situaciones dificiles 4 by vTIBB8E1

VIEWS: 27 PAGES: 34

									LA CRUZ DE LAS DIFICULTADES…
¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?
           Desde la hora sexta hubo oscuridad
             sobre toda la tierra hasta la hora nona.
           Y alrededor de la hora nona clamó
             Jesús con fuerte voz: «¡Elí, Elí! ¿lemá
             sabactaní?», esto es: «¡Dios mío, Dios
             mío! ¿por qué me has abandonado?».
           Al oírlo algunos de los que estaban allí
             decían: «A Elías llama éste».
           Y enseguida uno de ellos fue corriendo
             a tomar una esponja, la empapó en
             vinagre y, sujetándola a una caña, le
             ofrecía de beber.
           Pero los otros dijeron: «Deja, vamos a
             ver si viene Elías a salvarle». (Mt 27, 45-
             49).
¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?
            Tú eres mi Señor,
            mi bien nada hay fuera de Ti,
            Tú eres mi Señor,
            la parte de mi herencia.
               Señor mi Dios yo te busco,
               mi alma tiene sed de Ti
               cual tierra seca agostada,
               sin tu gracia desfallezco.
            Sólo en Dios descansa mi alma,
            de El viene mi salvación,
            El es mi roca mi valuarte
            de El viene mi esperanza.
               Se me alegra el corazón,
               ¡Oh Dios causa de mi gozo!
               Tu amor vale más que la vida,
               te alabarán mis labios.
¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?
           Levántame, Señor, que estoy caído,
           sin amor, sin temor, sin fe, sin miedo;
           quiérome levantar y estoyme quedo:
           yo propio lo deseo y yo lo impido.
           Estoy, siendo uno solo, dividido:
           a un tiempo muerto y vivo, triste y ledo;
           lo que puedo hacer, eso no puedo;
           huyo del mal y estoy en él metido.
           Tan obstinado estoy en mi porfía,
           que el temor de perderme y de perderte
           jamás de mi mal uso me desvía.
           Tu poder y bondad truequen mi suerte
           que en otros veo enmienda cada día,
           y en mí, nuevos deseos de ofenderte.
                                (Fray Miguel de Guevara).
¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?
        Ya habían pasado tres horas, y desde las doce del
          mediodía hasta las tres de la tarde un viento
          candente recorría aquellas calles. El sol de la
          creación emitía sus rayos impetuosos contra el
          Sol que nace de lo alto. El había nacido en la
          medianoche y ahora extinguía su vida a partir del
          mediodía.
        La sangre se empezaba a coagular ahí donde no
          podía correr libremente; la fiebre empezaba a
          consumir su cuerpo; las espinas que eran vistas
          como maldición en una tierra condenada a
          producir espinas y abrojos tenían pendientes las
          últimas gotas de su sangre.
¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?
        El dolor se desplaza del cuerpo a la mente
          y al alma, y entonces grita el Maestro
          con fuerte voz: ¡Dios mío, Dios mío! ¿Por
          qué me has abandonado? El Hijo de Dios
          experimentaba la desolación y el
          desamparo. ¡Dios mío, Dios mío! ¡Elí,
          Elí!, ¡Elohí, Elohí!, ¿lemá sabactamí?
        Única ocasión en toda su vida en que el
          Hijo de Dios no le llama a Dios con el
          nombre de Padre. No le llama: Abba, le
          llama Elí, Elohí. Siempre y en cada
          momento se dirigió a Dios como Padre,
          pero ahora, por única ocasión no le
          llama así.
REVISANDO EL SEMILLERO (SEMINARIO)...




