el Reglamento de Polic�a venia a sustituir uno anterior de la �poca rosista

Document Sample
el Reglamento de Polic�a venia a sustituir uno anterior de la �poca rosista Powered By Docstoc
					                          1




EFEMERIDES
 RIOJANAS
 Por Miguel Bravo Tedín
                                                                                     2


                                     Prólogo
Las efemérides que conforman este libro van desde los primeros días de la fundación
hasta los tiempos actuales y creo que la selección de las mismas abarca personajes,
hechos y acontecimientos que fueron marcando la historia de una provincia y de un
pueblo que vivió muchos años marginado pero que en tiempos de la formación de la
nacionalidad constituyó sin duda una de las referentes más importantes entre sus
hermanas.
Varias de las efemérides seleccionadas abarcan especialmente las dos décadas que van
de 1850 a 1870 y esto lo hemos hecho pues en los tiempos fundacionales de la
nacionalidad cuando la Constitución de 1853 comenzó a institucionalizar
definitivamente el país, La Rioja tuvo un papel de indiscutible importancia pues dos de
sus principales caudillos intervinieron activamente en las luchas que en términos
generales abarcan estas dos décadas y eso es para significar que en un momento
determinado de nuestra historia nacional por esta provincia pasó el meridiano político
del país.
                                                                                          3


                             MIGUEL BRAVO TEDIN



                    EFEMERIDES RIOJANAS


                                       ENERO
01 de enero de 1868
El comisionado nacional José M. de la Fuente comunica al gobernador interino Cesáreo
Dávila “recibirse del referido cargo” es decir, reasumir el gobierno riojano del que había
sido derrocado el 10 de noviembre del ´67 y sustituido por Serafín de la Vega. Todo a
causa del interés del general Arredondo por colocar en la gobernación gente adicta. Por
entonces La Rioja y el país entraban a un año electoral en el que se elegiría el sucesor de
Mitre y Arredondo pujaba por Sarmiento. El día 2 de enero reasumía Cesáreo Dávila el
que era conminado días después a constituir los poderes del Estado y llevar a cabo el
Registro Cívico para las próximas elecciones.
Estas perturbaciones eran consecuencia de la pérdida por parte de las montoneras
federales de su poder político y militar a consecuencia de la derrota de Pozo de Vargas.
No existía en la provincia persona capacitada para dirigirla por lo cual en este período
de tránsito entre el gobierno de Mitre y Sarmiento la inestabilidad política en La Rioja
fue total que finalizaría ya en el gobierno Sarmiento (octubre de 1868) con la
designación para gobernador del magistrado Benjamín de la Vega que asumió bastante
tiempo después pero que realizó una larga tarea en la cuestión educativa al comenzar la
creación de escuelas de primeras letras en todo el ámbito provincial. Al finalizar la
guerra civil La Rioja tenía según el censo nacional de 1869 un 90% de analfabetos
totales. 25 años después los números serían a la inversa.

03 de enero de 1874
“Considerando –decía el gobernador Pedro Gordillo– que la lucha electoral, en que se
encuentran empeñadas las diferentes asociaciones políticas, va tomando de día en día
proporciones alarmantes que producen naturalmente la perturbación en el orden
público”, etcétera, decretaba que a partir de ese día estaban prohibidas las reuniones
simultaneas de los clubes políticos. Estos para reunirse debían comunicarlo a la policía
y autorizada la reunión no podría reunirse otro club a la misma hora y día. Se prohibía
que los miembros de los clubes políticos cargaran armas de la especie que fuera y las
reuniones no podrían seguir más allá de las 10 de la noche. 1874 fue un año muy lleno
de historia. El final de la presidencia de Sarmiento provocó la revolución de Mitre y que
los espíritus se caldearan a extremos tan graves, como lo muestra el decreto de este día.
La Rioja fue un buen ejemplo de las prácticas electorales de la época similares a las de
todo el país en cuanto la inexistencia de partidos políticos sustituidos en realidad por los
denominados clubes no permitía el ejercicio del régimen republicano tal como lo
expresa la disposición del gobierno provincial. Los electores se inscribían en registros
cívicos una vez convocadas a la elección estos registros se realizaban en atrios de la
iglesia o algún otro lugar público, allí cada elector era identificado por sus
características físicas personales. Es curioso encontrar en esos registros toda clase de
                                                                                        4

hombres mutilados afectados por la viruela y demás cuestiones, la mayoría en los llanos
eran criadores de ganado y en la capital la actividad principal era la de jornalero. Una
vez inscripto el ciudadano recibía un número con el cual el día de la votación se
presentaba en el lugar de la elección y votaba a viva voz lo que se conoció como “voto
cantado” esta práctica a todas luces fraudulenta impedía el secreto de la decisión del
elector y generalmente ganaba el candidato del oficialismo. Hacia fines de siglo era tal
la práctica del fraude que las elecciones se denominaban “votaciones canónicas”
expresando con esta curiosa denominación que el 100% de los votantes votaban por el
candidato oficialista lo que llevó a que las elecciones fueran muy poco concurridas.

04 de enero de 1858
El ministro de Gobierno Ramón Gil Navarro cursa nota a los jueces provinciales
adjuntándoles copia del Reglamento de Policía que a partir del 1º de enero ha
comenzado a tener vigencia. “Al darle la más solemne publicidad –dice el ministro– y
ponerlo en ejecución cuidará Usted de que su aplicación se haga con el mayor celo y
con toda la prudencia necesaria, para que no se interpreten mal sus prescripciones y se
haga ilusorio su cumplimiento. Es preciso consultar y tener presente la ignorancia de
nuestras masas y los ningunos preceptos policiales a que han estado sujetas para doblar
más la prudencia y buen tino para hacer aplicable este sabio reglamento, sin violencia y
paulatinamente”. ¡Un ejemplo de buen y sabio gobierno!
Ramón Gil Navarro es quizá uno de los más curiosos y originales personajes de la
política tanto de Catamarca, La Rioja y nacional. A mediados de siglo fue comerciante,
viajó a California a la denominada “fiebre del oro” y se convirtió en un testigo muy
atento de lo que ocurría en el país y en Estados Unidos. Su diario es el primer
testimonio que se conoce de la vida de los mineros en California.
Por otra parte el Reglamento de Policía venia a sustituir uno anterior de la época rosista
(1844) que era copia fiel del Reglamento de Policía de Chile que aplicaba penas muy
severas a los que cometían infracciones o delitos lo que lo hacía realmente muy cruel e
inhumano. El nuevo Reglamento de Policía seguía los dictados de la época y así tal con
ocurría en el resto del país los paisanos o trabajadores en general estaban atados a la
voluntad de su patrón, no pudiendo trasladarse de un lado a otro sin la papeleta firmada
por su patrón autorizándolo, caso contrario era considerado “vago y mal entretenido” al
cual se lo destinaba a realizar como pena trabajos en la obra pública. El comisario de
policía de la provincia era casi un super ministro, este régimen se fue atenuando con
sucesivos reglamentos.

04 de enero de 1857
Se disponía en extenso decreto que el 28 de febrero sería celebrado solemne funeral en
la Iglesia Matriz, “por el descanso eterno de todos los argentinos que hubiesen muerto
en la provincia, creyendo como lo creían que morían por la Patria en toda la época de
guerra civil que ya felizmente concluyó”.
Doblarían las campanas, habría guardias especiales y un sermón a cargo del padre
misionero Fray José Aymón. Y de todos los detalles se encargaría una nutrida y
conspicua comisión. Lo curioso de este funeral es que daba por concluida la guerra
civil, cuando fue ese año que la misma se reiniciaría.
La Rioja fue la provincia que en todo el periodo de las guerras civiles (1820-1870)
recibió más perjuicios y castigos que ninguna otra, miles de riojanos murieron siguiendo
a los caudillos Quiroga, Peñaloza y Varela y muchos otros defendiendo el ideario
federal que terminaría por caer derrotado en Pozo de Vargas.
                                                                                        5

Este curioso homenaje que se menciona como efemérides del día suena algo así como
una burla pues quien lo imponía era el vencedor mostrando o intentando mostrar un
espíritu piadoso y humano cuando en realidad las guerras civiles especialmente en La
Rija fueron una muestra de crueldad, salvajismo e intolerancia.

04 de enero de 1855
Teniendo en cuenta los muchos inconvenientes provocados en los tribunales de justicia
por la falta de un Escribano Público el gobierno designa a Don Francisco Agüero, que
en el término de un año debería rendir para que le fuera otorgado el diploma
correspondiente.
Esta curiosa designación mostraba la falta de profesionales universitarios en el medio,
un par de abogados algún médico o sacha médicos como fue Francisco Álvarez (con
tres años de estudios universitarios de medicina) y así por el estilo muchos años después
estas falencias se revertirían y La Rioja comenzó a contar con una apreciable cantidad
de abogados, escribamos, médicos etc. pero ello ocurriría hacia finales del siglo XIX.
Quien hablaría de esto es Salvador de la Colina en uno de los libros más originales y
sencillos como fue “Crónicas riojanas y catamarqueñas”.

05 de enero de 1859
Lorenzo Antonio Blanco presidente de la comisión nombrada para la colectación de la
limosna de San Nicolás brinda un informe al gobierno de lo ingresado y egresado con
motivo de la celebración de la ceremonia del Tinkunaco. 680, tres y medio reales fue lo
que la feligresía brindó en limosnas a su Santo Patrón (sic) y hubo un gasto de 217 siete
reales quedando por existencia líquida 462 pesos cuatro y medio reales.
Todo debidamente asentado y corroborable por quien quisiere. Los motivos que habían
inducido al gobierno a nombrar esa comisión tenían la cristalina y pormenorizada
respuesta en aras de una correcta relación con la feligresía y con el Patrono de La Rioja,
molesto el santo por los desafueros de algunos vivos…
Esta medida responde a los abusos que ciertos personajes produjeron al convertir la
limosna que se le daba al santo en materia para realizar toda suerte de actividades que
hoy podíamos denominar o usureras o bancarias. Es decir se daban préstamos, se
cobraba en interés propio y todo bajo la tutela del santo patrono que terminaba
convertido en una suerte de convidado de piedra tras cuya santidad se ocultaba este tipo
de oscuros negocios, totalmente reñidos con el espíritu de la iglesia y con el espíritu
religioso del pueblo riojano.

05 de enero de 1855
El gobierno dispone las medidas necesarias en capital y provincia a fin de seleccionar 5
jóvenes que serían becados por el gobierno nacional para cursar estudios en el Colegio
Monserrat de Córdoba y realizarían luego estudios superiores. El otorgamiento de becas
hechas por el gobierno nacional permitió que en esos años 5 jóvenes riojanos cursaran
estudios en una de las más prestigiosas instituciones educativas como era el Monserrat
de Córdoba, pues era preocupación de Urquiza el desarrollo de la educación muy poco
tenida en cuenta en tiempos de los gobiernos rosistas. Esta política se incrementaría a
partir de 1862 cuando asumió la presidencia Bartolomé Mitre y se creó el Colegio
Nacional de Buenos Aires. Entre las disposiciones establecidas se fijó la cantidad de
tres becas para alumnos por cada provincia, que se integrarían al grupo de estudiantes
porteños. Comenzaba así la larga batalla para combatir el analfabetismo que en tiempos
de Roca lograría la sanción de la ley Nº 1420 de enseñanza laica, pública y gratuita.
                                                                                      6

05 de enero de 1903
Nace en La Rioja María Ema Acosta que tras realizar estudios en la Universidad de
Buenos Aires, egresa con el título de Doctora en Derecho, siendo la primera riojana en
esta disciplina. Actúa esporádicamente en La Rioja, pero radicada en San Juan tendrá
una extensa y significativa acción como profesional, docente y política. En 1934 integra
las listas del Partido Demócrata Nacional siendo electa diputada provincial y
convirtiéndose en la primera mujer en Argentina y América del Sur en alcanzar un
cargo así.
Patrocina la creación del Patronato de Menores y de Presos Excarcelados y funda y
preside el centro de Ayuda Social Laboreo de ayuda a la mujer desamparada. La doctora
María Ema Acosta fallece en San Juan el 24 de abril de 1965, tras haber abierto rumbos
en la emancipación cultural de la mujer riojana y argentina. Un ejemplo que muchas
riojanas siguieron luego.

06 de enero de 1867
Nació en La Rioja Pelagio Baltazar Luna, de una familia con profundas raíces
provincianas. A los 22 años se recibe en la Facultad de Derecho de Buenos Aires,
participando muy pronto en los movimientos populares que desembocarían en la
Revolución del 90 y en la posterior fundación de la Unión Cívica Radical. Fue un
político fogoso y decidido defensor de los postulados radicales que encarnaban Alem,
Del Valle e Yrigoyen. Fue en su provincia dos veces elegido diputado provincial pero
en ambas no asumió por considerar inapropiada la política del gobierno. A partir de
1901 participa activamente en el diario “El Independiente” que funda y dirige, siendo
cabeza principal del radicalismo riojano. Su acción lo afirma en la U.C.R. que lo lleva
como compañero de formula del doctor Yrigoyen en 1916. Fallece el 25 de junio de
1919, en funciones de vicepresidente de la República.
El caso de Pelagio Luna es significativo porque fue la primera vez que un político
riojano llega al Poder Ejecutivo nacional pero más allá de su enfermedad lo que lo lleva
al alejamiento de su cargo es desinteligencias con el presidente Yrigoyen.

06 de enero de 1786
Nace Nicolás Dávila en La Rioja. Hombre dedicado a tareas de campo, intervendrá
activamente en la historia provinciana y nacional cuando a partir de 1816 como
comandante del Valle del Famatina se encarga de organizar las fuerzas riojanas que
intervendrán en la toma de Copiapó siguiendo el preciso plan sanmartiniano. Lo
importante a destacar de esta empresa expedicionaria es que en su totalidad fue armada,
equipada y preparada en La Rioja y recién en Guandacol, poco antes de cruzar los
Andes arriba desde Tucumán quien sería el jefe nombrado por Belgrano, el coronel
Francisco Zelada. La toma de Copiapó sería encabezada por Nicolás Dávila en
arriesgada maniobra, tal como lo contaría muchos años después. Fue gobernador de La
Rioja (1822) y se dedicaría principalmente a tareas rurales. El coronel Dávila murió en
Nonogasta el 20 de mayo de 1876, casi centenario.
Quien habla con mucho cariño de su pariente es el Dr. Joaquín González en su libro
“Mis montañas” recordando travesuras de su niñez con sus amigos cuando entraban a la
quinta del anciano coronel a robarle frutas lo que provocaba la indignación (simulada o
cierta) de la víctima de sus infantiles ladrones. Allí se nos muestra un personaje
bonachón querible convertido en un verdadero patriarca de la República.

06 de enero de 1863
                                                                                       7

El jefe militar de la Villa de Famatina denuncia enfrentamientos entre las autoridades
legales y la oposición lo que motiva un decreto urgente del gobierno interino de La
Rioja, autorizando al general Ángel Vicente Peñaloza “para que inmediatamente tome
todas las disposiciones convenientes para tranquilizar el departamento de la Villa de
Famatina”.
Ironías del destino. Peñaloza iniciaba este año de 1863 siendo convocado por las
autoridades como factor de paz y legalidad y 10 meses después era vilmente asesinado
por perturbador de esa misma paz que él tanto había defendido.
Esta época fue marcada muy a fuego por la forma contradictoria como los gobiernos
provincial y nacional trataban a Peñaloza pues aquellos mismos que muchas
circunstancias lo convocaron a imponer su autoridad, porque autoridad tenía eran las
mismas autoridades que de acuerdo a las circunstancias lo denostaban, lo acusaban de
bandido y personaje siniestro al que había que eliminar. Tanta hipocresía y tanta
maledicencia terminarían con la vida de este patriota que si algo tuvo de destacado fue
su honradez, su dignidad y su hombría.

08 de enero de 1867
Ricardo Vera, el militar que tomara preso a El Chacho y comandante de Los Llanos
resuelve permanecer en su campamento de Loma Alta y desobedecer al coronel Linares,
pues el comandante Tello le informa que desde la provincia de Córdoba ha invadido
Ramón Flores a la cabeza de fuerzas montoneras asaltando y corriendo al comandante
de Ulapes Miguel Tello. Y que además en la zona de la Costa Baja de los Llanos se ha
formado otro grupo de montoneros con el propósito de quitar los presos al alférez
Avallay que debía conducir a la capital. De este tipo son constantes las noticias de
principios del 67, cuando ya ha estallado la revolución de “Los colorados” en Mendoza
y está a punto de invadir La Rioja Felipe Varela. Falta poco para Pozo de Vargas y la
eclosión montonera. 1867 es un año clave.
El coronel Ricardo Vera que fue quien detuvo a Peñaloza y al que se acusó de ser uno
de los que sacrificó al caudillo, en realidad fue un riojano que comulgaba con el ideario
liberal mitrista pero no puede ser considerado uno más de los “CORONELES DE
MITRE” denominación que acuñó el doctor Ricardo Mercado Luna en una de las
publicaciones mas importantes sobre temas riojanos en la que establecía con
documentación muy precisa y seria que los comandantes que invadieron La Rioja en
esos años mandando tropas nacionales además de ser casi todos ellos uruguayos se
caracterizaban de manera muy especial por su crueldad y por ser verdaderas “bestias
sanguinarias”. El coronel Vera fue quien a la muerte de Peñaloza acusó severamente a
su matador Yrrazabal de un acto gratuito y estupido de crueldad, ante las autoridades
nacionales, que hipócritamente dejaron pasar tamaño, atropello y asesinato. Preocupado
por su honra a fines de siglo el coronel Ricardo Vera al que el pueblo acusaba de ser
uno de los asesinos de Peñaloza envió sucesivas cartas a testigos de aquel
acontecimiento para que dijeran si él había sido o no uno de aquellos. Todos
respondieron que Vera había obrado con absoluta corrección.

09 de enero de 1867
El comandante en jefe de las fuerzas movilizadas en La Rioja José María Linares
informa desde Santa Clara al ministro de Gobierno que el día 08 de enero en el lugar de
los “Nacimientos” como a 15 leguas de Santa Clara hacia la cordillera el comandante
Exequias Bringas dio alcance a la montonera de unos ciento y tantos hombres le hizo
resistencia, pero ésta fue inútil porque un entrevero breve dio término al encuentro,
dando por resultado la total destrucción del gauchaje, algunos muertos y prisioneros.
                                                                                         8

Linares comenta finalmente: “Por nuestra parte se lamenta la pérdida de tres soldados y
gravemente herido el asistente del comandante Bringas”.
Guerra en el Paraguay, guerra en el interior, encuentros pequeños o grandes, todos
servían para la cosecha de muertos, inválidos y prisioneros mal tratados. Y eso hecho en
aras del progreso!!!
Tal como se dice de este breve pero sanguinario entrevero tal fue en términos generales
la forma en que se luchó en la guerra civil. La mayoría de las veces no fueron grandes
batallas las protagonizadas por nacionales y federales, fueron entreveros, sorpresas
ataques relámpagos y huidas hacia el monte que solo el gauchaje conocía como la palma
de la mano. En cuanto a Linares tiempo después moriría en un entrevero similar del que
él daba cuenta pero no por su valiente conducta sino por estar completamente borracho.
Sus despojos descansan en el viejo cementerio de Famatina.

09 de enero de 1869
El gobernador interino Nicolás Barros “considerando que los jueces de paz y sus
postillones prestan importantes servicios a la provincia, sin remuneración alguna a sus
trabajos y en el deseo de aliviar en la parte posible a estos servidores del gobierno,
“decretaba exceptuados del pago de la contribución directa a esos servidores”, no
sabemos si calificar de públicos o no porque en verdad eran cargas de tipo social. El
estado tenía muy pocos servidores en La Rioja aunque ello no obstaba para que la
provincia no tuviera déficit y no le alcanzara el dinero. Había sí, una notable solidaridad
y la gente trabajaba sin cobrar nada o cobrando muy poco.
La carga pública expresada en esta disposición era común en el caso de los postillones o
chasques fue más curioso pues ellos eran los encargados de transmitir las requisitorias
de los jueces. Entre las autoridades departamentales el juez de paz fue sin duda al
carecer la provincia de verdaderos hombres de leyes la mejor forma de aplicar una
justicia paternalista y hasta poco jurídica que pretendía más que nada mantener la paz
social.

09 de enero de 1858
El gobierno acusa recibo de la nota oportunamente elevada por la Legislatura local en la
que se daba cuenta de la ley respectiva concediendo a José Barros el privilegio
exclusivo de fabricar ladrillos refractarios por el término de doce años.
El gobernador objeta que no se le hayan solicitado garantías para conceder tales
privilegios y además opina que ese privilegio debe reducirse a 10 años.
Quizás esta sea una de las primeras prescripciones legales de promoción industrial en
La Rioja. Se esbozaba aquí una política que con el tiempo sería aplicada de manera
sistemática y más integralmente.
A lo largo de la historia muchas fueron las leyes riojanas que procuraron promover
emprendimientos de tipo industrial tal como ocurriría años después con la fábrica de
guantes, con el molino de Cochangasta, “Cerámica la riojana” etc. pero fueron
promociones muy aisladas que en realidad no puede calificarse de política de desarrollo.

09 de enero de 1592
Juan Ramírez de Velasco informa al rey en carta de esta fecha los aprestos que hace en
Santiago del Estero para volver a La Rioja. “A la fecha de esta quedo aprestándome
para volver a La Rioja con otros 50 hombres a acabar de conquistar aquellos naturales y
descubrir algunas minas de las muchas que dicen hay”. Le explica al rey, junto con su
escribano Luis Hoyos, que “en los cerros llamados Famatina que caen la jurisdicción
                                                                                       9

que se dio a la dicha ciudad había una cantidad de minerales de plata y que se labraban
en tiempo del inca y así mismo que había minas de oro y azogue”.
Y es por eso que mandó echar bando convocando a todo aquel que voluntariamente
quisiera ir. Como observamos era bastante democrática la cosa: voluntariamente se
anotaban, votaban el lugar que estimaron podía fundarse La Rioja. El pueblo participaba
en la cosa pública.
Ramírez de Velasco de larga y rica participación en la cosa pública como gobernador
del Tucumán, como promotor de la fundación de Jujuy y de La Rioja fue considerado
en esos tiempos violentos el más sereno prudente y querible de los gobernadores del
Tucumán. Quizás por eso su “juicio de residencia” que se hacía a todo funcionario que
dejaba su cargo en el caso de Ramírez de Velasco fue absolutorio moriría tiempo
después yendo en Cayastá (antigua Santa Fe, donde una placa da cuenta de ello) camino
a Buenos Aires a donde marchaba para hacerse cargo de la gobernación.

10 de enero de 1866
Por ley 126 los Llanos son divididos en 4 departamentos: Primer Departamento:
compuesto de las capillas y poblaciones de su dependencia Carrizal de Atiles, Malanzán
y San Antonio.
Atiles sería cabecera departamental, denominándose Villa de San Nicolás.
Segundo Departamento, compuesto por las capillas de Tama, Solca y Nacate, con las
poblaciones adyacentes. Cabecera sería Tama o villa del Rosario.
Tercer Departamento: compuesto de las capillas y sus poblaciones de su dependencia
Polco, Olta, Catuna y Ambil.
Cabecera, Catuna o villa de Santa Rita.
Cuarto Departamento: compuesto de las capillas y poblaciones adyacentes, Chepes,
Ulapes que se denominaría Villa General San Martín.
A lo largo de su historia la distribución de distritos y jurisdicciones políticas fue
continua, cambiando muy a menudo no sólo la extensión de las mismas sino su
denominación. La Rioja como es actualmente lo fue a partir de 1963 con el único
cambio que el departamento gobernador Gordillo dejó de denominarse así para ser
Chamical.

10 de enero de 1869
El gobernador interino Barros y en base a una ley del 15 de julio del 68, decretaba la
movilización de la Guardia Nacional “por causa de la creciente agitación montonera en
la provincia, principalmente en los Llanos”. Es interesante conocer quienes integraban
este cuerpo ciudadano. “Todo ciudadano argentino, natural o avecinado en esta
provincia, está obligado a presentarse dentro de las 24 horas, desde la publicación del
presente decreto, al Departamento General de Policía, so pena los que así no lo hicieran
de considerarlos como cómplices de la montonera y por consiguiente sujetos a las penas
establecidas por leyes preexistentes”. Además, todo aquel que llegase o se fuese, debía
obtener de la policía su correspondiente salvoconducto. La movilización de la Guardia
Nacional era rápida y efectiva. La Guardia Nacional era una organización armada que
más bien podía denominarse “el pueblo en armas” con el tiempo la Guardia Nacional
coexistiría con el ejercito de línea que era ya una organización armada profesional, pues
a partir de Sarmiento se crean los institutos de capacitación para militares y marinos.
Esta Guardia Nacional es un cuerpo cuyos antecedentes podemos buscar en Europa y
Estados Unidos. Los hombres en edad de portar armas eran convocados por el tiempo
que durara el motivo de tal convocatoria y luego regresaban a sus hogares. Por la fecha
de esta efemérides notamos que a pesar de la dura derrota de los federales de Pozo de
                                                                                      10

Vargas (10 abril de 1867) muchos eran los caudillos lugareños que seguían agitando las
banderas federales y esa agitación duraría por muchos años más. Algunas de estas
montoneras terminarían convirtiéndose años después en grupos de bandoleros.

11 de enero de 1869
“Hallándose vacante la plaza de Alcalde de Cárcel y siendo indispensable atender con la
Policía, cuidado y regularidad que es menester, a los presos detenidos en ella”, el
gobernador interino Nicolás Barros, nombraba alcalde de la cárcel pública al ciudadano
chileno Manuel J. García, con la asignación de 15 pesos mensuales”. Fue común en el
siglo XIX y podemos ubicar algunos casos en el siglo XX la designación de ciudadanos
chilenos en cargo de responsabilidad. En este caso la cárcel, en otros casos como el de
José María Jaramillo (también chileno que ocupara la Dirección de Correos o su
hermano Hermenegildo que será transitoriamente gobernador. Hubo también casos de
diputados españoles y así por el estilo al que apuntamos al principio.
Se tendría en cuenta cuestiones de parentesco o idoneidad antes que la nacionalidad.
Además la relación por esos tiempos con Chile no era de dos naciones soberanas sino
que riojanos y catamarqueños (y chilenos en este caso) iban y venían sin tener en cuenta
las muchas barreras que los nacionalismo levantarían en aras de unas soberanías
absolutamente negadoras del espíritu americanista. Esta efemérides confirma ese ir y
venir de argentinos y chilenos buscando vivir mejor sin tener en cuenta las trabas que ya
por esa época comenzarían a imponerse por no hablar de los numerosos conflictos de
limites, de territorios y demás muchos de los cuales pasados esos años desembocarían
en enfrentamientos armados y guerras sangrientas.

11 de enero de 1866
La Ley 127 impone severas sanciones a los ebrios. “Todo individuo que se halle en
estado de ebriedad, en cualquier paraje público, será condenado a 15 días de obras
públicas o una multa equivalente a razón de dos pesos por día” –decía la severa ley
antiebriedad. A los reincidentes se les agravaría la pena y para conocer de sus
debilidades el jefe de policía y los jueces de paz llevarían un libro especial donde se
anotaría religiosamente los infractores.
En realidad una larga ley que imaginamos poca o ninguna consecuencia habrá traído en
el mejoramiento de las costumbres, como tampoco en mayores y mejores obras públicas
llevadas a cabo por los ebrios del lugar. Estas penas pasarían luego a los códigos de
faltas. La policía en esa época tenía un poder sobre los ciudadanos mucho más
significativos que épocas más próximas a nosotros pues el jefe de policía era, en
realidad una suerte de Super Ministro y decidía de cuestiones que códigos y leyes le
irían quitando jurisdicción.

11 de enero de 1867
Juan de Dios Videla uno de los jefes del ejército de los revolucionarios informa al jefe
montonero en los Llanos, Ramón Flores de su triunfo en la Rinconada de San Juan (05
de enero) contra las fuerzas sanjuaninas al mando de Campos e Irrazabal, diciendo que
“todo el batallón cayó prisionero con piezas de artillería y demás botines de guerra”. Le
informa estar organizando el gobierno y que se han integrado a sus fuerzas las que
estaban al mando del mayor Arístides Coria y que más de cien hombres sublevados han
pasado a las fuerzas revolucionarias Estas fuerzas revolucionarias eran o constituían
parte de la llamada revolución de los Colorados que estallara en Mendoza en Octubre
del año anterior y que tenía como bandera principal terminar con la guerra del Paraguay
que desde 1865 era causa de miles de muertos argentinos y paraguayos, además
                                                                                        11

constituían parte de las fuerzas de Felipe Varela que encabezaba la revolución con la
divisa por la unión americana, divisa que en la actualidad integra una cinta negra junto
con la bandera de La Rioja. Pide a Flores “que convendría mucho se fuese su gente
sobre La Rioja, para con todas esas noticias favorables tomar ese pueblo con toda la
facilidad, mudar ese gobierno y reunir toda la gente que sea posible”. ¡La suerte estaba
echada! En realidad ello no fue así y el 10 de abril de ese año en las proximidades de La
Rioja se produciría el encuentro entre las tropas de Varela y Taboada.
Los triunfos parciales alentaron falsamente a los revolucionarios que la revolución sería
exitosa, algo que de haber sido así, hubiera cambiado sin duda la historia argentina.

12 de enero de 1867
Desde Pozo Cercado el comandante general de los departamentos de los Llanos,
Ricardo Vera comunica al ministro de Gobierno que las fuerzas a su mando, en dicho
lugar encontraron a la montonera mandada por el caudillo Ramón Flores. Y comenta
pintorescamente: “En el momento de avistarnos con el enemigo, mandé tender mi línea
y ordené al ataque. Por su parte, los montoneros formaron la suya, pero no pudieron
resistir el choque llevado por mis fuerzas, y en la primera carga se pusieron en
vergonzosa fuga, huyendo despavoridos hacia el sur de este departamento”. Luego, la
comunicación sobre los pocos muertos y heridos en este entrevero. “A consecuencia de
este encuentro –diría Ricardo Vera–, queda completamente restablecido el orden en
estos departamentos”. Todo muy relativo. A los pocos minutos de escrito lo anterior,
andaría Vera en otro entrevero…
La pintoresca crónica de uno de los cientos entreveros que hubo en esa época pinta en
realidad como era “la guerra de guerrillas”. Un grupo de montoneros sorpresivamente
enfrentaba a las fuerzas nacionales e iniciaba un ataque y de acuerdo a cómo se
sucedían los hechos continuaban peleando o directamente se esfumaban y desaparecían
en el bosque chaco santiagueño. El término despavorido no se ajusta a la verdad ni a la
idiosincrasia de los montoneros pues estos si de algo eran notorio era por poseer un
extraordinario valor y arrojo, al igual que este entrevero fueron los encuentros en las
guerras civiles. Y en esta táctica el Chacho Peñaloza fue sin duda un verdadero maestro.
La mayor parte de las veces en las que enfrentó al enemigo no siguiendo esta táctica fue
derrotado.

14 de enero de 1875
La legislatura por ley número 260 autorizaba al Ejecutivo a ceder gratis al gobierno
nacional el terreno para la vía y estación del ferrocarril Trasandino del Norte de las
tierras fiscales de la provincia que atravesará en su trayecto. Eran, en definitiva, gritos
esperanzados que alguna vez podrían concretarse. La verdad es que mientras no hubo en
el gobierno nacional quien empujara por la realización de dichas grandes obras las
mismas no llegaron a La Rioja. Fue necesario el concurso del doctor Joaquín V.
González para que ello ocurriera. Sobre la historia del ferrocarril en nuestra provincia
existe un trabajo muy documentado escrito por la profesora Brizuela de Bocco, lleno de
interés y documentos que explican este particular proceso del ferrocarril de La Rioja.
El ferrocarril de La Rioja fue el ultimo en unir una capital de provincia en Argentina y
recién a fines del siglo XIX ello se concretaría al igual que el ferrocarril a Chilecito,
Catamarca y Andalgalá. Pero las esperanzas puestas en este medio de transporte con el
tiempo se vieron frustradas pues el ferrocarril para los riojanos constituyó la forma más
rápida y eficaz para llevarse más de 15.000.000 de toneladas de árboles de primera
clase, con lo cual la deforestación de los llanos riojanos fue absoluto. Además las vías
se ubicaron siguiendo el capricho de los técnicos de Buenos Aires y así desaparecieron
                                                                                        12

del mapa o casi se extinguieron pueblos como Ambil, Chepes Viejo, etc. pues la traza
del ferrocarril fue hecha sin tener en cuenta los posibles beneficios a estos viejos
pueblos.

15 de enero de 1870
El gobierno de la provincia decreta la inclusión de dos proyectos de ley en la legislatura.
“El primero sobre un diploma acordado a las guardias nacionales de la provincia que
regresaban de la campaña contra el poder despótico del Paraguay y el segundo
autorizando al Poder Ejecutivo para invertir hasta quinientos pesos en el recibo y
obsequio de dichos guardias” –así decía el gobierno.
Se cerraba en la historia provincial un capítulo realmente triste y dramático. Pues en La
Rioja esta guerra tuvo consecuencias hondas y destacadas. Motines, sublevaciones de
contingentes, engrillado de los mismos, resistencias armadas, apoyo a la revolución de
Los Colorados de Felipe Varela. Pozo de Vargas. Y todo terminó con un diploma y un
pequeño obsequio. Pero ese diploma y el pequeño obsequio en realidad fueron
entregados a muy pocos combatientes en la guerra del Paraguay pues el batallón de La
Rioja fue aniquilado hacia fines de esa guerra y tan pocos fueron los que quedaron que
se integraron con los catamarqueños formando el batallón La Rioja-Catamarca. Joaquín
González habla de esto en “Mis montañas” recordando a un personaje original (el Indio
Panta que fue a la guerra y nunca más volvió) al igual que la mayoría de los que
integraron el contingente riojano.
Dias después la legislatura estableceria lo siguiente:
La legislatura sancionó la siguiente ley: “Acuerdase a los Guardias Nacionales de la
provincia que han hecho la campaña contra el poder despótico del Paraguay y que
regresan dados de baja, un diploma cuya escritura será la siguiente: “LA PROVINCIA
DE LA RIOJA, RINDE EL DEBIDO HOMENAJE DE GRATITUD AL GUARDIA
NACIONAL N. N. (NOMBRE Y GRADO) QUE HA CONCLUIDO CON HONOR
SU CAMPAÑA CONTRA EL PODER DESPÓTICO DEL PARAGUAY, AL QUE
HA HUMILLADO, OBTENIENDO LA DEBIDA REPARACIÓN POR LA OFENSA
INFERIDA A LA BANDERA ARGENTINA”. Y se agregaba: “Esta medida es
extensiva a los Guardias Nacionales, que en la expresada lucha hayan quedado inválidos
por el plomo enemigo”. Frases, inútil sacrificio, tantas vidas destrozadas. El pueblo iba
por un camino y la dirigencia por otro. Algo bastante común en nuestra historia
provincial.

19 de enero de 1967 - 11 de enero de 1971
En la primera fecha asume el gobierno de la provincia el chileciteño Guillermo Iribarren
y fallece el 11 de enero del 71, cumpliendo casi con exactitud matemática sus cuatro
años de gobernador. Como legislador nacional en la década del 40 Iribarren había
presentado un sin número de leyes sobre aspectos fundamentales para el desarrollo de la
provincia. Luego de la revolución del 4 de junio de 1943 publicaría un grueso libro
“Temas Federales” en el que elaboró un plan económico que recién aplicaría 25 años
después cuando asumió la gobernación riojana en el 67. Un gobierno dedicado a
elaborar en los primeros meses del mismo el denominado “Plan de Acción Inmediato”
en el que actualizaba aquella lejana publicación que no cambió en definitiva y que
presentaría al gobierno nacional que fuera aprobado en su totalidad y puesto de
inmediato en ejecución el 30 de junio de ese año. El plan se dividía en dos partes: una
referida al necesario reordenamiento de las disposiciones legales que permita adecuar la
administración pública al proceso de desarrollo que se va a ejecutar y la otra a las
inversiones para la financiación de dicho plan. Disminución del empleo público,
                                                                                     13

exenciones de impositivas, blanqueo de capitales, exención impositiva del 100% para la
minería, solución al problema de la tierra, al problema del agua, plan de salud pública,
etc.
“Con el esfuerzo de todos” diría Iribarren saldremos de la postración y en parte ese
anhelo lo vio cumplido antes de morir. Un ejemplo de ello lo podemos ver hoy
concretado en el extraordinario desarrollo del Valle Antinaco-Los Colorados en
Chilecito.

19 de enero de 1870
No habiéndose hasta la fecha provisto el cargo de médico titular del Estado y siendo
urgente atender los enfermos del Hospital se nombraba encargado de la asistencia
pública de dichos enfermos al doctor Pedro Echagüe con el sueldo de 60 pesos
mensuales.
En su libro “Historia de la medicina en La Rioja”, el doctor Enrique Vera Barros cuenta
de la lenta evolución del arte de curar en la provincia. Por aquel entonces, pocos eran
los médicos con títulos. Un famoso fue Francisco Álvarez que habiendo estudiado en
Buenos Aires un par de años medicina volvió a la provincia y trabajó como médico,
siendo llamado “El médico de la montonera” por sus conocidas posturas políticas,
llegando incluso a ser gobernador.
El más destacado médico de esa época fue el doctor Juan Bialet Massé médico catalán
que fuera contratado para dictar cátedras en el Colegio Nacional y que ejerciera la
medicina fundamentalmente entre la gente humilde, este profesional sería años después
quien construiría el primer dique San Roque siendo además autor de numerosos libros
de divulgación científica y técnica.

21 de enero de 1869
“En atención al estado de pobreza y desnudez en que se encuentran la fuerza movilizada
de la Guardia Nacional de Catamarca que hace la guarnición de esta ciudad, bajo las
inmediatas órdenes del gobierno y no haber sido pagados sus haberes de algunos meses
hasta la fecha”, el gobernador interino Nicolás Barros, decretaba la creación de un
empréstito del comercio de La Rioja por cuenta del Tesoro de la Nación, bajo la
garantía de las subvenciones nacionales acordadas, etc. Se le sacaba plata al comercio
pensando en el dinero que algún día mandaría la Nación y así paliar un poco la
hambruna de los guardias nacionales catamarqueños.
¿De qué vivía esta gente? ¿Cómo hacía para subsistir sin cobrar un peso? Son algunos
de los insondables misterios que la historia nunca ha aclarado debidamente.
¿Practicarían el canibalismo? ¡Vaya a saber!
Esta efemérides es un ejemplo de las muchas y cotidianas necesidades que padecía La
Rioja en aquellas épocas pues, poco era atendido el reclamo de su gobierno ante la
nación que, además, se encontraba realmente en una situación difícil a consecuencia de
los gigantescos gastos de la por entonces recién finalizada guerra del Paraguay. Son
muchos los ejemplos similares de la política del gobierno provincial de echar mano al
comercio local extender documentación al respecto avalando dicho empréstito y no
pagar en definitiva ni un solo peso.

21, 26 y 27 de enero de 1869
El gobernador asignaba las becas para estudiar a jóvenes riojanos que uno iría a Buenos
Aires, dos al Colegio Monserrat, uno de los cuales Dermidio Carreño llegaría a
gobernador de La Rioja y otra beca otorgada para realizar estudios en el Colegio
Nacional de San Juan, todas las becas eran pagadas por la Nación. Sistema que en más o
                                                                                      14

menos hacía varios años funcionaba y duraría hasta nuestros días. Era muy difícil para
jóvenes con aspiraciones llegar a concurrir a los principales centros educativos del país
(no olvidemos lo que cuenta Sarmiento cuando esperanzado de ser becado nunca lo fue
como amargamente recordaría en “Recuerdos de provincia”). Este sistema de becas que
comenzó haciendo Urquiza lo implementó sistemáticamente el gobierno de Bartolomé
Mitre pues fue parte de su política el desarrollo de la educación popular que con
Sarmiento se convertiría en política de estado. Política que seguirían Avellaneda, Roca
y demás gobiernos nacionales.

21de enero de 1865
El gobierno riojano acusa recibo de una comunicación del ministro de Justicia, Culto e
Instrucción Pública de la Nación, Eduardo Costa, en la que le informa de tener La Rioja
21 becas para jóvenes pagadas por la Nación para estudiar en Buenos Aires, Córdoba,
Concepción del Uruguay, Catamarca, Mendoza y San Juan. Los favorecidos debían ser
cuidadosamente seleccionados entre las familias pobres y de padres que hubieran
prestado señalados servicios a la república. “La educación –señalaba el ministro Costa–
debe hacerse entre los jóvenes que más se distingan por su moralidad y que más felices
disposiciones demuestren para el estudio, pudiendo ofrecerse como un poderoso
estímulo a los que mejores clasificaciones obtuvieren en las Escuelas Públicas”.
Esta política fue sin duda exitosa pues gran parte de los jóvenes becados serían en el
ámbito provincial destacados profesionales elevando así el nivel cultural y educativo de
La Rioja.

21 de enero de 1867
El gobierno de Tucumán acusa recibo de una comunicación de La Rioja en la que le
anoticia sobre la invasión de Varela y comenta: “se sirve participar a este gobierno, que
la invasión del traidor Varela es un hecho positivo, pero que aún permanece en la
cordillera”. “Este gobierno –continúa– siendo profundamente que ese hecho venga a
distraer la atención de los gobiernos que se contraían al progreso de esos pueblos,
lastimados hondamente por las vandálicas invasiones de sus malos hijos”. Espera que
los pueblos invadidos sabrán contener enérgicamente el germen de anarquía que asoma
desde los andes por la invasión de Varela. Que en realidad intentaba impedir que los
pueblos fueran masacrados en el lejano Paraguay…
Esta comunicación nos demuestra la incomprensión por parte de los gobiernos locales
de ésta y otras provincias del significado de esta revolución de los Colorados que
terminó en fracaso pero que tuvo orígenes bien nobles y americanistas.

22 de enero de 1867
El gobierno tucumano envía nota al de La Rioja acusando recibo de una comunicación
en la que le informaba del contraste sufrido por fuerzas sanjuaninas ante las de Felipe
Varela y comunica: “Mi gobierno comprende que ese hecho compromete gravemente la
situación política de la República, y que desde luego se hace indispensable el esfuerzo
común de todos los gobiernos liberales para resistir a la revolución triunfante en las
provincias de Cuyo. Con esta convicción, inmediatamente, he principiado a organizar
las Guardias Nacionales” y finaliza diciendo que Tucumán cooperará en la tarea de
combatir a Varela.
Si los esfuerzos de Varela y los revolucionarios hubieran tenido éxito, la Guerra del
Paraguay hubiera terminado inmediatamente.
Lo interesante de estas efemérides es que muestran lo critico y grave que consideraban
los gobiernos provinciales este movimiento revolucionario que incluso ofreció mandar
                                                                                      15

tropas montoneras a pelear junto a los hermanos paraguayos, ofrecimiento que el
presidente de Paraguay Solano López rehusó pues en definitiva no era, así al menos lo
entendían los pueblos del interior una guerra contra una nación enemiga sino contra un
pueblo hermano pues Asunción, además fue madre de ciudades tales como Santa Fe y
Buenos Aires. Fue esta guerra la más vil y grosera demostración de hasta qué punto el
gobierno nacional había equivocado el rumbo.

24 de enero de 1907
Fallece en La Rioja el doctor Roque A. Luna, donde había nacido en 1850. El doctor
Enrique Vera Barros en su “Historia de la Medicina de La Rioja” lo cita como uno de
los primeros médicos que ejercieron su profesión en el medio con sentido altruista y
responsabilidad científica. Ocupó diversos cargos en los primeros organismos oficiales
de salud, vocal del primer Consejo de Higiene Pública, médico de Policía y miembro de
la comisión municipal. “Después de 27 años de dedicación a la actividad médica con
profunda vocación de impartir consuelo, mitigar el dolor, cuando no devolver la salud a
sus semejantes, sin espíritu de lucro tuvo que alejarse de La Rioja”, siendo objeto de un
multitudinario acto de homenaje. En 1922 el Consejo Deliberante dispuso que la calle
ubicada en la parte oriental del Tajamar, hasta el Molino fuera denominada “Avenida
Roque A. Luna”.

24 de enero de 1591
En procura de realizar su expedición fundadora Juan Ramírez de Velasco celebró con el
capitán Blas Ponce, rico hacendado de Santiago del Estero, un contrato “que no
implicaba sufragar la empresa, pero si el sostén de la ciudad a establecerse”. Ponce se
obligaba a ir personalmente, proporcionar 6000 pesos en efectivo, ropa de obraje,
cabalgaduras, herrajes y herramientas, 50 bueyes para hacer la sementera, 2000 cabras y
1000 carneros para sustento de la población y durante los 4 años subsiguientes proveería
1000 carneros y 1000 ovejas y otras muchas cosas más como 400 pesos anuales para
sustentar un sacerdote como cura y vicario y los gastos de ornamento imágenes, vino y
cerca de Iglesia. Y estandarte y todo. Ramírez se comprometía a nombrarlo
lugarteniente general. Buen negocio, para los dos.
En realidad esta empresa fundacional si no hubiera contado con el apoyo de dinero y
todo tipo de bienes y animales no se hubiera realizado y es curioso que quien más
arriesgó poniendo enormes sumas de dinero para la realización de la misma nunca
recibiera el más mínimo reconocimiento por parte de la ciudad de La Rioja pues hoy no
existe ni una placa que atestigüe su valiosísima participación y es que la ingratitud
forma parte también de la historia humana. Sin él no lo dudamos La Rioja no existiría.

