Docstoc

BLOG 2º BTO 3º TRIM

Document Sample
BLOG 2º BTO 3º TRIM Powered By Docstoc
					1


             LENGUA Y LITERATURA CASTELLANA (PABLO OLALLA)

                                BLOG DE 2º BACHILLERATO

    3ª EVALUACIÓN (temas 14-18)

“La novela es un intento de exploración en el corazón humano a partir de una idea que es
casi siempre la misma contada con diferente entorno” (Miguel Delibes)

Enlaces 3ª evaluación:

http://es.wikipedia.org/wiki/Literatura_espa%C3%B1ola_posterior_a_la_Guerra_Civil

http://cvc.cervantes.es/literatura/escritores/cela/

http://cvc.cervantes.es/literatura/escritores/delibes/

http://www.gonzalotorrenteballester.es/

http://www.artepoetica.net/otero.htm

http://www.gabrielcelaya.com/

http://cvc.cervantes.es/actcult/hierro/biografia.htm

http://www.materialesdelengua.org/LITERATURA/HISTORIA_LITERATURA/MIHUR
A/index_mihura.htm

http://cvc.cervantes.es/literatura/escritores/buero/default.htm

http://www.antoniogala.es/

http://2bachilleratolengua.jimdo.com/e-temario-de-literatura-espa%C3%B1ola/9-la-
novela-y-el-cuento-hispanoamericanos-en-la-segunda-mitad-del-siglo-xx/

http://www.uc3m.es/portal/page/portal/selectividad/modelos_exam_correccion

http://www.emes.es/AccesoUniversidad/Selectividad/ModelosdeExamenes/tabid/344/Defau
lt.aspx

Actividades del tema 14:

1.    Lee el poema “Muerte” (Los muertos, 1947), de José Luis Hidalgo, y responde luego a las
     preguntas.
     Señor, lo tienes todo: una zona sombría
     y otra de luz, celeste y clara.
     Mas, dime Tú, Señor, ¿los que se han muerto
     es la noche o el día lo que alcanzan?
     Somos tus hijos, sí, los que naciste,
     los que desnudos en su carne humana,
     nos ofrecemos, como tristes campos,
     al odio o al amor de tus dos garras.
     Un terrible fragor de lucha, siempre
     nos suena, oscuramente, en las entrañas,
     porque, en ellas, Tú luchas sin vencerte,

Literatura española 2º Bachillerato
2


     dejándonos su tierra ensangrentada.
     Dime, dime, Señor, ¿por qué a nosotros
     nos elegiste para tu batalla?
     Y después, con la muerte, ¿qué ganamos,
     la eterna paz o la eterna borrasca?
                                                              José Luis Hidalgo, Antología poética, Aguilar.

     a) ¿De qué trata el poema?
     b) ¿Cómo se concibe en estos versos al hombre en relación con Dios?
     c) La lucha del poeta, la duda y la pregunta se plasman en diversas antítesis. Señálalas y
        explícalas.

2. Lee estos versos de La casa encendida, de Luis Rosales y contesta a las preguntas:
   Y tú que fuiste la persona a quien más he querido en el mundo,
   tú que sigues llamándote Miguel,
   tú que sigues llevándome en la voz igual que azúcar desleída,
   y eras hijo del pueblo,
   y eras seguro y minucioso como los movimientos del cirujano en el quirófano
   y trabajabas por entero
   como trabajan las raíces en la tierra y las monjas hospitalarias;
   y me decías: –El día de hoy será tu herencia, lo que trabajes el día de hoy será tu
   herencia y nada más,
   porque todo se logra y se pierde en un día–,
   y eras tan ordenado
   que cuando te cansabas se convertían tus ojos en un reloj de sol,
   y tenías la mirada de tierra labrantía,
   y estabas tan integrado con el mundo
   que habrías podido ser el mostrador de tu almacén,
   o habrías podido ser carpintero, explorador o excelentísimo diputado,
   y hablabas poco a poco
   como el minero busca la salida en la mina cuando se ha hundido la galería,
   y hablabas
   lentamente...
                                                                  Luis Rosales, La casa encendida, Austral.

     a) Luis Rosales está hablando de su padre, recordándolo, rememorándolo. ¿Qué tono
        emplea? ¿Qué rasgos y cualidades del padre le vienen a su memoria poética?
     b) Uno de los rasgos del lenguaje de La casa encendida es la repetición, léxica y
        sintáctica. Señala algunos ejemplos en estos versos.
     c) Señala aspectos del lenguaje poético empleado por Rosales.

3.    Contesta a las preguntas siguientes sobre este poema:
     Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte,
     al borde del abismo, estoy clamando
     a Dios. Y su silencio, retumbando,
     ahoga mi voz en el vacío inerte.

     Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte
     despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo
     oirás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando
     solo. Arañando sombras para verte.

     Alzo la mano, y tú me la cercenas.
     Abro los ojos: me los sajas vivos.


Literatura española 2º Bachillerato
3


    Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas.

    Esto es ser hombre: horror a manos llenas.
    Ser –y no ser– eternos, fugitivos.
    ¡Ángel con grandes alas de cadenas!
                                                               Blas de Otero, Verso y prosa, Cátedra.

    a) En cuanto al contenido, el soneto tiene una estructura bien delimitada en dos partes.
       Señálalas y di de qué trata cada una.
    b) En el poema abundan los encabalgamientos. ¿Qué función tienen? Señala algún
       ejemplo.
    c) El autor hace un uso reiterado del gerundio. ¿A qué crees que se debe?
    d) En los tres versos del primer terceto, Blas de Otero utiliza magistralmente un recurso
       lingüístico-literario. ¿A cuál nos referimos?
    e) En este mismo terceto, el poeta enfrenta los dos elementos de que se compone cada
       verso. ¿Cuáles son?

4. Lee este fragmento del poema de Hierro “Lope. La noche. Marta” (Agenda).
       He abierto la ventana. Entra sin hacer ruido
   (afuera deja sus constelaciones).
   “Buenas noches, Noche”.
   Pasa las páginas de sombra
   en las que todo está ya escrito.
   Viene a pedirme cuentas (...).

        Ya mi memoria no es lo que era. En la misa del alba
    no dije Agnus Dei qui tollis peccata mundi,
    sino que dije Marta Dei (ella es también cordero de Dios
    que quita mis pecados del mundo).
    La Noche no podría comprenderlo,
    y qué decirle, y cómo, para que lo entendiese.

        No me pregunta nada la Noche,
    no me pregunta nada. Ella lo sabe todo
    antes que yo se lo diga, antes que yo lo sepa.
    Ella ha oído esos versos
    que se escupen de boca en boca, versos
    de un malaleche del Andalucía
    –al que otro malaleche de solar montañés
    llamara “capellán del rey de bastos”–
    en los que se hace mofa de mí y de Marta,
    amor mío, resumen de todos mis amores:
                Dicho me han por una carta
                que es tu cómica persona
                sobre los manteles, mona
                y entre las sábanas Marta.
    Qué sabrá ese tahúr, ese amargado
    lo que es amor.
    La Noche trae entre los pliegues de su toga
    un polvillo de música, como el del ala de la mariposa.
    Una música hilada en la vihuela
    del maestro del danzar, nuestro vecino.
    En la cocina la estará escuchando Marta;
    danzará mientras barre el suelo que no ve,
    manchado de ceniza, de aroma, de trigo candeal,

Literatura española 2º Bachillerato
4


     de jazmines, de estrellas, de papeles rompidos.
     Danza y barre Marta (...).
         Hasta mañana, Noche
     Tengo que dar la cena a Marta,
     asearla, peinarla (ella no vive ya en el mundo nuestro),
     cuidar que no alborote mis papeles...
                                                                José Hierro, Antología poética, Austral.

     a) ¿De qué trata el poema?
     b) ¿En qué consiste la originalidad de estos versos? ¿Cuál entiendes que es el principal
        procedimiento literario que utiliza Hierro en este poema?

5. Lee este fragmento de “Lecciones de buen amor” (Tratado de urbanismo, 1967), de Ángel
   González, y contesta a las cuestiones.
                                           Se amaban
      No demasiado jóvenes ni hermosos,                en calidad de prestatario, pienso
      algo marcados ya por la fatiga                   que lo ideal, sin duda, es la
      de convivir durante aquellos años,               hipoteca;
      una alimentación con excedentes                  pero la juventud, y eso es lo grave,
      de azúcar y de grasa había dañado                gusta el pecado incluso al aire
      su silueta,                                      libre.
      desdibujando la esbeltez del cuello,             Juicios así de firmes, compartidos
      añadiendo volúmenes al vientre                   sin una indecisión en la mirada,
      y cierta pesadez a las caderas.                  y ese estar siempre juntos, sin
      Pero se amaban y se mantenían                    tocarse
      juntos. Juntos se les veía                       (mas tan compenetrados y corteses,
      en la misa de doce, los domingos,                tan medidos sus justos ademanes,
      ella con su astracán y sus carrillos             tan comedidos sus bostezos entre
      empastados en rosa, él con su aire               pasta y taza de té o pausa y pausa,
      de hombre abstraído y su corbata                 que parecía que toda su historia
      de seda natural, made in Italia.                 conyugal solo era
      Juntos con otro seres también                    un largo ensayo general, pensando
      juntos                                           en la ovación final de las visitas)
      pasaban las veladas de la tarde                  y ese estar cotidiano sin tocarse,
      exponiendo al unísono                            repito, pero juntos,
      idénticas creencias,                             irreparable, tenazmente próximos
      defendiendo los mismos ideales,                  como mandan la Epístola y las
      atacando los vicios más comunes:                 Leyes,
      Creemos que el señor subsecretario               acreditaba ahora ante los hombres
      nos dará la licencia antes de junio;             lo que un distante día
                                                       había consagrado un sacramento...
                                                                    Ángel González, Poemas, Cátedra.
     a) ¿De qué tratan estos versos?
     b) ¿Cuál es el principal procedimiento que utiliza el poeta para ofrecernos su mirada
        crítica? Coméntalo.
     c) Comenta los retratos iniciales de él y de ella.

