Docsoc Laeconomiaalserviciodelapersona by HC120615013022

VIEWS: 0 PAGES: 7

									TEMA 6: LA ECONOMIA AL SERVICIO DE LA PERSONA (*)

1. OBJETIVOS

- Descubrir el lugar que ocupa el dinero en la escala de valores del joven.
- Conocer la enseñanza social de la Iglesia sobre la actividad económica.

2. DESARROLLO DE LA REUNION

PARTIMOS DE LA EXPERIENCIA

2.1. DINAMICAS GRUPALES SOBRE EL DINERO

Proponemos dos dinámicas para que el animador elija aquella que más se adapte al grupo
concreto que está animando.

A. DINAMICA: CONCORDAR-DISCORDAR

-------- El dinero me ayuda a ser más libre

-------- El dinero no hace feliz a la gente

-------- El dinero es para gastarlo

-------- El dinero da seguridad y confianza

-------- Sin dinero no se puede hacer nada en la vida

-------- Hay que saber ahorrar el dinero

-------- El dinero es basura. La sociedad sería más humana sin él

-------- Despilfarrar el dinero es una falta grave contra el bien común

-------- El dinero es fruto del ingenio, del esfuerzo y del trabajo del hombre


--------------------------------------

(*) El tema de la "Economía" es tratado aquí en una forma genérica. A los grupos que quieran
   profundizar este apartado, les recomendamos el libro "CONVERSION A LO SOCIAL.
   Seguimiento de Jesús en comunidad aquí y ahora". Los autores de este libro, en una
   forma sencilla, abordan los siguientes temas: Las relaciones económicas, Nuestra econo-
   mía es capitalista, La propiedad privada, La producción, El trabajo, Empleo y desempleo,
   Los salarios, Distribución del ingreso, El dinero y el ahorro, etc.
PASOS:

  -    Se entrega a cada joven una copia que contenga las afirmaciones anteriores.

  -    Se les pide que indiquen con una "V" si la frase es verdadera; con una "F" si es falsa y
       con una "C" si es cuestionable.

  -    Se reúnen por parejas para intercambiar sus respuestas.

  -    Se reúnen todos. El animador suscita un diálogo con los jóvenes sobre la función que
       tiene el dinero en la vida de las personas y en la sociedad.


B. DINAMICA: FOTOGRAFIAS
PASOS:

   -   Se preparan tres cartelones con fotografías (anuncios o comerciales) tomadas de
       diversos periódicos y revistas, que reflejen el lucro, los negocios, la competencia, el
       consumismo, el placer, las distintas actitudes que se tienen ante el dinero, etc. A cada
       fotografía se le pone un número.

   -   Los integrantes del grupo ven los cartelones y examinan detenidamente las
       fotografías. El animador suscita un diálogo con los jóvenes, basándose en las
       siguientes preguntas:
       ¿Qué fotografía les impresionó más? ¿Por qué?
       ¿Qué situaciones de nuestra vida se ven reflejadas?
       ¿Qué valores se exhaltan?
       ¿Qué actitudes tienen las personas ante el dinero?
       ¿Qué actitudes tenemos nosotros?
       ¿Qué función tienen las riquezas en la sociedad?

BUSCAMOS LUZ SOBRE EL TEMA

2.2. CHARLA: VIDA HUMANA Y ECONOMIA

A. LA IDOLA TRIA DEL DINERO

   -   En nuestra sociedad se ha propagado, como una enfermedad, el "reino del dinero".
       Estos son algunos de sus síntomas: acumulación de capitales; afán de poseer y
       consumir; lucro, negocio y competencia, como leyes prácticas de la vida; valoración de
       las personas por lo que tienen y no por lo que son; convicción de que el éxito y la
       felicidad consisten en tener más (casas, ropa, coches, negocios, viaje...) para disfrutar
       y gozar más.

   -   Todo esto manifiesta una degradación en las relaciones fundamentales del hombre:
      + Las relaciones del hombre con la naturaleza son de posesión.

      + Las relaciones del hombre con las otras personas son de interés egoísta o de
        competición: se ve a los demás como "cosas" o como "enemigos".

      + La relación del hombre consigo mismo también se distorsiona, porque llega a
      valorarse por las cosas que tiene o por las que es capaz de tener.

          -   Las CONSECUENCIAS de esta situación son evidentes: desigualdad (unos
              tienen de sobra y otros carecen de lo necesario) y dominación (los que tienen
              más dominan a los que tienen menos).

B. PRIMACIA DE LA PERSONA SOBRE LAS COSAS

          -   La actividad económica (que abarca el trabajo, la producción, la distribución, el
              comercio, los precios y el consumo) es parte integrante de la existencia
              humana. Atañe al hombre en la búsqueda de su bienestar terreno y mira a los
              bienes necesarios para su subsistencia y desarrollo.

