carta_ambiental_gral_pueyrredon

Document Sample
carta_ambiental_gral_pueyrredon Powered By Docstoc
					   CARTA
 AMBIENTAL
    DEL
  PARTIDO
    DE
  GENERAL
PUEYRREDON
                                             INTRODUCCIÓN

La falta de información ordenada y sistematizada sobre los aspectos físicos y los problemas ambientales
que aquejan a la ciudad de Mar del Plata y su entorno rural, impiden una adecuada resolución de la
dualidad actividades-medio (Fig. 1).
A mediados de la década del 80, la recién creada Dirección de Geología, Minería y Aguas Subterráneas
de la Provincia de Buenos Aires (DIGMAS), planteó una innovación a los clásicos mapas geológicos de
escala 1:100.000 que se venían realizando en el país; la idea fundamental era incorporar en esos
mapas, información sobre recursos naturales geológicos tales como agua (cantidad y calidad), y
mineros-geomorfológicos (formas y procesos activos). Se los denominó "Mapas Geológico-Utilitarios
(MGU)".
En 1988 se iniciaron los contactos entre la Universidad Nacional de Mar del Plata y el Municipio de
General Pueyrredon para realizar el denominado "Estudio Geomorfológico Ambiental" a escala
1:100.000. Esta idea apuntaba principalmente a concentrar en mapas temáticos la información existente,
pero atomizada y dispersa de los elementos constitutivos del paisaje del Partido de General Pueyrredon.
Su objetivo declarado era "analizar, definir y jerarquizar los procesos geodinámicos susceptibles de
presentar riesgos para la actividad humana..."
Producto de esas gestiones se suscribió en diciembre de 1991 el convenio entre la Universidad y el
Municipio para la realización de la Carta Ambiental del Partido de Gral. Pueyrredon a escala 1 :50.000
que dio origen a este trabajo.
Este estudio propone una planificación ambiental en donde las actividades no se abstraigan del territorio
que le sirve de soporte, sino que lo utilicen para el diagnóstico, la ponderación y la evaluación, con una
visión integral. Si bien, las unidades ambientales no
responden a las divisiones administrativas del territorio, si podemos caracterizarlas y lograr
zonificaciones con carácter ambiental, que llevarán a la conservación de áreas, localización óptima de
actividades y mejoramiento de la calidad de vida en general.
MARCO CONCEPTUAL

         La Carta Ambiental es básicamente una herramienta de planificación, que a diferencia de otras,
se centra en consideraciones ambientales


         El objetivo primordial es efectuar recomendaciones de uso del territorio sin colisionar ni
contradecir los procesos naturales, lo cual a mediano y largo plazo implica claros ahorros de fondos
públicos y, como dato de mayor importancia, disminuye los riesgos sobre la vida y bienes de los
pobladores.


         Si bien es cierto que en el ámbito de la planificación físico-ambiental existe una variada gama de
enfoques metodológicos, es posible agruparlos dentro de dos grandes vertientes: a) "unidades
ambientales homogéneas" o "sintéticas" y b) “analítica", que se centra en la realización de mapas
temáticos tales como: geología, litología, pendiente, procesos activos, aguas superficiales y
subterráneas, clima, vegetación, fauna, suelos, accesibilidad, población, sitios de valores culturales o
científicos, etc.
         La primera está inspirada en los trabajos de Christian y Stewart (1952), y Stewart Perry (1953).
Mientras que la segunda sigue los postulados del Environmental Geologic Atlas of the Texas Coastal
Zones de Fisher, McGowen, Brown y Groat de 1972.
         La Carta Ambiental sigue una aproximación analítica que se centra en la generación de mapas
temáticos y en la elaboración de mapas de capacidad, de impacto y de aptitud para el desarrollo de
diferentes actividades mediante una metodología de tipo raster digital.


METODOLOGÍA


         Las principales cualidades de la metodología de cartografía geocientífica del Sistema de Mapeo
de Santander (Cendrero y Diaz de Teran, 1987), desde una perspectiva "analítica" son:


        Establecer un sistema de combinación y evaluación de diferentes rasgos ambientales a fin de
         obtener mapas de cualidades significativas para la población.
        Aportar un método para combinar los rasgos representados en los diferentes mapas, lo cual
         permite la evaluación integrada de cualquier porción del territorio analizado para diferentes tipos
         de uso del suelo.
        Construir un sistema abierto y flexible que permita la incorporación tanto de nueva información
         como de nuevas actividades (Cendrero y Diaz de Terran, 1987)
ETAPAS DE DESARROLLO

         La metodología aplicada se desarrolló en dos etapas (Figura 2):


Inventario
         En esta primera etapa del trabajo se definieron los mapas básicos que podrían representar el
territorio estudiado. La escala de relevamiento de los mapas de inventario es 1:50.000, sin embargo, a
los fines de esta publicación, los mismos se presentan a escala 1 :525.000.
         Se partió de información bibliográfica y cartográfica, de gabinete y de campo, volcando los datos
sobre grillas geométricas de 80 por 70 celdas equivalentes a 200 m de lado en el terreno, diseñadas
especialmente para que existiera ajuste entre cada mapa.
         Como cartografía de base se emplearon las cartas topográficas Instituto Geográfico Militar
(I.G.M.) 3757-32-3 "Sierra de los Padres", 3757-32-4 "Camet", 3757-32-1 "Alm. La Brava", 3757-32-2
"Cobo", 3757-31-4 "Sa. del Volcán", 3957-2-2 "Mar del Plata", 3957-2-3 "Miramar", 3957-2-4 "Cnia.
Chapadmalal" y 3957-2-1 "Cmte. Nicanor Otamendi"; fotografías aéreas a escala 1:20.000, mosaicos
aerofotográficos a escala 1 :50.000 y mapas de suelos y actividades agrícolas del INTA (1989). Estos
trabajos de gabinete fueron complementados con relevamientos de campo para control de datos.
         Los mapas temáticos utilizados para representar los rasgos naturales del Partido de General
Pueyrredon fueron los de altitud, geomorfológico, litológico, vegetación, fauna, red de drenaje,
isoprofundidad e isosalinidad de aguas subterráneas, isosenos y clases de pendientes, exposición y
capacidad de uso de suelos.
         Si bien la metodología original no indicaba, aunque sí preveía, la incorporación de variables
sociales y antrópicas, en este trabajo se utilizaron, además de los mapas estrictamente físicos, los de
servicios e infraestructura (Malvares y Navarro, 1994), densidad e incremento poblacional (Olsewski y
Sagua, 1993) y los de uso real del suelo actual y accesibilidad.
         Cada mapa de inventario fue realizado por un grupo de especialistas que posteriormente lo
digitalizaron. Cada rasgo o elemento del terreno quedó así convertido en un código numérico,
susceptible de ser operado mediante computadora, por medio del programa Mac (Bo y Martínez Arca,
1993).
Definición de Actividades


        La selección de las actividades a ser evaluadas en el marco del trabajo, no excluyentes de otras
que puedan surgir en el futuro, fue realizada por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente
del Partido de General Pueyrredon. Las actividades propuestas fueron:


    1. Conservación y preservación de la naturaleza.
    2. Uso turístico-recreativo.
    3. Desarrollo de zonas urbanas (asentamientos de alta densidad y baja densidad).
    4. Explotaciones agrícolas extensivas, intensivas y forestales.
    5. Ganaderas extensivas e intensivas (criaderos de pequeños animales).
    6. Extracciones de rocas de aplicación.
    7. Extracciones de suelos
    8. Actividades Industriales.


2) Integración
\



        Esta etapa se inició con la ponderación de los mapas inventario según su capacidad, es decir el
peso o importancia expresada en porcentaje que tiene cada mapa para recibir la actividad analizada, así
como el efecto o impacto que esta provocaría. Esto fue realizado a través de un taller de trabajo
multidisciplinario, siguiendo la metodología Delphi (Balkey, 1968). En este taller participaron especialistas
de diversas ramas del conocimiento como: urbanismo, arquitectura, asistencia social, economía,
geografía, geología, biología, turismo, antropología, agronomía e ingeniería, provenientes tanto de
ámbitos académicos (UNMdP), como de la producción, colegios profesionales, empresas estatales
(OSSE), función pública provincial (Ministerio de la Producción de la Provincia de Buenos Aires) y
municipal.
        Posteriormente se procedió, para cada una de las actividades indicadas, la valoración de las
unidades de cada mapa temático según su capacidad e impacto (efecto).
        Por último se utilizó el programa MAC (Bó y Martínez Arca, 1993) desarrollado para este
proyecto, que genera automáticamente los mapas de capacidad, impacto y aptitud para cada actividad
propuesta.
        El mapa de recomendaciones de uso sintetiza las zonas de máxima aptitud, para desarrollar el
conjunto de actividades propuesto, con la máxima capacidad y el mínimo impacto.
 MAPAS

   DE

ASPECTOS

 FISICOS
MAPA DE ALTITUD

Bemasconi M. V.; Bó M. J.; Farenga M.O. y M.L.Tomás
C.G.C.y C. Fac. Cs. Ex. y Nat U.N.M.d.P.

        En la realización de este mapa se tomaron como base las hojas topográficas, editadas por el
l.G.M., a escala 1:50.000, que contienen al Partido de General Pueyrredon; en ellas la representación del
relieve, está dada por el sistema de curvas de nivel (planos imaginarios paralelos a un plano de
comparación coincidente con el cero del nivel del mar, que cortan la superficie terrestre). Este sistema
sirvió de esquema básico para la delimitación de las unidades diferenciadas en el mapa.
        Las curvas de nivel en las hojas topográficas de referencia, están separadas por una distancia
vertical llamada equidistancia, y que es de valor variable de acuerdo con el relieve que representen.
        La configuración del terreno dentro del Partido, se caracteriza por la presencia de las Sierras del
Sistema de Tandilia, en su sección más septentrional, rodeada a su vez de una zona de llanura ondulada
y de llanura, que culmina en un frente marítimo de aproximadamente 50 Km de extensión. La zona
delimitada por la Ilanura, se encuentra en la región norte y noreste del Partido, determinada por alturas
comprendidas entre los 0 y 40 m.s.n.m. Por su parte, en la llanura ondulada que circunscribe a la zona
de sierras se presentan alturas, que varían en forma gradual, entre los 40 y 100 m.s.n.m.; por encima de
estos valores, se nota un cambio repentino en la pendiente. Esta componente fue muy importante en la
selección de unidades para el mapa de alturas, viéndose la necesidad de considerar dos equidistancias
distintas a los fines de una representación clara de la variable altura. De este modo, el mapa quedó
representado por ocho unidades diferentes, agrupadas de la siguiente manera:
-Unidades 1 a 5: representan zonas cuya equidistancia es igual a 20 m.
-Unidades 6 a 8: zonas cuya equidistancia es de 50 m.


LEYENDA DEL MAPA

        Unidad 1: 0- 20 m.s.n.m.

        Unidad 2: 20- 40 m.s.n.m.

        Unidad 3: 40- 60 m.s.n.m.

        Unidad 4: 60- 80 m.s.n.m.

        Unidad 5: 80- 100 m.s.n.m.

        Unidad 6: 100- 150 m.s.n.m.

        Unidad 7: 150 -200 m.s.n.m.

        Unidad 8: 200- 250 m.s.n.m.
MAPA DE DRENAJE
Camino M.A y G. A. Martínez
C.G.C.y C. Fac. Cs. Ex. y Nat U.N.M.d.P.

        La definición de la red de drenaje de un área, es de suma utilidad para el estudio y la evaluación
de sus recursos naturales. Un curso de agua representa una parte de un gran número de factores que
actúan en la interfase atmósfera y litosfera. El agua de precipitación sigue diferentes caminos: una parte
se infiltra en el terreno, otra se evapora y regresa a la atmósfera, otra es consumida por la vegetación y
finalmente, otra parte escurre por la superficie dando lugar a la red de drenaje. Este proceso se
denomina Balance Hídrico y las diferentes proporciones del agua precipitada que siga en cada uno de
esos caminos, van a depender de parámetros físicos (permeabilidad de las rocas, pendiente, etc.),
biológicos (cubierta y tipo de vegetación) y climáticos para cada región.
        El agua de escurrimiento puede derivar directamente de una excesiva precipitación que no ha
podido infiltrarse en el suelo, u originarse por la salida al exterior del agua subterránea al interceptar la
superficie del terreno. Luego de una precipitación, el agua captada por la vegetación, puede ser devuelta
directamente a la atmósfera por evaporación y/o infiltrarse en el suelo. Si la lluvia continúa, el suelo
comienza a saturarse, lo que produce el escurrimiento del agua. Cuando la superficie del terreno es muy
lisa, el agua adopta la forma de una fina película continua y se denomina escurrimiento en manto o
mantiforme. Si el terreno no es uniforme, el agua se encauza en una serie de riachuelos que se conectan
entre sí, siguiendo las depresiones del mismo.
        Una red de drenaje entonces, es un conjunto de cauces ramificado que se origina por la unión de
cursos en su camino hacia abajo. En un mapa donde esté representada la red de drenaje, podemos
subdividir los diferentes ríos que lo integran según una jerarquía, asignándoles una serie de órdenes,
como se representa en la Fig. 1.
        Cada cauce extremo se denomina de primer orden. En la unión de dos cauces de primer orden
se origina uno de segundo orden, y se prolonga hasta que se une con otro cauce de segundo orden,
originándose uno de tercer orden. Sin embargo, si un cauce de primer orden se une a otro de orden
mayor, a partir del punto de unión no se produce incremento de orden. El río principal de la cuenca es el
que tiene el número de orden más elevado de todo el sistema. Esta jerarquización de la red de drenaje
permite hacer relaciones numéricas, cuya interpretación puede reflejar el estado evolutivo de la red de
drenaje e inferir características del paisaje, litología, clima, tectónica, etc.
                                                  Fig. 1.



Metodología de trabajo


        La red de drenaje del Partido de General Pueyrredon se definió a partir de las hojas topográficas.
Para ello se adoptó la metodología propuesta por Morisawa (1957), la cual consiste en extender los
cursos de agua pendiente arriba, hasta donde por lo menos dos inflexiones consecutivas de las curvas
de nivel lo sugieran. Se incluyeron además, aquellos cursos no dibujados en las hojas topográficas, pero
cuya existencia se infiere de las inflexiones de las curvas de nivel (Morisawa, 1957). El uso de esta
metodología resulta de vital importancia para obtener una mayor densidad de información, dadas las
características del área de estudio. Esto es, bajas pendientes y densa cubierta vegetal, que determinan
un escurrimiento mantiforme dominante y una red de drenaje con escasos cursos permanentes.
        Cabe mencionar que si bien en el área no son frecuentes los cuerpos de agua permanentes
(lagunas) que caracterizan gran parte de la cuenca del Salado, existen algunos bajos anegadizos. No
obstante, la red de drenaje se ha definido tomando la cota máxima de inundación, de modo que los
cursos confluyan formando un sistema integrado.
En el Partido se definieron y jerarqulzaron quince cuencas ae arenaje que corresponden a los arroyos:


        Vertiente Norte: Seco, El Cardalito y de Las Chacras (5° orden).
                Los Cueros, de Los Patos, Santa Elena, Camet, La Tapera y Del Barco, (4° orden).
                Del Tigre (3° orden).
        Vertiente Sur:   Chapadmalal (5° orden).
                Corrientes, Lobería, Seco y Las Brusquitas (4° orden).


Los cursos de primero, segundo y tercer arden corresponden a líneas potenciales de drenaje y
solamente llevan agua en épocas de precipitación. Los cursos de cuarto, quinto y sexto orden
generalmente son permanentes. Las áreas de interfluvio son aquellas no ocupadas por cauces ni otro
cuerpo de agua. Las lagunas permanentes son cuerpos de agua con escasas variaciones de su nivel a lo
largo del año, mientras que las temporarias suelen desaparecer en épocas de sequía. Los bañados
corresponden a zonas bajas y saturadas, estando generalmente asociados a cauces permanentes.


LEYENDA DEL MAPA

Unidad 1   Curso de primer orden
Unidad 2   Curso de segundo orden
Unidad 3    Curso de tercer orden
Unidad 4   Curso de cuarto orden
Unidad 5   Curso de quinto orden
Unidad 6    Curso de sexto orden
Unidad 7    Área de interfluvio
Unidad 8    Bañado
Unidad 9    Laguna permanente
Unidad 10 Laguna temporaria
MAPA DE EXPOSICION
Bemasconi M. V.; Bó M. J.; Farenga M. O. y Tomás M.L.
C.G.C.y C. F.ac. Cs. Ex. y Nat U.N.M.d.P.

        El mapa de exposición es considerado como complementario del mapa de alturas. Al igual que
este último, se basa en el sistema de representación del relieve materializada en el mapa por curvas de
nivel, tomando en cuenta su orientación respecto a los puntos cardinales.
        Se determinaron diez unidades; la selección de las mismas se relaciona con la división en
octantes de la rosa de los vientos, con ángulos de 45° cada uno, teniendo cada sector como eje central
las orientaciones correspondientes al Norte, Noreste, Este, Sudeste, Sur, Sudoeste, Oeste y Noroeste.
        La aplicación de esta subdivisión de sectores circulares sobre las pendientes definidas por las
curvas de nivel, da como resultado la sectorización de dichas pendientes; de este modo se visualiza la
influencia de los vientos provenientes de cada sector.
        Las zonas llanas, caracterizadas por una ausencia de orientación definida y por la incidencia
potencial de luz solar y de vientos desde todos los cuadrantes, se encuentran representadas en dos
unidades denominadas todos los vientos en altura y todos los vientos en depresión, ya sea se sitúen en
zonas altas o en bajos respectivamente.