24 de enero de 1862
El gobernador de La Rioja Domingo Villafañe envía extensa nota al coronel Ignacio
Rivas Jefe de Vanguardia del Primer Cuerpo de Ejército de Buenos Aires, ubicado en
Mendoza y le dice: “Mi gobierno nunca ha puesto resistencias a la consolidación de la
libertad e instituciones creadas por la Constitución Reformada. Su credo político, por el
contrario, se circunscribió tan solo a ellos, y es por ellas y para ellas, que tengo
convicción de haber manejado aquí los destinos de este pueblo”. Dirá también Villafañe
que si su persona puede ser obstáculo para la paz, él está dispuesto a renunciar.
Comunicando que ha puesto en conocimiento de Peñaloza lo expresado por Rivas.
Este año 62 más que dialogar se pelearía. La situación llegaría a extremos de crueldad y
pasión antes nunca vistos. Fue además este gobierno uno de los numerosísimos que por
esos años estuvieron a cargo del ejecutivo provincial pues los gobernadores caían y
                                                                                       16

subían a merced del capricho de los contendientes siendo Villafañe una muestra de estos
gobiernos sin fuerza y sin poder que resistían su extinción mediante el viejo y conocido
sistema de la adulación. Esta efemérides muestra la inestabilidad de las instituciones
provinciales (por no decir inexistencia) que recién comenzaría a equilibrarse una década
después cuando el país y La Rioja en especial entraron en un período de paz.
Además es oportuno decir que estos gobernadores fantasmas solían ser reemplazados
por interventores nacionales, desconocedores totales de la realidad provincial a los que
también cabría lo de fantasmas La Rioja inauguraba así por estos años la larga lista de
interventores nacionales que la convirtieron en al provincia más intervenida del país.

27 de enero de 1868
En carta al comisionado nacional José M. de la Fuente el entonces capitán Julio A. Roca
informa de un altercado habido entre la guardia de la Casa de Gobierno y un piquete de
fuerzas nacionales, desestimando una denuncia contra estas.
La nota sin mayor trascendencia, tiene significación por quien la escribe Julio A. Roca
que permaneció en La Rioja durante un tiempo y dejó recuerdos no muy gratos por su
supuesta soberbia y forma altanera de tratar a la sociedad riojana. El que sería luego dos
veces presidente de la República y eje de la política argentina durante tres décadas, dejó
a su paso por La Rioja, al decir del historiador Marcelino Reyes un recuerdo ingrato y
poco gratificante. Roca según las crónicas de la época no participaba para nada de la
amable sociedad riojana y según se dice pasaba las horas leyendo por lo que más bien le
cabría no el termino de altanero sino el de aburrido. Tiempos después tendría mayor
responsabilidad militar en el noroeste argentino siendo él que informó en su
oportunidad año 68 del definitivo exilio y derrota de Varela. De joven oficial ya
destacaba entre otros muchos pues si algo tuvo Roca fue la de ser un militar culto y de
espíritu astuto y reflexivo.

28 de enero de 1862
El gobernador Villafañe dirige a Peñaloza una comunicación en la que dice: “la
provincia de mi mando ha asumido la parte de soberanía que había delegado en el
Gobierno Nacional, y declarando así mismo que la provincia de La Rioja se encuentra
de hecho y de derecho en paz con la de Buenos Aires como con sus demás hermanas”.
Le pide que con la división a su mando regrese. “El gobierno de La Rioja espera que
V.S. como argentino y como riojano, comprenderá los poderosos motivos de buen
derecho que tiene en vista”. “La establecerán radicalmente”. Del decreto provincial se
daba comunicación a los coroneles Echegaray y Rivas y general Paunero y todas las
provincias. Era la declaración de guerra. La Rioja asumía plenamente su soberanía.
Peñaloza no aceptó someterse a estas directivas pues entendía que dejar las armas en
manos del enemigo por más que se viviera una transitoria paz era resignar toda una
larga lucha. Al poco tiempo emprendería acciones en el sur provincial y en San Luis
asediando la capital puntana y todo ello desembocaría en el llamado Tratado de la
Banderita por la que aceptó la paz con la fuerzas nacionales que en definitiva lo único
que procuraban era darse tiempo con el objetivo, único objetivo de derrotarlo
definitivamente. Ese tratado duró en su vigencia muy poco tiempo pues meses después
volverían nuevamente a producirse actos de guerra.

28 de enero de 1864
El ministro del Interior de la Nación Guillermo Rawson, envía nota al gobernador
Bustos, que debido a los enormes gastos habidos con motivo de la guerra a la
montonera le solicita disminuir los gastos de su gobierno. “Si la subvención que la
                                                                                      17

provincia de La Rioja recibe mensualmente puede ser disminuida en alguna parte o
suprimida sin grave perjuicio de la Administración, usted comprenderá que éste ahorro
no dejará de tener importancia, por pequeño que sea, no solo por lo que materialmente
representa esa cantidad sino como una manifestación del sentimiento nacionalista de esa
Provincia y de su ilustrado Gobierno”. Ha pasado casi siglo y medio y el mismo
sacrificio y las mismas palabras se siguen escuchando. Algo así como si el tiempo se
hubiera detenido…
La Rioja desde que se constituyó el país (1853) fue objeto de un sistemático abandono
por parte de la nación que en definitiva no manejaba sino los recursos de la aduana de
Buenos Aires que iban casi en su totalidad al puerto. Existe una nota de Peñaloza luego
del Tratado de la Banderita solicitando de Mitre 2.000 pesos de la época para paliar la
total miseria de los montoneros es decir que ser montonero era además ser un soldado
de la pobreza.

28 de enero de 1862
El gobierno de la provincia, considerando la renuncia del presidente Santiago Derqui y
de la declinación de su cargo del vice brigadier Juan Esteban Pedernera, en un extenso
decreto en el que analiza la situación nacional establece: “Declaranse caducos de hecho
y de derecho los poderes públicos de la Nación, y de la Provincia de La Rioja en
posesión plena de su soberanía”; “Todas las oficinas nacionales existentes en la
Provincia y en especial la administración de Correos, quedan sujetas a la jurisdicción
del Gobierno local, y serán regidas por él, hasta la reorganización de los poderes
nacionales”; “oportunamente se establecerá la constitución de los poderes nacionales.
La Rioja declara estar en paz con Buenos Aires y designa a Mitre encargado de
relaciones exteriores y convocar a un nuevo congreso nacional”.
Estos hechos marcaron el final de la división entre Confederación y Buenos Aires y a
partir de allí porco tiempo después Bartolomé Mitre asumiría la presidencia
convirtiéndose así en el primer presidente argentino cuya autoridad se extendía al
territorio antes dividido. La Rioja no hizo otra cosa que aceptar como las otras los
hechos consumados.

28 de enero de 1867
El gobernador santiagueño Absalón Ibarra y su ministro Manuel Taboada, acusan recibo
de una nota oportunamente cursada por el gobierno riojano sobre el desastre sufrido en
San Juan las fuerzas que se oponían a Varela y luego de lanzar epítetos contra Varela, le
dicen: “he dispuesto que una columna respetable de caballería e infantería marche a
colocarse dentro de los límites de la provincia de Catamarca, a las órdenes y en el punto
que oportunamente se avisará a Usted”. Sin saberlo ni Varela ni sus entusiastas
seguidores comenzaba a moverse la maquinaria bélica que poco tiempo después lo
destruiría. Y es que los Taboada (Antonino y Manuel) jugarían en estos enfrentamientos
papel fundamental, al apoyar sin restricciones la política de Mitre.
Lo interesante a poner de relieve en esta comunicación es la participación en la muy
inminente batalla de Pozo de Vargas de riojanos que en realidad se habían anotado en el
bando nacional, es decir la invasión de Varela provocó realmente una fuerte crisis en los
gobiernos provinciales y terminaría así, tiempo después el hecho hegemónico que La
Rioja era la obsesión del gobierno nacional al constatarse que más de la mitad de la
documentación del ministerio del interior de Mitre tenía como objetivo cuestiones
referidas a La Rioja. La provincia era sin duda el eje por el que pasaba la política
nacional. Pocos años después poco o casi nada significaría el papel político de nuestra
provincia.
                                                                                      18

28 de enero de 1867
El gobierno santiagueño envía al de La Rioja copia de las disposiciones adoptadas con
motivo de la insurrección de Varela, siendo la más significativa “la que confía el mando
y dirección de las milicias que deben movilizarse, en mérito de aquellos sucesos, al
Inspector General de Armas de La Rioja y Santiago del Estero general Antonino
Taboada”. Y finalizará expresando: “Santiago del Estero no tardará en concurrir con
elementos poderosos en sostén del orden público y de la estabilidad de la Nación,
seriamente amenazada”. ¡Ahí está el otro gran protagonista de esta tragedia! Antonino
Taboada el general santiagueño que derrotará ayudados por la sed y el calor a Felipe
Varela. La escena final de este enfrentamiento de más de medio siglo, comienza a
concretarse.

29 de enero de 1874
En la madrugada de ese día estalla una revuelta cuyo objetivo era derrocar al gobierno.
El movimiento revolucionario que respondía, sin duda, al mitrismo pronto es sofocado.
El gobierno adopta los recaudos del caso. Destina partidas del presupuesto a cubrir los
gastos de movilización y ordenará días después la entrega de armas a todos aquellos que
las posean, movilizando además las Guardias Nacionales de la Capital y Villa Argentina
(Chilecito). Y en procura de establecer la paz promulgará una amplia amnistía a todos
aquellos que hubieran participado en la revolución.
Exceptuándose de dicha amnistía a los cabecillas y jefes revolucionarios.
La revolución del 29 de enero había sido precedida de muchas demostraciones por lo
que el gobierno estaba sobre aviso.

30 de enero de 1868
El ministro del Interior Guillermo Rawson informa al gobierno de La Rioja que “a fin
que tenga cumplimiento la ley que acuerda la cantidad de quince mil pesos fuertes para
socorrer a las familias que hayan quedado indigentes por las depredaciones de los
rebeldes (se refiere a las acciones de Felipe Varela y sus seguidores) en esa Provincia”,
el gobierno nacional designa una comisión especial encargada de hacer la repartición de
esa suma que era realmente importante, más si tenemos en cuenta que el presupuesto
normal de La Rioja era de unos 25.000 pesos. Casi la mitad del presupuesto provincial
para ayudar a los afectados por las fuerzas de Varela. Lo que no dice el ministro
nacional que más depredadoras y dañinas fueron las fuerzas nacionales mandadas por
Antonino Taboada que esas sí dejaron triste recuerdo por ladronas y salvajes.

31 de enero de 1854
En esta fecha se sanciona la ley que lleva en nuestra provincia el número UNO y en la
que se establecía “que ninguno de los miembros de la legislatura puede ser acusado,
interrogado judicialmente, ni molestado mientras se halle desempeñando su mandato de
legislador”. En esta ley se establecía la jerarquía del legislador y sus inmunidades
parlamentarias.
No era esta ley algo distinto a lo que se establecía en la Constitución Nacional
simplemente se hacía constar algo que correspondía como fueros legislativos. La
legislación riojana a lo largo de estos 150 años estuvo muy próxima en su espíritu a la
pobre realidad de una provincia que durante muchos años se ubicó entre las últimas del
país. Es decir se legislaba para solucionar muy estrechas cuestiones específicas y
abundaron así leyes dedicadas a otorgar pensiones, satisfacer necesidades de ex
combatientes y de múltiples cuestiones sociales pudiendo notarse que las más
importantes fueron aquellas en las que la provincia adhería a leyes nacionales tal como
                                                                                      19

la ley de educación 1420 o la que disponía la creación de los registros nacionales o
prohibía la ingerencia de la iglesia en temas tales como registro de personas, casamiento
y cementerio, algo que hasta entonces era privilegio de la Iglesia. Recién en el primer
gobierno peronista (1946) se alcanzarían las 1000 hoy (2012) la numeración se
aproxima a las 10.000 leyes. Lo notable de esto y destacar es que la mayor parte de la
leyes sancionadas desde aquella lejana fecha no tienen ninguna vigencia por lo cual más
de las dos terceras partes de la legislación riojana está absolutamente obsoleta.




                                   FEBRERO
01 de febrero de 1860
La legislatura comunica al gobernador haber resultado electos como diputados
nacionales por La Rioja Ramón Gil Navarro y Abel Bazán y como suplente el coronel
Indalecio Chenaut.
En esta oportunidad los representantes eran riojanos, aunque no el suplente, pero fue
muy común en la historia institucional de la provincia que representaran a la misma,
especialmente en el senado de la nación, personajes que ni conocían La Rioja, tal como
lo supo estudiar el doctor Ricardo Mercado Luna en su ensayo “Legitimidad y Mito”.
Es de destacar la personalidad de los dos riojanos designados pues Gil Navarro fue un
intelectual que dejó para la historia uno de los más curiosos documentos que se
conozca: su diario personal usado aun en Estados Unidos para conocer los primeros
años de la colonización en 1850 de lo que hasta hacía poco había sido posesión de
México dejando un testimonio rescatado por universidades estadounidenses pues fue lo
único que se escribió sobre la California de mediados del siglo XIX. Fue político
destacado con Urquiza y luego en Córdoba fundaría uno de los más importantes
periodos de la época como fue “El progreso”. En cuanto a Abel Bazan iniciaba con esta
designación su larga carrera política en el ámbito nacional que lo destacó en el
parlamento argentino como uno de sus más interesantes legisladores, llegando años
después a ocupar la senaduría nacional.

01 de febrero de 1854
El gobernador Manuel Vicente Bustos al conocer la sanción por el Congreso General el
Estatuto para la organización de la Hacienda y Crédito Público, declaraba suprimida la
Aduana Provincial y libres de derechos los artículos de comercio introducidos en el
territorio provincial de cualquier país.
Esta derogación era consecuencia de que al constituirse el país con un cuerpo jurídico
correspondiente las provincias perdían parte de su autonomía como era cobrar
impuestos en forma directa, pues los mismos lo serían por la nación que repartiría sin
mayor justicia esos beneficios. La Rioja se mantendría a partir de esta resolución de los
envíos financieros del estado nacional que no fueron nunca ni muchos ni generosos.
Aunque es bueno aclarar que tanto las escuelas, colegios nacionales, telégrafos, caminos
y demás obras publicas si serían pagadas por la Nación.

02 de febrero de 1855
Teniendo en cuenta que los funcionarios de la administración pública abren y cierran las
oficinas de su despacho arbitrariamente “sin sujetar su trabajo a horas fijas y
determinadas con grave perjuicio del público”, el gobierno establecía que la
                                                                                       20

administración pública tendría un solo horario corrido que iba de 8 de la mañana a 1 de
la tarde, aclarándose que el despacho de los asuntos extraordinarios quedaba al arbitrio
de los funcionarios.
La heterogénea y desorganizada administración del estado provincial se había
manifestado no solamente por la falta, ausencia o abandono de las tareas de sus
empleados a cualquier hora (algo que ha seguido siendo habitual hasta nuestros días)
sino por la ausencia de una sistemática política institucional pues se sancionaban leyes
contradictorias, se enumeraban las mismas de cualquier manera y era muy poca la
actividad en la que podía gobernarse con seriedad. Recién en ese año La Rioja tendría
una constitución provincial que fue copiada totalmente de la Constitución de Mendoza,
esta última obra de Alberdi. La Rioja no pidió ni permiso y la hizo suya como si tal cosa
al igual que lo había hecho años antes con el Reglamento de Policía por lo que se
muestra que no eran solamente los vagos empleados de estado los que no trabajaban
sino los mismos legisladores que daban muy escasa muestra de laboriosidad.

02 de febrero de 1855
“La experiencia constante de muchos y dilatados años –decía el gobierno provincial– ha
hecho ver dolorosamente que en los tres días de Carnaval se cometen desordenes
llegando muchos de los ciudadanos hasta perder la vida con los excesos cometidos”, por
lo que se prohibía durante esos días portar armas ofensivas de cualquier tipo que fueren
bajo pena de perderlas y abonar una multa de 10 pesos, prohibiéndose además galopar
por las calles del municipio.
Estas disposiciones que impedían muchos excesos fueron común no solamente en el
tema carnavales sino en otras cuestiones que hacían a un mejor ordenamiento de las
pequeñas poblaciones en este caso en la capital, y es que en realidad se gobernaba no
mucho más allá del ejido municipal. A lo largo de nuestra historia fueron muchas las
veces que se legisló sobre esta cuestión llegándose incluso a la prohibición total y
absoluta de estas fiestas populares.

02 de febrero de 1717
Muere en Asunción del Paraguay, donde era gobernador, el riojano Juan Gregorio
Bazan de Pedraza. Quizás el riojano más ilustre de aquella época. Inició su carrera de
honores como capitán de caballería de la compañía riojana que en 1659 intervino en las
guerras calchaquíes. Como sargento mayor tuvo a su cargo los socorros de la frontera de
Londres (valles calchaquíes) y el resguardo de los indios reducidos después de la guerra.
Estuvo en campaña en el Chaco y participó de la defensa de Buenos Aires. Este ilustre
riojano fue nombrado gobernador del Paraguay en 1712 y allí murió en funciones en
1717.
Nadie recuerda en la actualidad a este riojano destacado al igual que a muchos de
tiempos más contemporáneos que la mala memoria ha hecho olvidar sus servicios y
sacrificios. Recibiendo en cambio ilustres desconocidos el homenaje indebido que poco
o nada pueden mostrar de obra realizada.

03 de febrero de 1868
Ante un pedido del comisionado nacional de la Fuente al jefe de la guarnición de La
Rioja el teniente coronel Hilario Lagos da a conocer un pormenorizado informe acerca
de los graves incidentes ocurridos el 26 de enero y que habían tenido en vilo a toda la
ciudad. A partir de agravios realizados por borrachos y desafectos a las fuerzas de línea,
a lo que se agregaba una serie de ataques a oficiales y soldados las fuerzas de línea se
                                                                                       21

acuartelan, mientras los guardias nacionales proferían insultos y se mantenían en pie de
guerra.
La Rioja vivía los coletazos de la larga lucha civil y muchos de los guardias nacionales
para nada afectos a la política que representaba el ejército de línea y la Guerra del
Paraguay aprovechaban cualquier oportunidad para agraviar a aquellos. De estos
enfrentamientos hubo muchas y reiteradas expresiones.
El coronel Hilario Lagos fue sin duda un correcto militar (por eso una calle de la capital
honra su memoria) cuya conducta al frente de fuerzas nacionales invasoras en esos
tiempos en La Rioja mostró siempre un ánimo prudente y contemporizador. Tal fue su
estima de La Rioja que casaría con una niña riojana iniciando una familia que aun hoy
persiste en La Rioja.
Pero su fama nacional incuestionable fue obra del escritor porteño Eduardo Gutiérrez
quien escribiría años después uno de los libros más originales, divertidos y curiosos de
nuestra literatura nacional: “Croquis y siluetas militares” contando lo que ocurrió hacia
1874 en el fortín 25 de mayo del que Hilario Lagos era jefe en plena campaña
bonaerense. Sin duda y tal como lo calificáramos alguna vez Hilario Lagos no fue un
“coronel de Mitre” sino “el coronel del juego limpio”.

03 de febrero de 1813
En ese día tiene lugar el combate de San Lorenzo, la primera acción de significación del
Regimiento de Granaderos a caballo. Guarecido dicho regimiento en el monasterio de
San Lorenzo, el día 3 al desembarcar los afectivos de la flotilla española se produce el
fuerte enfrentamiento entre tropas patriotas y españolas. En el parte de guerra figuran
dos soldados riojanos pertenecientes al Regimiento de Granaderos a caballo. Ellos
fueron Blas Vargas, hijo de Martín y de María de los Santos Vargas. Natural de La
Rioja y soltero. El otro riojano muerto en combate fue Domingo Soriano Gurel hijo de
Juan Gil y de Juana Herrera, soltero y natural de La Rioja. Murieron un oficial y 14
soldados. La Rioja estuvo siempre presente en las jornadas de gloria por la libertad.
Pues adhirió fervorosamente a la causa de mayo.

03 de febrero de 1867
Francisco Álvarez (“El médico de la montonera”) es elegido gobernador provisorio por
una asamblea popular (caso único en toda la historia de La Rioja) al quedar acéfalo el
gobierno por la huida del gobernador interino Guillermo San Román. El motivo de esto
es la sublevación el día 2 de febrero en todos los cuarteles de la capital por el
nombramiento de comandante en jefe del teniente coronel Pablo Irrazabal. San Román a
pesar de las sublevaciones parciales ocurridas en Famatina de todas las fuerzas de
Linares y la división de Arauco de Escipión Dávila, insistió por tercera vez en nombrar
a Irrazabal con la consecuencia inmediata de la sublevación. Marcelino Reyes en su
“Bosquejo de historia”, trae la versión que esto formaba parte del complot en apoyo a
los Colorados de Mendoza, lo que también en parte es cierto, pues Varela andaba muy
cerca… Pero lo bueno de destacar de ésta efemérides es que el asesinato cruel e inútil
por parte de Irrazabal de la figura de Peñaloza había quedado muy hondo en el espíritu
popular que lo consideró siempre un típico y sanguinario represor. El pueblo no
olvidaba a su querido caudillo por más que adhiriera a Felipe Varela cuyas fuerzas
revolucionarias estaban llegando a La Rioja. En cuanto a la personalidad de Francisco
Álvarez conocido como “el médico de la montonera” era miembro de una familia
tradicional riojana que ofreció a la lucha montonera dos de sus mejores hijos: Francisco
y Carlos. El primero con estudios avanzados de medicina realizados en Buenos Aires
pero no terminados y el segundo oficial de carrera y miembro del ejército de Urquiza, se
                                                                                        22

convertiría en el jefe de Estado Mayor del ejército de Varela. Tras la derrota y huyendo
del enemigo fue apresado en Ampatá paraje llanista y cruelmente torturado en el cepo
colombiano, quizás una de las peores expresiones de la brutalidad de esa guerra civil. El
poeta Carlos Alberto Lanzilotto escribiría sobre este final atroz uno de sus más bellos
sonetos recordando el trágico final de un hombre que luchaba por los ideales federales.

04 de febrero de 1860
El general Peñaloza dirige una extensa nota al gobernador Bustos por intermedio del
presbítero Eleuterio Portilla enviado oportunamente por Bustos ante Peñaloza como
mediador por la crisis institucional de la provincia. En su nota, llena de explicaciones y
razones Peñaloza le exige la dimisión del mando en el término de 24 horas. De no
hacerlo así “marcharé –dice Peñaloza– aunque con harto sentimiento, con todas las
fuerzas que están hoy citadas y aprestadas para la hora en que tenga la fatal noticia de su
resistencia”.
Vicente Bustos fue el ejemplo del político acomodaticio, fue gobernador de La Rioja en
seis oportunidades en tiempos de Rosas con Urquiza y con Mitre mostrando así la
habilidad de un político que no le hacía asco a cambiar de camiseta toda vez que le
pareciera oportuno. A Peñaloza en varias oportunidades siendo gobernador lo trató
como si fuera el verdadero libertador de la provincia y otras como en ésta oportunidad
habló de él calificándolo de “bandido” y mil epítetos más, fue además quien acumuló
quizás el único patrimonio notorio de la provincia continuando el ejemplo de su padre y
al que seguiría su hijo Francisco gobernador en tres oportunidades. Los Bustos fueron
un linaje de políticos de anchas espaldas y poca moral que dominó gran parte de la
política riojana en el siglo XIX.

04 de febrero de 1867
El gobernador de Córdoba Luque, envía circular al gobierno de La Rioja informando del
triunfo del general Paunero sobre las fuerzas montoneras dirigidas por Felipe Sáa y su
posterior retirada hacia Río IV donde se uniría a las fuerzas de Paunero el coronel
Arredondo con la fuerte columna a sus órdenes.
Ya antes de Pozo de Vargas (10 de abril del ´67) los sucesivos fracasos de las otras
columnas revolucionarias iban marcando una suerte de destino trágico. Quizás si las
comunicaciones hubieran sido mejores Felipe Varela que no conocía lo que les estaba
ocurriendo a sus compañeros de causa en otros escenarios, hubiera rehuido un encuentro
tan definitivo y total como fue Pozo de Vargas y continuado con el primitivo plan que
era soslayar La Rioja y atacar más al norte: Catamarca, Salta…

04 de febrero de 1894
Nace en La Rioja Andrea Leticia Acosta que será la primer Bachiller egresada del
Colegio Nacional Joaquín V. González y tiempo después la primera riojana médico,
título obtenido en la Facultad de Medicina de Buenos Aires. La doctora Leticia Acosta
de regreso en La Rioja abrirá su consultorio y por muchos años ejercerá su profesión.
Casada se trasladará a San Juan donde se radica definitivamente y dedicándose, además
de su profesión, a la política.
Fallece en San Juan el 14 de mayo de 1952.

05 de febrero de 1860
En forma abrupta y por perentoria exigencia de Peñaloza, finaliza el mandato
constitucional de Manuel Vicente Bustos que renuncia ante la legislatura “no siendo
posible al infrascrito resistir el poder que el mismo Gobierno Nacional ha creado en esta
                                                                                      23

provincia y mucho menos pretender sostener mi gobierno a costa de efusión de sangre
con que se amenaza a la provincia”.
Por ley número 76 la legislatura acepta esa dimisión y nombra como gobernador
provisorio a Luis Brac hasta ese momento Oficial Mayor del gobierno.

06 de febrero de 1857
El gobernador delegado José Olegario Gordillo se dirigía al General Peñaloza
haciéndolo responsable por la reunión de fuerzas, “sin que pueda atinarse el objeto
ostensible que tenga tal reunión de Guardias Nacionales, en circunstancias que la
Provincia goza, a Dios gracias, de una paz octaviana e inalterable”. Peñaloza, según el
gobierno, sería “responsable de los males que vengan a la Provincia por el hecho de
reunir fuerzas sin objeto conocido, ni autorizado por el Gobernador”…
1857 fue un año particularmente agitado en lo político.

06 de febrero de 1862
El gobierno constitucional de La Rioja ante el estado de acefalía de los poderes
nacionales estima que debe designar a los jefes militares y de allí que decreta el
nombramiento del comandante en jefe del batallón de infantería al ciudadano don Pedro
Bazán; comandante del primer escuadrón de caballería de esta capital al ciudadano don
Baltazar Torres.
Los jefes elevarían las correspondientes nóminas de oficiales de los cuerpos para
conocimiento del gobierno.
Fue esta otra demostración más de la actitud soberana de La Rioja al reasumir con
plenitud sus derechos por la caída de Derqui y el triunfo de Mitre en la Batalla de
Pavón.

06 de febrero de 1872
Por inquietud del jefe de policía, se vio la necesidad de uniformar el sistema de pesas y
medidas en todo el territorio de la provincia y por ello se autoriza al mencionado jefe
policial a comprar y distribuir en los respectivos departamentos, doce (uno por cada
departamento) Marcos de bronce (peso de 230 gramos usado para el oro y la plata); e
igual número de varas (cada vara equivale a 83,54 centímetros) cuartillos (equivalente a
50 mililitros) y almudes.
Lo curioso es que el sistema métrico decimal todavía no se utilizaba entre nosotros y si
las medidas españolas. Más de medio siglo de independencia pero seguíamos atados a
costumbres ya no vigentes en los países más avanzados que aceptaban el sistema
métrico instaurado por la Revolución Francesa.
Esta disposición que hoy nos parece extravagante y original muestra uno de los aspectos
de la continuidad en el tiempo de los usos y costumbres coloniales, pues no fue
solamente esta cuestión de los pesos y medidas lo único que persistía desde la colonia
sino que gran parte de la justicia que se impartía era tomada de las disposiciones
registradas en la “Novísima recopilación de leyes de indias” por lo que se le ordenaba al
jefe de policía no disentía para nada de lo que ocurría en temas de justicia, uso social,
costumbres y demás cuestiones de una sociedad que a pesar del tiempo transcurrido
desde la independencia seguía apegada a los usos y costumbres de los tiempos
coloniales. Entre otras cuestiones podemos mencionar la referente a la toma de posesión
de una propiedad inmobiliaria a la forma que se ratificaban contratos, herencia y demás
teniendo en cuenta que recién comenzaban en el orden nacional la sanción del Código
Civil, Código de Comercio y demás códigos.
                                                                                          24

07 de febrero de 1868
Antonino Taboada desde Catamarca responde a una intimación del juez Natanael
Morcillo y expresa que obró como militar y no juez cuando trasladó a Dolores Díaz
(alias “Totín” o “La Tigra”) junto con otras 5 mujeres a El Bracho (la prisión ubicada en
el chaco santiagueño, de triste memoria). Y luego de calificar duramente a dichas
mujeres, dice: “Sabedor de que Dolores Díaz y sus compañeras de la hez de la
población de La Rioja, a la que pertenecía la primera, eran, puede decirse, el alma de la
montonera con cuyos robos y saqueos traficaban… resolví extrañarla de la provincia y
alejarla del teatro de sus excesos por un tiempo determinado”. Taboada, dirá finalmente,
que ha ordenado que todas ellas puedan regresar a La Rioja, donde el juez podría
proceder a enjuiciarlas. Dolores Díaz pasó a la historia por su valor y entrega a la causa
de la montonera de Varela.
El Bracho metido en pleno bosque Chaco santiagueño en medio de la soledad absoluta
era en esos tiempos sinónimo de crueldad, allí las mujeres montoneras fueron llevadas
pues le constaba a Taboada que nadie podía escapar de esa prisión que en realidad no
era una prisión común sino era un poblado metido en medio de una zona inhóspita y
peligrosa del que nadie podía escapar. Tal fue sinónimo de brutalidad El Bracho que el
novelista Abelardo Arias escribiría una hermosa y trágica novela “Polvo y espanto” que
aún hoy su lectura nos estremece. Por supuesto prisiones y castigos no muy alejados en
el tiempo y contemporáneos nuestros superarían muchas veces las crueldades de El
Bracho.

08 de febrero de 1864
El gobierno nacional firma con los empresarios Albano M. de Laberge y Compañía un
contrato para “abrir y poner practicable para carruajes de pasajeros, carros de transporte,
etc. un camino carretero desde la ciudad de Córdoba hasta la de La Rioja. El camino
atravesará la sierra Chica de Córdoba en San Roque o en sus inmediaciones, seguirá por
el Valle hacia el norte hasta la altura de la Capilla del Norte próximamente, de allí,
buscando el mejor pasaje, caerá a Los Llanos, tomará la dirección de los Colorados y a
corta distancia de este punto, seguirá a la ciudad de La Rioja.
Tendría un ancho de 10 varas, habría postas cada 4 leguas. Se haría en 16 meses y su
costo ascendería a 28.000 pesos.
Este sería el segundo emprendimiento para la construcción del camino La Rioja a
Córdoba ruta fundamental que uniría estas dos provincias. El primero fue obra del Zarco
Brizuela lugarteniente de Quiroga y el que pagó los gastos de la construcción fue
Facundo. El segundo éste que comentamos. Es bueno tener en cuenta que si bien el
ferrocarril extendía sus ramales desde Rosario hacia Córdoba y otros que se extendían
de Buenos Aires hacia La Pampa el transporte de pasajeros en esa época se hacía en
diligencias compradas en su mayor parte en Estados Unidos y es digno de mención que
el principal empresario de este medio de transporte que duraría hasta que el ferrocarril
lo erradicó definitivamente fue el riojano Timoteo Gordillo que tiempo antes había
firmado un contrato de sociedad con Salvador María del Carril vicepresidente de
Urquiza para extender las mensajerías por la Argentina de aquel entonces construyendo
puentes, postas y trayendo de Estados Unidos varios barcos con estos vehículos que en
su época fueron los más modernos.

08 de febrero de 1857
El gobernador delegado Gordillo prohibía “mientras dure el estado anormal en que se
halla la Provincia, tirar tiros u otra cualquier clase de estruendos sea de la naturaleza que
fueren”. El gobierno y Peñaloza exhortaban “al pueblo riojano, a que se tranquilice y
                                                                                      25

continúe en sus labores, seguro de que no habrá ni sucederá nada que altere la paz y
concordia; esto lo aseguran ambos, bajo su palabra de honor y en nombre de la patria
que les vio nacer”.
Pintoresco juramento que no lograban ocultar la creciente intranquilidad pública, tanto
en la provincia como en el país.

09 de febrero de 1858
Con la firma del gobernador delegado Hermenegildo Jaramillo, se acusa recibo de
comunicaciones hechas por el ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública de la
Nación doctor Juan del Campillo, en las que la Nación, leyes mediante, otorgaba
subsidios de 30.000 y 8.000 pesos a las provincias para subvencionar la instrucción
primaria en las provincias que más necesitan de este auxilio. Jaramillo hace constar que
La Rioja es una de ella pues subvenciona 7 escuelas por un total de 2.060 pesos, siendo
su déficit presupuestario total de 10.265 pesos, por lo cual ese subsidio de la Nación
vendría a paliar en parte ese faltante.
Las escuelas primarias estaban ubicadas una en la capital y el resto en las cabeceras
departamentales.
Hermenegildo Jaramillo chileno de origen y en ese entonces gobernador de la provincia
seguía siendo chileno. Dato curioso que nos habla de un foráneo que no obstante fuera
múltiples veces saqueado, robado, engañado, tanto por el gobierno nacional como por el
provincial y sometido a un continuo abigeato en su propiedad de la estancia Cuchaco no
recibiendo compensación de sus múltiples reclamos. Es un buen ejemplo de extranjero
adaptado a las circunstancias locales. Casaría con una joven de la sociedad riojana
formando extensa familia de cuyos miembros cabe destacar a Baltazar Jaramillo que
fuera gobernador de la provincia y a otros muchos integrantes que destacaron en el
comercio, la industria y la política. Al final de sus días y a pesar de toda la serie de
agravios recibidos se nacionalizaría argentino.

10 de febrero de 1811
En decreto de la fecha se señalaba que el gobierno de La Rioja debía ser ejercido por la
llamada Junta Subalterna.
Esta nueva forma de conducción trajo para La Rioja algunas ponderables ventajas, sobre
todo en lo que atañe a la puesta en vigencia de normas un tanto más adecuadas a su
idiosincrasia y su progreso. Pero la libertad de acción de esta Junta Subalterna era
limitada, puesto que la Junta Provincial de Córdoba ejercitaba sobre ella una labor de
superintendencia.
Nicolás Dávila sería uno de los integrantes de esta Junta Subalterna. Lo acompañaron
Francisco Javier Brizuela y Doria e Inocencio Gordillo. Esta Junta Subalterna duraría,
como sistema de gobierno, muy poco tiempo. En 1812 se crearía el cargo de Teniente
de Gobernador.
La Rioja desde la creación del virreinato del Río de la Plata en 1767 formaba parte de la
gobernación de Córdoba, por ello cuando se constituyen las juntas a instigación de la
junta de Buenos Aires luego de mayo ella también conformaría este nuevo organismo
de poca duración. No reemplazaba al cabildo sino que era una suerte de ejecutivo
colegiado coexistiendo ambas autoridades. En 1815 y 16 La Rioja recibiría la influencia
del Protector de los pueblos libres (José Gervacio de Artigas) que por entonces se
oponía al directorio porteño levantando en el interior del país las banderas federales y
reclamando la independencia absoluta de España.

12 de febrero de 1862
                                                                                       26

El gobierno de La Rioja, encabezado por Domingo Villafañe emite un decreto con
extensas consideraciones contra Peñaloza que desobedece las ódenes del gobierno y se
encuentra realizando operaciones militares en Santiago y Tucumán. “Declárase que el
gobierno y la provincia de La Rioja, no tienen parte en los actos de vandalaje, que D.
Ángel Vicente Peñaloza, suponiéndose jefe autorizado, comete en las provincias de
Tucumán y Santiago del Estero, atentando contra el orden, soberanía y derechos de
aquellas”. Acusa a Peñaloza de desobedecer las órdenes y expresa que tanto él como los
que lo acompañan serán perseguidos por la justicia ordinaria y el poder militar.
Poco le interesaba a Peñaloza obedecer las disposiciones de gobernantes que respondían
a escasos intereses de grupo sin el menor apoyo popular y que sacaban de manera
continúa decretos y disposiciones a favor o en contra de Peñaloza que como vemos en
esta época era quien, en definitiva gobernaba o hacía sentir su influencia de caudillo en
La Rioja y provincias vecinas. No es la primera vez en la historia que este tipo de
dualidad se produzca cuando los gobiernos gozan de poca popularidad y algunas
personalidades gobiernan sin ser gobiernos.

13 de febrero de 1857
El gobierno desmovilizaba la Guardia Nacional, convocada oportunamente ante signos
de perturbación y encargaba a Peñaloza, general en jefe de las fuerzas de la provincia, al
desmovilizar la Guardia Nacional “de darle las más cordiales gracias a nombre del
Gobierno y de la Provincia, por la prontitud, patriotismo y abnegación con que cada uno
de los guardias nacionales, ha obedecido prontamente y con puntualidad las órdenes del
Gobierno para reunirse al primer llamado que se les hizo y de encargarles que así deben
de estar prontos siempre que sea necesaria su cooperación, en defensa de nuestras
instituciones y constituciones juradas”.
El accionar de la guardia nacional era realmente sacrificado, pues eran convocados para
intervenir en mil revueltas y asonadas recibiendo muy poca paga y muy poco
reconocimiento, era un cuerpo armado que coexistía con el ejercito más profesional
pero que con el tiempo sería eliminado. En definitiva se podría hablar de la guardia
nacional como de “el pueblo en armas” una figura jurídica con largos y centenarios
antecedentes.

16 de febrero de 1835
Es asesinado en Barranca Yaco el brigadier general Juan Facundo Quiroga. Quizás el
riojano de más renombre y fama en los 400 años de historia de La Rioja. Nacido en
1788 en Los Llanos será recién a partir de 1820 cuando inicia su periplo legendario. Fue
factor decisivo en esos años en la defensa de las autonomías provinciales y de un estilo
de vida e institucionalización del país. Su fama se asentaba en su valor. En su defensa
tajante del federalismo se enfrentó al general Paz en dos batallas memorables: La
Tablada y Oncativo. Fue vencedor en numerosas batallas.
“Facundo” de Sarmiento consideraba la primera obra de valor literario en las letras
argentinas, lo inmortalizaría y lo proyectaría al conocimiento universal.
Pero lo más destacado en este caudillo no es tanto el aspecto militar cuestión en la que
muchas veces fuera vencido sino fundamentalmente y es quizá el aspecto que más lo
proyecta hasta nuestros tiempos, como fuera el de verdadero estadista. Y decimos esto
pues en 1823 siendo sin duda la personalidad de más fuerte arraigo popular en el
noroeste argentino viendo la realidad de pobreza de su provincia trabajó de manera
incansable por dotar a la misma de una ceca o fábrica de monedas. Para lograr tal
objetivo contaba no solamente con su propio peculio sino que tuvo algunos socios
capitalistas. La materia prima sería de las vetas del Famatina y el troquelado de la
                                                                                     27

moneda se haría con maquinaria traída de Inglaterra. Todo su empeño permitió que La
Rioja contara con una herramienta realmente importante pues la moneda elaborada en la
fábrica mandada a construir por Facundo fue de primera calidad lo que le permitiría a
La Rioja contar con el medio más apto e idóneo para pagar y cubrir sus necesidades. A
tal efecto contrató técnicos en Inglaterra y en Alemania que elaboraron por las
exigencias de Facundo muy perfectas cuñas. Su elaborado proyecto de desarrollo fue sin
embargo obstaculizado por Bernardino Rivadavia que buscó en Inglaterra los fondos
necesarios para utilizar también el oro del Famatina y amonedar el mismo. Hasta muy
entrado el siglo XIX la moneda riojana con altibajos le permitiría a la provincia
satisfacer en parte sus necesidades. En total se elaboraron unos 150 ejemplares de esta
moneda también elaborada en plata. Por lo que La Rioja fue la provincia que más
moneda troqueló.

18 de febrero de 1869
En extensa consideración se refería el gobierno a las montoneras de Los Llanos,
encabezadas muchas de ellas por Santos Guayama, Indalecio Nieto e incluso el
comandante Apolinario Tello, depredando y haciendo mil daños. Por ello se ordenaba
que en un plazo no mayor de 15 días de conocido el decreto los que poseyeran armas las
entregasen al jefe teniente coronel Ricardo Vera o a sus delegados, “y aunque hubiese
andado con la montonera –decíase– queda desde luego indultado de este hecho con la
entrega previa de las armas que hubiese tenido”. Si no lo hacía y era detenido con armas
sería sometido a juicio de guerra verbal, siendo destinado a los cuerpos del ejército de
línea por el tiempo que el Consejo de Guerra determinase. Ya no se lo pasaría por las
armas como se estiló durante mucho tiempo. Pero de esto y mucho hablaría José
Hernández en su “Martín Fierro”. Una de las peores consecuencias que dejaron las
guerras civiles fue el bandolerismo pues por mucho tiempo grupos alzados de gauchos
seguirían con las armas en la mano, no ya para defender el federalismo sino
simplemente para asaltar viajeros y poblaciones. Varios años después de la fecha de esta
efemérides se podría decir que la provincia y el interior habían conseguido la paz.

18 de febrero de 1592
La segunda expedición de Santiago del Estero a La Rioja, encabezada por Ramírez de
Velazco se puso en marcha en esa fecha. Los datos no son todos coincidentes, pero
Efraín de la Fuente que elaborara el mejor estudio sobre la fundación de La Rioja
consignaba que en la misma venían 35 vecinos soldados y 21 carretas cargadas con
provisiones, seis de las cuales pertenecían al gobernador y las restantes a los
compañeros de jornada. Por cuenta y riesgo de Ramírez de Velasco y de su hijo
homónimo, iban con los caballos de guerra, otros 36 cargados de mantenimientos
propios, gran cantidad de indios, criados, plomo, pólvora y municiones. Esta segunda
expedición a La Rioja no vino por el mismo camino que la primera y tardó un mes en
llegar a su destino. Donde no lo esperaba una ciudad tranquila ni satisfecha sino
revuelta, enojada con Blas Ponce e incluso contra el fundador. Enojos que se pondrían
de manifiesto cuando se le hizo el juicio de residencia.
A pesar de los excesos del fundador pues ejerció sin empacho el mayor y más crudo
nepotismo (es decir beneficiar a sus parientes más próximos) distribuirse para él 1500
indios en encomienda y para sus hijos fue unos de los colonizadores de mejor trato y
más humanidad y espíritu de justicia pues la fundación de La Rioja no era su primera
función en estas tierras sino que ya había sido gobernador en Tucumán y mantenido con
los siempre inquietos colonizadores muy buenas relaciones. Esta forma afable, amigable
de presidir a esta clase de soldados le permitió ser exonerado de todos los cargos en su
                                                                                       28

contra cuando se le hizo el juicio de residencia por lo que tiempo después sería
designado gobernador de Buenos Aires, cargo que no ocupó pues murió en el trayecto.

20 de febrero de 1895
Nace en La Rioja Dardo de la Vega Díaz. Se gradúa de maestro y luego en Buenos
Aires de profesor Normal de Letras. Se dedica a la docencia y a la investigación
histórica. Es autor de “La Fundación de la ciudad de Todos los Santos de la Nueva
Rioja”, de “Estatuas sin hombres y hombres sin estatuas”, de “Toponimia Riojana”,
“Cuestiones de Historia menuda”, “Mitre y el Chacho” y del capitulo correspondiente a
La Rioja en la monumental Historia de la Argentina de la Academia Nacional de la
Historia. Fue fundador y presidente de la Junta de Historia y Letras de La Rioja.
Perteneció a los más importantes organismos culturales y dedicados a la historia del país
y del extranjero. Conferencista de nota pero fundamentalmente docente y maestro de
juventud. Fue rector del Colegio Nacional de La Rioja. Falleció el 30 de agosto de
1951. Fue el más grande historiador riojano. Bien se puede calificar a de la Vega como
el padre de la historiografía científica riojana, pues aplicó con equilibrio y equidad las
reglas de la ciencia histórica sin dejarse llevar ni por la excesiva critica ni por el
excesivo apasionamiento. Su libro póstumo “La Rioja heroica” basado en hechos y
personajes de la historia riojana en forma de crónicas breves es sin duda uno de los más
bellos y elaborados textos de la época. Sus libros si bien han pasado más de medio siglo
de existencia siguen siendo referentes imprescindibles a la hora de conocer nuestro
pasado.

20 de febrero de 1826
Fallece en La Rioja, donde había nacido en 1768 Domingo Ortiz de Ocampo que
encarna en sus acciones la participación de La Rioja en la revolución de mayo. En los
años finales del virreynato había sido nombrado subdelegado de la Real Hacienda y
Guerra de La Rioja y luego de la revolución de 1810 será nombrado Comandante de
Armas interino de La Rioja por el gobernador de Córdoba, siendo aceptado por la Junta
Gubernativa. Colaborará desde La Rioja con San Martín poniendo en armas La Rioja y
Catamarca y enviará a Belgrano medio millar de soldados que colaboraron con su
sangre en el triunfo de Tucumán ante las fuerzas de Pío Tristán. Sin grandes hechos
heroicos pero con seguridad y patriotismo, Domingo Ortiz de Ocampo se ganó un justo
lugar en la consideración de la historia riojana.
Mucha parte del éxito de su carrera como militar, se debió al profundo conocimiento
que como comerciante tenía de la realidad del país y él en su momento mostrando su
mejor faceta humana se opondría al fusilamiento de Liniers y compañeros en Cabeza de
Tigre. Es sin duda referente obligado de esos tiempos revueltos en los que muchos
fueron riojanos cumpliendo labores de responsabilidad y riesgo.

21 de febrero de 1856
Se daba a conocer los ingresos y egresos de la administración pública. Los mismos
ascendían a la suma de 13.341 pesos. El déficit era de 2.674 y la totalidad de los egresos
era para pagar los sueldos de los burócratas de entonces. Ni un peso para educación y
obras públicas.
Cualquier parecido con la actualidad es mera coincidencia.
La Rioja padeció a lo largo de toda su historia de esta crónica falencia, pues desde los
tiempos mismos de la fundación los cabildantes riojanos contaban al Rey de España de
los muchos pesares y labores que debían realizar para que la ciudad siguiera viviendo.
Pero siempre fue escasa la generosidad de la nación con las arcas riojanas pues sus
                                                                                        29

gobernadores en todos los tiempos debieron viajar continuamente al puerto para obtener
todo tipo de fondos. Esta viñeta así lo demuestra con creces.