6.    Lee el siguiente fragmento del poema “Band of Angels” (Arde el mar), de Gimferrer y
     contesta a las preguntas:




Literatura española 2º Bachillerato
5


     Un jazmín invertido me contiene,                         cuando la lluvia en chaparrón nos
     una campana de agua, un rubí líquido                     vence
     disuelto en sombras, una aguja de aire                   y vence a nuestra infancia:
     y gas dormido, una piel de carnero                       toda mía
     tendida sobre el mundo, una hoja de                      como esa infancia que no tuve, el ruido
     álamo                                                    de una máquina al coser, tarde perlada
     inmensamente dulce, cuanto puede                         de cansancio, cortinas fantasmales,
     vegetal y callado remansarse                             unánime el pasillo hacia el balcón
     sobre nuestras cabezas, y la sien                        y la calle entre rejas, un perfil
     y los labios y el dorso de la mano                       desconocido, el mío..., y en sus ojos
     ungir de luz:                                            otra luz de leyenda, un mundo, salas,
     Tú llegas.                                               caminos, rosas, montes, arboledas,
     Mía, mía                                                 tapices, cuadros, parques de granito,
     como el árbol del cielo de noviembre,                    abanicos abiertos, tumba abierta
     la lluvia del que en sus cristales óyela                 como un ángel de mármol, tumba
     y piensa en ella, el mar de su eco                       abierta
     lóbrego,                                                 con coronas y versos, tumba abierta
     el viento de la cueva donde expira                       de un niño, tumba oscura, aún mi pelo
     y se sume, pasado el planisferio,                        rizado estaba, tumba abierta al cierzo
     la luz de su reflejo en un estanque,                     y la lluvia de otoño, verdes eran
     el astro de su luz, del tiempo el hombre                 ya mis ojos, en mi boca había un lirio,
     que lo vivió y luchó para ganarlo,                       tumba abierta de barro removido,
     ganando aquel, del silencio la música                    paletadas de estiércol en los ojos
     que un instante ha cesado y se retiene                   de un niño, tumba abierta, venid todos,
     para volcarse luego, un solo río,                        murió en noviembre y llueve en su piel
     una sola corriente de oro en pie,                        blanca,
     inmóvil y cambiante, tal el signo                        llueve con la dulzura del otoño
     de la centella en el recuerdo, cuando                    y el dolor de la infancia que no tuve
     la pensamos y fue, sobre la tapia                        y hoy sueño para ti,
     en cal de nuestra infancia, un aro roto,                 pues eres mía,
     y aquel fulgor estremeciendo el aire,                    mía como lo más mío de mí mismo...
     caliente en las mejillas, glacial luego,
                    Pere Gimferrer, en Poetas de los 70. Antología de poesía española contemporánea, Hiperión.

     a) ¿Qué te sugieren a ti estos versos? ¿Tú cómo los interpretarías?
     b) ¿Podríamos pensar que, en los diez primeros versos, Gimferrer expresa mediante
        magníficas imágenes cómo se adentra en la belleza, en la poesía, en la belleza poética
        (uno de los últimos versos del poema es: Ven hasta mí, belleza silenciosa), para,
        después, mediante esa palabra poética, y el sueño, plasmar un sentimiento de nostalgia
        de la infancia? Intenta apreciarlo en el fragmento.
     c) ¿Cómo evoca esa infancia? ¿Qué dice de ella?
     d) Comenta brevemente el estilo poético.

7.    Les estos versos de “Hallazgo” (Ansia de la gracia), de Carmen Conde y realiza después
     las actividades:
         Desnuda y adherida a tu desnudez.
     Mis pechos como hielos recién cortados,
     en el agua plana de tu pecho.
     Mis hombros abiertos bajo tus hombros.
     Y tú, flotante en mi desnudez.
         Alzaré los brazos y sostendré tu aire.
     Podrás desceñir mi sueño
     porque el cielo descansará en mi frente.
     Afluentes de tus ríos serán mis ríos.

Literatura española 2º Bachillerato
6


     Navegaremos juntos, tú serás mi vela
     y yo te llevaré por mares escondidos.
         ¡Qué suprema efusión de geografías!
     Tus manos sobre mis manos.
     Tus ojos, aves de mi árbol,
     en la yerba de mi cabeza.
                                                         Carmen Conde, Antología poética, Espasa Calpe.

     a) ¿Cuál es el tema que canta Carmen Conde en estos versos?
     b) Dámaso Alonso, en su obra Poetas españoles contemporáneos, escribe sobre este
        poema: “Dudo que labios de mujer española hayan hablado alguna vez del amor con
        tanta verdad, con tan despreocupada castidad esencial, con tan sobrecogedora belleza”.
        ¿Qué opinas de este juicio?
     c) Comenta brevemente el lenguaje poético que utiliza Carmen Conde para expresar el
        erotismo y la efusión amorosa.

Actividades del tema 15:

1.    Lee el texto siguiente y contesta a las preguntas.
     ...el año 1949 es un hito muy importante en la historia del teatro español. Es el año del
     estreno de Historia de una escalera, de Buero Vallejo, con el que se inicia un nuevo teatro,
     a la vez que se rompe con el anterior.
     Sin embargo, ese teatro anterior, burgués, no se acaba; sigue, con igual o superior
     pujanza, ocupando los escenarios españoles durante muchos años más, conviviendo con el
     otro, el nuevo, el antiburgués, al que le va a costar hacerse su público, acostumbrados
     como estaban los espectadores españoles a la trivialidad y a la evasión. Ruiz Ramó
     [Historia del teatro español, siglo XX] llama teatro público a este teatro burgués que
     sobrevive y sigue triunfando en años ya alejados del final de la Guerra Civil. Y a la hora de
     caracterizarlo, señala, como definitorios, unos rasgos que a continuación resumimos:
     a) Es un teatro que da especial importancia a la «pieza bien hecha»: diálogo bien
     construido, acción meticulosamente organizada, búsqueda de valores literarios, hábil
     gradación del interés, etc.
     b) Dosificación de la intención crítica de una única clase social: la burguesía, alta o baja.
     No ataca en profundidad y cualquier problema acaba solucionándose para gusto del
     espectador. Es fácil desembocar en el melodrama.
     c) Tendencia al teatro cómico, de diversión, para que el superficial espectador pase un rato
     agradable, dejándose llevar por la gracia del diálogo y el enredo de la trama. El autor no
     olvida “unas gotas de humor, otras de ternura y unas pocas de poesía”.
     d) Cierta tendencia, en algunos autores, al drama serio, de tesis, donde los problemas
     morales y sociales de la clase media se plantean y resuelven según unos principios morales
     establecidos. No falta el tema histórico, del que desprender una lección patriótica o
     espiritual, o simplemente para motivar un espectáculo suntuoso.
     e) Los ambientes de las escenas suelen corresponder con interiores propios de una clase
     media elevada: la comodidad y el confort son sus notas más destacadas.
     No faltan los mayordomos y las doncellas. La escenografía y el mobiliario están a tono con
     la desahogada situación económica de los personajes.
     A veces el ambiente es aristocrático. Este teatro guarda estrecha relación con la “alta
     comedia” de finales del siglo XIX.
     f) En algunas obras se observa la influencia del cine, en cuanto a técnica se refiere:
     dinamismo de la acción, súbito cambio de lugar y tiempo, simultaneísmo,
     etc.
     g) Ausencia de profundidad y de originalidad en la visión del hombre y de la vida humana.
     Se trata de un sistema de valores –primacía de los espirituales sobre los materiales,
     apología de la moralidad, defensa de la honradez y de la fidelidad...– que ya encontramos
     en la “alta comedia” y que se ejemplifica sobre todo en Benavente.

Literatura española 2º Bachillerato
7


    h) Poca variedad temática dentro de la abundancia de obras –varios centenares de piezas
    en treinta años–. Los temas del adulterio, de la infidelidad, de las diferentes maneras de
    entender el amor se repiten una y otra vez, entre frases brillantes y juegos retóricos que
    encubren la monotonía.
    Por consiguiente se trata de un teatro con muchos elementos comunes, de un gran parecido
    entre las diferentes obras, con personajes acuñados con los mismos moldes, que se mueven
    en ambientes estereotipados (...).
    Este teatro fue del agrado del público y siguió sus gustos; pero no los educó y cambió en
    nada. Se exaltan los mismos ideales burgueses; las contrariedades de la vida encuentran
    siempre una adecuada solución; las vidas de los personajes acaban siendo siempre motivos
    de esperanza y espejos de felicidad... Y, mientras tanto, ahí están, en el mundo de la
    realidad, las miserias y las privaciones de unos hombres de posguerra, con su lucha diaria
    para sobrevivir, que este teatro no presenta, sino que oculta, pero que sí existe en la
    realidad española: toda una problemática compleja y sangrante que aguarda a que alguien
    la ventile sobre las tablas, como lo hicieran Cela o Laforet en la novela.
    Los autores de este teatro burgués llevan ya recorrida una larga trayectoria. En su
    mayoría, se iniciaron en una larga preguerra; continuaron estrenando y reponiendo en lo
    que hemos llamado “primera posguerra” (años 39-49) y aún están de actualidad en los
    años que siguen y lo estarán hasta avanzada la década de los 60. Lo cual significa que, si
    primeramente –hasta el año 49– su teatro sirvió para encubrir y desvirtuar la realidad de
    España, con posterioridad a esta fecha siguió ocupando la atención de muchos españoles;
    pero ya en coexistencia con un teatro de ruptura, que acabará imponiéndose por su rabiosa
    actualidad y por la juventud de sus autores. El viejo teatro irá desapareciendo poco a poco,
    a medida que sus autores desaparezcan también del mundo de los vivientes.
                                      Ignacio Bonnín Valls, El teatro español desde 1940 a 1980, Octaedro.

    a) ¿Por qué crees que Ruiz Ramón llama teatro público a este teatro burgués?
    b) Resume los rasgos que caracterizan a este teatro.
    c) ¿Cómo es el público de este tipo de teatro?
    d) ¿Por qué se lee en el texto que este teatro sirvió para encubrir y desvirtuar la realidad
       de España?
    e) ¿Qué opinas de un teatro de evasión?

2. Lee este pasaje de La piel del limón, de Jaime Salom, y contesta después a lo que se
   pregunta.
   En cierto momento, Juan y Bárbara están ya viviendo juntos. Narciso, primo de la mujer de
   Juan, Rosa, y socio de Juan, sabiendo que este y su amante planean marcharse lejos, va a
   ver a Bárbara para hablar con ella:
       NARCISO.–¿Y te figuras que así ibas a conservarle para ti sola? Todo lo contrario. Se
       arrepentiría nada más llegar y te culparía de todas sus desgracias. Llegaría a odiarte.
       Debiste buscarte a otro, si lo que querías era un hombre libre e independiente. Juan
       forma parte de su mundo, y en cuanto le arranques de él, dejará de ser quien es.
       BÁRBARA.–Hay muchas cosas de Juan que usted ignora.
       NARCISO.–Y muchas que adivino y que ni él mismo sabe. Y que tú también intuyes...,
       aunque no quieras confesártelo. El negocio marcha mal. Supongo que estás enterada.
       BÁRBARA.–No me ha dicho nada.
       NARCISO.–Están perdiéndose clientes de hace muchísimos años. No digo que su
       situación familiar sea la única causa, pero ha contribuido a crear una imagen
       desfavorable de nuestra firma.
       BÁRBARA.–Existe una crisis económica en el mundo.
       NARCISO.–En estas circunstancias, el escándalo de su deserción provocaría una
       verdadera catástrofe, que él sería el primero en lamentar. Acabarás dejándole, para no
       hacerle daño (...). ¿Puedo darte un consejo? Sé que no lo seguirás, pero es muy
       sincero. No le crees más tensiones. Incorpórate a su vida, sin fantasías, tal como es. Y


Literatura española 2º Bachillerato
8


          acepta lo que te ofrezca, poco o mucho. De momento, una situación desahogada... Más
          adelante, ¡quién sabe! El mundo da muchas vueltas.
          BÁRBARA.–Primero la aventura de la secretaria con el jefe; luego, el hotel; después,
          este piso de entretenida... Con mucha suerte podría ocupar el puesto de su esposa y
          acompañarle a las fiestas de sociedad.
          NARCISO.–Bueno, tampoco es...
          BÁRBARA.–No, gracias.
          NARCISO.–Si Juan volviera a su casa... (Ante un gesto de BÁRBARA) solo para salvar
          las apariencias, claro, le tendrías mucho más seguro, créeme.
          BÁRBARA.–¡Márchese!
                                                                   Jaime Salom, La piel del limón, Escelicer.

     a)  Señala los argumentos que aduce Narciso para convencer a Bárbara de que no se vaya
        con Juan.
     b) ¿Cómo calificarías la actitud de Narciso? ¿Por qué?
     c) ¿Y la de Bárbara?
     d) En el fondo, ¿se adivina también en el texto una crítica social? Coméntalo.

