EL ROL DEL JUEZ EN EL CPPBA

Document Sample
EL ROL DEL JUEZ EN EL CPPBA Powered By Docstoc
					             “LA CARRERA JUDICIAL”
     Organización, Acceso, Exigencias, Misión,
           Mandamientos y Anécdotas
                              Esteban Ignacio Viñas
                  I CONGRESO DE JOVENES PROFESIONALES
                 Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la
    Universidad de la Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino
                       Mar del Plata, 18 de junio de 2011
_____________________________________________________________________________

                                I.- INTRODUCCION:

1.- Agradezco en primer lugar a la Universidad FASTA y en especial, al coordinador
de este ciclo, Dr. Silvano Penna por honrarme con la invitación para venir a dar
una Charla sobre la Función Jurisdiccional y la Carrera Judicial.

2.- Voy a intentar abordar tan vasto tema, no como un jurista ni maestro del
Derecho, porque no tengo esa condición, sino partiendo de la formación que he
recibido en mi vida familiar –de lo que no puedo desprenderme pues soy nieto e hijo
de jueces- y en la Universidad, a lo que trataré de sumar la experiencia que me ha
tocado vivir personalmente en el Servicio de Justicia, desde que ingresé al Poder
Judicial como empleado de más bajo rango en 1981 hasta el día de la fecha en que
me desempeño como Juez de Cámaras.
       Asimismo aclaro que esta exposición se construyó en base de una
conferencia dictada (y no publicada) –sobre algunos puntos en común a los que me
fueron requeridos- en el año 2002 por Raúl Horacio Viñas a la que le he añadido
aportes personales y otras referencias bibliográficas.
       Para ello abordaré esta materia desde tres ángulos diferentes:
       1º) La Organización de los Poderes Judiciales en nuestro país y en la
Provincia de Buenos Aires y ¿cómo es el ingreso a ellos?
       2°) ¿Qué exigencias nos imponen la Constitución Nacional, los Pactos
Internacionales y la Constitución de la Provincia de Buenos Aires acerca del modo
como se debe prestar el Servicio de Administración de Justicia?
       3º) ¿Cuáles son las Exigencias Éticas de los Miembros del Poder Judicial, y,
finalmente ¿qué espera la Sociedad de sus Jueces (misión y mandamientos)?.

II.-Organización del Poder Judicial de la Nación y la Provincia de Buenos Aires
              e ingreso al mismo según las jerarquías funcionales:

   1.) Organización:

    La carrera judicial es el derrotero que siguen quienes ingresan en el Poder
Judicial y van ascendiendo por los distintos cargos jerárquicos hasta llegar a
concursar y ser designados, como Secretarios, Fiscales, Defensores, Asesores o
Jueces en sus distintos niveles.
    En el ámbito federal la ley nacional n° 4.055 y modificatorias, y en el ámbito
bonaerense la ley n° 5.827 y modificatorias, organizan estructuralmente su Poder
Judicial. A su vez, en ambas jurisdicciones, existen también las leyes n° 24.946
(nación) y n° 12.061 (provincia) que estructuran los respectivos Ministerios Públicos
(Fiscalías, Defensas y Asesorías).
    En cuanto a los organismos jurisdiccionales, en ambas, pueden observarse la
separación de la función por materias o fueros: Civil y Comercial (en nación
separados, no así en provincia), de Familia, Laboral, Contencioso Administrativo y
Penal; anadiéndose en el ámbito nacional fueros especiales en materia tales como:
Seguridad Social y Previsiónal y Penal Económico. En ambos casos, la materia
agraria o rural queda absorbida por el fuero laboral.
    En materia penal, si bien se observa similitudes en ambas jurisdicciones, en
cuanto a la existencia de Cortes Superiores, Tribunales o Cámaras de Casación y
Cámaras de Apelación, como así también la distinción en los organismos de juicio:
jueces unipersonales para lo correccional y tribunales colegiados para lo oral y,
finalmente, la existencia de organismos especiales para la ejecución de las penas;
hay una diferencia sustancial en materia de instrucción de sumarios o encuesta
preliminar, por cuanto mientras en lo Federal la hacen los Jueces de 1ra. Instancia,
en la provincia de Buenos Aires la hacen los fiscales y sólo intervienen para decidir
cuestiones de mérito o cuando se afecta una protección constitucional de algún
justiciable, los Jueces de Garantía.
    En ambas jurisdicciones existe además la Justicia de Responsabilidad Penal
Juvenil y de Faltas Municipal, ésta última reglamentada por las respectivas leyes
orgánicas.
    Asimismo, en la Provincia de Buenos Aires, en aquellos partidos donde no hay
creados órganos jurisdiccionales, existen los Juzgados de Paz de Letrado para
atender los asuntos de menor cuantía.

    2.) Ingreso:
    2.1.) Para ser Juez, Fiscal, Defensor o Asesor de Incapaces: en ambos casos
se requiere participar de un concurso de oposición y antecedentes, ante los
respectivos Consejos de la Magistratura, a donde los postulantes deben presentar
sus currículum, acreditar el título de abogado, la antigüedad en la profesión o
función, domicilios y certificaciones de buena conducta o falta de antecedentes
penales que son exigidos constitucionalmente. Luego deben aprobar los exámenes
de aptitud técnica y pasar satisfactoriamente las examinaciones médica y
psicológica.
    Las diferencias de ese proceso de selección en ambas jurisdicciones estriba en
que, por un lado, en el ámbito federal se formula un ranking pre examen en función
de los antecedentes curriculares de los candidatos que luego se computa en la
corrección del examen y, por el otro, el modo del examen y las oposiciones que
pueden darse posteriormente –en el ámbito federal suelen hacerse audiencias
públicas.
    En ambos casos, finalizadas las examinaciones el Consejo eleva una terna al
Poder Ejecutivo y el Presidente o el Gobernador opta de entre los tres candidatos
seleccionados a quien le elevará el pliego al Senado.
    En el Senado (Nacional o Provincial) los legisladores pueden abrir un período de
oposiciones públicas o privadas, pedir informes y explicaciones y suelen
entrevistarse con el candidato propuesto por el Poder Ejecutivo.
    Una vez obtenido la aprobación legislativa el Poder Ejecutivo conforma la
designación por Decreto. Tras la firma de este acto administrativo, las Cortes
disponen el juramento, acto a través del cual recién el juez puede tomar posesión
de su cargo.
    Dos situaciones especiales: a) los jueces suplentes: que no tienen jurisdicción
territorial y los jueces subrogantes en el ámbito federal, donde vienen designándose
a Secretarios. En este último supuesto son magistrados ad-hoc que no han tenido
el proceso de designación constitucional porque los designa la corte ante




                                                                                   2
situaciones de emergencia, pero, en mi modesta opinión, afectando la garantía del
juez natural.

   1.2.) Para ser Secretario o Auxiliar Letrado: se requiere ser abogado y son
propuestos por el titular del órgano jurisdiccional o dependencia (fiscalía,
defensoría, asesoría) donde habrán de cumplir su función de fedatarios.
Dependiendo de la discrecionalidad del titular del órgano, hay lugares en donde se
hacen concursos de antecedentes y examen y lugares donde simplemente el/a
candidato/a son designados sin más recaudo previo que la voluntad del titular de la
dependencia.

    1.3.) Empleados: en la Provincia de Buenos Aires se requiere que tengan
aprobado un examen de ingreso que dispone y toma el Instituto de Estudios
Judiciales dependiente de la Suprema Corte de Justicia, sobre cuestiones generales
de derecho constitucional, jurisdiccional y procesal y mínimos conocimientos
informáticos.
    Se eximen de ese examen los abogados titulados.
    Usos y costumbres: sucede que en los juzgados de cualquier fuero existen
estudiantes pasantes (antes llamados meritorios) que realizan prácticas no rentadas
–por plazo de 6 mese a 1 año renovables- lo que permite evaluar su futuro
rendimiento. Esto es utilizado por los titulares de los organismos como prueba
previa para designar empleados, pues cuando se verifica que el a candidato/a se
desempeña bien, si reúne las condiciones reglamentarias exigidas (examen de
aptitud y condiciones de salud y ausencia antecedentes penales) luego, ante una
vacante, se lo designa.
    Debido a la plétora profesional –originada por el exceso de Facultades de
Derecho que existen en el país- hay muchos abogados trabajando como empleados.


III.- Exigencias de la CN, los Pactos Intern. y la CPBA acerca del desempeño de
                             la función jurisdiccional?

