salmos cuaresma y pascua by hwlsj1R9

VIEWS: 110 PAGES: 28

									                                           estrechando las manos                  Ayunar es tener hambre de ti,         enciende en nuestra humanidad
SALMOS DE                                  de nuestros enemigos.                  es solidarizarse con los pobres,      la antorcha de la libertad.
CUARESMA                                   Danos sed del Padre,
                                           ese Padre que ve en lo escondido,
                                                                                  con los pequeños del mundo,
                                                                                  que ayunan de todo
                                                                                                                        Forja Señor,
                                                                                                                        pues lo estamos deseando,
                                           al que no le gustan las “máscaras”     porque apenas tienen nada.            una humanidad nueva
                                           y quiere transparencia y amor. Amén.   Sabemos, Señor,                       de hombres libres
                                                                                  que el ayuno que tú quieres           constructores de fraternidad.
                                           JUEVES DESPUÉS DE CENIZA               es amor derramado,                    Haz Señor que, como las nubes,
                                           Salmo de seguimiento                   entrega ofrecida,                     desaparezca la opresión
                                                                                  cambio de corazón.                    de nuestro planeta. Amén.
                                           Padre de todos los hombres             Señor, por el ayuno,
                                           amigo exigente siempre;                haznos partir el pan                  DOMINGO I DE CUARESMA. Ciclo A
                                           nos acercamos a ti                     con los que no lo tienen,             Salmo contra la tentación
                                           en esta noche de nuestros pecados.     repartir esperanza
                                           Nosotros que somos pecadores           con los que carecen de ella,          Señor, somos tentados
                                           gritamos en la noche                   amar a todos                          y necesitamos de tu amor
                                           pues queremos dar la vida              sin excluir a nadie.                  para vencer las tentaciones.
                                           por amor a ti                          Danos Señor,                          Del maligno líbranos, Señor,
                                           y a nuestros hermanos.                 ser sencillos y transparentes,        que nos presenta tu amor
                                           Sabemos que seguirte a ti              acogiendo de ti                       como falso,
                                           no es algo fácil,                      la iniciativa,                        tu paternidad
                                           ni tampoco imposible.                  a poner el corazón en marcha. Amén.   como olvidadiza,
                                           Perder la vida por ti                                                        tus planes
SALMO DE CENIZA                            es recuperarla para darla              SÁBADO DESPUÉS DE CENIZA              como opresión.
                                           como la sal que se deshace             Salmo contra la opresión              Sabemos, Cristo nuestro,
Señor Jesús,                               para, perdida entre la comida,                                               que donde abundó el pecado
nosotros te aclamamos                      dar más sabor.                         Venimos a ti, Señor,                  sobreabunda la gracia.
en este día y siempre                      Así, Señor, nuestra existencia,        con la terrible realidad              Haz Señor, que venzamos
anhelando tu salvación.                    entregada sin condiciones,             de una tierra                         las tentaciones contra ti:
Somos polvo y ceniza,                      hará realidad                          llena de oprimidos de corazón.        la de no creer en tu bondad,
somos amados por ti,                       un amor de seguimiento                 Nuestra gente sufre mucho:            la de pensar en la blasfemia
somos el gozo de vivir en ti.              amando hasta el final.                 a veces no le llega el pan,           de que tú no eres Padre
Haz que nos convirtamos                    Poniendo los ojos en ti,               no tienen salidas;                    y no cuidas de nosotros.
mirándote a ti                             eligiendo tu vida                      todos, Señor, claman a ti.            Sabemos que todo lo podemos
y amando entrañablemente                   para ver vida abundante. Amén.         Destierra, Señor, la opresión,        en ti, que nos confortas.
a todos nuestros hermanos.                                                        que los opresores se conviertan.      Ayúdanos a no caer
Ahora que es tiempo de salvación           VIERNES DESPUÉS DE CENIZA              Haz que en la humanidad               en la tentación
transforma nuestras mentes,                Salmo de ayuno                         brille la luz de la esperanza         de no llamarte Abba, Padre. Amén.
llega a lo más profundo de los corazones                                          para tantos corazones desgarrados.
y hazlos buenos de verdad.                 No queremos, Señor,                    Tú, que no has venido
Señor Jesús,                               caras largas                           a llamar a los justos
haznos reconciliados y reconciliadores,    ni corazones tristes.                  sino a los pecadores,
caminantes hacia ti,
                                1
DOMINGO I DE CUARESMA. Ciclo B            y dejaste caer tu gracia como rocío de la    se esconde tu rostro. Amén.        Porque esta es una gran verdad:
Salmo en tiempo de cuaresma               mañana.                                                                         no soy capaz de casi nada,
                                          Ahora, cuando pasan los años,                MARTES I DE CUARESMA               me da miedo convertirme,
Señor,                                    tu amor tiene el ímpetu del primer día,      Salmo al orar                      me asusta la entrega,
nos sentimos convocados por tu amor,      tiene sabor a novedad continua,                                                 me aterra mi incapacidad.
para encontrarnos contigo                 es increíble para nosotros.                  Señor, enséñanos a orar,           Sin embargo, Señor,
que eres la verdadera vida.               Por eso queremos vivir de ti,                pues nos cansamos enseguida        hoy quiero convertirme.
Ayúdanos a superar las tentaciones,       vencer las tentaciones                       de estar contigo;                  Sé que con mis fuerzas no puedo,
no nos dejes caer en el egoísmo,          en el desierto de la vida                    sin embargo,                       pero lo quiero,
haznos fuertes en la tribulación,         y acogernos a tu gran amor.                  sabemos que al orar                deseo ardientemente
decididos en la duda.                     Concédenos Dios todopoderoso                 somos más entrega,                 cambiar de rumbo.
Ahora, Señor,                             el gozo de vivir desde ti,                   tenemos más fuerzas,               Ir por el camino
queremos prepararnos                      sembrando esperanza en los corazones         amamos más todos.                  del amor y el compromiso,
para celebrar este tiempo de gracia.      para caminar en plenitud de tu amor. Amén.   Haz, señor,                        en favor siempre
Envíanos tu Espíritu                                                                   que seamos orantes                 de los desheredados
para ser llevados al desierto             LUNES I DE CUARESMA                          a corazón abierto,                 de este mundo. Amén.
y creer en tu amor.                       Salmo de la conversión                       a pie descalzo,
Ayúdanos a vivir                                                                       con entrega incondicional.
despojándonos                             Dios y Señor nuestro,                        No queremos al orar
de todo aquello                           acudimos a ti,                               usar muchas palabras,              JUEVES I DE CUARESMA
que nos impide avanzar                    pidiéndote que nos conviertas                pues sabemos                       Salmo de búsqueda
por los caminos                           a ti, de todo corazón.                       lo que tú ya sabes.
hacia una entrega total. Amén.            Haznos pacientes                             Sólo queremos orar                 Señor, buscamos tu rostro
                                          con los que yerran el camino;                en lo secreto,                     con el corazón abatido
DOMINGO I DE CUARESMA. Ciclo C            haznos delicados                             creer que no sabemos orar,         y con los ojos cargados
Salmo de asombro                          con los que nadie respeta;                   y que tú nos manda tu Espíritu,    por el cansancio.
                                          haznos sencillos                             capaz de transformarnos            Pedimos con voces
Es asombroso tu amor para con             con los que son maltratados;                 y hacer de nuestra pobre oración   porque sabemos
nosotros.                                 haznos humildes                              un canto de amor                   que tú has sido siempre
¡Cuántas maravillas realizas tú!          con los que no tienen fuerzas.               forjador de esperanzas. Amén.      nuestro refugio
Enumerarlas sería algo asombroso.         Sabemos, Señor,                                                                 de tiempo en tiempo.
Sabemos, Señor, que tu amor es            tú nos lo has enseñado,                      MIÉRCOLES I DE CUARESMA            Hoy sabemos que tú
auténtico,                                que convertirse                              Salmo de esperanza                 caminas a nuestro lado
que jamás defraudas a quien acude a ti,   es éxodo y salida;                                                              y eres cercano
por eso te llamamos en este día,          es amar al hermano,                          Muchas veces, Señor,               cuando la luz se apaga.
invocamos tu nombre,                      en el cual tú estás presente,                en mi existencia,                  Rezamos por todos
pues tú eres realmente un amor            pues sabemos bien                            me desanimo                        y cada uno
desbordado.                               que te disfrazas continuamente:              por cualquier cosa.                de los hombres
Cuando te conocimos                       eres el encarcelado, la prostituta,          Es más, me “desinflo”              de nuestro planeta.
fue todo como una aventura de amor,       el sediento, el emigrante,                   cuando la situación                Haz una tierra nueva
tú te acercaste a nuestra vidas           el falto de amor;                            se va complicando                  llena de amor y paz
                                          tras ellos, Señor,                           y no soy capaz.                    donde tú seas siempre
                              2
encontrado en los caminos.         es un amor que hace bien;                   nos das fuerzas inmensas               DOMINGO II DE CUARESMA. Ciclo C
Te buscamos Señor,                 amas a fondo perdido                        para soportar pacientemente            Salmo de alianza
te llamamos siempre,               a todos los enemigos.                       el escándalo de la cruz.
acude en nuestra pobreza. Amén.    ¿Cómo es posible esto?                      Tú, Señor, nos llamas e iluminas       Es verdad, Señor,
                                   Mirándote y observando                      para seguirte siempre,                 que muchas veces en el camino
VIERNES I DE CUARESMA              cómo lo vivías tú,                          para hacer tu voluntad,                experimentamos el cansancio y la
Salmo de vida                      sembrando flores de esperanza,              para bajar, después de ver tu rostro   apatía.
                                   dándonos sin medida.                        transfigurado y amigo,                 Por eso volvemos a ti,
Señor de la vida,                  Tu amor es exigente                         al encuentro de todos los hombres,     una y otra vez, nuestra mirada.
cercano a todos,                   porque pides todo;                          especialmente de los que no tienen     Tú, que has hecho alianza de amor
siempre abierto a dar la vida      porque también                              ni voz ni rostro. Amén.                con nosotros, pobres pecadores,
por los hombres.                   lo das todo ... y siempre.                                                         haznos confiar en ti siempre.
Tú, que miras                      Gracias por tu ejemplo,                     DOMINGO II DE CUARESMA. Ciclo B        Sé que tú no fallas;
siempre directo al corazón,        por tu amor sin fingimiento,                Salmo de escucha                       caminar en ti es garantía.
haznos reconciliados               porque eres bueno                                                                  Podrían fallarnos las cosas,
con todos nuestros hermanos,       y nos quieres llenar de tu bondad.          Venimos a ti, Señor,                   podrían fallarnos las personas,
capaces de reconciliar,            Porque sigues amando                        para escuchar tu Palabra,              incluso podrían fallarnos los amigos,
de abrir el corazón,               y sembrando claridades                      que nos redime y libera                pero tú ..., es imposible,
de cerrar egoísmos.                en medio de nuestro mundo. Amén.            y nos hace fuertes en el combate.      pues siempre acudes a la cita
Sabemos, Señor,                                                                En medio del fragor del mundo          y cumples tus promesas.
que nuestra civilización                                                       queremos escuchar a tu Hijo amado      Ahora caminamos hacia ti
está herida de muerte,                                                         para ser verdaderos discípulos.        todos juntos
porque se potencian                                                            Sin tu Palabra                         y vivimos en esa confianza
muchas cosas que van               DOMINGO II DE CUARESMA. Ciclo A             no hay alegría posible,                de saber de ti,
contra la vida.                    Salmo de transfiguración                    sin estar a tu escucha                 de saber de tus planes,
No nos dejes solos y                                                           no existe el gozo de seguirte.         de una alianza nueva y eterna,
tristemente desanimados.           Señor, buscamos tu rostro:                  Haznos, Señor,                         sellada con tu sangre. Amén.
Ayúdanos a ser                     tu rostro dolorido en los pobres,           creer verdaderamente en tu amor
constructores de vida,             tu rostro sangrante en los que sufren,      para caminar en fidelidad              LUNES II DE CUARESMA
de una nueva civilización          tu rostro amigo en los enemigos.            y ser tus testigos en el mundo.        Salmo de compasión
desde el amor a la vida            Sabemos Señor,                              A veces, Señor,
en la nueva ley. Amén.             que nos invitas a subir                     cuando llega la prueba,                Venimos, Señor, a ti,
                                   a la montaña de la transfiguración          solo necesitamos salida en ti,         que eres compasivo,
SÁBADO DE LA SEMANA I DE           para conocer y ver tu rostro.               para seguir hacia delante              a tu soledad
CUARESMA                           Tu rostro resplandece como el sol           fiándonos de tus planes de amor.       para no estar solos,
Salmo cuando amar es difícil       para que podamos salir de nosotros mismos   Queremos escucharte siempre            a tu cita diaria
                                   y caminar a tu encuentro.                   poniendo esperanza                     para tener tu compasión.
Nos dijiste, Señor, que amásemos   Nos dice que acojamos tu voz,               en nuestros corazones desgarrados      Sabemos, Señor,
a todos,                           que se está muy bien contigo,               y llenando de tu ternura               nos lo han dicho nuestros padres,
a nuestros enemigos,               que la cruz es camino hacia la luz.         nuestro planeta. Amén.                 que tú eres misericordia,
a los que nos aborrecen.           Ahora, contigo                                                                     que eres bondadoso por naturaleza,
Tu amor es exigencia total,        en el monte de la contemplación,                                                   compasivo siempre.
                              3
Tú nos llamas                          pues solos no podemos. Amén.              Sabemos, Padre bueno,             déjanos experimentar
a tener tus sentimientos,                                                        de tus inmensos cuidados          la esperanza de saber
a ser compasivos como el Padre,        MIÉRCOLES II DE CUARESMA                  para con el pájaro y la flor.     que, unidos a ti,
abiertos a la ternura,                 Salmo de entrega                          Sabemos, nos lo han contado,      como la vid al sarmiento,
cerrado al egoísmo.                                                              de tus infinitos detalles         daremos frutos de amor. Amén.
Gracias por tu derroche de amor,       Te entregaste Señor a todos,              de delicadeza y amor
porque eres impresionante;             te dejaste el pellejo en la entrega,      que vas sembrando por la vida.    SÁBADO DE LA SEMANA II DE
conocerte a ti                         fuiste pisoteado como la uva,             Te damos gracias,                 CUARESMA
ha sido la aventura más increíble.     fuiste triturado por amor.                te alabamos siempre,              Salmo del hijo pródigo
Tu amor a nosotros                     Eres la vida entregándote a la nuestra,   porque cuidas de los pobres,
ha bajado a nuestra tierra,            dándonos tu amor siempre.                 de “los Lázaros” de este mundo,   Me dijeron, Padre,
y te has hecho uno de nosotros,        Haznos Señor,                             de los que no traen nada.         que lejos de ti
para ser corazón derramado             entrega a las gentes,                     Tú eres siempre                   se encontraba la vida verdadera.
siempre cercano a todos. Amén.         para aprender de ti,                      sabor a hogar y a pan             Me convencieron totalmente
                                       para amar hasta el extremo.               para los sin nada.                para marcharme lejos
MARTES II DE CUARESMA                  Confórtanos en nuestras luchas,           Ayúdanos a los pobres             con rumbo desconocido
Salmo de humildad                      ayúdanos al caminar,                      a descubrirte a ti                a los espacios infinitos.