          -   Los bienes que tratan de la economía son medios -no fines absolutos que Dios
              ha puesto a disposición del hombre para que este los transforme y se sirva de
              ellos para desarrollar plenamente su existencia. Así lo afirma el Papa Juan
              Pablo 11:

                      "Los bienes de la tierra se ofrecen, en el designio divino, a
                      todos los hombres y a cada hombre como medio para el
                      desarrollo de una vida auténticamente humana" (CL 43)
  -   La Iglesia enseña claramente que la actividad económica ha de estar al servicio de la
      persona:


                      "También en la vida económico-social deben respetarse y promoverse
                      la dignidad de la persona humana, su entera vocación y el bien de la
                      sociedad. Porque el hombre es su autor, el centro y el fin de toda la
                      vida económico-social" (GS 63)

                      "La finalidad fundamental de esta producción no es el mero incremento
                      de los productos, ni el beneficio, ni el poder, sino el servicio del
                      hombre, del hombre integral, teniendo en cuenta sus necesidades
                      materiales y sus exigencias espirituales, morales, intelectuales y
                      religiosas" (GS 64)
  -   La economía, pues, debe estar al servicio del hombre integral, ya que toda persona
      necesita los bienes económicos para su desarrollo y realización humana.
C. PRIORIDAD DE LA SOLIDARIDAD V DEL COMPARTIR

  -       Dios ha destinado todos los bienes de la tierra para beneficio universal de los hombres:

                     "Dios ha destinado la tierra y cuanto ella contiene para uso de todos los
                     hombres y pueblos. En consecuencia, los bienes creados deben llegar a todos
                     en forma equitativa bajo la égida de la JUSTICIA y con la compañía de la
                     CARIDAD" (GS 69)

  -       La actividad económica, por tanto, tiene una función social: está orientada al desarrollo
          integral de todos los hombres y de todos los pueblos.

  -       Por consiguiente, la economía debe inspirarse en los siguientes VALORES:

          *    Primacía del bien de todos sobre el de unos pocos.

          *   Primacía de la producción de bienes esenciales a la vida de los hombres en lugar
              de los bienes de consumo superfluos.

          *   Primacía de la solidaridad y del compartir.

          *   Primacía de la justicia y de la caridad.

          *   Primacía de los más necesitados: los pobres y marginados.

              "No puede haber una economía de mercado creativa y al mismo tiempo socialmente
              justa, sin un sólido compromiso de toda la sociedad y sus actores con la solidaridad
              a través de un marco jurídico que asegure el valor de la persona, la honradez, el
              respeto a la vida y la justicia distributiva, y la preocupación efectiva por los más
              pobres" (Santo Domingo 195)

      -       La aplicación de estos valores supone, lógicamente, la equitativa distribución de los
              bienes. En nuestros días no se puede consentir que pocas personas o países se
              enriquezcan desmesuradamente, mientras gran parte de la humanidad vive en la
              miseria y el subdesarrollo.

JUVENTUD Y ECONOMIA

      -       Los jóvenes viven en una sociedad materialista, consumista, sedienta de dinero,
              confort y placer. Consecuentemente, es importante orientarlos y ayudarlos...

              *   a descubrir la superioridad del espíritu sobre la materia;
              *   a valorar más a I,as personas que a las cosas;
              *   a saber compartir lo que tienen con los más necesitados;
              *   a vivir desapegados de los bienes materiales;
              *   a ser austeros: tener solamente lo indispensable para vivir.
NOS COMPROMETEMOS


2.3. COMPROMISOS
¿A qué nos compromete el tema que hemos reflexionado hoy?

3. MATERIALES COMPLEMENTARIOS

3.1. EL TENER O EL SER
"Una de las necesidades fundamentales del hombre es la seguridad. El hombre busca
apasionadamente y necesariamente un fundamento estable sobre el que apoyar su propia
existencia. Y uno de esos fundamentos desde que el hombre es hombre- son las riquezas.
'El dinero es todo', se dice. El dinero es poder, es el poder. Sin dinero no se puede hacer
nada. Se desencadena entonces el mecanismo de la acumulación: nunca se tiene bastante
dinero. Se llega a la idolatría. Cuando el dinero se convierte en el propio dios, para
conseguirlo, se está dispuesto a todo. El dinero es la fuente de todas las jerarquías sociales,
de todas las discriminaciones: el que más tiene está más alto...


En la modalidad del tener, la propia felicidad reside en la superioridad sobre los otros, en el
propio poder y, en último término, en la capacidad de conquistar, robar, matar.

Según la modalidad del ser, la felicidad consiste, por el contrario, en amar, en compartir, en
dar".