3.    Lee este pasaje de Escuadra hacia la muerte, de Alfonso Sastre y haz después las
     actividades.
     La obra fue escrita en 1951, estrenada en 1953 por el Teatro Popular Universitario
     prohibida por la censura a la tercera representación. Es una obra capital en el teatro
     español de la década de 1950. El cuadro 5º de la 1ª parte es un monólogo de Javier, que, en
     la vida civil, era profesor universitario de Metafísica. Está de guardia. “Sus labios se
     entreabren y su voz suena monótona”:
         No se ve nada..., sombras... De un momento a otro parece que el bosque puede
         animarse..., soldados..., disparos de fusiles y gritería..., muertos, seis muertos
         desfigurados, cosidos a bayonetazos..., es horrible... No, no es nada... Es la sombra del
         árbol que se mueve... Estas gafas ya no me sirven..., nunca podré hacerme otras... Esto
         se ha terminado. ¿Son pasos? Será Adolfo, que viene al relevo. Ya era hora (Grita)
         ¿Quién vive? (Nadie contesta. El eco en el bosque). ¿Quién vive? (El eco. JAVIER
         monta el fusil y mira, nervioso). No es nadie..., nadie... Me había parecido... Será el
         viento... No viene Adolfo. ¿Qué pasará? ¿Le habrá pasado algo?
         Puede que los hayan sorprendido en la casa. Yo no he oído nada, pero puede... Es
         posible que a estas horas esté yo solo, rodeado... Tengo miedo... Hay que pensar en
         otra cosa. Hay que pensar en otra cosa. Hay que pensar en otra cosa. Es Navidad. Sí,
         ha llegado el tiempo..., diciembre... Mamá estará sola. Mañana es la víspera d
         Navidad. Si me pongo a pensar en esto, voy a llorar... No importa... Necesito llorar...
         Me hará bien... Me he aguantado mucho... Llorar... Estoy llorando... Hace mucho frío...
         Mamá me ponía una bufanda, me decía que cerrara la boca al salir... “No vayas a
         coger frío”. Si supiera que estoy muerto de frío...
         Este puesto de guardia... El viento se le mete a uno hasta los huesos... ¿Por qué no
         viene Adolfo? ¿Por qué no viene? Han pasado dos horas y más. ¡Un, dos! ¡Un, dos
         Una escuadra hacia la muerte. ¡Un, dos! Lo éramos ya antes de estallar la guerra. Una
         generación estúpidamente condenada al matadero. Estudiábamos, nos afanábamos por
         las cosas, y ya estábamos encuadrados en una gigantesca escuadra hacia la muerte.
         Generaciones condenadas. Hace frío... Esto no puede durar mucho... Estamos ya
         muertos... No contamos para nadie... ¡Un, dos! Nos despeñaremos perfectamente
         formados, uno a uno. Yo no quiero caer prisionero. ¡No! ¡Prisionero, no! ¡Morir! ¡Yo
         prefiero... (Con un sollozo sordo), morir! ¡Madre! ¡Madre! ¡Estoy aquí..., lejos! ¿No
         me oyes? ¡Madre! ¡Tengo miedo! ¡Estoy solo! ¡Estoy en un bosque, muy lejos! ¡Somos
         seis, madre! ¡Estamos... solos..., solos... solos! (La voz, estrangulada, se pierde
         resuena en el bosque. JAVIER no se ha movido desde la frase “No es nadie”).
                                         Alfonso Sastre, Teatro completo. Escuadra hacia la muerte, Aguilar.


Literatura española 2º Bachillerato
9


    a)  Sastre, entre otras cosas, dice de su obra que es “una negación de la validez de las
       grandes palabras con que en las guerras se camufla el horror; una negación, en ese
       sentido, del heroísmo y de toda la mística de la muerte”. Comenta estas palabras en
       relación con las de Javier.
    b) ¿Cómo manifiesta Javier su temor y su miedo?

4. Responde a las preguntas que se formulan sobre este pasaje de Malditas sean Coronada y
   sus hijas, de Francisco Nieva.
       Al principio de la obra, Silverio llega al país extranjero y se hospeda en un albergue,
       donde trabajan Priscila y Avedelma:
       AVEDELMA.–¿Sí? Pues dime con toda sinceridad: ¿es más guapo que forastero?
       PRISCILA.–¿Qué quieres decir con eso?
       AVEDELMA.–Pues... No sé... Piensa que fuera tan soberanamente rubio que ya no te
       importase siquiera que fuera de aquí.
       PRISCILA.–Pues mira, si el Silverio de mi corazón no fuese forastero sería
       deslumbrante como una lámpara de treinta fuegos y ni tú ni yo le haríamos ascos, esa
       es la verdad.
       AVEDELMA.–(Levantando uno de los bultos y dejándolo caer). ¡Uff! Me estoy
       debilitando de la ilusión.
       PRISCILA.–(Transportando otro). Pues esta maleta es pesada como una cerda y sus
       diez crías.
       AVEDELMA.–Ya, ya. ¿Qué vendrá dentro?
       PRISCILA.–Ve tú a saber. Cosas bonísimas y forasteras, de las que se fabrican en la
       otra parte del mundo y de las que aquí no se tiene ni idea. Qué triste suerte que las
       forasteras no seamos nosotras.
       AVEDELMA.–Pues hija, solo te basta pasar la frontera para serlo.
       PRISCILA.–¡Qué va! ¡Si eso fuera tan fácil! Pero yo quiero ser forastera en mi propio
       pueblo para hacer rabiar a más de una.
       AVEDELMA.–Pues no pides tú poco.
       PRISCILA.–Ay, pero al otro lado dará gusto vivir...
       AVEDELMA.- Qué me vas a decir. Allí nada de animales por las calles ni en las casas,
       todo el terreno para los ciudadanos. Con la lana de un solo cordero de la que nosotros
       les enviamos se viste una familia entera y todo el resto del traje lo constituyen las
       buenas maneras y la cortesía que tienen. ¡Gente civilizada!
       PRISCILA.–Allí todo son novedades y primores (...). ¡Cómo saben vivir!
       AVEDELMA.–Llevas razón, pavita. ¡Cómo saben vivir! Esa es toda la suerte de andar
       sin tropezarse con una bestia a cada paso.
       PRISCILA.–A propósito: ¿crees que no le molestará demasiado el cerdo que tiene como
       compañero de cuarto?
       AVEDELMA.–¿Qué te has creído, que en sus fondas y posadas han de sufrir semejantes
       molestias? ¡Desgraciado! ¡Qué noche le espera!
       PRISCILA.–Cierto, es otro mundo el suyo. Mientras aquí, ¿qué sucede? Un rebaño se
       te viene encima y si quieres parecer un poco elegante lo menos que has de hacer es
       subirte a un farol.
                                           Francisco Nieva, Malditas sean Coronada y sus hijas, Cátedra.

    a) ¿De qué país crees que son las dos criadas Priscila y Avedelma? ¿Por qué?
    b) En toda la obra, son continuas las referencias al mundo animal. Compruébalo en el
       fragmento y coméntalo brevemente.
    c) ¿Se aprecia en el texto algún aspecto que pudiera ser propio de un teatro del absurdo?
       Señálalo.
    d) Comenta brevemente el lenguaje empleado por Nieva.




Literatura española 2º Bachillerato
10


Actividades del tema 16:

1. Lee el texto siguiente y contesta después a las preguntas.
   Al principio de la novela, Andrea, protagonista de Nada, de Carmen Laforet, llega
   Barcelona.
      Por dificultades en el último momento para adquirir billetes, llegué a Barcelona a
      medianoche, en un tren distinto del que había anunciado, y no me esperaba nadie. Era
      la primera noche que viajaba sola, pero no estaba asustada; por el contrario, me
      parecía una aventura agradable y excitante aquella profunda libertad en la noche. La
      sangre, después del viaje largo y cansado, me empezaba a circular en las piernas
      entumecidas y con una sonrisa de asombro miraba la gran estación de Francia y los
      grupos que se formaban entre las personas que estaban aguardando el expreso y los
      que llegábamos con tres horas de retraso. El olor especial, el gran rumor de la gente,
      las luces siempre tristes tenían para mí un gran encanto, ya que envolvía todas mis
      impresiones en la maravilla de haber llegado por fin a una ciudad grande, adorada en
      mis sueños por desconocida (...).
      Un aire marino, pesado y fresco entró en mis pulmones con la primera sensación
      confusa de la ciudad: una masa de casas dormidas; de establecimientos cerrados; de
      faroles como centinelas borrachos de soledad. Una respiración grande, dificultosa,
      venía con el cuchicheo de la madrugada. Muy cerca, a mi espalda, enfrente de las
      callejuelas misteriosas que conducen al Borne, sobre mi corazón excitado, estaba el
      mar.
                                                                          Carmen Laforet, Nada, Destino.

     a) Como podemos apreciar, Andrea llega a Barcelona llena ilusión, de esperanza y de
        optimismo sin embargo, con el tiempo se irá haciendo cada vez más pesimista y acabará
        desencantada decepcionada. Señala algunas expresiones del texto en las que se muestre
        ese estado de ánimo de Andrea cuando llega a la ciudad.
     b) Señala algunos rasgos del estilo del fragmento.