LEYENDA DEL MAPA


        Unidad 1: Norte
        Unidad 2: Noreste
        Unidad 3: Este
        Unidad 4: Sudeste
        Unidad 5: Sur
        Unidad 6: Sudoeste
        Unidad 7: Oeste
        Unidad 8: Noroeste
        Unidad 9: Todos los vientos en depresión
        Unidad 10: Todos los vientos en altura
MAPA INVENTARIO FAUNA
Maliínez M. M., Vega L. E., Vassallo A. I. y A. Malizia
Departamento de Biología, Fac. Cs. Ex. y Nat. -UNMdP

Introducción


        En el mapa de fauna se exponen unidades ambientales caracterizadas por presentar un tipo
particular de fauna de Vertebrados silvestres (Peces, Anfibios, Reptiles, Aves y Mamíferos, En este
trabajo no se ha considerado la fauna de animales Invertebrados (Insectos, Moluscos, Anélidos, etc.).
        Para definir las unidades se tuvieron en cuenta tres aspectos del paisaje intimamente
relacionados con la distribución y abundancia de los animales, como son, la geomorfologia, la vegetación
y el impacto humano Al mismo tiempo, se consideró con particular atención a las especies, o grupos de
especies, que presentan marcada fidelidad con un tipo particuiar de ambiente ("especies indicadoras")
        Si bien los animales tienen movilidad, debido a los diferentes requerimientos de hábitat, no todas
las especies se encuentran en todos los ambientes y en abundancias similares. Por lo tanto, aunque
puede haber especies comunes a diferentes unidades, estas últimas se pueden definir o caracterizar por
la presencia de una especie exclusiva o por un conjunto de especies con una distribución de
abundancias particular.
        La información necesaria para definir las unidades y completar las listas de especies de
Vertebrados del Partido de General Pueyrredon, se obtuvo de: información bibliográfica sobre la fauna y
ambientes del Partido y de la Provincia de Buenos Aires (ver bibliografía consultada), datos propios
acumulados en los últimos 15 años, y observaciones efectuadas entre 1993 y 1995 en diferentes
sectores del Partido. Finalmente, los límites de las unidades seleccionadas se ajustaron con los límites
de las unidades correspondientes a los mapas temáticos relacionados (geomorfológico, vegetación, uso
del suelo y red de drenaje).
        Para el ordenamiento sistemático y para la nomenclatura de los listados de las diferentes clases
de Vertebrados, se siguió el criterio de los siguientes trabajos: Almiron et al. (1992, Peces), Williams
(1991, Anfibios y Reptiles), Narosky y Di Giacomo (1993 Aves), Galliari et al. (1991) y Barquez et al.
(1993, Mamiferos). En el listado de fauna no se incluyeron las especies marinas, excepto aquellas que
con frecuencia utilizan las playas como zona de descanso (pingüinos y lobos marinos).
Características de la fauna del Partido de General Pueyrredon

        Según Cabrera y Willink (1973), desde el punto de vista Biogeográfico, el Partido de General
Pueyrredon se encuentra ubicado en la Provincia Pampeana, correspondiente al Dominio Chaqueño de
la Región Neotropical.
        De acuerdo con Ringuelet (1961), la fauna de la Provincia Pampeana se caracteriza por el
predominio de elementos faunísticos de origen brasílico o sub tropical, con un gradiente de influencia
creciente de elementos patagónicos a medida que se avanza hacia el límite austral (cerca de Bahía
Blanca).
        En concordancia con el citado gradiente fáustico "subtropical-patagónico", el Partido de General
Pueyrredon se encontraría ubicado en una situación intermedia, aunque con fauna de mayor influencia
sub tropical. Aquí cabe destacar que, según Cabrera (1976), desde el punto de vista fitogeográfico, las
sierras de Tandilia conforman el límite de dos distritos, Pampeano Oriental al norte y Pampeano Austral
al sur, caracterizados por diferentes tipos de comunidades vegetales. Es decir que fitogeográficamente el
Partido incluye dos distritos de vegetación y, lo que es más interesante, los ambientes de transición entre
los mismos. A partir de esto, si bien no se ha estudiado en detalle, cabría esperar que la fauna del
Partido también presente en alguna medida, un carácter transicional.
        Por el tipo de vegetación original predominante, la fauna de la pampa húmeda se caracteriza por
la presencia de especies asociadas a pastizales, lagunas, bañados y ambientes abiertos en general. Sin
embargo, en la actualidad, la flora y fauna nativas se encuentran netamente modificadas debido a la
ganadería, agricultura, caza, actividad forestal, urbanización y otras actividades humanas.
        Algunas de estas actividades produjeron en la fauna un impacto claramente negativo, llegando
en algunos casos hasta la extinción local y/o regional. Ejemplos claros de estos sucesos son: el
Yaguareté (Panthera onca), el Puma (Felis conco/or), el Venado de las pampas (Ozotoceros
bezoarticus), el Ñandú (Rhea americana) y la Copetona (Eudromia elegans), que en tiempos históricos, y
en algunos casos hasta los últimos decenios, aun se encontraban en la zona (Carman, 1973; Narosky y
Di Giácomo, 1993; Chébez, 1994).
        En otros casos, las actividades humanas provocaron el avance de algunos elementos
faunísticos, como por ejemplo varias especies de aves arborícolas (Churrinche, Suirirí real, Piojito
común, Leñatero, etc.). Estas aves, a partir del progresivo cultivo de arboledas, seguramente han
ampliado sus áreas de distribución original, ocupando gran parte de la Provincia de Buenos Aires y del
Partido. En Mar del Plata, durante los últimos 15 años se ha podido comprobar este fenómeno en tres
especies, Zorzal colorado, Picaflor garganta blanca y Fiofio pico corto.
        Por último, el hombre ha introducido accidental o intencionalmente, algunas especies silvestres
desde Europa y Asia, como ratas (Rattus rattus, R. norvegicus), Laucha (Mus musculus), Liebre (Lepus
capense), Ciervo axis (Axis axis), Ciervo dama (Dama dama) Paloma doméstica (Columba livia), Gorrión
(Passer domesticus) y Verderón (Carduelis chloris) (Chébez, 1994). Como ha sido comprobado en
diferentes regiones del mundo, la introducción de especies exóticas es, en la mayoría de los casos,
negativa para los ecosistemas receptores (Primack 1993).
        En la actualidad la fauna de Vertebrados del Partido de General Pueyrredon cuenta con
aproximadamente 263 especies. El grupo de mayor diversidad es el de las Aves, con 179 especies, y le
siguen en orden decreciente los Mamíferos (37 especies), los Reptiles (21 especies), los Peces
continentales (14 especies) y los Anfibios (12 especies).


Unidades
        Se definieron 13 unidades faunísticas. En la caracterización de cada unidad se incluye el listado
de las especies más típicas de las mismas y al final del trabajo se adjunta una lista completa de los
Vertebrados del Partido de General Pueyrredon (Ver Apéndice).


LEYENDA DEL MAPA


        1: Fauna de Lagunas
        2: Fauna de Arroyos
        3: Fauna de Bajos o Bañados
        4: Fauna de Pasturas
        5: Fauna de Cultivos extensivos
        6: Fauna de Cultivos intensivos
        7: Fauna de Ambientes serranos
        8: Fauna de Matorrales de Curro
        9: Fauna de Montes cultivados
        10: Fauna de Ambientes urbanos y suburbanos
        11: Fauna de Acantilados
        12: Fauna de Médanos
        13: Fauna de Playas


1-Fauna de Lagunas: Fauna asociada a cuerpos de agua lénticos permanentes. En esta unidad
también se considera la fauna del delta del Aº de los Padres (U.8 del Mapa Geomorfológico). Incluye
zonas vegetadas (Junco, Totora, Gambarusa), aguas libres y riberas. Esta unidad cuenta con
representantes de todos los grupos de Vertebrados (Peces, Anfibios, Reptiles, Aves y Mamíferos).
Conforman zonas de concentración de fauna y funcionan como centros de reproducción y descanso
(dormideros) de un destacado número de especies (garzas, gaviotas, cuervillos, etc.). Es uno de los
pocos ambientes del Partido donde aún se encuentran Federales (Amblyramphus holosericeus), pájaros
que en la actualidad se hallan en marcado retroceso (considerada "en peligro" por Narosky y Di
Giácomo, 1993). Es una de las unidades de mayor diversidad de fauna del Partido.
Peces
Madrecita de agua Jenynsia lineata
Mojarra Astyanax eigenmanniorum
Dentudo Oligosarchus jenynsi
Tachuela o Limpiafondo Corydoras paleatus
Bagre sapo Rhambdia sapo
Pejerrey Odontesthes bonariensis
Chanchita Cichlasoma facetum


Anfibios
Sapo común Bufo arenarum
Sapito de jardín Bufo femandezae
Rana del zarzal Hyla pulchella
Rana criolla Leptodactylus ocellatus
Ranita silbadora Physalaemus femandezae
Escuercito Odontophrynus americanus


Reptiles
Culebra común Uophis poecilogyrus
Culebra linea roja Uophis anomalus
Falsa yarará Lystrophis dorbignyi


Aves
Cisne cuello negro Cygnus me/ancoryphus
Gallareta ligas rojas Fulica armillata
Gallareta chica Fulica leucoptera
Pato maicero Anas georgica
Pato capuchino Anas versicolor
Sirirí pampa Dendrocygna viduata
Gaviota capucho cafe Larus maculipennis
Cuervillo de canada Plegadis chihi
Garcita bueyera Bubulcus ibis
Carcita blanca Egretta thula
Garza blanca Casmerodius albus
Garza mora Ardea cocoi
Biguá Phalacrocorax brasilianus
Macá común Rollandia rolland
Macá grande Podiceps major
Junquero Phleocryptes melanops
Tachurí sietecolores Tachuris rubrigastra
Varillero ala amarilla Agelaius thilius


Mamíferos
Coipo o Nutria Myocastor coypus
Carpincho Hydrochaeris hydrochaerus
Rata de agua Holochilus brasiliensis


2-Fauna de Arroyos: Fauna de arroyos o cuerpos de agua corriente. En parte, similar a la fauna de
lagunas, pero con menor diversidad. Entre otras particularidades, son menos frecuentes las especies de
mayor tamaño, como cisnes y carpincho. Es importante destacar que en ésta unidad se incluyen los
bordes de los arroyos. Éstos presentan una faja de pastizales autóctonos, poco modificados, con una
fauna en parte similar a la Unidad 4 (Pasturas). Ambos ambientes (arroyo y pastizal) son de suma
importancia porque conforman corredores de fauna, iterconectando diferentes ambientes (pastizales,
cuerpos de agua, sierras) y permitiendo la dispersión y el intercambio entre poblaciones de especies
autóctonas de hábitats aislados. Esta característica realza su importancia desde el punto de vista de
conservación.


Peces
Madrecita de agua Jenynsia lineata
Limpiafondo Corydoras paleatus


Anfibios
Rana criolla Leptodactylus ocellatus
Sapo común Bufo arenarum
Sapito de jardín Bufo femandezae
Rana del zarzal Hyla pulchella


Reptiles
Culebra común Uophis poecilogyrus
Culebra línea roja Liophis anomalus


Aves
Piojito gris Serpophaga nigricans
Benteveo Pitangus sulphuratus
Remolinera común Cinclodes fuscus
Garza bruja Nycticorax nycticorax
Garza blanca Casmerodius albus
Garcita blanca Egretta thula
Pato barcino Anas flavirostris
Pato maicero Anas georgica
Pico de plata Hymenops perspicillatus
Verdón Embemagra platensis
Golondrina tijerita Hirundo rustica


Mamíferos
Rata de agua Holochilus brasiliensis
Coipo Myocastor coypus
Carpincho Hydrochaeris hydrochaerus
Zarigüeya o Comadreja colorada Lutreolina crassicaudata
Ratón hocicudo Oxymycterus rufus


3-Fauna de Campos bajos o Bañados: Terrenos regularmente inundados en períodos de lluvia. Según
la distribución temporal y la intensidad de las mismas, funcionan como ambientes acuáticos o como
pastizales. De acuerdo con esta particularidad su fauna varía en composición, asemejándose a las
unidades 1, 2 ó 4 (Lagunas, Arroyos o Pasturas). La vegetación se caracteriza principalmente por la
presencia de Duraznillo (Solanum glaucophyflum). En primaveras lluviosas pueden ser utilizados como
sitios de cría por anfibios y aves


Peces
Pavito o Cinolebia Cynolebias elongatus
Pavito o Cinolebia Cynolebias holmbergi


Anfibios
Ranita silbadora Physalaemus femandezae
Sapo común Bufo arenarum
Sapito de jardín Bufo femandezae
Escuercito Odontophrynus americanus


Reptiles
Culebra Liophis poecilogyrus
Culebra linea roja Liophis anomalus


Aves
Tero Vanellus chilensis
Tero-real Himantopus melanurus
Chajá Chauna torquata
Cuervillo de cañada Plegadis chihi
Garcita blanca Egretta thula
Chiflón Syrigma sibilatrix
Cigüeña americana Ciconia maguari
Remolinera común Cinclodes fuscus
Sobrepuesto común Lessonia rufa
Benteveo Pitangus sulphuratus
Pico de plata Hymenops perspicillatus


Mamíferos
Rata de agua Holochilus brasiliensis
Zarigüeya o Comadreja colorada Lutreolina crassicaudata


4-Fauna de Pasturas: Fauna de campos de pastoreo de la zona norte del Partido. Estos campos
también pueden ser utilizados para agricultura. pero a diferencia de los campos considerados en la
Unidad 5 (Cultivos extensivos), son utilizados con mayor frecuencia como campos de pastoreo. Aunque
la mayoría presentan diverso grado de modificación, con mezcla de especies vegetales autóctonas,
malezas y especies forrajeras introducidas, aún mantienen parte de las características típicas de los
pastizales naturales. La altura de estos pastizales depende de la presión de pastoreo y la composición
faunística varía de acuerdo a la misma. En esta unidad, aunque con modificaciones (por extinción y/o
reducción de poblaciones), está representada parte de la fauna típica de la llanura pampeana. Cuando
estos campos son cultivados, la fauna cambia en composición, diversidad y abundancias, equiparándose
a la Unidad 5. En términos generales, la agricultura produce un mayor impacto en la vegetación y la
fauna autóctona que la ganadería.


Anfibios
Sapito de jardín Bufo femandezae
Sapo común Bufo arenarum
Rana del zarzal Hy/a pu/che//a

Reptiles
Viborita de cristal Ophiodes vertebralis
Falsa yarará Lystrophis dorbignyi
Culebra común Liophis poecilogyrus
Culebra linea roja Liophis anomalus
Culebra patagónica Philodryas patagoniensis
Aves
Tero Vanellus chilensis

Cachirla común Anthus correndera
Inambú o Perdíz común Nothura maculosa
Chimango Milvago chimango
Chajá Chauna torquata
Lechucita de las vizcacheras Athene cunicularia
Misto Sicalis luteola
Pecho amarillo común Pseudoleistes virescens

Loica común Stumella loyca
Verdón Embemagra platensis
Lechuzón de campo Asio flammeus

Gavilán planeador Circus buffoni
Garcita bueyera Bubu/cus ibis


Mamíferos

Liebre Lepus capensis
Cuis común Cavia aperea
Peludo Chaetophractus villosus
Mulita Dasypus hybridus
Hurón menor Galictis cuja
Zonino Conepatus chinga
Colícorto Monodelphis dimidiata
Ratón cola larga Oligoryzomys flavescens
Ratón de campo Akodon azarae

Ratón hocicudo Oxymycterus rufus

Rata conejo Reithrodon auritus



5-Fauna de Cultivos extensivos: Campos utilizados principalmente para agricultura (trigo, maíz, sorgo,

papa, etc.). Aunque estos campos también pueden ser usados para ganadería, en general, debido a la

frecuencia de uso para cultivos (por su calidad), presentan un mayor grado de modificación que los

considerados en la Unidad 4. La composición faunística de los cultivos depende del tipo de plantación,

predominando las especies oportunistas que lo utilizan con fines tróficos. Los potreros usados como

campos de pastoreo, presentan una fauna similar a la Unidad 4, aunque en parte empobrecida por el

mayor grado de impacto.
Aves
Torcaza Zenaida auriculata

Paloma picazuró Columba picazuro
Paloma casera Columba livia
Cotorra Myopsitta monacha
Chingolo Zonotrichia platensis
Tordo renegrido MoJothrus bonariensis
Misto SicaJis luteola
Gaviota capucho café Larus maculipennis

Garcita bueyera Bubulcus ibis
Chimango Milvago chimango


Mamíferos
Laucha de campo Calomys laucha

Ratón de campo Akodon azarae
Ratón cola larga Oligorizomys flavescens
Rata negra Rattus rattus

Laucha doméstica Mus musculus


6-Fauna de Cultivos intensivos: Fauna asociada a la zona de quintas. En algunos aspectos similar a la
correspondiente a la Unidad 5, pero empobrecida y con mayor predominio de especies oportunistas
(Rata, Gorrión). Campos con mayor grado de modificación y contaminación por pesticidas y fertilizantes.


Aves
Gorrión Passer domesticus


Mamíferos

Rata negra Rattus rattus
Rata parda Rattus norvegicus
Laucha Mus musculus.


7-Fauna de Ambientes serranos: Fauna de pastizales, matorrales, charcas y roquedales de las sierras
del Sistema de Tandilia. Los ambientes serranos se caracterizan por presentar una marcada
heterogeneidad ambiental, con predominio de pastizales de Paja colorada (Paspalum quadrifarium),
parches arbustivos de Chilca (Bacharis tandilensis) y Curro (Colletia paradoxa) y sectores con bloques y
paredes rocosas. Conforman los ambientes con menor impacto humano del Partido. De suma
importancia desde el punto de vista de conservación, por contener verdaderos relictos de vegetación y
fauna de la llanura pampeana (en parte semejante a la fauna de la Unidad 4), incluyendo componentes
típicamente serranos o endémicos, como algunos Reptiles y Anfibios (Liolaemus spp., Melanophryniscus
sp.). Por las características mencionadas presenta una importante diversidad relativa.