23 de febrero de 1896
Nace en Aminga José María Villafañe que fuera un prestigioso escribano en La Rioja,
dedicando gran parte de su labor como hombre público a la política, siendo varias veces
diputado provincial y en dos oportunidades diputado nacional.
Le tocó actuar en tiempos de los gobiernos de la Concordancia (1932-1943) y su labor
parlamentaria estuvo signada por un profundo sentido del deber y la acción por mejorar
la situación del prójimo. Fundó un partido de vida efímera pero en su momento sería
candidato, tras las jornadas del 17 de octubre, por el nuevo movimiento encabezado por
Perón a ocupar una banca en el orden nacional. Hombre de principios, descendiente de
una familia de hombres destacados a lo largo de la historia, José María Villafañe dio
cabal respuesta a eso. Murió en Buenos Aires el 02 de julio de 1956.

25 de febrero de 1888
Nace Jorge Vera Vallejo quien llegaría a ocupar altos cargos en la Judicatura nacional.
En la Universidad de Córdoba se doctora en Derecho y Ciencias Sociales, iniciando su
labor profesional en Mendoza. Así será fiscal del crimen y llegará a ocupar la
presidencia del Superior Tribunal de Justicia de Mendoza. Será también Juez Federal y
Camarista Federal. En 1955 será designado miembro de la Suprema Corte de la Nación.
Fallece el 28 de diciembre de 1975.
Este riojano supo conquistar con su trabajo e inteligencia, su capacidad y honestidad las
máximas responsabilidades judiciales de las que dejó huella imborrable.

25 de febrero de 1858
El gobierno dispone que dos de sus funcionarios reúnan todas las leyes y decretos que
no sean de carácter transitorio a contar del 25 de diciembre de 1855 en que se juró la
Constitución de La Rioja. Los documentos reunidos debidamente ordenados serian
publicados en un tomo que bajo el nombre de Registro Oficial de la provincia de La
Rioja sería distribuido gratuitamente a una serie de oficinas e instituciones para el mejor
y más cabal conocimiento de las leyes.
Recién a fines del siglo XIX y por inspiración de Joaquín González se elaborarían
media docena de tomos (“Registro Oficial”) donde se cumplía con esta vieja
disposición. La Rioja sin embargo seguiría con esta política de no llevar buen registro
de sus leyes lo que llevaría al gobierno del doctor Héctor de la Fuente (1939-1943) a
encargar al doctor Juan Zacarías agüero Vera este ordenamiento imprescindible para el
buen desempeño de la justicia. Ello no obstante recién a fines del siglo XX y en trabajo
elaborado por el Archivo Histórico se realizarían las tareas pertinentes para establecer
de manera cabal las leyes vigentes u obsoletas. Labor que prosiguen organismos
legislativos hasta la actualidad.

26 de febrero de 1855
Si bien no era el primer censo hecho en La Rioja si fue el más completo el levantado ese
día. Los departamentos en ese entonces eran: Capital, Famatina, Llanos de la Costa de
Arriba, Guandacol, Vinchina y Costa de Arauco. El más poblado era Famatina con
8.566 nativos y 13 extranjeros, en tercer lugar estaba la capital con 4.985. Fue un censo
bastante completo en el que determinó edad, sexo, profesión y demás cuestiones de la
población riojana. Sin duda en el oeste y sur estaba concentrada la población y la
riqueza de La Rioja de entonces. Muchos aspectos de la economía y de la sociedad de
                                                                                     30

esa época quedaron plasmados en este primer censo como cantidad de molinos, pues La
Rioja en ese entonces era una provincia molinera, trabajadora, profesionales y demás.
Obra de imprescindible consulta a la que seguiría en 1869 el Primer Censo Nacional
mandado a hacer por el presidente Sarmiento.

27 de febrero de 1886
Nace en La Rioja Alejandro Moreyra que en 1912 se recibe de médico en la
Universidad de Buenos Aires. A partir de allí Alejandro Moreyra desarrolla una activa
labor en Buenos Aires y en La Rioja como profesional y político. Es tres veces diputado
nacional por su provincia y es autor de la ley 11.643 conocida como “Ley Moreyra” de
fomento de la olivicultura, además de la ley de incompatibilidad de empleos y demás.
Tanto en la Capital Federal como en La Rioja desempeñó altas responsabilidades en
hospitales, e instituciones relacionadas con la salud. En La Rioja fue médico en el
Hospital San Vicente y director en el Hospital Plaza, siendo ministro de Gobierno e
Instrucción Pública en 1942-43. Este médico riojano, humilde y laborioso dejó un claro
ejemplo de conducta cívica y responsabilidad profesional.




                                     MARZO
01 de marzo de 1854
Era sancionada en esta fecha una ley que establecía que el Poder Ejecutivo reside
originariamente en el pueblo, que sería elegido el ciudadano que la Legislatura creyese
digno por mayoría de votos. Y el candidato tendría que tener 25 años, ser católico y de
reconocida probidad tanto pública como privada. Duraría en su mandato dos años no
pudiendo ser reelecto por periodos consecutivos ni elegido para sustituirlo ningún
pariente suyo hasta el segundo grado de consanguinidad. En caso de muerte se elegiría
sucesor al tercer día y tendría un sueldo de 2.000 pesos y 400 de representación.
En esta primera disposición estableciendo cómo debía ser el ejecutivo podemos destacar
algunas cuestiones que nunca más se respetarían. Una de ellas es que el tiempo de su
cargo seria de dos años no pudiendo ser reelecto sano principio republicano y otro a
destacar es que se impedía tajantemente que familiares hasta el segundo grado pudieran
sustituirle o continuarle en el cargo (otro sano principio republicano). Es curioso y
original que pueblos sometidos durante décadas al poder despótico del rosismo y sus
secuaces lugareños tuvieran presente estos principios a la hora de limitar el hasta
entonces omnímodo poder de los gobernantes. Hasta en nuestros días podemos afirmar
que estas disposiciones para nada han sido tenidas en cuenta pues los gobiernos se
reeligen “ad eternum” y los familiares de quien gobierna cubren infinidad de cargos
importantes.

05 de marzo de 1862
Considerando el pedido hecho por Peñaloza, de subsistencia para la división de su
mando el gobernador delegado Brac, decreta: “Dénsele doce reses diarias desde el día
de mañana que se tomarán: las primeras, de las haciendas más inmediatas y en lo
sucesivo a prorrata en proporción de la posibilidad de los dueños, con calidad de serles
abonadas según su condición y la determinación de la Representación Provincial tan
luego que se instale”. Después ni esta ni miles de reses más así decomisadas a los
ganaderos les serían pagadas. Un solo comerciante denunciaría y solicitaría
                                                                                         31

reparaciones económicas, que como consecuencia de las guerras civiles y entre todos
los bandos en lucha le robaron 6.000 vacas. El decreto del gobernador delegado no
pasaba de ser sino mero formulismo y retórica legalista.
En La Rioja el abigeato (robo de ganado), fue constante desde los lejanos tiempos
coloniales hasta la actualidad siendo sin duda el delito más difícil de combatir,
practicado en todos los tiempos. Por eso bien puede decirse que si bien los riojanos eran
pobres no se morían de hambre, pues siempre estaba a mano un animal propio o ajeno,
(lo mismo daba) para llevarse al buche.

06 de marzo de 1924
Finalizada la retreta en la Plaza 25 de Mayo y siendo las 21:30 hs. estalló una bomba
avanzando en automóvil un grupo de hombres que se dirigió a la Jefatura de Policía. El
grupo estaba constituido por el doctor José López González, Horacio Torres Brizuela,
Ramón de la Vega, Hermenegildo Vitolo, German Alaniz y Juan Arabel. Los grupos de
revolucionarios diseminados en la plaza debían esperar la llegada del vehiculo y no
perder de vista la bandera de los atacantes. Estos penetran en el edificio de la jefatura al
grito de “¡Viva la revolución!” era el comienzo de lo que podría denominarse la
“revolución de bolsillo” de la Unión Cívica Radical Principista partido que en La Rioja
disentía con el yrigoyenismo y levantaba el programa entre otras reivindicaciones de la
Reforma Universitaria de Córdoba. Esta revolución tuvo características insólitas. Fue la
última revolución que se produjo en suelo riojano por un partido riojano y el hecho
original fue que el jefe de la revolución juramentó a los presos de la cárcel local
dándoles la libertad condicional para que ayudaran a los revolucionarios. La ciudad fue
custodiada en los dos días que duró este movimiento por los presos que al finalizar la
misma volvieron a la cárcel resguardando la tranquilidad pública en el radio de la
ciudad. “Bajo la vigilancia de aquellos delincuentes –anotaba el Dr. de la Vega– no
ocurrió en la Ciudad de La Rioja un solo caso de desorden ni la menor ratería durante
las 48 hs. que duró el gobierno revolucionario. No se produjo un solo acto de
delincuencia”. El gobierno nacional ordenó al destacamento local del ejército que
desalojara a los revolucionarios.
Solo dos fueron los decretos emitidos por el gobierno de esta revolución, que recién
fueron publicados días después de que todos los revolucionarios habían huido a San
Juan.

06 de marzo de 1854
En sesión de la Legislatura era elegido por pluralidad de sufragios como primer
gobernador luego de sancionada la Constitución Nacional de 1853 el diputado Francisco
Solano Gómez. Nuestra historia considera a este gobernador el primero de la larga lista
de gobernadores constitucionales.
No destacó por cierto Solano Gómez en la historia local pero el hecho de ser el primero
que fuera constitucional (aunque en La Rioja todavía no se contaba con una constitución
propia) lo hace merecedor de esta breve viñeta.

06 de marzo de 1862
El gobernador delegado Luis Brac envía una nota pidiendo explicaciones y denunciando
el proceder de fuerzas de San Luis encabezadas por el coronel Juan Francisco Loyola.
En su nota al gobernador de ese estado Justo Daract, Brac le dice: “dé las órdenes
convenientes a la averiguación del hecho que denuncio, y a la desocupación del
territorio invadido y satisfacción de los perjuicios inferidos; en la inteligencia que no
existiendo el gobierno común a quien la Constitución de Mayo nos manda ocurrir; en tal
                                                                                          32

conflicto, el de esta tiene la posibilidad de hacer respetar sus derechos, sin el temor de la
responsabilidad, a cuyo efecto ha dado las órdenes conducentes”.
Era, sin duda una demostración de orgullo provinciano herido, que altivo sabía decir y
defender un honor lastimado y menospreciado.

06 de marzo de 1862
Con la firma del gobernador delegado Brac, se da a conocer un decreto en el que se
denuncia la invasión a la provincia por tropas de Córdoba, San Luis y San Juan que
cometen vejámenes de todo tipo en el vecindario de los departamentos Alto y Bajo de
los Llanos; “que varios distritos de la Provincia se hallan plagados de multitud de
partidas sueltas armadas sin jefe conocido, obstruyendo la libertad de traficar y
cometiendo depredaciones”; que estando disuelto el Gobierno Nacional no queda más
recurso que nuestras propias fuerzas”, etc. etc. “Procédase a la movilización –dice el
decreto– de todas las fuerzas de la Provincia bajo el mando inmediato y dirección del
general Ángel Vicente Peñaloza. Estos acontecimientos serían continuados de inmediato
por la acción de Peñaloza sobre la ciudad de San Luis a la que asedió durante varios
días sin obtener la rendición de la plaza. Poco tiempo después 30 de mayo la situación
de conflicto se terminaría con la firma de la paz del Tratado de la Banderita, un tratado
que si bien pudo haber tenido actitudes de verdadero espíritu pacificador en sus
consecuencias fue simplemente un transitorio paliativo al que pocos meses después
seguirían con todo su fervor y belicosidad la guerra civil.

06 de marzo de 1858
La legislatura por ley 59 “considerando que el Excelentísimo Gobernador de la
Provincia ha prestado un servicio de alta importancia al país, llenando un deber sagrado
que espontáneamente se ha impuesto para asegurar sus derechos y garantías”. Y sigue
una serie de otras apreciaciones laudatorias a la persona del gobernador Bustos
acordándosele un voto de gracia por lo hecho y se dona a él, sus sucesores y herederos
“ocho leguas cuadradas de propiedad del Estado y en el punto que él tuviese a bien
determinarlo”, corriendo los gastos que esta donación insumiera por cuenta del Tesoro
Provincial.
Este tipo de testimonio y muestras claras de obsecuencia ha sido constante en nuestra
historia provincial. Débiles los hombres y corruptos. Se donaba gran cantidad de tierra a
un hombre que ya era rico por lo que la familia Bustos en el siglo XIX se convertiría en
la más rica y poderosa de la provincia hasta que su último representante Francisco
Vicente no lograra terminar su tercer mandato por una revolución la que terminó
definitivamente con la hegemonía de esta familia en 1898.

09 de marzo de 1858
El gobierno acusa recibo de una nota del brigadier general Pedernera en la que acusa
que desertores de la división del sur se refugian en los Llanos, y que bajo la protección
del jefe militar de esa zona general Ángel Vicente Peñaloza “es un asilo seguro
protector de la deserción”. El gobernador Bustos manifiesta su vivo pesar por la
denuncia y expresa que pondrá en conocimiento de inmediato al general Peñaloza lo
expresado por Pedernera. “El gobierno –afirma– no dispensará medio ni sacrificio
alguno para que los desertores, que se dicen aislados en los Llanos, sean aprehendidos,
para que se trasluzca la verdad si es que en lo afirmado por el Brigadier General
Pedernera se ha sufrido alguna equivocación”. Algo digno de destacar en ésta
efemérides es que el gobierno carecía de poder militar para impedir que Peñaloza
siguiera cubriendo con su manto protector a desertores jugados y demás de la guerra
                                                                                       33

civil pues los mismos sabían que cerca de él estaban seguros, nunca Peñaloza se prestó a
este tipo de persecución.

10 de marzo de 1859
Por ley número 72 la legislatura aprueba la compra de una imprenta para la provincia,
acordando además un crédito de 1.200 pesos al presupuesto vigente para cubrir los
gastos que demande la redacción y edición del periódico “La Patria”.
El gobierno nacional supo comprender la sentida necesidad que tenía La Rioja de una
imprenta, al subsidiar su compra y conceder más dinero a los fines de su puesta en
marcha. Por primera vez La Rioja contó con una imprenta de segunda mano pues la
misma había sido comprada en San Juan. Los primeros tiempos del periodismo riojano
motivaron algunas cuestiones realmente jocosas y periodista director y demás
actividades que dirigió el periódico “La Patria” era no solamente su redactor sino su
impresor y distribuidor y cuenta las crónicas que una vez distribuido el mismo salía a
averiguar entre sus lectores lo que le había parecido lo escrito en el periódico de esa
época. Habló largo y tendido hasta principios de siglo el escritor chepeño Luis
Fernández Zarate al escribir una obra del el periodismo riojano de estos primeros 50
años que nunca fue publicada. En determinada época el propio director de un periódico
debió huir de la provincia pues fue perseguido por el gobierno por comentarios que
estimó no eran pertinentes.
El primer periodista al que se puede denominar como tal que dirigió el periódico “La
Patria” fue Ramón Rosa Bravo.

10 de marzo de 1860
El gobierno provisorio convoca a elecciones para elegir diputados departamentales.
Como una muestra de la importancia que tenían en ese entonces departamentos que
luego perderían la misma y una expresión de la distribución demográfica de los
riojanos, los representantes a elegir eran: En capital, un propietario y un doblante o
suplente; Famatina: dos propietarios y un suplente; Arauco, un propietario y un
suplente; Vinchina, un propietario y un suplente; Guandacol, un propietario y un
suplente; Costa Baja de los Llanos, dos propietarios y dos suplentes; Costa Alta de los
Llanos, un propietario y un suplente.
Esta distribución en la legislatura señala (y seguiría siendo así durante mucho tiempo)
que el meridiano poblacional de La Rioja no pasaba por su capital sino por el oeste
riojano y que departamentos que hoy son de escasa población tenían por aquel entonces
un peso significativo. Y esto es fundamentalmente no solamente por la actividad minera
que era intensa, (no debemos olvidar que el gremio de mineros del Famatina con cerca
de 300 integrantes y un diputado de minas que los representaba puede ser considerado el
primer gremio existente en el país), sino por el intenso tráfico de ganado hacia Chile
pues el comercio de la provincia era con ese país más que con Buenos Aires o
provincias vecinas, ese importante tráfico comercial y de bienes de todo tipo duró en
gran parte hasta la llegada del ferrocarril en 1898 a Chilecito cuando la provincia
cambió la orientación de su comercio haciéndolo hacia el puerto. Por los pasos
cordilleranos tanto de La Rioja como de Catamarca entraba toda clase de productos:
trajes, ropa en general, tejidos, artículos de lujo, pianos y todo lo imaginable. Además
en Famatina se cultivaba alfalfa, para el ganado en transito y trigo en cantidad que hacía
por ese entonces de la provincia una productora de trigo para cubrir sus necesidades y
las de otras provincias.

10 de marzo de 1858
                                                                                       34

El gobernador Bustos informa a la legislatura el cumplimiento de una disposición del
Gobierno Nacional sobre integración del contingente riojano. “En cumplimiento de
dicha superior resolución –dice el gobernador–, he tomado de los departamentos de
Famatina y Arauco, los hombres que por su juventud, robustez y estado de soltura
llenaban las condiciones de las órdenes del Gobierno Nacional para los soldados del
contingente, sin gravar en nada a la Provincia, pues que todos los gastos son de cuenta
del Gobierno Federal.
Se han tomado todas las medidas necesarias hasta poner en marcha 63 hombres
completamente uniformados. Se han pagado a plata y por su justo valor todos los
recursos tomados y los servicios exigidos a los ciudadanos”. Por ese entonces el
gobierno nacional presidido por Urquiza carecía en realidad de suficientes recursos pero
ello no obstante movilizaba a las provincias de la Confederación para seguir
enfrentando a Buenos Aires. Cepeda y luego la batalla de Pavón marcaría el final de
esta primera década de la nación ya constituida desde 1853.

11 de marzo de 1858
El comisionado de La Rioja ante el gobierno de Paraná, tendría que realizar las
importantes comisiones siguientes:
1º - Solicitar protección para que la industria minera del Famatina funcionara a pleno.
2º - Solicitar autorización para acuñar en gran escala moneda en la Casa de Moneda de
La Rioja, habilitando al efecto un Banco de Rescate.
3º - Que el déficit provincial fuera asumido por la Nación totalmente.
4º - Solicitar para que la Compañía de Jesús realice en la provincia la habilitación de
escuelas primarias y un colegio secundario.
5º - Hacer efectivo el subsidio para las escuelas primarias y un siglo y medio después
ocurre lo mismo.
Lo interesante a destacar es que todavía por ese entonces, luego de múltiples problemas
en el troquelado de moneda La Rioja volvía a ser centro interesante de esta actividad
pero siempre se exageró en cuanto a la existencia de oro y plata pues las mismas eran
extraídas con mucha dificultad haciendo que los costos fueran elevados. También cabe
mencionar el papel que se le asignaba a la Compañía de Jesús expulsada de América en
tiempos del rey Carlos III de España (1867) y que ya había regresado al país. Sin
embargo a La Rioja donde había tenido muchas propiedades y actividad religiosa y
comercial no regresaría jamás.

11 de marzo de 1854
En esa fecha la legislatura tomaba nota y disponía fuere reconocido como Presidente de
la Nación al general Justo José de Urquiza y vice a Salvador María del Carril elegidos
por el Congreso Constituyente de Santa Fe.
Por primera vez y tras lo dispuesto por la constitución nacional sancionada el año
anterior el país tenía un presidente elegido por el pueblo. En realidad hay que considerar
que en estas elecciones y hasta 1912 cuando se sanciona la Ley Sáenz Peña la
participación del pueblo estaba reducida a la clase alta o aquellos que sabían “leer y
vestían decentemente” además, para ser legislador por ejemplo se requería poseer cierta
fortuna. No era como vemos un régimen realmente republicano sino que respondía a los
usos y discriminaciones de la época donde ser pobre era casi ubicarse en la categoría de
sospechoso.

11 de marzo de 1862
                                                                                       35

En Puesto de los Valdeces, Peñaloza aguarda con una fuerza de 65 hombres de
infantería, una pieza de artillería con 30 infantes y 140 hombres de caballería el ataque
que le hace el coronel Sandez. Peñaloza se retira y a los 15 minutos contraataca
reforzado por unos 200 hombres del coronel Lucas Llanos, pero es rechazado.
El mayor Cicerón Quiroga y siete oficiales de Peñaloza fueron pasados por las armas,
no respetándose su condición de prisioneros. Una treintena de muertos de la fuerza de
Peñaloza; 2 muertos y 3 heridos de las fuerzas de Sandez fue el saldo de este entrevero.
Sandez, Linares y muchos más, llamados “Los coroneles de Mitre” dejaron el recuerdo
de su sanguinaria fama, de su impiedad y de llevar una guerra de tierra arrasada.
Sus acciones criminales casi siempre merecían hipócritamente la condena de sus jefes
que dejaban hacer cuando les convenía y que nunca llegaron a sancionar a ninguno de
estos criminales. El mismo Sarmiento años después elogiaría a Sandez y a pesar que lo
calificaba de asesino sanguinario lo siguió apañando. Haciendo de esta “guerra de
policía” un verdadero infierno pues no se respetó ni mujeres, niños y ancianos.

15 de marzo de 1873
En la fecha el gobierno decretaba que “debiendo precaver las desgracias posibles, en los
desplomes continuos de casas o tapias en estado ruinoso” se nombraba una comisión
compuesta de los arquitectos Antonio Faré y Miguel Falcón “para que procedan a
estudiar el estado de los edificios que amenazan desplomarse”. No hacía una década
(1863) Mendoza se había caído, en La Rioja eran frecuentes los temblores con el
agravante de no construirse en condiciones de soportar los mismos. Aparte de no ser
una ciudad en la que abundase la buena y calificada construcción,
en La Rioja lo poco y bueno que tenía desapareció casi totalmente con el terremoto del
´94. De allí la significación del decreto de marras. Pues si realmente hubiera estado bien
construida no tendríamos hoy en día solo dos obras de aquella época: el hoy Museo
Folklórico y el Templo de Santo Domingo.
En esta y parecidas circunstancias futuras la nación no contribuyó para nada para hacer
de la capital una ciudad mejor construida y más segura y eso que ya en esa época habían
comenzado a destinarse importantes fondos para otras obras como construcción de
escuelas, caminos, etc.

15 de marzo de 1864
Por ley número 98 queda nombrado gobernador propietario de la provincia por tres años
el comandante Julio Campos. Le tocó una época difícil, pero prohijó escuelas,
construcción de caminos y todos los adelantos posibles. Tuvo a su cargo realizar las
levas e integrar los contingentes para ir a pelear a la guerra del Paraguay, enfrentándose
al final de su gobierno a los alzamientos de Aurelio Salazar, Felipe Varela y otros en
distintas acciones bélicas. Tras su retiro del gobierno desempeñó una rica y nutrida foja
de servicios al país. Fue muerto al lado del monumento a Lavalle en las jornadas
revolucionarias de 1890. A Campos integrante de una familia de militares le cupo
realizar en La Rioja como interventor más que gobernador una labor enojosa como era
la de armar los contingentes que acollarados (privados de libertad pues marchaban
esposados y con cadenas) marcharían a los esteros paraguayos en la guerra fraticida
contra esa nación, en La Rioja hubo alzamientos en contra de esto al igual que en el
resto de las provincias argentinas. Lo más lamentable a comentar es que del importante
contingente (500 hombres) del batallón riojano que marchó a la guerra muy pocos
regresaron.

17 de marzo de 1813
                                                                                         36

Nace en La Rioja Patricio del Sacramento y muere el 30 de abril de 1889. Era hijo de
esclavo pero él ya recibe los beneficios de lo dispuesto por la Asamblea del Año XIII.
En la escuela de San Francisco enseñó las primeras letras, incluso latín “Es indudable –
afirma Manuel Gregorio Mercado– que don Patricio por más de 35 años es el puntal de
la educación primaria en la escuela de la Iglesia Mayor, del mismo modo que el padre
Laurencio Torres en el convento de Santo Domingo”. Todos los cronistas de ese tiempo
se refieren a la labor empeñosa y paciente de Patricio del Sacramento, al que todos
aman y respetan. Por ley de 1875 se le otorga una pensión de por vida. Y cuando muere
todos los gastos son pagados por el gobierno. También se dispuso erigir un monumento
a su memoria y a la del padre Laurencio Torres. Nunca se hizo. Hoy, una escuela
primaria lleva su nombre. Los esclavos en La Rioja o el elemento negro fue el núcleo
humano más importante. Un interesante documentado libro sobre este tema ha sido
escrito por el historiador riojano Víctor Hugo Robledo en su libro “La Rioja negra”.

18 de marzo de 1874
El gobierno riojano luego de varias semanas de movilización de Guardias Nacionales y
llevar a cabo acciones por toda la provincia considera pacificada la misma tras la
revolución del 29 de enero. Por eso en largo decreto, amnistía a los revolucionarios o “a
todos los individuos que directa o indirectamente hayan contribuido a la revolución”.
Se puntualiza que no gozarán de esta amnistía Ramón Rosa Bravo, Víctor Herrera y
Eliseo Moreno. A los 30 días en capital y 40 en los departamentos los que poseyeran
armas deberían presentarse en las respectivas comandancias a fin de entregar las
mismas. De no hacerlo así sería considerado rebelde, aprehendido y entregado a la
justicia ordinaria para ser juzgado con arreglo a la ley. En el resto del país las revueltas
fueron más importantes con batallas campales, muertos y demás. La guerra civil volvía
por sus fueros. Y es que el mitrismo no se resignaba a dejar el poder y ya finalizando la
presidencia de Nicolás Avellaneda inició esta acción revolucionaria que finalizaría con
la derrota de Bartolomé Mitre en la Batalla de La verde (provincia de Buenos Aires).

18 de marzo de 1868
El comandante de Arauco Jacobo de la Fuente, desde Anjullón, comunica al gobierno
de La Rioja que “el montonero Severo Chumbita, invade nuevamente el departamento,
al parecer con fuerzas de la provincia de Catamarca”. Comunica haber reunido a las
fuerzas departamentales y pide la remisión de 70 uniformes, “pues de lo contrario aún
se hace imposible la movilización de la misma por el despojo completo que han tenido
en la campaña”. No solamente desnudos habían quedado los montoneros, también los
guardias nacionales.
Severo Chumbita, el caudillo de Arauco sufriría persecuciones y vería en su larga lucha
asesinar a sus hermanos y parientes, pero seguiría siendo hasta su muerte un varelista
total y federal convencido. El libro “El montonero Severo Chumbita” de Víctor Hugo
Robledo cuenta la vida de este lugarteniente de Felipe Varela que dejaría larga
descendencia en la zona de Aimogasta.

19 de marzo de 1870
El gobernador de la Vega en su afán de seguir creando escuelas, decretaba la instalación
de “una escuela departamental para mujeres, en cada uno de los siguientes
departamentos, Vinchina, Guandacol, Chilecito, Famatina, San Blas de los Sauces y
Arauco”. En el mismo decreto nombraba preceptoras en cada una de estas escuelas con
el sueldo de 15 pesos mensuales. Además creaba 14 escuelas más para ambos sexos en
                                                                                       37

todos los departamentos, nombraba preceptores y un sueldo que variaba de acuerdo a su
ubicación y cantidad de alumnos.
Siendo los jueces de paz los encargados de velar por la efectiva instalación de la escuela
respectiva.
Una serie de disposiciones tendientes al cobro de sus sueldos completaba este decreto
que se sumaba a las demás leyes y decretos sancionados en este gobierno en pro de la
educación popular.
El doctor Benjamín de la Vega que tardíamente se hizo cargo del gobierno de la
provincia gestionó en el orden provincial la política de educación pública y gratuita que
desde la nación realizara el presidente Sarmiento. Por ello su gobierno en la historia de
la educación popular riojana es considerado el primero que se empeñara en llevar los
beneficios de la escuela a todos los rincones de la provincia. La Rioja por esos años era
casi en un noventa por ciento analfabeta total tal como lo señalan los registros
electorales de esos tiempos. A esta obsesiva preocupación le seguirían la creación del
Colegio Nacional y tiempo después escuelas normales de maestros. Labor exitosa pues
25 años después el panorama era exactamente el opuesto: 80% de alfabetizados. El
doctor de la Vega sería años después gobernador de Corrientes. Nació este personaje
como vemos para ser toda su vida gobernador.

19 de marzo de 1855
En ese día y en la capital provincial queda instalada la Convención Constituyente que
debía elaborar y sancionar la Constitución de La Rioja de acuerdo a lo dispuesto en el
orden nacional. Los diputados constituyentes eran 13 representando a los departamentos
provinciales y la asamblea Constituyente fue presidida por Nicolás Carrizo. En verdad
esa asamblea constituyente no fue para nada un dechado de laboriosidad pues lo único
que hizo fue aprobar a libro cerrado la copia fiel de la constitución mendocina que
tiempo antes había sido aprobada en aquella provincia y que fuera elaborada por Juan
Bautista Alberdi. Hacia fines de siglo otra reforma constitucional llevó 20 años a los
diputados constituyentes a no sancionar una reforma que terminó haciéndola el doctor
Joaquín V. González quien la escribiera en su totalidad poniendo por primera vez en el
ejecutivo a la figura del vicegobernador como vemos esto de las asambleas
constituyentes poco trabajadoras se dio en nuestro medio en varias oportunidades
siguiendo aquella primera asamblea.

La Asamblea Constituyente sanciona la Constitución de La Rioja. La misma constaba
de 68 artículos, divididos en capítulos.
Capitulo I. – Disposiciones generales. Adhería a artículos de la Constitución Nacional.
Capitulo II. – Poder Legislativo. Un representante por cada departamento y cada 4.000
vecinos.
Capitulo III. – Poder Judicial, presidido por una Cámara de Justicia de tres jueces y un
fiscal.
Capitulo IV. – Poder Ejecutivo, un gobernador por 3 años que podía ser reelecto con un
periodo intermedio.
Capitulo V. – Consejo y secretaría de gobierno.
En verdad este texto no pudo ser aplicado de manera inmediata sino en partes pues era
muy notoria y especialmente en el ámbito de la jurisprudencia la falta de profesionales
capacitados.
Salvador de la Colina en su libro “Crónicas riojanas y catamarqueñas”, mostrando las
dificultades de dictaminar justicia contaba de un juez que a la hora de establecer las
penas pertinentes sacaba de una bolsa un papelito donde estaba escrita la pena a
                                                                                       38

imponer. Absurdo y gracioso antecedente de una justicia que tenía al azar como su
mejor y más idónea herramienta.

24 de marzo de 1867
Desde su cuartel general en La Rioja, Antonino Taboada en nota al gobernador interino
San Román toma conocimiento de la situación política vivida en la provincia en los
últimos tiempos, pero graficando la grave crisis en la que se encontraba, con Varela
muy próximo, dice: “mi deber, por ahora, consiste en restablecer el orden en la
provincia de La Rioja, dominada todavía por la rebelión, sin que hasta este momento
podamos disponer de su territorio, sino en el limitado espacio que ocupa el campamento
de nuestros soldados, absteniéndome por esto de distraer mi atención, de la delicada
misión que me hallo desempeñando, con las discusiones de extraño género a que usted
me provoca”. ¡Aún en momentos graves siempre hubo gente dedicada a pensar zonceras
o pormenores legales! Para Taboada el único problema ¡y qué problema! Era Felipe
Varela…
Pero el problema, que lo era, ya en realidad Taboada lo tenia resuelto pues un traidor del
que tiempo después hablará Varela pero sin dar el nombre era uno de los principales
jefes del revolucionario: Carlos Ángel lugarteniente de Varela recibiría una serie de
beneficios posteriormente a la batalla de Pozo de Vargas por su traición. ¿En qué
consistió esta traición que dio por tierra con las esperanzas federales? Que la orden que
le había dado Varela a Ángel de tener con agua a depósitos en las Mesillas no fue
acatada y cuando las fuerzas montoneras exhaustas y sedientas llegaron a reponer
fuerzas horas antes de Pozo de Vargas nada ni una gota de agua encontraban. Y está la
sed que el intenso calor contribuyó de manera notoria al triunfo de Taboada. A lo largo
de nuestra historia han sido muchos y de la mas variada índole los actos de traición que
modificaron el curso de la misma. Este, en particular porque marcó el final de una línea
de pensamiento que fue en Pozo de Vargas totalmente derrotado.

24 de marzo de 1890
Nace en La Plata Enrique Florencio Clara. Fallece en La Rioja el 26 de diciembre de
1955. Maestro y profesor en letras y ciencias. Dictará cátedra en Escobar y luego
fundará la Escuela Normal Mixta de Mendoza. Solicita su traslado a La Rioja en 1928,
incorporándose al plantel de profesores de la Escuela Pedro I. de Castro Barros, en la
que dictó numerosas cátedras, fue regente y propuso (1932) al gobernador Vallejo la
apertura de una nueva salida laboral para los jóvenes: de su iniciativa surgió la Escuela
de Comercio que hoy lleva su nombre. Incansable cultor de las cuestiones de la cultura
presidió instituciones como la Biblioteca Mariano Moreno, fue vocal y vicepresidente
del Consejo de Educación y publicó numerosos ensayos sobre temas de su especialidad,
como así también cultivó el periodismo en diarios de Buenos Aires, de Mendoza y La
Rioja. Espíritu inquieto, amplio de miras, fue auténtico y tenaz educador.

24 de marzo de 1591
Según Efraín de la Fuente, esta sería la fecha probable de la salida de la expedición
fundadora de La Rioja de Santiago del Estero. “Después de oír misa ritual, implorando
la protección de Dios en medio de la expectativa y adioses a los pobladores
santiagueños, entre nubes de tierra, voces de mando, ladridos de perros, balidos,
mugidos, relinchos y crujir de carromatos salieron los jefes”. Según Luis de Hoyos la
expedición estaba formada de “setenta hombres y setecientos cincuenta caballos de
guerra y carga y catorce carretas y ciento veinte bueyes y mucho ganado de cabras y
                                                                                      39

ovejas y carneros y otros pertrechos de guerra y vituallas”. El gobernador “atrajo para
su persona y servicio ochenta y cuatro caballos y bastimento”.
La obra del profesor Efraín de la Fuente escribiendo la fundación en los primeros años
de la colonización riojana es quizá la mejor y más elaborada de las que se han escrito
sobre este tema, pues muestra que La Rioja fue fundada no por azar sino siguiendo
escrupulosamente un plan que buscaba dejar de lado extensas regiones sin colonizar
fundamentalmente entre las poblaciones ya fundadas de Cuyo y Tucumán. El enorme
“Hinterland” que traducido seria algo así como tierra intermedia era ya conocido
suficientemente por el continuo ir y venir de frailes y predicadores por lo que Ramírez
de Velasco no llegó a una tierra desconocida y la fundación en términos generales se
llevó a cabo en un lugar estratégico y adecuado siguiendo escrupulosamente las
disposiciones de las Leyes de India que establecía la existencia de agua, de un terreno
con desnivel, indígenas, etc. todo eso se cumplió el 20 de mayo de ese año. Por otra
parte la expedición llegó a estas tierras perfectamente equipada y municionada. Algo
que no ocurrió con otras similares. Incluso se benefició de la laboriosidad y espíritu
pacifico de los indios Yacampis.

31 de marzo de 1895
Nace en Sanagasta Rafael Torres. Especializado en agronomía, en Córdoba fue profesor
de materias afines en el colegio Nacional y en el profesorado. Llevó a cabo una larga y
dedicada acción en una serie interminable de obras de bien público e integró numerosas
asociaciones religiosas, culturales, deportivas. Fue promotor de variedades de nuevos
cultivos y especies vegetales y dedicó muchas horas a su bodega de Sanagasta, en donde
fue intendente. Pero donde Rafael Torres brilló y dejó huella imborrable fue en la
Intendencia de la Capital que presidió durante el gobierno de Héctor de la Fuente (1939-
43). El mercado Progreso, el Mercado Ramírez de Velasco, el Parque Yacampis, la
forestación de la ciudad, la usina y miles de obras más marcaron los hitos de la mejor y
más fructífera intendencia de toda su historia. Murió en 1971.
Rafael Torres fue realmente un inteligente y laborioso intendente con muchas ideas
adecuadas para una ciudad que necesitaba de casi todo y su obra en término de
financiación no se debió a recursos ingentes el tesoro nacional sino a un plan meticuloso
que establecía la devolución de los préstamos acordados mediante el alquiler de locales
y otros beneficios. Cuando se inauguró el Parque Yacampis más o menos como está en
la actualidad invitó a los intendentes de la Capital Federal, Córdoba y otras ciudades
convirtiéndose en principal parque de la ciudad hasta nuestros días en un motivo de
solaz y esparcimiento. Pocos funcionarios lograron tanto con tan poco y con tanta
probidad y honestidad. La capital riojana con Torres salía de ser la humilde población
que había sido hasta entonces para intentar convertirse en una ciudad moderna.


                                      ABRIL
1 de abril de 1871
De acuerdo a lo dispuesto por la Nación el gobierno provincial nombró una comisión
central integrada por Alberto Deslandres y el padre Fray Laurencio Torres para
promover en el departamento capital una suscripción voluntaria con el objeto de fundar
en él una biblioteca popular. Designó, además, encargados en los once departamentos
restantes de levantar suscripciones con el propósito de fundar bibliotecas populares en
todos los departamentos.
                                                                                       40

Se reunían los fondos obtenidos, se centraba todo en la comisión central y se enviaba el
dinero a Buenos Aires donde se adquirían los libros para ser enviados a los distintos
departamentos. La idea muy buena. El éxito final muy malo. Recordemos que 20 años
después el propio Joaquín V. González reconocería el fracaso personal cuando fundó la
Biblioteca Mariano Moreno.
Poniendo él sus propios libros en la Biblioteca pensando quizá que el ejemplo cuajaría.
Pero la inquietud estaba planteada y así tiempo después se hizo realidad el sueño de
González y a partir de entonces la Biblioteca Mariano Moreno ha sido sin duda uno de
los principales centros de cultura de La Rioja donde hablaron intelectuales de todo el
país y de La Rioja. Hoy es obligado punto de referencia cuando de cultura y de libros se
habla.

02 de abril de 1804
Nace en “La Chila” paraje próximo a Tama, Ana Victoria Romero. Falleció a los 85
años, el 21 de noviembre de 1889. “Doña Vito”, “La Chacha”, como cariñosamente el
pueblo la llamó, casó el 10 de julio de 1822 con Ángel Vicente Peñaloza. Tuvieron una
hija: Anita y el matrimonio unido en las buenas y en las malas duró 41 años, hasta el
aciago 12 de noviembre de 1863 cuando fue ultimado a lanzazos por Irrazabal. Mujer de
carácter, valiente, acompañó a Peñaloza en su exilio, en sus numerosas campañas
militares como un soldado más. Incluso recibió un sablazo en la frente en la batalla de
El Tala en el que peligraba la vida de su esposo. Al valor legendario de Doña Vito le
han ofrecido sus cantos, poetas, folkloristas y el anónimo juglar popular. Tras la muerte
de Peñaloza sufrió persecuciones y vejámenes, que no lograron doblegar su temple ni su
voluntad. Es un noble ejemplo de amor y entrega a la causa del federalismo argentino.
Su vida ha sido recientemente (2011) contada por los historiadores Roberto Rojo y
Víctor Hugo Robledo, sin duda un merecido homenaje a esta mujer de tanto valor y
nobleza pero bastante tardío.

02 de abril de 2000
Fallece en La Rioja el doctor Carlos María Cortés Álvarez. Estudiante del Colegio
Nacional Joaquín V. González y miembro de una vieja familia riojana Cortés Álvarez
que estudia en la Universidad de Córdoba la carrera de Bioquimico instala ya recibido
en 1947 el primer laboratorio de análisis clínico de la provincia junto con sus socio José
Luis Viñes Eroles. Este laboratorio el más antiguo de la provincia cumplió una labor
que antes realizaban algunos químicos contribuyendo a mejorar sustancialmente la salud
pública. Cortés Álvarez tuvo el carnet profesional número 1 de la provincia cumpliendo
además tareas en Salud Pública durante varios años. Sin duda un pionero cuya memoria
y labor corresponde rescatar.

03 de abril de 1812
Jura como representante de La Rioja ante la Asamblea del Año XII Mauricio de Luna
que había sido elegido por sufragio popular en la Rioja como delegado a dicha
asamblea. Razones de celo y de fuero institucional determinaron por parte del gobierno
que conformaban Rivadavia, Sarratea, Chiclana y Herrera que dicha asamblea fuera
condenada a la disolución inmediata, dando por anuladas todas sus actuaciones.
Acontecimientos posteriores, permitieron convocar a otra Asamblea que se haría famosa
por varias iniciativas en ella presentadas: la asamblea del XIII. La Rioja decidió que
fuera Buenos Aires quien eligiera por ella su representación y así fue como representó a
la provincia José Francisco de Ugarteche, personalidad de descollante actuación como
político, periodista y demás. Ricardo Mercado Luna en su libro “Legitimidad y mito”
                                                                                         41

estudia esta cuestión a lo largo de la historia y las muchas veces que La Rioja fue
representada ilegítimamente. En la asamblea del año XIII se estableció la manumisión
de los esclavos algo que recién se concretaría realmente con la constitución de 1853 y
no se aceptó a los delegados artiguistas de la Banda Oriental que llevaba como primer
tema a discutir “La independencia total de España”. Algo que los conservadores de la
época impidieron hasta que años después en Tucumán se concretará.

06 de abril de 1558
Francisco de Aguirre en carta al Rey se adjudica el honor de haber descubierto la tierra
de los Diaguitas. “Descubrí y conquisté tras la cordillera nevada las provincias de los
juries y diaguitas que eran ignotos de vista a todo el mundo”. Nueve años más tarde, el
20 de julio de 1567 insiste desde la ciudad de la Plata (Alto Perú) en haber descubierto
para la Corona tierras tan remotas y extrañas como son las de los juries y diaguitas y
Tucumán”. De acuerdo a lo estudiado por Efraín de la Fuente no está plenamente
probado que haya sido Aguirre quien reconoció primero que todos el territorio de los
diaguitas. Y sí el grupo de españoles comandados por García de Almadén el primer
contingente de castellanos que incursionó por nuestra provincia. Francisco de Aguirre
ha sido considerado el más inteligente y destacado conquistador de aquellas épocas
llevando a cabo múltiples fundaciones y reconocimiento territorial.

07 de abril de 1873
Por ley número 235 se concedía a Jorge Crauffurd el privilegio de exclusiva por 15 años
para establecer alambres carriles en el mineral de Famatina en los términos –se decía–
en que lo solicita.
Este es quizás el más lejano antecedente a tener en cuenta para una historia del alambre
carril de Chilecito a La Mejicana. Seguramente el empresario Crauffurd no llegó a
concretar su ambicioso proyecto, pues hasta los tiempos en los que se construyó el
alambre carril (1905) el descenso del mineral se hacía a lomo de mula. Lo que fue causa
de un enorme movimiento comercial que la construcción del alambre carril de 37
kilómetros puso punto final.

09 de abril de 1592
Solucionados los problemas que se le presentaron en su segunda venida a La Rioja, Juan
Ramírez de Velasco parte ese día con destino a las minas del Famatina, llevando
consigo 50 hombres, muchos indios amigos y 230 caballos dejando en la ciudad 30
habitantes. El viaje fue hacia el sur unas veinte leguas, hasta llegar a Patquia actual y de
allí por el valle Antinaco-Los Colorados. “Conquistando muchos indios que no estaban
descubiertos hasta llegar al cerro de Famatina”. El viaje había insumido diez días de
marcha a un promedio, anota minucioso Efraín de La Fuente, de cuatro leguas de
marcha por día. Si bien no tenían mapas precisos sobre la zona en la que entraban, es
indudable que conocían bastante lo que encontrarían por referencias, por algunos
objetos de plata que habían conocido y demás testimonios orales de nativos.
Las expectativas de los colonizadores fueron tan grandes como para creer que la riqueza
del Famatina era similar a la del Potosí. Ni en tiempos de la colonia ni de la república
esas expectativas se concretarían realmente pues la extracción del mineral era muy
costosa y sacrificada y aunque hacia 1870 la extracción de plata llegó a unos 50.000
kilos, nunca fue tan generosa para cubrir esto o para cumplir con este sueño y
desmintiendo de esta manera aquel viejo dicho que decía que “La Rioja era una
cenicienta sentada en silla de oro”. Quedó el dicho y la realidad, siguió siendo
cenicienta pero la silla de oro nunca existió.
                                                                                      42

10 de abril de 1867
El 10 de abril de 1867 se produce a las afueras de la ciudad de La Rioja el encuentro
entre las fuerzas de Felipe Varela y las santiagueñas y de otros grupos provincianos de
Antonino Taboada. Días antes en la batalla de San Ignacio había sido derrotado el jefe
de la otra columna montonera Juan Saa por las fuerzas nacionales del coronel
Arredondo. La batalla del Pozo de Vargas marca un hito en las luchas civiles y
podríamos decir la derrota final del federalismo argentino, meses antes se produjo en
Mendoza la llamada revolución de los “colorados” que levantó banderas americanistas y
en contra de la prosecución de la guerra del Paraguay. Varela viene hacia la zona norte
del país con una importante fuerza militar muy mal armada y enfrentara a las de
Taboada que respondían al gobierno nacional, provistas estas de armas de última
generación como los Remington fusiles utilizados en la guerra del Paraguay y otro
armamento que hacía realmente imposible que ganaran o que triunfaran las fuerzas
montoneras. Hubo actos de singular valor por ambas partes y por momentos los
federales creyeron obtener una victoria. De la importancia de esta batalla da cuenta el
número de combatientes por ambos bandos, estimándose que en total se enfrentaron
más de 8000 combatientes. Pero además en la superioridad en armamento de las fuerzas
nacionales Varela fue traicionado (tal como lo expresaría él en documento posterior sin
mencionar el nombre del traidor) por uno de sus principales lugartenientes: Carlos
Ángel al que Varela había ordenado tener con agua unas represas próximas a La Rioja
cosa que no hizo, recibiendo posteriormente dinero y muchos otros beneficios. La
derrota fue continuada por una serie interminable de fusilamientos y actos de extrema
crueldad mostrando hacia el final de las guerras civiles la forma inhumana con la que
eran tratados los prisioneros. Varela a posteriori de estos hechos que marcó la principal
revuelta en el interior del país por esos años pasaría el invierno en Antofagasta de la
Sierra, por aquel entonces pequeña localidad boliviana y luego tomaría con unos mil
hombres (10 de octubre) la ciudad de Salta de la que tuvo que salir a las pocas horas
perseguido por las fuerzas nacionales huyendo hacia Bolivia y el exilio.