2. Lee este texto de Las guerras de nuestros antepasados, de Miguel Delibes y responde a las
   preguntas.
   P.P.–... Mire, ahora me recuerdo la noche que sentí llorar a la higuera las primeras
   vacaciones que pasé en casa.
   Dr.–Así que lloraba la higuera ¿eh, Pacífico?
   P.P.–Qué hacer, doctor, como un niño. El Abue la había podado por la mañana y ni la
   vendó siquiera.
   Dr.–Y tú ¿qué hiciste?
   P.P.–Bajar, a ver, a escondidas, natural. Conque según la estaba vendando los muñones,
   tal que así, apareció Madre, en chambra1, y que qué pintaba allí, ¿comprende? Y lo que ya
   le dije, curando a la higuera que lloraba y ella, ¿qué lloraba la higuera, criatura? [...].
   Madre me llevó a la cama y no dijo más. O sea, en lo tocante a ella, a Madre, digo, podía
   estar tranquilo.
   Dr.–Lo peor sería los abuelos.
   P.P.–Calcule, a la mañana me armaron un tribunal orilla el ruejo2 que ni la audiencia,
   oiga, que el Bisa, lo más flojo, una blasfemia. Y el Abue: ¡Ay, chaval!, ¿puede saberse qué
   va a ser de ti el día que llegue tu guerra? Que a Padre se le alcanzó decir entonces, será el
   primero de casa que la pierda. Y no quiera saber, oír esto el Bisa y trascordársele3 la
   cabeza fue todo uno. Me agarró por un brazo, me zarandeó y eunreshidejopudestagraciado,
   un rompecabezas, ¿sabe?
   Dr.–Eso significa que no aceptaban tu sensibilidad.
   P.P.–¡A santo de qué iban a aceptarla, oiga! Ellos eran peleones de natural, o sea, no
   cejaban, a ver, lo suyo.
                                            Miguel Delibes, Las guerras de nuestros antepasados, Destino.

Literatura española 2º Bachillerato
11


                1 Chambra: especie de blusa corta que usaban las mujeres sobre la ropa interior.
                2 Ruejo: piedra redonda, rodillo de piedra.
                3 Trascordarse: perder la noticia puntual de una cosa por olvido o por confusión con otra.

     a) Resume el contenido del texto.
     b) De acuerdo con este pasaje, Pacífico Pérez es, sin duda, un hombre de una especial
        sensibilidad. ¿Por qué?
     c) ¿Crees que en la actitud de los antepasados de Pacífico (su obsesión por la guerra, eran
        peleones de natural) cabe una interpretación más general o simbólica? En su caso,
        ¿cuál? Coméntala.
     d) El lenguaje de Pacífico queda caracterizado por una serie de rasgos. Señala algunos y
        coméntalos. No hay que olvidar que, en una advertencia preliminar, el médico que
        graba a Pacífico escribe que «los textos son fieles, prácticamente literales. Apenas he
        suprimido de ellos algunas reiteraciones».
     e) En esta obra de Delibes, son abundantes los momentos de humor. En el texto hay
        especialmente uno. ¿Dónde?


3. El texto siguiente pertenece a Extramuros, de Jesús Fernández Santos. Léelo y responde a
   las cuestiones.
   Un duque llega al convento con una hija suya que quiere profesar. Anuncia también que
   impedirá que el convento se cierre, como se indicaba en un informe del Provincial. ...Al fin
   la santa fue a arrodillarse como todas, pero el duque no se lo consintió. –Soy yo quien debe
   hacerlo. Dejad que, a cambio de tan pobre merced, muestre mi devoción besando vuestras
   manos.
   Sentí mi corazón hundirse en lo más hondo de mi pecho, cerré los ojos para no ver el gesto
   de mi hermana asintiendo, para no oír el susurro de su mano. En un silencio de momentos
   vacíos en donde los suspiros restallaban como truenos nacidos de los destellos de la
   lámpara, escuché cómo aquellas dos manos fariseas volvían a la luz entre los pliegues
   ordenados del hábito, cómo el resuello se mantenía en suspenso más allá de los rostros
   enlutados.
   Venía de fuera el largo alzarse de palabras y gritos, con que llenaban tiempo y pasión
   peregrinos, mujeres y soldados. Sus voces llegaban de otro mundo ajeno, cordial, vivo, no
   estremecido y solemne como el nuestro. Fue entonces cuando escuché por vez primera
   aquella voz cantando el romance de la nueva santa, una historia con sucesos principales
   que desde entonces habría de perseguirme en la noche, que llegué a aprender en todas sus
   palabras, llenas de devoción, cargadas de famosas invenciones...
                                                            Jesús Fernández Santos, Extramuros, Argos Vergara.

     a) De acuerdo con el texto, ¿quién es el narrador o narradora de la historia?
     b) ¿Por qué se alude a aquellas dos manos fariseas?
     c) Recuerda otra vez el argumento y explica por qué venía de fuera el largo alzarse de
        palabras y gritos, con que llenaban tiempo y pasión peregrinos, mujeres y soldados.
     d) Fernández Santos cuida el lenguaje y busca en esta novela aproximarse al lenguaje
        literario de la época en que se desarrolla la acción. Señala y comenta algunos rasgos del
        estilo de este fragmento.

4. Lee este fragmento de la obra de Francisco Umbral, Memorias de un niño de derechas, y
   haz las actividades:
   El cine nos dio la medida de nuestra miseria. Nos dio la medida de nuestra vida, de todo lo
   que no éramos. Gilda podía enamorarse de Glenn Ford, el hombre de la corbata a rayas
   verticales (...).
   Cary Grant era otra cosa. Cary Grant era elegante, desenvuelto, podía conducir un
   automóvil, dar un puñetazo, preparar un whisky, coger a una mujer por la cintura, cantar
   un poquito, incluso, o empuñar una pistola automática. Era Mister Lucky o el golfo


Literatura española 2º Bachillerato
12


     simpático de Es mi hombre. Un Dorian Gray puesto al día. El hombre de mundo, el
     triunfador desenvuelto, el tipo seguro y libre que iba por la vida besando mujeres y dando
     réplicas ingeniosas a los hombres. Enamoraba a Ingrid Bergman en “Encadenados”, se la
     robaba a Claude Rains, usaba unas chaquetas de cuadros con hombreras agresivas,
     tomaba y dejaba a Katherine Hepburn en “Historias de Filadelfia”, hacía sonar el piano
     romántico de Cole Porter en “Noche y día”, aquella música de un sentimentalismo de casa
     de discos, la biografía en tecnicolor del Chopín de grandes almacenes que fue Cole Porter.
     Cary Grant, el cínico simpático o el reportero dinámico y violento, según y cómo. Llovía el
     celuloide de Hollywood en las tardes tristes de los años cuarenta, la risa de Doris Day, los
     ojos de Heddy Lamarr (...).
     El cine, el cine, Humphrey Bogart en Casablanca, aquella gabardina con tanta biografía,
     el cuello subido, los ojos enlagunados de historia, el cigarrillo quemado por el paso del
     tiempo. Ingrid Bergman, gaviota en Casablanca, enamorada del hombre de cabaret.
     Salíamos del cine con los ojos arrasados en lágrimas. Queríamos vivir aquellos grandes
     amores. El cine nos daba la dimensión de la vida. Una sensación de exilio. Había historias
     de amor y sangre en los grandes casinos del mundo, pero nosotros estábamos excluidos de
     todo eso.
                                             Francisco Umbral, Memorias de un niño de derechas, Destino.

     a) ¿Cuál es el tema del texto?
     b) Umbral recuerda sobre todo a dos de los grandes mitos de los años dorados de
        Hollywood: Cary Grant y Humphrey Bogart. Señala los rasgos con los que los
        caracteriza.

5. Lee este fragmento de La rosa de Alejandría, de Vázquez Montalbán, y responde a las
   preguntas.
   El detective Pepe Carvalho llega a su despacho:
   – Si me hubiera dejado a mí, jefe, le hubiera salido todo mucho más barato.
   Carvalho acababa de entrar en su despacho, tenía frío en los huesos y una cierta sensación
   de haberse equivocado de día o de año. La voz de Biscuter le parecía un paisaje sonoro sin
   interés y tardó en darse cuenta de que insistía.
   – Y no me diga que un día es un día, pero lo habríamos podido celebrar en su casa de
   Vallvidriera o aquí. Yo tengo unas velas que compré en las rebajas de la cerería de la calle
   de Bisbe. Todo más íntimo, más personal, no sé.
   – ¿Qué hay que celebrar?
   – Jefe, vaya despiste. El fin de año y han telefoneado desde La Odisea. Nos reservan la
   mesa.
   – Fin de año.
   – Mesa para tres: usted, la señorita Charo y yo. Me tendré que poner corbata.
   – A ti te encanta ponerte corbata.
   – A mí la corbata me sienta como la cuerda a un ahorcado. Fíjese que cuello tengo.
   En efecto, parecía el cuello cuidadosamente estrangulado por un verdugo insistente y lento.
   – Además compré unas velas que matan los mosquitos.
   – Aquí no hay mosquitos.
   – Por si acaso. Estaban muy bien de precio. Lo del restaurante, jefe. No me convence. Será
   carísimo y nos darán cuatro porquerías.
   – La Odisea es un restaurante serio. El dueño es poeta.
   – Pues vaya, con el hambre que pasan los poetas.
   Carvalho repasó las llamadas telefónicas anotadas por Biscuter.
   – ¿Quién es este Gálvez?
   – Me ha dicho que es periodista, que se ha visto metido en muchos líos policíacos, que le
   secuestraron los de ETA por no sé qué líos de Sofico y que quiere contarle toda la verdad
   sobre el canal de Panamá.
   – Sobre el canal de Panamá sé lo suficiente.
   – Ha dicho que volvería a llamar.

Literatura española 2º Bachillerato
13


     – Si vuelve a llamar le dices que se ponga en contacto con la oficina de objetos perdidos del
     PSOE. ¿Y este Federico III de Castilla-León?
     – Un majara, jefe. Dice que es el rey legítimo de Castilla-León y que le quieren secuestrar
     los ultras para destronar a Juan Carlos y ponerle a él. Pero no quiere porque es
     republicano. Me parece que se lo he apuntado todo tal como me lo ha dicho.
     – Han soltado a todos los locos esta mañana, por lo visto. Prepárame algo para desayunar.
                                               Manuel Vázquez Montalbán, La rosa de Alejandría, Seix Barral.

     a) Estructura el contenido del texto.
     b) El diálogo está salpicado de notas de humor. Señálalas.

Actividades del tema 17:

1. Lee este poema de Blanca Andreu y responde a las preguntas.
      Así, en pretérito pluscuamperfecto y futuro absoluto
      voy hablando del trozo de universo que yo era,
      de subcutáneas estrellas de sangre
      cazadas por el ángel de la anemia
      en el cielo arterial,
      diciendo leucocitos del alba y río de linfa,
      o bien de lo que quise:
      el ligero Mediterráneo,
      la prohibición de envejecer,
      la gavilla del sueño barbitúrico,
      y sobre todo, sobre todas las cosas,
      Mozart anfetamínico preámbulo de pájaros,
      Mozart en ala y aeropuerto
      arco de violín príncipe o piloto: Mozart el Músico.
                          Blanca Andreu, De una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall, Hiperión.

     a) En cuanto al contenido, ¿cuántas partes aprecias en el poema?
     b) En la primera parte, Andreu compone la mayoría de sus imágenes surrealistas
        acudiendo dos ámbitos de significado. ¿Cuáles son?

