Docstoc

Los Hijos en la Separación

Document Sample
Los Hijos en la Separación Powered By Docstoc
					                                 Los Hijos en la Separación
Es un hecho que superar una separación es mucho más complicado cuando en la pareja existen
niños de por medio. Ambos al separarse sentirán que no solo están perdiendo su relación de
pareja sino que están destruyendo el hogar que habían formado. Esto en realidad es lamentable y
doloroso, pero es una realidad que hay que enfrentar y lograr que con el tiempo se torne en una
mejor situación para todos, padres e hijos.

Muchas parejas se empeñan en continuar unidas a pesar de las diferencias insalvables y a pesar de
que no son felices viviendo bajo un mismo techo, con tal de, según ellos, evitar a sus hijos el dolor
de la separación. Esto puede ser un gran error. Ha sido demostrado por estudios psicológicos que
los niños sufren más viviendo en un hogar de padres infelices que luego de una separación
matrimonial en la que ven que sus padres, a pesar de estar separados, llevan una vida feliz y les
siguen prodigando su amor y cariño.

Es inevitable que en situaciones en las que una pareja se mantiene junta, pero vive en constante
conflicto, se vea también afectada la relación de los padres con los hijos. Una pareja que vive en
constante tensión, que no goza de la tranquilidad de vivir en un hogar feliz, difícilmente podrá dar
a sus hijos el ambiente de armonía y amor que necesitan para ser felices.

A partir de los cuatro o cinco años los niños empiezan a darse cuenta de los problemas entre papá
y mamá, y resulta difícil para ellos comprender esta situación extraña. Pueden llegar a sentir que
quizás ellos son la causa de que sus padres estén así. No logran entender que puede haber
sucedido para que las cosas se hayan tornado de esa manera.

Menos aún van a poder comprender o aceptar el hecho de que uno de los dos padres ya no vive
en el hogar y que ya no lo puede ver tanto como antes. Es muy importante comunicar al niño
previamente la partida de uno de los padres, de la manera menos dolorosa posible, explicándole
cuidadosamente que se debe a problemas entre papá y mamá que no tienen nada que ver con él y
que el amor de ambos padres hacia él permanecerá intacto y reiterarle muchas veces que ambos
padres van a estar cerca de él, que nunca lo van a dejar solo y que lo van a querer muchísimo
siempre.

Este periodo de incomprensión y negación es inevitable pero va a ser menos duradero en la
medida que los padres demuestren al niño que la nueva situación no es tan mala. Que a los ojos
del niño la separación sea amigable, sin violencia, que no presencie discusiones. Esto no quiere
decir que se le oculte que existen problemas, pero sí que no los perciba a través de insultos, gritos
o situaciones violentas.

Debe permitirse a los niños expresar sus sentimientos de rabia y frustración ante esta situación
terrible para ellos; es aconsejable acudir a ayuda profesional para que lo puedan manejar de la
mejor manera.
Es importante que el papá o mamá que haya dejado la casa, mantenga un contacto permanente
con el niño. Si las visitas son solo los fines de semana debe mantener la comunicación a través de
llamadas telefónicas continuas que hagan sentir al niño que aunque no viva en la misma casa, está
pendiente de él y de sus cosas. Las visitas deben ser tiempo de calidad, de diálogo entre padre o
madre e hijo, hablar de sus asuntos, del colegio, de sus notas, de sus amigos. Que el niño se sienta
acompañado y protegido. También es importante que el niño conozca la vida del padre que no
vive con él, que conozca su casa, con quien vive, las cosas que hace. Esto ayudará a que se sienta
más seguro.

Suele suceder que el padre que se va, se siente impulsado por el sentimiento de culpa a
compensar constantemente al niño con regalos y diversión. No debe dejarse de lado la formación
del hijo. Es necesario que se mantenga enterado y que participe en los asuntos relacionados con
la escuela, que comparta sus tareas y se mantenga pendiente de sus estudios.

Debe procurarse cumplir con las visitas planeadas, no dejar esperando al niño si se ha quedado
con él en reunirse a una hora determinada. Programar las visitas y también tener encuentros
espontáneos.

Ambos padres deben dejar los asuntos relacionados al niño completamente acordados, las reglas
deben quedar muy claras para evitar conflictos posteriores que puedan terminar afectando al
niño. Siempre debe ponerse como prioridad el bienestar de los hijos, nunca utilizarlos como medio
para presionar de alguna manera a la ex pareja.

Aunque estén separados, los padres van a continuar siendo responsables conjuntos del bienestar
de su hijo y deben hacerlo con la mayor armonía posible, no tienen porque existir desacuerdos en
ese sentido si se pone como prioridad al niño. Los dos quieren lo mejor para su hijo y hacia eso
deben orientar sus acciones en común.

Como superar una separación es realmente una asunto muy desagradable y difícil de enfrentar
incluso para un adulto, por eso debe extremarse los esfuerzos para hacer que sea lo menos
dolorosa posible para los niños. Solo el tiempo mostrará a todos, padres e hijos, que por mas
difícil que pareciera, la situación se puede y se debe superar y que la vida luego puede ser también
muy feliz. El amor entre padres e hijos no debe admitir separaciones, debe continuar toda la vida.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Stats:
views:62
posted:7/16/2012
language:Spanish
pages:2
Description: Como puede afectar a los hijos una separación matrimonial.