                                       enséñanos a confiar.                      que eres fortaleza. Amén.         Malgasté mi vida
Acudimos a ti,                         Sin ti, Señor,                                                              sin conseguir lo que buscaba,
Señor de los humildes,                 la vida es muy triste;                    VIERNES II DE CUARESMA            las cosas me decepcionaron,
porque tú nos lo has dicho:            si tú no te entregas                      Salmo para dar fruto              no lograron en mí
El que es humilde                      como cuerpo ofrecido                                                        ni un gramo de felicidad.
será enaltecido                        y sangre derramada,                       Estamos delante de ti, Señor,     Una noche,
y el que se engríe                     la vida está vacía,                       con nuestra pobreza,              mirando estrellas,
será humillado.                        no hay salvación.                         con nuestra pequeñez,             me acordé de la casa de mi Padre,
Estamos convencidos                    Sólo tú, redentor de los hombres,         para que tú lo transformes        de cuántos criados de mi Padre
de tu amor por los pequeños,           con tu entrega incondicional,             en fruto de amor.                 tenían en abundancia
de tu entrega a los pobres,            haces posible hoy y siempre               Si tú no estás con nosotros,      lo que yo ahora mendigaba.
de tu predilección por los humildes.   la verdadera salvación,                   ¿cómo podremos dar fruto?         Y me levanté
¡Qué fácil es alardear y aparentar!    la que espera todo hombre. Amén.          Todo se acabará                   con el deseo de volver al hogar.
¡Qué difícil es ser coherente!                                                   como la noche oscura.             Cuando me acerqué,
Te pedimos, Señor,                                                               Ven, Señor, a nuestras vidas,     mi Padre desde lejos me esperaba,
que nos ayudes a ser humildes          JUEVES II DE CUARESMA                     llénalas de amor                  y me abrazó con toda su ternura,
y sencillos de corazón;                Salmo de confianza                        mirándolas con tu paz.            y comprendí entonces
a sembrar los caminos de la vida                                                 Haznos instrumentos de ti,        que no había dejado de amarme. Amén.
de esperanza cierta.                   De ti, Señor, nos fiamos,                 para sembrar alegrías,
Ayúdanos, Señor Jesús,                 en ti confiamos siempre,                  para dar frutos de amor.          DOMINGO III DE CUARESMA. Ciclo A
a esparcir por la tierra               pues sabemos que tú                       ¿Qué sería de nosotros sin ti?    Salmo con sed
el aroma de humildad                   jamás abandonas                           Todo acabaría muriendo.
de los sencillos de corazón.           a todos tus amigos,                       Pues tú eres                      Señor, buscamos en ti
No nos dejes solos,                    de los que cuidas                         el Dios de la vida.               el agua viva
acompaña nuestros pies cansados,       con infinita ternura.                     Ahora, Señor,                     para apagar nuestra sed.
                                4
Buscamos tu amor                              es habitar en nosotros,                      LUNES III DE CUARESMA              Cuando todo se cierra,
como agua verdadera                           ser acogido en la casa de nuestro corazón.   Salmo en Nazaret                   tú abres tus puertas,
para saciarnos con tu presencia.              Ahora, en este tiempo de conversión                                             y se te puede convencer
Recordamos, Señor,                            y de vuelta a ti,                            Cristo, amigo nuestro,             cuando se te habla
cómo tú                                       haznos conscientes realmente                 gracias por toda gracia            en lenguaje de amor.
siempre has estado                            de tu presencia como templo                  que salió de tu corazón,           Creemos en tu amistad,
sentado junto al pozo,                        para vivir en ti,                            como de tus manos salieron         creemos en tu perdón,
esperándonos.                                 para sembrar ilusiones,                      la rosa y la gaviota.              pues sabemos de verdad
A cualquier hora,                             y no nos dejes hundirnos                     Recordamos ahora Señor             que tú eres siempre amor.
en cualquier momento,                         bajo el peso de nuestras culpas. Amén.       tu fracaso ante tus paisanos;      Creemos que miras, Señor,
tú nos esperabas                                                                           te empujaron hacia afuera          la inocencia y la rectitud
para llenarnos de vida.                       DOMINGO III DE CUARESMA. Ciclo C             a ti, que venías a ellos           para sembrar esperanza
Caminamos hacia ti                            Salmo para vivir                             para darte, como siempre.          en medio del mundo.
con hambre y sed.                                                                          Señor, Jesús,                      Gracias Señor
Ayúdanos a vivir                              Señor Jesús,                                 fue en Nazaret                     por tu perdón generoso
sabiendo siempre                              nos llamas a la conversión,                  donde tú dijiste                   porque de verdad eres bueno
que el que bebe del agua viva                 a vivir el ayuno, la oración y la limosna    que eras buena noticia             y siempre nos amas. Amén.
no tendrá sed jamás.                          como camino hacia ti.                        para todos los hombres.
Ayúdanos a experimentar                       Haznos vivir en el amor,                     Que habías venido                  MIÉRCOLES III DE CUARESMA
que estamos llamados                          entregados y sencillos,                      a proclamar                        Salmo para saborear
a ser fuentes de agua                         cercanos y arriesgando la vida por ti.       la liberación de los oprimidos,
para nuestros hermanos sedientos.             Sin tu amor todo es sin sentido,             el consuelo de los tristes.        Gustad todos y ved
Amén.                                         sin tu fuerza nada podemos hacer,            No te creyeron, Señor,             que el Señor es muy bueno
                                              ayúdanos a ser fieles siempre                y se lanzaron sobre ti;            y se acerca a todos
DOMINGO III DE CUARESMA. Ciclo B              en medio de las pruebas.                     tú te alejaste,                    para declararnos su amor.
Salmo del templo                              Queremos vivir el ayuno                      y no te despeñaron                 Gustad su ternura,
                                              para apartarnos de aquello que nos separa    porque no había llegado tu hora;   aclamadlo por su bondad,
Señor, tú nos hablaste del templo,            de ti,                                       y tú te alejaste, Señor,           saboread su dulzura,
del templo de tu cuerpo,                      la oración para crecer en tu amor            para acercarte con más brío        estrenad su ternura.
de que, destruido por la muerte,              y la limosna como entrega misericordiosa.    a todos nosotros. Amén.            Gustad todos y ved
en tres días sería reconstruido.              Dios nuestro,                                                                   su amor inmenso,
Hablabas de tu muerte y resurrección.         concédenos el gozo de vivir por ti,          MARTES III DE CUARESMA             sus ojos grandes para mirarnos,
Queremos, Señor,                              de caminar en tu presencia,                  Salmo de amistad                   sus palabras de vida.
que nos enseñes a confiar,                    de amar a todos y siempre.                                                      Gustad todos y ved
a vivir en la esperanza de tu misericordia.   Queremos, Señor,                             Creemos en ti, Señor,              que derrama esperanza
También nosotros somos testigos del           que tú nos ayudes a comprender               en tu amistad ofrecida             donde existe oscuridad,
Espíritu Santo                                que convertirse en arrancar de cuajo         a todos los hombres, a los que     sembrando alegría
donde habita la Trinidad,                     el corazón de piedra                         incansablemente te acercas         donde se cultiva tristeza.
donde el Señor se complace                    y vivir con tus mismos sentimientos;         y perdonas como amigo.             Gustad y ved,
en hacer su morada.                           convertirse es volver la mirada hacia ti     Tú eres el amigo verdadero,        experimentad constantemente
¡Qué gozada, Señor, ser templo!               para amar siempre hasta el extremo. Amén.    el que siempre está dispuesto      todo lo que el Señor nos ama.
Sabía que tu anhelo                                                                        a que nos reconciliemos contigo.   Su vida nos la ofrece
                                 5
para vivir siempre                     de un amor duradero.                       soy un pobre pecador.               Cuando nos sentimos agobiados
en el gozo de su amor. Amén.           Danos entrañas de misericordia             Confío en ti, Señor,                y a veces no podemos caminar,
                                       para amar al pobre y al indigente,         a pesar de mis fracasos,            tú te acercas a nosotros,
JUEVES III DE CUARESMA                 al que vive en la soledad,                 Sé que tú estás cerca,              con tu misericordia entrañable.
Salmo de serenidad                     al encarcelado sin esperanza,              y no me abandonas jamás.            Podemos decir y gritar de alegría
                                       al que no tiene casa ni hogar.             Aunque soy un pecador,              que tu amor es auténtico,
Señor, sabemos que tú                  Padre,                                     mi confianza en ti aumenta. Amén.   más real que nosotros mismos.
has sido siempre para nosotros         que nos preocupen los problemas                                                Recordamos, Señor,
un Dios fuerte y verdadero.            de los hombres,                            DOMINGO IV DE CUARESMA. Ciclo A     cómo a lo largo de nuestra vida
Los ídolos de este mundo               y no seamos indiferentes                   Salmo de luz                        hemos sido infieles,
no pueden competir contigo.            ante tanta miseria humana,                                                     muchas veces
Tú llenas nuestro corazón              amando de verdad                           Clamamos a ti                       no hemos aceptado las exigencias de tu
y haces de nosotros                    desde un corazón sediento de justicia      como ciegos, Señor,                 amor;
un pueblo vivo en la alegría,          y unas manos que sirven.                   en la vida nuestra.                 pero tú vuelves a nosotros.
testigos de tu amor eterno.            Gracias, Señor,                            Lávanos los ojos                    Era impresionante
Gracias, Señor de la serenidad,        por aquellas personas                      para que recobremos la vista        ver, una y otra vez,
por alentar nuestros pies cansados,    que has puesto a nuestro lado,             y podamos ver la luz.               cómo nos atraías hacia tu corazón.
por animarnos en la lucha.             y están cerca,                             Queremos verte, Señor,              Sabemos, Señor,
Tú, Señor, amigo entrañable,           ayúdanos a descubrirles                    contemplar tu rostro                por eso estamos felices y contentos,
ayuda y protege a los pobres,          nuestro amor sin interés. Amén.            dolorido en los hermanos,           que tu amor es inmenso como el mar
libera a todos los que se sienten                                                 hambrientos en los pobres,          azul. Amén.
explotados y oprimidos.                SÁBADO III DE CUARESMA                     cansado en los desahuciados.
No permitas que nos alejemos de ti.    Salmo de un pecador                        Danos tu luz                        DOMINGO IV DE CUARESMA. Ciclo C
Encamina nuestros corazones                                                       para caminar                        Salmo del corazón reconciliado
hacia la vida verdadera,               Delante de ti, Señor de la vida,           por sendas de esperanza.
hacia el amor sencillo.                bajo el peso de mis pecados                Danos tu luz                        Tú, Señor, has sido siempre para
Señor de la serenidad,                 me acerco a ti,                            como un amanecer                    nosotros
ayúdanos a encontrarte                 porque sé que eres rico en misericordia.   después de la noche fría.           el gozo de sentirnos reconciliados,
en todos los baches del camino,        Ya sé que no soy bueno,                    Danos tu luz, Señor,                tu amor no se agotaba,
en todas las encrucijadas              que muchas veces                           para purificarnos del pecado        volvías con el ímpetu de todos los
de la historia. Amén.                  me alejo de ti                             y hacer de nuestra vida             vientos.
                                       y falsifico el amor.                       un encuentro de amor,               Ahora estoy convencido
VIERNES III DE CUARESMA                Sé, Señor, y me pesa                       entregándonos a todos,              de que no amas en broma,
Salmo de amor al prójimo               la multitud de veces                       y ayudando a los ciegos             es verdad, tu amor es sencillo
                                       que recorro caminos fáciles                a ver la luz del amor. Amén.        y nos hace reconciliarnos
Padre,                                 y no elijo la senda estrecha.                                                  contigo y con todos los hombres.
acudimos a ti                          Por eso te grito en mi noche,              DOMINGO IV DE CUARESMA. Ciclo B     Muchas veces
bajo el peso de nuestros pecados.      para sentir tu protección y ayuda          Salmo a Dios rico en misericordia   los hombres falsificamos el amor,
Queremos amar a todos aquellos         cuando mi vida está en peligro.                                                y tú nos sigues perdonando.
que se cruzan en nuestro camino,       Te llamo como Padre,                       Tú, Señor,                          Muchas veces los hombres huimos de ti,
para vencer la tentación del egoísmo   te invoco como amigo,                      eres rico en misericordia,          y tú nos sigues buscando.
y secundar tus inspiraciones           pues realmente                             abundante en dar amor.              Haberte conocido
                                6
ha sido algo maravilloso,                 me has ayudado                     la boca se nos llena                     Salmo de una herida
tenerte a ti                              a sanar mi corazón.                de agradecimiento a ti.
ha sido una reconciliación continua.      Muchas veces                       Tú nos lo has dado todo                  Cuando el Señor
Estamos abrumados                         cuando camino                      para descubrirte vivo                    se acercó a nosotros
por el peso de nuestras culpas,           me siento enfermo                  y sentir en el alma                      en el camino de la vida,
pero tu amor retorna como la primavera.   y sin fuerzas.                     tu amor ofrecido                         él se volcó en cada uno,
Amén.                                     Cuando me acerco a ti              tu gozo entregado,                       sus heridas nos curaron.
                                          sanas con tu amor                  tu vida en nuestras vidas. Amén.         Vino como mesías
LUNES IV DE CUARESMA                      mis egoísmos de siempre,                                                    a decirnos que Dios nos ama,
Salmo de la palabra                       mi cansancio de ayer.              JUEVES IV DE CUARESMA                    que no está lejos.
