Manuel Jes�s Rodr�guez Rodr�guez by 9eDJy4

VIEWS: 7 PAGES: 12

									Manuel Jesús Rodríguez Rodríguez.
Nací en un pueblo de Miéres que se llama Figaredo. Fui buen
estudiante. Pronto conocí a la que sería mi mujer y la madre de mis hijos.
Estudié en Oviedo medicina. En el año 1996 ingresé en la Administración
de Justicia como Forense y quedé adscrito a los Juzgados de Castropol
y Luarca. Mi profesión la medicina, mi pasión, mis hijos y la música.
Comencé a tocar cuando tenía 13 años y junto a mis amigos, formamos
un grupo. Hemos dado varios conciertos y hecho tres discos con la
actual formación de SOMNIUM plane music.
Hacia el año 2000 mi mujer y yo decidimos separarnos, manteniendo
hasta el día de hoy una relación amistosa y sana y continuamos
trabajando y preocupándonos y ocupándonos de nuestros hijos.
En el año 2001, estando pasando consulta en el Juzgado de Castropol,
llegó una paciente, que venía derivada de otros Juzgados y
compañeros, por causa de un accidente de tráfico. ANA MARIA
BALSEÍRO EXPÓSITO. Ante mi se presentó con unas secuelas físicas y con
unas circunstancias de rechazo a los juzgados y a los médicos forenses,
decía ya haber pasado por tres consultas médico-forenses. Su situación
anímica era mala y lloraba con facilidad.
Habiendo surgido una espontánea empatía entre Ana y yo, tuvimos
ocasión de compartir algún café fuera de nuestros ámbitos laborales,
conocernos y comenzar un relación.
Esto sucedía en diciembre de 2001. En aquél momento no pude
sospechar como cambiaría mi vida.
Pronto esa relación comenzó a tener problemas, por el estado físico de
Ana y por la intervención en la relación de personas con las que ella
había mantenido relaciones afectivas. La relación se prolongó entre
rupturas y vueltas hasta el año 2004. Y es entonces, cuando ANA MARÍA
BALSEÍRO comienza su particular cruzada, y mi familia y yo el calvario
que ella, los tribunales y los periódicos nos impusieron gratuitamente.
Ana Balseíro me denuncia por coacciones y lesiones mentales. El
resultado de este procedimiento, esto es, la sentencia, ha tardado en
llegar 6 largos años, con una sentencia ABSOLUTORIA, confirmada por la
Audiencia y hoy firme. Pero no quisiera detenerme en el procedimiento,
que está a disposición de quien tenga interés, y si en el contenido de la
sentencia y en el desarrollo de la vida de ANA , LA MÍA Y LA DE MIS
HIJOS.
Seis   años   de   instrucción   y   dilaciones,   no   imputables   ni   a la
administración ni a mí, habiendo aportado cuanto me ha sido requerido
en tiempo y forma y comparecido cada vez que se me ha citado, no
así por parte de Ana Balseíro, que incluso fue tenida por desistida en la
acusación particular durante varios meses por no nombrar procurador y
abogado, han concluido con una sentencia que tras 38 páginas en las
que recoge las distintas falsedades y contradicciones en las que incurre
Ana Balseíro, dice literalmente:
“en consecuencia a lo cual, desde las exigencias de la racionalidad es
obligatorio concluir que Ana María Balseíro Expósito, faltó a la verdad en
su testimonio, de modo que éste no goza de fuerza probatoria de los
hechos que fueron objeto de la acusación. De ninguno de ellos, porque
quien falta a la verdad en hechos esenciales, en la forma analizada,
puede faltar a la verdad en cualquiera otra cuestión. Y, por lo tanto,
tampoco estimo probado que la causa de los trastornos psiquiátricos y
psíquicos de la denunciante haya sido el trato que recibió del
acusado”.