        Básicamente, la carrera judicial, además de constituir una de las
incumbencias o ámbitos del ejercicio de la profesión del abogado, es el camino que
recorren las personas que integran el Poder Judicial, quienes prestan el SERVICIO
ESENCIAL de Administrar Justicia y que son no sólo los Magistrados (jueces), sino
también los Funcionarios (fiscales, defensores, secretarios, etc.) y empleados que
forman parte de sus equipos de trabajo.
        No obstante la diversidad de funciones y jerarquías que existen dentro el
Poder Judicial, por la naturaleza del servicio que debe prestar: resolver los conflictos
de intereses y derechos que aquejan al pueblo garantizando la observancia de las
normas constitucionales y procedimentales vigentes, entiendo que, a los fines de esta
charla, todos sus integrantes deben aspirar a reunir las cualidades éticas que se
exigen para ser Juez, por lo que al referirme a El estaré aludiendo también a lo que
deben ser sus colaboradores y demás funcionarios y empleados que intervienen en
un litigio cualquiera.
        En función de esta metodología, voy a empezar por dar una definición, que
intentaré justificar a lo largo de esta charla acerca de lo que debería ser este
Servidor Público para que en una sociedad reine la ley y la paz.
        Juez es el ciudadano que reuniendo las condiciones que marcan las
Constituciones Nacional y Provincial, ha sido investido del PODER Y EL DEBER de
impartir justicia en un caso concreto, esto es de DECIR EL DERECHO aplicable a
un conflicto que le ha sido sometido a su decisión, sea entre PARTICULARES o



                                                                                      3
ENTRE ESTOS y LA SOCIEDAD y EL ESTADO, tutelando que el procedimiento se
realice bajo la observancia estricta de las garantías que aquellas prevén.
       Tanto la Const. Nac. como la Pcial. exigen en todo juez, y especialmente en el
Penal- por estar dotado su imperio de la potestad de imponer las peores sanciones
que afectan bienes que las mismas cartas magnas protegen (La libertad
ambulatoria, la propiedad, las capacidades y potestades personales)- las siguientes
condiciones que deben subsistir durante todo su desempeño, de modo tal que si
en algún momento del proceso estuvieran ausentes, lo obligan a apartarse del
conocimiento del caso:

1) Debe ser el Juez Natural de la Causa:
       Nuestro régimen constitucional y procesal, aseguran a todo ciudadano que
en caso de ser sometido a proceso, ello será ante Juez Natural (conf. C.N., 18 y 75
inc. 22; CPBA, 15; D U.D.H., 10; C.A.D.H. Ley 23.054, 8.1 y 6.1; P.I.D.C. y P. Ley
23.313, 13.1 y 14.1 y CPP, 1, 47 y cctes.), lo que, en palabras Julio Maier1 alude al
que es designado por los mecanismos constitucionales, con anterioridad al hecho y
a cuya jurisdicción (tanto por territorio, como por materia y turno, si
correspondiere) se deba someter el juzgamiento del hecho.
       Con esta garantía se busca evitar que se pueda “…manipular el tribunal
competente para el enjuiciamiento…” (op. cit., pág. 768) rechazándose de ese modo,
la posibilidad de que se creen comisiones especiales (ajenas al poder judicial), se
pretendan utilizar jueces designados luego de ocurrido el hecho y/o se intente
provocar la intervención de magistrados de extraña jurisdicción.
       El nombrado procesalista, cita en apoyo de su postura, el criterio
reiteradamente expuesto por el máximo Tribunal Nacional, conforme al cual “…la
garantía de los jueces naturales tiene por objeto asegurar una justicia imparcial, a
cuyo efecto prohibe sustraer arbitrariamente una causa a la jurisdicción del
juez que continúa teniéndola para casos semejantes, con el fin de atribuir su
conocimiento a uno que no lo tenía, constituyendo de tal modo, por vía
indirecta, una verdadera comisión especial disimulada. La primera parte de la
cláusula constitucional en cuestión establece el principio de que nadie puede ser
juzgado por comisiones especiales al margen del Poder Judicial; la segunda refuerza
ese principio, eliminando la posibilidad de que tal prohibición sea violada
indirectamente en la forma expresada…” (C.S.J.N.., Fallos t 234 p. 482)
       A consecuencia de este principio, el apartamiento del juez natural de una
causa, sólo puede resultar posible cuando se haya acreditado inequívocamente
alguna de las causales de excusación previstas en la ley del rito (CPP, 24), las que
deben ser interpretadas de un modo restrictivo (CSJN en E.D. t. 1-113).

2) Debe ser Imparcial y Objetivo: Ecuánime

          La imparcialidad impone al juzgador el deber de evitar tomar parte por los
sujetos del proceso, ya sea mediante prejuicios -a favor o en contra- de ellos, o
estando involucrado o comprometido con sus intereses, o vinculado personalmente
a ellos2.

         “La imparcialidad o ecuanimidad, que no es otra cosa que la ausencia de
prejuicios en el juzgador (Werner Goldschmidt, ‘Introducción filosófica al Derecho’,

1
  Julio Maier “Derecho Procesal Penal, Tomo I Fundamentos”, Editores del Puerto S.R.L, 1.996
págs. 763/5.
2
  Cfr. voto del Dr. Mahiques al que adhirieron los Dres. Borinsky y Natiello, TCPBA, Sala III,
C. 12.839, del 26-5-2005



                                                                                                 4
Depalma, Bs. As., 1976, p. 320), apunta, junto con el principio de independencia del
órgano jurisdiccional de los demás poderes del Estado (Alberto Bovino,
‘Imparcialidad de los jueces y causales de recusación no escritas en el nuevo Código
Procesal Penal de la Nación’, ‘L. L.’ t. 1993-E, p. 566) a lograr un debido proceso con
objetividad, independencia y confianza del justiciable, realizador de los valores
jurídicos de certeza, seguridad, libertad y justicia …”.
         Hay que advertir también que: “…Todas las concepciones sobre la
jurisdicción, o sea tanto las que la consideran como una actividad del Estado
destinada a la resolución de controversias, como las que la entienden como un
accionar garantizador de la observancia de las normas vigentes, coinciden en que
hace a su esencia de actividad sustitutiva de la venganza privada, el ser
ejercida por un tercero imparcial en la contienda o reclamación (ver Eduardo
B. Carlos, ‘Jurisdicción’, en ‘Enciclopedia Jurídica Omeba’, Bs. As., t. XI, págs. 540 y
544; Manuel Serra Domínguez, ‘Jurisdicción’ en ‘Nueva Enciclopedia Jurídica',
Editorial Francisco Seix, Barcelona, 1971, t. XIV, págs. 394, 397, 400 y 402).”
          “… Las Leyes Fundamentales de la Nación y de la Provincia han conferido
esa función a un poder independiente, cuyo elementos dinámicos son los jueces (arts.
108 y sigts. de la Carta Magna federal; 166 y correlativos de la Constitución
bonaerense). Los ministerios públicos cumplen una función esencial de investigación,
defensa y postulación; pero no son los órganos encargados de resolver los casos con
imparcialidad y con ajuste a la legalidad vigente. De ahí su implantación
constitucional independiente (Constitución Nacional, art. 120; ídem de la Provincia,
art. 189). La autonomía del Poder Judicial finca, precisamente, en la
posibilidad de decir el derecho sin otra cortapisa que no sea la que surja de
la propia ley ...”3

      En virtud de esta exigencia constitucional los Códigos Procesales Civiles y
Penales, tanto de la nación como de la provincia de Buenos Aires, regulan causales
de excusación, en la que se describen circunstancias concretas que pueden afectar
la imparcialidad del juzgador:

1) Haber emitido opinión sobre las cuestiones de fondo a decidir, tanto como juez
como Fiscal o Defensor (en estos últimos casos por sus trabajos técnicos); 2) que
intervenga como parte algún pariente dentro del 4º grado de consanguinidad o 2do
de afinidad; 3) ser pariente en esos grados de algún interesado, defensor o
mandatario; 4) tener él o sus parientes interés directo en el proceso; 5) tener él o
sus parientes pleito pendiente con anterioridad, sociedad o comunidad con alguno
de los interesados; 7) ser él, su cónyuge, padre, hijos o persona que conviva con él,
acreedor, deudor o fiador de alguno de los interesados; 8) si antes de empezar el
proceso hubiese sido acusado o denunciado por alguno de los interesados o
acusador o denunciante contra ellos, salvo que ya exista armonía, 9) si antes del
proceso le promovieron jury y fuere admitido; 10) si ha dado consejos o manifestado
extrajudicialmente algo sobre el caso; 11) amistad íntima o enemistad manifiesta
con alguno de los interesados ; 12) haber recibido él o sus parientes beneficios o
dádivas; 13) si median circunstancias que por su gravedad afectan su
independencia o imparcialidad.