                                          Tú sánanos, Señor,                 Salmo del testigo                        Nos enseñó
Lámpara es tu palabra, Señor,             no nos abandones,                                                           el camino de la entrega,
lámpara para mis pies desnudos,           no nos dejes solos;                Queremos, Señor,                         la verdad del amor,
para mis ojos cansados,                   ayúdanos a vivir                   ser tus testigos,                        la vida verdadera.
para mi corazón sediento.                 entre tus manos.                   luz en medio del mundo,                  Él nos mostró
Lámpara es tu Palabra                     Queremos que nos cures,            sal que sazone la tierra.                que se debe continuar
en la cual creo,                          que podamos coger                  Ser tus testigos                         amando hasta el extremo.
pues tú, Señor,                           la camilla y andar,                para llevar a los hombres tu amor,       Nos habló de su muerte
nos pones en camino                       para ayudar a otros                tu esperanza verdadera,                  para la vida del mundo,
hacia la verdadera vida.                  a vivir en camino                  tu gozo de ser amor en medio de los      nos dijo que el amor
Lámpara es tu Palabra                     hacia el amor verdadero,           hombres.                                 vence todas las dificultades.
cuando voy entre los hombres,             hacia la paz del corazón. Amén.    Haznos testimonios                       Cuando se acercaba su hora,
cuando no puedo más,                                                         de un amor                               se entregó al Padre,
cuando desfallezco.                       MIÉRCOLES IV DE CUARESMA           que nunca pasa de moda,                  se dejó en manos de los hombres.
Lámpara eres tú                           Salmo de un amor loco              de una luz en un mundo a oscuras,        Su herida de amor
como Palabra de vida,                                                        de una paz en una tierra en guerra.      fue amar hasta el final. Amén.
capaz de enternecer el corazón            Guíanos, Señor,                    Sabemos, Señor,
y ayudarnos en el camino.                 hacia la verdad plena de tu amor   y por eso pedimos tu ayuda,              SÁBADO IV DE CUARESMA
Lámpara es tu Palabra, Señor;             ofrecido incansablemente           que ser testigo                          Salmo al cordero
tú vienes y te acercas                    a todos nosotros.                  es tener tus sentimientos,
a mí de puntillas,                        Es verdad, lo reconocemos          es tomarse en serio tu evangelio,        Alabad a Jesús,
y me susurras al oído                     y te alabamos,                     es sembrar los caminos de tu amor.       el cordero manso y humilde,
palabras de vida y amor.                  porque aunque                      Gracias, Señor,                          llevado al matadero
Lámpara es tu Palabra,                    una madre se olvidara              por tantos testigos                      sin abrir boca,
luz en mi sendero,                        de sus hijos,                      como hemos conocido                      sin protestar.
alegría en el camino. Amén.               tú no te olvidarías nunca          y que nos hacen continuar en la tarea,   Su amor fue fiel,
                                          de acogernos a nosotros.           aun en medio de las dificultades,        y llegó hasta darlo todo
MARTES IV DE CUARESMA                     Gracias, Padre,                    sabiendo recoger la antorcha             por amor.
Salmo de sanación                         por tu amor generoso,              y llevándola por las calles de nuestro   No había en él
                                          porque nos asombramos              mundo. Amén.                             la hermosura del mundo,
Me has curado, Señor,                     cuando, al contemplar                                                       su presencia
me has hecho revivir,                     todo lo que has hecho,             VIERNES IV DE CUARESMA                   parecía despreciable.
                             7
Él era el rostro de todos,         DOMINGO V DE CUARESMA. Ciclo B             Sólo mirándote a ti,
del que sufre,                     Salmo al sufrir                            buscando tu perdón,                     MARTES V DE CUARESMA
de los que lloran.                                                            podemos caminar sin desfallecer.        Salmo de una mirada
Fue varón de dolores,              Señor,                                     Concédenos el arrepentimiento
conocedor de padeceres.            estamos deshechos, sin fuerzas,            para ser transparentes delante de ti,   Nosotros, Señor,
Él cargó con nuestros pecados,     nos sentimos desfallecer                   y no excusarnos                         caminantes de la vida,
los llevó sobre sí,                y acudimos a ti, en esta noche.            con disculpas que no convencen.         somos “mordidos”
se abrazó a la cruz sin brillo     Nuestro corazón está sangrando,            Vamos hacia ti,                         por el egoísmo
para amar siempre                  queremos tu ayuda.                         confiamos en tu misericordia,           que nos asfixia,
a todos sus hermanos               Sin ti todo se complica,                   sin tu amor                             por el pecado
dados a luz                        contigo siempre hay esperanza.             nuestra vida sería un infierno,         al caer la tarde.
en el “pacto” de la cruz. Amén.    Sin ti no hay horizonte,                   contigo, lo confesamos,                 Danos la capacidad
                                   contigo siempre amanece.                   brota de nuevo la alegría               de mirarte fijamente,
DOMINGO V DE CUARESMA. Ciclo A     Gracias por ayudarnos                      por el gozo de tu perdón. Amén.         levantado en lo alto,
Salmo al Espíritu                  a descubrir en medio del dolor                                                     crucificado por amor.
                                   tu consuelo de amigo.                      LUNES V DE CUARESMA                     Al mirarte, Señor,
Ven, Espíritu Santo,               Gracias porque no nos dejas                Salmo de una mujer                      nuestras heridas
cercano a los pobres,              vagar a la intemperie,                                                             van cicatrizando;
maravilla de consejero,            sino que siempre nos reúnes                Señor, Dios nuestro,                    el gozo de tu presencia
amigo entrañable.                  para caminar a tu lado.                    soy una mujer                           nos ayuda
Ven ahora                          Ahora que sufrimos tanto                   a la que la vida                        a seguir hacia adelante.
aquí sobre nosotros,               queremos decirte                           trató rematadamente mal.                Nosotros, Señor,
peregrinos de lo Absoluto,         que, aunque a veces                        Los amores que conocí                   sabemos que existen heridas
cansados y agobiados,              te sentimos lejano,                        se esfumaron                            que sólo tú puedes curar
buscadores de paz.                 hay una convicción interior que nos dice   como el vino en la boda.                con tu mirada de amor.
Ven, alegría entregada             que tú estás siempre cerca                 Ahora, sin nada,                        Sólo tú, Señor,
a todos los corazones;             y nos estrechas con tus brazos. Amén.      me quedas tú.                           tocas con tus manos
da al sediento                                                                Tú sí me comprendes;                    la miseria de nuestra frialdad. Amén.
el agua de la vida,                DOMINGO V DE CUARESMA. Ciclo C             en ti todo es cercanía.
al hambriento                      Salmo al confesar                          Sé de mi pecado,                        MIÉRCOLES V DE CUARESMA
el pan de vida.                                                               sé de mis errores,                      Salmo en la libertad
Ven, ternura,                      Confesamos, Señor,                         sé que tú me defiendes
casa de los sin techo,             somos pecadores,                           para que no peque más,                  Señor, ser libres,
danos el gozo,                     necesitamos de tu ternura.                 para que ame desde ti.                  libres como el viento
la esperanza de la fe,             Sin tu amor,                               Gracias, Señor,                         para volar
la ardiente caridad.               ¿qué sería de nosotros, pecadores?         por ser mujer,                          en la verdad
Ven, Espíritu,                     Contigo el camino se hace fácil,           porque mi sensibilidad                  que nos hace libres.
llévanos al desierto               las dificultades se vencen,                me hace acogedora;                      Alabemos al Señor
donde aprender a orar;             es posible vivir en ti.                    mis manos                               con cantos de liberación
a la cruz,                         Confesamos, Señor,                         se abren a recibir,                     porque está aquí,
donde aprender a amar. Amén.       nuestros egoísmos,                         y quiero darlo todo                     con nosotros,
                                   nuestros pecados de siempre.               desde mi pobreza. Amén.                 acompañándonos en el camino,
                               8
mostrándonos que es él             y ayudar a nuestros hermanos          tú vas a la cruz
la verdad que nos libera,          a vivir amando. Amén.                 sabiendo que es el amor
el gozo de la existencia.                                                el que te mueve,
Alabad a Jesús,                    VIERNES V DE CUARESMA                 con esas ansias redentoras
humanidad entera,                  Salmo cuando se va cansado            que bullen en tu corazón.
hombres y mujeres,                                                       Señor, alegría desde mi juventud,
los ancianos y los niños,          Señor Jesús, te alabamos              acércate a mí,
al Cristo siempre joven,           cansados del camino,                  aunque sea de puntillas,
caminante de pies descalzos,       sin fuerzas,                          y al oído
buscador en la noche               sin casi nada,                        susúrrame con voz silenciosa
de ovejas perdidas,                despistados en estos momentos.        que nos quieres de verdad.
de hijos pródigos,                 Haznos dóciles,                       Ayúdanos a perseverar
para devolverles la libertad       acogedores de tus planes,             con la cruz de cada día
y, encadenados por amor,           abiertos a lo imprevisible,           para entregarnos siempre. Amén.
vivir en la libertad               cercanos a tu corazón.
de los hijos de Dios. Amén.        El cansancio que nos aprieta                                              DOMINGO DE RAMOS EN LA PASIÓN
                                   sabemos, Señor,                                                           DEL SEÑOR. Ciclo A
JUEVES V DE CUARESMA               que no es impedimento                                                     Salmo de los sentimientos de Jesús
Salmo de muerte y vida             para continuar
                                   tras tus huellas,                                                         Señor, Cristo maestro,
Señor de la vida,                  para seguirte a ti                                                        ayúdanos a tener
tú no quieres
la muerte del pecador,
                                   cuando estamos desbordados
                                   en la vida plena,
                                                                         SEMANA                              tus mismos sentimientos.
                                                                                                             Sentimientos de humildad
sino que cambie de conducta        el gozo desbordante.                                                      para acercarnos al pobre
y viva.                            Señor, ayúdanos en la fragilidad,                                         y compartir sus necesidades.
Danos la vida                      sal a nuestro encuentro                                                   Sentimientos de entrega
para ser grano de trigo
que muere en el surco
                                   cuando el cansancio aprieta
                                   para vivir en ti
                                                                         SANTA                               para amar siempre
                                                                                                             lo que ama tú.
para convertirse                   sabiendo, Señor,                                                          Sabemos, Señor,
en miles de frutos.                que eres tú nuestro descanso. Amén.                                       nos lo ha dicho la Iglesia santa,
Ayúdanos, buen Dios,                                                                                         que tú,
a morir al egoísmo,                SÁBADO V DE CUARESMA                                                      siendo de condición divina,
a todo aquello                     Salmo al Dios vivo                                                        te despojaste,
que nos impide                                                                                               no hiciste alarde
acercarnos a ti ...                Tú, Señor, nos llamas,                                                    de tu categoría de Dios.
y confiar siempre.                 nos convocas                                                              Es más,
Sabemos, Jesús,                    para encontrarnos contigo                                                 te rebajaste
que seguirte a ti                  a lo largo de la vida.                                                    a una muerte de cruz,
es cargar con la cruz              Tú nos acechas                                                            para ser bueno de verdad
y seguir hasta el final,           para hacernos felices.                                                    y dar la cara
muriendo al pecado                 Eres un Dios desconcertante,                                              y el corazón
para vivir en ti                   a nada se te puede comparar,                                              por la salvación de los hombres. Amén.
                               9
                                           amigo del lucero del alba                    como aquel día en Betania. Amén.   sino en el de la pobreza,
DOMINGO DE RAMOS EN LA PASIÓN              que te encontró orando cada día,                                                que conduce al amor.
DEL SEÑOR. Ciclo B                         mientras el sol amanecía                     MARTES SANTO                       Tu sufrimiento, Señor,
Salmo en la noche                          tímidamente por los montes.                  Salmo en la noche                  te llevó
                                           Te hiciste, Señor,                                                              a entregar tu amor,
Señor Jesús,                               amigo de la estrella perezosa                Ayúdanos, Cristo vivo,             a querer con locura
esta noche quiero expresarte               que todavía sigue iluminando,                a no separarnos de ti,             y siempre a todos.
desde lo más profundo de mi ser            aunque sea largo el amanecer.                pues sabemos                       Ahora, Señor,
mi amor hacia ti.                          Te hiciste, Señor,                           que lejos de ti                    cuando está
Tú eres el que da sentido a la vida,       compañero inseparable de mis horas bajas,    somos tragados por la noche.       tan cerca el Calvario,
tú el que sacia mi corazón sediento,       amigo de todos mis caminos,                  ¿Donde iríamos sin ti?             tu amor me conmueve.
tú el que sabes de mis caídas y pecados,   cercano en todas mis madrugadas,             El camino es tenebroso             Tú, como cordero,
tú el que me amas desde siempre.           para darme en el alba tu pan de trigo,       cuando tú no estás.                sólo abriste la boca
Señor, quiero vivir desde tu corazón       y sanar mi corazón con tu semblante. Amén.   Todo lo recorrido                  para llamar amigo
para contemplarte en la eucaristía                                                      fuera de tu amor                   al que te traicionaba. Amén.
y abandonado en los que sufren, en los     LUNES SANTO                                  no conduce a nada.
pobres.                                    Salmo con perfume                            Enséñanos, Señor,                  JUEVES SANTO. MISA CRISMAL
No tengo nada,                                                                          a vivir en tu misericordia,        Salmo con unción
sólo tú eres mi riqueza y mi gozo          Gracias, Señor,                              pues sabemos,
permanente.                                por todo y por siempre,                      que eres fiel,                     Queremos, Señor,
Esta noche quiero presentarte en mi        porque verdaderamente                        no nos dejes                       ser ungidos por tu amor
oración                                    tú eres la historia                          caer en la tentación               para ser buena noticia
los rostro de todos los hombres            más apasionante.                             que conduce a la noche             en las entrañas del mundo.
para que ejerzas con ellos tu              En ti todo es claro,                         de vivir sin ti.                   Ayuda a los enfermos
misericordia.                              como una mañana primaveral.                  Sé que no andaré perdido           para que, al ser ungidos,
Quiero pedirte por mis padres, por mis     Un día                                       si me agarro a ti,                 se unan a ti en su enfermedad
hermanos,                                  se acercaron a ti                            si te busco siempre.               y descubran tu amor.
por mis amigos, por el que me traicionó.   lisiados y prostitutas,                      La luz vence a la sombra. Amén.    Ayuda a los que reciben
Quiero que seas misericordioso conmigo,    hombres y mujeres,                                                              el sacramento de la confirmación,
es decir ..., que me des tu corazón.       pobres y ricos.                              MIÉRCOLES SANTO                    para que sean
Amén.                                      A todos los acogiste,                        Salmo de una traición              testigos
                                           como a aquella mujer                                                            y apóstoles
DOMINGO DE RAMOS EN LA PASIÓN              que ungió tus pies.                          Cuántos dolores, Señor,            en medio de los hombres.