Anfibios
Sapito de la sierra Melanoph¡yniscus stelzneri
Rana del zarzal Hyla pulchel/a


Reptiles
Lagartija Liolaemus gracilis
Lagarto overo Tupinambis teguixin
Lagartija o Geco Homonota borelli
Viborita de dos cabezas Anops kingii

Viborita de dos cabezas Amphisbaena darwini
Víbora ciega Leptotyphlops munoai

Culebra Pseudab/abes agassizii
Yarará Bothrops altemata


Aves
Espinero pecho manchado Phacellodomus striaticollis

Verdón Embemagra platensis
Pecho amarillo común Pseudoleistes virescens
Calandria grande Mimus satuminus

Ratona aperdizada Cistothorus platensis
Ratona común Trog/odytes aedon

Cabecitanegra común Carduelis magellanica
Carpintero campestre Colaptes campestris

Perdiz o Inambú común Nothura maculosa
Chimango Milvago chimango
Halconcito colorado Falco sparverius

Halcón aplomado Falco femoralis


Mamíferos
Zorro pampeano Pseudalopex gymnocercus
Gato montes Felis geoffroyi
Hurón menor Galictis cuja
Zorrino Conepatus chinga
Vizcacha Lagostomus maximus
Ratón hocicudo Oxymycterus rufus

Ratón de campo Akodon azarae
Cuis Cavia aperea
Colicorto Monodelphis dimidiata
Zarigüeya o Comadreja colorada Lutreolina crassicaudata
Peludo Chaetophractus villosus
Mulita Dasypus hybridus


8-Fauna de Matorrales de curro: Fauna asociada a bosquecillos de Curro (Colletia paradoxa) alejados
de las sierras.
Conforman ambientes relictuales que antiguamente se hallaban distribuidos en gran parte de la zona
inter y periserrana y que actualmente están restringidos a unos pequeños sectores (ej.: Laguna de los
Padres). De importancia como ambiente natural de fauna autóctona arborícola. En esta unidad se
encuentran las especies de matorrales de los ambientes serranos y la mayoría de las especies de los
montes cultivados.


Anfibios
Rana del zarzal Hyla pulchella


Aves
Piojito vientre amarillo Serpophaga subcristata
Tacuarita azul Políoptíla dumícola
Espinero pecho manchado Phacellodomus striaticollis
Leñatero Anumbius annumbi
Chingolo Zonotrichia platensis
Ratona común
Troglodytes aedon
Tijereta Tyrannus savana


Mamíferos
Zarigüeya o Comadreja oyera Oidelphis albiventris
Colicorto Monodelphis dimidiata
Hurón Galictis cuja


9-Fauna de Montes cultivados: Unidad caracterizada por el conjunto faunístico que habita las
arboledas de especies exóticas (eucaliptos, pinos, cipreses, acacias, álamos, frutales, etc.). Están
localizados en cascos de estancias, puestos, zonas recreativas, etc. Aunque no son autóctonos son
utilizados por muchas especies arborícolas de nuestra fauna, con diversos fines (reproducción, refugio y
alimentación). La composición faunística es similar a la correspondiente a los currales, a los parques ya
las arboledas urbanas. Los montes con mayor variedad de especies arbóreas y/o de mayor
heterogeneidad, presentan en términos generales, mayor riqueza de fauna asociada.


Aves
Chingolo Zonotrichia platensis
Torcaza Zenaida auriculata

Paloma picazuró Columba picazuro
Calandria grande Mimus satuminus
Benteveo Pitangus sulphuratus
Hornero Fumarius rufus

Tordo renegrido Molothrus bonariensis
Tordo músico Molothrus badius
Cabecitanegra Carduelis magellanica
Verderón Carduelis chloris
Zorzal colorado Turdus rufiventris

Jilguero dorado Sicalis flaveola
Suirirí real Tyrannus melancholicus
Churrinche pyrocephalus rubinus
Pirincho Guira guira
Carpintero campestre Colaptes campestris

Chimango Milvago chimango
Milano blanco Elanus leucurus


Mamíferos
Zarigüeya o Comadreja overa Didelphis albiventris
Murciélago o moloso común Tadarida brasiliensis
Murcielaguito vientre blanco Myotis albescens


10-Fauna de Ambientes urbanos y suburbanos: Incluye la fauna asociada a la ciudad, barrios y
poblaciones periféricas. En esta unidad se pueden diferenciar subunidades de límites poco claros,
graduales o que escapan a la escala utilizada. La composición faunística de las zonas pobladas está
relacionada con la mayor o menor superficie ocupada por espacios verdes üardines, arboledas) o
edificios. En general, a mayor superficie de la ciudad ocupada con jardines y arboledas corresponde
mayor riqueza faunística (principalmente aves). Estas zonas parquizadas presentan una fauna similar a
la de montes cultivados pero gradualmente empobrecida. Por otro lado la zona céntrica, con predominio
de edificios presenta una fauna muy pobre, caracterizada por el dominio de especies introducidas (ratas,
laucha doméstica, paloma doméstica y gorrión).


Anfibios
Sapito de jardin Bufo femandezae
Sapo común Bufo arenarum


Reptiles
Viborita de cristal Ophiodes vertebralis


Aves
Gorrión Passer domestícus
Paloma doméstica Columba livia
Torcaza Zenaida auriculata

Chingolo Zonotrichia capensis
Ratona común Troglodytes aedon

Tordo renegrido Molothrus bonariensis
Golondrina doméstica Progne chalybea

Golondrina Tachicyneta leucorrhoa
Picaflor común Chlorostilbon lucidus
Picaflor garganta blanca Leucochloris albicollis


Mamíferos

Rata negra Rattus rattus
Rata parda Rattus norvegicus
Laucha doméstica Mus musculus

Murciélago orejas de ratón Myotis levis
Murciélago o moloso común Tadarida brasiliensis

Zarigüeya overa Didelphis albiventris


11-Fauna de Médanos: Fauna asociada a los médanos de la "Reserva Puerto Mar del Plata", Punta
Canteras, camping del Faro y sur del Partido. Unidad de baja diversidad, pero de importancia como
ambiente relictual. Se caracteriza principalmente por la presencia de especies exclusivas de lagar1ijas.
Éstas, aunque se encuentran en otros médanos de la provincia, en el Partido de General Pueyrredon,
son cada vez más raras debido a la destrucción de su hábitat. Esto último se ha acelerado en los últimos
años por la circulación, no controlada, de vehículos todo terreno.
Reptiles
Lagartija Uolaemus wiegmanni

Lagartija Uolaemus multimaculatus
Lagartija Proctotretus pectinatus


12-Fauna de Acantilados: Incluye los acantilados marinos al norte y sur de Mar del Plata y sectores
puntuales del interior del Partido. Se caracteriza por presentar una fauna poco diversa y con predominio
de aves que utilizan las barráncas para nidificar o como refugio. Es en parte, similar a la fauna que habita
edificios del centro urbano.


Aves
Paloma doméstica Columba livia

Golondrina barranquera Notiochelidon cyanoleuca
Golondrina doméstica Progne chalybea
Golondrina negra Progne modesta
Remolinera común Cinclodes fuscus
Lechuza de campanario Tyto alba


13-Fauna de Playas: Fauna característica de playas de arena y plataformas rocosas de la costa. En
ésta unidad predominan aves marinas (gaviotas, gaviotines). Es un ambiente con elevado nivel de
impacto debido al desarrollo urbano y turístico. Por esto, algunas especies típicas de éste hábitat, como
el Ostrero (Haematopus pa/1iatus), ya son muy raras. En, contraposición, estas aves aún son frecuentes
en costas menos pobladas de los partidos vecinos. Las zonas con mayor diversidad de fauna se
encuentran en la playa de la Reserva Puerto Mar del Plata y en las playas ubicadas entre el Faro y el
Camping Municipal. Estos sectores son utilizados, por gaviotas y gaviotines, como dormideros.


Aves
Gaviota cocinera Larus dominicanus
Gaviota capucho café Larus maculipennis
Gaviota cangrejera Larus atlanticus

Gaviota capucho gris Larus cirrocephalus
Gaviotín sudamericano Stema hirundinacea
Gaviotín lagunero Stema trudeaui
Gaviotín golondrina Stema hirundo
Paloma-antártica Chionis alba
Chorlito doble collar Charadrius falklandicus
Pingüino patagónico Sheniscus magellanicus
Biguá Phalacrocorax brasilianus


Mamiferos
Lobo marino de un pelo Otaria flavescens
Lobo marino de dos pelos arctocephalus australis
MAPA GEOMORFOLOGICO
del Río J.L. 1 Massone H.E. y J.L Cionchi

C.G.C.y C. Fac. Cs. Ex. y Nat U.N.M.d.P.


ASPECTOS GEOLOGICOS GEOMORFOLOGICOS
Las Sierras Septentrionales de la Provincia de Buenos Aires o Sistema de Tandilia representan una
provincia fisiográfica que, con forma de cordón discontinuo de sierras, cerros, cerrilladas y lomadas,
emerge en la llanura pampeana bonaerense con orientación general NO-SE. De altura reducida (entre
50 y 250 m sobre el nivel de la llanura) las Sierras se extienden por más de 300 Km desde Mar del Plata
hasta 0lavarría; su ancho máximo es de cerca de 60 Km en la zona de Tandil, ancho que disminuye, en
los extremos, a unos 6 Km o menos.

Dado que las Sierras Septentrionales no constituyen un cordón continuo, sino que está interrumpido por
amplios valles, abras y trechos de llanura, desde el siglo pasado se lo ha dividido en varios grupos
orográficos (Sierras de 0lavarría, de Azul, de Tandil, de Balcarce, de Mar del Plata) integrados por cerros
y sierras menores, con una fisiografía de bloques serranos de aspecto mesetiforme, cuyos últimos
afloramientos corresponden al Cabo Corrientes.
Estructuralmente, las Sierras Septentrionales constituyen un sistema de montañas en bloques, definido
por tres juegos de fallas que se intersectan entre sí y que tienen dirección NO-SE, NE-SO y E-O, con
predominio de fracturación directa, con desplazamiento vertical dominante y suave basculamiento. Estos
sistemas son los que produjeron la elevación de las sierras durante el Cenozoico, como reflejo de los
movimientos ándicos. El fallamiento de mayor magnitud es el de dirección NO-SE, que le confiere a las
sierras un perfil asimétrico, donde el frente noreste es abrupto y corresponde a una escarpa de falla (este
frente fue llamado por los primeros geólogos que estudiaron el área "Costa de Heusser"); el flanco
suroeste, en tanto, presenta suave pendiente, sin escarpa visible, haciendo que la serranía se hunda
paulatinamente debajo de los depósitos cuatemarios ("Costa de Claraz").
Existen fracturaciones menores (diaclasas) tanto en las rocas del basamento Precámbrico como en las
ortocuarcitas, coincidentes con las direcciones de fallamiento NE- SO y NO-SE, y secundariamente, E-
O.
El paísaje de la ciudad de Mar del Plata se caracteriza por un relieve poco marcado, conformado por un
conjunto de lomas chatas y bajas, dispuestas en su mayor parte subparalelamente con las direcciones
NO-SE y NNü-SSE. Predominan los flancos de escaso gradiente que muestran en general suaves
ondulaciones. En algunos sectores costeros, como Punta Iglesias y desde Punta Piedras hasta Playa
Grande las lomas son cortadas abrupta o escalonada mente por frentes rocosos acantilados de
constitución ortocuarcítica, que pueden alcanzar alturas de hasta 10-15 metros. Las lomas se hallan
distribuidas e~ cuatro grupos principales; la más septentrional es la llamada Loma de Santa Cecilia, de
escaso desarrollo areal y con alturas apenas superiores a los 20 metros. Hacia el sur y separada de la
anterior por una amplia zona deprimida (conocida como Fosa o Graben del Casino) se destacan dos
lomas; la más oriental o de Stella Maris dispuesta con orientación NNE-SSO, posee forma triangular
elongada coincidiendo uno de sus vértices con el Cabo Corrientes; la occidental es la Loma del Golf o
del Cementerio de rumbo NNO-SSE, unida a la anterior en el sector de Playa Grande. Sobre estos dos
grupos de lomas, que alcanzan alturas máximas de 40-50 metros se desarrolla el sector centro-
meridional del área urbana de Mar del Plata. El cuarto y más austral de los grupos de lomas se
desarrolla en la zona puerto y se dispone con su eje mayor en dirección NNO-SSE, alcanza alturas de
55-60 metros, presenta el mayor desarrollo areal y termina en el sector costero de Punta Cantera.


Ambiente Continental:
1) Morfología de llanuras:
1. 1. Llanura eólico-fluvial (unidad 2)
La llanura eólico-fluvial tiene su origen geológico en el desarrollo de una planicie eólica durante el
Pleistoceno Superior, retrabajada recientemente por un sistema fluvial mal integrado, al que se asocian
depresiones anegadizas (bajos y bañados).
Presenta escaso relieve, se desarrolla en la zona norte y noreste del Partido, y constituye la extensión
hacia el sur de la Pampa Deprimida. Las divisorias son extendidas de muy escasa expresión topográfica
y muy suave pendiente (<1 %). Está constituída por sedimentos limo-arenosos y limo-arcillosos.


1.2. Llanura ondulada (unidad 10)

Se desarrolla hacia el sur y hacia el oeste de la ciudad de Mar del Plata; está caracterizada por un
relieve suave, de pendientes rectas, apareciendo cortada profundamente por los valles de los cursos de
agua, que tienen sus nacientes en las iierras altas del oeste del Partido, lo que le confiere un aspecto
ondulado en la dirección norte-sur. Los sedimentos que las forman se han depositado entre unos 18.000
y 10.000 años antes del presente, cubriendo antiguas divisorias y obliterando loS valles preexistentes.


2. Morfología de Lomas y Sierras
2.1 Lomas (unidad 5)
Las lomas ocupan gran parte del sector periserrano, están desarrolladas en los sectores suroeste, este y
oeste del Partido y presentan superficies tendidas y redondeadas. Se caracterizan por una pendiente
que oscila entre 3 y 6 %. Hacia el este (área urbana), muestran un fuerte control estructural debido a que
los sedimentos eólicos pleistocenos, se dispusieron adoptando la topografía preexistente de cumbres
planas; hacia el sudeste y oeste, el basamento ortocuarcítico se profundiza y permite el desarrollo de
formas netamente depositacionales que no revelarían un manifiesto control tectónico.
Están formadas por sedimentos y sedimentitas de baja consolidación, de textura limo-arenosa, limo-
arcillosa y en algunos sectores arenas medianas a finas que fueron transportadas y depositadas en
forma de manto cubriendo el paisaje y obliterando, en gran medida, los valles preexistentes. En su
mayoría son de edad Pleistoceno Superior.
Es común encontrar láminas o concreciones de tosca como también niveles de ceniza volcánica
intercalados en esta secuencia


2.2. Frentes serranos (unidad 6)
Los frentes de las sierras son marcadamente elongados, bordean las cumbres planas y son de
pendientes abruptas; sus orientaciones concuerdan con orientaciones subparalelas a las direcciones de
los tres sistemas de fallamiento presentes en las Sierras Septentrionales, a saber, NO-SE, NE-SO y E-O
(Teruggi y Kilmurray, 1980).
Así mismo, asociado al frente serrano se distinguen depósitos coluviales ("sensu lato") del. piedemonte,
constituidos por materiales psefíticos, ubicados de manera caótica y generados por la acción
predominante de la gravedad sobre los bloques fracturados de cuarcitas del frente serrano.


2.3. Cumbres serranas (unidad 7)

Las cumbres de sierras están caracterizadas por un desarrollo superficial extendido, de escasa
pendiente, de fonnas alargadas. En su constitución se destaca el marcado predominio de ortocuarcitas.
Las cumbres serranas pueden presentarse sin cubierta eólica cuando las ortocuarcitas se encuentran
aflorando, destacándose los afloramientos rocosos ubicados en Sierras de los Padres, la Peregrina y la
zona al sur de Chapadmalal y el Boquerón.

Cuando sobre las cumbres serranas se desarrolla una cubierta sedimentaria cuatemaria, ésta alcanza un
espesor variable desde pocos centímetros hasta unos metros de material fino (limos y limos arenosos),
con delgados niveles de tosca y desarrollo de suelo.


3. Morfologías fluviales y lacustres.
3. 1 Valles (unidad 3)

Corresponden a los cursos de agua tanto de la vertiente norte (nacientes de los Arroyos Vivoratá, los
Cueros, Seco, los Patos, la Tapera, Cardalito, las Chacras y del Barco) como de la vertiente sur
(Corrientes, lobería, Seco, Chapadmalal y las Brusquitas) cuyo diseño de drenaje y asimetrias reflejarían
un control tectónico.

Los valles se desarrollan preferentemente en los sectores medio y distal de los arroyos lobería, las
Brusquitas y Chapadmalal por el sur, y la Tapera y las Chacras por el norte. Es un rasgo menos
desarrollado en el resto de los cursos de agua.

Los flancos de valles son en general de pobre expresión areal y están integrados por una faja paralela al
cauce, de mayor amplitud en la margen izquierda que en la derecha en los cursos de la vertiente austral.
Pueden ser inundadas en épocas de lluvias copiosas; las pendientes son del orden de los 10°. Presenta
un desarrollo remarcable especialmente en los arroyos las Brusquitas y Chapadmalal donde llega a tener
más de 2 Km de ancho y en menor medida en los arroyos Seco y lobería.
Los cauces en general son angostos (no más de 5 m) y poco profundos, presentan generalmente bajos
elongados en sus cabeceras donde se toman difusos, y en gran parte pantanosos.

En las zonas serranas, del piedemonte y de la llanura ondulada, los cauces son nítidos y mejor
desarrollados, mientras que en los sectores de escasa pendiente de la zona norte y noreste del Partido
se caracterizan por ser angostos, limitados por barrancas que aparecen en forma saltuaria y no superan
los tres metros, limitándolos especialmente en las cuencas media y superior. Según Tricart (1973) el
origen de las barrancas estaría relacionado a causas morfoclimáticas.

En zonas de menor energía, asociadas a meandros, aparecen depósitos aluviales constituyendo "point
bars" que a la escala de trabajo resultan muy difíciles de mapear.


3.2 Lagunas (unidad 4)

Tanto la Laguna de los Padres como La Invernada y El Encanto, situadas en el entorno serrano se
originaron a partir de cuencas labradas por deflación en condiciones de clima árido; reciben el aporte de
aguas superficiales y principalmente subterráneas, constituyendo sistemas abiertos de recarga-
descarga.
La Laguna de los Padres es sin duda la más importante; presenta una longitud máxima de 2,065 Km,
con un área del orden de los 2 km2 y una profundidad de 2,40 m aproximadamente. Cabe destacar que
este último dato es sumamente variable en función de los aportes de sedimentos, encontrándose en un
avanzado estado de eutroficación.


3.2.1. Lagunas parálicas

Son cuerpos lacustres costeros de agua dulce que se extienden desde el sur del Puerto Mar del Plata
hasta Punta Piedras en forma paralela a la costa.


3.3. Delta (unidad 8)
Se ubica en la desembocadura del Arroyo de los Padres en la laguna homónima. Su origen está
relacionado con la sedimentación del material en suspensión que transporta el arroyo. producida por el
efecto de "peine" de la vegetación que ocupa su sector frontal.