2.    Lee los siguientes versos de Diario cómplice (Libro primero, XXV), de García Montero y
     contesta luego a las cuestiones.
          Recuerda que tú existes tan solo en este libro,
     agradece tu vida a mis fantasmas,
     a la pasión que pongo en cada verso
     por recordar el aire que respiras,
     la ropa que te pones y me quitas,
     los taxis en que viajas cada noche,
     sirena y corazón de los taxistas,
     las copas que compartes por los bares
     con las gentes que viven en sus barras.
     Recuerda que yo espero al otro lado
     de los tranvías cuando llegas tarde,
     que, centinela incómodo, el teléfono
     se convierte en un huésped sin noticias,
     que hay un rumor vacío de ascensores
     querellándose solos, convocando
     mientras suben o bajan tu nostalgia.
     Recuerda que mi reino son las dudas
     de esta ciudad con prisa solamente,
     y que la libertad, cisne terrible,

Literatura española 2º Bachillerato
14


     no es el ave nocturna de los sueños,
     sí la complicidad, su mantenerse
     herida por el sable que nos hace
     sabernos personajes literarios,
     mentiras de verdad, verdades de mentira.
          Recuerda que yo existo porque existe este libro,
     que puedo suicidarnos con romper una página.
                                      Luis García Montero, Casi cien poemas. Antología 1980-1995, Hiperión.

         a) Son los últimos versos del «Libro primero» de Diario cómplice, donde el autor
            entreteje una historia amorosa. ¿Es también el amor uno de los motivos de este
            poema? Justifica tu respuesta acudiendo al texto.
         b) En esa historia y en estos versos, hay un «yo» y un «tú»; pero, de acuerdo con el
            texto, ¿es el «yo» real del poeta, es un «tú» real? ¿Son ficticios? ¿Qué crees?
            Expresa tu opinión refiriéndote a los versos.
         c) El poeta abre y cierra el poema de forma recurrente y complementaria. ¿Por qué?
         d) Lo urbano aparece reiteradamente. Indica varios ejemplos en el texto.
         e) El poeta utiliza diversas metáforas. Señala y comenta alguna.
         f) García Montero apenas emplea el adjetivo. Compruébalo en el texto.
         g) Señala y comenta otros rasgos del lenguaje poético (antítesis, personificación...) de
            estos versos, sencillo y directo, pero cargado de lirismo.
         h) García Montero obvia la rima, pero emplea dos metros tradicionales. ¿Cuáles son?
            Mide los versos.

3. Lee este texto dramático y responde a las cuestiones planteadas.
   Al principio de Bajarse al moro, están todos en casa. Llama a la puerta la madre de
   Alberto. Tardan en abrirle.
   ALBERTO.–Mamá, que no. No te enteras. No abríamos porque creíamos que era la policía.
   Por eso.
   DOÑA ANTONIA.–¿La policía? (Esconde el bolso en medio de un gran sofoco que le
   entra). ¡La policía! ¡Que viene la policía!
   ALBERTO.—¡Que no! Que creíamos que era, pero que no era... (Se da cuenta entonces de
   la reacción de su madre). ¿Qué esconde ahí?... A ver... Seguro que ya ha estado otra vez
   con lo mismo. ¡Traiga aquí!
   (Le quita el bolso de un tirón, muy en policía, y ella trata de impedir que vea lo que hay
   dentro).
   DOÑA ANTONIA.–¡No, no, de verdad que no...! ¡Dámelo ahora mismo, que es mío!
   (Abre ALBERTO el bolso y empieza a sacar montones de baberos de niño ante la mirada
   divertida de los demás).
   ALBERTO.–¡Madre! No ve que me va a comprometer si la cogen.
   DOÑA ANTONIA.–Es una enfermedad, hijo, ya te lo ha dicho el médico. Es como el que
   tiene gripe, qué le vamos a hacer. Pruebas que nos manda Dios (...).
   ALBERTO.–(Muy duro). ¡Qué enfermedad ni qué leches!
   CHUSA.–Deja a tu madre, que haga lo que le dé la gana, que ya es mayorcita. No te
   pongas en policía con ella.
   ALBERTO.–Es que me va a meter en un follón. Cualquier día me toca ir a detenerla, fíjate
   el numerito. Vamos a salir en los periódicos.
   JAIMITO.–Como esta (Por ELENA). Le pone la madre anuncios para que vuelva.
   Enséñales la foto, anda.
   ALBERTO.–Además roba cosas que no valen para nada. Ahora le ha dado por los baberos
   ¿Por qué ha cogido todos esos baberos, eh? ¿Es que no tenemos ya bastantes en casa?
   Toda la casa llena de baberos, montones de baberos. Debajo de la cama, baberos. En la
   cocina, baberos.
   En el frigorífico, baberos.
   JAIMITO.–Podíais poner una babería.

Literatura española 2º Bachillerato
15


     ELENA.–¿Y eso qué es?
     CHUSA.–Está de coña. (A ALBERTO, que mira ahora de mala manera a JAIMITO por la
     broma).
     Venga, no le des importancia, que no es para tanto. Y vamos a guardarlos, a ver si van
     a venir y nos detienen por lo que no hemos hecho.
     JAIMITO.–O también podíamos poner una guardería.
     (Coge un babero y se lo pone. ALBERTO se lo quita de un tirón. CHUSA ayuda mientras
     tanto a
     DOÑA ANTONIA a guardar los que se le han caído por el suelo).
                                                    José Luis Alonso de Santos, Bajarse al moro, Cátedra.

     a) En la obra se mezclan el humor y el drama. En este fragmento domina el humor.
        Coméntalo haciendo referencia al texto.
     b) Ante la situación de doña Antonia, Jaimito y Chusa muestran actitudes diferentes.
        Explícalas.
     c) El lenguaje es coloquial. Señala y comenta algunos aspectos.

4. Este pasaje pertenece a Te trataré como a una reina, de Rosa Montero. Léelo y responde
   luego a las preguntas.
   La Bella se encuentra, como otros días, en el cabaret:
   Estaba tonta. Al dar la primera chupada se había metido todo el humo en el ojo izquierdo,
   y ahora le escocía y estaba llorando y se le debía de estar corriendo la pintura. Se sujetó
   las lágrimas con la punta de una servilleta de papel y se fue al retrete a darse agua en el
   ojo y refrescarlo.
   Ahora sí, ahora sí que estoy horrorosa, se dijo Bella, mirándose en el espejo de azogue
   podrido y amarillento. El agua había completado la labor destructiva de las lágrimas y
   tenía toda la mejilla embadurnada de rimmel. Últimamente Bella se pintaba mucho más, y
   se arreglaba con esmero. Últimamente necesitaba estar guapa, para gustar al Poco. Pero
   cada día se veía más fea. Hacía muchos años que Bella no se preocupaba tanto de su físico.
   Había ido envejeciendo aburridamente, sin darse apenas cuenta. Pero ahora se miraba de
   otro modo, y se había encontrado con todos los estragos del tiempo, de repente. Las bolsas
   debajo de los ojos y los párpados caídos, y papada. Dos profundas arrugas en la comisura
   de los labios, allí donde, de joven, tenía unos hoyuelos muy graciosos, y las tetas por la
   cintura. Un cuerpo casi cincuentón, irremediable. Bella se miraba en el espejo y le costaba
   trabajo reconocerse en esa vieja.
                                                  Rosa Montero, Te trataré como a una reina, Seix Barral.

     a) Resume el contenido del texto.
     b) Una frase resume la vida de esta cantante de boleros. Señálala y coméntala.
     c) Rosa Montero describe físicamente a su personaje. Comenta la descripción haciendo
        siempre referencia al texto.

Actividades del tema 18:

1.    Lee este pasaje de El señor Presidente, de Miguel Ángel Asturias, y responde luego a las
     cuestiones.
     El Presidente está firmando un despacho. Un pobre y viejo escribiente al que el déspota
     llama «ese animal» va a secar la tinta y tira el tintero. La tinta se derrama sobre el papel
     que estaba firmando:
     Un timbrazo..., otro..., otro..., pasos y un ayudante en la puerta.
     –¡General, que le den doscientos palos a este ya, ya!– rugió el Presidente; y pasó en
     seguida a la casa presidencial. La comida estaba puesta.
     A ese animal se le llenaron los ojos de lágrimas. No habló porque no pudo y porque sabía
     que era inútil implorar perdón: el señor Presidente estaba como endemoniado con el
     asesinato de Parrales Saniente. A sus ojos nublados asomaron a implorar por él su mujer y

Literatura española 2º Bachillerato
16


     sus hijos: una vieja trabajada y una media docena de chicuelos flacos. Con la mano hecha
     un garabato se buscaba la bolsa de la chaqueta para sacar el pañuelo y llorar
     amargamente. –¡Y no poder gritar para aliviarse!–, pensando, no como el resto de los
     mortales, que aquel castigo era inicuo1; por el contrario, que bueno estaba que le pegaran
     para enseñarle a no ser torpe –y no poder gritar para aliviarse–, para enseñarle a hacer
     bien las cosas y no derramar las tintas sobre las notas –¡y no poder gritar para aliviarse!...
     Entre los labios cerrados le salían los dientes en forma de peineta, contribuyendo con sus
     carrillos fláccidos y su angustia a darle un aspecto de condenado a muerte. El sudor de la
     espalda le pegaba la camisa, acongojándole de un modo extraño.
     ¡Nunca había sudado tanto!... ¡Y no poder gritar para aliviarse! Y la basca2 del miedo le,
     le, le hacía tiritar...
     El ayudante le sacó del brazo como dundo3, embutido en una torpeza macabra: los ojos
     fijos, los oídos con una terrible sensación de vacío, la piel pesada, pesadísima, doblándose
     por los riñones, flojo, cada vez más flojo...
     Minutos después en el comedor:
     –¿Da su permiso, Señor Presidente?
     –Pase, general.
     –Señor, vengo a darle parte de ese animal que no aguantó los doscientos palos.
                                                      Miguel Ángel Asturias, El señor Presidente, Losada.

1 Inicuo: injusto. 2 Basca: náusea. 3 Dundo: tonto.

     a) ¿Cuál es el tema del texto?
     b) Señala algunos rasgos del estilo de Miguel Ángel Asturias.