DEL SEÑOR. Ciclo C                         Ningún detalle de amor                       en tu corazón,                     Ayuda a los que van a ser ungidos
Salmo en la madrugada                      escapa a tu mirada.                          ante la traición                   y, por la imposición de las manos,
                                           Eres tan increíble                           de tu amigo.                       recibirán el sacerdocio ministerial,
Te hiciste, Señor,                         que jamás te podré comparar.                 Te acercaste a él                  para que sean otro tú
amigo de la madrugada,                     Tú no te olvidas                             para ayudarle,                     amando con tu corazón y sirviendo a los
sentado junto al fuego del amor,           de nada de lo que hacemos por ti,            para que pusiese                   hombres,
mientras la escarcha y la nieve            aunque sea un gesto sencillo                 todo su corazón                    especialmente a los más pobres. Amén.
caía sobre nuestra tierra.                 o de pobreza,                                no en el camino del dinero,
Te hiciste, Señor,                         todo te conmueve el corazón,                 que conduce a la traición,
                                10
DE LA CENA DEL SEÑOR                    amas y perdonas a todos.          siempre nueva.                           LUNES DE LA OCTAVA DE PASCUA
Salmo de una toalla                     Señor, Jesús,                     Esta es la noche,                        Salmo del resucitado
                                        gracias por tu crucifixión,       más clara que el día,
Señor, lavaste los pies                 por ser tan “nuestro”.            donde Cristo aparece                     Él llegó de repente,
a tus apóstoles                         Ahora te vemos crucificado        glorioso con sus heridas.                el primer día de la semana.
en la noche                             en tantas situaciones             Hoy no hay lugar para la tristeza.       Vino a los de su casa,
en que fuiste traicionado.              en que los hombres y mujeres      Hoy el Señor se viste                    la muerte no tuvo
Te pusiste de rodillas,                 viven en esclavitud               de gozo y alegría. Amén.                 la última palabra.
como un esclavo,                        en los campos de concentración,                                            La última palabra
para decirles a través de tu corazón:   en las cárceles,                  DOMINGO DE LA RESURRECCIÓN               la tuvo
el gesto de la toalla                   en tantos y tantos                DEL SEÑOR                                su amor resucitado.
es mi amor entregado,                   como viven y mueren               Salmo del primer domingo de la           Él vive siempre
es mi amor ofrecido                     sin tu amor. Amén.                historia                                 en todas las encrucijadas,
incansablemente a vosotros.                                                                                        despertará esperanza,
Señor, de rodillas                                                        Alabad a Cristo resucitado               vive con su corazón que late
a los pies de toda humanidad,                                             todos los hombres de la tierra,          y que jamás
como redentor de los hombres                                              con cantos y guitarras                   dejará de latir,
diciendo; ”Esto es mi cuerpo”,                                            y cámaras de televisión.                 pues es la vida-ofrenda
entregaste tu sangre por amor.                                            Alabad a Jesús                           para que otros tengan vida
Señor, tu amor es inmenso,                                                que vive para siempre                    en abundancia.
tu vida, ofrenda.                                                         resucitado en la carne,                  Él llegó de repente;
Y te das del todo                                                         para ser comido por el amor.             sus heridas chorreaban vida
en el gesto humilde                                                       Alabad a Jesucristo,                     y nos dijo:
de una toalla                                                             en él la muerte no manda,                “No temáis,
que limpia los pies. Amén.                                                vencedor del pecado,                     no podrán matar a la vida verdadera
                                                                          amigo de todos.                          pues yo soy la vida”. Amén.
VIERNES SANTO. CELEBRACIÓN                                                En Cristo resucitado
DE LA PASIÓN DEL SEÑOR                                                    la vida se hace fiesta,                  MARTES DE LA OCTAVA DE PASCUA
Salmo ante el crucificado                                                 la luz vence a la oscuridad,             Salmo de gozo
                                                                          el amor al odio,
Señor, Jesús,
Hijo amado del Padre,
                                        PASCUA                            la sencillez a la soberbia.
                                                                          Alabad, hermanos,
                                                                                                                   Alabemos todos los pueblos de la tierra
                                                                                                                   al Señor resucitado.
venimos a ti                                                              porque resucita de veras                 La fiesta de la vida,
que, crucificado,                       Salmo de un pregón pascual        nuestro amor y esperanza:                el gozo de vivir.
abres tu corazón a la humanidad.                                          es el gozo de pascua.                    Con él, las armas serán destruidas,
Ahora sabemos                           Cantad, cielos y estrellas,       Alabad al Señor                          se acabarán las guerras.
que nos amas en serio,                  aclamad todos los hombres,        desde todos los rincones de la tierra,   Él es la paz,
ahora vemos                             que se alegre la Iglesia          a quien tiene corazón,                   la verdadera, la auténtica.
que te tomaste                          por tanta dicha.                  y ama eternamente                        Alabemos al resucitado
tan en serio                            El Señor vive resucitado.         desde un corazón humano. Amén.           vivo en todas nuestras muertes,
tu amor a todos                         El amor vence al odio.                                                     presente entre los hombres
que, colgado en una cruz,               Hoy se ilumina el mundo                                                    por las calles de la ciudad,
                                        como una claridad
                              11
en las aldeas más pobres.                                                 nos regala su pan                 DOMINGO II DE PASCUA. Ciclo A
Él está aquí                            Mirad mis manos                   con el fuego,                     Salmo de una nueva vida
tejiendo primaveras                     inmensas y abiertas,              con su corazón
después del duro invierno.              ahora estoy vivo                  en brasas nos espera.             Tú, Señor, nos llamas
Alabemos al Resucitado,                 para siempre.                     Señor, nos diste a comer          a vivir tu vida
buscador incansable                     Venid conmigo.                    de tu cuerpo,                     iniciada aquí en pobreza.
de ovejas perdidas.                     Yo soy la vida                    nos llamas a ser testigos         Estamos llamados a ser
Amigo de todos,                         maravillosa y cierta:             en el mundo,                      vida nueva.
que vive, y su vida                     la vida jamás termina             en la tierra,                     Danos, Señor,
quiere que sea la nuestra               si vives en mí,                   y a decirle a los hombres         a nosotros,
para que no acabe la fiesta. Amén.      pues yo soy la puerta.            que tu amor                       peregrinos en la tierra,
                                        Mirad mis pies                    nos espera. Amén.                 el gozo del evangelio,
MIÉRCOLES DE LA OCTAVA DE               desnudos y abiertos.                                                la alegría de tu vida
PASCUA                                  Soy yo en persona.                SÁBADO DE LA OCTAVA DE PASCUA     vivida por nosotros
Salmo al partir el pan.                 Soy la vida,                      Salmo del envío                   desde lo más hondo
                                        el camino y la fiesta.                                              de nuestras miserias.
Caminábamos hacia Emaús                 Venid, acercaos.                  Nos envías, Señor, por el mundo   Danos, Señor, esperanza,
con la decepción más intensa,           Vendrá la libertad                a gritarle a todos                danos tu vida verdadera,
con los ojos cansados                   en mis manos abiertas,            tu amor inmenso.                  la que brota del bautismo,
y los pies sin apenas fuerza.           la muerte en mí no manda,         Nos envías siendo pobres          la que se inicia en la tierra
Caminábamos sin rumbo                   la muerte está muerta.            para ser testigos                 y es llamada
con una fe muerta,                      Venid conmigo.                    en medio de la noche.             a ser para siempre
con las manos gastadas                  Yo soy la vida,                   Nos envías siempre                vida eterna.
y el corazón en tristeza.               el camino, la verdad;             a sembrar de esperanza            Danos, Señor,
Y de pronto llegaste tú,                estoy siempre vivo                los rincones de la tierra.        te pedimos,
eras tú en fiesta.                      para alegrar tu fiesta. Amén.     Nos envías a ser evangelio,       la alegría verdadera,
Te acercaste a nosotros                                                   testigos de tu muerte             la mirada de tu resurrección
y nos diste una respuesta.              VIERNES DE LA OCTAVA DE PASCUA    y resurrección cierta.            sellada con tu fuerza. Amén
Somos pobres y ciegos                   Salmo ante el fuego               Nos envías a nosotros
y el camino se hace cuesta.                                               indefensos, sin dinero,           DOMINGO II DE PASCUA. Ciclo B
Queremos que nos ayude a vivir en ti.   Señor, ha llegado la noche        tan sólo con tu fuerza.           Salmo en la duda
Cuando caía la tarde                    y nuestra barca navega.           Nos envías, Señor, por el mundo
te dijimos que te quedases              Si tú no vienes, Señor,           a gritar en la vida               Lo afirmamos, Señor,
y el día se hizo luz                    no habrá amanecer en la tierra.   tu amor a todos.                  creemos en ti
una tarde de primavera.                 Venciste la muerte, y la vida     Nos envías a ser buena nueva,     y siempre creeremos
Al partir el pan                        te devolvió a nuestra tierra;     y gozarnos de tu presencia        si tú nos das la gracia.
descubrimos en tu gesto                 te hiciste compañero              en el desierto y en la estepa.    Señor mío y Dios mío,
que tú vives siempre                    con hambre,                       Nos envías, amigo del hombre,     a pesar de nuestras dudas
y sales a nuestro encuentro. Amén.      con sed                           entrañable y compañero,           y de que son muchas nuestras
                                        y en pobreza.                     a vivir de tu amor                incertidumbres,
JUEVES DE LA OCTAVA DE PASCUA           Venid a la orilla,                y esperar tu cosecha. Amén.       afirmamos nuestra fe en ti.
Salmo de mirar                          venid que él está cerca,                                            Creemos,
                       12
aunque a veces dudamos,                   y haznos siempre dóciles a tus inspiraciones   hermanos de un solo corazón,      Ahora, Señor,
y queremos seguirte                       para amar,                                     unidos a ti                       en este día
por los caminos de la vida.               para servir,                                   en la fracción del pan,           quiero decirte muchas cosas,
Hoy acudimos a ti,                        para seguir luchando,                          en compartir vida.                sobre todo
en nuestras horas bajas,                  para construir tu Reino. Amén.                 Señor, haznos uno                 agradecerte tu ímpetu de amor
cuando huimos, como Tomás,                                                               para vivir contigo,               porque realmente
y no estamos con los hermanos.                                                           sembrando claridades,             tu amor a nosotros
Sí, acudimos a ti,                                                                       para amar sin límites             no terminará jamás. Amén.
porque somos frágiles y débiles           LUNES II DE PASCUA                             y acoger a toda la humanidad,     JUEVES II DE PASCUA
y necesitamos tu ayuda.                   Salmo de un encuentro en la noche              especialmente a los más pobres.   Salmo para creer
En nuestras dudas                                                                        Haznos, Señor,
acude, Señor, con tu presencia,           Señor, he oído tu fama,                        sencillos y abiertos,             Creo, Señor, en ti,
y haz que se derritan como la nieve       me ha impresionado                             amigos de camino,                 ¿dónde iría sin tu amor?
nuestras horas de incertidumbre           lo que mis padres                              para ponerlo todo en común        Creo, aunque a veces,
para vivir aferrados siempre a ti,        me han contado.                                y vivir construyendo              lo confieso, me cuesta
aun en medio de la tempestad...           Por eso, en tu noche                           una humanidad nueva,              y tengo dudas ..., pero creo.
Señor mío, y Dios mío. Amén.              voy a ti,                                      una Iglesia más auténtica,        Creo en Jesús,
                                          y gimiendo                                     más enternecedora.                el amigo de todos mis caminos,
DOMINGO II DE PASCUA. Ciclo C             bajo el peso de mis pecados                    Ayúdanos, Señor,                  cercanos en mis pasos vacilantes.
Salmo y plegaria                          me acerco a ti                                 a vivir amando,                   Creo en el Espíritu Santo,
                                          porque quiero vivir.                           a darnos constantemente           Señor y dador de vida,
Señor resucitado,                         Me has dicho, Señor,                           en fidelidad continua. Amén.      cabaña para los pobres,
alegría del Padre,                        que tengo que nacer de nuevo,                                                    refugio en las horas de estío.
gozo de los corazones,                    que debo hacerme niño                          MIÉRCOLES II DE PASCUA            Creo en la Iglesia,
Ayúdanos ahora que comienza el día        para entrar                                    Salmo del amor a Dios             una y santa,
a vivir en tu presencia,                  en el reino de los cielos.                                                       católica y apostólica,
a amar tus caminos,                       Sí, Señor,                                     Estamos delante de ti,            abierta a todos los hombres
a seguirte de todo corazón.               verdaderamente lo sé,                          Señor Dios nuestro,               pueblo de Dios en marcha,
Sabemos de tu fuerza y poder,             que tengo que vivir                            con las manos vacías              cuerpo de Cristo, ofrenda.
que te manifiesta a los sencillos,        mi bautismo                                    y el corazón despierto.           Creo, sí, Señor;
que te acercas a los que no exigen        para vivir de nuevo.                           Sabemos de tu amor, Señor,        quiero recorrer el camino de la fe
pruebas.                                  Estoy seguro,                                  de tu entrega total               a pie descalzo,
Danos la alegría de vivir el evangelio,   porque tú me lo has repetido                   dándonos a tu propio Hijo.        con tu ayuda,
la locura de seguirte siempre,            junto al fuego de la noche,                    Tu amor es verdadero,             con tu fuerza,
aun en medio de las noches.               que tu amor es la luz                          es un huracán de ternura.         para decirles a todos
Ven a nosotros,                           y verdad en mi camino. Amén.                   Tú vuelves a nosotros             que creo en tu amor
Cristo vivo,                                                                             cuando nos sentimos cansados      para conmigo. Amén.
Tú, que siempre nos convocas              MARTES II DE PASCUA                            y agobiados por la vida.
como pueblo de tu propiedad,              Salmo de un solo corazón                       Tú quieres, Señor,                VIERNES II DE PASCUA
pon en nuestro ojos                                                                      un amor sin reservas              Salmo del pan
el brillo del gozo desbordado             Señor, vida nuestra,                           como tú has amado,
                                          haznos a todos                                 entregándote siempre.             Tus manos, Señor,
                                13
aquellas manos                        nuestro duro corazón.              DOMINGO III DE PASCUA. Ciclo B             sin fuerzas apenas,
se abrieron de par en par             Al verte caminar                   Salmo para soñar                           apareciste tú ..., era de madrugada.
para repartir pan                     sobre las olas, Señor,                                                        Te hicimos caso,
y darte a los hombres                 he comprendido                     Sueño, Señor,                              a nosotros que nos cuesta tanto
como pan partido                      poco a poco                        cuando cae la noche,                       seguir tus caminos.
y comida ofrecida.                    la verdad de tu amor.              en una humanidad nueva.                    De pronto,
Era impresionante,                    Es verdad,                         Sueño con unos hombres y mujeres           nuestras redes vacías
no nos lo podíamos creer,             tú eres el Dios de lo imposible,   capaces de construir                       se llenaron de peces, y comprendimos.
aquello era inaudito,                 que te acercas siempre             y edificar la civilización del amor.       ¡Es el Señor!
tus manos multiplicaban               a la orilla de mi vida,            Sueño, sé que puede suceder,               Nunca olvidaré aquel amanecer en el
el pan de la vida,                    aun en medio                       con una tierra                             lago,
te daba lástima, Señor,               de la tormenta. Amén.              rejuvenecida por el Espíritu,              tu presencia lo cambió todo,
aquella multitud ...,                                                    donde los hombres se abran                 en nuestras vidas amaneció,
como te apenan ahora                  DOMINGO III DE PASCUA. Ciclo A     y los egoísmos se mueran.                  y nos distes pan y peces,
tantos hombres                        Salmo al atardecer                 Sueño con la paz,                          y nuestros ojos vieron,
que viven sin fe y esperanza.                                            con una paz duradera                       y tus manos desprendían luz.
