La educaci�n del siglo XXI

Document Sample
La educaci�n del siglo XXI Powered By Docstoc
					      Universidad Fermín Toro
      Vice-rectorado Académico
Decanato de Investigación y Postgrado




   La Educación en el Siglo XXI
         Ensayo Crítico




                                               Autor:
                                        Jesús Bastidas


      Barquisimeto, Julio 2012
   En la actualidad la educación merece un cambio debido a que la
educación tradicional ya cumplió su objetivo en su época y lleno las
necedades de ese entonces, el cual era educar de manera que llenara los
requerimientos de las sociedades agrarias e industrializadas. Enseñó a
leer y a escribir; impartió normas básicas de ortografía, de urbanidad y
algoritmos aritméticos esenciales. Pero detrás de ese programa
encubierto, su verdadero y esencial papel consistió en dotar de
trabajadores obedientes y rutinarios a las fábricas.


   Es de hacer notar que la sociedad cambia vertiginosamente de manera
que la educación tradicional no cumple y responde a las nuevas
necesidades. Esta se torna ineficiente e inadecuada. No porque siempre
lo haya sido, sino porque la sociedad cambiante le plantea nuevos retos y
nuevas demandas.


   Esto explica por qué, prácticamente en todos los países del mundo, se
vive en la actualidad un profundo desfase entre la sociedad y el sistema
educativo. La escuela dominante en el mundo entero sigue siendo la
escuela tradicional. De esta manera llegamos a una disociación creciente
entre la escuela y la sociedad contemporánea.


   Pero esta desarticulación no es exclusiva de América Latina, como con
frecuencia creen los maestros latinoamericanos, en tanto que los cambios
descritos corresponden a un mundo globalizado y porque la escuela
tradicional sigue siendo dominante incluso en los países industrializados.


        “Así pues, podemos afirmar que el tipo de enseñanza
        que se proporciona en la mayoría de las escuelas,
        incluidas las de los países más desarrollados, tiene
        como objetivo la producción de individuos sumisos y
        contribuye al mantenimiento del orden social, es en
        muchos aspectos una preparación para el trabajo
        dependiente y alienado, por lo que limita los cambios
        sociales y constituye un freno al potencial creativo de los
        individuos”. (Delval, 1989)(p. 32)

   Hoy en día, la capacidad de almacenar conocimientos particulares se
está tornando prácticamente ilimitada. Los libros, los textos, los
computadores, las redes, los celulares, Internet, CD, MP3, Flash Memory
y los archivos magnéticos se constituyen en inagotables memorias
sociales externas al individuo. La necesidad de disponer en la memoria
individual de las informaciones y datos particulares ha sido eliminada por
estas memorias externas. Cualquier información está al acceso de
cualquier individuo presionando una tecla de su computador, del celular o
de su MP3.


   Está en las bases de datos y en las redes mediante los sistemas de
intercambio electrónico. La información fluye, es libre; es, por primera vez,
“relativamente” democrática y cambiante a ritmo acelerado. Lo que se
requiere son conceptos y redes conceptuales presentes en cada uno de
los estudiantes.


   Jesús Bastidas concluye que lo planteado por (Deval, 1989) aun sigue
en vigor y coloca como ejemplo lo que le decían sus padres, “estudia y
gradúate para que quedes en una buena empresa, con buenos
beneficios”, y de esta manera no desarrollar un valor creativo en otras
áreas, como las artes y los deportes.


   Para el área de las ciencias sociales se      evidencia que podría ser
transferido a cualquier ciencia: “En definitiva, si queremos que los
alumnos comprendan la estructura y la dinámica de los fenómenos
sociales es preciso que les proporcionemos ambos aspectos, habilidades
inferenciales y marcos o redes conceptuales. O dicho en un lenguaje más
coloquial, no basta con enseñar a pensar a los alumnos, también es
necesario proporcionarles contenidos específicos sobre los que ejercitar
esa capacidad inferencial” (Carretero, 1989).


