40 a�os de b�isbol amateur y profesional - DOC by WJ10q00E

VIEWS: 9 PAGES: 4

									                                     Como nació mi afición por el béisbol
                                        40 AÑOS DE BEISBOL AMATERUR Y PROFESIONAL
                                                 Cutberto González Domínguez




Fernando Andrade Domínguez                                                                                            El Pitic

El material que aquí se presenta, forma parte del contenido del libro "40 Años de Béisbol Amateur y Profesional" escrito por el
Sr. Cutberto González Domínguez en 1990, dirigido con respeto y admiración a todos aquellos hombres que han hecho posible
el béisbol en Hermosillo



    Nací en esta bella ciudad de Hermosillo, Sonora, un 20 de marzo de 1939, mis padres Benjamín
González Uribe y mi madre, Francisca Domínguez de González, ambos ya finados; mi familia la componen 8
hermanos más y mi esposa; mi instrucción primaria en el glorioso Colegio de Sonora y mi secundaria con
comercio la cursé en la no menos histórica Escuela PreVocacional que en esos años, 50-60s, estaba en Serdán
y Yañes, donde está ahora un edificio de Bancomer.

     Mi padre fue un gran hombre, hombre de campo, podría decirse que fue un héroe olvidado, porque él en
compañía de sus hermanos Santiago, Nieves y Narciso, fueron los pioneros en la región agrícola de la Costa,
título que se le ha dado a los italianos, que con todos mis respetos, ellos no fueron los únicos que abrieron al
cultivo las desérticas tierras de la Costa de Hermosillo; en fin, pero aquí de lo que voy a hablar es de béisbol
que he vivido en cuarenta años, aunque esta inquietud de escribir la traigo desde hace 5 años, hablaré, contaré,
platicaré de lo que he gozado, lo que he aprendido en el béisbol, tanto como amateur como profesional en ese
lapso de 4 décadas. Antes quiero aclarar que vivo y viviré eternamente agradecido del béisbol y de las gentes
que me metieron en esto, y si en el curso de mis narraciones olvido citar nombres, les pido me perdonen, pero
todos lo que he conocido en el correr de los años, están siempre en mi corazón.

COMO NACIÓ MI AFICIÓN AL BÉISBOL

    Corría el año de 1959, vivía yo entonces en la casa de un tío mío, Don Santiago González Uribe, su familia
la componían su señor esposa mi tía Doña Nila y 8 primos, una de mis primas, Loly, ahora Doña Loly de
Cárdenas, orgullosa madre de algunos buenos deportistas, fue siempre mi prima más admirada, por eso,
precisamente por deportista y por lista; cada vez que la saludo me trae su presencia recuerdos de esa bonita
época, en ese entonces estaría yo en segundo o tercero de primaria, y les soy sincero que a esas fechas nunca,
pero nunca había presenciado yo un juego de béisbol, en más, ni corría por mi mente que existiera ese
jueguito.

    La casa de mi tío, era grande, muy grande, era muy moderna para esa época, pero su fachada, su estructura
tenía fachada de casa de campo, de hacienda, que se yo; daba al frente a la calle Hidalgo, hoy boulevard
Rosales, estaba en medio de lo que es hoy el Auditorio Cívico y una Central de Teléfonos de México que hay
ahora por ese lugar, el patio daba o tenía vista a lo que fue la Cervecería de Sonora, pero había un enorme
llano o "taste" que le llamaban "El Morelos", creo que por el jardín derecho de ese campo de béisbol, el cual
daba a la calle Morelos. Cuando llegaban los fines de semana, para mí era “la muelte" como dicen los cubanos,
alejado de mi familia, del campo, de todo lo mío, sufría a solas, pues yo era demasiado quieto y no estaba de
acuerdo con mis primos y sus amigos a participar en juegos tan violentos, como lanzar piedras con "hondas de
hule", ir a la cueva de Santa Martha, ir al lecho del Río Sonora, ya seco, o ir a las huertas de los "Bichis" a
robar naranjas; cosas de adolescentes y de juventud, yo no estaba de acuerdo con ellos y me quedaba sumido


Recopilación: Fernando Andrade Domínguez                                                                                     1
en grandes meditaciones, cuando comienzo a darme cuenta que a veces los sábados por la tarde y de seguro los
domingos por la mañana, en ese "taste" del Morelos venían jóvenes y algunos no muy jóvenes ya, a jugar un
jueguito con bats y pelotas; a solas y de una distancia prudente comencé a observar, yo en un principio no lo
entendía, pero poco a poco fui tomando confianza, a acercarme más a preguntar a gente que también veía el
juego, hasta que, le "voy agarrando el grano".

    Pasó el tiempo y en 5 o 6 meses, llegué a entusiasmarme tanto que en ese lapso ya sabía y conocía el
nombre de los equipos, comencé a distinguir a los jugadores, llegué al grado de que al iniciarse el período de
vacaciones de verano, junio, julio y agosto de 1952, ya no quise irme al campo con mi padre, él me llevaba en
esos meses a cuidar ganado, recoger rastrojos de trigo (creo que se llaman diezmos), y lo que hice, inventé un
curso de verano, mi padre accedió y yo feliz, como me iba a ir de la ciudad, si se iba a jugar aquí en
Hermosillo el Campeonato Nacional de Béisbol de Aficionado, además se iba a instalar el alumbrado en la
Casa del Pueblo, llamado después estadio "Fernando M. Ortíz", se jugaría de noche por primera vez aquí en
Hermosillo. Debo aclarar que mi padre en esos años ignoraba que se jugara el béisbol, aunque ya en sus
últimos años, retirado de la vida activa y a instancias mías, llegó a entenderle y a empaparse tanto que decía
que Héctor Espino fue mejor que Babe Ruth yt que "Cananea" Reyes, era el manager más bueno del mundo,
aunque decía: "a veces le pone mucha crema a los tacos". Y decir que Fausto Soto Silva con sus amenas y
sabias narraciones ponía al radioescucha en el terreno de juego, sencillamente el mejor cronista decía el (y lo
digo yo también).

