comentario cr�tico de Como agua by tW51w6

VIEWS: 8 PAGES: 3

									                                     TEXTO


      Una de estas tardes, antes de que Mamá Elena dijera que ya se podían
levantar de la mesa, Tita, que entonces contaba con quince años, le anunció
con voz temblorosa que Pedro Muzquiz quería venir a hablar con ella...

      -¿Y de qué me tiene que venir a hablar ese señor?

       Dijo Mamá Elena luego de un silencio interminable que encogió el alma
de Tita.

      Con voz apenas perceptible Tita respondió:

      -Yo no sé.

      Mamá Elena le lanzó una mirada que para Tita encerraba todos los años
de represión que habían flotado sobre la familia y dijo:

       -Pues más vale que le informes que si es para pedir tu mano, no lo
haga. Perdería su tiempo y me haría perder el mío. Sabes muy bien que por
ser la más chica de las mujeres a ti te corresponde cuidarme hasta el día de
mi muerte.

      Dicho esto, Mamá Elena se puso lentamente de pie, guardó sus lentes
dentro del delantal y a manera de orden final repitió:

      -¡Por hoy, hemos terminado con esto!

      Tita sabía que dentro de las normas de comunicación de la casa no
estaba incluido el diálogo, pero aun así, por primera vez en su vida intentó
protestar a un mandato de su madre.

      -Pero es que yo opino que...

       -¡Tú no opinas nada y se acabó! Nunca, por generaciones, nadie en mi
familia ha protestado ante esta costumbre y no va a ser una de mis hijas
quien lo haga.
                               (Como agua para chocolate, de Laura Esquivel)


   1. Organización de las ideas del texto:

             I. Noticia de Tita a mamá Elena: intención de Pedro Muzquiz
                    de hablar con mamá Elena. (líneas 1-3)
             II. Reacción de mamá Elena: ante la posibilidad de que el la
                    intención de Pedro sea pedir la mano de Tita, le anuncia a
                    su hija que esto es imposible porque al ser la más
                    pequeña está obligada a cuidar a su madre de por vida.
                    (líneas 4-17).
             III. Intento de oposición por parte de Tita: Tita intenta reabrir
                     el debate para protestar ante su madre, pero mamá Elena
                     corta drásticamente la intervención de su hija.

   Como puede observarse, la estructura del texto sigue una sintaxis
secuencial clásica: problema, reacción de los personajes, solución. La visita
de Pedro para pedir a Tita supone un problema para mamá Elena, la cual
reacciona impidiendo a su hija tal relación; a su vez, la tradición impuesta por
mamá Elena es un problema para Tita, quien reacciona intentando evitarlo.
Finalmente, el texto termina con la imposición de las normas de mamá Elena.

   2. Mención del tema y resumen

   El texto plantea como tema principal la prohibición del amor entre Tita y
Pedro por parte de mamá Elena.
   En el fondo, subyace la idea de la oposición entre la tradición familiar,
representada por la madre y los deseos de libertad y amor de Tita.

    Resumen: una tarde, Tita anuncia a su madre, mamá Elena, la intención
de Pedro Muzquiz de hablar con ella. Ante la suposición de que Pedro quiera
pedir la mano de Tita, mamá Elena aclara a su hija la imposibilidad de esta
relación debido a tradición familiar inapelable que obliga a la hija menor
(Tita) a cuidar a su madre mientras viva. Tita intenta por primera vez
protestar ante mamá Elena, pero su intento resulta vano ante la autoridad
extrema de la misma.


   3. Comentario crítico del contenido

      Nos encontramos ante un texto literario de carácter narrativo
   perteneciente a la obra de Laura Esquivel Como agua para chocolate,
   publicada en 1989. La novela pertenece a la narrativa hispanoamericana
   actual seguidora del Realismo mágico.

       La obra, contada por una sobrina-nieta de Tita, se presenta
   originalmente dividida en 12 capítulos (uno por cada mes del año) que se
   inician con una receta. Estas recetas, en íntima relación con los
   acontecimientos, puntean el paso de las estaciones de la vida de Tita,
   siempre marcada por la presente ausencia de Pedro quien, para estar
   cerca de ella, se casa con su hermana Rosaura. La novela es, en el fondo,
   una defensa de la libertad y del amor contada en clave de realidad y
   fantasía, de amores y desencuentros, de alegrías y de penas.

      El texto que nos ocupa pertenece al capítulo primero de la obra donde
   aparece el problema principal que desencadena los acontecimientos: la
   prohibición del amor Tita-Pedro por imposición de mamá Elena. El texto
   presenta como tema el amor prohibido. Se trata de un amor prohibido por
   una tradición familiar mejicana consistente en que la hija menor, Tita,
   debía renunciar al matrimonio y dedicar su vida al cuidado de su madre.
Esta decisión de mamá Elena resulta totalmente injusta desde nuestro
punto de vista porque atenta contra un derecho fundamental del ser
humano que es la libertad y, además, se sustenta en un argumento de
poco peso: el argumento de la tradición o la costumbre (“Nunca, por
generaciones, nadie en mi familia ha protestado ante esta costumbre y no
va a ser una de mis hijas quien lo haga”). A ello debemos añadir el hecho
de que cuidar de un padre o de una madre no implica necesariamente que
la hija permanezca soltera. No son pocos los casos, y sobre todo en esa
época (finales del XIX, principios del XX, cuando la mujer no estaba tan
inmersa en el mundo laboral), de familias en las que se integraba al abuelo
a la abuela como un miembro más al que se quería y se cuidaba.

    Por otra parte, el amor prohibido, aunque especialmente tratado por
los románticos, es un tema atemporal. La literatura y el floklore popular
de todas las épocas, así como el cine y la televisión, están llenos de
ejemplos de amores prohibidos por diversos motivos: Los amantes de
Teruel, D. Álvaro o la fuerza del sino, Romeo y Julieta, La sombra del
viento, la sirenita, La bella y la bestia, El pájaro espino… Las
telenovelas mejicanas con las que millones de personas disfrutan y se
emocionan están llenas de amores prohibidos…

   Íntimamente unido al tema principal se encuentra la autoridad extrema
de la madre, esa especie de matriarcado característico de muchas zonas
rurales que retrata y critica la novela. Resulta curiosa en este sentido la
similitud temática entre Como agua para chocolate y La casa de
Bernarda Alba, de F. García Lorca: en ambas obras la madre es
autoritaria y hostil e impone una tradición desmesurada y cruel a su hija o
hijas. Bernarda impone a sus hijas un luto de ocho años por la muerte de
su esposo durante el cual tienen prohibido salir a la calle. Adela, la hija
menor de Bernarda, representa la rebeldía ante la autoridad dictatorial de
la madre. Su papel es parecido al de Tita, aunque ésta se muestra mucho
más sumisa.

   En el fondo, la obra muestra, en un nivel doméstico, la misma
temática que muchas novelas en un nivel político: la lucha entre la
autoridad dictatorial y la libertad, pues la actitud de mamá Elena es el
trasunto doméstico de la dictadura. Se integra temáticamente, por tanto,
en la línea de la narrativa hispanoamericana de los últimos decenios.

								
To top