   Esto quiere decir que no basta con enseñar a pensar a los alumnos.
También es necesario proporcionarles herramientas cognitivas o redes
conceptuales sobre las cuales ejercitar esa capacidad de pensar más allá,
estos instrumentos de conocimiento son condición necesaria para
acceder a la comprensión de cualquier ciencia.


   Por otra parte el autor de este ensayo crítico quiere mencionar como
se ve en Venezuela la educación en el siglo XXI y para ello acude al blog
de Jorge Pérez, donde con gran preocupación nos menciona como los
intereses políticos han afectado significativa el curriculum de estudio casi
de todos los niveles educativos.


   Actualmente Venezuela se encuentra en un momento histórico muy
particular, en efecto, la situación política-económica- social que atraviesa
nuestro país ha afectado de forma negativa todos los campos de la vida
diaria de los venezolanos y venezolanas. Así, estamos ante un proceso
denominado el socialismo de siglo XXI, con ideas de aplicación marxista-
castrista, donde los poderes e instituciones del país se han parcializado
como apoyo a un régimen totalitario que, por razones constatables con la
realidad, no busca el bien social.


   Ahora bien, ante un panorama como este, hablar del sistema educativo
venezolano, es hablar de un sistema muy bien organizado en teoría, en
las leyes, en el ideal; pero que cuando lo confrontamos con la realidad,
vemos que dicho sistema no se lleva a cabo de la mejor manera, pues
encontramos deficiencias marcadas en los diversos campos de la
educación.
   Si bien es cierto, todo venezolano y venezolana tiene derecho a una
educación de calidad que le permita formarse integralmente como ser
humano y así, poder afrontar los retos que cada día la vida social le exige,
sin embargo, no todos tienen acceso a la educación de calidad, pues, las
universidades públicas no bastan para la inmensa matricula de
estudiantes que aspiran a una educación gratuita y de calidad. En este
sentido, es necesario invertir más recursos económicos y humanos para
la formación de los futuros profesionales de nuestra patria.


   En la educación es imposible hablar de una no ideologización, pues,
por naturaleza, la educación lleva consigo una ideología determinada, que
depende en gran parte del sistema político imperante para el momento.


   Un    sistema   democrático,     debería    promover    la   pluralidad     de
pensamiento, es decir, presentar a los estudiantes las diversas posturas
de una forma objetiva y que sean éstos (los alumnos) los que elijan su
postura ideológica.


   Siguiendo con lo anterior, escuchamos en los planteamientos
educativos actuales un interés muy positivo, por cambiar la búsqueda del
bien individual, que hasta nuestros días ha reinado en la mente del
venezolano, por la búsqueda de un bien social, que promueva el
desarrollo del país. Efectivamente, esta iniciativa es neural en el ejercicio
de la docencia, se debe, entonces, enseñar a buscar el bien social como
prioridad, a dejar de lado la corrupción, el egoísmo y todo aquello que no
permite avanzar a nuestro país. (Pérez 2010).


  En conclusión Pérez (2010), nos quiere dar un enfoque global de cómo
Venezuela está atravesando por un nuevo cambio educacional, pero
pensando en el bien social. Que en teoría está muy bien pero tendría que
llevarse a la práctica sin interés político, y de no idealizar la educación.
                      REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS




 Jorge Luis Pérez Chakal (24 de octubre del 2010). La educación en la
Venezuela del siglo XXI, Blog sobre educación. Consultado el día 07 de
julio de 2012 de la World Wide Web:
http://jorgesse.blogspot.com/2010/10/la-educacion-en-la-venezuela-del-
siglo.html


 Julián De Zubiría Samper (2005). Los Retos a la Educación en el Siglo
XXI, Blog sobre educación. Consultado el día 07 de julio de 2012 de la
World Wide Web:
http://www.unes.edu.ve/images/pdf/bibloteca/retos_a_la_educacion_del_s
iglo_21_zubiria.pdf

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:8
posted:7/11/2012
language:Spanish
pages:6