El noviazgo es un éxito si el matrimonio que le sigue es un
   éxito. Pero si el matrimonio es un fracaso el noviazgo
  también fue un fracaso. El noviazgo tiene su razón de
  ser en un matrimonio feliz. Cuando ves esas parejas de
  novios que llevan su noviazgo con tanta ligereza y
  frivolidad, comprendes que necesariamente van a
  fracasar después en el matrimonio.
DECISIÓN ACERTADA…
      Se ha dicho: «el matrimonio es una lotería».
        No sabes lo que te va a tocar. Tú no sabes
        cómo te va a salir el matrimonio. Pero no.
        Mucho peor. Porque en la lotería, en el
        peor de los casos, no te toca nada. En
        cambio, en el matrimonio en lugar de
        premio te puede tocar un fardo que no hay
        quien lo aguante.
      Para buscar novia o novio es lógico que se
        busque una persona que les guste. Algún
        atractivo físico tiene que tener. Una cosa
        pasable, bien está. Pero no te encandiles
        con la fachada, que es pasajera. Las
        virtudes no envejecen nunca. El alma no
        envejece. El alma siempre es joven.
Conocerse…


Para el éxito en el noviazgo es también fundamental un
   verdadero y mutuo conocimiento. Hay que conocerse. Y
   muchos novios no se conocen ¿Por qué? Porque lo
   único que hacen es mirarse a los ojos y decirse cosas
   bonitas. ¡Pero no se conocen!
Porque hay que conocerse. El carácter, el modo de ser, las
   ideas, las reacciones, la educación, etc. etc… Y eso no
   es nada fácil.
Friedrich Wilhelm Foerster dice: «El amor vence a la muerte; pero un
   pequeño defecto desagradable, a la larga, puede vencer al amor».
De novios no se le da importancia, porque en el noviazgo
   todo está lleno de ilusiones.
Trabajar adecuadamente…




       Birmingham Sunday Mercury (7 de Enero del 2001)
Trabajar adecuadamente…
Nunca es tarde para pedir perdón

Eliseo Alberto | Opinión             Martes 1 de Marzo, 2005 | Hora de creación: 00:00| Ultima modificación: 03:18




Aquel penúltimo día de enero era el 1636 lunes que George ocupaba su escritorio, en una
casa editorial de Nueva York, y esa mañana debía corregir las galeras de un libro de
medicina. Fue el primero en llegar. Luego lo hicieron a cuenta gotas sus 23 compañeros de
oficina. ¿Habrá colocado una rosa en el delgado florero que decoraba su mesa? ¿Llevaba
un termo de café? George era un hombre metódico, de rituales cotidianos. En verdad, era
un hombre invisible.

Cuando el diario New York Time publicó la noticia de su muerte, pocos la creyeron. Incluso,
algunos sabuesos trataron de rastrear su vida, pero la investigación se empantanó en la
incertidumbre. Dos semanas después, ninguno de sus compañeros se atrevía a hablar del
tema. ¿Acaso por vergüenza? Lo cierto es que el NYT aseguró que, ese martes, la rosa aún
estaba en el florero y George todavía no había abierto su termo de café.
Trabajar adecuadamente…




George Turklebaum, que había trabajado como
 corrector en una casa editorial de Nueva York
 durante 30 años, tuvo un ataque de corazón en la
 oficina que compartía con otros 23 trabajadores.
 Falleció silenciosamente el lunes, pero nadie se
 percató hasta el sábado por la mañana, cuando un
 empleado de la limpieza le preguntó por qué
 trabajaba en fin de semana
Trabajar adecuadamente…
"Se debe regalar a su corazón, no a su mano."
          Por favor dedícate a lo que de verdad es
            importante.
          Todos tenemos que trabajar y esto nos
            permite cubrir nuestras necesidades
            básicas, pero tienes que saber
            jerarquizar: A la empresa tienes que
            responderle pero no te entregues a
            ella, entrégate a tus seres queridos…
          Abraza a tus hijos, visita a tus padres,
            besa a tu esposa, llama a tus amigos,
            es a estos seres a quienes de verdad
            les harás falta cuando ya no estés con
            ellos.
Trabajar adecuadamente…
      El malabarista belga Serge Percelli, de
        familia circense y vocación de
        espectáculo insiste en que no basta
        hacerlo bien, sino ser un artista. No es
        el juego lo que cuenta, sino la
        persona. Dice: “Tienes que aprender a ser
        un artista actuando ante el público. No basta
        hacerlo bien. Yo podía haber hecho esto mismo
        hace diez años, pero nunca hubiera disfrutado
        tanto en mis actuaciones como lo hago ahora.
        Sé que el público está deseando ver algo, pero
        ante todo desea ver a alguien que se está
        divirtiendo en el escenario.”
¿Alcoholismo? Una mujer de cuatro “ces”…