FALLO. QUE DEBO ABSOLVER Y ABSUELVO AL ACUSADO MANUEL JESUS
RODRIGUEZ RODRIGUEZ


Esta sentencia, fue recurrida por la Acusación Particular y por el
Ministerio Fiscal. Habiéndose dictado sentencia por la Iltma. Audiencia
de Lugo confirmando todos los extremos y desestimando los motivos de
recurso por: “no haber probado minimamente ni uno de los hechos
denunciados”.
Ambas sentencias son firmes.
Han pasado 6 años para llegar a esta sentencia. Mientras tanto:
Ana Balseíro obtuvo el beneficio de una orden de alejamiento que se
me impuso, y consecuentemente, siendo ella periodista redactora de la
Voz de Galicia en Ribadeo, fue trasladada a la redacción de Madrid,
sita en el paseo de la Castellana. A partir de ese momento, dejó de
publicar artículos con su nombre, apareciendo bajo un pseúdonimo- sin
muchas dudas,     NATALIA BORE-, y comenzó a tener intervención y
participación en distintos cursos, tertulias radiofónicas, jornadas y
ponencias sobre la violencia de género, en calidad de ESPECIALISTA EN
VIOLENCIA DE GÉNERO y en la escritura de dos libros, todo ello
entendemos que a título oneroso. Vocal de ameco press, y secretaria
durante algún tiempo de la Asociación de Mujeres Valdés Siglo XXI,
presidida por Aurora Valdés Suárez, forma parte del elenco de personas
que intervienen de manera activa y subvencionada en el tejido de la
violencia de género, personas que no sólo son sus compañeras en estas
actividades, sino que fueron también las que testificaron a su favor en el
juicio sostenido. Así Cristina Polo Usaola, Sonia Lamas, Genma Vitutía,
Aurora Valdés y Ana María Pérez del Campo, o el propio Adolfo
Barreda, abogado activo en estas asociaciones, y director jurídico de
Ana Balseíro.
Ni las lesiones mentales denunciadas, y por las que solicitaba para mí
una pena de prisión de 10 años, ni ahora una sentencia con el
contenido de la obtenida, impidieron ni ha impedido que ANA MARÍA
BALSEÍRO siga impartiendo sus conocimientos y formando a jóvenes e
informando a mujeres necesitadas acerca de temas relacionados con
la violencia de género como experta en ellos. No ha servido de nada
ninguna denuncia, ni las efectuadas ante las distintas administraciones,
ni las formuladas ante los medios de comunicación, entre los que se
encuentra su propia empresa LA VOZ DE GALICIA, que ha ignorado
absolutamente el contenido de la sentencia, incluso como información
noticiable.
Mientras, Manuel Jesús, yo , conocido merced a los medios de
comunicación como el forense de Luarca y Castropol, he sufrido
también algunos cambios en mi vida .
Así en 2005 y en virtud de un escrito redactado por D. Adolfo Barreda y
firmado por distintas asociaciones de mujeres, dirigido al Ministro de
Justicia, fue pronto apartado de la intervención en los casos de
violencia de género y violencia doméstica, en los que hasta ese
momento había venido interviniendo en el cumplimiento de sus
funciones como forense sin que hubiera mediado queja alguna que
pudiera poner en duda su profesionalidad.
Bastó este escrito para que mediante una llamada telefónica, yo fuera
apartado de mis funciones. Nunca nadie me preguntó nada. Nunca
nadie me dio más explicaciones y cuando las pedí al responsable del
organismo al que pertenezco, se me dijo que eran instrucciones de la
Consejera de Justicia, María José Ramos. Solicito insistentemente que se
me comunique por escrito este apartamiento y reiteradamente se me
niega ese derecho.
Aún sigo apartado de estos casos.
Pero el daño ha ido mucho más allá. Ha alcanzado absolutamente a
todos los pacientes, a los que veo en mis consultas en los Juzgados.
