Docstoc

HONDURAS: Se Viol� la Constituci�n para Sacar al Presidente Zelaya

Document Sample
HONDURAS: Se Viol� la Constituci�n para Sacar al Presidente Zelaya Powered By Docstoc
					
				
DOCUMENT INFO
Description: No existe duda alguna que el d�a 28 de junio se perpetr� un Golpe de Estado, porque se desconoci� al titular leg�timo del Poder Ejecutivo y se le expatri� violentamente, rompiendo, con ello, la integridad del Estado mismo. Por una ficci�n planteada por la misma Constituci�n (Art. 375), �sta no pierde su vigencia ante ning�n atentado, proveniente de la fuerza bruta o de maquinaciones pol�tico- jur�dicas; por ello, est� vigente a pesar del Golpe de Estado. Lo in�dito es que el Golpe de Estado fue producto de una conspiraci�n de todos los Poderes y dem�s �rganos del Estado, la dirigencia empresarial, la dirigencia de los Partidos Pol�ticos (excepto UD), y algunos dirigentes religiosos y de la sociedad civil. Se puso al descubierto que el poder p�blico y el poder f�ctico est�n gran�ticamente unidos y est�n convencidos de que pueden actuar con impunidad. Por lo que no debe sorprender que hayan conspirado inescrupulosamente contra el pueblo, contra la democracia, contra la historia y contra la raz�n. No les preocup� la crisis que podr�a generarse, a nivel nacional o regional; tampoco las reacciones de la comunidad internacional; menos les import� el futuro del pa�s. Pudo m�s el odio, la intransigencia, la intolerancia, la obcecaci�n; se rindieron ante la sensaci�n de impunidad que dispensa el ejercicio arbitrario del poder. Por ello, no aparece por ninguna parte la inteligencia, la imaginaci�n y la perspicacia, que tan �tiles son en las conspiraciones; en su lugar, se destaca la torpeza, la simpleza y la abundancia de nader�a. Por eso, la conspiraci�n result� un rotundo y estrepitoso fracaso. Por lo anterior, cualquier soluci�n a esta tragedia nacional pasa necesariamente por una reconstrucci�n del pa�s, que implique la renovaci�n de la institucionalidad, la construcci�n de una nueva cultura pol�tica, caracterizada por la participaci�n activa y directa del ciudadano en la soluci�n de los problemas que le conciernen, establecer las reglas que regular�n la nueva gobernabil