Documents
Resources
Learning Center
Upload
Plans & pricing Sign in
Sign Out

educacion del siglo XXI

VIEWS: 57 PAGES: 7

									   REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
        UNIVERSIDAD FERMÍN TORO
      DEPARTAMENTO DE POSTGRADO
   DIPLOMADO DE COMOPONENTE DOCENTE




ENSAYO CRITICO SOBRE LA EDUCACIÓN
            DEL SIGLO XXI




                              Autor: Rigel Gutiérrez




          Cabudare, Julio de 2012
  ENSAYO CRITICO SOBRE LA EDUCACIÓN DEL SIGLO XXI



   Históricamente se han convertido en algo popular, las características del
acto educativo y éste, ha enfrentado muchos y variados problemas, debido a
lo complejo de la conducta de los seres humanos y al desarrollo de la ciencia
que lo impacta de forma determinante, en lo que respecta a la forma de
cómo se aborda la explicación de un mundo complejo y cambiante, así
mismo, la conducta de las personas se ve afectada por ese nuevo mundo de
cambios que le presenta la ciencia diariamente.


   El conocimiento se vuelve una vorágine, en la cual el ser humano se ve
inmerso, sin lograr incorporar de forma eficiente y al ritmo de cómo se
presenta las nuevas ideas que componen el mundo ahora; lo cual, le provoca
una pérdida de sentido de la vida a largo plazo, que limita su interés por las
cosas trascendentes que impactan la vida; el vivir hoy, el disfrutar ahora, el
olvidar el mañana es lo nuevo, es lo posmoderno.


   La forma en que se vive ha cambiado drásticamente durante el siglo
pasado y ese cambio puede ser entendido en función a lo que se ha logrado
en el cambio de la educación. Los grandes pasos que se han dado en este
siglo en el campo de la ingeniería, medicina, agricultura, transportación,
telecomunicaciones, y electricidad son todas consecuencias directas de los
logros en la educación.


   Sin embargo, los problemas que la sociedad humana está enfrentando
hoy son totalmente diferentes y la cuestión es preguntarse es si los
problemas presentes pueden también resolverse de la misma manera en que
se han resuelto los otros problemas, a través de más conocimientos, mejor
organización, más eficiencia y más poder. Si así fuera, entonces habría que
continuar en la misma dirección. Si no, entonces hay que considerar muy
seriamente si se necesita una visión diferente de educación para este siglo
XXI.


   El educando tiene de forma natural una gran disposición a incorporar lo
nuevo en su compilación cultural y formativa, está dispuesto a utilizar las
nuevas tecnologías, los nuevos conceptos que vienen en la globalización;
situación, que para el docente se dificulta, debido a que, éste se resiste a los
cambios, característica que no es responsabilidad del mismo, sino el
ambiente para el que fue formado.


   De tal manera, existe un alumno producto de la globalización y del
posmodernismo con unas características propias impactadas por lo nuevo,
que trae consigo la globalización, las nuevas tecnologías y los avances
científicos, que modifican los conceptos de la vida, con ideas globales y por
otro lado, un docente formado con las características del modernismo el cual,
todo lo quiere explicar a través de la razón y de la gran historia; conceptos
que utiliza para educar a un alumno del posmodernismo, el cual no entiende
a su maestro. Para Fernando Savater (2005) “como el que aprende es el
alumno, el maestro debe intentar siempre despertar en él la vocación de
aprender, de ser un ciudadano del mundo y una persona con criterios claros”
(Pág. 5).


   La posmodernidad reclama el valor del hombre, resalta su importancia. En
este contexto se da el proceso educativo, el cual, por definición es complejo
y no se están incorporado por el docente nuevos elementos que se
presentan con el posmodernismo y la globalización que hoy impactan a la
sociedad. El grupo social que tiene por encargo la educación de las nuevas
generaciones no ha agregado con la misma rapidez los cambios que se han
presentado en la ciencia y tecnología a su quehacer cotidiano, como práctica
normal de la actividad docente.