3) Debe ser el custodio del cumplimiento de las reglas que las mismas C.N, Los
Pactos Internacionales y la CPBA imponen para el juzgamiento, especialmente

3
  (Del voto del Dr. Horacio Piombo al que adhirió el Dr. Natiello (mayoría), TCPBA, Sala I,
18/06/02, C. n° 1.092, “Aznar, Claudio Miguel s/ recurso de casación”)




                                                                                          5
en lo referente al cumplimiento efectivo y en todo momento, de las garantías
de defensa en juicio y del debido proceso legal:

       1) En especial, para la aplicación de la ley penal se requiere el juicio previo
(CN 18). Juicio y sentencia son aquí sinónimos, pues la sentencia de condena es el
juicio del Tribunal que al declarar la culpabilidad el imputado determina la
aplicación de la pena. La reacción penal no es inmediata al delito sino mediata,
luego de un proceso legal (nulla poena sine procesu)
       2) Y el juicio previo requiere el cumplimiento de garantías constitucionales
para el justiciable: no se trata de cualquier procedimiento sino del determinado
por la constitución y la ley y acorde a sus seguridades individuales: juez
natural e imparcial, inviolabilidad de la defensa en juicio, tratamiento del
procesado como inocente, incoercibilidad del imputado como objeto de
prueba, inviolabilidad del domicilio y de la correspondencia epistolar, juicio
público.
       Estado de Inocencia: el imputado es inocente durante la sustanciación del
proceso hasta que una sentencia definitiva y firme lo declare culpable
       Consecuencias: Ppio In dubio pro reo. Ppio subrogatorio de la prueba, sólo la
certeza puede destruirli (CPPBA 1º)
       Onus Probandi: la carga de la prueba no le compete al imputado sino al
Fiscal: el imputado no es objeto de prueba y no se lo puede coaccionar (declaración
juramentada, apremios torturas, intervención sobre su cuerpo sin su
consentimiento, etc..).
       Ello se extiende a las esferas de su intimidad: allanamiento de morada e
intervención de correspondencia epistolar y papeles privados, cuando de las
llamadas telefónicas
       El proceso penal no cumple sus fines de cualquier modo, sino
respetando la constitución y la ley (Principio de Superioridad ética del Estado)
       El trato de inocente implica también que las medidas de coerción personal
(detención y PP) requieren un juicio serio de probabilidad (semiplena prueba de la
materialidad y sospecha seria de autoría) y su mantenimiento en prisión durante el
curso del proceso es excepcional y sólo se justifica cuando se acredita peligro
procesal, esto es, que pudiera obstruir la investigación de la verdad o frustrar una
eventual sentencia de condena. Además la duración de la prisión preventiva tiene
que ser proporcionada tanto a la pena en expectativa cuando a la duración del
proceso.
       Aquí Los pactos internacionales incorporados a nuestro sistema
constitucional (CN 75 inc. 22) exigen que el proceso llegue a su término en tiempo
razonable y sin dilaciones indebidas (CADH 8, nº 1, 7.n 5 PIDCP 14 nº 3 CPBA 15:
tutela judicial actual y efectiva, juzgamiento en tiempo razonable que le permita al
justiciable (imputado y víctima) obtener una decisión definitiva sobre el hecho.
       3) Durante el proceso es inviolable la defensa de la persona y de sus
derechos (CN 18, CPBA 15, PIDC y P 14, CADH 8).
       Esto comprende: a) el derecho a ser informado claramente y sin
ocultamientos de evidencias de los hechos y la prueba por los que se lo incrimina;
b) a ser oído con las garantías de no estar obligado a declarar contra sí mismo; c) a
estar presente en todas las diligencias de prueba y carearse con los testigos de
cargo; d) a ofrecer las propias; e) a contar con asistencia técnico jurídica; f) a alegar
sobre la prueba producida antes que el órgano jurisdiccional decida en definitiva; g)
a recurrir las decisiones que le fueren adversas; h) a que con motivo de los recursos
que hace no se lo perjudique en la instancia superior cuando la fiscalía no impugnó
un fallo (reformatio in peius); i) a que la sentencia se sustente3 sólo en los hechos
materia de acusación por los que fue intimado (deber de congruencia enttre



                                                                                       6
sentencia y acusación); j) a no ser juzgado más de dos veces por un mismo hecho
(nen bis in idem) etc.

IV.- El Juez, Las Normas de Ética. ¿Qué espera de él la Sociedad?

        Muchísimo...Más que de cualquier otra función pública, desde que toda
persona aspira a verse protegida eficazmente en sus derechos, y abriga la legítima
esperanza que un Poder Independiente de las pasiones, tenga la aptitud e
integridad para hacerlo (art.10 de la Declaración Universal de Derechos Humanos
de las Naciones Unidas de 1958)
        De allí que toda sociedad civilizada, tiene el deber y el derecho de exigirles
dos cosas: 1°) Que desempeñen muy bien su oficio, porque es de una dignidad tan
alta, que roza lo sagrado; 2°.) Que no sólo logren Ser, sino además Parecer muy
buenos jueces, ante litigantes y público en general, ya que ello contribuye a realizar
dos fines del Derecho: afianzar la Justicia e instaurar la Paz Social.
        No podemos olvidar que todo Juez probo, es cimiento o sillar del edificio de la
República!
        Desde muy antiguo los más grandes pensadores en Filosofía, Derecho y
Política, han recomendado muy exigentes cualidades en los jueces a designar, y
han procurado inspirarlos en altas metas morales e intelectuales, resguardándolos
con fuertes garantías e inmunidades en su imparcial desempeño.-
        En la Provincia de Bs. As. no hay aún un Código de Etica de Magistrados y
funcionarios (aunque sí hay un proyecto en la Legislatura), por lo que recurriré a
algunos precedentes, antiguos y modernos, de Cánones o Normas de Ética
Judicial-algunos plasmados en constituciones o leyes-otros emanados de usos y
costumbres tribunalicias perennes, reforzando de tanto en tanto las ideas, con las
imágenes de los brochazos que con muchas conductas de vida, se plasmaron los
retratos de Jueces ponderados, a quienes es honroso imitar.
        °Ya para Sócrates, el Juez debía poseer estas cualidades: oír cortésmente,
contestar con prudencia, reflexionar con cordura y decidir imparcialmente".
        °En el Deuteronomio, o último Libro del Pentateuco de Moisés, leemos: "Oid
las causas entre vuestros hermanos y juzgad rectamente ,,"No haréis acepción de
personas en juicio, ..oiréis al pequeño como al grande,..no tendréis temor de enfrentar
al hombre, porque el juicio es de Dios.."Tú no torcerás el juicio, no aceptarás dádivas
de personas,..porque velan los ojos de la inteligencia y pervierten las sentencias del
justo"(Det.7,16/17;16, 19).
        Resulta conmovedor como Salomón, que luego sería un gran Juez, siendo
jovencito y pronto a suceder a su padre el Rey David, sólo pidió al Señor la
Sabiduría de "poder discernir lo bueno y lo malo, y entendimiento para hacer
justicia"(I Reyes 3,9-14)y en respuesta Jehová le dio eso, y lo que no pidió:
"riquezas, glorias..y prolongar su vida", porque para Salomón: fué preferible el
espíritu de Sabiduría a los cetros y tronos y a las riquezas, no la comparó con las
piedras preciosas, pues todo el oro es ante ella como un grano de arena y la plata
como el lodo..su resplandor es inextinguible "(Lib.Sap.Cap.7)
        °Esa recomendación la repite en lo esencial Ulpiano en el Digesto
(L.I,Tít.I)..."profesamos el culto de lo bueno y de lo equitativo, separando lo justo de lo
injusto, discerniendo lo lícito de lo ilícito…buscando con ansia la verdadera filosofía,
no la aparente".
        °Más cerca, la Carta Magna (XLV, 1.215) disponía "...haremos jueces ...a
aquéllos que comprendan las leyes del Reino y estén bien dispuestos a observarlas".
         °Francis Bacon en su Ensayo "De la Judicatura" sostenía:"Los jueces deben
ser más instruíos que ingeniosos, más venerables que alabados, más consejeros que
confidentes. Sobre todas las cosas, su integridad es su propia y adecuada virtud..."