13 de abril de 1737
Nace en La Rioja, Joaquín Caamaño y Bazán, jesuita considerado uno de los sacerdotes
más sabio de Argentina y América. Sus especialidades fueron la cartografía, la
lingüística y la historia. Caamaño y Bazán, políglota, hablaba latín, griego, francés,
italiano, quichua, chiquita y guaraní. Tras la expulsión de los jesuitas de América,
Caamaño y Bazán realiza en Italia estudios de geografía e historia, lingüística y
cartografía, apareciendo mapas de su autoría en 1780 y 1789 y numerosos compendios
lingüísticos, enviando comunicaciones de sus trabajos científicos a los más prestigiosos
centros intelectuales de Europa. El licenciado Ramón Díaz ha estudiado en profundidad
su vida y obra, publicando trabajos monográficos sobre este riojano universal que
falleció en Valencia en septiembre de 1820 y que fue sin duda uno de los primeros
científicos de importancia no solo de La Rioja sino de América. Recientemente (2011)
el ingeniero Ernesto Palacios publicó en su libro “Estampas de La Rioja colonial” un
capítulo dedicado a este científico que completa lo dado a conocer hace algunos años
por el licenciado Ramón Díaz.

15 de abril de 1871
Habiendo sido requerido por la comisión filantrópica del Rosario para suministrar
recursos con el propósito de socorrer a nuestros desgraciados hermanos de Buenos
Aires, y deseando hacer participe de tan humanitario y laudable propósito al pueblo de
la provincia, que tan señaladas muestras de estimación y caridad tiene recibidas del
                                                                                     43

pueblo de Buenos Aires”, rezaba un decreto nombrando comisiones colectoras de
fondos para ayudar a los porteños. Se constituyeron comisiones en todos los
departamentos y ¡a trabajar! ¿El origen de esto? el cólera, que causó más de 30.000
muertos en Buenos Aires y la huida del propio gobierno nacional al interior. Todo como
secuela de la Guerra del Paraguay. El cólera se extendería también a la mayor cantidad
de ciudades. Fundamentalmente esta pandemia se originó por la falta de condiciones
higiénicas de las tropas argentinas que regresaron de la larga guerra del Paraguay
portando el germen de la enfermedad, pero además gran parte de ese desastre
demográfico se debió a la carencia casi absoluta de obras sanitarias (cloacas, agua
potable, etc). que sería la principal razón para que pocos años después se tomara muy en
serio este tema en Buenos Aires y la mayor parte de las capitales argentinas fueran
provistas de estos elementos. La enfermedad proseguiría durante bastante tiempo pero
sin los altos índices de mortalidad que se alcanzaron en este año.

21 de abril de 1592
En ese día y el siguiente Ramírez de Velasco salió en persona con 20 soldados en busca
de un socavón del que tenía noticia abierto en un cerro. En ambos casos –comenta
Efraín de la Fuente– los resultados fueron halagadores; el primer día regresaron al
alojamiento trayendo “ciertas piedras de metal” y el segundo “se trajo un caballo
cargado de metal sacado del cerro Famatina para hacer los experimentos químicos sobre
ello”.
Las referencias al Potosí muestran que Ramírez de Velasco y sus compañeros estaban
seguros encontrarse ante un yacimiento tanto o más importante que aquel, algo que el
tiempo y muchas frustraciones mostrarían que no era así. Pero en esos días el oro, la
plata, el azogue, hacían relumbrar los ojos codiciosos de los españoles…

23 de abril de 1592
En ese día Ramírez de Velasco decidió emprender el regreso del Famatina a La Rioja,
pero antes pensó que no estaría mal llevar a cabo un reconocimiento de la zona de
Vinchina. Marchó hacia allí pero bien pronto entendió era peligroso. Por lo que decidió
dejar ese reconocimiento para más adelante. Así, emprendió el regreso a La Rioja a la
que retornó en una marcha de 7 días, lo que hablaba de su premura por comprobar la
riqueza de los yacimientos reconocidos. Al llegar envió inmediatamente hacia la zona
de Vinchina un capitán con 40 hombres.
Si bien los nativos habían dado aparentes muestras de amistad y respeto Ramírez de
Velasco entendió que no podía confiarse en demasía. Las relaciones como vemos no
eran ni muy cordiales ni enemistosas, se mantenían más bien entre la duda, la suspicacia
y el temor por ambas partes. Tiempo después las hostilidades se romperían y se vivirían
momentos realmente dramáticos en la ciudad recién fundada. Aunque la tradicional
referencia a un peligroso alzamiento indígena de 30.000 indios y 40 caciques en
investigaciones recientes se ha establecido que no pasó sino de ser una referencia
fabulosa y sin real asidero. Y es que muchos de los hechos ocurridos en La Rioja y en la
mayor parte de las fundaciones realizadas en la Córdoba del Tucumán estuvieron
siempre plagadas de referencia fabulosas de mitos inexistentes y de un clima de misterio
e incógnita que el tiempo fue desmintiendo.

27 de abril de 1871
La Nación decidió reducir en 15.000 pesos fuertes la subvención a La Rioja. Ante
tamaña catástrofe financiera, motivada por la grave crisis que padecía el país, el
gobierno provincial “debiendo precaver en cuanto sea posible la bancarrota a que tal
                                                                                        44

reducción conduciría a la administración pública, no menos que tratar de conservar
siquiera las bases fundamentales de la Administración”, resuelve suprimir una larga lista
de rubros presupuestarios, desde un cargo de portero, un capellán y muchos, muchos
(para entonces) empleados públicos, además de dejar sin concretar algunas obras
públicas.
No es nuevo esto de echar gente por razones de crisis nacional. Hace 140 años, sin decir
¡agua va! el gobierno provincial dejó en la calle a muchos modestos servidores. El hilo
se corta por lo más fino… en realidad hasta fechas más bien recientes el empleado
público no tenía estabilidad alguna en su cargo pues la totalidad de la administración
siempre era “botín de guerra” a la hora del cambio gubernamental o de otras cuestiones
tal como da cuenta esta efemérides. La quita en la subvención nacional se debió sin
duda a la epidemia que asoló la Capital Federal. Aunque ello ocurriría muchas otras
veces llegándose al extremo de que el propio gobernador se disminuyera su sueldo en la
mitad y en tiempos más difíciles aún (revolución del 90, terremoto de 1894, etc. etc.) los
altos funcionarios llegaran a disponer la nula percepción de sus haberes en aras del bien
común. Dudamos que esto ocurra en estos tiempos modernos y se le ocurrirán actitudes
como la de nuestros antepasados de alto valor cívico y desprendimiento.

28 de abril de 1854
En esa fecha y originado en Paraná el vicepresidente de la Confederación Salvador del
Carril, disponía que “todo ciudadano de la Confederación Argentina desde la edad de
diecisiete años hasta la de sesenta años, está obligado a ser miembro de algunos de los
cuerpos de Guardia Nacional que las provincias confederadas deben crear a la brevedad
posible”.
Hasta principios del siglo XX la Guardia Nacional tuvo activa participación en la vida
institucional de nuestra provincia.
La disposición del ejecutivo nacional se originó en la separación el 11 de septiembre del
52 de Buenos Aires del resto de los mal llamados “Trece ranchos” lo que obligó al
ejecutivo nacional en Paraná a organizar fuerzas armadas sin poner un solo peso
recayendo en cada provincia llevarla a cabo, tal era la miseria y los escasos recursos de
que disponía el gobierno presidido por Urquiza.

29 de abril de 1832
Nace en La Rioja José Benjamín de la Vega. Fallece el 13 de enero de 1891.
Jurisconsulto. Ejerce en Córdoba donde se había recibido de abogado y en 1868 es
elegido gobernador de La Rioja cargo que ejerce hasta 1871. Su gobierno se caracterizó
por el empeño en educar al soberano. Instala escuelas primarias y mixtas en todos los
centros poblados de la provincia. Reglamenta su funcionamiento, nombra mujeres para
preceptoras, constituye comisiones para construir San Nicolás de Bari (vieja), para
alentar la salud pública y demás.
Otorga becas a jóvenes para estudiar fuera de la provincia, abre el camino a San Juan,
establece el servicio de correos y un sinfín de iniciativas progresistas. El censo nacional
(de 1869) da la cantidad de 48.746 habitantes. Fue un honrado gobierno pleno de
realizaciones. Iría luego a Corrientes donde fue senador, fiscal y demás.

30 de abril de 1858
Queda establecida la escuela de primeras letras del departamento de Arauco, “debiendo
mandar los padres de familia a sus hijos a recibir la educación gratuita”.
                                                                                      45

El primer maestro de la escuela primaria de la Villa de la Concepción de Arauco fue
don Agenor Pacheco. El establecimiento llevaría el nombre de “Escuela Pública del
Estado”.
Poco a poco y como con timidez la educación primaria gratuita se extendía por todos los
departamentos, pero sería recién en tiempos del gobierno de Sarmiento que en la misma
se convertiría en una verdadera política de estado es decir algo fundamental para todo el
país. La obsesión de Sarmiento era que la causa fundamental de por qué La Rioja se
había convertido en el principal foco de resistencia a los proyectos porteños y mitristas
eran la falta de caminos y comunicaciones y la falta de educación. En parte tenía razón
pero en mucho se equivocaba pues nunca entendió que las fuerzas federales no luchaban
por razones simples sino que luchaban por una nación más equilibrada y justa donde los
pobres y los marginados por ser tales merecieran el calificativo de “chusma”,
“bárbaros” y “bandoleros”.


                                      MAYO
01 de mayo de 1854
El comisionado en el Departamento de Hacienda de la Confederación Argentina
nombraba teniendo en cuenta su probidad e idoneidad Administrador de Correos de La
Rioja al vecino José María Jaramillo, ciudadano chileno que desempeñara en la
provincia una larga y meritoria labor. En ese entonces y ejemplo de ello hay en
numerosas oportunidades muchos fueron los foráneos que ocuparían cargos no
solamente en oficinas públicas sino también en cargos electivos. Una muestra
importante de que lo que decía el Preámbulo de la Constitución Nacional “para todos
los hombres de buena voluntad que quieran habitar el suelo argentino” eso fue en La
Rioja una amable costumbre.

01 de mayo de 1592
Queda fuera de dudas que ese día “se hizo experiencia de las piedras de metal que se
trajo de Famatina”; ante la mirada codiciosa de los pobladores –dice Efraín de la
Fuente–, un soldado llamado Bartolomé Navarro se dio a dicha tarea” y habiéndose
utilizado mercurio (tres libras y medias de metal) se vino a sacar lavado una onza de
plata escasa en pella”. El mismo día, tal era su alegría, Ramírez de Velasco escribe al
rey y le cuenta el feliz resultado de la expedición en la que no perdió ningún hombre ni
se mató a nativo alguno, quedando todos en paz. Y agrega: “procuré dar algunas catas
(excavaciones) en el cerro de Famatina y hallo grandísimo nuestra riqueza y metal más
rico que el de Potosí porque hecha la experiencia de una libra de metal se ha sacado un
real de plata”. Los españoles, creían haber tocado el cielo con las manos… la verdad es
que el tiempo desmentiría la alegría del fundador pues nunca del Famatina se logró una
gran explotación, primero por la dificultad de trabajar los socavones, trabajo realmente
de esclavos y además por diversas causas esta explotación nunca llegó a ser de
importancia. El falso dicho que “La Rioja era una Cenicienta sentada en silla de oro” no
pasó de ser eso, un dicho. Cuando vemos que hasta hoy el Potosí sigue siendo explotado
con altos rindes pasados ya 500 años y que se considera que recién se ha explotado un
30% de la riqueza que contiene el llamado Cerro Rico podemos darnos cuenta que el
victorioso comunicado al rey por parte de Ramírez de Velasco fue sin duda un
espejismo.
                                                                                     46

01 de mayo de 1860
El ministro de Gobierno Pastor del Moral dirige una nota al cura rector don Juan
Brizuela, expresándole “a merito de la resistencia que ha hecho Vuestra Señoría de
poner a disposición de la comisión el capital perteneciente a nuestro padre San Nicolás,
de las erogaciones que los fieles hacen” y no pudiendo el cura Brizuela “constituirse en
tenedor, colectador y administrador de dichos intereses, y mucho menos ponerlos en
giro sin conocimiento del gobierno”, el ministro conmina a poner dichos fondos
pertenecientes al Santo Patrono San Nicolás a disposición de la Comisión respectiva.
Por las características que asumió bien puede hablarse que el primer esbozo de banco en
La Rioja se hizo con los fondos de San Nicolás. Algo así como un proto-banco o esbozo
de banco. La reconvención o llamado del gobierno a poner orden en el patrimonio del
Santo Patrono era consecuencia de que las razones que se utilizaron para realizar este
curioso negocio habían terminado convirtiéndose en una verdadera estafa, siendo pocos
los que realmente usufructuaban pero que el paciente Patrono dejaba hacer.
Hubo luego varios bancos en La Rioja e incluso hacia fines de siglo XIX la primera
sucursal del Banco de la Nación Argentina se instalaría en Chilecito por considerar esta
plaza minera de mucho interés. Recién en 1929 se fundaría el todavía existente Banco
de La Rioja.

01 de mayo de 1874
Por ley número 253 se establece: “Queda ingresado al fondo de Escuela Públicas de la
Provincia, la suma de 17.697,46 centavos oro, de 17 en onza (así dice), correspondiente
al legado hecho a la provincia para este objeto, por el finado don Francisco Telechea”.
Se disponía, además, que una escuela llevaría el nombre de Telechea, destinándose para
dicha construcción 15.000 pesos bolivianos del legado. Tras casi 60 años de dispuesto
este legado, La Rioja se hacía con el dinero, utilizado por la Nación en la guerra y en
mil otras cosas. Don Francisco Telechea residió en La Rioja luego de mayo de 1810 por
orden del gobierno patriota, pues era contrario a la revolución de mayo.
Agradecido por las atenciones que aquí recibió resolvió legar una suma importante de
su fortuna para una escuela en La Rioja. Carlos Camilo Alem escribió una hermosa
biografía sobre Telechea en la que cuenta que este español afincado en Buenos Aires y
que viviera exiliado en La Rioja con otros compañeros por orden de la junta de mayo un
año solamente al regresar a Buenos Aires y seguir conspirando fue tomado nuevamente
por los revolucionarios y por orden de Juan Martín de Pueyrredón mandado a ejecutar.
Como caso curioso una hija de Telechea casó tiempo después con Pueyrredon y de ese
matrimonio nacería Pridiliano Pueyrredón Telechea considerado el más importante
pintor argentino del siglo XIX. “El corazón tiene razones que muchas veces no pueden
explicarse”.

04 de mayo de 1771
Nace en La Rioja Francisco Antonio Ortiz de Ocampo, que llegaría a ser “el primer
general de la Nación”. De familia acaudalada él mismo armó de su peculio el
Regimiento de Arribeños de Buenos Aires que lucharía en las invasiones inglesas. La
revolución de mayo lo encontró ocupando importantes papeles. Fue nombrado jefe de la
Expedición Auxiliadora al Alto Perú y cuando Liniers y el grupo de peninsulares
opuestos a la Revolución, fueron aprehendidos en Córdoba, se negó a fusilarlos.
Espíritu cristiano, templado, generoso y de bondad extrema. Ocupó dos veces la
gobernación de Córdoba y gozó de la máxima confianza de San Martín que supo
delegar en él la gobernación mendocina. Su ejemplo de entrega total a la causa de mayo
lo convierte en ejemplo y paradigma de honestidad, compromiso y patriotismo. Murió
                                                                                          47

en Anguinan el 12 de septiembre de 1840. Cuando se opone al fusilamiento de los
contra revolucionarios cordobeses ponía algo de humanidad en una época en la que por
ordenes de la junta gubernativa porteña a los prisioneros que se opusieran a la
revolución se los debía ejecutar sin mayores explicaciones, algo que haría y con singular
saña el enviado de la Junta Castelli. Llevando la revolución al norte a sangre y fuego.

03 de mayo de 1865
El ministro de la Guerra general Gelly y Obes comunica al gobierno riojano que
“cuando la república se hallaba en medio de plena paz y con violación de la fe de las
naciones, el Gobierno del Paraguay nos declara la guerra de hecho, apresando
traidoramente en nuestro territorio, dos vapores de la escuadra argentina y haciendo
fuego sobre nuestras poblaciones indefensas”. Y al acompañar los decretos
correspondientes a la situación bélica creada, recomendaba: “para que se sirva dar sus
órdenes a efecto de que esté la Guardia Nacional pronta para ser movilizada en el
momento que se ordene”.
La guerra del Paraguay tuvo en La Rioja encontrada respuesta.
El pueblo nunca quiso esta guerra y los amotinamientos de los contingentes riojanos fue
una constante.
Esta guerra puede considerarse la más infame llevada a cabo por un país. La mala
diplomacia de Mitre lo llevó a firmar con el Imperio de Brasil y Uruguay un tratado
secreto en el que se establecía que hasta la desaparición de Solano López la misma
proseguiría. Más de 100.000 argentinos murieron en aquella larga guerra de la que
solamente sacó partido Brasil pues logró lo que quería: quedarse con buena parte del
territorio paraguayo y lograr el acceso y restricto al interior de Brasil para la explotación
de sus recursos. La mala política argentina contribuyendo a la ejecución de un
verdadero genocidio ningún provecho tuvo y en los esteros paraguayos moriría gran
parte de su juventud. Esa toma de conciencia por parte de los pueblos del interior que
siempre consideraron a Paraguay un pueblo amigo y fraterno llevó a innumeros
levantamientos de los contingentes que eran llevados, atados a esa guerra y al mismo
Urquiza en dos oportunidades los contingentes que había convocado desertaron.
Pocos serian los soldados riojanos que regresaron a su tierra aniquilados hacia fines de
la guerra en un encuentro con los paraguayos.

03 de mayo de 1865
El gobierno riojano acusa recibo de los decretos nacionales a la Guerra del Paraguay,
“declarando a toda la República en estado de sitio por requerirlo así la guerra injusta a
que ha provocado a la Nación el Gobierno del Paraguay y a que el gobierno tiene que
contestar para vindicar su honor y proveer a su seguridad y defensa”.
Mucho tiempo después se conocería que esto no fue tan así y que Argentina entró a
formar parte de un cínico plan imperialista de dominación. Que poco o ningún provecho
sacó de esta guerra injusta, criticada y escarnecida por el mismo Alberdi, que escribiría
desde Paris uno de sus más dramáticos libros “El crimen de la guerra” denunciando este
verdadero atropello. Y resistida por los pueblos del interior. La revolución de “Los
Colorados” y la campaña de Felipe Varela se inscriben en esta noble resistencia.

03 de mayo de 1867
El general en jefe del ejército del norte, Antonino Taboada acusa recibo de la
designación de Cesáreo Dávila el día 2 como gobernador provisorio de La Rioja, luego
de Pozo de Vargas y escribe: “Me complazco altamente de que el pueblo riojano,
levantándose de su postración, haya entrado a su regeneración política principiando por
                                                                                         48

hacer practica su libertad a la altura de los pueblos soberanos”. Se felicita de la elección
hecha por el pueblo de Cesáreo Dávila y dirá finalmente que tanto él como sus
compañeros “no esquivarán derramar su sangre toda vez que la demande la libertad del
pueblo riojano”. Pero de estos personajes la historia ya ni se ocupa, pero sí de Felipe
Varela. Taboada y sus compañeros ya podrían marcharse: llevándose eso sí de La Rioja
todo lo que podían llevarse, como tan bien lo supo contar Félix Luna. Que entre las
anécdotas de esta retirada contaba que tal fue la cantidad de bienes (ollas, pailas y
muchos otros objetos) que el ruido que producía el ejército santiagueño se escuchaba
desde muy lejos. Por otra parte a las altisonantes y solemnes palabras de Taboada no
lograban esconder la realidad de los hechos pues quedaba a cargo del gobierno riojano
un simple títere que debía seguir a pie puntillas lo que disponía la nación.

05 de mayo de 1871
Se constituye una comisión encargada de la administración e inversión de los fondos
destinados a las obras del templo y escuelas de San Nicolás. Al frente de la misma el
padre Laurencio Torres. Se llevaría una buena y meticulosa administración de los
fondos con libros y documentación. La comisión abriría sucursales en el interior con
objeto de recaudar mayores fondos para ambas obras. Y le estaba prohibido retener
innecesariamente en su poder los fondos de cuya administración se le encargaba
debiendo colocarlos en un banco acreditado hasta la utilización de los mismos. Todos
los contratos serian supervisados por el gobierno. El templo se fue construyendo (en
donde está hoy la Escuela Pío XII) y aún sin terminar se derrumbó con el terremoto de
octubre de 1894, quedando sus ruinas hasta bien entrado el siglo XX. Como mudo
testimonio de ese desastre natural que dejó por tierra a gran parte de la ciudad de La
Rioja la que por muchos años debió reconstruirse lentamente ella misma.

06 de mayo de 1855
En Villa Argentina (Chilecito) se reunieron los mineros de la zona y en número superior
a los 200 eligieron como Juez territorial de Minas al minero Pantaleón García y a los
mineros Eliseo Soaje y Vicente Gómez como sustitutos primero y segundo. El Juez de
Minas fue una institución muy propia y original de La Rioja.
El gremio de mineros del Famatina constituido por cerca de 300 socios fue la primera
entidad gremial que hubo en la República Argentina desmintiendo con su larga vida y
accionar lo que afirman los historiadores porteños al decir que los primeros fueron el de
ferroviarios y telegrafistas. El primer gremio que hubo en este país fue como decimos el
gremio de mineros del Famatina que además al contar con un diputado de minas tenía
bien controladas legalmente sus actividades.

06 de mayo de 1871
Se pone en vigencia el REGLAMENTO DEL SERVICIO SANITARIO EN LA
CIUDAD DE LA RIOJA que constaba de 7 capítulos que legislaban sobre: garantías
que deben ofrecer los médicos empleados en el servicio público y demás médicos que
ejerzan la profesión, en donde se exigía el titulo universitario, aunque en lugares
apartados podía autorizarse al curandero; del medico de policía, con particular interés en
la cárcel; de la naturaleza y calificación de los diferentes actos médico-legales; de los
certificados; de las consultas medico-legales de los entierros; venta de drogas y de la
vacuna. Un reglamento adecuado a las características de La Rioja, con muy pocos
facultativos realmente capacitados. Poco a poco el progreso se hacía notar. Por ese
entonces mostrando esta resolución sus características burocráticas eran muy pocos los
médicos de La Rioja. En su historia de la medicina riojana el Dr. Enrique Vera Barros
                                                                                        49

hablaría del doctor Catalán que realizaba sus visitas a los enfermos a caballo y poco
tiempo después de aprobado este reglamento actuaría en nuestro medio el doctor Juan
Bialet Massé que estuvo en La Rioja como profesor del Colegio Nacional durante tres
años y que luego instalado en Córdoba sería uno de los principales ejecutores del dique
más importante del país como fue el Dique San roque. Curioso personaje pleno de
inquietudes que además sería abogado y técnico agrícola y que en 1904 escribiría una
obra fundamental encargada por el doctor Joaquín González sobre el estado de la clase
obrera en el país.

08 de mayo de 1854
En Villa Argentina, capital del departamento Famatina, quedaba constituida e instalada
la ADMINISTRACIÓN DE CRÉDITO PÚBLICO Y BANCO en esta villa.
Fue ésta la primera entidad crediticia que existió en la provincia. El capital con el que
contaba esta entidad era de 15.000 pesos. Con esos capitales se estimaba posible
desarrollar la riqueza minera del Famatina y otros emprendimientos de bien público.

08 de mayo de 1821
Laurencio Torres nace en este día en La Rioja. Fallece el 11 de septiembre de 1891. En
ese lapso Fray Laurencio Torres expresa con obras y caridad el hacer y el sentir de un
fraile dominico que mucho hizo y quiso para su Rioja que él tanto amó. Es en el
convento de San Juan donde abstiene su consagración pero será aquí a partir de 1852
cuando inicia su tarea. A cargo del convento de Santo Domingo, lo arregla y allí instala
la escuela primaria que durante muchos años regenteará. Será designado diputado por
Villa Argentina (Chilecito) e intervendrá activamente en cuanta comisión u organismo
de bien público se cree. E incluso hasta será acusado por el gobierno de participar o
alentar movimientos montoneros.
Tiempos duros en los que el padre fray Laurencio Torres estuvo presente en una
sociedad que mucho supo de sus servicios. Por eso muchos homenajes que recibió su
memoria y el respeto que su evocación provoca en los riojanos.

09 de mayo de 1855
Nace en Los Sarmientos Gregorio Chávez. Fallece en Buenos Aires el 06 de septiembre
de 1905. Se recibió de médico en Buenos Aires y a poco fue profesor titular de la
cátedra de clínica médica hasta su muerte. Gregorio Chávez dictó conferencias en el
mundo entero, fue una personalidad de renombre mundial y escribió numerosos trabajos
científicos de su especialidad. Figura un busto de este riojano universal entre otros 14 en
el Kremlin (Moscú), en reconocimiento a sus contribuciones a la medicina mundial.
Uno de sus comentaristas dijo: “Hijo de la provincia de La Rioja, conquistó su fama y
su posición científica, mediante asiduo trabajo y contracción sin ejemplo al estudio de
los problemas del conocimiento, consiguiendo dominarlos por completo y convertirse
en providencia de los enfermos”. Su nombre en su Rioja está casi olvidado. Al igual que
el de muchos hombres de bien que nunca merecieron el más mínimo recordatorio
llenando de nombres de mediocres personajes calles y plazas de nuestra provincia. Y es
que no siempre la historia hace justicia.

10 de mayo de 1869
De los guardias nacionales de Capital, Cochangasta y Sanagasta se organizaría un
batallón de infantería, dividido en 4 compañías:
                                                                                       50

La primera compañía integrada por los vecinos que habitaran al sud de la calle que
pasara por frente a la Iglesia Matriz, al naciente y poniente de la misma hasta la acequia
del medio.
La segunda compañía, con vecinos del norte de ese límite.
La tercera compañía con vecinos del poniente de la acequia del medio, Cochangasta y
Los Bañados.
La cuarta compañía con vecinos de Sanagasta y Huaco. Con los habitantes de las
estancias se organizaría un escuadrón de caballería, en la que habría también de la
capital.
La Guardia Nacional era la ciudadanía en armas. Una fuerza republicana que
desapareció hacia principio de siglo XX.

10 de mayo de 1591
Cuenta Efraín de la Fuente: “La llegada al Valle de Yacampis la madrugada del 10 de
mayo fue magníficamente registrada por el escribano de Hoyos en su mentado
testimonio: “después de haber amanecido caminando casi toda la noche se dio rebato a
unos pueblos de indio de este valle y se tomaron como treinta personas como chicas y
grandes, entre ellas se tomó y prendió al cacique dellos y con esto los que quedaban y
otros yndios y caciques vinieron a dar la paz y lo mismo los caciques de Sanagasta y
otras partes y su señoría del dicho gobernador mandó que todo lo que se había tomado
se volviese porque los naturales entendiesen que no venia a hacerles mal sino bien”.
Mientras esperaba que llegase Blas Ponce, Ramírez de Velasco recorrió la zona
buscando el lugar más apropiado para fundar. Y pidió el voto de sus compañeros y estos
votaron por el lugar elegido.
En términos generales se puede decir que la fundación de la ciudad de Todos Santos de
la Nueva Rioja (tal como figura en los primeros documentos oficiales) fue bien fundada.
Y decimos esto porque a diferencia de la mayoría de las demás ciudades fundadas en el
territorio actual de la Argentina que tuvieron al menos un traslado y algunas más La
Rioja donde se fundó, se quedó. Por otro lado en términos comparativos los indios
lugareños vivían en una zona más propicia, en cuanto gozaban de un clima más benigno
y de mayor agua. Ello no obstante los fundadores no fundaron sobre los lugares que
habitaban los indígenas, respetando en esto al menos su estilo de vida.

11 de mayo de 1894
Nace en Chuquis Ramón Domingo Nieto. Fallece en La Rioja el 19 de abril de 1968.
Ramón Domingo Nieto desarrolló activa labor como docente y maestro de arte en
escuelas del medio. Fue, además, escribano desarrollando una amplia labor en este
campo. Discípulo del pintor Octavio de la Colina a partir de 1921 inicia sus numerosas
exposiciones individuales y colectivas que lo llevarían a exponer no sólo en La Rioja,
sino en Córdoba, Buenos Aires y otras provincias, cosechando numerosos premios y
menciones por la calidad de su obra. Marta Cortes Álvarez en su trabajo sobre “400
años de plástica riojana” dice de Nieto: “Paisajista lumínico y de mayor síntesis que su
maestro fue partícipe activo en el movimiento artístico riojano. Sus obras figuran en
numerosas pinacotecas privadas y oficiales”.

13 de mayo de 1871
El Departamento General de Policía había expuesto la necesidad de tomar medidas
respecto a las marcas de los vacunos y del ganado en general. Los registros se habían
destruido, en algunos departamentos no existían y era un recurso económico que la
provincia no percibía. A partir del 15 de junio se daba un mes y medio de plazo para
                                                                                       51

que en las respectivas policías se registraran las marcas, 4 reales por derecho de
registrar la marca y sino lo hacia en término, de 3 pesos. En cada departamento se
llevaría un libro con el Registro de Marcas donde se harían las consiguientes
modificaciones, aclaraciones y demás. El principal problema de nuestra campaña, el
robo de ganado, el cambio de marcas, comenzaba a ser combatido. Todavía ese delito
sigue siendo el más común en La rioja.
Una auténtica curiosidad sobre el tema de las marcas de ganado lo da las numerosas
rocas ubicadas en el camino tradicional de las arrias (transporte a pie a Chile de ganado)
que fueron realizadas durante muchos años por los arrieros. Estas marcas han servido a
estudiosos de la arqueología de hoy para determinar un tema realmente interesante
como es de dónde venía el ganado riojano pues las marcas lo establecían. Ha quedado
así un registro original de un comercio muy importante que duraría hasta mediados del
siglo XX en el que este comercio se interrumpió en desmedro de la economía del oeste
riojano que vio paralizada así una actividad de real interés económico.

16 de mayo de 1858
El gobernador Bustos en carta franca y severa recrimina al comandante de Arauco
Chumbita por el auxilio prestado a los revolucionarios de Belén y estima poco serias sus
excusas, al decir: “No ha sido solamente de un mancarrón con lo que usted ha auxiliado
a Razquido (el cabecilla) en su cruzada, sino que le habría auxiliado también a ese
cabecilla con varios artículos de guerra para la consumación del hecho a que lo
conducía a esos anarquistas enemigos del orden y la ley”.
Le comunica, además, su destitución y reemplazo por el coronel Villafañe. Esta
efemérides muestra la rivalidad muy profunda entre el caudillo aimogasteño y el eterno
gobernador de La Rioja funcionario este que llegó a ocupar el cargo en seis
oportunidades con el rosismo con Urquiza y con Mitre mostrando de esta manera la
poca seriedad de su ideología. El caudillo Severo Chumbita en cambio fue un severo
dirigente de las fuerzas federales por lo que no es de extrañar este y muchos más
encontronazos con los funcionarios de su tiempo. Severo Chumbita años después sería
un importante lugarteniente de Felipe Varela actuando y arriesgando su vida y su
patrimonio en toda la gesta revolucionaria que culminaría en Pozo de Vargas.

16 de mayo de 1866
Nació Fenelón Carrizo del Moral, médico recibido en Córdoba que desarrollaría en
nuestro medio amplia y sentida labor profesional. Fue varias veces presidente del
Consejo de Higiene y tuvo a su cargo combatir distintas epidemias provocadas por las
graves carencias higiénicas de los tiempos. Llega a ser el primer médico riojano
especializado en enfermedades infantiles y logró mejorar sustancialmente la salud
pública, este médico la mayor parte de su tarea la desarrollaba de manera gratuita.
Incursionó en política y fue Intendente Municipal. E incluso ministro en oportunidad de
la revolución de 1898 contra el gobierno de Francisco Bustos.
Fue sin duda, en el ambiente de aquellos tiempos un profesional que contribuyó como
pocos al bienestar del pueblo. Murió en 1932.

20 de mayo de 1591
Elegido el lugar Juan Ramirez de Velasco blande el estandarte real, lanza por tres veces
el grito: España, España, España, se procede luego a plantar un tronco de árbol, el árbol
de la justicia, el rollo e picota, todo en medio de una gran solemnidad pues se estaba
tomando posesión en nombre del Rey de España. Luego el fundador nombra a los
funcionarios que dirigirán el cabildo y elige Alcalde de la Hermandad a Damián Pérez
                                                                                       52

de Villareal, que bien puede ser considerado el primer jefe de policía de La Rioja. Tras
ello distribuye los solates y encarece que los edificios públicos sean construidos a la
brevedad.
Según parece, al final de ese día agotador, el escribano anota, para que no hubiera
confusión alguna, los limites otorgados a la nueva ciudad, más grandes que la actual
jurisdicción de la provincia actual.
Mucho se ha hablado de improvisación, fundaciones anárquicas y demás.
La fundación de La Rioja y su emplazamiento aparecen claramente delineados varios
años antes del nombramiento de Ramírez de Velasco. Uno de los planes fue elaborado
por el oidor Juan de Matienzo que estableció un plan donde figuraba la fundación de
una ciudad de Famatina. Años después el virrey Francisco de Toledo en procura de
mejorar la colonización de estas tierras, mediante el sistemático avance de las fronteras
fundando ciudades. Es decir, evitar la dispersión de fuerzas que impedían los asientos
definitivos de ciudades. Por eso Todos Santos de la Nueva Rioja se establece de acuerdo
a este plan. Pues como ciudad intermedia, entre Salta y Mendoza jugaba plenamente su
papel y cumplía el plan establecido por el virrey Francisco de Toledo.

¿QUIEN FUE JUAN RAMÍREZ DE VELASCO?
Nació en San Millán de la Cogolla, provincia de La Rioja en Castilla en 1539, estando
emparentado con la nobleza.
Desde los 16 años sirvió al rey en la carrera de las armas; luchó en las campañas de
Italia y Flandes, participó en el asalto a Roma y conquista de Portugal y otras campañas.
En mérito a sus servicios Felipe II lo nombró gobernador del Tucumán el 20 de marzo
de 1584. Según Ramón Cárcano, era robusto “decidida y firme su voluntad, justo y
severo su espíritu, enérgico e inquebrantable su carácter, generosa y levantada su alma,
era un hombre hecho para resistir las duras fatigas y fomentar y dirigir con prudencia y
acierto los destinos de la naciente colonia”. Luego de fundar La Rioja, haría lo mismo
con Talavera de Madrid y Jujuy. Murió en 1597 cuando marchaba a hacerse cargo de la
gobernación del Río de la Plata. Fue enterrado en Cayastá, (el primer asentamiento de la
ciudad de Santa Fe), trasladado por el avance del Río Paraná a su asentamiento actual.

LAS MUJERES DE LA FUNDACIÓN
Según Mariano Parco las mujeres que vinieron en la expedición de Juan Ramírez de
Velasco fueron 16. “Lo que no pudimos saber –dice– si eran casadas o solteras, excepto
doña Lorenza, esposa de Ramírez de Velasco. Las que recibieron propiedades fueron:
Isabel Barros, Juana de Córdoba, Luisa de Ortaza, Julia Segura, María de Arroyo,
Catalina Bema, Elena de Ibarra, Ana Orona, Beatriz Galván, Catalina de Arévalo,
Catalina Fernández, Ana e Isabel Ramírez de Velasco, María Bazán, Isabel Bano y
María de Sierra.
Queremos pensar que menos las hijas del gobernador, que volvieron a Santiago del
Estero, las demás fueron las que formaron las primeras familias de nuestra ciudad.
Mariano Parco apunta no haber podido establecer la existencia de niños en la
mencionada expedición. Como vemos fue apreciable la cantidad de mujeres fundadoras:
16, bien contadas…
Otra curiosidad es que 3 indígenas venidos en expedición fundadora recibieron sendos
solares en la recién fundada ciudad.

21 de mayo de 1951
Fallece en Buenos Aires el coronel Roque Lanús, ascendido a general post-mortem,
chileciteño de larga y meritoria trayectoria como militar e historiador. En lo profesional
                                                                                       53

Roque Lanús en vida llega al grado de coronel luego de una foja de servicios de
significación figurando entre los hechos relevantes haber fundado la Escuela Militar de
Asunción del Paraguay por lo que era también coronel de ese país. Pero como
historiador La Rioja le debe el más completo, pormenorizado y exhaustivo estudio
histórico sobre la expedición Zelada-Dávila. Su libro “La provincia de La Rioja en la
campaña de los Andes” hace de Roque Lanús un historiador de obligada consulta toda
vez que se quiera estudiar el aporte de La Rioja a la emancipación americana.
Por ello, merecidamente, una sala del Archivo Histórico de La Rioja lleva su nombre.

21 de mayo de 1869
Con la firma del gobernador propietario de la Vega se da a conocer un extenso decreto
que bien podría calificarse de “piedra fundamental” de la educación popular en La
Rioja. Se habla de los males que trae la incultura y la necesaria educación “para que
puedan tener conocimiento propio de sus derechos y de sus deberes”. Se declaraba
obligatoria la asistencia a las escuelas públicas primarias nacionales o provinciales para
los niños de seis a catorce años de edad dentro del radio de 30 cuadras en la ciudad y de
40 en la campaña y para las niñas de 6 a 12 años que habiten dentro del radio de 15
cuadras del asiento de cada escuela. Los padres tenían la obligación de enviar sus hijos a
la escuela y sino la policía o el juez departamental los obligarían a hacerlo. Fue, sin
duda, el comienzo más importante que tuvo la más bella y prolongada obra llevada a
cabo en La Rioja: la educación popular. Varios son los temas que podemos apuntar al
respecto. El primero de ellos la absoluta obligatoriedad de la concurrencia a las clases
de los niños y la responsabilidad total que les cupo a los padres que eran obligados en
caso de no hacerlo así a cumplir con la ley. No habría de esta forma desgranamiento ni
deserción escolar.
Hay sobre este tema varias publicaciones realizadas por las profesoras De la Colina y
Ceballos y recientemente (2011) por el profesor Mario Lanzillotto.

22 de mayo de 1869
Se establece un servicio de correo regular entre la Capital y el cuartel general de las
fuerzas militares y con los departamentos de los Llanos. El correo tocaría los puntos
más poblados entre la capital y el cuartel general, conduciendo también correspondencia
particular mediante el pago de distintos impuestos según fuere la correspondencia.
El correo saldría de La Rioja todos los viernes y del cuartel general todos los lunes,
retornando de regreso los miércoles y el correísta gozaría de un sueldo mensual de 12
pesos. El departamento de Policía quedaría encargado de arreglar las postas del tránsito,
proveyéndolas a la mayor brevedad posible de los caballos o mulas necesarios.
En la cubierta de cada carta se haría constar el valor por ello percibido. Hace casi 125
años se inauguraba un servicio de correo provincial con todos los presupuestos y
recaudos de un buen servicio. Esta actividad proseguiría hasta bien entrado el siglo XX.

23 de mayo de 1870
El gobierno decretaba: “El día 25 del presente a las 11 de la mañana se celebrará en la
Iglesia Matriz una misa solemne y Te deum en acción de gracias al Ser Supremo por los
beneficios dispensados a la Nación Argentina; El piquete de guarnición y el batallón de
Guardias Nacionales de la Capital, harán los honores militares del caso en dicho acto;
Los empleados de todas las reparticiones de la administración pública concurrirán a las
10 de la mañana al despacho de Gobierno, para hacer su acompañamiento a la función.
Asistirán también los oficiales de la Guardia Nacional”. Esto se podía hacer así por la
pequeña burocracia existente en aquel tiempo. Y hemos recordado esto pensando la
                                                                                        54

unción y la importancia que tenía para nuestros bisabuelos celebrar las fechas patrias.
Eran cosa de todos… y dentro de la sobriedad de la vida cotidiana de la época un hecho
relevante pues las fiestas patrias convocaban a bailes, festejos y un sinfín de actividades
sociales.

24 de mayo de 1871
Se decretaba el REGLAMENTO INTERNO de las escuelas provinciales, disponiendo
que el ministro general tomara conocimiento de lo obtenido en las suscripciones con
objeto de dotar de edificio propio a las escuelas. Los edificios escolares deberían tener
capacidad suficiente y ser bien ventilados. Es algo realmente curioso: “Se conservará
perfectamente blanqueado y limpio –decía el articulo tercero–, barriéndose por los niños
dos veces por día el piso y limpiándose cada ocho días las murallas y el techo”. “Igual
bancas, mesas y demás útiles”. No era mala idea si pensamos que esta atención personal
por cuidar la escuela la convertía, realmente, en un segundo hogar. Los niños hace 120
años barrían y limpiaban su propia escuela. Todo un símbolo!!! Y no está mal pensar
que viendo en muchas escuelas paredes pintadas, puertas y pupitres grabados con mil
frases lo que pensaron nuestros abuelos al respecto era en el fondo una forma inteligente
de impedir estos desmanes y hacer que los niños realmente sintieran por su escuela un
afecto muy particular, pues a ellos les competía de gran manera conservarla en buen
estado.

24 de mayo de 1854
En esa fecha se decretaba los solemnes actos del 25 de mayo: y se decía: “Al salir el sol
se hará una descarga y entrará el Estandarte Nacional, a cuyo tiempo romperá un
repique general de campanas, continuando con las salvas de tropas y los ciudadanos
libres principiarán sus cánticos patrióticos cantando la canción nacional; se iluminarán y
embanderarán todas las calles desde las doce de este día hasta la noche del 26, debiendo
iluminarse el pueblo desde las siete por lo menos hasta las diez de la noche”.

24 de mayo de 1591
El reparto de las encomiendas se hizo por el fundador en este día. “Prefiriendo su
persona, hijos, parientes y criados y paniaguados con mucho exceso, tomando para si y
para ellos, lo mejor y cierto de la tierra, sin poderlo hacer, quebrantado las cédulas y
ordenanzas reales, no teniendo para ello título de particular merced y lo demás había
repartido entre algunos vecinos y pobladores, encomendando la cosa dos o tres veces en
diferentes personas y que a otros había dado títulos de pueblos inventados y que no los
había ni parecían y entonces había puesto en su cabeza veinticinco pueblos de indios y
no más había dado el dicho don Juan Ramírez de Velasco, su hijo, quince pueblos”.
El nepotismo, el favoritismo tiene en La Rioja larga data.
Exactamente entró en nuestras costumbres desde el momento mismo de la fundación. Es
decir favorecer a los parientes por dadivas y regalos que para nada cumplían con lo que
severamente establecían las reales leyes de Indias y que le costaría al fundador años
después y al hacérsele el “Juicio de residencia” el hecho de ir por muy poco a prisión. El
juicio de residencia servía para que luego el desempeño de funciones oficiales por un
funcionario este podía ser acusado por todo aquel que se sintiera afectado por medidas
arbitrarias u otras similares ante la justicia de la Audiencia de la ciudad de Charcas. En
el caso del fundador este juicio le fue favorable no obstante las faltas notorias que
cometió.

25 de mayo de 1884
                                                                                      55

Gregoria del Tránsito Bravo de Soria nacida el 25 de mayo de 1884, a lo largo de su
provechosa y activa vida, Doña Goyita, como la llamaría el pueblo riojano, sería un
ejemplo de dedicación, sencillez y entrega a la gran pasión de su vida: la docencia. Fue
docente en Chilecito, en otras provincias y en la capital riojana lo sería en la Escuela
Castro Barros para ser luego directora durante muchos años en la Escuela Sarmiento.
Casi medio siglo pasó enseñando frente a un grado y luego, ya jubilada por expresa
disposición del presidente Agustín P. Justo, continuó haciéndolo en su casa a niños o a
quien quisiera recibir sus enseñanzas.
Como ejemplo de docente, como mujer entregada plenamente a esta tarea, Gregoria del
Tránsito Bravo de Soria mereció en vida el reconocimiento de una sociedad agradecida.

25 de mayo de 1854
El presidente de la Sala de Representantes José Barros comunicaba al gobernador
Gómez la designación de los doctores Gabriel Ocampo y Justo Agustín de la Vega
como SENADORES por La Rioja al primer Congreso Legislativo de la Nación.
Ninguno de estos, por distintas causas llegaría a ocupar su cargo. Gran parte de las
dificultades del gobierno de la confederación (1854-1858) para establecer con
regularidad las diferentes instituciones jurídicas de la Nación no pudieron llevarse a
cabo por la absoluta pobreza del erario nacional algo que no padeció la ciudad de
Buenos Aires pues contaba como recurso principal los ingresos de la aduana. Por ello
además de no cumplirse lo establecido respecto a las cámaras de senadores y diputados,
ocurriría lo mismo respecto a la justicia. Esto se normalizaría a partir de la
administración del presidente Mitre (1862-1868).

25 de mayo de 1859
Nace en San Blas de los Sauces, Marcial Catalán y fallece en La Rioja el 15 de agosto
de 1942. Estudió en el Colegio Monserrat y realizó estudios en la Facultad de Derecho
de Córdoba. En La Rioja ya en plena época roquista, intervendría activamente en
política siendo 5 veces diputado por su departamento natal y ocupando
profesionalmente las más altas responsabilidades en la Justicia. Fiscal, Juez, presidente
del Superior Tribunal y demás. En 1898 con Fenolón Carrizo del Moral y Alaniz Plaza
encabeza una revolución que derroca al gobernador Francisco Bustos, haciéndose cargo
del gobierno provisoriamente. Escribirá un libro polémico: “Vida institucional de La
Rioja”. Fue abogado de los ferrocarriles, fue docente, pero fundamentalmente amó el
campo y su establecimiento en San Blas fue un modelo por la maquinaria moderna que
usó y por las novedades que introdujo.