He enfrentado muchos retos durante la sobriedad.
Los retos siempre estarán ahí. La diferencia está en cómo
  reacciono ante ellos y qué hago al respecto. Dejar de
  beber fue tan sólo el primer paso. Aprender a vivir en
  verdad el programa, siendo la mejor que puedo ser, fue
  el segundo. Me ha dado una vida plena y rica. Estoy
  deseosa de ver qué más me espera.
                                      Deb Sellars Karpek
Es hora de preocuparte y actuar…
1.- Cuando consideras que tomar en exceso es un logro y es de valientes.
2.- Cuando mientes acerca de tu forma de beber (sólo llevo dos).
3.- Cuando te pasas las bebidas de un sólo trago.
4.- Cuando empiezas a beber por las mañanas.
5.- Cuando has tratado de dejar de beber y has fracasado en el intento.
6.- Cuando ha empezado a bajar tu rendimiento en la escuela o el trabajo.
7.- Cuando bebes a solas y no con amigos o en reuniones sociales.
8.- Cuando bebes porque tuviste algún problema o te enojaste con alguien.
9.- Cuando ya has estado en problemas a causa de tu forma de beber.
10.- Cuando aseguras que puedes dejar de tomar en cualquier momento a
     pesar de que sigues tomando en gran cantidad.
11.- Cuando bebes cada día un poco más.
12.- Cuando piensas que sería mejor si no tomaras y no haces nada al
     respecto.
Mamitis y Papitis e Hijitis…


Más de un matrimonio que empezó con muchas ganas de ser
   feliz, terminó absurdamente -y otros están a punto de
   fracasar- debido a la exagerada dependencia del marido
   para con su mamá.
Esta extraña relación se conoce con el nombre de "mamitis",
   y por ella se entiende que el hijo, a pesar de que ya está
   casado, aún no corta del todo con su cordón umbilical.
   Cierto es que la "mamitis" también puede darse en la hija
   casada para con su mamá o con su papá y del hijo para
   con su papá pero al parecer, la que más daño hace es la
   que permite al hijo casado hacer más caso a la mamá que
   a la propia esposa y a los hijos.
Soluciones…
La madre. Su amor no busca el bien del hijo, sino la
    satisfacción de un cariño personal y el deseo de
    posesión. Si amara a su hijo, lo dejaría libre de realizar su
    proyecto familiar, le ayudaría a ser un buen esposo y un
    buen padre. Le aconsejaría vivir unido a su esposa como
    el ser más importante en su vida.
El hijo. Su amor también se ve distorsionado por una
    debilidad evidente hacia la voluntad de la madre, por una
    satisfacción sentimental e inmadura del propio afecto filial
    y por una clara irresponsabilidad como esposo y padre. Si
    realmente amara a su madre, trataría de ser mejor hijo,
    trataría de actuar como hombre maduro y responsable
    hacia los deberes que se derivan de su elección de vida.
La forma más correcta para superarla o vencerla, no es la tolerancia o el
    fomento de esa "enfermedad", sino el esfuerzo, aunque resulte
    doloroso, por educar en la sana libertad y madurez a los propios hijos.
Conflictos entre hermanos…
Casi todas las familias experimentan conflictos y peleas
  entre hermanos. Aunque muchos padres se cansen de
  escuchar argumentos sin fin entre hermanos, la
  mayoría coincide en que ellos no cambiarían a sus hijos
  por toda la paz y tranquilidad del mundo.
 Permita que sus hijos resuelvan conflictos, siempre que
  sea posible.
 Asegúrese de que cada hijo recibe atención individual.
 Déle a cada hijo un lugar y objetos que pueda considerar
  como propios.
 Establezca reglas simples y claras para la familia.
 Fomente la interacción positiva enseñando a demostrar
  sentimientos de afecto y de bondad entre hermanos.
 Elogie y halague sinceramente a cada hijo.
Cuando llega un hermanito…
   Digale a su niño que usted está esperando otro niño.
   Involucre a su niño en la preparación para el nacimiento del bebé.
   Deje que su niño le ayude con el cuidado del bebé.
   Reserve un tiempo para el niño mayor. Si el niño tiene la impresión que
    usted siempre está atendiendo al bebé se pondrá celoso. Planee estar
    completamente a solas con el niño mayor para darle oportunidad de
    que decida lo que desea hacer para pasar un momento agradable.
   Deje que su niño mayor participe en actividades fuera del hogar que no
    incluyan al bebé o que no le incluyan a usted, de esta manera
    aprenderá a separarse y a sentirse bien sin que usted esté alrededor.
   Cualquiera que sea la edad del niño mayor, su mundo cambiará
    drásticamente cuando usted traiga al nuevo bebé a la casa. Las
    sugerencias indicadas podrían ayudarle a que este cambio se
    desarrolle en un ambiente más suave y agradable para la familia
    entera.
Costumbre y Rutina…