                                                                                         7
El lugar de la justicia es un lugar sagrado, y por eso, no solamente el Tribunal, sino el
estrado y los alrededores y recintos, deben ser preservados de todo escándalo y
corrupción"

La misión a cumplir por los jueces.
       Ha sido destacada entre nosotros, en dos grandes hitos de nuestra Patria y
de esta Provincia, al crear e instalar el Poder Judicial en sus respectivos ámbitos.
       1. Enero de 1863. El Pte. Bartolomé Mitre designó a los primeros Ministros
de la Corte Suprema de la Nación, por un decreto en que expresaba: "Era necesario
consolidar el supremo Poder Judicial, que impera sobre las pasiones, corrige los
extravíos, que garante la paz de los pueblos y que gobierna todo en nombre de la
razón, con la fuerza invencible de la ley".
       El Ministro de Justicia fue el Dr. Eduardo Costa, que envíó circulares,
manifestando: "…de hoy en a-delante, la propiedad privada, la seguridad individual,
los derechos todos que la Constitución acuerda a los habitantes de la República, sin
distinción alguna, colocados al abrigo de un poder moderador, estarán garantizados
ante la exaltación de las pasiones políticas"
       Hacia el pasado: un negro telón de fondo que tejió una historia fratricida, de
enconos y prepotencias, de indisimuladas tiranías, de            anarquías y guerras
desangrantes, de ostracismos, confiscaciones y asesinatos encubiertos con el
impiadoso rótulo de "traidores a la Patria" Hacia el futuro: una titánica profesión de
esperanzas, basadas en un acto de Fe sobre un presente, extremadamente débil en
cuanto a estructuras jurídicas y precariedades presupuestarias y materiales: El
juramento de los Ministros se realizó "de prestado" en el Ministerio de Relaciones
Exteriores, y el tribunal se instaló provisoriamente en una casa de calle San Martín,
tan desnuda de mobiliario y confort, que los primeros expedientes y libros se
apoyan en vulgares cajones para frutas y en lugar de alfombras para abrigar los
pies de los magistrados del Areópago criollo, se ponían cartones o carpetas en
desuso. La mesa de acuerdo no era más generosa que una modesta mesa de café!
En invierno era tanto el frío que los jueces no podían quitarse los sobretodos! Como
el único ascensor era "a sangre"-supongo por medio de un aparejo-frecuentemente
algún ministro quedaba suspendido entre dos pisos.-
       Estos jueces carecieron de          jurisprudencia argentina para consultar
precedentes judiciales, debieron recurrir a las sentencias de la Corte
Norteamericana, en lo aplicable, que ya se estudiaban y se explicaban en la
Universidad..No hay leyes procesales ni reglamentos! Con suma urgencia ,la Corte
envió al Congreso y obtuvo la sanción de las leyes 48,49 y 50.Y pese a tan estoico
instrumental , rápidamente alumbró la primer sentencia el 15 de agosto de 1863!
       Quienes fueron sus primeros jueces? Los Dres. Francisco de las Carreras,
Presidente (por haber rehusado Alsina el ofrecimiento de Mitre), venía del estudio de
Dalmacio Vélez Sársfield, de ser Fiscal Federal de Bs. As., senador, ministro de
Hacienda, Convencional de 1860.-, Salvador María del Carril, sanjuanino,
Gobernador de su provincia a los 25 años, unitario, Constituyente de 1853,Vice-
Pte.de Urquiza. trabajó 14 años en la Corte.-,Francisco Delgado, mendocino,
exalumno del Monserrat y de Univ. de Córdoba, Congresista en 1824, Juez de
Córdoba en 1830,Diputado y Senador Nacional.;José Barros Pazos, Rector de la
Univ. de Buenos Aires en 1852,Convencional de 1860,Ministro del Superior
Tribunal porteño, José Benjamín Gorostiaga Santiagueño, Doctorado en Derecho en
Buenos Aires, a los 21 años, Ministro de Hacienda de Buenos Aires, Constituyente
de 1853, supo dominar la escena parlamentaria, autor de casi toda la parte
orgánica de nuestra Carta Magna y buena parte del Preámbulo, Ministro de Interior
de Urquiza, Convencional de 1860 ,sucede a De las Carreras- a su deceso-en la
Presidencia de la Corte-Se dice que hizo prevalecer en la República el respeto a la



                                                                                       8
Corte Suprema, quizá como Fray Mamerto Esquiú hizo prevalecer la Constitución
sobre las culturas monárquicas y las pasiones políticas!
       ¿Sus primeros Procuradores?: Dres: Francisco Pico que dio rumbo al tribunal
con sus dictámenes, merced a un sólido conocimiento de la literatura jurídica
americana; Carlos Tejedor, Ministro de Justicia y de Relaciones exteriores de la
Nación, Gobernador de la Pcia. de Bs. Aires, autor del primer Proyecto y Código
Penal de la República. Eduardo Costa, legislador, Ministro de la Provincia de
Buenos Aires y de la Nación, Presidente de la Nación. Sus dictámenes en derecho
público, como Procurador General de la Nación, en ese cargo que es el de "mayor
autoridad y responsabilidad que existe en el país, después del Presidente" 4. Sus
dictámenes fueron claros, breves y profundos.-
       2 Las Constituciones de la Provincia de Buenos Aires de 1854 y 1873,
aseguraron la Independencia del Poder Judicial. Por los arts.155 y 217,inc..l° La
Suprema Corte debía instalarse en la Capital de la Provincia, con cinco jueces y un
Secretario. El 23 de enero de 1875, prestaron juramento los Ministros de la Corte
Provincial: Dr.Manuel Escalada, Presidente, Sixto Villegas, Sabiniano Kier, Alejo
B.González, Andrés Somellera y Secretario: Aurelio Prado-Originariamente se
instaló en el Histórico Cabildo de Buenos Aires-entonces Plaza Victoria-hasta
1884.Al federalizarse la ciudad de Buenos Aires, el 15 de abril de 1884 se trasladó
provisoriamente a una parte del edificio del Banco Hipotecario,(Hoy Universidad
Nacional de La Plata) y a partir de 1885 funcionó en el actual Palacio de Justicia de
La Plata.
       Fueron sus primeros Procuradores Generales: Benjamín Victorica, Tomás
Isla, Mariano Castellanos, Carlos Dimet ,y José María Rojas. Y los objetivos que
presidieron la creación e instalación de los tribunales provinciales, fueron en
esencia, idénticos a los de la Nación.

¿Qué mandamientos les podríamos exigir a los jueces? Particularizando en el
fuero penal:

       No difiere en forma y contenido de las que corresponden a los Abogados,
excepto por la mayor jerarquía que se corresponde a las exigencias excelsas
que impone la función. Aquéllos son Auxiliares de la Administración de Justicia,
pero éstos son sus realizadores. Y a mayor jerarquía, la regla es de una mayor
responsabilidad en el cumplimiento de trascendentes deberes ético-jurídicos.
       Para tratar este punto utilizaré los Mandamientos del procesalista Couture, a
lo que añadiré las Reglas de la Magistratura de la American Bar Asociation, el
Código de Ética de la Magistratura de la Provincia de Córdoba y las Reglas Mínimas
de las Naciones Unidas para en el enjuiciamiento criminal.
       1°.Ciencia.- Respecto a su primer" Mandamiento del Abogado":Estudia, nos
dijo Couture que debemos seguir los pasos del Derecho que se transforma, pues de
lo contrario cada día "serás menos abogado". Pero si es el Juez quien no estudia,
cada día se deterioran las soluciones justas, ya que él constituye "el definitivo
amparo" que permite alcanzarlas.
 a)     Puesto que los jueces en lo penal- también los fiscales-decidirán sobre
    existencia o inexistencia, de delitos, su tarea concreta concierne a la previa
    comprobación esmerada y certera de hechos y personas, conforme a las pautas
    de las leyes procesales. La Constitución ha puesto una valla infranqueable en el
    art.18 respecto a la garantía del Hecho, y por ende, los indicios y conjeturas
    deben ser sometidos a un examen esmerado, para desvanecer la mayor
    cantidad de dudas perjudiciales que se instalan desde el principio.