28 de mayo de 1950
Fallece en La Rioja Rosarito Vera Peñaloza. “La maestra de la Patria”, como bien se la
llamó, fue una educadora nata, una brillante pedagoga, escritora, conferencista. Más de
25 libros de la índole más variada señalan su profundo interés por brindar a los
educadores herramientas idóneas para la dura labor de enseñar. Fue asombrosa la
trayectoria de esta educadora. El impulso que tuvo entre nosotros el jardín de infantes,
la educación artesanal y de oficios para la mujer, fue en gran parte debido a su empeño
y dedicación. Realizó estudios en Córdoba, Buenos Aires y demás y ocupó cargos de
responsabilidad como directora de escuelas normales, inspectora de enseñanza y
organizadora del Museo Argentino para la escuela primaria y la Escuela Argentina
modelo. Por eso su título de Maestra de la Patria. Como un ejemplo de su entrega total a
la docencia podemos señalar que sus últimos días en La Rioja los había dedicado a la
fundación de una biblioteca en Chamical. Sus restos descansan en el Cementerio San
                                                                                      56

Salvador, y sobre ella escribiría Felix Luna uno de sus más bellos poemas que con
música de Ariel Ramírez es de cotidiana audiencia reconociendo en ella lo mucho que
hizo por los niños argentinos. Y finalmente cabe acotar que además de su labor
pedagógica y de divulgación inventó muchos juegos docentes para ayudar a la
enseñanza.

29 de mayo de 1855
La legislatura en esa fecha y mediante la ley Nº 21 y “considerando que la carencia de
fondos pecuniarios en la actualidad colocan al gobierno en una posición afligente que
embaraza la marcha pública de la administración”, autorizaba al poder Ejecutivo de la
provincia para que pueda negociar un empréstito voluntario que sería satisfecho con los
impuestos que podría recaudar posteriormente. En una palabra: el gobierno saldría a
pedir plata a quien voluntariamente quisiera darle.
Un lejano antecedente de una política que en términos generales tiene hoy plena
vigencia. Pues mucha de la labor de los gobernantes riojanos sigue el mismo camino:
ante la falta de recursos recurrir al tesoro nacional para conseguirlo. La Rioja en este
sentido percibe un porcentaje muy pequeño con respecto a sus gastos totales que deben
ser satisfechos por la Nación.




                                      JUNIO
01 de junio de 1910
Nace Jorge Castellanos uno de los más importantes poetas que ha dado La Rioja. Fue
legislador provincial, director de extensión universitaria de la Universidad Popular,
director del Centro Riojano de Cultura Escénica y otros organismos de cultura. Jorge
Castellanos a más de cultor de la poesía fue un buen cuentista, y conferencista de nota,
trabajando además en el periodismo. No fue, sin embargo, un escritor de mucha obra y
su producción si bien escasa lo ubica entre lo más importante que ha dado la poesía
riojana en la primera parte de este siglo.
Jorge Castellanos, aportó inteligencia y dedicación en la promoción cultural, en el arte
teatral y en la poesía. En todas dejó su impronta de originalidad y creatividad.
Falleció el 28 de abril de 1966.

01 de junio de 1865
El comandante encargado del contingente de la provincia (segunda compañía) José
María Linares envía extensa lista con la nómina de oficiales y soldados que cobraron
sus haberes.
Por lo curioso de este documento resumimos: el capitán, cobró 50 pesos fuertes; los
tenientes primero y segundo, 40 pesos y los sargentos, cabos y soldados 4 pesos cada
uno. El total fue de 310 pesos. Poco precio tenía la valiente sangre riojana que se
derramó generosa en las lejanas tierras paraguayas.
Existen documentos que corroboran el cruel hecho de haber sido llevados engrillados
los integrantes del contingente riojano. Grillos esmeradamente confeccionados en una
herrería de La Rioja. Tema que ha servido de inspiración a varios cuentistas riojanos.
Pues se cuenta que el herrero que confeccionó los herrajes para tal inhumano transporte
y que percibió por los mismos una interesante suma de dinero debió comprobar con
horror que uno de esos herrajes fue utilizado para llevarse al Paraguay a su propio hijo.
                                                                                        57

01 de junio de 1921
En esa fecha y pilotado por Julio Abel acompañado por el copiloto Crochar aterriza en
La Rioja el primer avión que llega a la provincia. Piloto militar recibido en Francia el
subteniente francés contó que “vine a la Argentina formando parte de la misión francesa
que visitó este país y de la cual también era nuestro compañero el intrépido riojano
Almandos Almonacid, una razón mas de serme grata mi permanencia en estas sierras,
cuna del camarada”. Veamos como fue ese primer arribo de un avión a La Rioja.
“Nuestro aparato Caudron provisto de un motor Ansaldi 90 H.P. nos obliga a bajar para
cargar combustible, en los puntos que hicimos escala, habiendo también sufrido en
Jesús María (8,30 horas) las furias de un violento huracán y el intenso frío que nos
impidió continuar el viaje, pues estábamos yo y mi mecánico, señor Crochard, helados”.
“En cuanto a las condiciones del viaje, es en el territorio riojano, penoso, a causa de los
remolinos frecuentes y que sacuden el aparato de manera que obliga una cuidadosa
atención en la dirección”.
“Este inconveniente se salva, naturalmente, usando aparatos de mayor potencia. Salimos
de Córdoba el viernes (29 de mayo) a las 7,30 hemos hecho escalas en Jesús María,
Cruz del Eje (17), Serrezuela de donde partimos a las 10,30 del lunes (1º de junio);
llegamos a Patquía a las 12,20 y salimos a las 16,05 aterrizando en La Rioja a las 17
horas”.

02 de junio de 1865
Con las firmas de Mitre y su ministro de la Guerra Gelly y Obes se emitió un decreto
dirigido al gobernador de La Rioja teniente coronel Julio Campos en el que se
establecía:
“Sobre la base de la Compañía del 6to. Batallón de línea existente en La Rioja, fórmese
un batallón de 500 plazas de línea”. Y se nombraba al teniente coronel Campos jefe del
referido batallón.
Tan unánime era el rechazo del pueblo riojano y del país en general a esta guerra entre
pueblos hermanos que además de la sublevación del contingente riojano en Catuna, en
Basualdo (Entre Ríos) y al subir a los barcos en Rosario hubo más conatos de
sublevación. Pero frente al ejército paraguayo no hubo este tipo de protesta. A nadie le
gustaba que lo tildaran de cobarde. Ya al final de la guerra y tras la eliminación por el
enemigo de la mayor arte del batallón riojano, ocurriendo algo similar con el de
Catamarca ambos restos conformaron un nuevo batallón denominado Catamarca-La
Rioja. La muerte y el espanto unían estrechamente a estos sobrevivientes de ambas
provincias de la mayor y más espantosa guerra que le cupo actuar a la Argentina.

04 de junio de 1870
Fallece en Nantoco (Copiapó), Tierra Amarilla, el coronel Felipe Varela. Aunque
nacido en Catamarca desde niño vivió en Guandacol y en La Rioja sentó su prestigio de
hombre de trabajo y de armas, en el primer aspecto llevaba ganado a Chile y fue
propietario del primer molino harinero existente en Guandacol. En Chile fue carnicero
participando en defensa del gobierno constitucional de aquel país contribuyendo como
jefe de milicias al restablecimiento de la autoridad del presidente Montt. En la Batalla
del Pozo de Vargas (10.04.67), última gran batalla del levantamiento federal contra la
guerra del Paraguay, se enfrenta a las fuerzas del general Antonino Taboada. Con su
derrota se derrumbaría el proyecto federal y comenzaría una trágica epopeya. Moriría
tuberculoso y pobre en un pueblo próximo a Copiapó. Quedó de él su figura quijotesca,
su llamado a la unión de los pueblos americanos y su inquebrantable fe en un ideal al
que entregó su vida. Es considerado uno de los tres máximos caudillos riojanos y es
                                                                                     58

quizás una de las pocas figuras históricas que sigue despertando honda adhesión por la
actualidad y sentido de su lucha: la unión americana.

04 de junio de 1856
En esa fecha el administrador de Correos de La Rioja, José María Jaramillo, en
respuesta a una circular nacional en la que se hablaba del mal desempeño de los
postillones necesarios para el buen desarrollo de las mensajerías, elevaba la nómina de
los 12 postillones que necesitaba el servicio en La Rioja: 9 en Capital y 3 en Villa
Argentina.
Los postillones se eximían del servicio militar mientras trabajasen como tales.

11 de junio de 1870
Como heredero del real patronato, el gobierno riojano decretaba “siendo conveniente –
se decía– a los intereses de la provincia proteger la construcción y reparación de
templos consagrados al culto de nuestra santa religión con la partida a este objeto
consignada en el presupuesto general del presente año, asignaba la cantidad de 100
pesos para la construcción de templos en Jagüe, Villa San José, Cerrito Negro, Villa
Guandacol y Mazán. Y 100 pesos para la reparación de los templos de Villa San Blas,
Machigasta y Villa San Martín. Como se estilaba el juez de paz controlaría estos gastos.
Las relaciones entre la iglesia y el estado se mantendrían en el mejor de los mundos
hasta que éste, tanto en la Nación como en la provincia, iniciara las reformas laicas.
¡Ahí ardió Troya! Lo lamentable de esta historia es que no ha quedado rastros de la
mayor parte de esos templos y capillas mandados construir hace más de 150 años y que
el tiempo, la incuria y el desinterés abandonó convirtiéndolos en simples ruinas como
podemos comprobar en la mayor parte de nuestros antiguos pueblos. La Rioja en ese
sentido no puede sentirse muy orgullosa pues no supo conservar un precioso legado de
nuestros antepasados.

12 de junio de 1880
Nace en La Rioja Ema Reyes, hija del historiador Marcelino Reyes y egresa como
maestra normal en 1901 de la Escuela Normal de Maestras. A partir de su egreso Ema
Reyes se convertirá en motor y organizadora de una serie de actividades culturales y
docentes que abarca un sinfín de realizaciones. Como directora de la Escuela Castro
Barros hará de ella uno de los mejores establecimientos educacionales con una
proyección cultural de peso en la sociedad de la época. A ella se debe el primer
monumento a Castro Barros, fundado en 1916, la Biblioteca Femenina Castro Barros y
en 1926 la Biblioteca Infantil Marcelino Reyes que todavía hoy sigue siendo un
importante centro cultural. Propulsó también el deporte de la mujer y su labor al Lawn
Tennis Club.
Ema reyes falleció el 25.10.1958.

13 de junio de 1814
Finaliza su mandato como primer teniente de gobernador el coronel Francisco Pantaleón
de Luna que lo ejercía desde enero de 1812. Esta Institución de teniente de gobernador
era una nueva forma de gobernar instituida luego del fracaso de la gobernación
subalterna. El teniente de gobernador ejercía sus funciones mediante la subordinación
de su autoridad a otro gobernante de poderes mayores, pero siempre dentro de un égido
regional. A cada uno de estos tenientes de gobernador se le delegaba una jurisdicción.
El 01 de marzo de 1820 cuando el gobierno de la provincia se declara autónomo del de
Córdoba y elige a su primer gobernador. La autonomía de La Rioja al igual que las
                                                                                       59

autonomías proclamadas en el resto de las provincias fue una consecuencia del estado
de anarquía en la que se encontraba el país pues había quedado disuelto el congreso
constituido en Tucumán en 1816, el ejercito del norte no estaba en condiciones de
ejercer su poder y en definitiva por primera vez desde 1810 las provincias no reconocían
una autoridad superior. Lo ocurrido en La Rioja ocurrió también en el resto del país.
Para muchos 1820 marcaría el final de los gobiernos riojanos manejados por familias
(Ocampo, Dávila, etc.) para ser conocido como el comienzo de la Era de Quiroga. La
misma duraría hasta 1835.

14 de junio de 1863
El gobernador provisorio de La Rioja, Manuel Vicente Bustos da a conocer dos decretos
expedidos en San Juan por Sarmiento. El primero declara el estado de sitio en la
provincia hasta su pacificación, encargando de esa tarea a los jefes del ejército nacional
y ordenando a la Guardia Nacional de La Rioja someterse a estos jefes. Por el segundo
ordena el decomiso de las llamadas “recortadas” por los montoneros, armas usadas
como pistolas por las fuerzas chachistas, como consecuencia de recortarles el caño a las
carabinas del ejercito nacional. Se les aplicaría 200 azotes a los que se les encontrara
con estas armas, pagar el precio del arma y sufrir en su defecto 6 meses de trabajos
forzados.
¡La mano realmente venía pesada! Y es que Sarmiento encargado por la Nación de
dirigir las operaciones contra los montoneros de Peñaloza aplicó, como lo muestran esta
efemérides es la severidad de sus considerandos la “guerra de policía” que le sugirió
Mitre, forma de negar que los montoneros debían ser respetados en sus vidas y
considerarlos bandidos, ladrones y salteadores a los que debía aplicarse los máximos
rigores de la guerra: fusilamiento, torturas, y todo tipo de vejámenes.

17 de junio de 1871
Que las escuelas se habían abierto para estudiar y que en La Rioja los alumnos irían si o
si a aprender, lo muestra un decreto del gobierno en el que se decía tajantemente: “Por
cada cinco faltas inmotivadas de asistencia de un alumno en el periodo de un mes, se
aplicará al padre, madre o tutor o patrón la multa de cuatro reales”. En caso de
enfermedad, debidamente certificada, se aceptaría la falta. Los únicos que se salvarían
de tanto rigor, serian los alumnos con padres pobres a los que se les persuadiría por
otros medios. La cosa iba en serio y todos los que estuvieran en edad de estudiar
estudiarían. La letra con sangre entra!!! Era ya política de estado que la educación
popular era la única vía que tenía el país para terminar de manera absoluta con
revoluciones populares, alzamientos, etc. aunque en ese mismo tiempo López Jordan en
Entre Ríos, sobrino del asesinado Urquiza y participe de tal hecho se había levantado en
armas contra la administración de Sarmiento en estas dos campañas el ejército Nacional
utilizaría por primera vez en la historia ametralladoras provistas por los Estados Unidos
que indudablemente de mucho sirvieron para cortar estos alzamientos.

18 de junio de 1864
Con la firma de Mitre y de su ministro Eduardo Costa se da a conocer un acuerdo en el
que se expresa: “Siendo manifiesta la conveniencia de auxiliar la educación primaria en
aquellas provincias en que, ya por los trastornos porque han pasado, o ya por falta de
recursos, se encuentra menos atendida”… y siguen las referencias a partidas autorizadas
por el presupuesto nacional. Lo cierto es que La Rioja recibe 4000 pesos, siendo una de
las más favorecidas pues supera a Catamarca, Santiago del Estero y Jujuy. Pero será en
                                                                                      60

la década del 70 cuando la inyección de dinero a La Rioja para el objetivo de la
educación popular será realmente notoria.

19 de junio de 1869
Se nombraba una comisión en la que intervendrían los mejores de los pocos abogados
del medio: doctores Arsenio Granillo, Serafín de la Vega, Félix Luna y Guillermo San
Román, pues se consideraba que la ley orgánica de Administración de Justicia era
insuficiente a los objetos de su sanción y que algunos de sus preceptos en la práctica
presentaban inconvenientes que era necesario alejar.
La comisión procedería a confeccionar un proyecto de Ley Orgánica de Administración
de Justicia. Poco a poco la justicia que en términos generales era impartida en los
departamentos por los jueces de paz se iba profesionalizando algo que tardaría mucho
tiempo en su implementación definitiva por la carencia de profesionales idóneos.
Todavía no se ha hecho una historia del Poder judicial en La Rioja pero en términos
generales lo afirmado anteriormente responde a los hechos.

20 de junio de 1884
Nace en Buenos Aires el doctor Juan Zacarías Agüero Vera. Este riojano nacido en la
localidad de Ontiveros en pleno llanos de La Rioja es considerado uno de los
intelectuales y políticos riojanos más importantes. Nombrado en 1916 Director de la
Biblioteca Córdoba, realizó un importante ciclo de conferencias con intelectuales como
Alejandro Konn, José Ingenieros, etc. que provocó un movimiento de reivindicación
cultural en Córdoba y que puede ser considerado el comienzo de la Reforma
Universitaria del 18. En La Rioja fue a partir de la década del XX un curioso infatigable
buceador de la memoria popular y de esa búsqueda surgió una veintena de libros
algunos publicados la mayoría inéditos. De los primeros cabe mencionar “Divinidades
Diaguitas” y “Cuentos populares de La Rioja y del Norte cordobés” además de poesías
y fabulas para niños escribiendo a partir de 1935 una serie de programas radiofónicos el
más conocido de los cuales era sobre la vida de Facundo Quiroga: “Los ojos de
Quiroga” que provocó el conocimiento masivo de esta figura de nuestra historia
reivindicando su accionar. Como político fue Diputado nacional y a él se debe infinidad
de leyes importantes. En 1929 es elegido gobernador de la provincia y a los pocos
meses lanzó sobre la legislatura lo que puede considerarse el primer plan de gobierno
orgánico, creó el Banco de La Rioja, la Caja de Asistencia Social y un sin número de
leyes basadas todas en un empréstito de la nación parte del cual serviría años después
para la construcción de la actual Casa de Gobierno. Es sin duda el primer gobernador
que llega a sus funciones conociendo a fondo la labor a realizar.
El 6 de septiembre del año 30 el gobierno de Yrigoyen fue derrocado por un golpe
militar. Agüero Vera fue preso pero ningún gobierno posterior pudo negar su obra
original.

21 de junio de 1591
Ramírez de Velasco emprende el regreso a Santiago del Estero. Se había construido el
fuerte y se había efectuado el reparto de 56 encomiendas, dejando “la dicha ciudad
quieta y los vecinos y soldados en toda paz y sosiego”, con 51 españoles –afirma Efraín
de la Fuente- debidamente provistos de armas, municiones y bastimentos como estaba
obligado por las capitulaciones. Desde Santiago le hacía presente al rey sus dificultades
económicas y que de no recibir merced alguna le sería forzoso ir a la Corte dejando en
“esta tierra mi mujer e hijos con mas de 15000 pesos de deuda gastados durante la
                                                                                        61

gobernación y la reciente jornada”. Es decir que fundar La Rioja, según el propio
Ramírez de Velasco, lo había dejado lleno de deudas y en un estado calamitoso.

21 de junio de 1591
Las autoridades de la nueva ciudad se reunieron en Cabildo Pleno designando al capitán
Albaro de Abreu Figueroa para llevar un petitorio al Rey de 14 puntos. Su resumen era
solicitar una serie de ventajas y exenciones. “El espíritu previsor de sus vecinos aparece
en varias cláusulas de los plañideros capítulos; no obstante la notoriedad de oro, plata y
azogue, se entregan de inmediato a tareas agrícolas; procuran limitar la salida de
metales y asegurar los beneficios futuros para hijos y nietos, solicitando mercedes por
tres vidas y la inamovilidad de su descendencia salvo casos de fuerza mayor”. Félix
Luna en un estudio sobre los planes económicos de La Rioja considera a éste petitorio el
primer plan de promoción económico que tuvo. Siempre pidiendo. Siempre quejándose.
Este pedido al rey de España en el que para hacer más convincente el mismo fue hecho
en una forma en la que los vecinos hablaban de sacrificios, sangre derramada y otros
sacrificios de la fundación. Todo esto provocaría la inspiración de Mateo Rosa de
Oquendo, que acompañó a Juan Ramírez de Velasco en la fundación de La Rioja que
escribiría varios versos satíricos y humorísticos que son, quizás, las expresiones más
añejas del buen humor entre nosotros, mostrando que el tema ya era de uso común y
corriente entre los primeros que llegaron a poblar estas tierras.
Félix Luna, al comentar el petitorio de los cabildantes riojanos a la Corona, en el que
solicitaban una serie de ventajas y consideraciones, se refiere a la “asombrosa mezcla de
exageraciones sobre los sufrimientos actuales y la fortuna que prometen a la recién
nacida ciudad” y trae a colación los versos satíricos que escribió dos años después
Rosas de Oquendo: Juntamonos en Cabildo / todos los capitulares / y escribimos al
Virrey / un pliego de disparates / que por franquear el sitio / para pueblo y heredades /
fuimos con mucho trabajo / para romper adelante / que peleamos tres días / con veinte
mil capayanes / salimos muchos heridos / sin haber quien nos curase / y en pago deste
servicio / nos acudiese y honrase / enviándonos exenciones / franquezas y libertades.
Mas pues viene la cuaresma / y tengo que confesarme / yo restituyo la honra / a los
pobres naturales / que ni ellos se defendieron / ni dieron tales señales / antes nos dieron
la tierra / con muy buenas voluntades / y partieron con nosotros / de sus haciendas y
ajuares. / Y no me dé Dios salud / si sacó onza de sangre.
Versos que llegaron hasta nosotros pero que, seguramente nunca fueron conocidos por
el rey de España. La originalidad de los mismos está dada porque fue la primera
expresión en suelo argentino de humor que contrastaba con la seriedad y lamentos del
petitorio de los cabildantes riojanos.

24 de junio de 1896
Fallecía en Los Sarmientos, el ingeniero Emilio Hunicken, nacido en Alemania en 1827.
Hunicken se había establecido en Los Sarmientos en 1869 tras realizar una activa labor
profesional en Chile, Bolivia y noroeste argentino. Es a partir de su instalación en la
zona minera de La Rioja cuando inicia un meticuloso estudio de las posibilidades
mineras del Famatina y de La Mejicana, al respecto instala un establecimiento
metalúrgico en las proximidades de La Mejicana y es a partir del mismo que se puede
hablar de aplicación en nuestra minería de los adelantos y conocimientos de la época.
Descubrió nuevos minerales, realizó y publicó estudios de singular importancia y dio a
la minería argentina un extraordinario impulso. La Rioja y el país son deudores a este
ingeniero y sabio por lo mucho que aportó al desarrollo de la minería. El sabio Zoólogo
de la misma nacionalidad German Burgmeister en su extenso libro que recogía los
                                                                                      62

frutos de su largo viaje por Argentina relevando fauna y flora habla de Hunicken al que
encuentra trabajando en Los Andes catamarqueños en cuestiones mineras y reconoce en
él a un verdadero pionero en esas actividades. Lo que significa que cuando se estableció
en Chilecito Hunicken conocía bien de cerca la realidad minera de la región.

24 de junio de 1868
El presidente de la comisión electoral de la provincia se dirige al gobernador interino
Vicente Gómez comunicando el nombramiento como gobernador propietario de
Benjamín de la Vega. Hasta tanto se hiciese cargo del mismo la legislatura provincial
por ley del 12 de julio número 138 designó como gobernador interino al teniente
coronel Nicolás Barros.
Benjamín de la Vega se haría cargo del gobierno riojano muchos meses después pero su
desempeño al frente del mismo se caracterizó por el fuerte impulso que se dio en La
Rioja a la enseñanza primaria y secundaria, acompañando en el orden provincial el
esfuerzo que hizo el presidente Sarmiento y su ministro Avellaneda en el orden
nacional. Fue un gobernador progresista y abierto.

25 de junio de 1862
El gobierno riojano, como consecuencia de la firma del tratado de “La Banderita” (30
de mayo) dispone que los ciudadanos en armas entreguen las mismas bajo supervisión
de Peñaloza. En capital e interior debían entregar las armas so pena de no recibir los
beneficios de la paz firmada. Peñaloza podría retener sus armas y las de sus seguidores
de la Costa Alta de los Llanos, debiendo elevar un estado detallado de las armas al
gobierno.
Los efectos del tratado de “La Banderita” duraron muy poco tiempo, pues ninguna de
las partes respetó su espíritu y antes por el contrario la desconfianza mutua y las mil
transgresiones a sus artículos hicieron que a poco andar el estado de guerra civil
continuara con toda virulencia. Este tratado, importante en la historia de las guerras
civiles muestra las dos caras de la cuestión. Por un lado el Gobierno Nacional procuraba
ante la imposibilidad de dominar a Peñaloza lograr que éste dejara de revolucionar y
levantar las armas contra la Nación, pues todos los oficiales que llegaron a La Rioja
persiguiendo tal propósito, reconocieron que las tácticas implementadas por el caudillo
riojano eran realmente exitosas pero firmaron la paz aguardando mejores tiempos para
en su oportunidad eliminarlo definitivamente. En el caso de Peñaloza este firmó la paz
pensando aquietar un tanto los espíritus pero, como zorro viejo que era, no creyó en la
sinceridad del adversario, y es por eso que no permitió a sus fuerzas entregar las armas,
que no eran muchas pero muy necesarias. Ambas partes como vemos tuvieron a la falta
de sinceridad como razón fundamental, por distintos motivos a firmar la paz. Sabían que
la misma duraría muy poco tiempo tal como ocurrió.

27 de junio de 1865
Por ley número 118 la cámara de representantes dispuso: “Artículo 1º: Créanse dos
batallones, denominados 1º y 2º de Infantería de Guardias Nacionales; Artículo 2º: el
primer batallón se compondrá de los guardias nacionales de la capital y sus suburbios,
Cochangasta y Bañados; y el segundo de los de Villa de Famatina, Sarmientos y San
Miguel y Trapiches”.
Los jefes serian nombrados por el ejecutivo.
La Rioja en armas acababa de salir de una prolongada y sangrienta guerra civil y
entraba en otra internacional que llevaría a su vez a otro enfrentamiento entre
argentinos. Los que sobrevivieron a esta lucha feroz de tantos años llevarían en sus
                                                                                      63

cuerpos las marcas de la lucha: inválidos, mancos, tajeados en mil partes, como lo
mostrarían cruelmente los padrones electorales posteriores.

27 de junio de 1967
Fallece en Córdoba el brigadier general Bartolomé de la Colina. Este riojano nacido en
San Blas de los Sauces cumple una trayectoria muy ligada a la aeronáutica argentina.
Estudia en el Colegio Militar de la Nación y se especializa luego en la aviación
siguiendo cursos de perfeccionamiento en Francia, obteniendo el título de Ingeniero
Aeronáutico. De regreso al país es designado en Córdoba en altas responsabilidades de
la recientemente creada Fábrica Militar de la que llega a ser su máximo responsable,
impulsando una serie de proyectos y realizaciones. Sus aportes a la aeronáutica
argentina son científicos, docentes y demás, siendo designado por Perón primer
Secretario de Aeronáutica de la Nación. A él se debe también la iniciativa de crear en
Chamical un centro de investigaciones espaciales. Es curioso y notable que dos pioneros
de la aeronáutica argentina Vicente Almandos Almonacid chileciteño que sería héroe de
Francia en la primera guerra mundial y cuyo nombre figura en el Arco de Triunfo en
Paris se convirtiera en el antecedente más significativo de Bartolomé de la Colina que
estudiaría en Francia también y llegaría a ocupar las máximas responsabilidades de la
fuerza aérea argentina.

28 de junio de 1979
El Gobierno Nacional promulga la ley 22021 quizá la más importantes de toda la
historia riojana elaborada por profesionales riojanos tales como los contadores Brizuela
y Mastkin la denominada Ley de desarrollo económico en 24 artículos brindará
beneficios a empresas agropecuarias, industriales ya instaladas en la provincia o por
instalarse. Luego por decreto reglamentario la provincia sigue el órgano de aplicación
de la misma. Esta ley fue aplicada en las provincias de Catamarca, San Luis y San Juan
siendo el instrumento más idóneo, a partir del cual se produjo un real crecimiento de
estas economías provinciales. Los primeros años se llegó a radicar en los parques
industriales de Capital, Aimogasta, Chilecito y Chamical más de 200 empresas varias de
las cuales siguen hoy en plena actividad. La base de la ley tenía dos aspectos: su
aplicación por la provincia y la quita de impuestos nacionales. A partir de la década del
90 los beneficios de la misma se aplicaron a la radicación de plantas olivareras,
convirtiendo a la provincia en la productora mayor de este producto como así mismo de
jojoba. Sin embargo el éxito inicial fue seguido por el retiro de varias industrias. Todo
esto se debió al accionar del gobierno de don Guillermo Iribarren al que puede
considerarse el mejor y más activo que tuvo la historia provincial.

30 de junio de 1869
Entre las cuestiones curiosas que podemos apuntar está el decreto de este día por el cual
–y a pedido del Inspector de Agricultura– el gobierno nombra gendarmes al servicio de
la Agricultura a Crisóstomo Galván y Francisco Tello dándoles un sueldo de 7 y medio
pesos mensuales a cada uno y más 10 pesos para la compra de la vestimenta. En
realidad no se logra saber cual era la misión que debían cumplir estos gendarmes de la
Agricultura como si las plantas y verduras necesitaran de voces de mando u
ordenamientos militares. O bien, podemos suponer, todo no pasaba de ser sino un
recurso más de la naciente burocracia riojana encaminada a encontrar nuevas excusas y
motivaciones para producir nombramientos de empleados públicos.
                                                                                        64


                                       JULIO
02 de julio de 1874
La Legislatura autorizaba al Ejecutivo a solicitar un empréstito del gobierno nacional
por 130.000 pesos fuertes con el 6 por ciento de interés y uno por ciento de
amortización para la construcción de un estanque en La Quebrada y canalización del río
que conduce el agua a la ciudad. Este es el más lejano antecedente del que es hoy el
dique Los Sauces. El proyecto ubicaba al enorme estanque justo en donde está ubicado
el templo de Las Padercitas y era consecuencia de un meticuloso estudio hecho por el
ingeniero alemán Zurfbain. Al empréstito solicitado se agregaría la suma de 15.000
pesos destinados por ley de la Nación para llevar a cabo esta obra. Pasaría más de medio
siglo para que esta obra fuera finalizada e inaugurada el 01 de enero de 1930. Tras
muchos escándalos y robos de los dineros obtenidos. Y es que el gobernador riojano
Almandoz Almonacid (padre del aviador) y además empresario minero no tuvo mejor
idea que parte del empréstito otorgárselo a él mismo lo que provocó furiosas reacciones
de la legislatura riojana que buscó eliminarlo como gobernador, lo que no se consiguió
pues parte de la legislatura apoyó al mismo provocando el curioso hecho de la division
del legislativo.

02 de julio de 1862
Al ausentarse de la provincia el comandante general de armas Coronel Tristán Dávila, el
ejecutivo designa para éste importante cargo y mientras dure la ausencia de aquel al
teniente coronel Felipe Varela.
Es la primera vez que Varela y El Chacho, ambos en los más espectables cargos
militares de la provincia, coinciden en sus mandatos. Era también una forma de aquietar
los recelos de Peñaloza sobre el gobierno provincial que numerosas veces le había dado
sobradas muestras de desconfianza e inquina, pues estaba servido por hombres que en el
orden provincial servían a la política mitrista. Cabe anotar que estos dos caudillos,
Peñaloza el primero ya enfrentaba en dura pelea a la Nación y que poco tiempo después
sería asesinado en Olta y sobre el segundo que 5 años después sería uno de los máximos
responsables de la reacción federal contra la Nación y a consecuencia inmediata de la
inhumana guerra del Paraguay. El peor y más vil negocio que hizo la Argentina llevada
a la guerra por las artimañas y astucias de la diplomacia brasileña que sería el único país
que obtendría grandes ganancias por la cantidad de territorio arrebatado a Paraguay.

06 de julio de 1872
Por ley número 209 se autorizaba al ejecutivo riojano a invertir de las rentas generales
la suma de seiscientos pesos bolivianos para socorrer a los jóvenes de la provincia que
quieran dedicarse al estudio de la telegrafía. “Los jóvenes que presentasen sus
certificados de haber concluido el estudio de la telegrafía, quedarán obligados a
reembolsar al tesoro al suma que para este objeto hubieren recibido”.
El inventor de la telegrafía, Morse, logró instalar la primera línea en Estados Unidos en
1844. En Argentina ya en la década del 60 estaba instalada, por lo que ser telegrafista
era, sin duda, una prometedora profesión para jóvenes aspirantes. En La Rioja se les dio
esa posibilidad.
El telegrafista riojano más famoso fue sin duda el recordado historiador Teófilo Celindo
Mercado. La Rioja ya en la década de 1870 tendría por medio de la telegrafía unidas las
principales ciudades y pueblos del interior algo sin duda que la ubicaría en las vías del
progreso pues miles de cables telegráficos fueron ubicados en su territorio.
                                                                                      65

08 de julio de 1875
Nace en La Rioja Pedro Bazán quien hacia fines de siglo se graduaría como Ingeniero
Civil en la Universidad de Buenos Aires. En nuestra ciudad capital Pedro Bazán
dirigiría los trabajos de construcción del edificio de la Escuela Normal Pedro Ignacio de
Castro Barros entre otras muchas obras públicas que supieron de su empeño y
conocimientos en la materia, llegando a ser director nacional de puentes y caminos y
vocal de Obras Sanitarias de la Nación. Dirigente radical, supo de ostracismos y
persecuciones, pero no obstante desarrolló una extensa labor como escritor y poeta.
“El zarco Brizuela”, “Severa Villafañe” y otras expresiones de su incursión por el
teatro, pero será su ensayo “Fomento económico de La Rioja”, el primer plan integral de
desarrollo económico de la provincia, aún hoy digno de ser tenido en cuenta. Fue
docente, poeta, estudioso de La Rioja. Su visión universal lo hizo escribir un grueso
libro sobre historia griega. Que aun hoy se lee con provecho.

09 de julio de 1863
Muere Francisco Zelada, militar, nacido en Colonia del Sacramento (Uruguay) en 1790,
perteneciente en ese entonces al gobierno-intendencia de Buenos Aires. Participó en
numerosas acciones de guerra y pasó al Ejército Auxiliar del Perú haciendo la campaña
del norte contra el español. Siendo designado por Belgrano para llevar a cabo la misión
encomendada por San Martín dirigiendo la expedición que partiendo de La Rioja tomó
Copiapó. Sobre esta importante campaña el coronel Roque Lanús escribió una
importante y exhaustiva obra histórica en la que muestra la entrega y capacidad de las
fuerzas riojanas de la expedición Zelada-Dávila.

11 de julio de 1812
Es fusilado en Buenos Aires por haber participado en la conspiración de Alzaga,
Francisco de Telechea. Este español fue confinado en La Rioja en octubre de 1810 al
igual que numerosos peninsulares o criollos simpatizantes con la monarquía y no con la
Junta de Mayo. En La Rioja el buen trato y cordial acogida de sus habitantes con todos
y en particular con Telechea, estableció lazos de amistad y reconocimiento que se
expresó en la donación de Telechea uno de los hombres más ricos del Río de la Plata
que, curiosamente había hecho su fortuna con la usura. El legado que hiciera a La Rioja
para la construcción de una escuela fue de 4000 pesos hacia fines de siglo 4 veces
aumentados por intereses y demás llegaría a La Rioja. Esta donación utilizada como
quería su donante para la construcción de una escuela que hoy lleva su nombre. Hasta
no hace mucho tiempo una importante calle de la ciudad capital llevó su nombre.

14 de julio de 1864
Por ley 103 de la Sala de Representantes se aprueba el presupuesto de la provincia:
25.466 pesos. El Gobierno gastaba 6.864; la policía 3.610; la instrucción pública 2.340;
la Cámara de Justicia 4.704; el gobernador cobraba 166 pesos mensuales; el ministro
general, la mitad: 83 pesos; un ordenanza 7 pesos; el jefe de Policía 60; un cabo 6 y
medio; un médico de policía 20 mensuales; el preceptor de la escuela de la ciudad
ganaba 50 mensuales y uno de campaña 20; el director y redactor del diario 40 pesos; el
presidente de la Cámara de Justicia 125 pesos; un fiscal letrado 120 y un alguacil
ejecutor 12 pesos. Todo muy sobrio, todo muy ordenado y preciso. Por años y años la
estabilidad sería absoluta y la inflación rondando el cero. Tal es así que era frecuente
que los presupuestos se repitieran. Nada que ver esa estabilidad y esa sobriedad con La
Rioja de hoy en día.
                                                                                       66

14 de julio de 1875
El gobierno riojano con motivo de la realización de la Exposición Internacional en
Filadelfia a inaugurarse el 19 de abril de 1876, hacia un llamado “confiando en que los
ciudadanos cooperarán a que la provincia figure en una manera digna en aquella fiesta
de la civilización, sin que los arredre sacrificio alguno para la realización de tan
patriótico y elevado propósito”. Al efecto designaba la consabida comisión integrada
por conocidos personajes del medio. Algo que podemos rescatar en este documento es
que existía un verdadero afán de progreso y a más del ímpetu dado a la educación (ya
había mas de 20 escuelas en la provincia) se ponía particular énfasis en todo aquello que
significara progreso, industria y participación, aún en exposiciones tan lejanas y
exóticas como la mencionada. La primera exposición industrial que se hizo en el país
fue en 1870 en Córdoba y La Rioja figuró como expositora llevando muestras de sus
artesanías, vinos, comida, minerales, etc. etc. además por primera vez en la historia y en
la exposición que se llevó a cabo años después en Cleveland (1876) EE.UU La Rioja
obtendría el que quizás fuera su primer premio internacional por sus vinos siendo el
expositor riojano Francisco Álvarez. No es nuevo como vemos el hecho de ganar
premios internacionales por la calidad de sus vinos de La Rioja.

15 de julio de 1585
Juan Ramírez de Velasco asume en Santiago del Estero el mando de la Gobernación.
Era su propósito fundar una ciudad –le decía al rey– en la provincia de Londres. Sus
planes tambalean cuando llega la noticia de haber sido reemplazado por Agustín de
Ahumada (que en realidad nunca pudo hacerse cargo de esas funciones pues murió
cuando en su viaje a América) hermano de Santa Teresa de Jesús.
Velasco no era hombre de renunciamientos fáciles, convencido que repoblar Londres
era muy importante. El hermano de Santa Teresa de Jesús murió y Ramírez de Velasco
tuvo un respiro.
No hizo su anunciada expedición a Londres en los valles Calchaquíes, pero inició todas
las acciones preparatorias para la expedición al Famatina. La fundación de La Rioja
estaba próxima.

15 de julio de 1871
La Banda de Música seria una dependencia de la Policía y como seguramente habría
habido algún exceso se le dio un reglamento: Tocar retretas jueves y domingos, por el
término de tres horas con intervalos de 10 minutos; concurrir a la misa de Gobierno; los
ensayos miércoles y sábados por el término de 4 horas; asistir a cualquier acto oficial al
que fueran debidamente convocados sin derecho a remuneración; mantener el
instrumental en completa conservación y limpieza so pena de una multa de 5 pesos o el
trabajo forzado de dos días. Realmente debe haber sido duro ser músico de la banda de
música, aunque no entendemos lo de trabajo forzado como pena ¿Se la pasaría tocando
día y noche en castigo por su falta? Quienes han escrito sobre la banda son Manuel
Gregorio Mercado y María Arguello que incluso escribió un Himno a la Policía. En los
censos tanto provinciales y nacional del siglo XIX y por supuesto más aún en el XX
quizá una de las profesiones más comunes era la de música mostrando así que La Rioja
cultivó este arte desde lejanos tiempos.

15 de julio de 1870
La obra del cabildo no marchaba como correspondía. El ambicioso proyecto del
constructor Zanata, no se concretaba.
                                                                                      67

Por eso el gobierno decidió nombrar mayordomo para dicha obra a José Alfaro que con
un sueldo de 25 pesos mensuales recibiría los materiales en conformidad a los contratos
y para el cuidado y conservación de ellos. Se era muy cuidadoso con la administración
de los dineros públicos y se controlaba como correspondía la marcha de los trabajos.
Una buena lección a tener en cuenta en nuestros tiempos de desaprensivo manejo de los
dineros del pueblo… Otros tiempos, sin duda…
El cabildo que comenzaría a construirse en esa época fue un edificio de jerarquía
ubicado en el lado este de la plaza 25 de mayo de material de calidad y de dos plantas
tal como lo muestra viejas fotografías de fines del siglo XIX. El terremoto de 1894 lo
afectaría gravemente lo que obligó con posterioridad a su demolición. Algo curioso a
anotar de este cabildo es que los planos del mismo según descendientes de Zanata
fueron llevados a la ciudad de Como en el norte de Italia.
Zanata sería encargado por Sarmiento de la construcción además de los refugios que en
forma de casa de hornero y al precio de $5000 cada uno servirían para refugio de los
viajeros que cruzaban la cordillera de los cuales varios de ellos hoy existen en perfecto
estado.

17 de julio de 1885
Nace en La Rioja Nicolás González Iramain. Recibido en Buenos Aires como doctor en
Jurisprudencia lleva a partir de 1910 una activa y prolongada carrera en la justicia que
lo hace acreedor a responsabilidades de prestigio. Publica una numerosa serie de
trabajos relacionados con el derecho, pero será su libro de evocaciones y recuerdos de
su infancia en La Rioja, “Del Solar Riojano” la expresión más cabal y autentica de un
alma excelsa y un hombre agradecido a todo lo que le dio su patria chica. “Del Solar
riojano” es quizás uno de los libros más bellos y sentidos que se hayan escrito sobre La
Rioja, sus tradiciones y costumbres y es de lectura obligada para todo aquel que desee
conocer a fondo su cultura y su espíritu. Nicolás González Iramain fue ministro de
Cultura de Tucumán e Interventor Federal en Jujuy en 1942 y a su gestión se debe la
preservación legal de los minerales de Zapla. Recientemente la Biblioteca Mariano
Moreno en su colección “La ciudad de los naranjos” reeditó esta obra fundamental de
nuestra literatura costumbrista.

18 de julio de 1855
De esta fecha es una circular del gobierno de la Confederación en la que se daba a
conocer varios decretos firmados por Urquiza, uno de los cuales ascendía a Coronel
Mayor al hasta entonces coronel Ángel Vicente Peñaloza. “De acuerdo a los buenos
servicios prestados a la República y a la causa de la organización constitucional”.
Peñaloza que no sabia leer y escribir es nombrado por sus auténticos méritos como viejo
puntal del federalismo del interior y por el congreso de Paraná de la Confederación en el
máximo cargo de la jerarquía militar. Mérito incuestionable para nada reconocido por
sus detractores que vulgarmente llegaron a considerarlo un vulgar “bandolero”.

20 de julio de 1867
Desde Tinogasta, Arredondo dirige nota al gobernador Cesáreo Dávila informando de la
persecución a Felipe Varela.
“Las noticias que he recibido –dice– tanto de la vanguardia, como de los vecinos de
aquí, son que los últimos montoneros han salido ayer de este punto, estando el grueso de
las fuerzas en San José. De allí también emprendieron ayer su marcha. Sin embargo, de
que el desbande que tienen es grande, dice que lleva aún como mil hombres. Su
                                                                                      68

dirección es a Fiambalá, camino para Bolivia”. Pide se le informe de todo esto a
Antonino Taboada y al general Paunero.
Arredondo nunca daría alcance a Varela. Este iría a pasar ese invierno a Antofagasta de
la Sierra (en ese entonces territorio boliviano) pasando un invierno lleno de mil
privaciones y sufrimientos. A la llegada de la primavera, bajaría a Salta y la tomaría el
10 de octubre de 1867.

20 de julio de 1857
La legislatura por ley número 47 nombra gobernador constitucional de la provincia a
Manuel Vicente Bustos, asumiendo su cargo el día siguiente. Bustos asumía por cuarta
vez el cargo de gobernador de la provincia, las anteriores como gobernador en tiempos
de Rosas y un breve interinato como gobernador provisorio en tiempos constitucionales.
Pero era la primera vez que asumió como gobernador constitucional.
Manuel Vicente Bustos fue 6 veces gobernador de La Rioja. El hombre público que más
veces ha ocupado este cargo en toda la historia provincial. Sus gobiernos no se
caracterizaron por la realización de una gran obra pública que casi no existía sino que
eran gobiernos dedicados más que nada a la preservación de la paz social y administrar
una sociedad carente casi de una justicia aunque abundante en policía sobre este
gobernante existe un estudio de Ricardo Vera Vallejo elogiando a un personaje que se
caracterizó más que nada por su casi eterna permanencia en el poder con toda clase de
gobierno nacional. Un típico ejemplar de político camaleónico.

20 de julio de 1858
Por ley número 63 la legislatura prohíbe en la provincia los juegos de envite (juegos de
naipes con apuesta que se hace arriesgando dinero).
Las penas tanto a los jugadores como a los que permitieran el juego en sus casas iban de
multas en dinero a prisión. Las multas serán aplicadas a la construcción de acequias y
puentes en la capital.
Mucho se debe haber jugado como para que los legisladores entiendan posible llevar a
cabo obras de tanta envergadura con las multas a aplicar. La verdad que estas
prohibiciones terminaron por nada prohibir pues se jugó todos los juegos de cartas
venidos de España además de riñas de gallos (hasta la actualidad) carreras cuadreras etc.
Los únicos juegos o diversiones que desaparecen serán los llamados juegos de cañas
(algo así como las justas o encuentro medievales entre caballeros con lanza, en este caso
cañas), registrándose pocas fiestas con toros y unas fiestas muy particulares y populares
que se llamaron de Gigantes y Cabezudos existentes en otras partes de América y del
país, jugándose también juegos de destreza por dinero como se ha seguido jugando
hasta ahora en el campo riojano siendo la taba y el sapo juegos de azar o de destreza
vigentes hasta nuestros días. Podemos anotar que el intento de los legisladores riojanos
en definitiva tuvo poco éxito.

22 de julio de 1857
El gobierno considerando el clima de armonía prescripto por la Nación, no
reconociendo la existencia de enemigos políticos de ninguna clase, ni puede aceptar con
esta clasificación a los diferentes partidos que antes de ahora se han agitado en la
provincia, acuerda y decreta que “todo individuo que se hubiese ausentado de la
provincia por causas políticas tiene completa libertad para regresar a ella, bajo las
garantías que la Constitución acuerda a todo habitante de la Confederación”. La
inestabilidad política fundamentalmente de esa época y varias décadas después obligaba
como una práctica cotidiana toda vez que fracasaba un intento revolucionario, una
                                                                                     69

asonada o lo que fuera perturbador a los que se consideraba culpables a emigrar a Chile
generalmente o a Bolivia, lo mismo hacían y de esos existen numerosos documentos los
asesinos, ladrones y demás delincuentes perseguidos por la justicia que lograban no ser
alcanzados por ella si contaban con buenos caballos. La frontera con Chile era
realmente fácil de penetrar y no existía al respecto mayor control. Debemos considerar
que por esa época hasta finales de siglo existían en la zona de Copiapó y Chañarcillo
una comunidad riojana que en número era superior incluso a la de la provincia atraídos
sus miembros por la inmensa riqueza descubierta en la zona hacia 1830. Como sería de
común esto de jugar a los naipes y desplumarse que el historiador copiapino Oriel
Álvarez Gómez en su libro “Atacama de plata” cuenta que Faustino Sarmiento además
de trabajar en las minas de Copiapó practicaba con mucho éxito los juegos de azar y lo
califica por su habilidad de tahúr. Curiosa actividad del que poco tiempo después se
convertiría en un educador reconocido por sus méritos tanto por Chile como por
Argentina.

