Las Diez J�venes by R2ca5J

VIEWS: 92 PAGES: 30

									Las Diez Jóvenes
   (Mateo 25:1-13)
Enfoque
Una boda ha sido proyectada, y todo
está preparado. Cuando llega el
momento, el novio se viste de gala
con su ropaje de bodas y se dirige a
la casa de la novia. En el camino le
salen al encuentro las jóvenes
amigass de la novia, vestidas con
trajes multicolores y lámparas en
sus manos, para alumbrar el
camino. El novio se encuentra con la
novia, y juntos se dirigen al
banquete de bodas. Así es como se
celebraba     una    boda    en   la
antigüedad.
  Las costumbres de banquete de
  bodas del antiguo oriente eran muy
  diferentes de las costumbres
  nuestras, peros se tomaban con la
  misma seriedad.

a. ¿Qué tradiciones comunes de
   nuestra cultura relacionadas con
   una boda conoce usted?
b. ¿Qué tradiciones consideramos
   esenciales? ¿Por qué?
Infórmese
        Mateo 25:1-5
Entonces el Reino de los cielos será
semejante a diez vírgenes, que
tomando sus lámparas, salieron a
recibir al esposo. Y cinco de ellas
eran prudentes, y cinco fatuas. Las
que eran fatuas, tomando sus
lámparas, no tomaron consigo
aceite; mas las prudentes tomaron
aceite en sus vasos, juntamente con
sus lámparas. Y tardándose el
esposo, cabecearon todas, y se
durmieron.
Uno de los deberes de las damas de
honor de la novia (las diez jóvenes de
esta paábola) era que debía salir, con
luces, al encuentro del novio que se
acercaba. Se proveían de antorchas o
pequeñas lámparas de aceite hechas
de arcilla, y salían a la oscuridad de la
noche para alumbrarle el camino. Sin
duda alguna, todas las jóvenes creían
estar preparadas. Todas llegaron con
sus lámparas. Pero, al demorarse el
novio,     vemos      quienes    estaban
verdaderamente preparadas, las que
se habían abastecido de aceite.
Lo mismo vale para los hombres.
Muchos creen estar preparados para el
fin del mundo, pero solamente quienes
tienen    fe    en     Cristo    están
verdaderamente preparados para ese
día. Somos sabios si confiamos en él.
a. ¿Quienes salieron a recibir al novio?
   Todas las jóvenes salieron a ver al
   novio. Tanto las insensatas como las
   prudentes salieron juntas, llevando
   lámparas encendidas. A esta altura
   de la parábola, uno realmente no
   puede determinar la diferencia entre
   las insensatas y las prudentes
b. El   novio    no   llegó hasta    la
   medianoche. ¿Esperaba alguien que
   llegara tan tarde? ¿Qué sucedió
   mientras lo esperaban.
   Es dudoso afirmar que algunas
   esperaban que llegase tarde. Si lo
   hubiesen sabido, no habrían salido
   sino cerca del momento de la llegada
   del novio. Mientras esperaban, se
   durmieron      y     sus  lámparas
   continuaron ardiendo.
         Mateo 25:6-9
Y a la medianoche fue hecho un
clamor: He aquí, el esposo viene; salid
a recibirle. Entonces todas aquellas
vírgenes se levantaron, y aderezaron
sus lámparas. Y las fatuas dijeron a las
prudentes: Dadnos de vuestro aceite;
porque nuestras lámparas se apagan.
Mas las prudentes respondieron,
diciendo: Para que no nos falte a
nosotras y a vosotras, id antes a los
que venden, y comprad para vosotras.
c. ¿Qué hicieron las jóvenes cuando
   finalmente el novio estaba por llegar?
   ¿Qué descubrimiento hicieron las
   jóvene insensatas?
   Cuando estaba el novio pr llegar,
   todas las jóvenes prepararon sus
   lámparas, se aseguraron de que
   estaban ardiendo con claridad. Al
   hacer esto, las jóvenes insensatas se
   dieron cuenta de que se habían
   quedado sin aceite de respuesto. No
   estban preparadas para la demora.
d. ¿Cómo reaccionaron las jóvenes
   insensatas ante su problema? ¿Qué
   tuvieron que hacer?
   Las   jóvenes    insensatas  debían
   conseguir aceite. Les pidieron a las
   jóvenes prudentes, pero estas no
   tenían de sobra. Las enviaron a que
   compraran     su     propio   aceite.
   ¡Lamentablemente, a la medianoche
   no había negocios abiertos que
   vendieran aceite!
        Mateo 25:10-13
Y mientras que ellas iban a comprar,
vino el esposo; y las que estaban
apercibidas, entraron con él a las
bodas; y se cerró la puerta. Y después
vinieron también las otras vírgenes,
diciendo: Señor, Señor, ábrenos. Mas
respondiendo él, dijo: De cierto os
digo, que no os conozco. Velad, pues,
porque no sabéis el día ni la hora en
que el Hijo del hombre ha de venir.
e. ¿Con qué se encontraron las jóvenes
   insensatas al volver de comprar el
   aceite?
   Se encontraron con que el novio
   había llegado mientras estuvieron
