del

contrato y se llama la atención acerca de su bajo monto total, así como el pequeño porcentaje

con el que participa el software.

       Una vez repasadas las diferentes vicisitudes del contrato, finalmente, debemos

retornar al comentario inicial de estas conclusiones. La suma de conflictos, manejos turbios

y luchas internas que asolaron al proyecto DNI – Control Migratorio no sólo generaron un

caso de corrupción, sino también aumentaron las debilidades del Estado para contar con

mejores instrumentos de información y de administración de los recursos. La mezcla de

corrupción, ineficacia y falta de controles no se mide sólo por el perjuicio directo que

produce. Sino también por la tierra arrasada que deja después.

       Como nos reconoció la principal fuente de esta investigación, al final de nuestra

última entrevista:

       FM: Lo interesante es que cuando las cosas se hacen tan mal, algo muy urgente
       como es tener un buen documento y una buena base de datos de la población, no
       existe. Porque se hacen tan corruptamente y tan mal. La corrupción no es sólo la
       guita que se afana, sino el daño general que causa. El costo de no hacer, de hacerlo
       tan mal, de no lograr. La definición fue dada por Hugo Franco en el mejor momento,
       el primer año, año y medio de Menem. “Usted se imagina el casino de Mar del Plata
       en verano, lleeeno de gente. Una mesa de ruleta, también lleeeena de gente. Y a las
       doce de la noche, se apaga la luz.” Eso eran, todos tirados y manoteando fichas.
       Este era uno de esos negocios: se había apagado la luz, eran las doce de la noche, y
       todos tirados arriba de la mesa tratando de manotear…




                                                                                           83
Fuentes entrevistadas:

   Darío Alessandro, Diputado Nacional

   Claudia Bello, Secretaria de la Función Pública entre 1995 y 1999

   Rafael Bielsa, Síndico General de la Sindicatura General de la Nación, SIGEN, entre

    1999 y 2001. Actual Canciller.

   Jaime Farji, colaborador de Bielsa en la SIGEN

   Ariel Flores, experto en Comercio Exterior del Estudio Juan Lazarte, despachante de

    aduanas.

   Juan Franchino, consultor contratado por el Ministerio del Interior para la evaluación

    técnica de las ofertas presentadas a la Licitación.

   Gastón Ortiz Maldonado, Interventor del Registro Nacional de las Personas entre 1999 y

    2001 e integrante de la Comisión de Renegociación.

   Miles Pelly, integrante de la Comisión de Renegociación del Contrato Siemens entre

    marzo de 2000 y mayo de 2001

   Alejandro Val, Subsecretario de Tecnologías Informáticas de la Secretaría de la Función

    Pública durante la gestión de Claudia Bello



Las siguientes fuentes no aceptaron ser identificadas:

   FM (Fuente de la empresa Malam)

   Fuente de la Comisión de Renegociación del Contrato, que en el trabajo identificamos

    como Fuente Principal de la Comisión de Renegociación (FPCR)

   Otra fuente de la Comisión de Renegociación

   Funcionario de Corach



                                                                                        84
Archivos consultados:

 Archivos de la SIGEN

 Base de datos de la empresa NOSIS, con el universo de los movimientos

  del comercio exterior argentino.

 Diario Clarín (papel y electrónico)

 Diario La Nación (electrónico)

 Diario Página 12 (electrónico)




                                                                     85
Documentos que se adjuntan (en la copia papel)

 Dictamen    del   jurista     Julio   Comadira:   sección   dedicada   al

  condicionamiento de oferta (páginas 30 a 42).

 Dictamen de la SIGEN sobre la Propuesta de Renegociación formulada

  por la Comisión a Siemens: Objeto, antecedentes, progresos,

  consideraciones generales).

 Solicitud de impugnación de la preadjudicación a Siemens, presentada

  por la empresa Malam Systems Ltd.




                                                                         86
Notas periodísticas (en la copia papel)




                                          87

								
To top