23 de julio de 1875
Por ley número 263 se disponía que los 400 pesos presupuestados para la casa de
Justicia en Tama se destinaran para la terminación de la obra del templo que allí se
construía.
Se ve que por aquel entonces todavía se creía más en la justicia divina que la humana, o
al menos así lo demostraban los legisladores riojanos de aquel tiempo. Lo cierto es que
poco tiempo después fuertes aires de laicismo y positivismo soplarían por sobre las
determinaciones legislativas. El encontronazo llegaría en tiempos de Joaquín V.
González cuando hubo varios casos de desobediencia sacerdotal por algunas medidas
referidas al matrimonio civil. González fue gobernador por breve tiempo en 1889 hasta
1891 y aplicaría las leyes que en el país habían hecho sancionar los gobiernos, a partir
de 1880 de Roca y Juárez Celman. Estas medidas se vieron legisladas en la ley 1420 de
enseñanza laica, pública y gratuita. Otras leyes quitaron a la iglesia gran parte de su
injerencia en la educación como así mismo la ley de matrimonio civil que obligaba a la
intervención del estado en el Registro Civil y además el control por el estado de los
cementerios algo que provoco este conjunto de medidas laicas la indignación y la
oposición de la iglesia que vio perder gran parte de sus ingresos.

23 de julio de 1857
La legislatura al sancionar la ley número 49 decía: “La grave y urgente necesidad que
hay de que los representantes de la Honorable Cámara Legislativa se retiren
temporalmente a los Departamentos de su residencia al objeto de reparar sus negocios
particulares abandonados por el ejercicio de más de un mes; que de no verificarlo así se
seguirían perjuicios irreparables a la industria y comercio naciente en la Provincia ha
sancionado con fuerza de ley: artículo 1º: Quedan suspendidas las sesiones ordinarias de
la Cámara Legislativa de la Provincia por el término de treinta días a contar desde la
publicación de la presente ley”.
¡Realmente todo un pintoresco documento de una época!, pues para ser legislador se
requería contar con suficientes bienes particulares pues en realidad cobraban viáticos
pero no sueldos y era más bien su desempeño del cargo una carga pública. Es bueno
anotar que hasta la segunda mitad del siglo XX los concejales de los municipios
riojanos no cobraban un solo peso y desempeñaban sus funciones con mucha diligencia
pues ocupar esas funciones era algo considerado honorífico y una carga pública
aceptada. Hacer política hasta no hace mucho era en varios aspectos una tarea
                                                                                         70

republicana buscando el bien pero en otros aspectos una tarea republicana buscando el
bien público y no una labor buscando el beneficio personal.

24 de julio de 1860
El gobernador delegado de La Rioja “fijándose –dice– el Gobierno en el contenido del
número 102 del periódico “La Patria” que con fecha 27 de junio se ha publicado por la
imprenta de la provincia a cargo de Don Carmelo Valdez “y agrega” que los artículos,
tanto el editorial, como el que bajo el epígrafe “TIRABEQUE” de dicho periódico,
encontrarían en su contenido los propósitos y sentimientos con que el Gobierno de La
Rioja ha jurado marchar, tomando por norte fijo las prescripciones constitucionales y el
acatamiento y respeto a las autoridades nacionales”, el gobierno prohíbe la circulación
del periódico, expresándose además que Carmelo Valdez había renunciado. Este es el
primer caso de censura a la prensa y persecución a un periodista en La Rioja. Luego y
hasta ahora, habría cientos de casos. Carmelo Valdez no solo fue un periodista de
combate y de opinión sino que además la literatura regional le debe varios libros como
“Blanco y Negro” y pequeños folletos sobre aspectos curiosos de la vida de ese
entonces. De la actividad periodística del siglo XIX se encargaría de historiarla el
chepeño Luis Fernández Zarate que escribiría un grueso libro (no publicado),
lamentablemente, donde mostraba las dificultades de practicar un periodismo de opinión
en un medio en el que muchos lectores se sentían agraviados por cualquier comentario.
Sobre el siglo XX es de obligada consulta el libro “Apuntes sobre el periodismo
riojano” del historiador Roberto Rojo. Y algo que es digno de comentar en referencia a
aquel lejano episodio que no fue fácil la existencia de un periodismo que fue abundante
pero sobre el que siempre se esgrimió toda una enorme cantidad de leyes provinciales
que lo reprimían en toda suerte y aspectos. Un grueso libro publicado hacia la década de
1940 recoge este abundante testimonio de intolerancia al pensamiento libre. La Rioja en
esta cuestión tiene una larga y abundante historia.

26 de julio de 1875
Por ley número 265 se declaraba como “límite de las estancias situadas sobre el faldeo
de la Sierra del Velasco, desde Tudcum hasta la Punta del Negro, cuyos títulos de
propiedad no lo determinen, el de tres leguas al naciente desde la aguada principal de
cada una de ellas, sin perjuicio de tercero”. Y agregabase: “Exceptuase de la disposición
anterior la parte sud, el río seco y por el norte el río seco denominado Vargas”. El caos,
indeterminación de límites, las posesiones precarias de la tierra han sido y son
constantes en La Rioja, a pesar de las muchas leyes dadas en este sentido, instalación de
núcleos urbanos y colonización.
Todavía falta procesar y legalizar el 50% de la superficie de nuestra provincia. Por mas
que en el gobierno de don Guillermo Iribarren 1967-1970 se creó el I.M.T.I Instituto del
Minifundio y las tierras indivisas, pues el que fuera, quizás el más importante gobierno
provincial consideraba que la ilegalidad, la falta de títulos correctos de propiedad sobre
la tierra constituía uno de los principales factores del atraso provincial, pues ese bien no
entraba en el mercado y los poseedores de títulos precarios no lograban obtener de los
bancos el más mínimo crédito para sus labores. Bastante se legalizó pero no se completó
este empeño y muchas de estas legalizaciones motivaron severas criticas por
considerarla carentes de sensibilidad social al obligar a muchos campesinos a dejar sus
tierras poseídas desde muchos años.

26 de julio de 1890
                                                                                      71

En esa fecha estalló en Buenos Aires la denominada Revolución del 90. La Rioja,
conoce ese mismo día el proceso revolucionario producido en la capital federal. El
entonces gobernador Joaquín Víctor González recordaría esas jornadas vividas en La
Rioja. “El 26 de julio recibí orden del Ministerio de Guerra de movilizar toda la Guardia
Nacional de la Provincia, para acudir en defensa de las autoridades nacionales
amenazadas por la revolución. El gobierno tomó ese mismo día todas las medidas
pertinentes para cumplir aquel mandato con la prontitud que los sucesos exigían. La
división en secciones a cargo cada una de un jefe militar, que establecí en 1889, y la
concentración del mando en el Inspector General de Milicias, produjeron el éxito que
me prometía, pues pudimos tener movilizados y dispuestos a ponerse en marcha a más
de mil soldados, en menos de tres días, contando solamente, y al primer llamado, los
Departamentos Capital, Castro Barros, Chilecito, Famatina, Lavalle y Sarmiento.
Los hechos revolucionarios repercutieron fuertemente en La Rioja al extremo de que el
día 28 González comunica al ministro Dr. Roque Sáenz Peña en Rosario que ya han
salido para ese destino 150 hombres armados y municionados contribuyendo a la
derrota de esta revolución que fue el origen del partido Unión Cívica Radical.

28 de julio de 1854
Escrupulosamente ese día se sancionaba la ley Nº 14 en la que se establecía lo que
ganarían los distintos funcionarios de la administración pública. El gobernador 2000
pesos anuales más 400 de gastos extraordinarios, doce ordenanzas se distribuían 816
pesos; el Juez Inspector de la Capital (jefe de Policía), 408 pesos; dos vigilantes se
distribuían anualmente 288 pesos y un citador de agua para la Villa y Departamento
cobraba 200 anuales. En el departamento de Justicia: un juez de alzada si era letrado,
800 pesos y si no lo era, 600. Algo para tener en cuenta. Esta efemérides es una perfecta
radiografía de la pequeña planta de empleados de que constaba el gobierno provincial.
Los Registros Cívicos de esos tiempos y años sucesivos señalaban claramente que el
riojano como arriero, labrador, artesano, jornalero, era un pueblo trabajador que no
dependía del erario público para su subsistencia. En 1904 en el informe del doctor Juan
Bialet Massé sobre el estado de la clase obrera en Argentina se admiraba de la fortaleza
y empeño del trabajador riojano, considerándolo uno de los más laboriosos y sufridos
del país. Algo digno de tener en cuenta considerando que hoy la mayor parte del trabajo
depende del erario público.

31 de julio de 1867
Genoveva H. de Bazán dirige una nota al oficial mayor de gobierno Carmelo Valdez
aceptando la “presidencia de la comisión de Señoras para organizar el catafalco de la
iglesia Matriz y solemnizar las exequias fúnebres de las victimas inmoladas en el lugar
de las Mesillas, por el puñal alevoso de los traidores”, (según reza la nota de la
caritativa señora).
Luego de pasado el miedo por la casi triunfal llegada a La Rioja de los montoneros de
Felipe Varela y pasado un plazo prudencial de Pozo de Vargas el consabido homenaje a
los muertos, denostando de paso a los varelistas. Y la mujer, convidada de piedra: para
servir a la vida y a la muerte. Principio y fin de la vida humana. Ninguna participación
por supuesto, a la hora del consejo para llegar a la paz. A su manera los vencedores
mostraban que ese homenaje para nada estaba destinado a los que perdieron.
                                                                                       72


                                    AGOSTO
01 de agosto de 1729
Nace en La Rioja Bernardo Castro. Falleció en Faenza (Italia) el 02 de marzo de 1781.
Estudió en el Colegio Monserrat y luego ingresó en la orden jesuítica. De 1760 a 1767
se desempeñó en el Chaco Occidental en la reducción de los indios Vilelas. Realizando
intensa obra en bien de dichos indios. Tras la expulsión de la Orden jesuítica de los
dominios borbónicos, el jesuita Castro se radicó en Italia, escribiendo en ese tiempo una
valiosa obra histórica titulada: “Reducción de San José de los indios vilelas”.
En la historia de los jesuitas en La Rioja figura el riojano Bernabé Castro con
importantes títulos.

02 de agosto de 1864
El gobernador Campos remite nota al obispo José Vicente Ramírez de Arellano, Obispo
de Córdoba del Tucumán, aceptando el nombramiento de sacerdotes para el curato de
Villa Argentina (Chilecito), recordándole no obstante que es atribución exclusiva de los
gobiernos provinciales en ejercicio del vicepatronato, la propuesta de curas para los
departamentos.
Los nombramientos serían en forma interina, no pudiendo el ejecutivo dividir los
departamentos sin antes contar con la aprobación legislativa, lo que haría poniendo en
conocimiento de los representantes lo que proponía el obispo de Córdoba en cuanto a
división en 7 los curatos en La Rioja.

03 de agosto de 1870
Luego de firmarse un contrato estableciendo el servicio de correo regular entre la capital
y los departamentos Costa del Medio, Costa Alta, Belgrano y San Martín, se establece
el servicio para toda la provincia. Se determinaba los días de salida y retorno, los
tiempos de detención en cada lugar, las esperas a realizar, todo lo que hacía un buen y
eficaz servicio de Correo. “Tanto de ida como de vuelta será la obligación de los
conductores de la correspondencia, recibir y llevar a la mano la de carácter oficial que
se les diere para entregarse en los lugares situados en los puntos intermedios”. Los
jueces de paz establecerían los horarios más convenientes. La mayor seguridad, la
paulatina desaparición de grupos armados en los caminos, hacía posible este servicio.
Los chasques o correos durarían durante muchos años hasta bien entrado el siglo XX
pues muchas poblaciones pequeñas y lejanas no tenían otra comunicación que la de
estos esforzados servidores públicos. Sobre estos trabajadores hay varios cuentos que
hacen a la literatura regional.

04 de agosto de 1875
Por ley Nº 267 los diputados hacían un merecido reconocimiento a un humilde maestro.
Veamos: “Acuerdase de las rentas generales de la provincia al ciudadano don Patricio
del Sacramento, la pensión graciable de 30 pesos bolivianos mensuales, por toda su
vida, por los servicios prestados gratuitamente por muchos años como maestro de
escuela a la juventud de esta ciudad”. La pensión comenzaría a cobrarla a partir del 01
de septiembre de ese año. Don Patricio del Sacramento fue por muchos años el único
maestro que tuvo la ciudad y de él se refieren con cariño todos los que cronicaron ese
tiempo. Muchos de los que le otorgaran la pensión habrán sido, sin duda, sus alumnos.
Un pizarrón de suela, unas pizarras para los niños. Y una entrega total a su tarea. Una
escuela en la capital lleva su nombre en su homenaje. Patricio del Sacramento lleva su
nombre pues fue un negro esclavo, llevaban tal apellido los que pertenecían a la Orden
                                                                                         73

Dominica. Patricio del Sacramento mostró su espíritu solidario y humano en la
oportunidad que habiéndose refugiado en la sacristía del Templo Mayor de La Rioja
varios montoneros de Varela luego de Pozo de Vargas y perseguidos estos por los
enemigos logró escondiéndolos en un carro salvarlos llevándolos fuera de la ciudad, un
rasgo digno de tenerse en cuenta por su valor por parte de este modesto y humilde
educador.

06 de agosto de 1866
¡La otra cara de las fanfarrias y los cantos guerreros! El gobierno de La Rioja ante un
pedido del presidente de la Asociación Protectora de Inválidos “para ayudarla –expresa
en la nota– en la humanitaria tarea de reunir fondos para favorecer los inválidos de la
presente guerra”, la del Paraguay, por supuesto, crea una Comisión en capital y en cada
una de las cabeceras departamentales cuyo objetivo prioritario era obtener fondos de
manera voluntaria de los vecinos. Debiendo cada quince o veinte días remitir los fondos
a la capital para su posterior envío a la mencionada Asociación.
Es muy común encontrar a partir de estos años solicitudes de ayuda por parte de los
numerosos inválidos que dejó esta guerra.

06 de agosto de 1870
La legislatura autorizaba al ejecutivo provincial a invertir la cantidad de 1500 pesos en
la adquisición, acondicionamiento y remisión de productos a la Exposición Nacional en
la ciudad de Córdoba.
Esta exposición reunió por vez primera miles de productos venidos de todos los ámbitos
de la Argentina de aquel entonces. Córdoba recién ligada por ferrocarril al litoral
aprovechaba esa circunstancia para mostrar la obra del ingenio y el esfuerzo de los
argentinos. Esa era una obra inspirada directamente por Sarmiento como el observatorio
Astronómico de Córdoba, la Academia de Ciencias y otras instituciones que hoy
perduran. La Rioja hizo acto de presencia con los productos aquí elaborados, cuya lista
extensa abarcaba tejeduría, vinos, frutos secos y todo tipo de artesanías, como así
mismo innumerables muestras de los diferentes minerales de todo tipo existentes en el
territorio provincial. La Rioja en esta exposición tuvo una destacada participación.

06 de agosto de 1976
En las proximidades de la localidad de Punta de los Llanos es asesinado el obispo de La
Rioja Monseñor Enrique Angelelli por agentes de la entonces dictadura del proceso
militar. Angelelli llega a La Rioja como obispo a mediados del 67 y ajustará su misión
Pastoral a las directivas del Concilio Vaticano II. Las mismas tenían una fuerte
inclinación por lo social y los necesitados algo que a lo largo de su desempeño como
obispo tratará por todos los medios de concientizar. La actitud clara y definida del
obispo es causa de una fuerte división en la sociedad riojana. Unos lo apoyan con fervor
y otros con el mismo fervor lo denigran y lo enfrentan tildándolo de comunista y otros
epítetos por el estilo. En La Rioja él es un crítico constante de las cotidianas injusticias
apoyado por un clero renovado, monjas y laicos. Con motivo del asesinato de los
sacerdotes Murias y Longeville ocurrido en Chamical el obispo a pesar de las
advertencias que le hicieron estuvo allí cumpliendo actos religiosos al respecto y a su
regreso a la capital ocurrió un accidente automovilístico de tipo mafioso. Se dijo en un
principio que el accidente no había tenido esas características línea que la derecha de la
Iglesia católica a la cabeza de la cual se encontraba el cardenal Aramburu lo ratificó
como un accidente de tránsito. Pero desde el principio los fuertes rumores confirmaban
la acción intimidatoria y es que el Obispo había tenido fuertes enfrentamientos con
                                                                                       74

militares del proceso, por sus sermones y su predica constante. Años después el
entonces Obispo de La Rioja el monseñor Vitte publica un pequeño libro biográfico
donde expone el fruto de sus propias investigaciones afirmando rotundamente el
asesinato de su antecesor. La justicia riojana también tendrá un veredicto similar.
Monseñor Angelelli descansa en la catedral de La Rioja.

07 de agosto de 1783
La Rioja perteneciente hasta entonces a la gobernación del Tucumán, pasa a depender
en esta fecha de la Intendencia de Córdoba. En la Rioja se hacia sentir ya el sentimiento
de oposición a depender de autoridades extrañas al medio.
Existía ya –según Ariel Ferraro– un sentimiento que con el tiempo daría lugar a la
AUTONOMIA RIOJANA. Un censo que mandó levantar el marqués de Sobremonte en
1785 mostraba que en toda la jurisdicción había 9987 habitantes y en la capital 2247.
Las milicias constaban de 24 compañías de caballería con un total de 1800 hombres,
carentes de armas y de instrucción militar. A pesar de existir ese sentimiento de
independencia era por entonces muy reducidas las posibilidades de llegar a ello, pues
por esa época los ingresos municipales de la ciudad de La Rioja llegaba a la exigua
suma de $34 pesos, ínfima cantidad que mostraba la pobreza de una sociedad que a
pesar de serlo era en el conjunto de las ciudades del Río de la Plata tan orgullosa de sus
blasones y escudos como Salta. Según Félix Luna este sentimiento altanero y orgulloso
era la contraparte necesaria para equilibrar la modesta vida provinciana.

08 de agosto de 1867
Desde Salado, su cuartel general, el general Antonino Taboada dirige nota al
gobernador riojano Cesáreo Dávila anunciándole el retiro de las fuerzas santiagueñas y
la devolución de la Guardia Nacional. “Queda en servicio de la Nación un piquete de
infantería perteneciente a la Provincia, que ha sido puesto bajo las órdenes del coronel
Arredondo, con el objeto de que esa fuerza tome parte en la persecución del traidor
Varela y sus hordas”. Y dirá, luego: “Solo me resta ofrecer a Vuestra Excelencia sin
reserva mi cooperación para la conveniente organización de la Guardia Nacional de la
Provincia”. Y Taboada y sus santiagueños se marcharon de La Rioja llevándose todo lo
llevable: ollas, ropa, animales y mil cosas más ¡Con amigos así para qué tener
enemigos!

08 de agosto de 1878
Nace Francisco Baigorri. Muere el 05 de mayo de 1950. Don Pancho, como se lo
llamaba, llegó a ponerle su sello a La Rioja durante los primeros 30 años del siglo XX.
Recibido de Farmacéutico y Bioquímico en la Universidad de Buenos Aires, fue una
personalidad múltiple y fascinante. Fue periodista de alma, fundó entre otros periódicos
“La Democracia”, polemista ágil y rotundo, historiador y estudioso del quehacer
humano, trabajos recogidos en la revista de la Junta de Historia y Letras de La Rioja, de
la que fue uno de los fundadores.
Político, militó en el radicalismo y hasta fundó el Principismo. Pero fue docente en todo
el sentido de la palabra. Rector del Colegio Nacional, de la Escuela Normal Castro
Barros. Generaciones de riojanos fueron orientados y aconsejados por este
conferencista, hombre culto y caballero total. Fue uno de los prohombres de La Rioja.

10 de agosto de 1864
El gobernador Julio Campos eleva proyecto donde fija los procedimientos para los
delitos de sedición y rebelión, considerando que estos han provocado el atraso de la
                                                                                       75

provincia. Destaca de manera particular lo que dice: “los acusados de rebelión y
sedición, solo pueden ser juzgados y penados por la autoridad judicial correspondiente,
en virtud de un juicio y sentencia fundada en ley quedando por este mismo hecho
condenada para siempre la costumbre de algunos mandatarios que a pretexto de rebelión
o sedición, han dispuesto a su arbitrio de la vida e intereses de los ciudadanos, sin que
haya precedido ni aparentemente la forma de un juicio”. Es bueno destacar conductas,
pues no siempre se recuerda posiciones y actitudes dignas de rescatar. Pues eso que
quería Campos, hace un siglo y medio todavía es aspiración incumplida.

12 de agosto de 1848
Nace en Chilecito Adolfo E. Dávila que tendría una larga actuación como periodista y
hombre público. Recibido de abogado en Buenos Aires entra a formar parte del diario
“La Prensa” que dirigirá durante muchos años. Fue varias veces diputado nacional por
su provincia y en 1912 fue elegido senador nacional. Fue autor de la ley que permitió la
construcción de la Cuesta de Miranda, camino soberbio y que constituye aún hoy una
obra de superior ingeniería e importancia.
Participó representando a La Rioja en importantes eventos pedagógicos y fue autor de
un proyecto de ley orgánica de los tribunales de minas.
Este maestro del periodismo americano falleció el 1º de abril de 1918. Una calle de la
capital recuerda su nombre aunque es bueno recordar que esta familia dio también una
de las más grandes periodistas argentinas como fue Greta Dávila. De tal palo, tal astilla.

12 de agosto de 1856
El robo de ganado, cambio de marcas de animales, etc. ha sido siempre el delito más
común en nuestra campaña. Para tratar de evitar esto el gobierno decretaba en esa fecha,
entre otra serie de cuestiones, “Se prohíbe a los herreros puedan fabricar marcas de
letras nuevas, sin que el interesado le presente el permiso por escrito otorgado por la
Policía de esta Capital y en los departamentos de campaña por los de igual clase o
comisionados con tal objeto”.
Seguramente estas medidas dieron poco o ningún resultado pues a lo largo de la historia
vemos que son continuos en los reglamentos policiales similares medidas. El Boletín
Oficial de la provincia era el organismo que daba a conocer las distintas marcas de
ganado con un dibujo específico lo que permitía la individualización de los propietarios
del ganado. Esta colección de marcas digitalizada ha permitido establecer con idénticas
marcas ubicadas en piedras lisas de la cordillera de quién era el ganado, de dónde salía
en su comercialización hacia Chile, suerte de pizarrones naturales que hoy los
arqueólogos estudian por su importancia para establecer las rutas comerciales del siglo
XIX y la mitad de XX.

14 de agosto de 1856
El gobernador Francisco Solano Gómez elevaba el presupuesto de la provincia para ese
año. Los egresos eran de 18.986, con 5 y medio reales. Los egresos de 10.676. El déficit
era de 8.320 pesos.
El gobernador reconocía la difícil situación por la que atravesaba la Nación, pero
reconocía que los riojanos no tenían cómo pagar esta diferencia por lo que aconsejaba a
la legislatura pidiera a la Nación los recursos necesarios. Desde el primer gobernador
constitucional de La Rioja (Solano Gómez hasta los actuales) han comprobado de
siempre que el déficit presupuestario, la imposibilidad de cubrir con recursos propios
los gastos de la Administración pública, sea pequeña o grande ha sido y es una
constante desde aquel lejano registro oficial.
                                                                                         76

17 de agosto de 1860
La legislatura tras consultar las actas electorales para elegir representantes riojanos para
la reforma de la Constitución Nacional comunica al gobierno haber sido electos el
brigadier general don Pascual Echagüe y el doctor Benjamín Victorica. El objetivo de
esta Convención Constituyente era tomar en consideración las reformas propuestas por
la provincia de Buenos Aires a la Constitución Nacional.
La Rioja, especialmente en el siglo XIX fue representada en el Senado Nacional y en
otras instancias por figuras destacadas del quehacer nacional aunque nada tenían que ver
con la provincia. El federalismo existía solo en los papeles.
Hasta Carlos Pellegrini representó a La Rioja. Pascual Echagüe fue gobernador de Entre
Ríos en tiempos de Rosas que fuera vencido militarmente en la batalla de Caaguasu por
el general José María Paz que demostró en esta batalla su capacidad de estratega pues la
misma es considerada una de las mejores muestras de estrategia militar en Argentina tal
como lo cuenta Paz en su “Memoria” libro de imprescindible consulta a la hora de
conocer el pensamiento unitario. En cuanto a Victorica formó parte del partido de
Urquiza cuando este funcionaba en Paraná. La labor de esta convención nacional para la
reforma por primera vez de la Constitución de 1853 estableció que los diputados por
Buenos Aires no habían sido elegidos correctamente de acuerdo a la ley electoral
nacional sino a lo que establecía la ley de Buenos Aires. El rechazo de los diputados
porteños sirvió de excusa a Mitre para retirarse, no aceptar la propuesta de la
Convención de nuevas elecciones y hacer que al poco tiempo Buenos Aires se
enfrentara, prosiguiendo la guerra civil en la Batalla de Pavón que terminó se puede
decir definitivamente con el poder de Urquiza.

18 de agosto de 1856
La ley número 35 de esa fecha decía: “Se establece a más de Villa Argentina, cuatro
villas que se instalarían en las cabeceras de los departamentos: de la Costa Alta de los
Llanos, que llevará el nombre de Villa del Rosario; otra en el departamento Costa Baja
de los Llanos, que se denominará Villa de Santa Rita de Catuna; otra en el departamento
de Arauco, situado en Machigasta, a la que se da el nombre de Villa de Concepción,
otra en el departamento de Vinchina que se denominará Villa de San José”. Villa
Argentina pasaría a llamarse Villa de Famatina. Villa argentina (Chilecito) había sido
bautizada así en tiempos de Rosas aunque duró poco su nueva denominación. Los
pueblos fundados hoy son cabecera de departamento con excepción de Machigasta lo
que demuestra que fue acertada la creación de los mismos.

18 de agosto de 1890
Nace en Chilecito Arturo Marasso. Este chileciteño será una de las cumbres de la poesía
riojana y argentina. Erudito, creativo, fue profesor de literatura en la Escuela Normal de
Profesores de Buenos Aires y profesor de literatura española y composición literaria en
la facultad de Humanidades de Buenos Aires. Integró jurados, recibió los más altos
premios a la producción literaria y publicó una obra muy importante.
Según Héctor David Gatica, Arturo Marasso, fue “un escritor de una notable erudición.
Desarrolló con gran profundidad sus estudios sobre Rubén Darío, Miguel de Cervantes,
Góngora y las literaturas francesa, española, latina y griega. Escribió alrededor de 40
libros; uno de los más conocidos: “LA MIRADA EN EL TIEMPO”. Lo curioso es que
Marasso que llega a ser profesor en la universidad de Buenos Aires no tenía los títulos
académicos correspondientes algo que para nada tuvo en cuenta Joaquín González al
momento de su designación. Lo que muestra que más allá de los títulos vale la
                                                                                      77

indiscutible capacidad. También demuestra el lugar de su nacimiento que Chilecito bien
puede llamarse también Cuna de poetas.
Falleció el 26 de abril de 1970.

20 de agosto de 1867
Sebastián Elizondo, jefe varelista, es nombrado por el gobierno Comandante General de
Armas de la provincia. Y dirá: “Consultando la suma incapacidad que poseo, muy a
pesar mío, he aceptado tan delicado empleo, con el exclusivo fin de coadyuvar con los
medios que estén en la esfera de mi posibilidad, el afianzamiento del orden y de la
tranquilidad pública, tan necesaria en estos momentos para curar las hondas heridas que
nos dejaron nuestras disensiones políticas”. Y es que la montonera, a pesar de las
continuas y sangrantes derrotas sufridas en todas partes seguía teniendo fuerte apoyo
popular. El final de la guerra del Paraguay y el asesinato de Urquiza, a más de la muerte
de Varela en 1870 y el posterior fracaso de la revolución de López Jordán en Entre
Ríos, pondrían punto final a esta guerra interminable.

21 de agosto de 1860
Por ley número 81 de la legislatura riojana, contraviniendo expresas disposiciones
nacionales, reinstaló con toda fuerza las aduanas interprovinciales, al establecer: “Las
tropas de arreos que salgan de la Provincia, pagarán un real por carga de toda
mercadería que se introduzca hasta que se establezca la Municipalidad”. También se
decía que “las bodegas pagarán para la venta de licores una patente de cuatro pesos al
año”.
Era una forma, no muy canónica, de hacerse de recursos teniendo en cuenta su crónica y
afligente situación de déficit presupuestario. La razón principal de esto algo que recién
se establecería en tiempos de Roca (1880-1886) es que el puerto se quedaba con la
mayor parte de los derechos de aduana y distribuía a su antojo y mezquinamente un
pequeño porcentaje a las 13 provincias restantes. La crónica carencia de recursos de las
provincias del interior no era exclusividad de La Rioja sino que todas la padecían. Hasta
los tiempos de hoy la carencia como lo estableció la Constitución Nacional reformada
de 1994 ha sido la falta de sanción de una ley acordada por todos de Cooparticipación
Federal. “Sin cooparticipacion federal el federalismo no existe”, afirma con autoridad
un estudioso argentino.

22 de agosto de 1814
Nace en Malligasta Timoteo Gordillo. Fallece en Buenos Aires el 29 de agosto de 1884.
Desde muy joven Gordillo comercia con Copiapó llevando ganado e importando
mercaderías. Ingenioso, activo, pleno de iniciativas se dedica a mil negocios y empresas
con desigual fortuna.
Pero será luego de la caída de Rosas y su regreso al país cuando tiene la idea de
implementar un moderno servicio de mensajerías y transporte de carga y gente por todo
el país.
Logra interesar a los capitalistas de la época de Mendoza, San Luis, Paraná (serán
socios Urquiza y del Carril) y con un buen capital marcha a Estados Unidos y adquiere
cientos de coches, carros y molinos. Construye caminos, puentes, postas, pozos de agua
y durante muchos años Timoteo Gordillo lleva el progreso a todo el país. Los malos
socios terminan por llevarlo a la pobreza pero además de ello sus mensajerias tracción a
sangre tuvieron un competidor imparable como fue el tren. Timoteo Gordillo es el
pionero de las rutas argentinas. Por ello parte de la Ruta Nacional 38 lleva su nombre.
                                                                                      78

Sus últimos años sobrevivió desempeñando un humilde puesto administrativo en
Buenos Aires.

27 de agosto de 1591
Los vecinos de la nueva ciudad solicitan al capitán Blas Ponce que se les otorgue más
tierras pues la dada por el fundador no les es suficiente, más para aquellos que quieren
quedarse en ella. Es por ello que Blas Ponce echó mano a la concesión segunda de su
capitulación con Ramírez de Velasco, repartiendo cuadras y tierras de la zona suburbana
según los méritos y servicios de cada poblador.
Con esta medida benefició a todos los fundadores presentes y amplió la zona urbana a 9
cuadras al poniente, 13 y media al sud y 10 hacia la entrada de la ciudad, o sea al
naciente.
Los favorecidos podían disponer de los solares a su antojo.
“Trocar y cambiar como cosa suya propia habida por justo título, sin cargo de cercarlos
sino fuere como cada uno pudiere”. La ciudad recién nacida ya comenzaba a crecer. De
acuerdo al exhaustivo trabajo realizado por arquitectos e historiadores, grueso volumen
“La Cuadricula” que estudia con croquis y planos las distintas etapas del crecimiento de
La Rioja se observa que durante los dos primeros siglos de su existencia la mayor parte
de los pobladores de la ciudad vivían más en sus chacras fuera del ejido urbano que
dentro de él por lo que la ciudad de La Rioja era un montón de casas de adobe y paja
dispersas en lo que Ramírez de Velasco estableció como la traza de la ciudad. Y algo
curioso por esta razón de estar la mayor parte de sus habitantes trabajando en el día en
sus chacras la iglesia implementó misas a primeras horas de la noche para continuar con
las prácticas religiosas de sus habitantes.

28 de agosto de 1866
El gobierno envía a la legislatura un proyecto de ley declarando “de curso legal en la
provincia la moneda de plata boliviana por el valor que ello representa”. La necesidad
que se hacía sentir de esta medida surgía de los problemas que tenían todos aquellos que
exportaban productos riojanos a centros tales como Tucumán o Salta, donde la moneda
circulante eran los pesos fuertes y cuartos bolivianos, siendo los pesos recibidos por el
valor de 8 reales lo que ofrece el enorme quebranto de esta plaza de un 25%”, por cuya
razón la suma escasez de monetario en La Rioja, se hace sentir cada día con más grave
perjuicio al comercio y a la industria.
La estabilidad monetaria, la plata segura siempre fue un buen incentivo para el
progreso. La Rioja sufría en carne propia todo esto. el fracaso de la política
implementada por Quiroga de construir una Ceca (casa de troquelado de moneda), que
con altibajos proseguiría su lugarteniente el Zarco Brizuela y Peñaloza que en 1848
solicitó dinero al gobernador santiagueño Felipe Ibarra para proseguir con esta tarea
motivó que el sueño de Quiroga no se hiciera realidad. De haber logrado éxito en su
original emprendimiento, La Rioja hubiera seguido fabricando su propia y muy perfecta
moneda lo que hubiera significado para su economía casi podríamos afirmar su
liberación total. Malos administradores de la casa de moneda, que fabricaron mala
moneda que tuvo que ser su circulación prohibida y muy torpes gobernantes llevaron a
esta situación de la que La Rioja jamás pudo salir. En ese tiempo además del peso
boliviano se utilizaba para el comercio la onza de oro y plata (27,8 gramos) y algo de
pesos fuertes. Tal caos por la diversidad de instrumentos de pago recién fue superado
cuando en el gobierno de Roca (1880-1886) se creó la Casa de la Moneda encargada de
fabricar la moneda de curso legal en papel y metal para toda la Nación.
                                                                                        79

28 de agosto de 1870
Por ley número 174 se asignaba a la viuda del general don Francisco Antonio Ortiz de
Ocampo, la pensión vitalicia de 15 pesos mensuales. La viuda se llamaba Máxima
Villafañe de Ocampo.
En esta ley, breve y sintética, se resume quizás todo un estilo de vida. Las pensiones y
jubilaciones fueron otorgadas en nuestra provincia hasta bien entrado el siglo XX por
leyes especiales. Esta es una de las contadas que hasta ese momento se habían otorgado
en mérito a la persona de la que se trataba. La viuda de un guerrero de la Independencia,
del primer general de la Nación, como bien fue llamado, era auxiliada en su vejez con
esta pequeña pensión.
¡Pobres hasta la solemnidad! ¡Todo habían entregado en aras de la república y la
libertad! Como San Martín, como Belgrano…

28 de agosto de 1867
Nace en Tama Abel Bazán y Bustos. Ingresó al seminario conciliar de Córdoba,
trasladándose a Roma recibiendo el título de doctor en filosofía en la Universidad
Gregoriana.
El 02 de abril de 1899 es nombrado Vicario Foráneo de La Rioja. A su fuerte empuje se
debió la construcción de la catedral riojana y tuvo importante gravitación en la decisión
papal de designar a San Nicolás de Bari, Patrono de La Rioja.
En 1910 fue nombrado Obispo de Paraná. Viajero incansable fue también un escritor de
nota y amante de la pintura. “La vida de San Nicolás de Bari”, “Arte”, “Aromas de
América”, etc. fueron algunas expresiones de su labor como historiador y escritor.
El historiador y escritor riojano Hugo Orlando Quevedo publicó un grueso volumen
sobre la vida de Bazán y Bustos que mereciera por sus méritos históricos y literarios ser
premiado a nivel nacional. Esta obra de obligada consulta nos muestra un Pastor que
aplicaría en La Rioja y en Paraná la doctrina social de la iglesia implementada luego
que el Papa león XIII diera a conocer su Encíclica “Rerumv Novarum” que fue un
cambio fundamental en la iglesia católica. Y esto se muestra palmariamente cuando
siendo obispo de Paraná y a inspiración suya comenzó la construcción de barrios para
gente de escasos recursos, llevando así solución habitacional a muchos vecinos. Falleció
en Buenos Aires el 28 de abril de 1926.

28 de agosto de 1871
Por ley numero 192 la legislatura disponía que “los fondos de multas policiales de cada
uno de los departamentos de campaña se destinaran a la realización de obras públicas” a
contar del 01 de enero del ´72. Hasta no hacía mucho las obras públicas llevadas a cabo
en La Rioja, caminos, represas, escuelas nacionales y demás, eran llevadas a cabo con
dineros de la nación. La nación subsidiaba, además, a la provincia que cobraba
impuestos con los que engrosaba su magro presupuesto. Las penas que se aplicaban a
infractores eran satisfechas con trabajos forzados o en la obra pública.
El estado provincial se preocupa con esta ley de incentivar su participación en la obra
pública aplicando a ello las multas percibidas por la policía. El estado pretendía ser algo
más que simple administrador.

29 de agosto de 1895
Nace en Ambil, Juan Estanislao Guzmán Loza que llegaría a ser uno de los pintores
riojanos más significativos y trascendentes. Mucho se ha dicho y podemos decir del
encanto y afecto que emana de sus obras, de su contenido poético y nostálgico, del
reverbero rosado que envuelve sus paisajes donde seres y cosas, sin jerarquías evidentes
                                                                                         80

se sumergen en una intemporalidad de paz y armonía, donde los colores se degradan sin
ensuciarse dando un efecto de polvo y luz en suspensión que contribuye a crear la
atmósfera tan especial de sus cuadros. Es en la Galería Nueva de Buenos Aires en 1963
donde realiza una muestra que fue considerada por los críticos de arte unan verdadera
revelación considerándose que su pintura era “naif”, (que en francés significa
“ingenua”). Hoy su obra es considerada una de las que más alto precio tiene en los
remates de obra de arte. Consideración de la que poco disfrutó en vida.

31 de agosto de 1894
En Tama nacía Ramón de la Vega que dedicaría gran parte de su larga vida (murió el 02
de junio de 1982) al estudio de la naturaleza y en especial de la geología. Fue maestro y
dedicó varios años a la docencia en La Rioja y Córdoba, pero luego estudió geología
llegando a ser decano de esa escuela en Salta. En su juventud participó como uno de sus
principales protagonistas en la Revolución de 1924, que fuera un autentico movimiento
romántico encabezado por López González. Ramón Rosa de la Vega desarrolla activa
labor como geólogo riojano y del Valle de la Luna, estudios que fueran oportunamente
publicados en revistas de importancia mundial.
Fue un conferencista de nota y un estudioso de las ciencias naturales a las que brindó
alta seriedad académica y profunda versacion. Un científico riojano de relieves
universales.




                                  SETIEMBRE
01 de setiembre de 1810
El cabildo de La Rioja envía una cautelosa nota de adhesión a la Primera Junta porteña
en la que dice “que estando por otra parte cierta del sabio sistema que Vuestra
Excelencia ha jurado conservar ilesos los derechos de nuestro bien amado rey don
Fernando Séptimo y sus legítimos sucesores”, le expresa del júbilo habido en la reunión
de los notables de la ciudad y manifiesta su adhesión a la Junta. Y le solicita le envíe las
órdenes que estime conveniente. Los cabildantes riojanos mostraron no solo precaución
en su adhesión sino que la misma ni era fervorosa ni mucho menos.
Ninguno, por otra parte, de los cabildantes de esa época figurarían tiempo después entre
los patriotas indiscutidos.
Eran españoles, o criollos simpatizantes de las autoridades monárquicas. Y les costó
trabajo aspirar los nuevos aires revolucionarios.

02 de setiembre de 1873
Quien piense que la Legislatura riojana aceptó siempre a pie juntillas lo que proponía el
Ejecutivo se equivoca. En esta fecha la legislatura riojana, decretaba “no prestar su
acuerdo al Poder Ejecutivo para el nombramiento de comandantes en los
departamentos”. Y alegaba: “La perpetuación de los comandantes propuestos no sólo
contraría los propósitos de la ley sancionada, sino que entraña el peligro de
centralización de facultades peligrosas a las libertades públicas y porque esto importa la
negación de derechos consagrados a la comunidad de ciudadanos en la democracia
representativa”. No eran como vemos muy adulones o complacientes los legisladores
riojanos de hace 140 años. En el “Bosquejo histórico de la legislatura riojana” podemos
ver que si bien la legislatura acompañó casi siempre de manera complaciente lo que
                                                                                          81

quería el ejecutivo también hubo otras en las que los legisladores, existiendo siempre o
ninguna o muy poca oposición, fue escenario de acalorados debates e incluso en alguna
sesión llegaron los mismos a esgrimir armas de fuego pero lo normal es que la
legislatura ha sido uno de los poderes más débiles a la hora de oponerse a lo que
pretende el mandamás de turno.

12 de setiembre de 1856
La legislatura da sanción a un proyecto del Ejecutivo para la Administración de Justicia
en La Rioja. La ley Nº 36 legisló sobre que el Poder Judicial sería desempeñado por una
Cámara de Justicia establecida en la Capital compuesta de un presidente, dos vocales,
un fiscal y un escribano. En el capítulo II se hablaba de las atribuciones de la Suprema
Cámara de Justicia; el capítulo III, sobre las atribuciones de los jueces de lera. Instancia;
el IV, legisló sobre atribuciones de los jueces de paz; el V, sobre atribuciones de los
Jueces Pedaneos con un total de 92 artículos.
Tiempo de códigos y de una justicia que se afianzaba.

14 de setiembre de 1940
Fallece el doctor Diego Catalán, nacido en Chilecito en 1856 y quizás el médico más
famoso y querido que tuvo La Rioja.
Fue uno de los primeros egresados en Córdoba de la Facultad de Medicina y a pesar de
los muchos ofrecimientos para ejercer la docencia universitaria en Córdoba, decidió
desempeñar su profesión en su provincia. Sus servicios los prestaba en general de
manera gratuita recorriendo de manera incansable no solo la capital sino la provincia,
llevando alivio a sus enfermos. Era el prototipo del “médico a caballo”. Fue propulsor y
director durante casi 40 años del Hospital San Vicente de Paul, siendo también fruto de
sus conocimientos los primeros trabajos escritos sobre medicina en La Rioja. Enrique
Vera Barros en su “Historia de la medicina de La Rioja” señala que “toda su vida estuvo
dedicada a la atención médica de las clases sociales más necesitadas”.

16 de setiembre de 1874
Por ley número 255 se le otorgaba a José Barros Quintero nuevo privilegio exclusivo de
10 años para la fabricación de ladrillos refractarios en La Rioja destinados para hornos
de fundición. Para gozar de ese privilegio antes del año y medio debía poner en marcha
su proyecto. Esta ley era similar a otras concediendo privilegios para fabricar ciertos
productos y marcar una línea de apoyo jurídico para los que invirtieran en la concreción
de proyectos industriales con materias de la zona. La Riojana, empresa instalada en la
cuarta década de este siglo, pudo instalarse por un proyecto similar y el apoyo brindado
por el estado, empresa que produjo ladrillos refractarios. Los legisladores que en 1874
alentaban el proyecto de Barros Quintero.

16 de setiembre de 1870
El gobierno provincial pone en funcionamiento la Escuela Superior Nacional de Niñas
en la capital, mediante autorización del gobierno de la Nación, haciéndolo sobre la base
de la Escuela Primaria Nacional de Niñas ya existente.
Crea las plazas de una directora, subdirectora, maestra, portera y asigna sueldos de
importancia para la época: 100, 100, 60, 45 y 8 respectivamente. Y nombra subdirectora
a Mercedes Quiroga de Vera, maestra a Leonor Mota de Herrera y ayudanta a María
Godoy de Mercado. Con esta escuela el gobierno completaba su vasto plan de
educación popular. En toda la historia de la educación popular en La Rioja fue éste el
                                                                                       82

que más hizo por elevar el nivel de los educandos riojanos. Y lo más interesante fue que
muchas educadoras fueron riojanas.

16 de setiembre de 1864
El ministro del Interior Guillermo Rawson comunica al gobernador Campos la firma de
un contrato entre ese ministerio y don Raúl Legout para la construcción de un camino
carretero desde Cruz del Eje a los Llanos del Chañar (La Rioja). El camino tendría 10
varas de ancho, siguiendo en su traza la línea más recta. Legout cobraría 200 pesos plata
boliviana por cada legua de camino, comprometiéndose el empresario a construir cada 3
o 4 leguas un pozo de balde, cobrando por los mismos hasta 60 metros de profundidad,
40 pesos bolivianos. Si no encontrara agua el gobierno pagaría la mitad. La obra sería
construida en 3 meses a partir del 01 de octubre, siendo preferido Legout si su trabajo
fuera satisfactorio en la continuación de dicho camino hasta La Rioja. El gobierno
pagaría 2000 pesos plata boliviana al comienzo. La primera iniciativa de construir un
camino entre La Rioja-Córdoba se debió a Facundo Quiroga que en el año 1823 ordenó
a su lugarteniente el Zarco Brizuela realizar esa obra para permitir la llegada a La Rioja
de las máquinas compradas en Inglaterra pero la fabricación de moneda con objeto de su
traslado a La Rioja. El costo de la obra fue de $3000 pesos de la época.

16 de setiembre de 1912
Nace en Famatina, Héctor Antonio Barrionuevo, prestigioso historiador y educador
riojano de singular significación en la actividad cultural. Profesor de Historia, título
otorgado por la Universidad de Buenos Aires, realizará en La Rioja una larga tarea
docente en los principales establecimientos del medio, pero será en su labor de
investigador de la historia donde destaca. Miembro de la Junta de Historia y Letras de
La Rioja a él se debe exhaustiva documentación sobre Pozo de Vargas, sobre Rosario
Vera Peñaloza y sobre la autonomía riojana. Uno de sus libros más conocidos fue
“Clases de Historia de La Rioja”. Dejó mucha obra inédita que fragmentariamente dio a
conocer en la valiosa colección de la revista de la Junta de Historia.
Fue, sin duda, uno de lo más importantes historiadores riojanos. Falleció el 27 de
diciembre de 1973.