2. Lee este texto de un cuento de Borges.
   En el relato «Abenjacán el Bojarí, muerto en su laberinto», incluido en la segunda edición
   de El Aleph, de Borges, el rey Abenjacán mata a su primo Zaid para quedarse con un
   tesoro. Huye a Inglaterra con un esclavo negro y un león y construye un laberinto con una
   sola estancia central para que su primo no pueda matarle, como había soñado, y como
   sucedió. O quizás no fuera así, porque hay demasiados enigmas: el laberinto, el tesoro que
   desapareció, el asesino que estaba muerto cuando el asesinato ocurrió...
   En un momento de la historia, los lugareños se extrañan de la construcción de un laberinto.
   Abenjacán decide entonces visitar al rector o párroco de la localidad. Le cuenta que él y su
   primo expoliaron a su pueblo, que se rebeló. Y sigue:
   «...yo alcancé a huir con el tesoro recaudado en mis años de expoliación, Zaid me guió al
   sepulcro de un santo, al pie de una montaña de piedra. Le ordené a mi esclavo que vigilara
   la cara del desierto; Zaid y yo dormimos, rendidos. Esa noche creí que me aprisionaba una
   red de serpientes. Desperté con horror; a mi lado, en el alba, dormía Zaid; el roce de una
   telaraña en mi carne me había hecho soñar aquel sueño. Me dolió que Zaid, que era
   cobarde, durmiera con tanto reposo.
   Consideré que el tesoro no era infinito y que él podía reclamar una parte. En mi cinto
   estaba la daga con empuñadura de plata; la desnudé y le atravesé la garganta. En su
   agonía balbuceó unas palabras que no pude entender. Lo miré; estaba muerto, pero yo temí
   que se levantara y le ordené al esclavo que le deshiciera la cara con una roca. Después
   erramos bajo el cielo y un día divisamos un mar. Lo surcaban buques muy altos; pensé que
   un muerto no podría andar por el agua y decidí buscar otras tierras. La primera noche que
   navegamos soñé que yo mataba a Zaid. Todo se repitió, pero yo entendí sus palabras.
   Decía: “Como ahora me borras te borraré, dondequiera que estés”. He jurado frustrar esa
   amenaza; me ocultaré en el centro de un laberinto para que su fantasma se pierda».
                                                                 Jorge Luis Borges, El Aleph, Seix Barral.

     a) Resume el contenido de la historia de Abenjacán.
     b) En el relato aparecen diversos elementos propios del mundo de la leyenda, de lo
        maravilloso de lo fantástico y de lo esotérico. Señala algunos.

Literatura española 2º Bachillerato
17


     c) En el cuento, Abenjacán, su esclavo y su león aparecerán un día muertos y con la cara
        destrozada. ¿Los mato el fantasma de Zaid? Borges imagina que también pudo haber
        ocurrido lo siguiente: es Zaid quien realmente huye con el tesoro, aunque no se atreve a
        matar Abenjacán. Llega a Inglaterra con el león y el esclavo y construye el laberinto,
        que no es sino una celada para atraer y matar a su primo. Así ocurre. Ordena luego al
        esclavo matar al león y él mismo mata a su sirviente. Destroza las caras de los tres por
        un problema de identidad. A partir de la misma historia, imagina y escribe tú otra
        posibilidad.

Apuntes de clase temas 14,15 y 16:

                Tema 14: LA LITERATURA DE POSGUERRA: LA POESÍA (1939-1975)

Esquema:

     1.    Introducción: principales orientaciones                    4.   La década de los sesenta, la Generación de
           poéticas en todo el periodo.                                    los 50 (o de los 60) o la “Segunda
     2.    La década de los cuarenta o la Generación                       generación de posguerra”.
           del 36. La poesía en el exilio.                            5.   La década de los setenta: los novísimos y
     3.    La década de los cincuenta (la poesía                           otros poetas.
           social.)


1.   Introducción: principales orientaciones poéticas en todo el periodo.

En los años 30, los experimentos vanguardistas habían dado paso a un proceso de rehumanización de la
literatura al que no fue ajeno el agitado contexto social de la época. Comenzó, entonces, la producción de
una poesía comprometida con la realidad, rasgo que se acentuaría en la Guerra Civil. Durante la guerra,
tanto en el bando republicano como en el nacional se desarrolló una literatura de propaganda ideológica.
Esta producción no se destacó por su calidad, a excepción de Miguel Hernández (véase su obra), cuya
obra iniciada antes de la contienda, alcanzó su madurez en estos años.

Esquemáticamente las orientaciones poéticas del periodo del franquismo son:

Años 40            Prosperó una poesía neoclásica de exaltación nacionalista y de evasión. Junto a ella, la poesía
                   existencial o desarraigada y las nuevas propuestas del vanguardismo que conectaban con la poesía
                   de preguerra.

Años 50            Triunfó la poesía social, erigida en arma ideológica y de denuncia de las injusticias.

Años 60            En el llamado grupo de los 50 se reconoció la poesía social anterior, pero además se buscó nuevos
                   caminos estéticos. La poesía se centró en lo individual, aunque relacionado con lo social.

Inicios años 70    En los primeros años de la década de los setenta, la poesía de los novísimos reaccionó contra el
                   realismo de etapas anteriores: proponían una lírica esteticista que a la vez incorporaba la cultura de
                   masas.

Desde 1975 en      Las orientaciones se han multiplicado, pero se aprecia una tendencia a abandonar el esteticismo
adelante           anterior.



2.   La década de los cuarenta o la Generación del 36. La poesía en el exilio.

En los años 40, se registran en España distintas líneas poéticas: dos de ellas predominantes y otras dos
menores:

           a)   Poesía arraigada (en expresión de Dámaso Alonso): Pretenden mostrar una visión serena y
                ordenada del mundo, más que pintar la triste situación del momento. Sus temas son


Literatura española 2º Bachillerato
18


              religiosos, tradicionales, amorosos… En esta línea destacaron: Luis Rosales (La casa
              encendida, 1949), Dionisio Ridruejo, Luis Felipe Vivanco, José García Nieto, Leopoldo
              Panero.
              Los poetas de esta línea se agruparon en torno a dos revistas: Escorial y Garcilaso. Los
              poetas que escribieron en estas revistas literarias defendieron una poesía tradicional,
              clasicista, de “buen gusto” y verso cuidado (el soneto es su estrofa preferida) y ajena a los
              problemas sociales del momento. Sus cultivadores estaban políticamente comprometidos
              con el nuevo régimen, con la cultura oficial del franquismo.

         b) Poesía desarraigada (en expresión también de Dámaso Alonso): Surgió con la intención de
            contar lo humano, la angustia, el sufrimiento del hombre, sus problemas existenciales (en la
            línea de Hijos de la ira de D. Alonso). Frente a la poesía anterior (de esteticismo
            garcilasista), su estilo es directo, desgarrado, antiformalista, ni fría ni evasiva. Anuncia la
            poesía social. Autores: Victoriano Crémer (Poesía total, 1966), Eugenio de Nora, la obras
            primerísimas de Gabriel Celaya y de Blas de Otero… Estos escritores se agruparon en torno
            de la revista Espadaña.

         c)   Al margen de estas dos tendencias mayoritarias, se halla en esta década el movimiento
              poético del “postismo”, que intentó recuperar la línea vanguardista. Autores: Carlos
              Edmundo de Ory, Eduardo Chicharro, Gabino A. Carriedo.

         d) También surgió a mediados de los 40, el grupo Cántico cuya intención fue la de enlazar con
            la poesía de la G-27, con su poesía más pura. Autores: Ricardo Molina, Pablo García Baena,
            Juan Bernier.

(Véase a los poetas de los 40 en la pág. 289: Luis Rosales y V. Crémer)

En cuanto a la poesía en el exilio siguió caminos diversos, pero en las producciones de todos ellos
sobresale, cargado de angustia en una primera época, el tema de España.

(Véase a los poetas en el exilio en la pág. 291: León Felipe, Juan Gil-Albert, José Hierro)


3.   La década de los cincuenta (la poesía social)

Su intención es reflejar el compromiso del poeta con la realidad histórica y denunciar la situación del
momento (la opresión, la injusticia…). Su deseo es ayudar a transformar la sociedad en la que vive. Su
estilo es sencillo y directo, a veces, incluso, prosaico. Por ello el poeta comprometido está mucho más
cerca de las preocupaciones sociales que de las inquietudes estéticas.



(Véase a Blas de Otero en la pág. 290)


4.   La década de los sesenta, la Generación de los 50 (o de los 60) o la “Segunda generación de
     posguerra”

Los autores de este momento no se desentienden de lo social, pero les interesa más lo subjetivo, la
preocupación por el hombre. Se proponen la búsqueda de un nuevo lenguaje poético. Los autores se
agrupan en dos escuelas:



        Escuela de Barcelona: Carlos Barral, Jaime Gil de Biedma, José Agustín Goytisolo.
        Escuela de Madrid: Ángel González, José Ángel Valente, J.M. Caballero Bonald, Francisco
         Brines, Claudio Rodríguez.




Literatura española 2º Bachillerato
19


(Véase características generales de los autores de la Generación de los 50 en la pág. 293).

(Véase a los principales poetas de la década de los 60 en las págs. 293 y 294: A. González, J. Gil de
Biedma, F. Brines, C. Rodríguez, A. Gamoneda).



5.   La década de los setenta: los novísimos y otros poetas

Desde los años 60 se vino gestando un cambio poético que quedó reflejado en la antología de José María
Castellet, Nueve novísimos poetas españoles (1970): en ella se incluye a Pere Gimferrer, Manuel Vázquez
Montalbán, Guillermo Carnero, Antonio Martínez Sarrión, Ana María Moix, José María Álvarez,
Leopoldo María Panero, Félix de Azúa, Vicente Molina Foix. Los novísimos rompieron con el realismo y
abandonaron “el humanismo” literario que veía en la literatura un instrumento de lucha contra las
injusticias.

(Véase características de los novísimos en el margen de la pág. 297 y a P. Gimferrer y G. Carnero en esa
misma pág.).

Otros autores relevantes de estos años pero no incluidos en los Novísimos son: Antonio Colinas, Luis
Alberto de Cuenca, Justo Jorge Padrón (Véase a estos poetas en la pág. 298)

               Tema 15: LA LITERATURA DE POSGUERRA: EL TEATRO (1939-1975)

Esquema:

     1.    Introducción: principales orientaciones                     3.   La década de los cincuenta (el teatro crítico
           dramáticas en todo el periodo.                                   o el drama social).
     2.    La década de los cuarenta (el teatro burgués                4.   La década de los sesenta y setenta (hasta el
           y de evasión). El teatro en el exilio.                           75). El teatro independiente.



1.   Introducción: principales orientaciones dramáticas en todo el periodo.

El teatro español de los años 20 y 30 tuvo un importante desarrollo, con las innovaciones de Valle-Inclán,
Grau o Lorca por ejemplo. Pero la Guerra Civil también supuso una fuerte ruptura en este género.
Durante la contienda se desarrollaron distintas orientaciones dramáticas en la zona nacional y en la
republicana. A partir de 1939, el panorama escénico quedó marcado por el exilio (Aub, Alberti…) y por
la desaparición de dramaturgos que murieron en esos años (Lorca, Valle, Unamuno…)
Esquemáticamente las orientaciones dramáticas del periodo del franquismo son:

Años 40     Tras el dominio inicial de un teatro “nacional” al servicio del a dictadura, se abrieron dos líneas
            dramáticas que triunfaron en los escenarios: la comedia burguesa y el teatro del humor

Años 50     Irrumpe el teatro realista de denuncia de la realidad. También surgen autores con orientaciones
            innovadoras en lo formal y en lo temático (vanguardistas y simbolistas), con muchas dificultades para
            representar sus obras

Años        Diversas líneas teatrales se suceden en estos años (vanguardistas, experimentales, comercial… Surgen
60-75       grupos de teatro independiente.