Algunos, tienen la suficiente valentía para decirme : adelante Doctor,
que yo se que usted no es así. Otros, simplemente callan e
irremediablemente hacen que me sienta sojuzgado día, en cada
consulta que paso, con cada persona que me cruzo. Seis años antes
de ser juzgado, seis años antes de darme incluso la oportunidad de
defenderme ya se me sentenció socialmente y con esa sentencia llevo
viviendo 6 años, a pesar de que la Justicia me ha absuelto, y sobre todo
en las condiciones en las que lo ha hecho.
Pero las consecuencias de aquélla denuncia formulada por Ana, han
alcanzado también el resto de ámbitos de mi vida privada, no solo el
terreno laboral está siendo afectado arbitrariamente.
Ya indiqué al principio que mis grandes pasiones son mis hijos y la
música.
Empecemos pues por la primera, mis dos hijos. No son hijos de la mujer
que me denunció, por tanto son menores a los que la protección que la
ley dispensa no les alcanza. Si les alcanza y les hace diana, toda la
información, inveraz la mayor parte de las veces que se vierte en los
medios de comunicación, y los convierte en blanco perfecto de
comentarios en su entorno social. Mis hijos, pasaron gracias al relato-
denuncia de Ana Balseiro y a la información vertida en los medios de
comunicación, a ser los hijos de un maltratador. En reiteradas ocasiones
han tenido que escuchar “tu padre va a ir a la cárcel” , y lo vienen
haciendo desde que tienen 7 y 10 años respectivamente hasta el día de
hoy. Hoy siguen las cosas igual, pero con un agravante. A pesar del
contenido de la sentencia no pueden entender, por mucho que me
esfuerzo, como es posible que todo el daño que han sufrido, provenga
DE UNA MENTIRA … y por supuesto no dejan de preguntar ¿ es que a
ella no le va a pasar nada?..... Si alguien tiene respuestas, no me
importaría que me ayudaran para poder dárselas a mis hijos.
Y no es muy diferente el caso de mis padres, mis hermanos, mis tíos y mis
amigos. Amigos de los que alguno, cuando tuvo conocimiento de mi
relación con Ana me advirtió : Manuel, ten cuidado con esa mujer,
dicen que no es trigo limpio. Pero no les escuché.
Han sido varias las crisis de ansiedad que mi hija ha sufrido tras una
noticia en el periódico o leído en Internet. Todos los esfuerzos de su
madre y míos porque entendiera que todo era mentira, no han servido
para evitarle ninguna. Llegaron a preguntarle si yo les pegaba. Sólo diré
que mi relación con mis hijos y su madre es excelente y cordial.
Mi música. Comencé a tocar a los 13 años, y dimos nuestro primer
concierto bajo el nombre de SOMNIUM plane music a los 30 años. Antes
tocaba con otro grupo de música pop.rock y dábamos conciertos de
forma frecuente.
Nunca hemos dejado de trabajar y de estar en contacto con
organismos para seguir dando conciertos en directo…. Nunca hasta
que asociaciones, medios de comunicación y algunos políticos
mediante interpelaciones ante el Consejo de Gobierno, a instancias de
las asociaciones de mujeres,    empezaron a intervenir en este caso,
obligando prácticamente a que se me retirara de mis funciones
laborales y mediante un boca a boca o mail a mail           se me haya
obstaculizado e impedido continuar con mis actividades musicales, en
un ejercicio de arbitrariedad, hostigamiento y linchamiento, y todo ello
con mucha anterioridad incluso a la celebración de eso a lo que todos
tenemos derechos UN JUICIO JUSTO Y CONTRADICTORIO CON TODAS
LAS GARANTÍAS PROCESALES.
Así, el año pasado y tras tener apalabrados tres conciertos, recibí
mensajes de los organizadores diciéndome que no podían contar con
nosotros dada la presión política y las noticias sobre mí que se
publicaban en prensa y en radio (sobre todo onda cero)
¿Cómo puede uno explicar a sus compañeros del grupo que no van a
poder hacer los conciertos que estaban preparando porque alguien ha
enviado un mail a la organización diciendo que uno de los
componentes es el forense de luarca y castropol…. Etc etc?..... Yo no se
hacerlo. Afortunadamente, mis compañeros de grupo son mis amigos.