4
    De Octavio Amadeo “Vidas Argentinas”.



                                                                                   9
     Debemos recordar la sabia máxima de Tomás de Aquino, para apreciaciones
 realistas:"No es el pensamiento el que decide la existencia, sino que es la existencia
 lo que decide el pensar". En una palabra, hay que eludir el juicio precipitado o el
 enamoramiento de hipótesis vidriosas que rehúsan ser comprobados;
     b) En segundo lugar, asignemos particular detenimiento a la tipificación inicial
 que se asigne a esos hechos, cuando no sean de toda evidencia, o complicados,
 porque el es-fuerzo lógico de tender los puentes entre la letra de la Ley y los
 acontecimientos, puede descalabrarse por un análisis precipitado o superficial.
      Los colaboradores del Juez o Fiscal deben trabajar con los Códigos al alcance
 de la mano, sin fiarse demasiado de la memoria y cuando el caso es relativamente
 complejo, llevar los casos a consulta del Juez, antes de imprimir la carátula o
 etiqueta , que ata a los procesos y a las personas de modo falible, para lograr en
 cambio un juicio certero que excede con frecuencia hasta las limitaciones de los
 Códigos comentados.-Huelga decir que del acierto de las adecuaciones típicas,
 dependerá la posibilidad de eximir de prisión o excarcelar personas. Pero también
 para acreditar la competencia del órgano interviniente, ya que el magistrado o
 funcionario que consiente una competencia que no le es propia, se puede
 constituir en un usurpador (racional o no) de una potestad que le es ajena,
 introduciendo con su actuación              injustificada,      graves y perjudiciales
 perturbaciones en los procesos.
     c) Pese a algunas doctrinas disidentes, en general es               muy fuerte el
 pensamiento tradicional que requiere a los jueces, un conocimiento cabal de las
 leyes que han de aplicar,-en su letra, espíritu génesis y télesis. Los Cánones de
 Ética Judicial de New York, elaborados por la American Bar Asociation (entre 1924
 y1952), dicen que " III. Los jueces deben recordar que su oficio es "jus dicere" y no
 "jus dare", para interpretar la ley y no hacer la ley o dar la ley".
     Lo recomendó Bacon en "De la Judicatura", si bien repetía a Aristóteles en Éica
 a Nicómaco.-Es muchísimo lo que debe la Ciencia Jurídica y la Jurisprudencia, a
 los sesudos Tratados de Derecho Penal Argentino y monografías, básicamente entre
 1940 y la fecha, por otorgar una respetable solidez y jerarquía a la dogmática
 nacional y trazar surcos seguros para el quehacer de la justicia en lo penal.
     Se preocuparon por inspirar un sólido conocimiento de las leyes que debían
 manejar diariamente. Las teorías harían el resto, pero esa tarea fue sensacional.
 Para los jueces de la Provincia de Buenos Aires, el mandato es claramente
 impreso, hasta en los sitiales desde donde imparten justicia :"In Legi-bus
 Salus".Pero lo que es importante poner de relieve ,es que esas obras no nacieron
 por generación espontánea, sino que se basaron muchísimo en los sesudos
 estudios de dignísimos magistrados, que pusieron a prueba las estructuras
 sistemáticas de las leyes que aplicaban a diario, en los yunques de la prudencia
 y la justicia, con los más esforzados razonamientos de sentido común.!
        Hubo muchos fallos "pioneros", que desde las anatomías y fisiologías
palpitantes de las leyes bien sabidas, hicieron construcciones de doctrina judicial y
que aún perduran. Otro tanto aportaron luminosos dictámenes de los Procuradores
de las Cortes y Superiores Tribunales del país.
        El tiempo me impide excursionar sobre cuánto debemos los penalistas a los
fallos de la Suprema Corte de Justicia de Tucumán, del Superior Tribunal de
Córdoba, de la Cámara Criminal de la Capital, de la Cámara Criminal de Rosario,
de. la Cámara Criminal de La Plata, de Mercedes, las Cámaras Federales de La
Capital y de La Plata, sin contar los fallos de las Cortes Nacional y de la Provincia
de Buenos Aires y las respectivas Cámaras y Tribunales de Casación Penal. En esos
fallos están inscriptos en letras de bronce, los buenos estudios de los jueces Peña
Guzmán, Zavalía, Severo Caballero, Vera Barros, Argañaraz, Casas Peralta, Alegre,



                                                                                    10
Soler, Millán, Frías Caballero, Ure, Prat Cardona, Peña, Argibay Molina, Deraux,
Renom, Ocampo, Masi, Bermejo, Figueroa Alcorta, Repetto, Rubiannes, Clariá
Olmedo, y muchísimos otros más (la lista será siempre incompleta)-que dieron
muchos granitos de arena para el edificio de la Justicia Argentina en lo Penal.!¡Sería
de estricta justicia que una pluma muy inspirada, sacara del anonimato la tan
humilde y callada tarea,-como lo ha sido siempre la de los eximios jueces-, para la
justa ponderación de las generaciones venideras de servidores del Poder judicial!

d) Además del estudio particular que demanden los casos particulares a los
Jueces y Fiscales (También a los Secretarios), es deseable que todos dediquen un
tiempo diario al estudio sistemático del Der. Constitucional, Der. Penal y Procesal
Penal, cuidadosamente elegido, concreta y puntualmente               preestablecido y
respetado - toda vez que es un deber recomendado por Bacon que sean "más
instruidos que ingeniosos" y (en el canon 5°): "estudiosos de los principios del
derecho".
       Por la índole del fuero, dado que se requieren pronunciamientos certeros
sobre temas como la teoría del delito, la imputabilidad, culpa, dolo,
responsabilidad, circunstancias personales, móviles, etc. también deben incluirse
en la literatura exigible, algunos libros serios de Psicología y Psiquiatría Forenses,
sin olvidar otros tópicos de Criminalística.

 e) Si bien el trabajo judicial es muy personal, cabe tener presente el axioma latino:
"Vae soli" (hay del solo!) y la enseñanza de Cicerón en cuanto a que el aprendizaje
del derecho requiere: “lectura, discusión y síntesis”, para estimular reuniones de
estudio y consulta con colegas, intercambiar puntos de vista y bibliografía, y ,en lo
posible acometer estudios de posgrado, llevando aportes o trabajos monográficos a
Jornadas o Congresos, donde el intercambio es siempre enriquecedor.
        Couture adosa al deber de estudio, el mandamiento de pensar. O meditar,
reflexionar. Todo Juez, Defensor o Fiscal, se merece un lugar en su "domus" para
montar su biblioteca, con sillón cómodo y buena luz, donde se refugie para
deleitarse en compañía de los maestros del derecho, de algunos clásicos, solazarse
en buenas prosas y poesías, alternando con novelas judiciales y policiales.
        Y como dice Madame Curie , dejando el bullicio en que se mueve la juventud
ansiosa de disfrutar la primavera de la vida, llegar a gustar ese refugio sereno, de
ciencia y sabiduría, donde siempre flota "un mundo de añoranzas".También lo
ponderó Cicerón:,preguntando: "¿Qué más quieres si posees una biblioteca, que se
abre a un pequeño jardín?".
        No podremos omitir en la bibliografía al "Libro" con mayúsculas y más leído
en el mundo entero:_La Sagrada Biblia, porque creyentes o no, judíos, cristianos,
musulmanes o agnósticos, hallaremos en sus Testamentos Antiguo y Nuevo, una
cantera inagotable de experiencias históricas, principios morales, vuelo filosófico y
literario, máximas de vida, recetas para el dolor y las angustias, exaltación en los
gozos y alegrías, júbilo y seguridad de las criaturas que claman al Padre Dios,
gestas bélicas en defensa de la patria y la libertad, vaticinios o profecías,
explicaciones del más allá, juicios sabios y famosos e investigaciones criminales,
etc…La leyeron todos los políticos y juristas de fuste. Contaba el Dr. Ramón
Vázquez-Juez de Instrucción de la Capital Federal (que dirigió las investigaciones de
actividades nazis en la Argentina), que su íntimo amigo Alfredo Palacios, no salía de
su casa a la calle, sin antes detenerse unos minutos en su Estudio, para leer de pie,
ante un atril, un pasaje siquiera del libro de los libros!
        Unos escribirán notas jurisprudenciales, monografías, libros o poesías. Otros
tocarán un instrumento, como la guitarra de Sebastián Soler o de Carlos Fontán
Balestra o el piano de Eduardo Aguirre Obarrio.



                                                                                   11
       Y otros aprenderán idiomas, con la cultura que transmiten y alejan de la
memoria los aleves ataques de un Alzheimer! No faltará quien aproveche las siestas
para resolver teoremas matemáticos, como Peña Guzmán o que prefieran un tablero
y una paleta para pintar, o soportes para esculturas. Algunos coleccionarán
monedas, estampillas o fotografías, o bien trabajarán la madera, el cobre o el cuero.
O frecuentarán cines, teatros, salones literarios. Y los más saldrán hacia el jardín,
para hundir sus manos refinadas en la madre tierra, para encallecerlas
honrosamente, cultivando frutales o flores, como Eduardo Costa y Antonio
Bermejo, en sus jardines recoletos o el civilista Elías Guastavino, que plantaba
eucaliptos en un campito de S. José del Rincón! ¡Oh maravillosa sabiduría de la
vida de perfiles tan honestos y sencillos, donde hallaron mucha paz los grandes
jueces!...” O como dijo el poeta "los pocos sabios que en el mundo han sido!" .