4. Morfología eólica asociada
4.1. Bajos de deflación - (unidad 1)
Son pequeñas cubetas originadas por la acción del viento sobre el material poco consolidado que
conformaba la llanura eólico-fluvial a fines del Pleistoceno. En épocas húmedas aparecen por lo general
cubiertos de agua y suelen asociarse a direcciones preferenciales de escurrimiento transitorio,
principalmente en los tramos proximal y medio de los Arroyos Vivoratá, Los Cueros, Seco y La Tapera.


Ambiente costero
5. Geoformas de acumulación
5. 1. Médanos (unidad 11)

En la costa del Partido son de poco desarrollo y saltuarios. Se los encuentra sólo como pequeñas dunas
delanteras ("foredunes") limitando por el este a las lagunas parálicas situadas al sur del Puerto.
Existen médanos costeros en las desembocaduras de los arroyos y sobre los acantilados en la zona sur
del Partido. Son de poca altura y sin definición morfológica clara.
Sobre el límite sur del Partido, en la zona de San Eduardo del Mar, se observa un arco medanoso
antiguo fijado por vegetación que se asienta sobre terrenos pleistocenos. Estos médanos han sido
parcelados por el desarrollo urbano, lo que dificulta el reconocimiento de las formas originales.


5.2 Plavas (unidad 12).
Aunque en general de poca extensión, definen la costa marplatense; su mayor desarrollo se da en la
zona central del Partido, al sur del Puerto Mar del Plata y en la desembocadura de los arroyos situados
al sur de Punta Mogotes.

Gran parte de estas playas se encuentran afectadas por procesos erosivos, especialmente en la zona de
Playa Grande, la zona Central y al norte de Punta Iglesia (playa La Perla, y hasta la desembocadura del
arroyo La Tapera). En dichas playas, se han ensayado diferentes metodologías de contención de la
erosión, siendo los más utilizados, los espigones de geometría variada. Por este motivo y sumado al
intenso uso turístico recreacional, a menudo no son identificables las formas naturales de las playas.


6. Geoformas de erosión
6.1. Acantilados (unidad 9)
Son formas generadas por las olas de tormenta que azotan la costa, rasgo característico de la costa
marplatense. Estos procesos erosivos regionales han dado por resultado un fuerte retroceso de la línea
de costa en algunos sectores.
Su mayor expresión se da en las costas sur y norte del Partido de General Pueyrredon. Al norte de la
desembocadura del Arroyo La Tapera, los acantilados se asocian a plataformas de erosión y presentan
alturas del orden de los 12 a 15 m.

Por su parte, en la zona sur del Partido a partir de San Carlos, donde la altura de los acantilados puede
superar los 25 m, se desarrollan médanos sobreimpuestos a los acantilados junto a playas de bolsillo y
plataformas de abrasión (unidad 13) .


6.2. Paleoacantilado (unidad 14)
Si bien se halla fuertemente alterado por las acciones antrópicas que transformaron la costa en virtud del
desarrollo turístico e industrial de la zona, se encuentra limitando a las lagunas parálicas que se
desarrollan entre el Puerto Mar del Plata y Punta Mogotes, con una orientación aproximada noroeste-
sudeste. Está labrado tanto en las ortocuarcitas eopaleozoicas de la Formación Balcarce, como en las
sedimentitas y sedimentos limo- arenosos cenozoicos que las cubren en discordancia.


LEYENDAS DEL MAPA:
   1. Bajos
   2. Llanura eólico-fluvial

   3. Valles I Cauces
   4. Lagunas
   5. Lomas
   6. Frentes serranos
   7. Cumbres serranas
   8. Delta
   9. Acantilados
   10. Llanura ondulada

   11. Médanos
   12. Playas

   13. Médano - Acantilado - Playas de bolsillo
   14. Paleoacantilado

   15. Escolleras
MAPAS DE ISOPROFUNDIDAD E ISOSALINIDAD DEL AGUA SUBTERRANEA
Cionchi J. L. Obras Sanitarias Mar del Plata S.E. y C.G.C.y C. Fac. Cs. Ex. y Nat U.N.M.d.P.


1.- GENERALIDADES
La existencia de cursos fluviales que aseguraran el abastecimiento del agua necesaria para satisfacer
las diversas actividades humanas ha sido, a lo largo de la historia de la humanidad uno de los factores
decisivos para la localización de los asentamientos urbanos.

Sin embargo, Mar del Plata, con una población estable que supera los 600.000 habitantes, constituye
una de las más notables excepciones y ello se debe .esencialmente a la inexistencia de cursos
superficiales de importancia en la región dentro de la cual se ha desarrollado el núcleo urbano
marplatense.
Esta circunstancia hizo que desde los inicios del asentamiento humano, los pobladores hayan tenido que
recurrir a fuentes subterráneas para el aprovisionamiento de agua, utilizando para su obtención molinos
de viento, motobombeadores a petróleo, o arietes hidraúlicos. Además en las grandes residencias se
disponía de aljibes en los que se acumulaba agua de lluvia, aprovechando los desagües de los techos y
de esa forma poder contar con una reserva adicional (Gómez Crespo y Covas, 1982).
La instalación en el año 1913 del servicio de agua corriente constituyó el momento a partir del cual los
acuíferos comienzan a sufrir modificaciones cada vez más significativas. En un principio la extracción se
realizó sin demasiados criterios técnicos. Sin embargo a partir de mediados de este siglo diversos
autores (Groeber, 1953, Ruíz Huidobro, 1975, Sala y colaboradores 1979-1980) comienzan a alertar
sobre los resultados negativos y paralelamente reclaman la necesidad de un manejo más racional y más
conservativo del recurso subterráneo, sobre todo teniendo en cuenta las particulares características que
presentan Mar del Plata y su zona de influencia.
Entre esas particularidades, Bocanegra et al. (1985) destacan: a) el notable incremento poblacional
durante el período estival; b) la inexistencia de cursos superficiales de importancia como fuentes
alternativas para la provisión de agua; c) la configuración geológica y rasgos estructurales que facilitan la
intrusión de agua salobre desde el mar y d) la posición costera del núcleo urbano principal, que aumenta
el riesgo de salinización del acuífero, sobre todo cuando existe sobreexplotación.
Lo expuesto torna evidente que un adecuado conocimiento de los recursos hídricos subterráneos es de
fundamental importancia para poder establecer pautas correctas de manejo del único recurso de agua
potable disponible en comarcas que, como el Partido de General Pueyrredon poseen un alto desarrollo
turístico, demográfico y agropecuario y una gran potencialidad industrial y en los que en muchas
ocasiones convergen la sobreexplotación estacional con una desordenada extracción por parte de los
particulares.

Dentro del contexto enunciado se ha considerado que la inclusión de mapas hidrogeológicos permitirán
disponer de un panorama sintético y muy gráfico de las principales características del sistema acuífero
en explotación en el Partido de General Pueyrredon.
2.- LOS MAPAS HIDROGEOLOGICOS DEL PARTIDO DE GENERAL PUEYRREDON
Si bien lo ideal hubiera sido incluir un gran número de mapas hidrogeológicos, graficando de esa forma
las distintas características del sistema acuífero en cuestión, se ha considerado que, para esta primera
etapa, resulta suficiente analizar dos de los principales atributos hidrogeológicos del Partido: a) la
profundidad del primer nivel de agua y b) el contenido salino total.
La información utilizada para la elaboración de los respectivos mapas ha sido aportada en su totalidad
por Obras Sanitarias Mar del Plata SE y corresponde a los datos obtenidos y procesados por el
mencionado ente durante la campaña de monitoreo y control d~1 primer semestre de 1992.
2.1.- Metodología
Tanto para el mapa de isoprofundidad General Pueyrredon poseen un alto desarrollo turístico,
demográfico y agropecuario y una gran potencialidad industrial y en los que en muchas ocasiones
convergen la sobreexplotación estacional con una desordenada extracción por parte de los particulares.

Dentro del contexto enunciado se ha considerado que la inclusión de mapas hidrogeológicos permitirán
disponer de un panorama sintético y muy gráfico de las principales características del sistema acuífero
en explotación en el Partido de General Pueyrredon.


2.- LOS MAPAS HIDROGEOLOGICOS DEL PARTIDO DE GENERAL PUEYRREDON


Si bien lo ideal hubiera sido incluir un gran número de mapas hidrogeológicos, graficando de esa forma
las distintas características del sistema acuífero en cuestión, se ha considerado que, para esta primera
etapa, resulta suficiente analizar dos de los principales atributos hidrogeológicos del Partido: a) la
profundidad del primer nivel de agua y b) el contenido salino total.
La información utilizada para la elaboración de los respectivos mapas ha sido aportada en su totalidad
por Obras Sanitarias Mar del Plata SE y corresponde a los datos obtenidos y procesados por el
mencionado ente durante la campaña de monitoreo y control d~1 primer semestre de 1992.


2.1.- Metodoloaía

Tanto para el mapa de isoprofundidad del agua, como para el de contenido salino total se consideraron
420 puntos de muestreo medición sin diferenciar aquellos pozos que explotan sólo el nivel freático de los
que afectan tanto a este nivel como a los más profundos y que en algunos casos poseen aislados los
más superficiales.


2.2.- Mapa de isoprofundidad del agua subterránea
Teniendo en cuenta las características de los datos utilizados (y que se comentó en el punto anterior), el
mapa de isoprofundidad indica las profundidades a las que es más probable hallar el primer nivel de
agua. Los valores están expresados en metros bajo nivel natural del terreno (mbnt).
del agua, como para el de contenido salino total se consideraron 420 puntos de muestreo medición sin
diferenciar aquellos pozos que explotan sólo el nivel freático de los que afectan tanto a este nivel como a
los más profundos y que en algunos casos poseen aislados los más superficiales.


2.2.- Mapa de isoprofundidad del agua subterránea
Teniendo en cuenta las características de los datos utilizados (y que se comentó en el punto anterior), el
mapa de isoprofundidad indica las profundidades a las que es más probable hallar el primer nivel de
agua. Los valores están expresados en metros bajo nivel natural del terreno (mbnt).
La simple observación del mapa permite diferenciar dos grandes conjuntos de valores de profundidad del
agua subterránea. El primero de ellos agrupa a los valores de profundidades menores a los 10 metros.
Estos valores, que en general resultan ser los más frecuentes de todo el Distrito, ocupan
predominantemente los sectores septentrional y meridional y una ancha franja que, con dirección norte-
sur da continuidad a aquellos. Asimismo dentro de este primer conjunto de valores pueden diferenciarse
dos subconjuntos: el septentrional en el que predominan profundidades menores a 5 metros y el
meridional en el que son más frecuentes los valores entre 5 y 10 metros.
El restante conjunto, que se extiende con rumbo este-oeste ocupando una ancha franja en el sector
central del Distrito, está caracterizado por el predominio de profundidades mayores de 10 metros.
En este segundo conjunto también es posible reconocer dos grupos de valores. Uno correspondiente a
los sectores serranos y periserranos, en su mayor parte asociado al ambiente de cuarcitas
eopaleozoicas (con permeabilidad secundaria debido a diaclasas) y en el que predominan valores de
profundidades marcadamente superiores a los 20 metros, con frecuencia superiores a 70 metros.

El grupo de valores de este segundo conjunto corresponde a la zona de explotación intensiva con
destino al abastecimiento de agua potable de la ciudad de Mar del P~ata. Su disposición espacial se
corresponde con el diseño de las baterías de extracción. En general si bien los valores de profundidad
superan los 30 metros, en todos los casos resultaron menores a 40 metros.
El mapa muestra, en la zona de explotación la situación del acuífero correspondiente af primer semestre
de 1992, sin embargo vale la pena aclarar que debido a un cambio en la filosofía de explotación
implementado por Obras Sanitarias Mar del Plata a partir de dicha fecha, propendiendo a una práctica
más racional y conservativa, los niveles del agua, a la fecha de editarse este informe muestran una
significativa recuperación. Así por ejemplo en el sector urbano céntrico las profundidades se han
reducido, en algunos casos algo más de 10 metros, mientras que en el extremo noreste el ascenso del
nivel del agua alcanzó a más de 10-15 metros.


2.3.- Mapa de isocontenido salino total
El mapa muestra la distribución de los valores del total de sólidos disueltos y los mismos, atento a la
metodología de muestreo utilizada representan la salinidad más probable del agua subterránea en el
Partido de Genelal Pueyrredon. Los valores están expresados en miligramos por litro (mg/l).
La totalidad de los análisis fueron realizados por la Gerencia de Laboratorio y Control de Calidad de
Obras Sanitarias Mar del Plata SE.
La simple observación del mapa permite inferir que las aguas subterráneas del Partido de General
Pueyrredon poseen en general menos de 750 mg/l de sales totales disueltas.
Los valores superiores a 750 mg/l, están circunscriptos a dos sectores bien definidos. El primero de ellos
en el norte del Distrito especialmente en el vértice más septentrional, en coincidencia con un relieve muy
llano, frecuentemente anegado, y en el que la totalidad de las muestras obtenidas correspondieron a
pozos muy someros (molinos) que explotan fundamentalmente el nivel freático. En algunos casos y
sobre todo en los sectores más anegadizos se obtuvieron valores de algo más de 2000 mg/l. En estos
casos, el incremento de salinidad podría estar delimitado sólo a los niveles superiores y asociado
esencialmente a una concentración por evaporación sumado a las dificultades de escurrimiento por la
naturaleza arcillosa de los terrenos.

El segundo sector con valores superiores a 750 mg/l corresponden esencialmente con la zona urbana de
Mar del Plata, en la que la salinidad se corresponde en general con los relictos de la intrusión marina que
en otras épocas obligó incluso al abandono de una treintena de pozos.


LEYENDA MAPA DE ISOPROFUNDIDAD
        Unidad 1. 0- 5 mbnt

        Unidad 2. 5- 10 mbnt
        Unidad 3. 10- 20 mbnt
        Unidad 4. 20 -30 mbnt

        Unidad 5. 30 -40 mbnt
        Unidad 6. mayor a 40 mbnt


LEYENDA MAPA ISOSALINIDAD
        Unidad 1. menor 500 mg/l

        Unidad 2. 500-750 mg/l
        Unidad 3. 750-1000 mg/l
        Unidad 4. 1000-1250 mg/l
        Unidad 5. 1250-1500 mg/l

        Unidad 6. mayor 1500 mg/l
        Unidad 7. escolieras
MAPA LlTOLOGICO
del Río J.L. y H.E. Massone
C.G.C.y C. Fac. Cs. Ex. y Nat U.N.M.d.P.


Litología es un término de origen griego que se refiere al "estudio de las rocas" (Lithos, piedra; logos,
estudio). En este sentido, en el Partido se encuentran cuatro tipos o variedades de rocas y sedimentos que
representan distintos estad íos en la evolución geológica de la región, y que se conocen como:

        a) Basamento cristalino (unidad 1).
        b) Secuencia sedimentaria Precenozoica (unidad 2)

        c) Secuencia sedimentaria Cenozoica (unidad 3).
        d) Arenas litorales (unidad 4).


a) Basamento Cristalino

Corresponde a las rocas ígneas y metamórficas más viejas que integran las sierras, de edad
precámbrica (es decir mayor de 570 millones de años). Las dataciones radimétricas en gneiss y granito
revelan la existencia de un amplio espectro de edades que abarcan más de 1.500 millones de años,
intervalo de tiempo en el cual se han sucedido numerosos eventos ígneos y metamórficos. Este
basamento aparece muy bien representado hacia el oeste y forma gran parte de los cerros del área de
Balcarce, Tandil y Olavarría. En el Partido de General Pueyrredon solamente aflora en la Sierra de
Valdez, en el límite con el Partido de Balcarce.

Desde mediados del siglo XIX, estas rocas han capturado la atención de los primeros geólogos que
estudiaron las sierras. Desde un punto de vista geológico, son complejas y su estudio ha sido
problemático desde un comienzo. Las rocas descriptas corresponden a granitoides, migmatitas,
milonitas, gneiss, esquisto, mármol y una serie de rocas de filón de composición ácida (alto contenido de
sílice) y secundariamente básica (escaso contenido de sílice). En la Sierra de Valdez la roca
corresponde a un gneiss biotítico, cortado por numerosas venas de cuarzo y pegmatita y que aparece
sumamente alterado (meteorizado) a tal punto que fue usado como arena para la construcción.



b) Secuencia Sedimentarla Precenozoica
Desde las primeras descripciones geológicas de las sierras, efectuadas por d'Obirgny y Darwin en 1842
y 1851 respectivamente, se sabe que sobre el basamento cristalino reposa una secuencia de rocas
sedimentarias de edad Paleozoico Inferior, a la que Heusser y Claraz en 1863 llamaron "Areniscas de La
Tinta". Este nombre deriva de la voz indígena original (Colon Mahuida} que alude a los ocres que los
indígenas usaban frecuentemente y que aparecen intercalados en la secuencia de areniscas.
La formación La Tinta constituye un manto horizontal de espesor variable entre 30 m en el extremo oeste
y 395 m en el este (Mar del Plata}. Salvo en los extremos, la potencia se mantiene relativamente
constante entre 50 y 120 m. Esta formación está constituída por una variedad de rocas que incluye:
ortocuarcitas, dolomías, arcilitas y calizas; en Mar del Plata, las rocas aflorantes son esencialmente
ortocuarcitas, faltando los miembros dolomítico, calcáreo y arcilítico. Se caracterizan por presentar color
gris, blanquecino o gris-blanquecino, a veces con tonalidades amarillentas o rojizas; son altamente
cuarzosas (más del 98 % de cuarzo}, con clastos redondeados ("rodados") de 1 a 2 mm de diámetro;
alternan en la secuencia estratos de conglomerados oligomícticos cuarzosos, con clastos entre 2 y 4 m
m y delgados niveles pelíticos. Las ortocuarcitas constituyen estratos que tienen una inclinación regional
hacia el SO o SSO que pocas veces excede los 5°, reflejo de la inclinación regional de los bloques
fracturados que componen las sierras. El espesor de estos estratos suele variar entre 0,30 y 1 m, aunque
los hay más potentes.
A esta formación se le atribuye un origen litoral marino, es decir, un ambiente epicontinental de alta
energía donde se habría desarrollado un único ciclo litoral marino que depositó las diferentes variedades
de rocas, existiendo evidencias indicadoras de aguas algo más profundas en el borde austral del
extremo noroccidental. Considerando la proximidad de América del Sur y África en el Precámbrico y
Paleozoico Inferior, resulta inevitable comparar esta formación con la Formación Table Mountajn, de
África del Sur.
La denominación de "La Tinta" o "Formación La Tinta" se mantuvo en el léxico geológico hasta fines de
los 70 para referirse a este conjunto de cuarcitas, calizas, dolomías y arcilitas; en esa fecha y en base a
criterios litoestratigráficos, estructurales, paleontológicos y de paleocorrientes, se la subdividió en
Formación Sierras Bayas (cuarcitas, dolomías, pelitas y calizas} representada en el extremo
noroccidental de las sierras, y Formación Balcarce (esencialmente ortocuarcitas} característica del tramo
Balcarce-Mar del Plata donde la Formación Sierras Bayas está ausente.


c) Secuencia Sedimentaria Cenozoica
La presencia de sedimentos atribuibJes al Terciario no ha sido fehacientemente comprobada. Con
respecto al Cuatemario, son numerosos los trabajos científicos que describen e interpretan la secuencia
de sedimentos de esta edad. Se trata, en general, de sedimentos y sedimentitas de baja consolidación,
arenosos finos y areno-limosos, sobre los que se desarrolla el suelo actual.