En este    infierno que creo para mí Ana Balseíro, perfectamente
orquestado y premeditado, con el beneplácito y apoyo de las
asociaciones y medios de comunicación,          me vi inmerso sin más
remedio tratando de continuar trabajando y viviendo de la manera más
normal que se puede hacer en estas circunstancias.
En el año 2007 conocí a LORETO GARCÍA. Una mujer de Gijón, que
trabajaba en la delegación de Recaudación de Tributos Municipales de
Gijón con la que mantuve una relación. Una relación que pronto, muy
pronto, y tras descubrir mediante un mensaje telefónico que había
estado con otra persona tras una riña, decidí dejar. No sólo no fue fácil
dejarlo, es que incomprensiblemente para mí,           tras la ruptura me
encontré con una denuncia de esta mujer.
En noviembre de 2008, Loreto interpuso una denuncia por unos daños
en su vehículo, sin poder atribuir la autoría a nadie. Sólo unos meses
después y tras entrar en contacto con la asociación de Mujeres Valdés
siglo XXI, acudió al Juzgado de Gijón a ampliar su denuncia y ya en esta
ocasión atribuirme a mí todos los daños que había sufrido en su coche
así   como    daños   psicológicos   y   coacciones.    Sin   pruebas,   sin
testigos……30 y tantas horas después de haber mantenido una
conversación con el teléfono, cuya titularidad corresponde a la
Asociación de mujeres Valdés Siglo XXI en Luarca, presidida por Aurora
Valdés, amiga íntima de Ana Balseíro , que a su vez ha sido secretaria
de esta asociación. Este juicio está aún pendiente de resolver.
Así pues, el director del Instituto de medicina Legal en Oviedo, sigue
manteniéndome apartado de las funciones, y lo hace de forma
telefónica manifestando que sigue instrucciones de la Consejera de
Justicia Maria José Ramos, que le indica que mientras este abierto este
caso me mantendrá apartado.
Loreto García, solicitó una orden de alejamiento cuando presentó la
primera denuncia por roturas en su vehículo, manifestando que tenía la
sospecha de que era yo quien se los ocasionaba. Esta orden de
alejamiento le fue denegada por dos motivos. Era una denuncia por
daños en las cosas y sólo había denunciado una vez. Como ya he dicho
a esa denuncia le siguieron un rosario de ellas, sólo denunciando daños
en su vehículo, hasta que finalmente relató unos malos tratos incluso
manifestando que habían sido físicos, pero que hasta ese momento
creía que había sido un sueño, pero que se había dado cuenta de que
no lo soñó.


Obvio decir, que de nuevo los medios de comunicación se cebaron
conmigo, y siempre bajo el titular de        EL FORENSE DE LUARCA Y
CASTROPOL.
Nuevamente el aislamiento a la espera de que tanto el procedimiento
que estaba abierto en Lugo y el de Gijón se fueran resolviendo
haciendo uso de mi derecho de defensa y con absoluta vulneración de
la presunción de inocencia.
Un día, conocí a una chica de Barcelona, concretamente de Gavá.
Teniámos   aficiones   comunes,   el   buceo   y   entablamos    algunas
conversaciones por medio de Internet.      Aquellas conversaciones, se
tradujeron en dos viajes que yo realicé a Barcelona para conocerla y
salir a bucear. Unos meses después, me encontré con una denuncia
nuevamente, siguiendo prácticamente el mismo patrón que las otras.
Este procedimiento también se encuentra pendiente de resolución.
De manera que tanto el Director del Instituto siguiendo instrucciones de
la Consejera de Justicia, según me manifiesta reiteradamente y siempre
por teléfono, me mantiene alejado del desempeño de mis funciones en
todo lo relacionado con violencia de género.