   ausentes. Las jóvenes prudentes
   habían saludado al novio y habían
   entrado al banquete de bodas, y se
   cerró la puerta. Si bien las jóvenes
   insensatas habían sido invitadas a la
   boda, no pudieron entrar porque no
   habían estado preparadas.
f. ¿Por qué cree usted que el novio “no
   las conocía”?
   La actitud de las jóvenes insensatas le
   debe haber parecido extraña al novio.
   Había llegado a su banquete de
   bodas. Todos los invitados sabían que
   venía. Al llegar, entró a la fiesta con
   sus invitados. Los que llegaron más
   tarde deben haberse visto parecidos a
   quienes pretenden entrar a una fiesta
   sin haber sido invitados. Si realmente
   hubiesen conocido al novio, habrían
   estado allí cuando llegó.
g. Jesús concluye la parábola diciendo:
   “Manténganse despiertos porque no saben
   ni el día ni la hora.” ¿Qué trata de
   enseñarnos con estas palabras?
   Jesús explica el significado de esta
   parábola. Nos dice que las jóvenes
   prudentes y las insensatas son una
   descripción del reino de los cielos (Mateo
   25:1). Vemos aqquí que nosotros somos las
   jóvenes y Jesús es el novio. Debemos estar
   preparados para su regreso. Siendo que no
   sabemos exactamente cuando va a suceder
   esto, es necesario que estemos preparados
   para su segunda venida.
Relacione
a. Jesús es semejante al novio y
   nosotros nos asemejamos a las
   jóvenes. Sabemos que Jesús va a
   venir, pero no sabemos exactamente
   cuando vendrá. ¿Por qué tarda tanto?
   Los cristianos se han hecho con
   frecuencia esta pregunta. ¿Por qué se
   tarda tanto Jesús? Pedro nos explica
   que el Señor es paciente con
   nosotros. Él espera que más personas
   lleguen a creer. ¡Gracias sean dadas a
   Dios que nos tiene paciencia!
b. Cuando el novio llegó, las jóvenes
   insensatas trataron de conseguir
   aceite de las jóvenes prudentes. Pero
   no pudieron conseguir aceite de ellas.
   ¿Que nos enseña esto en cuanto a
   estar preparados para la segunda
   venida de Cristo?
   Las jóvenes que se habían preparado
   para la noche tuvieron suficiente
   aceite. Las que no estuvieron
   preparadas se perdieron el banquete
   de bodas. A nosotros se nos dice que
   estemos preparados para el regreso
   de Cristo.
Estamos verdaderamente preparados
cuando tenemos fe en Jesús. Pero no
podemos prepararnos por otra
persona. Cada uno es invitado a
creer. Podemos compartir nuestra fe
con ellos y animarlos a que estén
preparados, pero no podemos creer
por ellos.
b. Las jóvenes insensatas no estaban
   preparadas      y   perdieron     su
   oportunidad de entrar al banquete de
   bodas. ¿Habrá otra oportunidad para
   quienes no están preparados para el
   regreso de Cristo?
La Biblia no enseña que habrá una
segunda oportunidad después del
regreso de Cristo. Cuando él venga,
juzgará al mundo. Los que creen en él
serán salvos, y los que lo rechazan
serán condenados. No hay una
segunda oportunidad. Es por esto
que se nos dice que estemos
preparados.
Perciba
No es solamente una historia.
Cristo es el novio que viene, y
el cielo es el banquete de
bodas. No deseamos quedar
afuera cuando él regrese.
Puede ser que se tarde más de
lo que esperábamos, pero él
vendrá, y nos dice que nos
mantegamos despiertos para
ese día.
a. ¿De qué manera podemos estar
   preparados para su venida?
   Estamos preparados para su venida
   si tenemos fe. Jesús murió y resucito
   nuevamente,      para   perdonarnos
   nuestros pecados y reconciliarnos
   con      el      Padre.     Estamos
   verdaderamente preparados para su
   regreso, si sabemos que no podemos
   salvarnos a nosotros mismos y que
   dependemos por completo de él.
b. Lo mismo que las jóvenes de la
   historia, tal vez pensamos que Jesús
   tarda demasiado. ¿Qué haremos para
   permanecer fieles y estar preparados
   para su llegada?
  1. Continuamos preparados mante-
     niéndonos firmes en la fe. Dios nos
     ha dado muchas cosas para
     ayudarnos mientras esperamos.
     Podemos confiar en su promesas al
     respecto,      las    cuales     las
     encontramos en la Biblia.
2. Podemos confiar en su gracia y
   perdón, los que conocimos en su
   Bautismo.
3. Podemos vivir la experiencia de su
   presencia en la Santa Comunión.
   Podemos    tener   parte   en   la
   comunión de su iglesia.
4. Podemos animar y ayudar a otros
   en su fe.
  “Él no nos ha
abandonado; nos
    ayuda y nos
   fortalece por
     medio del
 Espíritu Santo.”
Las Diez Jóvenes
   (Mateo 25:1-13)

								
To top