Fue Ameghino quien, en 1881, describe lo que denomina "Formación Pampeana". Tapía en 1937
reconoce para la región el llamado "Médano invasor" que describe como un depósito de origen eólico y
constituído por arena fina a muy fina, de color pardo amarillento, con bajo contenido de caicáreos y
abundantes impresiones radiculares y tallos de herbáceas, que se dispone formando lomadas de hasta
140 metros de altura adosadas a las laderas de las sierras.
Frenguelli (1950) divide al Cuatemario en Pampiano (Pleistoceno) y Postpampiano (Holoceno),
reconociendo para cada uno, períodos de clima húmedo con depositación de limos y otros de clima seco
con depositación de loess.

Posteriormente, otros autores han discutido este esquema, y propuesto otros alternativos, entre ellos,
Rabassa en 1973 realiza una división estratigráfica del Pleistoceno distinguiendo para la zona de Tandil,
de mayor a menor edad:
Formación Barker, integrada por limos arcillosos, castaño rojizo de génesis posiblemente eólica.
Formación Vela, limos areno-arcillosos castaño claro, originados por acción eólica y retrabajados por
acción hídrica, que presenta nmanto estratiforme de tosca en su techo.

Formación Las Animas, loess cuya depositación continúa en la actualidad.
Esta división no aparece tan clara en el Partido de General Pueyrredon, donde la secuencia es algo más
complicada. Para esta zona, Osterrieth y Cionchi, en 1985, describen un perfil tipo para esta secuencia,
que se inicia con unos 0,80 m de suelo actual, luego unos 2 m de limos arenosos, castaño amarillento
oscuro; el tercio superior de esta unidad presenta paleocauces rellenos por material diamíctico. También
se presentan niveles de paleosuelos y precipitadores calcáreos como venas y tabiques de tosca. Por
debajo de esta unidad aparece aproximadamente 1 m de un sedimento límoso con mayor contenido de
arcílla. En todo el perfil la textura demuestra un mayor porcentaje de limo (> 60%) y arena fina (<40%); la
fracción arcillosa, aunque es escasa está presente fundamentalmente en la unidad inferior.


d) Arenas Litorales
Corresponde a sedimentos tamaño psamítico (entre 0,02 y 2 mm), caracterizados por la presencia de
clastos sueltos de cuarzo generados en la destrucción de las rocas del basamento. Es frecuente
encontrar, en menor proporción, clastos alóctonos de rocas ígneas provenientes de la zona patagónica,
traídos hasta estas costas por la deriva litoral de dirección sur-norte. También aparecen, integrando
estas arenas, minerales denominados "pesados" que se distinguen por su color oscuro y corresponden a
óxidos de hierro (por ejemplo magnetita) y titanio (titanita).


LEYENDA DEL MAPA


Unidad 1- Basamento
Unidad 2- Ortocuarcitas
Unidad 3- Arenas limosas-Limos arenosos
Unidad 4- Fangos
Unidad 5- Arenas
Unidad 6- Escolleras


Unidad 1- Basamento: Se encuentra en un pequeño afloramiento en la Sierra de Valdez. Compuesto
por rocas metamórficas (gneiss principalmente) de edad Precámbrica.
Unidad 2- Ortocuarcitas: Son rocas sedimentarias, compactas, su color es variado, predominando los
tonos blanco grisáceo a blanco amarillento; están constituídas en aproximadamente un 90 % por granos
de cuarzo de tamaño entre 1 y 3 m m y cemento silíceo. Son las rocas que forman el cuerpo principal de
las sierras y que les confieren su típico aspecto mesetiforme. Se disponen en forma de estratos, de
espesor variable entre 0,30 y 1 ,50 m. Es muy frecuente la presencia de fracturas (diaclasas). Se las
encuentra también muy frecuentemente en el subsuelo de la zona urbana a profundidad variable, desde
pocos metros a más de un centenar.

Unidad 3- Arenas limosas-Limos arenosos: Son sedimentos de muy baja consolidación, con tamaño
de grano entre 0.004 y 1.5 mm. Constituyen los sedimentos denominados

genéricamente "Sedimentos Pampianos" o también "Ioess pampeano". Estos sedimentos fueron
transportados por el viento y depositados en forma de manto cubriendo el paisaje preexistente.
Ocasionalmente presentan retrabajo fluvial. La depositación de estos estratos coincide con episodios de
clima semi árido, que impedía la formación de suelo y el desarrollo de una cubierta vegetal. En su
mayoría son de edad Pleistoceno superior (unos 500.000 años). Es común encontrar láminas o
concreciones de tosca (carbonato de calcio) como también niveles de ceniza volcánica intercalados en
esta secuencia. Estos sedimentos son la base sobre la que se desarrolló el suelo fértil actual.
Unidad 4- Fangos: con este nombre genérico se agrupa a sedimentos arcillosos a limo- arcillosos que
ocupan las depresiones o bajos existentes especialmente en el norte del Partido; es común encontrar/os
también en las nacientes de los arroyos. Esta unidad incluye también a los fangos que ocupan el fondo
de la Laguna de los Padres, caracterizados por su alto contenido de materia orgánica (fangos orgánicos).
Unidad 5- Arenas: Es un sedimento suelto que ocupa las zonas de playa y médanos. Están formadas
por clastos de cuarzo, esencialmente; el tamaño de estos clastos oscila entre 1 y 2 mm.
Unidad 6- Escolleras
MAPAS DE PENDIENTES y CLASES DE PENDIENTES
Cionchi J. L.

Obras Sanitarias Mar del Plata S.E. y C.G.C.y C. Fac. Cs. Ex. y Nat U.N.M.d.P.


1.- GENERALIDADES
Con el término "pendiente" se define genéricamente, en Geomorfología, a "Ios elementos geométricos de
la superficie sólida (subaérea o subácuea) de la Tierra que divergen con respecto a la horizontal"
(Strahler, 1979).
El término, con frecuencia, también es usado, con un sentido más restringido para referirse al ángulo que
dichos elementos de la superficie terrestre forman con la horizontal. Sin embargo, y en coincidencia con
Wilson (1968) esta última acepción resulta muy poco adecuada, mientras que "gradiente" o "ángulo" de
la pendiente, no sólo resultan más específicos para esos casos, sino que además evitan confundir un
atributo meramente geométrico de la geoforma, con la geoforma en si misma.

Esta diferenciación conceptual es de significativa importancia, ya que las pendientes no son sólo
geoformas geométricas tridimensionales que integran el p.aisaje terrestre, sino que además son los
"componentes morfodinámicos de las interfases "litosfera- hidrosfera"            y "litosfera-atmósfera".
Individualmente constituyen "sistemas físicos abiertos complejos", a través de cuyos límites se establece
un flujo bidireccional continuo de materia y energía (Strahler, 1979). Así por ejemplo, las pendientes
posibilitan el movimiento del agua bajo la acción de la gravedad, y consecuentemente la formación y
desarrollo de los sistemas de drenaje a través de los cuales, el agua retorna al mar completando el ciclo
hidrológico (Strahler, 1979).

Las pendientes como partes integrantes del relieve, pueden ser generadas bajo una gran variedad de
condiciones. Sin embargo ya pesar de ello, es posible, de acuerdo con Wilson (1968), subdividirlas en
dos grandes grupos: a) pendientes endogenéticas o hipogénicas: deben su existencia a procesos de
geodinámica interna (orogenia, epirogenia, vulcanismo, etc.), es decir aquel/os que esencialmente
producen cambios en la elevación, gradiente ylu orientaciones de las pendientes, y b) pendientes
exogenéticas o epigénicas: asociadas a procesos de la superficie terrestre o próximos a ella
(meteorización, erosión, remoción en masa, depositación, etc.), es decir procesos que en general tienden
a reducir el relieve al nivel de base, ya los que complexivamente se los conoce como procesos
gradacionales (Thornbury, 1960).

Los procesos endogenéticos y exogenéticos interactúan en la génesis de los rasgos de la superficie. Sin
la participación de los exogenéticos, el paisaje mostraría sólo pendientes volcánicas y superficies
estructurales inmodificadas, mientras que la ausencia de los endogenéticos posibilitaría que finalmente la
superficie terrestre fuera reducida al nivel de base, con lo que el mar podría cubrir los continentes
(Wilson, 1968). Asimismo, los procesos involucrados en la génesis y evolución de los paisajes, pueden
actuar dentro de varias condiciones ambientales: subaéreos, sublacustres, submarinas, subterráneas,
etc.
De todas formas ya pesar de lo expresado acerca de la gran variedad de ambientes y condiciones dentro
de las cuales pueden desarrollarse las pendientes, en esta oportunidad se ha puesto el mayor énfasis en
aquellas de origen exogenéticas y desarrolladas en un ambiente subaéreo, las que, de acuerdo con
Wilson (1968), pueden a su vez agruparse en dos grandes tipos: 1) agradacíonales o deposítacionales:
incluyen principalmente las pendientes aluviales (llanuras y abanicos aluviales, etc.) y 2) degradacionales
o erosívas: comprenden las escarpas, las divisorias, los flancos de valle, las superficies de erosión fluvial
(canales, terrazas), etc.
El desarrollo de las pendientes erosivas es uno de los principales efectos del rebajamiento de la
superficie terrestre, que incluso en muchas ocasiones, llega a enmascarar y/o destruir los rasgos
morfológicos endogenéticos, así como otras formas preexistentes (Wilson, 1968). Este mismo autor
sostiene además que, el desarrollo de las pendientes posibilita la integración dinámica del paisaje
conformando finalmente, con la unión de todas esas, la superficie total.


2.- LOS MAPAS DE PENDIENTES
El análisis de las pendientes y la representación de los gradientes en un mapa han constituído dos
objetivos concurrentes, en la mayoría de los trabajos geomorfológicos, en especial de los autores
americanos (Monkhouse y Wilkinson, 1968).
Los mapas de pendientes o de gradientes, como también se los denomina, permiten obtener una visión
general de la distribución geográfica de los ángulos de pendiente de una región, y constituyen la base
para analizar y determinar, mediante técnicas estadísticas sencillas, el gradiente regional medio, la
frecuencia de los valores angulares de cierta magnitud o clases de magnitudes, etc. (Strahler, 1956).
Si bien calcular el gradiente medio a lo largo del perfil radial de una pendiente o, el declive de una
carretera puede resultar sencillo, obtener en cambio el valor medio de los ángulos de pendiente de una
región de relieve irregular, y considerarlo realmente representativo del conjunto, constituye por lo general
un problema complejo y difícil de resolver adecuadamente.
Los valores de los gradientes para elaborar un mapa de pendiente regional, pueden obtenerse mediante
mediciones directas en el campo, o bien en forma indirecta a partir de mapas topográficos, de escala
relativamente pequeñas (1 :25.000 ó 1 :50.000) usando técnicas de muestreos estadísticos tales como,
el "método de la grilla o cuadrícula" que consiste en subdividir el área de interés, en cuadrados iguales y
calcular el valor del ángulo de declive en el centro de la misma, o bien el "método de los números
aleatorios" (Strahler, 1956).

Si bien existen numerosos métodos para construir los mapas de pendiente (Smith, 1935; Raisz y Henry,
1937; Calef y Newcomb, 1953, entre otros), el diseñado por Strahler (1956) parece ser el más sencillo y
de mayor utilidad por las aplicaciones directas que pueden obtenerse.
El mencionado autor diseñó a mediados de siglo, una metodología para la construcción de los mapas de
pendientes, utilizando isopletas en lugar de las coropletas que proponían Raisz y Henry (1937).
El método de Strahler (1956) consiste en determinar una gran cantidad de valores de gradientes, ya sea
en forma directa en el campo, o bien mediante técnicas de muestreo estadístico, objetivo (números
aleatorios) o arbitrario (cuadrícula o retículos homogéneos). Los valores así obtenidos se ubican en un
plano base indicándolos como tangentes o senos de los angulos de pendiente, e interpolando las
respectivas isopletas (isotangentes o isosenos). Los mapas así obtenidos, de isotangentes o isosenos,
permiten no sólo analizar la distribución geográfica de los valores de los gradientes, sino además
posibilita determinar las frecuencias de las distintas clases de valores, el gradiente regional medio, etc.,
midiendo con planímetro, las áreas situadas entre las isopletas y referidas al área total del mapa.
La metodología ha sido aplicada con resultados satisfactorios en un sector costero del Golfo San Jorge
(Cionchi, 1985, 1988) y en diversas cuencas de drenaje de las Sierras Septentrionales de la Provincia de
Buenos Aires (Cionchi et al., 1982; Cionchi, 1984, Cionchi y Martínez, 1987; Alvarez y Cionchi, 1987).


2.1.- El mapa de isosenos del Partido de General Pueyrredon
Para este trabajo se ha adoptado la metodología de Strahler (1956). Los valores se obtuvieron mediante
muestreo estadístico, usando el método de la grilla o cuadrícula, a partir de las hojas topográficas IGM,
escala 1:50.000, y con una densidad de muestreo de un punto por km2. En el centro de cada cuadrícula
se calculó el ángulo de pendiente en grados, los que se transformaron en sus respectivos senos.
Finalmente con dichos senos, se calcularon las raíces cuadradas de los mismos, los que sirvieron para la
construcción del mapa de clasificación de pendientes, de acuerdo con la metodología de Miller y
Summerson (1960).


2.1.1.- Características del mapa de isosenos de pendientes del Partido de General Pueyrredon
La simple inspección de los mapas de isosenos, como así también el de clasificación de las pendientes,
nos permiten comprobar que en nuestro Partido predominan en general, valores de declives inferiores a
3 grados (es decir senos menores a 0.052) y que en términos porcentuales resultan inferiores a 5%. Las
pendientes de ángulos mayores a éstos, ocupan una franja de algo más de 5 km de ancho por unos 25
km de largo, con orientación este-oeste, ubicada en el sector medio occidental del Partido.
Por otro lado, en el mapa de isosenos de ángulos de pendientes, se observa que la distribución areal de
los valores muestra algunas particularidades, que se correlacionan con caracteres estructurales y
geomórficos. En el primer caso, es notable la tendencia de los valores a disponerse en franjas paralelas
o subparalelas a las orientaciones de los sistemas de fallamiento (NO-SE; NE-SO y E-O) que
caracterizan a esta porción de las Sierras Septentrionales de la Provincia de Buenos Aires.
Con respecto a las relaciones entre la distribución de los declives y los ambientes geomórficos, se
observa que los valores de mayor rango predominan en sectores coincidentes con los frentes serranos.
Por el contrario, los declives menores caracterizan a las cumbres planas ya las planicies fluvioeólicas,
siendo posible incluso, distinguir a ambos ambientes entre sí por presentar sensibles variaciones
(Cionchi, 1984). Por último, los valores intermedios (aunque inferiores a 6 grados) caracterizan a los
ambientes de lomadas.


2.1.2.- Interpretación y discusión de los resultados obtenidos
El ángulo de la pendiente ejerce una decisiva influencia en la definición de la magnitud de la componente
tangencial o de cizallamiento superficial. Este que resulta de la descomposición de la fuerza de atracción
gravitatoria, es el responsable del desplazamiento "cuesta abajo" de las partículas de suelo y/o agua del
plano superior o "flanco" de la pendiente. En ese sentido, el seno del ángulo es directamente
proporcional a la magnitud de la citada componente tangencial, y por ende, de la factibilidad de producir
desplazamientos de partículas de agua y/o suelo sobre la pendiente.
La interpretación de los datos aportados por ei mapa de isosenos, en el marco conceptual comentado,
permite inferir que en el Partido de General Pueyrredon, los "excesos" de agua generados a partir de las
lluvias serán evacuados con lentitud, promoviéndose la acumulación en los sectores más bajos y/o
llanos, debido a las pequeñas velocidades de desplazamiento que generarán los reducidos ángulos de
las pendientes predominantes. Estas circunstancias se verán obviamente agravadas, cuando se
produzcan fenómenos pluviales torrenciales y/o se interfieran las lineas de escurrimiento fluvial
naturales, con la construcción inadecuada de obras civiles (terraplenes de caminos, vías férreas,
urbanizaciones, etc.) y/o la exportación o transferencia de volúmenes de agua de una cuenca a otra, sin
un estudio previo de las reales capacidades de captación y drenaje de las mismas


2.2.- El mapa de clasificación de pendientes del Partido de General Puevrredon

Las pendientes, como ya se ha comentado, son geofonnas que en general muestran una gran
complejidad, no sólo por sus variantes morfológicas sino también por la amplia variedad de procesos
involucrados en su génesis y desarrollo. Los modelos y esquemas de clasificación de las pendientes,
han ido evolucionando en forma conjunta con las diversas teorías sobre su génesis y evolución.
Si bien existen numerosos modelos de clasificación de las pendientes, desde los más sencillos basados
en la descripción de sus parámetros geométricos, hasta los más Opmplejos que intentan caracterizarlas
desde punto de vista dinámico a partir de complicados modelos matemáticos. En esta oportunidad se ha
optado por el método de Miller y Summerson (1960), que propone dividir a las geoformas en cuestión, en
cuatro clases a partir del cálculo de la raíz cuadrada del seno del ángulo de la pendiente. Asimismo los
citados autores relacionan las cuatro clases de pendientes con diversos procesos geomórficos Las
principales características de esta clasificación son las siguientes:

CLASE I: Asociadas a las pendientes en aumento y en disminución en el sentido de King (1953),
"crestas" y "narices" de las divisorias, ya las pendientes fluviales agradadas (llanuras aluviales, etc.).
CLASE II: Asociadas a la mayoría de los abanicos aluviales y pedimentos, ya la parte inferior de las
pendientes constantes en el sentido de King (1953).
CLASE III: Su límite superior coincide en general con el de reposo de los materiales inconsolidados y su
ocurrencia se registra esencialmente en las denominadas "pendientes de detritos" según King (1953) y
las "pendientes reducidas por lavado" en el sentido de Strahler (1950)
CLASE IV: Coinciden esencialmente con la "Cara Libre" en el sentido de King (1953). Asociadas
principalmente con las escarpas y acantilados y las "Pendientes de alta cohesión" definidas por Strahler
(1950).