A finales del año 2008 o principios del 2009, conocí a una mujer de
Cartagena, por Internet, haciendo una buena amistad con ella. No nos
conociámos personalmente pero contactábamos con frecuencia y
compartiamos nuestros problemas. Esta mujer, un día vio en Internet las
noticias publicadas sobre mí y se puso en contacto con la asociación
Mujeres Valdés Siglo XXI y su presidenta, Aurora Valdés, firmante de los
manifiestos remitidos al Ministro de Justicia, a fin de que la informaran
acerca de esos artículos.     Además de decirle que tuviera mucho
cuidado conmigo porque era un asesino y un maltratador,                la
presidenta de esta Asociación, estuvo durante algún tiempo, llamando
a diario a mi amiga,     a fin de comprobar si estaba viva, porque
relacionándose conmigo, el peligro al que estaba expuesta era muy
grande. Le dio la matrícula de mi coche, el color…. Le dijo hasta como
vestía. Me consta el infierno que creó en casa de mi amiga, a ella y a
sus hijos que se vieron en la necesidad de tomar medidas de seguridad
en su domicilio por si yo aparecía por allí …. A matarla.       Mi amiga,
finalmente decidió hablar conmigo y cortar la comunicación con esta
mujer. El 19 de junio de 2009 , la llamé por teléfono y le dije que entrara
en Internet en el comercio de Asturias. Allí aparecía un artículo que
decía que ANA MARIA PEREZ DEL CAMPO afirmaba que el historial del
forense alcanzaba a una cuarta mujer en Murcia, a la que tenía
perfectamente localizada pero que al final no quiso denunciar.
Este artículo, uno más de todos los que han conformado el linchamiento
al que he sido sometido, originó una denuncia por parte de mi amiga
frente a Aurora Valdés, por coacciones y que aún está sin resolver, así
como una querella por mi parte frente a ANA MARIA PEREZ DEL CAMPO,
pues ni por requerimiento notarial ni por conciliación ha identificado a
esa cuarta mujer.
Mi amiga, que hoy sigue siéndolo, compareció como testigo admitido
por la Jueza de Lugo, a fin de ratificarse en todos los extremos de su
denuncia en la que se relataba lo que yo acabo de contar. Al ser
preguntada Aurora Valdés que también compareció como testigo de
ANA     BALSEÍRO,    si   conocía    a   mi    amiga,    manifestó    que
perfectísimamente, porque mi amiga la había llamado para decirle que
yo la había maltratado. Supongo que tarde o temprano, las vías legales
permitirán a mi amiga tener un careo con esta mujer delante de un
Juez.
Así las cosas, el juicio de Lugo se celebró en su última sesión el 10 de
enero de 2010, pero aún incluso después de la celebración del juicio y
estando el mismo pendiente de sentencia, en ningún momento ha
cesado el linchamiento.
Así, con fecha 9 de febrero de 2010 ( el juicio terminó el 10 de enero y la
sentencia se dictó el 23 de abril de 2010) AURORA VALDES en nombre
de la Asociación que preside y       ANA MARIA PEREZ DEL CAMPO en
nombre de la asociación de mujeres separadas y divorciadas, dirigieron
un escrito al Consejo general de la Abogacía en Madrid, con la
intención según manifiestan en él, de protegerse de una letrada, la mía,
porque defendía a un “maltratador en serie”.
Este escrito es el documento en el que se basan las dos querellas
interpuestas frente a estas dos señoras, una en Madrid y otra en Luarca,
habiéndose señalado para la declaración de la Sra. Pérez del Campo el
próximo 23 de marzo.
Y entre todas estas mujeres, los medios de comunicación, y a la cabeza
la periodista Lujan Palacios, que con fecha 8 de febrero de 2010,
publica un artículo titulado “ un forense con mucho mando”, en el que
relata el contenido de una sentencia dictada por el Juzgado de Miéres,
derivada de un contencioso que tuve con la Guardia Civil de esa
localidad. En esa sentencia, se me condena al pago de unas multas. La
señora Lujan, relata el contenido prácticamente íntegro del fallo de esta
sentencia.