Desde       Inclinación por un teatro de temas contemporáneos, de estética realista y una moderada renovación
1975        formal.




2.   La década de los cuarenta (el teatro burgués y de evasión). El teatro en el exilio.


Literatura española 2º Bachillerato
20


En los años de la inmediata posguerra, el teatro que domina en España es un teatro dirigido a un público
que entiende la escena como evasión. Es un teatro bien construido, dentro de una concepción dramática
burguesa y con temas burgueses (la infidelidad, los hijos…). A veces plantean problemas morales o
sociales que se solucionan con la visión de la época. Pero sus obras son poco innovadoras y poco críticas
con la realidad socio-político del momento. La censura, la ideología de los autores y su deseo de agradar
no permitían un teatro más renovador.

En esta década el teatro discurrió por dos cauces:

         a) Teatro burgués o de la tradición: prolonga el éxito de autores ya consagrados antes de la
            guerra. Destacan:
            - Jacinto Benavente (“alta comedia”).
            - Adolfo Torrado (teatro burgués realista)
            - Carlos Arniches (comedia costumbrista).
            - Eduardo Marquina (teatro poético y dramas históricos).
            - José Mª Pemán (dramas históricos, obras de tesis).
            - Juan Ignacio Luca de Tena (teatro histórico, obras de tesis), etc
         b) Comedia de evasión: intenta evitar el enfrentamiento con la realidad social de su tiempo,
            refugiándose en la ilusión y el humor para superar los conflictos. Destacan:
            - Enrique Jardiel Poncela (teatro del humor).
            - Miguel Mihura: Tres sombreros de copa, escrita en 1936; estrenada en 1952 (teatro del
                absurdo)
            - Otros dramaturgos del humor: Edgar Neville, J. López Rubio, Víctor Ruiz Iriarte.


(Véase a los dramaturgos de esta década en págs. 310 y 312: Joaquín Calvo Sotelo, Jaime Salom; E.
Jardiel Poncela, M Mihura.)

El teatro del exilio, desarrollado especialmente en México y Argentina desde los años de posguerra,
presenta diferencias estéticas con el cultivado en España. Se incluyeron novedades vanguardistas debido
al interés artístico de sus autores.

(Véase a los autores de teatro exiliados en la pág. 314: Alejandro Casona y otros)

3.   La década de los cincuenta (el teatro crítico o el drama social).

En esta década se rompe especialmente con el teatro tradicional anterior. Es un teatro inconformista, que
presenta temas existenciales (la soledad, la angustia el fracaso) y recoge la problemática social. El autor
que introdujo un cambio y una renovación profunda en el teatro español fue Antonio Buero Vallejo con
su obra Historia de una escalera (1949), nació así el drama realista.

(Véase autores de teatro de esta década en págs. 316 y 317: Alfonso Sastre, Lauro Olmo y sobre todo A.
Buero Vallejo, con sus otras obras)

4.   La década de los sesenta y setenta (hasta 1975). El teatro independiente.

A mediados de los sesenta aparecen nuevos nombres de autores que intentan superar el realismo social
mediante un teatro que en ocasiones busca fórmulas más vanguardistas y experimentales. Distintas
direcciones teatrales se muestran en esta década: teatro social (Buero Vallejo, L. Olmo, J. Martín
Recuerda), t. renovador o experimental (Alfonso Sastre (La taberna fantástica, teatro total), t. comercial
(Alfonso Paso), t. de autor (F. Nieva, A. Gala, J. L. Alonso de Santos)…
 (Véase a A. Gala, F. Arrabal, Nieva y otros – Luis Riaza, Jerónimo López Mozo, José Sanchís
Sinisterra- de estas décadas en la págs. 318, 319)

Finalmente a mediados de los 60, como alternativa al teatro comercial, surgen diversos grupos del
llamado teatro independiente, sobre todo en Barcelona (Els Joglars, La Fura dels Baus, Dagoll Dagom…).
Suele ser un teatro crítico y comprometido con la realidad. Además buscan una renovación total del teatro
y del espectáculo.

Literatura española 2º Bachillerato
21


              Tema 16: LA LITERATURA DE POSGUERRA: LA NOVELA (1939-1975)

Esquema:

     1.    Introducción: principales orientaciones                    3.   La década de los cincuenta (el realismo
           narrativas en todo el periodo.                                  social).
     2.    La década de los cuarenta (el renacer de la                4.   La década de los sesenta y los setenta -
           novela). La novela en el exilio.                                hasta    1975-    (la   renovación     y
                                                                           experimentación).


1.   Introducción: principales orientaciones narrativas en todo el periodo.

La novela española de posguerra arranca con la pérdida de numerosas referencias literarias, motivada por
diversas razones: la muerte de algunos escritores (Unamuno, Valle…) y el exilio de otros (Sender, Ayala,
Aub…), la censura y la imposibilidad de importar textos de autores extranjeros simpatizantes de la
República (E. Hemingway, G. Greene, Malraux…). Además, obras de décadas anteriores que introducían
innovaciones narrativas, como las de J. Joyce, Faulkner o Proust, tardaron en convertirse nuevamente en
lecturas habituales.

Esquemáticamente las orientaciones narrativas del periodo del franquismo son:

Años 40           Son años de ruptura de la continuidad con el pasado reciente, en los que coexisten varias tendencias:
                  la novela nacionalista, el realismo tradicional y el tremendismo, unido en ocasiones, a una visión
                  existencialista.

Años 50           Se incorporan técnicas del objetivismo norteamericano y la orientación preponderante es la novela
                  de compromiso social.

Años 60           Las innovaciones narrativas del siglo XX y la influencia de la novela hispanoamericana se dejan
                  notar en la novela experimental de los sesenta

Años 70 en        La novela de esta época deja ya de responder a rasgos comunes y se caracterizan por la variedad de
adelante          modelos y la multiplicidad de temas.



2.   La década de los cuarenta (el renacer de la novela). La novela en el exilio.

Aunque coexisten varias tendencias, la novela de los años 40 se caracteriza por la presencia de la realidad
como tema literario. Esta actitud, iniciada antes de la Guerra Civil, difiere en unos y otros autores en
función de su perspectiva ideológica.
Tendencias narrativas en los 40:
    a) Novela nacionalista o triunfalista: durante los primeros años del franquismo aparecen novelas
         propagandísticas que exaltan la guerra, el régimen surgido tras ella y sus valores ideológicos.
         Destacan: Javier Mariño (1943) de G. Torrente Ballester y Los cipreses creen en Dios (1953) de
         J. Mª Gironella.
    b) Novela del realismo tradicional: son novelas de carácter tradicional, cercanas a las pautas
         narrativas del realismo decimonónico, aunque a veces no se elude el inconformismo y se busca
         dibujar la triste realidad social de aquellos años. Su tema fundamental suele ser la vida de la
         burguesía. Destacan Mariona Rebull (1944) de Ignacio Agustí, sobre la burguesía catalana;
         ¡Ay…estos hijos! (1943) de Juan Antonio de Zunzunegui.
    c) Novela del realismo existencial: este tipo de novelas intenta ser un reflejo amargo de la vida
         cotidiana. Sus temas habituales son la soledad, la frustración de las ilusiones, el desarraigo de los
         personajes en una sociedad vulgar y miserable y la presencia constante de la muerte. Son en
         definitiva, relatos en los que se muestra el malestar social transferido a la existencia individual.
         Como novelas más representativas destacan: La familia de Pascual Duarte (1942) de C. J. Cela
         (supuso un hito en la historia literaria española, en tanto que inauguró la novela existencial en su

Literatura española 2º Bachillerato
22


         variante más truculenta, la del tremendismo, que hace hincapié en las realidades y conductas
         humanas más aberrantes); Nada (1944) de Carmen Laforet, reflexión acerca del sentido de la
         vida humana y La sombra del ciprés es alargada (1948) de Miguel Delibes.
         (Véase estas novelas en la información del libro de texto y por extensión otras obras de Cela,
         Delibes y Torrente Ballester en las págs. 329, 330, 331 y 332)


En cuanto a la novela en el exilio, sus narradores desarrollaron su obra de forma diversa: desde el
realismo tradicional hasta el vanguardismo. En sus obras reflexionaron sobre España, las secuelas de la
guerra y, poco a poco, van integrándose en sus nuevos entornos sin apenas contacto con el mundo
español.

(Véase los novelistas en el exilio y sus principales obras en la pág. 335: R. Chacel, R. J. Sender, M. Aub y
F. Ayala)

3.   La década de los cincuenta (el realismo social)

En esta década de los 50, la novela se encamina hacia un realismo más objetivo, ideológico y
comprometido. Los autores no buscan crear una literatura de evasión, sino que creen que la novela ha de
tener una función social. Por ello, quieren plasmar en sus obras la penosa realidad de nuestro país y
denunciar la situación del ser humano, para que los lectores tomen conciencia de ellas. Técnicamente esta
novela del realismo social nació bajo la influencia de La colmena (1951) de Cela y de la lectura de
autores norteamericanos y franceses.

Características del realismo social:

        Frente a la narración de acontecimientos ordenados temporalmente, surge la estructura abierta,
         “la antinovela”.
        La figura del héroe se diluye en un protagonista colectivo.
        Se pone el acento en el testimonio y la denuncia social.
        El autor disminuye drásticamente su presencia.
        Las preocupaciones técnicas y formales desaparecen.
        En los diálogos se reproduce el habla popular y coloquial.
        Presencia, a veces, del humor, la ironía y el escepticismo.

Dentro del realismo social se distinguen dos grandes tendencias:

        El objetivismo (o neorrealismo): el novelista “filma” la realidad para que llegue al lector tal y
         como es y sea él quien saque sus propias conclusiones. La obra cumbre de esta tendencia es El
         Jarama (1956) de Rafael Sánchez Ferlosio. Otros autores: Ignacio Aldecoa, Ana Mª Matute,
         Carmen Martín Gaite, Juan Marsé,…
        El realismo crítico: el novelista pretende agitar las conciencias y denunciar las injusticias
         sociales. Ejemplos de esta tendencia son: Duelo en el paraíso (1955) de J. Goytisolo y Nuevas
         amistades (1958) de J. García Hortelano.

(Véase las principales obras y autores de esta década en las págs. 337,338 y339)

4.   La década de los sesenta y los setenta --hasta 1975- (la renovación y experimentación)

A principios de los 60, agotado el realismo social, muchos escritores reaccionan y buscan nuevas formas
narrativas. Aunque sus novelas mantengan la línea de las historias sociales, la preocupación por la forma
adquiere mayor dimensión. La renovación y las innovaciones que se introducen llevan, con frecuencia, a
una narrativa mucho más compleja, con una estructura diferente y que requiere también mayor
participación del lector. Son tres las obras que muestran con mayor claridad los nuevos rumbos de la


Literatura española 2º Bachillerato
23


narrativa española en esta década: Tiempo de silencio (1962) de Luis Martín Santos; Señas de identidad
(1966) de Juan Goytisolo y Cinco horas con Mario (1966) de M. Delibes.