“La ausencia es el ingrediente que le devuelve al amor el gusto
   que la costumbre le hizo perder”. (Amado Nervo).
El matrimonio debe combatir sin tregua a ese monstruo que
   todo lo devora: la costumbre. (Honoré de Balzac).
“El amor que no se renueva cada día, se vuelve rutina y
   esclavitud”. (G. J. Gibrán).
 “ Preguntaron al Amigo de dónde nacía el amor, de qué vivía y
   por qué moría. Respondió el Amigo que el amor nacía del
   recuerdo, vivía de inteligencia y moría por la rutina.”
   (Raimundo Lulio).
                        Viudez…


Como la Gran Pirámide, el Taj Mahal en la India es un sepulcro.
  Sin embargo, a diferencia de la Pirámide, que refleja la vanidad
  real, el Taj Mahal rinde homenaje al amor.
Corrían los primeros años del siglo XVII. En una sociedad donde
  la norma era que el hombre tuviera muchas esposas, el
  emperador Shah Yahan concentró todo su amor en una sola
  mujer, Arjumand Banu, graciosa y delicada como una flor,
  Shah Yahan hizo de ella su emperatriz y le dio el nombre de
  Mumtaz Mahal ('Elegida del Palacio'). Ellos se casaron en
  1609 Durante 19 años la real pareja gozó de la más completa
  felicidad conyugal, hasta que Mumtaz Mahal falleció al dar a
Nos acostumbramos a las personas…
       Barbara Bartocci escribió en 1988, un
        libro   titulado   “Los    recuerdos
        perdurables” en el que narra el valor
        inestimable de los recuerdos.
       Cuenta ella que, cuando su hijo Andy
        se iba a graduar de la Universidad
        salió a caminar con él por la playa.
        De pronto vio surcar el cielo un par
        de aviones caza de la Armada
        estadounidense. Ella se le quedó
        mirando a su hijo más alto que ella y
        le dijo: -Tu padre se sentiría muy
        orgulloso de ti –
Hagamos inolvidable lo ordinario…
       Los ritos familiares son
         fuente inagotable de
         algunos de nuestros
         mejores recuerdos.
       Para hacer inolvidables
         las cosas ordinarias
         sólo se requiere que
         estemos    pendientes
         del simbolismo que
         los   acontecimientos
         diarios tienen como
         metáfora del amor.
Coleccione objetos de recuerdo…
             Antes de arrojar a la basura
              sus cartas de amor o los
              primeros dibujos escolares
              de sus hijos, piénselo bien.
              Constituyen       preciosos
              recordatorios. No crea que
              su desinterés en conservar
              tesoros familiares cuando
              tiene usted 25 años habrá
              de durar toda la vida.
              Posteriormente        quizá
              deseará            haberlos
              conservado.
Prepare recuerdos para futuro…