Es verdad,                            Quédate con nosotros               forjada en los corazones                   Fue el amanecer
lo reconocí,                          porque el sol                      y siempre cimentada sobre la justicia.     y estalló la luz
jamás tú olvidas a nadie,             se oculta en el horizonte.         Sueño, Dios nuestro,                       en nuestras vidas cansadas. Amén.
no eres indiferente                   Sé compañero de caminos,           con un mundo nuevo,
ante el sufrimiento humano;           guía nuestros pasos cansados.      con el espíritu de las bienaventuranzas,   LUNES III DE PASCUA
aquellas manos tuyas                  Haz que te sepamos ver             donde se pueda vivir amando,               Salmo en el trabajo
nos dieron la vida                    cuando cae la tarde                construyendo fraternidad.
con sabor a pan. Amén.                y la noche avanza.                 Sueño, Señor,                              Padre nuestro,
                                      Salimos de un encuentro            con que tu resurrección                    que te has hecho siempre
SÁBADO II DE PASCUA                   contigo al atardecer,              alegre el corazón de los hombres           amigo inseparable de los hombres.
Salmo de un paseo sobre el mar        partiendo el pan                   más que si les tocan las quinielas,        Padre, por ser fuente.
                                      y haciendo explotar                porque en esta vida, y siempre,            Nuestro, por ser de todos.
Te creíamos un fantasma,              en nuestros ojos cansados          tú, Señor, eres la alegría desbordante.    Danos la alegría
como siempre                          la luz de tu Espíritu.             Amén.                                      de vivir en comunión,
cuando no entendemos                  Quédate con nosotros,                                                         en fe, esperanza y amor.
ni aceptamos                          no desoigas la oración             DOMINGO III DE PASCUA. Ciclo C             Padre nuestro,
el paso de tu amor                    de tus hijos necesitados.          Salmo del amanecer                         en nuestras horas de trabajo
por nuestra vida.                     Quédate con nosotros                                                          no nos dejes caer
Te acercas a nosotros                 ahora que se hace de noche         Señor,                                     en la tentación del desánimo.
en las mil y una                      y el mundo nos atrae               toda la noche de nuestra vida              Ayúdanos a seguirte,
circunstancias de la vida.            con su policromía de colores.      la hemos pasado pescando                   enséñanos a confiar.
Te acercas a nosotros                 Quédate con nosotros,              en el mar de nuestra existencia,           Por muchas que sean nuestras
bregando en el mar de la vida.        y te sabremos reconocer            y no hemos pescado nada.                   desganas,
Te acercas siempre                    en tus gestos de amor              Pero tú te hiciste presente.               haznos sencillos.
cuando menos lo esperamos             al partir el pan. Amén.            Fue un amanecer                            Por muchos que sean nuestros
y llenas de esperanza                                                    cansado y con sueño,                       cansancios,
                                 14
haznos audaces.                       siempre cercano                          cambie por los cuatro costados.
No nos dejes                          en las pobres apariencias                Nuestra tierra                     SÁBADO III DE PASCUA
caer en la tentación                  de un poco de pan                        está enferma, Señor,               Salmo bautismal
de no hacer nada,                     y un poco de vino.                       de egoísmo cerrado,
de cruzarnos de brazos.               Yo te alabo, Señor,                      de cansancio.                      Te alabamos, Señor, y te bendecimos
Ayúdanos a seguir                     y te bendigo siempre                     Haz un mundo habitable             por el bautismo,
siempre adelante                      por tu cercanía,                         donde los hombres compartan        con el que nos has hecho hijos tuyos,
porque tú eres nuestro Padre. Amén.   por vivir entre nosotros,                para hacer desaparecer             miembros de la Iglesia,
MARTES III DE PASCUA                  porque te haces el encontradizo          el hambre y la guerra              amigos de todos.
Salmo de unos ojos nuevos             en la eucaristía.                        y se conviertan tan solo           En el bautismo
                                      Tú eres un Dios de encuentro,            en recuerdo del pasado,            hemos sido sepultados contigo
Señor, quiero ver.                    tu delicia                               en algo que ya no existe. Amén.    para llevar una vida de resucitados,
A veces                               es vivir con los hijos de los hombres.                                      muriendo al egoísmo,
la ceguera inunda mi corazón,         ¿Qué sería de nosotros                   VIERNES III DE PASCUA.             viviendo en la entrega.
no entiendo nada,                     sin tu presencia en la eucaristía?       Salmo a un Dios sorprendente       Gracias porque podemos buscar
todo me abruma.                       ¿De dónde sacar la fuerza                                                   los bienes de allá arriba,
Dame ojos nuevos                      para amar a todos?                       Me habían contado                  por borrarnos el pecado original,
para verte caminando                  Tú, en la eucaristía,                    que tú eras extraordinario,        porque tu amor
por las calles de mi ciudad.          nos prometes la vida                     que la fiesta de la vida           es más fuerte que el pecado y la muerte.
Dame ojos nuevos                      para ser vivida.                         sin tu presencia                   Ahora, Señor,
abiertos a la sorpresa,               Nos ofreces tu camino                    era un verdadero tostón,           te doy las gracias de todo corazón,
sedientos de autenticidad.            para ser recorrido,                      y un día saliste a mi encuentro    por el don del bautismo,
Dame ojos nuevos                      nos gritas tu verdad                     y llenaste mi vida de estrellas.   por incorporarnos a Cristo,
capaces de construir,                 para ser proclamada. Amén.               Se quedaban cortos                 a su misma vida,
desde la pobreza,                                                              los que me decían                  porque sabemos
un mundo de esperanza.                JUEVES III DE PASCUA                     que eras sorprendente.             de un amor que no pasa de moda
Dame ojos nuevos                      Salmo contra el hambre                   Eras mucho más,                    y porque nos has llamado
para que me atreva                                                             a nadie se te puede comparar.      por nuestro nombre,
a mirar a la vida                     Cuántos hombres, Señor,                  Tú eres la alegría de la vida,     tus hijos amados. Amén.
con dulzura,                          viven con hambre,                        en ti todo se ilumina.
con ternura;                          mueren de hambre,                        Cuando las luces se apagan,        DOMINGO IV DE PASCUA. Ciclo A
y construir nuevos caminos            mientras nosotros                        tu luz inunda mi corazón;          Salmo del buen pastor
en medio de la rutina                 despilfarramos todo                      realmente eres “otra cosa”.
y siempre abiertos                    en nuestro mundo,                        Me encanta haberte conocido,       Te adoramos a ti, Señor,
al Dios que me acosa                  que olvida                               me fascina tu corazón,             buen Pastor de las ovejas,
con su amor. Amén.                    a los que viven                          me enamora tu vida.                puerta siempre abierta;
                                      en el tercer mundo.                      Tú eres siempre el mismo           amigo en el camino,
MIÉRCOLES III DE PASCUA               Tú, Señor,                               y siempre nos sorprendes,          dando la vida a pedazos.
Salmo de la eucaristía                transforma nuestros corazones,           eres la novedad                    Te pedimos, buen Pastor,
                                      hazlos dóciles y sencillos,              cuando todo nos aburre.            por la humanidad,
Tú Señor,                             conviértelos a ti,                       Tú lo recreas todo                 por los jóvenes del planeta,
te has quedado con nosotros,          para que nuestro mundo                   con tu presencia. Amén.            para que sean generosos
                                15
en decir sí.                       Tú siempre estás cerca,                     Parecía algo increíble.           cristianos que arriesgan la vida
Buen Pastor,                       no nos dejas de mirar ni un segundo,        Jesús vive resucitado.            para sembrar la esperanza
condúcenos a fuentes tranquilas,   y cuando parece que estamos perdidos        Murió por nuestros pecados        y llenar nuestra tierra
repara nuestras fuerzas.           tu brújula nos indica que el Pastor bueno   y resucitó a la vida,             de flores de solidaridad
Buen Pastor,                       siempre nos encuentra. Amén.                y la muerte                       y de paz. Amén.
acércate siempre                                                               ya no tiene poder sobre él.
a nuestra vida                     DOMINGO IV DE PASCUA. Ciclo C               ¡Es increíble!
y estampa en nuestras mejillas     Salmo eclesial                              Dios se hizo hombre
tu amor derramado.                                                             para siempre.                     MIÉRCOLES IV DE PASCUA
Aunque caminemos                   Amo, Señor,                                 Vino para nosotros,               Salmo al Padre
por valles de tinieblas,           profundamente la Iglesia                    para ser compañero
aunque la luz se apague,           fundada por ti                              y sembrar esperanza               Padre,
no tenemos miedo                   sobre el cimiento de nuestra pobreza.       en nuestros caminos.              te llamamos siempre
pues tú, buen Pastor,              Sí, la amo,                                 ¡Es increíble!                    en todas nuestras encrucijadas,
nos conduces siempre               con sus fallos y aciertos,                  ¡Cómo nos sorprende Dios!         porque eres genial.
por lo mejor de la vida. Amén.     con sus luces y sombras,                    Jesús, el hombre,                 Tu amor es verdadero
                                   con sus santos y pecadores.                 es verdadero Dios                 como una mañana,
DOMINGO IV DE PASCUA. Ciclo B      La siento mía,                              y ama con corazón humano. Amén.   tiene la claridad
Salmo del Pastor bueno             pues ella                                                                     de una puesta de sol.
                                   me rodea con sus brazos                     MARTES IV DE PASCUA               Eres un Dios estupendo
Pastor bueno,                      y me da continuamente tu amor.              Salmo de los cristianos           en todos los momentos,
tú nos convocas al amor,           En ella, Iglesia pobre y pecadora,                                            de cercanía sin igual.
a la entrega total,                me encuentro con Jesús                      Buscamos, Señor,                  Padre,
a dar la vida amando.              y Jesús me lo da todo.                      en la noche tu rostro,            te llamamos siempre
Aunque caminemos por valles de     La Iglesia me acompaña al nacer             para ser                          en nuestras horas bajas,
tinieblas                          dándome el bautismo,                        cristianos auténticos,            cuando aparece la niebla
tú vas con nosotros,               se acercó a mí,                             verdaderamente entregados.        y la oscuridad nos visita.
aunque se haga de noche            para darme la eucaristía,                   Haznos, Señor,                    Te gritamos en la noche
nada tememos,                      me ofrece su perdón                         cristianos comprometidos          porque tú acudes ahora
pues tú vas con nosotros,          ante mis experiencias de pecado.            al servicio de la humanidad,      a la cita de la vida
abriendo caminos                   Me sigue dando la vida                      constructores de vida,            para sembrar de esperanza
como Pastor bueno.                 a través de los sacramentos                 abiertos a tu Palabra,            nuestras manos vacías.
Muchas veces                       y cura mis enfermedades.                    entusiasmados en el amor.         Padre,
a lo largo de nuestra vida         Sigue amándome                              Haznos, Señor,                    conocerte a ti
lo hemos pasado muy mal,           aun en medio de sus pecados,                cristianos de cuerpo entero       ha sido la historia
se hacía de noche de repente       que son los míos,                           abiertos a la cruz,               más bella de amor. Amén.
y no veíamos nada;                 y su pobreza, que es la mía. Amén.          cerrados al pecado,
pero..., no sabemos cómo te las                                                capaces de construir,             JUEVES IV DE PASCUA
arreglabas                         LUNES IV DE PASCUA                          siempre cercanos a todos,         Salmo de la solidaridad
para ayudarnos                     Salmo a Cristo resucitado                   conmovidos por los pobres,
y ser puntual en la cita.                                                      llenos de tu vida.                Queremos, Señor,
¡Qué verdad más consoladora!       ¡Qué maravilloso, Señor!                    Haznos, Señor,                    ser solidarios unos con otros
                              16
como tú con nosotros.               a caminar en ti                                                 Esto es un gozo
Tú Jesús,                           hacia el Padre.                Señor Jesús,                     que nadie nos podrá arrebatar
eres la solidaridad                 Ven, Señor,                    ¿a quién se te puede             aunque, a veces,
con todos y cada uno.               cuando todo es dolor,          comparar?                        la oscuridad nos inunde.
Te hiciste amigo de todos           cuando la vida se acaba.       Tú eres todo                     Como hijos tuyos
en la vida cotidiana,               Ven, Señor,                    y a la vez te muestras           te podemos llamar siempre,
para poner alegría                  y ayúdanos siempre             pequeño y pobre.                 y tú acudes,
en todos los senderos               a vivir en ti,                 Tu amor es auténtico,            y nos conoces,
de la historia humana.              recorriendo caminos            eres un Dios para los hombres,   y sabes nuestros nombres.
Haznos solidarios                   de esperanza y amor. Amén.     y, siendo hombre,                Es una gozada
de los que sufren,                                                 permaneces siempre               experimentar en lo profundo del corazón
especialmente, Señor,               SÁBADO IV DE PASCUA            hecho hombre por nosotros.       tu paternidad
de los que no tienen nada           Salmo a la palabra             Tu vida es camino                más grande y hermosa
y lo pueden todo.                                                  para caminar                     que el cielo infinito. Amén.
Haznos solidarios                   Tú eres, Señor,                paso a paso
con el pobre de la esquina          la Palabra de la vida          y beberse a tragos               DOMINGO V DE PASCUA. Ciclo C
y el parado                         pronunciada en el silencio,    el néctar de tu bondad.          Salmo del mandamiento nuevo.
y el joven deprimido.               y que en silencio              Tú, Señor Jesús,
Haznos solidarios                   debe ser acogida.              eres entrañable,                 Conocerte a ti, Señor,
con los que no tienen               Haz que germine                de manos y pies,                 ha sido la mayor novedad
nada más que lo puesto,             en nuestros corazones          de corazón ardiente.             de nuestras vidas.
y aún nos miran                     como buena noticia             Es maravilloso                   ¿A quién se te puede comparar?
y esperan de nosotros. Amén.        a todos los hombres.           el haberte conocido              Todo es nuevo contigo:
                                    Tu Palabra, Señor,             y saber que tú                   el amor,
VIERNES IV DE PASCUA                nos da la vida,                jamás nos dejas                  la vida,
Salmo al camino                     por eso confío en ti;          aunque caiga la noche. Amén.     las relaciones humanas.