2° Diligencia: o sea el debido cuidado y celo que se pone en el oficio de Juzgar, pero
que etimológicamente se vincula al verbo diligere, que nos habla del amor a lo que
se hace.-Y si éste existe realmente, puede decirse que todo lo demás viene por
añadidura. Es obvio que el Juez -también el Fiscal-debe poner el mayor esmero en
sus tareas, "pensando más bien en el bien de los justiciables que en el propio, y se
somete por ello al profundo estudio de los autos que exige abnegación y no da gloria"
5.

        Los cánones 5,6 y 7 de la American Bar, recomiendan que sea "diligente en
el intento de determinar los hechos", que "demuestre habilidad y diligencia,
proporcionados a los deberes que le están impuestos",y que "debe ser rápido en el
cumplimiento de sus deberes, reconociendo que el tiempo de los litigantes, jurados y
abogados es valioso y que la falta de puntualidad de su parte justifica insatisfacción
en la marcha de los asuntos".-
        Se debe trabajar bien y todos los días, reforzar las horas propias y de
colaboradores, cuando sea necesario, evitar licencias extraordinarias y la industria
de viajes al extranjero, aún con motivos académicos reales o dibujados, cuando ello
atasque la maquinaria de fallos y resoluciones o traslade acumulación de tareas en
los colegas.
        Debe impulsar los procedimientos y el dictado de los fallos en los tiempos
procesales normales.-En buena parte la eficacia depende de la organización y
división del trabajo en el Tribunal y que las audiencias demanden el ritmo y tiempo
necesarios-
        Ajustar los decisorios a las exigencias constitucionales y procesales, para no
incurrir en revocaciones o nulidades.- Que los argumentos de las resoluciones y
sentencias sean lo más claros posibles, precisos y breves,- sin caer en lo
telegráfico- y además fundadas en derecho.-
        Se dijo del Juez Bermejo que "Administraba la justicia con economía,
limitándose al caso y lo aislaba como los bomberos al incendio" 6.Fue "preciso y
claro", como lo fue entre nosotros el Dr. García Medina.- Sería de desear que los
decisorios también transmitieran ciertas enseñanzas a los litigantes y las partes,
como también lo hizo Bermejo, que al decir de González Calderón7,mejoró las
sentencias precedentes de la Corte, demasiado lacónicas, para desarrollar la teoría
"del control de la Corte sobre los poderes políticos y la interpretación constitucional"
.En su despacho colgaba un retrato de Marshall, 4°Juez Chief de la CS. de Estados
Unidos, principal fundador del sistema del Derecho Constitucional-Sus votos en los


5
  Calamandrei: "Elogio de los jueces.." p.207
6
  Octavio Amadeo: “Vidas Argentinas”
7
  González Calderón “Derecho Constitucional”, T. III, p.445/7



                                                                                     12
casos "Marbury vs. Madison (1803) y "Mac Culloch vs. Maryland", constituyeron
sabios precedentes para los primeros fallos de nuestra Corte incipiente.
        Pero tampoco es bueno incurrir en el defecto de las largas monografías
desproporcionadas para su propio fin, que unas veces pueden buscar la vanidad o
el lucimiento del autor, en desmedro del tiempo que se retacea a la atención de
otros asuntos; u otras veces, una excesiva escrupulosidad de fundamentos, como
sucedía con un excelente Juez santafesino (Dr. Lértora) que se desvivía en largas
citas de jurisprudencia nacional y extranjera en toda sentencia que dictaba, con
desmedro de su salud.-
        Sería recomendable seguir un estilo preciso y claro, usar los vocablos con
exactitud, pues "una palabra mal usada por un Juez puede ser también una
injusticia".-Todos hemos conocido esos jueces dedicados y abnegados, de todas las
instancias y fueros que, casi a horas fijas, iban mañana y tarde a tribunales, y que
al pasar "dejaban como un halo de virtud, inspirando un respeto singular, y algunos
hasta parecían monjes jurídicos"
        El juez diligente, debe pertenecer a su tiempo y seguir las evoluciones y
sucesos de la sociedad a la que pertenece y se debe.-Si el ritmo de los tiempos es
veloz, mal puede el Juez ser enemigo de la puntualidad y del reloj, como lo fue un
magistrado de nuestro medio que, a cargo de la feria de verano, se lo solía ver pasar
hacia la costa, con su automóvil cargado de cañas de pescar , y regresar impávido,
pasada las 13 hs. para recién tratar audiencias y excarcelaciones pendientes, en
medio de los bramidos de abogados y empleados.

3°-El Estilo del Juez: se construye con una sumatoria de virtudes: a)debe ser
reservado en sus opiniones ,sobre los casos que tramitan ante sus estrados, o del
tribunal que integre, hasta tanto no se dicten y suscriban las decisiones.-En
principio sólo éstas han de informarse a la prensa…
        El canon 17 de las reglas de N. York aconseja no permitir entrevistas
privadas, argumentaciones o comunicaciones que puedan influir en sus decisiones
o las descubran antes de tiempo. (Excepto las situaciones excepcionales admitidas
en códigos de rito o del ejercicio de la Abogacía y en los límites que prescriben).Se
debe instruir al personal para que sepa guardar reserva y el debido secreto de
resoluciones o providencias a emitirse por el Tribunal.
        Para evitar "indebidas filtraciones" decía el Dr. Marcos Aurelio Risolía-Juez
de la Corte Nacional, que él hacía personalmente sus votos en su máquina de
escribir(antigua) y luego pasaba el voto "brevi manu" al colega que le seguía en
orden de votación…
        Es además importante que el Juez sepa guardar el secreto -más aún que lo
que debe el Abogado- ante familiares y amigos de los casos que atienda.
Lamentablemente, este principio ético suele ser desconocido u olvidado, a punto
que casi todo se sabe en las mesas de los cafés cercanos a Tribunales! Y es
catastrófico que no sólo una abogacía penal se jacte de "lobbysmo" y de ejercitar
presiones mediáticas sobre los Jueces, sino que para peor, algunos de éstos
también recurran a los mismos medios para apuntalar sus procederes. Todo lo cual
compromete la independencia del Poder Judicial.
        La falta de reserva perjudica, como el caso de ese Juez que dejó entrever al
Abogado que dificultaría la excarcelación de su defendido. Como el letrado sabía
que no lograría el beneficio si llegaban los antecedes del encausado, pidió la
excarcelación un día viernes y se entrevistó con el Juez para argumentarle que le
fijara una fianza real moderada, dados los escasos recursos del cliente. El Juez le
fijó de inmediato una suma importante; el pillo le depositó la fianza de inmediato, y
obtuvo así su libertad, que no correspondía por los antecedentes de reincidencia
que llegaron recién el día lunes!



                                                                                  13
       b) Paciencia: debe conseguir con la impaciencia de los letrados, las demora en
diligenciar los oficios, expedirse los peritos, terminar las tareas encomendadas a
funcionarios o empleados, en las audiencias de testigos y careos y, especialmente,
en las indagatorias. Del Juez Bermejo se dijo que era un buen oidor,"de dos oídos y
no de dos orejas", para escuchar a las partes en forma aguda y mansa."Tenía oído y
sabiduría, natura y Salamanca" dijo Amadeo. Paciencia con las imposturas y
afrentas de los litigantes -sin perjuicio de imponer las correcciones legales-,
paciencia con los arteros ataques de la prensa, y a veces con las revocaciones
erradas de Tribunales Superiores.

       c)Austeridad: como las los Areopagitas y los Heliastas que nada cobraban al
principio. Como lo fueron esos jueces del siglo XVIII en París que "se levantaban a
las 4hs.de la madrugada, se acostaban a las 20hs e iban a los tribunales montados
en mulas por las fangosas calles malolientes de la ciudad " 8, que sólo salían de sus
casas para juzgar u orar, que encanecían y morían en sus puestos..".
       Esa austeridad campeó en Francisco De las Carreras y la ponderó Mitre en
su sepelio, diciendo además "por él la ley teórica, la ley moral, la letra muerta, se
hizo carne y sangre, tuvo acción en los hombres y dominó sobre los pueblos".
        También la descubrimos en Bermejo, que resistió "todo gasto no urgente del
Tribunal y en sus 26 años en la Corte, acumuló un ahorro de $50.000,que maravilló a
la Contaduría de la Nación. Fue sobrio a carta cabal y Sarmiento dijo de él que "Era
la plata labrada del partido Mitrista", de donde provino.
       También fueron austeros Gorostiaga, Juan Álvarez, Nicolás Matienzo,
Roberto Repetto. Y en la Suprema Corte de esta Provincia: Casas Peralta, Alegre,
Cazeaux, Alsina, Granoni, Acuña Anzorena, Daireaux, Fernández, Quijano, etc..El
Dr. Quijano restringía los gastos de la Corte, quizá más que los de su hogar; pese a
los calores de La Plata, la Corte no tenía ni una heladera, y no pudo disimular que
le contrariara que, en su ausencia de feria, una Vicepresidencia dispusiese
legítimamente de una partida que permitió brindar bebidas frescas al Tribunal !Al
enterarse y oír la justificación de la medida, no dijo nada más que:”...sigamos con el
Acuerdo! Con gente como ellos, jamás hubiésemos tenido problemas de deuda
interna o externa !El amor republicano se demuestra en los actos cotidianos!