El día 13 de enero de 2011 tuvo entrada la querella formulada ante los
Juzgados de Oviedo frente a esta periodista, LUJAN PALACIOS, tras
haber celebrado una conciliación preceptiva, en la que la Sra. Palacios
literalmente manifestó: Que no se aviene, haciendo las siguientes
puntualizaciones: “ que llegó a sus manos una información referida al
señor MANUEL JESUS RODRIGUEZ, intentó ponerse en contacto con él
para contrastar la veracidad d la información, lo que no le fue posible, y
por eso decidió publicar la información al estar ese señor de actualidad
en esos momentos por unos hechos similares, pero en ningún momento
hubo intención de injuriar sino de difundir una información” …. Le consta
que sabe que los hechos ocurrieron hace más de tres años. No le consta
que la sentencia referida fuera revocada por la Audiencia Provincial de
Oviedo…..
La sentencia publicad por la sra. Luján, dictada en base a unos hechos
acaecidos con la Guardia Civil en 2007, fue revocada por la Audiencia
Provincial de Lugo. Pero esto no lo sabía esta señora, ni tampoco
desplegó mucha actividad para averiguarlo, a pesar de tener acceso
al contenido prácticamente íntegro de la sentencia de instancia.
Considerar que los hechos recogidos en la información que ella da, son
similares a los denunciados por Ana Balseíro, no se si forma parte de la
ciencia de la información y si no pretendía injuriar… que pretendía
publicando esa información, bajo ese titular, sin comprobación alguna
de su veracidad, en un momento en que el juicio de Lugo se encuentra
pendiente de sentencia? Y sobre todo en base a que parámetros
considera noticiable un hecho acaecido tres años atrás?...... si hubiera
llamado a mi madre, probablemente hubiera tenido trabajo para llenar
muchas páginas… eso si…. Hubiera sido con verdades. De lo que no
estoy tan seguro es de que hubieran importado a alguien.




Así las cosas, y encontrándose en este momento pendientes de
resolución los procedimientos de Gavá y de Gijón, mi situación es la
siguiente:
1º Sigo apartado de los casos de violencia doméstica, sin que medie
expediente     alguno   ni   comunicación   escrita   oficialmente,   sólo
telefónicamente y bajo la justificación de que es la Consejera la que así
lo ordena.
2º. Tengo una sentencia en la que no sólo se me absuelve y que ha sido
confirmada por la Audiencia de Lugo y que es firme, sino que además
en su contenido deja meridianamente claro que ANA BALSEÍRO FALTO A
LA VERDAD .
3º Mis hijos siguen sin entender nada.
4º Mi grupo de música está vetado por ser uno de sus componentes el
forense de Luarca y Castropol.
5º Mi amigos me apoyan y me alientan a restituir el honor del que se me
ha despojado, lo cual me obliga a interponer los procedimientos que
tengo interpuestos y los que habrán de venir.
6º Los que no son amigos, probablemente seguirán teniendo sus dudas y
cuando se sientan frente a mí, no dejarán de preguntarse si soy o no un
maltratador.
7º. Mi vida no es vida, y de no ser por los principios que mis padres me
han inculcado y por la fuerza que me dan mis hijos, mi familia y mis
amigos, ya hubiera terminado con ella.
Y mientras tanto, ANA MARIA BALSEÍRO trabajando como periodista en
La voz de Galicia, tengo la sospecha de que bajo el pseudónimo de
Natalia Bore, LORETO GARCÍA enviándome correos de saluda, y
MARGARITA BOCHACA con una orden de alejamiento de una persona
a la que ha visto 3 veces en su vida, de la que no sabe nada y que vive
a más de mil kilómetros.


Si esto es Justicia, tal vez lo injusto es que la vida me haya puesto en el
camino a estas mujeres de las que me reservaré el concepto que de
ellas tengo.

								
To top