Todos tenemos estas oportunidades. A veces es algo sencillo:
  la decisión de un padre o de una madre de abstenerse de
  algún quehacer con tal de llevar a sus hijos de paseo por el
  bosque durante una hermosa mañana. O hacer de repente
  una visita a algún vecino anciano.
Es la suma de momentos como esos, cuando dedicamos tiempo
  a los demás, la que crea una especie de collage de recuerdos.
  Los fragmentos de amabilidad se juntan a las demostraciones
  de afecto, e integran en conjunto hermosas remembranzas.
Digamos: Te quiero…




A algunas personas les cuesta más trabajo que a otras,
  pero aunque se diga torpemente, con vacilación o con
  un susurro, las palabras “te quiero” dichas a alguien
  querido crearán el más importante e imperecedero de
  los recuerdos.
Las ofensas y discusiones
          “Parte de la felicidad en la vida consiste,
            no en ganar una batalla, sino en
            evitarlas. Una retirada magistral es en sí
            misma una victoria”
          “El amor tiene ojos, pero también tiene
            párpados”
          “No se puede ganar una guerra, así como
            no es posible ganar un terremoto”.
          “La noción de vencer en los conflictos
            matrimoniales es un espejismo, pues la
            “victoria” de un cónyuge significa
            inevitablemente una pérdida para el otro
            y para ambos”.
          “En una guerra no hay soldados sin
            heridas” (Gilberth K. Chesterton).
          “La verdad es que nadie puede herirnos,
            salvo la gente que queremos” (Jorge
            Luis Borges).
Las ofensas y discusiones
Con reñir y sermonear constantemente al cónyuge
 sólo se logra acumular una presión de vapor que,
 más tarde o más temprano, hará estallar la
 caldera.
   Perdonar es abrir una válvula de escape para permitir la
    salida del veneno acumulado por el rencor y el
    resentimiento.
   Cuando una persona perdona, no está ayudando a quien
    la ofendió, se está ayudando a sí misma, porque se está
    deshaciendo de los sentimientos negativos y está
    recuperando el equilibrio y la paz interior.
   El perdón no es cuestión de razón. El perdón en muchas
    ocasiones aparece como algo ilógico, hasta cierto punto
    irracional, pero lograr perdonar y liberarse del rencor
    tiene su lógica y su metodología.
Las ofensas y discusiones
Aceptar el dolor: Tratar de aparentar que al cabo no me
  importa, es echarle tierra al asunto, pero debajo de esa
  tierra queda el resentimiento. Solamente reconociendo
  y aceptado el dolor se puede trabajar para eliminarlo de
  raíz.
Evitar la venganza: En ocasiones se toma la actitud de si
  el otro me hizo, yo le hago.. No se trata de ver a quién
  le va peor, pues esa es una actitud de: yo pierdo y tú
  también, que resulta autodestructiva.
Valorar la ganancia, no la pérdida. Perdonar implica
  recuperar la paz interior, el equilibrio emocional. Al
  perdonar, la más beneficiada es la persona que otorga
  el perdón porque se deshace de los sentimientos
  negativos.
Buscar soluciones, no al culpable: Lo importante al
  perdonar es encontrar la manera de restablecer la
  relación y mejorarla, en vez de identificar quién tiene la
  culpa de que las cosas no marchen bien.
¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?
        ¡Qué bien se está aquí, Señor!
        No hay otro lugar donde estar mejor,
        tu mano nos guía,
        tu amor nos protege,
        confiamos en Ti (2).
        Seremos tus manos,
        para construir un mundo nuevo,
        seremos tu boca, para no callar la verdad,
        seremos tus ojos, para mirarnos con ternura;
        y tu misericordia, para escuchar sin juzgar. (Bis)
        ¡Qué bien se está aquí, Señor!
        No hay otro lugar donde estar mejor,
        Tu mano nos guía,
        Tu amor nos protege,
        Confiamos en tí. (2) (Bis)
www.rosario.org.mx

								
To top