        d) Humildad. Desde los clásicos, la humildad se ha considerado como la base
de las demás virtudes. Pero no se la debe confundir con apocamiento o
pusilanimidad, sino con la verdad hacia uno mismo, o el "gnoscete ipsum".-
Etimológicamente humildad dibuja una actitud del hombre hacia el "humus" o
tierra, de donde surgimos y adonde irán nuestros huesos y nos debe inspirar un
sentimiento realista respecto de las propias cualidades y valimientos, siempre
incompletos e imperfectos. En la coronación de los Reyes Etíopes, recibían con el
cetro y la corona de oro, un cofre de igual metal que sólo contenía tierra.
        Es humilde quien reconoce sí sus cualidades, pero también sus limitaciones.
Todos hemos conocido grandes maestros del derecho y no se jactaban de no
encontrar ningún misterio en los Códigos que manejaban, como arriesgó una vez
un Secretario y Ayudante de Cátedra Procesal!)
        En unas Jornadas de Bahía, en cambio, el Dr. Zavalía evitaba los halagos
diciendo convencido que él era un simple "partiquino del Derecho Penal".De Bermejo
se dijo que era como "un duende de la Justicia", pues sus virtudes no eran
“dramáticas","tuvo una sola cara, sin maquillajes"… "y la cómoda naturalidad del
hombre que no está frente a fotógrafos"..Pero "su firmeza era tan quieta como dura,

8
    Timón: “Libro de los Oradores”, l867,págs.111 y sgtes.



                                                                                   14
no precisaba espada, pues con su pequeño cortaplumas, sacaba punta al lápiz y
redactaba sentencias que fueron pilares de la Constitución" 9.

        e) Honestidad. Integridad- Son condiciones absolutamente exigibles para ser
Juez, desde el Deuteronomio(XVI,19):"Tú no torcerás el juicio, no harás acepción de
personas, ni recibirás dádivas, porque las dádivas velan los ojos de la inteligencia y
pervierten las sentencias del justo”.
         Los jueces penales deberían poseer cuatro ojos para alejar a tiempo los
conatos de dádivas indirectas. No tanto las que son burdas por ignorancia de los
enjuiciados, como el gesto de gratitud de aquel paisano sobreseído por juego, que
al devolvérsele el dinero secuestrado en una jugada de taba, apartó unos pobre
billetes y se los alcanzó al Juez diciéndole:"esto es pa' su vermú"....Esto se advierte
y se rechaza de inmediato. Pero otros "tanteos" de letrados o encausados, son
arteros o ladinos: un convite a una comida, o comedirse a pagar la cuenta del
Restaurant, o enviar a la mesa del Juez, una botella de champagne; o Estudios que
esperan las Navidades para "disfrazar", de "regalitos" las dádivas en los Juzgados.
         Otros intentos se disfrazan con mujeres bellas para lograr vencer con el Eros
la invulnerabilidad de Themis.
        Lamentablemente, en los últimos tiempos también hay jueces que bajan los
puentes levadizos de sus castillos, para concurrir a bares y hasta "probar la droga"
        Yo no digo volver a los extremos de las "Partidas" que trataba a los jueces
como "toros apartados" o las Novísima Recopilación que impedía a los Oidores
casarse con mujeres de la jurisdicción, debiendo muchas veces casarse por
mandato y recibir la esposa a "paquete cerrado", pero sí imponerse a sí y a su
familia la disciplina de "ser y parecer"-
        Cuando el famoso abogado penalista Samuel Leiwobitz iba a asumir como
Juez de Corte del Condado de Kinas (en 1941), puntualizó su crítica a la conducta
ética de los abogados penalistas que no distinguían entre las obligaciones
profesionales y la vida social, olvidándose de ponerse la "bata blanca" (o anti-virus);
y que con mucha mayor razón debía distinguir los campos un Juez penal. Concluyó
diciendo que: “si pertenecer a la justicia no es un estado de perfección, sin embargo
he aquí un campo en el cual todos nosotros quisiéramos acercarnos lo más posible a
la Justicia Absoluta"10
        El Canon 4 de las normas de la Am. Bar. As. exige "la conducta del Juez debe
estar libre de toda impropiedad y de apariencia de impropiedad; debe evitar
infracciones a la ley y su comportamiento personal no sólo en el estrado y en el
cumplimiento de sus deberes judiciales, sino también en su vida privada, debe ser
irreprochable"
        En los últimos tiempos nos apenó ver caer a varios jueces que descuidaron
estos principios y las viejas máximas evangélicas, de: "ser sencillos como las
palomas, pero astutos como las serpientes", pues, no olvidemos que "no hay nada
oculto que no sea descubierto, y nada que se diga al oído que luego no se proclame
desde los tejados" El refrán criollo dice que “…el diablo hace la olla, pero no la
tapa...”.
        f)Normalidad. Buen humor. Bondad- Todo Juez en un ser humano, que se
presume debe gozar de normalidad (eupsiquia), con amplia capacidad de
comprensión hacia los seres a quienes deberá juzgar y fiscales, defensores, testigos
y peritos que intervendrán en los juicios con sus posibles carencias o defectos
humanos. No cae bien que el Juez sea arrogante o que humille a los demás, que
genere controversias innecesarias o entorpecedoras a punto de convertirse en una

9
    Amadeo op. cit.
10
    REYNOLDS, Q. “Sala de Jurados”, p.330.



                                                                                    15
suerte de tercerista artificial en las contiendas. Tampoco que se deje llevar de mal
genio o agresividad por nimiedades, pues no es Señor feudal sino servidor de
Justicia!.
        Debe impulsar de modo normal los procesos y no entorpecer o retrasar su
curso o fabricar artificiales cuestiones de competencia o excusaciones. Pero como es
un ser psicosomático, es importante que se alimente bien, descanse bien,
interrumpa su sedentarismo con gimnasias, deportes o caminatas, que se acoja al
descanso hebdomadario y tome vacaciones. Y si se siente mal, de cuerpo o espíritu,
que recurra cuanto antes a profesionales acreditados para sanarse.
        Todo Juez es un VRHU (valioso recurso humano) que debemos cuidar, y por
tanto los colegas, que deben estar inspirados por lazos de fraternidad, procurarán
aconsejarlo cuando adviertan que algo" anda mal"- Hemos sabido de jueces
"pasados de revolución" o agotados que comenzaron con actos antisociales, pero
que se recuperaron fácil yb rápidamente con un buen tratamiento.
        El buen humor debe compensar las preocupaciones y contrariedades del duro
oficio de juzgar. A veces hay que buscarlo, y sin necesidad de adquirir la Revista
Selecciones, con su Sección de "La Risa, remedio infalible", que es bueno, lo
podremos encontrar en muchos episodios de Tribunales. Recuerdo una obra
francesa "Les Tribunaux comiques";y otra alemana de Erick Braulacht, "El Espejo de
la Justicia" con anécdotas de su Juzgado instalado en el Castillo de Kléves,
lindando con Holanda. Y en "Las Dos Carátulas" de San Víctor, -tragedia y comedia-
se dan cita en la vida cotidiana forense, con más realidad que imaginación.
        Recuerdo una anécdota de mi padre de su época de Camarista Penal, a raíz
del comparendo personal de un preso, y la hilaridad que provocó su increíble y
cómico nombre: "Te dirán Perfecto",y que aumentó al sumarse los otros cinco
nombres de sus hermanos, no menos ingeniosos y adjudicados por su ocurrente e
impío progenitor!. MI padre agregaba “…Creo que le bajamos la pena...”
        O aquel delirante de persecuciones que denunciaba en todas las comisarías,
Juzgados y Cámara a la antena de la Unidad Regional IV de Policía, por
interrumpir con sus ondas, el imaginario romance con una artista de nota! Por fin,
inolvidable el octogenario "Garmendia", impenitente reincidente en hurtos de
gallinas ("para cambiar el gusto”), que en el comparendo final le pidió le impusiera
la pena más larga posible, pues le era muy bueno el trato humanitario del hotel
Penitenciario de Dolores, humanizado por el buen corazón de su famoso Director
Duarte-Y se confirmó el dicho que al que pide, se le dá....
        El Dr. Guillermo Ouviña ponderaba al magistrado de nuestra Corte César
Bustos, no sólo por sus votos contra la presunción del dolo, sino por su sonrisa
cordial, el ademán prudente y la palabra idónea, a punto de decir:"no concibo para
mi amigo otra muerte que una genial e infinita rabona"!11
        Otra verdad radica en no ser inflexiblemente severos como Carpzovios o
benignos comos Bohemeros, sino sencillamente justos. Pero sí a la hora de
sentenciar, emplear bien las pautas individualizadoras de los art.40/1 CP,
completadas quizá con la ingeniosa armonía-casi matemática- de relación de las
fuerzas del delito y de la pena , y de la cantidad, grado y circunstancias que
elaborara el maestro Carrara y que tan bien desarrolló modernamente Patricia
Ziffer. Y a la postre una humana benevolencia que impregne nuestros actos, de
modo tal que al partir de esta vida,alguien pueda decir de nosotros, lo que un
colega dijo de Figueroa Alcorta ,"ha muerto el más bueno" o de Roberto Repetto que
"mezclaba por igual la bondad a la firmeza, la prudencia a la integridad".