Pendiente gradiente        Clase Aº          .Jseno A
I                       0º 00' a 3º 35'      0,00 a 0,25
II                      3º 35' a 14º 29'      0,25 a 0,50
III                      14º 29' a 34º 14'      0,50 a 0,75
IV                      34º 14' a 90º 00'      0,75 a 1,00


La observación del mapa de clasificación de pendientes del Partido de General Pueyrredon, nos permite
comprobar el significativo predominio de las pendientes de Clase I, y en una menor proporción de las de
Clase II en el sentido de Miller y Summerson (1960). Por otra parte resulta relativamente poco
significantiva la presencia de geoformas de la Clase 11', mientras que las de Clase IV, si bien se
encuentran presentes en el Partido (esencialmente en los frentes serranos y acantilados marinos),su
proporción es insignificante para el método de muestreo estadístico utilizado, y por razones de escala no
aparecen representadas.


2.3.- Caracterización de las pendientes del Partido de General Puevrredon
La información obtenida para este trabajo, así como la recopilada en diversos informes anteriores
(Cionchi, 1984; Alvarez y Cionchi, 1987 y Cionchi y Martínez, 1987, entre otros), permite caracterizar al
Partido, por el predominio de pendientes de perfiles radiales convexo-cóncavos, y convexo-cóncavos con
tramos intermedios rectos. Con mucha menor frecuencia, y en su mayoría asociados a las cumbres
planas de sustrato cuarcítico con cubierta limo arenosa fina, aparecen perfiles radiales convexos y
convexo-rectos. De las dos primeras formas resulta importante destacar, el escaso desarrollo que
muestran los tramos superiores convexos en relación con los cóncavos inferiores y los intermedios
rectos.
En cuanto a las formas en planta se observan, a escala regional, pocas pendientes de contornos
cóncavos claramente definidas, destacándose tres modelos principales: a) subcirculares: asociadas al
ambiente de lomadas suaves con sustrato limoarenoso fino a muy fino de origen eólico, y con valores de
gradientes menores a 3°, las que si bien localmente y en tramos muy cortos, pueden alcanzar hasta 6°;
b) semielípticos: con el eje menor subparalelo a la dirección "cuesta abajo" y; c) elonaadas: con el eje
mayor dispuesto pendiente abajo. Estos dos últimos diseños son predominantes en los flancos norte del
sector medio occidental del Partido, y en ambos casos los ejes se disponen subparalelamente con los
sistemas de fracturas de las Sierras Septentrionales. Además presentan contornos marcadamente
irregulares debidos a la acción de numerosos tributarios, que excavan sus cauces en los frentes
serranos. Poseen gradientes mayores a los anteriores, con valores promedios entre 6° y 9° alcanzando,
en algunos tramos parciales, especialmente aquellos asociados a los frentes con sustrato cuarcítico,
hasta 15° y 300 y más.

En las "narices" que conforman las divisorias o "pendientes esparcidoras" de agua en el sentido de
Troeh (1965), de contornos convexos en la dirección cuesta abajo, los perfiles en su mayoría son
cóncavos o suavemente cóncavos a rectos y muy esporádicamente convexos.
La frecuencia de la forma cóncava que presentan prácticamente todos los perfiles radiales de las
pendientes analizadas, permite inferir de acuerdo con numerosos autores (Strahler, 1950; Wilson, 1968;
Bloom, 1978; Derbyshire et al., 1978 y Cionchi, 1988, entre otros), que los fenómenos vinculados al agua
corriente, ya sea lavaje pluvial, en manto o canalículos, asumen un papel predominante entre los
procesos responsables del desarrollo de las citadas pendientes. Estas geoformas, denominadas
generalmente "de lavado" (Holmes, 1955; Troeh, 1965 y Bloom, 1978), se caracterizan por presentar,
gradientes menores de 30° y con mucha frecuencia menores de 6°, un relieve suave, y por estar
controladas en su desarrollo por la naturaleza y cantidad de la carga transportada por los flujos en manto
y canalículos (Holmes, 1955).
Sin embargo ya pesar de su papel predominante, el agua corriente no es el único agente modelador,
sino que en realidad, en el desarrollo de las pendientes participa un complejo conjunto de agentes
concurrentes que complementan su accionar. En ese sentido, Alvarez y Clonchi (1987), destacan que en
los frentes serranos, sorl frecuentes los fenómenos de subsidencia en el sentido de Derbyshire et al.
(1979), especialmente caídas de rocas y de detritos. En cambio sostienen que, en la zona urbana no
observaron la existencia de fenómenos de deslizamientos (desmoronamientos, deslizamientos de rocas,
etc.) en el sentido de Derbyshire et al. (1979), y atribuyen la ausencia de estos procesos de remoción en
masa, al bajo ángulo de buzamiento de los estratos cuarciticos paleózoicos, a la escasa longitud de la
inclinación de las pendientes ya la falta de paralelismo entre éstas y los estratos. En cambio en el sector
serrano más occidental, se mencionan (Cionchi y Martínez, 1988), algunos probables casos de
deslizamientos, favorecidos quizás por la presencia de diaclasas subverticales.
En cuanto a la variación convexo-cóncava, ha sido atribuída por algunos autores (Baulig, 1940; Wilson,
1968) a las modificaciones del flujo debidas a cambios de permeabilidad en el sustrato. Consideran
además el tramo recto intermedio, como el resultado de las distintas posiciones del punto neutro a
consecuencia de los cambios estacionales del flujo. Schumm (1956) sostiene que los "lavados de
pendientes tambíén pueden producir, en muchos casos tramos rectos.

Fínalmente y de acuerdo con la información disponible (Alvarez y Cionchi, 1987; Cionchi y Martínez,
1988), las pendientes definidas como Clases I y II, pueden caracterizarse como "pendientes reducidas
por lavado" en el sentido de Strahler (1950). Estas pendientes se extienden ampliamente en los
ambientes de lomadas y en los más llanos, en los que el e-scaso gradiente de los cauces fluviales,
determina una reducida acción corrosiva en los canales como consecuencia del avanzado estado de
madurez alcanzado por el paisaje (Cionchi et al.,1982; Alvarez y Cionchi, 1987; Martínez y Cionchi,
1988).
También se observan, aunque escasamente representadas, las "pendientes de alta cohesión" y "de
reposo" en el sentido de Strahler (1950). Las primeras, que resultan equivalentes a la Clase IV de Miller y
Summerson (1960), se encuentran en pequeños sectores de las cabeceras de los arroyos, restringidas a
los frentes serranos constituídos por las cuarcitas de la Fm. Balcarce. En estos casos las pendientes son
de escasa longitud (unas pocas decenas de metros), presentan en sus bases taludes producidos por
fenómenos de subsidencias (en el sentido de Derbyshire et al., 1979) y los pronunciados gradientes, a
veces superiores a 40°-50°, parecen estar controlados por las diaclasas subverticales de la Fm. Balcarce
(Dalla Salda e lñiguez, 1979).
MAPA DE CAPACIDAD DE USO DE SUELOS
Osterrieth M.L.1'y F. Cabria 2

1 C.G.C. y C. Fac. Cs. EX. y Nat .2 Fac. Cs. Agr. U.N.M.d:P.


El suelo, sistema natural, abierto, complejo y dinámico, cubre gran parte de la superficie terrestre.
Constituye junto con el agua un recurso vital, que ha condicionado el desarrollo de la vida en el planeta.

Es producto de distintos tipos e intensidades de procesos pedogenéticos, generados por la interacción
de cinco factores formadores fundamentales: clima, materiales parentales, relieve, biota y tiempo
(Jenny,1941). La misma, conduce a la diferenciación de niveles u horizontes de suelo; en él, distintos
tipos de organismos, desde virus a vertebrados desarrollan una variada e intensa actividad.

Si bien la evolución y degradación de los suelos son fenómenos naturales, su utilización para satisfacer
necesidades del desarrollo humano, ha incrementado los procesos de degradación. La actividad
antrópica es aquella que más impacto sobre el mismo ha producido y producirá, en estrecha relación con
el uso que de este recurso se ha realizado desde los orígenes de la humanidad.
Por lo expuesto, es evidente la necesidad de un adecuado reconocimiento y snocimiento de los suelos, a
fin de optimizar su utilización y prevenir su degradación.
Los suelos que predominan en el Partido de General Pueyrredon, son los Molisoles en base a lo
establecido por el sistema de clasificación americana (Soil Taxonomy, 1975). Dentro de ellos prevalecen
los Argiudoles típicos: suelos ricos desarrollados en lomadas eólicas de variada pendiente, a partir de
depósitos loéssicos del Pleistoceno tardio Holoceno (foto 1). Estos presentan horizontes superficiales,
que superan los 20 cm de espesor, ricos en materia orgánica, de pH levemente ácido a neutro, y
horizontes subsuperficiales enriquecidos en arcillas, con buen drenaje, con desarrollo de perfiles que
superan los 50 cm hasta 1, 5 m, y con buena fertilidad (foto 2).
Si bien la mayoría de suelos en el Partido son Argiudoles típicos, se diferencian en distintas clases de
capacidad de uso (Clases I, II, III), por la posición topográfica que los mismos ocupan, que es lo que
condiciona su susceptibilidad a los distintos tipos de usos a que pueden ser sometidos.
En las áreas topográficamente más bajas, vinculadas a redes de drenaje y en el sector noroeste del
Partido, se desarrollan los Natracuoles y Argiacuoles, que también son Molisoles, pero que se
desarrollan en condiciones de alta saturación hídrica, conformando perfiles caracterizados por la
presencia de horizontes superficiales potentes, negros a grisáceos, alto contenido de materia orgánica,
alta saturación con bases y con pH alcalinos.

Presentan también horizontes subsuperficiales arcillosos y con alta saturación en sodio, superior al 15%
en los Natracuoles. Los Hapludoles son Molisoles que se desarrollan sobre las pendientes de las sierras,
con perfiles de escaso espesor, 10 a 30 cm, en contacto con los afloramientos rocosos. Desarrollan
horizontes superficiales, negros, con alto contenido en materia orgánica, pH levemente ácidos a neutros,
buen drenaje, pero no desarrollan horizontes subsuperficiales.

En cuanto al área urbana y suburbana, debe destacarse, que no se cuenta con la cartografía de suelos
para las mismas, por ser áreas no utilizadas para las prácticas agrícola- ganaderas-forestal, etc.
Sin embargo, sus características pedológicas se encuentran representadas por los suelos ya descriptos
para el resto del Partido. Pero debe destacarse que los suelos del sector suburbano de Mar del Plata,
Argiudoles y Argiacuoles preponderantemente, son utilizados intensivamente mediante prácticas
hortícolas, actividad ésta que imprime un fuerte impacto sobre los suelos, no sólo en cuanto a su
degradación físico-química sino también en cuanto a probables problemas de contaminación.




                Foto . Lomas eolicas sobre las que se desarrollan los argiudoles tipicos




                               Foto 2. Detalle de perfil de Argiudol típico
LEYENDA DEL MAPA


Para la realización de este mapa se utilizaron las Cartas de Suelos de la República Argentina
(1:50.000)7 publicadas por el INTA (1989)7 basada en la clasificación Norteamericana, Soil Taxonomy
(1975).
Los criterios de agrupamiento se establecen en función de su capacidad de uso, condicionada por
características como tipo de suelo, pendiente, anegabilidad, permeabilidad, susceptibilidad a la erosión
hídrica y eólica, etc. (Serv. Conservación de Suelos de USA7 1958)7 estableciéndose nueve clases:
Clase I: Suelos sin limitaciones para el uso agropecuario. Estos pueden ser utilizados con mínimo riesgo
para la realización de cultivos jntensivos y extensivos, pasturas, forestación, etc. Requieren prácticas de
manejo comunes para mantener su productividad.

Los suelos más representativos de esta clase son Argiudoles típicos, evolucionados en lomas loéssicas
extendidas con espesores de loess superiores al metro.
Clase II: Suelos con leves limitaciones para el uso agropecuario. Éstos presentan problemas de erosión
en relación a la pendiente, o exceso de humedad por la presencia de horizontes subsuperficiales Bt, o
por niveles de tosca. Presentan susceptibilidad moderada a la erosión eólica y/o hídrica, y requieren
sistemas especiales de manejo durante los laboreos agrícolas y para el control del agua. Pueden
desarrollarse ciertos cultivos, pasturas, forestación, etc.

Los suelos más representativos son Argiudoles típicos ubicados en lomas eólicas con pendiente
moderada (1 a 3%), y en menor grado en vías de avenamiento, bajos entre lomas y otros bajos no
encauzados.

Clase III: Suelos con moderadas limitaciones para el uso agropecuario. Estos suelos presentan
problemas de erosión en relación con la pendiente, o exceso de humedad por la presencia de horizontes
subsuperficiales Bt y/o tosca a poca profundidad. Presentan susceptibilidad a la erosión hídrica y/o eólica
requiriendo sistemas especiales de manejo durante los laboreos agrícolas. Se pueden utilizar para
cultivos restringidos en tipo y cantidad, pasturas, pastoreo de campos naturales, forestación , etc.
Los suelos dominantes son Argiudoles típicos ubicados en áreas de llanuras y lomas loéssicas con
pendientes cortas (1 a 10%).
Clase IV: Suelos con severas limitaciones para el uso agropecuario. Estos suelos presentan problemas
resultantes de la escasa profundidad, y alto grado en los porcentajes de pendiente y/o presencia de
tosca. Se pueden utilizar para muy pocos cultivos, pasturas, campos naturales de pastoreo, forestación,
fruticultura, etc.
Los suelos dominantes son Hapludoles líticos, ubicados en los sectores proximales a los afloramientos
rocosos con pendientes cortas y moderada inclinación.
Clase V: Suelos no aptos para la agricultura y con limitaciones para el uso pecuario, de escasa
distribución areal. Presentan limitaciones debido al exceso de humedad, y están ubicados en sectores
topográficos bajos y llanos, sometidos a anegamiento semipermanente. Estos suelos son aptos para
pasturas, pastoreos naturales, conservación de la vida silvestre, etc.
Los suelos más representativos son los Argiudoles ácuicos.
Clase VI: Suelos no aptos para la agricultura con severas limitaciones para el uso pecuario, debido al
exceso de humedad y sodicidad. Son suelos ubicados en vías de avenamiento de escasa permeabilidad
y escurrimiento. Estos suelos son aptos para pastoreos naturales, pasturas de especies adaptadas a la
toxicidad sódica, forestación y conservación de la vida silvestre.
Los suelos predominantes en estos ambientes son los Natracuoles típicos.
Clase VII: Suelos no aptos para la agricultura con muy severas limitaciones para el uso pecuario, tan
severas que no se justifican las mejoras en los pastizales naturales, si bien la explotación de los mismos
aún es económicamente rentable.
Los suelos dominantes son los Natracuoles típicos y Natracualfes típicos.
Clase VIII: Suelos no aptos para uso agropecuario. Constituidos por afloramientos rocosos en cumbres
de sierras y cuerpos de agua permanentes. Estas áreas pueden ser utilizadas con fines forestales, de
recreación y de conservación de la vida silvestre.
Clase IX: Áreas urbanas y suburbanas
MAPA DE VEGETACION
Ferraro R.

CIAM - Fac. Arq. Urb. y Dis. U.N.M.d.P.



INTRODUCCION
Cuando se plantea como objetivo el realizar el mapa de vegetación de una región, lo que se intenta es a
través del relevamiento y análisis de la vegetación presente en un área dada el posterior mapeo de las
comunidades vegetales naturales de dicha zona.
El partido de General Pueyrredon se encuentra ubicado en los Distritos Austral y Oriental de la provincia
fitogeográfica Pampeana, que pertenece a su vez al Dominio Chaqueño. El tipo de vegetación dominante
de estos distritos era la estepa de gramíneas formada por grandes matas de Stipa. (Cabrera, 1976).
En este caso, prácticamente toda la superficie en estudio se encuentra en producción, sea ganadería,
agricultura o agricultura intensiva, frente a esta realidad, tuvimos que orientar los esfuerzo a establecer
criterios    que representaran la         vegetación presente en el Partido de            General Pueyrredon
independientemente de si era natural o cultivada.
De esta manera surgió la idea de realizar el mapa de vegetación combinando la fisonomía de la
vegetación con el uso del suelo. Al tener en cuenta la fisonomía de alguna manera se involucra a las
comunidades vegetales presentes en la región con anterioridad a la puesta en producción.


METODOLOGIA
En la determinación de las unidades fueron utilizadas fotografías aéreas a escala 1 :20.000, posteriormente se

leyeron los mosaicos aerofotográficos a escala 1 :50.000, como base topográfica se usaron las cartas delIGM a

escala 1 :50.000, se realizaron chequeos de campo para corroborar las lecturas y finalmente las especies vegetales

fueron obtenidas de la bibliografía específica.

Este mapa, al igual que el resto que compone el trabajo, fue digitalizado en una grilla cuyas cuadrículas
representan aproximadamente 200 metros de lado en la realidad, en este proceso se contemplaron
zonas de vegetación por considerarlas importantes independientemente de la superficie real que
ocupaban ya que de otro modo hubieran quedado fuera del mapa, tal el caso de la vegetación asociada
a los cursos de agua (juncales-sauzales) que en ningún caso tienen 200 metros de ancho pero que son
importantes de remarcar ya que son utilizados por la fauna como abrevaderos o sitios de refugio. En el
caso en que las unidades de vegetación ocuparan la mitad de una cuadrícula, se consideró la cuadrícula
completa para la unidad que ocupa mayor superficie.