                                                                                  (B. BARTOLlNI)

"El mal del siglo es el dinero. Menos por el poder que ejerce, que por la devoción de que se le
rodea. El billete de banco -aun cuando no se haga uno ilusiones sobre su valor real- se ha
convertido en el fetiche de la felicidad. No se conocen otros caminos para ser feliz, que
esforzarse por ser rico.

Al suprimir a Dios del destino humano, se ha creado la civilización del hastío y la
desesperanza. Y el hombre se ha forjado un nuevo dueño, el más tiránico, sucio y triste que
cabe pensar: el dinero".

                                                                                (R. FOLLEREAU)

Estamos tan sumergidos en la civilización del 'tener', que ya no sabemos cual es el sentido
cristiano del dinero: ser un signo de los bienes de este mundo, que Dios entregó al hombre
para que los explotara y se repartieran entre todos. El dinero lo inventó el hombre para hacer
más fácil el traslado y la distribución de los bienes. De suyo, debería ser vehículo para hacer
llegar a los que no tienen "1 que sobra a los que tienen. El dinero debería estar al servicio de
la justicia, facilitando la redistribución y la igualdad de los bienes.
De hecho, el dinero se convierte en la gran fuente de injusticia y desigualdad. Al transformarse
en señor del hombre, adquiere valor en sí mismo. Se pierde su relación de signo de los bienes
de la tierra, de los que todos los hombres son dueños, sin excepción. Valor absoluto, el dinero,
se hace necesariamente fuente de poder, de explotación humana, de división".

                                                                                   (S. GALlLEA)

3.2. LA ACTIVIDAD ECONOMICA V LA JUSTICIA SOCIAL

El desarrollo de las actividades económicas y el crecimiento de la producción están
destinados a satisfacer las necesidades de los seres humanos. La vida económica no tiende
solamente a multiplicar los bienes producidos y a aumentar el lucro o el poder; está orientada
ante todo al servicio de las personas, del hombre entero y de toda la comunidad humana. La
actividad económica, dirigida según sus propios métodos, debe moverse no obstante dentro
de los límites del orden moral, según la justicia social, a fin de responder al plan de Dios sobre
el hombre (cf GS 64).
El acceso al trabajo y a la profesión debe estar abierto a todos sin discriminación injusta, a
hombres y mujeres, sanos y disminuidos, autóctonos e inmigrados. Habida consideración de
las circunstancias, la sociedad debe por su parte ayudar a los ciudadanos a procurarse un
trabajo y un empleo (cf CA 48).


El salario justo es el fruto legítimo del trabajo. Negarlo o retenerlo puede constituir una grave
injusticia. Para determinar la justa remuneración se han de tener en cuenta a la vez las
necesidades y las contribuciones de cada uno. "El trabajo debe ser remunerado de tal modo
que se den al hombre posibilidades de que él y los suyos vivan dignamente su vida material,
social, cultural y espiritual, teniendo en cuenta la tarea y la productividad de cada uno, así
como las condiciones de la empresa y el bien común" (GS 67) El acuerdo de las partes no
basta para justificar moralmente la cuantía del salario.

                      (Catecismo de la Iglesia Católica 2426; 2433-2434)

3.3. LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE UNA SOCIEDAD CAPITALISTA


PASOS:

      -   Distribuidos los participantes en pequeños grupos, harán su reflexión a partir de
          estas pistas:


          ¿Qué clases de grupos de personas en relación con el dinero ven ustedes en la
          sociedad?


          ¿Qué tipo de relaciones hay entre los grupos (ricos-pobres)?
               ¿Con qué slogan o frase representarían la mentalidad de cada uno de estos dos
               grupos? ¿Cuáles son los intereses preponderantes de las clases pudientes? ¿Qué
               recursos tienen para mantener sus intereses?


               Escriban los DIEZ PRINCIPALES INTERESES de la clase rica.

           -    En plenario se recogen los diez intereses comunes a todos los grupos. El animador
                pedirá a los participantes unos minutos de silencio para pensar cada uno en qué
                forma también en él funcionan estos mismos intereses.

           -    A continuación se pedirá a los grupos volver nuevamente a ELABORAR UN
                DECALOGO DISTINTO en el que ya no prevalezcan los intereses de, una sola clase,
                sino en el que puedan entrar los intereses de todos los hombres.

           -    En el plenario se presentan los nuevos decálogos y se fijan en la pared; los
                decálogos capitalistas se destruyen por ser inhumanos e injustos.

           -    Se puede terminar esta dinámica con la lectura, en dos grupos, de las
                Bienaventuranzas de Cristo (cf MI 5,1-11).


Texto propiedad de:
Un proceso de Formación para los Grupos Juveniles 3
Javier González Ramírez
Editorial San Pablo

Este texto sólo puede ser utilizado para fines de formación juvenil. Se prohíbe el uso lucrativo con
cualquier contenido de este material.

								
To top