    Corría el año de 1952 y ya no pude seguir viviendo en casa de mi tío por motivos de salud de su esposa,
pero yo debía seguir la escuela primaria y como por fortuna una hermana de Jesús "Manopas" Alcántar, "Fita"
era comadre de mi madre, ella y don Pancho Enciso habían bautizado a mi hermana Nieve, que viven ahora en
Mexicali y le dijo a mis padres que podía yo ir a vivir con ellos los meses de escuela de septiembre a junio y,
como se dice, "caí en colchón".

     En esa época, el Manopas Alcantar era el prospecto del momento y decía Ramón Ramírez, su cuñado, que
el límite para él eran las Ligas Mayores. Ramón andaba de novio con "La China", una hermana del Manopas y
se casó con ella, viven en Imuris, tienen muchos hijo y como en los cuentos han sido muy felices; además
Ramón influyó mucho en mi, leíamos "El Hit", "El Béisbol" y otras revistas especializadas en béisbol, también
leíamos "El Deporte" de los hermanos Galaz: Toñico (QEPD), Humberto y el "Calin".

    Seguía "documentándome" en béisbol y ya para esos años, yo sabía del béisbol profesional de Cuba, del
"Almandare", "El Cienfuegos" y "La Habana", de ligas mayores, de la Liga Sunset antes de la Arizona-México
y, que decir de la Liga de la Costa del Pacífico y de la Liga Mexicana de Verano, eran los últimos años de
Parquel, Bragaña, Martín Dihigo, del gran Ángel Castro, Cochihuila Valenzuela, Daniel Ríos. Fue el año de
1952 cando el tremendo accidente de los Sultanes de Monterrey, donde murieron "Chamaco" García y Vicente
"Corazón" Torres. Aquí brillaban con luz propia, como les decía, el Manopas Alcántar, Pancho Marroquín, el
Canito Enríquez, Plácido Nevarez, Los Chulis Valenzuela, Don Lamberto Delgadillo, el Pecas Careaga y
tantos más. En el profesional comenzaban a brillar los hermosillenses Sordo Solano, Manito Román, Cabezón
Uriarte, Germán Bay, etc.

DEBUTÉ COMO "MANAGER" A LOS 15 AÑOS

    Sí señores, corría el año de 1954, y recién llegaban a estas benditas tierras de Sonora el profesor Antonio
Ramírez Alarcón y su esposa, la Profesora doña Guadalupe Rico de Ramírez, ambos grandes maestros de
educación física y bajo la dirección del profesor don Emilio Miramontes Nájera, máxima autoridad en
educación física en el estado; y a esas fechas estabas en primero de secundaria en la "Prevo" y supe que los
mencionados maestros estaban convocando a una liga infantil-juvenil de 14 a 17 años, y en compañía de
Guillermo Mungarro (hijo de Nicho el de la grúa), mi actual cuñado, pues se casó con Lupita mi hermana,
además del "Guero Rojo", Rubén Rojo, quien vive actualmente en Nogales, Sonora, el Cachi Alegría (lo
acaban de jubilar en el Bancomer), Rodrigo García un muchacho de Ciudad Obregón, Sonora y otros,



2                                                                       40 años de béisbol amateur y profesional
formamos el equipito, ya vivía yo en el barrio de la 5 de Mayo, pues mis hermanas más chicas ya estaban
estudiando aquí en Hermosillo. A es equipo le pusimos "Diablos Rojos" y como a mí siempre me ha gustado
hacer bien las cosas, conseguimos uniformarnos, todos cn tenis, un pantalón "Levis", unas camisetas blancas
con la leyenda de diablos rojos y unas muy bonitas gorras con visera azul; estas gorras y camisetas nos las
regaló un ingeniero, Alonso, de Aceite Mobil Oil y recuerdo muy bien que en una nota de el "Imparcial",
donde entonces hacía sus pininos como cronista deportivo el inolvidable periodista Enguerrando Tapia
comentó: "Cutberto González el alma del equipo Diablos Rojos y sus muchacho visitaron esta redacción..."
¡Ah! olvidaba decir que como yo era el líder y fui el que conseguí las gorras y las camisetas, pues a mi me
nombraron manager, asó como lo hace el Tomy Aguirre ahora, él hace el equipo, consigue los uniformes y se
nombra manager.

Esa liga juvenil se jugó en unos amplios terrenos que había al norte de la ciudad, se formaban como unos 6u 8
campos, se localizaban en lo que hoy es el Centro Comercial VH Pitic. El Colegio Regis, las colonias
Periodista y Modelo jugaron contra nosotros... muy buenos equipos. Jugaban entre otros Jorge Negrete, Temo
Balderrama, el Zurdo Tirado, Nando Andrade, el Tatete Villa y otros muy buenos jugadores, que si en ese
tiempo hubiera existido Mike Brito y su pistola de radar, se los lleva a todos. Terminados estos campeonatos
organizados por el Departamento de Educación Física del Estado, algunos siguieron jugando béisbol, otros se
fueron al basquetbol, al voleibol, al softbol, o ya, le siguieron de lleno a los estudios, yo seguí "picando
piedra", de aquí para allá




Recopilación: Fernando Andrade Domínguez                                                                   3
Fernando Andrade Domínguez
Fronteras y 5 de febrero 139,
Barrio de la 5 de mayo,
Correo-e: andrade_nando@yahoo.com.mx
Sitio Web: http://www.elpitic.com




4                                      40 años de béisbol amateur y profesional

								
To top