RESULTADOS

A partir de lo detallado se obtuvieron las siguientes unidades de vegetación:
PASTIZAL: De gran desarrollo areal y está dedicada principalmente a la ganadería de engorde, aunque
también se desarrollan otras actividades pecuarias. La vegetación es cultivada y está constituída por
pasturas con ciclos de 3 a 7 años.

MATORRALES y PASTlZALES SERRANOS: Compuestos por densos matorrales de Colletia paradoxa,
(curro), Celtis espinosa, (tala), Sambucus australis, (sauco), Baccharis tandilensis, (chilca) y Eringyum
pandifolium, (carda). Estas especies, todas autóctonas de la zona crecen asociadas y cubren las
superficies de las cumbres y laderas de sierra.

MONTES CULTIVADOS: Llamamos así a la vegetación leñosa implantada con la finalidad de generar
lugares de esparcimiento y/o sitios de residencias, compuesta por numerosas especies exóticas tales
como: Eucaliptus globulus, Eucaliptus camandulensis, E.tereticomis, Pinus radiata, P. pinaster, P. pinea,
P. halepensis, Cupressus macrocarpa, C. arizónica, C. horizontalis, Acacia dealbata, A. retinoides, A.
melanoxilon, Robinia pseudo acacia, Papulus canadiensis. V. Stellax Nnigra, P. alba, Salix viminalis, S.
alba, Araucaria angustifolia, Ulmus pumila, Casuarina cuninghamiana y Fraxinus excelsior.

CULTIVOS INTENSIVOS: Es el área de9icada a la horticultura y floricultura, siendo la primera una
actividad de profundo arraigo en la zona y que con el transcurrir de los años se ha transformado en una
importante economía regional.
VEGETAGION ACUATICA: Llamamos así a la vegetación que se encuentra en el delta que forma la
desembocadura del Arroyo de Los Padres en la laguna del mismo nombre, como en las márgenes de
otras lagunas y arroyos con gran desarrollo de juncos, Scirpus sp., totora, Typha sp. y espadaña,
Zizaniopsis bonariensis. Asociados a los juncales encontramos sauces (S. viminalis y S. alba) que son
utilizados por los animales como abrevaderos.

CULTIVOS EXTENSIVOS: Esta unidad representa la vegetación implantada con fines productivos,
especialmente el cultivo de cereales, papas y algunos sectores que combinan agricultura con ganadería.

MATORRALES DE CURRO: se trata de pequeños sectores de vegetación arbustiva compuesta casi en
su totalidad por Colletia paradoxa, una leñosa arbustiva de crecimiento rápido. Este ambiente particular
alberga una fauna también particular, constituída por muchas especies autoctonas que sería imoortante
Proteqer.
VEGETACION URBANA: Esta unidad representa la vegetación del ejido urbano de Mar del Plata,
compuesta por diferentes especies cultivadas.
VEGETACION DE MEDANOS: Esta unidad representa un sector muy pequeño de la costa del Partido.
La comunidad natural está muy modificada con numerosas comunidades de origen antrópico, entre las
especies naturales se destacan Poa lanuginosa y Adesmia incana.
  MAPAS

   DE

ASPECTOS

ANTROPICOS
MAPA DE ACCESIBIUDAD
López de Armentia A.M.1 y J. Martínez Arca2
1 C.G.C.y C. Fac. Cs. Ex. y Nat. 2 C.O.N.I.C.E. T .y Fac. Ing..U.N.M.d.P.

INTRODUCCIÓN.


El mapa de accesibilidad elaborado para este trabajo no da cuenta de rasgos físicos naturales, sino que
indica características de paisaje modifícadas por el trabajo humano, para facilitar su desplazamiento y
mejorar las comunicaciones terrestres; es decir, es un mapa antrópico.
Se tienen en cuenta dos características principales. La primera de ellas es el mapeo de las rutas y

caminos existentes en el Partido, desde las rutas principales asfaltadas y algunas con calzada dividida,
hasta las huellas dentro de los campos. La segunda característica representada es la jerarquia del área,
en función de la proximidad que cada celda posee a una via de comunicación.

La zona urbanizada se dividió en dos, según la densidad de calles y el tipo de las mismas (asfalto,

mejorado y tierra).

También existe en el Partido, una impoiiante red de caminos secundarios y huellas 'que se desprenden

de ellos, llegando a las estancias ya los diferentes puestos.

De este modo el mapa da una idea de la posibilidad de alcanzar un área determinada con un vehículo

automotor.


FUENTES DE DATOS


Para la realización de este mapa se utilizaron hojas topográficas del Instituto Geográfico Militar (IGM) en

escala 1:50.000 y un fotomosaico del área en estudio.
Se utilizó cartografía proveniente de la Municipalidad del Partido de General Pueyrredon y se realizaron
consultas a la Oficina de Vialidad Municipal (debido a la cantidad de caminos vecinales involucrados en
el presente trabajo). Se verificaron datos contradictorios mediante salidas de campo.


LEYENDA DEL MAPA


Las categorías seleccionadas fueron las siguientes:
1- Rutas principales: Dentro de esta categoría se mapearon los tramos de rutas que se hallan
     pavimentadas y sirven de nexo con los partidos colindantes. Se trata de las rutas provinciales
     números: 2, 11, 88 y 226. A estas rutas se les asignó el valor más alto de accesibilidad ya que
     permiten la circulación y el acceso de vehículos de cualquier porte, durante todo el año, bajo
     condiciones metereológicas adversas.
      Ruta 226: comunica con la ciudad de Balcarce, pasando por la Laguna de los Padres, el barrio
        de Sierra de los Padres, y Colinas Verdes. Los primeros 16 Km, hasta la localidad de El
        Coyunco, es la parte más nueva de la ruta y tiene calzada dividida,con dos carriles para cada
        dirección.
     Ruta 2: esta es la arteria más importante, que comunica al Partido de General Pueyrredon con
        Capital Federal y otras ciudades como Maipú, Dolores, y La Plata.
     Ruta 11: se ubica paralela a la costa y une la ciudad de Miramar con Mar del Plata, continuando
        hacia el norte, pasando por Mar Chiquita, V.Gesell, Pinamar, etc. El tramo de la ruta, dentro del
        Partido, se encuentra totalmente pavimentado.
     Ruta 88: esta ruta se dirije hacia el sudoeste, pasando por la población de Batán, llegando a las
        ciudades de Otamendi, Quequén, Necochea, etc.


2- Rutas secundarias o adyacentes a la categoría 1.
Dentro de esta categoría se hallan las rutas sin pavimentar, las cuales pueden tener períodos de
intransitabilidad debido a anegamientos. Se incluyen aquellas rutas de tierra con trabajos de mejorado o
no, que son vías alternativas de las principales.
Se consideran también dentro de esta categoría las celdas aledañas a la categoría 1 , debido a que son
favorecidas por la accesibilidad de éstas y tienen por lo menos un lado común con aquellas.


3- Zona urbana
Esta categoría corresponde a zonas urbanizadas, con infraestructura vial de tipo asfalto o consolidado,
con un reticulado de acceso denso que facilita la comunicación. Desde el punto de vista de la
accesibilidad se la puede considerar equivalente a la primera categoría.


4- Zona suburbana
La categoría expresa zonas pobladas con infraestructura vial mínima, sin asfalto y con características de
tipo rural (granjas, quintas, etc) que son muy afectadas por factores climatológicos.


5- Huella o zona adyacente a las cateaorías 2. 3 y 4
Corresponde a las áreas con acceso muy r.estringido ya que se trata de pequeños caminos y senderos
de uso esporádico o pedestre. En general todos estos senderos son intransitables en épocas de lluvia.
Se incluyen las áreas vecinas a las categorías anteriores ya que se consideró desde el punto de vista de
la accesibilidad como área intermedia.


6- Zona adyacente a la cateaoría 5

Zonas con menor acceso a la categoría anterior.


7- Zona sin acceso
Zonas con el menor grado de accesibilidad, comprenden áreas interiores.


8- Laguna

Espejos de agua permanentes.
9- Otros accesos
En el caso especial de acceso por avión, tren o barco, se tomó en cuenta sólo el área del aeroparque, la
estación de ferrocarril y la dársena del Puerto, respectivamente, por no existir puntos intermedios de
acceso. Son accesos puntuales.
MAPA DE SERVICIOS E INFRAESTRUCTURA
Malvares Miguez M. y L. Navarro
CIAM - Fac. Arq., Urb. y Dis. U.N.M.d.P.


INTRODUCCION


Desde el punto de vista ambiental, se entiende por -condiciones de habitabilidad antrópica- a la capacidad de un

espacio geográfico (natural y construido) para albergar una población. Por lo tanto, analizar tal capacidad mediante

el conocimiento del estado de provisión de Servicios e Infraestructuras, es un aspecto clave para el ordenamiento

territorial de un Asentamiento.

En tal sentido, la provisión de Servicios e Infraestructura constituye la oferta del Medio Ambiente Construido, como

parte de dichas condiciones para la localización y el desarrollo de una Población y de sus Actividades

Socioproductivas. Siendo su déficit, generador de Problemáticas Socioambientales complejas asociadas al

detrimento de la calidad de vida de la población, al menoscabo de la capacidad productiva, al deterioro de recursos

naturales ya conflictos de interés entre actores sociales involucrados en su uso y administración.

Por lo expuesto, en el tratamiento de un conjunto de Servicios e Infraestructuras, para el Partido de General

Pueyrredon, se ha interpretado a los mismos como un -Sistema de Recursos Ambientales -ya su provisión como a la

-Oferta Ambiental- del medio construido generadora de condiciones estructurales y funcionales de habitabilidad.

Este enfoque posibilitó por una parte la representación espacial del conjunto, y por otra, evidenciar la diferenciación

territorial de dicha oferta.

Desde el punto de vista operacional, el mapa resultante constituye en si una herramienta de información

georreferenciada actualizable que posibilita el establecer áreas programáticas tanto para la resolución de

problemáticas específicas como para la localización de población y/o actividades.


DESARROLLO CONCEPTUAL


La provisión de Servicios e Infraestructuras configura una trama estructural compleja que opera
funcionalmente, para el "Suministro o Abastecimiento de Insumos" (electricidad, gas, agua), la
"Circulación de los materiales de desecho" (recolección de residuos, cloacas), y la "Intercomunicacion"
(telecomunicaciones y transporte), constituyendo la oferta ambiental de recursos del soporte construído
de un asentamiento.


En el presente trabajo, con el objeto de interprl provisión de Servicios e Infraestructuras, se formuló

Ambientales Urbanos, como elemento organizador. de la c

OBJETIVOS 1) Relevar la oferta de recursos ambientales a nivel urbar 2) Reunir en un conjunto orgánico
información básica ge

de servicios e infraestructura del Partido de Gral. Pueyrre DESARROLLO METODOLOGICO

1- Relevamiento y Obtención de la Información:

El relevamiento se llevó a cabo a partir de: inf<
jurisdicción existente, y de entrevistas a informantes cali1 En información cartográfica se recurrió a:

-Mapa de área de cobertura eléctrica y telefónica .

Servicios Públicos Ltd. Pueblo Camet.

-Mapa de líneas primarias y subestaciones en zona subL Públicas, Dirección de la Energía del Partido de
Gral. PUl -Mapa de líneas primarias y subestaciones en zona urbc Dirección de la Energía del Partido de
Gral. Pueyrredon. -Mapa de servicio de agua potable.OSSE, Gerencia Téc -Mapa de servicio cloacal,
OSSE, Gerencia Técnica. Es( -Mapa de cobertura de gas natural, IMDUr, 1993.

-Mapa de Flujo de Transporte Público, Municipalidad de

Se recurrió a datos proporcionados por informantes califi

-Cobertura del Servicio de Recolección de Residuos. M( -Cobertura del Servicio de Gas y Electricidad.
Coop Públicos Ltda.



En el presente trabajo, con el objeto de interpretar y representar espacialmente la provisión de Servicios
e Infraestructuras, se formuló el concepto de Sistema Recursos Ambientales Urbanos, como elemento
organizador de la complejidad descripta.



OBJETIVOS



1) Relevar la oferta de recursos ambientales a nivel urbano-regional.



2) Reunir en un conjunto orgánico información básica georreferenciada relativa a la dotación de servicios
e infraestructura del Partido de Gral. Pueyrredon.



DESARROLLO METODOLOGICO



    1. Relevamiento y Obtención de la Información:

El relevamiento se llevó a cabo a partir de: información cartográfica de cobertura o jurisdicción existente,
y de entrevistas a informantes calificados.

En información cartográfica se recurrió a:

       Mapa de área de cobertura eléctrica y telefónica. Cooperativa de Electricidad y otros Servicios
        Públicos Ltd. Pueblo Camet.

       Mapa de líneas primarias y subestaciones en zona suburbana y rural, del Ministerio de Obras
        Públicas, Dirección de la Energía del Partido de Gral. Pueyrredon. Esc. 1:50.000.

       Mapa de líneas primarias y subestaciones en zona urbana, del Ministerio de Obras Públicas,
        Dirección de la Energía del Partido de Gral. Pueyrredon. Esc. 1:20.000.

       Mapa de servicio de agua potable. OSSE, Gerencia Técnica. Esc. 1:30.00 (1993).

       Mapa de servicio cloacal, OSSE, Gerencia Técnica. Esc. 1:30.000.
       Mapa de cobertura de gas natural, IMDUr, 1993.

       Mapa de Flujo de Transporte Público, Municipalidad de Gral. Pueyrredon.



Se recurrió a datos proporcionados por informantes calificados en el caso de:

       Cobertura del Servicio de Recolección de Residuos. MGP.

       Cobertura del Servicio de Gas y Electricidad. Cooperativa Batan de Obras y Servicios Públicos
        Ltda.

       Cobertura de agua potable, transporte, electricidad y recolección de residuos de Sierra de los
        Padres. Delegación Municipal Sierra de los Padres.

       Cobertura de agua potable, transporte, electricidad y recolección de residuos de Laguna de los
        Padres. Delegación Municipal de Laguna de los Padres.

       Cobertura de agua potable y gas en zona del Faro. Cooperativa Unión del Sur.

       Jurisdicción. Telefónica de Argentina.


    2. Selección de Variables y Criterios Adoptados:
Variables seleccionadas: Electricidad, Teléfono, Transporte, Recolección de Residuos, Agua, Gas y
Cloacas.
Criterios Adoptados
       Tipo de Suministro: provisión por obra pública y/o privada de los servicios, sin distincon.
       Nivel de medición de variables: Nominal. Presencia - Ausencia del servicio.
       Parámetro: Cobertura Areal.
       Cobertura específica: para establecer el alcance de la cobertura en función de las
        particularidades de cada servicio, se evaluaron y adoptaron los siguientes criterios:
        * Transporte: máximo de distancia: 800 mts.(entre una parada de colectivos y cualquier
vivienda.) Premoli, Un Aporte al Concepto de Deficit Habitacional, Documento de trabajo Nro.5, INDEC,
IPA, 1988.
        * Efluentes Cloacales, Red de Gas, Agua Potable: red pública frente a cada vivienda.
        * Recolección de Residuos: ( áreas de media y baja densidad), frecuencia menor de 1 vez/día,
con punto de depósito comunitario de residuos.
        * Electricidad: área servida hasta 1000 mts. de distancia de la red.
        * Teléfono: jurisdicción como área de cobertura o disponibilidad.


RESULTADOS


El mapa temático resultante consta de diez categorías, que se detallan a continuación: categoría 10,
presencia total de servicios; categoría 1, jurisdicción de Telefónica de Argentina; 2 a 9 presencia parcial
de servicios. La ausencia total no existe como categoría, quedando encubierta tal situación por la
jurisdicción citada. La configuración espacial del perfil urbano-regional de servicios e infraestructuras se
resume en el siguiente cuadro:

UNIDADES DE HOMOGENEIDAD AMBIENTAL                                    CATEGORIAS

Núcleo Urbano

      a) Mosaicos de interfase                                        9 -10

        a.1) periferia urbana                                         5 -6 -7 -8

        a.2) areas urbanas de rango menor                             4 -5 -6



Conurbaciones

b) Corredores Viales                                                  3- 4- 5



Area Rural                                                            1 -2 -3

RECOMENDACIONES


A modo de recomendación, debería centrarse un mayor interés en los mosaicos de interfase del cuadro
anterior, en los cuales la oferta de recursos ambientales urbanos es deficitaria, y que a su vez coincide
con áreas espaciales de crecimiento urbano, cuya expansión no ha sobrepasado en a. 1) la jurisdicción
trazada para el ejido urbano. En estas áreas, la provisión de servicios básicos se está realizando por
nuevas modalidades de gestión (cooperativas, autogestión, y contrataciones del tipo vecino-empresa).

Teniendo en cuenta el alcance de estas modalidades de provisión asociadas al rrecimiento periférico en
la elaboración de políticas de desarrollo urbano, deberían establecerse mecanismos de administración y
control de gestión por parte del poder local, sobre la cantidad, calidad y costos tarifarios de los servicios
e infraestructuras, como también la responsabilidad de la evaluación de impacto ambiental y socio-
económico de estos emprendimientos. En el mismo sentido, se hace necesario el establecimiento de
áreas de incumbencias específicas que nucleen la información necesaria en materia de provisión de
Servicios e Infraestructura, actualmente atomizada en diversos organismos y en algunos casos
inexistentes o secretas, lo cual incide negativamente para el diseño de políticas de ordenación territorial.
LEYENDA DEL MAPA


     Unidad 1.- Teléfono

     Unidad 2.- Teléfono y Electricidad

     Unidad 3.- Teléfono, Electricidad y Transporte

     Unidad 4.- Teléfono, Electricidad y Recolección de Residuos

     Unidad 5.- Teléfono, Electricidad, Transporte y Recolección de Residuos

     Unidad 6.- Teléfono, Electricidad, Transporte, Recolección de Residuos y Agua

     Unidad 7.- Teléfono, Electricidad, Transporte, Recolección de Residuos y Gas

     Unidad 8.- Teléfono, Electricidad, Transporte, Recolección de Residuos, Gas y Agua

     Unidad 9.- Teléfono, Electricidad, Transporte, Recolección de Residuos, Gas y Cloaca

     Unidad 10.- Todos los servicios
DISTRIBUCION y DINAMICA POBLACIONAL
Sagua, M. y A. Olszewski.
CIAM - Fac. Arq., Urb. y Dis. U.N.M.d.P.