17 de setiembre de 1878
Nace Fray Bernardino Gómez en Los Reales cerca de Cruz del Eje. Estudió en Córdoba
y recibió las sagradas órdenes en 1904, realizando a partir de ese año una intensa labor
misionera docente en Córdoba, Santiago del Estero, Tucumán y finalmente en La Rioja,
donde llega en 1919 por razones de salud. Su incansable labor de virtuoso fraile
franciscano la expresa en obras tales como el templo y templete de Las Padercitas que
por un error del Padre Gómez creyó que las ruinas hoy protegidas por esa obra eran
donde había vivido San Francisco Solano en 1593 predicando a los indios. En la misma
época que se construía el tal templete se dio a conocer un estudio que establecía que las
ruinas allí ubicadas eran los restos en relativo estado de conservación de uno de los
cuatro fuertes que mandó construir el general Jerónimo Luis de Cabrera (nieto del
fundador de Córdoba) para preservar a la ciudad de La Rioja del alzamiento indígena
ocurrido con motivo de las Guerras Calchaquíes. Esta equivocación no obstante
constituyó un acierto pues sí se preservaron las ruinas de algo históricamente muy
importante. Y a su entusiasmo se debe en parte la anual peregrinación del segundo
domingo de agosto con la imagen del Santo Solano, en una de las más significativas
muestras de religiosidad popular. Obras suyas fueron: el edificio del Colegio
Franciscano, la banda infantil, el templete donde se guarda el naranjo histórico, el
                                                                                      83

museo Inca-Huasi, fruto de su incansable búsqueda de restos indígenas que logró
recoger en cerca de unas 10.000 piezas, algunas de singular valor e importancia, siendo
apoyado en esta tarea por el gobernador riojano Héctor de la Fuente. Si bien no se ajustó
a las técnicas científicas en la búsqueda arqueológica muchas de esas piezas figuran en
publicaciones de alto nivel publicadas especialmente por la Academia Nacional de la
Historia en ediciones bilingües, lo que hace del repositorio del Museo Inca Huasi uno de
los más importantes del país y de América Latina. Fue miembro fundador de la Junta de
Historia y Letras de La Rioja. Sacerdote virtuoso y laborioso. Falleció el 28 de julio de
1961.

20 de setiembre de 1864
El presidente interino de la comisión de instrucción primaria Hermenegildo Jaramillo
comunica que en la fecha se había instalado la escuela de mujeres de la capital “con la
regularidad que lo han permitido los pocos fondos de que se ha podido disponer para
aquel plausible objeto”, recordando al gobierno, “que las dos escuelas de varones y
niñas, carecen totalmente de los útiles más indispensables, como ser tinta, papel,
pizarras y los textos para la enseñanza”.
Jaramillo solicita se reglamente quién y cómo se debe seleccionar a los niños para
recibir la enseñanza gratuita y quien debía hacer la correspondiente clasificación de
pobreza de los niños.
Francisca Coppari escribió una historia muy completa sobre la enseñanza primaria en
La Rioja que muestra la inmensa labor que se desarrolló desde aquellos lejanos
tiempos…

22 de setiembre de 1868
El gobernador interino Nicolás Barros, al reasumir su cargo luego de la asonada del 18
de agosto por parte de las fuerzas varelistas que lo obligaron a huir, dirige al general
Octaviano Navarro, subinspector encargado de la pacificación de la provincia, una nota:
“Me encuentro en esta ciudad en actitud de continuar en el desempeño del cargo y al
que tuve que abandonar por la presencia en esta de la montonera encabezada por
Elizondo. Desconociendo como desconozco todos los actos que durante mi ausencia
han dimanado de la montonera, que la motivaron, le aviso a Usted a fin de que no les
reconozca a las autoridades creadas por la rebelión en otro carácter que de sediciosos y
traidores a la patria”.
Las cosas volvían a la normalidad mitrista. Estaba terminando la década del 60 y la
provincia luego de los reiterados fracasos de las fuerzas federales volvía a un estado de
“paz forzada” pero que muchos, derrotados o triunfadores deseaban fervientemente. Ya
La Rioja por esa época mostraba las lamentables consecuencias de haber sido casi el
centro exclusivo de los alzamientos federales, mereciendo por tal actitud heroica el peor
de los tratos por el gobierno nacional pudiéndose observar ello en pérdidas de cosechas
en el avance del desierto sobre sus viñedos, en la muerte de centenares de labriegos,
arrieros, y pueblo humilde que habían seguido tanto las banderas de Peñaloza como las
de Varela.

22 de setiembre de 1939
El entonces gobernador de la provincia en nombre de La Rioja, Catamarca y provincias
del noroeste carecientes o pobres, en esa fecha envía una extensa carta a los senadores
riojanos Héctor González Iramain y Raúl Ceballos Reyes que es quizá uno de los
documentos más significativos de la historia provincial. Decía en la misma: “La
gravedad del problema económico de La Rioja, sin solución posible con los medios y
                                                                                      84

rentas de que ella puede disponer, me induce a dirigirme a Ustedes, representantes
constitucionales de la misma en el Senado de la Nación, para pedirles quieran solicitar
la indispensable colaboración, primero de estudio en el Honorable Senado y luego de
acción legislativa, que allí mismo se promovería para resolverlo”.
El llamado del gobernador riojano provocó la inmediata reacción del Senado Nacional
que envió una comisión compuesta por los senadores González Iramain, Alfredo
Palacios y Villafañe que recorrieron ambas provincias comprobando el estado de
verdadera pobreza y necesidades. De esta visita surgió una verdadera catarata de leyes
que beneficiaban a las mismas aplicadas a infraestructura hidráulica, usinas
hidroeléctricas, caminos, represas, etc. quedando algunas y llevadas a cabo y otras que
quedaron en el papel pero que sirvieron y mucho a que la nación comenzara a
interesarse más por estas provincias abandonadas. El informe que suscribiría el senador
Palacios publicado posteriormente como libro es un documento cruel y veraz de la
situación escandalosa en la que vivían los pueblos de esta región: trabajos miserables,
casi absoluta carencia de infraestructura sanitaria, enfermedades endémicas como el
paludismo, la tuberculosis, etc, constituyen uno de los aportes más singulares a lo que
podríamos denominar “La literatura de la pobreza”.

24 de setiembre de 1885
Nace en Los Molinos Dolores de la Vega, que fallece el 29 de setiembre de 1963.
Dolores de la Vega de Calderón fue alumna sobresaliente en la Escuela Normal Castro
Barros. Fue una suerte de símbolo. Pues sobresalir le significó ocupar muy pronto
cargos de responsabilidad en la docencia.
Directora de la escuela Ortiz de Ocampo, fue llamada a integrar la planta fundadora de
la Escuela Normal Mixta en Reconquista, luego hizo lo mismo en Venado Tuerto para
desempeñar tareas docentes en Buenos Aires. En La Rioja a partir de 1948 ocuparía por
dos periodos la presidencia del Consejo de Educación desde donde promovió carreras
agrícolas, la fundación de jardines pre-escolares, siguiendo las enseñanzas de Rosarito
Vera Peñaloza y muchas innovaciones en los sistemas docentes. Contribuyó a la
jubilación de los maestros. En todo proceso de renovación estuvo. Hasta muy entrada la
segunda mitad del siglo XX, los maestros fueron quizá el gremio más castigado por la
desidia y el desinterés de los gobiernos de turno. Fue común que los mismos cobraran
sus sueldos con un año de atraso, por ello la mención en ésta efemérides es un
recordatorio del sacrificio de los docentes riojanos.

24 de setiembre de 1869
Bajo la presidencia de María H. de Bazán se organizaba por decreto del ejecutivo
riojano, la SOCIEDAD DE BENEFICIENCIA en la que figuraba casi un centenar de
señoras de la clase alta riojana. Habría una comisión directiva con una presidenta, una
tesorera y tres vocales y era atribución prioritaria de la sociedad de caridad, “procurar
todos los recursos posibles por los medios que la caridad sugiere para invertirse en el
sostén y mejoramiento del Hospital y de sus enfermos”.
Esta fue, sin duda, la primera organización laica integrada por mujeres de acción
comunitaria y beneficio social. Hacía ya medio siglo que existía en Buenos Aires y en
casi todas las demás provincias la Sociedad de Beneficencia creada por Rivadavia.

25 de setiembre de 1874
A partir de este día y hasta la primera semana de octubre serán varios los decretos del
Ejecutivo relacionados con la movilización de la Guardia Nacional como consecuencia
del movimiento revolucionario encabezado por Mitre y que terminaría con su derrota en
                                                                                      85

la batalla de La Verde (provincia de Buenos Aires). Así se nombra a Exequías Bringas
comandante de la guardia nacional en la capital; se arbitran los medios para sufragar los
gastos que produzca dicha movilización y se designa como médico titular de las fuerzas
movilizadas al servicio de la nación al doctor Arquímedes Marchi con el grado de
sargento mayor.
En La Rioja los rebotes revolucionarios fueron de muy escasa intensidad, pero sin duda
conmovieron a la sociedad de entonces. La única y más interesante relación entre ese
movimiento y La Rioja fue la participación del coronel Hilario Lagos en la represión de
los revolucionarios, pues años antes Lagos llegado a La Rioja en represión de la
montonera ya derrotadas casaría con una joven riojana cuyos descendientes todavía
viven en la provincia. Siendo, a diferencias de los “Coroneles de Mitre”, sanguinarios y
crueles, casi diríamos la excepción. Una calle de la capital recuerda su nombre.

27 de setiembre de 1729
Nace en La Rioja Juan Francisco Ocampo que luego de cursar estudios en el Colegio
Monserrat ingresó en la Compañía de Jesús en 1748. En 1760 estaba en el Colegio de la
Compañía en Asunción del Paraguay, siendo expulsado de los reinos borbónicos con los
demás sacerdotes de su congregación en 1767 radicándose en Italia.
Este religioso riojano era filósofo y a su capacidad intelectual se le debe una serie de
traducciones de obras del saber de la humanidad. Falleció el 31 de diciembre de 1816.
Si bien una sociedad pequeña y aislada La Rioja a lo largo de su historia tuvo muchos
ejemplos similares a los del jesuita Juan Francisco Ocampo, muy poco conocido entre
nosotros, pero que dejó testimonio de su ingenio y saber en los círculos intelectuales de
Europa.

28 de setiembre de 1871
Que no era cobrar multas, convocar a la Guardia Nacional y demás cuestiones lo
muestra una ley, la número 194 en la que se decía: “Se asigna al joven estudiante en la
Universidad de Córdoba, don Francisco Villanueva la cantidad de doscientos veinte
pesos anuales para continuar su carrera literaria, por el término de dos años, a contar
desde el 1º de enero de 1872”. Mucho dinero sin duda, que le permitiría vivir más que
holgadamente en Córdoba escribiendo sonetos, alejandrinos o cuartetos. Lo que sí que
el tal Francisco Villanueva nunca figuró como escritor riojano y que sepamos su
nombre no figura en el Parnaso argentino. ¡Seguramente un buen verso para sacarle
fondos a una provincia que no se caracterizó por lo rica! Por esos tiempos el riojano
Salvador de la Colina que escribiera una de las obras más hermosas “Crónicas riojanas y
catamarqueñas” vivía en Córdoba casi de la caridad pública pero su sacrificio lo llevó a
ocupar ya recibido de abogado altos cargos la justicia provincial y catamarqueña
finalizando su larga trayectoria profesional como profesor en la Universidad de Buenos
Aires de Derecho Penal.

28 de setiembre de 1864
Por ley número 108 crease un nuevo departamento que se denominará
INDEPENDENCIA. Abarcando los lugares de Tudcum, Patquía, La Hedionda,
Aguango, Cieguita, Mohillaco, Los Colorados, Conasto, Totoral, Paganzo, Amaná,
Cerro Blanco y Salinas de Bustos, fijándose como limites por el sud la Hedionda, por el
norte Tudcum, por el este Patquia y por el oeste las Salinas de Bustos, designándose
como cabecera del departamento a Patquía, autorizándose al ejecutivo a nombrar los
empleados que creyera conveniente.
                                                                                       86

Hasta bien entrado el siglo XX Independencia y Sanagasta se integrarían electoralmente
a la capital no designando diputados departamentales.




                                   OCTUBRE
02 de octubre de 1859
El comandante en jefe del departamento de Famatina con cabecera departamental en
Villa Argentina (Chilecito) envía un cuadro o gráfico con el estado de la fuerza de
Guardias Nacionales a su mando. En caballería 4 jefes 26 oficiales y 600 soldados; de
infantería los mismos jefes 5 oficiales y 80 hombres. El total de fuerzas armadas de ese
departamento era de 4 jefes, 31 oficiales y 680 soldados. ¡Casi un millar de hombres!
Cifra que muestra hasta que punto la provincia se encontraba en tren de guerra y explica
también lo fácil que le era a Peñaloza y lugartenientes organizar significativos
contingentes armados.

05 de octubre de 1798
Nace en La Rioja Gabriel Ocampo. Fallece en Santiago de Chile el 10 de febrero de
1882. Recibiose de doctor en Derecho en la Universidad de Córdoba y pasa a Chile
donde ejerce su profesión. Se instalará luego en Buenos Aires pero es perseguido
durante el “rosismo” y emigra a Montevideo de allí pasará definitivamente a Santiago
de Chile, donde llegará a ocupar altas responsabilidades en lo que hace a la
institucionalización de ese país. Integra la comisión que redactó el Código Civil y
redacta como autor único el código de Comercio de Chile considerado una obra
maestra. Tuvo responsabilidades políticas y gozó de alto reconocimiento por su saber e
integridad, al extremo que por ley del congreso chileno le fue concedida la ciudadanía
de ese país. La Rioja lo designó Senador Nacional pero renunció al cargo. Fue un
riojano universal.

07 de octubre de 1872
Se concedía a Guillermo Treolar los privilegios que pedía para la elaboración del
socavón que se proponía realizar en el Cerro de Famatina. Los privilegios que se
concedían consistían en exonerarlo de pagar los derechos de veinte pertenencias
continuas, quedando también exonerados del servicio militar los operarios de la
empresa. Pudiendo la empresa hacer uso de los pastos, leñas y agua de propiedad fiscal,
mientras se trabajase el socavón. Exonerando a la empresa de cualquier impuesto local
que gravara la explotación o exportación de los minerales. Treolar tendría que iniciar los
trabajos con un lapso de trece meses. Treolar fue un personaje importante en la cuestión
minera riojana y su nombre aparece en este tipo de empresas hasta comienzos del siglo
actual. Fue además autor de una serie de publicaciones referidas a esta industria que
son, sin duda un aporte bibliográfico importante para la historia de la minería riojana.

07 de octubre de 1942
El gobierno provincial decreta en ese día el destino de $10.000 para la impresión de la
obra “Cancionero Popular de La Rioja” quizá uno de los libros más importantes que se
escribieran en toda la historia de esta provincia. Durante los años de 1938, 39 y 40 su
autor el folclorologo Juan Alfonso Carrizo recogió de boca de ancianos y memoriosos
riojanos y riojanas de toda la provincia más de 6000 cantares tradicionales de La Rioja
lo que lo convierte en el más importante y logrado trabajo de búsqueda e investigación
                                                                                        87

en el tema habiendo estudiado además los cantares tradicionales de Catamarca, Salta,
Jujuy y Tucumán, siendo el de La Rioja editado en tres tomos el más importante. El
total de los tres tomos es de 1106 páginas. Esta obra de imprescindible consulta fue
considerada en su tiempo una de las mayores contribuciones al pasado tradicional del
país.

10 de octubre de 1872
Por ley 225 se autorizaba al Ejecutivo riojano “para invertir hasta la cantidad de
quinientos pesos, para socorrer las familias indigentes de la Provincia que no pudiesen
proveerse a sus necesidades y alimentación”. Y se agregaba: “El Poder Ejecutivo
reglamentará por un decreto especial la forma de hacer la distribución”. Muchas fueron
las épocas en La Rioja en las que la gente se moría de hambre o vivía en la miseria. Pero
esto se agrava como consecuencia directa de las continuas y crueles guerras civiles y de
las graves pérdidas materiales producidas en todos estos años en los que los hombres
eran enviados a la guerra, que el comercio se desarticulaba, etc. será constante este tema
de la miseria.

13 de octubre de 1863
El ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública de la Nación Eduardo Costa envía al
gobierno riojano copia del decreto disponiendo que la Corte Suprema de Justicia de la
Nación y el Juzgado de Sección de la provincia de Buenos Aires comenzarán a ejercer
sus funciones el 15 de octubre.
Debiendo hacerlo los demás juzgados tan pronto recibieran esa comunicación.
Esta sería la fecha de nacimiento del Juzgado Federal de La Rioja que iniciaría sus
actividades en la provincia con los gruesos expedientes referidos a los alzamientos
montoneros y las luchas civiles. Contra viento y marea la legalidad mitrista avanzaba
por el país en armas. Uno de los primeros expedientes que se elabora en el Juzgado
Federal de La Rioja fue el referido al juicio que se le realizó a Severo Chumbita el
caudillo de Aimogasta juicio que misteriosamente desapareció durante cerca de setenta
años hasta que a principios de este siglo fue encontrado y que sirvió para que los
historiadores Víctor Hugo Robledo y Hugo Chumbita escribieran un libro sobre la vida
de este importante jefe montonero y las alternativas del juicio que se le hizo. Otro de los
juicios resonantes de esa época realizado en el Juzgado Federal fue a Aurelio Zalazar
que tuvo mucho protagonismo pues encabezó en Catuna en 1865 en el alzamiento y
rebelión del contingente que de La Rioja marchaba a Rosario para ser llevado a la
guerra del Paraguay. La rebelión de Zalazar terminaría tiempo después con su
ejecución. En este juzgado se conserva valiosa documentación sobre esos tiempos
trágicos de la historia de nuestra provincia.

17 de octubre de 1889
Nace en La Rioja Cesar Carrizo que luego de realizar estudios en La Rioja y Catamarca,
llega en 1910 a Buenos Aires iniciando una larga y fecunda labor como periodista,
escritor, novelista, ensayista, dramaturgo. Obtiene importantes premios como cuentista
y poeta y Rubén Darío, el escritor nicaragüense, incluye trabajos suyos en publicaciones
europeas. Si bien toda su obra está basada en su profundo amor al terruño en el que se
asienta Cesar Carrizo sobre generaciones de luchadores, es en especial en sus novelas:
“Un lancero de Facundo”, “Viento del anti-pampa” y sus libros de viajero “Imagen del
país” y “Caminos argentinos” donde aparece el hombre de pluma ágil, de observador
atento a culturas e imágenes. Para conocer La Rioja del siglo XIX hasta mediados del
siglo XX, estos libros de Carrizo, enamorado de su tierra, son de inevitable y necesaria
                                                                                       88

consulta. Están escritos en un lenguaje ameno y ágil donde prevalece su pluma de
periodista y no habiendo perdido nada de su frescura inicial.

19 de octubre de 1872
Por ley 227 quedaba autorizado el Departamento General de Policía, para reglamentar
los juegos de carreras, riñas de gallos y rifas, conforme a lo dispuesto por los artículos
124 y 125 del Reglamento de Policía de la Provincia. Este reglamento era copia del
usado en Copiapó como lo dice Marcelino Reyes y sería modificado en el ´82 y en otro
de los tiempos de Joaquín V. González en el ´90. Lo curioso que recién en este último
comienza a reprimirse el juego de la riña de gallos. Que incluso en el del 1933 (1890-
1992) que están prohibidas las riñas de gallos, éstas gozan de muy buena salud en todo
el ámbito de La Rioja, por lo que suponemos que aquella lejana disposición de 1872 era
más sabia y correcta que todas las que vinieron después. En realidad las riñas de gallos
hasta este siglo XXI se llevan a cabo en lugares especiales y permiten apuestas de todo
calibre concurriendo a estos eventos “galleros” de toda Argentina e incluso se
consideran de la mejor calidad los provenientes de Brasil con lo que concluimos que no
es solamente una práctica corriente entre nosotros y en todo el ámbito nacional sino que
en nuestros países vecinos goza también de amplio apoyo popular.
En el ámbito de la capital riojana fue famoso como preparador de gallos el doctor
“Pilulo Zalazar”, fallecido no hace muchos años.

20 de octubre de 1862
El gobierno interino de la provincia designa al coronel Felipe Varela Inspector General
de Policía de La Rioja.
Por esta época Varela en mérito a sus antecedentes militares y habiendo anteriormente
servido como edecán al general Urquiza gozaba de singular prestigio y era considerado
hombre de respeto y custodio de la legalidad. Tiempo después se lo calificaría de
bandolero, bandido, montonero y mil epítetos descalificadores más. La verdad es que
Varela era hombre de trabajo, estanciero, molinero y carnicero en Chile y por las
circunstancias de la vida, militar y conductor de hombres. Pero su época más gloriosa
aún no había llegado, pues todavía faltaba un lustro para Pozo de Vargas.

20 de octubre de 1864
El ministro del Interior Guillermo Rawson comunica al gobernador riojano que en lo
referente al camino carretero entre Chañar y La Rioja puede contratar el propio
gobierno provincial con quién estimase conveniente dicha construcción, teniendo en
cuenta para ello el contrato oportunamente hecho entre la Nación y el señor Raúl Legout
que construiría el camino entre Cruz del Eje y Chañar. El pago correría por cuenta del
ministerio del interior.
En realidad era una manera de permitir que La Rioja tuviera más control sobre una obra
que realmente significaba mucho y bueno para su desarrollo teniendo en cuenta que
dicho camino le permitiría una comunicación más fluida con Córdoba y Chilecito.
Y es que algo que afirmó Sarmiento era que gran parte del accionar revolucionario en
La Rioja se debía fundamentalmente a su aislamiento y que era necesario unir la
provincia al resto de sus hermanas mediante la construcción de caminos, telégrafos, etc.
idea que iba acompañada con la persistente fijación que La Rioja se amotinaba única y
exclusivamente por razones de atraso, aislamiento y analfabetismo, de allí y en
constante tratamiento en documentos oficiales de la época hacia el pueblo riojano, se
hablaba de “gauchos brutos”, “bandoleros”, etc. que respondía a la visión que expusiera
tantas veces el sanjuanino en “Civilización y barberie”.
                                                                                       89

21 de octubre de 1895
Nace en Atiles Elías Ocampo. Fallece en La Rioja en 1975. Ocampo estudia medicina
en Córdoba y se radica en San Juan, llegando a La Rioja en 1927. Director por concurso
de la estación Sanitaria Pelagio Luna, desarrolló una importante acción médico
sanitaria, especialmente en la lucha contra el paludismo, recibiendo calificadas
felicitaciones. Puede ser considerado como el primer médico sanitarista de la provincia.
De manera particular dedicó su acción al cuidado de los niños. Pero al doctor Elías
Ocampo La Rioja le debe el más bello y perfecto trabajo literario publicado sobre
Facundo, pues Elías Ocampo cultivó magistralmente las letras y formó parte de la Junta
de Historia y Letras de La Rioja y de la Sociedad Argentina de Escritores. Cuando en la
Casa de Gobierno en tiempos del gobernador Héctor de la Fuente se instalan los retratos
de Quiroga y Peñaloza al doctor Elías Ocampo le tocó el discurso de entronización del
retrato de Facundo Quiroga.

24 de octubre de 1872
Era autorizado el gobierno riojano para proveer el alumbrado público de la capital,
creando un impuesto de 4 reales por cada casa de familia, de negocio o habitación de
personas independientes donde se estableciera el alumbrado.
El alumbrado podría hacerse o por el Departamento General de Policía o por
empresarios particulares y el Ejecutivo podía invertir de las rentas generales la cantidad
necesaria para la construcción de faroles y demás gastos preparatorios del alumbrado
público.
Habría luego alumbrado a gas y después eléctrico, muy malo por cierto, al extremo que
en tiempos del intendente Rafael Torres (1942) se licitaba la instalación del alumbrado
público a partir de plaza 25 de mayo hacia tres cuadras a los cuatros puntos cardinales.
Malos empresarios, malas empresas contribuyeron a que la luz no se hiciera.

25 de octubre de 1864
En esta fecha se firma el contrato entre el Director General de Correos de la República y
la empresa Mensajerías Iniciadores que se obliga a conducir directamente la
correspondencia desde Córdoba a La Rioja y viceversa corriendo la distancia de 116
leguas.
La empresa de no cumplir lo estipulado tendría multa de hasta 50 pesos y de faltar tres
veces podría ver rescindido su contrato. La empresa sería directamente responsable de
la seguridad de la correspondencia, pudiendo recibir correspondencia durante el viaje.
Por cada viaje de ida y vuelta la empresa recibiría 50 pesos fuertes.
Con el tiempo se iría modificando este esquema y las mensajerías no irían a Córdoba
sino a Chumbicha para unirse al ferrocarril.

25 de octubre de 1810
EL FAMATINA EN LOS PLANES DE LA JUNTA DE MAYO
En esa fecha la Junta envía una comunicación a Juan Martín de Pueyrredón en la que
propone la realización de una obra completa en lo que concierne al fomento de las
minas de San Pedro de Famatina. Desglosando los detalles, puede señalarse que, dicho
de otra manera, era propósito firme del gobierno central, brindar apoyo y expansión al
centro primordial de la riqueza riojana cuyo potencial ya era tenido seguramente por
noble e importante allá por los días remotos del incario.
Pareciera que la Junta se adelantaba a acontecimientos futuros pues luego de la pérdida
del Alto Perú, tras Vilcapugio y Ayohuma, las riquezas del Potosí no sirvieron más a los
objetivos revolucionarios y el Famatina adquiriría enorme significación como generador
                                                                                         90

de oro y plata. En realidad el problema que se le planteaba a la Junta era que desde los
tiempos de la creación del Virreinato del Río de la Plata este dependía en un 70% de los
envíos de oro y demás elementos de cambio del virreinato del Perú, algo que se dejó de
percibir no más se iniciara la Revolución de Mayo, de allí la extrema pobreza que reinó
en todo el ámbito del ex Virreinato del Río de la Plata, solucionado en parte por la
Primera Junta, los Triunviratos y los directorios aplicando fuertes impuestos o
directamente exaccionandolos a los ricos comerciantes españoles que habían forjado su
riqueza por el monopolio. Pero esto también tuvo un limite de allí que la única fuente
que le quedó a las Provincias Unidas fue el importante recurso de la aduana de Buenos
Aires que llevó al gobierno, fundamentalmente de Rivadavia a considerar que ese
recurso era, casi de uso exclusivo de los gobierno porteños. Por ello la desesperación
tanto de Quiroga como de Rivadavia de explotar cada uno por su cuenta la riqueza del
Famatina que, por otra parte considerando la tecnología de la época no era tan
importantes.

27 de octubre de 1894
Era un sábado y a eso de las cuatro y media de la tarde cuando riojanas y riojanos salían
de su siesta, día en que a la noche se presentarían una serie de números artísticos
durante menos de dos minutos un terrible terremoto hizo que La Rioja se viniera abajo.
Quizás el hecho de haberse producido a esa hora, a que las casas en general tenían
amplias quintas casi no hubo que lamentar victimas. Ello no obstante la mayor parte de
sus edificios o se derrumbaron o sufrieron graves averías. De los primeros cabe anotar
la destrucción total de lo que sería la Iglesia Catedral ubicada en la esquina de las calles
actuales Joaquín González y Bazan y Bustos (Colegio Pío XII que durante muchos años
mostró sus restos sin remover), además del cabildo, de las iglesias existentes con
excepción de la más antigua de los dominicos construida en 1634. Fue tal la destrucción
que especialistas de la Universidad de Córdoba estimaron lo afectado en unos 2.000.000
de pesos de la época. A los pocos días y merced a los pedidos del gobernador Guillermo
San Román y las noticias aparecidas en los periódicos nacionales comenzó a llegar la
ayuda de la Nación y de entidades privadas de asociaciones de riojanos en otras
provincias, así como también comisiones de médicos e incluso la presencia de la muy
recientemente fundada Cruz Roja Argentina. Los envíos llegaban por ferrocarril hasta
Patquia y de allí en carros eran transportados hasta la capital. La exigua y pequeña
contribución venida desde La Plata, Buenos Aires, Santiago del Estero, etc. no pasó de
los 60.000 pesos de allí que los riojanos debieran reconstruir su ciudad casi con su
propio esfuerzo. La magnitud del desastre siguió mostrando sus restos durante varios
años. Fue sin duda el peor desastre natural en toda la historia de La Rioja. El doctor
Nicolás González Iramain en su libro de recuerdos “Del solar riojano” cuenta con
mucha precisión y detalles los aspectos más curiosos que ocurrieron en esos días.
Siendo por ello el testimonio más fidedigno de tales acontecimientos.

29 de octubre de 1856
Se constituye formalmente el Consejo de Gobierno que la Constitución de La Rioja
contemplaba integrado por el Ministro General de Gobierno, Nicolás Dávila; Juez de
Alzada, Nicolás Carrizo; Juez de Primera Instancia, Blas González y el ciudadano
Solano Granillo. Su objeto era aconsejar al Ejecutivo en la mejor forma posible para el
bien común. Una institución que alejaba del gobierno el omnímodo poder del hombre
único, del sabelotodo. Algo que tras muchas idas y venidas se ha vuelto a imponer en la
Constitución de La Rioja de 1986.
                                                                                       91

30 de octubre de 1976
Fallece en La Rioja Ángel María Vargas. Había nacido en Rosario en 1903. Vivió en La
Rioja desde muy niño y aquí desarrolló una original y laboriosa tarea como escritor,
periodista, político. Sus cuentos magistrales figuran en las más selectas antologías de
habla hispánica, recibiendo por su labor en este rubro los más importantes premios
nacionales. Su libro fundamental “El hombre que miró las estrellas” ha sido
recientemente incluido en la Biblioteca “La Ciudad de los naranjos” que dirige y
solventa la Biblioteca Mariano Moreno, cuentos de un estilo perfecto y siempre de
lectura obligatoria para conocer a este soberbio escritor de la literatura regional.
Como periodista fue fundador y director del periódico y luego diario “La Rioja”, quizás
una de las mejores expresiones del periodismo riojano que duró desde 1932 al 52 pero
que por necesidad su fundador y propietario utilizaría de mil maneras elogiando o
criticando a los gobiernos de turno. Fundó además las revistas “El Cardón” y “Don
Joaquín”, de singular atracción.
Fue intendente de la capital y a él se debe la realización de la mayor exposición de arte
que hasta entonces y en toda su historia se llevó a cabo en La Rioja con el concurso de
los principales artistas (pintores, escultores, grabadores, etc) de Argentina parte de la
cual sirvió de base para la creación del Museo Octavio de la Colina que en el año 2012
fue reinaugurado en sus salas de exposición y de acuerdo a las más recientes técnicas
museísticas. Miembro de la Junta de Historia y Letras de La Rioja.
Fue un humanista profundo y sabio y lo principal de su biblioteca fue donado al
Archivo Histórico de La Rioja.




                                 NOVIEMBRE
03 de noviembre de 1940
Fallece en La Rioja el doctor Samuel Luna, nacido en esta capital en 1874. Samuel
Luna se recibe de médico en la Universidad de Buenos Aires y de regreso a su tierra
practica la medicina con un sentido altruista y caritativo que lo indica como un auténtico
apóstol de la medicina. El doctor Samuel Luna era una figura tradicional de La Rioja
hermano de don Pelagio B. Luna, había dado como aquel sus mejores entusiasmos y sus
más puros favores a la causa del radicalismo del que llegó a ser presidente en la
provincia.
Su nombre era respetado y querido en los hogares más humildes a los cuales llegaba a
prodigar el consejo de su ciencia de médico no recibiendo jamás un centavo por esos
servicios. Era el médico de los pobres.

03 de noviembre de 1866
El gobierno decretaba que “las comandancias militares en la ciudad y campaña,
procederán a la aprehensión en sus respectivos departamentos, de todos aquellos
individuos que debiendo enrolarse en la Guardia Nacional no han obtenido su
correspondiente papeleta”… Los individuos que fueran aprehendidos en la campaña en
esa situación serian remitidos a la ciudad “bajo segura custodia”.
Este decreto expresaba la resistencia que había en el pueblo a participar en la guerra del
Paraguay. Desertores, incumplimiento de severas disposiciones militares, todo valía a la
hora de cumplir con algo íntimamente odioso como ir a pelear en una guerra injusta. El
uso de la papeleta que era normalmente otorgado por propietarios o autoridades
policiales es recordado en los versos del Martín Fierro pues no poseer ese “documento”
                                                                                       92

permitía que cualquier autoridad policial sindicara al criollo como “vago y mal
entretenido”. En el fondo esta arbitraria disposición que obraba en el Reglamento de
Policía llevaba una flagrante injusticia pues la sociedad se dividía en los que poseían
bienes y en los desposeídos concepción muy alejada por cierto de la pretendida
democratización de la República. El gaucho era la escoria, indigno de participar en la
misma y solamente se le permitía el trabajo mal remunerado y la obligación de
participar en cuanta guerra, revolución o lo que fuera. Era como vemos únicamente,
“carne de cañón”.

04 de noviembre de 1871
Nace en La Rioja Carlos María Quiroga de larga y prolífera vida como docente,
periodista y político. De su capacidad, de sus ideas renovadoras y progresistas dan
cuenta las muchas iniciativas que tuvo. Fundó en momentos particularmente difíciles
para La Rioja (principios de 1895) el periódico “LAUREL”. Hacía poco había ocurrido
el terremoto de octubre del ´94. Fue el triunfo del espíritu sobre la adversidad. Dirigió
durante 12 años EL INDEPENDIENTE, fundado en 1901. Fue diputado provincial y
gobernador interino y a cargo, vicegobernador en largo periodo. Como docente ocupa
todos los cargos de responsabilidad. Como legislador se le debe el escudo de La Rioja
(cuya idea surge de un viejo sello de principios de siglo XIX donde ya figuraba el cerro
del Velasco, imagen central del escudo riojano), la avenida Rivadavia y la biblioteca y
archivo de la legislatura. Fue periodista de garra que se jugó el pellejo. Un caballero en
todo el sentido de la palabra.

06 de noviembre de 1866
Los bonos de cancelación de deuda de hace pocos años tienen un lejano antecedente
muy riojano en la ley 131 en la que se creaba un fondo público de 30.000 pesos
bolivianos representado por billetes de uno, cinco y diez pesos. Los de uno en tinta
negra y papel blanco, los de 5 en tinta morada y los de 10 en tinta azul. Los billetes
llevarían el escudo de la provincia y una leyenda: “Emisión del ´66” y las firmas del
gobernador y de los presidentes de la Cámara de Justicia y Legislatura. Gozarían del 6%
de interés anual y serían recibidos como dinero en efectivo en todas las oficinas fiscales
en pago de arrendamiento y precio de tierras fiscales y reducción de capellanías. Una
vez fueran retirados de circulación por los pagos antedichos no podrían volver a
circular. Pasaron más de 120 años y alguien creyó tener una idea genial, ya pensada por
nuestros abuelos, pues en definitiva lo que se hizo fue emisión de moneda necesaria
para el comercio y el giro de los negocios de la época.

06 de noviembre de 1868
El presidente Sarmiento y su ministro Avellaneda firman en la fecha y a pedido “de las
madres de familia de la ciudad de La Rioja, reclamando del Gobierno Nacional el
establecimiento en dicha ciudad una casa de instrucción superior para sus hijos”, un
decreto destinando 25.000 pesos para establecer una escuela superior en la ciudad de La
Rioja y escuelas primarias en Famatina, Sauces, Vinchina, Guandacol, Olta, Malanzán,
Tama, Belgrano, Independencia, Chepes y San Martín. Además se disponía la
adquisición de útiles y textos de enseñanza y promover en los lugares indicados la
erección de edificios para el servicio de las escuelas, solicitando los auxilios de cada
vecindario.
Por ese entonces el 80% de los riojanos eran analfabetos. A fines del siglo el panorama
se había revertido. En realidad el pedido de las madres riojanas iba en la misma
                                                                                     93

dirección que lo que ya había establecido Sarmiento como una política de estado, es
decir llevar la escuela a todo el ámbito de la nación.

06 de noviembre de 1856
El Consejo de Gobierno, quizás la más original institución de la Constitución de La
Rioja del ´55, establece un minucioso reglamento con “Disposiciones Generales” en las
que establecía la inviolabilidad de sus integrantes y un capítulo dedicado
exclusivamente a las discusiones. “Ningún miembro del Consejo –se decía– podrá
tomar más de dos veces la palabra, discutido el asunto en general por todos los puntos
que contiene, podrá tomar otras dos veces la palabra en toda emergencia o inciso que
mereciere particular atención o discusión”. Se invitaba al diálogo fructífero y
esclarecedor y se combatía la cháchara estéril y repetitiva.
¡Toda una lección! Que podrían haber tenido en cuenta legisladores de antes y de ahora,
que llenaron páginas y páginas en Boletines Oficiales y Actas de Sesiones de inútiles y
farragosos discursos.

09 de noviembre de 1864
El ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública de la Nación Eduardo Costa
responde al gobierno provincial que depende del Congreso, ley mediante, todo lo
referido a bienes de comunidades religiosas extinguidas o a extinguirse y que por lo
tanto el gobierno de La Rioja nada debía hacer respecto a importantes bienes
pertenecientes al Convento de La Merced. El ejecutivo riojano en su consulta al
gobierno nacional había manifestado “el deseo de saber si podrían estos bienes
aplicarse, ya arrendándolos, o a vender a objeto de interés público y con especialidad a
la fundación de escuelas o construcción de un asilo de pobres y enfermos”.

10 de noviembre de 1857
¡Tiempos de austeridad republicana! El vocal de la Cámara de Justicia Justo Pastor del
Moral eleva la renuncia a su cargo al gobernador, porque –según explica–, “que a pesar
suyo, la impetuosa concurrencia de exigencias vitales al bienestar y subsistencia de su
numerosa familia que llaman mi inmediata asistencia me dan la indeclinable resolución
de separarme del puesto que ocupo en aquel tribunal, haciendo de él la más formal
renuncia”.
Ocupar cargos públicos, como observamos, era más que una canonjía acto de verdadero
sacrificio. Actitud muy alejada por cierto de los malos ejemplos actuales en los que ser
legislador en cualquiera de sus órdenes (nacional, provincial o municipal) se convierte
en camino casi obligado para importantes fortunas personales. Consideremos que hasta
la segunda mitad del siglo XX los concejales no cobraban honorario alguno, pues servir
en ese cargo era realmente honorífico y digno de ser asumido en defensa del vecindario.
Ricardo Mercado Luna en sus últimas publicaciones hablaba de una verdadera “clase
alta” de mucho nivel económico constituida por funcionarios públicos que hacían de la
política un verdadero negocio.

11 de noviembre de 1856
El gobierno designa integrantes de la Cámara de Justicia, máximo organismo del Poder
Judicial Riojano, a Lorenzo Blanco, Nicolás Carrizo, Pastor del Moral, colocando como
presidente al primero de los nombrados. Como fiscal de la Cámara a Carmelo Valdez y
como sustituto a Pedro Antonio Peñaloza.
La asunción de los integrantes de la Cámara de Justicia motivaría una solemne sesión.
                                                                                        94

12 de noviembre de 1863
En Loma Blanca, caserío cercano a Olta es tomado prisionero el general Ángel Vicente
Peñaloza por un batallón del ejército de línea al mando de Ricardo Vera. Una hora
después Peñaloza es lanceado por el coronel Pablo Irrazabal y luego rematado por
armas de fuego cortándosele la cabeza y mutilándole las orejas siendo la primera
colocada en un palo de algarrobo y ubicado el mismo en la plaza de Olta donde
permaneció varios días y sus orejas llevadas como bárbaro presente y exhibido por
Natal Luna en la capital riojana. Años después y al finalizar el siglo XIX Ricardo Vera
cansado que se le endilgará haber sido el matador del Chacho, solicitó de varios testigos
de ese asesinato que dijeran si su conducta fue la de un asesino o la de un correcto
militar que cumpliendo ordenes había arrestado a Peñaloza. Todos los testigos
requeridos afirmaron que la conducta de Vera había sido honorable y que el causante
del asesinato de Peñaloza fue Pablo Irrazabal el sanguinario jefe de la fuerzas
nacionales que había derrotado días antes a las fuerzas de Peñaloza en la última batalla
que perdió el Chacho en Caucete (San Juan). La muerte de Peñaloza sirvió para que
grandes escritores argentinos como José Hernández escribiera “Vida del Chacho” donde
acusa a Sarmiento de ser el principal instigador de su muerte. A Juan Bautista Alberdi
que desde París escribiría tiempo después una serie de elogios de la figura de Peñaloza e
innumerables poetas y novelistas que tomarían su gloriosa figura como motivo los
hechos heroicos de su vida fundamentalmente los dos últimos años que enfrentaría en
solitario al poder mitrista.
Nacido en 1789, quizás en la figura del general Peñaloza se resume la quinta esencia del
gaucho, del criollo cabal, del hombre de trabajo, del caballero rural. Hombre sencillo,
caudillo no por su bravura y fiereza sino por el prestigio de su conducta, de su hombría
de bien y su generosa personalidad. Nunca se le pudo atribuir una tropelía, una maldad,
un acto de inhumanidad. Fue un defensor a ultranza de los valores tradicionales. Del
ideario federal que era, en definitiva, lo que su pueblo deseaba. Pero la traición de Justo
José de Urquiza que siendo jefe del partido federal lo abandonaría a su suerte luego de
Pavón lo llevó a vivir esos dos años finales enfrentando a las más sanguinarias fuerzas
de “Los coroneles de Mitre” como escribió en uno de sus libros fundamentales Ricardo
Mercado Luna. Peñaloza como cosa curiosa es el más citado en el folklore argentino de
los caudillos lo que habla de la significación que su obra tuvo en el pueblo.

13 de noviembre de 1900
Nace en Nonogasta Domingo Guillermo Iribarren. Fallece en Buenos Aires el 11 de
enero de 1971. Dedicado a las tareas agro-industriales fue un experto en temas
vitivinícolas y llega a ocupar altos cargos en los organismos nacionales sobre este tema.
Fue diputado provincial y diputado nacional en 1942-43. Sus leyes y propuestas
económicas para La Rioja las reunió en grueso libro “Temas del Federalismo” que 25
años después en 1967 serían la base segura y concreta de su vigoroso plan de acción
como gobernador de La Rioja. Colonización, comunicaciones, infraestructura, agua,
electricidad, todo fue motivo de aliento y desarrollo en su gestión en el gobierno más
trascendente y significativo de toda la historia de La Rioja.
En su vida como industrial participó en la fundación de las cooperativas “Nacarí”, “La
Caraoyense” entre otras. Su obra de gobierno ha sido estudiada en un voluminoso
trabajo de historia por la profesora María Ceballos. Resumiendo se puede decir que gran
parte de su obra se ha desarrollado a través del tiempo tal como vemos en el hoy
prospero y productivo Valle Antinaco-Los Colorados y organismos de absoluta
necesidad para el desarrollo de la provincia como ha sido el INTI (Instituto del
Minifundio y las Tierras Indivisas). Sin duda el hecho que Iribarren entendía como
                                                                                        95

fundamental para sacar a La Rioja de su postración fue el Plan de Acción Inmediata que
a mediados de 1867 se puso en marcha al declarar el gobierno nacional a la provincia
como sometida al denominado “Plan piloto”. Iribarren ha sido el más importante
gobernador que tuvo la provincia en toda su historia. Sus cuatro años de gobierno
fueron de un vertiginoso trabajo.

15 de noviembre de 1871
La ley 202 autorizaba al ejecutivo “para contratar con el ingeniero don Emilio
Hunicken, la delineación de la ciudad y la confección de planos que fueren necesarios”.
La delineación se hará con conceptos a dejar las calles de doce varas de claro en toda la
extensión de la ciudad”. Se indemnizaría a todo vecino que perdiera tierra con esta
mensura con el valor fijado por dos tasadores por ambas partes; quedaba autorizado el
ejecutivo para gastar hasta 700 pesos bolivianos “y para proceder solo hubiere de retirar
cercos o demoler tapias”. El ingeniero Hunicken tuvo una larga actuación profesional en
La Rioja y lo vemos figurar en muchas obras de interés público. Aunque sospechamos
que mucho no se hizo porque 20 años después Joaquín V. González llevaría a cabo una
activa obra de gobierno en esto de delinear calles y empedrarlas.

16 de noviembre de 1953
Muere el capitán Vicente Almandos Almonacid, héroe de la aviación francesa, inventor,
pionero de la aviación comercial argentina, un riojano cuya vida novelesca lo convierte
en uno de sus más originales personajes. Estudió en la Escuela Naval y en la facultad de
ingeniería de Buenos Aires. Nacido en 1883 en 1913 estaba en Francia donde realiza
estudios sobre su gran pasión: la aviación.
Al estallar la Primera Guerra Mundial (1914), Almonacid se enrola como voluntario y
bien pronto ya como aviador realiza una serie de hazañas que lo señalan como héroe de
guerra. Es nombrado capitán de la aviación francesa recibiendo las máximas
condecoraciones al valor y al desempeño. En Argentina a partir de 1919 cruza en vuelo
nocturno por primera vez Los Andes y se convierte en propulsor de la aviación
comercial, al crear junto con varios de sus camaradas franceses la línea Aeropostal que
unirá diversas provincias argentinas y será el origen de la aviación civil de nuestro país,
fue amigo y camarada de Saint Exupery el inolvidable autor de “El Principito” que vivió
en Argentina casándose con una compatriota. De todas estas aventuras y
emprendimientos hay testimonios en distintas filmaciones. Será luego Cónsul argentino
en Boulogne-sur Mer como custodio del último hogar de San Martín. Fallece en Buenos
Aires. En su homenaje el aeropuerto de La Rioja lleva su nombre además está inscripto
en el Arco de Triunfo en París.