(Véase algunas de las nuevas técnicas de la narrativa de los 60 en la pág. 341 y a los autores más
relevantes de esta década en las págs. 341 y 342: L. Martín Santos, J. Benet, Francisco Umbral y M.
Vázquez Montalbán)

En el primer lustro de los 70, la novela continúa la búsqueda de nuevas formas y el experimentalismo se
lleva al máximo. Sin embargo, algunos autores, asimiladas las innovaciones, descubren el placer de
contar. Así en La verdad sobre el caso Savolta (1975) de Eduardo Mendoza o en La saga/fuga de J.B.
(1972) de G. Torrente Ballester.

Guías de lecturas

          Guía de lectura: La voz dormida de Dulce Chacón Gutiérrez (1954-2003)

La voz dormida (2002) es una novela histórica situada en el periodo posterior a la Guerra Civil
española, que surge de las conversaciones de la autora con las mujeres que, además de perder
una guerra, sufrieron un retroceso en los derechos que acababan de ganar y que, a pesar de ello,
seguían conservando su dignidad, la lealtad hacia sus compañeras y sus ideales intactos. Es una
novela dulce, personal y sencilla que nos retrata la desmoralización, las ideas políticas, la lucha
y la sublevación en pequeños detalles de la vida cotidiana del penal, los miedos pero también la
esperanza y, sobre todo, las relaciones humanas.

1. Sobre la localización del autor y de la obra:
        a) ¿Cuál es el contexto histórico en el que se sitúa la vida de Dulce Chacón?
        b) ¿A qué época literaria pertenece la obra? Caracteriza esa época brevemente.
        c) Sobre la publicación de la obra: dónde y cuándo tuvo lugar este hecho.
        d) ¿En qué género y subgénero literario la clasificas?
        e) Cita otras obras contemporáneas a la obra de Dulce Chacón de diferentes géneros.
        f) Cita otras obras de Dulce Chacón debidamente clasificadas.
2. ¿Por qué crees que D. Chacón tituló su novela así? (el título tiene que ver con un personaje
    de la prisión de Ventas, que afirma que contar su historia es recordar la muerte de los suyos.
    Es verlos morir otra vez). Justifica el título y relata brevemente la trágica historia de este
    personaje.
3. Cuáles son los temas fundamentales de la obra. Cuál es el tono de la novela.
4. La obra se encuentra dividida en tres partes. Señala los capítulos de cada una de ellas, el
    tiempo transcurrido y los hechos acontecidos más destacados.
5. Señala los espacios más importantes donde transcurre la acción narrativa. Caracteriza
    brevemente estos lugares e indica a qué circunstancias están asociados.
6. A lo largo de la narración, cinco mujeres (Hortensia, Elvira, Tomasa, Reme y Josefina)
    cuentan por qué han sido encarceladas. Señala en pocas líneas los motivos que han llevado a
    cada una de las reclusas a la cárcel de Ventas.
7. Benjamín, don Javier Tolosa, doña Celia, don Fernando y doña Amparo, el Peque, Sole,
    Mercedes…, son algunos de los personajes secundarios que conviven con los protagonistas
    y forman parte de sus vidas. Según tu opinión, ¿cuál crees que tiene más peso específico en
    la novela? ¿Por qué?
8. A lo largo de la narración se hace referencia a varios personajes históricos que tienen
    relación con el periodo que se abarca. Cita algunos de estos personajes, como por ejemplo
    Las trece Rosas.
9. Cuenta brevemente cómo es el final de las historia personales de Pepita y el de Elvira
    (desde que detienen a Paulino-Jaime Alcántara- el Chaqueta Negra) y define a estas dos
    mujeres.
10. Explica los siguientes términos y expresiones, según el sentido que tienen en la obra: “La
    Pepa”, “echarse al monte”, “aceite de ricino”, “el mareo”.
Literatura española 2º Bachillerato
24


11. ¿Dónde iban los novios, en el Madrid de la inmediata posguerra, a besarse y abrazarse? ¿Por
    qué lo hacían
12. Cuenta brevemente la escena del besapié del niño Jesús ocurrida en la galería 2 de la prisión
    de Ventas.
13. ¿Qué función hacían doña Celia y su sobrina, a ocultas en el cementerio, después del
    fusilamiento de los presos sentenciados?
14. El libro está escrito en un lenguaje sencillo y lleno de sensibilidad. Abundan los enunciados
    (oracionales y no oracionales) simples y cortos, el diálogo directo que transmite dinamismo
    a la acción, las anticipaciones de hechos futuros, las recurrencias continuas… Pon ejemplos
    de estos aspectos estilísticos.


                         MODELO EXAMEN GLOBAL 3ª EVALUACIÓN

Las letras, el alfabeto, la escala de las vocales, el niño, a la sombra de la madre, pájaro ligero por el
árbol de la gramática. Salta, va, viene, se equivoca de rama, vuelve a saltar, dice la a, la e, ríe con la i,
se asusta con la u, vive.
Por ahí empieza la historia, hijo, empieza la cultura, el mundo de los hombres, ese juego largo que
hemos inventado para aplazar la muerte. Las letras, insectos simpáticos y tenaces, juegan contigo como
hormigas difíciles. Estás empezando a pulsar las letras, las teclas de un piano que resuena en cinco o
diez mil años de historia.
Cada letra tiene un eco de lenguajes pasados, de idiomas milenarios, que tú despiertas inocentemente,
como cantando dentro de una catacumba. Eres el paleontólogo ingenuo de nuestro mundo de
jeroglíficos. Somos tus antepasados remotos, esfinges egipcias, dioses griegos, estatuas etruscas,
dialectos nubios. Me siento –ay– más del lado de la Antigüedad que del lado de tu vida reciente. Se me
incorpora una cultura de siglos que contempla impávida, fósil, tu pajareo alegre por sobre las losas del
pasado. Cada letra es una losa que pisas, cada palabra es una tumba. Estás jugando en el cementerio,
como los niños de aquella película, porque las palabras son cadáveres, enterramientos, embalsamientos
de cosas. Tú, que eres todavía del reino fresco de las cosas, te internas ahora, sin saberlo, en el reino
sombrío de las palabras, de los signos.

                                                                              Francisco Umbral, Mortal y rosa.


CUESTIONES

1.   Haga un comentario de texto del fragmento que se propone contestando a las preguntas siguientes:
     a) Enuncie el tema del texto (0,5 puntos); b) detalle sus características lingüísticas y estilísticas más
          sobresalientes (1,25 puntos); c) indique qué tipo de texto es (0.25 puntos).
2.   Redacte un resumen del contenido del texto. (1 punto)
3.   Elabore un texto argumentativo sobre por qué los jóvenes suelen preferir los medios audiovisuales a
     la lectura de libros como fuente de información. (1 punto)
4.   Analice sintácticamente: (1,5 puntos)
     Se permitía saltar encima de un sofá desvencijado al que llamábamos el pobre sofá.
5.   Indica la clase de palabra o categoría gramatical a que pertenecen escandalizar e invulnerables,
     establece su estructura morfológica e indique mediante qué proceso de formación de palabras se ha
     formado cada una. (1 punto)
6.   La poesía española de posguerra de la década de los 40. (1,5 puntos)
7.   El teatro español de posguerra de la década de los 50. (1 punto)
8.   Sobre La voz dormida de Dulce Chacón: cuenta brevemente cómo es el final de las historia
     personales de Pepita y el de Elvira (desde que detienen a Paulino) y define a estas dos mujeres. (1
     punto)




Literatura española 2º Bachillerato
                                                                                                        25



        EXÁMENES DE SELECTIVIDAD (cursos 06-07, 07-08, 08-09, 09-10, 10-11 y modelo 11-12)

Cuestiones de análisis sintáctico (4a)

       Si usted lo ignora, señor don Diego, no finja que lo sabe.
       No se sorprenderán si les digo que el turismo es una de nuestras primeras industrias.
       Se incorpora una cultura de siglos que contempla impávida tu pajareo alegre.
       Lo cierto es que el lenguaje se está originando cotidianamente desde la onomatopeya.
       Tú no los tienes porque sabes muy bien cuál es tu origen.
       Es la hija la que tiene que dedicarse a cuidar a los padres ancianos o enfermos.
       Toma el volante, niño, porque tu papá nos va a estrellar en la cuneta del camino.
       Se añade que el uniforme acabaría con la comparación entre los alumnos.
       “Todas las pompas son fúnebres”, decía Ramón Gómez de la Serna con humorismo funerario.
       Cada día se soportan picos de ruido que superan con creces el límite tolerable.
       Por eso la revista denunciaba un sistema de valores que sacraliza las cosas y desprecia a la gente.
       La CEACCU estima que una etiqueta alimentaria necesita ocho minutos para ser leída y
        comprendida.

Cuestiones de análisis morfológico (4b)

       Analice la estructura morfológica de negociadora y de multinacional e indique la categoría
        gramatical o clase de palabras a la que pertenece cada una.
       Determine la clase de palabras o categoría gramatical a que pertenecen inseparables y
        apasionamiento, e indique su estructura morfológica.
       Analice la estructura morfológica de trabajadoras y de desigualdad, e indique la categoría
        gramatical o clase de palabras a la que pertenecen.
       Analice la estructura morfológica de apoliticismo y de enturbiar, e indique a qué categoría
        gramatical o clase de palabras pertenece cada una.
       Analice la estructura morfológica de destronar y hospitalización, e indique el proceso de
        formación de palabras que ha tenido lugar en cada caso.
       Analice la estructura morfológica de pelucones y de escaseces, e indique a qué categoría
        gramatical o clase de palabras pertenece cada una.
       Analice la estructura morfológica de taladradora y despegando e indique a qué categoría
        gramatical o clase de palabras pertenece cada una.
       Indique a qué categoría gramatical o clase de palabras pertenece nutricional, analice su
        estructura morfológica y señale a qué proceso de formación de palabras responde.

Cuestiones de carácter léxico-semántico (4c)

       Explique el concepto de sinonimia. Proponga un sinónimo de aflicción y otro de obstinarse
        según el significado que tienen en el texto.
       Explique el significado que tienen en el texto las palabras impávida y sombrío.
       Explique el concepto de sinonimia. Proponga un sinónimo de sangre y otro de gozar (gozarías)
        según el significado que tienen en el texto.
       Explique el significado que tienen en el texto colocar parientes y a cara descubierta.
       Defina el concepto de sinonimia e indique un sinónimo de pandilla y otro de atañe según el
        significado que tienen el texto.
       Explique el significado que tienen en el texto las expresiones entierro de medio pelo e
        hipertrofia de una celebridad.
       Explique el concepto de antonimia e indique un antónimo de permisiva y otro de ruidoso.
       Explique el significado que poseen en el texto las expresiones tejes y manejes y sacraliza.




Literatura española 2º Bachillerato

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:36
posted:9/5/2012
language:Latin
pages:25