INTRODUCCION
La Planificación desde una perspectiva ambiental, implica abordar una gran complejidad de información
sintetizada básicamente en la concepción de la articulación entre dos "superobjetos": Naturaleza y
Sociedad. El análisis del medio biofísico implica una oferta ambiental, generada por determinadas
condiciones naturales y por aportes antrópicos (equipamento e infraestructura). Frente a ello, existe una
demanda de la población y sus actividades que varía en espacio y tiempo en términos cuanti-cualitativos,
condicionada por el medio natural y por distintas formas culturales.
El análisis específico de la población en una determinada realidad ambiental se puede efectuar a través
de dos enfoques: sincrónico y diacrónico. A tales efectos, la población es considerada en su doble rol de
elemento dinámico, a la vez que pasivo de la relación sociedad-naturaleza y también como un objeto de
análisis en sí mismo.
El objeto de estudio de este informe es el análisis espacial de la población del Partido de Gral.
Pueyrredon bajo un enfoque sincrónico y en términos exclusivamente demográficos destacando rasgos
significativos que la caracterizan.

Con una superficie de 1.460 km cuadrados, el área de estudio registra en 1991 una población total de

533.756 habitantes, de los cuales el 96% es población urbana y más de un 90% reside en la ciudad de

Mar del Plata.
Esta última integra según el cuadro demográfico nacional (Vapñarsky C. 1993), la cohorte de las
Aglomeraciones de Tamaño intermedio (ATls) que suman 54 en total. Dentro de ellas, Mar del Plata, si
bien la más pequeña dentro de la subcohorte de las A Tls mayores (6 ciudades en total, excluída la
Capital Federal y el Gran Buenos Aires) presenta dentro de esta categoría el mayor crecimiento en los
últimos 40 años. En 1950 contaba con 135.000 habitantes y en 1991 triplica dicho valor. Pero el ritmo de
aumento de década en década fue cada vez menor, ligado a un paulatino descenso en la participación
relativa del componente migratorio, a tal punto que en 19911 las 315 partes del crecimiento demográfíco
total son atribuídas al crecimiento vegetativo y las 215 partes al componente migratorio.
Finalmente, merece destacarse el rol preponderante de las A Tls en su conjunto, especialmente de las
más pequeñas, como verdaderas protagonistas de la transformación demográfica territorial del sistema
argentino a partir de crecimientos demográficos importantes. Rol que se manifiesta creciente

considerando las últimas cuatro décadas, concomitante con un Gran Buenos Aires cada vez más
retraído en la absorción de migraciones internas e inmigrantes de otros países.


OBJETIVOS

Este informe pretende:


    1. Analizar la población en el Partido de Gral. Pueyrredon, como componente vital y relevante de
        un objeto de estudio complejo como es la relación sociedad/naturaleza, a través de la
        distribución territorial de la población y su dinámica.

    2. Ensayar una metodología de trabajo particularizada y eficaz para el análisis de los aspectos

        poblacionales.

    3. Identificar configuraciones territoriales diferenciadas, resultantes del análisis conjunto de la

        distribución y dinámica poblacional. ASPECTOS CONCEPTUALES

Como criterios válidos de expresión territorial se adoptan dos conceptos fundamentales:

    1. La dinámica poblacional, tendiente a mostrar los cambios registrados ya sea por incremento o

        disminución de la población, en el último período intercensal, a través de la Tasa de Crecimiento

        Medio Anual Poblacional, en su expresión exponencial. De esta manera se trata al crecimiento

        como un proceso continuo, sin interrupciones, más que como una serie de cambios periódicos,

        respondiendo así con mayor exactitud a la naturaleza real del proceso (Barklay, G. 1969).
    2. La distribución espacial de la población, a través de la densidad poblacional. Si bien es un
        indicador que promedia áreas poco pobladas con áreas de alta concentración, describe la
        variedad problemática de la zona de estudio, respecto de consideraciones sobre el volumen de
        la población y de su potencialidad de crecimiento futuro (INDEC 1991).


ASPECTOS METODOLOGICOS y FUENTES DE INFORMACION UTILIZADAS

Los pasos metodológicos constan básicamente de tres etapas: observación (fundamentalmente de
fuentes secundarias), procesamiento de la información, presentación y análisis de los resultados a partir
de la confección de cartografía temática. Para ello se utilizaron:

    1. Documentos estadísticos: Incluye los datos de población absoluta correspondientes al Partido

        de Gral. Pueyrredon de los Censos Nacionales de Población y Vivienda de 1980 y 1991

        realizados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos ( I.N.D.E.C.)

    2. Documentos Cartográficos:
        Mapa de Catastro Municipal
        Mapa confeccionado en Desarrollo Urbano y Medio Ambiente de la Municipalidad de Gral
Pueyrredon y en el Centro de Geología de Costas y del Cuatemario de la UNMDP, ambos ajustados en
base a las planchetas del I.G.M. (antiguedad aproximada de 25 años).
    3. Documentos bibliográficos.
    4. Entrevistas a informantes calificados.


EI modelo de análisis de la DISTRIBUCION POBLACIONAL implementado a nivel regional y urbano del
Pdo. de Gral. Pueyrredon se configura a partir de:
       Unidad de análisis: fracción censal para el ejido urbano de Mar del Plata y radio censal para el
        resto del Partido.
       Variable geográfica: densidad de población 1991. (hab/ha)
       Nivel de medición: cuantitativo
       Nivel de implantación de la variable: zonal.


Procedimientos:
       Cálculo de la densidad de población según la siguiente fórmula:
                                       N° de individuos I Superficie
       Transformación de la serie de datos en una distribución.
       Determinación del número de clases. Este resulta del balance efectuado a partir de la
        consideración simultánea del número de datos, del marco teórico, del proyecto cartográfico y del
        análisis de dos formulas empíricas.
    Una de ellas es la de Huntsberger donde:

                                               K= 1 + 3,3 log10 n

    Y la otra de Brooks - Carruthers es:

                                                 K < 5 log 10 n
Siendo n el número de unidades de observación y K el número de clases para ambas fórmulas. (Citado
en Ostuni J. et al; 1983)
       Determinación de los límites de clases. Se utilizan intervalos no-equidistantes, para destacar
        clases significativas y evitar el "planchado" de la información.
       Cálculo de frecuencias.
El modelo de análisis de la DINAMICA POBLACIONAL implementado a nivel regional y urbano se
configura a partir de:
       Unidad de análisis: Fracción censal para el ejido urbano de Mar del Plata y radio censal para el
        resto del Partido.
       Variable geográfica: Tasa de Crecimiento Medio Anual lntercensal. (%)
       Nivel de medición: cuantitativo.
       Nivel de implantación de la variable: zonal


Procedimientos
       Calculo de la Tasa de Crecimiento Medio Anual lntercensal según la siguiente fórmula:
                                            r = Ln (N2 / N1) I t x 100
    Donde:
    t:= 10,6 años
    r = tasa de crecimiento
    N2 = población 1991
    N1 = población 1980


Cabe aclarar que el número de años del período analizado no corresponde a 11 años exactos. En el
período comprendido entre el 22 de octubre de 1980 y el15 de mayo de 1991, transcurren 3855 días,
que se toman como 10,6 años
       Transformación de la serie de datos en una distribución
       Determinación del número de clases. Se efectuaron las mismas consideraciones que en
        Densidad de Población.
       Determinación de los límites de clases. Se adopta el criterio de la equidistancia.
       Cálculo de frecuencias.
La etapa de procesamiento de la información y reducción de datos para la elaboración de ambos mapas,
requirió la confección de una base de datos conteniendo la información de población de los censos de
1980 y 1991.


RESULTADOS Y CONCLUSIONES


El producto cartográfico de este trabajo permite conocer el comportamiento demográfico del Partido de
General Pueyrredon a partir de la identificación de configuraciones territoriales diferenciadas.
Para el mapa de densidad de población se obtienen siete categorías que son: menor a 1; 1,1 a 5; 5,1 a
10; 10,1 a 50; 50,1 a 100; 100,1a 200 y mayor a 200 hab/ha. A nivel regional la conformación
radiocéntrica del Partido respecto de Mar del Plata evidencia un proceso de desruralización en las áreas
próximas al ejido. Se evidencian tendencias de densificación urbana a partir de los ejes de rutas,
mientras que en el resto del Partido, aún con las pequeñas localidades interiores se advierten los más
bajos niveles de densidad.
A nivel urbano, se aprecia un modelo aproximadamente concéntrico donde los mayores valores se
intensifican en la zona central de la ciudad de Mar del Plata, decreciendo paulatinamente hacia los
bordes del ejido. Los litorales norte y sur disminuyen sus densidades (de invierno) a medida que se
alejan de/litoral céntrico. Hecho que se revierte en la temporada estival por la actividad turística.
Para el mapa de tasa de crecimiento poblacional se obtienen 9 categorías que son: menor a -4%; -3,9%
a -2%; -1,9% a 0%; 0,1% a 2%; 2,1% a 4%; 4,1% a 6%; 6,1% a 8% ; 8,1% a 10% y mayor de 10%. En lo
regional se observan en general un exiguo crecimiento y áreas de decrecimiento, alcanzando los más
altos valores de incremento en áreas asociadas a los ejes de ruta. Por ejemplo Sierra de los Padres (ruta
226), Estación Camet (ruta provincial N° 2), algunos sectores del litoral marítimo (ruta provincial N° 11)
así como áreas próximas a ruta provincial N° 88.
En el ámbito urbano los valores más bajos de crecimiento se registran en las áreas próximas a la zona
central, evidenciándose en esta última valores de decrecimiento (-2 a 0%). Hacia los bordes del área
urbana los incrementos relativos de población son más notables (sectores norte, sur y oeste), que se
intensifican en las áreas extaejidales más próximas.
De la interpretación conjunta de ambos mapas se concluye que: -A nivel urbano, el área central es la
más densamente poblada pero la de menor crecimiento e incluso decrecimiento. Las áreas intermedias
(entre borde y centro), presentan en diferentes matices densidades medias asociadas a un leve y
moderado crecimiento. Finalmente, las áreas de borde presentan densidades bajas siendo sin embargo
las de mayor incremento poblacional.
En lo regional se identifican sectores de importante incremento poblacional asociados a los ejes de
circulación, con muy baja densidad poblacional.
LEYENDA MAPA DENSIDAD DE POBLACIÓN


     Unidad 1.- menor a 1 hab/ha
     Unidad 2.- 1 a 5 hab/ha
     Unidad 3.- 5 a 10 hab/ha
     Unidad 4.- 10 a 50 hab/ha
     Unidad 5.- 50 a 100 hab/ha
     Unidad 6.- 100 a 200 hab/ha
     Unidad 7.- mayor a 200 hab/ha
     Unidad 8.- escollera




LEYENDA MAPA TASA DE CRECIMIENTO POBLACIONAL


     Unidad 1.- menor a -4%
     Unidad 2.- -4 a -2%
     Unidad 3.- -2 a 0%
     Unidad 4.- 0 a 2%
     Unidad 5.- 2 a 4%
     Unidad 6.- 4 a 6%
     Unidad 7.- 6 a 8%
     Unidad 8.- 8 a 10%
     Unidad 9.- mayor a 10%
     Unidad 10.- escolleras
MAPA DE USO DE SUELO
Müller, M.
Dirección de Estudios Ambientales Municipalidad de General Pueyrredon


AREAS URBANAS: Delimitación, ocupación edilicia y uso del suelo


Estas áreas se caracterizaron como unidades territoriales, comprendidas por el sector amanzanado
destinado para al asentamiento humano intensivo. Se consideró la densidad edilicia por manzana,
tomando como parámetro a cinco componentes por unidad (5 construcciones por manzana) destinadas
para actividades dentro del ejido urbano de la ciudad de Mar del Plata. Para las urbanizaciones
extraejidales, el parámetro seleccionado fue de tres componentes por unidad (3 construcciones por
manzana), cambio éste necesario, ante la desaparición del dato producto del cambio de los niveles de
ocupación, verificado para el resto del Partido de General Pueyrredon.
La fuente de información utilizada para estas áreas, son datos localizados para: el ejido urbano de Mar
del Plata (S.V.O.A. 1988 y actualización a 1992 por medio de relevamientos de campo); el área urbana
de Batán sobre Ruta N°88; el barrio "2 de Abril" sobre Ruta N° 2; y sobre el litoral marítimo sur, desde
Mario Bravo hasta el Paraje "La ~erena". Estos datos fueron generados en la Dirección de Planeamiento
entre 1992/1993 a través de relevamientos de campo sobre el usos del suelo y ocupaciones edilicias y
verificadas por medio de fotografía área del vuelo de 1988, en escalas 1:10.000 y 1:5.000. El resto de las
área urbanas del Partido, fueron datos generados desde la Dirección de Estudios Ambientales, por
medio de la misma metodología.


AREAS RURALES: Delimitación v uso del suelo


En estas áreas se delimitaron la localización de actividades agroganaderas, adoptando como fuente la
información suministrada por Obras Sanitarias Sociedad de Estado, a partir de datos perteneciente a
INTA Balcarce (INTA, 1992).
Las áreas donde se localizaron actividades extractivas, de suelo y de roca de aplicación, fueron
detectadas por medio de fotografía aérea del vuelo de 1988, y verificaciones por relevamientos de
campo.
La variable considerada, Uso del Suelo, está referida a las actividades que se realizan en el territorio del
Partido de General Pueyrredon. Para la escala de trabajo, 1 :50.000, se seleccionaron las siguientes
once categorías:
Unidad 1 Ganadería
Unidad 2 Agricultura extensiva
Unidad 3 Turístico - Recreativo - Paisajístico
Unidad 4 Conservación
Unidad 5 Sin actividad
Unidad 6 Residencial
Unidad 7 Equipamiento - Comercio - Servicios
Unidad 8 Industria
Unidad 9 Agricultura intensiva
Unidad 10 Mineria de suelos
Unidad 11 Mineria de rocas de aplicacion


    1. Ganadería: Es una actividad que se desarrolla en el norte del territorio del Partido (estribación
        sur del área pampeana deprimida) por ser áreas en las cuales, de acuerdo con la información de
        INTA, se encuentran limitadas otras actividades agropecuarias.
    2. Agricultura extensiva: esta categoría caracteriza a amplias áreas, donde la actividad agrícola
        es predominante. De acuerdo al informe suministrado por INTA Balcarce el cultivo dominante
        detectado es el de papa.
    3. Turístico, Recreativo, Paisajístico: Esta categoría fue utilizada para caracterizar las zonas del
        litoral marítimo sur, litoral marítimo norte y del territorio interior serrano.
        1. Litoral marítimo sur: caracteriza a la franja costera en donde se verifican diversificación de
        actividades de orden turístico -recreativo dadas principalmente por el uso balneario, que no
        reconocen equipamiento a escala 1:50.000; y las áreas de uso recreativo - deportivo también sin
        equipamiento. El uso contemplativo del paisaje, se verifica como dinámico a lo largo de toda la
        franja costera.
        2. Territorio interior serrano: se caracteriza con esta categoría, al área serrana, sin equipamiento,
        donde se verifican las actividades turístico -recreativas y de contemplación del paisaje
        3. Litoral marítimo norte: caracteriza la franja costera norte, donde sólo se verifica el dinámico
        uso contemplativo del paisaje y el uso deportivo.
    4. Recreación, Conservación: Si bien estas áreas, registran un uso predominantemente
        recreativo, fueron consideradas de conservación por resultar relevantes desde el punto de vista
        natural por sus atributos y por la nom1ativa que reglamenta sus actividades (Capítulo V del
        C.O.T. y Decreto 1863/93 para la Reserva Integral Laguna de los Padres y Ordenanza N° 7927,
        para la Reserva Natural Puerto Mar del Plata)
    5. Sin actividad: Sin uso dominante (vacante y reserva urbana) potencialmente susceptibles de
        usos urbanos.
6. Residencial: Con uso dominante para la actividad como vivienda potencial, sin discriminación
   por densidad poblacional, verificándose la actividad por medio de la ocupación edilicia (cantidad
   de construcciones por unidad de manzana).
7. Equipamiento, comercio, servicio: Esta categoría comprende la intermediación comercial y los
   servicios, registrables a la escala del trabajo. Se resaltan las áreas centrales y los ejes de
   centralidad diferencial según gradientes de densificación comercial y prestaciones de servicios.
   Se incluye en esta categoría, el equipamiento social (educación y cultura, salud, recreación y
   deportes) como: Hospital Regional, Parque de los Deportes, Complejo Chapadmalal, etc. y
   equipamientos de transporte e infraestructura, como: Aeropuerto de Camet, Estación de
   Ferrocarril, Estación Terminal de Ómnibus, etc.
8. Industria: Corresponde a las actividades industriales y de depósitos que se localizan dentro de
   las áreas urbanas o centralizadas, fuera de ellas (Parque Industrial).
9. Agricultura intensiva: Se encuentra como uso dominante en el terrítorío, en carácter neto,
   donde la explotación del suelo es exclusivamente agrícola y en carácter parcial donde el uso del
   suelo    se   halla   díversifícado,   coexistiendo   con   actividades   complementarías   (viveros,
   establecimientos avícolas, etc.).
10. Minería de suelos: En esta categoría se muestran aquellas áreas donde se realiza la actividad
   ladrillera.
11. Minería de rocas de aplicación: Se caracteriza por el desarrollo de las explotaciones a cielo
   abierto de "piedra Mar del Plata".
CONSIDERACIONES FINALES


El inventario cartográfico realizado no es, obviamente, la representación total y absoluta de todos los
aspectos que intervienen en la conformación de la región analizada. En esta etapa han sido
cartografiados aquellos aspectos que se juzgaron a priori relevantes para la planificación de las
actividades consideradas.
La eventual profundización de este trabajo, requerirá seguramente la confección de nuevos mapas a
escalas de más detalle para ajustar con mayor precisión las posibles actividades a niveles de proyectos.
Deberá considerarse la conveniencia de contar con mapas temáticos específicos no efectuados hasta el
momento, como por ejemplo los de propiedades geotécnicas del sustrato, recursos naturales, culturales,
paleontológicos, etc. En función del momento de ejecución de dichos proyectos,sería recomendable una
puesta al día de los datos y mapas de la esfera antrópica.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:113
posted:9/6/2012
language:Unknown
pages:92