                                    aunque camine despacio                                          Todo nace de tu corazón
Tú, Señor,                          y por lugares oscuros,         DOMINGO V DE PASCUA. Ciclo B     y tú nos das un mandamiento nuevo:
eres camino                         no temo,                       Salmo de hijo                    el de amarnos los unos a los otros
para ser recorrido                  porque tu Palabra                                               como tú nos has amado.
a golpe de amor.                    es luz en mi camino.           Padre,                           Sabemos, Señor, que no es fácil,
Haznos recorrer                     Tu Palabra, Señor,             qué alegría inunda mi corazón    pero sí que es posible
kilómetros de esperanza             es siempre nueva,              al sentirme hijo.                si tenemos tu corazón.
fiados de ti,                       alimento de mi alma,           Es verdad,                       Haznos siempre
que eres verdaderamente             por eso me es dulce            somos hijos tuyos                portadores del mandamiento del amor,
el camino de los hombres.           al paladar                     y tú cuidas de nosotros          para sembrar alegría
Tú, Señor,                          y me sabe a amor               con amor de Padre.               y potenciar claridades.
nos invitas a seguirte,             cuando la proclamo             Cuando, a veces, no puedo más,   Conocerte a ti, Señor,
a caminar en ti                     desde mi pobre vida. Amén.     balbuceo tu nombre               es vivir continuamente
hacia el Padre.                                                    y te llamo Abba, papá,           en la novedad del mandamiento nuevo,
Ven, Señor,                         DOMINGO V DE PASCUA. Ciclo A   pues estoy seguro                el de dar la vida por amor
nos invitas a seguirte,             Salmo a Jesús                  del don de tu paternidad.        y darse a todos
                               17
como “yo os he amado”. Amén.         paz a los de cerca,                  Si tú te acercas                 gracias, Señor.
                                     paz en todas las partes.             como vid verdadera,              Por mirarme siempre,
LUNES V DE PASCUA                    Señor Jesús,                         el amor se hará realidad         gracias de corazón.
Salmo de intimidad                   tú eres nuestra paz.                 en nuestra pobre vida            Por tu vida entregada,
                                     Donde tú estás                       de sarmiento en la viña. Amén.   gracias por tu amor.
Señor,                               se construye la paz.                                                  Por estar cercano,
tú deseas ser amado                  Donde tú estás cercano               JUEVES V DE PASCUA               gracias en el dolor.
más que ser admirado,                se amasa la paz.                     Salmo del amigo                  Por tus pies cansados,
ser acompañado                       Donde tú estás amigo,                                                 gracias te doy, Señor.
desde la pobreza,                    se hace amiga la paz.                Señor, amigo de los hombres,     Por ser amigo siempre,
pues deseas más mis manos            Señor Jesús,                         me acerco a ti                   quédate, Señor.
que lo que hay en ellas.             queremos construir                   cuando se acerca la noche        Porque eres ilimitadamente bueno,
Muéstrame, Señor,                    un mundo en tu paz                   y te digo que te amo.            gracias siempre, Señor.
que quieres compartir conmigo        para sembrar las flores              Tú eres amigo,                   Porque nos quieres,
tus secretos de amor,                de la libertad                       amigo de verdad,                 aquí tienes mi corazón. Amén.
Tú eres un Dios cercano,             donde el amor                        no fallas nunca,
más íntimo                           sea fuente de paz verdadera. Amén.   contigo se puede                 SÁBADO V DE PASCUA
que mi propia intimidad,                                                  siempre contar.                  Salmo en el amor
me conoces más a mí                  MIÉRCOLES V DE PASCUA                Tu amistad es sencilla
que yo a mí mismo.                   Salmo de la vid y los sarmientos     entrañablemente acogedora.       Entregar la vida
Sé, Señor,                                                                Eres realmente                   y ser feliz, Señor,
que en ti                            Tú eres, Señor, la vid               un amigo de verdad,              dándote todo por amor,
estoy escribiendo                    de donde sale                        que me conoces por mi nombre     tú que eres bueno
una aventura de amor,                el vino bueno                        y te acercas a mi vida           de verdad y siempre.
donde voy aprendiendo                que alegra el corazón.               en todos los momentos.           Gracias por tu amor,
a jugármelo todo,                    Tú eres, Señor,                      Contigo, Señor,                  porque estamos en el mundo
por seguirte, Señor.                 amigo de mi vida,                    todo es más fácil,               para sembrar esperanza
Te doy las gracias                   y yo soy sarmiento.                  me puedo embriagar               y ayudar a los hombres
cada vez más,                        Si no estoy unido a ti               en el vino de tu amor,           en el camino de la vida.
porque tu amor es verdadero. Amén.   no tendré vida.                      y ayudar a otros                 Gracias, Señor,
                                     Separado de ti                       a que descubran,                 por ser amor verdadero
MARTES V DE PASCUA                   no sirvo para nada.                  en medio de sus dudas,           tejido siempre
Salmo para la paz                    Hazme, Señor, comprender             el gozo de tu amistad. Amén.     a mi favor.
                                     el gozo de vivir en ti,                                               Sé, Señor,
Buscamos, Señor,                     unido a ti,                          VIERNES V DE PASCUA              que todo lo que me ha ocurrido,
la paz del corazón,                  amigo entrañable                     Salmo para vivir                 me ocurre y me ocurrirá
la paz en nuestra tierra,            de todos mis caminos.                                                 en la vida,
tan complicada y extraña.            Ayúdanos, Señor                      Señor Jesús,                     ha salido de tus proyectos de amor.
Buscamos, Señor,                     a que tu savia                       amigo en mis caminos.            Por eso te quiero
corazones que andan                  inunde nuestras vidas                Por haberte conocido,            y te doy las gracias. Amén.
en busca de la paz.                  secas y rotas                        gracias, Señor.
Paz a los de lejos,                  por el pecado y el egoísmo.          Porque eres formidable,
                            18
DOMINGO VI DE PASCUA. Ciclo A         y el agua amarga,                     con rectitud de corazón. Amén.      Envíanos, Señor,
Salmo al Espíritu de vida             te siento como ímpetu de amor.                                            la fuerza de tu espíritu,
                                      Verdaderamente tu amor es sincero,    LUNES VI DE PASCUA                  para sellar con un beso
Espíritu Santo,                       realmente tu amor es veraz,           Salmo en la persecución             nuestro frío corazón.
amigo entrañable,                     y eso nos conmueve,                                                       Ven y no tardes
golpea a la puerta                    nos estremece,                        Señor, estamos abatidos,            pues somos débiles
de mi corazón                         nos alegra el corazón.                a veces no podemos más,             y si no vienes pronto
y entra hasta el fondo.               Dios, tú eres amor,                   nos persiguen por todas partes,     desfalleceremos en el camino.
Sin tu ayuda                          un amor infinito,                     nos sentimos abrumados              Envía tu Espíritu
todo es árido.                        capaz de transformar                  y sin fuerza.                       y haznos peregrinos,
Sin tu fuerza                         y hacer, de nuestras vidas egoístas   En medio de la noche                sembradores de alegría.
todo es debilidad.                    y nuestros corazones fríos,           hazte presente como luz,            Envía tu Espíritu
Sin tu amor                           el desbordarse de un amor             en medio de la tormenta             en medio del dolor;
renacerá el egoísmo.                  apasionado y sencillo. Amén.          sé nuestro refugio,                 para sembrar amor
Ven, Espíritu Santo,                                                        en medio del miedo                  y recoger entrega,
desciende con tu luz                  DOMINGO VI DE PASCUA. Ciclo C         sé nuestra esperanza.               para sembrar sencillez
para iluminar                         Salmo con fervor                      Caminamos cansados,                 y recoger humildad,
lo que está a oscuras.                                                      con el corazón abatido,             para sembrar esperanza
Danos entrañas de misericordia        Acudimos a ti,                        estamos en las últimas              y recoger amanecer. Amén.
para acoger siempre                   con el peso de nuestras culpas.       y todos nos persiguen.
a los que sufren y lloran.            Acudimos a ti,                        Haznos valientes                    MIÉRCOLES VI DE PASCUA
Ven, Espíritu Santo,                  con el fervor del corazón.            a nosotros pecadores                Salmo de libertad total
intercede a nuestro favor,            Tú, Señor, eres nuestra riqueza,      que confiamos
haznos sencillos y reconciliados,     Tú, Señor, eres la verdad,            en tu infinita bondad.              Señor de nuestra libertad,
amigos del Señor,                     Tú, Señor, eres formidable.           Ayúdanos a confiar                  ¡qué grande eres!
abiertos a la esperanza.              Es verdad,                            en medio de la lucha                ¡qué inmenso es tu amor!
Sin tu ayuda nada podemos hacer,      tú no mientes nunca,                  cuando parece                       Te necesito
consolador de los tristes. Amén.      y sales a nuestro encuentro           que todo se acaba                   para poder volar
                                      cuando estamos tristes y deprimidos   y ayúdanos a vivir                  por encima de las cosas,
DOMINGO VI DE PASCUA. Ciclo B         aun en aquellas cosas                 confiando en ti,                    para ser libre
Salmo al Dios del amor                que hacemos sin sentido.              en medio de la persecución. Amén.   de todo corazón,
                                      Contigo todo se esclarece,                                                para amar siempre
Cuando escuché tu nombre,             la noche da su paso                   MARTES VI DE PASCUA                 y en todo lugar
mi corazón se estremecía.             a un hermoso amanecer.                Salmo a la fuerza del Espíritu      por encima de diferencias.
Tú realmente                          Gracias, Señor,                                                           Señor, haznos libres
eres el Dios del amor.                porque nos enfervoriza                Señor,                              para amar siempre,
Todo nos lo recuerda,                 saber que podemos confiar en ti.      envíanos tu Espíritu,               para querer más a todos
Dios, tú eres amor,                   Gracias, Señor,                       la fuerza del amor,                 y sembrar libertad
tú eres el amor amando                por darnos el Espíritu Santo,         para sembrar la amistad             en los caminos de los hombres.
y eres un amor que da la vida.        como Señor y dador de vida,           y abrir horizontes,                 Señor de la libertad total,
Cuántas veces,                        para amar                             para sembrar claridad               haznos fuertes en la lucha
cuando el camino es arduo             y para servir a todos                 en medio de la noche.               para vivir
                                 19
en el esplendor de la verdad.        inunda nuestros valles            pues tú nos has dicho             LUNES VII DE PASCUA
Señor de la libertad                 y nuestras plazas.                la necesidad                      Salmo de la confianza
queremos amar siempre                Tu alegría es inmensa,            de orar pidiendo.
para ser libres                      jamás terminará                   Por todo, Señor,                  Muchas veces, Señor,
y vivir en ti                        y nadie                           acude a nosotros                  en las horas difíciles
entregando la vida. Amén.            nos la podrá arrebatar.           en nuestra debilidad.             desconfió en ti,
                                     Tu alegría, Señor,                Nosotros te necesitamos           porque me falta el aliento.
JUEVES VI DE PASCUA                  es nuestro consuelo               y sin tu ayuda                    Cuando todo marcha,
Salmo y cántico                      en medio de las pruebas.          nada podemos hacer. Amén.         cuando todo va bien
                                     Tu alegría, Señor,                                                  es fácil proclamar palabras
Cantamos, Señor,                     es a nuestro corazón              DOMINGO VII DE PASCUA             y decir que confío,
alegres siempre                      como lluvia fresca,               ASCENSIÓN DEL SEÑOR               que tú eres mi confianza.
en nuestro camino,                   como una tarde de verano.         Salmo a la Ascensión              Pero ahora, de verdad,
pues tú eres la vida.                Tu alegría, Señor,                                                  quiero confiar en ti,
Cantamos danzando,                   nos habla de tu presencia,        Te vemos, Señor,                  aunque apriete el dolor.
abriendo las manos,                  de tu amor a nosotros,            subir en una nube                 Quiero, Señor, confiar
sintiendo tu vida                    porque tú eres nuestra alegría,   y ascender al cielo               cuando surge la duda
pasar por la nuestra.                el gozo más desbordante.          a la diestra del Padre.           y camino contra corriente.
Cantamos, Señor,                     Como tú no acabas,                A veces te creemos                Señor, ayúdame
al Dios hecho hombre                 pues vives para siempre,          un poco lejos                     a poner
cercano a los pobres,                así la alegría en ti              de nuestro planeta,               toda mi confianza en ti,
abierto siempre.                     no acabará jamás. Amén.           y, sin embargo,                   en ti que eres bueno
Ahora, Señor,                                                          sabemos, Señor,                   y que no permites
queremos unir nuestras voces         SÁBADO VI DE PASCUA               que tú eres cercanía total.       que la prueba
a las de toda la creación            Salmo para pedir                  Te vas, pero te quedas            supere mi capacidad.
para decirle al mundo                                                  para estar con nosotros           Señor confío en ti,
que tú eres maravilloso.             Tú nos has dicho                  todos los días                    aunque a veces
Cantamos, Señor,                     que debemos pedir, Señor,         hasta el fin del mundo.           no puedo más. Amén.
al Dios de la vida,                  que es necesario orar             Te vas y te acercas
más joven que la juventud,           sin desfallecer.                  para decirnos a todos             MARTES VII DE PASCUA
y bailamos en tu nombre,             Los hombres, Señor,               que tu delicia                    Salmo del evangelio
pues tú eres la fiesta               somos tan ridículos,              es vivir entre nosotros.
que nunca se acaba.                  y creemos que pedir               Te vas y siembras de alegría      Señor, este día
Encontrarte a ti                     es algo pasado de moda,           nuestra tristeza,                 quiero tomarme en serio
es un cántico nuevo. Amén.           para los que empiezan.            pues tú no olvidas a nadie        el evangelio.
                                     Sin embargo, nosotros             sino que te acercas más           Sé que no es fácil,
VIERNES VI DE PASCUA                 venimos a pedirte, Señor,         a todos nosotros.                 sé que caeré
Salmo de alegría y gozo              por la humanidad,                 Tú, Señor,                        una y mil veces,
                                     por todos los hombres,            ascendido a los cielos, te vas,   pero quiero con tu ayuda
Señor, estamos contentos             para que sean amigos              para estar más cerca. Amén.       ser evangelio vivo.
y muy alegres por ti,                de tu corazón.                                                      Los hombres, Señor,
porque tu alegría                    Venimos a interceder,                                               nos afanamos
                                20
por tantas cosas...                     haznos uno en el amor. Amén.      Tú sabes, Señor,                  de nuestras limitaciones,
y sin embargo                                                             lo difícil que resulta            pero estamos seguros
plantar el evangelio                    JUEVES VII DE PASCUA              seguirte en el camino,            de tu inmenso amor. Amén.
es la mayor urgencia,                   Salmo al orar                     sembrando flores
darte a conocer                                                           de esperanza en la vida.
la mayor necesidad.                     Estoy contigo, Señor,             Pero sabes, Señor,
Vivir la conversión                     con el corazón abatido            que te he querido siempre
lo que el mundo necesita.               y los pies que desfallecen        con mis manos vacías
Señor, haznos arriesgados               para decirte: te amo.             y mis pies doloridos.
para llevar el evangelio                No sé casi nada de ti,            Sabes, Señor,
a todos los rincones                    soy muy pobre                     que he creído en tu amor
de nuestro planeta,                     y tengo demasiada                 desde que era niño,
pues es verdaderamente                  seguridad en mí.                  pues he sabido siempre
lo que, aun sin saberlo,                Pero estoy seguro                 que tu amor es auténtico,
los hombres buscan en la noche. Amén.   de tu amor de verdad,             desde que junto al mar
                                        de que eres fantástico,           me dijiste que me amabas. Amén.