11
     OUVIÑA, Guillermo: homenaje al Dr. César Busto, Rev. Jus, N°13/4,pág.101.



                                                                                 16
g) Independencia. Fortaleza.-Si bien son claras las diversas funciones del Estado, es
muy grande la tentación de los poderes políticos de también administrar justicia, a
su manera. De allí lo ponderable del Rey Luis IX de Francia, que teniendo fama de
ser justo y decidir bien los casos debajo de una encina, supo comprender que el
Poder Judicial debía ser libre de la Corona , y del Parlamento, y así lo decidió en el
siglo XIII antes del libro de Montesquieu....
       Muchas veces los jueces republicanos deben hacerse violencia, para oponer
vallas a las pretensiones de los poderes políticos, de invadir su jurisdicción, y
también a los partidos políticos u otros centros o factores de poder, incluyendo
aviesas campañas de prensa. El Canon 14 recuerda a los jueces que no pueden ser
dominados por "pedidos partidarios, opinión pública o consideraciones de
popularidad personal o notoriedad, ni por aprensión a críticas in-justas".
       Son los duros momentos, donde se pone a prueba la independencia,
integridad y fortaleza del Juez. Ha de sortear los obstáculos con la serena
convicción que ha prometido o jurado ser un humilde servidor de la Justicia, y que
si lucha por su reinado, "todo lo demás le será dado por añadidura"(Mateo,cap.14).
       Dijo Juan Pablo II: “…El juez que actúa verdaderamente como juez, es decir,
con justicia, no se deja condicionar ni por sentimientos de falsa compasión hacia las
personas, ni por falsos modelos de pensamiento, aunque estén difundidos en el
ambiente. Sabe que las sentencias injustas jamás constituyen una verdadera
solución…l, y que el juicio de Dios sobre su proceder es lo que cuenta para la
eternidad…” 12
       Muchas veces los jueces argentinos dignos debieron sortear las marejadas
políticas, sin     sumergirse. Durante mucho tiempo, pese a arriesgar              su
inamovilidad, cuando dependía de lograr el acuerdo periódico de los otros poderes,
(cada 4 años), se mantuvieron firmes en sus decisiones. Otras veces prefirieron ser
"barridos por absurdas intervenciones al Poder Judicial", antes de doblegarse a las
tiranías con obsecuencias.
       Y otras más fueron llevados artera e injustamente al banquillo de los
acusados de los Juries de Enjuiciamiento, para salir airosos.Y             la historia
demuestra que la política pasa y cambia, pero la justicia queda y triunfa sobre las
pasiones, y muchos jueces vilmente desplazados, han sido reivindicados. Pasó con
jueces de la Alemania nazi, de la Italia Fascista, de la España republicana y facista,
y de nuestro país en recientes décadas.
Martínez Val13 cuenta que José Castán Tobeñas fue Magistrado del Tribunal
Supremo español en 1933, desplazado, pero repuesto en 1940 y Presidente desde
1947 a 1967, a la postre reconocido por igual por republicanos, fascistas y
marxistas, como el magistrado "eminentemente justo, sabio, bueno, sencillo y hombre
de paz". , O los casos de Aldo Moro Falcone en Italia y de varios magistrados en el
país vasco!
     Nosotros también tenemos nuestras propias listas en la memoria viva de
quienes aman la justicia. Algunos grandes jueces ofrendaron sus vidas en
cumplimiento de su deber, como el Dr. Quiroga en la Capital Federal.
       Bellamente dice Calamandrei que no sólo está bien el crucifijo en las salas de
audiencias de Tribunales, sino que sería bueno situarlo en frente y no a las
espaldas de los Jueces, para recordar a éstos en el momento de fallar, lo tremendo
de participar en una potestad -que es divina-, de juzgar a un semejante, que es el
ser humano de carne y hueso que comparece ante sus estrados; que no se debe
condenar a un inocente, o que la pena a imponer no sea desproporcionada.-


12
     Juan Pablo II “discurso a los jueces el 27/10/05 en el Vaticano.
13
     MARTINEZ VAL, E.: "Galerías de grandes juristas", Bosch,1993



                                                                                   17
       Se ha dicho que "la Cruz permanece donde el mundo gire "(Juan Pablo II).Y la
ejecución del Gólgota, permite avanzar en reflexiones sobre el fin de la pena,
porque: allí está un inocente ajusticiado (Jesús), el delincuente que se redime
(Dimas), el resentido e incorregible (Gestas), y el ausente homicida y amnistiado
(Barrabás).-Yo pienso además que Jesús recuerda a los Jueces, desde esa Cruz,
la comprensión hacia nuestro trabajo, invitándonos, como otrora: "venid a mí los
que estáis agobiados y cansados, que yo os aliviaré".
       Y si en algún día aciago, un Juez injustamente acusado deba ser Juzgado en
un Jury, mirando al crucifijo, pueda recién entender en toda su hondura, dos de
sus Bienaventuranzas: "Dichosos los que tiene hambre y sed de justicia, porque ellos
serán saciados", y..."Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de
ellos es el reino de los cielos", refiriéndose aquí a la justicia humana, falible y
siempre imperfecta!.-




                                                                                 18
BIBLIOGRAFIA:

- AMADEO, Octavio “Vidas Argentinas”.
- AQUINO, Santo Tomás de: “La Suma Teológica”.
- MERICAN BAR ASOCIATION: “Normas de Ética para la Magistratura” 1923/1950.
- BACON, Francis: “De la Judicatura”.
- COUTURE, J. J.: “Mandamientos de los Abogados”
- JUAN PABLO II, discurso a los jueces del 27/10/2005, Vaticano, tomado de la
página            web             de            la            Santa            Sede
http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/speeches/2005/january/docume
nts/hf_jp-ii_spe_20050129_roman-rota_sp.html.
- MAHIQUES, Carlos A.: voto en causa n° 12-839 del TCPBA, del 26-5-2005,
al que adhirieron los Dres. Borinsky y Natiello.
- MAIER, Julio B.J.: “Derecho Procesal Penal, Tomo I Fundamentos”, Editores del
Puerto S.R.L, 1.996.
- MARTINEZ VAL, E.: “Galería de grandes juristas” Edit. Bosch, Barcelona 1993.
- OUVIÑA, Guillermo: “Homenaje al Dr. César Bustos”, Revista Jus, N°13/4,
pág.101.
- PIOMBO, Horacio Daniel, voto en causa n° 1.092, “Aznar, Claudio Miguel s/
recurso de casación”, al que adhirió Dr. Natiello, sentencia del 18/06/02.
- REYNOLDS, Q. “Sala de Jurados”.
- SAGRADA BIBLIA: Libros del Deuteronomio, Libro de los Jueces, Salmos, Libro de
Los Reyes, Libros Sapienciales, Evangelios: San Mateo, San Lucas y San Juan.
- TIMÓN: “Libro de los oradores”, 1867.
- ULPIANO: “El Digesto”.
- VIÑAS, Raúl Horacio: “Ética y Deontología Jurídica”, Edit. Panedille-Depalma
1967.
- VIÑAS, Raúl Horacio –MARTINEZ VAL, Eduardo “Proyecto de Código Ibeomaricano
de Ética para Abogados”, Mar del Plata, 2001.
- VIÑAS, Raúl Horacio: “Lo que la Sociedad espera de los jueces”, conferencia
dictada en la VI Reunión de la Red de Jueces Penales de la provincia de Buenos
Aires, Marayuí, Mar del Plata 2002.-




                                                                                 19

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:4
posted:8/8/2012
language:
pages:19