   Para Fernando Savater (2005):
  A veces nos llegan noticias que nos preocupan y que no sabemos
  cómo remediar. Por ejemplo, la cantidad de gente angustiada por el
  tsunami que ocurrió en el Índico. Con esto hace cuatro siglos la gente
  no se hubiera preocupado porque nunca habría sabido que pasó, le
  habría llegado la noticia un año después. El problema es que
  nosotros lo sabemos el mismo día en que está ocurriendo, por una
  parte nos sentimos consternados y por otra parte no sabemos qué
  hacer, cómo ayudar, salvo que dar dinero… Esa constancia de que lo
  que ocurre afuera nos concierne, nos crea unas situaciones de
  desafecto porque no sabemos cómo remediar las cosas… Es por eso
  que hay que tener un conocimiento de lo global, mundial, pero
  también hay que actuar localmente… Es decir, no vivamos
  pendientes de intentar remediar las desgracias muy lejanas cuando
  siempre tenemos suficientes próximas como para poder trabajar en
  ellas. (Pág. 7-8)

   Por otro lado, P. Krishna (1997) expone:
  Somos todos ciudadanos de un mundo y compartimos la tierra como
  nuestro hábitat común. Lo que afecta una parte del mundo hoy es
  preocupación de todos nosotros. Necesitamos una mente que sienta
  por el mundo entero no solamente por un país. Somos parte de un
  mundo, una humanidad y si podemos resolver problemas dentro de
  un país a través de medios democráticos y de compromiso común,
  ¿acaso no es también correcto hacerlo entre las naciones? Si
  tenemos una mente global que realmente no crea en “el poder es
  correcto” no habría ejércitos y guerras. Ese es el futuro que debemos
  correcto”
  realizar para el siglo XXI. Podemos trabajar para resolver problemas
  locales pero es importante hacerlo con un entendimiento global.
  (Pág.1)
   En lo expuesto anteriormente por los autores se aprecia una diferencia
clara en sus opiniones, en la actualidad, por los medios de comunicación y
las avanzadas tecnologías las catástrofes que ocurren en cualquier lugar del
mundo se conocen rápidamente, lo que trae consigo preocupación inmediata
por los acontecimientos pero esa preocupación debe ser reflejada en el país
donde se viva, ayudando primero a los que cercanos que necesitan y luego
se podrá ayudar a los demás. Con esto, se refleja una conciencia global y
local.


   Actualmente, la educación del siglo XXI tiene una tendencia hacia la
educación-entretenimiento (socializar, enseñar y aprender convergen),
colaboración (formar redes sociales sobre la base de la colaboración dentro y
fuera del plantel), movilidad (enseñanza y aprendizaje más allá del aula, red
dentro y fuera de las aulas en cualquier momento y lugar), etc. Para Savater
(2005) “Educar por Internet me suena como hacer el amor por
correspondencia. Para humanizar al otro se requiere el cuerpo a cuerpo. El
Internet y la correspondencia son cosas que están muy bien, lo que pasa es
que se deben utilizar para lo que sirven…” (Pág. 5).


   Respecto a lo anterior, se debe tener cierta tolerancia ya que a pesar de
que lo expuesto por el autor, es cierto también hay que pensar en que
muchas veces las personas por motivos fuera de su alcance (trabajo, hogar,
etc.) se ven obligados a realizar sus estudios de esta forma para poder
desarrollarse en algún ámbito, lo que es una ventaja del desarrollo de las
nuevas tecnologías y el avance de la educación.


   Por otro lado, la educación está pasando por una encrucijada que es
enfrentar la deshumanización de la sociedad. Hay que educar desde la
humildad para despertar la vocación de aprender y tener criterios; debe
transformar el interior de la conciencia del ser humano. Lo que se necesita
ahora no es más habilidades y eficiencia, sino mayor cohesión, compasión,
capacidad de compartir y trabajar juntos.


   La técnica no crean la visión; es la visión la que crea la técnica. Es
importante encontrar esa visión de la vida y vivir realmente la vida en
consonancia con ello. A menos de que la educación ayude al estudiante, el
no hacerlo tendría un significado muy pequeño. Significa que debemos ser
estudiantes toda la vida, vivir con preguntas de fondo y fundamentales.
                  REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS



1. Cisco (2009). Educación para el siglo XXI. [Documento en línea].
Disponibleen:http://www.cca.org.mx/profesores/congreso_recursos/descarga
s/wf_teachers_first.pdf


2. Krishna, P. (1997). La educación correcta para el siglo XXI. [Documento
en línea]. Ponencia presentada en XXII Congreso Internacional Montessori,
Suecia.                           Disponible                          en:
http://www.pkrishna.org/spanish/right_education_spanish.html


3. Manrique, M. (2005). Educación en el siglo XXI. [Documento en línea].
Disponible en: http://www.catalogoeducativo.com/pdf/01.pdf

								
To top