MIÉRCOLES VII DE PASCUA                 pues tu vida entregada
Salmo de la unidad                      me llena de alegría.              SÁBADO VII DE PASCUA
                                        Ahora, en este rato de oración,   Salmo de seguimiento
Te pedimos, Señor,                      déjame decirte
que nos hagas uno                       que te amo de verdad.             Queremos seguirte, Señor,
para ser ante el mundo                  Déjame mirarte                    en nuestra vía
testigos de tu verdad.                  y abrir mis ojos                  por la senda estrecha,
No queremos, Señor,                     de par en par                     camino seguro
romper más la unidad                    para asombrarme                   hacia ti.
sino construirla                        de tu amor a mí,                  Te queremos seguir
                                                                                                            PENTECOSTÉS
entre todos los hombres                 ¿Por qué me amas tanto?           porque eres lo mejor,
que confesamos a Jesús                  Yo siento dentro de mí al orar    lo más hermoso,                   I VÍSPERAS
como Señor de nuestras vidas.           tu presencia sencilla. Amén.      lo más desbordante.               Salmo de júbilo
Sabemos, Jesús, de tu grito                                               Tú has puesto tus ojos
en la noche;                            VIERNES VII DE PASCUA             en nuestra pequeñez,              Exulte y se alegre la tierra toda,
en la víspera de tu pasión              Salmo para el amor                te has fijado en nosotros         alabemos al Señor que vive,
pediste que todos                                                         para hacernos entrega             pues su amor es un volcán,
fuésemos uno,                           Tú lo sabes todo.                 y atrevernos a dar la vida        su vida ya no muere más.
para que el mundo crea.                 Tú sabes, Señor,                  siempre desde el amor.            Alabemos a Cristo,
Nosotros, Señor,                        de nuestros cansancios,           Te seguimos, Señor,               el Dios misericordioso,
hemos roto tantas veces la unidad       de nuestros progresos,            en medio de las dificultades      el Dios con nosotros,
por nuestros fanatismos,                de nuestra tristeza.              con las cruces de cada día        que se acerca sonriendo
por nuestra falta de sensibilidad       Tú sabes, Señor,                  y el gozo inmenso                 y teje de esperanza
a todos los problemas                   que a veces                       de tu cariño.                     las dudas de nuestro corazón.
que nos aquejan hoy.                    el agua nos amarga                Te seguimos, Señor,               Alabemos al Señor,
Señor de la unidad                      y traicionamos tu nombre.         aun sabiendo de verdad            campeón de la amistad,
                                                                                                            cercano a los que sufren.
                                21
¡Qué gozo más inmenso                que nos hace descubrir                                                                       al darnos a tu propio Hijo,
el que experimenta nuestra alma!     verdaderamente el amor                                  Señor, tú nos has dicho              entregado sin reservas
Él vive por siempre.                 para entregarse y darse,                                que debemos amar siempre,            y que tanto te ha costado...,
Él vive para siempre.                para vivir en ti                                        amar a todos,                        porque lo dabas hasta el fin
Ahora la vida                        dándose a todos. Amén.                                  amar a brazo partido.                y lo abandonabas en manos de los
es una fiesta continua.                                                                      Sabemos que se ama con la vida,      hombres,
Ahora el amor vence al odio          DOMINGO VII DE PASCUA. Ciclo A                          más que con las palabras.            con un amor “hasta el extremo”.
y la luz a la oscuridad.             (Estas lecturas se utilizan donde la solemnidad de la   Que amar es gozarse                  Padre, ¡qué admirables
Que se alegre la tierra toda         Ascensión del                                           en que el otro exista,               son tus gestos y palabras!
                                     Señor se celebra el jueves de la cuarta semana del
por el don del Espíritu Santo,       tiempo de pascual)                                      en salir de sí,                      Todo es un gesto tuyo de amor:
el agua viva del amor.               Salmo para una Iglesia pobre                            para ir al encuentro                 darnos a la vida
Que todos los hombres                                                                        de quien nos necesita.               para que la tengamos en abundancia;
se vistan de fiesta                  Creo, Señor, en la Iglesia,                             El amor, Señor,                      darnos al amor,
y aclamen con gozo al Señor,         abierta como tú de corazón,                             es la palabra más usada              para que creamos en él.
que nos envía su Espíritu            a todos los hombres,                                    y quizás menos puesta en práctica;   Viniste, Padre, de un modo admirable
para que tengamos vida               para ser presentada ante el mundo                       no se nos enseña a amar,             a llenar de esperanza
y vida en abundancia. Amén.          como casa de los pobres,                                se nos enseña “a gozar del amor”,    nuestras vidas rotas,
                                     recinto de justicia y de paz,                           pero poco a poco                     con el horizonte inmenso
                                     gozo del que se siente explotado                        nuestro mundo muere,                 de tu amor infinito. Amén.
DOMINGO DE PENTECOSTÉS.              y deprimido.                                            tiene sed de un amor, auténtico,
Salmo en pentecostés                 Creo que la Iglesia                                     algo que nos deje el corazón lleno
                                     la construimos, no con palabras,                        y no del vacío de lo fugaz.
¡Qué maravilla, Señor,               sino desde el amor;                                     Amar, Señor, como tú amaste,
la fuerza de tu Espíritu!            amor sencillo y tejido                                  es darse sin medida,
Nos convocó,                         para que los hombres                                    inmolarse en la entrega generosa
nos hizo un solo corazón             tengan vida abundante.                                  de quien, a golpe de darse,
y nos envió al mundo                 Creo en la Iglesia,                                     se olvida de sí
para ser tus testigos.               sin la cual                                             y aprendió de ti
Gracias, Señor,                      no podría ser cristiano                                 en la escuela del amor. Amén.
por tu Espíritu Santo                ni podría hacer realidad
que nos hace                         toda la riqueza de tu corazón.                          DOMINGO VII DE PASCUA. Ciclo C
un solo corazón                      Creo en la Iglesia,                                     Salmo de admiración
y nos hace hablar                    que nos nutre como madre,
en el lenguaje del amor.             nos entrega lo más precioso,                            Señor, tú has redimido al hombre
Gracias, Señor,                      el tesoro de la salvación.                              de un modo más admirable
por el don de tu Espíritu,           Creo en la Iglesia                                      que cuando apareció
que nos ilumina                      madre, esposa, amiga,                                   la primera gota de rocío
y nos conforta                       viña, pueblo, familia, cuerpo,                          o la paz al atardecer,
en medio de la tribulación.          Jesús de cuerpo entero. Amén.                           cuando el cielo parece que arde
Gracias, Señor,                                                                              en mensaje de amor.
por el Espíritu Santo,               DOMINGO VII DE PASCUA. Ciclo B                          Te admiro, Padre,
don, en tus dones espléndido,        Salmo del verdadero amor                                por la creatividad de tu amor
                                22
                                                                                         La victoria de la pasión                Porque en él
                                           La penitencia espiritual                      Porque se acercan ya los días santos    fue demolida nuestra antigua miseria,
                                           Porque has establecido generosamente          de su pasión salvadora                  reconstruido cuanto estaba derrumbado
                                           este tiempo de gracia                         y de su resurrección gloriosa,          y renovada en plenitud la salvación.
                                           para renovar en santidad a tus hijos,         en ellos celebramos su triunfo
                                           de modo que, libres de todo afecto            sobre el poder de nuestro enemigo       Quinto prefacio pascual
                                           desordenado,                                  y renovamos el misterio de nuestra
                                           vivamos las realidades temporales             redención.                              Cristo, sacerdote y víctima
                                           como primicias de las realidades eternas.                                             Porque él,
                                                                                         Primer prefacio pascual                 con la inmolación de su cuerpo en la
                                           Tercer prefacio de cuaresma                                                           cruz,
                                                                                         El misterio pascual                     dio pleno cumplimiento a lo que
                                           Los frutos de la abstinencia                  Porque él es el verdadero Cordero       anunciaban
                                           Porque con nuestras privaciones voluntarias   que quitó el pecado del mundo,          los sacrificios de la antigua alianza,
                                           nos enseñas a reconocer y agradecer tus       muriendo destruyó nuestra muerte,       y, ofreciéndose a sí mismo
                                           dones,                                        y resucitado restauró la vida.          por nuestra salvación,
                                           a dominar nuestro afán de suficiencia                                                 quiso ser al mismo tiempo
                                           y a repartir nuestros bienes con los          Segundo prefacio pascual                sacerdote, víctima y altar.
                                           necesitados,
                                           imitando así tu generosidad.                  La nueva vida en Cristo                 Primer prefacio de la ascensión
ORAR CON LOS                                                                             Por él, los hijos de la luz
                                           Cuarto prefacio de cuaresma                   amanecen a la vida eterna,              El misterio de la ascensión
PREFACIOS                                                                                los creyentes atraviesan los umbrales   Porque Jesús, el Señor,
EN CUARESMA Y                              Los frutos del ayuno                          del reino de los cielos;                el rey de la gloria,
                                           Porque con el ayuno corporal                  porque en la muerte de Cristo           vencedor del pecado y de la muerte,
PASCUA                                     refrenas nuestras pasiones,                   y en su resurrección                    ha ascendido
                                           elevas nuestro espíritu,                      hemos resucitado todos.                 ante el asombro de los ángeles
Primer prefacio de cuaresma                nos das fuerza y recompensa,                                                          a lo más alto del cielo,
                                           por Cristo, Señor nuestro.                    Tercer prefacio pascual                 como mediador entre Dios y los
Significación espiritual de la cuaresma                                                                                          hombres,
Por él concedes a tus hijos                Primer prefacio de la pasión del Señor        Cristo, vivo e intercesor perpetuo      como juez de vivos y muertos.
anhelar, año tras año,                                                                   en favor nuestro                        No se ha ido para desentenderse de
con el gozo de habernos purificado,        La fuerza de la cruz                          Porque él no cesa de ofrecerse por      este mundo,
la solemnidad de la pascua,                Porque en la pasión salvadora de tu Hijo      nosotros,                               sino que ha querido precedernos
para que, dedicados con mayor entrega      el universo aprende a proclamar tu grandeza   de interceder por todos ante ti;        como cabeza nuestra
a la alabanza divina y al amor fraterno,   y, por la fuerza de la cruz,                  inmolado, ya no vuelve a morir;         para que nosotros, miembros de su
por la celebración de los misterios        el mundo es juzgado como reo                  sacrificado, vive para siempre.         cuerpo,
que nos dieron nueva vida,                 y el Crucificado exaltado como juez                                                   vivamos con la ardiente esperanza
lleguemos a ser con plenitud hijos de      poderoso.                                     Cuarto prefacio pascual                 de seguirle en su Reino.
Dios.
                                           Segundo prefacio de la pasión del Señor       La restauración del universo
Segundo prefacio de cuaresma                                                             por el misterio pascual
                          23
Segundo prefacio de la ascensión
El misterio de la ascensión
Que después de su resurrección
se apareció visiblemente a todos sus
discípulos
y, ante sus ojos, fue elevado al cielo
para hacernos compartir su divinidad.




                                                                                 25 DE MARZO. ANUNCIACIÓN DEL
                                         19 MARZO. SAN JOSÉ                      SEÑOR
                                         Salmo a san José, esposo de la Virgen   Salmo de anunciación

                                         Alabemos al Señor bueno                 Alabad al Señor,                     1 DE MAYO. SAN JOSÉ OBRERO
                                         por san José, esposo de María,          toda la tierra,                      Salmo al Hijo del carpintero
                                         hombre recto y sencillo,                porque se ha hecho hombre
                                         capaz de amar desde la sombra.          en el seno de una joven Virgen.      Tú, Señor,
                                         Te alabamos, Señor,                     Alabad al Señor,                     pasaste la mayoría de tu vida
                                         por el don de san José,                 porque María ha dicho sí,            trabajando con tus manos
                                         porque su fidelidad                     se fió totalmente de sus planes      como un obrero
                                         fue siempre compañera                   y se puso en sus manos.              en la carpintería de Nazaret.
                                         en los caminos de la vida.              Es verdad, decidlo todos,            Eras amigo de madrugadas,
                                         Te alabamos y bendecimos, Señor,        que Dios hace maravillas             orando en la noche
                                         porque ayudas a tu pueblo               con los pequeños y los pobres,       antes de comenzar la jornada.
                                         con el testimonio de tus santos.        con aquellos que no cuentan.         Tus manos
                                         A través de san José                    El sí de María                       sufrían de callos y...,
                                         nos has hecho descubrir                 abre las puertas                     de esfuerzo continuo,
                                         el amor entregado en sencillez,         para que Dios                        haciendo siempre
                                         la fe cuando existe oscuridad,          se venga a vivir con nosotros.       la voluntad del Padre.
                                         la aceptación de los planes de Dios.    Alabad todos y cantad                ¡Cuántos días grises!
                                         Gracias, Señor, porque en san José      por la anunciación del Señor,        ¡Cuánto amor derramado!
                                         encontramos a un hombre                 pues Dios está con nosotros,         Ahora entiendo, Señor,
                                         que vivió de amor y para el amor,       vive para vivir en nosotros,         que amar es vivir
                                         y que recorrió el camino de la fe       para amar con un corazón de carne,   entregando la vida
                                         con esperanza. Amén.                    y se hizo presente en la historia    desde los miles de detalles pequeños,
                                                                                 en el vientre de María. Amén.        de cada día. Amén.
                               24
                                                         Condenado a muerte, Señor,                     sino por el amor
                                                         ¡Cómo me ayuda mirarte! Amén.                  que se hace debilidad.
                                                                                                        Nos enseñaste, Señor,
                                                         Salmo con la cruz a cuestas                    que tu fuerza
                                                         (segunda estación)                             se realiza en la pequeñez;
                                                                                                        que son bienaventurados
                                                         Jesús el Nazareno,                             los que se levantan
               VÍA CRUCIS                                con la cruz a cuestas                          y no quedan derrotados
                                                         por las calles de la vida.                     por las dificultades del camino.