16 de noviembre de 1872
Nace en La Rioja Vicente Calderón que sería llamado “El Vigía de la Patria bajo la
Cruz del Sur”, “El Cacique Calderón” o “El hombre maestro”. Calderón recién recibido
de profesor en Buenos Aires acepta fundar la primera escuela en la Colonia Galesa de
Chubut, pues allí, desde 1865 los colonos galeses no conocían otra lengua que la galesa
ni reconocían otra bandera que la inglesa. Vicente Calderón funda y dirige esta escuela
y años después fundará en el valle cordillerano de Cholina, con la ayuda de vecinos otra
escuela. Vicente Calderón denuncia ante el gobierno nacional la maniobra de una
compañía de tierras chilena que buscaba apoderarse de grandes extensiones limítrofes.
Desbaratado el intento, Vicente Calderón es víctima de un atentado que casi le cuesta la
vida. En Esquel continuará su labor docente durante muchos años. Fue un pionero de la
                                                                                     96

civilización en la Patagonia. Falleció el 13 de marzo de 1948. Una escuela lleva su
nombre.

19 de noviembre de 1868
El departamento general de Policía eleva un informe al gobierno en el que hace constar
la serie de tropelías, robo de ganado y demás acciones realizadas por gauchos alzados
que pertenecieran a las fuerzas de la montonera. Los mismos utilizaban armas que no
habían entregado al general Octaviano Navarro como debían hacer. “Que no existen
otras autoridades en los Llanos que los cabecillas de los montoneros, quienes abusando
de la fuerza, toman forzosamente toda clase de este estado de desorden”. Se agregaba el
hecho que las fuerzas policiales carecían de lo más elemental.
Este estado de cosas se prolongaría durante varios años en la campaña riojana dando
imagen de inseguridad y de anarquía que ayudaba al empobrecimiento general.
Inseguridad en las rutas y en todas partes, consecuencia de las guerras civiles y de que
la pacificación mitrista hecha a sangre y fuego no había logrado los resultados
anhelados.

20 de noviembre de 1856
El gobierno decreta que “todas las oficinas de los Magistrados, exceptuándose la de
policía y tesorería, se fijarán en un local destinado a ese departamento; habiéndose
elegido por su situación y construcción la casa conocida por el finado Cura Rector D.
Félix Mercado, situada en la vereda costado del poniente de la Plaza”. Los horarios de
oficina en primavera se iniciaban a las 8 de la mañana y en otoño a las 9, habiendo 4
horas de audiencias.
Otras pintorescas disposiciones marcaban los primeros pasos de la Justicia Riojana. Los
años de la arbitrariedad, se suponía, habían quedado atrás.

20 de noviembre de 1872
Se establece REGLAMENTO DE CARRERAS que regirá esta actividad en La Rioja.
En 24 artículos se reglamenta la forma de las carreras, las largadas, la acción de los
jueces de raya que no podrían apostar pero cuya misión era realmente importante. “El
fallo de los jueces rayeros será inapelable y el Jefe de Policía y los tenientes en los
departamentos le harán dar fiel cumplimiento hasta valerse de los apremios legales”. El
reglamento disponía sobre canchas, apostadores, permisos especiales en caso de jugarse
en días laborables, penas a los infractores, impuesto que debía pagarse y penas que
recibieran aquellos que violaran las normas éticas. De la policía de capital y campaña:
“harán que las carreras sean un entretenimiento decente y de estimulo, evitando de todos
modos el desorden, disgustos y tropelías”. Más o menos lo mismo que sigue siendo hoy
en día, pues las denominadas “cuadreras” se realizan en cada pueblo provincial
mostrando así la persistencia en el tiempo de un esparcimiento popular que viene de los
tiempos coloniales y que el reglamento que mencionamos no vino sino a determinar
algunas cuestiones para su mejor realización. Las carreras de sortija, la chaya, la
indudable muestra de habilidad criolla, la taba, el sapo, y las cartas españolas
completarían la lista de juegos y actividades de entretenimiento popular, en tanto en
cuanto los mismos no fueron acompañados con intensas injestas de alcohol.

21 de noviembre de 1869
La ley Nº 154 autorizaba al Poder Ejecutivo a invertir hasta 2000 pesos en la
construcción de una casa para escuela en Villa Argentina (Chilecito). Quedando
                                                                                         97

especialmente afectado para responder a ese gasto el derecho de carnes muertas que
produzca el departamento de Villa Argentina desde el 01 de enero de 1870.
Lo que sería Chilecito en poco tiempo había comenzado a tener cierta importancia por
estos tiempos. La minería, los frutos de la tierra, pronto harían de ella el centro
industrial y comercial más importante de la provincia.

21 de noviembre de 1869
El ejecutivo aprueba el “Reglamento de la Cárcel” que constaba de dos capítulos (De la
cárcel, los presos y parte que en esto tiene al servicio militar y “Del Alcalde”). Se
insistía en que todo tendría que estar en el mejor aseo posible, que por pequeño que
fuera el local habría dos piezas destinadas a capilla y enfermería, estando prohibido el
licor, los naipes y demás. El alcalde casi era un preso más pues solo podría salir de la
cárcel cada 8 días y apenas un mediodía. Llevaría libros de entrada y salida de presos.
Cuidaría de la higiene de ellos, cuidando el día de visita de cárcel por parte de los
magistrados que los “presos se lavaran el rostro y los brazos”. Al menos para nada se
hablaba de grillos, grilletas y demás formas de tortura.
Mejores tiempos, sin duda de aquellos en los que se utilizaba el cepo y la estaqueada
instrumentos y acciones en las que dan muestra muchos textos de la época. Un ejemplar
de cepo en perfecto estado de conservación podemos conocer en la casa natal de
Facundo en San Antonio. Aunque la prácticas de malos tratos y demás han seguido
siendo constante hasta nuestros días.

22 de noviembre de 1863
Nace en La Rioja Wenceslao Frías, al que bien califica Manuel Gregorio Mercado del
“Patriarca Riojano”. En su larga vida fue tres veces gobernador, éste riojano recibido de
abogado en Buenos Aires, fue diputado provincial, diputado nacional, presidente del
Consejo de Educación, rector del Colegio Nacional y estuvo presente en más de medio
siglo de política riojana. Pero Wenceslao Frías destaca con rasgos originales y
pintorescos entre los muchos políticos riojanos y del país, por su desmesurado humor,
su gracejo, la frase oportuna y aguda, su punzante observación, cazurro y oportuno. De
sus miles de anécdotas su biógrafo Manuel Gregorio Mercado, dio a conocer decenas y
decenas de jugosas historias. Quizás nadie ya recuerde su nombre pero son muchas las
anécdotas que quedaron para la historia que lo pintan de cuerpo entero.

22 de noviembre de 1873
El gobierno por decreto nombra comandantes principales en comisión para los
departamentos Belgrano, San Martín y Costa Alta de los Llanos con objeto que los
mismos movilicen y arbitren “los planes más convenientes a fin de perseguir sin tregua
y escarmentar por todos los medios a su alcance al bandalaje capitaneado por Guayama
o cualquier otro enemigo de la paz pública”. La medida era consecuencia de haber
recibido el gobierno partes de que Guayama al mando de fuerzas montoneras había
invadido los Llanos de La Rioja.
Eran, sin duda, los últimos testimonios de una lucha sin cuartel que había durado medio
siglo y en la que había triunfado el ideario unitario o la política impuesta por la política
mitrista continuada luego por los gobiernos posteriores aunque sin tanta brutalidad
como el de aquel.

22 de noviembre de 1911
Fallece en La Rioja el doctor Leónidas Carreño, médico y político de larga actuación en
nuestra provincia y en el país. Es uno de los primeros riojanos egresados de la facultad
                                                                                      98

de Medicina de Buenos Aires y en La Rioja interviene en tiempos del roquismo en la
actividad política. Tras ocupar importantes funciones en labores de médico en la Capital
Federal será gobernador de La Rioja luego de Joaquín V. González. Y posteriormente
será diputado nacional y siendo electo juntamente con González senador nacional en
representación de su provincia. Eran hombres del roquismo, su elección como senador
nacional junto a González muestra como el círculo en el poder manejaba el mismo pues
ambos senadores nacionales fueron elegidos por la legislatura en siete minutos
realmente un record de cómo se hacían las cosas en aquellos tiempos, su muerte se
produce cuando ya Julio Argentino Roca, era un fantasma.

22 de noviembre de 1854
Con las solemnidades del caso queda instalada la primera legislatura constitucional de la
provincia. Los diputados eran 13 y representaban a la capital, Vinchina, Arauco,
Chilecito, Famatina y Costa Baja de los Llanos, siendo nombrado presidente de esta
legislatura Francisco Álvarez. Francisco Álvarez que tiempo después sería conocido
como “el médico de la montonera” había estudiado parte de la carrera de medicina en
Buenos Aires pero en la realidad practicaba la misma por la absoluta carencia de
profesionales de esa ciencia. También, hecho curioso, sería electo una década posterior
por una asamblea popular como gobernador permaneciendo en el cargo muy pocos días.

23 de noviembre de 1871
La ley 203 autorizaba a la Comisión de Irrigación de la capital para la compostura del
Tajamar, gravando al vecindario con la prestación de peones en la proporción que la
misma comisión lo establezca o su equivalente en dinero y los que se resistieren al
cumplimiento de esta disposición pagarían una multa igual al doble del valor que les
cupiere en la proporción establecida por la comisión. El Tajamar siempre dio más de un
problema a la ciudad. El río que custodiaba no existía durante casi todo el año hasta que
las torrenciales lluvias del verano provocaban su desmesurado crecimiento. Y cada tanto
las obras realizadas con tanto esfuerzo eran arrastradas por el torrente. Salvador de la
Colina cuenta en una de sus pintorescas anécdotas cuando el agua pasó por la ciudad
llevando muebles, animales, barricas con alimentos y mil cosas más. Recién bien
entrado el siglo XX el problema que significa el río de La Rodadera tendría una
solución definitiva al construirse una obra de ingeniería como corresponde, aunque
fracasaría la buena idea de construir la Represa Almirante Brown que se pensaba podría
almacenar el agua estival que antes se perdía en su totalidad y que a pesar del inmenso
gasto que se invirtió en la tal represa seguiría perdiéndose por su mala construcción
habiendo sido la misma inaugurada en tiempos de la denominada Revolución
Libertadora por el entonces vicepresidente de facto de la nación Almirante Isaac Rojas.

23 de noviembre de 1863
Habiendo asignado el gobierno nacional tres jóvenes para ser educados en el Colegio
Nacional (de Buenos Aires), el gobierno provincial designa a los estudiantes riojanos
Francisco Javier Granillo, Isauro Herrera y Carlos San Román para ocupar esas becas.
Estos jóvenes estudiantes formaban parte de la primera selección de estudiantes que de
cada una de las provincias que seleccionaban tres por cada una integrarían el primer
plantel de alumnos del recién fundado por Mitre Colegio Nacional de Buenos Aires.
Miguel Cané en su fresco libro de memoria “Juvenilia” se refiere en unas de sus páginas
a un compañero muy alto y muy holgazán de origen riojano pero del que no da nombre
alguno. En el libro “El nacional de Toribio” se cuenta con más detalle aspectos curiosos
de estos años fundacionales de que llegaría a ser la institución educativa más importante
                                                                                       99

del país. Malos tratos, malas comidas, carencias de libros, etc. fueron poco a poco
solucionados especialmente cuando fue nombrado rector del colegio el intelectual y
pedagogo Amadeo Jacques que le dio una orientación de acuerdo a los tiempos y lo que
comenzó siendo una institución con muchas dificultades por la obsesiva política de
mejorar la educación al poco tiempo era ya el modelo a seguir en todo el país. Por sus
aulas pasarían muchos jóvenes que formarían parte de la generación del 80 siendo
muchos de ellos presidentes, legisladores, hombres de letras e intelectuales destacados
como lo es hasta los tiempos actuales. De las provincias formaron parte de este primer
cuartel 40 jóvenes debidamente seleccionados que se unirían a un centenar de porteños.

23 de noviembre de 1869
Por la importancia que siempre tuvieron en La Rioja las cuestiones atinentes al mejor y
más justo aprovechamiento del agua y de acuerdo a una pormenorizada Ley General de
Irrigación, la provincia era dividida en doce secciones o departamentos. En cada uno de
estos departamentos habría una comisión de irrigación con un presidente, un tesorero y
un secretario elegidos por el pueblo, con el voto directo del gremio de agricultores de
cada departamento, durando un año en el ejercicio de su empleo. El gremio de
agricultores se compondría de todos los propietarios o poseedores de agua en ella de los
que se formaría un registro que todos los años se abriría del 01 al 10 de diciembre. Eran,
sin duda, formas prácticas y concretas de democracia participativa. Este sería uno de los
reglamentos de Irrigación que tendría larga vida pues si algo tuvo de heroico en la
sociedad riojana desde los tiempos coloniales fue que siendo la única provincia árida de
todo el país (como lo dice el geógrafo riojano Ramón Díaz), logró cuidando
meticulosamente el precioso recurso del agua desarrollar cultivos de importancia para
su economía y de exportación tales como la vitivinicultura y la olivicultura.

29 de noviembre de 1867
El gobierno riojano recibe comunicación desde Vipos, Jujuy, de Antonino Taboada,
comunicándole el fin de la revolución varelista. “La desastrosa guerra traída al norte de
la Republica por el rebelde caudillo Varela, ha tocado su término, habiendo sus hordas
devastadoras sido arrolladas en todas partes, y obligado a salir de nuestro territorio y
asilarse en el de Bolivia, cuyas autoridades las han desarmado en un punto inmediato a
Suipacha”.
Así era. Varela y sus pocas fuerzas, entre las que destacan sus fieles Guayama y
Elizondo, ponían término a esta primera fase de la guerra. Pasaría más de un año y
volvería a intentar suerte pero en Pastos Grandes sería vencido definitivamente. Luego,
el ostracismo, la pobreza y la muerte en Nantoco (Copiapó). El 4 de junio de 1870
moría así olvidado y escarnecido el caudillo que levantó banderas de unidad americana
y entregó todo sus esfuerzos por el triunfo federal pero la traición de su lugarteniente
Carlos Ángel, su fracaso en Pozo de Vargas y su tuberculosis impidieron
definitivamente.

29 de noviembre de 1870
Por decreto los jueces de paz de cada departamento quedaban encargados de organizar
comisiones examinadoras de los alumnos de cada una de las escuelas existentes en el
lugar. Las comisiones podrían ser de tres, dos y hasta de uno, según fuera la importancia
del pueblo. Terminados sus exámenes cada comisión informará por escrito al juez de
paz respectivo sobre el número de alumnos examinados, las materias comprendidas en
el examen y el estado de la enseñanza, haciendo la calificación correspondiente a cada
uno de los alumnos. Y luego se les daba vacaciones a todo el mundo hasta el 28 de
                                                                                     100

febrero de 1871. Como vemos, el pueblo de manera casi directa conocía de cómo se
enseñaba a los alumnos. Una forma democrática que tenían los padres de participar en
este tema. Es gracioso pensar que aquellos jueces de paz eran tanto o más analfabetos
que los alumnos a los que debían vigilar pues con mucha dificultad (y eso lo podemos
comprobar con infinidad de documentos de la época) tales jueces pecaban más que nada
por ser muy ignorantes. Pero eran tiempos iniciales y en verdad no se podía pedir
demasiado aunque la buena voluntad existiera por demás.




                                 DICIEMBRE
01 de Diciembre de 1858
El gobierno nombra director de la Imprenta de “La Patria” a Tomás Maciel con un
sueldo de 30 pesos mensuales.
Esta imprenta se obtuvo en San Juan al precio de 1500 pesos pagados por la Nación,
iniciándose de esta manera el periodismo riojano.
Sobre esta primera etapa del periodismo hasta principios del siglo XX el periodista Luis
Fernández Zárate escribió una muy curiosa y pormenorizada “Historia del Periodismo
en La Rioja”.
Y de 1901 hasta 1991 el profesor Roberto Rojo publicó un libro “Noticias del
periodismo riojano”. Una de las características que tuvo la primer etapa del periodismo
del siglo XIX fue que generalmente cada periódico tenía un director que era además el
redactor y quien salía a venderlo. Se cuenta la graciosa anécdota de un director de estas
múltiples labores que una vez vendido la edición de su periódico volvía y preguntaba a
sus lectores que le había parecido la mencionada hoja, pues estos periódicos de los que
han quedado muy pocos testimonios en la Universidad de la Plata eran eso solamente
una hoja vuelta y vuelta impresas en máquinas que requerían mucho esfuerzo físico.
También a fines de 1894 e inmediatamente de producido el terremoto del 24 de octubre
y mostrando cómo ante la adversidad el espíritu triunfa apareció una curiosa revista de
poesía llamada “Laurel”, en más de una oportunidad el director, redactor y canillita (3
personas distintas y un solo ser verdadero) debía huir de la provincia por haber escrito
algo que molestó al mandamás de turno.

01 de Diciembre de 1869
Es sancionada la ley número 159 que divide la provincia en 12 departamentos: Capital,
Arauco, San Blas de los Sauces, Famatina, Chilecito, Guandacol, Vinchina,
Independencia, Costa Alta, Costa del Medio, Belgrano y San Martín. Se fijaba en la
extensa ley los límites de cada departamento y se establecía como cabeza
departamental: Villa Anillaco, cabeza de Arauco; Famatina, con cabeza departamental
Plaza Nueva o Famatina; Departamento Chilecito con cabeza en Villa Argentina;
Vinchina, cabeza Villa San José; Costa del Medio, cabeza Tama; Costa Alta, Malanzán;
Departamento San Martín tendría a Ulapes como cabecera que se llamaría Villa San
Martín; departamento Belgrano, tendría como cabecera a Olta que se llamaría Villa
Belgrano. En realidad y para bien de la historia casi todos los topónimos antiguos
volvieron con el tiempo a tener plena vigencia. La última ley estableciendo los 18
departamentos de aspectos relacionados con sus respectivas denominaciones fue en el
gobierno de Don José de Caminos (1963-1996) que en términos generales es la
distribución jurisdiccional que rige actualmente.
                                                                                     101

02 de Diciembre de 1869
La legislatura sancionaba una ley en la que autorizaba al Ejecutivo para suscribirse a la
obra de una casa de Escuela superior de varones con el valor de la casa y terreno que
servían de Casa de Moneda, que quedará por aquel hecho destinado a ese objeto y
quedaba también autorizado para suscribirse a la obra de una casa de Escuela Superior
de Niñas en el terreno de propiedad fiscal que colinda con el naciente con el de la casa
mencionada”.
De esta ley y en este sitio surgiría el Colegio Nacional que posteriormente llevaría el
nombre de Joaquín V. González, la institución educativa más prestigiosa de La Rioja.
Primero esta tierra pertenecía a la Compañía de Jesús y luego allí funcionaría la Casa de
Moneda. Una de las manzanas con más historia de La Rioja.

04 de Diciembre de 1857
El gobernador Bustos envía a la legislatura el proyecto de Reglamento de Policía, “cuya
necesidad –dice– es sentida en toda la provincia y de cuya reglamentación penden acaso
el mejor orden, moralización y quietud de la provincia”.
La legislatura aprueba el mismo. Este Reglamento es el segundo en orden cronológico
que tiene la policía provincial en tiempos de la república. Es copia fiel del reglamento
policial de la Policía de Copiapó y establecía severas penas a los delincuentes, durando
en su vigencia unos 25 años.

07 de Diciembre de 1908
Nace Albino Sánchez Barros y fallece el 05 de mayo de 1973. Dos fechas que marcan el
intenso hacer de un riojano que luego de cursar sus estudios en La Rioja y recibirse de
maestro normal, estudia en Buenos Aires en el Instituto Nacional del Profesorado de
Buenos Aires y obtiene el título de profesor en castellano, literatura y latín. Cumple en
la Capital Federal una intensa labor como docente e investigador lingüístico al lado de
maestros universales como Amado Alonso, Enriquez Ureña y otros. Recibe premios
internacionales y cumple una larga y brillante labor como autor de antologías, estudios
sobre diversos autores que en su variedad y número hablan de alguien que amó
profundamente el saber y la docencia. Por eso el profesorado de nivel terciario en La
Rioja, lleva su nombre.

12 de Diciembre de 1857
Queda establecida por decreto la llamada “Escuela pública del Estado”, establecimiento
de primeras letras que comenzaría a funcionar desde el 1º de enero del ´58, “debiendo
mandar los padres de familia –se decía– a sus hijos a recibir la enseñanza gratuita”. En
el mismo decreto se designaba a Don Salustiano Moral como maestro. Era tal la pobreza
de esta primera escuela que muchos años después Salvador de la Colina en su libro
“Crónicas riojanas y catamarqueñas” hablaría de esta escuela recordando su extrema
pobreza. Los alumnos generalmente concurrían con los pies descalzaos, se sentaban en
cabezas de vaca y el pizarrón era de suela o cuero de vaca contando con algunos textos
de muy escaso nivel docente. Pero La Rioja comenzaba muy pobremente a buscar para
sus hijos un mejor nivel de educación de la que nunca habían tenido.

12 de Diciembre de 1870
Se suprimían todas las postas provinciales y quedaban sin efectos los nombramientos de
maestros de postas y postillones. En un paso más del progreso se establecía el porte de
la correspondencia pública y particular por correos contratados.
                                                                                       102

Mulas, caballos, diligencias, todo movido a sangre. Pasarían todavía casi tres décadas
antes que a La Rioja llegara el ferrocarril y 20 años que las comunicaciones se hicieran
por telégrafo. La Rioja tuvo el poco envidiado privilegio de ser la última en recibir estos
beneficios. Don Timoteo Gordillo, un riojano emprendedor sería quien por estos
tiempos pondría en marcha un sistema nacional de transporte que desapareció cuando el
ferrocarril llegó. La desaparición de maestros de posta y postillones marca un hito.

13 de Diciembre de 1912
Muere en Córdoba el presbítero Eleuterio Mercado, primer intendente de la ciudad de
La Rioja. Nacido en San Juan este religioso se hace cargo del curato y de la vicaría
foránea por disposición del Obispo de Córdoba. Impactó a los riojanos su extraordinaria
capacidad de trabajo. Evangelización, catequesis, ejercicios espirituales, ayuda a los
necesitados, los enfermos, a los desorientados, infatigable en su labor evangélica y
social. Estas cualidades no frecuentes en una persona lo destacaron a tal punto que
cuando la provincia comienza a organizarse institucionalmente, es general el consenso
de Don Eleuterio Mercado y lo designan presidente de la Comisión Municipal de
Fomento, donde desarrolla extraordinaria labor en pro de la ciudad capital. Las actas
iniciales de este primer Concejo Municipal el verdadero iniciador de la Municipalidad
de La Rioja como tal fueron estudiadas por Pedro Agost Rojo pero la edición de las
mismas quedó sin realizarse por el fallecimiento del mismo. Todavía es una labor a
ejecutar.

16 de diciembre de 1870
Por ley número 185 se creaba el Departamento de Irrigación al que se encargaba el
funcionamiento del buen orden de la irrigación, canalización y agricultura de la
provincia.
Se crearía en los departamentos que así se estableciese, comisiones de irrigación
departamentales compuestas por un presidente, un secretario y un tesorero, que durarían
un año y serian elegidos por los agricultores. Estas comisiones intervendrían en la
distribución del agua, los turnos, los trabajos a realizar, “el modo de contribuir con
igualdad y orden a los trabajos comunes”.
La creación de este Departamento de Irrigación completaba la serie de leyes que sobre
irrigación había sancionado tiempo antes la legislatura sobre diferentes departamentos,
pues cada uno tenía sus características propias.
Las guerras civiles provocaron la destrucción de muchos canales de irrigación como así
mismo el avance del desierto sobre los cultivos de tiempos coloniales. Por más que se
promulgaran estas leyes, y sobre el tema hubo muchas poco se avanzó en la expansión
de la irrigación en nuestra provincia al extremo que en 1933 el entonces gobernador
riojano Carlos Vallejo decía que los suelos irrigados no pasaban de 3000 hectáreas y
que con tan exigua cantidad de tierra para cultivo era conveniente no seguir cultivando
ni maíz ni trigo, ni nada parecido sino plantas cuyos frutos fueran de buen nivel
económico para sacar el mayor partido. La Rioja, por su carácter de árida y luego de
muchos años de construcción inauguraría en 1930 el dique Los Sauces que tenía como
función además de proveer de agua a la ciudad capital irrigar las tierras aledañas a la
misma. Luego se construirían los diques de Anzulón en los Llanos riojanos y años
después en época del gobernador Juan Melis (1854-55) se iniciarían los trabajos del
Dique de Olta así como también el aprovechamiento del único curso permanente de
agua, que es el Río Bermejo y que servía entre otras a Villa Unión. Como vemos recién
a partir de 1971 en la administración del comodoro Luchessi se iniciaría un activo plan
de excavación de pozos que solucionaría el tema del agua en La Rioja.
                                                                                     103

18 de diciembre de 1863
El gobierno de Bustos otorga “un solemne voto de gracias al coronel del ejército
nacional y comandante en jefe de la división expedicionaria a La Rioja, José Miguel
Arredondo”.
En los considerandos del decreto se habla de haber liberado al pueblo de la oprobiosa
dominación del caudillaje y se dice de “la noble y santa empresa de libertar al pueblo
riojano de la vil servidumbre a que lo redujera el famoso caudillo Ángel Vicente
Peñaloza”. Los ditirambos y loas agradeciendo a Arredondo y sus hombres lo hecho en
La Rioja para nada hace referencia al ignominioso asesinato en Olta de un mes antes, ni
al inútil ensañamiento de cortarle una oreja, la cabeza y exponer los despojos del
caudillo al escarnio público. La maldad, la obsecuencia y la falta de valor cívico se
mostraban con total elocuencia en este homenaje a un militar que representaba en su
brutalidad lo peor del régimen mitrista. Bustos, seis veces gobernador de La Rioja no
fue por cierto un ejemplo ni de honestidad ni de valor ni político consecuente con ideas
nobles sino el típico ejemplo del político camaleónico y advenedizo. Tal como lo
muestra en este documento que comentamos.

21 de diciembre de 1923
Muere el doctor Joaquín V. González. Había nacido en 1863 en Nonogasta. Es el
intelectual riojano más universal, el talento más original y uno de los intelectuales
argentinos de más amplia trayectoria histórica. Sus obras completas en 25 tomos
abarcan temática tan dispar como ensayos filosóficos, jurídicos, códigos, constituciones
a lo que debemos sumar sus cuentos, sus traducciones, sus libros de recuerdos como
“Mis Montañas”. Fue varias veces diputado nacional gobernador de La Rioja (1889-91)
ministro del interior, de relaciones exteriores, senador nacional pero fundamentalmente
orientador y educador de juventudes. El cargo que más lo ennobleció fue el de
presidente del consejo académico de la Universidad de La Plata que él fundara, a la que
convirtió en el más importante centro cultural de su tiempo trayendo de Europa a
intelectuales prestigiosos para cubrir sus cátedras e incluyendo también en su nómina de
docentes intelectuales argentinos de mucho prestigio. Durante doce años presidió la
Universidad de la Plata inspirándole en su funcionamiento y antes de que se produjera
la Reforma Universitaria (1918) el espíritu renovador en los estudios superiores. Tal fue
su prestigio que al despedirse de su función en octubre de ese año los presidentes de los
estudiantes agrupados en la Federación Universitaria Argentina (FUA) le rindieron un
sentido reconocimiento. En su discurso de despedida de la casa donde pusiera en
práctica sus ideas pedagógicas González expresó en parte del mismo aquella Lección de
Optimismo que es casi como una síntesis de su vida de luchador. La única biografía
integral sobre este intelectual de reconocimiento universal es el libro del historiador
riojano Roberto Rojo “El divino Joaquín” quizá uno de los libros más hermosos y
fundamentales en nuestra historiografía y de consulta obligada de todo aquel que quiera
conocer las mil facetas espirituales de González. Sus restos reposan en el cementerio de
Chilecito donde viviera sus últimos años en su finca de Samay Huasi.

23 de diciembre de 1833
Nació en La Rioja Abel Bazán. Recibido de doctor en Jurisprudencia a los 20 años en la
Universidad de Córdoba este riojano ilustre fue diputado nacional y senador nacional
por su provincia, siendo ministro en La Rioja y ocupando distintos cargos en la
magistratura nacional. El 14 de enero de 1890, el presidente Juárez Celman lo designa
miembro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el presidente Roca lo
designaría luego, para ocupar la presidencia de ese alto cuerpo. Fue el primer riojano en
                                                                                     104

llegar a ocupar tal altas responsabilidades. Falleció en Buenos Aires el 24 de octubre de
1903. De él se dijo: “Era uno de esos caracteres forjados de probidad y de rectitud en
que la justicia está segura siempre de encontrar una intérprete fiel y que parecen
templados para consagrar la sanción serena de la verdad en el choque de los intereses
litigiosos”.

26 de diciembre de 1857
El gobierno de La Rioja dirige una nota al ministro del Interior doctor Santiago Derqui
explicándole la necesidad de contar con una imprenta pues la provincia es la única que
no cuenta con ella en toda la Confederación. Le hace notar los indudables beneficios
que ello traería para la cultura y el desarrollo integral de la provincia y solicita 1500
pesos que es el monto de la imprenta ofrecida por San Juan. El gobierno nacional
otorgaría este préstamo y así La Rioja contaría con periódicos. La larga historia del
periodismo riojano se inicia con esta nota de Bustos.
Marcelino Reyes expresa que en tiempos de Facundo fue traída una imprenta de
Tucumán, pero de este antecedente no existen mayores datos.

27 de diciembre de 1941
Fallece el profesor Eugenio Gioacomelli de larga y fructífera actividad en La Rioja en el
campo de la docencia y las ciencias naturales. Nacido en 1876 en Livorno, Italia, su
familia se traslada a La Rioja y aquí realiza sus estudios que completa en Pisa
recibiéndose de doctor en Ciencias Naturales. Revalida su titulo en Argentina y en La
Rioja será profesor durante muchos años de las cátedras de su especialidad en el
Colegio Nacional. Investigador, forma una de las más importantes colecciones de
mariposas del país.
Escribe trabajos científicos y publica varios libros sobre cuentos, ensayos y demás.
Problemas de salud lo obligan a vender su preciosa colección al Museo de Ciencias
Naturales Bernardino Rivadavia. Eugenio Giacomelli interesó a muchos jóvenes
riojanos por las ciencias naturales. El antropólogo Julián Cáceres Freyre publicó una
biografía sobre este intelectual que es de consulta obligatoria.

31 de diciembre
Desde principios del siglo XX se lleva a cabo todo los 31 de diciembre en horas del
mediodía una de las festividades religiosas más originales y pintorescas del país, el
Tinkunaco. En ella participan miles y miles de riojanos en este ENCUENTRO del Niño
Dios con el Patrono riojano en horas del mediodía. El Niño Alcalde es sacado en andas
y en procesión desde la Iglesia de San Francisco y San Nicolás sale a recibirlo frente a
la Iglesia Catedral. Cuando ambas imágenes religiosas se encuentran llega a su clímax
el fervor y la fe del pueblo riojano. Desde las máximas autoridades hasta el más humilde
se postran en este momento de alta expresión religiosa.



EFEMERIDES SUELTAS

DON JUAN JOSÉ DE VILLAFAÑE Y DÁVILA
Fue uno de los más caracterizados vecinos de La Rioja de fines de siglo XVIII. De
acuerdo a lo que cuenta don Manuel Gregorio Mercado, fueron tantos sus servicios y de
tanta importancia que la Audiencia de Charcas lo recomendó al Real Consejo para que
le fuera concedido cualquier cargo de honor y responsabilidad en los reinos de América.
                                                                                   105

En su testamento nos habla de la capilla de San Nicolás de Bari haciéndonos saber que
el patronato de esa capilla fue instituido por su tía carnal doña Francisca Dávila y
Villafañe que le trasmitió a él dicho patronato.
Villafañe y Dávila fue cabeza de uno de los clanes que durante los tiempos coloniales y
hasta entrado el siglo XIX se disputaron y repartieron los cargos más importantes de La
Rioja de entonces. Tal como lo ha estudiado Armando Raúl Bazán en su historia.

DON PEDRO RAMIREZ DE VELASCO
Es el hijo del fundador Juan Ramírez de Velasco. Había nacido en Lima y luego de
acompañar a su padre en la fundación de La Rioja se instaló en ella y aquí murió. Le
correspondió el cuarto de manzana ubicado al sur de la plaza principal en la manzana
limitada por las actuales calles Santa Fe, Buenos Aires, Dalmacio Vélez y San Martín
(hacia el noreste). También en el reparto de indios le correspondió casi un millar de
nativos encomendados, favoritismo denunciado cuando a su padre se le hiciera el Juicio
de Residencia. Recibiendo, además, extensas mercedes y encomiendas.
De las mismas da noticia dardo de la Vega Díaz en su siempre vigente “TOPONIMIA
RIOJANA”.

BLAS PONCE
Fue el que puso los medios para concretar la expedición fundadora de La Rioja. Blas
Ponce entró al Tucumán con don Juan Pérez de Zurita en 1557 y estuvo en las
fundaciones de Londres, Córdoba del Calchaqui y Cañete. Estuvo en la campaña del
Chaco Gualamba y en la expedición de Aguirre a los comechingones. Viajó varias veces
a Chile y luego a Tucumán y acompañó a Aguirre cuando fue llevado preso al Perú por
la Inquisición. Ayudó con solicitud a todos los gobernadores del Tucumán, desde Zurita
a Velasco y logró labrarse una sólida fortuna. La expedición a La Rioja fue un ejemplo
de una empresa bien organizada y perfectamente montada en todos sus detalles. Dardo
de la Vega Díaz describe con puntualidad esto y el profesor Mariano Parco ha realizado
una perfecta investigación sobre aspectos poco conocidos de la misma. Blas Ponce
murió en Santiago del Estero. El mejor trabajo de reivindicación del co fundador de La
Rioja se debe al ingeniero Ernesto Palacios quien escribiera en el 2011 su libro
“Estampas del pasado riojano” rindiendo por primera vez el recuerdo y reconocimiento
a quien poniendo a disposición del fundador toda su fortuna hizo posible que la misma
se llevara a cabo.

MARTINA CHAPANAY
Una tradición que ubica a este personaje femenino en la zona de Los Llanos, convertida
en algo así como un Robin Hood que asaltaba a los ricos y distribuía la riqueza así
obtenida entre los pobres. El mito, la leyenda se entremezclan y confunden y así más
existen testimonios orales que algo escrito. Sería una mujer nacida de amores de una
blanca y un indio del Chaco, curandero, que vivía por la zona de Guanacache
(Mendoza). De esa unión nacería hacia 1814 Martina Chapanay. Mujer de carácter viril
y voluntarioso, de armas llevar, que vestía de hombre y era valiente a carta cabal.
Habría capitaneado una banda de bandoleros y convertida en azote a los viajeros. Otros,
hablan, de una mujer buena, generosa con los humildes. Hay testigos que hablan de
Martina Chapanay, que fueron sus contemporáneos. Existió sí, pero lo que hizo, sus
aventuras, son más mito y fábula que verdad concreta. También cuando dejó de ser
bandolera sirvió en las filas del ejército Nacional.

JUANA ROSA ARGAÑARAZ DE QUIROGA
                                                                                    106

Nacida hacia 1770, la que sería madre de Juan Facundo Quiroga, pertenecía a una
familia de nobles antecedentes.
Afincada en La Rioja desde años y que conservaba todo realce y orgullo de los
cristianos viejos. Casa con don José Prudencio Quiroga a los 20 años y así se
entrecruzan las sangres de dos troncos nobiliarios. Facundo heredaría de su madre no
solo rasgos físicos muy característicos sino su carácter, su bonhomía y su generoso
obrar en circunstancias de ayudar a pobres y necesitados, perseguidos o abandonados.
Los ejemplos del valor y entereza de la madre son numerosos y muchos los testimonios
recogidos. Cuando se niega a dar el más mínimo dato de los “tapados” de Quiroga: “Es
más fácil que anden los cerros que la madre del general Quiroga denuncie a su hijo”.
Moriría hacia los 70 años, luego de sufrir persecuciones y vejámenes. Un ejemplo de
fortaleza.


ASUNCIÓN VILLAFAÑE Y DÁVILA
Es esta la primera maestra de que haya noticia documental en la jurisdicción de La
Rioja.
Su actuación como docente se registra en los primeros años del siglo XIX. Recordemos
que por aquel entonces existía la escuela del convento franciscano (según el padre
Pugliese) la más antigua de La Rioja y la escuelita en la que enseñaba Castro Barros y
en la que le ayudaba su madre para llevar la disciplina y demás tareas.
Asunción Villafañe y Dávila fue adoptada por la matrona riojana Francisca Villafañe y
Dávila que le dio su apellido.
Esta primera maestra riojana “ocupó su juventud en enseñar a leer a las niñas pobres de
la ciudad sin otro interés que su amor a Dios”.


DOLORES DÍAZ “LA TIGRA”
Ni sus orígenes, ni su familia, ni casi toda su vida se conoce, pero bien se la puede
ubicar entre las heroínas populares de La Rioja. Viviendo intensa y valientemente las
luchas de los años del accionar del Chacho y los posteriores a su asesinato (1863).
Prisionera luego de Pozo de Vargas, sería llevada junto con otros comprovincianos en
larga y penosa travesía a la prisión santiagueña del Bracho.
Sobrevivió a esas penurias. Luego las sombras cubriendo los días finales de una vida
anónima, pero plena de fortaleza espiritual y significado humano. Fue una entre cientos
de mujeres que ofrendaron su tranquilidad, su amor y su esfuerzo acompañando como
otro soldado más a sus hombres, a sus hijos en esa heroica cruzada de las guerras
montoneras y federales”.


CESAR REYES, LIBREPENSADOR
Hijo del historiador Marcelino Reyes, Cesar Reyes nace en 1880 y fallece en 1958. Su
original personalidad destaca en la sociedad riojana por sus indudables aportes en temas
a poco conocidos o no tenidos en cuenta. Espíritu y personalidad culta, César Reyes
daba siempre un toque distinto a las cosas. Sus libros de historia, sus aportes
arqueológicos, sus propuestas sociales lo indican como pionero en muchas ramas del
saber. “El Chacho”, papeles inéditos; “El sitio de La Rioja de 1862”, “La batalla de
Pozo de Vargas”, “Algo sobre Quiroga”; “Sarmiento antiguo y moderno” y mucho más,
son alguna parte de su obra.
                                                                                     107

Polemista, conferencista, fue funcionario judicial y trabajó en Rosario en el estudio del
doctor Estanislao Zeballos. En su casa y en una placa con su nombre, agregaba: “Cesar
Reyes, librepensador”. Dejó a la provincia que nunca la recibió una biblioteca con
60.000 volúmenes.


CLODULFA OZÁN
Una de las tres primeras maestras de la Escuela Normal Pedro Ignacio de Castro Barros,
de la que sería luego directora.
Pero fundamentalmente Clodulfa Ozán debe ser recordada como una expresión
generosa y sin límites de la caridad cristiana.
Toda su vida y su labor, desarrollada desde fines del siglo pasado hasta mediados del
actual, la obra transformadora de Clodulfa Ozan merece un capítulo especial cuando se
haga la historia de la caridad cristiana. Presidió la Sociedad de Damas Vicentinas y a su
empeño el hospital San Vicente de Paul contó con todos los adelantos de su tiempo;
fundó la Sociedad de Santa Teresita que proveyó de alimentos, ropas y estudios a
cientos de niños; ayudó a escuelas, otorgó becas para enfermeras, propulsó la educación
en todos los niveles.
Clodulfa Ozan ha recibido muchos homenajes en reconocimiento a su labor en bien de
La Rioja.


CHANGUITO PATA PILA
Cada hogar tenía alguno y estaban esperando el instante de un mandado para salir
taloneando con tal de salir de la casa. Al primer doble de campana salían corriendo
culebreando las piedras y chapaleando las acequias, llegando circunspectos a la Matriz,
a Santo Domingo, la Merced, San Francisco con su mensajito tartamudo: “Dice la
mama por quién doblan las campanas”.
No habían terminado los dobles cuando los taloneadores ya habían corrido de
Cochangasta a Pango, de la Ermita a Vargas dando noticias de la muerte de alguien que
La Rioja lloraría de acuerdo a que lo amara mucho o poco…


ARTEMIO MORENO
Nacido en Olta en 1895, realiza sus estudios en su pueblo y en La Rioja y en Buenos
Aires recibe su doctorado en derecho.
Hombre de letras y estudioso del derecho, para el doctor Ricardo Mercado Luna sus
aportes en esta rama de las ciencias sociales son significativas. Sus trabajos de
jurisprudencia versan sobre: “Niñez abandonada”, “La justicia de instrucción y la ley
impositiva” y otros muchos títulos. Pero aborda también temas de literatura universal
como “En torno a Maupassant”, “Balzac, el mundo de la ciencia humana”. Artemio
Moreno realiza una brillante carrera en la justicia y deja una obra interesante como
jurista, escritor de ensayos y poeta.


MANUELA OZÁN
Bien la califica de “Santa mujer” Manuel Gregorio Mercado en una de sus biografías
sobre personajes de La Rioja. Y es que Manuela Ozan, al igual que su hermana Clodulfa
y Peregrina integran una triada de mujeres de carácter, de espíritu cristiano con un
extraordinario sentido de mejorar la situación de los demás. Fundó el Museo Histórico
                                                                                     108

de La Rioja (1916), la Escuela de Hilados y Tejidos (1926), la Cruz Roja de La Rioja
(1923), fue miembro activo de la Sociedad Vicentina que mantenía el Hospital San
Vicente de Paul. Fundó con sus hermanas la Sociedad Santa Teresita, de ayuda social y
la Escuela Ambulante, original método para enseñar a los niños por los distintos barrios
de la ciudad. La obra de Manuela Ozan asombra y conmueve pues lo hizo todo con su
intenso amor a Dios y al prójimo.


MARCELINO REYES
La primera obra de historia de La Rioja “Bosquejo Histórico de la provincia de La
Rioja” finaliza desde los tiempos coloniales en 1867. La obra de netos perfiles liberales
es obra amena, documentada y plena de sabroso colorido. Fue escrita por el teniente
coronel Marcelino Reyes luego de los avatares de una juventud dedicada al ejército
participando en la guerra del Paraguay, en las acciones contra Saá, Varela y demás.
Persona inquieta, corajuda, culta, en Marcelino Reyes (el primer historiador de La
Rioja) se sintetiza el hombre genio, emprendedor y pleno de realizaciones. Fue profesor
de historia y geografía en La Rioja, fue empresario minero, fue periodista,
conferencista. Fue mil cosas, quizás, pero lo que nunca dejó de ser fue Marcelino Reyes,
hombre inteligente, ameno y de honor. Su obra como los buenos vinos, pasa el tiempo y
gusta más.


ROSA BAZÁN DE CÁMARA
Hacia la segunda década de este siglo una mujer focaliza la atención y es figura central
de actos académicos, conferencias de homenaje a personalidades de la cultura argentina
o acontecimientos relevantes como es la inauguración del Teatro Nacional Cervantes.
Esa mujer, riojana de nacimiento, sobrina de monseñor Abel Bazán y Bustos de cuya
biblioteca se nutre es Rosa Bazán. Periodista, pintora, novelista, ensayista, curiosa y
sabia mujer de múltiples actividades. De su obra literaria citamos: “Prados de oro”,
“Collar de momentos”, “Tragedia de almas” y “El alma del Quijote”, pero será su libro
“Pozo de balde” ubicado en La Rioja y con personajes de esta tierra una obra apreciada
como auténtico y dramático testimonio de una sociedad. Fue, sin duda, su mejor obra,
porque habló de su Rioja y sus personajes atados a la tierra.


LA RIOJA EN TIEMPOS DE MAYO DE 1810
El 20 de junio de 1810 el Cabildo cordobés dispuso reconocer el Consejo de Regencia
de Cádiz, oponiéndose así a la Junta de Mayo. Esto se comunicó entre otros cabildos al
de La Rioja que decidió el envío de 50 fusiles que serian los únicos que tendría. Estas
armas serían utilizadas por los contrarrevolucionarios de Córdoba contra la Junta de
Mayo. La clase gobernante riojana no comulgaba con los nuevos aires de libertad. El
pueblo, de una inmensa ignorancia política dio muestras sensatas de poseer indiscutidas
intuiciones liberacionistas. El panorama en la provincia se presentaba desorientado y
confuso. Lento en reaccionar y tomar partido, esperando, sin duda, que el panorama
aclarara. Como aclaró luego del fusilamiento de Liniers y demás compañeros en Cabeza
de Tigre.


EL ALZAMIENTO CALCHAQUI
                                                                                     109

En el año 1630 el suelo riojano es sacudido por las alternativas del gran alzamiento de
los grupos indígenas contra los encomenderos. Indudablemente –dice Ariel Ferraro – es
ésta a la postre una de las primeras tentativas de liberación terminante, que generada en
los principales centros indígenas más importantes del noroeste contra la expoliación y el
despotismo de los encomenderos, hace tambalear al gobierno del Tucumán presidido
por Felipe de Albornoz, pero más aún a las autoridades de La Rioja. La Rioja fue
asediada y por poco sucumbe a las embestidas indígenas. Estas revueltas prosiguen
hasta 1655. Las encabeza en el bando español Jerónimo Luis de Cabrera. Y en el
indígena el cacique Coronilla. Quien tiene un estudio completo sobre esto es Aníbal
Montes.


EL PRIMER SACERDOTE QUE VINO A LA RIOJA
Inexplicablemente ni el escribano Luis de Hoyos ni las cartas del fundador hablan de
quién fue el primer sacerdote que acompañó la fundación. El primero que tuvo esta
gloria fue el fraile franciscano Baltazar Navarro. Esto lo estableció el padre Antonio
Córdoba al haber localizado una información jurídica levantada en Talavera el año 1604
sobre los servicios del padre Navarro. En ella se declara que Navarro se halló en la
población de la Villa de Madrid de las Juntas y en la fundación de la ciudad de La
Rioja. Es decir, que la única orden con 400 años de permanencia en La Rioja de manera
continua es la Orden Franciscana. Y además fue la orden que más tiempo mantuvo en
actividad una escuela de primeras letras.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:39
posted:6/21/2012
language:Spanish
pages:109