                                                         Caminando sin fuerzas,                         Tu primera caída, Señor,
                                                         abrazado a la cruz,                            es para nosotros
                                                         como don del Padre a los hombres.              comunidad caminante,
                                                         Señor, ¿por qué cargaste con mi cruz?          el reconocer que
                                                         Tú, que eres amigo,                            “cuando somos débiles
               Salmo de un condenado a muerte            acompaña nuestras cruces.                      entonces somos fuertes”,
               (primera estación)                        Tú, que eres verdad,                           porque confiamos, como tú,
                                                         ayuda a los que llevan la pesada cruz,         más en el amor del Padre
               Señor,                                    a vivir proclamándola.                         que en nuestras propias fuerzas,
               condenado a muerte,                       Tú, Señor, con la cruz a cuestas               que nos fallan tantas veces
               identificado con todo los que,            recorriendo todos los rincones de la tierra,   en el camino de la vida. Amén.
               a lo largo de los tiempos,                solidario de todas las miserias.
               son condenados a muerte.                  Señor, gracias por cargar con la cruz,         Salmo de un encuentro
               Asumes las injusticias de los injustos,   por llevar mi cruz,                            (cuarta estación)
               como “cordero llevado al matadero”.       porque yo soy muchas veces “tu cruz”.
               ¿Qué sentías, Señor,                      Ayúdame a llevar las contrariedades            Señora y Madre buena,
               al escuchar esa sentencia tan injusta?    con la paz de tu mansedumbre;                  ¿Qué sentías en ti
               Condenado a muerte                        los problemas, con tu humildad.                cuando le mirabas a él?
               en los niños no nacidos,                  Que la cruz tenga para mí                      Te encontraste a tu Hijo,
               en los pobres olvidados,                  sabor a redención,                             al doblar una esquina,
               en los hambrientos que murieron ayer,     a vida que se entrega. Amén.                   y fue para ti
               que mueren hoy y morirán mañana.                                                         como un terrible golpe
               Como yo, Señor, como nosotros,            Salmo al que cayó por primera vez              que te dejó “sin aliento”.
               condenado a muerte,                       (tercera estación)                             Pero seguías creyendo y afirmando:
TE ADORAMOS,   porque un día nuestra vida acabará                                                       “Todo lo puedo en aquel
               y compareceremos delante de ti.           Señor, ¿cómo fue tu primera caída?             que me conforta”.
CRISTO Y TE    Condenado a muerte,                       Caíste por primera vez                         Dos miradas, dos actitudes,

BENDECIMOS…    en los pecados de ayer
               de hoy y de siempre;
                                                         identificado, solidario,
                                                         con cada uno de nosotros.
                                                                                                        dos vivencias profundas.
                                                                                                        Y tú, Madre, el ofrecimiento de tu vida.
               en aquellos que no te acogen,             Nos enseñaste                                  No te echaste atrás,
               en los que te rechazan.                   que tu pasión era recorrido                    no te escondiste como Eva en el
               Condenado a muerte, Señor,                no por un “superhombre” que todo lo            paraíso,
               Tú, que eres la vida.                     puede,                                         miraste de frente con humildad,
          25
mantuviste tu “sí” hasta el final.          que has puesto en nuestro camino.                lanzándonos a enjugar tu rostro.         es tanto el peso que te abruma,
Con tu gesto tan materno como cierto        Por aquella sonrisa,                             Tú le regalaste tu figura;               pues no eres capaz de soportar
hiciste e inauguraste en nuestra historia   por aquel gesto de amor,                         a nosotros, Señor,                       el peso desgarrado de la cruz.
el camino de los que sufren con dignidad,   por todos los que hacen el bien,                 nos regalas tu cuerpo y sangre           Y caes una y mil veces por la vida
de los que en medio del dolor               por los miles de millones                        y, sin embargo, no acabamos              en todos los que lloran en la noche,
siguen adelante caminando.                  de personas anónimas y sencillas                 de creer en tu amor.                     en todos los que buscan un consuelo
De aquellos, Madre,                         que ayudan como cireneos                         No acabamos de vencer                    y no encuentran más que mil reproches.
que como tú,                                a llevar el peso de la cruz.                     nuestro miedo de siempre,                Tú eres el Señor de nuestra historia
alientan a los que llevan la cruz           Sabemos Señor,                                   cuando tú eres certeza de amor.          tejida de debilidades,
como brisa y aliento de primavera. Amén.    que aquel que se acercó a ti                     En el camino de la cruz, Señor,          hambrienta de un amor que nunca llega.
                                            y te ayudó, fue él mismo ayudado                 mándanos verónicas,                      Y tú sigues cayendo cada tarde.
Salmo de cireneo                            por tu bondad y tu amor                          capaces de estar cerca de                Tú eres la esperanza que tenemos
(quinta estación)                           porque tú eres el gran cireneo de la historia.   aquellos que sufren por la vida.         los que caemos con facilidad,
                                            Amén.                                            Verónicas de cuerpo entero,              a veces no podemos más que decirte:
Te damos gracias, Señor,                                                                     que deseen amar hasta el extremo         perdona, Señor, nuestra iniquidad.
porque, dejándote ayudar,                   Salmo de la mujer fuerte                         y hacer el ridículo, si es necesario,    Caer en la segunda y levantarse
es como nos ayudas a nosotros               (sexta estación)                                 para seguir llevando un poco de amor.    es querer amar hasta el final. Amén.
en el camino de nuestra existencia.                                                          Amén.
Te pedimos que todos los cireneos,          Nos acercamos a ti                                                                        Salmo de unas mujeres piadosas
que no se cansen nunca                      con la fuerza esperanzadora                      Salmo de la segunda caída                (octava estación)
de arrimar el hombro,                       de aquella mujer                                 (séptima estación)
de echar una mano,                          que salió, Señor, a tu encuentro.                                                         Nos habías dicho, Señor,
de socorrer en el camino.                   Te miró y se fascinó de ti.                      Señor, desde nuestra debilidad           que tú ibas a pasar
Gracias por todos los cireneos              Ayúdanos a nosotros                              gritamos a ti, caído,                    por todas las calles de la amargura
que has puesto en el camino,                a dejarnos mirar,                                para ser fuertes en nuestra debilidad,   de la vida.
por nuestros padres sencillos,              a sentir que tú sigues destrozado                amigo nuestro                            Nos compadecimos al verte,
por el cura de nuestro pueblo,              caminando por la vida.                           de todas nuestras horas bajas            tu presencia parecía ausencia,
por la sonrisa en aquella ocasión,          ¡Qué regalo de amor el tuyo, Señor!              Tú, que eres amor,                       todo parecía que había terminado
por el consejo cuando caía.                 Tú, que hiciste imagen para ella                 te entregas amando                       y sentimos el deseo de llorar.
Gracias por todos los cireneos,             grabada en un lienzo.                            y caes por amor,                         ¿Cómo no llorar cuando tú
aquellos que nos hacen la vida              Hoy sigues dejándonos tu imagen                  haciéndote debilidad y pobreza.          nos dabas lástima y compasión?
un poco más agradables                      en aquellos que pasan por la vida                Tú caíste, Señor, en Belén,              Pero tú nos dijiste
y nuestro planeta                           como pobres sedientos y marginados.              en nuestra tierra pobre,                 que es mejor la solidaridad,
un poco más habitable.                      Que descubramos tu presencia                     y caes siempre                           el acompañar que lamentarse.
Señor, ayúdanos y sé nuestro Cireneo        en todos los hombres que se acercan a            identificado con el que no puede más.    Aprendamos tu lección:
en el camino de la cruz,                    nuestra vida,                                    Gracias, Señor por tu primera caída,     querías más amor, más generosidad en
para soportar nuestras noches               en la eucaristía, tu presencia en persona,       por no ser en el camino del calvario     la entrega,
y caminar hacia ti,                         donde te sigues dando tú mismo como amor.        ni “Rambo”, ni “Superman”,               más vida que palabras,
sin “coger las flores”,                     Queremos, Señor,                                 sino el hombre que ama hasta el final    más gestos que lamentos.
sin “temer a las fieras”.                   ser Verónica, mujer fuerte                       y se entrega pequeño y frágil            Entonces caímos en la cuenta
Gracias, Señor,                             capaz de acercarse a ti,                         como la eucaristía de cada día.          de lo que es el verdadero amor. Amén
por todos los cireneos                      y, conmovidos, perder el miedo,                  Tan pocas fuerzas tienes, Señor,
                               26
Salmo de una tercera caída                 me ayuda hasta pisando el barro,         te hizo libre como la libertad,             con el corazón traspasado
(novena estación)                          tragando el polvo en la arena            pues tú siembras claridades,                como refugio de pecadores,
                                           y llegando hasta el final,               estas crucificado, pero no dejas de amar.   con la cabeza hacia adelante
Señor, caído por tercera vez               sin quedarme en la cuneta. Amén.         Te clavamos pies y manos al madero,         para escucharnos siempre,
me recuerdas a tu esposa                                                            y tensamos tus manos                        con los pies atravesados
-mi madre- la Iglesia.                     Salmo del despojo                        como cuerdas de guitarra,                   para esperarnos sin cansarte.
A lo largo de los siglos,                  (décima estación)                        pues tú eres la armonía más acabada,        Gracias, Señor,
ha sentido todas las estaciones,                                                    el cantar más hermoso de la vida,           por tu muerte en cruz,
ha caído muchas veces                      Señor, te quitamos la vida,              la alegría en el amar... hasta el final.    por ser tan igual a nosotros,
y, sin embargo, siempre se ha levantado.   te quitamos y despojamos de todo,        Gracias porque estás crucificado            por ser un Dios tan humano,
Su amor resurgía en las caídas,            hasta despojado de nuestro cariño        para hacernos libertad.                     tan nuestro, tan crucificado. Amén.
se levantaba una y otra vez                nos da a tu Madre junto a la cruz.       Señor, amigo de los hombres,
para ser limpiada por ti                   Te damos gracias por tu coherencia,      cosido a la cruz,                           Salmo de una madre junto a la cruz
y aparecer ante el mundo                   por ser pobre con la vida,               crucificado por un amor                     (decimotercera estación)
como una novia embellecida.                por reclinar tu cabeza sobre el Padre.   que se entrega sin condiciones.
Señor, perdona a tu pueblo,                Pues te has quedado sin nada,            Ayúdanos a llevar la cruz                   Señora de la soledad,
perdona nuestras caídas numerosas.         a golpe de entrega y despojo.            aceptando la debilidad,                     madre del silencio,
Nosotros hemos afeado a nuestra Iglesia    Gracias por abrazar la cruz              como tú la aceptaste                        mujer fuerte en la debilidad,
con nuestros pecados y caídas              de una vida sin nada más                 para amar siempre                           capaz por tu amor
y ella siempre nos recoge                  que tu amor ofrecido incansablemente.    desde el último lugar,                      de estar junto a las cruces de todos tus
como madre buena,                          Gracias por darte en pobreza,            desde los pobres y pequeños.                hijos.
capaz de albergar en su seno               por amar el no tener nada,               Ayúdanos a ver en la cruz                   Acogiste entre tus brazos
a santos y pecadores,                      por tu entrega sin condiciones;          un árbol de primavera                       a la vida inmolada
como madre que acoge                       por tu búsqueda de amor                  donde renace la vida                        y la ofreciste al Padre,
entre sus brazos a los caídos.             te dejaste, Señor, por nosotros          y la muerte es vencida                      a él, que un día te pidió permiso
Te sientes más débil                       hasta el último gesto de pobreza.        por el Señor,                               para que su Hijo
que la misma debilidad,                    Te quitamos la túnica,                   que nos ama hasta el fin. Amén.             se hiciese carne en tus entrañas.
más pobre que la pobreza.                  para construir nuestra riqueza. Amén.                                                Lloras, Dolorosa,
Y caes por tercera vez                                                              Salmo de Jesús muerto en la cruz            con todas las madres del mundo
en el camino de la vida.                   Salmo de un crucificado                  (duodécima estación)                        que trajeron y traen a sus hijos
Tú, Señor, elegiste el último lugar,       (undécima estación)                                                                  entre los brazos, muertos.
más bajo que nadie,                                                                 Señor y Dios nuestro,                       Y tú acoges y abres tu corazón
para enseñar que a ti se te encuentra      Señor y Dios nuestro crucificado,        cerrado los ojos y muero                    con una espada de dolor,
cuando se te llama y acoge,                te entregas en amor                      me impresiona tu figura.                    para ser madre entrañable
en cualquier situación concreta.           y das la vida                            Has muerto.                                 a todos nuestros dramas y disputas,
Nada es ajeno a tu amor,                   queriendo a todos sin medida,            El redentor está clavado en la cruz.        sembrando amor en tantas guerras,
tú estás en todas mis caídas,              buscando en todo amar,                   La Palabra se hace silencio.                alegría de esperanza
en todas mis debilidades,                  quieres con humildad.                    El camino es pisoteado.                     en todos los calvarios de la humanidad,
para hacerme de verdad                     Gracias porque tú sigues ofreciendo      La verdad se ha mandado callar.             donde con tu presencia
una persona transformada en tu amor.       ese amor que yo no entiendo,             Muerto, Señor,                              alienta a los hombres en este valle de
Gracias por tu vida,                       porque sigues dando a todos libertad.    con los ojos cerrados para no ver la        lágrimas.
gracias por tu tercera caída;              El amor te hizo libre,                   maldad,                                     Señor del dolor junto a la cruz,
                                 27
mujer de vida hasta el final,
acógenos en tu seno maternal
y haznos ser amigos-hermanos de Jesús.
Señor del dolor, acéptanos,
vivimos salpicados de dolor.
Enséñanos el gozo con la cruz,
amor que se hace entrega con Jesús.
Mujer que aceptas ser madre,
mujer que amas siempre hasta el final.
Señora, madre nuestra, acógenos,
pues estamos necesitados de tu amor.
María, madre buena, en sencillez
tu seno se dilata y das a luz
a todos los que queremos hoy seguir
a Jesús en el camino de la cruz. Amén.

Jesús colocado en el sepulcro
(decimocuarta estación)

Señor,
tú lo habías repetido muchas veces:
“El grano de trigo muere
para dar a millares,
el fruto que da la vida”.
Tú Señor,
has muerto para vivir.
La muerte no es el final del camino
sino que es el inicio de una nueva vida
que tú, Señor, inauguras
con la resurrección.
Gracias, Señor, por amar hasta el final,
porque nos has amado de verdad
y porque el sepulcro no es el fin de la
historia
sino el triunfo de Jesús resucitado,
el triunfo del amor.
No busquéis entre los muertos
al que vive resucitado.
El Señor es la vida,
es la alegría de la vida.
Gracias porque vives
para siempre. Amén.
                                 28

								
To top